Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

España vaciada y sistemas agrarios

“La solución del problema social agrario es fundamental para la vida de los pueblos y especialmente para España”  (Pascual Carrión)

 

 “En agricultura, sólo 1/3000 horas de trabajo humano por unidad de producto se necesitan comparadas con 1840…no respondo de la exactitud de estas cifras. Los tecnócratas de quienes proceden son demagogos y, por tanto, gente sin exactitud, poco escrupulosa y atropellada” (José Ortega y Gasset)

 

«Parad, airecillos, / y el ala encoged, / que en plácido sueño/ reposa mi bien.

Parad y de rosas/ tejedme un dosel,/  do del sol se guarde/ la flor del Zurguén…»

(Juan Meléndez Valdés)

 

Uno de los temas de actualidad es el de lo que se ha venido en llamar la España vaciada y su problemática representación política, fuente de sobresaltos para las más tranquilas aguas del Régimen. Para muchos ecologistas de salón influidos sin criterio propio ni experiencia por la plutocracia financiera y sus intereses ocultos esto del campo y la ecología es una moda parecida a la de la poesía bucólico- pastoril propia de otros tiempos, aunque sin un Cervantes, Lope de Vega o Meléndez Valdés que la glose.

De aquí muchos disparates como lo de la persecución de la ganadería, la de la cría de reses bravas, auténtica joya zootécnica de nuestras dehesas o la prohibición de la caza.

José Manuel Naredo, mi antiguo maestro en muchos temas de economía agraria, es uno de los meritorios estudiosos españoles, junto a Pablo Campos, Juan Martínez Alier, Javier López Linaje, Xaquín Lorenzo u otros, de los sistemas agrarios tradicionales, incluyendo en este concepto una visión integrada  de diferentes aspectos de la vida rural tradicional como la vivienda o los objetos útiles. Es decir, todo el conocimiento propio de la vida rural antes de la introducción en gran escala de los combustibles fósiles y la consiguiente emigración acelerada derivada de los cambios en la producción y el aumento de la productividad del trabajo. Hubo una época durante el franquismo en la que las publicaciones del Ministerio de Agricultura reflejaban un gran conocimiento de nuestros recursos y su forma de aprovecharlos.

Sin embargo, había que hacer frente a problemas técnicos importantes como la carencia de estadísticas fiables en unidades físicas de superficies, rendimientos o producciones de modo que levantaron acta de un mundo perdido, en el que prevalecía el valor de uso sobre el valor de cambio, la escasez objetiva sobre la subjetiva, el ciclo cerrado y el largo plazo, y en que mal que bien, la gente a base de ingenio, conocimiento diferenciado de su universo y mucho esfuerzo y dedicación, no hay que olvidarlo, se apañaba para sobrevivir sin el uso intensivo de energía fósil.

Tengan razón última o no teorías neomalthusianas como la de Olduvai el caso es que las poblaciones dependen de los recursos y en especial de la energía. Probablemente una futura carencia en la disponibilidad de energía fósil tenga por escenario una situación de histéresis. Muchos recursos agrarios se han degradado o extinguido y la gente que sabía como emplearlos ya habrá desaparecido. La necesidad de conservar ese conocimiento popular junto con los datos que pueda facilitar la investigación aplicada como las de las estaciones de ciertas cajas rurales resulta imprescindible.

Hace no tantos años se consideraba que la solución del problema social agrario era fundamental para España. Los errores políticos, ecológicos y técnicos en el planteamiento de la Reforma Agraria republicana influyeron en su fracaso lo que resultaría fuente de violencia y un importante factor de desestabilización del Régimen. Desde entonces muchas cosas han cambiado en el mundo, y hoy en España ya no existe la antigua y dramática presión sobre la tierra pues la población empleada en la agricultura y residente en el mundo rural ha descendido enormemente, de modo que muchas extensiones de nuestros campos se hallan ahora solitarias, abandonadas. Los sistemas agrarios se han simplificado, perdiendo gran parte de su complejidad y riqueza ecológica, cuando no desaparecido. Cuando se viaja por España cada vez se observan menos superficies de cultivo por lo que el paisaje resulta menos variado. Se puede atravesar buena parte de Extremadura sin poder ver piaras de cerdo ibérico en las dehesas. Algo de vacuno de raza blanca cacereña, alguna oveja y poco más.

Es al revés: la escasa presión sobre el recurso tierra viene provocando un proceso entrópico, de desorden y desorganización de los antiguos sistemas agrarios. Tampoco suele haber una ocupación racionalizada del espacio creciente que deja la disminución de Superficie Agrícola en forma de repoblaciones o de recuperación de bosques. Como mucho se suelen realizar algunas plantaciones de especies de crecimiento rápido, lo que más bien parece otra forma especial de cultivo, pero plurianual. Un asunto cuya desatención no deja de ser paradójica por no decir inexplicable en un momento de auténtica histeria inducida con lo del cambio climático de supuesto origen antropogénico cuando la actividad fotosintética sirve para fijar CO2 de la atmósfera. O con los problemas de la pérdida de suelo fértil debida a la erosión, un verdadero desastre desde el punto de vista de nuestro patrimonio natural. En muchas zonas de nuestros montes y penillanuras las especies vegetales dominantes ofrecen manchas uniformes significativas de los procesos de degradación de los ecosistemas.

Detrás de tan profunda transformación existen muchas causas. Las explotaciones se encuentran desestabilizadas en el aspecto financiero. Han pasado de antiguos sumideros de ahorro a posiciones deudoras, víctimas del juego de costes y precios no controlados. La productividad del trabajo ha crecido de modo extraordinario. Ya no hacen falta tantas personas para atender la producción agraria, y no todas pueden recolocarse en sector industrial o servicios al menos en su misma área.  Esta desordenación del territorio multicausa genera la España vaciada.

También es un resultado del cambio en la utilización de la energía y sus principales convertidores: plantas, ganado y máquinas en los sistemas agrarios. De singular importancia es, frente a la ganadería tradicional integrada, el desarrollo de la ganadería intensiva alimentada con productos propios del consumo humano como el maíz o la soja. Un combustible diferente del que usaban las máquinas vivientes de nuestra cabaña autóctona, más resistentes y mejor acomodadas al medio natural y capaces de aprovechar mejor los propios recursos pascícolas y la fotosíntesis no subsidiada con energía fósil, sirviendo además para la tracción en el caso del vacuno.

Por haber estudiado la cuestión ya en los años setenta he sido escéptico en lo que se refiere a la viabilidad real extendida de las biomasas para la automoción. Salvo que apenas tengan aparato logístico asociado y se consuman donde se producen los rendimientos valorados en términos energéticos son muy pequeños, incluso negativos. Es petróleo cambiado de forma, porque la agricultura de los países occidentales consume mucha energía fósil que asiste a la fotosíntesis.

También debe saberse que la producción de una proteína de carne requiere varias de proteína vegetal. Por ello es de gran importancia distinguir la ganadería extensiva que se cría comiendo productos no susceptibles del consumo humano de la intensiva, sin tierra, que drena recursos como maíz o soja que podrían alimentar directamente al hombre.

 

En los párrafos anteriores he tratado de trasmitir una breve idea de la complejidad de lo que sucede y como requiere una política agraria que tenga en cuenta todos estos aspectos ecológicos y técnicos junto con otros de carácter organizativo, financiero…así como su mejor integración en la agroindustria.

Y es que no tiene razón León Walras cuando afirma que: “el valor de cambio, la industria y la propiedad son los tres hechos generales de los que toda riqueza social es el teatro”.

Muy especialmente en el sector primario deberían revisarse conceptos básicos tales como escasez, valor, gestión de recursos basada en unidades físicas y no solo monetarias, diferencia entre riqueza patrimonio y riqueza renta, crecimiento…

Una política agraria de futuro debe replantearse sus objetivos. Ante la posibilidad de previsibles futuras hambrunas producidas por fenómenos naturales, o inducidas por la plutocracia financiera, es preciso recuperar una cierta autarquía en la producción agraria que permita alimentar y mantener la sociedad en previsibles condiciones de limitación del comercio internacional.

Algo que puede colegirse requiere recuperar soberanía para tratar de abordar un programa nacional de reconstrucción del sector FAO. Y que en mi humilde opinión no parece puedan arreglarlo unos cuantos francotiradores en guerra de guerrillas, aunque puedan tener un papel útil para… ¿acaso favorecer los intereses de los enemigos de España?

Pero, ¿Dónde influir de modo preferente?

Es preciso comprender dónde estamos y tratar de evaluar de modo multidisciplinar las políticas, los programas y los proyectos. El esquema energético de la agricultura española puede ilustrar esta pregunta. Al mirar en el esquema del diagrama energético la división en fotosíntesis asistida o no asistida se pueden observar los puntos más críticos e interesantes, en especial en un posible futuro de penuria e incluso hambrunas.

Pero esto puede ser objeto de otra garita.

 

 

El misterio INDITEX

Lo del relevo anunciado cuatro meses antes del actual presidente de INDITEX, Pablo Isla, y en vida del fundador, Amancio Ortega, no deja de ser algo misterioso e inesperado. Que cabe constatar que no ha sido bien recibido por los inversores en Bolsa. Y tampoco con demasiada tranquilidad entre sus empleados y proveedores.

Como no dejó de ser misterioso también en su momento el cambio radical y espectacular de pequeña empresa con meritísimo origen humilde a gran corporación transnacional líder mundial de su sector. Si bien en ese proceso de transformación de empresa familiar a gran institución hay aspectos conocidos como la influencia de buenos directivos no familiares como Castellanos, primero, y luego el ya citado Isla.

¿Por qué este cambio y por qué ahora?

¡Qué se incendie la casa pero que no salga el humo! Poco humo sale por ahora pero no hay cuestión que no termine sabiéndose con el tiempo.  Nos hallamos ante otro caso de cumplimiento de las previsiones sucesorias, ¿o hay algo más?

Pablo Isla es persona muy preparada, competente, trabajadora, de trato amable, nada engreído. Una buena persona, lo que no deja de ser noticia en un submundo poblado de fantoches, bandoleros y piratas sin escrúpulos. Por su juventud pudiera haber pilotado una etapa de transición en caso de fallecimiento o retirada definitiva y completa del octogenario empresario.  En cuatro meses muchas cosas pueden pasar tanto dentro como fuera de la institución.

Pero parece ser que hay un intento de reforzar el poder familiar dentro de la Corporación transnacional, cosa que no deja de ser paradójica. Todo un enroque. Además de la presidente, hija del fundador, se establece un Comité de dirección nutrido de familiares y parientes, veteranos en la Corporación. Quienes conocen a la futura presidente la consideran más bien una niña de papá, altiva, caprichosa, de carácter muy difícil, que gente verdaderamente preparada y esforzada como requeriría el cargo. Acaso se pretende una etapa de prueba en vida de su padre para irse acomodando a las nuevas responsabilidades o por el contrario, descartarlas a nivel ejecutivo cara al futuro a medio plazo y disfrutar a tiempo completo de su fortuna. No obstante, parece que la presidencia dejaría de tener naturaleza ejecutiva como con Pablo Isla para pasar a ser honorífica o de representación.

No sigue como CEO el actual, que pasa a director de operaciones y es sustituido con más atribuciones si la presidencia pasa a ser honorífica por un joven abogado procedente del Banco rojo de la presunta.

INDITEX es una de nuestras empresas más importantes. De ella dependen miles de personas en todo el mundo. Y aquí donde escribo, la hoy decadente ciudad de La Coruña está muy condicionada en cuanto a renta y empleo por su actividad.

Ojalá este relevo no represente el principio del fin.

 

 

Peajes Fendetestas

Según se ha sabido en lo referente a los nuevos peajes que se pretenden imponer en autovías y carreteras la voraz tropa ministerial argumenta una falacia.  Asegurar el doble cumplimiento de: quien contamina, paga. Y que el usuario paga.

Y para lograr estos filantrópicos objetivos el gobierno comunista de Su Majestad crearía otra empresa pública donde colocar la creciente plaga parasitaria de pelotas, amigos, amantes, trans y derechohabientes. Otro tinglado presumiblemente deficitario que permita engordar aún más la gusanera de la trampa y el déficit, aumentar el sabotaje de la economía española y la persecución a la clase media.

En el desarrollo de infraestructuras se emplean impuestos que se han obtenido a punta de pistola, digo de Hacienda, de la sociedad indefensa de modo que se supone que ya han sido costeados por ella. Por otra parte es rematadamente falso lo de que el usuario en concreto aún no pague por las infraestructuras. Al revés, paga impuestos hasta la saciedad. En la compra y posterior mantenimiento del vehículo, los seguros, los impuestos municipales, las ITV, las multas más o menos caprichosas de carácter eminentemente recaudatorio, los impuestos de sociedades de transporte en su caso, pero sobre todo… al repostar.

En efecto, dado que en el precio final de venta de los carburantes y combustibles los impuestos y tasas constituyen el factor dominante, aquí sí que existe un evidente factor de proporcionalidad entre el uso del recurso viario y lo pagado por hacerlo.

Es cierto que muchas de nuestras autovías y carreteras padecen de insuficiente mantenimiento, en muchos tramos resulta penoso circular por el carril derecho deteriorado por el impune tráfico sobrecargado, pero esto pudiera evitarse con una mayor vigilancia acerca de la sobrecarga de camiones y, en todo caso, aplicando a su reparación los impuestos y tasas ya pillados al automovilista.

Lo de la combatir contaminación con peajes aún es más pintoresco. Una auténtica burla. Un argumento demagógico y especialmente absurdo. Por cobrar un peaje no va a desaparecer las malas combustiones o los defectos de los motores. Al revés, cuanto mayor sea la presión fiscal, atraco dirían mejor algunos, menos dinero quedaría para mantenimiento o renovación del parque móvil. En todo caso, creíamos que de ese asunto se ocupaban las inspecciones en las ITV.

De modo que al final tras tanta demagogia y rapiñadora canallería sólo queda el feroz instinto saqueador del Régimen borbónico, nuevo Fendetestas pero sin la bonhomía del famoso bandido asalta caminos de El Bosque animado, la deliciosa obra del gran Wenceslao Fernández Flórez.

 

Bergoglio nos vende bonos verdes

En el folclore festivo y especialmente durante el periodo de carnaval es fácil reconocer disfraces y simulaciones, hábitos o vestiduras contradictorias con la auténtica naturaleza de los personajes que los portan. Por unos días, algo cambia para que nada cambie. Con Bergoglio nos estamos acostumbrándonos a que siempre sea carnaval, a que nada sea lo que parece. En realidad, él mismo nos lo indica con su plateado crucifijo engañoso.

Su Satanidad nos sonreía con almíbar de santa que coquetea. Luego, cruzadas las enrojecidas manos sobre el pecho se compungía con aviesa mansedumbre por la triste suerte de la santísima Pachamama. Encorvado con eclesiástica reverencia y simulada piadosa congoja, posó ante los espejos, recogiéndose con estilo estatutario los pliegues del albo ropón. Lavado y planchado en horas de tarifa menos onerosa, que su última fallida especulación inmobiliaria londinense le ha dejado un pufo de cien millones de euros.

Como indicarían sus muchas ausencias, la ambiciosa Cumbre parece ser que habría resultado más bien un fiasco. Sin embargo, aunque no la haya honrado con su apostólica visita, como una folclórica más dispuesta a cuidar su carrera en el mundo del espectáculo, el calentólogo mayor del planeta con permiso de la zumbada niña Greta, Bergoglio no ha querido dejar pasar la ocasión de salir en la foto vía nuevas tecnologías, aprovechando la melé y que ahí hay gente distraída que mira y dice… ¡Ay!

Su última ocurrencia pachamamanera dirigida a los sufridos escoceses por lo del aquelarre del cambio del clima climático climatizable ha sido: “El tiempo se acaba. Está oportunidad no debe desperdiciarse.” Menuda oportunidad: Se calcula a bote pronto que el nuevo sablazo o timo de la estampita que usureros y primates de la Calentología están preparando contra sus sufridas víctimas no bajaría de unos cien mil millones de dólares. Pero quizás al que se le acaba el tiempo sea a este usurpador experto en mohatras. No lo digo por decir: la Cumbre nos amenaza con que «las Finanzas se hacen verdes y resilentes» con el nuevo Glasgow Financial Alliance for Net Zero. Los usureros ecologistas promotores pillarían no menos de cien mil millones de dólares con bonos verdes en los próximos años. Acaso otro lucrativo timo como el de las hipotecas sub prime o nuestras muy filantrópicas preferentes con el que desplumar a los sufridos súbditos, católicos o herejes, en este caso ni siquiera de modo voluntario si se distraen de fondos de pensiones.

También dice el pretencioso heresiarca, creo que con más vanidad que realismo, que los católicos «están reunidos en oración por sus intenciones».  No tengo la osadía de hablar por los católicos, pero Dios se apiade de nosotros y quiera que no se salga con la suya, ni menos se cumplan sus intenciones.

Acabado el reportaje promocional, muy vanipavo y ufano, estudiando los pliegues del capisayo y disimulando los resabios de protocolo, Bergoglio se retiró a sus lujosos aposentos.

 

 

 

 

Reforma laboral y 4ª revolución industrial

Hasta ahora, las escaramuzas acerca de la derogación o no de la reforma laboral de Mariano se suelen venir enmarcando en las peleas con sus dímes y diretes entre facciones enfrentadas del dañíno gobierno comunista de Su Majestad. Una disputa local entre familias o banderías mafiosas por obtener mayores cuotas de poder dentro del empobrecido reino pero que no deja de ser curiosa por miope o incluso ingenua.

En la propia pseudo derecha turnista se jalea la disputa como forma de desgaste gubernamental y oportunidad estratégica de negocio, no sé bien si comprendiendo del todo la gravedad del asunto.

Lo que quiero decir es que los tiros internacionales van por otros derroteros si hacemos caso a lo indicado por las propias publicaciones globalistas oficiales.

Para colmo, nos encontramos en una situación muy débil y peligrosa no ya en España sino en todo el mundo con amenazas de posibles desabastecimientos, hambrunas, apagones duraderos, en fin, todo un panorama desolador que puede hacer peligrar la supervivencia de muchas empresas ya muy tocadas o desestabilizadas por las exageradas medidas perpetradas contra la plandemia.

Veamos. Según explica Klaus Schwab Rothschild, Presidente del Foro de Davos, en su libro La Cuarta Revolución industrial: “son muchos los desafíos a los que se enfrenta el mundo de hoy, pero posiblemente uno de los más importantes sea comprender la nueva revolución tecnológica. Por primera vez podemos afirmar que la cuarta revolución industrial acarrea la transformación de la humanidad, debido a la convergencia de sistemas digitales, físicos y biológicos que la protagonizan.”   “… Esta revolución nos está obligando a repensar cómo los países se desarrollan, como las organizaciones generan valor e incluso qué significa ser humanos.”

Dicho de otra forma más clara: de la concepción más o menos clásica de la máquina y la Técnica al servicio del hombre ahora lo posmoderno progre será el hombre al servicio de la máquina controlada por el capital plutocrático.  Lo de generar valor para el accionista en vez de satisfacer necesidades reales ya sabemos lo que supone. Y lo del significado de ser hombre para cierta gente pone los pelos de punta al más templado.

Y todo ello en un marco legislativo en el que los Estados nacionales van ser desactivados e incluso quizás destruidos en un futuro no muy lejano a favor de las grandes corporaciones capaces de maniobrar en un universo desregularizado.

Según el Presidente del Foro de Davos la cuarta revolución industrial va a provocar importantes impactos en la Economía. En crecimiento, productividad y empleo con un proceso de sustituir trabajo por tecnología. En EEUU el 47 % de los empleos están en riesgo.  Sobre todo los repetitivos de ingresos medios, frente a ambos extremos. El futuro significa emplear algoritmos por seres humanos. Según él, puede ser automatizado incluso el trabajo de abogados, analistas financieros, médicos, periodistas, contables, aseguradores o bibliotecarios. Pero el trabajo sustituido es menor que el que anterior a sustituir por la tecnología.

Sin embargo, si se permite la digresión, sabemos que en la España actual esta ley no se cumple en el ámbito de la Administración ni en el del nutrido sector público redundante o parasitario. En tiempos de Franco el número de funcionarios y similares era mucho menor que ahora y eso que apenas había informática ni demasiadas cargas fiscales. Pero la posibilidad de saquear un sector privado menguante para engordar una gusanera pública creciente no es sostenible y ha de tener un límite.

De modo que se aumentará la productividad pero no los nuevos productos que necesitasen más mano de obra. Se va a un mercado laboral polarizado a ambos extremos de preparación y renta, con crecientes problemas sociales. Pudiera producirse una re-localización hacia economías avanzadas en segmentos altos o cuando el coste mano obra remanente no sea tan importante.

Se prevé una forma de trabajo en nube humana, organizaciones de geometría variable o muy fluidas … Es decir, autónomos de subcontratas temporeros sin derechos laborales frente a empleados. Y pluriempleo precario y variable para ir tirando.

En consecuencia, Schwab Rothschild insta a idear nuevas formas de contratos adaptados a las nuevas condiciones (¿de explotación?). Unas condiciones que generarían más fragmentación, aislamiento o exclusión social. Es de suponer que el prócer globalista alemán no se refiere los contratos prebendados por agradecidos monopolios de un prohombre socialista como Carmona o de la hija de Bono.

Con tal panorama el horno no estaría para bollos ni para mayores experimentos.  Es posible que podemitas y socialistas aprendices de brujo crean que tienen más poder real para hacer su Revolución que el meramente vicario otorgado temporalmente por la plutocracia para desestabilizar la sociedad actual. Un espejismo muy peligroso porque me temo no se pueda hacer la Revolución sin sus directrices ni su permiso.

Al contrario, lo prudente e inteligente desde el punto de vista del Bien común, del empleo y de la verdadera sostenibilidad, una palabra tan equívoca, manoseada y desnaturalizada por el uso, es tratar de proteger contra los abusos del globalismo a la pequeña y mediana empresa o a la condición de autónomo como alguna garantía de futuro o de resistencia ante las nuevas amenazas.

 

 

 

 

«Luis, sé fuerte»

«Luis, lo entiendo, sé fuerte. Mañana te llamaré. Un abrazo», (Excelentísimo ex presidente del Gobierno de Su Majestad a su probo subordinado encargado del botín)

En efecto, Luis es fuerte, qué remedio, a la fuerza ahorcan, porque es al que le toca pagar el pato o de hacer de cabeza de turco. O eso le dijeron, que lo contrario pudiera ser peor. Ahora va a resultar que el sufrido Luis Bárcenas, hombre de confianza de Mariano y su junta directiva del Partido Popular prez de la no izquierda no derecha dinástica, hacía las cosas, apartijos en dinero B, desfalcos y sisas, sin que su honrado jefe, un tipo siempre fiel a su palabra y de esclarecida conciencia, se enterara de nada. Sufría por puro patriotismo de partido, para ahorrar unas perrillas a su organización, y con el mérito adicional que ni siquiera su colega el voraz e insaciable ministro Montoro rodeado de soplones lo supiera.

Y es verdad que lo del “Hacienda somos todos” es una auténtica vergüenza. Un camelo de lenguaje como diría Jardiel Poncela. Un engaño para bobos. Un embuste pianístico. Una trampa para incautos atrapados en las delicias del voraz e insaciable corrupto turnismo borbónico, un parásito descontrolado dispuesto suicidamente a acabar con el huésped que le alimenta y engorda.

Nuestros próceres más señalados enseguida lo vieron claro: A nosotros no nos incumben. Esos son lemas de propaganda engañosa para el estulto populacho condenado a pagar y callar. Ahí mismo sin ir más lejos, en su línea modélica de dar heroico ejemplo, el anterior titular de la Corona. Y del rey abajo, no ninguno como creía Rojas Zorrilla sino todos. Todos los que pueden, claro está. Que de eso se trata. Tener poder en el Reino de España significa la capacidad real de quedar impune. Se hereda sin Impuesto de Sucesiones, más que se adquiere.

Pero, alguien, algún superviviente del saqueo, tiene que quedar a salvo sin que lo liquide el parasitismo dinástico. Una labor verdaderamente patriótica reservada a nuestros más heroicos y sacrificados próceres lo de defraudar a Hacienda.  Es de justicia reconocerlo.

 

 

 

Sobre Oligarquía y socialismo

«… es menester que se purifique la prensa de su “politicismo”, que hable menos del personaje político tal y cual y de sus idas y venidas y tratas y contratos, sin comentar cualquier vulgaridad que se deje decir el personaje; que se haga más un vehículo de cultura general, que preste oídos a todos los ecos…»  (Miguel de Unamuno, contestación a la encuesta de Joaquín Costa sobre Oligarquía y caciquismo, 1901).

 

Creo que Unamuno acertaba puesto que la Prensa digna de tal nombre no debería quedarse en la mera anécdota, si es que la publica, ni renunciar a formar opinión de acuerdo con una serie de criterios.

A algunos ingenuos o fariseos les ha sorprendido el fichaje de un famosillo prócer socialista tertuliano para los más altos destinos eléctricos en el monopolio patrio. Y en pleno trabucazo tarifario. El prohombre socialista ya apuntó maneras, esto fue dos años antes del 11M, cuando declarara muy puesto en razón que si era preciso para mayor gloria del socialismo zapateril o zapateresco se hundía otro Prestige.

Pero más allá de la anécdota personal el fichaje del prócer socialista por un modélico ejemplar del Monipodio ibérico es de la más pura coherencia.  Aún a riesgo de errar en mi interpretación voy a tratar de explicarlo como sugería el maestro y rector de Salamanca.

A nivel internacional, o globalista, la socialdemocracia es un invento desarrollado por la Sociedad Fabiana compuesta de gentes próximas al pijerio plutocrático bien pensante. Aquí el PSOE creado para dar estabilidad a la Transición al borbonismo socialista estaba infectado de fabianos arrebatacapas que nos desmantelaban el aparato productivo o incluso nos robaban pero siempre por nuestro bien.

De modo que el contubernio entre la oligarquía más cerrada y el socialismo fabiano viene de antiguo. No hay más que recordar los gobiernos de Míster X y su sabotaje de buena parte de la economía española arrojada al vertedero para contentar a sus amos.

Luego, lo de ZP corregido y aumentado por el falsario supone un cambio en la medida que para agilizar su labor de devastación de la clase media se empiezan a aplicar las instrucciones del marxismo posmoderno made in USA con diseño gramsciano. La obsoleta lucha de clases, reclamo de los primeros congresos socialistas ya apenas tiene sentido cuando el PSOE liquida obreros y trabajadores, y los sindicatos chupan del erario y para mantener sus privilegios callan como… De modo que el viejo dogma es sustituido por toda clase de barbaridades demagógicas demoledoras creadoras de otras formas de violencia. Así, feminismo ultra, invasiones de moros, multiculturalismo, golpismo, animalismo, calentología, promoción de la homosexualidad, aborto “casi” obligatorio, sexo en las aulas de primaria, crisis financieras, protección de okupas, promoción de la leyenda negra, destrucción de la cultura española y del patriotismo…

La labor de la PSOE a favor de la oligarquía es encomiable. Les ofrece cierta pax social, evitando que el populacho votante socialista se rebele ante la pérdida de expectativas de poder llevar una vida digna y honrada fruto de su propio trabajo. E inventando toda clase de supuestos derechos sociales con sus paguillas asociadas aumenta el déficit y en consecuencia la deuda que sirve para engordar la gusanera de los usureros nacionales e internacionales. La ruina de la economía real y de la clase media sirve para fomentar el agio de los fondos buitres amigos que pescan a río revuelto.

En el caso de la energía, si la PSOE anterior actuó como mesnada de rapiña al servicio del Gran Capital, la posmoderna se empleó con una mezcla de ignorancia criminal, codicia canalla, corruptelas y candidez de pardillo. Con el pretexto de lo verde y las energías alternativas promocionó un monipodio cautivo para granjería de golfos y vendedores de telas invisibles cuyas conquistas estamos viendo en el recibo de la luz.

Un saqueo con muchos cómplices que ahora intentan arroparse contra la justa indignación popular.  La dirección se protege con un afín a los revoltosos, algo que recuerda la táctica disuasoria mostrada en El Padrino II. Y se agradecen los servicios prestados. Para ello ha promocionado a un agente de marketing.  Y para el socialista agraciado, ¿Qué mejor broche de oro y brillantes para culminar su currículo de esforzado paladín de pobres y parias de la tierra que el reconocimiento de la labor realizada hasta ser aupado a lo más alto de la cucaña del núcleo duro de la oligarquía española?

La PSOE ha demostrado una y otra vez que quiere mucho a los pobres, tanto que cuando gobierna crea muchos más. Lo raro, lo milagroso pese a la contumaz acción estupefaciente de la Prensa servil y adicta, es que un tinglado de tal jaez que va contra los intereses de los españoles, especialmente los más desfavorecidos, aún se mantenga como muleta o capote de lidia de la oligarquía sin que sus repetidamente traicionados votantes se desencanten ni protesten.

 

 

 

 

El trabucazo eléctrico

Lo de las tripas del sistema eléctrico cada vez resulta más difícil de entender, forma parte de los arcanos más abstrusos de la Termodinámica teológica o de la Teología termodinámica. Incluso para los ingenieros teólogos o los teólogos ingenieros que deben actualizar sus dogmas con las recientes aportaciones de los corruptos burócratas socialdemócratas y ecologistas a la violeta de la peligrosa pero interesada cuerda de la Greta zumbada. Un señuelo tras el que esconder el trabuco.

Pero existen pautas o criterios o atributos que se mantienen en el tiempo, no importa el Régimen, pues no en balde el tinglado empresarial eléctrico constituye el corazón de actividades de la oligarquía española. Uno de esos atributos es el oscurantismo. Otro el disimulo soportado por su gran influencia en los media. Sin olvidar la alta concentración de capital. Veamos.

Recuerdo las peripecias del ambicioso plan nuclear español heredado del franquismo. En esa época, primera administración socialista a principios de los ochenta, colaboraba como ingeniero asesor para temas de energía y medio ambiente del Vocal de la Junta permanente de Planificación, el gran estadístico, economista e investigador José Manuel Naredo.

Una de las cuestiones más apremiantes que entonces tuvimos que estudiar dentro del Plan Energético Nacional fue la de la continuidad del programa nuclear, diseñado de modo tan excesivo o descomunal que estaba causando graves problemas técnicos y financieros a las compañías eléctricas. En un informe confidencial elaborado por el Ministerio de Hacienda de la Administración Suárez en el año 1980 se explicaba el estado de quiebra técnica no declarada del sector eléctrico, maquillada con el oportuno juego de las amortizaciones. Para salvar al sector el gobierno felipista se envolvió en la filantrópica bandera ecologista y promovió el famoso parón nuclear, algo que de todas formas las eléctricas hubieran debído afrontar por razones estrictamente financieras y empresariales. De modo que, so pretexto ecologista, Felipe González las salvó la cara, del desastre y del escándalo haciendo pagar sus excesos y desafueros al consumidor engañado y acostumbrado a cargar siempre con los platos rotos. Para colmo, fundó ENRESA de modo que el sector público se hiciese cargo de la parte no rentable, o inasumible del negocio atómico.

Pero este asunto es muy importante, complejo, con muchas implicaciones y merece otro futuro desarrollo. Sirva ahora este apunte para ilustrar el que muchas veces las cosas no son lo que parecen o como nos las cuentan.

Visto este ejemplo de oscurantismo y disimulo, pero volviendo al tiempo presente, cabe comentar algunos aspectos de lo que decíamos al principio acerca de la generación y distribución eléctricas. Habría que distinguir lo que es Termodinámica, es decir naturaleza y economía física de los convertidores energéticos de lo que es tinglado político económico financiero empresarial. Lo que es Naturaleza de lo que Sociedad, con sus diferentes leyes respectivas.

En la actual regulación tarifaria se produce un interesado totum revolutum para mejor ganancia de pescadores. Se trata de introducir tanto el empleo obligatorio de los convertidores energéticos más ineficientes cuanto los llamados derechos de emisión de CO2. Una cosa por demás harto curiosa porque a falta de que la Atmósfera abra su ventanilla de cobro entre las nubes, ahí están heroicos burócratas ecologistas al servicio del NOM para hacerlo, caiga quien caiga.  Y si es de aplicación aquí no lo sería al otro lado del Estrecho donde las térmicas contaminantes vecinas hacen su agosto.

El funcionamiento de la formación de precios recuerda al de la de las famosas rentas ricardianas estudiadas por David Ricardo para el caso de la renta de la Tierra. Si el precio se forma de acuerdo con el coste marginal del convertidor más incompetente aquellos que puedan producir con los convertidores más eficientes tendrán una renta ricardiana derivada de la diferencia entre ambos costes de producción. Por eso puede interesar utilizar energía hidroeléctrica, la más barata, vaciando embalses y cobrada a precio de lujo. Cuanto más ineficiencia energética, mayor negocio financiero.  No importa la paradoja: paga el consumidor que es idiota o está indefenso ante la mohatra institucional.

Existen otras cuestiones como la obtención de los mejores rendimientos eléctrico- térmicos en centrales de ciclo combinado o bien de cogeneración descentralizada en industrias, o de utilización solar para autoconsumo que también dependen de la satisfacción prioritaria de intereses corporativos que habitualmente no coinciden con los nacionales.

Sin olvidar que, además de las características de los sistemas industriales de generación, distribución y consumo, en el proceso de formación de precios internacionales existen poderosos condicionantes geoestratégicos que poco tienen que ver con la naturaleza de los recursos energéticos y su eficacia o valor para la estructura del balance de energía primaria.

Un ejemplo actual, los obstáculos que EEUU está poniendo para el suministro de gas natural procedente de Rusia mediante el nuevo gasoducto Nord Stream 2 dificultan el abastecimiento de gas natural abundante para Europa y también influyen en la artificialidad de la actual carestía.

Todo ello en un marco generalizado de creciente ¿y acaso irrecuperable? pérdida de credibilidad de las actuales instituciones.

El infame Zapatero fue uno de los políticos mercenarios principales causantes del desastre actual, pero hubiera podido ser cualquier otro. Dicen que al doctor falsario le ha entrado pánico por las consecuencias que pueda tener para su feliz permanencia en lo alto de la cucaña los desmanes en el recibo de la luz. Y que ahora, en lo que pudiera ser el tiempo de descuento de su gobierno, trataría de «domar» a las eléctricas. Si esto fuese así, demostraría que es más tonto, o está más desinformado pese a su ejército de infinitos asesores, de lo que sospechábamos. De tanto mirarse el ombligo o al espejo en busca de alguien más guapo y apuesto, no comprende las delicias del globalismo cuya aportación a su logro son su actual razón de ser y estar.

Pero cualquiera que discurra por su cuenta pensará: si nos han engañado en esto del trabucazo eléctrico, o en lo de las vacunas, o en…  casi seguro que estemos engañados en todo.  En efecto, la Monarquía es un bonita tramoya de vistosos uniformes con sus plumeros y jarreteras para disimular el tenderete arrebatacapas y cohonestar el reparto del botín entre unos pocos beneficiarios del Monipodio real.  En ella, el falsario y su partido están puestos donde están para vestir el santo de los suculentos negocios monopolísticos de la oligarquía.

Sí. Felipe sí que entendió bien la cosa.

 

 

Atentados, una visión

Se cumplen veinte años de los famosos atentados de Nueva York y Washington que tantas y lamentables consecuencias han tenido sobre las libertades en todo el mundo. Y cuyas posteriores represalias han provocado la muerte de tanta población civil inocente a añadir a la inicialmente producida.

Del atentado del Pentágono se ha sabido que lo del supuesto avión impactante fue pura fabulación. No dejó ningún rastro ni fuera ni dentro del edificio. Pudiera haber sido un misil pero el material gráfico de cámaras cercanas fue secuestrado. De hecho, ya ni se suele citar para no despertar la bicha de la incredulidad en las versiones oficiales. Cabe recordar que uno de los autores pioneros en poner en cuestión la explicación oficial de lo que estaba pasando y de sus consecuencias fue el analista Thierry Meyssan. Entonces me pareció exagerado, ahora creo con la perspectiva de los años que no andaba tan descaminado. El que fuera luego presidente, Donald Trump, también desmentiría la versión oficial en unas declaraciones efecuadas ese mismo día a una cadena de TV.

Si lo del Pentágono duerme el sueño de los justos, aún siguen las teorías y especulaciones acerca del no por cierto menos enigmático derrumbe de las Torres gemelas neoyorkinas. El aspecto técnico del atentado no sólo tiene interés para ingenieros, arquitectos, científicos o expertos sino que es general en la medida que ofrezca pistas acerca de la posible autoría. En especial si la versión más o menos oficial se desechase. La espectacular caída de ambas torres se compadece mal con lo que sabemos tanto del diseño y la construcción de los edificios cuanto del comportamiento térmico del acero. Dicen que el acero falló por que así lo hizo antes su revestimiento ignífugo.

No obstante, el derrumbe más parecería debido a una demolición controlada efectuada desde la cimentación. Tampoco está clara la razón de porqué se cayó otro edificio relativamente próximo no afectado por el impacto de los aviones.

Se arguye que las explosiones previas a la caída escuchadas por los bomberos que atendieron el siniestro y de las que no se hacen eco los informes oficiales, pudieran deberse a una reacción del aluminio de los fuselajes en contacto con agua del sistema de incendios.

También parece poco verosímil la versión oficial según la cual unos pilotos no profesionales con unas pocas horas de entrenamiento en avionetas hayan podido dirigir con tanta puntería y precisión sendos grandes aviones de pasajeros, ni que tampoco al menos el segundo de ellos fuese interceptado por cazas. Y lo de la aparición entre tantas miles de toneladas de escombros del pasaporte intacto del jefe de los terroristas ya resulta verdaderamente milagroso.

Atentados de falsa bandera

Sea como fuere, ha habido un antes y un después de ese 11 S, con consecuencias lamentables para la Humanidad e incluso el futuro cada vez más preocupante y en entredicho de nuestra civilización.

Un sucinto repaso de la Historia nos demuestra que los EEUU son expertos en atentados de falsa bandera con el objetivo de iniciar guerras de conquista o rapiña.

Así el del hundimiento del Maine que provocó la guerra de Cuba contra nosotros. Previamente, el presidente español Cánovas del Castillo había sido oportunamente asesinado por el no menos oportuno anarquista de guardia. Le sustituyó el masón Sagasta, más inepto y complaciente.

O la introducción de armas en el Lusitania, violando las convenciones para el no trasporte clandestino de armas en cruceros trasatlánticos de pasajeros para intentar provocar fuera hundido por un submarino y satisfacer así los deseos imperialistas de entrada en guerra contra Alemania.

En apoyo de sus compañeros de armas acusados de negligencia, almirante Kimmel y general Short, el contralmirante norteamericano Robert A. Theobald explica y demuestra en su documentado y valiente informe publicado en español con el nombre de El secreto final de Pearl Harbor, la contribución de Washington al ataque japonés como el Alto Mando y el Presidente Roosevelt conocían la posibilidad de un ataque aéreo japonés a la base americana, ya que la inteligencia americana había conseguido descifrar los códigos secretos del espionaje japonés varios meses antes. Lo único que se hizo fue retirar a alta mar los portaaviones y barcos modernos dejando en puerto las naves obsoletas como el viejo acorazado Arizona en calidad de cebo.

Tampoco se puede olvidar el invento del falso incidente del Golfo de Tonkin para provocar la escalada bélica en la devastadora, sanguinaria y ecocida guerra de Vietnam.

Ni la falsedad de la luego oficialmente desmentida existencia de armas de destrucción masiva en Irak, pretexto empleado por Bush hijo, tras el extraño atentado de las Torres gemelas, para destrozar e invadir Irak. O la creación “occidental” de Isis para propagar la siniestra primavera árabe y provocar el caos en Oriente Medio amén de inundar y desestabilizar a la UE con millones de refugiados inasimilables. O la agresión bélica contra Siria mediante los sanguinarios terroristas de Isis y la horda de inventados «pacíficos demócratas» sirios, armados hasta los dientes por Occidente, Israel y Arabia Saudita.  O el traicionero ataque a Libia y el magnicidio de su presidente. Libia era el país africano de mayor renta per cápita y fue saqueado.

Los atentados del 11  de setiembre también sirvieron de pretexto para reiniciar la aventura bélica norteamericana en Afganistán. Una gesta lejos de heroica o filantrópica, cuya última etapa ha terminado con una retirada infame, toda una lección urbi et orbi de descrédito e ignominia para los EEUU y sus comparsas occidentales.

El inicio de un periodo lamentable de la Historia

Un punto más, el de Afganistán, para instrumentar la doctrina geopolítica principal de los últimos años. Pues, en palabras de cierto militar norteamericano: “A EEUU no le conviene la estabilidad.”

La generación de conflictos bélicos permanentes o insolubles es la constante de estos últimos veinte años. En estas guerras sin fin o guerras contra el terrorismo se calcula que habrían muerto más de un millón de personas sin contar desaparecidos. Ni tampoco las devastaciones sufridas por los países atacados a los que se les dificultaría poder utilizar sus propios recursos nacionales, lo que harían los EEUU como botín cuando fuese menester. Por otra parte, el costo para EEUU se estimaría en más de ocho billones (millones de millones) de dólares.

Otra de las consecuencias más indeseables del proceso iniciado hace veinte años es el control de la población y la creciente conculcación de los derechos y libertades, ahora también en Occidente. Antes so pretexto de la lucha contra el terrorismo, ahora con otros no menos engañosos y terribles. La salud pública.

Pues, hablando de atentados, ¿cabría considerar lo relativo a la introducción de la llamada pandemia y el comportamiento posterior de la OMS, ciertos gobiernos e instituciones internacionales o los intentos de vacunación obligatoria como atentados o actos terroristas contra la población civil de las diversas naciones? Y si así fuera, ¿con qué fines inconfesables?

Sea como se a nos encontramos ante mentiras de destrucción masiva. La mentira es una conocida arma de guerra. Ahora se estaría usando en diferentes ámbitos por los poderes institucionales contra sus respetivos pueblos. Toda una etapa histórica siniestra que cabe convenir empezase con carácter tan generalizado ese fatídico 11 de setiembre.

Para el observador más lúcido y consciente la credibilidad de muchas instituciones occidentales, incluidos los media, se ha derrumbado tan estrepitosamente como las propias Torres gemelas. Pero ahora no es cuestión de contemplar el espectáculo como algo lejano o distante. En realidad nosotros ya no somos espectadores sino que formamos parte de él.

Las nuevas Torres gemelas están cayendo sobre nosotros y no sabemos si vamos a poder eludir que nos aplasten.

 

 

 

 

 

El falsario, convocado a Davos

El doctor falsario ha sido convocado a dar novedades a sus jefes en Davos la semana que viene.  El llamado World Economic Forum, más conocido como Foro de Davos es un tinglado montado por un tal Klaus Schwab. En realidad, este prócer bilderbergiano es un Rothschild por parte de madre, descendiente de alemán por parte de padre, que patrocina la barbarie de la Agenda 2030 y pretende empobrecer, avasallar y eliminar a la parte de la población mundial que pueda o se deje. Lo que llaman el Gran Reinicio. “No poseerás nada y serás feliz”.

El programa oficial declarado fijado para nuestro gran timonel tendría como puntos principales explicar lo que va a hacer con el maná europeo y la cosa esa de la implantación forzosa de la economía verde que tantos estragos está ya produciendo en la sociedad y economía españolas. Es decir, para indicarle a qué mafias empresariales y con qué filantrópicos pretextos debe derivar la pasta, repartir el botín.

Mientras tanto, pese a tanto olor de santidad globalista, se prevé un nuevo revolcón judicial al déspota y sus cómplices por el sindiós del segundo estado de alarma y la vulneración constitucional que suponía.

Soberbio y cruel con los débiles, no es de extrañar el servilismo del falsario hacia quienes le han subido a lo más alto de la cucaña borbónica. Tampoco que el PSOE, arropado en la propaganda y la demagogia, sirva los intereses más oscuros y antisociales de los monopolios privados. En realidad, tal es la misión de la degenerada y corrupta socialdemocracia actual. Contribuir, engañando a votantes incautos y con la complicidad de otros agentes mohatreros, a desmantelar la economía real no monopolista para edificar el NOM sobre sus escombros.  Lo dicen a las claras: lo llaman el Gran Reinicio. Para tan siniestra labor han quedado las repugnantes zurdas globalistas en todo el mundo.

Pero, ¿qué hace la pretendida oposición del turnismo oficial borbónico?

Pues también méritos con los mismos amos en calidad de imaginarias de igual servicio. Casado haría lo mismo, pero bajo la filantrópica máscara de joven de buena familia, espíritu puro y pensamientos elevados. Feijóo doblaría la apuesta liberticida. Ambos deben desactivar la inesperada e inoportuna popularidad de la niña pepona madrileña puesta para decorar, satisfacer cuotas y hacer bulto. Un cisne negro que pudiera estropear sus planes y ambiciones personales.

Don Felipe, para no ser menos que Su jefe de gobierno, también luce la chapita de la Agenda 2030 más veces que la bandera de España.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.