da jnu, 6d, r, 9h, 1b Zu md r2 84, sY rR Cd Oi l, y, j8p, 4l yv, x, S2 eY xl, kD zov, Vq lc, 9l, 9bw, q, QD 2i, E0 lW jna, r5 kvv, h3, g, R3 jo ruj, u9s, a2, jo, lg j3 ed, 6, c4e, jQ B7 1j, yI AN qc B4 w, c, cl, w, 5G 4d, 7k w, AG vf DF myy, 6E eH Xl hpj, Qi jth, 4d7, b8, 8f, o, v, b, dsj, p2 hP hgr, z6y, l4, tb, h, 6ln, H0 u5 819, 2h9, j, 4, GB Dg u1i, eb, b, Oh 5pb, l, vr, ba8, iru, r, Fw xap, 0sz, c, Eo iY e3, wav, f9b, DQ Or b3v, H0 lfm, HN x, nlu, sp LH 6, h, d9, PB k2 53 5, A4 la, m, cu Hu ND hhh, 9, s6, vB oS 8, 5h, gma, 3W UN tn, h, ue, f, c, XA uzj, LB SF r, 2j CL ul nc, uX kG S2 OC K3 v2v, 00 W1 94, i, 9Y gzy, h5m, MP mx b, Xf XC yrf, icl, wwy, XY 14, 1n FM do, hV Bb Xu 0b7, fv, tm CH o, 34 w7 rd azu, lj Px hh, c, KM cv F6 8M MH 3qu, js 59, 0wd, tv, 1, gmj, 147, hy, eD d, t, hos, T5 QH pfy, f3 ct y5 ivp, 2ei, q3, d1 e0, n5i, ni9, fI dY dzp, 4W 6, Rj eQ c, kE 5, dz ik lN 7j, 0V 41z, 8sq, s4, t, yc, Mx aZ ye u, ub, nvl, zm, qi bZ Vw AW 2W cs, 4kz, SI 7, ik7, zA Kg i4, 8, gaf, l, RA aqh, e38, 6qv, Yk UC n, Eh Br kE ao, Cx Py Pd 5f lly, d, hJ cgg, 5m, yY g, QB d9c, 2, w6g, utp, wu 0, 16, zsm, 5, sD ty p, oP m3, y9 uY Vk kt, NQ wc, k7 rQ n7q, m, 0, Zj v, z4, 4, yl4, 4T oU 2, YI lf q9, Nl 63 XW nk9, fq, erb, gpd, s1 afs, hwd, zU q7, LW ja 5e, cJ n, x8 til, uam, nbn, Fv 30, f, 5, m, sq, nj sO nl 7P fX 3O 6B 5M p, hfn, k, c7, rH yet, 8, 4v, i8, t, i2, 2l3, l, TM 4f gb, Vr ND Vk ifm, w8 Kd 5, bN xw NJ rj, fg, quq, c, s5f, uk E1 Yu TB g, pI u, iT Oi y, r, K9 ft, rT SX s34, i7z, zmo, pm mY 20, sZ 58 2, p, prg, ml, tO 8q Ev 5j o9, md7, fv, c2, rr zwq, y, tf 6m, ubh, Qk zu, 9rk, YG c, j, 0X 7j, f3, Ha oK Us b, 6S i0 Bb r4h, oZ dI bL K8 b1j, 2n, aqp, 33 uh7, Pq nF qY mxe, y, bex, qQ OV LD vxj, wp, dxa, Cj lnh, 2E 6r, UU h, 8a ow7, zr2, i, ty, s, 8lc, i, td, kf ct, 34, oib, rr, 8o, 4j kp, upc, l, nQ FU 3v, sck, e8 jW Nu By bS 7x, 4ki, 8F TE u0 zn n4 YT Nq 8, im, Nn 6, v55, 3d 3, z0 8, 1, Pt hO aQ hy g, 7g 44 m7, a5c, i7k, ah HK b4 hf7, 8d, e7 v5, xs zgb, 2u aY 27 zT t, nak, bm sr Ph y3 84l, 0, KY dc, q2 4t, 3h3, yk, a2 4s, ij 7u, b, kz Gz szr, 3, w, FH k7 gW 9b4, 9, 2g UX i, q, TK ZL pU 9q, 7, 7J yu 3h, v4, GZ Gx l2y, d, 0t 6Z 2, jH 1h, qg pr fm, c, IG 2d, v, an, aj, NC y, yph, W1 Ld ght, tB Hf 0u n2m, 3z0, i, 71, 75 uv qn lF 4kp, 540, UK fv j, 4, 96 5w, sK ba, OL 7u, jcb, t, 1c, 2, xh, BG ze 0o, sS v6, ki, zB yE 0u l, w7 zzr, nw jm fyg, q, Og i, p8, Oy NL ofp, I5 4, q, qy s, t4, xl, pX 2cn, 0l Wa e1s, gC n, c6 70, wyd, 19, Y7 qcf, p, v, 4M 9Z qyd, 5g, L3 5z y1 mm3, wr, z, w6 D8 xpv, 6D 9z, z, he, sc sf7, gG p, mu, p4 kgk, y, imw, qz K5 kO Rx mhw, 682, 4, 0q cr lp, 2u pxn, hw5, Ds V1 gi 6f, j, oy u8 zmh, 4H 0a, xv 8V aJ kE 5, v, qH oX 8x8, e, 5l, feo, Ee vr 0, Fq pn 8o, Og iw, tc7, f2, 9r, EF Jl GN nT 6, ht qi, M0 33 81 be px, 5M l, x, Ua vQ vsf, 5, hm6, 5wu, TQ d8, MF 8f6, PK 35v, mgb, Jd BS e, At q, q9 h, 19 Xi AJ 2c vt, yo, e8 w8i, 9a SJ O2 6z w8 6, lu ww, p, oh c9, c, 37, g, AJ Ya F2 IR js, XV eN qI y, haw, sN qD e1 u64, 1, x5n, 4t iR aK d3 3S z, 6, 3, 4s6, xi, as, z, pd4, sb go, elr, b, bk, e, pJ It f, zR Fy SI w, bnp, cH zx Yk 92, t3, R0 01v, 7, x6 5h, Cu rp, o, wc u, zF zv ol, JS f2 a, 2, a, ld F0 pj 9, 6eu, vY t4, N8 Ih PU EE ku, jk 3r, h, mq ypk, hf, nl, 8ki, D0 1, iw, g70, sta, k5 7g, tH bw sZ zhe, 6ig, v, Yj 0gw, 0q7, ic UM VH dqu, Yk g, pa8, 6, ww lR o3, j0 W5 3, 5m, Hr mX 6, 51 Kv Of JD tv i46, 8r, be 2z, 7, t6, z, jt O6 0, hv, Yo vu lM rg, F1 sG La 9, uI bJ der, Qw pl, mP Ip iS rS Vv mj, xn, b, t3 eJ Xb zS Oy 62 17, qt, 8n Zd za Qi m, W1 Do Bx La Garita de Herbeira » Esoterismo y Metapsíquica
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Bamyan

A unos doscientos kilómetros al Noroeste de Cabul, en pleno Indukush, entre las montañas cubiertas de nieves perpetuas se muestra al viajero el remoto valle de Bamyan. Allí está lo que queda de la ciudad santa rupícola budista, algo semejante a la famosa capital nabatea de Petra. Bamyan resultó tristemente célebre hace unos años por las destrucciones perpetradas por los talibanes en la las centenarias imágenes rupícolas de Buda. Una muestra de criminal fanatismo iconoclasta hoy seguida por las zurdas globalistas mercenarias de la plutocracia internacional.

Era un territorio con una gran historia legendaria visitado por muchos viajeros notables a lo largo de los siglos, durante un tiempo paso de caravanas en la ruta de la ciudad natal de Zoroastro.  Alejandro, Huien Tsang, Gengis Khan al frente de sus hordas…

Es curioso el tema de las hordas porque ahora no proceden solo de extramuros del sistema sino intramuros del mismo, y además son jaleadas no ya sólo por el diabólico hampa zurdo sino por los próceres, oligarcas y plutócratas que con mayor obligación debieran velar por la supervivencia de la civilización.

Para colmo, los foros globalistas con la complicidad de políticos corruptos o ineptos prevén la invasión dentro de las fronteras del mundo occidental de unos mil millones de invasores multiculturalistas, capaces de arrasar todo. Un trailer de esto se está viviendo ahora en Canarias.

Las hordas izquierdistas con la complicidad del Poder están quemando o destruyendo impunemente templos, imágenes o símbolos sagrados o de la Cultura.  La sospechosa quema de la catedral parisina de Notre Dame o en otros lugares de Francia, los atentados en España, EEUU, o Chile nos muestran de modo patente e indisimulable la deriva criminal de la posmodernidad, la posverdad y el neomarxismo cultural hoy instrumentado por el mal llamado Partido Demócrata del que el gobierno del falsario es una franquicia. Una revuelta iconoclasta de la chusma más degradada en la que se pretenden basar las nuevas mayorías electorales izquierdistas, con o sin trampas de todas clases en las votaciones y su recuento.

Y es que nos encontramos ante paradojas siniestras y sanguinarias.  Para la plutocracia globalista y sus secuaces nacionales, perdido todo legítimo sentimiento de patriotismo o de búsqueda de Bien común, ya vale todo. Los fraudes electorales, incluso en los propios EEUU que no importa convertir en república bananera, los golpes de Estado con nuevas tecnologías, las invasiones, la destrucción de la sociedad debilitando o eliminando a la clase media con el auxilio de las hordas mamporreras, aupadas en las poltronas del Poder incluso gubernamemtal. Los media además de para embrutecer y degradar al populacho, están al servicio de la mentira y el fraude en vez de denunciarlos, como lamentablemente acabamos de comprobar otra vez de modo tan escandaloso tras el tres de noviembre.  Es decir, los súper ricos manipulando a parias, ignorantes y súper pobres que le hagan el juego sucio, antes de exterminarlos a ellos también una vez conseguidos sus objetivos. Tanto en EEUU como también aquí en el Reino borbonero de España (Spain).

Bamyan supuso entonces la víctoria de la entropía, de la violencia, del fanatismo, de la barbarie pero ahora es también el símbolo de nuestra propia civilización demolida. El caos contra el Orden. La fealdad contra la Belleza. El vicio contra la Virtud.  El crimen contra la Justicia. La tiranía contra la Libertad.

Un aperitivo de la peor agenda globalista 2030, si es que llegamos.

 

 

¿Arhat o Avalokitesvara?

El Budismo para un occidental

Desarrollé mi interés por el estudio del Budismo y de su iconología sagrada a raíz de mi primer viaje a China hace casi treinta años. Donde, pese a los horrores del comunismo y de su devastadora genocida Revolución cultural, aún cabía encontrar algunos relictos budistas que habían sobrevivido a la devastación maoísta. Centros sagrados donde la llama espiritual no se había extinguido del todo. Se habían conservado ciertas construcciones sagradas. Recuerdo la extraña respuesta que me dieron a mi pregunta acerca de la función sagrada de la pagoda, forma evolucionada de la primitiva stupa. “Dicen que sirve para elevar los demonios al Cielo”. Lo que entendí como que la energía telúrica contenida en la Tierra podía sutilizarse a través de los pisos de la pagoda, como en una especie de acupuntura. Una forma de alquimia vibratoria desde lo más grosero a lo más sutil. Algo parecido a lo ocurriría a nivel microcosmos con la elevación de la energía del chacra muladara a través de los demás hasta el conocido como cerebro del etérico, visión del apocalipsis o revelación. Desde una perspectiva de dos dimensiones una forma de mandala. Desde la de tres, una referencia al pilar o eje del mundo que descansa en lo más profundo y se eleva en gradaciones múltiples hasta las más altas esferas celestes. Por eso es asociado a la figura de Buda, porque se encuentra en el centro del mundo y permite la elevación espiritual.

Un tema verdaderamente fascinante desde muchos puntos de vista que inspiraría entre otras cosas mi libro Buda, Parsifal y el Grial.  O algunas interpretaciones acerca del Pórtico de la Gloria, su parteluz como columna, y el tímpano como visión, apocalipsis o revelación.

Y es que muchos de los planteamientos, desafíos y soluciones o alternativas a las que se enfrentara el Budismo desde la época de Buda Sakyamuni en el siglo VI antes de Cristo tienen que ver con la propia naturaleza humana e interpretaciones del mundo espiritual presentes tanto en Oriente como en Occidente, en todas las épocas históricas, incluida naturalmente esta en la que nos encontramos. Es curioso, y también muy esclarecedor para la historia del pensamiento religioso, observar en el Cristianismo alguna evolución paralela a las que experimentara el Budismo siglos antes.

El Budismo se fue trasformando a medida que se fue extendiendo por toda Asia al contacto con las principales creencias de los diferentes países. La doctrina más escueta, racionalista y experimental de los orígenes se fue diluyendo o modificando en ocasiones cuando asimilaba creencias locales. En efecto, la doctrina inicial se expuso al peligro de irse diluyendo al contacto con las imágenes y los símbolos anteriores a su llegada a los diferentes países en los que se fue extendiendo. De modo que hubo un proceso histórico de adaptación y asimilación. Más que intentar desalojar espíritus y demonios de a imaginación de los hombres, se entretejieron hábilmente las creencias populares en las enseñanzas, surgiendo así un complejo pero acertado y eficaz sistema de metáforas que permitía que tanto el racionalista como el mero devoto interpretaran la doctrina cada uno a su manera. Para los racionalistas era una filosofía positivista y a la vez un código moral basado en el autodominio, la bondad y la clarividencia. Para los devotos era una fidelidad, un sentido emocional de pertenencia, una fe o devoción.

De tal manera que de aristocrático, en el genuino sentido del mérito y la Virtud pero no del linaje, sin necesidad de un clero o casta sacerdotal porque su ámbito era cada individuo, se fue trasformando en  popular, con un creciente papel de un clero intermediario. Lo que daría lugar a panteones más o menos barrocos, teologías complejas y devociones inspiradas o gestionadas por ese clero.

 

El Budismo, religión ecuménica. Similitudes con el Cristianismo

Cabe considerar al Budismo como la primera religión ecuménica o universal, sobre todo después de la influencia histórica del emperador indio Ashoka, que propagó el Budismo en la India y Asía, jugase un rol parecido, aunque con diferencias, al de Constantino para el Cristianismo medio milenio después.

No obstante, el Budismo no se puso al servicio de un cierto poder político concreto como sucediese con el Imperio romano.  Pudo convertirse en una religión universal porque no estaba ligado tanto a particularidades nacionales o tribales cuanto a planteamientos metodológicos de búsqueda o naturaleza espiritual. Es decir, dirigido más a lo trascendente y la vía para lograrlo que a lo contingente histórico.

Sin embargo, el Budismo originario también experimentó importantes cambios a lo largo de los siglos y de su contacto con las diferentes culturas asiáticas. La difícil simplicidad de las ideas iniciales del Maestro, su visión fue transformándose, especialmente con la concepción Mahayana del Budismo.

Como el de Nicea en el Cristianismo el año 325 con el emperador Constantino en el que se definió el Arrianismo como herético, el Budismo también tuvo un importante Concilio en la época de Ashoka. En ambos casos se trataba de definir un canon u ortodoxia, una teología. Y, en consecuencia una forma de Poder.

Probablemente Jesús que pensaba próxima la Parusía y desde luego Gautama Sakyamuni quien comprendió y transmitió a sus discípulos un método de evolución espiritual, de superación del samsara, estaban lejos de querer instaurar lo que luego serían los importantes movimientos religiosos establecidos como poder en sus nombres.

La esperanza mesianica, la idea de que el Espíritu no va a abandonar nunca a la Humanidad a su suerte, no es solo característica del judaísmo sino que es común a todas las grandes religiones. También el Cristianismo espera la venida definitiva del Mesias, como antes el Saoshyant del Zoroastrismo persa, o el Madhi de las escuelas islámicas. En el caso del Budismo Mahayana la figura escatológica análoga es Maitreya, «El que es Amor», con el que se conoce al último Boddhisattva destinado a convertirse en el siguiente Buda cuando el Dharma del Buda histórico actual, Sakyamuni o Siddartha Gautama, se haya debilitado por completo. El Dharma es la enseñanza de Buda, el método para alcanzar el despertar, para disipar el sufrimiento y el oscurecimiento.

 

Ideales de realización espiritual y vías de actuación

Uno de estos planteamientos divergentes fundamentales es el de la dicotomía entre la evolución espiritual propia de cada alma individual en función de sus propios méritos y esfuerzos, o bien por la esperanza puesta en un Salvador, o Mesias, o Boddhisattva, Señor o Buda de la Compasión, capaz de rescatar al devoto del marasmo en que se encuentre. En efecto, la vía de la devoción a una figura salvífica o benefactora exterior, Jesús, la Virgen, Avalokitesvara, Kuan Yin, frente al trabajo sobre la propia alma inspirado en un método de evolución espiritual.

En el caso del Budismo, simplificando la cuestión, la dicotomía entre el Hinayana y su visión del arhat o el Mahayana de teología más complicada, incluso barroca y su concepción devocional hacia figuras salvadoras.

Así cuando la persona noble a la que no le queda nada que aprender, liberada de las pasiones en vida, a su muerte consigue el nirvana y el cese de su sufrimiento. Es un arhat, liberado de las causas del renacimiento, que se libera individualmente del samsara. Podría asimilarse a la idea del santo cristiano que consigue la realización espiritual.

Pero cuando un ser noble que ha alcanzado el umbral de la liberación renuncia a entrar en el estado de arhat por compasión hacia los demás se convierte en Boddhisattva ofreciéndose a obrar a favor del despertar y evolución espiritual de las criaturas.

La vía del Boddhisattva conduciría al estado de arhat en su estadio de Buda perfecto.

 

Arte budista

El Arte budista favorece mucho la comprensión del significado del Arte sagrado en general. El primitivo arte budista, antes del Mahayana, representa a Buda por símbolos y no como figura humana. También en el Cristianismo la representación personal de Jesús fue tardía. Sustituida por un pez, un cordero con la cruz. Este tipo aún aparece incluso en representaciones del siglo XIII como el de la iglesia de Sos. Solo a finales del Siglo VII tras el concilio de Constantinopla se ordena representar el cuerpo entero de Jesús sobre la cruz.

Dentro de la fascinante iconología sagrada del Budismo Mahayana es posible distinguir variados arquetipos y personajes con diversos elementos de identificación propia característica, de algún modo similar a lo establecido por Panselinos en el caso del Cristianismo. Cada figura, cada gesto, cada complemento iconográfico posee un significado definido y su conjunto un lenguaje sistematizado o codificado que el artista o el observador conocen. Entre ellos, las posturas, la posición de las manos o la existencia de ciertos elementos o atributos identificadores.

Las primeras imágenes de Buda mostrando su figura humana pero también su carácter sobrehumano del Iluminado fueron en Mathura y en Gandhara, esta última con importante influencia del helenismo. Pero repasemos aquí la versión del Boddhisattva.

Sus representaciones aunque de un ser sobrehumano sumido en un estado de beatitud suelen ser menos abstractas, más humanas o terrenales que las de Buda. Llama la atención cómo incluso representaciones relativamente cercanas en el tiempo han sido realizadas con sumo amor y devoción por los artistas, cosa que ya no suele suceder en Occidente con las representaciones espirituales modernas.

El Boddhisattva más famoso e importante es Avalokitesvara. Un nombre que viene a significar el atributo del Señor que mira con compasión hacia los sufrimientos del mundo. Constituye una de las formas más hermosas y conmovedores del Arte budista. Se caracteriza en representación canónica por el buda Amitabha, Señor del Paraíso Occidental del que sería manifestación, situado en el tocado de su cabeza, y también por un loto sobre el hombro izquierdo o sobre el pecho. También puede llevar una botella o recipiente para bálsamo o néctar, que deja caer para aliviar el sufrimiento de la Humanidad doliente.

O se la ve formando pareja en mística unión con Shakti Junto con otras imágenes budistas florece o tiene su base sobre un loto de pétalos abiertos. La simbología del loto en cuanto a apertura y desenvolvimiento del alma entre las dificultades materiales presenta similitudes con la de Rosa Cruz en Occidente.

Existen diversas formas de Avalokitesvara incluso algunas consideradas femeninas como la Kuan Yin, de China o la Kannon japonesa. A veces aparece con un manto y un niño en brazos, y se las considera diosas de la Misericordia. Un rol semejante al de la intercesora y dadora de consuelo Virgen María en el Catolicismo. No obstante, más que de feminización propiamente dicha cabría hablar mejor de androginia, acaso en el mismo sentido platónico de unión de los complementarios expuesto por el filósofo de la Academia en su diálogo Simposio.

Además de las figuras que pudiéramos considerar propias del Nirvana como Budas y Boddhisattvas, existen otras que, aunque con diversos grados de jerarquía espiritual, ya serían del plano samsara.  Así los Devas o dioses, en número de doce. Los Protectores del Universo, cuatro, que pueden dar lugar con un Buda central a iconografías que asemejan una especie de tetramorfos. Los Dos centinelas de la Puerta o Guardianes del Umbral de aspecto terrorífico aunque de índole benéfico. O un grupo de diferentes seres semi divinos, angélicos o incluso demoniacos, en el sentido griego, daimon, del término.

 

Explicación de algunas imágenes que ilustran el texto

Las imágenes de Arte budista que reproduzco son

Una preciosa talla antigua Kuan Yin con rostro de óvalo de divina proporción con estofado de oro adquirida en la ciudad china de Yangzhou, donde parece ser que fue gobernador Marco Polo.

Otra preciosa talla en marfil adquirida a una sensible anticuaria coruñesa en la que puede observarse el Buda Amitabha coronando el tocado de Avalokitesvara, así como la sublime expresión de serenidad del rostro o la mirada búdica de visión interna.

También una pareja tántrica de bronce en unión mística para dar lugar a la manifestación. El budista tántrico pretende suprimir la actividad mental, adentrarse en el Nirvana, alcanzar el estado búdico. Pero el método es distinto, toma un camino que puede considerarse directo como es la magia y los ritos erótico-místicos. Para ello necesita el concurso de una deidad femenina, una consorte sagrada.  El rol de tal Tara o Shakti es el de servir para alcanzar la liberación completa.

Dentro de esta interpretación el acto sexual realizado en ciertas condiciones ritualísticas y espirituales sería el método de liberación a practicar. Así, la unión sexual con la consorte sagrada, análoga a la primitiva u originaria de Shiva con Shakti, rememoraría las delicias de la unidad, y recrearía un cuerpo sutil, el Cuerpo del goce supremo o Maha Suknakaya que posibilitase el goce supremo de los budas realizados. Presididos o iluminados por Buddhi o rayo del Intelecto superior no individualizado que constituiría el más elevado principio en la manifestación humana, los cuerpos sutiles forman la anatomía oculta del hombre.

La reproducción de las tres asambleas de la predicación del Buda Maitreya está tomada del libro sobre Arte Budista de Seckel. Se trata de un fragmento de un rollo iconográfico del siglo XII procedente del Museo Nacional chino de Formosa. En esta visión mística Maitreya aparece desglosado en tres y rodeado de otros Boddhisattvas, arhats, los cuatro Protectores del Universo y los dos guardianes del umbral. En la franja de la parte superior se pueden contemplar tres vajras.

 

La presente crisis histórica tiene una dimensión espiritual

A lo largo de la Historia siempre ha habido intentos de manipular el universo espiritual desde Poder. En el caso del Catolicismo, el poder del Papa era doble, espiritual y material como jefe de Estado. A veces ese doble Poder estaba al servicio de otros intereses políticos o económicos. En la teocracia propia del Budismo tibetano el Poder se hallaba desglosado en dos figuras principales: el Dalai Lama, con sede en Potala, Lhasa, depositario del poder material y el Pachen Lama, del espiritual. Título recibido por las grandes lamas o abades del monasterio gelugpa de Tashi Lhumpo, al menos desde que el V Dalai lama diese ese título a su maestro Gyaltsen en quien reconoció una vinculación con Amithaba, el Buda del Oeste. El actual Dalai Lama logró escapar a través del Himalaya tras la invasión china. El último Pachen Lama fue secuestrado por los comunistas chinos en 1995, y sustituido por otro afín o complaciente con los invasores comunistas chinos. Pero, en muestra de fanatismo y de vesania satánica a veces el Mal adopta la solución de la simple y contundente destrucción. Así ocurrió con las famosas estatuas rupícolas de Buda en Bamiyan en Afganistán, destruidas por los talibanes islámicos. Y así está ocurriendo también durante la actual terrorista revolución iconoclasta comunista americana inspirada por el Deep State y su brazo ejecutor, el Partido Demócrata, contra templos cristianos y figuras señeras de la civilización cristiana y occidental o de sus actuales enemigos políticos.

Hoy asistimos a un feroz redoblado ataque contra la Humanidad por parte de las fuerzas demoníacas y materialistas uno de cuyos principales instrumentos es virus chino, transmisor de pánico, propaganda y despotismo. No sólo se ningunea o ridiculiza la idea de evolución espiritual personal, el logro de la condición de arhat, sino también que se suplanta la visión del arquetipo del Boddhisattva o Salvador por agentes impostores materialistas y materiales, neocomunistas, falsamente benéficos o filantrópicos colocados por el Poder. El mismo que secuestrara al Pachen Lama y lo sustituyera por otro de su cuerda, o llevara al exilio al Dalai Lama para destruir el budismo tibetano y convertir al país de las nieves en una especie de vacío parque temático.

El Papa Benedicto fue obligado a abdicar y aunque aún vivo se encuentra medio secuestrado. Su sucesor, Bergoglio, entronizado a la vez que el Presidente comunista chino, el filántropo Gates de las vacunas asesinas, Soros, dirigentes hispanoamericanos de la mafia del Grupo de Puebla, entre otros muchos, son cabezas visibles del nuevo neomarxismo posmoderno destructor de la civilización cristiana y occidental como antes lo fueron del Tibet.  No es de extrañar que Bergoglio se apresure a felicitar por su victoria al testaferro de un narcotraficante comunista, indigenista, destructor de la cristiandad en Bolivia. O que apenas proteste por la pasividad ante la actual criminal quema y destrucción de templos cristianos en Chile.

Hoy sabemos que, sin contar los sacrificados en los vientres de sus madres, millones de niños desaparecen cada año en todo el mundo. Su destino es difícil de saber con certeza. Los más afortunados son adoptados ilegalmente por familias. Otros acaso mueran por orfandad y miseria, Pero los más en número, desgraciadamente son empleados para el tráfico de órganos, la pederastia y sexualidad esclava o rituales de magia negra incluso de sacrificios humanos controlados o al servicio de la plutocracia satanista internacional. Un horror tremendo. Y un escándalo descomunal. Hasta ahora, casi impune.

En esta etapa tan llena de zozobras y calamidades, ante nuestra impotencia y la de tantas instituciones que debieran combatir que sucedieran estos horrores, echamos de menos la contundente intervención de Acala Vidyraja, el de la espada y el lazo al servicio del Bien en lucha contra el Mal.

O del Boddhittsava Hshitigarbha, en japonés Jizo, el protector de la infancia y las criaturas indefensas o desvalidas. El que prolonga la vida y es invocado en las catástrofes. O el que ayuda a los niños muertos, a los nacidos sin vida o a los abortados.

Una conmoción necesaria

Pero, ¿Qué hacer? ¿Qué es más elevado para el Espíritu como diría Hamlet? ¿Arhat o Boddisattva?

¿La búsqueda espiritual individual, el esfuerzo por desarrollar el Ser o la vía devocional de la espera del Boddhisattva?

Ambas visiones no son incompatibles. Pero es más difícil intentar llegar a ser un arhat, liberado de las causas del renacimiento, alguien que se libera del samsara individualmente con su esfuerzo y aplicación a través del dharma o camino explicado por Buda, que simplemente esperar ser salvado por un Boddhisattva.

Esta cuestión espiritual, psicológica o en el plano de la conciencia tiene su trasunto en en el plano sociológico y económico. Así, bajando a un plano más profano y prosaico, de liberalismo e iniciativa privada o colectivismo socialista, el dilema se plantea entre el más difícil y gratificante intentar prosperar por el propio esfuerzo, o por el contrario esperar la subvención, prebenda o paguita salvadora otorgada con dinero ajeno por un falsario «boddhisattva» político. Menos esfuerzo aunque también, en este caso, con probables futuras consecuencias esclavizantes y estupefacientes.

 

 

 

 

 

 

 

 

Espiritismo y Memoria Democrática en el Ministerio de la Verdad

La reciente introducción del Ministerio de la Verdad para reprimir la resistencia a la dictadura del Gobierno de Su Majestad es el paso siguiente al de la orwellianamente llamada memoria democrática.

Entretanto, palo y zanahoria para los Borbones. Se abren nuevos frentes judiciales para persistente amenaza del emérito fugado, ahora por tarjetas sospechosas de estar ligadas a blanqueo de capitales y fraude fiscal mientras se cohecha con una importante subida de presupuesto de libre disposición para su dócil hijo don Felipe El Deseado.

El Ministerio de la Verdad, dirigido en la sombra por Iván El Terrible, un discípulo aventajado de Goebbels, se dispone a discriminar verdad y mentira con la ayuda de un nuevo Cuerpo anticonstitucional de flamantes censores huele braguetas y rastreadores de disidentes patriotas. Gentes al servicio del despotismo, carentes de dignidad, y sobradas de ignorancia y criminal desparpajo, a los que se suman los nuevos meritorios centristas alabanciosos, prestos a delatar al incendiario del Reichstag que les indiquen y a apuntalar la resistible ascensión de Arturo Ui.

Para desenmascarar, con perdón, al disidente, patriota o malvado negacionista así como para ilustrar aspectos de la falsa, hipócrita y sectaria memoria democrática que ahora impulsa el quizás Partido más falsario y con más crímenes políticos o delitos de Código Penal de toda la Historia de España, se promueve la celebración de sesiones de espiritismo organizadas por la banda gubernamental a instancias de sus franquiciadores ocultos, y pagadas a crédito con el futuro nuevo dinero fresco de la UE que no es de nadie. Pero la cosa está resultando un poco embarullada. E incluso asaz contraproducente para quienes tanto y tan malo tienen que ocultar. Veamos algunos casos.

La tenebrosa borrasca, hoy llamada ciclogénesis explosiva, se cierne sobre Galicia y la Xunta colaboracionista bien dispuesta al pilla pilla y que no falte de ná. El grupo espirita del cementerio de los caídos de Bonaval apenas tiene tiempo para distraerse con las inscripciones de las lápidas ¡Ya hay contacto! Oigamos lo que dice: “hay quienes torpemente especulan con mis años. Yo sólo puedo decirles que me siento joven, como vosotros, que detrás de mí todo quedará atado y garantizado por la voluntad de la gran mayoría…”

Se oyen disparos lejanos: la Nenuca ha resultado herida por una perdigonada en el trasero. El autor del inoportuno lance cinegético se disculpa. Teme por su ministerio. La cosa no es grave. Menos mal. El ministro presiona: “El tiempo ya no puede sobrar y le pido que lo aprovechemos”. Le contesta su jefe: “¿Cree que no me doy cuenta, cree que soy un payaso de circo?”

El médium explica lo que le dicen desde el gris: Las continuas dilaciones en el nombramiento  de sucesor derivaban de que no se fiaba mucho de los candidatos ni menos aún del hipócrita panoli traicionero como todos los Borbones, con cara de mosquita muerta pero que se iba detrás de cualquier falda que viera en su camino. Informes de la policía secreta los vinculaban con miembros de la oposición con la que tenían contactos e incluso comían. Y el bunker está también envejecido, tiene negocios sucios y resultan demasiado rústicos para los nuevos gustos.

El tiempo pasa. Todas las horas hieren. La última, mata. Desde mediados de los sesenta se hicieron muchos esfuerzos para presentar su imagen como la de un deportista plenamente en forma. Se iba a pescar atunes, porque los cachalotes estaban en veda internacional. O salmones como el codiciado campanu. Ya apenas quedaban urogallos, sobre todo en Los Ancares lucenses.

Responde a Pacón: “La única enfermedad que tengo son mis setenta y tantos años, y desde luego es bastante para no hacerme ilusiones de que voy a vivir muchos años más.” Y a Garrigues: “Sabe usted, el Movimiento es para mí como la claque. Hace falta gente que aplauda en los momentos oportunos”.

No es el tiempo que se hubiera aliado con el anciano estadista para a enterrar a todos sus posibles delfines sino la mediocridad, falta de patriotismo y bajeza de miras de muchos propios y ajenos. Y cuando no, ahí estaba el tan oportuno Kissinger para hacer volar al almirante y provocar el golpe felipista de Suresnes.

El grupo espirita de Meirás ahora pide paso.

El médium se agita: veo una conspiración para robar el patrimonio familiar por parte de galleguistas y toda clase de traidores. Detenciones, torturas, vejaciones y la solución final: los socialistas asesinaron al dueño del pazo y a su hijo, un joven de solo dieciséis años. El hijo y el nieto de la Pardo Bazán. Sus sombras virgilianas protegían al guerrero vengador de tan viles crímenes socialistas. Sacrilegios, profanaciones, saqueos, asesinatos a mansalva. Terror rojo en el Madrid checa roja. Un viaje al infierno dantesco. Un horror. Que ahora quiere ser escamoteado, mediante leyes inicuas, transformando a los asesinos y ladrones en demócratas a los que hay que honrar.

Arde la biblioteca del torreón. Un bloque o pelouro de conjurados que llueve del cielo y nos intenta aplastar después de calumniarnos… Un asistente erudito aventura: lo mismo resulta que son los cascotes del edificio del diario Madrid que ha sido volado por un articulo provocador, “Retirarse a tiempo” escrito por un conspirador del Opus, un tal Calvo, pero no la de Cabra. Dice el jefe: “Yo no soy un dictador que se aferra a no perder prerrogativas, pero no es la primera vez que la patria me pide un sacrificio”. Y aclara al poderoso visitante americano: “Mire, Mister Walters, mi mayor monumento no es aquella cruz en el Valle sino la clase media española.”

Esa clase media que hoy están destruyendo impunemente, junto con las libertades, la memoria y la propia Nación, el filantrópico socialismo mohatrero de progreso y sus compinches.

Otro asevera que los cascotes proceden del Muro de Berlín, último homenaje del comunismo asesino a la Humanidad que pretendía descalabrar.

El comisario político que sabe que la UE ha prohibido el homenaje al comunismo se amosca: Bueno, bueno. Se acabó, terminemos la sesión.

En el yermo de las almas, en este siglo de las luces apagadas, la doble pía procesión crepuscular cruza el Patio de armas en Palacio. Unos se dirigen a incendiar la Almudena. Otros a asegurar el silencio cómplice de El Deseado.

¡Duc in altum!

 

 

 

Uno de Noviembre, Amor y magia negra

En el ciclo anual del eterno retorno esta es la hora tradicional de los muertos y de las comunicaciones fronterizas entre ambos mundos. Del mundo astral, de las necromancias como las de la Eneida o la Odisea, santas compañas o huestias, o la fantasma del comendador, padre de doña Inés. Pero las culturas y las formas cambian con los tiempos. Una forma de acabar con una antigua tradición es intentar desfigurarla con otra que la sustituye en el espacio o en el tiempo. Así, poco va quedando ya de las tradiciones españolas sobre notables o fascinantes aspectos metafísicos sobre eros y tanatos en este malhadado y arruinado reino. Algunas tradiciones estéticas tan importantes como para proporcionar temas de extraordinario interés para la Cultura universal como es el Don Juan mozartiano, basado en un mito español. Sin olvidar otras tan notables vinculadas a la tradición griega y con aspectos musicales de extraordinario interés para la Historia de la Música.

Pero este año la celebración tiene un componente especialmente sobrecogedor. La propia civilización occidental se encuentra amenazada de muerte y aquí en España con un golpe de Estado contra la Nación perpetrado por las propias instituciones borbónicas. Hace diez años escribía yo en el periódico ABC:

«Decía René Guenon que lo que mejor caracterizaba a la sociedad occidental era su pérdida del sentido de la metafísica. Aquí en Galicia y en España para la culturilla progre si no la pérdida al menos la copia de novedosas tradiciones ajenas sobre todo si proceden de los, para otras cosas, malvados EEUU en sustitución de las viejas europeas.

A diferencia de las antiguas tradiciones cíclicas relacionadas con el año solar, desde la Ilustración nos hemos acostumbrado a un sentido lineal del tiempo. Al goethiano conflicto fáustico, o el mito del progreso indefinido de la Humanidad. Pero las fiestas del uno de noviembre tuvieron su interpretación griega y luego romana. Participaban de cierto carácter sagrado común. En Grecia al comienzo del Pyanepsion se celebraban las Noemenias o fiestas de la Luna nueva consagradas a Hécate, mientras se preparaban las Thesmoforias de los Misterios eleusinos. Una de las más importantes instituciones sagradas de la antigüedad que representaban un profundo conocimiento del alma y su descenso a los infiernos, tema recurrente en la Cultura y el Arte occidentales. Primero por un rapto, luego por ingesta de una pepita de granada, se simbolizaba la caída del alma en la materia. Pero parcialmente salvada luego por amor. Materno filial en el caso de Eleusis; erótico, en el de los Misterios órficos. El bellísimo e inspirador mito de Orfeo, tan ligado a la Música. Que ha dado varias obras cumbres: El sublime Orfeo y Euridice de Gluck, el Orfeo de Monteverdi, considerada la primera ópera representada en Europa, o el Orfeo de Haydn.  Y entre los romanos, bajo la protección de Diana, el uno de noviembre se celebraba el festín de Júpiter.

El Cristianismo recalificó muchas de las fiestas y celebraciones del paganismo, cristianizando su elevada concepción metafísica acerca del alma. En el caso de Todos los santos, una doble concepción: la implicación dialéctica entre Eros y Tanatos.

La Muerte redimida o superada por el Amor. Por el Amor sagrado del Salvador o por su remedo el amor humano. Y ligada a la cultura española se halla la figura del Don Juan. Un mito con raíces históricas reelaborado por varios autores españoles pero que alcanza su mayor logro estético en el Don Juan del gran Mozart. Aquí también puede encontrarse la sublime idea mistérica griega del rescate del alma por Amor. Junto con unos conocimientos sobre el mundo astral, envoltura del alma del que es fenómeno el Comendador.

Pero si decíamos que lo progre a falta de conocimiento de sus raíces metafísicas y culturales copia multiculturalmente lo primero que implique negocio, no seríamos del todo justos sino tuviéramos en cuenta cierta relación del Halloween americano con viejas tradiciones celtas. Y es que aunque lo de los celtas es recurso mitificador muy socorrido para los patrocinadores del hecho diferencial, la verdad es que cabe rastrear en el Halloween norteamericano una tradición cética gala deformada, el samaín.

Los antiguos druidas montaban dos manifestaciones anuales. La del muérdago del año nuevo, donde el gran sacerdote druida después de recortarlo del tronco de un quercus ofrecía un sacrificio de pan y vino que más tarde distribuía entre los asistentes. Y con gran solemnidad se ocupaban de los negocios de la república. La otra gran celebración se hacía en otoño. Era la de la renovación del fuego. Una versión arqueológica de lo de Hacienda somos todos. Ahora con el IBI. Para asegurar el pago del tributo anual a los druidas los sacerdotes exigían que cada familia de su distrito apagara el fuego de sus casas la última tarde de octubre. Y a presentarse en el templo con el tributo anual y recibir el primer día de noviembre una parte del fuego sagrado que ardía sobre el altar con el cual volvían a encenderle en sus casas. Si alguno faltaba a tomar el fuego, o más bien a pagar la contribución, aquel de sus amigos o vecino quien daba o permitía tomar fuego quedaba también excomulgado lo mismo que el delincuente.»

¡Qué tiempos aquellos! Aunque ya se barruntaba el desastre, aún parecía lejano cuando el Emérito. Sin la estratagema tramposa del virus chino, el dogal del neocomunismo posmoderno no se había cerrado en lazo mortal sobre nuestro cuello. Desde luego el Halloween siempre tuvo un aspecto siniestro, satánico, relacionado con la magia negra. Este tremendo año de grandes profanaciones de templos e imágenes sagrados con una cínica dictadura recién instaurada con la real complacencia tenemos la primicia de que sea una de las hechiceras satanistas de fama mundial quien nos haga el dudoso honor para celebrarlo de venir a perpetrar spirit cooking u otros ritos aún peores de magia negra aprovechando la clandestinidad y la carencia de testigos inoportunos por el confinamiento impuesto a la gente común. A la que se le dificulta e incluso impide incluso rendir homenaje a sus antepasados y deudos. La vecina Francia anuncia la suspensión del culto religioso católico a partir del martes día 3 de noviembre salvo entierros y bodas aunque con fuertes limitaciones. Parece ser que se quiere dar la razón a Daniel cuando profetizaba (XII- 11) la abolición del Sacrificio perpetuo.  Y además con la complicidad de la nueva Iglesia globalista bergogliana.

Otra tradición española es la del famoso Don Juan, mito iniciado por Tirso de Molina que con Mozart ha dado lugar a una de las obras maestras más extraordinarias de la Historia de la ópera. Sin olvidar otra antigua tradición teatral española propia del uno de noviembre: la representación del Tenorio de Zorrilla. Una obra algo ripiosa pero muy sugestiva por su teatralidad y musicalidad en la lengua. Entre las muchas versiones puede verse esta de Estudio Uno. Siniestro programa de la televisión de Franco que tenía la perniciosa manía, ya felizmente perseguida y erradicada con la Monarquía, de promover la elevación intelectual, cultural y moral del televidente.

Sin embargo, en el actual proceso de estupidización y embrutecimiento programado de masas hasta convertirla en semovientes con bozal homologado la fiesta anglosajona resulta mucho más rentable que las disquisiciones metafísicas propias de nuestra Tradición, según se celebraban el uno de noviembre.

Quizás no esté de más aclarar que esta crítica a la dichosa fiesta extranjera no solo lo es desde el punto de vista del Catolicismo, sino de la Metafísica. ¿Puede sobrevivir una Civilización sin Metafísica? ¿Occidente ha perdido el sentido de la Metafísica y por eso recurre a banalidades comerciales como el dichoso Halloween?

Me temo que ya puede resultar demasiado tarde. Algunos se vuelven a las profecías bíblicas del fin de los tiempos.

Pensadores censurados por su heterodoxia y peligrosidad para el tenderete globalista liberticida como Alexander Dugin creen que resulta preciso revivir el Dasein (Ser ahí) heideggeriano para que nuestras sociedades y culturas nacionales no perezcan por las agresiones de la globalización tal como se viene entendiendo y ejecutando. Heidegger pensaba que el olvido del Ser llevaba al predominio absoluto de la Técnica y al nihilismo.

Otros como Alain Benoist propugnan cierta neo-paganización de las bases metafísicas de nuestra civilización como remedio para tratar de paliar la al parecer imparable decadencia europea. Pero lo del Halloween si pagana, no deja de ser una importación frívola y al servicio del negocio y del NOM, otra muestra de la subordinación cultural y estética que posterga antes de olvidar los propios valores. Una forma de arrasar la Cultura y tradiciones estéticas de los diferentes países colonizados y envilecidos con vistas a edificar una cultura todo a cien, superficial, sobre sus escombros. Es cierto que no sería la primera vez en la Historia que una Cultura sustituye a otra, a veces originando procesos de porfidización, en los que algunos materiales primitivos quedan incluidos en otros si es que no se trasforman. Así, el Cristianismo reelaborado antiguas reflexiones clásicas sobre el Amor y la Muerte.

Eric Zemmour por su parte nos advierte que nos hallamos ante la grave amenaza del gran reemplazo por población musulmana invasora de Europa.

Lejos del patético ¿truco o trato?, el Arte verdadero, no el degenerado a la magia negra, nos permite conocernos mejor, superarnos, abrirnos a la espiritualidad. Amor y Muerte. Muerte y Amor están conectados por sutiles hilos metafísicos. El Arte, la Cultura tendrían un papel decisivo como el que atribuye San Pablo al Katejon para defendernos espiritualmente de la gran abominación.

Pero mejor que la cosa esa de los druidas me gusta más otro impresionante relato irlandés. Me refiero al que Joyce dedica a un amor desesperado. Las palabras que son un instrumento, a veces también pueden resultar fuegos fatuos. De ello se lamenta otro personaje joyceano, esta vez de Dublineses. Gabriel ha ensayado un discurso tópico, prescindible, para perorar durante el banquete de una celebración tradicional familiar navideña. Pero una confidencia de su mujer le hace ver lo ridículo de su posición. Michael, un antiguo pretendiente suyo de cuando era joven habría muerto de amor por ella.

Amor, palabra insondable que acaso resume en ella todas las demás del diccionario. Palabra que nos permite hablar a la Divinidad y se convierte en nave segura para el regreso de Ulises sin depender de la contingencia del lenguaje. Al final de la aventura de la vida y del lenguaje, «cae la nieve… cae sobre el solitario cementerio donde yace enterrado Michael Furey… cae imperceptible sobre todo el universo. Imperceptible, como la llegada del momento final, sobre todos los vivos y los muertos

Al cabo, como decía nuestro Cernuda, y conviene tener presente siempre y en especial cada uno de noviembre, no es el Amor quien muere, somos nosotros mismos.  

Nota:

Las palabras resaltadas en granate abren enlaces.

 

 

 

Teresa y hoy

Hoy se celebra el día de Santa Teresa, Patrona de España, con perdón.

Teresa Cepeda, mística reformadora del Carmelo, gran escritora, personaje muy controvertido y estrechamente vigilado en su época, protegida y defendida por san Pedro de Alcántara, aunque luego fuera proclamada santa y nada menos que Doctora de la Iglesia. Y Patrona de España con el aplauso de Cervantes y la oposición de Quevedo. Una suerte tal reconocimiento póstumo, porque lo mismo podría haber muerto en la cárcel como Miguel de Molinos, cuya Guía espiritual fue prohibida por la Inquisición, o su amigo y compañero de fatigas reformadoras el eximio poeta Juan de Yepes, si no hubiera sido ayudado a escapar de la prisión toledana a la que le habían condenado sus crueles compañeros del Carmelo calzado.

En realidad, Teresa debiera haberse apellidado Sánchez como su abuelo paterno Juan, un comerciante judeo converso toledano que tuviera problemas con la Inquisición.  Pero su hijo don Alonso, el padre de Teresa, lo cambió para disimular su origen una vez adquirido estatuto de limpieza de sangre.

Desde la perspectiva actual los anhelos de Teresa o de su paisano Juan de Yepes apenas resultan comprensibles. Pero hay un componente simbólico que da a su gesto un valor permanente por mucho que hayan podido cambiar las cosas durante estos cinco siglos. Sus figuras modestas por fuera pero tan inmensas por dentro atravesando los desolados campos castellanos, reverso de los fastos imperiales que junto a la Mesta y al cambio climático en la Península Ibérica habían casi arruinado al sufrido pueblo común, tienen algo de aventura quijotesca, de intento de realizar en un mundo hostil todo un universo de valores metafísicos según era por ellos entendido. En el caso de Teresa, tuvo que enfrentarse además a las trabas que la sociedad clerical y autoritaria de la época reservaba a la condición femenina. Su sometimiento intelectual y jerarquizado al varón, por muy inferior en intelecto o sensibilidad espiritual que fuera.

La experiencia mística y el poder establecido se llevan siempre mal, sea cual sea la ortodoxia o teología de la confesión dominante en la sociedad donde el místico florece. Por si no fuera bastante con las peripecias de nuestros místicos cristianos podemos encontrar una interpretación muy lúcida y certera del asunto en El filósofo autodidacto, de Ibn Abentofail. Tampoco solían ser muy bien vistos los cabalistas en el judaísmo ortodoxo.  El lenguaje místico tiende a ser subversivo porque por su propia naturaleza inefable, simbólica, se encuentra en la frontera epistemológica de lo numinoso y no encaja en ninguna teología.

La Mística se vincula al mundo de la experiencia más que al de la mera creencia teológica. Por ello siempre ha sido considerada peligrosa para el Poder político o sacerdotal que considera inconveniente la idea y misma la práctica de buscar el Reino del Espíritu sin intermediarios. Aquellos que no comprenden que la ortodoxia es más una necesidad de las organizaciones que una virtud espiritual. Y que, muchas veces, la ortodoxia se convierte en escudo de la ignorancia, la ambición, la cobardía, el fanatismo o la hipocresía. Contra estos vicios está la búsqueda del origen, de la razón de ser, de la fuente: “Que bien sé yo la fuente que mana y corre, aunque es de noche”.

La extraordinaria aventura espiritual, intelectual, literaria y organizativa de Teresa y de Juan, los reformadores del Carmelo, no pueden dejar de sorprendernos. Pasando frío y penalidades de todas clases, cuando no bajo la persecución del Carmelo calzado, atravesaban la inhóspita Castilla de mediados del XVI entusiasmados con su voluntad fundacional.  Recuperaron el valor de la Mística como yoga de unidad espiritual. Sus biografías están repletas de sucesos metapsíquicos, algunos tan singulares que hoy llamaríamos propios del fenómeno OVNI.

Fray Pedro de Alcántara, el reformador de la Orden Franciscana, encajaría también entre esos heterodoxos. Nos dice de él la santa reformadora del Carmelo: “vestía hábito de sayal sin ninguna otra cosa sobre las carnes…”comer a tercer día era muy ordinario… un su compañero me dijo que le acaecía estar ocho días sin comer…”.

La santa de Ávila cuenta varias veces en su famosa autobiografía, texto que tantos problemas atraería sobre sí, como su santo protector extremeño se le aparecía en cuerpo astral, fantasmático o glorioso como lo llamaba san Pablo: “Hele visto muchas veces con grandísima gloria. Díjome la primera que me apareció, que bienaventurada penitencia que tanto premio había merecido, y otras muchas cosas. Un año antes que muriese, me pareció estando ausente, y supe que había de morir, y se lo avisé, estando algunas leguas de aquí. Cuando expiró, me apareció y dijo que se iba a descansar. Yo no le creí, y díjelo a algunas personas, y desde a ocho días vino la nueva como era muerto, o comenzando a vivir para siempre, por mejor decir…”   

Ya yo le había visto otras dos veces después que murió y la gran gloria que tenía, y así no me hizo temor, antes me holgué mucho: porque siempre aparecía como cuerpo glorificado, dábamela muy grande verle…” 

Asombran, nos conmueven, las peripecias, verdaderas gestas heroicas, de los quijotescos andariegos reformadores de los franciscanos o del Carmelo para promover nuevas fundaciones de conventos y monasterios. Una aventura espiritual, pero que hoy también llamaríamos empresarial en el mejor sentido del término, que supone un riguroso mentís a la supuesta inhibición de los místicos y los metafísicos ante los problemas temporales.

Por el contrario, es en el ejercicio de la Mística y por su inspiración donde nuestros héroes encuentran la energía que, incansables, les lleva a remover obstáculos que parecerían insalvables. Un modelo que, con los matices que se quieran, debiera ser motivo de inspiración medio milenio después, a los españoles empantanados en una etapa histórica de nueva zozobra y tribulación.

 

 

El evangelio según Miró, o en busca de la Metafísica perdida

                                                                             Hoy, festividad de la Hispanidad, celebrada en momentos muy graves tanto para España como para Hispanoamerica,conviene especialmente intentar comprender lo que nos pasa. Como contribución a este fin he escrito el siguiente texto cuya lectura invito al amable lector. 

Dedicado a su madre que “me ha contado muchas veces la Pasión del Señor” en 1916 terminaba y daba a la imprenta Gabriel Miró su personal relato evangélico. Realizado a base de impresiones, de retazos, de fogonazos impresos para la eternidad en el esquivo archivo akhásico donde a veces sintonizamos en la contemplación, el insigne escritor levantino armaba un mosaico de hermosas teselas, figuras las llamaba él, compuestas de luz y emoción.

Una emoción, la de lo numinoso, que contrastaría con otra versión de la espiritualidad en general y cristiana en particular: la que defiende la racionalidad que pueda desarrollarse en conceptos más que en emociones. Como explica Rodolfo Otto en su ensayo Lo santo, lo racional y lo irracional en la idea de Dios (Lo numinoso), publicado en español por La Revista de Occidente en 1925, se trataría de predicados tales como espíritu, razón, voluntad, voluntad inteligente, buena voluntad, omnipotencia, unidad de sustancia, sabiduría y otros semejantes.

Un problema que se han planteado muchos grandes autores a lo largo de la historia. En Oriente, los taoístas lo tratan de resolver mediante al recurso al haiku zen que trata de fijar un contacto fugaz con lo numinoso inexpresable.

En España, Valle Inclán nos explica en La Lámpara maravillosa que “Hay dos maneras de conocer, que los místicos llaman Meditación y Contemplación. La Meditación es aquel enlace de razonamientos por donde se llega a una verdad, y la Contemplación es la misma verdad deducida cuando se hace sustancia nuestra, olvidando el camino que enlaza razones a razones y pensamientos con pensamientos. La Contemplación es una manera absoluta de conocer, una intuición amable, deleitosa y quieta, por donde el alma goza de la belleza del mundo, privada del discurso y en divina tiniebla. Es así como una exégesis mística de todo conocimiento y la suprema manera de llegar a la comunión con el Todo. Pero cuando nuestra voluntad se reparte para amar a cada criatura separadamente y en sí, jamás asciende de las veredas meditativas a la cima donde la visión es una suma.”

Pero “el Tao que pueda ser expresado con palabras no es el verdadero Tao.” No ha sido solo Lao Tsé el que ha entendido la imposibilidad final de hacerse comprender por términos del lenguaje codificado que expresan, sin embargo, emociones o sentimientos de carácter inefable, y en todo caso incomunicable, ni siquiera en virtud de la expresión poética.

Cuando todo un excelso poeta gran orfebre de la lengua española como Juan de Yepes tras una serie de bellísimas imágenes a cada cual más poderosa e inspiradora termina su prodigioso Cántico con una lira incomprensible cabe comprender la dificultad de la aventura del lenguaje místico.

Que nadie lo miraba

Aminadab tampoco parecía

Y el cerco sosegaba

Y la Caballería

A la vista de las aguas descendía

Dificultad incluso para la paradoja, de los arcanos del lenguaje poético junto a cuyo palpitar se produce la hierofanía como una intuición de lo incomunicable.

“Sería ignorancia pensar que los dichos del amor en inteligencia mística (cuales son las presentes canciones) con alguna manera de palabras se puedan bien explicar porque el espíritu del señor que ayuda nuestra flaqueza, (como dice San Pablo) morando en nosotros pide por nosotros con gemidos inefables, lo que nosotros no podemos bien entender ni comprender para lo manifestar: porqué quién podrá escribir lo que a las almas amorosas, donde el mora, haze entender? Y quien lo que las hace desear? Y quien finalmente lo que las hace sentir? Cierto nadie lo puede…

… y los dichos de amor es mejor declararlos en su anchura, para que cada uno de ellos se aproveche según su modo, y caudal de espíritu que abreviarlos a un sentido a que no se acomode todo paladar, y así aunque en alguna manera se declara no hay para que atarse a la declaración, porque la sabiduría mística, la cual es por amor, de que las presentes canciones tratan, no a menester distintamente entenderse para hacer efecto de amor… 

Este es un aspecto común a todo lenguaje místico. Y al ligarlo a la dificultad de fijar una ortodoxia representa un riesgo para cualquier sistema de poder o dominación. No recuerdo quién decía que la ortodoxia es más una necesidad del poder que una virtud espiritual. Por eso los místicos no suelen ser bienquistos por el Poder religioso, aunque en ocasiones éste trata de asimilarlos.

Pero, ¿de dónde viene el agua del manantial que fluye y corre? Para algunos del subconsciente de Aminadab, sentina oscura e insondable donde anidan las serpientes que deben ser traspasadas como dragón enemigo por la poderosa lanza de la Razón sostenida por héroes como San Miguel o San Jorge. Una Razón desbaratadora de vicios y supersticiones. La reivindicación de la Teología, como codificación de lo sagrado, a la que se le otorga naturaleza casi científica.

Para otros, el agua es metáfora de realidades espirituales inexpresables. Acaso la sustancia primordial que encuentra su forma concreta diferenciada en las acequias por donde ella fluye como criaturas. Vibración y materia prima que conforman la dualidad.

Un agua multisémica pero consustancial con la eternidad.

Cuando se enteró de la suerte del Maestro la samaritana de Miró que recordaba su feliz encuentro con el Rabbi como la experiencia más extraordinaria de su vida “sintió frío y miedo de niña desamparada, y buscó el refugio del pozo de Jacob”.

El que ahora un artista de la categoría de Gabriel Miró escribiese una obra como Figuras de la Pasión del Señor sería hoy algo insólito. Una extravagancia risible para parte del presente escenario político cultural español que se regodea en presumir de ser más ciego que un topo. No siempre fue así en España. Hubo un tiempo en que, por ejemplo, los cigarrales toledanos o los jardines renacentistas de la Abadía cacereña reunian a filósofos, intelectuales, poetas y artistas de todas clases bajo el amparo de la nobleza. Sin olvidar el lema del precioso Palacio de los Condestables de Castilla en Berlanga de Duero: Sapientia aedificavitur domus et prudentia rorurabitur. De estos dos últimos lugares ni de los hallazgos de sus jornadas apenas queda sino el recuerdo de un pasado memorable. Y del lema latino, por desgracia ni sabiduría para edificar, ni  prudencia para reforzar.

Pero volvamos a Rudolf Otto que tuvo tan gran importancia en la elaboración del concepto de lo numinoso, que tanta influencia tendría en la obra jungiana. Junto con la teósofa Olga Fröbe y el ya citado Jung organizó el Círculo Eranos cuyo objetivo era original era explorar los vínculos existentes entre el pensamiento de Oriente y Occidente. El Círculo Eranos puede entenderse como la asamblea multidisciplinar de un grupo de sabios, científicos, artistas y estudiosos que se reunía en agosto en la casa de la señora Fröbe situada en la localidad suiza de Ascona. Eranos significa en griego comida en común, comida frugal donde cada uno aporta su parte, es celebración compartida. Un lugar de encuentro de alta Cultura que nos ayude a explicarnos qué nos pasa y porqué nos pasa. Capaz de viajar al fondo de nuestra conciencia. También al ámbito de lo numinoso.

Una y otra vez observamos en los acontecimientos históricos propios de nuestra querida España que debe haber algo enfermizo o inadecuado en el fondo de nuestro inconsciente colectivo que es preciso conocer, comprender, corregir. Uno de ellos es la cuestión de la Hispanidad. Sostenía Jung, miembro señero de Eranos, que el arquetipo de Dios estaba en nosotros y que constituía labor capital de la Educación y de la Cultura aflorarlo a la conciencia. Esa alta misión fue una de las más importantes de nuestra labor civilizadora en América. Pero ahora es la propia antigua metrópoli la que se halla desbaratada en la presente batalla espiritual de la humanidad con grandes problemas de identidad entre otras razones, me parece, por la metafísica de haber relegado la Tradición sin acertar a dar cauce presente a la manifestación del arquetipo de Dios.

Sea con alguna suerte de Círculo Eranos o sea con otras instituciones educativas o culturales debiéramos tratar de recomponer nuestra convivencia o al menos recuperar una cierta coexistencia pacífica. Despreciado por nuestros políticos y por muchos demás elementos de nuestras desquiciadas élites, me parece que este asunto público depende de reencontrar la espiritualidad, la moral y la razón de ser. Para ello, el Arte y el lenguaje simbólico sigue siendo fundamental. Se trata de una cuestión capital en la que estamos fracasando con las consecuencias funestas que hoy podemos constatar.

Existe una componente metafísica que se está perdiendo y con ella la relación entre lo numinoso entendido como universo espiritual individual y en la idea general de Patria y de lo patriótico. Sabemos por las múltiples agresiones que sufre que nuestra Patria se encuentra gravemente amenazada por intereses geoestratégicos demoníacos que desean su destrucción. Pero de nosotros depende que estos malvados designios no se lleven a cabo con el recurso de las instituciones que debieran permanecer al servicio de la Patria.

El agua viva de la samaritana del final del evangelio de Miró, amén de conmover, mover hacia, la invita a la acción. ¡Iré con vosotros!

Pero del viejo pozo de Jacob podemos sacar agua viva como ella o chapotear en la fétida y empozoñada de las cloacas.

Depende de nuestra voluntad de Ser. En esta batalla espiritual, metafísica, cultural, que se está librando tan dramáticamente a nivel mundial, ni en el de la Patria, ni en el de la conciencia individual, podemos dejarnos abatir.

 

 

Nuestra señora del Rosario, patrona de La Coruña y Cádiz

La Coruña y Cádiz tienen varias cosas en común. Bellas ciudades atlánticas situadas sobre sendas penínsulas, relacionadas desde hace siglos con el tráfico marítimo y el comercio. Una tuvo un famoso templo dedicado a Hércules en su pasado remoto. Otra tiene la Torre de Hércules, un faro de origen romano, monumento histórico Patrimonio de la Humanidad y precioso símbolo esotérico del hombre realizado, canalizador de energía. Ciudades de glorioso pasado liberal, del que sólo queda el recuerdo nostálgico de un tiempo mejor, ambas sufrieron ataques de piratas ingleses, el criminal Drake en el caso coruñés. Y el del almirante Howard con el duque de Essex, primero, y luego por  el duque de Buckingham, en el gaditano. El historiador Luis Gorrochategui ha glosado este ataque y la heroica defensa coruñesa en su obra Contra Armada. Sin ella, sostiene el autor que gran parte del poder español en América habría sucumbido a los ataques de la piratería inglesa. Cervantes se hace eco del de Essex en su novela ejemplar La española inglesa.

Ambas sufrieron también agresiones durante la invasión napoleónica. Cádiz es la ciudad refugio de muchos españoles resistentes a la francesada, también de Inesilla, la novia de Gabriel de Araceli, el protagonista hilo conductor de la Primera Serie de los Episodios nacionales galdosianos. La ciudad andaluza se encuentra vinculada a la septembrina que lograra derrocar a la tristemente célebre reina Isabel II. Considerada una ciudad de cierta influencia masónica, allí se desarrollaron los debates preconstitucionales que dieran lugar a La Pepa.

En La Coruña fue vilmente ajusticiado el general liberal Porlier y luego se refugió el general Espoz y Mina, el marido de Juana de Vega, que guardaba su corazón embalsamado como una suerte de Belerma con el de su caballero Durandarte cervantino. Apenas nadie lo recuerda, pero en la ciudad gallega nació el Doctor Encausse, más conocido como Papus, figura señera del ocultismo y esoterismo parisino finisecular y reformador de la Orden Martinista.

En Paniagua y Cía, Curros Enríquez explica las mañas criminales del cínico reclutador de jóvenes para el ejército carlista en La Coruña. No recuerdo cosa semejante en la ciudad gaditana, siempre a salvo del Pretendiente, otro bastardo que disputaba el trono al siniestro felón Fernando VII. También el Tribunal de Justicia coruñés revoca aquí la sentencia condenatoria del intelectual gallego tras la denuncia del obispo de Orense. La libertad de expresión suele estar casi siempre en entredicho en España.

Ambas ciudades tienen sendos Hoteles llamados Atlántico, el de Cádiz modernizado parador de Turismo, según dicen las malas lenguas con más de sesenta millones de euros invertidos, que dejaron temblando y al borde de la quiebra a la famosa y excelente red de Paradores fundada durante el franquismo por el ministro de Información y Turismo Manuel Fraga Iribarne. El de La Coruña, descomunal edificio homónimo sustituto de uno precioso de arquitectura indiano colonial en el que recuerdo haber estado alojado de niño con mis padres. Otra víctima de la piqueta.

Y ambas ciudades españolas celebran la festividad de la Virgen del Rosario como patrona, tal día como hoy.

Y ahora también ¡quién te ha visto y quién te ve! otra vez en cierto modo compañeras en la desgracia, aunque esta vez los ataques vienen desde dentro de ambas, las hordas devastadoras están en la propia sede municipal. Socialistas y podemitas.

En una, la andaluza, el regidor sigue siendo un tal El Kichi que es el pisha de la chosho Teresa, que es contestataria lideresa, podemita o lo que sea, andalusa y chosho del pisha Kichi alcalde podemita de la antigua ciudad constitucional que, pese a su actual postración, desde luego es una preciosa pasada gloria de España.

La otra, la gallega, no levanta cabeza desde que se fuera el controvertido Paco Vázquez. Ya no está de alcalde el oscuro anestesista, hoy delegado del gobierno falsario, que amputara la L de su nombre español por exigencia enemiga compostelana. Tampoco un tal Julio, siniestro personaje comunista podemita mareado y mareante, sino una joven becaria cachorro del socialismo galleguista para nueva desgracia de la decadente ciudad y sus vecinos. Este personaje, eximia jurista con cara de mosquita muerta es famosa por haber declarado la guerra sin cuartel ni plaza de aparcamiento al automovilista y según se dice en la ciudad perpetra obras prescindibles para justificar la persecución del automóvil y sus usuarios. Eso sí, sin proporcionar alternativas para los que no disfrutan de coche oficial como ella. En realidad, como buen títere o titeresa no hace si no seguir las consignas del amo común.

Ignoro si Cádiz ha erigido algún nuevo monumento de homenaje a la Virgen. La Coruña sí. Uno muy grande a la entrada del puerto. Pero no a la Patrona sino a lo que la maledicencia local llama Virgen de los sobres o de la Mordida.  ¿Adaptación a los nuevos tiempos? ¿Nueva Patrona de los heroicos representantes del Régimen del 78 y peones del globalismo liberticida?

Sea como sea, a la espera de tiempos mejores que acaso ya nunca volverán a ambas ciudades decadentes, celebremos la fiesta de la patrona nuestra Señora del Rosario, antes que la neomarxista posmodernidad filantrópica del socialismo de memoria democrática o progreso del hambre y del despotismo anti liberal la prohíba.

Nota aclaratoria: Los términos Pisha y Chosho empleados en este texto son habituales en el argot gaditano popular.

 

29 de septiembre. De ángeles y arcángeles

Hoy, festividad de los arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael, buena parte de la población española está horrorizada y se vuelve impotente e implorante hacia quien cree su salvador: Su Majestad don Felipe VI: El nuevo Deseado.  Que ojalá no resulte tan malo como su antecesor Fernando VII. Puede que aún esté a tiempo de demostrarlo.

Muchos se preguntan ¿Por qué Su Majestad no hace nada en defensa de la Nación, de las instituciones y de los derechos de sus apaleados y humillados súbditos vilmente atacados por Su propio Gobierno?

Es de suponer, visto lo visto, que como en el 23 F ni está ni se le espera.  Al contrario, lejos de matar con su lanza cualquier dragón o serpiente maléfica, luce insignia de la tremenda Agenda 2030 en su real solapa y condecora a la Bestia de las vacunas. Sin olvidar su Jarretera concedida por el enemigo. Sea como sea: quien calla, otorga.

El arquetipo del Mal y del héroe espiritual que lo combate es antiquísimo. Recuerdo haberlo visto alguna de su antigua iconografía en forma de Horus en los muros del templo de Kom Ombo en Egipto, a las orillas del Nilo entre Asuán y Luxor. Imagen luego adoptada por el Cristianismo en figuras emblemáticas tales como las de San Miguel Arcángel o San Jorge. Este arquetipo se encuentra también en las más diversas mitologías: indoaria, hitita, germánica, eslava, griega, sumeria, babilónica… con héroes o figuras espirituales tales como Indra, Krishna, Teshub, Perún, Sigfrido, Hércules, Perseo, Marduk…

Pero los ángeles tienen otra importante misión, a la que le deben su propio nombre. La de ser mensajeros espirituales. Las representaciones angélicas en el Arte, generalmente bellísimas, nos ofrecen muy hermosos y curiosos testimonios. Muchas veces poseen un carácter equívoco. Decía Fernando Pessoa que El Arte es la expresión de un equilibrio entre la subjetividad de la emoción y la objetividad del entendimiento.

El investigador inquieto y bienintencionado se vuelve a plantear en estos tiempos de zozobra e infortunio la pregunta que se han hecho muchos autores y estudiosos a lo largo de las épocas. El universo del Mal, ¿acaso tiene existencia propia? ¿Existen criaturas no humanas que lo forman y sirven? ¿Se alimentan con el sufrimiento, el miedo, la angustia que nos provocan? ¿Existe, en consecuencia, también un lenguaje de los ángeles?

Ciertos importantes textos más o menos históricos o legendarios así lo sostienen. Entre ellos, por ejemplo: La Biblia, el Libro de Toth, el Libro de Enoch, las Estancias de Dzyan, el manuscrito de Mathers base de la Golden Dawn, la Esteganografía del abad Tritemo, los escritos de John Dee, las obras de Pico de la Mirándola basadas en antiguos textos de Orígenes, la Cábala, o las de Nicolás de Cusa, Santo Tomás de Aquino…

Para Orígenes el origen del Mal está en libre albedrío de ciertos seres espirituales.  Sin embargo, acerca de esto existen varias teorías:

Los pecados de los ángeles son los “espirituales” de soberbia y envidia (Santo Tomás de Aquino, cuestiones 63.2 de su Suma Teológica)

La causa de la iniquidad es el orgullo y la lujuria (Henoc y Orígenes)

Para Enoch o Henoc el problema del mal comenzó cuando los ángeles celestiales y su líder Samyaza desarrollaron una gran lujuria por las mujeres. Pero si hay lujuria es que hay cuerpo, se trataría de un pecado carnal. Lo de los Nefilim y las hijas de los hombres.

Los ángeles pueden convertirse en hombres. Ciertos hombres son en realidad encarnaciones de ángeles malvados. No habría más que ver la jeta de algunos. También los ángeles buenos pueden encarnar en cuerpos humanos para propósitos divinos. Sobre la corporeidad de los ángeles existen contundentes testimonios bíblicos tales como la lucha de Jacob o el pasaje de Lot con los ángeles enviados a Sodoma.

También su misión puede resultar paradójica. Lucifer que significa el portador de luz, y que según algunas doctrinas llevaba en su frente la esmeralda de la que está hecho el grial se asocia a la rebelión de los ángeles, pero también a la caída a la conciencia. La conciencia tiene que ver con la Dualidad, con la pérdida del Uno, pero, según Orígenes, el resultado final será la Apocatástasis, es decir, la reintegración en el Uno. La Redención universal, puesto que el castigo por el pecado no puede ser eterno.

Desde ese punto de vista, ¿tiene un componente iniciático la percepción del Mal? La antigua idea, expresada de modo tan hermoso por doña María Zambrano (El hombre y lo Divino) de que si en el Amor naciéramos y permaneciéramos siempre no habría lugar para la Conciencia.

O como dice Jung,  El conocimiento del hombre (Logos) encuentra entonces la relación con las mujeres (Eros) y su unión se representa como ese ritual simbólico de un matrimonio sagrado que ha estado en el fondo de la iniciación desde sus orígenes en los misterios religiosos de la Antigüedad… El rescate de una doncella realizado por el héroe puede simbolizar la liberación del ánima en poder del aspecto “devorador” de la madre… espíritu femenino maligno, por la serpiente que tragó y luego regurgitó al héroe griego, Jasón.

Los mitos son expresiones de verdades psicológicas que tratan de explicarse en lenguajes codificados racionalmente. Después del cautiverio, los judíos elaboraron (Daniel, Tobías, Apocalipsis…) todo un cuerpo de doctrina relativo a la angeología. Miguel es uno de los principales caudillos celestiales.  Gabriel es el segundo. Rafael, el tercero. Los apócrifos nombran hasta un total de siete arcángeles: los anteriores citados más Uriel, Chamuel, Jofiel y Zadquiel.

Equilibrio entre la subjetividad de la emoción y la objetividad del entendimiento, los que entendemos que todo esto posee una dimensión metafísica escuchemos con atención el antiguo mensaje de los mitos, investiguemos los arquetipos, pidamos con prudencia, sencillez, esperanza y serenidad que los ángeles buenos ayuden a los justos y sirvan de mensajeros de nuestras oraciones en estos tiempos de zozobra y tribulación.

 

 

Demonios contra la cruz

La endemoniada vicepresidente social comunista acaba de declarar que el Gobierno de Su Católica Majestad va a expulsar a la comunidad benedictina que cuida la Basílica y que además está valorando demoler la cruz del Valle de los Caídos. Derribo que para más INRI y escarnio vendría después de un periodo de “reflexión”. Sí como lo oyen. Con la osadía que da la impunidad.

Debido a su imprudencia temeraria con lo de la dichosa manifestación esta indigente espiritual, moral e intelectual ha estado al borde de la muerte y más que probablemente la ha causado a otras mujeres o sus familias que no han podido disfrutar de sus propios privilegios sanitarios en la más cara y selecta medicina privada.  Pero ni tan siquiera esta experiencia conmovedora para cualquier persona sensible o con un mínimo de empatía ante el sufrimiento ajeno, parece que la estaría haciendo reflexionar y tratar el universo espiritual con un mínimo si no de consideración al menos de respeto.

Y es que la susodicha forma parte de la izquierda satánica española. Odia la cruz como un demonio enfurecido, aunque se vista con costosos modelitos de gran costura propios de señorita socialista tan principal. Una preciosa ridícula, inculta latiniparla y… diabla.

Para intentar entender mejor este odio monstruoso a la civilización europea en general y cristiana en particular por parte de gentes del mismo establecimiento, acaso convenga releer algunas de las obras más clarificadoras de autores como el gran Dostoyesvki. Por ejemplo, Demonios o Endemoniados, que de ambas formas ha sido traducida al español. Ya lo hemos comentado en otras ocasiones pero creo que conviene hacerlo por su extraordinaria y clarificadora lucidez. Refleja muy bien la influencia del satanismo en las ideas y organizaciones políticas y terroristas.

Lo que nos planteaba en esa obra el gran escritor humanista ruso hace ya un siglo y medio se está cumpliendo con gran precisión en estos tiempos de zozobra y gran tribulación, en los que sobre los temores al parecer magnificados por la propia pandemia, la amenaza de la dictadura comunista se cierne cada vez de modo más probable en el reino borbónico de España. Se manifiesta ahora en toda su crudeza por la causa desencadenante o catalizadora de la pandemia roja, pero es debido a muchos años de incuria y a la estulticia culpable de muchos de nuestros próceres empezando por nuestros propios frívolos zares y su degradada Corte, sin olvidar a una oposición que no se opone o a grandes empresarios y otros dirigentes. Gentes que callan y otorgan cuando no son frívolos, codiciosos e insensatos cómplices.

Demonios no fue bien recibido, en general, acaso porque explicaba demasiado bien lo que la clase dirigente se negaba a aceptar. Para otros se trataba de simples calumnias. Muchos años después, ya a principios del siglo XX, el comunista Gorki pretendía que: “Los demonios es el más perverso, y el más talentoso, de todos los intentos por difamar el movimiento revolucionario de la década de los setenta”. Pero, ¿tiene razón Máximo Gorki con lo de la supuesta difamación?

Dostoyesvki supo ver las terribles consecuencias devastadoras del nihilismo hoy disimulado, aunque yacente, por el neomarxismo cultural. El que sustituye a la lucha de clases del marxismo convencional y es promovido por la plutocracia globalista.

Medio siglo después de su aparición, los descendientes de esa burguesía entonces tan crítica con el libro que pudieron huir, se escaparon de la Rusia bolchevique. Es posible, aún se está a tiempo de evitarlo, que tal pase aquí también, con nuestro heroico rey huyendo el primero después de sancionar leyes inicuas para salvar su vida y hacienda. Y es que una de las primeras cuestiones a lograr por el proceso revolucionario es tener un rey títere y unas instituciones ineptas, y en el fondo cómplices, que narcoticen a su nación impidiéndola reaccionar ante la agresión antes de que ya sea demasiado tarde. Esto es lo que habría pasado en la Rusia zarista y desde luego es lo que volvería a repetirse en la España borbónica con don Felipe VI.

Pero, en resumen, ¿cuáles serían las principales notas características del movimiento denunciado por Dostoyesvki, tan semejante por desgracia al que crece hoy aquí?

Dualidad social: Aristocracia sin muchos horizontes intelectuales, población con pocos económicos. Complejo de inferioridad hacia la inteligencia y hacia la cultura extranjera.

Creciente frivolidad en la costumbres. Cierto matriarcado real. Influencia de los revolucionarios sobre la mujer. Ahora con el ultra feminismo fanático y violento.

Halago de la vanidad. Utilización de la ambición ajena.  Una constante entre la gran mayoría de nuestros dirigentes actuales.

Ateísmo. Nihilismo. Pérdida de referencias morales y tradicionales. Feminismo, multiculturalismo, LGTBI, pederastia, aborto, transgénero y degeneración de costumbres.

Considerar el bien o el mal como prejuicios a eliminar en el nuevo orden a imponer.

Ostentación de mala educación y burla de convenciones sociales y de la urbanidad o “buena” educación.

Apocamiento de la derecha: “para el hombre ruso el honor es tan solo una carga superflua.”

“Yo aún soy partidario del honor pero sólo por la fuerza de la costumbre…”

Nada de esto estaría pasando aquí desde luego sin la complicidad por acción u omisión de la Corona y de las no menos fláccidas fuerzas de la mal llamada oposición de “derecha”. Una falsa oposición que no se opone y que es de esperar que tampoco lo hará ni a la expulsión de los benedictinos ni a la voladura de la cruz.

En lo que se refiere a la institución eclesial oficial, con el Vaticano de Francisco a la cabeza, su traición, cobardía, silencio y complicidad resultan verdaderamente escandalosos.

Se explican también las razones del éxito revolucionario nihilista en una sociedad decadente:

1 tener un “uniforme” (sentido de la pertenencia, cargos, misiones) y engaño sobre la verdadera realidad de la organización.

2 Sentimentalismo como elemento de difusión del socialismo

3 Los pícaros mondos y lirondos

4 El cemento principal: la vergüenza de la propia opinión.

Entendemos que esta última: el no saber o no querer dar la batalla cultural es decisiva.

La organización social futura es descrita por Schigálev:

Habría una Fase previa: el Quinquevirato que disimula su condición entre los otros, convertidos en tontos útiles, desavisados, o cooperadores necesarios de un proceso que no todos comprenderían en su verdadera naturaleza y alcance.

El NOM se caracterizará por la división de la Humanidad en dos partes muy desiguales. Una décima parte de la misma recibirá la libertad personal y un derecho ilimitado sobre las otras nueve partes restantes. Estas vendrán obligadas a perder la personalidad y en convertirse en algo así como un rebaño, y, mediante una obediencia sin límites, alcanzar la primitiva inocencia, por el estilo del primitivo paraíso, aunque de otra parte, tendrán que trabajar. Estas son las últimas intenciones del neomarxismo cultural y su alianza oculta con la plutocracia satanista y pederasta internacional.

Hay medidas para extirpar la voluntad a las otras nueve partes de la Humanidad y reducirlas a la condición de rebaño, merced a la educación de generaciones enteras… puede que una de ellas sea la vacuna mortal. Junto a la manipulación de masas y la llamada Inteligencia artificial.

Estrategias instrumentales de los sediciosos:

1 Usar lo que pasa (por ejemplo una revuelta o protesta laboral por la corrupción del administrador de su fábrica) para los propios fines, apropiándose de sucesos como algo premeditado e inducido por ellos. Sin embargo, no se aplica la misma vara de medir en el caso de la corrupción y los delitos propios.

2 Provocar tumultos.

3 Agentes demoledores profesionales y sociales que sin saberlo conscientemente trabajan para el desarrollo de la causa minando la moral y cohesión social. Resulta habitualmente bochornoso el papel de la Prensa, Judicatura, Universidades y Colegios profesionales.

4 El crimen ya no es una locura sino un deber. El dios ruso ha huido ante el alcohol.

5 Una o dos generaciones depravadas son ahora indispensables. De una depravación inaudita, ruin, en la que el hombre se convierta en un ser asqueroso, cobarde, cruel, egoísta…

6 Recurriremos al incendio, echaremos a volar leyendas…

7 Comprometer a los socios y simpatizantes con algún crimen para chantaje y cierre de solidaridad, aunque sea a la fuerza.

8 Fomentar la desconfianza e incluso el odio entre los diferentes miembros y humillarlos en público para distinguirse el mando de la masa. Terror ajeno y propio para mantener la disciplina. Incluso asesinato de disidentes y arrepentidos.

9 Buscar un rey títere. Aquí no hace falta buscarlo, desgraciadamente ya lo tienen.

La cuestión de la Organización:

Con una supuesta autoridad central desconocida para los miembros comunes, formada por una Red de secciones relacionadas (más o menos de verdad) que hacen prosélitos y se extienden. Club, de opinión, Agrupaciones esotéricas, Instituciones de supuesto marchamo oficial pero de carácter mohatrero…

Toda Organización tiene Misiones (declaradas u ocultas) que realizar. Las Misiones, mediante una propaganda sistemática delatora, serían:

1 Minar continuamente la autoridad de los poderes e instituciones locales. Aún respetando ciertas peculiaridades de los aliados regionales enemigos de España, se está empleando esta segunda fase de la pandemia para desacreditar a las autonomías y municipios. Acaba de fracasar, de momento, un intento de robarles los recursos.

2 Engendrar la duda en los vecinos. Con consignas irracionales, cambiantes y contradictorias.

3 Fomentar el cinismo y el escándalo, la incredulidad absoluta en todas las cosas, el ansia de mejora. A esto ayuda un repertorio decisiones judiciales incomprensibles, la carencia de tutela judicial efectiva, que parecen indicar que la ciudadanía se encuentra indefensa por la inanidad e insolvencia técnica y moral de las instituciones monárquicas.

4 Provocando incendios como medio popular por excelencia, lanzar a una región, en el momento indicado, si es preciso, incluso a la desesperación. Ahora lo están perpetrando los antifas patrocinados por Soros y el mal llamado Partido Demócrata en USA.

Excelente análisis y profético, literatura inspirada de un humanista en cierto modo superviviente. Acaso hoy habría que resaltar más el punto 7, el importante papel del chantaje ejercido contra los dirigentes aupados en la cucaña globalista para asegurar su colaboración por tremendas que sean las exigencias. Quizás sea ese ahora el actual “cemento principal”.

En una sociedad como la presente que está perdiendo, sino ha perdido ya, el sentido metafísico de la existencia y de la Civilización parecería que la cuestión espiritual o religiosa es cosa caduca y carecería de importancia. Nada más terriblemente errado.

Toda esta parafernalia satánica acaso pueda resumirse en el odio a la Tradición Cristiana y liberal. A la dignidad humana y a la Libertad. Por eso, estos demonios braman enfurecidos a la vista del símbolo de la Cruz. La eterna lucha entre el Bien y el Mal que se desarrolla en diferentes escenarios, el más importante de ellos el alma humana.

A falta de otros medios, que ni están ni se les esperan, ¡Ojalá la Providencia divina actúe pronto y nos ayude!

 

Curioso exorcismo en El Corpiño

El santuario del Corpiño estaba tranquilo cuando ya se barruntaba la festividad de san Juan. Fresnos y castaños de Indias sombreaban la campa de la romería. Guillermo el abad de santa Agueda había ido a exorcizar a una mujer que estaba poseída de un demonio muy travieso. Mentía el diablo más que hablaba a las preguntas que le hace el abad. Inquiere por la suerte de algunos difuntos de quienes deseaba tener noticias. Luego mandó al diablo libertase de su presencia a la poseída.

 ¿Y a dónde quieres que vaya?

No sé, pero aquí hay muchos nacionalistas y socialistas de todos los partidos.

Sí pero ya están todos cogidos.

En esto que suben a rastras las once gradas de piedra que superan el desnivel de Poniente a un tal Alfonso Rodríguez.

Este energúmeno sí que trae un demonio peligroso. Y “zumbao” monotemático. En cuanto oye hablar de Castilla, o en español, se pone a echar espumajos por la boca.

Me llamo Daniel. As dereitas ten a culpa de too

Sujetadle por Dios que nos va a organizar alguna.

Estaba tan tranquilo aparentemente, hablando con don Claudio Sánchez Albornoz el célebre historiador y ex ministro republicano que le recordaba la condición de la Castilla originaria como patria de hombres libres, cuando le ha dado el ataque.

Rápido, traedme el Benito Remigio Noydens. Y dice el manual de exorcistas:

Cuando el demonio obligado con los conjuros dijo su nombre ha de procurar el exorcista saber su significación porque el nombre que tiene suele declarar su propiedad o natural condición o por mejor decir vicio y pecado que asiste y preside y así puede obligarle a que manifieste la propiedad de su nombre, o el pecado sobre que predomina  y reina para poder así aplicar mejor el remedio con la virtud contraria…”

Así:

Contra nacionalismo…libertad, igualdad, fraternidad

Se agita desesperadamente el Energúmeno.

Contra galleguismo….cultura y cosmopolitismo

Contra fanatismo…tolerancia

Contra envidia…¿? largarse de España

Contra saudade… un paraguas.

El exorcista no solamente es ministro de la Iglesia sino también médico del alma y así debe saber aplicar al Energúmeno los remedios, y quitar los estorbos, ora sean extrínsecos o intrínsecos que puedan retardar el logro de sus fatigas.

A veces al comenzar el exorcismo tiembla todo, y con voces espantosas y aullidos pretende estorbarlos, y tal vez con dichos ridículos: “As dereitas ten a culpa de too” o “los señoritos parvos que no nos entienden tienen la mentalidad de señoritas cursis” y menos honestos, “te voy a joder con el DOGA” y con descubrir faltas, y pecados ajenos,: “la culpa la tiene Madrid” entretener a los circunstantes, e impedir la devoción, y atención que pide tan alta empresa.

Pero el ángel rebelde se mostraba muy pertinaz, y ni los oremus, ni el agua bendita, ni los exorcismos le decidían a alejarse.

Rosalía estaba muda, algo así como espantada contemplando al Energúmeno. Vicente Risco, nacionalista jubilado y gran experto gallego en sionistas, judíos y artes diabólicas, hábilmente le atormentaba con sus vistosos correajes de falangista valeroso. El antiguo teórico del nacionalismo gallego, ya felizmente reconvertido, era inasequible al desaliento. Después de muchos esfuerzos, el réprobo tuvo que salir del Energúmeno solicitando como última gracia, ya que no le permitían redimir a la Galicia mártir de los “crímenes castellanos”, que le permitiesen al menos entrar por segunda vez en el cuerpo del rencoroso médico renegado del fonendoscopio para castigarle de ciertos desacatos cometidos recientemente contra España y los derechos humanos.

Ser redimidos por el diablo no sería más que la inversión total, demasiado cerca del Cainismo que ninguna propaganda ni Prensa afín puede tapar.

Sabemos que Satanás puede crear en la imaginación del hombre numerosos mundos. Y aunque fingidos los puede hacer pasar por reales para engañar a su rebaño.

Muy razonable era esa tal demanda y el abad Guillermo que apreciaba los buenos modales, y que nada negaba cuando se lo pedían cortésmente, consistió desde luego en las benéficas intenciones del Maligno, regocijándose interior y caritativamente de poder dar una ultima lección al tan hipócrita como tenebroso paciente, pero solo accedió con la condición que había de introducirse por el trasero.

En esto que Castelao fue a sentarse sobre la pila de agua bendita y apoderándose del hisopo exclamó: “entra ahora si te atreves, maldito pariente de Isabel la Católica, ya te preparo el pago”.

De modo que no pudiendo salirse el diablo con la suya, se retiró murmurando.

Con esto del puñetero Laicismo, los socialistas  y el heresiarca papa Francisco nos van a dejar sin pan”.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.