Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Don Felipe rehúsa

Se ha conocido que don Felipe rehúsa presidir la entrega de despachos a los nuevos jueces que se celebrará mañana en Barcelona.

En primer lugar no se entiende porqué esa ceremonia se realiza en una simple capital de provincia y no en la capital de España. O ya de hacerlo fuera de Madrid, al menos en una ciudad con importante tradición jurídica y de respeto a la legalidad o a la Nación, y no en la sede actual de la subversión, el delito, la burla impune de la Justicia y la vacatio legis.

La misma presencia en el acto del golpista inhabilitado que se niega a acatar las resoluciones judiciales es una burla a la Justicia y sus agentes. Y que el Rey, en cuyo nombre se administra Justicia, les deje solos y desamparados constituye un aviso para los flamantes jueces recién estrenados de lo que les espera en este presente Estado de Desecho, en el que se ha convertido la Monarquía.

Aún se ignoran las razones de esta real espantada. Oficiosamente, sin confirmar, parece ser que el gobierno del falsario no garantizaría la seguridad personal del Jefe del Estado. No creo que sea esa la razón sino probablemente el boicot del golpista impune.

Sea como sea, la responsabilidad del gobierno en esta humillación es tremenda. Pero sin duda también la de don Felipe pues demostraría cobardía e incapacidad absoluta para ejercer las responsabilidades de su cargo. Cosa que tampoco nos sorprende ya demasiado a estas alturas, dada su trayectoria.

Baltasar Gracián, uno de los grandes de nuestro tristemente arrumbado Siglo de Oro, tenía sus recetas para estos casos: Mal se queja quien se deja. O la más contundente: Contra malicia, milicia.

 

 

Diario de un ESCOLIASTA MAJADERO

De vez en cuando miro viejos dispositivos con antiguos textos o artículos enviados a la Prensa y a veces me entretengo en releerlos. Sobre todo por la curiosidad de comprobar qué decía hace varios años. Este que voy a reproducir a continuación está escrito nada menos que en septiembre de 2005 y no mereció el honor de su publicación en cierto periódico gallego con sede en el Polígono de Sabón, supongo que por resultar demasiado subversivo y olvidar que la Prensa debe ser complaciente y alabanciosa con el Poder.

Pero de estos polvos y estas férreas protecciones a quienes no lo merecen se deriva el actual fracaso sistémico total de las instituciones españolas. La cosa va tan rematadamente mal con el imbel de don Felipe y su señora que ya casi vamos a echar de menos a su Emérito progenitor A.

El texto censurado u oportunamente olvidado decía así:

Dicen que el tonto se conoce porque cuando sigue una linde y esta se acaba el tonto sigue. En los nidos del socialismo de antaño no hay solidaridad hogaño. En esta gigantesca tomadura de pelo y de la cartera que representa el gobierno socialista de ZP y sus socios separatistas, quizás lo que más llama la atención al observador es la capacidad de salir casi indemne tras perpetrar los mayores desafueros. Por mucha complicidad  en la mohatra de ciertos medios de información que se tenga, parece que sus votantes tienen más tragaderas que las que cabría esperar de un pueblo europeo maduro e informado. La España de ZP cada vez se parece más a la Venezuela de Chávez. En ambas reina el despotismo de la demagogia. No ya lo de poner en ridículo el Estado de derecho y constitucional que se ha jurado defender doblegándose a los intereses de ETA, PNV, PSC, ERC, el sultán de Marruecos y demás enemigos de España. O lo de robar a los pobres para dárselo a los ricos: exención de impuestos en sociedades instrumentales para grandes fortunas, las regiones ricas cada vez más ricas y para las pobres: el PER, sopa boba para el que me vote y los demás… a callar.

Cuando vuelve el socialismo al poder la economía española se convierte en un hirviente y gigantesco patio de Monipodio, en que los corchetes distraen a las víctimas mientras los jaques les hacen la chirla en la camisa o los trileros de la justicia y la libertad engañan una y otra vez al incauto pueblo soberano con el capote estatutario.

Algunos tarde descubren a Jeremías cuando han contribuido a la llegada de estos males. Eso pasa por no leer el diario de un escoliasta majadero. Sólo los locos, los niños o los desesperados acostumbran a decir la verdad: las etapas socialistas comienzan con su  RUMASA expoliada. Y acaban en el GAL y con la Seguridad social en quiebra.

Esta vez es la propia España constitucional la que va a la quiebra: ¡ZP nunca mais!

(La Coruña, 24 de septiembre de 2005)

En efecto, la España constitucional ya está quebrada. Aún peor, es la propia Nación quebrada gracias a la Monarquía, no ya solo por resultar incapaz  de defenderla. Son sus instituciones quienes agreden a la Nación.

 

 

 

 

Ni alternativa, ni alternancia

Lo de Casado y el PP con sus purgas e incompetencias está alcanzando cotas sublimes de auténtico esperpento artístico valleinclanesco gracias, supongo, a la impagable influencia del sector galleguista de caderas altas del viejo partido de la no derecha, no izquierda, no centro. Felipe VI despacha más de tres horas con el cacique regional popular gallego. Puenteado, Casado va purgando a quien le mandan. Cayetana ya cayó, la próxima puede ser la Ayuso que también habría caído en desgracia.

Hasta ahora el papelón del PP en la antigua farsa borbónica había sido el de falso antagonista del protagonismo Borbones & socialismo en la construcción de la nueva subnormalidad neomarxista española desde hace cuarenta y cinco años.

Cuando el destrozo del binomio Borbones & socialismo era demasiado alto, ahí que llamaban al imaginaria de igual servicio pero mayor disimulo para evitar la quiebra definitiva del Régimen. Los aseados chicos del Opus, en la línea de un López Rodó pero sin su preparación ni atributos, bajaban algo el paro, mejoraban ciertos parámetros macroeconómicos y evitaban el inminente descalabro.

El PP no quería, o no le dejaban los amos, retrotraer ninguna de las fechorías perpetradas en el ámbito de lo que tuviera que ver con aspectos de Política, Cultura o ideología, es decir con el emergente hasta su consolidación actual marxismo cultural.

Incluso en estas cuestiones votaba lo mismo que sus enemigos, traicionando y deslegitimando a la parte de la sociedad que disimulaba representar.  Al cabo, su animal tótem, la gaviota, es una rapaz frustrada, carece de garras por lo que sólo sirve como carroñera, para reciclar los despojos de otros.

En las siguientes votaciones, con o sin oportunas bombas en los trenes, otra vez iba la burra al rastrojo, el binomio Borbones & socialismo era alzado a lo alto de la cucaña y a engañar, saquear y robar que son dos días. O dos legislaturas.

En esto consistía la alternancia, que no alternativa.

El papel de los Borbones, pan y circo para hoy, destierro para mañana, o como diría el Emérito parafraseando a un antiguo pariente, “después de mí, el diluvio” no es prudente ni parece demasiado inteligente. No ya para España, que eso importa poco, sino para la propia fracasada Dinastía instaurada por el general Franco en su mayor error como estadista. Ahora el pertinaz socialismo tiene instrucciones de prescindir de la Dinastía y va a por ella, con la inestimable colaboración del titular actual de la Corona, víctima de Su acedia y de Su señora. Se acabó la Unión Temporal de Empresas que tantos beneficios había venido dando a ambos socios.

Y, en consecuencia, el papel del antiguo PP también ha quedado obsoleto. Nunca fue alternativa y ahora ya no lo necesitan ni siquiera como alternancia en el nuevo Régimen global comunista que se está implantando en el saqueado y humillado Reino de España.

Quizás esto explique la saña africana con la que los cómplices peperos atacan a esa especie de Pepito Grillo que pudiera ser VOX. Que, al menos de momento aunque ya veremos porque también luce bozal, es la única alternativa conocida, aunque precisamente por eso no creo que pueda subsistir dentro del Régimen, sino en el papelón de alternancia mohatrera de repuesto si la nueva transición se alargase en el tiempo y hasta que el actual golpe de Estado gubernamental se consolide sin vuelta atrás.

En esta nueva etapa, el Régimen siempre podrá agradecer a Casado y sus muchachos los servicios prestados y su impagable colaboración ofreciéndoles alguna cartera ministerial bajo el sublime mandato del Gran Timonel. Una subdirección general de proyección de semillas oleicas dentro del Ministerio de Agricultura o acaso otra más novedosa de disfraces Transgénero dentro del de Igualdad de la eximia consorte Montero no le vendría mal a Egea, dado su currículo.

 

 

 

Demonios contra la cruz

La endemoniada vicepresidente social comunista acaba de declarar que el Gobierno de Su Católica Majestad va a expulsar a la comunidad benedictina que cuida la Basílica y que además está valorando demoler la cruz del Valle de los Caídos. Derribo que para más INRI y escarnio vendría después de un periodo de “reflexión”. Sí como lo oyen. Con la osadía que da la impunidad.

Debido a su imprudencia temeraria con lo de la dichosa manifestación esta indigente espiritual, moral e intelectual ha estado al borde de la muerte y más que probablemente la ha causado a otras mujeres o sus familias que no han podido disfrutar de sus propios privilegios sanitarios en la más cara y selecta medicina privada.  Pero ni tan siquiera esta experiencia conmovedora para cualquier persona sensible o con un mínimo de empatía ante el sufrimiento ajeno, parece que la estaría haciendo reflexionar y tratar el universo espiritual con un mínimo si no de consideración al menos de respeto.

Y es que la susodicha forma parte de la izquierda satánica española. Odia la cruz como un demonio enfurecido, aunque se vista con costosos modelitos de gran costura propios de señorita socialista tan principal. Una preciosa ridícula, inculta latiniparla y… diabla.

Para intentar entender mejor este odio monstruoso a la civilización europea en general y cristiana en particular por parte de gentes del mismo establecimiento, acaso convenga releer algunas de las obras más clarificadoras de autores como el gran Dostoyesvki. Por ejemplo, Demonios o Endemoniados, que de ambas formas ha sido traducida al español. Ya lo hemos comentado en otras ocasiones pero creo que conviene hacerlo por su extraordinaria y clarificadora lucidez. Refleja muy bien la influencia del satanismo en las ideas y organizaciones políticas y terroristas.

Lo que nos planteaba en esa obra el gran escritor humanista ruso hace ya un siglo y medio se está cumpliendo con gran precisión en estos tiempos de zozobra y gran tribulación, en los que sobre los temores al parecer magnificados por la propia pandemia, la amenaza de la dictadura comunista se cierne cada vez de modo más probable en el reino borbónico de España. Se manifiesta ahora en toda su crudeza por la causa desencadenante o catalizadora de la pandemia roja, pero es debido a muchos años de incuria y a la estulticia culpable de muchos de nuestros próceres empezando por nuestros propios frívolos zares y su degradada Corte, sin olvidar a una oposición que no se opone o a grandes empresarios y otros dirigentes. Gentes que callan y otorgan cuando no son frívolos, codiciosos e insensatos cómplices.

Demonios no fue bien recibido, en general, acaso porque explicaba demasiado bien lo que la clase dirigente se negaba a aceptar. Para otros se trataba de simples calumnias. Muchos años después, ya a principios del siglo XX, el comunista Gorki pretendía que: “Los demonios es el más perverso, y el más talentoso, de todos los intentos por difamar el movimiento revolucionario de la década de los setenta”. Pero, ¿tiene razón Máximo Gorki con lo de la supuesta difamación?

Dostoyesvki supo ver las terribles consecuencias devastadoras del nihilismo hoy disimulado, aunque yacente, por el neomarxismo cultural. El que sustituye a la lucha de clases del marxismo convencional y es promovido por la plutocracia globalista.

Medio siglo después de su aparición, los descendientes de esa burguesía entonces tan crítica con el libro que pudieron huir, se escaparon de la Rusia bolchevique. Es posible, aún se está a tiempo de evitarlo, que tal pase aquí también, con nuestro heroico rey huyendo el primero después de sancionar leyes inicuas para salvar su vida y hacienda. Y es que una de las primeras cuestiones a lograr por el proceso revolucionario es tener un rey títere y unas instituciones ineptas, y en el fondo cómplices, que narcoticen a su nación impidiéndola reaccionar ante la agresión antes de que ya sea demasiado tarde. Esto es lo que habría pasado en la Rusia zarista y desde luego es lo que volvería a repetirse en la España borbónica con don Felipe VI.

Pero, en resumen, ¿cuáles serían las principales notas características del movimiento denunciado por Dostoyesvki, tan semejante por desgracia al que crece hoy aquí?

Dualidad social: Aristocracia sin muchos horizontes intelectuales, población con pocos económicos. Complejo de inferioridad hacia la inteligencia y hacia la cultura extranjera.

Creciente frivolidad en la costumbres. Cierto matriarcado real. Influencia de los revolucionarios sobre la mujer. Ahora con el ultra feminismo fanático y violento.

Halago de la vanidad. Utilización de la ambición ajena.  Una constante entre la gran mayoría de nuestros dirigentes actuales.

Ateísmo. Nihilismo. Pérdida de referencias morales y tradicionales. Feminismo, multiculturalismo, LGTBI, pederastia, aborto, transgénero y degeneración de costumbres.

Considerar el bien o el mal como prejuicios a eliminar en el nuevo orden a imponer.

Ostentación de mala educación y burla de convenciones sociales y de la urbanidad o “buena” educación.

Apocamiento de la derecha: “para el hombre ruso el honor es tan solo una carga superflua.”

“Yo aún soy partidario del honor pero sólo por la fuerza de la costumbre…”

Nada de esto estaría pasando aquí desde luego sin la complicidad por acción u omisión de la Corona y de las no menos fláccidas fuerzas de la mal llamada oposición de “derecha”. Una falsa oposición que no se opone y que es de esperar que tampoco lo hará ni a la expulsión de los benedictinos ni a la voladura de la cruz.

En lo que se refiere a la institución eclesial oficial, con el Vaticano de Francisco a la cabeza, su traición, cobardía, silencio y complicidad resultan verdaderamente escandalosos.

Se explican también las razones del éxito revolucionario nihilista en una sociedad decadente:

1 tener un “uniforme” (sentido de la pertenencia, cargos, misiones) y engaño sobre la verdadera realidad de la organización.

2 Sentimentalismo como elemento de difusión del socialismo

3 Los pícaros mondos y lirondos

4 El cemento principal: la vergüenza de la propia opinión.

Entendemos que esta última: el no saber o no querer dar la batalla cultural es decisiva.

La organización social futura es descrita por Schigálev:

Habría una Fase previa: el Quinquevirato que disimula su condición entre los otros, convertidos en tontos útiles, desavisados, o cooperadores necesarios de un proceso que no todos comprenderían en su verdadera naturaleza y alcance.

El NOM se caracterizará por la división de la Humanidad en dos partes muy desiguales. Una décima parte de la misma recibirá la libertad personal y un derecho ilimitado sobre las otras nueve partes restantes. Estas vendrán obligadas a perder la personalidad y en convertirse en algo así como un rebaño, y, mediante una obediencia sin límites, alcanzar la primitiva inocencia, por el estilo del primitivo paraíso, aunque de otra parte, tendrán que trabajar. Estas son las últimas intenciones del neomarxismo cultural y su alianza oculta con la plutocracia satanista y pederasta internacional.

Hay medidas para extirpar la voluntad a las otras nueve partes de la Humanidad y reducirlas a la condición de rebaño, merced a la educación de generaciones enteras… puede que una de ellas sea la vacuna mortal. Junto a la manipulación de masas y la llamada Inteligencia artificial.

Estrategias instrumentales de los sediciosos:

1 Usar lo que pasa (por ejemplo una revuelta o protesta laboral por la corrupción del administrador de su fábrica) para los propios fines, apropiándose de sucesos como algo premeditado e inducido por ellos. Sin embargo, no se aplica la misma vara de medir en el caso de la corrupción y los delitos propios.

2 Provocar tumultos.

3 Agentes demoledores profesionales y sociales que sin saberlo conscientemente trabajan para el desarrollo de la causa minando la moral y cohesión social. Resulta habitualmente bochornoso el papel de la Prensa, Judicatura, Universidades y Colegios profesionales.

4 El crimen ya no es una locura sino un deber. El dios ruso ha huido ante el alcohol.

5 Una o dos generaciones depravadas son ahora indispensables. De una depravación inaudita, ruin, en la que el hombre se convierta en un ser asqueroso, cobarde, cruel, egoísta…

6 Recurriremos al incendio, echaremos a volar leyendas…

7 Comprometer a los socios y simpatizantes con algún crimen para chantaje y cierre de solidaridad, aunque sea a la fuerza.

8 Fomentar la desconfianza e incluso el odio entre los diferentes miembros y humillarlos en público para distinguirse el mando de la masa. Terror ajeno y propio para mantener la disciplina. Incluso asesinato de disidentes y arrepentidos.

9 Buscar un rey títere. Aquí no hace falta buscarlo, desgraciadamente ya lo tienen.

La cuestión de la Organización:

Con una supuesta autoridad central desconocida para los miembros comunes, formada por una Red de secciones relacionadas (más o menos de verdad) que hacen prosélitos y se extienden. Club, de opinión, Agrupaciones esotéricas, Instituciones de supuesto marchamo oficial pero de carácter mohatrero…

Toda Organización tiene Misiones (declaradas u ocultas) que realizar. Las Misiones, mediante una propaganda sistemática delatora, serían:

1 Minar continuamente la autoridad de los poderes e instituciones locales. Aún respetando ciertas peculiaridades de los aliados regionales enemigos de España, se está empleando esta segunda fase de la pandemia para desacreditar a las autonomías y municipios. Acaba de fracasar, de momento, un intento de robarles los recursos.

2 Engendrar la duda en los vecinos. Con consignas irracionales, cambiantes y contradictorias.

3 Fomentar el cinismo y el escándalo, la incredulidad absoluta en todas las cosas, el ansia de mejora. A esto ayuda un repertorio decisiones judiciales incomprensibles, la carencia de tutela judicial efectiva, que parecen indicar que la ciudadanía se encuentra indefensa por la inanidad e insolvencia técnica y moral de las instituciones monárquicas.

4 Provocando incendios como medio popular por excelencia, lanzar a una región, en el momento indicado, si es preciso, incluso a la desesperación. Ahora lo están perpetrando los antifas patrocinados por Soros y el mal llamado Partido Demócrata en USA.

Excelente análisis y profético, literatura inspirada de un humanista en cierto modo superviviente. Acaso hoy habría que resaltar más el punto 7, el importante papel del chantaje ejercido contra los dirigentes aupados en la cucaña globalista para asegurar su colaboración por tremendas que sean las exigencias. Quizás sea ese ahora el actual “cemento principal”.

En una sociedad como la presente que está perdiendo, sino ha perdido ya, el sentido metafísico de la existencia y de la Civilización parecería que la cuestión espiritual o religiosa es cosa caduca y carecería de importancia. Nada más terriblemente errado.

Toda esta parafernalia satánica acaso pueda resumirse en el odio a la Tradición Cristiana y liberal. A la dignidad humana y a la Libertad. Por eso, estos demonios braman enfurecidos a la vista del símbolo de la Cruz. La eterna lucha entre el Bien y el Mal que se desarrolla en diferentes escenarios, el más importante de ellos el alma humana.

A falta de otros medios, que ni están ni se les esperan, ¡Ojalá la Providencia divina actúe pronto y nos ayude!

 

Curioso exorcismo en El Corpiño

El santuario del Corpiño estaba tranquilo cuando ya se barruntaba la festividad de san Juan. Fresnos y castaños de Indias sombreaban la campa de la romería. Guillermo el abad de santa Agueda había ido a exorcizar a una mujer que estaba poseída de un demonio muy travieso. Mentía el diablo más que hablaba a las preguntas que le hace el abad. Inquiere por la suerte de algunos difuntos de quienes deseaba tener noticias. Luego mandó al diablo libertase de su presencia a la poseída.

 ¿Y a dónde quieres que vaya?

No sé, pero aquí hay muchos nacionalistas y socialistas de todos los partidos.

Sí pero ya están todos cogidos.

En esto que suben a rastras las once gradas de piedra que superan el desnivel de Poniente a un tal Alfonso Rodríguez.

Este energúmeno sí que trae un demonio peligroso. Y “zumbao” monotemático. En cuanto oye hablar de Castilla, o en español, se pone a echar espumajos por la boca.

Me llamo Daniel. As dereitas ten a culpa de too

Sujetadle por Dios que nos va a organizar alguna.

Estaba tan tranquilo aparentemente, hablando con don Claudio Sánchez Albornoz el célebre historiador y ex ministro republicano que le recordaba la condición de la Castilla originaria como patria de hombres libres, cuando le ha dado el ataque.

Rápido, traedme el Benito Remigio Noydens. Y dice el manual de exorcistas:

Cuando el demonio obligado con los conjuros dijo su nombre ha de procurar el exorcista saber su significación porque el nombre que tiene suele declarar su propiedad o natural condición o por mejor decir vicio y pecado que asiste y preside y así puede obligarle a que manifieste la propiedad de su nombre, o el pecado sobre que predomina  y reina para poder así aplicar mejor el remedio con la virtud contraria…”

Así:

Contra nacionalismo…libertad, igualdad, fraternidad

Se agita desesperadamente el Energúmeno.

Contra galleguismo….cultura y cosmopolitismo

Contra fanatismo…tolerancia

Contra envidia…¿? largarse de España

Contra saudade… un paraguas.

El exorcista no solamente es ministro de la Iglesia sino también médico del alma y así debe saber aplicar al Energúmeno los remedios, y quitar los estorbos, ora sean extrínsecos o intrínsecos que puedan retardar el logro de sus fatigas.

A veces al comenzar el exorcismo tiembla todo, y con voces espantosas y aullidos pretende estorbarlos, y tal vez con dichos ridículos: “As dereitas ten a culpa de too” o “los señoritos parvos que no nos entienden tienen la mentalidad de señoritas cursis” y menos honestos, “te voy a joder con el DOGA” y con descubrir faltas, y pecados ajenos,: “la culpa la tiene Madrid” entretener a los circunstantes, e impedir la devoción, y atención que pide tan alta empresa.

Pero el ángel rebelde se mostraba muy pertinaz, y ni los oremus, ni el agua bendita, ni los exorcismos le decidían a alejarse.

Rosalía estaba muda, algo así como espantada contemplando al Energúmeno. Vicente Risco, nacionalista jubilado y gran experto gallego en sionistas, judíos y artes diabólicas, hábilmente le atormentaba con sus vistosos correajes de falangista valeroso. El antiguo teórico del nacionalismo gallego, ya felizmente reconvertido, era inasequible al desaliento. Después de muchos esfuerzos, el réprobo tuvo que salir del Energúmeno solicitando como última gracia, ya que no le permitían redimir a la Galicia mártir de los “crímenes castellanos”, que le permitiesen al menos entrar por segunda vez en el cuerpo del rencoroso médico renegado del fonendoscopio para castigarle de ciertos desacatos cometidos recientemente contra España y los derechos humanos.

Ser redimidos por el diablo no sería más que la inversión total, demasiado cerca del Cainismo que ninguna propaganda ni Prensa afín puede tapar.

Sabemos que Satanás puede crear en la imaginación del hombre numerosos mundos. Y aunque fingidos los puede hacer pasar por reales para engañar a su rebaño.

Muy razonable era esa tal demanda y el abad Guillermo que apreciaba los buenos modales, y que nada negaba cuando se lo pedían cortésmente, consistió desde luego en las benéficas intenciones del Maligno, regocijándose interior y caritativamente de poder dar una ultima lección al tan hipócrita como tenebroso paciente, pero solo accedió con la condición que había de introducirse por el trasero.

En esto que Castelao fue a sentarse sobre la pila de agua bendita y apoderándose del hisopo exclamó: “entra ahora si te atreves, maldito pariente de Isabel la Católica, ya te preparo el pago”.

De modo que no pudiendo salirse el diablo con la suya, se retiró murmurando.

Con esto del puñetero Laicismo, los socialistas  y el heresiarca papa Francisco nos van a dejar sin pan”.

 

 

 

Apuntes de Goebbels perdidos

En sus famosos Apuntes sobre comunicación a las masas el ministro de propaganda nazi, el licenciado Joseph Goebbels,  explicaba para uso interno del Partido algunas de las claves más eficaces para la manipulación ciudadana:

– El individuo integrado en una multitud difiere en gran medida del individuo aislado.

– La multitud es impulsiva, versátil, e irritable y se deja guiar casi exclusivamente por el inconsciente.

 

– La multitud es extraordinariamente influenciable y crédula, sin sentido crítico, de modo que lo inverosímil carece de existencia para ella. Inclinada por naturaleza a toda clase de excesos, reacciona mejor a estímulos intensos.

– Para influir en ella es inútil argumentar de modo lógico o racional. Por el contrario resulta más eficaz presentar imágenes y repetir varias veces las mismas consignas.

– El rumor y su transmisión son directamente proporcionales a su importancia y ambigüedad, e inversamente proporcionales al sentido crítico de los que intervienen.

– La mejor propaganda es la que no se detecta. Buenas técnicas son las siguientes:

   .Usar nombres apropiados de resonancias injuriosas o favorables según convenga.

    . Buscar testimonios de gente simpática o prestigiada aunque lo sea por mohatra.

.Resaltar actitudes y hechos aunque sea fuera de contexto o negando otros desfavorables para la causa.

    .Transferir la credibilidad de los símbolos más nobles o prestigiosos a nuestra mercancía política.

    .Efecto vagón: Únete a nosotros que somos muchos.

    .Implicación del yo: Alemania eres tú. Hitler es tu líder porque representa el bienestar de tu patria, tu bienestar.

    .Contagio de status. Hazte una foto con tu líder para que puedan identificarte con él y sus virtudes.

   .Humanízate en tus manifestaciones, que toda afectación es mala.

Aquel que haya perdido estos apuntes puede pasar a recogerlos al complejo de la Moncloa. Preguntad por un tal Iván Cuadrado.

 

 

¿Acaso ya vale todo?

No es que nos encontremos solo en una escandalosa etapa de vacatio legis sin que al parecer los jueces defiendan a los ciudadanos según el precepto constitucional de tutela judicial efectiva, sino es que tampoco parece haber ya moral, decencia ni sentido común.

Veamos cinco ejemplos:

Estoy recibiendo cierta información aunque contradictoria acerca de la venta a través de la gran empresa logística con nombre de río muy caudaloso de odioso material erótico para pederastas. Cuerpos con excelentes reproducciones de partes íntimas de niños realizados en látex. No sé seguro si es cierto, ni pienso entrar en esas páginas para ver las terribles ofertas. Pero de serlo, me parece una auténtica vergüenza. Más allá de lo que puedan decir los diferentes códigos penales, parece mentira que esa gran empresa se preste a eso, que es de suponer no alegará sea por estricta necesidad de sobrevivir a las incurias de estos tiempos.

Que el contubernio social comunista se niegue a investigar que unas desgraciadas niñas bajo el supuesto amparo y tutela del Estado español hayan sido obligadas a prostituirse es una ignominia descalificante no sólo para los que perpetran esta canallesca decisión sino también para el resto de instituciones que debieran actuar de oficio para defender a la infancia ultrajada y maltratada y no lo hacen.  Sin olvidar a la ministra consorte de Igualdad, dado que en este caso son niñas.

Que el falsario se permita lamentarse en sede parlamentaria por el suicidio de un criminal terrorista vasco, miembro del comando etarra que asesinara a Miguel Ángel Blanco, dice mucho de la catadura moral del jefe del Gobierno de Su (escondida y amordazada) Majestad y de la banda que le apoya. Secta encanallada que ha olvidado que muchas de las víctimas de ETA pertenecían a su propia banda socialista. Y que para rematar la filantrópica jugada la cínica vice primera de Cabra, presunta catedrática de Derecho constitucional, se permita decir que lo importante son sus presupuestos los apoye quien los apoye, da una idea del grado de deterioro intelectual y moral no ya solo del Gobierno sino también de la Universidad española.

Otro escándalo mayúsculo: Todo un general español ex jefe de los servicios secretos y con información privilegiada obtenida durante su etapa oficial en ejercicio de su misión institucional se presta a “asesorar” mediante pago de suculentísima factura a un alto directivo con fama de intrigante de una gran empresa energética de la oligarquía vinculada al País Vasco. Qué vergüenza no solo para él sino para la Institución. Y que además se lo consientan. Inadmisible.

Y para acabar otro escándalo, esta vez del tenebroso Vil Gates. En unas recientes declaraciones ha presionado a las instituciones gubernamentales para que no acepten ningún tipo de reclamación por los daños que van a infligir sus vacunas asesinas obligatorias. Gates estima que en el mejor de los casos, de ahí para arriba, la vacunación supondrá la muerte de al menos uno de cada diez mil vacunados a la fuerza.  Es decir, en torno a unos setecientos setenta mil muertos por las vacunas obligatorias en todo el mundo y casi cinco mil solo en España. ¿Se trataría de cifras superiores a las efectivamente causadas por el propio virus?

 

 

De correctione rusticorum en la religión covidiana

En un ya algo lejano enero de 2006 escribía para La Voz de Galicia este texto:

Para los comunistas de los sesenta que están en la Xunta actual con otras siglas, pues el comunismo vende poco sobre todo donde lo han padecido, ha llegado el ansiado I +D: que no se diga que en esto de inventar seguimos a la cola de Europa. Si antes fue la superstición marxista la que servía para desarrollar organizaciones y políticas totalitarias que justificaran el despotismo, ahora el pretexto es otro: la superstición nacionalista que ha causado en la Historia casi tantos muertos como la otra. Claro que en esto de la pura raza gallega ya Vicente Risco hacía sus pinitos a rebufo de Arana y Prat de la Riba. Si en su Teoría del nacionalismo gallego el buen Risco nos explicaba entonces muy serio que era la pura raza celta rubia gallega el gran hecho diferencial sobre las razas morenas ibérico africanas del resto de España, ahora la cosa cambia: la Xunta ha descubierto que nuestros verdaderos ilustres antepasados son una rama de los bárbaros, los suevos. Gran descubrimiento que tiene graves implicaciones prácticas. Por ejemplo: necesitamos otro estatuto que reconozca nuestro hecho diferencial suevo, habrá que reconducir la mal llamada normalización lingüística, pues el gallego no es una lengua bárbara sino romance, es decir claramente impropia, un invento diabólico del imperialismo para contaminar la pura raza sueva, de modo que habrá que buscar un diccionario de suevo, crear una academia que lo normalice y un ejército de enseñantes y policías para exigirlo. Ya San Martín Dumiense tuvo que escribir en el siglo VI su De correctione rusticorum para tratar de civilizarlos. Pero amigo lector, esto no ha hecho más que empezar, si somos suevos habrá que preparar subvenciones para hacernos bárbaros a la fuerza. La subida del diez por ciento del sueldo de nuestros representantes tribales no es digna de tales antepasados. Prepárese a ser asaltado a punta de estatuto. Mas no hay que preocuparse pues será nuevamente la morisma quien nos imponga la sharia”.

 

Casi tres lustros después se ha visto que lo de los suevos resultó una escaramuza pasajera que apenas ha hecho más estragos. A través de las telarañas galleguistas cambian aquí de siglo en siglo las ideas y a veces algunos de los hombres llevados a ejecutarlas, pero siguen los pretextos para el Poder. Así la llamada normalización lingüística que es una anormalidad democrática como con tanto acierto sostenía el malogrado Manuel Jardón. Pero en cambio no ha terminado de cuajar electoralmente el narcomunismo bolivariano por muy mareado que se encuentre, y el votante indígena recalcitrante recurre a la vieja marca conocida del Pelouro. Tampoco la defensa de la Hispanidad, en este recuncho ya casi perdido para la Cultura española ha logrado hacerse hueco en el único parlamento español de los infinitos que hay por esas regiones de Dios en el que está prohibido hablar en la lengua oficial de España.

Pero para distraer la penosa siesta ombliguista retrógrada en las veladas del pazo del Hórreo ahora estamos muy atareados para galleguizar en la medida de lo posible la foránea religión covidiana. Otra gran oportunidad de poder y negocio que la casta pueda aprovechar a poco que consiga infundir un miedo irracional en la población humillada y sometida.

La endémica falta de investigación propia y el abusivo recurso a los protocolos médicos defensivos por parte del establecimiento oficial galleguista ha evitado saber hasta ahora si la secuencia del código del virus es china como nos quieren hacer creer los enemigos de la imaginaria nación gallega o se basa en elementos suevos autóctonos. Asunto que sin duda tiene su importancia a la hora de patentarlo a poco que se modifique y cobrar lo que se pueda y a quien se pueda.

Y hablando de cobros, de la prodigiosa minerva del Gran Timonel del Sar ha salido un nutrido repertorio de sanciones en la que destaca una harto sustanciosa de 120.000 euros, que como bien es sabido todo gallego o suevo medio guarda en un cajón de la cómoda para propinas, chuches e imprevistos.

Pero las medidas contra la tierna infancia escolarizada son ya una terrorífica mezcla de estulticia enmucetada y fanatismo terrorista. Si no estuviera tan mal visto por nuestros cucañistas próceres políticos y arrebaña subvenciones citar a glorias españolas como Cervantes, cabría recordar lo que Don Quijote le aconsejaba al Sancho gobernador contra las muchas normas más o menos superfluas o caprichosas:

“si las hicieres procura que sean buenas, y sobre todo que se guarden y cumplan, que las pragmáticas que no se guardan lo mismo es que si no lo fuesen, antes dan a entender que el príncipe que tuvo discreción y autoridad para hacerlas no tuvo valor para hacer que se guardasen…”

En esto Cervantes coincide con Tácito, que consideraba “la multiplicidad de las leyes como señal cierta e infalible de un mal gobierno y de un pueblo corrompido”. Mal endémico, por cierto, de la política gallega y española, puesto que gran número de nuestros políticos piensan que basta la mera promulgación de las leyes sin proveer recursos para hacerlas posibles en la práctica.

Pero por mucho que Feijóo, el político demagogo no el sabio autor del Teatro Crítico Universal, ni menos un nuevo Martín Dumiense revivido, intente corregir a “sus rústicos”, confío en que al final, pese a la propaganda y la manipulación, el buen sentido se imponga. Ojalá se “desenmascare” a la nueva religión covidiana como una perniciosa  superstición antes que políticos e instituciones ineptas o corrompidas consigan arruinar del todo nuestro honor, dignidad, vidas y haciendas.

 

 

 

 

Once de setiembre. «Comentarios de la guerra de España»

Con el victimismo, morbo no exento de cierto masoquismo y humor negro que caracteriza a la facción pendenciera levantisca de los catalanes, se celebra el once de setiembre, una derrota transformada en grande gloria catalana. La cosa, perifollos retóricos engañabobos aparte, es que mal aconsejados por el clero trabucaire indígena y por nobles o caciques despóticos muy pagados de sus privilegios, los catalanes eligieron el bando equivocado o perdedor en la sangrienta guerra entre dos dinastías extranjeras que se disputaban el goloso botín español.

Pero lo que fuera una absurda guerra de Sucesión entre extranjeros con España en disputa, y en la que los españoles como en tantas otras ocasiones pusimos los desastres y los muertos, fue oportunamente reconvertida en una anacrónica falsaria gesta nacionalista catalana contra el resto de España.

Para celebrar un encuentro con la realidad histórica, que no con los imaginarios camelos de golpistas arrebatacapas, como curiosidad historiográfica voy a reproducir unos pequeños fragmentos de la obra de un autor contemporáneo de los hechos, que intervino personalmente en algunas de las batallas por formar parte del ejército del candidato borbónico Felipe V. Me refiero a don Vicente Bacallar y Senna, marqués de San Felipe (n 1669, +1726) y a su no muy conocida crónica Comentarios de la guerra de España. Y en concreto, a unos párrafos del segundo tomo de la obra, editada en 1725, en la ciudad de Génova por el Impresor Matheo Garvizza.

A principios del año 1713, la caída de Gerona..»consternó mucho a los Cathalanes, a favor de los quales se publicó un nuevo Indulto. Estaban sordos a las voces de la clemencia, porque los tenía Dios prevenido el castigo de la Rebelión. No era natural tanta pertinacia, conjurados al propio daño...

Haviendo de sacar las tropas de Barcelona mandó antes el Emperador que saliese de ella la Emperatriz su muger como lo executó el 19 de marzo en la Armada Inglesa llevandose la consigo la mayor parte de las Tropas en las mismas Naves. No es ponderable la rabia que de esto concibieron los Cathalanes. Estaban ya desengañados que no les socorrerian los Principes de la Liga: que era un delirio pensar quedarse Republica, que precisamente los havía de desamparar el Emperador y se obstinaron tanto, queriendo huir del dominio del Rey Phelipe, que por medio del Ministro, que el Emperador tenía en Constantinopla pidieron auxilio al Otomano. Las condiciones con que le imploraban no hemos podido saber a punto fixo. El Conde de Saballa, y Pinos, que estaban en Viena, Procuradores de Cathaluña, manejaron infelizmente este negocio, porque no quiso entrar en el Sultan, ya pareciendole ardua empresa, ya por no romper con la Francia. Creyeron muchos que le ofrecian los Cathalanes al Turco el Dominio del Principado de Cathaluña, conservandose solo su Religión y sus Fueros: otros mejor informados, aseguraban que solo pedian su auxilio y su amistad, para quedarse Republica, baxo el patrocinio de la Casa Otomana: como quiera es bien negro renglón para los Cathalanes en la historia tan ciega pertinacia, quando todavía ofrecia general Indulto el Rey Cathólico.

Con la emperatriz se salieron de Cathaluña todos los Rebeldes de distinción, que havia en ella, porque en aquel poco angulo de tierra se havían juntado todos quantos havia havido en España. Ordenó el Emperador que no passasen a Viena, con que se derramaron infelizmente por la Italia: la mayor parte se quedo en Milan y Genova, no todos bien asistidos, pues aunque no el Emperador, estaban los Alemanes cansados de los Españoles.         

Entretanto holgabanse el estrago los Cathalanes: buscaban la muerte antes de restituirle el debido Vasallaje (ellos lo llamaban esclavitud). No se pueden referir en corto volumen los lastimosos efectos de su obstinación. El Estado Eclesiástico era el mayor fomento de ella, a muchos se les espiraba el tiempo de una usurpada libertad, que no distaba mucho de apostasía, y así hacían los mayores esfuerzos por conservarla engañando los ignorantes pueblos. … juntaron hasta tres mil Cathalanes, que mantenían sublevada la Provincia, donde no havian tropas del rey ejecutaban mil crueldades, que fuera prolixo escrivirlas…»  

 Sobre la rendición de Barcelona, tras una primera intentada rendición fallida, don Vicente Bacallar narra lo siguiente:

“la noche fue de las más horribles, que se puedan ponderar, ni es fácil descrivir tan diferentes modos con que se exercitaba el furor y la rabia. … amaneció y aunque la perfidia de los Rebeldes irritaba la compassion, nunca la tuvo hombre alguno, ni más paciencia  que Bervich. Dio seis horas más de tiempo, fenecidas mandó quemar, prohibiendo el saque y la llama avisó de su ultimo peligro a los Rebeldes. Pusieron otra vez bandera blanca, mandose suspender el incendio, vinieron los diputados de la ciudad a entregarla al Rey, sin pacto alguno…

… se le quitaron los privilegios y se les pusieron regidores como en Castilla, arreglando a estas leyes todo el Gobierno. En esto paro la sobervia pertinaz de los Cathalanes, su infidelidad y traycion.

Quatro  mil hombres costo este asalto, con dos mil heridos. Tantos murieron de los Rebeldes. No faltó quien aconsejase al Rey Phelipe, asolar la ciudad y plantar en medio una Columna.  No havia rigor que no mereciese, Ciudad, que havía sido origen de tantos males y que havía quitado a la Monarquía tantos Reynos. El Rey se excedió en clemencia y la conservó aunque abatida. El gobierno de Barcelona se dio al marqués de Lede; y Capitán General del Principado se quedo el Príncipe de Sterclaes. Bervich paso a la Corte…“    

 

Como puede apreciarse algunos de los problemas históricos permanecen:

El aprovechamiento de las discordias entre españoles más o menos instigadas o inducidas desde fuera por nuestros enemigos para empobrecer y destruir nuestra nación.

La violencia del populacho cuando caen o se debilitan las leyes.

Un clero indígena ultra que fomenta la discordia y el fanatismo.

La intención de la oligarquía levantisca de aliarse entonces con los enemigos turcos, ahora con la morisma invasora.

La sangrienta entronización de los Borbones tras la Guerra de Sucesión supuso graves pérdidas para España, de vidas, haciendas y territorios, entre ellos Gibraltar. Así como una imparable decadencia que empezó a plasmarse en el Tratado de Utrech.

Hoy, por desgracia la nueva restauración borbónica en esta etapa final continúa los desaguisados con manifestaciones similares a las ce entonces. Tras la pérdida del Sahara, las ciudades españolas en África están amenazadas, también Canarias. Y la propia Cataluña puede ser la siguiente parte de la España en proceso de desmembramiento y devastación nacional.

Parece ser que nunca escarmentamos. Una y otra vez los mismos errores.

 

 

 

 

 

Capital intelectual y empresas políticas. Cataluña y Cayetana

En cierto mundillo empresarial muy influyente en España que considera que aumentar la productividad consiste en bajar el sueldo o empeorar las condiciones laborales de sus empleados, todas estas modernidades tales como el fomento del capital intelectual o el estudio y control de factores higienizantes, que son los que producen insatisfacción en el trabajo, suenan a herejía protestante, cosa quizás buena para entretener a los alumnos en Universidades y Escuelas de negocios aunque lejos de las prácticas cotidianas de las empresas.

En general, se considera por parte de la élite directiva que lo mejor es que el subordinado ofrezca un culto absoluto al jefe. Digo culto y no lealtad, que esa es una virtud notable aunque rara, habitualmente sustituida por la complacencia perruna de carácter ditirambo alabanciosa, en la idea de que tal actitud permita medrar e incluso heredar poltronas y prebendas algún incierto día cuando el líder actual se caiga o sea oportunamente empujado fuera de la poltrona.

Tal tipo de organización y de relaciones de poder son características de las organizaciones mafiosas, nuestro lenguaje de germanías es pintorescamente rico en dar nombres al escalafón, como he destacado en algún otro lugar. Incluso el lector más desavisado puede enseguida comprender que tal sistema es malo y sus resultados aún peores. Especialmente cuando el líder ocupa la poltrona por razones ocultas e inconfesables, está lejos de querer promover el bien común o al menos de la organización y le gusta rodearse de gentes aún peores que él.

Un patético mentís a la importancia del capital intelectual como fuente de ventajas competitivas, y, por tanto, como factor determinante del éxito de las organizaciones que está siendo objeto de estudio tanto para los académicos como para las empresas de esta nueva economía del conocimiento. Y es que la preocupación por el buen hacer, por el buen gobierno de empresas, instituciones o Estados, no es cosa solo de ahora. Platón o Aristóteles ya se ocuparon de ello. Y en nuestra cultura española, especialmente durante nuestro Siglo de oro, son muchos los grandes autores que han explicado su forma de entender la cuestión sin tener que caer obligatoriamente en el reduccionismo cínico y positivista de un Maquiavelo.

Así, por ejemplo, Cervantes, Gracián o Quevedo explicaban su visión en varias obras célebres. Especialmente certera amén de divertida la descripción de la “economía de mercado a la española” que hace Cervantes en Rinconete y Cortadillo. Pero Huarte de San Juan desarrollaba su Examen de los Ingenios, donde nos establecía los primeros sistemas de selección de personal. Y Saavedra Fajardo explicaba en su famoso tratado de emblemas comentados: Empresas políticas o Idea de un príncipe político-cristiano los criterios que debían regir el buen gobierno de un dirigente que quisiera hacer bien las cosas sin dejar de inspirarse en principios éticos de orden superior.

El uso de emblemas, es decir del lenguaje simbólico junto con un lema con una frase resumen o explicativa es en sí mismo un exponente de sentido de la pedagogía. Habla tanto al consciente como al subconsciente. En efecto, en la educación hay dos aspectos principales, el saber y el querer, la inteligencia y la voluntad, que deben ser ilustrados y fomentados. Por eso no es de extrañar que se ocuparan de este lenguaje intelectuales como Cesare Ripa, llamado El Perugino; Juan Bautista Porta o sir Francis Bacon.

 

Saavedra Fajardo, formado en la Universidad de Salamanca, polifacético, diplomático, hombre de su tiempo, desarrolla su tratado citado en 101 empresas o emblemas: “toda la obra está compuesta de sentencias y máximas de Estado, porque éstas son las piedras con que se levantan los edificios políticos. No están sueltas, sino atadas al discurso y aplicadas al caso por huir de los preceptos universales”.   

Las diversas empresas de Saavedra desarrollan temas tales como: Educación del Príncipe, Como se ha de haber el Príncipe en sus acciones, Como se ha de haber el Príncipe con los súbditos y extranjeros, Cómo se ha de haber el Príncipe con sus ministros, Como se ha de haber el Príncipe en el gobierno de sus Estados, Como se ha de haber el Príncipe en los males internos y externos de sus Estados,  Como se ha de haber el Príncipe en las victorias y los Tratados de Paz, Como se ha de haber el Príncipe en la vejez.

Esta disgresión creo que no deja de ser oportuna viendo lo que tenemos que ver.  Por ejemplo, en el caso del reciente cese de un importante talento, el mayor de los públicamente conocidos, de Partido político más numeroso de la oposición. Una organización que desprecia el capital intelectual con el que se levantan los edificios políticos, como diría Saavedra Fajardo. Una falsa oposición, todo hay que decirlo, porque más parece que funciona como gancho o mohatra falsamente antagonista para el timo electoral de dar una y otra vez gato por liebre. Y tal sería su contribución a revestir de forma mohatrera como Monarquía parlamentaria lo que es poco más que una oligarquía con mañas cleptocráticas o monopolistas, sin división de poderes pero con reparto de papeles y trinques. El akelarre mañanero en la Casa de América es un ejemplo reciente de esta farsa.

El cese de doña Cayetana resulta un acto mucho más revelador que el más florido y retórico de los discursos. Y espanta y preocupa con razón al más preparado por lo que supone de cobardía y desprecio del capital intelectual.

Vamos a ver otra curiosidad de especial aplicación a estos tiempos de embrutecimiento promovido y generalizado. Y también oportuna otro 11 S en la que la fementida nación catalana se lamenta de haber elegido el bando equivocado en la guerra civil por la que dos dinastías extranjeras se disputaban el botín español.

Para ello volvamos a Saavedra Fajardo. A continuación podemos citar algunas líneas de la empresa 73 de su tratado, en la que afirma que las sediciones se tratan con la celeridad y con la división. Veamos algunas de sus observaciones más notables:

“Ocultas son las enfermedades de las repúblicas. No hay juzgallas por su buena disposición, porque las que parecen más robustas suelen enfermar y morir de repente, descubierta su enfermedad cuando menos se pensaba…

… por esto conviene mucho la atención del príncipe para curallas en sus principios, no despreciando las causas por ligeras o remotas, ni los avisos, aunque más parezcan opuestos a la razón. ¿quién podrá asegurarse de lo que tiene en su pecho la multitud?..

nacen las sediciones de causas pequeñas y después se contiende por las mayores. Si se permiten los principios, no se pueden remediar los fines. Crecen los tumultos como los ríos. Primero por no mostrar flaqueza los suele dejar correr la imprudencia, y a poco trecho no los puede resistir la fuerza…

… el remedio de la división es muy eficaz para que se reduzca el pueblo, viendo desunidas sus fuerzas y sus cabezas….

…es también eficaz remedio la presencia del príncipe, despreciando con valor la furia del pueblo, …

…si bien se debe considerar mucho este remedio y pealle con la necesidad porque es el último. Y si no obra no queda otro….

Con pretexto de de libertad y conservación de privilegios suele el pueblo atreverse contra la autoridad de su príncipe, en que conviene no disimular tales desacatos, porque no críen bríos para otros mayores.  Y si se pudiese, se ha de disponer de suerte el castigo, que amanezcan quitadas las cabezas de los autores de la sedición y puestas en público antes que el pueblo lo entienda…

… pero también se debe advertir en que sea tan suave la forma, que no la reciba el pueblo por afrenta común de la nación, porque se obstina más….

…no suelen ser menos dañosos los favores y mercedes para quietar los Estados, hechas por el príncipe que ha perdido la estimación, porque quien la recibe las atribuye a flaqueza o procura mantenellas con la revuelta de las cosas, y a veces busca otro rey que se las mantenga…

En estos y en los demás remedios de las sediciones es muy conveniente la celeridad, porque la multitud se anima y ensoberbece cuando no ve luego el castigo o la oposición. El empeño la hace más insolente y con el tiempo se declaran los dudosos y peligran los confidentes.” 

Como se deduce de estas líneas todo parecido entre la actitud de nuestros gobernantes para tratar la sedición catalana y los sabios y prudentes consejos de Saavedra Fajardo es mera coincidencia. Tampoco se sigue la contundente receta de Gracián, «Contra malicia, milicia». Si nuestra devastadora casta política actual en vez de sostener tanto oneroso asesor a costa del erario buscase el consejo de los más importantes autores de nuestra cultura nos ahorraríamos muchos problemas, muchos dineros y muchos desastres.

Pero el tinglado es el tinglado y de momento no hay empresa ni menos capital intelectual que lo tumbe.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.