Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Contra la agricultura, contra la vida

El lema de los ingenieros agrónomos es Sine agricultura nihil, y los plutócratas que mangonean en el mundo bien que lo saben. En efecto. En tanto que la agricultura ha permitido el desarrollo histórico de la civilización y se encuentra en la base de la alimentación humana, lo agrario, en sus muchas facetas y dimensiones, se ha convertido en otro blanco de sus actuales crímenes. Sabíamos de las campañas de nazis eugenistas como Schawb Rothschild o de psicópatas como Gates para acabar con la agricultura y la ganadería dentro de su proyecto genocida disfrazado de Agenda 2030. Pero este caso es muy curioso e interesante por lo que revela. Hace unos días en la hoy república bananera USA el gobierno rojo usurpador del corrupto pederasta Biden ha asaltado una granja de los amish.  No, no era un nido de violencia, que se encuentra fuera del código amish. Tampoco se trata de luchar contra el terrorismo, los terroristas impunes son ellos, sino de dar un escarmiento ejemplar.  Intolerable: los amish cultivan la tierra y alimentan su ganado con métodos tradicionales.  De modo que hay que mostrar que son implacables contra cualquiera que no se pliegue a su despotismo criminal.

La cosa no se queda en mero folclore, ni en una simple curiosidad para ociosos aficionados a la antropología.  La agronomía amish es tradicional, orgánica o biológica.  Desconozco si también posee ciertas características digamos “esotéricas” como la llamada agricultura biodinámica de Rudolf Steiner. Un profeta y pionero de hace un siglo de muchos estudios de hoy gran actualidad. El sabio estudioso fundador del movimiento antroposófico.  Pero sea como sea, no deben quedar disidentes vivos.

En la decadente Europa de la Úrsula von Trinken, la comisionista con pinta de pía congregante e íntima del psicópata falsario, parece ser que es Holanda la que está sufriendo el mayor ataque contra su agricultura.

Aquí, en el calamitoso reino de don Felipe, la agricultura y  la economía rural también están siendo vilmente amenazados. Sí, por lo que se ve a los nuevos tiranos ya no les interesa el disputado voto del Señor Cayo porque la idea ahora es erradicarlo. Sí, por lo que se ve ya nadie estaría seguro en Occidente. Mientras se desembalsan aposta los pantanos para mayor negocio de especuladores de «rentas ricardianas» oligopolistas, o se dedican a falsificar la pertinaz sequía o a echar la culpa a los malvados regantes, o al cambio del clima climático climatizable, el latiguillo político profesional de moda este verano es «queda inaugurado este incendio«.

Pero no obstante me llena de orgullo y satisfacción deciros que tras atravesar cientos de kilómetros por carreteras de Extremadura entre dehesas, regadíos, estepas y baldíos, por fin he conseguido ver especies que ya creía extinguidas en estas tierras: dos pequeñas piaras de cochinos, un rebaño de ovejas y alguna que otra vaca de raza blanca cacereña tumbada a la sombra de un alcornoque o junto a una charca. Todo un récord extraordinario para una región pretendidamente ganadera, un gran logro después de cuarenta años de desvelos agrarios del pertinaz y patriótico socialismo.

Pero la actividad agraria está a extinguir. Despropósito tras despropósito, so pretexto de ecologismo, animalismo, o porque yo lo digo, ni siquiera se respetan los derechos constitucionales.  Protegidos por embrutecedores media corruptos o prostituidos, sin ya casi tutela judicial efectiva de los indefensos súbditos, los títeres políticos y profesionales de la plutocracia globalista usurera se encargan de recordárnoslo.

Los descapuchados exigen su propia libra de carne cortada lo más cerca posible del corazón. Y vemos con horror que hay carreras en pelo de nuestros más significados y heroicos próceres para ofrecérsela. Son socialistas o demócratas.  O centristas. O Borbones.  Todos a una.

¿También Fuenteovejuna?

 

 

Queda inaugurado este incendio devastador

Si se le reprochaba al Caudillo su escandalosa manía de inaugurar pantanos, proyectos de colonización o regadíos para favorecer el progreso económico y social de España, al falsario en justicia nunca se le podrá criticar por tales realizaciones. Lo suyo es inaugurar incendios tras la oportuna también ecológica voladura de centrales térmicas. Tira de no menos ecológico falcón o de súper puma y luego de auto blindado para ir de uno a otro confín ibérico a arruinar lo que vaya quedando tras su pertinaz feliz gobernación.

Una gobernación lamentable basada en criterios falsos de demagogos o ecologistas de pitiminí, y la granjería de intereses relacionados con el negocio de la extinción de incendios, pero no el de la prevención e integración de los sistemas agroforestales a través de diferentes políticas de desarrollo rural, ganadero extensivo, silvícola, etc..

Sin embargo, en la esperada inauguración de los incendios cacereños, tierra achicharrada que viene sufriendo estoicamente los mejores logros del pertinaz socialismo, el recibimiento ha sido verdaderamente apoteósico cuando el entusiasmo del gentío congregado para recibirle se desbordó a la llegada a Miravete del excelentísimo señor presidente del gobierno de Su Majestad..

A los gritos de “ladrón”, “hijoputa”, “chorizo”, “cobarde” “mentiroso” y otros de semejante naturaleza proferidos por el respetable, el gentilhombre de la Corte astutamente protegido por la Fuerza pública respondió altivo, risueño, empoderado, resilente, tal como es él. Muy jaque y provocador, con toda su virilidad de sauna familiar.  Estas cosas le ponen.

Luego el falsario doctor se fue a otros lugares de la geografía patria donde su siniestro concurso resulte fundamental.

«Uropa» también arde

Ahora bien, no solo España, casi toda Europa arde por los cuatro costados gracias a las mañas y socaliñas de sus prostituidos tahúres dirigentes miembros de la desacreditada ganadería de Davos en lo que parece un prólogo o preludio de la devastación que se avecina bajo las garras criminales del NOM.

¿Hasta cuando va a colar la especie que el exceso de mortalidad que se está produciendo en casi todos los segmentos de edad es achacable a supuestos golpes de calor?

Y poco a poco, parece ser que la gente estaría empezando a despertar. En un principio los sectores agredidos y saboteados por los gobiernos vendepatrias que se ven abocados a la ruina y desaparición. Pero cuando esas quejas y esos análisis parciales se vayan encajando en una visión integral de lo que nos pasa la situación puede llegar a resultar peligrosa para sus causantes. Los fusibles políticos e institucionales colocados por la plutocracia para atacar a sus poblaciones respectivas pueden empezar a ver las orejas al lobo de la gente desesperada y a comprobar que pueden ser las primeras víctimas de las futuras revueltas, porque por muy jaques que se crean no son más que eso: simples fusibles de protección de los auténticos amos. Y de naturaleza prescindible.

Y una pregunta teórica:

¿Se pueden perpetrar las fases peores del NOM y la tenebrosa agenda 2030 solamente con propaganda de los media corrompidos y las mohatras democráticas con o sin pucherazos o es preciso recurrir a la violencia represiva de carácter abierto?

Probablemente pronto empezaremos a verlo, pero no todos los dirigentes siguen tranquilos, confiados en su capacidad de engaño y manipulación. Refuerzan los artefactos  y material antidisturbios. Algunos intentan abandonar el barco aunque sea a nado. Otros empiezan a recular de sus medidas más liberticidas o devastadoras en relación con la promoción de plandemias, hambrunas o carencias energéticas artificiales resultados de sus sabotajes. Se duda si dar marcha atrás, antes de que la cosa se ponga incontrolable, en lo de las irresponsables sanciones contra Rusia que están arruinando Europa con la íntima satisfacción del «amigo» gringo.

Y aquí, como Atila, nuestro gran prócer, tan sumiso con los poderosos, promueve la ecológica voladura de centrales térmicas para que no haya posible marcha atrás ni vuelva a crecer la hierba.

La Historia muestra que no siempre todo está controlado. Veremos a ver qué queda de los responsables que han provocado los incendios y la actual devastación de un mundo en cenizas. Porque la ceniza otrora fue poder mal empleado cuando no los propios restos de tiranos y usurpadores.

 

 

La democracia y The Economist

Si hacemos caso a The Economist, publicación de cierto interés pues pasa por ser portavoz de la plutocracia globalista, el calamitoso Reino de don Felipe se encontraría en retroceso entre las democracias acreditadas de todo el mundo.

“Democracia” no deja de ser un término equívoco. Recuerdo al genial Agustín García Calvo decir que se trata de una auténtica contradicción. Pues el pueblo sería sujeto y objeto a la vez, cosa más bien inconveniente, incoherente o más probablemente, absurda.

Para The Economist el sentido de democracia no deja de ser algo particular o pintoresco como ahora veremos. En el caso español, la negativa a instalar jueces de las diferentes marcas políticas en un renovado Consejo sería algo poco democrático. Pero no se entiende que unos jueces nombrados por los partidos políticos como impone la Reforma de 1985 en cambio lo sea.  O que el aumento de la dispersión en la representación política en el Parlamento también sea contrario a la democracia. O que, después de lo que estamos viendo, aún se consideren demócratas «fetén» a países como Australia ya resulta ser el colmo del cinismo, la osadía o la desvergüenza anglosajona.

Como en tantas otras cosas, para tratar de comprender mejor este asunto conviene volver a las antiguas fuentes de nuestra civilización.

Aristóteles nos explica en su Política que los sistemas políticos que existen o puedan existir pueden clasificarse conforme al menos a dos criterios: En atención a quienes sean los depositarios de la soberanía y quienes sean beneficiarios de su ejercicio. El primer criterio nos permite observar que puede ser uno, unos pocos o los muchos los que gobiernen. Cuestión que posee consecuencias más profundas pues al cabo tiene que ver con la riqueza en la sociedad: Pueden ser pocos (suelen ser los ricos) o muchos (suelen ser los pobres). El segundo criterio tiene que ver con la finalidad del gobierno. Si se gobierna en beneficio propio del gobernante o de la comunidad. Los regímenes o sistemas políticos que obedecen a este última finalidad: gobernar para beneficiar a la comunidad son todos ellos justos. Y los anteriores, injustos.

Cuando se combinan ambos criterios se puede hacer un cuadro con seis alternativas básicas. Tiranía, oligarquía y democracia. Monarquía, aristocracia y república o “politeía”. La república o politeía aristotélica es lo opuesto a la tiranía. Un gobierno de los más dirigido al bien común. Se trataría de una democracia en la que los pobres gobiernan en beneficio no solo de ellos mismos sino de todos, absteniéndose por ejemplo de confiscar el patrimonio de los ricos.

Como puede comprenderse con facilidad la democracia puede convertirse en tiranía cuando cae bajo el influjo de demagogos, corruptos u oportunistas. Ya no sabemos qué queda de soberanía nacional que no haya sido trasferida. En el caso de la Política española se está lejos de buscar el Bien común. Aunque haya votaciones lo más que se puede elegir, suponiendo la inexistencia de fraude y la fiabilidad del escrutinio, es entre listas cerradas presentadas al votante por grupos oligárquicos también cerrados como son los partidos políticos españoles. Hace algún tiempo me sorprendía por que el partido socialista fuera apoyado por los magnates, directivos del IBEX 35 y similares, en vez de lo que debieran ser sus grupos afines.  Este fenómeno tiene su explicación de acuerdo a la tipología aristotélica y da idea de la verdadera naturaleza de la presente Monarquía, pero aún más desde el punto de vista de la corrupción y de la generación de deuda. En efecto, la otra cara de la deuda generada por políticos mercenarios significa intereses, negocio, para la plutocracia financiera.

Aristóteles consideraba que “muy razonablemente es aborrecida la usura, porque en ella la ganancia procede del mismo dinero, y no de aquello para lo que éste se inventó”. En su Ética a Nicómaco critica a “los que se dedican a ocupaciones degradantes, como por ejemplo, la prostitución y otras semejantes, y los usureros que prestan cantidades pequeñas a un interés muy elevado. Todos estos toman de donde no deben y cantidades que no deben. Parece que es común a todos la codicia, pues soportan el descrédito por afán de ganancias, por pequeñas que sean. Pues a los que toman grandes riquezas de donde no deben, como los tiranos que saquean ciudades y despojan templos, no los llamamos avariciosos, sino más bien malvados, impíos e injustos. En cambio el jugador, el ladrón y el bandido están entre los avariciosos pues tienen un sórdido deseo de ganancias.  En efecto, unos y otros se dedican a esos menesteres por afán de lucro y por él soportan el descrédito, unos exponiéndose a los mayores peligros a causa del botín, y otros sacando ganancia de los amigos a quienes deberían dar. Ambos obtienen ganancias por medios viles. Al sacarlas de donde no deben, y todas estas adquisiciones son modos ávidos de adquirir”.

Por desgracia, la soberanía está siendo trasladada de las naciones a instituciones ajenas, incontroladas y quizás incontrolables por la gente. Esto ocurre ahora con la ONU, la OMS, la OTAN o la misma UE. Acabamos de ver la gran lucidez con la que el sabio fundador del Liceo ateniense equipara el negocio financiero o al menos sus abusos nada menos que con la prostitución. La trata o explotación del dinero falsario, sucio, se ha convertido en un negocio no menos lucrativo e inmoral que la trata de blancas con sus secuelas de degradación y esclavitud. Sus “proxenetas” son lo más granado y encumbrado de nuestros próceres, de esa clase dirigente de la civilización occidental, y de las sociedades hoy esclavizadas con las nuevas cadenas de la deuda creciente e impagable.

La reciente plandemia programada ha aumentado esa deuda hasta límites insostenibles. Pero peor es que también se ha convertido en un eficaz instrumento para fomentar y consolidar el poder omnímodo de la oligarquía plutocrática mediante el aumento de su riqueza y el empleo de tiranos títeres interpuestos.

Antígona se rebeló contra la tiranía de unas leyes inicuas que le impedían realizar lo que entendía era justo, pues era la Ley de los dioses, algo que está bien o mal más allá de lo que quiera imponer la tiranía. Terminó mal. La plandemia ha ofrecido otra lección dramática sobre la enorme dificultad sino clara y simple imposibilidad de luchar contra el despotismo, en este caso de la plutocracia corporativa o financiera, y salir indemne del intento.

Pero, como en el teatro de Sófocles, toda esta aventura nos permite reflexionar dónde estamos en verdad. Nos ilustra sobre nuestra realidad, que está muy lejos de ser la que nos venden con mayor o menor fortuna los medios de intoxicación de masas. No solo hubo autores teatrales que explicaban las cosas desde la emoción estética sino también filósofos griegos que se ocupaban desde la razón en los aspectos teóricos o abstractos de discernir los atributos y condiciones de funcionamiento de los sistemas políticos.

La evolución histórica del teatro griego hacía prevalecer al protagonismo del héroe frente al del Coro. Hoy, durante la actual crisis, el Coro ha sido traicionado, humillado, amenazado, incluso diezmado. Y ha fallado en su respuesta. Solo algún héroe ha intentado rebelarse contra un poder tan despótico que ni tan siquiera apenas tiene cara visible.

No es de extrañar que los tiranos modernos y antiguos estén contra el Arte y la Filosofía.

 

 

Bolcheviques y mencheviques se disputan el voto del Señor Cayo

Atravesar el vasto espacio en Castilla también resulta un viaje en el tiempo. Hoy, presa de una cierta nostalgia, con una creciente sensación de nuevo fracaso histórico español como el del 98. A diferencia de lo que aconteciera con el fundador del reino de Castilla, el conde Fernán González, vemos con tristeza que, traicionadas las ideas del Preámbulo constitucional, otra vez las instituciones de la monarquía se han convertido en obstáculo para el progreso de España y sus gentes.

Don Claudio Sánchez Albornoz explicaba que en el medioevo remoto Castilla gracias a la voluntad de las gentes y al arrojo des su conde luego primer rey castellano se convertiría en un “islote de hombres libres en la Europa feudal”. Contra el Islam cordobés y el feudalismo de otros reinos cristianos. Ya siglo y medio antes de él, en el año 824, en el valle de Brañosera surgía una especie de derecho limitativo del poder feudal de los señores. Más tarde irían surgiendo Comunidades de Villa y Tierra con sus fueros respectivos. En el viejo solar de Fernán González donde otrora se produjo una extraña y valiente apuesta por la libertad y dignidad humanas, bolcheviques y mencheviques hoy se disputan el botín de la taifa castellano leonesa del mayestáticamente llamado reino de España.

Para el que no lo recuerde acaso no está de más aclarar que bolchevique significa miembro de la mayoría. Menchevique, de la minoría. La ideología con ciertos matices venía a ser la misma de fondo en ambos. Los bolcheviques más radicalizados, los mencheviques más moderados. Como también ahora de diferenciación comercial del producto en el mercado electoral en estos tiempos posmodernos globalistas aunque mayorías y minorías dependan del lugar y el momento oportuno. Y, dado que no suele haber recuento oficial de votos tal como indica el procedimiento, los resultados reales nunca llegan a conocerse con certeza. Una España vaciada que de momento aún no tiene su correspondencia con una urna vaciada. El disputado voto del señor Cayo que tan lúcida y premonitoriamente narraría al comienzo de la Transición el gran Miguel Delibes.

Sí. En esas tierras de la España vaciada por el régimen, los bolcheviques son las mesnadas populares y los mencheviques las de la PSOE. En otras taifas, es al revés. En otras pocas más, es el indigenismo más o menos despótico, desleal e insolidario el que domina. Un turnismo imperfecto en esta enésima Restauración fracasada.

Cuesta pensar que entre las actuales ruinas de San Pedro de Arlanza se produjese ese milagro de libertad hace un milenio y en las condiciones más difíciles. Unas ruinas venerables hoy saqueadas, motivo de meditación en la medida que puedan ser representativas de la propia situación de Castilla en este momento. Aguas abajo del río Arlanza se encuentra la colegiata de Covarrubias donde se halla la tumba del rey. Desde esta bonita villa burgalesa a Santo Domingo de Silos apenas se cruza con algún otro viajero. Al menos durante el crepúsculo resulta más fácil ver algún corzo que se atreve a salir de la espesura para comer en los claros solitarios.

Parece increíble que en Medina al pie del famoso castillo de la Mota se fijará el formato moderno y negociara la letra de cambio. En memorial de Valle de la Cerda dirigido a don Felipe II se valoraba el tráfico en la pujante ciudad en unos ciento cincuenta y cinco millones de escudos de la época, nada parecida a la situación actual casi cuatro siglos y medio después. Una decadencia que no tendría que ver con un simple deterioro ecológico o de soporte de actividad agraria debido a las pulsaciones climáticas sino a algún problema geopolítico o cambios en las ideas fuerza de la civilización. Algún lector dirá: exagera. En la Comunidad no sólo hay vastas extensiones deshabitadas, también hay ciudades y algunas importantes.  Y grandes tesoros artísticos. Cosa que es cierta, como que también tanto la postración y decadencia como el auge o prosperidad son relativos. Y que, en este caso de Castilla, el Régimen castiga el patriotismo y la lealtad.

La gala de Medina, la flor de Olmedo, que de noche le mataron al caballero”. Con traición y alevosía.  Pero si sabemos quién mató al caballero castellano porque nos lo cuenta Lope de Vega, más difícil resulta qué pasa hoy con Castilla.

En nuestra dilatada y ajetreada Historia no podemos dejar de observar un cierto halo trágico. Azorín ofrece un final feliz en su libro Castilla a la aventura amorosa, tan desoladoramente trágica en el original, de Calisto y Melibea.

En esto veo Melibea la grandeza de Dios. ¿En qué Calisto? En dar poder a natura que de tan perfecta hermosura te dotase: y fazer a mi in merito tanta merced que verte alcanzase”.

¿Por qué el devenir de España parece tener también como en el caso de los tan desgraciados amantes un elemento permanentemente trágico, que impide el triunfo del amor y del bien? El devenir de España también parece eternamente víctima de una conspiración motivada por la ambición, el egoísmo y la codicia de las Celestinas de turno y consentida por un pueblo desorientado cada vez más amorfo.

Azorín nos presenta a un Calisto maduro, felizmente casado con Melibea y padre de una hija, del mismo nombre que su abuela, Alisa. Pero Calisto medita con la cabeza reclinada en la mano sobre el devenir del tiempo y las formas de las nubes, tan iguales, tan distintas, en su eterno caminar sobre el cielo… Otro halcón pasa el cercado del jardín y tras él un mancebo…

¿Tiene razón Azorín al permitirse dar otro final a la historia? ¿Es que la Historia de España tiene un carácter fatal que se impone a los intentos de reforma y mejora profunda y continua de generación tras generación?

Nos encontramos en un momento histórico en el que los logros de la labor de construcción de la gran civilización española iniciada por la vieja Castilla se encuentran gravemente amenazados. En el que el tren azoriniano de la lucecita roja parece que ya nunca regresará. Una aventura común de siglos hoy medio desbaratada por la corrupción y la falta de inteligencia, voluntad y patriotismo de muchas instituciones y sus ocupantes, trasladadas a buena parte del pueblo español actual, víctima de un proceso de embrutecimiento programado. Regresan las cigüeñas que barruntan la primavera y vuelven las votaciones a Castilla para otra vez disputarse el raro voto del ninguneado sino parasitado señor Cayo.

Lo que no sabemos es si también volverá nuestra dignidad y voluntad de ser libres y mejores al menos antes de que las urnas queden vacías para siempre.

 

El revés letal de Nadal

Hoy es la festividad de la Candelaria. Aunque muchos prefieren permanecer en letargo haciendo honor a la marmota anglosajona, creo que está especialmente indicado intentar aportar algo de luz gracias a los trabajos de investigadores y estudiosos que no se rinden.

El tío, consejero y entrenador de Nadal contaba que en sus inicios animó a su talentoso sobrino a jugar con la izquierda, pese a ser Rafa diestro o ambidextro. Ello suponía una ventaja diferencial porque sus “drives” serían contestados “de revés” por el rival diestro y viceversa. Nadal es un gran tenista, de eso no cabe la menor duda. Otra cosa es su presente comportamiento personal y ciudadano como se acaba de demostrar en el reciente escándalo australiano. El pretendido modelo cívico dechado de áticas virtudes resulta que es un globalista comprometido con el NOM de su amigo Gates y otros plutócratas. En España Nadal tiene fama de niño modosito, de buen chico, amigo de Su Majestad tan campechana, suponiendo que el ilustre expulsado de España por su propio hijo y heredero tenga amigos verdaderos. Pero en algún momento desgraciadamente Nadal fue “abducido por el lado oscuro de la fuerza”, aunque el malvado lord Gates no sea su padre.

El revés y el derecho. En lo que se convirtió en una vergonzosa caza de brujas totalitaria y despótica, Djokovic fue lamentablemente deportado de Australia como si fuera un terrorista, linchado mediáticamente por la envilecida prensa española. No le dejaron jugar un torneo mal llamado Open, o mejor dicho Cerrado, pues fue ignominiosamente cerrado para el mejor y más probable vencedor, lo que en su ausencia forzada haría al ganador más bien un usurpador del trofeo ahora malamente politizado fuera de lo deportivo.

Nadal también tiene responsabilidad e intereses en lo que ha sucedido con Djokovic según lo que el tenebroso déspota francés Macron gráficamente ha llamado a “joder” a los que quieren mantener su libertad, negándoles su condición de ciudadanos. En imponer los intereses incluso los más criminales de la élite sobre los derechos de las gentes. Lamentablemente se ha comportado como colaboracionista de estas políticas despóticas y en algunos casos con resultados letales para las víctimas.

Debemos al brillante y joven periodista Nicolás Morás una jugosa investigación sobre las aventuras extradeportivas de Nadal que explicarían su comportamiento. Entre otras informaciones esclarecedoras el periodista recoge unas declaraciones del tío y entrenador de Nadal en las que explica que el tenista contaba con información privilegiada de su amigo Gates sobre lo que podía pasar con la plandemia ,pues en realidad era uno de los que más sabían íntimamente de ella. Gates le asesoró y ayudó a posicionarse con lo que estamos viendo hoy, con excelentes resultados en sus inversiones y cuenta de beneficios, que algunos expertos calculan en evitar también ocho millones de dólares de posibles pérdidas ese año 2020.

Como es natural, estas declaraciones no gustaron al heroico sobrino. Siento tener que decirlo, buen tenista, insisto, pero defensor de las políticas liberticidas promovidas por su filantrópico amigo Gates. El eugenista americano que se calcula que habría doblado su fortuna gracias a tan oportuna plandemia e instrumentadas por los diferentes gobiernos títeres, como en este caso el de Australia que ha despóticamente impedido jugar al rival de su amigo Nadal, el número uno, Djokovic.

La plandemia. Una oportunidad estratégica revolucionaria que so pretexto sanitarios fortalecen el poder y riqueza de la plutocracia frente a los súbditos cada vez más saqueados y avasallados.

Pero Nadal, como Bergoglio, también hace sus pinitos como pío ecologista calentólogo global. Otra falacia mohatrera arrebatacapas y liberticida. La Fundación Nadal, además de permitir evadir legalmente impuestos, cosa en sí misma tampoco moralmente reprochable dado a lo que se dedican, también está relacionada con la pro abortista, pro eugenista y pro vacunas de Gates de la que incluso habría recibido tanto donaciones como asesoramiento.

Nicolás Morás revela otras cuestiones de importancia para entender lo que pasa y otra causa del escarmiento contra Djokovic. Así las relacionadas con inversiones en la minería de litio como las de Gates y otros próceres ecologistas. Entre ellas la empresa anglo australiana Riotinto, tristemente célebre en Huelva. Un valor inversor triplicado gracias a la información privilegiada y al aumento artificial de la demanda inducido por las políticas de teletrabajo.  Para Nadal este asunto le habría permitido compensar sus pérdidas anteriores derivadas de sus aventuras en energías renovables. La plandemia le ha revertido su situación.

Pero aún habría más, según Diario 16 recogido por el propio Morás. En el caso de Serbia, la población más directamente afectada por la contaminación de una de estas explotaciones mineras habría recurrido a la popularidad internacional de su paisano Djokovic para que les ayudara a mejor protegerse de los abusos y de la contaminación visualizando el problema. Djokovic había salido en defensa de la salud, el agua y la atmósfera limpia y se oponía a la concesión de licencias. No es de extrañar que quisieran dar un buen escarmiento a Djokovic así como un aviso de futuros navegantes a los que no entiendan quien manda y para que vean cómo se las gastan. No obstante, la última novedad es que el gobierno serbio como represalia ante la arbitraria deportación de Djokovic pretende revocar esas previas autorizaciones.

Por cierto, este asunto del litio es de actualidad en Cáceres donde, con la preocupación y oposición de muchos de sus habitantes, una empresa australiana quiere explotar un yacimiento a cielo abierto al lado de la preciosa ciudad monumental cacereña declarada Patrimonio de la Humanidad.

Si algo bueno ha de tener esta plandemia como moraleja acaso sea contribuir a  desenmascarar muchas farsas y a muchos farsantes. A muchos hipócritas con imágenes recauchutadas por los media e ídolos con píes de barro.

 

 

Kazajistán y el nuevo Gran Juego

El golpe de Estado fallido en Kazajistán en el que no falta la falsa bandera al gusto yankee supone un intento “primaveral” de apoderarse del extenso país y sus recursos naturales, como las “primaveras” subversivas antes promovidas en el Norte de África y Oriente medio por la pareja Obama & Clinton. Se trataría de compensar la bochornosa huida de Afganistán protagonizada por el Ejército gringo. Y mantener el Gran Juego tras ese fracaso. Golpe que ha sido neutralizado con el envío de fuerzas de mantenimiento de la paz de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), solicitado por Kazajistán para estabilizar la situación. Una cuestión legal de protección por tratados internacionales que se ha tratado de tergiversar por la prensa globalista occidental.

Desde luego se notan las hazañas de la administración demócrata desde que se encaramó a la cucaña presidencial el mafioso usurpador compadre de Bergoglio. Hicieron trampas más propias de una república bananera para echar al “malvadísimo” Trump que intentaba terminar las guerras que al llegar se encontró empezadas. Y sin comenzar ninguna nueva a mayor negocio del Deep State por primera vez en no sé cuantos años, y mira qué casualidad que es llegar el filantrópico carcamal a la poltrona y surgen más misteriosas provocaciones, falsas banderas, ataques mercenarios e invasiones por parte de los gringos. Ahora en Asia Central.

Kazajistán, la tierra de los kazajos, es un remoto país apenas habitado de Asia Central. Con una superficie cinco veces y media la de España y una población de escasos veinte millones de habitantes, se trata de un vasto territorio con importantes recursos energéticos. Históricamente, uno de los Estados tampón entre las antiguas potencias imperiales rusa e inglesa dentro del llamado Gran Juego de Asía Central. Su importancia como Estado tampón, caído humillantemente Afganistán, no ha disminuido, pero probablemente su interés geoestratégico principal sea precisamente el de su patrimonio en recursos naturales. En el centro de este Gran Juego renovado está la pugna por las inmensas riquezas de gas y petróleo que posee Asia Central. Las últimas reservas energéticas sin explotar y sin acceso directo al mar por lo que tiene gran importancia la logística de oleoductos y gasoductos, cuya construcción y gestión requiere control sobre los territorios que atraviesan.

Sabemos que, salvo acaso durante la etapa Trump, desde varias décadas la política norteamericana está inspirada en lo que se llama el movimiento tecnocrático nacido en los treinta e impulsado a partir de los setenta por la Trilateral, fundada por Rockefeller y Brzezinski.

Un movimiento que debe conocerse para comprender mejor lo que está pasando por primera vez en la historia, así como las propias bases intelectuales del NOM. En el movimiento están implicados ciertos intelectuales y la Elite globalista financiera. Aunque sea también una forma de totalitarismo, quizás el más peligroso con el que se pueda enfrentar la humanidad, no es exactamente comunismo, ni fascismo, al menos en su sentido histórico o clásico. Es «tecnocracia» renovada y justificada con el nombre de desarrollo sostenible, religión de cambio climático, dictadura sanitaria… El súbdito expropiado de dignidad humana, bienes y derechos está vigilado a través de aplicaciones, crédito social, aceptación del vasallaje… Se busca lograr una Economía basada en la energía con los medios de producción apropiados y controlados por los tecnócratas.  Un modelo que trasfiere recursos, elimina pequeñas y medianas empresas… La oportunidad de la plandemia para contribuir a implantarla es magnífica.

Sin embargo, la reciente aventura kazaja o la crisis ucraniana indicarían que nos encontramos aún lejos de la creación de un Sistema de Seguridad Transasiático (SSTA) en la que también estaría Rusia como propugnaba el político polaco en su libro El gran tablero mundial. Ese proceso de institucionalización de un sistema de seguridad transcontinental estaría en suspenso y EEUU y la OTAN seguirían con su estrategia unipolar.

El golpe de Estado fallido en Kazajistán no sabemos si agravará aún más la crisis en Ucrania. La crisis ucraniana recuerda la de los misiles en Cuba del 62, protagonizada por Kennedy y Kruschev, en la medida que suponen intentos de hostigamiento del considerado enemigo cerca de su propia frontera. Y ahora, en el caso ucraniano con el incumplimiento de la palabra empeñada por los norteamericanos de no llevar la amenazante OTAN con sus misiles a la misma frontera rusa.

Paradojas de la vida, aunque lo haga para promover el NOM, Europa no debiera hostigar a la Rusia actual, que bien pudiera ser su socio comercial y es probablemente la única gran potencia actual que defiende el Cristianismo e instituciones tradicionales como la familia. O quizás lo hace por eso mismo, dada la deriva neomarxista tecnócrata anticristiana de la UE. Y desde luego por tener un enemigo más o menos real o inventado contra el que mantener el poder y negocio del Deep State y al que arrebatar sus recursos naturales si se deja.

Pero este también es asunto complicado que requiere más estudio y explicación.

NOTA, publicado en Alerta Digital

 

Garzón, Davos y los nuevos terratenientes

Garzón es como ministro de Consumo en el Gobierno de Su Majestad el responsable político del Plan Nacional de Control de la Cadena Alimentaria y de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. Sus recientes y escandalosas declaraciones sobre cuestiones objeto de su competencia política y administrativa probablemente deban ser contextualizadas para entenderse mejor. Pudiera ser que más que estulticia fuesen parte de un sabotaje criminal.

Se trataría de ir minando la economía real dentro de una ofensiva revolucionaria en beneficio de la plutocracia más egoísta, cerrada y criminal que ha conocido la historia. En este proceso colaboran de una forma u otra casi todos los actuales dirigentes mundiales traidores a sus pueblos y de modo asaz entusiástico aunque paradójico, los comunistas.

El siniestro mengele patrocinador del Gran Reseteo, Agenda 2030 y NOM desde el Foro de  Davos, Klaus Schwab Rothschild, ha explicado que la “Gran Reconstrucción” implica una reestructuración radical del orden social y económico del mundo. No sé si de modo consciente como colaboracionista o demostrando una ignorancia oceánica don Felipe de Borbón suele llevar la chapita de la Agenda 2030 con más orgullo que la ahora degradada Gran Cruz de Carlos III.

Schwab Rothschild llama a este proceso en el que desgraciadamente nos han embarcado gracias a la traición de nuestras autoridades pasar del antiguo capitalismo a una nueva forma de capitalismo “inclusivo” que “liberará” a los seres humanos de la propiedad privada. Menos a ellos los plutócratas, claro está que se “sacrificarían” heroicamente por nuestro bien acaparando todo.

Esta forma de comunismo posmoderno al que rinden culto casi todos los grandes próceres de Occidente de lo que antes se consideraba el mundo libre, se distingue del anterior marxismo clásico en que ahora lo que se pretende expropiar no son ya los medios de producción sino los propios bienes de consumo personal que satisfacen las necesidades básicas de alimentación, vestido, vivienda, …

Y al contrario, los medios de producción se vienen concentrando en pocas manos privadas. Según los expertos dos grandes empresas BlackRock y Vanguard controlarían el 80 % de las empresas de todo el mundo. La mayor parte de la riqueza mundial se encuentra en manos del 1 % de la población. En la última de las famosas Cartas del responsable de BlackRock, Larry Fink, se insiste en la mohatra climática, el compromiso neto cero, la sostenibilidad y demás parafernalia que debe guiar las nuevas inversiones.  Lo que no deja de poner los pelos de punta a cualquier buen entendedor.

Algunos de los más temibles plutócratas conocidos se están dedicando a comprar grandes extensiones de tierra fértil probablemente para acaparar los medios de producir alimentos. Y apropiarse del “capital natural” y convertir de ese modo sus activos financieros en activos reales. Por ejemplo, Bill Gates esta intentado convertirse en el mayor propietario de tierras agrícolas de EEUU y es actualmente el mayor comprador de fincas rústicas, aunque no el mayor terrateniente en EEUU.  Que se sepa Gates posee unas 100.000 hectáreas. Sin embargo, Gates no es el más importante terrateniente de ese país. Los mayores terratenientes norteamericanos serían magnates como Malone, Turner y Bezos que poseerían en torno a un millón de hectáreas cada uno.

EEUU es muy grande de modo que tal acumulación de fincas rústicas por parte de señoritos de ciudad no parece aún muy preocupante. Salvo que tenga que ver con las pesadillas de Davos y su tenebroso cabecilla Rothschild y nos encontremos en un proceso de no aprovechamiento del suelo para futuras especulaciones, experimentos siniestros o generar hambrunas artificiales filantrópicamente sostenibles con el concurso o colaboración de traidores o ineptos “pringaos” como el ministro comunista de Consumo de Su Majestad don Felipe.

 

¿Ministra de Economía?

!ARRIBA LOS POBRES DEL MUNDO
EN PIE LOS ESCLAVOS SIN PAN
ALCÉMONOS TODOS AL GRITO
¡VIVA LA INTERNACIONAL!
REMOVAMOS TODAS LAS TRABAS
QUE OPRIMEN AL PROLETARIO
CAMBIEMOS AL MUNDO DE BASE
HUNDIENDO AL IMPERIO BURGUÉS…!

Si en la anterior garita comentábamos el declinar de una fugaz estrella del feminismo marxista abortista, hoy me llena de orgullo y satisfacción glosar la figura en merecida alza de otro soberbio ejemplar de marxismo feminismo liberticida.  Y autóctono.

Son cada vez más las voces que ruegan al falsario Gran Timonel de la Moncloa que nombre a la excelentísima señora ministra marquesa de Galapagar responsable de la cosa esa económica sustituyendo a los inútiles e inútilas actuales con los que la ruina de España es segura.  Lo de la señora marquesa es un talento desperdiciado con feministas, trans, homosexuales, abortistas y demás patulea neomarxista posmoderna.

Veamos. Según el diputado Pablo Cambronero la interfecta habría aumentado su patrimonio con datos oficiales desde casi 7.000 euros en 2016 cuando empezó su sacrificio por la patria a cerca de 630.000 el año pasado. Habría multiplicado por cien su patrimonio de «pobre del mundo».

Algo verdaderamente prodigioso, y eso que ya conocíamos otros casos como los de la Familia Pujol o el del Emérito que hoy cumple 84 años, felicidades Majestad, sin olvidar multitud de próceres del pertinaz socialismo o del populismo turnista imaginaria de igual servicio.

Sabemos que como modélica marxista de pro la señora procede de buena familia y con posibles. Habría heredado por la muerte de su padre. Es verdad que en un rasgo de valiente modestia comunista también ha salido en portada de la prensa del higadillo, luciendo palmito y enseñando su lujosa mansión, dicen que escriturada a precio de saldo, pero no se ha sabido que haya declarado ingresos por tan importante actividad de divulgación o pedagogía políticas.

No cabe pensar sea producto de la subasta o morbosa reventa a coleccionista mafioso de la Gran Cruz de Carlos III con la que ha sido inopinadamente agraciado su ex pareja como muestra del real aprecio de don Felipe por sus grandes servicios a la Monarquía.

Tampoco su sueldo de ministra de Su Majestad, incluso ahorrado en su integridad, explicaría tan prodigioso incremento patrimonial.  De modo que si la marquesa no es rica por su casa algo raro pasa. Lo que ya decía Romanones: “entre las fincas que ya tengo y las que me toquen en el reparto…”

Sin embargo, puede ser un caso de hábil criptestesia financiera o habilidad para el agio.

Propongo humildemente a la audaz ministra Susi que para evitar la sospecha de los maliciosos de que entre tahúres se tapan las mañas tramposas mande a sus intrépidos sabuesos fiscales a averiguarlo como si fuese una de sus víctimas indefensas habituales. Ojalá por el buen nombre de la Monarquía y su gobierno simplemente se trate de una suculenta herencia familiar propia del «imperio burgués». Algo que no deja de ser incoherente o contradictorio con la declarada intención comunista de acabar con la familia y con el derecho a heredar. Soluciones vendo que para mí no tengo.

Y al Gran Timonel de la Moncloa hay que solicitarle respetuosamente que sin más demora la coloque donde más valga. España la necesita.

España vaciada y sistemas agrarios

“La solución del problema social agrario es fundamental para la vida de los pueblos y especialmente para España”  (Pascual Carrión)

 

 “En agricultura, sólo 1/3000 horas de trabajo humano por unidad de producto se necesitan comparadas con 1840…no respondo de la exactitud de estas cifras. Los tecnócratas de quienes proceden son demagogos y, por tanto, gente sin exactitud, poco escrupulosa y atropellada” (José Ortega y Gasset)

 

«Parad, airecillos, / y el ala encoged, / que en plácido sueño/ reposa mi bien.

Parad y de rosas/ tejedme un dosel,/  do del sol se guarde/ la flor del Zurguén…»

(Juan Meléndez Valdés)

 

Uno de los temas de actualidad es el de lo que se ha venido en llamar la España vaciada y su problemática representación política, fuente de sobresaltos para las más tranquilas aguas del Régimen. Para muchos ecologistas de salón influidos sin criterio propio ni experiencia por la plutocracia financiera y sus intereses ocultos esto del campo y la ecología es una moda parecida a la de la poesía bucólico- pastoril propia de otros tiempos, aunque sin un Cervantes, Lope de Vega o Meléndez Valdés que la glose.

De aquí muchos disparates como lo de la persecución de la ganadería, la de la cría de reses bravas, auténtica joya zootécnica de nuestras dehesas o la prohibición de la caza.

José Manuel Naredo, mi antiguo maestro en muchos temas de economía agraria, es uno de los meritorios estudiosos españoles, junto a Pablo Campos, Juan Martínez Alier, Javier López Linaje, Xaquín Lorenzo u otros, de los sistemas agrarios tradicionales, incluyendo en este concepto una visión integrada  de diferentes aspectos de la vida rural tradicional como la vivienda o los objetos útiles. Es decir, todo el conocimiento propio de la vida rural antes de la introducción en gran escala de los combustibles fósiles y la consiguiente emigración acelerada derivada de los cambios en la producción y el aumento de la productividad del trabajo. Hubo una época durante el franquismo en la que las publicaciones del Ministerio de Agricultura reflejaban un gran conocimiento de nuestros recursos y su forma de aprovecharlos.

Sin embargo, había que hacer frente a problemas técnicos importantes como la carencia de estadísticas fiables en unidades físicas de superficies, rendimientos o producciones de modo que levantaron acta de un mundo perdido, en el que prevalecía el valor de uso sobre el valor de cambio, la escasez objetiva sobre la subjetiva, el ciclo cerrado y el largo plazo, y en que mal que bien, la gente a base de ingenio, conocimiento diferenciado de su universo y mucho esfuerzo y dedicación, no hay que olvidarlo, se apañaba para sobrevivir sin el uso intensivo de energía fósil.

Tengan razón última o no teorías neomalthusianas como la de Olduvai el caso es que las poblaciones dependen de los recursos y en especial de la energía. Probablemente una futura carencia en la disponibilidad de energía fósil tenga por escenario una situación de histéresis. Muchos recursos agrarios se han degradado o extinguido y la gente que sabía como emplearlos ya habrá desaparecido. La necesidad de conservar ese conocimiento popular junto con los datos que pueda facilitar la investigación aplicada como las de las estaciones de ciertas cajas rurales resulta imprescindible.

Hace no tantos años se consideraba que la solución del problema social agrario era fundamental para España. Los errores políticos, ecológicos y técnicos en el planteamiento de la Reforma Agraria republicana influyeron en su fracaso lo que resultaría fuente de violencia y un importante factor de desestabilización del Régimen. Desde entonces muchas cosas han cambiado en el mundo, y hoy en España ya no existe la antigua y dramática presión sobre la tierra pues la población empleada en la agricultura y residente en el mundo rural ha descendido enormemente, de modo que muchas extensiones de nuestros campos se hallan ahora solitarias, abandonadas. Los sistemas agrarios se han simplificado, perdiendo gran parte de su complejidad y riqueza ecológica, cuando no desaparecido. Cuando se viaja por España cada vez se observan menos superficies de cultivo por lo que el paisaje resulta menos variado. Se puede atravesar buena parte de Extremadura sin poder ver piaras de cerdo ibérico en las dehesas. Algo de vacuno de raza blanca cacereña, alguna oveja y poco más.

Es al revés: la escasa presión sobre el recurso tierra viene provocando un proceso entrópico, de desorden y desorganización de los antiguos sistemas agrarios. Tampoco suele haber una ocupación racionalizada del espacio creciente que deja la disminución de Superficie Agrícola en forma de repoblaciones o de recuperación de bosques. Como mucho se suelen realizar algunas plantaciones de especies de crecimiento rápido, lo que más bien parece otra forma especial de cultivo, pero plurianual. Un asunto cuya desatención no deja de ser paradójica por no decir inexplicable en un momento de auténtica histeria inducida con lo del cambio climático de supuesto origen antropogénico cuando la actividad fotosintética sirve para fijar CO2 de la atmósfera. O con los problemas de la pérdida de suelo fértil debida a la erosión, un verdadero desastre desde el punto de vista de nuestro patrimonio natural. En muchas zonas de nuestros montes y penillanuras las especies vegetales dominantes ofrecen manchas uniformes significativas de los procesos de degradación de los ecosistemas.

Detrás de tan profunda transformación existen muchas causas. Las explotaciones se encuentran desestabilizadas en el aspecto financiero. Han pasado de antiguos sumideros de ahorro a posiciones deudoras, víctimas del juego de costes y precios no controlados. La productividad del trabajo ha crecido de modo extraordinario. Ya no hacen falta tantas personas para atender la producción agraria, y no todas pueden recolocarse en sector industrial o servicios al menos en su misma área.  Esta desordenación del territorio multicausa genera la España vaciada.

También es un resultado del cambio en la utilización de la energía y sus principales convertidores: plantas, ganado y máquinas en los sistemas agrarios. De singular importancia es, frente a la ganadería tradicional integrada, el desarrollo de la ganadería intensiva alimentada con productos propios del consumo humano como el maíz o la soja. Un combustible diferente del que usaban las máquinas vivientes de nuestra cabaña autóctona, más resistentes y mejor acomodadas al medio natural y capaces de aprovechar mejor los propios recursos pascícolas y la fotosíntesis no subsidiada con energía fósil, sirviendo además para la tracción en el caso del vacuno.

Por haber estudiado la cuestión ya en los años setenta he sido escéptico en lo que se refiere a la viabilidad real extendida de las biomasas para la automoción. Salvo que apenas tengan aparato logístico asociado y se consuman donde se producen los rendimientos valorados en términos energéticos son muy pequeños, incluso negativos. Es petróleo cambiado de forma, porque la agricultura de los países occidentales consume mucha energía fósil que asiste a la fotosíntesis.

También debe saberse que la producción de una proteína de carne requiere varias de proteína vegetal. Por ello es de gran importancia distinguir la ganadería extensiva que se cría comiendo productos no susceptibles del consumo humano de la intensiva, sin tierra, que drena recursos como maíz o soja que podrían alimentar directamente al hombre.

 

En los párrafos anteriores he tratado de trasmitir una breve idea de la complejidad de lo que sucede y como requiere una política agraria que tenga en cuenta todos estos aspectos ecológicos y técnicos junto con otros de carácter organizativo, financiero…así como su mejor integración en la agroindustria.

Y es que no tiene razón León Walras cuando afirma que: “el valor de cambio, la industria y la propiedad son los tres hechos generales de los que toda riqueza social es el teatro”.

Muy especialmente en el sector primario deberían revisarse conceptos básicos tales como escasez, valor, gestión de recursos basada en unidades físicas y no solo monetarias, diferencia entre riqueza patrimonio y riqueza renta, crecimiento…

Una política agraria de futuro debe replantearse sus objetivos. Ante la posibilidad de previsibles futuras hambrunas producidas por fenómenos naturales, o inducidas por la plutocracia financiera, es preciso recuperar una cierta autarquía en la producción agraria que permita alimentar y mantener la sociedad en previsibles condiciones de limitación del comercio internacional.

Algo que puede colegirse requiere recuperar soberanía para tratar de abordar un programa nacional de reconstrucción del sector FAO. Y que en mi humilde opinión no parece puedan arreglarlo unos cuantos francotiradores en guerra de guerrillas, aunque puedan tener un papel útil para… ¿acaso favorecer los intereses de los enemigos de España?

Pero, ¿Dónde influir de modo preferente?

Es preciso comprender dónde estamos y tratar de evaluar de modo multidisciplinar las políticas, los programas y los proyectos. El esquema energético de la agricultura española puede ilustrar esta pregunta. Al mirar en el esquema del diagrama energético la división en fotosíntesis asistida o no asistida se pueden observar los puntos más críticos e interesantes, en especial en un posible futuro de penuria e incluso hambrunas.

Pero esto puede ser objeto de otra garita.

 

 

El misterio INDITEX

Lo del relevo anunciado cuatro meses antes del actual presidente de INDITEX, Pablo Isla, y en vida del fundador, Amancio Ortega, no deja de ser algo misterioso e inesperado. Que cabe constatar que no ha sido bien recibido por los inversores en Bolsa. Y tampoco con demasiada tranquilidad entre sus empleados y proveedores.

Como no dejó de ser misterioso también en su momento el cambio radical y espectacular de pequeña empresa con meritísimo origen humilde a gran corporación transnacional líder mundial de su sector. Si bien en ese proceso de transformación de empresa familiar a gran institución hay aspectos conocidos como la influencia de buenos directivos no familiares como Castellanos, primero, y luego el ya citado Isla.

¿Por qué este cambio y por qué ahora?

¡Qué se incendie la casa pero que no salga el humo! Poco humo sale por ahora pero no hay cuestión que no termine sabiéndose con el tiempo.  Nos hallamos ante otro caso de cumplimiento de las previsiones sucesorias, ¿o hay algo más?

Pablo Isla es persona muy preparada, competente, trabajadora, de trato amable, nada engreído. Una buena persona, lo que no deja de ser noticia en un submundo poblado de fantoches, bandoleros y piratas sin escrúpulos. Por su juventud pudiera haber pilotado una etapa de transición en caso de fallecimiento o retirada definitiva y completa del octogenario empresario.  En cuatro meses muchas cosas pueden pasar tanto dentro como fuera de la institución.

Pero parece ser que hay un intento de reforzar el poder familiar dentro de la Corporación transnacional, cosa que no deja de ser paradójica. Todo un enroque. Además de la presidente, hija del fundador, se establece un Comité de dirección nutrido de familiares y parientes, veteranos en la Corporación. Quienes conocen a la futura presidente la consideran más bien una niña de papá, altiva, caprichosa, de carácter muy difícil, que gente verdaderamente preparada y esforzada como requeriría el cargo. Acaso se pretende una etapa de prueba en vida de su padre para irse acomodando a las nuevas responsabilidades o por el contrario, descartarlas a nivel ejecutivo cara al futuro a medio plazo y disfrutar a tiempo completo de su fortuna. No obstante, parece que la presidencia dejaría de tener naturaleza ejecutiva como con Pablo Isla para pasar a ser honorífica o de representación.

No sigue como CEO el actual, que pasa a director de operaciones y es sustituido con más atribuciones si la presidencia pasa a ser honorífica por un joven abogado procedente del Banco rojo de la presunta.

INDITEX es una de nuestras empresas más importantes. De ella dependen miles de personas en todo el mundo. Y aquí donde escribo, la hoy decadente ciudad de La Coruña está muy condicionada en cuanto a renta y empleo por su actividad.

Ojalá este relevo no represente el principio del fin.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.