Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Apólogo de la acémila y el Rey

En un extraño reino paraíso de bandoleros y vendepatrias donde cualquier cosa puede pasar, su rey, con muy buen sentido, en defensa del Bien común y en cumplimiento de sus propios cometidos y deberes constitucionales, ha tratado de llevar a la acémila galleguista, pasicorta, cozilarga, resabiada, invertida, mal capada, traicionera, a trabajar para cumplir con sus obligaciones.

Pero la aviesa acémila se rebela, muy levantisca, se lía a coces con todos y todas menos con sus colegas y compinches traidores de la cuadra oriental para no separarse de la comodidad del pesebre ni fatigar su única neurona pero calcificada.

¿Qué hacemos con la acémila?

El lector podrá terminar este apólogo como más le guste y mayor ejemplaridad tenga…

 

 

 

 

Y el Rey al final habló

Si el lunes criticaba el extraño silencio real, hoy hay que glosar que lo haya roto mediante un discurso institucional en defensa de la constitución y afirmando su compromiso con la unidad y permanencia de España.

Como debe ser. Sólo faltaría lo contrario. Aunque en la España actual cualquier cosa puede pasar y son instituciones de la Monarquía quienes están atacando a la Nación.

Sin embargo, hay un problema lógico, político y jurídico. Y es que es precisamente la actual constitución con su demencial Título VIII y su sistema autonómico la que provoca el menoscabo y al final la amenaza de destrucción de la unidad y permanencia de España.  Cosa que se está constatando ahora dramáticamente en una Cataluña a la que la Monarquía viene consintiendo toda clase de vulneración de derechos civiles, vejaciones, despilfarros y desfalcos.

Por tanto si se quiere preservar, como es deseable y exigible, dicha unidad y permanencia tal cosa se ha demostrado incompatible con el autogobierno.

Su llamada a asegurar el orden constitucional lo es también de atención a otras dos instituciones monárquicas que además de la Generalidad catalana están incumpliendo escandalosamente sus deberes: Su propio Gobierno y el Tribunal Constitucional. Estulticia, cobardía, cálculo egoísta, falta de patriotismo, corrupción, felonía, complicidad bajo cuerda … el amable lector podrá sacar sus propias conclusiones acerca de los motivos de tan lamentables, escandalosas, conductas de esas instituciones que deberían combatir la sedición.

Llama la atención también que el rey no se haya solidarizado expresamente con las Fuerzas de Seguridad a las que la incompetencia y / o felonía de su Gobierno ha dejado casi a merced de las hordas catalanistas, que junto con los traidores que las azuzan desde las instituciones monárquicas catalanas delinquen con total impunidad.  Fuerzas de Seguridad cuyo nivel de indignación con el Gobierno es fácilmente comprensible.

Sin embargo, hay que aplaudir que al final una Autoridad constitucional, la máxima, se atreva a defender a la Nación. Enhorabuena.

 

 

El discurso real no era imaginario

En un sonoro mentís a los extravíos de los malvados republicanos de siempre, gentes indoctas de la Anti-España que como Ortega jaleaban al heroico súbditaje español con discursos disolventes: “Españoles no tenéis Estado, tenéis que reconstruirlo”, me llena de orgullo y satisfacción que Su Católica Majestad se haya dignado ofrecer un patriótico y extraordinario discurso a la plebe, algo más que mosqueada, amén de saqueada para financiar el proceso golpista perpetrado por la Generalidá una impune corrupta institución monárquica catalana a la que se le consienten insultos, humillaciones y desfalcos.

Sobre todo, tras las declaraciones estupefacientes de su real valido. Palabras hueras que más parecían producto de los desvarios de un yonqui sin sentido alguno de la realidad o de un cínico caradura y ensoberbecido que volvía a burlarse de los sufridos españoles.

En efecto, según se ha sabido Su Excelencia el Jefe del Gobierno, (y de la Gurtel o lo que sea lo suyo), toma una pócima sagrada para mantener sus neuronas y audaz corazón en plena forma. Es la rajolinina, sustancia enteogénica de formulación tan desconocida como la de la misma Coca-cola. Fabricada con su propio licor viril mediante trato diabólico por una curandera de su oscura tierra, posee, sin embargo, los efectos secundarios que son patentes en tan excelentísimo adicto.

Pero decíamos que, frente a la inanidad del real valido, Su Católica Majestad había dado a propios y extraños toda una lección de inteligencia, lucidez, patriotismo, valentía y coraje en el hacer frente a sus obligaciones constitucionales. En su memorable discurso que debería ser esculpido en oro y recordado para siempre en los corazones de sus sufridos súbditos, destaca su defensa de los derechos humanos de sus pisoteados súbditos en Cataluña, Vascongadas y Galicia. Su enérgica apuesta a que no los va dejar bajo las garras de los nazis indígenas recurriendo a su condición de Jefe del Estado y de las Fuerzas Armadas si ello fuese menester. Su apoyo a los elementos del aparato del Estado abandonados a su suerte. Su promesa renovada de que va a cumplir su juramento y no va a tolerar la destrucción de España por mucho Soros, Vaticano, Israel, Marruecos, BCE, FMI, RF, o globalistas sacamantecas varios que se lo propongan.

Y es que Felipe BI sin duda es todo un hombre. Último retoño de una Dinastía ejemplar que tantos siglos de gloria ha dado a la España que tuvo la fortuna de acoger a los Borbones tras una cruenta y estúpida guerra en la que era disputada como botín por otra insaciable dinastía extranjera de no menos triste recuerdo.

En honor a la Justicia, y porque como decía el buen Sancho gobernador, no nos duelen prendas, hay que reconocer sin más demora el mérito de nuestro Rey. Quien con su patriótico y precioso discurso, ejemplo de economía de medios pues no se puede decir más con tan pocas palabras, ha alejado para siempre la sospecha de ser el niño obtuso, menospreciado por su progenitor A, mal criado por su progenitor B, una altanera señora frustrada, y mal casado. Lo que casi todos, excepto los cortesanos y ditirambo alabanciosos de siempre, le achacaban.

¡Estamos salvados!

¡España ha muerto, Viva el Rey!

 

 

Por la senda constitucional de Fernando VII

Que los Borbones siempre traicionan es un axioma, un postulado, una evidencia histórica. Lo raro, lo novedoso, sería que esta vez no lo hicieran. Lo más grave de la sedición catalana no es ya los delitos impunes de sus autores amparados en y financiados por las instituciones borbónicas sino la complicidad del resto de la Monarquía.

El cobarde e inepto gobierno sobrecogedor del “Luis sé fuerte” se refugia sobrecogido en la entereza moral, patriotismo y profesionalidad de la Guardia Civil y Policía, a los que sin embargo no sólo no protege ni apoya públicamente sino que deja indefensos ante los excesos y provocaciones de las hordas catalanas, y sus dirigentes, guardia mora incluida, bien cebados por la Monarquía. Felipe BI no se digna dar la cara. Parece que el golpe de Estado no va con él, supuesto Jefe del Estado a la hora de momios y privilegios cuando no corrupciones o desfalcos.

Como en el dos de mayo de 1808 solo una parte del pueblo español, en orfandad y ante la indigencia de las instituciones borbónicas, aún osa intentar defender a la Nación. A diferencia de entonces, esta vez la Iglesia también se encuentra del lado de los felones.

¿Para cuándo la expulsión del Nuncio o la denuncia del concordato?

Para terminar de recordarnos el ya vivido cuadro grotesco histórico, ahora en versión de sainete, sólo nos quedaría por ver a Felipe BI peleándose con el Fraticida a la rebatiña por los despojos de España ante el Napoleón de turno, ¿Soros?

Pero, es triste constatar que muchos cebados y por cebar bueyes del heroico pueblo español estarían dispuestos a desenganchar las acémilas que tiran de la comitiva borbónica para sustituirlas. ¡Vivan as caenas!

Y es que la primera corrupción consiste en pudrir el entendimiento. A ello se dedican con denuedo nuestros principales próceres e instituciones.

Nuestro reconocimiento como patriota español al esfuerzo de la Guardia civil y demás Fuerzas de Seguridad que aún intentan mantener la dignidad de España soportando en orfandad la cobarde traición de sus dirigentes. Ojalá su imagen y prestigio no queden arrasados por la demagogia nacionalista e internacional.

 

 

De farsantes e hipótesis globalistas

En la confusa melé en la que se ha convertido la orquestada sedición catalana, en especial tras el reciente atentado de probable falsa bandera de Barcelona y aún con el riesgo de desvariar por completo, cabría reflexionar en voz alta e intentar buscar algunas pistas de interpretación para intentar comprender lo que pasa y lo que puede pasar.

En España no hay soberanía. Hay que partir de este postulado irrebatible pero que los medios de confusión de masas y de propaganda del Régimen borbónico intentan ocultar. El verdadero Régimen español no es la Monarquía Parlamentaria con la que se constitucionalmente se envuelve, sino un tinglado oligárquico, corrupto, caciquil apátrida coronado. Si no se entiende eso, no se entiende nada.

La solución al tema catalán aunque tiene un evidente componente de pelea por el botín entre bandas mafiosas rivales va ser impuesta desde el extranjero. Los súbditos de Su Católica Majestad estamos para pagar los platos rotos y acaso como posibles conejillos de Indias de un hipotético plan de desestabilización europea similar al de la mal llamada primavera árabe de tan funestas consecuencias para la libertad, estabilidad y prosperidad de los pueblos agredidos por el Imperio.

La Generalidad es una institución extraordinariamente mimada de la Monarquía a la que históricamente se le viene consintiendo toda clase de fechorías y desfalcos de modo que si sigue la tradición las demás instituciones borbónicas no se van a oponer con eficacia a sus desmanes. Porque, donde no hay nación no hay verdaderas instituciones dirigidas al Bien común sino bandas y bandidos a la rebatiña. Y porque más que probablemente están casi todos en la mohatra. El valido Mariano, cómplice por omisión, seguirá mariconeando leguleyeces con el Constitucional para arriba o el fiscal para abajo mientras los golpistas se chotean impunemente de los españoles y nos siguen humillando y robando.

Hay que hacer tiempo, distrayendo al cada vez más preocupado y cabreado público, hasta la visita del próximo 26 de setiembre a la Casa Blanca para recibir órdenes directas del emperador.

Pero, al final, ¿qué se pretende? Muchos golpistas, criados en el odio a España y la Libertad, están guiados por el fanatismo supremacista racista histórico catalán. Otros, más cínicos, por escapar del Código Penal, para tapar sus mohatras, cohechos y desfalcos con la bandera sediciosa.

Por su parte, el valido real hace como que hace pero deja hacer al enemigo, supongo que más que por incompetencia, porque tales parece deben ser sus instrucciones: engordar la gusanera de la deuda hasta arruinarnos por completo y trasladar cualquier decisión importante para el presente y futuro de los españoles a grupos plutocráticos globalistas y sus instituciones instrumentales internacionales.

Y es desde este enfoque desde el que debemos intentar comprender la cosa.

A la luz de lo que ciertos datos conocidos parecen indicar, tal hipótesis cada vez tiene más partidarios, y a diversas razones históricas o conveniencias presentes, el Vaticano, Marruecos e Israel podrían estar por la sedición a las bravas. El foco de infección permanente del clero nacionalista trabucaire, la morisma subversiva fanática irrecuperable constituida en cabeza de puente de la invasión agarena de Europa o el actual adiestramiento militar del incipiente protoejército golpista, así parecerían avalarlo.

Sin embargo, lo que podríamos agrupar bajo el nombre más o menos impreciso de Club Bilderberg, alianza entre plutócratas e instituciones globalistas privatizadas al servicio del gran Capital, estaría por una solución algo menos drástica, al menos de momento, no sea que la cosa se termine por descontrolar en una situación internacional especialmente complicada. Con el cuento de que viene el lobo separatista catalán se haría tragar al alienado pueblo español con una reforma constitucional supuestamente federal, confederal como mucho en la práctica, como paso o etapa intermedios antes de la demolición total y definitiva de España como Nación.

En esta jugada podría estar Mariano y demás burócratas parásitos de la Monarquía, incluido el rey.  Se apuntarían un tanto cara a la galería, el de haber evitado in extremis la sedición catalana y sobre todo haber salvado el IBEX y las zozobras de los fondos buitre. Convertida en una sedición de facto, aunque no de iure, pagada por el pueblo español. Como diría Sancho Panza: tras cornudo apaleado o además de puta, poner la cama.

La verdad, me parece más probable a corto plazo esta segunda hipótesis, pero habrá que esperar a ver qué le ordena el emperador a nuestro intrépido estadista Mariano.

Hay otra que con el panorama descrito por supuesto que “ni está ni se la espera” por recordar la famosa frase de otro golpe borbónico. Es la solución de Cervantes en El Quijote, cuando el noble caballero le dice a un temeroso Sancho: “No tienes de qué tener miedo, porque estos píes y piernas que tientas y no ves, sin duda son de forajidos y bandoleros que en estos árboles están ahorcados, que por aquí los suele ahorcar la justicia, cuando los coge, de veinte en veinte y de treinta en treinta; por donde me doy a entender que debo de estar cerca de Barcelona”.

 

Más información, pinchando aquí

 

 

 

 

 

Breve antología catalana

Visto lo que pasa, y por que siguen siendo de renovada actualidad, he creído oportuno recuperar algunos textos ya publicados en los que ya se hablaba lo que se veía venir.  Más que “memoria” histórica es búsqueda de la verdad histórica. Escritos hace algunos años ofrecen una panorámica del desastre actual. Algo que se veía venir por cualquier persona lúcida, excepto para los ocupas de las lamentables instituciones borbónicas que nos han llevado a donde ahora estamos.

Se puede acceder a los textos pinchando en cada título.

 

Cataluña a la conquista del Estado

Florilegio de bandoleros: el caso del obispo Robuster

Florilegio de bibliografía en catalán durante la Ilustración 

La lliura pujolina, nueva moneda catalana

Memoria histórica de Camba sobre el Estatuto catalán republicano

La resaca de la Diada, un caso más de impostura histórica

De Cervantes, bandoleros y Cataluña

Bandolerismo catalán: Los mossos d`escuadra

Aventuras del Reich catalán

 

 

 

BCN, ¿Quid prodest?

Cuando se intenta comprender lo que pasa cuando suceden hechos tan graves es preciso tratar de controlar los sentimientos de indignación, horror, compasión con las víctimas así como no dejarse llevar hacia donde el poder desea, evitando entrar al trapo de interpretaciones sesgadas o posiblemente dirigidas a extraviar a la opinión pública.

Los intereses geoestratégicos son difíciles de comprender para el común de los mortales porque son muchas las variables a controlar y faltan datos fiables. De modo que lo que aquí se expone como reflexión en voz alta, salvo en lo referido a datos comprobados, se trata de hipótesis más o menos racionales o fantasiosas. Desde el punto de vista oficialista acaso simples disparates de conspiranoicos. El amable lector se formará su propia opinión.

El tiempo lo aclarará. O no.

Consideraciones previas:

Barcelona, y toda Cataluña, constituyen un centro de atracción de agarenos, especialmente moros del corrupto sultán vecino, patrocinado y subvencionados por la política pro golpista y antiespañola de la corrupta mafia pujolista y golpistas en general, que hacen el papel de nuevos conde don Julián, personaje mucho más “catalán” que Cervantes o Colón. Seguro que el meapilas de Prat de la Riba se llevaría un gran disgusto de comprobarlo pero ello es así.

Simbólicamente, en lo que se refiere a arrumbar símbolos españoles y sustituirlos por otros ajenos, la antigua plaza de toros monumental de Barcelona pretende convertirse en la mega mezquita más grande de Europa.

La educación catalanista, por llamarlo algo, se encuentra condicionada por corruptos, golpistas y docentes fanatizados que ven en el Islam y su quinta columna protegida y subvencionada un aliado contra España.

Cataluña puede convertirse en una República islámica de hecho más o menos camuflada, controlada por el NOM e Israel, para proporcionar apoyo a la invasión agarena de Europa.

Las organizaciones terroristas, quien quiera que estén detrás de ellas, amenazan públicamente a España con atentados y especialmente a Barcelona, tierra de especial acogida de la morisma.

Las fuerzas policiales están como poco “descoordinadas” en la Cataluña golpista actual con un gobierno regional en franca rebelión y la no menos extraña conducta paralela del gobierno español que, pese a sus remilgos de damisela ofendida, en la práctica deja hacer sin emplear la legalidad para perseguir los delitos.

Los mandos de los mozos de es-cuadra van por libre desde el punto de vista español y preparan el referendo y la sedición.

Según algunas fuentes, sus futuros servicios secretos independentistas estarían siendo entrenados por agentes israelíes.

Los atentados e incidentes, explosión y demolición atribuidas a gas, criminal atropello de las Ramblas, tiroteo de Cambrils, pueden estar íntimamente conectados y tener un componente geoestratégico, en relación con el programado referendo pro golpista.

Los asesinos directos son subcontratas con escaso grado de autonomía para sus crímenes. Conviene saber quiénes están detrás para organizarlos, entrenarlos y financiarlos.

La demolición del inmueble de Tarragona probablemente realizada con explosivo militar especializado si atendemos a las características de la explosión y al estado de los restos, recuerda la de Leganés tras el 11M. La principal diferencia no está en la destrucción de pruebas sino en que se ha realizado antes y no después de los atentados, y que aquí ha habido menos muertos.

El 11 M fue un atentado estratégico de falsa bandera dirigido como otros anteriores a cambiar la historia de España, que pudiera hacernos comprender mejor el de Barcelona, perpetrado igualmente en un momento crítico de nuestra historia.

¿A quién pudieran beneficiar los atentados?

Con carácter general a los mismos que provocan otros anteriores en otras ciudades de Europa o fuera de ella, dentro de una estrategia dirigida a la dominación mundial, utilizando terroristas islámicos como subcontrata sacrificable. Con sus consecuencias de miedo y desvío de la atención de la gente, fomento de un Estado policial y del control de la población, Ejército desplegado, pérdida de soberanía nacional, negocio armamentístico.

Pero en particular

-Tienen que ver con la debilidad de España gravemente amenazada y apenas con soberanía residual suficiente para combatir el proceso de desintegración territorial inducido por fuerzas tanto internas como externas, a favor del gran capital y de los intereses imperialistas de la dominación mundial. Proceso en el que colaboran consciente o inconscientemente una oligarquía corrupta e insaciable y unas lamentables zurdas prostituidas o con visión de topo.

-Tienen que ver con el proceso independentista, si fomentado desde el exterior, patrocinado y realizado por las propias instituciones de la Monarquía en la región. Es decir, por parte del aparato del Estado.

El atentado se relaciona con el proceso golpista en curso, pero su resultado a favor o en contra del mismo, probablemente va a depender de cómo se gestione.

¿Cómo van a gestionar la propaganda para arrojar los muertos al bando contrario?

¿Hasta que punto lo emocional va a desbordar el análisis racional de lo que ocurre?

Quid prodest. Pero ¿a quién o quiénes conviene el atentado?

Contra la continuidad del “proces” golpista

Mariano puede decir que Cataluña sin España estaría a merced total del terrorismo. Que su policía regional no funciona. Que el gobierno regional es un desastre ocupado por sediciosos, golpistas y corruptos que no se ocupan del interés general ni protegen a la población. Cierto, muy cierto, pero eso también sería reconocer que su gobierno ha perdido por completo el control de lo que pasa en esta región española.

Se puede hacer la demagogia barata de publicar lo mucho que nos queremos todos, y jalear que todos debemos ir juntos contra el maligno terrorismo, en este caso tremendamente oportuno.

Mariano puede dar instrucciones para desplegar al Ejército en Cataluña por lo que el proces quedaría fatalmente afectado.

Los golpistas catalanes menos fanatizados, y parte de la plutocracia catalana que teme por la continuidad de sus negocios, cohechos y desfalcos, verían con alivio la puerta abierta que el atentado les abre para huir del callejón sin salida en el que se habían metido, salvando la cara por causa de fuerza mayor. Eso, sí cobrando el servicio.

No deja de ser extraño que con un golpe de Estado anunciado para el mes que viene los diversos próceres borbónicos, incluido el rey, estén tan ricamente de vacaciones.

Por alguna razón que se nos escapa ¿al Poder internacional ya no le interesa el desmembramiento de España y por eso recurre a atentados para parar el proceso de sedición en ciernes?

Una hipótesis conspiranoica, atrevida, que plantea una duda terrible, ¿Pudiera ser este el cisne negro perpetrado por mano amiga y a la que pudiera agarrarse Mariano, y acaso la razón por la que antes no hacía nada mientras crecía la sedición? ¿Una oportunidad para poder decir, como el general Franco con ocasión del magnicidio de Carrero, otro atentado estratégico: “No hay mal que por bien no venga”.

A favor de la continuidad del “proces” golpista

Dependiendo de a quién se haga responsable finalmente de los muertos el atentado puede manipularse emocionalmente a favor del referendo. Los golpistas pueden echar la culpa a España por no defenderlos ni permitir que ellos se defiendan. Pueden hcer ver que es un atentado para impedir el “proces” y en consecuencia provocar un efecto rebote en los votantes desnortados, similar al producido después del 11 M, que entronizó al devastador ZP y su cuadrilla.

Los atentados favorecen los intereses turísticos de la competencia, y son criminalmente sinérgicos con las campañas anti turísticas orquestadas por mercenarios sorosianos y cretinos fanatizados de la pseudo izquierda que les hacen el juego. Afectan a un pilar fundamental de la economía española tras su suicida proceso de desmantelamiento de los sectores primario y secundario.

Aún existe mucha confusión sobre lo sucedido. Es preciso encajar las tres piezas, demolición de la casa de Tarragona, matanza de las Ramblas, muerte de los presuntos terroristas en Cambrils.

Como ya decíamos al principio de este breve texto provisional los intereses geoestratégicos son difíciles de comprender para el común de los mortales porque son muchas las variables a controlar y faltan datos fiables. De modo que lo que aquí se expone son hipótesis provisionales a la luz de las noticias conocidas y más o menos racionales o fantasiosas por si ayudan al amable lector a formar su propia opinión.

 

 

 

 

La Feria que ha sido y ya no es

En otra muestra más de sectarismo patológico, como diría Cervantes, no rebuzna de balde el señor alcalde, el concello de la ciudad  que presumía de que en ella nadie es forastero ha publicado su programa de festejos a cargo del saqueado contribuyente ninguneando a la lengua oficial de España: solo en gallego transgénico. En pasados tiempos mejores ahora se estaría celebrando la Feria Taurina de La Coruña si el Niño de las ratas, jefe visible de las hordas podemitas municipales en la actualmente decadente ciudad, no lo hubiera prohibido en muestra de sectarismo, con gran disgusto de empresarios de la hostelería, aficionados y de artistas como el pintor Marcial Ortiz, autor de muchos de sus más sugestivos carteles taurinos como el que ilustra este texto.

La Tauromaquia en Galicia ha pasado por diferentes etapas. No muy prodiga en toreros cabe recordar a Celita o a Hilario Taboada entre los más conocidos. Cuando La Coruña disponía de plaza estable había mucha más afición, pero luego la especulación inmobiliaria, la propaganda mercenaria financiada por el gran capital imperialista, la incuria acomplejada de nuestras autoridades mostrencas galleguistas pro abortistas y caga poquito o el escaso número de festejos y de la propia presencia pública de taurinófilos ha ido minando esa antigua afición.

Bien es verdad que el galleguista típico prefiere como animal totémico al torturado indefenso capón antes que al fiero toro bravo. El toro de lidia es un animal odiado por ser símbolo de España y por sus atributos, tan lejanos del galleguista típico. De modo que se pretende exterminarlo hasta que se extinga. Gracias, entre otros, a ecologistas de salón que ignoran el papel de esta preciosa pieza de nuestra zootecnia en la conservación de importantes ecosistemas seminaturales como son las dehesas. Curioso que Galicia, por sus condiciones de mesofitismo, también pudiera disponer de dehesas de roble semejantes a las de otras dehesas de quercus ilex o quercus suber de la España seca, capaces de dar cabida a una ganadería extensiva que aprovechara mejor sus recursos naturales y paliara su actual deterioro ecológico.

Desde luego que el capón torturado y metido en su tenebroso capoeiro durante meses da menos cornadas, y además así se puede dejar pasar el tiempo sin hacer nada, a lo Mariano, engordando el bicho antes de asesinarlo mediante cobarde puñalada pescuecera.

Pero estos son tiempos en que se ha casi perdido del todo el sentido de la metafísica no es de extrañar que se ignoren las relaciones de la Tauromaquia con la Antigua Cultura.

Su sentido de ritual, del orden, es decir, del modo correcto de hacer las cosas, de la muerte y los modos de enfrentarse a ella, de la comunión ritualística con la carne del sacrificio. Su Estética heroica, del riesgo vivido en plenitud, con vergüenza torera, es decir con dignidad para superar el miedo y lograr instantes de gran belleza fugaz. Sus relaciones con el erotismo y el amor fatal. O con los antiguos cultos y tradiciones sagradas como el Mitraísmo, antecedente del Cristianismo, que tanta influencia han tenido en la civilización occidental. Toda una lección de simbolismo.

Y una maravilla del lenguaje. Acaso aquí se encuentra otro motivo de persecución por galleguistas y hordas podemitas: su odio al español y su extraordinaria riqueza de expresión. En palabras de Don Ramón Pérez de Ayala, firmante con Marañón y Ortega y Gasset del Manifiesto Al servicio de la República: “el nacimiento de la Fiesta coincide con el de la nacionalidad española y con la lengua de Castilla… así pues, las corridas de toros… son una cosa tan nuestra, tan obligada por la naturaleza y la historia como el habla que hablamos”.

Siendo ecuánimes hay que decir que no todos los españoles están de acuerdo con la fiesta. Si bien en su actual persecución la pasión que predomina no es la protección a los animales propia de vegetarianos sino el odio a España y sus símbolos. Por ello se prohíbe a las bravas sin respetar que cada cual asista si es su deseo.

Todo un gran esteta como el poeta cordobés Luis de Góngora tenía que esconderse para ir a los toros.  En  el año de gracia de 1589 el obispo D. Francisco Pacheco realizó una visita a la iglesia mayor de Córdoba y con tal ocasión hizo una serie de cargos al ilustre poeta culterano del Siglo de oro. El cuarto de ellos rezaba así: “Ha concurrido a fiestas de toros en la Plaza de la Corredera contra lo terminantemente ordenado a los clérigos por motu propio de Su Santidad”.

A lo que Don Luis contestó: “Que si vi los toros, que hubo en la Corredera las fiestas del año pasado, fue por saber iban a ellas personas de más años y más órdenes que yo, y que tendrían más obligación de temer y de entender mejor los motus propios de Su Santidad”.

Irónica contestación al obispo, espectador de tapadillo. Y es que como puede verse la hipocresía y tartufismo de ciertas autoridades no se limita a estos absurdos tiempos.

 

 

 

 

Corrupción, divino tesoro

En estos tiempos de zozobra nos cabe recordar a Covarrubias y su Tesoro de la Lengua castellana. Un tesoro hoy saqueado casi sin remedio. Creo que debiera ser evidencia de razón que la primera corrupción, y en cierto modo madre de las demás, consiste en pudrir el Entendimiento para generar aturdimiento, superficialidad, frivolidad o confusión. De modo que así “no se acierte la mano con la herida” como acostumbraba a decir don Antonio Machado, tan honradamente crítico con “las repugnantes zurdas españolas”.

Un instrumento capital de corrupción del Entendimiento es la propia corrupción del lenguaje. El empobrecimiento de vocabulario, la carencia o torpeza en el empleo de sinónimos, la proliferación de anacolutos, por no decir el olvido de preciosas palabras de nuestro Siglo de Oro, algunas como mohatra tan preñadas de sabiduría e iluminadoras de nuestro eterno devenir histórico, son mañas que forman parte de toda esa neolingua fomentada desde el Poder con fines despóticos y que ya denunciara George Orwell con su gran lucidez. Influido por su etapa durante la guerra civil española como brigadista internacional en Cataluña, Orwell fue encuadrado en el POUM, estuvo a punto de ser asesinado no por los malvados fascistas enemigos sino por el fuego “amigo” de sus supuestos correligionarios del Partido Comunista. La verdad es que da pena y vergüenza ajena oír declaraciones de la mayoría de próceres y “próceras” de nuestra envilecida, mohatrera y pertinaz monarquía. O la estupidez e incorrección gramatical de la dominante costumbre de repetir en forma femenina los términos masculinos. O el peculiar relativismo semántico que hace que cada palabra signifique lo que al poderoso interesa que signifique en cada momento.

Sin olvidar las deposiciones en los media del encumbrado famoseo en exclusiva o no. Toda una práctica de reproducir sandeces, eslóganes de propaganda vacía o destinada a halagar los más bajos instintos del populacho.

Otra forma especialmente nociva de esa corrupción es la excesiva corrección política, la imposición hegemónica de lo que se ha venido en llamar lo políticamente correcto, cosa muy diferente y acaso opuesta al decoro, cortesía o buena educación.

Lo políticamente correcto posee multitud de matices. Uno de ellos es la persecución, incluso algunas ahora por vía penal, de palabras que eran habituales o de uso común en una lengua tan potente, rica y variada como el español. Así, por ejemplo, marica, tortillera, bujarrón, machirulo, huele braguetas, sionista, morisma, morería, moro, desvirga melones, trotaconventos, santiguador de bolsillos ajenos,… ¡si Cervantes, Quevedo o Cela levantaran la cabeza! O la adjudicación maliciosa o inapropiada de adjetivos calumniosos y denigrantes tales como homófobo, antisemita, xenófobo, facha, centralista… a la gente que aún con todo derecho las quiere seguir utilizando.

La tristemente célebre Ley para la Memoria Histórica, otro gran artefacto de devastación que lejos de buscar objetividad y con ella la verdad y la comprensión como base para una convivencia presente y futura de los españoles, ha devenido en una mohatrera y cobarde manipulación revanchista de nuestro pasado perpetrada por sectarios, fanáticos o ignorantes bizarros lanceadores de moro muerto. Más pintoresca aún cuando los socialistas y los separatistas catalanes perpetraron sendos violentos golpes de Estado contra la República y provocaron una casi vacatio legis posterior y con ella como reacción al desgobierno la sublevación militar inicialmente concebida para restaurar el orden republicano, aunque luego usurpada por el general Franco. Con la posterior frustración de militares republicanos de honor como el general Cabanellas que verían su acción desnaturalizada y sus objetivos iniciales burlados.

Todo ello también, para particular satisfacción de nacionalistas periféricos, con la complicidad por activa o pasiva de quienes debieran defenderla. Un sabotaje de nuestra lengua al degradarla y podarla de sus ricos matices y sinónimos, patrimonio de una sabiduría y lucidez de siglos. Una especie de castración de hecho, y un empobrecimiento y expropiación de nuestro mejor patrimonio cultural.

Claro que para favorecer la inducida nueva invasión musulmana en España y toda Europa conviene ningunear o ridiculizar los esfuerzos y sacrificios de nuestros antepasados para recuperar el control sobre la Península.

Una variante especialmente triste de esta corrupción es la introducción y aplicación contra los derechos civiles de leyes populistas, demagógicas o devastadoras que en la práctica vulneran sagrados principios constitucionales como la libertad de conciencia y expresión, igualdad ante la Ley, derecho a un juicio justo o a la presunción de inocencia.  Así el engendro del tratamiento de género que origina tantos abusos, tan caro a políticos ineptos y o corruptos, promovido y disfrutado por abusones y pilla subvenciones.

Pero las cosas no suceden por casualidad. Ni, menos, que todas estas maniobras sean inventos de nuestras embrutecidas zurdas españolas que se aplican a utilizarlas a su favor inmediato. Desde el Plan Kalergi a esta parte venimos asistiendo, hoy de modo extraordinariamente acelerado, a un proceso de sabotaje programado de la sociedad europea occidental. Un sabotaje, con altibajos y adaptaciones en cada uno de los diferentes países, que tiene varias estrategias confluyentes.  Observadas por separado pudieran parecer producto de la estulticia, corrupción e ineptitud de nuestras castas dirigentes, pero todas juntas iluminan un horizonte siniestro de creciente esclavitud. Promoción sino imposición por la vía legal de ideología de género, frivolización del aborto, homosexualidad desde la escuela, inmigración musulmana descontrolada, aulas pateras, lenguaje “correcto”, precariedad laboral y familiar en un entorno de salvajes crisis financieras artificialmente inducidas…

Su origen parece que puede encontrarse en la obra del filósofo y político italiano, dirigente del Partido Comunista, Antonio Gramsci sin olvidar la influencia de la llamada Escuela de Frankfurt con su sugestiva combinación de ideas de dos judíos notables, Carlos Marx y Segismundo Freud.

En efecto la teoría propia del marxismo clásico de la sociedad sin clases en lo económico vendría a tener su paralelo en el ámbito de la Cultura con el logro de una sociedad culturalmente indiferenciada. El paraíso de la entropía, es decir de la imposibilidad de diferenciar estados, lo opuesto al orden, a la diversidad ideológica y a la civilización. Si antes el rol fundamental para el marxismo clásico lo constituía lo económico, ahora lo es el lingüístico gracias a la deconstrucción del lenguaje lo que da un barniz pretendidamente democrático, filantrópico o científico a la farsa pergeñada.

Buena parte de responsabilidad de esta farsa mohatrera se centra en los propietarios y tecnoburocracia de los medios de comunicación que han renunciado a formar una verdadera opinión pública ciudadana y promueven o al menos colaboran con la creciente descomposición social. Y con los planteamientos de confusión.

Una famosa publicación periódica de los Rothschild, la revista The Economist, tiene la tradición de presentar en ciertas ocasiones unas curiosas portadas constituidas en auténticos jeroglíficos que por su carácter oracular excitan el análisis de expertos y curiosos.  Suelen dar pistas sobre lo que sucede o sobre lo que va a suceder en el futuro.

Pero el pasado uno de julio explicaba en un reportaje técnicas de manipulación de masas mediante la generación de convincentes falsas noticias. ¿Un nuevo aviso de lectores y navegantes?

Todo puede pasar en el mundo virtual y también en el real.

Sin embargo, en el marxismo moderno de lo culturalmente correcto se entiende que el Poder lo tienen los grupos considerados normales, al menos en el aspecto estadístico del término (occidentales, blancos, tradición cristiana o laica, heterosexuales, liberales demócratas… ) que serían los malos, los nuevos burgueses. Y el nuevo proletariado liberador estaría constituido por los que se les oponen por razones de sexo, raza, sexualidad normal, religión… Por tanto, sin entrar en detalles tener en cuenta su comportamiento real individualizado la corrección al uso y abuso declara como bueno o propio de “victimas” lo que hacen ciertos grupos (islámicos, feministas, homosexuales, progres…) y como diabólico a derribar lo que hacen otros grupos (cristianos, heterosexuales, blancos occidentales,…), es decir, gentes que se resisten a entrar por el aro. Según esta visión la vanguardia revolucionaria europea podrían ser ahora los moros, las feministas, los homosexuales o los lumpen y beneficiarios de las nuevas rentas universales.

En resumen, para deducirse de todo lo explicado que se pretende una sociedad indiferenciada e igualitarista promovida y mantenida a la fuerza por el poder de un Estado no neutral. Un Estado que pese a lo que muchos progres manipulados creen sería transitorio, de carácter vicario, utilizado temporalmente para devastar la sociedad actual, un paso necesario para su posterior disolución en el NOM unipolar de un Poder completamente privatizado al servicio de una pequeña plutocracia global. Algo muy parecido a la jungla. Los Estados parecen incapaces de mantener su soberanía. De modo que incluso partidos considerados “conservadores” no conservan el aspecto cultural que han perdido en los media y en los sistemas de ocio y entretenimiento. Está bien conservar la dignidad, la vergüenza, el honor o el patrimonio espiritual, cultural, natural, económico e institucional, e incluso, ya puestos, las libretas con la contabilidad B donde se anotan cohechos y desfalcos, pero el caso es que nuestros más rancios próceres, con o sin sobres, liquidan todo en almoneda, nos mienten, endeudan y esclavizan más y más con tal de mantenerse un tiempo mayor en la poltrona.

Pero, ante este estado de cosas podemos preguntarnos: ¿cómo podemos los occidentales europeos oponernos a lo políticamente correcto y rescatar a la sociedad de los nuevos marxistas de falsa bandera, de sus cómplices y promotores ocultos?

 

 

 

Reinado de Alfonso XIII, notas sobre la guerra de África y el Desastre de Annual

Ahora que la integridad de España se encontraría de nuevo en grave riesgo inmediato, al parecer ya todo estaría desatado y bien desatado y el apaño perpetrado, probablemente a falta de ajustar los detalles o ver cómo y cuándo se explica la traición a los súbditos, no está de más recordar algunos otros sucesos lamentables provocados por la antinacional y corrupta dinastía borbónica que tantas desgracias ha traído a la Patria.

Más que de memoria, al cabo algo subjetivo, es mejor intentar conocer y recordar la verdad histórica, algo más objetivo, dentro de las dificultades de acceder a la realidad, tan mediatizada por tantos intereses parciales.

Uno de estos desastres históricos de España fomentados y agravados por los Borbones fue la aventura imperial africana del primer cuarto del siglo pasado, una especie de consoladora sustitución de la pérdida de las últimas posesiones españolas en América y Filipinas con la que el vanidoso e inepto Alfonso XIII trataría de compensar los desastres de 1898.

En esta absurda aventura imperialista militar en África promovida por la Corona existen varios hitos de graves crisis especiales, con importantes consecuencias para todo el sufrido Reino. Las más notables fueron la de la llamada Semana Trágica de Barcelona en 1909 y la del Desastre de Annual en 1921, ambas en julio. Un mes en el que especialmente parecen estallar muchos problemas crónicos de España.

De la primera cabe recordar la matanza del tristemente célebre Barranco del Lobo en el que la columna del general Guillermo Pintos fue exterminada por cabilas moras al mando del competente cabecilla rifeño Abd- el- Kader. La posterior leva forzosa de jóvenes pobres o de clase media que no podían reunir los seis mil reales para librarse del matadero africano provoca la insurrección de Barcelona con un centenar de muertos e importantes consecuencias políticas posteriores que condicionarían el reinado de Alfonso XIII.

Ahora vamos a dedicar unas líneas al desastre de Annual en el que perecieron el propio general favorito y recadero de Su Majestad, el Comandante general de Melilla Fernández Silvestre, y no menos de diez mil compatriotas víctimas de su incompetencia y de la estulticia alfonsina y en el que también a punto estuvo de caer la ciudad de Melilla y su población civil en manos de la morisma más feroz y sanguinaria.

Tras este desastre hubo varios intentos de tapar las responsabilidades por osadía, incompetencia e incluso corrupción, del propio rey y de buena parte del ejército. La censura, la tergiversación de los hechos para encubrir las responsabilidades del Borbón, e incluso el recurso final al golpe de Estado promovido en la sombra, (como el más reciente del 23 F), por el propio rey y ejecutado por el general Primo de Rivera. Con él se impidió que el Expediente oficial elaborado por el general de división Juan Picasso, quien había luchado por encontrar la verdad de los hechos, llegara a tener merecidos efectos devastadores para la Corona.

Como cabría suponer, la actuación de nuestros políticos monárquicos de la época cabe calificarse de verdaderamente de heroica y altamente comprometida con la Nación. El general Picasso presentó su famoso Expediente al Parlamento. El 10 de julio de 1923 se formó una Comisión de Responsabilidades que debería emitir su resolución en 21 días. Pero visto el cariz que tomaba el asunto para la Corona, sus señorías, con audaz prudencia, decidieron irse de vacaciones hasta la otoñada. (Si se me permite el inciso, ahora parece que se pudiera repetir parecida jugada con ocasión del golpe del estado anunciado y al ralentí con que nos amenazan los supremacistas catalanes que engordan trincando impunemente del presupuesto). Pero el 13 de setiembre el rey y Miguel Primo de Rivera perpetran el golpe de Estado y naturalmente la cosa queda aparcada sine die.

Sobre las peripecias y contenido del Expediente Picasso, que consta de 10 piezas y  2418 folios, puede consultarse, por ejemplo, el documentado libro de igual título publicado en Méjico por Diego Abad de Santillán. O el posterior de Juan Pando, Historia secreta de Annual.

En todo caso, el Expediente resultaría imposible de asimilar por el Régimen borbónico.

 

Pero, dejemos por ahora el Expediente Picasso y volvamos a 1921, unos días después de producirse la tragedia.  Cabe traer a colación el testimonio interesantísimo, a veces sobrecogedor, de personas que vivieron la situación como protagonistas o como testigos. Así por ejemplo, el periodista y corresponsal de guerra Juan Guixé  o el teniente coronel Pérez Ortiz, uno de los pocos supervivientes de Monte Arruit. Autores respectivos de dos importantes y valientes libros documentos, El Rif en sombras. Lo que yo he visto en Melilla, (Madrid 1922)  y De Annual a Monte Arruit. Dieciocho meses de cautiverio. Crónica de un testigo (Melilla, 1923), escrito y publicado este último tras su liberación de un cautiverio de dieciocho meses en terribles circunstancias.

Dice el teniente coronel Pérez Ortíz, (el segundo por la derecha en la foto de los oficiales prisioneros liberados) en su libro citado:

“Escribí esta crónica para darla publicidad. La idea de hacerlo así me nació durante mi largo cautiverio, dolido del abandono y desatenciones de unos, de la falta de caridad, de la odiosa calumnia, de las sangrientas burlas de otros. He padecido sed de justicia y he sufrido resignado la ofensa y la ingratitud, esperando mejores tiempos, confiado a la Providencia. No puedo tolerar el engaño ni los inmerecidos privilegios. En esto soy rebelde y lo seré siempre. La mentira, la más infame violación del orden moral, no puede prevalecer jamás ni argumentarse como necesidad de patriotismo. El callar es también un delito en los códigos cuando por hacerlo se otorga veracidad a lo que es falso y se pretende presentar como cierto. No, que no se escriba así la historia, que no se diga esto irónicamente.

Confieso que esta crónica encierra toda mi venganza; no consentir que nadie se engañe…

Para que yo señalase a los responsables del vergonzoso derrumbamiento necesitaría se me contestasen algunas preguntas.

¿Por qué se ocuparon Annual, Sidi – Dreis, Igueriben y Abarrán estando vendidas con un largo desfiladero a retaguardia, desfiladero que era la única vía de comunicación?

¿Se había pensado en la difícil situación de estas y otras posiciones?

¿Hubo imprudencia en la acción política por no apoyarla debidamente la militar, o en ésta por desacierto en la anterior?

¿Se tenía la noticia, y quién la tenía, si así era, del probable levantamiento del territorio?

Caso de resistirse aisladas todas las posiciones, ¿se las hubiera podido siquiera abastecer o, simplemente, mantener en comunicación con la plaza?

¿Cuál hubiera ido la línea de resistencia en caso de retirada? ¿Melilla?

¿Qué organización era la nuestra que en diez y nueve días, del 21 de julio al 9 de Agosto, y sin poder estorbar el enemigo el desembarco, no pudo saltar a la Restinga una columna y recorrer 25 kilómetros de terreno llano para auxiliar a los sitiadores de Monte Arruit?

¿Es verdad que se contaba con hombres y no con soldados?

¿Tan mala era la instrucción y tan escaso e incompleto el material que estos miles de hombres no estaban en condiciones de arrollar en un llano a inferior número de enemigos y con menos elementos?

¿No había en España más que dos aeroplanos?

¿Por  qué en lugar del ridículo envío de paquetes no arrojaron bombas en Monte Arruit?

¿Se sabía en Melilla cuando se recomendó la capitulación de esta posición el resultado de lo pactado en Zeluán?

¿Quién consistió las imprudencias, es es que las hubo, y quién el abandono de toda previsión?

Cuando estas preguntas y muchas más se hayan contestado podrá juzgarse en justicia…”

Al cabo, y gracias entre otras a las gestiones del magnate vasco afincado en Cádiz, Horacio Echavarrieta cerca del cabecilla Abd el Krim, se llegó a un acuerdo para un  canje de prisioneros y el pago de cuatro millones de pesetas como rescate y así se consigue la liberación de los militares prisioneros supervivientes. Al infame Alfonso XIII, co- causante de la tragedia, se le atribuye la frase: “parece resultar muy cara la carne de gallina”.

 

El libro crónica del corresponsal de guerra Juan Guixé tiene un gran interés, sobre todo para el lector de hoy por lo que cuenta en sus últimos capítulos. La especial psicología del rifeño, explicada por uno de sus notables. La situación de vicio e inmoralidad en la ciudad de Melilla, plena de burdeles, fracachelas y juergas, pero ayuna de bibliotecas. Los abusos sobre la población civil del militarismo allí dominante. La imprevisión e incompetencia de muchos altos mandos militares que no tuvieron en cuenta ni la preparación de las tropas ni menos la logística o necesidades de armamento moderno para combatir a los rifeños rebeldes en un terreno tan difícil desde el punto de vista militar. La censura militar que escondía o daba una versión desdibujada de los problemas y peripecias reales. O el problema de lo que Guixé llama “la dualidad del mando y el despotismo de tercero” (alusión encubierta al rey) con las desavenencias entre el comandante de Melilla el cortesano, protegido y amigo personal del rey, Fernández Silvestre, un hombre fanfarrón, impulsivo, acostumbrado a hacer las cosas por c… y su jefe el general Berenguer, Alto Comisionado en Marruecos, quien parece que habría sido incapaz de controlar a su supuesto subordinado: “Berenguer era menos antiguo que Silvestre en el empleo de general… la contextura de los dos generales opuesta de un modo irreductible. Berenguer es la reflexión y la ponderación mismas, con la añadidura de la cultura, encarnadas en un militar de perfecta sangre fría y de valor sereno a prueba.  Los dos hombres jamás podían entenderse. Berenguer, de alto comisario, había pacificado casi toda la zona de Ceuta y Tetuán, sin bajas apenas. Cautelosamente, con pie firme, avanzaba y planeaba ya la sumisión de los Beni-Urriaguel (una de las cabilas sublevadas más activas mandada por Abd el Krim) y el extender de un modo efectivo el protectorado a Alhucemas. ¿Quién de los dos llegaría antes? De ahí los avances temerarios de Silvestre hasta Labran y Annual…”

Prosigue más adelante Guifré criticando las infaustas actuaciones de Alfonso XIII: “En todo esto ha sonado el nombre de una alta personalidad, quizá la más alta por jerarquía, que no por entendimiento y autoridad, de la nación española. Hace tiempo, mucho tiempo, quizá prematuramente, que esa personalidad, es por culpa suya o no, traída y levada en los asuntos políticos. Se le atribuye la protección dispensada al general Silvestre y se añade que a ella se debe que España esté empeñada en la guerra de Marruecos. … comprendemos que en todo esto hay algo de turbio y hasta es muy posible que se exagere acerca de esa elevada intervención. Ahora bien, ¿de quién es la culpa de que eso suceda? Principalmente del régimen de clandestinidad en que vive la política española. Por causa de ese régimen clandestino se aplicará … la mordaza de la censura y se sigiló cuanto se pudo, todo lo concerniente a Marruecos…

El resultado de sigilar los hechos y sus causas, de fomentar e imponer el silencio en torno a ellas, es, a mi juicio, la falsificación de la historia. España, por esta causa, tiene una historia adulterada, deformada, mixtificada. Los sucesos se velan, se difuminan del modo más incoherente y disparatado; se descoyunta la lógica de las conductas y de los motivos sociales y lo que es acción liviana, lamentable y oprobiosa, se convierte en página heroica, hecho glorioso, (¿Igual que en el 23F, por cierto?) o se olvida entre enramaje de la omisión y la vaguedad. La habilidad arbitrista y maquiavélica discurre también expedientes para salvar situaciones comprometidas, a primera vista inevitables. El ardid de leguleyo y la cazurrería caciquil de nuestros políticos es fértil en estos artilugios. …

España daría una prueba de vitalidad y de sano amor a sí misma, discutiendo a la luz del día las responsabilidades, caiga quien cayere. Pero no lo hará. No tiene aquel pulso fuerte de los pueblos que caminan en la historia hacia un plano ascendente. Más bien se halla en un plano inclinado. Políticamente, ello me parece harto evidente, por desgracia…

No tenemos fuerza, este es un argumento, aparte de otras razones fundamentales de doctrina, para persistir en nuestra actitud frente al problema de Marruecos. Y como no tenemos fuerza de nada sirve que nos obstinemos en engañarnos a nosotros mismos, siguiendo la fatal trayectoria que viene costándole a España el achicamiento de su personalidad y que viene a ser una especie de liquidación española en el mundo. Esta debilidad nuestra nace de la desorganización del país, de la incultura general y de la falta de ideales. Si no tenemos fuerza, carecemos también de aptitud…”

No es de extrañar que un escéptico Guifré antes las posibilidades reales de rectificación de nuestra conducta y la escasa confianza en nuestra capacidad de enmienda, propugnase la retirada: “¿Somos capaces de cambiar? Sino, lo más fecundo, lo más cauto, mirando al presente y mirando a la historia, será el abandono”.

La psicología rifeña

Pero en la guerra conviene comprender al otro bando. Pese a la ideología buenista hoy dominante introducida por multiculturalistas o feministas, un testimonio de gran interés, y acaso aún de cierta actualidad, sobre la peculiar idiosincrasia de los moros al menos ce esa época es el que recoge el corresponsal tras sus conversaciones con algunos notables rifeños asimilados.

“El moro, suelen decir algunos españoles en África, tiene una mentalidad contraria a la nuestra. El del Rif no es siquiera heredero de una civilización opuesta a la europea; está sin civilizar y el Corán no sirve sino para estimular en él su barbarie nativa y hacerle fanático peligroso. Es, al lado del europeo, un malhechor, un bandido. En el rifeño todos los males y defectos de un pueblo desahuciado se agravan. El rifeño es un ser aparte, y aún dentro del Rif, entre las cabilas, hay diferencias enormes de psicología. ..el moro vulgar suele ser bandolero, tiene el instinto despierto del malhechor, para el cual, cosa natural es el robo y el crimen….no respetan la ancianidad ni la mujer, ni la debilidad física, sino cuando hay algo que las defienda.

En el hogar, el moro es un pequeño sultán. Practica la poligamia y las mujeres deben trabajar para él. El amor carece de espiritualidad (como revela esta conversación en Melilla):

— Manuel, por Dios grande, que ayer conocer a tus hijas, y estar cosa güena, güena. ¿Cuántos años tiene la mayor?

Trece

Manuel, tú estar tontón, si tu venderla a un moro rico, darte por ella cuatrocientos o quinientos duros —

Y prosigue el autor, “Yo no he visto pueblo que con mayor altivez y aparente desprecio de lo ajeno, lo codicie con más pasión y en cuanto puede trate de apoderase de lo que codicia. Es un género de hipocresía que el moro disfraza con orgullo y el británico con el ideal, pero en ambos, avasalladora.

El rifeño se arroja al robo con pasión. El moro desarrapado se entrega siempre que puede al merodeo y el bandidaje. El moro rico roba de otra manera, usando su fuerza guerrera y feudal y de la credulidad de los demás… la mayoría de las guerras, o de los movimientos de guerrilla que perpetuamente reproduce, los inspira, más que el fanatismo y la xenofobia, la esperanza de botín…

Es una equivocación suponer que le mueve el patriotismo que no siente ni comprende.

Su arteria y su astucia son muy grandes y lo mismo su ductilidad e impresionabilidad. .. yo creo que en ninguna parte del planeta es más fácil encontrar tan gran número de gentes dispuestas a traicionar como en el Rif. Esto explica que los mismos que estuvieron recibiendo los beneficios de la dávida española durante años, sin cosecha, se lanzaran  despanzurrar españoles y a estuprar niñas de estos.

¿Cuál ha de ser la reciprocidad de unos seres que no comprenden la compasión ni el que un país o una cabila, la cabila Hispania, como ellos dicen, asuma la empresa de suscitar entre ellos la riqueza, el progreso, el derecho de gentes?

No comprenden porqué razón España gasta el dinero y sus vidas para entrar y establecerse en el Rif, poseyendo ella por lo que le dicen e infiere, tantas tierras, tantos hombres y tanto dinero. España está tontona.

Solo la codicia del rifeño es superior a su odio. Por codicia, el español que de otro modo sería muerto irremisiblemente pasa a ser como un animal doméstico al que se prodigan cuidados para cotizarlo en el mercado. El prisionero será vendido por un buen rescate…

El testimonio de un jefe de cabila asimilado a España, Mizzian llamado El Bueno, también resulta esclarecedor.

Le pregunta el corresponsal:

Dime, ¿Cómo te explicas la traición?

Por exceso de confianza. Yo soy moro y los conozco. Los españoles habéis tratado al moro de una manera inadecuada, impropia…. En vez de agradecer lo que vosotros hacéis por él, se ríe en su interior de vosotros.

Entonces, ¿qué política crees tú que hay que seguir con el moro?

¡La de la fuerza! ¿No han matado ellos? ¿No han robado ellos? Aquí me tienes a mí, ahí tienes a mi hijo cuya cabeza han pregonado en 15.000 pesetas. ¿Crees tú que si el moro pudiera no arrasaría Melilla y nos pasaría a cuchillo a todos? Mira hay que llevar el palo en una mano y en la otra mano… el palo también. Créeme todo lo que sa no hacerlo así es perder tiempo, es dejar caer el prestigio de España y es derramar mucha sangre española. Si queréis ahorrar sangre, hay que pegar fuerte a esos bandidos…”

Una receta curiosa, sin duda, sobre todo viniendo de donde viene.

 

El llamado Desastre de Annual es un suceso más, aunque desde luego muy significativo, de un desastre mayor: el de la mortífera aventura imperialista borbónica en Marruecos. Y también de los viejos problemas endémicos que debemos sufrir los españoles bajo la Monarquía.  Un Régimen político oligárquico, corrupto, apátrida, que fomenta vicios e ineptitudes y los mantiene a lo largo del tiempo como garantía de su propia supervivencia. Otra vez se demostraría que el Régimen borbónico no resulta demasiado compatible con la verdad.

El Informe Picasso elaborado y escrito por un general honrado, digno y valiente podría haberse considerado como algo bueno del que podría honrarse la institución militar más lúcida y comprometida con la Nación. Pero era demasiado insólito en un mundo de incompetencia, corrupción y componendas; demasiado veraz  y contundente para ser asimilado por un Régimen corrompido como la Monarquía, que dio un golpe de estado para mantenerse.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.