Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El OVNI de San Juan de la Cruz

 

Todo es posible, aun lo inaudito. Éste, fundamentalmente, es el único coraje que se nos exige: tener valor ante lo más extraño, prodigioso e inexplicable que pueda ocurrir. Infinito daño ha hecho a la vida el que los hombres hayan sido tan cobardes en ese sentido… Pero el temor a lo inexplicable no sólo ha pauperizado la existencia del individuo; también las relaciones entre un ser humano y otro han sido limitadas por él, y, por así decirlo, desviadas del cauce de las infinitas posibilidades hacia un lugar yermo de la orilla, donde nada sucede”.

Rainer María Rilke

“Hubo un momento extraño y superior en la especie humana, entre 1500 y 1700, en España. Fue acaso el país más interesante de la tierra gracias a sus místicos”.

H. Taine

 

Me gustaría dedicar las próximas líneas al estudio de un intrigante y curioso suceso no muy bien conocido en sus detalles. Que por sus posibles importantes implicaciones también se presta al estudio de otras cuestiones epistemológicas y éticas que superan con mucho la mera anécdota. Me refiero a la misteriosa fuga del recinto toledano de los Carmelitas calzados donde estaba preso del eminente poeta y místico español Juan de Yepes, tercer hijo de Gonzalo Yepes y de Catalina Álvarez, más conocido con el nombre de San Juan de la Cruz. Uno de los más grandes poetas españoles que, como su contemporáneo Cervantes, concibiera su gran obra maestra, Cántico espiritual, en la cárcel. Y no solo la cárcel simbólica de la Materia y del cuerpo humano donde se encuentra encerrada el alma según la antigua tradición órfica, sino la más literal del presidio.

0_optEn efecto, junto a otro compañero llamado Fray Germán, nuestro Juan de Yepes había sido preso por orden del comisario general Fray Jerónimo Tostado en el monasterio abulense de la Encarnación, después que Teresa de Ávila hubiera marchado al de San José. Su biógrafo Fray Gerónimo de san Joseph nos cuenta que el poeta era maltratado “muy ordinario a las noches con espantos, visiones, aullidos, y golpes que le davan”.

Más tarde, Juan es conducido preso a la sede toledana de los calzados situada no lejos del puente de Alcántara. Allí es sometido a toda clase de sevicias y humillaciones, como las que sabemos suele gastar el Poder contra el Espíritu y sus mejores representantes.  Encerrado en una pequeña celda casi en tinieblas es maltratado de obra y palabra, apenas le dan de comer ni se le deja abrigo.  Pero, en los momentos más delicados para su entereza, se le aparece una Luz muy clara que le dice: “Aquí estoy Juan, no temas que te liberaré”.

Durante algún tiempo se especuló con que el poeta amigo fraternal y compañero de anhelos y vicisitudes de Teresa de Ávila hubiese recibido ayuda exterior en su extraña y difícil fuga. Incluso que en esa ayuda pudiera haber intervenido cierto grupo místico toledano acaso ligado a la Familia Charitatis, sociedad secreta de carácter místico a la que pertenecía el gran polígrafo, comendador de la Orden de Santiago y embajador imperial Don Benito Arias Montano. Doble vida acaso no muy diferente de la que llevara el propio pintor cretense El Greco en Toledo y su relación con los familistas.

Los familistas asumían ciertos métodos de búsqueda espiritual e ideas místicas, heterodoxas y muy peligrosas para la época, pero en la línea de una concepción más pura y perfecta de la espiritualidad. Sencilla tolerante, fraternal. Ya que cada miembro puede establecer contacto directo y sin intermediarios con la Divinidad escuchando cierta voz interior: con los ojos internos espirituales que son iluminados por la luz misma y el inhabitante espíritu divino. Desde este punto de vista místico y no teológico los principios familistas no eran tan diferentes de los que inspiraban la Reforma del Carmelo.

Arias-Montano-por-Pieter-Pourbus-publicado-por-Philipe-Galle_optEn una de sus obras ascéticas dedicada a la constancia y paciencia del santo Job, Quevedo califica a Arias Montano de “eruditísimo” al hablar de la citada Biblia Regia. En esta misma obra también hace pertinentes disquisiciones sobre las nubes y las voces en el Antiguo y Nuevo Testamento. Compara las nubes del Antiguo que cubrían las teofanías con las del Nuevo, en el que se oye la voz divina en ocasión del bautismo de Cristo con el cielo despejado sin nubes.

Don Benito Arias Montano fue un extraordinario personaje renacentista, auténtica gloria de nuestra Cultura, gracias al cual El Greco vino a Toledo, acompañado de su común amigo ¿y acaso cofrade? Luis de Castilla. Es muy posible que, influido y acaso protegido por él y bajo la apariencia pública de una congregación religiosa ortodoxa o contrarreformista más entre las existentes en la ciudad, se creara un pequeño grupo de influencia familista en Toledo. Se trataría del grupo de caballeros cuyos retratos aparecen en la parte terrestre de su famoso pero equívoco cuadro El Entierro del Señor de Orgaz, obra maestra de la pintura universal.

Pero, fuere como fuere, estamos en Toledo el mes de agosto de 1578. El hecho es que Juan de Yepes escapa de la siniestra prisión de los Calzados y se refugia en el convento también toledano de las carmelitas descalzas donde es escondido de las pesquisas y persecución de que es objeto por parte de los calzados y de los agentes de la Santa Inquisición. Las valientes monjas consiguen esconderle y burlar a sus perseguidores. Y cuando es posible, Juan es trasladado y escondido en casa de don Pedro González de Mendoza para luego ser evacuado hasta Almodóvar.

P fuga 2_optHasta aquí la noticia histórica acreditada. Pero hay un aspecto menos conocido de esta fuga según puede leerse en la biografía clásica del místico redactada por Fray Gerónimo de san Joseph. Escrita y completada en diferentes versiones ya en la primera mitad del siglo XVII, la consultada para este estudio es la edición sevillana de Francisco de Leefdael, año 1703, bellamente ilustrada con grabados por Arteaga, de la que reproducimos aquí el muy ilustrativo de la página 57. El grabado muestra la misteriosa luz que guió al poeta en su fuga, anunciada ¿ya por ella misma? llegando a abducirle para que pudiera saltar la valla del segundo recinto de seguridad de la prisión monasterio. Veamos lo que nos cuenta su biógrafo, en su propia ortografía de época que respetamos en su literalidad:

Embiole una luz muy hermosa, rodeada de una resplandeciente nube, que arrojava rayos de suavísima claridad, o ya fuese columna de fuego o ya nube de luz con que Nuestro Señor quiso guiar y amapara a su amado Israel. Puesta delante de él oyó una voz que salía de ella y le dixo: Sígueme. Confortado con este amparo y aliento divino se fue tras la luz y la siguió hasta la pared que diximos estar sobre el vallado en la parte alta del corral.  Llegado cerca de ella sin ver quien, ni como, le tomaron y le subieron sobre la pared que salía a la portería de las monjas, y a la calle que da a la plaça de Zocodover y allí desapareció la luz dexandole tan deslumbrado que decía el después que por dos o tres dias le avían quedado los ojos como quien ha mirado el sol en una rueda”. 

Pero ya antes el poeta había sido avisado mediante misteriosas apariciones que iba a ser liberado:

Sucedió assí: porque un día de aquella octava se le apareció Christo con su Santísima madre y respondiendo a sus dudas, y dificultades, le dixeron: se animasse que quien q havia hecho q el profeta Eliseo passasse con la capa de Elias el Jordan, le sacaria a él de su prisión sin dificultad alguna.  Conortado por esta vision procurava los medios: y para mas faciltarselos, la Santisima Virgen se le bolvio a aparecer, y mandando que la ejecutase, en espíritu le mostró una ventana alta que de una galeria o corredor salia al Taxo, y le dixo que por alli se desprendiesse sin temor, que ella pondría su mano: y para la dificultad para romper las cerraduras, la misma Sagrada Virgen dio la traça, que el executó como nos dirá el sucesso.”

De forma incomprensible sin algún tipo de ayuda exterior, el poeta consigue salir de su mazmorra y llegar a la ventana indicada para la fuga.

P aparicion luz_optEn otros momentos de la biografía, Fray Gerónimo también nos describe y considera como milagrosos más extraños fenómenos de carácter metapsíquico relacionados con diferentes peripecias de la vida del ilustre místico y poeta. Luces, raps, polstergeit, salvaciones milagrosas de graves peligros, recepción de mensajes espirituales, trances inducidos mediante cilicios, trasposiciones de las que era testigo Santa Teresa. Apariciones de imágenes cristianas. Exorcismos. Ataques de súcubos o de energúmenos, etc.

Pero en el episodio de la fuga describe luces, nubes, voces… es decir, casi toda la parafernalia conocida tan íntimamente ligada al moderno fenómeno OVNI, en el que parece se podría encuadrar esta decisiva peripecia toledana de San Juan. Si el relato es cierto y no mera fantasía del autor, aunque bien avalada por los nihil obstat y aprobaciones de las autoridades eclesiásticas, la luz misteriosa protegió y ayudó a Juan en su huida e incluso le elevó para saltar el muro. ¿Qué era esa luz? ¿Por qué lo hizo? ¿Cómo puede explicarse este caso?

Se deduce que alguna fuerza o ente espiritual trataba de proteger al humilde frailecillo. Bien por su gran bondad, bien por sus futuras grandes aportaciones a la Poesía y la Cultura españolas o quizás por estar interesada en que prosperase la Reforma del Carmelo protagonizada por el propio Juan y Teresa de Ávila.

En el fenómeno OVNI se entiende por contactado a una persona que no sólo ha visto un OVNI o ha estado cerca de él, sino que además ha tenido algún tipo de contacto mental o de comunicación de algún modo. Los contactados pueden ser aparentemente por azar o bien disponer de algunos atributos particulares que les hacen interesantes. En el caso que nos ocupa, Juan de Yepes pudo un ser contactado protegido por algún ente espiritual en virtud de su biografía o de lo que se esperaba de su obra futura.

Este comportamiento de la luz que favoreció a Juan de Yepes tanto en su prisión como en su fuga estaría de acuerdo con la interpretación del fenómeno OVNI como intervención en las cuestiones de la humanidad desde tiempos muy antiguos. La manifestación como fenómeno luminoso indicaría su inclusión en las conocidas como Observaciones OVNI Tipo V (clasificación de Vallée recogida por Kaydeda) que reúnen fenómenos luminosos insólitos. Y su descripción parece que podría encajar entre las del llamado subtipo VC, es decir, objetos luminosos definidos que se desplazan con movimientos lentos.

El gran experto en Ovniología, Salvador Freixedo es autor de un conocido y sugestivo libro Israel, pueblo contacto en el que se tratan estos fenómenos bíblicos de extrañas nubes y luces a los que el biógrafo de Juan de Yepes se refiere en comparación con el que describe en la peripecia del poeta. En este mismo libro citado, Freixedo se plantea la inquietante pregunta de qué pueda ser un OVNI. Y resume algunas de las hipótesis más importantes existentes hasta el momento:

Una proyección del inconsciente colectivo de la Humanidad

Un núcleo de energía psíquica cuasi inteligente residual (NESCR) actuando automáticamente.

Una manifestación de entidades o energías inteligentes de otras dimensiones (jinas, hadas, ángeles, demonios, duendes, espíritus, elementales…) pero pertenecientes a este mundo.

Una manifestación de otros habitantes físicos de este mundo (subterráneos, acuáticos, aéreos, selváticos…) muy superiores a nosotros en cultura, restos de otras civilizaciones anteriores desaparecidas que evitan deliberadamente el contacto con el hombre común y tratan de disimular su presencia en nuestro mundo.

Una visita de seres auténticamente extraterrestres (es decir, procedentes de otros mundos)

Un viajero del tiempo (es decir, algo que está fuera de nuestra dimensión temporal y que por lo tanto se hace muy difícil de comprender por nuestra mente en la actualidad).

Jung fue uno de los pioneros de la interpretación subjetiva del fenómeno OVNI en su conocido libro “Cosas que se ven en el cielo  como relativa a cierta dimensión psicológica de la existencia y al inconsciente colectivo de la Humanidad.

ElGreco Toledo m m nueva yorkPero hay más visiones de la ciudad mágica donde cualquier cosa parece posible. Desde que conociera el cuadro Toledo y la tormenta el poeta Rainer María Rilke desea fervientemente visitar la ciudad que asociaba a una especie de teofanía. La leyenda rilkeana en relación con su viaje a España sugiere que su anhelado viaje a Toledo se decidió dos meses antes, tras cuatro sesiones de espiritismo celebradas en Duino, en el palacio de la princesa María de Thurn y Thasis-Hohenlohe.

Nada más llegar a la ciudad en noviembre de 1912 escribe a su amiga y benefactora que “en Toledo nada le pareció ya casual”, acaso porque en Toledo, la ciudad “portentosa”, no cabe el azar, todo depende de una ley. O porque “aquí está expresado el lenguaje de los ángeles, tal como ellos se las ingenian para convivir entre los hombres”  Considera a El Greco, cuyos cuadros toledanos admira, “como una hermosa hebilla que mantiene unida la gran visión en torno a las cosas”. En efecto, en muchos de los cuadros del cretense los mundos de Cielo y Tierra se comunican o interrelacionan. Una muestra de lo que afirmaba el evangelio de San Juan (1, 51): “Yo os aseguro que algún día veréis abierto el cielo y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del Hombre”.

La cuestión de la  importancia de las nubes toledanas y en especial en la pintura de El Greco ya había llamado la atención a diversos autores, entre ellos a Don Gregorio Marañón. En El Greco y Toledo explica que las nubes toledanas del pintor cretense “no son las que ven nuestros ojos, ingrávidos cendales llevados por el viento, sino las nubes del Antiguo Testamento que servían de asiento a toda la corte celestial y de sólido vehículo al Padre Eterno y sus profetas. Ya es el Señor que montado en una nube llaga a Egipto”. Y prosigue: “Dominico tenía tan arraigado este sentido de la nube, que cuando, el greco VistayplanoToledoarbitrariamente, quiere situar en el Plano de Toledo el Hospital de afuera en el centro del cuadro porque no le cabía en la composición utiliza una nube para transportarlo…. A muchos viajeros, a todos los que tienen una resonancia oriental en su conciencia, les conmueve y subyuga el espectáculo de las nubes toledanas lo mismo que al Greco; por ejemplo, a Rilke, que vió desde su primera impresión de Toledo, la trascendencia de las nubes, como ángeles en ascensión; y no hay que decir que la nube aparece también en los sueños de los místicos, por ejemplo, en Santa Teresa.” Sin embargo, Marañón asevera de modo quizás gratuito que El Greco no conoció a Juan de Yepes pese a vivir ya en Toledo.

sanjuancruz_grabadoSe preguntará el lector, ¿No se trata de un anacronismo hablar de OVNIs en la España del siglo de Oro? No, si tenemos en cuenta que entonces España era la nación más influyente política y culturalmente del mundo. O tenemos en consideración ciertos precedentes históricos muy anteriores a esa época además de las interpretaciones de los ya indicados relatos bíblicos sobre nubes, luces, voces en relación con teofanías.

Cabe recordar que el primero que llamó “platillo” a un OVNI fue un japonés del s XII, que lo describió como un recipiente de arcilla de forma circular.

La primera investigación oficial histórica documentada sobre OVNIs fue también japonesa. La encargó el general Yoritsume a sus sabios oficiales para que investigaran qué podría explicar el extraño comportamiento de unas raras luces en el cielo que daban lugar a movimientos casi imposibles. El resultado de la investigación oficial de los sabios fue contundente y no dejaba lugar a dudas. El fenómeno tenía una clara y sencilla explicación natural: el viento nocturno había hecho balancear las estrellas en el cielo.

También fueron notables los fenómenos descritos en el Liber Prodigiorum, de Julius Obsequens citado por el jesuita Gaspar Schotto, discípulo de Athanasius Kircher

En su autobiografía Goethe también cuenta una experiencia con extrañas luces que le ocurrió en su juventud cuando iba a la Universidad.

Sin olvidar que podrían encajarse en este misterioso fenómeno ciertas narraciones de grandes textos sagrados de la humanidad en diferentes lugares, épocas y culturas (Biblia, Mahabarata, Ramayana, cosmologías sumerias, Popol Vuh…).

La peripecia de la misteriosa fuga de Juan de Yepes de la cárcel toledana de los carmelitas calzados parece podría formar parte del fenómeno OVNI. Y tendría a uno de los más grandes de nuestro Siglo de Oro como contactado, protagonista y beneficiado.

Notas:

Las palabras resaltadas en granate abren enlaces.

La descripción del cuadro de El Greco Toledo y la tormenta se debe al gran estudioso de Toledo, Alejandro Vega cuya web recomiendo.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.