Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El eclipse

eclipse fases luna_optDurante la noche pasada hemos podido contemplar el espectáculo de un doble eclipse. A lo largo de la madrugada el cono de sombra que genera nuestro planeta durante su danza pitagórica en el espacio ha interferido con la vista plateada de su satélite. Poco a poco, la penumbra y luego la oscuridad iban mordiendo el círculo de luz hasta hacerlo casi desaparecer. Una figura de cono de sombra con la luz en el borde de la copa que se asemeja a la de un gigantesco grial astronómico. Más tarde porque el tiempo no se para mientras exista movimiento o Historia, la luz iba ganando paso a las tinieblas hasta que la luna recuperaba su círculo luminoso.

La Naturaleza y la Realidad imitan al Arte, en este caso la leyenda o mito del grial. Unas horas antes la Nación española también comenzaba a recuperarse de la mordida de la tinieblas en las que la intentaba hacerla desaparecer la sedición de las autoridades felonas y sus cómplices. Los nuevos Klingsor magos negros que adquieren y mantienen su tenebroso poder jugando de forma ventajista e hipócrita con las peores pasiones tribales, las más embrutecedoras, las que más degradan la condición humana. Pero en esta demanda y recuperación del grial nacional no han sido protagonistas los veteranos y establecidos caballeros de costosa impedimenta y barroca  parafernalia, acomodados al saqueo impune del Reino, el lucro abusivo o la muelle molicie, sino un joven ajeno hasta ahora al a los entresijos, intrigas y mañas de una Corte degradada. El nuevo Parsifal ha surgido extramuros de Palacio y de la casta degradada que le sirve y de la que es cómplice.

El preparao paladín de hojalata levantaba sus vistosos pendones y entrenaba sus más cursis trinos y bizarros gorgojeos allende los mares con ocasión de inane justa de gay trovar, bien lejos del campo de batalla.

Escondido y aplotronado tras los muros de su castillo, escondido y apoltronado tras los gruesos muros de su castillo, enredado en sus retóricos e ineficaces otro sí digos, mientras el Reino se desmorona el tullido observa sus heridas del alma con su cara de cobarde perplejo sin atreverse a cumplir sus juramentos ni hacerselos cumplir a los demás.

Otro tercer caballero de mucha más altura por cierto que seso proponía que la solución mágica e invencible era federarse con el malo y contentar al enemigo.

Pero el joven de fuera, el ajeno, el no invitado al reparto de botines, honores o prebendas, es el que al cabo se ha atrevido a realizar la pregunta salvadora, la que permite sanar la herida y recuperar el grial amenazado por Klingsor  y sus maléficos secuaces al que no se atreven a hacer frente los supuestos grandes caballeros del Reino: ¿Quién eres en verdad? ¿A quién sirves?

eclipse P1190386

 

El cono de sombra del grial astronómico se aleja en el espacio infinito. Aunque por los pelos se ha hecho posible una nueva oportunidad para la Nación. ¿Se aprovechará en beneficio del Bien común y bienestar de los moradores del Reino antes que el cono de sombra nos vuelva a acechar dispuesto otra vez a envolvernos en sus tinieblas?

Nota:

La visión del eclipse puede recordarse subiendo y bajando la mirada sobre la luna en la foto que acompaña este texto, tomada esta madrugada.

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.