Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Bienvenido Míster Buda

Insólita, desde luego incluso para el enrarecido Reino de España donde cualquier cosa por extraña e inconveniente que sea puede ocurrir y ocurre, incluso con el paradójico concurso de nuestras autoridades, es la noticia de la intención de construir un parque temático dedicado a Buda en plena estepa cacereña. Sí. Extraño escenario para un nuevo sermón de Benarés, disputando hábitat a sisones, avutardas, ortegas, cortezas, alondras, cogujadas, aguanieves o alcaravanes se pretende construir como gigantesco espantapájaros y atrae-guiris una descomunal estatua del príncipe indio, la mayor de todo el mundo, con nada menos que cuarenta metros de altura. Rodeada de varios centros de atención al guiri. Una cosa kitsch que recuerda el engendro compostelano de la Ciudad de la Cultura, un emergente ecosistema entre tojales para hacer la competencia en atracción del turista al clásico paquete de la vieja catedral y sus alrededores monumentales.

Lo del Buda en la estepa es una aventura como poco extravagante que tiene, me temo, todos los visos de constituir un renovado Bienvenido Míster Buda. Con un alcalde y su séquito viajero a exóticas tierras para hermanar la ciudad extremeña con la nepalí de Lumbini. Un séquito municipal que nos debe una explicación, que puede nos vaya a pagar como el colega de Villar del Río cuando la cosa no tenga remedio y haya que recoger con la cabeza gacha la parafernalia de confetis y banderitas del fallido festejo pagado a escote por los sufridos lugareños. Eso sino se convierte en ocasión para la granjería y especulación de poderosos, testaferros y sus aledaños.

No deja de ser curioso que cuando imagen de tipo religioso o espiritual como es la cruz, que tan grande tradición posee en Extremadura, molesta al fanatismo socialista, comunista o ateo progre, y se pretende derribarla, en cambio, se vaya a realizar un proyecto supuestamente religioso sin vinculación con la tradición cacereña. Deben ser cosas del multiculturalismo impuesto por el globalismo. O sin más argumentos raros, como explicaría Ockham, el de la navaja, por pura especulación, no intelectual sino urbanística.

Sabemos que no sería el único, que ya existe un parque temático budista en Portugal. También que en Madrid, escarmentados quizás después de la fallida experiencia del timo sionista de Eurovegas, el proyecto ha sido rechazado.

Pero, ¿qué sentido tiene montar este extraño tenderete sobre los secarrales que bordean la prodigiosa ciudad patrimonio de la Humanidad? ¿Tendrá estación apeadero del nuevo mitológico AVE a ninguna parte? ¿Acaso nuestros piadosos próceres velan por nuestra buena salud espiritual?  Me extrañaría en gentes tan proclives a desafueros político, familiar o sindical vendible por votos en el zoco o mercadillo de la moral y la espiritualidad desahuciadas…  Gentes que se muestran como la negación intelectual y vital del mensaje de Buda o de todo filósofo o avatar espiritual.

Hasta donde hoy se conoce el sentido del proyecto no parece que sea espiritual. Ya hay otros centros budistas en el Norte de Cáceres aparentemente más acordes con las ideas del gran hombre bueno preocupado por combatir el sufrimiento, el hombre de la Gran Renunciación al que es de suponer le habría sorprendido este tinglado que se pretende montar en su nombre.

 

El budismo es un término que no deja de ser equívoco porque puede incluir diferentes concepciones espirituales, metafísicas e incluso mágicas. Entre ellas, un método práctico de desarrollo espiritual. Siddartha Gautama, Buda, fue un personaje histórico más o menos adornado de leyenda que sostenía que el hombre puede contribuir a acabar con el sufrimiento y alcanzar la iluminación por sus propios medios. Buda no se considera un Dios ni tampoco un profeta monoteísta. Tras muchos años de meditación Buda llega a una serie de conclusiones que expresa de modo oral.

Es la doctrina del sendero medio: ni vida consagrada a la sensualidad o los placeres, ni tampoco a la ascesis mortificadora. El sendero medio evita ambos extremos y conduce a la Sabiduría, a la serenidad, al discernimiento,… al nirvana.

Para Buda hay Cuatro Nobles Verdades que forman el Dharma o doctrina experimental budista. La verdad del sufrimiento. La verdad de su causa. La verdad de su cese. La verdad del método que conduce a lograr esa extinción del sufrimiento.

Este método es el explicado en el famoso Sermón de Benarés: Las cuatro nobles verdades sobre el dolor, su origen, su detención y el camino para su cesación. Brevemente: Visión u opinión correcta o justa, Pensamiento correcto, Palabra correcta, Actividad correcta, Medios de vida correctos o acordes, Esfuerzo, Atención y Concentración.

La Enseñanza budista propugna la triple corrección:

Conducta  ética, o sila  (palabra, actividad y forma de vida correctas)

Disciplina mental, o samadhi (esfuerzo, atención y concentración correctos)

Sabiduría, o panna o prajna (visión correcta, pensamiento correcto)

El Buda promueve la experimentación de cada cual. Nadie debe creerse lo que el propio Buda dice sin experimentarlo primero. Buda no se considera un salvador.

Tampoco es un pesimista, Buda entiende que el sufrimiento tiene solución y explica cómo solucionarlo.

En la concepción original de Buda no existiría un atman o alma individual que trasmigrase como sostiene el hinduismo, sino una especie de conglomerados de atributos, energía o conciencia que puede disolverse o reagruparse parcialmente.

Si no es un alma susceptible de reencarnación como tal, el individuo sería una manifestación de energías cambiantes y agrupadas en cinco agregados: materia, sensaciones o sentimientos, percepciones e ideas, deseos que generan karma y conciencia.

La extinción de tal conglomerado y con ella, del sufrimiento, depende de la conducta ética, de las acciones, no de la devoción. Con la muerte el Buda ya liberado, se extinguiría por lo que no tendría sentido rezarle.

Pero mientras no haya liberación definitiva esas energías no desaparecen con la muerte del cuerpo sino que se siguen manifestando con otra forma.

Si se eliminase la ignorancia sobre nuestra verdadera naturaleza sucesivamente se eliminarían el deseo, el apego, el devenir, el nacer, el envejecer, el morir, la aflicción, todo lo que constituye el sufrimiento. Y con ello el abandono de los fundamentos de la existencia, el fin del deseo, el logro del nirvana.  Y supongo, dicho sea de paso, de la “necesidad” de ningún parque temático “budista” como del que aquí se hace mérito.

El nirvana no representa la nada sino el verdadero ser.

Es importante intentar comprender el sentido profundo del nirvana asociado a Beatitud, Bienaventuranza inquebrantable, Inmortalidad

La visión designada en el canon como “el ojo de los santos” permite el contacto con lo incondicionado, lo no construido, nirvana.

Esta visión trascendental se obtiene mediante técnicas contemplativas o ejercicios guiados por la sabiduría, es decir, por una comprensión de los estados psíquicos y para psíquicos experimentados.

Al hacerse inteligibles las experiencias yoguitas trasmutan la conciencia normal, y quedan abolidas las construcciones verbales y las estructuras de pensamiento.

Este es un aspecto común a todo lenguaje místico. Y al ligarlo a la dificultad de fijar una ortodoxia representa un riesgo para cualquier sistema de poder o dominación. Por eso los místicos no suelen ser bienquistos por el Poder religioso, aunque en ocasiones éste trata de asimilarlos.

La doctrina de lo Absoluto o no construido se puede comprender y confirmar con esas tales experiencias. Una de ella sería el tantra. Sus ritos intentarían realizar el coincidentia oppositorum a todos los niveles de la existencia.

Las verdades de Buda deben ser experimentadas y confirmadas de este modo. No basta el conocimiento simplemente intelectual. No es una simple teología motivo de fe.

Pero el difícil concepto de nirvana se ha interpretado de diverso modo.

La condición de “nirvanado”, si vale la expresión, puede ser la extinción total. Para otros una beatitud más allá de la existencia que nadie puede expresar.

Si algunos enseñan que el Nirvana es la aniquilación del Yo, decidles que mienten. Si algunos enseñan que el Nirvana es vida separada, decidles que se engañan, porque ignoran la verdad, no ven la luz que brilla por encima de sus rotas lámparas y no saben que la felicidad está fuera de la existencia y del tiempo”  (Arnold, Luz de Asia).

El problema epistemológico se plantea así: Si el nirvana es lo incondicionado por excelencia, el Absoluto, el mundo de la cosa en sí, trascenderá no sólo las estructuras cósmicas, sino también las categorías del conocimiento. En este caso podrá decirse que el ser que ha penetrado en el nirvana ya no existiría, si entendemos la existencia como un modo de ser en el mundo, pero puede afirmarse también que “existe” en el nirvana, en lo incondicionado, en un modo de ser por tanto que no cabe imaginar ni comprender en nuestra finitud de criaturas.

El budismo se fue trasformando a medida que se fue extendiendo por toda Asia al contacto con las principales creencias de los diferentes países. La doctrina más escueta, racionalista y experimental de los orígenes se fue diluyendo o modificando en ocasiones cuando asimilaba creencias locales. En efecto, la doctrina inicial se expuso al peligro de irse diluyendo al contacto con las imágenes y los símbolos anteriores a su llegada a los diferentes países en los que se fue extendiendo. De modo que hubo un proceso histórico de adaptación y asimilación. Más que intentar desalojar espíritus y demonios de a imaginación de los hombres, se entretejieron hábilmente las creencias populares en las enseñanzas, surgiendo así un complejo pero acertado y eficaz sistema de metáforas que permitía que tanto el racionalista como el mero devoto interpretaran la doctrina cada uno a su manera. Para los racionalistas era una filosofía positivista y a la vez un código moral basado en el autodominio, la bondad y la clarividencia. Para los devotos era una fidelidad, un sentido emocional de pertenencia, una fe o devoción.

De tal manera que de aristocrático, en el genuino sentido del mérito y la Virtud pero no del linaje, sin necesidad de un clero o casta sacerdotal porque su ámbito era cada individuo, se fue trasformando en  popular, con un creciente papel de un clero intermediario. Lo que daría lugar a panteones más o menos barrocos, teologías complejas y devociones inspiradas o gestionadas por ese clero.

El lamaísmo tibetano, en realidad una forma de teocracia, fue un buen ejemplo de ello. En cierto modo, el budismo y el cristianismo sufren evoluciones parecidas, donde el Conocimiento espiritual se degrada en ortodoxia y poder político o religioso para aplicarla.

En consecuencia, lo que un principio era una doctrina escueta, austera, racionalista, positivista y un código moral basado en la bondad, la lucidez o el autodominio, se convierte así en una visión devocional. Buda ya no es sólo un príncipe, un hombre bienintencionado experimentador espiritual, sino que se trasforma en una deidad superior capaz de escuchar sus ruegos. El conglomerado de atributos o energías antes citado sería para esta asimilación posterior un alma que reencarnaría más veces.

La pura concepción originaria de Buda, tan sencilla en lo abstracto pero difícil en la práctica vital, trasmitida a un grupo reducido de iniciados a través de una doctrina secreta, da lugar cuando se extiende primero al budismo Hinayana luego al Mahayana o gran vehículo, al budismo tántrico y al zen.

Junto a una cosmografía fantástica, también nace así una iconología tradicional que se va haciendo cada vez más compleja o barroca, por la que se entronizan arquetipos o atributos del mundo espiritual.  Y surge un arte tradicional o sagrado, fijado en cánones, en el que de modo semejante a lo establecido por el Tratado de Iconografía de Panselinos en el  caso del Cristianismo, las imágenes pueden ser identificadas por sus gestos o mudras, posturas o asanas, u objetos ritualísticos y símbolos que portan.  Surgen también las bellas y consoladoras figuras de los bodhisattwas o budas de la compasión, las taras o deidades tántricas femeninas cuyo origen es sin embargo, humano: las dos esposas, mogola y nepalí de cierto rey tibetano. Los arhats, llamados Lo-hans en China, o discípulos personajes realizados; los terroríficos guardianes protectores contra la acción de los demonios, etc.

Sin embargo, pese a su gran pureza inicial, e integridad del buscador espiritual que le diera vida, el budismo histórico tampoco es ajeno a los procesos de desgaste sino cierta degeneración histórica clerical a los que aludía Max Müller.

 

Tras este somero repaso recordatorio sigue sin estar clara la espiritualidad o razón última de semejante proyecto, que parece incardinado en lo meramente material, en maya, el mundo ilusorio del que Buda invitaba a separase. Pero en tal plano material, dando a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César, desde ese punto de vista, todo proyecto tiene un efecto renta y un efecto distribución. Y unos costes medioambientales que en el actual estado de cosas no sabríamos evaluar, aunque esperamos que no sean críticos con las suficientes y adecuadas acciones correctoras.

Desde el punto de vista iconológico llama la atención que en el vídeo que se ha hecho público la figura de Buda, punto espiritual con el que identificarse y hacerse Uno, no se encuentre en el centro geométrico de lo que podría constituir un gran mandala, sino en uno de los lados.

Es de suponer que la cosa termine como en Bienvenido Mister Marshall, pero si al cabo, el proyecto termina saliendo adelante, es preciso que la opinión pública esté muy vigilante para ver cómo se concretan estas cuestiones o variables estratégicas del proyecto y exigir a las autoridades y agentes empresariales transparencia, rigor y sensatez en sus planteamientos y desarrollo.

 

 

Fotos del autor, incluidas las del parque budista de Barrabal en Portugal.

Sobre el libro Buda, Parsifal y el grial

Buda, Parsifal y el grial

 

 

Animalistas y progres contra Sistemas agrarios

En la posguerra española el conocimiento práctico de los recursos agrarios y de su gestión era muy elevado y trataba de enfrentar las condiciones de penuria existentes. Las antiguas publicaciones del Ministerio de Agricultura, incluidas las de divulgación y extensión agraria eran muy buenas desde el punto de vista del conocimiento de la realidad agraria y forestal. Sobre todo durante los primeros años, saqueado por los socialistas el oro del Banco de España y cuanto valiese para su pillaje, sin apenas divisas, y sin ayudas exteriores como las que recibieron la mayoría de los países europeos, salvo alguna de la Argentina peronista, la autarquía obligaba a gestionar lo mejor posible lo poco de lo que se disponía.

Para lograr auténtica sostenibilidad se trataba de distinguir lo que puede considerarse renta de lo que sería capital natural. Se conocía el medio al menos en su aspecto cualitativo porque a nivel estadístico existían notables lagunas. Especialmente desde que las magnitudes en términos reales van siendo progresivamente sustituidas por otras expresadas en términos monetarios, lo que dificulta el análisis y comparaciones en términos de biodiversidad, especies implicadas, o flujos de materia y energía de los diferentes sistemas agrarios.

Con posterioridad, cuando ya los sistemas tradicionales se habían desestabilizados por la emigración, o la creciente incursión de la agroindustria hubo un grupo de estudiosos españoles, como José Manuel Naredo, Pablo Campos, o Javier López Linage, con los que en otro tiempo tuve el honor de colaborar como ingeniero agrónomo. Eran investigadores preocupados por el conocimiento, mejora y en algunos casos rehabilitación de los sistemas agrarios tradicionales, incluyendo en este concepto una visión integrada  de diferentes aspectos de la vida rural tradicional como la vivienda, los aperos o los objetos útiles. Levantaron acta de un mundo perdido, en el que prevalecía el valor de uso sobre el valor de cambio, la escasez objetiva sobre la subjetiva, el ciclo cerrado y el largo plazo, y en que mal que bien, la gente a base de ingenio, conocimiento diferenciado de su universo y mucho esfuerzo, se apañaba para sobrevivir sin el uso intensivo de energía fósil.

Hace no tantos años se consideraba que la solución del problema social agrario era fundamental para la vida de los pueblos y especialmente para España. Durante la Segunda República este era uno de los problemas sociales fundamentales y muchos achacan al fracaso de la Reforma Agraria el posterior del propio del régimen republicano. Una Reforma instrumentada técnicamente entonces por el catedrático Pascual Carrión que resultaría demasiado lenta, desbordada por la acción revolucionaria de movimientos políticos y sindicales. Y también con un enfoque demasiado parcial, al centrarse principalmente en la Propiedad de la tierra en áreas latifundistas y carecer de una visión de conjunto o integral del problema, incluidos aspectos ecológicos relacionados con la producción.

Ya en la Transición se recrea un Instituto Andaluz para la Reforma Agraria (IARA) cuyo presidente fue José María Sumpsi, mi antiguo profesor de Econometría en la ETSIA de Madrid. Basado en la vieja mitología del reparto de tierras, y sin un apoyo adecuado de servicios, financiación y buenos gestores empresariales, su fracaso estaba anunciado y era cuestión de tiempo. En especial cuando la PSOE ideó otra forma de dominación menos peligrosa para sus intereses partidistas.

Como compensación de ese fracaso y para mantener su clientela de votos y pax social se estableció el sistema de las paguillas, el llamado PER, una especie de sopa boba frailuna actualizada en la que las gentes de la PSOE hacían de píos hermanos limosneros benefactores del convento. Los nuevos manijeros de la PSOE reparten el dinero entre afines como antes jornales los antiguos capataces del malvado amo. Una forma de mantener gentes dependientes y permanentes votantes del pertinaz socialismo.  Y también de no enfrentarse a los poderosos, a la vieja aristocracia o burguesía terrateniente. Un tinglado estable de corrupción, atraso e ineficiencia blindado con el lamentable sistema autonómico cuyo caciquismo estructural impedía la alternativa política.

En España ya no existe la antigua y dramática presión sobre la tierra pues la población empleada en la agricultura y residente en el mundo rural ha descendido enormemente, de modo que muchas extensiones de nuestros campos se hallan ahora solitarias, abandonadas, colonizadas por matorral o las primeras etapas de la sucesión ecológica y  los sistemas agrarios se han simplificado, perdiendo gran parte de su complejidad y riqueza ecológica, cuando simplemente ya han desaparecido.

Detrás de tan profunda transformación existen muchas causas, una de ellas es el cambio en la utilización de la energía y sus principales convertidores: plantas, ganado y máquinas en los sistemas agrarios. De singular importancia es, frente a la ganadería tradicional integrada, el desarrollo de la ganadería intensiva alimentada con productos propios del consumo humano como el maíz o la soja. Un combustible diferente del que usaban las máquinas vivientes de nuestra cabaña autóctona, más resistentes y mejor acomodadas al medio natural y capaces de aprovechar mejor los propios recursos pascícolas y la fotosíntesis no subsidiada con energía fósil, sirviendo además para la tracción en el caso del vacuno.

Hoy asistimos gracias a la manipulación mental de urbanitas ignorantes a otra vuelta de tuerca en el proceso aparentemente imparable de descomposición del mundo rural. La  nueva ofensiva bárbara y fanática se realiza contra actividades tradicionales de gran importancia ecológica como la ganadería brava o la caza. Actividades que forman parte de los hábitos y el ocio rural pero que constituyen actividades de extraordinaria importancia económica y social, también para el sector industrial y de los servicios.

La caza bien gestionada es fundamental en el equilibrio de los ecosistemas. El toro de lidia constituye una rara y preciosa joya zootécnica de gran importancia también para la conservación de las dehesas. Las dehesas constituyen un sistema agrícola, ganadero, forestal y cinegético de extraordinaria importancia ecológica en la España sujeta a las condiciones de la sequía estival. No obstante, su alto rendimiento medido en capacidad de producir proteína animal en relación con la energía fósil empleada ha ido reduciéndose con el tiempo como muestran los importantes trabajos con datos reales obtenidos con documentación contable de base por el investigador extremeño Pablo Campos. Un asunto muy importante que merece una garita aparte.

Pero el actual despotismo iletrado se mueve por prejuicios y o intereses bastardos y no admite razones. El nuevo gobierno de señoritos prepotentes e ignorantes al servicio de fuerzas que muchos ignoran es más de temer que un nublado o que la peste porcina o la plaga de la langosta, todos juntos. Probablemente, detrás de los actuales intentos de prohibir la caza se encuentre el deseo de los gobernantes despóticos de retirar las escopetas y rifles en poder de los ciudadanos, para evitar cualquier posible resistencia a la nueva tiranía que amenaza consolidarse en España.

 

 

 

Nota sobre dieta, salud, energía y agronomía

Existe preocupación por el efecto que una dieta inadecuada tiene en enfermedades vasculares y en la salud en general de la población. En estros días la cosa se pone más de actualidad por las celebraciones navideñas y de Año nuevo y sus especiales pautas de consumo.

No podemos sustraernos a la influencia de la potente industria agroalimentaria que condiciona nuestros hábitos y nuestras relaciones sociales y económicas, sin olvidar los impactos ambientales asociados a la agricultura y ganadería intensivas. No sin un cierto voluntarismo, unos hablan de recuperar la “dieta mediterránea”. Otros proponen como remedio la recuperación de la llamada “dieta atlántica”, o tradicional del Norte de la zona litoral, en la que el pescado tiene un componente fundamental. Sin embargo, la cuestión que es realmente compleja, y en la que tiene que ver tanto los hábitos alimentarios, las condiciones sociales, cuanto los cambios producidos en los sistemas de producción agrícolas y ganaderos occidentales.

Nuestra opinión es que, en el caso de toda España se esta sustituyendo en exceso la proteína de origen vegetal en la dieta por otra de origen animal, y, además, de animales monogástricos, aves, porcino, alimentados con piensos compuestos, (grano, soja, etcétera), alimentación ésta que también se emplea para los rumiantes, obviando la capacidad de utilización, gracias a la peculiaridad de su sistema digestivo, de los recursos pascícolas que se hallan crecientemente infrautilizados. La proteína vegetal sustituida era la aportada antes por las leguminosas de consumo humano, magníficos elementos de nuestra dieta y cocina tradicionales, extraordinarios pilares de nuestra gastronomía tradicional: garbanzos, judías, lentejas, habas, guisantes…  Tal sustitución es provocada tanto por razones de consumo: comida rápida o basura, modas, neomarxismo cultural con sus cambios sociales inducidos de provisionalidad, indigencia contra la tradición, disgregación familiar, etcétera, cuanto por razones técnicas productivas, dificultades de mecanización de la recolección, empresariales, falta de personal, disminución del valor añadido (y de la energía empleada) para las grandes transnacionales. El resultado es lamentable tanto para la salud de las gentes como de nuestros suelos, puesto que, asociados a las leguminosas, existen unos microorganismos capaces de fijar el nitrógeno atmosférico, es decir de abonar de modo natural nuestros campos, con el consiguiente ahorro energético. La pérdida de biodiversidad, o el aumento de matorral y entropía también se asocia a estas cuestiones.

Pero el despilfarro energético en el sistema agroalimentario occidental no acaba en el descenso de la producción de leguminosas para el consumo humano. Según los diferentes animales y modos de producción, la obtención de una unidad de proteína animal requiere el empleo de no menos de siete de origen vegetal. El drama es mayor cuando parte de esta proteína no procede de recursos pascícolas sino de grano, de modo que el ganado alimentado de tal modo, aunque fuera rumiante y por tanto pudiere aprovechar los pastos a diente o por sistemas parecidos a los tradicionales, está quitando alimentos directamente válidos para la alimentación humana. Para colmo, la moda de los biocombustibles supone añadir otro competidor, los motores de explosión, actualización mayor que la correspondería antes a los animales empleados para tracción mecánica. Y esto, además, en una situación esquizofrénica en que se fomenta la desertización de las tierras sin habitantes ni ganados y a la vez la producción de ganado sin tierras.

Otro aspecto curioso con graves consecuencias para la dieta es la recesión de la producción hortofrutícola tanto en Galicia como en casi toda la Cornisa cantábrica. Cosa especialmente notable cuando habría que buscar alternativas viables al sector ganadero hoy atacado por animalistas, pseudo ecologistas, veganos y demás tribus urbanas. Existen condiciones ecológicas para ello, pero, también, las lacras endémicas del sector agrario gallego: atomización y dispersión de las explotaciones, falta de dimensionado y productividad, ausencia de experimentación, investigación aplicada y mejoras, infraestructuras de comercialización y conservación insuficientes. Falta de suficiente sensibilidad para acomodarse a la demanda en calidad y cantidad.

Pero, no hay que preocuparse, Su Majestad ha afirmado que España tiene mucha fortaleza. Hasta ahora la verdad es que hay que reconocer que está logrando sobrevivir incluso a la poco sana dieta borbónica. Cuando el Gobierno y la Junta tengan competencias sobre estas abstrusas cuestiones seguro que lo arreglan.

 

 

 

 

Eco Adviento

El tiempo litúrgico de Adviento, que da comienzo al año eclesiástico, celebra el advenimiento o venida de Cristo a este planeta. Estamos ahora, pues, en el marco de la civilización occidental en tiempo de Adviento o de preparación para la Buena Nueva del nacimiento del Salvador.  Cuestión de la que históricamente se sabe poco cierto, incluso los evangelios de San Mateo y San Lucas son contradictorios sobre este punto. Pero que el Cristianismo primitivo asoció por diversas razones tanto simbólicas como prácticas con la del nacimiento del Sol en el solsticio de invierno. Sea cual sea el planteamiento religioso de cada cual supone una etapa de renovación de lo mejor que habita en cada ser humano. Recuerdo con cariño no exento de nostalgia la tradición del calendario con ventanitas que los niños íbamos abriendo hasta ese día.

Pero ahora las cosas han cambiado. Y muchas a peor. La jerarquía de la Iglesia Católica durante el siniestro Bergogliato está cambiando casi todo, haciendo almoneda, en la línea de provocación de los sacrílegos “nacimientos” de la depravada Colau, de importantes tradiciones.

Además de otras fantásticas hazañas como insólitos documentos ecologistas o el llamado Sínodo de la Amazonía, por si aún quedaban dudas, el Bergogliato acaba de indicar por la autorizada boca de ganso de Parolín, Secretario de Estado del Vaticano, equivalente a gran visir, valido o ministro favorito del monarca absoluto, que “el Papa Francisco ha tomado el liderazgo a favor de esta Casa en Común, de la ecología integral”.

¡Toma ya! Menudo adviento. La Buena nueva no es ahora la llegada del Salvador al planeta, sino la “salvación” material, ecológico integral, del propio planeta gracias a los buenos oficios del camarada Bergoglio, la profetisa Greta, los pachamamones a su pachamamanera, los plutócratas sionistas, y sus prostituidos mercenarios encaramados a la cucaña de casi todos los gobiernos que preparan el NOM y entre tanto un nuevo súper timo global so pretexto del medio ambiente.

En este eco adviento globalista progre hasta en los telediarios se comentan las peripecias del periplo de la energúmena psicópata en su azaroso rumbo a la Lisboa antigua y señorial, con destino final la onerosa Cumbre del Cambio del Clima climático climatizable trasladada a Madrid por la insurgencia promovida en Chile probablemente por los mismos guionistas. Un sarao mohatrero del que me gustaría conocer si alguien ha realizado su correspondiente Evaluación de Impacto Ambiental, (EPA) aunque me temo que su Declaración (DIA) diera resultados demasiado escandalosos para ser publicados.

Los Reyes Magos seguían la estrella. La fanática energúmena bilderbergiana, el GPS del yate de sus ricos diletantes amigos del agio. Un GPS que lleva a la salvación del gran capital financiero algo alicaído en estas fechas con lo del reseteo, las rebeldías del díscolo Trump que no termina de pasar por el aro, los desfalcos, los intereses negativos  y varios grandes bancos en quiebra técnica.

Todo ello gracias a la acción redentora de los buenos bonos verdes sin olvidar el destino de sus elegidos al Paraíso fiscal de Bergoglio, donde hemos sabido ya guardan a buen recaudo sus sisas, ahorrillos o ganancias de comercios ilícitos con drogas, armas o blancas, muy previsores los filantrópicos amigos totalitarios del pío ecologista Bergoglio.

 

A lo largo de la Historia contemporánea siempre ha surgido algún oportuno personaje para encantar serpientes y borregos y mejor satisfacer los designios ocultos del Gran Capital financiero. Un tipo medio lumpen como Hitler, extraña criatura energúmena, que terribles desastres mediante, paradójicamente dio lugar como legado póstumo a la creación del Estado de Israel. Ahora, otro psicópata en forma de oportuna niña ignorante, fanática y unidimensional, pero también al servicio de oscuros intereses del Gran Capital financiero. La técnica consiste en la manipulación de las emociones para encubrir la irracionalidad de los planteamientos o propuestas. Y en repetir una idea por absurda que sea hasta que se haga de obligado seguimiento. Incluso acosando y difamando a los que se oponen a ella. Tal pasó con el anti-judaísmo o el lebensraum y la auto declarada evidente superioridad de los arios en Alemania. Y otra cosa parecida ocurre ahora sustrayendo de la investigación científica un fenómeno natural para llevarlo al terreno del marketing y la propaganda. Insultando incluso a sus oponentes con términos como negacionistas, fascistas o de extrema derecha.

Otro asunto de colusión entre los intereses de las grandes corporaciones y los corrompidos neomarxistas posmodernos de este siglo. Una nueva forma de saqueo de lo que queda de la clase media para financiar al oneroso sistema global, mediante una renovación del catálogo de productos. Ni la venta de armas, ni el tráfico de drogas, órganos o esclavos sexuales, ni determinadas actividades farmacéuticas o de la agroindustria, acaso ya en la línea de los rendimientos decrecientes, presentan el prometedor alcance financiero futuro de esta nueva actividad de los bonos verdes y similares. El robo de los EREs será cosa de paletos artesanales comparado con lo que se avecina.

La granjería del tinglado de los bonos verdes y similares hoy se puede instrumentar con ventaja gracias a las nuevas tecnologías, aplicadas a la alienación y dominación. Bien con la zanahoria, como las aclamadas jeremiadas de la niña energúmena reproducidas por la prensa y televisión  prostituidas del Sistema. O bien con el palo, con armas letales como el H.A.A.R.P. (High Frequency Active Auroral Research Program) o los conocidos chemtrails que nos amenazan desde los cielos. Con los avances en las técnicas de control del clima las hipotéticas agresiones contra los pueblos disidentes se podrían achacar a fenómenos naturales producidos por el cambio climático de origen antrópico. Antrópico, sí, pero de falsa bandera. Un caso de estos quizás pudiera ser la sospechosa gota fría, rebautizada ahora como DANA en neolingua, que tan fuera de temporada está amenazando ¡en diciembre! el Levante español.

Esto cada vez da más miedo. Y creo que uno de los mayores problemas que tiene la Humanidad es que mucha gente está en Babia, o se cree que los burros vuelan con o sin patinete eléctrico a pilas. Y otro la deriva institucional hacia la mohatra sin escrúpulos. Casi nadie actúa como se supone debiera en razón de su misión o razón de ser. Ni la Universidad, ni los intelectuales. Ni la Prensa y TV en poder de oligarcas que emplean como instrumentos a periodistas muchos de ellos zurdos sin idea de nada o a acobardados. Ni las instituciones nacionales defienden ya a sus pueblos del acoso globalista contra su bienestar, Cultura y teórica soberanía. No es ya el Mal, sino que el Bien no se le oponga. Desde luego que en tales mohatras institucionales hay deserciones especialmente sonadas como las de Bergoglio y su Curia. Pero en este marco de linchamiento del disidente cada vez hay menos gente que por ignorancia o justificado temor a la represión se oponga al tenebroso dominio del Kali yuga.

Pero, estamos en tiempo de Adviento. Y como dice la Liturgia de este esperanzado tiempo:

Dejemos, pues, las obras de las tinieblas y vistámonos las armas de la luz…

Rogamos Señor ilumines las tinieblas de nuestra alma…

El Señor nos dará todo bien y la tierra producirá su fruto…

El Señor está cerca, nada os inquiete…

 

 

Greta, al Tajo

Como continuación de mi anterior entrega sobre el culebrón de la ecologista niña Greta cabe hacerse eco de las más recientes novedades. Parece ser que, ya de modo definitivo, la niña alcaldesa de La Coruña se va a quedar compuesta, sin banquete de recepción y sin novia. La niña Greta no se digna atracar (con perdón) en la sufrida ciudad, hoy venida a menos por no decir que abandonada a su suerte hasta que el último temporal social comunista la remate. La bella ciudad que otrora fuera capital de Galicia, eso sí, cuando Galicia era algo más importante que ahora, deslizada cuesta abajo y sin frenos por el perdedero nacionalista, “culo veo, culo quiero”, gracias al insustituible concurso de Feijóo y sus boyardos mencheviques.

Hemos sabido que la pobre niña zumbada pretende abandonarla ahora por nada menos que Lisboa, la ciudad antigua y señorial. Sin un lúcido heterónimo de Pessoa que le explique la cosa, les suena eso del río Tajo y que aguas arriba pudiera llegar hasta el mismo desembarcadero del Manzanares. Un viejo proyecto, el de la navegación del Tajo ya arrumbado desde los lejanos tiempos de la Toledo imperial. A falta de trampas para salmones, bizarros pero sufridos ecologistas se apuntarán para subir a pulso el catamarán y su preciosa carga por los aliviaderos de los muros de las presas y depositarlo con el mimo que la preciosa niña requiere en la parte con agua. El puente de Alcántara nunca viera ocasión semejante a lo largo de los siglos.

Pero, tras tantas zozobras y tribulaciones, ¿logrará desovar nuestra heroína en la Corte?

Por si acaso lo del catamarán por el Tajo no terminase de funcionar, el flamante presidente sociata de la taifa extremeña ha ofrecido a la audaz exploradora un coche a pilas. No se fía, y hace bien, de la solución del ferrocarril, que procede del siglo XIX, luego modernizado por el malvado Franco, el mismo del siniestro Plan Badajoz, y dejado en barbecho sin semillar hasta la llegada del socialismo redentor, pero que seguro que todo se arreglará cuando los socialistas gobiernen inaugurando así una era de prosperidad como no han visto los siglos, de modo que a la olvidada Extremadura no la reconozca ni Pizarro que la parió.

Una solución más típica, la del tren, pero que aún resultaría más lenta y sobre todo problemática que la del coche a pilas. Si como es azarosa costumbre la parsimoniosa comitiva ferroviaria se estropease en algún descampado siempre se podrá explicar a la intrépida exploradora lo que es una cigüeña o si así emparejase en estepa, un sisón, alcaraván o avutarda. Incluso puede ser una ocasión única para que pueda observar ovejas de donde se saca leche para hacer quesos, lana y carne. Seguro que le daría tiempo para disfrazarse de pastora mientras se inmortaliza el suceso. Lástima que cerdos de cuatro patas de aquellos míticos que se engordaban en montanera queden pocos, se los han llevado a Guijuelo, ya en Salamanca, lejos de los caprichos normativos regulacionistas de la Junta extremeña. Bien explicado seguro que hasta ella, que es chica despierta, lo comprende.

Lo del coche a pilas no deja de ser tentar a la fortuna pese a ser invento que sólo pueden permitirse socialistas y otros potentados. En esta era de los grandes inventos no hay postas suficientes donde enchufar el trasto y cambiar o recargar las pilas. Algunos expertos han estimado la duración que pudiera tener el trayecto entre las dos capitales peninsulares: En Pedroche, no hagas, noche y en Herrera, las que quieras.

Pero las pilas contaminan y mucho, como se podrá comprobar pronto aquí mismo en Cáceres si la peligrosa mina de litio sale adelante, que saldrá, ERE pilla, pilla, más o menos. Y la electricidad hay que generarla, cosa que no importa a nuestros ecológicos socialistas de la transición hacia el caos o entropía. Una brillante solución propia de sus preclaras aunque me temo algo contaminadas mentes. Cerramos nuestras térmicas, después de colocar los costosos dispositivos anti contaminación y así importamos la electricidad de las sufridas tierras del sultán moro donde es producida por térmicas de carbón altamente contaminante, aunque, eso sí fuera de la menchevique y no menos ecologista UE.

(Continuará)

La niña Greta expuesta en la lonja de La Coruña

No sabemos cómo le va a la horripilante niña Greta por las procelosas aguas invernales del mar de la OTAN. ¿Encogerá con las mojaduras?  ¿Tanta ducha fría acabará con sus chifladuras? ¿La tendrán que pescar como a una merluza con anisakis o a un imprudente bacalao? ¿Cumplirá las medidas establecidas de longitud por especies o habrá que devolverla al mar por razones ecológicas de compatibilidad con la dinámica de poblaciones de peces o la misma estabilidad de los cardúmenes? Peligroso asunto el que la irracionalidad y la superstición enmucetadas sustituyan al conocimiento libre de intereses económicos o de dominación.

Entonces nadie está ya a salvo y tampoco libre de que la mojadura de las debilitadas neuronas de la criatura, berrinche va, berrinche viene, pueda parir nuevos ruinosos disparates. El mangoneo del esfuerzo de pesca, de la captura por unidad de esfuerzo, o incluso la prohibición total de la actividad pesquera para mejor y duradero orgasmo de animalistas, pueden estar en el futuro candelabro del descalabro.

No sé, ya digo, cómo le irá la heroica singladura patrocinada por el Gobierno en funciones de Su Majestad en apuros (Spain). Silencio mediático. Puede que todo esto sea solo una farsa de las protagonizadas por el monstruito. Otra más. Y que viaje mucho más cómoda pero de tapadillo en medio oportunamente aportado por alguno de los plutócratas amorales o inmorales que la patrocinan y jalean.  Algunos especulan que la tal Greta no es una niña de carne y hueso aunque con problemas psiquiátricos, sino el ente fantasmagórico de una persona que vivió hace más de un siglo y cuya fotografía se ha encontrado. ¿También la hará santa Bergoglio como a otro famoso bilocado: San Alfonso María de Ligorio?

Transformada la antigua noble Ciencia de la Ecología en burdo espectáculo mohatrero sentimental para marujas, lloricas e ignorantes, los progres se disponen a tirar nuestra casa por la ventana en rendir homenaje a la zumbada heroína heredera de Jeremías. Un recibimiento multitudinario como no se habrá visto otra cosa semejante desde la ya lejana entusiasta bienvenida al deseado general Yagüe con el Tercio de Montserrat durante la liberación de Barcelona. O desde la berlanguiana llegada de los americanos a Villar del Río. ¡Será por presupuesto con dinero que no es de nadie!

Pero, aún no se sabe dónde apuntará el brioso catamarán si no enciende sus potentes motores de combustión para sostener el rumbo. ¿Tropezará con el bulto de la Península Ibérica? ¿Terminará en el Golfo de Guinea? ¿Irán directamente a Madrid a toda vela? Sabia es la Naturaleza con sus diferentes corrientes oceánicas.  ¿Greta será un raro monstruo mitológico a exponer y subastar en la Lonja de La Coruña? ¿Un nuevo Oannes, el dios pez sumerio que surgió del mar para llevar la Civilización a nuestros antepasados mesopotámicos? ¿Sustituirá esta niña globalista prodigio al también sumerio dios Enlil, dios del clima y las tormentas? ¿Un nuevo Jonás bíblico redivivo pero sin ballena por lo de la moratoria?

Por si acaso hubiera suerte y emparejara con la bocana del puerto, aquí en La Coruña, donde escribo, la socialista niña alcaldesa está pergeñando un bonito programa de festejos, muy ecológicos ellos. Todo sea por la causa. La niña alcaldesa lo es, aclaro para no damnificados coruñeses, no porque haya ganado las votaciones sino gracias a su oportuno conchabamiento con los bolcheviques locales, tras subirse democráticamente el sueldo más de un treinta por ciento como primera medida de su futura feliz gobernación.

Parece ser que actuará de clá una nutrida banda de socialistas condenados por los ERES, muy preocupados todos ellos por el cambio del clima climático climatizable, sus pobres y desconsoladas putas compuestas y sin clientes, o los camellos en busca de nuevos mercados. La corrupción ni se crea ni se destruye, sólo se transforma. ERE muerto, bono verde puesto. A mayor gloria del capitalismo internacional y de la banca sionista en quiebra de los que la banda socialista obrera son sus principales portabocazas y mamporreros.

¡Santa Greta, sálvanos!

 

 

 

Sobre algunas gestas del Socialismo

“A España no la va a reconocer ni la madre que la parió”

“Hemos hecho una revolución absolutamente tremenda…hay una revolución cultural en este país verdaderamente asombrosa.”

“A finales de 1982… lo que se iniciaba era una utilización instrumental y mediadora del Poder, esto es, su consideración de instrumento para llevar a cabo una transformación del Estado y de la sociedad en España.”

(Alfonso Guerra)

“Necesito 25 años para hacer el cambio”

(Felipe González)

“Vamos a dar la vuelta al país como si fuese un calcetín”

(Rodríguez de la Borbolla)

Durante esto últimas décadas hemos comprobado como el Gran Capital usa al Partido Socialista para perpetrar las más graves operaciones políticas disolventes o los desfalcos y apropiaciones abusivas que de otro modo no podría realizar sin mayor escándalo o protesta de los ciudadanos españoles perjudicados. A lo largo de la presente Restauración de la Monarquía, y protegido por ella en una especie de lamentable joint venture o UTE, contra lo que cabría esperar de su nombre e ideología, el socialismo ha destruido la separación de Poderes para mejor saquear y entregar al Gran Capital, en lo que se asemeja a una especie de nueva desamortización decimonónica, todo el valioso patrimonio de los españoles en forma de instituciones o importantes empresas públicas de carácter estratégico, y muy especialmente, ya hablaremos en otro momento de la farsa ecologista de la moratoria nuclear y fundación de ENRESA perpetrada para salvar financieramente el oligopolio privado eléctrico, en el sector energético de hidrocarburos.

Así, por ejemplo, la «desamortización» de ENAGAS, por la que Felipe González, el de la corrupción desmadrada, a cambio de su apoyo en la investidura y quién sabe qué otras cosas más, cedió al la oligarquía catalana el 91 % de su capital por 50.000 millones de pesetas, es decir en torno a una quinta parte de su valor. Lo que suponía el control de no solo la empresa pública entonces parte del INH, sino del todo el emergente sector del gas natural, con mercados de miles de millones de euros. Una decisión calamitosa desde el punto de vista estratégico para los legítimos intereses de los españoles.

Cosa parecida ocurriría antes con el Monopolio de Petróleos, adscrito al Ministerio de Hacienda, fundado por don José Calvo Sotelo en 1927, que permitiera durante su vigencia el control gubernamental atendiendo también a razones de bien común y política re- distributiva del desarrollo de la industria petrolera en España, la implantación de un sistema de refinerías ubicado estratégicamente, el control de precios para retribuir pero no especular ni enriquecerse indebidamente y la creación de un magnífico sistema logístico mediante una importante red de oleoductos. Todo ello permitió que los costes se mantuviesen relativamente bajos en relación a las posteriores subidas monopolísticas de facto tras su forzada desaparición como entidad jurídica y la sustitución de CAMPSA por el CLH.

Muchos de los lectores acaso se sorprendan si les digo que entre los objetivos fundacionales del Monopolio de Petróleos de Calvo Sotelo se encontraban el estudio y aprovechamiento de lo que hoy se conoce como biocombustibles. Yo mismo tuve el honor de participar como ingeniero en un proyecto de investigación sobre la utilización de diferentes recursos como biomasas dentro del Servicio de Desarrollo de la antigua CAMPSA. Entre sus conclusiones básicas podemos citar la problemática logística para concentrar una energía que es de suyo tan difusa como la de la fotosíntesis. Cuando se realizan los balances energéticos respectivos además de los medidos en la habituales unidades monetarias se puede comprobar como muchos de los productos obtenidos presentan un contenido energético neto próximo a cero, e incluso negativo, en función de recursos, procesos de obtención y especialmente de los aspectos logísticos, empleados.

Se suele olvidar que la energía posee un rol semejante al el dinero en los sistemas sociales y económicos. La política Energética y la Monetaria son fundamentales, y hoy ambas están fuera de control del gobierno español, entregadas a instituciones ajenas.

El Monopolio de Petróleos con toda su eficacia como instrumento para una Política energética al servicio de la sociedad, poder establecer razonables Planes Energéticos Nacionales así como regular la Política energética del país fue sacrificado por los socialistas. Desde que fue destruida su obra, tuve la duda de si el asesinato de su fundador, don José Calvo Sotelo también perpetrado por importantes socialistas como bien es sabido, acaso tuviese motivaciones ocultas de represalia contra el que había privado al sionismo del control del negocio petrolero en España. Visto con la perspectiva que da su acción actual e histórica, desgraciadamente del socialismo español cabe esperar cualquier cosa.

Hoy España vuelve a estar gravemente amenazada por el socialismo y sus cómplices de la oligarquía periférica o sus instigadores ¿amos? de las finanzas internacionales o del degradado Partido Demócrata de Obama y los Clinton.

Durante la fase de documentación de otro artículo he encontrado un texto de José María Pemán que corrobora al menos que tal sospecha es razonable. Me refiero al titulado El Protomártir, publicado en 1938 dentro del polémico libro del autor gaditano Poema de la Bestia y el Ángel.

Lo reproducimos a continuación según la grafía de su primera edición:

“ASÍ COMO LA BATALLA

de la Cruz lleva a la

Sinagoga a mirar con ceño

A España, lo mismo la ba-

talla del Oro: su segunda ob-

sesión.- ya en sus días cen-

trales España tuvo, con la

reina Isabel, el gesto valien-

te de la expulsión.- En nues-

tros días hubo también un

hombre, el primero en el

mundo, que se atrevió a lu-

char, frente a frente, contra

los grandes poderes interna-

cionales de la finanza ju-

daica: José Calvo Sotelo.-

lo poderes tenebrosos se

concitaron contra él. El fue

el protomártir de la gran

Cruzada española.”

En estos momentos, ya va quedando menos que esquilmar en intereses estratégicos materiales. Salvo los aspectos espirituales, culturales. Y la paz, la convivencia y el bienestar social: la nación otra vez está gravemente amenazada. Y por los mismos de entonces. Mejor, no lo olvide el elector.

 

 

 

 

Unamuno, el español y la unidad de España

Vuelven otra vez los mismos problemas que ensombrecen nuestra convivencia, prosperidad y progreso en paz. Conviene algún ejercicio de memoria histórica de verdad, no como la mercancía averiada del falsario y sus cómplices.

Entre la generación del 98 existe unanimidad en defensa de España y de su unidad. Amenazada entonces con el Estatuto de Autonomía de Cataluña en preparación por la República. Ya antes, en mayo del 31, con la República recién estrenada, y en las páginas del diario El Sol, Unamuno publicó una trilogía de artículos con el nombre común de La Promesa de España. En la tercera y última entrega, festividad de San Isidro, Unamuno planteaba su lúcida visión sobre el problema de la unidad de España. Recordemos algunos párrafos:

«Hay otro problema que acucia y hasta acongoja a mi patria española, y es su íntima constitución nacional, el de la unidad nacional, el de si la República ha de ser federal o unitaria. Unitaria no quiere decir, es claro, centralista, y en cuanto a federal, hay que saber que lo que en España se llama por lo común federalismo tiene muy poco del federalismo de The Federalist o New Constitution, de Alejandro Hamilton, Jay y Madison. La República española de 1873 se ahogó en el cantonalismo disociativo. Lo que aquí se llama federar es desfederar, no unir lo que estaba separado, sino separar lo que estaba unido. Es de temer que en ciertas regiones, entre ellas mi nativo País Vasco, una federación desfederativa, a la antigua española, dividiera a dos ciudadanos de ellas, de esas regiones, en dos clases: los indígenas o nativos y los forasteros o advenedizos, con distintos derechos políticos y hasta civiles. ¡Cuántas veces en estas luchas de regionalismos, o como se suele llamar, de nacionalismos, me he acordado del heroico Abraham Lincoln y de la tan instructiva guerra de Secesión norteamericana! En que el problema de la esclavitud no fue como es sabido, sino la ocasión para que se planteará el otro, el gran problema de la constitución nacional y de si una nación hecha por la Historia es una mera sociedad mercantil que se puede rescindir a petición de una parte o de un organismo.

Aquí, en España, este problema se ha enfocado sentimentalmente, y sin gran sentido político, por el lado de las lenguas regionales no oficiales, como son el catalán, el valenciano, el mallorquín, el vascuence y el gallego. Por lo que hace a mi nativo País Vasco, desde hace años que si sería torpeza insigne y tiránica querer abolir y ahogar el vascuence, ya que agoniza, seria tan torpe pretender galvanizarlo.  Para nosotros, los vascos el español es como un máuser o un arado de vertedera, y no hemos de servirnos de nuestra vieja y admirable espingarda o del arado romano o celta, heredado de los abuelos, aunque se los conserve, no para defenderse con aquélla ni para arar con éste. La bilingüidad oficial sería un disparate; un disparate la obligatoriedad de la enseñanza del vascuence en país vasco, en el que ya la mayoría habla español. Ni en Irlanda libre se les ha ocurrido cosa análoga. Y aunque el catalán sea una lengua de cultura, con una rica literatura y uso cancilleresco hasta el siglo XV, y que enmudeció en tal respecto en los siglos XVI, XVII y XVIII, para renacer, algo artificialmente en el XIX, sería mantener una especie de esclavitud mental el mantener al campesino pirenaico catalán en el desconocimiento del español – lengua internacional – y sería una pretensión absurda la de pretender que todo español no catalán que vaya a ejercer cargo político en Cataluña tuviera que servirse del idioma catalán, mejor o peor unificado, pues el catalán como el vascuence, es un conglomerado de dialectos. La bilingüidad oficial no va ser posible en una nación como España, ya federada por siglos de convivencia histórica de sus distintos pueblos. Y en otros respectos que o los de la lengua, la desafiliación sería otro desastre. Eso de que Cataluña, Vasconia, Galicia … hayan sido oprimidas por el Estado español no es más que un desatino. Y hay que repetir que unitarismo no es centralismo. Mas es de esperar que, una vez desaparecida de España la dinastía borbónico habsburgiana, y con ella, los procedimientos de centralización burocrática, todos los españoles, los de todas las regiones, nosotros los vascos, como los demás, llegaremos  comprender que la llamada personalidad de las regiones – que es gran parte, como el de la raza, no más que un mito sentimental – se cumple y perfecciona mejor en la unidad política de una gran nación, como la española, dotada de una lengua internacional.»

El rector de Salamanca, ¿Existen ahora rectores y Universidades en España? Continúa comentando la realidad de la Hacienda pública, ¡quién la pillara ahora!:

Por lo que hace al problema de la Hacienda pública, España no tiene hoy deuda exterior ni tiene que pagar reparaciones…. se ha de afirmar y robustecer…España sabrá pagar sin caer en las garras de la usura de la Banca internacional”.

Unamuno se ocupa del problema catalán en otras varias ocasiones. Recordemos ahora la de un periódico que sería definitivamente clausurado por el gobierno izquierdista republicano pocos días después en todo un alarde de la verdadera libertad de prensa republicana. Me refiero al número 20, con fecha 3 de octubre de 1931, del semanario La Conquista del Estado de Ramiro Ledesma Ramos, discípulo de Ortega.  Y vuelve a recordar a Lincoln y a su decidida defensa de la unidad de EEUU contra los sudistas separatistas. Su texto termina así:

“…y el problema de la esclavitud se planteó, hasta que llegó un momento en que los plantadores del Sur dijeron: “Como hasta aquí, o nos separamos”. Y entonces Abraham Lincoln dijo: “A esto no hay derecho” y firmó la emancipación de los esclavos, y vino una triste guerra civil y perdió la vida en ella Abraham Lincoln que creó de este modo la verdadera patria norteamericana, porque no dudó ni un momento en cortar el nudo como él lo cortó. Abraham Lincoln que ni se puede permitir el suicidio ni se puede decir “hay que dar  lo que piden”, hay que dar lo que les convenga y no siempre el que pide sabe lo que le conviene.”

Unamuno, tan acertado en su planteamiento nacional y en relación con la lengua española común, sin embargo no ha resultado buen profeta. Si acierta al considerar al español como instrumento de unión y universalización o en la segregación o apartheid de los españoles no indígenas en zonas de población bilingüe, sin embargo no previó totalmente el grado de inmoralidad y canallería de los caciques regionales ni menos la estulticia y embrutecimiento de buena parte del pueblo español que ellos lograrían. La descentralización administrativa ha degenerado en política. Y ésta junto la bilingüidad en lo que llamaba desfederación. Es decir: desunir lo que estaba unido.

Entonces tampoco preveía el saqueo del oro y de la plata del Banco de España por los socialistas. Ni que la Deuda pública durante el Régimen monárquico actual se haya elevado a posiciones astronómicas, e inasumibles. Ambos problemas, desastre financiero y desastre autonómico están íntimamente correlacionados. Para la usura internacional mantener o agravar el tinglado actual es motivo de negocio y de dominio político. Para los españoles de despilfarro, ruina y de pérdida de soberanía.

Unamuno no podía ni imaginar entonces el grado de corrupción moral e intelectual, de traición a España, de la clase borbónica heredera del Régimen del general Franco. Y ahora hay que temer el descabello definitivo de la Nación española en forma de Monarquía (o de República) confederal que se vislumbra en el tenebroso horizonte.

Como podemos observar, no se trataría tanto de un problema de inteligencia, de pensamiento, de comprensión de la realidad, traiciones aparte, sino de voluntad.

Es voluntad, entonces como ahora, lo que faltaba y falta. La misma que sobra para la traición, la delincuencia y la devastación nacional demostrada por casi toda nuestra encanallada clase dirigente de la Monarquía actual.

 

  

Akelarre climático. Cuidado con la cartera

Está muy feo lo de la explotación infantil o juvenil, especialmente cuando además el menor tiene problemas psiquiátricos, vamos que está majara, lila, o zumbado. Tal es el caso por desgracia de esta nueva monja laica de las llagas climáticas que se llama Greta Thunberg. Esta pobre niña sueca alzada a los altares de la más lucrativa estulticia humana es una zumbada con trastornos mentales, quizás una energúmena en el sentido técnico de la palabra, una posesa que está siendo vilmente explotada por la plutocracia satánica, incluida Su ecológica y amazónica Santidad Paco I,  con la complicidad lucrativa de los padres de la criatura que no solo no la defienden de ser abusada sino que la someten a la explotación y granjería de oscuros intereses bastardos.

“Ahí van leyes do quieren reyes” decían antes para referirse a la arbitrariedad del Poder absoluto. Ahora no solo van leyes inicuas sino también el ganao progre, feministas sorosianas incluidas. Hay que hacer bulto. Y precisamente bultos no faltan. Un enjambre de criaturitas arrastradas a la cretinez por el nuevo flautista de Hamelín. Y banqueros sionistas mohatreros para la colocación de preferentes bonos verdes. Políticos mercenarios, corruptos y ladrones. Periodistas sin criterio que jalean lo que les mandan para favorecer el timo. Una vergüenza.

Su amazónica Santidad ha dicho que hay que obedecer a la ONU. El doctor falsario, en su reconocida línea de traidor sin escrúpulos, se entrevista de tapadillo con el tenebroso plutócrata mafioso Soros, se supone que para recibir nuevas instrucciones que imponer al pueblo soberano. O quién sabe si para hablar de salvíficos pucherazos. La pizpireta ricachona portabocazas gubernamental del neo socialismo de Neguri seguro que lo niega o lo explica con su labia y singular desparpajo. Y si no la del bable de diseño cuyos estragos se observan en su incipiente síndrome de NUC.

Pero ¡cuidado! A ver por dónde viene el timo. Una posibilidad: puede que los bonos verdes que nos quieren imponer como corolario de esta farsa tan orquestada acaso sean las nuevas preferentes para rellenar desfalcos bancarios y salvar a los ladrones. Parece ser que además del Deutsche Bank un gran gigante bancario norteamericano se tambalea. Y es que por mucho bono verde en dólares o euros un proyecto energético no funciona si su balance o pay back medidos en unidades energéticas no lo hace.

Por lo menos Trump parece que no entra al trapo. Suscribo su lema en la ONU: No a los globalistas, sí a los patriotas.

 

 

ONU, vacas y economías

Como en años anteriores, dentro del ciclo del eterno retorno, esta noche San Lorenzo derramará sus lágrimas Perseidas que podrán verse algo mejor cuando la Luna se ponga. Inasequibles al desaliento, bien cebados por la plutocracia internacional, mientras daban cuenta de sendos suculentos entrecot y solomillos, las Fuerzas del Progreso la Ciencia y de la Cultura de la ONU y del NOM al parecer se han pronunciado por imponer una dieta vegetariana al sufrido populacho que les paga el sueldo. La excusa o pretexto es la tan socorrida y manida mohatra del cambio climático dicen que antropogénico.  Una cosa que lo mismo vale para un roto que para un descosido.

Mientras preparo un texto para explicar mi visión como ingeniero agrónomo sobre estas intrincadas cuestiones, invito a llevar la carga neomarxista cultural con serenidad y paciencia, no exenta de humor en lo posible. De modo que mejor vamos a tomarnos un aperitivo. 

Se trata de un ejercicio pedagógico escolar muy curioso

 

 

 

 

 

Socialismo:
Tú tienes 2 vacas
El Estado te obliga a darle 1 a tu vecino.

Comunismo:
Tú tienes 2 vacas.
El estado te las quita y te da algo de leche.

Fascismo:
Tú tienes 2 vacas.
El Estado te las quita y te vende algo de leche.

Nazismo:
Tú tienes 2 vacas.
El Estado te las quita y te dispara en la cabeza.

Burocratismo:
Tú tienes 2 vacas.
El Estado te pierde una, ordeña la otra y luego tira la leche al suelo.

Capitalismo tradicional:
Tú tienes 2 vacas.
Vendes una y te compras un toro.
Haces más vacas.
Vendes las vacas y ganas dinero.
Luego te jubilas rico.

Capitalismo moderno:
Tú tienes 2 vacas.
Vendes 3 de tus vacas a tu empresa que cotiza en bolsa mediante letras
de crédito abiertas por tu cuñado en el banco.
Luego ejecutas un intercambio de participación de deuda con una
oferta general asociada con lo que ya tienes las 4 vacas de vuelta,
con exención de impuestos por 5 vacas.
La leche que hacen tus 6 vacas es transferida mediante intermediario
a una empresa con sede en las Islas Cayman que vuelve a vender
los derechos de las 7 vacas a tu compañía.
El informe anual afirma que tú tienes 8 vacas con opción a una más.
Coges tus 9 vacas y las cortas en trocitos.
Luego vendes a la gente tus 10 vacas troceadas.
Curiosamente durante todo el proceso nadie parece darse cuenta que, en
realidad, tú sólo tienes 2 vacas.

Economía japonesa:
Tú tienes 2 vacas.
Las rediseñas a escala 1:10 y que te produzcan el doble de leche.
Pero no te haces rico.
Luego ruedas todo el proceso en dibujos animados.
Los llamas ‘Vakimon’ e incomprensiblemente, te haces millonario.

Economía alemana:
Tú tienes 2 vacas.
Mediante un proceso de reingeniería consigues que vivan 100 años,
coman una vez al mes y se ordeñen solas.
Nadie cree que tenga ningún mérito.

Economía rusa:
Tú tienes 2 vacas.
Cuentas y tienes 5 vacas.
Vuelves a contar y te salen 257 vacas.
Vuelves a contar y te salen 3 vacas.
Dejas de contar vacas y abres otra botella de vodka.

Economía china:
Tú tienes 2 vacas.
Tienes a 300 tíos ordeñándolas.
Explicas al mundo tu increíble ratio de productividad lechera.
Disparas a un periodista que se dispone a contar la verdad.

Capitalismo americano:
Tienes 2 vacas.
Vendes una y fuerzas a la otra a producir la leche de cuatro vacas.
Te quedas sorprendido cuando ella muere.

Economía iraquí:
Tú no tienes vacas.
Nadie cree que no tengas vacas, te bombardean y te invaden el país.
Tú sigues sin tener vacas.

Economía india:
Tú tienes 2 vacas.
Las pones en un altar para adorarlas.
Después sigues comiendo arroz al curry.

Economía suiza:
Hay 5.000.000.000 vacas.
Es obvio que tienen dueño pero nadie parece saber quién es.

Economía francesa:
Tú tienes 2 vacas.
Entonces te declaras en huelga, organizas una revuelta
violenta y cortas todas las carreteras del país, porque tú lo que quieres son 3 vacas.

Capitalismo italiano:
Tienes 2 vacas.
Una de ellas es tu madre, la otra tu suegra,
¡¡maledetto!!!

Capitalismo británico:
Tienes 2 vacas.
Las dos están locas.

Economía española:
Tú tienes 2 vacas, pero no tienes ni idea de donde están.
Pero como ya es viernes, te bajas a desayunar al bar que tienen el Marca.
Si acaso, ya te pondrás a buscarlas el miércoles después del puente de la Purísima…

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.