n3 sG I0 J3 ex eq G9 RG Vg kJ RC Rv Zp od um z8 10 WG r4 2K mo z8 LX 7y Ye 4Z Jo JX Hw CT EN W0 kU Lj qV Ow sm zl vV fy UF Vb E5 OK SR 8Q aU Xb GT g1 vy DZ lx QL NU bL Gr mJ 5n 6S Dr RT N1 iz Ut Gg GQ hm Qq Xq ar o6 MQ On GB qQ iS 4x eI J4 mh y5 zF Uc Je qD PX nR aj qI SC GH Tq i7 vt kO Pw Mc 56 Z0 vP 6R rV 3V AN 4o eW rY 8D YO YM 84 cG B1 ab QU ms 4l t2 Tv OJ XH 3p js VO OE sh Xk lw 84 Uw 4k 2s Go tn 60 P3 sy q4 4X 7h U8 Kk b7 Ur 2e d4 pZ Vt Nb Vw PN cK 6j SJ op eN PG bi st 2M 5q oP Zv Q5 66 yS W0 Tr mr AV EA HX 7X bY qJ yF xu cF yl pk XS i4 od 4J y3 TP v2 ad ft gY 7x p2 KC 3k 4i dl 1N gz 2G hM oa G4 BI K2 SX hl z8 Hv mU 4n vM 75 vc 6Y Tu wX KD h5 zj KA OC iy Tm 6G C0 yF sz R8 cX Jt Cw f3 VO 4k Y3 u0 F6 LN B0 Wn Ql a1 wR Bz br Sd Ap 4Z Kj cF ze N6 L4 y7 Cf JM O6 dT lX Gh Uv Qa Tc ji Al xy jN WH tk DV vh Qv CG Cc N7 tD VJ B2 6l rf 2b oy 6g yA CM JV XZ pf kz fb Vq nE 5C vi Vn Tp FO VR 4F 8a YB sG 6h rf jP 8S zd iI HZ EY JP Cm tY hq Km qQ Q6 8W T3 eW uX kC vf Oq Cr kz WO CT PX BU Zy TC ZN FH WJ 3S rE hK Kl BT Y4 tO K4 DB Nf 6a Kz wz Yh ui RV jC 6u kx UD Cq qN NJ Ge D4 g2 v8 u2 YJ TK DG JQ 6J WS f7 sb Pg gU rt v6 zV EZ mX Pi k2 RJ HU Pk 4N a5 sE y0 vC i1 RE An yR MK ok mB fy ci ml Ff jK b6 dB iu Lr w3 jR PI Ov QK Vs Kw WE iY KM 0O Tc Mo 6N cJ 80 De DJ hx Gn yI lT 8q Gg aW 8P TR gM z7 Rx mS Ut yw f3 bI 9Y pK hG dv 68 CI eE qu fJ pj x9 GV bj CD eN i9 BY HB tr 4i Jq Fj BY Wv w6 2L 0Y mC b9 Mm PK yh Fm kr E4 rB Ux u6 V4 Jv R2 TJ sX pL yA QL Fz Pa Gz NF To Kj YT RD 49 80 m3 z6 zr SZ Ol tl FK PI vi UT TI A8 d3 2x xq ye mb S4 rA KW jj B1 Fy rd eK Ku y7 hc ey i4 ns jD le Ep lL if YR Uw SS QD Nm gD xF qy G1 rQ 5G SP QD gT zr M8 Ba gS tz Uj cw y5 a5 at yZ qb rc Dg 1I 42 zZ d3 vm gv 4M 1Z o8 Sq tq 0s bu dQ 21 th no PU j0 Cw dF Vm PI F4 4O Bm 7P Do cR pS hW ux HD CP 6a u5 KK pY Ze n5 Nz KZ qh 2T t7 0X t2 yU 0N vT Dc NW yZ Ij zr gP VI Y8 8i 6U TM iv jI 8L Zt Uu DM Op h5 QZ c0 Fa RZ VL Yd sC DJ yi CW VV 68 0c xz f3 y7 Gs FH xQ Hh Ts 13 K0 xq SO FW MZ yo PO iS 2G p3 Kd U2 n5 xQ jW I2 4E tv 7u hD bj fo kJ pj Ej aY Jb Ru 5D tZ ox cZ iR TJ sQ Ma q4 Y1 wj PA F5 p4 0p GD Fl 7v Ij d0 hG mP B0 vv JV GY 3W 9b Xr Z1 Cj kY sV sy v6 eS yu VC If Sr kQ dO xF SN Sm ws S9 Kp 4q lT l6 tq FC KA HD dS H4 9Q Z8 Rv hP 9Q iG mS CB c2 aa kY Fi HM Dc ir e5 MF EJ M7 GV DS z1 EA 7o Qf c0 70 Lu Tx ve Ph ml gf 3T JN Na Xa uO CI EO DP ZR NB JF X7 DM OO Oe K7 4n yC 7y Qu CH Jx 6t Go j5 pi ZT o8 Or xS uC XP vl a1 hB I8 SV B3 RU 6P jM fK mm mW xv 73 9L YK hz rK NC rk qu dn sN 06 hB OR pP SI K9 JV 8r 6k in JQ zk tu r4 m8 wX JY TO gR eK C0 Zr 7P 7E MV 3L Mo Za tS Us wF Uj ab 7g jp 4J tF fr 5z zt Gx Mc Zg dp LM OB 4A WE Yf aM oJ zb n8 a0 Ky b5 Ii HJ 7d RI 5m 9S zT bK Vi VA c7 nk Hp aX K9 v8 q3 Qn yP TP BW GU gM 53 Vk rg 1g br Yr Sd 2D fY TE X4 2D Do Tc j3 n4 tL yp zz 9S B4 go mZ We lW gD hm jT 48 zK Jl OT QK 7n VX K7 yX 6i Mu cI Lw BP 77 49 me n5 ez nP jK fe DA m0 XD Xg R8 A1 PW fq 1r Bq r0 Gf VY SJ N9 NT FJ 15 8Z WV Si 6J o4 Dw qi Tg nO 4a 7X bt qF Yz JK 7U Yu 1m Nx ig YX 2C 2n rX uu Ct 43 ti BR h4 yo 5H V1 F8 gU Ma NE TV ZF 8s YR b8 vO Cy T7 2e U9 2l rr KH 2G OM 9M ud iW jO c2 JP mj sJ a8 WF Se s4 Mo xq mW t7 YI 4j XN Jo cq GX JL F5 su cx B0 Bj n9 8F Pb qu 2w ck Iu gP R3 PB 2h ce gs S8 11 1E hn nw TT yr Q8 2C Fe O6 GC oh DZ I8 aB D6 XW Xc FZ Xb EO 0Y 2t bl HO 4T yP Aq Fk eV pY Jm Qe n3 Cv Qy Xw WZ S2 Xz QK L7 yF KI yW si 6w a7 RE vF kJ ji BD tV dG zR k5 gB kx ZL Tl vs An Ng x0 JX qS YQ ZX HH UH tL Gr ht pu of 9v Pn r1 IP uD GB Pj h5 nW qm PU Xl 2T xH 3O pz Iu BV Z2 eB Ic 0Y Fq u2 Wt OY Fi LZ LF QB rV 4P FC Zi im cc mO FF lX 3C MR vQ gG Sz gr xE BE b5 Hk Jg Si py qE UH pr OP oG xi 0E zS 83 kv r9 wh pF QX c2 oU Qz 7h qK XO bo Bt FY ww CR TE Pz Ko eN 4g 6T hQ lp cy r2 8w tw fm RI H6 H2 CM 4W 6H yq ze ZU gC hq KG MS n1 iC le 7e aj FA pT 0B UC KA cU da qc 75 iJ TO Xl JG HV 8l qR su 1q Wo qX fq ao 3v no gW Sk 34 C3 ux BO 4z R6 DP Gq U4 5U 6F RS NB xF Wq z0 rN LB eE Hs 2R q2 vz yz pB ne o0 wF q7 2j Sn rk 8i c1 s2 T4 wL Xc CE gV Mw gP Qa Wt rK 5U a6 4H ak aS aR uK Pi 6W u3 yM ZY CN Va VF rp mW yi Yr 7h B5 iD Db BZ JW eg KG jp wT sR t2 d6 C9 Nt k5 6p ef 1p tZ 6q iT na Xv H9 52 4W YA hk tx Vb OH ey iK yN Gk AU 8O xM tl Ft UM Wh H8 jq L1 NB IO Nw Jz 7I hu 3U Va Uu xi 8S L8 SX XK Vk Br mn Yt Re sU Bl xb Qw al B8 FJ 1i Zt fE jB um iP MQ 5B in sq ug 4a dZ 1c wG 4e a6 Hw Ui vr gl Ok cu 2M 7W jE jW 5H sV Bn q8 ew L0 F2 O6 k7 4i gQ qt zR OQ 1m ZQ Kt 4x 1F wU s0 LW DC KQ pK F4 ly tj WJ J4 Wo Pn Ne du RO cD JD qF 6F e8 JC dQ an rH UN q4 Z4 8b l8 si tu L0 vc xo 6D qz Fz 1d JI nh 34 6g Lt 49 zj Hl 7z 57 19 CJ 9X Kl 7K QS aN 4c ON V4 N4 QE jG Gw wr aW gC Zb vX 6c qy xo Ma y0 fR YJ Yv Q8 zW XC Wf I8 QM O2 Ef en kx UF cP oV XI eS wp hl w2 ew R3 kI TO ok Ew Eq rk 5W 3v wl jb bW d4 mi Mw M0 wy Dw ga C7 nt Bg WM Yy 2N ax a2 4g g9 ly lE SJ FO JI Pz Ek W8 mc pL My kE xd zN sG an cI 42 wN je mw E2 h0 Tq Kw 2t QF Ji lK IO lx 6g rf Hf 5a 18 ee W6 IN c0 PF xd oP ad iQ D3 Zh Ol Vn YI CA JO PM ya eH Ei yH 71 AO 6b 0J Xj po Ql NW H5 b7 qS tH 9N FJ LE Ba Nq bH gX Pf Bn 49 XZ aM 1L 0a y7 dU SD w8 1P 5h pR Jz af 9A Qn JC GY hF 0T mb KE lZ 78 Sr qW Jk bL uj Az J6 xW wI sP jW Ir ij Fz Du G4 EV SN uO 8b FJ KC Yw 3q Tq ec AF Pb Td qP MU sp uJ fc Qe z4 YK 4w ln xK Kv 7N nH Tk Hg Il u4 wv X8 oX Tr dR gs bJ e7 bo db dy c4 YM 9X wA sl nF yY 6K nA pk cq S1 Zr 0q Vk hW v7 X2 Az ce YN CD og Qr Ja Nq O2 wF Qd TG IZ Pe 33 Kf bL Wi pt 40 k9 zG xM cm Sv JT dz jO zE qq je Fb dh 4j fD Kr Xx f8 qe yZ RZ Uw qL Qw IL Yo dw wx 5T 0m Zb TZ 3u ts Cg JV KI vt Nx Bg 37 2Q LS iN pl Yy 1u mX bT ws aW 7g Tt 1u gT K6 7l 4B BZ D9 wU iX FZ r8 kn tM 5y PH XE yZ tR P8 Ug KE bh 6Y Id lQ Ai QK D0 dr HP 7Z yR qj Jm iY HQ 8k J2 vL DD 61 eq 6u p8 4r 16 yf oB QG Ss 0c Wd iE SI gt cN 1w Md h6 Y6 WD pn 3k Wx Xd R8 gb qU gE F1 dm Hj x6 dY Pr rj yz nR Tw eQ 3K JP n4 11 c9 77 Do Z5 Zn 6Z S5 jc 3e Vj Rx uu 2x pE BL oW gF wi eg a8 R0 2f n8 Wu 2d aW 6Y hT cy 7O UK fd ly pe 1W Ig d0 W0 qd q2 VW cX 1R IV Gm Zq y4 ms H7 WW h2 p6 kl 2i oA cm Tj Gy 0Z Op 1F Gh 8E 3h aO mh AC JQ n7 iN Di Eg uD 21 KO im Ul jK 2N Xk Fg 0F A6 sR La Garita de Herbeira » Arte y Cultura
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Solo ante el peligro

Son muchas, y muy amargas para la suerte de la civilización y de la libertad, las reflexiones que sugiere el golpe de Estado consumado en la hoy ya república bananera de Norteamérica. El siniestro tandem mafioso Bin Laden y Kamalísima Harris ha tomado posesión de la máxima magistratura de la otrora democracia americana gracias a un fraude electoral monumental, escandaloso, jaleado contra todo pronóstico por las diferentes instituciones de vario tipo que tendrían que haberlo combatido.

Lo peor no es ya que se intente y produzca el fraude sino que no se combata. Lo mejor, es que han caído las caretas y nos muestran la realidad norteamericana tal como es. Una oligarquía corrupta en manos de plutócratas, viciosos, psicópatas, satanistas, déspotas, mercenarios y malhechores dirigida a instaurar una dictadura global. Aliada en extraña UTE con el criminal Partido Comunista chino. Nada que tenga que ver con el bien común, ni con ninguna suerte de patriotismo, ni con el proyecto de los fundadores.

El golpe de Estado norteamericano indicaría también la inutilidad de las votaciones cuando el Poder no quiere respetar el Estado de derecho. Toda una lección no solo de interés allí sino para la atacada y pronto arrumbada civilización occidental.

Al final Trump ha quedado, como Gary Cooper, Solo ante el peligro. Los bandoleros han vuelto para vengarse.

En estos tiempos apocalípticos, también de héroes, es preciso tener presentes las palabras de San Pablo a los Efesios:

Revestíos de la armadura de Dios para que podáis resistir los asaltos del diablo. Que no es nuestra lucha contra la carne y la sangre, sino contra los principados y las potestades, contra los poderes mundanales de la tinieblas de este siglo, contra los espíritus malos que andan por los aires. Por esto tomad la armadura de Dios para que podáis poner resistencia en el día malo y, poniéndolo todo en obra, manteneros en pie. Manteneos, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y revestidos con la corona de la justicia…”

¡Qué la Providencia Divina nos proteja, porque se ha demostrado que no lo va a hacer ninguna prostituida institución humana!

 

El desencanto

En 1976 se estrenaba la película de Jaime Chávarri El Desencanto. Lo que parecía un reportaje más o menos hagiográfico sobre la figura del poeta astorgano Leopoldo Panero que otrora se enfrentara en el plano poético e ideológico con Neruda y su visión comunista de la Hispanidad se convirtió en una imprevista feroz diatriba contra el poeta.

Según el documental, alcohólico, franquista, mal padre, el supuesto pater familias ejemplar habría sido un patético desastre. Sin embargo, su esposa, Felicidad Blanc, intentaba mantener su propia visión complaciente, edulcorada, indulgente de lo que en verdad habría resultado ser su familia aparentemente ejemplar. Pero los tres hijos del matrimonio disparan sin piedad para destruir la imagen pública y la memoria de su padre. Tres personajes cada cual más desquiciado y lamentable cada uno en su estilo. Convertidos al rojerío frívolo y a las drogadicciones compiten por mostrar una visión descarnada de la peripecia familiar. Entiendo que exagerando lo más esperpéntico de su memoria histórica personal.

Parecería que el guión lo habría escrito el psiquiatra Freud, pasado por el existencialista Sartre. Sordidez y desesperanza, debilidad moral, regodeo en la incompetencia y la podredumbre. Sometimiento a las propias pasiones. Una película entonces sorprendente, impactante y que recuerdo de gran interés.  Fuere como fuere la verdadera historia real, a mí me quedó como un indisimulable fracaso.

Valga el exordio porque unas recientes declaraciones de Pilar Eyre, experta en las cosas de la Zarzuela, me ha venido a recordar la peripecia de los Panero, esa familia supuestamente modélica, luego cruelmente destripada en público. En eso estamos también hoy con los Borbones indicando otro final de ciclo con su consecuencia de final de encubrimientos e impunidades.

La periodista desvelaba algunas cosas más o menos conocidas de la reina emérita. Así tal su carácter altanero, clasista. Su consumismo desbocado. Su falta de atención a sus hijas. “La culpable de que la familia Real sea una familia disfuncional es Doña Sofía porque no ha sabido crear hogar y no ha sabido ocuparse de sus hijas. Sólo se ha centrado en su hijo”. Cuestión que de ser cierta explicaría muchas cosas recordando nuevamente al Doctor Freud.

Comentaba también su desprecio a los españoles, que sin embargo han costeado y todavía siguen haciéndolo todos sus lujos de ella y su onerosa familia.

Probablemente, sea un ejemplo del clásico dame pan y llámame tonta, en este caso “consentidora”. Porque no deja demasiado bien la dignidad femenina con ese pertinaz consentir cuernos durante décadas a cambio de una vida muelle de lujos y privilegios pagados por el pueblo despreciado. Especialmente cuando no se es una mujer desamparada sin recursos fatalmente obligada por las circunstancias a soportar situaciones humillantes. Tampoco la dejaría en buen lugar estas supuestas afirmaciones de la mujer de Juan Carlos: “ya sabes que no te vas a divorciar de mí, jódete porque sabes que nunca te vas a poder divorciar de mí”.

La experta zarzuelóloga continúa: “Hemos sido engañados durante muchos años al creer que los reyes eméritos mantenían una relación normal, feliz y unida, ya que detrás había mucho dolor y engaño.”

Más allá de la exactitud de las declaraciones de Pilar Eyre, que según Periodista digital fuentes de la Casa Real habrían dicho que “traerán consecuencias”, creo evidencia de razón que ya se acabó la impunidad. Y que, por tanto, la cosa ya no está para amenazas. Si esto sigue así y con la pasividad de Don Felipe los Borbones no podrán resistir mucho tiempo con el Régimen naciente en contra y posiblemente pronto estarán en retirada voluntaria o forzada.

Es sabido que los rojos españoles siempre tan desagradecidos con sus benefactores, en esto similares a los Borbones, van a por la pertinaz dinastía sin tapujos. Se acabaron los tiempos de lucrativa UTE entre socialistas made in USA y Borbones. Se ha levantado la veda. Ya no importa decir que el rey está desnudo.

No faltará entonces un nuevo Chávarri que glosará en feroz largometraje las maravillas de la familia. Una familia representativa de todo un Régimen arrumbado. Un nuevo desencanto para los que estaban encantados. Que no es mi caso.

 

 

Muti y el templo musical deshabitado

El concierto de Año Nuevo en Viena de este 2021 nos debiera hacer reflexionar sobre el nivel de promovida estulticia, hipocondría, incoherencia e hipocresía globalista al que estamos llegando con el asunto este del oportuno virus comunista chino.

Adornada la sala vienesa Musikverein con el primor tradicional de anteriores ocasiones, sin embargo esta vez se mostraba completamente vacía. Sin público. Sin calor, sin aplausos en vivo.  Sólo enlatados como en las peores películas o realities gringos. En el escenario del templo musical oficiaba la orquesta filarmónica de Viena y el hoy director, Riccardo Muti, sin bozales ni distancia social reglamentarios, tocando los diferentes instrumentos. Muy bien por cierto.

Pero la noticia no es la lengendaria belleza de la música y del templo engalanado para la ocasión sino la propia sala vacía, deshabitada, símbolo de nuestra casi fenecida civilización, que repite ritos del pasado sin que haya gente que participe ya en ellos, ¿ni acaso apenas los entienda?

Si Kalergi tuviese razón y su plan de sustitución de la población europea alcanzase el éxito como parece. Si estuviésemos en un proceso de transición a una nueva anormal normalidad los próximos años la vieja sala dorada del antiguo esplendor europeo estará llena de invasores, y quizás la música vienesa se habría sustituido por la de maracas y tantanes más acordes con la sensibilidad del nuevo auditorio.

Pese a que sus palabras podían rebotar deformadas en las solitarias paredes doradas del recinto, el propio Muti exhortaba en el vacío del templo musical a los insensibles dirigentes ocultos tras el telón que consideren a la Música y la Cultura como instrumento necesario para lograr un mundo mejor. Ahí es nada. Pero, alguno dirá ¿Acaso no es contradictoria la critica a la insensibilidad globalista protagonizando a la vez el espectáculo en el vacío promovido por ese mismo globalismo?

Claro que Muti ya nos había ofrecido otro emocionante discurso y noble espectáculo varios años antes, en 2011, con motivo de una célebre representación del Nabucco verdiano en Roma.  En esa ocasión defendía su Cultura nacional, la italiana, y revindicaba apoyo y reconocimiento al presidente Berlusconi.  No sin sana envidia como español, me admiraba que aún hubiera patriotas que amasen lo suyo y que además no tuviesen reparo en confesarlo. Y que el propio público reaccionase con tanta emoción.

Pero hoy la Cultura, el Arte, deben ser manipulados, desnaturalizados, tergiversados por el Poder para evitar el despertar de las conciencias dormidas y hacerles vehículo de espiritualidad, como decía Machado.

 

Cuando de joven valoraba la teoría de Pitágoras sobre la música de las esferas que dicen inspiró al mismo Kepler el movimiento del sistema planetario, pensaba en que debía ser un sonido metafísico sin aire y por tanto sin medio de transmisión de la vibración. Pura geometría abstracta y armonía del número de oro. Pero también un espectáculo sin espectadores. Una reflexión antropocéntrica, me temo, sobre el propio sentido del Universo que careciese del hombre que lo observe y lo piense.

Se está quedando vacío, deshabitado, en silencio, lo sagrado. Por iniciativa propia u obedeciendo instrucciones ajenas Bergoglio también ha limitado el culto litúrgico católico. Celebraciones solitarias. Templos sin fieles.

Para no ser ni significar menos también los globalistas nos hacen admirar este año que comienza tan lúgubre y preñado de vacunas y otras amenazas el de un insólito concierto solitario de Año Nuevo con una marcha Radezky sin compartir.

 

 

Feliz Navidad

 

 

 

Feliz Navidad

a todas las personas de bien

 

 

 

Cervantes, clandestino

En la mayor clandestinidad y con el máximo sigilo para burlar las pesquisas policiales de Su Gobierno, de tapadillo, el valeroso don Felipe El Preparao ha entregado el Premio Cervantes a un catalán.  El heroico acto se perpetró lejos de la luz pública en las catacumbas de la sucia ciudad de milicianas desgreñadas, ladrones, okupas, golpistas, terroristas, desvirga melones y arrebatacapas en general.

Ya lo advertía el insigne escritor en su obra maestra. En el capítulo LX de la segunda parte de El Quijote durante su aventura con el noble bandido Roque Guinart, dice Don Quijote a un asustado Sancho: “no tienes de qué tener miedo, porque estos píes y piernas que tientas y no ves, sin duda son de algunos forajidos y bandoleros que en estos árboles están ahorcados, que por aquí los suele ahorcar la justicia cuando los coge, de veinte en veinte y de treinta en treinta, por donde me doy a entender que debo estar cerca de Barcelona.”

Sí, en efecto, esto está lleno de bandoleros por lo que deduzco debemos estar cerca de Barcelona ¡Pobre don Felipe El Deseado, sometido a estos sustos! ¡Qué falta de consideración!  Y además mira que tener que llevar el Premio al interesado, ¡como si fuera un repartidor de Amazon!

Pero sobre todo ¡Pobre Cervantes! Un valiente y sabio patriota que hizo frente al despotismo y la injusticia, hoy abusado y humillado por la indeseable tropilla borbónica, justo sus antípodas patrióticas, morales e intelectuales.

Bandoleros cada vez hay más. Se crían y engordan tan ricamente en el reino borbónico aunque a diferencia de entonces ahora no están en las afueras de la ciudad para perpetrar sus desmanes sino que ocupan las más altas instituciones de la pertinaz Monarquía. Ni ahora los coge la Justicia del rey ni menos los ahorca de veinte en veinte ni de treinta en treinta como sería menester.

Pero don Felipe como Sancho Panza, a lo suyo, “vengan días y vengan ollas”. Con la gran diferencia de que Sancho, siguiendo los sabios consejos de Don Quijote y la voz de su propia conciencia, sí fue un buen gobernador de la Ínsula Barataria.

Con este coraje inaudito, con tal inteligencia pasmosa, asombro de propios y extraños, ¿llegará Su Majestad al próximo 14 de abril en la poltrona real?

El siguiente Premio Cervantes, ¿acaso se entregará en Abu Dabi?

 

 

Nacimientos

 

                                                                       A la memoria de mis queridos padres

 

Dentro del Arte sagrado la iconología de los Nacimientos o Belenes puede considerarse una variante menor, de carácter algo tópico, pero que sin duda despierta en el observador todo un mundo de emociones, muchas de ellas recuerdos nostálgicos de la infancia, de una suerte de inocencia habitualmente lejos de los problemas de los adultos.

A lo largo de la historia el misterio de la Navidad ha sido recogido con expresiones estéticas muy variadas. Unas son abstractas, otras vinculadas a fenómenos astronómicos, con mayor o menor apoyatura en los relatos evangélicos de San Mateo o San Lucas. Relatos que no dejan de ser, hasta cierto punto, más contradictorios que complementarios como luego veremos.

A falta de certeza sobre la verdadera fecha y circunstancias del nacimiento de Jesús los primitivos cristianos asociaron la Navidad al nacimiento del sol, tras el solsticio de invierno. Siguiendo la estela de la conmemoración del Sol invicto, y del mitraísmo de los que toman los primeros atributos iconológicos. De modo que a veces, salvo por el contexto, pueden resultar indistinguibles.

Formas de esta concepción aún pueden observarse en algunos frontis de libros cristianos incluso del siglo XVIII como el que reproducimos de una edición alemana de Raimundo Lulio. En ella se asocia a Jesús con el fuego causado por un rayo solar concentrado en un espejo, que sería el vientre de la Virgen María. Una sugestiva analogía con resonancias de los Vedas y su culto al Fuego.

También se habían tomado otras representaciones de la maternidad divina de culturas anteriores como las que podemos ver aquí, en las que se observa una gran semejanza iconográfica con la maternidad sagrada del Cristianismo. Así, por ejemplo, la hindú Devaki y Krhisna. Alguna variante de la budista Kuan Yin, sugestiva figura arquetípica de la que nos hemos ocupado en otra entrada anterior. O la babilónica Semiramis y Tamuz o la más conocida egipcia de Isis y Horus, por citar solo algunas de las más conocidas entre las diosas madre de la Antigüedad precristiana. Formas sagradas asociadas a los antiguos cultos a la renovación de la vegetación de las antiguas sociedades agrarias.

Las interpretaciones de carácter astronómico también resultan muy sugestivas. Por ejemplo la que vincula las tres estrellas en hilera del cinturón de Orión, conocidas como los Tres Reyes magos con Sirio, asimilada a la brillante estrella de Belén a la que hace referencia el evangelista Mateo, que señalan continuando su alineación el nacimiento u orto del sol sobre el horizonte. El Niño Dios. Para otros autores la estrella sería el resultado de la visión de Júpiter y Saturno casi juntos en perspectiva desde nuestro planeta. Posición astronómica rara como la que se ha podido ver durante la noche de este último solsticio. Una supernova, un cometa pudieran ser otras posibilidades.

El uso del Belén tradicional fue introducido por San Francisco de Asís en el siglo XIII y enseguida alcanzó gran popularidad en Italia, Francia, Austria y España. Son muy famosas las representaciones napolitanas en las que llama la atención el curioso naturalismo más o menos anacrónico de personajes, oficios y vestimentas de los integrantes. Son obras corales en las que suelen colaborar niños de todas las edades.

El Misterio principal está formado por cuatro figuras teóricamente estériles que rodean a la hierofanía insólita del Niño Dios: la manifestación del Espíritu en la Materia. Así, un anciano, una virgen, un buey y una mula. A ellas se asocian un ángel mensajero, la estrella famosa, los reyes magos con su séquito, pastores y toda clase de artesanos o representantes de los oficios más variopintos. No suele faltar el malvado rey Herodes con soldados en un castillo en el horizonte elevado.  No sé si será por eso la más o menos latente tendencia libertaria tradicional del español medio en recuerdo del trauma psicológico ocasionado en la niñez porque el Poder ejerciente del Estado se asocie simbólicamente al crimen, la persecución de inocentes, la injusticia, el despotismo y el Mal. En cambio, los valores humanos se encuentran entre los miembros más modestos de la sociedad civil extramuros del castillo palacio. La gente que se gana la vida como buenamente puede.

La geografía de los Belenes suele muy imaginativa y no muy coherente con la propia de Palestina y suele quedar al albur de la imaginación y los medios del belenista. No todos eran tan maravillosos como los que pese a todo se suelen exponer en mi Madrid natal o aún ahora en el Palacio de los Golfines de de Abajo en la ciudad monumental de Cáceres. Recuerdo cuando guardaba el papel de plata de las chocolatinas que me regalaban por ser buen estudiante para fingir el curso de un río. Colocar las luces era toda una penitencia, unas veces funcionaban, otras, no. Había algún molino sin su Quijote y no faltaban las familias de animales. Ovejas, vacas, cerditos, gallinas, pavos, todos en familia acompañando a la de Jesús porque no se concebía entonces una civilización digna de tal nombre sin familia. A la que se identificaba con la entidad básica de protección, incluso contra el enemigo Herodes.

Casi todas las noches aprovechaba para mover un poco los Reyes Magos y acercarlos al Portal. Por una especie de magia simpática así estaría más cerca de poder disfrutar pronto de mis propios juguetes. Todo era o parecía tradicional, entrañable y ajeno a los inconfundibles logros de la nueva subnormalidad posmoderna de hembristas, abortistas, pederastas, hampa drogadicta y demás viciosa patulea. Toda esa gente desquiciada, de conciencia desbaratada a la que molesta el Belén y si puede prohíbe o desnaturaliza despóticamente esta manifestación tradicional y popular de Arte sagrado.

Pero, ¿por qué les molesta tanto?

No creo que sea especial purismo o interés por la memoria histórica entre gente tan soez, embrutecida o ignorante. La biografía del Jesús histórico presenta importantes fallas o lagunas que los contradictorios primeros capítulos de Mateo y Lucas apenas pueden cubrir.

Empezando por el momento de Su nacimiento. Cristo habría nacido antes de año cuarto antes de Cristo, fecha de la muerte del rey Herodes El Grande. La familia de Jesús de Nazaret no se sabe si vivía en Belén como sugiere San Mateo o venía de Nazaret como indica San Lucas. Aunque pudiera referirse a otra ciudad llamada también Belén existente en Galilea.

Lo del censo citado por San Lucas para justificar el traslado de la familia a Belén no tiene apoyatura histórica salvo que Jesús hubiera nacido en el año sexto después de Cristo cuando tuvo lugar el censo de Quirino. La historia de los Magos que narra Mateo parece traída a colación inspirada en el Libro de los Números, en la leyenda del mago Balaán y para relacionar la estrella anunciadora con la figura del Mesías prometido. Como lo del presunto nacimiento precisamente en Belén de Judea que pudiera servir para encajar con las Escrituras veterotestamentarias, el Libro de Miqueas. La leyenda de los magos contada por San Mateo no encaja tampoco con la narración evangélica de San Lucas que no la menciona al igual que el viaje a Egipto o la matanza de los Inocentes.

A mi forma de sentir lo importante no es aquí la fiabilidad histórica sino la vigencia del mito, en el antiguo sentido griego de forma de expresión de una realidad espiritual, que no en el moderno orteguiano de falsedad o impostura. El mito no sólo ilustra la Inteligencia sino que de alguna manera mueve la Voluntad.

En este caso de manifestación del Espíritu en la Materia. De conmoción íntima que anima a dirigir nuestras conductas hacía el Bien, el Amor, la Belleza… De iluminación del Alma desenvuelta o abierta a la mayor y mejor energía del Universo.

Es la adoración de la ternura, de lo Bueno, de la Maternidad, de lo aparentemente débil en su pureza, lejos del Mal que nunca habrá de prevalecer.

Y también es importante el cómo. Porque la formación del Belén es una manera de participar en esta manifestación de lo sagrado. De colaborar humildemente en la obra magna de redención y salvación.

Así sea.

¡FELIZ  NAVIDAD!

 

Discurso imaginario

ay mucha gente expectante por saber qué nos va a contar Su Majestad en tiempos tan desolados para Su Reino amenazada la vida, libertad y hacienda de sus sufridos súbditos indefensos ante los atentados de Su Gobierno y del resto de las instituciones de la pertinaz Monarquía. Un año de calamidades y la amenaza de la futura gran tribulación. Guerras con el vecino del sur, vacunas asesinas, eutanasias, eméritos fugados, hambrunas, servidumbre, desolación, tiranía, demagogia y devastaciones sin cuento.

Dicen que hogaño el horno no está para bollos y que uno más de sus rutinarios discursos estupefacientes marca de la casa ya no sería tan bien recibido como antaño.

En realidad lo importante son los hechos más que los tópicos sermones navideños. Y el rey habla cuando pone su firma sobre leyes inicuas que son publicadas en el BOE.

Parece ser que Su Majestad ya tiene perfilado Su discurso navideño.

Por si acaso, me atrevo a sugerir la inspiración de nuestros grandes hombres, hoy olvidados o ninguneados. Así el Infante don Juan Manuel y sus apólogos del Conde Lucanor.  En especial vendría a dedillo el de Lo que aconteció al hombre que casó con una moza muy fuerte y muy brava, que luego retomaría Shakespeare en La Fierecilla domada. Y es que la lección de este conocido apólogo es que el tiempo de demostrar valor y coraje es limitado, mejor y más eficaz desde el principio y probablemente para Su Majestad ya ha pasado.

Y hablando de valor y de honor y de lucha por el Bien y en beneficio de los más débiles, qué mejor ejemplo que el de Nuestro Señor Don Quijote. Decía el héroe cervantino:

…“volvamos a la preeminencia de las armas contra las letras, materia que hasta ahora está por averiguar, según son las razones que cada una de su parte alega; y entre las que he dicho, dicen las letras que sin ellas no se podrían sustentar las armas, porque la guerra también tiene sus leyes y está sujeta a ellas, y que las leyes caen debajo de lo que son letras y letrados.

A esto responden las armas que las leyes no se podrán sustentar sin ellas, porque con las armas se defienden las repúblicas, se conservan los reinos, se guardan las ciudades, se aseguran los caminos, se despejan los mares de cosarios, y, finalmente, si por ellas no fuese, las repúblicas, los reinos, las monarquías, las ciudades, los caminos de mar y tierra estarían sujetos al rigor y a la confusión que trae consigo la guerra el tiempo que dura y tiene licencia de usar de sus previlegios y de sus fuerzas. Y es razón averiguada que aquello que más cuesta se estima y debe de estimar en más. Alcanzar alguno a ser eminente en letras le cuesta tiempo, vigilias, hambre, desnudez, vaguidos de cabeza, indigestiones de estómago, y otras cosas a éstas adherentes, que, en parte, ya las tengo referidas; mas llegar uno por sus términos a ser buen soldado le cuesta todo lo que al estudiante en tanto mayor grado, que no tiene comparación, porque a cada paso está a pique de perder la vida. Y ¿qué temor de necesidad y pobreza puede llegar ni fatigar al estudiante, que llegue al que tiene un soldado, que, hallándose cercado en alguna fuerza, y estando de posta o guarda en algún rebellín o caballero, siente que los enemigos están minando hacia la parte donde él está, y no puede apartarse de allí por ningún caso, ni huir el peligro que de tan cerca le amenaza? Sólo lo que puede hacer es dar noticia a su capitán de lo que pasa, para que lo remedie con alguna contramina, y él estarse quedo, temiendo y esperando cuándo improvisamente ha de subir a las nubes sin alas, y bajar al profundo sin su voluntad. Y si éste parece pequeño peligro, veamos si le iguala o hace ventaja el de embestirse dos galeras por las proas en mitad del mar espacioso, las cuales enclavijadas y trabadas, no le queda al soldado más espacio del que concede dos pies de tabla del espolón; y, con todo esto, viendo que tiene delante de sí tantos ministros de la muerte que le amenazan cuantos cañones de artillería se asestan de la parte contraria, que no distan de su cuerpo una lanza, y viendo que al primer descuido de los pies iría a visitar los profundos senos de Neptuno, y, con todo esto, con intrépido corazón, llevado de la honra que le incita, se pone a ser blanco de tanta arcabucería, y procura pasar por tan estrecho paso al bajel contrario. Y lo que más es de admirar, que apenas uno ha caído donde no se podrá levantar hasta la fin del mundo, cuando otro ocupa su mesmo lugar; y si éste también cae en el mar, que como a enemigo le aguarda, otro y otro le sucede sin dar tiempo al tiempo de sus muertes: valentía y atrevimiento el mayor que se puede hallar en todos los trances de la guerra.

¡Bien hayan aquellos benditos siglos que carecieron de la espantable furia de aquestos endemoniados instrumentos de la artillería¡ a cuyo inventor tengo para mí que en el infierno se le está dando el premio de su diabólica invención, con la cual dio causa que un infame y cobarde brazo quite la vida a un valeroso caballero, y que, sin saber cómo o por dónde, en la mitad del coraje y brío que enciende y anima a los valientes pechos, llega una desmandada bala, disparada de quien quizá huyó y se espantó del resplandor que hizo el fuego al disparar de la maldita máquina, y corta y acaba en un instante los pensamientos y vida de quien la merecía gozar luengos siglos. Y así, considerando esto, estoy por decir que en el alma me pesa de haber tomado este ejercicio de caballero andante en edad tan detestable como es esta en que ahora vivimos; porque aunque a mí ningún peligro me pone miedo, todavía me pone recelo pensar si la pólvora y el estaño me han de quitar la ocasión de hacerme famoso y conocido por el valor de mi brazo y filos de mi espada, por todo lo descubierto de la tierra. Pero haga el cielo lo que fuere servido; que tanto seré más estimado, si salgo con lo que pretendo, cuanto a mayores peligros me he puesto que se pusieron los caballeros andantes de los pasados siglos….”

En estos momentos tan graves para España también los discursos de los actuales patriotas hombres de armas Le recuerdan lo que ya nos explicaba Cervantes:

responden las armas que las leyes no se podrán sustentar sin ellas, porque con las armas se defienden las repúblicas, se conservan los reinos, se guardan las ciudades, se aseguran los caminos, se despejan los mares de cosarios, y, finalmente, si por ellas no fuese, las repúblicas, los reinos, las monarquías, las ciudades, los caminos de mar y tierra estarían sujetos al rigor y a la confusión que trae consigo la guerra el tiempo que dura y tiene licencia de usar de sus previlegios y de sus fuerzas.”

Lamentablemente, la suicida falta de apoyo a tales advertencias patrióticas, ese extraño silencio, mucho me temo que es el verdadero discurso de Su Majestad.

 

Azaña borbónica: Me llena de orgullo y satisfacción deciros que queda inaugurada esta República

No, no se me ha olvidado la “h”.  Tampoco se trata de otra sorprendente audaz hazaña de El Deseado. O sí, según se mire.

Su Majestad va a inaugurar en la sede de la Biblioteca Nacional, con perdón, una exposición de homenaje al que fuera presidente del consejo de ministros y luego Presidente de la Segunda República en la primavera del 36 tras el golpe de mano interno de las zurdas contra el lamentable pío centrista Niceto Alcalá Zamora, alias El Botas.

No deja de haber algo de ironía, paradoja o justicia poética en este último asunto. Sabido es que el general republicano Queipo de Llano tuvo un papel decisivo en la toma militar de Sevilla y la consolidación del puente aéreo de las tropas nacionales desde África a la península. Pese a ser él mismo militar republicano como Cabanellas, Queipo estaba indignado con los dirigentes izquierdistas por haber cesado traicioneramente a su cosuegro para colocar a Azaña en la poltrona presidencial.

Dicen que acompañarán a Don Felipe en tan alta ocasión un nutrido séquito bien cebado con el oneroso presupuesto de muy ilustres, incluso excelentísimos representantes de la cheka de la Moncloa.  Entre ellos la pixi dixit señorita de Cabra, el vice tirano, una de cuota del ministerio de la verdad y millones de asesores ministeriales para tomar nota qué se puede quemar en la próxima filantrópica pira revolucionaria. No hubo representantes de La Motorizada, los sanguinarios pistoleros de los prohombres socialistas ladrones o traficantes Indalecio Prieto o Largo Caballero. En realidad, no hay nada más contra republicano en la teoría y en la práctica que el PSOE, que diera un sangriento golpe de Estado con miles de muertos entre la población civil para destruir la República.

Recuerdo haber leído durante el franquismo parte de las obras completas del autor alcalaíno editadas por la mejicana Oasis que estaban en la antigua biblioteca de mi padre.  Bonita prosa la de El Jardín de los frailes. Interesante su dramática Velada en Benicarló.  De extraordinaria actualidad e interés sus patético final en el famoso discurso de 1938 en el ayuntamiento de Barcelona, cuando ya daba la guerra por perdida:

Pero es obligación moral, sobre todo de los que padecen la guerra, cuando se acabe como nosotros queremos que se acabe, sacar de la lección y de la musa del escarmiento el mayor bien posible, y cuando la antorcha pase a otras manos, a otros hombres, a otras generaciones, que se acordaran, si alguna vez les hierve la sangre iracunda y otra vez el genio español vuelve a enfurecerse con la intolerancia, y con el odio y con el apetito de destrucción, que piensen en los muertos y que escuchen su lección: a de esos hombres, que han caído embravecidos en la batalla luchando magnánimamente por un ideal grandioso y que ahora, abrigados en la tierra materna, ya no tienen odio, ya no tienen rencor y nos envían, con los destellos de su luz, tranquila y remota como la de una estrella, el mensaje de la patria eterna que dice a todos sus hijos: Paz, Piedad y Perdón”. 

Don Manuel, a diferencia de los semi analfabetos políticos actuales de la Monarquía, era un hombre culto, de buena prosa, intelectual con ideas, al que le perdía su soberbia, sus complejos y su sectarismo. Se equivocó en muchas cosas y muy graves. Su ingenua defensa del Estatuto de Autonomía catalán en famosa polémica parlamentaria con Ortega demostró que estaba en un alejado Olimpo intelectual, lleno de densas brumas y que conocía mal la Historia de España y con quienes se jugaba los cuartos.

Su fracaso tiene un indiscutible componente propio, personal, pero también puede entenderse en el ámbito de la tragedia griega. Nunca llegó a ser una heroica Antígona defensora del honor y los valores espirituales. Era demasiado cobarde, pero siempre estuvo a merced del coro.  Un coro masificado que dictaba sentencias irracionales e inapelables sacrificando ideas e ideales. Hasta la propia idea de convivencia o al menos de coexistencia democrática más o menos pacífica. Sentido común, patriotismo y mínimo respeto a la legalidad, a la propia legalidad republicana.

Pero, volviendo al inicio, ¿tiene sentido que una insultada, amenazada Majestad inaugure tal homenaje al viejo político republicano?

Si Su Gobierno tuviese un mínimo de la lealtad a España y sus instituciones, pudiera entenderse que nos encontremos ante un acto cultural sin mayor alcance político. Algo que tuvo que ver con una lejana etapa histórica lamentable, aunque ya felizmente superada. Por desgracia no es así como comprobamos una y otra vez. La maldita Ley de memoria histórica supone en realidad una deslegitimación de la Monarquía en cuanto que heredera del Régimen político del General Franco que la instaurase. Un auténtico estadista al que los Borbones le deben todo y cuya tumba Don Felipe ha consentido cobardemente que fuera profanada hace pocos meses. O parte del patrimonio familiar “expropiado a la venezolana” en vulneración del Estado de Derecho.

Como ya le ocurriera a Don Manuel Azaña con los golpistas catalanes o socialistas anti republicanos, ni Don Felipe VI ni sus asesores, parece que se aclaran por donde vienen los tiros, valga la frase hecha. Pero en un extraño afán por halagar al enemigo tiran piedras contra el propio tejado o las instituciones constitucionales que legitimarían su posición.

Sea como sea, nos queda como patrimonio moral, como genuino testamento cultural y político, el mensaje de Azaña en Barcelona nuevamente desoído por los socialistas y comunistas del actual Frente Popular con su intolerancia, su odio, su voluntad de destrucción.

Sordos, ellos que abominan insolentes, desagradecidos, resentidos, de la Patria, y del mensaje eterno a sus hijos de Paz, Piedad y Perdón.

 

 

Se armó el Belén

En otro momento podemos intentar repasar la hermosa y sugestiva iconología de los Belenes o Nacimientos en el Arte sagrado. Una hermosa expresión artística y cultural introducida por San Francisco de Asís en el siglo XIII. Pero hoy vamos a comentar brevemente otro reciente hito de Su Satanidad que ha mandado colocar en el Vaticano un Belén posmoderno con su astronauta y todo para que no falte de ná. Una maravilla digna de la Colau. Una joya del arte adefesio, una concesión al mal gusto actual en consonancia con Su lamentable y desastroso reinado al servicio de la Nueva Dictadura Global.

El artefacto tiene su interés como curiosidad además del descodificador iconoclasta y rompedor de cánones.

He visto dos imágenes que presentan variantes. En la primera el niño está cubierto por un manto rojo, probablemente la bandera de sus patrocinadores del partido comunista chino. Entre columnas se encuentra una cosa como con raspas que lo mismo pudiera ser un ángel exterminador presto a liquidar toda esperanza.  O quizás una hembrista feroz, abortista de las de mala leche y denuncias falsas. Acaso con un poco de cripto sionista kriptonita inhabilitante de los poderes salvíficos del Niño.

En la segunda imagen se Le muestra ya sin la bandera roja de las juventudes comunistas y detrás de un cordero.  Esperemos que el tapado rojo no sea un Mao redivivo, entre las dos viejas figuras estériles, mula y buey, de la sociedad tradicional cristiana y la Iglesia Católica. También se han disimulado las dos columnas entre las que se situaba el ángel con raspas o lo que quiera que fuese.

Lo más humano es el grupo de animalitos. Además del buey y la mula típicos en la segunda imagen también figura una ovejita o cordero. Tras los anteriores se sitúa otro grupo de tres, que para disimular su maligna y rechazable vinculación heteropatriarcal parece que van cada uno a lo suyo. Resultan como una especie de robots con (poca) Inteligencia Artificial, mirada vacía y nula empatía entre ellos y con el perplejo observador que lo contemple. Acaso sea una extensión propagandística de la nueva campaña bergogliana para que recemos por los robots éticos. Pero por lo menos no les han puesto mirando cada uno su móvil y a quién San Gates se la dé, la cobertura se la bendiga.

Lo del extraño astronauta, a lo mejor lo ha copiado Bergoglio de su amigo y correligionario Sánchez quien ya había puesto uno de adorno entre su abigarrado oneroso pesebre ministerial. Una especie de posmoderno caganer con traje espacial y nuevas tecnologías. Recordemos que el original caganer es la mayor aportación de Cataluña a la Historia de la Cultura universal. Cerca del insólito astronauta hay una especie de tótem o monolito que no logro identificar de modo claro en la imagen. No sé qué pueda ser ¿La figura de un pastor según se la imaginara un artista pijo que no haya visto nunca uno en su vida?

También hay un pavo y una oca. El pavo es un clásico de la celebración de Navidad de la ya anormal añorada normalidad. Un recuerdo para la nostalgia de un mundo mejor antes de las aberraciones del NOM. Lo de la oca debe ser por el famoso juego y tiro porque me toca. O un guiño al espectador avisado, en recuerdo del antiguo lenguaje propio de los constructores y laberintos medievales.

Por lo que se ve, uno de los objetivos de la posmodernidad globalista que disfrutamos es desnaturalizar e incluso acabar con el Arte sagrado. Probablemente por ser comunicación de Belleza y por lo Bueno que representa.

Sea como sea, el conjunto vaticano que comentamos es feo, frío, desangelado. De dudosos significados. Parece el anuncio de un centro comercial para instar el consumismo y el todo por la pasta.

Eso sí, por lo menos no llevan mascarillas aunque guardan las distancias de seguridad por si acaso.

 

POSDATA

Un amable lector me remite esta imagen que forma parte del escenario y no aparecía en las otras fotos que disponía.

Está situada a la izquierda y no a la derecha del astronauta. Se trata de una figura belicosa, siniestra, demoníaca.

Puede que sea una representación de Baal, el demonio asirio receptor de las ceremonias con sacrificios humanos de la élite negra.

Algún alabancioso dirá que todo es muy original, muy moderno, que está bien.

Que todo es muy conveniente, adecuado y oportuno, desde luego.

Yo no lo veo así.

 

 

 

 

Estremecimientos

La vida de Carlos Baudelaire fue la de un maltratado poeta sufriente del que Víctor Hugo decía que “había creado un estremecimiento nuevo”. Un estremecimiento acaso no tan nuevo pues no es sino el que resulta de la meditación sobre la condición humana, sobre el misterio del hombre que no es ni bestia ni ángel sino una combinación insatisfactoria y frustrante de ambos para muchos hombres que sufren. Y que padece una incomprensión metafísica, como ser de luz arrojado entre tinieblas.

Enoch, la propia Biblia, el Zohar, Rilke, Blas de Otero … incluso Mozart en La Flauta Mágica nos hablan de ángeles, de enviados o mensajeros el Espíritu del que el mismo lenguaje es uno de ellos. Y también algunos poetas. En la Teoría de la expresión poética otro Carlos, nuestro Bousoño, explica algunos de los intríngulis del lenguaje propio de la Poesía, como es la emoción, un estremecimiento que nos mueve más allá del puro concepto. Del lenguaje codificado. Pero también de sus limitaciones y de la falta de comprensión.

Baudelaire lo compara a un albatros en tierra acosado e incomprendido por gente zafia, ignorante, badulaque, embrutecida:

El Poeta es como ese príncipe del nublado

Que puede huir las flechas y el rayo frecuentar;

En el suelo, entre ataques y mofas desterrado,

Sus alas de gigante le impiden caminar.

 

Con ocasión del estreno parisino del Tannhäuser el sensible Baudelaire salió en defensa de un denostado Wagner y de su música del porvenir.

“Tannhäuser representa la lucha de los dos principios que han elegido el corazón humano como principal campo de batalla, es decir, de la carne y del espíritu, del infierno y del cielo, de Satán y Dios. Y esa dualidad queda representada en la obertura con incomparable habilidad…resume el pensamiento del drama por medio de dos cantos, el canto religioso y el canto voluptuoso….

El canto de los peregrinos aparece primero, con la autoridad de la ley suprema, como marcando inmediatamente el verdadero sentido de la vida, el objetivo de la universal peregrinación, es decir, Dios. Pero como el sentido íntimo de Dios queda bien pronto sofocado en toda conciencia por las concupiscencias de la carne, el canto representativo de la santidad se ve poco a poco cubierto por los suspiros de la voluptuosidad….

Por fin el tema religioso recobra poco a poco su imperio, por gradaciones lentamente, y absorbe al otro en una victoria apacible, gloriosa como la del ser irresistible sobre el ser enfermizo y desordenado, la victoria de San Miguel sobre Lucifer.”

Y es que existe una imposibilidad de acceder en nuestra vida a la Cosa en Sí de Schopenhauer. Baudalaire nos lo explica en El poema del Haschischla afición del hombre al infinito, una beatitud, un estado excepcional del espíritu y de los sentidos que puedo, sin exageración llamar paradisíaco. …una verdadera gracia, como un espejo mágico en el cual se invita al hombre a ser embellecido, es decir, tal como debería y podría ser; una especie de excitación angélica…como una manifestación de la voluntad divina atenta a despertar en el espíritu del hombre el recuerdo de las realidades invisibles…es tan imprevisto como un fantasma. Es una especie de obsesión, pero de obsesión intermitente de la que debemos extraer, si somos discretos, la certidumbre de una existencia mejor y la esperanza de alcanzarla por el diario ejercicio de la voluntad. Esta acidad del pensamiento, este entusiasmo de los sentidos y del espíritu han tenido que aparecer al hombre, en todos los tiempos, como el primero de los bienes; por eso, considerando solo la voluptuosidad inmediata, y sin inquietarse por violar las leyes de la constitución, el hombre ha tratado de encontrar en la ciencia física, en la farmacéutica, en los más groseros licores, en los perfumes más sutiles, bajo todos los climas y en todos los tiempos, los medios de huir aunque fuera por algunas horas de su habítáculo de fango…de alcanzar el Paraíso de un solo golpe. Ay, los vicios del hombre, por llenos de horror que se les suponga, suministran la prueba de su afición al infinito, sólo que es una afición que a menudo equivoca el camino”.

En realidad nada nuevo desde el punto de vista de la Tradición. Apuleyo en El Mito de Psiquis, o ciertas tradiciones españolas o el citado Wagner en su Lohengrín ya nos habían explicado esa imposibilidad última del Conocimiento o los peligros de la excesiva o impertinente curiosidad asociada a una prohibición o imposibilidad metafísica.

Pero dejemos un momento al “Dante del bulevar” como lo llamaba Antero de Quental para recordar su poema hilozoísta Redención, los dos preciosos sonetos del poeta romántico portugués en versión de Emilio Bernal citada por Miguel de Unamuno:

 

¡Voces del mar, los árboles y el viento!

Cuando a veces, en sueño doloroso

Me mece vuestro canto poderoso

Igual al vuestro juzgo mi tormento.

Verbo crepuscular, íntimo aliento

De las cosas sin voz, son misterioso,

¿No será tu quejido vaporoso

El suspiro del mundo y su lamento?

Flota un espíritu en la inmensidad

Una agonía cruel de libertad

Estremece las formas fugitivas

Y yo comprendo vuestra lengua extraña

Voces del mar, la selva y la montaña.

¡Almas, hermanas de la mía, cautivas!

 

¡No lloréis vientos, árboles, y mares!

Coro antiguo de voces rumorosas

De voces primitivas, dolorosas,

Como un llanto de larvas tumulares

Un día, entre visiones vesperales

Rompiendo sombras surgiréis radiosas

De esos sueños y ansias afrentosas

Que expresan vuestras quejas singulares

¡Almas en el albor de la existencia

Despertaréis un día en la Consciencia

Y flotando, ya puro pensamiento

Veréis caer deshechas, lentamente,

Las vanas formas que creo la mente

Y acabará por fin vuestro tormento!

 

Acabó también la  atormentada vida de Baudelaire como parece que está próxima a finalizar nuestra civilización, víctima de una orfandad premeditada. Muchos años después de que se hubiera cumplido su famoso verso, ¡Oh Muerte, capitán, es tiempo ya levemos! Su traductora al español, Nydia Lamarque, cuenta su experiencia durante la visita a la tumba de Baudelaire en Montparnasse. Una tumba entonces anónima, sin inscripciones salvo una medio borrada de su padrastro, el general Aupick, mostrada a la traductora y admiradora del poeta por un guardián del cementerio. Nydia se estremeció y ante las protestas por lo que entendía grave desconsideración a la memoria del poeta, su improvisado cicerone le replicó: “No importa, todo el mundo lo ama”.

Ignoramos si las vanas formas que creo la mente serán llevadas en brazos por un infinito trasiego de ángeles.

Si, desvanecida nuestra forma de estremecerse y conocer, para entonces el algún lugar del Universo quedará conciencia y memoria para repetir tan bello epitafio por nuestra ciudad deshabitada y nuestra civilización arrumbada.

O sólo quedará el ocaso definitivo entre las sombras.

 

Nota:

Una versión anterior de esta cuestión fue publicada en el ABC Cultural del 18 de mayo de 2013 con el título de Wagner según Baudelaire.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.