Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

De Orfeo al «Jalogüin»

Una de las muestras más patentes de la actual postración española es la celebración del llamado «Jalogüin«, antigua fiesta pagana oportunamente reciclada por el neomarxismo cultural y el mal gusto mercader anglosajón. Un espectáculo grotesco, estúpido y frívolo en el mejor de los casos; de necromancia en el peor, es decir: de magia negra. Un festejo que pretende sustituir a las antiguas tradiciones tanto puramente españolas como las precedentes derivadas de la civilización mediterránea grecorromana. Los antiguos mitos y Misterios griegos. Nuestro mito de Don Juan con su visión de Eros y Tanatos, o la redención por el Amor. La metafísica trascendente de nuestra Tradición versus la estulticia del anglosajón truco o trato.

Decía René Guenon que lo que mejor caracterizaba a la sociedad occidental era su pérdida del sentido de la metafísica. Uno de los medios más potentes para lograrlo es la devastación del Arte. La crisis estética suele ir por delante y fomenta la de la ética. Así se explicaría lo de la perfomance y demás crímenes estéticos o de magia negra glosados hace poco por don Felipe de Borbón. En ello están.

A diferencia de las antiguas tradiciones cíclicas relacionadas con el año solar, desde la Ilustración nos hemos acostumbrado a un sentido lineal del tiempo. Al goethiano conflicto fáustico, o el mito del progreso indefinido de la Humanidad. Pero las fiestas del uno de noviembre tuvieron su interpretación griega y luego romana. Participaban de cierto carácter sagrado común. En Grecia al comienzo del Pyanepsion se celebraban las Noemenias o fiestas de la Luna nueva consagradas a Hécate, mientras se preparaban las Thesmoforias de los Misterios eleusinos. Una de las más importantes instituciones sagradas de la antigüedad que representaban un profundo conocimiento del alma y su descenso a los infiernos, tema recurrente en la Cultura y el Arte occidentales. Primero por un rapto, luego por ingesta de una pepita de granada, se simbolizaba la caída del alma en la materia. Pero parcialmente salvada luego por amor. Materno filial en el caso de Eleusis; erótico entre hombre y mujer en el de los Misterios órficos. El bellísimo e inspirador mito de Orfeo, tan ligado a la Música. Que ha dado varias obras cumbres: El sublime Orfeo y Euridice de Gluck, el Orfeo de Monteverdi, considerada la primera ópera representada en Europa, o el Orfeo de Haydn.  Y entre los romanos, bajo la protección de Diana, el uno de noviembre se celebraba el festín de Júpiter.

Es verdad que en la Europa septentrional también existió una tradición cética gala, hoy deformada: el samaín:

Los antiguos druidas celebraban dos manifestaciones anuales. La del muérdago del año nuevo, donde el gran sacerdote druida después de recortarlo del tronco de un quercus ofrecía un sacrificio de pan y vino que más tarde distribuía entre los asistentes. Y con gran solemnidad se ocupaban de los negocios de la república. La otra gran celebración se hacía en otoño. Era la de la renovación del fuego, con un cierto carácter fiscal. Para asegurar el pago del tributo anual a los druidas los sacerdotes exigían que cada familia de su distrito apagara el fuego de sus casas la última tarde de octubre. Y a presentarse en el templo con el tributo anual y recibir el primer día de noviembre una parte del fuego sagrado que ardía sobre el altar con el cual volvían a encenderle en sus casas. Si alguno faltaba a tomar el fuego, o más bien a pagar la contribución, aquel de sus amigos o vecino quien daba o permitía tomar fuego quedaba también excomulgado lo mismo que el delincuente.

Pero además existe un importante aspecto espiritual. En esas mágicas noches se abría una puerta entre el más allá y el mundo de los vivos que podían comunicarse.  En las noches de Jalogüin se produce una verdadera entrada de fuerzas negativas que han de ser rechazadas y combatidas con las armas de la luz, el bien, la bondad, la compasión o la oración.  O escuchando algunas de las versiones musicales más sublimes.

El Cristianismo recalificó muchas de las fiestas y celebraciones del paganismo, cristianizando su elevada concepción metafísica acerca del alma. En el caso de Todos los santos, una doble concepción: la implicación dialéctica entre Amor y Muerte.

La Muerte redimida o superada por el Amor. Por el Amor sagrado del Salvador o por su remedo el amor humano. Y ligada a la cultura española se halla la figura del Don Juan. Un mito con raíces históricas reelaborado por varios autores españoles pero que alcanza su mayor logro estético en el Don Juan del gran Mozart. Introducido por Tirso de Molina, una forma cristianizada del mito, ligada también a una variante de las realidades espirituales tipo la Santa Compaña es el don Juan en su posterior versión de Zorrilla. La terrorífica visita de la figura astral del Comendador. Pero es el Amor y la Redención lo que ha de prevalecer. La escena del cementerio, bien representada, aún sigue siendo conmovedora.

Sin embargo, en el actual proceso de estupidización y embrutecimiento programado de masas al que se dedican los políticos, los docentes, los «artistas» degenerados, las actuales televisiones y la mayoría de los media la fiesta anglosajona resulta mucho más rentable que las disquisiciones metafísicas propias de nuestra Tradición, según se celebraban el uno de noviembre.

Mientras no reconstruyamos la metafísica y la genuina concepción del Arte estaremos en crisis permanente. La espiritual que es la madre de todas las demás, incluida la estética. Mas tales cuestiones parecen relegadas en este siglo tan frívolo, tan ignorante, tan supersticioso, tan cobarde e incapaz de mirar a la muerte cara a cara en el que tomar en serio la metapsíquica, las otras dimensiones de la existencia, la metafísica, se considera anticuado o incorrecto. Pero resulta más enriquecedor el tradicional Tenorio de Zorrilla incluso con todos sus ripios que estas costumbres extrañas, bárbaras y desatinadas.

Orfeo se ha disfrazado de impertinente macarra gringo. Nada de rescate del Alma de las garras de la Muerte por el Amor. En el posmoderno «Jalogüin» olvida rescatar a su amada Euridice y se contenta con ser sobornado para que se calle. Ya ni las Bacantes se molestan en despedazarle. Lo ha hecho la entropía del olvido.

No es el Amor quien muere, que somos nosotros mismos.

 

 

La conversión ecológica del Vaticano

                                   “Que no falte el valor de la conversión ecológica” (Bergoglio de la Pampa)

Bergoglio, tras pedir paguillas universales y otras reivindicaciones sindicales, ha instado a sus fieles a la conversión ecológica. Al principio había entendido mal, me había parecido escuchar enológica. Eso sí que tendría sentido histórico. Volver al culto de Dionisos con el vino como sacramento es más propio del Mediterráneo que los exóticos pintoresquismos indigenistas de la Pachamama y las peligrosas pócimas alucinógenas o enteogénicas usadas por sus chamanes.

Para celebrar tan grata ocurrencia se podría encargar a la recién premiada hechicera Abramovic, quien ya dado muestras de su ingenio artístico en la nueva liturgia perfomance bergogliana, que pintara otro cuadro remedo del de nuestro gran Velázquez que puede admirarse en el Museo del Prado. O bien una especie de retrato con el propio Bergoglio medio en pelotas haciendo de Baco entre borrachos sinodales de su ambiciosa cordada ecológico comunista globalista pederasta vacunadora.

Pero no. Era conversión ecológica. Una cuestión teológica fundamental esta de la Ecología que se le olvidó al Salvador y Fundador en un descuido catastrófico que menos mal dos mil años después el sabio Profeta eco-pampero viene oportunamente a corregir a fin si no de salvar almas de crear valor para el accionista.

Tanto es así que para dar ejemplo y evitar ser acusados como tantas otras veces de mucho predicar pero poco dar trigo, existiría un ambicioso proyecto de transformación ecológica de la Ciudad de Vaticano para hacerla autosuficiente energéticamente.

Lejos del tradicional pecado de gula, su población comería frugal de lo que plantase en los antiguos jardines ya trasformados en huertos urbanos. Se sustituirían los automóviles del parque papal por carruajes de tracción animal tirados por elementos fornidos de la guardia suiza. Las columnatas de Bernini se emplearían para colocar molinillos de viento con los bonitos colorines LGTBi. Y la plaza de San Pedro se cubriría con paneles solares que recibirían la bendición urbi et orbi con no menos solemnidad que los antiguos peregrinos que, en realidad, daban mal ejemplo con su devoción, hacían mucho bulto y perturbaban los santos menesteres curiales.

En el aspecto interior de la basílica aún no se ha decidido si se utilizarán las monumentales columnas salomónicas del baldaquino como posible torretas de refrigeración de una central atómica sin huella de carbono ni efecto invernadero a disponer en la nave central de la basílica. Se ha descartado que los residuos radioactivos se almacenen en la Capilla Sixtina o en los lúgubres sótanos llenos de secretos y fantasmas.

Se podrían aprovechar las obras para reorientar el grandioso templo porque ahora el altar mayor no se encuentra orientado hacia el Este sino a Poniente, hacia la muerte del Sol (o del Logos) en vez de a su nacimiento, lo que no deja de ser una aberración simbólica incomprensible en lugar tan famoso y sagrado como este.

La próxima semana se va a celebrar un esperado concilio de la nueva emergente religión calentológica en el que se prevé la asistencia de los teólogos y teólogas más subvencionados, afamados y enmucetados del momento para debatir sobre el sexo del clima climático climatizable y su capacidad para justificar artificiales hambrunas antropogénicas y nuevas vulneraciones de derechos civiles. Como no podía ser menos, en tal ocasión «pastoral y evangelizadora» promovida por los comunistas de la ONU y dirigida a avasallar a las naciones, se ha pedido el valioso concurso bergogliano y allí estará Su Satanidad. De tan fundamental acontecimiento para humanidad pudieran derivarse nuevas ideas satánicas a aplicar.

Como puede verse aunque la intención sea tan filantrópica la cosa no deja de estar quizás aún un poco verde, pero no en el sentido fotosintético o natural del término, sino en el de cómo destruir la civilización sin que la gente agredida se rebele.

Iremos informando al sufrido lector de las futuras novedades. Si nos dejan.

 

 

 

 

Esta crónica no es de Vintila Horia

Dios ha nacido en el exilio. Recuerdo la lectura en mi juventud de este bonito libro del exiliado rumano Vintila Horia. Tradicionalista, encarcelado por los nazis en Austria, condenado por supuesto fascista en su Rumanía natal, huido de los comunistas, viajero por varios países, refugiado y acogido finalmente en España.

Nostálgico de la Tradición espiritual perdida, influido por Rene Guenon, acaso por Jules Evola y por su amigo Giovanni Papini, Vintila Horia, fue un personaje muy poco común en esta época traicionada, tan poco amiga de Tradición y metafísicas.

Su libro de divulgación Encuesta detrás de lo visible sobre la siempre difícil problemática de la Metapsíquica sigue manteniendo interés, y aún ahora cerca de medio siglo después de su aparición puede considerarse uno de los más sugestivos publicados en español sobre la materia. Sobre todo, a mi parecer, porque no se queda solo en la mera fenomenología.

Para un exilado de su tierra natal como él, la figura de Ovidio despierta singulares emociones. Según Vintila la época del poeta romano exiliado por orden del emperador acaso presenta similitudes con la actual. Los más sensibles percibían también una vaga especie de angustia de fin de ciclo, una desmoralización porque los viejos dioses ya no sirven y el vacío que dejan resultaba angustioso para la humanidad más inquieta.

Pero en medio de tal creciente desolación surge la esperanza del nacimiento de un personaje salvador procedente de una remota y medio salvaje región del Imperio. Alguien, o mejor un poder espiritual, capaz de hacer cambiar las cosas y recuperar la esperanza.

En Portugal existe el mito del sebastianismo, según el cual, el heroico rey don Sebastián muerto o cautivo tras el desastre de Alcazarquivir, regresará para rescatar a la Nación.  Aquí, en España ni a los más nostálgicos cortesanos se les ocurre intentar un mito similar de un supuesto emeritismo redentor.  

Decía en el titular que esta crónica no es de Vintila Horia porque en los próximos días va a aparecer un libro sobre otro exiliado famoso, refugiado hoy no en el Ponto junto al Mar Negro, sino en la famosa Costa de los Piratas de la lejana Península Arábiga. Me refiero a nuestro Emérito y a las confidencias reales con el título Mi rey venido a menos, recogidas por Laurence, hija de Regis Debray, cuya peripecia biográfica tampoco es la del rumano. Se trata de una periodista formada en el barbecho semillado de la Sociedad Fabiana en Londres.

A la espera de conocer el contenido concreto del libro cabe señalar que algunos procesos mentales de Su Majestad exiliada acaso pudieran ser como los de Ovidio. El repaso a los errores que han llevado a su caída en desgracia. Porque, a diferencia del cervantino patriota morisco Ricote, no le ha llevado al exilio la libertad de conciencia sino malos hábitos, aún más deplorables en quien por su alta posición más obligado estaba a dar ejemplo con su conducta. La constatación del progresivo olvido de los supuestos antiguos amigos, en especial de los más beneficiados por Su reinado. Sin esconder aquí la lamentable e incoherente conducta de Su propio heredero, un imbel altivo y obtuso que sin virtud ni mérito conocido se permite tratar a su padre como a un apestado mientras disfruta de los privilegios del trono heredado.

Con su dilatada experiencia erótica sería muy interesante una obra emérita de contenido similar a la del Arte de Amar o las Heroidas, en las que Ovidio recoge supuestas cartas de amantes.

Pero el Emérito exilado no es Ovidio. Sus habilidades hasta ahora demostradas son otras y muy poco tienen que ver ni con las del poeta romano ni las del escritor e intelectual rumano.

¿Llegará el tardío perdón del ingrato hijo y con él el deseado regreso a Hispania? No lo sabemos, pero de momento parece ser que no. Ovidio murió en la nostalgia del exilio.

Tampoco sabemos nada aún de esa esperada esperanza contra toda esperanza.

 

 

San Miguel Arcángel

Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir. El homicida ha sido desde el principio, y no permaneció en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso y padre de la mentira.”  (San Juan, cap. VIII, versículo 44).

 

Hoy es la festividad católica de San Miguel Arcángel, un buen día para recordar la advertencia de San Pablo en la epístola a los Efesios (cap. VI, 12):

Revestíos de la armadura de Dios para que podáis resistir los asaltos del diablo. Que no es nuestra lucha contra la carne y la sangre, sino contra los principados y las potestades, contra los poderes mundanales de las tinieblas de este siglo, contra los espíritus malos que andan por los aires. Por esto tomad la armadura de Dios para que podáis poner resistencia en el día malo y, poniéndolo todo en obra, manteneros en pie. Manteneos, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y revestidos con la corona de la justicia…” 

O bien el capítulo XII del Apocalipsis en el que se anuncia que:

«Y fue hecha una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles lidiaban contra el dragón; y lidiaba el dragón y sus ángeles.  Y no prevalecieron, ni su lugar fue más hallado en el cielo. Y fue lanzado fuera aquel dragón, la serpiente antigua, que se llama Diablo y Satanás, el cual engaña a todo el mundo; fue arrojado en tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.»

Contra malicia, milicia, nos indicaba nuestro Gracián. El Mal debe ser enfrentado aunque el pesimismo de la razón nos muestre pocas posibilidades de victoria. Pero existen otras dimensiones de la Vida.

Hoy, 29 de septiembre, festividad de los arcángeles, buena parte de la población española está horrorizada y busca impotente e implorante una vía de salvación. Las instituciones no funcionan o se han pasado al enemigo. La misma Iglesia Católica como Poder parece dominada materialmente por el Diablo.

Pero como explicaba San Pablo en la epístola citada, la cuestión posee una dimensión metafísica y así con tal carácter debe ser enfrentada con nuestra propia armadura espiritual: Con Firmeza, Verdad y Justicia.

Los arquetipos del Mal y del héroe espiritual que lo combate son antiquísimos. Así  la antigua iconografía en forma de Horus que se puede ver en los muros del templo de Kom Ombo en Egipto, a la orilla derecha del Nilo entre Asuán y Luxor. Iconografía luego adoptada por el Cristianismo en figuras emblemáticas tales como las de San Miguel Arcángel o San Jorge. Este arquetipo heroico se encuentra también en las más diversas mitologías de todo el mundo: indo-aria, hitita, germánica, eslava, griega, sumeria, babilónica… con héroes o figuras espirituales tales como Indra, Krishna, Sigfrido, Hércules, Perseo, Marduk…

Pero los ángeles tienen otra importante misión, a la que le deben su propio nombre: la de ser mensajeros espirituales. Las representaciones angélicas en el Arte, generalmente bellísimas, nos ofrecen muy hermosos y curiosos testimonios.  La Belleza es el esplendor de la Verdad ya nos advertía Platón, aunque a veces las imágenes posean un carácter equívoco.

El investigador inquieto y bienintencionado en busca de comprensión de lo que sucede se vuelve a plantear en estos tiempos de zozobra e infortunio la pregunta que se han hecho muchos autores y estudiosos a lo largo de las épocas. El universo del Mal, ¿acaso tiene existencia propia? ¿Existen criaturas no humanas que lo forman y sirven? ¿Se alimentan con el sufrimiento, el miedo, la angustia que nos provocan?

¿Existe también un lenguaje de los ángeles? Ciertos importantes textos más o menos históricos o legendarios así lo sostienen. Entre ellos, por ejemplo: La Biblia, el Libro de Toth, el Libro de Enoch, las Estancias de Dzyan, el manuscrito de Mathers base de la Golden Dawn, la Esteganografía del abad Tritemo, los escritos de John Dee, las obras de Pico de la Mirándola basadas en antiguos textos de Orígenes, la Cábala, o las de Nicolás de Cusa, Santo Tomás de Aquino…

Para Orígenes el origen del Mal está en libre albedrío de ciertos seres espirituales.  Sin embargo, acerca de esto existen varias teorías:

Los pecados de los ángeles son los “espirituales” de soberbia y envidia (Santo Tomás de Aquino, cuestiones 63.2 de su Suma Teológica)

La causa de la iniquidad es el orgullo y la lujuria (Henoc y Orígenes)

Para Enoch o Henoc el problema del mal comenzó cuando los ángeles celestiales y su líder Samyaza desarrollaron una gran lujuria por las mujeres. Pero si hay lujuria es que hay cuerpo, se trataría de un pecado carnal. Lo de los Nefilim y las hijas de los hombres. En el Fausto la promesa de éxito en la seducción de Margarita forma parte sustancial del pacto diabólico.

Hoy vemos horrorizados que buena parte de la oligarquía globalista participa de esta lujuria desenfrenada, incluso recurriendo a la pederastia o a rituales sangrientos, que en algunos casos sirven además como objeto de chantaje y solidaridad entre criminales. Hoy también sabemos que, sin contar los sacrificados en los vientres de sus madres, millones de niños desaparecen cada año en todo el mundo. Su destino es difícil de saber con certeza. Los más afortunados son adoptados ilegalmente por familias. Otros acaso mueran por orfandad y miseria, Pero los más en número, desgraciadamente son empleados para el tráfico de órganos, la pederastia y sexualidad esclava o rituales de magia negra incluso de sacrificios humanos controlados o al servicio de la plutocracia satanista internacional. Un horror tremendo. Y un escándalo descomunal. Hasta ahora, casi impune.

No solo en el Cristianismo, en otras importantes confesiones religiosas de la Humanidad como el Budismo Mahayana también existen seres espirituales protectores. En esta etapa tan llena de zozobras y calamidades, ante nuestra impotencia y la de tantas instituciones que debieran combatir estos horrores, haría falta la contundente intervención de un Acala Vidyraja, el de la espada y el lazo al servicio del Bien en lucha contra el Mal. O de Hshitigarbha, en japonés Jizo, el protector de la infancia y las criaturas indefensas o desvalidas. El que prolonga la vida y es invocado en las catástrofes. O el que ayuda a los niños muertos, a los nacidos sin vida o a los abortados.

Los ángeles pueden convertirse en hombres. Ciertos hombres pudieran ser en realidad encarnaciones de ángeles malvados. No habría más que contemplar a muchos de nuestros dirigentes. También los ángeles buenos pueden encarnar en cuerpos humanos para propósitos divinos. Sobre la corporeidad de los ángeles existen contundentes testimonios bíblicos tales como la lucha de Jacob o el pasaje de Lot con los ángeles enviados a Sodoma.

También su misión puede resultar paradójica. Lucifer que significa el portador de luz, y que según algunas doctrinas llevaba en su frente la esmeralda de la que está hecho el grial se asocia a la rebelión de los ángeles, pero también a la caída a la conciencia. La conciencia tiene que ver con la Dualidad, con la pérdida del Uno, pero, según Orígenes, el resultado final del proceso será la Apocatástasis, es decir, la reintegración en el Uno. La Redención universal, puesto que el castigo por el pecado no podría ser eterno.

Según otra audaz hipótesis, el daimon guía de Albert Pike, teórico masónico sudista co-fundador del Ku Klux Klan, le habría «inspirado» para promover el nuevo orden globalista y entronizar la religión luciferina para realizar su obra. Bergoglio parecería mostrarse como uno de sus actuales agentes.

Pero, ¿tiene un componente iniciático la percepción del Mal? La antigua idea, expresada de modo tan hermoso por doña María Zambrano (El hombre y lo Divino) de que si en el Amor naciéramos y permaneciéramos siempre no habría lugar para la Conciencia. Es decir, en el mundo de la Dualidad, ¿El hombre debe saber del Mal para por comparación acceder al Bien?

Para Jung,  «El conocimiento del hombre (Logos) encuentra entonces la relación con las mujeres (Eros) y su unión se representa como ese ritual simbólico de un matrimonio sagrado que ha estado en el fondo de la iniciación desde sus orígenes en los misterios religiosos de la Antigüedad… El rescate de una doncella realizado por el héroe puede simbolizar la liberación del ánima en poder del aspecto “devorador” de la madre… espíritu femenino maligno, por la serpiente que tragó y luego regurgitó al héroe griego, Jasón.

Los mitos son expresiones de verdades psicológicas que tratan de explicarse en lenguajes codificados racionalmente. Después del cautiverio, los judíos elaboraron (Daniel, Tobías, Apocalipsis…) todo un cuerpo de doctrina relativo a la angeología. Miguel es uno de los principales caudillos celestiales.  Gabriel es el segundo. Rafael, el tercero. Los textos apócrifos nombran hasta un total de siete arcángeles: los anteriores citados más Uriel, Chamuel, Jofiel y Zadquiel. Con Uriel como protagonista angélico, Leonardo nos ofrece una paradoja equívoca en su famosa pintura La Virgen de las Rocas.

Decía Pessoa que El Arte es la expresión de un equilibrio entre la subjetividad de la emoción y la objetividad del entendimiento. Los que entendemos que todo esto que estamos sufriendo posee una dimensión metafísica escuchemos con atención el antiguo mensaje de los mitos, investiguemos los arquetipos que nos ofrecen nuestra psique o la Cultura.

Y pidamos con prudencia, sencillez, esperanza y serenidad que los ángeles buenos y leales como san Miguel nos ayuden y sirvan de mensajeros de nuestras oraciones en estos tiempos de zozobra y tribulación.

Amén.

NOTA: La imagen de San Miguel está tomada de una talla de la antigua catedral de Sasamón en Burgos.

 

 

Sobre la peste psíquica española

Poco antes de plandemia publicaba un texto sobre la inquietante peste psíquica que padecemos en España y el resto de Occidente.  Desde entonces creo que la cosa no ha hecho más que empeorar. Si bien la tremenda calamidad inducida en la que nos han metido tiene un paradójico componente benéfico cual es promover un proceso socrático de carácter mayéutico. Nos está permitiendo para bien o para mal sacar a la luz muchas cosas que permanecían ocultas o escondidas tanto en las diversas instituciones públicas como en nuestra propia psíque. Parte de ese texto que ahora rescato porque puede contribuir a entender mejor lo que pasa. Decía así:

 

«Al observador que pasea atento por el precioso y sereno claustro de Santo Domingo de Silos le llama la atención la figura del cuatro, una especie de mandala, en cuyo centro el buscador se ha de colocar para identificarse con él, pero sobre todo la existencia de varios capiteles con imágenes de carácter teriomorfo que lo rodean. En el Arte tradicional verdadero las imágenes no son por casualidad, mero capricho de artista o de escuela, sino que forman parte de un lenguaje simbólico, una manera de aprehender lo numinoso. En el imaginario medieval los monstruos representan los instintos, una potencia y una amenaza. El simbolismo cristiano se funda en modelos arquetípicos, de ahí su fuerza y valor.

La Ilustración aparentemente habría expulsado a los viejos monstruos bajo la era de la supuesta Razón. El propio claustro románico de Silos estuvo a punto de desaparecer bajo la piqueta anti tradicional de Ventura Rodríguez, quien derribó el templo románico e invirtió la orientación del nuevo lo que supone, además de un disparate, un auténtico sacrilegio simbólico. Afortunadamente, menguaron los presupuestos y no se perpetró el desastre. De no ser así, las frías líneas rectas del neoclásico, representantes de una Razón vicaria, usurpadora de espacios que no le corresponden en el alma humana, acaso hubieran sustituido la ejemplar belleza del románico y el sabio mensaje del bestiario medieval.

En relación última con esta cuestión, pero en su propio lenguaje, Jung nos explicaba que “El hombre no es aquí el que puede sino que es un producto incapaz de cambiare a sí mismo. No sabe como se ha realizado en sus peculiaridades individuales y además tiene un conocimiento en alto grado imperfecto de sí mismo. Hasta hace poco hasta creyó que su psique consistía en lo que él sabe de sí mismo y era un producto de la corteza cerebral. El descubrimiento realizado hace más de cincuenta años de procesos psíquicos inconscientes dista todavía mucho de ser una adquisición de validez universal o reconocida en todo su alcance. Por ejemplo, el hombre no sabe todavía que ni siquiera depende por completo de la cooperación del inconsciente. El hombre no sospecha que mientras se considera el agente exclusivo, hay una entidad que lo conduce…”

“Los instintos son parte de la totalidad viva. Están coordinados a la totalidad y subordinados a ella. Su liberación como entidades conduce al caos y al consiguiente nihilismo, porque elimina la totalidad y la unidad del individuo, con lo cual lo destruye. Sería tarea del psicoterapeuta en el sentido más elevado de la palabra conservar o restablecer la unidad y la totalidad.”

“Las desviaciones del instinto se anuncian en emociones muy vivas, que en los sueños se expresan con animales. Por eso se consideran con razón como emociones irrefrenables como animalescas o primitivas y por eso se las evita. Sin represión, es decir, sin que se verifique una disociación de la conciencia, no puede eludírselas.  En realidad, no es posible sustraerse a su gran poder. Si no se las descubre en la conciencia, se dan en cualquier otra parte. En el peor de los casos se manifiestan en una neurosis… ”

Los impulsos hacia la sexualidad y hacia el poderío han sido y son muy importantes pero para Jung “el impulso religioso hacia la totalidad desempeña ahora el papel más modesto”. Con la posmodernidad, la posverdad y los abusos del neomarxismo cultural ha sido relegado el arquetipo de Dios que habita en la conciencia humana, llena ahora de okupas indeseables. Y eso trae consecuencias.

 

No debiera ocurrir lo que ahora pasa, la educación y luego la propaganda mediática no debieran producir gentes para disociar y fragmentar la sociedad.  Sino contribuir a que los instintos sean descubiertos y dominados. No incurrir en neurosis programadas desde el poder a favor de intereses ocultos e inconfesables.

Derrumbadas las bases no ya solo del Cristianismo, asimilado por la demagógica y satánica propaganda socialista al franquismo y el fascismo, sino de casi toda forma ya de vivencia espiritual, de contacto con lo numinoso, deshabitado por falta de hablantes el lenguaje tradicional de lo sagrado, el apabullante neomarxismo cultural está soltando los demonios, los instintos desatados que destrozan a los individuos, les dejan inermes e idiotas, títeres náufragos de fuerzas insoportables que algunos ni siquiera aciertan a comprender.

Al cabo, nos dice Jung que el logro del principio de individuación psicológica requiere la unión del animus con el ánima. Supongo, aunque yo no sea filósofo ni psicólogo clínico, que esta concepción jungiana es un trasunto psicológico de lo que ya expone Platón, inspirado en la tradición pitagórica, en su diálogo sobre el Amor conocido como El Banquete. El Amor es una gran potencia, a veces ignorada, que puede volver a unir el andrógino originario, luego separado en dos, y con él la anhelada plenitud perdida.

En la tradición oriental esta combinación recrea el propio fenómeno de la Creación: En efecto, la actividad de Bhraman, el impensable, el incognoscible, se manifiesta bajo dos polos o aspectos: “Positivo”, masculino, Purusha, el creador. “Negativo”, femenino, Prakriti, principio plástico universal, la Virgen Madre, Isis, la sustancia primordial indiferenciada, el soporte de toda manifestación. La acción de Purusha en Pakriti determina formaciones de ondas vibratorias en la sustancia primordial que determinan las formaciones materiales en el Macrocosmos…

El hombre (microcosmos) también participa de esos planos vibratorios desde los más elevados hasta los más groseros que forman su cuerpo material. Las técnicas contemplativas o de éxtasis tratan de hacer patentes los otros planos vibratorios, más elevados, a la conciencia.

La institución tradicional de la Caballería, y no solo la andante cervantina de nuestro Señor don Quijote, intentaba subordinar el poderío, la fuerza, a la Dama, símbolo femenino no solo y principalmente sexual, sino del universo de los grandes valores metafísicos a los que el caballero, en abstracto, la persona de acción, debiera subordinar su conducta. Es decir, el Amor, la Justicia, la Belleza, el Bien, el Honor, la Dignidad… Una forma de perfeccionar la Creación existente con esa unión entre la acción y lo que debe ser hecho según unos ciertos cánones o arquetipos.

Las actuales hembristas desgreñadas, posesas del más sectario y brutal fanatismo y agentes de la barbarie más nociva, recuerdan algunos de los mitos del mundo griego. Así el de furias rebeldes contra la Civilización, representada por dioses o héroes solares tales como Apolo u Orfeo: las Ménades de Ciconia asesinaron a Orfeo, el Civilizador, desmembrando su cuerpo y rompiendo su lira. Platón cuenta en el Libro décimo de La República, poniéndolo en boca del testigo y mensajero de ultratumba Er de Panfilia, que tras esa terrible experiencia en manos hembristas el alma de quien fuera Orfeo prefirió reencarnar en cisne que nacer de una mujer.

Pero, en este proceso de peste psíquica, ¿cómo identificar a las “apestadas”, fanáticas y sectarias hembristas despechugadas de hoy, víctimas más o menos conscientes del criminal neomarxismo, con el sublime mundo de la Dama? Ni menos con la alianza entre los complementarios opuestos, en busca de esa unidad superior en el Amor del Hombre y la Mujer que nos mostraba Platón. Pensar, tener vida espiritual propia es difícil, requiere querer y saber. Es más fácil, y mas guay y empoderado, insultar desde dentro del rebaño o de las hordas. Claro que, lo sepan todas o no, consciente o inconscientemente, están en otra unión encubierta: las provisionales y no precisamente por amor, sino por granjería y conveniencia del que paga, entre la plutocracia globalista, el chulo, y las prostituidas zurdas que preparan el NOM arrasando las bases sociales de la civilización existente.

Debemos reconocer que nos han puesto en grave peligro por la acción criminal de unos y la inacción cómplice de otros. Es preciso retornar a la civilización a la busca de la unión de los complementarios que juntos y en armonía forman el andrógino platónico.  Retornar al conocimiento que en nosotros, como en el claustro de Silos, existen monstruos que deben ser conocidos, sometidos e integrados en el espacio arquitectónico sagrado. Un espacio que posee un ámbito social pero cuyo escenario principal es el alma humana.

Volver a dar otra oportunidad al conocimiento y tratamiento de lo numinoso.  Al servicio del progreso del Hombre y de la Creación.»

 

Y, en efecto, si la fatiga debida a la histéresis no lo imposibilita, la conclusión debiera ser la misma que entonces.  No sabemos qué va a pasar con las amenazas para nuestra civilización, ni si resistirá por sus propios medios. Pero, al menos, debiéramos salir de ese desastre con un mejor conocimiento de nosotros mismos y con nuestros monstruos psíquicos más y mejor conocidos y controlados.

Amén

 

 

Una lección actual de San Alfonso María de Ligorio y de Rudolf Steiner

En el día de mi santo, San Alfonso María de Ligorio con su famosa bilocación, siempre recuerdo la importante cuestión de los diversos cuerpos sutiles que constituyen la anatomía completa del hombre.

Este año con una preocupación espacial la que se refiere a la influencia sobre su biomagnetismo de los peligrosos experimentos a los que se está haciendo someter a la gente con el pretexto de la pandemia. Y en los que se están observando fenómenos magnéticos en muchos de lo «vacunados».  El hipnotismo y el magnetismo constituyen técnicas clásicas para lograr el desdoblamiento de los cuerpos sutiles empleadas por muchos autores como Durville, De Rochas,  López Gómez, …. Sobre los cuerpos sutiles del hombre han investigado numerosos científicos de gran importancia, incluidos Premios Nobel, como puede apreciarse en la bibliografía. En relación con este importante asunto es sabido que un gran investigador polifacético como fuera Rudolf Steiner, fundador del movimiento antroposófico y autor de importantes libros, explicaba hace un siglo que malvados agentes satánicos intentarían desactivar el alma mediante algún tipo de «vacuna».

La visión de Rudolf Steiner

El filósofo y escritor austriaco Rudolf Steiner fue un estudioso e investigador del mundo espiritual. Relacionado inicialmente con la Sociedad Teosófica de la que desvincularía más tarde, fue el fundador de un interesante movimiento renovador a principios del siglo XX que llamó Antroposofía.  Autor de muy variada obra puede considerase un investigador y pionero en muy diferentes e importantes temas. Así, por ejemplo, la agricultura biológica u orgánica que él llamó biodinámica en la que se oponía al uso masivo de químicos para la fertilización o combatir plagas propia de la agricultura química industrializada.  O en medicina naturista en la senda de un Paracelso. La educación con las famosas escuelas Waldorf. Renovador del Arte, la arquitectura o las escénicas o plásticas. Experto en la obra de Goethe. Fue perseguido por el movimiento nazi que atentó contra él e intentó destruir su obra incendiando el Goetheanum.

Steiner ofreció varios ciclos de conferencias hasta poco antes de su muerte en 1925. Cabe recordar aquí una especie de profecía de hace más de un siglo en la que parece se estaría refiriendo al tema de las vacunas y la falsa pandemia así como a los nuevos zombies.

Steiner pensaba que en el futuro (¿acaso hoy ya realidad?) la medicina oficial trataría de eliminar el alma. El 27 de octubre de 1917 expresaba esta preocupación en una de sus conferencias:

Con el pretexto de una perspectiva saludable habrá una vacuna mediante la cual el cuerpo humano será tratado al nacer para que el ser humano no pueda desarrollar el pensamiento sobre la existencia del espíritu y del alma.

A los médicos materialistas les será encomendada la misión de sacar el alma de la humanidad. Serán vacunados con una sustancia que les inmunizará contra a locura de la vida espiritual. Serán inteligentes pero sin conciencia moral.

Con tal vacuna el cuerpo etérico se separa del cuerpo físico, su relación con el universo se volvería muy inestable, convirtiendo al hombre en algo separado del cosmos, en un autómata, sin voluntad espiritual.

La vacuna sería una fuerza ahrimánica, materialista, de modo que el hombre vacunado se convierte en materialista y ya no podría desarrollar su naturaleza espiritual.”

Se generaría así una especie de zombi que aunque inteligente estaría desconectado del cosmos, una máquina o robot manipulado por un poder absoluto y despótico. No sabemos si la actual mal llamada «vacuna», un artefacto de modificación genética de consecuencias imprevisibles, pudiera entrar en la visión profética de Steiner.

Los intentos de embrutecer al hombre eliminando su vida espiritual no empiezan ni terminan aquí. Cabe recordar los Tres Manifiestos mal llamados Humanistas a los que ya hemos hecho referencia en otros textos.

En realidad, tal cuestión de erradicar la vida espiritual, tan cara a déspotas, manipuladores y magos negros, no es nueva. Sería uno de los objetivos principales de los sucesivos Manifiestos humanistas de 1933, 1973 y 2000. Un nombre verdaderamente inapropiado en mi opinión para todo lo que representa materialismo y eugenesia.

Los manifiestos mezclan churras con merinas para mejor colocar un maniqueísmo patente con soluciones vendo que para mí no tengo. Algo que se acaba de comprobar en el tremendo espectáculo de la pandemia en el que estamos pudiendo observar por parte de estos pretendidos humanistas planetarios de todo menos conocimiento, evidencia empírica, humanismo verdadero ni filantropía. Y que tendría continuación con otra grave amenaza, la Agenda 2030.

Al parecer, ese momento ya ha llegado con el presente proceso de «vacunación» que se pretende obligatoria para que no escape nadie. Pero el hombre integral e íntegro debe defender su genuina naturaleza espiritual, hoy amenazada por el Poder al servicio del Mal.

La bilocación protagonizada por San Alfonso María de Ligorio constituye una muestra de la naturaleza biomagnética humana, de su componente espiritual, y su recuerdo no puede ser más oportuno en estos momentos de grave amenaza para la humanidad, cuando el Kali Yuga o Edad de la Sombra predicho por los hindúes parece extender su tenebroso oscurecimento espiritual sobre el planeta. Y la gente de Bien ha de buscar refugio extramuros para no ser perseguida o exterminada.

Adenda

Más información aquí

Sobre bibliografía aquí

 

El arco iris ya no es lo era

Hoy el arco iris ha sido secuestrado bajo falsa bandera no exenta de fanatismo sectario. Pero hubo un tiempo en el que además de meteoro tenía varios importantes significados simbólicos incluso sagrados.

La acción de la luz en la Atmósfera nos presenta varios fenómenos visuales estéticamente bellísimos.  Así los halos, las auroras boreales, la luz zodiacal, los relámpagos, las coronas lunares o varias formas solares en el horizonte, incluido el rayo verde verniano.

Y el arco iris del que vamos a hablar un poco a continuación.

El arco iris se produce cuando se cumplen tres condiciones: gotas de lluvia, presencia del sol o de la luna, determinada posición del observador entre las gotas de agua y el sol o la luna.

El rayo de luz se descompone al atravesar las gotas de agua en siete colores elementales: violeta, índigo, azul, verde, amarillo, naranja y rojo.

Una de las primeras cuestiones a considerar es que el arco iris no es un fenómeno único sino que admite variantes. Así existen arcos iris simples, dobles, e incluso triples.

Los más conocidos son los solares simples o dobles pero aunque muy raros también se han observado triples o por la acción de la luna. En la ilustración de un libro del astrónomo Camilo Flammarion que reproducimos al mrgen se refleja uno de estos raros arcos iris lunares en la campiña francesa.

Pero  los arcos iris también han sido tratados en la mitología tanto bíblica como griega.

Siempre asociados a la Belleza o a un pacto entre el hombre y los dioses, como una especie de puente sutil o espiritual entre ambos. De esta visión como puente entre la tierra y el cielo por el que subirían los gigantes participa también la mitología escandinava.

En la Biblia el arco iris se considera manifestación contractual de la alianza de Jehová con Noé, tras el diluvio. Hipótesis según la cual el arco iris habría sido un fenómeno desconocido antes del diluvio, lo que dio lugar a varios debates entre teólogos y naturalistas supongo que no menos interesantes y precisos que los actuales sobre las peripecias del cambio del clima climático climatizable.

San Basilio lo consideraba un símbolo de la Trinidad. Para otros teólogos los colores azul y rojo significaban la doble naturaleza de Jesús. No obstante, el sentido científico se abrió paso gracias al monje Theodorico, el arzobispo De Dominis. Y luego por racionalistas como Descartes.

Iris, llamada también Clara Dea, es también mensajera de los dioses, pero especialmente consagrada al servicio de Juno, la diosa del Cielo. Hija del titán Taumante y de la oceánida Electra, Iris vuela como el viento o como el soplo de la tempestad.

Dice Homero, ojo que según Platón los poetas siempre mienten, que es rápida como la nieve o como el granizo al desprenderse de la nube. Baja del cielo a la tierra y en el camino que recorre quedan pintados todos los colores del arco celeste.

Así pone en comunicación la morada del hombre con la divina.

La Teogonía la pinta como una golondrina deslizándose por el vasto cristal de las olas para ir a llenar el dorado jarro que lleva en la mano en la laguna Estigia, por la cual juran los inmortales. A veces Iris era representada surcando los aires, vestida con holgado y flotante ropaje.

Sea como fuere la explicación de su origen, el arco iris siempre resulta un fenómeno hermoso, evocador de la magia y de la espiritualidad.

Lástima que ahora su simbolismo se encuentre secuestrado y envilecido. Incluso que a su vez se desdoble como la propia luz blanca en multitud de géneros, subgéneros y pintorescas especialidades binarias, ternarias, cuaternarias, trans, tordas,… Toda una tipología disparatada y descomunal reflejo del actual desvarío suicida y devastador que constituye el signo de los tiempos.

Cuando se pierde o desnaturaliza el sentido de los símbolos deviene la barbarie.

 

 

 

Y vuelve la burra al trigo

Vuelve la burra al trigo y el cacique Feijóo a seguir perpetrando sus cosas de las querencias. En plena campaña turística de un verano asaz incierto y espantadizo el torvo orensano y pequeño timonel del Miño ha decidido muy jaque y puesto en razón acosar a turistas y paisanos para terminar de rematar a la hostelería gallega, no sea que pueda remontar la crisis en la que la han metido políticos oportunistas y sin escrúpulos.

Al parecer, tras negarse a dimitir por ello, ya se habría recuperado algo del sonado ¡SO burro! del Tribunal constitucional con motivo de su penoso intento de instaurar un GULAG a la gallega. Al revés, envalentonado por el éxito de su típico guateque romería acompañado por no menos ilustres conmilitones Trampetas y Bocanegras de toda España, a los que recibió en un alarde de falta de cortesía y mala educación con carteles rotulados solo en dialecto, ahora el cacique exige que para entrar en determinados lugares como restaurantes y bares de su taifa haya que presentar certificado de inoculación o meterse el indiscreto palito acusica por la nariz o por salva sea la parte. Aún es peor. Con discriminación presumiblemente ilegal y evidente falta de empatía, a los no vacunados se les impide acompañar a los enfermos en los hospitales públicos.

Pero, ¿Qué pasa en Galicia? Pues, sin frivolizar con asunto tan importante aunque acotando el problema en su verdadera dimensión, si atendemos a los últimos datos oficiales publicados que se corresponden al 5 de julio, no parece que pase mucho. Y desde luego pasa menos que en otras CCAA: Un 0,72 % de ocupación por COVID diagnosticado de camas hospitalarias. Y un 1,07 % en UCI. Habría fallecido por tal causa una única persona en la semana anterior a la estadística. Verdaderos o falsos son datos oficiales que entiendo no justificarían poner en peligro de ruina a la pequeña empresa ni asustar tanto a la gente. Una pandemia “terrorífica” según nos dicen pero que afectaría en torno a un uno por ciento de los ingresos hospitalarios con una mortalidad afortunadamente muy reducida.

Pese a estos datos o al reciente varapalo también del Constitucional a los excesos gubernamentales, a lo preceptuado en la Constitución, ley de protección de datos o en tratados internacionales firmados por el Reino de España, sostiene que la cosa no va con él, que Galicia es una nación con dialecto propio, que como decía Alfredo Brañas “Galicia para los gallegos” y que tras el telón del grelo manda lo que quiere y hace lo que se le antoja.

Algunos españoles, hartos de maltratos y humillaciones, ya han recogido el guante y expresan su indignación en redes sociales pidiendo boicot mientras siga. O con un “qué vaya a Galicia a gastar el dinero de las vacaciones su puta madre”.

En realidad, lo del certificado de inoculación forzosa como limitación de la libertad y los derechos civiles no ha salido de su esplendorosa minerva sino que constituye un plagio oportunista del felón Macron, otro tenebroso personajillo de cuidado cuyos retratos oficiales ahora están siendo arrancados en algunos lugares de Francia por manifestantes indignados, como si fuesen de algún dictador criminal tercermundista. Un tipo empleado de los Rotshchild que recibe órdenes de la plutocracia globalista genocida. Hay que hacer méritos con los amos, que para eso son amos y ellos, mercenarios. O gente precavida, que el presidente de Magadascar acaba de sufrir un atentado como el de Haiti, o el de Bolsonaro, o la extraña muerte de otros presidentes africanos remisos u opuesos a las imposiciones globalistas.

Y aquí, mucho «somos una nación», mucha imposición lingüística y mucha mamandurria indigenista pero al final Galicia, no para los gallegos sino para dominio, granjería y negocio de los Soros, los Rockefeller, los Gates o los Rotshchild.

¡Qué falta de imaginación! ¡Si papá Castelao levantara la cabeza!

 

Otro Sí digo

En este texto que sigue se explica el estado actual de la lotería de las vacunas:

¿Quiere usted jugar a la lotería inversa por si le toca quedar tullido para toda la vida? Anímese, hombre...

Anexo estadístico

Pinchando en el texto en granate pueden consultarse los últimos datos publicados.

Datos oficiales consolidados al 5 de julio de 2021

 

 

 

 

 

La «sombra» de Rosalía bajo la sequoia

 

                                                                                                             “El sufrimiento es el buen Dios, (Georges Bernanos)

Lo que llevamos de verano en Galicia se parece más bien a una otoñada suave que Dios quiera no sea anticipo de mayores desastres venideros como con los que de vez en cuando la Historia castiga a España.  La cosa no es nueva, ya decía el maestro Unamuno que “llueve tristeza en fino orballo”. Ojalá si se confirmasen los presagios más agoreros luego no sean lágrimas de sangre.

Cuando el Kali Yuga o Edad de la Sombra y el oscurecimiento espiritual avanzan imparables, antes que el satánico Gobierno comunista de Su Majestad lo prohíba definitivamente, me voy a permitir una breve incursión de auténtica memoria aunque no sé si «democrática» como la llaman ahora los siniestros déspotas cursis arrebatacapas.

Rosalía como arquetipo

Rosalía es considerada un arquetipo del galleguismo. Lo que no deja de ser equívoco. Se trata de una gran poeta española que no necesita refugiarse en el localismo ni en la explotación de la patria chica ni menos en el indigenismo impostado como tantos mediocres que arrebañan los presupuestos oficiales sin los que no serían nada.

Aunque los nacionalistas que tanto la calumniaron en vida ahora la reivindiquen para sus fines, la verdad es que nuestra poeta fue muy crítica con los de su época ya que sin duda los conocía bien por haberlos padecido.

Cuenta Manuel Murguía las confidencias de su mujer en los últimos tiempos, con la muerte ya cercana: “Deja pasar todo; no somos más que sombras de sombras. Dentro de poco ni mi nombre recordarán. Mas ¿esto qué importa a los que hemos pasado ciertos límites?”

Si apenas sospechamos cuáles pudieran ser esos ciertos límites, sabemos que Rosalía había pasado el círculo de espanto y superado el umbral del hermoso Jardín botánico de Padrón, el que como dice don Camilo, el del Premio, “está poblado de ánimas de poetas”.

Y allí vemos su “sombra”, su frágil feminidad, sentada en un humilde banquito, al pie del sequoia sempervivens, un majestuoso, longevo y exótico, no autóctono, monolito vivo de acupuntura de conexión entre lo telúrico y lo celeste, que le acompañaba en sus meditaciones sobre la peripecia de su vida, y al que abrazaba cuando sentía lejos a la insensible y atropellada muchachada que la llamaba: “a tola”.

Y en silencio: “eu so non digo nada, eu so nunca sospiro, qu’o meu corpo de terra y o meu cansado esprito, adondequer qu’eu vaya van conmigo”.

Bajo sus ramas protectoras, Rosalía veía pasar su vida, el discurrir de su amada Galicia, tan lejos de Dios pero tan cerca de los políticos y nacionalistas. Y el de la poesía como guía de su alma en el laberinto de la comedia que desea ser divina.

Las plantas pueden entenderse como símbolos metafísicos además de espléndidas o mustias realidades biológicas. Si la acacia amarilla representa su amor secreto, o el tulipán amarillo el amor sin esperanza, el adonis nos trae los recuerdos tristes. Otras veces el significado resulta equívoco: “mayo longo, mayo longo, todo cuberto de rosas, para alguns, telas de morte, para outros, telas de bodas”.

Como equívoco, sino equivocado, fue llamar follas novas al ramallo de toxos e silvas sos, hirtas como miñas penas, feras com’a miña dor. O como la palma, símbolo de virtud, doncellez y triunfo. ¡La que se armó! Nunca pensó que su relato sobre el domingo de ramos iba a provocar tantos sinsabores e incomprensiones.  Nunca habría querido menospreciar a la doncellez gallega. Precisamente ella.

Rosalía reniega del galleguismo y del dialecto

Rosalía se lamenta del sectarismo ambiente en Galicia y escribe a su marido: “me extraña que insistas todavía en que escriba un nuevo tomo de versos en dialecto gallego. No siendo porque lo apurado de las circunstancias me obligara imperiosamente a ello, dado caso que el editor aceptase las condiciones que te dije, ni por tres, ni por seis, ni por nueve mil reales volveré a escribir nada en nuestro dialecto, ni acaso ocuparme de nada a que nuestro país concierna. Con lo cual no perderá nada, pero yo perderé menos todavía”.

Esto es ahora olvidado o censurado pero el texto es muy claro: Rosalía abominaba del galleguismo y del uso sectario del dialecto como ella lo denominaba.

Tras este desencanto, otro más en su vida, su pensamiento discurre, pues, entre caléndulas, begonias, dalias, o espliego: dolor, pensamientos oscuros e inestables o desconfianza, mientras aguarda al invierno definitivo: “Mientras el hielo las cubre, con sus hilos brillantes de plata, todas las plantas están ateridas, ateridas como mi alma. Esos hielos para ellas, son promesas de flores tempranas, son para mí silenciosos obreros que están tejiéndome la mortaja”.

Sombríos pensamientos lejos de los de otro poeta hilozoísta, don Antonio Machado, “mi corazón espera otro milagro de la primavera” cuando paseaba por el camino a san Saturio, pasado el monasterio de san Juan con la tumba vacía de su claustro, por la margen izquierda del Duero en su curva de ballesta en torno a Soria…

Y para culminar el hilozoísmo, parecido al de Bécquer, de su concepción poética: “tan solo dudas y terrores siento, divino Cristo, si de Ti me aparto, más cuando hacia la Cruz vuelvo tus ojos, me resigno a seguir con mi calvario”.

Y, en efecto, no lejos, al otro lado del amado Jardín de Padrón está una de sus joyas, la Corona de Cristo formada con un magnífico ejemplar tallado de Cercis siliquastrum, cuyo nombre español es el árbol del amor. Capaz de acoger bajo su anillo redentor todo el sufrimiento del mundo, junto a la “sombra” melancólica, triste sino amargada pero lúcida de Rosalía.

 

Selección libros de Metapsíquica

Un querido amigo me ha pedido información sobre libros escritos por autores serios relacionados con la Parapsicología o la Metapsíquica como se llamaba antes, término que me parece preferible. De modo que he preparado una relación, forzosamente parcial e incompleta, de algunos libros interesantes y de distintas épocas.

Hay que recordar que muchas obras de la gran literatura universal de todos los tiempos presentan casos relacionados con estas cuestiones.

Como creo que pudiera ser de interés general para las personas interesadas en el Conocimiento, y no solo de utilidad para investigadores científicos, la ofrezco como documentación a los lectores:

 

Biblioteca de Metapsíquica

 

Tratado de Metapsíquica

Cuarenta años de trabajos psíquicos

Profesor Carlos Richet (Premio Nobel Medicina 1913)

Casa editorial Mendiluce  Barcelona 1ª edición española ¿1923?

 

La Ectoplasmia y la clarividencia

Observaciones y experiencias personales

Dr Gustavo Geley

M Aguilar Madrid, ¿1922?

 

Los poderes desconocidos del espíritu sobre la materia.

Primeras etapas de una investigación. Encuadernado como Metapsíquica

Dr Eugene Osty  y Marcel Osty

M Aguilar 1932

 

El conocimiento supranormal. Estudio experimental

Dr Eugene Osty

M Aguilar 1922

 

Un tanteo en el Misterio. Ensayo experimental sobre la lucidez sonambúlica

Marqués de Santa Cara

M Aguilar Editor, Madrid

 

El espiritismo

Historia, doctrinas y hechos

Dr Paul Gibier, tradución de Enediel Shaiah

Biblioteca del Más Allá, Madrid, 1922

 

El espiritismo

Su historia. Sus doctrinas. Sus hechos

Sir Arthur Conan Doyle

Biblioteca del Más Allá, Madrid, 1927

 

Exteriorización de la motilidad

Observaciones y experiencias

Alberto De Rochas

Imprenta de Pujol y Cía, Barcelona, 1897

 

Las vidas sucesivas

De Rochas

M Aguilar Editor, Madrid

Contiene un catálogo de la Colección de Ciencias Psíquicas publicada por M Aguilar

 

Reencarnado

Novela del más allá

Dr. Lucien Graux

M Aguilar Editor, Madrid

 

Para hablar con los espíritus

Curso práctico de espiritismo

Febo de Limosin

Publicaciones Mundial, Barcelona, 1930

 

Cómo se habla con los muertos

Manual práctico

Sciens

M Aguilar Editor, Madrid

 

En lo invisible

Espiritismo y mediumnidad. Tratado de espiritismo experimental. Los hechos y las leyes.

León Denís

Imprenta casa editorial Carbonell y Esteva, Barcelona,  s f

 

Cristianismo y espiritismo

León Denis

Casa Editorial Maucci, Barcelona, s f

 

Historia del espiritualismo experimental

C de Vesme

M Aguilar Editor, Madrid, 1928

 

La vida póstuma

Investigaciones experimentales, según los más recientes descubrimientos de la Física, de Psico- fisiología y de la Psicología experimental.

Charles Lancelin

Biblioteca Laboremus, Barcelona, 1930

 

Almas libres y encarceladas. Encuadernado como Metapsíquica

Las más bellas sesiones espiritistas y otros hechos psíquicos.

Sir Norman Wallace, traducción de Rafael Urbano

Biblioteca del Más Allá, Madrid, s f

 

Las Fuerzas sutiles de la Naturaleza

Rama Prasad

Versión y edición Roviralta Borrell, Barcelona, 1923

 

La Frenología y su relación con el ocultismo

Manual práctico para convertirse en un verdadero frenólogo

Carmen Mateos y Pepita Maynadé

Biblioteca Orientalista R. Maynadé, Barcelona, 1926

 

Sistema completo de Frenolojia

Mariano Cubi Soler

Imprenta de J. Tauló, Barzelona, 1843

 

La energía espiritual.

Fantasmas de vivos e Investigación psíquica.

Conferencia pronunciada en la Society for psychical research, 28 mayo 1913 (p 889 y …)

Henry Bergson.

Editorial Aguilar, 1963, Madrid, Biblioteca Premios Nobel

 

El fantasma de los vivos

Anatomía y fisiología del alma

Henri Durville

Librería de la Irradiación, Madrid, s f

 

Historia de la ciencia secreta

Henri Durville

Biblioteca Laboremus

 

Curso completo de Magnetismo curativo

Hipnotismo, sugestión, terapéutica sugestiva

Henri Durville

Agencia Internacional Librería. Biblioteca Inquietud, Madrid, 1931

 

Magnetismo curador.

Manual Técnico. Vademecum do estudante magnetizador

Livraria da Federación Espirita Brazileira

Rio de Janeiro, 1905

 

Ciencia Magnética

Quintín López Gómez

Librería de Juan Torres y Coral, Barcelona, 1905

 

Magia Teúrgica

Quintín López Gómez

Establecimiento tipográfico de Juan Torres y Coral, Barcelona, 1899

 

El Universo invisible

Edmundo González Blanco

Editorial Mundo Latino CIP,  Madrid, 1929

 

Maravillosos fenómenos del Más Allá

Madeleine Frondoni Lacombe, prólogo de C. Flammarion

M Aguilar Editor, Madrid, s f

 

Hipnotismo

Dr William Fardwel

Ed Caro Raggio, Madrid

 

Religiones, supersticiones y Magia

William Fardwel

Rafael Caro Raggio Editor, Madrid, 1928

 

Filosofía de la India

(Teosofía hindú en conferencias, mayo 1898)

I. C. Chatterji

Biblioteca Orientalista R. Maynadé, Barcelona, s f

 

El Cristianismo esotérico o los Misterios menores

Annie Besant

Biblioteca Orientalista R. Maynadé, Barcelona, 1920

 

Historia de la Magia

Eliphas Lévi

Biblioteca del Más Allá, Madrid, 1922

 

El Buddhismo esotérico

P. Sinnett

Rodríguez Serra Editor, Madrid

 

Tratado de Parapsicología

Rene Sudre

Ediciones Siglo Veinte, Buenos Aires, 1973

 

Physicae curiosae

Gaspar Schotto,

Herbipoli 1697

 

Obras de Camilo Flammarion

 

La Pluralidad de mundos habitados

Estudio en el que se exponen las condiciones de habitabilidad de las tierras celestes

Edición del traductor José Moreno y Baylén

1866

 

La Muerte y su misterio

Antes de la muerte. 1

Camilo Flammarion

M Aguilar Editor, Madrid, s f

 

La Muerte y su misterio

Alrededor de la muerte. 2

Camilo Flammarion

M Aguilar Editor, Madrid, 1921

 

La Muerte y su misterio

Después de la muerte. 3

Camilo Flammarion

M Aguilar Editor, Madrid, 1922

 

Las Casas de duendes

Camilo Flammarion

M Aguilar Editor, Madrid, s f

 

L` Iconnu et les problémes psychiques

Camille Flammarion

Paris, s f

 

Autores españoles más recientes

 

Encuesta detrás de lo invisible

Vintila Horia

Plaza y Janés, Barcelona, 1980

 

Lo paranormal ¿existe?

Casos y experiencias reales

José María Pilón Valero de Bernabé

Temas de Hoy, ESOTERIKA, Madrid, 1996

 

Gran Enciclopedia de la Magia. De las paras a las ciencias ocultas.

José María Kaydeda.

 

Más allá de los fenómenos paranormales

Germán de Argumosa, edición póstuma de la Dra. Pilar Ramiro de Pano

Oberón, 2014

 

Hipnoterapia

Dr. Vicente Ortiz

Editorial Manuscritos, Colección Psicología, Madrid, 2009

 

Y desde el punto de vista de la mediumnidad las obras con experiencias personales de Ángela Ghislery

 

Cartas del Más Allá. Mis experiencias con los espíritus.

Edaf. 1997

 

Memorias de una Médium.

Los Libros del Olivo. 2014

 

Los Ángeles te hablan. Mensajes de Amor, Sabiduría y consuelo.

Edaf. 2013

 

Apéndice

Garitas anteriores sobre estas cuestiones

Pinchad AQUÍ

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.