Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Bendita autarquía

Una de lecciones que la actual tragedia provocada por la peste roja debiera enseñarnos es la barbarie suicida del globalismo vendepatrias en ámbitos esenciales como Ciencia, Cultura, Alimentación, Sanidad, Industria, Defensa, finanzas, etc. Barbarie que significa pérdida de autonomía vital, de soberanía a todos los niveles. Y en ocasiones como las actuales, la pérdida de muchas vidas humanas que se podría haber evitado. No producimos material sanitario básico, los globalistas no nos lo proporcionan, nos timan o nos roban mientras la gente muere a puñados.

Cuando era estudiante en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Madrid, al final del régimen de Franco, recuerdo las excelentes publicaciones técnicas sobre agricultura, ganadería y recursos naturales que había editado y aún publicaba entonces el Servicio de Publicaciones del Ministerio de Agricultura. Textos claros y sencillos que servían para obtener datos habitualmente reales de lo que se podría obtener de los sistemas agrarios. O de la documentación con ratios técnicos de los proyectos de desarrollo. Reflejaban conocimientos particulares y precisos de muchas materias específicas, tesoro valioso inmaterial de una época en que había menos posibilidades de emplear energía fósil o mercancías del comercio exterior y había que realizar esfuerzos por conocer, inventariar y aprovechar al máximo nuestros recursos propios tanto humanos como naturales.

El proceso descontrolado de transformación energética de la agricultura, la sustitución de convertidores energéticos acomodados a nuestros ecosistemas como muchas de nuestras razas de la cabaña ganadera tradicional fue haciendo tabla rasa con casi todo. La importación de cereales pienso y soja para la alimentación de razas alógenas de ganado se convirtió en la segunda importación energética española. La ganadería extensiva fue siendo relegada.

La entrada en el mercado común en condiciones precarias debidas a la nefasta negociación perpetrada por los socialistas que sacrificaron todo a sus propios intereses sectarios, contribuyó de modo decisivo al sucesivo arrumbamiento no solo de nuestro sector agroforestal, o primario en general, sino también industrial, relegando a España a una situación subordinada de dependencia. A la especialización casi en nuevo dependiente monocultivo de cierto sector servicios, para disfrute y solaz barato de la clase media de los países europeos.

El tenebroso Claudio Boada y sus hordas de insaciables biuitifulleros socialistas asolaron todo lo que pudiera ser vendido, pelotazo al canto, con las bendiciones cómplices campechanas. Arrasaron con la industria nacional y perpetraron una nueva desamortización salvaje del sector público español, en especial de sectores estratégicos como el energético. La oligarquía utilizó a los socialistas mohatreros para liquidar sin problemas ni protestas lo público. O para hacerse indemnizar con cargo al erario, el dinero público no es de nadie, deudas, errores o desfalcos so pretexto de consideraciones medioambientales como fuera el famoso caso del parón nuclear. Los antiguos sindicalistas y profesionales decentes que entonces se opusieron al atropello fueron laminados sin piedad. Los siguientes gobiernos de Su Majestad terminaron de saldar lo que quedaba.

 

Perdón por tan largo exordio pero lo creo oportuno para contextualizar el hecho de que la fuera octava potencia mundial a la muerte de Franco no tenga hoy mascarilla que llevarse a la boca ni menos respiradores, test de diagnóstico, o equipos de protección para salvar vidas, tras cuarenta años de pertinaz monarquía disolvente.

Más allá de la presente incompetencia o incluso mala fe del actual gobierno rojo, debemos comprender que por incompetencia, soborno o corrupción, el haber renunciado a cierta autonomía nacional al consentir la deslocalización en el extranjero de actividades y sectores estratégicos imprescindibles para la satisfacción de nuestras necesidades de bienes y servicios se está revelando criminal en estos tiempos de tribulación.

Recuperar una cierta autonomía nacional para satisfacer nuestras necesidades y legítimos intereses debiera ser tarea ineludible cuando pase esta tragedia, si pasa.

En el futuro no sólo no se trata de ver cómo podemos salir buenamente de la crisis sin escarmentar y hasta la inmediata siguiente. Al contrario, de comprender que debemos realizar una especie de Presupuesto Base Cero radical y patriótico en lo espiritual, cultural, político, económico, financiero, administrativo y social, que nos permita en lo posible transformar Amenazas en Oportunidades.  Ojalá Diógenes con su linterna mágica nos ayude a buscar quién pueda acometer tal ingente tarea de reconstrucción nacional. Pero es de temer que tal tarea hercúlea la lleven a cabo hombres de negro de acuerdo con los intereses de Alemania y de la UE central, no con los legítimos nuestros.

 

La hora de la verdad

El retraso en  instrumentar medidas urgentes de protección de la actividad económica, de empresas y trabajadores, tiene una explicación simple en la notoria incapacidad demostrada por el doctor falsario y sus bandas ministeriales. Pero puede que haya más, si, como se malician algunos, tamaña incompetencia que resulta extraña incluso entre estos artistas fuese un sabotaje que sirviese a intereses ocultos de carácter revolucionario añadido a los ya conocidos de los golpistas catalanes y vascos.

Para el falsario ha llegado la hora de la verdad. Mañana martes en el Consejo de ministros tendrá que decidir si se baja del golpe de Estado en marcha del Frente Popular junto a nazis catalanes y vascos o continúa con él. Un golpe de Estado que amenaza con destruir el entramado de la economía real de bienes y servicios que sostiene la sociedad y satisface las necesidades reales de la gente. El caldo de cultivo para la revolución comunista y la fragmentación territorial definitiva.

Un desastre que no va estar en condiciones de liderar porque sus amos oportunamente también prescindirán de él cuando inicien la siguiente etapa revolucionaria.

Escribo desde el arresto domiciliario decretado por esta caterva de sectarios e inútiles, aplaudido por lo que llaman “oposición”, que, salvo contadas excepciones, parece seguir pasmada o en cuarentena y lo que se dice oponerse, la verdad es que no se opone a nada.

Para colmo, el Jefe del Estado si dice algo en estos tiempos de incertidumbre y tribulación es para limitarse a aclarar a sus sufridos súbditos que él no es un ladrón ni piensa hacer de perista receptor de lo distraído y puesto a buen recaudo por su emérito papá. Ya nos quedamos mucho más tranquilos.

Aunque lo importante es la economía real, la financiera nos ofrece indicios medibles de lo que pasa. En este momento, la bolsa está cayendo en torno a un 10 % y la indignación popular por las funestas consecuencias de la incompetencia gubernamental va subiendo en términos que aún no podemos valorar. Con los ahorros de mucha gente volatilizados, con cientos de miles de empresas y autónomos en riesgo de desaparecer, millones de empleos en el alero, con gran parte de la población española arrestada en sus casas, las condiciones para la desestabilización social y futura revolución aumentan.

Al ministro de Sanidad, esa lumbrera catalana, íntimo de Iceta, ambos miembros de un partido golpista anti español como es el PSC, le han puesto de payaso de las bofetadas para decir cosas y demostrar su ignorancia culposa. Ayer hubo una comparecencia conjunta en la cumbre de nuestros ministros creados ex nihilo “autoridades competentes” en la que hicieron gala de su ignorancia o cobardía. Margarita, Salvador, Fernando, José Luis: un tremendo póker de ases colocados en el altar de los próximos a sacrificar en aras del avance del proceso revolucionario.

Un simple ejemplo: No sé a qué majadero ¿o criminal? se le habrá ocurrido lo de disminuir a la mitad el transporte público para así lograr aglomerar más a los usuarios a la fuerza y favorecer los contagios.

Otro: El heroico ministro complaciente con la narco terrorista bolivariana y sus maletas de contrabando confiesa que no tienen ni p. idea de hasta cuándo durará el arresto y que mejor nos vayamos preparando para sucesivas prórrogas.

Es posible que el engreído falsario, el inepto marido de la frívola irresponsable contagiada durante la manifestación hembrista, aún no se haya dado cuenta de que él también es otra pieza sacrificable del siniestro juego. Otro colaboracionista más, un ensoberbecido menchevique desorientado colocado allí por su osadía, inmoralidad radical y manifiesta incompetencia aún mayor que su petulancia de petimetre posmoderno. Un Kerensky de medio pelo. Útil para despanzurrar cosas pero incapaz de construir nada ni menos liderar el nuevo Régimen con que nos amenazan.

Pero mañana martes, si acaso le viniese un rapto de repentina lucidez, tiene la oportunidad de rectificar a fondo e intentar abortar el golpe de Estado, que ahora progresa adecuadamente.

Otro sí digo (14 horas).

El diputado  Hermann  Terstch anuncia que la Robles ha firmado un convenio por el que parte del ejército queda bajo el mando del comunista Iglesias.

Aparte de las cuantiosas multas amenazan con retirar la licencia de armas a los que se salten el confinamiento a juicio discrecional de las autoridades.

 

 

Abismo bursátil, más preguntas inquietantes

El IBEX 35 ha bajado hoy un 14, 06 %, la mayor caída de la historia. Se ha perdido más de una tercera parte del valor desde el principio de la crisis. En valor absoluto expresado en miles de millones de euros, una sangría terrible en comparación con el PIB español. No sólo en España. Otras bolsas también han sufrido enormes pérdidas.

Cabe hacerse muchas preguntas inquietantes, por ejemplo:

¿Estamos ante un desastre programado para debilitar los Estados nacionales, acabar con su soberanía y trasladarla a organizaciones controladas por las élites?

¿Es una forma de debilitar e intentar destruir las clases medias que soportan a los estados nacionales?

¿Vamos a la militarización de la sociedad?

¿Lo del coronavirus fue una casualidad, un capricho natural explotado por élites y organizaciones económicas sin escrúpulos?

¿El virus tiene origen artificial y está patentado? En tal caso, ¿los mismos que lo han creado disponen de su vacuna o antidoto? Israel dice disponer de uno muy avanzado.

¿Forma parte de las maniobras para evitar la reelección de Trump, enemigo número uno del Deep State y las élites globalistas?

¿Se trata de tapar o enmascarar otras quiebras fraudulentas?

¿Va a producirse un cambio radical en el sistema monetario internacional?

¿Tiene esto algo que ver con cuestiones programadas ya pasadas tales como el Event 201, Davos o futuras como las maniobras militares USA y OTAN en Europa, Defender Europe 20 o las que se vayan a arbitrar en el ámbito financiero?

Se como sea a los españoles nos pilla en las peores condiciones. Con dos plagas. A la particular del gobierno de mencheviques, bolcheviques y golpistas se añade esta otra. Estamos en manos de un gobierno más que de coalición de demolición formado por canallas, necios, sectarios e ineptos integrales, para terminar de añadir más incertidumbres e ineficacias al desastre autonómico que habitualmente disfrutamos.

Para hacer frente a la adversidad es momento de aumentar los valores cívicos y extremar la responsabilidad personal ante estos acontecimientos.

Camino de servidumbre

Mientras escribía la reseña del reciente libro de Joaquín Abad sobre el Rey Emérito don Juan Carlos I me vino a la memoria otro, todo un clásico del siglo XX. Me refiero nada más y nada menos que el titulado en España Camino de Servidumbre, obra del Premio Nobel Friedrich Hayek. Un libro importante y de gran actualidad pese a haber sido publicada la primera edición ya en un lejano 1944, durante las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial.  Fue traducido por el que fuera mi profesor de Teoría Económica II en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Madrid, don José Vergara.

No voy a hacer una reseña a estas alturas de un libro tan importante y tan conocido pero si me permito invitar al lector a su relectura, que ofrece notable luz en estos tiempos de incertidumbre y zozobra en que tantas amenazas para la libertad asoman por el horizonte.

El índice de la obra ya es significativo. Apartados como El camino abandonado sobre las bases individualistas de la civilización moderna. O la utopía del socialismo democrático.  O la alternativa de una economía dirigida no es el laissez faire, sino una estructura racional para el funcionamiento de la libre competencia. El valor último es la libertad y no la democracia…

Muy actual, no hay más que ver quienes están en lo más alto de la cucaña borbónica, la reflexión de por qué los peores se colocan en cabeza.  O cómo los presuntos fines sociales justifican todos los medios. O, ahora en que las zurdas españolas utilizan tanto el término fascista como insulto, sobre las raíces socialistas del nazismo, “no todos están dispuestos a reconocer que el nacimiento del fascismo y del nazismo no fue una reacción contra las tendencias socialistas del periodo precedente, sino producto inevitable de aquellas corrientes. Es un hecho que la mayoría de las gentes no querían ver cuando ya se percibía desde lejos la semejanza de muchos rasgos repulsivos de los regímenes interiores en la Rusia comunista y en la Alemania nacionalsocialista. Como resultante de ello, muchos que se consideran infinitamente por encima de las aberraciones del nazismo y que odian sinceramente todas sus manifestaciones se afanan a la vez por ideales cuyo triunfo conduciría directamente a la tiranía aborrecida…

En este orden de cosas cabe recordar la deriva totalitaria del PSOE, tanto en los tiempos de Largo Caballero o Negrín, cuanto en la actualidad con los gobiernos de ZP o el falsario afectos al neomarxismo y aliados o agentes del comunismo.

Para Hayek, “si vamos a construir un mundo mejor, hemos de tener el valor de comenzar de nuevo…quienes más claman por un Nuevo Orden son, sin duda, los que más por entero se hallan bajo el influjo de las ideas que han engendrado esta guerra y la mayoría de los males que padecemos… Si hemos fracasado en el primer intento de crear un mundo de hombres libres, tenemos que intentarlo de nuevo. El principio rector que afirma no existir otra política realmente progresiva que la fundada en la libertad del individuo sigue siendo hoy tan verdadero como lo fue en el siglo XIX.”

Esto lo decía Hayek en 1944 y hoy sigue siendo tan válido aquí y ahora en el que llevamos andadas muchas etapas del camino de servidumbre como lo era en tiempos de Cervantes. Así, por ejemplo, en La Gitanilla: “en este mi baxo cobre/ siendo honestidad su esmalte/ no hay buen deseo que falte/ ni riqueza que no sobre/ no me causa alguna pena/ no quererme o estimarme/ que yo pienso fabricarme/ mi suerte y ventura buena”.

O bien:La libertad es uno de los más preciosos dones que los hombres dieron los cielos, con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida; y por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres”.

Pues eso.

NOTA: Camino de servidumbre puede leerse en versión digital pinchando aquí.

 

 

Memoria histórica: El despojo energético, 1

Cuando se produjo la primera crisis del petróleo hubo un cierto pasmo de economistas que no sabían muy bien qué hacer. La energía, y el petróleo en particular, pueden considerarse como una mercancía más, pero, si se hiciera caso al propio pionero Walras se trataría de una mercancía muy especial.

Dentro del teatro de la riqueza económica, el petróleo es “objeto de apropiación, de valor de cambio pero no es reproducible industrialmente”. Y, además, las leyes propias de la energía determinan que la eficiencia de su empleo sea muy importante para relacionar demandas finales con balances de energía primaria. Pero en un mundo en que prima la hegemonía de lo financiero, la epifanía del dinero en abstracto, lejos de su contrapartida en la circulación de recursos, bienes y servicios, la actual crisis puede dar lugar a una renovada reflexión sobre dónde nos encontramos y hacia dónde vamos.

La Constitución encarga a los poderes públicos que velen por la utilización racional de los recursos naturales y el sector público sería más adecuado, si estuviera gestionado de acuerdo con criterios de interés general y de satisfacción de balances sociales, y no sólo financieros, para abordar ciertas actividades que tienen que ver con el mundo de la naturaleza en el que la energía juega un papel semejante al del dinero en la sociedad. Sin embargo, el proceso privatizador, o mejor dicho desamortizador, seguido durante el Felipismo ha dado lugar a pasar de un sistema de monopolios públicos de energía, propiedad del Patrimonio Nacional con precios administrados con criterios más o menos multifunción, a un sistema de oligopolios privados con precios libres todo ello en perjuicio de clientes directos, empresas y el patrimonio de los españoles.

Según el profesor Roberto Centeno, ex consejero delegado de CAMPSA: ”los activos de dichos monopolios, y en particular sus redes logísticas que son la clave de la competencia, fueron adjudicados a dedo a precios irrisorios (unas cinco veces inferiores a su valor real), redes logísticas que se han utilizado y utilizan masivamente para impedir o limitar la competencia”.

Otro caso parecido, quien hace un cesto, hace ciento, ocurrió en el caso de la antigua empresa pública ENAGÁS. Entregada a precio de ganga a la oligarquía catalana para pagar el voto pujolero a la investidura de González, la pérdida para los españoles, fue también al menos de ese orden.  En efecto, el 91 %  de ENAGAS se malbarató por 50.000 millones de pesetas, unos 300 millones de euros. Una cantidad ridícula, el importe de una de las plantas de regasificación. En el lote saldado iba la infraestructura logística, con la red de gasoductos y las tres plantas de regasificación entonces existentes, el edificio de la sede central en Madrid, los contratos de suministro y la cartera de clientes. En el 2016 Gas natural vendió ese edificio junto con otros dos más pequeños por 85,6 millones de euros. A la hora del saqueo los ventajistas catalanes eran españoles como los que más. ENAGAS fue despojada como base del proceso de desarrollo de la catalana Gas Natural. Un caso pintoresco en el que el pez chico se comió al grande.

Es curioso, pero coherente con lo que indicamos, que ahora Amancio Ortega haya pagado la cifra de 281, 63 millones de euros por solo un 5 % de los restos despojados de ENAGAS , casi lo pagado en su día por el 91% de la empresa no despojada. En el 2016, Gas Natural vendió el edificio de la sede central, junto con otros dos más pequeños y menos valiosos, por 85,6 millones de euros.

Saqueado el patrimonio español constituido durante décadas de trabajo, ahorro y previsión, cuando ya apenas queda botín español que pillar y repartir, no es de extrañar que vascos y catalanes quieran soltar amarras para disfrutar del tesoro.

Y no es solo la cuestión del propio desfalco sino su influencia en la asignación de recursos, la mediatización de la actividad de terceros, tanto regiones como empresas, al terminar con la anterior neutralidad de la infraestructura logística primaria.

Un ejemplo se vio aquí en Galicia, cuando Gas Natural impidió la construcción de la planta de regasificación de punta Canela, al Norte de la entrada a la ría de Ferrol, con el proyecto ya hecho y los terrenos expropiados. De ese modo, lo que sería interesante desde el punto de vista estratégico para España, una entrada de GNL por el NO de la península se vio saboteado por los intereses parciales del capitalismo catalán. Una planta de regasificación en Ferrol favorecería empresas energéticas de su competencia.

Al final, la planta de regasificación se hizo con capital gallego en un lugar especialmente inadecuado, descartado por razones de seguridad en el estudio previo realizado por ENAGAS, antes de decidir la ubicación a la entrada de la ría ferrolana.

Cosas de la memoria histórica. Una de las subgobernantas del flamante gobierno comunista de Su Majestad, la señora de Bacigalupo, Teresa Ribera de soltera, promueve lo que los globalistas llaman la transición energética. Otra mohatra arrebatacapas con casi toda probabilidad. Medio arruinadas la industria y la agricultura la cosa puede que termine en transición al típico burro, un buen convertidor energético sostenible y renovable, desde luego. “La entropía aumenta” nos dice el Segundo Principio de la Termodinámica.

En realidad, esto viene definiendo al Régimen del 78, granjería de y entre abusones, descuideros y piratas. Y lo que queda de él, pura entropía.  El CO2 residual de lo que otrora fue orden más complejo de cadenas hidrocarbonadas.

 

Agradecimientos: La foto de la ría de Ferrol es de SempreVolando

 

 

 

Bienvenido Míster Buda

Insólita, desde luego incluso para el enrarecido Reino de España donde cualquier cosa por extraña e inconveniente que sea puede ocurrir y ocurre, incluso con el paradójico concurso de nuestras autoridades, es la noticia de la intención de construir un parque temático dedicado a Buda en plena estepa cacereña. Sí. Extraño escenario para un nuevo sermón de Benarés, disputando hábitat a sisones, avutardas, ortegas, cortezas, alondras, cogujadas, aguanieves o alcaravanes se pretende construir como gigantesco espantapájaros y atrae-guiris una descomunal estatua del príncipe indio, la mayor de todo el mundo, con nada menos que cuarenta metros de altura. Rodeada de varios centros de atención al guiri. Una cosa kitsch que recuerda el engendro compostelano de la Ciudad de la Cultura, un emergente ecosistema entre tojales para hacer la competencia en atracción del turista al clásico paquete de la vieja catedral y sus alrededores monumentales.

Lo del Buda en la estepa es una aventura como poco extravagante que tiene, me temo, todos los visos de constituir un renovado Bienvenido Míster Buda. Con un alcalde y su séquito viajero a exóticas tierras para hermanar la ciudad extremeña con la nepalí de Lumbini. Un séquito municipal que nos debe una explicación, que puede nos vaya a pagar como el colega de Villar del Río cuando la cosa no tenga remedio y haya que recoger con la cabeza gacha la parafernalia de confetis y banderitas del fallido festejo pagado a escote por los sufridos lugareños. Eso sino se convierte en ocasión para la granjería y especulación de poderosos, testaferros y sus aledaños.

No deja de ser curioso que cuando imagen de tipo religioso o espiritual como es la cruz, que tan grande tradición posee en Extremadura, molesta al fanatismo socialista, comunista o ateo progre, y se pretende derribarla, en cambio, se vaya a realizar un proyecto supuestamente religioso sin vinculación con la tradición cacereña. Deben ser cosas del multiculturalismo impuesto por el globalismo. O sin más argumentos raros, como explicaría Ockham, el de la navaja, por pura especulación, no intelectual sino urbanística.

Sabemos que no sería el único, que ya existe un parque temático budista en Portugal. También que en Madrid, escarmentados quizás después de la fallida experiencia del timo sionista de Eurovegas, el proyecto ha sido rechazado.

Pero, ¿qué sentido tiene montar este extraño tenderete sobre los secarrales que bordean la prodigiosa ciudad patrimonio de la Humanidad? ¿Tendrá estación apeadero del nuevo mitológico AVE a ninguna parte? ¿Acaso nuestros piadosos próceres velan por nuestra buena salud espiritual?  Me extrañaría en gentes tan proclives a desafueros político, familiar o sindical vendible por votos en el zoco o mercadillo de la moral y la espiritualidad desahuciadas…  Gentes que se muestran como la negación intelectual y vital del mensaje de Buda o de todo filósofo o avatar espiritual.

Hasta donde hoy se conoce el sentido del proyecto no parece que sea espiritual. Ya hay otros centros budistas en el Norte de Cáceres aparentemente más acordes con las ideas del gran hombre bueno preocupado por combatir el sufrimiento, el hombre de la Gran Renunciación al que es de suponer le habría sorprendido este tinglado que se pretende montar en su nombre.

 

El budismo es un término que no deja de ser equívoco porque puede incluir diferentes concepciones espirituales, metafísicas e incluso mágicas. Entre ellas, un método práctico de desarrollo espiritual. Siddartha Gautama, Buda, fue un personaje histórico más o menos adornado de leyenda que sostenía que el hombre puede contribuir a acabar con el sufrimiento y alcanzar la iluminación por sus propios medios. Buda no se considera un Dios ni tampoco un profeta monoteísta. Tras muchos años de meditación Buda llega a una serie de conclusiones que expresa de modo oral.

Es la doctrina del sendero medio: ni vida consagrada a la sensualidad o los placeres, ni tampoco a la ascesis mortificadora. El sendero medio evita ambos extremos y conduce a la Sabiduría, a la serenidad, al discernimiento,… al nirvana.

Para Buda hay Cuatro Nobles Verdades que forman el Dharma o doctrina experimental budista. La verdad del sufrimiento. La verdad de su causa. La verdad de su cese. La verdad del método que conduce a lograr esa extinción del sufrimiento.

Este método es el explicado en el famoso Sermón de Benarés: Las cuatro nobles verdades sobre el dolor, su origen, su detención y el camino para su cesación. Brevemente: Visión u opinión correcta o justa, Pensamiento correcto, Palabra correcta, Actividad correcta, Medios de vida correctos o acordes, Esfuerzo, Atención y Concentración.

La Enseñanza budista propugna la triple corrección:

Conducta  ética, o sila  (palabra, actividad y forma de vida correctas)

Disciplina mental, o samadhi (esfuerzo, atención y concentración correctos)

Sabiduría, o panna o prajna (visión correcta, pensamiento correcto)

El Buda promueve la experimentación de cada cual. Nadie debe creerse lo que el propio Buda dice sin experimentarlo primero. Buda no se considera un salvador.

Tampoco es un pesimista, Buda entiende que el sufrimiento tiene solución y explica cómo solucionarlo.

En la concepción original de Buda no existiría un atman o alma individual que trasmigrase como sostiene el hinduismo, sino una especie de conglomerados de atributos, energía o conciencia que puede disolverse o reagruparse parcialmente.

Si no es un alma susceptible de reencarnación como tal, el individuo sería una manifestación de energías cambiantes y agrupadas en cinco agregados: materia, sensaciones o sentimientos, percepciones e ideas, deseos que generan karma y conciencia.

La extinción de tal conglomerado y con ella, del sufrimiento, depende de la conducta ética, de las acciones, no de la devoción. Con la muerte el Buda ya liberado, se extinguiría por lo que no tendría sentido rezarle.

Pero mientras no haya liberación definitiva esas energías no desaparecen con la muerte del cuerpo sino que se siguen manifestando con otra forma.

Si se eliminase la ignorancia sobre nuestra verdadera naturaleza sucesivamente se eliminarían el deseo, el apego, el devenir, el nacer, el envejecer, el morir, la aflicción, todo lo que constituye el sufrimiento. Y con ello el abandono de los fundamentos de la existencia, el fin del deseo, el logro del nirvana.  Y supongo, dicho sea de paso, de la “necesidad” de ningún parque temático “budista” como del que aquí se hace mérito.

El nirvana no representa la nada sino el verdadero ser.

Es importante intentar comprender el sentido profundo del nirvana asociado a Beatitud, Bienaventuranza inquebrantable, Inmortalidad

La visión designada en el canon como “el ojo de los santos” permite el contacto con lo incondicionado, lo no construido, nirvana.

Esta visión trascendental se obtiene mediante técnicas contemplativas o ejercicios guiados por la sabiduría, es decir, por una comprensión de los estados psíquicos y para psíquicos experimentados.

Al hacerse inteligibles las experiencias yoguitas trasmutan la conciencia normal, y quedan abolidas las construcciones verbales y las estructuras de pensamiento.

Este es un aspecto común a todo lenguaje místico. Y al ligarlo a la dificultad de fijar una ortodoxia representa un riesgo para cualquier sistema de poder o dominación. Por eso los místicos no suelen ser bienquistos por el Poder religioso, aunque en ocasiones éste trata de asimilarlos.

La doctrina de lo Absoluto o no construido se puede comprender y confirmar con esas tales experiencias. Una de ella sería el tantra. Sus ritos intentarían realizar el coincidentia oppositorum a todos los niveles de la existencia.

Las verdades de Buda deben ser experimentadas y confirmadas de este modo. No basta el conocimiento simplemente intelectual. No es una simple teología motivo de fe.

Pero el difícil concepto de nirvana se ha interpretado de diverso modo.

La condición de “nirvanado”, si vale la expresión, puede ser la extinción total. Para otros una beatitud más allá de la existencia que nadie puede expresar.

Si algunos enseñan que el Nirvana es la aniquilación del Yo, decidles que mienten. Si algunos enseñan que el Nirvana es vida separada, decidles que se engañan, porque ignoran la verdad, no ven la luz que brilla por encima de sus rotas lámparas y no saben que la felicidad está fuera de la existencia y del tiempo”  (Arnold, Luz de Asia).

El problema epistemológico se plantea así: Si el nirvana es lo incondicionado por excelencia, el Absoluto, el mundo de la cosa en sí, trascenderá no sólo las estructuras cósmicas, sino también las categorías del conocimiento. En este caso podrá decirse que el ser que ha penetrado en el nirvana ya no existiría, si entendemos la existencia como un modo de ser en el mundo, pero puede afirmarse también que “existe” en el nirvana, en lo incondicionado, en un modo de ser por tanto que no cabe imaginar ni comprender en nuestra finitud de criaturas.

El budismo se fue trasformando a medida que se fue extendiendo por toda Asia al contacto con las principales creencias de los diferentes países. La doctrina más escueta, racionalista y experimental de los orígenes se fue diluyendo o modificando en ocasiones cuando asimilaba creencias locales. En efecto, la doctrina inicial se expuso al peligro de irse diluyendo al contacto con las imágenes y los símbolos anteriores a su llegada a los diferentes países en los que se fue extendiendo. De modo que hubo un proceso histórico de adaptación y asimilación. Más que intentar desalojar espíritus y demonios de a imaginación de los hombres, se entretejieron hábilmente las creencias populares en las enseñanzas, surgiendo así un complejo pero acertado y eficaz sistema de metáforas que permitía que tanto el racionalista como el mero devoto interpretaran la doctrina cada uno a su manera. Para los racionalistas era una filosofía positivista y a la vez un código moral basado en el autodominio, la bondad y la clarividencia. Para los devotos era una fidelidad, un sentido emocional de pertenencia, una fe o devoción.

De tal manera que de aristocrático, en el genuino sentido del mérito y la Virtud pero no del linaje, sin necesidad de un clero o casta sacerdotal porque su ámbito era cada individuo, se fue trasformando en  popular, con un creciente papel de un clero intermediario. Lo que daría lugar a panteones más o menos barrocos, teologías complejas y devociones inspiradas o gestionadas por ese clero.

El lamaísmo tibetano, en realidad una forma de teocracia, fue un buen ejemplo de ello. En cierto modo, el budismo y el cristianismo sufren evoluciones parecidas, donde el Conocimiento espiritual se degrada en ortodoxia y poder político o religioso para aplicarla.

En consecuencia, lo que un principio era una doctrina escueta, austera, racionalista, positivista y un código moral basado en la bondad, la lucidez o el autodominio, se convierte así en una visión devocional. Buda ya no es sólo un príncipe, un hombre bienintencionado experimentador espiritual, sino que se trasforma en una deidad superior capaz de escuchar sus ruegos. El conglomerado de atributos o energías antes citado sería para esta asimilación posterior un alma que reencarnaría más veces.

La pura concepción originaria de Buda, tan sencilla en lo abstracto pero difícil en la práctica vital, trasmitida a un grupo reducido de iniciados a través de una doctrina secreta, da lugar cuando se extiende primero al budismo Hinayana luego al Mahayana o gran vehículo, al budismo tántrico y al zen.

Junto a una cosmografía fantástica, también nace así una iconología tradicional que se va haciendo cada vez más compleja o barroca, por la que se entronizan arquetipos o atributos del mundo espiritual.  Y surge un arte tradicional o sagrado, fijado en cánones, en el que de modo semejante a lo establecido por el Tratado de Iconografía de Panselinos en el  caso del Cristianismo, las imágenes pueden ser identificadas por sus gestos o mudras, posturas o asanas, u objetos ritualísticos y símbolos que portan.  Surgen también las bellas y consoladoras figuras de los bodhisattwas o budas de la compasión, las taras o deidades tántricas femeninas cuyo origen es sin embargo, humano: las dos esposas, mogola y nepalí de cierto rey tibetano. Los arhats, llamados Lo-hans en China, o discípulos personajes realizados; los terroríficos guardianes protectores contra la acción de los demonios, etc.

Sin embargo, pese a su gran pureza inicial, e integridad del buscador espiritual que le diera vida, el budismo histórico tampoco es ajeno a los procesos de desgaste sino cierta degeneración histórica clerical a los que aludía Max Müller.

 

Tras este somero repaso recordatorio sigue sin estar clara la espiritualidad o razón última de semejante proyecto, que parece incardinado en lo meramente material, en maya, el mundo ilusorio del que Buda invitaba a separase. Pero en tal plano material, dando a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César, desde ese punto de vista, todo proyecto tiene un efecto renta y un efecto distribución. Y unos costes medioambientales que en el actual estado de cosas no sabríamos evaluar, aunque esperamos que no sean críticos con las suficientes y adecuadas acciones correctoras.

Desde el punto de vista iconológico llama la atención que en el vídeo que se ha hecho público la figura de Buda, punto espiritual con el que identificarse y hacerse Uno, no se encuentre en el centro geométrico de lo que podría constituir un gran mandala, sino en uno de los lados.

Es de suponer que la cosa termine como en Bienvenido Mister Marshall, pero si al cabo, el proyecto termina saliendo adelante, es preciso que la opinión pública esté muy vigilante para ver cómo se concretan estas cuestiones o variables estratégicas del proyecto y exigir a las autoridades y agentes empresariales transparencia, rigor y sensatez en sus planteamientos y desarrollo.

 

 

Fotos del autor, incluidas las del parque budista de Barrabal en Portugal.

Sobre el libro Buda, Parsifal y el grial

Buda, Parsifal y el grial

 

 

Animalistas y progres contra Sistemas agrarios

En la posguerra española el conocimiento práctico de los recursos agrarios y de su gestión era muy elevado y trataba de enfrentar las condiciones de penuria existentes. Las antiguas publicaciones del Ministerio de Agricultura, incluidas las de divulgación y extensión agraria eran muy buenas desde el punto de vista del conocimiento de la realidad agraria y forestal. Sobre todo durante los primeros años, saqueado por los socialistas el oro del Banco de España y cuanto valiese para su pillaje, sin apenas divisas, y sin ayudas exteriores como las que recibieron la mayoría de los países europeos, salvo alguna de la Argentina peronista, la autarquía obligaba a gestionar lo mejor posible lo poco de lo que se disponía.

Para lograr auténtica sostenibilidad se trataba de distinguir lo que puede considerarse renta de lo que sería capital natural. Se conocía el medio al menos en su aspecto cualitativo porque a nivel estadístico existían notables lagunas. Especialmente desde que las magnitudes en términos reales van siendo progresivamente sustituidas por otras expresadas en términos monetarios, lo que dificulta el análisis y comparaciones en términos de biodiversidad, especies implicadas, o flujos de materia y energía de los diferentes sistemas agrarios.

Con posterioridad, cuando ya los sistemas tradicionales se habían desestabilizados por la emigración, o la creciente incursión de la agroindustria hubo un grupo de estudiosos españoles, como José Manuel Naredo, Pablo Campos, o Javier López Linage, con los que en otro tiempo tuve el honor de colaborar como ingeniero agrónomo. Eran investigadores preocupados por el conocimiento, mejora y en algunos casos rehabilitación de los sistemas agrarios tradicionales, incluyendo en este concepto una visión integrada  de diferentes aspectos de la vida rural tradicional como la vivienda, los aperos o los objetos útiles. Levantaron acta de un mundo perdido, en el que prevalecía el valor de uso sobre el valor de cambio, la escasez objetiva sobre la subjetiva, el ciclo cerrado y el largo plazo, y en que mal que bien, la gente a base de ingenio, conocimiento diferenciado de su universo y mucho esfuerzo, se apañaba para sobrevivir sin el uso intensivo de energía fósil.

Hace no tantos años se consideraba que la solución del problema social agrario era fundamental para la vida de los pueblos y especialmente para España. Durante la Segunda República este era uno de los problemas sociales fundamentales y muchos achacan al fracaso de la Reforma Agraria el posterior del propio del régimen republicano. Una Reforma instrumentada técnicamente entonces por el catedrático Pascual Carrión que resultaría demasiado lenta, desbordada por la acción revolucionaria de movimientos políticos y sindicales. Y también con un enfoque demasiado parcial, al centrarse principalmente en la Propiedad de la tierra en áreas latifundistas y carecer de una visión de conjunto o integral del problema, incluidos aspectos ecológicos relacionados con la producción.

Ya en la Transición se recrea un Instituto Andaluz para la Reforma Agraria (IARA) cuyo presidente fue José María Sumpsi, mi antiguo profesor de Econometría en la ETSIA de Madrid. Basado en la vieja mitología del reparto de tierras, y sin un apoyo adecuado de servicios, financiación y buenos gestores empresariales, su fracaso estaba anunciado y era cuestión de tiempo. En especial cuando la PSOE ideó otra forma de dominación menos peligrosa para sus intereses partidistas.

Como compensación de ese fracaso y para mantener su clientela de votos y pax social se estableció el sistema de las paguillas, el llamado PER, una especie de sopa boba frailuna actualizada en la que las gentes de la PSOE hacían de píos hermanos limosneros benefactores del convento. Los nuevos manijeros de la PSOE reparten el dinero entre afines como antes jornales los antiguos capataces del malvado amo. Una forma de mantener gentes dependientes y permanentes votantes del pertinaz socialismo.  Y también de no enfrentarse a los poderosos, a la vieja aristocracia o burguesía terrateniente. Un tinglado estable de corrupción, atraso e ineficiencia blindado con el lamentable sistema autonómico cuyo caciquismo estructural impedía la alternativa política.

En España ya no existe la antigua y dramática presión sobre la tierra pues la población empleada en la agricultura y residente en el mundo rural ha descendido enormemente, de modo que muchas extensiones de nuestros campos se hallan ahora solitarias, abandonadas, colonizadas por matorral o las primeras etapas de la sucesión ecológica y  los sistemas agrarios se han simplificado, perdiendo gran parte de su complejidad y riqueza ecológica, cuando simplemente ya han desaparecido.

Detrás de tan profunda transformación existen muchas causas, una de ellas es el cambio en la utilización de la energía y sus principales convertidores: plantas, ganado y máquinas en los sistemas agrarios. De singular importancia es, frente a la ganadería tradicional integrada, el desarrollo de la ganadería intensiva alimentada con productos propios del consumo humano como el maíz o la soja. Un combustible diferente del que usaban las máquinas vivientes de nuestra cabaña autóctona, más resistentes y mejor acomodadas al medio natural y capaces de aprovechar mejor los propios recursos pascícolas y la fotosíntesis no subsidiada con energía fósil, sirviendo además para la tracción en el caso del vacuno.

Hoy asistimos gracias a la manipulación mental de urbanitas ignorantes a otra vuelta de tuerca en el proceso aparentemente imparable de descomposición del mundo rural. La  nueva ofensiva bárbara y fanática se realiza contra actividades tradicionales de gran importancia ecológica como la ganadería brava o la caza. Actividades que forman parte de los hábitos y el ocio rural pero que constituyen actividades de extraordinaria importancia económica y social, también para el sector industrial y de los servicios.

La caza bien gestionada es fundamental en el equilibrio de los ecosistemas. El toro de lidia constituye una rara y preciosa joya zootécnica de gran importancia también para la conservación de las dehesas. Las dehesas constituyen un sistema agrícola, ganadero, forestal y cinegético de extraordinaria importancia ecológica en la España sujeta a las condiciones de la sequía estival. No obstante, su alto rendimiento medido en capacidad de producir proteína animal en relación con la energía fósil empleada ha ido reduciéndose con el tiempo como muestran los importantes trabajos con datos reales obtenidos con documentación contable de base por el investigador extremeño Pablo Campos. Un asunto muy importante que merece una garita aparte.

Pero el actual despotismo iletrado se mueve por prejuicios y o intereses bastardos y no admite razones. El nuevo gobierno de señoritos prepotentes e ignorantes al servicio de fuerzas que muchos ignoran es más de temer que un nublado o que la peste porcina o la plaga de la langosta, todos juntos. Probablemente, detrás de los actuales intentos de prohibir la caza se encuentre el deseo de los gobernantes despóticos de retirar las escopetas y rifles en poder de los ciudadanos, para evitar cualquier posible resistencia a la nueva tiranía que amenaza consolidarse en España.

 

 

 

Nota sobre dieta, salud, energía y agronomía

Existe preocupación por el efecto que una dieta inadecuada tiene en enfermedades vasculares y en la salud en general de la población. En estros días la cosa se pone más de actualidad por las celebraciones navideñas y de Año nuevo y sus especiales pautas de consumo.

No podemos sustraernos a la influencia de la potente industria agroalimentaria que condiciona nuestros hábitos y nuestras relaciones sociales y económicas, sin olvidar los impactos ambientales asociados a la agricultura y ganadería intensivas. No sin un cierto voluntarismo, unos hablan de recuperar la “dieta mediterránea”. Otros proponen como remedio la recuperación de la llamada “dieta atlántica”, o tradicional del Norte de la zona litoral, en la que el pescado tiene un componente fundamental. Sin embargo, la cuestión que es realmente compleja, y en la que tiene que ver tanto los hábitos alimentarios, las condiciones sociales, cuanto los cambios producidos en los sistemas de producción agrícolas y ganaderos occidentales.

Nuestra opinión es que, en el caso de toda España se esta sustituyendo en exceso la proteína de origen vegetal en la dieta por otra de origen animal, y, además, de animales monogástricos, aves, porcino, alimentados con piensos compuestos, (grano, soja, etcétera), alimentación ésta que también se emplea para los rumiantes, obviando la capacidad de utilización, gracias a la peculiaridad de su sistema digestivo, de los recursos pascícolas que se hallan crecientemente infrautilizados. La proteína vegetal sustituida era la aportada antes por las leguminosas de consumo humano, magníficos elementos de nuestra dieta y cocina tradicionales, extraordinarios pilares de nuestra gastronomía tradicional: garbanzos, judías, lentejas, habas, guisantes…  Tal sustitución es provocada tanto por razones de consumo: comida rápida o basura, modas, neomarxismo cultural con sus cambios sociales inducidos de provisionalidad, indigencia contra la tradición, disgregación familiar, etcétera, cuanto por razones técnicas productivas, dificultades de mecanización de la recolección, empresariales, falta de personal, disminución del valor añadido (y de la energía empleada) para las grandes transnacionales. El resultado es lamentable tanto para la salud de las gentes como de nuestros suelos, puesto que, asociados a las leguminosas, existen unos microorganismos capaces de fijar el nitrógeno atmosférico, es decir de abonar de modo natural nuestros campos, con el consiguiente ahorro energético. La pérdida de biodiversidad, o el aumento de matorral y entropía también se asocia a estas cuestiones.

Pero el despilfarro energético en el sistema agroalimentario occidental no acaba en el descenso de la producción de leguminosas para el consumo humano. Según los diferentes animales y modos de producción, la obtención de una unidad de proteína animal requiere el empleo de no menos de siete de origen vegetal. El drama es mayor cuando parte de esta proteína no procede de recursos pascícolas sino de grano, de modo que el ganado alimentado de tal modo, aunque fuera rumiante y por tanto pudiere aprovechar los pastos a diente o por sistemas parecidos a los tradicionales, está quitando alimentos directamente válidos para la alimentación humana. Para colmo, la moda de los biocombustibles supone añadir otro competidor, los motores de explosión, actualización mayor que la correspondería antes a los animales empleados para tracción mecánica. Y esto, además, en una situación esquizofrénica en que se fomenta la desertización de las tierras sin habitantes ni ganados y a la vez la producción de ganado sin tierras.

Otro aspecto curioso con graves consecuencias para la dieta es la recesión de la producción hortofrutícola tanto en Galicia como en casi toda la Cornisa cantábrica. Cosa especialmente notable cuando habría que buscar alternativas viables al sector ganadero hoy atacado por animalistas, pseudo ecologistas, veganos y demás tribus urbanas. Existen condiciones ecológicas para ello, pero, también, las lacras endémicas del sector agrario gallego: atomización y dispersión de las explotaciones, falta de dimensionado y productividad, ausencia de experimentación, investigación aplicada y mejoras, infraestructuras de comercialización y conservación insuficientes. Falta de suficiente sensibilidad para acomodarse a la demanda en calidad y cantidad.

Pero, no hay que preocuparse, Su Majestad ha afirmado que España tiene mucha fortaleza. Hasta ahora la verdad es que hay que reconocer que está logrando sobrevivir incluso a la poco sana dieta borbónica. Cuando el Gobierno y la Junta tengan competencias sobre estas abstrusas cuestiones seguro que lo arreglan.

 

 

 

 

Eco Adviento

El tiempo litúrgico de Adviento, que da comienzo al año eclesiástico, celebra el advenimiento o venida de Cristo a este planeta. Estamos ahora, pues, en el marco de la civilización occidental en tiempo de Adviento o de preparación para la Buena Nueva del nacimiento del Salvador.  Cuestión de la que históricamente se sabe poco cierto, incluso los evangelios de San Mateo y San Lucas son contradictorios sobre este punto. Pero que el Cristianismo primitivo asoció por diversas razones tanto simbólicas como prácticas con la del nacimiento del Sol en el solsticio de invierno. Sea cual sea el planteamiento religioso de cada cual supone una etapa de renovación de lo mejor que habita en cada ser humano. Recuerdo con cariño no exento de nostalgia la tradición del calendario con ventanitas que los niños íbamos abriendo hasta ese día.

Pero ahora las cosas han cambiado. Y muchas a peor. La jerarquía de la Iglesia Católica durante el siniestro Bergogliato está cambiando casi todo, haciendo almoneda, en la línea de provocación de los sacrílegos “nacimientos” de la depravada Colau, de importantes tradiciones.

Además de otras fantásticas hazañas como insólitos documentos ecologistas o el llamado Sínodo de la Amazonía, por si aún quedaban dudas, el Bergogliato acaba de indicar por la autorizada boca de ganso de Parolín, Secretario de Estado del Vaticano, equivalente a gran visir, valido o ministro favorito del monarca absoluto, que “el Papa Francisco ha tomado el liderazgo a favor de esta Casa en Común, de la ecología integral”.

¡Toma ya! Menudo adviento. La Buena nueva no es ahora la llegada del Salvador al planeta, sino la “salvación” material, ecológico integral, del propio planeta gracias a los buenos oficios del camarada Bergoglio, la profetisa Greta, los pachamamones a su pachamamanera, los plutócratas sionistas, y sus prostituidos mercenarios encaramados a la cucaña de casi todos los gobiernos que preparan el NOM y entre tanto un nuevo súper timo global so pretexto del medio ambiente.

En este eco adviento globalista progre hasta en los telediarios se comentan las peripecias del periplo de la energúmena psicópata en su azaroso rumbo a la Lisboa antigua y señorial, con destino final la onerosa Cumbre del Cambio del Clima climático climatizable trasladada a Madrid por la insurgencia promovida en Chile probablemente por los mismos guionistas. Un sarao mohatrero del que me gustaría conocer si alguien ha realizado su correspondiente Evaluación de Impacto Ambiental, (EPA) aunque me temo que su Declaración (DIA) diera resultados demasiado escandalosos para ser publicados.

Los Reyes Magos seguían la estrella. La fanática energúmena bilderbergiana, el GPS del yate de sus ricos diletantes amigos del agio. Un GPS que lleva a la salvación del gran capital financiero algo alicaído en estas fechas con lo del reseteo, las rebeldías del díscolo Trump que no termina de pasar por el aro, los desfalcos, los intereses negativos  y varios grandes bancos en quiebra técnica.

Todo ello gracias a la acción redentora de los buenos bonos verdes sin olvidar el destino de sus elegidos al Paraíso fiscal de Bergoglio, donde hemos sabido ya guardan a buen recaudo sus sisas, ahorrillos o ganancias de comercios ilícitos con drogas, armas o blancas, muy previsores los filantrópicos amigos totalitarios del pío ecologista Bergoglio.

 

A lo largo de la Historia contemporánea siempre ha surgido algún oportuno personaje para encantar serpientes y borregos y mejor satisfacer los designios ocultos del Gran Capital financiero. Un tipo medio lumpen como Hitler, extraña criatura energúmena, que terribles desastres mediante, paradójicamente dio lugar como legado póstumo a la creación del Estado de Israel. Ahora, otro psicópata en forma de oportuna niña ignorante, fanática y unidimensional, pero también al servicio de oscuros intereses del Gran Capital financiero. La técnica consiste en la manipulación de las emociones para encubrir la irracionalidad de los planteamientos o propuestas. Y en repetir una idea por absurda que sea hasta que se haga de obligado seguimiento. Incluso acosando y difamando a los que se oponen a ella. Tal pasó con el anti-judaísmo o el lebensraum y la auto declarada evidente superioridad de los arios en Alemania. Y otra cosa parecida ocurre ahora sustrayendo de la investigación científica un fenómeno natural para llevarlo al terreno del marketing y la propaganda. Insultando incluso a sus oponentes con términos como negacionistas, fascistas o de extrema derecha.

Otro asunto de colusión entre los intereses de las grandes corporaciones y los corrompidos neomarxistas posmodernos de este siglo. Una nueva forma de saqueo de lo que queda de la clase media para financiar al oneroso sistema global, mediante una renovación del catálogo de productos. Ni la venta de armas, ni el tráfico de drogas, órganos o esclavos sexuales, ni determinadas actividades farmacéuticas o de la agroindustria, acaso ya en la línea de los rendimientos decrecientes, presentan el prometedor alcance financiero futuro de esta nueva actividad de los bonos verdes y similares. El robo de los EREs será cosa de paletos artesanales comparado con lo que se avecina.

La granjería del tinglado de los bonos verdes y similares hoy se puede instrumentar con ventaja gracias a las nuevas tecnologías, aplicadas a la alienación y dominación. Bien con la zanahoria, como las aclamadas jeremiadas de la niña energúmena reproducidas por la prensa y televisión  prostituidas del Sistema. O bien con el palo, con armas letales como el H.A.A.R.P. (High Frequency Active Auroral Research Program) o los conocidos chemtrails que nos amenazan desde los cielos. Con los avances en las técnicas de control del clima las hipotéticas agresiones contra los pueblos disidentes se podrían achacar a fenómenos naturales producidos por el cambio climático de origen antrópico. Antrópico, sí, pero de falsa bandera. Un caso de estos quizás pudiera ser la sospechosa gota fría, rebautizada ahora como DANA en neolingua, que tan fuera de temporada está amenazando ¡en diciembre! el Levante español.

Esto cada vez da más miedo. Y creo que uno de los mayores problemas que tiene la Humanidad es que mucha gente está en Babia, o se cree que los burros vuelan con o sin patinete eléctrico a pilas. Y otro la deriva institucional hacia la mohatra sin escrúpulos. Casi nadie actúa como se supone debiera en razón de su misión o razón de ser. Ni la Universidad, ni los intelectuales. Ni la Prensa y TV en poder de oligarcas que emplean como instrumentos a periodistas muchos de ellos zurdos sin idea de nada o a acobardados. Ni las instituciones nacionales defienden ya a sus pueblos del acoso globalista contra su bienestar, Cultura y teórica soberanía. No es ya el Mal, sino que el Bien no se le oponga. Desde luego que en tales mohatras institucionales hay deserciones especialmente sonadas como las de Bergoglio y su Curia. Pero en este marco de linchamiento del disidente cada vez hay menos gente que por ignorancia o justificado temor a la represión se oponga al tenebroso dominio del Kali yuga.

Pero, estamos en tiempo de Adviento. Y como dice la Liturgia de este esperanzado tiempo:

Dejemos, pues, las obras de las tinieblas y vistámonos las armas de la luz…

Rogamos Señor ilumines las tinieblas de nuestra alma…

El Señor nos dará todo bien y la tierra producirá su fruto…

El Señor está cerca, nada os inquiete…

 

 

Greta, al Tajo

Como continuación de mi anterior entrega sobre el culebrón de la ecologista niña Greta cabe hacerse eco de las más recientes novedades. Parece ser que, ya de modo definitivo, la niña alcaldesa de La Coruña se va a quedar compuesta, sin banquete de recepción y sin novia. La niña Greta no se digna atracar (con perdón) en la sufrida ciudad, hoy venida a menos por no decir que abandonada a su suerte hasta que el último temporal social comunista la remate. La bella ciudad que otrora fuera capital de Galicia, eso sí, cuando Galicia era algo más importante que ahora, deslizada cuesta abajo y sin frenos por el perdedero nacionalista, “culo veo, culo quiero”, gracias al insustituible concurso de Feijóo y sus boyardos mencheviques.

Hemos sabido que la pobre niña zumbada pretende abandonarla ahora por nada menos que Lisboa, la ciudad antigua y señorial. Sin un lúcido heterónimo de Pessoa que le explique la cosa, les suena eso del río Tajo y que aguas arriba pudiera llegar hasta el mismo desembarcadero del Manzanares. Un viejo proyecto, el de la navegación del Tajo ya arrumbado desde los lejanos tiempos de la Toledo imperial. A falta de trampas para salmones, bizarros pero sufridos ecologistas se apuntarán para subir a pulso el catamarán y su preciosa carga por los aliviaderos de los muros de las presas y depositarlo con el mimo que la preciosa niña requiere en la parte con agua. El puente de Alcántara nunca viera ocasión semejante a lo largo de los siglos.

Pero, tras tantas zozobras y tribulaciones, ¿logrará desovar nuestra heroína en la Corte?

Por si acaso lo del catamarán por el Tajo no terminase de funcionar, el flamante presidente sociata de la taifa extremeña ha ofrecido a la audaz exploradora un coche a pilas. No se fía, y hace bien, de la solución del ferrocarril, que procede del siglo XIX, luego modernizado por el malvado Franco, el mismo del siniestro Plan Badajoz, y dejado en barbecho sin semillar hasta la llegada del socialismo redentor, pero que seguro que todo se arreglará cuando los socialistas gobiernen inaugurando así una era de prosperidad como no han visto los siglos, de modo que a la olvidada Extremadura no la reconozca ni Pizarro que la parió.

Una solución más típica, la del tren, pero que aún resultaría más lenta y sobre todo problemática que la del coche a pilas. Si como es azarosa costumbre la parsimoniosa comitiva ferroviaria se estropease en algún descampado siempre se podrá explicar a la intrépida exploradora lo que es una cigüeña o si así emparejase en estepa, un sisón, alcaraván o avutarda. Incluso puede ser una ocasión única para que pueda observar ovejas de donde se saca leche para hacer quesos, lana y carne. Seguro que le daría tiempo para disfrazarse de pastora mientras se inmortaliza el suceso. Lástima que cerdos de cuatro patas de aquellos míticos que se engordaban en montanera queden pocos, se los han llevado a Guijuelo, ya en Salamanca, lejos de los caprichos normativos regulacionistas de la Junta extremeña. Bien explicado seguro que hasta ella, que es chica despierta, lo comprende.

Lo del coche a pilas no deja de ser tentar a la fortuna pese a ser invento que sólo pueden permitirse socialistas y otros potentados. En esta era de los grandes inventos no hay postas suficientes donde enchufar el trasto y cambiar o recargar las pilas. Algunos expertos han estimado la duración que pudiera tener el trayecto entre las dos capitales peninsulares: En Pedroche, no hagas, noche y en Herrera, las que quieras.

Pero las pilas contaminan y mucho, como se podrá comprobar pronto aquí mismo en Cáceres si la peligrosa mina de litio sale adelante, que saldrá, ERE pilla, pilla, más o menos. Y la electricidad hay que generarla, cosa que no importa a nuestros ecológicos socialistas de la transición hacia el caos o entropía. Una brillante solución propia de sus preclaras aunque me temo algo contaminadas mentes. Cerramos nuestras térmicas, después de colocar los costosos dispositivos anti contaminación y así importamos la electricidad de las sufridas tierras del sultán moro donde es producida por térmicas de carbón altamente contaminante, aunque, eso sí fuera de la menchevique y no menos ecologista UE.

(Continuará)

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.