Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Orfandad

He de confesar que mis convicciones filantrópicas se ven asaz debilitadas durante el estío. El tremendo espectáculo estético de la visión del pueblo soberano en calzones cortos, camiseta, gorrilla beisbolera retrógrada, riñonera y chanclas nos hace desconfiar que podamos salir de nuestra casi perenne crisis con esta gente. Y es que al menos podríamos aprovechar la parada estival para intentar sacudirnos el aturdimiento o la modorra para reflexionar acerca de las razones de nuestro presente fracaso histórico y de las de los anteriores.

marca españa_optDe vez en cuando, pero siempre en situaciones malas o de catástrofe, a la España apesebrada, amorfa, descerebrada y triste no le queda más remedio que tomar conciencia de su verdadera realidad. Cada cierto tiempo el tenderete, el tinglado, el sistema se viene abajo, el tapiz se ve por el revés y enseña la trama, la tramoya chirría y muestra su verdadera faz. Su condición mohatrera o falsa. Sin libertad política, verdadera democracia, búsqueda del bien común, separación de poderes ni seguridad jurídica. Cuando no son los carlistas son los absolutistas, cuando no es la carcundia clerical nacionalista periférica son los federales, los falangistas o el pertinaz socialismo cejijunto, arrebatacapas y cainita. Alí Botín y los cuarenta socialistas, recauchutados ahora con los de Podemos pero no queremos. Y Mariano vendrá que bueno te hará. El agio y el caciquismo coronado siempre están presentes como causa de nuestros males. El sistema desincentiva o destruye la aristocracia verdadera que hace progresar a las naciones que es la del mérito.  Se dedica a todas las corrupciones, comenzando por la primera que es la de pudrir el Pensamiento y la Inteligencia.

Los Borbones casi siempre están como catalizador o elemento necesario en el caos o sucesivos fracasos históricos de España, directamente por sí o por sus regentes, validos o primeros ministros del momento: Carlos IV, Fernando VII, Carlos María Isidro, Isabel, Alfonso XIII, el actual y suma ¿Y sigue?

fernando 7En el Antiguo Régimen la alianza clásica fundamental era entre el Trono y el Altar a fin de: ”Avasallar a la nación” como se expresaba cínicamente en el Tratado secreto de Verona. Ahora, modernamente se ha establecido una nueva alianza o pacto, periclitada la influencia social de la Iglesia Católica por la extendida apostasía práctica de las masas, en la que se ha sustituido a ésta por el pertinaz socialismo y su agente, la PSOE, entre la Corona y la oligarquía plutocrática que identifica y sostiene al régimen. Las telebasuras y demás medios de comunicación y sometimiento sustituyen con singular provecho y eficacia a los viejos púlpitos en su misión de legitimar su dominación sobre las gentes alienadas. Socialismo y monarquía se tapan mutuamente sus vergüenzas mientras se saquea a la clase media y se arruinan las fuentes de futuro desarrollo moral, intelectual, social y económico.  Cuando al partido dinástico de la no derecha no izquierda no centro le permiten acceder al gobierno también calla y otorga en su pretensión de hacer méritos como gozque fiel del amo. El partido de Bárcenas, la Gürtel, la Púnica…. y del intrépido don Mariano el de las calzas lilas.

No deja de ser curiosa la evolución del socialismo a la española con su rama sindical y EREs incluidos, porque el fundador Pablo Iglesias hacía sus pinitos sociológicos ya en 1910 cuando explicaba que “si España fuera estudiada con mayor atención por los europeos, se verá que la característica de este pueblo, en materia religiosa, es el escepticismo, y en muchas ocasiones y circunstancias, el anticlericalismo”…. “El clericalismo en España como en Austria es dinástico. Es la Casa real y la aristocracia palaciega el verdadero núcleo del clericalismo español.  Rodean a este núcleo varias filas de capitalistas, que se sirven de su clericalismo para apoderarse de los monopolios y de los altos cargos que disfrutan de retribución generosa”.

cia felipe psoePero, paradojas de la vida y de la historia, es ahora el llamado PSOE el partido dinástico por antonomasia y protector en el ese denostado contubernio entre Trono y clericalismo. Ejerce un clericalismo de nuevo cuño y es el que ha entregado los oligopolios de carácter público formados con el ahorro de generaciones de españoles a oligarcas y compadres. Resulta curioso escuchar declaraciones de alcaldes, sindicalistas valerosos o incluso del pueblo soberano en chanclas que lo bueno sino conveniente es lo que diga el Partido. Convertido en una secta, una religión, en el peor sentido del término. Al cabo, no es el socialismo clásico sino el socialismo made in USA o Berlín, aliado de la oligarquía y pilar maestro del régimen coronado. Aunque tararee la Internacional o el pintoresco himno de Andalucía.

Cualquier persona lúcida que piense sobre nuestra realidad y no se deje llevar  por lo anecdótico: si ZP era malo, diabólico, cretino, cínico, mentiroso o todo junto, o si el PP del pusilánime complaciente mohatrero Mariano, miente, roba, abusa, zp sahara 2despilfarra o embrutece aún casi más que la PSOE, ha de preguntarse, como se lo preguntaron nuestros noventayochistas durante la importante crisis nacional de finales del XIX, ¿qué es lo que nos pasa?

¿Por qué, cuando parece que estamos a punto de alcanzar posiciones próximas a la de las otras grandes naciones europeas, lo echamos todo a rodar, y volvemos a las andadas?

O es que acaso siempre ha sido igual, y nuestro relativo aunque menguante bienestar material no es nuestro mérito sino el del entorno o el coyuntural y pasajero efecto de una moneda fuerte.

Que nuestra realidad nacional, nuestro “hecho diferencial”, como dicen los nacionalistas periféricos, tan genuinamente españoles en sus muchos vicios por otra parte, no es otro que la ignorancia, el atraso moral y cívico, la picaresca, la mohatra, como gran negocio patrio.

Que los Cervantes y sus criaturas espirituales, los quijotes que tratan de luchar por un ideal no ramplón y material son escarnecidos, humillados o burlados por duques, sacristanes, bachilleres, dueñas o sobrinas. Aunque ahora a cargo del aparato del Estado.

deshaucio a la españolaQue nuestro sistema político económico, pese a sus supuestos ideales proclamados pero de inmediato traicionados, sólo puede ofrecer saqueo, disimulo, embrutecimiento, inseguridad, desvergüenza.

Que mientras las cosas no cambien ya no hay futuro en España para la gente trabajadora, honrada y decente.

Que aquí sólo suelen medrar los que sirven a los monopolistas, ZP, Marianos, Montoros, Sorayas, Ratos, Fabras, Granados, Susanas, Rubalcabas, Urdangas, Pujoles, Bárcenas, Cándidos, Tojos, severos ropones de moral distraída o cucañistas del estrado, periodistas mohatrero alabanciosos y demás elementos de la picaresca patria, sin olvidar la madre y protectora de todos ellos: la banca.

Pero es posible que en una perspectiva más amplia, menos local, las cosas se puedan contemplar con mayor comprensión por la que el esperpento nacional adquiriría paradójicas coherencias globales. Visto lo que ocurre en toda Europa estaríamos en la crisis de la propia civilización occidental que parece haber renunciado a mantener sus valores históricos y que cada adquiere mayor carácter mohatrero. Como decía Demócrito: “muchos de los que hacen las más vergonzosas obras se ejercitan en óptimas palabras”.

Mal de muchos, consuelo de españoles. Es decir: No tenemos remedio pero los demás tampoco. Así lo enseña para escarmiento de bienintencionados, el desastre griego con el que se han ensañado los poderes que gobiernan el mundo representados aquí por el BCE, el FMI o el tenebroso y liberticida Reich financiero de la Fhüresa Merkel, una vieja comunista recauchutada en oronda neocon sin empatía ni escrúpulos.

Trascendiendo la cuestión contingente de si el tal Tsiapras se ha rendido cobardemente traicionando la confianza depositada en él por la mayoría del pueblo griego o si siempre fuera un agente encubierto de la Merkel y el gran capital para destruir la capacidad de resistencia griega y dar un escarmiento general a españoles, portugueses o italianos más o menos díscolos, lo de Grecia también tiene algo de simbólico desde el punto de vista de la historia del pensamiento. En efecto, hubo filósofos griegos que se ocupaban tales de mileto_optde discernir los atributos y condiciones de funcionamiento de los sistemas políticos.  Así Pitágoras, con su escuela de Crotona, su heredero Platón, o su discípulo Aristóteles, entre otros.

En su Política, Aristóteles nos explica que los sistemas políticos que existen o puedan existir pueden clasificarse conforme al menos dos criterios: En atención a quienes sean los depositarios de la soberanía y quienes sean beneficiarios de su ejercicio. El primer criterio nos permite observar que puede ser uno, unos pocos o los muchos los que gobiernen. Cuestión que posee consecuencias más profundas pues al cabo tiene que ver con la riqueza en la sociedad: Pueden ser pocos (suelen ser los ricos) o muchos (suelen ser los pobres).

El segundo criterio tiene que ver con la finalidad del gobierno. Si se gobierna en beneficio propio del gobernante o de la comunidad. Los regímenes o sistemas políticos que obedecen a este última finalidad: gobernar para beneficiar a la comunidad son todos ellos justos. Y los anteriores, injustos.

Si se combinan ambos criterios se puede hacer un cuadro con seis alternativas básicas.

Tiranía, oligarquía y democracia. Monarquía, aristocracia y república o politeía.

Se deduce que la república o politeía aristotélica es lo opuesto a la tiranía. Un gobierno de los más dirigido al bien común. Se trataría de una democracia en la que los pobres gobiernan en beneficio no solo de ellos mismos sino de todos, absteniéndose por ejemplo de confiscar el patrimonio de los ricos.

Aristóteles considera que “muy razonablemente es aborrecida la usura, porque en ella la ganancia procede del mismo dinero, y no de aquello para lo que éste se inventó”. Con el ejemplo del sabio Tales de Mileto expone “un principio general de crematística: asegurarse, siempre que uno pueda, el monopolio”.

usureros_optEn su Ética a Nicómaco critica a “los que se dedican a ocupaciones degradantes, como por ejemplo, la prostitución y otras semejantes, y los usureros que prestan cantidades pequeñas a un interés muy elevado. Todos estos toman de donde no deben y cantidades que no deben. Parece que es común a todos la codicia, pues soportan el descrédito por afán de ganancias, por pequeñas que sean. Pues a los que toman grandes riquezas de donde no deben, como los tiranos que saquean ciudades y despojan templos, no los llamamos avariciosos, sino más bien malvados, impíos e injustos. En cambio el jugador, el ladrón y el bandido están entre los avariciosos pues tienen un sórdido deseo de ganancias.  En efecto, unos y otros se dedican a esos menesteres por afán de lucro y por él soportan el descrédito, unos exponiéndose a los mayores peligros a causa del botín, y otros sacando ganancia de los amigos a quienes deberían dar. Ambos obtienen ganancias por medios viles. Al sacarlas de donde no deben, y todas estas adquisiciones son modos ávidos de adquirir”.

Hemos visto, pues, que el sabio de la Academia equipara el negocio financiero o al menos sus abusos con la prostitución.

Pero, de acuerdo a la tipología aristotélica, ¿cuál sería el régimen político actual en España y en el resto de Europa?

Con la supremacía de lo que debería ser solo un medio de intercambio, la moneda, sobre las otras instituciones, economía real, sociedad, cultura, espiritualidad se está arbitrando un mundo subvertido de instituciones prostituidas.  Probablemente estamos asistiendo al vaciado de las formas democráticas imperfectas de los sistemas constitucionales existentes por nuevos regímenes oligárquicos de carácter plutocrático, dirigidos a su propio beneficio pero no al de la comunidad. En los casos más graves como los de Grecia o Italia hemos visto que ni siquiera se han respetado las formalidades democráticas y se eligen gobernantes tecnocráticos procedentes de la gran Banca internacional sin pasar siquiera por las urnas. En España hemos asistido al escándalo de que dos dirigentes se reúnen con nocturnidad y alevosía para cambiar entre los dos la constitución en asunto gravísimo y sin consultar al pueblo. No importa lo que diga mariano gran timonelMariano para engañar a sus votantes. Al cabo, él sabe que el poder real se encuentra lejos de las urnas, sobre todo cuando como en el caso del desgraciado Reino de España no existe una verdadera opinión pública.

Pero no solo aquí. La política en toda Europa se está vaciando de legitimidad democrática y de ejercicio. Puesta al servicio de los intereses financieros monopolísticos no parece buscar el bien de las comunidades sino crear valor para los accionistas aunque sea en dinero virtual. Mal asunto cuando el objetivo de la actividad económica es enriquecer, más o menos porque también hay muchas trampas, a los accionistas en vez de satisfacer necesidades reales de la gente. La sociedad, la Política, la Economía puestas bajo la servidumbre de las altas finanzas. Los financieros o mejor usureros como los llamaba el sabio griego.

Aunque cocido a fuego lento no reaccione, pese a la visión de plácida complacencia semoviente del turista uniformado de hortera o macarra nos encontramos en una situación pre-revolucionaria latente. Aunque el futuro aún parece más sombrío: Es de temer que una supuesta “refundación europea” al servicio de la plutocracia agrave la situación de la gente común.

Desde luego resulta preciso recuperar la Politeía del sabio Aristóteles, la república dirigida al bien común.

Vengan días y vengan ollas” que diría Sancho Panza. “Fuese y no hubo nada”. ¿O sí?

 

Lebensraum financiera

Sin consultarlo previamente con el Fhürer, en octubre de 1940 Mussolini envió un ejército italiano a Grecia. Los ingleses se dispusieron a ayudar a la resistencia griega, de modo que la cosa no pintaba bien para el Duce. Las fuerzas de Hitler idearon la operación Marita para invadir Grecia y asentar el frente en ese área.

nazis en olimpia_optEn abril de 1941 el Leibstandarte Adolf Hitler de las SS agregado al XI Cuerpo Panzer del general Stumme iniciaba el ataque al país heleno al que luego se sumaría la División Reich de las SS trasladada desde Francia que avanzaba con el Cuerpo XLI Panzer del general Reinhardt.

Tras varias escaramuzas bélicas el Leibstandarte derrotó la resistencia heleno británica, obligando a huir a los ingleses y a parte del restante ejército griego desde Salónica.  Otra parte fue capturada por Dietrich que fue recibido por los atemorizados prisioneros a los gritos no muy coherentes de ¡Heil Hitler! y ¡Heil Germania!

Fuerzas de las SS invadieron el resto de Grecia e incluso se permitieron celebrar sus tenebrosos rituales profanando recintos sagrados clásicos como el tan simbólico de Olimpia.

Sin embargo, derrotada la Alemania nazi que había provocado tan terrible devastación en toda Europa causando decenas de millones de muertos, en 1953 la deuda alemana contraída como reparaciones por la Segunda Guerra Mundial se redujo un 62,6 % para facilitar así su recuperación económica. Ahora es Merkel, su actual representante, quien se niega a cualquier clase de quita de deuda para tratar de que la devastada Grecia pueda levantar cabeza.

Si “el sol pace estrellas en campos de zafiro”, que diría Góngora, Syriza y la democracia griega no quieren ser devorados y amenazan con estorbar la plácida pitanza del insaciable pangermanismo financiero, que al parecer tiene muchos expectantes cómplices glotones por si les cae algo de las migajas. Nuevas caras para temas viejos, una especie de lebensraum financiera con deuda odiosa incluida en vez de territorial, alcanzada con euros u otros instrumentos financieros puestos al servicio del vasallaje y la dominación como otrora hiciera con sus terribles panzer.

Contra las críticas que reciben de la burocracia de Bruselas o los dirigentes europeos representantes del Poder financiero aún más que de los intereses de sus pueblos, los griegos hacen bien en defender a la desesperada lo poco que les queda de soberanía, “en mi hambre mando yo”, contra la plutocracia internacional y pangermanista votando a quienes o lo que les parezca. Aunque es de temer que en la actual UE dominada por la Fhüresa Merkel desgraciadamente la democracia ya apenas va valiendo nada. La actual UE secuestrada por el pangermanismo renovado parece representar el final de la antigua feliz idea europea de los fundadores. Una traición en toda regla a los pueblos europeos y un posible escalón más en su dominación.

 

 

El presente fracaso liberal

Las elecciones del pasado domingo en España, como otras anteriores en Grecia, en lo que no tienen de distracción o simple mohatra, muestran un escenario de fracaso y creciente deslegitimación de los sistemas parlamentarios clásicos, que recuerda el experimentado durante los años treinta del pasado siglo. En esa interesante pero terrible etapa histórica culminada con la Segunda Guerra Mundial, se produjeron muy graves trastornos económicos, sociales e institucionales que favorecieron sino provocaron el auge, luego hegemonía, de movimientos totalitarios europeos como el comunismo, el nazismo o el fascismo.

Ahora nos encontramos en una situación que guarda cierto parecido con la de entonces.

carga del regimen optEn el Reino de España un tercio de la población juvenil o infantil se encuentra hoy bajo la amenaza de exclusión social por la pobreza. Las instituciones de la Monarquía exacerban las desigualdades sociales y parecen haber abandonado todo intento eficaz de subsanar la injusticia social gracias a la promoción del mérito individual en un marco de efectiva igualdad de oportunidades o de todos los ciudadanos ante la Ley. O de auténtica libertad de mercado, no de abusos monopolísticos.

Lo público rentable ha sido desprestigiado y saboteado desde dentro para desamortizarlo, en lo que constituye no una privatización sino una apropiación de la riqueza nacional por parte de las ventajistas oligarquías económicas en complicidad con las políticas de quita y pon. La deuda privada se ha trasformado en pública en perjuicio no ya de sus generadores sino de los demás. Se tapa la incompetencia corrupta de las instituciones financieras controladas por la oligarquía política y se trasladan sus deudas a los ciudadanos. La corrupción está institucionalizada como arma oligárquica de control social y neutralización práctica de las instituciones que así devienen en mohatreras.

Pero la primera corrupción y quizás peor de todas es pudrir el entendimiento. La educación ha sido saboteada, los media jalean el embrutecimiento e incivismo de los súbditos, la Cultura se ve ninguneada o abandonada.

La Justicia se encuentra en manos de políticos dinásticos servidores de un Régimen degradado y, en gran parte, corruptos ellos mismos. El Parlamento se encuentra subordinado al Ejecutivo.  No existe separación de Poderes ni verdadera representación política en el marco de la presente oligarquía coronada de partidos. Tampoco hay verdadera soberanía bajo la atroz servidumbre a un sistema financiero oligárquico internacional por el que las cosas verdaderamente importantes se deciden de modo oculto sin que el pueblo ni muchas instituciones nacionales puedan influir lo más mínimo en las cuestiones que les afectan de un modo fundamental.

dinero excremento diablo_optNo hay soberanía monetaria. El dinero ha devenido en una mohatra para la esclavitud y no en un instrumento de cambio al servicio de la familia, la empresa o el desarrollo económico y social. La soberanía real no está en los parlamentos nacionales sino en las instituciones financieras y en las pocas familias que las controlan a nivel mundial. Las oligarquías internacional o nacional actúan a sus anchas con cada vez menor disimulo. No importa lo que la gente pueda votar. Se hace lo que imponen esas instituciones no democráticas ni trasparentes.

En realidad, quizás si nos dejan votar es porque su resultado apenas sirve para cambiar nada de lo verdaderamente fundamental. Como mucho se cambian bandas beneficiarias dentro la oligarquía política: lo que se ha venido en llamar la casta. Los gobiernos nacionales se desacreditan o son empujados bajo chantaje a la dimisión o el incumplimiento de los programas reformistas que acaso pudieran habilitar en defensa del Bien común y de la dignidad o bienestar material de sus sociedades.

En este fracaso sistémico no es de extrañar que solo un uno por ciento de la población disponga de igual riqueza que el noventa y nueve por ciento restante. Que aquí en Europa su nutrido Parlamento pinte poco o nada y el BCE decida según intereses de dominación al servicio del imperialismo financiero. O que elroto estados y saasuntos como el nuevo Tratado que se pretende perpetrar entre EEUU y UE sea discutido por gentes no electas, sin representatividad, en tinieblas, sin taquígrafos. Un Tratado que por lo que se ha podido conocer constituiría un auténtico golpe de Estado que podría enterrar los pocos restos que quedan de soberanía residual, subordinando la legislación nacional de los Estados a los intereses, algunos de ellos simplemente criminales o despóticos, de las grandes corporaciones transnacionales.

Curiosamente a este presente desastre de la civilización occidental se le conoce con nombre equívoco o falaz de neoliberalismo. Pero al término le sobra una e. En realidad estamos en un no liberalismo. Porque el neo liberalismo actual como sistema de dominación y como promotor del pensamiento único es la negación del liberalismo, al menos tal como se entendía en España. El liberalismo clásico español, como por ejemplo el cervantino, defendía la dignidad personal e institucional frente al Poder, así como el sometimiento de éste a principios éticos de orden superior o límites constitucionales que acotasen la voluntad del poderoso y el ejercicio de su poder.

Patrocinaba la libertad de conciencia, de expresión, de cátedra o religiosa. El que el Estado fuese un instrumento neutro y dirigido al Bien común, de defensa del débil contra los abusos del fuerte y del poderoso. Para ello promovía alguna especie de contrato político y social que defendiese el interés básico de todas las partes.

Todo esto se está rompiendo en toda Europa o ya está definitivamente roto en algunos países del Sur.

 

hacia la poltronaDurante los años treinta el fracaso liberal dio lugar a feroces bandas de vistosos aunque siniestros uniformes y correajes. Constituían la guardia pretoriana de las oligarquías que veían amenazados sus intereses. Era un mundo de mayor represión sexual y de protagonismo total de la familia autoritaria y patriarcal, hoy arrumbado. Por eso el nuevo fascismo, bajo el falaz nombre de neoliberalismo, ya no emplea uniformes paramilitares ni actitudes o gestos bizarros. Ahora el euro sustituye a las panzer divisiones en el sometimiento de los países europeos al nuevo pangermanismo. El viejo nido de águilas de Hitler se ubica en el aparentemente más civilizado BCE. Rajoy no luce vistoso uniforme de galones floridos cuando visita a la fhüresa Merkel para recibir órdenes o dar novedades en primer tiempo de saludo. Ni tampoco lo hacen ciertos líderes supuestamente alternativos de estudiado desaliño indumentario cuando arengan a sus seguidores vestidos de semejante jaez según la moda.

El sometimiento de los pueblos en Europa apenas se hace ya mediante la violencia sino mediante el engaño, el doble lenguaje, el embrutecimiento, la distracción a través de los media o el uso de la sexualidad más o menos irresponsable para aliviar la presión social o desactivar las posibilidades de revuelta de los más atrevidos, díscolos o desesperados.

merkel ssNo es de extrañar que en tal contexto surjan como señuelo agrupaciones de falsa bandera promovidas por el Poder.  A veces, como en el caso del movimiento nazi alemán, pueden escapar al control de sus oligarquías promotoras. Otras veces provocan desolación interna pero son serviles a los poderes fácticos internacionales promoviendo una economía y sociedades duales. En otras sirven de señuelo para asustar votantes concienciados_opta las ovejas y vuelvan al redil.  Cervantes, que tan bien conocía España, ya lo vio en El coloquio de los perros con su proverbial lucidez. El principal enemigo depredador de las ovejas no está en los supuestos lobos de fuera del redil sino en los hipócritas pastores que tendrían la obligación de cuidarlas pero sin embargo las asesinan burlando a sus perros de majada. ¡Ay las lecciones permanentes de la Cultura!

 

Es de temer que vamos a sufrir tiempos de retroceso, muy tumultuosos e inciertos mientras no se recompongan contratos sociales y prioridades, todo parece estar al revés, luchando contra la actual subversión institucional que nos lleva al desastre. Y esto continuará mientras el dinero siga siendo autónomo al servicio de intereses bastardos y no vuelva a estar al servicio de la actividad económica real, la Economía al servicio de la Política, ésta a su vez de la Cultura, todas al servicio de la Sociedad. Del universo de valores metafísicos que los viejos liberales pensamos deberían informar su devenir a nivel individual y colectivo: la realización de la Libertad, la Justicia, el Bien o la Belleza.

No podemos mantener una situación que nos lleva a la quiebra. En la que el deseable cosmopolitismo o el conveniente desarrollo del comercio internacional se desnaturalice para ser vehículo de un incontenible dumping social y de la destrucción de derechos civiles y patrimonios personales y sociales.

Pero, ¿qué se puede hacer?

couragePues, aunque parezca paradójico en un liberal, parece que la solución pudiera venir de recuperar un Estado reducido pero eficaz, que no ahogue la iniciativa privada ni a la sociedad civil, que esté al servicio de la Nación y no de los oligarcas de dentro y de fuera. El que tenemos no nos vale. Hay que ir a un nuevo modelo constitucional antes de que sea demasiado tarde, pero tal cosa sólo será posible si la gente despierta y se dispone a intentar cambiar las relaciones de poder.  Lo que significa recuperar soberanía real. Pero también lograr que la potestas reconozca y respete a una genuina y verdadera auctoritas basada en un nuevo contrato político y social dirigido al Bien común.

Es decir, de lo opuesto al llamado neoliberalismo y sus consecuencias.

 

Grecia. De las armas y de las Letras

Tremendos sucesos recientes nos aumentan la percepción de que estamos inmersos en un mundo cada vez más atroz. De modo consciente o no, el proceso de desarrollo de un sistema natural o cultural en lo educativo, de creación de civilización, en lo personal, en lo social, se ha basado siempre en la creación de un universo interior, donde crear información jerarquizada, es decir, orden, para organizar voluntariamente los procesos intramuros, transmitiendo, calor, desorden o entropía extramuros del sistema. Ahora parece que los límites se han arrumbado. En lo personal, en lo económico y empresarial, en lo político, vale todo.

dq s p frag 3El poder parece cada vez más lejos de ser instrumento del desarrollo moral de la civilización. Hoy se está convirtiendo de modo acelerado ante nuestros ojos en instrumento para el sometimiento y la esclavitud de las gentes.

Durante la Edad Media las antiguas Órdenes de Caballería trataban de contribuir a ese orden intentando que la Fuerza estuviera bajo el imperio de una concepción metafísica. Así, bajo la forma de la dualidad entre el caballero y su dama. El primer deber del caballero era ser fuerte, pero existía un código moral de uso de esa fuerza. Lo explicaba, entre otros, Raimundo Lulio en su famoso Libro del Orden de Caballería. Lulio que dividía la materia en siete partes. La primera del Principio de la Caballería, la segunda del Oficio del Caballero. La tercera del Examen que se debe hacer al escudero que quiere entrar en la Orden de Caballería. La cuarta del Modo de ser armado caballero. La quinta sobre el significado de las Armas del caballero. La sexta de sus Costumbres. La séptima es del Honor que se debe hacer al caballero.

“Luego que comenzó en el mundo el desprecio de la justicia por haberse apocado la caridad, convino que por medio del temor volviese a ser honrada la justicia.” Para ello según un ideal aristocrático de selección de los mejores, se fueron eligiendo los más sabios, amables, leales, fuertes, ánimo más noble, de mejor trato y crianza. “Lo primero que debe preguntarse al escudero, para ser caballero, es si ama o teme a Dios. Así como caballero sin caballo no se aviene al oficio de caballero, escudero sin nobleza de corazón no se aviene con la Orden de Caballería. La nobleza de corazón no la pidas a la boca, porque no siempre dice la verdad, ni la pidas al vestido honrado, porque debajo de un honroso manto puede haber un corazón vil y flaco, en que haya maldad y engaño. Paraje o hidalguía y Caballería se convienen y concuerdan porque el paraje no es más que antiguo honor continuado, y la Caballería es una Orden y regla que se mantiene desde el tiempo en que fue instituida hasta el presente.

El Libro de Caballería establece también que una de las primeras obligaciones del escudero que quiere ser ordenado caballero es la de la Fortaleza, pues sólo el que es fuerte puede luchar por la Justicia.

Es un hecho histórico que el poder político hegemónico siempre ha tratado de poner a Dios de su parte: En los más antiguos textos conocidos de propaganda política el dios de Ramsés II mataba hititas por el brazo del faraón. Nuestro Felipe II atendiendo al simbolismo de la jerarquización del espacio sagrado en la arquitectura de El Escorial supeditaba la razón religiosa e intelectual a su razón política imperial. Hoy nuestros tenebrosos dirigentes políticos proclaman las mismas cosas: Dios, o su epifanía financiera en Wall Street, está con ellos. Tienen derecho a todo contra los calificados como “malos” por ellos mismos. Malos de quita y pon, según convenga. Y, como el berlanguiano alcalde de Villar del río, cuando nos deben una explicación nos pagan con palabras fulleras y mentirosas.

tristeza ovNo es la fuerza, o la violencia lo que le distinguía de un simple bandolero, sino su subordinación al mundo de los valores. Cervantes, Garcilaso De la Vega o el capitán Aldana, hacen profesión de fe en los que deben inspirar la conducta del militar de honor y a ellos acomodan su propia conducta. Luego cuando los instrumentos de destrucción, ligados al creciente de energía, aumentaron, se confió en el Estado, no sin ciertas dudas: bien hayan aquellos benditos siglos que carecieron de la espantable furia de aquestos endemoniados instrumentos de la artillería…con la cual dio causa que un infame y cobarde brazo quite la vida a un valeroso caballero.

Ahora muchos bandoleros o ganapanes sin conocimiento, formación ni escrúpulos, detentan el poder político, económico, religioso o cultural. Y en esta civilización degradada el ejercicio de las armas no son actos de la fortaleza, los cuales piden para ejecutallos mucho entendimiento.

Asistimos a la frecuente perpetración de atentados de falsa bandera para atolondrar a la gente y hacerle renunciar a parte de sus derechos civiles y libertades. Movimientos criminales supuestamente populares son dirigidos, armados y financiados por fuerzas tenebrosas de Occidente que tartufescamente proclaman lo contrario de lo que en verdad hacen.  Es el terrorismo internacional como nueva forma de guerra.

Pero también hay otras formas de sojuzgamiento y subordinación, de imperialismo colonial, como se decía antes. Es la financiera, constituida hoy en una de las mayores amenazas para la paz y la civilización. Mientras las finanzas no se pongan al servicio de la economía real, la economía real al de la Política, ésta al de la sociedad, de la Cultura y de los valores metafísicos como sostenía Lulio, la civilización seguirá amenazada.

templo con amapolas ovUno de las últimas escenas de esta tragedia es el actual episodio griego ¿tendrá un componente coral como en las antiguas obras de Esquilo? ¿Es Syriza la nueva Antígona que se rebela contra el orden injusto de la Troika como hiciera la heroína de Sófocles contra el de Creonte? ¿Habrá héroes vencedores que destaquen de ese coro de lamentos o serán arrumbados por el despotismo?

Grecia padece las consecuencias de una Deuda pública, mal llamada soberana, enorme en relación a su tamaño económico. Parte sustancial de esa deuda ha sido provocada por la incontinencia de élites corruptas capaces de dominar las diferentes instituciones.  Así por ejemplo, la compra de armas con al parecer no muchas letras. Grecia es el segundo comprador de armas de la OTAN.  Costosísimos submarinos, fragatas, helicópteros, aviones, forman el repertorio de modernas adquisiciones con todo lo que tal tipo de contratos lleva consigo. Repetimos aquí las palabras cervantinas: la espantable furia de aquestos endemoniados instrumentos de la artillería…con la cual dio causa que un infame y cobarde brazo quite la vida a un valeroso caballero. Y si no la vida, la riqueza y bienestar de la gente. Pero, nos explican, armas necesarias sino imprescindibles, en teoría, para defenderse de su vecina Turquía, ¡qué también es de la misma OTAN!

 

 

Carta al abuelito

Arrumbando el viejo tinglado bipartidista, el electorado griego ha dado su apoyo mayoritario a la emergente formación Syriza que muchos llaman radical. Aunque no en el sentido despectivo que se le suele achacar, sí que lo es.  En efecto, de un modo más o menos eficaz, que eso es otra cuestión, pretende hacer frente a muchos de los males que achacan  a las sociedades europeas entre ellos las consecuencias icaro y templo deshabitado Concordia_opt (1)de la creciente degradación de las actuales instituciones europeas puestas al servicio del gran capital financiero internacional y en contra de los legítimos intereses de los pueblos. Y va a la raíz de los problemas: Finanzas contra democracia. Pensamiento único frente a humanismo. El agresivo y despiadado Cuarto Reich de la Merkel contra la Europa integrada y solidaria de los originales proyectos comunitarios. Justicia social contra impunidad de monopolios y transnacionales. Políticos mercenarios frente a soberanía verdaderamente nacional puesta al servicio del Bien común…

No sabemos cómo terminará la rebelión cívica griega contra las consecuencias de la hegemonía del gran capital financiero. Pero es una cuestión en la que nos jugamos mucho todos los ciudadanos europeos.

Hace ya mucho tiempo el gran escritor y humanista ruso, el médico Antón Chejov, se preocupaba por la suerte del pueblo ruso y en general de la sociedad y la condición humana.  No existía aún el GULAG soviético pero sí la crueldad de su antecedente, el Régimen zarista. Sin embargo, no hay que olvidar que la política está íntimamente ligada a la propia conducta de la gente. Tras una crisis de conciencia, Chejov realizó una larga peregrinación iniciática a la remota y maldita isla de Sajalin. Viaje geográfico hacia el fin del mundo que tenía su trasunto en otro esotérico al fondo o las antípodas de su propia conciencia.  Al cabo, tras la búsqueda de sí mismo, explicaba: Yo todo lo que quería decir honradamente: ¡Echad una mirada hacia vuestras vidas y ved qué lamentables y desastrosas son!

Su estancia en la isla maldita provocó una reacción personal ante los horrores que veía. Le hizo aumentar su simpatía con los desheredados, con los humildes, con la humanidad que sufre. Chejov pensaba que las cosas no tendrían porqué seguir siendo así siempre, que era posible el progreso y confesaba a un amigo: Dentro de trescientos o cuatrocientos años, toda la tierra se convertirá en un jardín florido, y la vida será entonces extraordinariamente fácil y agradable. 

Pero el liberalismo humanista de Chejov: el de la libertad de conciencia y de expresión, los derechos civiles y la protección de los débiles, ha sido traicionado y convertido en otro, llamado ahora neoliberalismo, que en la práctica representa todo lo contrario. El pensamiento único.  El despotismo de los poderes económicos oligárquicos que controlan a los media, cada vez más imposibilitados para ejercer su misión de contribuir al control del Poder. El abuso de los poderosos grupos financieros contra los débiles y desamparados. En resumen, la libertad de los llamados “mercados” contra la libertad de la gente.

¿Cómo iniciar una vida nueva? La voluntad es el principio del cambio. El querer. Pero, ¿qué pasa con el saber que permita conseguir ese querer?

niño 1El pequeño Iván, protagonista de uno de sus cuentos más tristes y humanos, escribe una carta a su abuelo que vive en una lejana aldea: Ayer me gané una regañina. El amo me sacó al patio, tirándome del pelo, y me zurró, porque cuando les estaba meciendo al niñito en la cuna me quedé dormido sin querer… de comer tampoco hay aquí nada. Por la mañana te dan pan para tomar el kascha , pero no té ni schi. Se lo zampan los amos. … querido abuelito: ¡Hazme una merced en nombre de Dios! ¡Sácame de aquí y llévame a la casa de la aldea! ¡Ya no puedo aguantar más!… ¡Llévame de aquí porque me voy a morir! 

Y continúa suplicando su rescate: ¡Ven querido abuelito! ¡Por el amor de Dios te lo pido!… ¡Ten piedad de mí! ¡De este desgraciado huérfano! ¡Todos me pegan y tengo tantas ganas de comer!… Además, ¡Tengo una tristeza tan grande que no te la puedo contar!

 

Es posible que el voto a Syriza sea otra suerte de carta desesperada al abuelito. Como el que en un futuro podría haber aquí en España a la paralela formación Podemos. No sabemos si las sociedades podrán recuperar a sus Estados, reconstruirlos a su servicio. El tiempo lo dirá.

Se sabe que el uno por ciento de la población posee igual riqueza que el noventa y nueve restante. Tal distribución de la riqueza podría ser soportable si a nadie le faltase para cubrir sus necesidades más básicas. Pero tal cosa no ocurre, no ya en el Tercer Mundo, ni siquiera tampoco ahora en la supuestamente próspera Europa.  La clase media ha sido condenada por el neoliberalismo y si esto sigue así nos vemos abocados a una situación potencialmente revolucionaria.

Pero ¿qué pasó con el pobre y desamparado niño?

Antón Chejov continúa su narración. Tras acabar de escribir la carta, el pequeño Iván plegó la hoja escrita en cuatro dobleces y la introdujo en el sobre comprado la víspera… después de meditar un momento, mojó la pluma y escribió las señas: Para el abuelo que está en la aldea”. Luego se rascó y, tras un instante de cavilación, añadió a lo escrito: “Para Konstantín Makarich”.

Una hora después de introducir la preciosa carta por la ranura del buzón, mecido en sus dulces esperanzas, el niño dormía profundamente. Soñaba con una estufa caliente y que, junto a ella, su abuelito leía la carta de su rescate…

 

 

Laffer e impuestos en nuestro Siglo de Oro

En su reciente libro “La riqueza de los Estados” el economista Arthur Laffer se cuestiona muy críticamente el rol del aumento de los impuestos, su distribución y de la estructura del IRPF en particular, en la riqueza de las naciones. Otros ilustres teólogos consideran que su colega norteamericano no tiene razón en su paradójica propuesta de bajar los impuestos para aumentar así la recaudación. Sea como fuere, estamos viendo no sin horror que la política del valido Mariano de parasitar a la clase media a base de subidas de impuestos para mantener los privilegios, el lo prometido es deudacaciquismo autonómico y el saqueo impune de la casta monárquica, está arruinando España por varios años sino décadas. La monarquía española y sus instituciones políticas se encuentran al servicio de la oligarquía de la que forma parte señera. De ahí la dificultad de reconducir la situación desde intramuros del Régimen aún suponiendo que hubiera sincera intención de hacerlo.

Aún no implicándose directa y personalmente en la corrupción y el saqueo impune de sus súbditos, si el pueblo al final se hartase el nuevo rey podría verse arrastrado por su ira y desesperación de modo que resultase también víctima de los desmanes de esa oligarquía que en verdad constituye el verdadero sistema político español más allá del entramado de leyes y contraleyes oficiales que enmascaran la realidad. Que no es otra que El perro enflaquece y la garrapata engorda.

¿Se atreverá el Príncipe a combatir a esa inmoral oligarquía que le sostiene para reconvertir al Régimen actual en otro verdaderamente democrático y constitucional al servicio de los ciudadanos? ¿En qué o quién puede apoyarse para ello?

Preguntas difíciles pero de cuyo correcto planteamiento y respuesta depende buena parte de nuestro futuro. Y es que no haría falta leer a Laffer ni a sus contradictores para comprender lo qué nos pasa en relación con la riqueza del Estado y de la sociedad. Si en su afán de embrutecer a la gente para mejor sojuzgarla el Poder actual no hubiera arrumbado a la gran Cultura española y cubierto de una capa de olvidadizo polvo y voraz polilla sus obras, podríamos debatir nuestros problemas con la agudeza de nuestros mejores ingenios históricos. Pensadores de nuestro Siglo de oro ya explicaban bien nuestras carencias y demasías porque, al cabo, en este infausto e injusto reino los problemas principales permanecen siempre porque también lo hacen sus causas. Ora apaciguados o latentes, ora con virulencia máxima.

retrato por velazquezVeamos un apólogo de la época que nos ilustra magistralmente el caso:

Cierto príncipe por motivos externos se vio obligado a imponer nuevos tributos en sus estados y señoríos. Juntó a sus favorecidos y criados, ministros y consejeros y el pueblo de su Corte y les dijo:  ya les constaba la necesidad extrema en que le tenían los gastos de sus ejércitos para defenderlos de la envidia de sus vecinos y enemigos y que no podían las repúblicas y monarquías mantenerse sin tributos, que siempre eran justificados los forzosos y suaves, pues se convierten en la defensa de los que los pagan, redimiendo la paz y la hacienda y las vidas de todos aquella pequeña y casi insensible porción que da cada uno al repartimiento, bienquisto por igual y moderado; que él los juntaba para su mismo negocio; que le respondiesen como en remedio y comodidad propia.

Hablaron primero los allegados y ministros, diciendo que la propuesta era tan sana y ajustada, que ella se era respuesta y concesión; que todo era debido a la necesidad del príncipe y defensa de la Patria; que así podía arbitrar conforme a su gusto en imponer todos y cualesquier tributos que fuese servido a sus vasallos, pues cuanto diesen pagaban a su útil y descanso, y que cuanto mayores fueron los cargas, mostraría más la grande satisfacción  que tenía de su lealtad, honrándolos con ella.

Los oyó con gusto el príncipe, mas no sin sospecha y así, mandó que el pueblo le respondiese por sí. El cual, en tanto los magistrados razonaban, había susurrándose en conferencia callada. Eligieron uno que hablase por ellos conforme al sentir de todos:         

Muy poderoso señor: vuestros buenos vasallos por mí os besan con suma reverencia la mano por el cuidado que mostráis de su amparo y defensa….conocen que su protección es vuestro cuidado…saben las urgentes y nuevas ocasiones que os acrecientan gastos inexcusables, que por ellos y por vos no podéis evitar y entienden que por vuestra pobreza no los podéis atender. Yo, en nombre de todos, os ofrezco, sin exceptuar algo,  cuanto todos tienen; empero pongo a vuestro celo dos cosas en consideración:  la una que si tomáis todo lo que tienen hoy vuestros vasallos, agotaréis el manantial que perpetuamente ha de socorreros a vos y a vuestra sucesión; y si vos, señor los acabáis hacéis lo que teméis que hagan vuestros enemigos, tanto más en vuestro daño, cuanto en ellos es dudosa la ruina, y, en vos, cierta; y quien os aconseja que asoléis porque no os asuelen, antes es munición vuestros contrarios que consejero vuestro … acordaos del que, vencido de la codicia, mató la pájara y se quedó sin ella y sin el huevo de oro. 

Ser príncipe de pueblo pobre más es ser pobre y pobreza que príncipe. El que enriquece a los súbditos tiene tantos tesoros como vasallos: el que los empobrece, otros tantos hospitales y tantos temores como hombres y menos hombres que enemigos y miedos.

La riqueza se puede dejar cuando se quiere: la pobreza no. Aquella pocas veces se quiere dejar; ésta, siempre. La otra es que debéis considerar que vuestra última necesidad presente nace de dos causas: la una, de lo mucho que os han usurpado y robado los que os asisten; la otra, de las obligaciones que hoy se añaden. No hay duda que aquella es la primera; si es también la mayor a vos os toca el averiguarlo. Repartid, pues vuestro socorro como os mejor os pareciere entre restituciones de los usurpadores  y tributos de los vasallos, y sólo podrá quejarse quien os fuera traidor.”

Tal es el programa mínimo de regeneración en estos tiempos de creciente tribulación que el pueblo reclama pacíficamente al Príncipe. ¿Se atreverán a hacerlo Felipe de Borbón y sus bizarros validos?

El otro príncipe, el del apólogo, dice la crónica que contestó a tan sabias palabras con estas otras valientes y tan puestas en sazón:

productivos“Denme lo que me falta de lo que tenía, los que me lo han quitado, y páguenme lo demás que hubiere menester mis pueblos. Y porque no se dilate, todos vosotros y los vuestros, que desde lejos, con la esponja de la intercesión, me habéis chupado el patrimonio y tesoro, quedaréis solamente con lo que trujistes a mi servicio, descontados los sueldos”.   

Los apólogos suelen tener final feliz en su afán moralizador pero mucho nos tememos que en este desgraciado y saqueado reino la corrupción sea irremediable. Asistimos a una racha de epitafios y necrológicas sinceras o impostadas. Vemos que con carácter fatal mueren o huyen de la vida pública unos oligarcas de edad provecta. Les sustituyen hijos o parientes más jóvenes pero que acaso han mamado desde la más tierna infancia las mismas mañas y querencias. ¿También con igual fatal carácter?

La Linde (II)

En una reciente anterior entrega (La Linde) ya mostrábamos nuestra preocupación porque las cosas de Palacio pudieran seguir igual, como un descomunal fandango sin principio ni fin. tigreY cada vez parece confirmarse más que las bonitas de Su Católica Majestad en las Cortes durante su discurso de entronización, serían nuevamente retórica, desmentida por su conducta. Esa buena voluntad de poner un límite a los impresentables comportamientos del Reinado anterior, esos deseos de hacer que la Monarquía fuera una institución honrada y decente contra toda la experiencia histórica conocida, parece que estarían durando poco, visto lo visto. Quizás porque también poco dura la alegría en casa del pobre.

No resulta muy afortunado dedicar el primer viaje oficial como rey al extranjero a un anacrónico y antiestético besamanos al Jefe de Estado Vaticano, que, pese a pastar en sus presupuestos, tan mal trata a España en asuntos como la subversión nacionalista o la injerencia en asuntos de la soberanía española.

Las escandalosas marrullerías de la fiscalía en el Caso de la Infanta Cristina Federica y su probo marido ducal recuerdan los manejos de El Padrino. Más propias de mafias, con tomas de “rehenes” incluidas, que de un Estado de Derecho respetuoso con la legalidad y que, en verdad, quiera administrar Justicia. Que, por cierto, según la Constitución se administra en nombre del Rey.

Ayer, jueves, los nuevos Reyes entregaban becas de la Fundación Iberdrola. En principio, nada que oponerse a esto de la promoción del conocimiento y la cría de emprendedores, aunque sea en cautividad. Salvo que a la “Monarquía de todos” no le debiera interesar que su imagen se asocie a la complicidad con los insaciables monopolios que engañan y saquean al ciudadano de forma impune e inmisericorde. Tanta promiscuidad monopolista, tanta identificación con la oligarquía y sus intereses, como en el reciente caso de su visita a Cataluña, no es nada aconsejable.

Demasiado “empresario”, comúnmente tan poco ejemplar en el Reino de España. El capo electo de ellos, otro catalán de pro, acaba de echar la culpa del paro a que la gente quiera trabajar. Gran descubrimiento científico, para mayor mérito realizado además sin becas ni de Iberdrola ni de ningún otro monopolio saqueador.

Así, ayer jueves, los honrados próceres del Consejo de administración de Iberdrola mientras hacían que los reyes repartieran la calderilla a becarios y lavaban así su imagen de arrebatacapas, se auto adjudicaban más de ochenta millones de euros para apuntalar sus ahorrillos.  Todo muy oportuno ahora que se anuncia otra inmisericorde puñalada con el recibo de la luz. Todo muy ejemplar. Como en el Rinconete y Cortadillo cervantino.

Pero Monipodio y su famoso patio puesto bajo la advocación de María Santísima encajan mal con el discurso real en Las Cortes. En el algún momento, y más pronto que tarde, habrá que elegir si se quiere mantener el tinglado monipódico o se pretende simbolizar el cambio político que necesita la sociedad española, hoy víctima de sus instituciones.

El Tratado ESM, instrumento de la oligarquía

El sabio Aristóteles establecía hace muchos siglos una lúcida y sencilla tipología de los sistemas políticos que aún permanece vigente.

el botin de podemosLa oligarquía es el gobierno de la minoría de los poderosos dirigido no al bien común sino para sus propios fines, muchos de ellos inconfesables. El Tratado ESM es un nuevo instrumento de la oligarquía financiera que vacía por completo las instituciones democráticas existentes en Europa.

También por supuesto las españolas cuyos dieciocho parlamentos más IVA, es decir, el políglota Senado con traducción simultánea, se encuentran inermes ante lo establecido en ese Tratado que para que pueda aplicarse en España necesitó la reforma urgente de nuestra constitución, tan blindada, por el contrario para las cosas que de verdad puedan beneficiar al pueblo español. Dicho y hecho. Exigido y obedecido. ZP y Mariano el dúo bifronte de la representación política oficial española acordaron modificar el artículo 135 y el parlamento español lo ratificó con todo el bizarro heroísmo del que ha demostrado ser capaz.

Pero, ¿qué es el Tratado ESM?

Como aquí explican el Tratado ESM representa una pérdida incondicional e irrevocable de la soberanía española en lo que se refiere a sus cuentas financieras.

Hoy día uno de julio el líder de Podemos ha intentado expresar una larga diatriba sobre el estado de la UE interrumpida por el presidente en funciones del Parlamento por haber superado el tiempo asignado.

Pero, ¿podemos o no podemos?

Energía, agronomía y pane lucrando

 

Texto publicado en el libro conmemorativo editado por el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Galicia en el sexagésimo aniversario de su creación

 

 

 

 

Pocos años después de iniciar mi vida profesional tuve el honor de participar en la Asamblea Nacional de Ingenieros Agrónomos celebrada en Madrid en mayo de 1980 con una comunicación titulada: “Consideraciones acerca del estudio energético de la agricultura española” que creo mantiene cierta actualidad e interés pese a haber trascurrido ya un tercio de siglo desde entonces.

En ella planteaba algunas consideraciones de tipo científico y metodológico en relación con los análisis energéticos y su posibilidad de orientar proyectos, políticas y actividades agrarias, así como algunas de las que han sido mis preocupaciones permanentes sobre la agricultura, la sociedad y el uso de la energía. Tanto en forma renovable y descentralizada con la solar y la fotosíntesis cuanto las implicaciones del empleo masivo de energías fósiles que han dado lugar al nuevo modelo agrario de los países industrializados. Un modelo que, a diferencia de los que ha tenido la Humanidad a lo largo de milenios ahora resulta deficitario en energía sobre todo si se tienen en cuenta los requisitos energéticos del conjunto de la cadena alimentaria. Es decir, requiere más energía no renovable que la que la fotosíntesis asistida logra fijar en forma de alimentos o materias primas. Y que se caracteriza también por la simplificación de los diferentes elementos y especies de los tres reinos mineral, vegetal y animal, imbricados en los sistemas agrarios.

No podemos ignorar ni como ciudadanos ni menos como ingenieros que la cantidad y tipo de energía con sus convertidores asociados condiciona la manera de vivir del hombre en lo material y establece límites en lo que es capaz de realizar.

Agronomía y agrónomos

La agronomía puede considerarse como la manipulación de los sistemas agrarios compuestos por ecosistemas naturales y sistemas sociales de organización dirigida a aumentar determinados flujos energéticos y de materiales dirigidos a obtener un mayor logro de determinados productos. En estos sistemas agrarios son fundamentales, la composición e integración de sus diferentes componentes o convertidores energéticos, geo, plantas y animales. Y sus relaciones energéticas en sus diferentes clases. Porque la comprensión de lo que debe ser un ingeniero agrónomo debe establecerse en relación con el rol de lo que es ahora y el que sería deseable desempeñara en la sociedad y sus sistemas de producción, con una visión a largo plazo, de mantenimiento de la vida.

El ingeniero agrónomo clásico tenía una visión interdisciplinar de las cosas, una concepción global e integrada, “holística” se llama ahora en Teoría de Sistemas. Bien es verdad que se correspondía con sociedades de menor desarrollo científico y técnico, donde la barbarie de la especialización, como decía Ortega, no había alcanzado las cotas actuales. Y que entonces la carrera era una carrera de elite, de grandes exigencias formativas y de preparación, lejos de la actual heterogeneidad y degradación de la calidad de los títulos y de la proletarización de los profesionales.

La agronomía ha tenido un papel fundamental en el desarrollo de la civilización. No es casualidad que ésta se haya iniciado en lugares privilegiados para la productividad agraria como la cuenca del Nilo o los territorios bajos entre el Tigris y el Éufrates. Las propias posibilidades de estabilidad de la civilización se basan en una inteligente y ordenada gestión de los recursos naturales de modo que se pueda producir un excedente que permita sostener una clase dirigente, técnica y administrativa que cree y mantenga el orden social y el desarrollo de las instituciones y de la cultura. Así, algunas de las instituciones espirituales de mayor importancia la Antigüedad como los Misterios de Eleusis se relacionan muy íntimamente con los mitos agrarios sobre el origen de la agricultura, de muerte y de resurrección del grano de cereal asimilada a la peripecia del alma o con el empleo de sustancias enteogénicas tales como el cornezuelo parásito del Paspalum distichum, una gramínea de las llanuras cerca de Atenas, como método para lograr cierta iluminación espiritual mediante experiencias visionarias.

Nuestros primeros y lejanos antecesores de la profesión fueron también sacerdotes y gobernantes, capaces de generar y mantener las instituciones. Artefactos curiosos como el nilómetro del Antiguo Egipto muestran esas relaciones variables entre disponibilidad y gestión de recursos naturales, carga fiscal y administración.

Investigación y visión holística

Decía antes que la profesión tenía entre sus virtudes su marcado carácter interdisciplinar pero esto tiene como contrapartida la confusión acerca de nuestra identidad profesional si no se logra articular un lenguaje, un discurso propio.  Entiendo que tal lenguaje se derivaría de la profundización en el conocimiento de los sistemas agrarios. En la combinación integrada entre naturaleza y cultura. El conocimiento de tales sistemas debe orientar nuestra actividad profesional en sus múltiples vertientes. En la definición de los proyectos agrarios, atributo característico irrenunciable de cualquier ingeniero y también del agrónomo, o en la mejora y mejor gestión de las explotaciones. Aquí el papel de la investigación aplicada, cercana a las necesidades de los agricultores o ganaderos es fundamental.  He conocido de cerca en ciertos momentos de mi vida profesional los ejemplos de las fincas experimentales La Mayora del CSIC en Málaga, bajo la dirección del Doctor Wienberg dedicada a la introducción e implantación de nuevos cultivos o a la mejora de líneas genéticas de tomate con variedades locales. Y las privadas dirigidas a una investigación más aplicada de la antigua Caja Rural de Almería. Estas fincas experimentales permitían conocer de primera mano las necesidades de recursos o financieras de los nuevos cultivos, bien bajo plásticos en el Campo de Dalías o bien la fruticultura en ladera. Tales investigaciones posibilitaban análisis realistas para mejor comprender las necesidades e impactos ambientales de los diversos cultivos, orientar la producción y la política de precios que permitiesen el mantenimiento de una vida digna para los agricultores, y en este caso definir las características de las líneas de crédito adecuadas.

Sistemas agrarios y diagramas energéticos

Pero una visión sistémica también permitiría orientar la política agraria si tuviésemos soberanía, un pequeño problema por cierto, para aplicar los criterios técnicos que se consideren más adecuados para satisfacer nuestras necesidades sociales y gestionar bien nuestros recursos naturales, no obstante los intereses económico-financieros de las grandes compañías multinacionales y los condicionamientos de la globalización.

El diagrama energético de la cadena alimentaria española nos ofrece mucha información relevante para comprender la realidad e ilustrar la política agraria. La cantidad, distribución y aprovechamiento de la radiación solar en España nos muestra muchas cosas de interés. La radiación solar sobre España es muy grande. Viene a equivaler en términos energéticos brutos a casi unas quinientas veces su presupuesto actual de consumo de energía primaria. O a más de mil del consumo anual de petróleo. La contemplación del diagrama energético del sistema agroforestal español, tanto en el subsistema de fotosíntesis asistida como el de no asistida, permite conocer mejor las interrelaciones y cortocircuitos energéticos. El aumento de las necesidades energéticas del sistema agrario español y algunas de sus causas más notables. No parece lógico que las mayores importaciones energéticas de España, tras el petróleo y el gas natural, sean las de maíz o soja para alimentar a la ganadería intensiva. Y no lo es porque la radiación solar en territorio español se encuentra infrautilizada. Se observa en el subsistema de fotosíntesis no asistida que las posibilidades de los recursos pascícolas no son explotadas en todo su potencial. Dicho de otro modo, la postergación de la ganadería extensiva con especies rumiantes que emplea convertidores energéticos adaptados al empleo de “combustibles” que no hacen la competencia a la alimentación humana y que aprovecha convertidores energéticos muy especiales.  Sin embargo, el modelo potenciado por el establecimiento económico financiero es el de la costosa ganadería intensiva en la que apenas se establecen diferencias entre rumiantes y monogástricos y por el que se detraen importantes cantidades de cereales o leguminosas susceptibles de consumo humano.

Para colmo, a la humanidad más pobre le ha salido otro competidor para el consumo de maíz y soja además de la ganadería intensiva de los países ricos. La producción de los llamados biocombustibles. Otra variante de competencia por los recursos. Hubo una época en que había que dedicar superficie agraria útil para el sostenimiento de los animales de tracción hoy ya casi desaparecidos. Paradójicamente la producción de biocombustibles viene a resultar una actualización agravada de esa limitación.

Pero la mayor parte de las veces la aparente producción de energía útil en forma de biocombustibles resulta un espejismo porque con los actuales sistemas de producción de la agricultura industrializada consumidora de recursos energéticos no renovables, tales biocombustibles son en realidad petróleo cambiado de forma. No obstante, la obtención de biomasas puede tener interés local no tanto como producción diferenciada sino como aprovechamiento asociado a las tareas de limpieza de sotobosque, montes o matorral en prevención de incendios o de la poda en fruticultura y viticultura.

En todo caso, el criterio debe ser la evaluación energética de los proyectos, es decir no solo en unidades monetarias sino también en unidades energéticas. Con carácter general las cuentas energéticas de los llamados biocombustibles no salen.

La agricultura ecológica y la biodinámica

Por sus aspectos energéticos y medioambientales la agricultura de carácter ecológico, biológico ú orgánico, como se la llama en el ámbito anglosajón, debería dejar su carácter relativamente marginal y encontrar un mejor lugar en la producción de alimentos. Probablemente, los precios finales pueden bajar si se extiende, el mayor obstáculo para su desarrollo sea que pone en cuestión los intereses de la poderosa industria suministradora de algunos insumos. Lo que es coste para los agricultores o ganaderos significa ingreso, negocio y poder para el Agrobusiness.

Es decir, tal agricultura representa un cambio de modelo que el Poder no desea.

Incluso también de planteamientos científicos o epistemológicos en el caso de la agricultura inspirada en la obra de Paracelso, luego llamada biodinámica por el antropósofo austriaco Rudolf  Steiner. Uno de los primeros en darse cuenta hace un siglo de las consecuencias más indeseables que para campesinos y naturaleza podría tener la agricultura industrializada.

Pero además de los planteamientos agronómicos supone también una especie de revolución en la dieta y en las pautas de consumo. Dieta actual que produce creciente preocupación entre bromatólogos y personal sanitario libre de prejuicios.

En todo caso, conviene recordar que la obtención de proteínas animales desde las vegetales tiene bajos rendimientos energéticos. Entre seis y diez proteínas vegetales se estima que se necesitan para la obtención de una proteína animal. Los animales no son buenos convertidores energéticos. Sin embargo, aparte de sus ventajas para la fertilización nitrogenada natural del suelo, las leguminosas que proporcionan proteínas se encuentran estancadas o en recesión.  Una dieta más vegetariana en relación a otra más carnívora además de posibles ventajas para la salud humana supone ahorro energético para el sistema agrario en el caso del subsistema de fotosíntesis asistida.

La ganadería extensiva relegada en España y en Galicia

Así, en cierto modo cabe decir que toda una gran energía “alternativa” sería la promoción de la ganadería extensiva y de los sistemas agrarios a ella asociados. Que permitiría un gran ahorro energético en forma de importaciones para la ganadería intensiva. Pero para ello habría que reconducir algunas de las pautas de actuación hasta ahora seguidas. Una de ellas es tratar de volver a integrar de algún modo los ciclos como se hacía en la agricultura tradicional cuando había menos posibilidades de obtener recursos ajenos al sector, en vez de promocionar los ciclos abiertos en detrimento de los cerrados. Para evitar que cierta sabiduría sobre el medio, fruto de la observación y de la experiencia, se pierda definitivamente con la desaparición de las últimas generaciones de campesinos conviene inventariar y analizar antiguas prácticas. La antropología cultural sería de gran ayuda. Estudios antropológicos como los del último Risco poseen gran interés.

Uno de los efectos de esta política sería la prevención mediata de incendios forestales al restringir o acotar el abundante material combustible derivado de la degradación entrópica de los ecosistemas naturales o del abandono de sistemas agrarios. Me refiero a la proliferación de matorral o sotobosque que se observa en toda España y de modo muy alarmante en Galicia.

Esta integración en ciclo cerrado de la producción agraria además de importantes consecuencias de orden medioambiental seguramente también las tendría desde el punto de vista financiero. En gran medida la incapacidad actual del sector para ser reserva de ahorro como lo fuera en el pasado se debe a la creciente dependencia y a los niveles de precios de insumos con tasas de intercambio cada vez más desfavorables

Ya lo decía Jovellanos

Se argüirá, con razón, que la actual distribución de la tierra en Galicia con la escasa dimensión de las explotaciones que conlleva constituye un gran obstáculo para el conveniente desarrollo del sistema agroforestal.

Nos encontramos una vez más con un viejo problema que ya se plantearon nuestros ilustrados. Así por ejemplo, Jovellanos con su Informe sobre la Ley agraria. Es el problema de la funcionalidad o no de la propiedad de la tierra como factor económico y social de desarrollo. Jovellanos explicaba que el objetivo de la reforma agraria debiera ser potenciar el interés individual contra la permanencia de la tierra en manos muertas. Hoy paradójicamente las manos muertas son otras, pero algunas limitaciones de base siguen.

Una reforma agraria para la Galicia del siglo XXI debe respetar la propiedad privada, pero fomentar nuevas formas de gestión conjunta de modo que el tamaño de las parcelas y explotaciones no sea factor crítico. Para ello hay que profundizar en la adopción de las figuras jurídicas de tenencia de la tierra más adecuadas. Es curioso también que en España los valores de la tierra se encuentren anormalmente altos en relación con sus potencialidades agrarias. Es decir, que predominen otros factores en el precio de la tierra sobre el de la rentabilidad derivada de su gestión como activo agrario. Esto es especialmente notable en Galicia. Además de la especulación urbanística fomentada por las insaciables y sobredimensionadas administraciones en busca de recursos, con todas sus lacras de corrupción asociadas, ciertas instituciones oficiales como el Xurado de Expropiación forzosa de Galicia contribuyen a mantener estos precios elevados con sus decisiones administrativas, si bien es posible que los nuevos justiprecios se vayan revisando a la baja en virtud de los criterios de valoración por capitalización de rentas introducidos en la nueva legislación española vigente.

El sistema agrario gallego necesita una reforma profunda

En este orden de cosas, mi percepción  es que el sistema agrario gallego es manifiestamente mejorable. Que es preciso renovar con una cierta visión estratégica lo que podríamos llamar su catálogo de productos. No parece que ya tenga mayor interés insistir en la producción láctea. Sobre todo después de los errores cometidos durante la negociación para el ingreso en la UE que lastran nuestro potencial con importantes obstáculos administrativos. Y porque el consumo de leche de vaca puede provocar alergias entre la población tanto infantil como adulta.

Una posibilidad a largo plazo es la de tratar de restablecer ganaderías extensivas de orientación cárnica basadas en las dehesas de roble, similares a las de todo el occidente silíceo español con otros quercus, como la encina o el alcornoque. La dehesa se ha demostrado un excelente sistema agrario y forestal que permite producir proteína animal con gran rendimiento energético y proteger la naturaleza.

Por otra parte, la hortofruticultura está poco desarrollada en Galicia teniendo en cuenta las condiciones climáticas del litoral de la región. Si el antiguo pedregal árido de la costa almeriense ha dado lugar a varios miles de hectáreas de producción en invernaderos, incluso con suelos de préstamo y con aguas escasas, de freáticos profundos, salinas o duras, no se entiende como no se podría hacer en Galicia algo semejante. Ahora bien, tal actividad de base debe ser apoyada mediante una mejor logística de distribución. En el caso ya citado de la costa almeriense, se ha realizado gracias a la implantación de centrales hortofrutícolas en forma de alhóndigas o de cooperativas.

El sistema logístico se complementa con adecuados medios de transporte para el suministro al mercado exterior europeo.

El gas natural, energía para las industrias agrarias

Dentro del empleo de energías convencionales si ahora nadie se cuestionaría el empleo de la energía eléctrica en proyectos y actividades agrarias tampoco se debiera hacerlo con el gas natural. Es curioso que el estudio de esta fuente de energía sobre la que gira el proceso de renovación industrial en toda España, y también en Galicia, no merezca atención detallada en los planes de estudio de las escuelas de ingenieros agrónomos. Esta deficiencia que cabría calificar de escandalosa e indicativa del nivel de decadencia en la formación de los actuales ingenieros agrónomos, tiene importantes consecuencias estratégicas al renunciar así no sólo a los proyectos de instalaciones receptoras de gas natural, sino a todas las actividades relacionadas con el empleo de esta fuente emergente de energía sobre la que basculado gran parte de la actual renovación de las industrias agrarias gallegas. Mi experiencia de muchos años aquí, como responsable de la revisión y auditoría de proyectos e instalaciones de la compañía más importante del sector, indica que no sólo se encarga al ingeniero industrial la Instalación receptora de gas natural sino también el proyecto de la propia central lechera o de la industria agraria en su conjunto. El COIAG, más sensible a esta cuestión que los propios colegiados o que la universidad, ha realizado esfuerzos para intentar suplir esta importante deficiencia formativa. Así la publicación de un libro único en su género en España sobre Proyectos de instalaciones receptoras de gas natural en industrias agrarias o la organización de cursos especializados de formación. Sin olvidar los nichos de empleo asociados a la construcción de gasoductos tales como diseño de trazados, Evaluaciones de Impacto Ambiental, procesos expropiatorios, coordinación de seguridad, inversión de flora, control y desbroce de vegetación en las trazas, etc”. Pero, en resumen, me temo que nos hallamos ante una oportunidad de desarrollo profesional desaprovechada.

Mi visión personal de lo que pasa

Como prefiero ser sincero a políticamente correcto, para terminar estas breves notas me gustaría explicar mi visión personal sobre lo ocurrido en los últimos años con nuestra profesión.  Nos encontramos inmersos en una gran confusión acerca del rol e identidad profesional del ingeniero agrónomo. A ello han contribuido factores generales como la perniciosa supremacía de lo financiero sobre lo económico y de ambos sobre lo técnico. La actual hipertrofia de lo financiero, su desconexión de la actividad económica real,  se ha convertido en una grave amenaza para el mantenimiento de nuestra civilización tal como la conocemos y en consecuencia de la propia clase media y profesional que la sostiene en el tiempo.

El papel del ingeniero está devaluado en una sociedad especulativa, sin investigación ni muchas perspectivas, dependiente en lo tecnológico, lo técnico y lo administrativo de decisiones ajenas. Nuestra reaccionaria y cortoplacista oligarquía viene demostrando poca inteligencia y menos patriotismo. La insufrible maraña caciquil de normativa autonómica y local obstaculiza la innovación y la iniciativa empresariales.

La presente y creciente proliferación normativa dificulta el diseño de proyectos, cuestión agravada con el ineficaz y costoso régimen autonómico y su fragmentación de la nación española y del mercado. Por desgracia, la formación se ha degradado a extremos escandalosos durante la Restauración monárquíca. Los informes internacionales ofrecen datos terroríficos acerca del estado real de nuestro sistema educativo. Una catástrofe de dimensiones descomunales. Nuestras universidades también se encuentran degradadas. Una condición necesaria para el desarrollo de la sociedad y de la civilización, el principio de promoción del mérito o de fomento de la aristocracia de los mejores, resulta preterido y humillado. La proliferación de universidades locales de mentalidad localista o caciquil y de heterogéneos planes de estudios colabora en la promoción del desastre. Sus títulos cada vez poseen menos credibilidad y solvencia. Si esto sigue así llegarán a ser mera mohatra sin valor real.

Para colmo, el menoscabo del papel de los colegios profesionales que pretende la nueva legislación puede dar lugar al fomento de la incompetencia, el intrusismo y la merma de calidad en la actividad profesional. Una cosa es que su misión, funcionamiento interno y cometidos puedan y deban ser revisados, lejos de planteamientos corporativistas reaccionarios, y otra muy diferente que se inutilicen o desaparezcan. Mi experiencia me dice que es preciso guardar la viña puesto que no se guarda sola. Cuando nadie guarda la exigencia de calidad el sistema degenera y de ello abusan y se aprovechan los peores.

Sobre el rol del ingeniero agrónomo del siglo XXI

Pero, volviendo al principio, es preciso redefinir el rol del ingeniero agrónomo en la actual sociedad del siglo XXI. Su formación debe ser acorde con las necesidades sociales que debe contribuir a satisfacer. Ante todo, lo sustantivo: el ingeniero agrónomo es un ingeniero, y como tal debe ser capaz de proyectar.  Aprender a proyectar no es fácil, ni se improvisa, porque exige pautas de comportamiento, actitudes y aptitudes diferenciadas. Imaginación, creatividad, sentido de la medida. Otros técnicos de profesiones consagradas en el arte del diseño o de la construcción aprenden a proyectar durante varios cursos del plan de estudios hasta poder realizar el proyecto fin de carrera con alguna soltura. Precisamente esta capacidad es la que distingue a un ingeniero de un licenciado. Y esta capacidad es propia de la hoy relegada actividad de la profesión en el ejercicio libre. Es decir, clave del profesional libre, que está en el mercado profesional, de problemática muy diferente a la del funcionario. Base aquella de un colegio de economía saneada y de relevancia o prestigio social. Lo segundo más bien se confundiría con una especie de sindicato corporativo.

Si lo sustantivo es “ingeniero”, lo adjetivo es “agrónomo”. Acaso, más que en la competencia profesional en alguna de las muchas disciplinas que conforman los planes de estudios con los licenciados respectivos en Biología, Matemáticas, Física, Informática, Ecología, Bioquímica, Economía, Sociología agraria,… lo que importa como diferencial o relevante para el ingeniero agrónomo sea la capacidad de integración de la información, de esa visión holística de los sistemas. Una cualidad que posibilita una gran versatilidad y capacidad de adaptación al profesional a los cambios pero que por otra parte requiere una gran formación, de calidad, cosa que cada vez resulta más rara en un proceso de decadencia como el que padecemos.

Esperanza, aún contra toda esperanza

Sin embargo, a grandes males, grandes remedios: la hoy incierta supervivencia futura de nuestra profesión dependerá del querer y del saber. De la capacidad de adaptación a las nuevas necesidades y de la inteligencia para trasformar “Amenazas” en “Oportunidades” estratégicas, más que en el solicitar normativas corporativas proteccionistas sobre atribuciones. Y de nuestra confianza en la propia capacitación y mérito que inspire planes de estudios renovados, homogeneizados y coherentes con la identidad profesional.

Tarifas

Se ha montado un escándalo morrocotudo cuando el pasado jueves quedó al aire la tramoya de una de las muchas estafas que paga el sufrido súbdito del Reino borbonero (conocido ahora como “Marca España”). Me refiero al último tarifazo eléctrico, luego impugnado por el actual valido real.

El problema de fondo, técnico y teórico, es cómo acotar los desmanes de oligarquía y cómo regular los monopolios tradicionales o fácticos por razones técnicas, históricas u otras. Es evidencia de razón que el libre mercado no funciona en estos casos y con carácter fatal se producen abusos en forma de injustificadas rentas “ricardianas” o monopolísticas.

Sabemos por experiencia que los gobiernos de Su Majestad se componen de retorcidos leguleyos servidores dóciles de la oligarquía, que es quien sucesivamente los propone al saqueado pueblo soberano para que elija alternativamente entre el clan de los Tattaglia o el de los Corleone. Pero a veces al valido de turno y sus colaboradores no les queda más remedio que disimular por mero instinto de supervivencia. La Historia de España nos enseña que incluso un pueblo tan ovejuno como el nuestro a veces se rebela y la arma.

De modo que es preciso establecer alguna forma de tarifa de carácter administrativo para cortar los abusos sin perjuicio del lucrativo y saneado negocio de los agentes que participan de la mohatra.

En esto del negocio a largo plazo y la adaptación a los nuevos mercados, como en tantas otras cosas, la Iglesia es maestra. Y las nuevas organizaciones más o menos mafiosas que pretenden perpetuarse indefinidamente en el tiempo harían bien en imitarla, cosa que les sería de mucho provecho y beneficio.

No podemos resistir la tentación de reproducir un ejemplo de cuadro de tarifas eclesiásticas, establecidas en este caso por el arzobispo de Colonia (Alemania) no ya en la lejana Alta Edad Media sino en el año del Señor de 1757.

Se refiere este detallado cuadro tarifario a la tasación de las diferentes modalidades de tortura establecidas por el Arzobispado de Colonia a la mayor gloria de Dios y su Santo Nombre. De esta forma se evitan abusos de los clérigos, magistrados, verdugos y sicarios a la hora de cobrar el trabajo de detener, interrogar, torturar y matar a sus víctimas. Sin olvidar a los denunciantes y colaboradores externalizados que también habrían de sacar tajada del confiscado patrimonio del reo.

El cuadro tarifario de las diferentes prácticas de tortura posee un evidente carácter filantrópico para tratar de acotar los abusos económicos de los sicarios del arzobispado pero también tiene el interés científico de presentarnos ya un curioso embrión de los modernos métodos de Organización como los cuadros de repartos de tareas de cada puesto de trabajo (C. R. T.) y la mejor asignación de recursos para crear mayor valor para el accionista.

Se lo brindamos al ministro del ramo como muestra de patriotismo y en cumplimiento de la real propuesta navideña de que los intelectuales y demás peligrosa rara gente, algo leída y escribida, aporten sugerencias de su minerva para mayor gloria del Reino.

NOTA:

Fuente del cuadro de tarifas, Los gastos judiciales en los procesos de  brujería por  Félix Llaugé

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.