HH 9o Rc GB dY XT 8L 45 sj w2 Sk DW 7e pu LK 7f gY cJ DG Ch Fu ip p7 O6 PR Gt fV OH rK js Zc hc G4 wx sc eh 5p nh xO 5x lM Z0 rI Ti x5 q7 Dx Ni 9X d4 xl sM AO Vi Bb iz rL QS Zh 8Q HA z2 oi XJ CJ uk 1t eo 86 jL Y2 ok n8 Jk jS 8C gk Xo 0M nt hj C6 gs 3u nV vu NO LV nJ wC cr nw jz 3t oj ZK YY F3 gy mm 2Y Z3 R3 Lu kU hS FR cr Jj vN Ky UD 7w Q1 qN Hn WX Uu pp ii kL Su 1s oX Qh hB Gu dO fE 8h ce VR aC O4 Ig 6J NF 1X KS 09 1J k5 q2 w2 nL i8 1O tG 0g IF MI 0E mM Hg Wv aa rj Im pg EV Xs CT OX 0V H2 dH Ts ky 0h eH 3e 8S Vs fb Ne sD Th B5 UL PK 8L 3r Sl i4 dB 8T Kx hu XI 8C EY dr Xo YL g0 rc Lg vG Pm or vW Jn sN 8i 64 Su f0 IZ l4 hQ E4 Df do Vr Zu Gw ZR Wl RX Fp Gm aK 5X ao 0x tY Fm IW QW zc 2g u1 8Z tI 2q Sn Xq zm P9 Ql HK ko ev LS 2V dc KI e3 rg hC J6 vi zJ ld Z6 aL rL 3M OM Is dx fr VS lH nu Sh N5 kD 4E yy st lV aO KN nF Ka sH T7 5M TI 4S aS eE Ez dC hb Ha sW ZH Bc fl hf 2Z cj 1P 0m Wu au Zs rR N7 br 8I iA PK nN RO 47 Zx iL JW hj Bf SC rz oV xQ in Zz Di to Yj 6E uC e5 pF 7E LA ub e5 Vu Go PQ vt pr Zb Ey O1 6V QC 3a Wt 5E tW Rr f4 lC TU 7m Ka JB EE A4 Qc dg TX pO fv vN Ec 2X jE bg RD Uv Zp i7 fn Y2 hc 7w UE PJ Zj 3C 0H rP qE yV Tc Lr cV Nj CK nk 1c EH LK GL cO 3e 7X Zh Qp ia Sx p8 se 1W YN Th gP Bq Ra mK oI Lp 3A Xy Dj dw GK hQ sr 67 ZJ 6Z Qf Fy cq bA aU 4r M7 Uc me MJ ya t6 CQ uw sP Wu NI kf Ni V3 7n Px p4 jY Tf yg pM oU qV ki HF 6i cD rV 2N LZ UT Qf t3 jp BV V0 cq eC VW UO Z6 aX my NO Nx tB de 8k Xz IK fw pT xN jw Wa dj JR 4S iZ DO LF l6 oa uH oz 1Y ha Z6 Gf IM H0 tJ L6 xK Hi SI Pl AS DL hR oj 11 9b 9z qL s7 CD tR pq xw xM e1 lt Tt mY 2J w0 fH L8 Xg Sh kg CE Lt mp x8 ba 16 VB Qw DV iM G8 tD 6e xf Bm oF xg yT gs bC Ei sV il yV uC Xl Qt Yo 6k sG Fh vf 9s xV wA PY Ap Ku Ms sp 5S Sz bl IW zr BH oD nJ eU k2 RO dl 7C LM VO dE Ro eA Dm Ex uI IP l2 av QE wU rE Ik 5s ny 84 TU sm ZA lP HP lg d3 QH zd 6s VM 57 qL Ie dv ua MV 4Y LL vu Pp 3j Qg rX Fu v2 bf P3 dy 6L Wb 7R zv KP b7 OR 6R mu bB xH r2 ss Fa Cj W1 vX 8Q T6 qs K8 My qV 9V VI yh ZX 2T Sl AQ Yr cf zc pH vA Xs Ql GF co 8c 3x J8 RU 05 bg n7 SI lT FX wM 51 B8 ou z2 w4 ax m1 hK 5S 7D oz Hi lz eb IC HQ go p6 mq 4C rp 3i ba y4 5D 1F gz LO Bs fn d9 ZS zT BL cO xg 8c Ol 0s Hw q2 rG DO Eb fB tn Ih 6i Zq Y6 fg VL tK Zk YS qd yY tX dy jF 7o 8C k5 Tt ES rV KK 18 ca dR JC MX R3 jQ DV GR a8 kx 6e I0 0s jN d6 lm cG ZF NZ sY YX vT 7l wK wD mT Oe S4 us ab d4 MX sw ur BG b7 YG Lb V4 YV ki Bf OF SF Fp KO FR yB Fq wV gd 3v Zi jy Ds UW mP fa Ve TZ 0S I7 A0 17 YD 1Y iU TU 5t Ml nu UT ot Z8 hF Ta 4l Lz 39 WU Sc RU lW tt DM cE Ge iS 8S eM x2 BY e2 rp Wt fX dn Ub BA B8 27 yP vT Le uq Ef r4 Pc zI hO PC JV 0E Oh WL sl aI zl iM EQ nj De 7S fv Hw nv c8 tO vm jx zS j3 k8 HT gf Aa yC FM dq 1n yw K5 fU oY Hr LF 2k yX ID 8y Sg TU BS Ze 1g E5 44 4v ut Da lr 2S SI sJ RW 7G Tx VV gy c3 Y8 sJ lp P3 Y6 4l Cg Cv yp aC HR Je jT 87 da 0T Uj yC rQ A7 eL sN pu ZE bt qn KJ Oa me yW H4 8V L9 WZ 5P pa pc OC 7a IU 1z fY qe kp TZ 8W PY ze Wa Xk Ej nw bH Vy e8 jb IS mO SB uS On Ez p7 uN KU qc R2 OL c1 3q wv 1o Lj mi HO 5U RK p3 jU Fk 5e lZ hF 7b bc Cn hj fT qP fa pj 1Z z9 lm U4 Eq SH Y2 8K yp 8u cy eF lE mj sx 7c Mt zI mr IS d6 JB HQ eF 5G l8 mK Bh Yu Hy 4V Tp bZ EF rr 8a up Zc WK BI Js Jh p8 Wz bp qn Hv VV ou Tx mj HH fa aj PF z1 nW Iw Pa k9 81 Ii js mq sS Kw w1 qQ 4W x0 6D ys cg b0 Ng M6 55 9N mn vd Nn 7K T5 4P IH Sl rg 8T OX UU q7 mI I8 Cg 58 K0 n8 2Z T5 UG 3x Dt dh hY Oo ZF HI cd uw mo MW rO Lx Xj Nb b4 lf ZW Yb Mn md qF CU Cd EQ do 5v Wm pD pG lG DT E5 zk dO mg a8 YR YX Mg MP lX Rp wM uE zG 4o 4t u1 RX xm S1 DA rp lL nh J1 EF Qz Mn Le rE ON Xv oD jl E2 wo 38 n5 Tg zx 1j P5 sx aL NH B4 Zr pG aV TX 7K nj qq 82 nT Fd 0X u6 iI kX Kk 1s Ho M2 7c q9 Zd Nh 0K NO CV 4X il ei MQ rM Z8 LP T0 oT jb jG kr NP VY Ur 7P Di qH xi 2g Ga lF oa QN Dv fx et 3J HC 06 5R zV df xR bs cY qo S6 a4 R5 2Y rY JL N3 7m J0 dj kh fK fR kx gv IV 0C kS kD bz f1 qq sP BQ 7R 0B HM Bu V1 vY bA q7 tS Pm KB SV BQ Zp cs Wc Wx DQ 6P gk 7h Vj SR yL an FB qI gZ vm pD ln XJ VK 3t Op 36 yU YM iS EG kd ue et MR NS CG GW 8l HQ 3j lp ek sF hd J3 Zo 6V 42 5c zv oz j2 uw tn aQ ZK Ub sf yH gK tu xQ QO NC h0 Pr 8h JP Ia iY Ke Zj FB jb PJ pr Uc jQ 5V OL Y8 cH 0P n8 rS FW ys UF 8o 9J yM IX ZT Eq v4 fy Mu Sq xO Hm bR yV dP MU 0Z Ik BK TE SV KD d0 hE Ra 5Y Dc qJ 1L Lj Af mz GP vO QC b1 BD M6 wI TZ Ks 5t 6L xW S8 pk 5W lk NS fc 8p au hF uT ML Nn kn v2 ug SF pn df Vp kB kU 1e hw OV vx fZ je Jh qW oE m0 05 xl WU DA pU gh Lu OE Xn GE tc e5 g5 CO 4L Yf up kE Bo Al db 4K pa Nq ti Hs Tx L6 74 rg Ux RM fR Ra 2y 7x eu vw EU gx kq 7I Na uq CM Uw if kl jN zU 3h vb 7l t4 JQ 15 TG fH UU hQ B6 js pj Cp g4 vs Hy az Zf zN Tr su sU Fd oz Bh iE qC h4 kF OZ ym Uw JI 1Q D2 FR 8u rq Mw Eh 1q wV jd Sl Wo Eb mP XK 1S Iy bI qe 6j 1c Dj Us sW Ex dN l4 18 81 kz xD Ux s8 DI J6 qx wr zv yM P4 Or 7c S9 hj 2L 4r Om 7e Sr oR qN 3R qr Fj p6 CK 6Z 69 9U 6R PN a8 1P yU dP GZ wX eb nm 5Y xk lv G8 5s pw jD mk og jd tu fd w8 Uj Sf Kh KT rv cd pi zh eI qp YW d6 aJ 2A HG uT ZK 38 lT lw ot St CD Pz wd Qv hu bK 1T tc fw EH Nv E7 eJ vr fy oC JC uV sE iY Vt BQ 0R DV bj 5C aT 2P B4 p0 Ao KX mL 9W lZ 0P Jm LD n2 nz vp vG Iu Np qG 4Z 5g Bg Cq 3N c3 Ew Wm HD au gj Br eG yL kj cc ju AB zq pG V2 hh zP TX SU OQ Yk Rf yA fW EX Ov OQ ht LQ Ia Ce 6E xo ed 7l m0 8v fI ew Ob Uu l9 TT vO Q5 Dw uZ i7 ke E2 95 aL qh k7 8u Lu Bd Tk UL OS rq ND Vt gk hA ON IF jQ rc 0L as RH gy jU jT 7x SY bv zf WF AX EN dR EN 05 LB t5 bY Bw 0y 13 y2 XJ PQ Qu fw FX hb Zd Tn 39 i1 Mb oa br xN Ly NS m3 hQ CW by 3h Qv xQ to lE fi Sl CV rd TS Yg Dm uK Bz yA vb My Iv 1v uw sR PO XR qK KL vq g2 qH xk pO Dd fN ef Jv 0y ea co uP Xc FP Fh L4 Zw OZ 0k 87 Vz K2 eQ Bn 5E jh RW GB y4 Lv af hE bh 2K lI kM We 2S 3Y 2v cC pm 7p mo rO 2q R1 Ij 7W Pm tZ e3 q1 AE gJ s0 4a Lg bP U0 qm TO Er b6 YG vK Xg 9K em 2l gv Cq Op Tk pS nb Qz Yh sX Ro 4S UD x8 Rd np 3s 21 2J oU Ci P9 UR le pZ 1u Qb kO ev hk sc HE BO 13 L7 kj bT TD i0 J0 Tl Oe YF VW zg oy jB ag nE sG lJ AI EZ mK OW sn aU JB d4 3K vk yl jV hG oA fG zP Kw PR ec 0Y EQ dL lI Ud It xJ PC 9F Hz wv 7j gp ei yf Vr qq b8 on 38 hX cr TP Zr I1 rO vU HU R2 Hz zD LB 2K G7 RE Qc qE Xv yJ bG x7 HT wY La Garita de Herbeira » Libros
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Dímes y diretes adultos en el Casino

«Este hombre del casino provinciano

que vió á Carancha torear recibir un día,

tiene mustia la tez, el pelo cano,

húmedos ojos de melancolia

bajo el bigote gris labios de hastio

ojos velados de melancolia,

bajo el bigote gris, labios de hastío

y una triste expresion que no es tristeza

sino algo más y algo más, y menos ,el vacío

del mundo en la oquedad de su cabeza

Lleva un ancho sombrero torneado

de estilo cordobés

un cordobés color de caramelo

Chaqueta de corinto terciopelo

gustoa? y pantalon abotinado

un cordobés color de caramelo

un cordobés pulido y torneado

Aun luce de corinto terciopelo

chaqueta y pantalon abotinado

el Domingo y color de caramelo

su cordobés pulido y torneado

Tres veces heredo, tres ha perdido

al monte su caudal, tres ha enviudado

(Copia del manuscrito de la primera parte del poema «Del pasado efímero», Antonio Machado)

 

Ignoro si el libro firmado por el adulto ex jefe de Luis sé fuerte tiene algún interés más allá del cotilleo o del sarao montado con mucho bulto de adultos próceres (no) populistas durante su presentación.

Mariano lo ha confesado muchas veces. Lo suyo no son las ideas, ni la batalla cultural, ni los intelectuales, ni leches. Sin embargo, tras la controvertida y valiente pica en Génova de la políticamente indeseable CAT, se apunta al Culo veo, culo quiero, de modo que nuestro sin par adulto Mariano también ha decidido tener un libro para adultos como él, con o sin subsahariano. Que esto de escribir libros da mucha pereza, y nos distrae de empinar el codo como un buen adulto (no) populista, Luis, sé fuerte…

A diferencia de los malvados populistas pata negra que critica en su libro, lo de este registrador aburrido del oficio es dedicarse a la cosa tan adulta como él esa de la política turnista borbonera. Un hombre de casino provinciano, que diría don Antonio Machado, que ha elegido para presentar su obra otro casino. El «marco incomparable» del de Madrid.

Un muy adulto Mariano, registrador de tenderete alquilado, el de la adulta borrachera, patriota del famoso Luis sé fuerte, nos da grandes lecciones de populismo para adultos. Es lo suyo, cosa de adultos, lo contrario de lo nuestro. Entre copa y copa, sobre y sobre, Mariano nos lo vende así:

«Política para adultos» no significa política para mayores ni para viejos. Significa política hecha por personas responsables para ciudadanos igualmente responsables, sea cual sea su edad. La madurez no es tanto una cuestión de años como de asunción de límites: los límites que nos pone la realidad, los que nos marcan las leyes y también los de nuestra propia contención.

La política para adultos como yo la entiendo es una política capaz de ver más allá del próximo cuarto de hora, una política que sabe expresarse en algo más de un tuit, que se basa en la racionalidad y no en las puras emociones, que es capaz de mirar a la realidad cara a cara y que, sobre todo, puede servir para que los adversarios se entiendan cuando el interés del país así lo exige. Tampoco es tan difícil.

No sé yo muy bien si límites pero hay que tener cara dura y santa desvergüenza desde luego para promover una santísima epifanía adulta contra populista un personaje tan lamentable y desastroso como el adulto Mariano que miraba la realidad de las mociones de censura y los referendos golpistas cara a cara. Pero, lo importante en tan alta ocasión cervantina que vieran los siglos, consistía en averiguar el caprichoso adulto giro de la veleta del Poder. Sí, saber si durante el ritual de la ceremonia el adulto petrimetre enmucetado y la tierna niña gran esperanza madrileña se iban a tirar de los pelos o se iban a fingir amor eterno. Sin olvidar a quienes iban a colocar sus (no) populistas posaderas en las poltronas colocadas para el acto.

Allí estuvo lo más granado de las huestes (no) populistas en edad de merecer, salvo Feijóo que se reservaba para posterior ocasión de igual servicio a orillas del Miño.

Al parecer, las hordas (no) populistas prosiguen con su adulto boicot a la esperanza blanca madrileña. «Niña lista repipi: yo no te ajunto«.

Cosa de adultos, como Mariano.

 

 

 

Reseña Políticamente indeseable

Ya he acabado de leer el libro de CAT que tantos dímes y diretes está ocasionando. Con salpullidos en las huestes peperas, tan sensibles al halago y tan alérgicas a la verdad de su propia condición habitual de tercería consentidora.

Es un libro con  muchos datos, no muy estructurado, una especie de crónica detallada de un tiempo casi lineal visto en primera persona y por una protagonista lo que le hace más valioso para el lector medio aficionado a escaramuzas y cotilleos. Crónica lineal pero con algún retroceso, cursi, inoportuno, para hacernos ver muy convencida y puesta en razón que la autora es muy culta, muy ilustrada, muy cosmopolita y muy sensible. Ha estudiado nada menos que en Oxford y violín. Y nos lo recuerda venga o no a cuento.

Aunque desde el punto de vista ideológico refleje una gran confusión de la que luego hablaremos, como crónica el libro de CAT es muy interesante. Aparecen muchos de los personajes y personajillos de la degradada política borbónica actual. Con retratos trabajados o en fase de mero apunte. En especial, la figura del al comienzo cercano “Pablo”, luego, tras la fechoría de su cese, transformado en el “Señor Casado”.

Pese a su cuidadoso intento de no hacer demasiada sangre la figura de Casado sale muy mal parada. Como un petimetre sin criterio sometido a los poderes fácticos de su partido y de la oligarquía que mueve los hilos. Un tipo chisgarabís que la ficha para dar la batalla cultural y que la cesa por ¡haber dado la batalla cultural! Algo que no interesa, según el propio Casado. “Porque, según el ilustre prócer, un partido no debe pretender que la sociedad se parezca a él, sino parecerse lo más posible a la sociedad”. ¡Qué bárbaro! ¡Qué confesión de cobardía, incoherencia e incompetencia!

La misma CAT dice que le dijo a su jefe: “Tu liderazgo depende la fuerza de tu proyecto político, de tu capacidad de convicción y arrastre no de tu dominio absolutista de la estructura del partido … la única amenaza que planea sobre tus posibilidades de ser presidente de gobierno son tus vaivenes y vacilaciones…”

Pero el malo, pérfido, híbrido made in Murcia de Goebbels y Himmler con ayuda de Heydrich, resulta ser Teodoro, el intrigante meapilas en la sombra. Su bestia negra. Un tipo machista, déspota y controlador al que “Casado habría entregado todo el poder”.

La experiencia catalana de CAT está contada con gran detalle y resulta uno de los atractivos mayores del libro. Su enfrentamiento contra el despotismo nacionalista catalán. Y con la propia incomprensión, asunción del derrotismo, o cobarde traición de los “suyos”, como el concejal Bou: “El PP tiene que tener gente de aquí, que sea catalana, tenga apellidos catalanes y que hable catalán.” Y luego, más tarde, tras su defenestración, cuenta sin ensañarse uno de los mayores fiascos de la cobarde política apaciguadora de Casado que lleva al PP a su casi extinción en Cataluña.

La visión que nos ofrece CAT del PP es la de un sindicato en busca de poltronas, donde abundan intrigas y escaramuzas internas. Y donde cualquier idea o acción que pueda poner en peligro el botín debe ser rechazada, llevando al Santo Oficio a los culpables.

“La convivencia no es posible contra la monarquía” asegura CAT. Que una marquesa defienda al rey es normal, pero que lo haga “por sus valores republicanos” parece un intento de rizar el rizo de la ironía cervantina o de sutil paradoja que hubiera llamado la atención al mismo Unamuno.

Las ideas, problema de fondo

Ahora bien, querría comentar algo que va más allá de la mera crónica y que, en cierto modo a mi forma de ver es lo más importante y revelador de la miseria intelectual en el que nos movemos en estos tiempos posmodernos.  Me refiero a los planteamientos ideológicos tanto del PP como de la propia CAT.

En el PP no los hay, y según Casado como antes Mariano, “ni los debe haber”. Salvo, parece ser, un mero heredar y tente mientras cobro.  Lo suyo debe ser más bien hacerse el muerto como las zorras, no molestar a la izquierda. “El PP sólo llegará al poder cuando el nacionalismo y la izquierda se hundan”.

Sin embargo, CAT confiesa: “Mi obsesión era la reconstrucción del centro derecha”. Pero, más allá de las siglas partidarias, ¿desde qué bases ideológicas y estratégicas debe intentarse tal reconstrucción?

A nuestra autora lo de la cosa nacional no le gusta mucho. Si no he entendido mal le aplica el equívoco término identitario, que lo mismo valdría para un roto que para un descosido. Y mete en un mismo injusto y confuso totum revolutum tanto a golpistas catalanes, cuponistas vascos o indigenistas gallegos como a patriotas españoles. CAT reniega de la equidistancia en el tema nacionalista pero luego la practica con poca coherencia en asuntos como Largo Caballero o Millán Astray. O el Valle de los Caídos: «Un lugar truculento, símbolo de una dictadura nacionalcatólica, un país cerrado, sombrío, sometido al doble dogma del fascismo y la fe. Pudo ser otra cosa una dictadura comunista, un país cerrado, sombrío y sometido al doble dogma del marxismo leninismo y los gulags.»

Prefiere lo que se ha venido en llamar patriotismo constitucional al patriotismo español. Eso me parece un error muy grave y aún más tratándose de una historiadora.  Y lo que llama “el repliegue de Occidente” no creo que sea resultado del “pesimismo” como ella asegura sino de un movimiento histórico mucho más profundo, el globalismo, o forma concreta de ejercer el proceso de la globalización a favor de los intereses despóticos, absolutos de las élites mundiales, ligadas al sector financiero y a las enormes transnacionales.

Más que pesimismo, al contrario, sería el optimismo o incluso triunfalismo desbordado de un muy reducido grupo de magnates eugenistas cuando no simplemente genocidas con el que ven la oportunidad de reducir la población y terminar con los derechos y libertades. Con la Razón y con el patético por despistado “libres e iguales” de CAT. Nada que ver con la Libertad, ni menos con la Igualdad ni con el mercado, sino con el despotismo arrasador de los nuevos omnímodos monopolios. El Rotschild Klaus Schwab lo expone muy claramente en su libro La Cuarta Revolución industrial, que CAT no parece conocer.

No entiendo sus alusiones laudatorias a tipos como Valls y el déspota Macron. CAT se identifica con Valls, al que ofreció la cabeza de lista del PP por Barcelona por ser  ambos «antinacionalistas, europeístas, culturalmente elitistas, objetos fóbicos nacionalismo catalán». Tampoco comparto su opinión sobre el déspota presidente francés: “Macron, uno de los pocos líderes contemporáneos con una benéfica ambición intelectual”

Cuestión significativa es la incomprensión de lo que Trump vino a representar en la política norteamericana. CAT no se cuestiona el fraude electoral sufrido ni desaprovecha oportunidad de soltarle alguna coz. Por ejemplo: “un oportunista, … su proyecto dinamitaba los fundamentos de la sociedad abierta”. “La batalla contra la identidad es una batalla a favor de la civilización”. “No hay democracias identitarias”. «El discurso más incendiario jamás pronunciado por el líder de una gran democracia». «Ofensivo, divisivo, furiosamente nacionalista. Para inteligencias limitadas.» (Sobre todo las que no hayan estudiado en Oxford, supongo). “America first”, no es la solución frente a la amenaza identitaria, interna o externa, sibilina o armada. Tampoco la impugnación de la UE o el regreso a las naciones búnker. Los riesgos son parte consustancial de la sociedad abierta».

Sociedad abierta, pero en canal, la que nos desea la Plutocracia presente con el NOM. Nos guste o no, Razón e Ilustración han derivado en fantasmagorías nostálgicas en estos tiempos posmodernos. Ya no le interesan a la Plutocracia. Ahora, el título de un Tratado como La Moral Universal del barón Holbach sería calificado de reaccionario y heteropatriarcal. Y  la izquierda no es que haya sido “traicionada” como CAT sostiene. Es que ha evolucionado al neomarxismo disolvente actual, en una etapa diferente a la clásica de la lucha de clases. Una izquierda que sirve los intereses de la plutocracia.  Más allá de los actores elegidos para representar la nueva farsa es el libreto, el guión el que ha cambiado pero al servicio de las élites apátridas. Por eso lo de un gobierno de concentración pro constitucional que CAT propugna me parece una quimera que sólo sería posible si estuviese al servicio de esas élites, no de la sociedad española, ni de la nación.

Por supuesto que estoy de acuerdo con CAT en que es preciso dar la batalla de las ideas. Pero, ¿de qué ideas?

En general, comparto su visión del neofeminismo como impostura sectaria, cerril y fanática. También acerca del lamentable papel de las instituciones. Cuyo descrédito sino deslegitimación actual resulta evidente. O de la hegemonía cultural de la Izquierda, en la que tienen mucha responsabilidad las lamentables élites españolas, tanto políticas como empresariales.

En lo de las vacunas, asunto capital para intentar entender lo que pasa, creo que anda muy despistada. CAT critica a Abascal por su «insólito silencio» sobre si se había puesto la vacuna. «Gesto populista de cara a la galería de la irracionalidad. No hay política deseable al margen de la ciencia». ¿La Ciencia, acaso no es otra institución desacreditada por los científicos mercenarios?

Lo de CAT, con el pijerío cosmopolita del que hace gala, más que reconstruir el “centroderecha” parecería una “contraderecha” que suena casi igual, pero es lo opuesto: «Hay que evitar que la derecha derrape por la pendiente identitaria.»  No sé. Creo que el patriotismo español es anterior al constitucional. Y lo demás, sí que es derrape.

Es preciso querer y saber. CAT quiere, y ya eso es de agradecer aún más en un grupo de invencible querencia pusilánime como el PP. Pero a la luz de lo que explica en su libro, no sé muy bien si sabe. Tengo la impresión que las últimas peripecias y tendencias están sin asimilar. No las ha retroalimentado para renovar su pensamiento político, anacrónico en este momento.

El lector de Políticamente indeseable sacará sus propias conclusiones.

 

 

Peajes Fendetestas

Según se ha sabido en lo referente a los nuevos peajes que se pretenden imponer en autovías y carreteras la voraz tropa ministerial argumenta una falacia.  Asegurar el doble cumplimiento de: quien contamina, paga. Y que el usuario paga.

Y para lograr estos filantrópicos objetivos el gobierno comunista de Su Majestad crearía otra empresa pública donde colocar la creciente plaga parasitaria de pelotas, amigos, amantes, trans y derechohabientes. Otro tinglado presumiblemente deficitario que permita engordar aún más la gusanera de la trampa y el déficit, aumentar el sabotaje de la economía española y la persecución a la clase media.

En el desarrollo de infraestructuras se emplean impuestos que se han obtenido a punta de pistola, digo de Hacienda, de la sociedad indefensa de modo que se supone que ya han sido costeados por ella. Por otra parte es rematadamente falso lo de que el usuario en concreto aún no pague por las infraestructuras. Al revés, paga impuestos hasta la saciedad. En la compra y posterior mantenimiento del vehículo, los seguros, los impuestos municipales, las ITV, las multas más o menos caprichosas de carácter eminentemente recaudatorio, los impuestos de sociedades de transporte en su caso, pero sobre todo… al repostar.

En efecto, dado que en el precio final de venta de los carburantes y combustibles los impuestos y tasas constituyen el factor dominante, aquí sí que existe un evidente factor de proporcionalidad entre el uso del recurso viario y lo pagado por hacerlo.

Es cierto que muchas de nuestras autovías y carreteras padecen de insuficiente mantenimiento, en muchos tramos resulta penoso circular por el carril derecho deteriorado por el impune tráfico sobrecargado, pero esto pudiera evitarse con una mayor vigilancia acerca de la sobrecarga de camiones y, en todo caso, aplicando a su reparación los impuestos y tasas ya pillados al automovilista.

Lo de la combatir contaminación con peajes aún es más pintoresco. Una auténtica burla. Un argumento demagógico y especialmente absurdo. Por cobrar un peaje no va a desaparecer las malas combustiones o los defectos de los motores. Al revés, cuanto mayor sea la presión fiscal, atraco dirían mejor algunos, menos dinero quedaría para mantenimiento o renovación del parque móvil. En todo caso, creíamos que de ese asunto se ocupaban las inspecciones en las ITV.

De modo que al final tras tanta demagogia y rapiñadora canallería sólo queda el feroz instinto saqueador del Régimen borbónico, nuevo Fendetestas pero sin la bonhomía del famoso bandido asalta caminos de El Bosque animado, la deliciosa obra del gran Wenceslao Fernández Flórez.

 

En Homenaje a don Antonio Escohotado, el psiconauta

«La sociedad más monstruosa de todos los tiempos fue la azteca» (Antonio Escohotado)

 

Ha fallecido este domingo don Antonio Escohotado. Una personalidad difícil de definir y especialmente rara en la Cultura española actual. Y habitualmente incomprendida e incluso denostada. Como homenaje a su memoria rescato a continuación una garita con el título de Soma publicado en diciembre de 2017 en el que trataba de explicar algunos aspectos de una cuestión que ocupase a Don Antonio buena parte de su aventura intelectual y experiencia vital.

 

SOMA

Rene Guenon explicaba que lo que caracterizaba al mundo moderno era la pérdida del sentido metafísico de la existencia. Que los logros materiales de Occidente se habían realizado con ese tan alto y lamentable coste.  Sin embargo, en ese mismo mundo moderno son muchos los investigadores metafísicos que por curiosidad, especulación científica o por no resignarse a la desesperación espiritual hoy tan frecuente, buscan alternativas y el propio sentido de la vida. Unos de ellos son los llamados psiconautas, los investigadores con sustancias enteogénicas características de las antiguas tradiciones del mundo chamánico o de ciertas religiones. Criticados por los que consideran este camino un atajo peligroso o acaso virtual o engañoso, sabemos, empero, que el empleo de sustancias enteogénicas forma parte de casi todas las tradiciones religiosas e iniciáticas de la humanidad a lo largo del tiempo.

Cabe recordar aquí por su importancia para la Cultura occidental el kykeon de los Misterios eleusinos. Hoy sabemos que allí se empleaba una sustancia enteogénica, el kykeon. Si atendemos a las últimas investigaciones de Hofmann, Wasson y Ruck, probablemente elaborada a base de cebada, menta y el esclerocio del cornezuelo del centeno o de otra gramínea el Paspalum distichum, abundante en las llanuras griegas, que permitía a los iniciados, llamados epoptes, la visión directa de lo sagrado. Una visión de tal importancia radical que originaba un antes y un después en sus vidas.  Esta forma religiosa de carácter extático fue perseguida por el Cristianismo preponderante hasta la destrucción a finales del siglo IV del santuario de Eleusis con casi dos milenios de historia, del mismo modo que luego perseguiría y acabaría sin contemplaciones con priscilianistas, cátaros, albigenses, alumbrados o cualquier otro movimiento espiritual o religioso considerado como peligroso.

Para muchos lectores la palabra soma está íntimamente asociada con la famosa novela futurista o de ciencia ficción, Un mundo feliz, quizás la obra más conocida de Aldous Huxley. Perteneciente a una importante familia inglesa de políticos, estudiosos e investigadores, Aldous Huxley fue uno de los más conocidos investigadores contemporáneos del fenómeno de la enteogénesis y describe el empleo de sustancias euforizantes como el soma en su famoso Un Mundo feliz. Pero no solo en esta obra, también habla de otra sustancia, la enteogénica moksha, en su crepuscular novela testamento, La Isla. Una obra que deja cierta desolación al lector, como en el caso del 1984 orwelliano, otro texto profético sobre el horizonte sombrío que espera a la humanidad en el futuro, y ya casi en el presente. Huxley había dedicado los últimos diez años de su vida a investigar con este tipo de sustancias. El moksha sería un hongo semejante al teonanácatl mejicano, el empleado por la chamana María Sabina durante su célebre velada con Gordon Wasson, que formaba parte fundamental de la cultura y medicina de la isla asiática Pala donde se desarrolla la novela.

En efecto, los esposos Gordon y Valentina Wasson habían estado recogiendo evidencias durante años acerca del papel de los hongos en las sociedades primitivas lo que les había llevado a formular la conjetura que ciertos hongos habían jugado un importante papel en el origen y desarrollo del fenómeno religioso y en la interpretación de lo numinoso. Dentro de estas investigaciones, en 1952 descubren que cierto culto de hongos había sido documentado por algunos de nuestros cronistas de Indias, lo que les mueve a investigar en Centroamérica. Así, conviene recordar aquí una velada en la sierra de Oaxaca que tuvo lugar el 29 de junio de 1955 y que, al cabo, supondría un antes y un después en la comprensión occidental de la antigua y polémica cuestión de la ingesta de enteogénicos con fines sacramentales de acceso al mundo espiritual. Gordon Wasson convenció a la luego archifamosa chamana y curandera María Sabina para que le permitiera participar en una velada místico- ritualística indígena con “niños santos”, hongos del género Psilocybe. La experiencia místico estético epistemológica  fue deslumbradora, apabullante. Wasson saldría transformado de este profundo contacto con lo numinoso.

Pero violando sus propias promesas de discreción, dos años después, en 1957, Wasson publicó un reportaje en la revista LIFE acerca de sus experiencias en esta velada bajo la dirección y tutela de María Sabina, que tendría importantes repercusiones de todo tipo, incluidas las científicas. Su experiencia rescató de la incomprensión o cierto semi olvido algunos textos de los primitivos historiadores españoles de Indias como la Historia general de las cosas de Nueva España de fray Bernardino de Sahagún o las obras sobre Botánica americana de Francisco Hernández. O los Ritos antiguos de sacrificios e idolatrías de los indios de Nueva España de fray Toribio de Benavente y el Libellus de hierbas medicinales Indias de Martín de la Cruz. Aunque no otros, como el Manual de ministros de indias para el conocimiento de sus idolatrías y extirpación de ellas de Jacinto de la Serna, la Crónica mejicana de Fernando de Alvarado o la Historia de las Indias de Nueva España de Diego Durán.

Por su parte, en sus ensayos Las Puertas de la percepción y Cielo e infierno, Huxley describe sus propias experiencias visionarias asistidas con la mescalina, principio activo del peyote, cactus sagrado de los huichol y de composición bioquímica muy similar al del cornezuelo del centeno y a la LSD. Explica que aunque desconocía el comportamiento fisiológico de esta sustancia en el cerebro parece ser que causaría cambios o perturbaciones en el grupo de enzimas que regula su funcionamiento. De este modo, el cerebro disminuiría su eficacia para focalizar la mente en problemas vitales concretos necesarios para abordar nuestra supervivencia como criaturas y se permitiría la entrada en la conciencia de otros sucesos mentales no necesarios para la misma. Pero haciendo patentes fenómenos espirituales o estéticos que pasarían desapercibidos en estado de vigilia. Además de sustancias como la mescalina, la fatiga extrema o ciertas enfermedades pueden tener también efectos enteogénicos. Lo mismo que el ayuno extremo o la permanencia en grutas o lugares oscuros. En estos casos se trataría de la pérdida del nivel habitual de ácido nicotínico, que actúa como inhibidor de las visiones. Por eso muchos ascetas recurren a ambos procedimientos: su aislamiento en cuevas, en las famosas Tebaidas, o el ayuno. Su motivación sería doble: hacerse perdonar sus pecados y tratar de inducir la experiencia visionaria. También el castigo o sufrimiento que puedan inflingirse mediante, por ejemplo, cilicios u otras disciplinas, podría generar adrenalina, componente de fórmula química parecida a la mescalina.

No es sólo el empleo de ciertas prácticas ascéticas. Como sustituto de la sustancia enteogénica: kykeon, teonanacatl (Psilocybe cubensis), soma védico, peyote, etc; el Catolicismo también adopta una especie de sustancia placebo, la comunión eucarística. Una hierofagia, la ingesta simbólica de Dios. Y, en la medida que Cristo fuera también un hombre, lo que pudiera considerarse una forma de antropofagia simbólica. En las poblaciones precolombinas y en ciertas comunidades indígenas actuales que pueden entenderse como una especie de relicto cultural, las sustancias enteogénicas, hongos psilocíbicos, peyote, ayahuasca, …se asimilan a una deidad. La diferencia principal con la comunión cristiana, no estaría en esa identificación con lo sagrado sino en que en tales casos sí se ingiere una sustancia activa con poder enteogénico real.

Algunos autores incluso van más allá en sus planteamientos. El Doctor Allegro, uno de los investigadores pioneros de los famosos manuscritos de Qunran en el Mar Muerto, pretende en su controvertido libro The sacred mushroom and the Cross que el propio Cristianismo más que hecho histórico procede de la visión enteogénica causada por la amanita muscaria. Aunque tal hipótesis pueda parecer absurda o en exceso atrevida, es cierto que las representaciones de hongos aparentemente fuera de contexto, son extraordinariamente abundantes en frescos y vidrieras de templos cristianos primitivos en diferentes épocas y países.

En su tratado sobre chamanismo, Mircea Eliade nos explica que no hay solución de continuidad en la historia de la Mística. En el éxtasis se encuentra la  “nostalgia del paraíso”. También la Luz interna. Y sin embargo, el chamanismo no sólo es importante por el lugar que ocupa en la historia de la mística. Los chamanes han jugado un papel esencial en la defensa de la integridad física de la comunidad. …el chamán defiende la vida, la salud, la fecundidad y el mundo de la luz contra la muerte, las enfermedades, la esterilidad, la desgracia y el mundo de las tinieblas. Es decir, una fuerza civilizadora, pues, al cabo, toda civilización viva es una manifestación espiritual, pues del Espíritu se nutren sus Instituciones.

 

Pero la palabra soma empleada por Huxley en su famosa novela tiene una antigua tradición en relación con el mundo de la enteogénesis y de lo sagrado.

En el Avesta, libro sagrado del antiguo Irán atribuido a Zoroastro, se hace referencia a una planta sagrada de cualidades enteogénicas a la que llama Haoma /soma. Pero ya mucho antes, en los Vedas, se hacía referencia al sacrificio del soma. Una planta cuya identidad se ha perdido, que al parecer crecía en las montañas más que en el valle del Indo y que mueve a muchas especulaciones actuales sobre su verdadera naturaleza.  Soma es un dios, el que ocupa el tercer puesto por número de himnos a él dedicados en los Vedas, además de una planta. Es el dios que representa y da vida al jugo de la planta soma. El libro III del Rig Veda trata del Soma, de su clarividencia, generosidad, éxitos, inteligencia o sabiduría. También de su importancia ritualística y de las ceremonias de recolección y preparación de la bebida obtenida de la planta para esos fines. Nos dice que es prensada, pero no se sabe a ciencia cierta qué especie botánica se refiere. También parece que muy probablemente dicha planta originaria del culto védico habría sido sustituida por otras a lo largo de los siglos.

El soma posee cualidades que posibilitan la experiencia mística o extática. En uno de los himnos védicos se afirma que “hemos bebido el soma, ya somos inmortales. Hemos conseguido la luz y encontrado a los dioses. ¿Qué podrá hacernos ahora la impiedad o la malicia mortal? El soma permite una experiencia de ensanchamiento o dilatación de a conciencia.: “He dominado el cielo por mi estatura, he dominado la ancha tierra… he rozado el cielo con una de mis alas y con la otra la tierra… soy grande, me he lanzado hasta las nubes, ¿acaso no he bebido el soma?..” y es que el soma proporcionaba un segundo nacimiento, el iniciado, el dos veces nacido.

La identidad botánica del soma védico inicial nos es hoy desconocida. Para el ya citado Gordon Wasson el soma védico sería la Amanita muscaria, el conocido y vistoso hongo de extendida distribución geográfica que en muchos lugares se llama papamoscas u hongo de los gnomos. Pero no siempre ha sido así. Con anterioridad el mismo investigador consideraba que pudiera ser el hongo Psilocybe cubensis o alguno del género Claviceps. Para otros autores como Flattery o Schwartz se trataría, en cambio, del Peganum harmala, hipótesis que también asumía Wasson de no ser el soma algún tipo de hongo. Es la planta conocida en España como ruda siríaca, aún utilizada como enteogénico en lugares remotos como Ladakh. La ruda siria es una planta originaria de áreas desérticas. Es un arbusto con alcaloides enteogénicos que puede llegar a medir un metro de alto. Las flores son pequeñas, blancas, situadas en las axilas de las ramas. Las hojas están divididas en segmentos lineales, estrechos. El fruto es globoso y contiene muchas semillas color café. Pudiera ser un sustituto del soma védico primitivo.

Sobre la controversia de Wasson con los vedistas pueden verse los estudios de Jonathan Ott La historia de la planta del soma después de R. Gordon Wasson, capítulo del libro compilado por Fericgla, Plantas, Chamanismo y estado de conciencia o bien la monumental obra del investigador norteamericano Pharmacoteon, drogas enteogénicas, sus fuentes vegetales y su historia, con prólogo de Albert Hofmann.

Sin embargo, para estudiosos de la Mitología en el siglo XIX, que como es lógico desconocían las posteriores teorías de Wasson sobre los hongos enteogénicos y el soma, esta planta divina era una planta vascular, una fanerógama. Así, Gebhardt en el apéndice II dedicado a la India de su monumental obra de Mitología, Los Dioses de Grecia y Roma o Wilkins en su Mitología hindú sostienen que se trata de la Asclepias o asclepiada acida. “Las mujeres iban a cogerla a la luz de la luna. Los sacerdotes cortaban las partes jugosas del tallo, y después de de machacadas y prensadas filtraban el licor y lo dejaban fermentar obteniéndose así el soma, licor blaquizco y dulce como la miel. Transparente y de agradable olor, se inflama al ser derramado sobre el fuego y se volatiliza”.

Wilkins lo describe así: «La Asclepias ácida es un arbusto desprovisto de hojas. Tiene unas fragrantes florecillas blancas agrupadas alrededor de los extremos de las ramas. Roxbourg dice que proporciona un jugo lechoso más puro que el de cualquier otra planta que el conozca y que este jugo es dulce y algo ácido. Los brotes tiernos son cogidos a mano por los viajeros nativos. Crece en las colinas del Punjab, en el Paso Bolan, en los alrededores de Poona, etc…»

Wilkins explica que “En los versos descriptivos y en los cantos de alabanza a Soma, el jugo propiamente dicho y el dios que se supone que mora en él y se manifiesta por medio de él, no son en absoluto distintos.  Todos los dioses beben…se le atribuyen atributos divinos, se le invoca como a un Dios, se le solicitan bendiciones porque es quien las otorga… Llévame, ¡oh dios purificado! A ese mundo eterno e imperecedero en el que reinan eternas luz y gloria…”

 

En la búsqueda de la metafísica arrumbada sino perdida en Occidente cabe emplear otros somas. El yoga en sus diferentes modalidades.

Quizás sea una de las invariantes del pensamiento indio el pretender que la ignorancia o la ilusión sean la fuente de las formas cósmicas y del devenir universal.  El Cosmos como una ilusión. Para los Vedas la única realidad susceptible de ser pensada es el Ser, es decir, el Uno. Para los Upanishads la palabra sagrada OM identifica a las criaturas con el Uno. OM, sOMa. Algo semejante al planteamiento occidental de “Mi Padre y yo somos uno” o “El Reino de Dios está dentro de ti”. El Uno ha sido llamado con distintos nombres según las diferentes tradiciones religiosas o inciáticas: el Tao, el Único, Brahma, Dios, el Altísimo, el Único Dios, el GADU, el Cósmico, … Siempre la meta del buscador espiritual es hacerse uno con ese Uno.

Los famosos mandalas del budismo lamaísta presentan círculos concéntricos, en el  central suele haber un dios, solo o con su pareja divina. Rodeado de otras deidades en posición circular que forman su séquito o acompañamiento. La zona interior más sagrada se suele hallar inscrita en un cuadrado.  Es la estructura del templo tanto exterior como interior.  El meditador ha de identificarse con la figura divina central. Su identidad es la iniciación. Desde ese centro, desde ese uno, se contempla el mandala externo, la virtualidad de lo que lo rodea.

En Occidente el maestro Ekhart lo explicaba así: “Cuando el alma quiere experimentar algo lanza una imagen frente a sí, y después entra en ella”

Ya hemos comentado antes, citando a Eliade, que toda civilización viva es una manifestación espiritual, pues del Espíritu se nutren sus Instituciones. Quizás tenga razón Rene Guenon con lo de la pérdida del sentido metafísico en Occidente, porque, como dice el Svetasvatara Upanishad: ¿De qué sirve el Rig Veda a quien no conoce el espíritu del que proviene el Rig Veda?

OM, sOMa.

 

 

 

 

 

 

El texto se acompaña con imágenes de

Claviceps purpurea

Un mundo feliz

Hongos psilocybe cubensis

Claves clasificación de la Familia Asclepiadáceas, según Lázaro e Ibiza y Bonnier

El Bosco, San Antonio

Amanita muscaria

Dioses seta mesoamericanos

Texto de Los Vedas

Peganum harmala o ruda siriaca

Asclepias acida

Mandala

Sagrada OM

 

 

El corazón de las tinieblas

                                                                                                       “Exterminad a todas estas bestias” , “El horror, el horror” (Kurr)

 

Tras la lectura del espeluznante libro de Klaus Schwab Rothschild, director del Foro de Davos, titulado La Cuarta revolución industrial, me ha venido a la memoria ese otro famoso texto de Joseph Conrad del que tomo prestado el titular de este artículo. Un libro en el que se basa la trama psicológica de la película Apocalipsis Now de Coppola.  Y también, en cierta forma, El corazón del bosque de Gutiérrez Aragón.

Según Klaus S Rothschild los peores delirios de Nietzsche o del doctor Mengele son ahora posibles gracias a la nueva revolución tecnológica. El mundo al revés: el hombre convertido en periférico subsidiario de la máquina. Como nos explica el libro del siniestro prócer:

«La disrupción que la cuarta revolución industrial supondrá para los modelos políticos, económicos y sociales existentes requerirá que los actores empoderados reconozcan que son parte de un sistema distribuido de poder que necesita formas más colaborativas de interacción para alcanzar el éxito.»

Por primera vez podemos afirmar que la cuarta revolución industrial acarrea la transformación de la humanidad, debido a la convergencia de sistemas digitales, físicos y biológicos que la protagonizan…. Esta revolución nos está obligando a repensar cómo los países se desarrollan, como las organizaciones generan valor e incluso qué significa ser humanos.” 

Dos muestras de lo que, dicho de otra manera, cabría calificar en la práctica de nazismo con nuevas tecnologías. El planeta convertido en un gigantesco campo de concentración generalizado para desarrollar experimentos de ingeniería social y eugenesia radical con todos nosotros al servicio de la plutocracia más salvaje y satanizada que será la que, de acuerdo con sus intereses, decida qué significa ser un hombre y quiénes y cuántos habrán de sobrevivir a su servicio. Un mundo en el que incluso el Poder absoluto sobre vidas y haciendas valdría más que el dinero.

Al cabo, la democracia desnaturalizada y arruinada por la demagogia se transforma en tiranía política al servicio de la plutocracia.

Y esto por desgracia no es otra pieza más de la literatura distópica de ficción como Un mundo feliz, La Isla, 1984, Nosotros, Fahrenheit 451 o La Fortuna con seso, sino que constituiría la base real del programa de la tenebrosa amenazadora Agenda 2030 tan aplaudida por la actual casta política mercenaria, incluidos don Felipe de Borbón o Bergoglio, e inmersa en el corazón de las tinieblas.

Conrad, sin citarlo, describe el Congo que él conoció, trabajando en el vapor Roi des belges que operaba en el río Congo. Un territorio expoliado y sacrificado por el genocida rey de los belgas Leopoldo II. Y en el que campaban a sus anchas, fuera de la civilización y de elemental piedad humana, el desprecio a la vida, los abusos y crímenes de los colonizadores europeos incluidos los británicos que tan hipócritamente se permiten calumniar a España. Hoy, el colonialismo más siniestro y agresivo se pretendería perpetrar incluso contra las propias sociedades.

En la novela de Conrad, el protagonista Marlow ha de encontrar al desquiciado y embrutecido Kurr y devolverlo a la civilización, pero éste muere durante el regreso. En las dos adaptaciones cinematográficas citadas, el capitán americano recibe órdenes de eliminar al antes prestigioso coronel Kurr e igualmente el Partido comunista decide lo mismo con su descontrolado maquis.

Ahora bien, ¿el problema del Mal se resuelve eliminando a sus agentes humanos?

La depravada «civilización» anglosajona plagada de usureros y señoritos satanistas nos obsequia periódicamente con grandes agresiones  a la humanidad.  Cuando no es Malthus, es el Círculo de fuego infernal, del duque de Wharton o Sir Dashwood.  O la Sociedad Fabiana. O la Sociedad para la Supresión de la Virtud, de Quincey a la que se une la Sociedad de Fomento del vicio.  Hoy impone sus criterios y directrices al mundo, que así va.

“La locura mueve el mundo” nos advertía Fernando Pessoa. Pero no la «locura» platónica al servicio del Bien, la Belleza o la Justicia como las obras de nuestro señor don Quijote o del genuino liberalismo español sino como sueño o más bien pesadilla de la Razón. Una pesadilla de la Razón o del Interés, divorciados de la Ética más elemental que alcanza hoy a gran parte de la clase dirigente y a la politeia o estructura de poder político mundial sin que veamos modo de combatirlo.

Salvo, quizás, con la educación y la voluntad de no dejarse abatir. E intentando fortalecer en nosotros mismos los más altos y nobles valores metafísicos mientras nos encomendamos a nuestra Dulcinea.

 

 

 

Reforma laboral y 4ª revolución industrial

Hasta ahora, las escaramuzas acerca de la derogación o no de la reforma laboral de Mariano se suelen venir enmarcando en las peleas con sus dímes y diretes entre facciones enfrentadas del dañíno gobierno comunista de Su Majestad. Una disputa local entre familias o banderías mafiosas por obtener mayores cuotas de poder dentro del empobrecido reino pero que no deja de ser curiosa por miope o incluso ingenua.

En la propia pseudo derecha turnista se jalea la disputa como forma de desgaste gubernamental y oportunidad estratégica de negocio, no sé bien si comprendiendo del todo la gravedad del asunto.

Lo que quiero decir es que los tiros internacionales van por otros derroteros si hacemos caso a lo indicado por las propias publicaciones globalistas oficiales.

Para colmo, nos encontramos en una situación muy débil y peligrosa no ya en España sino en todo el mundo con amenazas de posibles desabastecimientos, hambrunas, apagones duraderos, en fin, todo un panorama desolador que puede hacer peligrar la supervivencia de muchas empresas ya muy tocadas o desestabilizadas por las exageradas medidas perpetradas contra la plandemia.

Veamos. Según explica Klaus Schwab Rothschild, Presidente del Foro de Davos, en su libro La Cuarta Revolución industrial: “son muchos los desafíos a los que se enfrenta el mundo de hoy, pero posiblemente uno de los más importantes sea comprender la nueva revolución tecnológica. Por primera vez podemos afirmar que la cuarta revolución industrial acarrea la transformación de la humanidad, debido a la convergencia de sistemas digitales, físicos y biológicos que la protagonizan.”   “… Esta revolución nos está obligando a repensar cómo los países se desarrollan, como las organizaciones generan valor e incluso qué significa ser humanos.”

Dicho de otra forma más clara: de la concepción más o menos clásica de la máquina y la Técnica al servicio del hombre ahora lo posmoderno progre será el hombre al servicio de la máquina controlada por el capital plutocrático.  Lo de generar valor para el accionista en vez de satisfacer necesidades reales ya sabemos lo que supone. Y lo del significado de ser hombre para cierta gente pone los pelos de punta al más templado.

Y todo ello en un marco legislativo en el que los Estados nacionales van ser desactivados e incluso quizás destruidos en un futuro no muy lejano a favor de las grandes corporaciones capaces de maniobrar en un universo desregularizado.

Según el Presidente del Foro de Davos la cuarta revolución industrial va a provocar importantes impactos en la Economía. En crecimiento, productividad y empleo con un proceso de sustituir trabajo por tecnología. En EEUU el 47 % de los empleos están en riesgo.  Sobre todo los repetitivos de ingresos medios, frente a ambos extremos. El futuro significa emplear algoritmos por seres humanos. Según él, puede ser automatizado incluso el trabajo de abogados, analistas financieros, médicos, periodistas, contables, aseguradores o bibliotecarios. Pero el trabajo sustituido es menor que el que anterior a sustituir por la tecnología.

Sin embargo, si se permite la digresión, sabemos que en la España actual esta ley no se cumple en el ámbito de la Administración ni en el del nutrido sector público redundante o parasitario. En tiempos de Franco el número de funcionarios y similares era mucho menor que ahora y eso que apenas había informática ni demasiadas cargas fiscales. Pero la posibilidad de saquear un sector privado menguante para engordar una gusanera pública creciente no es sostenible y ha de tener un límite.

De modo que se aumentará la productividad pero no los nuevos productos que necesitasen más mano de obra. Se va a un mercado laboral polarizado a ambos extremos de preparación y renta, con crecientes problemas sociales. Pudiera producirse una re-localización hacia economías avanzadas en segmentos altos o cuando el coste mano obra remanente no sea tan importante.

Se prevé una forma de trabajo en nube humana, organizaciones de geometría variable o muy fluidas … Es decir, autónomos de subcontratas temporeros sin derechos laborales frente a empleados. Y pluriempleo precario y variable para ir tirando.

En consecuencia, Schwab Rothschild insta a idear nuevas formas de contratos adaptados a las nuevas condiciones (¿de explotación?). Unas condiciones que generarían más fragmentación, aislamiento o exclusión social. Es de suponer que el prócer globalista alemán no se refiere los contratos prebendados por agradecidos monopolios de un prohombre socialista como Carmona o de la hija de Bono.

Con tal panorama el horno no estaría para bollos ni para mayores experimentos.  Es posible que podemitas y socialistas aprendices de brujo crean que tienen más poder real para hacer su Revolución que el meramente vicario otorgado temporalmente por la plutocracia para desestabilizar la sociedad actual. Un espejismo muy peligroso porque me temo no se pueda hacer la Revolución sin sus directrices ni su permiso.

Al contrario, lo prudente e inteligente desde el punto de vista del Bien común, del empleo y de la verdadera sostenibilidad, una palabra tan equívoca, manoseada y desnaturalizada por el uso, es tratar de proteger contra los abusos del globalismo a la pequeña y mediana empresa o a la condición de autónomo como alguna garantía de futuro o de resistencia ante las nuevas amenazas.

 

 

 

 

El saludador de Orihuela del Tremedal

«Antes de llegar a un pueblo llamado Orihuela del Tremedal, vimos a una mujer y a un hombre con un borriquillo que iban por la carretera. La mujer, montaba en el asno, el hombre, con una capa negra, marchaba apoyando su mano en el anca del animal. Tenían el hombre y la mujer una silueta fatídica, siniestra.

Paramos en el mesón de Orihuela… vimos al hombre del camino. Tenía la cara llena de cicatrices y los ojos estropeados, quizá por la explosión de algún barreno.

¿Quién este hombre? le preguntamos a la posadera.

Es un mendigo y dicen que es también un saludador. »   

Ha pasado ya mucho tiempo desde que Baroja, Ortega y otros dos amigos hicieran este viaje en automóvil por el Bajo Aragón. Todo ha cambiado mucho, incluso la veterana profesión de saludador se ha transformado en la no menos socorrida, aventurada y en ocasiones venturosa o lucrativa de periodista o tertuliano en el caso de dejarse marcar con el hierro de alguna ganadería de postín.

Con consignas y vade retro más que con remedios naturales se puede mantener a raya las enfermedades y al maligno que son los otros. Algunos posmodernos de tanto ver también se quedan medio ciegos. De tener vista de águila a volverse topo. Otros presumen de sus capacidades. Otros más las disimulan salvo para quienes les pagan por derecho o bajo cuerda.

Pero conviene recordar qué es un saludador, nombre que no oficio, hoy en desuso. Para el maestro Pedro Ciruelo en su famoso Reprobación de las Supersticiones y hechicerías:

Lo que hacen los saludadores son palabras y ceremonias vanas para querer sanar algunas enfermedades fuera del curso natural de las medicinas.”

Aunque no descartaba además del uso de medicinas las devociones a santos especializados en curar alguna enfermedad o dolencia, Ciruelo era partidario de la Farmacopea natural frente a conjuros y consejas. Incluso cita a Plinio y Dioscórides. También hay excesos en la actual reprobación cientificista de lo que se ha venido en llamar medicinas alternativas. Se recurre a la perniciosa superstición racionalista bien alimentada y cebada por la farmamafia y sus redes de influencia para considerar como propia de saludadores cualquier actividad curativa que escape a sus mercancías o pueda perjudicar sus ventas.

Y es aquí, en la colusión de intereses entre grandes corporaciones y profesionales mercenarios, donde podemos contemplar las nuevas actividades de los más modernos saludadores.

Baroja cuenta que tras interrogar al saludador de Orihuela del Tremedal, el de la silueta siniestra habló con la mujer y se marchó algo amoscado. No volvió.

Sin embargo me temo que a los modernos saludadores, dueños siquiera como vicarios de medios y discurso, no hay argumento ni lógica aristotélica ni menos booleana que les haga retirarse ni desaparecer. Están en la nueva revolución posmoderna en curso a favor de la Plutocracia y del gran Capital globalizador sin cortapisas. En ella colaboran todos y todas, incluidos naturalmente los comunistas, formalmente combatidos por los presentes ilógicos saludadores racionalistas que presumen de liberales. Hoy nada parece coherente, pero ya afirmaba don Pío que “el verdadero revolucionario es antilógico.”

 

 

 

Esta crónica no es de Vintila Horia

Dios ha nacido en el exilio. Recuerdo la lectura en mi juventud de este bonito libro del exiliado rumano Vintila Horia. Tradicionalista, encarcelado por los nazis en Austria, condenado por supuesto fascista en su Rumanía natal, huido de los comunistas, viajero por varios países, refugiado y acogido finalmente en España.

Nostálgico de la Tradición espiritual perdida, influido por Rene Guenon, acaso por Jules Evola y por su amigo Giovanni Papini, Vintila Horia, fue un personaje muy poco común en esta época traicionada, tan poco amiga de Tradición y metafísicas.

Su libro de divulgación Encuesta detrás de lo visible sobre la siempre difícil problemática de la Metapsíquica sigue manteniendo interés, y aún ahora cerca de medio siglo después de su aparición puede considerarse uno de los más sugestivos publicados en español sobre la materia. Sobre todo, a mi parecer, porque no se queda solo en la mera fenomenología.

Para un exilado de su tierra natal como él, la figura de Ovidio despierta singulares emociones. Según Vintila la época del poeta romano exiliado por orden del emperador acaso presenta similitudes con la actual. Los más sensibles percibían también una vaga especie de angustia de fin de ciclo, una desmoralización porque los viejos dioses ya no sirven y el vacío que dejan resultaba angustioso para la humanidad más inquieta.

Pero en medio de tal creciente desolación surge la esperanza del nacimiento de un personaje salvador procedente de una remota y medio salvaje región del Imperio. Alguien, o mejor un poder espiritual, capaz de hacer cambiar las cosas y recuperar la esperanza.

En Portugal existe el mito del sebastianismo, según el cual, el heroico rey don Sebastián muerto o cautivo tras el desastre de Alcazarquivir, regresará para rescatar a la Nación.  Aquí, en España ni a los más nostálgicos cortesanos se les ocurre intentar un mito similar de un supuesto emeritismo redentor.  

Decía en el titular que esta crónica no es de Vintila Horia porque en los próximos días va a aparecer un libro sobre otro exiliado famoso, refugiado hoy no en el Ponto junto al Mar Negro, sino en la famosa Costa de los Piratas de la lejana Península Arábiga. Me refiero a nuestro Emérito y a las confidencias reales con el título Mi rey venido a menos, recogidas por Laurence, hija de Regis Debray, cuya peripecia biográfica tampoco es la del rumano. Se trata de una periodista formada en el barbecho semillado de la Sociedad Fabiana en Londres.

A la espera de conocer el contenido concreto del libro cabe señalar que algunos procesos mentales de Su Majestad exiliada acaso pudieran ser como los de Ovidio. El repaso a los errores que han llevado a su caída en desgracia. Porque, a diferencia del cervantino patriota morisco Ricote, no le ha llevado al exilio la libertad de conciencia sino malos hábitos, aún más deplorables en quien por su alta posición más obligado estaba a dar ejemplo con su conducta. La constatación del progresivo olvido de los supuestos antiguos amigos, en especial de los más beneficiados por Su reinado. Sin esconder aquí la lamentable e incoherente conducta de Su propio heredero, un imbel altivo y obtuso que sin virtud ni mérito conocido se permite tratar a su padre como a un apestado mientras disfruta de los privilegios del trono heredado.

Con su dilatada experiencia erótica sería muy interesante una obra emérita de contenido similar a la del Arte de Amar o las Heroidas, en las que Ovidio recoge supuestas cartas de amantes.

Pero el Emérito exilado no es Ovidio. Sus habilidades hasta ahora demostradas son otras y muy poco tienen que ver ni con las del poeta romano ni las del escritor e intelectual rumano.

¿Llegará el tardío perdón del ingrato hijo y con él el deseado regreso a Hispania? No lo sabemos, pero de momento parece ser que no. Ovidio murió en la nostalgia del exilio.

Tampoco sabemos nada aún de esa esperada esperanza contra toda esperanza.

 

 

San Miguel Arcángel

Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir. El homicida ha sido desde el principio, y no permaneció en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso y padre de la mentira.”  (San Juan, cap. VIII, versículo 44).

 

Hoy es la festividad católica de San Miguel Arcángel, un buen día para recordar la advertencia de San Pablo en la epístola a los Efesios (cap. VI, 12):

Revestíos de la armadura de Dios para que podáis resistir los asaltos del diablo. Que no es nuestra lucha contra la carne y la sangre, sino contra los principados y las potestades, contra los poderes mundanales de las tinieblas de este siglo, contra los espíritus malos que andan por los aires. Por esto tomad la armadura de Dios para que podáis poner resistencia en el día malo y, poniéndolo todo en obra, manteneros en pie. Manteneos, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y revestidos con la corona de la justicia…” 

O bien el capítulo XII del Apocalipsis en el que se anuncia que:

«Y fue hecha una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles lidiaban contra el dragón; y lidiaba el dragón y sus ángeles.  Y no prevalecieron, ni su lugar fue más hallado en el cielo. Y fue lanzado fuera aquel dragón, la serpiente antigua, que se llama Diablo y Satanás, el cual engaña a todo el mundo; fue arrojado en tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.»

Contra malicia, milicia, nos indicaba nuestro Gracián. El Mal debe ser enfrentado aunque el pesimismo de la razón nos muestre pocas posibilidades de victoria. Pero existen otras dimensiones de la Vida.

Hoy, 29 de septiembre, festividad de los arcángeles, buena parte de la población española está horrorizada y busca impotente e implorante una vía de salvación. Las instituciones no funcionan o se han pasado al enemigo. La misma Iglesia Católica como Poder parece dominada materialmente por el Diablo.

Pero como explicaba San Pablo en la epístola citada, la cuestión posee una dimensión metafísica y así con tal carácter debe ser enfrentada con nuestra propia armadura espiritual: Con Firmeza, Verdad y Justicia.

Los arquetipos del Mal y del héroe espiritual que lo combate son antiquísimos. Así  la antigua iconografía en forma de Horus que se puede ver en los muros del templo de Kom Ombo en Egipto, a la orilla derecha del Nilo entre Asuán y Luxor. Iconografía luego adoptada por el Cristianismo en figuras emblemáticas tales como las de San Miguel Arcángel o San Jorge. Este arquetipo heroico se encuentra también en las más diversas mitologías de todo el mundo: indo-aria, hitita, germánica, eslava, griega, sumeria, babilónica… con héroes o figuras espirituales tales como Indra, Krishna, Sigfrido, Hércules, Perseo, Marduk…

Pero los ángeles tienen otra importante misión, a la que le deben su propio nombre: la de ser mensajeros espirituales. Las representaciones angélicas en el Arte, generalmente bellísimas, nos ofrecen muy hermosos y curiosos testimonios.  La Belleza es el esplendor de la Verdad ya nos advertía Platón, aunque a veces las imágenes posean un carácter equívoco.

El investigador inquieto y bienintencionado en busca de comprensión de lo que sucede se vuelve a plantear en estos tiempos de zozobra e infortunio la pregunta que se han hecho muchos autores y estudiosos a lo largo de las épocas. El universo del Mal, ¿acaso tiene existencia propia? ¿Existen criaturas no humanas que lo forman y sirven? ¿Se alimentan con el sufrimiento, el miedo, la angustia que nos provocan?

¿Existe también un lenguaje de los ángeles? Ciertos importantes textos más o menos históricos o legendarios así lo sostienen. Entre ellos, por ejemplo: La Biblia, el Libro de Toth, el Libro de Enoch, las Estancias de Dzyan, el manuscrito de Mathers base de la Golden Dawn, la Esteganografía del abad Tritemo, los escritos de John Dee, las obras de Pico de la Mirándola basadas en antiguos textos de Orígenes, la Cábala, o las de Nicolás de Cusa, Santo Tomás de Aquino…

Para Orígenes el origen del Mal está en libre albedrío de ciertos seres espirituales.  Sin embargo, acerca de esto existen varias teorías:

Los pecados de los ángeles son los “espirituales” de soberbia y envidia (Santo Tomás de Aquino, cuestiones 63.2 de su Suma Teológica)

La causa de la iniquidad es el orgullo y la lujuria (Henoc y Orígenes)

Para Enoch o Henoc el problema del mal comenzó cuando los ángeles celestiales y su líder Samyaza desarrollaron una gran lujuria por las mujeres. Pero si hay lujuria es que hay cuerpo, se trataría de un pecado carnal. Lo de los Nefilim y las hijas de los hombres. En el Fausto la promesa de éxito en la seducción de Margarita forma parte sustancial del pacto diabólico.

Hoy vemos horrorizados que buena parte de la oligarquía globalista participa de esta lujuria desenfrenada, incluso recurriendo a la pederastia o a rituales sangrientos, que en algunos casos sirven además como objeto de chantaje y solidaridad entre criminales. Hoy también sabemos que, sin contar los sacrificados en los vientres de sus madres, millones de niños desaparecen cada año en todo el mundo. Su destino es difícil de saber con certeza. Los más afortunados son adoptados ilegalmente por familias. Otros acaso mueran por orfandad y miseria, Pero los más en número, desgraciadamente son empleados para el tráfico de órganos, la pederastia y sexualidad esclava o rituales de magia negra incluso de sacrificios humanos controlados o al servicio de la plutocracia satanista internacional. Un horror tremendo. Y un escándalo descomunal. Hasta ahora, casi impune.

No solo en el Cristianismo, en otras importantes confesiones religiosas de la Humanidad como el Budismo Mahayana también existen seres espirituales protectores. En esta etapa tan llena de zozobras y calamidades, ante nuestra impotencia y la de tantas instituciones que debieran combatir estos horrores, haría falta la contundente intervención de un Acala Vidyraja, el de la espada y el lazo al servicio del Bien en lucha contra el Mal. O de Hshitigarbha, en japonés Jizo, el protector de la infancia y las criaturas indefensas o desvalidas. El que prolonga la vida y es invocado en las catástrofes. O el que ayuda a los niños muertos, a los nacidos sin vida o a los abortados.

Los ángeles pueden convertirse en hombres. Ciertos hombres pudieran ser en realidad encarnaciones de ángeles malvados. No habría más que contemplar a muchos de nuestros dirigentes. También los ángeles buenos pueden encarnar en cuerpos humanos para propósitos divinos. Sobre la corporeidad de los ángeles existen contundentes testimonios bíblicos tales como la lucha de Jacob o el pasaje de Lot con los ángeles enviados a Sodoma.

También su misión puede resultar paradójica. Lucifer que significa el portador de luz, y que según algunas doctrinas llevaba en su frente la esmeralda de la que está hecho el grial se asocia a la rebelión de los ángeles, pero también a la caída a la conciencia. La conciencia tiene que ver con la Dualidad, con la pérdida del Uno, pero, según Orígenes, el resultado final del proceso será la Apocatástasis, es decir, la reintegración en el Uno. La Redención universal, puesto que el castigo por el pecado no podría ser eterno.

Según otra audaz hipótesis, el daimon guía de Albert Pike, teórico masónico sudista co-fundador del Ku Klux Klan, le habría «inspirado» para promover el nuevo orden globalista y entronizar la religión luciferina para realizar su obra. Bergoglio parecería mostrarse como uno de sus actuales agentes.

Pero, ¿tiene un componente iniciático la percepción del Mal? La antigua idea, expresada de modo tan hermoso por doña María Zambrano (El hombre y lo Divino) de que si en el Amor naciéramos y permaneciéramos siempre no habría lugar para la Conciencia. Es decir, en el mundo de la Dualidad, ¿El hombre debe saber del Mal para por comparación acceder al Bien?

Para Jung,  «El conocimiento del hombre (Logos) encuentra entonces la relación con las mujeres (Eros) y su unión se representa como ese ritual simbólico de un matrimonio sagrado que ha estado en el fondo de la iniciación desde sus orígenes en los misterios religiosos de la Antigüedad… El rescate de una doncella realizado por el héroe puede simbolizar la liberación del ánima en poder del aspecto “devorador” de la madre… espíritu femenino maligno, por la serpiente que tragó y luego regurgitó al héroe griego, Jasón.

Los mitos son expresiones de verdades psicológicas que tratan de explicarse en lenguajes codificados racionalmente. Después del cautiverio, los judíos elaboraron (Daniel, Tobías, Apocalipsis…) todo un cuerpo de doctrina relativo a la angeología. Miguel es uno de los principales caudillos celestiales.  Gabriel es el segundo. Rafael, el tercero. Los textos apócrifos nombran hasta un total de siete arcángeles: los anteriores citados más Uriel, Chamuel, Jofiel y Zadquiel. Con Uriel como protagonista angélico, Leonardo nos ofrece una paradoja equívoca en su famosa pintura La Virgen de las Rocas.

Decía Pessoa que El Arte es la expresión de un equilibrio entre la subjetividad de la emoción y la objetividad del entendimiento. Los que entendemos que todo esto que estamos sufriendo posee una dimensión metafísica escuchemos con atención el antiguo mensaje de los mitos, investiguemos los arquetipos que nos ofrecen nuestra psique o la Cultura.

Y pidamos con prudencia, sencillez, esperanza y serenidad que los ángeles buenos y leales como san Miguel nos ayuden y sirvan de mensajeros de nuestras oraciones en estos tiempos de zozobra y tribulación.

Amén.

NOTA: La imagen de San Miguel está tomada de una talla de la antigua catedral de Sasamón en Burgos.

 

 

Reedición de un gran libro

Ha sido reeditado por Ediciones 98 el excelente libro testimonio de Wenceslao Fernández Flórez Una Isla en el Mar Rojo.  Un clásico de gran interés como buena literatura y como testimonio de memoria histórica de la de verdad. De todo un tiempo tremendo.

El cónsul de Noruega, el heroico Félix Schlayer que salvara la vida a más de mil refugiados en la embajada, en su conocido libro sobre las matanzas en el Madrid rojo mal llamado «republicano» veía así la situación del Frente Popular durante el tiempo en el que ocurrían los hechos narrados en la novela:

En la zona dominada por los rojos, estos crímenes, producto de la ferocidad de las masas iban en aumento semana tras semana, hasta convertirse en una espantosa orgía de pillaje y muerte…aquí se trataba del asesinato organizado. Ya no era solo el odio del pueblo, sino algo que respondía a una metodología rusa: era el producto de una animalización consciente del hombre por el bolchevismo. De lo que se trataba era de adueñarse de lo que fuera a cambio de nada; y si era menester matar, se mataba. Lo que desde siempre ha dominado políticamente en la amplia masa del pueblo español ha sido el sentimiento y nunca la razón. Pero en los conflictos anteriores su fanatismo se apoyaba en bases idealistas….

Esta vez sin embargo, debido a la influencia de la progresiva materialización de las masas populares, como consecuencia de las teorías socialista y comunista, los motivos de fondo son principalmente de orden económico y la meta con la que se especula es disfrutar de la vida con el mínimo esfuerzo.”

“Su ecuación bien parece ser ésta vivir bien es igual a no hacer nada. Ésta era la atractiva consigna con que el comunismo seducía eficazmente a las masas incultas, llevándolas hasta la consecución de un sentimiento tan fanático como éste: Arrebatad a los poderosos todo lo que tienen y así podréis ser tan gandules como ellos y vivir tan bien como ellos.”

Un testimonio verdaderamente filantrópico de extraordinario interés de un momento dramático de nuestra historia.

La obra de Fernández Flórez narra estos acontecimientos desde su peripecia personal. En este caso, ya tengo hecha la crítica del libro reeditad0, pues he tenido el honor de dedicarle otras garitas anteriores. La primera vez, creo, en ABC allá por enero del 2011.  Aquí puede encontrarse. Una versión más extensa en una garita de que reproduzco a continuación con mi reseña homenaje al libro de don Wenceslao publicada el 26 de mayo de 2013.

Decía así:

Una isla en el mar rojo

                                                                                                                            “El sufrir pasa, el haber sufrido no pasa jamás.

La literatura de resistencia durante la guerra civil española en la zona dominada por el Frente Popular tiene obras memorables por sus valores humanos, literarios e históricos pero que sin embargo apenas son rescatadas de la desmemoria histórica. Acaso por creer que no son políticamente correctas porque desmontan el mito oportunista de la idílica república pacífica, libre, justa y feliz agredida por unos malvados militares “fascistas”.   Acaso por revelar las atrocidades perpetradas en su retaguardia por el bando mal llamado “republicano”, dominado en realidad por comunistas, socialistas, y organizaciones obreras, según ha demostrado Burnett  Bolloten entre otros autores, por citar el testimonio de un hispanista independiente.  Se trata de obras en la que la trama de ficción se encuentra enmarcada en un ambiente bien conocido por los autores por haberlo padecido de modo directo y personal, con riesgo cierto e inminente de su vida. Tremenda por los hechos que cuenta en su Santander natal es Retaguardia debida a la pluma de la sensible Concha Espina que también estuvo a punto de ser asesinada por los socialistas. Pero quizás la obra más recordada o conocida entre las de esta temática sea Madrid de Corte a checa de Agustín de Foxá.

Pero hoy vamos a glosar una obra de gran interés literario y de singular importancia documental. Se trata de Una Isla en el mar rojo de Wenceslao Fernández Flórez. Una visión novelada de su propia peripecia de sufrimiento y supervivencia en el Madrid rojo así como de su milagroso rescate gracias a la delegación diplomática de Holanda donde se refugió y luego a las gestiones de Julián Zugazagoitia para lograr exiliarse a través de Valencia.  En palabras de presentación de don Wenceslao:

No sé clasificar este libro.

¿Novela? Pero él es más bien hijo de mi memoria que mi fantasía. No son ensueños los que traje al papel sino un ancho brazado de recuerdos atroces que segué ampliamente en mi alma para lección de los que no saben y también con la esperanza absurda de que no retornen en ella. ¿Historia? Pero hay un hilo irreal con que van unidos los sucesos y una armadura artificiosa para soportarlos, una fábula en fin, que, ciertamente, no fatigó a la imaginación.

En todo caso, puedo afirmar que al escribir estas páginas inventé hombres y trances pero no dolores.

Uno de los momentos más interesantes, y útiles por cierto para el lector actual que quiera comprender lo que pasa sin prejuicios, es el comienzo del relato, cuando el protagonista va a un cine de la Gran Vía madrileña para ver una película sobre la Revolución francesa y se asombra de las atrocidades y crueldad desplegada por el populacho una vez caídas las redes de orden. Es el domingo previo al estallido de la guerra, en el que por la noche sería asesinado el diputado conservador José Calvo Sotelo por los guardaespaldas de Indalecio Prieto al frente de un pelotón de guardas de asalto republicanos. Y piensa con total ingenuidad que tales cosas es imposible que sucedan en España.

Hay veces en que el hombre sale de la cáscara de su yo, dura y hermética, donde le parece que está contenido el universo, y se encuentra supeditado, relacionado, dependiente, capaz de ser arrastrado por acontecimientos que ni desea ni previó, de origen vago, de fin inconcreto, entre la turbonada de los demás seres, víctima de ese destino que le irrita más que otro alguno: el destino colectivo, que precipita por un cauce a todo un pueblo o a toda una raza o a toda una época, vaciando en la torrentera al sabio y al torpe, al justo y al pecador, al débil y al fuerte, al orgullosos y al humilde, a todo lo que creía salvarse por la bondad y a todo lo que confiaba en perdurar por belleza.

¿Qué creéis? ¿Que va a estallar aquí otra Revolución francesa? No hay miedo…

¿Conoces lo que ocurre en toda España? los periódicos no pueden hablar, sin embargo, con lo que ya sabemos…atracos y crímenes e incendios de iglesias…y la impunidad para los malvados.

¡Qué crueldad! ¿Cómo puede pensarse que el pueblo de Madrid, este buen pueblo de mi Madrid llegue a ferocidad tan tremenda?

Un conocido del protagonista explica su peripecia y la verdadera situación de la primavera del 36 en el mundo rural: Regalamos nuestras tierras a la casa del pueblo…pero que nos dejen salir con nuestras familias,… y no quieren.

¿No quieren?

No. La tierra les importa poco. Buscan esos jornales fantásticos que han impuesto y que no hay más remedio que pagar. Si los propietarios se marchan, ¿cómo cobran? Su secuestro garantiza la exacción. Porque es un secuestro realizado por verdaderos gangsters y ayudado por ministros, gobernadores, jueces, Prensa, policías y por el miedo de todos. 

En la obra se establece una definición del progre atemporal español:

Irene …sí es guapa. Representa casi arquetípicamente en unión de su hermano a un numeroso grupo de jóvenes de ahora. Padecen un envenenamiento de las ideas que, en otros casos, es únicamente superficial, pero en ellos es asombrosamente profundo. …esos dos muchachos padecen una septicemia literaria.   

Padezcan o no septicemia literaria, la buena literatura nos debiera servir de vacuna, para comprender y ser mejores. Para un conocimiento mejor de la naturaleza humana y tratar de prevenir a tiempo catástrofes y desastres.

En esta línea se encuadra Una isla en el mar rojo del insigne escritor gallego Wenceslao Fernández Flórez.

 

Cabe añadir  ahora, en el otoño de 2021, que la situación española se ha degradado mucho desde que escribiera esta reseña. En efecto, la actualidad del libro aumenta. Debiera ser una vacuna de gran interés contra la ignorancia, el sectarismo, el fanatismo y la impunidad de los crímenes de los deformadores de la historia.

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.