Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

CONVOCATORIAS: San Isidro en campus de Lugo

En la Escuela Politécnica Superior de Lugo se celebrará el próximo martes 15 de mayo, festividad de San Isidro y patrono de los Ingenieros Agrónomos, el Acto de entrega de los Premios Fin de carrera junto a los diplomas e insignias a los nuevos titulados.

Este año he tenido el honor de ser invitado a ofrecer a los asistentes la conferencia conmemorativa que versará sobre Vocación y pane lucrando.

El programa puede consultarse aquí:

Addenda

El texto en versión power point de la intervención puede verse aquí  

Agricultura biológica en Galicia

Entre las causas de los incendios forestales se encuentra el relativo abandono de la agricultura y de los campos, cuya manifestación visual en el paisaje es la uniformadora invasión de tojales. En el desconcierto en el que estamos en lo referente a Política agraria no parece que se atienda como merece la cuestión de la llamada, aquí en Galicia, agricultura ecológica o también, orgánica o biológica. Existe un órgano administrativo, el Consejo Regulador de agricultura ecológica, con sede en Monforte, que viene abriendo hueco poco a poco a esta forma más natural y menor impacto ambiental de producción agraria. Sin embargo, la superficie certificada, unas doce mil Has, en torno al 1% de la española, sigue siendo muy reducida en relación al total gallego y a nuestra potencialidad.

La agricultura biológica se asemeja a la tradicional en algunas cuestiones pero no renuncia a los avances tecnológicos. Pretende obtener alimentos de calidad con un mayor respeto del medio con el recurso agronómico a las rotaciones de cultivos con criterios técnicos diferentes del monocultivo de moda impuesto burocráticamente en los boletines oficiales. El modelo de agricultura industrializada devorador de recursos no renovables, hoy dominante en los países occidentales presenta problemas que es preciso conocer: La baja productividad energética, los problemas medioambientales, el deterioro en la calidad y salubridad de los alimentos, la dependencia de suministradores de costosos inputs, con su correlativo efecto de incapacidad de ahorro, agravado por el reaccionario sistema PAC que lastra las posibilidades de desarrollo y emprendedores.

El agrónomo inglés Albert Howard y el filósofo austriaco Rudolf Steiner (en su modalidad biodinámica) fueron los pioneros europeos en sentar las bases científicas e ideológicas de este nuevo arte que revisa y modifica en profundidad las técnicas convencionales de la agricultura industrial.

El Mº de Agricultura de EEUU define a la agricultura orgánica como un sistema de producción que evita o excluye el uso de fertilizantes sintéticos, pesticidas, reguladores de crecimiento y aditivos en los piensos. Sus sistemas se basan en rotación de cultivos, subproductos agrícolas, estiércol, leguminosas, abonos siderales, desechos orgánicos, rocas minerales y aspectos del control biológico de plagas, y todo ello para mantener la productividad del suelo y del cultivo, proporcionar nutrientes y controlar insectos, malas hierbas y enfermedades.

La productividad obtenida es parecida a la lograda con la agricultura química aunque sin productos agroquímicos. Se eleva la fertilidad de los suelos, los alimentos poseen mayor calidad nutritiva, sin contaminación, y se reduce la dependencia de la agricultura de otros sectores económico- financieros.

Si la situación social se sigue agravando en Galicia, se abre la alternativa de un retorno obligado a la hoy descuidada agricultura. Un punto fuerte estratégico es ofrecer calidad.

Publicado en ABC el jueves 26 de abril

Geopolítica del hambre

 

                            “contra los progresistas y su ingenua fe en un mañana mejor descubrió Carnot el segundo principio de la termodinámica. O acaso fueron los progresistas quienes para consolarnos de ella decidieron hacernos creer que todo será para bien, como si el universo entero caminase hacia una inevitable edad de oro

                                                                                         (Juan de Mairena, 1936)

 

 

No voy a hablar de la trastienda de los ¿otrora? Opulentos países europeos que están sintiendo en sus propias carnes los desastres actuales, agravados en el caso español por un sistema político corrupto, despilfarrador, injusto, caciquil y sin verdadera libertad política ni económica. El fantasma del hambre en las capas más desguarnecidas o vulnerables de sus sociedades vuelve a los países del Sur de Europa. Vamos a tener que ir olvidando los servicios del tambaleante Estado del Bienestar al menos mientras la casta política que manda aunque no gobierna no renuncie al Bienestar del Estado. Su Estado arrebatacapas.

Y es que con ese mismo título de Geopolítica del Hambre hace ya varios años el médico brasileño don Josué de Castro publicó un sugestivo libro sobre el problema del hambre en el mundo. De acuerdo con sus investigaciones cabría establecer con carácter general una relación entre los ciclos hormonales femeninos, la tasa de fertilidad y el nivel de ingesta de proteína en la dieta alimentaria. Es decir, el hambre llama a más población y a más hambre. La mejora de la alimentación disminuye la tasa de fertilidad por razones bioquímicas más allá de los evidentes aspectos culturales y de costumbres que influyen decisivamente en la vida humana.

El asunto es importante porque mientras no haya una disminución de la población mundial no parece que exista posibilidad real de erradicar el hambre, y mientras no mejore la dieta habrá más dificultades naturales para frenar la población condenada a una pronta muerte.

Es un hecho conocido que los sistemas agroalimentarios de los países industrializados se basan en el consumo intensivo de energía fósil. A diferencia de las antiguas civilizaciones agrarias, e incluso de la organización del espacio en el feudalismo, que se basaban en la fotosíntesis y la utilización de energía renovable como es la energía solar así como de seres del reino vegetal y animal bien adaptados a las condiciones del medio natural, los logros productivos de  los modernos sistemas agrarios descansan en la introducción de cantidades ingentes de energía no renovable en forma de capital, maquinaria, combustibles, fertilizantes y criaturas especializadas en la conversión energética, pero menos rústicas y adaptadas al medio que necesitan, por tanto, mayores flujos energéticos de apoyo para sobrevivir.

En el momento presente el sistema agroalimentario occidental se ha convertido en un proceso industrial más, que demanda más energía que la que devuelve al sistema en forma de alimentos.

Las estimaciones de Pimentel en “Energy, food and society” indicaban que si se dedicara todas las reservas conocidas de petróleo exclusivamente a alimentar a la población mundial con los sistemas de producción, distribución de alimentos y dieta americanos, sólo habría petróleo para unos 11 años. Es importante la composición de la dieta, (se usan cada vez menos leguminosas).

De acuerdo con las investigaciones de Malcom Slesser, el paso de una dieta constituida por 30 kg al año de proteína vegetal a otra en que 20 es de proteína animal y los otros 10 siguen siendo vegetal, multiplica por varias veces, en función de la densidad de población, las necesidades energéticas del sistema a igualdad de otras circunstancias. La cuestión es grave y cuanto más se deriven cereales que pudieran utilizarse en la alimentación humana a la de semovientes más se agravará.

Esta, entre otras, avalarían el interés de recuperar parte de la ganadería extensiva, cuya alimentación se basa principalmente en recursos pascícolas, ricos en celulosa que no hacen la competencia a la alimentación humana y permiten explotar mejor el sistema digestivo de los rumiantes.

Para colmo, les ha salido otra competencia a los pobres en sus intentos de comer todos los días, a ser posible caliente. La de la fabricación de los llamados biocombustibles. En muchos casos, en función de los sistemas de obtención y logística empleados, esto significa en la práctica que los depósitos de gasolina o gasóleo de los coches de los ricos les quitan las proteínas a los estómagos de los pobres más hambrientos.  Una maravilla del marketing es que tal atentado contra la Humanidad se venda como algo “progresista”.

Los ciudadanos y los profesionales preocupados por el porvenir de la Humanidad, deberían tratar de distinguir entre los aspectos limitantes de la naturaleza, que pacientemente hay que “obedecer” como diría Sir Francis Bacon, y los culturales que pueden y deban ser cambiados en su beneficio.

El estudio de los sistemas agrarios desde el punto de vista, (por cierto curiosa y lamentablemente raro en las Escuelas de Ingenieros Agrónomos), de los recursos naturales y la energía puede ilustrar el funcionamiento del sistema de producción de alimentos en su conjunto y de los sistemas agrarios más importantes. Nadie parece querer estudiar el balance energético de la agricultura española ni gallega, por ejemplo, ni las consecuencias del abandono del suelo fértil y la relegación de la ganadería extensiva por la intensiva, en especial con animales monogástricos.

Pero falta decisión para cambiar lo que pueda ser cambiado, pues choca con importantes intereses creados empezando por la propia PAC.

En todo caso, sabemos que en la Naturaleza no se dan crecimientos exponenciales permanentes de población, pues bien aparecen limitaciones en la alimentación, o depredadores y calamidades que las frenan.

Es decir, la evolución de la población se representa por curvas en forma de Z, llamadas sigmoides.

¿Qué sentido último tiene la devastadora crisis presente? ¿Estamos ya a las puertas de gigantescas hambrunas con sus secuelas de desolación, enfermedades y revueltas sociales, no ya en los puntos calientes habituales del planeta sino incluso en la opulenta Europa?

Publicado en ABC el Sábado 29 de abril de 2012

Incendios y política agraria

Este año puede ser muy conflictivo para los incendios en Galicia. Además de las hectáreas quemadas, desgraciadamente ha fallecido un brigadista. Las causas de los incendios son variadas. Sabemos que la actividad solar es especialmente alta durante 2012 y parte del que viene. Existe la amenaza de grandes llamaradas solares que incluso pudieran afectar a la infraestructura de distribución energética, pero, en todo caso, puede que la gran actividad solar influya en la sequía.

Las crisis agrarias provocadas por la sequía pueden estudiarse a lo largo de la Historia de España: y las crisis agrarias con sus problemas de subsistencias para la parte más indefensa de la población refuerzan las de las instituciones sobre todo en épocas de gran dependencia de la Naturaleza. Hoy también son otros los factores que influyen en el auge de los incendios. El factor humano: venganzas, desequilibrios psíquicos, errores en las prácticas agrarias, descuidos, cálculos especulativos.

Y que existe mucha materia orgánica combustible. Los montes están descuidados y repletos de matorral y sotobosque, derivados del abandono de la agricultura tradicional y de toda una forma de vida y de interacción con la Naturaleza.  A diferencia del pasado, hoy la actividad agraria y forestal se ha fragmentado, ya no representa un todo integrado por el que determinados subproductos eran aprovechados en ciclo cerrado. El sorteo de suertes comunales podía generar aprovechamientos como el de matorral como cama de ganado con lo que se limitaba o incluso impedía la fácil propagación de los incendios. Para colmo, muchos de nuestros bosques y plantaciones de eucaliptos se encuentran afectados por plagas que perjudican la salud de árbol y su resistencia.

La situación es más grave de lo que recogen las tardías estadísticas oficiales, a veces con nombres equívocos. En este momento no se conoce bien cuál es la verdadera distribución territorial por aprovechamientos. Se considera como forestal lo que no es sino monte bajo o matorral. Se estima que la superficie realmente cultivada debe estar en torno a las cuatrocientas mil hectáreas, menos de la mitad que la alcanzada en los momentos de mayor ocupación. El abandono de la actividad agraria provoca una especie de entropía en el paisaje, cada vez más indistinguible desde el punto de vista de la cobertura vegetal. La sucesión ecológica lejos del climax se observa en el aumento de superficies ocupadas por tojales.

Una forma mediata de luchar contra los incendios se encuentra en la potenciación de la actividad agraria, en la recuperación de los sistemas agrarios integrados. Pero hay muchos obstáculos transversales.

La Propiedad es una institución fundamental para el desarrollo de la sociedad y de la economía. En Galicia la propiedad de la tierra dista de ser funcional. Sus elevados precios disuaden a hipotéticos emprendedores. Desde el punto de vista del cultivo potencial no se entiende cómo pueden alcanzar tan altos precios. Las fincas son demasiado pequeñas y no existe un verdadero mercado, al menos con fines agrarios.

Publicado en ABC el miércoles 28 de marzo

 

Humos políticamente tóxicos

La ubicación de una nueva incineradora, un asunto en principio técnico, se está convirtiendo en político cuando a partir de él se entreven enfrentamientos y fracturas en el PP gallego. En este caso entre el heredero de la Diputación de Orense y el presidente de la Xunta.

Lo primero que se debería contemplar antes de la decisión de construir una incineradora y de dónde ubicarla es la identificación y elección de alternativas, pues normalmente la visión fragmentaria y fragmentada de los procesos deriva a que no se contemplen de modo holístico o global y no se considere la posibilidad de soluciones integrales e integradas.

Frente a una visión científica, ingenieríl, objetiva, de las cosas y acciones, propias de una sociedad avanzada, uno de los problemas típicos de la política local y autonómica es el fulanismo. Vicio funesto que hace que la asignación de recursos, los datos técnicos propios del proyecto tales como dimensionado, la rentabilidad financiera, económica y social o sus implicaciones logísticas e impactos medioambientales se convierten en cuestiones de segundo orden frente a otras preguntas no relacionadas con la ingeniería: ¿Quién lo promueve? ¿A quién favorece? ¿Quién va a especular con el asunto? ¿Sacarán más votos mis adversarios? ¿Podré fastidiar al “enemigo” negándolo, dilatándolo o favoreciéndolo? O más aún, ¿En qué gasolinera me cito?

Un ejemplo ha sido el de la lamentable ubicación de la planta de GNL en Mugardos, al fondo de la ría ferrolana en vez de a su entrada en los terrenos expropiados por ENAGAS antes de que Felipe González la mal vendiese a Gas Natural en uno de los escándalos de su gobierno.

Pero estos asuntos deberían tener en cuenta de modo preferente los aspectos técnicos y logísticos tanto del proyecto en sí como de su impacto sobre su radio de acción. Son cuestiones de localización industrial bien conocidas y que deben tratarse de modo profesional. Al igual que las medidas correctoras que puedan adoptarse para paliar los perjuicios.

Por otra parte no es de extrañar el conflicto de intereses cuando se producen ubicaciones de actividades peligrosas o insalubres entre los defensores de la vida local, sus ciudadanos e intereses legítimos con los del interés general mejor o peor expresado y resuelto. Los beneficios son generales, al menos en teoría. Los costes, particulares, en la práctica. Los planes pueden estar bien pero luego hay que ver lo que pasa en el lugar concreto.  Las diferentes administraciones de acuerdo a su ámbito de actuación deben velar por legítimos intereses de sus administrados.

El ciudadano debe pedir que se estudien bien las diferentes alternativas, que se valoren con precisión desde distintas ópticas y, al cabo, se establezcan medidas correctoras, que se compensen las des-economías externas que puedan producirse. Y, por supuesto, que el proyecto se desarrolle rápido, económico, con seguridad, sin demoras ni corruptelas. Pero no que la aprobación de un determinado proyecto se convierta en un pulso entre próceres y distracción mediática para sus súbditos.

Por soñar que no quede.

Publicado en ABC el jueves 1  de marzo

CONVOCATORIAS, en TVG, magazine A Solaina

Aquí el enlace de participación en el programa magazine A Solaina de TVG del miércoles 15 de febrero.

Se trató de la problemática de las expropiaciones y del rol de los ingenieros agrónomos en las mismas como asesoria técnica, elaboración de hojas de aprecio y valoraciones, entre otras.

Participantes invitados:

Paulo López, abogado, experto en Urbanismo.

Alfonso De la Vega, ingeniero agrónomo colegiado

Sine agricultura nihil

“SINE  AGRICULTURA  NIHIL”

Permítaseme tomar el lema de los Ingenieros agrónomos para hacer una reflexión acerca del papel de este colectivo tan plural en la moderna agricultura y la producción de alimentos en general. Cuestión que importa no sólo a los directamente afectados, sino a toda la sociedad en su conjunto.

Entre los tres colectivos clásicos propios de dirección técnica de la administración del departamento de agricultura: veterinarios, ingenieros de montes y agrónomos, son estos últimos los únicos ingenieros relacionados con la producción y comercialización de alimentos. Y con los de montes los únicos ingenieros superiores que han estudiado como troncal básico Biología y conocen el rol de los seres vivos en los ecosistemas naturales o modificados por la acción humana, y las implicaciones energéticas y medioambientales derivadas de la manipulación de las cadenas tróficas de la Naturaleza. Conviene recordar cosas tan elementales cuando no obstante los planteamientos ecológicos e integradores se hallan tan de moda, se asiste a una especie de fragmentación del conocimiento y de la acción que no resulta conveniente para nuestro agro.

En efecto, junto con la supuesta preocupación de carácter ecológico se simultanea la creciente pérdida de coherencia e importancia de la variable técnica en la gestión de los recursos agrarios.

Quizás porque la administración española se encuentra dirigida casi siempre por abogados o economistas, o porque en estos tiempos es el capital financiero quien domina exhaustivamente las actividades productivas, incluso las del sector primario menospreciando el estratégico factor Tierra, o porque el éxito en este mundo que prima el valor de cambio sobre el valor de uso está en cobrar subvenciones, el caso es que estamos asistiendo a una cierta marginación de los ingenieros agrónomos, lo que implica un relativo deterioro de los sistemas agrarios reales de múltiples consecuencias para la sociedad en su conjunto.

Sin embargo, si la presente crisis permanece en el tiempo, cosa posible incluso probable, quizás podamos asistir a la recuperación de formas de vida más rurales, asi como a una cierta forma de autarquía parcial para satisfacer de modo directo necesidades reales de alimentación o abrigo cada vez más caras en las ciudades sobre todo para los que han perdido su empleo y desesperan de recuperarlo.

Histéresis

Con la Histéresis he tenido contacto por mi profesión de ingeniero. La Real Academia la define como un fenómeno por el que el estado de un material depende de su historia previa. Su acepción original está tomada del electromagnetismo si bien se ha adoptado en la economía en relación con los costes. Un circuito excitado por un campo magnético no presenta el mismo estado similar al inicial después de haber cesado su excitación. También se emplea el término en otras disciplinas con significados semejantes: Cuando han ocurrido ciertos sucesos las cosas nunca no volverán a ser como fueron.

Cabe pensar que muchas cuestiones fundamentales las instituciones de España y de Europa se encuentran ahora en histéresis. Y ya nunca volverán a lo que fueron.

Cuestión importante a tener en cuenta es llegar a determinar si han alcanzado ya un grado tal de fatiga que les ha dejado inútiles para el trabajo o para poder desarrollar su misión con un mínimo de fiabilidad.

En muchas de ellas creemos que sí, o están próximas a ello. Veamos algunas, además de una básica, la confianza.

La concepción mítica de Europa como progreso y salvación de pueblos irredentos. La crisis ha levantado muchos velos interesados y nos dejan ver instituciones barrocas, poco trasparentes, a-democráticas e inútiles cuando no corruptas que sirven sobre todo a intereses plutocráticos o de algunos países. En consecuencia, el actual modelo del euro se ha revelado como una chapuza de difícil solución. Una especie de trampa para las economías y los pueblos. Con Estados nacionales desarmados de parte de su soberanía que no parece que, en cambio, tengan quienes de verdad los defiendan. Esto no funciona y se ha demostrado que no funciona. Está deslegitimado en profundidad. Mantenerlo significa humillación y acaso miseria para algunos. Pero no mantenerlo aún pudiera ser mucho peor para casi todos.

En España, las cosas son aún peor en términos relativos y no pueden arreglarse con simples recortes. El gobierno saliente de Su Majestad y otras instituciones de la nación han actuado de modo tan vil y traidor que han perpetrados gravísimos ataques contra ella, de modo que las instituciones y el ahora obsoleto sistema constitucional han quedado desacreditados. Y un simple cambio o alternancia de gobierno no parece que pueda hacerles recuperar la legitimidad y credibilidad de partida. Cuando no es solo el Gobierno sino buena parte del conjunto del Estado el que ha actuado contra la Nación.

Otra histéresis notable es la sufrida por la Corona al no oponerse a las fechorías de Su Gobierno y de otras instituciones fundamentales del Reino. En un sistema republicano las responsabilidades políticas se dirimen de varios modos. Una de ellos sustituyendo mediante elecciones al Jefe del Estado que ha actuado mal. En la Corona sólo cabría la abdicación.

Pero veamos este asunto capital con algún detenimiento.

In illo tempore la legitimidad política del Antiguo Régimen descansaba sobre la Alianza entre el Trono y el Altar. Tal alianza ya fue aducida en el Tratado de Verona para invadir España con la anuencia papal, acabar con el trienio liberal mediante la violencia para reponer en el absolutismo más sanguinario al rey felón por antonomasia.

Hoy vivimos tiempos modernos como decía Charlot en una película no menos memorable que explicaba proféticamente los orígenes filosóficos de las crisis: el desprecio de la dignidad humana ante los intereses de la plutocracia.

Y en estos tiempos modernos, la antigua Alianza entre el Trono y el Altar con sus misteriosas, barrocas y lujosas liturgias, se ha visto sustituida por otra menos simbólica, más pragmática y empírica: una unión temporal de empresas conocidas con las siglas UTE en la jerga tecnocrática al uso, celebrada ahora entre la Corona y el pertinaz socialismo. Durante toda un época ambos se cubren y protegen mutuamente. Ambos se necesitan para otorgarse recíproca legitimidad en beneficio de la oligarquía. El socialismo pone la mohatra mediática. La Corona no “modera” ni “arbitra” al socialismo en sus comprobadas ansias compulsivas por el patrimonio ajeno. Así, la antigua pareja, la Iglesia, es relegada del núcleo del poder institucional aunque mantiene un declinante poder sobre algunas conciencias. En la diócesis de Santiago de Compostela la edad media del sacerdocio supera los sesenta años.

Es tal el grado de deterioro que tal unión temporal de empresas ha causado que no parece que pueda saldarse con el sacrificio de sendas piezas menores de presuntos. El yerno y la hija del Rey. Y Pepiño.  Ni menos la capacidad de moderación debido a la autorictas perdida.

Así, la imprescindible renovación que debería acometer el nuevo gobierno del PP se ve lastrada por la deslegitimación sufrida por la Corona, colaboradora por acción ú omisión del socialismo zapateresco que ha arruinado a España, atentado contra la Nación y desmoralizado y hundido a los españoles.

La administración de Justicia aumenta su descrédito en España. En especial en los casos relacionados con los poderosos que suelen terminar con escandalosos resultados. Sólo un grupo de jueces de primer nivel mantiene el honor y dignidad de su alta profesión y magistratura ante la parte más lúcida de la opinión pública.

El Estado de las autonomías perpetrado en el Título VIII se ha revelado como lo que es, una verdadera máquina de fomento de la corrupción y de asignación de pelotazos más que de recursos, de destrucción de impuestos y libertades públicas.  Su continuidad lastra cuando no simple y decididamente impide la salida de la crisis española. Crisis que no es sólo económica financiera sino sistémica.

La clase empresarial monopolística española, la vieja oligarquía remasterizada, se ha mostrado huera de patriotismo, paleta en el ámbito autonómico, chapucera, canalla, incapaz de hacer negocios salvo a la sombra del poder, corrupción incluida. Se ha apropiado de los antiguos monopolios de precios regulados y carece de legitimidad moral para exigir sacrificios a la gente común, clientes y trabajadores, cuando no da ejemplo de buen hacer y mantienen obscenas posiciones de privilegio gracias a la corrupción y la información privilegiada, tapadas por su influencia en la administración de Justicia y el dominio de los medios de des-información pública.

Ni los trabajadores, ni menos los desempleados, pueden confiar en unos sindicatos amarillos, verticales, reaccionarios, al servicio del gobierno que los financia con los impuestos de todos.

El sistema apenas permite integrarse en él con un mínimo de dignidad a la juventud. Entre los más preparados y competentes muchos jóvenes se ven obligados a emigrar.

La histéresis ha dejado al sistema deformado, debilitado. Acaso incapaz para posteriores esfuerzos de modo que la tarea que habrá de acometerse parece titánica y sus instrumentos debilitados.

El resultado de todo ello es que nos encontramos en una situación pre- revolucionaria latente, y que cualquier cosa puede pasar. Incluso que no pase nada más.

Publicado en ABCPeriodista digital el 6 de diciembre, día de la constitución

Tengo una vaca lechera

In illo tempore nos explicaba el Pr. Camilleiri, catedrático de Política agraria de la ETSIA y presidente del Banco de Crédito Agrícola, dos instituciones liquidadas por el socialismo, que un eventual ingreso de España en el entonces Mercado común europeo sería muy beneficioso para las regiones españolas con mayor vocación ganadera como es el Norte peninsular.  Lamentablemente, la cosa no ha resultado bien o todo lo bien que cabría esperar.  La negociación para el ingreso resultó manifiestamente mejorable sin olvidar nuestra vocación por la picaresca, pero, la deriva de la propia PAC con todo su oneroso sistema de cuotas y regulaciones administrativas es mala en sí entre otras razones porque relega a emprendedores y técnicos a favor de burócratas.

Para hacer frente al sistema de cuotas se produjeron dos clases de estrategias: unos adoptaron sistemas de producción menos intensivos, reduciendo el consumo de piensos y mejorando la eficiencia en la producción y utilización del pasto, e incluso con la introducción de cultivos forrajeros, con la finalidad de producir el litro de leche más barato. Otros países optaron por la intensificación, reduciendo el número de animales y mejorando la producción por cabeza. Especialistas como mi ilustre colega el doctor ingeniero Zea opinan que los sistemas de producción a bajo costo, con utilización máxima de pasto y mínima de concentrados, son los más apropiados para las condiciones de Galicia. El pasto bien empleado puede ser la base de los sistemas de producción en las condiciones gallegas. El pienso se empleará solo para suplementar pero no para cubrir o subsanar un mal manejo del pasto. La introducción de cultivos anuales aumenta las disponibilidades forrajeras a las explotaciones lo que permite el aumento de la carga, sin que ello implique un aumento del consumo de pienso por vaca, lo que puede ser interesante, para las explotaciones con limitaciones de terreno.

Ahora aparecen nuevas amenazas al sector procedentes de la PAC. Y como en toda reflexión estratégica cabe reforzar lo bueno y tratar de cambiar lo malo. Pero también cabe una cuestión: ¿puede hacer otra cosa la agronomía de Galicia que no insistir en la producción de leche? Acaso no haya “productos milagro” pero si contemplamos éxitos tan notables como la actividad hortícola en Almería en condiciones ecológicas muy difíciles, fuera de regulaciones y cuotas de la PAC, donde el papel de los emprendedores y de la variable técnica agronómica no se ve tan obstaculizado por la burocracia, cabe una mejora de la actividad en sectores no ganaderos. Sin olvidar la explotación extensiva en dehesa de roble.

El asunto es complejo y existen obstáculos importantes como la estructura de propiedad de la tierra, la falta de capitalización o de investigación aplicada. Sin embargo, desde un punto de vista energético extraña que apenas se hace nada para reducir las importaciones energéticas españolas como son las de maíz o soja, con destino a nuestra ganadería intensiva mientras paradójicamente millones de Has en Galicia y toda España se ven abandonadas al matorral invasor dilapidando la potencial renta renovable natural de la fotosíntesis no asistida.

Ha muerto Jobs

Después de luchar durante varios años contra un fatal cáncer de páncreas ha muerto el fundador de Apple, Steve Jobs.

Personaje genial, vida de valor y mérito singulares, descanse en paz.

Resulta especialmente triste y paradójico comprobar como tanto canalla criminal y miserable parásito de todas las edades medra y abunda en este mundo mientras gentes bienhechoras o mentes geniales nos dejan tan pronto.

Aquí puede escucharse su memorable discurso en la Universidad de Stanford. Jobs no se graduó para no gastar los ahorros de sus padres en una aventura incierta, que él abandonó por no satisfacer sus más íntimas necesidades espirituales y vitales.

Algunos de sus consejos merecen ser especialmente recordados:

Confiad en el corazón

Seguid la voz interior

Amad lo que hacéis y haced lo que amáis.

No os conforméis.

Seguid hambrientos, seguid alocados

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.