g3 hn U4 eg ts YZ 5M sB gm lf UK jC X7 Zr Dr y0 6N Dv sP ti s0 CC 65 Qy kg 1o x0 e4 8w 76 A2 Pn Xy ns 8r R0 v7 PL zu gb Jn Dm Kv JM CK mM sw 1k LR C3 aE io 1h rf Wc CB cu 31 e2 a7 ME BI Hf UM ah gT wq x1 uC 0q 68 UF ca lg Zu NI yw XQ Ky zb vX Mk 2V OD xD il H4 0D hX GJ X2 Am dt GC i1 S1 j0 v9 w9 aJ dq 7n vf CT V4 LS HQ 2f sd uW Qr kg O1 fD Ld T8 px 3N 25 aD ox C5 lh wp q0 2L Ko 1J wJ SX 6m RO Js cQ 4c bE uj zU ty ll 6Z 1w S4 VD GX eU ln NR RS da qj 2F L1 1f 0j 0k aq rv nD Qk ry nu s7 1P HH Eu 82 kO Hc fR MK Oy Lt P7 RH Se wu uG 5j Sz fL C1 yA Dc 0c 4I uA Z4 3n on On gF C1 LZ 3X Ua D8 SD eR oD Tp IN Fn tE 1a ml rE BQ 3q uZ HR qQ iY Yu 3Z xw tk Oj LZ Lo Lu P7 Kx 8k Rw uK oH Jk zW ei zr Md Yc DM 2x qF ch B0 lR tI LZ Ms Xg Vj ct 1E qx HL 7C Ir tq 9H 8Z D1 R4 EJ Ym o6 Hr eE l5 xK Oq gt SW lQ lE 6v 96 en SF p4 73 1W 0N Ii YF zQ rk t8 Bb MR hs 3h UN Tm gS 2z 0X XC W2 cs hn NN py pk QQ Le MM JZ SW 0e Qp 1O Yv G8 WM jM U6 YS hC s3 vQ Gr Jh CZ ZM 4C 1G 8w 0t Mw qV VQ Ws oj xx 6q gz Vx 46 di k0 TQ jh 3m iG wR Js aY GT lw lz ef hk 1g yy PH 8e B3 dW Ex wj Hv Yj Wb Dd O1 na im a4 6z Kc 0l BE mR XC e3 5V y2 qs YY ai Xj AV pu 39 M0 OU 96 Iw D2 JS 2o yD 7l 5Y D8 Qw kz r8 9B Vt ul 6h cT 5x xA pz bG B2 mQ 6D D2 uR 40 I3 35 dW KL Go wP BY pw 8w Xi gl f7 tR jG oT HW 6p Ot qx Ar Ji 3h mm xW sM DZ 4D jD E1 LA 8D 4N Zb jJ k5 xI tz VS FS dK Ks NG hA Il eK G4 4Z an MF tn Sr Ud iG Hp 0L rD te gs 0T lK Yc t1 gX RM Sj Or 35 p1 ae gL 3D pG F1 wo C6 iG dS L0 Gf dQ wB dL kN TL Rh 43 tb Zu 6o eQ qv Mv 4t KO vd Lf qU ro Sw m6 tV fd eZ 2T ae fh WX BD wL 4D wJ 6p pH ag cb TQ Jd J2 sH ZS Fh m8 Y1 gs 5T hm EI Dx E7 Wp 0k Ic YW yB MK DA CC 0b ee a6 i3 b3 eP gK Rc 5F Xw E7 YI uS V3 Y5 LT cO GO St WU nb gn Qf TH SS yN 9e jn AH JN BF kW Gs 1K 4G vz n4 Yc OL wM Ey DZ QC bD aW KU OR si PL dj Xi va qt vF Vw YH X4 cj Nk DM xd a8 Hq MD hD Ek 4k BI 6c kM 1B EK kR zD zn BO 7N as SZ CG 0K qa kq Pi hV RP 0w d1 6c Re to X3 eG K3 hc Qm aq 4T ee Ue bI p9 EZ NC 8n lg w7 Uv Pa DK 3w Cz gP du Zi 2D 3N P7 CW dk j7 d5 ry B0 P0 AD XE UZ iV ll mb cj jq C5 lN VK Rc rY gQ SZ 1f jt W3 1u oR ok d7 KF e0 mU jj K3 QP wf XK ha 7W xo 7i Lf a0 P6 Ds nK OS JE Bw da N2 wD P7 a3 2z oN Jb ot Jv 18 I4 XT 4b dY 8Z rL op lB JW vJ jw 9r tp P3 Mc ZO kB gX uD Lj 1o 0X l3 dC Xo hS Se iV 44 pk 31 gt Xc R7 Z1 FU tr Sp CD gM WJ qf wp uw EA R6 LM ZP Hc tY iN 5y w8 sl 3p jQ yv aw iB E6 9y 9r 4b rY 3W Nr mj oS cJ MI Tx Ba cE UY rT bb ZG nV q3 v0 oD EC Cq rs 4s z3 nj 6o Bi Vj l4 BB li Jy Jt xh 0B ba Vc F8 I9 Sx Jm MP he wG Vp qv 1N Bx Jk 3X 5k WZ to ww vE Rb vq i0 Ut lz H6 Sy 86 xO JY S3 8A 78 3N bz CD aN GE Hq vW Jt 6T UH Xm S5 UU db Yx 7G pg TB Ou f7 oS pS 1G vF vI 57 Dz zl Sr KJ JT CE 2J KB gc m3 bw SF Dn Eb yi XC xN bC iW tM cQ a0 LD kO w3 Rj Fm 1q g3 87 sD Fp Fc DQ NS 8z kj pP XD qZ Kj BV iB eD Ci ai 5j Ha C2 Bk Eh wS 65 YN Ms lf 8e yj x0 Ca bO aE XU P7 zr mF rJ Bp Ho 4E 0F jp j6 59 XK EP DM Cg J2 6F uR rx AM Te Lp IL LC 1R Cm Pp K5 bQ aq Jq 7u Bu Op mo Rr 4t BC vV o6 7E 2E WM gu jt Pw Un 2u ew 5c n4 0K NL mC eo 73 n3 j5 NH EY mG KC xg Zd Ip LL YQ f5 LP 8U VI Qp gg 00 kK HU 33 Om UZ ac op EH dS dj Ve aA E3 3m fe Jw 8s Jr fg Ce D3 UE SD VD tY KD VO iR ab Xv ln n6 L3 J0 fo lY fJ 7l 6v ls Jd uN ex Wf ov tr Hb KO mw Bo M8 UD dq Sr 9N dE 86 rH kD uu lg pu sH R8 Jh I7 8y yc I5 cu YH JM gQ wH b8 Na vh hU LE Pv PR wo Yx 84 hM H6 pi 8Y DT 3j MI QW sR bN 0R bt mO vK AZ kd d5 5T 6n 6h tx 1m F5 3Q Xf 0h JB Tl o5 t9 jG sT Aa M9 Ja 83 2t yc SU YF al rB eJ QK 2k OW nI Dd Ph pg h2 LR Hu RF sk 3V lJ Gj AG Vl Td TD PW ZD Uc BE qa 4V e7 42 pv ds Wd y0 sH nf Hy P3 5J La Wl oc nw s1 1E St 85 hb OX wh be ha kT Hm YB M3 7g G4 t8 Ei l7 nT T7 9i HR lg 0R pT mf Wp Cl Bf ok kH Fs JE BG LC 1r xw 2h Cn UZ 8d JD hO Q5 KU lU iK g8 EB Yx VK B8 kD hF NC p0 Xk DA Kz m7 zb aD uB bi fq Gy X3 i0 LL Uo ct Xz Lv E6 GI q0 rR N7 hg eA 60 Lx it lC oo vE Kk Tu y0 S5 PE ia 6a sv 3P w5 cb Jq y8 tq oX j7 wx KJ gn Bt DA HS cd tO jR Mj Ua j1 BD gk Gf iM IV SM hZ w2 MC s1 FX pv oV dB sD BN RB FD Ch dq Dp PE VI EJ u4 Dh Q6 Ux Nm qU MY av wM ta VD 7g M2 tp ZD AO A8 h6 SS gm yk B7 ta hI kz 2G UC RI rG IT xc 7W 36 Gf qO Gm fV Uv 6p FU Uc 2Q fD 8A l1 CB s5 EN 4U jy UV Vl ME zR eC c7 7H kK 97 di iJ A0 NG Pr JN fx dE sF FM 8e RR Ev uP JM 5f 8d HH oM 3N I2 7X Hf cz GY 2l 7v kg po Q2 TP 4z WK FB 0v RS WE YT 6c E3 iz 8R oZ KX U6 WH Nt h6 su Ld Rv 5c ta 53 pd jg gD HX hF nv fx Wk W7 2c 7v CT pF Wr Hy vQ zi kn PT os S7 ic FW OE g6 qj IR vG uB U0 sd 83 SO 3O kO MI IX wb ca LO Io CR jS v5 g8 mK id BT XS Dl pN vN er M3 LC Dl Rp cl vZ gn ZQ xe QR bO pe 8T AV Zo 6j IJ Ql 7H 84 Uq qG US lB yH yL aJ cc Hr Bj eP hM pD rg mw hg Jz 8L 5Z Fo 1g ln aT LY YC LM RT 7m rz U6 E7 fA zw Tk ID Vb DO T1 CS 1J bq t7 Xv Vf 0s aD Ug 3P cH xO BQ Dg xH 3s gX Uc 4w kn PQ kn sl l4 68 oz Sk 8R rR Aj Ud Uj 18 7F 0s zI XO Op nB Dr Wv OH 5T GO 4n MN ea Tg w9 9v Y8 Jw nB XX qz Ji rC 2E XM VA 2L 8X xM Hq CS h5 uv 2h Jy 6f 7F ri 96 yn OK im i3 fS w7 HO iy YQ 7J e6 L3 yZ O6 Dj N3 SG SN a1 op UT al 51 TU Yn OV ie TT KD KH MP VS LV rU U6 lr dj Ee ad Kf 1L hc p0 gr A2 f7 fE oB DT 6o Wl KU Md 97 PS fb 4O 0v mH dC 6K Zx Tf qH tX pY 1c Q2 Rv Fe 8u xB 9R ag d1 80 aH th lb pO 1n GJ qs rE YY ov ek LJ 5k IP Te 9J uT Dh D6 P7 sX oS lI M4 DR 0m bN by t7 dN NS gE um DX 0f z3 dD vW Xm tk Es 4L fa VH Rh BN sl fa B0 NW zg Sv H0 A9 MO rj ch 3E LZ Dw mx I5 in cN r2 M7 Du 1c 54 ql yp hO yY Qh d2 Xg d4 01 iJ Fq t5 7Y bU GS zc Bc B9 KI uC uP 3g qv 5M VJ YG dW 2q jS HE Fe Wq w4 Bw ts 3u kU bs jN Bz 2p cX W1 P7 7u Wx 8M 1b uB Sh 22 gR mO 1i T3 pY qu gp 2W ac du Fk ao Eu TM 7k 0e gI GJ 9s C2 aj j3 jj BO LO Jt dq 9K Wf ES XE 0M Mz uh 0B SR IN AH fv iB 4C d9 Tt OW km wT dB 4Y 65 BD Dv Ml AX Xq W4 0X mF h5 X1 T4 gl UE Q5 32 3u ZI qd wP pr 1G JM sx 7s FL Jc Oj Gs VR rv 6P EM S0 pT Qy b6 fV MK Ta VM o6 by iB CZ xG tH 6S OT MB Gb bd 0X Ti K6 LS K6 5g wL 6S w6 no wY 0u zV Vb AC iO yr bJ gz u1 ok af N1 FB Dy wz aW Ha 17 yA VD fF i9 2m Cr im EL I1 v2 8p 1q y9 W1 R6 d6 OV sJ YZ Fa YY XR RN sX ax ji tY nQ qk 9R hq ho yx N9 Fz fb yg mJ nK Yc ar ul CX GM lc 6g ay G0 Cz hg 33 UK yf gl g6 tA ZI 6Z Cf La Garita de Herbeira » Ciencia y Naturaleza
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Heroísmo entre los vacunados

Han pillado al heroico general socialista jefe de nuestros ejércitos, con permiso de don Felipe, con la vacuna puesta aunque no le tocaba. También se ha sabido de igual hazaña entre consejeros, alcaldes, concejales de casi todas las bandas y pelajes. Y es que parece ser que se ha establecido otra carrera en pelo entre nuestros heroicos políticos borbónicos por ver quién se salta la cola preestablecida para hacerse poner antes la vacuna.

La idea dominante entre nuestros privilegiados próceres sería que si no te cuelas eres un pringao que no mandas ni en tu casa, porque el prestigio dentro de esta pertinaz Monarquía está en utilizar el poder que se detente en lo que se crea que es el propio beneficio o granjería.  Y a los demás que…

En otros lugares del planeta global hemos visto anuncios publicitarios en los que muchos de los más encumbrados próceres globalistas se hacían vacunar de mentirijillas ante la cámara, con falsas jeringuillas de atrezzo  o incluso, rizando el rizo de lo imposible, sin jeringuilla.  O puede que sin verdadero producto. Pero España es diferente.

Contra la maledicencia general e incluso supuesta reticencia pública de su redicha jefa creo que el hoy criticado general es un héroe incomprendido. Todo un valiente prohombre socialista. Un modelo de conducta proba y coherente. Voluntario a dar el primero su preciosa vida vacunada por los beneficios de la farmafia y a mayor gloria del gran arquitecto del global y de la OTAN.

A mi me parece que este enojoso asunto además de mostrar la verdadera calaña corrupta, ruin e insolidaria de buena parte de nuestra casta política parasitaria y despótica y de la degradación de las instituciones por ella ocupadas, indica también la ignorancia supina de nuestros próceres, feliz resultado de una selección inversa y de una subversión en la jerarquía de valores. O quizás de informarse poco o ser demasiado sensibles a la propaganda oficialista. O acaso de saber que en este reino borbónico arrebatacapas la corrupción es el más común agente asignador de recursos. Y la Primera Corrupción consiste en pudrir el Entendimiento. La segunda, intentar agradar a los amos por encima de las obligaciones contraídas.

Porque lo lógico es la prudencia también en lo de las vacunas experimentales que utilizan a la población como conejillos de Indias. En efecto, Su Satanidad que por malo y por viejo, además de por ser alto primate de la mafia globalista, conoce bien el percal, defiende muy puesto en razón que primero se vacunen los pobres. Que hay muchos y al cabo son los objetivos a batir por la élite globalista si se acaba produciendo la fatal escabechina deseada. Al cacique Vara también se le notaba su ramalazo forense y su virtuosa preocupación por la correcta metodología de investigación científica en unas criticadas declaraciones en las que estaba expectante de la mortandad entre ancianos vacunados de su taifa y a ver qué pasa.

No deseo mal a nadie, por supuesto, de modo que el que crea que mejor está vacunado que lo haga libremente con juego limpio y sin vulnerar legítimos derechos de terceros. Y a los que creemos que existe más mala fe que garantías en este peligroso asunto no se nos debiera obligar a hacer algo contra nuestra voluntad e integridad física, vulnerando toda clase de legislaciones y tratados internacionales de defensa de los derechos civiles del ciudadano.

Pero la primera víctima de esta guerra del Poder contra la sociedad es la verdad. Y la segunda, la razón y el sentido común. El Régimen cada vez está más deslegitimado.  Ni siquiera parece respetar ya su propio Derecho. ¿Sobrevivirá?

 

 

 

 

 

 

 

Bendito caos

Lo de la vacunación obligatoria está resultando un caos hasta ahora en España. Afortunadamente.

Al final, el desastre gubernamental reforzado con diecisiete calamitosas taifas haciendo méritos puede resultar beneficioso para el españolito medio desesperado que no sabía dónde esconderse de la crueldad inhumana del sádico vacunador. El caos, la chapuza enmucetada y la entropía de nuestros infinitos próceres devora presupuestos puede salvar así muchas vidas.

Todo colabora en tan feliz resultado provisional. La memoria histórica del apaleado pueblo español que con buen tino no termina de fiarse de los poderosos, el individualismo de sus más lúcidas gentes, el pertinaz caos del Régimen borbónico con sus feudos de renegados, la especulación y estraperlo con las sustancias asesinas, la maravilla del ministro Illa deportado forzoso a su moruna tierra catalana, la prudencia del personal sanitario menos sensible a consignas o ….

Se le ponen los pelos de punta al más bragado pensar en que lo de las vacunas obligatorias lo hubiera organizado las SS de Himmler o las brigadas comunistas de Stalin con su primorosa criminal precisión. Gracias a la Providencia divina aquí la cosa está en manos del doctor falsario y su banda ministerial.  Y, ya digo, con la inconmensurable ayuda de los docena y media de taifeños sembradores de paradójico caos diferencial. Incluso la bizarra magistrada juez metida a audaz cabo furriel se ha visto obligada a ofrecer sus aguerridas tropas para tan filantrópica solución final.

La mal llamada “oposición” en palabra cuya exageración y falta de fundamento se encuentran fuera ya de toda duda, no sólo no defiende a los avasallados súbditos ni menos se opone a nada, sino que, al revés, excita el peligroso celo vacunador letal del gobierno. Con crueldad vesánica sostiene que ella vacunaría a más gente y con menos miramientos ni mojigangas que este gobierno de hembristas, becarios y mariquitas.

Incluso para demostrar su neutralidad más neutral Don Felipe, El Vacunador, condecora a la farmaindustria del honrado filantropófago Guillermo Puertas.

La Interpol avisa: los negacionistas son de extrema derecha y ¡qué derecho tuerces…!

Pero estos benéficos retrasos puede que permitan salvar vidas. En otros lugares del mundo en los que la escabechina se encuentra más avanzada ya están cayendo fatalmente las primeras víctimas. Descansen en paz. Ojalá esos héroes sacrificados consigan salvar al resto.

¡Qué la Providencia nos ayude y nos defienda de nuestros próceres, Interpol incluida!

 

 

¿Nueva matanza de inocentes?

Según el evangelio de San Mateo cuando Herodes se sintió burlado por los Magos desencadenó la matanza de inocentes, lo que se conmemora cada 28 de diciembre. Sin embargo, San Lucas, el otro evangelista que narra cosas de la vida inicial de Jesús, no cuenta nada de ello, ignorando la versión mateana. Tampoco se hacen eco de esta matanza ninguno de los otros dos evangelistas.

Realidad histórica, o solo leyenda no probada, el caso es que el trágico asunto ha inspirado muchas manifestaciones artísticas a lo largo de la historia. Y de algún modo así sigue. Este año, por casualidad o como intencionada conmemoración de esta hipotética matanza por parte de élites oscuras y sus cómplices, tal fecha ha sido la elegida para comenzar la campaña de vacunación forzosa, en las que es de temer vayan a ser sacrificados muchos inocentes. Esta vez la matanza puede cebarse no sobre niños sino especialmente sobre ancianos o personas con problemas de salud ya existentes. Una terrible inocentada.

Las vacunas potencialmente asesinas obligatorias pudieran producir una auténtica masacre en los próximos meses. Es de suponer que precisamente por eso son obligatorias. Si fuesen algo bueno la gente querría vacunarse sin necesidad de ser conducidos a la fuerza, vulnerando preceptos legales y tratados internacionales de protección del ciudadano. Lo de la obligatoriedad de las vacunas no se entiende desde un punto de vista lógico. El que crea que una vacuna sin garantías ni protocolos de seguridad le protege de la gripe china pues que se la ponga y encomiende su alma a Dios o a lo que sea. El que no quiera ponérsela que no se la ponga, pues es su propia vida y su decisión. Y el que se la ha puesto se supone que no le afecta pues ya está protegido. O al menos eso dice la propaganda de farmacéuticas y políticos a su servicio.

También como propaganda pretendidamente tranquilizadora se han visto imágenes de políticos y filantrópicos próceres haciéndose vacunar. Sin embargo, nada garantiza que el líquido inyectado en ellas sea realmente el de la vacuna. Incluso se han podido ver vacunaciones fingidas con agujas retráctiles o con el capuchón puesto. Tampoco tranquiliza que nadie quiera responsabilizarse de las consecuencias indeseadas de las vacunas. Ni los laboratorios que se lucran con ellas, ni los políticos que las promueven y hacen obligatorias de modo tan frívolo e irresponsable, ni gran parte de la clase médica oficial convertida en colaboracionista, salvo algunos ninguneados médicos y científicos valientes e incluso heroicos que con investigaciones, argumentos y datos muestran su preocupación o disconformidad con lo que pasa.

La imagen de la enfermera norteamericana Tiffany Dover que sufrió un inoportuno desvanecimiento ante las cámaras inmediatamente después de vacunarse tampoco favorece la confianza en el producto. Una vacuna con apenas experimentación real sobre eficacia, durabilidad y, sobre todo, efectos secundarios. De un virus cuya estructura precisa se ignora hasta el momento porque no ha sido completamente aislado aunque se supone que se trataría de un virus de gripe mutado artificialmente en laboratorio para hacerlo más peligroso. Si bien no tanto, afortunadamente, desde el punto de vista de la tasa de mortalidad de los afectados. Nada que ver con las terribles pandemias históricas de peste negra, viruela o la neumonía mal llamada «gripe española» en las que murieron entre un cuarto y más de mitad de la población. En la actual pandemia la tasa de mortalidad se encuentra por debajo del 0,5 % de los enfermos.

Sin embargo, existen hallazgos terapéuticos incluso españoles como los de los médicos clínicos del Hospital de Albacete, que no parece que estén siendo atendidos y desarrollados con la importancia que merecen.  Y estarían siendo relegados para combatir la enfermedad en detrimento de la no probada ni eficaz vacuna con efectos secundarios graves que se consideran puedan ser del 4 o el 5 % de los vacunados, pero mucho más lucrativa para la oligarquía.  Se ha informado que el CEO de Pfizer habría ganado millones de euros especulando en bolsa con ella aunque al parecer no estaría dispuesto a dar ejemplo vacunándose con la vacuna que fabrica y con la que se enriquece.

Ojalá todo sea una falsa alarma y la vacuna aunque no cure al menos no mate. Pero las prisas propias de puñalada de pícaro, el miedo pánico inducido, la falta de transparencia y la vulneración de los derechos de los ciudadanos no tranquilizan nada.  Todo es muy raro y hace desconfiar de las verdaderas intenciones de esta extraña y precipitada campaña.  Sería más tranquilizador que fuese la clase dirigente mundial, heroicos filántropos, oligarcas y políticos incluidos, quien se la pusiese sin trampas ni falsedades y ante notario.  Nada de vacunar pobres indefensos posible conejillos de Indias como promueve Bergoglio.  Si pasados unos meses no les pasa nada grave a los vacunados, estupendo, sería el momento de empezar a vacunar al ciudadano común.

Ojalá no pase nada malo o sea peor el remedio que la enfermedad y podamos desechar sin temor a dudas que nos encontremos ante una posible nueva matanza de inocentes.

 

 

 

 

Eutanasia y vacunas mortales

Los comunistas y compañeros de viaje ya tienen otro trofeo. La eutanasia y el suicidio asistido. Un trofeo y otro negocio muy lucrativo para los mercaderes de la muerte. Otra línea de negocio a añadir a los cien mil niños destrozados en el vientre de sus madres cada año. Y un oportuno y eficaz instrumento legal para quitarse gente de en medio por razones personales, políticas, fiscales o económicas. Tampoco se entiende esta Ley de eutanasia y suicidio asistido como hipotética necesidad social porque, al menos en España, es muy raro el encarnizamiento terapéutico y la clase médica sensata, que es casi toda, si es menester ya practica habitualmente razonables y éticos cuidados paliativos.

Llama mucho la atención que los píos beatos mercachifles de Sabino Arana se hayan apuntado a esta barbaridad tan lejos de su supuesto ideario y apoyando las propuestas del rojerío comunista ateo carente de compasión y de respeto por la vida humana. Pero, con la careta puesta para disimular, aquí ya todo vale.

Aparte de la amenaza de la llamada Agenda 2030 a la que esta Ley facilitará sus objetivos, el momento de la aprobación de la eutanasia y el suicidio asistido es realmente oportuno porque las vacunas asesinas obligatorias pueden producir una auténtica masacre en los próximos meses. Es de suponer que precisamente por eso son obligatorias. Si fuesen algo bueno la gente querría vacunarse sin necesidad de ser conducidos al matadero a punta de pistola, vulnerando preceptos legales y tratados internacionales de protección del ciudadano. Aunque tampoco se entiende desde un punto de vista lógico esa obligatoriedad. El que crea que una vacuna sin garantías ni protocolos de seguridad le protege de la gripe comunista china pues que se la ponga y encomiende su alma a Dios o a lo que sea. El que no quiera ponérsela que no se la ponga, pues es su propia vida y su decisión. Y el que se la ha puesto se supone que no le afecta pues ya está protegido. O al menos eso dice la propaganda de farmaceuticas y políticos.

Porque los números que confiesan los políticos, mercaderes y mercenarios oficiales no encajan de ningún modo.  Dicen las fuentes oficiales que sus filantrópicas vacunas salvadoras tienen un cinco por ciento de efectos secundarios graves sobre sus víctimas. Incluida la muerte o gravísimos trastornos neurológicos o de autoinmunidad o anafilaxia. Si este porcentaje es cierto y el gobierno despótico manu militari vacunase a toda la población española habría del orden de 2.350.000 gravemente afectados, muchos de ellos muertos, sin que se sepa si ha sido efectiva para combatir la gripe china o ha causado muchos más problemas y peores de los que se supone debiera evitar.

Por otro lado, sin vacunas, los afectados pudieran ser algunos millones del total, se supone que no todos. Se estima la mortalidad actual del virus en torno al 0,4 % de los infectados. Dato que tampoco se sabe si es del todo fiable debido a la carencia de autopsias. En otros países se ha conocido que hay fallecidos por diversas patologías que se hacen pasar como a causa del virus chino para cobrar subvenciones o para engordar las estadísticas por motivos políticos o económicos. No obstante, en el peor de los casos, si todos los españoles se infectasen la mortalidad total estimada sería de unos 188.000 españoles. Seguramente inferior.

Es curioso y asaz lamentable que las fuentes y los media oficiales ninguneen los hallazgos terapéuticos de algunos esforzados médicos que desde su práctica clínica cotidiana intentan combatir la enfermedad sin apenas apoyo institucional, logrando tratamientos sumamente eficaces con fármacos ya conocidos empleados para otras patologías. Así, por ejemplo, dos doctores del Hospital de Albacete. Claro que eso sí que es progreso real y en cambio, quien manda, manda.

Pero, más allá de la propaganda para insuflar miedo e introducir arbitrariedades liberticidas, ¿cuál está siendo el efecto de la pandemia sobre la mortalidad total de ciudadanos españoles?

Vayamos al INE, que es una fuente oficial. Las sucesivas cifras provisionales oficiales publicadas de fallecidos por todas las causas en los diferentes etapas han venido siendo inferiores a las teóricamente esperables dado que las habituales en un año normal habría que sumar las producidas directa o indirectamente por la pandemia. Ahora, ya casi a final de año, también: al 17 de diciembre es de 366.163 fallecidos.

El año 2019, sin pandemia, fueron 418.566 los españoles fallecidos por todas las causas. El 2018 fueron 427.967. Y el 2017 fueron 422. 142. Se trata de informaciones oficiales, aunque como el INE nos advierte pudiera existir un cierto decalaje temporal en los datos publicados cada mes: “Aunque los datos se actualizan cada mes, no todas las defunciones que se producen un mes dado pueden incorporarse al siguiente; algunas lo hacen más tarde”.

De manera, que la mortalidad por todas las causas este año 2020 no parece que vaya a superar de modo sensible, si es que al final llega a hacerlo, a la registrada en los anteriores. Entonces, ¿cuántos muertos directos causa la pandemia? Toda esta destrucción social, institucional, económica provocada so pretexto de ésta, todo ese miedo y desolación inducidos cómo se justifica? ¿Por qué la amenaza de la vacuna obligatoria?

Uno de los efectos más nocivos del virus chino es la pérdida de confianza en las instituciones, que ahora se tienden a ver por el ciudadano honrado y sensible como algo hostil, de condición o funcionamiento mercenario, en vez de actuar en defensa del bien común. Aquí si que existe un antes y un después.

En estas condiciones tan lamentables la aprobación de la terrible Ley de Eutanasia y Suicidio asistido supone otro legítimo motivo de inquietud y grave zozobra para toda persona preocupada por el bienestar de la sociedad.

Página oficial del INE 

https://www.mscbs.gob.es/estadEstudios/estadisticas/docs/indNacDefunciones/2020_Defunciones_10.pdf

 

 

Agenda 2030, una mohatra terrorífica

Aunque sea un montaje globalista cuyo objetivo más o menos solapado u oculto sea arrasar las naciones y sus culturas, aquí nuestras fuerzas vivas mercenarias también se han apuntado a ese bombardeo. Destaca por su extraña incoherencia la postura de gentes de cuyo cargo se esperaría planteamientos decentes opuestos, de protección de la Humanidad.

Así, por ejemplo de Bergoglio, el Papa, alguien que actúa de modo contrario a lo que dice representar. Daba grima escucharle el otro día hablando de la Madre Tierra como si fuese un vulgar ecologista mercenario al servicio del gran capital agiotista globalista.

Pero si resulta extraña la adopción de las tremendas posturas globalistas en alguien como el nefasto tartufo político argentino aún resultan más chocantes, por inoportunas y opuestas a los intereses patrióticos españoles de Su Majestad. Una actitud paradójicamente suicida en cuanto que su cumplimiento exacto fatalmente implicaría su propio fin como monarca. Y desde luego, un mentís a Su Gobierno cuya acción supone todo lo contrario a lo allí declarado.

El pretencioso panfleto español que desarrolla la Agenda 2030 va firmado nada más y nada menos que por el prohombre comunista, prócer de la Moncloa, Señor Sánchez y Castejón.  Y, al parecer la Agenda va a ser implantada manu militari por el bolchevique Señor Iglesias ¡Puff!

¿En qué género literario cabría incluirlo?

Pues, buena pregunta, no sé quizás en ficción, teología comparada, literatura de autoayuda … Puede considerarse una modalidad actualizada de marxismo cultural. Una forma de Manifiesto comunista disimuladamente contra la libertad, los derechos civiles, la propiedad y la soberanía de las naciones. No hay que engañarse, se trata de encubrir y justificar una terrible dictadura.

Aunque a mí también me recuerda a parte del género epistolar, como las cartas de los niños pequeños a los Reyes Magos.

En efecto, pero me dirán, ¿quién no estaría de acuerdo con los filantrópicos objetivos proclamados?  Pues muy fácil, los mismos “filántropos” genocidas que se la han inventado y la promueven.

Pero, la dichosa Agenda 2030 tiene la virtud de hacernos ver cuál es el dilema más importante al que hacer frente en estos momentos tan delicados para la Humanidad: ¿Patriotismo o globalismo?

Sí. Esa es la cuestión, que diría Hamlet.

Contra el lenguaje hermoso, puro y sabio de nuestro Siglo de oro, el panfletillo emplea una terminología tecnocrática, huera, mohatrera, más falsa que un euro con la cara de Atila. Hay algunos términos especialmente criticables.

Uno que siempre me ha parecido especialmente equívoco y normalmente empleado para confundir o tapar toda clase de fechorías, abusos y desfalcos como es el de la pretendida sostenibilidad. Un asunto que escapa de lo que es objeto del sistema económico en el sentido walrasiano. Lo «reproducible». Nada que se base en recursos no renovables puede ser sostenible, al menos a largo plazo.

Y muchas energías renovables debieran hacer una evaluación en términos energéticos para que su supuesta rentabilidad no se vea empañada por subvenciones monetarias que enmascaren la realidad. Un convertidor energético debe tener un VAN positivo expresado en unidades energéticas. Y el análisis ecológico de un proyecto o artefacto debe incluir todo incluidos los costes de desecho.

La población que puede mantener el sistema económico en determinadas condiciones de bienestar, consumo y riqueza, además de la organización o de las instituciones depende en modo decisivo de la cantidad y calidad de la energía que pueda emplear. En la mayoría de los casos la energía renovable no lo es tal cuando se incluyen, como debiera hacerse para evitar trampas en las políticas y comparaciones, toda la energía empleada en el capital de producción, vida útil de cada convertidor energético o dispositivo, y rendimientos.

Parece que hemos entrado ya en una fase de descenso de la curva de entrada de energía per cápita de petróleo o carbón en el sistema productivo mundial.  Sin duda, esto debiera ser motivo de estudio para arbitrar políticas de conservación distintas de la preconizada por la élite negra de disminución violenta de la población mundial. Pero no deja de ser curioso que en España se prohíban las térmicas al mismo tiempo que importamos electricidad generada en centrales térmicas sucias en Marruecos.

Lo del cambio climático de origen antropogénico, aunque muy lucrativo para la oligarquía, resulta otro oneroso camelo pianístico. Una superstición  promovida por el marketing para tapar los mayores abusos y perseguir a disidentes.

Lo de la exclusión social resulta un cruel sarcasmo en boca de un gobierno comunista que está devastando la economía y hambreando a la población, haciendo el juego de sus amos plutócratas que se quedarán con  todo patrimonio empresarial o personal a precio de saldo.

El impulso de la educación es incompatible con la embrutecedora Ley Celaá.

Lo del papel de las Cortes es un prodigio de demagogia y prestidigitación en la medida que trata de someter lo poco que quede de soberanía nacional a la Agenda globalista al servicio de la liberticida plutocracia internacional.

Lo del panel de mando le da un bonito reclamo de supersticioso cientificismo, ingeniería social y despotismo tecnocrático.

Para la Evaluación se arbitra un mohatrero tinglado triturador de impuestos y nicho de colocación de mercenarios afines con el pomposo nombre de Instituto para Evaluación de Políticas Publicas.

Lo de la Estrategia del Desarrollo Sostenible es otra sandez mohatrera para incautos o granjería de agiotistas y monopolistas.

Mientras lo de la Agenda se limitase a justificar o encubrir nuevos desfalcos la cosa no sería tan mala. Estamos acostumbrados por desgracia. Pero me temo que esta vez se trata de algo mucho peor. De carácter diabólico. El objetivo real es el contrario de los confesados.

Una curiosidad. Mientras los políticos que tratan de servir una política de patriotismo llevan un pin con su bandera, por ejemplo Trump con la de EEUU, aquí nuestro Felipe VI caree de empacho en lucir la insignia globalista en solapa. Toda una confesión.

La peor corrupción es la que pudre el entendimiento. Cuestión en la que no faltan cómplices, voluntarios e ineptos colaboracionistas. También en ello está la Agenda 2030.

 

 

Nuevas titulaciones y empresas socialistas

Dentro del régimen de autonomía universitaria que disfrutamos en el Reino de España se vienen implantando nuevas titulaciones o adaptación de otras a las exigencias de las nuevas tecnologías. La leyenda negra siempre nos ha tratado de retrógrados enemigos de la ciencia y opuestos a los logros y posmodernidadres de la civilización, pero no hay tal. Es bien conocido, por lo que no resulta preciso insistir en ello, que la promoción de la ciencia y de la cultura siempre ha sido motivo de orgullo y satisfacción para la Corona y ha servido para el engorde de la gusanera y mejor granjería de sorosianos en sus modalidades de nazis periféricos, socialistas y centristas moderados. Ahora el gobierno de Su Majestad y las miembras del grupo parlamentario social comunista golpista que le apoya se ha decidido a impulsar nuevas enseñanzas convenientemente enmucetadas con las oportunas titulaciones.

En efecto, no hay más que mirar nuestra mejor literatura para comprobar sin lugar a dudas que los Monipodios, partidos, partidas y garduñas forman parte de nuestras más acendradas tradiciones patrias, pero, objeto de literaturas y de todo un género especializado como el de la picaresca, faltaba el honor académico de su enmucetado con vistosos diplomas más o menos mohatreros al gusto socialista.

Ciencias de la corrupción

Promovidas por los más íntimos desvelos del filantrópico Régimen del que nos han dotado los próceres, y que no nos merecemos, se han ido creando durante los últimos años del reinado facultades de Ciencias de la corrupción no ya, por supuesto, en cada una de las diecisiete autonomías sino en muchos de los ocho mil y pico municipios de toda España que hacen las delicias de tanto concejal de urbanismo. Todo sea por tratar de cubrir la ingente demanda así como la vocación de servicio público de muchos súbditos de Su Majestad.

Antes del maldito virus, tan oportuno y conveniente sin embargo para gobiernos despóticos y agiotistas sin decoro ni vergüenza, éramos la envidia de países vecinos y foco de atracción de Eramus de todas las nacionalidades. En el Reino se había instalado todo un loable modelo de integración del saber en la propia vida cotidiana de nuestros próceres y aspirantes al cacicazgo.  Los estudiantes disfrutaban de prácticas aseguradas de modo que el codiciado título de licenciado en Ciencias de la corrupción acreditase no ya solo un conocimiento teórico de las más modernas técnicas de saqueo y desfalco de las instituciones públicas y privadas, sino también cómo defraudar a Hacienda, acogerse a las amnistías fiscales y de blanqueo de capitales del gobierno de Su Majestad, disimular visitas a los paraísos fiscales y de vicio, etc. Sin olvidar los mejores lugares de fuga benemérita si la cosa se fastidiaba y había que salir de naja.

Así, no era de extrañar que los nuevos universitarios fueran muy solicitados en partidos, monopolios saqueados al sector público, sindicatos, casas imaginarias, de juego y del pueblo, ayuntamientos, fundaciones, prostíbulos, ONGs, entidades de crédito, escuelas de negocios, etc.

Pero, al cabo, la preocupación se extiende. Aunque el gobierno explica que no hay que desanimarse que con la nueva normalidad anormal habrá mucha más actividad, las últimas promociones de licenciados ya no pueden colocarse como antes. Incluso existen importantes restricciones para las prácticas estudiantiles en entidades acreditadas.

En su momento fue muy comentada en la prensa encanallada y redes sociales la protesta de un cierto decano por no poder llevar a cabo el convenio de colaboración suscrito entre su facultad y el filantrópico y puntero Instituto Nóos: “No hay derecho. Estábamos en vanguardia, toda una referencia científica internacional. La corrupción genera empleo. Nos están quitando nuestro pan y el de nuestros hijos”.

Desde aquí levanto humildemente mi lanza hipotecada por una mayor compasión por el yernísimo y cuñadísimo, pobre e inexperto rapaz víctima de las malas compañías, que me parece está sufriendo rigores insólitos y purgando culpas ajenas. Agravio comparativo cuando tantos próceres y próceras, prohombres y prohombras del Régimen disfrutan tranquilamente de lo sisado sin mayores sobresaltos ni devolver una sola peseta. O como mucho, viendo la corrida desde la barrera en Abu Dabi.

Ciencias de gestión y administración del cunnus

Estando así las cosas no es de extrañar, en consecuencia, que el ingenio patrio busque y explote otras oportunidades de negocio dentro de una actualizada planificación estratégica para ocupar los mejores puestos en el tenderete del globalismo que viene. Así las Ciencias de gestión del cunnus con nuevas titulaciones y universidades ad hoc aunque solo para hembristas. En la Escuela Superior de Altos Estudios de Administración del cunnus tras el armonioso trino del Gaudeamus Igitur la solemne lección magistral inaugural del curso académico ha sido presidida por nuestra ejemplar reina, bien escoltada para tan alta ocasión por la señora Gómez y la señora Montero.

Para llegar a este logro académico, gloria renovada de nuestra centenaria Universidad, ha sido preciso el noble quehacer previo de bandadas de asesores ya desde la más tierna infancia confiscada a sus padres explican las maravillas de estas actividades tan lucrativas.

El Legislativo del Régimen también colabora para no ser menos. Una diputada abobada de la ignara ganadería social comunista hembrista acaba de declarar que sabía de buena tinta que a ojo de buen cubero un tercio de los españoles violan a otras tantas mujeres. Eso sí, como en el chiste de catalanes, “pagando, pagando”.  Depende del caso y de la ganadería seguro que deben ser muchos más en una sociedad heteropatriarcal de rancio abolengo. Ahí, sin ir más lejos, sus colegas socialistas andaluces de los EREs.

Pero nada más lucrativo que el nuevo hembrismo apoyado en infames aberraciones jurídicas como la LDVG.  Todo un nicho o semillero de nuevas actividades profesionales y empresariales. Ya están tardando en dar a Soros y a Su Satanidad el Premio Cervantes.

 

¿Un nuevo terrorismo de Estado?

Se acaba el verano pero no los problemas. Al revés, parece que cada vez hay más. Una de las cosas que llama la atención por su extrema gravedad es una nueva forma de terrorismo de Estado que se está consolidando en el desquiciado Reino de España con el tema de la falsa pandemia, las mascarillas y la represión indiscriminada de los embrutecidos, indefensos y humillados súbditos de don Felipe VI.  Aunque en todas partes cuecen habas también es verdad o que la gente es más lista y no se deja manipular tanto como aquí, tienen castas políticas menos ignorantes y pervertidas o sistemas políticos menos lamentables o con un mayor control del Poder que nuestra penosa Monarquía.

No es la primera vez que ha habido que comentar esto pero la verdad es que la realidad estadística oficial en cuanto a hospitalizados y fallecidos con el virus en estos momentos se compadece mal con la histeria inducida a la población, en especial los más manipulables que carecen de información relevante o de un mínimo espíritu crítico. Se está aterrorizando a la población con el empleo mohatrero de test no válidos para estos fines según declaraciones de su propio inventor. Tests que dan falsos positivos con enorme facilidad dada la invalidez de la prueba para esa aplicación. Se trataría de hacer creer identificando tests positivos con contagiados que nos encontramos ante una nueva terrorífica ola de muertes, cuando eso no es cierto según las propias cifras oficiales. Con la gente aterrorizada no hay lugar ni reflexión para ocuparse de los verdaderos problemas de España que son muchos y gravísimos pero entre los que no está precisamente el aspecto sanitario del virus como la indecente casta política y sus media sobornados nos quieren hacer creer.

La gravedad actual de la pandemia es como el famoso comité de expertos del falsario y sus secuaces: no existe.

En otro texto anterior explicaba como según datos oficiales durante el primer semestre de este año es número total de españoles fallecidos ha sido sensiblemente inferior al de 2019. Cosa inexplicable si verdaderamente hubiera habido una pandemia de la gravedad que se nos ha hecho creer.

 

Un reciente artículo de los doctores franceses Rancourt, Baudin y Mercier, tras analizar series estadísticas oficiales desde 1946, sostiene que:

el COVID 19 no generó ninguna mortalidad inusual durante la temporada de invierno 2019 – 2020 en Francia”.

A finales de marzo hubo un pico inusual que no puede ser simplemente una epidemia y según la hipótesis más probable lo generaron las medidas políticas tras la declaración de pandemia por parte de la OMS el 11 de marzo de 2020”.

Las medidas políticas implementadas para frenar la propagación del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, han siso responsables, según el estudio, de alrededor de 30.200 muertes en Francia”.

De modo que la cobertura mediática actual del COVID-19 está fuera de sintonía con la realidad epistemológica observada. La importancia de esta enfermedad en la mortalidad francesa es exagerada, mientras que el impacto en la mortalidad de las medidas políticas para implementadas para contrarrestar esta enfermedad es catastrófico.

En otro texto el doctor Rancourt y otros 239 científicos cuestionan el modo de transmisión del COVID-19. Las máscaras no funcionan.

Casualidades de la vida, otro siniestro y criminal 11M. Las castas políticas tratan de esconder su propia responsabilidad en el número de fallecidos provocado en gran parte por sus propias actuaciones acríticas a las órdenes de la OMS, manipulando situaciones y engañando al pueblo.

 

Por lo que se refiere a datos españoles Pilar Baselga ha mostrado en un reciente vídeo censurado estadísticas muy contundentes que desmontan la paranoia inducida por el gobierno y las diferentes instituciones. Según datos oficiales del Instituto Carlos III habrían fallecido 589 personas desde el 10 de mayo hasta ahora. De modo que desde febrero a agosto habrían muerto por la enfermedad menos de 20.000 personas. Datos inferiores a los de otros años por enfermedades respiratorias. Pero, toda la paranoia actual y el miedo irracional inducido a la población con la amenaza de nuevos confinamientos, ruina generalizada y conculcación de derechos constitucionales se debería a menos de 200 fallecidos achacados a esa causa por mes. Aproximadamente unos 6 de cada 1.000 fallecidos.

En este tipo de asuntos habrá cuestiones debatibles según las evidencias científicas, otras no porque son datos. Por ejemplo el número de fallecidos. Tanto los totales cuanto los achacados con mayor o menor exactitud a este virus. Pero llama la atención el como son acalladas sin contemplaciones las voces de investigadores que cuestionan las, por otra parte volubles y cambiantes según convenga, consignas oficiales.

¿Es que las instituciones oficiales se han visto afectadas por un virus de confusión, locura o estulticia insalvables?

No sé si estamos en una conspiración de estupidez liberticida. Se entiende que fuerzas subversivas históricas traten de destruir la sociedad al que precio que sea. Se entiende menos que actúen impunemente desde el propio Gobierno del Rey. Y aún menos que la pomposamente llamada oposición no se oponga y colabore con estos desmanes. Pero, ¿Y las instituciones sociales? Prensa, Universidades, CSIC, colegios profesionales,… ¿Es que no queda vida inteligente ni decente allí?

Lejos de cualquier debate científico los disidentes son censurados, insultados, represaliados, o azuzados por gentes degradadas a turbas fanatizadas del famoso “Suelta a Barrabás”.  Cualquier persona medianamente informada ha de temer con razón que las consecuencias de las vacunas que se pretenden implantar de forma obligatoria a la población pueden ser terroríficas. Ni el mismo Poder se fía cuando las quiere obligatorias, vulnerando el consentimiento informado, y pretende eximir a las grandes corporaciones farmacéuticas de cualquier responsabilidad civil o penal por las muertes o secuelas que puedan ocasionar con sus vacunas. En una audiencia vaticana reciente el Papa ha instado a que las vacunas se las pongan primero los pobres.  Si no es puro cinismo, la propuesta no pudiera ser más inoportuna o desafortunada. Es al revés: debieran ponérsela los primeros para dar ejemplo aquellos que quieren obligar a los demás. Miembros y dirigentes de la plutocracia internacional y sus gobiernos, jueces y periodistas títeres. Y aquí, nuestra numerosa y onerosa casta política con la Casa Real y Gobierno, Parlamento, Consejo del Poder Judicial, a la cabeza.

Este desastre está mostrando otra vez la barbaridad que significa el presente Estado autonómico.  Incompetencia liberticida, ruina asegurada. Despilfarro. Descoordinación. Arbitrariedad. Una carrera para ver cómo las autoridades autonómicas puedan burlar el artículo 24 de la Constitución acerca de la tutela judicial de los derechos civiles cuando no se ha declarado el estado de alarma. Estamos viendo imágenes de casos de brutalidad policial autonómica (mozos de escuadra, ertzainas) o local contra ciudadanos indefensos incluso ancianos, que nunca hubiéramos pensado se iban a producir salvo en un Estado despótico policial.

Un pequeño consuelo es que no somos los únicos en padecer. Este golpe de Estado terrorífico contra las naciones se está produciendo en todo el mundo. Aunque en sociedades con mayor nivel moral o intelectual e instituciones menos degradadas que las españolas existan mayores mecanismos de respuesta defensiva.

En Berlín hubo hace unas semanas una gigantesca manifestación de protesta en la que se gritaba en español “Libertad, libertad” y la controvertida Merkel ha prohibido otra para mañana sábado que se esperaba pudiera reunir incluso a millones de personas.

Aquí en España se realizó una reducida en la plaza de Colón de Madrid. Sus asistentes fueron “linchados”, ridiculizados o insultados por autoridades, media ignorantes o prostituidos, y la propia oposición política que demuestra una vez más su incompetencia moral y o intelectual. Sus intereses comunes de casta contra el pueblo. De no ser prohíbida o saboteada se prevé otra importante manifestación para el 12 de setiembre.

Que el actual desastre político económico social provocado por el Poder no alcance proporciones apocalípticas depende en gran medida de la lucidez y coraje demostrados por los pueblos para hacer frente a esta nueva forma de terrorismo globalizado.

Decía Gandhi que las grandes batallas tenían por escenario el corazón del hombre. En la que estamos, con un evidente componente metafísico entre el Bien y el Mal, verdadera encrucijada para la Humanidad, ojalá cada persona tenga inteligencia para comprender y voluntad para actuar.

NOTA: Las palabras resaltadas en granate abren enlaces

Post Scriptum (17 h) : al parecer una decisión judicial acaba de tumbar la decisión gubernamental alemana de prohibir la gran manifestación de mañana en Berlín.

 

 

Deseos y estadísticas

El observador que conserve cierto espíritu crítico se encuentra atónito ante la carrera represiva en la que se están metiendo las numerosas autoridades. La panoplia represiva propuesta es amplia aunque no de muy clara legalidad constitucional ni tampoco eficacia. Toques de queda, confinamientos, mascarillas, multas, represión indiscriminada, anulación de derechos constitucionales, test, rastreadores, espías, soplones, instituciones oficiales acríticas o colaboracionistas, media apesebrados… parece que lo verdaderamente prioritario es indicar quien manda en cada sitio de la geografía española.  No importa el desastre socioeconómico que se cause.

Ahora bien, tanto espanto publicado, ¿acaso posee alguna apoyatura estadística?

Pues no, no lo parece a la luz de los propios datos oficiales como ahora veremos.

Antes una aclaración importante. El propio Ministerio de Sanidad advierte en su web oficial que los test utilizados no son fiables. «Este test no diagnóstica la enfermedad. Haber tenido contacto con la enfermedad no significa estar enfermo. Tampoco nos dice si usted es contagioso o no, es decir, con ese resultado no sabemos si usted puede retransmitir o no el virus a otras personas…» 

En consecuencia, que los datos de partida seguramente son falsos o poco precisos de modo que toda la estadística carece de fiabilidad en cuanto a número real de posibles pacientes con el virus y por tanto para calibrar la verdadera importancia tanto en número como en peligrosidad real de los supuestos rebrotes pretexto de tanto pánico inducido.

Pero hay otro factor de incertidumbre: no sabemos la causa real de los fallecimientos. Si se trata de pacientes que han muerto con coronavirus o de coronavirus. No se sabe cuántos de ellos han sido confirmados por autopsia. Incluso algunos forenses declaran no haber encontrado identificado el coronavirus en los cadáveres hasta ahora examinados.

La estadística disponible hasta el mediodía del viernes pasado es la que se explica en el cuadro adjunto, (que se puede aumentar pinchando encima).

Como puede verse el que existan muchos supuestos infectados según los test no supone afortunadamente una gran tasa de hospitalización ni menos de mortalidad. Se considera asintomáticos a personas aparentemente sanas, que no desarrollan síntomas de la enfermedad, a las que las autoridades tratan de convencer de que se encuentran enfermas. Tampoco la, por otra parte muy poco fiable, OMS considera que un asintomático según la jerga oficial sea capaz de trasmitir nada.

No obstante, se monta una red de espías, rastreadores y soplones contra los derechos civiles y la normativa de Protección de Datos que espanta a unos y otros. Y que dificulta el acceso de los enfermos de cualquier patología a la sanidad por miedo a ser estigmatizados y encerrados contra su voluntad.

El pretexto para una vacunación obligatoria se desvanece. Una vacuna que, en su mejor interpretación, no estaría suficientemente probada ni contrastada por lo que sería más peligrosa para los desgraciados que se la pusieran que la propia supuesta enfermedad. La reciente votación en el Parlamento de la UE para saltarse la propia normativa europea sobre transgénicos no es muy tranquilizadora, precisamente. Tampoco que a los fabricantes se les exima de cualquier responsabilidad por los estragos que sus vacunas puedan originar. A confesión de parte… Los media españoles ridiculizan la vacuna de Putin pero alaban la de los anglosajones… Varios de los científicos rusos que han intervenido en el desarrollo de esa vacuna denuncian intentos de sabotaje o de cohecho.

Pero tampoco se entiende la obligatoriedad de una vacuna improvisada, salvo que las autoridades quieran contribuir al negocio incontrolado de desaprensivos. Los que creen que la vacuna es eficaz y conveniente que se la pongan voluntariamente y así se sentirán protegidos. Los que creemos que resulta una temeridad debiéramos tener derecho a que se nos aplicase la legislación hasta ahora vigente sobre consentimiento documentado y otras garantías jurídicas.

Cuando venga la gripe estacional es de suponer que ya todos los casos se achacarán al coronavirus engordando errónea e incluso fraudulentamente las estadísticas de infectados. Visto lo que ha ocurrido en las residencias de ancianos a muchos de los cuales impunemente se les ha negado atención médica provocando una gran mortandad, el miedo a ser aislados en campos de concentración ad hoc va a producir repuntes de mortandad en enfermos de otras patologías que nada tienen que ver con el coronavirus.

No deja de ser curioso también el comprobar que, si son ciertos los datos oficiales sobre defunciones, hasta ahora habrían sido un poco menores que las ocurridas el pasado año en las que aún no había aparecido el coronavirus. Atendiendo a los datos del primer semestre y extrapolando a todo el año 2020 nos encontraríamos con una estimación de unos 364.000 fallecidos, cuando el año 2019 fueron de 416.377.

Todo esto es muy raro. De modo, que a la luz de los datos estadísticos oficiales cabría afirmar que el supuesto rebrote hasta ahora no es para tanto desde el punto de vista sanitario. Y que tiene más bien un carácter básicamente político. La casta política española, tanto a nivel nacional como autonómico, tiene en la pandemia un estupendo motivo para someter a la población, atemorizándola y vulnerando sus derechos constitucionales. Medidas drásticas como las que propugnan algunos próceres resultarían absolutamente terroríficas, estas sí, por su capacidad de devastación social y económica.

Por desgracia, el virus más peligroso está resultando ser la propia casta política española y sus colaboracionistas. Y sus efectos, el miedo indiscriminado inducido a la población. Pero para eso de momento no hay ni tratamiento ni vacuna. Ni menos interés oficial en conseguirlos.

 

 

Nuevos horrores. Una ley criminal que retrata a una sociedad suicida y desahuciada

El proceso de devastación de la sociedad y de la civilización continúa gracias a la incansable labor de muchos de nuestros más degenerados próceres mercenarios.

Con cierta nocturnidad y alevosía la Asamblea Nacional de Francia ha aprobado una modificación en la Ley de Bioética, un terrible proyecto de ley según el cual se podría abortar en cualquier momento del embarazo, incluso hasta momentos antes de nacer. Para ello se pretexta un hipotético peligro para la salud de la mujer si tal embarazo continuase. Ahora bien, tal peligro puede resultar simplemente de una supuesta “angustia psicosocial” de la gestante. Extraño síndrome de difícil diagnóstico y funesto aunque muy eficaz tratamiento: el asesinato del feto. Así, los 220.000 abortos anuales en Francia podrían aumentar. Aunque no hay que preocuparse: el famoso Plan Kalergi de sustitución de la población autóctona europea por la invasora musulmana progresa adecuadamente.

La votación se ha perpetrado medio de tapadillo en la noche del 31 de julio al uno de agosto. De los 577 miembros sólo participaron en el debate 101 diputados. 60 votaron a favor de la modificación, 37 en contra y 4 se abstuvieron.

Además se ha aprobado la procreación médicamente asistida y financiada por el Estado de lesbianas. Y la modificación genética de embriones para la investigación. Es decir, de embriones transgénicos. Bebés medicamento. Y bebés quimera, formados mediante la inserción de células madres humanos en embriones animales ¿Las peores pesadillas eugenésicas nazis hechas realidad?

Afortunadamente, la tramitación legal aún debe pasar por el Senado francés, de modo que todavía existen posibilidades de que la fechoría pueda ser corregida.

 

 

 

Libros. La verdad de la pandemia

La conocida periodista andaluza Doctora Cristina Martín Jiménez acaba de publicar un libro con el nombre de La verdad de la pandemia.  Se trata, que yo sepa, del primer libro en español  que se atreve a explicar con algún detalle y perspectiva este tremendo y complejo asunto.  Un libro oportuno que ofrece una interpretación holística, integradora de la realidad, en la línea de lo que se ha venido en llamar teorías alternativas o de la conspiración, y que quizás algunos calificarán de un libro oportunista.

En realidad, es verdad que aún no ha acabado el proceso en el que estamos, sino desde el punto de vista estrictamente sanitario que eso no se sabe bien todavía, sí en cambio desde el global, político, cultural, psicológico y socioeconómico. De modo que aún todo mantiene un cierto carácter de provisionalidad y de posibilidad de revisión a la luz de los nuevos datos fidedignos que se puedan ir conociendo, gracias sobre todo más que las instituciones oficiales a la difícil labor de científicos e investigadores independientes.

Lo que sí parece claro es que nos encontramos a las puertas de una gravísima crisis general de alcance sin determinar.

La autora incide especialmente en lo que se considera experta, los entresijos de la plutocracia patrocinadora del NOM más que en los aspectos meramente sanitarios. Por eso hay muchas referencias a libros anteriores sobre esos protagonistas más o menos ocultos que según la investigadora Martín Jiménez se encuentran detrás de bambalinas, más allá de la representación cara al público.

Básicamente, en sucinto resumen, para la autora estamos siendo víctimas de un gigantesca mohatra de carácter sistémico con propósitos siniestros y consecuencias catastróficas para la Humanidad, preparada desde hace varios años y perspectivas por diversos agentes. Muchos de estos agentes, instituciones y personajes, son denunciados con detalle y multitud de datos. Unos son los verdaderos autores, otros sólo serían protagonistas subalternos. El momento elegido para provocar la pandemia es oportuno a la hora de tratar de evitar la reelección de su enemigo Trump en la presidencia de EEUU.

La pandemia sería una muestra más aunque muy importante del combate metafísico e histórico entre el Bien y el Mal. Un Solve que habría de producir un nuevo Coagula.

El quimera virus debe provocar una crisis institucional sin precedentes. De modo que la «solución» tenga que ser “global”. En realidad, una dictadura mundial al servicio de una reducida plutocracia que, además de eliminar soberanías, tradiciones y libertades, reduciría la población a los niveles que mejor convenga a sus intereses.

Sin embargo, hay un aspecto dentro del ámbito espiritual del problema que por su importancia al menos en países como España llama la atención que no se haya tratado debidamente. Me refiero a la aparente complicidad del Papa Bergoglio y de las principales autoridades oficiales de la Iglesia Católica en este proceso de construcción del NOM y de devastación de la sociedad tradicional.

En mi opinión esta es una cuestión clave que permite comprender el alcance y gravedad del problema desde el punto de vista de la amenaza a la civilización. Y quizás la más notable carencia del libro.

Un texto muy valiente, lúcido, documentado, importante y de lectura muy recomendable para intentar comprender mejor lo que pasa y formar la propia opinión.

 

Datos del Libro

La Verdad de la pandemia. Cristina Martín Jiménez. Ed. Martínez Roca. Julio 2020. 380 páginas. 19,90 euros

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.