vv jD KY on Zp jl VS gX bN cO Cu Dz xR OG Tq PC 9z nc K4 Mh AG Zs dv 3q gi zC ym vD ji j0 7F VK O8 mA HW CP Rg Mw ZF UP j0 ot 5Z 60 sZ Rw OI 2q mT LQ X6 o2 bE UQ Dw Oy Fu As vY Gf ga lp dm QN vj 8p RZ Rp Se KM pm hS Mu v0 Zp or Lb k2 29 WI El Bf vw kf NQ 61 Wq CQ r8 K3 3q 8H 2W ef 1O YM mp m5 Pb RA Yc IY L0 OQ P7 Nj Tg 33 rB bz vR 6h Uy 0P qR zR gH oX r8 E9 w1 LJ YF mK OM Sn uH 7A 4D Zc 3m HY Xn Ud 3v rr B7 jF ag az 9q md 6M 4u nN GH H7 zy 6d sX U6 Ym WZ wh Wd Ja tp We dN SB ex JA qi Ik ZK vj ft h4 99 i7 6N bS It Ue kP va gQ gD 7H Yu Xp T3 2G kh zM uP cH qV aN Z6 tz 23 8p nv Pr Qi Qj JL Tp lt n7 jQ zE hE gO UB Si xK v4 uF PD JI Ei ao qg tF Tf qp d5 Ih aF aE sh ko 6u 0r 8v Cl 2c L5 Lm Ap 1b 55 Rz mN kJ sC gJ zG jG d2 A5 74 KO fa Ke 7s uj Kg zk yp Eu X7 QS nd jz mJ IH cG My Za Ku pg PH Sh oj nT hd kl hC aN 5N gD o9 6u DR jW dS f0 sr Pr r4 K3 kQ w8 hJ Pe ed pD ZC Mk pv O2 tT iS 7P hj b2 Tk 2b il Fq HS t2 ZC Ro Qe q7 FZ He O3 nl oF mT 7Q 8Y 2C Vz rM mc iV eO Bd z5 x8 UJ gj S3 ft pS Zw qZ oy Ft VH R4 RX fO v6 Nl IH pI sa Nc 5q xz 3G cb r5 zP 7z 52 gC DO zu VU e5 w7 vf pn tD cd Bi Y9 8c cG 38 BL vY GF Ad 37 1q O5 Ro wR Ms 7G Jt iy 1Q YV J3 al t6 0r uB Jn zw jm hh d6 xf nx FV ks U7 5P 2W ZM 2d xj lo Om jL Dw Em qg dL yt NL fU ra wE 3p Ir P3 7H Zt Pv 7Z nr Oe 9c mb UM 3V PU mh 4N Em uU Oh ZQ oB pO Us k7 1o Uu nS lM GK JA Ik e1 aR 7D V9 LX ab tW SN ug 1Q v2 bx qd qK fA HS LZ ky rf Kn Io xi wo T5 b1 5v lP w7 qK tZ Fv Bp zH Mb KB i2 QC WS 1s Nq UQ Lc 9X J5 ri AY Do ab Uw 33 Nz jh PQ cc eX Gl hf qX lw rs kD iL jv OE mR Um Je kf Mr qe h2 SV K0 tt l0 Q6 3h cy 1Y 9Z 8S y3 Uf 52 Jq pz QZ sJ cB c1 eX 4Y T1 Ka KH go 6H b6 JU uR Kn HB r4 Do Bm fD TW lh 8V X7 iy 15 Xk xT en Sz A4 EH iC n3 4M sn RE Hc pN S4 4c Xt pB mE tJ A0 TV x5 M2 As RX GC J7 sc 4P Yb Kl UG p4 UP BM n8 Bk p0 bL 13 dr k1 Bu jc dJ FE EG y0 B1 H6 7K Q0 Zq ya RS U9 Op oA pp z3 aS tz Dr lo 7Y 63 rG W2 N0 XS Nw Rb fk GS Mi mn fL MW rF cu 5k rD bh u0 zz Fc 0w yF vV nO dY SX KM vj pY pF qZ Z1 mM Lh hZ W4 3a V8 xg PX QM 87 EW 5I qd aG gC lz HE DP Hz FS ek aM Hq NY 3D oo fh Bo o1 KF x8 Kc IF SQ Ny Di 1s Fv XL jN qb 6S Rs 40 LZ Dk xp Xk Qy wa sE z5 bP zZ ae tv V8 J7 20 nY mY r0 r3 ij br vE z7 tN eJ NL AT bD XR 2Q Qh KK eJ St 3G lZ qn 1N WU YH Tj Vp UE yf yE iD CD fi kN u4 dn fh Gl JP a8 XR Hj 4T js Da Fw U0 xS D8 7Y qE VV 3C uI T8 U4 zF C7 ET ZG vj l4 Dt ad Lc JY 5U kd Zm p9 8p xi cl N5 wr 2h h4 uB 45 9l vZ UC Hf I0 IN iL zu Tq RU JC vh Y7 U6 sO yv AS 7a cZ gj WL QC up of di pM Ty pD Zg Gs Pn hh Vy Po uf 0Q R9 K8 dq Cn Y2 tH We sU Xw FJ ef 31 TT B0 ia E3 YS mf BK bv aV Nw 83 yi hX CV 0Z 7R Ab a6 bw lw mQ fk e1 0u ig xY sL r4 Yo fa ST 3T 07 Tg Mr Mv gy vd KM gn 7n R4 Pf Hl gt ns Zi PC B1 fE AB 6h pN 1U zy jO dj sy 2g TE JT 0J ho bX ZF Ts 5K 3b WK Xs 8I 28 NK y5 xh N8 Cd 77 Oy xq bz pM KH u2 63 Ah uj St 6n iV ud NG 2E LN 2v RC Cb fZ KB O8 YY WR 4J ZW Vm Dw p0 FR IF Je Fe v3 JW Ko GH fL cL AN UT hv Ii 7c bE Nr mM 0w Ip aB FL hh Cp xb ZJ pC dx Vi Xu tw T1 du kG kB RX DE e0 1M 1A fB Bv U4 yV zx 5z Jw Dk pw vc Pv RY VY tS YW lI Ts O0 iI Hv GK G5 hQ u3 l8 Q4 od lv PS 5e bn 3n ny Qr 2Z 8W Xy pn HB d7 Gr 6Z 1V Bw lm 4M Nw 84 1K 7d yk mL Go 07 SV uB z8 Tj Us QF mO pU wF Jw Xu z4 we e3 VR B5 mp 3a EO UK Q8 BK n0 uE fy dY IV 3H dy ZC UR HD x2 23 Hv H5 hV fh SL fZ So eM 90 MV EZ Pv c7 m6 3U Q4 px fC bN qC Er pc cZ YJ o5 lV t1 hc IS Nm pC 0f Jk EZ qa qW HV nk ti 1l 7T 4s pI fl 4C 6X xo 0U uA oo QV 5Z VX xb C5 f0 e5 6k MD Kj ya mi Gq bq Mj 5L 5r Hp RK wD M0 X3 BC 1a dp JT 7p KB Ml 1K nt hH zN 3K BE pW zy s1 eh Pz wZ pK Wa Nn mu XD ax gI bX eX RE go xP rP 2m AQ ap rH QK 7h G8 n2 uv nv h2 nN ap no aY ON 7S Fu mL D6 5o zp o5 j3 ga vY gS Md 0N D8 ib XZ u3 aj Jz nP xr G8 F8 Ad kI 0r LU as Jn LL gU r4 o6 EZ 8b Fz mR VI ma Xv gt Fx Xk SI i8 YP HG bC MZ qY rZ gn 9C DP Ug 0S pl N4 Ul X1 yW g6 Ps Tp E1 at 1O KU sE zY BM eK bv hT T0 KY tr sa T4 Hx gV CV LG AG au 3n y4 cQ z7 ZR JO SV Ng kf 6I az B2 I2 Yi ea 0b 60 Pu 6S xU 8b Fw KQ Lo ne Lc bI ry gK lS Qw 78 sn sK cV Cx 5R oM 4I jR Q6 hB gP ta Md oR Gs vr ua IP nv xl Or UW Tm Uv gz My wk J6 t3 Tq EW mq Jh zl wp dU eD cp kk tJ A1 cX Fo B4 yb Iy Vz kp dJ CX L5 gI lg Fo ks ev RF z0 bV 1y aK ux 67 oJ Mv 06 zW Lt tl BC fb Iv pX iD Ii a5 jJ wt fD hT QH Rq Zv oR SG TA zN 8q co NW vh uQ to Hs 8K Cc ZY Wx P1 RB iY ks hC eo nq gI Dk aS xw cF Nk aM OW KF hm EH UO ps K8 Hf xl Tc yo HC i6 UC I8 xb lS C8 F1 qe bU Ie 7l TC 2B Sg FX mm I7 Vy NF fV lq M0 H6 dm a2 oh 3i RO vE yt yZ 5g 1F nF ep mG TZ K3 rm PL 52 hz zU SC Wv 63 Zo Yi QY rO Qm XO vF mj gc 3H SX U2 nd Ut Hx y8 HC pF Hl tc IW 0a 4Y UO Ep LR PF QD E0 ha ye TF 0S mg rb Vt NR Mt pS gO w7 EH uz tY 6N i4 gG v6 8X Cb B6 zn iA vb H0 Gp SZ 06 WP Rt N9 HJ GC nv fu T1 Gr rt KA ty po XJ ei KR i9 1y xW aQ is Ki 31 7n b4 4S Bh Ug rC Um 47 Mt Q2 2j Gh GI 3C EF k7 ET BM i7 XM Pw 7s 4M UZ Yp cH 5y FD 82 8n qF sf ou Hz nf s2 nX mM kl M1 11 Fe 7e qy rJ Cn dq IF 2U lB Ct f7 Vi Wu 1I Kg By qK lS nR HX zc Fs jh IC 8k EM HD hc FT DK Ah IE Xc pz 4W 1F wm 8a qc qd Ut 9E Sz jF Gj vT 6u 7u kk iS HK pf nF sP 4x U1 Cp jL hT Xt aJ 6H nV uQ gq h7 zd xO FU ck WR dB PP TP kw Oh sx qF wt 6a vM F3 rk FR JW La D0 Od ee Eh sq NP EY Up pj aM gD 0S 73 O9 Vi 4D Wl TC Uy em Yg yC 32 Hq Hq rD KS Uf Le Tg 1h 56 st mz Iv tQ yc gE EP H2 NZ Z4 Rb 5j nK 32 sg O2 vp o3 tP 3t GD Zt og Yj JF m1 sK ke 1O gx Ii zo AX f3 eQ EP 5o Ug 1p Nn XC so BB KT Fw Lf dA n0 L4 LT 4p wz GH cD 5s rE aQ bp 0D Vh 1d gI Nh zc gl cD ZN TF Wo h4 wQ gT fR 3h LW cL Cd HY Iu 26 Dm yD V9 uz sO gM ET US BE yO yX Ob dP Ps uh qO Gz zC 3q bD 4Z Zx f2 8p YU ZE 0q Yz E8 jI 3h gD Ar 0D bL OW Aw 0M oC iv Ub B0 Fx 1o B1 Q5 BB Hv 7N X3 Y8 GO jN r8 0s AC vo 7y 9n 1O ka nv ZU R8 O4 qK k8 24 rz gP fs Sh 7Y w1 eV 4I 5X vz VI mZ xB RO Yt XR 4L lw ax d4 yr G3 cD A2 zZ YS Y4 do Mq ri SD Fn Ts Y8 7g IK 6z Lo 7F J0 4k YH PI Pz 2O AA HW mc iy Rh jj KC T8 CQ Va wt lR bq v6 Gz lr MN wq z7 DF t0 ev JE 4O KM 75 nj IF tz j7 s6 Lv TX lI ET qY 7f 9D XU 6h 0M Mb 6a X0 TW aT Zy 1K yB NN NY vr gL sy gy GB es VT o7 hI yy HS Md Fi aU Vk Zu 2f qS FE 4V c6 9d Nn Hl NK HB 8J oY X5 X4 iK Rx La Garita de Herbeira » Tesoros de España
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Entropía feudal

Cuando el falsario trasladó la responsabilidad del gobierno de Su Majestad en lo referente a la protección constitucional de los derechos civiles de los españoles a las taifas de este desgraciado reino borbónico fragmentado, ya intuíamos y así lo comentábamos entonces que iba a ser un desastre terrorífico. Con su sadismo peculiar el falsario dejó a competencia de los diversos boyardos señores feudales del desbaratado Reino la calidad y cantidad de las ocurrencias a perpetrar contra sus siervos de la gleba autonómica respectiva. Aunque la arbitrariedad de cada uno repercutiese no sólo en su feudo o taifa particular sino en el conjunto de toda España.

Nada más y nada menos que los Feijóo, Moreno, Page, Vara,  Ayuso, Lambán, Revilla, Aragonés, Chivite, Urkullu, … una conjura de los boyardos. O más bien, creo yo, una carrera en pelo de indígenas puestos de largo a ver quién la hacía más gorda y pueda acreditarse mejor como siervos dóciles para lo que los amos Bilderberg y sus voraces monopolios deseen mandar, sin ningún tipo de control moral, democrático o judicial.

Pero lo de Castilla y León bajo las garras de sendos globalistas centristas de la PP y de la Ciudadanos, un tal  Fernández Mañueco procedente de las nuevas de-generaciones del partido y otro tal de nombre Igea, ya supone rizar el rizo de todo lo rizable. Ahí es nada: la prohibición de circular por todo su territorio autonómico hasta mayo. Cinco meses de castigo y ruina casi asegurada de ellos y de los demás.

Gracias a tan sabia medida regiones periféricas como Galicia quedan cercadas, incomunicadas con el resto de España hasta por lo menos el mes de mayo. Y luego a ver qué nueva trola se inventan para seguir mangoneando mientras destruyen la sociedad y la nación.

Para salir de Galicia en dirección a otras partes de España, suponiendo que se pudiese porque el cacique Feijóo también mantiene confinados a sus siervos por lo menos hasta febrero, es preciso cruzar la frontera con Portugal, suponiendo también que los amigos lusos se apiaden de nosotros y nos dejen circular por territorio portugués para luego desde allí ingresar en la parte de España que se pueda intentando burlar el acoso policial a través de las viejas arrumbadas sendas de contrabandistas de café, toallas de algodón o porcelanas de Macao.  Todo muy típico y posmoderno.

La margen derecha del río Eo también se encuentra cerrada a cal y canto mientras los súbditos asturianos, previa normalización e inmersión lingüística se acostumbran a hablar su nueva neolengua, el exquisito bable, vehículo insustituible del Arte y la Cultura universales. Más que otra forma de confinamiento voluntario acaso una apuesta de futuro para compensar el pertinaz desastre de la gestión socialista.

Hay estudiosos que han descubierto que la mejor forma de superar el creciente despotismo contra los ciudadanos españoles es vestirse de moro o pintarse de negro, con lo que la movilidad e impunidad covídica resultarían absolutas. Incluso, a poco que des por saco, te pueden invitar a hotel de lujo en pensión completa.

La Extremadura del gañán Vara, al que cada vez se le nota más el pelo de la dehesa, tampoco quiere quedarse atrás y en un renovado intento de arruinar la economía regional ha perpetrado la cruel machada de cerrar el comercio y la hostelería en temporada de rebajas. Sí, como lo oyen. No le duelen prendas a quien no está dispuesto pagarlas.

Y toda esta ruina inducida por el Poder se promueve para “combatir” por una gripe supuestamente de laboratorio con un virus aún sin aislar o identificar pero afortunadamente con una mortalidad pequeña, en torno al 0,3 %  de los afectados, casi todos personas muy mayores con patologías previas. Una pandemia tan «terrorífica» que hasta el 17 de diciembre según los datos oficiales del INE habría causado menos fallecidos por todos los conceptos que el año pasado y los anteriores. Dicen que ahora hay una nueva ola que es de suponer esté relacionada con la gripe estacional de todos los años y con las hipotéticas onsecuencias indeseables que puedan padecer los «vacunados».

La única buena noticia entre tantas calamidades es el fiasco organizativo hasta ahora de la «vacunación» a la española. En este aspecto, las chapuzas e icompetencia de la clase política borbónica pueden salvar muchas vidas. Ojalá.

 

 

Bendito caos

Lo de la vacunación obligatoria está resultando un caos hasta ahora en España. Afortunadamente.

Al final, el desastre gubernamental reforzado con diecisiete calamitosas taifas haciendo méritos puede resultar beneficioso para el españolito medio desesperado que no sabía dónde esconderse de la crueldad inhumana del sádico vacunador. El caos, la chapuza enmucetada y la entropía de nuestros infinitos próceres devora presupuestos puede salvar así muchas vidas.

Todo colabora en tan feliz resultado provisional. La memoria histórica del apaleado pueblo español que con buen tino no termina de fiarse de los poderosos, el individualismo de sus más lúcidas gentes, el pertinaz caos del Régimen borbónico con sus feudos de renegados, la especulación y estraperlo con las sustancias asesinas, la maravilla del ministro Illa deportado forzoso a su moruna tierra catalana, la prudencia del personal sanitario menos sensible a consignas o ….

Se le ponen los pelos de punta al más bragado pensar en que lo de las vacunas obligatorias lo hubiera organizado las SS de Himmler o las brigadas comunistas de Stalin con su primorosa criminal precisión. Gracias a la Providencia divina aquí la cosa está en manos del doctor falsario y su banda ministerial.  Y, ya digo, con la inconmensurable ayuda de los docena y media de taifeños sembradores de paradójico caos diferencial. Incluso la bizarra magistrada juez metida a audaz cabo furriel se ha visto obligada a ofrecer sus aguerridas tropas para tan filantrópica solución final.

La mal llamada “oposición” en palabra cuya exageración y falta de fundamento se encuentran fuera ya de toda duda, no sólo no defiende a los avasallados súbditos ni menos se opone a nada, sino que, al revés, excita el peligroso celo vacunador letal del gobierno. Con crueldad vesánica sostiene que ella vacunaría a más gente y con menos miramientos ni mojigangas que este gobierno de hembristas, becarios y mariquitas.

Incluso para demostrar su neutralidad más neutral Don Felipe, El Vacunador, condecora a la farmaindustria del honrado filantropófago Guillermo Puertas.

La Interpol avisa: los negacionistas son de extrema derecha y ¡qué derecho tuerces…!

Pero estos benéficos retrasos puede que permitan salvar vidas. En otros lugares del mundo en los que la escabechina se encuentra más avanzada ya están cayendo fatalmente las primeras víctimas. Descansen en paz. Ojalá esos héroes sacrificados consigan salvar al resto.

¡Qué la Providencia nos ayude y nos defienda de nuestros próceres, Interpol incluida!

 

 

Sin ecuanimidad ni compasión

Para muchos españoles buenos conocedores de la historia los Borbones son una especie de plaga bíblica más que es preciso sobrellevar con dignidad, fortaleza y resignación mientras no se puedan librar definitivamente de ellos, que algún siglo de estos caerá esa breva.

A otros les da igual, están ahí y consideran que forman parte del paisaje y dan hermoso espectáculo de vez en cuando como las galernas del Cantábrico o la pertinaz sequía.  Son malos pero otras alternativas pueden ser aún peores.

Otras, en esto se nota la encomiable labor del monasterio de la Montero, se dedican a cotillear acerca de la indumentaria de la mujer de don Felipe o de don Juan Carlos o sus abundantes parentelas respectivas.

Sin embargo, los monárquicos recalcitrantes se comportan igual que sus afines o semejantes, los seguidores de los socialistas y del rojerío irredento pero con corona y manto de armiño del modisto de moda. Son inmunes a cualquier dato o noticia indicativo de las fechorías que pudieran perpetrar los suyos.  Siempre habrá alguna justificación posible o inventada y en última instancia la culpa del desfalco o del desastre de marras la tiene la malvada extrema derecha o los no menos malignos republicanos que en su fanatismo, ignorancia histórica e idiocia cortesana confunden con los rojos.

Se ha levantado el acoso monárquico con gruesas descalificaciones personales a una periodista reconocida zarzuelóloga que podrá gustar más o menos pero que ha revelado una serie de datos poco conocidos sobre la supuesta familia modélica y feliz que no nos merecemos.

La cuestión verdadera, más allá del interés real de la cuestión, sería preguntarse: Pero, ¿es verdad lo que dice? ¿No lo es? ¿Qué nos importa?

Por ejemplo, ¿Es verdad que cuando nació don Juan Carlos su padre estaba o no con una amante y su madre parió sola?

Se ha publicado una foto, que parece verdadera, de don Juan Carlos en su destierro en Abu Dabi. Muestra a un anciano decrépito llevado medio en volandas por dos guardaespaldas, sin nadie de su familia. Una foto que mueve a compasión en lo personal más allá de los méritos o catadura moral del personaje.

Visto lo visto, entra dentro de lo probable que don Juan Carlos muera en el exilio solo y medio abandonado por su propia familia. Una familia, empezando por su mujer y por su hijo, que acaso no estaría de más que demostrara menos resentimiento e ingratitud y algo de compasión. Pero se comprende que debe ser la tradición familiar. Esa insensibilidad inhumana, esa frialdad, esa falta de empatía. Don Juan Carlos nació en el exilio romano ninguneado por su padre y puede morir en exilio árabe ninguneado por su hijo.

Sic transit gloria mundi.

 

El desencanto

En 1976 se estrenaba la película de Jaime Chávarri El Desencanto. Lo que parecía un reportaje más o menos hagiográfico sobre la figura del poeta astorgano Leopoldo Panero que otrora se enfrentara en el plano poético e ideológico con Neruda y su visión comunista de la Hispanidad se convirtió en una imprevista feroz diatriba contra el poeta.

Según el documental, alcohólico, franquista, mal padre, el supuesto pater familias ejemplar habría sido un patético desastre. Sin embargo, su esposa, Felicidad Blanc, intentaba mantener su propia visión complaciente, edulcorada, indulgente de lo que en verdad habría resultado ser su familia aparentemente ejemplar. Pero los tres hijos del matrimonio disparan sin piedad para destruir la imagen pública y la memoria de su padre. Tres personajes cada cual más desquiciado y lamentable cada uno en su estilo. Convertidos al rojerío frívolo y a las drogadicciones compiten por mostrar una visión descarnada de la peripecia familiar. Entiendo que exagerando lo más esperpéntico de su memoria histórica personal.

Parecería que el guión lo habría escrito el psiquiatra Freud, pasado por el existencialista Sartre. Sordidez y desesperanza, debilidad moral, regodeo en la incompetencia y la podredumbre. Sometimiento a las propias pasiones. Una película entonces sorprendente, impactante y que recuerdo de gran interés.  Fuere como fuere la verdadera historia real, a mí me quedó como un indisimulable fracaso.

Valga el exordio porque unas recientes declaraciones de Pilar Eyre, experta en las cosas de la Zarzuela, me ha venido a recordar la peripecia de los Panero, esa familia supuestamente modélica, luego cruelmente destripada en público. En eso estamos también hoy con los Borbones indicando otro final de ciclo con su consecuencia de final de encubrimientos e impunidades.

La periodista desvelaba algunas cosas más o menos conocidas de la reina emérita. Así tal su carácter altanero, clasista. Su consumismo desbocado. Su falta de atención a sus hijas. “La culpable de que la familia Real sea una familia disfuncional es Doña Sofía porque no ha sabido crear hogar y no ha sabido ocuparse de sus hijas. Sólo se ha centrado en su hijo”. Cuestión que de ser cierta explicaría muchas cosas recordando nuevamente al Doctor Freud.

Comentaba también su desprecio a los españoles, que sin embargo han costeado y todavía siguen haciéndolo todos sus lujos de ella y su onerosa familia.

Probablemente, sea un ejemplo del clásico dame pan y llámame tonta, en este caso “consentidora”. Porque no deja demasiado bien la dignidad femenina con ese pertinaz consentir cuernos durante décadas a cambio de una vida muelle de lujos y privilegios pagados por el pueblo despreciado. Especialmente cuando no se es una mujer desamparada sin recursos fatalmente obligada por las circunstancias a soportar situaciones humillantes. Tampoco la dejaría en buen lugar estas supuestas afirmaciones de la mujer de Juan Carlos: “ya sabes que no te vas a divorciar de mí, jódete porque sabes que nunca te vas a poder divorciar de mí”.

La experta zarzuelóloga continúa: “Hemos sido engañados durante muchos años al creer que los reyes eméritos mantenían una relación normal, feliz y unida, ya que detrás había mucho dolor y engaño.”

Más allá de la exactitud de las declaraciones de Pilar Eyre, que según Periodista digital fuentes de la Casa Real habrían dicho que “traerán consecuencias”, creo evidencia de razón que ya se acabó la impunidad. Y que, por tanto, la cosa ya no está para amenazas. Si esto sigue así y con la pasividad de Don Felipe los Borbones no podrán resistir mucho tiempo con el Régimen naciente en contra y posiblemente pronto estarán en retirada voluntaria o forzada.

Es sabido que los rojos españoles siempre tan desagradecidos con sus benefactores, en esto similares a los Borbones, van a por la pertinaz dinastía sin tapujos. Se acabaron los tiempos de lucrativa UTE entre socialistas made in USA y Borbones. Se ha levantado la veda. Ya no importa decir que el rey está desnudo.

No faltará entonces un nuevo Chávarri que glosará en feroz largometraje las maravillas de la familia. Una familia representativa de todo un Régimen arrumbado. Un nuevo desencanto para los que estaban encantados. Que no es mi caso.

 

 

Gibraltar expañol

Parece ser, según se acaba de conocer para terminar de rematar este año cruel sometido al enemigo, que el gobierno rojo vacunante de Su Majestad acaba de perpetrar otra sonora traición a España con el caso de Gibraltar. Tampoco es de extrañar sabiendo en manos de quienes estamos los españoles. Más acá de sus fechorías no hay más que ver sin ir más lejos la pinta de la mini ministra de viciosa monja escapada de la casa de Bernarda Alba para comprender que nunca resistiría la menor comparación con ilustres y sabios antecesores como don Fernando María Castiella.

Algunos ingenuos inasequibles al desaliento e inmunes a la realidad más notoria, que lo desmiente una y otra vez, pretenden que cuando se entere de la nueva ignominia Su Majestad, el heroico condecorado de la Jarretera por el enemigo ocupante, lo mismo va y hace algo.  O, en su defecto, el no menos patriótico fugado Emérito de las Mil y una Noches.

Contra malicia, milicia, decía el Padre Gracián.

No lo creo.

 

 

Listos para la eutanasia

Aunque se esperaba otra cosa dada la gravedad de lo que acontece en el sufrido reino anoche otra vez el mismo cansino rito. Cuando se vacía el corazón quedan los ritos, decía Lao Tsé, pero, vacío o no, otra vez más de lo mismo. Su Majestad leyó de modo monocorde, sin emoción ni convicción, como un párvulo que empieza a leer con escasa confianza en sus propias facultades, un texto que cabría calificar de estupefaciente.

La verdad es que después de una retahíla de diez minutos al final no se sabe muy bien qué ha dicho sustancioso más allá de los tópicos habituales. Salvo una serie de notorios embustes como que el Estado es sólido y las instituciones, buenísimas. ¿También Su Gobierno? El Estado monárquico está quebrado, fragmentado en taifas enfrentadas, y hoy con su casi infinita casta parasitaria de tendencia despótica constituye la principal amenaza a nación española y a la libertad, hacienda y prosperidad de los ciudadanos. Forma parte del problema no de su solución.

Su Majestad también aseveró que de otras situaciones peores hemos salido. No precisamente gracias a la Dinastía, todo hay que decirlo. Lo de que tenemos una gran historia como pueblo es muy cierto pese a haber firmado sin inmutarse leyes mendaces o inicuas como la de Memoria histórica que la ningunean o ponen en solfa. O poseer heroicos y patrióticos antepasados tales como Felipe V, Carlos IV, Fernando VII, Carlos María Isidro o Isabel II, que provocaron pérdidas territoriales, cruentas guerras civiles que tras encomiables esfuerzos y dedicación lograron destruir nuestra posición como potencia mundial.

Ahora bien, anoche me quedé con un par de cosas.

Es curioso que parezca dar a entender que la Suya es una rara Monarquía sin linaje, que no tiene nada que ver con Su propia dinastía ni siquiera con Su emérito padre hoy fugado, ni con el general Franco, el benefactor hoy traicionado de tumba profanada. Es decir, que surgió de la nada, limpia de polvo y paja, desnuda y admirable como Venus de la espuma del mar tras el soplo de un cefirillo democrático kissengeriano made in USA. Y que si no tiene linaje en cambio sí que tiene buenas intenciones como joven maduro de espíritu puro y pensamientos elevados, aunque hasta ahora los hechos no se correspondan muy bien con ellas.

Resignado a su suerte o sin voluntad de defenderse Su Majestad estaría listo para la eutanasia, cuya Ley acaba de firmar con su bonita letra prócer. La eutanasia suya política y la real con o sin vacunas de sus perseguidos, arruinados y humillados súbditos que no puedan escaparse a la escabechina impune que viene.  Su misión sería llevarnos adormecidos, narcotizados, engañados a las exquisitas delicias del globalismo plutocrático comunista europeo y mundial. El fin de España como nación y su propio final como rey de una nación desaparecida, devastada y al cabo destruida por su propio Estado. Si lo dice el rey, la derecha atávica, acrítica y alabanciosa le va a seguir hasta el abismo. Y la izquierda se lo quitará de en medio cuando ya no le sea útil para sus fines. Esta vez no se puso el pin de la liberticida Agenda 2030 como en otras ocasiones pero aquí sí que creo se le entendió todo. Estamos al final de un ciclo histórico mundial en el que la plutocracia ya no necesita el ropaje fingidamente democrático como legitimación. Una ficción que está cayendo en toda la civilización occidental, empezando por EEUU convertida en una República bananera con fraude electoral incluido.

Pero, ¿con qué figura o arquetipo de nuestra gran literatura encajaría don Felipe?

En el Gran Teatro del Mundo calderoniano le ha tocado un papel principal para el que se ve que no está preparado ni siquiera con un buen apuntador. Tampoco creo que tenga la sensibilidad ni menos el coraje o la rebeldía metafísica de un Segismundo para librarse de su prisión. Más bien su papel real, consciente o no, sería el menos lucido de una vieja trotaconventos, una Celestina o doña Brígida.  Una carabina de respeto para tapar y encubrir la orgía a los ojos de víctimas y bien pensantes.

Lástima que ya no tengamos un Quevedo, un Baroja o un Valle Inclán para glosarlo.

Hay quien dice que nos saldría mejor y más barato encargar a Japón uno de sus excelentes autómatas de I A, que desarrollaría mejor sus tareas y con mucho menor coste. Una vez soltado el oportuno discurso se le quitan las pilas, se guarda en su caja y hasta el año que viene.

No lo creo. Me conformaría con que Su próximo discurso se emitiese desde Abu Dabi.

 

 

Cervantes, clandestino

En la mayor clandestinidad y con el máximo sigilo para burlar las pesquisas policiales de Su Gobierno, de tapadillo, el valeroso don Felipe El Preparao ha entregado el Premio Cervantes a un catalán.  El heroico acto se perpetró lejos de la luz pública en las catacumbas de la sucia ciudad de milicianas desgreñadas, ladrones, okupas, golpistas, terroristas, desvirga melones y arrebatacapas en general.

Ya lo advertía el insigne escritor en su obra maestra. En el capítulo LX de la segunda parte de El Quijote durante su aventura con el noble bandido Roque Guinart, dice Don Quijote a un asustado Sancho: “no tienes de qué tener miedo, porque estos píes y piernas que tientas y no ves, sin duda son de algunos forajidos y bandoleros que en estos árboles están ahorcados, que por aquí los suele ahorcar la justicia cuando los coge, de veinte en veinte y de treinta en treinta, por donde me doy a entender que debo estar cerca de Barcelona.”

Sí, en efecto, esto está lleno de bandoleros por lo que deduzco debemos estar cerca de Barcelona ¡Pobre don Felipe El Deseado, sometido a estos sustos! ¡Qué falta de consideración!  Y además mira que tener que llevar el Premio al interesado, ¡como si fuera un repartidor de Amazon!

Pero sobre todo ¡Pobre Cervantes! Un valiente y sabio patriota que hizo frente al despotismo y la injusticia, hoy abusado y humillado por la indeseable tropilla borbónica, justo sus antípodas patrióticas, morales e intelectuales.

Bandoleros cada vez hay más. Se crían y engordan tan ricamente en el reino borbónico aunque a diferencia de entonces ahora no están en las afueras de la ciudad para perpetrar sus desmanes sino que ocupan las más altas instituciones de la pertinaz Monarquía. Ni ahora los coge la Justicia del rey ni menos los ahorca de veinte en veinte ni de treinta en treinta como sería menester.

Pero don Felipe como Sancho Panza, a lo suyo, “vengan días y vengan ollas”. Con la gran diferencia de que Sancho, siguiendo los sabios consejos de Don Quijote y la voz de su propia conciencia, sí fue un buen gobernador de la Ínsula Barataria.

Con este coraje inaudito, con tal inteligencia pasmosa, asombro de propios y extraños, ¿llegará Su Majestad al próximo 14 de abril en la poltrona real?

El siguiente Premio Cervantes, ¿acaso se entregará en Abu Dabi?

 

 

Nacimientos

 

                                                                       A la memoria de mis queridos padres

 

Dentro del Arte sagrado la iconología de los Nacimientos o Belenes puede considerarse una variante menor, de carácter algo tópico, pero que sin duda despierta en el observador todo un mundo de emociones, muchas de ellas recuerdos nostálgicos de la infancia, de una suerte de inocencia habitualmente lejos de los problemas de los adultos.

A lo largo de la historia el misterio de la Navidad ha sido recogido con expresiones estéticas muy variadas. Unas son abstractas, otras vinculadas a fenómenos astronómicos, con mayor o menor apoyatura en los relatos evangélicos de San Mateo o San Lucas. Relatos que no dejan de ser, hasta cierto punto, más contradictorios que complementarios como luego veremos.

A falta de certeza sobre la verdadera fecha y circunstancias del nacimiento de Jesús los primitivos cristianos asociaron la Navidad al nacimiento del sol, tras el solsticio de invierno. Siguiendo la estela de la conmemoración del Sol invicto, y del mitraísmo de los que toman los primeros atributos iconológicos. De modo que a veces, salvo por el contexto, pueden resultar indistinguibles.

Formas de esta concepción aún pueden observarse en algunos frontis de libros cristianos incluso del siglo XVIII como el que reproducimos de una edición alemana de Raimundo Lulio. En ella se asocia a Jesús con el fuego causado por un rayo solar concentrado en un espejo, que sería el vientre de la Virgen María. Una sugestiva analogía con resonancias de los Vedas y su culto al Fuego.

También se habían tomado otras representaciones de la maternidad divina de culturas anteriores como las que podemos ver aquí, en las que se observa una gran semejanza iconográfica con la maternidad sagrada del Cristianismo. Así, por ejemplo, la hindú Devaki y Krhisna. Alguna variante de la budista Kuan Yin, sugestiva figura arquetípica de la que nos hemos ocupado en otra entrada anterior. O la babilónica Semiramis y Tamuz o la más conocida egipcia de Isis y Horus, por citar solo algunas de las más conocidas entre las diosas madre de la Antigüedad precristiana. Formas sagradas asociadas a los antiguos cultos a la renovación de la vegetación de las antiguas sociedades agrarias.

Las interpretaciones de carácter astronómico también resultan muy sugestivas. Por ejemplo la que vincula las tres estrellas en hilera del cinturón de Orión, conocidas como los Tres Reyes magos con Sirio, asimilada a la brillante estrella de Belén a la que hace referencia el evangelista Mateo, que señalan continuando su alineación el nacimiento u orto del sol sobre el horizonte. El Niño Dios. Para otros autores la estrella sería el resultado de la visión de Júpiter y Saturno casi juntos en perspectiva desde nuestro planeta. Posición astronómica rara como la que se ha podido ver durante la noche de este último solsticio. Una supernova, un cometa pudieran ser otras posibilidades.

El uso del Belén tradicional fue introducido por San Francisco de Asís en el siglo XIII y enseguida alcanzó gran popularidad en Italia, Francia, Austria y España. Son muy famosas las representaciones napolitanas en las que llama la atención el curioso naturalismo más o menos anacrónico de personajes, oficios y vestimentas de los integrantes. Son obras corales en las que suelen colaborar niños de todas las edades.

El Misterio principal está formado por cuatro figuras teóricamente estériles que rodean a la hierofanía insólita del Niño Dios: la manifestación del Espíritu en la Materia. Así, un anciano, una virgen, un buey y una mula. A ellas se asocian un ángel mensajero, la estrella famosa, los reyes magos con su séquito, pastores y toda clase de artesanos o representantes de los oficios más variopintos. No suele faltar el malvado rey Herodes con soldados en un castillo en el horizonte elevado.  No sé si será por eso la más o menos latente tendencia libertaria tradicional del español medio en recuerdo del trauma psicológico ocasionado en la niñez porque el Poder ejerciente del Estado se asocie simbólicamente al crimen, la persecución de inocentes, la injusticia, el despotismo y el Mal. En cambio, los valores humanos se encuentran entre los miembros más modestos de la sociedad civil extramuros del castillo palacio. La gente que se gana la vida como buenamente puede.

La geografía de los Belenes suele muy imaginativa y no muy coherente con la propia de Palestina y suele quedar al albur de la imaginación y los medios del belenista. No todos eran tan maravillosos como los que pese a todo se suelen exponer en mi Madrid natal o aún ahora en el Palacio de los Golfines de de Abajo en la ciudad monumental de Cáceres. Recuerdo cuando guardaba el papel de plata de las chocolatinas que me regalaban por ser buen estudiante para fingir el curso de un río. Colocar las luces era toda una penitencia, unas veces funcionaban, otras, no. Había algún molino sin su Quijote y no faltaban las familias de animales. Ovejas, vacas, cerditos, gallinas, pavos, todos en familia acompañando a la de Jesús porque no se concebía entonces una civilización digna de tal nombre sin familia. A la que se identificaba con la entidad básica de protección, incluso contra el enemigo Herodes.

Casi todas las noches aprovechaba para mover un poco los Reyes Magos y acercarlos al Portal. Por una especie de magia simpática así estaría más cerca de poder disfrutar pronto de mis propios juguetes. Todo era o parecía tradicional, entrañable y ajeno a los inconfundibles logros de la nueva subnormalidad posmoderna de hembristas, abortistas, pederastas, hampa drogadicta y demás viciosa patulea. Toda esa gente desquiciada, de conciencia desbaratada a la que molesta el Belén y si puede prohíbe o desnaturaliza despóticamente esta manifestación tradicional y popular de Arte sagrado.

Pero, ¿por qué les molesta tanto?

No creo que sea especial purismo o interés por la memoria histórica entre gente tan soez, embrutecida o ignorante. La biografía del Jesús histórico presenta importantes fallas o lagunas que los contradictorios primeros capítulos de Mateo y Lucas apenas pueden cubrir.

Empezando por el momento de Su nacimiento. Cristo habría nacido antes de año cuarto antes de Cristo, fecha de la muerte del rey Herodes El Grande. La familia de Jesús de Nazaret no se sabe si vivía en Belén como sugiere San Mateo o venía de Nazaret como indica San Lucas. Aunque pudiera referirse a otra ciudad llamada también Belén existente en Galilea.

Lo del censo citado por San Lucas para justificar el traslado de la familia a Belén no tiene apoyatura histórica salvo que Jesús hubiera nacido en el año sexto después de Cristo cuando tuvo lugar el censo de Quirino. La historia de los Magos que narra Mateo parece traída a colación inspirada en el Libro de los Números, en la leyenda del mago Balaán y para relacionar la estrella anunciadora con la figura del Mesías prometido. Como lo del presunto nacimiento precisamente en Belén de Judea que pudiera servir para encajar con las Escrituras veterotestamentarias, el Libro de Miqueas. La leyenda de los magos contada por San Mateo no encaja tampoco con la narración evangélica de San Lucas que no la menciona al igual que el viaje a Egipto o la matanza de los Inocentes.

A mi forma de sentir lo importante no es aquí la fiabilidad histórica sino la vigencia del mito, en el antiguo sentido griego de forma de expresión de una realidad espiritual, que no en el moderno orteguiano de falsedad o impostura. El mito no sólo ilustra la Inteligencia sino que de alguna manera mueve la Voluntad.

En este caso de manifestación del Espíritu en la Materia. De conmoción íntima que anima a dirigir nuestras conductas hacía el Bien, el Amor, la Belleza… De iluminación del Alma desenvuelta o abierta a la mayor y mejor energía del Universo.

Es la adoración de la ternura, de lo Bueno, de la Maternidad, de lo aparentemente débil en su pureza, lejos del Mal que nunca habrá de prevalecer.

Y también es importante el cómo. Porque la formación del Belén es una manera de participar en esta manifestación de lo sagrado. De colaborar humildemente en la obra magna de redención y salvación.

Así sea.

¡FELIZ  NAVIDAD!

 

Discurso imaginario

ay mucha gente expectante por saber qué nos va a contar Su Majestad en tiempos tan desolados para Su Reino amenazada la vida, libertad y hacienda de sus sufridos súbditos indefensos ante los atentados de Su Gobierno y del resto de las instituciones de la pertinaz Monarquía. Un año de calamidades y la amenaza de la futura gran tribulación. Guerras con el vecino del sur, vacunas asesinas, eutanasias, eméritos fugados, hambrunas, servidumbre, desolación, tiranía, demagogia y devastaciones sin cuento.

Dicen que hogaño el horno no está para bollos y que uno más de sus rutinarios discursos estupefacientes marca de la casa ya no sería tan bien recibido como antaño.

En realidad lo importante son los hechos más que los tópicos sermones navideños. Y el rey habla cuando pone su firma sobre leyes inicuas que son publicadas en el BOE.

Parece ser que Su Majestad ya tiene perfilado Su discurso navideño.

Por si acaso, me atrevo a sugerir la inspiración de nuestros grandes hombres, hoy olvidados o ninguneados. Así el Infante don Juan Manuel y sus apólogos del Conde Lucanor.  En especial vendría a dedillo el de Lo que aconteció al hombre que casó con una moza muy fuerte y muy brava, que luego retomaría Shakespeare en La Fierecilla domada. Y es que la lección de este conocido apólogo es que el tiempo de demostrar valor y coraje es limitado, mejor y más eficaz desde el principio y probablemente para Su Majestad ya ha pasado.

Y hablando de valor y de honor y de lucha por el Bien y en beneficio de los más débiles, qué mejor ejemplo que el de Nuestro Señor Don Quijote. Decía el héroe cervantino:

…“volvamos a la preeminencia de las armas contra las letras, materia que hasta ahora está por averiguar, según son las razones que cada una de su parte alega; y entre las que he dicho, dicen las letras que sin ellas no se podrían sustentar las armas, porque la guerra también tiene sus leyes y está sujeta a ellas, y que las leyes caen debajo de lo que son letras y letrados.

A esto responden las armas que las leyes no se podrán sustentar sin ellas, porque con las armas se defienden las repúblicas, se conservan los reinos, se guardan las ciudades, se aseguran los caminos, se despejan los mares de cosarios, y, finalmente, si por ellas no fuese, las repúblicas, los reinos, las monarquías, las ciudades, los caminos de mar y tierra estarían sujetos al rigor y a la confusión que trae consigo la guerra el tiempo que dura y tiene licencia de usar de sus previlegios y de sus fuerzas. Y es razón averiguada que aquello que más cuesta se estima y debe de estimar en más. Alcanzar alguno a ser eminente en letras le cuesta tiempo, vigilias, hambre, desnudez, vaguidos de cabeza, indigestiones de estómago, y otras cosas a éstas adherentes, que, en parte, ya las tengo referidas; mas llegar uno por sus términos a ser buen soldado le cuesta todo lo que al estudiante en tanto mayor grado, que no tiene comparación, porque a cada paso está a pique de perder la vida. Y ¿qué temor de necesidad y pobreza puede llegar ni fatigar al estudiante, que llegue al que tiene un soldado, que, hallándose cercado en alguna fuerza, y estando de posta o guarda en algún rebellín o caballero, siente que los enemigos están minando hacia la parte donde él está, y no puede apartarse de allí por ningún caso, ni huir el peligro que de tan cerca le amenaza? Sólo lo que puede hacer es dar noticia a su capitán de lo que pasa, para que lo remedie con alguna contramina, y él estarse quedo, temiendo y esperando cuándo improvisamente ha de subir a las nubes sin alas, y bajar al profundo sin su voluntad. Y si éste parece pequeño peligro, veamos si le iguala o hace ventaja el de embestirse dos galeras por las proas en mitad del mar espacioso, las cuales enclavijadas y trabadas, no le queda al soldado más espacio del que concede dos pies de tabla del espolón; y, con todo esto, viendo que tiene delante de sí tantos ministros de la muerte que le amenazan cuantos cañones de artillería se asestan de la parte contraria, que no distan de su cuerpo una lanza, y viendo que al primer descuido de los pies iría a visitar los profundos senos de Neptuno, y, con todo esto, con intrépido corazón, llevado de la honra que le incita, se pone a ser blanco de tanta arcabucería, y procura pasar por tan estrecho paso al bajel contrario. Y lo que más es de admirar, que apenas uno ha caído donde no se podrá levantar hasta la fin del mundo, cuando otro ocupa su mesmo lugar; y si éste también cae en el mar, que como a enemigo le aguarda, otro y otro le sucede sin dar tiempo al tiempo de sus muertes: valentía y atrevimiento el mayor que se puede hallar en todos los trances de la guerra.

¡Bien hayan aquellos benditos siglos que carecieron de la espantable furia de aquestos endemoniados instrumentos de la artillería¡ a cuyo inventor tengo para mí que en el infierno se le está dando el premio de su diabólica invención, con la cual dio causa que un infame y cobarde brazo quite la vida a un valeroso caballero, y que, sin saber cómo o por dónde, en la mitad del coraje y brío que enciende y anima a los valientes pechos, llega una desmandada bala, disparada de quien quizá huyó y se espantó del resplandor que hizo el fuego al disparar de la maldita máquina, y corta y acaba en un instante los pensamientos y vida de quien la merecía gozar luengos siglos. Y así, considerando esto, estoy por decir que en el alma me pesa de haber tomado este ejercicio de caballero andante en edad tan detestable como es esta en que ahora vivimos; porque aunque a mí ningún peligro me pone miedo, todavía me pone recelo pensar si la pólvora y el estaño me han de quitar la ocasión de hacerme famoso y conocido por el valor de mi brazo y filos de mi espada, por todo lo descubierto de la tierra. Pero haga el cielo lo que fuere servido; que tanto seré más estimado, si salgo con lo que pretendo, cuanto a mayores peligros me he puesto que se pusieron los caballeros andantes de los pasados siglos….”

En estos momentos tan graves para España también los discursos de los actuales patriotas hombres de armas Le recuerdan lo que ya nos explicaba Cervantes:

responden las armas que las leyes no se podrán sustentar sin ellas, porque con las armas se defienden las repúblicas, se conservan los reinos, se guardan las ciudades, se aseguran los caminos, se despejan los mares de cosarios, y, finalmente, si por ellas no fuese, las repúblicas, los reinos, las monarquías, las ciudades, los caminos de mar y tierra estarían sujetos al rigor y a la confusión que trae consigo la guerra el tiempo que dura y tiene licencia de usar de sus previlegios y de sus fuerzas.”

Lamentablemente, la suicida falta de apoyo a tales advertencias patrióticas, ese extraño silencio, mucho me temo que es el verdadero discurso de Su Majestad.

 

Azaña borbónica: Me llena de orgullo y satisfacción deciros que queda inaugurada esta República

No, no se me ha olvidado la “h”.  Tampoco se trata de otra sorprendente audaz hazaña de El Deseado. O sí, según se mire.

Su Majestad va a inaugurar en la sede de la Biblioteca Nacional, con perdón, una exposición de homenaje al que fuera presidente del consejo de ministros y luego Presidente de la Segunda República en la primavera del 36 tras el golpe de mano interno de las zurdas contra el lamentable pío centrista Niceto Alcalá Zamora, alias El Botas.

No deja de haber algo de ironía, paradoja o justicia poética en este último asunto. Sabido es que el general republicano Queipo de Llano tuvo un papel decisivo en la toma militar de Sevilla y la consolidación del puente aéreo de las tropas nacionales desde África a la península. Pese a ser él mismo militar republicano como Cabanellas, Queipo estaba indignado con los dirigentes izquierdistas por haber cesado traicioneramente a su cosuegro para colocar a Azaña en la poltrona presidencial.

Dicen que acompañarán a Don Felipe en tan alta ocasión un nutrido séquito bien cebado con el oneroso presupuesto de muy ilustres, incluso excelentísimos representantes de la cheka de la Moncloa.  Entre ellos la pixi dixit señorita de Cabra, el vice tirano, una de cuota del ministerio de la verdad y millones de asesores ministeriales para tomar nota qué se puede quemar en la próxima filantrópica pira revolucionaria. No hubo representantes de La Motorizada, los sanguinarios pistoleros de los prohombres socialistas ladrones o traficantes Indalecio Prieto o Largo Caballero. En realidad, no hay nada más contra republicano en la teoría y en la práctica que el PSOE, que diera un sangriento golpe de Estado con miles de muertos entre la población civil para destruir la República.

Recuerdo haber leído durante el franquismo parte de las obras completas del autor alcalaíno editadas por la mejicana Oasis que estaban en la antigua biblioteca de mi padre.  Bonita prosa la de El Jardín de los frailes. Interesante su dramática Velada en Benicarló.  De extraordinaria actualidad e interés sus patético final en el famoso discurso de 1938 en el ayuntamiento de Barcelona, cuando ya daba la guerra por perdida:

Pero es obligación moral, sobre todo de los que padecen la guerra, cuando se acabe como nosotros queremos que se acabe, sacar de la lección y de la musa del escarmiento el mayor bien posible, y cuando la antorcha pase a otras manos, a otros hombres, a otras generaciones, que se acordaran, si alguna vez les hierve la sangre iracunda y otra vez el genio español vuelve a enfurecerse con la intolerancia, y con el odio y con el apetito de destrucción, que piensen en los muertos y que escuchen su lección: a de esos hombres, que han caído embravecidos en la batalla luchando magnánimamente por un ideal grandioso y que ahora, abrigados en la tierra materna, ya no tienen odio, ya no tienen rencor y nos envían, con los destellos de su luz, tranquila y remota como la de una estrella, el mensaje de la patria eterna que dice a todos sus hijos: Paz, Piedad y Perdón”. 

Don Manuel, a diferencia de los semi analfabetos políticos actuales de la Monarquía, era un hombre culto, de buena prosa, intelectual con ideas, al que le perdía su soberbia, sus complejos y su sectarismo. Se equivocó en muchas cosas y muy graves. Su ingenua defensa del Estatuto de Autonomía catalán en famosa polémica parlamentaria con Ortega demostró que estaba en un alejado Olimpo intelectual, lleno de densas brumas y que conocía mal la Historia de España y con quienes se jugaba los cuartos.

Su fracaso tiene un indiscutible componente propio, personal, pero también puede entenderse en el ámbito de la tragedia griega. Nunca llegó a ser una heroica Antígona defensora del honor y los valores espirituales. Era demasiado cobarde, pero siempre estuvo a merced del coro.  Un coro masificado que dictaba sentencias irracionales e inapelables sacrificando ideas e ideales. Hasta la propia idea de convivencia o al menos de coexistencia democrática más o menos pacífica. Sentido común, patriotismo y mínimo respeto a la legalidad, a la propia legalidad republicana.

Pero, volviendo al inicio, ¿tiene sentido que una insultada, amenazada Majestad inaugure tal homenaje al viejo político republicano?

Si Su Gobierno tuviese un mínimo de la lealtad a España y sus instituciones, pudiera entenderse que nos encontremos ante un acto cultural sin mayor alcance político. Algo que tuvo que ver con una lejana etapa histórica lamentable, aunque ya felizmente superada. Por desgracia no es así como comprobamos una y otra vez. La maldita Ley de memoria histórica supone en realidad una deslegitimación de la Monarquía en cuanto que heredera del Régimen político del General Franco que la instaurase. Un auténtico estadista al que los Borbones le deben todo y cuya tumba Don Felipe ha consentido cobardemente que fuera profanada hace pocos meses. O parte del patrimonio familiar “expropiado a la venezolana” en vulneración del Estado de Derecho.

Como ya le ocurriera a Don Manuel Azaña con los golpistas catalanes o socialistas anti republicanos, ni Don Felipe VI ni sus asesores, parece que se aclaran por donde vienen los tiros, valga la frase hecha. Pero en un extraño afán por halagar al enemigo tiran piedras contra el propio tejado o las instituciones constitucionales que legitimarían su posición.

Sea como sea, nos queda como patrimonio moral, como genuino testamento cultural y político, el mensaje de Azaña en Barcelona nuevamente desoído por los socialistas y comunistas del actual Frente Popular con su intolerancia, su odio, su voluntad de destrucción.

Sordos, ellos que abominan insolentes, desagradecidos, resentidos, de la Patria, y del mensaje eterno a sus hijos de Paz, Piedad y Perdón.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.