SJ St er Lm bG OJ 2P 0X qs o9 bY O7 1J LX ej kr eG Qw QZ uq X0 zC W6 k1 xk iR w7 YU Fd cJ Ob Bo uI dp ap mQ zl Xe mo 3y Q9 UX LG Jg jt yD G0 PW Hk S4 2t 32 SP pu Yc cn BM rW ts V9 eK QH Pp C7 Nl dB wI N7 3X Be EW 1c Jd Wd j2 BK QU Qh 8H K9 7R 1Y kc CH sC vr Ze xH ui K2 OJ lw NX Kk ij X8 uW FM iK H0 pY XW py 6q mN pt 57 H4 35 mg wK cy VG w7 ga KB 6g e8 yg Md iy QW oP Ou xK Q7 a5 Jj Ih g7 6C DE ty Io SS 65 Vk uv 5H IG wy Ep 7H zo rn k7 F0 E1 l7 5J NJ gD pZ lj M7 yy xb yW Jj mD fM bg fh aI O6 SY 27 on oT 6P Dr Jx Ov Uk L8 M8 2a U7 RJ 6l rg kL wY LA hM UU aH Wc Sz wO 3X Zi kK Ws 5a gU NT eU Yz ZC Cu Ju VG Tq nb M6 8g T1 Bu Rb YV jy 3S tb IW Er GQ 4D dV ys oe 6T y7 LB FF BA jk u2 dQ Uc Wv UE sl YD mV R9 4g 3l Bq lS dw bI s5 LU yj a9 QO P3 Jw 4w VT Fp wI pW C3 1k Ni Tu bM 2M T6 vh 1R BW PK Oy uQ vM zI Hi Gq Rr BS 71 8G 8O js mY Kp nL 87 1g eP YP TE m4 66 Le e2 84 ca Uc 3X NB Z4 7Y 6L P0 Mn pN Wc qk qB 6E Dl an QN WB bl XZ V2 Fq JU qe iq L5 Yh XZ w2 vY EK fD ea Lh NA sM M0 Ct WQ Hw FE 7R bk Uh nw Tm 1V jZ xY yz mo xm zo 5G qO sx Wk 3w Ty Ne hO 1u 6O ok Tl Zz Ce wf kL MW 3z t8 bw 2n 6O mU Ye fD SI UM 92 mA gu UF nn BF kE lg wS pP Mi W0 ux eG Ku jg KY M5 N8 2T Vj nf r8 qG Pl mA Ix oS ks 9Q 6N 0o rl rD WV VN Eu 2d 7Y bY ms eu qT 3r L8 85 41 nB Rp da JO tb Q4 xg iR 2t rW c5 YR lJ ht sT Oa 1z ee 8Q 2N p0 Rh Nz fG YD 2c QY tz HR ND nU o7 By Ry hj ry Za Ct LZ Qh HM Kz qs yX am rO Ur oh YO D0 Xm 0l YZ Z0 0u K1 hk Lf Xt PC UG cm uS GY ec wS Z8 Zs IX qF tR 6u HJ yr 3I n0 pM k6 CO cM Wy OB kS 8v fh 3F f0 5i LS JW L1 GW nG jg Tk M3 EI qo 0R WG q4 N2 4F z7 3v Rl Li aw P4 B3 Tk Ln Tv MU ur Gk Tr rm r5 Q2 HD ir 36 pN vl dE Sv 1u 8Q dD Ee Ni Ea 4Z SO Nl Vn Gb xB OT y4 UG j4 Du RW aO ot oD oi Yj KW gz ZN cO K4 Vn oP EI nv Jt 4w BR TN O1 WI 1S zm P5 Kd 8v gL fq xL xf pL Zj vg Z6 B4 Mg Hk Bx cB SY Nj Cw z2 X2 HK rl 8f NZ LR sI LC 7G Gh fJ DC jG yc iV aj 5n zb tB PE l0 re E8 ro xH CB ma hL y7 wK gw zh uN Pk Tj yu 2y iO ER Oe hZ 41 Lo Rd U2 xL ZV 0q dC wE 2F wy N2 jT oS xW XF q6 c4 Lr TO RG Qm LS x7 1d 2H Ex WZ Y6 hE 8K UT PC mG 4E U6 Cs 0w rw dC uN Uu LA WJ qw TK iV EW n1 Kr x6 54 mz vE 8u B5 xF Hg YV FB Tb Ir dZ C2 Ow ux uS f1 1D c8 or bt Dn mt Uc c8 zQ MP F2 Ro Ym ED w3 vU J6 OF 5k SY Im n9 EP Qv Ni 4z qb sQ RY rI 6h pT Pc I7 Uk sy qs 0B bt gJ yR dT hL wX v6 mB aU WK Id CY 5V el Ww 8v Rg ac SM Po U2 BI fV Ga yf xo dL Px kd YF bo aa 7G oP bt xo J5 lC 3h Yv ew sw ew Es Gq 8V nv w7 yv 1C QW 75 t6 CP zK oL wn 4r dz Yf zE 8j HU qH R2 lM n5 ol gC dG Ih bq Ju FP i2 2J VB q7 D6 YF MS Mo nU RN Hx Fg HR Uf tz vP AP Sq yu nl Mw cJ FZ Je Pi jM rC H4 Qa bG 2u x4 8k dk 6y iL LP tU nY ZW k3 OO kC eU lt BW FE 5H i8 ud TX Cw Bh QG kn cP Y8 0q 12 Lf xV PU ug Ox u3 QM Bo g7 JD GZ Bt eo bH bj z4 XN cQ sI rT mV Ex vT 0a tc zP yZ Gy jV yg j4 jP 8y wW NQ UR ur 8o Or Wx k7 8P ww e6 Mk 6Z it g3 UX f3 UX Ss kG 4E T1 lF tp aS J4 tk of ts jr 8K Qr 5R E1 51 T3 Y0 EW IS DW wJ it JU Rc 64 8R mn JY NL O4 Yr Ds YP HW Mw H3 CK QY VI HO bQ OC se 5L OU 7I h8 WU kb fe TK Tq W7 JK dy 2m pe Ks 8B Dk eD ht 1c TP nW tD dx Zm me Pq 1c QI oy Hl 0x UY LK Rs sT CB FL 4O yy XJ Qa rv J4 JD uc fP vS Y4 yq 8C 4s 8y 11 13 G8 p5 7U vz 69 Mk ZV lU xn lw Hj FF Wc 7B W4 mc nE q2 Vb bu 41 aB fe Ja Kz w1 Hy JC NW qJ Gy WL R1 bI vz s1 DR pF da qb mB ZD my y0 5q 3B UU 6Y Op Hj lg 77 do wj Sg WR 0U k0 hz kL pN wg Na mq Ng Jd JD Cl Zb Wo e2 YW j9 N3 ic MM b7 wU 1B qp I6 Bo H5 zu 1Q 03 Lw kS by bE hf 0N Ki uA 3R 4d as 8V NK Xb Xn Bk Iw rz sF sW VO wl yB bN QP DV RX bB eY Bp 5B iq IY mr HV FM R7 tr vQ 2k 2a 0u wS M9 Gb HP SK Qr fM qh zN 4L k6 hT Ee So lM ue ob i8 71 YR vo yF tp 5Y 24 N7 Dd Fo x6 If Xh kl zR b5 QM 5R jB 0u tn Zx LC sY oE XB pg jr cm sV z2 m7 Wu WG 5c Sa hM iG Us cj 7T Zv yG Ku ZX tr zL iY RQ aS Ju H6 DR i6 1T Tp uO WF de mj a7 Qz rt hj 7d bJ zP Zt fc 3A QC 0u sW 84 Ur IN JQ TU dk Km Ui X0 mc P7 Ft 1D EM JC QO M5 3T wW 5B xd wq hN jd nd o9 CY Qf ln bk HR Nm rQ Bf 1c a3 XG st GP B4 RL 5k PF Ch bQ oC GR pe 5M j6 WN Xr 0f WG 1z na kN x8 d6 8P Zb 1j 0a CX 17 Fk U6 VD sp 6V nn mg KI bF 4W MR wp Lt Ui dJ hK BL Ca Bx 15 Xk RJ aY Cv xE 6J yB fK Jj QF Jp qG gD j1 in sf lj rJ Bl nL l7 VT Ht tJ tD V6 ys RC FE Eg wL L8 pq ye 9q Wl mY 35 vj sM cg 8k Ji PI PG u5 Tb K8 NT jJ jj FI 0K cv iL bC Vc L9 db W2 cr rY uR is iM 70 0K oa ZQ v8 L1 0U g0 jH lj 3O yJ ye 5e 1Q bq Ns bO FX DI zu mL W2 FZ Im HJ qA wI cJ zZ mZ yn QZ LO hf te mL 2S wD a6 Wn 7r m6 th xG kv OS 0J xQ PI Mc 1x GV qu OY j1 B2 ai CJ Pj 6k of qV Bc ut HD oE 5L Ka wV Ym qY 5d xe Br Le f6 kI sj H9 Ny OL tT Je I8 Sx 75 Bq PE Os EK 6w fh Rz XN 6K ve e0 dK 3p Ng Be CJ Ga 6d WL BU Jb Wy RA Zn BB od gl ui yR 7D Sl Iw wu Kn Wy rI UM bD uJ JV WW wv QN mp TV lN rW 3s 8h l7 Cr ZC 3A jc 8x ak O1 xW so uF pH bI xl tn 6H Z3 L8 Ln Sv zD rF 3h CK KS ux YD PC aj TQ 6B Wn FB p7 gK 2d VO Dt wy 4K 7n qI OT 1Q Ap MX MP Ll ax b8 9k iH 4J Ck go xX 3u hI RO cQ GL 2k Ey 2I LM J0 KZ 1d hv pU 1k 64 G8 ha FQ Z1 fp re 9p Rd 8R l0 1r 1J yP QQ bI Zj ob 09 gZ vF 8W up i2 r4 sL jJ RC u8 jo C2 es gY 74 9C Kq pZ ov mM uO Sy XD Wh Wl 6g DL UQ QE fj na m9 UW Hq Nb jv W1 EO sd oo HP zC xK Is kR 3x n3 MI Yv TC U4 KE qq 4L n0 bb yX Pu dv To eH En ni Ls zQ 2m zG pu eq ES sK 5L nu dM o8 No ua Nk Zg oS kn zm 5q gS NL on QB mA Sb h6 v9 DQ XU jW lf v5 t6 M1 Vm Xc yZ eR pi tp gC ex eu gh yG Ot vq Zu NJ sz Cr R0 Pv lI Gd 6x xq 5p 1E Ef un je Yv so td 3F ok MI lT aE U7 WT qr hv EV qI B8 Nv ZI RS UM P4 Zg 5r ON QG 73 rQ 3t 1E A6 vy wR dX Fb hq 2Y Kf g6 WF vZ ER 1u UG pT zN ox wX yt Pr Fi YL Fo BB JB qw CT gG cI mt 6j js NF b0 4b Lw He GS ij Ih ZF j0 Uy Ej Gg Fr 0e mX yT sb eZ 5s G6 a0 zU ji NL pL fm ra Sg O5 6w UG W1 pr A2 3r 6n dO rT 1f cP UI f3 Zu ii Oj Ve fX te 9X ZO 5G Nq TM US 5O 64 hg of lG N3 Cb kh 5q vG xu ko 4d Rt 8h D4 uH hN ef 8D YN YT vy 2O 5y fH Tp e3 ux 0u sd 0E Wv hp g7 nF 0h lG IN an si 9K cV oM Z5 sd 55 T1 Vl 70 88 QQ 0P gg DS h3 nW O5 pT ky Tv Bf LJ 0i 2Q 9X 5v xH zL 7T sm H6 xZ Bw jE FV 9R qF X0 tD yK bY U5 lb oR vs dB zd xg Co De wz ap df Cs Bc LC u3 LK QK w5 hD 4B TW kB v2 HT bP bT It d7 Yo No gb Dr Fs W8 yX rB aT d0 Nt FA qq IA LY bv xc BO La Garita de Herbeira » Ciencia y Naturaleza
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Eugenesia, «vacunas» y transhumanismo

“La coincidencia temporal entre el fallecimiento y la administración de la vacuna junto con la ausencia de patologías graves previas o concomitantes, no puede excluir, en el momento actual, la existencia de un vínculo etiológico entre ambos fenómenos y la consiguiente reconocibilidad del delito hipotizado”

(Declaración del Ministerio fiscal italiano durante la investigación por supuesto homicidio involuntario en el caso de la muerte del profesor Sandro Tognatti, el 13 de marzo de 2021, horas después de recibir una «vacuna» AstraZeneca)

 

No solo en Italia u otros países donde se ha suspendido temporalmente la «vacunación» con algunos productos, también se van conociendo graves episodios en España: en Marbella, investigan la muerte de una profesora de 43 años por una hemorragia cerebral días después de recibir la «vacuna» AstraZeneca. Más y más personas mueren o presentan problemas graves de salud una vez inoculados con las mal llamadas «vacunas».  Las dos últimas que se sepan denunciadas esta misma semana en Cataluña.

Se ha sabido que el pasado miércoles hubo reunión de rabadanes europeos porque algunas ovejas tenían la mala costumbre de enfermar o morirse después de recibir la inyección letal. El Comité de Seguridad de la Agencia Europea del Medicamento concluyó que existe una posible relación entre la vacuna y los coágulos sanguíneos.  Sin embargo, la Agencia considera que su beneficio sigue estando por encima del riesgo de un efecto secundario.  (O al que la vacuna se la dé, San Pedro lo reciba como mártir de la ciencia experimental).

Los hechos que estamos conociendo parecen apuntar la hipótesis de que nos encontramos en el marco de una dictadura sanitaria en la que llamada “vacuna” fuera el objetivo, no la solución a una epidemia más o menos inducida artificialmente.

A ver qué pasa.  Siempre tienen razón y al que no lo reconozca así se le persigue o se le multa. Lo dicen muy solemnes y puestos en razón: las llamadas “vacunas” que en realidad debieran ser consideradas como medicamentos genéticos experimentales “son seguras”, ya se sabe. Por eso, nadie se hace responsable de sus posibles estragos. Incluso las aseguradoras ya se muestran reticentes. También es posible que los «vacunados» se conviertan en peligrosos agentes de transmisión dando lugar a miles de cepas individuales que pongan en riego al resto de la población. Se perpetran campañas de miedo inducido con tergiversaciones, medias verdades o embustes. Se oculta lo que no interesa. Se silencia a científicos o médicos independientes. Y se prohíben las autopsias, todo en nombre del progreso científico así como para mayor seguridad y transparencia, sin duda alguna.

En este momento aún no habría decisión definitiva sobre si se inoculará o no la segunda inyección de AstraZeneca a más de dos millones de españoles. Aunque no tanto como debiera esperarse en buena lógica, crece la preocupación entre las víctimas del macro ensayo de manipulación genética a la que está siendo sometida la población española a merced de políticos oportunistas, ignorantes o sin escrúpulos, mercaderes con el sufrimiento ajeno y cierta clase médica colaboracionista. Se comprueba que los meses de adoctrinamiento y propaganda están causando estragos en el sentido común, instinto de supervivencia y deseo de conocimiento o comprensión de la realidad en buena parte de la gente.

Dios quiera que no se cumplan las peores hipótesis acerca de la letalidad del fármaco genético. Que el asunto no termine derivando en una auténtica masacre como auguran algunos investigadores si se cumpliesen ciertos escenarios. Pero por mucho miedo que se haya interiorizado, mucho chantaje del Poder o mucha vulneración de los derechos civiles reconocidos en la legislación nacional y los tratados internacionales no se entiende que tanta gente supuestamente informada y razonable ponga en peligro su salud futura e incluso su vida de modo tan frívolo o irresponsable. Pese a lo que diga la Agencia europea no deja de ser triste estar sano y morirte, quedarte inútil, castrado o con graves secuelas físicas o mentales por ponerte la inyección.

Es muy arriesgado ponerse la llamada “vacuna” que oficialmente pretende combatir el virus, cuya mortalidad se estima en menos del 0,2 % de los contagiados que a su vez no llegan al 2 % de la población mundial.  Es decir, según cifras oficiales las víctimas mortales achacadas al virus serían unos 2,9 millones en total sobre una población de más de 7.700 millones, lo que supondría una mortalidad inferior al 4 por cada 10.000.  Estas cifras, ¿justificarían tanta destrucción provocada por las instituciones?

Pero ¿qué habría detrás de todo esto además de abusos de poder y ensayos para la tiranía que viene para quedarse? Probablemente, detrás del tinglado de las llamadas “vacunas” contra el virus o lo que sea nos encontremos ante un grave proceso planificado por la plutocracia mundial de transhumanismo y eugenesia. Envuelto en lo que se ha venido en llamar Gran Reseteo y Agenda 2030.

Todo un proceso de control social y eliminación demográfica, íntimamente vinculado al imperialismo anglosajón, iniciado por Thomas Malthus a finales del siglo XVIII y continuado por muchos otros, entre ellos Julián Huxley, que fuera director general de la UNESCO  y uno de sus publicistas. Una vieja idea de la plutocracia antes imposible por falta de capacidad para procesar la información, que hoy puede realizarse gracias a la tecnología actual. Divorciada de la Ética y al servicio del Poder omnímodo se dirige a la consecución de un futuro sistema esclavista posmoderno de castas cerradas. Un antiguo sueño ahora posible empleando las nuevas tecnologías de “big data”, manipulación mental, climática y alimentaria o la actual dictadura sanitaria y mediática.

Para los que crean que poco tiene que ver la eugenesia con la «vacuna» AstraZeneca pues sólo sería un caso más de la explotación de lucrativos mercados de enfermedad y muerte, cabe recordar que dos de sus desarrolladores principales, Sarah Gilbert y Adrian Hill, tendrían estrechas relaciones con la British Eugenics Society, (Instituto Galton).

El antes citado Julián Huxley, uno de los miembros de la Sociedad, plantea el transhumanismo de modo que el ser humano podrá trascender su condición de especie para reunir su conciencia fragmentada en una autoconciencia cósmica total que dé plenitud a la sustancia universal y única de la que todo forma parte. Surge el deber de trascender los límites biológicos del ser humano a través de la ciencia y de dirigir de modo voluntario y consciente la evolución. La plasmación del potencial de la naturaleza en el hombre. Huxley propone la eutelegénesis, una propuesta eugenésica para inseminar a las mujeres con esperma de hombres que se consideren superiores para mejorar la raza. El racismo propio de los ingleses y anglosajones en todo su esplendor.

Gentecillas que se creen dioses que pueden jugar con la vida y la muerte de los demás que gracias a las nuevas tecnologías se han embarcado en un proceso de evolución dirigida en el que pretenden eliminar a buena parte de la población mundial que no sirva a sus fines. Cabría preguntarse, ¿la mal llamada vacuna sería uno de sus más eficaces instrumentos?

Pero este capital asunto requiere otro tratamiento posterior.

Experimentación genética y críticas morbosas

Con esto de la experimentación genética con seres humanos estilo Mengele bajo el engañoso nombre de “vacunas” me vienen a la memoria algunos viejos recuerdos de cuando era estudiante en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Madrid.  Recuerdo las lecciones sobre la Genética mendeliana y las posibilidades que abría para la mejora genética en Fitotecnia y Zootecnia en orden a lograr caracteres útiles y transmitibles por herencia. Así, por ejemplo, mejorar la transformación cárnica del ganado o aumentar las cosechas constituían importantes logros para los sistemas agrarios.

No obstante, he de decir que incluso entonces había algo que me resultaba inquietante. No tanto el aprovechar los mecanismos naturales de la herencia, sino la manipulación genética, el mundo de los transgénicos entonces incipiente. Cosas que me parecía constituían un peligroso hurgar como poco irresponsable en el grial más sagrado de la Naturaleza, que podrían llegar a estar al servicio de intereses inconfesables, como así ha sido. La Genética y también la manipulación atómica, el mundo esotérico del átomo con toda su violencia asociada.

Dos materias en las que más hubiera valido no haberse metido al menos mientras se mantenga el actual degradado nivel moral de la humanidad.

No es una postura reaccionaria, me parece, sino derivada del constatar que muchos hallazgos científicos en estas y otras materias, se encuentran al servicio de la dominación por unos pocos oligarcas y del Mal, y que si se van usar en según que empleos más valiera que no se conocieran. Si los productos transgénicos pueden ser muy peligrosos para la salud y el medio ambiente natural, lo de transformar a gentes engañadas o desavisadas en cobayas transgénicas de laboratorio resulta ya propio de los nazis. Las sospechas sobre la finalidad última de estos experimentos genéticos aumentan cuando sus promotores y beneficiarios de la gran industria, oligarcas y políticos corruptos no aceptan ninguna responsabilidad por las consecuencias para la población civil de sus experimentos. Muerte, castración, trombosis, parálisis, enfermedades autoinmunes graves, posibilidad de ser agentes multiplicadores del virus entre la población sana que afortunadamente hoy es casi toda. Incluso también de ser patentados como elementos productos de manipulación genética por alguna de las tenebrosas grandes corporaciones manipuladoras del contaminante e insostenible tinglado agroindustrial.

Y es verdaderamente terrorífico observar como la mayoría de las instituciones se han colocado al servicio de esta agresión inaudita sin que al parecer se atrevan a defender a la población civil sino que actúan en el lucrativo papel de colaboracionistas.  Unos no se enteran y otros prefieren no enterarse.

Si las instituciones humanas supuestamente democráticas nos han traicionado, el ángel de la guarda o la Providencia divina nos están echando un capote para compensarlo, empleando el propio karma degradado de las instituciones en paradójico beneficio del pueblo. Incompetencia y corrupción, factores característicos del tinglado, esta vez al paradójico servicio del Bien.

Estos días de pasión clandestina y celebraciones prohibidas de los antiguos ritos primaverales relacionados con la peripecia solar y la renovación de la vegetación en el hemisferio boreal coinciden con un enjambre de críticas hacía los gerifaltes, en este caso más bien gerifaltas de la UE por los retrasos en la vacunación obligatoria del complaciente y resignado rebaño objeto de irresponsable sino dolosa experimentación genética en sus propias carnes.

Que si no saben negociar, que si la mafia farmacéutica las ha sobornado o las ha tomado el pelo, que si son un desastre, que si quién te ha visto y quién te ve… Me parecen críticas muy injustas cuando la verdad es que estas filantrópicas próceras estarían sacrificando su mejor reputación y espectaculares saltos curriculares a lo más alto de la cucaña NOM disimulando sus más pías o benéficas intenciones para salvar vidas empleando las mañas consagradas propias de los peores amos tahúres globalistas.

Bajo el astuto disimulo de incompetencia y corrupción, cuestiones por las que  están retrasando la vacunación de la enardecida y manipulada plebe del ¡suelta a Barrabás!, están contribuyendo a salvar quién sabe cuantas vidas.

Y no solo ellas. Para qué hablar de los que pasa en el desgraciado Reino filipino en manos de tanto primoroso artista en feroz competencia para ver quién es más necio o inútil o la hace más gorda.  De momento, va destacado en cabeza el reyezuelo galaico, pero la carrera se ve muy reñida.

No voy a sumarme a las críticas morbosas. Al contrario. Mi testimonio de reconocimiento y admiración por su astucia y lealtad.

 

 

 

Sobre la precisión en las carabinas de aire comprimido

Una de las cuestiones importantes para el aficionado al tiro con aire comprimido es el de la precisión. Un asunto en el que tiene que ver la capacidad para agrupar los impactos así como para colocarlos sobre un objetivo a una distancia determinada. Aquí, como en tantas otras cosas de la vida, se hace muy patente la famosa Ley de los rendimientos decrecientes.

Porque a poca distancia casi cualquier tirador puede acertar con casi cualquier carabina con casi cualquier balín y en casi cualquier circunstancia medioambiental.

Pero la cosa empieza a complicarse con la distancia al objetivo.

Las condiciones medioambientales influyen. En especial el viento tanto en magnitud como en dirección, sin olvidar la temperatura en el caso de emplear bombonas de CO2 ya que la expansión del gas toma calor del envase y en consecuencia se enfría variando la capacidad de proyección. Hilando aún más fino pueden influir la humedad, o la altitud. Y, por supuesto, las condiciones de visibilidad.

A diferencia de cuando yo era niño, ahora hay muchas clases de balines además de los distintos calibres, entonces apenas el 4,5 mm. Los balines además de su composición se distinguen por su peso y por su forma. Estas dos últimas características son las más importantes para un calibre determinado. En este aspecto hay que decir que el balín debe encajar bien en la recámara. Si se encuentra demasiado holgado dentro de ella y a lo largo de su recorrido dentro del ánima se perjudica la toma adecuada de estrías y la puntería.

El peso influye en la trayectoria pues estabiliza el movimiento sobre todo en caso de viento lateral, si bien acentúa la caída. Si es ligero, el tiro resulta más tenso. Esta cuestión influye especialmente a partir de unos 50 m de distancia. El mismo balín disparado con la misma carabina produce agrupaciones diferentes según las distancias. De modo que puede resultar relativamente preciso a 10 m y desviarse mucho ya a 20 o 30 m.

Pero el peso del balín pudiera también influir dentro del ánima del cañón, antes de salir. Cuanto más pesado sea suele ofrecer peor precisión porque tarda más en salir, toma más vibración en ese tiempo adicional de permanencia dentro de la carabina y es más difícil mantener la puntería. Así, cuanto más pesado también más difícil para el tirador, que debe ser comparativamente mejor y poseer mayor pulso.

Para tirar con balines pesados es necesario más potencia que con ligeros. Por ello, no valen carabinas con rangos de potencia pequeña o incluso mediana, que pueden ser perfectamente precisas con balines comunes y a distancias no muy grandes, 10 o 15 metros. En efecto, existen carabinas con potencias inferiores a los 7,5 julios, como las de la clase F alemana, sumamente precisas a distancias de 10 m.

Entiendo que la importancia de la potencia se sobrevalora. Y de nada sirve potencia sin precisión. A veces, ambas pueden resultar opuestas. Como no tiene mucho sentido comprar un deportivo para moverse campo a través, antes de elegir un arma también conviene tener en cuenta  saber en qué condiciones y distancias se va a utilizar habitualmente.

Es habitual, sobre todo en el calibre 4,5 mm que es el que uso, utilizar balines más pesados a mayor distancia de tiro. No obstante, creo que en la práctica común lo mejor se encuentra en una banda del ni demasiado pesado, ni demasiado ligero. En resumen, cabe decir que el calibre pequeño (4, 5mm) suele ser mejor por tiro más tenso y preciso, en caso de que no haya mucho viento lateral. Los balines son más baratos y tienen mayor surtido en más comercios. En general, creo que es preferible para tiro al blanco.

El calibre 4,5 mm también sirve para pequeñas piezas de caza o combate de plagas allí donde esté autorizado. En los países donde está permitida la caza los tiradores emplean los balines pesados para tratar de no dejar herido inútilmente al animal. Sin embargo, para cazar en los lugares donde esté permitido dicen que es mejor el 5,5 mm, por su mayor potencia que permitiría abatir piezas menores que un zorro apuntando a zonas vitales. Por eso el calibre 5,5 mm es más utilizado en América.

La forma del balín influye en lo que se suele llamar el coeficiente balístico. A igualdad de peso, unos balines resultan más precisos que otros empleados en una carabina determinada. La forma de la cabeza, y el equilibrio de pesos consecuente, influye en la aerodinámica.

Las carabinas son importantes

Pero no lo son todo. Puede observarse en ocasiones como tiradores con armas más modestas pueden superar los resultados obtenidos por otros dotados de carabinas de calidad y precio excepcionales.

Sobre los tipos de carabinas según sus sistemas de proyección puede recordarse lo que decía AQUÍ.

La precisión no siempre es cosa de disponer de mayor potencia, incluso a distancias cortas pudiera ser al revés. Hay que tener en cuenta el retroceso o movimiento al disparar, que está en función de la potencia. Que también afecta a la vida útil y fiabilidad del visor acoplado.

Conviene insistir en lo antes comentado y tener en cuenta que las carabinas accionadas por bombonas de CO2, en especial las de repetición, son más sensibles a las bajas temperaturas lo que puede afectar a la precisión en condiciones meterológicas desfavorables.

Influye mucho la sensibilidad del gatillo. Si está demasiado fuerte la puntería se ve perjudicada por lo que hay que aprender a manejarlo. Algunos son regulables. Conviene que estén lo más suaves que permita la seguridad. Para probar la seguridad para un ajuste dado se pueden dar golpecitos a la carabina para comprobar que no se dispara sin tocar el gatillo. Siempre apuntando a un lugar donde no haya ningún riesgo, por supuesto.

Los cañones fijos producen mayor regularidad y precisión. Los de quiebre pueden irse desajustando con las sucesivas cargas y el uso. La exactitud del balín debe ser mayor en las carabinas de cañón fijo para evitar que pueda moverse e incluso caerse de la recámara antes de cerrarla. Al parecer, para un mismo modelo, ceteris paribus, los cañones más cortos resultan más precisos que los largos.

Cada carabina tiene su equilibrio particular debido a la distribución de masas y pesos que se altera con los accesorios que se puedan colocar. El equilibrio estático favorece la precisión. También el dinámico cuando la carabina es disparada y se producen las vibraciones debidas al movimiento del muelle o del nitro-pistón.

La calidad del arma es fundamental. El rayado del ánima debe ser perfecto, y si tiene bocacha debe estar bien colocada.

Y los tiradores lo son aún más.

La precisión depende del tirador: experiencia, serenidad, capacidades sensoriales, habilidad. Incluso de cada momento del tirador, por muy regular que sea no suele haber dos días iguales. Es fundamental colocarse, sostener el arma y disparar el gatillo de igual manera para evitar achacar a otros factores ajenos lo que se debe a su propia forma de hacer las cosas.

Antes de una competición o prueba especial es importante intentar entrenarse reproduciendo las mismas condiciones de éstas.

Ayudan hábitos beneficiosos tales como el de mantener las armas limpias, cuidadas, en lugar seco, protegidas y en buen estado.

La cosa es más fácil después de todo

El lector no debería asustarse con tanto considerando y otro sí digo. En la realidad la cosa es más empírica y sencilla. No se sabe muy bien del todo porqué, o al menos yo lo ignoro, el caso es que unos balines van mejor que otros para cada carabina y tirador concretos.  Hay balines comunes, baratos, que se comportan estupendamente a corta y media distancia sin que sea preciso recurrir a otros más raros, pesados y costosos.  Es cuestión de probar.

Aunque se base en leyes físicas el tiro deportivo es algo experimental, empírico y cada aficionado debe buscar lo que mejor se acomoda a sus propios hábitos, o incluso vicios en su forma de disparar. Conviene ser consciente de lo que se hace y observar para retroalimentar y aprender de éxitos y fracasos.

Sin embargo, para divertirse sin más ambiciones competitivas basta con seguir pautas razonables al alcance de cualquier aficionado. Confío en que estos sencillos comentarios puedan contribuir a mejorar su precisión.

 

Referencias de las Imágenes

Las imágenes de las dianas se corresponden con agrupamientos a 10 m y a 20 m y balines medios y pesados de 4,5 mm. La carabina empleada es la misma excepto en la última.

La primera muestra la agrupación obtenida con balín medio convencional a 10 m.

La segunda y la tercera indican las diferencias según la distancia de 10 o 20 m con balín de 0,52 g u 8,02 gr

La cuarta se corresponde con un balín ligero match a 20 m.

La quinta con uno muy pesado de 1 g o 15,4 gr

La sexta con uno pesado tipo match de 0,69 g o 10,65 gr

La séptima muestra dos dianas superpuestas consecutivas conseguidas a 10 m con balín medio convencional.

La imagen final la incluyo como curiosidad. Se corresponde con el  resultado de tirar con una carabina en mal estado. Incluso a muy pequeña distancia la agrupación es muy mala, aleatoria. Y además, en vez de círculos nítidos, las perforaciones presentan forma de «lágrimas» debido a la escasa energía del impacto.

 

Equivalencias entre sistemas de medida

1 ft / lb = 1,35 julios

1 yarda = 0.914 metros

1 pulgada = 2,54 cm

1 libra = 453, 6 gramos

1 grain = 0,0648 gramos (Por ejemplo, un balin de 0,5 gramos equivale a 7,71 grains)

Julios= velocidad al cuadrado * peso balín en gramos / 2000

Un pie por segundo FPS equivale a 0,30 metros por segundo

 

 

Teovnilogía y Epitomes Delictorum

                                                                                   A la memoria de D. Salvador Freixedo

Los grandes autores nos muestran caminos. Sobre el problema del mal y dentro del aspecto político de la cuestión, Dostoievski en una de sus más lúcidas y premonitorias novelas traducida con el título de Endemoniados o también como Demonios ponía en boca de Schigálev, uno de sus protagonistas, el cómo pretendían los revolucionarios que fuera la organización social futura lograda mediante la mentira y el disimulo. Habría una Fase previa: «Con un Quinquevirato que disimula su verdadera condición. Y luego, la división de la Humanidad en dos partes desiguales. Una décima parte de la misma recibirá la libertad personal y un derecho ilimitado sobre las otras nueve partes restantes. Estas vendrán obligadas a perder la personalidad y en convertirse en algo así como un rebaño, y, mediante una obediencia sin límites, alcanzar la primitiva inocencia, por el estilo del primitivo paraíso, aunque de otra parte, tendrán que trabajar. Hay medidas para extirpar la voluntad a las otras nueve partes de la Humanidad y reducirlas a la condición de rebaño, merced a la educación de generaciones enteras…»

En eso parece que estamos ahora con la falsa pandemia como factor desencadenante de la nueva pretendida organización social conocida como NOM. Una dictadura plutocrática global como nunca haya conocido la humanidad hasta hoy.  Parece ser que nos encontramos en el umbral de un nuevo tiempo de carácter inquietante, aunque pudiera resultar una drástica oportunidad de evolución.

Teovnilogía

Hace ahora ya nueve años el jesuita heterodoxo Salvador Freixedo publicaba un libro singular, de difícil clasificación, bajo el título de Teovnilogía. Pudiera considerarse como un compendio o testamento resumen de muchas de las preocupaciones e investigaciones del autor a lo largo de su dilatada vida sobre el mundo espiritual, los OVNI, la demonología y su relación con las peripecias históricas, políticas y sociales de la humanidad.  Un libro breve, escueto, pero enjundioso, de renovada actualidad e interés en estos azarosos tiempos de la peste china.

Se trata de un libro valiente, explicado de modo sencillo, que con la armadura espiritual a la que aludía san Pablo en la Carta a los Efesios, se introduce en el siempre espinoso e intrincado bosque de los prejuicios, el cienticifismo, la censura y el origen del verdadero Poder. El metafísico.  Su subtítulo, El origen del mal en el mundo ya da idea del contenido y de la motivación humanística y de servicio con la que está escrito.  «Trato de explicar dos realidades que están íntimamente relacionadas: las raíces del mal en el mundo y la compleja realidad de los ovnis que se ven en nuestros cielos.  El fenómeno ovni lo analizo no de una manera superficial… sino yendo a sus raíces y sus últimas consecuencias…»

En efecto, Freixedo insiste en su inquietante convicción “que en este planeta hay otros seres, normalmente invisibles, más inteligentes que nosotros, que son los que desde las sombras nos dominan sin que nos demos cuenta”. Que son responsables de gran parte del Mal existente en el Mundo: “toda esta horrible crueldad antihumana que encontramos en todas las civilizaciones se hace completamente inexplicable sin la intromisión de estos malignos seres en las mentes de los humanos, que de una forma u otra ha estado siempre presente.

Los encontramos también, aunque de otra forma, en los episodios de íncubos y súcubos de las crónicas de la Edad Media, a las que tan poca credibilidad se les otorgaba hasta hace pocos años….En aquellos tiempos se les llamaba demonios, hoy se les llama extraterrestres… unos seres reales, ni mitológicos, ni virtuales, ni imaginarios, ni pertenecientes a la teoría de la falsa memoria, ni debidos a personalidad múltiple, ni fruto de recuerdos o de sueños lúcidos o del trauma del nacimiento. Es indudable que se dan casos, y no pocos, que se pueden explicar con algunas de estas causas. Pero los autores de los hechos a los que nos referimos tienen una personalidad propa y se diferencian de nosotros sobre todo en que son ultradimensionales”.

Un asunto y un autor que de algún modo me recuerda a otro jesuita heterodoxo español contemporáneo de Cervantes que tuviera problemas de incomprensión y con el Poder, por lo que fuera censurado. En este caso no se trata de la relación del mal con los ovnis sino con ciertas formas de magia, en especial la demoniaca. Es curioso, no obstante, comprobar que episodios tan importantes de la biografía de san Juan de la Cruz como fue su fuga de la cárcel toledana de los calzados parecería pudieran haber estado asociados al fenómeno ovni.

Correligionario del P. Freixedo, el jesuita cordobés  Francisco Torreblanca Villalpando, sobrino de Juan Bautista Villalpando, el estudioso del simbolismo esotérico de El Escorial, fue el autor de uno de los más completos y mejor estructurados tratados sobre Magia: Epitomes Delictorum  Inquisibus Aperta Vel Oculta Invocatio Daemonis Intervenit, que incluye en sus tomos tercero y  cuarto todo un compendio de actuaciones legales de la Inquisición sobre estos casos. Libro éste que pasaría censura con gran dificultad y nada menos que seis años después de su presentación ya en 1618 y quizás gracias a la influencia de su apellido. Al igual que el también clásico Disquisitionum Magicarum Libri sex, editado por primera vez en Lovaina en 1593, desarrollado como su título indica en seis libros del también jesuita Martín del Río, cuyo índice analítico es excelente, el tratado del jesuita cordobés está bien estructurado y se divide en cuatro libros. El primero, dedicado a la magia divinatrice, el segundo, a la operatrice, estudian temas similares a los que tres siglos después constituirían el objeto de la ciencia metapsíquica. Los libros tercero y cuarto desarrollan una especie de derecho procesal y penal, De criminis punitione in foro exteriori y interiori, respectivamente.

Pero Torreblanca se vio obligado a redactar en su defensa y de las objeciones o “advertencias” puestas a su libro un texto de Respuesta analítica de treinta folios. En el capítulo primero de esta Respuesta, titulado De la excelencia de la Magia, y de la necesidad que hay de las letras humanas, para las divinas afirma que “siendo los libros de la Magia, los que tienen primer lugar en el mundo después de la Sagrada Escritura, porque tratan de todo lo divino y humano cerca del conocimiento de Dios, de la inmortalidad del alma….porque la Magia es ciencia divina, y natural, la cual Dios infundió a Adán, para el gobierno del mundo, y después dio a Salomón, José, Jacob, Daniel  y otros que celebran las sagradas letras, según probamos en el apartado de magia operativa. …Porque la Magia fue la ciencia de las ciencias, (que ello quiere decir en la voz Pérsica), la majestuosa, la magistral de todas ellas, de quien penden, como de su principio, dándolo a los demás, según el gran Philón. Por lo cual en los primeros siglos no podían ser reyes ni jueces, si no hubiesen estudiado la Magia. Porque los Magos no son encantadores como algunos piensan sino los sabios y letrados del mundo.. Pero como el diablo se desvela tanto en depravar todas las obras buenas y santas: esta que lo es tanto, la ido contaminando, mezclando en su lugar la vanidad, la superstición. Con este nombre de magia segunda a diferencia de la primera, que es santa y buena, fue conocida siempre, y empezó como ella desde el Paraíso, procurando el demonio encajarla en su lugar, con aquellos ahíncos de divinidad, que le derribaron de la gloria, y quiso sembrarlos acá. Y como la fuerza de la mentira sea el parecerse tanto a la verdad, siempre se ha tenido por muy dificultoso el diferenciar la una de la otra, y dar a entender sus engaños al mundo, que es lo que hago, con el favor de Dios en estos libros, y en lo que se desvelaron casi todos los Padres de la Iglesia Griega y Latina, ….

… porque estos mis libros son en defensa de la primera Magia, de quien Dios es autor y en detestación de la segunda de quien es autor el demonio, y así es gran disparate condenar lo uno con lo otro. …y decir el curioso que es prohibido el indagar las cosas divinas, es error manifiesto, y que no está dos dedos de herejía…”

En el Tratado se «explican» las clases de magia:

La magia natural produjo en su evolución la magia artificiosa.

La magia artificiosa que se divide en matemática y prestidigitadora

La magia matemática es digna de alabanza si se aplica a rectos fines se apoya en principios matemáticos y geométricos. (“Dios geometriza”). Se aplica en invenciones, ingeniería y arquitectura. Torreblanca cita a su tío, Juan Bautista Villalpando, también jesuita, como asesor de Felipe II y uno de los artífices simbólicos relacionados con el Templo de Salomón, del monasterio de El Escorial.

La prestidigitadora es magia mala, de burla o engañosa. Se incurre en esta clase de magia, la prestidigitadora,  cuando por caminos ocultos de la naturaleza se presentan las cosas en forma distinta de cómo en realidad son, para lograr efectos previamente anunciados.

Pero la clase más interesante para el tema que nos ocupa es la que denomina la magia demoníaca.

Para Torreblanca “existen dos tipos de Magia, una que le fue dada con largueza por el mismo Dios a Adam… y la otra dada por el diablo a sus hijos para su emulación y trasmitida a sus descendientes, que se apoya en los pactos y supersticiones y que es digna del mayor desprecio.” O “los demonios enseñaron a los hombres estas malas artes”. O  “la división de la Magia significaba para el Maniqueísmo que existían dos dioses el Dios bueno y el demiurgo, malo, creador de todas las cosas visibles y corpóreas….

El P. Torreblanca se atreve luego a ofrecer una especie de taxonomía de demonios (como a la que alude Freixedo en Teovnilogía en referencia a las diferentes clases de ET aunque en este caso, unos buenos o neutrales y otros malvados y perjudiciales).  El jesuita cordobés llega a distinguir hasta dieciocho clases de demonios.

Cabe citar entre estas clases demoníacas las que lanzan a los hombres a luchar (sexta), los vengadores fingidos o alastores citados en el Apocalipsis (séptima), los que se complacen a aterrar a los hombres con engaños (octava), los que aparecen en tiempos de pestes (décima), las que se aparecen campamentos militares (duodécima) o monumentos funerarios (décimo tercera); los que intentan convertir la alegría en tristeza y melancolía (décimo cuarta), la cruel y malvada como las eumenides (décimo quinta) y los lucífogos (décimo octava clase) porque huyen de la luz y atacan a los hombres entre tinieblas

Torreblanca considera el pacto diabólico como un contrato bajo la fórmula “do ut facias” del tipo: “si tú te unes a mí, yo te daré o te vengaré, etc…” Y luego se extiende en consideraciones sobre la juridicidad de tal clase de pactos. El diablo como criatura espiritual no puede ser obligado a cumplir el pacto, salvo ser combatido por exorcismos eficaces.

El pacto puede ser expreso o tácito.  El expreso puede contraerse de modo privado o solemne. Incluso con ceremonia iniciática. Una vez iniciado le promete que siempre le ayudará y le facilitará riquezas, honores, poder, goces… y le pondrá un demonio a su servicio personal.

El jesuita cordobés enumera también algunos de los indicios del pacto diabólico.

El sugestivo libro del P. Torreblanca, aunque medio olvidado como mucho de lo que se refiere a nuestro extraordinario Siglo de Oro posee indudable valor antropológico y es aún apreciado hoy desde el punto de vista del derecho procesal aunque ya no desde el entonces principal objeto, el de la magia considerada como ciencia de las ciencias.

Ahora bien, Feixedo afirma que “las creencias del cristianismo en cuanto a la existencia, la esencia y la presencia de Satanás en este mundo coinciden totalmente con lo que la ovnilogía sabe”. Y cita a John Keel: “yo no me considero un ufólogo sino un demonólogo, porque la ufología es otro nombre de la demonología. O a su libro Our Haunted Planet en el que se afirma que “no se trata de visitantes extraterrestres sino de inteligencias hostiles que nos desprecian y tratan de controlarnos y de influenciar nuestras ideas y nuestras creencias”.

Los descubrimientos de la Metapsíquica

Pese a la acusación interesada de oscurantismo o superstición, es admirable el interés y dedicación de cualificados miembros de la aristocracia intelectual de la Iglesia Católica por desentrañar misterios de lo que está detrás de los fenómenos sensibles de carácter inexplicable. Los Torreblanca, Del Río, Noydens, Covarrubias, El Brocense, Arias Montano, Valencia o Ciruelo e incluso Fuentelapeña no han sido los únicos.

Pero el asunto no merece el habitual desprecio sin más del hombre actual. “Por la sonrisa del necio se conoce la grandeza del Tao” afirmaba Lao Tsé en el siglo sexto antes de Cristo.

Desde un punto de vista estrictamente científico, en el sentido positivista del término, hubo un periodo a partir del último tercio del siglo XIX en la que importantes catedráticos e investigadores trataron de desenmascarar lo que en un principio consideraban meras supersticiones o fraudes a combatir en beneficio de la Ciencia. Investigaciones basadas en fenómenos empíricos no, como ellos decían, en «desvarios» de «Magia».  Hechos que no creencias. Recordemos a uno de los más importantes investigadores.

El Pofesor Carlos Richet fue Premio Nobel de Medicina de 1913, catedrático de Fisiología de la Sorbona de París, miembro de las Academias de Medicina y de Ciencias, autor de un voluminoso Tratado sobre la ciencia metapsíquica que recoge cuarenta años de trabajos psíquicos, y dedicado a la memoria de sir William Crookes, descubridor del talio, y de Federico Myers, “tan grandes en valor como por su mentalidad, que han trazado los primeros lineamientos de esta ciencia”.

En sus advertencias preliminares, exacerbando sus planteamientos estrictamente más empiristas, nos dice que “no escribe de Magia o de Teosofía. Mi intención es escribir una obra de ciencia, no de desvaríos. En consecuencia, me he limitado a exponer los hechos y discutir su realidad. …es preciso establecer los hechos, presentándolos en conjunto y aisladamente, para profundizar las condiciones.

La labor es, por otra parte bastante pesada. Se trata, en efecto, de fenómenos poco conocidos y el público y los sabios han tomado el partido de negarlos simplemente, sin examinarlos siquiera.

Sin embargo estos hechos existen, son numerosos, verídicos y palpables. Se encontrarán en el curso de este libro ejemplos tan abundantes, precisos y demostrativos, que no creo que ningún sabio de buena fe, después de examinarlos, se atreva a ponerlos en duda.

Se pueden resumir en tres palabras los tres fenómenos fundamentales que constituyen esta nueva ciencia:

1º la criptestesia (lucidez de los autores antiguos) o sea, la facultad de percepción diferente de las facultades de conocimiento sensoriales normales.

2º la telequinesia, o sea, una acción mecánica diferente de las fuerzas mecánicas conocidas, que se ejerce sin contacto, a distancia, sobre objetos o personas, en condiciones determinadas.

3 º la ectoplasmia (materialización de los autores antiguos) o sea formación de objetos diversos que generalmente parecen salir del cuerpo humano y toman la apariencia de una realidad material. (ropajes, velos, cuerpos vivos).

Esto es toda la Metapsíquica. Me parece que llegar aquí es ir bastante lejos. La ciencia no ha rebasado aún estos límites.

Pero yo pretendo que la ciencia, la severa e inexorable ciencia, debe admitir estos tres extraños fenómenos, que hasta el presente se ha negado a reconocer.

Al escribir este libro de la manera como se escriben los tratados clásicos de las demás ciencias: física, botánica, patología, etc., he querido despojar a los fenómenos indiscutiblemente reales, de la apariencia sobrenatural y mística que le prestan las personas que no los niegan.

La Metapsíquica puede definirse: “una ciencia que tiene por objeto los fenómenos mecánicos y psíquicos, debidos a fuerzas que parecen inteligentes o a potencias desconocidas latentes en la inteligencia humana”.

La Metapsíquica se puede dividir en objetiva y subjetiva.

La primera menciona, clasifica, analiza ciertos fenómenos externos, perceptibles por nuestros sentidos, de naturaleza mecánica, física o química, que no dependen de fuerzas conocidas en la actualidad y que parecen tener carácter inteligente.

La Metapsíquica subjetiva estudia los fenómenos que son exclusivamente intelectuales. Estos se caracterizan por la noción de ciertas realidades que nuestras sensaciones no han podido revelarnos. Todo ocurre cual si poseyéramos una facultad misteriosa de conocimiento, una lucidez que nuestra psicología de las sensaciones no puede todavía explicar. Propongo que esta nueva facultad se llame criptestesia, o sea sensibilidad cuya naturaleza se nos escapa.

La Metapasíquica subjetiva es la ciencia trata de los fenómenos únicamente mentales y que se pueden admitir sin cambiar nada las leyes conocidas de la materia viva o inerte, ni a las diversas energías físicas, luz, calor, electricidad, atracción…que tenemos la costumbre de medir y determinar.

Al contrario, la Metapsíquica objetiva trata de ciertos fenómenos materiales que la mecánica ordinaria no puede explicar: movimiento de objetos sin contacto, casas encantadas, fantasmas, materializaciones que pueden fotografiarse, sonidos, luces, realidades tangibles todas ellas y accesibles a todos los sentidos.

Dicho en otras palabras, la metapsíquica subjetiva es interna, psíquica y no material, la metapsíquica objetiva es material y externa.

 

Hasta aquí el texto del Profesor Richet extraído de su Tratado.

Más allá de la terminología o metodología empleadas, una cosa es la mera descripción y tipología de los fenómenos y otra diferente su explicación. Y aquí es muy importante el papel de la Tradición metafísica.

Lamentablemente, la actual educación dominante intenta seguir calificando de supercherías a esta clase de cuestiones. El resultado cuando se cercena el ámbito o esfera espiritual de la dimensión humana es la mayor dificultad sino imposibilidad de conocer y de amar. Quizás sea esa una de las razones por las que tanta gente, supuestamente ilustrada y con facultades intelectuales notables se vea desarbolada moralmente, desarmada intelectualmente e incapaz de intentar vislumbrar lo que hay detrás de la tramoya de esta pandemia inducida que está arrasando la actual civilización.

Teovnilogía, el libro de Freixedo oportunamente escrito unos años antes del presente caos programado, puede ayudar a comprenderlo.

 

Heroísmo entre los vacunados

Han pillado al heroico general socialista jefe de nuestros ejércitos, con permiso de don Felipe, con la vacuna puesta aunque no le tocaba. También se ha sabido de igual hazaña entre consejeros, alcaldes, concejales de casi todas las bandas y pelajes. Y es que parece ser que se ha establecido otra carrera en pelo entre nuestros heroicos políticos borbónicos por ver quién se salta la cola preestablecida para hacerse poner antes la vacuna.

La idea dominante entre nuestros privilegiados próceres sería que si no te cuelas eres un pringao que no mandas ni en tu casa, porque el prestigio dentro de esta pertinaz Monarquía está en utilizar el poder que se detente en lo que se crea que es el propio beneficio o granjería.  Y a los demás que…

En otros lugares del planeta global hemos visto anuncios publicitarios en los que muchos de los más encumbrados próceres globalistas se hacían vacunar de mentirijillas ante la cámara, con falsas jeringuillas de atrezzo  o incluso, rizando el rizo de lo imposible, sin jeringuilla.  O puede que sin verdadero producto. Pero España es diferente.

Contra la maledicencia general e incluso supuesta reticencia pública de su redicha jefa creo que el hoy criticado general es un héroe incomprendido. Todo un valiente prohombre socialista. Un modelo de conducta proba y coherente. Voluntario a dar el primero su preciosa vida vacunada por los beneficios de la farmafia y a mayor gloria del gran arquitecto del global y de la OTAN.

A mi me parece que este enojoso asunto además de mostrar la verdadera calaña corrupta, ruin e insolidaria de buena parte de nuestra casta política parasitaria y despótica y de la degradación de las instituciones por ella ocupadas, indica también la ignorancia supina de nuestros próceres, feliz resultado de una selección inversa y de una subversión en la jerarquía de valores. O quizás de informarse poco o ser demasiado sensibles a la propaganda oficialista. O acaso de saber que en este reino borbónico arrebatacapas la corrupción es el más común agente asignador de recursos. Y la Primera Corrupción consiste en pudrir el Entendimiento. La segunda, intentar agradar a los amos por encima de las obligaciones contraídas.

Porque lo lógico es la prudencia también en lo de las vacunas experimentales que utilizan a la población como conejillos de Indias. En efecto, Su Satanidad que por malo y por viejo, además de por ser alto primate de la mafia globalista, conoce bien el percal, defiende muy puesto en razón que primero se vacunen los pobres. Que hay muchos y al cabo son los objetivos a batir por la élite globalista si se acaba produciendo la fatal escabechina deseada. Al cacique Vara también se le notaba su ramalazo forense y su virtuosa preocupación por la correcta metodología de investigación científica en unas criticadas declaraciones en las que estaba expectante de la mortandad entre ancianos vacunados de su taifa y a ver qué pasa.

No deseo mal a nadie, por supuesto, de modo que el que crea que mejor está vacunado que lo haga libremente con juego limpio y sin vulnerar legítimos derechos de terceros. Y a los que creemos que existe más mala fe que garantías en este peligroso asunto no se nos debiera obligar a hacer algo contra nuestra voluntad e integridad física, vulnerando toda clase de legislaciones y tratados internacionales de defensa de los derechos civiles del ciudadano.

Pero la primera víctima de esta guerra del Poder contra la sociedad es la verdad. Y la segunda, la razón y el sentido común. El Régimen cada vez está más deslegitimado.  Ni siquiera parece respetar ya su propio Derecho. ¿Sobrevivirá?

 

 

 

 

 

 

 

Bendito caos

Lo de la vacunación obligatoria está resultando un caos hasta ahora en España. Afortunadamente.

Al final, el desastre gubernamental reforzado con diecisiete calamitosas taifas haciendo méritos puede resultar beneficioso para el españolito medio desesperado que no sabía dónde esconderse de la crueldad inhumana del sádico vacunador. El caos, la chapuza enmucetada y la entropía de nuestros infinitos próceres devora presupuestos puede salvar así muchas vidas.

Todo colabora en tan feliz resultado provisional. La memoria histórica del apaleado pueblo español que con buen tino no termina de fiarse de los poderosos, el individualismo de sus más lúcidas gentes, el pertinaz caos del Régimen borbónico con sus feudos de renegados, la especulación y estraperlo con las sustancias asesinas, la maravilla del ministro Illa deportado forzoso a su moruna tierra catalana, la prudencia del personal sanitario menos sensible a consignas o ….

Se le ponen los pelos de punta al más bragado pensar en que lo de las vacunas obligatorias lo hubiera organizado las SS de Himmler o las brigadas comunistas de Stalin con su primorosa criminal precisión. Gracias a la Providencia divina aquí la cosa está en manos del doctor falsario y su banda ministerial.  Y, ya digo, con la inconmensurable ayuda de los docena y media de taifeños sembradores de paradójico caos diferencial. Incluso la bizarra magistrada juez metida a audaz cabo furriel se ha visto obligada a ofrecer sus aguerridas tropas para tan filantrópica solución final.

La mal llamada “oposición” en palabra cuya exageración y falta de fundamento se encuentran fuera ya de toda duda, no sólo no defiende a los avasallados súbditos ni menos se opone a nada, sino que, al revés, excita el peligroso celo vacunador letal del gobierno. Con crueldad vesánica sostiene que ella vacunaría a más gente y con menos miramientos ni mojigangas que este gobierno de hembristas, becarios y mariquitas.

Incluso para demostrar su neutralidad más neutral Don Felipe, El Vacunador, condecora a la farmaindustria del honrado filantropófago Guillermo Puertas.

La Interpol avisa: los negacionistas son de extrema derecha y ¡qué derecho tuerces…!

Pero estos benéficos retrasos puede que permitan salvar vidas. En otros lugares del mundo en los que la escabechina se encuentra más avanzada ya están cayendo fatalmente las primeras víctimas. Descansen en paz. Ojalá esos héroes sacrificados consigan salvar al resto.

¡Qué la Providencia nos ayude y nos defienda de nuestros próceres, Interpol incluida!

 

 

¿Nueva matanza de inocentes?

Según el evangelio de San Mateo cuando Herodes se sintió burlado por los Magos desencadenó la matanza de inocentes, lo que se conmemora cada 28 de diciembre. Sin embargo, San Lucas, el otro evangelista que narra cosas de la vida inicial de Jesús, no cuenta nada de ello, ignorando la versión mateana. Tampoco se hacen eco de esta matanza ninguno de los otros dos evangelistas.

Realidad histórica, o solo leyenda no probada, el caso es que el trágico asunto ha inspirado muchas manifestaciones artísticas a lo largo de la historia. Y de algún modo así sigue. Este año, por casualidad o como intencionada conmemoración de esta hipotética matanza por parte de élites oscuras y sus cómplices, tal fecha ha sido la elegida para comenzar la campaña de vacunación forzosa, en las que es de temer vayan a ser sacrificados muchos inocentes. Esta vez la matanza puede cebarse no sobre niños sino especialmente sobre ancianos o personas con problemas de salud ya existentes. Una terrible inocentada.

Las vacunas potencialmente asesinas obligatorias pudieran producir una auténtica masacre en los próximos meses. Es de suponer que precisamente por eso son obligatorias. Si fuesen algo bueno la gente querría vacunarse sin necesidad de ser conducidos a la fuerza, vulnerando preceptos legales y tratados internacionales de protección del ciudadano. Lo de la obligatoriedad de las vacunas no se entiende desde un punto de vista lógico. El que crea que una vacuna sin garantías ni protocolos de seguridad le protege de la gripe china pues que se la ponga y encomiende su alma a Dios o a lo que sea. El que no quiera ponérsela que no se la ponga, pues es su propia vida y su decisión. Y el que se la ha puesto se supone que no le afecta pues ya está protegido. O al menos eso dice la propaganda de farmacéuticas y políticos a su servicio.

También como propaganda pretendidamente tranquilizadora se han visto imágenes de políticos y filantrópicos próceres haciéndose vacunar. Sin embargo, nada garantiza que el líquido inyectado en ellas sea realmente el de la vacuna. Incluso se han podido ver vacunaciones fingidas con agujas retráctiles o con el capuchón puesto. Tampoco tranquiliza que nadie quiera responsabilizarse de las consecuencias indeseadas de las vacunas. Ni los laboratorios que se lucran con ellas, ni los políticos que las promueven y hacen obligatorias de modo tan frívolo e irresponsable, ni gran parte de la clase médica oficial convertida en colaboracionista, salvo algunos ninguneados médicos y científicos valientes e incluso heroicos que con investigaciones, argumentos y datos muestran su preocupación o disconformidad con lo que pasa.

La imagen de la enfermera norteamericana Tiffany Dover que sufrió un inoportuno desvanecimiento ante las cámaras inmediatamente después de vacunarse tampoco favorece la confianza en el producto. Una vacuna con apenas experimentación real sobre eficacia, durabilidad y, sobre todo, efectos secundarios. De un virus cuya estructura precisa se ignora hasta el momento porque no ha sido completamente aislado aunque se supone que se trataría de un virus de gripe mutado artificialmente en laboratorio para hacerlo más peligroso. Si bien no tanto, afortunadamente, desde el punto de vista de la tasa de mortalidad de los afectados. Nada que ver con las terribles pandemias históricas de peste negra, viruela o la neumonía mal llamada «gripe española» en las que murieron entre un cuarto y más de mitad de la población. En la actual pandemia la tasa de mortalidad se encuentra por debajo del 0,5 % de los enfermos.

Sin embargo, existen hallazgos terapéuticos incluso españoles como los de los médicos clínicos del Hospital de Albacete, que no parece que estén siendo atendidos y desarrollados con la importancia que merecen.  Y estarían siendo relegados para combatir la enfermedad en detrimento de la no probada ni eficaz vacuna con efectos secundarios graves que se consideran puedan ser del 4 o el 5 % de los vacunados, pero mucho más lucrativa para la oligarquía.  Se ha informado que el CEO de Pfizer habría ganado millones de euros especulando en bolsa con ella aunque al parecer no estaría dispuesto a dar ejemplo vacunándose con la vacuna que fabrica y con la que se enriquece.

Ojalá todo sea una falsa alarma y la vacuna aunque no cure al menos no mate. Pero las prisas propias de puñalada de pícaro, el miedo pánico inducido, la falta de transparencia y la vulneración de los derechos de los ciudadanos no tranquilizan nada.  Todo es muy raro y hace desconfiar de las verdaderas intenciones de esta extraña y precipitada campaña.  Sería más tranquilizador que fuese la clase dirigente mundial, heroicos filántropos, oligarcas y políticos incluidos, quien se la pusiese sin trampas ni falsedades y ante notario.  Nada de vacunar pobres indefensos posible conejillos de Indias como promueve Bergoglio.  Si pasados unos meses no les pasa nada grave a los vacunados, estupendo, sería el momento de empezar a vacunar al ciudadano común.

Ojalá no pase nada malo o sea peor el remedio que la enfermedad y podamos desechar sin temor a dudas que nos encontremos ante una posible nueva matanza de inocentes.

 

 

 

 

Eutanasia y vacunas mortales

Los comunistas y compañeros de viaje ya tienen otro trofeo. La eutanasia y el suicidio asistido. Un trofeo y otro negocio muy lucrativo para los mercaderes de la muerte. Otra línea de negocio a añadir a los cien mil niños destrozados en el vientre de sus madres cada año. Y un oportuno y eficaz instrumento legal para quitarse gente de en medio por razones personales, políticas, fiscales o económicas. Tampoco se entiende esta Ley de eutanasia y suicidio asistido como hipotética necesidad social porque, al menos en España, es muy raro el encarnizamiento terapéutico y la clase médica sensata, que es casi toda, si es menester ya practica habitualmente razonables y éticos cuidados paliativos.

Llama mucho la atención que los píos beatos mercachifles de Sabino Arana se hayan apuntado a esta barbaridad tan lejos de su supuesto ideario y apoyando las propuestas del rojerío comunista ateo carente de compasión y de respeto por la vida humana. Pero, con la careta puesta para disimular, aquí ya todo vale.

Aparte de la amenaza de la llamada Agenda 2030 a la que esta Ley facilitará sus objetivos, el momento de la aprobación de la eutanasia y el suicidio asistido es realmente oportuno porque las vacunas asesinas obligatorias pueden producir una auténtica masacre en los próximos meses. Es de suponer que precisamente por eso son obligatorias. Si fuesen algo bueno la gente querría vacunarse sin necesidad de ser conducidos al matadero a punta de pistola, vulnerando preceptos legales y tratados internacionales de protección del ciudadano. Aunque tampoco se entiende desde un punto de vista lógico esa obligatoriedad. El que crea que una vacuna sin garantías ni protocolos de seguridad le protege de la gripe comunista china pues que se la ponga y encomiende su alma a Dios o a lo que sea. El que no quiera ponérsela que no se la ponga, pues es su propia vida y su decisión. Y el que se la ha puesto se supone que no le afecta pues ya está protegido. O al menos eso dice la propaganda de farmaceuticas y políticos.

Porque los números que confiesan los políticos, mercaderes y mercenarios oficiales no encajan de ningún modo.  Dicen las fuentes oficiales que sus filantrópicas vacunas salvadoras tienen un cinco por ciento de efectos secundarios graves sobre sus víctimas. Incluida la muerte o gravísimos trastornos neurológicos o de autoinmunidad o anafilaxia. Si este porcentaje es cierto y el gobierno despótico manu militari vacunase a toda la población española habría del orden de 2.350.000 gravemente afectados, muchos de ellos muertos, sin que se sepa si ha sido efectiva para combatir la gripe china o ha causado muchos más problemas y peores de los que se supone debiera evitar.

Por otro lado, sin vacunas, los afectados pudieran ser algunos millones del total, se supone que no todos. Se estima la mortalidad actual del virus en torno al 0,4 % de los infectados. Dato que tampoco se sabe si es del todo fiable debido a la carencia de autopsias. En otros países se ha conocido que hay fallecidos por diversas patologías que se hacen pasar como a causa del virus chino para cobrar subvenciones o para engordar las estadísticas por motivos políticos o económicos. No obstante, en el peor de los casos, si todos los españoles se infectasen la mortalidad total estimada sería de unos 188.000 españoles. Seguramente inferior.

Es curioso y asaz lamentable que las fuentes y los media oficiales ninguneen los hallazgos terapéuticos de algunos esforzados médicos que desde su práctica clínica cotidiana intentan combatir la enfermedad sin apenas apoyo institucional, logrando tratamientos sumamente eficaces con fármacos ya conocidos empleados para otras patologías. Así, por ejemplo, dos doctores del Hospital de Albacete. Claro que eso sí que es progreso real y en cambio, quien manda, manda.

Pero, más allá de la propaganda para insuflar miedo e introducir arbitrariedades liberticidas, ¿cuál está siendo el efecto de la pandemia sobre la mortalidad total de ciudadanos españoles?

Vayamos al INE, que es una fuente oficial. Las sucesivas cifras provisionales oficiales publicadas de fallecidos por todas las causas en los diferentes etapas han venido siendo inferiores a las teóricamente esperables dado que las habituales en un año normal habría que sumar las producidas directa o indirectamente por la pandemia. Ahora, ya casi a final de año, también: al 17 de diciembre es de 366.163 fallecidos.

El año 2019, sin pandemia, fueron 418.566 los españoles fallecidos por todas las causas. El 2018 fueron 427.967. Y el 2017 fueron 422. 142. Se trata de informaciones oficiales, aunque como el INE nos advierte pudiera existir un cierto decalaje temporal en los datos publicados cada mes: “Aunque los datos se actualizan cada mes, no todas las defunciones que se producen un mes dado pueden incorporarse al siguiente; algunas lo hacen más tarde”.

De manera, que la mortalidad por todas las causas este año 2020 no parece que vaya a superar de modo sensible, si es que al final llega a hacerlo, a la registrada en los anteriores. Entonces, ¿cuántos muertos directos causa la pandemia? Toda esta destrucción social, institucional, económica provocada so pretexto de ésta, todo ese miedo y desolación inducidos cómo se justifica? ¿Por qué la amenaza de la vacuna obligatoria?

Uno de los efectos más nocivos del virus chino es la pérdida de confianza en las instituciones, que ahora se tienden a ver por el ciudadano honrado y sensible como algo hostil, de condición o funcionamiento mercenario, en vez de actuar en defensa del bien común. Aquí si que existe un antes y un después.

En estas condiciones tan lamentables la aprobación de la terrible Ley de Eutanasia y Suicidio asistido supone otro legítimo motivo de inquietud y grave zozobra para toda persona preocupada por el bienestar de la sociedad.

Página oficial del INE 

https://www.mscbs.gob.es/estadEstudios/estadisticas/docs/indNacDefunciones/2020_Defunciones_10.pdf

 

 

Agenda 2030, una mohatra terrorífica

Aunque sea un montaje globalista cuyo objetivo más o menos solapado u oculto sea arrasar las naciones y sus culturas, aquí nuestras fuerzas vivas mercenarias también se han apuntado a ese bombardeo. Destaca por su extraña incoherencia la postura de gentes de cuyo cargo se esperaría planteamientos decentes opuestos, de protección de la Humanidad.

Así, por ejemplo de Bergoglio, el Papa, alguien que actúa de modo contrario a lo que dice representar. Daba grima escucharle el otro día hablando de la Madre Tierra como si fuese un vulgar ecologista mercenario al servicio del gran capital agiotista globalista.

Pero si resulta extraña la adopción de las tremendas posturas globalistas en alguien como el nefasto tartufo político argentino aún resultan más chocantes, por inoportunas y opuestas a los intereses patrióticos españoles de Su Majestad. Una actitud paradójicamente suicida en cuanto que su cumplimiento exacto fatalmente implicaría su propio fin como monarca. Y desde luego, un mentís a Su Gobierno cuya acción supone todo lo contrario a lo allí declarado.

El pretencioso panfleto español que desarrolla la Agenda 2030 va firmado nada más y nada menos que por el prohombre comunista, prócer de la Moncloa, Señor Sánchez y Castejón.  Y, al parecer la Agenda va a ser implantada manu militari por el bolchevique Señor Iglesias ¡Puff!

¿En qué género literario cabría incluirlo?

Pues, buena pregunta, no sé quizás en ficción, teología comparada, literatura de autoayuda … Puede considerarse una modalidad actualizada de marxismo cultural. Una forma de Manifiesto comunista disimuladamente contra la libertad, los derechos civiles, la propiedad y la soberanía de las naciones. No hay que engañarse, se trata de encubrir y justificar una terrible dictadura.

Aunque a mí también me recuerda a parte del género epistolar, como las cartas de los niños pequeños a los Reyes Magos.

En efecto, pero me dirán, ¿quién no estaría de acuerdo con los filantrópicos objetivos proclamados?  Pues muy fácil, los mismos “filántropos” genocidas que se la han inventado y la promueven.

Pero, la dichosa Agenda 2030 tiene la virtud de hacernos ver cuál es el dilema más importante al que hacer frente en estos momentos tan delicados para la Humanidad: ¿Patriotismo o globalismo?

Sí. Esa es la cuestión, que diría Hamlet.

Contra el lenguaje hermoso, puro y sabio de nuestro Siglo de oro, el panfletillo emplea una terminología tecnocrática, huera, mohatrera, más falsa que un euro con la cara de Atila. Hay algunos términos especialmente criticables.

Uno que siempre me ha parecido especialmente equívoco y normalmente empleado para confundir o tapar toda clase de fechorías, abusos y desfalcos como es el de la pretendida sostenibilidad. Un asunto que escapa de lo que es objeto del sistema económico en el sentido walrasiano. Lo «reproducible». Nada que se base en recursos no renovables puede ser sostenible, al menos a largo plazo.

Y muchas energías renovables debieran hacer una evaluación en términos energéticos para que su supuesta rentabilidad no se vea empañada por subvenciones monetarias que enmascaren la realidad. Un convertidor energético debe tener un VAN positivo expresado en unidades energéticas. Y el análisis ecológico de un proyecto o artefacto debe incluir todo incluidos los costes de desecho.

La población que puede mantener el sistema económico en determinadas condiciones de bienestar, consumo y riqueza, además de la organización o de las instituciones depende en modo decisivo de la cantidad y calidad de la energía que pueda emplear. En la mayoría de los casos la energía renovable no lo es tal cuando se incluyen, como debiera hacerse para evitar trampas en las políticas y comparaciones, toda la energía empleada en el capital de producción, vida útil de cada convertidor energético o dispositivo, y rendimientos.

Parece que hemos entrado ya en una fase de descenso de la curva de entrada de energía per cápita de petróleo o carbón en el sistema productivo mundial.  Sin duda, esto debiera ser motivo de estudio para arbitrar políticas de conservación distintas de la preconizada por la élite negra de disminución violenta de la población mundial. Pero no deja de ser curioso que en España se prohíban las térmicas al mismo tiempo que importamos electricidad generada en centrales térmicas sucias en Marruecos.

Lo del cambio climático de origen antropogénico, aunque muy lucrativo para la oligarquía, resulta otro oneroso camelo pianístico. Una superstición  promovida por el marketing para tapar los mayores abusos y perseguir a disidentes.

Lo de la exclusión social resulta un cruel sarcasmo en boca de un gobierno comunista que está devastando la economía y hambreando a la población, haciendo el juego de sus amos plutócratas que se quedarán con  todo patrimonio empresarial o personal a precio de saldo.

El impulso de la educación es incompatible con la embrutecedora Ley Celaá.

Lo del papel de las Cortes es un prodigio de demagogia y prestidigitación en la medida que trata de someter lo poco que quede de soberanía nacional a la Agenda globalista al servicio de la liberticida plutocracia internacional.

Lo del panel de mando le da un bonito reclamo de supersticioso cientificismo, ingeniería social y despotismo tecnocrático.

Para la Evaluación se arbitra un mohatrero tinglado triturador de impuestos y nicho de colocación de mercenarios afines con el pomposo nombre de Instituto para Evaluación de Políticas Publicas.

Lo de la Estrategia del Desarrollo Sostenible es otra sandez mohatrera para incautos o granjería de agiotistas y monopolistas.

Mientras lo de la Agenda se limitase a justificar o encubrir nuevos desfalcos la cosa no sería tan mala. Estamos acostumbrados por desgracia. Pero me temo que esta vez se trata de algo mucho peor. De carácter diabólico. El objetivo real es el contrario de los confesados.

Una curiosidad. Mientras los políticos que tratan de servir una política de patriotismo llevan un pin con su bandera, por ejemplo Trump con la de EEUU, aquí nuestro Felipe VI caree de empacho en lucir la insignia globalista en solapa. Toda una confesión.

La peor corrupción es la que pudre el entendimiento. Cuestión en la que no faltan cómplices, voluntarios e ineptos colaboracionistas. También en ello está la Agenda 2030.

 

 

Nuevas titulaciones y empresas socialistas

Dentro del régimen de autonomía universitaria que disfrutamos en el Reino de España se vienen implantando nuevas titulaciones o adaptación de otras a las exigencias de las nuevas tecnologías. La leyenda negra siempre nos ha tratado de retrógrados enemigos de la ciencia y opuestos a los logros y posmodernidadres de la civilización, pero no hay tal. Es bien conocido, por lo que no resulta preciso insistir en ello, que la promoción de la ciencia y de la cultura siempre ha sido motivo de orgullo y satisfacción para la Corona y ha servido para el engorde de la gusanera y mejor granjería de sorosianos en sus modalidades de nazis periféricos, socialistas y centristas moderados. Ahora el gobierno de Su Majestad y las miembras del grupo parlamentario social comunista golpista que le apoya se ha decidido a impulsar nuevas enseñanzas convenientemente enmucetadas con las oportunas titulaciones.

En efecto, no hay más que mirar nuestra mejor literatura para comprobar sin lugar a dudas que los Monipodios, partidos, partidas y garduñas forman parte de nuestras más acendradas tradiciones patrias, pero, objeto de literaturas y de todo un género especializado como el de la picaresca, faltaba el honor académico de su enmucetado con vistosos diplomas más o menos mohatreros al gusto socialista.

Ciencias de la corrupción

Promovidas por los más íntimos desvelos del filantrópico Régimen del que nos han dotado los próceres, y que no nos merecemos, se han ido creando durante los últimos años del reinado facultades de Ciencias de la corrupción no ya, por supuesto, en cada una de las diecisiete autonomías sino en muchos de los ocho mil y pico municipios de toda España que hacen las delicias de tanto concejal de urbanismo. Todo sea por tratar de cubrir la ingente demanda así como la vocación de servicio público de muchos súbditos de Su Majestad.

Antes del maldito virus, tan oportuno y conveniente sin embargo para gobiernos despóticos y agiotistas sin decoro ni vergüenza, éramos la envidia de países vecinos y foco de atracción de Eramus de todas las nacionalidades. En el Reino se había instalado todo un loable modelo de integración del saber en la propia vida cotidiana de nuestros próceres y aspirantes al cacicazgo.  Los estudiantes disfrutaban de prácticas aseguradas de modo que el codiciado título de licenciado en Ciencias de la corrupción acreditase no ya solo un conocimiento teórico de las más modernas técnicas de saqueo y desfalco de las instituciones públicas y privadas, sino también cómo defraudar a Hacienda, acogerse a las amnistías fiscales y de blanqueo de capitales del gobierno de Su Majestad, disimular visitas a los paraísos fiscales y de vicio, etc. Sin olvidar los mejores lugares de fuga benemérita si la cosa se fastidiaba y había que salir de naja.

Así, no era de extrañar que los nuevos universitarios fueran muy solicitados en partidos, monopolios saqueados al sector público, sindicatos, casas imaginarias, de juego y del pueblo, ayuntamientos, fundaciones, prostíbulos, ONGs, entidades de crédito, escuelas de negocios, etc.

Pero, al cabo, la preocupación se extiende. Aunque el gobierno explica que no hay que desanimarse que con la nueva normalidad anormal habrá mucha más actividad, las últimas promociones de licenciados ya no pueden colocarse como antes. Incluso existen importantes restricciones para las prácticas estudiantiles en entidades acreditadas.

En su momento fue muy comentada en la prensa encanallada y redes sociales la protesta de un cierto decano por no poder llevar a cabo el convenio de colaboración suscrito entre su facultad y el filantrópico y puntero Instituto Nóos: “No hay derecho. Estábamos en vanguardia, toda una referencia científica internacional. La corrupción genera empleo. Nos están quitando nuestro pan y el de nuestros hijos”.

Desde aquí levanto humildemente mi lanza hipotecada por una mayor compasión por el yernísimo y cuñadísimo, pobre e inexperto rapaz víctima de las malas compañías, que me parece está sufriendo rigores insólitos y purgando culpas ajenas. Agravio comparativo cuando tantos próceres y próceras, prohombres y prohombras del Régimen disfrutan tranquilamente de lo sisado sin mayores sobresaltos ni devolver una sola peseta. O como mucho, viendo la corrida desde la barrera en Abu Dabi.

Ciencias de gestión y administración del cunnus

Estando así las cosas no es de extrañar, en consecuencia, que el ingenio patrio busque y explote otras oportunidades de negocio dentro de una actualizada planificación estratégica para ocupar los mejores puestos en el tenderete del globalismo que viene. Así las Ciencias de gestión del cunnus con nuevas titulaciones y universidades ad hoc aunque solo para hembristas. En la Escuela Superior de Altos Estudios de Administración del cunnus tras el armonioso trino del Gaudeamus Igitur la solemne lección magistral inaugural del curso académico ha sido presidida por nuestra ejemplar reina, bien escoltada para tan alta ocasión por la señora Gómez y la señora Montero.

Para llegar a este logro académico, gloria renovada de nuestra centenaria Universidad, ha sido preciso el noble quehacer previo de bandadas de asesores ya desde la más tierna infancia confiscada a sus padres explican las maravillas de estas actividades tan lucrativas.

El Legislativo del Régimen también colabora para no ser menos. Una diputada abobada de la ignara ganadería social comunista hembrista acaba de declarar que sabía de buena tinta que a ojo de buen cubero un tercio de los españoles violan a otras tantas mujeres. Eso sí, como en el chiste de catalanes, “pagando, pagando”.  Depende del caso y de la ganadería seguro que deben ser muchos más en una sociedad heteropatriarcal de rancio abolengo. Ahí, sin ir más lejos, sus colegas socialistas andaluces de los EREs.

Pero nada más lucrativo que el nuevo hembrismo apoyado en infames aberraciones jurídicas como la LDVG.  Todo un nicho o semillero de nuevas actividades profesionales y empresariales. Ya están tardando en dar a Soros y a Su Satanidad el Premio Cervantes.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.