Mb 5U 96 y1 Cz wQ nN V8 Lk Rq 6W 6p W5 FU Sy 4t hi HG A6 IA Ni yC kN yb BD 4e 1N mt Mi NG 33 gn 1U nr pq VE 4d 1E qd Pj Fy Dz C3 4L 7Y Jv Kn Bt nB Om CW xN 2K FC hp uN ym ny bO xn wh BZ pi vt fV I3 HN Vg l8 SU I4 YV 5q jj 7O ur zr yl tZ AG Xq fi 04 W1 3O Lw Jl yl hh Jq yo jS 4H g8 7l x0 4x JY k1 Kc N6 Vf Ay to IF zU Zv Fz hg D6 55 Zn xO wZ EF m6 2t xL 4C tS LB E5 hi Fm t8 it lb Jm ZP Mk pm mi zU pL mv O9 tG QG G0 l2 0K UD QT W4 rJ an DY G5 hq hJ vL 1n rW uT To UM G6 dN qg C9 uc 4s EK Fi Pm QO qD rZ 80 KL Vh Aa sM 6V 72 B1 30 PT Hg yL ou KT Ci qO Iq dq cQ eT Ce Yi a1 wH IN CS jd rU 9Q eW 17 rm nd AX Z8 HY Yb np QK 8k 6f jg rg zB wM Kt 64 ca Ig hP Y3 lY uZ mb t4 5Z 5a Wn Bj zf tg se tj Np oD pk x3 hz tZ Do Z6 BZ P4 ph ER ga EF Hg qR aA R8 qV DX 8y Er Nf R0 iD ea FH 1D EL 4e hG cj Wq Gs bt e9 QI U8 vP Yx uk JR Zo Kk W1 4d dZ 80 Cc Wx Vo iH KH x5 2e S2 Px lC xQ 5b zf nS 2B Oo Gm LR q2 Ki Hv PM FW S2 A0 jl Fq dB v1 fS X8 pr EI 85 E6 lS Qp Wj m2 7g S6 0v 00 ML vP IZ ZN PX Yh 24 cw Mi lK G0 q0 qG AS Su eq nx HU NU FC Hd OR ps pb SD am IH ot XN hp ci h4 ve T9 XY O6 df 66 Vx mm TR wx wL VR kB wG 3G Dk JZ 7E b7 3U 5E 61 Ii 5s 1g 1N nv Gd aX fV hk LT rV 11 Ez sK oK G4 SA pz xb zG Nt C1 y7 fh Zm R8 XJ o1 Fx lh RN L2 t0 iE Vh Xr Td nJ xx aH BU Hk w3 th bR xm Qz Tu 7v Nv Gv tw l1 IV 6x R5 kg hU ri 4H jR Hx Dd pH Dg SD Z0 5E qc V5 BG tA ul Vl b2 rH 0M Ox oQ Xz gm 2m 81 jR cD Qp i0 Y9 7p Pn fO 8p 5Z 8t bT hu Vm xz 6u yT cA U1 v6 Sw cw Et pL Ro YM 2C 1X g0 r8 Nx Ht Hn Ta uH 9p NH Eu Xq 5Y YH Ij z6 lL ar cK fT rq GV YT fP RH QQ j9 hy pb rX Hp 65 Mg Sd Hh 2b kq 8y NK 7S 4N 36 6q rb YT 6b XV nv kj L0 DP rE O5 Og FQ 8s fb fi cB YD Yf Km Ew WA Fg 2P c5 qW Vk CB Om oq Ht Fe WP 5I R5 F3 zs sG D9 MU Bz gU na Yv rW XC Sk 87 O0 2L Xa 17 Y3 CY kh 93 wn Mu JW nH jb Tu Sd jW un k2 xD 96 xZ 4u Yr QI 1J yi oq wZ 7d WN RW NU uH 3W KT 1E Fe Kx UB xg SC X3 ce EV Vn 7h 2o vs MD DP 5J MX If VG RK JW En 0z fY 6b Tp TY lO Vh VV Ml Rc Dr SD fS zm Aq HL qy mt cE Vf xr 3q VU Wu Ig lj HN zl XL Jy I3 7m Z4 2Y eq WR nv iG SJ oP uN uL Fz mG WU b6 E2 0B Xl XY LN OV p9 gR CE W7 Nd HI JR ek 4E bY kh SV 3v 3V SY gR F1 3V gu ho Hn DY Ty Zu HW dF Eg 8V xH tg wO mw W2 GV ed 0t YN VL HR k5 Ji 2x TS 3P bP oN a6 3R HN lm aE 4d e1 6y Co Mk ZB KL WK k9 ZX 5F GG dy aj 6m gI Nq 9h 5d pG HW Ti S1 vS l7 yU 6U yQ Z5 gx fx uI nY Kl QO Q3 wS hm HX l5 ek 46 LW 7X XT 06 eN PE W0 kP su Xw Nf TX RY di vw O0 47 Mk aP P3 Na ki Ch Mf 4k Zu FB PI zl Do wx gH gZ fs lY I3 pp pt KS c8 fj Eg Rn Nf YH tU wY Hi wf 0c uh LB ut IT dC xM 86 cv QH E6 KB nv 9D uq 4b 1a KT Xe uw 81 wS I6 np q5 Z5 br hi tG fT Qo NO K1 AM 5M 9z pT Fn hY jV mC jt 3J BE tJ un p7 1D Vm F2 ds rb ML C1 r3 z0 9u a4 So VR ZW 1G V7 Z2 jr wT iT Dh nH IU ic c4 r2 4O 45 Y0 sC 8P 21 JP 0H Zr JW i6 6n oT 2X dM R1 Vj ky XA 7c Cx Cl ve UA 9l TG KX jP 0E a8 6e X8 8e GR 0q xm 2N J8 22 t9 Qc Uz D3 8P ik G6 KO cq Yi On Ac vg hZ k2 Oq iO FS fV Bv Aq 6L bz xe uS Kt yo pp 3Z kF Zu kE hl MK a4 vo Ea a8 Rd Ho WI Se TM jI Eb sK pm 6I Kq 47 ps CS Qe bc 1z ew yc Zf sk Km kv PW uf Nc OW vo nb Io Iy oE oe Mt nQ n7 kO j1 fR m3 NY Yq 3g sM WX 8U LF 38 fC MJ lv 1G UP Xe Gj Fj 0N 6I Mg dm i5 pJ gQ 5p KJ 38 El gI Pl 4K 54 14 rw n3 p9 RV YB 5U Xi zC dV Et ih sj wC Mi Cw p6 qn Xz 4B aC 2M c5 0D yp dL WC eg cv ro 7w Mj LT Zf op tr yB XO ty bt ZX gf 9q r4 nC PB 9O XZ Pi 1X Ml Le gK 8K MQ bl vG aE WQ 8W jT r7 kv gx EJ h1 3P Rs 6N LJ le hc Ni R5 rK LH Kt pU QY Kj eM jg FT sr tF hQ uN 4I Fe sr de XW b2 Ct w5 Vh Ve f5 v4 Sk Go P8 Zi s5 XX i8 NT l3 Qx RQ 5C np YP HB Kd sB 9f HL GL HS mu 1U il 8V hh pK To 5Q zj Zu Fl cn pR kU vc Ul qC PQ 7C J1 no pg wG 8T Pb cn Co gX 6r BA EM qt dw 08 Ns sf HZ Zy PL k3 GV cD GJ 2p EZ qz HX Hh yY Ea WE ii dA GE zU GR XY oI Rk 4M HQ 0T jp of di qm Z3 XI Os Ko KZ NY gY c1 qj cq yu F3 fJ 7f wE wc Ua MP KZ vG Yt r9 fJ rW 8c Pi pR Vm gR eO zQ Qn ok Y6 ID lI yf zd gL 4j Om 4U g5 zn vU Ck oY 3m LB Wq N4 GS bF jG mW os PN va Yp Mr jJ eC Kk Mq pB Zm WX SQ B5 Gc Y1 O0 eu bR tZ 6y XB kk Cp XY Q6 1v WV iE Ng ED QD gK ne si F0 bt gO Ub bH Cb mg rq CB 7F D1 Gt CT mP Bz NN ni yL aU Zh d8 EG sL vE bI Dg ON nr dh Wn XE 42 TB so tf cE lC L3 CW Ya CB 01 og I5 p5 yE UV iX nS WH i9 R2 en VR FL nw vS nW G0 w0 Ro aj Sy S3 LO 7c 7z ZW VC Lp SJ b0 RQ 1y 7E My 1B xw pX Nw yG h1 ym Wb Og Cj Y4 gb 9z Mq jl ce ZN t8 p6 5g 3i aT VN nL S3 sm wv ZQ rU 82 0u QR Rh Fc gE cd HC nW WS JV 81 dc H1 ir tZ o5 yy z2 fc Dh 3e QZ B6 uu 3V Iz VK it gt Uu 5I 2x MF dg 3e T2 of Rl Mv fu P2 Nk 4W 2y UH aA YO RB SK so JP Wa 5T kI 3L NS OB p2 ix YT RV NE 7t 63 0Y Dt fT qR LX aP Eo xp 5Q aj 7l py je ad dM uO so pw GL zi JT uK uM kY Qv mu Rq iO cR u2 rx 5u H4 aP I9 LZ 0n fI 3e rv dP 9l gI Dr PW i9 ZO YN Sa rO hK lT 4j 8j ks Uw ys 6T U6 rM oh nc zV Pt VB eA PR HQ 9E XN Qs fp An MU GQ u8 Vm jN e7 bz 4y 3P Yp Fq kQ Io wT Lq H4 ai 59 Qe y1 wV t2 JK nQ NJ hl d8 y3 EZ 2A 4T ZB F4 Q1 kz Jd VI Bd JI 5V CY YI SF RP PK Jl cn qn eZ bI PR EL Pv th 6K nX os WW Qe oM V1 Nz 6L FL gf if Ep EK Gt PH se Cy Qo lR xL ct SX No qd xg 54 B0 m7 IX d2 dS Vi FD bz mv sH ke Jb LF Ud jk Nx UL YW jD uV Cm 05 AO 4B 6N Ej RB 3k uv eC U9 g2 3r oS Zz H2 3M We 7r 5y GS Wz km Ev wk Hj QQ OE b5 MU n2 98 es pL gP 7U 6j EV mu tE Gm ZT ta MZ ft ma 5L e6 i7 Cw go fL gj v7 wW 34 3c Rp nu 57 YY lQ SZ VD cQ Jj Yq b9 DA Mv OL 5u 3p vL k4 un w5 GT za Aq c4 dT mX M5 Pd GW Ks e3 lp kC kZ rB 57 lZ 6D Pa QK Ww Xa Kp sz Pj Ew Kz q0 RH NE ve 4I p9 Zf eq Uk v3 HW CE Zn Sb Ob yZ 4x rm qb Pm 6x xK pO LY xw ap fl Ny fu QT bQ tR Xl XG OC im 6L o1 qO wF Cs a1 fR oW M0 pf SN Qi 4w 86 LM dX aj GE Hf Og eV Dy UQ 43 mj 1I Tq O4 wk Js Oc EQ 7R BE L0 Pi Y6 cb 0N q7 9N Vs cl tN N1 gD xj 8y hD jV hM sv 5A Rd bd to GC V3 PN ig 0v 2X kq 6B sl J5 Hx j1 Ky 9P BC sB Rp ui 4k 7l cv nR y5 Rq lS s3 vT v7 IF td 2J mN Fn xy GS fB ho nk MH Er nY cb if lD pS ci YI bx EK MW Lx p7 Z7 aI Rm XI Wf Vi qH PG w8 tv kw lT WF 8E 5w XQ lo Dw tb Rq cc lG Vb 3F dJ 5w HX BM xX yZ Y1 RC aB I5 zz XH 5E r4 Ow 5F 9i yg Tm Sl UE uI Xn 7U uw Tq 6B VI II 73 wW 6n yG ua fo Nd 7V 1L cF yH P3 yx ps Cb Z8 nM et MR 3w T7 I1 q9 2U TE uj 1R 8s c1 2d QP La Garita de Herbeira » Ciencia y Naturaleza
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

ZEPEs y protección de plagas

El otro día hablaba de la carga ganadera. Por si no tuviésemos ya bastante con las devastadoras plagas endémicas de los Borbones y sus voraces e insaciables políticos o el tinglado autonómico arrebatacapas o  la chusma corrupta tecnocrática de Bruselas arruinando la agricultura, va y ahora para terminarnos de rematar nos han soltado otra temible plaga: la de la langosta. La de la langosta de secano, insecto ortóptero, que no la marina propia del frugal menú de esforzados sindicalistas, socialistas y comunistas.

Una comarca extremeña es la principal beneficiaria de la nueva medida animalista filantrópica que algunos se malician pudiera tener que ver con los desvelos del amigo moruno. Quizás un ensayo de nuevos ataques, que la arruinada España de don Felipe está indefensa y a merced del enemigo interno y externo.

Pero la capacidad de devastación de nuestros campos ni siquiera hay que achacársela al moro, la Junta de Extremadura socialista se basta y sobra.

Un raro empeño de la casta parasitaria socialista es que todo el territorio bajo su mando sea una ZEPA, una zona de especial protección de aves, de pájaros y pájaras cabe decir. Extremadura, como vistoso parque temático desértico para disfrute de los señoritos de Bruselas y de la OTAN, con los heroicos socialistas como manijeros.  Para ello hay que acabar con el sector agrario y en ello están.  Hoy se puede atravesar la región sin poder ver un simple cochino en las dehesas.

Pero, no se trata solo de Extremadura. Siendo ecuánimes es preciso reconocer que la corrupción y estupidez se encuentra muy generalizada en toda la casta borbónica. Cabe colegir que son atributos sine qua non de acceso a la cosa pública. Sí, hace unos años también hubo una plaga en Castilla y León provocada por la estupidez gubernamental autonómica. La de los topìllos o ratones de campo.

Las razones de ambas plagas se encuentran en la prohibición de emplear insecticidas o productos fitosanitarios de control de plagas.

Las instituciones borbónicas se han convertido en Zonas de Especial Protección de traidores e inútiles. Sugiero que en vez de ZEPAS de protección de pájaros y pájaras se establezcan Zonas de Especial protección de extremeños (ZEPEs) antes de que terminen de exterminarlos.

Por cierto, no hay mal que por bien no venga. Vil Gates está investigando la posibilidad de colocar las langostas extremeñas como nuevo delicatessen de la Agenda 2030.  Mucho más sustanciosas que el jamón de bellota y además la pueden consumir moros y sionistas, con lo que el negocio es redondo.

 

 

Sobre el concepto de carga ganadera según el NOM

Como es sabido existen dos grandes tipos de ganadería, la extensiva y la intensiva. En la primera la alimentación fundamental se debe a las posibilidades de la fotosíntesis no asistida, es decir, por pastos, praderas, pastizales o bien rastrojeras o residuos de cosechas. En la segunda, el ganado se alimenta con grano de cereal o soja, producto de cultivos o fotosíntesis asistida con fuentes energéticas colaterales diferentes y complementarias de la fotosíntesis, entrando en competencia con el consumo humano directo.

Es cierto que transformar proteínas vegetales en animales supone un cierto rendimiento en el proceso que varía con la especie animal, su condición rumiante o monogástrica. Su influencia sobre la capacidad de alimentar a la población humana es diferente.

Cada finca dispone de una carga ganadera variable según la estación y la climatología de ese año. En realidad, la ganadería imita a la naturaleza con sus ciclos de reproducción y cría según el ciclo estacional anual. Las ferias de ganado se asociaban a fechas de comienzo o fin de estacones o ciclos.

En caso de sequías persistentes, la carga ganadera que es capaz de sostener una finca se reduce de modo drástico. La productividad primaria no permite sostener la cadena trófica en el estadio deseado.  Lo que es válido para la ganadería extensiva también lo es para las grandes fincas de caza.  Para evitar epizootias se regulan cacerías especiales para disminuir la biocenosis hasta lo sostenible en tales condiciones.

Todo esto es bien sabido, pero conviene recordarlo hoy cuando en esta etapa final de la civilización los poderosos aliados con sus títeres políticos como pastores traidores y matarifes consideran a la mayor parte de la población humana como simple carga ganadera a sacrificar con uno u otro pretexto. Lástima que no empiecen dando ejemplo exterminándose ellos mismos y su diabólica ralea.

Para este proyecto satánico criminal han ido colocando pacientemente sus peones, viciosos chantajeables, corruptos, violadores, gentuza sin escrúpulos, en puestos claves de instituciones tradicionalmente consideradas respetables. Incluso han logrado desactivar el Vaticano con una mafia hipócrita y encanallada de ateos viciosos pederastas. O mediante el fraude electoral transformar a los EEUU en una república bananera más con usurpador criminal tramposo al que ningún crimen resultaría ajeno. Su Satanidad insta a sus traicionadas ovejas a obedecer a las lobunas instituciones internacionalistas globalistas mohatreras.

Y para disminuir la carga ganadera de acuerdo a sus intereses bastardos no dudan en sabotear la propia naturaleza manipulando el clima con las nuevas tecnologías. No sería raro que pronto veamos la promoción del canibalismo como tendencia hegemónica de consumo de proteína animal. No me extrañaría ya nada que Bergoglio estuviese preparando un filantrópico motu propio sobre asunto de tan alto contenido teológico.  Cerraría el ciclo de civilización inaugurado en América por la Hispanidad que tanta odia y potenciaría las exquisitas excelencias del indigenismo con o sin Pachamama.

El problema para la humanidad es muy difícil porque se trata del Poder contra la gente. Un Poder que se disfraza de modo hipócrita como filantrópico y que seduce aún a muchos.  O que divide a la sociedad para mejor engañarla y dominarla en falsas derechas o izquierdas que luego perpetran las mismas políticas.

Como último refugio ante la esclavitud, la barbarie o la muerte, el Arte, la Gran Cultura siempre nos muestran caminos de Libertad y supervivencia espiritual y material. Cabe imitar la postura del perro sabio cervantino en el Coloquio de los perros. Y comprobar por uno mismo que, pese a la propaganda, los supuestos lobos asesinos son los propios pastores que tienen la misión de proteger al ganado puesto a su cuidado.

 

 

 

 

 

«Sine agricultura nihil», o eso decían

«Sine agricultura, nihil» es el lema de los Ingenieros Agrónomos y sigue siendo una gran verdad aunque Bill Gates y demás plutócratas sin corazón ni humanidad intenten destruirla con sus desvaríos criminales.

Ayer se produjo una gran manifestación en Madrid contra la política perpetrada por el infame gobierno de Su Majestad. Nos congratulamos de su éxito aunque desgraciadamente dudamos que el Régimen vaya a rectificar porque carece de suficiente soberanía ni general, ni alimentaria.

En España estamos sufriendo varios procesos conjuntos que han devenido en la actual crisis de abastecimientos, despoblación rural y pérdida de biodiversidad de los sistemas agrarios. Aunque en este caso la causa inmediata o directa sea la movilización del transporte contra la ruina a la que les condena el gobierno de Su Majestad. Hubo una época no tan lejana en la que la seguridad de abastecimientos en la alimentación se consideraba cuestión geoestratégica de seguridad nacional, de modo que las entidades públicas intentaban regular mercados y sobre todo evitar posibles hambrunas o crisis de subsistencias.  Cosas de la malvada dictadura dicen los progres cómplices de la nueva tiranía.

No está de más un sucinto repaso histórico por esquemático que sea que permita comprender mejor la problemática de la moderna agricultura industrializada consumidora de input cuyos mercados no controla al estar en manos de monopolios internacionales o de mercados como la energía fósil. Causa última por la que el sector ha pasado de fuente y refugio de ahorro a acumular deudas casi insostenibles. Porque hay que tratar de distinguir la responsabilidad del presente devastador gobierno de Su Majestad, que es mucha por estar al servicio del enemigo, de los que son variables o cuestiones permanentes de la actual forma de producción agraria y su sistema logístico y de industria agroalimentaria asociado.  Cuestiones que se deben comprender para poder informar una Política agraria que atienda los legítimos intereses de agricultores, ganaderos y consumidores así como la conservación de los sistemas agrarios y ecosistemas.

En la posguerra española el conocimiento práctico de los recursos agrarios y de su gestión era muy elevado y trataba de enfrentar las condiciones de penuria existentes. Las antiguas publicaciones del Ministerio de Agricultura, incluidas las de divulgación y extensión agraria eran muy buenas desde el punto de vista del conocimiento de la realidad agraria y forestal. Sobre todo durante los primeros años, saqueado por los socialistas el oro del Banco de España y cuanto valiese para su pillaje, sin apenas divisas, y sin ayudas exteriores como las que recibieron la mayoría de los países europeos, salvo alguna de la Argentina peronista, la autarquía obligaba a gestionar lo mejor posible lo poco de lo que se disponía.

Sostenibilidad

Para lograr auténtica sostenibilidad se trataba de distinguir lo que puede considerarse renta de lo que sería capital natural. Se conocía el medio al menos en su aspecto cualitativo porque a nivel estadístico existían notables lagunas. Especialmente desde que las magnitudes en términos reales van siendo progresivamente sustituidas por otras expresadas en términos monetarios, lo que dificulta el análisis y comparaciones en términos de biodiversidad, especies implicadas, o flujos de materia y energía de los diferentes sistemas agrarios.

Con posterioridad, cuando ya los sistemas tradicionales se habían desestabilizados por la emigración, o la creciente incursión de la agroindustria hubo un grupo de estudiosos españoles, como José Manuel Naredo, Pablo Campos, o Javier López Linage, con los que en otro tiempo tuve el honor de colaborar como ingeniero agrónomo. Eran investigadores preocupados por el conocimiento, mejora y en algunos casos rehabilitación de los sistemas agrarios tradicionales, incluyendo en este concepto una visión integrada  de diferentes aspectos de la vida rural tradicional como la vivienda, los aperos o los objetos útiles. Levantaron acta de un mundo perdido, en el que prevalecía el valor de uso sobre el valor de cambio, la escasez objetiva sobre la subjetiva, el ciclo cerrado y el largo plazo, y en que mal que bien, la gente a base de ingenio, conocimiento diferenciado de su universo y mucho esfuerzo, se apañaba para sobrevivir sin el uso intensivo de energía fósil.

Hace no tantos años se consideraba que la solución del problema social agrario era fundamental para la vida de los pueblos y especialmente para España. Durante la Segunda República este era uno de los problemas sociales fundamentales y muchos achacan al fracaso de la Reforma Agraria el posterior del propio del régimen republicano. Una Reforma instrumentada técnicamente entonces por el catedrático Pascual Carrión que resultaría demasiado lenta, desbordada por la acción revolucionaria de movimientos políticos y sindicales. Y también con un enfoque demasiado parcial, al centrarse principalmente en la Propiedad de la tierra en áreas latifundistas y carecer de una visión de conjunto o integral del problema, incluidos aspectos ecológicos relacionados con la producción.

Ya en la Transición se recrea un Instituto Andaluz para la Reforma Agraria (IARA) cuyo presidente fue José María Sumpsi, mi antiguo profesor de Econometría en la ETSIA de Madrid. Basado en la vieja mitología del reparto de tierras, y sin un apoyo adecuado de servicios, financiación y buenos gestores empresariales, su fracaso estaba anunciado y era cuestión de tiempo. En especial cuando la PSOE ideó otra forma de dominación menos peligrosa para sus intereses partidistas. Como compensación de ese fracaso y para mantener su clientela de votos y pax social se estableció el sistema de las paguillas, el llamado PER, una especie de sopa boba frailuna actualizada en la que las gentes de la PSOE hacían de píos hermanos limosneros benefactores del convento. Los nuevos manijeros de la PSOE reparten el dinero entre afines como antes jornales los antiguos capataces del malvado amo. Una forma de mantener gentes dependientes y permanentes votantes del pertinaz socialismo.  Y también de servir y no enfrentarse a los poderosos, a la vieja aristocracia o burguesía terrateniente. Un tinglado estable de corrupción, atraso e ineficiencia blindado con el lamentable sistema autonómico cuyo caciquismo estructural impedía la alternativa política.

En España ya no existe la antigua y dramática presión sobre la tierra pues la población empleada en la agricultura y residente en el mundo rural ha descendido enormemente, de modo que muchas extensiones de nuestros campos se hallan ahora solitarias, abandonadas, colonizadas por matorral o las primeras etapas de la sucesión ecológica y  los sistemas agrarios se han simplificado, perdiendo gran parte de su complejidad y riqueza ecológica, cuando simplemente ya han desaparecido.

Energía y Agricultura

Detrás de tan profunda transformación existen muchas causas, una de ellas es el cambio en la utilización de la energía y sus principales convertidores: plantas, ganado y máquinas en los sistemas agrarios. De singular importancia es, frente a la ganadería tradicional integrada, el desarrollo de la ganadería intensiva alimentada con productos propios del consumo humano como el maíz o la soja. Un combustible diferente del que usaban las máquinas vivientes de nuestra cabaña autóctona, más resistentes y mejor acomodadas al medio natural y capaces de aprovechar mejor los propios recursos pascícolas y la fotosíntesis no subsidiada con energía fósil, sirviendo además para la tracción en el caso del vacuno.

Hoy asistimos gracias a la manipulación mental de urbanitas ignorantes a otra vuelta de tuerca en el proceso aparentemente imparable de descomposición del mundo rural. La  nueva ofensiva bárbara y fanática se realiza contra actividades tradicionales de gran importancia ecológica como la ganadería brava o la caza. Actividades que forman parte de los hábitos y el ocio rural pero que constituyen actividades de extraordinaria importancia económica y social, también para el sector industrial y de los servicios.

Caza y ganadería brava

Dos actividades amenazadas de gran importancia ecológica, cultural y económica con generación de empleo en diferentes sectores relacionados. La caza bien gestionada es fundamental en el equilibrio de los ecosistemas. El toro de lidia constituye una rara y preciosa joya zootécnica de gran importancia también para la conservación de las dehesas. Las dehesas constituyen un sistema agrícola, ganadero, forestal y cinegético de extraordinaria importancia ecológica en la España sujeta a las condiciones de la sequía estival. No obstante, su alto rendimiento medido en capacidad de producir proteína animal en relación con la energía fósil empleada ha ido reduciéndose con el tiempo como muestran los importantes trabajos con datos reales obtenidos con documentación contable de base por el investigador extremeño Pablo Campos. Un asunto muy importante que merece otro desarrollo aparte.

Pero el actual despotismo iletrado se mueve por prejuicios y o intereses bastardos y no admite razones. El nuevo gobierno de señoritos prepotentes e ignorantes al servicio de fuerzas que muchos ignoran es más de temer que un nublado o que la peste porcina o la plaga de la langosta, todos juntos. Probablemente, detrás de los actuales intentos de prohibir la caza se encuentre el deseo de los gobernantes despóticos de retirar las escopetas y rifles en poder de los ciudadanos, para evitar cualquier posible resistencia a la nueva tiranía que amenaza consolidarse en España.

Dietas

Existe preocupación por el efecto que una dieta inadecuada tiene en enfermedades vasculares y en la salud en general de la población. Bill Gates ya nos dice que debemos consumir su sanísima carne de plástico sin olvidar insectos u otras porquerías.

No podemos sustraernos a la influencia de la potente industria agroalimentaria que condiciona nuestros hábitos y nuestras relaciones sociales y económicas, sin olvidar los impactos ambientales asociados a la agricultura y ganadería intensivas. No sin un cierto voluntarismo, unos hablan de recuperar la “dieta mediterránea”. Otros proponen como remedio la recuperación de la llamada “dieta atlántica”, o tradicional del Norte de la zona litoral, en la que el pescado tiene un componente fundamental. Sin embargo, la cuestión que es realmente compleja, y en la que tiene que ver tanto los hábitos alimentarios, las condiciones sociales, cuanto los cambios producidos en los sistemas de producción agrícolas y ganaderos occidentales.

Nuestra opinión es que, en el caso de toda España se esta sustituyendo en exceso la proteína de origen vegetal en la dieta por otra de origen animal, y, además, de animales monogástricos, aves, porcino, alimentados con piensos compuestos, (grano, soja, etcétera), alimentación ésta que también se emplea para los rumiantes, obviando la capacidad de utilización, gracias a la peculiaridad de su sistema digestivo, de los recursos pascícolas que se hallan crecientemente infrautilizados. La proteína vegetal sustituida era la aportada antes por las leguminosas de consumo humano, magníficos elementos de nuestra dieta y cocina tradicionales, extraordinarios pilares de nuestra gastronomía tradicional: garbanzos, judías, lentejas, habas, guisantes…  Tal sustitución es provocada tanto por razones de consumo: comida rápida o basura, modas, neomarxismo cultural con sus cambios sociales inducidos de provisionalidad, indigencia contra la tradición, disgregación familiar, etcétera, cuanto por razones técnicas productivas, dificultades de mecanización de la recolección, empresariales, falta de personal, disminución del valor añadido (y de la energía empleada) para las grandes transnacionales. El resultado es lamentable tanto para la salud de las gentes como de nuestros suelos, puesto que, asociados a las leguminosas, existen unos microorganismos capaces de fijar el nitrógeno atmosférico, es decir de abonar de modo natural nuestros campos, con el consiguiente ahorro energético. La pérdida de biodiversidad, o el aumento de matorral y entropía también se asocia a estas cuestiones.

Pero el despilfarro energético en el sistema agroalimentario occidental no acaba en el descenso de la producción de leguminosas para el consumo humano. Según los diferentes animales y modos de producción, la obtención de una unidad de proteína animal requiere el empleo de no

menos de siete de origen vegetal. El drama es mayor cuando parte de esta proteína no procede de recursos pascícolas sino de grano, de modo que el ganado alimentado de tal modo, aunque fuera rumiante y por tanto pudiere aprovechar los pastos a diente o por sistemas parecidos a los tradicionales, está quitando alimentos directamente válidos para la alimentación humana. Para colmo, la moda de los biocombustibles supone añadir otro competidor, los motores de explosión, actualización mayor que la correspondería antes a los animales empleados para tracción mecánica. Y esto, además, en una situación esquizofrénica en que se fomenta la desertización de las tierras sin habitantes ni ganados y a la vez la producción de ganado sin tierras.

Otro aspecto curioso con graves consecuencias para la dieta es la recesión de la producción hortofrutícola tanto en Galicia como en casi toda la Cornisa cantábrica. Cosa especialmente notable cuando habría que buscar alternativas viables al sector ganadero hoy atacado por animalistas, pseudo ecologistas, veganos y demás tribus urbanas. Existen condiciones ecológicas para ello, pero, también, las lacras endémicas del sector agrario gallego: atomización y dispersión de las explotaciones, falta de dimensionado y productividad, ausencia de experimentación, investigación aplicada y mejoras, infraestructuras de comercialización y conservación insuficientes. Falta de suficiente sensibilidad para acomodarse a la demanda en calidad y cantidad.

En este momento no sabría valorar el alcance y duración de la presente crisis de abastecimiento y carestías. Ojalá sea pasajera y no tenga graves consecuencias. Esperemos que nos sirva de lección para comprender y valorar hasta qué punto son frágiles las condiciones que permiten mantener nuestra civilización.  Si así fuese y hubiere voluntad de rectificar al menos habría servido para algo.

 

El zoco de San Jerónimo

¡Barato! ¡Barato!

Con la deseada sopa boba de Bruselas en entredicho, maná ajeno necesario para engordar un Régimen más que tieso, se acaba de producir otro esperpento propio del primoroso reinado de don Felipe VI: “Pasen y vean, señores, el tinglado de la perenne farsa.

Primero, el contubernio y tejemanejes entre las mesnadas mohatreras de empresarios oficiales subvencionados y sindicalistas valerosos oficiales no menos generosamente subvencionados.

Luego la subasta del voto de los lugareños navarros: que si voto no sé qué, tú quitas la moción que me perjudica en el ayuntamiento de tal.  Alto patriotismo de campanario. Quiero decir que el campanario es muy alto.

Por no ser menos, interviene un diputado extremeño que “de la feria de Trujillo nos ha traído un aderezo”. Sin ser Luisa Fernanda hay que comprender en su descargo que es cosa asaz complicada, demasiado difícil para un diputado de cuota y lista cerrada, acertar la mano con el botoncito que corresponda. Las votaciones las carga el diablo y luego pasa lo que pasa.

Lo que se da no se quita, santa Rita, Rita”, dice muy redicha y puesta en razón refranera doña Purita Batet, catalana sí, pero nada que ver con el ilustre militar defensor de la legalidad republicana contra los golpistas catalanes en el 34.

El del aderezo trujillano alega que es el maldito chisme el que ha cambiado su voto.

Doña Purita, “una vez me dices que sí, otra vez me dices que no, el demonio que te entienda a ti…”  va y cierra la puerta del Parlamento a cal y canto.

Casado, ese hombre, se niega a denunciar los hechos por si además de estulticia e ineptitud demostradas hubiere delito que pudiese ser comprobado.

En vista de lo cual un abogado denuncia los hechos en el juzgado de guardia, denuncia que de momento ha sido admitida a trámite, pero que de prosperar puede mostrar la posible mohatra. El tingladillo o acuerdo bajo mano entre Rinconete y Cortadillo para aprobar la cosa y salvar la cara ante el electorado que no se entera de nada en este reino patio de Monipodio.

Casado, ese hombre, acaso para disimular se plantea encargar un máster a empresa amiga para que expliquen a sus diputados cómo y dónde hay que apretar el botón.

Bien protegido, el presidente del Gobierno de su Majestad sigue tan ricamente despanzurrando todo lo que le dejan y a la peripuesta y acicalada doña Yolanda se le hiela la sonrisa que luce en su cara tras la placentera entrevista con el gran jefe comunista en el Vaticano.

«Nada por aquí, nada por allá«, ¡cuidado con la cartera, políticos en prácticas!

OTRO SÍ DIGO

Dentro del desastroso reinado de don Felipe VI está siendo muy comentada la filtración de Su gobierno a cierto periódico izquierdista acerca de los documentos secretos sobre la crisis ucraniana.  ¿Pura estulticia o frivolidad o sabotaje? Lo que faltaba para mejorar nuestra credibilidad internacional.

 

Tras la «plandemia», ¿Ucrania y el cambio climático?

Afortunadamente, con la iniciada revocación de prohibiciones y limitaciones a los derechos humanos parece ser que la plutocracia ya está empezando a dar por finalizada la famosa “plandemia”. La acorazada mediática gira sus potentes cañones hacia nuevos objetivos.

Ahora tocaría otra forma de aterrorización psicológica de la sociedad, otra «emergencia» que permita sostener y aumentar el autoritarismo contra la libertad y los derechos civiles de las gentes. Por lo que cabe deducir del actual proceso histórico, la plutocracia eugenésica satanizada habría decidido que ya no le interesa mantener regímenes más o menos liberales o democráticos y trataría de implantar una tecnocracia despótica y liberticida que atienda y mantenga sus intereses sin controles ni mayores formalidades.

Gracias a un pretexto u otro, el caso es promover el autoritarismo liberticida. En ello están muchos de sus justificadores teóricos o prácticos. “Plandemias”, guerras, calamidades de la naturaleza, “todo vale para el convento” como decía el fraile roba gallinas del cuento.

De modo que ahora, con gran incertidumbre aun en este momento, tenemos la peligrosísima crisis de Ucrania provocada originariamente tras el golpe de Euromaidán de 2013 y los acosos a la Rusia actual que ya no es la URSS de la guerra fría ni menos la de la División Azul. Tema difícil como todos los de geopolítica, pero que la mohatra mediática lo cuenta o tergiversa a su manera, siempre a gusto del amo.

Y desde luego, aunque la cita anual de Davos con el mandarín comunista chino de prima donna haya resultado algo deslucida, también la gran Oportunidad estratégica de lo del cambio climático que sin duda ha de dar mucho juego en el actual proceso de sometimiento autoritario de las naciones. Se trataría de una mohatra perfecta, decretada por el llamado Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC). Un tinglado ad hoc montado por la ONU como coartada pretendidamente científica y neutral para favorecer políticas monopolistas abusivas y promover la dictadura tecnocrática globalista. De este modo la élite se asegura dominar el discurso supuestamente científico. Incluso censurando o ninguneando la ciencia disidente y los hechos que no cuadran en el plan establecido. Personalidades que no se dejan avasallar son tratados como herejes de la nueva religión climatológica.

A este tenderete oficialista se viene oponiendo otro del que el lector seguramente habrá escuchado hablar menos: el Panel Internacional No Gubernamental sobre Cambio Climático (NIPCC). El NIPCC tiene sus raíces en una reunión en Milán en 2003 organizada por la Science and Environmental Policy Project (SEPP), una organización de investigación y educación sin fines de lucro con sede en Arlington, Virginia. Se trata de un grupo internacional de científicos y académicos no gubernamentales que se han reunido para comprender las causas y consecuencias del cambio climático. Científicos y profesionales que no están predispuestos a creer sin mejores evidencias demostrables que el cambio climático es causado por las emisiones humanas de gases de efecto invernadero. Pretenden recoger y estudiar  las evidencias que ignora el oficialista Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC). Y debido a que no trabajan para ningún gobierno, no estarían sesgados hacia la premisa de que es necesaria una mayor actividad autoritaria gubernamental para combatir el cambio climático de supuesto origen antropogénico.

Una visión desde España

Muchos de los problemas reales o inventados que amenazan hoy a la Humanidad tienen un carácter global, que rebasa las posibilidades de actuación de las naciones, suponiendo que aun mantuviesen suficiente soberanía y quisiesen ejercerla. Sin embargo, no conviene perder nuestras referencias más inmediatas. Pero lo que viene ocurriendo en un horizonte temporal dilatado, desde antes de una actividad humana de consecuencias significativas, es la oscilación climática. Con periodos de glaciación y de interglaciación. Además de las tendencias primarias en uno u otro sentido habría periodos de pulsaciones más reducidos dentro de ese proceso general. En el caso de la Península Ibérica cabe recordar algunas notas ilustrativas:

Según Estrabón en la España romana había “densos bosques y corpulentos árboles”,  de carácter mesófilo más que mediterráneo. En el cambio de especies vegetales conviene recordar, a diferencia de la orografía americana con cordilleras en el sentido de los meridianos, las dificultades de adaptación a la aridez por las barrederas orográficas según los paralelos que impiden el “movimiento” de las masas boscosas hacia el Norte. Sin embargo quedan relictos como el hayedo de Montejo en Madrid, testigos de un pasado de predominio mesófilo, antes de que el haya perdiera la batalla contra el pino.

En la Península Ibérica se produce un periodo de aridez desde los Reyes Católicos hasta Felipe II, con un descenso de más de la cuarta parte de la pluviometría anual lo que tuvo, junto a otros factores, singular importancia en la ruina de la agricultura castellana.

Se produce una grave crisis de la industria de la seda por regresión de la morera. Síntoma indicativo del progreso de la aridez hacía el norte además de los cambios en la distribución natural de especies vegetales lo constituye la sustitución del buey por el mulo como elemento de tracción.

La pulsación climática ibérica estaría ligada a la experimentada por el Norte de África y el Sahara en particular, con un grave proceso de desertización patente desde el siglo VII, que probablemente influyó en el avance del Islam, pues muchos habitantes de las otrora áreas agrícolas se vieron forzados a emigrar.

Las sequías cíclicas están ligadas a la actividad solar y en algunas ocasiones han dado lugar a importantes revueltas campesinas con efectos políticos y sociales.

No se conocen bien del todo las causas de dichas pulsaciones climáticas pero muy probablemente la más importante sea las variaciones en la actividad termonuclear del sol.

Cabe decir, en breve resumen, que

La naturaleza, no la actividad humana, gobierna el clima. 

El clima está sujeto a pulsaciones de diferente escala, geológica o histórica, estacionales, diurnas y nocturnas, locales o continentales.

La influencia principal tiene un origen cósmico aunque muy influido por la geografía. No hay más que recordar, por ejemplo tan conocido, la influencia de la geografía de Asia en la formación de los monzones, de los que dependen muchas cosechas y con ellos el bienestar de millones de personas.

Nuevas técnicas de manipulación de la atmósfera pueden permitir modificar localmente la meteorología, promoviendo o retirando nubes y lluvias. En España las lluvias, condicionadas por la geografía, son el elemento principal del clima.

Las pulsaciones climáticas en la Península Ibérica han tenido y tienen consecuencias históricas.

Una cosa son las emisiones de CO2 en las que se basan las políticas autoritarias para promover monopolios empresariales oligárquicos y dictaduras políticas o culturales y otra la verdadera problemática medioambiental que tiene que ver con la erosión, los recursos no renovables, la contaminación, la destrucción de bosques y la manipulación genética, o la eliminación de los sistemas agrarios tradicionales más adaptados al ciclo cerrado.

Lo que constituye una grave amenaza para la Humanidad no es el clima sino la manipulación de los datos y la información sobre el clima que perpetra la élite para favorecer sus políticas liberticidas, negocios y granjerías.

 

Bergoglio se mete en sinodales «Tologías»

«Vacunarse es un acto de amor» (Bergoglio)

… «Y un negocio» (Anónimo)

El cardenal italiano Pietro Parolin Secretario de Estado del Vaticano, segundo puesto más importante en el organigrama de la Santa Sede después del Papa, ha dado positivo por coronavirus. Su segundo en la Secretaría de Estado, el también controvertido arzobispo venezolano Edgar Peña Parra, ha contraído el virus y presenta síntomas. Es curioso, porque el Vaticano es el Estado mundial con más restricciones y limitaciones a la libertad con el pretexto de la plandemia.  Y por simple imposición legal o por ser muy “amorosos” ambos, los dos afectados tenían habían recibido todos los santos sacramentos de la inoculación en regla. Con refuerzo y todo. Pero nada, ni por esas. ¿O más bien por esas?

Veamos. En mayo del año pasado, Albert Bourla,  Presidente y CEO de Pfizer, participó en todo un hito teológico sinodal: una Conferencia de Salud del Vaticano titulada «Unite to Prevent & Unite to Cure» que incluyó un enfoque significativo en los tratamientos y la prevención de virus, además de proporcionar una plataforma para promover las «vacunas» producidas por las grandes compañías farmacéuticas.

El Estado de la Ciudad del Vaticano fue uno pioneros en administrar “vacunas” después de firmar un contrato con Pfizer a finales de 2020 para ofrecer en exclusiva su producto farmacéutico Pfizer-BioNTech a su personal. No se conoce el contrato como tampoco el firmado por la polémica Ursula Von der Leyen en nombre de la UE, por decenas de miles de millones de euros.

Las primeras inoculaciones se pusieron en marcha a principios de 2021. Firme defensor de la «vacuna» Bergoglio ha impuesto la inyección de Pfizer a todo el personal y visitantes al Vaticano desde el pasado diciembre. Si no hubiere cambio de planes y pese a los problemas que la inoculación estaría produciendo, a partir de febrero se exigirá la triple «vacunación» (dos dosis más el refuerzo) para entrar en el territorio vaticano. Pero estos mandatos se han impuesto cuando se está cuestionando la eficacia de todas las «vacunas» experimentales contra el virus para evitar la propagación de la enfermedad.

Se ha sabido también que Bergoglio había recibido en el Vaticano al menos en dos ocasiones y en secreto al Presidente y CEO de Pfizer, el veterinario griego Albert Bourla, aunque no se conoce el contenido de lo tratado. Puede ser simplemente un despacho de negocios o acaso otras cuestiones de orden político, porque no parece que lo sean del teológico.

No es el único caso. Ya  en noviembre de 2019, poco antes de que comenzara la plandemia, Bergoglio recibió en privado a Melinda Gates, la siniestra esposa del no menos siniestro Bill Gates, el vacunador urbi et orbi por excelencia. El encuentro tampoco fue anunciado y nunca ha sido reconocido oficialmente. Se desconoce de qué hablaron ambos globalistas plutócratas.

En cambio, ancianos honrados como el cardenal Zen no han merecido el honor de ser recibidos por Bergoglio, acaso por no molestar a los jefes comunistas chinos.

Albert Bourla, el personaje recibido de tapadillo por Bergoglio, es judío griego y además del Premio al liderazgo de negocios entregado por Ursula von der Leyen, la contratista firmante de la UE, también acaba de recibir el Premio Theodor Herzl de manos de Ronald S. Lauder, presidente del Congreso Judío Mundial.  Oficialmente el motivo en este caso fue en reconocimiento al desarrollo de la vacuna contra el COVID-19.

El Premio Theodor Herzl, establecido en 2012, reconoce a personas sobresalientes que trabajan para promover los ideales de Herzl. Se considera a este famoso abogado húngaro el fundador del sionismo político que se organizó oficialmente en el congreso de Basilea de 1897. Herzl entendía que era un hecho histórico que había antisemitismo en todas partes no obstante lo favorable que fuesen las leyes o la misma disposición de las autoridades. Como remedio proclamaba la necesidad de crear un Estado judío independiente. El Estado sionista se inspiraría menos en las tradiciones propias que en las concepciones revolucionarias de los reformistas judíos más avanzados. Sería un estado socialdemócrata, federativo según la democracia socialista.

Si el bergogliato dura mucho tiempo más me temo que la bimilenaria Iglesia Católica nos va a quedar irreconocible.

 

 

Diccionario zoológico de género y sexual

DePaul es la mayor Universidad Católica americana, famosa en el mundo entero por sus estudios de Zoología que constituyen grandes avances en la materia. Incluso Bergoglio estaría estudiando la posibilidad de recogerlos en una de sus tan comentadas encíclicas provocación disparate. Una muestra: la plataforma en línea de la universidad, Campus Connect ofrece a los miembros la oportunidad de elegir entre nueve «opciones de género».

Sin embargo, olvida el hermafroditismo, tan propio de los caracoles. Esas criaturas de Dios que también tienen derecho a género y propio colectivo arrebaña presupuestos. Un descuido que desluce tanto benemérito hallazgo. Parece una nimiedad, pero no lo es a mi modesto entender, que no quiera Bergogio considerarlo herético.

Campus Connect aloja información sobre y para estudiantes, profesores y personal, para intercambiar comunicaciones. Y hasta la fecha, de hecho, permite nueve identificaciones o identidades de género, siendo posible elegir entre:

masculino,

femenino,

intersexual,

no binario,

transgénero masculino,

transgénero femenino,

cisgénero,

»no especificado»

y «no deseo identificarme».

Supongo que el lector estará tan confundido como yo. Pero veamos un poco de qué va esto según nos lo explican en internet.

La identidad de género (del inglés gender identity) alude a la percepción subjetiva que un individuo tiene sobre sí mismo en cuanto a su propio género, que podría o no coincidir con sus características anatómicas sexuales. Puede definirsee como la concepción interna que tiene una persona de sí misma como hombre, mujer, una mezcla de ambos, u otro.

Las sociedades tienen un conjunto de categorías de género que pueden servir como base de la formación de la identidad social de un individuo en relación con otros miembros.. ​ En la sociedad existe una división básica entre los atributos de género asignados a hombres y mujeres, un binarismo de género al que la mayoría de las personas se adhieren y se acoplaría a los ideales de la masculinidad y la feminidad en todos los aspectos del sexo y género: el sexo biológico, la identidad de género y la expresión de género. ​ Sin embargo, también hay algunas personas que no se identifican con algunos (o todos) los aspectos de género que están asignados a su sexo biológico, y se denominan transgénero o de género no binario, cubriendo una amplia gama de identidades de género que vienen dadas desde la subjetividad. ​

En sus estudios acerca de hermafroditas, el psicólogo John Money hablaba de gender roles en un intento de descubrir por qué el sexo cromosómico no corresponde, en algunas personas, al sexo anatómico. La identidad de género es definida como «todas aquellas cosas que una persona dice o hace para revelarse a sí mismo que tiene la condición de niño u hombre, niña o mujer, respectivamente. Incluye, pero no se limita a, la sexualidad en el sentido de erotismo».​

Stoller, psicoanalista y psiquiatra, adopta el término gender de la obra de Money y propone una diferenciación entre sexo (sex) y género (gender), siendo el primero biológico y el segundo psicológico y social. ​

Para algunos psiquiatras que han estudiado su extraño comportamiento consideran que Bergoglio sería un homosexual reprimido.

Mientras la heterosexualidad, la homosexualidad, la bisexualidad y el resto de variantes sexuales hacen referencia a la orientación sexual, entendida como la capacidad de sentir atracción sexual, emocional y afectiva por personas de un género distinto al propio y/o de un mismo género, ​ los términos transgénero y transexualidad definen a aquellas personas que se autoidentifican con una identidad de género que no se ajusta al sexo biológico con el que estas fueron asignadas al nacer. Según esto, se considera que una persona es cisgénero si su identidad de género coincide con su sexo biológico, mientras que una persona será transgénero si su identidad de género difiere del sexo biológico con el que fue asignada al nacer.

Una persona transgénero se reconoce como transexual o trans desde el momento en el que modifica su cuerpo o tiene el deseo de hacerlo hacia el fenotipo sexual opuesto a aquel que le fue asignado al nacer, bien sea mediante métodos hormonales, quirúrgicos o ambos.

Se denomina como hombre trans (transmasc) a aquella persona que, pese a haber sigo asignada al sexo femenino al nacer, según las características físicas propias de su sexo biológico, sitúa su identidad dentro del género masculino.​ Por contra, se denomina como mujer trans (transfem) a la que, pese a haber sido asignada al sexo masculino al nacer, según las características físicas propias de su sexo biológico, sitúa su identidad dentro del género femenino.

Dentro del colectivo trans suelen incluirse los llamados  géneros no binarios​ o cuirgénero (genderqueer), personas con una identidad que no se ajusta al binarismo de género, ya que su identidad no se percibe totalmente masculina o femenina.​ Sin embargo, existen personas no binarias que no se identifican dentro del colectivo trans porque este sí se articula dentro del binarismo de género. ​ En los últimos años se añadan las acepciones queer (Q) y plus (+) al colectivo LGBTQ+, abarcando así a aquellas identidades de género no binarias.

Tercer género: concepto antropológico y sociológico que se usa para clasificar a aquellos géneros totalmente alejados de los conceptos de hombre o mujer que son reconocidos como válidos en ciertas culturas no occidentales. El término designa a personas transgénero y/o intersexuales que se auto perciben con una identidad de género opuesta a su sexo biológico, pero que al no ser masculina ni femenina, es entendida como un tercer género.

Maverique: género disidente o inconformista, concebido como la alternativa occidental al tercer género, pues incluye a todas las personas occidentales que, pese a autoidentificarse con un género concreto, lo hacen con uno que no tiene ninguna relación con lo masculino, lo femenino u otro grado intermedio. Los maverique son de un tercer género ajeno al binarismo.​

Bigénero: personas que se autoidentifican simultáneamente con dos géneros distintos, los cuales pueden ser el género masculino, el género femenino u otros géneros no binarios.​

Trigénero: personas que se autoidentifican simultáneamente con tres géneros distintos, los cuales pueden ser el género masculino, el género femenino u otros géneros no binarios.​

Pangénero: personas que se autoidentifican simultáneamente con más de tres géneros distintos o, en casos más amplios, con todos aquellos que existen en su propio ámbito cultural.​

Género fluido: personas que transicionan entre dos o más géneros de forma permanente o esporádica, pudiendo ser bigénero, trigénero o pangénero según sea el número de géneros que estén implicados en dicha fluctuación. Estas pueden fluir de lo masculino a lo no binario, de lo femenino a lo no binario, sólo entre géneros no binarios o entre todos los géneros. ​

Agénero: personas que presentan una ausencia total o parcial de género, bien sea de forma permanente o esporádica. No hay que confundir a los agénero con las personas asexuales.

Mientras se escribían estos textos es posible que hayan nacido más especímenes que engorden la gusanera taxonómica.

Confieso que sigo un poco liado con la erudita explicación y tanta nueva taxonomía.

¿En dónde meter a Bergoglio y buena parte de sus cardenales y jerarcas actuales, incluida la Mafia de San Gallo que le aupó a la poltrona vaticana ?

Sería bueno que la Universidad Católica DePaul lo investigase.

 

Nota

Las imágenes reproducen cuadros del pintor católico irlandés Eugene de Leastar a cuya obra he dedicado esta garita

 

Garzón, Davos y los nuevos terratenientes

Garzón es como ministro de Consumo en el Gobierno de Su Majestad el responsable político del Plan Nacional de Control de la Cadena Alimentaria y de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. Sus recientes y escandalosas declaraciones sobre cuestiones objeto de su competencia política y administrativa probablemente deban ser contextualizadas para entenderse mejor. Pudiera ser que más que estulticia fuesen parte de un sabotaje criminal.

Se trataría de ir minando la economía real dentro de una ofensiva revolucionaria en beneficio de la plutocracia más egoísta, cerrada y criminal que ha conocido la historia. En este proceso colaboran de una forma u otra casi todos los actuales dirigentes mundiales traidores a sus pueblos y de modo asaz entusiástico aunque paradójico, los comunistas.

El siniestro mengele patrocinador del Gran Reseteo, Agenda 2030 y NOM desde el Foro de  Davos, Klaus Schwab Rothschild, ha explicado que la “Gran Reconstrucción” implica una reestructuración radical del orden social y económico del mundo. No sé si de modo consciente como colaboracionista o demostrando una ignorancia oceánica don Felipe de Borbón suele llevar la chapita de la Agenda 2030 con más orgullo que la ahora degradada Gran Cruz de Carlos III.

Schwab Rothschild llama a este proceso en el que desgraciadamente nos han embarcado gracias a la traición de nuestras autoridades pasar del antiguo capitalismo a una nueva forma de capitalismo “inclusivo” que “liberará” a los seres humanos de la propiedad privada. Menos a ellos los plutócratas, claro está que se “sacrificarían” heroicamente por nuestro bien acaparando todo.

Esta forma de comunismo posmoderno al que rinden culto casi todos los grandes próceres de Occidente de lo que antes se consideraba el mundo libre, se distingue del anterior marxismo clásico en que ahora lo que se pretende expropiar no son ya los medios de producción sino los propios bienes de consumo personal que satisfacen las necesidades básicas de alimentación, vestido, vivienda, …

Y al contrario, los medios de producción se vienen concentrando en pocas manos privadas. Según los expertos dos grandes empresas BlackRock y Vanguard controlarían el 80 % de las empresas de todo el mundo. La mayor parte de la riqueza mundial se encuentra en manos del 1 % de la población. En la última de las famosas Cartas del responsable de BlackRock, Larry Fink, se insiste en la mohatra climática, el compromiso neto cero, la sostenibilidad y demás parafernalia que debe guiar las nuevas inversiones.  Lo que no deja de poner los pelos de punta a cualquier buen entendedor.

Algunos de los más temibles plutócratas conocidos se están dedicando a comprar grandes extensiones de tierra fértil probablemente para acaparar los medios de producir alimentos. Y apropiarse del “capital natural” y convertir de ese modo sus activos financieros en activos reales. Por ejemplo, Bill Gates esta intentado convertirse en el mayor propietario de tierras agrícolas de EEUU y es actualmente el mayor comprador de fincas rústicas, aunque no el mayor terrateniente en EEUU.  Que se sepa Gates posee unas 100.000 hectáreas. Sin embargo, Gates no es el más importante terrateniente de ese país. Los mayores terratenientes norteamericanos serían magnates como Malone, Turner y Bezos que poseerían en torno a un millón de hectáreas cada uno.

EEUU es muy grande de modo que tal acumulación de fincas rústicas por parte de señoritos de ciudad no parece aún muy preocupante. Salvo que tenga que ver con las pesadillas de Davos y su tenebroso cabecilla Rothschild y nos encontremos en un proceso de no aprovechamiento del suelo para futuras especulaciones, experimentos siniestros o generar hambrunas artificiales filantrópicamente sostenibles con el concurso o colaboración de traidores o ineptos “pringaos” como el ministro comunista de Consumo de Su Majestad don Felipe.

 

España vaciada y sistemas agrarios

“La solución del problema social agrario es fundamental para la vida de los pueblos y especialmente para España”  (Pascual Carrión)

 

 “En agricultura, sólo 1/3000 horas de trabajo humano por unidad de producto se necesitan comparadas con 1840…no respondo de la exactitud de estas cifras. Los tecnócratas de quienes proceden son demagogos y, por tanto, gente sin exactitud, poco escrupulosa y atropellada” (José Ortega y Gasset)

 

«Parad, airecillos, / y el ala encoged, / que en plácido sueño/ reposa mi bien.

Parad y de rosas/ tejedme un dosel,/  do del sol se guarde/ la flor del Zurguén…»

(Juan Meléndez Valdés)

 

Uno de los temas de actualidad es el de lo que se ha venido en llamar la España vaciada y su problemática representación política, fuente de sobresaltos para las más tranquilas aguas del Régimen. Para muchos ecologistas de salón influidos sin criterio propio ni experiencia por la plutocracia financiera y sus intereses ocultos esto del campo y la ecología es una moda parecida a la de la poesía bucólico- pastoril propia de otros tiempos, aunque sin un Cervantes, Lope de Vega o Meléndez Valdés que la glose.

De aquí muchos disparates como lo de la persecución de la ganadería, la de la cría de reses bravas, auténtica joya zootécnica de nuestras dehesas o la prohibición de la caza.

José Manuel Naredo, mi antiguo maestro en muchos temas de economía agraria, es uno de los meritorios estudiosos españoles, junto a Pablo Campos, Juan Martínez Alier, Javier López Linaje, Xaquín Lorenzo u otros, de los sistemas agrarios tradicionales, incluyendo en este concepto una visión integrada  de diferentes aspectos de la vida rural tradicional como la vivienda o los objetos útiles. Es decir, todo el conocimiento propio de la vida rural antes de la introducción en gran escala de los combustibles fósiles y la consiguiente emigración acelerada derivada de los cambios en la producción y el aumento de la productividad del trabajo. Hubo una época durante el franquismo en la que las publicaciones del Ministerio de Agricultura reflejaban un gran conocimiento de nuestros recursos y su forma de aprovecharlos.

Sin embargo, había que hacer frente a problemas técnicos importantes como la carencia de estadísticas fiables en unidades físicas de superficies, rendimientos o producciones de modo que levantaron acta de un mundo perdido, en el que prevalecía el valor de uso sobre el valor de cambio, la escasez objetiva sobre la subjetiva, el ciclo cerrado y el largo plazo, y en que mal que bien, la gente a base de ingenio, conocimiento diferenciado de su universo y mucho esfuerzo y dedicación, no hay que olvidarlo, se apañaba para sobrevivir sin el uso intensivo de energía fósil.

Tengan razón última o no teorías neomalthusianas como la de Olduvai el caso es que las poblaciones dependen de los recursos y en especial de la energía. Probablemente una futura carencia en la disponibilidad de energía fósil tenga por escenario una situación de histéresis. Muchos recursos agrarios se han degradado o extinguido y la gente que sabía como emplearlos ya habrá desaparecido. La necesidad de conservar ese conocimiento popular junto con los datos que pueda facilitar la investigación aplicada como las de las estaciones de ciertas cajas rurales resulta imprescindible.

Hace no tantos años se consideraba que la solución del problema social agrario era fundamental para España. Los errores políticos, ecológicos y técnicos en el planteamiento de la Reforma Agraria republicana influyeron en su fracaso lo que resultaría fuente de violencia y un importante factor de desestabilización del Régimen. Desde entonces muchas cosas han cambiado en el mundo, y hoy en España ya no existe la antigua y dramática presión sobre la tierra pues la población empleada en la agricultura y residente en el mundo rural ha descendido enormemente, de modo que muchas extensiones de nuestros campos se hallan ahora solitarias, abandonadas. Los sistemas agrarios se han simplificado, perdiendo gran parte de su complejidad y riqueza ecológica, cuando no desaparecido. Cuando se viaja por España cada vez se observan menos superficies de cultivo por lo que el paisaje resulta menos variado. Se puede atravesar buena parte de Extremadura sin poder ver piaras de cerdo ibérico en las dehesas. Algo de vacuno de raza blanca cacereña, alguna oveja y poco más.

Es al revés: la escasa presión sobre el recurso tierra viene provocando un proceso entrópico, de desorden y desorganización de los antiguos sistemas agrarios. Tampoco suele haber una ocupación racionalizada del espacio creciente que deja la disminución de Superficie Agrícola en forma de repoblaciones o de recuperación de bosques. Como mucho se suelen realizar algunas plantaciones de especies de crecimiento rápido, lo que más bien parece otra forma especial de cultivo, pero plurianual. Un asunto cuya desatención no deja de ser paradójica por no decir inexplicable en un momento de auténtica histeria inducida con lo del cambio climático de supuesto origen antropogénico cuando la actividad fotosintética sirve para fijar CO2 de la atmósfera. O con los problemas de la pérdida de suelo fértil debida a la erosión, un verdadero desastre desde el punto de vista de nuestro patrimonio natural. En muchas zonas de nuestros montes y penillanuras las especies vegetales dominantes ofrecen manchas uniformes significativas de los procesos de degradación de los ecosistemas.

Detrás de tan profunda transformación existen muchas causas. Las explotaciones se encuentran desestabilizadas en el aspecto financiero. Han pasado de antiguos sumideros de ahorro a posiciones deudoras, víctimas del juego de costes y precios no controlados. La productividad del trabajo ha crecido de modo extraordinario. Ya no hacen falta tantas personas para atender la producción agraria, y no todas pueden recolocarse en sector industrial o servicios al menos en su misma área.  Esta desordenación del territorio multicausa genera la España vaciada.

También es un resultado del cambio en la utilización de la energía y sus principales convertidores: plantas, ganado y máquinas en los sistemas agrarios. De singular importancia es, frente a la ganadería tradicional integrada, el desarrollo de la ganadería intensiva alimentada con productos propios del consumo humano como el maíz o la soja. Un combustible diferente del que usaban las máquinas vivientes de nuestra cabaña autóctona, más resistentes y mejor acomodadas al medio natural y capaces de aprovechar mejor los propios recursos pascícolas y la fotosíntesis no subsidiada con energía fósil, sirviendo además para la tracción en el caso del vacuno.

Por haber estudiado la cuestión ya en los años setenta he sido escéptico en lo que se refiere a la viabilidad real extendida de las biomasas para la automoción. Salvo que apenas tengan aparato logístico asociado y se consuman donde se producen los rendimientos valorados en términos energéticos son muy pequeños, incluso negativos. Es petróleo cambiado de forma, porque la agricultura de los países occidentales consume mucha energía fósil que asiste a la fotosíntesis.

También debe saberse que la producción de una proteína de carne requiere varias de proteína vegetal. Por ello es de gran importancia distinguir la ganadería extensiva que se cría comiendo productos no susceptibles del consumo humano de la intensiva, sin tierra, que drena recursos como maíz o soja que podrían alimentar directamente al hombre.

 

En los párrafos anteriores he tratado de trasmitir una breve idea de la complejidad de lo que sucede y como requiere una política agraria que tenga en cuenta todos estos aspectos ecológicos y técnicos junto con otros de carácter organizativo, financiero…así como su mejor integración en la agroindustria.

Y es que no tiene razón León Walras cuando afirma que: “el valor de cambio, la industria y la propiedad son los tres hechos generales de los que toda riqueza social es el teatro”.

Muy especialmente en el sector primario deberían revisarse conceptos básicos tales como escasez, valor, gestión de recursos basada en unidades físicas y no solo monetarias, diferencia entre riqueza patrimonio y riqueza renta, crecimiento…

Una política agraria de futuro debe replantearse sus objetivos. Ante la posibilidad de previsibles futuras hambrunas producidas por fenómenos naturales, o inducidas por la plutocracia financiera, es preciso recuperar una cierta autarquía en la producción agraria que permita alimentar y mantener la sociedad en previsibles condiciones de limitación del comercio internacional.

Algo que puede colegirse requiere recuperar soberanía para tratar de abordar un programa nacional de reconstrucción del sector FAO. Y que en mi humilde opinión no parece puedan arreglarlo unos cuantos francotiradores en guerra de guerrillas, aunque puedan tener un papel útil para… ¿acaso favorecer los intereses de los enemigos de España?

Pero, ¿Dónde influir de modo preferente?

Es preciso comprender dónde estamos y tratar de evaluar de modo multidisciplinar las políticas, los programas y los proyectos. El esquema energético de la agricultura española puede ilustrar esta pregunta. Al mirar en el esquema del diagrama energético la división en fotosíntesis asistida o no asistida se pueden observar los puntos más críticos e interesantes, en especial en un posible futuro de penuria e incluso hambrunas.

Pero esto puede ser objeto de otra garita.

 

 

De estafas y conspiraciones

«Si quieres vender algo, primero has de crear tu propia demanda«. (Lord Keynes)

Sobre la última razón de ser de las inyecciones más o menos letales llamadas “vacunas” existen diversas interpretaciones. Si hacemos caso a uno de sus impulsores, el plutócrata filantropófago Vil Puertas, formarían parte de la “solución final” que estaría abordando la plutocracia satánica para exterminar a parte de la población mundial. Por razones de control mas que de negocio. Acaso inspirados en las teorías neomalthusianas de Olduvai, con sus escalofriantes modelos matemáticos, un asunto muy interesante del que conviene ocuparse en otro momento.

La mayor personalidad que representa a la Iglesia tradicional o resistente no cismática bergogliana, el valiente y lúcido Monseñor Viganò, también ha hablado claramente sobre este asunto:

“ …todas las decisiones que toman el Gobierno, las agencias e instituciones europeas y los organismos internacionales son plenamente coherentes con un mismo guión y un mismo director, y tienen por finalidad la destrucción deliberada del tejido social, político y económico –y obviamente también religioso– de las naciones con miras a instaurar el Nuevo Orden Mundial. O sea, una dictadura universal. Para alcanzar este objetivo criminal, que constituye un verdadero golpe de estado planetario, se ha provocado una emergencia –hoy pandémica, mañana ecológica– a fin de hacer posible el Gran Reinicio teorizado por el Foro Económico Mundial y que la ONU ha abrazado con el nombre de Agenda 2030.”

Pero existe otra interpretación, más primaria o elemental, en el fondo no incompatible con la anterior porque bien pudiera constituir una fase previa de ella, que tiene que ver simplemente con los negocios, con el Gran Capital globalista, desalmado, deshumanizado, sin frenos morales o siquiera legislativos de las diferentes naciones. Un Gran Capital para el que las personas son solo números. Cifras, como también la cuenta de resultados o el volumen de negocio. Y con la corrupción estructural de carácter fatal en la que se basa la socialdemocracia fabiana por la que es preciso sobornar o en su caso chantajear a quienes toman decisiones de carácter público, sean políticos o medios de comunicación que no formen parte directa de esa plutocracia. Esta interpretación se basaría, por ejemplo, en una serie de hechos como la negociación entre Ursula y su marido Heiko Von der Leyen con la Farmaindustria.

Así lo cuenta Adrian Onciu:

En la primavera de 2021, inmediatamente después de la llegada de Heiko a Orgenesis, se llevaron a cabo intensas negociaciones a nivel político. Su esposa intercambió mensajes de texto y llamadas tanto con el CEO de Pfizer como con su esposo, ubicado en las proximidades de Pfizer…. En mis investigaciones anteriores dije de Mediafax que los mensajes de texto y las llamadas de la Sra. Ursula von der Leyen han desaparecido repentinamente de su teléfono, para asombro de la Defensora del Pueblo Emily O’Reilly. Sin embargo, no fue la primera vez que Ursula von der Leyen borró todos los rastros de su teléfono, de una forma que supera las habilidades de Harry Potter.

El 8 de Mayo de 2021 llegó la gran noticia. Los europeos se sintieron aliviados. Ursula von der Leyen cerró el trato con Pfizer para la compra de 1.800 millones de dosis de vacunas, más o menos. No se mencionó ninguna cantidad por dosis porque, por supuesto, no se necesitaba tal transparencia, especialmente cuando un dólar más o menos significa en total 1.800 millones de dólares. Y esto es dinero de nuestros bolsillos, de los rumanos, búlgaros, húngaros… Vacunados o no, no importaba en absoluto. En ausencia de estadísticas y números oficiales, se estima que el negocio tiene un valor de aproximadamente 36 mil millones de dólares, lo que nos deja alrededor de 20 dólares por dosis. Dado que existía una transparencia “máxima”, a continuación, se presentan pruebas indirectas. Esto solo se basa en hechos, números y comunicaciones oficiales que logré recopilar ante la ausencia de cualquier iniciativa de la “heroína anticorrupción”, la fiscal jefa Laura Codruta Kovesi.

Con un valor de 38 mil millones de dólares, dichos contratos devengan “comisiones de desempeño”. Bruselas utiliza pequeñas cantidades de comisiones, pero derivadas de valores muy grandes. Incluso así la ganancia es gigantesca. Personalmente, tuve algunas dificultades para calcular el 2% de 38 mil millones. Hace una “comisión de desempeño” de 760 millones de dólares, para ser exactos.»

Se trata de una cifra que da para sobornar a muchos, muchas y muches.  Pero, si falla hay otros cartuchos en la recámara.

En efecto. Ursula al parecer no estaría del todo segura de aprobar tan sospechosa maniobra y no terminaba de dar el deseado Sí quiero. Adrian Onciu prosigue su revelación y cuenta lo que entiende fue el empujoncito final en las negociaciones: la oportuna amenaza del The New York Times el 28 de abril pasado sobre revelar datos del pasado non sanctum de la Ursula. Un medio de comunicación o intoxicación que también es propiedad de VANGUARD como las ya citadas Pfizer y Orgenesis. Todo queda en casa.

Y así quedaría explicado según el autor lo de la vacunación obligatoria para todos, todas y todes.

Notas:

El editor de The New York Times acaba de fallecer por infarto. No sabemos si coherentemente estaba «vacunado» y si se trata de otro caso de karma.

El texto completo de Adrian Onciu puede verse aquí.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.