Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

De poetas y lenguajes oscuros

                                                                 Obscurum per obscurius, ignotius per ignotius

En estos oscuros tiempos mal preñados de memorias desmemoriadas de botarates enmucetados y de cotos de caza de normalizaciones y sinuosos normalizadores, no solemos recordar al poeta José Ángel Valente cuando hablamos de los grandes escritores gallegos. Para los estudiosos o experimentadores del lenguaje, la poesía y la mística, la obra y la figura de Valente están preñadas de ideas, imágenes y sugerencias. Porque el doble exiliado paisano del mártir Prisciliano sostenía que “toda experiencia extrema del lenguaje tiende a la disolución de éste”. Jubilado de su oficio ginebrino del pane lucrando, Valente no regresó a su Orense natal sino que se fue a esperar la Luz suprema a la remota Almería, solo cercana cuando se dobla el mapa.

Valente fue el poeta, el estudioso del Verbo y de la respiración que nos armonizan con los ritmos ocultos del Universo, demiurgos desconocidos que hacen posible la Vida. En 1955 se fue de España “porque era todavía un lugar difícilmente respirable. Se iba uno en esa época por cuestiones de ritmo respiratorio”. José Ángel se fue a su trastierro, que se constituyó en la escritura: “Creo, en efecto, que la escritura es la palabra propia del ausente”.

Como ausentes sino ya cegadas para las nuevas generaciones amaestradas en la ignara estupidez posmoderna han quedado las viejas fuentes de cultura y la filosofía españolas donde bebió Valente. Los manantiales cegados de los voluntariosos buscadores a través se la Cábala sefardita o del retorno a la Unidad de los místicos del Islam español, de ese mundo de la Voluntad o de la Cosa en sí de los filósofos, antecesores de algún modo del hispanista Schopenhauer:

El Ibn Gabirol de “La creación se asemeja a la Palabra”.

El Abentofail de “Es parte de la ciencia oculta, que no alcanzan sino aquellos que conocen a Dios”.

El Ibn Arabí autor de “Sabed hermanos que el Verdadero Dios es la Existencia, que no tiene formas ni límites, que, a pesar de eso, aparece y se manifiesta en toda su gloria con formas discernibles”.

O el gran Cervantes: ¿Qué ciencias ha oído? La de la caballería andante que es tan buena como la de la poesía, y aún dos deditos más.

Dos deditos más, el secreto de todos los secretos. El Uno in-manifestado cuya Palabra perdida buscan todas las tradiciones religiosas. El punto de encuentro de La Piedra y el centro buscado también por Valente. El mismo que aparece en la cartografía ocultista de la Divina Comedia: la Poesía con Virgilio alcanza hasta las puertas del Paraíso, territorio del alma apenas conocido, donde moran las damas de los caballeros o los poetas como Beatriz y Coral. También mismo el que intuía el pequeño gran maestro Juan de Yepes, toda ciencia trascendiendo.

Pero a veces el lenguaje se complica aún más, burlando el código para causar emociones, a veces un extraño estremecimiento. Góngora nos enseña que cuando amanece el sol pace estrellas en campos de zafiro. Y al otro lado del mar su aventajada alumna Sor Juana Inés de la Cruz en su raro poema gongorino Primero Sueño aún oscurece más la luz del eclipse, el mundo de las tinieblas triunfantes que parecen enseñorearse del universo. Pero ese efecto es pasajero. Tarea solar es superar el eclipse o el dominio de las sombras, como la del poema iluminar la conciencia tras la oscuridad de un tropo o una imagen.

“Ilustraba del Sol madeja hermosa,

Que con luz judiciosa

De orden distributivo, repartiendo

A las cosas visibles sus colores

Iba, y restituyendo

Entera a los sentidos exteriores

Su operación, quedando a la luz más cierta

El Mundo iluminado y yo despierta”.

Si en verdad el Arte tiene un valor de arma contra la desesperación o incluso de redención humana conviene recordar este mensaje de poetas iluminados y despiertos, más ahora que nos encontramos en la sima del famoso Kali yuga, en lo más oscuro de la edad de las sombras.

 

 

 

 

 

 

Crónica de tragicomedia bárbara

                                          “Es la retórica lo que más separa a los pueblos”

Mientras varios jaques de aviesa veteranía entrenados en Eres, garduñas, monipodios, tres por cientos, cupos medievales, ropones episcopales y redes chantajistas se compinchan con el doctor falsario, permanecen a la espera del resultado de la conjura tribunos, plutócratas de la trata de blancas, armas y narcóticos, primates y primatas de la Banca y los monopolios, juristas de romanes virtudes capaces de dar gato de sedición por liebre de rebelión, amén de áticos maestros del periodismo. Incluso el Santísimo Padre Bergoglio ha dado su bendición ¡amén de toda una legislatura de indulgencia plenaria!

El IBEX se tambaleaba tal como Mariano beodo, pero no tanto como era de esperar por la gravedad de la situación y cierra esta tarde con ganancias. Una prueba más de que la suerte de España está en manos del enemigo extranjero que apuesta nuestra nación en timba de tahúres.

Nuestro audaz Marte se ha hecho un lío con la Jarretera y mira asaz despistado esperando órdenes de su altiva mamá, su insoportable señora, su tartufo filantropófago Soros, o de quien quiera que sea. Y la en Ovieu recién entronizada dinastía Rocasolano tampoco ayuda precisamente a aclarar deberes y quehaceres patrióticos ineludibles.

 

En verdad sabemos que la Monarquía ya ha caído varias veces con anterioridad. Nos dan cuenta de los acontecimientos libros de historia, monografías y nuestra mejor literatura. Podemos recordar, con nostalgia la justa, algunas más sonadas.

Así tal con la infame gresca cuando la abdicación en Bayona entre los dos ineptos felones Carlos IV y Fernando VII ante un Napoleón, sorprendido e incrédulo por tanta villanía familiar.

Con motivo de la huida de Isabel II a la frontera, allá cuando la Gloriosa, siempre es útil y un ejercicio exquisito para el gusto revisar las obras del gran Valle que cuenta así tan heroico suceso:

“Acampados en una y otra ribera, los soldados de la revolución, y los leales, robaban gallinas mientras llegaba la abdicación de la Reina”.  

“Doña Isabel puso píes en polvorosa, tirando los trastos de reinar, porque el cristo revolucionario la sorprendió en lugar vecino a la frontera”.

En febrero de 1873, Don Amadeo de Saboya, un monarca honrado para variar, también dejó los trastos de reinar una vez comprobada la feroz fauna palaciega a la que tendría que domesticar. Junto a la incomprensión de un populacho jaque y levantisco, embrutecido tras siglo y medio de desastres y desfalcos borbónicos, crueles guerras civiles carlistas incluidas.  Una verdadera ironía de la historia lo de la disputada legitimidad dinástica cuando tanto Fernando VII como Carlos María Isidro eran bastardos.

Vino la Primera República cuyos desastres y estupideces de federalistas, carlistas y siniestros catalanes no pudo arreglar finalmente el patriota gaditano Castelar gobernando por decreto. Quiso adornarse a destiempo, cuando el morlaco parlamentario apuntaba hechuras de traicionero marrajo. Su amigo Pavía le avisó con lealtad: “Tente Emilio, no lo hagas que pierdes». Y perdió.

Pero, pese a dejar siempre España como un solar, la pertinaz Dinastía vuelve una y otra vez como las plagas.

 

Ahora, que pudiéramos estar viviendo los últimos tiempos de la Monarquía y la revolución se abre otra vez paso sin que nada ni nadie parezca capaz de pararla, ni leales Pavías con mando en plaza para avisar de lo que se viene encima, resulta especialmente interesante repasar los acontecimientos y sus causas que llevaron a huir a Alfonso XIII camino de Cartagena a un merecido exilio.

Son muchos los textos que han historiado esta etapa española, y sus principales hitos. Y no todas las responsabilidades, ni en todos los acontecimientos, aunque desde luego tuviera muchas, recaen en la persona del rey. En realidad, la caída de la Monarquía y la huida de Alfonso XIII fue el resultado de una serie de concausas, de errores políticos corales y personales pero sobre todo de unas instituciones obsoletas e inservibles para proporcionar adecuada estabilidad y prosperidad al desarrollo de la sociedad de la época.

Según se deduce de algunos textos la entronización de Primo de Rivera en setiembre de 1923 tuvo la causa inmediata de intentar tapar las responsabilidades del rey en el desastre de Annual, investigadas y descubiertas por el comisionado general Picasso. Un hombre de honor que cumplió con su deber en vez de, cómo aquí suele pasar, de cubrir el expediente y vengan días y vengan ollas, disimulo y ascenso al canto, según la mohatra habitual.  Sin embargo, hay que decir que la dictadura de don Miguel fue bienvenida por buena parte de la sociedad española, por novedad novelera o por estar ya más que harta del inútil y corrupto parlamentarismo borbónico.

Quien más se beneficiaría de ella fue el PSOE. Entonces el socialismo aprovechó la coyuntura y prefirió cebarse a desmandarse. Y allí estuvo engordando la gusanera socialista protegida por la dictadura, hasta que tras ella, coqueteará con los conspiradores republicanos e incluso mandará a Indalecio Prieto en agosto de 1930 a la reunión y firma del Pacto de San Sebastián.

Ahora, en pleno siglo XXI, quemado casi todo el patrimonio nacional dejado por la oprobiosa en herencia a tantos manirrotos y señoritos peras del pijerio biutifullero y socialista, ya cada vez queda menos botín o pitanza con la que cebarse y el pertinaz socialismo va directamente a desmandarse con el cambio de Régimen para el saqueo de las taifas sin obstáculos legales y con absoluta impunidad. Todos quieren poseer su propia ganadería puñetera cebada de su mano a la espera de los pañuelos verdes del indulto.

Los golpes de Estado ya no se dan, como en tiempos de la pía reina pechugona, gracias al recurso de espadones más o menos carcamales, ni con el siempre renovado juego palaciego entre mandones del moderantismo y el unionismo. Ahora, en nuestros tiempos posmodernos, la cosa golpista se hace, a las claras, presumiendo en la tele adicta, bajo la acción inductora y protectora de sus secuaces del globalismo del NOM. Dicen que está muy preparada, pero la gente ahora se cree cualquier cosa. No hay más que ver a la zumbada vendedora de telas climáticas invisibles que abre camino jeremiada en ristre a los sacamantecas de bonos verdes.

Embusteros y amigos de lo ajeno, menqueviques y bolcheviques corruptos, recluta de presidiarios y ex-presidiarios, timbas de tahúres o de majos y jaques disputándose los favores de invertidos, tribadas, majas y mozas de la greña caída y clavel en el rodete, paleto-patriotas alumbrados, juerguistas insomnes, arrebañantes de presupuestos, el grotesco futuro Gobierno de Su Católica Majestad promete una orgía permanente de barbarie contra la civilización.

Entre la España que hace y la que deshace, la última va ganando con estrépito. Las fuerzas de la destrucción se han encaramado a lo queda del Estado para mejor destruirlo.

Mucho me temo que Su Majestad ha entregado al falsario el arma cargada con la que ha de liquidarle. A él y a España como nación.

Profanada la tumba del viejo estadista, envalentonados por su impunidad, ya se van directamente a lograr la muerte y befa de la Patria. Cada vez parece más cercano el futuro parte de guerra del golpismo triunfante bajo el disfraz mohatrero del gobierno y demás prostituidas instituciones de Su Católica Majestad:

«Cautivos y desarmados la Judicatura, el circo lumpen parlamentario, la prensa amancebada, la Iglesia apachamamada, el ejército subordinado a la OTAN, y huido el último Borbón, la transición a la Confederación de Repúblicas rojas ha terminado.»

 

 

 

Consejos de Quevedo al Rey sobre ladrones, felones, golfos, pícaros y desmemoriados

«Si los príncipes se aman a sí, y a sus reinos, y a su conservación, no deben tanto huir de los médicos, que o por ignorancia o por adulación u odio particular los aprueban y consienten mantenimientos contrarios a su salud y vida, como de consejeros que les hacen lícita y absoluta su libre voluntad; y al fin no muy a la larga tales consejeros acaban a los reyes la prosperidad y posesión de sus reinos, y  los vasallos la obediencia y el sufrimiento. Como es permitido al médico ordenar y cortar de lo vivo y doloroso de un cuerpo humano, así se puede decir al príncipe lo que conviene aunque le duela: y como cuerdo el enfermo que se deja curar, venturoso el rey que se deja aconsejar.

Apliquen los príncipes remedios con tiempo, porque en los extremos de las enfermedades, aunque pueden curar algunas veces, pocas se vio sin abceso de alguna parte principal del mismo príncipe y de su autoridad.»  

(Obras filosóficas).

 

En el gobierno superior de Dios sigue al Entendimiento la Voluntad. (Política de Dios y gobierno de Cristo, capítulo I).

Mientras haya leyes deben ser aplicadas, otra cosa es que las leyes vayan dirigidas al bien común y no a perpetrar desfalcos impunes para mejor granjería de caciques, monipodios y prohombres socialistas o indigenistas. No se pueden dejar regiones enteras del Reino en poder de los bandoleros impunes, que amén de robar, hacen befa y escarnio de la Nación, que el Rey dicen representa.

 

No sólo ha de dar a entender el Rey que sabe lo que da, más también lo que le toman; y que sepan los que están a su lado que siente lo que ellos no ven, y que su sombra y su vestido vela. Este sentido en el Rey es el mejor consejero de Hacienda, y el primero que preside a todos. (Política de Dios y gobierno de Cristo, capítulo IV).

Robar está feo, robar desde las propias instituciones más feo aún, permitirlo peor, que la Justicia dicen que se administra en nombre del Rey. Ahí tenemos a la heroica banda socialista velando por el trabajador. Sin entrar en prisión, ni menos devolver lo robado. Y para mayor desvergüenza y escándalo explicar los desfalcos como filantrópicos actos patrióticos.

 

Cristo no remitió memoriales y uno que remitió a sus discípulos lo descaminaron. Buscad primero el reino de Dios y lo demás se os dará. (Política de Dios y gobierno de Cristo, capítulo VII).

Demasiado cálculo tonti astuto, demasiada estrategia pero tan poco interés por buscar el bien de la Patria, por dirigir la actividad política al Bien común. Y demasiada osadía para cambiar prudencia por cobardía. Por confundir tolerar, virtud del inteligente y valeroso con consentir, vicio del lerdo o cobarde.

 

Castigar a los ministros malos públicamente, es dar ejemplo a imitación de Cristo; y consentirlos es dar escándalo a imitación de Satanás, y es introducción para vivir sin temor. (Política de Dios y gobierno de Cristo, capítulo IX).

Para terminar de rematar este Adviento con menos esperanzas que zozobras, el galleguista valeroso se nos ha aparecido como una epifanía satánica adelantada. Piltrafa moral, carcamal desdentado, muy abarcenado, lleno de santa desvergüenza opusdeística. Traidor, inconfeso y enriquecido, parece ser que quiere limpiar su emborronada hoja de servicios dedicada a la promoción y establecimiento del mencheviquismo marxista cultural, una vez licenciado con deshonor por la puerta falsa, como cobarde, felón, empina codos o sobrecogedor. Escapado de la aplicación del artículo 102.2 de la Constitución por contribuir a financiar el golpe de Estado en Cataluña, muy altivo, solemne y puesto en razón reivindica el Centro… ¡será del culo!

 

No descuidarse el rey con sus ministros es doctrina de Cristo, verdadero rey. (Política de Dios y gobierno de Cristo, capítulo X).

Ninguneando al Rey y a la Constitución el íntegro y veraz hombre de palabra ya tiene medio apalabrado su gobierno de concentración carcelaria entre los que ya están en presidio y los que estarán si al final, gracias a la Providencia divina, pervive la Monarquía que pretenden destruir. Apoyado en la sombra por grandes poderes diabólicos internacionales pacta con presidiarios, golpistas, traidores, remienda virgos, etarras, bolcheviques, racistas meapilas, celestinas y… el demagogo de las anchoas. Un futuro Gobierno de Su Majestad que más parece un muestrario del Código Penal.

 

El Rey ha de llevar tras sí los ministros; no los ministros al Rey (Política de Dios y gobierno de Cristo, capítulo XX).

La Constitución establece que es el Rey el que propone candidato a la Presidencia del Gobierno una vez consultados los grupos políticos con representación parlamentaria. El prohombre socialista está saltándose la Constitución, poniéndose por delante y encima del Rey pactando con presidiarios y enemigos de España. El Rey puede proponer a quien considere oportuno, que ni siquiera tiene porqué ser diputado o senador.

 

El rey que se retira de todos, el mal ministro le tienta, no le consulta. (Política de Dios y gobierno de Cristo, capítulo XXII).

Sigue lo anterior, la autoridad real no debe ser imaginaria por inacción o desuso. Puede y debe ejercerla siempre, y desde luego tiene el deber de hacerlo cuando la Nación se encuentra en grave peligro. Amenazada por algunas de las propias instituciones, que debe arbitrar y moderar su funcionamiento regularEl Rey tiene el mando supremo de las Fuerzas Armadasque tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial  nacional y el ordenamiento constitucional. No puede permitir que el mal ministro le tiente y no le consulte.

 

“No tenemos ni admitimos nombre de reino ni de república, ni otro que el de Monopantos, dejamos los apellidos a las repúblicas y a los reyes, y tamámosles el poder limpio de la vanidad de aquellas palabras magníficas; encaminamos nuestra pretensión a que ellos sean señores del mundo y nosotros de ellos. Para fin tan lleno de majestad no hemos hallado con quien hacer confederación igual, a pérdida y a ganancia sino con vosotros que sois los tramposos de toda Europa. Y sólo os falta nuestra calificación para acabar de corromperlo todo, la cual os ofrecemos plenaria, en contagio y peste, por medio de una máquina infernal que contra los cristianos hemos fabricado los que estamos presentes.” (La Fortuna con seso y la hora de todos). 

Majestad, esto es el globalismo que amenaza tronos y naciones al servicio del siniestro poder oculto que engorda sus tentáculos con la complicidad de muchos. Y hace confederación con traidores, corruptos, putos y desavisados para la perdición del Trono, de España y de su Civilización.

 

«Apliquen los príncipes remedios con tiempo, porque en los extremos de las enfermedades, aunque pueden curar algunas veces, pocas se vio sin abceso de alguna parte principal del mismo príncipe y de su autoridad.»  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La leyenda de la Virgen del Ara

                                        El negocio cristiano no consiste en ciencia, sino en experiencia. (Juan de Valdés)

 

En cierto paraje recóndito de la siempre sorprendente y preciosa Extremadura se encuentra una insólita por importante aunque no muy conocida ermita. Se trata del santuario de Nuestra Señora de Ara, a una legua del pueblo de Fuente del Arco, en la actual provincia de Badajoz, lindando casi con Andalucía en las estribaciones de Sierra Morena.

Se trata de un territorio ya bien conocido por la civilización romana. No solo de la entonces gran urbe Emérita Augusta. Cerca de allí está Regina, cuyo teatro romano aún se conserva. O la mina de hierro de La Jayona, hoy declarada monumento natural, antiquísima explotación, en un interesante paraje geológico con fallas y actividad kárstica, de la que hace sucinta referencia Tomás López a finales del siglo XVIII en su famosa descripción geográfica de “Estremadura”.

El santuario también es citado por Pascual Madoz aunque por error o errata la llama la ermita de Nuestra Señora de Lara.

La ermita se encuentra ubicada en un lugar sagrado romano probablemente donde ya estuviera antes un templo o lugar de peregrinación pagano. Dado el importante nivel vibratorio del lugar, y la propia orografía de valle entre colinas, en un área con aguas subterráneas y una fuente.

La fuente es uno de los elementos importantes de la leyenda de la Virgen de Ara. Una leyenda cargada de profundo simbolismo como trataremos de explicar.

La finca donde está la ermita tiene un paisaje muy sugestivo. Aunque logró permanecer fue objeto de la nefasta desamortización de Mendizábal que tantos desastres artísticos provocaría. Hoy es de propiedad privada, excepto la ermita santuario propiedad del arzobispado y de la Hermandad o cofradía dedicada a la Virgen, entidad que tiene su cargo la conservación y gestión de visitas. También superó la desaparición en la práctica de la Orden de Santiago que la protegiera y dotara a lo largo del tiempo.

No sin alguna exageración al santuario de Nuestra Señora del Ara se le califica de la Capilla Sixtina de Extremadura. Desde luego, no estuvieron aquí ni Boticelli ni menos Miguel Ángel, o demás artistas biografiados por Vasari, pero el conjunto de pinturas de la decoración de variado mérito y calidad resulta hermoso y sorprende en un lugar tan alejado de núcleos importantes de población. La mayoría de ellas relacionada con temas bíblicos. Algunas dedicadas a originales exvotos que aquí son pinturas en vez de esculturas en cera. Muy interesantes, entre ese conjunto de pinturas, las de las bóvedas del coro con sus insólitos temas geográficos de continentes y puntos cardinales. Y los frescos con motivos geométricos.

La visita merece la pena y no puede por menos de hacernos recordar la sugestiva peripecia de los alumbrados españoles, alguno de cuyos centros más importantes se hallaban precisamente en la vecina Llerena, en especial desde 1570 a 1582. Una ciudad de importancia cultural entonces, calificada de “pequeña Atenas de Extremadura” por Rodríguez Moñino.

Probablemente, lo más importante a recordar hoy sobre el fenómeno de los alumbrados sea la experiencia del lenguaje sagrado y su incierta traducción a códigos religiosos, teológicos, poéticos conocidos por comunes o canónicos en cada Cultura. En el iluminismo de los alumbrados se da una hegemonía de lo emocional, sin límites críticos de la Cultura o de la Razón. Y para el alumbrado se prioriza la aspiración de lo sagrado como ser una especie de criatura entregada al deseo para conseguir identificarse con el Absoluto, con lo incondicionado.

En la decoración de la ermita se muestra una Biblia expuesta al libre examen pero en imágenes. Los frescos del zócalo con motivos geométricos se habrían realizado en el siglo XVI mientras las pinturas de la bóveda de cañón proceden del siglo XVIII y se deberían al maestro Brieva y su hijo.

Pero para mí lo más importante o significativo es la contemplación del conjunto. Y desde luego, del paisaje, el propio centro de poder telúrico, la leyenda originaria, así como la peregrinación que recuerda a la famosa del Rocío.

Como afirmaba el doctor Eduardo Alfonso, médico y amigo de Mario Roso de Luna: “Las leyendas y tradiciones son tan “restos arqueológicos” como las estatuas, estelas y ceramios. Lo importante, como sucede en éstos, es saberlos interpretar… lo que ocurre es que los investigadores positivistas que siguen la línea del conocimiento discursivo, basado en la observación y deducción, parecen olvidar que hay también una forma de conocimiento “intuitivo” o suprarracional, que es tan legítimo como el otro; aparte el camino inductivo del conocimiento racional que empleamos muchos como formas de llegar también a la verdad. Y no creemos que deje de ser “racional” buscar soluciones en la voz del espíritu de los pueblos, buscando en la masa psíquica ancestral de la humanidad, fuente del pensamiento fantástico, mítico simbólico, con el cual se ha expresado invariablemente la humanidad primitiva, y que a nosotros nos toca descifrar ante las exigencias racionalistas de nuestra ciencia actual…”

 

La leyenda de Nuestra Señora de Ara plantea un conocido e importante problema epistemológico. El sentido y naturaleza del conocimiento y de sus relaciones con el universo espiritual.

La leyenda se describe en un bonito y sugestivo cuadro de origen gótico renovado varias veces, la primera ya en un lejano 1488, según refiere el investigador Francisco Tejada. Sin embargo, el este cuadro paradójicamente no se encuentra situado en un lugar preeminente del templo sino en la sacristía, un lugar con fuerza telúrica. En el camarín de la parte superior del retablo, parecido al de Guadalupe, al que también se puede acceder desde atrás, se presenta una talla un poco anodina, a mi juicio de menor interés estético y simbólico que la imagen del cuadro, “desterrada” a la sacristía.

En una cartela explicativa del cuadro cuyo texto copiamos al margen se resume la leyenda de muy alto contenido simbólico y espiritual.

En resumen, la princesa mora Erminda consigue la cura de la ceguera de su padre el reyezuelo Jayón quien tras la revelación o apertura al mundo espiritual también se convierte al Cristianismo.

Aparecen varios arquetipos tradicionales. El agua y la fuente. La doncella que va al manantial. La fuente como centro. Según Justino mártir “como una fuente de agua viva de Dios manó este Cristo en los paganos privados del conocimiento de Dios, el Cristo que se manifestó también a vuestro pueblo, y que curó a los que por nacimiento y por la carne eran ciegos, mudos o paralíticos…”.

Y el gran poeta místico español nos lo explica:

Qué bien sé yo la fonte que mana y corre, aunque es de noche.

(Toledo, cárcel calzados, 1578)

 

¡Oh cristalina fuente

Si en esos tus semblantes plateados

Formases de repente

Los ojos deseados

Que tengo en mis entrañas dibujados!

(Cántico, 11 Sanlúcar, A; 12 Jáen, B)

 

Entréme donde no supe

Y quedéme no sabiendo

Toda ciencia trascendiendo

(Ávila)

El árbol es en este caso un alcornoque, especie del género quercus adaptada a las condiciones de sequía estival. El moro con poder político como indica su cetro, pero ciego tanto en lo fisiológico como en lo espiritual.  Y en la copa del árbol, la revelación de lo sagrado, en la imagen de Nuestra Señora con el Niño, rodeada por ángeles. El árbol da una imagen de verticalidad, de eje de la existencia, que conduce desde lo subterráneo hasta el cielo. Este tipo de representación hilozoísta de una figura arquetipo espiritual sobre una planta florecida, no es exclusiva de la tradición cristiana sino que es muy habitual en Oriente en la forma de un loto en flor. Allí suele ser una figura budista femenina, Kuan Yin o un Avalokitesvara, Bodhisattva o Buda de la Compasión. El loto nace en el fango, atraviesa las tinieblas del fango y se abre a la luz.

El árbol sefirótico es resumen o diagrama de la antigua tradición de la Cábala. El hombre puede regresar a su verdadero mundo originario. El verdadero árbol posee sus raíces en el espíritu y las ramas en la ilusión de la existencia tangible. El Árbol de la Vida en la columna central indicaría el equilibrio espiritual y la inmortalidad. El Árbol del Bien y del Mal, o de la Dualidad, la polaridad y el desequilibrio, lo perecedero, en sendas ramas laterales.

También Mozart nos cuenta en su última ópera que la flauta mágica que abre el acceso al mundo espiritual estaba escondida en otro quercus. La flauta según algunos cuentos sufíes se relaciona con las cañas y con el agua, y trata de decir lo indecible.

En el Pórtico de la Gloria de Santiago el árbol de la Vida, con el linaje de Jesús, es de piedra esculpido en el parteluz y por encima de él, en el tímpano semicircular se presenta la Apocalipsis o visión sagrada en este caso con una figura de Pantocrátor en vez de la Virgen.

La representación del árbol como medio de evolución espiritual, de trasformación de lo grosero en lo elevado, aparece en los grabados de muchos libros de alquimia de esa época. Así, por ejemplo en el Tractatus qui dicitur Thomae Aquiniatis de Alchimia. O en Miscellanea d´Alchimia. En este último texto se muestran sendos grabados, uno con el árbol naciendo del falo de Adán; otro con el árbol naciendo de la cabeza de Eva, como un arquetipo de lo sagrado. En cierto modo recuerda el nacimiento de Atenea desde la cabeza mente de Zeus.

En la mitología nórdica también existe un árbol sagrado, el gran fresno Yggdrasill, que crece en el centro del Cosmos, protegiendo y nutriendo los mundos. Y de algún modo, diríamos ahora, conectando universos de diferentes dimensiones y tasas de vibración. Esa misma idea la encontramos aquí: en la copa se encuentra la imagen de la Virgen, aparecida o manifestada desde el mundo espiritual al nuestro.

 

El santuario se encuentra en un antiguo olivar con su dotación de almazara. El olivo es el árbol de Minerva, que la diosa donara a los mortales, el árbol de la Paz y de la Sabiduría. Una de las formas de su protección. Es posible que la procesión actual al santuario del Ara, además de por ser un centro o punto de poder, tenga su remotísimo y olvidado origen, trasmitido por los romanos, en las antiguas procesiones inmortalizadas por la escuela de Fidias en el friso del Partenón que subían desde Atenas a la Acrópolis para lleva a la diosa protectora un delicado peplo de lana teñido con azafrán.

 

La pervivencia de antiquísimas tradiciones como ésta nos mueve a la reflexión sobre su sentido último en el actual ciego mundo posmoderno instalado en la simulación y la mentira. El arte tradicional conmueve, mueve hacia. Tiene un componente práctico. Creo que nos indica que debemos prestar atención a lo sagrado, a la contemplación de lo numinoso. Al mundo que se abre cuando renunciamos a nuestra ceguera voluntaria. A como dice la leyenda: «a ser esclavos del infernal Dragón«.

 

Este texto es una interpretación personal de la leyenda, para saber más sobre el santuario

Web del ayuntamiento de Fuente del Arco

Explicaciones de la guía Ara María Martín

El Santuario de Nuestra Señora del Ara de Fuente del Arco por Francisco Tejada Vizuete

(Fotografías del autor, tomadas durante su visita en julio de 2019)

 

CONVOCATORIAS: Presentación de novela de la Editorial Lautana en la Librería Arenas

Esta tarde, a partir de las ocho en la Librería Arenas de La Coruña está anunciada la presentación del último libro de la Editorial Lautana.

Se trata de la novela de Emma Pardo: No lo olvides.

Presentarán el acto Javier Ozores y Juan Mariñas.

Se ruega puntualidad.

Sentía copla a la catalana

Apoyá en el quicio de la mancebía,
miraba encenderse la noche de Mayo.
Pasaban los hombres
y yo sonreía,
hasta que en mi puerta paraste el caballo.
Serrana me das candela
y yo te dije gaché.
Ay ven
y tómame mis labios
y yo fuego te daré.
Dejaste el caballo
y lumbre te dí
y fueron dos verdes luceros de Mayo tus ojos pa’ mí.

Ojos verdes,
verdes como,
la albahaca.
Verdes como el trigo verde
y el verde, verde limón.
Ojos verdes, verdes
con brillo de faca
que se han clavaito en mi corazón.
Pa mí ya no hay soles,

lucero, ni luna,
No hay más que unos ojos que mi vida son.
Ojos verdes, verdes como
la albahaca.
Verdes como el trigo verde
y el verde, verde limón.

Vimos desde el cuarto despertar el día,
y sonar el alba en la torre la vela.
Dejaste mi brazo cuando amanecía
y en mi boca un gusto a menta y canela.
Serrana para un vestido yo te quiero regalar.
Yo te dije está cumplio,
no me tienes que dar ná.
Subiste al caballo
te fuiste de mí,
y nunca otra noche
mas bella de Mayo han vuelto a vivir.

Valverde-León-Quiroga

 

Recomponer los platos rotos (6)

                “Contra los progresistas y su ingenua fe en un mundo mejor descubrió Carnot la segunda ley de la termodinámica. O acaso fueron los progresistas quienes para consolarnos de ella decidieron creer que todo será para bien, como si el universo entero caminase hacía una inevitable edad de oro.”

               “Nuestros políticos llamados de izquierda, un tanto frívolos – digámoslo de pasada -, rara vez calculan cuando disparan sus fusiles de retórica futurista, el retroceso de las culatas, que suele ser, aunque parezca extraño, más violento que el tiro.”

               “La libertad, señores (habla Mairena a sus alumnos), es un problema metafísico. Hay, además, el liberalismo, una invención de los ingleses, gran pueblo de marinos, boxeadores e ironistas.”

(Antonio Machado, poeta republicano, en boca de su heterónimo Juan de Mairena, pedagogo o sofista)

 

Ojalá el culatazo machadiano se llevase por delante al falsario y a sus compinches. Pero, parece mentira, incluso en estos entrópicos tiempos de degeneración, neolingua y posverdad que el tartufo falsario califique sus fechorías, desatinos y desvaríos de “progresistas”.  Cantinela para necios, ignorantes o chusma miserable encanallada, repetida también por su compinche el compadre bolchevique del narco Evo Morales y demás patulea ágrafa de tales bandas.

¿Progreso?

A mi modo de ver el progreso sería la realización histórica, social y desde luego, en la propia conciencia y en la voluntad de nuestros actos del mundo de los grandes valores metafísicos: La Libertad, la Justicia, el Bien, la Belleza, la Verdad, el Conocimiento, la Espiritualidad e integridad moral… es decir, justo lo contrario que el contubernio mafioso del psicópata falsario y el bolchevique liberticida amigo de los narcos representan. El progreso verdadero tiene más que ver con el universo espiritual que con el contingente, de carácter material. Las ideas deben materializarse pero, como decía Unamuno, las ideas no sólo se desarrollan en leyes sino en hombres. Por eso se relaciona tan estrechamente con la educación y con la posibilidad de realización espiritual, intelectual y social de las personas.

Pero llegados aquí, conviene recordar el concepto del principio de contradicción, que, por ejemplo, en su formulación de Santo Tomás de Aquino en la Suma Teológica vendría a definirse así: “Lo que primeramente cae bajo nuestra consideración es el ente, cuya percepción va incluida en lo que el hombre aprehende. Por eso el primer principio indemostrable es: No se puede afirmar y negar a la vez la misma cosa; principio que está basado en las nociones de ser y no ser, y en que se fundan todos los demás principios… “

Sin él, sería imposible distinguir entre el bien y el mal, la verdad y el error, lo bello de lo feo. En cierto modo la base epistemológica del neomarxismo cultural y su degenerada posverdad sería debilitar el principio de contradicción, promover la confusión entrópica, el desorden incapaz de distinguir estados de conciencia. Es decir, promover una sociedad degradada, sin orden ni en consecuencia legítima autoridad, en la que sus habitantes desahuciados del principio de contradicción negarían las consecuencias que plantea en el orden espiritual, intelectual, moral, cultural o institucional. Una sociedad relativista, absurda, posmoderna, sin criterios de ningún tipo, salvo lo que diga la propaganda del Partido, al servicio oculto del poder globalista financiero. En la que daría igual esforzarse que no, ser sabio o ignorante, leal que traidor, heterosexual u homosexual, virtuoso o vicioso, abortista o no, honrado o corrupto…

Es decir, se trataría de conseguir una nueva era histórica en la que los hombres se “liberarían” de lo que sus promotores consideraran exigencias artificiales del principio de contradicción. Del orden moral, estético, intelectual, humanista. Y en eso están los globalistas que promueven el conocido como Nuevo Orden Mundial, que necesitan una primera etapa de absoluta degradación, confusión y anomia para sus fines.

La acicalada propietaria de Neguri con cara de hormigón armado y viciosa depravación, insólita socialista de la margen derecha del Nervión, acaba de amenazar la libertad de enseñanza desde el infame gobierno provisional del que es cómplice. En concreto, su ataque iba dirigido a la escuela concertada, refugio, ante la programada destrucción socialista de la educación pública, de la parte remanente de la acosada clase media que pretende que sus hijos no pierdan el mundo de los valores morales en los que han sido educadas las anteriores generaciones, ni tampoco una cierta calidad técnica en la enseñanza.

Detrás de esta nueva agresión socialista a la clase media se encuentra, no lo olvidemos, el tenebroso marxismo cultural promovido por la izquierda globalista. Un proceso revolucionario. El proceso de animalización del hombre, de embrutecimiento programado, la agenda de promoción de la barbarie y la contracultura. Es un atentado al universo de valores metafísicos que han hecho posible la civilización occidental.

¿Machado y su heterónimo Mairena habrían sucumbido al pasmo progresista posmoderno? La entropía aumenta. Insistimos: el progreso se desvanece con el neomarxismo cultural y la subasta a la baja de la Cultura.

La deriva guerracivilista embrutecedora del falsario y sus compinches al final llevaría a otro soneto a Líster, un texto insólito, que nos deja perplejos, en un autor de la exquisita sensibilidad de Machado, que terminaba así:

Si mi pluma valiera tu pistola

de capitán, contento moriría.”

Producto del extravío moral y de la falta de información sobre la realidad. Líster no fue solo una bestia negra para el bando nacional. De los crímenes del comunista Líster hablan y no paran los libertarios de las comunas del Consejo de Aragón exterminados en la retaguardia por el estalinista correligionario de Iglesias, quien no dudaría en retirar los carros de combate del frente del Ebro para aplastar la retaguardia libertaria.

Al cabo, el paraíso del que se habría erradicado el principio de contradicción supondría cambiar la pluma por la pistola. En eso están.

 

 

 

 

Comedia famosa de Pedro Urde Peores

“…Es Pedro de Urde mi nombre más un cierto Malgesí mirándome un día las rayas de la mano dixo assi:

Añadiole Pedro al Urde un malas, pero advertid hijo, que aveis de ser rey, frayle y papa y matachín, y avendraos por un gitano un caso que se dezir que le escucharan los reyes y gustarán de le oir. Passareys por mil oficios trabajosos; pero al fin tendreys uno do seays todo quanto he dicho aquí.

Y aunque yo no le doy crédito, todavía veo en mi, un no se que que me inclina a ser todo lo que oi, pues como deste pronostico el indicio veo en ti, digo que he de ser gitano, y que lo soy desde aquí.

¡Oh Pedro de Urdemalaz generozo coluna y cer del gitanezco templo! Ven y daraz principio al alto intento que te incita, te mueve, te impele, y lleva a ponerte en la lizta gitanezca. …”

 

Pronóstico que es maldición gitanesca para sus víctimas, Pedro el falsario, Pedro no ya “urde malas” sino el “urde peores”, ha urdido todas clase de tenebrosas trampas, conspiraciones y trapalladas hasta encaramarse a lo más alto de la lucrativa e impune cucaña borbonera, haciendo, por gitanezca natura, de rey, frayle y puede que de papa, si el actual fuere el antecesor del Anticristo de las profecías como muchos teólogos temen. Lizta gitanezca, no, pero sí socialista porque todo es susceptible de empeorar.

Pero el gran Cervantes, al cabo un hombre entero y de bien, dejó alguna huella de bondad o bonhomía en el personaje protagonista de su octava comedia, que resulta imposible adivinar en la pérfida conducta de su homónimo actual. Un personaje turbio, hipócrita, falsario, resentido, encanallado, embustero, profana tumbas, facineroso, pendenciero, muy apropiado líder de un partido al que a lo largo de su lamentable historia ninguna fechoría, traición, crimen, corrupción, embuste o desfalco le es ajeno. También constituye el paradójico e impostado partido de Botín, ¡qué nombre tan premonitorio! El partido preferido de la plutocracia, la gran Banca y los monopolios.

Pedro Urde Peores, ensoberbecida prima donna de un guión que hacen otros. Protagonista por méritos propios y deméritos ajenos en este Gran Teatro del Mundo pero al revés en que se ha convertido el Reino de España.

 

 

 

 

Tribulaciones y soliloquios de una niña en la corte polaca de los boyardos

Naranjo en maceta, ¡qué triste es tu suerte!

medrosas tiritan tus hojas menguadas.

Naranjo en la corte, qué pena da verte

con tus naranjitas secas y arrugadas….”

 (Antonio Machado, A un naranjo y a un limonero, )

Me ha dicho mi papá que hay que tener coraje y valentía. Pero veo a muchos policías y guardias que nos protegen para evitar ser linchados, aunque no ha habido protección para todos porque muchos de los invitados han resultado insultados o agredidos por esta buena gente de paz, estos súbditos amigos de mi mamá tan poco educados, amables, generosos y hospitalarios. En el otro sitio donde yo soy princesa eran más simpáticos y obsequiosos. Lo de princesa mola pero chirona suena fatal, como a cárcel. Nos han dado un concierto de berridos. Me ha parecido desafinado, nada artístico. Estas gentes tienen extraños gustos musicales. Necesitan mejorar. Pero lo peor es que han quemado fotos de mi papá, cabeza abajo, pero creo que no es por lo de las Fallas. Y hemos tenido que entrar a escondidas. Pero mi papá no dice nada. Debe ser costumbre de estos indígenas tan salvajes. Mira que si son caníbales. Pero no lo entiendo, si forman parte de nuestro Reino y yo soy princesa y mi papá, el rey. Y porqué mi papá que es tan valiente tiene que hablar tan raro, sin que nadie le entienda, como para hacerles la pelota. Yo creo que algo no cuadra, no es como me lo han contado. No me gusta ser princesa de estos salvajes. Son muy brutos y me dan miedo. ¿Por qué tendrá mamá estos amigos? Se lo tengo que decir a mi papá que es muy valiente y tiene mucho coraje para que lo arregle. He estrenado vestido y me he saltado el colegio. Pero si lo sé no vengo. El acto es muy extraño además de un rollo. Me he distraído cuando estaba a oscuras y no me miraba nadie. En eso mejor que el otro día que estaba arriba y me miraba la gente y toda la familia de mi mamá y mi otra abuela que la habían subido allá lejos. Y he tenido que subir con mi papá y hablar en inglés y como los moros que tienen tantas mujeres y en esa cosa tan rara que hablaban los salvajes. Estaba un chico con traje estrecho, que me parece era lo que dice mi profe de Literatura, un petimetre o algo así. Era muy mal educado y hablaba como raro, perjudicado, en una cosa como jerga para que no me enterara de nada. Sale luego una señora con un papelito y dando saltitos. Hay un letrero con faltas de ortografía aunque yo creo que ya sé lo que pone. Y además, no entiendo porqué muchos hablan raro, con muchas banderas colocadas como si todas fuesen de igual valor. Y cuentan cosas raras, muy raras y aburridas y me ha dicho mamá que tengo que disimular y hacer como que me entero de algo. La cosa esa del cambio del clima climático y la descarbonización o no sé que cosa dijo la señora gorda que nos habló. Pero habrá que explicárselo al piloto que nos ha traído aquí, por si no se ha dado cuenta, que ha puesto el cielo hecho un asco de contaminación y total para qué, para ver esta cosa. También sale luego un señor con piernas de acero que suelta un rollo muy largo y en inglés. Otro, con barbas y gorrilla beisbolera que salía como por un río grande y movía el culito como mi amiga Pepita. No sigo. A menos que mi mamá me eche una bronca la próxima vez va a volver su tía. Su tía, pero no la de mi mamá, ni las mías hermanas de papá, que no están invitadas.

 

Ha fallecido Salvador Freixedo

Acabo de recibir de Magdalena la noticia de la muerte de su esposo don Salvador Freixedo.

Estudioso heterodoxo del mundo espiritual, antiguo jesuita, Salvador constituye una auténtica autoridad en muchas de las investigaciones sobre importantes enigmas y en especial sobre el fenómeno OVNI, del que es autor de referencia en español.

Humanista sincero preocupado por la suerte de la Humanidad, caballero a lo divino, su libro Teovnilogía, casi un testamento filosófico, es del máximo interés y de lectura recomendable para toda persona preocupada por entender lo que pasa, combatir el mal y buscar un futuro más luminoso para la Humanidad.

Descanse en paz el buscador y amigo.

 

Posdata

Un enlace de Salvador sobre el Poder en el Mundo

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.