Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Feijoo ahora vende coches

¿Estaría buscando el mirlo blanco de la segunda marca del pertinaz socialismo su futura puerta giratoria en el sector de automoción? Tras el disfraz de atracador fiscal, de vacunador a la fuerza, estadista galleguista valga la contradicción en términos, o de normalizador lingüístico con los que tanto disfrutaba, ahora se nos ha puesto el de vendedor de coches.

Ahí es nada en una de sus últimas declaraciones ha exigido la retirada «inmediata» de coches con más de 10 años de antigüedad, que «son muy contaminantes».

¿Son muy contaminantes? ¿Qué dicen los de las ITV? ¿Son prevaricadores? Por lo que se ve ahora cualquiera sabe de Física, Termodinámica o Ecología, incluso un abogado inédito en el ejercicio profesional aunque experto usuario de coches oficiales «contaminantes».

Estas declaraciones constituyen un sonoro mentís a los que afirmaban que el cambio de aires lejos del mefítico galleguismo le había sentado muy bien al personaje.

«Nos estamos empeñando en vender vehículos eléctricos y no en retirar de las carreteras coches de más de diez, doce, catorce o quince años. Debemos hacer la transición de forma ordenada, sacar los motores de combustión viejos por los nuevos, e ir poco a poco transitando hacia las emisiones cero».

Estupendo, la gente es masoquista y no se ha dado cuenta hasta que se lo ha explicado Feijoo.  Sobra el dinero después de ser atracado mediante los impuestos abusivos o confiscadores del Régimen y si no cambia de coche es por sadismo maléfico de querer contaminar. Además como se sabe la enorme red logística de enchufes de recarga está disponible en cualquier parte de la geografía lo que permite salvar la falta de autonomía. Y mejor no hablar de la contaminación total del artefacto y su logística si se tiene en cuenta el ciclo de la cuna a la tumba.

En realidad, el camarada Feijoo enseña la patita bolchevique del peculiar comunismo ecologista hoy en vigor entre los países de la OTAN, anteriormente Occidente civilizado. Todo para la plutocracia y los demás que se apañen con tracción animal. Ahora bien la elite pretende dejar de fabricar vehículos de combustión interna dentro de trece años. De modo que aquí hay un cierto desajuste en plazos y objetivos. Me gustaría saber cuál sería el balance de energía primaria en el supuesto caso que todos los vehículos fuesen eléctricos.

Sin embargo, hay que reconocer que Feijoo supone un cambio de táctica respecto al falsario. Te insulta, arruina y acosa desde el más exquisito centrismo impostado, no desde la espantosa cosa radical como el actual gobierno pro prevaricación y pro sedición de Su Majestad.

Si se me permite un consejo o sugerencia, Feijoo haría mejor en no desvelar sus verdaderas intenciones si quiere pescar en río revuelto y no espantar a sus peces. Parece que aún queda mucho para las elecciones y, posibles pucherazos aparte, ya hay mucha gente cabreada que no está para más guasas ni provocaciones.

Es un mal candidato que ha cerrado temporalmente en falso la tremenda herida de la falta de defensa y representatividad de la sociedad española.  Y donde no hay valores, ni proyecto, ni criterio… surgen los caprichos y los despropósitos.

 

Prevarica, que algo queda

Por si ya no hubiera bastante con la despenalización de la pederastia que propugna la depravada ministra Montero o la de la sedición al gusto de delincuentes ahora el filantrópico gobierno de Su Majestad pretende atender otra exigencia de la delincuencia golpista o pro satánica.

El ministro de la Presidencia, un tipo llamado Félix Bolaños, ha confirmado que en la tramitación del delito de sedición también se puede «plantear modificar el de malversación». «Hay muchos delitos relacionados con lo que pasó en 2017 que no se han propuesto. No olvidemos que la clave es construir convivencia», ha afirmado muy ufano y puesto en razón, recalcando que el Código Penal debe armonizarse para que sea «razonable» y por tanto vale la pena estudiar las reformas. ¿Razonable la impunidad de delitos gravísimos? Para los socialistas y el gobierno de Su Majestad, sí.  Todo crimen es razonable si les conviene.

En principio no nos debe extrañar demasiado que un gobierno de «presuntos» apoyado por golpistas, filoterroristas o amigos de lo ajeno quiera colaborar con un grupo de ya condenados  y sus  compinches ladrones.  La verdad  es  que tal gobierno «sindios» ni código penal tampoco es del todo nuevo en la tenebrosa historia de la dinastía borbónica.

Para evitar que un «presunto»  que ha perpetrado un delito se convierta en reo condenado existen dos buenas  mañas:

Una es controlar y sobornar o chantajear a los jueces adecuados. Algunos ya colaboran encantados de modo activo. Incluso no tienen empacho en formar parte de este gobierno arrastrando sus togas por el albañal de las peores inmundicias.

La segunda es que el crimen  ya no sea considerado delito en un código penal astutamente reformado al gusto del delincuente y cohonestado y sancionado con la bonita y caligráfica firma de Su Majestad.

Porque esa es otra o acaso la misma: Su Majestad lo que se dice decir, la verdad es que no dice ni mu. Está dedicado a sus cosas, cuando no galardona a brujas hechiceras de magia negra o a potentados eugenistas homicidas. A asistir disfrazado de lobo de mar a saraos y desfiles pero no  para dedicar tiempo a estas otras menudencias. Un día Su gobierno indulta golpistas y ladrones, otro se permite defender la conveniencia del odioso crimen de la pederastia. Otro no investiga la prostitución de menores a cargo de las instituciones borbónicas inducida por las autoridades que deben protegerlas y educarlas. Otro entrega territorios como si fuesen  de su particular propiedad.  Otro deja indefensa a la nación. Otro presume que va a burlar la Justicia para que los ladrones condenados de su banda ni siquiera se molesten en ingresar en prisión. Otro le preguntan dónde están los miles de millones de euros entregados por la UE y ahora desaparecidos y… no sabe, no contesta…

Sí, como un  Poncio Pilatos, entrega al pueblo inocente al suplicio o la muerte, jaleado por el populacho y Su Gobierno mientras se lava las manos. Grandioso. Ejemplar. Majestuoso. Borbónico.

Sí. Para perpetrar estas  maniobras  destructivas de la nación y civilización españolas se precisa la colaboración activa o pasiva de las diferentes instituciones de este degenerado reino, empezando por la del titular de la Corona y Jefe del Estado y continuando con el Gobierno, el Ejército, la Judicatura, grupos civiles y todo lo demás. Quién nos iba a decir que tendríamos que añorar al Emérito oportunamente exilado en tierras de infieles. Con él en el Trono no pasaban estas cosas.

«Menos mal que tenemos un rey que no nos merecemos», sostendrá algún iluso fanático monárquico recalcitrante e incapaz de ver más allá de sus narices.

Pues sí, menos mal.

 

 

 

Filatelias

No me voy a referir al famoso timo de los sellos como suculenta inversión, variante del de la estampita, “negocio” mohatrero recomendado por el tenebroso socialista Borrell, con empresas de nombre sonoro y asaz filantrópico como las que patrocinaban y titulaban cierto yate velero en el que navegaba habitualmente don Juan Carlos, nada menos que presidente de honor de una de ellas, Forum Filatélico.

La actualidad es que ahora el falsario promueve otro «fraude» filatélico, esta vez ideológico, mediante sellos al amparo de la no menos mohatrera ley de memoria. Otra vez a dar gato por liebre. Los intentos de blanquear los crímenes y robos del socio del gobierno de Su Majestad sacando un sello de correos para la conmemoración del centenario de la fundación del Partido Comunista. Y un sello en el que la hoz y el martillo no aparecen teñidos de rojo sangre sino con los colores de la bandera de la Segunda República.

Es increíble la osadía del gobierno de Su Majestad haciendo alarde de lo que sería más conveniente para él que ocultase. Y no solo por sentido de la moral y del honor, o al menos disimulo de su verdadera naturaleza e historia, sino por las propias resoluciones europeas de condena del comunismo como una reciente del Parlamento Europeo. Aunque la verdad no creo que personajes tan turbios y sospechosos como la Von Trinken puedan ni vayan a echárselo en cara.

En un texto anterior trataba de explicar someramente algunos hitos en la evolución histórica de la PSOE tal como yo lo entendía. Desde ese punto de vista, tras la matanza del 11M que sirvió para entronizar al diabólico ZP, nos encontramos en una fase nueva del pertinaz socialismo. Formar parte de las fuerzas de destrucción social y nacional para lograr la entronización del poder absoluto del Gran Capital financiero internacional sin ningún tipo de cortapisas constitucionales, ordenamientos jurídicos o derechos humanos.

Ya hubo una terrible etapa revolucionaria y liberticida de la PSOE cuando se compinchó con comunistas y ladrones golpistas catalanes atentando violentamente contra la República. Entonces dirigentes pro comunistas como Largo Caballero al parecer creían en el proletariado y la lucha de clases. Ahora ellos también sobrarían en su mayor parte para el NOM. El traidor no es menester, ya perpetrada y consumada la traición. Tendrían poco valor para la despiadada plutocracia triunfante, una vez ya destruidas sociedades y naciones.

El comunismo, en su momento también promovido y asentado por importantes capitalistas financieros, es la ideología más criminal de todos los tiempos históricos conocidos. Millones y millones de muertos y terriblemente damnificados en todo el mundo. Aquí, en España, dado los tremendos crímenes históricos de socialistas y comunistas lo más prudente para ellos sería tratar de ocultarlos o mantenerlos en el olvido en vez de hacer ostentación de su vesánica maldad. Así creo que se trató de hacer durante la Transición, y pensábamos que se había logrado una necesaria mínima reconciliación, pero se ve que la serpiente estaba dormida esperando el momento oportuno para volver a inocular su veneno.

Un veneno paralizante de la convivencia y el bienestar de la gente. Pero también de las instituciones borbónicas convertidas en promotoras o al menos colaboradoras necesarias de esta fascinación que tendría como resultado la parálisis y muerte del atacado, el pueblo español, pero de la que tampoco se librarían ellas mismas una vez consumada la sedición.

Afortunadamente, parece que queda algo de cordura al menos en instituciones particulares que intentan oponerse al desastre. De modo que una magistrada del juzgado 30 de lo Contencioso-Administrativo de Madrid ha atendido la petición presentada por Abogados Cristianos para suspender cautelarmente la emisión del citado sello de Correos.

Ya veremos lo que dura.

 

Sediciones

La verdad es que el gobierno de Su Majestad lo tiene todo.  Hasta ahora sabíamos que era pro pederasta y pro golpista catalán. Que había encerrado ilegalmente a los ciudadanos españoles privándoles de sus derechos constitucionales. Que había provocado una gran mortandad sobre todo entre grupos sociales como ancianos abandonados a su suerte. Que indultaba a delincuentes y acariciaba etarras. Que mentía como un bellaco. Que, siervo mercenario de él, satisfacía al gran capital financiero internacional generando y aumentando una deuda impagable con sus correlativos intereses para arruinarnos y terminar con cualquier atisbo de soberanía nacional. Que perseguía al español y a la cultura española. Que profana tumbas. Que promueve la discordia, el odio y el resentimiento entre los españoles. Que ataca la libertad de expresión, opinión y cátedra. Que practica la más vil damnatio memoriae. Que halaga y excita las más bajas pasiones del populacho que le vota. Que con ardor cleptocrático acaso inspirado en los clásicos desfalcos socialistas andaluces, colaba en el agujero negro de la corrupción miles y miles de millones de euros procedentes de la UE. Que no distingue lo público de lo propio. Que, compinchado con el enemigo, traicionaba a los saharauis. Que, en fin, ninguneaba a las instituciones borbónicas de esta pobre y desquiciada España que ya no tiene quien la defienda.

Pero lo de provocar la indefensión de nuestra  patria ante el gravísimo delito de sedición resulta ser un auténtico golpe de Estado y debiera ser considerado delito de alta traición. Se supone que en este calamitoso y corrupto reino filipino debiera haber instituciones que hiciesen honor a su nombre y razón de ser o a sus juramentos constitucionales. Pero por lo que se ve no es así. Estamos a merced del enemigo que no hace falta siquiera que sea exterior, basta con las propias instituciones de la Monarquía.

Llama especial y tristemente la atención la inanidad institucional borbónica empezando por la del propio titular que está como de espectador complaciente e indolente, como si ninguna de las fechorías y delitos de Su gobierno fuese con él. Innstalado impasible e inerme como clave de bóveda de la corrupción y el despotismo.

Hoy once de noviembre es festividad de San Martín, día clásico de la tradicional matanza porcina.  Confiemos en que como dice el sabio refrán español “a todo cerdo le llega (más pronto que tarde) su San Martín”

 

 

Ahora ¡contra los museos!

Siguiendo la globalista moda de atentar contra el Arte para llamar la atención sobre sus propias patologías dos descerebrados calentólogos de la acreditada y nutrida secta mercenaria del cambio climático climatizable se han pegado a sendos cuadros de Goya en una sala del museo del Prado madrileño.

«Culo veo, culo quiero«, estos dos ignorantes  pretendían protestar así contra el supuesto calentamiento global cuando sólo estaría demostrado el de sus propias neuronas con síndrome de NUC, (Neurona Única Calcificada). Para colmo, estos dos cretinos están en contra de la ganadería y quieren solo productos vegetales. Sin más distinciones. ¡Qué sabrá de Agronomía esta chusma ignorante! Me recuerdan el célebre caso de hace unos meses de cierta feminista zumbada que estaba contra los gallos por violar gallinas que al cabo nos enteramos que resultó que ejercía de puta. Ahora cualquier fanático o desquiciado se cree con derecho a rebuznar y a que le hagan caso otros cretinos como ellos.

Es curioso que la cuidadora de la sala donde se produce el atentado se muestra más interesada en que no se grabase que en intentar controlar a los delincuentes.

Creo que ya urge tomarse estas cosas en serio y empezar a calentar a estos iconoclastas a host….s como santo remedio para que se les pase la lucrativa y contagiosa gilipollez. También como aviso preventivo ante las posibles actuaciones de otros terroristas de su calaña. Unos meses de trabajos forzados extendiendo purines y estiércol por los campos pudieran resultar milagrosos como terapia. Y ahora con las lluvias otoñales hay tempero.

¡Vaya desastre el del ministro de doble cuota! Las autoridades le avisan del riesgo inminente de atentados nada menos que en la mejor pinacoteca del mundo y él bailando. Pero el muy inepto y miserable no dimitirá.

Y no es el único atentado actual contra los museos españoles. Es de temer otro aún más peligroso a perpetrar por el gobierno del enmucetado falsario. Este otro sería con cargo al erario público, de modo que «tras cornudo, apaleado«.  «Corrupción, divino tesoro» y ¡Viva la agenda 2030! El ministerio de la bien cebada danzarina catalana pretendería esquilmar nuestros museos ¿acaso al estilo Irak? La propuesta oficial de la horda gubernamental se presentaría bajo el eufemismo de “descolonizarlos”.

Pero ¡qué cosas! La paja en el ojo ajeno. Recuerdo como hace poco en la insaciable ventajista regionalidad de la bayadera de pura raza catalana y ministro del ramo defendían y justificaban el expolio de obras artísticas de otras partes del Reino de Aragón.

Suma y sigue.

Sic transit gloria mundi

 

 

¿Renovación en el ICAM?

Parte sustancial del problema actual de España es la degradación mohatrera de las instituciones que contra lo que indican sus nombres no sirven a su misión o razón de ser. Muchas de ellas se han desnaturalizado tanto que parecen actuar contra los legítimos intereses que debieran proteger. La llamada pandemia ha resultado un test de comportamiento o estado real de nuestras instituciones y, en general, el resultado no sólo no es satisfactorio sino que se ha mostrado más bien lamentable. Ha crecido la sensación de orfandad e indefensión del ciudadano, incluso a veces la de ser atacado impunemente por quienes tienen la obligación legal y moral de defenderlo.

En el caso de la abogacía esta cuestión presenta especial gravedad pues afecta a los derechos civiles de los justiciables y, en general, al buen funcionamiento general de la administración de Justicia y demás importantes instituciones.

Con este lamentable panorama manifiestamente mejorable se ha presentado una candidatura renovadora para el Decanato y la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de Madrid con la intención de afrontar el reto de la mejora en la Administración de Justicia, cada vez más lejos de poder ser considerada como un auténtico servicio público y aquejada, además de los endémicos retrasos, de la nefasta injerencia política.

Casi medio siglo después de instaurada la Monarquía, continúa, si no es que aumenta en términos relativos, la falta de suficientes recursos materiales así como de personal lo que influye de modo decisivo en la calidad y duración de los procesos judiciales.  Pese a tanto aparente derroche como del que se hace gala la Justicia sigue siendo una especie de Cenicienta a la que conviene tener sometida.

La situación se agrava con la existencia de ciertas leyes lamentables, de las Autonomías, y con algunos elementos de la judicatura que parecen haber olvidado el sentido común. Sí, ese sentido común y experiencia de la vida que convertirían a Sancho Panza en un gran juez capaz de desenmascarar las denuncias falsas y obrar en justicia rápido y contundente sin más “considerandos”, “estese a la parte” u “otro sí digo”.

Seguramente el funcionamiento interno del propio Colegio de Abogados deba ser reformado para defender los legítimos intereses de sus colegiados, sin olvidar los de clientes y justiciables o la dignificación del turno de oficio.

La candidatura de la que hacemos mérito presenta a Miguel Durán para Decano, a Jesús Ángel Rojo como Vice Decano y a  Juan Solaeche para Secretario de la Junta de Gobierno. También están entre otras personalidades de gran experiencia profesional, Domingo Pérez Castaño, comisario principal de la Policía Nacional; Ignacio Gordillo, fiscal en excedencia de la Audiencia Nacional; Santiago Milans del Bosch, juez y fiscal en excedencia en ambas categorías; Adolfo Prego, quien fue magistrado del Tribunal Supremo ahora en excedencia y José Javier Polo, ex-fiscal jefe de Madrid, también en excedencia.

Ojalá salga adelante.

 

 

Ya destiñe el mirlo blanco

Para aumentar la zozobra existente, algunas personas se están empezando a dar cuenta que el supuesto mirlo blanco que tantas expectativas causara entre los partidarios de que todo siga igual o de la gente bienintencionada pero que no se entera, en realidad más bien sería una calamidad. Una maula, un espejismo. El cierre en falso de una crisis del partido de la supuesta oposición de la socialdemocracia centrista que no se opone. Un personaje al que le sacas del tal Castelao y otros resentidos galleguistas atravesados de su jaez y no sabe bien por dónde le da el Orwell.

Desde que ha pasado la frontera al lado sur de Piedrafita a Feijoo se le ve algo despistado, como un venao en medio de la mancha que trata de barruntar los peligros de la montería para escapar por donde mejor se pueda. Sí. A este lado de la frontera con Galicia no tiene el apoyo de la prensa ditirambo alabanciosa tan colaboracionista, adicta y complaciente si hay parné fresco oficialista con cargo al erario, ni menos la protección de la telegaita compostelana. Y se le nota como si estuviese a merced de los acontecimientos, sin ideas.

No es para menos, tener que hablar en el hasta ahora aborrecido y perseguido español, o tener que tragarse lo de “aquí no queremos madrileños”, o las virtudes liberticidas de la  “normalización lingüística” o lo de “pena de campo de concentración y multa de miles de euros” para quien no se inyecte el potingue asesino. O el desastre de la enseñanza o la decadencia de la sanidad.  Constata que todas esas heroicas virtudes de intocable prócer galleguista ya no valen fuera de su feudo gallego. Al contrario, se ven como muestras de despotismo paleto y caciquil. Y para colmo lo del último gatillazo con motivo del chalaneo de togas ha sido de libro.

Pero mientras el desconcertado Feijoo se decide por qué partido se presenta a las próximas elecciones si las hubiere, si por el Partido Popular DE Galicia o acaso por la PSOE anterior a Soros que fue y ya ha sido, va y resulta que acontecen otras grandes cosas tanto urbi et orbi como en el infortunado reino filipino que nos muestran por dónde van los tiros y las votaciones más o menos amañadas.

La moda promovida por los poderes fácticos de EEUU y su brazo político mamporrero, el mal llamado Partido Demócrata e impulsada por el viejo Lobo blanco es más comunismo como etapa transitoria para detentar el poder absoluto del Gran Capital y de la satánica plutocracia anglojudía, sin ningún tipo de cortapisas ni melindres constitucionales ni democráticos.

Hispanoamérica se tiñe de rojo en un viaje al corazón de las tinieblas. En Iberoamérica este domingo la maquinita de las votaciones ha dado la victoria al candidato comunista condenado por corrupto. Algo incomprensible visto desde fuera por muy mal que esté Brasil, como nadie con dos dedos de frente tampoco puede entender que en el reino borbónico reine aunque no gobierne con absoluta impunidad y fracaso institucional agudo y generalizado un déspota doctor falsario, también comunista si le conviene o así se lo exigen los amos.  Tanto en la antigua metrópoli como en la periferia, la Hispanidad se encuentra gravemente amenazada, a punto de la pérdida definitiva de no reaccionar pronto y con gran energía.

Y es que para continuar con el presente tinglado de traidores y felones no hace falta que venga el señor Feijoo a renovar como imaginaria de igual servicio el ya nutrido elenco.

Es necesario, indispensable, intentar una alternativa de carácter nacional y patriótico al globalismo unipolar despótico y liberticida. Pero en el presente muestrario electoral, que parece fabricado en la misma factoría y por los mismos amos, no parece que nadie sea capaz de hacer frente ni con inteligencia ni voluntad a tan enorme desafío.

Los que hemos experimentado las mañas del señor Feijoo como mandamás gallego no creemos que sea el quién adecuado para intentar taponar la actual hemorragia letal. Pero lo más importante en momentos tan graves y peligrosos no es ya el quién sino saber el para qué, el qué hacer, sin olvidar el cómo, el cuándo y el dónde.

Es decir, lo que nadie explica, porque no quiere o no sabe, en este desventurado reino arrebatacapas.

 

Y siempre, lo Numinoso

Hace diez años publicaba bajo la hospitalidad del ABC una garita sobre lo numinoso y nuestra forma de entender la vida y convivencia nacional. Me temo que la situación de nuestra patria se ha agravado en este tiempo hasta alcanzar límites cada vez más peligrosos. Entonces decía así:

En la desquiciada España de hoy el sentido de lo numinoso parece ir encerrándose en el ámbito de lo político, sobre todo en las nuevas naciones taifales fingidas o inventadas. El debate político cada vez resulta aquí menos racional, menos sujeto a la prueba del acierto o error, es decir a lo contrastable.  Por el contrario, los fanáticos se tiran los pufos, estafas, desfalcos o los recortes a la cabeza, jalean todo lo que dicen o hacen unos, atacan sin mesura ni razón todo lo que dicen o hacen los otros. Más que una nación europea avanzada con más de 500 años de Historia en común parecemos tribus de salvajes a la greña prestas a una nueva y devastadora guerra de religión.

Parte de nuestro actual fracaso como nación es que nuestra Cultura no establece puntos de encuentro, de discusión noble y abierta a las ideas y opiniones de los demás. Más que integrar lo posible al parecer no pretende sino armar a los propios para combates ventajistas. Dirigidos a vencer más que a convencer. En la subversión de hoy los políticos y poderosos echan de vez en cuando alguna subvención pitanza a sus autores afines para mantenerlos callados mientras comen. Es lo contrario de la Cultura como manifestación del Espíritu, es decir, como fuente de noble inspiración para nuestra conducta.

Muchos desconocen la figura y la obra de Rudolf Otto, pese a que la Revista de Occidente publicó su obra Lo santo, lo racional y lo irracional en la idea de Dios.  Otto tuvo una gran importancia en la elaboración del concepto de lo numinoso, que tanta influencia tendría en la obra jungiana. Junto con la teósofa Olga Fröbe y el ya citado Jung organizó el Círculo Eranos cuyo objetivo era original era explorar los vínculos existentes entre el pensamiento de Oriente y Occidente. El Círculo Eranos puede entenderse como la asamblea multidisciplinar de un grupo de sabios, científicos, artistas y estudiosos que se reunía en agosto en la casa de la señora Fröbe situada en la localidad suiza de Ascona. Eranos significa en griego comida en común, comida frugal donde cada uno aporta su parte, celebración compartida.

Cuando arrecia el temporal de esa “no se qué explosiva” que ataca la costa gallega estos días, como si la naturaleza también quisiera sumarse a la labor de devastación de muchas de nuestras instituciones, uno en su ingenuidad incorregible echa de menos que no exista algún círculo Eranos aquí entre nosotros. Un lugar de encuentro de alta Cultura que preserve su autonomía. Que nos ayude a explicarnos qué nos pasa y porqué nos pasa. Capaz de viajar al fondo de nuestra conciencia. También al ámbito de lo numinoso.

Hay algo enfermizo en el fondo de nuestro inconsciente colectivo que es preciso conocer, comprender, corregir. Decía Jung que el arquetipo de Dios estaba en nosotros y que constituía labor capital de la Educación y de la Cultura aflorarlo a la conciencia.

Algo parecido, deberíamos afrontar con nuestro ser como nación. Para evitar que cada cierto tiempo emerjan las pulsiones destructivas de nuestra convivencia. La que nos hace ser fuertes para vencer juntos las dificultades.»

 

Sí, mucho me temo que desde abril del 2012, fecha en que publicaba estas impresiones, las cosas se han venido agravando en España y en el resto del mundo.  La oscuridad cada vez es mayor, y cada vez parece más difícil lo que Góngora poetizaba como “el sol pace estrellas en campos de zafiro.”

Los hindúes lo llaman el Kali Yuga, la Era de la sombra, donde la espiritualidad, el arte, los valores metafísicos habrán quedado ocultos o oscurecidos, dando lugar a una civilización deshabitada y luego ocupada por criminales o salvajes. El sol se hace esperar y ya casi ni parece haber estrellas. Y los antiguos ágapes son suplantados por aquelarres para entes embrutecidos que parecen renegar de su propia condición humana.

Heidegger filosofaba con la idea difícil y acaso equívoca del dasein, que viene querer decir, el ser ahí o el modo de nuestro ser. Aplicable a nivel individual y también como sociedad y nación en el sentido de mantener y revivir la mejor tradición de nuestro pasado.

Heidegger pensaba que el olvido del Ser llevaba al predominio absoluto de la Técnica y al nihilismo. Al cabo, a la barbarie. Precisamente es esta una de las ideas fuerza del Gobierno tecnocrático del NOM y de la Agenda 2030 es la promoción de la Inteligencia Artificial y el transhumanismo. Robots sin alma, zombies desarraigados generados por el globalismo de saqueo oligárquico para suplantar a las criaturas sagradas.

Y es que el problema de identidad precede al más comentado de la soberanía.

En este desorden de cosas la cultura tradicional rusa nos puede ayudar acaso mejor que la hoy devastada occidental.

Tras la lectura de Crimen y Castigo, Alexander Dugin se había convencido que no podemos entenderla sin un trasfondo religioso. Que esto no es la protesta social de Raskolnikov, sino que se está resolviendo el tema de la religión y la profundidad de la moral cristiana”. La pregunta Soy una criatura temblorosa, ¿o tengo derecho?” estaría mal formulada.

“Criatura” es una  creación de Dios, es algo dotado de una libertad colosal, y es precisamente porque somos criaturas, es decir, creados por Dios, no estamos temblando, pero tenemos el derecho, tenemos plena responsabilidad por el destino de ser. Desde el sentido directo -la oposición del principio obstinado y el principio del humilde, sumiso, dispuesto a cualquier compromiso- debemos impulsar y repensar el contenido de esta fórmula. Si no fuéramos creados por Dios, entonces no seríamos libres….

A propósito, ¿a qué llega la civilización tecnocrática moderna? Dicen: las personas aparecieron de los animales, respectivamente, en el futuro, las personas pueden transferir la iniciativa a la inteligencia artificial. Con tales insumos, la humanidad se sumerge en cadenas fatales, mecánicas, absolutamente fatales de relaciones de causa y efecto, precisamente porque en este caso las personas no son creadas, es decir, no tienen ningún derecho, porque son  códigos genéticamente calculados. Es decir, son nuestras criaturas nos hace no temblorosos, sino libres, responsables y con todos los derechos en este mundo.

Por supuesto, es necesario cambiar la situación con el viejo prestamista, por supuesto, es necesario cambiar la situación social, por supuesto, es necesario corregir, transformar el mundo, espiritual, cultural, social, naturalmente. Las personas deben contribuir a la transformación del mundo…”

Dugin, como antes Dostoievski o el también citado Heidegger, sin olvidar a nuestros magníficos clásicos de la Escuela de Salamanca pioneros del derecho de gentes, manifestación de nuestro dasein y gloria de España, ponen la mano en la herida.

La batalla en la que estamos incursos sin duda puede tener escenarios en diversos lugares geográficos de este planeta atormentado pero en último lugar se desarrolla en la conciencia humana. En la idea de lo numinoso que pace estrellas entre las sombras. Y para no repetirme… remito al lector al final de mi texto de entonces.

En verdad, ¿Qué queremos? ¿Tradición nacional y libertad o Agenda 2030? ¿Haremos mérito a nuestra condición de criaturas, de hombres libres, de almas vivientes?

 

 

 

 

¿Títulos fuera?

Está visto que Su Majestad firma lo que le echen con su bonita letra caligráfica. Una de las cosas más recientes y lamentables que se perpetran durante su agitado reinado es lo del engendro liberticida de la Ley de Memoria Democrática. Una forma mediante la imposición de la mentira de intentar legitimar por parte del rojerío sus propios crímenes. Porque cuando se intenta imponer de forma coercitiva una versión unilateral de los hechos históricos lo más probable es que se trate de falsedades y mentiras que no resisten el libre debate o investigación. Pero no debe extrañar entre farsantes liberticidas que se autoproclaman defensores de la «democracia», que entonces destruyeron y ahora vuelven a las andadas. También cabe considerarlo una venganza socialista por los cuarenta años que el difunto Jefe del Estado no les dejó mangonear, traicionar ni robar.  Muy desagradecidos con el general que les evitó de tal guisa que terminaran procesados o en presidio por corrupción o desfalcos como muchos de los virtuosos prohombres socialistas que están en la mente de todos.

Las víctimas de esta ley inicua y deslegitimadora del propio Régimen del 78 son muchas: La convivencia pacífica, los derechos constitucionales a la libertad de investigación, imprenta y cátedra. El propio sentido del devenir histórico de la Nación. La misma legitimidad de la actual Monarquía borbónica instaurada por el general Franco. Y desde luego, la verdad.

¿Títulos de quita y pon?

Otro daño colateral pero de gran interés simbólico del que quiero hacer mérito hoy es el del intento de despojo de ciertos títulos nobiliarios relacionados con la etapa anterior a la Monarquía instaurada por el general Franco en lo que seguramente sea su mayor error histórico como estadista.

Los ex nobles agraciados por la venganza roja serían los siguientes:

Duque de Primo de Rivera, con Grandeza de España

Duque de Calvo Sotelo, con Grandeza de España

Duque de Mola, con Grandeza de España

Conde del Alcázar de Toledo, con Grandeza de España

Conde de Labajos

Marqués de Dávila, con Grandeza de España

Marqués de Saliquet

Marqués de Queipo de Llano

Marqués de Alborán

Conde del Jarama

Marqués de Varela de San Fernando

Conde de Benjumea

Marqués de Somosierra

Grandeza de España otorgada al conde de Rodezno

Marqués de San Leonardo de Yagüe

Conde de la Cierva

Marqués de Vigón

Conde de Fenosa

Conde del Castillo de la Mota

Marqués de Suanzes

Marqués de Kindelán

Conde de Pallasar

Marqués de Casa Cervera

Conde de Martín Moreno

Marqués de Bilbao Eguía

Grandeza de España otorgada a don Fernando Suárez de Tangil y de Angulo

Conde de Bau

Duque de Carrero Blanco, con Grandeza de España

Señorío de Meirás, con Grandeza de España

Duque de Franco, con Grandeza de España

Marqués de Arias Navarro, con Grandeza de España

Conde de Rodríguez de Valcárcel

Conde de lturmendi

Lo de Calvo Sotelo resulta especialmente sangrante. A los socialistas no les basta con haberlo asesinado cobardemente siendo diputado de la oposición sino que ni siquiera respetan su memoria de prócer patriota y lúcido adelantado a su tiempo contra los abusos del globalismo transnacional. Una vergonzosa damnatio memoriae propia del despotismo faraónico que descalifica moralmente a sus perpetradores.

No sé que opinarían los sufridos barceloneses supervivientes a la tiranía que ofrecieron una bienvenida verdaderamente entusiasta y apoteósica a su libertador el general Yagüe que acababa con la pesadilla asesina golpista roja de Companys y otros traidores criminales de su calaña.

Y lo del conde de Fenosa no deja de tener su gracia. Una lúcida avanzada de estos tiempos de globalización y dominio de las corporaciones transnacionales: el único título nobiliario con nombre de Sociedad Anónima.  A menos que quiera decir «nosa Fe» y en ese caso es coherente su desaparición con la tradicional persecución religiosa socialista.

Pero creo que lo de la retirada de los títulos nobiliarios está por ver en el sentido que no depende del falsario sino del Rey. En su momento don Juan Carlos ya los ratificó de modo que ahora solo don Felipe podría retirarlos en contra de lo de establecido por su padre.

Y no parece ni razonable ni conveniente que lo haga. No solo por lo apuntado sino por coherencia con sus propias declaraciones anteriores. Así la del muy solemne discurso de proclamación ante Las Cortes en el que se explicaba que:

Hoy es un día en el que, si tuviéramos que mirar hacia el pasado, me gustaría que lo hiciéramos sin nostalgia, pero con un gran respeto hacia nuestra historia; con espíritu de superación de lo que nos ha separado o dividido; para así recordar y celebrar todo lo que nos une y nos da fuerza y solidez hacia el futuro.

Deseamos una España en la que los ciudadanos recuperen y mantengan la confianza en sus instituciones y una sociedad basada en el civismo y en la tolerancia, en la honestidad y en el rigor, siempre con una mentalidad abierta y con un espíritu solidario.

En esa España, unida y diversa, basada en la igualdad de los españoles, en la solidaridad entre sus pueblos y en el respeto a la ley, cabemos todos; caben todos los sentimientos y sensibilidades, caben todas las formas de sentirse español. Porque los sentimientos, más aún en los tiempos de la construcción europea, no deben nunca enfrentar, dividir o excluir, sino comprender y respetar, convivir y compartir.

Y esa convivencia, la debemos revitalizar cada día, con el ejercicio individual y colectivo del respeto mutuo y el aprecio por los logros recíprocos. Debemos hacerlo con el afecto sincero, con la amistad y con los vínculos de hermandad y fraternidad que son indispensables para alimentar las ilusiones colectivas.

De modo que no se entendería que don Felipe desmintiese sus propias palabras. Si lo de la Ley de Memoria democrática es un “trágala perro” infumable para cualquier conciencia civilizada ahora tiene una última oportunidad de intentar desmarcarse de la fechoría haciendo uso de sus reales prerrogativas. Lo contrario sería transigir con una resignada conformidad con ser deslegitimado, humillado una y otra vez por su propio gobierno. Y no ya solo por su falta de sentido moral o histórico sino por su propia conveniencia, pues en este asunto de los títulos confiscados se encuentra directamente implicado por ser una de las posibles futuras víctimas candidatas al destronamiento.

No hay que olvidar y menos tratándose de memorias y desmemoriados que los Borbones le deben el título de rey al mismo benefactor ahora traicionado que también les otorgó sus títulos a los otros beneficiarios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hispanidad, 2022

Sugiero visitar Medellín en Badajoz, cuna de Hernán Cortés o Trujillo en Cáceres, donde naciera Francisco Pizarro. En sus plazas mayores «aún» se conservan sendos monumentos dedicados a ambos. Más bonito, ecuestre, el de Pizarro, junto a la iglesia de San Martín. El de Cortés deja una aire melancólico como de no saber muy bien qué hace allí, en una plaza casi desolada. Son dos poblaciones extremeñas y españolas que hoy parecen dormir en un cierto letargo, que nadie creería haber sido el origen de tan grandes aventuras.  De gestas extraordinarias, que sobre todo con lo que nos ocurre hoy, instalados en tanto complejo, cobardía, estulticia y mediocridad, nadie podría creer la gigantesca, descomunal y grandiosa  labor de España hace medio milenio.  Que nuestros antepasados pudiesen hacer lo que hicieron, una de las mayores hazañas de la Historia. Algo verdaderamente asombroso como ninguna otra nación haya realizado nunca, sobre todo si se tiene en cuenta los medios disponibles en esa época. Pero aunque con medios escasos sí había ideas y sobre todo voluntad.

El doce de octubre se celebra el día de la Hispanidad. De momento, no sabemos hasta cuándo. Porque se trata de una fiesta odiada por los anglosajones y los sionistas que son los que por desgracia mandan en España. Incluso el usurpador pederasta imperial Biden felicita a Italia por el descubrimiento de América.  El marxismo cultural al servicio del gran capital sionista internacional que es uno de los elementos de demolición de la civilización, ve, y con razón en este caso, la ingente obra civilizadora de España en América y el resto del mundo como algo que es preciso combatir. Y en ello está y a ello se dedica con todas sus armas, políticos corruptos, prensa prostituida, pucherazos, deuda, falsificación de todas clases. Una forma de ello ya estaba inventada es la famosa damnatio memoriae, que practicaban algunos faraones. Una tergiversación mohatrera de la historia por la que se produce una maniobra propia de trileros y se atribuyen méritos a quienes no los tienen, sino más bien al contrario. Algo parecido a como los antiguos faraones borraban los nombres en los cartuchos de sus predecesores para apropiarse del mérito de ellos.

Les convenía hacerlo porque en verdad era mucho lo que intentar esconder. Desde que los criollos rebeldes expulsaron a los españoles de América, se ha producido allí una regresión dramática en términos históricos relativos o comparativos. Al momento, víctima de la incompetencia y de la corrupción, Méjico, antes Nueva España, perdió buena parte de su territorio usurpado por el vecino norteño. Y hoy, doscientos años después, está bajo el control casi omnímodo de las mafias criminales o del Cartel de Sinaloa. También caería la renta y bienestar de la sociedad mejicana de modo dramático en relación con la de los últimos tiempos del virreinato.

¡Qué decir de Venezuela! Otro país frustrado desde que cayó bajo las garras del genocida Bolívar que hoy alcanza las más altas cotas de deterioro histórico. O los pequeños países de Centro América, a merced de las violentas maras y demás mafias del crimen organizado que se mueven con total impunidad. Sin olvidar al agitado Ecuador, o a Colombia, o a Perú, o a Bolivia, o a la misma Argentina. O al propio Chile, hasta ahora refugio de cordura. Un Suma y sigue de frustraciones y despropósitos en países de grandes recursos naturales con unas clases dirigentes corruptas e ineptas, hoy vicarias del globalismo anglosajón más feroz.

La caída de Hispanoamérica bajo las garras criollas dirigidas por el imperialismo inglés supuso un desastre para la población de dimensiones descomunales. Pero este desastre para el indígena que supuso la marcha de España no obsta para que los falsarios de hoy proclamen las delicias visionarias de un mohatrero indigenismo primigenio: Los indígenas son todos buenos incluso los sacrificadores humanos y caníbales.  Y ahora son empleados por los sionistas globalistas como arietes contra la sociedad civilizada.

Para desgracia de la civilización occidental se trata de mercancía podrida que incluso es ofertada y publicitada, ahora por el cínico jesuita antiespañol, jefe de Estado Vaticano. Y miembro él mismo de una Orden que traicionó a España sojuzgando a los indígenas en Paraguay bajo un despotismo teocrático ajeno a sus leyes.  Lamentable especialmente la actual traición de la Iglesia profunda que en la tenebrosa boca del ocupante de San Pedro incomprensiblemente reniega de la labor evangelizadora y civilizadora de España. Sin olvidar tampoco como corifeo satánico al depravado pederasta corrupto usurpador de la presidencia imperial norteamericana.

Pero, honra a España el que se haya podido plantear siquiera el debate moral sobre la conquista incluso contra la razón de Estado. Como honra también el que se intentaran frenar los abusos con leyes como las de Burgos o Valladolid ya en el mismo siglo XVI.

El hecho de que doscientos años después de la independencia con criollos en lugar de gachupines los congresos indigenistas americanos preocupados por sus reivindicaciones políticas y económicas sigan debatiendo casi lo mismo que en Valladolid discutían Las Casas y Sepúlveda en el siglo XVI, parece prueba irrefutable de que la postergación del indio americano no es cosa tanto de la supuesta crueldad del conquistador español cuanto de la propia naturaleza del indígena y del comportamiento de las clases dirigentes criollas. Algunos de esos detractores son mestizos. Cualidad que casi sólo puede encontrarse en la América hispana, sobre todo en comparación del gran vecino norteño donde los pocos indígenas supervivientes del exterminio que padecieron de manos de la civilización anglosajona vegetan en reservas como muestras de zoológico y no se les ocurre aspirar a gobernar nada.

Pero no podemos obviar la responsabilidad de la propia España en esta situación. Las responsabilidades son muchas y variadas y no solo en nuestra infame casta política borbónica. Pero conviene recordar la del principal partido mamporrero del gran capital globalista que se encuentra en el poder. Uno de los que primero se dieron cuenta de la catadura real del PSOE fue  Celestino Cacheiros. Era uno de los dos militantes de la heroica PSOE gallega entonces existente, a la vuelta del congreso de Suresnes perpetrado contra Rodolfo Llopis había descubierto la mohatra de la reconstrucción del socialismo gracias a USA. He aquí su interesante testimonio, que sigue siendo tan actual:

De Suresnes regresé con la sospecha de que el PSOE no era lo que pretendía ser y habiendo comprobado como una minoría astuta y con ansias de poder es capaz de manejar un partido (o un país) mediante una eficiente demagogia, una información controlada, la ambigüedad calculada, el efectismo en el discurso, la habilidad maniobrera, la adecuada colocación de peones, unas cifras hinchadas de afiliados representados cara a las votaciones y una inteligente manifestación ideológica de las bases militantes con condignas y razones izquierdistas o moderadas según las conveniencias coyunturales”.

Pues sí, palabras proféticas. Y con las moderadas empleadas para saquear lo que había de valor en el patrimonio público ahora tocan las izquierdistas más absurdas, como exige el Gran Capital globalista internacional dispuesto a arrasar con todo. Pero es que en realidad el socialismo es así y siempre lo ha sido: sin patria, religión ni bandera. Nada: ni Cultura, ni Historia, ni Patria, ni religión que obstaculice su hipócrita supuesto culto a la Humanidad, pero… sin atributos.

Uno de los cuales es precisamente la Hispanidad.

Y por eso también otra de sus bestias negras es la propia lengua española, precisamente por ser nexo de unión y seña de identidad de lo español, instrumento irrenunciable de su Cultura y cuyo empleo es perseguido, vejado o ninguneado incluso en algunas partes del territorio español, sometido a las agresiones anglosajonas con la complicidad de sus corruptos «criollos» regionales, y de las instituciones borbónicas que debieran combatirlas.

OTRO SÍ DIGO
El falsario con su desprecio habitual a España y sus instituciones se ha permitido hacer esperar al Jefe del Estado para poder dar comienzo al desfile del 12 de octubre.
De este indeseable sin moral ni escrúpulos se puede esperar cualquier felonía pero lo que no se entiende es que el rey se preste a esta humillación que no es solo a su persona sino a lo que constitucionalmente representa. Si llega tarde el déspota rojo, pues se fastidia. El acto debe empezar cuando llegue la máxima autoridad. Otro error del Rey que le consiente todo.
Por lo menos cabe agradecer que los espectadores sí que han reaccionado como el tenebroso sujeto merece siendo escandalosamente abucheado e increpado.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.