Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Santa Lucía de Trampal

Aunque parezca mentira, aún se descubren en España joyas de arquitectura prerrománica hispana que vienen a completar nuestro DSC_0297_optcatálogo de tesoros legados por el pasado.  Así, por ejemplo, a principios del siglo XX, el bello templo pagano lucense conocido ahora como Santa Eulalia de Bóveda, al que ya hemos hecho referencia en otras ocasiones. O el importante templo mitraico de Mérida que merece estudio aparte.

Sin olvidar otros preciosos templos que han sufrido importantes peripecias que pusieron en un brete su conservación. Así, Melque, que se utilizó como pajar en una explotación agrícola. San Baudelio de Berlanga fue utilizado como aprisco y sus singulares frescos, algunos hoy recuperados y expuestos en el Museo del Prado, desmantelados. San Pedro de la Nave fue trasladada para no ser inundada por la construcción de un gran embalse sobre el río DSC_0351_optDSC_0360_opt DSC_0367_optDuero.

 

Hoy vamos a dedicar un tiempo a la más reciente, la encontrada también en Extremadura, en el término municipal de Alcuéscar, en la provincia de Cáceres, no lejos de Montánchez, de la antigua dehesa pública de Mérida o del desaparecido santuario dedicado al culto pagano de Ataecina, una diosa prerromana que se representaba por una pequeña cabra, luego asimilada por los romanos a Proserpina, la hija de Démeter y esposa de Plutón, protagonistas de los famosos DSC_0362_optMisterios de Eleusis en Grecia, una de las instituciones más importantes de la Antigüedad. El santuario de Ataecina se cree estaba a unos diez kilómetros cerca de la ruta de la plata. Se celebraba un culto, acaso mistérico, que identificaba a la diosa con una cabra que era sacrificada en su honor y luego consumida entre sus fieles como en una especie de comunión pre-cristiana.

 

DSC_0340_optProbablemente mudéjar más que visigótica como inicialmente se creyó por su estructura y decoración o la presencia de tres ábsides como en San Juan de Baños, y contemporánea de Santa María de Melque (Toledo), vamos a tratar a continuación de la iglesia prerrománica cristiana de Santa Lucía de Trampal. Esta preciosidad, parcialmente escondida entre la maleza, se encontraba “reutilizada” como casa de labranza, corrales, aprisco y almacén y ha sido rescatada del deterioro o del olvido en 1980 cuando amenazaba ruina y felizmente recuperada para la admiración del visitante. Santa Lucía fue convertida en sede provisional de un destacamento de las tropas invasoras napoleónicas durante la Guerra de la Independencia. Y luego, como ya se ha indicado, en casa de labranza donde vivía un aparcero y su familia que dedicarían a establo una parte del crucero.

 

El edificio felizmente hoy recuperado formaba parte de un conjunto cenobítico erigido hacia finales del siglo VIII, situado a unos cinco kilómetros al sudoeste de la población cacereña de Alcuéscar y al que se puede acceder por una carretera asfaltada que discurre entre dehesas. Se ubica a media ladera cerca de un manantial o venero llamado de Trampal. Una singular obra hidráulica rodeaba el conjunto del recinto con sendas acequias que se juntaban aguas abajo, hasta desembocar en la conocida como charca de Santiago. De modo que, como otros muy posteriores de Cluny o el Cister, con tal ordenación del espacio y un sistema de cultivo en regadío, pudiera sobrevivir en un régimen de cierta autarquía alimentaria e incluso de venta de excedentes. El conjunto cenobítico disponía de dos iglesias, Santa Lucía y Santiago, un monasterio, un poblado para colonos encargados de la agricultura hortícola, una torre o campanario, talleres y herrería.

Para su construcción se reutilizaron materiales procedentes de otras edificaciones anteriores, y en especial, se empleó una especie de pepitoria de sillares, pilastras, dovelas y aras de origen romano o visigótico. Un recurso muy habitual cuando una Cultura sucede a otra sobre el mismo territorio.

DSC_0361_optEn su comienzo la liturgia se basaba en el rito mozárabe o hispánico. De ahí, es decir a la acomodación entre rito y distribución del espacio arquitectónico, la singular disposición de la construcción. Tras una procesión ceremonial el sacerdote se situaba en el ábside central y, al igual que en las tradiciones judía o cristiana ortodoxa oriental, parte de la liturgia quedaba oculta a los fieles que se acomodaban en la nave.

La iglesia fue abandonada unas décadas después de la invasión musulmana, parcialmente despojada de mármoles o elementos arquitectónicos valiosos y luego rehabilitada ya hacía el siglo XV, sobre todo la nave principal. El conjunto oriental con los tres ábsides, el crucero y el coro es la parte mejor conservada de la original. Sus cubiertas originarias han llegado hasta hoy, excepto las de los cimborrios. Con bóvedas de cañón peraltadas, arcos de sujeción de los cimborrios y de herradura. El resto parece que se arruinó durante los siglos de abandono.

DSC_0328_optLas bóvedas iniciales se contrarrestaban y transmitían la presión del peso de la cubierta a las laterales. El juego y posición de los muros de carga permitía una especie de arrostramiento que proporcionaba estabilidad al conjunto. Los macizos de estos muros están construidos con mampostería de pizarra, salvo el del ábside central realizado en sillería algo desigual.

 

No se sabe muy bien las razones del abandono del monasterio por varios siglos a partir del IX.  Acaso la influencia musulmana produjera la conversión más o menos forzosa al Islam o quizá migraciones en busca de una mayor protección.  Un siglo y medio después de la reconquista del territorio por las fuerzas cristianas, el monasterio se volvió a ocupar y comenzó la rehabilitación de la iglesia. Por eso la nave principal presenta DSC_0385_optahora arcos góticos, anacrónicos con la arquitectura originaria de influencia bizantina.

También se recuperó el sistema de acequias que permitía su explotación agrícola.

Santa Lucía de Trampal es otro tesoro a añadir a los que muchos que adornan Extremadura y su visita es altamente recomendable.

 

En el actual centro de interpretación del monumento, atendido amablemente por Miguel, se presentan una serie de paneles didácticos ilustrativos e incluso una maqueta que reproduce su disposición original.

Caballero Zoreda y Sáez Lara (CSIC) son algunos de los investigadores del monumento de cuya ponencia presentada en el V Congreso de Arqueología medieval española también he tomado datos para la documentación de este texto.

 

Postdata

Sobre Santa Lucía del Trampal disponemos de las noticias que nos han llegado a través del llamado Interrogatorio recopilado por Thomás López, Pensionista de Su Majestad y Geógrafo de Sus Dominios, publicado bajo el nombre de Estremadura a finales del siglo XVIII y dirigido a la elaboración de un Diccionario Geográfico de España. Un empeño científico de la Ilustración al que cabe considerar también una especie de embrión de catastro.

Define a “Alcuesca” como “villa eximida, territorio y encomienda de la Orden de Santiago”.

Dice que “Tubo, antiguamente, cinco hermitas que eran las de San Gregorio, situada en la cima de la sierra de Santa Lucía, cerro del Calvario, distante del pueblo medio cuarto de legua en medio del oriente y del mediodía. La de San Jorge en la dehesa boyal, distante un cuarto de legua, más acia levante. Estas dos ya demolidas (se refiere al año 1798). La de Santa Lucía en la falda de la sierra de este nombre, distante media hora entre mediodía y levante. Esta se tiene, por tradición constante, que fue convento de templarios y estar rodeada de cimientos que indican haver sido convento y de una hermosa huerta. La de los Mártires… y la de San Yldefonso…”

Y más adelante nos indica que “La sierra de Santa Lucía… acaba en el zerro del Trampal, de cuya cima nace un copioso venero de aguas que fertiliza la mencionada huerta de Santa Lucía, situada al fin de su falda

Esta descripción, con la curiosidad añadida de vincular a Santa Lucía de Trampal con los templarios, tiene especial interés al haber sido realizada antes de la desamortización que tantos desastres artísticos propiciara.

 

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.