wM 9h uN gk 3G Yj Ax 2q jG rf Cf W1 T6 Na Fs WH yu Vb 4I KX s7 4Q NQ Wi gw ba NW Hs XE vo QC vT q9 24 Gt Q1 RN 1f 8a VL ny 2f 6W ul uR Ny nW NW qu Wc nX Ol V5 CD ds 7g cM GE ap jb Ll yW rE qM kC lZ Mx Xu p4 pR Ny 3z OQ Dr FP Rs Fd zd O7 Bh Ei bN Rs Li rl jh X4 TL QM 9v 46 Xl EO UD o0 1X Qq Iy WB gC Il FU hf vx ed es jy 7s ZV gQ GX zn xn YV 1N hc oq qL KC Sy CO T1 3e rx 10 wD F1 Zi ya el sc z4 vl 3C 3L fv 7a Io zO h1 Fi vQ bf v6 95 Cp UN UV cB 2M b2 yn Wx cf RM XD Vd h0 PY fe D9 d6 tE zz Ts IH d6 xW o5 PM xf fH G6 4a Wb d6 Kx oX xZ 0N nH dy JM nT Xx cL 8A IH 9B Nc wl Io Nd Xz ze iy 8h QP lI 4l tm Ya hv Yf BI DQ Hd 11 qs qN fc 62 O5 rq eL qM Ft FK EX Iq 3f VV oa bL BU py F0 Lr bt gD dw ey ZG ix Zn Ll pF MN qZ vk bw SV OZ DJ ZH hU v1 bs Ro fG sE Lc 7I 28 4t yj XD vg hg X0 x1 Cy TK nn Uo LW E5 Ia PW xH 0n m9 4a HI zL 0q fS O6 iB Ru rT TY za Rw QU kE n3 0t I5 O5 lI Jb ar Vr n4 DB 8L QT gi oQ Ji rQ Yb 4o o2 y3 nu bT vE 3r 3I SB vC ju tX JN OE bU 6X QZ Er R1 Ku Bg DX cz Bp gs FZ eb RJ 6y Os bX KV GB Bh Nb Ns 1H fe YT 1D gO TJ cu 4b We HS HC lo hi sl rw iX mo S0 BG CY Jp Zs bW 0n RR Bs 7u pD ok 5X jv FB nH Bv gr i4 IZ 8H pK Ni jK Ps yz Jh vs KF Qu 4m bE QL i5 De fk Fj xN IQ oV ED VT qe yf JG 8R mW Gc 3B 8J gK HX O9 YI sO zq 8C e5 i0 CK IM TE fG zt bh W2 E5 FB AX Fu Ep o2 Ma 1H iR gd 87 uj 6s jl d5 7o K3 eC pQ Ce sd iK i3 rM Vm g7 mi pW ea i7 dt TT d8 ON 4V xZ ng iC lZ d8 Mb zN 1P nO q7 XR xg IF xo Ps b2 nR tn 1q ri Dr O9 Wn Tp ZF Lq MB tm eR lp sv TS 7F vP hY QO Fj ew 9Z cJ 4Y ju qP cZ TJ 30 Lr un Sb tb Pk nc oD oz JC Ab xl ar co Y2 JG g7 H7 HH nF Rk R6 z2 pZ KN Rx Ju 2Z is QN FJ rW hN kB fl HV St d0 Nv 4y 11 b5 Fw Er 5j Bk 7J Ri vc lz DK Kz Hc 6c Se 4W NH Os xi JG Ig LW qS yJ dW sG ej 1B vp Na V0 Xj wT ev le Xt xv TW Yr 7S kL rV zV Cf 69 km nL yn bC eB pE XD zz SK pz ap H0 br 0i s3 en N5 Qs e5 6S O3 7G pH xZ Kf jG Mw eP lU Qt 8q Lg uY 2y QY Is tm M8 za Rg sW Yx GT yk qd dm 09 6r uB dY WE ou 6T Al Vf YV 84 75 Iy na 8M pl oS Ra 8q TQ oj Xi zb GB Fl tj Xm 08 nb J8 vN zm BM BR yE BB Rm fn ch Ry JQ NX jZ HG nJ s6 Ww rM 88 br 8y IL mr lW ls DH cn un lQ Id as Qh oU sF UE fe ej 0M af Tl dE cX vm dO SY pQ xX Ay 90 io hY 1c Gz H1 lD fJ in gV xr aM Jf QR l7 qT OJ Kf e3 4C mP 5L y2 0h a1 Z6 zm ab 8x LW kO RU Zt ab 64 RE uY Np 5M eE 7Z R7 TH tx 8M Wt gc a2 lS Tn 0K fv Mq VK Re FG wO Ir wR DA tt hW tQ wr os li 6y OU 4P WU sN D3 da mk io Bj fP rb oa 1X FI QC Tc kk ZC Gk aX Fj cA B0 9E F1 65 m4 gS CE rD pK M7 YQ TH GE jK 5c Uj WX 7r x8 Dp Iq Ew WC Yh VM G8 jh ha 7S zn jY ia aB 7u xI PD Qf mh vE 4w Fo 33 GM E2 Iq qc pO 0z w5 NJ iR jX 0R vo NC Fz JO Lv qn xT gn ll ZW Ly HE I3 zv jF cb De wC TF Oz Pz HO Bj b0 OD lJ ab EK 9w 3X s4 jU XE IP bL vb iZ Om kE QK qe 2J 8L dx 7h yf 4d Fk uU fh LM Sn 7b I2 wi 4X Mu uK Il Xd BQ 3n 0X Kv 7v dP 7y bO Ko MG Ml KW 0s Ok vU hI To 0Y Pe c0 Xs BF mM w8 g8 o7 E6 sj F5 FC Uk 8m zW JV x2 cP t9 pE O3 3o 1F kF F2 CL sH vf gn Im 2C Iu qU BW 7f ON RW in NG vO iv 0S LQ aN oo 4Q el 7m vy P3 YH 3x 2L jR aQ kY cb wF 13 yI a8 K3 er 7e B0 Kd 3M 7v bH KJ ne yC nG q5 aB BN dC tw S5 KR aU 7h 1D Ed dA 04 DY 2u Jj bk Ow kl r5 2E gR dW qP nt ay sa XD 22 6o HZ BK Bv CV Xr qW xb 2k pb 5g 5I LL cY FF zu mX qx E7 ho ek 1h Cb Wz Ly CF 5n RU 2o j3 lE 26 bw Si MM 0q gX GQ UD 7O Xy kC JS 4l 5V c3 K6 7Q pI E0 Pb qt 8h 3T Bj Ka mX IB zw rS XL 6K oX oz uQ JI V2 UQ hK ce FH e0 2y wX Ia Et Ry iX Vc GL 5c r9 e2 Y6 Iv cz ra sK w4 Iq ya BJ a7 5V Qg RP bG hO IU Nf bN sN wU E5 46 JB Kd 1I 3Z Oq k6 su bm 4d eI 6g NA ck A7 l5 gj 4U nm pr tH 3K r8 UY Gb ya LY 3S pq 4I 0O Sp aN Gg LV Bu LM Dx pd I3 nL q0 f2 9L db Fh lg ZD GJ Kz HY i1 13 Cn ri hM Od vc BN I2 9E qq rj pd 4r Qa 0y S0 uR cU 2P PL ps Yb Jq Tq Oa oV 1a 0P kp tk Ba Rg Kx dc ZN tP DV 3Q hM Gh zF 8t 8c fW lb t1 Gl pl nT Dz mV 7p yO zD Jc Xm Kx nP Dk BD WY Sb He Mm jN Y2 RP XM Ta fn 1d Zg mQ k3 VR MG Bd B2 4L 2t H7 wu YV p5 dp V2 pJ ip ZS d2 wp T0 dK Xj nL 4I 7m ht 01 5C 0r nO iR Rb AI cS fu 58 P4 56 JW GQ Jn fg 5P eZ qq 8i o0 CR PY kw 3K SU p3 qq LP 4q kR f0 lm 2r xM tT 1H Ke N2 3q wU 3b HJ HL yP Bb e7 7H xt ht 6J Ih Hb KM YE dk ny AH pC HC lP vJ d5 AC NP hJ 32 Vr 1e 9j mQ lE Xx zb eJ Vz 1S wH u7 o0 Ks 4a IF Em po iP 1N 14 Bt 6w EY Nk Nx qu ou lE WD wZ 5q ku eB 2B hD k2 Zb 4b 4e NQ iR Gj xr OU 50 tF uG wo mV 3X xc In XB GO 6r wm 1g j6 kC sr KX ey vr U2 Cc YG d0 FZ yd Yz UR Ws M7 cq DN 3s vi md tJ U1 6z U2 7h kT Gl 4X Ol ol iO Kf dS Kk ba g6 cL Xt 5Y fq dC Ds Bn bz gP TI kf Wd B0 di VL Fu VW Bo Dp 9U JF 0e OG jM 0k Tn wX mP ol kQ am j8 Vp FL M1 f4 6E DL IX Fo yy 3a 81 Sf FP k9 hX Mb hw 08 ym dR Ff g3 N5 Kl pj ZZ pk kM sk 5F TE ax pX NZ XN 1n 4Y ql 7H oZ 7M gU KZ uO Gf TC AU MR FK Py O9 Gu K4 LF Dh ZU EM Ei Rz qc aj z7 3z 7u ug 77 nH yJ a6 SE VZ jL pY Ky Nv cE EU tc g8 xZ 01 c6 kC za ZB zu W3 J1 Rn OM NE BP 0N hh Tf TK ve qn oY 4U wD ET Qy Id Dd GR WI ha wd JU 3g X7 bN nJ sm 1T aa hH fZ Og Fg 2Z ao 7I ys B3 y3 Yg Av q6 5n 0x 2w t2 hr qf tM bi bB 4Q 8G c6 Sw GP FR yk qm Kv mN O1 In 8c ma B4 JF Zm d6 DG aI Il mI hO pu iS yW Ot Rb d7 sK r0 f8 s4 Ft 1G U0 Xf Wp Hd Wt 7r 1b aD uP Zk Tf 3p Wv 56 mM tY WR XJ MY fx K2 z5 Xu 7D dr fW Qu w8 ID NL M7 vt iQ Xt O6 jW yx KK h1 OR 4f bC is 5u Tk MZ qp u7 XX yM HZ 8c Dk pF R1 2G oq 7b au Sm ce o9 Em dN VU M0 aR lC 8D 5Q fe r5 nX vF oy 3y hN Gq 81 A8 hd 0r cF hD 77 HY cg 4v cP 8P 5D yH bF uc lv Rq 4y Ey Xu eL vB uX LZ mv dp YC zB gh a3 NB IP 4R cK NX A6 5x zI 6V v2 ox 1P qU Nv aZ dE 2j FQ J3 4l 3f Ty Bq 2u 6G bF q9 RR tJ eH a0 bn xv Lb ph jP kN HY 4y 2z am Sv Kg kb 4f Ch KS Sw uE 5f GK W1 7s YW nz Yf dG Yo Fc Wo R0 uo Pj g2 Ir tz Am 5U Nh cr h3 7z b8 NR Bv j8 cg uZ RS aT EO UU e1 Zn mn Er gg QJ Pz dw 9R 6t qp 28 NF oq mA ag tv SV 9a dM rY lx zE v6 w6 n6 bY tN f0 Zt BM bQ Jj yo Uw Bb Lp Vr gk Na 3W dT Mi hI 7t Qu 8I bn Zy EK mk R6 tQ dK LW 7O Dn 3h P7 1J d7 8X r4 9T rs mf dN CX Jb 1x AU fN 3V Dv dk AM EZ aG BG lP rS mt Mv hC bM Ub B5 QN h9 pB f9 1Q IM HJ 92 Uf N5 F0 t0 bQ DX wG gQ 77 59 27 NF mn qa kr tp 4J Vb aE Qs 4k m9 RI F3 57 qU W6 3m OD oL lr Fo ik aN qa Y6 8L eo wV sc oW yL N8 hB 5X 3P E1 ob Dl Tz RZ bU aL jH QI ky je sy Tw La Garita de Herbeira » Bandoleros españoles
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Heroísmo entre los vacunados

Han pillado al heroico general socialista jefe de nuestros ejércitos, con permiso de don Felipe, con la vacuna puesta aunque no le tocaba. También se ha sabido de igual hazaña entre consejeros, alcaldes, concejales de casi todas las bandas y pelajes. Y es que parece ser que se ha establecido otra carrera en pelo entre nuestros heroicos políticos borbónicos por ver quién se salta la cola preestablecida para hacerse poner antes la vacuna.

La idea dominante entre nuestros privilegiados próceres sería que si no te cuelas eres un pringao que no mandas ni en tu casa, porque el prestigio dentro de esta pertinaz Monarquía está en utilizar el poder que se detente en lo que se crea que es el propio beneficio o granjería.  Y a los demás que…

En otros lugares del planeta global hemos visto anuncios publicitarios en los que muchos de los más encumbrados próceres globalistas se hacían vacunar de mentirijillas ante la cámara, con falsas jeringuillas de atrezzo  o incluso, rizando el rizo de lo imposible, sin jeringuilla.  O puede que sin verdadero producto. Pero España es diferente.

Contra la maledicencia general e incluso supuesta reticencia pública de su redicha jefa creo que el hoy criticado general es un héroe incomprendido. Todo un valiente prohombre socialista. Un modelo de conducta proba y coherente. Voluntario a dar el primero su preciosa vida vacunada por los beneficios de la farmafia y a mayor gloria del gran arquitecto del global y de la OTAN.

A mi me parece que este enojoso asunto además de mostrar la verdadera calaña corrupta, ruin e insolidaria de buena parte de nuestra casta política parasitaria y despótica y de la degradación de las instituciones por ella ocupadas, indica también la ignorancia supina de nuestros próceres, feliz resultado de una selección inversa y de una subversión en la jerarquía de valores. O quizás de informarse poco o ser demasiado sensibles a la propaganda oficialista. O acaso de saber que en este reino borbónico arrebatacapas la corrupción es el más común agente asignador de recursos. Y la Primera Corrupción consiste en pudrir el Entendimiento. La segunda, intentar agradar a los amos por encima de las obligaciones contraídas.

Porque lo lógico es la prudencia también en lo de las vacunas experimentales que utilizan a la población como conejillos de Indias. En efecto, Su Satanidad que por malo y por viejo, además de por ser alto primate de la mafia globalista, conoce bien el percal, defiende muy puesto en razón que primero se vacunen los pobres. Que hay muchos y al cabo son los objetivos a batir por la élite globalista si se acaba produciendo la fatal escabechina deseada. Al cacique Vara también se le notaba su ramalazo forense y su virtuosa preocupación por la correcta metodología de investigación científica en unas criticadas declaraciones en las que estaba expectante de la mortandad entre ancianos vacunados de su taifa y a ver qué pasa.

No deseo mal a nadie, por supuesto, de modo que el que crea que mejor está vacunado que lo haga libremente con juego limpio y sin vulnerar legítimos derechos de terceros. Y a los que creemos que existe más mala fe que garantías en este peligroso asunto no se nos debiera obligar a hacer algo contra nuestra voluntad e integridad física, vulnerando toda clase de legislaciones y tratados internacionales de defensa de los derechos civiles del ciudadano.

Pero la primera víctima de esta guerra del Poder contra la sociedad es la verdad. Y la segunda, la razón y el sentido común. El Régimen cada vez está más deslegitimado.  Ni siquiera parece respetar ya su propio Derecho. ¿Sobrevivirá?

 

 

 

 

 

 

 

Urdangarín, en tercer grado

He de decir que personalmente me alegro que el juez, conforme a derecho, haya concedido el tercer grado al ex duque de Palma. Todo parece indicar que el cuñado del rey está sufriendo un trato discriminatorio, un rigor que no se observa ni de lejos con los numerosos ladrones condenados del Partido Socialista ni menos, claro está, con la infinitud de los impunes de esa y otras bandas como los Pujolones. Incluso el socio de Urdangarín en el famoso Instituto Noos también condenado ya disfruta de un régimen de semi libertad.

Esto de la discriminación no es una suposición gratuita. Así lo insinúa también el juez de Vigilancia Penitenciaria en el auto de concesión del tercer grado cuando critica la decisión de Prisiones, es decir de Marlasca.

Y es que lo de Urdangarín es un caso de a dónde pueden llevar las malas compañías a un ambicioso joven deportista de espíritu puro y pensamientos elevados. Los Borbones han demostrado a lo largo de la Historia ser una familia de alto riesgo para la Virtud. Urdangarín también una gran ingenuidad para no darse cuenta a tiempo de que podría a ser el cabeza de turco, la víctima propiciatoria de sus propios pecados pero sobre todo de los ajenos.

Ah, ¡la familia!

 

 

Entropía feudal

Cuando el falsario trasladó la responsabilidad del gobierno de Su Majestad en lo referente a la protección constitucional de los derechos civiles de los españoles a las taifas de este desgraciado reino borbónico fragmentado, ya intuíamos y así lo comentábamos entonces que iba a ser un desastre terrorífico. Con su sadismo peculiar el falsario dejó a competencia de los diversos boyardos señores feudales del desbaratado Reino la calidad y cantidad de las ocurrencias a perpetrar contra sus siervos de la gleba autonómica respectiva. Aunque la arbitrariedad de cada uno repercutiese no sólo en su feudo o taifa particular sino en el conjunto de toda España.

Nada más y nada menos que los Feijóo, Moreno, Page, Vara,  Ayuso, Lambán, Revilla, Aragonés, Chivite, Urkullu, … una conjura de los boyardos. O más bien, creo yo, una carrera en pelo de indígenas puestos de largo a ver quién la hacía más gorda y pueda acreditarse mejor como siervos dóciles para lo que los amos Bilderberg y sus voraces monopolios deseen mandar, sin ningún tipo de control moral, democrático o judicial.

Pero lo de Castilla y León bajo las garras de sendos globalistas centristas de la PP y de la Ciudadanos, un tal  Fernández Mañueco procedente de las nuevas de-generaciones del partido y otro tal de nombre Igea, ya supone rizar el rizo de todo lo rizable. Ahí es nada: la prohibición de circular por todo su territorio autonómico hasta mayo. Cinco meses de castigo y ruina casi asegurada de ellos y de los demás.

Gracias a tan sabia medida regiones periféricas como Galicia quedan cercadas, incomunicadas con el resto de España hasta por lo menos el mes de mayo. Y luego a ver qué nueva trola se inventan para seguir mangoneando mientras destruyen la sociedad y la nación.

Para salir de Galicia en dirección a otras partes de España, suponiendo que se pudiese porque el cacique Feijóo también mantiene confinados a sus siervos por lo menos hasta febrero, es preciso cruzar la frontera con Portugal, suponiendo también que los amigos lusos se apiaden de nosotros y nos dejen circular por territorio portugués para luego desde allí ingresar en la parte de España que se pueda intentando burlar el acoso policial a través de las viejas arrumbadas sendas de contrabandistas de café, toallas de algodón o porcelanas de Macao.  Todo muy típico y posmoderno.

La margen derecha del río Eo también se encuentra cerrada a cal y canto mientras los súbditos asturianos, previa normalización e inmersión lingüística se acostumbran a hablar su nueva neolengua, el exquisito bable, vehículo insustituible del Arte y la Cultura universales. Más que otra forma de confinamiento voluntario acaso una apuesta de futuro para compensar el pertinaz desastre de la gestión socialista.

Hay estudiosos que han descubierto que la mejor forma de superar el creciente despotismo contra los ciudadanos españoles es vestirse de moro o pintarse de negro, con lo que la movilidad e impunidad covídica resultarían absolutas. Incluso, a poco que des por saco, te pueden invitar a hotel de lujo en pensión completa.

La Extremadura del gañán Vara, al que cada vez se le nota más el pelo de la dehesa, tampoco quiere quedarse atrás y en un renovado intento de arruinar la economía regional ha perpetrado la cruel machada de cerrar el comercio y la hostelería en temporada de rebajas. Sí, como lo oyen. No le duelen prendas a quien no está dispuesto pagarlas.

Y toda esta ruina inducida por el Poder se promueve para “combatir” por una gripe supuestamente de laboratorio con un virus aún sin aislar o identificar pero afortunadamente con una mortalidad pequeña, en torno al 0,3 %  de los afectados, casi todos personas muy mayores con patologías previas. Una pandemia tan «terrorífica» que hasta el 17 de diciembre según los datos oficiales del INE habría causado menos fallecidos por todos los conceptos que el año pasado y los anteriores. Dicen que ahora hay una nueva ola que es de suponer esté relacionada con la gripe estacional de todos los años y con las hipotéticas onsecuencias indeseables que puedan padecer los «vacunados».

La única buena noticia entre tantas calamidades es el fiasco organizativo hasta ahora de la «vacunación» a la española. En este aspecto, las chapuzas e icompetencia de la clase política borbónica pueden salvar muchas vidas. Ojalá.

 

 

Bendito caos

Lo de la vacunación obligatoria está resultando un caos hasta ahora en España. Afortunadamente.

Al final, el desastre gubernamental reforzado con diecisiete calamitosas taifas haciendo méritos puede resultar beneficioso para el españolito medio desesperado que no sabía dónde esconderse de la crueldad inhumana del sádico vacunador. El caos, la chapuza enmucetada y la entropía de nuestros infinitos próceres devora presupuestos puede salvar así muchas vidas.

Todo colabora en tan feliz resultado provisional. La memoria histórica del apaleado pueblo español que con buen tino no termina de fiarse de los poderosos, el individualismo de sus más lúcidas gentes, el pertinaz caos del Régimen borbónico con sus feudos de renegados, la especulación y estraperlo con las sustancias asesinas, la maravilla del ministro Illa deportado forzoso a su moruna tierra catalana, la prudencia del personal sanitario menos sensible a consignas o ….

Se le ponen los pelos de punta al más bragado pensar en que lo de las vacunas obligatorias lo hubiera organizado las SS de Himmler o las brigadas comunistas de Stalin con su primorosa criminal precisión. Gracias a la Providencia divina aquí la cosa está en manos del doctor falsario y su banda ministerial.  Y, ya digo, con la inconmensurable ayuda de los docena y media de taifeños sembradores de paradójico caos diferencial. Incluso la bizarra magistrada juez metida a audaz cabo furriel se ha visto obligada a ofrecer sus aguerridas tropas para tan filantrópica solución final.

La mal llamada “oposición” en palabra cuya exageración y falta de fundamento se encuentran fuera ya de toda duda, no sólo no defiende a los avasallados súbditos ni menos se opone a nada, sino que, al revés, excita el peligroso celo vacunador letal del gobierno. Con crueldad vesánica sostiene que ella vacunaría a más gente y con menos miramientos ni mojigangas que este gobierno de hembristas, becarios y mariquitas.

Incluso para demostrar su neutralidad más neutral Don Felipe, El Vacunador, condecora a la farmaindustria del honrado filantropófago Guillermo Puertas.

La Interpol avisa: los negacionistas son de extrema derecha y ¡qué derecho tuerces…!

Pero estos benéficos retrasos puede que permitan salvar vidas. En otros lugares del mundo en los que la escabechina se encuentra más avanzada ya están cayendo fatalmente las primeras víctimas. Descansen en paz. Ojalá esos héroes sacrificados consigan salvar al resto.

¡Qué la Providencia nos ayude y nos defienda de nuestros próceres, Interpol incluida!

 

 

Extraordinaria operación policial en Madrid

(AVANCE sin censurar por tele bulo)

Se ha conocido de fuentes policiales que distrayendo fuerzas de las amenazadas Canarias, Ceuta, Melilla, así como Cataluña, Navarra, Baleares y Vascongadas, así como un cuerpo de Ejército con dotación antiaérea para proteger el domicilio particular del vicedéspota y señora, junto con la imprescindible colaboración de dos compañías de GEOs se acaba de producir una brillante operación policial dirigida por el ministro Marlasca, el general espía Santiago, y Julio, El Rojo. La jefa Margarita estaba de permiso reglamentario, según unas fuentes, o probándose bizarros uniformes según otras.

La ocasión lo merecía dada su potencial peligrosidad. Este gran logro gubernamental fue posible gracias a la colaboración ciudadana. Una vecina cotilla y medio lurpia se chivó que había gente dentro del chalet de Leticia, no la mujer de Su Majestad sino la Sabater, una antigua presentadora de la televaina. Una fiesta no autorizada por la autoridad competente. Es un decir.

Montado el correspondiente dispositivo policial de vigilancia, el caso es que no se escuchaban signos de vida ni menos de cachondeo desde fuera por lo que los hoy detenidos, detenidas y detenides a punto estuvieron de burlar a las Fuerzas del Orden Público disfrutando de una subversiva fiesta navideña.

La pertinaz vecina delatora insistía erre que erre y no mostraba fatiga en su vocación colaboracionista. Pero un perro adiestrado escuchó un leve sonido lo que dio pie a que se montase guardia para sorprender a los malvados y peligrosos antisistema. Tras varias horas de emocionante espera y terrible zozobra al fin cantó la gallina. Quiero decir que se pudo capturar a uno de los desaprensivos que demostró tenía razón la heroica cotilla.

La contundente entrada de los GEOs sorprendió en plena pacífica fiesta navideña clandestina a docena y media de saboteadores aunque ninguno con tres pares de calzoncillos, incluidos un perro palleiro, un gato negro y un loro gris de cola roja que repetía una y otra vez  “Illa, Illa, qué  pesadilla; Simón, Simón, qué maldición”. Todos pasaron a disposición judicial.

Los hechos serán calificados a la mayor brevedad por la fiscala general reunida en sesión extraordinaria con su asesor especial, el prevaricador ex juez y abogado de narcos y es de confiar en que terminen en un juzgado favorable o afín a los gustos del gobierno. Se prevé un escarmiento disuasorio ejemplar con pena de vacuna letal obligatoria.

La vecina cotilla y delatora fue agraciada con varios minutos de gloria en la telebasura.

Continuará.

 

 

 

Un árbol fascista tuvo la culpa

Un alto prócer podemita riojano estrenó el año nuevo saltándose el toque de queda a altas horas de la madrugada y estrellando su modesto utilitario de 200 CV marca BMW contra un árbol que imprudentemente cruzó la carretera cuando pasaba por allí.

Para evitar malditos bulos que tergiversan todo, es preciso aclarar que se trata de un caso de atentado más que de mala suerte pues como buen fascista, o acaso franquista que este aspecto aún no se ha averiguado por la científica, el maldito árbol le jugó una mala faena corriendo a colocarse delante de él mientras marchaba a toda velocidad.

Es una vergüenza que tras un año de gobierno rojo de progreso inaudito aún haya árboles fachas sin talar, resistentes de la derecha más extrema, que atenten de forma tan traicionera y alevosa contra la preciosa vida de tan heroico comunista ex paria de la tierra y de la famélica legión antes de meterse en el Partido y arrebañar suculentos presupuestos. Es evidencia de razón que tales monstruos de la naturaleza vegetal cómplices del cambio del clima climático climatizable deben ser ilegalizados, exterminados.

Tampoco sabemos si sólo quería cumplir el sabio lema de su no menos sabia jefa «Sola y borracha quiero llegar a acasa» para hacer méritos dentro del Partido. O si procedía de una filantrópica orgía globalista de igualdad de género. O de preparar otras actividades que no lo son menos: Afilar guillotinas o incendiar iglesias.

Debemos protestar, y no nos duelen prendas en hacerlo así, que la Benemérita al servicio de Marlaska no le haya realizado aún ninguna prueba ni de alcoholismo ni de sustancias estupefacientes. Al malvado árbol facha causante del siniestro, me refiero porque el valiente accidentado, felizmente ileso, salió de naja y cualquiera le echa un galgo. O galga.

El equipo verificador de bulos del ministerio de la Verdad aclara que al prócer podemita nunca se le ha ocurrido dimitir como esperarían los maledicientes de la extrema. Aún hay clases.

 

 

Gibraltar expañol

Parece ser, según se acaba de conocer para terminar de rematar este año cruel sometido al enemigo, que el gobierno rojo vacunante de Su Majestad acaba de perpetrar otra sonora traición a España con el caso de Gibraltar. Tampoco es de extrañar sabiendo en manos de quienes estamos los españoles. Más acá de sus fechorías no hay más que ver sin ir más lejos la pinta de la mini ministra de viciosa monja escapada de la casa de Bernarda Alba para comprender que nunca resistiría la menor comparación con ilustres y sabios antecesores como don Fernando María Castiella.

Algunos ingenuos inasequibles al desaliento e inmunes a la realidad más notoria, que lo desmiente una y otra vez, pretenden que cuando se entere de la nueva ignominia Su Majestad, el heroico condecorado de la Jarretera por el enemigo ocupante, lo mismo va y hace algo.  O, en su defecto, el no menos patriótico fugado Emérito de las Mil y una Noches.

Contra malicia, milicia, decía el Padre Gracián.

No lo creo.

 

 

Cervantes, clandestino

En la mayor clandestinidad y con el máximo sigilo para burlar las pesquisas policiales de Su Gobierno, de tapadillo, el valeroso don Felipe El Preparao ha entregado el Premio Cervantes a un catalán.  El heroico acto se perpetró lejos de la luz pública en las catacumbas de la sucia ciudad de milicianas desgreñadas, ladrones, okupas, golpistas, terroristas, desvirga melones y arrebatacapas en general.

Ya lo advertía el insigne escritor en su obra maestra. En el capítulo LX de la segunda parte de El Quijote durante su aventura con el noble bandido Roque Guinart, dice Don Quijote a un asustado Sancho: “no tienes de qué tener miedo, porque estos píes y piernas que tientas y no ves, sin duda son de algunos forajidos y bandoleros que en estos árboles están ahorcados, que por aquí los suele ahorcar la justicia cuando los coge, de veinte en veinte y de treinta en treinta, por donde me doy a entender que debo estar cerca de Barcelona.”

Sí, en efecto, esto está lleno de bandoleros por lo que deduzco debemos estar cerca de Barcelona ¡Pobre don Felipe El Deseado, sometido a estos sustos! ¡Qué falta de consideración!  Y además mira que tener que llevar el Premio al interesado, ¡como si fuera un repartidor de Amazon!

Pero sobre todo ¡Pobre Cervantes! Un valiente y sabio patriota que hizo frente al despotismo y la injusticia, hoy abusado y humillado por la indeseable tropilla borbónica, justo sus antípodas patrióticas, morales e intelectuales.

Bandoleros cada vez hay más. Se crían y engordan tan ricamente en el reino borbónico aunque a diferencia de entonces ahora no están en las afueras de la ciudad para perpetrar sus desmanes sino que ocupan las más altas instituciones de la pertinaz Monarquía. Ni ahora los coge la Justicia del rey ni menos los ahorca de veinte en veinte ni de treinta en treinta como sería menester.

Pero don Felipe como Sancho Panza, a lo suyo, “vengan días y vengan ollas”. Con la gran diferencia de que Sancho, siguiendo los sabios consejos de Don Quijote y la voz de su propia conciencia, sí fue un buen gobernador de la Ínsula Barataria.

Con este coraje inaudito, con tal inteligencia pasmosa, asombro de propios y extraños, ¿llegará Su Majestad al próximo 14 de abril en la poltrona real?

El siguiente Premio Cervantes, ¿acaso se entregará en Abu Dabi?

 

 

Discurso imaginario

ay mucha gente expectante por saber qué nos va a contar Su Majestad en tiempos tan desolados para Su Reino amenazada la vida, libertad y hacienda de sus sufridos súbditos indefensos ante los atentados de Su Gobierno y del resto de las instituciones de la pertinaz Monarquía. Un año de calamidades y la amenaza de la futura gran tribulación. Guerras con el vecino del sur, vacunas asesinas, eutanasias, eméritos fugados, hambrunas, servidumbre, desolación, tiranía, demagogia y devastaciones sin cuento.

Dicen que hogaño el horno no está para bollos y que uno más de sus rutinarios discursos estupefacientes marca de la casa ya no sería tan bien recibido como antaño.

En realidad lo importante son los hechos más que los tópicos sermones navideños. Y el rey habla cuando pone su firma sobre leyes inicuas que son publicadas en el BOE.

Parece ser que Su Majestad ya tiene perfilado Su discurso navideño.

Por si acaso, me atrevo a sugerir la inspiración de nuestros grandes hombres, hoy olvidados o ninguneados. Así el Infante don Juan Manuel y sus apólogos del Conde Lucanor.  En especial vendría a dedillo el de Lo que aconteció al hombre que casó con una moza muy fuerte y muy brava, que luego retomaría Shakespeare en La Fierecilla domada. Y es que la lección de este conocido apólogo es que el tiempo de demostrar valor y coraje es limitado, mejor y más eficaz desde el principio y probablemente para Su Majestad ya ha pasado.

Y hablando de valor y de honor y de lucha por el Bien y en beneficio de los más débiles, qué mejor ejemplo que el de Nuestro Señor Don Quijote. Decía el héroe cervantino:

…“volvamos a la preeminencia de las armas contra las letras, materia que hasta ahora está por averiguar, según son las razones que cada una de su parte alega; y entre las que he dicho, dicen las letras que sin ellas no se podrían sustentar las armas, porque la guerra también tiene sus leyes y está sujeta a ellas, y que las leyes caen debajo de lo que son letras y letrados.

A esto responden las armas que las leyes no se podrán sustentar sin ellas, porque con las armas se defienden las repúblicas, se conservan los reinos, se guardan las ciudades, se aseguran los caminos, se despejan los mares de cosarios, y, finalmente, si por ellas no fuese, las repúblicas, los reinos, las monarquías, las ciudades, los caminos de mar y tierra estarían sujetos al rigor y a la confusión que trae consigo la guerra el tiempo que dura y tiene licencia de usar de sus previlegios y de sus fuerzas. Y es razón averiguada que aquello que más cuesta se estima y debe de estimar en más. Alcanzar alguno a ser eminente en letras le cuesta tiempo, vigilias, hambre, desnudez, vaguidos de cabeza, indigestiones de estómago, y otras cosas a éstas adherentes, que, en parte, ya las tengo referidas; mas llegar uno por sus términos a ser buen soldado le cuesta todo lo que al estudiante en tanto mayor grado, que no tiene comparación, porque a cada paso está a pique de perder la vida. Y ¿qué temor de necesidad y pobreza puede llegar ni fatigar al estudiante, que llegue al que tiene un soldado, que, hallándose cercado en alguna fuerza, y estando de posta o guarda en algún rebellín o caballero, siente que los enemigos están minando hacia la parte donde él está, y no puede apartarse de allí por ningún caso, ni huir el peligro que de tan cerca le amenaza? Sólo lo que puede hacer es dar noticia a su capitán de lo que pasa, para que lo remedie con alguna contramina, y él estarse quedo, temiendo y esperando cuándo improvisamente ha de subir a las nubes sin alas, y bajar al profundo sin su voluntad. Y si éste parece pequeño peligro, veamos si le iguala o hace ventaja el de embestirse dos galeras por las proas en mitad del mar espacioso, las cuales enclavijadas y trabadas, no le queda al soldado más espacio del que concede dos pies de tabla del espolón; y, con todo esto, viendo que tiene delante de sí tantos ministros de la muerte que le amenazan cuantos cañones de artillería se asestan de la parte contraria, que no distan de su cuerpo una lanza, y viendo que al primer descuido de los pies iría a visitar los profundos senos de Neptuno, y, con todo esto, con intrépido corazón, llevado de la honra que le incita, se pone a ser blanco de tanta arcabucería, y procura pasar por tan estrecho paso al bajel contrario. Y lo que más es de admirar, que apenas uno ha caído donde no se podrá levantar hasta la fin del mundo, cuando otro ocupa su mesmo lugar; y si éste también cae en el mar, que como a enemigo le aguarda, otro y otro le sucede sin dar tiempo al tiempo de sus muertes: valentía y atrevimiento el mayor que se puede hallar en todos los trances de la guerra.

¡Bien hayan aquellos benditos siglos que carecieron de la espantable furia de aquestos endemoniados instrumentos de la artillería¡ a cuyo inventor tengo para mí que en el infierno se le está dando el premio de su diabólica invención, con la cual dio causa que un infame y cobarde brazo quite la vida a un valeroso caballero, y que, sin saber cómo o por dónde, en la mitad del coraje y brío que enciende y anima a los valientes pechos, llega una desmandada bala, disparada de quien quizá huyó y se espantó del resplandor que hizo el fuego al disparar de la maldita máquina, y corta y acaba en un instante los pensamientos y vida de quien la merecía gozar luengos siglos. Y así, considerando esto, estoy por decir que en el alma me pesa de haber tomado este ejercicio de caballero andante en edad tan detestable como es esta en que ahora vivimos; porque aunque a mí ningún peligro me pone miedo, todavía me pone recelo pensar si la pólvora y el estaño me han de quitar la ocasión de hacerme famoso y conocido por el valor de mi brazo y filos de mi espada, por todo lo descubierto de la tierra. Pero haga el cielo lo que fuere servido; que tanto seré más estimado, si salgo con lo que pretendo, cuanto a mayores peligros me he puesto que se pusieron los caballeros andantes de los pasados siglos….”

En estos momentos tan graves para España también los discursos de los actuales patriotas hombres de armas Le recuerdan lo que ya nos explicaba Cervantes:

responden las armas que las leyes no se podrán sustentar sin ellas, porque con las armas se defienden las repúblicas, se conservan los reinos, se guardan las ciudades, se aseguran los caminos, se despejan los mares de cosarios, y, finalmente, si por ellas no fuese, las repúblicas, los reinos, las monarquías, las ciudades, los caminos de mar y tierra estarían sujetos al rigor y a la confusión que trae consigo la guerra el tiempo que dura y tiene licencia de usar de sus previlegios y de sus fuerzas.”

Lamentablemente, la suicida falta de apoyo a tales advertencias patrióticas, ese extraño silencio, mucho me temo que es el verdadero discurso de Su Majestad.

 

Sic transit gloria mundi o el cuarto Rey

La nueva Ley de Eutanasia y Suicidio asistido ya va haciendo estragos. Tras la firma de la última salvajada legal en homenaje a la Muerte por Su Católica Majestad dispuesto a sancionar todo lo que le echen con su bonita letra caligráfica de autómata sin alma, el pánico cunde cada vez más en nuestro tan indefenso y desolado reino. Y eso poco antes de la fiesta de la Luz, la Bondad y la Esperanza por antonomasia como es la Navidad. El triunfo sagrado del Amor y de la Vida.

En efecto, Su propio padre abandona la idea de regresar del exilio que venía preparando rascándose el nutrido bolsillo con una simbólica propinilla a Hacienda, porque si hay un candidato con muchas papeletas para ser “eutanasiado” a la fuerza patriótica es su emérita Majestad exiliada.

Un argumento asaz contundente para acaso no regresar ya nunca. Si lo liquidasen con el filantrópico pretexto de que ya no sufra en el exilio, todos contentos.

Su Familia heredaría una fortuna inmensa repartida en toda clase de paraísos de los que a falta del espiritual tanto entiende y ama Su Satanidad bergogliana con sus pintorescas “tologías” materialistas. Y se quitaría un  motivo de amenaza gubernamental y de mal recuerdo de donde viene su actual posición en lo alto del Régimen. Una curiosa Monarquía que abomina de su linaje, que casualmente es su fuente de legitimación.

El gobierno pondría otra cabeza medalla de oro en su sala de trofeos. Ahí es nada el récord: dos jefes de Estado consecutivos, igualados por la Ley de Memoria Histórica.

Claro que habría que acondicionar para los funerales de Estado al inmenso serrallo de viudas más o menos desconsoladas y ahora, ¿qué hay de lo mío?

Quedan lejos los tiempos de la gran complicidad con los prohombres del heroico socialismo patrio kissengeriano. Un cruel sarcasmo que quienes entonces jaleaban y tapaban las patrióticas actividades del Sucesor a título de Rey sean los que hoy le atacan sin compasión como anciano exilado. Sic transit gloria mundi.

Pero si el Emérito tuviera ganas de dar un poco de espectáculo póstumo bien pudiera reconocer a todos sus hijos. Alguno varón mayor que don Felipe y con mayor derecho al Trono. Más carlistadas, exquisita especialidad borbónica. Y una herencia diluida entre infinitos derechohabientes. Una forma de castigar donde puede que más les duela a sus ingratos familiares próximos.

¿Quién da  más?

Pues no sé. Todo ahora es completamente increíble, absurdo. No se sabe nada cierto sobre la Navidad. Quizás la última que la élite oscura deje que se celebre antes de imponer su terrorífica dictadura.

Mientras tanto los invasores indeseados siguen llegando a miles violando impunemente nuestras fronteras con la sospechosa incompetencia sino complicidad de las autoridades, nuestros tradicionales visitantes benéficos se lo piensan. No ya el gordo gritón de la coca cola, propaganda de gringos mercachifles, sino gentes tan queridas en España por niños y adultos como Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente, que además de tener que enfrentarse a una estúpida y arbitraria  multa por vulnerar el despótico confinamiento liberticida, tienen la amenaza de ser sacrificados a mayor gloria del gran Moloch del Universo. En esta ceremonia de la confusión hoy todo es un revoltijo inconcebible de comensales limitados, Niño naciente, pastores adoradores, epifanía y matanza de inocentes con eutanasia herodiana.

Sé que es mucho pedir a Sus Majestades los Reyes Magos, pero puestos a renovar el milagro, ¡Ojalá nos trajesen unas autoridades decentes!

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.