Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

De déspotas e imbeles

El falsario cucañista encaramado en el gobierno de España se dedica a ningunear, humillar, agraviar y dar por saco a Su Majestad,  Felipe VI, quien no se sabe muy bien porqué parece incapaz de de defenderse y ponerle en su sitio. El que corresponde a las acémilas tercas, caprichosas, traicioneras, pasicortas y cocilargas.

No se entiende tal condición de imbel, salvo que esté en la lamentable situación de chantajeable, lo que resultaría incompatible con el ejercicio de su posición institucional. Lo de su emérito padre ya era sabido por todos, pertenece a la historia tradicional borbónica, pero ya debiera estar descontado. Muchos pensamos que, pese a todo, determinados desaires o provocaciones no habrían sido consentidos por el Emérito, quien habría puesto firme al falsario a la primera de cambio. Armas tiene el Jefe del Estado, si quisiera. Pero no quiere o no sabe. Acaso tal sea una de las razones de la persecución roja a Juan Carlos I. Ven en él más enemigo que en el imbel de su hijo.

No obstante, en cierto modo Juan Carlos I estaría recogiendo el resultado de uno de los mayores errores políticos de su reinado como fuera el no oponerse a la mal llamada Ley de Memoria histórica que deslegitimaba su entronización como rey por su protector y benefactor, el general Franco. Demostrando así tanto demagogia o sinergia progre como oportunismo. Amén de condición de innoble desagradecido hacia la figura histórica a la que le deben todo, honores y patrimonio, tanto él como su familia. Ingratitud que alcanza la villanía al no haberse opuesto ni él ni su hijo a la profanación de la tumba de su benefactor por el gobierno del Rey.

Y no es precisamente una organización de la trayectoria histórica delictiva de la PSOE quien mejor esté en condiciones de dar lecciones de moral alguna. Gentes liberticidas lo mismo capaces de asesinar vilmente al líder de la oposición o de devastar una región española, que de robar los fondos de los parados que dicen defender, para irse de putas, redondear unos ahorrillos o meterse una raya de cocaína.

Como tampoco tienen mucho derecho moral a protestar otros a los que se le llena la boca de ser una modélica raza superior “republicana”: los corruptos y cobardes ventajistas golpistas catalanes amantes de la honorable corruptísima e impune famiglia Pujolone o del no menos heroico fugado Cara Pocha.

Por no hablar de los múltiples escándalos de todo tipo de la chusma podemita de la ávida banda de los Ceaucescu galapagareños.

La penúltima escaramuza está próxima. El día 16 de julio, festividad de la Virgen del Carmen, día de la tradicional entrega de despachos en la Academia de la Armada en Marín y patrona de la gente del mar, ha sido el casualmente elegido por el falsario para montar su auto homenaje de propaganda. Por si no hubiera suficiente provocación con lo anterior, el burro delante para que no se espante ha perpetrado una invitación anticonstitucional que vulnera las más elementales normas de protocolo, relegando al Jefe del Estado, tras su propia posición. Y eso que el escenario del acto es el Palacio Real, solución habitacional que mira con envidia y codicia el falsario rojo.

Pero, entonces, ¿por qué se deja ningunear así Felipe VI?

¿Se atreverá por fin a defenderse y a defender a España? ¿Irá de menosprecio en menosprecio, de insulto en insulto, de tropezón en tropezón hasta el exilio final?

Desde una perspectiva histórica cabe afirmar que el peor enemigo de la Monarquía como Institución son los Borbones.

 

 

Votaciones periféricas veraniegas (y 3)

Pero, ¿Y qué?

Me dicen que “mucho rollo con lo de las votaciones en anteriores garitas, que si el racista Castelao, que si el genial Valle Inclán, que si el heroico Jardón, pero que no queda claro lo que propugno para lo del voto”.

No sé, desde luego cada quien es mayorcito para intentar comprender y votar lo que le parezca. Por supuesto.

Allá cada cual si quiere seguir disfrutando del actual tinglado arrebatacapas y liberticida, o por el contrario, prefiere intentar la posibilidad de algún cambio. Pero ahí quedan algunas anotaciones muy concisas.

Hasta ahora el que no quisiera votar nacionalismo con mayor o menor grado de peligrosidad o virulencia sólo le quedaba la abstención, el voto en blanco o el nulo con división de opiniones, unos en su padre y otros, en su madre.

Pero ahora sí existe la posibilidad de votar sin indigenismos ni paleterías, en sentido claro de defensa de España, su Cultura y su lengua, así como de las libertades. Y convendría hacerlo.

Sin chantajes emocionales sobre el truco del mal menor del tipo tradicional del PP de: “Somos malos, hay que reconocerlo así, pero los otros aún son peores, (aunque parezca imposible)”. O del «vótanos, total a tí qué más te da, hombre»

Sin identificarse con la nación como ahora Feijóo: ¡Galicia uber alles!

Sin dar culto al Jefe ya que las ideas, o bien hay pocas, o bien no hay por donde cogerlas desde un punto vista liberal o democrático.

El programa electoral ya no es el clásico “España lo único importante” de cuando Fraga era Fraga y aún no se nos había hecho galleguista y copiado aquí el tinglado catalanista pujolero de la normalización lingüística y demás imposiciones antidemocráticas. Ahora, el programa es el mucho más sustancioso de Feijóo, lo único importante.

Conviene pensar que loas opciones que sufren boicot y ninguneo por parte de la Prensa, Radio y Televisión del Régimen nacionalista, es decir la opción genuinamente española, VOX en este caso, seguramente será la mejor para los derechos civiles del ciudadano devastados por el Régimen porque de lo contrario no se vería calumniada y atacada con tal saña por parte del nacionalismo de los restantes partidos así como por el gobierno del falsario.

La entrada de VOX en el parlamento gallego, el único de toda España en el que no se permite hablar en español gracias a la mayoría absoluta del PP DE Galicia, sería un hito estratégico que supondría un antes y un después.

No sabemos si habrá trampa en el recuento como en otras gloriosas ocasiones del galleguismo de mayor prosapia y más recia raigambre.

Para tratar de evitar esas malas inclinaciones galleguistas ojalá se haga el escrutinio electoral como debe hacerse: sumando acta a acta tal como regula la ley.

Notas anejas

Votaciones periféricas veraniegas, 1

Sueño de Bradomín en Armenteira o pesadilla de votaciones, 2

 

 

Sueño de Bradomín en Armenteira, pesadilla de votaciones, 2

El aspirar del aire

El canto de la dulce filomena…”

(Cántico espiritual, canción 39ª del manuscrito de Jaén, Juan de Yepes)

 

“El Misal donde rezaba aquel santo

Que oía en su rezo el canto de encanto

Del Ave celeste, del celeste Abril

Del Ave que sabe la áurea letanía

De Nuestra Señora la Virgen María

¡Azucena Mística! ¡Torre de Marfil!

Del Ave que sabe la ardiente plegaria

Que el santo eremita de alma visionaria

Abre la sellada puerta celestial…”

(Aromas de Leyenda, Valle Inclán)

 

Hay dos maneras de conocer, que los místicos llaman Meditación y Contemplación. La Meditación es aquel enlace de razonamientos por donde se llega a una verdad, y la Contemplación es la misma verdad deducida cuando se hace sustancia nuestra, olvidando el camino que enlaza razones a razones y pensamientos con pensamientos. La Contemplación es una manera absoluta de conocer, una intuición amable, deleitosa y quieta, por donde el alma goza de la belleza del mundo, privada del discurso y en divina tiniebla. Es así como una exégesis mística de todo conocimiento y la suprema manera de llegar a la comunión con el Todo. Pero cuando nuestra voluntad se reparte para amar a cada criatura separadamente y en sí, jamás asciende de las veredas meditativas a la cima donde la visión es una suma.,

(La Lámpara maravillosa, Valle Inclán)

 

¿Meditación o Contemplación? ¿Existe una Galicia eterna que se pueda contemplar como un Todo? ¿Cómo puede ser asimilada?

Hallé y gocé como un pecado místico la mudanza de las formas y el fluir del Tiempo. El Tiempo era un vasto mar que me tragaba,  de su seno angustioso y tenebroso mi alma salía cubierta de recuerdos, como si hubiese vivido mil años.

Ya es el momento despertar de un sueño tan profundo. Bradomín no se acuerda de ni cuándo ni cómo es que ha llegado allí, al legendario monasterio de Armenteira donde  durmiera el buen abad un sueño de siglos.

Señor abad, yo soy carlista por estética. El carlismo tiene para mí la belleza de las grandes catedrales. Me contentaría con que lo declarasen monumento nacional.

Confieso que no conocía esa clase de carlistas. Son los antiguos, no los recauchutados en progres por mor de la falaz desmemoria histórica. Los mismos enterradores de doblones y libertades de la ciudad de la cultura en vez de fomentar una cultura de ciudad.

Los carlistas progres actuales se dividen en dos bandos: uno, yo y el otro, los demás. Es decir, Feijóo primeiro.

Con la mala fe litigante del gallego la tenebrosa Junta burla la Justicia y menoscaba los derechos civiles de un maestro heroico y de sus sacrificados alumnos. La Junta hace befa cuando no ningunea la lengua común. Nos lo cuenta, compungida pero no resignada, Gloria Lago.

La Política gallega es oficio de celestinas. Acampados en una u otra orilla de la propaganda unos y otros felones roban las últimas gallinas antes de las votaciones. Galicia, Galicia, Galicia.

Aunque hoy cómoda e impúnemente apalancados en las aforadas poltronas autonómicas muchas de las socaliñas con que hace ocho siglos se robaba en los caminos compostelanos son actuales, como aquella de la luciente dobla de oro que el peregrino descubre entre el polvo de su ruta, con todo el enredo de de la súbita aparición de dos sutiles tramposos que reclaman su quiñón en el hallazgo, mueven pleito de voces y retos acaban aviniéndose por gracia de alguna blanca de ley que ofrece el peregrino a cambio de guardarse la dobla, que luego le saldrá fullera.

Y es que ahora, gracias a Dios y a los desvelos de la Junta, ya cabe decir con orgullo de toda una nueva gran capital de Galicia que:

 ¡Santiago ya no es Santiago

que es segundo guasinton!

¡Tié recreo y toa la hostia

de una culta población!

Tras visitar a su primo el feroz Montenegro, al rústico arrullo del aullido lejano de un lobo había cruzado la comarca del Salnés, hidalgo manco y arruinado caballero sobre un viejo jaco tan venido a menos como su amo. Anochecía y la luz del crepúsculo daba al yermo y riscoso paraje. Camino del Palacio de Brandueso a pocas leguas de jornada de Viana del Prior. Hubo un tiempo cuando había capellán en palacio que aparece perdido entre los vapores de la alquitara de mi memoria.

Allí estaba, sentada al abrigo de unas piedras célticas, doradas por líquenes milenarios. Pero Ádega ya no pastorea ovejas por esos montes echados a tojales en los que la entropía del olvido de los nuevos burócratas prebendados logra que ya no haya nada que cuidar

¿Qué tiene esa res?

No sabré decirle qué mal tiene

¿Éntrole de pronto?

De pronto, sí señor

No tan de pronto, que llevamos años de abusos y concesiones como en el largo sueño de Armenteira, de mal menor en mal menor hasta llegar al actual desastre.

España está en una encrucijada histórica en la que ya no cabe seguir engordando la gusanera de la deuda y el cáncer cainita de la desunión entre españoles mientras se termina de arruinar a los paisanos indefensos, víctimas de prebendados, oligarcas y monopolios.

Vieja baza de espadas, ahora al el despertar caído en otra pesadilla, baza de votos podridos en burgos empobrecidos y parroquias casi deshabitadas, ambos embrutecidos por aparatos diabólicos al servicio de los nuevos despiadados amos.

Seguirá el primer sueño porque no se puede comprender la insólita adoración de supuestos liberales del moderantismo centrista todo a cien, muy juntitos con caritas de místico arrobo, al viejo tótem arbóreo de los nazis cuponistas vascos. Triste y no menos pasmoso es comprobar como bajo el tilo del Arenal bilbaíno ya no quedan liberales, e incluso el antiguo frondoso tilo bajo cuya copa se reunían ha sido talado por si acaso pudiera haber habido alguna mala tentación.

Bien puede suponerse que aquellos sesudos políticos moderados, carcamales de la más docta veteranía en conjuras, trapisondas y cabildeos, no aventuraban un dictamen tan espinoso de responsabilidades y tan contrario a la adulación cortesana sin haberse previamente entendido con el falsario y sus cómplices indigenistas.  Es la retórica lo que más separa a los pueblos. Debe ser por eso, sin descartar la cobardía o la estulticia, por lo que han adoptado la del enemigo.

Como buena nueva posmoderna es preciso y a tan sublime tarea se dedica la Junta una evangelización patriótica galleguista con cargo al presupuesto financiado, eso sí, por los españoles de toda España. Como decía con su extraordinaria lucidez Manuel Jardón: “La galleguidad es la forma que ha de actuar sobre la materia prima para galleguizar a los gallegos, hacer de los gallegos poco fervorosos, gallegos muy gallegos, hacer de los gallegos galleguistas”.

Tal constituye el actual pensamiento único posmoderno y poscivilizado de los burgueses y pijerío revolucionario sorosianos, desvirga melones y tribunos, plutócratas de la trata de blancas y de la Banca, juristas de romanes virtudes y áticos maestros del periodismo…

Y malvados son los que osan perturbar el lucrativo melonar guardado por feroces talibanciños subvencionados, muy ladradores y algo mordedores si falta hiciera. De modo que el pobre Bradomín se lamenta compungido por la imparable victoria del Maligno. Ha sido cosa de Satanás. Como era de prever vistos sus antecedentes y fama de anciano feo, católico y sentimental no aparece en el censo electoral por lo que no puede votar a VOX y se retira otra vez al monasterio a continuar su sueño eterno.

En las cartelas publicitarias la seráfica madre sonreía con almíbar de santa que coquetea. Las manos sobre el pecho, se compungía con aviesa mansedumbre. Alargaba los rincones de la boca, sinuosa de disimulos. Insinuó con flema burlona y devota cadencia. Y pasó ante los espejos, recogiéndose con estilo estatutario los pliegues del ropón. Muy vanipavo.

También quiere su propia guardia mora, no va ser menos que los guindillas vasconavarros o los mozos de cuadra.

Abren los colegios electorales prestos para la renovación del sacratísimo supremo sacrificio. “Humeaban las últimas candilejas por baratillos y tenderetes. Tocaba el acordeón un soldado manco. Acudían a verle mozas de la greña caída y clavel en el rodete, patriotas alumbrados, juerguistas insomnes. El soldado, con el gorro sobre la oreja y el canuto de la licencia al pecho, se fumaba un brigadier:  

¡Manco por la patria, señores! ¿Qué he sacado? Este cigarro puro que me dio sobre el campo de batalla electoral el heroico general Núñez. “

Notas

Las frases en cursiva de este texto collage si no se expresa otra procedencia son invención de una auténtica bestia negra de galleguistas resentidos y envidiosos. Nada menos que del gran Valle Inclán, genio de la Literatura española.

Filomena, hija del rey de Atenas, dícese del ruiseñor según la antigua mitología

Otra sobre este tema: Votaciones periféricas veraniegas

 

Aberraciones progresistas enmucetadas

Escándalo tras escándalo, latrocinio tras latrocinio, mohatra tras mohatra, embuste tras embuste, abuso tras abuso, calamidad tras calamidad, estamos acostumbrándonos a que un desastre tape a otro. Y este al siguiente con total impunidad. Uno de estos escándalos que está pasando desapercibido es el de las monstruosas inicitativas contra la Moral universal básica y los derechos humanos propugnadas por las degeneradas zurdas globalistas, también las ibéricas a las que me resisto a llamar españolas.

En la progresista Canadá una de las pioneras de la nueva barbarie se aprueba la zoofilia con la salvedad de que no haya penetración del bicho o del bicho a la persona. En la vecina morería del sultán Mojamé hace pocos días una veintena de jóvenes ha cogido la rabia. La razón del contagio según luego se ha podido averiguar es follar a una burra. Fuentemoruna todos a una. No sé si la progresía canadiense los calificará de héroes, meritoria avanzadilla de la nueva causa de liberación de la humanidad o acaso de lamentables victimas de la represión heteropatriarcal. Avanzados canadienses y atrasados moros en unidad de destino en lo universal. La pobre burra ha pagado las culpas ajenas. Ha sido ajusticiada sin que nuestras hembristas subvencionadas hayan rebuznado en solidaridad con su compañera. Ni tampoco nuestras prestigiosas animalistas hayan dicho ni so ni arre.

La siguiente muesca criminal va ser la futura legalización de la pederastia. Para la nueva normalidad posmoderna progresista abusar de niños es un derecho incontestable… de los verdugos. Ojalá la Providencia divina lo impida  porque mucho me temo que nuestros meritorios centristas complacientes no lo van a hacer.

Pero aún es casi peor en lo más inmediato el proyecto de ley de transgéneros perpetrado por las hordas podemitas. Hoy aparcado mientras el coronavirus se decide por qué expresión de género adopta. Mejor que el lector se haga una tila para abordar su lectura.

El título ya es sustancioso y prometedor de emociones fuertes: Proposición de Ley sobre la protección jurídica de las personas trans y el derecho a la libre determinación de identidad sexual y expresión de género.

Hasta ahora, si al nacer un bebe tenía pene pues resultaba que era un niño y si vagina, una niña ¡Qué tontería! Las hordas posmodernas actuales dicen que no: se reconoce el derecho a la libre autodeterminación de la identidad  sexual y expresión de género independientemente del mensaje genético de la criatura. De modo que será pisha o chocho dependiendo de lo que decida el propietario o propietaria de los respectivos órganos, todo ello avalado para que no se diga que no somos un estado de derecho progresista o al menos centrista que osa ir contra natura, por unos sesudos togados y togadas con puñetas que asistirán a la nueva lección de anatomía sobre pishas o chochos con más claroscuros que la de Rembrandt.  Una aberración que intenta camuflar como supuesto derecho de la infancia un sucio tinglado de adultos dirigido a manipular y abusar de la inocencia.  Y que intenta maniatar incluso la posibilidad de que la Justicia defienda de oficio a la infancia más desvalida.

La proposición como remedo posmoderno de género de la RAE limpia, fija y da esplendor en todo el barullo y confusión terminológica. Si asunto complicado es definir los trans, lo de los no binarios ya es el colmo. Según el texto podemita son los que se ubican fuera de los conceptos hombre / mujer y /o masculino/ femenino o fluctúa entre ellos ¿Encajaría acaso aquí la pobre burra moruna mártir? Porque, si un no binario decide, por ejemplo, ser burra casquivana, ¿qué facha se lo puede impedir?

Según la proposición citada la decisión sobre ser o no ser macho o hembra puede tomarla el tierno infante según le apetezca aunque probablemente ayudado por expertos desinteresados de algún oneroso chiringuito creado ad hoc. Todo el tratamiento a costa de la Seguridad Social que pagamos (casi) todos. Tan heroica decisión en el caso de hembras trans o no binarios conlleva prebendas y privilegios asociados, merecida discriminación positiva a pagar como siempre por los estúpidos compatriotas que conservan los órganos sexuales de nacimiento y a los que cabría calificar, aunque el texto generosamente no lo hace así, de impenitentes machistas fascistas perpetuadores de la sociedad heteropatriarcal. La ley trata de evitar que se pueda estorbar a los trans y como no podía ser menos en un texto progresista se arbitran una serie de prohibiciones.

Para no dejar la cosa en el limbo presupuestario, se desarrollará un nuevo modelo para el acceso a la atención sanitaria trans- específica desde una perspectiva despatologizadora teniendo en cuenta la pluralidad de identidades, trayectorias y expresiones de género y en colaboración con las personas trans…  ¡Toma ya!

Se reconoce un nutrido calendario muy oportuno y necesario con santoral incluido: el Día Internacional de la visibilidad Trans (31 marzo), el Día Internacional contra la LGTBIFOBIA, (17 de mayo), el Día del Orgullo LGTBIQ+ (28 de junio), el Día Internacional de la Memoria de las Víctimas Trans (20 de noviembre) y el Día del Orgullo Trans (tercer sábado e octubre).

Se echa en falta la introducción del Día del cretino y cretina bipolar de género tonto y tonta (todo el año).

Es curioso comprobar a qué cosas se dedican las repugnantes zurdas comunistas y socialistas. El signo de los tiempos, no sé si binarios.

 

 

 

Votaciones periféricas veraniegas 1

Para los que aborrecemos al oneroso, corrupto, liberticida en algunas taifas, tinglado autonómico la cita del 12 de julio nos plantea varias dudas. ¿Participar en algo que se considera perjudicial? ¿Tratar de evitar males aún mayores?

Lo verdaderamente diabólico es que aunque el ciudadano consciente intente pasar de la actual política corrompida y devastadora, ella no pasa del saqueado y humillado ciudadano. La monarquía ha dejado a sus súbditos indefensos ante los abusos de los señores de las taifas.

En el País Vasco, con la pasiva complicidad de su vistosa guardia mora bereber, los indígenas hostiles reciben a pedrada limpia a los forasteros que consideran peligrosos para la continuidad de sus abusos, cupos y mamandurrias.

Aquí, en Galicia donde escribo aún no se ha llegado a ese grado de violencia primaria tan brutal pero se emplean otras mañas no menos nocivas.

Y es que el problema viene a ser el mismo salvo en que afortunadamente los talibanciños galleguistas no han desarrollado aún el grado de criminalidad de sus correligionarios bilduetarras. En efecto, casi toda la oferta electoral consiste en nacionalismo con diversos grados de malignidad y virulencia. Excepto VOX, el verdadero enemigo a batir por el tinglado, todas las demás propuestas con posibilidades de sacar escaños significan nacionalismo, particularismo subvencionado, ingeniería social progre y represión de la lengua y Cultura españolas.

Desde luego es preciso reconocer que las propuestas electorales que hacen al sufrido y domesticado votante son irresistiblemente tentadoras.

Feijóo, un nacionalista lobuno recubierto cuando le conviene con piel de cordero español aparece en los carteles de propaganda con un impactante lema: «Galicia, Galicia, Galicia«.  La anterior creo recordar era «Galicia e moito«. O «Galicia primeiro».  Discursos sencillos sabiamente dirigidos a no complicar ni dificultar la comprensión de votantes entusiastas.

No muy diferente, por cierto, del de “vivamos como galegos” de una conocida cadena de supermercados de la tierra.

Por su parte, las repugnantes zurdas propiamente dichas presentan a un sobrino de un veterano cacique vigués y a diversos especimenes de la tropa galleguista paradójicamente imitadora de abusadores catalanes y vascos de pura raza vasca en busca de privilegios.

Vox, el único que parece diferente, es atacado o bien ninguneado con auténtico entusiasmo. Sobre todo por el PP de Galicia. No es extraño. Es el único que habla español y que defiende la idea de España y su Cultura. Uno de sus próceres más conocidos que osó criticar la figura de un santón indigenista local llamado Castelao ha sufrido ataques virulentos, los más suaves pedían que el maldito virus rojo chino se lo llevara por delante sin más dilación.

Como vamos a ver a continuación, el tal Castelao viene a ser aquí en Galicia el equivalente de los Sabino Arana o Prat de la Riba, si bien en versión comunista que no beata clerical meapilas como los anteriores. Un golpista xenófobo, irredento y sectario al que tras el golpe izquierdista y nacionalista del 34 la República desterró unos meses a Badajoz, donde escribiria su libro más conocido, Sempre en Galiza. Sin embargo, la represión no fue tan terrible: además de disfrutar de permisos, licencias o vacaciones, durante su estancia incluso fue ascendido a jefe de negociado de primera clase. Su opinión sobre Extremadura es otra muestra de su peculiar sectarismo racista zurdo: «¡Qué asco una tierra de hambrientos lujuriosos dominada por ricos indecentes! Dicen que quieren ser andaluces… La gente parece de una Andalucía montañesa. Sombrero ancho, zamarra, cchiporra. Caras chatas y amarillas: mezcla de tres razas mal llevadas«. Lo dice él, que se considera de pura raza celta.  Tal es el personaje alabado por Feijóo.

La para muchos injusta fama de Castelao como prohombre intelectual, un personaje que se llamaba Alfonso Rodríguez y no tanto Daniel Castelao, se debe paradójicamente a los complejos de la carcundia gallega abanderada por el PP de, que no en, Galicia. Luego, donde hay mito que se quiten Razón ni argumentos. El glosar a Castelao por parte del actual caciquismo autonómico enmucetado parece una forma de intentar tapar las propias vergüenzas y su mala conciencia. O su oportunismo, falta de ideas propias o de escrúpulos. Con denunciarlo así Vox ha puesto el dedo en la llaga aunque muchos no quieran acertar la mano con la herida.

Esta afinidad ideológica entre los tres nacionalismos periféricos españoles es conocida, aunque no siempre reconocida. Algunos de sus elementos más significativos e inquietantes pueden verse por ejemplo AQUÍ.

Hagamos un poco de verdadera memoria histórica para mejor comprender lo que pasa.

El 11 de setiembre de 1923, dos días antes del nombramiento de Primo de Rivera por Alfonso XIII, con ocasión de la Diada de ese año, se intenta una Triple Alianza entre las fuerzas nacionalistas de Galicia, Vascongadas y Cataluña. En el plano de las lenguas regionales todas se muestran de acuerdo, aunque Castelao explica que hay diferencias sustanciales entre ambas pretendidas “naciones”. Habría tres hechos diferenciales: Cataluña era un feito basado na vontade. Euskadi a memoria, o meior reaitivo das aicións reivindicadoas, y Galicia en la intelixencia  e imaxinación.

Castelao también puntualiza: “Cataluña representa, pola sua industria progresiva, a sua potencialidade económica e seu nivel de vida social tanto como o resto da Hespaña e, ademais, ten una cibdade populosa, meirande que Madrid, portador abrouxador das aspiracions catalanas”. Por el contrario, Galicia, “ e un pais precapitalista, povoado por traballadores que viven d-un misero xornal, que elos mesmos sacan da terra ou do mar; sen industrias d-abondo para absorber o escedente de povoacion labrega e mariñeira; c-un  paro forzoso e c-un déficit pecuniario constante, que se resolve pacíficamente por meido da emigración”.

En julio de 1932, por iniciativa de Unió Democrática de Catalunya, fuerzas nacionalistas catalanas homenajean a los diputados galleguistas Castelao y Otero Pedrayo en Barcelona.

Como continuación de la fallida Triple Alianza de 1923, el 25 de julio de 1933 Castelao inspira en Santiago de Compostela la formación de Galeusca.  Cuando muere el golpista Maciá, Castelao y el Partido Galeguista promueven un homenaje al traidor contra la República al que califican de «apostolo de Catalunya». El día de los santos inocentes de ese mismo año de 1933, Castelao escribe un luctuoso panfleto en A Nosa Terra, órgano del Partido Galeguista, bajo el título de Catalunya na morte do libertador en el que glosa al fallecido felón golpista y afirma, entre otras cosas, que “Catalunya e unha verdadeira potencia material e espiritual. Por eso, pese a quen pese, Caltalunya sera sempre ela, non sera parte de nieguen, senon que sera, por saber ser diferente,  unida e persoalidade existente. Catalunya merece ter homes da estirpe de Maciá. Cada pobo ten o que merece ter” .

Con ocasión del famoso filo republicano Pacto de San Sebastián, Castelao pondría a caer de un burro a su paisano y colega Casares Quiroga tanto por su escasa contundencia galleguista cuanto por no apoyar a los catalanistas: ”Casares non planteou  o problema galego nin se sumou aos catalans. Contase eso si, que pideu para Galiza os mesmos directos que lle fousen outorgados  a Catalunya; pero frenteros catalans, para dificultarlles, tal vez, a sua mision, e conformandose co sentir centralista da maoria.

Punto común de los nacionalistas es el racismo. Sin embargo, como dice Núñez Feijóo, nosotros los gallegos somos un ejemplo de nacionalismo fino, educado amén de filantrópico. Alfredo Brañas ya explicaba la razón última del nacionalismo galleguista, regionalismo en su jerga: Galicia para los gallegos. Un coto de caza caciquil lejos de los malvados españoles que nos puedan disputar el dulce mangoneo y la lucrativa comodidad de la poltrona.

Acabamos de citar unas frases injuriosas racistas de Castelao pero quizás sea en la obra de Vicente Risco donde más claro podamos encontrar las peculiaridades del racismo galleguista. Aquí, la pura raza aria de colegas vascones y catalanes se convierte en impostado celtismo. Risco nos lo explica muy puesto en razón con gran clarividencia y singular desparpajo: “Ora, na nacionalidade galega sinifica a superioridade indiscutibel da nosa Raza sobre das razas morenas euroafricanas de Iberia, e pol-o tanto, a inxusticia de que sexamos domeñados e gobernados por iles… que somos eiqui un pobo aparte, que as tradicios hespañolas das grorias de Castela, do Arabismo, do Século d ‘ Ouro, da Misteca, non son nosas, ni estan no noso ser, ni-nos podemos encariñar co’elas… sinifica o noso dereito a autonomia politica y a asoluta independencia no que toca a cultura.

Apenas existen importantes hechos diferenciales en lo ideológico entre los respectivos nacionalismos periféricos, si bien el paso del tiempo y en especial la decadencia de uno de sus instigadores, la Iglesia Católica, han producido los lógicos matices:

Conquista de su Lebensraum o espacio vital basado en el pilla pilla de grandes y crecientes presupuestos, porque bien saben que sin constante riego de dinero público su tinglado no se sostendría por falta de suficiente apoyo social.

Sectarismo, supremacismo, racismo, xenofobia más o menos virulenta, integrismo teocrático, imposición de la lengua regional, caciquismo, corrupción, busca de privilegios políticos y económicos,  antiliberalismo… son lacras comunes con mayor o menor grado de virulencia a todos ellos.

Se comprende que sean las oligarquías locales, los conservadores de mayor carcundia y la hoy declinante Iglesia periférica, quienes más pugnen por el plurilingüísmo con supremacía obligatoria de la lengua autóctona y teman las sociedades abiertas.  Pero lo que resulta incomprensible es el apoyo a las oligarquías regionales ventajistas y su lacra de nacionalismo, «normalización» lingüística incluida, de la supuesta izquierda española, ahora también de los sindicatos oficialistas. Unas zurdas renegadas, sectarias, corrompidas, incoherentes, que más que españolas cabría calificar de globalistas sorosianas al servicio del gran capital.  El colmo de los colmos es el ridículo de las zurdas asturianas con la imposición del bable.

Aquí, también, aunque los próceres galleguistas actuales ya no suelen acudir a soflamas racistas explícitas, sigue patente y cada vez más agudizado el problema de establecer con cargo a los impuestos de todos los españoles los supuestos derechos de las lenguas por encima de los de sus hablantes. La «normalización lingüística» que, en consecuencia, considera a los hispanohablantes gallegos o ciudadanos españoles que viven en Galicia como «anormales«. La imposición del gallego sacramental en la administración pública y la cultura subvencionada como viático para acceder a la galleguidad. Una agresión anticonstitucional impuesta desde las instituciones gallegas controladas por el PP y demás partidos que sólo viene siendo combatida de forma extraparlamentaria gracias a sufridas asociaciones pro derechos civiles como Galicia Bilingüe o la más reciente Hablamos español.

En resumen: el problema más que quienes las ocupan son las propias instituciones autonómicas que potencian el desastre, la filomanía.  Ojalá la votación en vez de para elegir políticos destinados a rellenar el bodrio institucional fuera sobre preguntas tales como, ¿Desea usted cerrar el actual chiringuito y asignar los ahorros de impuestos y los pingües beneficios derivados de ese clausura a obras en beneficio de la sociedad?

Pero sabemos que tal deseo es una quimera: los malos son herejes de VOX que pretenden estorbar la tranquilidad del paraíso denunciando el actual desastre ¡A la hoguera con ellos!

(Continuará)

 

Turné real

Los reyes de España (Spain) están realizando una sentida turné por su desventurado y humillado Reino, que tanto nos recuerda a lo que peinamos canas si aún tenemos algo que peinar, a las que hacían cuando la oprobiosa los entonces príncipes Juan Carlos y Sofía. De vez en cuando para distraer al distinguido público tocaba salir de excursión y el invicto caudillo los sacaba de Palacio a pasear en olor de multitud donde recibían las muestras del comprensible entusiasmo de la plebe, según nos indicaba el NODO.

Muy campechanos, muy llanos como corresponde a gente tan elevada y principal se dignaban sonreír al populacho mientras agitaban sus manos en primorosos saludos. Bellos como vuelo de palomas al viento diría un osado vate ditirambo alabancioso a diez duros el renglón. El invicto caudillo, que se las sabía casi todas, había advertido al entonces príncipe sin emeritar que no convenía que le hiciesen fotos con el brazo derecho estirado en alto, ya que podría dar lugar a confusiones y asimilaciones poco deseables. El príncipe heredero de la corona instaurada para él por el malvado caudillo obedecía muy aplicado y modosito como corresponde a un tímido y complaciente becario en edad de hacer méritos. Y saludaba con la zurda mano abierta como jugando a los cinco lobitos, que viene la loba y todo eso.

El tiempo pasa inmisericorde, el emérito vaga ahora como alma en pena por Palacio y no se habla con nadie, o mejor dicho ya nadie le habla, condenado por su olvidadizo hijo a una suerte de damnatio memoriae. Similar por otra parte a la que el ingrato emérito hiciera a su benefactor el invicto caudillo, sin molestarse en tratar de impedir siquiera la profanación de su tumba. Una tradición que parece tomada del Egipto faraónico.

El tiempo pasa, capitulaciones de Bayona, Fernando VII El Deseado, la rijosa niña Isabel, y todas las que están en mente del amable lector, pero las mañas vuelven, o más bien siguen, porque no parece que jamás se hayan ido entre los Borbones.

Sin embargo, cabe reconocer que hay algunas astutas adaptaciones a los signos de los tiempos. La reina consorte saluda con el puño tímidamente cerrado en alto casi casi como una miliciana revolucionaria más. Aunque se la ve flacucha, muy flacucha. Tal parece que padeciera anorexia.

En resumen, como repiten una y otra vez la prensa, radio, televisión del Régimen: Tenemos unos reyes que no nos merecemos.

(Continuará).

 

 

 

 

Ecofeminismo

Es justo reconocer que el gineceo comunista ministerial no hace más que parir onerosas sandeces sectarias. La última o quizás penúltima, patrocinada por el Instituto de la Mujer tiene un pintoresco nombre: Ecofeminismo.

La intrépida consorte ministra que sueña con volver sola y borracha a casa se gasta los impuestos saqueados a los españoles en sesudos estudios científicos revolucionarios tales como la influencia en las mujeres del cambio del clima climático climatizable. Y a la viceinversa como diría la eximia doctora Lastra. Para ello utiliza los sabios servicios del organigrama oficial de una ilustrísima señorita directora generala.

Este nuevo despropósito, por no calificarlo de prevaricación o malversación de caudales públicos, se ha materializado en un voluminoso tocho diagnóstico de clima de género.

La culpa del cambio del clima climático climatizable obviamente es de la sociedad heteropatriarcal. Es tan obvio que no sabemos cómo a nadie se le haya ocurrido antes. La malvada sociedad heteropatriarcal, digo yo, es la culpable evidente de las pulsaciones climáticas, la erosión eólica o hídrica o el incipiente proceso de glaciación que se prevé. Seguro que también de los ciclos de las reacciones termonucleares en el sol o el temible cambio de los polos magnéticos terrestres, de modo que liquidando al macho o a los diferentes machos como los malvados gallos violadores de gallinas, todo arreglado. Y a otra cosa, mariposa.

No obstante, entrando en el menudeo de medidas a aplicar propongo se estudie obligar mediante Real Decreto, oportunamente cohonestado eso sí por el PP para que no se diga que no somos centristas, a introducir los efectos sobre el gineceo según edades y condición de género en los informes de las Evaluaciones de Impacto Ambiental. Y, por supuesto, en la correspondiente Declaración de Impactos. En los certificados de eficiencia energética se hará constar la influencia de género en el segundo principio de la termodinámica, en la sucesión ecológica y en la hemostasis del ecosistema global y particular, hasta alcanzar el clímax. Que, aclaro a las hembristas más ignorantes, no tiene nada que ver ni con la deliciosa fricación ni con el orgasmo.

A la hora de las subvenciones a chiringuitos afines se valorará la influencia de la violencia de género en el ciclo diesel y la emisión de NOx. Y la preferencia por el híbrido transgénero, a ser posible binario, dada su mayor eficiencia demográfica negativa.

¿Cuáles son las causas de esta epidemia de cretinismo y estupidez subvencionados y generalizados en las sociedades supuestamente civilizadas?

Buena pregunta y muy difícil de responder, pero es de suponer que existen varias concausas interrelacionadas.

Por lo que se refiere a la educación posmoderna estaría en la pérdida de entrenamiento y educación de la inteligencia y de la voluntad que sufren las nuevas generaciones, criadas en el fanatismo, la falta de espíritu crítico o la estupidez más sectaria.

Los media en vez de contribuir a formar una opinión pública, libre, informada y responsable como era su teórica misión o razón de ser históricas, hoy se dedican a soltar disparates y excitar los más bajos instintos del populacho, sobre todo de la populacha. Se pretende convertir a las antiguas educadas damas en hienas desgreñadas, en milicianas vociferantes, feroces imitadoras de las más salvajes ménades destructoras de la Cultura.

Otro tanto es lo que cabe esperar de unas izquierdas cerriles pastoreadas por peligrosos  psicópatas empeñadas en criar y apesebrar votantes embrutecidos, sin reflexión, criterio, oficio ni beneficio, víctimas de sus peores pasiones.

El modelo a seguir de una buena hembrista ecofeminista que se precie es el de la mantis religiosa que mata y devora a su macho después de aparearse. En general, el ecosistema feminista o mejor hembrista es un tinglado de extraordinaria violencia, sin hemostasis estable, con una biocenosis nutrida de parásitas o depredadoras, destructoras de la biodiversidad que va exterminando a los huéspedes, herbívoros y escalones inferiores de la cadena trófica y al que no queda más oportunidad de futuro que el devorarse a sí mismas antes de desaparecer en el sumidero de la entropía cósmica.

 

 

El último, ya ha cerrado la puerta

Tomo medio prestado el título de esta garita al marqués de Galapagar con ocasión de la pomposamente llamada Comisión de Renconstrucción Nacional presidida por un tal Pachi y un abogado de las FARC. En este calamitoso y corrompido Reino uno tras otro van cayendo todos, todas y todes en el capacho sin fondo del NOM comunista sorosiano. Los peores, traidores o acomodaticios, son premiados y ascendidos como el general cotilla; la virtud y el honor escarnecidos y ¡marlasca el último! Van cayendo una tras otra todas las caretas; todos, todas y todes se agolpan para pillar poltrona en el camarote marxista del nuevo Régimen.

La supuesta oposición que no se opone también corre heroicamente a refugiarse bajo las alas protectoras de los comunistas reconstructores. Primero fue la niña Arrimadas, ahora el petimetre Casado y su marianesca sobrecogedora banda con la complaciente Pastor al cuidado del rebaño. Mucho discursito para el ovejuno populacho engañado pero luego a la hora de las votaciones y de la verdad, todos juntos en unión y a ver qué pillo. Vengan días y vengan ollas. Lo del excluido VOX no deja de ser patético siendo perruna y equivocadamente leales a quien ha hecho de la deslealtad su razón de supervivencia.

En la misma línea que sus prostituidos políticos, resulta particularmente escandalosa la complaciente decisión real de premiar a una de las joyas del imperio de Gates. Que además tiene que ver con su siniestro tinglado de presuntas vacunas asesinas, para mayor inoportunidad de tan esclarecedora maniobra. No se entiende bien. La verdad, no sabemos qué le habrán prometido al obtuso monarca, pero su caso no creo tenga ya remedio ni auque para hacer méritos presidiese el desfile del orgullo marlasquita. Probablemente, todos los demás vendepatrias podrán encontrar acomodo más o menos confortable y lucrativo en el camarote de Marx pero no creo que los amos vayan a cargar con el peso muerto, gravoso, irracional e inútil de los Borbones, supuesta representación simbólica de la soberanía nacional cuando precisamente esa es la cosa fundamental a liquidar, como paso previo para construir su tinglado globalista.

Hay que reconocer que Felipe VI ha tenido una gran utilidad como colaborador en el proceso de destrucción de la España a reconstruir, ejerciendo muy serio y puesto en razón un desairado papel de Celestina o vieja Trotaconventos. Su labor estupefaciente ha sido notable, parecida a la de la morfina en los enfermos desahuciados o terminales. Pero como la de éstos se trata de una situación transitoria y se debería asumir, él también, que lo suyo como rey de España carecerá del más mínimo sentido cuando ya no haya ni nación, ni España ni menos soberanía nacional española. Es decir, que su actual toma de partido globalista resulta una posición incoherente y al cabo incompatible con el mantenimiento del Trono. No obstante, puede que le agradezcan los servicios prestados con mayor o menor generosidad cuando le manden el fatídico motorista.

 

 

 

 

 

Violencia indígena contra una diputada

Ayer, en Vizcaya, una horda de indígenas nacionalistas de pura raza vasca agredió a un grupo político de ciudadanos españoles que iba a celebrar un acto electoral. El que los indígenas nacionalistas empleen la violencia incluido el secuestro y asesinato de ciudadanos españoles por desgracia no es nuevo, sino una de las señas de identidad de la pertinaz monarquía de las taifas y en especial de la vasca de pura raza vasca.

Tampoco lo es, e incluso casi es más grave, que las fuerzas de orden público de la taifa convertidas en una especie de vistosa folclórica guardia mora del beato caudillo Arana no traten de evitar los delitos ni repriman a los delincuentes in fraganti que los perpetran delante de sus mismas barbas. Y luego, para más INRI y con sacristanesca hipocresía, condenen la agresión que hubiera estado en sus manos impedir.

Para colmo, la principal lesionada por las agresiones impunes es una mujer. No consta que nuestras hembristas enmucetadas hayan dicho ni pío ante tan fragrante caso de violencia, quizás porque era una diputada en acto se servicio y no una colega ¡jo tía! que “sola y borracha vuelve a casa”. El método de agresión empleado se parece mucho al de las lapidaciones de supuestas adúlteras practicadas por las turbas enfurecidas de las tribus más salvajes.

La ayer descalabrada es una diputada a la que la falaz y prostituida prensa del movimiento reprocha ser familiar de militares españoles y por sin tal maldad no bastase la achaca nada menos que promover un golpe de Estado. Esto permitiría pensar que hubo premeditación y alevosía en la agresión.

Pero, ¿Pasará algo? ¿La Justicia castigará a los culpables? ¿Condenará siquiera la Casa Real esta agresión a una diputada?

No, no creo. Ojalá. Es de temer que este episodio de violencia no sólo contra ciudadanos pacíficos en el ejercicio de sus derechos civiles sino también institucional por tratarse de una diputada representante de la soberanía nacional quede como otros tantos impune. Además, qué caramba, los agredidos, las víctimas “son apestosos fachas españoles, de la extrema”. Una excepcionalidad a exterminar en esta bonita, filantrópica  y progresista Monarquía a la que tanto debemos.

Son cosas de “la democracia que nos hemos dado”.

 

La demencia, madre de la ciencia

Tomo prestado el clásico grito de «combate» del Estudiantes, equipo del Instituto Ramiro de Maeztu, porque no se cómo titular este nuevo despropósito sin que tenga mayores implicaciones represivas para este pobre y asombrado súbdito.

Demencial. GAVI, un grupo de promoción de vacunas de la Fundación Gates (en la parte superior derecha del desplegable) acaba de ser premiado con el premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional.

Otras de las «joyas» de la Fundación de Bill y Melinda Gates es el Imperial College London cuyas siniestras y absolutamente falsas estimaciones basadas en modelos groseramente erróneos han contribuido a agravar las consecuencias de la enfermedad. Tanto en la crisis sanitaria como en la devastación económica, incluida la española, provocada por la cuarentena. No sé si otro ejemplo de lo que decía el fabiano lord Keynes, «si quieres vender algo crea tu propia demanda».

Se admiten sugerencias acerca de las razones de este despropósito, sino provocación casi imposible de blanquear por la prensa cortesana, adicta, ditirambo alabanciosa.

A mí, de momento, se me ocurren varias hipótesis:

El rey está asesorado por el enemigo.

El rey se ha pasado ya al enemigo.

El rey quiere hacer méritos para que le permitan seguir en el trono.

El rey da coba a uno de los siniestros poderosos amos globalistas del falsario.

El rey carece de criterio y sus asesores son estúpidos y / o provocadores.

El rey promueve que sus súbditos se vacunen obligatoriamente.

Lo bueno, por ser optimista, es que las cosas se van aclarando aunque sea para mal.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.