Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Hipótesis sobre el diésel

Es sabido que el asunto del diésel está de moda. Y no para satisfacción de la mayoría. Desde que precisamente en EEUU se descubriera cierta manipulación en la gestión electrónica de motores de ciclo diésel de la marca Volkswagen que modificaba los datos de emisiones se ha iniciado una caza del diésel a la que se han apuntado con la estulticia e ignorancia que las caracterizan nuestras zurdas españolas, siempre dispuestas a pelotear en contra de los intereses de la gente común y a devastar nuestra economía real en beneficio de los grandes intereses globalistas financieros. Y a aumentar la presión fiscal confiscatoria con nuevos impuestos abusivos o confiscatorios para arrebañar al indefenso súbdito hasta el último euro y así apuntalar el lamentable y liberticida estado autonómico o la abundancia municipal, ecosistemas donde medran tanto parásito.

Pero el asunto no es solo español sino de geoestrategia mundial. El Poder globalista, la élite, ha iniciado la persecución del uso de gasóleo en sistemas de automoción sobre todo de pasajeros. Hace pocos años las mismas fuerzas vivas nos convencían de que el ciclo diesel era muy bueno, no contaminaba, entonces no había NOx ni nada parecido, y era una buena solución a nuestros problemas de automoción, pero ahora nos intentan convencer de lo contrario. Sí, ahora va y de repente resulta que es malísimo.  El pretexto como para muchas otras fechorías y estrategias de dominación político, financiera, económico o social es la cosa ecológica o medioambiental. Un argumento aparentemente noble pero hoy lamentablemente manipulado, degradado y contaminado por el marketing, la propaganda mercenaria y los intereses más espúreos. Las ONGs globalistas consciente o inconscientemente colaboran como misioneros de la nueva religión para convertir chinitos a la buena nueva de la causa. En este caso los chinitos somos nosotros.

Pero, ¿qué hay detrás de la campaña contra el diésel?

Muchas cosas, tantas y tan diferentes que son muy difíciles de comprender en toda su magnitud y más aún de explicar en un breve texto. Pero, la cosa medioambiental evidentemente es solo una excusa. El asunto es geoestratégico. Tiene que ver con el poder, la globalización, los intereses de grandes corporaciones transnacionales, sin olvidar el importantísimo problema, generalmente olvidado por los medios de los límites físicos o técnicos y la contabilidad empresarial de las deseconomías externas.

Un poco de memoria histórica

Cuando empecé mi vida profesional como ingeniero en el servicio de estudios y desarrollo de una importante empresa energética española ya se había producido la primera crisis del petróleo a principios de los setenta y se planteaba la segunda con la crisis del Irán del ayatolá Jomeini y luego la guerra entre Irán e Irak.  Entonces la situación era de subida descomunal de los precios del crudo y, en consecuencia, de inquietante desequilibrio en la balanza de pagos para los países importadores muy dependientes como España cuyas aportaciones autóctonas al balance de energía primaria eran la hidroeléctrica gracias a la previsora política hidráulica desarrollada por el general Franco pionero de las energías renovables eficaces, y el carbón nacional. Una época en la que el consumo de productos ligeros (GLPs, naftas, kerosenos, gasolinas) crecía más deprisa que la oferta.

Para una determinada estructura de refino, la producción de derivados petrolíferos no sólo es conjunta, sino que es rígida. De manera que si se trataba de cubrir la demanda de un producto, como las gasolinas, refinando más cantidad de petróleo se originan automáticamente excedentes de los de menor demanda. Además de aumentar el desequilibrio de la balanza de pagos.  Con un sistema de refino rígido como era el hydroskimming los incrementos en la demanda de productos ligeros para automoción debían satisfacerse fundamentalmente aumentando la demanda de crudo, aunque sobrasen algunas de las fracciones, las más pesadas, del proceso de refino.

Para satisfacer la demanda se intentaron otras soluciones además de la aumentar las importaciones de crudo tales como la sustitución de naftas en la fabricación de abonos nitrogenados, la obtención de biocombustibles, que, con gran lucidez y previsión ya eran contemplados hace casi un siglo como uno de los objetivos fundacionales del Monopolio de Petróleos creado por don José Calvo Sotelo. O bien el recurso, caro y también problemático en situaciones de incertidumbre, de la compra de ligeros en el mercado spot de Rotterdam.

Pero pese a la gravedad de la crisis entonces provocada, el horizonte era el de continuo aumento de la demanda de combustible para automoción, a satisfacer por las fracciones ligeras de la destilación del crudo, estando reservada la fracción media de gasóleos al transporte de pasajeros y mercancías, al uso agrícola, así como a calefacción su parte más pesada.

El refino de petróleo supone una producción conjunta de diferentes productos, GLPs, naftas, ligeros, kerosenos, gasóleos, fuel, en cantidades variables aunque relativamente rígidas para cada caso, según el tipo de crudo empleado y las características de los sistemas de refino. Así, de modo sencillo y esquemático pero suficiente para explicar lo que ocurría con el sistema de refino tipo hydroskimming vigente en la industria de refino española antes de las grandes crisis de los setenta, para un crudo ligero cabe desglosar los productos del refinado en un cuarto de fracciones ligeras (GLPs, naftas, gasolinas), otro cuarto de medias (gasóleos) y la mitad restante de fuel oil y asfaltos.

Al final se adoptó un nuevo sistema de refino el llamado fraccionamiento catalítico en F.C.C. que permitía mediante un doble sistema de refino procesar el residuo de fuel oil para obtener más gasóleos. Esquemáticamente, al final para cada unidad de crudo procesada el desglose de productos se modificaba aproximadamente así: un cuarto de ligeros, un cuarto más otro cuarto de medios y el resto de asfaltos fuel-oils pesados.

Este sistema de refino permitió sustituir gasolinas por gasóleos en la demanda de combustibles de automoción. Y desde el punto de vista tecnológico todas las grandes mejoras e innovaciones desarrolladas en los motores para automoción de ciclo diésel experimentadas en las últimas décadas. De modo que, si ahora nuestros próceres quieren eliminar el diésel en automoción nos encontraríamos con un exceso de oferta de gasóleos y otra vez un déficit de gasolinas.

Y con todo un desarrollo tecnológico de la industria automovilística que habría de ser arrumbado. Es decir, desandar lo andado en los últimos cuarenta años.

Diésel y geoestrategia

Pero, ¿por qué? ¿qué hay detrás de la campaña contra el diésel? Repetimos, muchas cosas y diferentes. Desde luego, la cosa medioambiental es solo una excusa, un pretexto. El asunto es geoestratégico. Tiene que ver con el poder, la globalización, los intereses sectoriales, nacionales especialmente norteamericanos, de grandes corporaciones transnacionales.

Una primera explicación es el intento de hacer subir el precio del petróleo. Esto beneficiaría a los países exportadores o “productores” y perjudicaría a los importadores. Otra, el atacar a la industria automovilística europea, sobre todo la potente germana, especializada durante las últimas décadas en el desarrollo de la automoción ligera en diésel. Esto beneficiaría a las industrias automovilísticas norteamericana y japonesa. Las ONGs más o menos sorosianas que se financian con el gran Capital globalista se harían cómplices de los excesos recaudatorios de los gobiernos, como los del falsario doctor Sánchez, proporcionando una justificación ecologista mohatrera a los abusos para engaño de ilusos, ingenuos y adeptos votantes así como para mejor granjería de oportunistas, ventajistas y especuladores.

Porque parece que se ha olvidado o al menos preterido una importante cuestión a considerar desde la perspectiva macro y la política económica en general como son las consecuencias de las alternativas de motorización sobre el balance de energía primaria. A su vez esto depende de los rendimientos o eficiencias energéticos.

El rendimiento de las máquinas térmicas o trabajo realizado por unidad de energía consumida no viene determinado por los deseos o la voluntad del gobierno, los directivos o los economistas de turno sino que tiene límites determinados por los principios de la Termodinámica.

Aquí cabe distinguir entre la máquina térmica ideal, maquina de Otto, el motor de gasolina perfecto, el real moderno según relación de comprensión, el motor diésel perfecto, el real moderno según relación de comprensión y el motor eléctrico. Los rendimientos son resultado de diferentes variables. Sin entrar en detalles técnicos y termodinámicos se puede indicar a modo de ilustración que los rendimientos son superiores en diésel a los de gasolinas, en torno al cuarenta y treinta por ciento respectivamente. Y que el rendimiento del motor eléctrico, más del noventa por ciento, es muy superior a los de combustión interna.

Desde tal perspectiva parecería muy conveniente fomentar el coche eléctrico puro. Pero tal comparación hay que ponerla en su contexto. Y en el proceso completo de generación de energía. Se trata de una falsa solución, engañosa, no solo porque hoy por hoy no constituya una alternativa comparable tanto por falta de autonomía, dato decisivo, sino porque tampoco es “limpio”. La energía eléctrica que consume hay que generarla. Un pequeño problema. Salvo la hidroeléctrica, renovable, resultado de la previsora política del general Franco, habría que hacerlo a partir de otros recursos fósiles como el carbón, petróleo o gas natural. Excepto en los sistemas de generación mediante ciclo combinado, o los de cogeneración, los rendimientos eléctricos de las centrales térmicas son reducidos, en torno a un tercio. Además habría que considerar que las centrales térmicas contaminan, acaso lejos de los centros de concentración urbana pero contaminan y que la energía eléctrica debe ser transportada desde los puntos de generación a los de consumo con las consiguientes mermas y pérdida de rendimientos para el sistema global. Todas estas cuestiones deben introducirse en el análisis comparativo. Y sin perder la perspectiva de los intereses nacionales, considerando la estructura de energía primaria y sus implicaciones.

Las normativas sobre emisiones para el sector de generación en centrales térmicas también son cada vez más exigentes. Ahora se está debatiendo cuántas térmicas se pretenden cerrar en el horizonte cercano de 2020 o el de 2030. Endesa acaba de anunciar el cierre de dos centrales térmicas de carbón para no tener que acomodarla a los nuevos requisitos ecológicos de la UE, lo que hubiera supuesto un coste de unos 400 millones de euros. El sistema atómico de generación tiene problemas irresolubles como son los residuos radiactivos. Esta cuestión así como otros factores de incertidumbre, plazos de construcción, vida útil, desmantelamiento, hacen que en realidad resulte imposible conocer a priori los verdaderos costes reales de la generación termonuclear.

Además de esta importante cuestión, pese a los importantes adelantos en su investigación las baterías hoy conocidas poseen poca autonomía, y cuando se desechan plantean problemas de residuos, costes económicos y medioambientales de reciclado.

Para comparar opciones hay que considerar todos los factores. Y cada ciclo completo. De la cuna a la tumba, suelen afirmar los sistemas de gestión medioambiental. Algo que no se cumple cuando, entre otras cuestiones, tampoco se incluyen los impactos ambientales de la minería de litio. O de la de Zn, otra de las alternativas que parecen más prometedoras. El de la minería de litio también es de actualidad en España porque una empresa transnacional australiana quiere explotar a cielo abierto un yacimiento junto a la ciudad monumental de Cáceres, la preciosa ciudad extremeña Patrimonio de la Humanidad. En fin, lo que explicaba William Kapp en The social costs  of  business enterprise. Las deseconomías de unos son mercados y negocio para otros.

Los vehículos híbridos desarrollados especialmente por la japonesa Toyota suponen una ventaja desde el punto de vista de la autonomía y la flexibilidad pero además del problema señalado con el desechado de baterías común con los eléctricos puros, este tipo de coches tienen una mecánica más compleja, doble, con dos motores, algo en cierto modo redundante. El motor de combustión interna es de gasolina, sencillo, con menos inercia que los de ciclo diésel, mejor para parar y arrancar. El eléctrico es pequeño pero suficiente para uso en ciudad. No parece que hoy por hoy sea una solución en verdad del todo interesante con carácter universal salvo para los conductores en medio urbano, sobre todo profesionales.

Para aumentar aún más la presión este mismo año hay cambios normativos: el nuevo método de medición WLTP sustituye al NEDC. No cambian las emisiones límites 120 gr /km pero sí la forma de medirlas porque con el nuevo método, más realista que el anterior, aumentarán los consumos homologados y en consecuencia, las emisiones declaradas.

El resultado es que las ventas de coches con motorización diésel han caído este año 2018 de modo espectacular así como el valor del mercado de segunda mano de esta clase de vehículos. Muchos perjudicados no ya solo por la cuestión de fondo sino cómo se está gestionando el problema por las autoridades españolas. Todo un grave contratiempo económico y de prestigio para la industria y los consumidores jaleado y aumentado por nuestra pintoresca casta política que no termina de explicarse o de entenderse. ¿O sí?

Llegados a este punto, volvemos a la pregunta inicial, ¿cómo se explica esta agresiva campaña contra el diésel con todos los problemas que está provocando?

Parece que nos falta algo. Y debe ser muy poderoso, tanto como para sacrificar tantos y tan importantes intereses. Y ese algo seguramente tiene que ver un importante sector económico y energético estadounidense, el país donde precisamente empezó el asunto con la denuncia contra la Volkswagen.  Me refiero al sector del esquisto y sus problemas económicos financieros.

El petróleo de esquisto tiene poco azufre sirve para producir gasolinas y ligeros pero no medios o pesados. La demanda de gasolina estaba relacionada de modo inverso con la de gasóleo de automoción.  Y en menor medida hoy a la de los eléctricos puros.

La industria del esquisto americano no consigue resultar rentable pese a que aporta aproximadamente la mitad de la oferta de petróleo de EEUU, 6,2 millones de barriles /día frente a los 11 millones del total.

Las razones parecen ser debidas al excesivo endeudamiento del sector. Que alcanzaría unos 300.000 millones de dólares según estimaciones de expertos. Deben dedicar una cuarta parte de la extracción para pagar intereses. Y también aumentan los gastos de modernización para tratar de evitar los rendimientos decrecientes.

Sin olvidar otra de carácter energético, la propia eficiencia interna de estos métodos de extracción, con menor rendimiento neto. O su impacto ambiental.

Muchos autores prevén una nueva crisis financiera global. ¿Aguantaría la problemática industria americana del esquisto una nueva crisis devastadora? ¿Acaso pudiera iniciarse un efecto de quiebras en cadena que, aparte de los efectos para el sector, redujesen a la mitad la “producción” de petróleo americano?

Las cosas están cambiando y ello desde luego no es malo en sí mismo. Lo malo, lo que pone los pelos de punta, entregada o mal vendida nuestra industria energética nacional ¡paradójicamente por los socialistas! es nuestra falta de soberanía en general. La falta de inteligencia entre lo que es Cultura, modificable por leyes humanas y lo que es Naturaleza con las suyas propias.

Y que ahora, para colmo, estemos a merced de las ocurrencias y demagogia de un gobierno inepto, lamentable, sin honor ni patriotismo, capaz de cualquier cosa por mantenerse en la poltrona.  Ayudado por ayuntamientos en manos de fanáticos, necios e ignorantes podemitas.

 

 

 

 

Educación en la taifa

Mi ilustre colega la ingeniero agrónomo Isabel García Tejerina ha hecho unas objetivas, no sé si exactas, declaraciones sobre educación, basadas en informes de la UE, que han sentado como un tiro a los caciques y cacicas de la degradada taifa andaluza y aún más ahora que se disponen a hacer la vistosa rueda con sus mejores galas y plumajes para encelar electoralmente a sus habituales víctimas. Unas declaraciones sobre un tema capital como bien comprendía Gramsci, aunque hoy relegado a mayor gloria del NOM, que vienen a colocar un espejo en el que se refleja la caradura, cinismo y en el fondo mala conciencia por la estafa cronificada a la que los socialistas y socialistos andaluces someten a sus paisanos desde hace décadas.

Para colmo, el mohatrero socialismo menchevique la cosa esa de la educación había hecho un histórico banderín de propaganda. Así, según acreditada doctrina luego revelada falsaria ellos se preocupaban por el bienestar y redención del populacho, mientras la malvada derecha castigaba al mérito y promovía el embrutecimiento y el auge de las más bajas pasiones.

El mundo al revés. Tras cuarenta años de régimen borbónico las universidades sometidas a la hegemonía izquierdista se han degradado, su prestigio está en mínimos, muchas son un desastre cuando no algunas algo parecido a un zoco árabe en que se trapichea con créditos, másteres e incluso con tesis doctorales, enmucetando impunemente a necios, ignorantes o canallas bien relacionados con el Poder.

El Bachillerato o la enseñanza media tan prestigiosos en tiempos de la oprobiosa, valioso instrumento entonces de elevación intelectual y de promoción social de los españoles, también se han igualado por debajo. Ya no se educa bien la inteligencia ni menos la voluntad. En los casos peores se adoctrina vilmente a los discentes o se les impide despóticamente estudiar en su lengua materna: el español. En incluso se llega a castigar y relegar a algunos de los niños más inquietos o dotados calificándolos de hiperactivos e incluso drogándolos legalmente con fármacos para que no den la lata.

Por desgracia, y lo lamento por mi simpatía por esa región, hoy Andalucía se encuentra a la cola de todo salvo en corrupción donde va en cabeza junto con la Cataluña golpista. Pero que las palabras de mi colega hayan sentado mal a los aventajados señoritos y señoritas del régimen de monipodio de los desfalcos, el saqueo del dinero destinado a los parados o las putas pagadas con dinero público, puede considerarse comprensible o normal ya que defienden su botín. Pero no lo es que contra todo sentido común y pronóstico el candidato popular a la poltrona andaluza se haga la doncella de virgo remendado y salga en defensa de los socialistas y su pía obra educativa. Es verdad que se trata de un residuo sorayesco- marianil pero es de temer que o el nuevo líder popular electo se toma la cosa en serio, hace renunciar al patrioterismo regional demagógico, construye una visión y arbitra un ambicioso programa de cambio que debiera empezar por la Cultura conectándola con la extraordinaria Tradición española o habrá socialismo endémico e inerradicable en Andalucía y en el resto de España.

El socialismo de Neguri

Es un clásico de la mitología del movimiento obrero que el margen izquierdo del Nervión a su paso por Bilbao era el lugar de la clase trabajadora, la cantera tradicional del socialismo y los comunistas vascos. En cambio, la ribera derecha, la de Neguri y otras elitistas zonas residenciales, era la de los potentados, la de los ricos de rancio abolengo, píos comulgantes o no, y capitalistas explotadores más o menos malvados.

En estos azarosos tiempos pre revolucionarios las cosas ya no son así y parece que puede que incluso terminen resultando al revés.  Desacreditado el comunismo histórico por sus genocidios y crímenes contra la libertad y la dignidad de los pueblos, arrumbada electoralmente la socialdemocracia europea posterior a la segunda guerra mundial, la tarea actual del socialismo de nuevo cuño es devastar el orden espiritual, cultural y económico financiero de las sociedades y en particular la estabilidad de la clase media a fin de promover el advenimiento del NOM más despiadado, despótico e inhumano. Todo ello mientras se engorda la gusanera de una deuda impagable, rémora para cualquier política de futuro desarrollo económico y social verdaderamente sostenible. Y sin el más mínimo empacho se ponen en peligro las pensiones mientras se abren las fronteras en lo que parece aplicación del siniestro Plan Kalergi.

A esta tarea disolvente se encuentra entregado el gobierno títere del falsario doctor Sánchez. Un gobierno que actúa como coordinador más o menos eficaz de fuerzas ajenas escondidas tras la tramoya, todas enemigas de España, algunas de ellas sencillamente criminales.

Así no es de extrañar que en él no haya cosa parecida a un obrero o trabajador que se gane honradamente la vida o que cumpla sus obligaciones con Hacienda. El que más y el que menos trapichea, oculta patrimonio o fuerza la ley para escabullirse de pagar tributos mientras aumenta ferozmente la carga fiscal del común indefenso ante sus abusos.  Otros están íntimamente relacionados con las cloacas. Otras son indignas corre ve y díles de golpistas. Acaso todos y todas son chantajeables, mérito principal por el que han sido aupados a lo más alto de la cucaña gubernamental.

Si el socialismo ya no pretende velar por los intereses de la ciudadanía, ni menos por los de los obreros que era su pretexto histórico, las nuevas tareas son aumentar la deuda y la dependencia de las multinacionales e instituciones globalistas con señuelos de distracción aunque lesivos como la política de género que viene a sustituir a la de clases, la disolución nacional española en nuevos señoríos feudales con derecho de pernada. O, desde un punto de vista pragmático, disfrutar de poltronas, prebendas y sinecuras y estar bien posicionados donde haiga.

En este desorden de cosas, en este mundo al revés, no es de extrañar que la socialista ministra portabocazas gubernamental oculte su patrimonio real o more en la margen derecha del Nervión, en Neguri, junto con sus colegas potentados, los antiguos adversarios de la clase trabajadora que el heroico socialismo de la PSOE declara defender. Farsantes, sí. Pero también terriblemente peligrosos.

 

 

La última fechoría podemita

Como es sabido La Coruña y Cádiz tienen varias cosas en común. Bellas ciudades atlánticas situadas sobre sendas penínsulas, relacionadas desde hace siglos con el tráfico marítimo y el comercio. Una tuvo un famoso templo dedicado a Hércules en su pasado remoto. Otra tiene la Torre de Hércules, un faro de origen romano, monumento histórico Patrimonio de la Humanidad y precioso símbolo esotérico del hombre realizado, canalizador de energía. Ciudades de glorioso pasado liberal, ambas sufrieron ataques de piratas ingleses, el criminal Drake en un caso y el duque de Buckingham en el otro. Ambas con también agresiones durante la invasión napoleónica. Con sendos Hoteles llamados Atlántico, el de Cádiz modernizado parador de Turismo. Y ambas ciudades españolas celebran la festividad de la Virgen del Rosario como patrona. Ahora también otra vez compañeras en la desgracia, aunque esta vez los ataques vienen desde dentro de ambas, las hordas devastadoras están en la propia sede municipal.

En una el regidor es un tal El Kichi que es el pisha de la chosho Teresa, que es contestataria lideresa podemita andalusa y chosho del pisha Kichi alcalde podemita de la antigua ciudad constitucional que, pese a su actual postración, es una pasada gloria de España.

En la otra, para desgracia de la ciudad y sus vecinos, lo es un tal Julio. Un sectario, déspota sin ilustrar, liberticida, fanático, “galleguista”, jayán de popa de ganapanes, patanes y patanas arrebañadores y chuponas de presupuestos. Ineptos que en su vida se han visto en otra. Parásitos sin oficio ni beneficio, reclutados entre lo mejorcito de cada casa.

La última fechoría sufrida por esta ciudad humillada se acaba de perpetrar por el gobierno y la gobierna municipal y municipala.

Con motivo de la festividad de su patrona la Virgen del Rosario y junto a los Dominicos en la Ciudad Vieja coruñesa, como en otras ocasiones un grupo de voluntarios realizó un trabajado y vistoso tapiz u ofrenda floral en honor de la patrona. La alfombra quedó protegida y señalizada. Unas dos horas después de acabada, con nocturnidad y alevosía, con un insólito celo municipal, desde luego digno de mejor causa, (hoy la ciudad está sucia, degradada, los jardines deteriorados, algunos grandes árboles talados, como un espejo de la propia sucia y desgreñada banda del alcalde), el ayuntamiento mandó una heroica brigada de empuje para barrer y destruir la obra realizada y acabada de terminar.

Luego, para tratar de combatir la consiguiente indignación ciudadana el equipo municipal ha perpetrado una cínica nota aclaratoria que une a la felonía ya realizada la cobardía de la que ya hecho gala en anteriores escándalos. Redactada en gallego transgénico, hay que aclarar a los no coruñeses que Julio y su banda son fanáticos partidarios de la normalización lingüística, es decir de la imposición despótica del gallego incluso en ciudades españolas importantes como La Coruña. En ella no acepta que la felonía forme parte del acreditado proceso podemita de persecución religiosa y achaca lo sucedido a un simple error y no a un delito de odio o contra la libertad religiosa. Otro más de una cuenta interminable. Y anuncia una reunión de la concejala de la cosa esa del medio ambiente con los voluntarios creadores del destruido tapiz floral, a fin de tratar de calmar los ánimos y eludir responsabilidades.

Aún creyendo lo increíble, no resulta nada extraña tanta ineptitud o incompetencia: es lo habitual, lo acreditado, en esa tropa. Pero si fuese un error como pretenden alegar alguien tendría que pagar las consecuencias y aquí se viene demostrando que haga lo que haga no dimite nadie. Fuera del palacio de Maria Pita lo mismo resulta que hay que dar un palo al agua y la mayoría carece de oficio ni beneficio ni nunca hubiera soñado con cobrar sus actuales sueldos, gabelas o lo que “haiga”.

La calle es mía. Digo suya. Claro que la culpa de que los podemitas detenten el poder municipal aquí en otras desgraciadas ciudades españolas la tienen sus cómplices socialistas. ¡Qué dirá el pobre Paco Vázquez que tanto se desvelara por La Coruña de estos tan poco ilustres y leales herederos!

Nota aclaratoria:

Los términos Pisha y Chosho son los empleados en el argot gaditano popular

 

 

Un año después

El proceso golpista continúa sin que las instituciones, salvo algunos jueces que pese a las presiones y amenazas resisten de forma heroica en su intento de aplicar la Ley, hagan nada útil para evitarlo.

Es verdad que el discurso real, hoy hace un año, nos ofreció un momento de esperanza que resultó tan fugaz como una nube de verano. Tras un momento de desconcierto y disimulo acaso para despistar sus verdaderas intenciones y tapar incompetencias, felonías o desfalcos, los políticos e instituciones que debieran combatir el golpe volvieron a relegar a la nación dejando a más de la mitad de los españoles residentes en Cataluña abandonados a su suerte y sometidos la tiranía de los corruptos golpistas liberticidas.

El asunto es tan escandaloso que no debiéramos acostumbrarnos a él, como si no pasase nada. Y lo es no ya porque no nos defienda quien debe y puede sino incluso los mismos que tienen en ello especial responsabilidad porque han jurado hacerlo. Repasemos un poco la constitución ¿supuestamente? vigente.

Sin olvidar la intención constitucionalista expresada en el Preámbulo de la Constitución de proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos“  cabe recordar que en su parte normativa el artículo 56 dice que: “El Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones… “

Y que el artículo 61 establece que: “El Rey … prestará juramento de desempeñar fielmente sus funciones, guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes y respetar los derechos de los ciudadanos…”

Y el siguiente indica que “Corresponde al Rey:  h) El mando supremo de las Fuerzas Armadas.”

Y el artículo 8.1 explica que “Las Fuerzas Armadas …. tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”.

Y el artículo 9 de la ¿supuestamente? vigente Constitución ordena que:

  1. Los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico.
  2. Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integran sean reales y efectivas, remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social.”

Por lo que se refiere a los partidos políticos españoles el artículo 6 ordena que: “Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos”.

Y en lo referente al Poder Judicial, el artículo 118 sostiene que: “Es obligado cumplir las sentencias y demás resoluciones firmes de los Jueces y Tribunales, así como prestar la colaboración requerida por estos en el curso del proceso y en la ejecución de lo resuelto”.

La Constitución también establece una serie de mecanismos además del ya famoso artículo 155 para poder mantener la legalidad y el orden constitucional en situaciones extremas. Así los de estado de alarma, de excepción o de sitio establecidos en el artículo 116. Aunque existe un “pequeño detalle”. En su declaración o propuesta a las Cortes según los casos, ha de intervenir el mismo Gobierno que en estos momentos forma parte más del problema por su manifiesta complicidad con los golpistas que de su solución.

Basta con esta incompleta retahíla para comprobar dónde estamos. Pero, ¿tenemos verdadera soberanía?  Acaso, ¿no estamos España y los españoles bajo un poder no declarado que la, nos, mantiene secuestrados? ¿Por qué no actúan en nuestra defensa y en el del actual orden constitucional quienes tienen la obligación de hacerlo?

Y si tenemos soberanía tampoco se entiende la actitud del Jefe del Estado.  ¿Es que la constitución del 78 es tan defectuosa que en verdad no puede hacer nada? Si así fuese, ¿entonces para qué vale una figura meramente decorativa en circunstancias como las gravísimas actuales en las que la propia supervivencia de la nación está gravemente amenazada?

O, por el contrario, si no se actúa ¿no es por impedimento legal o constitucional, sino por una hipotética imposición política de agentes, instituciones o Estados enemigos?

Otra pregunta inquietante: ¿Somos los españoles peones de un juego en el que han decidido seamos sacrificados como una etapa del NOM que se nos quiere imponer?

Entiendo como español preocupado por lo que está sucediendo y por el cómo está sucediendo que en situaciones tan graves como la presente el Jefe del Estado debe hacerse notar. Debiera actuar apurando al máximo las atribuciones y cometidos que la Constitución le brinda.

Su intervención de hoy hace un año fue muy importante. Su silencio actual inquieta.

 

 

 

 

 

Spanish Deep State

Se conoce como Deep State al establecimiento profundo político económico financiero mediático permanente más allá de cambios de caras o representantes electos. Constituye la politeia o estructura de poder real, de carácter oligárquico y en muchos casos delictivo. Es la estructura de poder que subyace tras las instituciones visibles de carácter democrático y sometidas al menos formalmente al imperio de la Ley. Denunciada ya por el general Eisenhower entre otros presidentes o dirigentes su poder y gravedad de acciones criminales y liberticidas está aflorando de modo más claro a la superficie a raíz de la campaña electoral del outsider Donald Trump quien con él en contra sin embargo logró ganar las elecciones norteamericanas a su representante la siniestra Hilaria Clinton.

El Deep State americano se encuentra estrechamente vinculado en cuanto a representación político mediática al Partido Demócrata, un partido profundamente degradado tras la etapa del gobernador de Arkansas y luego presidente Clinton, al que acaso ningún tipo de escándalo resulta ajeno. Creación de grupos terroristas. Tráfico de armas, drogas y órganos, prostitución de menores, pederastia, satanismo. Agresiones contra terceros países, primaveras genocidas, crímenes contra la Humanidad…

El propio presidente actual está sufriendo sus embates sus intentos de desestabilizarlo, de impedirle que desarrolle su programa electoral, de destituirle o incluso asesinarle como a los Kennedy. Una de las luchas más encarnizadas se encuentra en la posibilidad de sacar a luz las pruebas de la vinculación de los demócratas del Deep State con las terroríficas redes satanistas y pederastas y sus complicidades con altas autoridades de servicios secretos y otras instituciones poco transparentes americanas.

Una lucha en la que por parte del Deep State se ha demostrado que vale todo.  Y ojalá que el actual presidente Trump logre acabar su mandato con vida.

El tinglado del Deep State se hace posible en regímenes de supuesta opinión pública con la criminal complicidad de los media de desinformación de masas comúnmente propiedad del sionismo o del peor globalismo internacional. Un tinglado mediático creador de realidades virtuales, que hace y deshace conciencias, dignidades y honras. Esto sucede también aquí.

 

El falsario presidente Sánchez es el peón en España del Partido Demócrata al que se encuentra íntimamente vinculado. Es sabido que el PSOE, pese a lo que parecen sugerir sus siglas, tiene un carácter mohatrero, fraudulento, impostor, al servicio de los más encanallados intereses de la oligarquía. Un Partido creado ex nihilo por servicios secretos para dar estabilidad al tinglado de la antigua farsa oligárquica. Es el Partido de los mayores desfalcos y escándalos y de las peores traiciones y felonías contra la sociedad y la Nación españolas.  Pero, de modo paradójico, con el infame doctor Sánchez a la cabeza está mostrando, incluso a la opinión pública más embrutecida o estupidizada su verdadera naturaleza.  En cierto modo pudiera estar haciendo un gran servicio a la causa de la Libertad y de la Nación española al sacar a la luz sin disimulos y en toda su tremenda crudeza su verdadero jaez mafioso, tramposo, mohatrero, corrupto, degenerado, pro golpista, antinacional y anti social.

La horda gubernamental sale a más de un escándalo diario. Es casi imposible llevar la cuenta. Uno de los últimos y más graves atañe a la que se ha revelado representante en el gobierno de la mafia judicial policial, un tinglado de extorsión y crímenes al servicio de nuestro particular Deep State. Poderosos jueces, fiscales, policías, periódicos y empresarios corruptos forman parte de él. Como ya veníamos diciendo en otras ocasiones el chantaje a los personajes que se deja acceder a las altas instituciones es su principal cemento de unión. Su garantía de complicidad, permanencia en el tiempo e impunidad de los crímenes.

De modo dramático, con un golpe de estado que no se quiere o no se acierta a combatir, nuevamente se está planteando no sólo la poca credibilidad y legitimidad que les queda a las instituciones de la Monarquía, sino la eterna lucha entre el Bien y el Mal.

Al cabo, tal combate, en cierto modo eterno, no sólo se produce a nivel político social o institucional sino sobre todo en lo más profundo de nuestras conciencias. Es la famosa pregunta del grial: “Y tú, ¿A quién sirves?”.

En los escalones inferiores de su pirámide de apoyo las pasiones dominantes, promovidas y jaleadas por el Deep State son la ignorancia, el resentimiento, la envidia igualitaria, la codicia, el ocaso espiritual y el embrutecimiento intelectual y moral.

En los sucesivos escalones o estadios de tal siniestra pirámide, la codicia, la ambición, la vanidad, la hipocresía, la sexualidad desviada y desenfrenada, el egoísmo que no se para ni ante el crimen, parecen las principales pasiones utilizadas por el sistema.

 

Hubo cierto juez que de niño recibía prestados los zapatos y el traje de su primo cuando desde su pueblo iba a Jaén a la consulta del dentista. Lo que no ha impedido que luego haya llegado a tener mucho poder, mucha capacidad para hacer el Bien, para luchar por la Justicia y el Estado de Derecho contra el Crimen. Y acaso se pregunte cuando un ramalazo de súbita lucidez, como un intranquilizador fogonazo de luz, se muestre en el fondo de su conciencia: ¿Por qué estoy así? ¿Cuándo me equivoqué? ¿Cómo es que he llegado tan bajo?

Una pregunta que deberíamos hacernos todos los miembros de una civilización cada vez más deshabitada, más sometida al Deep State, antes de que resulte demasiado tarde.

 

 

 

La carta del rescate

¿Cómo hacer frente a muchos de los males que achacan  a las sociedades europeas, entre ellos las consecuencias de la creciente degradación de las actuales instituciones puestas al servicio del gran capital financiero globalista más que al de los legítimos intereses de los pueblos? Contra los señuelos de distracción y trampantojos, los dímes y diretes sería preciso ir a la raíz de los problemas, uno no menor es el del predominio de políticos mercenarios o ineptos frente a la creciente pérdida de soberanía verdaderamente nacional puesta al servicio del Bien común…No sabemos cómo terminará, por ejemplo, el calumniado movimiento de rebelión cívica de muchos europeos contra las consecuencias de la hegemonía del gran capital financiero promotor del NOM. Pero es una cuestión en la que nos jugamos mucho todos los ciudadanos.

Hace ya tiempo el gran escritor y humanista ruso, el médico Antón Chejov, se preocupaba por la suerte del pueblo ruso y en general de la sociedad y la condición humana.  No existía aún el GULAG soviético pero sí la crueldad en muchos casos del Régimen zarista. Sin embargo, no hay que olvidar que la política está íntimamente ligada a la propia conducta de la gente. Tras una crisis de conciencia, Chejov realizó una larga peregrinación iniciática a la remota y maldita isla de Sajalin. Viaje geográfico hacia el fin del mundo que tenía su trasunto en otro esotérico al fondo o las antípodas de su propia conciencia.  Al cabo, tras la búsqueda de sí mismo, explicaba: Yo todo lo que quería decir honradamente: ¡Echad una mirada hacia vuestras vidas y ved qué lamentables y desastrosas son!

Su estancia en la isla maldita provocó una reacción personal ante los horrores que veía. Le hizo aumentar su simpatía con los desheredados, con los humildes, con la humanidad que sufre. Chejov pensaba que las cosas no tendrían porqué seguir siendo así siempre, que era posible el progreso y confesaba a un amigo: Dentro de trescientos o cuatrocientos años, toda la tierra se convertirá en un jardín florido, y la vida será entonces extraordinariamente fácil y agradable. 

Pero el liberalismo humanista de Chejov: el de la libertad de conciencia y de expresión, los derechos civiles y la protección de los débiles, ha sido traicionado y convertido en otro, llamado ahora neoliberalismo, que en la práctica representa todo lo contrario. El pensamiento único.  El despotismo de los poderes económicos oligárquicos que controlan a los media, cada vez más imposibilitados para ejercer su misión de contribuir al control del Poder. El abuso de los poderosos grupos financieros contra los débiles y desamparados. En resumen, la libertad de los llamados “mercados” contra la libertad de gente. En este proceso globalista existen paradójicos compañeros de viaje. Derechas renegadas de sus tradiciones, golpistas supremacistas azuzados desde el exterior de fementidas naciones inventadas, socialdemócratas perdularios, comunistas y liberticidas de toda laya, jaez y condición.

¿Cómo iniciar una vida nueva? La voluntad es el principio del cambio. El querer. Pero, ¿qué pasa con el saber que permita conseguir ese querer?

El pequeño Iván, (Vañka) protagonista de uno de los cuentos más tristes y humanos de Chejov, escribe una carta a su abuelo que vive en una lejana aldea: Ayer me gané una regañina. El amo me sacó al patio, tirándome del pelo, y me zurró, porque cuando les estaba meciendo al niñito en la cuna me quedé dormido sin querer… de comer tampoco hay aquí nada. Por la mañana te dan pan para tomar el kascha , pero no té ni schi. Se lo zampan los amos. … querido abuelito: ¡Hazme una merced en nombre de Dios! ¡Sácame de aquí y llévame a la casa de la aldea! ¡Ya no puedo aguantar más!… ¡Llévame de aquí porque me voy a morir! 

Y continúa suplicando su rescate: ¡Ven querido abuelito! ¡Por el amor de Dios te lo pido!… ¡Ten piedad de mí! ¡De este desgraciado huérfano! ¡Todos me pegan y tengo tantas ganas de comer!… Además, ¡Tengo una tristeza tan grande que no te la puedo contar!

No sabemos si las sociedades podrán recuperar la soberanía de sus Estados, reconstruirlos a su servicio. El tiempo lo dirá. Pero sí que el uno por ciento de la población posee igual riqueza que el noventa y nueve restante. Tal distribución de la riqueza podría ser soportable si a nadie le faltase para cubrir sus necesidades más básicas. Pero tal cosa no ocurre, no ya en el Tercer Mundo, ni siquiera ya tampoco ahora en la supuestamente próspera Europa.  La clase media ha sido condenada por el llamado neoliberalismo o n(e)o liberalismo y si esto sigue así nos vemos abocados a una situación potencialmente revolucionaria.

Pero ¿qué pasó con el pobre y desamparado niño?

Antón Chejov continúa su narración. Tras acabar de escribir la carta, el pequeño Iván plegó la hoja escrita en cuatro dobleces y la introdujo en el sobre comprado la víspera… después de meditar un momento, mojó la pluma y escribió las señas: Para el abuelo que está en la aldea”. Luego se rascó y, tras un instante de cavilación, añadió a lo escrito: “Para Konstantín Makarich”.

Una hora después de introducir la preciosa carta por la ranura del buzón, mecido en sus dulces esperanzas, el niño dormía profundamente. Soñaba con una estufa caliente y que, junto a ella, su abuelito leía la carta de su rescate…

 

La decadencia de la clase media víctima de sus propios errores y debilidades y de su progresivo deterioro económico va haciendo arrumbar el progreso social. Se oyen los hachazos que van talando el Jardín de los cerezos y con ellos tantas esperanzas, pero no se reacciona.

Chejov murió el dos de julio de 1904 en la Selva negra donde había ido a tratar la convalecencia de su tisis. Como una especie de testamento poco antes de fallecer había dictado a su esposa el esbozo de otro cuento.

Un cuento que debiéramos hacer el esfuerzo de desarrollar y terminar nosotros antes de mandarlo, esta vez sí, con las señas claras y bien puestas al abuelito.

 

 

Culturilla de Twitter

Un tal Maíllo, dirigente marianista con cargos como los de coordinador general del PP, alcalde de Casaseca de las Chanas, Presidente de la Diputación de Zamora o miembro del Consejo de Administración de Caja España cuando la emisión de participaciones preferentes, ha perpetrado un twitter en el que afirma:

Franco era un dictador en toda regla, como Lenin o Hitler, los q sufrimos en carnes de nuestras familias al dictador, llamamos a las cosas por su nombre. Pero q nadie confunda nuestra posición como partido por unas declaraciones desafortunadas.

Las declaraciones desafortunadas no serían las suyas, sino las de una diputada del PP que había indicado que el caudillo ganó la guerra civil hace 82 años o que el PSOE trata de enfrentar y dividir a los españoles. Dos evidencias que no necesitan mayor demostración, mucho más reales y significativas que la famosa tesis mohatrera del doctor falsario.

Pero, como decía Unamuno, quien no confunde se confunde y comparar a Franco con Hitler o Lenin evidencia que el intrépido twittero marianista tiene una confusión, una empanada mental, una ignorancia oceánica sobre la Historia de España y la Historia Mundial. O una mala fe patológica propia de activista del Frente Popular. O de inductor de la desmemoria histórica. O de colocador de preferentes. O una gran vagancia para buscarse siquiera un subsahariano todo a cien que le pergeñe una tesis, opúsculo o tratadillo a la moda golpista frente popular para intentar demostrar sus audaces aunque mendaces deposiciones.  O acaso todo junto.

Dado que los marianistas de la niña angloparlante son muy susceptibles a la opinión y directrices del imperio gringo me atrevo a aconsejar al audaz twittero que lea, por ejemplo, las memorias un personaje tan poco sospechoso de veleidades franquistas como fuera Carlton Hayes, el embajador norteamericano en España desde 1942 a 1945, amigo del presidente Roosevelt, con su favorable valoración del general. O el testimonio de gratitud de los miles de judíos a los que Franco salvó la vida durante la persecución nazi. El pobre Maíllo se llevaría muchas sorpresas.

 

 

Aznar indica el camino

La sesión parlamentaria de ayer, en realidad una encerrona para linchar al ex presidente Aznar, le ha salido mal a sus inductores. “La galga capada” como decimos en Castilla.  En efecto, se ha vuelto a demostrar que Aznar no es la blandita mantequilla de pitiminí del anterior presidente del PP y su siniestra tropa huera de principios y… ¡cojones! Me temo que contra lo que deseaban los alguaciles alguacilados, Aznar ha mostrado el camino para tratar a la gentuza del nuevo Frente Popular que encabeza el falsario y encanallado doctor Sánchez, el siervo de Soros, Obama y la Hilaria Clinton, el prófugo Pigdemont o el racista xenófobo Torra.

Sin amilanarse, con un par, ajustando con precisión el merecido mandoble, ha contestado como se merecían a las impertinencias rufianescas, a los insultos del felón marqués de Galapagar, a los tartufos sacristanescos vascos y demás chusma frente popular, que ha tenido que huir con el rabo entre las piernas y lamiéndose las heridas.

La cosa me recordó cierto texto que publiqué el siete de julio del año pasado en el que rescataba una serie de testimonios de testigos de la guerra de África y del desastre de Annual, en concreto.  Y en el también que se citaban las palabras relativas a la peculiar psicología de las tribus del Rif, propias de los autores de los textos y de algunos entrevistados durante la ocasión. Se trataba del testimonio interesantísimo, a veces sobrecogedor, de personas que vivieron la situación como protagonistas o como testigos. Así por ejemplo, el periodista y corresponsal de guerra Juan Guixé  o el teniente coronel Pérez Ortiz, uno de los pocos supervivientes de Monte Arruit. Autores respectivos de dos importantes y valientes libros documentos, El Rif en sombras. Lo que yo he visto en Melilla, (Madrid 1922)  y De Annual a Monte Arruit. Dieciocho meses de cautiverio. Crónica de un testigo (Melilla, 1923), escrito y publicado este último tras su liberación de un cautiverio de dieciocho meses en terribles circunstancias.

El libro crónica del corresponsal de guerra Juan Guixé tiene un gran interés, sobre todo para el lector de hoy por lo que cuenta en sus últimos capítulos acerca de lo que pasaba hace un siglo:

“El resultado de sigilar los hechos y sus causas, de fomentar e imponer el silencio en torno a ellas, es, a mi juicio, la falsificación de la historia. España, por esta causa, tiene una historia adulterada, deformada, mixtificada. Los sucesos se velan, se difuminan del modo más incoherente y disparatado; se descoyunta la lógica de las conductas y de los motivos sociales y lo que es acción liviana, lamentable y oprobiosa, se convierte en página heroica, hecho glorioso, (¿Igual que en el 23 F o el 1 O, por cierto?) o se olvida entre enramaje de la omisión y la vaguedad. La habilidad arbitrista y maquiavélica discurre también expedientes para salvar situaciones comprometidas, a primera vista inevitables. El ardid de leguleyo y la cazurrería caciquil de nuestros políticos es fértil en estos artilugios. …

España daría una prueba de vitalidad y de sano amor a sí misma, discutiendo a la luz del día las responsabilidades, caiga quien cayere. Pero no lo hará. No tiene aquel pulso fuerte de los pueblos que caminan en la historia hacia un plano ascendente. Más bien se halla en un plano inclinado. Políticamente, ello me parece harto evidente, por desgracia…

No tenemos fuerza, este es un argumento, aparte de otras razones fundamentales de doctrina, para persistir en nuestra actitud frente al problema de Marruecos. Y como no tenemos fuerza de nada sirve que nos obstinemos en engañarnos a nosotros mismos, siguiendo la fatal trayectoria que viene costándole a España el achicamiento de su personalidad y que viene a ser una especie de liquidación española en el mundo. Esta debilidad nuestra nace de la desorganización del país, de la incultura general y de la falta de ideales. Si no tenemos fuerza, carecemos también de aptitud…”

No es de extrañar que un escéptico Guifré antes las posibilidades reales de rectificación de nuestra conducta y la escasa confianza en nuestra capacidad de enmienda, entonces propugnase la retirada: “¿Somos capaces de cambiar? Sino, lo más fecundo, lo más cauto, mirando al presente y mirando a la historia, será el abandono”.

La psicología rifeña

Pero en la guerra conviene comprender al otro bando. Pese a la ideología buenista, frívola, necia, hoy dominante introducida por globalistas multiculturalistas o hembristas, un testimonio de gran interés, y acaso aún de cierta actualidad, sobre la peculiar idiosincrasia de los moros de esa época es el que recoge el corresponsal tras sus conversaciones con algunos notables rifeños asimilados.

El moro, suelen decir algunos españoles en África, tiene una mentalidad contraria a la nuestra. El del Rif no es siquiera heredero de una civilización opuesta a la europea; está sin civilizar y el Corán no sirve sino para estimular en él su barbarie nativa y hacerle fanático peligroso. Es, al lado del europeo, un malhechor, un bandido. En el rifeño todos los males y defectos de un pueblo desahuciado se agravan. El rifeño es un ser aparte, y aún dentro del Rif, entre las cabilas, hay diferencias enormes de psicología. ..el moro vulgar suele ser bandolero, tiene el instinto despierto del malhechor, para el cual, cosa natural es el robo y el crimen….no respetan la ancianidad ni la mujer, ni la debilidad física, sino cuando hay algo que las defienda.

En el hogar, el moro es un pequeño sultán. Practica la poligamia y las mujeres deben trabajar para él. El amor carece de espiritualidad (como revela esta conversación en Melilla):— Manuel, por Dios grande, que ayer conocer a tus hijas, y estar cosa güena, güena. ¿Cuántos años tiene la mayor? Trece. Manuel, tú estar tontón, si tu venderla a un moro rico, darte por ella cuatrocientos o quinientos duros —“

Y prosigue el autor: 

“Yo no he visto pueblo que con mayor altivez y aparente desprecio de lo ajeno, lo codicie con más pasión y en cuanto puede trate de apoderase de lo que codicia. Es un género de hipocresía que el moro disfraza con orgullo y el británico con el ideal, pero en ambos, avasalladora.

El rifeño se arroja al robo con pasión. El moro desarrapado se entrega siempre que puede al merodeo y el bandidaje. El moro rico roba de otra manera, usando su fuerza guerrera y feudal y de la credulidad de los demás… la mayoría de las guerras, o de los movimientos de guerrilla que perpetuamente reproduce, los inspira, más que el fanatismo y la xenofobia, la esperanza de botín…

Es una equivocación suponer que le mueve el patriotismo que no siente ni comprende.

Su arteria y su astucia son muy grandes y lo mismo su ductilidad e impresionabilidad. .. yo creo que en ninguna parte del planeta es más fácil encontrar tan gran número de gentes dispuestas a traicionar como en el Rif. Esto explica que los mismos que estuvieron recibiendo los beneficios de la dávida española durante años, sin cosecha, se lanzaran  despanzurrar españoles y a estuprar niñas de estos.

¿Cuál ha de ser la reciprocidad de unos seres que no comprenden la compasión ni el que un país o una cabila, la cabila Hispania, como ellos dicen, asuma la empresa de suscitar entre ellos la riqueza, el progreso, el derecho de gentes?

No comprenden porqué razón España gasta el dinero y sus vidas para entrar y establecerse en el Rif, poseyendo ella por lo que le dicen e infiere, tantas tierras, tantos hombres y tanto dinero. España está tontona.

Solo la codicia del rifeño es superior a su odio. Por codicia, el español que de otro modo sería muerto irremisiblemente pasa a ser como un animal doméstico al que se prodigan cuidados para cotizarlo en el mercado. El prisionero será vendido por un buen rescate…”

El testimonio de un jefe de cabila asimilado a España, Mizzian llamado El Bueno, también resulta esclarecedor. Le pregunta el corresponsal:

Dime, ¿Cómo te explicas la traición?

Por exceso de confianza. Yo soy moro y los conozco. Los españoles habéis tratado al moro de una manera inadecuada, impropia…. En vez de agradecer lo que vosotros hacéis por él, se ríe en su interior de vosotros.

Entonces, ¿qué política crees tú que hay que seguir con el moro?

¡La de la fuerza! ¿No han matado ellos? ¿No han robado ellos? Aquí me tienes a mí, ahí tienes a mi hijo cuya cabeza han pregonado en 15.000 pesetas. ¿Crees tú que si el moro pudiera no arrasaría Melilla y nos pasaría a cuchillo a todos? Mira hay que llevar el palo en una mano y en la otra mano… el palo también. Créeme todo lo que sea no hacerlo así es perder tiempo, es dejar caer el prestigio de España y es derramar mucha sangre española. Si queréis ahorrar sangre, hay que pegar fuerte a esos bandidos…

Una receta curiosa y muy lúcida, sin duda, sobre todo viniendo de donde viene, un indígena paisano de los criticados.

Si donde ponía moro, se pusiese golpista del Frente popular y donde ponía El Rif, la actual Cataluña golpista, fanática, liberticida y fuera de la Ley, veríamos como Aznar conoce bien el percal y otra vez marca camino.

 

 

Sobre el éxito del PSOE

Algunos, cada vez más dada la gravedad de los acontecimientos que estamos viviendo, nos preguntamos acerca de las razones profundas del éxito del PSOE. ¿Cómo es posible que un partido falsario, dominado por gentes sin honor, patriotismo ni decencia, capaz de desfalcar cientos de millones de euros a ciudadanos españoles, entre ellos parados a los que muy especialmente debiera defender, pueda aún mantener alguna credibilidad y representación social?

Un partido refundado ex nihilo por servicios secretos y fundaciones capitalistas extranjeras, plagado de vicios de ejercicio, mohatras y escándalos. Democrático sólo cuando le conviene, de lamentable vocación guerra civilista, sectario, demagógico, perpetrador de traiciones y felonías, liquidador del sector público…

Un grupo de comportamiento mercenario globalista al servicio del más reaccionario NOM contra los legítimos intereses de España, que ataca a la familia con la promoción del hembrismo fanático o la homosexualidad y a la clase media y trabajadora con el fomento de la inmigración ilegal y descontrolada o la universalización de los servicios para ilegales y no cotizantes con cargo a déficit y deuda, ¿cómo es posible que pueda estar gobernando una nación multi-centenaria al final del siglo XXI y que aún mantenga algún apoyo electoral social además de entre los golpistas, racistas, saqueadores que han aupado al doctor Sánchez a la cucaña gubernamental?

Un partido que ante quizás la mayor disyuntiva en la que se encuentra hoy Occidente: globalismo descontrolado al servicio de una feroz plutocracia o mantenimiento del orden básico de los Estados Nación que posibilita la convivencia y el progreso pacífico, paradójicamente apoya el globalismo contra los intereses de los trabajadores, cuya legislación laboral protectora ha desmontado, o el interés común de los ciudadanos. Lo que también significa otra disyuntiva: o el apoyo a la economía real y sus instituciones que sirven para satisfacer necesidades reales de la población o a la especulación financiera internacional contra los intereses sociales. Un partido que ha desmontado gran parte de nuestros principales sectores económicos mediante ruinosas reconversiones, y ha dilapidado el sector público español, arrumbado la agricultura y abandonado al mundo rural, importantes sectores industriales o entregado estratégicas instituciones energéticas a las multinacionales.

Un partido que, en resumen, actúa de hecho en contra de los intereses que sus siglas pretenden representar. Controlado hoy no por trabajadores sino por buscones y oportunistas, cucañistas, señoritos e hijos de papá, hembristas y preciosas ridículas. Y que para tapar su actual verdadera naturaleza mercenaria del gran capital y su renuncia a defender los derechos laborales cada vez más representa a la chusma, al lumpen, a lo peor de la sociedad española. A indigentes espirituales y morales sin criterio propio azuzados por la demagogia y la envidia. Sin olvidar su pertinaz contubernio contra natura con la mayor carcundia oligárquica periférica, integrista, racista, xenófoba, con empresarios monopolistas abusones que medran en el desfalco o el privilegio.

Algún lector dirá: exagera, habrá alguien honrado. Sí es posible, desde luego, pero haciendo bulto o ¡bien que lo disimula sin oponerse a lo que sucede!

No hay más que ver el monipodio gubernamental con el doctor falsario que lo encabeza. O como se tapan o tergiversan con ayuda de la prensa y media mercenarios los mayores escándalos.

Quizá la razón de su éxito, so pretexto de progrez, además de la mohatra permanente y de la actual propaganda de los media prostituidos que blanquean los abusos y su verdadera naturaleza ante el populacho, se encuentre en su demostrada habilidad para excitar las más bajas pasiones. Quienes lo encumbran y amparan han sabido explotar las bajas pasiones de la chusma. La codicia, la ambición, la ignorancia, el fanatismo, la hipocresía, el resentimiento social, el revanchismo, el sectarismo, el fanatismo. La suicida falta de sentimiento de pertenencia a una gran nación histórica secular, hoy fragmentada en tribus ignorantes, sectarias, y dominadas por oligarquías corruptas y liberticidas. Y sin duda, en su manejo magistral de la envidia igualitaria.

Un vicio nacional. Durante el siglo de oro, en el comienzo de la primera empresa de las que forman su tratado Idea de un príncipe político cristiano, don Diego Saavedra Fajardo hacia referencia a la envidia:”En la cuna se exercita un espíritu grande; la suya coronó Hércules con la vitoria de las culebras despedazadas. Desde allí le reconoció la invidia  y obedeció a su virtud la fortuna”.

Un vicio también estudiado por Unamuno, la generación del 98, entre otros autores.

Más tarde, en 1984, Fernández de la Mora dedicaba a la envidia igualitaria un lúcido ensayo que fuera publicado por la editorial Planeta. Un texto que ilumina muchas de las causas de las actuales amenazas que se ciernen sobre la sociedad española gracias a los socialistas y sus aliados comunistas y golpistas en general con la complicidad de los media corrompidos y creadores de una mohatra o realidad virtual al servicio de la devastación.

Decía así el autor:

“En los pueblos que envidian más, estas leyes psicológicas se manifiestan con especial relieve. De todas las grandes naciones europeas España es la  que más ha decaído en la edad contemporánea porque el igualitarismo envidioso ha actuado en ella más enérgicamente que en otras naciones al encontrar una predisposición psicológica que ha multiplicado su operatividad. Y en aquellos periodos en que los demagogos del resentimiento han sido más activos, la decadencia ha sido más acusada. La experiencia próxima confirma que la envidia social es más deletérea que la privada y que, cuando es estimulada políticamente, desciende la calidad de las minorías y el deterioro general.”

Unas palabras proféticas escritas hace más de un tercio de siglo. Como estas otras que explican lo que nos pasa:

“La eminencia de una persona depende de su estructura genética, (salud, cociente intelectual, tesón,…), de su formación (saberes, hábitos…) y de su promoción (reconocimiento público y utilización colectiva)”.

“La envidia interviene con creciente negatividad en cada uno de los tres momentos. La envidia al fuerte, inteligente y virtuoso lo margina y no estimula su reproducción óptima: el aislamiento y el celibato del hombre superior son antieugénicos. La envidia escolar al más capaz y estudioso fomenta la desaplicación y el ocio; y el igualitarismo educativo retrasa a los mejores. Y, finalmente, la envidia social obstaculiza el reconocimiento público de los egregios, así como el fomento y utilización de su actividad. La eficiencia de la envidia es, pues, mayor en la sociedad que en la escuela, y mayor en la escuela que en la pareja; cuanta más extensión superior negatividad. Por eso la envidia social es la de máxima potencia demoledora”. 

Con esta pasión dominante, azuzada por la demagogia, antesala de la tiranía, ¿puede existir y mantenerse una verdadera democracia promotora del Bien común en España ?

Pero, para ser ecuánimes, la responsabilidad en este estado de cosas no es exclusiva del PSOE sino también de la no izquierda, ¿derecha?, que ha renunciado a dar ninguna batalla cultural por los valores o el patriotismo y que trata de mimetizarse, de confundirse con estas zurdas degradadas.  Ni menos a dar ejemplo con su conducta. Tal falta de antagonismo virtuoso es otra de las causas de la actual degradación de las instituciones y del descrédito de la actividad política y de la clase política en su conjunto entre los ciudadanos españoles conscientes.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.