Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Leyes de la Naturaleza según el Dr. Alfonso

El Doctor Eduardo Alfonso fue un gran médico naturista, miembro de varias instituciones metafísicas e iniciáticas de carácter internacional. Ya octogenario, tuve el honor de poderle saludar y charlar con él en su casa con motivo de una de sus últimas estancias en España y luego más tarde en el Ateneo madrileño donde ofreció a la nutrida audiencia que llenaba su salón de actos una interesantísima conferencia sobre el Egipto hermético.

El doctor Alfonso, médico personal de Roso de Luna, fue una brillante personalidad intelectual, que junto a otras figuras de su generación su aportación a la Ciencia y la Cultura españolas fue arrojada al ocaso como decía Maria Zambrano de su generación. Como homenaje a su memoria, hoy vamos a recordar su formulación de algunos Principios de la Naturaleza, tomada de la primera edición en Kier, al principio de los cuarenta, de uno de sus libros más famosos de Medicina natural, todo un clásico, quizás no tan bien conocido como merece entre los españoles más jóvenes. 

Probablemente, quiero creer que don Eduardo estaría de acuerdo conmigo en tal apreciación,  todo este sugestivo texto pueda considerarse como un desglose o explicación declarativa de un antiguo aforismo oriental: “TAT TVAM ASI”, que viene a significar, Tú eres Ello.

 

La norma del naturista debe ser cumplir la ley natural

Y para cumplirla es necesario conocerla. De aquí el interés extraordinario que

tiene el estudio y meditación de las leyes anteriormente citadas.

El naturista sabe que la máxima utilidad y rendimiento de su vida, le ha

de venir del exacto cumplimiento de la ley, y que ésta no se puede esquivar

más que en apariencia. El que cumple la ley, va en aras de ella, se

perfecciona y progresa. Este es el criterio naturista.

En contra de él está el criterio artificialista, que en realidad no es ningún

criterio, sino una cómoda postura mental de ignorancia y desidia. El

artificialismo pretende eludir la ley natural y satisfacer el deseo inmediato del

hombre aunque a la larga le perjudique. Es la ausencia de toda disciplina

biológica. Es una marcha, a contracorriente de la ley natural. Pueril resulta

querer marchar en contra de las poderosas leyes de la Naturaleza. A ésta se

la domina cumpliendo sus leyes, pero no desoyéndolas.

Base de la filosofía naturista

La filosofía, que etimológicamente es amor a la sabiduría, prácticamente es

inteligencia en acción y trascendentemente es un instrumento para educir las

potencias de nuestro espíritu, es indispensable para levantar el edificio de

toda ciencia.

La filosofía naturista lleva implícita una idea de evolución o progreso,

tanto en el orden físico como en el intelectual, como en el espiritual. Toda

idea o acto en sentido de retroceso no es naturista. El salvajismo, el

primitivismo, que indudablemente suponen ventajas de orden higiénico

natural, podrán ser naturalismo pero no naturismo.

El naturista reconoce que la primera de las leyes naturales es la de

evolución, por la que todo lo existente tiende a adquirir grados superiores de

perfección.

La Naturaleza está regida por leyes

El estudio de la Naturaleza nos demuestra que existe un orden natural regido

por leyes, que el hombre va descubriendo por el examen y comparación de

los hechos. Este orden natural se realiza por la armonía, que es la adecuada

relación entre las partes y el todo. Por esto a la Naturaleza en su conjunto se

la llama uni-verso, o sea la realización de lo uno en lo vario.

 

Echemos un vistazo sobre las Principales leyes de la Naturaleza:

Ley del Movimiento.

El movimiento es el modo de manifestación universal. La vida es movimiento, la inercia es muerte. Todo en último

término son vibraciones, porque este movimiento alterna con

momentos de reposo. El movimiento continuo no existe. Así el día y la

noche, el sueño y la vigilia, la vida y la muerte, la inspiración y la ex

piración, el sístole y el diástole, etc., son grandes vibraciones de la

Naturaleza, análogas en un todo a las del sonido, la luz, la electricidad, etc.,

en el mundo de lo pequeño.

Ley del Amor.

El Amor -que es atracción de dos o más seres para

unificarse- es la ley de armonía y por tanto de creación y conservación de la

Vida. El Amor, pues, supone la renuncia de sí mismo en bien de todo lo que

no es uno mismo, y para manifestarse requiere la conciencia de que todos los

seres son hermanos, como salidos del mismo Origen.

Amor es tanto como decir reconocimiento de la Unidad de todo. En los

astros se manifiesta en forma de fuerza centrípeta: Todos los planetas se

subordinan a la unidad de su sistema planetario. En los minerales y cuerpos

químicos se manifiesta como afinidad; en los animales como instintos,

atracción sexual; en el hombre como cariño, simpatía y en grados más

elevados como verdadero amor espiritual, ya en forma de idealismo o de

sacrificio.

La existencia de la repulsión, la destrucción y el odio, no implica la no

existencia del Amor, como veremos al hablar de la ley de los contrarios, sino

que la confirma y justifica. Téngase en cuenta que el Universo se manifiesta

por medio de fuerzas creadoras, conservadoras y destructoras, en lo que se

refiere al orden físico. El mismo sol que crea una planta, la conserva erguida

un tiempo sobre la tierra, y acaba por secarla con los propios rayos que la

dieron vida. Es decir, que estas tres categorías de fuerzas son una en

esencia.

Ley de Evolución.

Todo lo existente lleva inmanente la tendencia y

fuerza para convertirse en algo superior.

Filosóficamente, esta ley es una consecuencia de la ley del Amor que

atrae a todos los seres hacia la unidad de su Origen. La evolución emplea

como medio el mecanismo misterioso de la Vida y de la Muerte. La

inteligencia y la voluntad evolucionan en formas materiales (cuerpos), que

también evolucionan por su parte; mas cuando la forma ha dado su máximo

rendimiento en favor de la evolución espiritual, se destruye (muerte), pasando

el espíritu (que es mentalidad y finalidad), a formas de más elevada

categoría.

Ley de los Ciclos.

Todo lo existente evoluciona por ciclos.

Llamándose ciclo a una trayectoria (movimiento), en el tiempo y en el

espacio, al final de la cual, los seres, aunque en forma semejante a la del

comienzo, han avanzado un grado en su evolución.

Las enfermedades tienen su ciclo que termina en salud o muerte.

Las semillas germinan, nacen, dan una planta que a su vez da finalmente

semillas que contienen en potencia las nuevas experiencias vitales de la

planta; el día y la noche forman un ciclo terrestre que renace en otro día;

el año es otro ciclo que, comenzando en la primavera y tras las madureces

del verano, las tristezas del otoño y el sueño del invierno, renace en

una nueva primavera; el ciclo de la vida humana, comenzando en esa

dulce primavera de la niñez y siguiéndola el épico período de la madurez y

el lírico de la vejez, termina en la muerte (comienzo del ciclo puramente

espiritual), para cerrarse en nuevas manifestaciones.

Ley de Finalidad.

La evolución tiene un sentido finalista, es decir, la

consecución de un objetivo de índole trascendental y metafísica.

Efectivamente, la evolución tiende a conseguir estados de conciencia más

elevados, afinando y perfeccionando la materia y la inteligencia. La negación

de la finalidad en todo lo creado, equivale a tanto como afirmar que, en la

Naturaleza, con todos sus dolores y alegrías, todo se mueve, gira y vive por

capricho, y sin otro motivo que pasar el rato que a cada cual le toca en el

mundo. Afirmación ésta absurda hasta para el menos exigente filósofo.

Ley de Jerarquía.

Todo ser o cosa está subordinado a todo aquello

que es superior en grado evolutivo y tiene poder o mando sobre todo aquello

que le es inferior en la escala de la evolución.

En efecto, el espíritu rige a la materia, la inteligencia al cuerpo, el cerebro

a los miembros; los animales más inteligentes vencen a los menos inteligentes,

el hombre vence a todos los animales y se sobrepone a sus semejantes

menos dotados de facultades, etc. Existe pues una jerarquía evolutiva de

orden natural que garantiza el triunfo de lo mejor y más perfecto, y por tanto

del progreso biológico.

En el plano puramente humano de la biología social, se falta

frecuentemente a esta ley, dándose el caso de que en las sociedades

humanas, no rige el superior en la escala evolutiva (el más virtuoso, más sabio

y más sano), sino el que tiene más medios materiales, más astucia, más

influencia o más fuerza. Esto desarmoniza la colectividad y degrada a los

hombres verdaderamente dignos.

Los hombres son iguales en esencia, no tanto en potencia, y desiguales

en presencia.

Ley de Armonía.

La existencia de todos los seres, exige una

adecuada relación entre las partes y el todo, que se manifiesta por el

máximum de libertad y rendimiento en la función de cada parte, juntamente

con el máximum de ayuda mutua en favor del todo.

Vemos pues que nada ni nadie aislado tiene valor por sí mismo, sino por

sus relaciones con las demás partes. Todo, según esta ley, coopera ordenadamente

al plan natural, cumpliendo el papel correspondiente a su grado

evolutivo. El egoísmo desmedido, como el sacrificio extremado, no pueden

conducir a buenos resultados: el segundo porque destruye al individuo; el

primero porque destruye la colectividad.

Aplíquese esta ley al cuerpo humano, y se verá que el secreto de su

salud o armonía estriba en la justa cooperación de cada órgano en el conjunto

y en la justeza de su propia función. Aplíquese a la vida social, y se verá como

es imposible la vida normal y aun la existencia de una nación, cuando los

individuos laboran por el bien propio exclusivamente, y no por el del conjunto.

Las personas que sepan las leyes de armonía en música,

comprenderán fácilmente que no son otras sino las que rigen la

armonía universal. La armonía en una partitura estriba en el orden, propor-

ción, combinación y medida, según tiempo y ritmo de las partes (notas) en el

todo. Si una orquesta es capaz de efectuar un concierto, es por el orden,

proporción, combinación y medida, según la ley de tiempo y compás, de la

actuación de cada instrumento en el conjunto, rígidamente subordinados a la

batuta del director; y esta batuta directora, nos da el ejemplo de la necesidad

de un principio de orden superior que sea capaz de abarcar las leyes del

conjunto.

Ley de Adaptación.

Todos los seres adaptan su vida al medio que

los rodea para defenderse contra él y para aprovecharlo en su beneficio. El

sujeto desnudo al sol se pigmenta, no sólo para defenderse contra las

radiaciones luminosas, sino para aprovecharlas en beneficio de su salud y

vigor. Las plantas muy soleadas se ponen más verdes con el mismo objeto.

El hierro expuesto a la intemperie se cubre de una capa de óxido (orín) que le

protege más contra la acción de la atmósfera. El individuo que vive en

sociedad se adapta a los convenios colectivos para no ser eliminado y para

realizar sus fines particulares. El microbio dentro del organismo, cambia de

forma, se cubre de una cápsula, segrega antifermentos…, para defenderse de

la falta de sustancias nutricias y contra las defensas orgánicas del cuerpo que

le sustenta, etcétera.

La ley de adaptación es recíproca (subley de reciprocidad causal) por

cuanto el medio ambiente es modificado por los seres vivos, que es a

quienes corresponde la iniciativa del cambio. Es, pues, el ser, quien modifica

el medio en un principio, por su actividad voluntaria intrínseca, aunque sin

dejar de adaptarse al medio para no perecer. Concepto éste que no deben

dejar de meditar los perezosos y escépticos, que siempre están esperando

circunstancias propicias para actuar, sin pensar que las circunstancias deben

crearlas ellos mismos.

La ley de adaptación se halla condicionada por la de los contrarios y la

de los ciclos, porque todos los seres vivos evolucionan por la acción alterna

de agentes contrarios (trabajo-reposo, frío-calor, sueño-vigilia, vida-muerte…)

cíclicamente, como hemos visto.

Ley de Selección.

En la lucha que para adaptarse al medio

mantienen los seres, prevalecen los más sanos, más fuertes, más

inteligentes y más buenos, garantizando de este modo el progreso evolutivo

de la Naturaleza toda. Los estudios de Darwin y Lamarck son el mejor

testimonio de esta ley.

Las epidemias mismas, barriendo toda la escoria humana en

determinados momentos, y dejando persistir a los organismos más defendidos

y más puros, cumple -a veces tristemente- la ley de selección. Y

personas al parecer vigorosas, y positivamente cultas y virtuosas, son

arrastradas en aras de esta ley, porque a la Naturaleza no le importan las

ideas y los espíritus (que éstos no mueren), sino los cuerpos, pues en

cuerpos sanos y vigorosos siempre puede operarse la evolución y selección

de la mente y el espíritu, pero en cuerpos degenerados no pueden

encontrarse más que dificultades para la plena manifestación de elevados

estados de conciencia. La selección física es pues, a la postre, la garantía de

la selección ética e intelectual.

Esto no quiere decir que no pueda darse un alma grande en un cuerpo

miserable o degenerado, pues no hay que olvidar que en los designios de la

naturaleza entra el dolor como importante factor de sensibilización de espíritu

y de evolución de conciencia. Y a veces como revelador del genio. Mas,

estos recovecos por los que a veces actúa la selección, no quitan verdad a la

ley.

Ley de Herencia.

Todos los seres adquieren o heredan los

caracteres físicos y psíquicos de sus progenitores. Esta ley se cumple

mediante determinadas subleyes, las que referentes a los animales y plantas

fueron genialmente descubiertas por Juan Gregorio Mendel. (Véase “La

Herencia Mendeliana”, de J. F. Nonidez). Gracias a la ley de Herencia, lo

adquirido por ley de adaptación y depurado por la selección, se mantiene y

eleva a través de la vida.

Los caracteres psíquicos (pasiones, instintos, pensamientos,

capacidades emotivas) se heredan también según leyes concretas menos

conocidas. Todos tenemos el ejemplo de la continuación en nuestros hijos,

de ciertas tendencias psicológicas nuestras.

Lo bueno se hereda para el progreso de las especies, pero no menos

cierto es que también se hereda lo malo, conduciendo a la degeneración de

los seres. Piensen pues bien en esta ley los que han de dar descendencia al

mundo.

Ley de Analogía.

Lo que es en el mundo físico y tangible, es como lo

que existe en el mundo metafísico e invisible; y lo que se realiza en lo

grande, se realiza también en lo pequeño, para efectuarse el hecho de lo uno

en lo vario. Es decir, que en todos los aspectos de la vida, rigen las mismas

leyes naturales. Así, los sistemas planetarios son de análoga constitución a

los átomos químicos. La misma ley de ramificación rige el curso de los ríos en

la tierra, de la corriente sanguínea y nerviosa en el cuerpo, de las ramas de

los árboles, de los sistemas de numeración en matemáticas, etc.

Análogamente existen siete sonidos, siete colores… y todas las vibraciones

de las energías cósmicas, se resuelven en grupos septesimales, etcétera.

La trascendencia del estudio y aplicación de esta ley, es de un orden

muy elevado. Por ella descubrió la ciencia matemática de Adams y Leverrier

la existencia del planeta Neptuno, antes de haber sido visto por el telescopio.

Por ella ha descubierto la ciencia química multitud de alcoholes,

hidrocarburos y otros cuerpos orgánicos seriados, antes de haber parado

mientes en su existencia tangible. Por ella reveló Mendelejeff, con su famosa

tabla de las analogías químicas, fundamentales hechos de la evolución

material. Por ella también han sido solucionados muchos problemas

biológicos, a la vista de los procesos maravillosamente semejantes del

desarrollo embriogénico de los individuos (ontogenia) y de las especies

(filogenia), en la escala magna de la evolución.

Aun en las creaciones industriales del hombre, se ve la fatalidad

con que actúa esta ley. No tenemos más que pensar que, v. g., la

cámara fotográfica es una reproducción del ojo de los vertebrados; el

piano y el arpa son el fiel retrato del órgano de Corti en el oído interno;

cualquier máquina de vapor o gasolina, no puede por menos que responder al

mismo plan constructivo de los organismos naturales. Nada ha inventado el

hombre cuyo mecanismo no preexista en algún ser de la Naturaleza.

Ley de los Contrarios.

Para que todo ser o cosa sea perceptible se

necesita un contraste, una diferencia o una variación. Si no hubiese luz no

habría sombras, si no hubiese verdad no existiría la mentira, si no hubiese vicio

no existiría la virtud. La electricidad se nos manifiesta como positiva o como

negativa, dejando de existir actualizada cuando ambas se neutralizan, y

quedando entonces potencialmente. Toda vibración (y el movimiento vibratorio

ya hemos visto que es el único medio de manifestación) es fruto de las fuerzas

centrífuga y centrípeta. En cuanto una cesa el movimiento se anula. El trabajo y

el reposo, la noche y el día, el sueño y la vigilia, la vida y la muerte, son

factores contrarios que no pueden existir separados. Forman pares de

opuestos, como los sexos, que se neutralizan en el común origen de ambos. Y

así, por ejemplo, suprimamos hipotéticamente el sol del sistema planetario, y

habrá desaparecido la luz, pero con ella la sombra; y el día, pero con él la

noche; y la vida, pero con ella la muerte… Al desaparecer la vida, habrá

desaparecido la salud, pero también su contraria, la enfermedad. Al neutralizar

el sexo masculino con el femenino vuelven los dos a resolver sus energías en

la forma original de ambos: la niñez inocente y neutra del hijo.

Podrían ponerse infinitos ejemplos, pero concluyamos, que la percepción

de cualquier cosa exige la existencia de su contrario, que la complementa y

constituye con ella una unidad. Es la Ley de los Opuestos Complementarios,

que nos da el clarooscuro de la vida, digna de ser meditada por los que creen

que de la vida puede ser suprimido el mal sin que en el instante dejemos de

saber lo que es el bien.

Ley de Causa y Efecto.

Todo acto o fenómeno tiene una causa

productora, como a su vez produce también un efecto (el cual no es sino la

causa reproducida en otra forma). ¿Cómo podemos imaginarnos que algo

exista sin que haya una causa de su existencia? La enfermedad existe, porque

hay causas morbosas; los objetos artificiales porque hay causas constructoras;

el Universo, porque hay una Causa creadora… La casualidad no existe, ni el

destino ciego tampoco. Es la causalidad. En el determinismo que encierra esta

ley hallamos la base más firme de una fe razonada.

Esta ley es la misma de Acción y Reacción. Todo ser, al actuar

como agente causal produce una modificación en el medio universal que le

rodea, que es un efecto representado por una reacción del medio, proporcionada

y condicionada a la acción primitiva, y cuya finalidad es

restablecer el equilibrio o armonía, alterado por la acción. La física, en el

mundo de la mecánica, estudia esta ley en el llamado postulado de

Newton, que dice: la reacción es igual y contraria a la acción. Vemos

asimismo en biología que, v. g., la aplicación de agua fría en el

organismo produce una reacción contraria (de calor) destinada a restablecer

el equilibrio, que es siempre la finalidad de esta ley. La acción del sol

produce una reacción de sudor y pigmentación regulada por la ley de

adaptación.

En el plano intelectual y en el moral se cumple con la misma maravillosa

exactitud. Lo que se llama suerte o desgracia, no es más que la reacción del

mundo a la acción de uno según la ley (por lo que a nadie debemos culpar de

nuestras desdichas). Esta equitativa ley de Acción y Reacción o de Causa y

Efecto, es la justicia de la Naturaleza. Basta con que esta ley se cumpla con

el sabio automatismo con que se cumplen todas las leyes de la Naturaleza,

para que cada cual no reciba sino aquello que sus actos han provocado, en

proporción a su cantidad y adaptado a su calidad. El que mete la mano en

ácido sulfúrico se quema los tejidos orgánicos en proporción al tiempo que la

tenga dentro, y sufre un mal de una calidad que corresponde, ni más ni

menos, a su ignorancia. De este efecto no puede echar la culpa al ácido, sino

a sí mismo, y debe sacar una lección y una experiencia para el porvenir.

Todo esto en su diáfana simplicidad, es de una justeza admirable. El que

dobla violentamente una rama de un árbol, y por la reacción de ésta

(elasticidad) se rompe el brazo, no puede culpar al árbol de su desgracia,

puesto que él era libre de haber cometido o no el acto ocasional. Los objetos

de las acciones vuelven siempre sobre el sujeto que las realiza, como las

ondas provocadas en el estanque por la caída de un objeto, vuelven, al

chocar con las orillas, al centro de donde partieron, hasta restablecer el

equilibrio perturbado de las aguas.

Las causas originan efectos, y estos efectos son causa de otros,

forjándose así el hilo del Destino. La ley de Causa y Efecto es fatal,

matemática, pero no quita a los seres el libre albedrío, por cuanto queda

reservado a su voluntad el hacer o no hacer una cosa u otra. Lo que no se

puede esquivar es el efecto una vez cometido el acto.

Ley de Necesidad.

Todo ser o acto responde a una

necesidad o utilidad dentro del plan universal de la Evolución. La Naturaleza

no crea nada inútil. Es económica y justa en sus manifestaciones, aunque

pródiga en sus potencialidades, y hace desaparecer lo ya inservible o inútil.

Recuérdese el principio biológico de que “todo órgano que no funciona se

atrofia”. Vemos, en efecto, que todo aquello que ya para nada sirve, es

destruido e incorporado a la circulación de la materia elemental (los

cadáveres se descomponen, el cordón umbilical se atrofia, seca y cae una

vez cumplida su misión, etc.) y en cambio, vemos que la Naturaleza es

espléndida en grado sumo en todo aquello que suponga fuerzas en potencia

(como lo demuestra el número inmenso de semillas que da a cada planta, de

espermatozoides en cada gota de licor masculino, de óvulos en el ovario… la

mayoría de los cuales se pierden).

La Necesidad es el supremo estímulo de todo acto vital.

Ley de Desigualdad.

El movimiento tiene por único origen

una desigualdad (o excitación). La igualdad es estable. Si no hubiese

una desigualdad de tensión eléctrica entre dos fuentes unidas por un

conductor, no se establecería la corriente; si no hubiese una diferencia

química entre los alimentos y el cuerpo, no habría digestión, ni nutri-

ción, ni fenómenos derivados; es decir, no habría vida por no haber

excitación; si no hubiera diferencia de ideas, no habría movimiento intelectual

ni progreso, etc. Es pues la desigualdad el origen del movimiento y, por tanto,

de la vida. El movimiento tiende a anular la desigualdad, conduciendo al

sistema de que se trate al punto de reposo o momento estable, del cual saldrá

en cuanto una nueva variación lo solicite. Basta una variación de temperatura

en un lugar determinado, para que sea seguida de una variación de presión y

de corriente de aire. Es suficiente que varíe débilmente la concentración

salina del suero de la sangre, para que se establezcan corrientes acuosas

endosmóticas o exosmóticas -según la variación- a través de los vasos, para

restablecer el equilibrio químico de su disolución. Podrían multiplicarse los

ejemplos hasta el infinito.

Y como la desigualdad o excitación inicial, está en la actividad de los

seres animales y vegetales, y en los cambios químicos de los minerales,

como también en las combinaciones de fuerzas magnéticas y eléctricas,

vitales, radiantes… de unos y de otros, fácilmente se nos da a la razón, que,

cuanto mayor sea la iniciativa y voluntad original de cada ser, mas está en su

mano ser dueño y señor de los cambios que originan las desigualdades

excitatorias de la vida, y que, por consiguiente, como ya dijimos, el medio

ambiente será, en su mayor parte, el creado por la actividad de los seres de

más iniciativa y voluntad intrínseca.

 Fuente:

Doctor Eduardo Alfonso, Cuarenta lecciones de Medicina natural

 

 

Psicópatas organizacionales

Entre otros varios autores, los estudia Iñaki Piñuel en “Mi jefe es un psicópata”. Vamos a repasar a continuación algunas de sus ideas y argumentos.

Se trata de un libro de gran interés práctico sobre el mal y el sufrimiento en especial dentro de las organizaciones complejas. Explica la naturaleza y mañas de cierto tipo de psicópatas los llamados psicópatas organizativos u organizacionales. Gente encantadora y ulises-y-sirenas_optseductora con imagen inmejorable ante los demás con una capacidad notable de llevar a las personas como a las organizaciones al sufrimiento y al desastre. Un problema de difícil solución salvo con la detección precoz.  Utilizan las organizaciones más importantes para su satisfacción de sus propias ansias de poder, y constituyen auténticos depredadores sociales.  Se camuflan de buenos directivos y poseen insaciable ambición. Fríos y manipuladores, los psicópatas confunden y seducen a quienes tienen responsabilidad y capacidad de promocionarlos.  El psicópata nace y se hace. Es decir, se convierte al mal. Para combatir no basta la ética personal es preciso un rediseño organizativo inteligente que dificulte estos mecanismos.

1-  suelen producir una gran primera impresión, hasta que su lado oscuro empieza a emerger. Tienen una gran capacidad de manipular a los demás lo que suele confundirse con tener capacidad directiva.  Disimulan, parecen modélicos pero carecen de empatía con sus víctimas. Dicen a cada uno lo que quiere escuchar y trepan pronto a puestos de poder. Las terapias no los curan sino que funcionan en ellos al revés que en los individuos normales. No tienen curación según Hare.

montoroCaracterísticas del psicópata organizacional: encanto personal, notable inteligencia, egocentrismo patológico, mentiras e insinceridad, falta de sentimientos de culpa,  irresponsabilidad en las relaciones personales, … incapacidad de amar a otros y de experimentar sentimientos de culpa.

No es un loco.  Carece de crisis de ansiedad ni conflictos internos de los neuróticos. Se aprovecha de la visión común de que la gente es buena.

No sienten miedo ni a su conducta ni al castigo que pueda originar. Con déficit del funcionamiento del sistema de inhibición de la conducta (Gray).

El prohibido prohibir propio de padres e instituciones educativas dimisionarios genera personalidades psicopáticas. Problemas de convivencia.

2 cómo reconocer al psicópata organizacional.

Tienen capacidad de seducción, manipulación y coacción. Se perfeccionan con el tiempo y la práctica o experiencia. Amenazan o compran. Apariencia de éxito y eficacia. Manipulación y propaganda. Falta de conocimiento de esta patología entre los demás. Padrinos que otorgan patente de corso. Síndrome de negación o de reconocer que han sido manipulados. Promoción de cordadas de escalada. Indiferencia de los testigos. Camuflaje de lo patológico bajo supuestas habilidades directivas.

nina-chole-sorayaPor eso hay que analizar bien de modo detallado y concienzudo sus actuaciones reales y concretas.  Buscar la falta de lógica profunda de sus narraciones autobiográficas. Detectar la impostura. Estilo de vida parasitario, de explotación de sus esclavos y servidores. Capacidad de autobombo y autopromoción. Capacidad de conectar con el poder. Excelencia en el mentir, implacabilidad sin remordimientos. Manipulación. Frialdad de ánimo y de empatía.

El psicópata organizacional, según Beck:

Se autojustifica

Se identifica con la verdad absoluta.

Se considera infalible

Lo que siente es lo real.

Provoca la impotencia de los demás

Consecuencias de bajo impacto de su conducta para sí mismo.

Se defiende con:

La agresión instrumental,

La culpabilización,

El control y dominación,

La cobardía,

La megalomanía,

La incapacidad de fiarse de los demás,

La traición,

Las mentiras.

Los psicópatas organizacionales reconocen y actúan sobre la debilidad de los demás. Contra los buenistas o (poliánicos) no confrontativos: Acoso para que sientan vergüenza.

Tal como están los tiempos resulta cada vez más conveniente identificar los tiros, especialmente los procedentes del fuego amigo. El libro de Iñaki Pinuel es muy recomendable para tratar de reconocer a nuestros psicópatas más próximos.

 

 

 

Tantra. Una visión de la sexualidad sagrada

Para documentar mi último libro sobre Parsifal, el grial y el budismo tántrico hube de consultar varios textos clásicos orientales y algunos occidentales modernos. La cuestión de la sexualidad sagrada o práctica tántrica no es antiquísima tradición propia solo de Oriente, (taoísmo, budismo vajrayana o hinduísmo). En efecto, también Occidente presenta tradiciones tántricas vinculadas a la Gnosis, (priscilaismo, catarismo)… Incluso grandes obras del Arte sagrado occidental como el Pórtico de la Gloria pueden interpretarse como un mensaje sagrado tántrico, asunto del que ya nos hemos ocupado en otras ocasiones. A continuación exponemos una visión actual del Tantra, la de Barry Long.

 

Tantra, Amor sexual en modo divino (apuntes ideas de Barry Long)

maithuna-tantra-10_opt¿Cómo hacer el amor de modo perfecto, no solo físico sino espiritual?

El hombre fracasa en recoger las energías femeninas, lo que a la mujer produce trastornos emocionales, sexuales y psicológicos.

El hombre se ha convertido en un obseso sexual al olvidar cómo hacer bien el amor a una mujer. A su vez ella queda insatisfecha si no puede ofrecer a su amante sus energías femeninas. Mutua entrega, amor más que técnica, para que el hombre permita a la mujer realizarse, ahí está su verdadera autoridad que ahora ha perdido sobre la mujer, y ella le proporcione a él su realización.

 

El problema de la eyaculación precoz en el hombre, tiene que ver con la emoción previa, debida a su obsesión sexual, la temperatura sexual en el hombre es mucho mayor que en la mujer, que es amor, más que emoción. Entonces el hombre no se da por completo y ella tampoco puede darle todo el amor que pudiera. El hombre es un poco menos hombre y la mujer es menos ella misma, lo que a larga provoca frustración y distanciamiento.

La única “autoridad” del hombre sobre la mujer es la del amor. Ella sólo puede dar lo que él puede tomar. El amor no tiene que ver, e incluso es obstaculizado, por la eyaculación.

Hubo un tiempo en el que había un halo de energía dorada que poseían ambos amantes. Ambos se regeneraban mutuamente. No eran palabras. Estaban en el amor, no decían “te amo”. Pero luego se olvidó. Aunque hacían el mismo acto físico ya no podían liberar o generar la energía divina y personificar en ellos mismos el espíritu viviente o la presencia de amor, el no tiempo.

Los cuerpos de los amantes ya no estaban en el no tiempo, sino en el tiempo y la emoción.

 

nimbo-mistico_optLa alternativa mística se hizo egoísta e innatural al negarse a unirse con el otro, por su idealismo y altiva devoción. El resultado se refleja en los halos y orbes de estos seres místicos, de modo que sus halos se habían reducido a un pequeño círculo alrededor de su cabeza. Se reduce a la cabeza, a la abstracción mental, y no a todo el cuerpo. No amaron a su prójimo con suficiente intensidad dorada como para sumergirse en la mente divina con sus propios cuerpos a través de la cópula y recordar así cómo hacer el amor sobre la tierra para dar una guía o algún tipo de ejemplo inspirado.

Caritativos ignoraban, sin embargo, el problema del amor físico, la mayor causa de infelicidad de la Humanidad sobre la tierra, incluidos los propios místicos.

 

Se empieza a amar, no como acto de voluntad sino haciendo el amor— querer, doble acepción de amar y voluntad—

Pocas mujeres han integrado la parte arriba de la cintura (polo de amor superior), pechos, plexo solar, con la inferior, genitales, muslos, parte baja maithunade la espalda que también posee energía. Pura vitalidad o energía de la tierra antes de ser “sexualizada” o sujeta a emociones.

El hombre debe unificar esas dos polaridades del amor en la mujer para que todo su sistema fluya libre y satisfactoriamente con el amor divino. Por esta unión entre lo divino y terreno, lo alcanzable y lo inalcanzable, se produce la corriente de amor divino, o la energía dorada radiante. Cuando esto se consigue plenamente, la mujer se reúne con su verdadero ser, física, psicológica y espiritualmente. Su descontento se desvanece y ya no es dependiente de sus tareas vividas como una necesidad para mostrarse realizada o con propósito. La motivación sexual de la mujer es hacer la conexión divina a través del hombre.

El amor no viene de la experiencia, que puede estorbar el darse. Sin reservas ni miedo.

El amor no es el orgasmo, que incluso puede llega ser un sustituto del verdadero amor que el hombre ya no es capaz de ofrecerle a la mujer. Es preciso recoger antes de él las energías divinas que la mujer ofrece en el acto amoroso verdadero.

Solo el pene, (y no, por ejemplo, los dedos en el clítoris), puede amar a la mujer. Un pene desinteresado, apasionado, paciente y amoroso puede devolver al orgasmo donde debe estar.

El orgasmo es un final emocional pero el acto de amor no tiene fin. Los verdaderos amantes continúan hasta que pasado el tiempo se apartan, para continuar más tarde.

Los amantes, dejando de lado fantasías o emociones del pasado, deben ser conscientes durante todo el proceso. Permanecer psicológica y espiritualmente presentes durante los preliminares y el acto amoroso. No irse ausentes mientras se realiza. Unir los dos polos de la divinidad.

erotismo-chino-1_optLa interacción del pene y la vagina genera amor que es la sensación más intensamente gozosa en el ser humano. Pero la intensidad del amor se reduce si existe demasiada emoción o de pasado en los genitales. La emoción es la sustancia de todo deseo sexual que se haya tenido y acumulado en los genitales en el pasado. El pene emocional genera vagina emocional, tensa, dura,,,

Un pene y una vagina que se liberan de la emoción o del pasado comienzan a hacer juntos un amor extático. La sensación y la percepción son tan elevadas que puede elevar el placer hasta incluso perder la conciencia. Pero al continuar se hace presente la percepción del amor divino. El pene y la vagina son órganos espirituales.

El pene sabe, el hombre debe identificarse con su pene durante el acto.

La cavidad vaginal debe ser llenada con el pene, el amor. El pene es el único amor que puede llenarla. Y hasta que el pene no esté en la vagina ni el hombre ni la mujer pueden estar contentos. En cambio, el útero no puede ser llenado en paz como la vagina porque demanda nacimiento y existencia, no descanso.

tantra-de-fuego-y-agua_optEl pene sólo es feliz cuando está erecto dentro de la vagina. Cuando está fuera se muestra expectante, agresivo, obsceno…el pene se erecta por emoción o por amor.

Un pene que se erecta por amor lo hace inmediatamente antes de entrar o ya dentro, no fuera en alguna mujer imaginada o excitación o condición inducida mentalmente. Una vagina amorosa no tiene dificultad en admitir un pene flojo, completo, amoroso, que se volverá erecto para el propósito de amar. El hombre amoroso encuentra estímulo suficiente en la mujer que está amando. La pureza del amor está más allá de la necesidad de imágenes imaginadas y artificios que requieren el sexo emocional.

El pene se erecta por amor o por emoción. La impotencia está causada por falta de amor o consciencia por parte tanto de ella como de él. Esto sucede cuando las parejas se aburren el uno del otro. O cuando el hombre no puede amar o emocionarse. Si bien el pene no erecto es su estado natural fuera de la vagina.

 

Pero, ¿qué ha pasado con la mujer? Pues que adopta ciertos roles masculinos, olvidando los suyos propios. Y ahora la mujer suele elegir a su hombre con vibraciones emocionales masculinas por lo que tal elección suele resultar errónea.

 

Para comenzar a hacer el amor divino, a elevar la conciencia a través del amor, primero se debe deshacerse uno del propio pasado. Y nino-callatambién de lo acumulado emocionalmente. Hay que tratar de acercarse al acto amoroso sin ninguna excitación, sin ninguna expectativa, sin ninguna imaginación. Estando presentes ambos amantes y entendiendo lo que se está haciendo juntos. Con menos frecuencia. Con el Yo aparte para no estorbar el lenguaje de nuestros cuerpos. De ambos. Ser antes que pensar. Al principio puede parecer frío, porque se tarda en desandar lo acumulado durante el pasado. Hay que poner los cuerpos juntos y mirar.

Comunicar lo que está pasando, también con palabras. A ser posible con la misma pareja si se ha encontrado la conveniente. Sólo hacer el amor donde haya suficiente amor para ser sincero. Lo que hace daño es la emoción y la carencia de amor.

No hay que enamorarse porque eso implica estar en la imaginación, perder la consciencia. Estar en el amor es contrario a enamorarse.

Ambos deben decidir cuando hacer el amor. Evitar la incertidumbre que provoca desasosiego, excitación o frustración.

La excitación viene por adelantar un final, el orgasmo. Pero hacer el amor no es un final, es estar. La mujer debe decirle al hombre que siempre está disponible para amar. El deseo se gasta, el amor, no. Evitar la imaginación con otras mujeres.

Rejuvenecer la relación si ésta se ha convertido en gastada o aburrida. Evitando la hegemonía de los egos.

Desnudarse en la misma habitación, con la luz encendida, si hay dudas sobre la “emocionalidad” del otro, preguntar, actuar con sinceridad. Sin esconderse ni concentrarse.

Contemplar el cuerpo desnudo del otro. Mirarse mutuamente, también a los ojos. Sin juzgar ni pensar. En el presente. Desnudarse psicológicamente. No cohibirse, ayudar a que el amante no se cohíba.

maithuna-tantra-2-mi-estatua_optSin usar la imaginación, no es una realidad virtual sino que está ahí presente para satisfacerte en la carne y no en la mente. La masturbación requiere imaginación que es la que crea hábito. Si no quedara más remedio que ceder a ello, no usar rostros, no poner caras sólo la imagen de la parte femenina.

El poder de hacer el amor (no “to fuck”, “follar“) es la autoconciencia que no poseen otras especies animales, pero si se hace mal uso de la imaginación mediante imágenes sexuales, se potencia el pasado animal y el coito sin amor. Entonces no es feliz.

Sonreíos mutuamente y abrazaos, todavía de pie, sin cerrar los ojos,

Sentir la carne del amante, la espalda, los brazos. Sin pensar, solo sentir.

El hombre puede acariciar a la mujer y ella al hombre pero no los genitales.

El hombre ha de complacer a la mujer lo que le dará a él placer sin emoción, sin excitarse él mismo.

evola-metafisica-sexo_optBesarse en los labios pero no en la lengua, que puede hacer las veces de un pene emocional.

El amor se hace conscientemente en la vagina. Una vez se está dentro, se pueden hacer otras cosas.

Prestar atención al plexo solar que es donde empieza la pasión antes de desbordarse a los genitales.

No es preciso tener la erección completa (pene emocional), apartando las imágenes en esta fase mientras no se haya penetrado.  De lo contrario, la excitación puede convertirse en incontrolable cuando luego se encuentre dentro de la vagina. Sin erección total se pueden besar los pechos o acariciar los genitales sin penetrar los dedos. Es decir, demostrar el amor con las manos mediante caricias.

Hablar sobre lo que se siente con las caricias, poniendo su conciencia en la parte del cuerpo acariciada, donde está el placer.

Después de un mínimo o nulo juego amoroso acostarse juntos y penetrar a la mujer suave y amorosamente. Es el pene y la vagina juntos los que hacen el amor. Lo demás es imaginación. El juego amoroso se relaciona más con la imaginación que con el amor.

tantra-17Haz el amor y no juegues juegos.

La erección puede ser ayudada en la vagina, pero a ser posible la mujer debe evitar estimularlo con caricias. Si hay amor entre los amantes, la erección suficiente vendrá.

Si el amor fluye el pene cobra vida dentro de la vagina y con la práctica la experiencia puede alargarse con periodos más largos. Pero la tensión emocional de la mujer puede afectar a la vagina, cuanto más se reduzca esta más preparada estará para el amor y más le gustará.

Si el hombre tiene una erección completa antes de entrar ya es emocional, tiene una voluntad emocional por si mismo. Debe entrar lentamente, siendo uno con la sensación de su pene, debe sentir a su pene, no a su propio deseo. La consciencia debe estar en el pene que carece de imaginación y no en la cabeza o la mente. El pene tiene sensación de que es dentro de la vagina, acorde con las necesidades energéticas de la consciencia vaginal.  Cuando ve que va a eyacular debe evitarlo, parando el movimiento o incluso retirándose.

Ella no debe moverse de modo consciente sino dejándose mover por la consciencia vaginal. Luego se moverá apasionadamente por el propio impulso del cuerpo motivado por la vagina.

Conviene hablar para expresar lo que sienten ambos amantes.

El pene es mejor que esté en la parte alta de la vagina más que moviéndose de modo compulsivo. Primero recoge las tensiones vaginales, luego sus divinas energías. Cuando las energías divinas han sido recogidas, se ha cumplido el propósito de hacer el amor y el hombre puede perder su erección dentro de la vagina sin tener un orgasmo.

 

Los dos polos del amor se unen en la magia de la consciencia, la divina presencia de su mutua divinidad.

Hacer el amor es ser el amor que nunca hiciste.

 

Texto: Trascripción libre de ideas de Barry Long

 

 

Antorchas en La Palma

Al parecer, ya se está empezando a someter a control el terrible incendio en la hermosa isla canaria de La Palma. La imprevisión o estupidez humana, en este caso de un supuesto ecologista ermitaño alemán que ya ha sido detenido, ha puesto en peligro la vida y patrimonio de muchas personas, por desgracia un agente forestal ha fallecido, así como la estabilidad ecológica de buena parte de la isla. Tras la devastación forestal, una vez apagado el incendio, debido a la orografía es de temer se produzcan graves riadas y daños de escorrentía cuando vuelvan las lluvias.

la palmaLamentablemente no es la primera vez que ocurre un devastador incendio en Canarias, especialmente en sus islas más occidentales, refugio relíctico de una joya botánica como es la flora macarronésica canaria. Todos recordamos los anteriores terribles en La Gomera, en uno de los cuales falleciera incluso el propio gobernador civil de la provincia junto a otros acompañantes.

Por fortuna, dentro del desastre ecológico originado, el fuego en La Palma no ha alcanzado preciosa Caldera de Taburiente, como en los otros citados ocurrió con el maravilloso Parque de Garajonay.

Josefina Múgica cuenta que hace unos años cierto viajero acudió corriendo muerto de miedo a una casa en el camino de Los Llanos de Aridane. Allí narró su experiencia. Se había perdido junto a un barranco cerca del Time, nombre de un risco de la zona de la Caldera y ya en la anochecida, en un momento determinado observó aterrorizado una procesión de multitud de antorchas que ascendían en zigzag frente de donde él estaba.

No se trataba de un incendio común sino de una manifestación silenciosa de llamas que, sin embargo, no quemaban el entorno y parecía que formaban parte de algún tipo de rara ceremonia o ritual.

¿Qué era aquello tan extraño y sobrecogedor?

No se trataba una manifestación espiritual como la gallega Santa Compaña o la asturiana Huestia, pero puede que sí de algo similar. En la isla canaria existe la leyenda que las extrañas antorchas o llamas se corresponderían con las almas de los guerreros guanches que lucharon junto con Tanausú contra los primeros descubridores del antiguo Reino de Castilla.

Poesía, mito o Metapsíquica apartes, la conservación de nuestro patrimonio natural exige el cuidado de todos, incluidos los ignorantes ecologistas urbanos, que consideran que todo es virtual, y que se pueden apagar incendios y volver a la situación inicial de los espacios naturales con la misma facilidad que se resetean aplicaciones o se cazan poquemones o gamusinos.

Ojalá termine pronto esta pesadilla que nos afecta a todos, no solo a los isleños, y que en el futuro las únicas llamas que veamos en el paisaje de La Palma sean las del héroe guanche Tanausú y sus compañeros. Pero es preciso aprender de los desastres. No se entiende que el ermitaño pirómano de marras haya podido estar viviendo meses e incluso años en una cueva de la zona incendiada. Ni tampoco que no lo controlase nadie. España debe hacerse respetar por los viajeros y residentes extranjeros, pero para ello, no estaría de más que se valorase y respetase a sí misma. Aunque habrá que reconocer que si las numerosas instituciones dinásticas, ¡será por leyes, normas y burocracia! siguen fallando no nos va a quedar más remedio que pedir ayuda sobrenatural a Tanausú y su fantasmagórica tropa.

Nota: La ilustración procede de EL MUNDO.

 

 

 

 

 

Davos 2016, ¿Oportunidades o Amenazas?

En Davos 2016 se han dicho muchas cosas y algunas nos deberían preocupar porque son cuestiones de fondo, mucho más importantes que la rebatiña del qué poltrona pillo o del cómo puedo conseguir impunidad para no terminar en la trena, tragicomedia de enredo con la que nos tienen entretenidos la casta política dinástica y los pintorescos media españoles.

charlot tiempos modernosEl tema Davos de este año era el dominio de la cuarta revolución industrial. Y se han dicho cosas cuando menos llamativas. Según Bass, alto ejecutivo de Autodesk, la fábrica del futuro tendrá dos seres vivos que la atiendan. Dos empleados: un hombre y un perro. El hombre para darle de comer al perro y el perro para evitar que el hombre pueda manipular los robots. Exageración o no, la cosa parece que pinta fea para el trabajador común y la sociedad conocida.

No es la primera voz que alerta de importantísimos cambios, muchos de ellos ajenos a la conveniencia o la dignidad de la gente. Chaplin fue el autor de una genial obra maestra allá por el lejano 1936. Me refiero, claro es, a Tiempos modernos. Una diatriba humanista y sumamente divertida contra los abusos del Capital y  cierta organización del trabajo.

Pero ahora ya no es que el hombre se convierta en un apéndice subordinado a la máquina como magistralmente ilustraba Chaplin, sino que la máquina le habría eliminado definitivamente.

Sobre la problemática de la era de la información y la sociedad red tenemos también un gran clásico español. Me refiero a la conocida triología de Manuel Castells, considerado el gran filósofo del ciberespacio, publicado en Alianza y cuya primera edición es de hace ya casi veinte años.

Estos planteamientos resultarían coherentes con los negros augurios sobre lo que se ha venido en llamar Nuevo Orden Mundial y sus consecuencias para el futuro de la Humanidad. Siempre se dirá que lo que mueve la rueda de la producción es el consumo, de modo que si no existe demanda efectiva, el carrusel de producción y consumo se terminaría parando. Pero si en el estadio actual de la civilización sabemos que un centenar de familias dispone de igual riqueza que resto del mundo, no parece que el argumento del consumo valga demasiado si se pretende eliminar a gran parte de la población.

De modo que este año en la Montaña mágica de Davos se han aparecido otros fantasmas distintos de los de Joachim Ziemssen, el primo fallecido de Hans Castorp. Y su mensaje parece resultar más agorero que esperanzador.

No hay que tener miedo al cambio, quizás lo único verdaderamente permanente a lo largo de la historia. Pero si es prudente desconfiar de un cambio cuando la mayor parte de los afectados se encuentran indefensos en la práctica con unas instituciones mundiales puestas al servicio de los intereses de la plutocracia dominante, en condiciones de creciente pérdida de soberanía por parte de los Estados, incapaces de, aunque quisieran que esa es otra, defender los legítimos intereses de sus respectivas naciones.

Pero una cuestión tan importante merece un estudio más detallado.

 

 

Abengoa y los pay backs energéticos

“Contra los progresistas y su ingenua fe en un mañana mejor descubrió Carnot el segundo principio de la termodinámica. O acaso fueron los progresistas quienes para consolarnos de ella decidieron hacernos creer que todo será para bien, como si el universo entero caminase hacia una inevitable edad de oro”

                                                                                         (Juan de Mairena, 1936)

  

La reciente crisis de la empresa Abengoa vuelve a poner de dramática actualidad algunos conceptos que se suelen preterir en la toma de decisiones políticas y empresariales que tienen que ver acerca de las interrelaciones entre economía y energía, flujos económicos, financieros y energéticos. Un asunto del que empecé a ocuparme teórica o profesionalmente como ingeniero hace ya casi cuarenta años.

Abengoa reyesSabemos que en la crisis de Abengoa lo inmediato es el habitual contubernio entre políticos y empresarios dinásticos que obtienen mediante influencias y subvenciones cautivas lo que serían incapaces de lograr en auténticos mercados. Ese mismo maridaje que ha venido condicionando la economía española propiciando el abuso y el despilfarro, cuando no el saqueo, del reino de España. Un maridaje que fomenta la corrupción y neutraliza la adecuada asignación de recursos. Jesús Cacho recordaba este domingo el nombramiento real del fundador de Abengoa como marqués de la Puebla de Cazalla y la obtención de acciones de la empresa por parte de Su Majestad emérita. Una empresa no sólo bien atendida y correspondida en Palacio sino también por los grupos de presión de mayor influencia en el Consejo de ministros y ministras del Reino, marca España.

Este peculiar contubernio explica buena parte de la actual situación de la empresa, pero hay otros aspectos técnicos que sería bueno considerar.

El asunto no es nuevo ni en los hechos ni en su tratamiento metodológico o científico y por su gran interés estratégico. Ya en la Asamblea Nacional de Ingenieros Agrónomos de 1980 escribía una comunicación titulada “Consideraciones acerca del estudio energético de la agricultura española” en la que entre otras muchas cuestiones proponía la conveniencia de promocionar la investigación desde la perspectiva energética, perfeccionar las técnicas más adecuadas y promover el empleo de los análisis energéticos y el desarrollo de proyectos inspirados en estos criterios. Y en la exposición de una ponencia del III Simposium nacional sobre Combustión celebrado en Valencia en 1982 o en el Seminario sobre La agricultura en la ordenación del territorio y el medio ambiente, desarrollado por el antiguo IRYDA en 1981, entendía que la crisis de la energía implicaba una cierta crisis también de confianza en instituciones como la llamada ciencia económica convencional. Pues para saber en que fases del proceso productivo resulta posible sustituir petróleo y / o ahorrar energía es preciso conocer cuales son los flujos reales en términos de materia de los sistemas de producción. Hay que recurrir a las evaluaciones energéticas, realizadas en unidades de energía, que indican la idoneidad y eficiencia de una fuente o convertidor energético. Es preciso emplear unidades físicas, ya no bastan las monetarias y como también conocer las leyes de funcionamiento de los procesos de transformación de la materia y de la energía: hay que recurrir  a la Termodinámica, sin olvidar en algunos casos la Ecología, a la Biología, a la Edafología. Y entonces resulta pues, que el sistema de asignación de recursos basados en criterios simplemente pecuniarios, se muestra insuficiente: hace falta una visión global del problema. Definiendo las limitaciones ecológicas al desarrollo del proceso económico y reencontrándose con el mundo físico.  Es curioso que estas cuestiones apenas se tengan en cuenta, o no tanto como merecerían para la toma de decisiones, en la evaluación de proyectos de convertidores energéticos. Las cosas suelen ser rentables en términos económicos e incluso financieros si lo son también en términos energéticos. Es decir, cuando, por ejemplo, el “pay back” energético es inferior a la duración estimada del proyecto o convertidor energético. Cabe recordar que tampoco es lo mismo el análisis económico que el financiero, entre otras razones por las subvenciones que pueden alterarlo profundamente.

Otra ilusión muy frecuente, además de confundir lo económico con lo financiero, es la de ligar la rentabilidad de los sistemas alternativos de energía a los precios del petróleo. Debido a la interrelación matricial de la actividad económica, si suben éstos también suben los de los inputs que se encuentran en la fabricación de los convertidores energéticos que pretenden sustituirlo. Es el rendimiento o eficiencia económica, valorados en unidades energéticas y no monetarias, lo que es preciso tener en cuenta para la adecuada investigación y desarrollo de proyectos.

Cuando hay ineficiencia alguien lo paga. Hasta ahora engordando abusivamente la tarifa eléctrica, hasta convertirla en apenas soportable para el consumo doméstico y el de las pequeñas y medianas empresas que ven así lastrada su competitividad por los abusos monopolísticos de la oligarquía.

magia schoot 2Aún cuando las decisiones no se encuentren definidas por presiones, intereses o la corrupción, la Teoría económica dominante suele moverse en el mundo abstracto de los conceptos y los modelos matemáticos y a veces no tiene en cuenta de modo suficiente la realidad física del territorio en que se asienta su actividad. Ya León Walras en sus planteamientos sobre la riqueza social establecía claramente cuales eran los postulados en los que el objeto de “lo económico” tenía su asiento: “el valor de cambio, la industria, la propiedad, tales son los tres hechos generales de los que toda riqueza social es el teatro”.

Un importante problema práctico se plantea cuando no están disponibles métodos y estadísticas sobre otros aspectos de la actividad económica que tienen que ver con el territorio. Cuando se carece de un “enfoque ecointegrador” o no existen estadísticas que reflejen la realidad de las cuentas de patrimonio natural, ni su relación con las estadísticas económicas usuales o walrasianas. Sin embargo, en la Contabilidad de empresas se distingue entre los resultados de explotación y los obtenidos por enajenación de patrimonio. En el caso de los recursos no renovables esta distinción no suele tenerse en cuenta, de modo que en términos monetarios no se distingue entre flujos y fondos, entre rentas y patrimonio natural. Ha habido intentos de relacionar las cuentas empresariales con los entornos sociales y naturales de su actividad como los del pionero William Kapp con su Social cost of business enterprise, (1963) o los desarrollados por el Banco mundial, con la aplicación de los métodos de evaluación de proyectos que han tratado de interpretar  mejor estas cuestiones, diferenciando entre la perspectiva económica y la financiera, entre el efecto renta de creación de valor y el efecto redistribución, es decir, cómo se distribuye ese valor entre agentes y territorios.

Evaluación que puede matizarse y complicarse con la determinación y aplicación de los llamados precios sombra. O con las ya citadas evaluaciones energéticas, realizadas en unidades de energía, que indican la idoneidad y eficiencia de una fuente o convertidor energético.

magia solarPero no se puede olvidar que desarrollo de civilización y aprovechamiento de energía están íntimamente ligados a lo largo de la historia, de modo que las instituciones no pueden perdurar sin ella. Y que muchos logros de la civilización, y el bienestar de la gente, descansan en la entrada de energía al sistema y en la invención o mejora de los convertidores energéticos y en el buen uso de los recursos naturales además del único teóricamente inagotable como es la inteligencia. A veces estas cuestiones de geopolítica elemental se olvidan, sobre todo entre los que carecen de formación científica o técnica. Cuando ya hace más de treinta años realizaba los balances de energía primaria en España para cierta publicación oficial, se consideraba deseable que aumentara el componente renovable. Que era bueno potenciar la energía hidráulica, y agotada la posibilidad de grandes embalses habría que recurrir a las mini centrales además de a otras fuentes renovables como la eólica, solar o geotérmica.

Pero para que el sistema energético funcione adecuadamente es necesario aunque no suficiente que lo sean cada uno de sus elementos energéticos principales. Una cosa que tiene que ver con la Termodinámica y con la ingeniería, no con subvenciones ni boletines oficiales o presiones de políticos, abusones y leguleyos.

 

 

El eclipse

eclipse fases luna_optDurante la noche pasada hemos podido contemplar el espectáculo de un doble eclipse. A lo largo de la madrugada el cono de sombra que genera nuestro planeta durante su danza pitagórica en el espacio ha interferido con la vista plateada de su satélite. Poco a poco, la penumbra y luego la oscuridad iban mordiendo el círculo de luz hasta hacerlo casi desaparecer. Una figura de cono de sombra con la luz en el borde de la copa que se asemeja a la de un gigantesco grial astronómico. Más tarde porque el tiempo no se para mientras exista movimiento o Historia, la luz iba ganando paso a las tinieblas hasta que la luna recuperaba su círculo luminoso.

La Naturaleza y la Realidad imitan al Arte, en este caso la leyenda o mito del grial. Unas horas antes la Nación española también comenzaba a recuperarse de la mordida de la tinieblas en las que la intentaba hacerla desaparecer la sedición de las autoridades felonas y sus cómplices. Los nuevos Klingsor magos negros que adquieren y mantienen su tenebroso poder jugando de forma ventajista e hipócrita con las peores pasiones tribales, las más embrutecedoras, las que más degradan la condición humana. Pero en esta demanda y recuperación del grial nacional no han sido protagonistas los veteranos y establecidos caballeros de costosa impedimenta y barroca  parafernalia, acomodados al saqueo impune del Reino, el lucro abusivo o la muelle molicie, sino un joven ajeno hasta ahora al a los entresijos, intrigas y mañas de una Corte degradada. El nuevo Parsifal ha surgido extramuros de Palacio y de la casta degradada que le sirve y de la que es cómplice.

El preparao paladín de hojalata levantaba sus vistosos pendones y entrenaba sus más cursis trinos y bizarros gorgojeos allende los mares con ocasión de inane justa de gay trovar, bien lejos del campo de batalla.

Escondido y aplotronado tras los muros de su castillo, escondido y apoltronado tras los gruesos muros de su castillo, enredado en sus retóricos e ineficaces otro sí digos, mientras el Reino se desmorona el tullido observa sus heridas del alma con su cara de cobarde perplejo sin atreverse a cumplir sus juramentos ni hacerselos cumplir a los demás.

Otro tercer caballero de mucha más altura por cierto que seso proponía que la solución mágica e invencible era federarse con el malo y contentar al enemigo.

Pero el joven de fuera, el ajeno, el no invitado al reparto de botines, honores o prebendas, es el que al cabo se ha atrevido a realizar la pregunta salvadora, la que permite sanar la herida y recuperar el grial amenazado por Klingsor  y sus maléficos secuaces al que no se atreven a hacer frente los supuestos grandes caballeros del Reino: ¿Quién eres en verdad? ¿A quién sirves?

eclipse P1190386

 

El cono de sombra del grial astronómico se aleja en el espacio infinito. Aunque por los pelos se ha hecho posible una nueva oportunidad para la Nación. ¿Se aprovechará en beneficio del Bien común y bienestar de los moradores del Reino antes que el cono de sombra nos vuelva a acechar dispuesto otra vez a envolvernos en sus tinieblas?

Nota:

La visión del eclipse puede recordarse subiendo y bajando la mirada sobre la luna en la foto que acompaña este texto, tomada esta madrugada.

Pineal e hipófisis. Glándulas y chacras

La glándula pineal se encuentra representada en muchas muestras del arte sagrado tradicional.

Así existen antiguas imágenes sumerias sin olvidar las más cercanas representaciones del arte románico, como por ejemplo la existente en los arcos de bóvedas del Pórtico de la Gloria compostelano.

Dr Eduardo Alfonso_optEl Doctor Eduardo Alfonso, famoso médico naturista, miembro de varias sociedades iniciáticas y metafísicas internacionales y gran amigo del polígrafo Mario Roso de Luna, escribió en prisión durante la guerra civil española un famoso Tratado de medicina naturista.

De él espigamos a continuación algunos textos de gran interés, sobre las glándulas de secreción interna y su relación con los llamados chacras por las tradiciones orientales:

Significación de las glándulas de secreción interna

Estas glándulas constituyen positivamente un sistema químico de funciones complejas, destinado a dirigir y regularizar, mediante secreciones que pasan a la sangre, las más importantes funciones del organismo.

Realmente, todo órgano tiene una secreción interna, pero sólo se estudian en tal sentido aquellas secreciones cuya supresión o estímulo tiene consecuencias vitales inmediatas de cierta importancia.

Expongamos, aunque de un modo resumido, el papel de cada una de las glándulas en cuestión, asunto que el estudiante podrá ampliar en cualquiera de los muchos libros que tratan del asunto. Y para no salirnos de nuestro método analógico expondremos a la par los centros de fuerza que se corresponden con cada glándula.

Podemos citar siete fundamentales centros de fuerza a los que corresponde un órgano importante. Tales son:

Centros de fuerza  y  Órganos a los que corresponden

Pineal corresponde a     Glándula pineal

Hipofisario      “ “         Glándula hipófisis y plexo cavernoso

Tiroideo        “ “             Glándula tiroides y plexo tiroide

Cardíaco         “ “            Corazón y plexo cardíac

Esplénico       “ “            Bazo y plexo esplénic

Epigástrico      “ “         Páncreas y plexo solar

VII. Lumbar   “ “           Cápsulas y plexos suprarrenales

Y otros tres centros accesorios que son:

Genital     corresponde a  Órganos sexuales y plexo hipogástrico

Coxígeo               “ “           Glándula coxígea

Tímico (accidental) “ “     Timo

 

pineal-750x400Glándula pineal

Situada en la región pósterointerna de los hemisferios cerebrales, cerca de los tubérculos cuadrigéminos, su secreción interna es depresora del instinto y función sexual. Su disminución acarrea la precocidad sexual, corpulencia anormal, tendencia al sueño e hirsutismo (síndrome macrogenitosómico); y a veces adiposidad general.

Tiene además un importantísimo papel en relación con las facultades mentales superiores del hombre, como hemos de ver cuando hablemos del aparato pineohipofisiario.

Anatómicamente, se define este papel por la existencia de una “arenilla” que la recubre, y que falta en los niños menores de 7 años, en los viejos, en los locos y en los idiotas.

corte cerebro encefalo_opt (1)Glándula hipófisis

Su secreción varía en acción según sea de su lóbulo anterior, o de su lóbulo posterior. La de su lóbulo anterior provoca el engrosamiento de la matriz durante el embarazo, el desarrollo de los huesos del feto hasta cierta edad, y estimula la secreción de la leche después del parto. Finalmente, cuando es exagerada, produce el gigantismo o la acromegalia, según coincida con la época del desarrollo o con la edad adulta. La secreción de su lóbulo posterior aumenta los fenómenos genitales y espolea las contracciones de la matriz para la expulsión del feto, aumenta la tensión arterial, los movimientos intestinales, el metabolismo de los hidrocarbonados y la excreción de orina.

La falta de función de esta glándula produce un entorpecimiento general, laxitud y somnolencia, enfriamiento, coma y disnea; siendo sus síndromes más caracterizados el adiposo genital y la diabetes insípida.

La secreción de esta glándula en la que entra el fósforo como elemento primordial, produce la congestión del tiroides. Su función despierta la de la glándula pineal y la de la matriz. Está, pues, relacionada con estos dos órganos de tan opuestas polaridades; relación de gran trascendencia que hemos de ver un poco más adelante al ocuparnos del dicho aparato pineohipofisario.

La glándula hipófisis está situada en la silla turca del escéfalo, lugar recóndito y verdaderamente privilegiado, como corresponde a tan importante órgano.

El aparato pineohipofisario

Es notable por todos estilos que, el sentido del oído (o quinto sentido) no tenga una correspondencia tan clara con determinado sistema orgánico como la tienen los demás sentidos (la vista con el cerebro, el olfato con el aparato respiratorio, el gusto con el digestivo), y se nos aparece como órgano aislado, destinado a recoger una suerte de vibraciones (sonidos), que no es, ni con mucho, la más exquisita ni la más extensa. Pero he aquí que cuando esa gama de sonidos es combinada según excelsas leyes musicales por la intuición del genio, formando acordes, arpegios, melodías, contrapuntos, etc., el sentido del oído adquiere un elevado rango, no superado por los demás. Se convierte en la entrada del aparato pineohipofisario, de funciones tan trascendentales como mal estudiadas.

Sir William Crookes, en una conferencia dada en 1888 en Birmingham, expuso la idea de que en alguna parte del cerebro, podía haber un órgano capaz de recibir vibraciones aun no percibidas por los instrumentos, cuya existencia explique la transmisión del pensamiento y los numerosos casos de coincidencias a distancia.

La arenilla observada recubriendo la pineal, vendría a ser para los fenómenos mentales, lo que el radio-conductor de Branly-Marconi es para las ondas hertzianas. La arenilla pineal, como las limaduras de plata del radio-conductor, se orientan por la oscilación vibratoria, dejando pasar la corriente correspondiente, una vez vencida su resistencia.

g pineal sumerSabido es que la pineal está simbolizada en el clásico “tercer ojo” de los cíclopes mitológicos; y la manifestación de sus funciones no ha dejado de ser expresada por los artistas de todos los tiempos, en esos halos o haces de luminosidad nimbando la cabeza de los santos o seres espiritualmente elevados. Y esto desde los tiempos más remotos; lo que nos prueba el conocimiento arcaico de las funciones de la pineal.

Existen en el cerebro, como hemos visto, dos pequeños órganos glandulares, en relación anatómica y fisiológica bien demostrada: la Hipófisis y la Pineal, que hemos considerado como el cátodo y el ánodo, respectivamente, del gran mecanismo electroquímico que es el sistema nervioso. La primera, francamente pulsátil, aumenta su actividad con los esfuerzos mentales, llegando sus vibraciones (si nos referimos al centro de fuerza al cual corresponde) o sus hormones (si hablamos en lenguaje químico) a despertar la actividad de la pineal.

Estas dos glandulillas son, abundando en la idea de Crookes, una especie de antenas receptoras y emisoras de la vibración mental, por las que se emiten o reciben pensamientos positivos (constructivos) o negativos (destructivos), según las leyes de sintonización mental que rigen estas operaciones.

La arenilla observada recubriendo la pineal, vendría a ser para los fenómenos mentales, lo que el radio-conductor de Branly-Marconi es para las ondas hertzianas. La arenilla pineal, como las limaduras de plata del radio-conductor, se orientan por la oscilación vibratoria, dejando pasar la corriente correspondiente, una vez vencida su resistencia.

 

Por otro lado, estas glándulas son los órganos donde se manifiestan las más elevadas operaciones intelectuales del ser humano, como ya intuyó Descartes, al decir que la pineal es el asiento del alma, afirmación de la cual se han reído muchos sabios contemporáneos, para acabar la ciencia dándole la razón.

TERCER-OJO-300x265Sabido es que la pineal está simbolizada en el clásico “tercer ojo” de los cíclopes mitológicos; y la manifestación de sus funciones no ha dejado de ser expresada por los artistas de todos los tiempos, en esos halos o haces de luminosidad nimbando la cabeza de los santos o seres espiritualmente elevados. Y esto desde los tiempos más remotos; lo que nos prueba el conocimiento arcaico de las funciones de la pineal.

Y he aquí que encontramos la importantísima misión del sentido del oído, cuando pensamos que existen ciertos acordes y sonidos, abundantes en los cantos litúrgicos religiosos, en las obras de los grandes maestros y en la articulación de ciertas palabras (los famosos mantras de los indos y quizá las “fórmulas mágicas” de los egipcios), que tienen la particular influencia de intensificar las pulsaciones de la hipófisis (influencia fisiológica puramente psíquica), en los sujetos sensibilizados y educados para ello.

pineal y terecer ojo egiptoEl funcionamiento del aparato pineohipofisario, está íntimamente ligado con el del sexo, no sólo por las relaciones de la secreción interna, que ya hemos visto, de las glándulas de uno y otro, sino por su inversa significación y finalidad. Expliquemos esto:

Dijimos que en la parte posterior de los hemisferios cerebrales, existe un conjunto de órganos, constituido por la glándula pineal y los tubérculos cuadrigéminos. Y es curiosísimo, hasta hacemos meditar que sea algo más que una simple coincidencia, el hecho de que los tubérculos cuadrigéminos posteriores sean llamados testes (testículos); los anteriores, nates (nalgas); los pedúnculos anteriores de la pineal (¿penal?) son llamados habena (orquilla, como en la vulva) existiendo un orificio cerca de ellos, llamado vulva, y próximo inferiormente, otro orificio llamado ano, que comunica con el acueducto de Silvio. Todo esto nos demuestra la sabiduría antigua en la apreciación y estudio de la anatomía y fisiología humanas.

chakras figura_optTambién dijimos que la glándula pineal es depresora del instinto y funciones sexuales, como sucede también con el timo, y que en cambio la hipófisis, el tiroides, las  genitales y las suprarrenales, son estimulantes o activadoras de las funciones genésicas. Según el individuo va entrando en la pubertad, empieza a manifestarse la mayor actividad del tiroides y la hipófisis, y débilmente la de la glándula sexual, acciones hasta entonces perfectamente compensadas por la secreción complementaria del timo y la pineal. Pero cuando, ya camino de la adolescencia, se intensifica la función de la glándula sexual, aumenta la tiroides y entra en escena de un modo patente la de las suprarrenales, todas activadoras del sexo, el equilibrio endocrino se polariza en la manifestación sexual, porque vencen las secreciones activadoras. Si extirpásemos la glándula sexual, la pineal y la hipófisis se compensarían, apareciendo los caracteres neutros del eunuco, pero si destruyésemos la pineal, desaparecería el freno, cayendo el sujeto en el erotismo y aun la imbecilidad.

Todo esto quiere decir que, es menester de un cierto equilibrio de secreciones, para que funciones tan importantes no se salgan de sus cauces normales, y que la anulación (voluntaria o no) del poder genital, tiene, para no destruir la armonía orgánica, que ser compensado con un exceso de función de la hipófisis; lo que equivale a decir que el sacrificio sexual sólo debe hacerse a cambio del desarrollo de facultades elevadas, manifestadas, como ya hemos dicho, en el mencionado aparato pineohipofisario. Y una vez que se ha intensificado la función hipofisaria por intensas prácticas de meditación (ejercicio mental metódico), las vibraciones de esta glándula (sea o no por medio de sus secreciones), alcanzan la pineal, despertando la función de este órgano del Yo, sensibilizándolo y preparándolo para la percepción de nuevos y más altos estados de conciencia. Haciendo buena la frase de Platón, “dioses sois y lo habéis olvidado”.

En este aspecto tan importante de la fisiología humana, han fracasado de un modo rotundo tantos infelices pseudomísticos, que han tratado de hacer el sacrificio del sexo sin poseer la suficiente fuerza o capacidad mental.

Y es que la conquista del espíritu debe hacerse, no anulando, sino resistiendo o encauzando las llamadas de la carne. Cosa que tiene un doble aspecto, porque la espiritualización no sólo se hace a costa de los egoísmos y placeres de la naturaleza inferior, sino que, esa fuerza sexual en tan grande caudal acumulada en los correspondientes órganos, cuando se fortalece con el poder (vir) de la castidad bien entendida, se transfiere a los órganos superiores del encéfalo, poniendo al hombre en condiciones de superación.

La mentalidad y la sexualidad están en razón inversa en cuanto a su función de libramiento fisiológico, porque suponen la acción de una sola fuerza polarizada hacia el polo positivo (cerebro) o hacia el negativo (sexo). Pero en razón directa en cuanto a su capacidad global, pues las personas de gran potencia mental, suelen tener también gran potencia sexual.

Conviene no olvidar, finalmente, que, la fuerza creadora sexual y la fuerza creadora mental, son los modalidades, negativa y positiva, respectivamente, de una única fuerza creadora.

Para completar el estudio del Doctor Alfonso se puede añadir, y escuchar pinchando los respectivos enlaces granates, sendos ejemplos de mantrans como son los budistas, los llamados sonidos vocales rosacruces , los cantos chamánicos de María Sabina o, por supuesto, la música ortodoxa rusa o el canto gregoriano. Otras veces se asocian a mandalas sonoros o a la música Zen. Y a colores en el aura.

Un útil ejercicio para el entrenamiento de la glándula pineal consiste en concentrarse en la figura mandálica reproducida junto al texto explicativo de esa glándula. Se puede completar escuchando los sonidos vocales rosacruces grabados en la Cámara del Rey de la Gran Pirámide.

 

 

 

 

Alumbrados y enteogénesis (I)

alumbrados antonio marquezEl término alumbrados no deja de ser equívoco. Suelen denominarse así en totum revolutum a grupos más o menos heterogéneos de buscadores espirituales, místicos, gnósticos, erasmistas, reformistas, proto semitas emboscados, herejes o heterodoxos, considerando como “ortodoxia” el Catolicismo imperial de la España del siglo XVI. Al principio se les llamaba iluminados, e incluso con el término inadecuado y más o menos fantasioso e italianizante de aluminado. Es un fenómeno anterior y que no tiene nada que ver, salvo en los nombres, con el de los Iluminados de Baviera, que con más o menos precisión se identifican hoy con los Illuminati.

El Iluminismo español, aunque proscrito, resulta de gran importancia para la historia de nuestra cultura durante el Siglo de oro. Un universo en el que muchas cosas y muchos personajes no resultan ser lo que parecen o lo que nos ha contado la ortodoxia bienpensante. El Iluminismo es un movimiento de gran importancia si bien en su heterogeneidad no faltan casos pintorescos como el de cierto fraile, “alumbrado con las tinieblas de Satanás”, que deseaba tener hijos con monjas o mujeres santas para engendrar profetas.  No obstante, en general, la cuestión erótica, como el propio término alumbrados no deja de ser también equívoca aunque se mantiene el predominio de un erotismo espiritual más que carnal.  El erotismo forma parte de la experiencia mística. Pero no todos están de acuerdo con tal visión predominantemente espiritual del erotismo alumbrado. Covarrubias entiende que “los alumbrados fueron ciertos hereges que hubo en España muy perjudiciales, que traían la piel de ovejas y eran lobos rapaces”. Menéndez y Pelayo los descalifica ferozmente, mezclando a los genuinos alumbrados con falsarios y milagreros de toda calaña.

Palacio_del_InfantadoGeográficamente parece ser que el epicentro del movimiento habría estado en el palacio de los Mendoza, hoy de los duques del Infantado, en Guadalajara.

Toda Mística no deja de ser un desafío al poder temporal eclesiástico o político. Supone la búsqueda del encuentro con lo divino sin intermediarios sean estructuras de poder o incluso textos revelados. Desde ese punto de vista, va más allá que la Reforma luterana. Ya no sólo se propugna el libre examen frente a los obstáculos del Catolicismo oficial para que sus fieles conocieran la Biblia, sino que se trata de buscar una revelación primordial, individual, de naturaleza apenas comunicable salvo para el lenguaje de símbolos, de semántica abierta, indefinible en términos rigurosos o racionalmente codificados. Muy lejos de las expresiones del pensamiento conceptual o de la Escolástica, posible origen del pensamiento dirigido moderno. No es solo un problema de lenguaje o epistemológico. En sus formulaciones más radicales como la de Campbell, la religión constituiría una defensa contra la experiencia de Dios. Contra la visión de lo numinoso. O como nos explica Jung, fuere cual fuere la realidad última, el arquetipo de Dios se encuentra en el hombre, tomado del inconsciente colectivo. No se trataría de una invención subjetiva sino de un dato o realidad “objetiva”.

x yacente m angelPara los alumbrados, a diferencia en esto de reformistas y luteranos, no existe nada entre Dios y el hombre, ni las sagradas escrituras ni siquiera Cristo. Lo que importa es la revelación directa y el Amor.

Lejos de la visión del Universo como energía, ¿la del Amor? Es considerado como Materia de la que los hombres estuviéramos separados. La herencia judeo-cristiana ha establecido una dualidad por la que lo divino se encontraría separado, alejado de una humanidad esclava del pecado.  ¿Una superstición esa dualidad? Sí para un místico que se siente parte de un Todo. Tal dualidad estaría en la base de los problemas metafísicos de nuestra civilización actual, incluida la falta de respeto a la Naturaleza cuando su conservación choca con los intereses económicos y financieros de los poderosos.

Aunque lamentable y criticable es muy comprensible que, sin libertad religiosa y de conciencia, el Poder imperial y eclesiástico, tan estrechamente aliados para mantener su dominación consideraran estos planteamientos místicos y de alumbrados como una gravísima amenaza y persiguieran a sus practicantes. Pero tal animadversión sino persecución de los místicos se da en todas las grandes religiones. No es un fenómeno sólo del Cristianismo, pero de la historia y biografías de nuestros místicos cristianos se deduce que la seguridad y el reconocimiento del Poder o, por el contrario la persecución e incluso prisión o ejecución inquisitorial depende un frágil hilo o de las cambiantes circunstancias políticas, sociales e históricas. Y no solo por este concepto tan importante y decisivo para la ortodoxia católica de la mediación de Cristo como elemento de salvación, mediante la encarnación y la redención.

s juan sta teresa37_optAsí vemos como el gran místico e insigne poeta Juan de Yepes, conocido como San Juan de la Cruz, pasó de estar preso y torturado en el convento toledano de los carmelitas calzados a nada menos que Padre de la Iglesia. Muy curiosa y merecedora de texto aparte la descripción que hace de la fuga de la prisión uno de sus primeros biógrafos.

Otro caso parecido es el de su amiga y compañera de fatigas emprendedoras y reformistas del Carmelo, Teresa Sánchez Cepeda, Santa Teresa de Ávila, luego patrona de España, no sin disgusto de Quevedo que prefería al apóstol Santiago. Teresa describiría en su obra alguna de sus experiencias extáticas como aquella en la que un ángel cuya faz parecía arder en llamas le clavaba una especie de dardo candente en su corazón. Al cabo, para la también entonces difamada e incomprendida y luego doctora de la Iglesia, lo importante de su experiencia mística sería la plenitud del Amor.

Pero otro magnífico místico, Miguel de Molinos, tuvo peor suerte. Proscrita su Guía espiritual, así como el quietismo que patrocinaba, muere en la cárcel romana de la Inquisición.

Tres místicos famosos que, el último con reparos, podrían ser rescatados dentro de cierta ortodoxia religiosa, a los que no se trata de alumbrados.

Pero, ¿cómo llegaban al trance o éxtasis místico los alumbrados?

Hoy sabemos que en los Misterios Eleusinos se empleaba una sustancia enteogénica, el kykeon. Si atendemos a las últimas investigaciones de Hofmann, Wasson y Ruck, probablemente elaborada a base de cebada, menta y el esclerocio del camino eleusis wassoncornezuelo del centeno o de otra gramínea de las llanuras griegas, que permitía a los iniciados, llamados epoptes, la visión directa de lo sagrado. Una visión de tal importancia radical que originaba un antes y un después en sus vidas.  Esta forma religiosa de carácter extático fue perseguida por el Cristianismo preponderante hasta la destrucción a finales del siglo IV del santuario de Eleusis con casi dos milenios de historia, del mismo modo que luego perseguiría y exterminaría sin contemplaciones a priscilianistas, cátaros, albigenses o cualquier otro movimiento espiritual o religioso considerado como peligroso.

Aldous Huxley, uno de los más conocidos investigadores contemporáneos del fenómeno de la enteogénesis, describe el empleo de sustancias euforizantes como el soma en su famoso Un Mundo feliz o la enteogénica moksha en su crepuscular novela testamento, La Isla. Sin embargo, en sus ensayos Las Puertas de la percepción y Cielo e infierno, en los que describe sus propias experiencias visionarias asistidas con la mescalina, principio activo del peyote, cactus sagrado de los huichol y de composición bioquímica muy similar al del cornezuelo del centeno y a la LSD, explica que aunque desconocía el comportamiento fisiológico de esta sustancia en el cerebro parece ser que causaría cambios o perturbaciones en el grupo de enzimas que regula su funcionamiento. De este modo, el cerebro disminuiría su eficacia para focalizar la mente en problemas vitales concretos necesarios para abordar nuestra supervivencia como criaturas y se permitiría la entrada en la conciencia de otros sucesos mentales no necesarios para la misma. Pero haciendo patentes fenómenos espirituales o estéticos que pasarían desapercibidos en estado de vigilia. Además de sustancias como la mescalina, la fatiga extrema o ciertas enfermedades pueden tener también efectos enteogénicos. Lo mismo que el ayuno extremo o la permanencia en grutas o lugares oscuros. En estos casos se trataría de la pérdida del nivel habitual de ácido nicotínico, que actúa como inhibidor de las visiones. Por eso muchos ascetas recurren a ambos procedimientos: su aislamiento en cuevas, en las famosas Tebaidas, o el ayuno. Su motivación sería doble: hacerse perdonar sus pecados y tratar de inducir la experiencia visionaria. También el castigo o sufrimiento que puedan inflingirse mediante, por ejemplo, cilicios u otras disciplinas, podría generar adrenalina, componente de fórmula química parecida a la mescalina.

No es sólo el empleo de ciertas prácticas ascéticas. Como sustituto de la sustancia enteogénica: kykeon, teonanacatl hongos Heim(Psilocybe cubensis), soma védico, peyote, etc; el Catolicismo también adopta una especie de sustancia placebo, la comunión eucarística. Una hierofagia, la ingesta simbólica de Dios. Y, en la medida que Cristo fuera también un hombre, lo que pudiera considerarse una forma de antropofagia simbólica. En las poblaciones precolombinas y en ciertas comunidades indígenas actuales que pueden entenderse como una especie de relicto cultural, las sustancias enteogénicas, hongos psilocíbicos, peyote, ayahuasca, …se asimilan a una deidad. La diferencia principal con la comunión cristiana, no estaría en esa identificación con lo sagrado sino en que en tales casos sí se ingiere una sustancia activa con poder enteogénico real.

Algunos autores incluso van más allá en sus planteamientos. El Doctor Allegro, uno de los investigadores pioneros de los famosos manuscritos de Qunran en el Mar Muerto, pretende en su controvertido libro The sacred mushroom and the Cross que el propio Cristianismo más que hecho histórico procede de la visión enteogénica causada por la amanita muscaria. Aunque tal hipótesis pueda parecer absurda o en exceso atrevida, es cierto que las representaciones de hongos, aparentemente fuera de contexto, son extraordinariamente abundantes en frescos y vidrieras de templos cristianos primitivos en diferentes épocas y países.

Para algunas personas es innata la habilidad natural para alcanzar la experiencia extática. Otras practican alguna suerte de auto hipnosis. Existen otras formas de inducción de las experiencias visionarias utilizadas por las diferentes traiciones religiosas o espirituales: Los rituales de danza sagrada. Cierta clase de música repetitiva. Algunos sonidos afectan a la mejora de la captación de vibraciones sutiles por parte de la glándula pineal, que actúa como un receptor.

La meditación, entendida como serena parada de la agitación de la mente, permitiría el acceso a otros niveles de conciencia no estorbados por las perturbaciones de nuestros propios pensamientos que nos distraen en la búsqueda y conocimiento de nuestro Ser.

En todo caso, parece fuera de dudas que el origen de las religiones estaría en experiencias visionarias de sus fundadores, íntimamente asociadas a la Luz y el color, transformadas más tarde en teologías o cuerpos doctrinales más o menos cerrados. Lo que en un principio habría sido experiencia para Jesús, Mahoma, Buda, el jainista Jahavira o el mormón John Smith, se convertiría así en motivo de fe para sus fieles seguidores. El chamanismo también se basa en estos o parecidos planteamientos de inducción de la experiencia visionaria.

Pero volviendo a nuestros alumbrados, no sabemos si para lograr sus experiencias visionarias, ese Eros y Ágape, acaso pudieran utilizar alguna sustancia enteogénica. ¿Cuáles hubieran estado disponibles en la España del siglo XVI?

cornezuelo del centenoEn la Península ibérica se encuentran en abundancia tanto la amanita muscaria como el claviceps purpúrea o cornezuelo del centeno. Este último era tristemente conocido en la Edad media por los estragos que producía la intoxicación con harina de cereal infectado. También existen especies de hongos activos o con alcaloides. Así especies de los géneros hoy llamados científicamente Panaeolus, Higrocybe, Mycena o el ya citado Psilocybe al que pertenece el famoso teonnanacatl mesoamericano.

Aunque tratados con incomprensión por sus prejuicios los principales enteogénicos precolombinos ya eran conocidos por nuestros primeros misioneros. Y también por pioneros investigadores de Historia natural en la América española. Pero parece del todo imposible que conocieran ni menos aún dispusieran de los potentes botones de peyote, cactus de San Pedro o ayahuasca.

Sin embargo, no sería tan rara la presencia de ololiuqui, una especie enteogénica americana del dondiego o de salvia divinorum, sucedáneo de los hongos citados. Ni de cannabis, amapolas, ruda española o ruda siria (Peganum harmala). O de la nuez moscada procedente del comercio oriental. O el floripondio o Brugmansia, hoy muy utilizada como ornamental en muchos jardines públicos. O el beleño negro y las datura o estramonio. Ni acaso de mandrágora o belladona, ya descritas en el Dioscórides y asociadas todas estas últimas a la magia negra y hechicería.

Pero parece mucho más plausible que la experiencia visionaria de nuestros alumbrados no se debiera al uso generalizado de enteógenos sino que, además de por habilidad o dones innatos, se lograra mediante el empleo de los recursos ascéticos ya citados o mediante rituales.

El lector actual lo más seguro es que rechace la persecución de los antiguos alumbrados. Pero no se trata solo de un hecho histórico, propio de un pasado lejano, oscurantista y ominoso. Hoy también el Poder censura y persigue la libertad de utilización espiritual de ciertas sustancias enteogénicas. Afortunadamente ya se ha arrumbado la antigua Inquisición pero existen otras.

Ciertas cosas que tienen que ver con lo numinoso, por su radicalidad libertaria frente al Poder, por su capacidad de liberación de la condición humana, no han mejorado tanto como parece.

Bibliografía básica consultada

Los alumbrados. Antonio Márquez.

El camino a Eleusis. Hofmann, Wasson y Ruck.

Pharmacotheon. Jonathan Ott.

Hongos visionarios en la Península ibérica. Ignacio Seral.

Las Puertas de la percepción. Aldous Huxley.

Hallucinogenic Plants Golden Guide. Schultes

The sacred mushroom and the Cross. John Allegro

Ébola y filantropía estratégica

Se conoce modernamente como filantropía estratégica una variante actual de marketing por la que grandes empresas trasnacionales agresoras de los derechos y salud de las gentes, amén de siniestras devastadoras del medio ambiente, intentan mejorar su imagen pública ofreciendo migajas de sus beneficios con programas de propaganda filantrópica o pseudoecológica. Para ello suelen contar con la complicidad de grupos mohatreros supuestamente ecologistas sufragados por ellas mismas, políticos corruptos y de los habituales media sobornados o del Poder para mayor difusión y generación artificial de opinión pública.

EL PREPARAO NOS TRANQUILIZAOtra variante del asunto la constituye la famosa práctica de crear un problema para luego vender a quien pueda pagarlo, y a precio de oro, su solución. Así muchas prácticas farmacéuticas relacionadas con la generación en laboratorios de nuevos virus o agentes patógenos para la guerra biológica o el negocio lucrativo.  El lector recordará varios de los anteriores casos así como las alarmas más o menos justificadas creadas para mayor granjería de laboratorios y empresas logísticas cómplices.

La terrible moda de ahora es el más que sospechoso brote de ébola generado en varios lugares de África casualmente después que se estableciera un laboratorio de armas biológicas en el hospital de Kenema, Sierra Leona.  Un centro relacionado con ciertas universidades norteamericanas y con su ejército, que habría tenido financiación procedente de Gates y de Soros y que ha sido clausurado por las sospechas sobre lo que realmente hacía, después de sufrir un ataque por parte de la indignada población civil local.  Para mayor casualidad el investigador, portavoz de la OMS y experto mundial Glenn Thomas, quien al parecer se habría negado a encubrir las prácticas de dicho centro, fue asesinado en el atentado de falsa bandera del escalofriante derribo sobre Ucrania de un avión comercial malayo con casi tres centenares de inocentes a bordo.

Hasta ahora la influencia del ébola en la mortalidad de la población de África ya asolada por el hambre, el SIDA, la malaria o la ingesta de agua o alimentos contaminados venía siendo pequeña en términos cuantitativos. Pero parece que nos encontraríamos en un salto cualitativo al ser exportado el virus a Europa con la ayuda impagable del presidente del gobierno de Su Católica Majestad.

maRIANO EL VIRULENTOAún no se entiende bien el papel de Mariano, como agente difusor de la enfermedad. Un personaje inane, pusilánime, sin iniciativa ni voluntad, al que le están dando un golpe de Estado continuado y en diferido que, en vez de impedirlo, sigue financiando sin inmutarse. Pero que inopinadamente y contra su costumbre de pasar de todo y de todos, se “ajusta los machos”, con perdón por lo de machos, para contra la más elemental prudencia o sentido de Estado traerse a España a dos misioneros vaticanos infectados.

¿Memez marianesca en estado puro? ¿Estulticia culpable? ¿Filantropía estratégica gubernamental marca España (Spain)? ¿Imposición ajena? Pero entonces, ¿de quién? ¿de Obama? ¿de la OTAN? ¿del Opus Dei? ¿del Vaticano?

protcolo contagiosPara terminarlo de rematar, la cosa de la Sanidad se encuentra en manos de una (presunta) gurtelida del Opus, la Ana Mato, una inepta total salvo para lo que la conviene, que no ve tres en un burro, ni menos un flamante jaguar en su garage.

¿Incompetencia casual o programada?

Menos mal que la temporada turística está en su etapa final. Pero la combinación del ébola con la gripe invernal puede resultar catastrófica. Por desgracia, lo que estamos comprobando una y otra vez es que el falsario Mariano crea muchos más problemas de los que resuelve. Que los españoles seguimos indefensos ante el golpismo catalán que encima financiamos con nuestros impuestos y que, para colmo, nos vemos sometidos a una nueva grave amenaza gracias al inepto habitante de la Moncloa. Amenaza especialmente grave para el personal de sanidad que tras el acoso profesional, los recortes de medios y la bajada de sueldos ahora se ve sometido caprichosamente a este grave riesgo para su integridad física y la de sus familias. ¿Habrá colapso sanitario?

¡Qué la virgen de la mordida nos proteja!

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.