Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Feijoo ahora vende coches

¿Estaría buscando el mirlo blanco de la segunda marca del pertinaz socialismo su futura puerta giratoria en el sector de automoción? Tras el disfraz de atracador fiscal, de vacunador a la fuerza, estadista galleguista valga la contradicción en términos, o de normalizador lingüístico con los que tanto disfrutaba, ahora se nos ha puesto el de vendedor de coches.

Ahí es nada en una de sus últimas declaraciones ha exigido la retirada «inmediata» de coches con más de 10 años de antigüedad, que «son muy contaminantes».

¿Son muy contaminantes? ¿Qué dicen los de las ITV? ¿Son prevaricadores? Por lo que se ve ahora cualquiera sabe de Física, Termodinámica o Ecología, incluso un abogado inédito en el ejercicio profesional aunque experto usuario de coches oficiales «contaminantes».

Estas declaraciones constituyen un sonoro mentís a los que afirmaban que el cambio de aires lejos del mefítico galleguismo le había sentado muy bien al personaje.

«Nos estamos empeñando en vender vehículos eléctricos y no en retirar de las carreteras coches de más de diez, doce, catorce o quince años. Debemos hacer la transición de forma ordenada, sacar los motores de combustión viejos por los nuevos, e ir poco a poco transitando hacia las emisiones cero».

Estupendo, la gente es masoquista y no se ha dado cuenta hasta que se lo ha explicado Feijoo.  Sobra el dinero después de ser atracado mediante los impuestos abusivos o confiscadores del Régimen y si no cambia de coche es por sadismo maléfico de querer contaminar. Además como se sabe la enorme red logística de enchufes de recarga está disponible en cualquier parte de la geografía lo que permite salvar la falta de autonomía. Y mejor no hablar de la contaminación total del artefacto y su logística si se tiene en cuenta el ciclo de la cuna a la tumba.

En realidad, el camarada Feijoo enseña la patita bolchevique del peculiar comunismo ecologista hoy en vigor entre los países de la OTAN, anteriormente Occidente civilizado. Todo para la plutocracia y los demás que se apañen con tracción animal. Ahora bien la elite pretende dejar de fabricar vehículos de combustión interna dentro de trece años. De modo que aquí hay un cierto desajuste en plazos y objetivos. Me gustaría saber cuál sería el balance de energía primaria en el supuesto caso que todos los vehículos fuesen eléctricos.

Sin embargo, hay que reconocer que Feijoo supone un cambio de táctica respecto al falsario. Te insulta, arruina y acosa desde el más exquisito centrismo impostado, no desde la espantosa cosa radical como el actual gobierno pro prevaricación y pro sedición de Su Majestad.

Si se me permite un consejo o sugerencia, Feijoo haría mejor en no desvelar sus verdaderas intenciones si quiere pescar en río revuelto y no espantar a sus peces. Parece que aún queda mucho para las elecciones y, posibles pucherazos aparte, ya hay mucha gente cabreada que no está para más guasas ni provocaciones.

Es un mal candidato que ha cerrado temporalmente en falso la tremenda herida de la falta de defensa y representatividad de la sociedad española.  Y donde no hay valores, ni proyecto, ni criterio… surgen los caprichos y los despropósitos.

 

Sarao climático en Egipto

En la misteriosa tierra de los faraones se está celebrando un hito histórico: la COP27. Ahí es nada, desplazados en toda clase de jets, aviones, yates y demás cacharros móviles señoritingos sin huella de carbono, miles de mandarines enmucetados acompañados de sus infinitos séquitos invadieron el lugar. Todo esfuerzo es poco por aumentar las glorias, granjerías y desfalcos del cambio del clima climático climatizable. Legos, becarios, escoliastas majaderos y majaderas, hombres y lurpias de estaca, plumillas alabanciosos, soplones, … llegados desde los más lejanos rincones del imperio acompañaban a los causantes de tantas desgracias e Infeliz Gobernación.

El Cara Pocha o Gran Timonel con su señora; el doctor falsario y maromo, y los infinitos próceres de los señoríos feudales bajo el dominio imperial con nutrida representación de sus domesticadas tribus respectivas.

Tras varios sustanciosos ágapes, que todo dominio duradero se basa en el buen gobierno de las tripas, nuestro heroico corresponsal, el audaz disidente Miguel Espinosa, ha podido captar algunos de los debates. Aunque la audición no es ni mucho menos perfecta se han podido transcribir las frases siguientes:

“Palacio de los compromisos establecido en el antiguo Egipto, cuarto milenio triunfal.

Pese a las miserias del cambio del clima climático pasmó la extensión del recinto capaz de albergar a todos los bribones del Imperio. Apenas pude disponer mis posaderas en un altillo a donde llegaban algunas frases del Jefe de mandarines que reproduzco a continuación tal como las entendí o creí entenderlas.

Había cierta expectación por ver qué decía el Cara Pocha en cuyo alto honor y provecho de plutócratas sin conciencia se había organizado el sarao. Mientras, con gran algarabía y dímes y diretes, el rebaño enardecido ya había celebrado la buena nueva de la promesa de más pasta fresca y abundante para los desfalcos impunes con más artefactos fláccidos o inservibles y trataba de hacerse sitio para escuchar las últimas ocurrencias del coronado mandarinato.

Pero antes, nobleza obliga, lo primero es reconocer en Justicia que la entrada triunfal del Gran Timonel resultó majestuosa.

Una procesión de becarios meritorios turiferarios precedía a los mandarines arreados conduciendo en andas a Su Impasible Tolerancia, Gran Padre, Intérprete de los Hechos, Comparecencia Dialéctica y Contradicción Resuelta.

Subido en andas a la poltrona tribunicia el sabio prócer consiente en dignarse a hablar a la multitud con la huera solemnidad que Le caracteriza:

Tras saludar muy afectuoso a su amigo invisible el Sumo Mandarín dogmatizó de esta guisa en su esperado discurso a los millones de congregados:

“Dos fuentes de Sabiduría hay, el instinto natural y el juicio sobre lo conveniente, a este último se le llama Premeditación. Legislaturas y calamidades, más calamidades y más legislaturas, amén de un bochornoso pucherazo impune, prepararon mi glorioso advenimiento.

Yo divido a los hombres en rebeldes y guiñosos; los primeros confían en sus obras, los segundos en sus muecas, salutaciones y respetuosidades.

Yo divido a los hombres en rebeldes y provincianos, los primeros tienen un sentido universal, que no globalista, y los segundos localista de la existencia.

Yo divido a los hombres en rebeldes y aprovechados; los primeros hallan el ser bueno en la Ética, los segundos en la ocasión de colaborar con la Feliz Gobernación.

Palabras y más palabras configuran discursos como éste, parabienes y parabienes, como los que tan alabanciosamente me ofrecéis, relaciones. Ambos con intereses y negocios pergeñan una casta gobernante. Y ¿Qué mejor negocio eugenésico que esta estafa mohatrera climática? Sabéis que la doctrina posee tres momentos, el fundador, el corruptor y el jurista. Ahora es el momento de las normas inicuas hasta la total devastación.

Mi gran premeditación consiste en no tener doctrina salvo voluntad de imperio y saqueo de modo que así puedo ser todo a la vez según convenga. Sin doctrina no hay programa y sin programa, ni incumplimientos ni reclamaciones.

Nuestro objetivo es la permanencia, porque genera secuaces y mana entusiastas, rellenando con el bodrio el hueco entre palabras. Y es que ningún argumento engendraría Gobernación si los prosélitos no trasformaran los conceptos en bienes. Y estos en servidumbres.

No, no soy abstruso:

La gobernación no puede perdurar sin intereses de ahí la necesidad de las teorías políticas y de la ciencia que audazmente prostituimos para justificar eventos como este. Pero la gobernación no necesita intelectos sino sumisiones, puesto que sólo el Sumo Mandarín interpreta los hechos de donde le viene el antiguo título de Comparecencia Dialéctica y Contradicción Resuelta.

Quien se encumbra me conoce. He dicho.”

(Aplausos, gritos de entusiasmo y dos mil desmayos).

Acabada la ecológica romería la filantrópica jeremiada sin huella de carbono se vuelve a casa algo amoscada: La malvada termodinámica ha sido perpetrada por el demiurgo enemigo y va a su bola, indiferente al falaz discurso mandarinesco.

No somos nadie. Y cada vez, menos.

 

 

 

 

El Arte y la Bestia

Hace ya muchos años mi padre me pidió a los reyes magos una trilogía bajo el título común de El Arte y el Hombre editada por Planeta. Fue uno de mis primeros libros dedicados a ese estudio fundamental para intentar comprenderse mejor a sí mismo y a la vida. No puedo por menos de recordar esa época con nostalgia. Y no ya solo por sentimientos subjetivos debido a las heridas del tiempo sino por el desgraciado proceso actual de degeneración acelerada de nuestra civilización que están perpetrando ciertas élites globalistas diabólicas con capacidad de mangoneo urbi et orbi.

Ha habido precedentes en otros momentos de atentados contra obras artísticas perpetrados por lunáticos, tarados o miserables que pretende llamar así la atención hacia su propia lamentable producción “artística”.

Incluso se dirá y con razón que muchas de las representaciones actuales de ópera helarían la sangre de sus geniales autores, de los Wagner, Mozart, Gluck, Haendel, Purcell, Puccini, Verdi, Bellini…, víctimas indefensas del ego canallesco de los actuales productores iconoclastas. Y de esta moda que cabría calificar en algunos casos de atentado criminal parece que ya no se libra ninguno de los templos clásicos de la gran música. Ni Bayreuth, Salzburgo, Nueva York, Viena, Londres, Milán o nuestro Teatro Real.

Pero me quería referir a una actividad terrorista que se ha puesto de moda entre «ecologistas» fanatizados o salvajes: atentar contra obras de arte expuestas en diversos museos. Los girasoles de Van Gogh, o Los pajares de Monet han sido las últimas víctimas de estos “ecologistas” de pro.

El pretexto de esta gentuza desalmada es ¡la Ecología!

Los que por razones profesionales o de interés ciudadano nos hemos dedicado a su estudio desde hace medio siglo no podemos estar más indignados porque una ciencia de extraordinario interés para la vida se convierta en caballo de Troya para introducir el despotismo político, el fanatismo pseudo religioso, la superchería al servicio y mejor granjería de mafias criminales. La barbarie de la bestia.

Hoy el lenguaje propio de esa ciencia está manipulado, sobado, degradado por políticos y periodistas ignorantes, corruptos o desalmados. La Ecología, de ciencia al servicio del hombre y de la sociedad, se ha convertido hoy en pretexto para toda clase de crímenes, tiranías, desfalcos. De ser estudiada por científicos, ingenieros y profesionales ha devenido en «ecologismo» es decir mercadería de ladrones, ignorantes, fanáticos, desequilibrados mentales o gentuza varia.

Las bestias indeseables que atentan contra el arte muestra su propia incompetencia para vivir en una sociedad civilizada que debe reaccionar ante estos atentados si quiere sobrevivir como tal. Pero no deja de ser curioso o significativo que estos valientes «guerreros» no vayan a pintarle la cara a los Soros, Gates, Rockefeller, Schawb, Fink, Buckley, Biden, Von Trinken, Botin, o demás amos próceres dueños de vidas y haciendas…

Enredados en la hojarasca de la producción primaria se ve que estos topos se encuentran incapaces de conocer quiénes están en la cúspide de la pirámide trófica.

 

 

Gasoductos y dominación imperial

El tremendo asunto del acto terrorista de sabotaje a los gasoductos rusos en el mar Báltico que suministran a Europa es tema que me importa especialmente. No solo como ciudadano español y europeo horrorizado por la deriva criminal que viene tomando la corrupta UE globalista actual bajo la servidumbre del imperio sionista anglosajón sino también porque he desarrollado buena parte de mi vida profesional como ingeniero en relación con el gas natural y los gasoductos en empresas del sector como Enagás o Gas Natural.

La del gasoducto ruso en el Mar Báltico constituye una cuestión geoestratégica de gran importancia que desborda por sus aspectos geopolíticos la mera preocupación por el suministro de energía, la aportación del gas natural en el balance de energía primaria o los problemas medioambientales tanto de su logística cuanto de sus principales aplicaciones en la actividad económica de las sociedades.

Este acto terrorista debe entenderse como la puntilla a toda una forma de dominación monopolista e imperialista impuesta por el cambio de política dirigido a arruinar Europa impidiéndola mantener su industria condenándola a una decadencia fatal por la ineficiente energía verde. La voladura pone en evidencia la catadura moral de nuestros líderes imperialistas actuales así como la verdadera naturaleza de subordinación de Europa occidental con el genocida imperio sionista anglosajón y su brazo armado. Con unos títeres prostituidos o sin sentido mínimo del decoro, la dignidad o la propia vergüenza.

Voluntad de imperio

En realidad, no debiera sorprendernos tanto, y menos a los españoles que hemos padecido atentados terroristas como el famoso del Maine en Cuba donde EEUU comenzaba a enseñar al mundo su falta absoluta de escrúpulos cuando se trata de satisfacer su ansia de rapiña a toda costa.

Lo que se ha venido en llamar desde la Guerra fría el Deep State, corporación criminal de intereses imperialistas de dominación militar industrial viene actuando desde hace mucho tiempo. Y sin cortapisas: El Maine, el Lusitania, los escondidos códigos de espionaje de Pearl Harbour, los genocidios de Tokio, Hiroshima o Nagasaki, Corea, el falso incidente del golfo de Tonkin que les permitiría arrasar Vietnam, Irak, Afganistán, Yugoslavia, otra vez Irak, Yemen, Libia, Palestina, Siria, sin olvidar los infames auto atentados contra la propia población civil de las torres gemelas… y ahora el peligrosísimo acoso a Rusia a la que se intenta derribar para mejor robar sus importantes recursos naturales…

En 1950 la nueva doctrina imperial se plasmaba en el documento conocido como NSC 68. La creciente sustitución de gastos sociales por militares fue una de sus consecuencias. Un creciente botín cada vez más descomunal para el conglomerado corporativo militar industrial, que necesita ser mantenido inventando supuestos enemigos a combatir cuando sea necesario para el negocio. Primero la guerra fría, luego tras la desaparición de la URSS, el déspota real o no que interese al negocio, Sadam , Sadat, los ayatolás, los aliados talibanes de quita y pon. Ahora el “malvadísimo” Putin. O el terrorismo made in USA de cualquier falsa bandera, todo vale para el convento. Todo menos la paz y la coexistencia pacífica para enfrentar los problemas reales de la humanidad.

La política imperial se definía en tres postulados. “El mundo debe ser organizado para que no haya desorden. Nosotros podemos imponer el orden, nuestro orden.  Debemos fijar los principios de nuestro orden, a nuestro servicio pero con carácter universal.”

Décadas después, extinguida la URSS, el enemigo a batir es Rusia y de paso la UE. En eso están con la complicidad de nuestros gobiernos y de las no menos prostituidas instituciones europeas.

El gas natural en el escenario europeo

Pero volvamos al problema energético y del gas natural que forma parte de este proyecto imperialista. Por lo que podemos ver existe un proceso intencionado por parte del imperio de sabotear la industria y la economía europea, dentro de lo que se ha venido en llamar El Gran Reseteo o la Agenda verde 2030.  Unas políticas en realidad criminales de las que se vanaglorian nuestros degenerados próceres.

En agosto de este año el precio del gas natural había subido más de un mil por ciento respecto al año anterior.

Los corruptos dirigentes de Alemania y de la UE “explican” que la razón es la guerra de Putin en Ucrania. Pero no es cierto, al menos no del todo. Las élites globalistas están utilizando el conflicto bélico para disimular una crisis energética anterior made in Germany y Bruselas. Ocultan la profunda transformación que han creado en la forma en que se determina hoy el precio del gas natural. La desregulación del mercado del gas natural que se vendió como la «liberalización» del mercado del gas natural de la Unión Europea. Lo que implica que el comercio no regulado del mercado libre en tiempo real fije los precios en lugar de los contratos a largo plazo, mucho más beneficiosos para el consumidor como se había venido haciendo desde siempre.

Es decir, la promoción de la especulación de los monopolios para mayor granjería del gran capital y lograr una mayor dominación. Las grandes corporaciones financieras y energéticas que en la práctica controlan la política de la UE en Bruselas mediante títeres ineptos o corruptos habían creado un nuevo sistema de precios  cortoplacista «independiente», en paralelo a los precios estables y a largo plazo del gas proveniente de los gasoductos rusos, o en su caso, argelinos, que no controlaban.

Desde hace un decenio la UE comenzó a impulsar un cambio radical en las normas de fijación de precios del gas natural. Hasta entonces, la mayoría de los precios del gas se fijaban en contratos fijos a largo plazo para el suministro por gasoducto. El mayor proveedor, la empresa rusa Gazprom, suministraba gas a la UE, sobre todo a Alemania, con contratos a largo plazo relacionados con el precio del petróleo. El suministro por GNL, (Gas Natural Licuado), a través de metaneros y plantas de regasificación, mucho menos eficiente desde el punto de vista energético y más peligroso para la seguridad y el medio ambiente, era relativamente reducido. Pero el imperio quería colocar su propio gas, a través de GNL procedente de esquistos, un sistema de tremendo impacto ambiental, en especial por la contaminación del suelo y de los acuíferos. Y empezaron a construirse terminales de GNL para hacer la competencia al gas natural ruso suministrado a Europa por gasoducto. Competencia imposible ¿de no ser “a bombazos”?

Pero se iba preparando el terreno. Unas directivas energéticas de la Comisión de la UE oportunamente desarrolladas ad hoc harían posible que el nuevo mercado de gas totalmente desregulado y más costoso fijara de facto los precios del gas natural en la UE, a pesar de que Rusia seguía siendo, con diferencia, la mayor fuente de importación de gas con sus contratos a largo plazo.

GNL frente a gasoductos

Parecido al mercado de Rótterdam para el petróleo, el llamado TTF (Title Transfer Facility) holandés era el centro de comercio dominante para el gas de la UE. El TTF es una plataforma virtual de negociación de contratos de futuros de gas entre en operaciones entre bancos y otros inversores financieros, que no está regulada de facto.

El año pasado sólo un 20% de las importaciones de gas natural a la UE eran de GNL, cuyos precios estaban determinados en gran medida por las operaciones de futuros en el TTF. La mayor cuota de importación de gas europeo procedía de la rusa Gazprom, que suministró más del 40% de las importaciones de la UE en ese año 2021. El gas se obtenía a través de contratos suministrados por gasoducto a largo plazo cuyo precio era inferior al actual de especulación de la TTF. Según algunas estimaciones la factura habría aumentado incluso en decenas de miles de millones de euros. El abuso estaba garantizado.

Las exportaciones rusas de gas natural a Europa han caído más de un 82% en un año, según la ministra de Transición Energética de España, Teresa Ribera. “En solo un año, el flujo de gas procedente de Rusia cayó más de un 82%. De hecho, en enero de 2021, los suministros desde Rusia supusieron cerca del 40% del gas consumido en Europa. De momento, esta cifra no alcanza 10%»

De modo, que en este estado de cosas y con respaldo de la propia UE al nuevo mercado mayorista del gas, Bruselas, Alemania y la OTAN comenzaron a sabotear sistemáticamente el gasoducto estable y a largo plazo a la UE. Los sabotajes administrativos o políticos se cebaron con el nuevo gasoducto ruso hasta culminar en el acto terrorista del 25 de septiembre que lo ha dejado inutilizado no se sabe hasta cuando.  Un atentado contra los intereses rusos pero también contra los de Alemania, considerada la locomotora europea.

No es solo el gas natural como energía primaria, es la electricidad

Para terminar estas notas conviene explicar que el asunto no se limita únicamente al gas natural en el balance de energía primaria, cosa ya importante en sí misma, sino que tiene un efecto demoledor en la factura eléctrica. Salvo la hidroelectricidad o ciertos convertidores o dispositivos verdes, la electricidad es una energía secundaria que se obtiene en centrales térmicas convencionales (carbón, petróleo, gas natural) o atómicas.

Nos encontramos inmersos en una suicida y demencial política de sabotaje de precios también de la electricidad de consecuencias catastróficas. Pero veamos. David Ricardo fue un economista inglés de origen sefardita autor de entre otras muchas obras su famosa teoría ricardiana de rentas que desarrollara para el caso de la agricultura pero que es aplicable también hoy al tema de la generación de electricidad.

Intentaba explicarlo hace un año, de modo que mejor copio y pego:

En la actual regulación tarifaria se produce un interesado totum revolutum para mejor ganancia de pescadores. Se trata de introducir tanto el empleo obligatorio de los convertidores energéticos más ineficientes cuanto los llamados derechos de emisión de CO2. Una cosa por demás harto curiosa porque a falta de que la Atmósfera abra su ventanilla de cobro entre las nubes, ahí están heroicos burócratas ecologistas al servicio del NOM para hacerlo, caiga quien caiga.  Y si es de aplicación aquí no lo sería al otro lado del Estrecho donde las térmicas contaminantes vecinas hacen su agosto.

El funcionamiento de la formación de precios recuerda al de la de las famosas rentas ricardianas estudiadas por David Ricardo para el caso de la renta de la Tierra. Si el precio se forma de acuerdo con el coste marginal del convertidor más incompetente aquellos que puedan producir con los convertidores más eficientes tendrán una renta ricardiana derivada de la diferencia entre ambos costes de producción. Por eso puede interesar utilizar energía hidroeléctrica, la más barata, vaciando embalses y cobrada a precio de lujo. Cuanto más ineficiencia energética, mayor negocio financiero.  No importa la paradoja: paga el consumidor que es idiota o está indefenso ante la mohatra institucional.

Existen otras cuestiones como la obtención de los mejores rendimientos eléctrico- térmicos en centrales de ciclo combinado o bien de cogeneración descentralizada en industrias, o de utilización solar para autoconsumo que también dependen de la satisfacción prioritaria de intereses corporativos que habitualmente no coinciden con los nacionales.

Sin embargo, para promover el empleo de convertidores más o menos eficientes se según los opacos términos de las complejas medidas de reforma del mercado eléctrico de la UE, los productores de electricidad procedente de la energía solar o eólica reciben automáticamente el mismo precio por su electricidad «renovable» que venden a las compañías eléctricas para la red que el de mayor coste, es decir, el del gas natural artificialmente subido gracias a las maniobras especulativas antes explicadas.

El intento de la UE de destruir nuestros embalses, seguido de modo complaciente y suicida por el gobierno falsario probablemente tenga otras motivaciones en las que no vamos a entrar ahora.

Pero, sí, nos encontramos en un mundo paradójico y esperpéntico en el que aunque sea difícil de creer y menos aún de asimilar nuestros propios dirigentes occidentales se están transformando en los peores enemigos de nuestros pueblos.

La UE actual, subordinada a los intereses imperiales, nos lleva al desastre con carácter fatal.

 

 

Sobre la interpretación providencialista del Mal

A mediados del siglo XIX Juan Donoso Cortés, político, estudioso y académico extremeño, sostenía que cuando las catástrofes son universales, imprevistas, simultáneas, son siempre cosa providencial, vienen del cielo,  para culpa y castigo de todos. Es decir, tienen un componente de castigo o desastre pero también una especie de mayéutica de la verdad. De Justicia divina ordenada a un fin. Una dimensión apocalíptica que significa revelación.

Las revoluciones vendrían de arriba. “La muchedumbre es sobreexcitada por los tribunos que la explotan y benefician.” Las revoluciones serían una patología de los pueblos ricos y libres. Una confirmación de los dogmas católicos sobre Luzbel y la condición de naturaleza degradada del hombre.

La revolución sería una herramienta al servicio de la divinidad para castigar a la humanidad por sus errores, reordenando las cosas entre ellas para un fin último y como instrumento de la Justicia divina.

Las revoluciones son, desde cierto punto y hasta cierto aspecto, buenas como las herejías, porque confirman en la fe y la esclarecen.

Hoy casi dos siglos después de las palabras de Donoso asistimos a un proceso revolucionario como nunca ha visto la humanidad que puede dar a traste con la civilización tal como la hemos conocido hasta ahora. Parte sustancial de este proceso revolucionario se encuentra en el propio lenguaje en el que las mismas palabras han dejado de significar lo que significaban para convertirse en instrumentos primero de la subversión y luego del nuevo orden.  Unos ejemplos:

Democracia es hoy trampa, mohatra o tiranía ejercida contra la razón, el derecho, la vida y los pueblos.

Europa es es el problema, España la solución.

Ciencia es superstición prostituida o al dictado mercenaria.

Político es títere, embaucador o delincuente.

Comunicación significa propaganda sin decoro ni vergüenza por neo proxenetas de la palabra.

Terrorismo es falsa bandera criminal de la dominación imperial.

Neomarxismo equivale a marxismo cultural, instrumento satánico de demolición del orden y creación del nuevo revolucionario al servicio absoluto no del proletariado sino del gran capital financiero judío.

Sanidad institucional es enfermedad inducida.

Vacuna es arma de destrucción biológica.

Multiculturalismo es barbarie.

Migraciones son invasiones.

Cambio del clima climático climatizable significa fabuloso pretexto para la despoblación inducida, los desfalcos filantrópicos, justificar hambrunas, arruinar el sector primario, producir apagones, disimular como buenos convertidores energéticos ineficientes o promover el enriquecimiento ilícito de vendedores de telas invisibles y cacharros inservibles.

Un gran sabio, cronista del pasmo cotidiano y profeta como Miguel Espinosa nos hacía entender cómo la crítica del mal objetivo de los mandarines y su «feliz gobernación» al cabo permitía conocer y servir a Azenaia. El Bien se revela cuando el hombre se rebela contra el Mal. Cuando comprende y da cuenta de la verdadera naturaleza del lenguaje y sus diferentes diccionarios, empleados por la casta de los mandarines.

«Interpretar es acomodar el hecho a la doctrina. La premeditación usa cuatro diccionarios. El primero para hablar con la divinidad. Es un diccionario falso. El segundo para hablar con el pueblo, diccionario falso. El tercero para hablar con la historia, también es falso como los otros. El cuarto diccionario de la premeditación es para hablar consigo misma. Es un diccionario cerrado. Es costumbre esperar un quinto diccionario verdadero y abierto pero nunca vendrá mientras dure nuestra feliz gobernación.»

Hemos de intentar investigar ese cuarto diccionario guardado por la secta cerrada dirigente, para mejor comprender el modo de lograr ese misterioso y enigmático quinto diccionario abierto al Espíritu, polisémico, simbólico, místico, que la providencia nos indica que existe y ha de entender y vencer al Mal.

 

 

V Centenario de una gesta prodigiosa

Se cumple el V Centenario de la primera vuelta al mundo realizada por don Juan Sebastián Elcano con no demasiadas celebraciones oficiales. Los socialistas y el absurdo rojerío en general parece que se obstinan en considerarse ajenos sino incluso incompatibles con el honor y la gloria de España y de la Hispanidad. Y ven sus mayores gestas históricas como contratiempos a su falaz y penoso discurso contra el glorioso pasado de España.

Sí, se cumplen ahora cinco siglos del regreso a España de la nao Victoria, la última que quedaba de la escuadra española de cinco inicialmente capitaneada por el marino de origen portugués don Fernando de Magallanes con destino a las Malucas. Se trataba de una expedición española luego continuada tras su asesinato por indígenas traidores por don Juan Sebastián Elcano.

Una gesta prodigiosa, la vuelta al mundo tras tres años de navegación por mares y océanos, algunos de ellos completamente desconocidos para la civilización occidental. Una circunvalación con la cruz en las velas abriendo nuevas rutas marítimas y nuevas perspectivas mentales y científicas, realizada en condiciones penosísimas debido al estado técnico de la época y a las propias dificultades del periplo.

Una gesta de la voluntad, del sentido del honor y de la fama. De la autoestima, del luchar con esperanza incluso contra toda esperanza razonable.  Un logro sobrehumano que cuantos más detalles conocemos, más nos maravilla.

Una gesta española magnífica, extraordinaria, de la que debemos felicitarnos y sentirnos orgullosos, como el propio descubrimiento de América o la elaboración e introducción de las Leyes de Indias, pioneras del Derecho de gentes.

Pocas naciones pueden presentar un catálogo de actuaciones por la civilización y la Cultura como España.

Génesis e historia de la gesta

¡Hay otro mar! A finales de 1513, durante expedición por tierra, Núñez de Balboa había descubierto el Mar del Sur, el luego llamado océano Pacífico, pero sería vilmente asesinado por su suegro un tal Pedroarias, traidor y corrupto gobernador de Panamá. Tal descubrimiento desvaneció por completo la creencia de que nuestros descubridores habían llegado a la India, si bien posibilitaría la conquista del Perú y Chile.

Por su parte, en 1515, Díez de Solís había llegado con su expedición hacia el Sur hasta el estuario del Río de la Plata.

El caso es que el continente americano suponía una barrera que era preciso salvar para continuar las expediciones navales hacia el deseado Oriente de las especias. Hacia el mítico y dorado Catay asiento de tantas riquezas y ensueños. Ya en 1494, el Tratado de Tordesillas había repartido el mundo pagano por conocer entre los reinos católicos de España y Portugal. El oeste era la parte española que debiera ser descubierta por nuestra Marina y colonizada por la Corona de Castilla. Era necesidad geoestratégica, pues, buscar una ruta propia española, es decir navegando hacía occidente, hasta las Molucas o islas de las especies. Con sus joyas botánicas descritas por Gomara en su Historia General de las Indias treinta años después de la epopeya.

Tales fueran los orígenes de la expedición española a las Molucas formada inicialmente por cinco naos, “Trinidad”, “San Antonio”, “Concepción”, “Victoria” y “Santiago”, con 237 hombres al mando del recién nombrado para la ocasión capitán general Fernando de Magallanes, quien como navegante experimentado se había ofrecido a la Corona española para el realizar el proyecto. Magallanes había presentado al emperador Carlos y nuestras autoridades una carta de cierto pariente, escrita en las Molucas, en la que animaba a ir a su encuentro en ese centro paradisíaco del mundo. Tras varias peripecias en la Corte en la que al parecer no faltó siquiera un intento de atentado contra Magallanes por parte del rey de Portugal, se firman las correspondientes capitulaciones. Bajo el patrocinio del emperador, la expedición salió de Sevilla el 10 de agosto de 1519 y de Sanlúcar el 10 de setiembre.

Portugal intentó sabotear el viaje en varias ocasiones. Pero pese a los hostigamientos, en abril del año siguiente, ya en la Patagonia, comenzaron diversas disputas internas, insubordinaciones y contratiempos. La nao «Santiago» se perdió. Juan de Cartagena al mando de la nao «San Antonio», la segunda por tonelaje, se insubordinó y se hizo provisionalmente con la «Concepción» y la «Victoria», aunque fue reducido por los leales. El portugués Esteban Gómez, que había sustituido al rebelde Juan de Cartagena en el mando de la «San Antonio», una vez descubierto el Estrecho de Magallanes se volvió a España desobedeciendo a su compatriota. Cruzado el Estrecho, las tres naos restantes entraron en el Pacífico a finales de noviembre de 1520.

Tras una penosa singladura de tres meses cruzando el Pacífico sin comer nada fresco avistaron unas islas que llamaron de los Ladrones y de las Velas latinas. Luego de reponerse en lo posible llegan a las Filipinas y a Cebú.

En una de esas islas, Mactán, en abril de 1521 Magallanes es asesinado por los indígenas durante una emboscada. Perecen también Mendoza, el capitán de la Victoria y otros más expedicionarios. Tres días más tarde mueren otros veintisiete miembros de la expedición y entre ellos el gran piloto y científico Andrés de San Martín, una gran pérdida por su extraordinaria valía. Muerto también Barbosa, sucesor de Magallanes, fue nombrado un tal Carballo y luego depuesto este piloto por falta de lealtad. Tras él fue nombrado González Gómez de Espinosa como capitán de la «Trinidad». Entre tanto hubo que tomar una decisión drástica. Con una tripulación en cuadro tras tantas bajas no quedó más remedio que abandonar la nao «Concepción» de la que se aprovecharía pertrechos e impedimenta antes de ser destruida.

En setiembre de 1521 Juan Sebastián Elcano, antiguo maestre de la sacrificada nao «Concepción», fue nombrado capitán de la nao «Victoria». Por fin, el 8 de noviembre ambas naves supervivientes arriban en las ansiadas Molucas. No terminan aquí las peripecias de tan azarosa y agitada singladura. La «Trinidad», nao capitana, comienza a hacer agua y precisa una larga reparación.

Y aquí viene otra importante decisión que daría lugar a la extraordinaria gesta que hoy hacemos mérito. Los capitanes acuerdan que la «Trinidad» permaneciese en el puerto de Tidore hasta ser completamente reparada y que luego regresara con rumbo Este a Panamá. En cambio, la «Victoria» al mando de Juan Sebastián Elcano iniciaría su viaje de regreso a España con rumbo Oeste por la derrota africana de El Cabo.  Parte el 21 de diciembre de 1521 con sesenta hombres, algunos pocos nativos de las Molucas y el barco cargado de especias.

Tras una penosa travesía y con mucho esfuerzo, luchando con vientos contrarios, logran doblar el cabo de Buena Esperanza el 18 de mayo de 1522.

En Cabo Verde, donde llega Elcano con la tripulación muy diezmada, sufren un nuevo hostigamiento portugués. Por fin, un 14 de julio, parten los veintidós supervivientes rumbo a España. Tras avistar el cabo de San Vicente, el 6 de setiembre arriban en Sanlúcar su puerto inicial de partida.

Los héroes al borde último de sus fuerzas remontan el Guadalquivir hasta Sevilla y ofrecen la prodigiosa y admirable gesta a la Virgen trianera de Nuestra Señora de la Victoria.

 

Hasta aquí el resumen sumario de esta extraordinaria gesta española, orgullo de Castilla y de España como nación, gloria de la Hispanidad y de la propia Humanidad en su conjunto.

Gesta quijotesca que, sin embargo, por su misma grandeza se explica pueda atragantar a sus enemigos. Y es que mucha “memoria histórica” y mucha impostura, memez y felonía propia de ellos, pero luego se ningunea lo mejor de nuestra memoria. La de nuestras mayores gestas, orgullo de España.

Pero, pese a quien pese, ¡Honor y gloria a nuestros antepasados, los grandes navegantes!

 

 

Mortandad

Si son ciertas las estadísticas oficiales, en este tema más difíciles de falsificar por motivos obvios, resulta que en este verano a muchos españoles les ha dado por morirse. Sí, tal cual.  Y es de suponer que no será por hacer la pascua al doctor falsario y su enmucetada tropa de desalmados.  En realidad, tal logro es uno de los objetivos de la Agenda 2030, el gran capital de Shylock, los fabianos y la tiranía globalista en general. Algo que los amos del mundo han de agradecer como mérito al actual gobierno de Su Majestad, ayudado en estos turbios menesteres por casi toda la casta política del Régimen.  Incluso VOX que dicen que pretende ser distinto, contra su discurso incoherentemente conserva al fanático Steegmann como vacunador a la fuerza.

Los prostituidos media ya no saben que excusa inventar para tratar de explicar al público crédulo adicto las causas de esta enorme mortandad.  Lo del cambio del clima climático climatizable ya no parece que cuele, ni tampoco explicaría el hecho diferencial de la sobre mortandad en el desgraciado reino de don Felipe respecto a otros países cercanos.  Es verdad que según las cuentas oficiales, que cabe presumir lo mismo sean incorrectas como casi todo lo que tiene que ver con las instituciones actuales, en España se habría logrado colocar más inyecciones mortíferas que en otros lugares.  Esta sí que pudiera ser una causa, pero desgraciadamente estaría contra el unánime discurso mohatrero oficial.

De modo, que hay que inventar otras razones. Así, por ejemplo, que la culpa es del relajado populacho: es tan irresponsable que no toma precauciones enmascaradas o no se deja pinchar a gusto y mayor granjería de la farmamafia y sus títeres.

O que la culpa la tienen, faltaría más, los no vacunados. Gente con conciencia y criterio propio pero de suyo «malvada» y «contra filantrópica» que se atreve a desobedecer las infames consignas oficiales. Ejemplo extraño de lógica difusa este último.  Es verdad que los no vacunados se mueren mucho menos o incluso nada. Lo que provoca un grave problema. Se convierten en un inoportuno grupo de control que permite realizar comparaciones con el de los vacunados contraproducentes para la credibilidad el discurso oficial.  Y no está nada claro ni desde el punto científico ni del epistemológico cómo es que los no vacunados que ni se contagian ni se mueren contagian a los vacunados que pese a estar vacunados se contagian y se mueren. Y tampoco se explica la actual proliferación de enfermedades raras entre éstos o el dramático aumento de otras afecciones tales como ictus, infartos y otras de tipo cardiovascular.

La realidad resulta aún más escandalosa si cabe en lo que se refiere a la infancia y adolescencia. Grupos de edad sin riesgo inicial en los que surge una insólita mortandad entre los vacunados. Aquí, el papel de muchos pediatras oficialistas sino directamente cómplice es asombrosamente cobarde y encanallado.

La providencia divina se apiade de nosotros y nos asista, ya que las instituciones se muestran en manos del enemigo.

 

 

 

 

 

 

Contra la agricultura, contra la vida

El lema de los ingenieros agrónomos es Sine agricultura nihil, y los plutócratas que mangonean en el mundo bien que lo saben. En efecto. En tanto que la agricultura ha permitido el desarrollo histórico de la civilización y se encuentra en la base de la alimentación humana, lo agrario, en sus muchas facetas y dimensiones, se ha convertido en otro blanco de sus actuales crímenes. Sabíamos de las campañas de nazis eugenistas como Schawb Rothschild o de psicópatas como Gates para acabar con la agricultura y la ganadería dentro de su proyecto genocida disfrazado de Agenda 2030. Pero este caso es muy curioso e interesante por lo que revela. Hace unos días en la hoy república bananera USA el gobierno rojo usurpador del corrupto pederasta Biden ha asaltado una granja de los amish.  No, no era un nido de violencia, que se encuentra fuera del código amish. Tampoco se trata de luchar contra el terrorismo, los terroristas impunes son ellos, sino de dar un escarmiento ejemplar.  Intolerable: los amish cultivan la tierra y alimentan su ganado con métodos tradicionales.  De modo que hay que mostrar que son implacables contra cualquiera que no se pliegue a su despotismo criminal.

La cosa no se queda en mero folclore, ni en una simple curiosidad para ociosos aficionados a la antropología.  La agronomía amish es tradicional, orgánica o biológica.  Desconozco si también posee ciertas características digamos “esotéricas” como la llamada agricultura biodinámica de Rudolf Steiner. Un profeta y pionero de hace un siglo de muchos estudios de hoy gran actualidad. El sabio estudioso fundador del movimiento antroposófico.  Pero sea como sea, no deben quedar disidentes vivos.

En la decadente Europa de la Úrsula von Trinken, la comisionista con pinta de pía congregante e íntima del psicópata falsario, parece ser que es Holanda la que está sufriendo el mayor ataque contra su agricultura.

Aquí, en el calamitoso reino de don Felipe, la agricultura y  la economía rural también están siendo vilmente amenazados. Sí, por lo que se ve a los nuevos tiranos ya no les interesa el disputado voto del Señor Cayo porque la idea ahora es erradicarlo. Sí, por lo que se ve ya nadie estaría seguro en Occidente. Mientras se desembalsan aposta los pantanos para mayor negocio de especuladores de «rentas ricardianas» oligopolistas, o se dedican a falsificar la pertinaz sequía o a echar la culpa a los malvados regantes, o al cambio del clima climático climatizable, el latiguillo político profesional de moda este verano es «queda inaugurado este incendio«.

Pero no obstante me llena de orgullo y satisfacción deciros que tras atravesar cientos de kilómetros por carreteras de Extremadura entre dehesas, regadíos, estepas y baldíos, por fin he conseguido ver especies que ya creía extinguidas en estas tierras: dos pequeñas piaras de cochinos, un rebaño de ovejas y alguna que otra vaca de raza blanca cacereña tumbada a la sombra de un alcornoque o junto a una charca. Todo un récord extraordinario para una región pretendidamente ganadera, un gran logro después de cuarenta años de desvelos agrarios del pertinaz y patriótico socialismo.

Pero la actividad agraria está a extinguir. Despropósito tras despropósito, so pretexto de ecologismo, animalismo, o porque yo lo digo, ni siquiera se respetan los derechos constitucionales.  Protegidos por embrutecedores media corruptos o prostituidos, sin ya casi tutela judicial efectiva de los indefensos súbditos, los títeres políticos y profesionales de la plutocracia globalista usurera se encargan de recordárnoslo.

Los descapuchados exigen su propia libra de carne cortada lo más cerca posible del corazón. Y vemos con horror que hay carreras en pelo de nuestros más significados y heroicos próceres para ofrecérsela. Son socialistas o demócratas.  O centristas. O Borbones.  Todos a una.

¿También Fuenteovejuna?

 

 

Exorcismo papal en El Corpiño

El santuario gallego de El Corpiño, entre Lalín y Villa de cruces estaba tranquilo aún cuando ya se barruntaba la festividad de san Juan. Los fresnos y los castaños de Indias sombreaban la campa de la romería.

Después de la santa Misa se organiza la procesión alrededor del templo con la Virgen llevada en andas por fieles voluntarios. Algunos avisados se sitúan dentro, en el Sur, junto a la Virgen desata-nudos o el altar de San Silvestre, el de «meigas fora»  para la cola de homenaje a la virgen pasando bajo su manto protector según es la tradición.  Sin respetar el lugar sagrado, un viejo indígena puesto de limpio, avieso y malencarado, se empeña en colarse sin guardar turno.

Guillermo el abad de santa Agueda había ido a exorcizar a una mujer que estaba poseída de un demonio muy travieso. Mentía el diablo más que hablaba a las preguntas que le hace el abad. Inquiere por la suerte de algunos difuntos de quienes deseaba tener noticias. Luego mandó al diablo libertase de su presencia a la poseída.

¿Y a dónde quieres que vaya?

No sé, pero aquí hay muchos globalitarios y si no, socialistas, comunistas y demás ralea borbónica donde elegir.

Sí, sí, pero ya están todos cogidos.

El caso cierto es que a la Iglesia oficial actual no le gustan demasiado los exorcismos. Son testimonio tradicional de unas realidades espirituales que se pretenden ocultar o que chocan con la nueva religión de diseño que se pretende ofrecer al consumidor.

En esto que suben a rastras las once gradas de piedra que superan el desnivel de Poniente a un torvo personaje de edad provecta, que anda arrastrando una de sus peludas patas lobunas, vestido de blanco como de anacrónica primera comunión pero tocado con un vistoso plumero de abigarrados colorines.

Este energúmeno sí que trae un demonio peligroso. Y “zumbao” monotemático. Pro indigenista, incluso de aztecas caníbales o sacrificadores humanos en rituales de magia negra, en cuanto oye hablar de Tradición o Hispanidad se pone a echar espumajos por la boca.

«Yo me llamo Jorge. Trump es malo. Obama, bueno. Biden, un casto y santo varón.»

Sujetadle por Dios que nos va a organizar alguna.

Estaba tan tranquilo aparentemente, en amigable audiencia con la comadre abortista Pelosi, cuando le ha dado el ataque.

El exorcista no solamente es ministro de la iglesia sino también médico del alma y así debe saber aplicar al Energúmeno los remedios, y quitar los estorbos, ora sean extrínsecos o intrínsecos que puedan retardar el logro de sus fatigas.

A veces, al comenzar el exorcismo tiembla todo, y con voces espantosas y aullidos pretende estorbarlos, y tal vez con dichos ridículos: “Putin es el culpable de todo” o “los señoritos parvos que no nos entienden tienen la mentalidad de señoritas cursis” y menos honestos, “te voy a joder con los motu propios” o con descubrir faltas, y pecados ajenos: “la culpa la tiene España” entretener a los circunstantes, e impedir la devoción, y atención que pide tan alta empresa.

Insinúan los más secretos grimorios y abstrusos cronicones que el energúmeno pudiera ser fruto del comercio carnal de su santa madre con íncubo de la jerarquía satánica infernal. No creo que sea así. Pero se supone que si es católico argentino lo es gracias a los españoles. Si es jesuita, lo es gracias a los españoles. Si habla un idioma universal como el español es gracias a los españoles. Si ha estudiado Química no debe olvidar que las universidades americanas fueron fundadas por los españoles. Si ha traicionado a la Cristiandad y reniega de la Tradición, me temo que no parece que sea cosa de los españoles. Y un personaje tan cínico y lamentable que no pide perdón ni por las fechorías que perpetra es el ingrato desagradecido y desgraciado que quiere que España pida perdón por ¡haber evangelizado América!

Rápido, traedme el Benito Remigio Noydens:

Cuando el demonio obligado con los conjuros dijo su nombre ha de procurar el exorcista saber su significación porque el nombre que tiene suele declarar su propiedad o natural condición o por mejor decir vicio y pecado que asiste y preside y así puede obligarle a que manifieste la propiedad de su nombre, o el pecado sobre que predomina  y reina para poder así aplicar mejor el remedio con la virtud contraria...”

“Por la concha de tu madre,”

Pero, ¿qué dice?

Nada, insulta o blasfema. Le sale la vena bronca de lumpen lunfardo.

Y a este tipo, ¿dónde le pillaría el diablo?

Cualquiera sabe. Las ocasiones fueron muchas y variadas. Acaso en la nutrida logia P2 de Licio Gelli. O en el Banco Ambrosiano, el de los desfalcos. O en la Escuela Mecánica de la Armada donde su admirado amigo el almirante Emilio Masera, doctor honoris causa por la Universidad jesuita de El Salvador de Buenos Aires, torturaba a disidentes entre ellos a sus subordinados jesuitas Yorio y Jalics, que habían sido sus profesores.

O con sus benefactores, la mafia homosexual de San Gallo. O los satanistas degenerados del mal llamado Partido Demócrata…

Ya digo, cualquiera sabe.  Tenía meritorio currículo antes de encaramarse a lo más alto de la cucaña vaticana.

 

El sabio padre jesuita Martín del Río ya avisaba a los Curas y Párrocos para que en la Primavera y el Otoño suban muchas veces a la torre de la Iglesia por las mañanas y bendiciendo los campos y términos de la Parroquia, echen agua bendita por el aire y por la tierra porque estas diligencias anticipadas y prevenidas son las que se logran y se aprovechan y la oración perseverante puede mucho con Dios. Incluso con los poderes infectados que promueven la obra del Maligno con el NOM y la Agenda 2030.

Pero ahora con la diabólica tele infectando las mentes los campos y los aires con sus ondas y largando la maligna consigna de vivir como orgullosos «gays», feministas y tarados posmodernos, los ministros del Señor ya no damos abasto. Sí, ya lo decía Martín Dumiense en su De correctionem rusticorum. Y mil años después, Pedro Ciruelo. A veces se ha dado una mano de barniz cristiano al paganismo. Y salta la pintura…

Y se suceden las plagas: el fuego, el agua, los vendavales…hasta se mueve la Tierra. Ahora, bajo el reinado de don Felipe, se inauguran incendios, desfalcos, pandemias, tiranías y demás calamidades con la misma frecuencia, salero y desparpajo que cuando el invicto caudillo inauguraba industrias, comunicaciones, viviendas de protección o pantanos.

Pero el ángel rebelde se mostraba muy pertinaz, y ni los oremus, ni el agua bendita, ni los exorcismos le decidían a alejarse.

El exorcista se esmera hasta después de muchos esfuerzos, el Réprobo tuvo que salir del energúmeno solicitando como última gracia, ya que no le permitían despanzurrar a la Iglesia Católica desde arriba para desactivar Su rol de catejon paulino institucional y para que el enemigo trincase su patrimonio, que le permitiesen al menos entrar  por segunda vez en el cuerpo del rencoroso hispano renegado para castigarle de ciertos desacatos cometidos recientemente contra la Tradición, la Hispanidad, España y los derechos humanos.

Ser redimidos por el diablo no sería más que la inversión total, demasiado cerca del Cainismo comunista que ninguna propaganda ni Prensa afín puede tapar. Satanás puede crear en la imaginación del hombre numerosos mundos. Y aunque fingidos los puede hacer pasar por reales para engañar a su rebaño.

Muy razonable parecía esa tal demanda y el abad Guillermo que apreciaba los buenos modales, y que nada negaba cuando se lo pedían cortésmente, consistió desde luego en las benéficas intenciones del Maligno, regocijándose interior y caritativamente de poder dar una ultima lección al tan hipócrita como tenebroso paciente, pero solo accedió con la condición que había de introducirse por el trasero.

En esto que Jorge fue a sentarse sobre la pila de agua bendita y apoderándose del hisopo exclamó: “entra ahora si te atreves, ya te preparo el pago”.

De modo que no pudiendo salirse el diablo con la suya, se retiró malhumorado murmurando:

“Entre unos y otros, con esto del neomarxismo ateo papal nos van a dejar sin pan”.

 

Mientras el forense hace la autopsia

«La vegetación arbórea silvestre es el encinar, en frecuente asociación con el alcornoque… el matorral característico es el jaral, en asociación politípica de especies con mata de encina, y, a veces, de alcornoque.

La creación de una dehesa de arbolado sin sotobosque, sino pastizal, consiste en eliminar las matas del jaral y guiar los pies de encina y de alcornoque. En los terrenos graníticos el jaral es sustituido por el retamar.

Las dehesas de arbolado son la base del gran desarrollo de la ganadería de Extremadura»    

(Profesor Hernández Pacheco)

 

Mientras aguardamos a que el orondo y bien cebado forense se decida a hacer la autopsia a la pobre Extremadura que yace postrada achicharrada a sus pies cabe hacer algunos comentarios sobre el pertinaz desatino socialista en estos tiempos de neomarxismo ecologista embrutecedor y de la sabiduría desaprovechada por estos señoritos vendepatrias al servicio del enemigo globalista.

Hubo una época en que tanto Marx como Bakunin pretendían liberar a la clase obrera. No es lugar este para volver a explicar sus distintos planteamientos que dieran lugar a la escisión de la I Internacional pero ambos revolucionarios tenían una concepción antropocéntrica mejor o peor enfocada, pero en la que el hombre y no los bichos o las florecillas campestres era lo más importante.  La revolución debía servir a la humanidad o al menos a la clase obrera.

Otrora, el PSOE y el resto del movimiento obrero pretendían la reforma agraria, se estableciere como quiera que fuera, para supuestamente elevar la vida de los trabajadores del campo. Sin embargo, la Reforma Agraria republicana tenía importantes defectos de diseño tanto en lo político, lo jurídico, lo técnico cuanto en el aspecto medioambiental o de buenas prácticas agronómicas relacionadas con los sistemas agrarios, es decir los ecosistemas modificados por el hombre. Su fracaso se debió por tanto a toda una serie de concausas, no solo de carácter político.

Con la nueva Restauración borbónica del general Franco el PSOE no se atrevió, o sus amos últimos no le dejaron, a realizar una reforma agraria con criterios modernos de carácter técnico más que político buscando nuevas alternativas dirigidas al desarrollo rural potenciado por una buena gestión de los recursos agroforestales.  En Andalucía hizo como que lo intentaba con el encargo a mi colega José María Sumpsi, antiguo profesor de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Madrid, de la dirección del Instituto Andaluz de Reforma Agraria. En Extremadura, ni eso, aunque disponía de estudios y tesis doctorales como la del investigador Pablo Campos sobre la dehesa que hubieran podido inspirar una reforma técnica con un buen conocimiento de los flujos de energía y materiales en este importantísimo sistema agroforestal.  Como alternativa a buscar formas de potenciar el sector primario se arbitraron paguitas para tener satisfecho al personal  propio de su corralito de votos que prefería permanecer ocioso. Con el consiguiente efecto desmoralizador y de mala asignación de recursos. La política se abandonó a lo que decía la PAC, Política Agraria Común, en Bruselas.

La perspectiva ha cambiado con el nuevo neomarxismo satánico que practican el actual PSOE y sus socios podemitas o afines al servicio del globalismo destructivo con, todo hay que decirlo, el colaboracionismo del resto de las instituciones borbónicas incluidas las  profesionales incapaces siquiera de denunciar tanta ruina, felonía y desatino. Pero las nuevas zurdas muy poco tienen que ver ya con los movimientos obreros clásicos. Se trata de gentes desvinculadas de la tradición obrera o trabajadora, muchos de ellos señoritos o niñas pijas que en su vida han dado un palo al agua, ignorantes de la realidad rural que tienen la osadía de establecer normativas con sus caprichos arrasadores al cabo destinadas a arruinar autónomos, la pequeña y mediana empresa que sostienen la vida rural.

Gracias a esta indigencia cuando no a la intervención directa de artefactos incendiarios pasa lo que pasa: el campo en llamas.

Pero una primera idea que conviene comprender es la del papel de la dehesa en la conservación de los ecosistemas y en la producción de alimentos o aprovechamientos, y qué concepto de climax hemos de adoptar y aplicar.

En 1956, Eduardo Hernández Pacheco, sabio extremeño, miembro de la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, y presidente de la Real Sociedad de Española de Historia Natural, autor que tiene una calle dedicada en Cáceres, explicaba la cosa así: “más de dos terceras partes del conjunto de los territorios extremeños referidos es de dehesas de arbolado, en régimen, o no, de siembras de cereales, en alternancia con leguminosas y barbecho limpio, o sea, sin sembrar; utilización complementaria o auxiliar de la principal riqueza que es la pecuaria, y en especial, la ganadería de cerda.

Gran riqueza de Extremadura y muy importante en el conjunto hispano son las dehesas de arbolado. En general están situadas en territorios poco aptos para la agricultura intensiva por dificultades de orden geológico pertinentes a la constitución pizarrosa y silícea del terreno, de difícil descomposición en productos térreos y éstos en delgada capa laborable. Dehesas de arbolado, que sostienen abundante ganadería de especies pecuarias que no se perjudican mucho unas a otras; pues la oveja es animal herbívoro de hierba corta; el vacuno, herbívoro de hierba larga; el cerdo, omnívoro y principal consumidor de la bellota de la encina y después del alcornoque, cuyo fruto es de madurez más tardía. Consumidor es también el cerdo de hierbas primaverales, pero animal de gustos diferentes de la oveja pues ésta refiere las gramíneas mientras aquel apetece más las geraniáceas, tales como los Erodium que brotan en abundancia en los majadales.

La cabra es ramívora y, por lo tanto, son casi los únicos animales adecuados para el aprovechamiento del matorral en las cumbres y terrenos escabrosos, cuya conversión en encinar es difícil y costosa, quedando para cabreriles. La cabra, por tal carácter ramívoro, es peste de los chaparrales, o sea dehesas en formación, con pies de cupulíferas jóvenes y de pequeña talla aún.  Pero cuando el arbolado de la dehesa ha alcanzado talla suficiente para que las guías terminales de las chaparras (encinas) y chaparros (alcornoques) escapen de al diente voraz y destructor de las cabras, ésta es útil en la dehesa, porque detiene y destruye el matorral del sotobosque que amenaza invadir el terreno. Por otra parte, un corto número de cabras vive y pastorea bien junto con las ovejas del rebaño, produciendo gran utilidad a los pastores y al personal fijo de la dehesa por la leche diaria y el queso fresco, además de la renta anual de un chivo o dos por cabeza.”

Hoy todo esta sabiduría para producir proteína animal de gran calidad a base de la buena gestión verdaderamente sostenible de los recursos renovables de las dehesas ya forma parte del pasado.

En efecto, para el tenderete social globalista bien cebado Extremadura representa una especie de parque temático para esparcimiento y recreo de señoritos progres de ciudad que puedan contemplar el majestuoso vuelo del milano real o del buitre negro. Así, lo importante es, por ejemplo, llenar a la pobre Extremadura de ZEPAs o zonas de especial protección de aves mientras se dificultan o impiden las labores de la agronomía tradicional. Sin embargo, la política conservacionista debiera hacer especial hincapié en la especie hoy más amenazada, el  hombre del campo, al que arruinan y hacen la vida imposible con tanto disparate regulador cuando no sencillamente destructor. Para el neomarxismo satánico dominante sin duda un buitre es más importante que el señor Nemesio o la tía Juana, gentes prescindibles y exterminables. Sin embargo, Extremadura debiera ser una zona de especial protección de extremeños, una ZEPE para proteger a la gente que trabaja y mantiene, pese al orondo forense bien cebado y sus cómplices, los sistemas agrarios, las dehesas y las formas de vida y obtención de alimentos y recursos.

La Junta de Extremadura arruina a los extremeños con su nutrida colección de normas cada vez más restrictivas, aberrantes, necias o absurdas.

Sucesiones y Climax

Ahora un poco de Ecología, de la de verdad, no la explotada por chiringuitos tente mientras cobro. Las sucesiones ecológicas son las transformaciones de índole florística o fisionómica que de un modo continuo experimenta el tapiz vegetal.  Se llama climax a la agrupación o masa vegetal más estable a que conducen las sucesiones. Representan una una expresión de equilibrio entre el clima y la vegetación.  Para Bach «la climax es el resultado de del desarrollo natural de la vegetación bajo condiciones climáticas y de substrato dadas, excluyendo todas las influencias externas inhibidoras». Según indica el ingeniero y profesor Ezequiel Rodríguez López en su Tratado de Selvicultura de 1938:  «Las agrupaciones climácicas realizan, para cada forma biológica de la vegetación, nuestro llamado máximo ecológico bioecológico u óptimo vegetativo, y acusan, por consiguiente, localización natural de las mismas. La palabra climax, climacis es latina pero de origen griego y significa escalón, y en sentido figurado culminación, y con tal significado se emplea para designar la agrupación en que culmina la vegetación por su propia y natural evolución

El profesor Rodríguez aclara: «la acepción que hemos visto  se complementa con la consideración económica que impone el cultivo forestal.  Pues para que un máximo vegetativo realice un climax forestal es necesario que responda además a los fines económicos de dicho cultivo. con arreglo a esto podemos definir a la climax forestal como un máximo bioeconómico que realiza y asegura la persistencia del máximo rendimiento de una determinada producción forestal. »

Esta idea es lo que llaman Godwin y Tansley Climax alterada (deflected).  Es el estado de vegetación relativamente estable, que debe su existencia a las actuaciones humanas, como el pastoreo persistente, la siega, etc… en las regiones explotadas desde hace mucho tiempo es difícil diferenciar entre el estado final determinado por el clima y el así derivado. Las dehesas extremeñas formarían parte de esta clasificación.

Como podemos comprender aunque se deban tener en cuenta criterios ecológicos de gestión sostenible no cabe abandonar una perspectiva antropocéntrica que  está en la base de la Agronomía, la Silvicultura y, al cabo, la razón final de todo, la satisfacción de las necesidades sociales de alimentos u otros productos o aprovechamientos.

Abominando de, o simplemente ignorando, estas consideraciones sobre el sentido del climax, una manía de ecologistas de sauna picaflor y pilla pilla es la de no controlar el sotobosque, bien con ganadería extensiva o con otros aprovechamientos, del modo que explicaba Hernández Pacheco o conoce cualquier habitante de la zona. La falta de control del sotobosque permite la proliferación de las llamas, si además se emplean drones con artefactos incendiarios el desastre ecológico es seguro. Este abandono provocado por la Administración es negligente  Las dehesas que constituyen un sistema agroforestal de gran productividad para producir proteína animal de extraordinaria calidad están hoy desaprovechadas. Se puede atravesar la región sin ser capaz de ver a nadie en las fincas. Las casas cerradas a cal y canto. Ni un solo cerdo ibérico en el campo. De vez en cuando se ven vacas de la raza blanca cacereña y alguna oveja o cabra.  Las dehesas suelen estar llenas de jarales o retamares, matorrales producto de la degradación de los ecosistemas.

La sensación que ofrecen al viajero es la de abandono, de deterioro programado o al menos consentido. De fracaso. Un parque temático de tierras echadas a monte en el que, naturalmente, sobran los extremeños.  Un despilfarro de recursos. Un anticipo de la tenebrosa Agenda 2030 y del NOM.  También, en concreto, una forma práctica de hacer hueco a la carne fabricada con gusanos, petróleo y porquerías varias de Gates y otros  próceres de ese jaez.

Tal es la obra de sabotaje de las zurdas extremeñas con el orondo forense bien cebado a la cabeza. En vez de liberar a la clase obrera, engordar buitres carroñeros con plumas o sin ellas y proteger a la maleza.

El romántico paseo entre las cenizas del doctor falsario y de su forense es revelador, es todo un resumen de los resultados de su esforzada labor. Parafraseando a Sancho, ¡Vengan días y vengan cenizas!

La ceniza fue árbol, civilización y riqueza.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.