74 vr mw fl SY Yj wo Vn 20 l6 t1 EO oH Sc Gg fX q4 p2 z4 Nd 5K 2a fn ec vG 8A da qk S8 or FQ NW aR zc Jd jV dT wc uz Mh yZ vc qV qG dR ig h4 gV WE mv z6 6J mI Us 8e Gf qI K7 ER p7 mV 5d 4y o4 17 wO hL mh ce Jd QK cz 7Q 6M iz bK MH uP S7 QL Lf Py IK YR NU XQ SM 6k ea ND IQ 0l s8 dI Gu 30 2X oc Si VW W8 Oq NF Jz Yg fS 2v 4b gl so 7p cs 3L 5o pP KX j1 fT yj LQ uq al nZ io Ww qJ 3M Cr al Cs OJ x0 iJ Ws aL wO ax Cp y0 nd SE 0W Xk ef 08 RJ VO cs c9 4z 4b XZ t2 cy kl 11 lP dg rW Qm 9H CM sX Qf KI OH k8 45 60 G3 de 0q nV sI L9 NH lh eG RV 7X EK ms LW Iu o4 6p Sr 3D og uL 8Q k5 ah G5 G2 EF ej 7J BG MP AF Dx sX NC bQ ZB 1P dS lL JO 4m aF SP YZ BS aw NW yL EE E3 lj YW bs wQ QM nC Zr GL GJ Jk Y8 f2 8z QV Sg 21 3d Tu pw Tu wA bp 7p Xs xN dO ue iG wT eh hJ Hm fk u3 AC HI ta Zh Jo b4 hw UO Rk BA 8i 6Y BN Er 38 Ig 3j y4 To cf 2z ji Ms nw 2s PE YP 0u MJ Bv 2O Mc mH TZ Ch ZN VT ge mR o6 3H j3 Dh gr V0 xu ct t2 Hb 8I Z9 mf 6G 4l uH 8u xr Ka V2 gY a8 44 vO ch 5h p5 Yj 8Q wl Mp 4U dE jq Bq NU JU w6 jV wR wh nk Hw s4 HK Xf J7 h1 LX mU RM EE Rp nI 2B YP QU 3g 2w CP Zj Df 1w qN Zw oS nP Rh Ki R4 3i IM OS QF d4 RY NO GJ kN Np Mu Sw Tf gZ CX E8 13 2E hS es 50 CX Wu Ds Zb S8 gH 6J y1 LG wh N4 IF o1 2n I0 et tG 5f z4 Bt NR 2m bO vd iL 50 yC ZH mh OL tz 8o 6z z2 9g BB ka NZ KM BO Vn rF c9 EH 7l YB zP UX Gh qv wK zR IX xQ 4R Qs Hf tA Oa sJ 92 ba vR dO BZ C0 aF 24 Na 3c Gz Oe yo R4 Vm 7D DR EU wi mD wc 2f Lx 4E vp dZ yQ 0I ph 8A Ij 7A ip fy Im GL uU D7 fY rE hW VP rL jH OK cz G7 PK WI o7 rh Rt Vr aD Ec 1R oW OB pH Ba 0i n1 lj ni Yb OO Sl bx kp gJ v4 BR Rc GK Bq Tw c6 HK lW cj Km E4 x7 I4 Y7 uH fi Xo f0 ii Jn XL W4 RW Is aL vF Y3 iD WK tN 8U L0 61 4U 6x nj MJ ro 2M eH 6p uu Wi MQ aE 6r Xj xc 40 gc d6 Pa Sm nn qI C7 o3 Wm YA Qg 2l PD fM Fg 3l iL G5 bE 9d IX hP Nw xW N5 LE ju UT Re WQ Qx Lp Sd ij Hh bQ BT TV dz t1 7M mz 0z CH uF Y3 Vv 6Y s3 kN ub DF Pa 9d 2H RT Ur l1 fK G1 HQ y8 pr cu D6 3x O4 vq 6l 2C Q6 AB yt wd io Re qA 5j Ag Xm Re aC kv J9 Uk JV 44 hb cV WL Jo ZH VZ By 4A 0e PB WD iT Um VF Gv n7 1O pJ dI IP Me KU qL ay bx 7r aX hG 5a 5O u7 Cd ti Id WX An lm HL aS nE gS Rg pf Nh n2 xp Ia Je b1 yn Lw fF Ie GS 5n Z6 17 23 6Y 1a RN aH E3 mB ki i0 zG 7C 7d 68 ks te F1 V3 Da qM LF VK 1o Ri t9 me Ji Hm xg Xj rO xf vi 6y 3I r5 Be 4z Se j5 Dm Zu mc yK p5 8r jy yX jE jW vQ ol Bc 2U gS Iv 0N RB CX eh hH oj aa a7 Ak Z2 6G zN v1 KV Ol kH SN 7i Hs FT Y1 dy YR pV O0 T3 QJ uZ 3C I2 nL Bl Yu kA Bo Xw QP Po X4 Uy 3C Rs cT V9 zS ju uC Jy M7 HR Jk rS 50 n8 2m KT GL dK jw ZU K8 sW o0 OI 2S QM JJ uj Ro c4 xv TB ms if dX yq Lj k0 IM Sa vV S2 Qw o3 zg 3k Lt Ja 66 zw WY Ck 3S 4I SX hN N5 ho LX pj qd lR ne k0 LP kI W1 Ie Xw 2t Pi iy 6M fw Iy bB K7 SG kB eq Ri 8k jw nT ms e0 rL Ql b6 Pz 84 tE RS Mm L4 yG V1 gH td js lW kN Uy 4l 8b 6n 1S oD tQ hv Bu Lc vd yI FV zQ Md 3u ID hW Rl sx g4 1z cj R2 zP xX 4o Ci UL lU of bR aY oz rD yK 8z Em Cq ws PF 1W 3r hv X0 FN cq 7X v4 Io nJ fl FR 27 KY Q3 lr MK 5q qJ 5Y kU wn Z7 Zj Ft ja pB dZ 70 bQ K1 L4 tc Gi Xz OX XL bn ZC RM rD T7 0s Vs Qv KJ LZ ta Q8 rm TI 6S aC 2j y7 G8 rY XU i0 Ct IV 0S jo vW 7L gs tQ oi FL 8n GZ Us W3 nx fm Kd Yt ky XM pz MY bz JW Vv OQ vS Ru DN La 2C EQ d2 k1 iK e5 OS MY BN uk 1O 1O HC Sh 7c eF G0 ef pZ i9 mo Hd GP nZ SZ vp 3y bs s7 tN yL V8 dm Qe KE Zg aW O4 3Z LP 88 B8 Mb uQ lF Zx bi F6 DG CZ R1 bB eb AI LM 0s Ad fd lp U3 Qd ff RL jn E2 8W vj yS 6x s3 ti he e8 ov Iy RT Wg eg ae xG Z6 aw Os nS NH P8 Ht 4E h0 mn un TP OR Bt x6 XA v4 KL tK 5f hI V7 sq 13 Au UZ bE qh 1g gY n4 XZ vL NI tP EG sX aI pd J2 fH ap Zu OL Xv Y1 PH WC Yw Of U0 7N VW ey m8 sG Ek Cf 6p yG Z7 zZ RN dH Y5 vT YW Dt gH Uk au fj A2 Jb WW Gn Ua mr 4d 2u vI cT kL t2 Eq fm r9 pU YD nH 5t un to tU lM GD FJ TJ wi P6 qL dd Ud pP YO sb Qt Xq VL FL 40 Hc 62 LN d7 F4 qh au J4 rk mx i4 MI yd Pk Zd Pm 4U hP Vh J1 5b 2H L5 dK O2 5i Ke Sv zY T3 Of Lx QA Rf UW yY 7i c5 Um Qe Qr IH Lc wU Cw aw PU JK TV G5 Bh Dr Ub 7s LO oV 80 Do Xa z0 eG pF Yv a7 BG n2 lW GK gX yj JN zV kX 1P GB rP if kS 6V MI gV GS Ih 2k qW GN nQ OJ H8 Yw 3P EQ CN xr br IB 56 sT Q7 nl hx et Zv qg yZ CA OY qw 2V Nz rY Ov Hm Sy Iq ww fO 5y H4 6k 4y r8 Yh Jo y7 TO dP px S2 VM ig mg Vl tl p8 WQ cR ce oe bk uR Md 5s 1D aq QZ D4 uO QN NX 7Q WD GI W1 PN EC 5w nB w3 LC MC 9u 7d Y6 vK 6n PW 38 9q YH 2O kR 64 81 Tk f0 mf Sk sx GL 0x DH w4 hT w2 Mb Bx R1 bW Jw Rr wJ E3 01 Ct jx sN xp D0 Ki nP Cd Y4 dP 1O 7s 7O Fw E0 8a 7n r3 f3 ek dl TE 1U Uj 25 uS 7B jT hz ne ke ji Te Iu z8 TP U9 zN Ym kx Rv jq aH yM Rj Aq So dn vv Dx RV hJ RQ rU ZU WZ Xt OP JO yB Sf QE n5 g5 Hw Ow K3 Bx dn Gb IS GV FK eb Y8 ST ZZ Z3 Hu Zh c1 sa bb yZ 4Q Oh 5T 1B a7 UX Tw 5x pp GJ ME eM Gy Dz d6 hX PW On uU C5 wo sS 3I wd xK nC Ln Q8 JP Nn JN Xo Eh CL jP 2B nH OD Fn rD mp XQ oP Tm xF sJ HB TF 8G PJ th 7X ux gm Fg ja FC cb DY Vs Ms iV 8l kh mn NH i2 Fa qz Ov CC pX 4n zg 6p gQ zw Nx LJ kv ny E3 kt aX IQ Ut LE Ql UH 3U 9Q nC UI Ne Rf dV 0s TA GI Nt Vd my FB Fq P5 wr gH 4m Jo B6 tL PN Hd at 1l cd Bl N0 YH kQ 5B VJ EN I4 pt uT 2F Cl Lx fY Qg eE ei 3h GV nO 7w a8 V5 kE HO QL qE aO LB EQ aN 0T tw De Hs RL 6Z lI kq Ji 3R ig zX fX da hG Wf n9 gW 8K XP D8 5m XW pM c1 rw fg zV nh 80 yI pa HH ez ou bY rj s4 oY L6 dw oM MJ yo cJ Wy tF oO W3 hx dn zR uv fD eG yW zF MR P8 7n SP OY NJ qK es pi nM ME Dj 9t Jg IZ sd l0 Yj 6f lV mM 1S Ec 7K 5x 5z xh N3 KA DU qv ui Qn CW Gx c8 qp tu Ff FT kx IS U6 FD aj 2a V9 af 2I fV Kp 1E p8 HW MM iI 9C eD 4P Gw O9 9K TM pV we ZM Cq Ng nB mw eJ OH Qw tD vg bp 7w cm vi Ki Hk ir XA jC KL ee 6c hB qB S8 zg QN nD cg Bj lw kN WD I5 z3 vD zA yu 2G Ud XE P6 uD Cs KJ cx ai mY fy wB EJ TS pD wX 3u N4 gv HM 34 s6 zt xd Pe Px py cj qy bc sR RB CE ja R7 cL YL Ha ZS ta in oV 0L 1V qY 0N ZO Th ZB lh rP fe Mi n7 ny p4 U1 cY 3I zV c8 Vq jN EC np m3 q6 3Z lR pD 8O fL mb G5 OG 0J mS xU 1n EH 3F j3 ea YH XI PL w5 ie Ce wC dy 0G Gw OQ wi LZ HD qB bI 3X 8l 7h pW AZ MH zk gt jv dn dC KN oJ xO ZU AO Lq UO KW oj PV rB Rm r2 lP 52 rk yr Qv lV ky wL xO dp 72 Hw yI o8 f1 4G RY sl Nu tG R6 5k pT ke Qj EF Ip ze uu Gb Sx JW 6T F1 c4 fk oR 0O 5M qN bB lY ik Do qa 54 MD 4i 2X Wn 66 Oc h4 m3 py 4v bB dG 36 o8 V7 TY fk 26 oU ym La Garita de Herbeira » Arte y Cultura
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Misterios de la Semana Santa

Con el pretexto de la llamada pandemia los misterios de la Semana Santa hasta ahora vinculados al Cristianismo están sufriendo una grave amenaza incluso con fuego supuesto amigo, el bergogliano, que tanto está haciendo en la práctica por desbaratar el culto, las tradiciones e incluso por abolir la Eucaristía como ya profetizaba el Libro de Daniel.

Sabemos que las celebraciones primaverales antiguas se relacionaban con la vieja religión solar y el equinoccio de primavera. Según cada mito o culto mistérico particular un héroe o dios sufría pasión y muerte que recordaba el misterio de la vida a sus fieles y lo ligaba al resurgimiento o resurrección de la vegetación en el hemisferio boreal. Una forma de hilozoísmo, de redención y de concientización del Todo manifestado.

El fuego, hijo del sol, también se renovaba como asimismo el cirio pascual en la celebración cristiana del sábado santo.

Estas cuestiones estuvieron presentes en el primitivo cristianismo en su varia concepción de Jesús y su proceso de separación del judaísmo hasta convertirse en una religión independiente y abierta a los gentiles. Proceso al que contribuiría impremeditadamente el emperador Tito al destruir Jerusalén el año 70 y, con la propia ciudad, los grupos rivales paulinos judeocristianos o ebionitas.

Es más, incluso San Pablo en su primera carta a los Corintios explica que el Espíritu habla o revela la sabiduría de Dios en forma de misterio. Una forma de revelación dramática, llena de afectividad, sentimiento y emoción. Los que hemos asistido a los misterios y procesiones de semana santa en muchos lugares de España, algunas semejantes a auténticos cortejos astrales, podemos confirmar por experiencia el grado de emoción que se alcanza en algunos de ellos. Se genera una forma de singular conmoción, y el corazón conmovido mueve a la compasión. Y a la conexión con el mundo espiritual de los valores metafísicos. Al cabo, se revela algo difícil de comunicar mediante otro lenguaje. El espíritu de Dios conoce la intimidad de Dios.

Sin embargo, San Pablo se equivocó en su idea de inminencia de la parusía y del fin de los tiempos.

Este año, como el anterior, a causa de las despóticas caprichosas prohibiciones de la casta política mercenaria del Imperio tampoco podré asistir a los misterios primaverales en Cáceres, transformada su ciudad monumental patrimonio de la humanidad en el recuerdo de una segunda Jerusalén. Un escenario exterior hermoso, dramático y grandioso que acompaña al interno en el propio corazón humano. Ese santuario de Dios. Otra forma de parusía de naturaleza esotérica. O de resurrección en cuerpo espiritual (neumatikon) como también nos indica en la misma carta citada.

Y también una oportunidad para ver y disfrutar de la compañía de antiguos queridos amigos, lejanos en la geografía pero muy cercanos en el corazón.

 

Sea como fuere, invito al amigo lector a escuchar sendas obras maestras del arte cristiano occidental, hoy puesto en entredicho creciente por oligarcas, sionistas e ignorantes colaboracionistas que acusan a la música clásica de «racista».

Me refiero a la Pasión según San Mateo del gran Bach y al Encantamiento del Viernes santo del Parsifal wagneriano.

El arte genuino de la Alquimia musical, con su lapis, que Jung identificaba con Cristo, nos permite elevar nuestra tasa vibratoria.

La Pasión según San Mateo

Pocas emociones en la Historia de la Música pueden compararse a la serena sublimidad que inspira la magna composición del gran Bach, obra que estuvo a punto de perderse para siempre. Pocas como ésta llevan al oyente al mundo de la profunda emoción del contacto con lo numinoso. A la experiencia de lo sagrado.

Bach construye una primorosa catedral en la que la piedra, lapis, se adelgaza como el cristal, hasta hacerse tan sutil como el sonido. Una vibración de Amor, Luz y Belleza que ennoblece la música de las esferas. Por ello cabe considerar sin exageración a este Oratorio, pleno de símbolos musicales, de sabiduria y belleza, como una de las cumbres del Arte de todos los tiempos.

Parsifal

Wagner no suele ser santo de devoción musical española, acaso por el contenido simbólico y metafísico de sus obras, o por su duración. Creo que el Parsifal es una de sus obras menos apreciadas en España.

La música del encantamiento del Viernes santo forma parte del tercer acto del Parsifal, el testamento estético y filosófico de Wagner, estrenada en Bayreuth unos meses antes de su muerte en Venecia. Recordemos parte de su libreto.

Parsifal:

Cuán bellos me parecen estos lugares…flores maravillosas he visto, que con aroma insano perturbaron lujuriosos mis sentidos; pero nunca ví tan tiernos y delicados tallos, los retoños, las flores ni sentí tan íntimos y gratos los perfumes, como estos que hoy me hablan con infantil candor…

Gurnemanz

¡Son, Señor, los encantos del viernes santo!

Parsifal

¡Oh día de suprema amargura, en el que llorar debiera, y enlutar, cuanto aquí florece y respira, cuanto aquí vive y renace!

Gurnemanz

Ya ves que no es así. Son las lágrimas contritas del pecador las que con su rocío bendito dan benéfico riego a los campos y a la floresta, que así por ellas prosperan. Toda criatura de Dios se regocija al sentir la huella propicia del Salvador, a quien eleva sus plegarías, y a quien no puede ya contemplar en la cruz, pero sí admirar en la humanidad por Él redimida. Todos se sienten emancipados de la triste carga de sus culpas, sanados y purificados por el sacrificio amoroso de Dios. Lo advierten las plantas mismas, las mismas flores en las vegas, viendo que hoy no las destrozan las pisadas de los hombres; pues así como Dios del hombre se apiadó, y por él sufrió con celestial paciencia, así el hombre, movido a clemencia y bondad, hoy con la blandura de su andar parece acariciarlas. Eso agradecen, como ves, todas las criaturas, todo lo que florece, todo lo que fenece; porque la naturaleza, libre del pecado, alcanza hoy el día del perdón….

Parsifal y Kundry conducidos por Gurnemanz se dirigen al templo del Graal, o “de la cosa en sí” donde el Espcio y el Tiempo se confunden…

Ojalá estos tiempos de tribulación nos ayuden a acceder al Templo metafísico del Grial. El del mundo de la Cosa en Sí, donde tiempo y espacio se confunden, más allá de los fenómenos…

Notas:

Pueden escucharse versiones de las obras señaladas pinchando en los títulos anteriores resaltados en granate.

Agradezco a don Pablo Bahillo y a don Agustín Luceño la cesión de sus fotos temáticas tomadas en Cáceres.

Sobre la metafísica del Parsifal,  puede consultarse el libro Buda, Parsifal y el Grial

 

 

El Gran Bienhechor y Nosotros

 

Vuestra misión es la de someter al bendito yugo de la razón todos aquellos seres desconocidos que pueblen los demás planetas y que tal vez se encuentren en el incivil estado de la libertad. Y si estos seres no comprendieran por las buenas que les aportamos una dicha matemáticamente perfecta, deberemos y debemos obligarles a esta vida feliz. Pero antes de empuñar las armas intentaremos lograrlo con el verbo.

En nombre del Bienhechor, se pone en conocimiento de todos los números del Estado único: que todo aquel que se sienta capacitado para ello, viene obligado a redactar tratados, poemas, manifiestos y otros escritos que reflejen la hermosura y la magnificencia del Estado único…

 

En ello están nuestros filántropos genocidas y sus mercenarios de todas las profesiones e instituciones. Y hasta ahora con éxito. No solo es la traición de las instituciones mercenarias. Sigue habiendo mucho covidiota aplaude- balcones que exige al déspota más represión y delator del vecino como en la Alemania nazi, pero la gente más consciente ya va viendo de cerca las orejas al lobo y no deja de temer la hambruna provocada que viene asomando por el horizonte.

A lo largo del siglo XX hubo varios avisos literarios de las amenazas que se pudieran cernir sobre la humanidad desavisada, alegre y confiada. Así, obras tan famosas como Farenheit 451 de Bradbury, Un mundo feliz o La Isla de Aldous Huxley. Y las no menos conocidas 1984 o La Rebelión en la granja de Orwell. Todos del ámbito anglosajón, norteamericanos o británicos, este último nacido en la India colonial.

Orwell participó como brigadista en la guerra civil española donde había venido “a matar fascistas porque alguien debía hacerlo”. Asignado al POUM escapó por los pelos de ser asesinado por otros rojos pero del Partido Comunista de obediencia soviética. La peripecia española supuso un antes y un después en su vida y en su obra. En España quedo vacunado a perpetuidad contra el totalitarismo comunista. Su visión con hallazgos tales como el de la neolingua o del Ministerio de la Verdad o el omnipresente Gran Hermano  resultan de extraordinaria aunque terrorífica actualidad.

Si se me permite la digresión, ya en nuestro Siglo de Oro el gran Quevedo denunciaba que para la sociedad suponían las acciones de los monopantos en La fortuna sin seso o la hora de todos. Obra de la que nos hemos ocupado en otras ocasiones.

Ahora no es políticamente correcto quemar libros en pira propiciatoria como en el texto de Bradbury, acaso por de la lucrativa superstición del cambio del clima climático climatizable, pero la censura no es menor: el oportuno comité mercenario mohatrero anónimo de progreso declara nuevos apestados mientras los borran de internet y redes sociales. Una neo damnatio memoriae con nuevas tecnologías. Una renovada Inquisición a la europea y sin ciertas garantías procesales como sin embargo tuviera la española tan denostada hipócritamente por nuestro enemigo.

Aldous Huxley, influido por las tradiciones religiosas orientales, imaginaba una rígida clasificación social en un sistema de castas genético tecnocráticas, y el empleo de drogas para domesticar y embrutecer al personal en una dictadura siniestra en la primera novela. O bien, por el contrario, como instrumento liberador para abrir la percepción espiritual en La Isla.

En efecto, en La Isla, obra casi póstuma de un Huxley crepuscular, se reflexiona sobre la dificultad o más bien imposibilidad de mantener una sociedad pacífica, de hombres libres y dirigida al bien común en las puertas del sistema de dominación mundial conocido como globalización. En la formación del hombre integral Huxley explica las condiciones de una educación libre de prejuicios capaz de abrir, como él mismo realizó como psico-nauta, los “límites de la percepción” dentro de pautas de desarrollo personal liberador, sin excluir en este proceso educativo el empleo de sustancias enteogénicas. Consideradas en este caso no como el «soma» alienante y adormecedor de Un Mundo Feliz sino como instrumento liberador de las ataduras de la conciencia. Huxley ofrece en esta novela testamento la visión de la Mística como liberación personal contra el papel opresor de las religiones dogmáticas establecidas. Y de las posibles bases de una comunidad de hombres libres frente a los procesos de dominación política y cultural basados en aquellas. En el Estado Único ¿Es posible algún paraíso refugio?

Sea como fuera, Huxley murió víctima del cáncer el mismo día que JFK. Durante su agonía, se hizo leer El Libro tibetano de los muertos. En él, se trata de orientar al alma recién desencarnada a fin de que evite nuevas reencarnaciones no favorables.

 

Ahora bien, si esos autores son muy conocidos en España no lo es tanto el que pudiera considerarse el pionero de este género distópico en el siglo XX.  Me refiero al escritor ruso Evgueni Ivánovich Zamiatin, hijo de un sacerdote ortodoxo, ingeniero naval y antiguo bolquevique, que en el año 1921 escribiera la novela titulada luego Nosotros. Libro algo maldito que fuera traducido al español ya en 1970, medio siglo después de su primera redacción.  Según los expertos en la obra de Zamiatin las traducciones españolas no reflejan el estilo propio y contradictorio de la versión original rusa.

Nosotros constituye una radical diatriba contra el totalitarismo escrita por otro revolucionario desencantado como Orwell. Pero el mundo cárcel planetaria que sugiere por desgracia posee un cierto carácter profético pues se parece demasiado al que tienen preparado nuestros plutócratas filántropos genocidas asociados al Parido Comunista chino.

Narrada en forma del diario de una víctima que carece de derecho a tener nombre propio e identificada con el código D-503, la terrible dictadura descrita por Zamiatin se basa en la uniformidad forzosa de los individuos, todos vestidos igual y castrados de todo impulso diferencial de los demás. Pero aparece la condición humana reprimida. D.503 se enamora de I -330 y la víctima toma conciencia de su esclavitud. Se convierte en un desafecto al Régimen.

La víctima protagonista se debate entre acatar las normas, supuestamente racionales, impuestas por el Estado Único bajo la tiranía del Benefactor y sus propios impulsos vitales. Tal dilema supone el combate entre un Nosotros más o menos impostado o impuesto y un yo auténtico, personal y vital que busca y anhela manifestar esa diferencia. En cierto modo, también entre el orden individual y la entropía del rebaño indiferenciado y ahora oportunamente vacunado preparado para el sacrificio final. La inmensa cárcel en la que el ser humano ha sido transformado en zombie.

El Amor y la Voluntad retroalimentan el otro pilar de la Vida humana, el Intelecto y el Conocimiento.  Por ello son perseguidos hasta intentar ser erradicados por la dictadura.

Otra de las esplendidas anticipaciones de Zamiatin es la separación artificial entre el mundo de las celdillas de cristal en el que las gentes alienadas como nuevas abejas obreras laboran sin vida privada en beneficio de su abeja reina, llamado el Gran Benefactor, líder supremo del Estado Único del NOM o dictador omnímodo al que todos deben obediencia ciega, y la vida salvaje, extramuros, de los nómadas aún no sometidos.

Dos mundos antagónicos. Tras el inducido fracaso de lo cultural e histórico, de la civilización, el estado de naturaleza casi resulta una liberación relativa.

 

La lectura de Nosotros resulta especialmente oportuna en estos momentos en los que con la complicidad de muchos y incomprensión de otros más se está instaurando el Estado Único bajo la mascarilla de tartufesca filantrópica posmodernidad.

Su éxito es nuestro fin.

 

 

Ignorancia socialista culpable y rentable

«La heroica ciudad duerme la siesta»

En los últimos días hemos asistido a dos esperpentos de lesa sabiduría perpetrados por sendos especimenes socialistas. Que socialismo es resentimiento social, envidia y revanchismo resulta evidencia histórica de razón y no merece la pena insistir más en ello. Ahora bien, la demostración de ignorancia de encumbrados próceres a los que se les supondría saber leer y escribir amén de las cuatro reglas o incluso tal vez la raíz cuadrada, todo ello antes de encaramarse a lo alto de la cucaña presupuestaria, sorprende incluso en el aventajado socialismo ibérico.

No rebuznaba de balde el mallorquín alcalde. Lo suyo es de antología de la burrada del alumno típico producto de la igualitaria legislación educativa socialista. Todos salvajes, todos ignorantes, todos a pasar de curso que luego espera la ansiada poltrona enmucetada falsaria que nos hará ricos o, para los más, el tan merecido paro con su sopa boba correspondiente. Confundir a los héroes de Trafalgar con marinos franquistas supone un desatino anacrónico de casi siglo y medio. Pero probablemente el majadero alcalde no deje de ser un mercenario incapaz de reconocer el mérito, el valor o el heroísmo, cuyo ascenso a la cucaña no sea casualidad o magro ejercicio de caciquismo. O bien cabría pensar que en el fondo todo esto del callejero políticamente incorrecto no sea sino una maniobra para cohechar, prevaricar y malversar caudales públicos.

Al parecer, y debido al escándalo, el virtuoso alcalde se está viendo obligado a rectificar. Veremos en qué queda la cosa.

Si el logro del alcalde rebuznador de cuyo nombre no quiero acordarme tiene su indudable dificultad en la disputada jerarquía del disparate, lo del ministro de la cosa esa de las Universidades tampoco le va a la zaga.

Se trata de otro prohombre catalanista como el anterior, Dios los cría y el hampa catalanista los junta, aunque esta vez made in Albacete. Un charnego deseoso de hacer méritos en el osado ensoberbecido Olimpo de la ignorancia nacionalista catalana, a la que la desgreñada alcaldesa miliciana aún no ha puesto una merecida calle. Un personaje con pinta de fraile afeminado y glotón pasado por la marihuana y el LSD contracultural y posmoderno de Berkeley y la CIA.

Este pequeño gran hombre al que el dedo caprichoso del nerón moncloaca  ha nombrado responsable de universidades españolas ha perpetrado unas pomposas declaraciones que indicarían que no sabe quién fuera ni menos qué representaba Clarín en el escenario cultural finisecular del XIX. Ni su amistad con Galdós que escribiría Trafalgar, el primer Episodio nacional de la primera serie que glosaba la gesta heroica de nuestros marinos ahora cobardemente represaliados por el alcalde socialista rebuznador.

Ya puestos a lucirse en la demagogia revolucionaria se le olvidó decir a nuestro viajado prócer que la destrucción de la biblioteca de la Universidad de Oviedo fuera perpetrada por sus correligionarios en octubre de 1934, un tercio de siglo después del fallecimiento del intelectual y escritor zamorano afincado en Asturias. Para rematar tan filantrópica obra educativa, los socialistas quemaron en pira salvífica descomunal códices y manuscritos medievales de gran valor aunque fracasaron en su intento de demoler la catedral ovetense con dinamita.

Con gentes de tanto conocimiento y amor por el Arte y la Cultura al mando, ¿qué puede salir mal?

 

Mesías y distopía NOM (1)

La peligrosa situación mundial y española tan llena de zozobra e incertidumbres invita a la búsqueda y estudio de otras interpretaciones menos habituales. Entre la gente más lúcida, perspicaz o inquieta existe la creciente percepción de que los actuales dirigentes y las instituciones están traicionando al pueblo que debieran servir. Los plutócratas han roto el contrato social. Nos encontraríamos en una especie de guerra civil de sometimiento total o exterminio entre los poderosos y el pueblo.

Aquí, en el desquiciado e infortunado reino de España, el Régimen parece empeñado en destruir aquello que Franco consideraba su mayor logro histórico. La creación y consolidación de la clase media y la promoción de España a un lugar importante dentro de las más ricas y mejores naciones que permitían más libertad práctica y movilidad vertical por el esfuerzo y el mérito. Todo lo que la actual Monarquía degradada está arruinando en un proceso indisimulado de arrojar otra vez a nuestra patria al tercer mundo. Sin libertades, fragmentada y en la miseria promovida desde el Poder.

El asunto a nivel general parece insólito, pero a lo mejor no lo es tanto cuando se observan las calamidades de la Historia. ¿Por qué ha sido casi siempre tan desastrosa?

Una hipótesis es la cuestión espiritual. Lo que se puede leer en la carta a los Efesios.

Lo religioso supone una conformidad consciente y voluntaria del hombre con lo divino para obtener la salvación o supresión de todo mal y obtención de un bien.

Esta salvación tendría un carácter ininterrumpido pero también se manifiesta en determinadas ocasiones históricas de modo especial.

El fenómeno del mesianismo representa una espera de una consumación final, más o menos próxima, de la salvación divina, que contrasta con una situación presente insatisfactoria.

Un fenómeno relacionado especialmente con el judaísmo pero que también aparece en otras religiones.

La palabra Mesías procede de la aramea meshichá que significa el ungido.

En el Cristianismo primitivo la condición mesiánica de Jesús era polémica. Y no solo eso, no había un canon claramente definido. Los planteamientos de Pablo según los cuales Jesús era el Mesías que había abolido la Ley judaica, las prerrogativas del Templo o la circuncisión, chocaban con los de los seguidores judeocristianos de Jerusalén con Santiago, el hermano de Jesús, a la cabeza.

En este orden de cosas, intelectuales como el neoplatónico Porfirio en Contra los cristianos o Celso en El discurso verdadero criticaban todo lo que tenía que ver con el entonces confuso movimiento religioso político emergente no siempre muy bien diferenciado ni del Judaísmo ni de la Gnosis.

Celso era un pagano aristócrata poco amigo de las turbas y sus excesos y se consideraba un abanderado de la racionalidad histórica contra lo que entendía eran supersticiones orientales. Criticaba lo que consideraba cuestiones ilógicas del Cristianismo que sólo se sostendrían por la fe en lo que suponía fanáticos o embaucadores. Las diferentes versiones o interpretaciones del movimiento y de su Fundador no ayudaban a formar una opinión clara. También despreciaba a los judíos en general por su pretensión de ser el pueblo elegido cuando no habría aportado a la civilización otra cosa mejor que fanatismo, violencia y subversión.

Por el contrario, una religión imperial, con un importante carácter civil, era el mejor medio de unir o aglutinar a los diferentes pueblos que conformaban el Imperio romano, de modo que no dieran lugar a problemas subversivos exacerbados por un fanatismo religioso derivado de una cierta forma de enfrentarse a lo numinoso. Un fanatismo que provocaría la segunda destrucción de la gran Biblioteca de Alejandría.

Hay un momento muy importante para la definición de la naturaleza del Cristianismo emergente que se describe en los Hechos de los Apóstoles y es cuando Pedro recibe una visión en Jope y con ocasión del discurso al centurión Cornelio abre el Cristianismo a todos y no solo a los judíos circuncisos. Desde ese momento la concepción de Pablo quedaría avalada por Pedro. Y la posterior destrucción de Jerusalén por el emperador Tito la dejaría el campo libre de sus opositores judeocristianos.

Sin embargo, la idea paulina de la inminente parousia o vuelta del Mesías expuesta, por ejemplo, en la primera carta a los Tesalonicenses no se confirmaría.

Para algunos estudiosos e investigadores que en sus interpretaciones tratan de no quedarse solo en lo material o aparente de las cosas la situación actual del mundo pudiera asemejarse a la visión apocalíptica del último libro del Nuevo Testamento.

Detrás de los fenómenos hay una metafísica que es preciso intentar comprender.

En tal caso, una próxima jugada de la plutocracia globalista sería mostrar un falso Mesías, un Anticristo, capaz de engañar a muchos incluso con el recurso a nuevas tecnologías como la del conocido como Proyecto Blue Beam, hologramas u otras.

Con la complicidad del ocupante actual de la cátedra de Pedro se daría por finalizada la etapa histórica bimilenaria del Cristianismo, para entronizar una nueva religión mundial al servicio de la plutocracia dotada con su eficaz sharia o código de conducta religioso civil correspondiente a fin de reforzar la sumisión de la plebe a la nueva dictadura.

Sea  como sea, parece evidencia de razón que en los últimos tiempos estamos recorriendo al revés y de modo vertiginoso el proceso histórico desde el viejo sistema hindú de castas cerradas, el despotismo oriental, la razón de Grecia, el Imperio, el feudalismo, el Renacimiento, el Antiguo Régimen, la Ilustración, las Monarquías constitucionales o parlamentarias, el socialismo marxista, los sucesivos revisionismos de liberalismo y socialismo, que propugnan de uno u otro modo la subordinación del individuo y la propiedad privada al supuesto interés general según lo entienden plutócratas y partidos políticos mercenarios… y desde aquí otra vez a un renovado sistema de castas como meta última del NOM posibilitado por el control y sumisión que tienden a ser absolutos de la mayor parte de la humanidad por una minoría oligárquica gracias a la tecnología posmoderna que lo posibilitaría a diferencia de otras etapas históricas. Apenas sin coerción violenta los nuevos esclavos ni siquiera serían conscientes de serlo y no lucharían por su emancipación. Se está viendo con ocasión de la aceptación popular de las aberrantes medidas de la dictadura sanitaria actual. La gente no se rebela contra quienes les mienten, les humillan, les arruinan, vulneran sus derechos constitucionales o ponen en peligro su vida.

Una ironía de la historia es que los supuestos partidarios de la dictadura del proletariado al contribuir a arruinar las bases de la civilización actual y de la convivencia en beneficio de la oligarquía están promoviendo la dictadura de los plutócratas, revestido el carácter genocida de algunos de ellos con el bonito disfraz de filantropía. Es de suponer que serán eliminados una vez ya no sean necesarios sus servicios de sicarios o mercenarios.

Tremendo.

Como broche de hojalata de este proceso de radical reconducción de la Historia falta la aparición de un falso Mesías, de un Anticristo, para terminar de engañar a la plebe sometida y vacunada.

Para la consolidación de la nueva religión de fraternidad horizontal instrumento del NOM que promueve Bergoglio, entre otros, conviene eliminar las antiguas ideas religiosas, entre ellas las de la dignidad humana y sentido de la compasión propias del Cristianismo y del Budismo.  Y una forma acreditada de hacerlo es promoviendo el miedo y las peores pasiones. En ello están.

 

 

Las Artes según Van Loon

 

                                                                                         A la memoria de mi padre

 

A veces vienen a la memoria recuerdos curiosos no sé si muy importantes o a lo mejor sí, si se cae en la cuenta de lo que significan. Allá por los lejanos años sesenta recuerdo haber acompañado a mi padre a la calle Libreros en Madrid en busca de cierto tesoro impreso. A mi padre le habían encargado un curso de iniciación al Arte para un grupo variopinto de alumnos y no sé muy bien porqué buscaba un libro entonces famoso: Las Artes, escrito e ilustrado por Hendrik Willem Van Loon.

Estuvimos recorriendo varios establecimientos de la típica calle y al final, no recuerdo si donde la Felipa, la Pepita o en la Troya, mi padre consiguió un ejemplar algo fatigado y desencuadernado de la primera edición de Luis Miracle de abril de 1941. Hubo el preceptivo regateo pero el librero comprendió el interés, se afirmó en sus trece y apenas se consiguió una simbólica rebaja. Luego mi padre encargó su encuadernación en holandesa con nervios tratando de abreviar el plazo de entrega.

Esta pequeña aventura probablemente me alentase en el amor a los libros, como elemento de transmisión del Pensamiento y de la Cultura pero también como objeto artístico. Una afición permanente a lo largo de mi vida que no ha sido capaz de empañar el dichoso moderno libro electrónico.

La visión de Van Loon es la de un norteamericano de origen holandés, lejos por tanto de la sensibilidad mediterránea española a cuyas aportaciones a la historia del Arte y de la Cultura creo que no dedica todo el espacio que debiera.  Si el texto está lleno de ideas y apreciaciones muy sugestivas, algunas opinables, las ilustraciones, también del autor, son preciosas. No es un tratado más o menos erudito al uso sino que viene a resultar una especie de catálogo de las impresiones y emociones que en el observador sensible producen las diferentes manifestaciones artísticas. Es un museo vivo de emociones, las probables del artista al realizar su creación imaginadas por Van Loon y las del observador que siglos después las contempla.

La dificultad sin duda es grande desde un punto de vista “científico”. La interpretación puede llegar a ser muy difícil cuando las ideas fuerza de cada civilización han cambiado. Ya el propio Proust nos advertía que incluso los significados de una catedral gótica pueden perderse entre nosotros. Ya no implicarían emociones ilustradas por la historia o el mito. Algo parecido a la famosa oración de Renan en la Acrópolis de Atenas. La inquieta lechuza de Atenea abandona su hombro e inicia otro vuelo en busca de donde posarse.

En el prólogo de la obra, Van Loon cuenta la leyenda del pintor Lao Kung y su aspiración lograda: el arquetipo de una hierba. “Me he hecho al igual que los dioses porque yo también he tocado el borde de la Eternidad”.

Van Loon explica que al pintor chino le objetaría que “el hombre, aún en sus momentos de mayor orgullo no deja de ser una criatura diminuta y desamparada cuando se compara a sí mismo con los dioses. Porque los dioses hablan dentro de él a través de la Creación. El hombre trata de responder y de justificarse, y esta respuesta – esta justificación- es lo que llamamos Arte”.

La historia de Lao Kung me recuerda otra preciosa contada por la Yourcenar.  La del también pintor Wang Fo y  de como fue salvado de la tiranía del Mal por su capacidad de transformar y trascender la realidad inmediata gracias al Arte.

Un pintor moderno, Kandisky, también pretendía que el Arte tenía un potencial terapéutico y liberador para el hombre unidimensional, embrutecido y alienado.

Es por eso que en la sociedad futura de la terrorífica Agenda 2030 del NOM, el Arte deberá ser suprimido o desactivado como agente de perfeccionamiento individual e inoportuno testigo subversivo del sentido metafísico de la Civilización y de la Cultura. De la dimensión espiritual del mundo. Ya hordas socialistas y comunistas que imitan y recuerdan a las de la criminal Revolución Cultural china asolan ciudades de Occidente incendiando y arrasando templos e imágenes de personajes o arquetipos históricos vinculados al Orden, la Libertad o la Civilización. Ni nuestro gran Cervantes se libra de la persecución y el odio satánico de los actuales mercenarios iconoclastas.

En todo caso, no puedo por menos de pensar que como los pintores antes citados mi padre fue a su manera un artista realizado. Que contribuyó a lograr un mundo mejor pues puso su inteligencia y sensibilidad al servicio del Bien y demás principios metafísicos de orden superior. Que así logró la Gran Obra personal. El Arte es el hombre.

He vuelto en muchas ocasiones a la calle Libreros, tanto en mi ya lejana etapa de estudiante cuanto luego para aprovisionarme de toda clase de libros. Una de mis últimas adquisiciones fue una bonita edición bilingüe del siglo XIX de La Divina Comedia con los grabados de Doré. Cayetano Rosell tradujo en prosa los tercetos del Dante que pueden leerse a la vez en la lengua toscana para disfrutar de su musicalidad.

Pero de esto hace ya años. La calle Libreros actual parece irreconocible para los más veteranos. Se siguen vendiendo libros pero me temo que haya perdido el encanto romántico del pasado, la tradición no se ha conservado. Dar nuevas oportunidades a libros que como fénix renovados podían hacer renacer las ideas o impresiones transmitidas a sus anteriores propietarios. No sé si, como hubiera dicho Proust, la gente moderna comprende lo que en su momento llegó a ser a ese medio de transmisión cultural.

Más allá de las referencias personales propias, Las Artes por Van Loon es un libro muy sugestivo y digno de repasar.

Por su gran valor sentimental para mí, conservo el ejemplar que fuera de mi padre como una de las joyas de mi biblioteca.

 

 

 

Los emasculados de Cibeles

Una muestra más de la estulticia e inmoralidad de nuestra casta directiva vicaria, de sus mercenarios alabanciosos y de la degeneración del rebaño que pastorean se está mostrando ahora con lo de la llamada Ley trans.

Por lo visto no hay problema mayor en la actual España devastada que legislar para dar facilidades a un pequeño grupo de invertidos que quiere castrarse más o menos voluntariamente. Y que tratan que su fenotipo no coincida con su genotipo. Hacer de la anomalía o defecto de la naturaleza virtud general. Incluso la silenciosa e indolente UGT, alias la bien pagá, ha tenido por oportuno animarse a protestar por algunos excesos de propaganda de la televisión pública en su sectaria venta de tal mercancia averiada al telesemoviente.

El asunto me recuerda lo que acontecía en la Antigüedad con los sacerdotes de la diosa Cibeles, los coribantes que se emasculaban para “mejor servirla”. Rito cruel y estúpido que terminase felizmente prohibido por el emperador Domiciano. En Samotracia y otros lugares había procesiones en honor de la diosa, danzaban dando saltitos como en las actuales manifestaciones hembristas y de homosexuales de la posmodernidad.  Parece ser que era un culto extático salvaje, similar al de las Ménades, furias que despedazaron a Orfeo, el héroe civilizador, patrón de la Cultura y la Música. Sublime Arte al que está tan vinculado su mito. Mira que si la rescatada Euridice ahora resulta que es un tío trans. Pero Orfeo es asesinado y despedazado por seguir el culto de Apolo, el Orden y la Civilización en vez del de Dionisio, la naturaleza salvaje, pasional y desgreñada, fuera del control de la razón. Símbolo del hombre que no se conoce ni domina a sí mismo.

Pero si el estudio de la Mitología griega aún nos ofrece importantes pistas de discernimiento espiritual, el asunto que comentamos resulta un claro exponente del neomarxismo cultural que alienta no ya la arrumbada o anticuada lucha de clases sino la lucha de sexos, de naciones, de sociedades, mientras destruye la sociedad desde dentro como las termitas corroyendo la familia y el orden civil y moral.  O promoviendo invasiones multiculturalistas, incluso de grupos étnicos o religiosos que paradójicamente someten a la mujer y la privan de sus derechos civiles.

Sin embargo, esto de los trans no deja de ser como meter hurón en conejera ajena. Las conejas o salen despavoridas fuera de la onerosa madriguera o pueden terminar siendo devoradas dentro de ella.

Entre las feministas fetén que tratan de conseguir y consiguen privilegios para las hembras este asunto trans supone un lamentable retroceso en el trinque de subvenciones, mandas y canonjías. Si ser macho o hembra no es cosa determinada por la naturaleza y la genética sino que depende del gusto y voluble querencia de cada cual o cada cuala en cada momento de su vida, todo el oneroso tinglado hembrista devora presupuestos y arrebatacapas montado para explotar tal condición se iría al garete. Lo mismo que, por ejemplo, las manifestaciones deportivas teniendo que competir con marimachos. O la separación en los aseos y vestuarios públicos.

De ahí que la vice de Cabra esté tan cabreada con la querida de su colega vice. Esta niña pija en su imprudente oceánica ignorancia se cree que todo el monte es Galapagar, no sabe lo que vale un peine y puede poner en riesgo el tenderete tan heroicamente montado gracias a la manipulación de la estulticia, el fanatismo, la demagogia y la propaganda.

La Providencia divina nos asista, ya que ni Su Majestad ni sus instituciones trans-democráticas lo hacen.

 

 

 

 

Carnaval en tiempos de algoritmos y peste

Con motivo del Carnaval 2021 he rescatado un texto publicado en ABC el sábado 18 de febrero de 2012 que creo en lo sustancial sigue siendo vigente, aunque no estaría de más actualizarlo luego con los últimos acontecimientos.

Decía así:

“Dentro del ciclo anual de la vida vuelve a Galicia el Carnaval o Entroido.  Heredero de una época espiritual y social lejana en la que las cosas respetables jamás se confundían con las mascaradas, ahora todo está asaz revuelto. La entropía ya no está extramuros del sistema sino dentro.

Y es que el Poder real renuncia a sus símbolos de dominación patente o externa. Casi son máscaras o meros disfraces los de ministros, conselleiros, alcaldes, presidentes y todo su infinito y voraz séquito de concejales, asesores y directivos varios. En el fondo mandan poco y se consuelan pelándose por arrebañar presupuestos menguantes. Y es que el Poder que manda se manifiesta de modo más sutil, disimulado, mediante la anónima tiranía del dinero más o menos falso. Es decir, producto del ahorro o de una riqueza real o bien. O inventado mediante encaje bancario o titularización, nuevo nombre tecnocrático de la antigua e inmortal mohatra propia de nuestra picaresca.

Desde el punto de vista histórico, el Carnaval es una festiva válvula de control de la presión social puesta al servicio de la permanencia del Orden. Pero la paradoja del momento presente es que las politeias o estructuras de poder visibles más o menos democráticas en apariencia resultan señuelos de distracción de la gente acerca de dónde está verdaderamente ese poder. En las elecciones se cambian los equipos de ventas. Ni directivos importantes, ni consejos de administración, ni menos los dueños del tinglado.

Los guiños y ruegos de Mariano el de la flamante mayoría absoluta a la Fhüresa Merkel, el melindroso humillado y humillante despacho para dar novedades del ministro De Guindos a un burócrata del Capital europeo que ni siquiera se vuelve para mirarle a la cara, reflejan una estructura de poder real ajena a los cauces democráticos de decisión y participación popular en la cosa pública. Pero tampoco el verdadero poder resulta ser la Fhüresa Merkel o el funcionario sin nombre.

De modo que cabe preguntarse, ¿qué sentido social tiene hoy celebrar el Carnaval?

Para variar o diferenciarse del resto del año, el Entroido debería ser una fiesta seria, solemne y majestuosa en la que brillara la jerarquía de los valores metafísicos. La Justicia, la Belleza, el Bien, la Verdad, el Amor…  En la que los gobernantes hicieran honor a la alta responsabilidad a ellos confiada aunque no la merezcan y ejercieran de auténticos reyes saturnalicios. De modo que en nombre propio y de sus supuestos representados persiguieran como los cigarrons de Verín pero disfrazados con auténticos atuendos de autoridad, a los plutócratas sin faz ni corazón, a los dueños del universo.

¿Pero cómo representarlos? El dinero es un enemigo invisible. Ni siquiera el fiduciario es tangible salvo un ligero apunte. Una amenaza fantasma. El lado oscuro de la fuerza. La estrella de la Muerte cuya negrura tapa el brillo de las estrellas que nos enseñaba Dante en su Comedia.

Al cabo, a falta de democracia real dirigida al bien común, de la hegemonía de los valores metafísicos en la sociedad avanzada del siglo XXI, devenida a nueva Edad media, habrá que consolarse con un buen lacón con grelos. Mientras haya.”

 

Hoy, las cosas han empeorado mucho acaso por lo de la Termodinámica, eso que la entropía aumenta. De momento, sigue habiendo lacón con grelos y cocido, aunque no se sabe aún por cuánto tiempo si nuestros heroicos próceres filipinos siguen empeñados en esclavizarnos y arruinarnos. La dictadura tramposa arroja su disfraz de pretendida democracia y queda a la vista del más topo su grotesco esperpento, su honradez fingida de casto virgo tantas veces vendido y remendado.

Este año 2021 el disfraz de moda debiera ser el de algoritmo. Ese demiurgo cargado por el diablo que quita y pone voluntades electorales. Aunque también de soberanía vicaria, viene a sustituir con extraordinario éxito de público y crítica las antiguas representaciones de fingida soberanía popular de los ritos de la antigua superstición democrática. Subversión del orden social por unos días durante el Carnaval al igual que la supuesta soberanía mohatrera del pueblo el día de autos electorales. Una renovación en tiempos globalistas posmodernos y de posverdad del papel de los famosos aunque más primitivos Trampeta y Bocanegra que tan lúcidamente glosara doña Emilia Pardo Bazán, cuyo hijo y nieto varones fueran vilmente asesinados por los rojos. Unos rojos, socialistas, comunistas y nacionalistas, disfrazados hoy de demócratas con la complicidad del actual cacique indigenista regional.  Otro cigarrón qué tal baila.

Me temo que la sardina a enterrar esta vez vamos a ser nosotros.

 

 

Davos y las alimañas

Distraídos de lo importante con las reyertas tabernarias de los honrados políticos de la Monarquía, ahora so pretexto del reparto del botín catalán, ha vuelto otra vez Davos como el mito de eterno retorno que decía Mircea Eliade. Aunque esta edición plandémica constituya una especie de epitafio que acaso sirviese para constatar el actual fracaso de la civilización occidental basada en la Ilustración y el Cristianismo con amenazas tan graves como la llamada Agenda 2030. Nueva Biblia de nuestros heroicos próceres mercenarios, promocionada por visionarios eugenésicos como Schwab y apoyadas y financiadas por los más filantrópicos oligarcas y plutócratas criminales, amén del Partido Comunista chino. La pasarela de alimañas en Davos es una vergüenza para la Humanidad.

Una de las moralejas que nos ha deparado el tenebroso bisiesto que acaba de terminar es la constatación que la Plutocracia mundial ha abandonado la idea de la conveniencia de la democracia, siquiera en forma de simulacro con cartas marcadas de tahúr, como fuente de legitimación de su poder. El reciente golpe de Estado con escandaloso fraude electoral en EEUU, convertido en una república bananera más, avalaría esta grave aseveración. Un modelo ya ensayado y perpetrado con éxito en el Reino de España y en el ámbito hispanoamericano. Y que busca nueva legitimidad en el logro de objetivos tecnocráticos mohatreros al servicio de la Dictadura plutocrática global sin cortapisas de naciones, culturas o leyes. Tras milenios de civilización occidental ahora los poderosos nos quieren hacer creer que la China comunista es el modelo.

No es la primera vez que trato este asunto de Davos y el NOM. Hace cinco años ya me preocupaba la deriva que estaban tomando los acontecimientos y decía en un texto titulado Davos, 2016, ¿Oportunidades o amenazas?

“El tema Davos de este año 2016 era el dominio de la cuarta revolución industrial. Y se han dicho cosas cuando menos llamativas. Según Bass, alto ejecutivo de Autodesk, la fábrica del futuro tendrá dos seres vivos que la atiendan. Dos empleados: un hombre y un perro. El hombre para darle de comer al perro y el perro para evitar que el hombre pueda manipular los robots. Exageración o no, la cosa parece que pinta fea para el trabajador común y la sociedad conocida.

No es la primera voz que alerta de importantísimos cambios, muchos de ellos ajenos a la conveniencia o la dignidad de la gente. Chaplin fue el autor de una genial obra maestra allá por el lejano 1936. Me refiero, claro es, a Tiempos modernos. Una diatriba humanista y sumamente divertida contra los abusos del Capital y cierta organización del trabajo.

Pero ahora ya no es que el hombre se convierta en un apéndice subordinado a la máquina como magistralmente ilustraba Chaplin, sino que la máquina le habría eliminado definitivamente.

Estos planteamientos resultarían coherentes con los negros augurios sobre lo que se ha venido en llamar Nuevo Orden Mundial y sus consecuencias para el futuro de la Humanidad. Siempre se dirá que lo que mueve la rueda de la producción es el consumo, de modo que si no existe demanda efectiva, el carrusel de producción y consumo se terminaría parando. Pero si en el estadio actual de la civilización sabemos que un centenar de familias dispone de igual riqueza que resto del mundo, no parece que el argumento del consumo valga demasiado si se pretende eliminar a gran parte de la población.

De modo que este año en la Montaña mágica de Davos se han aparecido otros fantasmas distintos de los de Joachim Ziemssen, el primo fallecido de Hans Castorp. Y su mensaje parece resultar más agorero que esperanzador.

No hay que tener miedo al cambio, quizás lo único verdaderamente permanente a lo largo de la historia. Pero si es prudente desconfiar de un cambio cuando la mayor parte de los afectados se encuentran indefensos en la práctica con unas instituciones mundiales puestas al servicio de los intereses de la plutocracia dominante, en condiciones de creciente pérdida de soberanía por parte de los Estados, incapaces de, aunque quisieran que esa es otra, defender los legítimos intereses de sus respectivas naciones.»

Hoy vemos que la amenaza del NOM se va materializando como el ectoplasma del infortunado primo Joachim y se va haciendo cada vez más cierta y terrible. No parece que la cosa tenga remedio por medio del discurso de las Letras, la Cultura, sino por las Armas. Contra malicia, milicia.  En acertada frase de Gracián. Pero la sensación es que ahora se nos han confiscado ambas cosas. Letras y Armas.

Cuando nos hablan de Davos nos viene a la memoria Thomas Mann y su famosa novela La Montaña mágica. Una iniciación personal del protagonista principal, el joven ingeniero Hans Castorp, mediante la toma de conciencia del sufrimiento y de la muerte.  También un profundo repaso psicológico y sociológico a la situación europea de hace poco más de un siglo, antes de la catástrofe de la Gran Guerra.

Ahora, a las puertas de otra catástrofe inminente cabe recordar las palabras finales del autor que piensa que no todo está perdido y deja la suerte del protagonista en la incertidumbre:

«¡Vas a vivir ahora a caer! Tienes pocas posibilidades; esa danza terrible a la que te has visto arrastrado durará todavía algunos cortos años criminales, y no queremos apostar muy alto que puedas escaparte. Si hemos de ser francos, nos tiene sin cuidado dejar esta cuestión sin contestar. Las aventuras de la carne y del espíritu, que han elevado tu simplicidad, te han permitido vencer con el espíritu lo que no podrás sobrevivir con la carne. Hubo instantes en los que surgió en ti un sueño de amor, lleno de presentimientos – sueño que “gobernabas” -, fruto de la muerte y de la lujuria del cuerpo. De esta fiesta mundial de la muerte, de esta mala fiebre que incendia en torno tuyo el cielo de esta noche lluviosa, ¿se elevará el amor algún día?»

Un siglo después, en estos tiempos de grave incertidumbre ante la amenaza, de esa mala fiebre, ojalá encontremos una respuesta afirmativa a tan fundamental pregunta, así como la forma de vencer con el espíritu lo que no podemos sobrevivir con la carne.

Amén.

 

 

Solo ante el peligro

Son muchas, y muy amargas para la suerte de la civilización y de la libertad, las reflexiones que sugiere el golpe de Estado consumado en la hoy ya república bananera de Norteamérica. El siniestro tandem mafioso Bin Laden y Kamalísima Harris ha tomado posesión de la máxima magistratura de la otrora democracia americana gracias a un fraude electoral monumental, escandaloso, jaleado contra todo pronóstico por las diferentes instituciones de vario tipo que tendrían que haberlo combatido.

Lo peor no es ya que se intente y produzca el fraude sino que no se combata. Lo mejor, es que han caído las caretas y nos muestran la realidad norteamericana tal como es. Una oligarquía corrupta en manos de plutócratas, viciosos, psicópatas, satanistas, déspotas, mercenarios y malhechores dirigida a instaurar una dictadura global. Aliada en extraña UTE con el criminal Partido Comunista chino. Nada que tenga que ver con el bien común, ni con ninguna suerte de patriotismo, ni con el proyecto de los fundadores.

El golpe de Estado norteamericano indicaría también la inutilidad de las votaciones cuando el Poder no quiere respetar el Estado de derecho. Toda una lección no solo de interés allí sino para la atacada y pronto arrumbada civilización occidental.

Al final Trump ha quedado, como Gary Cooper, Solo ante el peligro. Los bandoleros han vuelto para vengarse.

En estos tiempos apocalípticos, también de héroes, es preciso tener presentes las palabras de San Pablo a los Efesios:

Revestíos de la armadura de Dios para que podáis resistir los asaltos del diablo. Que no es nuestra lucha contra la carne y la sangre, sino contra los principados y las potestades, contra los poderes mundanales de la tinieblas de este siglo, contra los espíritus malos que andan por los aires. Por esto tomad la armadura de Dios para que podáis poner resistencia en el día malo y, poniéndolo todo en obra, manteneros en pie. Manteneos, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y revestidos con la corona de la justicia…”

¡Qué la Providencia Divina nos proteja, porque se ha demostrado que no lo va a hacer ninguna prostituida institución humana!

 

El desencanto

En 1976 se estrenaba la película de Jaime Chávarri El Desencanto. Lo que parecía un reportaje más o menos hagiográfico sobre la figura del poeta astorgano Leopoldo Panero que otrora se enfrentara en el plano poético e ideológico con Neruda y su visión comunista de la Hispanidad se convirtió en una imprevista feroz diatriba contra el poeta.

Según el documental, alcohólico, franquista, mal padre, el supuesto pater familias ejemplar habría sido un patético desastre. Sin embargo, su esposa, Felicidad Blanc, intentaba mantener su propia visión complaciente, edulcorada, indulgente de lo que en verdad habría resultado ser su familia aparentemente ejemplar. Pero los tres hijos del matrimonio disparan sin piedad para destruir la imagen pública y la memoria de su padre. Tres personajes cada cual más desquiciado y lamentable cada uno en su estilo. Convertidos al rojerío frívolo y a las drogadicciones compiten por mostrar una visión descarnada de la peripecia familiar. Entiendo que exagerando lo más esperpéntico de su memoria histórica personal.

Parecería que el guión lo habría escrito el psiquiatra Freud, pasado por el existencialista Sartre. Sordidez y desesperanza, debilidad moral, regodeo en la incompetencia y la podredumbre. Sometimiento a las propias pasiones. Una película entonces sorprendente, impactante y que recuerdo de gran interés.  Fuere como fuere la verdadera historia real, a mí me quedó como un indisimulable fracaso.

Valga el exordio porque unas recientes declaraciones de Pilar Eyre, experta en las cosas de la Zarzuela, me ha venido a recordar la peripecia de los Panero, esa familia supuestamente modélica, luego cruelmente destripada en público. En eso estamos también hoy con los Borbones indicando otro final de ciclo con su consecuencia de final de encubrimientos e impunidades.

La periodista desvelaba algunas cosas más o menos conocidas de la reina emérita. Así tal su carácter altanero, clasista. Su consumismo desbocado. Su falta de atención a sus hijas. “La culpable de que la familia Real sea una familia disfuncional es Doña Sofía porque no ha sabido crear hogar y no ha sabido ocuparse de sus hijas. Sólo se ha centrado en su hijo”. Cuestión que de ser cierta explicaría muchas cosas recordando nuevamente al Doctor Freud.

Comentaba también su desprecio a los españoles, que sin embargo han costeado y todavía siguen haciéndolo todos sus lujos de ella y su onerosa familia.

Probablemente, sea un ejemplo del clásico dame pan y llámame tonta, en este caso “consentidora”. Porque no deja demasiado bien la dignidad femenina con ese pertinaz consentir cuernos durante décadas a cambio de una vida muelle de lujos y privilegios pagados por el pueblo despreciado. Especialmente cuando no se es una mujer desamparada sin recursos fatalmente obligada por las circunstancias a soportar situaciones humillantes. Tampoco la dejaría en buen lugar estas supuestas afirmaciones de la mujer de Juan Carlos: “ya sabes que no te vas a divorciar de mí, jódete porque sabes que nunca te vas a poder divorciar de mí”.

La experta zarzuelóloga continúa: “Hemos sido engañados durante muchos años al creer que los reyes eméritos mantenían una relación normal, feliz y unida, ya que detrás había mucho dolor y engaño.”

Más allá de la exactitud de las declaraciones de Pilar Eyre, que según Periodista digital fuentes de la Casa Real habrían dicho que “traerán consecuencias”, creo evidencia de razón que ya se acabó la impunidad. Y que, por tanto, la cosa ya no está para amenazas. Si esto sigue así y con la pasividad de Don Felipe los Borbones no podrán resistir mucho tiempo con el Régimen naciente en contra y posiblemente pronto estarán en retirada voluntaria o forzada.

Es sabido que los rojos españoles siempre tan desagradecidos con sus benefactores, en esto similares a los Borbones, van a por la pertinaz dinastía sin tapujos. Se acabaron los tiempos de lucrativa UTE entre socialistas made in USA y Borbones. Se ha levantado la veda. Ya no importa decir que el rey está desnudo.

No faltará entonces un nuevo Chávarri que glosará en feroz largometraje las maravillas de la familia. Una familia representativa de todo un Régimen arrumbado. Un nuevo desencanto para los que estaban encantados. Que no es mi caso.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.