Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El gobierno español, ¿investigado por la DEA?

Ya hace unas semanas pensábamos que si era cierto que la ridícula y escandalosa aventura en la embajada mejicana en Bolivia tenía que ver con la supuesta protección de narcotraficantes relacionados con el actual gobierno español o personajes del PSOE o Podemos, partidos que lo sostienen, la cosa podía ponerse fea para el falsario y su lamentable banda gubernamental.

En efecto, la administración norteamericana ya está tomando nota de la deriva gubernamental española y de sus complicidades reales o aparentes con el narco régimen venezolano. Una de las bestias negras de la política norteamericana, hipocresías aparte, es el narcotráfico. Parece ser que a Abalos, tan jaque con los indefensos súbditos españoles se le pudiera atragantar su chulería demostrada una vez más con sus recientes declaraciones de que a él no le echa nadie. Según Periodista Digital, EEUU estudia cursar orden de detención contra el ministro Abalos por reunirse con una narcoterrorista. Pudiera ser que también terminase acusado por la Justicia española por prevaricación y complicidad con los narcos al evitar que la Policia cumpliese con su obligación de detener a una peligrosa narco buscada por INTERPOL.

Y si las graves denuncias de las autoridades bolivianas sobre narcotráfico, corrupción y financiación irregular fuesen ciertas, acaso otros personajes de las filantrópicas zurdas debieran poner sus barbas a remojar. Garzón, Zapatero, Monedero, Errejón…

En fin, el prestigio internacional del Reino de España progresa adecuadamente. Sólo nos faltaría ver a todo un excelentísimo señor ministro de la Corona con el mono naranja de presidiario en Guantánamo. Y al resto del Gobierno de Su Majestad, con el falsario a la cabeza, en cuarentena.

 

 

Candidatas a SCUM o hay que castrar a Platón

Una de las memeces dominantes en el feminismo rampante actual es la Teoría queer según la cual lo del género como se llama ahora la diversidad sexual no es una cosa genética o biológica o de la naturaleza o de nacimiento sino que es cultural, es decir, a gusto del personal o como construcción del Estado. Si se trata del género tonto estamos de acuerdo. El tonto se hace por propios méritos y ahora también con la inestimable ayuda estatal en muchos casos.

Pero no todas están de acuerdo en esto.  Por ejemplo la supremacista Valerie Solanas. Entre las feministas españolas subvencionadas por el Gran Capital vía marxismo cultural aún no ha aparecido una clara e indiscutible figura egregia de la talla sublime de Valerie Solanas. Sin duda, habitando el abigarrado anaquel de monstruas disponemos de inefables tortilleras que hacen méritos y son premiadas por el establecimiento lumpen patrocinado y encumbrado por el Ibex 35 o sus terminales de intoxicación del populacho y de la populacha. Así, por ejemplo, la pareja científica enmucetada en el flamante monasterio de Igualdad, centro cenobítico del esperpento, cuyos mejores trofeos confesados en su lucha contra la sociedad heteropatriarcal son el ánimo de empalar varones o abusar de menores.

El gran Miguel Espinosa, entre mandarines y mandarines que iban o volvían de la escuela, también dedicaba a tales fricadoras sendas obras: La Tribada falsaria y La Tribada confusa.  Pero, nada comparado con la provocadora prosa poética de la Solanas.

Todo un personaje del aberrante feminismo de diseño puesto a la venta en el supermercado del despropósito por sus terribles consecuencias de mercancía tóxica o averiada. Agentes de una nueva pandemia de estulticia, fanatismo y perversión.

Valerie Solanas, lesbiana medio loca, mendiga y luego prostituta, que disparó a Andy Warhol fue autora de SCUM, un manifiesto audaz, hilarante, penoso, patético y trágico, resumen emblemático de los desvaríos de la feminidad misógina. Publicado en 1968 en Nueva York, en él se encuentran preciosas perlas tales como:

 

Vivir en esta sociedad significa, con suerte, morir de aburrimiento; nada concierne a las mujeres; pero, a las dotadas de una mente cívica, de sentido de la responsabilidad y de la búsqueda de emociones, les queda una, sólo una única, posibilidad: destruir el gobierno, eliminar el sistema monetario, instaurar la automatización total y destruir al sexo masculino. 

Hoy gracias a la técnica es posible reproducir la raza humana sin ayuda de los hombres, (y también sin la ayuda de las mujeres). Es necesario empezar ahora, ya. El macho es un accidente biológico: el gen Y (masculino) no es otra cosa que un gen X (femenino) incompleto, es decir,  posee una serie incompleta de cromosomas. Para decirlo con otras palabras, el macho es una mujer inacabada, un aborto ambulante, un aborto en fase gen. Ser macho es ser deficiente; un deficiente con la sensibilidad limitada. La virilidad es una deficiencia orgánica, una enfermedad, los machos son lisiados emocionales.

“A pesar de ser total o solo físico, el hombre no sirve ni para semental”.

“Mujer incompleta el macho se pasa la vida intentando completarse convertirse en mujer.” 

“El gran Arte y la Cultura: el artista hombre intenta compensar su incapacidad para vivir y su impotencia para ser mujer, construyendo un mundo sumamente artificial en el qu él es el héroe, es decir despliega las características femeninas; y la mujer queda reducida a roles limitadísimos, de insípida subordinada, en una palabra queda reducid a hacer de hombre.”

 

Valga esta simple muestra, espigada entre lo más reproducible del Manifiesto SCUM.

Acaso la pobre Valerie si terminó tan mal y no ricamente enmucetada con cargo a déficit y deuda pública fuera por la imprudencia de citar la bicha que se esconde detrás de la aberración feminista actual: la plutocracia financiera internacional, la hipócrita y tapada doña Brígida pervertidora de doncellas incautas.

No deja de ser curioso, que tantas feministas de pro y dotadas, por natura que no por mérito salmantino, de tan incuestionable pureza genética dependan de dos grandes prepotentes machos de gen X defectuoso, soberbios ejemplares ambos de la malvada sociedad heteropatriarcal: el doctor falsario y el marqués. Sendos gallos para un violado gallinero cacareante, como decía cierta famosa majadera catalana. Además de curioso, incoherente que su feminismo solanesco ministerial se constituya en hacer de criaturas defectuosas, en el rol limitadísimo de hacer de hombres.

Contradicción de contradicciones, cultura de feroces ménades enajenadas disfrazada de filantropía culti- latiniparla, virtud fingida pero erradicada. Es contradicción insuperable que diría mandarín confesado y enmucetado, que lo que más odian las feministas sea precisamente lo más propio de la mujer: la maternidad y la feminidad.

No soy asesor gubernamental pues me tengo por persona libre, honrada y de buenas costumbres, pero propongo gratis total, a quien corresponda con su primoroso gen X o con su defectuoso gen Y, que el monasterio de Igualdad cada año inicie a una nueva miembra en la nueva Orden del SCUM. Con medalla pensionada, juego de bolas lubricadas y taparrabos a juego. De nada.

 

Sin embargo, pese a lo indicado por la Solanas y otras feroces feministas iconoclastas la cosa no debe quedar ahí. Es preciso mantener la tradición cultural occidental por muy de heteropatriarcal que se la acuse.

Platón nos explica en El Banquete como El Amor es una gran potencia que puede volver a unir el andrógino originario, luego separado en dos, y con él la anhelada plenitud perdida. También Platón distingue, en boca de Pausanías, entre la Afrodita popular o convencional y la Afrodita Urania, del amor propio del alma, que sería el verdadero y también duradero.

Al final de El Banquete, el propio Sócrates considera que Eros es un daimon, un agente espiritual medianero entre los hombres y los dioses. El Amor consiste en querer alcanzar lo bueno. Su objeto es la generación de belleza y la inmortalidad. El que quiere aspirar a tal objeto del Amor debe amar los cuerpos bellos y considerar que la belleza del alma es más importante que la del cuerpo.

Pero insistamos en la idea platónica esencial del Amor como restaurador del andrógino inicial. Idea que surge una y otra vez en la Tradición. En la saga del grial, en su Perzival, Wolfram von Eschenbach en su Perzival pone en boca del señor del castillo estas palabras:

El hombre y la mujer forman una inseparable unidad, como el sol que hoy ha brillado y eso que llamamos día. No se puede separar lo uno de lo otro: florecen a partir de la misma semilla”.

Y es que antes de unirse con la reina Condwiramurs, Parzival recordó que

También Gurnemaz le había explicado que el hombre y la mujer forman una unidad perfecta”

Y es ese ideal de unidad perfecta, potenciado por el Amor, base de la realización individual y humana así como de la estabilidad y del progreso de la sociedad lo que está siendo vilmente atacado por las instituciones que tendrían la obligación de defenderlo.

 

 

 

Rufián pone orden en el gobierno de Su Majestad

Ojos verdes,
verdes como,
la albahaca.
Verdes como el trigo verde
y el verde, verde limón.
Ojos verdes, verdes
con brillo de faca
que se han clavaito en mi corazón.
Pa mí ya no hay soles,

lucero, ni luna,
No hay más que unos ojos que mi vida son.
Ojos verdes, verdes como
la albahaca.
Verdes como el trigo verde
y el verde, verde limón.

(Valverde-León-Quiroga)

Ayer se ha sabido que Rufián ha ido a poner orden en el gineceo ministerial. Había que dejar claro quién manda en el alborotado gallinero moncloaca.  El oportunista manijero se había desmadrado y se pretendía autónomo, demostrando una vez más que no es de fiar ni menos agradecido en reconocer a quienes les debe el momio o poltrona. Todo un sainete de quita y pon, que por algo el manijero y su tropa son gentes de profundas convicciones imperturbables. Por la mañana la madame por delegación había dicho con su media lengua de trapo y sobrecargando la neurona disponible que se posponían los vis a vis con el Polifemo de ojos verdes como la albahaca. A las pocas horas en plena siesta, Rufián se presenta muy jaque en Palacio dando voces exigiendo ver al manijero para que rectifique, y de lo dicho ya no hay nada.

El gobierno de Su Majestad es una cosa como Proteo, mil caras múltiples y cambiantes, pero con la particularidad de que quien manda en verdad no ha jurado cargo ante el rey pasmao. Está a los píes de los enemigos de España, liado entre sus dímes y diretes, celos y cuernos, una vez me dices que sí, otra vez que no, el Soros que te entienda a ti…

 

 

 

Estéticas

Decía don Ramón María del Valle Inclán que España era una deformación grotesca de la Civilización occidental. No le faltaba razón al genial artista gallego, tan odiado por sus paisanos indigenistas de la banda galleguista arrebaña presupuestos. Pero dejemos al autor de La Lámpara maravillosa.

Así, de gentes que abordaban la Política o la Economía desde una inspiración e impulso ético como nuestros grandes tratadistas de la Escuela de Salamanca pioneros del Derecho de gentes o del Siglo de Oro, los Mariana, Suárez, los Saavedra Fajardo, Gracián, Quevedo, o incluso el Cervantes de Rinconete y Cortadillo, El Coloquio de los perros, Pedro Urdemalas o la segunda parte de El Quijote, hemos llegado, degenerando, degenerando, a las habilidades prácticas de un Trampeta o un Bocanegra denunciadas por la gran escritora Pardo Bazán. Otra repudiada en su tierra gallega por la mismas razones: ser culta, inteligente y escribir en español, hoy actualizadas por la bandería zurda o arrebatacapas de todos los partidos borbónicos menos VOX. Y ahora disfrutamos de un caciquismo con nuevas tecnologías en un marco estético atrozmente degradado.

Yo soy de los que creo que el origen del desastre español actual se encuentra en la quiebra estética. En lo grotesco sino esperpéntico del funcionamiento real de nuestras instituciones que hace juego con el no menor de las almas descarriadas de toda esa horrible chusma desarrapada de lumpen, horteras, busconas, maricas, tribadas, envidiosos igualitarios, trinca subvenciones, descuideros y amigos de lo ajeno que el sistema cría en abundancia tan contundente como sobrecogedora, y engorda en los partidos del prostituido consenso globalista progre y que, por desgracia para España y la civilización, mete frívola o irreflexivamente papelitos viciados en la urna.

Todo un modelo estético que las instituciones del Régimen se encargan de promover y establecer a mayor gloria y beneficio de la plutocracia escondida.

Porque aunque Aristóteles no lo explicase de modo tan directo mucho me temo exista una gran conexión de fondo entre modelos políticos e ideales estéticos. El bien común propio de las aristocracias del mérito no puede buscarse ni prosperar entre la deformidad de lo grotesco de las democracias degradadas, demagogias o tiranías.

Si acaso pudiera resultar comprensible que de las brumas norteñas, de esos cielos grises que desdibujan las formas nazca confusión o falta de criterio, surgiese abulia, anomia, entropía o falta de cánones, no se entiende cómo es posible que tal cosa ocurra en ambientes soleados donde la luz permitiría distinguir formas armónicas, establecer módulos y proporciones geométricas y matemáticas como in illo tempore sucediera en el solar griego, origen de nuestra civilización.

Un extraño universo, como tal de unidad en lo vario, dedicado a Belleza donde el arte resultaba una necesidad espiritual, una forma de ser y de estar en el mundo. Donde se erigían hermosos templos donde vivían los dioses. También hermosos dioses de armónicas proporciones humanas, de plenitud solar, lejos de las horribles imágenes de seres atormentados, torturados, ensangrentados, propias de nuestro Barroco tardío. Allí se alcanzó la gloria estética del equilibrio entre continente y contenido entre la armonía del templo exterior y la del templo interior en forma del dios o diosa ambos en equilibrio, bellos, sobrios, mesurados, hasta constituir un ideal de existencia.  Del ser y no solo del estar.

Algunos piensan que esa sublime Belleza basada en la Geometría no genera verdadera emoción, que es demasiado fría. Que la famosa Oración de la Acrópolis de Renan fuera más producto de alquimia alambicada que de genuino o sincero pasmo ante la revelación geométrica. O que la catedral de Siracusa, remiendo o palimpsesto arquitectónico del antiguo bello templo dedicado a Atenea y rival de la anterior, donde ahora las columnas dóricas están camufladas en las fachadas, es más interesante y emotiva que antes. No lo creo así. Dios geometriza.

Mas no basta con lamentarse. Es preciso recuperar los cánones clásicos de nuestra civilización que vemos en peligro, quizás en trance de pérdida definitiva. Si Dafne se transformó en laurel huyendo de un apasionado Apolo, mucho me temo que las hediondas plantas de hechicería o las industriales de diseño sean las nuevas formas de moda. En el camino al santuario de Eleusis en busca de la epoptia o revelación sobre el ser y la existencia en forma de iniciación, las procesiones de atenienses devotos atravesaban sin perderse un frondoso bosque de laureles. Hoy la cosa tiende a degenerar en el tugurio más cercano con mal viaje estupefaciente al astral inferior, según empareje.

Las criaturas majestuosas de Fidias ha sido sustituidas con indudable ganancia por las del excéntrico o atrabiliario Almodóvar de turno. Los héroes actuales a imitar son habitualmente personajes grotescos, atolondrados, desnortados, viciosos, esclavos sin voluntad, a merced de la tempestad. Tallados a troquel como autómatas más que como personas diferenciadas, maduras por su proceso de individuación psicológica. Algunos incluso tatuados como salvajes. El ideal del orden y ejercicio de voluntad sobre las propias pasiones coronado por el laurel de la victoria sobre sí mismo, ha sido sustituido por un dejarse perder en el intrincado y falaz laberinto de pasiones, no por el noble laurel protector sino entre siniestros estramonios y beleños negros. Y la búsqueda de la creación y del mérito por la jeremiada de un lamentarse como víctima en busca de la sopa boba o la paguita social.

Pero en la Antigüedad algunos grandes pensadores y artistas se planteaban las condiciones o atributos del desarrollo armonioso. Desde el Timeo de Platón sabemos que el número de oro nos enseña que la relación de una parte con el todo debe ser semejante como entre las partes entre sí para que se deduzca el crecimiento o la manifestación armónica. Tal Estética de las proporciones o de la armonía en la naturaleza y en las artes tiene su trasunto en otras actividades humanas como la Política. La democracia sólo puede funcionar cuando existe una mayoría de auténticos demócratas ilustrados. Sólo cuando las personas dirigen su propia conducta al Bien común es esperable que los sistemas políticos democráticos basados en la cantidad también lo hagan. El ideal estético, el reconocimiento y el culto a la Belleza, ayudan a la realización del universo de los otros valores metafísicos: el Bien, la Justicia, el Amor, la Sabiduría, la Libertad… No sé si es del todo cierto lo que decía Platón de que la Belleza es el resplandor de la Verdad. Tampoco si solo la Verdad en sí misma puede mantener un sistema político democrático dirigido al Bien común en el estado actual de la naturaleza humana. Sea como fuere, en la vieja caverna, hoy sobre todo electrónica, se muestran las sombras falaces a los cautivos presos en la mohatra que no aciertan a comprender el nuevo despotismo fatal que amenaza como un omnipotente espanto desatado. Un despotismo en el que la Virtud y el Bien común han sido derrotados fatalmente por el Dinero y el Poder sin contrapesos.

Para las oligarquías la democracia degradada por la demagogia es solo un paso intermedio para lograr la perfecta tiranía. Un régimen de esclavitud en el que los esclavos, en el fondo más sombrío de la caverna, ignoran que lo son. Pero por si la cosa aún tuviese remedio estaríamos a tiempo de seguir las sabias recomendaciones de El Greco o Kandisky en el sentido que el hombre puede liberarse espiritualmente gracias al Arte.

Sea como sea, el Erecteirion, en la Acrópolis, nos enseña el papel fundamental de la mujer para sostener la arquitectura de la sociedad equilibrada y en armonía. No es de extrañar que el ideal clásico de la mujer como Dama y alegoría de las virtudes metafísicas sea una de uno de los objetivos a batir por el nuevo feísmo. Atributo propio del mercenario pseudo feminismo desgreñado, tan horrible por dentro como por fuera.

No es el Amor quien muere…

 

 

 

¿Vamos hacia una narco Monarquía?

Los últimos acontecimientos revelan una situación cada vez más preocupante. Ya no solo que el Gobierno de Su Majestad haga una fechoría tras otra y se burle de la legalidad nacional e internacional, con ser eso gravísimo, sino que lo hace con total y absoluta impunidad.

El dossier Royuela, ficción o realidad, pone los pelos de punta y pudiera ser un relato terrorífico de nuestro particular Estado profundo, de nuestras cloacas más degeneradas. El asunto denunciado en dicho dossier es tan grave que debiera ser desmentido o investigado en profundidad para depurar las responsabilidades que correspondan sin mayor dilación. De lo contrario, cabe la presunción popular de que quién calla, otorga.

Se vienen conociendo escándalos sexuales gravísimos, relacionados con menores, algunos bajo la teórica tutela y protección del Estado que afectarían a importantes próceres socialistas e izquierdistas en San Sebastián y Baleares, sin que hasta ahora haya habido exigencia de responsabilidades. Ni menos por parte de nuestros chiringuitos de amaestradas feministas mercenarias de las que se ignora hayan dicho ni mú.

El Gobierno “blanquea” los delitos del golpismo y demás delincuencia catalana “dialogando” con delincuentes en un culebrón que deja por los suelos la teórica dignidad de las instituciones constitucionales de la Monarquía.

El Gobierno de Su Majestad ningunea descaradamente a Su Majestad, sin que hasta ahora el Rey tampoco reaccione en defensa de la constitución y de su propio trono, gravemente amenazados por “Su” Gobierno.

Pero, por si esto fuese poco, los extraños sucesos de la embajada mejicana en Bolivia promovidos presuntamente por el Gobierno de Su Majestad para proteger a narco delincuentes y del encuentro clandestino de un ministro de la Corona con una delincuente en busca y captura en Barajas, amén de sendos ridículos de ópera bufa propia de embusteros villanos inútiles, parecerían indicar una extraña relación del Gobierno de Su Majestad con la corrupción y el narcotráfico bolivarianos.

Las nuevas autoridades bolivianas vienen denunciando a importantes próceres podemitas como vinculados y financiados por los narcos de su país durante el mandato de Evo Morales, así como relacionados con el narco régimen venezolano.

Otros de los presuntos implicados en estas tramas de corrupción vinculada a los regímenes narcos, según estas denuncias internacionales, serían el ex presidente socialista Zapatero, el juez condenado Garzón, así como el ex ministro Bono y el embajador Morodo.

Un escándalo gubernamental tapa al inmediato siguiente. Suma y sigue. Y llevamos solo unos pocos días de tinglado ministerial. Y mientras tanto, ¿hay alguna institución que resista el avance del emergente narco Estado? Mucho nos tememos que por desgracia no, salvo a nivel individual. El de los ciudadanos que siguen intentando cumplir con su deber, a veces con gran coste personal. Otros miran expectantes a ver si instituciones internacionales que luchan contra el narcotráfico socialista hispanoamericano nos echan una mano.

El rey parece pasmado, como el de Torrente Ballester.

La oposición aún se cree que esto es una democracia de verdad y anda enredando con solicitudes de comisiones de investigación y otras inutilidades mientras el cáncer avanza.

Las grandes fuerzas vivas o están muertas o bien parecen compinchadas con los comunistas a ver si cae algún nuevo momio o ventaja monopolística, so pretexto del cambio del clima climático climatizable o la mohatra globalista que toque. Y a los demás que les zurzan.

Y la más consciente entre la gente común que padece las agresiones de las instituciones monárquicas busca horrorizada la manera de proteger lo que le sea posible hasta ver si pasa la tempestad.

Pero es de temer que la tempestad no pase. Al menos por las buenas. Como ha dicho el ministro Abalos, han venido a quedarse y no los va a echar nadie con instrumentos políticos convencionales. Si el narco estado se consolida, se acabó lo que se daba. De la Monarquía sólo quedará una engañosa fachada mohatrera. Y luego ni eso.

 

 

 

Memoria histórica: El despojo energético, 1

Cuando se produjo la primera crisis del petróleo hubo un cierto pasmo de economistas que no sabían muy bien qué hacer. La energía, y el petróleo en particular, pueden considerarse como una mercancía más, pero, si se hiciera caso al propio pionero Walras se trataría de una mercancía muy especial.

Dentro del teatro de la riqueza económica, el petróleo es “objeto de apropiación, de valor de cambio pero no es reproducible industrialmente”. Y, además, las leyes propias de la energía determinan que la eficiencia de su empleo sea muy importante para relacionar demandas finales con balances de energía primaria. Pero en un mundo en que prima la hegemonía de lo financiero, la epifanía del dinero en abstracto, lejos de su contrapartida en la circulación de recursos, bienes y servicios, la actual crisis puede dar lugar a una renovada reflexión sobre dónde nos encontramos y hacia dónde vamos.

La Constitución encarga a los poderes públicos que velen por la utilización racional de los recursos naturales y el sector público sería más adecuado, si estuviera gestionado de acuerdo con criterios de interés general y de satisfacción de balances sociales, y no sólo financieros, para abordar ciertas actividades que tienen que ver con el mundo de la naturaleza en el que la energía juega un papel semejante al del dinero en la sociedad. Sin embargo, el proceso privatizador, o mejor dicho desamortizador, seguido durante el Felipismo ha dado lugar a pasar de un sistema de monopolios públicos de energía, propiedad del Patrimonio Nacional con precios administrados con criterios más o menos multifunción, a un sistema de oligopolios privados con precios libres todo ello en perjuicio de clientes directos, empresas y el patrimonio de los españoles.

Según el profesor Roberto Centeno, ex consejero delegado de CAMPSA: ”los activos de dichos monopolios, y en particular sus redes logísticas que son la clave de la competencia, fueron adjudicados a dedo a precios irrisorios (unas cinco veces inferiores a su valor real), redes logísticas que se han utilizado y utilizan masivamente para impedir o limitar la competencia”.

Otro caso parecido, quien hace un cesto, hace ciento, ocurrió en el caso de la antigua empresa pública ENAGÁS. Entregada a precio de ganga a la oligarquía catalana para pagar el voto pujolero a la investidura de González, la pérdida para los españoles, fue también al menos de ese orden.  En efecto, el 91 %  de ENAGAS se malbarató por 50.000 millones de pesetas, unos 300 millones de euros. Una cantidad ridícula, el importe de una de las plantas de regasificación. En el lote saldado iba la infraestructura logística, con la red de gasoductos y las tres plantas de regasificación entonces existentes, el edificio de la sede central en Madrid, los contratos de suministro y la cartera de clientes. En el 2016 Gas natural vendió ese edificio junto con otros dos más pequeños por 85,6 millones de euros. A la hora del saqueo los ventajistas catalanes eran españoles como los que más. ENAGAS fue despojada como base del proceso de desarrollo de la catalana Gas Natural. Un caso pintoresco en el que el pez chico se comió al grande.

Es curioso, pero coherente con lo que indicamos, que ahora Amancio Ortega haya pagado la cifra de 281, 63 millones de euros por solo un 5 % de los restos despojados de ENAGAS , casi lo pagado en su día por el 91% de la empresa no despojada. En el 2016, Gas Natural vendió el edificio de la sede central, junto con otros dos más pequeños y menos valiosos, por 85,6 millones de euros.

Saqueado el patrimonio español constituido durante décadas de trabajo, ahorro y previsión, cuando ya apenas queda botín español que pillar y repartir, no es de extrañar que vascos y catalanes quieran soltar amarras para disfrutar del tesoro.

Y no es solo la cuestión del propio desfalco sino su influencia en la asignación de recursos, la mediatización de la actividad de terceros, tanto regiones como empresas, al terminar con la anterior neutralidad de la infraestructura logística primaria.

Un ejemplo se vio aquí en Galicia, cuando Gas Natural impidió la construcción de la planta de regasificación de punta Canela, al Norte de la entrada a la ría de Ferrol, con el proyecto ya hecho y los terrenos expropiados. De ese modo, lo que sería interesante desde el punto de vista estratégico para España, una entrada de GNL por el NO de la península se vio saboteado por los intereses parciales del capitalismo catalán. Una planta de regasificación en Ferrol favorecería empresas energéticas de su competencia.

Al final, la planta de regasificación se hizo con capital gallego en un lugar especialmente inadecuado, descartado por razones de seguridad en el estudio previo realizado por ENAGAS, antes de decidir la ubicación a la entrada de la ría ferrolana.

Cosas de la memoria histórica. Una de las subgobernantas del flamante gobierno comunista de Su Majestad, la señora de Bacigalupo, Teresa Ribera de soltera, promueve lo que los globalistas llaman la transición energética. Otra mohatra arrebatacapas con casi toda probabilidad. Medio arruinadas la industria y la agricultura la cosa puede que termine en transición al típico burro, un buen convertidor energético sostenible y renovable, desde luego. “La entropía aumenta” nos dice el Segundo Principio de la Termodinámica.

En realidad, esto viene definiendo al Régimen del 78, granjería de y entre abusones, descuideros y piratas. Y lo que queda de él, pura entropía.  El CO2 residual de lo que otrora fue orden más complejo de cadenas hidrocarbonadas.

 

Agradecimientos: La foto de la ría de Ferrol es de SempreVolando

 

 

 

Ministro a la fuga

Se ha sabido que el valetudinario ministro de cuota colauresa, un charnego filogolpista catalán made in Albacete, ha salido por patas para refugiarse en su lujosa mansión californiana. Natural perplejidad en su ministerio, seducido y abandonado. ¿Dónde está nuestro Manolito? ¿Lo habrán secuestrado? Pero, qué raro, ¿quién lo querría?

No parece haber tal. Sin encomendarse a Dios ni a Soros, el lisérgico ministro amigo de la meona Purita se ha cogido motu propio unas semanas de vacaciones para arreglar, dicen los más enterados, algunos asuntillos personales. Acogido a la malvada pax americana, a miles de kilómetros de distancia, rodeado de actores y actrices de verdad, lejos de los escándalos y morcillas de sus colegas gubernamentales.

En su hermosa mansión, lo de Galapagar es cosa de ambiciosos paletos presumidos, entre el lujo del comunismo bien entendido, aparecen toda una serie de recuerdos, emociones pasadas, logros y frustraciones. Además, Berkeley es mucho. Toda una generación desquiciada. Un desvarío estupefaciente, servido por servicios secretos inconfesables. La cosa no terminó muy bien pese a haber pillado Nobel de matute. Claro que aún podía haber acabado peor, a lo Easy Rider.  Pereza por el presente, si quedasen ganas habría que preparar las próximas movidas organizativas, ascensos y purgas, remover o crear poltronas, planear escandalosos dímes y diretes para mejor granjería de trileros.

Para ello nada mejor que contemplar el ir y venir de las olas. Un momento como entes individuales con entidad propia, al inmediato siguiente, perdidas en el informe nirvana oceánico.  Algo parecido, burguesas alegorías románticas aparte, a las oportunas sociedades instrumentales que ocultan identidades al fisco o al fiscal.

¡Qué lección!, dejar mecerse en el ensueño narcótico, en la melopea salada del caprichoso devenir del tiempo.

Hoy, nada más y nada menos que flamante excelentísimo señor ministro de la pertinaz monarquía para lo que el enemigo guste mandar. Mañana, acaso perdido en lo más sombrío entre las sombras. No en algún espacio maravilloso del paraíso psicodélico sino en el último círculo infernal que concibiese Dante.

¿Volver o no volver? He aquí la cuestión.

 

Perjúmenes de mujer que sulibeyan

Me comentan que escribo mucho pero hablo poco de los escándalos gubernamentales. Puede ser verdad, pero es imposible seguirlos todos, no ya comentarlos. A cada fechoría perpetrada sucede inmediatamente otra aún más aberrante o peor. Es imposible dar abasto, de modo que cada cual hace lo que puede y no tengo para contratar becarios que aquí no hay publicidad y se trata de que resplandezca la verdad como decían en La Codorníz. No obstante, es preciso reconocer que si la tropilla ministerial del falsario da tremendos sustos también es verdad que ofrece espectáculo como un teatro de enredo. Veamos un ejemplo:

Abalos tiene cara de señor serio, de tipo duro algo así como de inspector de Hacienda podemita o de mafioso siciliano, uno de los matones de El Padrino, de esos contratados para hacer algún trabajo sucio de encargo. Alguien de quien huir sobre todo si eres honrado y no perteneces a la casta ventajista o progre. Pero parece ser que nuestro tipo duro también se mete en líos confiando en la impunidad que da el miedo a la falta de honradez, dignidad política y respeto a la Ley de su jefe y la complicidad de los medios de intoxicación mercenarios.

Todo un excelentísimo ministro de la Corona de España, digo Abalos, ha tenido un extraño encuentro nocturno de tapadillo con una de las chicas del Maduro bolivariano. La interfecta tiene prohibido pisar territorio de la UE por los crímenes y fechorías que perpetra el gobierno cocalero del que forma parte. Hasta aquí todo es bien sabido, reconocido y aceptado. A partir de aquí el relato sigue senderos que se bifurcan como en el libro borgiano.

Unos especulan que, aunque tipo duro, Abalos no es de piedra y más que harto de la indeseable compañía de tribadas, brujas, tiorras, hembristas empaladoras, mercaderes de invasores, maricones y demás familia, se ha dejado seducir por los perjúmenes de mujer que sulibeyan. Sí, por la dulzura de la mujer caribeña, entrenada como matahari cubana, y ha tenido un feliz himeneo en el avión. Otros niegan lo del avión que Enmanuelle ya dejo claro en Perpiñán lo incómodo que es hacerlo en las butacas o en el lavabo. En cambio, el feliz encuentro se habría producido en las instalaciones del propio aeropuerto de Madrid vulnerando flagrantemente la prohibición europea. Eso estaría feo, muy feo. Todo un excelentísimo ministro de una cosa tan seria y encopetada como se supone la Corona de España vulnerando la legalidad y burlando a las autoridades no sería de recibo, ni siquiera en este malbaratado reino filipino convertido en befa y escarnio de propios y extraños. Y además poco después de otro escándalo internacional ¿relacionado? el fiasco hasta ahora impune de nuestra pasma socialista en la embajada mejicana en Bolivia. No me lo creo.

Fuentes generalmente bien informadas y conocedoras del gremio contradicen la versión anterior del supuesto carácter erótico de la aventura en sus diferentes variantes y la modifican en el sentido que el excelentísimo señor ministro habría ido a pillar costo de bolivariana calidad acreditada a precio de régimen amigo para consumo propio y de otros colegas del consejo. Aún me lo creo menos. Veintitantos ministros, ministras y ministres a la vez enredando de tal guisa en Palacio dejarían el prestigio de tan alto y severo organismo por debajo de la fosa de las Marianas, con perdón.  Otros hablan de ciertos papeles comprometedores para parte del actual gobierno o del anterior socialista. BONUS PRAESUMITUR QUI DE BONO GENERE NATUS EST.  Creo que el latinajo viene a cuento, pero desde luego queda bonito y difícil de descifrar para nuestras preciosas censoras ridículas.

Pero, zapatero a tus zapatos, no hay que darle más vueltas. La penúltima versión del enredo seguro que es la cierta. El ministro se aburría en casa y su colega Marlaska le pidió que fuese a Barajas a saludar a la proscrita e invitarla a su carroza del orgullo gay, si para entonces la dejaban pisar suelo europeo.

¡A que sí! Esta es la verdad y lo demás son tonterías y calumnias de la «derecha extrema». Por cierto a la que acaban de cerrar la cuenta de twitter, que otra cosa no serán nuestras zurdas, pero a honradas, púdicas, bien-pensantes, trasparentes y democráticas de pandereta no hay quien las gane.

 

 

Homenaje a Gregorio Ordoñez

Hace ahora justo un año escribía

«Hablando de «Memoria histórica» cabe recordar que tal día como hoy, el 23 de enero de 1995, festividad de San Ildefonso, fue vilmente asesinado Gregorio Ordóñez cuando comía con María San Gil por la banda nacionalista vasca asesina ETA, uno de los socios del actual gobierno de Su Majestad.

Pero la segunda muerte de Gregorio Ordóñez se debe al fuego amigo, la de su propio partido degradado por la pérdida de valores morales, las felonías y traiciones a España y la Libertad.

Remedo de los malvados e hipócritas pastores sacrificadores de sus ovejas so pretexto de lobo ajeno que con tanta lucidez nos cuenta el gran Cervantes en El coloquio de los perros. Esa gente bellaca, cobarde y mohatrera que hace lo contrario de lo que dice defender y para lo que ha sido elegida por votantes primero engañados y luego burlados.

La barbarie nacionalista requiere de sacrificios humanos, una vez sacrificados la verdad, el honor, la lealtad, la dignidad y la decencia. Pero, un cuarto de siglo después, debemos preguntarnos, ¿El sacrificio de Gregorio Ordóñez y el resto de centenares víctimas de los nacionalistas asesinos ha sido inútil?

Hoy parece evidencia de razón que nos encontramos más cerca que entonces de que España pueda ser derrotada. El golpismo controla muchas instituciones de la Monarquía incluido su gobierno y un parte apreciable del territorio nacional. Leyes inicuas hacen estragos y debilitan la amenazada condición de ciudadano español.

Más allá de la ideología política, el PP de Gregorio Ordóñez o de María San Gil constituyó una referencia moral para la nación española. Hoy parece que solo VOX ha recogido su testigo. No es de extrañar que ahora constituya el núcleo de resistencia contra la devastación nacional y que cada vez tenga más apoyos.»

 

Hoy, en el mismo día pero del 2020, cabe añadir que la situación aún está peor que el año pasado. Que el actual Gobierno del falsario, que recoge todo lo peor de la sociedad española, debe su amenazante vida a los herederos de la banda criminal que asesinara a don Gregorio Ordoñez.  

Pero la culpa de que hayamos llegado a este nivel de aberración no es culpa solo del falsario y su banda, sino de, en una u otra medida, del monipodio del fuenteovejuna las infinitas instituciones borbónicas españoles. Unas instituciones que en su momento sacrificaron al joven y valiente héroe para lograr permanencia en el cargo y que hoy lo vuelven a hacer, renovando el ritual, insultando su memoria. El partido del gobierno de Su Católica Majestad, aupado por filoetarras, también manda en coalición con ellos en Navarra.  E incluso supuestos «compañeros» del pobre Gregorio no tienen empacho en brindar junto a los herederos de sus asesinos.  Una felonía.

 

 

Represión o de la libertad como crimen

La situación actual se está poniendo cada vez más fea para los valores clásicos de la civilización occidental, incluso para los derechos consagrados en la supuestamente vigente constitución del 78. Estamos en un verdadero proceso de emergencia pero no del timo de la estampita climática precisamente. Es preciso reconocerlo y que cada quien haga lo que pueda. Y no solo en el infausto Reino de España con un gobierno comunista apoyado por etarras, golpistas, hembristas depravadas, cocaleros y trincones varios.

Increíble pero cierto. En la Francia presidida por el títere Rothschild la libertad está bajo mínimos. En la Francia donde se queman iglesias católicas impunemente también se acaba de condenar al escritor Renaud Camus, autor de El Gran Reemplazo, por un delito de opinión. ¿Qué ha osado decir?

Pues algo obvio, que debiera ser evidencia de razón para cualquier persona en su sano juicio no prostituido ni manipulado por los media mercenarios. Que la inmigración masiva en Europa representa una invasión.

Durante un discurso de hace dos años Camus había explicado que la colonización irreversible es la colonización demográfica, por el reemplazo de la población. La sustitución étnica, el gran reemplazo, es el evento más importante en la historia de nuestra nación desde que ha existido; como con otras personas, si la historia continúa no será la de Francia.

Camus pidió un consenso nacional de resistencia para oponerse a la islamización en la lucha por la salvación común, celta, eslava, germánica, greco latina, judeocristiana.

La inmigración masiva es la sustitución, la tendencia a sustituir todo con su emulador, normalizado, estandarizado, intercambiable: el original con su copia, lo auténtico con su imitación, lo verdadero con lo falso, las madres con madres sustitutas, la cultura con tiempo libre y entretenimiento.

Como se puede observar un discurso “subversivo”, algo tremendo. La acusación se ha revestido de incitación pública al odio o la violencia por motivos de origen étnico, nacionalidad, raza o religión. La condena dos meses de cárcel sustituibles por un pago de 1.800 euros a dos organizaciones globalistas: Sos Racisme y la LICRA (Liga Internacional contra el Racismo y el Antisemitismo).

La tiranía en curso hurta de su escenario natural que es el debate científico, la investigación o la libertad de opinión, cátedra o imprenta, cuestiones de interés general que puedan molestar al Poder real. Así se penalizan opiniones o tesis no obstante incluso estar soportadas por hechos, pruebas o documentación atendible. En la Europa de las supuestas libertades y de los derechos civiles ciertos temas que interesan al Poder por razones inconfesables como el holocausto, las ventajas de la homosexualidad, el hembrismo, la invasión musulmana, la estafa climática o la memoria histórica, la discrepancia de las tesis oficialmente enmucetadas se pueden pagar con cárcel.

Esto es monstruoso, indignante, una auténtica vergüenza. La siniestra dictadura global está empezando a ser un hecho. Sí, estamos al final de una civilización. No parece que nadie esté dispuesto a pararlo. No desde luego, los mercenarios fantoches de falsa bandera democrática encaramados en lo más alto de la cucaña política. Algo que recuerda cuando algunos de mis más estúpidos antepasados desenganchaban el tiro de la carroza de Fernando VII, El Deseado, para colocarse ellos de sustitutas acémilas. No sabemos si entre esas complacientes acémilas portadoras de la tiranía se encuentra el flamante ministro Escrivá que pretende importar ocho o nueve millones de musulmanes. Claro que puede que sea un mero agente de devastación programada.

Es con la complicidad del vulgo, del populacho, que se está instaurando la tiranía.

Fuente: Infowars

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.