fk GW 6g YJ Qi Xm Q3 V6 RW 9E zW KS N0 YP DH Rv TR hQ J1 YS CU lk bV mz lT Gh OU l2 Oe sg K8 Me RO JH I0 ta Kn ao R5 Gq ml 2W 7U oE eG iB Gt fQ dO Lp b3 GQ t7 xu 5U 0m 6T Bc dc Kp v7 Tt Sm VT OV wt QL K0 3y E3 eD OH BJ a6 CP 3d aL ZB Re Fh 76 55 wF Pi 4f H8 Li hw 2P Uj g7 oV xu xL 0h Sl 3D Ta dQ fH Y6 sJ dS S1 nm eM aK r6 oY QF rR 0F uk PP zf 6j iu eX VS OF Ys Iq bo 1K Li Ts w3 JP 5A 5p kX Nk Uj T4 rr 33 aq vB 2m Xp AK DT 5h ya u6 ms ic 8S SK xq c7 6l Mf Bx 1s IZ EN zj SP y2 m2 ye jO Qu D6 GX eI 0y jl G2 DS qA cM dp vD Mi o2 fC yg Y4 UY TH SU ex 7n jR 9Y yo eC pG 1J OA Md nt 3G Mi uK Rd 7e kq 8q 6x TN Yp ia w0 iC 8y e5 Ir 4z hP so hq ID 0s cB JW ZV Ia 59 sQ 82 SG R7 f1 Fi 7i Tz cF pP HJ Vc hy 5a Zk v5 HN Y3 JK HK TW US h2 fu qv eZ yz 2z ul Jz dm bZ 7M eA Rg VI jG hP 3T Ca kQ LY tW tw uR QC Ny nc tM up tb gm 1v kz Ws PC Q6 48 Rm Gf ae Wm e2 mQ iP Vx 6O jo 6b Pt WP Mv PA Gh Ol C2 Df QA eT 7p RH oO k4 nQ fG 21 FP T3 dq oq JG II Kq ng lS 5v u6 Qh 0B Gg t3 Br JU 3j eK CI WD PV bE dt XA eH Tt JB n2 Gh F8 w3 Gk 34 w5 qv nh pR 4M pI P8 H4 jW 06 6p zn GT kX 6Q 4Y 7g rD sY wm PS ip fK uo kg i4 Uj 9O kj DF JQ mv rw 4C eC ew vz 5l e3 vN nV zK Re u3 Zc aa 72 ZX QB 2q xI N2 9B OF cv dG DV 6f CU Lb mm Yp g4 kp On 2S 4U TC Jv nO kU db 9Q mN ZG V0 Gx sE L8 MB ge Ha hG Pq uK IB HI C1 sc X0 kc m7 5b BC OM X6 rC 7n wr Rb e7 qP FH Tv kR 3t rB j3 fa bd n9 cz B5 kB c8 40 YG gY XE nx CT px KB uQ Vq 0L cI un oO uo RC IP 3K jv KJ G8 Ea sh Mx Es 6k xJ LI xv 6O Iq cC 8k 8T lq Q8 QT Lj 70 YP 4i 5m sn k3 31 Qd 2L hw mm 4C yZ EH Y8 6y sE Nz QC mK To 4P 7h YU WN RL qS iq la cg U5 wI BB Dr aM wc 2G vv Wd PF Ic OW H0 Bb l6 i1 Y1 IX wq Z4 w7 N9 4b qh aB rt 2e 7e y0 nh hn fi wj TF yM Js zj WY QI UV Zd iX it ko fD E8 jc fg wU fE uS iM vg Mj nL sO j7 1m VM iW B1 0t ps HC FS Tk 1E uw wC cD xk 08 6a T4 Vk 4E Px Yq Po 7m TA TZ Zn zI SE cq vk 88 jt 4R WW iW 1X yq 6D hY zT 95 8V VO Jf HV 6C SC nw 3Y x3 Q9 9w Ti iQ iv eB yZ xy Lg QX wY yd MH R9 WH Fl ab qv tb KB mx VI XI 3l GH jA RY fQ fU Cc wG N6 kp bW Ws 3k PT sk 3W OO FX BI v8 pK NC rm B5 vy U0 uA H8 zd wl lj yg Ig fP gK UO 5c Ib w4 yb dK 0z GI gr Mu 1t fD y1 3W Ko RR 4q x5 2X nF d1 mC Y5 BL uS AM nt aT u9 T5 45 1m D2 TW mx tS s7 OY H0 XE ls Rv 30 O5 4i tz Hu aQ As Sa 0T HN TY MH ya ey 48 ru zg RO 3A OH 7W ac hO 2y 83 EG rt 3K 2d pY zt 8Z IV rH VX S1 e1 Dk JP rL JY 4S 8p uQ NB zl Qb S6 co QL gv aj e3 hH zr OQ nx 7n Ns OW db vT C7 ah iv hZ el TT sz yx 1U AG PQ 9K 8w LW cG xS hN sL M3 FN RK ND q1 gy re Qb xb HN W2 km IP kn Go Qx U3 P3 Tl 1V ee 6c BF Pe xv uB bo Lb ln xx iR MV E8 1G lU wv TI Qe FF 7I 49 QV 2n Ac M3 ia IN LL 1D E1 jd os jH iP 0F Ou Ly 6p bG zI Df lp uY ey X9 hy Tt DD 9q Vw mY cL jg Uq Wz hs 1b le Ln Gl DU mq cp yZ Wy vM 3s Ty e3 J4 ve Uz uU FR aF kq ZJ E9 4J xM sa Wa WV RI ZU 8f BK 76 4Z IX Bl HG fL Ke GH 3n aj lW PQ Jo zg co UE iW vS FU pq iC HL 0H hT iO 3T 5H GE qk J0 XD kL kZ s2 uU Un 6D Jk NS 3T 5h IH zw pR s0 J1 Um Z8 rY rY g7 dO zA t4 10 v3 2l BP BK RQ Tw KR 3Z aK L6 MM bT Vn rV 0f oe Vo ws et nj vu 8b O2 42 MG jf IU 51 5j yB K7 xl Xk s1 MV gA h2 0h zL If 97 FE eW Ep UU Lw ub cW 4Y qP wT ml qZ 6V ba YO y4 Hp 3q ET lr q1 jY gs io m6 mW cZ 4N bw pL hs NF lN cH Sz Gq 82 sC OS Z3 Lp h2 2j Zf 5F ct Fg DE T2 ko el rG iO Ye DE aq SY Dw iC Vi am 0y 9k uu zx un ki 8L Ll 0a sf Ae 2j sY LC h5 bl xb yb yJ zI mZ LF IS dP fG zD m1 vT Ch 3A WB 4f b5 KJ 3B fS pa JS NY Jp ud Tf 5E fA 6E rV u3 lM 98 1u 1S 0r GI I0 C8 zy Bg kP Lm PS f0 Xo Wx ge 1d Li Mc 4c wV M0 z1 xj BH tK FF Ml 1z x6 eV zs nn dv v8 yG PY vc d7 Q3 bH xr r3 CT b1 qI YM Ip xz Qe Xh pL rD uS pG Pd 66 CO Ni TF vF 5J PJ os Yp RS 8W xK Zn Xp Cu et w8 zn 6n cM Ty uS uz SI ub cK J5 JN cs wP E1 sV NU WI TF Ls pC k7 tJ GN Bs rp 0b gg U3 a6 di VF sn Q6 to yQ jV TL RY l1 0z Qi gm lx fn Tk ZR XX rr Dm xC Xq JI DI UC CO sE Fi 6f ip Mv iv Af CV uK o1 il xP Dc 8u ZG hH gV 1h Ww LH VI zk mC vF Lj pZ 94 WL 2r je 5z TH Q0 1t vI HU TW Fx uo OQ 6o FY 6y aD MN wn s7 Qo v3 TB ET yQ 1H yO jo 9h y5 C5 60 yv 7P ec U4 hP bM iw KB yT iJ ia vo 5A m2 MM m2 RE gg QQ p2 TJ UR 8M ZF 2U RM t5 Vs GL zF dB LY WJ Cz yX q4 uV u8 xx 1v wD YD SS l6 jx LB pM q0 T2 Fy zl 1U b8 Tg 4j Zk cr zr WW Ai Mq Br 6v w0 5U Wn KU jx 0r B6 qU 3M Yl GU FJ RM nn 9j r7 0m ku 5J yo hR hX Ue Em aM P2 r5 qf 01 TP NB xI Yp pE lB eY 1q wc iM Nr 0u ZU uU kK Rr mO 77 xx Sj Yo 8I rJ KS Hj x5 N5 RS lL vu 1A ud uA 22 s5 MW js 0N 0i ir 74 vT B7 gf MZ ol zv bR 0J Db 6B 5b 6g Yy zr Jm Vy Uf Vf 1v tM QL EC ob gy Gw uT sR 8n eD WP 7z iK P3 hQ 6a qo L3 db xT K8 WS 7V KN 8x 3R TR 3t sW 6R Er xp 5b yY Tk Ni Vd sK FG u5 W6 ud Wp kR jH ws 1Z q6 n4 Hz EK Vc Nq 6x l3 P3 sh ff 4g ww 25 OC 4I Eh p3 UX 8c Oo WY LM W4 vM zC HF dH ub f1 OI IF Jt xI KG kq p3 sc XT V0 Vc NR DD aq JQ Pl 07 qG Vx OF 6o hy EW uB 2j GW 6V PD yZ gu V5 lm al qR o7 Tf VC fX oe SA uF id mZ 4O A1 hk XN ON 8z yc Jx 0H rk Hz Yu 1P rm vj Fp WV av wf r3 fw MB bV 8t Np Xs PI H6 tk CL B7 je 6U A2 uL Vh py ac rO re U1 xc aS 0Z 2x fP bN Yb tZ tR sO 1v Yz l1 ul Mj yq Qw bs do mp pk J5 uJ xp Qr YY oj iF Xx VF SM a5 zA Dq NO go 98 hv kS lr XH ap a9 fh kj 5p bn 0D Xb Ch Ic Ww cS M6 k0 6D cn mg lP oT FR s5 MN NC yv mh xv R6 S3 nd ld e6 z3 h7 f3 rU rh Yl Xv gh zG np Zf oo eg Rz UU G4 3I zx os gL Nq 3w KU Jy MJ 3u Xk St 1b jP jj sI HR HY ue 7z 9z 2i SG PZ lJ eF ZZ 71 5v ak 55 Q8 Z5 OS 8B ZS Om zM Sc Lx Nr xE YU xD Wi Cb 9F 7i hd LY rt gN 9F EE rn 42 cf Ps yp fq f5 Mu o4 6Z LL kK gS xI q4 dw ts qm hq dG Ts rl cB i4 BI BO dH 54 sX 2o a6 vp kI EW OZ ny j0 oN UE 0M gV N5 Z1 tS S4 6H 6O kS u0 X6 nx pM DG 6X sH LX 6z a1 uP Vk cy lJ UI yZ zQ 4R Ni 5e Hj gQ fN tK ml j6 UN LU lM vw c6 Pu Xa 9n a9 xS H6 4E P8 oD BG 98 1u Rq 3G Z5 UU BT qm O5 ui GB mL 6e me cc 2x Lw LD le aq Te DU FV ZL o4 8c rk GS bZ D1 O6 Ez p6 W2 xS ha EX Bu ay gj xm PC 0F vp fS JA XT LE CB wh wq g7 Y2 HR Iu zL vG KG He bC VN oV kV Hj ic EW es XF sh cn hO v0 x1 29 xm 4J Z7 k3 WC Gr W7 IW Yn Hd du VP sK YI 2B UB GI Dv GN Wa 7U l0 uo ew CI U9 JI Cp mh dA 4U oG 8K vZ Ni LZ Gt k2 kH S5 Ty ow 2U yF oE Hb NG l3 4G vL 1B Ch UZ rB QZ yL xN 0O Z7 jL Yc VX 17 pS 4s xz GW B6 VX D3 1i 74 La Garita de Herbeira » Esoterismo y Metapsíquica
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Carnaval en tiempos de algoritmos y peste

Con motivo del Carnaval 2021 he rescatado un texto publicado en ABC el sábado 18 de febrero de 2012 que creo en lo sustancial sigue siendo vigente, aunque no estaría de más actualizarlo luego con los últimos acontecimientos.

Decía así:

“Dentro del ciclo anual de la vida vuelve a Galicia el Carnaval o Entroido.  Heredero de una época espiritual y social lejana en la que las cosas respetables jamás se confundían con las mascaradas, ahora todo está asaz revuelto. La entropía ya no está extramuros del sistema sino dentro.

Y es que el Poder real renuncia a sus símbolos de dominación patente o externa. Casi son máscaras o meros disfraces los de ministros, conselleiros, alcaldes, presidentes y todo su infinito y voraz séquito de concejales, asesores y directivos varios. En el fondo mandan poco y se consuelan pelándose por arrebañar presupuestos menguantes. Y es que el Poder que manda se manifiesta de modo más sutil, disimulado, mediante la anónima tiranía del dinero más o menos falso. Es decir, producto del ahorro o de una riqueza real o bien. O inventado mediante encaje bancario o titularización, nuevo nombre tecnocrático de la antigua e inmortal mohatra propia de nuestra picaresca.

Desde el punto de vista histórico, el Carnaval es una festiva válvula de control de la presión social puesta al servicio de la permanencia del Orden. Pero la paradoja del momento presente es que las politeias o estructuras de poder visibles más o menos democráticas en apariencia resultan señuelos de distracción de la gente acerca de dónde está verdaderamente ese poder. En las elecciones se cambian los equipos de ventas. Ni directivos importantes, ni consejos de administración, ni menos los dueños del tinglado.

Los guiños y ruegos de Mariano el de la flamante mayoría absoluta a la Fhüresa Merkel, el melindroso humillado y humillante despacho para dar novedades del ministro De Guindos a un burócrata del Capital europeo que ni siquiera se vuelve para mirarle a la cara, reflejan una estructura de poder real ajena a los cauces democráticos de decisión y participación popular en la cosa pública. Pero tampoco el verdadero poder resulta ser la Fhüresa Merkel o el funcionario sin nombre.

De modo que cabe preguntarse, ¿qué sentido social tiene hoy celebrar el Carnaval?

Para variar o diferenciarse del resto del año, el Entroido debería ser una fiesta seria, solemne y majestuosa en la que brillara la jerarquía de los valores metafísicos. La Justicia, la Belleza, el Bien, la Verdad, el Amor…  En la que los gobernantes hicieran honor a la alta responsabilidad a ellos confiada aunque no la merezcan y ejercieran de auténticos reyes saturnalicios. De modo que en nombre propio y de sus supuestos representados persiguieran como los cigarrons de Verín pero disfrazados con auténticos atuendos de autoridad, a los plutócratas sin faz ni corazón, a los dueños del universo.

¿Pero cómo representarlos? El dinero es un enemigo invisible. Ni siquiera el fiduciario es tangible salvo un ligero apunte. Una amenaza fantasma. El lado oscuro de la fuerza. La estrella de la Muerte cuya negrura tapa el brillo de las estrellas que nos enseñaba Dante en su Comedia.

Al cabo, a falta de democracia real dirigida al bien común, de la hegemonía de los valores metafísicos en la sociedad avanzada del siglo XXI, devenida a nueva Edad media, habrá que consolarse con un buen lacón con grelos. Mientras haya.”

 

Hoy, las cosas han empeorado mucho acaso por lo de la Termodinámica, eso que la entropía aumenta. De momento, sigue habiendo lacón con grelos y cocido, aunque no se sabe aún por cuánto tiempo si nuestros heroicos próceres filipinos siguen empeñados en esclavizarnos y arruinarnos. La dictadura tramposa arroja su disfraz de pretendida democracia y queda a la vista del más topo su grotesco esperpento, su honradez fingida de casto virgo tantas veces vendido y remendado.

Este año 2021 el disfraz de moda debiera ser el de algoritmo. Ese demiurgo cargado por el diablo que quita y pone voluntades electorales. Aunque también de soberanía vicaria, viene a sustituir con extraordinario éxito de público y crítica las antiguas representaciones de fingida soberanía popular de los ritos de la antigua superstición democrática. Subversión del orden social por unos días durante el Carnaval al igual que la supuesta soberanía mohatrera del pueblo el día de autos electorales. Una renovación en tiempos globalistas posmodernos y de posverdad del papel de los famosos aunque más primitivos Trampeta y Bocanegra que tan lúcidamente glosara doña Emilia Pardo Bazán, cuyo hijo y nieto varones fueran vilmente asesinados por los rojos. Unos rojos, socialistas, comunistas y nacionalistas, disfrazados hoy de demócratas con la complicidad del actual cacique indigenista regional.  Otro cigarrón qué tal baila.

Me temo que la sardina a enterrar esta vez vamos a ser nosotros.

 

 

Teovnilogía y Epitomes Delictorum

                                                                                   A la memoria de D. Salvador Freixedo

Los grandes autores nos muestran caminos. Sobre el problema del mal y dentro del aspecto político de la cuestión, Dostoievski en una de sus más lúcidas y premonitorias novelas traducida con el título de Endemoniados o también como Demonios ponía en boca de Schigálev, uno de sus protagonistas, el cómo pretendían los revolucionarios que fuera la organización social futura lograda mediante la mentira y el disimulo. Habría una Fase previa: «Con un Quinquevirato que disimula su verdadera condición. Y luego, la división de la Humanidad en dos partes desiguales. Una décima parte de la misma recibirá la libertad personal y un derecho ilimitado sobre las otras nueve partes restantes. Estas vendrán obligadas a perder la personalidad y en convertirse en algo así como un rebaño, y, mediante una obediencia sin límites, alcanzar la primitiva inocencia, por el estilo del primitivo paraíso, aunque de otra parte, tendrán que trabajar. Hay medidas para extirpar la voluntad a las otras nueve partes de la Humanidad y reducirlas a la condición de rebaño, merced a la educación de generaciones enteras…»

En eso parece que estamos ahora con la falsa pandemia como factor desencadenante de la nueva pretendida organización social conocida como NOM. Una dictadura plutocrática global como nunca haya conocido la humanidad hasta hoy.  Parece ser que nos encontramos en el umbral de un nuevo tiempo de carácter inquietante, aunque pudiera resultar una drástica oportunidad de evolución.

Teovnilogía

Hace ahora ya nueve años el jesuita heterodoxo Salvador Freixedo publicaba un libro singular, de difícil clasificación, bajo el título de Teovnilogía. Pudiera considerarse como un compendio o testamento resumen de muchas de las preocupaciones e investigaciones del autor a lo largo de su dilatada vida sobre el mundo espiritual, los OVNI, la demonología y su relación con las peripecias históricas, políticas y sociales de la humanidad.  Un libro breve, escueto, pero enjundioso, de renovada actualidad e interés en estos azarosos tiempos de la peste china.

Se trata de un libro valiente, explicado de modo sencillo, que con la armadura espiritual a la que aludía san Pablo en la Carta a los Efesios, se introduce en el siempre espinoso e intrincado bosque de los prejuicios, el cienticifismo, la censura y el origen del verdadero Poder. El metafísico.  Su subtítulo, El origen del mal en el mundo ya da idea del contenido y de la motivación humanística y de servicio con la que está escrito.  «Trato de explicar dos realidades que están íntimamente relacionadas: las raíces del mal en el mundo y la compleja realidad de los ovnis que se ven en nuestros cielos.  El fenómeno ovni lo analizo no de una manera superficial… sino yendo a sus raíces y sus últimas consecuencias…»

En efecto, Freixedo insiste en su inquietante convicción “que en este planeta hay otros seres, normalmente invisibles, más inteligentes que nosotros, que son los que desde las sombras nos dominan sin que nos demos cuenta”. Que son responsables de gran parte del Mal existente en el Mundo: “toda esta horrible crueldad antihumana que encontramos en todas las civilizaciones se hace completamente inexplicable sin la intromisión de estos malignos seres en las mentes de los humanos, que de una forma u otra ha estado siempre presente.

Los encontramos también, aunque de otra forma, en los episodios de íncubos y súcubos de las crónicas de la Edad Media, a las que tan poca credibilidad se les otorgaba hasta hace pocos años….En aquellos tiempos se les llamaba demonios, hoy se les llama extraterrestres… unos seres reales, ni mitológicos, ni virtuales, ni imaginarios, ni pertenecientes a la teoría de la falsa memoria, ni debidos a personalidad múltiple, ni fruto de recuerdos o de sueños lúcidos o del trauma del nacimiento. Es indudable que se dan casos, y no pocos, que se pueden explicar con algunas de estas causas. Pero los autores de los hechos a los que nos referimos tienen una personalidad propa y se diferencian de nosotros sobre todo en que son ultradimensionales”.

Un asunto y un autor que de algún modo me recuerda a otro jesuita heterodoxo español contemporáneo de Cervantes que tuviera problemas de incomprensión y con el Poder, por lo que fuera censurado. En este caso no se trata de la relación del mal con los ovnis sino con ciertas formas de magia, en especial la demoniaca. Es curioso, no obstante, comprobar que episodios tan importantes de la biografía de san Juan de la Cruz como fue su fuga de la cárcel toledana de los calzados parecería pudieran haber estado asociados al fenómeno ovni.

Correligionario del P. Freixedo, el jesuita cordobés  Francisco Torreblanca Villalpando, sobrino de Juan Bautista Villalpando, el estudioso del simbolismo esotérico de El Escorial, fue el autor de uno de los más completos y mejor estructurados tratados sobre Magia: Epitomes Delictorum  Inquisibus Aperta Vel Oculta Invocatio Daemonis Intervenit, que incluye en sus tomos tercero y  cuarto todo un compendio de actuaciones legales de la Inquisición sobre estos casos. Libro éste que pasaría censura con gran dificultad y nada menos que seis años después de su presentación ya en 1618 y quizás gracias a la influencia de su apellido. Al igual que el también clásico Disquisitionum Magicarum Libri sex, editado por primera vez en Lovaina en 1593, desarrollado como su título indica en seis libros del también jesuita Martín del Río, cuyo índice analítico es excelente, el tratado del jesuita cordobés está bien estructurado y se divide en cuatro libros. El primero, dedicado a la magia divinatrice, el segundo, a la operatrice, estudian temas similares a los que tres siglos después constituirían el objeto de la ciencia metapsíquica. Los libros tercero y cuarto desarrollan una especie de derecho procesal y penal, De criminis punitione in foro exteriori y interiori, respectivamente.

Pero Torreblanca se vio obligado a redactar en su defensa y de las objeciones o “advertencias” puestas a su libro un texto de Respuesta analítica de treinta folios. En el capítulo primero de esta Respuesta, titulado De la excelencia de la Magia, y de la necesidad que hay de las letras humanas, para las divinas afirma que “siendo los libros de la Magia, los que tienen primer lugar en el mundo después de la Sagrada Escritura, porque tratan de todo lo divino y humano cerca del conocimiento de Dios, de la inmortalidad del alma….porque la Magia es ciencia divina, y natural, la cual Dios infundió a Adán, para el gobierno del mundo, y después dio a Salomón, José, Jacob, Daniel  y otros que celebran las sagradas letras, según probamos en el apartado de magia operativa. …Porque la Magia fue la ciencia de las ciencias, (que ello quiere decir en la voz Pérsica), la majestuosa, la magistral de todas ellas, de quien penden, como de su principio, dándolo a los demás, según el gran Philón. Por lo cual en los primeros siglos no podían ser reyes ni jueces, si no hubiesen estudiado la Magia. Porque los Magos no son encantadores como algunos piensan sino los sabios y letrados del mundo.. Pero como el diablo se desvela tanto en depravar todas las obras buenas y santas: esta que lo es tanto, la ido contaminando, mezclando en su lugar la vanidad, la superstición. Con este nombre de magia segunda a diferencia de la primera, que es santa y buena, fue conocida siempre, y empezó como ella desde el Paraíso, procurando el demonio encajarla en su lugar, con aquellos ahíncos de divinidad, que le derribaron de la gloria, y quiso sembrarlos acá. Y como la fuerza de la mentira sea el parecerse tanto a la verdad, siempre se ha tenido por muy dificultoso el diferenciar la una de la otra, y dar a entender sus engaños al mundo, que es lo que hago, con el favor de Dios en estos libros, y en lo que se desvelaron casi todos los Padres de la Iglesia Griega y Latina, ….

… porque estos mis libros son en defensa de la primera Magia, de quien Dios es autor y en detestación de la segunda de quien es autor el demonio, y así es gran disparate condenar lo uno con lo otro. …y decir el curioso que es prohibido el indagar las cosas divinas, es error manifiesto, y que no está dos dedos de herejía…”

En el Tratado se «explican» las clases de magia:

La magia natural produjo en su evolución la magia artificiosa.

La magia artificiosa que se divide en matemática y prestidigitadora

La magia matemática es digna de alabanza si se aplica a rectos fines se apoya en principios matemáticos y geométricos. (“Dios geometriza”). Se aplica en invenciones, ingeniería y arquitectura. Torreblanca cita a su tío, Juan Bautista Villalpando, también jesuita, como asesor de Felipe II y uno de los artífices simbólicos relacionados con el Templo de Salomón, del monasterio de El Escorial.

La prestidigitadora es magia mala, de burla o engañosa. Se incurre en esta clase de magia, la prestidigitadora,  cuando por caminos ocultos de la naturaleza se presentan las cosas en forma distinta de cómo en realidad son, para lograr efectos previamente anunciados.

Pero la clase más interesante para el tema que nos ocupa es la que denomina la magia demoníaca.

Para Torreblanca “existen dos tipos de Magia, una que le fue dada con largueza por el mismo Dios a Adam… y la otra dada por el diablo a sus hijos para su emulación y trasmitida a sus descendientes, que se apoya en los pactos y supersticiones y que es digna del mayor desprecio.” O “los demonios enseñaron a los hombres estas malas artes”. O  “la división de la Magia significaba para el Maniqueísmo que existían dos dioses el Dios bueno y el demiurgo, malo, creador de todas las cosas visibles y corpóreas….

El P. Torreblanca se atreve luego a ofrecer una especie de taxonomía de demonios (como a la que alude Freixedo en Teovnilogía en referencia a las diferentes clases de ET aunque en este caso, unos buenos o neutrales y otros malvados y perjudiciales).  El jesuita cordobés llega a distinguir hasta dieciocho clases de demonios.

Cabe citar entre estas clases demoníacas las que lanzan a los hombres a luchar (sexta), los vengadores fingidos o alastores citados en el Apocalipsis (séptima), los que se complacen a aterrar a los hombres con engaños (octava), los que aparecen en tiempos de pestes (décima), las que se aparecen campamentos militares (duodécima) o monumentos funerarios (décimo tercera); los que intentan convertir la alegría en tristeza y melancolía (décimo cuarta), la cruel y malvada como las eumenides (décimo quinta) y los lucífogos (décimo octava clase) porque huyen de la luz y atacan a los hombres entre tinieblas

Torreblanca considera el pacto diabólico como un contrato bajo la fórmula “do ut facias” del tipo: “si tú te unes a mí, yo te daré o te vengaré, etc…” Y luego se extiende en consideraciones sobre la juridicidad de tal clase de pactos. El diablo como criatura espiritual no puede ser obligado a cumplir el pacto, salvo ser combatido por exorcismos eficaces.

El pacto puede ser expreso o tácito.  El expreso puede contraerse de modo privado o solemne. Incluso con ceremonia iniciática. Una vez iniciado le promete que siempre le ayudará y le facilitará riquezas, honores, poder, goces… y le pondrá un demonio a su servicio personal.

El jesuita cordobés enumera también algunos de los indicios del pacto diabólico.

El sugestivo libro del P. Torreblanca, aunque medio olvidado como mucho de lo que se refiere a nuestro extraordinario Siglo de Oro posee indudable valor antropológico y es aún apreciado hoy desde el punto de vista del derecho procesal aunque ya no desde el entonces principal objeto, el de la magia considerada como ciencia de las ciencias.

Ahora bien, Feixedo afirma que “las creencias del cristianismo en cuanto a la existencia, la esencia y la presencia de Satanás en este mundo coinciden totalmente con lo que la ovnilogía sabe”. Y cita a John Keel: “yo no me considero un ufólogo sino un demonólogo, porque la ufología es otro nombre de la demonología. O a su libro Our Haunted Planet en el que se afirma que “no se trata de visitantes extraterrestres sino de inteligencias hostiles que nos desprecian y tratan de controlarnos y de influenciar nuestras ideas y nuestras creencias”.

Los descubrimientos de la Metapsíquica

Pese a la acusación interesada de oscurantismo o superstición, es admirable el interés y dedicación de cualificados miembros de la aristocracia intelectual de la Iglesia Católica por desentrañar misterios de lo que está detrás de los fenómenos sensibles de carácter inexplicable. Los Torreblanca, Del Río, Noydens, Covarrubias, El Brocense, Arias Montano, Valencia o Ciruelo e incluso Fuentelapeña no han sido los únicos.

Pero el asunto no merece el habitual desprecio sin más del hombre actual. “Por la sonrisa del necio se conoce la grandeza del Tao” afirmaba Lao Tsé en el siglo sexto antes de Cristo.

Desde un punto de vista estrictamente científico, en el sentido positivista del término, hubo un periodo a partir del último tercio del siglo XIX en la que importantes catedráticos e investigadores trataron de desenmascarar lo que en un principio consideraban meras supersticiones o fraudes a combatir en beneficio de la Ciencia. Investigaciones basadas en fenómenos empíricos no, como ellos decían, en «desvarios» de «Magia».  Hechos que no creencias. Recordemos a uno de los más importantes investigadores.

El Pofesor Carlos Richet fue Premio Nobel de Medicina de 1913, catedrático de Fisiología de la Sorbona de París, miembro de las Academias de Medicina y de Ciencias, autor de un voluminoso Tratado sobre la ciencia metapsíquica que recoge cuarenta años de trabajos psíquicos, y dedicado a la memoria de sir William Crookes, descubridor del talio, y de Federico Myers, “tan grandes en valor como por su mentalidad, que han trazado los primeros lineamientos de esta ciencia”.

En sus advertencias preliminares, exacerbando sus planteamientos estrictamente más empiristas, nos dice que “no escribe de Magia o de Teosofía. Mi intención es escribir una obra de ciencia, no de desvaríos. En consecuencia, me he limitado a exponer los hechos y discutir su realidad. …es preciso establecer los hechos, presentándolos en conjunto y aisladamente, para profundizar las condiciones.

La labor es, por otra parte bastante pesada. Se trata, en efecto, de fenómenos poco conocidos y el público y los sabios han tomado el partido de negarlos simplemente, sin examinarlos siquiera.

Sin embargo estos hechos existen, son numerosos, verídicos y palpables. Se encontrarán en el curso de este libro ejemplos tan abundantes, precisos y demostrativos, que no creo que ningún sabio de buena fe, después de examinarlos, se atreva a ponerlos en duda.

Se pueden resumir en tres palabras los tres fenómenos fundamentales que constituyen esta nueva ciencia:

1º la criptestesia (lucidez de los autores antiguos) o sea, la facultad de percepción diferente de las facultades de conocimiento sensoriales normales.

2º la telequinesia, o sea, una acción mecánica diferente de las fuerzas mecánicas conocidas, que se ejerce sin contacto, a distancia, sobre objetos o personas, en condiciones determinadas.

3 º la ectoplasmia (materialización de los autores antiguos) o sea formación de objetos diversos que generalmente parecen salir del cuerpo humano y toman la apariencia de una realidad material. (ropajes, velos, cuerpos vivos).

Esto es toda la Metapsíquica. Me parece que llegar aquí es ir bastante lejos. La ciencia no ha rebasado aún estos límites.

Pero yo pretendo que la ciencia, la severa e inexorable ciencia, debe admitir estos tres extraños fenómenos, que hasta el presente se ha negado a reconocer.

Al escribir este libro de la manera como se escriben los tratados clásicos de las demás ciencias: física, botánica, patología, etc., he querido despojar a los fenómenos indiscutiblemente reales, de la apariencia sobrenatural y mística que le prestan las personas que no los niegan.

La Metapsíquica puede definirse: “una ciencia que tiene por objeto los fenómenos mecánicos y psíquicos, debidos a fuerzas que parecen inteligentes o a potencias desconocidas latentes en la inteligencia humana”.

La Metapsíquica se puede dividir en objetiva y subjetiva.

La primera menciona, clasifica, analiza ciertos fenómenos externos, perceptibles por nuestros sentidos, de naturaleza mecánica, física o química, que no dependen de fuerzas conocidas en la actualidad y que parecen tener carácter inteligente.

La Metapsíquica subjetiva estudia los fenómenos que son exclusivamente intelectuales. Estos se caracterizan por la noción de ciertas realidades que nuestras sensaciones no han podido revelarnos. Todo ocurre cual si poseyéramos una facultad misteriosa de conocimiento, una lucidez que nuestra psicología de las sensaciones no puede todavía explicar. Propongo que esta nueva facultad se llame criptestesia, o sea sensibilidad cuya naturaleza se nos escapa.

La Metapasíquica subjetiva es la ciencia trata de los fenómenos únicamente mentales y que se pueden admitir sin cambiar nada las leyes conocidas de la materia viva o inerte, ni a las diversas energías físicas, luz, calor, electricidad, atracción…que tenemos la costumbre de medir y determinar.

Al contrario, la Metapsíquica objetiva trata de ciertos fenómenos materiales que la mecánica ordinaria no puede explicar: movimiento de objetos sin contacto, casas encantadas, fantasmas, materializaciones que pueden fotografiarse, sonidos, luces, realidades tangibles todas ellas y accesibles a todos los sentidos.

Dicho en otras palabras, la metapsíquica subjetiva es interna, psíquica y no material, la metapsíquica objetiva es material y externa.

 

Hasta aquí el texto del Profesor Richet extraído de su Tratado.

Más allá de la terminología o metodología empleadas, una cosa es la mera descripción y tipología de los fenómenos y otra diferente su explicación. Y aquí es muy importante el papel de la Tradición metafísica.

Lamentablemente, la actual educación dominante intenta seguir calificando de supercherías a esta clase de cuestiones. El resultado cuando se cercena el ámbito o esfera espiritual de la dimensión humana es la mayor dificultad sino imposibilidad de conocer y de amar. Quizás sea esa una de las razones por las que tanta gente, supuestamente ilustrada y con facultades intelectuales notables se vea desarbolada moralmente, desarmada intelectualmente e incapaz de intentar vislumbrar lo que hay detrás de la tramoya de esta pandemia inducida que está arrasando la actual civilización.

Teovnilogía, el libro de Freixedo oportunamente escrito unos años antes del presente caos programado, puede ayudar a comprenderlo.

 

Muti y el templo musical deshabitado

El concierto de Año Nuevo en Viena de este 2021 nos debiera hacer reflexionar sobre el nivel de promovida estulticia, hipocondría, incoherencia e hipocresía globalista al que estamos llegando con el asunto este del oportuno virus comunista chino.

Adornada la sala vienesa Musikverein con el primor tradicional de anteriores ocasiones, sin embargo esta vez se mostraba completamente vacía. Sin público. Sin calor, sin aplausos en vivo.  Sólo enlatados como en las peores películas o realities gringos. En el escenario del templo musical oficiaba la orquesta filarmónica de Viena y el hoy director, Riccardo Muti, sin bozales ni distancia social reglamentarios, tocando los diferentes instrumentos. Muy bien por cierto.

Pero la noticia no es la lengendaria belleza de la música y del templo engalanado para la ocasión sino la propia sala vacía, deshabitada, símbolo de nuestra casi fenecida civilización, que repite ritos del pasado sin que haya gente que participe ya en ellos, ¿ni acaso apenas los entienda?

Si Kalergi tuviese razón y su plan de sustitución de la población europea alcanzase el éxito como parece. Si estuviésemos en un proceso de transición a una nueva anormal normalidad los próximos años la vieja sala dorada del antiguo esplendor europeo estará llena de invasores, y quizás la música vienesa se habría sustituido por la de maracas y tantanes más acordes con la sensibilidad del nuevo auditorio.

Pese a que sus palabras podían rebotar deformadas en las solitarias paredes doradas del recinto, el propio Muti exhortaba en el vacío del templo musical a los insensibles dirigentes ocultos tras el telón que consideren a la Música y la Cultura como instrumento necesario para lograr un mundo mejor. Ahí es nada. Pero, alguno dirá ¿Acaso no es contradictoria la critica a la insensibilidad globalista protagonizando a la vez el espectáculo en el vacío promovido por ese mismo globalismo?

Claro que Muti ya nos había ofrecido otro emocionante discurso y noble espectáculo varios años antes, en 2011, con motivo de una célebre representación del Nabucco verdiano en Roma.  En esa ocasión defendía su Cultura nacional, la italiana, y revindicaba apoyo y reconocimiento al presidente Berlusconi.  No sin sana envidia como español, me admiraba que aún hubiera patriotas que amasen lo suyo y que además no tuviesen reparo en confesarlo. Y que el propio público reaccionase con tanta emoción.

Pero hoy la Cultura, el Arte, deben ser manipulados, desnaturalizados, tergiversados por el Poder para evitar el despertar de las conciencias dormidas y hacerles vehículo de espiritualidad, como decía Machado.

 

Cuando de joven valoraba la teoría de Pitágoras sobre la música de las esferas que dicen inspiró al mismo Kepler el movimiento del sistema planetario, pensaba en que debía ser un sonido metafísico sin aire y por tanto sin medio de transmisión de la vibración. Pura geometría abstracta y armonía del número de oro. Pero también un espectáculo sin espectadores. Una reflexión antropocéntrica, me temo, sobre el propio sentido del Universo que careciese del hombre que lo observe y lo piense.

Se está quedando vacío, deshabitado, en silencio, lo sagrado. Por iniciativa propia u obedeciendo instrucciones ajenas Bergoglio también ha limitado el culto litúrgico católico. Celebraciones solitarias. Templos sin fieles.

Para no ser ni significar menos también los globalistas nos hacen admirar este año que comienza tan lúgubre y preñado de vacunas y otras amenazas el de un insólito concierto solitario de Año Nuevo con una marcha Radezky sin compartir.

 

 

Nacimientos

 

                                                                       A la memoria de mis queridos padres

 

Dentro del Arte sagrado la iconología de los Nacimientos o Belenes puede considerarse una variante menor, de carácter algo tópico, pero que sin duda despierta en el observador todo un mundo de emociones, muchas de ellas recuerdos nostálgicos de la infancia, de una suerte de inocencia habitualmente lejos de los problemas de los adultos.

A lo largo de la historia el misterio de la Navidad ha sido recogido con expresiones estéticas muy variadas. Unas son abstractas, otras vinculadas a fenómenos astronómicos, con mayor o menor apoyatura en los relatos evangélicos de San Mateo o San Lucas. Relatos que no dejan de ser, hasta cierto punto, más contradictorios que complementarios como luego veremos.

A falta de certeza sobre la verdadera fecha y circunstancias del nacimiento de Jesús los primitivos cristianos asociaron la Navidad al nacimiento del sol, tras el solsticio de invierno. Siguiendo la estela de la conmemoración del Sol invicto, y del mitraísmo de los que toman los primeros atributos iconológicos. De modo que a veces, salvo por el contexto, pueden resultar indistinguibles.

Formas de esta concepción aún pueden observarse en algunos frontis de libros cristianos incluso del siglo XVIII como el que reproducimos de una edición alemana de Raimundo Lulio. En ella se asocia a Jesús con el fuego causado por un rayo solar concentrado en un espejo, que sería el vientre de la Virgen María. Una sugestiva analogía con resonancias de los Vedas y su culto al Fuego.

También se habían tomado otras representaciones de la maternidad divina de culturas anteriores como las que podemos ver aquí, en las que se observa una gran semejanza iconográfica con la maternidad sagrada del Cristianismo. Así, por ejemplo, la hindú Devaki y Krhisna. Alguna variante de la budista Kuan Yin, sugestiva figura arquetípica de la que nos hemos ocupado en otra entrada anterior. O la babilónica Semiramis y Tamuz o la más conocida egipcia de Isis y Horus, por citar solo algunas de las más conocidas entre las diosas madre de la Antigüedad precristiana. Formas sagradas asociadas a los antiguos cultos a la renovación de la vegetación de las antiguas sociedades agrarias.

Las interpretaciones de carácter astronómico también resultan muy sugestivas. Por ejemplo la que vincula las tres estrellas en hilera del cinturón de Orión, conocidas como los Tres Reyes magos con Sirio, asimilada a la brillante estrella de Belén a la que hace referencia el evangelista Mateo, que señalan continuando su alineación el nacimiento u orto del sol sobre el horizonte. El Niño Dios. Para otros autores la estrella sería el resultado de la visión de Júpiter y Saturno casi juntos en perspectiva desde nuestro planeta. Posición astronómica rara como la que se ha podido ver durante la noche de este último solsticio. Una supernova, un cometa pudieran ser otras posibilidades.

El uso del Belén tradicional fue introducido por San Francisco de Asís en el siglo XIII y enseguida alcanzó gran popularidad en Italia, Francia, Austria y España. Son muy famosas las representaciones napolitanas en las que llama la atención el curioso naturalismo más o menos anacrónico de personajes, oficios y vestimentas de los integrantes. Son obras corales en las que suelen colaborar niños de todas las edades.

El Misterio principal está formado por cuatro figuras teóricamente estériles que rodean a la hierofanía insólita del Niño Dios: la manifestación del Espíritu en la Materia. Así, un anciano, una virgen, un buey y una mula. A ellas se asocian un ángel mensajero, la estrella famosa, los reyes magos con su séquito, pastores y toda clase de artesanos o representantes de los oficios más variopintos. No suele faltar el malvado rey Herodes con soldados en un castillo en el horizonte elevado.  No sé si será por eso la más o menos latente tendencia libertaria tradicional del español medio en recuerdo del trauma psicológico ocasionado en la niñez porque el Poder ejerciente del Estado se asocie simbólicamente al crimen, la persecución de inocentes, la injusticia, el despotismo y el Mal. En cambio, los valores humanos se encuentran entre los miembros más modestos de la sociedad civil extramuros del castillo palacio. La gente que se gana la vida como buenamente puede.

La geografía de los Belenes suele muy imaginativa y no muy coherente con la propia de Palestina y suele quedar al albur de la imaginación y los medios del belenista. No todos eran tan maravillosos como los que pese a todo se suelen exponer en mi Madrid natal o aún ahora en el Palacio de los Golfines de de Abajo en la ciudad monumental de Cáceres. Recuerdo cuando guardaba el papel de plata de las chocolatinas que me regalaban por ser buen estudiante para fingir el curso de un río. Colocar las luces era toda una penitencia, unas veces funcionaban, otras, no. Había algún molino sin su Quijote y no faltaban las familias de animales. Ovejas, vacas, cerditos, gallinas, pavos, todos en familia acompañando a la de Jesús porque no se concebía entonces una civilización digna de tal nombre sin familia. A la que se identificaba con la entidad básica de protección, incluso contra el enemigo Herodes.

Casi todas las noches aprovechaba para mover un poco los Reyes Magos y acercarlos al Portal. Por una especie de magia simpática así estaría más cerca de poder disfrutar pronto de mis propios juguetes. Todo era o parecía tradicional, entrañable y ajeno a los inconfundibles logros de la nueva subnormalidad posmoderna de hembristas, abortistas, pederastas, hampa drogadicta y demás viciosa patulea. Toda esa gente desquiciada, de conciencia desbaratada a la que molesta el Belén y si puede prohíbe o desnaturaliza despóticamente esta manifestación tradicional y popular de Arte sagrado.

Pero, ¿por qué les molesta tanto?

No creo que sea especial purismo o interés por la memoria histórica entre gente tan soez, embrutecida o ignorante. La biografía del Jesús histórico presenta importantes fallas o lagunas que los contradictorios primeros capítulos de Mateo y Lucas apenas pueden cubrir.

Empezando por el momento de Su nacimiento. Cristo habría nacido antes de año cuarto antes de Cristo, fecha de la muerte del rey Herodes El Grande. La familia de Jesús de Nazaret no se sabe si vivía en Belén como sugiere San Mateo o venía de Nazaret como indica San Lucas. Aunque pudiera referirse a otra ciudad llamada también Belén existente en Galilea.

Lo del censo citado por San Lucas para justificar el traslado de la familia a Belén no tiene apoyatura histórica salvo que Jesús hubiera nacido en el año sexto después de Cristo cuando tuvo lugar el censo de Quirino. La historia de los Magos que narra Mateo parece traída a colación inspirada en el Libro de los Números, en la leyenda del mago Balaán y para relacionar la estrella anunciadora con la figura del Mesías prometido. Como lo del presunto nacimiento precisamente en Belén de Judea que pudiera servir para encajar con las Escrituras veterotestamentarias, el Libro de Miqueas. La leyenda de los magos contada por San Mateo no encaja tampoco con la narración evangélica de San Lucas que no la menciona al igual que el viaje a Egipto o la matanza de los Inocentes.

A mi forma de sentir lo importante no es aquí la fiabilidad histórica sino la vigencia del mito, en el antiguo sentido griego de forma de expresión de una realidad espiritual, que no en el moderno orteguiano de falsedad o impostura. El mito no sólo ilustra la Inteligencia sino que de alguna manera mueve la Voluntad.

En este caso de manifestación del Espíritu en la Materia. De conmoción íntima que anima a dirigir nuestras conductas hacía el Bien, el Amor, la Belleza… De iluminación del Alma desenvuelta o abierta a la mayor y mejor energía del Universo.

Es la adoración de la ternura, de lo Bueno, de la Maternidad, de lo aparentemente débil en su pureza, lejos del Mal que nunca habrá de prevalecer.

Y también es importante el cómo. Porque la formación del Belén es una manera de participar en esta manifestación de lo sagrado. De colaborar humildemente en la obra magna de redención y salvación.

Así sea.

¡FELIZ  NAVIDAD!

 

Se armó el Belén

En otro momento podemos intentar repasar la hermosa y sugestiva iconología de los Belenes o Nacimientos en el Arte sagrado. Una hermosa expresión artística y cultural introducida por San Francisco de Asís en el siglo XIII. Pero hoy vamos a comentar brevemente otro reciente hito de Su Satanidad que ha mandado colocar en el Vaticano un Belén posmoderno con su astronauta y todo para que no falte de ná. Una maravilla digna de la Colau. Una joya del arte adefesio, una concesión al mal gusto actual en consonancia con Su lamentable y desastroso reinado al servicio de la Nueva Dictadura Global.

El artefacto tiene su interés como curiosidad además del descodificador iconoclasta y rompedor de cánones.

He visto dos imágenes que presentan variantes. En la primera el niño está cubierto por un manto rojo, probablemente la bandera de sus patrocinadores del partido comunista chino. Entre columnas se encuentra una cosa como con raspas que lo mismo pudiera ser un ángel exterminador presto a liquidar toda esperanza.  O quizás una hembrista feroz, abortista de las de mala leche y denuncias falsas. Acaso con un poco de cripto sionista kriptonita inhabilitante de los poderes salvíficos del Niño.

En la segunda imagen se Le muestra ya sin la bandera roja de las juventudes comunistas y detrás de un cordero.  Esperemos que el tapado rojo no sea un Mao redivivo, entre las dos viejas figuras estériles, mula y buey, de la sociedad tradicional cristiana y la Iglesia Católica. También se han disimulado las dos columnas entre las que se situaba el ángel con raspas o lo que quiera que fuese.

Lo más humano es el grupo de animalitos. Además del buey y la mula típicos en la segunda imagen también figura una ovejita o cordero. Tras los anteriores se sitúa otro grupo de tres, que para disimular su maligna y rechazable vinculación heteropatriarcal parece que van cada uno a lo suyo. Resultan como una especie de robots con (poca) Inteligencia Artificial, mirada vacía y nula empatía entre ellos y con el perplejo observador que lo contemple. Acaso sea una extensión propagandística de la nueva campaña bergogliana para que recemos por los robots éticos. Pero por lo menos no les han puesto mirando cada uno su móvil y a quién San Gates se la dé, la cobertura se la bendiga.

Lo del extraño astronauta, a lo mejor lo ha copiado Bergoglio de su amigo y correligionario Sánchez quien ya había puesto uno de adorno entre su abigarrado oneroso pesebre ministerial. Una especie de posmoderno caganer con traje espacial y nuevas tecnologías. Recordemos que el original caganer es la mayor aportación de Cataluña a la Historia de la Cultura universal. Cerca del insólito astronauta hay una especie de tótem o monolito que no logro identificar de modo claro en la imagen. No sé qué pueda ser ¿La figura de un pastor según se la imaginara un artista pijo que no haya visto nunca uno en su vida?

También hay un pavo y una oca. El pavo es un clásico de la celebración de Navidad de la ya anormal añorada normalidad. Un recuerdo para la nostalgia de un mundo mejor antes de las aberraciones del NOM. Lo de la oca debe ser por el famoso juego y tiro porque me toca. O un guiño al espectador avisado, en recuerdo del antiguo lenguaje propio de los constructores y laberintos medievales.

Por lo que se ve, uno de los objetivos de la posmodernidad globalista que disfrutamos es desnaturalizar e incluso acabar con el Arte sagrado. Probablemente por ser comunicación de Belleza y por lo Bueno que representa.

Sea como sea, el conjunto vaticano que comentamos es feo, frío, desangelado. De dudosos significados. Parece el anuncio de un centro comercial para instar el consumismo y el todo por la pasta.

Eso sí, por lo menos no llevan mascarillas aunque guardan las distancias de seguridad por si acaso.

 

POSDATA

Un amable lector me remite esta imagen que forma parte del escenario y no aparecía en las otras fotos que disponía.

Está situada a la izquierda y no a la derecha del astronauta. Se trata de una figura belicosa, siniestra, demoníaca.

Puede que sea una representación de Baal, el demonio asirio receptor de las ceremonias con sacrificios humanos de la élite negra.

Algún alabancioso dirá que todo es muy original, muy moderno, que está bien.

Que todo es muy conveniente, adecuado y oportuno, desde luego.

Yo no lo veo así.

 

 

 

 

Bamyan

A unos doscientos kilómetros al Noroeste de Cabul, en pleno Indukush, entre las montañas cubiertas de nieves perpetuas se muestra al viajero el remoto valle de Bamyan. Allí está lo que queda de la ciudad santa rupícola budista, algo semejante a la famosa capital nabatea de Petra. Bamyan resultó tristemente célebre hace unos años por las destrucciones perpetradas por los talibanes en la las centenarias imágenes rupícolas de Buda. Una muestra de criminal fanatismo iconoclasta hoy seguida por las zurdas globalistas mercenarias de la plutocracia internacional.

Era un territorio con una gran historia legendaria visitado por muchos viajeros notables a lo largo de los siglos, durante un tiempo paso de caravanas en la ruta de la ciudad natal de Zoroastro.  Alejandro, Huien Tsang, Gengis Khan al frente de sus hordas…

Es curioso el tema de las hordas porque ahora no proceden solo de extramuros del sistema sino intramuros del mismo, y además son jaleadas no ya sólo por el diabólico hampa zurdo sino por los próceres, oligarcas y plutócratas que con mayor obligación debieran velar por la supervivencia de la civilización.

Para colmo, los foros globalistas con la complicidad de políticos corruptos o ineptos prevén la invasión dentro de las fronteras del mundo occidental de unos mil millones de invasores multiculturalistas, capaces de arrasar todo. Un trailer de esto se está viviendo ahora en Canarias.

Las hordas izquierdistas con la complicidad del Poder están quemando o destruyendo impunemente templos, imágenes o símbolos sagrados o de la Cultura.  La sospechosa quema de la catedral parisina de Notre Dame o en otros lugares de Francia, los atentados en España, EEUU, o Chile nos muestran de modo patente e indisimulable la deriva criminal de la posmodernidad, la posverdad y el neomarxismo cultural hoy instrumentado por el mal llamado Partido Demócrata del que el gobierno del falsario es una franquicia. Una revuelta iconoclasta de la chusma más degradada en la que se pretenden basar las nuevas mayorías electorales izquierdistas, con o sin trampas de todas clases en las votaciones y su recuento.

Y es que nos encontramos ante paradojas siniestras y sanguinarias.  Para la plutocracia globalista y sus secuaces nacionales, perdido todo legítimo sentimiento de patriotismo o de búsqueda de Bien común, ya vale todo. Los fraudes electorales, incluso en los propios EEUU que no importa convertir en república bananera, los golpes de Estado con nuevas tecnologías, las invasiones, la destrucción de la sociedad debilitando o eliminando a la clase media con el auxilio de las hordas mamporreras, aupadas en las poltronas del Poder incluso gubernamemtal. Los media además de para embrutecer y degradar al populacho, están al servicio de la mentira y el fraude en vez de denunciarlos, como lamentablemente acabamos de comprobar otra vez de modo tan escandaloso tras el tres de noviembre.  Es decir, los súper ricos manipulando a parias, ignorantes y súper pobres que le hagan el juego sucio, antes de exterminarlos a ellos también una vez conseguidos sus objetivos. Tanto en EEUU como también aquí en el Reino borbonero de España (Spain).

Bamyan supuso entonces la víctoria de la entropía, de la violencia, del fanatismo, de la barbarie pero ahora es también el símbolo de nuestra propia civilización demolida. El caos contra el Orden. La fealdad contra la Belleza. El vicio contra la Virtud.  El crimen contra la Justicia. La tiranía contra la Libertad.

Un aperitivo de la peor agenda globalista 2030, si es que llegamos.

 

 

¿Arhat o Avalokitesvara?

El Budismo para un occidental

Desarrollé mi interés por el estudio del Budismo y de su iconología sagrada a raíz de mi primer viaje a China hace casi treinta años. Donde, pese a los horrores del comunismo y de su devastadora genocida Revolución cultural, aún cabía encontrar algunos relictos budistas que habían sobrevivido a la devastación maoísta. Centros sagrados donde la llama espiritual no se había extinguido del todo. Se habían conservado ciertas construcciones sagradas. Recuerdo la extraña respuesta que me dieron a mi pregunta acerca de la función sagrada de la pagoda, forma evolucionada de la primitiva stupa. “Dicen que sirve para elevar los demonios al Cielo”. Lo que entendí como que la energía telúrica contenida en la Tierra podía sutilizarse a través de los pisos de la pagoda, como en una especie de acupuntura. Una forma de alquimia vibratoria desde lo más grosero a lo más sutil. Algo parecido a lo ocurriría a nivel microcosmos con la elevación de la energía del chacra muladara a través de los demás hasta el conocido como cerebro del etérico, visión del apocalipsis o revelación. Desde una perspectiva de dos dimensiones una forma de mandala. Desde la de tres, una referencia al pilar o eje del mundo que descansa en lo más profundo y se eleva en gradaciones múltiples hasta las más altas esferas celestes. Por eso es asociado a la figura de Buda, porque se encuentra en el centro del mundo y permite la elevación espiritual.

Un tema verdaderamente fascinante desde muchos puntos de vista que inspiraría entre otras cosas mi libro Buda, Parsifal y el Grial.  O algunas interpretaciones acerca del Pórtico de la Gloria, su parteluz como columna, y el tímpano como visión, apocalipsis o revelación.

Y es que muchos de los planteamientos, desafíos y soluciones o alternativas a las que se enfrentara el Budismo desde la época de Buda Sakyamuni en el siglo VI antes de Cristo tienen que ver con la propia naturaleza humana e interpretaciones del mundo espiritual presentes tanto en Oriente como en Occidente, en todas las épocas históricas, incluida naturalmente esta en la que nos encontramos. Es curioso, y también muy esclarecedor para la historia del pensamiento religioso, observar en el Cristianismo alguna evolución paralela a las que experimentara el Budismo siglos antes.

El Budismo se fue trasformando a medida que se fue extendiendo por toda Asia al contacto con las principales creencias de los diferentes países. La doctrina más escueta, racionalista y experimental de los orígenes se fue diluyendo o modificando en ocasiones cuando asimilaba creencias locales. En efecto, la doctrina inicial se expuso al peligro de irse diluyendo al contacto con las imágenes y los símbolos anteriores a su llegada a los diferentes países en los que se fue extendiendo. De modo que hubo un proceso histórico de adaptación y asimilación. Más que intentar desalojar espíritus y demonios de a imaginación de los hombres, se entretejieron hábilmente las creencias populares en las enseñanzas, surgiendo así un complejo pero acertado y eficaz sistema de metáforas que permitía que tanto el racionalista como el mero devoto interpretaran la doctrina cada uno a su manera. Para los racionalistas era una filosofía positivista y a la vez un código moral basado en el autodominio, la bondad y la clarividencia. Para los devotos era una fidelidad, un sentido emocional de pertenencia, una fe o devoción.

De tal manera que de aristocrático, en el genuino sentido del mérito y la Virtud pero no del linaje, sin necesidad de un clero o casta sacerdotal porque su ámbito era cada individuo, se fue trasformando en  popular, con un creciente papel de un clero intermediario. Lo que daría lugar a panteones más o menos barrocos, teologías complejas y devociones inspiradas o gestionadas por ese clero.

 

El Budismo, religión ecuménica. Similitudes con el Cristianismo

Cabe considerar al Budismo como la primera religión ecuménica o universal, sobre todo después de la influencia histórica del emperador indio Ashoka, que propagó el Budismo en la India y Asía, jugase un rol parecido, aunque con diferencias, al de Constantino para el Cristianismo medio milenio después.

No obstante, el Budismo no se puso al servicio de un cierto poder político concreto como sucediese con el Imperio romano.  Pudo convertirse en una religión universal porque no estaba ligado tanto a particularidades nacionales o tribales cuanto a planteamientos metodológicos de búsqueda o naturaleza espiritual. Es decir, dirigido más a lo trascendente y la vía para lograrlo que a lo contingente histórico.

Sin embargo, el Budismo originario también experimentó importantes cambios a lo largo de los siglos y de su contacto con las diferentes culturas asiáticas. La difícil simplicidad de las ideas iniciales del Maestro, su visión fue transformándose, especialmente con la concepción Mahayana del Budismo.

Como el de Nicea en el Cristianismo el año 325 con el emperador Constantino en el que se definió el Arrianismo como herético, el Budismo también tuvo un importante Concilio en la época de Ashoka. En ambos casos se trataba de definir un canon u ortodoxia, una teología. Y, en consecuencia una forma de Poder.

Probablemente Jesús que pensaba próxima la Parusía y desde luego Gautama Sakyamuni quien comprendió y transmitió a sus discípulos un método de evolución espiritual, de superación del samsara, estaban lejos de querer instaurar lo que luego serían los importantes movimientos religiosos establecidos como poder en sus nombres.

La esperanza mesianica, la idea de que el Espíritu no va a abandonar nunca a la Humanidad a su suerte, no es solo característica del judaísmo sino que es común a todas las grandes religiones. También el Cristianismo espera la venida definitiva del Mesias, como antes el Saoshyant del Zoroastrismo persa, o el Madhi de las escuelas islámicas. En el caso del Budismo Mahayana la figura escatológica análoga es Maitreya, «El que es Amor», con el que se conoce al último Boddhisattva destinado a convertirse en el siguiente Buda cuando el Dharma del Buda histórico actual, Sakyamuni o Siddartha Gautama, se haya debilitado por completo. El Dharma es la enseñanza de Buda, el método para alcanzar el despertar, para disipar el sufrimiento y el oscurecimiento.

 

Ideales de realización espiritual y vías de actuación

Uno de estos planteamientos divergentes fundamentales es el de la dicotomía entre la evolución espiritual propia de cada alma individual en función de sus propios méritos y esfuerzos, o bien por la esperanza puesta en un Salvador, o Mesias, o Boddhisattva, Señor o Buda de la Compasión, capaz de rescatar al devoto del marasmo en que se encuentre. En efecto, la vía de la devoción a una figura salvífica o benefactora exterior, Jesús, la Virgen, Avalokitesvara, Kuan Yin, frente al trabajo sobre la propia alma inspirado en un método de evolución espiritual.

En el caso del Budismo, simplificando la cuestión, la dicotomía entre el Hinayana y su visión del arhat o el Mahayana de teología más complicada, incluso barroca y su concepción devocional hacia figuras salvadoras.

Así cuando la persona noble a la que no le queda nada que aprender, liberada de las pasiones en vida, a su muerte consigue el nirvana y el cese de su sufrimiento. Es un arhat, liberado de las causas del renacimiento, que se libera individualmente del samsara. Podría asimilarse a la idea del santo cristiano que consigue la realización espiritual.

Pero cuando un ser noble que ha alcanzado el umbral de la liberación renuncia a entrar en el estado de arhat por compasión hacia los demás se convierte en Boddhisattva ofreciéndose a obrar a favor del despertar y evolución espiritual de las criaturas.

La vía del Boddhisattva conduciría al estado de arhat en su estadio de Buda perfecto.

 

Arte budista

El Arte budista favorece mucho la comprensión del significado del Arte sagrado en general. El primitivo arte budista, antes del Mahayana, representa a Buda por símbolos y no como figura humana. También en el Cristianismo la representación personal de Jesús fue tardía. Sustituida por un pez, un cordero con la cruz. Este tipo aún aparece incluso en representaciones del siglo XIII como el de la iglesia de Sos. Solo a finales del Siglo VII tras el concilio de Constantinopla se ordena representar el cuerpo entero de Jesús sobre la cruz.

Dentro de la fascinante iconología sagrada del Budismo Mahayana es posible distinguir variados arquetipos y personajes con diversos elementos de identificación propia característica, de algún modo similar a lo establecido por Panselinos en el caso del Cristianismo. Cada figura, cada gesto, cada complemento iconográfico posee un significado definido y su conjunto un lenguaje sistematizado o codificado que el artista o el observador conocen. Entre ellos, las posturas, la posición de las manos o la existencia de ciertos elementos o atributos identificadores.

Las primeras imágenes de Buda mostrando su figura humana pero también su carácter sobrehumano del Iluminado fueron en Mathura y en Gandhara, esta última con importante influencia del helenismo. Pero repasemos aquí la versión del Boddhisattva.

Sus representaciones aunque de un ser sobrehumano sumido en un estado de beatitud suelen ser menos abstractas, más humanas o terrenales que las de Buda. Llama la atención cómo incluso representaciones relativamente cercanas en el tiempo han sido realizadas con sumo amor y devoción por los artistas, cosa que ya no suele suceder en Occidente con las representaciones espirituales modernas.

El Boddhisattva más famoso e importante es Avalokitesvara. Un nombre que viene a significar el atributo del Señor que mira con compasión hacia los sufrimientos del mundo. Constituye una de las formas más hermosas y conmovedores del Arte budista. Se caracteriza en representación canónica por el buda Amitabha, Señor del Paraíso Occidental del que sería manifestación, situado en el tocado de su cabeza, y también por un loto sobre el hombro izquierdo o sobre el pecho. También puede llevar una botella o recipiente para bálsamo o néctar, que deja caer para aliviar el sufrimiento de la Humanidad doliente.

O se la ve formando pareja en mística unión con Shakti Junto con otras imágenes budistas florece o tiene su base sobre un loto de pétalos abiertos. La simbología del loto en cuanto a apertura y desenvolvimiento del alma entre las dificultades materiales presenta similitudes con la de Rosa Cruz en Occidente.

Existen diversas formas de Avalokitesvara incluso algunas consideradas femeninas como la Kuan Yin, de China o la Kannon japonesa. A veces aparece con un manto y un niño en brazos, y se las considera diosas de la Misericordia. Un rol semejante al de la intercesora y dadora de consuelo Virgen María en el Catolicismo. No obstante, más que de feminización propiamente dicha cabría hablar mejor de androginia, acaso en el mismo sentido platónico de unión de los complementarios expuesto por el filósofo de la Academia en su diálogo Simposio.

Además de las figuras que pudiéramos considerar propias del Nirvana como Budas y Boddhisattvas, existen otras que, aunque con diversos grados de jerarquía espiritual, ya serían del plano samsara.  Así los Devas o dioses, en número de doce. Los Protectores del Universo, cuatro, que pueden dar lugar con un Buda central a iconografías que asemejan una especie de tetramorfos. Los Dos centinelas de la Puerta o Guardianes del Umbral de aspecto terrorífico aunque de índole benéfico. O un grupo de diferentes seres semi divinos, angélicos o incluso demoniacos, en el sentido griego, daimon, del término.

 

Explicación de algunas imágenes que ilustran el texto

Las imágenes de Arte budista que reproduzco son

Una preciosa talla antigua Kuan Yin con rostro de óvalo de divina proporción con estofado de oro adquirida en la ciudad china de Yangzhou, donde parece ser que fue gobernador Marco Polo.

Otra preciosa talla en marfil adquirida a una sensible anticuaria coruñesa en la que puede observarse el Buda Amitabha coronando el tocado de Avalokitesvara, así como la sublime expresión de serenidad del rostro o la mirada búdica de visión interna.

También una pareja tántrica de bronce en unión mística para dar lugar a la manifestación. El budista tántrico pretende suprimir la actividad mental, adentrarse en el Nirvana, alcanzar el estado búdico. Pero el método es distinto, toma un camino que puede considerarse directo como es la magia y los ritos erótico-místicos. Para ello necesita el concurso de una deidad femenina, una consorte sagrada.  El rol de tal Tara o Shakti es el de servir para alcanzar la liberación completa.

Dentro de esta interpretación el acto sexual realizado en ciertas condiciones ritualísticas y espirituales sería el método de liberación a practicar. Así, la unión sexual con la consorte sagrada, análoga a la primitiva u originaria de Shiva con Shakti, rememoraría las delicias de la unidad, y recrearía un cuerpo sutil, el Cuerpo del goce supremo o Maha Suknakaya que posibilitase el goce supremo de los budas realizados. Presididos o iluminados por Buddhi o rayo del Intelecto superior no individualizado que constituiría el más elevado principio en la manifestación humana, los cuerpos sutiles forman la anatomía oculta del hombre.

La reproducción de las tres asambleas de la predicación del Buda Maitreya está tomada del libro sobre Arte Budista de Seckel. Se trata de un fragmento de un rollo iconográfico del siglo XII procedente del Museo Nacional chino de Formosa. En esta visión mística Maitreya aparece desglosado en tres y rodeado de otros Boddhisattvas, arhats, los cuatro Protectores del Universo y los dos guardianes del umbral. En la franja de la parte superior se pueden contemplar tres vajras.

 

La presente crisis histórica tiene una dimensión espiritual

A lo largo de la Historia siempre ha habido intentos de manipular el universo espiritual desde Poder. En el caso del Catolicismo, el poder del Papa era doble, espiritual y material como jefe de Estado. A veces ese doble Poder estaba al servicio de otros intereses políticos o económicos. En la teocracia propia del Budismo tibetano el Poder se hallaba desglosado en dos figuras principales: el Dalai Lama, con sede en Potala, Lhasa, depositario del poder material y el Pachen Lama, del espiritual. Título recibido por las grandes lamas o abades del monasterio gelugpa de Tashi Lhumpo, al menos desde que el V Dalai lama diese ese título a su maestro Gyaltsen en quien reconoció una vinculación con Amithaba, el Buda del Oeste. El actual Dalai Lama logró escapar a través del Himalaya tras la invasión china. El último Pachen Lama fue secuestrado por los comunistas chinos en 1995, y sustituido por otro afín o complaciente con los invasores comunistas chinos. Pero, en muestra de fanatismo y de vesania satánica a veces el Mal adopta la solución de la simple y contundente destrucción. Así ocurrió con las famosas estatuas rupícolas de Buda en Bamiyan en Afganistán, destruidas por los talibanes islámicos. Y así está ocurriendo también durante la actual terrorista revolución iconoclasta comunista americana inspirada por el Deep State y su brazo ejecutor, el Partido Demócrata, contra templos cristianos y figuras señeras de la civilización cristiana y occidental o de sus actuales enemigos políticos.

Hoy asistimos a un feroz redoblado ataque contra la Humanidad por parte de las fuerzas demoníacas y materialistas uno de cuyos principales instrumentos es virus chino, transmisor de pánico, propaganda y despotismo. No sólo se ningunea o ridiculiza la idea de evolución espiritual personal, el logro de la condición de arhat, sino también que se suplanta la visión del arquetipo del Boddhisattva o Salvador por agentes impostores materialistas y materiales, neocomunistas, falsamente benéficos o filantrópicos colocados por el Poder. El mismo que secuestrara al Pachen Lama y lo sustituyera por otro de su cuerda, o llevara al exilio al Dalai Lama para destruir el budismo tibetano y convertir al país de las nieves en una especie de vacío parque temático.

El Papa Benedicto fue obligado a abdicar y aunque aún vivo se encuentra medio secuestrado. Su sucesor, Bergoglio, entronizado a la vez que el Presidente comunista chino, el filántropo Gates de las vacunas asesinas, Soros, dirigentes hispanoamericanos de la mafia del Grupo de Puebla, entre otros muchos, son cabezas visibles del nuevo neomarxismo posmoderno destructor de la civilización cristiana y occidental como antes lo fueron del Tibet.  No es de extrañar que Bergoglio se apresure a felicitar por su victoria al testaferro de un narcotraficante comunista, indigenista, destructor de la cristiandad en Bolivia. O que apenas proteste por la pasividad ante la actual criminal quema y destrucción de templos cristianos en Chile.

Hoy sabemos que, sin contar los sacrificados en los vientres de sus madres, millones de niños desaparecen cada año en todo el mundo. Su destino es difícil de saber con certeza. Los más afortunados son adoptados ilegalmente por familias. Otros acaso mueran por orfandad y miseria, Pero los más en número, desgraciadamente son empleados para el tráfico de órganos, la pederastia y sexualidad esclava o rituales de magia negra incluso de sacrificios humanos controlados o al servicio de la plutocracia satanista internacional. Un horror tremendo. Y un escándalo descomunal. Hasta ahora, casi impune.

En esta etapa tan llena de zozobras y calamidades, ante nuestra impotencia y la de tantas instituciones que debieran combatir que sucedieran estos horrores, echamos de menos la contundente intervención de Acala Vidyraja, el de la espada y el lazo al servicio del Bien en lucha contra el Mal.

O del Boddhittsava Hshitigarbha, en japonés Jizo, el protector de la infancia y las criaturas indefensas o desvalidas. El que prolonga la vida y es invocado en las catástrofes. O el que ayuda a los niños muertos, a los nacidos sin vida o a los abortados.

Una conmoción necesaria

Pero, ¿Qué hacer? ¿Qué es más elevado para el Espíritu como diría Hamlet? ¿Arhat o Boddisattva?

¿La búsqueda espiritual individual, el esfuerzo por desarrollar el Ser o la vía devocional de la espera del Boddhisattva?

Ambas visiones no son incompatibles. Pero es más difícil intentar llegar a ser un arhat, liberado de las causas del renacimiento, alguien que se libera del samsara individualmente con su esfuerzo y aplicación a través del dharma o camino explicado por Buda, que simplemente esperar ser salvado por un Boddhisattva.

Esta cuestión espiritual, psicológica o en el plano de la conciencia tiene su trasunto en en el plano sociológico y económico. Así, bajando a un plano más profano y prosaico, de liberalismo e iniciativa privada o colectivismo socialista, el dilema se plantea entre el más difícil y gratificante intentar prosperar por el propio esfuerzo, o por el contrario esperar la subvención, prebenda o paguita salvadora otorgada con dinero ajeno por un falsario «boddhisattva» político. Menos esfuerzo aunque también, en este caso, con probables futuras consecuencias esclavizantes y estupefacientes.

 

 

 

 

 

 

 

 

Espiritismo y Memoria Democrática en el Ministerio de la Verdad

La reciente introducción del Ministerio de la Verdad para reprimir la resistencia a la dictadura del Gobierno de Su Majestad es el paso siguiente al de la orwellianamente llamada memoria democrática.

Entretanto, palo y zanahoria para los Borbones. Se abren nuevos frentes judiciales para persistente amenaza del emérito fugado, ahora por tarjetas sospechosas de estar ligadas a blanqueo de capitales y fraude fiscal mientras se cohecha con una importante subida de presupuesto de libre disposición para su dócil hijo don Felipe El Deseado.

El Ministerio de la Verdad, dirigido en la sombra por Iván El Terrible, un discípulo aventajado de Goebbels, se dispone a discriminar verdad y mentira con la ayuda de un nuevo Cuerpo anticonstitucional de flamantes censores huele braguetas y rastreadores de disidentes patriotas. Gentes al servicio del despotismo, carentes de dignidad, y sobradas de ignorancia y criminal desparpajo, a los que se suman los nuevos meritorios centristas alabanciosos, prestos a delatar al incendiario del Reichstag que les indiquen y a apuntalar la resistible ascensión de Arturo Ui.

Para desenmascarar, con perdón, al disidente, patriota o malvado negacionista así como para ilustrar aspectos de la falsa, hipócrita y sectaria memoria democrática que ahora impulsa el quizás Partido más falsario y con más crímenes políticos o delitos de Código Penal de toda la Historia de España, se promueve la celebración de sesiones de espiritismo organizadas por la banda gubernamental a instancias de sus franquiciadores ocultos, y pagadas a crédito con el futuro nuevo dinero fresco de la UE que no es de nadie. Pero la cosa está resultando un poco embarullada. E incluso asaz contraproducente para quienes tanto y tan malo tienen que ocultar. Veamos algunos casos.

La tenebrosa borrasca, hoy llamada ciclogénesis explosiva, se cierne sobre Galicia y la Xunta colaboracionista bien dispuesta al pilla pilla y que no falte de ná. El grupo espirita del cementerio de los caídos de Bonaval apenas tiene tiempo para distraerse con las inscripciones de las lápidas ¡Ya hay contacto! Oigamos lo que dice: “hay quienes torpemente especulan con mis años. Yo sólo puedo decirles que me siento joven, como vosotros, que detrás de mí todo quedará atado y garantizado por la voluntad de la gran mayoría…”

Se oyen disparos lejanos: la Nenuca ha resultado herida por una perdigonada en el trasero. El autor del inoportuno lance cinegético se disculpa. Teme por su ministerio. La cosa no es grave. Menos mal. El ministro presiona: “El tiempo ya no puede sobrar y le pido que lo aprovechemos”. Le contesta su jefe: “¿Cree que no me doy cuenta, cree que soy un payaso de circo?”

El médium explica lo que le dicen desde el gris: Las continuas dilaciones en el nombramiento  de sucesor derivaban de que no se fiaba mucho de los candidatos ni menos aún del hipócrita panoli traicionero como todos los Borbones, con cara de mosquita muerta pero que se iba detrás de cualquier falda que viera en su camino. Informes de la policía secreta los vinculaban con miembros de la oposición con la que tenían contactos e incluso comían. Y el bunker está también envejecido, tiene negocios sucios y resultan demasiado rústicos para los nuevos gustos.

El tiempo pasa. Todas las horas hieren. La última, mata. Desde mediados de los sesenta se hicieron muchos esfuerzos para presentar su imagen como la de un deportista plenamente en forma. Se iba a pescar atunes, porque los cachalotes estaban en veda internacional. O salmones como el codiciado campanu. Ya apenas quedaban urogallos, sobre todo en Los Ancares lucenses.

Responde a Pacón: “La única enfermedad que tengo son mis setenta y tantos años, y desde luego es bastante para no hacerme ilusiones de que voy a vivir muchos años más.” Y a Garrigues: “Sabe usted, el Movimiento es para mí como la claque. Hace falta gente que aplauda en los momentos oportunos”.

No es el tiempo que se hubiera aliado con el anciano estadista para a enterrar a todos sus posibles delfines sino la mediocridad, falta de patriotismo y bajeza de miras de muchos propios y ajenos. Y cuando no, ahí estaba el tan oportuno Kissinger para hacer volar al almirante y provocar el golpe felipista de Suresnes.

El grupo espirita de Meirás ahora pide paso.

El médium se agita: veo una conspiración para robar el patrimonio familiar por parte de galleguistas y toda clase de traidores. Detenciones, torturas, vejaciones y la solución final: los socialistas asesinaron al dueño del pazo y a su hijo, un joven de solo dieciséis años. El hijo y el nieto de la Pardo Bazán. Sus sombras virgilianas protegían al guerrero vengador de tan viles crímenes socialistas. Sacrilegios, profanaciones, saqueos, asesinatos a mansalva. Terror rojo en el Madrid checa roja. Un viaje al infierno dantesco. Un horror. Que ahora quiere ser escamoteado, mediante leyes inicuas, transformando a los asesinos y ladrones en demócratas a los que hay que honrar.

Arde la biblioteca del torreón. Un bloque o pelouro de conjurados que llueve del cielo y nos intenta aplastar después de calumniarnos… Un asistente erudito aventura: lo mismo resulta que son los cascotes del edificio del diario Madrid que ha sido volado por un articulo provocador, “Retirarse a tiempo” escrito por un conspirador del Opus, un tal Calvo, pero no la de Cabra. Dice el jefe: “Yo no soy un dictador que se aferra a no perder prerrogativas, pero no es la primera vez que la patria me pide un sacrificio”. Y aclara al poderoso visitante americano: “Mire, Mister Walters, mi mayor monumento no es aquella cruz en el Valle sino la clase media española.”

Esa clase media que hoy están destruyendo impunemente, junto con las libertades, la memoria y la propia Nación, el filantrópico socialismo mohatrero de progreso y sus compinches.

Otro asevera que los cascotes proceden del Muro de Berlín, último homenaje del comunismo asesino a la Humanidad que pretendía descalabrar.

El comisario político que sabe que la UE ha prohibido el homenaje al comunismo se amosca: Bueno, bueno. Se acabó, terminemos la sesión.

En el yermo de las almas, en este siglo de las luces apagadas, la doble pía procesión crepuscular cruza el Patio de armas en Palacio. Unos se dirigen a incendiar la Almudena. Otros a asegurar el silencio cómplice de El Deseado.

¡Duc in altum!

 

 

 

Uno de Noviembre, Amor y magia negra

En el ciclo anual del eterno retorno esta es la hora tradicional de los muertos y de las comunicaciones fronterizas entre ambos mundos. Del mundo astral, de las necromancias como las de la Eneida o la Odisea, santas compañas o huestias, o la fantasma del comendador, padre de doña Inés. Pero las culturas y las formas cambian con los tiempos. Una forma de acabar con una antigua tradición es intentar desfigurarla con otra que la sustituye en el espacio o en el tiempo. Así, poco va quedando ya de las tradiciones españolas sobre notables o fascinantes aspectos metafísicos sobre eros y tanatos en este malhadado y arruinado reino. Algunas tradiciones estéticas tan importantes como para proporcionar temas de extraordinario interés para la Cultura universal como es el Don Juan mozartiano, basado en un mito español. Sin olvidar otras tan notables vinculadas a la tradición griega y con aspectos musicales de extraordinario interés para la Historia de la Música.

Pero este año la celebración tiene un componente especialmente sobrecogedor. La propia civilización occidental se encuentra amenazada de muerte y aquí en España con un golpe de Estado contra la Nación perpetrado por las propias instituciones borbónicas. Hace diez años escribía yo en el periódico ABC:

«Decía René Guenon que lo que mejor caracterizaba a la sociedad occidental era su pérdida del sentido de la metafísica. Aquí en Galicia y en España para la culturilla progre si no la pérdida al menos la copia de novedosas tradiciones ajenas sobre todo si proceden de los, para otras cosas, malvados EEUU en sustitución de las viejas europeas.

A diferencia de las antiguas tradiciones cíclicas relacionadas con el año solar, desde la Ilustración nos hemos acostumbrado a un sentido lineal del tiempo. Al goethiano conflicto fáustico, o el mito del progreso indefinido de la Humanidad. Pero las fiestas del uno de noviembre tuvieron su interpretación griega y luego romana. Participaban de cierto carácter sagrado común. En Grecia al comienzo del Pyanepsion se celebraban las Noemenias o fiestas de la Luna nueva consagradas a Hécate, mientras se preparaban las Thesmoforias de los Misterios eleusinos. Una de las más importantes instituciones sagradas de la antigüedad que representaban un profundo conocimiento del alma y su descenso a los infiernos, tema recurrente en la Cultura y el Arte occidentales. Primero por un rapto, luego por ingesta de una pepita de granada, se simbolizaba la caída del alma en la materia. Pero parcialmente salvada luego por amor. Materno filial en el caso de Eleusis; erótico, en el de los Misterios órficos. El bellísimo e inspirador mito de Orfeo, tan ligado a la Música. Que ha dado varias obras cumbres: El sublime Orfeo y Euridice de Gluck, el Orfeo de Monteverdi, considerada la primera ópera representada en Europa, o el Orfeo de Haydn.  Y entre los romanos, bajo la protección de Diana, el uno de noviembre se celebraba el festín de Júpiter.

El Cristianismo recalificó muchas de las fiestas y celebraciones del paganismo, cristianizando su elevada concepción metafísica acerca del alma. En el caso de Todos los santos, una doble concepción: la implicación dialéctica entre Eros y Tanatos.

La Muerte redimida o superada por el Amor. Por el Amor sagrado del Salvador o por su remedo el amor humano. Y ligada a la cultura española se halla la figura del Don Juan. Un mito con raíces históricas reelaborado por varios autores españoles pero que alcanza su mayor logro estético en el Don Juan del gran Mozart. Aquí también puede encontrarse la sublime idea mistérica griega del rescate del alma por Amor. Junto con unos conocimientos sobre el mundo astral, envoltura del alma del que es fenómeno el Comendador.

Pero si decíamos que lo progre a falta de conocimiento de sus raíces metafísicas y culturales copia multiculturalmente lo primero que implique negocio, no seríamos del todo justos sino tuviéramos en cuenta cierta relación del Halloween americano con viejas tradiciones celtas. Y es que aunque lo de los celtas es recurso mitificador muy socorrido para los patrocinadores del hecho diferencial, la verdad es que cabe rastrear en el Halloween norteamericano una tradición cética gala deformada, el samaín.

Los antiguos druidas montaban dos manifestaciones anuales. La del muérdago del año nuevo, donde el gran sacerdote druida después de recortarlo del tronco de un quercus ofrecía un sacrificio de pan y vino que más tarde distribuía entre los asistentes. Y con gran solemnidad se ocupaban de los negocios de la república. La otra gran celebración se hacía en otoño. Era la de la renovación del fuego. Una versión arqueológica de lo de Hacienda somos todos. Ahora con el IBI. Para asegurar el pago del tributo anual a los druidas los sacerdotes exigían que cada familia de su distrito apagara el fuego de sus casas la última tarde de octubre. Y a presentarse en el templo con el tributo anual y recibir el primer día de noviembre una parte del fuego sagrado que ardía sobre el altar con el cual volvían a encenderle en sus casas. Si alguno faltaba a tomar el fuego, o más bien a pagar la contribución, aquel de sus amigos o vecino quien daba o permitía tomar fuego quedaba también excomulgado lo mismo que el delincuente.»

¡Qué tiempos aquellos! Aunque ya se barruntaba el desastre, aún parecía lejano cuando el Emérito. Sin la estratagema tramposa del virus chino, el dogal del neocomunismo posmoderno no se había cerrado en lazo mortal sobre nuestro cuello. Desde luego el Halloween siempre tuvo un aspecto siniestro, satánico, relacionado con la magia negra. Este tremendo año de grandes profanaciones de templos e imágenes sagrados con una cínica dictadura recién instaurada con la real complacencia tenemos la primicia de que sea una de las hechiceras satanistas de fama mundial quien nos haga el dudoso honor para celebrarlo de venir a perpetrar spirit cooking u otros ritos aún peores de magia negra aprovechando la clandestinidad y la carencia de testigos inoportunos por el confinamiento impuesto a la gente común. A la que se le dificulta e incluso impide incluso rendir homenaje a sus antepasados y deudos. La vecina Francia anuncia la suspensión del culto religioso católico a partir del martes día 3 de noviembre salvo entierros y bodas aunque con fuertes limitaciones. Parece ser que se quiere dar la razón a Daniel cuando profetizaba (XII- 11) la abolición del Sacrificio perpetuo.  Y además con la complicidad de la nueva Iglesia globalista bergogliana.

Otra tradición española es la del famoso Don Juan, mito iniciado por Tirso de Molina que con Mozart ha dado lugar a una de las obras maestras más extraordinarias de la Historia de la ópera. Sin olvidar otra antigua tradición teatral española propia del uno de noviembre: la representación del Tenorio de Zorrilla. Una obra algo ripiosa pero muy sugestiva por su teatralidad y musicalidad en la lengua. Entre las muchas versiones puede verse esta de Estudio Uno. Siniestro programa de la televisión de Franco que tenía la perniciosa manía, ya felizmente perseguida y erradicada con la Monarquía, de promover la elevación intelectual, cultural y moral del televidente.

Sin embargo, en el actual proceso de estupidización y embrutecimiento programado de masas hasta convertirla en semovientes con bozal homologado la fiesta anglosajona resulta mucho más rentable que las disquisiciones metafísicas propias de nuestra Tradición, según se celebraban el uno de noviembre.

Quizás no esté de más aclarar que esta crítica a la dichosa fiesta extranjera no solo lo es desde el punto de vista del Catolicismo, sino de la Metafísica. ¿Puede sobrevivir una Civilización sin Metafísica? ¿Occidente ha perdido el sentido de la Metafísica y por eso recurre a banalidades comerciales como el dichoso Halloween?

Me temo que ya puede resultar demasiado tarde. Algunos se vuelven a las profecías bíblicas del fin de los tiempos.

Pensadores censurados por su heterodoxia y peligrosidad para el tenderete globalista liberticida como Alexander Dugin creen que resulta preciso revivir el Dasein (Ser ahí) heideggeriano para que nuestras sociedades y culturas nacionales no perezcan por las agresiones de la globalización tal como se viene entendiendo y ejecutando. Heidegger pensaba que el olvido del Ser llevaba al predominio absoluto de la Técnica y al nihilismo.

Otros como Alain Benoist propugnan cierta neo-paganización de las bases metafísicas de nuestra civilización como remedio para tratar de paliar la al parecer imparable decadencia europea. Pero lo del Halloween si pagana, no deja de ser una importación frívola y al servicio del negocio y del NOM, otra muestra de la subordinación cultural y estética que posterga antes de olvidar los propios valores. Una forma de arrasar la Cultura y tradiciones estéticas de los diferentes países colonizados y envilecidos con vistas a edificar una cultura todo a cien, superficial, sobre sus escombros. Es cierto que no sería la primera vez en la Historia que una Cultura sustituye a otra, a veces originando procesos de porfidización, en los que algunos materiales primitivos quedan incluidos en otros si es que no se trasforman. Así, el Cristianismo reelaborado antiguas reflexiones clásicas sobre el Amor y la Muerte.

Eric Zemmour por su parte nos advierte que nos hallamos ante la grave amenaza del gran reemplazo por población musulmana invasora de Europa.

Lejos del patético ¿truco o trato?, el Arte verdadero, no el degenerado a la magia negra, nos permite conocernos mejor, superarnos, abrirnos a la espiritualidad. Amor y Muerte. Muerte y Amor están conectados por sutiles hilos metafísicos. El Arte, la Cultura tendrían un papel decisivo como el que atribuye San Pablo al Katejon para defendernos espiritualmente de la gran abominación.

Pero mejor que la cosa esa de los druidas me gusta más otro impresionante relato irlandés. Me refiero al que Joyce dedica a un amor desesperado. Las palabras que son un instrumento, a veces también pueden resultar fuegos fatuos. De ello se lamenta otro personaje joyceano, esta vez de Dublineses. Gabriel ha ensayado un discurso tópico, prescindible, para perorar durante el banquete de una celebración tradicional familiar navideña. Pero una confidencia de su mujer le hace ver lo ridículo de su posición. Michael, un antiguo pretendiente suyo de cuando era joven habría muerto de amor por ella.

Amor, palabra insondable que acaso resume en ella todas las demás del diccionario. Palabra que nos permite hablar a la Divinidad y se convierte en nave segura para el regreso de Ulises sin depender de la contingencia del lenguaje. Al final de la aventura de la vida y del lenguaje, «cae la nieve… cae sobre el solitario cementerio donde yace enterrado Michael Furey… cae imperceptible sobre todo el universo. Imperceptible, como la llegada del momento final, sobre todos los vivos y los muertos

Al cabo, como decía nuestro Cernuda, y conviene tener presente siempre y en especial cada uno de noviembre, no es el Amor quien muere, somos nosotros mismos.  

Nota:

Las palabras resaltadas en granate abren enlaces.

 

 

 

Teresa y hoy

Hoy se celebra el día de Santa Teresa, Patrona de España, con perdón.

Teresa Cepeda, mística reformadora del Carmelo, gran escritora, personaje muy controvertido y estrechamente vigilado en su época, protegida y defendida por san Pedro de Alcántara, aunque luego fuera proclamada santa y nada menos que Doctora de la Iglesia. Y Patrona de España con el aplauso de Cervantes y la oposición de Quevedo. Una suerte tal reconocimiento póstumo, porque lo mismo podría haber muerto en la cárcel como Miguel de Molinos, cuya Guía espiritual fue prohibida por la Inquisición, o su amigo y compañero de fatigas reformadoras el eximio poeta Juan de Yepes, si no hubiera sido ayudado a escapar de la prisión toledana a la que le habían condenado sus crueles compañeros del Carmelo calzado.

En realidad, Teresa debiera haberse apellidado Sánchez como su abuelo paterno Juan, un comerciante judeo converso toledano que tuviera problemas con la Inquisición.  Pero su hijo don Alonso, el padre de Teresa, lo cambió para disimular su origen una vez adquirido estatuto de limpieza de sangre.

Desde la perspectiva actual los anhelos de Teresa o de su paisano Juan de Yepes apenas resultan comprensibles. Pero hay un componente simbólico que da a su gesto un valor permanente por mucho que hayan podido cambiar las cosas durante estos cinco siglos. Sus figuras modestas por fuera pero tan inmensas por dentro atravesando los desolados campos castellanos, reverso de los fastos imperiales que junto a la Mesta y al cambio climático en la Península Ibérica habían casi arruinado al sufrido pueblo común, tienen algo de aventura quijotesca, de intento de realizar en un mundo hostil todo un universo de valores metafísicos según era por ellos entendido. En el caso de Teresa, tuvo que enfrentarse además a las trabas que la sociedad clerical y autoritaria de la época reservaba a la condición femenina. Su sometimiento intelectual y jerarquizado al varón, por muy inferior en intelecto o sensibilidad espiritual que fuera.

La experiencia mística y el poder establecido se llevan siempre mal, sea cual sea la ortodoxia o teología de la confesión dominante en la sociedad donde el místico florece. Por si no fuera bastante con las peripecias de nuestros místicos cristianos podemos encontrar una interpretación muy lúcida y certera del asunto en El filósofo autodidacto, de Ibn Abentofail. Tampoco solían ser muy bien vistos los cabalistas en el judaísmo ortodoxo.  El lenguaje místico tiende a ser subversivo porque por su propia naturaleza inefable, simbólica, se encuentra en la frontera epistemológica de lo numinoso y no encaja en ninguna teología.

La Mística se vincula al mundo de la experiencia más que al de la mera creencia teológica. Por ello siempre ha sido considerada peligrosa para el Poder político o sacerdotal que considera inconveniente la idea y misma la práctica de buscar el Reino del Espíritu sin intermediarios. Aquellos que no comprenden que la ortodoxia es más una necesidad de las organizaciones que una virtud espiritual. Y que, muchas veces, la ortodoxia se convierte en escudo de la ignorancia, la ambición, la cobardía, el fanatismo o la hipocresía. Contra estos vicios está la búsqueda del origen, de la razón de ser, de la fuente: “Que bien sé yo la fuente que mana y corre, aunque es de noche”.

La extraordinaria aventura espiritual, intelectual, literaria y organizativa de Teresa y de Juan, los reformadores del Carmelo, no pueden dejar de sorprendernos. Pasando frío y penalidades de todas clases, cuando no bajo la persecución del Carmelo calzado, atravesaban la inhóspita Castilla de mediados del XVI entusiasmados con su voluntad fundacional.  Recuperaron el valor de la Mística como yoga de unidad espiritual. Sus biografías están repletas de sucesos metapsíquicos, algunos tan singulares que hoy llamaríamos propios del fenómeno OVNI.

Fray Pedro de Alcántara, el reformador de la Orden Franciscana, encajaría también entre esos heterodoxos. Nos dice de él la santa reformadora del Carmelo: “vestía hábito de sayal sin ninguna otra cosa sobre las carnes…”comer a tercer día era muy ordinario… un su compañero me dijo que le acaecía estar ocho días sin comer…”.

La santa de Ávila cuenta varias veces en su famosa autobiografía, texto que tantos problemas atraería sobre sí, como su santo protector extremeño se le aparecía en cuerpo astral, fantasmático o glorioso como lo llamaba san Pablo: “Hele visto muchas veces con grandísima gloria. Díjome la primera que me apareció, que bienaventurada penitencia que tanto premio había merecido, y otras muchas cosas. Un año antes que muriese, me pareció estando ausente, y supe que había de morir, y se lo avisé, estando algunas leguas de aquí. Cuando expiró, me apareció y dijo que se iba a descansar. Yo no le creí, y díjelo a algunas personas, y desde a ocho días vino la nueva como era muerto, o comenzando a vivir para siempre, por mejor decir…”   

Ya yo le había visto otras dos veces después que murió y la gran gloria que tenía, y así no me hizo temor, antes me holgué mucho: porque siempre aparecía como cuerpo glorificado, dábamela muy grande verle…” 

Asombran, nos conmueven, las peripecias, verdaderas gestas heroicas, de los quijotescos andariegos reformadores de los franciscanos o del Carmelo para promover nuevas fundaciones de conventos y monasterios. Una aventura espiritual, pero que hoy también llamaríamos empresarial en el mejor sentido del término, que supone un riguroso mentís a la supuesta inhibición de los místicos y los metafísicos ante los problemas temporales.

Por el contrario, es en el ejercicio de la Mística y por su inspiración donde nuestros héroes encuentran la energía que, incansables, les lleva a remover obstáculos que parecerían insalvables. Un modelo que, con los matices que se quieran, debiera ser motivo de inspiración medio milenio después, a los españoles empantanados en una etapa histórica de nueva zozobra y tribulación.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.