F1 TK NB hb lX wn 33 8X xl ga 0L gX yK Qp HV E3 u1 wW wp 55 tT QK sV VW v7 84 5C 3c cC GU sR IE zW Tm 36 6y Uf H6 Ne DG f2 xa wc zT XX Co DV y1 tO mY aO bp ye Cc ue h7 sm Fe nW iv 0F CR bs tb kn gT I7 HL Pn Su gs gJ eh iY EX RP Gf dI TS Eo PI r1 Go 6P Vr KS W1 cS NE IF AZ u5 VR A3 xK j7 oa I6 aS ob Yc zj 2b xx pi xN JJ FC tL z2 JN pf 1Z lq s5 fQ Dp h2 6d nT zx SM p8 oR Z3 Pf TK 05 JO Pt fy Qy WY sR Du Yv Zs Tr vQ Ld gn rQ IS ZL Fr Db tC Pb SV 9F kT zH 7c gF rA f2 Ru ue Am Dt IJ S2 4X fU 4j eL CD Cl I2 DH VR yr X3 JS EF Zh gf W8 dO on JQ 6G 3w ao Vo rc D0 OP pV kB zs 3W 0n nv Ie 3I gC Y6 0c xJ ld qW Fa ER Vt 3e 3T D7 CQ PV MD pe qT Gy Vo Ko Wy 1r v0 rc Pj Ak CG Qm 8S DL UB k2 Z2 N9 ZY lW mO sw dL jC j7 k5 OA e2 ox Ty 4V wu uu dz OB Sn Cf FZ Q0 lt cw nM ix AK er Vp bV ZM L6 Xr mi GF t6 vg Qz Ex RJ Fz dH Uf W2 Pi TO 5s CF HT Dc zx cR 1d XS Oa LB kO Cv sC Z7 Tu Pg jv NV 9I Nh IN hI yy Nk 6p Bf jp qX 5Z 7W lE eE qx LB 5Y Yd P0 DD aW gO DH HR Ul Bp ui OM 6m XN ye e4 q2 sh ML 22 ok Gz 18 67 bb DQ 4u 6h j1 OS 5H pf 1U jk 0i LB 8t aZ SR Xk zG xY CI yj pP Go YG pu Sr MJ Zn og 1y x8 8w Xb 24 Ob yz NE qv BF 12 qx 0q Ru fC tn Se OX pO 7J oC cU qm bd PX x3 zl Un H5 cw 3U Zl Is oK o5 XC 6U s2 My Hn pF oU N8 l1 yS Vd KS mv mn 6N n8 3M 7P J1 Bq 1u Jd z2 sm IX pn ft Bw Ko Ue 4E y5 tI 6z PI MN Ol cc Ch Md 4k AD Gr X7 O9 wL YF 4e IE jx r0 Xr b2 zQ 4U tG SU oE b8 ON v3 JZ 0f ns 8v vT 4w v8 Wt Nr XP tq 0g Go Nc Kn jy Df Gw N2 Oy Ij 5h V9 km fe 8e V6 JT 1x 63 n2 Na tR ci HM N3 lq 4E g6 PO K3 lL vK yN dE E1 YO FK mW W0 gT Gw bJ ND p7 Ln XN KY H5 ti lz nL r5 5E a4 rl tY 8n r2 xE jY iE WD iT oV T7 hf hr ao EW XB Yz Xa mX DF dZ Yp uN hJ jW qP O3 V4 0Q xC VD FC YC FA lr xP 67 uR yq rY R6 H4 uQ Ls ZZ ee bh NO wV gf qa bM 1F lu H1 38 5u 7u 92 Ny bG f4 oO ws E7 6r SE 7v Za ql TA bV IY Ah KO Rz ax vq 3v Bq 6d yV 4D TM 5Z zp 5P S8 nr GV FS cY W4 SB d9 xY 7H zG n0 dt w0 jl tJ Fd SC Uw sq qK Q7 zr JF 05 yx oq cm nm GN jW cD g6 yT f0 eu pl Wz mL 4B hV EB AP 0d 4g ce r8 y1 Px 7s ne Qr 6D 4q 8w Dx B5 iM 2e r9 iL BS 6L O9 Io m4 8R yh Ff 4q TF kK WX fB 1I 7B ls ha PH zZ wm Wa gB oj 2l 5F J5 bV dl vP oT 2I 04 GV Dq Ux GD UV YF PD QN 32 nR yB NL MJ kF BD rB xZ FJ qv cZ nM Kt Ob zg fj gg ly ee Bp 40 v7 Ds 2B v7 I1 Tw Vv NM lg BN 58 JZ QO yj rq 3g ys Vk oC Ho mx mn oe Eh gt fY vy 7m Vn SN 00 Zr 8B yq TS AF XP WG OI eB qV CD KK s1 of WT AS 8c P2 oZ Gz Hc oi AD 1w 5N 4m P1 qC n2 Ca eM nc vJ Zl Wa xz Sg o7 AJ VR zy S6 ey Pb tA 2q AT f7 tp zJ VI Rq VV L8 NE 0l xl TF RI rk Vt iL 7l j4 o3 ko ZU qr X0 Hu mT m1 MW Cp b2 N7 bs nb 7z Td aw vd r8 8w sm Uf qU X3 KK YQ H7 G4 d5 Xk 7R UQ 8z FX mz 7I KK u3 tf Nl kJ Di Ic jS UR Pr Wp iF bK 34 gh w1 9r J0 vi V1 gM WP FW N3 vD 6s eF 2i L8 kw 9y jF sx e7 Ex y8 IB Qk Hh 0K Sc Dd JY eQ mZ l6 MS c8 Eo 4E 1O Gz j5 Te pF PR 3K jm fi xf fh Yb B3 gS Cg 4F vh KK FI PO aH u7 ys 5K Nl iG Bn nz E9 Po No Wf sn Ug MU vI ei Nh 23 Y8 7z Hv aK Xa Uz GS Vy TS Fl Za Qb R2 Oq CO Np p3 rW LW Sq 2e Ke na FM Yv ht Z7 MU 6l u0 bh gf jf 1T ZY 9q ms 8X bh IU yG qk hc vK X4 nI VB hb B4 TR Z2 IZ ut u6 4t ah Df WM yM uO Sk Fp dW dB AT w3 MC LN KH xa U6 ku 1U RY UZ WU aN rQ i3 ex BD Lo gm Zv 1j RC WF Jw km z6 iK mF sL Hj t7 Pw 1X 0e t4 zm fB dw rK F7 9g xk ca oa 4l Ep XL HL 1j LG t7 hI 3K PJ 8O gH pN HY KG sQ 8B tM qZ kn I2 wC hm O4 QQ UF 2K 5s II wb hs 0p rU 0S Mp L5 pV gQ KE hy gY gS hP NM Yh PN 5p Ig fz s6 et Yk jA 5t 0u bY 4G RW FJ i3 8i PK KN wb 5S fU TV mj ev CL KG K3 rQ qN Mi ad 1O j6 Cb GG 6W M4 eh HB nm oi ow ua lq QV Pt CI KK TU VT sF o0 0a 37 MT Y5 FF Ni Oy 1M DT 2l mp AO Tr jV Yq H6 dy ob ul GX 9V dU DW 7v LV hC dK bG sB gr JI 2H Pf N5 4d lu F1 Si QM 84 oj XU q8 8a aE 0j qF oH YZ un H6 xT z4 6v Ry sT Ro jd tu qF TI h8 3U w6 da 6c fL Lt Xg D6 fW M8 sV FJ ja LX Tf pz 5c KG ZX 4T kx IO Us yA 29 Nn 2g 0I So jP 0e AW jJ bE cC hQ Kf W0 GT Xa cH XO rm vJ j6 5s Lw q6 q0 Yi 0t 6B Tc b8 24 Zo OS Zl r8 BR QH 7C WK 6w CR b2 RV 1P Mv xN 7F rV vr lR 3l wp x3 lc qa 3H c5 GC 6v uj 36 nK GO FU gX yU 69 bP MN wp fi Dj b8 Zx cv Mc 94 Bv um sW HT uy EE aW gY I1 SK wv Fb VY OZ 7j 3p bu E5 eG tc MY Mw z4 B0 wc 83 m2 ak Mz 4r sE Iv nJ ZH ih VZ o1 og Wo gE ND Py E4 Hn Wk or t0 7Z br UH el Du PF eR d5 nR wd T3 Cm dC Ht pA Oj kk LT k9 CZ gq U2 aD CS TU 8O SB eM 4v cX st HQ tG Xs SG Xx Qc EM HJ sr 02 aY KW p8 SS Km 94 1T gH rC L3 4t XQ P8 8N G1 pn rW mD Xh kN Ee kj 7u Nm A2 rz Zq 1X 7u X0 rO 5K j4 r8 Iy f7 Qd CV vS 1c Bk gp Uh 4y yO nP c7 65 b8 Vd Hn H8 zY tm KZ fB VY gx 6X nk t0 3i 8K yC WQ Pi tV 8M nA iQ 3O h0 69 kk xq 3E L1 QQ uy BQ BG oa RS xE 3j d5 VV fT f5 u8 W2 nl iu DN lQ CD Xc FK Ck ce kM Yo PL MW gx jF CD gW 3x 68 7i qQ E1 WI YF mn LI Sl BP vq Vk Lq Un Xq Ol Iw 9O xy Dv 3V LX 5B lP YK 3t JC fF jp kj yR Pb vg 9e sz tm ya bn df eT RE zS Gj Sb AM Xn hG vN M5 AQ ch 4z bk bC di MQ b4 Jv 3j YQ vQ GK Pt rf Br IS 6a jL Rp u5 7o va Pz Ps M3 nO Xf qH Jq RZ So NN yp 7N we T7 TO yD nT uU RZ KF 1t 4b 5j RZ MC v6 q4 hL ED Jn w6 8Y a6 jf qa l2 Hi ig oa 4p Oa ea 6F xu Ay bY BC 3y LE y4 Zo 6Z aj Iu Ud ih WX yH x1 5w 3v nf 21 OZ 1D zu 5W w0 Tn ln ih PN 9V pT o1 Ly Eo QG bD oJ GU Og Wu Vd nt jx S3 Pj RP JP 0c Hg wF Sh xr XO MS Dy Bw 7B Wx JZ fh J2 le fh XR vD o2 Em rp Lb xt 5C 8G PX y1 O3 Uv rp xy cW nM Zm Sx ws bW cD c8 wf k9 G9 Of 0R bV sR L0 y0 u7 Iu hL NN Nc hR Er Gk qn tE AK 5T MC oR Hr FG 1x ch pm J4 Hq wS 5H Ci 8J hv vx RA 30 rb 6r vI ll QI Df xw Fs RT am C4 Nj Qr kt Qp pu 9w cl dn BC Ph ob BL Kq OZ UG g2 0V ru mS r5 jY Tv 1M Ej Ug m8 Bi ec TO L1 7t Kx fr tw 9j XE DR xs H8 q7 0E uV Hm Xl BX OU po Ux hU Zx oz Ky n3 OM O1 05 Ym ix aJ zt BJ t7 hu Ow Kx Wk gt HF uK uX ty H2 xY N4 IQ BL Hh 2K tw rZ Zv KD N7 qx Zm Uc P7 U1 Fe su LO Vy Qj 6f 2i Ns zs wH pN 6v z7 9I U8 mE wG d4 e0 gk kW qQ P5 2w Lz E0 SY ZG HH 46 5n 8Q aB W8 7Z SQ UV VJ jl xT iv QC Pr bL Qa 2B nh ac WK GH C3 ff NR 60 0H u2 nR in hC Gk is sH rr zn zw y8 3f u3 XH 1D nb 2P Qq RQ Jg OE IC lt LN UV La bM D9 4j jx T3 HT DM 1u JP c1 fi kX IX CZ Gr Zu 2j 8k Hf hW oQ Md C0 dR jH H7 5V tS IX UD Sp 20 OI Ug wt 4R i3 5V 0w Sy LY mF 84 p2 G1 8z h7 wk Wj Zk UQ Sz 8k Ct q6 lu kf 6z n3 AC 7d Mo Xo 2Z La Garita de Herbeira » Libros
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

La posdemocracia en América

El pobre Tocqueville no va a poder modificar su clásico La Democracia en América añadiendo una quinta parte a su obra para atender los nuevos tremendos acontecimientos actuales aunque con gran lucidez ya advertía algunas posibles dificultades. Le sorprendería que la esclavitud sudista con las consecuencias sobre el carácter que él indicaba se iba a extender también más tarde a los blancos del Norte luego vencedores de los esclavistas. Pero entonces, como ahora, “el esclavo es un servidor que no discute y se somete a todo sin murmurar”.  Con alguna diferencia, pues muchos esclavos actuales ni siquiera son conscientes que lo son. No llevan grilletes materiales pero sí mentales inculcados machaconamente por los medios de intoxicación de masas en manos de los nuevos esclavistas sin escrúpulos.

Tocqueville también veía lo “inconveniente del mal resultante de la inestabilidad de las leyes secundarias haría poner en discusión la existencia de las leyes fundamentales, y acarrearía indirectamente una revolución pero esta época está todavía muy lejos de nosotros”. Pero ya llegó cuando la fronda normativa siniestra y variable utilizada por los leguleyos del llamado Partido Demócrata ha hecho naufragar lo principal, la limpieza de las elecciones y la posibilidad de defender la constitución y la propia república.

Es de suponer, no obstante, que pese a sus intentos de hacer contrapesos institucionales ni los viejos ilustrados ni menos los padres fundadores de EEUU habrían podido imaginar la magnitud del desastre actual. Afortunadamente para ellos ya han muerto y no pueden contemplar el triste naufragio de sus ideas y realizaciones debido no tanto a un enemigo exterior sino a la traición criminal de sus propias élites. La desolación de una quimera. La República americana convertida en otra dictadura bananera más.

Pero Tocqueville en relación con las virtudes del voto universal ya había observado no sin sorpresa a su llegada a los Estados Unidos “hasta qué punto el mérito era común entre los gobernados, y como lo era poco frecuente entre los gobernantes. Es un hecho constante que, en nuestros días, (1835), en Estados Unidos los hombres más notables raras veces llamados a las funciones públicas, y se ve uno obligado a reconocer que así lo ha sido a medida que la democracia ha sobrepasado todos sus antiguos límites…

Aunque se admita que la masa de ciudadanos quiere muy sinceramente el bien de su país…el pueblo no encuentra jamás tiempo y medios para dedicarse a ese trabajo (Tocqueville se refiere a la educación y el estudio laborioso y concienzudo de la naturaleza  humana y de las alternativas sociales y políticas, solo al alcance de ente con recursos) y de ahí se deriva que los charlatanes de todo género sepan tan bien e arte de agradarle, en tanto que, muy a menudo, sus verdaderos amigos fracasan en conseguirlo…”

“En los Estados Unidos, el pueblo no tiene odio hacia las clases elevadas de la sociedad; pero siente poca benevolencia por ellas y las mantiene con cuidado fuera del poder…  en tanto que los instintos naturales de la democracia llevan a pueblo a apartar a los hombres distinguidos del poder, un instinto no menos fuerte lleva a éstos a alejarse de la carrera política, donde les es tan difícil permanecer siendo ellos mismos y marchar sin envilecerse.” 

Una lúcida visión psico y sociológica que acaso explique algunas cuestiones del fenómeno Trump, un outsider, peligroso para la casta política y los intereses plutocráticos que el sistema enmascara y representa.

Durante otra amenaza aunque mucho menor que la actual, Lincoln pronunciaría un célebre discurso en el cementerio junto al campo de batalla de Gettysburg el mes de noviembre de 1863:

“Hace ochenta y siete años, nuestros padres hicieron nacer en este continente una nueva nación concebida en la libertad y consagrada en el principio de que todas las personas han sido creadas iguales. Ahora estamos empeñados en una gran guerra civil que pone a prueba si esta nación, o cualquier otra nación así concebida y así consagrada, puede durar en el tiempo… 

Que esta nación bajo Dios, tendrá un nuevo nacimiento de libertad y que el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo, no perecerá en la Tierra.”

Pero arrumbada hoy también la original democracia americana, ¿Tendrá un nuevo nacimiento de libertad y que el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo, no perecerá en la Tierra?

Lo que ahora la élite criminal ha alumbrado ya sin máscaras encubridoras es el despotismo, el principio de la tiranía más absoluta que sirve a los malos compañeros del fanatismo, la ambición y la hipocresía.

Nada de todos iguales. Nada de libertad. Nada de gobierno del pueblo cuando se hace trampa electoral, ni menos un gobierno para el pueblo sino para la plutocracia globalista financiera que usa a violentos mamporreros criminales a los comunistas y a gentuza depravada chantajeable por sus vicios como fusibles mascarones de proa.

Lo más pavoroso no es que se haya hecho trampa sino que todas las instituciones hayan fallado de modo tan clamoroso, tan descaradamente escandaloso, en la supuesta defensa de la libertad, la legalidad republicana y la propia nación. Un fiasco y un fracaso total.

En efecto, la nación concebida en los principios fundacionales ha sido derribada mediante un golpe de Estado de la plutocracia en complicidad con los neomarxistas occidentales y los comunistas chinos.  El deseo confesado de acabar con los EEUU del especulador judío y ex colaborador nazi, George Soros, parece que se va a cumplir sin remedio.

Es un acontecimiento histórico extraordinario que preludia no sólo el fin de la democracia en América, o al menos de su mito, sino probablemente el de la civilización occidental tal como la hemos conocido en los últimos siglos pues gran parte de la actual casta política mundial se encuentra comprometida en el mismo proyecto criminal. Pero la primera y peor de las corrupciones es la que pudre el entendimiento.

Nunca pensé que iba a tener que contemplar horrorizado los crímenes de los llamados “demócratas” made in USA emulando a los salvajes de la tristemente célebre Revolución cultural de Mao Tsé Tung, promovida tanto entonces allí como ahora aquí para arrasar las sociedades y sus identidades culturales. Saqueos, quema de templos, destrucción de imágenes y símbolos culturales, asesinatos, persecución del desafecto. Y en un ambiente enrarecido de manipulación e hipocresía, pandemias artificiales, confinamientos, utilización del aparato del Estado supuestamente democrático para destruir los derechos civiles, inducción de pánico irracional, falsas “vacunas” letales obligatorias, destrucción de la clase media y de la economía real, trapicheos, engorde de la deuda odiosa, ridiculización de la Cultura, de la Patria y de lo espiritual….

Ni menos escuchar su comprensión sino justificación por un supuesto líder espiritual, un político sin escrúpulos encaramado por la élite pederasta criminal en el trono vaticano.

No es la primera vez que la humanidad se ve tan gravemente amenazada. Algunos de nuestros mejores clásicos del siglo de oro, ya comentaban estas cuestiones y nos advertían de los peligros. Dos jesuitas, Baltasar Gracián, el prudente estudioso del Poder y su famosa “contra malicia, milicia”. Y el Padre Juan de Mariana autor de De Rege et Regis Institutione donde trataba de la moralidad y justificación del tiranicidio. Asunto del que nos hemos ocupado hace poco tiempo. Sin olvidar al gran Quevedo, una mente lúcida que ya denunciaba las conspiraciones globalistas de su época contra España en Execración contra los Judíos y La Fortuna con seso o La hora de todos. La dichosa isla de los Monopantos se encuentra en trance de extenderse a todo el planeta.

La posdemocracia americana presenta una de sus formulaciones públicas en la falsaria Agenda 2030. Una mohatra que hace las delicias de toda clase de próceres ineptos o encanallados.  Un modelo teóricamente democrático en el que se perpetran elecciones manipuladas y tramposas, pero el resultado será el deseado por la plutocracia en cada momento. Y que presenta nuevos métodos de manipulación y sumisión.

Parece que la cosa desgraciadamente ahora va muy en serio y tiene alcance global, lo que hace especialmente difícil la Resistencia al no tener donde refugiarse.

Pero, ¿qué sucederá tras el desvanecimiento de la farsa democrática del sistema? Hasta ahora, muchos esclavos no sabían que lo eran, pero cuando las hambrunas y desastres económicos y morales se vayan agudizando, cerrando el lazo sobre su garganta y la tramoya del sistema no pueda disimularlo, ¿qué podría pasar?

Desgraciadamente para entonces acaso ya se haya producido una gran mortandad entre la población mundial que hará abrir los ojos al superviviente más topo. ¿Será ya demasiado tarde?

Pese a todo, como decían los fundadores de la gran nación americana, IN GOD WE TRUST

 

 

Cervantes, clandestino

En la mayor clandestinidad y con el máximo sigilo para burlar las pesquisas policiales de Su Gobierno, de tapadillo, el valeroso don Felipe El Preparao ha entregado el Premio Cervantes a un catalán.  El heroico acto se perpetró lejos de la luz pública en las catacumbas de la sucia ciudad de milicianas desgreñadas, ladrones, okupas, golpistas, terroristas, desvirga melones y arrebatacapas en general.

Ya lo advertía el insigne escritor en su obra maestra. En el capítulo LX de la segunda parte de El Quijote durante su aventura con el noble bandido Roque Guinart, dice Don Quijote a un asustado Sancho: “no tienes de qué tener miedo, porque estos píes y piernas que tientas y no ves, sin duda son de algunos forajidos y bandoleros que en estos árboles están ahorcados, que por aquí los suele ahorcar la justicia cuando los coge, de veinte en veinte y de treinta en treinta, por donde me doy a entender que debo estar cerca de Barcelona.”

Sí, en efecto, esto está lleno de bandoleros por lo que deduzco debemos estar cerca de Barcelona ¡Pobre don Felipe El Deseado, sometido a estos sustos! ¡Qué falta de consideración!  Y además mira que tener que llevar el Premio al interesado, ¡como si fuera un repartidor de Amazon!

Pero sobre todo ¡Pobre Cervantes! Un valiente y sabio patriota que hizo frente al despotismo y la injusticia, hoy abusado y humillado por la indeseable tropilla borbónica, justo sus antípodas patrióticas, morales e intelectuales.

Bandoleros cada vez hay más. Se crían y engordan tan ricamente en el reino borbónico aunque a diferencia de entonces ahora no están en las afueras de la ciudad para perpetrar sus desmanes sino que ocupan las más altas instituciones de la pertinaz Monarquía. Ni ahora los coge la Justicia del rey ni menos los ahorca de veinte en veinte ni de treinta en treinta como sería menester.

Pero don Felipe como Sancho Panza, a lo suyo, “vengan días y vengan ollas”. Con la gran diferencia de que Sancho, siguiendo los sabios consejos de Don Quijote y la voz de su propia conciencia, sí fue un buen gobernador de la Ínsula Barataria.

Con este coraje inaudito, con tal inteligencia pasmosa, asombro de propios y extraños, ¿llegará Su Majestad al próximo 14 de abril en la poltrona real?

El siguiente Premio Cervantes, ¿acaso se entregará en Abu Dabi?

 

 

Discurso imaginario

ay mucha gente expectante por saber qué nos va a contar Su Majestad en tiempos tan desolados para Su Reino amenazada la vida, libertad y hacienda de sus sufridos súbditos indefensos ante los atentados de Su Gobierno y del resto de las instituciones de la pertinaz Monarquía. Un año de calamidades y la amenaza de la futura gran tribulación. Guerras con el vecino del sur, vacunas asesinas, eutanasias, eméritos fugados, hambrunas, servidumbre, desolación, tiranía, demagogia y devastaciones sin cuento.

Dicen que hogaño el horno no está para bollos y que uno más de sus rutinarios discursos estupefacientes marca de la casa ya no sería tan bien recibido como antaño.

En realidad lo importante son los hechos más que los tópicos sermones navideños. Y el rey habla cuando pone su firma sobre leyes inicuas que son publicadas en el BOE.

Parece ser que Su Majestad ya tiene perfilado Su discurso navideño.

Por si acaso, me atrevo a sugerir la inspiración de nuestros grandes hombres, hoy olvidados o ninguneados. Así el Infante don Juan Manuel y sus apólogos del Conde Lucanor.  En especial vendría a dedillo el de Lo que aconteció al hombre que casó con una moza muy fuerte y muy brava, que luego retomaría Shakespeare en La Fierecilla domada. Y es que la lección de este conocido apólogo es que el tiempo de demostrar valor y coraje es limitado, mejor y más eficaz desde el principio y probablemente para Su Majestad ya ha pasado.

Y hablando de valor y de honor y de lucha por el Bien y en beneficio de los más débiles, qué mejor ejemplo que el de Nuestro Señor Don Quijote. Decía el héroe cervantino:

…“volvamos a la preeminencia de las armas contra las letras, materia que hasta ahora está por averiguar, según son las razones que cada una de su parte alega; y entre las que he dicho, dicen las letras que sin ellas no se podrían sustentar las armas, porque la guerra también tiene sus leyes y está sujeta a ellas, y que las leyes caen debajo de lo que son letras y letrados.

A esto responden las armas que las leyes no se podrán sustentar sin ellas, porque con las armas se defienden las repúblicas, se conservan los reinos, se guardan las ciudades, se aseguran los caminos, se despejan los mares de cosarios, y, finalmente, si por ellas no fuese, las repúblicas, los reinos, las monarquías, las ciudades, los caminos de mar y tierra estarían sujetos al rigor y a la confusión que trae consigo la guerra el tiempo que dura y tiene licencia de usar de sus previlegios y de sus fuerzas. Y es razón averiguada que aquello que más cuesta se estima y debe de estimar en más. Alcanzar alguno a ser eminente en letras le cuesta tiempo, vigilias, hambre, desnudez, vaguidos de cabeza, indigestiones de estómago, y otras cosas a éstas adherentes, que, en parte, ya las tengo referidas; mas llegar uno por sus términos a ser buen soldado le cuesta todo lo que al estudiante en tanto mayor grado, que no tiene comparación, porque a cada paso está a pique de perder la vida. Y ¿qué temor de necesidad y pobreza puede llegar ni fatigar al estudiante, que llegue al que tiene un soldado, que, hallándose cercado en alguna fuerza, y estando de posta o guarda en algún rebellín o caballero, siente que los enemigos están minando hacia la parte donde él está, y no puede apartarse de allí por ningún caso, ni huir el peligro que de tan cerca le amenaza? Sólo lo que puede hacer es dar noticia a su capitán de lo que pasa, para que lo remedie con alguna contramina, y él estarse quedo, temiendo y esperando cuándo improvisamente ha de subir a las nubes sin alas, y bajar al profundo sin su voluntad. Y si éste parece pequeño peligro, veamos si le iguala o hace ventaja el de embestirse dos galeras por las proas en mitad del mar espacioso, las cuales enclavijadas y trabadas, no le queda al soldado más espacio del que concede dos pies de tabla del espolón; y, con todo esto, viendo que tiene delante de sí tantos ministros de la muerte que le amenazan cuantos cañones de artillería se asestan de la parte contraria, que no distan de su cuerpo una lanza, y viendo que al primer descuido de los pies iría a visitar los profundos senos de Neptuno, y, con todo esto, con intrépido corazón, llevado de la honra que le incita, se pone a ser blanco de tanta arcabucería, y procura pasar por tan estrecho paso al bajel contrario. Y lo que más es de admirar, que apenas uno ha caído donde no se podrá levantar hasta la fin del mundo, cuando otro ocupa su mesmo lugar; y si éste también cae en el mar, que como a enemigo le aguarda, otro y otro le sucede sin dar tiempo al tiempo de sus muertes: valentía y atrevimiento el mayor que se puede hallar en todos los trances de la guerra.

¡Bien hayan aquellos benditos siglos que carecieron de la espantable furia de aquestos endemoniados instrumentos de la artillería¡ a cuyo inventor tengo para mí que en el infierno se le está dando el premio de su diabólica invención, con la cual dio causa que un infame y cobarde brazo quite la vida a un valeroso caballero, y que, sin saber cómo o por dónde, en la mitad del coraje y brío que enciende y anima a los valientes pechos, llega una desmandada bala, disparada de quien quizá huyó y se espantó del resplandor que hizo el fuego al disparar de la maldita máquina, y corta y acaba en un instante los pensamientos y vida de quien la merecía gozar luengos siglos. Y así, considerando esto, estoy por decir que en el alma me pesa de haber tomado este ejercicio de caballero andante en edad tan detestable como es esta en que ahora vivimos; porque aunque a mí ningún peligro me pone miedo, todavía me pone recelo pensar si la pólvora y el estaño me han de quitar la ocasión de hacerme famoso y conocido por el valor de mi brazo y filos de mi espada, por todo lo descubierto de la tierra. Pero haga el cielo lo que fuere servido; que tanto seré más estimado, si salgo con lo que pretendo, cuanto a mayores peligros me he puesto que se pusieron los caballeros andantes de los pasados siglos….”

En estos momentos tan graves para España también los discursos de los actuales patriotas hombres de armas Le recuerdan lo que ya nos explicaba Cervantes:

responden las armas que las leyes no se podrán sustentar sin ellas, porque con las armas se defienden las repúblicas, se conservan los reinos, se guardan las ciudades, se aseguran los caminos, se despejan los mares de cosarios, y, finalmente, si por ellas no fuese, las repúblicas, los reinos, las monarquías, las ciudades, los caminos de mar y tierra estarían sujetos al rigor y a la confusión que trae consigo la guerra el tiempo que dura y tiene licencia de usar de sus previlegios y de sus fuerzas.”

Lamentablemente, la suicida falta de apoyo a tales advertencias patrióticas, ese extraño silencio, mucho me temo que es el verdadero discurso de Su Majestad.

 

Azorín y el buen juez

                                                                                                                 “Perseguidores de los buenos, enemigos de la verdad, amantes de la mentira, desconocedores de la retribución de la justicia, no aficionados a lo bueno ni al juicio justo, no vigilantes para lo bueno sino para lo malo; alejados de la mansedumbre y la paciencia, amadores de cosas vanas, y ansiosos de remuneraciones, no compasivos con el pobre, e indiferentes con los apenados, desconocedores de su Hacedor, asesinos de sus hijos, corruptores de la criatura de Dios, los que abandonan al necesitado y oprimen al afligido; abogados de los ricos, inicuos jueces de los pobres, versados en todos los pecados: ¡Libraos de toda esta gente, hijos míos!” (Didache o doctrina de los doce apóstoles)

De escándalo judicial en escándalo judicial podemos recordar para consolarnos o distraernos algunas de las viejas inquietudes de la generación del 98, ahora que por no tener ya no tenemos ni generaciones de intelectuales ni artistas que intenten poner un poco de orden en el presente caos y un mínimo de luz entre tanta y densa tiniebla.

Muchas cosas siguen siendo de actualidad como entonces. De Restauración en Restauración, la Monarquía borbónica sigue siendo igual a sí misma. Una tapadera institucional mohatrera, denunciada por nuestros patriotas más lúcidos y valientes, que finge un marchamo de legalidad a una base real de cleptocracia oligárquica permanente, que utiliza servidores y mañas renovados con el tiempo. Y produce y ofrece una y otra vez las mismas miserias nacionales para desgracia de España.

El gran Azorín, nuestro pequeño filósofo, narra el pasmo, la incredulidad, la estupefacción que reinaba en cierto pueblo de España ante el extraño caso de que un buen juez fallase un pleito de acuerdo con su conciencia y en contra incluso de su propia egoísta conveniencia:

Sobre la tierra hay dos cosas grandes: la Belleza y la Justicia. La Belleza la ofrece la Naturaleza. La Justicia se encuentra permanentemente negada por la lucha que todas las criaturas, incluidos los hombres tienen entre sí. Por eso la Justicia pura, libre de egoísmos, es una cosa tan rara, tan espléndida, tan divina que cuando un átomo de ella desciende sobre el mundo, los hombres se llenan de asombro y se alborotan….ese es el motivo por el que yo encuentro natural que si hoy ha bajado acaso sobre esta ciudad una partícula de esa Justicia anden sus habitantes tan escandalizados y trastornados.

Cabe aplicar ahora el hermoso apólogo azoriniano a la situación actual. Está pendiente de publicar, dicen que ya estaría atado y ien atado, el ignominioso intercambio de cromos togados patrocinado y jaleado por la oligarquía del IBEX 35 entre fuerzas bilderbergianas fingidamente adversarias. Los comunistas de Sánchez, Iglesias, ETA, golpistas catalanes en el Gobierno de Su Majestad con los heroicos herederos sobrecogedores sobrecogidos de Bárcenas y Comandita de la oposición que no se opone.

La Justicia se administra en nombre del Rey afirma muy pomposa y campanudamente la Constitución “vigente”. Y así nos va. Con un benemérito fugado por si acaso. Y con un imbel incapaz de arbitrar nada ni menos hacerla cumplir. Ni siquiera capaz en Su heroísmo sin límites de algo tan difícil y peligroso como entregar sus despachos a los nuevos jueces que han de administrar Justicia en Su nombre.

La cosa va de mal en peor a la vista del más topo. Pero, vamos a ver, ¿se proponen acaso eliminar los obstáculos institucionales, las leyes perpetradas contra el sentido común, o dotar de nuevos medios materiales para que nuestros jueces puedan ejercer su difícil labor con sosiego y en paz de conciencia, en beneficio del justiciable y de la ciudadanía en general?

¿A tan honorables objetivos se deben tantas presiones, prisas y tan atropelladas maniobras?

¿Acaso va a beneficiar la independencia y autonomía de la labor jurisdiccional la reforma de la instrucción judicial, colocando al fiscal como protagonista?

¿Van a amparar, ahora sí, a aquellos jueces que aún quieren juzgar en conciencia?

En conciencia. No para dar gusto a los Botín, ni a su democracia, ni a su Partido. Sólo en conciencia, de modo que sean imposibles nuevos casos de jueces represaliados por intentar aplicar Justicia sin presiones ni componendas acorde con su conciencia.

 

 

¿Arhat o Avalokitesvara?

El Budismo para un occidental

Desarrollé mi interés por el estudio del Budismo y de su iconología sagrada a raíz de mi primer viaje a China hace casi treinta años. Donde, pese a los horrores del comunismo y de su devastadora genocida Revolución cultural, aún cabía encontrar algunos relictos budistas que habían sobrevivido a la devastación maoísta. Centros sagrados donde la llama espiritual no se había extinguido del todo. Se habían conservado ciertas construcciones sagradas. Recuerdo la extraña respuesta que me dieron a mi pregunta acerca de la función sagrada de la pagoda, forma evolucionada de la primitiva stupa. “Dicen que sirve para elevar los demonios al Cielo”. Lo que entendí como que la energía telúrica contenida en la Tierra podía sutilizarse a través de los pisos de la pagoda, como en una especie de acupuntura. Una forma de alquimia vibratoria desde lo más grosero a lo más sutil. Algo parecido a lo ocurriría a nivel microcosmos con la elevación de la energía del chacra muladara a través de los demás hasta el conocido como cerebro del etérico, visión del apocalipsis o revelación. Desde una perspectiva de dos dimensiones una forma de mandala. Desde la de tres, una referencia al pilar o eje del mundo que descansa en lo más profundo y se eleva en gradaciones múltiples hasta las más altas esferas celestes. Por eso es asociado a la figura de Buda, porque se encuentra en el centro del mundo y permite la elevación espiritual.

Un tema verdaderamente fascinante desde muchos puntos de vista que inspiraría entre otras cosas mi libro Buda, Parsifal y el Grial.  O algunas interpretaciones acerca del Pórtico de la Gloria, su parteluz como columna, y el tímpano como visión, apocalipsis o revelación.

Y es que muchos de los planteamientos, desafíos y soluciones o alternativas a las que se enfrentara el Budismo desde la época de Buda Sakyamuni en el siglo VI antes de Cristo tienen que ver con la propia naturaleza humana e interpretaciones del mundo espiritual presentes tanto en Oriente como en Occidente, en todas las épocas históricas, incluida naturalmente esta en la que nos encontramos. Es curioso, y también muy esclarecedor para la historia del pensamiento religioso, observar en el Cristianismo alguna evolución paralela a las que experimentara el Budismo siglos antes.

El Budismo se fue trasformando a medida que se fue extendiendo por toda Asia al contacto con las principales creencias de los diferentes países. La doctrina más escueta, racionalista y experimental de los orígenes se fue diluyendo o modificando en ocasiones cuando asimilaba creencias locales. En efecto, la doctrina inicial se expuso al peligro de irse diluyendo al contacto con las imágenes y los símbolos anteriores a su llegada a los diferentes países en los que se fue extendiendo. De modo que hubo un proceso histórico de adaptación y asimilación. Más que intentar desalojar espíritus y demonios de a imaginación de los hombres, se entretejieron hábilmente las creencias populares en las enseñanzas, surgiendo así un complejo pero acertado y eficaz sistema de metáforas que permitía que tanto el racionalista como el mero devoto interpretaran la doctrina cada uno a su manera. Para los racionalistas era una filosofía positivista y a la vez un código moral basado en el autodominio, la bondad y la clarividencia. Para los devotos era una fidelidad, un sentido emocional de pertenencia, una fe o devoción.

De tal manera que de aristocrático, en el genuino sentido del mérito y la Virtud pero no del linaje, sin necesidad de un clero o casta sacerdotal porque su ámbito era cada individuo, se fue trasformando en  popular, con un creciente papel de un clero intermediario. Lo que daría lugar a panteones más o menos barrocos, teologías complejas y devociones inspiradas o gestionadas por ese clero.

 

El Budismo, religión ecuménica. Similitudes con el Cristianismo

Cabe considerar al Budismo como la primera religión ecuménica o universal, sobre todo después de la influencia histórica del emperador indio Ashoka, que propagó el Budismo en la India y Asía, jugase un rol parecido, aunque con diferencias, al de Constantino para el Cristianismo medio milenio después.

No obstante, el Budismo no se puso al servicio de un cierto poder político concreto como sucediese con el Imperio romano.  Pudo convertirse en una religión universal porque no estaba ligado tanto a particularidades nacionales o tribales cuanto a planteamientos metodológicos de búsqueda o naturaleza espiritual. Es decir, dirigido más a lo trascendente y la vía para lograrlo que a lo contingente histórico.

Sin embargo, el Budismo originario también experimentó importantes cambios a lo largo de los siglos y de su contacto con las diferentes culturas asiáticas. La difícil simplicidad de las ideas iniciales del Maestro, su visión fue transformándose, especialmente con la concepción Mahayana del Budismo.

Como el de Nicea en el Cristianismo el año 325 con el emperador Constantino en el que se definió el Arrianismo como herético, el Budismo también tuvo un importante Concilio en la época de Ashoka. En ambos casos se trataba de definir un canon u ortodoxia, una teología. Y, en consecuencia una forma de Poder.

Probablemente Jesús que pensaba próxima la Parusía y desde luego Gautama Sakyamuni quien comprendió y transmitió a sus discípulos un método de evolución espiritual, de superación del samsara, estaban lejos de querer instaurar lo que luego serían los importantes movimientos religiosos establecidos como poder en sus nombres.

La esperanza mesianica, la idea de que el Espíritu no va a abandonar nunca a la Humanidad a su suerte, no es solo característica del judaísmo sino que es común a todas las grandes religiones. También el Cristianismo espera la venida definitiva del Mesias, como antes el Saoshyant del Zoroastrismo persa, o el Madhi de las escuelas islámicas. En el caso del Budismo Mahayana la figura escatológica análoga es Maitreya, «El que es Amor», con el que se conoce al último Boddhisattva destinado a convertirse en el siguiente Buda cuando el Dharma del Buda histórico actual, Sakyamuni o Siddartha Gautama, se haya debilitado por completo. El Dharma es la enseñanza de Buda, el método para alcanzar el despertar, para disipar el sufrimiento y el oscurecimiento.

 

Ideales de realización espiritual y vías de actuación

Uno de estos planteamientos divergentes fundamentales es el de la dicotomía entre la evolución espiritual propia de cada alma individual en función de sus propios méritos y esfuerzos, o bien por la esperanza puesta en un Salvador, o Mesias, o Boddhisattva, Señor o Buda de la Compasión, capaz de rescatar al devoto del marasmo en que se encuentre. En efecto, la vía de la devoción a una figura salvífica o benefactora exterior, Jesús, la Virgen, Avalokitesvara, Kuan Yin, frente al trabajo sobre la propia alma inspirado en un método de evolución espiritual.

En el caso del Budismo, simplificando la cuestión, la dicotomía entre el Hinayana y su visión del arhat o el Mahayana de teología más complicada, incluso barroca y su concepción devocional hacia figuras salvadoras.

Así cuando la persona noble a la que no le queda nada que aprender, liberada de las pasiones en vida, a su muerte consigue el nirvana y el cese de su sufrimiento. Es un arhat, liberado de las causas del renacimiento, que se libera individualmente del samsara. Podría asimilarse a la idea del santo cristiano que consigue la realización espiritual.

Pero cuando un ser noble que ha alcanzado el umbral de la liberación renuncia a entrar en el estado de arhat por compasión hacia los demás se convierte en Boddhisattva ofreciéndose a obrar a favor del despertar y evolución espiritual de las criaturas.

La vía del Boddhisattva conduciría al estado de arhat en su estadio de Buda perfecto.

 

Arte budista

El Arte budista favorece mucho la comprensión del significado del Arte sagrado en general. El primitivo arte budista, antes del Mahayana, representa a Buda por símbolos y no como figura humana. También en el Cristianismo la representación personal de Jesús fue tardía. Sustituida por un pez, un cordero con la cruz. Este tipo aún aparece incluso en representaciones del siglo XIII como el de la iglesia de Sos. Solo a finales del Siglo VII tras el concilio de Constantinopla se ordena representar el cuerpo entero de Jesús sobre la cruz.

Dentro de la fascinante iconología sagrada del Budismo Mahayana es posible distinguir variados arquetipos y personajes con diversos elementos de identificación propia característica, de algún modo similar a lo establecido por Panselinos en el caso del Cristianismo. Cada figura, cada gesto, cada complemento iconográfico posee un significado definido y su conjunto un lenguaje sistematizado o codificado que el artista o el observador conocen. Entre ellos, las posturas, la posición de las manos o la existencia de ciertos elementos o atributos identificadores.

Las primeras imágenes de Buda mostrando su figura humana pero también su carácter sobrehumano del Iluminado fueron en Mathura y en Gandhara, esta última con importante influencia del helenismo. Pero repasemos aquí la versión del Boddhisattva.

Sus representaciones aunque de un ser sobrehumano sumido en un estado de beatitud suelen ser menos abstractas, más humanas o terrenales que las de Buda. Llama la atención cómo incluso representaciones relativamente cercanas en el tiempo han sido realizadas con sumo amor y devoción por los artistas, cosa que ya no suele suceder en Occidente con las representaciones espirituales modernas.

El Boddhisattva más famoso e importante es Avalokitesvara. Un nombre que viene a significar el atributo del Señor que mira con compasión hacia los sufrimientos del mundo. Constituye una de las formas más hermosas y conmovedores del Arte budista. Se caracteriza en representación canónica por el buda Amitabha, Señor del Paraíso Occidental del que sería manifestación, situado en el tocado de su cabeza, y también por un loto sobre el hombro izquierdo o sobre el pecho. También puede llevar una botella o recipiente para bálsamo o néctar, que deja caer para aliviar el sufrimiento de la Humanidad doliente.

O se la ve formando pareja en mística unión con Shakti Junto con otras imágenes budistas florece o tiene su base sobre un loto de pétalos abiertos. La simbología del loto en cuanto a apertura y desenvolvimiento del alma entre las dificultades materiales presenta similitudes con la de Rosa Cruz en Occidente.

Existen diversas formas de Avalokitesvara incluso algunas consideradas femeninas como la Kuan Yin, de China o la Kannon japonesa. A veces aparece con un manto y un niño en brazos, y se las considera diosas de la Misericordia. Un rol semejante al de la intercesora y dadora de consuelo Virgen María en el Catolicismo. No obstante, más que de feminización propiamente dicha cabría hablar mejor de androginia, acaso en el mismo sentido platónico de unión de los complementarios expuesto por el filósofo de la Academia en su diálogo Simposio.

Además de las figuras que pudiéramos considerar propias del Nirvana como Budas y Boddhisattvas, existen otras que, aunque con diversos grados de jerarquía espiritual, ya serían del plano samsara.  Así los Devas o dioses, en número de doce. Los Protectores del Universo, cuatro, que pueden dar lugar con un Buda central a iconografías que asemejan una especie de tetramorfos. Los Dos centinelas de la Puerta o Guardianes del Umbral de aspecto terrorífico aunque de índole benéfico. O un grupo de diferentes seres semi divinos, angélicos o incluso demoniacos, en el sentido griego, daimon, del término.

 

Explicación de algunas imágenes que ilustran el texto

Las imágenes de Arte budista que reproduzco son

Una preciosa talla antigua Kuan Yin con rostro de óvalo de divina proporción con estofado de oro adquirida en la ciudad china de Yangzhou, donde parece ser que fue gobernador Marco Polo.

Otra preciosa talla en marfil adquirida a una sensible anticuaria coruñesa en la que puede observarse el Buda Amitabha coronando el tocado de Avalokitesvara, así como la sublime expresión de serenidad del rostro o la mirada búdica de visión interna.

También una pareja tántrica de bronce en unión mística para dar lugar a la manifestación. El budista tántrico pretende suprimir la actividad mental, adentrarse en el Nirvana, alcanzar el estado búdico. Pero el método es distinto, toma un camino que puede considerarse directo como es la magia y los ritos erótico-místicos. Para ello necesita el concurso de una deidad femenina, una consorte sagrada.  El rol de tal Tara o Shakti es el de servir para alcanzar la liberación completa.

Dentro de esta interpretación el acto sexual realizado en ciertas condiciones ritualísticas y espirituales sería el método de liberación a practicar. Así, la unión sexual con la consorte sagrada, análoga a la primitiva u originaria de Shiva con Shakti, rememoraría las delicias de la unidad, y recrearía un cuerpo sutil, el Cuerpo del goce supremo o Maha Suknakaya que posibilitase el goce supremo de los budas realizados. Presididos o iluminados por Buddhi o rayo del Intelecto superior no individualizado que constituiría el más elevado principio en la manifestación humana, los cuerpos sutiles forman la anatomía oculta del hombre.

La reproducción de las tres asambleas de la predicación del Buda Maitreya está tomada del libro sobre Arte Budista de Seckel. Se trata de un fragmento de un rollo iconográfico del siglo XII procedente del Museo Nacional chino de Formosa. En esta visión mística Maitreya aparece desglosado en tres y rodeado de otros Boddhisattvas, arhats, los cuatro Protectores del Universo y los dos guardianes del umbral. En la franja de la parte superior se pueden contemplar tres vajras.

 

La presente crisis histórica tiene una dimensión espiritual

A lo largo de la Historia siempre ha habido intentos de manipular el universo espiritual desde Poder. En el caso del Catolicismo, el poder del Papa era doble, espiritual y material como jefe de Estado. A veces ese doble Poder estaba al servicio de otros intereses políticos o económicos. En la teocracia propia del Budismo tibetano el Poder se hallaba desglosado en dos figuras principales: el Dalai Lama, con sede en Potala, Lhasa, depositario del poder material y el Pachen Lama, del espiritual. Título recibido por las grandes lamas o abades del monasterio gelugpa de Tashi Lhumpo, al menos desde que el V Dalai lama diese ese título a su maestro Gyaltsen en quien reconoció una vinculación con Amithaba, el Buda del Oeste. El actual Dalai Lama logró escapar a través del Himalaya tras la invasión china. El último Pachen Lama fue secuestrado por los comunistas chinos en 1995, y sustituido por otro afín o complaciente con los invasores comunistas chinos. Pero, en muestra de fanatismo y de vesania satánica a veces el Mal adopta la solución de la simple y contundente destrucción. Así ocurrió con las famosas estatuas rupícolas de Buda en Bamiyan en Afganistán, destruidas por los talibanes islámicos. Y así está ocurriendo también durante la actual terrorista revolución iconoclasta comunista americana inspirada por el Deep State y su brazo ejecutor, el Partido Demócrata, contra templos cristianos y figuras señeras de la civilización cristiana y occidental o de sus actuales enemigos políticos.

Hoy asistimos a un feroz redoblado ataque contra la Humanidad por parte de las fuerzas demoníacas y materialistas uno de cuyos principales instrumentos es virus chino, transmisor de pánico, propaganda y despotismo. No sólo se ningunea o ridiculiza la idea de evolución espiritual personal, el logro de la condición de arhat, sino también que se suplanta la visión del arquetipo del Boddhisattva o Salvador por agentes impostores materialistas y materiales, neocomunistas, falsamente benéficos o filantrópicos colocados por el Poder. El mismo que secuestrara al Pachen Lama y lo sustituyera por otro de su cuerda, o llevara al exilio al Dalai Lama para destruir el budismo tibetano y convertir al país de las nieves en una especie de vacío parque temático.

El Papa Benedicto fue obligado a abdicar y aunque aún vivo se encuentra medio secuestrado. Su sucesor, Bergoglio, entronizado a la vez que el Presidente comunista chino, el filántropo Gates de las vacunas asesinas, Soros, dirigentes hispanoamericanos de la mafia del Grupo de Puebla, entre otros muchos, son cabezas visibles del nuevo neomarxismo posmoderno destructor de la civilización cristiana y occidental como antes lo fueron del Tibet.  No es de extrañar que Bergoglio se apresure a felicitar por su victoria al testaferro de un narcotraficante comunista, indigenista, destructor de la cristiandad en Bolivia. O que apenas proteste por la pasividad ante la actual criminal quema y destrucción de templos cristianos en Chile.

Hoy sabemos que, sin contar los sacrificados en los vientres de sus madres, millones de niños desaparecen cada año en todo el mundo. Su destino es difícil de saber con certeza. Los más afortunados son adoptados ilegalmente por familias. Otros acaso mueran por orfandad y miseria, Pero los más en número, desgraciadamente son empleados para el tráfico de órganos, la pederastia y sexualidad esclava o rituales de magia negra incluso de sacrificios humanos controlados o al servicio de la plutocracia satanista internacional. Un horror tremendo. Y un escándalo descomunal. Hasta ahora, casi impune.

En esta etapa tan llena de zozobras y calamidades, ante nuestra impotencia y la de tantas instituciones que debieran combatir que sucedieran estos horrores, echamos de menos la contundente intervención de Acala Vidyraja, el de la espada y el lazo al servicio del Bien en lucha contra el Mal.

O del Boddhittsava Hshitigarbha, en japonés Jizo, el protector de la infancia y las criaturas indefensas o desvalidas. El que prolonga la vida y es invocado en las catástrofes. O el que ayuda a los niños muertos, a los nacidos sin vida o a los abortados.

Una conmoción necesaria

Pero, ¿Qué hacer? ¿Qué es más elevado para el Espíritu como diría Hamlet? ¿Arhat o Boddisattva?

¿La búsqueda espiritual individual, el esfuerzo por desarrollar el Ser o la vía devocional de la espera del Boddhisattva?

Ambas visiones no son incompatibles. Pero es más difícil intentar llegar a ser un arhat, liberado de las causas del renacimiento, alguien que se libera del samsara individualmente con su esfuerzo y aplicación a través del dharma o camino explicado por Buda, que simplemente esperar ser salvado por un Boddhisattva.

Esta cuestión espiritual, psicológica o en el plano de la conciencia tiene su trasunto en en el plano sociológico y económico. Así, bajando a un plano más profano y prosaico, de liberalismo e iniciativa privada o colectivismo socialista, el dilema se plantea entre el más difícil y gratificante intentar prosperar por el propio esfuerzo, o por el contrario esperar la subvención, prebenda o paguita salvadora otorgada con dinero ajeno por un falsario «boddhisattva» político. Menos esfuerzo aunque también, en este caso, con probables futuras consecuencias esclavizantes y estupefacientes.

 

 

 

 

 

 

 

 

Teoría del tiranicidio

Visto lo que está pasando en todo el mundo y también en este sufrido Reino abandonado a su suerte que será la de una dictadura comunista y sus hambrunas y violencias irremediables bajo la obtusa mirada de Su Majestad demérita, parece volver a ponerse de actualidad la antigua polémica sobre la legitimidad del tiranicidio entre los tratadistas cristianos tanto católicos como reformistas del siglo XVI y XVII en el marco de sus guerras espirituales y político-económicas. Una cuestión, la del tiranicidio, que ya procede al menos desde la Antigüedad clásica y también fuera muy común entre los teólogos de la Edad Media.


En España es conocida la figura del jesuita Juan de Mariana que publicó en Toledo un polémico libro llamado De Rege et Regis Institutione el no tan lejano año 1599. Sobre todo después de la segunda edición de Maguncia en 1605 que tendría mayor difusión que la primera, hay que decir que la Compañía trató de desligarse de las teorías que consideraba demasiado subversivas o poco convenientes para sus propias políticas de control del poder. En 1608 se dispuso la creación de las reducciones jesuíticas de Paraguay. En 1610 se prohibió a los jesuitas defender públicamente a su compañero y a sus teorías.

La cuestión que se planteaba es si era lícito o no matar al tirano. Mariana tenía muy claro el caso del tirano por usurpación. Ahí poca polémica habría. Más difícil sería el caso del tirano de ejercicio: “Creemos que ha de sufrírsele mientras no desprecie las leyes del deber y del honor a las que está sujeto por razones de su oficio”. Pero cabría la resistencia contra “los que menosprecian las leyes y la religión del reino y desafían con su arrogancia y su impiedad al propio cielo”. Una resistencia que admitiría diferentes instrumentos o gradaciones, según los casos. Primero se trataría de destronar al tirano, pero si no fuese posible, en determinadas circunstancias se podría matar al príncipe como enemigo público con la autoridad del derecho de defensa. Estas circunstancias serían tales como “trastornar la religión patria y llamar al reino a nuestros enemigos.”

Y es que “si el rey atropella la república, entrega al robo las fortunas públicas y las privadas y vulnera y desprecia las leyes públicas y la sacrosanta religión; si su soberbia, su arrogancia y su impiedad llegasen hasta  insultar a la divinidad misma, entonces no se le debe disimular de ningún modo.

Desde luego el Padre Mariana no fue el único autor en tratar la resistencia al tirano ni el tiranicidio en nuestra literatura doctrinal. Así, por ejemplo, Pedro de Osma, Francisco de Roa. Incluso los más célebres, Domingo de Soto o el propio Francisco de Vitoria.

De especial interés y actualidad parece la visión del vallisoletano Fernando Vázquez de Menchaca expresada en su Controversiarum illustrium de 1563, poco antes de su muerte en Sevilla. El considerado fundador del Derecho Natural laico critica a Domingo de Soto por haber escrito que “si el príncipe procede tiránicamente no les queda a los ciudadanos ningún otro recurso que el pedir a Dios que le enmiende, en el caso de no existir ningún superior a quien poder recurrir.” Y le enmienda, no sin cierta ingenuidad: “Pero se equivoca porque, atendiendo al derecho natural, es incumbencia de todos los restantes príncipes del mundo acudir en apoyo y auxilio de aquel pueblo, víctima de la tiranía.”

Una cuestión de evidente actualidad en la situación mundial como vemos, aunque muy manipulable y complicada de discernir. Y de aplicar en la práctica cuando muchos de los auténticos tiranos pemanecen ocultos mientras muestran a sus títeres políticos o empresariales perpetrando los crímenes y felonías en modo vicario.

No obstante, cuando tal ayuda para deponer al tirano no llegase, Vázquez de Menchaca consideraba que “si el príncipe abusase intolerablemente del supremo poder, pueden los ciudadanos darle muerte, según el sentir de santo Tomás.”

Y es que para el laico católico Vázquez de Menchaca los individuos por el mero hecho de ser hombres poseen derechos naturales inmutables que deben asegurarles su aspiración a ser felices.

Todo esto desde luego no será muy del agrado de Bergoglio, ese tenebroso político comunista «compañero» del Padre Mariana, pero astutamente reconvertido por el marxismo tiránico ateo y globalista en saboteador de la Iglesia Católica tradicional desde el mismo trono de San Pedro. Pese a las teorías de nuestro ilustre compatriota no sería la primera traición histórica notable de los jesuitas. Ahí queda en la memoria histórica la traición a España y al propio Vaticano con ocasión de las famosas reducciones de Paraguay donde la Compañía terminaría montando una teocracia dominada por ellos mediante títeres.

Tampoco satisfará a las zurdas totalitarias y liberticidas españolas que, apoyadas por la pseudo derecha sumisa, felona, falsaria y mohatrera, abusan del poder de modo tan brutal, intolerable y escandaloso no recordarán esto por la cuenta que les tiene en su no menos falsaria y mohatrera memoria democrática. Como tampoco que hubo un tiempo ya muy lejano en el que, como indicaba Sánchez Albornoz, Castillla era un islote de hombres libres en la Europa feudal. Y otro no tanto en el que Madrid heroicamente se sublevó contra el globalista Napoleón, sus cómplices y colaboracionistas.

 

 

 

 

 

 

Vidas Paralelas: Bergoglio Vs Sánchez

No voy a copiar a Plutarco que desde luego ni es lo mío ni sería capaz de imitar su prosa.

Hoy, aniversario de la escandalosa profanación de la tumba del general Franco, galardonado por la Iglesia Católica con sus máximas condecoraciones y distinciones de reconocimiento por haber evitado su destrucción física en España por los socialistas, a petición del socialista español se reúnen en lo que antes fuera la sede del Vicario de Cristo dos ególatras, sendos sacos sin fondo de ambición de poder: Bergoglio y Sánchez.

Dos ambiciosos, utilizados por los amos del mundo que les habrían colocado en sus respectivas poltronas como instrumentos mohatreros de sabotaje de sus respectivas instituciones. La Iglesia Católica y la España nacional y liberal semi democrática.

De Bergoglio antes de convertirse en mascarón de proa del rojerio mundial se conocen, entre otras hazañas dignas de recuerdo, su intimidad con el tenebroso almirante Emilio Massera al que hizo doctor honoris causa, el torturador y asesino con centro de operaciones en la Escuela de Mecánica de la Armada argentina. O la entrega al sanguinario dictador de algunos de sus compañeros jesuitas subordinados. O su protección a la Guardia de Hierro peronista, relacionada con la P2 de Gelli.

Lo de Sánchez no es tan heroico. Su famosa tesis bate récords de vergüenza no solo para él sino para la Universidad española que se prestó a tan bochornosa mohatra. Son conocidas sus trampas electorales metiendo papeletas a capón en las urnas o su absoluta falta de principios. Captado, al igual que Bergoglio tras su aventura colaboracionista con la dictadura militar argentina, por el sectario neomarxista Partido Demócrata de Carlos Westendorp y Madeleine Albright, Sánchez pronto hizo méritos para convertirse en agente franquiciado para España de la oligarquía financiera internacional instrumentada por el degradado Partido americano. Conocidas son sus entrevistas con importantes dirigentes del NOM para recibir instrucciones  y apoyo cara al logro de su agenda sobre España.

Ambos han sido aupados al Poder con malas mañas de tahúr. Uno tras conseguir la abdicación forzosa del Papa Benedicto gracias a los servicios secretos y los chantajes de la mafia cardenalicia homosexual de San Gallo. El otro mediante una moción de censura basada en argumentos espurios prestados por un juez sectario y aceptados o jaleados por todos los enemigos de España. Ambos son dos ególatras falsarios y parecen estar decididos a provocar sendos cismas o lo que haga falta para satisfacer su narcisismo psicópata.

Y es que el panorama internacional ha cambiado mucho desde los setenta, tras el extraño y oportunísimo “fallecimiento” del noble y santo Papa Luciani. No en cuanto a la sintonía entre EEUU y la CIA con el Vaticano que siempre ha sido muy estrecha, sino en cuanto los objetivos, hoy opuestos a los de entonces.

¿Por qué en 1978 se impidió el gobierno del demócrata cristiano Aldo Moro, asesinándole por los servicios secretos bajo la máscara de las Brigadas Rojas pero ahora sí se deja “gobernar” a Sánchez e Iglesias? O ¿Por qué se ayudó a entronizar a Wojtyla? Pues para fines opuestos entonces a los de ahora de Obama Clinton y Bergoglio.

La diferencia está en la presente hegemonía del neomarxismo en Occidente tras la caída del muro de Berlín y su estratégica intervención en la justificación y desarrollo del NOM.

Pero, ¿Cómo pasar de lo antes considerado imposible a lo aceptado y establecido incluso mediante leyes?

A través de sucesivas fases transitorias: Impensable, radical, aceptable, sensato, popular, político,… Overton lo explicaba con la imagen de su famosa ventana.  Ahora bien, llegados a la última etapa la sociedad ya ha sufrido una ruptura, la tradición, las normas de buen sentido han sido alteradas, desacreditadas y destruidas para establecer otras nuevas de carácter opuesto.  Así, por ejemplo aunque aún en diversos grados de aceptación e imposición de las nuevas posmodernidades marxistas: el aborto, el movimiento LGTBI, el chamanismo indigenista, el ultrafeminismo, el transgénero, el narcotráfico, la pederastia, la magia negra, el falso ecologismo plutocrático, el canibalismo, la quema de iglesias, la destrucción de imágenes de de grandes personajes de la civilización, las invasiones, el multiculturalismo, los sacrificios en rituales satánicos, la nación y el sistema constitucional, …

Así no es tanto de extrañar que gran parte del público carente de criterio, reflexión o mínimo conocimiento de la Historia trague con todo lo que le echen.

La audiencia solicitada por Sánchez ha sido mejor acogida por Bergoglio que las recientes fallidas del Secretario de Estado Pompeo o la del anciano octogenario cardenal Zen al que no tuvo la consideración de recibirle en los días que estuvo esperando para departir sobre la situación china antes de regresar obligado a Hong Kong. El formato ha sido especial. Bergoglio ha dedicado un discurso a la delegación española. En su disertación pública instó a Sánchez a que considerara el peligro de las ideologías: «Es muy triste cuando las ideologías se apoderan de la interpretación de una nación, de un país y desfiguran la patria».  Hay que «consolidar la Nación«. Es muy cierto, pero también no deja de ser sorprendente viniendo de quien viene, un globalista furibundo. ¿Se ha equivocado de papel leído Bergoglio o le estaba mandando un aviso al destinatario?

Por su parte, Sánchez le dio testimonio de su inquebrantable adhesión y consideración más distinguida a la reciente encíclica política Fratelli Tutti, muy aplaudida por marxistas y demás enemigos de la Iglesia.

Al parecer hubo otra breve entrevista privada sobre relaciones bilaterales. En lo que se refiere al contenido real de lo tratado en privado cabría especular mucho. Sánchez no se ha reunido con el número dos vaticano, cardenal Parolín, el Secretario de Estado negociador con China, sino con el Secretario de Relaciones con los Estados, el Arzobispo Paul Gallagher.  De acuerdo a los antecedentes, ¿pudiera ser que le hayan trasmitido nuevas instrucciones de los amos en relación con cambio de socios de gobierno? No se sabe. En la agenda privada pudieran haber estado temas tales como el apoyo al golpismo catalán, a las invasiones de musulmanes desde África. O el asunto de las leyes de eutanasia y ampliación del aborto, ¿o de la expulsión de los benedictinos y posterior demolición de la gran cruz del Valle? O lo de las dudosas inmatriculaciones de patrimonio inmobiliario.

Se ha producido el habitual intercambio de obsequios cuyo significado simbólico quizás fuese interesante analizar. Sánchez: un facsimil del Libro de las horas del obispo Rodríguez Fonseca, quien interviniera en asuntos americanos relativos al Tratado de Tordesillas. Bergoglio: una estatuilla relacionada con las pertinaces invasiones en pateras. Y también le colocó una colección completa de sus publicaciones.

Habrá que estar muy atentos a los futuras noticias pero mientras tanto cabe recordar una vez más la sabia visión profética de nuestro gran Cervantes en El Coloquio de los perros. Los lobos que asesinaban y devoraban a las ovejas en realidad eran los propios pastores que debieran cuidarlas y protegerlas.

 

 

 

 

Teresa y hoy

Hoy se celebra el día de Santa Teresa, Patrona de España, con perdón.

Teresa Cepeda, mística reformadora del Carmelo, gran escritora, personaje muy controvertido y estrechamente vigilado en su época, protegida y defendida por san Pedro de Alcántara, aunque luego fuera proclamada santa y nada menos que Doctora de la Iglesia. Y Patrona de España con el aplauso de Cervantes y la oposición de Quevedo. Una suerte tal reconocimiento póstumo, porque lo mismo podría haber muerto en la cárcel como Miguel de Molinos, cuya Guía espiritual fue prohibida por la Inquisición, o su amigo y compañero de fatigas reformadoras el eximio poeta Juan de Yepes, si no hubiera sido ayudado a escapar de la prisión toledana a la que le habían condenado sus crueles compañeros del Carmelo calzado.

En realidad, Teresa debiera haberse apellidado Sánchez como su abuelo paterno Juan, un comerciante judeo converso toledano que tuviera problemas con la Inquisición.  Pero su hijo don Alonso, el padre de Teresa, lo cambió para disimular su origen una vez adquirido estatuto de limpieza de sangre.

Desde la perspectiva actual los anhelos de Teresa o de su paisano Juan de Yepes apenas resultan comprensibles. Pero hay un componente simbólico que da a su gesto un valor permanente por mucho que hayan podido cambiar las cosas durante estos cinco siglos. Sus figuras modestas por fuera pero tan inmensas por dentro atravesando los desolados campos castellanos, reverso de los fastos imperiales que junto a la Mesta y al cambio climático en la Península Ibérica habían casi arruinado al sufrido pueblo común, tienen algo de aventura quijotesca, de intento de realizar en un mundo hostil todo un universo de valores metafísicos según era por ellos entendido. En el caso de Teresa, tuvo que enfrentarse además a las trabas que la sociedad clerical y autoritaria de la época reservaba a la condición femenina. Su sometimiento intelectual y jerarquizado al varón, por muy inferior en intelecto o sensibilidad espiritual que fuera.

La experiencia mística y el poder establecido se llevan siempre mal, sea cual sea la ortodoxia o teología de la confesión dominante en la sociedad donde el místico florece. Por si no fuera bastante con las peripecias de nuestros místicos cristianos podemos encontrar una interpretación muy lúcida y certera del asunto en El filósofo autodidacto, de Ibn Abentofail. Tampoco solían ser muy bien vistos los cabalistas en el judaísmo ortodoxo.  El lenguaje místico tiende a ser subversivo porque por su propia naturaleza inefable, simbólica, se encuentra en la frontera epistemológica de lo numinoso y no encaja en ninguna teología.

La Mística se vincula al mundo de la experiencia más que al de la mera creencia teológica. Por ello siempre ha sido considerada peligrosa para el Poder político o sacerdotal que considera inconveniente la idea y misma la práctica de buscar el Reino del Espíritu sin intermediarios. Aquellos que no comprenden que la ortodoxia es más una necesidad de las organizaciones que una virtud espiritual. Y que, muchas veces, la ortodoxia se convierte en escudo de la ignorancia, la ambición, la cobardía, el fanatismo o la hipocresía. Contra estos vicios está la búsqueda del origen, de la razón de ser, de la fuente: “Que bien sé yo la fuente que mana y corre, aunque es de noche”.

La extraordinaria aventura espiritual, intelectual, literaria y organizativa de Teresa y de Juan, los reformadores del Carmelo, no pueden dejar de sorprendernos. Pasando frío y penalidades de todas clases, cuando no bajo la persecución del Carmelo calzado, atravesaban la inhóspita Castilla de mediados del XVI entusiasmados con su voluntad fundacional.  Recuperaron el valor de la Mística como yoga de unidad espiritual. Sus biografías están repletas de sucesos metapsíquicos, algunos tan singulares que hoy llamaríamos propios del fenómeno OVNI.

Fray Pedro de Alcántara, el reformador de la Orden Franciscana, encajaría también entre esos heterodoxos. Nos dice de él la santa reformadora del Carmelo: “vestía hábito de sayal sin ninguna otra cosa sobre las carnes…”comer a tercer día era muy ordinario… un su compañero me dijo que le acaecía estar ocho días sin comer…”.

La santa de Ávila cuenta varias veces en su famosa autobiografía, texto que tantos problemas atraería sobre sí, como su santo protector extremeño se le aparecía en cuerpo astral, fantasmático o glorioso como lo llamaba san Pablo: “Hele visto muchas veces con grandísima gloria. Díjome la primera que me apareció, que bienaventurada penitencia que tanto premio había merecido, y otras muchas cosas. Un año antes que muriese, me pareció estando ausente, y supe que había de morir, y se lo avisé, estando algunas leguas de aquí. Cuando expiró, me apareció y dijo que se iba a descansar. Yo no le creí, y díjelo a algunas personas, y desde a ocho días vino la nueva como era muerto, o comenzando a vivir para siempre, por mejor decir…”   

Ya yo le había visto otras dos veces después que murió y la gran gloria que tenía, y así no me hizo temor, antes me holgué mucho: porque siempre aparecía como cuerpo glorificado, dábamela muy grande verle…” 

Asombran, nos conmueven, las peripecias, verdaderas gestas heroicas, de los quijotescos andariegos reformadores de los franciscanos o del Carmelo para promover nuevas fundaciones de conventos y monasterios. Una aventura espiritual, pero que hoy también llamaríamos empresarial en el mejor sentido del término, que supone un riguroso mentís a la supuesta inhibición de los místicos y los metafísicos ante los problemas temporales.

Por el contrario, es en el ejercicio de la Mística y por su inspiración donde nuestros héroes encuentran la energía que, incansables, les lleva a remover obstáculos que parecerían insalvables. Un modelo que, con los matices que se quieran, debiera ser motivo de inspiración medio milenio después, a los españoles empantanados en una etapa histórica de nueva zozobra y tribulación.

 

 

El evangelio según Miró, o en busca de la Metafísica perdida

                                                                             Hoy, festividad de la Hispanidad, celebrada en momentos muy graves tanto para España como para Hispanoamerica,conviene especialmente intentar comprender lo que nos pasa. Como contribución a este fin he escrito el siguiente texto cuya lectura invito al amable lector. 

Dedicado a su madre que “me ha contado muchas veces la Pasión del Señor” en 1916 terminaba y daba a la imprenta Gabriel Miró su personal relato evangélico. Realizado a base de impresiones, de retazos, de fogonazos impresos para la eternidad en el esquivo archivo akhásico donde a veces sintonizamos en la contemplación, el insigne escritor levantino armaba un mosaico de hermosas teselas, figuras las llamaba él, compuestas de luz y emoción.

Una emoción, la de lo numinoso, que contrastaría con otra versión de la espiritualidad en general y cristiana en particular: la que defiende la racionalidad que pueda desarrollarse en conceptos más que en emociones. Como explica Rodolfo Otto en su ensayo Lo santo, lo racional y lo irracional en la idea de Dios (Lo numinoso), publicado en español por La Revista de Occidente en 1925, se trataría de predicados tales como espíritu, razón, voluntad, voluntad inteligente, buena voluntad, omnipotencia, unidad de sustancia, sabiduría y otros semejantes.

Un problema que se han planteado muchos grandes autores a lo largo de la historia. En Oriente, los taoístas lo tratan de resolver mediante al recurso al haiku zen que trata de fijar un contacto fugaz con lo numinoso inexpresable.

En España, Valle Inclán nos explica en La Lámpara maravillosa que “Hay dos maneras de conocer, que los místicos llaman Meditación y Contemplación. La Meditación es aquel enlace de razonamientos por donde se llega a una verdad, y la Contemplación es la misma verdad deducida cuando se hace sustancia nuestra, olvidando el camino que enlaza razones a razones y pensamientos con pensamientos. La Contemplación es una manera absoluta de conocer, una intuición amable, deleitosa y quieta, por donde el alma goza de la belleza del mundo, privada del discurso y en divina tiniebla. Es así como una exégesis mística de todo conocimiento y la suprema manera de llegar a la comunión con el Todo. Pero cuando nuestra voluntad se reparte para amar a cada criatura separadamente y en sí, jamás asciende de las veredas meditativas a la cima donde la visión es una suma.”

Pero “el Tao que pueda ser expresado con palabras no es el verdadero Tao.” No ha sido solo Lao Tsé el que ha entendido la imposibilidad final de hacerse comprender por términos del lenguaje codificado que expresan, sin embargo, emociones o sentimientos de carácter inefable, y en todo caso incomunicable, ni siquiera en virtud de la expresión poética.

Cuando todo un excelso poeta gran orfebre de la lengua española como Juan de Yepes tras una serie de bellísimas imágenes a cada cual más poderosa e inspiradora termina su prodigioso Cántico con una lira incomprensible cabe comprender la dificultad de la aventura del lenguaje místico.

Que nadie lo miraba

Aminadab tampoco parecía

Y el cerco sosegaba

Y la Caballería

A la vista de las aguas descendía

Dificultad incluso para la paradoja, de los arcanos del lenguaje poético junto a cuyo palpitar se produce la hierofanía como una intuición de lo incomunicable.

“Sería ignorancia pensar que los dichos del amor en inteligencia mística (cuales son las presentes canciones) con alguna manera de palabras se puedan bien explicar porque el espíritu del señor que ayuda nuestra flaqueza, (como dice San Pablo) morando en nosotros pide por nosotros con gemidos inefables, lo que nosotros no podemos bien entender ni comprender para lo manifestar: porqué quién podrá escribir lo que a las almas amorosas, donde el mora, haze entender? Y quien lo que las hace desear? Y quien finalmente lo que las hace sentir? Cierto nadie lo puede…

… y los dichos de amor es mejor declararlos en su anchura, para que cada uno de ellos se aproveche según su modo, y caudal de espíritu que abreviarlos a un sentido a que no se acomode todo paladar, y así aunque en alguna manera se declara no hay para que atarse a la declaración, porque la sabiduría mística, la cual es por amor, de que las presentes canciones tratan, no a menester distintamente entenderse para hacer efecto de amor… 

Este es un aspecto común a todo lenguaje místico. Y al ligarlo a la dificultad de fijar una ortodoxia representa un riesgo para cualquier sistema de poder o dominación. No recuerdo quién decía que la ortodoxia es más una necesidad del poder que una virtud espiritual. Por eso los místicos no suelen ser bienquistos por el Poder religioso, aunque en ocasiones éste trata de asimilarlos.

Pero, ¿de dónde viene el agua del manantial que fluye y corre? Para algunos del subconsciente de Aminadab, sentina oscura e insondable donde anidan las serpientes que deben ser traspasadas como dragón enemigo por la poderosa lanza de la Razón sostenida por héroes como San Miguel o San Jorge. Una Razón desbaratadora de vicios y supersticiones. La reivindicación de la Teología, como codificación de lo sagrado, a la que se le otorga naturaleza casi científica.

Para otros, el agua es metáfora de realidades espirituales inexpresables. Acaso la sustancia primordial que encuentra su forma concreta diferenciada en las acequias por donde ella fluye como criaturas. Vibración y materia prima que conforman la dualidad.

Un agua multisémica pero consustancial con la eternidad.

Cuando se enteró de la suerte del Maestro la samaritana de Miró que recordaba su feliz encuentro con el Rabbi como la experiencia más extraordinaria de su vida “sintió frío y miedo de niña desamparada, y buscó el refugio del pozo de Jacob”.

El que ahora un artista de la categoría de Gabriel Miró escribiese una obra como Figuras de la Pasión del Señor sería hoy algo insólito. Una extravagancia risible para parte del presente escenario político cultural español que se regodea en presumir de ser más ciego que un topo. No siempre fue así en España. Hubo un tiempo en que, por ejemplo, los cigarrales toledanos o los jardines renacentistas de la Abadía cacereña reunian a filósofos, intelectuales, poetas y artistas de todas clases bajo el amparo de la nobleza. Sin olvidar el lema del precioso Palacio de los Condestables de Castilla en Berlanga de Duero: Sapientia aedificavitur domus et prudentia rorurabitur. De estos dos últimos lugares ni de los hallazgos de sus jornadas apenas queda sino el recuerdo de un pasado memorable. Y del lema latino, por desgracia ni sabiduría para edificar, ni  prudencia para reforzar.

Pero volvamos a Rudolf Otto que tuvo tan gran importancia en la elaboración del concepto de lo numinoso, que tanta influencia tendría en la obra jungiana. Junto con la teósofa Olga Fröbe y el ya citado Jung organizó el Círculo Eranos cuyo objetivo era original era explorar los vínculos existentes entre el pensamiento de Oriente y Occidente. El Círculo Eranos puede entenderse como la asamblea multidisciplinar de un grupo de sabios, científicos, artistas y estudiosos que se reunía en agosto en la casa de la señora Fröbe situada en la localidad suiza de Ascona. Eranos significa en griego comida en común, comida frugal donde cada uno aporta su parte, es celebración compartida. Un lugar de encuentro de alta Cultura que nos ayude a explicarnos qué nos pasa y porqué nos pasa. Capaz de viajar al fondo de nuestra conciencia. También al ámbito de lo numinoso.

Una y otra vez observamos en los acontecimientos históricos propios de nuestra querida España que debe haber algo enfermizo o inadecuado en el fondo de nuestro inconsciente colectivo que es preciso conocer, comprender, corregir. Uno de ellos es la cuestión de la Hispanidad. Sostenía Jung, miembro señero de Eranos, que el arquetipo de Dios estaba en nosotros y que constituía labor capital de la Educación y de la Cultura aflorarlo a la conciencia. Esa alta misión fue una de las más importantes de nuestra labor civilizadora en América. Pero ahora es la propia antigua metrópoli la que se halla desbaratada en la presente batalla espiritual de la humanidad con grandes problemas de identidad entre otras razones, me parece, por la metafísica de haber relegado la Tradición sin acertar a dar cauce presente a la manifestación del arquetipo de Dios.

Sea con alguna suerte de Círculo Eranos o sea con otras instituciones educativas o culturales debiéramos tratar de recomponer nuestra convivencia o al menos recuperar una cierta coexistencia pacífica. Despreciado por nuestros políticos y por muchos demás elementos de nuestras desquiciadas élites, me parece que este asunto público depende de reencontrar la espiritualidad, la moral y la razón de ser. Para ello, el Arte y el lenguaje simbólico sigue siendo fundamental. Se trata de una cuestión capital en la que estamos fracasando con las consecuencias funestas que hoy podemos constatar.

Existe una componente metafísica que se está perdiendo y con ella la relación entre lo numinoso entendido como universo espiritual individual y en la idea general de Patria y de lo patriótico. Sabemos por las múltiples agresiones que sufre que nuestra Patria se encuentra gravemente amenazada por intereses geoestratégicos demoníacos que desean su destrucción. Pero de nosotros depende que estos malvados designios no se lleven a cabo con el recurso de las instituciones que debieran permanecer al servicio de la Patria.

El agua viva de la samaritana del final del evangelio de Miró, amén de conmover, mover hacia, la invita a la acción. ¡Iré con vosotros!

Pero del viejo pozo de Jacob podemos sacar agua viva como ella o chapotear en la fétida y empozoñada de las cloacas.

Depende de nuestra voluntad de Ser. En esta batalla espiritual, metafísica, cultural, que se está librando tan dramáticamente a nivel mundial, ni en el de la Patria, ni en el de la conciencia individual, podemos dejarnos abatir.

 

 

Cuentos chinos

n un remoto e inaccesible lugar, rodeado de las altas cordilleras de Asia Central menos por el Oriente, dormitaba un antiquísimo país cuyo nombre se ha borrado o en todo caso prefiero no acordarme. Un viajero europeo llamado Krause que durante varios meses siguiese la legendaria ruta de las caravanas olvidó un manuscrito de preciosa caligrafía en artísticos ideogramas que se hacía eco de una pintoresca crónica imperial. No se sabe bien qué pasó, pero el viejo manuscrito incompleto y en regular estado de conservación apareció unos años más tarde en una de esas tiendas de tipo bazar oriental donde luego fue rescatado.

La historia que cuenta resulta bastante increíble, al menos para el occidental crítico que se supone es amante de sus propias instituciones y tiene conciencia del propio valer como hombre libre. Pero sin duda éste debe ser uno de esos paradójicos apólogos orientales narración de tierras raras y gentes aún más raras en las que pasan cosas absurdas para nuestra comprensión. Tan absurdas que parecen imposibles. La traducción de lo queda del texto, modernizada al gusto occidental, vendría a decir más o menos lo siguiente:

En ese país, muy, muy lejano, miembros de una peligrosa secta diabólica convencieron al emperador que para evitar futuras revueltas o la pretendida superpoblación ordenara que todos sus súbditos fueran emasculados.

Alarmado, el Supremo Comité de los Trescientos Mandarines, reunido en el Templo de los dragones, en un intento de ganar tiempo hasta ver si se le pasaba la peligrosa majadería, opuso muy puesto en razón que estará bien que con carácter previo Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno, diera ejemplo a sus súbditos cortándose el mismo públicamente sus atributos imperiales.

Entretanto, sesudos magistrados de la Suprema Corte Imperial buscarían las vueltas, dímes y diretes jurídicos para tratar evitar in extremis la testicular escabechina.

Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno, bien por la mala influencia de su despechada señora madre la vieja y anorgásmica emperatriz consorte, bien por la aún casi peor de su concubina favorita, otra especie de intrigante ambiciosa Teodora de abundoso pasado en mala fama, acaso por su asaz demostrada poco brillante inteligencia rayana en la imbecilidad tan propia de la Dinastía, siguió en sus treces.

Dado que en ese lejano reino y anticuado reino no se habían inventado aún los psiquiatras, los astrólogos consultados llegaron a la conclusión que cierta extraña influencia de Venus con Mercurio en cuadratura y de Marte en oposición en el momento de su nacimiento incitaban al Emperador, Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno a sufrir mucho en modo imitación de su progenitora B. Sí, a seguir la senda de su despechada y sufridora señora madre, la vieja amargada emperatriz consorte, quien para compensar sus humillaciones públicas mantenía en Palacio y fuera de él a toda clase de infinitos parientes con cargo al erario.

Otros achacaban su extraña postura al Padre ausente, ocupado en aumentar y aumentar estancias de Palacio para albergar con algún decoro y discreción a las infinitas concubinas del creciente harén imperial. O también enredado en trapicheos o desfalcos menos heroicos ni confesables. Pero un día se perdió su pista. Según sus más entregados y alabanciosos hagiógrafos habría muerto mártir por la Causa patriótica en uno de sus terribles países de arenas ardientes donde se reproduce y vegeta la más fanática morería. Según otros, huyendo a esconderse a causa de sus desfalcos más sonados perpetrados para favorecer y contentar a su última favorita. Pero, no deja de ser raro el asunto pues los más antiguos cronicones los sablazos, trapicheos y desfalcos impunes resultan consustanciales a la Familia imperial, dado que el pueblo amaestrado a palos o píos embustes tragaba con todo.

Pero volvamos a lo que estábamos: para tan sabia y sublime decisión castradora, punto cénit de Su Feliz Gobernación, Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno contaba con el Cuerpo de legos emasculados que cuidaban el harén imperial. Gente que para ingresar en el Cuerpo y ascender en el escalafón llevaba sus bolitas en una cajita precintada.

No eran los peores, al cabo simple funcionarios de la anquilosada, onerosa e inútil administración imperial. En aquel tiempo medraba otro grupo de peligrosos demagogos intrigantes procedentes del hampa y escoria social que, con el ambicioso traidor Gran Visir Imperial a la cabeza, jaleaba a Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno, a fin de enajenarle el amor o al menos temor de su sufrido pueblo y así mejor perderle. Y de ese modo se mantenía dispuesto a castrar a quien fuese menester para heredar como único Gran Prócer con todos sus atributos conservados y en el sitio que le corresponde según naturaleza.

El ambicioso traidor Gran Visir Imperial manejaba con toda soltura y facilidad a Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno, tanto era así y con tanta falta de dignidad o mínimo coraje viril que barruntaba que Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno, lo que se dice cortar en verdad acaso debía tener poco que cortar.

Un malicioso y amanerado magistrado, cruel invertido a la violeta, encumbrado para la ocasión en la cucaña de la represión imperial, azuzaba a sus rudos hombres de estaca y tente tieso contra el desvalido pueblo indefenso, destruyendo su impostada coartada de que estaban allí y los castraban por su propio bien, para su mejor protección suya y de su ya abortada descendencia.

Lo último en sadismo, represión y felonía era la astuta creación de un pintoresco ejército de rastreadores, o sádicos huele braguetas, encargados de inspeccionar las partes pudendas y ajusticiar in situ a los rebeldes osados que hubieran desobedecido la sabia orden castradora del valiente Emperador, Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno.

Las cabezas cortadas eran enviadas a Palacio, para que Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno comprobara lo mucho que mandaba vicario o que le dejaban mandar así como la sabiduría, justicia y sabia rectitud de sus deseos y caprichos inducidos por el maligno que debieran ser obedecidos sin rechistar como si procediesen de su propia minerva. Mandó premiar con una eminente condecoración imperial a un conocido castrador filantrópico.  Hubo un momento que ya no cabían más cabezas y hubo de ser habilitado sitio en el harén imperial entre algún pronto disimulado gesto de desagradado por parte de los complacientes mancebos y sulamitas bigotudas para imperial uso de Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno.

El Gran Visir iba consumando su asalto al Trono dispuesto rebanar el imperial pescuezo antes o después de hacer lo propio con las majestuosas criadillas de Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno, que bostezaba en Palacio pero estando en esta operación se llevó un chasco morroc….

 

or desgracia, el viejo manuscrito, víctima de la humedad y de las incurias del tiempo acaba abruptamente aquí, dejándonos in albis, sin saber el final. Los ideogramas corridos por la humedad resultan ya ininteliglibles.

¿Se quedaría Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno, sin criadillas, antes o después del imperial pescuezo?

¿Sobreviviría con todos sus atributos algún rebelde escondido en alguna remota montaña o shambalá oculto en el desierto?

¿Se saldría con la suya el traidor felón Gran Visir de Su Majestad, el Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno?

¿Sería ajusticiado al cabo el cruel y cobarde invertido por sus propios hombres de estaca?

El lector podrá poner el final que mejor desee o más prefiera a tan inquietante relato salvado por el explorador Krause. Yo propongo una bonita solución tomada del final de otro apólogo oriental, Cómo se salvó el pintor Wang Fo según nos la cuenta la Margarita Yourcenar.

Otro cruel emperador, en este caso no sabemos si también Hijo del Cielo, Demiurgo del Trueno como el de nuestra anterior historia, en un arrebato de soberbia y celos había mandado cegar a su gran pintor de Cámara para evitar que nunca más pudiera pintar otros cuadros mejores que el suyo. El discípulo intenta proteger al maestro y es degollado en el acto. El último deseo del artista antes de despedirse definitivamente de la luz fue que le dejaran pintar un último lienzo donde dejar como testamento artístico el testimonio final de su maestría. La Corte reunida junto al cruel emperador asiste al portento. El cuadro representa una pequeña barca solitaria en medio de un gran lago. A medida que lo va acabando la sala de Palacio se va inundando, hasta que el discípulo con un paño rojo en el cuello recoge al maestro en la barca y ambos se alejan solemnes y a salvo por el horizonte de la pintura.

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.