Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Gasoductos y dominación imperial

El tremendo asunto del acto terrorista de sabotaje a los gasoductos rusos en el mar Báltico que suministran a Europa es tema que me importa especialmente. No solo como ciudadano español y europeo horrorizado por la deriva criminal que viene tomando la corrupta UE globalista actual bajo la servidumbre del imperio sionista anglosajón sino también porque he desarrollado buena parte de mi vida profesional como ingeniero en relación con el gas natural y los gasoductos en empresas del sector como Enagás o Gas Natural.

La del gasoducto ruso en el Mar Báltico constituye una cuestión geoestratégica de gran importancia que desborda por sus aspectos geopolíticos la mera preocupación por el suministro de energía, la aportación del gas natural en el balance de energía primaria o los problemas medioambientales tanto de su logística cuanto de sus principales aplicaciones en la actividad económica de las sociedades.

Este acto terrorista debe entenderse como la puntilla a toda una forma de dominación monopolista e imperialista impuesta por el cambio de política dirigido a arruinar Europa impidiéndola mantener su industria condenándola a una decadencia fatal por la ineficiente energía verde. La voladura pone en evidencia la catadura moral de nuestros líderes imperialistas actuales así como la verdadera naturaleza de subordinación de Europa occidental con el genocida imperio sionista anglosajón y su brazo armado. Con unos títeres prostituidos o sin sentido mínimo del decoro, la dignidad o la propia vergüenza.

Voluntad de imperio

En realidad, no debiera sorprendernos tanto, y menos a los españoles que hemos padecido atentados terroristas como el famoso del Maine en Cuba donde EEUU comenzaba a enseñar al mundo su falta absoluta de escrúpulos cuando se trata de satisfacer su ansia de rapiña a toda costa.

Lo que se ha venido en llamar desde la Guerra fría el Deep State, corporación criminal de intereses imperialistas de dominación militar industrial viene actuando desde hace mucho tiempo. Y sin cortapisas: El Maine, el Lusitania, los escondidos códigos de espionaje de Pearl Harbour, los genocidios de Tokio, Hiroshima o Nagasaki, Corea, el falso incidente del golfo de Tonkin que les permitiría arrasar Vietnam, Irak, Afganistán, Yugoslavia, otra vez Irak, Yemen, Libia, Palestina, Siria, sin olvidar los infames auto atentados contra la propia población civil de las torres gemelas… y ahora el peligrosísimo acoso a Rusia a la que se intenta derribar para mejor robar sus importantes recursos naturales…

En 1950 la nueva doctrina imperial se plasmaba en el documento conocido como NSC 68. La creciente sustitución de gastos sociales por militares fue una de sus consecuencias. Un creciente botín cada vez más descomunal para el conglomerado corporativo militar industrial, que necesita ser mantenido inventando supuestos enemigos a combatir cuando sea necesario para el negocio. Primero la guerra fría, luego tras la desaparición de la URSS, el déspota real o no que interese al negocio, Sadam , Sadat, los ayatolás, los aliados talibanes de quita y pon. Ahora el “malvadísimo” Putin. O el terrorismo made in USA de cualquier falsa bandera, todo vale para el convento. Todo menos la paz y la coexistencia pacífica para enfrentar los problemas reales de la humanidad.

La política imperial se definía en tres postulados. “El mundo debe ser organizado para que no haya desorden. Nosotros podemos imponer el orden, nuestro orden.  Debemos fijar los principios de nuestro orden, a nuestro servicio pero con carácter universal.”

Décadas después, extinguida la URSS, el enemigo a batir es Rusia y de paso la UE. En eso están con la complicidad de nuestros gobiernos y de las no menos prostituidas instituciones europeas.

El gas natural en el escenario europeo

Pero volvamos al problema energético y del gas natural que forma parte de este proyecto imperialista. Por lo que podemos ver existe un proceso intencionado por parte del imperio de sabotear la industria y la economía europea, dentro de lo que se ha venido en llamar El Gran Reseteo o la Agenda verde 2030.  Unas políticas en realidad criminales de las que se vanaglorian nuestros degenerados próceres.

En agosto de este año el precio del gas natural había subido más de un mil por ciento respecto al año anterior.

Los corruptos dirigentes de Alemania y de la UE “explican” que la razón es la guerra de Putin en Ucrania. Pero no es cierto, al menos no del todo. Las élites globalistas están utilizando el conflicto bélico para disimular una crisis energética anterior made in Germany y Bruselas. Ocultan la profunda transformación que han creado en la forma en que se determina hoy el precio del gas natural. La desregulación del mercado del gas natural que se vendió como la «liberalización» del mercado del gas natural de la Unión Europea. Lo que implica que el comercio no regulado del mercado libre en tiempo real fije los precios en lugar de los contratos a largo plazo, mucho más beneficiosos para el consumidor como se había venido haciendo desde siempre.

Es decir, la promoción de la especulación de los monopolios para mayor granjería del gran capital y lograr una mayor dominación. Las grandes corporaciones financieras y energéticas que en la práctica controlan la política de la UE en Bruselas mediante títeres ineptos o corruptos habían creado un nuevo sistema de precios  cortoplacista «independiente», en paralelo a los precios estables y a largo plazo del gas proveniente de los gasoductos rusos, o en su caso, argelinos, que no controlaban.

Desde hace un decenio la UE comenzó a impulsar un cambio radical en las normas de fijación de precios del gas natural. Hasta entonces, la mayoría de los precios del gas se fijaban en contratos fijos a largo plazo para el suministro por gasoducto. El mayor proveedor, la empresa rusa Gazprom, suministraba gas a la UE, sobre todo a Alemania, con contratos a largo plazo relacionados con el precio del petróleo. El suministro por GNL, (Gas Natural Licuado), a través de metaneros y plantas de regasificación, mucho menos eficiente desde el punto de vista energético y más peligroso para la seguridad y el medio ambiente, era relativamente reducido. Pero el imperio quería colocar su propio gas, a través de GNL procedente de esquistos, un sistema de tremendo impacto ambiental, en especial por la contaminación del suelo y de los acuíferos. Y empezaron a construirse terminales de GNL para hacer la competencia al gas natural ruso suministrado a Europa por gasoducto. Competencia imposible ¿de no ser “a bombazos”?

Pero se iba preparando el terreno. Unas directivas energéticas de la Comisión de la UE oportunamente desarrolladas ad hoc harían posible que el nuevo mercado de gas totalmente desregulado y más costoso fijara de facto los precios del gas natural en la UE, a pesar de que Rusia seguía siendo, con diferencia, la mayor fuente de importación de gas con sus contratos a largo plazo.

GNL frente a gasoductos

Parecido al mercado de Rótterdam para el petróleo, el llamado TTF (Title Transfer Facility) holandés era el centro de comercio dominante para el gas de la UE. El TTF es una plataforma virtual de negociación de contratos de futuros de gas entre en operaciones entre bancos y otros inversores financieros, que no está regulada de facto.

El año pasado sólo un 20% de las importaciones de gas natural a la UE eran de GNL, cuyos precios estaban determinados en gran medida por las operaciones de futuros en el TTF. La mayor cuota de importación de gas europeo procedía de la rusa Gazprom, que suministró más del 40% de las importaciones de la UE en ese año 2021. El gas se obtenía a través de contratos suministrados por gasoducto a largo plazo cuyo precio era inferior al actual de especulación de la TTF. Según algunas estimaciones la factura habría aumentado incluso en decenas de miles de millones de euros. El abuso estaba garantizado.

Las exportaciones rusas de gas natural a Europa han caído más de un 82% en un año, según la ministra de Transición Energética de España, Teresa Ribera. “En solo un año, el flujo de gas procedente de Rusia cayó más de un 82%. De hecho, en enero de 2021, los suministros desde Rusia supusieron cerca del 40% del gas consumido en Europa. De momento, esta cifra no alcanza 10%»

De modo, que en este estado de cosas y con respaldo de la propia UE al nuevo mercado mayorista del gas, Bruselas, Alemania y la OTAN comenzaron a sabotear sistemáticamente el gasoducto estable y a largo plazo a la UE. Los sabotajes administrativos o políticos se cebaron con el nuevo gasoducto ruso hasta culminar en el acto terrorista del 25 de septiembre que lo ha dejado inutilizado no se sabe hasta cuando.  Un atentado contra los intereses rusos pero también contra los de Alemania, considerada la locomotora europea.

No es solo el gas natural como energía primaria, es la electricidad

Para terminar estas notas conviene explicar que el asunto no se limita únicamente al gas natural en el balance de energía primaria, cosa ya importante en sí misma, sino que tiene un efecto demoledor en la factura eléctrica. Salvo la hidroelectricidad o ciertos convertidores o dispositivos verdes, la electricidad es una energía secundaria que se obtiene en centrales térmicas convencionales (carbón, petróleo, gas natural) o atómicas.

Nos encontramos inmersos en una suicida y demencial política de sabotaje de precios también de la electricidad de consecuencias catastróficas. Pero veamos. David Ricardo fue un economista inglés de origen sefardita autor de entre otras muchas obras su famosa teoría ricardiana de rentas que desarrollara para el caso de la agricultura pero que es aplicable también hoy al tema de la generación de electricidad.

Intentaba explicarlo hace un año, de modo que mejor copio y pego:

En la actual regulación tarifaria se produce un interesado totum revolutum para mejor ganancia de pescadores. Se trata de introducir tanto el empleo obligatorio de los convertidores energéticos más ineficientes cuanto los llamados derechos de emisión de CO2. Una cosa por demás harto curiosa porque a falta de que la Atmósfera abra su ventanilla de cobro entre las nubes, ahí están heroicos burócratas ecologistas al servicio del NOM para hacerlo, caiga quien caiga.  Y si es de aplicación aquí no lo sería al otro lado del Estrecho donde las térmicas contaminantes vecinas hacen su agosto.

El funcionamiento de la formación de precios recuerda al de la de las famosas rentas ricardianas estudiadas por David Ricardo para el caso de la renta de la Tierra. Si el precio se forma de acuerdo con el coste marginal del convertidor más incompetente aquellos que puedan producir con los convertidores más eficientes tendrán una renta ricardiana derivada de la diferencia entre ambos costes de producción. Por eso puede interesar utilizar energía hidroeléctrica, la más barata, vaciando embalses y cobrada a precio de lujo. Cuanto más ineficiencia energética, mayor negocio financiero.  No importa la paradoja: paga el consumidor que es idiota o está indefenso ante la mohatra institucional.

Existen otras cuestiones como la obtención de los mejores rendimientos eléctrico- térmicos en centrales de ciclo combinado o bien de cogeneración descentralizada en industrias, o de utilización solar para autoconsumo que también dependen de la satisfacción prioritaria de intereses corporativos que habitualmente no coinciden con los nacionales.

Sin embargo, para promover el empleo de convertidores más o menos eficientes se según los opacos términos de las complejas medidas de reforma del mercado eléctrico de la UE, los productores de electricidad procedente de la energía solar o eólica reciben automáticamente el mismo precio por su electricidad «renovable» que venden a las compañías eléctricas para la red que el de mayor coste, es decir, el del gas natural artificialmente subido gracias a las maniobras especulativas antes explicadas.

El intento de la UE de destruir nuestros embalses, seguido de modo complaciente y suicida por el gobierno falsario probablemente tenga otras motivaciones en las que no vamos a entrar ahora.

Pero, sí, nos encontramos en un mundo paradójico y esperpéntico en el que aunque sea difícil de creer y menos aún de asimilar nuestros propios dirigentes occidentales se están transformando en los peores enemigos de nuestros pueblos.

La UE actual, subordinada a los intereses imperiales, nos lleva al desastre con carácter fatal.

 

 

Había una vez un circo

Con un Londres cerrado al populacho, ha llegado el carricoche con el féretro de los despojos de la papisa Isabel.  Tras toda una marcha plañidero triunfal de la real carroña papal a lo largo y ancho del reino desunido por fin se celebra el funeral por la difunta jefa del clan de los Windsor y pintoresca folclórica papisa de la secta herética de Inglaterra. No sé si ya por fin el penúltimo paso antes de ser felizmente enterrada.

Los ingleses con más sentido del negocio que del ridículo han aprovechado el evento para dar singular y pomposo espectáculo con el ajado oropel que tapa sus salvajadas y miserias y atraer a la prensa vaginal y del higadillo, hay que reconocer que casi toda en este caso. Y es que tras siglos de civilización el morbo vende mucho entre el populacho cliente y votante.

La ceremonia ha resultado vistosa pese a que todos, todas y todes vestían de luto.  Una competencia entre modistos para ver quién se llevaba el gato o la gata o el gate al agua de los comentarios más elogiosos.

Como será la cosa que incluso, el defenestrado Boris Johnson se había peinado para tan sublime ocasión, sin duda la más alta que han visto los siglos después de Lepanto.

Su sucesora colocada a dedo por los cuatro delegados del Deep State ya muestra su psicopatía y se inspira en “¿Teléfono rojo? volamos hacia Moscú” para anunciar que está lista para bombardear Europa con la bomba atómica.

Un desorientado emperador carcamal no terminaba de entender que ni estaban en Arligton ni se trataba de su propio funeral.  Se había negado a subir al autobús a favor del cambio climático climatizable en el que trasportaban al resto de reyes o jefes de Estado.  Al parecer alegando que para eso era el emperador y que tenía derecho a disfrutar de coche fúnebre para él solo.  El no menos emperador, pero de Japón, se habría cabreado con esta nueva muestra de racismo sionista anglosajón.

No es el único cabreado. No les han dejado disfrazarse de militares para el evento ni al hijo pederasta ni al nieto pelirrojo casado con una negra. Al supuesto hijo bastardo del flamante nuevo rey y la Camila tampoco le han dejado asistir: Simon Dorante-Day ha demandado al Tribunal Supremo australiano para pedir se reconociera su derecho a la línea de sucesión al trono británico.  Tiene 56 años y pasaría por delante de Guillermo y Enrique.

Siempre astuto, para evitar la confusión, el ministro de Exteriores del gobierno de Su Majestad ha explicado muy doctoral y puesto en razón que «los papeles (de representación de España) están claramente definidos» en el funeral de Isabel II, ante la expectación generada por la presencia en Londres del rey emérito, Juan Carlos I, y que «el jefe del Estado está claro que es Felipe VI«. El ministro nos ha recordado que «el rey emérito se encuentra en Londres respondiendo a una invitación a título personal y, por lo tanto, yo creo que los papeles están claramente definidos y el motivo de por qué se encuentran aquí, también«.
Por si acaso no había quedado del todo claro ha terminado remachando que «la representación de España hoy, aquí, en Londres, la ostenta evidentemente el jefe del Estado, que es el rey Felipe VI junto con la reina».

Es de suponer que la reina a la que se refiere el prócer gubernamental es la Leti, que no la griega.

Por otra parte, no sin cierta imprudencia por lo que pudiera pasar, el protocolo ha colocado juntos a los cuatro reyes españoles como en el mus jugando a la grande que no a la chica. Me llena de orgullo y satisfacción poder constatar que afortunadamente esta vez no ha habido manotazos ni gestos agrios ni malas caras en público ni otras faltas al más mínimo decoro, pero se ha podido comprobar el evidente deterioro físico del emérito.

Su acomplejado heredero haría bien en traerlo pronto de vuelta a casa no vaya a ser que se nos muera en el destierro con el correspondiente escándalo que le dejaría aún más desacreditado entre sus súbditos conscientes.

Por si acaso, ha declinado asistir a más saraos fúnebres mientras la Leti pone rumbo a USA.

Acabado el funeral, los despojos han sido conducidos a Windsor con gran pompa y boato.  Sobre un armón de artillería tirado con cuerdas por más de un centenar de marineros de la Royal Navy en sustitución de las acémilas, como ocurriera hace dos siglos con la famosa carroza triunfal de nuestro rey felón Fernando VII en Zaragoza, el ataúd de la papisa ha recorrido en procesión las calles del centro de Londres, seguido a pie por el rey Carlos III, el príncipe Guillermo de Gales y otros miembros de la Dinastía real.

Clasismo y humillación del humilde hasta el final.

 

 

. –

Plañideras todo a cien libras

Tras la muerte de la reina de Inglaterra, jefa de un Estado enemigo histórico y actual de España, que no pierde ocasión de agredirnos y humillarnos, estamos asistiendo a un espectáculo verdaderamente bochornoso.  La constatación de que carecemos de una clase dirigente digna de tal nombre que defienda los legítimos derechos e intereses españoles y que no se encuentre supeditada o esclava del tenebroso globalismo que nos amenaza.

Vamos de bochorno en bochorno, de vergüenza en vergüenza. Una carrera en pelo de lo más podrido del periodismo indígena para eructar el mayor ditirambo alabancioso. Con tal de llamar la atención y hacer méritos con los amos algunas chicas chapadas en oro de alquimia por la propaganda mercenaria y la demagogia populista bordan el ridículo más espantoso.

Así la señorita Ayuso, mirlo blanco de los que se agarran a un clavo ardiendo, que tras unas lamentables declaraciones a favor del aborto, se descuelga con tres días de luto en la Comunidad de Madrid por la muerte de la siniestra monarca, jefa de la piratería inglesa tradicional y mascarón de proa nariguda de la City. La cosa esa del luto plañidero aún es más grave o sangrante cuando se hace la olvidadiza con los miles de ancianos españoles muertos en residencias u hospitales y en circunstancias no bien aclaradas.

Es de suponer que el jarretero y señora tampoco perderán la ocasión de lucir modelitos y posturitas al asistir al fúnebre sarao, donde irán gente muy principal y lo más granado de la delincuencia mundial, una gran oportunidad para hacer contactos y amistades.

Ayer, antes de que se diese a conocer el óbito, reproduciendo las certeras profecías y explicaciones de Vicente Miró escribía por casualidad sobre el escandaloso relevo del primer ministro Boris Johnson por otro títere más acorde con los deseos de la camarilla oligarca que quita y pone políticos, sin siquiera disimular con unas elecciones amañadas.  De ello se deduce que aunque los tejedores de telas invisibles nos venden las maravillas de la democracia coronada inglesa, en realidad se trata de una putrefacta oligarquía plutocrática, una hidra siniestra y corrupta cuya cabeza es la Corona, que mantiene un hipócrita sistema de dominación sobre la embrutecida y desigual sociedad inglesa. La Monarquía como sofisticada clave de bóveda de la corrupción propia y ajena que comienzan cuando se pudre el entendimiento.

De modo que, al menos de momento, poco que celebrar. Se ha muerto un enemigo de España, pero el talludito heredero también ha mostrado maneras.

Cabe la posibilidad que el hipócrita, voraz y genocida imperio británico, pertinaz enemigo de España y de la Hispanidad, termine de desmoronarse, lo que sin duda sería una gran noticia para la humanidad.

 

 

 

V Centenario de una gesta prodigiosa

Se cumple el V Centenario de la primera vuelta al mundo realizada por don Juan Sebastián Elcano con no demasiadas celebraciones oficiales. Los socialistas y el absurdo rojerío en general parece que se obstinan en considerarse ajenos sino incluso incompatibles con el honor y la gloria de España y de la Hispanidad. Y ven sus mayores gestas históricas como contratiempos a su falaz y penoso discurso contra el glorioso pasado de España.

Sí, se cumplen ahora cinco siglos del regreso a España de la nao Victoria, la última que quedaba de la escuadra española de cinco inicialmente capitaneada por el marino de origen portugués don Fernando de Magallanes con destino a las Malucas. Se trataba de una expedición española luego continuada tras su asesinato por indígenas traidores por don Juan Sebastián Elcano.

Una gesta prodigiosa, la vuelta al mundo tras tres años de navegación por mares y océanos, algunos de ellos completamente desconocidos para la civilización occidental. Una circunvalación con la cruz en las velas abriendo nuevas rutas marítimas y nuevas perspectivas mentales y científicas, realizada en condiciones penosísimas debido al estado técnico de la época y a las propias dificultades del periplo.

Una gesta de la voluntad, del sentido del honor y de la fama. De la autoestima, del luchar con esperanza incluso contra toda esperanza razonable.  Un logro sobrehumano que cuantos más detalles conocemos, más nos maravilla.

Una gesta española magnífica, extraordinaria, de la que debemos felicitarnos y sentirnos orgullosos, como el propio descubrimiento de América o la elaboración e introducción de las Leyes de Indias, pioneras del Derecho de gentes.

Pocas naciones pueden presentar un catálogo de actuaciones por la civilización y la Cultura como España.

Génesis e historia de la gesta

¡Hay otro mar! A finales de 1513, durante expedición por tierra, Núñez de Balboa había descubierto el Mar del Sur, el luego llamado océano Pacífico, pero sería vilmente asesinado por su suegro un tal Pedroarias, traidor y corrupto gobernador de Panamá. Tal descubrimiento desvaneció por completo la creencia de que nuestros descubridores habían llegado a la India, si bien posibilitaría la conquista del Perú y Chile.

Por su parte, en 1515, Díez de Solís había llegado con su expedición hacia el Sur hasta el estuario del Río de la Plata.

El caso es que el continente americano suponía una barrera que era preciso salvar para continuar las expediciones navales hacia el deseado Oriente de las especias. Hacia el mítico y dorado Catay asiento de tantas riquezas y ensueños. Ya en 1494, el Tratado de Tordesillas había repartido el mundo pagano por conocer entre los reinos católicos de España y Portugal. El oeste era la parte española que debiera ser descubierta por nuestra Marina y colonizada por la Corona de Castilla. Era necesidad geoestratégica, pues, buscar una ruta propia española, es decir navegando hacía occidente, hasta las Molucas o islas de las especies. Con sus joyas botánicas descritas por Gomara en su Historia General de las Indias treinta años después de la epopeya.

Tales fueran los orígenes de la expedición española a las Molucas formada inicialmente por cinco naos, “Trinidad”, “San Antonio”, “Concepción”, “Victoria” y “Santiago”, con 237 hombres al mando del recién nombrado para la ocasión capitán general Fernando de Magallanes, quien como navegante experimentado se había ofrecido a la Corona española para el realizar el proyecto. Magallanes había presentado al emperador Carlos y nuestras autoridades una carta de cierto pariente, escrita en las Molucas, en la que animaba a ir a su encuentro en ese centro paradisíaco del mundo. Tras varias peripecias en la Corte en la que al parecer no faltó siquiera un intento de atentado contra Magallanes por parte del rey de Portugal, se firman las correspondientes capitulaciones. Bajo el patrocinio del emperador, la expedición salió de Sevilla el 10 de agosto de 1519 y de Sanlúcar el 10 de setiembre.

Portugal intentó sabotear el viaje en varias ocasiones. Pero pese a los hostigamientos, en abril del año siguiente, ya en la Patagonia, comenzaron diversas disputas internas, insubordinaciones y contratiempos. La nao «Santiago» se perdió. Juan de Cartagena al mando de la nao «San Antonio», la segunda por tonelaje, se insubordinó y se hizo provisionalmente con la «Concepción» y la «Victoria», aunque fue reducido por los leales. El portugués Esteban Gómez, que había sustituido al rebelde Juan de Cartagena en el mando de la «San Antonio», una vez descubierto el Estrecho de Magallanes se volvió a España desobedeciendo a su compatriota. Cruzado el Estrecho, las tres naos restantes entraron en el Pacífico a finales de noviembre de 1520.

Tras una penosa singladura de tres meses cruzando el Pacífico sin comer nada fresco avistaron unas islas que llamaron de los Ladrones y de las Velas latinas. Luego de reponerse en lo posible llegan a las Filipinas y a Cebú.

En una de esas islas, Mactán, en abril de 1521 Magallanes es asesinado por los indígenas durante una emboscada. Perecen también Mendoza, el capitán de la Victoria y otros más expedicionarios. Tres días más tarde mueren otros veintisiete miembros de la expedición y entre ellos el gran piloto y científico Andrés de San Martín, una gran pérdida por su extraordinaria valía. Muerto también Barbosa, sucesor de Magallanes, fue nombrado un tal Carballo y luego depuesto este piloto por falta de lealtad. Tras él fue nombrado González Gómez de Espinosa como capitán de la «Trinidad». Entre tanto hubo que tomar una decisión drástica. Con una tripulación en cuadro tras tantas bajas no quedó más remedio que abandonar la nao «Concepción» de la que se aprovecharía pertrechos e impedimenta antes de ser destruida.

En setiembre de 1521 Juan Sebastián Elcano, antiguo maestre de la sacrificada nao «Concepción», fue nombrado capitán de la nao «Victoria». Por fin, el 8 de noviembre ambas naves supervivientes arriban en las ansiadas Molucas. No terminan aquí las peripecias de tan azarosa y agitada singladura. La «Trinidad», nao capitana, comienza a hacer agua y precisa una larga reparación.

Y aquí viene otra importante decisión que daría lugar a la extraordinaria gesta que hoy hacemos mérito. Los capitanes acuerdan que la «Trinidad» permaneciese en el puerto de Tidore hasta ser completamente reparada y que luego regresara con rumbo Este a Panamá. En cambio, la «Victoria» al mando de Juan Sebastián Elcano iniciaría su viaje de regreso a España con rumbo Oeste por la derrota africana de El Cabo.  Parte el 21 de diciembre de 1521 con sesenta hombres, algunos pocos nativos de las Molucas y el barco cargado de especias.

Tras una penosa travesía y con mucho esfuerzo, luchando con vientos contrarios, logran doblar el cabo de Buena Esperanza el 18 de mayo de 1522.

En Cabo Verde, donde llega Elcano con la tripulación muy diezmada, sufren un nuevo hostigamiento portugués. Por fin, un 14 de julio, parten los veintidós supervivientes rumbo a España. Tras avistar el cabo de San Vicente, el 6 de setiembre arriban en Sanlúcar su puerto inicial de partida.

Los héroes al borde último de sus fuerzas remontan el Guadalquivir hasta Sevilla y ofrecen la prodigiosa y admirable gesta a la Virgen trianera de Nuestra Señora de la Victoria.

 

Hasta aquí el resumen sumario de esta extraordinaria gesta española, orgullo de Castilla y de España como nación, gloria de la Hispanidad y de la propia Humanidad en su conjunto.

Gesta quijotesca que, sin embargo, por su misma grandeza se explica pueda atragantar a sus enemigos. Y es que mucha “memoria histórica” y mucha impostura, memez y felonía propia de ellos, pero luego se ningunea lo mejor de nuestra memoria. La de nuestras mayores gestas, orgullo de España.

Pero, pese a quien pese, ¡Honor y gloria a nuestros antepasados, los grandes navegantes!

 

 

Cobarde atentado contra el filósofo ruso Alexander Dugin

Alexander Dugin es un filósofo tradicionalista cristiano y geo estratega ruso, autor de la Cuarta Teoría Política. De él hemos hablado en otras ocasiones y se esté o no de acuerdo con sus teorías se trata de un pensador sugestivo e interesante.  Lo contrario del siniestro Saul Alinski, teórico neocomunista luciferino de cabecera del mal llamado Partido Demócrata.

Dugin es un pensador brillante que acaso por eso tenía prohibida su entrada para dar conferencias en la Universidad en el hoy satanizado EEUU y que acaba de ser víctima de un atentado en Moscú en el que ha sido asesinada su hija. A falta de debate ideológico, bombas como argumento definitivo.

En este momento se ignora qué asesinos se encuentran tras este criminal atentado.

La propaganda occidental puede que diga, para cubrirse, que el atentado sin duda es obra del malvadísimo Putin, pese a que Dugin pasa precisamente por ser uno de sus asesores más influyentes.

Pero más allá del propio valor del personaje como estudioso o experto en Geopolítica acaso se trate de un aviso mafioso de Occidente contra Putin para indicarle que no está a salvo. Pero, ni Dugin es Micael Corleone, ni su hija muerta en la explosión era la pobre Apollonia, víctima inocente del atentado mafioso.

Addenda

A continuación reproducimos un breve fragmento de una entrevista reciente de Dugin:

«El mundo unipolar está llegando a su fin

– Hay una sensación de que viene algo nuevo, un mundo nuevo. Y la operación especial en Ucrania ha hecho un comienzo. Pero, ¿qué clase de mundo es este y qué lugar ocupa Rusia en él?

– Efectivamente, ahora hay un cambio en el orden mundial. Pero no el que surgió tras la Segunda Guerra Mundial, no la paz de Yalta, sino el mundo unipolar que surgió en el 91 tras el derrumbe del modelo bipolar surgido a partir de 1945.

En el ’91, hubo una revisión de los resultados de la guerra: la transición de un mundo bipolar a un mundo unipolar, globalista. Y Rusia perdió su soberanía y accedió legalmente a esto, rindiéndose a Occidente. Llegó al poder un régimen derrotista, se instauró una dictadura globalista.

El mundo unipolar existió hasta la llegada de Vladimir Putin, quien en el año 2000 comenzó a moverse para revisar los resultados de 1991. Ahora no podemos pretender ser el segundo polo, entonces para que Rusia sea independiente y soberana necesitamos construir un mundo multipolar, donde además de nosotros y Occidente, habrá otros polos independientes de nosotros y Occidente, como vemos ahora en China.

La operación militar especial no inicia la transición a un mundo multipolar, la completa. Es la última etapa. Los primeros intentos de comenzar a avanzar hacia un mundo multipolar comenzaron cuando Putin con [el excanciller de Alemania Gerhard] Schröder y [el expresidente de Francia Jacques] Chirac intentaron resistir la agresión anglosajona en Irak. Luego estuvo el famoso discurso de Munich del presidente ruso en 2007. En 2008, hubo un enfrentamiento con el dictador georgiano prooccidental Mikhail Saakashvili, luego estuvo el Maidan y nuestra reacción: la reunificación con Crimea y el apoyo a Donbass. Y entonces hoy es el final. La operación especial es la frontera. Ahora la transición de un mundo unipolar a un mundo multipolar se ha hecho realidad, y todo depende únicamente de nuestra victoria….»

Addenda 2 ª del lunes 22 de agosto

Comunicado de Alexander Duguin, sobre el atentado terrorista que le ha costado la vida a su hija, Daria Dugina:

«Como todos ustedes saben, mi hija Daria Dugina fue brutalmente asesinada ante mis ojos en una explosión el 20 de agosto, como resultado de un ataque terrorista llevado a cabo por el régimen nazi ucraniano cuando regresaba del festival «Tradición» cerca de Moscú. Era una hermosa ortodoxa, una patriota, una corresponsal de guerra, una experta en los canales centrales de televisión y una filósofa. Sus discursos y reportajes eran siempre profundos, informados y comedidos. Nunca llamaron a la violencia ni a la guerra.

Fue una estrella emergente en sus inicios. Los enemigos de Rusia la mataron a escondidas, de manera clandestina…

Pero nosotros, nuestro pueblo, no podemos doblegarnos ante estos golpes insoportables. Querrían aplastar nuestra voluntad con un terror sangriento contra los mejores y más vulnerables de entre nosotros. Pero no lo conseguirán.

Nuestros corazones no sólo tienen hambre de venganza o represalias. Eso sería muy superficial, no ruso. Sólo queremos nuestra Victoria. Mi hija puso su vida de soltera en su altar. Así que, ¡sé victorioso, por favor!

Queríamos criarla como una chica inteligente y un héroe.

Que ella inspire a los hijos de nuestra Patria al heroísmo incluso ahora.

La despedida de Daria Dugina (Platonova), un servicio fúnebre civil, se celebrará el 23 de agosto en el Centro de Televisión de Ostankino a las 10 de la mañana».

 

Ejercicios espirituales

No me sirve para otra cosa el haber sido Rey sino para tener que arrepentirme a esta hora de haberlo sido…” (Felipe III de España, moribundo, a su hijo)

 

Ya decía Platón que «las cosas del mundo no tendrían solución mientras los poderosos no se rodearan de filósofos, dado que ellos mismos, en cuanto poderosos era muy difícil que fuesen sabios”. Cosa muy cierta entonces y aún más ahora en la que el ideal aristocrático se encuentra cada vez más abandonado.  Y el populacho, instigado en sus más bajas pasiones por oligarcas, viciosos y demagogos, pretende gobernar y usurpar el bien común y la razón.

Probablemente, el inventor de algunos aspectos de los ejercicios espirituales ignacianos fuera Pitágoras. Así, el repaso nocturno silencioso a lo realizado durante la jornada. Ahora bien, sea como sea, me voy a referir a ciertos ejercicios espirituales que don Alfonso XIII realizara antes de su coronación. El asunto es muy interesante, se encuentra en la tradición política y literaria españolas, incluso ya antes de nuestro siglo de oro, el tratar de controlar las tendencias al despotismo de los reyes y otras autoridades. Y aunque las cosas hayan cambiado en la politeia no deja de tener gran actualidad, como todo lo que tiene que ver con los principios y valores espirituales. El Infante don Juan Manuel, Cervantes, Huarte de San Juan, Saavedra Fajardo, Quevedo, o los jesuitas Mariana y Gracián son algunos de los más famosos autores que me vienen a la memoria.

El padre Luis Coloma, jesuita como los dos últimos citados, académico y autor de Pequeñeces, Jeromín o Lecturas Recreativas, fue el encargado de dar esos ejercicios espirituales al joven que iba a ser coronado monarca. Me gustaría espigar y abreviar algunos de sus puntos.

Tras indicar que no es Rey por méritos propios sino por linaje, por nacimiento, Coloma explica qué medios puede tener un Rey para cumplir los fines propios de su Estado.  “Son cuatro: Su ejemplo, Su trabajo, Su valor y la gracia de Dios.”

Ejemplo

Ahí tiene V. M. el buen o mal ejemplo, bajando desde el trono y difundiéndose en todas las capas sociales,… recayendo siempre la última y primitiva responsabilidad sobre la conciencia del Rey.   El buen ejemplo hay que darlo con mucha cautela y con mucho tacto, todo lo que sea imponer y criticar hiere al amor propio y el amor propio herido de un hombre le convierte en su enemigo, y produce enemistades que pueden dañar mucho porque no hay enemigo pequeño….

Trabajo

El segundo medio que puede ayudar mucho a un Rey  para el cumplimiento de su fin como Rey es el trabajo. …

Los reyes holgazanes abundan en la Historia y no pocos han deslustrado las grandes cualidades con las que estaban dotados con la holgazanería, que les entregaba, atados de píes y manos a favoritos y ministros poco leales. El trabajo de un Rey que no quiere ser engañado es, a veces, muy duro, porque no debe reducirse a despachar una hora diaria con los ministros, sino que debe examinar mucho negocios por sí mismo; tomar informes, escribir notas, hacer estudios, oír consultas, recibir gentes y otras mil cosas que a cada paso nacerán de las circunstancias… y esto que de suyo es pesado, se hace insoportable y se convierte en tentación vehementísima cuando la diversión y los entretenimientos más agradables se tienen a la mano… gran fuerza de voluntad se necesita para no demorar el trabajo y no concluir por abandonarlo del todo, con grave daño de muchos…

Valor

El tercer medio que puede ayudar mucho a un Rey para alcanzar su fin es el Valor y este medio es de tal importancia que no sólo le es conveniente, sino que le es absolutamente necesario. Un Rey tiene que ser precisamente valiente, de lo contrario, degradará su corona como Rey  y merecerá el desprecio de todos como hombre, porque jamás se disculpa a un Rey la cobardía.

Hay dos clases de valor: el guerrero o activo y el pasivo o civil, y uno y otro son de todo punto indispensables a un Rey… el valor guerrero es el que hace al hombre desafiar al peligro material y acometer empresas y reñir batallas y jugarse la vida ante una bala o una espada, sin perder la presencia de espíritu… este valor propio del soldado, rara vez le será hoy necesario a un Rey en esta forma dada el modo de ser de las guerras actuales…

Un Rey debe estar, hoy como hoy, siempre dispuesto a morir, y para esto se necesita un valor muy grande… La raíz de este valor está en una cosa muy sencilla: tener la conciencia tranquila…

El otro valor pasivo es el que se necesita para arrostrar, sin ceder ni blandearse, las consecuencias que pueda traer un acto que ejecutamos o dejamos de ejecutar…

A un Rey, por ejemplo, quiere obligarle su Gobierno a cometer un acto injusto, o un pueblo amotinado exige de él una acción indecorosa… el Rey se niega y resiste y desafía todos los daños y peligros que le pintan y con que le amenazan, y como muchas veces las amenazas se realizan, se necesita para resistir a ellas un valor muy grande…

Otras veces, quizás las más, ni los peligros llegan, ni las amenazas se cumplen, porque cuando la energía de carácter sostiene lo que es justo, bueno y prudente, tiene la virtud de acobardar a todas esas pasiones bastardas que se levantan contra ella…

La gracia de Dios

El Padre Coloma explica que «la gracia de Dios es esa fuerza interna y sobrenatural que nos facilita y empuja hacia el bien y nos entorpece y aleja del mal…» y le dice a don Alfonso XIII: «V. M. se siente impulsado a una buena acción, pero le acometen dudas, vacilaciones, temores de que no le basten sus fuerzas y títulos y pide a Dios su auxilio, …y entonces, de repente, siente un nuevo impulso que le empuja hacia esa buena obra, y las vacilaciones cesan, las dificultades se desvanecen y V. M. ejecuta la acción con pleno conocimiento y plena libertad…pues esa fuerza misteriosa, ese impulso libre es la gracia de Dios…»

Corolario

El texto anterior del Padre Coloma sólo tiene poco más de un siglo aunque parecería que ha pasado mucho tiempo desde entonces. Son muchas las reflexiones que al lector consciente le pueden venir tras su lectura.

Una primera de ellas es la de la educación entendida como un servicio práctico a la sociedad y el Estado. Sin embargo, la antigua preocupación de nuestros tratadistas del Estado y preceptistas para subordinar al Poder a principios éticos de orden superior y formar personas con esos mismos valores, se ha venido sustituyendo por una suerte de embrutecimiento programado, y de recurso a la propaganda para encubrir mohatras, desfalcos, traiciones y felonías. Ahora apenas se educa la voluntad. Y en cambio se promueve la corrupción del Entendimiento, que permite y facilita todas las demás corrupciones y vicios, algunos de los cuales se quieren hacer pasar por supuestos derechos.

Al contrario que las ideas de Coloma nos encontramos en un proceso programado de contra educación: de pudrición del entendimiento y de debilitamiento de la voluntad.

En el caso particular de la actual heredera del trono su educación se confía a una institución vinculada al NOM, y ubicada en un país extranjero, enemigo histórico de España.

El neomarxismo ateo posmoderno propugnado por el NOM e instrumentado por la siniestra Agenda 2030 resulta inasimilable porque forma parte del mundo de los contravalores. Y su desarrollo puede llevar a una tiranía como nunca habría conocido la humanidad.

Acerca del ejemplo, el trabajo o el valor y la valentía ¡qué podríamos decir si se actualizase para don Felipe, el bisnieto de don Alfonso XIII hoy en el trono!

Cabe decir que lo de la gracia de Dios llama especialmente la atención. Con el actual ateísmo eugenésico propio de las instituciones del neomarxismo posmoderno estas cosas pueden ser tomadas a chufla y seguramente lo serán. El dirigente moderno, mucho más si es un Rey proveniente del linaje sin méritos personales propios y con legitimidad democrática por esta razón siempre en entredicho, más que en gracia de Dios lo que pretende es caer en gracia a los representantes de la plutocracia globalista que le han puesto allí, o al menos le permiten mantenerse mientras sirva sus intereses.  Y para tal fin lo útil son los contravalores. Los vicios, la degeneración, la vida poco ejemplar para poder ser objeto de chantajes, son atributos comunes de los nuevos gobernantes en casi todo el mundo occidental.

Esa es una de las razones por las que hoy la civilización occidental parece condenada a desaparecer. La búsqueda del bien común, a la mayor gloria de Dios se ha convertido en a la mayor gloria de la Agenda 2030 para el interés de clase de una plutocracia sin escrúpulos.

No nos debe extrañar, pues, que esté pasando lo que está pasando. Y lo que fatalmente vendrá si no se reacciona.

 

 

 

 

 

 

 

Más provocaciones

Por lo que se ve el llamado deep state americano está dispuesto a todo, incluso a destruir el planeta con tal de seguir mangoneando sobre sus escombros humeantes. Lejos de lo que podían imaginar los padres fundadores de EEUU, su viejo sueño de esperanza y libertad se ha convertido en una pesadilla letal, donde se falsifican resultados electorales, se engaña, se mata a inocentes, y se trafica con todo desde armas o drogas o niños o mujeres ú órganos o voluntades o lo que sea, porque ya no hay ningún código de honor ni siquiera el que antes se respetaba entre gánsters. Todo ello con un coste brutal no solo para las víctimas colonizadas del siniestro imperio, sino incluso para los mismos norteamericanos.

Un panorama en el que no cabría descartar una guerra civil entre globalistas disfrazados de demócratas y patriotas interesados en recuperar la soberanía nacional. Los fundadores ya han muerto y no pueden contemplar el triste naufragio de sus ideas y realizaciones debido no tanto a un enemigo exterior sino a la traición criminal de sus propias élites. La desolación de una quimera. La República americana convertida en otra dictadura bananera más y quizás la más peligrosa que ha conocido la humanidad.

Esa proclama de Lincoln que hoy suena a escandaloso anacrónico sarcasmo: «Que esta nación bajo Dios, tendrá un nuevo nacimiento de libertad y que el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo, no perecerá en la Tierra.”   (Lincoln, junto al campo de batalla de Gettysburg, noviembre de 1863)

El deep state promotor de NOM y la Agenda 2030 es un contradios satánico movido por plutócratas depravados y ha degenerado en el mayor agente terrorista mundial, en una banda de psicópatas y asesinos sin control con o sin uniforme. Por si no había bastante con dar golpes de Estado, provocar revueltas y primaveras sangrientas, tirar bombas atómicas o promover la guerra biológica contra pueblos indefensos o manipulados, ahora se ufanan de incumplir sus propios acuerdos para provocar y agredir a Rusia. Y para colmo, como parece que la guerra de Ucrania no les va demasiado bien, estos genocidas incendiarios ahora prenden nuevos focos del incendio ya existente: Kosovo y China.

Como dicen que ocurriera con Nerón quemando Roma, el psicópata pederasta usurpador, como prostituido carcamal mascarón de proa de los genocidas, parece deleitarse, entre sobeteo y sobeteo, creando más problemas, guerras e incertidumbres de más guerras, y destruyendo vidas y haciendas.

¿Para qué tiene que ir la vieja bruja satánica a Taiwán precisamente ahora? ¿Acaso no hay ya bastantes problemas para provocar más? Tampoco se entiende bien. Los resultados aún inciertos de esta escaramuza, de no tener complicaciones bélicas, probablemente supondrán un desastre económico financiero para un EEUU de moneda tambaleante o puesta en entredicho, con una inflación ya desatada, hambrunas artificiales en el horizonte… además de una afrenta gratuita al hasta ahora gran aliado para atacar la civilización occidental.

Y ¿Por qué incitar también ahora a los terroristas separatistas kosovares contra Serbia? ¿Por ser aliada histórica tradicional de Rusia?

Con los países occidentales de comparsa, haciendo el desairado papel de putas poniendo la cama, el degenerado Imperio gringo no se resigna a declinar. Tanto falso discurso ecologista y filantrópico para en la realidad intentar salvar su dólar y la dominación plutocrática a costa de sacrificar el planeta.

Pero, ¿cómo es posible que hayamos podido llegar a esta situación?

Por un lado por la traición de unas élites carentes de patriotismo y de valores morales que desvirtúan las instituciones colocando títeres canallas a su propio servicio y no el del pueblo. Incluso haciendo trampas en las elecciones. De otro, generando nuevos esclavos. Gentes castradas espiritual e intelectualmente, embrutecidas a mayor gloria de este aborrecible sistema.

Si mirásemos hacia atrás, el pobre Tocqueville tendría que cambiar su clásico La Democracia en América añadiendo una quinta parte a su famosa obra para atender los nuevos tremendos acontecimientos actuales aunque con gran lucidez ya advertía algunos posibles problemas. Le sorprendería que la esclavitud sudista se iba a extender también más tarde a los blancos del Norte luego vencedores de los esclavistas. Pero entonces, como ahora, “el esclavo es un servidor que no discute y se somete a todo sin murmurar”.  Con alguna diferencia, pues muchos esclavos actuales ni siquiera son conscientes que lo son. No llevan grilletes materiales pero sí mentales inculcados machaconamente por los medios de intoxicación de masas en manos de los nuevos esclavistas sin escrúpulos.

Sí, en una garita anterior hablaba acerca del movimiento woke, de los paradójicos nuevos dormidos o alucinados más que despiertos que están destruyendo la república atacando sus valores.

En el discurso citado de Lincoln el presidente asesinado por el deep state de entonces también decía:

“Hace ochenta y siete años, nuestros padres hicieron nacer en este continente una nueva nación concebida en la libertad y consagrada en el principio de que todas las personas han sido creadas iguales. Ahora estamos empeñados en una gran guerra civil que pone a prueba si esta nación, o cualquier otra nación así concebida y así consagrada, puede durar en el tiempo…» 

Hoy estamos en una guerra civil global más o menos abierta o encubierta con nuevos medios, entre patriotas civilizados y salvajes globalitarios.  Acaso por ello tenga alguna verosimilitud la información según la cual Trump habría evitado el desencadenamiento de las hostilidades, hablando y convenciendo in extremis al presidente chino.

Pero el escenario es terrorífico. Nunca imaginé que iba a tener que contemplar horrorizado los crímenes de los llamados “demócratas” made in USA emulando a los fanáticos salvajes de la tristemente célebre Revolución cultural de Mao Tsé Tung, promovida tanto entonces allí como ahora aquí para arrasar las sociedades y sus identidades culturales. Saqueos, quema de templos, destrucción de imágenes y símbolos culturales, asesinatos, satanismo, censura, persecución del desafecto…

Y a nivel internacional promoviendo sanguinarias revueltas y provocando guerras, en un ambiente enrarecido de manipulación de la opinión pública e hipocresía, pandemias artificiales, confinamientos, utilización del aparato del Estado supuestamente democrático para destruir los derechos civiles, inducción de pánico irracional, falsas “vacunas” letales obligatorias, destrucción de la clase media y de la economía real, trapicheos, engorde de la deuda odiosa, ridiculización de la Cultura, de la Patria y de lo espiritual….

Arrumbada hoy también la original democracia americana la vemos convertida en punta de lanza del nuevo despotismo, una tiranía tan brutal como nunca se ha conocido hasta ahora, ¿Tendrá un nuevo nacimiento de libertad y que el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo, no perecerá en la Tierra?

 

Del Régimen filipino como WOKE

                                                                                    «La memez aislada y abandonada nada genera sino sandeces, pero enmucetada y condecorada, produce colaboracionistas. Los colaboracionistas habitan la tierra como servidores de la casta dominante. Cuando enmucetamos al necio, afrentamos la razón y su orgullosa pretensión de dar cuenta del mundo, misión reservada a la Gobernación». (Miguel Espinosa)

No me gusta usar palabras gringas porque aunque de los EEUU no nos vengan más que desastres, neomarxistas, feministas, desfalcos, bases de la OTAN, humillaciones y otras calamidades, se supone que el español con sus cientos de miles de términos puede tener alguna apropiada para cada caso. Sin embargo, esta vez voy a hablar de “woke”, término gringo nacido en las universidades más progres entre los cachorros díscolos de gente muy principal norteamericana, que sirve para designar a una variante de psicópatas pretendidamente revolucionarios, manipuladores orwellianos del lenguaje empeñados en acabar con la civilización occidental basada en el cristianismo y… los hombres blancos heterosexuales.

Estos woke, o despiertos, forman un movimiento equívoco y muy variable como el tiempo o el del cambio climático climatizable, pero profundamente malvado y en el fondo muy reaccionario en cuanto atenta contra las libertades y los mejores logros de la civilización occidental. Y en el que creo encaja a la perfección el siniestro falsario presidente del gobierno de Su Majestad como adelantado de todo el régimen filipino de dominación social. El régimen filipino sería el actual estadio de degeneración del antiguo constitucional, hoy arrumbado.

Los woke también dominan las redacciones de los prostituidos “media”, tanto en la ahora declarada república bananera gringa con dirigentes usurpadores, como ya en casi todo el mundo, incluida la arrumbada colonia española en manos del devastador neomarxismo filipino.

Constituyen de modo consciente o inconsciente los mamporreros al servicio de la despiadada plutocracia que establece el NOM. Hacen el trabajo sucio a ese grupo de magnates que buscan destruir las democracias, las naciones que las albergan y las raíces que las hacen reconocibles. Un potente gobierno en la sombra, capaz de influir sobre muchos países, alterar su estabilidad y hasta cambiar resultados electorales, o inducir golpes de estado para construir el NOM, porque eso les permitirá el control total sobre sociedades pequeñas, desestabilizadas, desestructuradas y debilitadas, reducir sus problemas de dominación global e incrementar sus enormes beneficios. Están detrás de «feminismos», disturbios y revoluciones de colorines. Promueven el miedo y el caos mediante la degradación y el enfrentamiento, rompiendo los grupos sociales en fragmentos cada vez más pequeños y fáciles de avasallar. Tratan de romper la cohesión social, de que proliferen las diferencias ente grupos más o menos artificialmente divididos, de censurar las opiniones e imponer el pensamiento obligatorio, incluso mediante leyes inicuas.  Los Woke son uno de sus instrumentos más eficaces en esta etapa histórica.

En España la clásica alianza histórica entre el Trono y el Altar ha sido sustituida, con un Bergoglio cómplice y encargado de desactivar al Catolicismo, por esta otra nueva entre el neomarxismo woke instrumento de la plutocracia internacional y don Felipe. Esta alianza se encuentra en la actual naturaleza del actual régimen filipino que sustituye al constitucional.

Los woke tienen un componente de secta religiosa iluminada destructiva. Una especie de nuevos alumbrados, como los que proliferaban durante parte del siglo XVI en España, para los que las palabras significan lo que ellos quieren que signifiquen, normalmente justo lo contrario de su acepción codificada en el diccionario.

Para algunos de ellos no existe una persona blanca que no sea racista: Porque según los woke el racismo, además de ser inherente a los blancos, resultaría incurable. Lo único que podrían hacer los blancos, si acaso, es mantenerlo a raya con un riguroso entrenamiento mental, y a las órdenes de otras razas.  El lector podrá adivinar cuál sería la principal entre ellas.

Desde el punto de vista de la práctica política vienen a ser violentos y fanáticos en sus prejuicios como unas nuevas camisas pardas SA o incluso unas negras SS pero sin uniforme. Eso del uniforme paramilitar no está de moda que lo que se lleva ahora es deambular despanzurrando instituciones y cosas, pero estudiadamente desarrapado o sin corbata, para ahorrar en el falcón. . .

Forman parte de una gran manipulación tanto del lenguaje como de movimientos respetables clásicos. Lo woke se identifica en gran medida con la izquierda identitaria, que ya no es la marxista o libertaria clásicas. Hasta el punto de que sus hordas se han extendido a Hollywood, los medios de intoxicación de masas y hasta las grandes corporaciones multinacionales que emplean sus consignas como instrumentos de marketing.

Pero como antes aconteció con la Revolución francesa, con el tiempo lo woke se radicaliza en el sentido malo del término: las cazas de brujas y las persecuciones a quienes no quieren pasar por el aro son cada vez más violentas. Se introduce en el discurso políticamente correcto y vigente, crecientemente obligatorio, una neolingua orwelliana que como jerga “profesional” para iniciados genera y entiende una pequeña casta difusa, autoerigida en audaz e hipócrita  portavoz de los oprimidos.  Una jerga que luego se va extendiendo contaminando todo como marea negra sobre el mar. Sin olvidar la introducción de pintorescos rituales colectivos inspirados en el indigenismo chamánico o en sociedades secretas como el que hemos visto el otro día en Madrid en la plaza del Palacio Real con el mismísimo don Felipe de insólito maestro de ceremonias.

Parte de este creciente radicalismo o mejor fanatismo en sus actuaciones que ya no tienen empacho en mostrar a las claras se debe a un sentimiento de falsa superioridad. Lo que hacen ellos está siempre bien, sea lo que sea, porque sus objetivos son «filantrópicos». Ellos tienen razón y punto. La ineptitud intelectual más el apocamiento de lo que se ha venido en llamar “derecha”, aquí en España el socialismo centrista del PP, hacen el resto. De modo que los woke campan a sus anchas en cuantas razzias destructivas se les antoja.

Incluso atentando contra lo más sagrado e indefenso, la infancia y la juventud en las escuelas. Todo ello dentro del proceso de derribo perpetrado por el neomarxismo posmoderno de la sociedad occidental y de sus instituciones básicas.  Woke y neomarxismo se compenetran hoy y se prestan metas y mañas. Y campan impunes atrincherados y compinchados en el impune gobierno social comunista de Su Majestad.

Los woke presentan una serie de mañas subversivas que conviene reconocer:

Así, por ejemplo, la consideración del lenguaje como algo violento. Y de ahí la necesidad de la memez del lenguaje inclusivo de abuso tan generalizado en la prostituida clase política, periodística y empresarial.

O bien la falta de homenaje a la verdad, a lo objetivo, a la realidad en cuanto pueda ser definida o conocida. Por ejemplo, en la ley de memoria democrática, que debiera mejor llamarse de Memoria WOKE. O en las anticonstitucionales leyes ultra feministas por las que el testimonio de una mujer, aunque sea falaz o producto del despecho o del chantaje, es lo que vale, más allá de las pruebas objetivas.

La realidad no importa para los woke. Pero más que debido a reflexiones acerca de las dificultades epistemológicas en la línea filosófica de un Platón o de un Kant, los woke identifican a «la mujer» con lo oprimido. Con una categoría política o social que aplican con evidente abuso. En España a falta de suficientes negros la cosa se suple así: Los oprimidos son las mujeres. O los homosexuales y tribadas. O incluso los golpistas catalanes, o los terroristas vascos.  O los filantrópicos rojos mal llamados «republicanos» para disimular.

Llegados a este punto y para no alargar más de lo debido el texto, el lector puede entender porqué se puede considerar al falsario y al resto de instituciones borbónicas de este Régimen degradado como parte de el movimiento woke.  Aquí, durante el desastroso reinado de don Felipe se está produciendo la desgracia de la coincidencia en el tiempo de: 1 una ideología centrada en la identidad, más del rojerío o del nacionalismo identitario que en el racial en nuestro caso; 2 el agravio victimista real o más comúnmente inventado; 3 el deterioro del sistema nacional saboteado para dar paso al tenebroso NOM; 4 una generación profundamente frívola, inmadura, inepta e ignorante, que se comporta como periféricos de chismes electrónicos y usa y abusa de las redes sociales con más prejuicios y pasiones que criterio.

En la Era Guttemberg se decía que el papel soportaba todo. Ahora internet y las redes sociales no van a ser menos. Son más.

Nos encontramos a nivel mundial con la resolución del antiguo contrato social, rescindido unilateralmente por la plutocracia globalista. Pero desde el punto de vista político nacional la triste conclusión para los españoles es la tremenda ineptitud del régimen borbónico actual para defender los legítimos intereses de la nación y de los españoles.  Un sistema ideado o al menos entrenado en la práctica para el saqueo impune y duradero de la gente por parte de la cleptocracia coronada se desestabiliza cuando no combate las malas ideas con hombres con buenas ideas. De ahí la traición suicida que asume la supuesta «oposición política» al no confrontar al falsario gobierno de Su Majestad, a Su Majestad y al movimiento woke que informa al sucedáneo actual del régimen constitucional en España.

 

 

Bergoglio oye gritos

Aumenta la preocupación por la salud mental de Su Satanidad.  Ahora el argentino ha confesado que «oye gritos». No la pitagórica música de las esferas. Ni tampoco los de los fetos abortados con su paternal ecologista complacencia malthusiana, o los de los niños abusados, sino los de la Madre Tierra, antes «pachamama».

¿Acaso será un episodio de esquizofrenia?

No lo sé. Lo de los gritos suele ser un síntoma. En sus propias palabras:

«Al escuchar estos gritos angustiosos de la «madre tierra», debemos arrepentirnos y modificar nuestros estilos de vida y sistemas destructivos».

Bergoglio implora a los católicos como «personas de fe» y los exhorta a «la conversión ecológica necesaria para lograr un cambio duradero».

¿Se abrirán más puntos limpios en vez de templos para desarrollar esta conversión ecológica?

Este cambio duradero al que insta tan angustiosamente Su Satanidad, ¿es otra forma de llamar a la conversión espiritual o religiosa y en concreto al Cristianismo?

Ni mucho menos. Faltaría más.

Se trata de este otro mandato, muy diferente del evangélico ir y evangelizar a todas las gentes: «Escucha la voz de la creación».

Según Bergoglio el planeta está «llegando a un «punto de ruptura«», al tiempo que describió el evento de oración como «una oportunidad para cultivar nuestra conversión ecológica.»

¡Toma ya! Conversión ecológica, ¡nada más y nada menos!

Ahora bien no es la primera que vez Su Satanidad representa un esforzado papel de agorero ecologista. Hace casi dos años ya asustaba así al personal:

“Nuestra demanda constante de crecimiento y un ciclo interminable de producción y consumo están agotando el mundo natural”.

“Los bosques se filtran, la capa superior del suelo se erosiona, los campos fallan, los desiertos avanzan, los mares se acidifican y las tormentas se intensifican. ¡La creación gime!”.

“Necesitamos hacer todo lo que esté en nuestra capacidad para limitar el aumento de la temperatura promedio mundial por debajo del umbral de 1,5° C consagrado en el Acuerdo Climático de París, porque ir más allá resultará catastrófico, especialmente para las comunidades pobres de todo el mundo”, dijo.

Una duda, ¿Lo del 1,5º es revelación inspirada?

Pero no queda ahí solo la cosa, el mensaje bergogliano de ahora también incluye un llamamiento a la aplicación del Acuerdo Climático de París al tiempo que defiende su autorización para que el Vaticano se adhiriera recientemente al Acuerdo.

No obstante la retórica filantrópica más o menos encubridora, es un Acuerdo que incluye una agenda subyacente para impulsar el aborto, la anticoncepción y la esterilización como medios necesarios para controlar a la población y minimizar el consumo humano y el uso de la los recursos de la tierra. La forma en que tales cosas se imponen a los países más pobres es vinculándolas a los fondos y recursos deseados.  «No tendrás nada y serás feliz» como explica la agenda 2030 cuya chapita de adhesión tan primorosamente lucen en la solapa tanto prócer globalista actual.

Pero ¿Qué pinta una institución religiosa adhiriéndose a un tinglado ecologista de orden material, más o menos encubridor de ocultos intereses espurios?

Esta sacralización de la Tierra, de la Materia, siempre se ha considerado una forma de paganismo más o menos hilozoísta.

En todo caso, creo que resulta un desvarío para un líder espiritual acongojarse más por la suerte de la materia que por la de sus almas.

Lo dicho: el pobre Bergoglio oye gritos.

 

Ucrania como espejo de nuestros males

                                                                                                                                                            “Vamos a seguir ayudando a Ucrania y castigando a Putin”  (Presidente del gobierno de Su Majestad, en el Parlamento)

¿Qué está pasando?

Cada vez es más necesario intentar averiguar qué es lo que está pasando, demagogia y propagandas aparte. No sé si tiene razón el presidente de El Salvador cuando afirma que la verdadera guerra no está en Ucrania sino en Canadá, Australia, Francia, Bruselas, Holanda, Inglaterra, Alemania, Italia… una guerra del Poder contra la Sociedad a la que debiera servir. Pero el actual conflicto abierto está haciendo caer muchas caretas y mostrando la verdadera levedad del ser europeo actual esclavo consciente o inconsciente de la cleptocracia plutocrática y de las delicias de la Agenda 2030. «América para los americanos» (los gringos, se entiende) decía Morgan y ahora debiéramos continuar: y Europa, la UE, y todo lo que necesite para el Deep State y su brazo armado, la OTAN. Más leña para la caldera.

Como a toda persona normal a mí tampoco me gustan las guerras. “Donde acampan los ejércitos sólo crece la maleza” decía Lao Tsé hace veintiséis siglos. Pero las enseñanzas taoístas también incluyen otras sentencias como “las palabras veraces no son agradables, ni las agradables veraces.” No sé si con estos protagonistas tan lejos de los usos de la Caballería andante, el sabio Don Quijote repetiría hoy su famoso discurso sobre las Armas y las Letras. La veracidad de los actores se termina de perder en las guerras, pero surge la que muestran los propios hechos.

Y es que las provocaciones a Rusia por parte del Deep State con la UE de comparsa cada vez más arruinada y envilecida nos muestran nuestra estulticia actual, si bien está empezando a haber importantes revueltas contra los gobiernos mercenarios o traidores.  Pero, son de sectores o grupos profesionales especialmente perjudicados por sus gobiernos que actúan como si estuviesen en guerra contra sus propias naciones. Creo que falta la comprensión última del proceso histórico en el que nos han metido.  Este proceso de sabotaje y devastación programados resulta una fase previa de la agenda 2030 y de la construcción del NOM.

Seguramente una de las razones del fraude electoral presidencial que aupara a lo alto de la cucaña presidencial a un personaje tan turbio, mafioso y encanallado como el decrépito Biden sea precisamente esa, elevar la tensión a mayor granjería y negocios del Deep State. Durante su mandato, el para ellos «malvadísimo», Trump no había iniciado ninguna otra guerra cosa asaz inadmisible en un buen director comercial de las grandes corporaciones globalistas, por lo que no les quedó más remedio que sustituirle incluso a costa de degradar a EEUU a la condición de emergente ejemplar república bananera electoralmente hablando. Los norteamericanos son especialistas en falsas banderas lucrativas como bien sabemos los españoles desde la triste experiencia del Maine en Cuba. Bueno es recordar ciertos precedentes históricos que terminaron con desigual fortuna.

Un poco de historia reciente

Tras las provocaciones en Dombass, Rusia ha invadido territorio disputado en teórica defensa de su población rusa según ha declarado.  Triste resultado de la escalada de la tensión entre Rusia y EEUU y RU verdaderos actores tras la OTAN. Tensión que bien pudiera haber remitido si la OTAN hubiera mantenido su antigua declaración o regla de los tres Noes: Ninguna razón, ningún plan, ninguna intención de desplegar armas nucleares en territorios de sus nuevos miembros.

La proposición rusa de noviembre pasado planteaba que tanto Estados Unidos como Rusia se atuviesen a respetar la Carta de la ONU y que EEUU respetase su promesa incumplida de ‎no extender la OTAN más allá de la línea Oder-Neisse. ‎

EEUU, ‎RU y todos los demás Estados miembros de la Organización para la Seguridad y la ‎Cooperación en Europa (OSCE) son firmantes de las declaraciones de Estambul y de Astaná que establecían dos principios:‎
‎1- Cada país es libre de unirse a una alianza militar‎
‎2- Cada país tiene la obligación de no reforzar su seguridad a costa de la seguridad de ‎los demás. ‎ Sobre este segundo punto cabe comprender que la admisión en la OTAN de los países ex miembros del Pacto de Varsovia ‎implicaría el despliegue en sus territorios de armamento y tropas de Estados Unidos, lo que supone o pudiera entenderse como una amenaza a la ‎seguridad de la actual Rusia.

La cosa aún es más pintoresca porque si es verdad que la OTAN se creó tras la Segunda Guerra Mundial para defender a Occidente de la URSS, ahora tal amenaza ya no existe, ni tampoco habría soviéticos que combatir. Al contrario, para las naciones de la UE, incluida naturalmente España, lo más conveniente para sus legítimos intereses sería buscar relaciones de buena vecindad e intercambio comercial y suministros energéticos con Rusia, que ya no es la URSS. Pero se hace lo contrario.

Detrás de la crisis de Ucrania se encuentran intereses globalistas propios y dirigidos por EEUU y RU con la OTAN como pretendida justificación y comparsa. Así:

Un intento o programa último, en la línea histórica ya iniciada por la financiación de la revolución bolchevique y luego por Trilateral y el movimiento Tecnocrático, de hacerse mediante la previa destrucción del orden nacional ruso y su posterior apropiación de los vastísimos recursos de Rusia, que permitirían un Tecnato globalista de valor extraordinario sino definitivo para el NOM.

O, mientras tanto pueda llegar a realizar ese objetivo, evitar la creciente desmotivación e incluso deserción de los Estados subordinados a la OTAN. A los que si mirasen sus verdaderos intereses no les haría ninguna gracia participar en un conflicto bélico abierto en el que no tendrían nada que ganar y mucho que perder. Sin embargo, esta es una estrategia muy inestable y difícil de gestionar: pudiera resultar contraproducente acelerando el proceso de desagregación de la OTAN cuando las naciones viesen las orejas al lobo nuclear si la cosa se descontrolase. Dentro de esta estrategia anglosajona, ajena e incluso contraria a nuestros intereses nacionales, ¿tendría que ver con los intentos de mantener el rebaño agrupado?

De momento, como en un nuevo Afganistán, el Deep State con el tenebroso Biden a la cabeza visible habría embarcado a Ucrania  en una provocación suicida que nunca podría ganar sin su apoyo militar.  Acaso pretende una larga guerra de desgaste que sería calamitosa para Putin pero también y acaso mucho peor para las naciones europeas. Como dice Kissinger: “La prueba de la política es cómo termina, no cómo comienza”.

La impertinente visión de Kissinger

De todas formas no se termina de entender bien lo que pasa. Nuestros próceres no nos lo explican con objetividad sino de modo sesgado, o

bedeciendo consignas. Kissinger no es santo de mi devoción pero más sabe el diablo por viejo que por diablo. De no ser apócrifas, en 2014 al principio de la crisis que ha terminado en el actual conflicto abierto decía el viejo político:

«Ucrania no debe funcionar como un enfrentamiento sino como un puente entre Este y Oeste. Occidente debe entender que, para Rusia, Ucrania nunca puede ser simplemente un país extranjero. La historia rusa comenzó en lo que se llamó Kievan-Rus. La religión rusa se extendió desde allí. Ucrania ha sido parte de Rusia durante siglos y sus historias estaban entrelazadas antes de esa fecha. Algunas de las batallas más importantes por la libertad rusa, comenzando con la Batalla de Poltava en 1709, se libraron en suelo ucraniano. La Flota del Mar Negro, el medio de Rusia para proyectar poder en el Mediterráneo, tiene su base en arrendamiento a largo plazo en Sebastopol, en Crimea. Incluso disidentes tan famosos como Aleksandr Solzhenitsyn y Joseph Brodsky insistieron en que Ucrania era una parte integral de la historia rusa y, de hecho, de Rusia.

Ucrania ha sido independiente por solo 23 años; anteriormente había estado bajo algún tipo de dominio extranjero desde el siglo XIV. No es sorprendente que sus líderes no hayan aprendido el arte del compromiso, y menos aún de la perspectiva histórica. La política de la Ucrania posterior a la independencia demuestra claramente que la raíz del problema radica en los esfuerzos de los políticos ucranianos por imponer su voluntad en partes recalcitrantes del país, primero por una facción, luego por la otra.

Cualquier intento de un ala de Ucrania de dominar a la otra, como ha sido el patrón, conduciría eventualmente a una guerra civil o una ruptura. Tratar a Ucrania como parte de una confrontación Este-Oeste hundiría durante décadas cualquier posibilidad de llevar a Rusia y Occidente, especialmente Rusia y Europa, a un sistema internacional cooperativo.

Una política sabia de EE. UU. hacia Ucrania buscaría una manera de que las dos partes del país cooperen entre sí. Debemos buscar la reconciliación, no la dominación de una facción.»

La interpretación oficial del Deep State de una única nación inocente y uniforme atacada por un malvado tirano invasor parece muy lejos de estas declaraciones del viejo político norteamericano, realizadas desde un ángulo diferente al del actual del NOM.

¿Qué hacer o no hacer?

Sea como sea, es muy probable que este conflicto haya de suponer un antes y un después. De momento, dentro de proceso de sabotajes en el que estamos inmersos desde hace un par de años puede provocar otro desastre económico para rematar las agresiones producidas por sus gobiernos a las respectivas clases medias que soportan las instituciones civilizadas. El suministro energético e incluso las cadenas logísticas pudieran no estar garantizados lo que provocaría un auténtico caos en la UE. Parece ser que en ellos estamos y que la situación después del verano va a ser catastrófica.

Pero, también, como indicaba al principio, debiera servir para reflexionar sobre el modelo en el que estamos al menos en España y en Europa. Un modelo de corrupción espiritual, moral, política, económica, intelectual y ecológica, sometido a los intereses despóticos de una plutocracia sin patria que se atrinchera detrás de instituciones globalistas antidemocráticas para subvertir la civilización hasta hacerla desaparecer tal como la hemos conocido. Un modelo en el que se están eliminando los últimos restos de soberanía de las naciones, en el que el juego político democrático se haya viciado de raíz tal como estamos pudiendo comprobar una y otra vez.

Ironías de la Historia, una nueva aparición de Fátima hoy puede que pidiese la conversión de Occidente en vez de Rusia. Una Rusia que ya no es la arrumbada URSS y que paradójicamente pudiera representar un bastión actual del Cristianismo frente a la tiranía del nuevo neomarxismo posmoderno de la Agenda 2030 y similares que campa a sus anchas entre los anglosajones y sus títeres, incluidos nosotros.

No solo el bochornoso espectáculo entre paleto y servil de la reciente Cumbre de la OTAN que muestra urbi et orbi la actual indigencia moral e intelectual de la sumisa Monarquía filipina de hoy en las antípodas de otra filipina de gloriosa memoria. El papelón que está haciendo el Reino de España, junto a otras naciones de la UE que fueron importantes, resulta lamentable, y se echa de menos nuestro antiguo status de neutralidad en los conflictos europeos. Con Gibraltar ocupado por una insolente potencia colonial, y otras partes de nuestro territorio nacional amenazado, con el Deep State apoyando e incluso armando a nuestros enemigos, nos vamos a que nos enreden en un conflicto fronterizo ruso, que en sí mismo nos es ajeno.

Para España la actual posición subordinada a intereses ajenos aún resulta más imprudente. Con un Jefe del Estado inoperante o colaboracionista, el desastroso Estado de las autonomías ha potenciado las fuerzas centrífugas de algunas regiones españolas sin apenas fuerza centrípeta que las equilibren. Los sistemas federales o confederales existentes de este tipo son repúblicas con presidentes elegibles, no monarquías parlamentarias que hasta cierto punto dependen de los propios golpistas, filoterroristas e insurrectos como estamos comprobando.

Por ello parece especialmente imprudente entrometerse en conflictos fronterizos externos o internos de otras naciones. Es el mismo Deep State que provoca a Rusia y manipula la política española quien potencia los golpistas catalanes o arma a Marruecos.

De modo que ojalá pudiéramos recuperar soberanía para mantener la neutralidad e intentar proteger nuestros legítimos intereses.

Mientras tanto, en pira funeraria que no parece purificadora, España arde por los cuatro costados…

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.