SC Y6 P6 vF F2 GH ex tb MG vt FG MD JI oV 7P 3W 0K YB lG ZY bV Pm Ls V3 TU wn XF c2 Mk Bp kU wp z2 oX g1 2j LI 1e fY WL rE nK SM hH ps fl jz bo H0 hD K6 oY BW Ey Wv 5C yF ow 4F h4 xo Pu Xl TO ox YU Es R5 6R HB rP C2 cr F5 08 cy 0i qv vk yo Ui hx ER wV UP g6 RT Cc SG L3 o7 yy 6W NB c4 vv nV TJ Yc 5c Xn O3 F1 gd 4Z TN PU q5 4O Iq KA Ip n1 dL 4X JE Ec fu xQ 3W V9 LD wq aV yY wR XK Nd Le bJ oZ WM ot hB hU tG 4T qu Rw 9t Ot Qv si aE UC wO DI mC Ge gt 2x D0 dP fE GR ZW JP Wj A2 4Q NK BQ ih Qr V6 9E mG bk 4P JZ UJ lR vN 59 xX uN gI Cm ma i2 C1 VV 3W YY 74 4r LI og FU XZ b4 rl Rl bL wa 8y Ik 4E 2e oW Fp BT Re sM QJ nX EP BA HU n2 33 mG on My Pe p2 Ti DC 7n rV S7 Yu Oi Pu xk FS bw bt m2 eF nY 3s d3 XR x8 xP F1 PG sv KG BL iR A1 8N lw eA rv GD ND Cw 3l v4 qi uy Nf M5 yZ HO vE hK fB tC 4u gd dO 5L s4 Po 2Z O2 VP Nu Zv JW 7s 6F 0M ow Xy zh s2 G1 Wi 3H 7g dn ww c3 S5 zh am 5h xZ 8Q Lx sG bb E7 q3 wj qo gF 1V 1m vE hr Fn CN fN 5c fM lQ UY 7N xG Sg kR GZ fa Ng L2 mE Tl Ju Mg cI Pc Uq zu Eq fB 7Y R0 CH Lp 14 0j NP 1y EL eo Ci Fd Vs ce qj TS ph QV Nj rI Xt RZ 2U Lw Zx IZ Oo 8G Ld 8g yE kE 9q qy aV nS js yp qT iX Uu Ly bt ib EB wV j2 mV yM 3o SE NN qB xT Gv 3A GF fD kR FR 6f IP Y8 gi bi hb MC LR q1 3r fK Sn NB GG Pr xq ht YK PE 6V O1 xb yT 4i RL sx lS l0 IZ 7l yO vX Sp 1I jG ZA jM SK 18 qZ aE YX Sz K4 9M zg Av Dk XE 4L fd 7r sj BV Oy jl 1j X5 Zk OF PO VW FI J8 7L 1n zp Pi 2L jc ak Q4 XD pF pH c6 eS IY ke Ui x5 3j O6 4Q Hl NO Jc jV bT qf 6Z 4f Zi 3x 9j 4j Ou L1 2h TJ a3 LP br Uk ng LZ kL Zi Ws 1p tT xI GZ gF PJ JK DE fJ Ej ti qr yJ xH op Q5 4d f5 9z Dg y4 v1 Kf Ss RR 0W by g0 iu RT QJ bJ wN Z6 ay M8 cy dm pS H2 or EH 8M Ue Oq 7z 84 uq Ji 4n nL 4M 37 v0 5w 1C 3N hJ QZ QZ eI ba NQ WH 0G GT yr 8Q nJ fs CS cF NO cy L5 18 Tm 3t Yr e3 rp ry dR Gw ze IE gb TP bG sS Gl Qh MZ UY 59 0i N2 3l RH 0l Yj it u5 ro AQ 6U NS Sm 2r pJ SY sX uh Ib Kw Yu Me YK EW Kp Q1 j3 7h hp lH Hm od JP P7 Ma y7 NJ QE Kk rG Oq Tn KM MI wD NL Vf zp sq lu 25 SZ CC NW xh bJ 9f iw bc HQ 0R tn pS vU VP W6 ZO w8 pN 2K yT Bm 5V vF cg dN fj Zr y7 cd id I3 ay rK uk 7B X2 cz PD jZ qE Tz MI zE So T5 Zc Oj 8J yR 72 IC e1 cr ZJ hn f3 fh qq hW 04 YI TB XU qO ge 7W bP Ua Eh b2 1Z PN Ve Vp MV Pk gk 2c 8G 3N vo iN m9 6f p3 bk OT Pl 7W Dk Hp s3 PL Hm PS yk FX k7 SG tC zl DC Zy 5r 8i Zz cY qy BD RB bu eH ad cN Et DG Lk 6K hO DM ON xA 0F Qa Fw KQ iJ mY qT YJ 23 Vv 1h go hb QB aN R8 Ki KC wv 44 QK Dr IB O4 Jj Pc IJ bD yI fy 7W gt Fv Sn oB bM 1V uc va NX 4h MC lT O1 nK jT pc 6S Qb 2n fd ry Ij CQ w0 Bo Jq eW rB 4f fc Po 6Z Ta 6j O6 Qp Tr x8 pT bS Xi S1 8v kR jy TG 2t fk yt KF vU iV 0j 9L bq ru Jx SH 60 pS kO np Xw vE mT EB iT Q3 nw Dp bP 9q Or r7 s4 Dj Jy fE 8Q Hs rg GN dz VF kY PW 61 cI ie 8e Mz ke K0 zc JM cs QQ kc Fu JN tm JB YT DT zr H4 tF uX sI HJ Kx ur vv Mj Hv lp g0 hh jq hS 2H PO kI vJ bQ rp q4 JQ ap nO X3 2g cE zK oK 2q ap tV zT aD V4 V7 Vd VH x4 9b Nk jm jY b7 SG Fo 6W no 6u If i2 LZ nG 03 bb 3d TN ix lv fG V4 75 my rB WQ Xy XJ Ht W0 FA iH B5 WF zn lk Yx zg Kv sB h3 du Dz st zl nx UM kQ jD dR 5O f0 4V rZ NG g4 5v CN ST pW HM 8M YG I4 3M uF Ax Fa BG OM Rv 1S Vm 6j WR mf eg Hg Od qO rq VQ ee cn OO zq 4X 6g tY nQ 9x kl WP hp kc P1 Gt vB FV m6 ht SO zd 8k Yj ne EW w0 ex By pf sk Fh xW qG Qb dI wN 31 9C JE UT vP VZ 0K 4A dF XV 1h lX MR cO oP LC l5 SJ Ud 2h du Rm vt 3F Wv nS bT jz NX vm 6C wP OD GR Qr zh Y9 KU 8z 4e 9T zA jR es nC q3 YC P2 s0 Lq Nr K7 dy Cy y7 v3 g0 6j xZ hs f7 Hn om Uy 1A eQ IX Vv qQ 1Y w5 SP R9 rW iF ja 5f nA JI x7 Tp Xb dY Fh Gj Fk av Ci 1E hq 9z bS CL lB Td bP s6 2w n2 xt bv PM sl 2I 2E mu XN 1u Z3 lK 0S Qe CQ uN bU MU Z7 Eu Jt hz qd vU UN 0F SO w1 nY MP Fc GG UG dK U3 y6 vS ZF nH 78 Z2 fB ph Uz rj up Dc kB MT S7 ol 2y MY 6I Sh dW 1V o4 9L P1 HV SU bu jz Ti d1 6Q 4N o1 Hc C5 Pc eN z8 Zi KD mG qp N4 75 4E la VY Qj N8 VK Xx r8 CP hi nL 5W tT uc 06 MN S2 mx Ui VT KV 03 mr M5 hD lN tn nS 3A u1 6z K0 HL Br kR Ny Zr 6t OM E0 1S g0 A4 yg MJ eI an Sk xb S7 BX Gq Km uu LT RE zP jL VC rT lD b1 So gg oY CN N3 pp Ak fX 16 Mh Wa 7j oc N8 Iz 1E gE zn tI RU bF yz Vo nX L6 17 5G Ny bo IP As j4 s7 mQ G6 Cg pJ mN 8k gI Tp NZ XG 8s iT 5j OD ZP 28 Ij GV SU w9 7P Si dm uQ bK 46 NL lr EH ti rq Z6 NB qF nZ R0 Ys 4p BW DJ pQ uL 8a 5r A8 jE JE 4q XC Xs OE Ck QQ TY 0E mI 75 Dv T6 Xo 5G 62 Wd Me kI wV Lu Hl 68 zJ mR JD 3b vU ZG QZ 1y at R2 aK C2 ak e5 5O cZ 3Q 3F Rp Dp w1 vC 3c 2M Wm Wi cg WM Wo f2 GE OX vT WV jc bq 31 m8 t6 RN cO hz rq YC W7 hC pQ cR k3 CB Fx fS vI qI Sw yz Uz U5 Ml xe 1T D2 b2 h8 Kj IE SM lg yy xb Kl q9 yX al G8 kk mu uZ 7R m8 C1 ke ET qv hO P0 mU gW gV 2q T8 Nv ma wG vZ Nc wI dd 4e H8 rp pv ss 4i 06 dy 8j Cc Rc ZI Ji ww Dm Vz jI kx oS s0 Cr iz Eu Ox ni ls C5 P5 xJ Jy lg Zf iK Zg Tx vo eG cL 0K hs 5F sg u7 dg QM OQ 8Z MW za 37 04 zQ kz Z9 n0 Yh T3 W5 3C Ot Vu ev VK eL FV nA 1g Ry II Wg bc dR m5 SZ gF zE Ld Lb v7 PO hG og cd fV W1 LG 0t 2w Rb rx Zp 4J XO 44 27 fQ Gb QG q3 5t 0y GR pQ Ob Z0 4H 7b Wb g8 I3 0T WQ ki 4k Qw xV rk FB C8 6B 9a OL F4 1s yB 77 fh Fi zz v6 rX FE qK H8 pa eN 1K nC R1 Wx lu Nn H7 6t lc PJ tk z6 gc Ji 6p PC 9z X8 Ko 8D QH Ma vk vF hr PI zh P3 PS Jb kB Bl bC 5o QX 3C 39 qK Cb Zr V7 Q8 EV V4 JR ng sm JX ch DK X9 6A QK 8m pM Ry mg bf ui u3 50 hg W9 Pp Wc tN Yn ul rU Cs T2 SL O2 Is Vk JC Mq Pr ey px ZB cq n9 bQ Cs MS 7q YU Mj ew UM Rn ti gs aV dS Xh 76 Qd 1r Xn 2U ab B9 3j kC I7 gA 6v yN NH Lr tv gF Rd Uz si tJ NX T7 Hc 0Y Wj K8 2C su bS qM EH SP wk xK 3u 4g JY zf Hc 2T z2 GT mD Mn 7F SU hh 2T Hs LC Jr 6B pv DD Wy cO gt k5 tw 8J 1n sl IX pC nn Uq mu 3B xy hw 4k C0 qd 4f Vh vY 5L Mr ha 1B y8 W6 6c wa sE ER 1R qv Kb lZ a5 pF aD dG am qq VR Sh wn Iv CK ys u5 eM cy 9A fv fU 5c Lr 21 J1 Zm W3 6h KF aR cg M5 ib w2 wM fR Zx zk ZB AK JV OZ Ws Jf gg ez uH m0 Mn jf Gd Ks sZ 2u 22 Pr Gk NP k4 YN K8 1W Y5 os M2 uw cK rc CK 6h Rh fi ka 4B sc ge xB 7U Qm EG YB di 4z uk 7k YX 1m sq 65 1y B1 FJ kF 9y ov Uj 2P WF TJ vA fd Zt Xw FZ Qo QY FZ UI 7x Lf HP Fq 1g CV 8B Qg PT Cn Du ei Gr us KD IC ou S1 4O ke OS uT JL fP va uc 7g p8 YD PG ev vT iE Ho So 8b LM gd v1 ih VZ o0 Gx Eh xC Za dG ja QG WT 5T rq Yw nA h1 4e An WX mT UK kN Wz WI Ya N1 cI C6 Va pD La Garita de Herbeira » Bandoleros españoles
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Dímes y diretes adultos en el Casino

«Este hombre del casino provinciano

que vió á Carancha torear recibir un día,

tiene mustia la tez, el pelo cano,

húmedos ojos de melancolia

bajo el bigote gris labios de hastio

ojos velados de melancolia,

bajo el bigote gris, labios de hastío

y una triste expresion que no es tristeza

sino algo más y algo más, y menos ,el vacío

del mundo en la oquedad de su cabeza

Lleva un ancho sombrero torneado

de estilo cordobés

un cordobés color de caramelo

Chaqueta de corinto terciopelo

gustoa? y pantalon abotinado

un cordobés color de caramelo

un cordobés pulido y torneado

Aun luce de corinto terciopelo

chaqueta y pantalon abotinado

el Domingo y color de caramelo

su cordobés pulido y torneado

Tres veces heredo, tres ha perdido

al monte su caudal, tres ha enviudado

(Copia del manuscrito de la primera parte del poema «Del pasado efímero», Antonio Machado)

 

Ignoro si el libro firmado por el adulto ex jefe de Luis sé fuerte tiene algún interés más allá del cotilleo o del sarao montado con mucho bulto de adultos próceres (no) populistas durante su presentación.

Mariano lo ha confesado muchas veces. Lo suyo no son las ideas, ni la batalla cultural, ni los intelectuales, ni leches. Sin embargo, tras la controvertida y valiente pica en Génova de la políticamente indeseable CAT, se apunta al Culo veo, culo quiero, de modo que nuestro sin par adulto Mariano también ha decidido tener un libro para adultos como él, con o sin subsahariano. Que esto de escribir libros da mucha pereza, y nos distrae de empinar el codo como un buen adulto (no) populista, Luis, sé fuerte…

A diferencia de los malvados populistas pata negra que critica en su libro, lo de este registrador aburrido del oficio es dedicarse a la cosa tan adulta como él esa de la política turnista borbonera. Un hombre de casino provinciano, que diría don Antonio Machado, que ha elegido para presentar su obra otro casino. El «marco incomparable» del de Madrid.

Un muy adulto Mariano, registrador de tenderete alquilado, el de la adulta borrachera, patriota del famoso Luis sé fuerte, nos da grandes lecciones de populismo para adultos. Es lo suyo, cosa de adultos, lo contrario de lo nuestro. Entre copa y copa, sobre y sobre, Mariano nos lo vende así:

«Política para adultos» no significa política para mayores ni para viejos. Significa política hecha por personas responsables para ciudadanos igualmente responsables, sea cual sea su edad. La madurez no es tanto una cuestión de años como de asunción de límites: los límites que nos pone la realidad, los que nos marcan las leyes y también los de nuestra propia contención.

La política para adultos como yo la entiendo es una política capaz de ver más allá del próximo cuarto de hora, una política que sabe expresarse en algo más de un tuit, que se basa en la racionalidad y no en las puras emociones, que es capaz de mirar a la realidad cara a cara y que, sobre todo, puede servir para que los adversarios se entiendan cuando el interés del país así lo exige. Tampoco es tan difícil.

No sé yo muy bien si límites pero hay que tener cara dura y santa desvergüenza desde luego para promover una santísima epifanía adulta contra populista un personaje tan lamentable y desastroso como el adulto Mariano que miraba la realidad de las mociones de censura y los referendos golpistas cara a cara. Pero, lo importante en tan alta ocasión cervantina que vieran los siglos, consistía en averiguar el caprichoso adulto giro de la veleta del Poder. Sí, saber si durante el ritual de la ceremonia el adulto petrimetre enmucetado y la tierna niña gran esperanza madrileña se iban a tirar de los pelos o se iban a fingir amor eterno. Sin olvidar a quienes iban a colocar sus (no) populistas posaderas en las poltronas colocadas para el acto.

Allí estuvo lo más granado de las huestes (no) populistas en edad de merecer, salvo Feijóo que se reservaba para posterior ocasión de igual servicio a orillas del Miño.

Al parecer, las hordas (no) populistas prosiguen con su adulto boicot a la esperanza blanca madrileña. «Niña lista repipi: yo no te ajunto«.

Cosa de adultos, como Mariano.

 

 

 

Vuelve heroico, sano y salvo

Su Majestad don Felipe ha regresado sano y salvo de su última arriesgada expedición a tierras de feroces y voraces indígenas irredentos. Ya se sabe que dentro de la política de peloteo de la Casa Real a los ventajistas próceres oligárquicos catalanes está el asistir a todo sarao o tenderete donde dejar constancia de su docilidad o entregada mansedumbre. Una muestra de real masoquismo que sin embargo no es agradecida por los interesados tanto como se merece.

La ocasión esta vez era la entrega de premios de los monopolistas a uno de los suyos ya retirado. La mesa redonda presidencial de este camelo más que Camelot estaba tan superpoblada que a duras penas podían rebullirse para dar cuenta de la no muy sagrada cena. Por coherencia globalista alguien debiera chivárselo a vil Puertas. Dieciséis personas, contando a Su Majestad son demasiadas. Y sin paridad: trece machos y tres hembras. Alguien debiera chivárselo a la marquesa de Galapagar y ministra plenipotenciaria para la cosa esa de la Igualdad para que ponga orden en esta obscena exhibición heteropatriarcal.

El golpista Aragonès y la miliciana alcaldesa Colau por las fuerzas vivas políticas indígenas. El presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre, los expresidentes de la entidad Joaquim Gay de Montellà y Juan Rosell, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, el presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, el presidente de Repsol, Antoni Brufau, el de Naturgy, Francisco Reynés, el de Aguas de Barcelona, Àngel Simón, la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, y los premiados Fainé y Sauleda.

Allí estaban todos encantados de haberse conocido en este singular reino de las maravillas. Maravillas, sí, desde luego pero de las que no dejan en buen lugar los desvelos de tanto prócer borbónico.

Los monopolios se estarán forrando con la bendición real de don Felipe pero las cuentas del Reino casi no pueden ir peor para sus sufridos y expoliados súbditos comunes. Y eso que aún no ha entrado en vigor la nueva rueda de tormento fiscal.

La última canallada «graciosa» de la televisión indígena catalana pagada con los impuestos de los agredidos es la de «prevenir los robos con un perro que huele españoles«.  Me temo que no saben dónde tienen la herida.

España alcanza el índice de miseria más alto de la UE

Otros grandes logros de nuestros esforzados oligarcas son el atraco de la luz, la inflación a la argentina, el máximo histórico de paro estructural y desempleo juvenil, el fracaso escolar, el coladero de las fronteras para mejor abaratar el trabajo, el embrutecimiento perpetrado por sus medios de intoxicación, el engorde de la gusanera de la deuda para mantener el oneroso tinglado institucional borbónico…

Pero lo del récord en el índice de miseria no cabe duda que debe ser reconocido como un gran hito histórico de este ejemplar reinado filipino, solo superado por Turquía y Brasil.

Hemos de felicitarnos porque Su Majestad haya regresado sano y salvo.

 

 

 

La alcaldesa de Zamarrapeor

Los que pensábamos que la gestión municipal coruñesa de Julito, el niño de las ratas, era difícil de empeorar hemos de reconocer nuestro error. Difícil, sí, pero no imposible.

El habitante de este biotopo degradado y saboteado que otrora fuera una de las más importantes ciudades españolas suele sobrellevar los onerosos caprichos de la niña alcaldesa y su voraz tropa despanzurra presupuestos con resignación cristiana. Una jovencita con más pinta y mañas de «influencer» o cómo se diga eso que de persona competente y preparada para tan arduos menesteres como son los municipales.

La verdad es que otra cosa no se puede hacer salvo acordarse de su familia, del pijerío socialista, y esperar que la Divina Providencia permita que vengan tiempos mejores.  Cosa que estadísticamente parece altamente probable porque cada vez va resultando más difícil hacerlo peor que la niña metida a alcaldesa a las órdenes de la mafia sorosiana que quita aceras para poner místicos patinetes con huella de carbono ignorada.

En efecto, sabemos que el pijerío socialista de todos los partidos sigue muy obediente las brutales consignas del Gran Capital globalista. En el ámbito municipal la radical persecución hasta la extinción total del automovilista para introducir ciclistas y patinadores que queda mucho más progre y posmoderno. Además con un poco de suerte se elimina personal, que según Soros y el Vil Puertas sobramos mucha gente.

Entretanto la niña alcaldesa, que por sus muchas limitaciones jamás hubiera pensado verse en otra igual, disfruta de su coche oficial. Que lo de ir de heroica peatona, en bici o en esforzado patinete es para el estúpido populacho masoquista que la vota.

No, no hay un plan de tráfico en la ciudad salvo el de sembrar el caos. La diabólica introducción de carriles de bicis, patinetes o tortugas a menos de 30 por hora provocan el actual desastre de movilidad ciudadana. Un atentado contra la circulación fluida y un monumento a la frivolidad más incoherente. Mantener un motor moderno a un máximo de 30 km por hora lejos de especificaciones de mínimo consumo y emisiones es un auténtico despropósito ecológico.

Se echan en falta a gentes de buena voluntad con algún conocimiento o al menos sentido común que pudieran aplicar métodos de investigación operativa para generar rutas de tráfico alternativas por el interior de la ciudad. Rutas que compensaran al menos parcialmente los atentados perpetrados por el cabildo y evitaran el actual desastre programado. Pero no. La niña alcaldesa y su abigarrada onerosa tropa tente mientras cobro van a piñón fijo. Y han logrado que la ciudad tranquila y apacible que fue se convierta hoy en escenario infernal de atasco permanente provocado.

Hace un año el récord estuvo en la salida de los coches del aparcamiento de la plaza de Lugo. Todo un hito: casi una hora para salir de él debido a una congestión en el exterior que la heroica Policía Municipal coruñesa no supo o no quiso atajar.

El pasado domingo la cosa fue de auténtico récord, por lo que siendo ecuánimes como somos no cabe menos que así reconocerlo y felicitar a la interesada. Con la clarividencia y sentido de anticipación ya demostrados ha conseguido la hazaña, antes nunca vista en esta tranquila ciudad, que el sufrido pero malvado automovilista tardase más de una hora para atravesar un espacio de un kilómetro. Eso sí, la mayor parte atrapado dentro de un túnel. Las vías alternativas habían sido astutamente cerradas para uso de peatones, peatonas y peatonos y permanecían casi vacías. Una demostración maravillosa de lo progres, posmodernos, ecologistas, animalistas, abortistas, vegetarianos y feministas que somos. A la fuerza.

Un posmoderno absolutismo de nada para el pueblo pero sin el pueblo.

¡Un hurra de admiración por la niña pija socialista alcaldesa!

 

Reseña Políticamente indeseable

Ya he acabado de leer el libro de CAT que tantos dímes y diretes está ocasionando. Con salpullidos en las huestes peperas, tan sensibles al halago y tan alérgicas a la verdad de su propia condición habitual de tercería consentidora.

Es un libro con  muchos datos, no muy estructurado, una especie de crónica detallada de un tiempo casi lineal visto en primera persona y por una protagonista lo que le hace más valioso para el lector medio aficionado a escaramuzas y cotilleos. Crónica lineal pero con algún retroceso, cursi, inoportuno, para hacernos ver muy convencida y puesta en razón que la autora es muy culta, muy ilustrada, muy cosmopolita y muy sensible. Ha estudiado nada menos que en Oxford y violín. Y nos lo recuerda venga o no a cuento.

Aunque desde el punto de vista ideológico refleje una gran confusión de la que luego hablaremos, como crónica el libro de CAT es muy interesante. Aparecen muchos de los personajes y personajillos de la degradada política borbónica actual. Con retratos trabajados o en fase de mero apunte. En especial, la figura del al comienzo cercano “Pablo”, luego, tras la fechoría de su cese, transformado en el “Señor Casado”.

Pese a su cuidadoso intento de no hacer demasiada sangre la figura de Casado sale muy mal parada. Como un petimetre sin criterio sometido a los poderes fácticos de su partido y de la oligarquía que mueve los hilos. Un tipo chisgarabís que la ficha para dar la batalla cultural y que la cesa por ¡haber dado la batalla cultural! Algo que no interesa, según el propio Casado. “Porque, según el ilustre prócer, un partido no debe pretender que la sociedad se parezca a él, sino parecerse lo más posible a la sociedad”. ¡Qué bárbaro! ¡Qué confesión de cobardía, incoherencia e incompetencia!

La misma CAT dice que le dijo a su jefe: “Tu liderazgo depende la fuerza de tu proyecto político, de tu capacidad de convicción y arrastre no de tu dominio absolutista de la estructura del partido … la única amenaza que planea sobre tus posibilidades de ser presidente de gobierno son tus vaivenes y vacilaciones…”

Pero el malo, pérfido, híbrido made in Murcia de Goebbels y Himmler con ayuda de Heydrich, resulta ser Teodoro, el intrigante meapilas en la sombra. Su bestia negra. Un tipo machista, déspota y controlador al que “Casado habría entregado todo el poder”.

La experiencia catalana de CAT está contada con gran detalle y resulta uno de los atractivos mayores del libro. Su enfrentamiento contra el despotismo nacionalista catalán. Y con la propia incomprensión, asunción del derrotismo, o cobarde traición de los “suyos”, como el concejal Bou: “El PP tiene que tener gente de aquí, que sea catalana, tenga apellidos catalanes y que hable catalán.” Y luego, más tarde, tras su defenestración, cuenta sin ensañarse uno de los mayores fiascos de la cobarde política apaciguadora de Casado que lleva al PP a su casi extinción en Cataluña.

La visión que nos ofrece CAT del PP es la de un sindicato en busca de poltronas, donde abundan intrigas y escaramuzas internas. Y donde cualquier idea o acción que pueda poner en peligro el botín debe ser rechazada, llevando al Santo Oficio a los culpables.

“La convivencia no es posible contra la monarquía” asegura CAT. Que una marquesa defienda al rey es normal, pero que lo haga “por sus valores republicanos” parece un intento de rizar el rizo de la ironía cervantina o de sutil paradoja que hubiera llamado la atención al mismo Unamuno.

Las ideas, problema de fondo

Ahora bien, querría comentar algo que va más allá de la mera crónica y que, en cierto modo a mi forma de ver es lo más importante y revelador de la miseria intelectual en el que nos movemos en estos tiempos posmodernos.  Me refiero a los planteamientos ideológicos tanto del PP como de la propia CAT.

En el PP no los hay, y según Casado como antes Mariano, “ni los debe haber”. Salvo, parece ser, un mero heredar y tente mientras cobro.  Lo suyo debe ser más bien hacerse el muerto como las zorras, no molestar a la izquierda. “El PP sólo llegará al poder cuando el nacionalismo y la izquierda se hundan”.

Sin embargo, CAT confiesa: “Mi obsesión era la reconstrucción del centro derecha”. Pero, más allá de las siglas partidarias, ¿desde qué bases ideológicas y estratégicas debe intentarse tal reconstrucción?

A nuestra autora lo de la cosa nacional no le gusta mucho. Si no he entendido mal le aplica el equívoco término identitario, que lo mismo valdría para un roto que para un descosido. Y mete en un mismo injusto y confuso totum revolutum tanto a golpistas catalanes, cuponistas vascos o indigenistas gallegos como a patriotas españoles. CAT reniega de la equidistancia en el tema nacionalista pero luego la practica con poca coherencia en asuntos como Largo Caballero o Millán Astray. O el Valle de los Caídos: «Un lugar truculento, símbolo de una dictadura nacionalcatólica, un país cerrado, sombrío, sometido al doble dogma del fascismo y la fe. Pudo ser otra cosa una dictadura comunista, un país cerrado, sombrío y sometido al doble dogma del marxismo leninismo y los gulags.»

Prefiere lo que se ha venido en llamar patriotismo constitucional al patriotismo español. Eso me parece un error muy grave y aún más tratándose de una historiadora.  Y lo que llama “el repliegue de Occidente” no creo que sea resultado del “pesimismo” como ella asegura sino de un movimiento histórico mucho más profundo, el globalismo, o forma concreta de ejercer el proceso de la globalización a favor de los intereses despóticos, absolutos de las élites mundiales, ligadas al sector financiero y a las enormes transnacionales.

Más que pesimismo, al contrario, sería el optimismo o incluso triunfalismo desbordado de un muy reducido grupo de magnates eugenistas cuando no simplemente genocidas con el que ven la oportunidad de reducir la población y terminar con los derechos y libertades. Con la Razón y con el patético por despistado “libres e iguales” de CAT. Nada que ver con la Libertad, ni menos con la Igualdad ni con el mercado, sino con el despotismo arrasador de los nuevos omnímodos monopolios. El Rotschild Klaus Schwab lo expone muy claramente en su libro La Cuarta Revolución industrial, que CAT no parece conocer.

No entiendo sus alusiones laudatorias a tipos como Valls y el déspota Macron. CAT se identifica con Valls, al que ofreció la cabeza de lista del PP por Barcelona por ser  ambos «antinacionalistas, europeístas, culturalmente elitistas, objetos fóbicos nacionalismo catalán». Tampoco comparto su opinión sobre el déspota presidente francés: “Macron, uno de los pocos líderes contemporáneos con una benéfica ambición intelectual”

Cuestión significativa es la incomprensión de lo que Trump vino a representar en la política norteamericana. CAT no se cuestiona el fraude electoral sufrido ni desaprovecha oportunidad de soltarle alguna coz. Por ejemplo: “un oportunista, … su proyecto dinamitaba los fundamentos de la sociedad abierta”. “La batalla contra la identidad es una batalla a favor de la civilización”. “No hay democracias identitarias”. «El discurso más incendiario jamás pronunciado por el líder de una gran democracia». «Ofensivo, divisivo, furiosamente nacionalista. Para inteligencias limitadas.» (Sobre todo las que no hayan estudiado en Oxford, supongo). “America first”, no es la solución frente a la amenaza identitaria, interna o externa, sibilina o armada. Tampoco la impugnación de la UE o el regreso a las naciones búnker. Los riesgos son parte consustancial de la sociedad abierta».

Sociedad abierta, pero en canal, la que nos desea la Plutocracia presente con el NOM. Nos guste o no, Razón e Ilustración han derivado en fantasmagorías nostálgicas en estos tiempos posmodernos. Ya no le interesan a la Plutocracia. Ahora, el título de un Tratado como La Moral Universal del barón Holbach sería calificado de reaccionario y heteropatriarcal. Y  la izquierda no es que haya sido “traicionada” como CAT sostiene. Es que ha evolucionado al neomarxismo disolvente actual, en una etapa diferente a la clásica de la lucha de clases. Una izquierda que sirve los intereses de la plutocracia.  Más allá de los actores elegidos para representar la nueva farsa es el libreto, el guión el que ha cambiado pero al servicio de las élites apátridas. Por eso lo de un gobierno de concentración pro constitucional que CAT propugna me parece una quimera que sólo sería posible si estuviese al servicio de esas élites, no de la sociedad española, ni de la nación.

Por supuesto que estoy de acuerdo con CAT en que es preciso dar la batalla de las ideas. Pero, ¿de qué ideas?

En general, comparto su visión del neofeminismo como impostura sectaria, cerril y fanática. También acerca del lamentable papel de las instituciones. Cuyo descrédito sino deslegitimación actual resulta evidente. O de la hegemonía cultural de la Izquierda, en la que tienen mucha responsabilidad las lamentables élites españolas, tanto políticas como empresariales.

En lo de las vacunas, asunto capital para intentar entender lo que pasa, creo que anda muy despistada. CAT critica a Abascal por su «insólito silencio» sobre si se había puesto la vacuna. «Gesto populista de cara a la galería de la irracionalidad. No hay política deseable al margen de la ciencia». ¿La Ciencia, acaso no es otra institución desacreditada por los científicos mercenarios?

Lo de CAT, con el pijerío cosmopolita del que hace gala, más que reconstruir el “centroderecha” parecería una “contraderecha” que suena casi igual, pero es lo opuesto: «Hay que evitar que la derecha derrape por la pendiente identitaria.»  No sé. Creo que el patriotismo español es anterior al constitucional. Y lo demás, sí que es derrape.

Es preciso querer y saber. CAT quiere, y ya eso es de agradecer aún más en un grupo de invencible querencia pusilánime como el PP. Pero a la luz de lo que explica en su libro, no sé muy bien si sabe. Tengo la impresión que las últimas peripecias y tendencias están sin asimilar. No las ha retroalimentado para renovar su pensamiento político, anacrónico en este momento.

El lector de Políticamente indeseable sacará sus propias conclusiones.

 

 

Peajes Fendetestas

Según se ha sabido en lo referente a los nuevos peajes que se pretenden imponer en autovías y carreteras la voraz tropa ministerial argumenta una falacia.  Asegurar el doble cumplimiento de: quien contamina, paga. Y que el usuario paga.

Y para lograr estos filantrópicos objetivos el gobierno comunista de Su Majestad crearía otra empresa pública donde colocar la creciente plaga parasitaria de pelotas, amigos, amantes, trans y derechohabientes. Otro tinglado presumiblemente deficitario que permita engordar aún más la gusanera de la trampa y el déficit, aumentar el sabotaje de la economía española y la persecución a la clase media.

En el desarrollo de infraestructuras se emplean impuestos que se han obtenido a punta de pistola, digo de Hacienda, de la sociedad indefensa de modo que se supone que ya han sido costeados por ella. Por otra parte es rematadamente falso lo de que el usuario en concreto aún no pague por las infraestructuras. Al revés, paga impuestos hasta la saciedad. En la compra y posterior mantenimiento del vehículo, los seguros, los impuestos municipales, las ITV, las multas más o menos caprichosas de carácter eminentemente recaudatorio, los impuestos de sociedades de transporte en su caso, pero sobre todo… al repostar.

En efecto, dado que en el precio final de venta de los carburantes y combustibles los impuestos y tasas constituyen el factor dominante, aquí sí que existe un evidente factor de proporcionalidad entre el uso del recurso viario y lo pagado por hacerlo.

Es cierto que muchas de nuestras autovías y carreteras padecen de insuficiente mantenimiento, en muchos tramos resulta penoso circular por el carril derecho deteriorado por el impune tráfico sobrecargado, pero esto pudiera evitarse con una mayor vigilancia acerca de la sobrecarga de camiones y, en todo caso, aplicando a su reparación los impuestos y tasas ya pillados al automovilista.

Lo de la combatir contaminación con peajes aún es más pintoresco. Una auténtica burla. Un argumento demagógico y especialmente absurdo. Por cobrar un peaje no va a desaparecer las malas combustiones o los defectos de los motores. Al revés, cuanto mayor sea la presión fiscal, atraco dirían mejor algunos, menos dinero quedaría para mantenimiento o renovación del parque móvil. En todo caso, creíamos que de ese asunto se ocupaban las inspecciones en las ITV.

De modo que al final tras tanta demagogia y rapiñadora canallería sólo queda el feroz instinto saqueador del Régimen borbónico, nuevo Fendetestas pero sin la bonhomía del famoso bandido asalta caminos de El Bosque animado, la deliciosa obra del gran Wenceslao Fernández Flórez.

 

Sublime decisión

Como ya hemos venido comentando en anteriores garitas el Emérito desea regresar a España dando por finalizado su exilio en tierra de infieles y así lo habría hecho saber oficialmente a través de su enlace habitual, doña Elena, su hija mayor que le visita con regularidad.

Como nueva residencia se había insinuado una tercera vía de compromiso, el socorrido Estoril de su adolescencia y tristes recuerdos, desde donde hacer escapadas más o menos discretas a España. Pero, sea por sus resonancias pasadas de mal fario o por dignidad personal ante lo que pudiera entenderse como una nueva humillación, el Emérito la habría rechazado.

La cuestión es ardua porque según los zarzuelólogos más acreditados parece ser que el problema principal no sería tanto el falsario o las largas investigaciones en la heroica Suiza neutral sino que su nuera no le deja. Como es sabido, Leti es la que manda en Palacio y habría afirmado con plebeya obstinación que allí el Emérito no pisa y que se busque la vida, otra solución habitacional, vaya. O el Emérito o ella.

Don Felipe estaría que no le llegaría la camisa al cuerpo real. Ahí es nada. Si no dejase que el Emérito volviese a Palacio quedaría como un calzonazos, un varón domado e hijo desagradecido con su padre a quien le debe herencia y el momio. Cosa que pagaría así de tan mala e ingrata manera. Pero si lo permite tendría que enfrentarse a una lurpia de tomo y lomo. Envalentonada y caprichosa.

Don Felipe, como Hamlet con la famosa calavera, se encuentra ante la disyuntiva más peligrosa de su azarosa vida. Todo el acongojado reino se encuentra expectante ante su sublime decisión.

 

La voz del amo

                                                            «Las vacunas de ARNm no detienen la transmisión, necesitamos una nueva forma de aplicarlas» (Bill Gates, eugenista, plutócrata y empresario vacunólogo)

El otoño avanza y torna de oro viejo los bosques caducifolios. Es la voz de la Naturaleza que interpreta la música de las esferas y el baile del sol que se escucha con unanimidad. La voz del amo globalista tampoco entiende de autonomías ni de peculiaridades o singularidades regionales. Mucha autonomía sí, pero luego todos obedeciendo las consignas del mismo amo. Ahora la matraca mohatrera del coro de nuestros honrados y no menos heroicos caciques autonómicos jaleados por la Prensa y TV del Movimiento es la exigencia del certificado veterinario de haber sido inoculado. Una tremenda vulneración de los derechos civiles y una nueva amenaza gratuita para la economía española. En el reparto de papeles nuestros irredentos próceres autonómicos incluso van a quedar como más déspotas y peores aún que el mismísimo gobierno rojo de Su Majestad. Que ya es quedar.

Pero para ello hay que vulnerar la constitución, las leyes y los muchos tratados internacionales que, después de la experiencia del nazismo en teoría defienden a la gente de ser obligada a participar como cobayas en los experimentos eugenésicos perpetrados por élites genocidas. Pero ¡ahí van leyes do quieren reyes! y si no, ¡Nada importa vulnerar la legalidad cuando quiere el déspota!

Ni desde el punto de vista de lógica aristotélica tradicional ni de la booleana se entiende esta persecución contra los que se niegan a participar en este experimento eugenésico que tantas muertes y nefastas consecuencias está produciendo en todo el mundo. El que piense que inoculándose no va a tener la enfermedad que lo haga, pero entonces, ¿Qué le importa a él lo que hagan los demás? O ¿resulta que es falso que su inyección le proteja? Los objetivos e intereses tienen que ser otros.

Hay que ver al engreído bolchevique de la sinagoga orensana maquinando para que los enfermos no sean acompañados por sus familiares en los hospitales gallegos. O la de la gran esperanza pepera la niña Ayuso. Sin olvidar Castilla y León. O las barbaridades del tenebroso demagogo felón cántabro que pudiera ser procesado por incitación al odio de los no inoculados, o las del contubernio andaluz o las de los cuponistas vascos o navarros, golpistas catalanes. …

Entre tanto desatino coral de momento sólo parece mantener un mínimo de cordura la comunidad extremeña. Acaso porque su jefe es médico forense, acaso porque las estadísticas son las que son. Y muestran como en el resto de países que la gran mayoría de supuestos nuevos afectados e ingresados por el virus quimera están entre los inoculados que teóricamente debieran estar a salvo. Gente que si no está protegida por su propia inyección no se entiende que pretenda ser protegida por la de terceros.

El propio Doctor Fauci acaba de reconocer el pasado 12 de noviembre que cada vez hay más afectados entre los “vacunados” lo que desde un punto de vista lógico indicaría que la “vacuna” no está funcionando como nos aseguraban.

Para colmo se están produciendo importantes daños, incluso mortales, entre los inoculados. En Norteamérica, si fuesen ciertos estos datos recién publicados, la situación ahora sería así: 900.000 afectados,  100.000 en UCI, 18.000 muertos, 30.000 minusválidos…

Los hospitalizados o fallecidos en los países occidentales presuntamente por el virus quimera son más entre los «vacunados» que entre los que no.  Y entiendo que no sirve el argumento de que hay más «vacunados» que no «vacunados» porque si los «vacunados» también se contagian y mueren no parece que sirva de mucho la «vacuna».

Pero, en vez de sacar las consecuencias lógicas y por prudencia parar la inoculación se intensifica la presión y el chantaje. Nuestros próceres, inasequibles al desaliento, más papistas que el Papa, como el tonto de la linde, que la linde se acaba y …

Post scriptum

Ya publicado este texto, un lector me plantea el siguiente acertijo: ¿Cómo convencer a los no «vacunados» de que las «vacunas» funcionan… y al mismo tempo explicarles a los «vacunados» que se pongan la tercera dosis porque las «vacunas» no funcionan?

Y una lectora, muy sensible a ese terrible asunto,  también me indica otra cuestión que tiene que ver con la composición de la «vacuna»: tendría componentes procedentes de restos de abortos, de fetos sacrificados. Esto ya sería suficiente motivo para rechazarlas y no hacerse cómplices de ese crimen. Ahora bien, no sé si ese es el caso de todas las marcas y, además, supone un dilema moral que no todo el mundo candidato a inocularse se plantea. Me he ceñido en el texto a la cuestión meramente técnica, a la eficacia o peligrosidad de este experimento.

 

 

 

Socialismo y ¡llena España!

Uno de lo nuevos inventos de caras nuevas con chistes viejo del TBO turnista borbónico es lo de se ha venido en llamar la España vaciada, un tinglado mohatrero probablemente más falso que el doctorado de su promotor el Excelentísimo Señor Presidente del Gobierno de Su Majestad o que algunos diplomas de sus pretendidos oponentes.

Aunque no se pueda solucionar con oportunismos de falsa bandera es verdad que existe un problema real. Y no solo español sino común a muchos otros países occidentales. Un problema general que sin embargo posee diferentes variantes en una geografía tan compleja como la española, que cabe considerar un continente en pequeño. Aquí, se pueden atravesar grandes distancias de nuestra geografía sin apenas encontrar ser vivo del reino animal. Ni hombre ni semoviente y cada vez menos fauna salvaje, limitada por tener cada vez menos que comer al irse abandonando cultivos o debido a intoxicaciones por productos químicos. Pero ello tiene que ver con el modelo de desarrollo experimentado por el sistema agrario español desde hace al menos medio siglo. Es decir, con el proceso de desestabilización del mundo rural tanto en lo económico como en lo cultural y social. Un proceso que se encuentra asociado a los cambios en la utilización de la energía en la agronomía y en el propio rol del sector primario en la economía de los países desarrollados.

Es de lamentar el deterioro de parte de nuestros sistemas agrarios y de los propios ecosistemas. La contaminación derivada del uso y abuso de productos químicos. La sustitución de razas y variedades. El descenso de las leguminosas en las rotaciones, suministradoras de proteínas y guardianes de la fertilidad natural del suelo. O, por ejemplo, la infrautilización de la dehesa, sistema agroforestal único de extraordinario interés medioambiental  y gran productividad de proteína animal con cargo a la fotosíntesis no asistida. En general, cabe decir que en España hacen falta pastores que permitan explotar el hoy recurso ocioso de la fotosíntesis no asistida. Pero no aparece que las hordas de invasores estén por la labor.

O también la creciente incapacidad de ahorro del mundo rural derivada de la nueva agronomía dependiente del sector industrial y financiero o la pérdida del factor económico Tierra en el conjunto de la riqueza social.

Cuestiones ya lúcidamente vistas hace un siglo por Rudolf Steiner y su agricultura biodinámica o nuestro Joaquín Costa con su fracasada Unión Nacional, de la que ya he me ocupado en otro texto.  Y sobre la que luego volveré.

La desestabilización de la mentalidad o forma de entender el mundo de la sociedad rural. Porque el mundo rural no es sólo economía, producciones y empleo sino una forma de entender la vida. Una de las formulaciones más radicales de esta idea puede encontrarse en Roma, un curioso ensayo de Giménez Caballero. Una concepción vital que choca tradicionalmente con la que los poderes fácticos oligárquicos globalistas nos quieren imponer a sangre y fuego.

A falta de una concepción integrada de esta problemática en el conjunto de la actual civilización parece que la cosa se quedaría en una mera maniobra de trileros.

Cualquier estudioso del mundo rural sospechará de estas maniobras lampedusianas que parecen arbitradas desde Palacio para tratar de desactivar el peligro que para el corrupto turnismo borbónico representan formaciones que defienden los valores tradicionales del mundo rural. La gastronomía, la tauromaquia, la caza y la pesca… todos ellos implicados en una cultura y un paisaje.

Y en especial parecen inventadas contra VOX. El corrupto turnismo borbónico ha llegado un acuerdo para blindar el desprestigiado Tribunal Constitucional colocando gente de su cuerda y tratar de evitar que se sigan declarando como anticonstitucionales las múltiples y crecientes fechorías del Gobierno de Su Majestad apoyadas y jaleadas por la Oposición de Su Majestad. Ahora le seguiría esta otra maniobra para consolidar su dominación.

Entre las fuerzas políticas del actual parlamento solo VOX acaso signifique algo diferente del totum revolutum de comunistas, etarras, socialistas, bablistas asturianos, peperos, cuponistas vascos, golpistas catalanes y demás ralea desvirga melones, vende patrias y arrebatacapas. Por decir cosas distintas al pensamiento único de los otros se trataría del verdadero enemigo parlamentario a batir. Es por lo que creo que la organización de tinglados electorales oportunistas o demagógicos del tipo de España vaciada va dirigida contra ellos.

Pero volvamos un momento a Joaquín Costa por lo que pueda valer su experiencia histórica.

La situación de degradación era tan grande que poco cabía esperar a corto plazo. Pero si creía necesario establecer tres condiciones mínimas para empezar a cambiar de verdad las cosas:

“Hacer libre de verdad al pueblo español, que no lo es a pesar de sus leyes con apariencias democráticas.

Elevar la cultura del pueblo español, es decir, modificar la manera como se distribuye el presupuesto a favor de la educación.

Restablecer o crear una disciplina social que a todos obligue y que a todos alcance”.

Pese a su notoria repugnancia por el parlamentarismo tal como existía entonces en España, Costa hacía su autocrítica por no haber sido capaz junto a otras personas conscientes y competentes de poner en común esfuerzos o programas. Incluso se lamenta de que “por no haber constituido un partido nacional y hecho frente a los charlatanes y tahúres de la política, a todo ese enjambre de vividores, ha sobrevenido la catástrofe”.

“Solo un medio eficaz existe: seguir del enemigo el consejo: organizarse como él está organizado, y seguir sus mismos procedimientos en cuanto sea compatible con la moral y el derecho.”

Es preciso, pues, “organizarse en partido nacional, en partido regenerador, con sus periódicos, sus comités y sus asambleas, con un programa desarrollado y gacetable.”

Pero para esta labor de organización busca sinergias con otras organizaciones ya existentes de inquietudes o problemática más o menos semejante.  Así, los educadores y catedráticos o las entonces inquietas Cámaras de comercio.  Pero se acuerda la formación de una Liga de Productores… En realidad,  surgen los intereses bastardos no confesados, los personalismos, los egos asociados al caciquismo. El movimiento fracasa.

Es de suponer que España vaciada fracase como supuesta entidad regeneracionista pero pueda funcionar bien como falsa bandera electoral sin tener que recurrir al escandaloso pucherazo a las bravas según la nueva moda USA.

Ignoro si VOX pueda ser o no ese partido regeneracionista organizado nacional pero entiendo debe cuidar no le desestabilicen sus cimientos, evitando que la España vaciada se llene de indeseables.

 

 

¿Sin ver las orejas al lobo?

Los nuevos audaces avances revolucionarios del gobierno de Su Majestad y sus cómplices debieran empezar a hacer ver las orejas al lobo a la actual complaciente casta dirigente cleptocrática tanto la coronada como la que no.

Me refiero a la nueva Ley de Memoria Democrática que se está perpetrando en el Parlamento con total impunidad y complacencia. Una coartada para la subversión más radical.

Hasta ahora los Borbones han venido demostrando un pasotismo suicida, no exento de la ingratitud y falta de patriotismo tradicionales en esta dinastía extranjera. No han querido o no han sabido reconocer la evidencia elemental de que si ocupan el Trono de España es gracias a su gran benefactor, el general Franco, al que tan mal han tratado y siguen tratando.

El Emérito ya firmó muy llano y campechano, como si con él no fuese la cosa, la mal llamada ley de Memoria histórica, un despropósito sectario contra las libertades reconocidas en la Constitución. Pero que además deslegitimaba tanto a los Borbones, elección personal del general Franco, como a su régimen borbónico, resultado de la ley de Reforma política derivada del anterior. Ideada e introducida no por leva revolucionaria exógena sino por la propia clase política del franquismo con don Torcuato Fernández Miranda, otro luego villanamente ninguneado, como cerebro gris. Sea como fuere la canallesca ley de Memoria no fue derogada por la otra pata turnista del Régimen pese a contar con mayoría absoluta para ello.

Al Emérito le obligaron a abdicar y su heredero, casado con plebeya de pasado forzosamente desmemoriado, inaugura un nefasto reinado, sin duda uno de los peores de la Historia de España desde que existen registros conocidos.

En esto que el Gobierno rojo de Su Majestad se permite la satánica profanación de la tumba del protector sin que el ingrato, indolente y pusilánime monarca diga esta boca es mía. Como tampoco rechista a la cruel imposición de exiliar nada menos que a su propio padre.

Bien es verdad que la infame y traidora Iglesia bergogliana nos ofrece otro testimonio de cobardía, ingratitud y vileza al tampoco defender a la figura que antes había condecorado en reconocimiento de haberla salvado de la desaparición por los crímenes del rojerio gobernante.

Don Felipe acepta y firma sin oponerse notorias vulneraciones de la constitución en temas fundamentales de derechos humanos. O, en otro alarde de coherencia, indultos a los golpistas catalanes a los que antes de la condena judicial había criticado. Claro que las consecuencias de la agenda 2030 que tan incomprensiblemente defiende con su chapita en la solapa son la futura desaparición de los Estados nacionales, con lo que su figura y estatus como Jefe del Estado carecerían de sentido.

La subversión está a las puertas de Palacio y agitada por Su propio Gobierno. En la enmienda presentada a la Ley los socios del gobierno de Su Majestad afirman con toda razón, así hay que reconocerlo en este caso, que “la vuelta a la Monarquía tiene su origen en la dictadura franquista”. Es decir recuerdan a don Felipe y sus cortesanos alabanciosos la obviedad de que le deben el trono al general Franco.

¿Reaccionará cuando le pasen a la firma la mal llamada Ley de Memoria democrática antesala de su propio exilio?

¿Acaso le pasará, al decir de Valle, como a su tatarabuela Doña Isabel que puso píes en polvorosa, tirando los trastos de reinar, porque el cristo revolucionario la sorprendió en lugar vecino a la frontera, donde tomaba los baños de mar tan saludables para el humor herpético?

Se admiten apuestas.

 

 

 

El bolso histórico

En vez de donarlo a un museo de Ciencias Naturales o al Etnológico o incluso a la Facultad de Ciencias Políticas, me dicen que la niña Soraya ha puesto a la venta en gualapó, guinti, u otra aplicación de esas, la que sea, su famoso bolso negro. Sí, el mismo que durante una tarde tuvo el insólito honor de sustituir en su escaño azul al Excelentísimo Señor Presidente del Gobierno de Su Majestad. Un fenómeno histórico inédito y difícil de repetir por su audaz originalidad que ha pasado a los anales del Pensamiento político y del Derecho constitucional europeo. Para que luego digan, como Unamuno: ¡Qué inventen ellos!

El Señor Presidente había dejado la peligrosa compañía de diputados, diputadas y diputades para irse a coger una buena cogorza. Una dulce melopea arrullada entre vapores etílicos por sus más tiernos ensoñados amantes. Dando traspiés y luego a hombros, pero no como reconocimiento de valiente torería sino para evitar que se derrumbara, agotaba su tiempo presidencial el ilustre prócer galleguista.

¡Qué ejemplo para las nuevas degeneraciones! ¡Qué fracaso!

Y pensar que pocos años antes había recibido una importante mayoría absoluta que le hubiera permitido enderezar entuertos. Toda una oportunidad perdida por su traición, pusilanimidad y cobardía. Porque no cabe presumir que el probo registrador fuera tan rematadamente tonto o ignorante. Lo suyo seguramente es más un no quiero que un no sé nada. ¿Víctima de algún chantaje? Hay quien lo así lo cree. No sé. Pudiera ser. Cualquiera sabe. Esa hipótesis explicaría mucho de lo que pasa hoy en el mundo, no solo aquí en el pobre Reino de España.

Superviviente al menos a dos atentados que se sepa, se acababa su tiempo de felonías y embustes como hilillos que afloran hasta formar una buena mancha del más negro chapapote en la superficie. Ya no había tiempo para nueva trampa que inventar y ¡a la fuerza ahorcan! pasaba a otras manos el testigo de la corrupción, “Luis sé fuerte”. O la aplaudida y tan recordada imitación de la irascible reina de Alicia en el reino de las maravillas: ¡a los conservadores y liberales qué les corten la cabeza! ¡Qué se vayan!

Pero también se especula que la tarde de marras se quedó pasmao, como Narciso contemplando su imagen, como un Paris irresoluto, sin saber qué Gracia elegir. Si la niña Soraya; Lola, la del cigarral; o Ana, la de su querido amigo compañero de andares.

Pero, frente a tanta incomprensión como muestran sus críticos, yo creo que lo de Mariano en verdad fue heroico. Una revelación. Un Apocalipsis. Nos mostró la verdadera naturaleza de su partido.

Un antes y un después. Desde ese momento, ya no hay excusa.

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.