Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Histeria en Cáceres

Cáceres es habitualmente una ciudad muy serena y pacífica, con una tranquilidad solo parcialmente alterada cuando llegan los turistas a su preciosa acrópolis centenaria durante fiestas o fines de semana.

Sin embargo, se ha sabido de un motín producido entre las gentes presas del pánico inducido por políticos, sanitarios y los media de manipulación de masas. La muchedumbre acongojada esperando en la cola para hacerse la prueba se rebeló cuando los sanitarios quisieron abandonar el Centro de Salud una vez acabada su jornada de trabajo. Y pusieron sitio al lugar del que impidieron saliese nadie.

Al final tuvo que intervenir la policía para escoltar a los sanitarios y permitir su salida.

Puede ser una simple anécdota más sobre las consecuencias de los excesos de la campaña de terrorismo sanitario para indigesto consumo de la gente acrítica y aterrorizada que no piensa y obedece consignas. Pero también un aviso de que la cosa se les puede terminar yéndosele de las manos a los inmorales instigadores de tanto miedo pánico. En este proceso de irracionalidad con tanto abuso sobre la credibilidad del gentío, la violencia desatada puede ser la indeseada conclusión.

La violencia es cosa fea y de no ser gratuita constituye el resultado de un conflicto no resuelto por las instituciones. Sin embargo, no le falta algo de sentido común al populacho secuestrador enardecido. Si la cosa era tan dramática como la pintaban los media de intoxicación de masas es inadmisible que los sanitarios se comporten como simples funcionarios que llegada su hora fichan y se van. Dejando con dos palmos de narices al asustado pueblo soberano y pagano, indefenso a los píes de los virus. O sin saber si van a poder ir a casa de la suegros a celebrar la Navidad sin que les traten como apestados o asesinos potenciales.

Existen sanitarios honrados que hacen lo que pueden desbordados por esta ola de superstición y demagogia y no merecen el deshonor que está cayendo sobre el conjunto. Otros son cómplices por acción u omisión de este terror inducido con el que algunos se lucran, y, en consecuencia, empezarían a recoger lo que han sembrado. Hasta ahora era un tirar la piedra y esconder la mano. No se responsabilizan con la correspondiente prescripción de las «vacunas» que inyectan. Como tampoco ni las Compañías ni los políticos de los daños causados. O que, de ser coherentes al menos para disimular, los próceres autonómicos extremeños no asignen los recursos necesarios para satisfacer a las masas previamente excitadas.

El problema de fondo, según Science

Ahora bien el problema de los conflictos de intereses o de las relaciones no santas ni trasparentes, de debilitamiento de voluntades de profesionales por parte de las farmacéuticas es endémico en España y el resto de la UE según la revista Science. Reproducimos aquí lo que dice el ABSTRAC de un informe publicado en el Volumen 125, número 7 el pasado julio:

«La industria farmacéutica europea utiliza la supuesta eficacia de la autorregulación para cuestionar la necesidad de leyes de transparencia similares a la Ley de Protección de Pagos a Médicos de EE. UU. Realizamos un análisis comparativo de las divulgaciones de pago de 20 grandes empresas en siete países europeos en 2017-2019. Los datos se extrajeron como parte de eurosfordocs.eu, un proyecto de transparencia novedoso que raspa e integra bases de datos y divulgaciones disponibles públicamente. Nuestro análisis de 735 millones de euros mostró marcadas diferencias en los patrones de pago de los países. Por ejemplo, los pagos totales por médico registrado fueron sustancialmente mayores en España y más bajos en Suecia. Hubo diferencias significativas entre países y empresas en la integridad de los datos individualizados. Solo el 19% del total se informó con nombres de destinatarios en Alemania, en comparación con Irlanda (59%), el Reino Unido (60%), Italia (67%), Suiza (73%), Suecia (79%) y España (100%), con poca o ninguna mejora con el tiempo. Los datos de pago en España fueron particularmente difíciles de extraer. Por lo tanto, en ningún país la autorregulación generó datos completos e individualizados que permitieran construir una imagen precisa de las relaciones financieras entre la industria y los profesionales de la salud. Concluimos que las culturas y políticas de países y empresas crean problemas estructurales de inaccesibilidad e incompletitud de datos dentro del marco de autorregulación. Por lo tanto, este estudio respalda los pedidos de una “Ley Sunshine” a nivel europeo para lograr una transparencia real de los pagos de las compañías farmacéuticas. En ningún país la autorregulación generó datos completos e individualizados que permitieran construir una imagen precisa de las relaciones financieras entre la industria y los profesionales de la salud. Concluimos que las culturas y políticas de países y empresas crean problemas estructurales de inaccesibilidad e incompletitud de datos dentro del marco de autorregulación. Por lo tanto, este estudio respalda los pedidos de una “Ley Sunshine” a nivel europeo para lograr una transparencia real de los pagos de las compañías farmacéuticas. En ningún país la autorregulación generó datos completos e individualizados que permitieran construir una imagen precisa de las relaciones financieras entre la industria y los profesionales de la salud. Concluimos que las culturas y políticas de países y empresas crean problemas estructurales de inaccesibilidad e incompletitud de datos dentro del marco de autorregulación. Por lo tanto, este estudio respalda los pedidos de una “Ley Sunshine” a nivel europeo para lograr una transparencia real de los pagos de las compañías farmacéuticas

¿Hasta qué punto estas acciones pueden poner en riesgo el juramento hipocrático o la presunción de que se adoptan criterios científicos no mercenarios? Pese a su estela de sufrimiento y despotismo si algo positivo nos puede enseñar la pandemia es el quitar caretas, y hacer comprender quién es quién y el estado real de las instituciones. Porque el asunto es mucho más grave cuando no es solo económico sino que existen importantes dudas sobre la efectividad de ciertos productos o su posible influencia en graves efectos secundarios. EudraVigilance habría comunicado a la Agencia Europea del Medicamento la existencia de fallecidos y de lesionados por las vacunas. Y cuando para colmo nadie quiere hacerse responsable, ni se quieren publicar los contratos, lo que no ayuda a mejorar la confianza.

Visto lo visto, es posible que nuestros próceres y oligarcas deban dar ya por finalizada la campaña de intimidación sanitaria con tanta ola y tanta exótica variante, no sea que la cosa se desmande fuera de control. Sin olvidar que pudieran salir a la luz muchas cosas ocultas inconvenientes.

 

 

 

Se acerca San Martín

“A todo cerdo le llega su San Martín”, el once de noviembre. Fecha señalada y muy famosa en el medio rural durante la cual, si el tiempo no lo impedía, se celebraba la tradicional matanza porcina. Era el colofón de una vida regalada del exquisito elemento cochino, entre los tiernos brotes de la otoñada y la degustación de bellotas de los diversos quercus.

En piaras enteras o los pocos ejemplares de una modesta escusa parte de alguna remuneración en especie, por el afilado filo del cuchillo matarife desfilaban cuellos de la envanecida y engordada gente acostumbrada a vivir una vida plácida de relajo sin dar golpe.

Luego el momento fatídico. La prueba, la muestra para el veterinario por aquello de la traicionera triquinosis. In illo tempore casi todo era destinado a chorizos, con perdón. No como ahora que se distinguen varias novedosas y sustanciosas piezas o categorías: presa, secreto, lagarto, carrillera… que merecen degustación diferenciada. Incluso la popular patatera junto con un poco de pan de hogaza era sustento cotidiano de gente humilde, lejos de los experimentos gastronómicos actuales de envanecidos señoritos chefs para progres urbanos a desplumar con sus degustaciones.

Pero en estos tiempos posmodernos todo ha cambiado. Sabemos que nuestras hermosas dehesas, hoy lamentablemente infrautilizadas, constituyen sistemas agroforestales muy eficientes desde el punto de vista energético para la producción de proteína animal de calidad así como para preservar el medio natural. Sin embargo, hoy se puede atravesar media Extremadura sin apenas ver  porcino en montanera.  Vacas u ovejas, incluso ganado caballar, es algo más fácil de contemplar entre encinas o alcornoques. Una pena la actual desolación de la ganadería extensiva, al menos en España.

Al Norte de la Península Ibérica, con la canallería propia de los anglosajones, el lunático primer ministro de la siniestra reina lagarta ha osado indicar entre bromas y veras a un grupo de niños víctimas de la degenerada educación neomarxista  que “los seres humanos podrían servir de alimento a los animales para ayudar al planeta.” Y, truco o trato, ya en serio, ¿?, el tenebroso cabecilla globalista británico pontificó que en el futuro se comerá carne de plástico. Es de suponer que  fabricada en las factorías de los cómplices filantrópicos doctores mengeles de turno.

No me extraña nada. Hace tiempo que vengo diciendo que en la nueva religión climático covidiana vacunadora la principal proteína animal disponible será la humana. La antropofagia será un acto de amor como dirá el engolado fantoche Bergoglio de turno.

Se cerraría así para la Humanidad un ciclo de intervalo entre barbaries promovido por la alta civilización española cuando destruyó a los genocidas caníbales aztecas y demás antropófagos, hoy reivindicados o puestos de moda por anglosajones, indigenistas, comunistas y satanistas de todo pelaje.  Dicen que el bondadoso emperador Moctezuma, flor y espejo de políticos actuales, tenía especial predilección por los tiernos muslos de niño. En este desorden de cosas, siempre me ha intrigado el destino desconocido de los cientos de miles sino millones de niños desaparecidos cada año en el planeta. Un horror.

Con la civilización en retroceso acelerado, en el actual mundo degenerado preso en manos de psicópatas y genocidas, paraíso de la mentira enmucetada que pretende ignorar las leyes más elementales de la Naturaleza y de la Agronomía, ya nadie quiere distinguir entre ganadería intensiva y extensiva. Ni menos entre fotosíntesis asistida y no asistida.

Pero más que matarifes para la matanza tradicional de nuestro porcino lo que hoy necesitamos son buenos alimañeros para exterminar tanta infame depredación sin sentido. Para tan filantrópica labor cualquier día puede ser San Martín.

 

 

 

Trujillo

Situado sobre una chimenea granítica en un nudo de comunicaciones, Trujillo es un pueblo muy bonito, un poco dormido salvo cuando llegan los guiris de fin de semana a despertarle de una historia acaso ya demasiado lejana o mal digerida. Un pueblo al que tengo espacial afecto desde que de niño visitaba una finca cercana de un buen amigo de mis padres.

El majestuoso espectáculo de su plaza mayor, con o sin fuente central nunca defrauda. La potente estatua ecuestre del famoso paisano conquistador de Perú. La torre del alfiler, otrora propiedad de don Teodoro Varela, la iglesia de San Martín, los soportales. Los palacios. La antigua fonda de la Troya, alivio gastronómico mata hambres de reclutas del CIR, número 3. O el mesón del Pillete, donde recuerdo la entrada muy ufana y triunfante con sombrero de caza y pluma de faisán a juego de don Antonio Hernández Gil, reputado prócer centrista de la época y creo recordar que propietario de Las Paredes, finca de caza mayor cerca de Logrosán.

Y arriba, el castillo árabe, la hermosa iglesia de Santa María, en la parte inferior derecha de su retablo hay una imagen que pudiera entenderse como relacionada con el fenómeno OVNI. Desde su torre campanario puede admirarse una panorámica muy amplia y hermosa de esta parte central de la provincia de Cáceres. Las manchas oscuras de vegetación con las dehesas próximas al río Almonte o al Magasca. La carretera a Monroy, entonces un camino de tierra, a veces impracticable por las lluvias….

Pero, nostalgias aparte, Trujillo está siendo noticia estos días por haber sido elegida sede de la Cumbre con Portugal. Ahí es nada, recibe al apuesto falsario tan pinturero rodeado de parte mollar de su exclusivo harén heteropatriarcal ministerial, junto a una onerosa plaga de asesores, asesoras y asesoros más temible que la filoxera o la procesionaria del pino o la peste porcina juntas.

La noticia, de momento, es el recibimiento asaz hostil, algo raro entre la buena y hospitalaria gente extremeña en general, y cacereña y trujillana, en particular. Sin embargo, algo pasa que debiera estudiarse por plumillas agradaores y ditirambo alabanciosos. También hace pocas semanas en Navalmoral de la Mata el tenebroso jede de Gobierno de Su Majestad fue recibido en olor de multitud. El entusiasmo por su pinturera presencia se desbordó: Hubo división de opiniones, unos en su padre y otros en su madre. Una pena para el telediario, que quedó algo deslucido. O con la galga capá.

En Trujillo, incluso la comitiva motorizada prudente o cobardemente salió reculando y marcha atrás de la plaza mayor. Todo un insólito espectáculo cumbre para la Cumbre. No obstante acaso para compensar el desaire hubo un heroico paseo peatonal con sus gorilas despejando las calles a su paso.  Un ambiente adecuado para un harén ministerial a la greña y cercano a tirarse de los pelos. El propio falsario pese a su impostado triunfalismo no deja de ver con preocupación como la Yoli saca la navaja de la liga dispuesta a ejecutar su San Martín con lo de la reforma laboral.

Sin embargo, justo es reconocer que la responsabilidad de la relativa postración extremeña no es sólo de tan cucañista apuesto prócer. Desde la feliz Transición, su partido viene actuando de modo mohatrero, engañando cruelmente a sus votantes, trasladando riqueza desde las regiones pobres a las más ricas. Y convirtiendo a tan bella región española en una especie de parque temático dotado con la mayor abundancia de funcionarios desocupados de Europa dedicados a enredar y dar la lata con normativas, inspecciones, impuestos y reglamentos a la acosada y menguante clase currante. Todo ello junto con variedad de cigüeñas y buitres negros o leonados aunque ya pocas avutardas u otras singulares especies esteparias. Un paraíso de fauna donde sólo sobra la gente: El pueblo dicen que soberano. Acaso sobran ZEPAs pero desde luego faltan zonas de especial protección de currantes y extremeños de bien.  Si el malvado caudillo construyó la presa de Alcántara o todo el ambicioso Plan Badajoz, para no ser menos ahora se va a derribar la insolente Cruz de los Caídos y erigir un imprescindible grandioso monumento a Buda.

Trujillo, hermosa ciudad cacereña, cuna de gentes sin miedo, esforzadas y heroicas, precioso escenario de piedra centenaria utilizado hoy para una representación de impostores y farsantes. Con este panorama y tal degradada fauna gubernamental esperemos que la Cumbre trujillana no devenga en albañal y nos dejen todo perdido.

Y de Trujillo a la dolce vita de Roma.  Moneda a la Fontana y la inquietante pregunta: ¿Soros aún me ama?

 

 

 

 

 

Entusiasmo indescriptible

De regreso de sus vacaciones de sátrapa en el palacio real de Lanzarote el falsario se ha querido dar un baño de secano en olor de multitud junto al Campo del Arañuelo importante área de regadío, junto con el Plan Badajoz, desarrollada gracias a los desvelos patrióticos del invicto caudillo. Planes de desarrollo de cuando en España se hacía algo o mucho por la agricultura y desarrollo rural, y sin fondos pilla pilla de la UE que llevarse al bolsillo.

De modo que, ni corto ni perezoso el falsario se fue a Navalmoral de la Mata, Cáceres, para hacer propaganda de su mercancía corrupta, averiada y podrida a una residencia de ancianos, supervivientes a su desastrosa gestión. Y allí soltó un  estupefaciente discurso de autobombo ante sus indefensas víctimas. Para mostrar su categoría y verdadera naturaleza el falsario iba sin bozal, que eso es para el populacho.

Pero me llana de orgullo y satisfacción poder contar que la noticia real no se encontraba en la tenida oficial dentro de la residencia, sino extramuros, donde un grupo de extremeños de bien pusieron las cosas en su sitio. Entre los lugareños no mercenarios el entusiasmo se desbordó y resultó indescriptible. Silbidos, epítetos, sirvieron de fondo a la infame e indecorosa propaganda del falsario presidente del gobierno de Su Majestad.

Sin embargo, es lástima que no supiera aprovechar la ocasión para promocionar las excelencias del tomate local con tan empinados y ensoberbecidos próceres. Una exhibición semejante a la famosa tomatina de Buñol podría haber hecho mucho por promover una nueva bonita fiesta popular para jolgorio de todos, todas y todes.

Siempre me ha llamado la atención como un pueblo que ha dado gentes tan valientes y competentes como un Hernán Cortés o un Francisco Pizarro haya podido retroceder tanto como para convertirse en humillado y resignado corral de votos socialista. Pero, no hay más que ver que en el pecado llevan la penitencia. Ojalá los extremeños empiecen a reaccionar, como ayer en Navalmoral, contra los que les mantienen en el atraso relativo para mayor granjería del enemigo, de modo que su presidente forense no les tenga que hacer la autopsia.

Amén

 

Misterios de la Semana Santa

Con el pretexto de la llamada pandemia los misterios de la Semana Santa hasta ahora vinculados al Cristianismo están sufriendo una grave amenaza incluso con fuego supuesto amigo, el bergogliano, que tanto está haciendo en la práctica por desbaratar el culto, las tradiciones e incluso por abolir la Eucaristía como ya profetizaba el Libro de Daniel.

Sabemos que las celebraciones primaverales antiguas se relacionaban con la vieja religión solar y el equinoccio de primavera. Según cada mito o culto mistérico particular un héroe o dios sufría pasión y muerte que recordaba el misterio de la vida a sus fieles y lo ligaba al resurgimiento o resurrección de la vegetación en el hemisferio boreal. Una forma de hilozoísmo, de redención y de concientización del Todo manifestado.

El fuego, hijo del sol, también se renovaba como asimismo el cirio pascual en la celebración cristiana del sábado santo.

Estas cuestiones estuvieron presentes en el primitivo cristianismo en su varia concepción de Jesús y su proceso de separación del judaísmo hasta convertirse en una religión independiente y abierta a los gentiles. Proceso al que contribuiría impremeditadamente el emperador Tito al destruir Jerusalén el año 70 y, con la propia ciudad, los grupos rivales paulinos judeocristianos o ebionitas.

Es más, incluso San Pablo en su primera carta a los Corintios explica que el Espíritu habla o revela la sabiduría de Dios en forma de misterio. Una forma de revelación dramática, llena de afectividad, sentimiento y emoción. Los que hemos asistido a los misterios y procesiones de semana santa en muchos lugares de España, algunas semejantes a auténticos cortejos astrales, podemos confirmar por experiencia el grado de emoción que se alcanza en algunos de ellos. Se genera una forma de singular conmoción, y el corazón conmovido mueve a la compasión. Y a la conexión con el mundo espiritual de los valores metafísicos. Al cabo, se revela algo difícil de comunicar mediante otro lenguaje. El espíritu de Dios conoce la intimidad de Dios.

Sin embargo, San Pablo se equivocó en su idea de inminencia de la parusía y del fin de los tiempos.

Este año, como el anterior, a causa de las despóticas caprichosas prohibiciones de la casta política mercenaria del Imperio tampoco podré asistir a los misterios primaverales en Cáceres, transformada su ciudad monumental patrimonio de la humanidad en el recuerdo de una segunda Jerusalén. Un escenario exterior hermoso, dramático y grandioso que acompaña al interno en el propio corazón humano. Ese santuario de Dios. Otra forma de parusía de naturaleza esotérica. O de resurrección en cuerpo espiritual (neumatikon) como también nos indica en la misma carta citada.

Y también una oportunidad para ver y disfrutar de la compañía de antiguos queridos amigos, lejanos en la geografía pero muy cercanos en el corazón.

 

Sea como fuere, invito al amigo lector a escuchar sendas obras maestras del arte cristiano occidental, hoy puesto en entredicho creciente por oligarcas, sionistas e ignorantes colaboracionistas que acusan a la música clásica de «racista».

Me refiero a la Pasión según San Mateo del gran Bach y al Encantamiento del Viernes santo del Parsifal wagneriano.

El arte genuino de la Alquimia musical, con su lapis, que Jung identificaba con Cristo, nos permite elevar nuestra tasa vibratoria.

La Pasión según San Mateo

Pocas emociones en la Historia de la Música pueden compararse a la serena sublimidad que inspira la magna composición del gran Bach, obra que estuvo a punto de perderse para siempre. Pocas como ésta llevan al oyente al mundo de la profunda emoción del contacto con lo numinoso. A la experiencia de lo sagrado.

Bach construye una primorosa catedral en la que la piedra, lapis, se adelgaza como el cristal, hasta hacerse tan sutil como el sonido. Una vibración de Amor, Luz y Belleza que ennoblece la música de las esferas. Por ello cabe considerar sin exageración a este Oratorio, pleno de símbolos musicales, de sabiduria y belleza, como una de las cumbres del Arte de todos los tiempos.

Parsifal

Wagner no suele ser santo de devoción musical española, acaso por el contenido simbólico y metafísico de sus obras, o por su duración. Creo que el Parsifal es una de sus obras menos apreciadas en España.

La música del encantamiento del Viernes santo forma parte del tercer acto del Parsifal, el testamento estético y filosófico de Wagner, estrenada en Bayreuth unos meses antes de su muerte en Venecia. Recordemos parte de su libreto.

Parsifal:

Cuán bellos me parecen estos lugares…flores maravillosas he visto, que con aroma insano perturbaron lujuriosos mis sentidos; pero nunca ví tan tiernos y delicados tallos, los retoños, las flores ni sentí tan íntimos y gratos los perfumes, como estos que hoy me hablan con infantil candor…

Gurnemanz

¡Son, Señor, los encantos del viernes santo!

Parsifal

¡Oh día de suprema amargura, en el que llorar debiera, y enlutar, cuanto aquí florece y respira, cuanto aquí vive y renace!

Gurnemanz

Ya ves que no es así. Son las lágrimas contritas del pecador las que con su rocío bendito dan benéfico riego a los campos y a la floresta, que así por ellas prosperan. Toda criatura de Dios se regocija al sentir la huella propicia del Salvador, a quien eleva sus plegarías, y a quien no puede ya contemplar en la cruz, pero sí admirar en la humanidad por Él redimida. Todos se sienten emancipados de la triste carga de sus culpas, sanados y purificados por el sacrificio amoroso de Dios. Lo advierten las plantas mismas, las mismas flores en las vegas, viendo que hoy no las destrozan las pisadas de los hombres; pues así como Dios del hombre se apiadó, y por él sufrió con celestial paciencia, así el hombre, movido a clemencia y bondad, hoy con la blandura de su andar parece acariciarlas. Eso agradecen, como ves, todas las criaturas, todo lo que florece, todo lo que fenece; porque la naturaleza, libre del pecado, alcanza hoy el día del perdón….

Parsifal y Kundry conducidos por Gurnemanz se dirigen al templo del Graal, o “de la cosa en sí” donde el Espcio y el Tiempo se confunden…

Ojalá estos tiempos de tribulación nos ayuden a acceder al Templo metafísico del Grial. El del mundo de la Cosa en Sí, donde tiempo y espacio se confunden, más allá de los fenómenos…

Notas:

Pueden escucharse versiones de las obras señaladas pinchando en los títulos anteriores resaltados en granate.

Agradezco a don Pablo Bahillo y a don Agustín Luceño la cesión de sus fotos temáticas tomadas en Cáceres.

Sobre la metafísica del Parsifal,  puede consultarse el libro Buda, Parsifal y el Grial

 

 

Nacimientos

 

                                                                       A la memoria de mis queridos padres

 

Dentro del Arte sagrado la iconología de los Nacimientos o Belenes puede considerarse una variante menor, de carácter algo tópico, pero que sin duda despierta en el observador todo un mundo de emociones, muchas de ellas recuerdos nostálgicos de la infancia, de una suerte de inocencia habitualmente lejos de los problemas de los adultos.

A lo largo de la historia el misterio de la Navidad ha sido recogido con expresiones estéticas muy variadas. Unas son abstractas, otras vinculadas a fenómenos astronómicos, con mayor o menor apoyatura en los relatos evangélicos de San Mateo o San Lucas. Relatos que no dejan de ser, hasta cierto punto, más contradictorios que complementarios como luego veremos.

A falta de certeza sobre la verdadera fecha y circunstancias del nacimiento de Jesús los primitivos cristianos asociaron la Navidad al nacimiento del sol, tras el solsticio de invierno. Siguiendo la estela de la conmemoración del Sol invicto, y del mitraísmo de los que toman los primeros atributos iconológicos. De modo que a veces, salvo por el contexto, pueden resultar indistinguibles.

Formas de esta concepción aún pueden observarse en algunos frontis de libros cristianos incluso del siglo XVIII como el que reproducimos de una edición alemana de Raimundo Lulio. En ella se asocia a Jesús con el fuego causado por un rayo solar concentrado en un espejo, que sería el vientre de la Virgen María. Una sugestiva analogía con resonancias de los Vedas y su culto al Fuego.

También se habían tomado otras representaciones de la maternidad divina de culturas anteriores como las que podemos ver aquí, en las que se observa una gran semejanza iconográfica con la maternidad sagrada del Cristianismo. Así, por ejemplo, la hindú Devaki y Krhisna. Alguna variante de la budista Kuan Yin, sugestiva figura arquetípica de la que nos hemos ocupado en otra entrada anterior. O la babilónica Semiramis y Tamuz o la más conocida egipcia de Isis y Horus, por citar solo algunas de las más conocidas entre las diosas madre de la Antigüedad precristiana. Formas sagradas asociadas a los antiguos cultos a la renovación de la vegetación de las antiguas sociedades agrarias.

Las interpretaciones de carácter astronómico también resultan muy sugestivas. Por ejemplo la que vincula las tres estrellas en hilera del cinturón de Orión, conocidas como los Tres Reyes magos con Sirio, asimilada a la brillante estrella de Belén a la que hace referencia el evangelista Mateo, que señalan continuando su alineación el nacimiento u orto del sol sobre el horizonte. El Niño Dios. Para otros autores la estrella sería el resultado de la visión de Júpiter y Saturno casi juntos en perspectiva desde nuestro planeta. Posición astronómica rara como la que se ha podido ver durante la noche de este último solsticio. Una supernova, un cometa pudieran ser otras posibilidades.

El uso del Belén tradicional fue introducido por San Francisco de Asís en el siglo XIII y enseguida alcanzó gran popularidad en Italia, Francia, Austria y España. Son muy famosas las representaciones napolitanas en las que llama la atención el curioso naturalismo más o menos anacrónico de personajes, oficios y vestimentas de los integrantes. Son obras corales en las que suelen colaborar niños de todas las edades.

El Misterio principal está formado por cuatro figuras teóricamente estériles que rodean a la hierofanía insólita del Niño Dios: la manifestación del Espíritu en la Materia. Así, un anciano, una virgen, un buey y una mula. A ellas se asocian un ángel mensajero, la estrella famosa, los reyes magos con su séquito, pastores y toda clase de artesanos o representantes de los oficios más variopintos. No suele faltar el malvado rey Herodes con soldados en un castillo en el horizonte elevado.  No sé si será por eso la más o menos latente tendencia libertaria tradicional del español medio en recuerdo del trauma psicológico ocasionado en la niñez porque el Poder ejerciente del Estado se asocie simbólicamente al crimen, la persecución de inocentes, la injusticia, el despotismo y el Mal. En cambio, los valores humanos se encuentran entre los miembros más modestos de la sociedad civil extramuros del castillo palacio. La gente que se gana la vida como buenamente puede.

La geografía de los Belenes suele muy imaginativa y no muy coherente con la propia de Palestina y suele quedar al albur de la imaginación y los medios del belenista. No todos eran tan maravillosos como los que pese a todo se suelen exponer en mi Madrid natal o aún ahora en el Palacio de los Golfines de de Abajo en la ciudad monumental de Cáceres. Recuerdo cuando guardaba el papel de plata de las chocolatinas que me regalaban por ser buen estudiante para fingir el curso de un río. Colocar las luces era toda una penitencia, unas veces funcionaban, otras, no. Había algún molino sin su Quijote y no faltaban las familias de animales. Ovejas, vacas, cerditos, gallinas, pavos, todos en familia acompañando a la de Jesús porque no se concebía entonces una civilización digna de tal nombre sin familia. A la que se identificaba con la entidad básica de protección, incluso contra el enemigo Herodes.

Casi todas las noches aprovechaba para mover un poco los Reyes Magos y acercarlos al Portal. Por una especie de magia simpática así estaría más cerca de poder disfrutar pronto de mis propios juguetes. Todo era o parecía tradicional, entrañable y ajeno a los inconfundibles logros de la nueva subnormalidad posmoderna de hembristas, abortistas, pederastas, hampa drogadicta y demás viciosa patulea. Toda esa gente desquiciada, de conciencia desbaratada a la que molesta el Belén y si puede prohíbe o desnaturaliza despóticamente esta manifestación tradicional y popular de Arte sagrado.

Pero, ¿por qué les molesta tanto?

No creo que sea especial purismo o interés por la memoria histórica entre gente tan soez, embrutecida o ignorante. La biografía del Jesús histórico presenta importantes fallas o lagunas que los contradictorios primeros capítulos de Mateo y Lucas apenas pueden cubrir.

Empezando por el momento de Su nacimiento. Cristo habría nacido antes de año cuarto antes de Cristo, fecha de la muerte del rey Herodes El Grande. La familia de Jesús de Nazaret no se sabe si vivía en Belén como sugiere San Mateo o venía de Nazaret como indica San Lucas. Aunque pudiera referirse a otra ciudad llamada también Belén existente en Galilea.

Lo del censo citado por San Lucas para justificar el traslado de la familia a Belén no tiene apoyatura histórica salvo que Jesús hubiera nacido en el año sexto después de Cristo cuando tuvo lugar el censo de Quirino. La historia de los Magos que narra Mateo parece traída a colación inspirada en el Libro de los Números, en la leyenda del mago Balaán y para relacionar la estrella anunciadora con la figura del Mesías prometido. Como lo del presunto nacimiento precisamente en Belén de Judea que pudiera servir para encajar con las Escrituras veterotestamentarias, el Libro de Miqueas. La leyenda de los magos contada por San Mateo no encaja tampoco con la narración evangélica de San Lucas que no la menciona al igual que el viaje a Egipto o la matanza de los Inocentes.

A mi forma de sentir lo importante no es aquí la fiabilidad histórica sino la vigencia del mito, en el antiguo sentido griego de forma de expresión de una realidad espiritual, que no en el moderno orteguiano de falsedad o impostura. El mito no sólo ilustra la Inteligencia sino que de alguna manera mueve la Voluntad.

En este caso de manifestación del Espíritu en la Materia. De conmoción íntima que anima a dirigir nuestras conductas hacía el Bien, el Amor, la Belleza… De iluminación del Alma desenvuelta o abierta a la mayor y mejor energía del Universo.

Es la adoración de la ternura, de lo Bueno, de la Maternidad, de lo aparentemente débil en su pureza, lejos del Mal que nunca habrá de prevalecer.

Y también es importante el cómo. Porque la formación del Belén es una manera de participar en esta manifestación de lo sagrado. De colaborar humildemente en la obra magna de redención y salvación.

Así sea.

¡FELIZ  NAVIDAD!

 

Sobre la «crisis» en la PSOE

Esta semana se está comentando mucho no ya la traición del PSOE a España, que eso por repetido no sería noticia a estas alturas, sino el que el compinchamiento con los actuales servidores de ETA supuestamente haya podido indignar a algunos de sus prohombres. Los caciques de los tenderetes extremeños y manchegos han protestado con la boca pequeña desde sus onerosas y lucrativas poltronas autonómicas. Pero, “fuese y no hubo nada”. En efecto, no creo que pueda ir más allá de eso la cosa.

Cabe resumir que hay varios PSOE en la historia de España. Ninguno bueno aunque unos peores que otros. Está el clásico pendenciero, comunista, liberticida y ladrón de la época hasta la década de los treinta, algunas de cuyas mejores hazañas fueron el sabotaje de la República, los crímenes en Asturias y Cataluña o la inducción a la guerra civil. Existe otro en el limbo en el que sus dirigentes se dedicaron a disfrutar en el exilio de todo lo robado en España. Luego, aquí, el vacío y al final del franquismo, la recreación por los servicios secretos americanos y españoles, para tratar de crear una oposición mohatrera de señoritos revolucionarios, muchos hijos de papá franquista, domesticados para las necesidades del futuro nuevo Régimen.

Ese PSOE, de Kissinger, puntal principal del juancarlismo, destruyó el tejido industrial de la octava potencia del mundo, arruinó la agricultura y desamortizó todo la riqueza o posición estratégica económica del sector público. Entregó los monopolios estratégicos nacionales del sector hidrocarburos al agio internacional, desmanteló el sistema de protección laboral de los trabajadores, y promovió una orgía de corrupción como no se había visto desde la etapa republicana.

Destruyó la independencia judicial para lograr mayor impunidad de la casta política.

Mal negoció la entrada en la CEE, y engañó con lo de la OTAN.

No apuntilló a la ETA cuando pudo hacerlo y colaboró con los golpistas catalanes, al menos desde la siniestra etapa del tripartito con Montilla.

Hizo su servicio, muy valioso, a la plutocracia internacional y nacional apátrida. Sus amos. Porque el lector incrédulo acaso debiera pensar porqué es el Partido de la oligarquía monopolista, el preferido del IBEX 35, y el que está detrás de todos los grandes hachazos a la clase media y trabajadora para mayor poder y negocio de sus amos.

Sin embargo, aunque también al servicio de los mismos o similares amos, los dirigentes ya no son «obreros» ni «trabajadores», tras la caída del muro de Berlín ya estamos en otra etapa histórica, la de creación globalista y del predomino del neomarxismo cultural en el que el pretexto para la dominación no es la justicia social o la lucha de clases, sino otras luchas alternativas con objetivos afines en lo que respecta a destrucción de lo establecido. El oneroso ecologismo mohatrero, el falso feminismo castrador, la promoción de la homosexualidad, del aborto, de la quiebra demográfica, las invasiones islámicas, el multiculturalismo, el embrutecimiento de la juventud, la barbarie iconoclasta. O el bestialismo y la pederastia. Todo un tenderete transitorio necesario para destruir sociedades, culturas y naciones hasta lograr la implantación de la dictadura genocida total, bajo el nombre de Nuevo Orden Mundial.

Un tinglado liberticida generador de legislaciones inicuas y onerosas creadoras de corrupción, deuda odiosa y pérdida de soberanía nacional hasta la final destrucción total y caída en el NOM, bajo un gobierno tiránico único.

En esta nueva etapa, y esto es muy importante,  ya no es precisa la colaboración o Unión Temporal de Empresas  entre el PSOE y los Borbones, a los que ya se puede dar por amortizados, una vez utilizados en la previa labor de devastación nacional.  Como también los propios remilgos democráticos o constitucionales. Las votaciones, de hacerse, pueden amañarse a través de la propaganda, el ninguneo, la calumnia o el pucherazo electrónico con gran facilidad y sin mayores problemas. Los derechos constitucionales devienen en papel mojado, sin ninguna institución que los defienda.

Para esta criminal labor, desde una perspectiva geoestratégica internacional, que es la que debiéramos adoptar para comprender lo que sucede en España, resulta fácil entender que es muy útil el gobierno del falsario Sánchez. Un franquiciado del tenebroso y liberticida Partido Demócrata americano, hoy dominado por el Partido Comunista chino, que paradójicamente sirve intereses de los más grandes plutócratas mundiales.

Es gracias a la protección mafiosa de esta gente por lo que Sánchez ha sido aupado al poder, y ahí permanece intocable pese o más bien gracias a sus tropelías, con el objetivo de destruir España. De modo que los clásicos prohombres socialistas protestantes hoy supuestamente indignados sólo tienen la posibilidad de tragar con todo como hasta ahora o tratar de redimirse contribuyendo a organizar la resistencia.

Valga el inciso, también existe una falsa oposición que no se opone a ningún objetivo globalista, bajo el supuesto pero oportuno liderazgo de un inepto colaboracionista.

Lo de la ETA, los golpistas catalanes o los supremacistas vascos, son simples pasos en esa destrucción. Como pueda ser una posible futura invasión de Canarias, Ceuta o Melilla.  Así se puede“explicar”, creo, el proceso de desmantelamiento impune, sin respuesta institucional observable, al que estamos asistiendo en el Reino de España.

Con la complicidad, al menos por omisión, del imbel condecorado con la Jarretera del enemigo, digno descendiente de don Fernando VII.

Un personaje que parece decidido a adoptar la táctica gallinácea de mimetizarse con el terreno sin llamar la atención hasta que pase el peligro. Pero, puede que el falsario sea sustituido si conviene llegado el caso, pero lo que representa seguirá.

Y el peligro no pasará.

 

 

 

 

El evangelio según Miró, o en busca de la Metafísica perdida

                                                                             Hoy, festividad de la Hispanidad, celebrada en momentos muy graves tanto para España como para Hispanoamerica, conviene especialmente intentar comprender lo que nos pasa. Como contribución a este fin he escrito el siguiente texto cuya lectura invito al amable lector. 

Dedicado a su madre que “me ha contado muchas veces la Pasión del Señor” en 1916 terminaba y daba a la imprenta Gabriel Miró su personal relato evangélico. Realizado a base de impresiones, de retazos, de fogonazos impresos para la eternidad en el esquivo archivo akhásico donde a veces sintonizamos en la contemplación, el insigne escritor levantino armaba un mosaico de hermosas teselas, figuras las llamaba él, compuestas de luz y emoción.

Una emoción, la de lo numinoso, que contrastaría con otra versión de la espiritualidad en general y cristiana en particular: la que defiende la racionalidad que pueda desarrollarse en conceptos más que en emociones. Como explica Rodolfo Otto en su ensayo Lo santo, lo racional y lo irracional en la idea de Dios (Lo numinoso), publicado en español por La Revista de Occidente en 1925, se trataría de predicados tales como espíritu, razón, voluntad, voluntad inteligente, buena voluntad, omnipotencia, unidad de sustancia, sabiduría y otros semejantes.

Un problema que se han planteado muchos grandes autores a lo largo de la historia. En Oriente, los taoístas lo tratan de resolver mediante al recurso al haiku zen que trata de fijar un contacto fugaz con lo numinoso inexpresable.

En España, Valle Inclán nos explica en La Lámpara maravillosa que “Hay dos maneras de conocer, que los místicos llaman Meditación y Contemplación. La Meditación es aquel enlace de razonamientos por donde se llega a una verdad, y la Contemplación es la misma verdad deducida cuando se hace sustancia nuestra, olvidando el camino que enlaza razones a razones y pensamientos con pensamientos. La Contemplación es una manera absoluta de conocer, una intuición amable, deleitosa y quieta, por donde el alma goza de la belleza del mundo, privada del discurso y en divina tiniebla. Es así como una exégesis mística de todo conocimiento y la suprema manera de llegar a la comunión con el Todo. Pero cuando nuestra voluntad se reparte para amar a cada criatura separadamente y en sí, jamás asciende de las veredas meditativas a la cima donde la visión es una suma.”

Pero “el Tao que pueda ser expresado con palabras no es el verdadero Tao.” No ha sido solo Lao Tsé el que ha entendido la imposibilidad final de hacerse comprender por términos del lenguaje codificado que expresan, sin embargo, emociones o sentimientos de carácter inefable, y en todo caso incomunicable, ni siquiera en virtud de la expresión poética.

Cuando todo un excelso poeta gran orfebre de la lengua española como Juan de Yepes tras una serie de bellísimas imágenes a cada cual más poderosa e inspiradora termina su prodigioso Cántico con una lira incomprensible cabe comprender la dificultad de la aventura del lenguaje místico.

Que nadie lo miraba

Aminadab tampoco parecía

Y el cerco sosegaba

Y la Caballería

A la vista de las aguas descendía

Dificultad incluso para la paradoja, de los arcanos del lenguaje poético junto a cuyo palpitar se produce la hierofanía como una intuición de lo incomunicable.

“Sería ignorancia pensar que los dichos del amor en inteligencia mística (cuales son las presentes canciones) con alguna manera de palabras se puedan bien explicar porque el espíritu del señor que ayuda nuestra flaqueza, (como dice San Pablo) morando en nosotros pide por nosotros con gemidos inefables, lo que nosotros no podemos bien entender ni comprender para lo manifestar: porqué quién podrá escribir lo que a las almas amorosas, donde el mora, haze entender? Y quien lo que las hace desear? Y quien finalmente lo que las hace sentir? Cierto nadie lo puede…

… y los dichos de amor es mejor declararlos en su anchura, para que cada uno de ellos se aproveche según su modo, y caudal de espíritu que abreviarlos a un sentido a que no se acomode todo paladar, y así aunque en alguna manera se declara no hay para que atarse a la declaración, porque la sabiduría mística, la cual es por amor, de que las presentes canciones tratan, no a menester distintamente entenderse para hacer efecto de amor… 

Este es un aspecto común a todo lenguaje místico. Y al ligarlo a la dificultad de fijar una ortodoxia representa un riesgo para cualquier sistema de poder o dominación. No recuerdo quién decía que la ortodoxia es más una necesidad del poder que una virtud espiritual. Por eso los místicos no suelen ser bienquistos por el Poder religioso, aunque en ocasiones éste trata de asimilarlos.

Pero, ¿de dónde viene el agua del manantial que fluye y corre? Para algunos del subconsciente de Aminadab, sentina oscura e insondable donde anidan las serpientes que deben ser traspasadas como dragón enemigo por la poderosa lanza de la Razón sostenida por héroes como San Miguel o San Jorge. Una Razón desbaratadora de vicios y supersticiones. La reivindicación de la Teología, como codificación de lo sagrado, a la que se le otorga naturaleza casi científica.

Para otros, el agua es metáfora de realidades espirituales inexpresables. Acaso la sustancia primordial que encuentra su forma concreta diferenciada en las acequias por donde ella fluye como criaturas. Vibración y materia prima que conforman la dualidad.

Un agua multisémica pero consustancial con la eternidad.

Cuando se enteró de la suerte del Maestro la samaritana de Miró que recordaba su feliz encuentro con el Rabbi como la experiencia más extraordinaria de su vida “sintió frío y miedo de niña desamparada, y buscó el refugio del pozo de Jacob”.

El que ahora un artista de la categoría de Gabriel Miró escribiese una obra como Figuras de la Pasión del Señor sería hoy algo insólito. Una extravagancia risible para parte del presente escenario político cultural español que se regodea en presumir de ser más ciego que un topo. No siempre fue así en España. Hubo un tiempo en que, por ejemplo, los cigarrales toledanos o los jardines renacentistas de la Abadía cacereña reunian a filósofos, intelectuales, poetas y artistas de todas clases bajo el amparo de la nobleza. Sin olvidar el lema del precioso Palacio de los Condestables de Castilla en Berlanga de Duero: Sapientia aedificavitur domus et prudentia rorurabitur. De estos dos últimos lugares ni de los hallazgos de sus jornadas apenas queda sino el recuerdo de un pasado memorable. Y del lema latino, por desgracia ni sabiduría para edificar, ni  prudencia para reforzar.

Pero volvamos a Rudolf Otto que tuvo tan gran importancia en la elaboración del concepto de lo numinoso, que tanta influencia tendría en la obra jungiana. Junto con la teósofa Olga Fröbe y el ya citado Jung organizó el Círculo Eranos cuyo objetivo era original era explorar los vínculos existentes entre el pensamiento de Oriente y Occidente. El Círculo Eranos puede entenderse como la asamblea multidisciplinar de un grupo de sabios, científicos, artistas y estudiosos que se reunía en agosto en la casa de la señora Fröbe situada en la localidad suiza de Ascona. Eranos significa en griego comida en común, comida frugal donde cada uno aporta su parte, es celebración compartida. Un lugar de encuentro de alta Cultura que nos ayude a explicarnos qué nos pasa y porqué nos pasa. Capaz de viajar al fondo de nuestra conciencia. También al ámbito de lo numinoso.

Una y otra vez observamos en los acontecimientos históricos propios de nuestra querida España que debe haber algo enfermizo o inadecuado en el fondo de nuestro inconsciente colectivo que es preciso conocer, comprender, corregir. Uno de ellos es la cuestión de la Hispanidad. Sostenía Jung, miembro señero de Eranos, que el arquetipo de Dios estaba en nosotros y que constituía labor capital de la Educación y de la Cultura aflorarlo a la conciencia. Esa alta misión fue una de las más importantes de nuestra labor civilizadora en América. Pero ahora es la propia antigua metrópoli la que se halla desbaratada en la presente batalla espiritual de la humanidad con grandes problemas de identidad entre otras razones, me parece, por la metafísica de haber relegado la Tradición sin acertar a dar cauce presente a la manifestación del arquetipo de Dios.

Sea con alguna suerte de Círculo Eranos o sea con otras instituciones educativas o culturales debiéramos tratar de recomponer nuestra convivencia o al menos recuperar una cierta coexistencia pacífica. Despreciado por nuestros políticos y por muchos demás elementos de nuestras desquiciadas élites, me parece que este asunto público depende de reencontrar la espiritualidad, la moral y la razón de ser. Para ello, el Arte y el lenguaje simbólico sigue siendo fundamental. Se trata de una cuestión capital en la que estamos fracasando con las consecuencias funestas que hoy podemos constatar.

Existe una componente metafísica que se está perdiendo y con ella la relación entre lo numinoso entendido como universo espiritual individual y en la idea general de Patria y de lo patriótico. Sabemos por las múltiples agresiones que sufre que nuestra Patria se encuentra gravemente amenazada por intereses geoestratégicos demoníacos que desean su destrucción. Pero de nosotros depende que estos malvados designios no se lleven a cabo con el recurso de las instituciones que debieran permanecer al servicio de la Patria.

El agua viva de la samaritana del final del evangelio de Miró, amén de conmover, mover hacia, la invita a la acción. ¡Iré con vosotros!

Pero del viejo pozo de Jacob podemos sacar agua viva como ella o chapotear en la fétida y empozoñada de las cloacas.

Depende de nuestra voluntad de Ser. En esta batalla espiritual, metafísica, cultural, que se está librando tan dramáticamente a nivel mundial, ni en el de la Patria, ni en el de la conciencia individual, podemos dejarnos abatir.

 

 

Diego Rivera, mestizo y rosacruz. O paradojas de la Hispanidad

Desde el extremo de la acrópolis cacereña a través del adarve de Santa Ana puede contemplarse el Palacio de Moctezuma. Es una de las vistas más hermosas y sugestivas de la ciudad extremeña Patrimonio de la Humanidad. Isabel era hija del emperador Moctezuma casada con el capitán cacereño Juan Cano Saavedra. Un ejemplo de mestizaje.

Si siempre es bueno y sugestivo desde el punto de vista intelectual, artístico, cultural o político revisar la cuestión de la Hispanidad este año 2020 tiene la especial consideración del medio milenio de acontecimientos trascendentales para la Historia de América y de Europa, cabe decir que para la propia Humanidad. Me refiero a sucesos acaecidos en julio de 1520 como la Noche Triste o la Batalla de Otumba, que aquí en España están pasando casi desapercibidos, bien por indiferencia producto de la ignorancia culposa o bien por no llamar la atención de gestas heroicas que contradicen los infundios de la Leyenda negra.

He encontrado un asunto muy curioso del que hablaré luego revisando diversos textos para preparar un breve estudio sobre el indigenismo y su relación con la Hispanidad y la ingente obra de España en América, de la que con sus muchas luces, y desde luego también  algunas pocas sombras, todos los españoles de bien deberíamos sentirnos orgullosos.

Una de las formas actuales de combatir a España y sus referencias históricas es el indigenismo como falaz mito de idílico adanismo contra la civilización occidental. Uno de cuyos publicistas más sectarios y fanáticos fuera el pintor Diego Rivera. En efecto, nos ataca un indigenismo hostil, una deformación histórica interesada para promover sus devastadores fines, jaleado por globalistas financieros sionistas, curas trabucaires, comunistas, echacuervos y arrebatacapas. Que curiosamente acusa a España de barbaridades sin darse cuenta que si la colonización de la hoy Hispanoamérica la hubieran perpetrado los anglosajones los pocos indígenas que no hubieran sido exterminados estarían en jaulas para solaz de turistas gringos o como carne de cañón de los experimentos genéticos de Monsanto o de la CIA.  Y, claro está, tampoco habría mestizos, grupo modal demográfico en muchos países de habla y cultura española, porque los anglosajones no se mezclaban con los pueblos que colonizaban. Su supremacismo racista no se lo permitía. Ni tampoco se molestaban en llevar su propia civilización a las gentes sino que se limitaban a montar las redes de comercio y especulación en complicidad con tiranos, caciques, reyezuelos o rajás que las sometían.

En realidad, el tema del indigenismo anti español no se suscribe solo a América. Aquí, se ha perpetrado una llamada Ley de Memoria Histórica tergiversadora y demagógica. Indígenistas vasquistas, catalanistas, balearistas, valencianistas, blasinfantistas, galleguistas y tribales canarios guanches también se han montado su “película indigenista», una deformación histórica interesada para promover sus devastadores pero lucrativos fines caciquiles. En cierto modo otra segunda parte o sesión del proceso de desmembramiento nacional ya padecido cuando el imperialismo anglosajón y sus instrumentos consiguieron desmembrar los virreinatos de España.

Al principio el antiespañolismo es cosa de criollos más que de indígenas o mestizos. O de comunistas más o menos opulentos o narcotraficantes como ahora. Los indígenas y mestizos lucharon por el rey. En realidad no eran tontos y sabían bien quienes les protegían y les posibilitaban una vida relativamente próspera. En general, la independencia americana resultaría una catástrofe para indígenas y mestizos, con gran pérdida de rentas y protección social. Así como la causa de una fragmentación en repúblicas clasistas, ineficaces, presa fácil del gigante norteño. Poco tiempo después de la independencia promovida por un grupo de oligarcas masones más o menos encanallados al servicio del imperio británico, las cosas se estropearon de forma fulminante. Una división en la Tradición iniciática. Como explica Alejo Carpentier en El Siglo de las luces, el místico y bienintencionado buscador espiritual Doctor Orgé se ve sobrepasado por el ambicioso político aventurero Víctor Hughes.

El moderno Méjico independiente pronto demostraría su incompetencia y perdería enseguida buena parte del antiguo territorio de Nueva España a manos de los hipócritas y oportunistas invasores gringos.

 

En otros textos anteriores me he referido a la lúcida visión  de Salvador de Madariaga sobre el problema de Méjico en relación a España y su cultura pero no está de más volver a traerla a colación por su gran interés. Decía así el ilustre intelectual, diplomático y ex ministro republicano en sus Memorias:

“El peligro en Méjico se agrava por el abierto antihispanismo de no pocos intelectuales, tan irracional que muchos son entre ellos los que se identifican con Montezuma y hasta con Cuautemoc antes de sentir con Cortés…. Todo ello va envuelto en cierta hipocresía más o menos consciente. Los aspectos más repulsivos de la cultura azteca- el abrirles el pecho a las víctimas y arrancarles el corazón para ofrecerlo aún palpitante al dios antropófago, los banquetes más o menos rituales de carne humana se esfuman y esconden cuando no se niegan-. Las piedras de sacrificio se exhiben pero no se describen. La historia se adapta al modelo antiespañol.…

Pero Méjico no llega a cuajar como nación una y fuerte porque niega a su padre. Méjico es una creación de Cortés, pero los mejicanitos no reciben en la escuela más que grotescas deformaciones de lo que fue la conquista fundadas en que aquellos conquistadores reviven en estos españoles, siendo así que aquellos conquistadores viven hoy en la parte blanca de la sangre del mejicano de hoy; por lo cual la enseñanza (¿?) insensata que se les da solo tiene por fruto la guerra perpetua que, en la sangre, lleva Méjico.

Cuando publiqué en Méjico y en Madrid (1972) un artículo sobre la verdadera fundación de Méjico, exponiendo estas ideas, recibí de un joven mejicano una carta indignada echándome en cara que yo diera por padre de Méjico a Hernán Cortés, que era un extranjero. Firmaba dos apellidos tan castellanos como Gómez Fernández. Le contesté que leyera el artículo primero antes de escribir tales disparates porque él no se llamaba Chichimecatecutli, sino Gómez Fernández, de modo que sin Cortés, ni siquiera existiría.”

Lamentablemente por ser una tierra tan querida por los españoles, Méjico ha venido a resultar un estado casi fallido cuyo germen acaso ya se encontraba desde que interrumpiera la ingente labor civilizadora de España. Si aquí, según sostiene Gonzalo Fernández de la Mora en ensayo famoso, uno de los grandes lastres y dramas nacionales es lo que llamaba la envidia igualitaria, tan astuta y lucrativamente explotado por las repugnantes zurdas locales, allí la cuestión de hispanofobia posee un componente racial, y en cierto modo racista: el del mestizaje y su envidia del blanco. Esa guerra en la propia sangre a la que se refería Madariaga.

A mi me también me ha llamado la atención en Méjico que muchos mejicanos actuales, con nombres y apellidos de origen español, se identifiquen con los aztecas, «la sociedad más monstruosa de todos los tiempos«, según Antonio Escohotado. Un pueblo genocida, que perpetraba habituales sacrificios humanos incluidos de niños pequeños, caníbal, comparable a los nazis. Un pueblo que ni siquiera era autóctono de Méjico como otros a los que había sojuzgado gracias a su salvajismo, ferocidad y crueldad. Los aztecas procedentes del N.O. de América habían protagonizado un éxodo similar al de los judíos en busca de la tierra prometida dos o tres siglos antes de la llegada de nuestros gloriosos antepasados. No suele hacer mucha gracia que se recuerde esta cuestión y menos aún en el lugar de la famosa matanza perpetrada por el gobierno priista de Ordaz y Echeverría, la plaza de las Tres Culturas en la capital mejicana.

 

Esta visión sectaria y en cierto modo incoherente y absurda denunciada por Madariaga también es la del pintor Diego Rivera expresada en su por otra parte brillante obra muralística. Y aquí cabe hacer un breve apunte sobre las hipotéticas influencias simbólicas rosacrucianas en una figura importante, famosa por su activismo más allá del aspecto puramente artístico, del indigenismo en Méjico como fue Pedro Rivera. El famoso y excelente muralista pero lamentable fanático sectario antiespañol. Prohombre del comunismo más o menos señorito, allá por los años veinte Rivera tuvo sus escarceos con la agrupación mejicana de la Orden Rosacruz, AMORC, con sede central en San José de California. Una institución controvertida a la que muchos achacan su carácter no tradicional, pese a su pretensión de haber sido refugio de la Tradición europea (Fama fraternitatis, Confessio, Bodas Químicas de C R) en EEUU, a partir de la crisis de entreguerras. Su Imperator Sar Alden, (Harvey Spencer Lewis) había sido uno de los fundadores de la llamada FUDOSI. Una especie de confederación de Órdenes místicas y esotéricas que trataba de no ser identificada con la Masonería.

Desconozco las motivaciones íntimas de Rivera para tal afiliación. Cabría especular con que, de no ser simple esnobismo o búsqueda de posibilidades eróticas para aumentar su numerosa colección femenina en la que estaba hasta su propia cuñada, fuera una forma de conseguir nuevas relaciones sociales o políticas, facilitadas por su afiliación.  Pero podría tratarse de una legítima inquietud espiritual. Una forma de abordar el misterio de lo numinoso. Incluso un modo de superar la barrera de investigación que se habría cerrado con el silencio impuesto a sor Juan Inés de la Cruz, dos siglos antes en tiempos del virreinato durante el reinado de Carlos II, El Hechizado. El vuelo fallido del Primero sueño en busca del Conocimiento, probablemente extraviado en vericuetos gongorinos, del que montada en su particular Clavileño nos habla la Musa Dezima mejicana. Es posible que sus inquietudes habrían quedado atrapadas en el ámbar de una espiritualidad no evolucionada, en “una república de hombres encantados que viven fuera del orden natural” como ya decía Martín González de Cellórigo. Pero el súbito desencantamiento histórico del siglo de las luces causaría más de un deslumbramiento lamentable en su búsqueda de luminarias sustitutivas del Sol interior. Y, que, como ya he indicado antes, el Doctor Orgé fuese preterido por el ambicioso político aventurero Víctor Hughes.

En la curiosa foto de época Rivera aparece vestido a la egipcia folclórica con otros miembros de la Gran Logia Rosacruz Anahuac. En el detalle, se le ve rodeado de columbas, personajes del ritual protagonizado por jóvenes, que se asocian a atributos positivos del arquetipo del Alma tales como la Virtud, la Luz y la Consciencia.

Pero esta aventura de Rivera le sería censurada por el Partido Comunista, dado que en sus ramplones planteamientos materialistas este Partido detesta y condena toda investigación que tenga que ver con el mundo espiritual y sus relaciones con la naturaleza humana. Y, en efecto, sometió a Rivera a un tercer grado, del que el pintor se defendió de modo más bien cobarde y espantadizo. En efecto, durante ese interrogatorio le obligaron a confesar si había tenido ligas con la Masonería. A lo que Rivera contestó que no. En realidad AMORC, no obstante las precauciones de la FUDOSI pudiera considerarse en cierto modo un sucedáneo abierto a mujeres de esa otra Institución, con la que compartiría ciertas relaciones e influencias sociales, aunque de menor poder político y material. Probablemente, esa búsqueda de influencia social y política, a veces no exenta de cierto nepotismo, es lo que le habría llevado a ingresar a Rivera en la logia Rosacruz Quetzacoalt

El asunto este de la aventura rosacruciana de Rivera no deja de resultar sorprendente en un comunista puesto que la Orden Rosacruz, AMORC considera al hombre como un alma viviente. Tal concepción encajaría más y mejor con otras situadas ideológicamente en las antípodas de la de Diego Rivera como, por ejemplo, la solemne declaración, pocos años después, de José Antonio Primo de Rivera: (Teatro de la Comedia, Madrid, 29 de octubre de 1933): “sólo se respeta la libertad del hombre cuando se le estima, como nosotros le estimamos, portador de valores eternos; cuando se le estima envoltura corporal de un alma que es capaz de condenarse y salvarse. Sólo cuando al hombre se le considera así, se puede decir que se respeta de veras su libertad”.

Pero el viejo diplomático, hombre de letras y ministro republicano Madariaga también nos da un sincero e inmisericorde retrato de Diego Rivera:

“No faltaban entonces en Méjico hombres de letras y también sedicentes historiadores consagrados a esta deformación sistémica de los hechos a los que el país debe su existencia; pero ninguno más potente y apasionado que el pintor Diego Rivera. Fui a verle una vez allá en Altavista, donde habitaba en una casa, por cierto, de una fealdad monumental. Jamás volví. Nada se dijo en nuestra conversación que produjera, en sí, la impresión que me produjo, pero pocas veces he sentido mayor repulsión por un ser humano….cuando fui a verle, lo único que sabía de Diego Rivera era una anécdota que me había contado Andrés Segovia. Vasconcelos, a su paso por el ministerio de Educación había confiado a Rivera la decoración de las paredes del patio; y un día al llegar Segovia al ministerio vio a Diego Rivera sobre un andamio, con paleta y pinceles, dispuesto a la labor. Pero preguntó Andrés, ¿para qué quieres esos dos pistolones al cinto?; y Diego, con su acento azucarado, contestó: Para orientar a la crítica, ¿sabes?

Ahora que lo miro desde lejos, creo que lo que en Rivera me repugnaba era su carencia de amor. El rostro era feroz, y además le faltaba sinceridad, todo en huidas y escurriduras de anguila. Sólo así era posible explicar sus sórdidas contradicciones…. Era cosa de preguntarse por qué se llamaba Diego Rivera y no Ahitzol o cosa por el estilo. Triste destino el del mestizo apasionado, incapaz de elevarse por encima de la guerra que lleva en la sangre; Rivera malgastó en esta guerra ancestral indudables dotes de gran pintor.”

 

Diego Rivera diseñó el pabellón de la logia Hermandad Quetzacoalt. Con el nombre de Quetzacoalt se conoce la serpiente emplumada, un antiguo e importante símbolo y mito mesoamericano anterior al descubrimiento. Se trata de un símbolo sincrético que participa de lo terrestre, la serpiente y de lo celeste, el quetzal, bello y raro pájaro con cuyo vistoso plumaje se adornaban ciertas poderosas autoridades precolombinas. Se le relaciona con el dragón oriental, y con la fertilidad del mundo vegetal, con el renacimiento y la primavera cuando la tierra se cubre como si fuese una serpiente con las escamas y plumas de la vegetación verde, del maíz que surgía después de haber sido tragado por las fauces del dragón terrestre. Desde ese punto de vista tendría un significado análogo a los de resurrección como el de Adonis en el viejo mundo.

También se asocia al mito de un antiguo héroe dios civilizador de origen desconocido, ¿acaso superviviente de la desaparecida Atlántida? ¿o quizás un extraterrestre? Un personaje blanco y barbudo, introductor de ciertas doctrinas misteriosas, opuesto a los sacrificios humanos, que cierto día había desaparecido pero que habría de volver en algún momento de la historia para proseguir su obra civilizadora. Había surgido del mar llevando consigo una cruz misteriosa. En sus vestiduras había nubes adornadas y cruces rojas. La cruz de Quetzacoalt se convirtió en un símbolo sagrado entre los mayas. Se cree que el mito de su retorno hiciera que algunos pueblos mesoamericanos se confundiesen con la aparición de los descubridores y conquistadores españoles que también procedían del mar, eran blancos y barbudos y portaban cruces.

Para el doctor Eduardo Alfonso, médico personal y discípulo de Mario Roso de Luna, “la serpiente emplumada o Quetzacoalt es un símbolo astronómico del cuerpo celeste en su eterno marchar por los espacios, en equilibrio perenne entre las dos fuerzas contrapuestas, centrífuga y centrípeta, de la gravitación. Los planetas giran elípticamente alrededor del Sol; el Sol, a su vez, gira en enorme órbita alrededor de otro centro desconocido, y de este modo los astros de nuestro sistema trazan en el espacio, no una elipse en realidad sino un epiciclo o línea serpentina como enseñó Hiparco. También los caldeos supieron que los espíritus de los astros se movían como serpientes y que eran, en una palabra serpientes que volaban por el espacio, es decir, pájaros serpientes o Quetzal- Coatls que diría un maya o un tolteca.”

Para Juan Eduardo Cirlot puede entenderse como un vínculo entre cielo y tierra, consciente e inconsciente o poseer un significado de androginia o ser completo.

Más allá de su gran técnica como pintor no parece que la etapa rosacruciana de Diego Rivera supusiera una influencia real ni duradera. Ni le sirviera para lograr una visión coherente del Arte tradicional. Tampoco para mejorar su conducta. ¿Quedó en el ámbito solo formal, exotérico que no esotérico, su iniciación en la AMORC californiana?

 

Sea como sea el aspecto personal anecdótico de esta cuestión, ojalá la Hispanidad se reencontrara a sí misma como ser completo, se consumara una especie de proceso de individuación psicológica a nivel personal y nacional que permitiese la unión de los opuestos. El animus y el ánima jungianos. Y en el que en el inconsciente colectivo del continente se integraran lo mejor de los antiguos arquetipos precolombinos con los de la civilización española. Acabar con esa inconveniente guerra en la sangre a la que alude Madariaga, tarea de la Cultura y del Arte, incluso antes que de la Política.  Tratar de lograr una base sólida para superar la actual suicida fragmentación, de tales logros acaso dependa la suerte última futura de muchos millones de personas, destinadas de lo contrario a ser víctimas propiciatorias de mafias, cárteles, Foros o las delicias del NOM que nos tratan de imponer.

 

Don Felipe contempla Antígona en el teatro romano de Mérida

La Familia real al completo, retoños incluidos, ha visitado Mérida para asistir a una función en su magnífico Teatro romano. Por si el continente ya no fuera bastante en sí mismo esta vez la función también era extraordinaria. Nada menos que la Antígona de Sófocles, hito del Arte y de la Cultura occidental inspirador de las más elevadas conductas. Antígona, considerada arquetipo o emblema de los valores más elevados de la civilización occidental.

Un personaje arquetípico que desafía la orden del tirano Creonte de no enterrar el cuerpo de su hermano fallecido.

El tirano la acusa: “¿conocías el bando que prohibía eso?

Y la heroína le responde: “Lo conocía. ¿Cómo no debía conocerlo? Público era”.

Y así, ¿te atreviste a desobedecer las leyes?

Y la valiente Antígona le responde: «Como que no era Júpiter quien me las había promulgado, ni tampoco la Justicia, la compañera de los dioses infernales, ha impuesto esas leyes a los hombres, ni creí yo que tus decretos tuvieran fuerza para borrar e invalidar las leyes divinas, de manera que un mortal pudiese quebrantarlas. Pues no son de hoy ni de ayer, sino que siempre han estado en vigor y nadie sabe cuando aparecieron.  Por esto no debía yo, por temor al castigo de ningún hombre, violarlas para exponerme a sufrir el castigo de los dioses…”

Antígona constituye un arquetipo inmortal de plena actualidad siempre pero aún más hoy en el que la espiritualidad de la civilización se ve tan amenazada por los nuevos déspotas asiáticos y sus cómplices. Sófocles nos expone el drama personal pero también político de su heroína rebelde ante leyes injustas contra la Ley Natural, leyes tiránicas contra las que es preciso rebelarse para salvar la propia condición de la dignidad humana. En este caso, ofrecer sepultura a los restos mortales de su hermano.

Pero no solo el trágico griego, también Cicerón se pregunta: ¿los hombres pueden hacer bueno lo que es malo, y malo lo que es bueno? Nuestro Cervantes recoge esta tradición, base de la civilización occidental en los consejos de Don Quijote a Sancho gobernador. Y la mayoría de nuestros preceptistas del siglo de Oro, investigan las relaciones de los sistemas normativos y de las conductas de los Príncipes en relación al universo de los valores metafísicos. Algunos incluso llegan a considerar legítimo el tiranicidio.

La primera premisa o referencia del buen gobierno es, pues, externa al gobernante cuya acción debe tenerla en cuenta y servirla. Sea esa tal referencia la Ley natural, un código de conducta, un sistema axiológico metafísico de valores. O una Constitución política base del ordenamiento jurídico de un país. El gobernante no puede ir contra la Ley, ni el sistema político funcionar a su capricho.

En España hay o habido varias Antígonas repetidamente traicionadas por las conveniencias del Poder Político. Baste recordar por ejemplo a María San Gil en las Vascongadas. O a Gloria Lago, defensora del español, o a juezas y letradas, defensoras de la Justicia.

Antígona tenía una hermana, Ismena. Que no se atreve a seguir a Antígona y se busca excusas. Se lo afea la heroína: “Si te parece, haz desprecio de lo que más estimación tienen los dioses”.

A lo que la acobardada Ismena contesta: “Yo no hago desprecio de eso; pero soy impotente para obrar contra la voluntad de los ciudadanos”. O bien “De ningún modo conviene perseguir lo imposible”

Un sofisma: la voluntad del tirano Creonte no es la de los ciudadanos. La condición de ciudadanos es incompatible con apoyar el capricho del tirano. Y una cobardía, hacer lo fácil o lo que complace al poderoso en vez de lo que es debido.

Con la notable excepción del abad del Valle de los Caídos, émulo de Antígona, La postura de Imena es la adoptada por la temblorosa y felona Iglesia Católica española que acaso deba su supervivencia a la persona cuyos restos mortales se intentan afrentar. Una infame traición a la figura de su protector que no siguió su complaciente criterio de «no perseguir lo imposible» para salvarlos de la criminal ferocidad de las hordas. Pero también a la de los miles de víctimas católicas del clero y seglares vilmente asesinadas.

Ni conviene olvidar la ingratitud cobarde de la Corona, último objetivo a derribar por la inicua Ley de Memoria histórica, cuya actual Dinastía fue instaurada por la víctima del pretendido ultraje. Y que al no defender a quien tiene obligación moral y acaso legal de hacerlo, pronto puede encontrarse con que tampoco va a tener a nadie dispuesta defenderla cuando los caprichos del tirano y sus compinches cambien de víctima.

El arquetipo de Antígona contrasta con el pasmo de Su Católica Majestad que sin mover un músculo observa impasible la fatal devastación de Su Reino, es de justicia añadir más y más pasmaos a este encantamiento que padecemos, acaso provocado por el malvado gigante Soros Malambruno o sus más enconados bellacos secuaces. Como explicaba González de Cellorigo:No parece sino que se han convertido reducir estos reinos a una república de hombres encantados que vivan fuera del orden natural.”

Ignoro qué pensaría don Felipe mientras asistía amordazado a la función en el magnífico Teatro romano de Mérida, suponiendo que no se haya quedado dormido después de acabar la bolsa de palomitas. Acaso toda una provocación. Una encerrona. La España de hoy se parece cada vez más a la tiranía de Creonte. Y si en España hay hoy una figura política que está en las antípodas morales, de compromiso político y valentía para enfrentar la adversidad de la tiranía, virtudes representadas por la gran heroína griega esa es la del pobre don Felipe. Un personaje amargado, dominado, que se deja humillar impunemente en público. Que no actúa ni como debe ni como se espera de él en defensa de España. Y que si esto sigue así no se escapará de ser barrido también por la riada revolucionaria.

La lánguida flacidez de un imbel complaciente versus la apasionada defensa de la condición humana de la heroica Antígona. Gente que hace poco ha consentido lo que nunca hubiera hecho Antígona como es la humillante profanación de la tumba de su benefactor. Humillación que también lo es de la propia Corona que es su heredera. Y, más en abstracto, el sometimiento a los caprichos y contradioses de Su Gobierno. O el refrendo de leyes contra la Nación o la Ley Natural.

Si es que se ha enterado de algo del profundo mensaje humanista de la tragedia de Sófocles, ¿le servirá para algo a nuestro complaciente y pusilánime Rey?

Es preciso insistir. En este momento estamos sometidos a un creciente despotismo con ribetes genocidas que intenta arrumbar la civilización occidental intramuros del sistema. La cultura griega es un faro que ha venido iluminando durante siglos la civilización occidental, hoy saboteada y saqueada por quienes por razón de sus responsabilidades institucionales mayores obligaciones tendrían de defenderla.

En la tragedia de Sófocles el tirano Creonte y su familia acabaron mal, muy mal. Y el Coro pone fin a la obra:

La prudencia es la primera condición para la felicidad; y es menester, en todo lo que a los dioses se refiere, no cometer impiedad; pues las insolentes bravatas que castigan a los soberbios con atroces desgracias, les enseñan a ser prudentes en la vejez.”

Fin

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.