Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Aberraciones progresistas enmucetadas

Escándalo tras escándalo, latrocinio tras latrocinio, mohatra tras mohatra, embuste tras embuste, abuso tras abuso, calamidad tras calamidad, estamos acostumbrándonos a que un desastre tape a otro. Y este al siguiente con total impunidad. Uno de estos escándalos que está pasando desapercibido es el de las monstruosas inicitativas contra la Moral universal básica y los derechos humanos propugnadas por las degeneradas zurdas globalistas, también las ibéricas a las que me resisto a llamar españolas.

En la progresista Canadá una de las pioneras de la nueva barbarie se aprueba la zoofilia con la salvedad de que no haya penetración del bicho o del bicho a la persona. En la vecina morería del sultán Mojamé hace pocos días una veintena de jóvenes ha cogido la rabia. La razón del contagio según luego se ha podido averiguar es follar a una burra. Fuentemoruna todos a una. No sé si la progresía canadiense los calificará de héroes, meritoria avanzadilla de la nueva causa de liberación de la humanidad o acaso de lamentables victimas de la represión heteropatriarcal. Avanzados canadienses y atrasados moros en unidad de destino en lo universal. La pobre burra ha pagado las culpas ajenas. Ha sido ajusticiada sin que nuestras hembristas subvencionadas hayan rebuznado en solidaridad con su compañera. Ni tampoco nuestras prestigiosas animalistas hayan dicho ni so ni arre.

La siguiente muesca criminal va ser la futura legalización de la pederastia. Para la nueva normalidad posmoderna progresista abusar de niños es un derecho incontestable… de los verdugos. Ojalá la Providencia divina lo impida  porque mucho me temo que nuestros meritorios centristas complacientes no lo van a hacer.

Pero aún es casi peor en lo más inmediato el proyecto de ley de transgéneros perpetrado por las hordas podemitas. Hoy aparcado mientras el coronavirus se decide por qué expresión de género adopta. Mejor que el lector se haga una tila para abordar su lectura.

El título ya es sustancioso y prometedor de emociones fuertes: Proposición de Ley sobre la protección jurídica de las personas trans y el derecho a la libre determinación de identidad sexual y expresión de género.

Hasta ahora, si al nacer un bebe tenía pene pues resultaba que era un niño y si vagina, una niña ¡Qué tontería! Las hordas posmodernas actuales dicen que no: se reconoce el derecho a la libre autodeterminación de la identidad  sexual y expresión de género independientemente del mensaje genético de la criatura. De modo que será pisha o chocho dependiendo de lo que decida el propietario o propietaria de los respectivos órganos, todo ello avalado para que no se diga que no somos un estado de derecho progresista o al menos centrista que osa ir contra natura, por unos sesudos togados y togadas con puñetas que asistirán a la nueva lección de anatomía sobre pishas o chochos con más claroscuros que la de Rembrandt.  Una aberración que intenta camuflar como supuesto derecho de la infancia un sucio tinglado de adultos dirigido a manipular y abusar de la inocencia.  Y que intenta maniatar incluso la posibilidad de que la Justicia defienda de oficio a la infancia más desvalida.

La proposición como remedo posmoderno de género de la RAE limpia, fija y da esplendor en todo el barullo y confusión terminológica. Si asunto complicado es definir los trans, lo de los no binarios ya es el colmo. Según el texto podemita son los que se ubican fuera de los conceptos hombre / mujer y /o masculino/ femenino o fluctúa entre ellos ¿Encajaría acaso aquí la pobre burra moruna mártir? Porque, si un no binario decide, por ejemplo, ser burra casquivana, ¿qué facha se lo puede impedir?

Según la proposición citada la decisión sobre ser o no ser macho o hembra puede tomarla el tierno infante según le apetezca aunque probablemente ayudado por expertos desinteresados de algún oneroso chiringuito creado ad hoc. Todo el tratamiento a costa de la Seguridad Social que pagamos (casi) todos. Tan heroica decisión en el caso de hembras trans o no binarios conlleva prebendas y privilegios asociados, merecida discriminación positiva a pagar como siempre por los estúpidos compatriotas que conservan los órganos sexuales de nacimiento y a los que cabría calificar, aunque el texto generosamente no lo hace así, de impenitentes machistas fascistas perpetuadores de la sociedad heteropatriarcal. La ley trata de evitar que se pueda estorbar a los trans y como no podía ser menos en un texto progresista se arbitran una serie de prohibiciones.

Para no dejar la cosa en el limbo presupuestario, se desarrollará un nuevo modelo para el acceso a la atención sanitaria trans- específica desde una perspectiva despatologizadora teniendo en cuenta la pluralidad de identidades, trayectorias y expresiones de género y en colaboración con las personas trans…  ¡Toma ya!

Se reconoce un nutrido calendario muy oportuno y necesario con santoral incluido: el Día Internacional de la visibilidad Trans (31 marzo), el Día Internacional contra la LGTBIFOBIA, (17 de mayo), el Día del Orgullo LGTBIQ+ (28 de junio), el Día Internacional de la Memoria de las Víctimas Trans (20 de noviembre) y el Día del Orgullo Trans (tercer sábado e octubre).

Se echa en falta la introducción del Día del cretino y cretina bipolar de género tonto y tonta (todo el año).

Es curioso comprobar a qué cosas se dedican las repugnantes zurdas comunistas y socialistas. El signo de los tiempos, no sé si binarios.

 

 

 

Ecofeminismo

Es justo reconocer que el gineceo comunista ministerial no hace más que parir onerosas sandeces sectarias. La última o quizás penúltima, patrocinada por el Instituto de la Mujer tiene un pintoresco nombre: Ecofeminismo.

La intrépida consorte ministra que sueña con volver sola y borracha a casa se gasta los impuestos saqueados a los españoles en sesudos estudios científicos revolucionarios tales como la influencia en las mujeres del cambio del clima climático climatizable. Y a la viceinversa como diría la eximia doctora Lastra. Para ello utiliza los sabios servicios del organigrama oficial de una ilustrísima señorita directora generala.

Este nuevo despropósito, por no calificarlo de prevaricación o malversación de caudales públicos, se ha materializado en un voluminoso tocho diagnóstico de clima de género.

La culpa del cambio del clima climático climatizable obviamente es de la sociedad heteropatriarcal. Es tan obvio que no sabemos cómo a nadie se le haya ocurrido antes. La malvada sociedad heteropatriarcal, digo yo, es la culpable evidente de las pulsaciones climáticas, la erosión eólica o hídrica o el incipiente proceso de glaciación que se prevé. Seguro que también de los ciclos de las reacciones termonucleares en el sol o el temible cambio de los polos magnéticos terrestres, de modo que liquidando al macho o a los diferentes machos como los malvados gallos violadores de gallinas, todo arreglado. Y a otra cosa, mariposa.

No obstante, entrando en el menudeo de medidas a aplicar propongo se estudie obligar mediante Real Decreto, oportunamente cohonestado eso sí por el PP para que no se diga que no somos centristas, a introducir los efectos sobre el gineceo según edades y condición de género en los informes de las Evaluaciones de Impacto Ambiental. Y, por supuesto, en la correspondiente Declaración de Impactos. En los certificados de eficiencia energética se hará constar la influencia de género en el segundo principio de la termodinámica, en la sucesión ecológica y en la hemostasis del ecosistema global y particular, hasta alcanzar el clímax. Que, aclaro a las hembristas más ignorantes, no tiene nada que ver ni con la deliciosa fricación ni con el orgasmo.

A la hora de las subvenciones a chiringuitos afines se valorará la influencia de la violencia de género en el ciclo diesel y la emisión de NOx. Y la preferencia por el híbrido transgénero, a ser posible binario, dada su mayor eficiencia demográfica negativa.

¿Cuáles son las causas de esta epidemia de cretinismo y estupidez subvencionados y generalizados en las sociedades supuestamente civilizadas?

Buena pregunta y muy difícil de responder, pero es de suponer que existen varias concausas interrelacionadas.

Por lo que se refiere a la educación posmoderna estaría en la pérdida de entrenamiento y educación de la inteligencia y de la voluntad que sufren las nuevas generaciones, criadas en el fanatismo, la falta de espíritu crítico o la estupidez más sectaria.

Los media en vez de contribuir a formar una opinión pública, libre, informada y responsable como era su teórica misión o razón de ser históricas, hoy se dedican a soltar disparates y excitar los más bajos instintos del populacho, sobre todo de la populacha. Se pretende convertir a las antiguas educadas damas en hienas desgreñadas, en milicianas vociferantes, feroces imitadoras de las más salvajes ménades destructoras de la Cultura.

Otro tanto es lo que cabe esperar de unas izquierdas cerriles pastoreadas por peligrosos  psicópatas empeñadas en criar y apesebrar votantes embrutecidos, sin reflexión, criterio, oficio ni beneficio, víctimas de sus peores pasiones.

El modelo a seguir de una buena hembrista ecofeminista que se precie es el de la mantis religiosa que mata y devora a su macho después de aparearse. En general, el ecosistema feminista o mejor hembrista es un tinglado de extraordinaria violencia, sin hemostasis estable, con una biocenosis nutrida de parásitas o depredadoras, destructoras de la biodiversidad que va exterminando a los huéspedes, herbívoros y escalones inferiores de la cadena trófica y al que no queda más oportunidad de futuro que el devorarse a sí mismas antes de desaparecer en el sumidero de la entropía cósmica.

 

 

Un Informe revelador sobre el virus y la histeria programada

 

“Hemos caído tan bajo que la reformulación de lo obvio es la primera obligación de los hombres inteligentes”  (George Orwell)

«Toda verdad atraviesa tres fases: primero es ridiculizada; segundo recibe violenta oposición; tercero, es aceptada como algo evidente» (Arturo Schopenhauer)

 

No suelo recomendar vídeos sobre los diferentes temas de actualidad, aunque en mi blog tengo una nutrida columna de enlaces con visiones y documentación de lo más diversa para que el amigo lector pueda formarse su propia opinión a través de muy diferentes fuentes.

Pero el que recomiendo y enlazo en esta garita (aquí) supone una excepción. Se trata de un excelente Informe estadístico sobre lo relativo al virus.

De extraordinario interés para cualquier persona que quiera enterarse de la realidad objetiva de la enfermedad así como de las consecuencias de las erróneas políticas arbitradas por gobiernos obedientes o cómplices de las organizaciones globalistas interesadas en generar el caos político social en el planeta. Y de especial actualidad ahora que nos venden una siniestra, ruinosa y liberticida anormal normalidad.

El vídeo recoge la opinión de auténticos expertos científicos, virólogos o epidemiólogos,  no de los mohatreros o mercenarios del falsario. Verdaderos expertos cuya opinión científica documentada, opuesta a la oficialmente enmucetada, está siendo silenciada y reprimida. Se está vulnerando el derecho a la libertad de expresión de los médicos. En especial, los que intentan investigar y comprender la naturaleza y comportamiento de la enfermedad sin limitarse a aplicar protocolos impuestos no comprobados.

Datos tras datos a lo largo de un poco más de una hora con los que se van explicando muchas de las facetas de este desastre político y social que carece de apoyatura en la verdera naturaleza y gravedad del problema estrictamente sanitario.

 

Entre algunos de los aspectos más notables que cabe resaltar estarían los siguientes:

La irresponsabilidad de los medios que han colaborado en la destrucción y suicidio de la sociedad por un fantasma político

La vacuna es innecesaria y peligrosa

No es virus asesino ni mucho más peligroso ni letal que otras gripes

Se estima que unas 650.000 personas pueden morir por gripe al año. Las muertes por cáncer o enfermedades cardiovasculares son de varios millones

Todos los años se colapsan algunos centros hospitalarios por gripe en España

La cuarentena es innecesaria y no tiene apoyatura científica

Las diferencias de resultados entre poblaciones con y sin cuarentena resultan irrelevantes estadísticamente entre sociedades con sí o con no cuarentena. O es inútil o es contraproducente por sus efectos colaterales

La mayoría de las muertes producidas son CON coronavirus no POR coronavirus

El grupo más vulnerable es el que se debía haber protegido y podría haber sido protegido con medidas preexistentes. Esa es la medida más importante, proteger a los ancianos

No hay necesidad de uso de mascarillas: es pseudo ciencia para destruir el tejido social

Su uso general es ineficaz o contraproducente por el tamaño de sus poros o agujeros. O por problemas respiratorios inducidos por falta de oxigenación suficiente

El miedo es más letal que el virus

No hay que ir a una nueva normalidad sino a la normalidad normal o anterior

¿Por qué se ha producido artificialmente la epidemia político mediática, más peligrosa que la propiamente sanitaria?

Las vacunas pueden ser muy peligrosas aparte de innecesarias

 

Entre las muchas chocantes e importantes conclusiones del propio vídeo podemos reseñar algunas de las denuncias de los hechos sucedidos durante uno de los Periodos o etapas más irracionales de la historia de la humanidad:

Fabricación de miedo a un falso riesgo extraordinario, información no fidedigna o manipulada. Ya hubo precedentes de abuso en anteriores pandemias

Falsedades que tratan de aumentar el pánico

El virus no es más que otra epidemia de gripe

Niños tienen un rol nulo

Todo está exagerado

Lo que nos hace preguntarnos:

¿Por qué se ha destruido todo el mundo?

¿Quién se beneficia?

 

Esto que voy a comentar a continuación no lo dice el vídeo que se basa en datos contrastados, pero probablemente cabría pensar que la progresiva desaparición del virus “obligó” a los plandemistas a provocar una revolución de color en EEUU para mantener la anormal situación provocada. Y es posible que puedan sucederse otras nuevas amenazas.

Pero la enseñanza más aterradora de este desastre, su tremenda moraleja, no es la de la impostada alta peligrosidad del virus sino la de la letalidad de la mayoría de las instituciones internacionales y nacionales tenidas por respetables.

En el caso de España se trata del peor escenario económico político social de todos los contemplados que va a costar mucho superar si es que se supera.

Por todo lo expuesto creo que es muy importante su difusión.

 

NOTA

El vídeo puede verse pinchando, además de en la palabra vídeo resaltada en granate, en este enlace.

 

 

 

 

Noche de San Juan

En cierto modo, la de San Juan Bautista, asimilación cristiana del solsticio de verano en el hemisferio norte, es una fiesta paradójica. Al ser un máximo, su entorno es menor y la trayectoria solar a partir de ella es declinante. En palabras de San Juan como anunciante de Cristo: “Él (Cristo) conviene que crezca y yo que disminuya”.

Jung también hace referencias a este asunto: si uno honra a Dios, al Sol o al fuego, honra también su propia fuerza vital, la libido”.  Que es símbolo de sus criaturas, plantas, animales y también de muchos héroes sagrados.

Así, por ejemplo, don Quijote, héroe solar cuya ejemplar actividad desfacedora de entuertos declina después de la noche de San Juan, al ser vencido en una playa de Barcelona. Aunque hace heroica proclamación de fe un su Dama, el Alma, justo en el momento en que el sol está en lo más alto, y en el lugar más oriental de sus aventuras. Una declaración de la preponderancia del Espíritu frente a las contingencias de la Materia expresada en un Tiempo y en un Espacio sagrados.

También de Hércules, patrono mitológico de la ciudad de La Coruña, que lucha contra Gerión, el símbolo del espíritu maligno que se opone a la Luz. Y por eso el héroe que se representa asociado o entre dos columnas, en el umbral de la iniciación. Dos columnas que figuraban en algunas antiguas monedas españolas con la inscripción “non plus ultra” en una banderola, iconología que aparece luego en el dólar americano, con la banderola simplificada en una S y las dos columnas solares como trazos o palos.

Pero hay otras preciosas costumbres populares relacionadas con la noche de San Juan como recoger plantas para hacer un ramito de amor y salud, remedo del lapis herbal de los alquimistas.

Una de las plantas emblemáticas de la botánica paracélsica es la artemisa (artemisa vulgaris) o hierba de San Juan, que cogida ese día vuelve fértiles a los campos. Planta defensiva contra las malas influencias forma parte de muchos ritos mágicos solsticiales en toda Europa. También se hacen perfumes.

De la Énula campana (Ínula helenium) dice el grimorio «Los secretos del pequeño Alberto«: «en la noche de San Juan, al dar las doce, cógese la hierba llamada énula campana, hágase secar y reducir a polvo, añadíendose una pequeña cantidad de ámbar gris. Métase todo en una bolsita verde y llévese encima del corazón durante nueve días. Pónganse luego estos polvos en contacto con la piel de la persona que se ama (sin que ella lo advierta), y se despertará en ella un amor irresistible hacia quien la ha preparado«.

Dentro de la gran tradición española cada pueblo tiene su hierba de San Juan preferida: corazoncillo, artemisa, helecho macho, genciana, grosella, algarrobo, no me olvides, menta sarracena, abrótano, yedra terrestre, milenrama….

En la comedia cervantina Pedro de Urdemalas, este año disfrutamos de la tragedia Pedro de Urdepeores, se hace referencia otra tradición popular: las mozas casaderas se ponían a la ventana en la noche de San Juan con el cabello suelto y un pie descalzo dentro de un barreño lleno de agua, y están atentas a escuchar el primer nombre que dijesen en la calle, suponiendo que así debería llamarse el que fuera su marido.  En palabras del personaje Benitae: «eres noche tan sagrada/ que hasta la voz que en tí suena/dicen que viene preñada/ de alguna ventura buena/ a quien la escucha guardada»

En la tradición cristiana, San Juan anuncia a Cristo, las hierbas de San Juan descubren todos los misterios y echan todos los demonios, la mayor luz que se manifiesta por San Juan es la medicina más poderosa, la riqueza y la ciencia por excelencia.

Don Antonio Machado nos explicaba que:

Tus ojos me recuerdan

Las noches de verano

Negras noches sin luna

Orilla al mar salado

Y el chispear de estrellas

Del cielo negro y bajo

– – – –

Para tu linda hermana

Arrancaré los ramos

De florecillas nuevas

Los regaré con agua de los arroyos claros

Los ataré con verdes junquillos del remanso

Para tu linda hermana

Yo haré un ramito blanco

La noche de San Juan es un punto de transición y una promesa de amor en un mundo hilozoístico. Puede que veamos grandes signos en el futuro inmediato, mas el sol nos advierte que a partir de ahora ya empieza a declinar, y Shakespeare, cuyo nombre oculta un sabio, nos enseña que el sueño de una noche de verano posibilita que Titania, la preciosa reina de las hadas, pueda enamorarse de un burro. No sé yo, pero parece que con esto de la posmodernidad que rompe con la Tradición y los ciclos naturales nuestras más bellas titanias se enamoran de burros como si fuesen hermosos donceles.

Pese a los que digan algunos forofos del racionalismo donde no existe eterno retorno sólo nos queda la incertidumbre del acaso.

 

 

Mutus liber, Silent spring

En 1962 Rachel Carson publicaba Silent Spring (Primavera silenciosa) un libro pionero de denuncia ecológica en el que alertaba sobre las consecuencias del uso indiscriminado de pesticidas sobre la cadena trófica. En especial advertía de una no muy lejana primavera en la que ya no se pudiera oír el canto de los pájaros. Y menos comprenderlo. El lenguaje de los pájaros es una metáfora tradicional del lenguaje sagrado, que permite la comunicación del hombre con la divinidad.

Hace más tiempo, en 1677, se imprimía un raro libro de Alquimia formado por quince planchas grabadas. De autor anónimo es el conocido Mutus Liber.  Un libro mudo de gran interés y de difícil interpretación pese a que en una llamada al lector explicaba “que aunque se titule mutus liber, sin embargo todas las naciones del mundo, los hebreos, los griegos, los latinos, los franceses, los italianos, los españoles, los alemanes, etc., pueden leerlo y entenderlo.”  La Alquimia, tan importante en la historia del pensamiento científico, posee unos aspectos iluminadores que hoy se suelen pasar por alto. Dentro del universo, de esa especie de teclado cósmico, muestra la posibilidad de moverse en la escala de vibraciones, desde las más groseras a las más sutiles. También en el plano del Alma y de la Conciencia. Tal es el último secreto de la Gran Obra, ascender en ese mundo como Jacob en su escala.

Ya nos decían los herméticos, los pitagóricos o los hindúes que el sonido, el Verbo, el Logos, tiene una cualidad vibratoria creadora. En Psicología y Alquimia, el Doctor Jung explicaba las relaciones entre la antigua ciencia alquímica, el inconsciente colectivo de la humanidad y lo que él llamaba el proceso de individuación psicológica.  En otro de sus libros, Psicología y Religión, sostenía que el arquetipo de Dios se encuentra en la conciencia humana.

Nos podemos aturdir con el ruido pero a veces conviene escuchar el silencio. ¿Qué queda cuando el diapasón se para?

En estos tiempos de zozobra e inquietud, con perplejidad, con horror y desolación contemplamos otro silencio en esta amarga y triste primavera. El aparente silencio de Dios. Bernanos afirmaba que el sufrimiento es el buen Dios.

Vemos horrorizados las filas de féretros, mentís a la ciudad alegre y confiada construida por los intereses creados. Tras una crisis de conciencia, Antón Chejov realizó una larga peregrinación iniciática a la remota y maldita isla de Sajalin. Viaje geográfico hacia el fin del mundo que tenía su trasunto en otro esotérico al fondo o las antípodas de su propia conciencia.  Al cabo, tras la búsqueda de sí mismo, explicaba: Yo todo lo que quería decir honradamente: ¡Echad una mirada hacia vuestras vidas y ved qué lamentables y desastrosas son!

Su estancia en la isla maldita provocó una reacción personal ante los horrores que veía. Le hizo aumentar su simpatía con los desheredados, con los humildes, con la humanidad que sufre. Chejov pensaba que las cosas no tendrían porqué seguir siendo así siempre, que era posible el progreso y confesaba a un amigo: Dentro de trescientos o cuatrocientos años, toda la tierra se convertirá en un jardín florido, y la vida será entonces extraordinariamente fácil y agradable. 

Pero el liberalismo humanista de Chejov: el de la libertad de conciencia y de expresión, los derechos civiles y la protección de los débiles, ha sido traicionado y convertido en otro, que representa todo lo contrario. El pensamiento único.  El despotismo de los poderes económicos oligárquicos que controlan a los media, cada vez más imposibilitados para ejercer su misión de contribuir a informar e instruir a la opinión pública, de controlar al Poder. El abuso de los poderosos grupos plutocráticos y sus gobiernos títeres contra los débiles y desamparados.

¿Cómo iniciar una vida nueva? La voluntad es el principio del cambio. El querer. Pero, ¿qué pasa con el saber que permita conseguir ese querer?

El pequeño Iván, protagonista de uno de los cuentos de Chejov más tristes y humanos, escribe una carta a su abuelo que vive en una lejana aldea: Ayer me gané una regañina. El amo me sacó al patio, tirándome del pelo, y me zurró, porque cuando les estaba meciendo al niñito en la cuna me quedé dormido sin querer… de comer tampoco hay aquí nada. Por la mañana te dan pan para tomar el kascha, pero no té ni schi. Se lo zampan los amos. … querido abuelito: ¡Hazme una merced en nombre de Dios! ¡Sácame de aquí y llévame a la casa de la aldea! ¡Ya no puedo aguantar más!… ¡Llévame de aquí porque me voy a morir! 

Y continúa suplicando su rescate: ¡Ven querido abuelito! ¡Por el amor de Dios te lo pido!… ¡Ten piedad de mí! ¡De este desgraciado huérfano! ¡Todos me pegan y tengo tantas ganas de comer!… Además, ¡Tengo una tristeza tan grande que no te la puedo contar!

Pero ¿qué pasó con el pobre y desamparado niño?

Antón Chejov continúa su narración. Tras acabar de escribir la carta, el pequeño Iván plegó la hoja escrita en cuatro dobleces y la introdujo en el sobre comprado la víspera… después de meditar un momento, mojó la pluma y escribió las señas: Para el abuelo que está en la aldea”. Luego se rascó y, tras un instante de cavilación, añadió a lo escrito: “Para Konstantín Makarich”.

Una hora después de introducir la preciosa carta por la ranura del buzón, mecido en sus dulces esperanzas, el niño dormía profundamente. Soñaba con una estufa caliente y que, junto a ella, su abuelito leía la carta de su rescate…

La desesperada carta del pobre niño no encontró respuesta porque no acertó a poner las señas. Cuando el hombre moderno deja de aturdirse con el ruido que genera, se desespera en su revelada orfandad. Y pese a todo, a tanta historia, tanta ciencia, tanta civilización no parece encontrar las señas del destinatario que le ayude a salir de la esclavitud.

En esta silent spring tenemos una nueva oportunidad de comprender e interpretar nuestro propio mutus liberLa Gran Obra es la transformación, el rescate de nosotros mismos. Así sea

 

Lacambra o el poeta es un fingidor

Parece ser que al autor del heterónimo Miguel Lacambra le suena un poeta personaje ortónimo llamado Fernando Pessoa. Un genial fingidor, testigo del desasosiego, que desarrolló una serie de personajes, los heterónimos, autores de su propia producción literaria acorde a su supuesta personalidad individualizada. Pessoa significa persona y dicen los griegos que persona es lo que suena a través de la máscara. La máscara que representa a cada uno de los personajes que adoptamos en nuestra vida o que el demiurgo habilita en nosotros.

Entre los heterónimos pessoanos con abundante producción literaria “propia” cabe recordar a Álvaro Campos, Ricardo Reis, Alberto Caeiro, incluso alguno femenino: como la enamorada María José, entre otros muchos. Sin embargo, la realidad es mental como sostiene la Tradición hermética que inspiraba a Pessoa y una vez salidos de la minerva pessoana cada uno de sus autores adquiere vida propia.

José Saramago dedicaba una de sus novelas “El año de la muerte de Ricardo Reis” al heterónimo médico. Y si se me permite que me meta a llevar un cirio en este entierro, incluso Alvaro Campos me concedió una entrevista en su Algarve natal que fuera publicada in illo tempore por la sección cultural de La Voz de Galicia ¡Qué lejanos y felices tiempos aquellos en los que aún no había aparecido la terrible peste zapateril ni menos el terrorífico rebrote sanchopedresco!

¿Quién o qué estará detrás del heterónimo actual? Llamar “heterónimo” al tal Lacambra indica un cierto grado de Cultura normalmente incompatible con “las repugnantes zurdas españolas”, que diría don Antonio Machado, gentes cuyo repertorio se limita habitualmente a un resumen de las obras completas de filósofa Belén Esteban o del eximio doctor Sánchez.

Don Antonio, otro gran poeta hilozoísta aunque diferente de nuestro vecino portugués, fue el inventor de un Juan de Mairena, heterónimo heterodoxo educador que buena falta nos hace.

Ahora bien, el tal heterónimo Miguel Lacambra ¿vendría a ser una variante disimulada del malvado hechicero y satanista Aleister Crowley, «la Bestia», que visitara a Pessoa en Lisboa? Pessoa jugó al ajedrez con él como el caballero jugaba con la Muerte en El Séptimo sello. Cualquiera sabe, pero afirman que uno de los objetivos confesados de la actual pandemia mundial es la futura introducción forzosa de una vacuna siniestra con chip identificador, la famosa marca de la Bestia del Apocalipsis.

Pero, Crowley tampoco es «la Bestia» sino acaso uno de sus profetas o embajadores. Incluso me temo que detrás de Miguel Lacambra ni siquiera se encuentre el gobierno pomposamente llamado de España. Más bien parece que tanto este gobierno de devastación y demolición como su corte de propaganda ditirambo alabanciosa de frívolos señoritos comunistas ensoberbecidos y adinerados no sean sino heterónimos oportunos, simples máscaras de personajes ficticios, desalmados, desespiritualizados, formas vesperales sin entidad real salvo la impostada o hecha a troquel que les proporciona la plutocracia globalista internacional.

Una plutocracia que mediante su instrumento posmoderno el neomarxismo cultural, la propaganda infame y los media mohatreros asociados no hace sino crear heterónimos de biografía ficticia, insustancial, impostada, de levedad del ser más o menos insoportable para distracción y supuesta representación de otros entes asaz leves como alas de mariposa y embrutecidos como semovientes.

Pero, entonces, ¿Quién es el demiurgo que se encuentra tras la máscara de tanto heterónimo falaz?

Buena pregunta aún sin repuesta cierta. Probablemente la misma fuerza tenebrosa y satánica que habría inventado y promovido este virus genocida. Según Francis Boyle una oportuna mezcla de coronavirus anteriores tales como SARS, MERS e IVH preparada para crear esta pandemia, anunciada al menos desde 2007 por la American Society for Microbiology .

El falsario y su gobierno nos han revelado su gran capacidad letal. Demuestran un gran poder de devastación pero torpe y necio a la hora de construir nada. Apenas superables en su incompetencia devastadora.

Es posible que el demiurgo haya de improvisar otros heterónimos mejor preparados para las siguientes etapas de la revolución tras pandemia.  Atentos a los nuevos heterónimos.

 

 

Propaganda mortal

Un propagandista no debe perder de vista el hecho de que los valores relativos de los distintos instrumentos de propaganda, y su relación con las masas cambian sin cesar. Si quiere dar el máximo alcance a su mensaje deberá saber aprovechar estos cambios de valor en el mismo instante en que sucedan”. 

 

Se suele conceder a un sobrino de Segismundo Freud llamado Edward Bernays el honor de ser el inventor de la propaganda moderna. Propaganda de un modo u otro siempre ha habido a lo largo de la historia pero ahora es mucho más peligrosa y letal porque utiliza los avances del conocimiento contra el hombre. Su libro pionero Propaganda publicado hace un siglo se considera la biblia moderna donde han bebido propagandistas de todo tipo incluidos los tiranos. El neomarxismo cultural posmoderno y sus secuaces tampoco son ajenos. Varios autores nos han venido avisando de lo que se venía encima. Sin embargo, la letalidad de la propaganda actual se debe a la conjunción de los avances en las técnicas de control mental y de opinión, gracias a la manipulación de los media, hoy prostituidos en buena parte, y la potente tecnología actual. Nuevas tecnologías al servicio sin empatía cuando no criminal de reptiles. Capaces de proporcionar los recursos técnicos para un 1984 o Un mundo feliz fatalmente hechos realidad.

Cuando digo reptiles no me refiero aquí a los supuestos ET capaces de cambiar de forma y adoptar una imagen aparentemente humana, sino a otra cosa.

Me refiero a los hombres que tienen como dominante un cerebro primitivo, con impulsos relacionados con supervivencia en un contexto prehistórico. Tampoco, pues, a las criaturas de sangre fría que aparecieron en nuestro planeta en el Periodo Devónico de la Era Primaria junto con las Criptógamas.

Se trata de gentes sin empatia, insensibles parcial o totalmente al sufrimiento humano y al dolor que puedan causar. Curiosamente abundan sobremanera en las cúpulas de poder, en lo más alto de la cucaña. No todos son asesinos declarados, algunos llevan una vida aparentemente normal y disimulan su verdadera catadura. El Poder los suele seleccionar entre los suyos por lo que es más fácil encontrarlos en esas esferas. Cuando la empatía se considera un defecto o un obstáculo y se olvidan los criterios educativos de, por ejemplo, un Saavedra Fajardo o de selección de personal de Huarte de San Juan sucede lo que ahora vemos constantemente.

Aunque hoy en descrédito, algunas teorías muy de moda hace cincuenta años distinguían tres cerebros en el hombre, interrelacionados pero ligados a la evolución humana. Se trataría de: El Complejo R o cerebro reptiliano. El Límbico. Y el Cortex.

El primero, R, tiene que ver con las funciones más ligadas a la supervivencia en condiciones hostiles de la naturaleza. La violencia o la huida ante las amenazas, las funciones locomotoras, el olfato.

El Límbico, propio de los mamíferos con las emociones, los temores. Sin embargo suele anunciar un ataque defensivo cuando se va a recibir una agresión.

El cerebro Cortex, tiene que ver con el cálculo, la intelección, el pensamiento abstracto, el lenguaje, los símbolos…

Seguramente la cosa es más compleja pero más allá de su exactitud tal distinción puede ser útil a efectos expositivos.

Juan Luis Cebrián, alias Juanli, ha publicado un insólito texto en periódico gubernamental El País contra el gobierno falsario. No se sabe si por despecho al haber sido cesado del Club Bilderberg o por “encargo sorosiano”. El caso es que pone al gobierno del Doctor Muerte como chupa de dómine. Le reprocha lo que él mismo tantas veces ha practicado como buen reptiliano. Pero aunque no denuncie nada nuevo que no supiésemos que lo haga precisamente Cebrián y en El País sin duda es noticia. Y acaso un aviso para navegantes. ¿Acaso el IBEX 35 reacciona contra el gobierno del Doctor Muerte? Yo creo que es algo digno de investigación.

Me dicen, procuro ahorrarme en lo posible disgustos superfluos, que las últimas apariciones televisivas del Doctor Muerte han sido aún más escandalosamente repugnantes. Se ha practicado sin tapujos la censura, ha mentido a placer si bien se ha mostrado un poco compungido, en la línea de la farsa de control pobre de mí. Si tuviese conciencia, dignidad o vergüenza, desde luego que motivos para estar compungido no le faltan. Por su culpa van a morir miles de españoles e incluso no ha evitado siquiera que familiares o personas de su entorno se contagien. Todo un record de negligencia criminal. Su mujer, su madre, su suegro, sus hijas, varias ministras y subsecretarios, la mayoría asistentes a la asesina manifestación del chocho M, se encuentran entre los contagiados. El feminismo oficialista mata. De género, pero mata.

Sin embargo, para eso está la propaganda como bien saben comunistas y socialistas. Y los media prostituidos cómplices en la labor de hipnotizar al personal y desorientar al populacho con su abigarrado ejército rojo y morado de hembristas pijas encanalladas y trileros o palanganeros.

Discursos estupefacientes, insultos al adversario, demagogia, incoherencia, censuras, embustes, ocultamientos… todo cabe en la panoplia criminal del falsario y sus secuaces.

Para ocultar sus evidentes responsabilidades en la propagación de la muerte hoy el Discurso Poder se basa en varias estratagemas elementales. Así la simplicidad dirigida al cerebro reptiliano. Tal que hasta un votante zurdo pueda entenderlo. La polarización de la realidad en amigo, enemigo; blanco o negro. Nosotros contra ellos. El recurso a provocar sensiblería buenista, falsa solidaridad o indignación. La manipulación de las emociones a las que ya hacía referencia  Edward Bernays. Es decir, la manipulación del sistema límbico.

Y luego la diarrea premeditada de datos más o menos inconexos, con información poco relevante o engañosa o no integrable para ocultar la que puede procesar el raciocinio y sentido crítico. Una manipulación para tratar de evitar la de toma consciencia de la ya perpetrada en el mundo de la de las emociones.

Sea cierto o no, es legítimo pensar al menos como hipótesis de trabajo a la vista de lo que está pasando, que os encontramos inmersos de una guerra de buena parte de las élites mundiales globalistas contra la población de las diferentes naciones.

Sí, una agresión criminal, una guerra con tecnología biológica contra la población civil.

Las personas que sobrevivan al virus fatídico deberán sufrir la agresión de otro letal, el de propaganda gubernamental o global. Con uno nos jugamos la vida, con el otro, la libertad.

 

 

 

Un recuerdo de hace cinco años sobre la enfermedad como sufrimiento y revelación

Hace cinco años escribía un texto sobre la enfermedad y el modo de sufrirla y abordarla. Me refería a sendas novelas testimonios de dos Premios Nobel de Literatura. Un alemán, Thomas Mann y un español, Camilo José Cela.

Creo que pueda tener algún interés volverlo a editar en estos tiempos de zozobra y desolación. El lector juzgará. En todo caso, ahí queda.

El pabellón mágico. Cela, Mann, la enfermedad como sufrimiento y revelación

                        

                    El sufrimiento es el buen Dios sostenía cierto personaje de Bernanos

 

Una de las obras menos visitadas de don Camilo, el del Premio, tiene cierto carácter autobiográfico y supone una faceta muy diferente de la descarada, socarrona, mordaz, sarcástica, acaso un tanto frívola en ocasiones, del autor gallego. Me refiero a la terrible pero lúcida y conmovedora Pabellón de reposo, inicialmente publicada por entregas en el semanario El Español, homónimo del digital, no hay casualidades, que ahora quiere resucitar Pedro J para demostrarnos a todos que nunca se rinde ni hay despotismo capaz de tumbarlo sin remedio.

pabellon celaPabellón de reposo trascurre sin acción exterior apenas pero en el interior de la conciencia de los diferentes personajes se vive un drama de sufrimiento, dolor o angustia. Muestra la creciente desolación del enfermo que siente como su mal empeora hasta que la enfermedad rompe sus últimas esperanzas de evitar la condena fatal.

En vez de la barca de Caronte, aquí se trata de la más prosaica pero no menos terrible carretilla del jardinero del sanatorio donde eran transportados, como viejo tronco de encina derribado por el rayo, los ataúdes de los enfermos fallecidos.

Tampoco faltan breves pero ilustrativos momentos en los que se muestra la oculta realidad de intereses económicos que subyacen en la actividad sanitaria entendida como negocio empresarial.

Pero la enfermedad nos recuerda el milagro paradójicamente permanente y pasajero de la Vida. Para el enfermo existen sentimientos, verdades, revelaciones estéticas, que no se aprecian por el hombre sano.  Las preocupaciones y prioridades sobre lo de verdad importante cambian.

 ¿Qué es un Banco que se hunde, amigo mío, comparado con al espectáculo insólito de tantos miles y miles de cuerpos que a diario humillan la cabeza para no levantarla jamás?

No. No está usted en lo cierto. Toda esa dicha ficticia que usted se ha creado para vivir y en la que yo, para mi desgracia, he creído antes de la transmisión de poderes, cuando era, como usted ahora, gerente de …, nada importa, hágame caso, para conseguir o perder ese don inaprehensible que se llama salud.

Usted la tiene, que Dios se la conserve, y por eso habla inconscientemente de esas livianas preocupaciones, que ni lo son siquiera. Yo que la he perdido…

Mi salud marcha mal, amigo mío, muy mal: pero soy tan feliz…

cela 1El alma, como en barbecho en espera de la lluvia, se abre a la comprensión estética.

 He descubierto en un bello libro que me dejó un compañero de Sanatorio, un mundo ilimitado de poesía que desconocía. Me he estremecido al leer los versos de algún poeta, y he pensado que quizá la salud no sea tan importante como creemos, cuando fuera de ella pueden encontrarse insospechadas sensaciones, veladas para la mayor parte de los sanos.

No le deseo verse en mi trance; pero de otra parte, ¡se me antoja usted tan desdichado, sin un solo minuto al día para dejar de preocuparse por la marcha de las cotizaciones! 

En la antigua tradición rosacruz, el alma, simbolizada en la rosa, se abre esperanzada, buscando la luz de la conciencia, desde las vicisitudes y sufrimientos debidos a estar presa en la cruz de la Materia y sus contingencias.

 La muerte llama, uno a uno, a todos los hombres y a las mujeres todas, sin olvidarse de uno solo. ¡Dios, qué fatal memoria!…es doloroso tener que ahogar este cariño inmenso hacia las cosas y hacia los tiernos hombres que han echado raíces en mi corazón. … para lo que está vivo no existe lo que se muere, lo que se pierde implacablemente para la vida, lo que huye del cotidiano dolor de mantenerse, instante a instante, en una ininterumpida continuación de actitudes. Y para lo que se muere, lo que vive y perdura, es una dolorosa presencia que no se aguanta. ¡Dios mío, cómo siento en mis carnes, que pronto os regalarán su dolor y su temperatura el desgarrado dolor de la verdad de lo que os digo!  

Apenas veinte años antes que Cela, otro Premio Nobel, Thomas Mann, había tratado ya estas mismas cuestiones en su memorable obra La Montaña mágica.  El tema y los escenarios vienen a ser los mismos, el sentido de la vida, el amor, la esperanza, el sufrimiento y la muerte, en un tiempo singular y en escenario de sanatorios de cumbres nevadas, en una suerte de nueva acrópolis del espíritu, medio cubierta por un sudario húmedo y blanco. Fatal aunque de formas exteriores cambiantes. Sean Davos en Suiza o la Sierra de Guadarrama en Castilla. Si el paso del tiempo azoriniano se asociaba al paso periódico de Una Lucecita roja, aquí se hace al chirriante de la siniestra carretilla citada.

Un espacio y un tiempo diferentes de los profanos, al contacto con lo numinoso y lo sagrado. Con el sufrimiento y la introspección psicológica que causa.

Sin embargo, el desarrollo estético y, al cabo, la actitud para enfrentar las cosas y la aptitud para entenderlas, me parecen diferentes. Además del propio genio e inspiración personal de ambos autores, creo que cabe entenderlas en relación con las dos diferentes culturas o marcos intelectuales en las que han nacido y crecido.

En Pabellón de reposo no existe la sólida arquitectura narrativa de la novela de Mann. Es una novela más coral o comunitaria, en la que las desdichas, relaciones y amoríos frustrados de los enfermos no distinguen una clara pareja protagonista ni desarrollan, como en el caso de Hans Castorp y Clawdia Chauchat un conflicto amoroso o incluso una cierta iniciación al mundo de la madurez. En la obra de Cela los pacientes son números, los de sus habitaciones y sus relaciones aparecen más bien esbozadas.

Thomas-MannMann nos da nombres y apellidos de los que viven, se preguntan o sufren. Para algunos críticos el autor alemán abusa de adornos o se equivoca desde el punto de vista estético al introducir disquisiciones políticas o ideológicas lo que distrae al lector de la cuestión principal o alarga demasiado la narración. Una forma de escribir propia de Mann con sucesivas ramificaciones y frondosidades desde el tronco principal. Quizás porque él mismo se califica de esteta atraído por el abismo y en tales frondosidades capaces de permitir posar pájaros estéticos pueda también encontrar algo en lo que asirse. En cambio, lo de Cela acaso posee mayor tensión dramática en su brevedad y desnudez formal.

También lo son las diferentes formas de enfrentar el problema de lo numinoso.  En los desolados personajes del Pabellón se manifiesta una religiosidad ortodoxa, convencional dentro del Catolicismo, lo que no estorba sino que agranda las profundas y dolorosas dudas existenciales de los personajes, ni su alternancia entre rebelión y resignación ante el silencio de Dios. La carretilla de transporte de ataúdes es símbolo de esa materialidad descarnada contrapunto de una religiosidad amanerada.

Pero, en cambio, a Hans Castorp el principal protagonista de La Montaña mágica no le basta el dogma establecido y vence su inicial repugnancia a emplear recursos metapsíquicos, incluso espiritistas, para indagar acerca de la suerte de ultratumba de su primo Joachim. Durante su estancia en Davos es solicitado por diferentes fuerzas más o menos profundas o encontradas. De tal perplejidad le saca un hecho aparentemente fortuito. Con ocasión de una arriesgada excursión donde se extravía entre la nieve y la niebla durante la que está a punto de perecer sino extrema su lucha, tiene Davos-2un extraño sueño que le hace comprender que el hombre no debe permitir que la muerte se enseñoree de su pensamiento porque tal es el mandato de la bondad y del amor. Y, en consecuencia, debe aplicar su voluntad a tal fin. El episodio pudiera tener que ver con misma biografía de Mann. Tanto él como Goethe habían experimentado una especie de azul iniciación mediterránea tras su visita a Italia.

Cela no muestra revelaciones parecidas en sus personajes, en los que el sufrimiento no acaba de ilustrar una comprensión metafísica.

No obstante, existen importantes relaciones históricas de fondo entre las culturas española y alemana. Kant nos hace comprender la imposibilidad del conocimiento del noúmeno o Causa en Sí para la criatura atrapada en el fenómeno. En el fondo nada nuevo en la Cultura occidental. Había reelaborado con su propio lenguaje el sentido epistemológico y filosófico de algunas de narraciones simbólicas tradicionales como el clásico Mito de Psiquis o nuestras leyendas Flor de Amores, el Conde de Partinuplés o el Caballero del Cisne y su comprensión del problema de las limitaciones del conocimiento. Jung ya explicaba que una de las formas de expresión de los arquetipos de inconsciente colectivo es el mito y la leyenda. El hispanista Schopenhauer, traductor de Gracián y filósofo en la vieja tradición española de la Voluntad asociada a la cábala sefardita, al que Mann dedicaría un estudio posterior, tendría una importante influencia en las ideas y realizaciones estéticas de Wagner. Lohengrín es una ópera inspirada en el citado mito de Psiquis. El Parsifal y el Tristán en el problema del ejercicio o el desfallecimiento de la Voluntad.  Al cabo, el mundo del Gríal más que conservado en las bellas anfractuosidades de San Juan de la Peña es el de la cosa en sí, donde Tiempo y Espacio se confunden.

praha_puente_de_carlos_v_jpgY desde luego otras influencias más inmediatas o contemporáneas dentro de la Cultura alemana: La toma de consciencia del lenguaje dentro del neokantismo como forma a priori de la mente, como aduce Cassier cuando Mann publica su novela.  O la referencia al espíritu, según el famoso Tractatus de Wittgenstein: “7. De lo que no se puede hablar mejor es callar”.  O del poeta Rainer María Rilke que una década antes había cambiado el fluir del Moldava bajo el puente de Carlos de su Praga natal por el del Tajo desde el de Alcántara.

 

Pabellón de reposo es un libro desolador, La Montaña mágica mantiene un cierto tono optimista pese a las diferentes vicisitudes a las que no son ajenas la muerte. Una está escrita en el ambiente sombrío y reaccionario de la cruel posguerra española. La otra durante los felices años veinte, aunque no tan felices, por cierto, para la Alemania de entre guerras, con sus promesas más o menos arrumbadas de cambios sociales, estéticos e institucionales. Ambas son obras maestras de sendos Premios Nobel.

Puede que todo se deba a diferencias de genio o talento personal de ambos artistas. Pero, ya digo, también el marco intelectual de una y otra creación es diferente. La brillante antigua filosofía medieval española cegó sus fuentes tras la prepotencia escolástica y el monopolio eclesiástico sobre las conciencias. La autoridad versus la propia investigación de la experiencia. Comunidad versus individuo. El jesuita y teocrático Naphta frente al humanista liberal Settembrini.

¿Quién determinaba el verdadero estado y la verdadera posición del hombre? ¿Era el aniquilamiento dentro de la comunidad que lo nivelaba todo, o bien el individuo crítico?

cementerio-guerraSi Cela parece condenar de modo fatal a sus personajes, él mismo acaso también lo es por cierto carácter autobiográfico del texto; Mann piensa que no todo está perdido y deja la suerte del protagonista en la incertidumbre:

¡Vas a vivir ahora a caer! Tienes pocas posibilidades; esa danza terrible a la que te has visto arrastrado durará todavía algunos cortos años criminales, y no queremos apostar muy alto que puedas escaparte. Si hemos de ser francos, nos tiene sin cuidado dejar esta cuestión sin contestar. Las aventuras de la carne y del espíritu, que han elevado tu simplicidad, te han permitido vencer con el espíritu lo que no podrás sobrevivir con la carne. Hubo instantes en los que surgió en ti un sueño de amor, lleno de presentimientos – sueño que “gobernabas” -, fruto de la muerte y de la lujuria del cuerpo. De esta fiesta mundial de la muerte, de esta mala fiebre que incendia en torno tuyo el cielo de esta noche lluviosa, ¿se elevará el amor algún día?

 

Ahora, en estos tiempos de grave incertidumbre, de esa mala fiebre, ojalá encontremos una respuesta afirmativa a tan fundamental pregunta, así como la forma de vencer con el espíritu lo que no podemos sobrevivir con la carne.

Amén.

 

 

 

 

 

Abismo bursátil, más preguntas inquietantes

El IBEX 35 ha bajado hoy un 14, 06 %, la mayor caída de la historia. Se ha perdido más de una tercera parte del valor desde el principio de la crisis. En valor absoluto expresado en miles de millones de euros, una sangría terrible en comparación con el PIB español. No sólo en España. Otras bolsas también han sufrido enormes pérdidas.

Cabe hacerse muchas preguntas inquietantes, por ejemplo:

¿Estamos ante un desastre programado para debilitar los Estados nacionales, acabar con su soberanía y trasladarla a organizaciones controladas por las élites?

¿Es una forma de debilitar e intentar destruir las clases medias que soportan a los estados nacionales?

¿Vamos a la militarización de la sociedad?

¿Lo del coronavirus fue una casualidad, un capricho natural explotado por élites y organizaciones económicas sin escrúpulos?

¿El virus tiene origen artificial y está patentado? En tal caso, ¿los mismos que lo han creado disponen de su vacuna o antidoto? Israel dice disponer de uno muy avanzado.

¿Forma parte de las maniobras para evitar la reelección de Trump, enemigo número uno del Deep State y las élites globalistas?

¿Se trata de tapar o enmascarar otras quiebras fraudulentas?

¿Va a producirse un cambio radical en el sistema monetario internacional?

¿Tiene esto algo que ver con cuestiones programadas ya pasadas tales como el Event 201, Davos o futuras como las maniobras militares USA y OTAN en Europa, Defender Europe 20 o las que se vayan a arbitrar en el ámbito financiero?

Se como sea a los españoles nos pilla en las peores condiciones. Con dos plagas. A la particular del gobierno de mencheviques, bolcheviques y golpistas se añade esta otra. Estamos en manos de un gobierno más que de coalición de demolición formado por canallas, necios, sectarios e ineptos integrales, para terminar de añadir más incertidumbres e ineficacias al desastre autonómico que habitualmente disfrutamos.

Para hacer frente a la adversidad es momento de aumentar los valores cívicos y extremar la responsabilidad personal ante estos acontecimientos.

De La Peste a La Misión anglosajona

“Pues sabía lo que la muchedumbre en fiesta ignoraba y puede leerse en los libros, a saber: que el bacilo de la peste no muere ni desaparece nunca, que puede permanecer adormecido durante años en los muebles y la ropa, que aguarda pacientemente en las habitaciones, las cuevas, las maletas, los pañuelos y papeles y que quizá llegue un día en que, para desdicha y enseñanza de los hombres, la peste despierte sus ratas y las envíe a morir a una ciudad alegre.”

(Albert Camus, La Peste)

Hace dos meses, el 13 de enero pasado, rendía un homenaje a Albert Camus y a su gran obra La Peste. Hoy, con motivo de la manifestación de otra peste moderna convertida en pandemia, conviene volver sobre el asunto.

En su obra maestra, La Peste, Camus nos habla de una plaga que amenaza la ciudad alegre y confiada como diría otro premio Nobel, Jacinto Benavente. La ciudad dichosa e inconsciente hasta que se manifiesta el mal latente, oculto a los ojos de la sociedad. Cuando apareció la obra se consideró una alegoría del nazismo, esa peste que infectó cuerpos y almas antes de arrasar Europa. También de otro movimiento totalitario, el comunismo, causante aún de más muertes y desgracias. Pero no es cosa del pasado sino asunto de extraordinaria actualidad, la alegoría profética de un mundo que se nos desmorona desde hace unos años sin que hasta ahora hayamos advertido la profundidad y gravedad de la amenaza. En lo que llevamos de siglo XXI parece que vuelven muchos males que creíamos ya erradicados. Como nos advierte Camus: el bacilo de la peste ni muere ni desaparece jamás.

El siglo XXI nos muestra un nuevo proceso radicalmente revolucionario. La emergencia del mal ahora en forma de una nueva especie de comunismo devastador pero sin uniformes, cánticos ni correajes como en los años treinta. Un proceso de disolución del orden social, de la familia, de desestabilización y destrucción de la clase media, víctima de leyes inicuas y de la hipertrofia de lo financiero, transformado en poder absoluto y autónomo, inaccesible en castillo inexpugnable y desligado de lo real. Los nuevos servidores del despotismo y mercenarios del gran capital reniegan de los símbolos patentes de orden y jerarquía. Son agentes de entropía moral, intelectual, económica y social. En el caso de España la situación se agrava con los intentos de descomposición nacional y disgregación en partes independientes y enfrentadas. Sin que se hayan despejado las sospechas sobre cuestiones tan graves como las razones de la falta del preceptivo escrutinio general en las pasadas elecciones, el contenido de los acuerdos del falsario con los golpìstas, o sobre la verosimilitud del Expediente Royuela, la credibilidad institucional entre la gente informada se encuentra bajo mínimos.

Pero la peste se manifiesta y ataca a todos, sin respetar a los inocentes. Mas varían las actitudes de los diferentes personajes ante la peste. Así, el patético y abnegado Tarrou que la combate contra toda esperanza. Entre ellos, me quedo con el heroico y lúcido doctor Rieux, quien «decidió redactar la narración que aquí termina, por no ser de los que se callan, para testimoniar a favor de los apestados, para dejar por lo menos un recuerdo de la injusticia y de la violencia que les había sido hecha y para decir simplemente algo que se aprende en medio de las plagas: que hay más cosas en los hombres dignas de admiración que de desprecio

En La Peste Camus, más que como alguien que predice, es decir: pasará esto, hablaba como un profeta: esto va a pasar si no cambiamos tal cosa. En efecto, ciertos profetas nos explican que el futuro de la Humanidad nos amenaza con un modelo mundial global, habitualmente conocido como NOM, parecido al actual chino: capitalista oligárquico, sin libertades, con una pequeña clase dominante con todos los privilegios y el resto de dominados cerca de o en la esclavitud. Una esclavitud terrible e irremisible porque como los prisioneros de la caverna platónica ni siquiera sabrían que existe otra realidad más allá de las sombras que tienen por mundo real. La clase media, base de la sociedad y de la civilización como ahora se entiende, habrá desaparecido. Pero para llegar a esta situación se precisan una serie de pasos. Y desde luego premeditados porque si bien nos advierte Camus: «el bacilo de la peste ni muere ni desaparece jamás», habría que matizar que dicho bacilo puede ser creado, guardado y manipulado y al final soltado para agredir y acabar con la ciudad dichosa, alegre y confiada. Es decir, para obtener objetivos estratégicos inconfesables con métodos criminales.

La Peste fue escrita en 1947, tras los horrores de la Segunda Guerra mundial. Entonces la principal amenaza de la humanidad era el comunismo clásico. Hoy la amenaza es otra forma de despotismo, encubierto o enmascarado en sus primeras etapas,  llamado globlalismo o NOM, uno de cuyos paradójicos instrumentos es el neomarxismo cultural, peligrosa peste que pretende acabar con la civilización occidental.

Desde principios de este siglo algunos autores marginados ya nos advertían de la nueva Peste en ciernes. Una peste no natural sino premeditada, creada e inducida por y desde ciertos poderes ocultos. Sus profecías pueden tomarse como simples especulaciones sin fundamento, desahogo de gentes atormentadas, ensoñaciones de psicópatas, o de intoxicadores mercenarios. Pero que, sin embargo, presentan mayor verosimilitud a la luz de lo que hoy sucede. En febrero de 2010, dentro del Proyecto Camelot, Hill Ryan editaba un curioso vídeo titulado La Misión anglosajona en el que se hacían afirmaciones de gran gravedad, resumen de supuestas filtraciones confidenciales y, como él mismo reconocía, aparentemente fantasiosas e inverosímiles.

En efecto, Ryan se hacía eco en La Misión anglosajona de un supuesto plan de ciertas élites e instituciones para reducir drásticamente la población mundial, a fin de instaurar un nuevo orden, más manejable o controlable, a través de una serie de fases. Estas fases serían:

Un ataque nuclear de Israel contra Irán a la que se le acusaría de poseer armas atómicas, como ya se hizo con Irak.

El consiguiente control militar en Occidente para evitar el pánico inducido.

El empleo de armas biológicas como un virus de gripe genéticamente dirigido contra la población china a la que habría que diezmar. Aunque también tendría graves consecuencias en Occidente.

El comienzo de una guerra mundial generalizada.

Todo ello con el objetivo ya indicado de reducir la población mundial, muy especialmente las razas no blancas anglosajonas.

Según el vídeo de Ryan, los instigadores creen que necesitarían hacerlo pronto. No solo para poder mantener el control de la población mundial de acuerdo con sus intereses sino porque creen que en un futuro no muy lejano se producirá un evento geofísico o astronómico de carácter catastrófico.  Con la radical reducción de la población mundial se prepararía un estado totalitario militarizado controlado por la raza blanca, no por los chinos, que permitiría recuperarse de las terribles consecuencias de estos acontecimientos.

 

Pero, ¿Qué sucede ahora?

Hoy, diez años después, podríamos pensar que ahora también se trataría de impedir la reelección de Trump por lo que su política pretendidamente significa de protección de los Estados nacionales frente a las amenazas globalistas.

Los intentos de los últimos meses de que Israel atacase a Irán so pretexto de sus supuestas armas nucleares han fracasado, de momento. Tampoco provocaciones como las escaramuzas en el Estrecho de Ormuz con ataques de dudosa bandera a petroleros, o el reciente asesinato de un importante general persa han derivado en guerra abierta como pudiera haberse temido.

Sin embargo, lo de la pandemia actual de coronavirus vinculado con China sí que parecería encajar en esta pesadilla anunciada. Veremos pronto la gravedad real de pandemia que hoy ya afecta a países occidentales incluida España, si bien por fortuna con tasas de mortalidad muy reducidas excepto en grupos de riesgo. Aquí se dan circunstancias especialmente favorecedoras para la difusión del mal pese a la existencia de un buen, aunque venido a menos, servicio sanitario. Un gobierno central inepto, chantajeado, fanático y sectario, junto a unas instituciones lamentables como las Autonomías que dificultan el siquiera el conocimiento del avance del proceso y generan barreras para combatirlo, hacen la situación española imprevisible y especialmente peligrosa para la población. En Galicia, donde escribo, me dicen que muchos médicos no disponen de mascarillas, ni menos de protocolos de actuación o información relevante fidedigna, y hasta ahora se encuentran a merced de una burocracia inepta y servil al poder, además del propio virus. Son consecuencia indeseable de la indebida politización de cuestiones eminentemente técnicas que debieran ser tratadas por profesionales y expertos. Aparte de la cuestión sanitaria la economía se ve amenazada. Y las Finanzas están sufriendo una varapalo de escándalo. Hoy, mientras escribo estas líneas, el IBEX 35 cae ¡más de un siete por ciento! Y la Bolsa llevaría perdida desde el principio de la crisis el equivalente a un décimo del PIB. El barril de petróleo baja a los ¡treinta dólares!

En otro desorden de cosas se ha sabido que EEUU va a desplegar unos 20.000 soldados en Europa para participar en el ejercicio militar Defender Europe 20. Una operación en la que participarán decenas de miles de militares y civiles de países de la OTAN con el objetivo de “proteger Europa de cualquier amenaza potencial” pero que puede contribuir a la difusión de la pandemia. O en dar lugar a indeseables situaciones de riesgo de enfrentamiento o escaramuzas militares. En casos anteriores algunos de los simulacros han sido seguidos de atentados reales.

Sea como sea, la crisis del oportuno virus puede blanquear, encubrir o enmascarar otras crisis como la gravísima monetaria financiera internacional y la problemática de lo que se conoce como reseteo. Las economías reales y las Bolsas están sufriendo mucho con la pandemia. Amenaza y Oportunidad. Muchos males estructurales anteriores se podrán achacar al virus. Aquí, en España, los derivados de las actuaciones erradas o inacciones presentes o futuras del actual gobierno comunista golpista. No obstante, a cuenta de la crisis del virus se abren otras posibilidades políticas alternativas de reajustes con nuevas parejas de baile dentro de la casta.

Albert Camus fallecía en un trágico accidente de tráfico el 4 de enero de 1960.

Dicen que en su coche siniestrado se encontró un ejemplar de El hombre y lo divino, obra fundamental de la eximia pensadora española María Zambrano: «la conciencia misma se agranda tras un desengaño del amor, como el alma misma se había dilatado con su engaño. Si naciésemos en el amor y en él nos moviésemos  siempre, no hubiéramos conciencia.»  También Camus, al cabo un humanista, deja al final de su obra un mensaje de esperanza en las posibilidades del hombre.

Es fundamental que ese mensaje sea hoy crítica y comprometidamente renovado. La peste puede y debe servir para agrandar nuestra conciencia.  En la certeza espiritual de que, en la medida que el Hombre sea conciencia y amor, ninguna insidia prevalecerá contra la Humanidad.

Amén.

 

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.