Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Seis Notas sobre Metapsíquica y mediumnidad según la Tradición

1

El mundo espiritual y las cuestiones metapsíquicas o parapsicológicas deben tratarse con mucha prudencia, sin perder de vista la razón en todo lo que sea racionalizable. No sabemos hasta qué punto la realidad espiritual es traducible con absoluta fidelidad. Generalmente el mejor lenguaje de comunicación es el poético porque el código es más débil y mueve emociones. A él recurren nuestros más grandes místicos. Nuestro gran Cervantes nos lo recuerda: «La Poesía… es hecha de una alquimia de tal virtud que quien la sabe tratar la volverá en oro purísimo de inestimable precio, … no se ha de dejar tratar de los truhanes, ni del ignorante vulgo, incapaz de conocer ni estimar los tesoros que en ella se encierran…»

Es preciso deslindar el fenómeno de su explicación, sin olvidar que el fenómeno aún aparentemente objetivo puede ser, y muchas veces lo es, fraudulento. No es el caso de las peripecias que nos cuentan los médium serios y honrados que nos ofrecen su versión o traducción con sinceridad. Son su forma de entenderlo, nos ofrecen su versión de la realidad del mundo espiritual tal como lo perciben en forma directa. Esta versión del fenómeno suele estar condicionada como es natural por la cultura sociológica a la que pertenece. Así, por ejemplo, el médium puede interpretar el fenómeno como causado por la Virgen María o el Buda Avalokitesvara o la dulce y compasiva princesa Kuan Yin. Es decir, lo traduce de acuerdo con las ideas de la civilización a la que pertenece y que posee sus propios arquetipos espirituales y sus propias tradiciones que no tienen necesariamente que coincidir en las formas.

Son muchos los grandes literatos que han escrito sobre este tema. Por ejemplo, Cervantes en El Quijote. El Dante en La Divina Comedia. Goethe en el Fausto. Balzac en varias obras de La Comedia Humana. Así Luis Lambert, El Sepharita, La piel de Onagro o Ursula Mirouet.  En esta última se narran unos fenómenos paranormales de criptestesia que provocan la conversión espiritual de un médico materialista ateo.

 

2

Mediumnidad es la facultad de intermediar o interactuar entre el plano material y el espiritual.

Bien entendido que ese plano espiritual definido aquí también tiene carácter fenomenológico o fenomenal, no se refiere al Uno o al Mundo de la Cosa en Sí.  

Generalmente se refiere al llamado mundo astral.

El médium actúa como un sintonizador de radio u otras ondas. Es capaz de ofrecer un formato de comunicación.

 

Variantes o especializaciones de la mediumnidad:

 Incorporación o Psicofonía es la posibilidad de comunicación verbal

Psicografía es la escritura mediúmnica

Psicopictografía es la pintura mediúmnica

Clariaudiencia, o criptestesia capacidad de oír a los espíritus (o lo que sea)

Clarividencia es la visión en el mundo astral

Videncia cuando las imágenes no se leen en el astral, sino se forman en la mente el médium

Inspiración o irradiación cuando las recibe de modo consciente y sutil.

Desdoblamiento o proyección astral. Realizada con el periespíritu o cuerpo astral del médium

 Psicometría, es el registro o historia que queda impreso en los objetos

Xenoglosia, capacidad de hablar en otras lenguas, desconocidas por el médium.

Materialización de personas u objetos con el ectoplasma

Telekinesia o capacidad de mover objetos a distancia, sin contacto físico.

 

Decía el profesor Carlos Richet, Premio Nobel de Medicina 1913, en su Tratado de Metapsíquica:

experimentemos con los médiums, seres raros, privilegiados, admirables, y repitamos que tienen derecho a todo nuestro respeto, pero que requieren toda nuestra desconfianza

 

3

¿Qué es la Metapsíquica?

Existen varios términos para nombrar un conjunto de fenómenos singulares, irregulares o imprevistos, cuya explicación no suele encajar con los paradigmas científicos oficiales.

Para el profesor Carlos Richet, Premio Nobel de Medicina 1913, la metapsíquica es una ciencia que tiene por objeto los fenómenos mecánicos y psíquicos debidos a fuerzas que parecen inteligentes o a potencias desconocidas latentes en la inteligencia humana.

Richet la divide en objetiva y subjetiva.

La metapsíquica objetiva menciona, clasifica, analiza ciertos fenómenos externos, perceptibles por nuestros sentidos, de naturaleza mecánica, física o química, que no dependen de fuerzas conocidas en la actualidad y que parecen tener carácter inteligente.

La metapsíquica subjetiva estudia los fenómenos que son exclusivamente intelectuales. Estos se caracterizan por la noción de ciertas realidades que nuestras sensaciones o han podido revelarnos. Ocurre cual si poseyéramos una facultad misteriosa de conocimiento, una lucidez que nuestra clásica psicología de las sensaciones no puede todavía explicar.

Richet propone el nombre de criptestesia para esta facultad de naturaleza desconocida.

La metapsíquica subjetiva es interna, psíquica y no material. La objetiva es material y externa. A veces el límite entre unos y otros fenómenos resulta incierto.

Richet se encuentra convencido por sus propias experiencias durante décadas como profesor y experimentador de al menos cuatro fenómenos irrebatibles: Criptestesia. Telequinesia. Ectoplasmia. Premonición.

La Criptestesia o lucidez de los antiguos es la facultad de percepción diferente de las facultades de conocimiento sensoriales normales.

La Telequinesia es una acción mecánica diferente de las conocidas que se ejerce sin contacto, a distancia, sobre objetos y personas, en ciertas condiciones.

La Ectoplasmia o materialización de los antiguos autores es la formación de objetos diversos que generalmente parecen salir del cuerpo humano y toman la apariencia de una realidad material, como ropajes, velos, cuerpos vivos…

La Premonición es una variante de la criptestesia, la capacidad de conocer fenómenos o hechos futuros, en consecuencia la facultad de advinación, y una de las más difíciles de explicar.

Su Tratado de Metapsíquica de 1922, versión española de Editorial Araluce, prologada por el Doctor Ferrán, es una de los más importantes tratados científicos sobre este tema. Recurriremos a él entre otras obras editadas en español, entre las que destaca la excelente y meritoria biblioteca editorial de M. Aguilar, a lo largo de los textos de esta serie.

Sin embargo, el término Metapsíquica comenzó a ser sustituido desde el congreso de Utrech en 1953 por el más conocido hoy de Parapsicología, empleado en Alemania.  Se pretendía desligarlo etimológica y simbólicamente de la metafísica.

Se trata de una temática muy sugestiva, a veces relacionada con lo sagrado, o con lo numinoso. Muy a menudo con la literatura, el arte o el folclore de todos los pueblos.

 

4

EPISTEMOLOGÍA Si estos hechos a los que se refiere Richet se consideran científicamente comprobados, las interpretaciones o explicaciones del fenómeno son muy diversas a lo largo de la Tradición. Veamos a continuación algunas de las interpretaciones acerca de lo que hay detrás de los fenómenos:

Ocho hipótesis de Laguillo, contadas por Roso de Luna en De Sevilla al Yucatán:

Fraude

Alucinación individual o colectiva

Fisiológica muscle claqueur de Faraday

Física diferente conductibilidad electromagnética y calorífica

Católica del diablo

Espiritista del alma de los muertos que quieren comunicarse con los vivos

Cabalística de Paracelso con sus elementales

 

Para los ocultistas medievales, (Vallee, p 107 Pasaporte a Magonia) los seres invisibles pueden dividirse en cuatro clases:

Los ángeles y los dioses de los antiguos

Los diablos o demonios y los ángeles caídos

Las almas de los muertos

Los espíritus elementales (que se corresponden con la comunidad secreta de Kirk)

 

Para Gibier en El espiritismo (citado por Guenon en Explicación fenómenos espiritas pag 3/21)

1 Teoría del ser colectivo (Fluidos): Un fluido especial se desprende de la persona del médium, se combina con el fluido de los presentes para constituir un personaje nuevo, temporal, independiente hasta cierto punto, y produce los fenómenos conocidos” (la defiende por ejemplo Flammarion o Eliphas Levi “egrégores”) (en el hombre hay algo capaz de exteriorizarse, como la sensibilidad o la motricidad, experimentos del coronel de Rochas, etc o bien existencia de fluidos como el od de Reinchenbach).

2 Teoría demoníaca, en el sentido católico convencional no griego neutro de la palabra: es cosa diabólica de brujería

3 Teoría Gnómica: “existe una categoría de seres, un mundo inmaterial, que vive junto a nosotros y manifiesta su presencia en ciertas condiciones: está formado por esos seres que han sido conocidos en todas las épocas con el nombre de genios, hadas, silvanos, duendes, gnomos, trasgos…  y los elementales”  (espíritus de los elementos, salamandras, silfos, ondinas y gnomos)

4 Teoría Espiritista: “todas estas manifestaciones son debidas a los espíritus o almas de los muertos, que toman contacto con los vivos manifestando su cualidades o defectos, su superioridad o inferioridad, igual que si aún estuviera vivos”

 

Los teósofos hablan de elementales y de cáscaras astrales.

 

En el libro de Henoch se habla de los ángeles capitaneados por Semyaza y de su caída uniéndose a mujeres y engendrando gigantes.

También intervienen luego ángeles buenos como Miguel, Uriel, Rafael y  Gabriel. Más tarde los caídos le piden a Henoch que interceda por ellos, lo que hace.

Jerarquías angélicas

Serafines, Querubines, Tronos

Dominaciones, Virtudes, Potestades

Principados, Arcángeles, Ángeles

 

Las ocho hipótesis de Laguillo, contadas por Roso de Luna en De Sevilla al Yucatán:

Fraude

Alucinación individual o colectiva

Fisiológica muscle claqueur de Faraday

Física diferente conductibilidad electromagnética y calorífica

Católica del diablo

Espiritista del alma de los muertos que quieren comunicarse con los vivos

Cabalística de Paracelso con sus elementales

 

También según Roso de Luna en La Esfinge (p 74): “Platón, Cicerón y en general los clásicos grecolatinos hacen equivalente al daemon o demonio o genio al elemento celeste espiritual o supremo que preside a los seres manifestados”

 

Platón

Para Diotima en El Banquete, (p 584 Obras Completas), un genio es un intermediario, algo que está entre lo divino y lo mortal.

Sócrates, todo  lo que es genio (daimon) está entre lo divino y lo mortal.

¿Y qué poder tiene?

Interpreta y transmite a los dioses las cosas humanas y las hombres las cosas divinas…

A través de él discurre el arte adivinatoria en su totalidad y el arte de los sacerdotes relativa a los sacrificios, a las iniciaciones, a los encantos, a la mántica toda y a la magia. La divinidad no se pone en contacto con el hombre, sino que es a través de este género de seres por donde tiene lugar todo comercio y todo diálogo entre los dioses y los hombres, tanto durante la vigilia como durante el sueño. …estos genios son muchos y de muy variadas clases y uno de ellos es el Amor.…” 

 

Entre los neoplatónicos destacan las teorías epistemológicas de Apuleyo contenidas en El Asno de oro y en El demonio (daimon) de Sócrates: 

Los dioses supremos habitan en las alturas del mundo sin contacto con los animales que viven en la tierra, pero entre el hombre y la Divinidad hay poderes intermediarios.

Los genios o demonios son a la vez los intérpretes de nuestros votos y los mensajeros de los beneficios celestiales, participando de una doble naturaleza. Como nosotros son apasionados. Como los dioses, inmortales. Su morada es el espacio aéreo que existe entre el cielo y la tierra. Su cuerpo es más sutil que el de los seres terrestres pero menos que el de los seres superiores. Son visibles e invisibles según su voluntad.

Cada hombre tiene un demonio, daimon o genio cuyos consejos debe escuchar y cuyas inspiraciones seguir. La sabiduría consiste en el culto tributado al genio especial de cada uno, y Sócrates fue el hombre más sabio por su obediencia a los mandamientos de su genio.  En todas ocasiones escuchaba con respeto la divina voz que le hablaba. que es preciso

Existen divinidades intermedias que habitan entre las alturas del cielo y el elemento terrestre, en ese medio que ocupa el aire, divinidades que trasmiten a los dioses nuestros deseos y los méritos de nuestras acciones. Los griegos los llaman demonios (daimon o genios).  Mensajeros de ruegos y beneficios entre los hombres y los dioses, estos demonios llevan y traen de unos a otros, de una parte las demandas, de otra los socorros; intérpretes con unos, genios bienhechores con otros, como lo dice Platón en su Banquete.

Los daimones, demonios o genios del paganismo se clasifican en:

1  Los que viven o vivieron en cuerpo humano

El alma humana encerrada en el cuerpo (deseo, pasión)

El alma humana separada del cuerpo o lemures, que pueden ser

bienhechores como los lares domésticos

malvados como las larvas

de calidad desconocida como manes

2  Los que nunca han estado en cuerpo humano

el sueño, hace dormir

el amor, hace velar

los guardianes invisibles o genios personales, que

hablan con cierta voz divina

se manifiestan por signos

En relación con estas cuestiones conviene recordar aquí dos citas en la Biblia:

San Pablo (Efesios 6, 12)

Vestíos de toda la armadura de Dios para que podáis resistir las insidias del diablo, que no es nuestra lucha contra la carne y la sangre, sino contra los principados, contra las potestades, contra los dominadores de este mundo tenebroso, contra los espíritus malos de los aires…” 

 La pitonisa o bruja de Endor, 1 Samuel 28:

El rey Saúl consulta a la pitonisa para que invoque el fantasma de Samuel y pedirle información sobre lo que le va a ocurrir. El fantasma de Samuel le dice al rey Saúl que va a morir frente a los filisteos.

 

En Las ciencias ocultas de Schopenhauer (p 176 y final) se puede leer el siguiente resumen:

La cosa en sí es la misma en todos los seres, y el estado de clarividencia hace al individuo que se encuentra en este estado capaz de pensar con mi cerebro en vez de pensar con el suyo, que está profundamente dormido”.

“La voluntad, considerada como la cosa en sí, no es destruida y aniquilada por la muerte, no es posible negar a priori que una acción mágica de la naturaleza que acabamos de describir, no pueda emanar de un individuo muerto ya.”

Una aparición del espíritu no es más que nada una visión del cerebro del vidente. Que un  moribundo pueda desde fuera provocar tal visión, es lo que la experiencia ha demostrado muchas veces; que un vivo lo pueda también es un hecho confirmado en varias circunstancias. El problema consiste en saber si un muerto puede hacer lo mismo.  En fin, se podría para esta explicación de las apariciones de espíritus, invocar la consideración entre los que han vivido en otro tiempo y los que viven todavía no es absoluta; que en todos por igual es la misma voluntad de vivir la que se manifiesta: un vivo si volviera al pasado, podría, pues,  tener reminiscencias que darían la impresión de comunicaciones de un difunto”.     

 

5

Anatomía oculta del hombre. El fantasma de los vivos y de los muertos

La Antigüedad tenía noticias de la existencia en nosotros de muchos principios y cuerpos diferentes. De una especie de anatomía oculta no apreciable por los sentidos comunes no desarrollados además del cuerpo bioquímico o físico convencional.

Esa era la creencia de los zorastrinos, la de los egipcios y la de los griegos.

También la Iglesia Católica acepta algunas de estas cuestiones, por ejemplo:

San Agustín en La ciudad de Dios habla de un caso de desdoblamiento en forma animal el del padre de Prestantius. Este había comido un alimento envenenado y quedó como dormido varios días sin que fuera posible despertarle. Cuando despertó al cabo de varios días relató lo que creía haber soñado. Se había transformado en caballo y había estado llevando provisiones a unos soldados a Rhetia, dando detalles que se pudieron comprobar.

San Agustín trata de explicar el hecho: no creo que sean demonios. “Más bien creería que en este hombre el elemento de la imaginación que se transforma en fantasmas, tomaba el aspecto de las cosas exteriores, bajo la acción del pensamiento o de los sueños, y aunque incorpóreo revistiendo con prontitud maravillosa la imagen de los cuerpos, creería digo que este elemento, cuando los sentidos permanecen amodorrados o cerrados puede de manera que no se explica, presentarse a los sentidos de otro con forma corporal. Así mientras su cuerpo yace en cualquier parte, viviendo aún, pero con los sentidos encadenados más fuertemente que durante el sueño, el fantasma de su imaginación, incorporado, por decirlo así a los rasgos de cualquier animal, aparece ante los sentidos de otras personas, y el mismo se ve, como se ve en los sueños, llevando fardos bajo aquella forma…” (Lib, 18, c23)

El papa san Clemente celebraba misa en Roma cuando de pronto pareció que se durmió con profundo sueño, que duró tres horas. Cuando despertó dijo al pueblo que por orden de san Pedro había ido a Pisa a consagrar un templo. Todos los fieles le habían visto en Pisa durante el oficio que se había celebrado el mismo día y a la misma hora en que dormía en Roma.

En 1571, san Francisco Javier se hallaba en un navío que iba del Japón a China y que fue sorprendido por una tempestad terrible. Quince hombres que habían bajado a una chalupa fueron arrebatados y desaparecieron. Cuando el temporal amainó, la tripulación se preocupó por el bote, pero san Francisco Javier que estaba en oración les dijo que no se preocuparan, puesto que aparecerían pasados tres días. Efectivamente, así fue. Rescatados los desaparecidos, indicaron que no habían tenido miedo porque el santo había estado todo el tiempo con ellos, guiando la pequeña embarcación. La tripulación del navío también aseguraba que éste no había abandonado la nave en ningún momento.

La bilocación de San Alfonso María de Ligorio se documentó para su canonización.

En su autobiografía Santa Teresa de Ávila cuenta la aparición de su amigo y benefactor San Pedro de Alcántara en cuerpo astral tanto vivo como después de muerto.

Se barajan por la Iglesia dos hipótesis:

Los partidarios de la bicorporeidad real o desdoblamiento, que admiten que el alma se puede separar del cuerpo, alejarse de él y aparecer lejos, tomando la materia del medio ambiente para constituirse un cuerpo que es exactamente el doble del que permanece inanimado.

Los partidarios de la representación, la mayoría, que creen que el alma no abandona jamás el cuerpo sino en la muerte, y que es un ángel el que toma las apariencias del cuerpo para ejecutar por sí mismo los actos que se atribuyen a la fantasma. También puede darse el caso que el individuo se traslade en cuerpo y alma, y entonces es el ángel quien toma su lugar como durmiente.

El extático sumido en el sueño del éxtasis permanece inerte con apariencia de muerte, mientras que en otra parte aparece vivo y ocupándose del cumplimiento de su misión. El alma tendría la facultad de separarse del cuerpo mientras el éxtasis durase.

¿Por qué no muere, si no está el alma, ¿Milagro?.

O quizás, no se ha separado totalmente del cuerpo permaneciendo unido a él de forma sutil.

Para algunos autores cristianos hay que distinguir entre alma y espíritu.

Se llama espíritu cuando tiene conciencia de su elevación y de las maravillas que Dios ha obrado en ella, cuando se purifica, se separa de la tierra para vivir hacia Dios.

Se llama alma cuando se une a su cuerpo para animarle para conservar en él su vida vegetativa y animal.

De acuerdo con la terminología de los teósofos el espíritu sería el cuerpo mental y el alma el cuerpo astral.

El llamado cuerpo glorioso por san Pablo sería la combinación de cuerpo astral y cuerpo mental.

 

Para los cabalistas, la teoría se resume así:

Cada mundo superior está contenido en el inferior como dechado e imitación, y es influido y regido por el superior. En el conjunto impera la ley divina o la inmediata presencia de dios, la SCHECHINAH.

El hombre terrenal es el microcosmos. El cuerpo es la envoltura del alma.

En el alma hay que distinguir:

Neschamash, es espíritu puro, la cima suprema del ser anímico.

Ruach es el sujeto moral, asiento de lo bueno y lo malo.

Nephesch es el principio de vida animal sensitivo.

Chajah es el principio de vida ideal del cuerpo y tiene su asiento en el corazón.

En resumen: las tradiciones varían en cuanto a la definición del número y facultades o naturaleza de cada cuerpo sutil. Sin embargo, todas tienen en común el que cada cuerpo envuelve a los más sutiles, como en una especie de juego de muñecas rusas en los que unos contienen a los otros a los que les sirven de manifestación en su respectivo plano de vibración.

 

6

 Sobre la Metafísica del Mal

Una vez realizado este somero repaso nos preguntamos por las bases metafísicas del Mal. ¿El Mal está en la conciencia del hombre o es servido por criaturas maléficas que no tienen porqué ser necesariamente todas humanas? ¿Qué, o quiénes estaban detrás de muchos de los criminales o de los llamados energúmenos?

El investigador inquieto se vuelve a plantear ahora la pregunta que se han hecho muchos autores y estudiosos a lo largo del tiempo. El universo del Mal, ¿acaso tiene existencia propia? ¿Existen criaturas no humanas que lo forman y sirven? ¿Se alimentan con el sufrimiento, el miedo, la angustia que nos provocan? ¿Existe, en consecuencia, también un lenguaje de los ángeles y los demonios?

Ciertos importantes textos más o menos históricos o legendarios así lo sostienen. Entre ellos, por ejemplo: La Biblia, el Libro de Toth, el Libro de Henoch, Las Estancias de Dzyan, el manuscrito de Mathers base de la Golden Dawn, la Esteganografía del abad Tritemo, los escritos de John Dee, las obras de Pico de la Mirándola basadas en antiguos textos de Orígenes, la Cábala, o las de Nicolás de Cusa, Santo Tomás de Aquino…

Modernamente, cabe resaltar entre los investigadores españoles las obras del antiguo jesuita Salvador Freixedo, y en especial su importante libro Teovniología, que debiera servir de reflexión y debate por la gravedad de las cosas que dice.

Por el contrario, otros autores también contemporáneos como Ángela Ghislery afirman tener y dan testimonio de contacto con entidades espirituales angélicas, en su caso de carácter benefactor y filantrópico.

Las representaciones angélicas en el arte, generalmente bellísimas, nos ofrecen otros curiosos testimonios. En La Flauta mágica mozartiana también aparecen ángeles como mensajeros espirituales dedicados a la filantropía. Son algunos de los momentos de música más sublime de la famosa ópera masónica.

Para Orígenes el origen del mal está en libre albedrío de ciertos seres espirituales.  Sin embargo, acerca de esto existen varias teorías:

Los pecados de los ángeles son los “espirituales” de soberbia y envidia (Santo Tomás de Aquino, cuestiones 63.2 de su Suma Teológica)

La causa de la iniquidad es el orgullo y la lujuria (Henoc y Orígenes)

Para Enoch o Henoc el problema del mal comenzó cuando los ángeles celestiales y su líder Samyaza desarrollaron una gran lujuria por las mujeres. Si hay lujuria es que hay cuerpo, se trataría de un pecado carnal.

Nefilim e hijas de los hombres.

Los ángeles pueden convertirse en hombres.

Ciertos hombres son en realidad encarnaciones de ángeles malvados.

También su misión puede resultar paradójica. Lucifer que significa el portador de luz, y que según algunas doctrinas llevaba en su frente la esmeralda de la que está hecho el grial se asocia a la rebelión de los ángeles, pero también a la entrada o caída en la conciencia. La conciencia tiene que ver con la Dualidad, con la pérdida del Uno, pero, según Orígenes, el resultado final será la Apocatástasis, es decir, la reintegración en el Uno. La Redención universal, puesto que el castigo por el pecado no puede ser eterno.

También los ángeles buenos pueden encarnar en cuerpos humanos para propósitos divinos. Sobre la paradójica corporeidad de los ángeles existen contundentes testimonios bíblicos tales como la lucha de Jacob o el pasaje de Lot con ángeles enviados a Sodoma.

El lector más positivista pensará que todo esto no son sino supersticiones propias de viejas, incompatibles con una concepción epistemológica moderna del mundo.

¿Lo son? ¿Tienen algún tipo de realidad los ángeles más allá de los innumerables testimonios de la literatura sagrada o de investigadores místicos o metapsíquicos de todos los tiempos? Su conocimiento y la petición de su auxilio bienintencionado en el caso de los benéficos, ¿nos puede ayudar a combatir el Mal metafísico?

En todo caso, con patrañas tales como la posverdad no deberíamos hacer tabla rasa de nuestra Cultura y Tradición, porque precisamente en ellas se encuentra el remedio a nuestros problemas.

La antigua Tradición española, en cierto modo reactualizada modernamente por Schopenhauer, autor de la ya comentada Las ciencias ocultas, hace especial hincapié en la Voluntad. En el Querer en su doble sentido en la sabia lengua española: el volitivo y el amoroso.

El Querer y el Saber debieran ser los pilares de nuestra conducta.

 

 

 

 

 

 

 

 

Mejor un robot

Se ha sabido que un juez ha anulado el despido de una trabajadora española cuya empresa la había sustituido por un robot. Lástima. Porque bien pensado podría ser una buena solución final para el degradado y moribundo Régimen Borbónico. Las tareas de Su Majestad don Felipe VI podrían ser sustituidas con indudable ventaja por un robot. Por simple inteligencia artificial, que al menos por muy artificial que sea siquiera es inteligencia.

Y nos saldría mucho más barato. Sin toda una numerosa tropa que mantener: padre golfo, felón y comisionista, madre estirada cornuda consentidora, cuñado en presidio, señora insoportable pero felizmente recauchutada con botox, hermanas “singulares”, y demás familia. Toda una desmoralizadora y desacreditada maquinaría de oneroso oropel y hojalata pagada a precio de oro para bendecir mohatras políticas e institucionales y destruir lo extraído al sufrido pueblo mediante impuestos. Mejor un robot que se enchufe o desenchufe para hacer el paripé a conveniencia del amo Soros y su mercenario Sánchez o del manijero de turno de la plutocracia globalista financiera. Y que mientras tanto ni consuma ni haga bulto.

El Régimen progresa adecuadamente hasta su total destrucción. El jefe del desgobierno en defunciones de Su Majestad se va EEUU a recibir órdenes del amo Soros, hacerse fotos en la ONU y tratar de colocar el nuevo timo de la estampita verde. Tres jueces socialistas más uno del PNV han decido sacar de su tumba los restos mortales del anterior Jefe del Estado, entronizador de la actual Dinastía, del que primero el Emérito y luego Felipe son sucesores a título de Rey. Silencio. Ingratitud más absoluta. Y deslegitimación del Régimen por sus propias instituciones amén de indefensión de la nación y la sociedad por parte del Régimen.

La penúltima fechoría de las instituciones del Régimen ha sido la de ayer acaecida en el parlamento golpista catalán. La perpetrada por rebeldes bien cebados, protegidos y ensoberbecidos gracias a los impuestos que el cleptocrático Régimen borbónico nos saca a sus víctimas. Un parlamento de un país supuestamente civilizado que ¡defiende y protege a sus terroristas!

Según se ha publicado, el ministro del Interior incluso se ha atrevido a abroncar a la Guardia civil por la magnitud de la operación Judas. Acaso porque pueda poner en riesgo el tinglado de complicidades ocultas del falsario con los golpistas.  Hay faisanescos precedentes. Tranquilos. No pasará nada.

Decía el gran Valle que España es una deformación grotesca de la civilización occidental.  Pese a la sentencia de la que hemos hecho mérito al principio, cada vez parece más claro que sería mejor para España colocar un robot en la jefatura del Estado a ver si contribuye a poner un poco de inteligencia, orden, respeto a la ley y dignidad en las instituciones. Y a que nuestra civilización resulte un poco menos grotesca. O un poco menos deforme.

 

 

 

Akelarre climático. Cuidado con la cartera

Está muy feo lo de la explotación infantil o juvenil, especialmente cuando además el menor tiene problemas psiquiátricos, vamos que está majara, lila, o zumbado. Tal es el caso por desgracia de esta nueva monja laica de las llagas climáticas que se llama Greta Thunberg. Esta pobre niña sueca alzada a los altares de la más lucrativa estulticia humana es una zumbada con trastornos mentales, quizás una energúmena en el sentido técnico de la palabra, una posesa que está siendo vilmente explotada por la plutocracia satánica, incluida Su ecológica y amazónica Santidad Paco I,  con la complicidad lucrativa de los padres de la criatura que no solo no la defienden de ser abusada sino que la someten a la explotación y granjería de oscuros intereses bastardos.

“Ahí van leyes do quieren reyes” decían antes para referirse a la arbitrariedad del Poder absoluto. Ahora no solo van leyes inicuas sino también el ganao progre, feministas sorosianas incluidas. Hay que hacer bulto. Y precisamente bultos no faltan. Un enjambre de criaturitas arrastradas a la cretinez por el nuevo flautista de Hamelín. Y banqueros sionistas mohatreros para la colocación de preferentes bonos verdes. Políticos mercenarios, corruptos y ladrones. Periodistas sin criterio que jalean lo que les mandan para favorecer el timo. Una vergüenza.

Su amazónica Santidad ha dicho que hay que obedecer a la ONU. El doctor falsario, en su reconocida línea de traidor sin escrúpulos, se entrevista de tapadillo con el tenebroso plutócrata mafioso Soros, se supone que para recibir nuevas instrucciones que imponer al pueblo soberano. O quién sabe si para hablar de salvíficos pucherazos. La pizpireta ricachona portabocazas gubernamental del neo socialismo de Neguri seguro que lo niega o lo explica con su labia y singular desparpajo. Y si no la del bable de diseño cuyos estragos se observan en su incipiente síndrome de NUC.

Pero ¡cuidado! A ver por dónde viene el timo. Una posibilidad: puede que los bonos verdes que nos quieren imponer como corolario de esta farsa tan orquestada acaso sean las nuevas preferentes para rellenar desfalcos bancarios y salvar a los ladrones. Parece ser que además del Deutsche Bank un gran gigante bancario norteamericano se tambalea. Y es que por mucho bono verde en dólares o euros un proyecto energético no funciona si su balance o pay back medidos en unidades energéticas no lo hace.

Por lo menos Trump parece que no entra al trapo. Suscribo su lema en la ONU: No a los globalistas, sí a los patriotas.

 

 

Gota fría, Sínodo caliente

Cuando hace más de cuarenta años estudiaba Ecología entre otras disciplinas científicas afines en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Madrid nunca hubiera pensado que con el paso del tiempo se habría de convertir en caballo de Troya de toda clase de tropelías, demagogias o dimes y diretes para mejor manipulación de la gente mal informada. Entonces pensábamos más o menos ingenuamente que con instrumentos conceptuales y técnicos como la Evaluación de impacto ambiental o los Sistemas de gestión ambiental o la Evaluación de proyectos que tuviese en cuenta criterios y unidades energéticos en vez de sólo los económico- financieros medidos en unidades monetarias se podría hacer frente a las denuncias de, por ejemplo, un William Kapp en  su obra fundamental pionera The Social Costs of Business Enterprise.

Es cierto aunque no se suele reconocer, el que lo quiera lo puede comprobar en sus Elementos de Economía política pura, que la economía walrasiana en su definición del objeto económico deja fuera de su regulación lo que “no es reproducible industrialmente” o “es apropiable” o «susceptible de valor de cambio». «La producción industrial o la industria no recae más que sobre la riqueza social y recae sobre toda la riqueza social. El valor de cambio, la industria, la propiedad, tales son los tres hechos generales ..de los que toda la riqueza social, la riqueza social sola, es el teatro.»

Que la pomposamente llamada ciencia económica presenta innumerables lagunas teóricas y metodológicas en asuntos tales como los recursos naturales o el medio ambiente. Que el mercado supuestamente autorregulado no se ocupa ni puede ocuparse de eso cuando se trata de bienes o recursos fondo o patrimoniales de naturaleza no renovable, y que suele confundir renta con capital en lo que se refiere a la Naturaleza. Cosa que, por el contrario, se preocupa en distinguir de forma clara y fehaciente cuando se trata de contabilidad empresarial en las partidas que nutren la cuenta de resultados.

Más tarde, algunas de mis posteriores experiencias en el ejercicio profesional como asesor o consultor me hicieron comprobar hasta qué punto la cuestión medioambiental es susceptible de manipulación hasta dimensiones escandalosas para servir otros intereses, espúreos o inconfesables. Así por ejemplo, la creación de ENRESA o la moratoria nuclear por los socialistas que so pretexto de protección medioambiental encubrían el rescate financiero y de imagen empresarial de los oligopolios eléctricos. Mohatras medioambientales filantrópicas para salvar crisis financieras privadas o escándalos o desfalcos empresariales.

Han pasado cuarenta años desde entonces y ahora la matraca mohatrera viene especialmente engordada con la cosa esa del cambio del clima climático. De origen antropogénico, hay que aclararlo, porque cambios climáticos sabemos que ha habido a lo largo de toda la historia geológica de La Tierra. Y algunos relativamente recientes como, por ejemplo, cierta mini glaciación en la Alta Edad Media o la extremada aridez que se empezó a manifestar en el centro de la Península Ibérica a partir del siglo XVI, que, con la caída en la pluviometría provocó cambios en la agricultura, la sustitución de unos animales convertidores energéticos de tracción por otros o en la propia cabaña ganadera.

Sabemos que ahora las grandes potencias pueden manipular artificialmente el clima con instrumentos sofisticados tales como los chemtrails o el HAARP. Y que pueden usarse como arma disuasoria en las modernas técnicas y armas bélicas. Pero también sabemos que tifones y monzones en Asía, huracanes en el Caribe, tornados en el Medio Oeste norteamericano, o gotas frías al final del verano en el Mediterráneo se vienen produciendo desde que existen registros. No es nada nuevo aunque el bien cebado ejército de plañideras lo achaquen torticeramente al dichoso cambio climático por causas industriales.

Tanto es así que hace ya muchos años que el Soil Conservation Service norteamericano desarrolló un método de cálculo de la avenida máxima esperable en un cierto horizonte temporal y atendiendo a las características orográficas, edafológicas o de cobertura vegetal de la cuenca, que habitualmente empleamos los ingenieros para diseñar y dimensionar el aliviadero de las presas.

Sin embargo, el problema de las gotas frías se agrava por el habitual caos urbanístico derivado de la corrupción o de la falta de criterio, las edificaciones temerarias en zonas de ramblas susceptibles de riadas, los taludes de carreteras que pueden hacer de presas improvisadas, la deforestación y la erosión agravadas por los cambios experimentados en la agricultura y el medio rural en general. Sin olvidar que fue el propio PSOE por razones sectarias y de corrupción quien contra los intereses españoles generales abandonó el Plan Hidrológico Nacional elaborado por la Administración anterior que ya contaba con fondos europeos y hubiera podido tener una influencia de bienhechora regulación del agua.

En este presente desorden de cosas cabe comentar otro aspecto novedoso, y desde luego para mí como ciudadano curioso verdaderamente notable por lo insólito, cual es el de la nueva religión medioambiental globalista que se quiere imponer por la manipuladora e inmoral plutocracia financiera. Una nueva religión a la que se acaba de unir, con más devota irracional unción que criterio moral, científico o teológico, el Vaticano en manos del Papa Francisco I, personaje dudoso al que algunos califican ya sin tapujos de verdadero heresiarca promotor de un futuro fatal cisma en la Iglesia Católica.

En la encíclica de insólito carácter medioambiental Laudato Si se propugna una nueva “espiritualidad ecológica” y se promueve una alianza entre la Humanidad y el Ambiente que nos recuerda las cursiladas de la Alianza de Civilizaciones de Zapatero, es decir, toda una “conversión ecológica”. En efecto, el Papa ecologista sostiene entre otras perlas que (33): “no basta pensar en las distintas especies sólo como eventuales recursos explotables, olvidando que tienen un valor en sí mismas. Cada año desaparecen miles de especies vegetales y animales que ya no podemos conocer, que nuestros hijos ya no podrán ver, perdidas para siempre. La inmensa mayoría se extinguen por razones que tienen que ver con alguna acción humana. Por nuestra causa miles de especies ya no darán gloria a Dios con su existencia ni podrán comunicarnos su propio mensaje.  No tenemos derecho.”

Salvada la presumible buena intención urbi et orbi del Papa argentino y por mucha encíclica que sea, no parece nada claro que no tengamos derecho a combatir con las acciones humanas que correspondan bichos asesinos tales como el Trypanosoma gambiense o el bacilo de Koch o Plasmodium de la malaria, los microorganismos patógenos de la meningitis o el virus de la rabia…que se empecinan en dar gloria a Dios con su existencia eliminando la de millones de personas en todo el mundo.  Ojalá todos esos patógenos fuesen erradicados para siempre.

En fin, zapatero a tus zapatos y Papa, a tus dogmas de fe.

Con una Iglesia alemana ya en manifiesta rebelión, en Octubre se va a celebrar un sínodo llamado de la Amazonía. Si con la lectura de la encíclica Laudato Si aún se ha quedado perplejo invito al lector curioso interesado a que mire sus postulados previos expresados en el documento Instrumentum laboris en el que se patrocinan nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral.

Indigenismo, relativismo, chamanismo, anacronismo ideológico, confusión entro lo material y lo espiritual, sin faltar las puyas traicioneras hipócritas criollas  contra España y Portugal: (6) “más allá de la avaricia y la ambición de los colonizadores…”

(38 ) “El Papa Francisco pidió humildemente perdón, no sólo por las ofensas de la propia Iglesia sino por los crímenes contra los pueblos originarios durante la llamada conquista de América…en este pasado la Iglesia ha sido cómplice con los colonizadores…”

¡Mejor el canibalismo y los sacrificios humanos precolombinos, qué duda cabe!

(107) “El rostro amazónico de la Iglesia encuentra su expresión en la pluralidad de sus pueblos, culturas y ecosistemas“.  ¿»Rostro amazónico» o simple cara dura?

En fin, todo un repertorio de tópicos más propio de oportunistas ONGs sacamantecas globalistas anglosajonas que no de una institución bimilenaria como la Iglesia Católica que al parecer ha decidido anunciar ahora la buena nueva sacramental de la ayahuasca o el cacto de san Pedro. O de la biodiversidad del ecosistema. Donde esté un buen chute enteogénico con peyote, hongos o dondiegos que se quite la simple comunión placebo tradicional de trigo. Todo un motivo misionero.

La civilización occidental, al menos la tradicional en Europa, resulta de una combinación histórica de pensamiento racional griego, de derecho romano, de sensibilidad cristiana y también de pragmática Ilustración capaz de separar lo que es de Dios de lo que es del César.  Decía Sir Francis Bacon que la forma de dominar la naturaleza es obedecerla. Formamos parte del planeta, nos afectan los ecosistemas y la gestión de los recursos naturales. Es importante fomentar la preocupación por la Ecología. El sistema económico no es algo autónomo, separado del medio físico natural como pretende cierta ciencia económica. No cabe confiar en su autorregulación. Pero es muy preocupante que so pretexto del supuesto cambio climático de origen antropogénico o de la conservación del medio ambiente se abandone la Razón, la Inteligencia, el bien más precioso que debemos conservar junto con la Vida y la dignidad. Y que bien sea por oportunismo o bien por imposición fáctica oculta, incluso la Iglesia Católica como institución, histórico contrapeso del imperio anglosajón, se sume a la demagogia y al hipócrita buenísmo medioambiental.

Esta ingratitud e incomprensión, tan propia de ineptos criollos corruptos, de la descomunal obra de España en América que ha permitido que el Vaticano mantuviese cierta grandeza e influencia mundial y no sea hoy una simple secta marginal investigada por la Justicia, causa especial tristeza e indignación entre los españoles estudiosos de la Historia sean cuales sean sus opciones confesionales.

Nota: las palabras resaltadas en granate abren enlaces a otros textos

 

 

Pobres almas veganas y… cautivas

Creíamos que la irresponsable memez de la ignorante animalista, valga la redundancia, que confundía un fiero toro de lidia con un manso buey resultaría insuperable. Pero no. En este más difícil todavía de la idiotez en el que por desgracia nos encontramos crecientemente incursos en este malogrado Reino de España, cabe destacar la cosa esa, creo que catalana por su osadía en la memez, de las Almas veganas. Desde luego, estamos llegando a unos niveles de imbecilidad en los que cada vez resulta más difícil discernir qué es realidad y qué una matrix para consumo de progres sorosianos o sorosianados, sobre todo en la Catalunya is not Spain. Pero mejor escuchar lo que dicen tales bienhechoras incomprendidas profetisas de la Humanidad.

Dicen que sus bases son la autogestión, el antiespecismo, el transfeminismo, el asamblearismo y el veganismo interseccional.

Confiesan en su jerga sexista, ayuna de gramática, que da pedradas a la sintaxis o la concordancia, querer ser un santuario para acoger a aquellas animales que son, o son susceptibles de ser, destinatarias de violencia, abuso, maltrato psicológico y, en definitiva, que se encuentran expuestos a condiciones de vida de esclavitud.

Su misión es salvar vidas, las del máximo número de animales no humanas posible,  especialmente aquellas consideradas “de granja”, ofreciéndoles una vida digna y liberándolas de su esclavitud.

Educamos en el vaganismo abolicionista para crear una sociedad más respetuosa con el planeta y con las animales de todas las especies. Interseccionamos las luchas para vivir en un mundo sin discriminaciones de ningún tipo.

Se me ocurre que a zorros, linces, garduñas, tejones, hurones u otros depredadores del escalón trófico superior de las biocenosis españolas no les va hacer mucha gracia lo de ser educados en el vaganismo abolicionista y que prefieren ser antes carnívoros heterótrofos que herbívoros o autótrofos propios de un mundo discriminatorio. Algo contra natura como lo del LGTBI, por mucho transfeminismo interseccional que se recete. Aunque quieran en su proclamado asamblearismo que todas tengan voz, i que las decisiones que tomemos sean de consenso…

Estas animalas no obstante sus deseos de proveer a sus colegas de sexo de un espacio de acogida y tranquilidad donde se puedan desarrollar sin peligro para sus vidas parecen más bien reproducir una nueva muestra de la siniestra Casa de Bernarda Alba lorquiana, donde la represión sexual crea y alimenta monstruos y monstruas. De momento, dado que todos los machos son violadores, prohíben por su bien a las gallinas acogidas follar con su gallo. Los huevos son de las gallinas.

No veo cómo encaja tal brutal represión con su supuesta vocación por el comunismo libertario según confiesan en otro apartado de su lunático manifiesto ultrafeminista.

¿Habrá Rebelión en la granja como diría Orwell?

Cualquiera sabe. Pero aunque sea en Pujolandia donde todo crimen o sandez tienen su asiento, creo que debiera intervenir el fiscal o fiscala en este caso. Parece un ejemplo de libro de genuino maltrato animal. Pobres bichas.

Pero, ¿qué hacer con la siniestra tribada represiva cuando se ha perdido el sentido común y de la realidad y tratan de imponer a la fuerza una dictadura embrutecedora y criminal?

NOTAS

Pinchando aquí, el Manifiesto comentado

Y aquí, puede verse un vídeo en que dos preclaras miembras explican la cosa para otros de su preclara sabiduría

 

 

ONU, vacas y economías

Como en años anteriores, dentro del ciclo del eterno retorno, esta noche San Lorenzo derramará sus lágrimas Perseidas que podrán verse algo mejor cuando la Luna se ponga. Inasequibles al desaliento, bien cebados por la plutocracia internacional, mientras daban cuenta de sendos suculentos entrecot y solomillos, las Fuerzas del Progreso la Ciencia y de la Cultura de la ONU y del NOM al parecer se han pronunciado por imponer una dieta vegetariana al sufrido populacho que les paga el sueldo. La excusa o pretexto es la tan socorrida y manida mohatra del cambio climático dicen que antropogénico.  Una cosa que lo mismo vale para un roto que para un descosido.

Mientras preparo un texto para explicar mi visión como ingeniero agrónomo sobre estas intrincadas cuestiones, invito a llevar la carga neomarxista cultural con serenidad y paciencia, no exenta de humor en lo posible. De modo que mejor vamos a tomarnos un aperitivo. 

Se trata de un ejercicio pedagógico escolar muy curioso

 

 

 

 

 

Socialismo:
Tú tienes 2 vacas
El Estado te obliga a darle 1 a tu vecino.

Comunismo:
Tú tienes 2 vacas.
El estado te las quita y te da algo de leche.

Fascismo:
Tú tienes 2 vacas.
El Estado te las quita y te vende algo de leche.

Nazismo:
Tú tienes 2 vacas.
El Estado te las quita y te dispara en la cabeza.

Burocratismo:
Tú tienes 2 vacas.
El Estado te pierde una, ordeña la otra y luego tira la leche al suelo.

Capitalismo tradicional:
Tú tienes 2 vacas.
Vendes una y te compras un toro.
Haces más vacas.
Vendes las vacas y ganas dinero.
Luego te jubilas rico.

Capitalismo moderno:
Tú tienes 2 vacas.
Vendes 3 de tus vacas a tu empresa que cotiza en bolsa mediante letras
de crédito abiertas por tu cuñado en el banco.
Luego ejecutas un intercambio de participación de deuda con una
oferta general asociada con lo que ya tienes las 4 vacas de vuelta,
con exención de impuestos por 5 vacas.
La leche que hacen tus 6 vacas es transferida mediante intermediario
a una empresa con sede en las Islas Cayman que vuelve a vender
los derechos de las 7 vacas a tu compañía.
El informe anual afirma que tú tienes 8 vacas con opción a una más.
Coges tus 9 vacas y las cortas en trocitos.
Luego vendes a la gente tus 10 vacas troceadas.
Curiosamente durante todo el proceso nadie parece darse cuenta que, en
realidad, tú sólo tienes 2 vacas.

Economía japonesa:
Tú tienes 2 vacas.
Las rediseñas a escala 1:10 y que te produzcan el doble de leche.
Pero no te haces rico.
Luego ruedas todo el proceso en dibujos animados.
Los llamas ‘Vakimon’ e incomprensiblemente, te haces millonario.

Economía alemana:
Tú tienes 2 vacas.
Mediante un proceso de reingeniería consigues que vivan 100 años,
coman una vez al mes y se ordeñen solas.
Nadie cree que tenga ningún mérito.

Economía rusa:
Tú tienes 2 vacas.
Cuentas y tienes 5 vacas.
Vuelves a contar y te salen 257 vacas.
Vuelves a contar y te salen 3 vacas.
Dejas de contar vacas y abres otra botella de vodka.

Economía china:
Tú tienes 2 vacas.
Tienes a 300 tíos ordeñándolas.
Explicas al mundo tu increíble ratio de productividad lechera.
Disparas a un periodista que se dispone a contar la verdad.

Capitalismo americano:
Tienes 2 vacas.
Vendes una y fuerzas a la otra a producir la leche de cuatro vacas.
Te quedas sorprendido cuando ella muere.

Economía iraquí:
Tú no tienes vacas.
Nadie cree que no tengas vacas, te bombardean y te invaden el país.
Tú sigues sin tener vacas.

Economía india:
Tú tienes 2 vacas.
Las pones en un altar para adorarlas.
Después sigues comiendo arroz al curry.

Economía suiza:
Hay 5.000.000.000 vacas.
Es obvio que tienen dueño pero nadie parece saber quién es.

Economía francesa:
Tú tienes 2 vacas.
Entonces te declaras en huelga, organizas una revuelta
violenta y cortas todas las carreteras del país, porque tú lo que quieres son 3 vacas.

Capitalismo italiano:
Tienes 2 vacas.
Una de ellas es tu madre, la otra tu suegra,
¡¡maledetto!!!

Capitalismo británico:
Tienes 2 vacas.
Las dos están locas.

Economía española:
Tú tienes 2 vacas, pero no tienes ni idea de donde están.
Pero como ya es viernes, te bajas a desayunar al bar que tienen el Marca.
Si acaso, ya te pondrás a buscarlas el miércoles después del puente de la Purísima…

 

 

 

De fronteras, membranas y límites

Nos explicaba Borges que el Universo, que otros llaman Biblioteca, se compone de un número indefinido tal vez infinito de galerías hexagonales, con vastos pozos de ventilación en el medio, cercados por barandas bajísimas…

También que a cada uno de los muros de cada hexágono le corresponden cinco anaqueles y que cada uno encierra  treinta y dos libros.

Según el segundo axioma borgiano el número de signos ortográficos es veinticinco.

Sea como sea, incluso el caos más monstruoso está ordenado al menos en hexágonos, anaqueles y libros. La Biblioteca incluye también todas las estructuras verbales, todas las variaciones que permiten los veinticinco símbolos ortográficos.

No todos tienen sentido al menos conocido ni simbolizan una realidad descifrable.

La Gramática, la Sintaxis, la Semántica pueden ser meras cábalas, ilusiones para hacer comprensible el caos y crear civilización o trabajo útil. Pero sin estos límites culturales a la entropía no hay conocimiento ni tampoco forma de transmisión del mismo. Sin códigos el Universo deviene en idiolecto indescifrable.

El Universo es una realidad vibratoria. Los sentidos nos permiten una especie de ventana de oportunidad para acceder a partes o fracciones limitadas de esa realidad vibratoria. Nuestro cerebro, que es Naturaleza y Cultura, traduce la impresión de esas vibraciones en ideas, sentimientos y promueve conductas.

El orden es una simple necesidad cultural ¿o también lo es de la Naturaleza? El sentido, el cosmos, que es lo que significa universo ordenado ¿es una superstición propia de la finitud humana o una necesidad de la manifestación?

La naturaleza tiene límites. Las galaxias, los sistemas solares, los planetas, los ecosistemas con sus biotopos y biocenosis se pueden definir porque tienen límites. Incluso cada criatura por pequeña o sencilla que sea los tiene como condición sine qua non para ser. Seres diferenciados en tejidos. Hasta la célula posee membranas. Y los átomos, órbitas electrónicas con límites de probabilidad.

La membrana es una pared o barrera que delimita un medio exterior de otro interior. Por tanto es una estructura necesaria para todo ser vivo, como único procedimiento para crear un medio interno. Con su propio metabolismo que permite una fisiología y el mantenimiento de una anatomía.  Los únicos seres vivos sin membrana plasmática son los virus que necesitan de otros seres vivos para su propia supervivencia.

Creemos que recordar todas estas cosas tan archisabidas viene a cuento cuando asistimos con renovada perplejidad como hoy es preciso demostrar lo evidente. Que ningún sistema sea natural, social, político o económico, puede vivir ni menos sobrevivir sin límites o fronteras, que precisamente le distingan o diferencien del medio exterior.

Sin embargo, Su Santidad Paco I El Irenista viene abogando de modo asaz impertinente, chocante y desde luego incoherente, porque no practica en lo propio lo que exige a los demás, la abolición de fronteras. Tampoco su irenismo que tanto recuerda al del oscuro payaso de ZP, el farsante mohatrero de la Alianza de las Civilizaciones inventada inicialmente por un ayatolá jomeinita, se aviene con propuesta de razón al abogar por una suerte de siniestro multiculturalismo, por el que todas las civilizaciones vendrían a ser igualmente respetables.  Una comunidad de carmelitas descalzos o una tribu caníbal. Los derechos civiles y la igualdad de todos los ciudadanos ante la Ley propia de la civilización europea o la teocrática saria islámica amparadora de normas medievales para árabes semi salvajes o de la opresión de la mujer. La libertad de expresión, cátedra o conciencia con el islam que significa sumisión, sometimiento, a una pretendida voluntad divina expresada de modo fijo e inamovible en el desierto arábigo y en lengua árabe hace varios siglos.

La conclusión final en coherencia de los planteamientos del Papa irenista supondría el final de toda teología, en cuanto significa orden intelectual de lo sagrado, y por ende, de la propia Iglesia Católica que administra y mantiene una de esas formas teológicas en la Historia.

Pero esta fase del promovido “vale todo” no puede ser sino una fase transitoria. Una fase de destrucción de estructuras y órdenes de toda clase. Nacionales, culturales, jurídicos, tradicionales, lingüísticos,… Algo parecido a la infección de una célula por un virus. El virus trastorna el ADN celular, trastocando el mensaje genético y logrando que la célula sintetice las proteínas del virus en vez de las suyas.

En este proceso llama la atención el colaboracionismo de las Izquierdas, traidoras no solo a sus sociedades y naciones sino especialmente a la clase trabajadora que dicen defender y que constituyen su pretexto político.

El final de esta transición será el caos más absoluto o con toda probabilidad, otro orden que creemos muy probablemente despótico. Otra forma de sumisión, a la plutocracia internacional.  El globalismo actual manipula el cosmopolitismo como movimiento integrador que subordina los intereses de una fracción o de una nación en los intereses de un Todo, supuestamente mejor.

Contra este desastre anunciado disponemos de nuestro sistema inmunitario. Que debe identificar, distinguir, valorar y enfrentar las amenazas. En el caso de lo cultural, es preciso recuperar la distinción entre consentir y tolerar, hoy intencionadamente confundidas. No es lo mismo tolerar que consentir.

La tolerancia es una virtud del competente y del fuerte. Del que tiene criterio para establecer los límites de lo que debe o no ser tolerado y desde luego la voluntad de aplicarlo.

Por el contrario, el consentidor es un defecto o vicio del inepto, débil o cobarde. O bien carece de criterio para distinguir lo bueno de lo malo, por lo que no tiene criterio de aceptación o rechazo de conductas, o es tan débil o cobarde que aunque lo tuviese no se atreve a aplicarlo.

Al cabo, el lenguaje nos permite ordenar la monstruosa Biblioteca borgiana. Dar sentido a la realidad, crear orden y civilización. No todos los libros de sus anaqueles tienen sentido o mantienen un relato coherente. No todos, aunque sean coherentes, resultan igualmente recomendables. Umberto Eco nos dice que la Biblioteca monacal puede desaparecer como resultado de ciertos intentos de proteger el contenido del Finis Africae del conocimiento público. Si un ciego y fanático Jorge (no Borges) sino de Burgos la prende fuego. De ella sólo quedarían unos muros humeantes. El límite, ahora sí superfluo, entre dos nadas.

La capacidad de elegir es el ejercicio de la Libertad. Hoy amenazada cuando se difuminan o quitan los límites. Cuando de un modo torticero y con cómplices encanallados o ineptos se pretende acabar con la Tradición y la Historia.

 

Otro Sí digo

Y otra más sobre lo mismo

 

 

Sobre el Evangelio de la Ecología integral

De la mano del activista argentino, “se equivocó la paloma, se equivocaba…”, la bimilenaria y otrora orgullosa Iglesia Católica se va reduciendo y asimilando a una ONG más al servicio del NOM y la plutocracia internacional. Algo raro y paradójico, desde el punto de vista de su Tradición, cuando además de un Gobierno es también un poderoso Estado muy celoso de su poder material y de la inviolabilidad de sus fronteras.

Bien es verdad que tras el Concilio Vaticano II, en la época del Papa Roncalli, comenzó el aggiornamento eclesiástico extendido ahora urbi et orbi a todas las criaturas de los diferentes Reinos mineral, vegetal y animal en una suerte de renovado hilozoísmo panteísta. Una concepción del mundo muy diferente de la clásica defendida desde que existe, más propia de otras tradiciones religiosas, esotéricas o chamánicas, a las que la Iglesia habitualmente se opone o se ha venido oponiendo hasta ahora. Un cambio importante desde luego en el sentido de la redención y de su visión antropocéntrica del mundo que es consustancial al Cristianismo.

Así, entre las nuevas modas de mercadotecnia, o renovación del catálogo de productos, está la de la llamada ecología integral. A la que se va dedicar atención especial en las parroquias junto actividades anteriores clásicas más demodés como la catequesis.

Como estudioso de la cuestión medioambiental por razones científicas y profesionales desde hace más de cuarenta años, puedo decir con algún conocimiento de causa que la Ecología y su problemática también se viene usando en los últimos tiempos con intenciones bastardas, como una mohatra que con apariencia bienhechora oculta intereses espurios cuando no sencillamente criminales.

En este orden o desorden de cosas creo que se inscribe también el llamado Sínodo de la Amazonía. Con un título: “Nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”. Un título chocante desde luego. ¿Y por qué no otros tales como: Nuevos caminos para la Iglesia y la inversión rentable en el sistema bursátil?  Se pone como modelo de ecología integral la cosmovisión de los indígenas. Se pretende una conversión ecológica que, imitando la famosa caída del caballo del propagandista Saulo, entre otras cosas haga salir del malvado coche diésel al no menos inconsciente consumidor de servicios, electrodomésticos, fruslerías y misas. Tampoco lo de la Pacha Mama o Madre Tierra termina de encajar con la teología cristiana clásica, pero la clase dirigente entiende que la mentalidad del rebaño es susceptible de ser cambiada con buena propaganda.

Otra cuestión muy interesante que nos puede dar mucho juego es la de la llamada  inculturación para adoptar los ritos y costumbres indígenas, modificando incluso los sacramentos si fuese preciso.  Un asunto muy sugestivo y gran alcance teórico y práctico. ¿Se trata de ir abandonando la Eucaristía como comunión con sustancia placebo y buscar la adopción de sustancias enteogénicas como las de las diversas tradiciones mistéricas griegas o chamánicas? Sustancias tales como las obtenidas del soma, amanita muscaria, cornezuelo del centeno, ayahuasca, cactús San Pedro, peyote, psilocybes, datura, iboga… Con esto de la ecología integral, ¿recomendarán emplear peyote como sacramento para la comunión como hace la Iglesia Nativa americana?

Veremos qué pasa en octubre con el dichoso Sínodo ecológico, ahora bien, tal parece una nueva maniobra contra la civilización española y contra paradójicamente la propia Iglesia y su importante labor en América de la mano de España. Una descalificación radical para ambas. Otra operación globalista como la de la Teología de la liberación y la promoción del indigenismo. Pero un suicidio para la Iglesia similar al promovido por la memoria histórica en España.

Cuando una institución reniega de sus propias raíces y tradiciones es que se encuentra al borde del descabello final. En este caso no sabemos si el matarife definitivo va a ser el sectario jesuita argentino, papa negro vestido de blanco, “solo o con ayuda de otros”, según famosa sentencia.

Posdata

¿Lo de la ecología integral introducida por el Vaticano actual es una forma actualizada de Irenismo religioso?

Interesante pregunta. En realidad la Ecología es una ciencia no una religión aunque tenga ahora creyentes en cuestiones de pura fe como lo del cambio climático de carácter antropogénico. Desde ese punto de vista científico la Ecología no tendría que mezclarse con ninguna teología o doctrina religiosa.

Ahora bien en la medida que se usa o pueda usarse para debilitar la tradición cristiana puede considerarse una estrategia del anticristo, del falso profeta, del ecologista teológico o religioso…

En todo caso, el Irenismo fue condenado por el concilio Vaticano II:  No hay nada tan ajeno al ecumenismo como ese falso Irenismo que daña la pureza de la doctrina católica y oscurece su sentido genuino y cierto.

Vida y milagros de Greta Thunberg, profetisa y niña repipi

Grandes signos en el firmamento indicaron incluso para los menos avisados la milagrosa gravidez y posterior parto a riguroso término de la niña prodigio hiperbórea, evangelista y Mesias del Apocalipsis. Eximia candidata a ascender próximamente al Olimpo del Nobel de la Paz junto con otros ya consagrados meritísimos, veraces y virtuosos próceres tales como los no menos filantrópicos Obama o Kissinger.

Hay que reconocer que la niña prodigio Greta se parece mucho a la energúmena de El Exorcista. Pero, según se deduce de sus últimas manifestaciones dirigidas a la reforma del catolicismo de modo y manera que no lo reconozca ni Dios que lo fundó, el paradójico Bergoglio puede ser el profeta, el nuevo Juan Bautista, que como pollo sin cabeza hace desconcertantes declaraciones para escándalo y asombro de sus desconcertados seguidores. Y es que el papa negro vestido de blanco anuncia la buena nueva del evangelio del cambio climático. Buena nueva que ha de predicar luego en toda su prístina pureza emancipatoria de criaturas y bichos raros y varios, menos los humanos, la niña del pacto diabólico, una de las formas u hologramas globalistas del anunciado Anticristo. Un evangelio medible en sana teología con la cifra de 180 € por tonelada de CO2 y año.  Una penitencia por nuestros muchos pecados originales que no se saldaría con sendos inofensivos padrenuestros y tres avemarías sino del orden de unos 60.000 millones de euros al año de impuesto adicional para España que reforzarían el trinque de los poderosos al servicio del NOM con el pretexto del vade retro del fementido cambio del clima climático.

Cuando William Kapp escribió su famoso The Social Costs of Private Enterprise, allá por el lejano año 50, quizás la primera metodología de identificación y asignación de externalidades o costes externos de la actividad empresarial no contempladas en los costes contables al uso, nunca pensó que se sus ideas se iban a retorcer con fines tan falaces y torticeros. Pero hay nada imposible para este nuevo Gran Hermano acaparador de patrimonios, facedor y desfacedor de famas y entuertos, e inculcador de conductas sobre lo bueno y lo malo.

La niña del exorcista ya había sorprendido por sus méritos e inusitadas dotes para farsante a los doctores reunidos en el sanedrín de los más encumbrados y severos organismos globalistas desvirga melones y arrebatacapas. Los que esperamos de ella muchas futuras tardes de gloria estupefaciente confiamos en que su tempranera entrada en la vida pública no malogre su meteórica subida a la cucaña de los más altos y gloriosos destinos. Y desatinos. Amén.

 

 

Navidad, otra vez

Vuelve la Navidad.  Y con ella todo un momento de balance íntimo de anhelos, logros y frustraciones… un momento, salvo en los más jóvenes, de nostalgia por un tiempo y unas personas queridas que ya no están. Aunque también de esperanza y renovación de energía e ilusiones, si es verdad la vieja máxima hermética de “como es arriba es abajo” o la identidad entre microcosmos y macrocosmos. Entre el hombre y el universo ordenado del que forma parte.

La eclíptica es la zona del cielo en la que discurre el sol en su movimiento aparente alrededor de la tierra. La inclinación del plano del ecuador terrestre respecto del plano de la eclíptica es de unos 23 grados. Cuando El sol alcanza los 270 grados de longitud y en nuestro hemisferio boreal comienza el invierno, el sol parece quieto (eso es lo que significa solsticio). Pero ya no se proyecta sobre la constelación de Capricornio como hace dos mil años. La razón está, como es sabido en el fenómeno de la llamada precesión de los equinoccios, que ha originado que los signos zodiacales se vayan desplazando unos treinta grados cada dos milenios aproximadamente. A partir de ese momento el sol aparentemente comienza a elevarse en el horizonte, hasta que seis meses después empieza a declinar.

Dentro de la leyenda dorada occidental el sol representado por Febo o por Apolo posee una gran relevancia simbólica. Y buena parte de su antigua iconología fue recuperada por el emergente Cristianismo. Tal es así que si no fuese por su contexto sería difícil distinguir a veces qué representaciones proceden del paganismo y cuáles del Salvador.

Apolo era hijo de Zeus y de Leto. Cuando iba a dar a luz su madre buscó posada donde refugiarse pero perseguida por la celosa Hera no encontraba lugar seguro. Gracias al lenguaje de los pájaros y convertida en codorniz pudo al fin acogerse en una isla solitaria y desolada, una de las Cícladas en el Egeo, que luego se llamaría Delos que significa la brillante en honor del naciente divino Apolo. Dios de la Luz, de las Artes, de la Civilización, del que luego Nietzsche abominaría como símbolo del según él hombre degradado por no seguir sus propios instintos.

Uno de los primeros hechos de Apolo, el hijo de Dios, fue matar la serpiente, símbolo polisémico, acaso ese componente de la naturaleza inconsciente, soterrada, del hombre, de la que debe ser redimido. Es curioso que el héroe de La Flauta mágica mozartiana, (Tamino), también inicia su rescate del alma (Pamina) con la muerte de una serpiente.

A Apolo le gusta morar en el monte Parnaso, cuyas laderas se encuentran cubiertas de bosques, y donde dirigía los coros danzantes de las Musas inspiradoras y de las Gracias. Pero como dios que ilumina el mundo es testigo de los acontecimientos, a cuya vista nada escapa. En Delfos, a los píes del Parnaso en un lugar magnífico, impresionante, tiene su famoso templo donde hablaba su oráculo más venerado. Y lugar emblemático de peregrinación, considerado el ónfalo u ombligo del mundo, lugar de hierofanía, de conexión entre el Cielo y la Tierra y donde se celebraban los juegos píticos.

Han pasado muchos siglos, y estas celebraciones del paganismo y de la antigua cultura griega pese a su belleza e inspiración espiritual y a estar en el origen de nuestra civilización nos resultan ya muy lejanas. Cuentan que la famosa Oración de la Acrópolis de Ernesto Renán no fue algo espontáneo producto inmediato de la contemplación de su solemne pureza de líneas, de su belleza resplandor platónico de la verdad, sino algo posterior, elaborado, fruto más de la razón que de la emoción. Pero esa emoción, ese conmover, ese movimiento del alma hacia, lo ha venido renovando el Cristianismo durante los últimos siglos, no obstante encontrarse también ahora amenazado por las nuevas serpientes.

Serpientes que tienen también una interpretación astronómica. Los astros de nuestro sistema solar trazan en el espacio una especie de línea serpentina o epiciclo como decía Hiparco. Los planetas giran elípticamente alrededor del sol y éste alrededor de otro centro en el universo, cuya combinación forma un movimiento de apariencia serpentina. De unas serpientes que vuelan como aves en el espacio infinito. Puede que de ahí venga la representación de Quetzalcoat o de la serpiente emplumada del arte precolombino. Y que algunos de sus más importantes monumentos una figura de serpiente aparezca en relieve en determinadas efemérides solares como esta de la imagen en la pirámide de la ciudad maya de Chichen Itzá.

En el ciclo del eterno retorno vuelve otra vez la Navidad. Y con ella una cierta sensación de inocencia perdida. La sabiduría de María Zambrano ya lo decía: “Si en el amor naciéramos y permaneciéramos siempre no habría lugar para la consciencia”. Uno de los retos mayores de nuestra civilización en estos tiempos inciertos, azarosos, de zozobra o precariedad espiritual, creciente debilidad intelectual y moral, donde pretenden imponernos la posverdad, acaso sea recuperar el equilibrio perdido entre Amor y Consciencia. El hombre es un animal de nido. Nido que debe estar amueblado con símbolos enriquecedores, que hagan crecer.  Y de esperanza. Y con el Amor de las personas que quieren y son queridas.

A partir de ahora la Luz empieza a crecer. Lo hace en su renovación cíclica el Universo. Ojalá también nos ayude para renovarla en el escenario íntimo de nuestra consciencia.

Tal es mi deseo para todos mis amigos, personas queridas y de buena voluntad.

Nota:

Las dos imágenes de nacimientos corresponden a sendas fotografías realizadas por el autor durante su visita a la preciosa exposición de Belenes del palacio de los Golfines de abajo, en Cáceres.

El escudo heráldico procede de una fotografía de la casa del sol tomada en la acrópolis de la ciudad monumental de Cáceres.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.