Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Y la oposición, sin oponerse

Algunos ciudadanos no comprenden la incompetencia absoluta de la mal llamada oposición incapaz de frenar las aberraciones y desfalcos del despótico gobierno de Su Majestad. Es al contrario: el actual mandamás de la supuesta oposición a Su Majestad está loco por hacer méritos al querer liarse y encamarse con el falsario jefe de gobierno de Su Majestad. En realidad no es tan raro sino comprensible, aunque Feijoo no ha estudiado en la London School of Economics pretende asumir los ideales fabianos, es decir, socialistas, dominantes para nuestra desgracia en Occidente, en la creencia que eso le favorece. De ahí su vocación colaboracionista. Todo prócer que se precie o en edad de merecer antes de su puesta de largo en poltrona presupuestaria debe rendir homenaje y juramento de lealtad a esta secta peligrosa y encanallada o a su sucursal, la acreditada ganadería corrupta y liberticida de Schawb.

Pero los tiempos cambian, como bien dice la propia secta fabiana, recordando las mañas del general romano al que le debe el nombre. Hay que hacer lo que se pueda hacer en cada etapa histórica y ahora los plutócratas eugenistas desalmados están pisando el acelerador cada vez con menos disimulos hasta conseguir su ansiado NOM. Es decir, la destrucción final de la civilización occidental, de la sociedad y de los Estados nación tal como los conocemos.

Hubo una etapa en la que el fabianismo se implantó en los países del Sur de Europa gracias al asesinato de líderes opositores. Así Aldo Moro, Sa Carneiro o nuestro Carrrero. Pero la etapa anterior del fabianismo acabó hace tiempo. Aquí con el tenebroso Felipe González y su grupito renovado, creación ex nihilo de Rockefeller y los alemanes para liquidar al histórico Llopis. Esa etapa acabaría definitivamente en España con los oportunos bombazos del 11 M. Y en otros lugares con las siniestras primaveras de color sangre o contundentes pucherazos. Lo que entonces considerábamos raras locuras o excentricidades del miserable ZP vemos ahora que obedecían a consignas del gran capital globalista y sus huestes mercenarias.

Sí. La fase histórica actual es diferente a la de González o de la «heroica» Transición: ya no es necesario promover ni mantener la coartada “democrática”. De hecho la maquinita cuenta votos tiene la última palabra tramposa y decide el próximo títere devastador. Lo estamos comprobando en casi todos los lugares. En la república bananera USA. En Brasil. En Francia. En la avanzada Inglaterra, más cínicos o pragmáticos, ya ni se molestan en perpetrar onerosas elecciones para disimular. Colocan al títere que mejor convenga en cada momento al fabianismo profundo. Tras el pájaro loco, sustituida la presunta terrorista de los gasoductos, ahora un multimillonario exótico muy ligado a Gates. Es mucho más barato y rápido.

De manera que la búsqueda de un pretendido y quimérico partido socialista patriótico, democrático y honrado español resulta mucho más difícil que las del pobre Diógenes. Nunca existió, pero ahora no puede existir porque sus amos están ya en otro juego. Con la complacencia o al menos impasibilidad del Jefe del Estado está destruyendo impunemente la nación española y sus instituciones constitucionales. Esa es su misión actual con la que no cabe ningún tipo de colaboracionismos por parte de gente lúcida ni decente.

Ignoro si Feijoo lo sabe o no. Pero cualquier alianza con el socialismo fabiano actual debiera considerarse como alta traición. Y si no lo sabe debiera aprenderlo que para eso cobra.

 

 

 

Sediciones

La verdad es que el gobierno de Su Majestad lo tiene todo.  Hasta ahora sabíamos que era pro pederasta y pro golpista catalán. Que había encerrado ilegalmente a los ciudadanos españoles privándoles de sus derechos constitucionales. Que había provocado una gran mortandad sobre todo entre grupos sociales como ancianos abandonados a su suerte. Que indultaba a delincuentes y acariciaba etarras. Que mentía como un bellaco. Que, siervo mercenario de él, satisfacía al gran capital financiero internacional generando y aumentando una deuda impagable con sus correlativos intereses para arruinarnos y terminar con cualquier atisbo de soberanía nacional. Que perseguía al español y a la cultura española. Que profana tumbas. Que promueve la discordia, el odio y el resentimiento entre los españoles. Que ataca la libertad de expresión, opinión y cátedra. Que practica la más vil damnatio memoriae. Que halaga y excita las más bajas pasiones del populacho que le vota. Que con ardor cleptocrático acaso inspirado en los clásicos desfalcos socialistas andaluces, colaba en el agujero negro de la corrupción miles y miles de millones de euros procedentes de la UE. Que no distingue lo público de lo propio. Que, compinchado con el enemigo, traicionaba a los saharauis. Que, en fin, ninguneaba a las instituciones borbónicas de esta pobre y desquiciada España que ya no tiene quien la defienda.

Pero lo de provocar la indefensión de nuestra  patria ante el gravísimo delito de sedición resulta ser un auténtico golpe de Estado y debiera ser considerado delito de alta traición. Se supone que en este calamitoso y corrupto reino filipino debiera haber instituciones que hiciesen honor a su nombre y razón de ser o a sus juramentos constitucionales. Pero por lo que se ve no es así. Estamos a merced del enemigo que no hace falta siquiera que sea exterior, basta con las propias instituciones de la Monarquía.

Llama especial y tristemente la atención la inanidad institucional borbónica empezando por la del propio titular que está como de espectador complaciente e indolente, como si ninguna de las fechorías y delitos de Su gobierno fuese con él. Innstalado impasible e inerme como clave de bóveda de la corrupción y el despotismo.

Hoy once de noviembre es festividad de San Martín, día clásico de la tradicional matanza porcina.  Confiemos en que como dice el sabio refrán español “a todo cerdo le llega (más pronto que tarde) su San Martín”

 

 

¿Renovación en el ICAM?

Parte sustancial del problema actual de España es la degradación mohatrera de las instituciones que contra lo que indican sus nombres no sirven a su misión o razón de ser. Muchas de ellas se han desnaturalizado tanto que parecen actuar contra los legítimos intereses que debieran proteger. La llamada pandemia ha resultado un test de comportamiento o estado real de nuestras instituciones y, en general, el resultado no sólo no es satisfactorio sino que se ha mostrado más bien lamentable. Ha crecido la sensación de orfandad e indefensión del ciudadano, incluso a veces la de ser atacado impunemente por quienes tienen la obligación legal y moral de defenderlo.

En el caso de la abogacía esta cuestión presenta especial gravedad pues afecta a los derechos civiles de los justiciables y, en general, al buen funcionamiento general de la administración de Justicia y demás importantes instituciones.

Con este lamentable panorama manifiestamente mejorable se ha presentado una candidatura renovadora para el Decanato y la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de Madrid con la intención de afrontar el reto de la mejora en la Administración de Justicia, cada vez más lejos de poder ser considerada como un auténtico servicio público y aquejada, además de los endémicos retrasos, de la nefasta injerencia política.

Casi medio siglo después de instaurada la Monarquía, continúa, si no es que aumenta en términos relativos, la falta de suficientes recursos materiales así como de personal lo que influye de modo decisivo en la calidad y duración de los procesos judiciales.  Pese a tanto aparente derroche como del que se hace gala la Justicia sigue siendo una especie de Cenicienta a la que conviene tener sometida.

La situación se agrava con la existencia de ciertas leyes lamentables, de las Autonomías, y con algunos elementos de la judicatura que parecen haber olvidado el sentido común. Sí, ese sentido común y experiencia de la vida que convertirían a Sancho Panza en un gran juez capaz de desenmascarar las denuncias falsas y obrar en justicia rápido y contundente sin más “considerandos”, “estese a la parte” u “otro sí digo”.

Seguramente el funcionamiento interno del propio Colegio de Abogados deba ser reformado para defender los legítimos intereses de sus colegiados, sin olvidar los de clientes y justiciables o la dignificación del turno de oficio.

La candidatura de la que hacemos mérito presenta a Miguel Durán para Decano, a Jesús Ángel Rojo como Vice Decano y a  Juan Solaeche para Secretario de la Junta de Gobierno. También están entre otras personalidades de gran experiencia profesional, Domingo Pérez Castaño, comisario principal de la Policía Nacional; Ignacio Gordillo, fiscal en excedencia de la Audiencia Nacional; Santiago Milans del Bosch, juez y fiscal en excedencia en ambas categorías; Adolfo Prego, quien fue magistrado del Tribunal Supremo ahora en excedencia y José Javier Polo, ex-fiscal jefe de Madrid, también en excedencia.

Ojalá salga adelante.

 

 

Ya destiñe el mirlo blanco

Para aumentar la zozobra existente, algunas personas se están empezando a dar cuenta que el supuesto mirlo blanco que tantas expectativas causara entre los partidarios de que todo siga igual o de la gente bienintencionada pero que no se entera, en realidad más bien sería una calamidad. Una maula, un espejismo. El cierre en falso de una crisis del partido de la supuesta oposición de la socialdemocracia centrista que no se opone. Un personaje al que le sacas del tal Castelao y otros resentidos galleguistas atravesados de su jaez y no sabe bien por dónde le da el Orwell.

Desde que ha pasado la frontera al lado sur de Piedrafita a Feijoo se le ve algo despistado, como un venao en medio de la mancha que trata de barruntar los peligros de la montería para escapar por donde mejor se pueda. Sí. A este lado de la frontera con Galicia no tiene el apoyo de la prensa ditirambo alabanciosa tan colaboracionista, adicta y complaciente si hay parné fresco oficialista con cargo al erario, ni menos la protección de la telegaita compostelana. Y se le nota como si estuviese a merced de los acontecimientos, sin ideas.

No es para menos, tener que hablar en el hasta ahora aborrecido y perseguido español, o tener que tragarse lo de “aquí no queremos madrileños”, o las virtudes liberticidas de la  “normalización lingüística” o lo de “pena de campo de concentración y multa de miles de euros” para quien no se inyecte el potingue asesino. O el desastre de la enseñanza o la decadencia de la sanidad.  Constata que todas esas heroicas virtudes de intocable prócer galleguista ya no valen fuera de su feudo gallego. Al contrario, se ven como muestras de despotismo paleto y caciquil. Y para colmo lo del último gatillazo con motivo del chalaneo de togas ha sido de libro.

Pero mientras el desconcertado Feijoo se decide por qué partido se presenta a las próximas elecciones si las hubiere, si por el Partido Popular DE Galicia o acaso por la PSOE anterior a Soros que fue y ya ha sido, va y resulta que acontecen otras grandes cosas tanto urbi et orbi como en el infortunado reino filipino que nos muestran por dónde van los tiros y las votaciones más o menos amañadas.

La moda promovida por los poderes fácticos de EEUU y su brazo político mamporrero, el mal llamado Partido Demócrata e impulsada por el viejo Lobo blanco es más comunismo como etapa transitoria para detentar el poder absoluto del Gran Capital y de la satánica plutocracia anglojudía, sin ningún tipo de cortapisas ni melindres constitucionales ni democráticos.

Hispanoamérica se tiñe de rojo en un viaje al corazón de las tinieblas. En Iberoamérica este domingo la maquinita de las votaciones ha dado la victoria al candidato comunista condenado por corrupto. Algo incomprensible visto desde fuera por muy mal que esté Brasil, como nadie con dos dedos de frente tampoco puede entender que en el reino borbónico reine aunque no gobierne con absoluta impunidad y fracaso institucional agudo y generalizado un déspota doctor falsario, también comunista si le conviene o así se lo exigen los amos.  Tanto en la antigua metrópoli como en la periferia, la Hispanidad se encuentra gravemente amenazada, a punto de la pérdida definitiva de no reaccionar pronto y con gran energía.

Y es que para continuar con el presente tinglado de traidores y felones no hace falta que venga el señor Feijoo a renovar como imaginaria de igual servicio el ya nutrido elenco.

Es necesario, indispensable, intentar una alternativa de carácter nacional y patriótico al globalismo unipolar despótico y liberticida. Pero en el presente muestrario electoral, que parece fabricado en la misma factoría y por los mismos amos, no parece que nadie sea capaz de hacer frente ni con inteligencia ni voluntad a tan enorme desafío.

Los que hemos experimentado las mañas del señor Feijoo como mandamás gallego no creemos que sea el quién adecuado para intentar taponar la actual hemorragia letal. Pero lo más importante en momentos tan graves y peligrosos no es ya el quién sino saber el para qué, el qué hacer, sin olvidar el cómo, el cuándo y el dónde.

Es decir, lo que nadie explica, porque no quiere o no sabe, en este desventurado reino arrebatacapas.

 

Y siempre, lo Numinoso

Hace diez años publicaba bajo la hospitalidad del ABC una garita sobre lo numinoso y nuestra forma de entender la vida y convivencia nacional. Me temo que la situación de nuestra patria se ha agravado en este tiempo hasta alcanzar límites cada vez más peligrosos. Entonces decía así:

En la desquiciada España de hoy el sentido de lo numinoso parece ir encerrándose en el ámbito de lo político, sobre todo en las nuevas naciones taifales fingidas o inventadas. El debate político cada vez resulta aquí menos racional, menos sujeto a la prueba del acierto o error, es decir a lo contrastable.  Por el contrario, los fanáticos se tiran los pufos, estafas, desfalcos o los recortes a la cabeza, jalean todo lo que dicen o hacen unos, atacan sin mesura ni razón todo lo que dicen o hacen los otros. Más que una nación europea avanzada con más de 500 años de Historia en común parecemos tribus de salvajes a la greña prestas a una nueva y devastadora guerra de religión.

Parte de nuestro actual fracaso como nación es que nuestra Cultura no establece puntos de encuentro, de discusión noble y abierta a las ideas y opiniones de los demás. Más que integrar lo posible al parecer no pretende sino armar a los propios para combates ventajistas. Dirigidos a vencer más que a convencer. En la subversión de hoy los políticos y poderosos echan de vez en cuando alguna subvención pitanza a sus autores afines para mantenerlos callados mientras comen. Es lo contrario de la Cultura como manifestación del Espíritu, es decir, como fuente de noble inspiración para nuestra conducta.

Muchos desconocen la figura y la obra de Rudolf Otto, pese a que la Revista de Occidente publicó su obra Lo santo, lo racional y lo irracional en la idea de Dios.  Otto tuvo una gran importancia en la elaboración del concepto de lo numinoso, que tanta influencia tendría en la obra jungiana. Junto con la teósofa Olga Fröbe y el ya citado Jung organizó el Círculo Eranos cuyo objetivo era original era explorar los vínculos existentes entre el pensamiento de Oriente y Occidente. El Círculo Eranos puede entenderse como la asamblea multidisciplinar de un grupo de sabios, científicos, artistas y estudiosos que se reunía en agosto en la casa de la señora Fröbe situada en la localidad suiza de Ascona. Eranos significa en griego comida en común, comida frugal donde cada uno aporta su parte, celebración compartida.

Cuando arrecia el temporal de esa “no se qué explosiva” que ataca la costa gallega estos días, como si la naturaleza también quisiera sumarse a la labor de devastación de muchas de nuestras instituciones, uno en su ingenuidad incorregible echa de menos que no exista algún círculo Eranos aquí entre nosotros. Un lugar de encuentro de alta Cultura que preserve su autonomía. Que nos ayude a explicarnos qué nos pasa y porqué nos pasa. Capaz de viajar al fondo de nuestra conciencia. También al ámbito de lo numinoso.

Hay algo enfermizo en el fondo de nuestro inconsciente colectivo que es preciso conocer, comprender, corregir. Decía Jung que el arquetipo de Dios estaba en nosotros y que constituía labor capital de la Educación y de la Cultura aflorarlo a la conciencia.

Algo parecido, deberíamos afrontar con nuestro ser como nación. Para evitar que cada cierto tiempo emerjan las pulsiones destructivas de nuestra convivencia. La que nos hace ser fuertes para vencer juntos las dificultades.»

 

Sí, mucho me temo que desde abril del 2012, fecha en que publicaba estas impresiones, las cosas se han venido agravando en España y en el resto del mundo.  La oscuridad cada vez es mayor, y cada vez parece más difícil lo que Góngora poetizaba como “el sol pace estrellas en campos de zafiro.”

Los hindúes lo llaman el Kali Yuga, la Era de la sombra, donde la espiritualidad, el arte, los valores metafísicos habrán quedado ocultos o oscurecidos, dando lugar a una civilización deshabitada y luego ocupada por criminales o salvajes. El sol se hace esperar y ya casi ni parece haber estrellas. Y los antiguos ágapes son suplantados por aquelarres para entes embrutecidos que parecen renegar de su propia condición humana.

Heidegger filosofaba con la idea difícil y acaso equívoca del dasein, que viene querer decir, el ser ahí o el modo de nuestro ser. Aplicable a nivel individual y también como sociedad y nación en el sentido de mantener y revivir la mejor tradición de nuestro pasado.

Heidegger pensaba que el olvido del Ser llevaba al predominio absoluto de la Técnica y al nihilismo. Al cabo, a la barbarie. Precisamente es esta una de las ideas fuerza del Gobierno tecnocrático del NOM y de la Agenda 2030 es la promoción de la Inteligencia Artificial y el transhumanismo. Robots sin alma, zombies desarraigados generados por el globalismo de saqueo oligárquico para suplantar a las criaturas sagradas.

Y es que el problema de identidad precede al más comentado de la soberanía.

En este desorden de cosas la cultura tradicional rusa nos puede ayudar acaso mejor que la hoy devastada occidental.

Tras la lectura de Crimen y Castigo, Alexander Dugin se había convencido que no podemos entenderla sin un trasfondo religioso. Que esto no es la protesta social de Raskolnikov, sino que se está resolviendo el tema de la religión y la profundidad de la moral cristiana”. La pregunta Soy una criatura temblorosa, ¿o tengo derecho?” estaría mal formulada.

“Criatura” es una  creación de Dios, es algo dotado de una libertad colosal, y es precisamente porque somos criaturas, es decir, creados por Dios, no estamos temblando, pero tenemos el derecho, tenemos plena responsabilidad por el destino de ser. Desde el sentido directo -la oposición del principio obstinado y el principio del humilde, sumiso, dispuesto a cualquier compromiso- debemos impulsar y repensar el contenido de esta fórmula. Si no fuéramos creados por Dios, entonces no seríamos libres….

A propósito, ¿a qué llega la civilización tecnocrática moderna? Dicen: las personas aparecieron de los animales, respectivamente, en el futuro, las personas pueden transferir la iniciativa a la inteligencia artificial. Con tales insumos, la humanidad se sumerge en cadenas fatales, mecánicas, absolutamente fatales de relaciones de causa y efecto, precisamente porque en este caso las personas no son creadas, es decir, no tienen ningún derecho, porque son  códigos genéticamente calculados. Es decir, son nuestras criaturas nos hace no temblorosos, sino libres, responsables y con todos los derechos en este mundo.

Por supuesto, es necesario cambiar la situación con el viejo prestamista, por supuesto, es necesario cambiar la situación social, por supuesto, es necesario corregir, transformar el mundo, espiritual, cultural, social, naturalmente. Las personas deben contribuir a la transformación del mundo…”

Dugin, como antes Dostoievski o el también citado Heidegger, sin olvidar a nuestros magníficos clásicos de la Escuela de Salamanca pioneros del derecho de gentes, manifestación de nuestro dasein y gloria de España, ponen la mano en la herida.

La batalla en la que estamos incursos sin duda puede tener escenarios en diversos lugares geográficos de este planeta atormentado pero en último lugar se desarrolla en la conciencia humana. En la idea de lo numinoso que pace estrellas entre las sombras. Y para no repetirme… remito al lector al final de mi texto de entonces.

En verdad, ¿Qué queremos? ¿Tradición nacional y libertad o Agenda 2030? ¿Haremos mérito a nuestra condición de criaturas, de hombres libres, de almas vivientes?

 

 

 

 

Dostoyesvki y la Agenda 2030

De la novela Demonios, obra extraordinaria de Dostoyesvki, ya me he ocupado en varias ocasiones anteriores porque me parece un libro esclarecedor, y podemos comprobar que también de un carácter profético fascinante. Escrito hace siglo y medio, poco antes de su fallecimiento, parece reflejar muy bien la actualidad del plan de la tremenda agenda 2030, y en general de la despiadada estrategia globalista.

Pero podemos comprobar que existen cuestiones que son como una especie de leit motiv históricos, que se vienen repitiendo con casi los mismos autores y víctimas. Así, por ejemplo el acoso a Rusia por parte de la plutocracia de judíos jázaros, sionistas y anglosajones.  Autores no sólo de guerras y atentados contra ella, su cultura, instituciones y autoridades, sino también de una especie de leyenda negra anti rusa con cierto parecido a la perpetrada contra España, otra de sus enemigos tradicionales históricos.

Cuando hace ya muchos años leí la novela pensé que era interesante ir tomando notas o apuntes de algunos de los temas que iban pareciendo más importantes en relación con las bases de la subversión, sus autores, cómplices y perversos métodos de actuación. Resulta asombroso reconocer en esas notas o apuntes de algunos textos de la obra mucho de lo que pasa ahora paradójicamente no en Rusia sino en el Occidente degradado, satanizado por esas élites endemoniadas, que envalentonadas por la impunidad que le da el casi absoluto control de las instituciones globalistas, cada vez muestran más su real catadura espiritual y moral.

Gran parte de su valor es que Dostoyesvski trasciende lo contingente, no se queda en el aspecto meramente político o social de la subversión en este caso rusa, sino que profundiza en lo más importante que es su naturaleza espiritual. Su sentido profundo de manifestación del Mal. Muchas de las cuestiones siguen siendo reconocibles, salvo quizás en un aspecto fundamental para comprender lo que pasa. Y es la verdadera naturaleza y misión del Poder, que en tiempos del zar combatía la subversión y la revolución y ahora, en cambio, la promueve. Tal es la tremenda característica de la amenaza a la civilización actual.

Quizás por eso los endemoniados conspiraban y atentaban contra el zar y contra el Poder institucional, ahora lo encarnan mediante colaboracionistas más o menos conscientes de lo que está en juego. En el Occidente globalizado ya no “hace falta” asesinar al zar para imponer los propios objetivos, cuando, abolidas patrias y naciones, se dispone de la voluntad de los reyes y demás mandamases políticos vicarios como colaboradores inconscientes o mercenarios del Poder real y la granjería. El Poder real y ahora como novedad también formal contra la nación y contra el pueblo.

Pero hoy con el Vaticano en manos del enemigo, Rusia, la malvada Rusia ex bolchevique jázara, ha devenido gracias a las paradojas de la historia en acaso el último bastión del Cristianismo ahora existente. De modo que disponiendo de, por ejemplo, un complaciente Felipe VI que luce muy ufano la dichosa chapita 2030 a la revolución globalista no le hace falta atentar contra él como hiciera contra los zares Pablo I, Alejandro II o Nicolás II.

La presente agresión a Rusia pretende destruir uno de los últimos grandes obstáculos a la tiranía globalista anglo jázara. Por eso, la lectura de Demonios posee una gran actualidad. Refleja muy bien la influencia del satanismo en las ideas y organizaciones políticas y terroristas anteriores y presentes. Porque aunque muchos no lo quieran admitir existe un factor espiritual fundamental en esta crisis del siglo XXI, y Dostoyesvki lo explica muy bien.

Lo que nos planteaba en esa obra el gran escritor humanista ruso hace ya un siglo y medio se está cumpliendo con gran precisión en estos tiempos de zozobra y gran tribulación, en los que, por los temores magnificados por la prensa encanallada la amenaza de la dictadura globalista se cierne cada vez de modo más probable en todo Occidente y desde luego en el calamitoso reino de España. Una cleptocracia frívola o irresponsable dirigida aquí hacia el abismo. Sí. Se manifiesta ahora en toda su crudeza por la causa desencadenante o catalizadora de la pandemia o la guerra ucraniana, pero es debido a muchos años de incuria y a la estulticia culpable de muchos de nuestros próceres empezando por nuestros propios frívolos “zares” y su degradada Corte, sin olvidar a la izquierda instrumento de la oligarquía y los monopolios, al servicio de financieros, grandes empresarios y otros dirigentes.

Demonios no fue bien recibido acaso porque explicaba demasiado bien lo que cierta clase dirigente también entonces como hoy se negaba a aceptar. Para otros se trataba de simples calumnias. Muchos años después, ya a principios del siglo XX, el comunista Gorki pretendía que: “Los demonios es el más perverso, y el más talentoso, de todos los intentos por difamar el movimiento revolucionario de la década de los setenta”. Pero, visto lo visto, ¿tenía razón Máximo Gorki con lo de la supuesta difamación?

Con extraordinaria lucidez Dostoyesvki supo ver las terribles consecuencias devastadoras del proceso revolucionario. Hoy disimulado, aunque yacente, en el neomarxismo cultural. El instrumento de devastación social que sustituye a la lucha de clases del marxismo convencional y es promovido ahora también como entonces por la plutocracia globalista uno de cuyos peones actuales es Bergoglio, farsante cómplice en la implantación del NOM.

Medio siglo después de la aparición del libro, los descendientes de esa burguesía entonces tan crítica o incrédula con lo denunciado que pudieron hacerlo se escaparon de la Rusia jázaro bolchevique. Y es que una de las primeras cuestiones a lograr por el proceso revolucionario es tener unas instituciones ineptas, y en el fondo cómplices, que narcoticen a su nación impidiéndola reaccionar ante la agresión antes de que ya sea demasiado tarde. Esto es lo que habría pasado en la Rusia zarista y pudiera ser que volviera a repetirse en la desquiciada España borbónica actual.  Pero, con una diferencia, si al final nuevamente Rusia cae con lo que significa de oportunidad para un mundo multipolar no nos va a quedar ningún sitio donde refugiarse.

 

Apuntes tomados de Demonios o Endemoniados.

Dualidad social: Aristocracia sin muchos horizontes intelectuales, población con pocos económicos.

Complejo de inferioridad hacia la inteligencia y hacia la cultura extranjera.

Creciente frivolidad en la costumbres.

Cierto matriarcado real. Influencia de los revolucionarios sobre la mujer (igual que los primeros cristianos de Saulo).

Halago de la vanidad.

Utilización de la ambición ajena.

Ateísmo. Nihilismo. Pérdida de referencias morales y tradicionales.

Considerar el bien o el mal como prejuicios a eliminar en el nuevo orden a imponer.

Ostentación de mala educación y burla de convenciones sociales y de la urbanidad o “buena” educación.

Apocamiento de la derecha: “para el hombre ruso el honor es tan solo una carga superflua.”

“Yo aún soy partidario del honor pero sólo por la fuerza de la costumbre…

Razones del éxito revolucionario

Tener un “uniforme” (sentido de la pertenencia, cargos, misiones) y engaño sobre la verdadera realidad de la organización.

Sentimentalismo como elemento de difusión del socialismo

Los pícaros mondos y lirondos

El cemento principal: la vergüenza de la propia opinión

La sociedad u organización social futura, según Schigálev:

Fase previa: Quinquevirato que disimula su condición entre los otros.

División de la Humanidad en dos partes desiguales. Una décima parte de la misma recibirá la libertad personal y un derecho ilimitado sobre las otras nueve partes restantes. Estas vendrán obligadas a perder la personalidad y en convertirse en algo así como un rebaño, y, mediante una obediencia sin límites, alcanzar la primitiva inocencia, por el estilo del primitivo paraíso, aunque de otra parte, tendrán que trabajar.

Hay medidas para extirpar la voluntad a las otras nueve partes de la Humanidad y reducirlas a la condición de rebaño, merced a la educación de generaciones enteras…

Estrategias:

Usar lo que pasa (por ejemplo una revuelta o protesta laboral por la corrupción del administrador de su fábrica) para los propios fines, apropiándose de sucesos como algo premeditado e inducido por ellos.

Provocar tumultos

Agentes demoledores profesionales y sociales que sin saberlo conscientemente trabajan para el desarrollo de la causa minando la moral y cohesión social.

El crimen ya no es una locura sino un deber. El dios ruso ha huido ante el alcohol.

Una o dos generaciones depravadas son ahora indispensables. De una depravación inaudita, ruin, en la que el hombre se convierta en un ser asqueroso, cobarde, cruel, egoísta…

Recurriremos al incendio, echaremos a volar leyendas…

Comprometer a los socios y simpatizantes con algún crimen para chantaje y cierre de solidaridad, aunque sea a la fuerza.

Fomentar la desconfianza e incluso el odio entre los diferentes miembros y humillarlos en público para distinguirse el mando de la masa. Terror ajeno y propio para mantener la disciplina. Incluso asesinato de disidentes y arrepentidos.

Buscar un rey títere.

Organización:

Con una supuesta autoridad central desconocida para los miembros comunes, formada por una Red de secciones relacionadas (más o menos de verdad) que hacen prosélitos y se extienden, cuyas Misiones, mediante una propaganda sistemática delatora, son:

Minar continuamente la autoridad de los poderes locales

Engendrar la duda en los vecinos

Fomentar el cinismo y el escándalo, la incredulidad absoluta en todas las cosas, el ansia de mejora

Provocando incendios como medio popular por excelencia, lanzar a una región, en el momento indicado, si es preciso, incluso a la desesperación.

Para un disidente, Schatov, los terroristas son:

Enemigos de la vida

Liberalotes anticuados que le temen a las personalidades independientes

Lacayos del pensamiento,

Enemigos de la personalidad y de la libertad

Puercos predicadores de la carroña y la podredumbre

Dorada medianía,

Canallas

…..

 

Divinas palabras

No sé lo que opinaría el gran Valle de los actuales discursos entre la refriega de los combates. Si son divinas palabras o algún despropósito de ángel fieramente humano. Hace poco, don Felipe nos endiñó uno hipócrita, falaz y estupefaciente de los suyos sobre los valores de Occidente, y patatín, patatán. Muy serio y puesto en razón, mientras premiaba a un representante en España del genocida y corrupto gobierno sionista ucraniano. Y a otra cosa mariposa, que vengan días y vengan ollas, saraos y desfiles, con o sin espera del caprichoso infame señorito.

El tenebroso comisario Borrel, el de las famosas extorsiones de Hacienda y émulo del no menos siniestro bombardero de Serbia, un tal Solana, acaba de balbucir con su media lengua de trapo que sí que es verdad que se está acosando a Rusia desde hace años pero que evidentemente no tienen derecho a defenderse.  Que deben aguantarse que para algo son rusos, el inventado enemigo que necesita el tinglado criminal del Imperio para seguir haciendo negocios y provocando desolación y muerte.  “Es historia”, como dice con su cinismo habitual el primate de la PSOE, hoy ascendido a comisionista de relaciones exteriores de la UE.

Una doble vara de medir sobre los ataques preventivos, por cierto, que no se aplica cuando son los norteamericanos los que se permiten agredir unilateralmente a naciones soberanas o los sionistas judíos impunemente invaden o atacan territorios vecinos o incluso intentan destruir buques de guerra norteamericanos como el famoso buque espía Liberty.

Pero el pasado día treinta de setiembre en ocasión solemne, el «malvadísimo» Putin explicaba su versión de los hechos y de las razones de la actuación defensiva rusa. Para los españoles amantes de la paz y partidarios de la histórica neutralidad de nuestra nación como lo más conveniente para nosotros resulta de gran interés escuchar las razones y argumentos del “malo” hurtados a la opinión pública por el infecto albañal en el que han convertido a los media.

Putin, después de dar la bienvenida a los compatriotas rusos recuperados, se explayaba así:

«Durante ocho largos años, el pueblo del Donbás sufrió un genocidio, bombardeos y bloqueos; en Jersón y Zaporiyia se llevó a cabo una política criminal para cultivar el odio a Rusia, a todo lo ruso. Ahora también, durante los referéndums, el régimen de Kiev ha amenazado con represalias y muerte contra las maestras, las mujeres que trabajaban en las comisiones electorales. Kiev amenazó con la represión a millones de personas que venían a expresar su voluntad. Pero la gente del Donbás, Zaporiyia y Jersón no se quebrantaron y expresaron su opinión.

Quiero que las autoridades de Kiev y sus verdaderos amos en Occidente me escuchen ahora, y quiero que todos recuerden esto: las personas que viven en Lugansk y Donetsk, en Jersón y Zaporiya se han convertido en nuestros ciudadanos, para siempre.»

Y continuaba con unas interesantes reflexiones, en especial para nosotros sobre lo que denomina la «desoberanización» y sometimiento de las élites propias, como el que estamos sufriendo también en nuestra patria:

«Nuestros compatriotas, nuestros hermanos y hermanas de Ucrania que forman parte de nuestro pueblo unido han visto con sus propios ojos lo que la clase dominante del llamado Occidente ha preparado para la humanidad en su conjunto. Se quitaron las máscaras y demostraron de qué están hechos realmente.

Cuando la Unión Soviética se derrumbó, Occidente decidió que el mundo y todos nosotros nos inclinaríamos definitivamente ante sus dictados. En 1991, Occidente creía que Rusia nunca se recuperaría de tales conmociones y colapsaría por sí sola. Casi sucedió. Recordamos los horribles años 90, el hambre, el frío y la desesperación. Pero Rusia se mantuvo firme, revivió, se hizo más fuerte y ocupó el lugar que le corresponde en el mundo.

Mientras tanto, Occidente ha seguido y sigue buscando una nueva oportunidad para asestarnos un golpe, para debilitar y quebrantar a Rusia, lo que siempre ha soñado, para dividir nuestro Estado y poner a nuestros pueblos unos contra otros, y condenarlos a la pobreza y la extinción. No pueden estar tranquilos sabiendo que existe un país tan grande en el mundo con un territorio tan vasto, con su riqueza natural, sus recursos y su gente que no puede ni quiere cumplir con las exigencias de otros.

Occidente está dispuesto a traspasar todos los límites para preservar el sistema neo-colonial que le permite vivir a costa del mundo, saquearlo gracias al dominio del dólar y la tecnología, cobrar un verdadero tributo a la humanidad, extraer su principal fuente de prosperidad inmerecida, la renta pagada al hegemónico. La preservación de esta renta es su motivación principal, real y absolutamente interesada.

Por eso les interesa la desoberanización total. Esto explica su agresividad hacia los estados independientes, los valores tradicionales y las culturas auténticas, sus intentos de socavar los procesos internacionales y de integración, las nuevas monedas globales y los centros de desarrollo tecnológico que no pueden controlar. Es de suma importancia para ellos obligar a todos los países a ceder su soberanía a los Estados Unidos.

En algunos países, las élites gobernantes acceden voluntariamente a hacerlo, acceden voluntariamente a convertirse en vasallos; otros son sobornados o intimidados. Y si eso no funciona, destruyen estados enteros, dejando tras de sí desastres humanitarios, devastaciones, ruinas, millones de vidas humanas aniquiladas y mutiladas, enclaves terroristas, zonas de calamidad social, protectorados, colonias y semicolonias. No les importa. Lo único que les importa es su propio interés.

Quiero volver a enfatizar que su insaciabilidad y determinación para preservar su dominio sin restricciones son las verdaderas causas de la Guerra Híbrida que el Occidente colectivo está librando contra Rusia. No quieren que seamos libres; quieren que seamos una colonia. No quieren una cooperación igualitaria; quieren saquear. No nos quieren ver como una sociedad libre, sino como una masa de esclavos sin alma.

Ven nuestro pensamiento y nuestra filosofía como una amenaza directa. Por eso están apuntando a nuestros filósofos para asesinarlos. Nuestra cultura y nuestro arte representan un peligro para ellos, por eso tratan de prohibirlos. Nuestro desarrollo y prosperidad también son una amenaza para ellos, a medida que aumenta la competencia. Ellos no quieren ni necesitan a Rusia, pero nosotros sí.»

Entiendo que se refiere al cobarde acto terrorista mediante coche bomba que acabó con la vida de la hija del polígrafo Alexander Dugin, autor de la interesante Cuarta Teoría Política. Pero no estaría de más intentar comprender quiénes son los que hoy día representan el papel de Demonios o Endemoniados ya denunciados por el gran Dostoievski.

«Occidente apuesta por la impunidad, para poder salirse con la suya. De hecho, así fue hasta hace poco. Los acuerdos de seguridad estratégica quedaron reducido a nada; los acuerdos alcanzados al más alto nivel político han sido declarados fábulas; las firmes promesas de no expandir la OTAN hacia el este dieron paso a viles engaños tan pronto como nuestros antiguos líderes les creyeron; los tratados de defensa antimisiles, los misiles de alcance intermedio y de alcance más corto han sido desmantelados unilateralmente con pretextos ridículos.

Y todo lo que escuchamos es que Occidente insiste en un orden basado en reglas. ¿Pero de dónde viene eso? ¿Quién ha visto esas reglas? ¿Quién las aceptó o aprobó? Escuchen, todo esto son absurdidades, engaños, doble rasero, ¡incluso triple rasero! Deben pensar que somos estúpidos.

Rusia es una gran potencia milenaria, toda una civilización (en sí misma), y no va a vivir con reglas improvisadas y falsas. (Aplausos).

Es el llamado Occidente el que ha pisoteado el principio de la inviolabilidad de las fronteras, y ahora decide, a su antojo, quién tiene derecho a la autodeterminación y quién no. No está claro en qué se basan sus decisiones o quién les dio el derecho a decidir. Simplemente lo asumieron.»

Los hechos que denuncia Putin deben ser conocidos por el gran público en Occidente para su interpretación, debate y valoración.  Las democracias se han subvertido hasta la mera colocación, con pucherazo o no, de cromos mercenarios ajenos a los pueblos que obedecen a los globalistas quienes les mandan no al pretendido y engañado pueblo soberano.

Putin expone sus razones para defender a Rusia, su Patria, hoy paradójico último bastión del Cristianismo en el mundo, de las agresiones occidentales. Un Occidente presa hoy del satanismo globalista más desquiciado. El asunto no es tan lejano para nosotros, que necesitamos algún Putin que defienda los legítimos intereses de la vieja patria española eterna y de sus ciudadanos hoy degradados a súbditos.

Para desgracia nuestra y de la Humanidad, ambas civilizaciones históricas, la Hispanidad y Rusia, constituyen enemigos a batir por nuestros socios y supuestos amigos.

 

 

Farsa presupuestaria, un insulto

Las hordas gubernamentales globalistas pro pederastas de Su Majestad con La Susi a la cabeza han llevado a rastras la farsa presupuestaria al parlamento, que según afirman sinvergüenzas o incautos ajenos al sentido del ridículo ni del decoro constituye la sede de la soberanía nacional. Sublime entelequia. Nada más y nada menos.

Tras leyes inicuas propias de depravados o gentuza infecta, esto de los presupuestos viene a ser colocar más clavos en el féretro de la España civilizada, amartillados por quienes tienen la obligación moral y legal de defenderla. La España esclavizada durante el desastroso reinado de don Felipe VI, “El de los Valores”, comienza a parecerse cada vez más a un tenebroso Estado fallido de tintes filoetarras, catalanistas o bolivarianos y los buitres geoestratégicos al acecho se preparan para repartirse los despojos carroñeros de un país que fue extraordinario en la historia de Occidente. Pero no importa, el presidente del Gobierno de Su Majestad bordeando la alta traición, aumenta el déficit para engordar vagos y maleantes y la deuda hipócritamente llamada “soberana” de cuyos intereses y pérdida de soberanía se beneficia el gran capital usurero enemigo. Todo para intentar complacer a la gentuza encanallada y comprar con nuestra ruina el apoyo a la presente devastación que su gobierno representa. Y con la colaboración real, que se limita a ver la corrida desde el palco, como si nada fuese con Él ni con Su Gobierno.

Los presupuestos de Su Majestad son una falsedad basada en embustes, donde toda traición, canallada o felonía tiene su onerosa recompensa. Todo un espectáculo de ficción, frívolo e indecente. En unos momentos en que la estulticia criminal de la corrupta y degenerada elite occidental está llevando al mundo al abismo, al señorito falsario le preocupa colocar su culo en la poltrona aunque lleve España a la descomposición y la ruina. Y no puede prometer pero promete, mientras Su Jefe oficial consiente.

Tras las agresiones terroristas de los satánicos Biden y Cía a Europa no sabemos que va a pasar con ella, ni con la UE, ni menos con el euro, pero que la orgía no decaiga.

Vengan días y vengan ollas decía Cervantes, ahora fatalmente vendrán quiebras, hambrunas y desfalcos, si es que en esta siniestra cuenta atrás ya nos quedan días.

 

 

 

Tobogán de ganapanes

Es otra forma de rueda de la fortuna.

En estos calamitosos tiempos de pertinaz democracia al estilo imperialista gringo, prostituidos los media que debieran explicar las cosas, hay que volver a las viejas mañas adivinatorias para entender qué pasa. Así, a falta de destripar pájaros, por ejemplo saber quién ha caído en desgracia de la elite satánica que domina el mundo, quién se mantiene, quién va a ser promocionado como imaginaria de igual servicio a lo alto de la cucaña visible.

El que parece ir de culo y cuesta abajo en este tobogán de hambrientos es la antigua Su Excelencia vicepresidencial del gobierno pro pederasta de Su Majestad. Se ha sabido que buscaba cómodo puesto de profesor en la universidad para lo que competía con otros seis candidatos. Ha quedado, muy centrista ahora él, el cuarto de siete. Esta vez los amos del gran capital descapuchado no han intercedido por su causa ni le agradecen los servicios prestados.  Y eso que al menos que se sepa tiene tres churumbeles que mantener tras su doble espantá moncloaca y galapareña.

Otro que parece ya en la cuerda floja es el terrorista pederasta judío que responde al nombre de Zelenslki, un tipo corrupto, compinche de los Biden, revendedor de armamento entregado por socios, muy jaleado y aplaudido por las degeneradas castas títeres europeas, incluida la nuestra en su totalidad. Su patrocinador imperial le habría mandado un sonoro aviso, y a los tres, supongo que ya directamente al corral.  En efecto, el tenebroso ministro imperial de Exteriores le ha acusado de ser el cobarde terrorista asesino de la desgraciada hija del filósofo ruso autor de la Cuarta Teoría Política, Alexander Dugin. En realidad solo una muerte más entre las decenas de miles causadas desde el golpe de estado imperialista de 2014 entre la perseguida población rusófila en territorio formalmente ucraniano. Su incitación a atacar preventivamente al estilo sionista a Rusia con bombas nucleares llevaría a la guerra total para destruir Europa y buena parte del planeta. Pero puede que no, que el imperio siga perpetrando nuevos atentados terroristas como el del puente de Crimea hasta que al usurpador Biden también le llegue su San Martín.

De otros próceres satánicos no se sabe mucho últimamente. Bergoglio está ocupado con sus fechorías sinodales y se muestra cada vez más en sintonía y asaz compinchado con la China atea comunista que tanto admira.

Pero lo que es una incógnita, al menos de momento, es la suerte de nuestra gente española más principal.

Don Felipe, como las folclóricas de la Transición, está dispuesto a hacer lo que le exija el guión de la película de destape y se esfuerza por no hacer nada beneficioso ni por España ni por sus súbditos. Aún así, visto lo acontecido con su emérito progenitor humillado en el exilio gracias a él, no es para fiarse.

Feijoo aún sigue siendo una incógnita. Aunque ha demostrado querencia y buenas maneras de déspota sin escrúpulos, el caso es que parece que no termina de cuajar a total satisfacción nariguda y cada vez son más los españoles que van enterándose de sus fechorías en la poltrona gallega.

Ahora se habla mucho de otro deseado mirlo blanco, Moreno Bonilla el engominado galán andaluz como nuevo seductor de la derecha huérfana española. Se trata de un decidido lampedusiano amén de gran abanderado de la funesta Agenda 2030.

La civilización se encuentra grandemente amenazada y además por los que tienen la obligación de defenderla que han roto unilateralmente el contrato social. La cosa debiera ir de ideas, de cómo intentar hacer frente a esta situación, que no de un quítate tú que me pongo yo. Pero la pseudo derecha española carece de ellas y está, como las vírgenes prudentes esperando al esposo, para ofrecerse a satisfacer cuanta petición viciosa le exija el amo globalista.

Pero la duda principal se encuentra en la suerte del doctor falsario. ¿Será verdad que ha caído en desgracia de los amos del mundo? ¿Cómo interpretar lo de las votaciones andaluzas? ¿Ha habido o no pucherazo? Si no lo ha habido nos encontraríamos ante un cambio fundamental. Y si lo ha habido, ¿Cómo es que ahora el favorecido es la otra cara de la misma moneda?

Su novedoso ataque actual a los «ricos» españoles ¿es otra falsa bandera cara a la galería o muestra de su soberbia, despecho y resentimiento que pudiera adelantar su descabello?

O acaso todo es puro cuento para que los globalistas de la banda de la alternancia se confíen y poder continuar mediante pucherazo, nuevo encorralamiento pro vacuníl o pro cambio climático u oportuno golpe de estado sui generis, con su brillante labor incendiaria y devastadora. Desde luego no cabe mejor agente de destrucción nacional. Destruye todo, derechos, libertades, credibilidad y legitimidad de las instituciones, cultura, bosques y predios, embalses, con la impagable complicidad del Régimen borbónico. Y destinada a criar y engordar vagos y maleantes genera abundante deuda mal llamada «soberana» para que sus insaciables amos aumenten sus intereses y beneficios. Con él tienen un negocio redondo e incluso la posibilidad de ver consumada la venganza histórica contra España tanto tiempo esperada.

 

 

 

Gasoductos y dominación imperial

El tremendo asunto del acto terrorista de sabotaje a los gasoductos rusos en el mar Báltico que suministran a Europa es tema que me importa especialmente. No solo como ciudadano español y europeo horrorizado por la deriva criminal que viene tomando la corrupta UE globalista actual bajo la servidumbre del imperio sionista anglosajón sino también porque he desarrollado buena parte de mi vida profesional como ingeniero en relación con el gas natural y los gasoductos en empresas del sector como Enagás o Gas Natural.

La del gasoducto ruso en el Mar Báltico constituye una cuestión geoestratégica de gran importancia que desborda por sus aspectos geopolíticos la mera preocupación por el suministro de energía, la aportación del gas natural en el balance de energía primaria o los problemas medioambientales tanto de su logística cuanto de sus principales aplicaciones en la actividad económica de las sociedades.

Este acto terrorista debe entenderse como la puntilla a toda una forma de dominación monopolista e imperialista impuesta por el cambio de política dirigido a arruinar Europa impidiéndola mantener su industria condenándola a una decadencia fatal por la ineficiente energía verde. La voladura pone en evidencia la catadura moral de nuestros líderes imperialistas actuales así como la verdadera naturaleza de subordinación de Europa occidental con el genocida imperio sionista anglosajón y su brazo armado. Con unos títeres prostituidos o sin sentido mínimo del decoro, la dignidad o la propia vergüenza.

Voluntad de imperio

En realidad, no debiera sorprendernos tanto, y menos a los españoles que hemos padecido atentados terroristas como el famoso del Maine en Cuba donde EEUU comenzaba a enseñar al mundo su falta absoluta de escrúpulos cuando se trata de satisfacer su ansia de rapiña a toda costa.

Lo que se ha venido en llamar desde la Guerra fría el Deep State, corporación criminal de intereses imperialistas de dominación militar industrial viene actuando desde hace mucho tiempo. Y sin cortapisas: El Maine, el Lusitania, los escondidos códigos de espionaje de Pearl Harbour, los genocidios de Tokio, Hiroshima o Nagasaki, Corea, el falso incidente del golfo de Tonkin que les permitiría arrasar Vietnam, Irak, Afganistán, Yugoslavia, otra vez Irak, Yemen, Libia, Palestina, Siria, sin olvidar los infames auto atentados contra la propia población civil de las torres gemelas… y ahora el peligrosísimo acoso a Rusia a la que se intenta derribar para mejor robar sus importantes recursos naturales…

En 1950 la nueva doctrina imperial se plasmaba en el documento conocido como NSC 68. La creciente sustitución de gastos sociales por militares fue una de sus consecuencias. Un creciente botín cada vez más descomunal para el conglomerado corporativo militar industrial, que necesita ser mantenido inventando supuestos enemigos a combatir cuando sea necesario para el negocio. Primero la guerra fría, luego tras la desaparición de la URSS, el déspota real o no que interese al negocio, Sadam , Sadat, los ayatolás, los aliados talibanes de quita y pon. Ahora el “malvadísimo” Putin. O el terrorismo made in USA de cualquier falsa bandera, todo vale para el convento. Todo menos la paz y la coexistencia pacífica para enfrentar los problemas reales de la humanidad.

La política imperial se definía en tres postulados. “El mundo debe ser organizado para que no haya desorden. Nosotros podemos imponer el orden, nuestro orden.  Debemos fijar los principios de nuestro orden, a nuestro servicio pero con carácter universal.”

Décadas después, extinguida la URSS, el enemigo a batir es Rusia y de paso la UE. En eso están con la complicidad de nuestros gobiernos y de las no menos prostituidas instituciones europeas.

El gas natural en el escenario europeo

Pero volvamos al problema energético y del gas natural que forma parte de este proyecto imperialista. Por lo que podemos ver existe un proceso intencionado por parte del imperio de sabotear la industria y la economía europea, dentro de lo que se ha venido en llamar El Gran Reseteo o la Agenda verde 2030.  Unas políticas en realidad criminales de las que se vanaglorian nuestros degenerados próceres.

En agosto de este año el precio del gas natural había subido más de un mil por ciento respecto al año anterior.

Los corruptos dirigentes de Alemania y de la UE “explican” que la razón es la guerra de Putin en Ucrania. Pero no es cierto, al menos no del todo. Las élites globalistas están utilizando el conflicto bélico para disimular una crisis energética anterior made in Germany y Bruselas. Ocultan la profunda transformación que han creado en la forma en que se determina hoy el precio del gas natural. La desregulación del mercado del gas natural que se vendió como la «liberalización» del mercado del gas natural de la Unión Europea. Lo que implica que el comercio no regulado del mercado libre en tiempo real fije los precios en lugar de los contratos a largo plazo, mucho más beneficiosos para el consumidor como se había venido haciendo desde siempre.

Es decir, la promoción de la especulación de los monopolios para mayor granjería del gran capital y lograr una mayor dominación. Las grandes corporaciones financieras y energéticas que en la práctica controlan la política de la UE en Bruselas mediante títeres ineptos o corruptos habían creado un nuevo sistema de precios  cortoplacista «independiente», en paralelo a los precios estables y a largo plazo del gas proveniente de los gasoductos rusos, o en su caso, argelinos, que no controlaban.

Desde hace un decenio la UE comenzó a impulsar un cambio radical en las normas de fijación de precios del gas natural. Hasta entonces, la mayoría de los precios del gas se fijaban en contratos fijos a largo plazo para el suministro por gasoducto. El mayor proveedor, la empresa rusa Gazprom, suministraba gas a la UE, sobre todo a Alemania, con contratos a largo plazo relacionados con el precio del petróleo. El suministro por GNL, (Gas Natural Licuado), a través de metaneros y plantas de regasificación, mucho menos eficiente desde el punto de vista energético y más peligroso para la seguridad y el medio ambiente, era relativamente reducido. Pero el imperio quería colocar su propio gas, a través de GNL procedente de esquistos, un sistema de tremendo impacto ambiental, en especial por la contaminación del suelo y de los acuíferos. Y empezaron a construirse terminales de GNL para hacer la competencia al gas natural ruso suministrado a Europa por gasoducto. Competencia imposible ¿de no ser “a bombazos”?

Pero se iba preparando el terreno. Unas directivas energéticas de la Comisión de la UE oportunamente desarrolladas ad hoc harían posible que el nuevo mercado de gas totalmente desregulado y más costoso fijara de facto los precios del gas natural en la UE, a pesar de que Rusia seguía siendo, con diferencia, la mayor fuente de importación de gas con sus contratos a largo plazo.

GNL frente a gasoductos

Parecido al mercado de Rótterdam para el petróleo, el llamado TTF (Title Transfer Facility) holandés era el centro de comercio dominante para el gas de la UE. El TTF es una plataforma virtual de negociación de contratos de futuros de gas entre en operaciones entre bancos y otros inversores financieros, que no está regulada de facto.

El año pasado sólo un 20% de las importaciones de gas natural a la UE eran de GNL, cuyos precios estaban determinados en gran medida por las operaciones de futuros en el TTF. La mayor cuota de importación de gas europeo procedía de la rusa Gazprom, que suministró más del 40% de las importaciones de la UE en ese año 2021. El gas se obtenía a través de contratos suministrados por gasoducto a largo plazo cuyo precio era inferior al actual de especulación de la TTF. Según algunas estimaciones la factura habría aumentado incluso en decenas de miles de millones de euros. El abuso estaba garantizado.

Las exportaciones rusas de gas natural a Europa han caído más de un 82% en un año, según la ministra de Transición Energética de España, Teresa Ribera. “En solo un año, el flujo de gas procedente de Rusia cayó más de un 82%. De hecho, en enero de 2021, los suministros desde Rusia supusieron cerca del 40% del gas consumido en Europa. De momento, esta cifra no alcanza 10%»

De modo, que en este estado de cosas y con respaldo de la propia UE al nuevo mercado mayorista del gas, Bruselas, Alemania y la OTAN comenzaron a sabotear sistemáticamente el gasoducto estable y a largo plazo a la UE. Los sabotajes administrativos o políticos se cebaron con el nuevo gasoducto ruso hasta culminar en el acto terrorista del 25 de septiembre que lo ha dejado inutilizado no se sabe hasta cuando.  Un atentado contra los intereses rusos pero también contra los de Alemania, considerada la locomotora europea.

No es solo el gas natural como energía primaria, es la electricidad

Para terminar estas notas conviene explicar que el asunto no se limita únicamente al gas natural en el balance de energía primaria, cosa ya importante en sí misma, sino que tiene un efecto demoledor en la factura eléctrica. Salvo la hidroelectricidad o ciertos convertidores o dispositivos verdes, la electricidad es una energía secundaria que se obtiene en centrales térmicas convencionales (carbón, petróleo, gas natural) o atómicas.

Nos encontramos inmersos en una suicida y demencial política de sabotaje de precios también de la electricidad de consecuencias catastróficas. Pero veamos. David Ricardo fue un economista inglés de origen sefardita autor de entre otras muchas obras su famosa teoría ricardiana de rentas que desarrollara para el caso de la agricultura pero que es aplicable también hoy al tema de la generación de electricidad.

Intentaba explicarlo hace un año, de modo que mejor copio y pego:

En la actual regulación tarifaria se produce un interesado totum revolutum para mejor ganancia de pescadores. Se trata de introducir tanto el empleo obligatorio de los convertidores energéticos más ineficientes cuanto los llamados derechos de emisión de CO2. Una cosa por demás harto curiosa porque a falta de que la Atmósfera abra su ventanilla de cobro entre las nubes, ahí están heroicos burócratas ecologistas al servicio del NOM para hacerlo, caiga quien caiga.  Y si es de aplicación aquí no lo sería al otro lado del Estrecho donde las térmicas contaminantes vecinas hacen su agosto.

El funcionamiento de la formación de precios recuerda al de la de las famosas rentas ricardianas estudiadas por David Ricardo para el caso de la renta de la Tierra. Si el precio se forma de acuerdo con el coste marginal del convertidor más incompetente aquellos que puedan producir con los convertidores más eficientes tendrán una renta ricardiana derivada de la diferencia entre ambos costes de producción. Por eso puede interesar utilizar energía hidroeléctrica, la más barata, vaciando embalses y cobrada a precio de lujo. Cuanto más ineficiencia energética, mayor negocio financiero.  No importa la paradoja: paga el consumidor que es idiota o está indefenso ante la mohatra institucional.

Existen otras cuestiones como la obtención de los mejores rendimientos eléctrico- térmicos en centrales de ciclo combinado o bien de cogeneración descentralizada en industrias, o de utilización solar para autoconsumo que también dependen de la satisfacción prioritaria de intereses corporativos que habitualmente no coinciden con los nacionales.

Sin embargo, para promover el empleo de convertidores más o menos eficientes se según los opacos términos de las complejas medidas de reforma del mercado eléctrico de la UE, los productores de electricidad procedente de la energía solar o eólica reciben automáticamente el mismo precio por su electricidad «renovable» que venden a las compañías eléctricas para la red que el de mayor coste, es decir, el del gas natural artificialmente subido gracias a las maniobras especulativas antes explicadas.

El intento de la UE de destruir nuestros embalses, seguido de modo complaciente y suicida por el gobierno falsario probablemente tenga otras motivaciones en las que no vamos a entrar ahora.

Pero, sí, nos encontramos en un mundo paradójico y esperpéntico en el que aunque sea difícil de creer y menos aún de asimilar nuestros propios dirigentes occidentales se están transformando en los peores enemigos de nuestros pueblos.

La UE actual, subordinada a los intereses imperiales, nos lleva al desastre con carácter fatal.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.