Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

A cincuenta años del magnicidio de JFK

Se cumple el cincuentenario del asesinato del presidente Kennedy el 22 de noviembre de 1963 en Dallas, Texas.  Un magnicidio de grandes consecuencias no solo para EEUU sino para todo el mundo occidental.  En 1988, veinticinco años después del asesinato, el fiscal Jim Garrison confesaba sus sentimientos en libro de memorias sobre el caso titulado On the trail of the assassins: “después de mi investigación acerca del asesinato de Kennedy y mis experiencias posteriores, mi vida y conciencia han cambiado para siempre. Este libro trata en realidad sobre este proceso de cambio, de creciente desilusión, cólera y conocimiento. Mi experiencia como relevante protagonista en estos hechos históricos impide que se conviertan en tópicos pues todo el país se sumó, en diferentes grados, a mi cambio de conciencia. Un cuarto de siglo después se puede ver que el asesinato y la ocultación perpetrada por el gobierno y los medios de comunicación fueron cuestiones que marcaron una línea divisoria en este país. Significaron la pérdida de inocencia para los norteamericanos de la posguerra; el inicio de la presente etapa de desconfianza en nuestro gobierno y en nuestras instituciones más fundamentales”.

Y Garrison proseguía: “deseo que este libro ayude a la joven generación a entender mejor las consecuencias políticas, sociales e históricas del asesinato y la subsiguiente ocultación. Aún hoy pagamos sus consecuencias; se ha mantenido una vergonzosa Guerra Fría, un gobierno lleno de engaños y secretos, una prensa dócil, unos omnipresentes cinismo y corrupción. Para cerrar esta etapa en la que las mentiras de nuestro gobierno electo y las operaciones encubiertas de nuestro gobierno secreto amenazaron la verdadera supervivencia de nuestra sociedad, debemos empezar a contemplar la Guerra Fría y nuestra seguridad nacional bajo una nueva luz”.

En la España posterior al infausto 11 M también nos hemos caído el caballo como el fiscal Garrison para comprender lo que ocurre en realidad con nuestro régimen.  El reciente atentado estratégico sin aclarar del 11 M que habría sido tergiversado por los poderes para confundir a la opinión pública y mantenerlo impune se une a otros grandes atentados que constituyeron una suerte de golpes de Estado en la práctica. Así, el no resuelto asesinato del presidente del gobierno, general Prim, tras prometer en el Parlamento que “Borbones, jamás, jamás, jamás” y se disponía a sostener el reinado de don Amadeo de Saboya hasta su consolidación, luego frustrada tras el magnicidio. O el del también presidente, el liberal reformista Canalejas, en atentado perpetrado por un oportuno anarquista que supuestamente actuaba también de modo individual. O el del almirante Carrero preparado durante meses y ejecutado a pocos metros de la Embajada americana en Madrid tras recibir el entonces presidente del gobierno español al secretario de estado, Henry Kissinger.

Pero volviendo al tema del asesinato del presidente Kennedy, resulta demoledor comprobar la impotencia de la sociedad civil y de los miembros más honrados del aparato del Estado para desenmascarar las actuaciones criminales y los últimos resortes del poder oculto para lograr su impunidad.

Carl Oglesby, otro investigador del magnicidio desde la Oficina de Información de Asesinatos resume los resultados de las investigaciones del fiscal Garrison:

1 elementos rabiosamente anticomunistas de la división de operaciones de la CIA, moviéndose a menudo a través de canales extra gubernamentales, estuvieron profundamente  implicados en la cúpula del planeamiento del asesinato y del proceso de su ejecución. Al parecer fueron quienes tomaron la decisión de matar al presidente.

2 la conspiración tuvo un motivo político. Su objetivo era detener el movimiento de JFK hacia la distensión en la Guerra Fría, y en ello tuvo éxito. Por tanto debe contemplarse como un golpe de Estado palaciego.

3 Oswald fue un hombre inocente reclutado para cargar con la culpa. Como él puntualizó: “Yo soy un señuelo”.

Sin embargo, la teoría del fiscal no fue la versión oficial de la Comisión Warren, en resumen:

1 Oswald disparó y mató solo a JFK.

2 Un cómplice desconocido disparó desde otro punto pero erró.

3 Oswald formaba parte de una conspiración más amplia.

4 La conspiración tuvo su origen el crimen organizado y fue provocada por el programa anticrimen propuesto por el presidente Kennedy.

No obstante, cabe pensar teniendo en cuenta ciertos antecedentes históricos que aunque hubiera intervenido la mafia de modo decisivo en el asesinato, eso no significa en sí mismo que la organización criminal haya actuado de modo autónomo y sin apoyos oficiales. Así las relaciones con la Marina para preparar la invasión americana de la península italiana desde Sicilia durante la Segunda Guerra mundial.  O la colaboración de la organización criminal contra los sindicatos comunistas a cambio de favores para Lucky Luciano.

Existen también otras versiones más o menos novelescas sobre las causas del asesinato que las vinculan a los deseos manifestados por el presidente de difundir información secreta, inquietante y comprometida sobre el fenómeno OVNI.

Los reticentes a reconocer las posibilidades de realidad de las teorías de las conspiraciones quizás harían bien en no olvidar precedentes históricos como el caso del hundimiento del Maine en el puerto de la Habana, calumniosamente achacado a la Marina española. Un atentado de falsa bandera que provocaría la declaración de guerra de EEUU contra España y el nuestro posterior desastre del 98.

O el ataque japonés a Pearl Harbor conocido con anterioridad por el Presidente Roosevelt y los servicios secretos americanos si hacemos caso a las significativas investigaciones del contralmirante norteamericano Robert Theobald, leal compañero de armas de los altos mandos militares, el almirante Kimmel y el geneal Short a los que luego se juzgaría por incompetencia a fin de disimular la verdadera naturaleza de los hechos. Según estas investigaciones el ataque japonés era conocido con anterioridad por las máximas autoridades norteamericanas pero no fue evitado para ocasionar un pretexto para la entrada en guerra de EEUU. Sin embargo, los navíos de guerra sacrificados eran los más obsoletos puesto que se acababa de dar orden a los portaviones que abandonasen el puerto que iba a ser atacado.

Pero cincuenta años después del inquietante asesinato de Kennedy no cabe hacerse demasiadas ilusiones sobre el estado de EEUU y en general de los sistemas occidentales.

En su búsqueda de la verdad y de la identidad de los patrocinadores secretos del magnicidio, el fiscal Garrison fue ninguneado, boicoteado e incluso acusado falsamente de corrupción a fin de someterle o desacreditarle.

Garrison pensaba y así lo declaraba que lo que pasó en Dallas fue un golpe de Estado. Pero no sabía cuando había empezado la organización y preparación del golpe.

Oswald fue manipulado y suplantado para dejar rastros incriminatorios en actuaciones anteriores al atentado. No disparó a nadie el infausto día si atendemos a los resultados negativos de la prueba del nitrato en los dedos. Para el éxito del golpe se necesitaba la colaboración de miembros de lo que llamaba la guardia pretoriana, es decir los servicios secretos en sus distintas modalidades u organizaciones. La protección al presidente había sido oportunamente retirada en el momento de los hechos:

Se ignoró un télex de aviso en el que se decía que se preparaba un atentado contra Kennedy. La cápsula protectora de la limusina presidencial fue retirada por el Servicio secreto. Las ventanas y azoteas no habían sido controladas”.

Pero con Kennedy recién muerto comenzaría la operación de encubrimiento. El secuestro del cuerpo. La falta de una autopsia civil independiente.

 “Los elementos del nuevo gobierno vieron las ventajas de apoyar la puesta en escena de que un solitario descontento había asesinado al presidente en un casual e irreflexivo acto de violencia, que no había ocurrido un golpe de Estado y que nuestra democracia estaba intacta y a salvo. Entendieron rápidamente el mensaje de quines habían organizado el asesinato: que había un fuerte consenso para reavivar la Guerra Fría hasta el nivel que tenía antes de Kennedy.

Tan pronto como los elementos no participantes de la Comunidad de Inteligencia comprendieron que había ocurrido un golpe de estado, se movieron rápidamente para apoyar la versión oficial….

Durante muchos años, los funcionarios federales hicieron todo lo que estaba en sus manos para sostener este tambaleante edificio (la versión oficial) mientras los críticos lo atacaban, de modo que casi nadie cree ya en la hipótesis del asesino solitario”.

El caso Kennedy aún constituye un test sobre la realidad de las instituciones americanas e incluso de la civilización occidental. Un test clarificador pero no superado.

Bibliografía básica

JFK, Jim Garrison tras la pista de los asesinos. Ediciones B.

El secreto final de Pearl Harbor,  la contribución de Washington al ataque japonés, por Robert Theobald.

Los asesinos del general Prim, por Antonio Pedrol Rius

En youtube, Declaración en TV del fiscal Jim Garrison

Publicado en Periodista digital

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.