Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

La caída del otro muro de Berlín

¡Otra vez en Berlín!

El día de la Almudena de 1989 caía derribado el muro de Berlín por la acción de la gente harta de represión y dictadura comunista. Se iniciaba una nueva era de esperanza para la humanidad al decaer la geopolítica de bloques y la Guerra fría, o eso creíamos entonces los que lo celebrábamos.

Pero el comunismo no dejaba de ser un disfraz de ciertas élites de la plutocracia globalista como lo es ahora el neomarxismo cultural o la religión covidiana que tantos estragos despóticos y criminales están trayendo a la civilización. Una forma de división, explotación, sometimiento y crimen. Se van conociendo con mayor detalle la protección y financiación de los movimientos anti zaristas que provocaron la devastación de la vieja Rusia y la entronización del comunismo soviético por parte de esas élites criminales. Élites financieras globalistas, algunas satanistas o pederastas, que promovieron la barbarie comunista como ahora esta nueva forma de sometimiento de la humanidad que se está perpetrando en todas partes con el pretexto del virus.

Otra vez en Berlín como entonces. El pueblo despierta con una gran manifestación pese a los sabotajes gubernamentales. Un pueblo consciente que intenta derribar la nueva tiranía que se cierne sobre nosotros, perpetrada por las mismas élites depravadas y sus gobiernos títeres ahora mohatreramente disfrazados de “democráticos”, pero que demuestran su faz de falsos servidores de verdadera soberanía nacional al aplicar consignas inicuas contra sus propios pueblos procedentes de una organización totalitaria financiada por grandes corporaciones globalistas.

En este marco histórico, Robert F Kennedy ha ofrecido un discurso memorable, lúcido y valiente como el que pronunciara su tío JFK un lejano 23 de junio de 1963 en Berlín, pocos meses antes de ser asesinado tras una conspiración perpetrada por los mismos enemigos de hoy.

lo único que el gobierno necesita para convertir a la gente en esclavos es miedo….

Todos los hombres libres dondequiera que ellos vivan son ciudadanos de Berlín…

Mi tío vino a Berlín porque era el primer frente contra el totalitarismo global y hoy Berlín lo vuelve a ser.

Robert F Kennedy luego atacó a los globalistas y sus nuevos instrumentos de dominación como el 5G “para que te espíen”.

Y concluyó: “la pandemia es una crisis de conveniencia para la élite que está ordenando estas políticas, les da la habilidad de erradicar la clase media, de destruir las instituciones de la democracia, de cambiar toda la riqueza de todos nosotros a un puñado de millonarios u hacerse ellos ricos a base de empobrecernos a todos los demás, y la única cosa entre ellos y nuestros niños es esta multitud que ha venido a Berlín, y por todos los que estáis aquí hoy, no nos vais a quitar nuestra libertad, no vais a envenenar a nuestros niños, vamos a exigir la vuelta de nuestra democracia, gracias a todos por luchar.”     

Y en Londres, una grata sorpresa que ha acogido también otra gran manifestación anti despotismo covidiano en la plaza de Trafalgar. También otras en Israel y Francia.

Parece ser que el pueblo se va quitando el miedo inducido por sus dirigentes y empieza ya a reaccionar. Es muy pronto para saberlo y ahora cabe esperar alguna importante represalia criminal de los covidianos. Sin embargo confiemos en que acontecimientos históricos como en su momento fuera la caída del muro de Berlín o como estas grandes manifestaciones y las que previsiblemente las seguirán en otras partes de Europa y del mundo, supongan un antes y un después en la resistencia ante la tiranía covidiana.

Y una nueva oportunidad para la libertad, la paz y la prosperidad mundiales.

Para acabar esta breve reseña a vuelapluma también me uno a las ya citadas palabras de Kennedy en su memorable discurso: Todos los hombres libres dondequiera que ellos vivan son ciudadanos de Berlín.

 

 

Audiencia pandémica económica financiera ambiental

Están siendo poco comentadas para lo que merecen las declaraciones del Jefe de Estado vaticano en su última audiencia del miércoles. El político globalista dice que los pobres deben ser los primeros. En vacunarse. Por si acaso. “Sería triste que la nueva vacuna diera prioridad a los más ricos”.  Ignoro si estas florituras populistas demagógicas que puedan estorbar un lucrativo negocio tan trabajado serán del agrado de quienes le han colocado oportunamente en el trono pontificio. Sea como sea, no me cuadra que el llamado santo Padre quiera sustituir al temido Ángel exterminador o Abadón del Apocalipsis, ni menos promover la marca de la Bestia.

El prócer argentino aboga también por una economía de desarrollo integral de los pobres y no de bienestar. Lo del desarrollo integral de los pobres no sé si es lo mismo que quiere el gobierno socialista de Su Majestad con bozal, es decir, que cada vez haya más pobres cautivos. Y sin duda mejor que una economía de bienestar debe ser otra de malestar. Como si fuese un agente del Plan Kalergi también dice que las mujeres europeas deben reproducirse con musulmanes. Claro que si hubiere demasiados pobres siempre saldrá una vacuna que lo remedie.

Sin embargo, el político vaticano pretende superar lo de la simple paguita de pobres. En realidad, aquí en el saqueado Reino de España ya no hay dinero ni para paguitas ni para nada. Más allá de la propaganda gubernamental, según confiesa el ministro socialista del ramo, no hay dinero ni menos funcionarios que atiendan la tramitación administrativa de las solicitudes.

Pero las cuentas del Vaticano también estarían en vacas flacas de modo que muy astuto el pedigüeño habitual se pone la venda antes de la herida y que ni a él ni a su banca le pidan, y que lo de la cosa esa integral la hagan otros.

Francisco aprovecha para indicar lo que debiera hacer la nueva subnormalidad:

A todos nos preocupan las consecuencias de la pandemia. Muchos quieren volver a la normalidad y reanudar sus actividades económicas. Claro, pero estas normalidad no debería incluir las injusticias sociales y la degradación ambiental.”

No sé qué habrá pasado con lo de la ecológica pachamama promocionada en otoño pasado, pero creo que debe ser por eso de la degradación ambiental que a la intrépida niña Greta la han nombrado miembra de un comité de expertos en quimeravirus. Un comité de verdad, no de ectoplasmas imaginarios como el del doctor falsario y su abigarrada tropilla de desaprensivos y desaprensivas. Pero el travieso filantropófago Guillermo Puertas ha declarado que el cambio del clima climático climatizable puede aún ser peor. Lo dijo Puertas, ex cátedra, punto redondo.

Algunos se malician que entre tantos dimes y diretes o ceremonía de distracción o de confusión cualquier día nos podemos encontrar con lo que llaman reseteo del sistema financiero.

Pero, aquí en este desquiciado Reino, ajeno a todo el respetable público sigue adoctrinado, enajenado, embelesado con lo que le cuentan los media prostituidos. Mucho me temo que hasta que el gobierno de Su Majestad culmine con éxito la quiebra nacional y rebaje las pensiones y pagas de funcionarios, ERTE o parados, casi nadie se quiera dar por enterado de nada ni menos vaya a reaccionar. Entonces ya tendremos la “deseada” economía integral de pobres.

Amén.

 

 

Sistemas

El término sistema se emplea en gran variedad de conocimientos. Luwdig von Bertalanffy desarrolló su famosa Teoría General de los Sistemas con una concepción holística, global, que trasciende el ámbito técnico de la ingeniería para esclarecer casi toda clase de ciencias y disciplinas. En la idea de que muchas cuestiones aparentemente muy diferentes obedecen a las mismas causas y “funcionan” de modo semejante. Si se comprende esto, se pueden conocer muchos aspectos y fenómenos de disciplinas distintas. Así cuestiones que pueden ser explicadas por las mismas ecuaciones diferenciales o bien por la Termodinámica. La información sería lo contrario del desorden o entropía negativa, es decir lo que se ha venido en llamar neguentropía.

Los sistemas poseen órganos o elementos de control. Por ejemplo, las hormonas regulan el metabolismo. La reproducción celular y la síntesis de proteínas se realizan según un código genético que viene a ser una especie de libro con instrucciones de montaje a nivel celular.

Si hay una carrera universitaria actual en la que predomina la visión holística más o menos integrada de la realidad es la de ingeniero agrónomo. En cierto modo una pervivencia, casi desahuciada en estos tiempos de la barbarie del especialismo, de la vieja mentalidad renacentista. Se estudian las materias más diversas en relación con la Física, la Química, las Matemáticas, la Biología, la Economía, la Sociología… y para intentar comprender tanta diversidad en ese árbol de la ciencia se agradece la existencia de pautas de investigación comunes. La idea de orden frente al caos no deja de ser un prejuicio metafísico aunque extrañamente soportado por las Matemáticas. Parece que Pitágoras tenía razón cuando sostenía que el Universo, lo Uno en lo vario, era una combinación de ideas y números.

 

Mi primer contacto con la Teoría de Sistemas fue en la ETSIA de Madrid, a raíz de la lectura de un libro titulado La Célula del doctor en Medicina y catedrático de Citología e Histología, F. Marín Girón, (Editorial Alhambra, 1972). Me llamó la atención especialmente lo que indicaba sobre el mecanismo de reproducción celular basado en la información genética contenida en las tripletas de ADN, así como el mecanismo de infección de una bacteria o célula por un virus.

El virus invasor consigue engañar a su huésped trastocando su mensaje genético y logrando que biosintetice sus propias proteínas en lugar de las del huésped, que termina muriendo mientras la propagación del virus se desarrolla gracias a sus recursos confiscados.

Algo similar se produce no sólo en las agresiones víricas contra seres vivos sino también en las mismas instituciones humanas. Cuando agentes patógenos consiguen introducirse y ocupar los códigos respectivos tienen acceso a las leyes y normativas que las rigen. A su gobierno y administración. Pueden establecer directrices contra el propio sentido original o natural de las instituciones parasitadas. Antes se decía: «Ahí van leyes do quieren reyes».  Ahora donde quieren los plutócratas. Un escándalo de hace pocos días: el Parlamento de la UE ha votado (618 a favor, 62 en contra, 13 abstenciones) facilitar la utilización de transgénicos en las vacunas que nos pretenden imponer sin tener en cuenta las posibles consecuencias para el medio ambiente o la salud de las personas. Es decir, sin garantías. Modificando la normativa existente para poderlo hacer sin vulnerar la legalidad hasta ahora vigente. Sí, gracias a “nuestros representantes”, en realidad la mayoría captados de un modo u otro por los lobbies globalistas.

En cierto modo cabría indicar que desde un punto de vista sistémico lo que está ocurriendo con el pretexto de la supuesta pandemia es uno de estos casos de afectación en las instituciones humanas. La actuación que estamos observando de muchas de las instituciones globalistas es similar a la de ataque de los virus a las bacterias o las células.

Contra lo que pudiera parecer tales instituciones actúan contra los intereses generales de la humanidad que se supone debieran defender esas instituciones. Algunos ejemplos: La OMS, que ejerce una dictadura incontestable desde el inicio de la falsa pandemia está en manos de un comunista acusado de genocidio en colusión con el Partido comunista chino y poderosos intereses farmacéuticos privados trasnacionales que son sus máximos financiadores actuales. Los científicos e investigadores que tratan de explicar lo que pasa son censurados y calumniados sin conseguir establecer un verdadero debate científico esclarecedor. El Vaticano ha caído en manos de un siniestro agente de los globalistas patrocinadores del NOM. Aquí, en España, para qué hablar. Una política gubernamental desastrosa, avalada por la no menos siniestra OMS, ha alcanzado los peores números relativos mundiales. Los destrozos que se están causando parecen intencionados para promover unas condiciones socioeconómicas pre revolucionarias.

En resumen, todo parece indicar que se están destruyendo intencionalmente los sistemas nacionales de orden para poder subsumirlos en un orden global diferente, desechando lo que no interese a ese nuevo orden y sus promotores, sea población, cultura, instituciones, etc. Y con la complicidad de los propios destruidos gracias a haber sido controlados por cómplices en las instituciones. En esta cuestión la imposición de la vacuna genética modificada obligatoria, la Marca de la Bestia, resulta clave.  Y acaso el objetivo único por su alcance de posible modificación de la genética humana, o incluso eugenésico, de todo este tinglado arbitrado en torno a la falsa pandemia.

En realidad todo esto no es tan abstracto como parecería. Otro ejemplo español: Monarquía, ¿sí o no?

En un futuro Nuevo Orden Mundial donde ya no existiese España evidentemente carecería de sentido un Rey de España. Lo mismo cabe decir de casi todo el resto del entramado constitucional actual. O de la soberanía nacional. Todas esas tripletas de su viejo código genético (constitución, leyes, politeia…) trastocadas por el virus globalista. La mayoría, sino todos, de los actuales agentes políticos de modo más o menos consciente buscan acomodo en el futuro NOM. Algunos así ya lo declaran o no lo ocultan. Otros disimulan más, o piensan, creo que muy equivocadamente, que pueda prosperar de modo independiente o autónomo una parte del sistema español desarticulado y desgajado en regiones. Otros parece que no se dan cuenta que la plutocracia internacional los usa como mamporreros demoledores del orden existente antes de prescindir también de ellos una vez la traición sea pasada.

Si estamos hoy como estamos, al borde del abismo, es gracias a lo sucedido y amparado por la Monarquía durante las últimas décadas. De modo que de no rectificar de modo radical tampoco sería solución sino parte del problema.

En las viejas oligarquías económicas españolas sucede algo similar. Ya no son garantía del orden económico financiero patrio con intereses nacionales. Gran parte del patrimonio industrial español ya ha sido saqueado y enajenado.

Instituciones de orden tradicional clásico como la Iglesia Católica también están siendo desarticuladas desde el actual Vaticano infectado de Bergoglio.

Y, para terminar este sucinto e incompleto repaso, ¿qué cabe esperar de la Corona ahora y en el futuro próximo?

Pues lo que parecería es que se está intentando ganar tiempo: un sanchopancesco vengan días y vengan ollas. Probablemente sea difícil encabezar al menos simbólicamente un movimiento patriótico popular español de resistencia, estilo dos de mayo. Lo preferible a título egoísta es acomodarse a la nueva situación mandando el mensaje que no va a ser obstáculo real para lo que deseen obtener los poderes globalistas internacionales. Y que, durante la etapa de transición y mientras se cambia del todo el decorado, se va a representar una actuación distrayente. En realidad, una especie de morfina estupefaciente para tranquilizar a los súbditos con un falso aquí no pasa nada que esto es una Monarquía. Y luego, Dios dirá.

La verdad es que la reciente concesión del premio Princesa de Asturias a los siniestros vacunadores acusados de prácticas euegénesicas de Gates constituye otro escándalo mayúsculo y pone los pelos de punta. Parece imposible que sea pura ignorancia. Y resulta indicativa de por dónde van las cosas.

 

 

Adoradores del Diablo

La doctora Cristina Martín Jiménez acaba de publicar un libro sobre la pandemia o plandemia que nos han colado. Para la doctora sevillana existe una responsabilidad del club de las buenas gentes, los supuestos filántropos. El Club de los filántropos o de los Hombres buenos. Con oscuras vinculaciones sin embargo con el satanismo, la pederastia y la magia negra.

Se trataría de bondadosos filántropos dispuestos a exterminar parte sustancial de la actual población mundial. Todo ello por su bien, claro está. Gentes cuya acción recuerda La FOM, acróstico de Friends of Mankind, según nos cuenta Papini en Gog, un texto de 1930, y hemos recordado hace pocos días en otra garita.

En su ficción explica la existencia de una sociedad secreta de carácter filantrópico cuya misión es eliminar población mundial, pues para sus fundadores, el aumento continuo de la humanidad es contrario al bienestar de la humanidad misma. Se presenta a Gog un personaje de unos cincuenta años, amable y casi obsequioso, para darle a conocer la existencia de una Liga secreta: Mis jefes creen que la adhesión de usted sería infinitamente de desear. La idea básica de gentes tan bondadosas es que el progreso técnico permite una mayor producción y distribución de alimentos y otros bienes pero está claro que dentro de algún tiempo habrá un balance demasiado desigual entre el banquete y el número de los que al banquete asisten. Malthus tenía razón pero se equivocó al creer demasiado cerca el desastre. La naturaleza en forma de terremotos, erupciones, epidemias, carestía y guerras, viene a diezmar de un modo periódico al género humano… De modo que la FOM pretende ayudar a la Naturaleza en tan filantrópica labor, pero de modo más racional y menos aleatorio acelerando racionalmente la desaparición de los que sean menos dignos de vivir. El siniestro apóstol de la buena nueva globalista continúa explicando a Gog que a la Liga pertenecen muchos médicos, enfermeros y criados, los que se hallan en las condiciones más favorables para estos actos humanitarios, y los resultados son excelentes. Tan hermosa labor tanatófila se completa con otra de carácter homeopático eliminando a los que consideran delincuentes. Delito contra delito.

Hay que decir que para estos próceres resulta necesario sustituir el clásico y manido recurso a la guerra como forma de dominación y hacer negocios. De modo que habría que sustituir sus misiones básicas de fuerza estructuradora y de equilibrar el sistema económico en las modernas sociedades por otras menos dañinas para infraestructuras y medio ambiente. Es preciso seguir manteniendo los privilegios de clase para lo que se arbitraría un gobierno mundial que fuese eliminado las clases medias, soporte del orden de la civilización basadas en naciones y culturas soberanas y generando un sistema de neo esclavitud gracias a la tecnología y el neomarxismo cultural posmoderno.  Un corolario necesario es la presupuestación de las muertes “deseables” a producir cada año por otros conceptos una vez vaya remitiendo el habitual recurso a las guerras.

Uno de los más conocidos filántropos actuales es Soros que empezó su brillante carrera humanitaria como niño judío precoz colaborador confeso de los nazis denunciando para robarles a compatriotas correligionarios húngaros. Todo un personaje, uno de los amos del mundo, titiritero del doctor falsario, algunas de cuyas declaraciones ponen los pelos de punta al más calvo.

Pero se especula con que la mayoría de este club de los hombres buenos serían adoradores del diablo. Aunque no practicantes del yazidismo, minoría religiosa sincrética mesopotámica del área de Mosul.

Para los yazidíes el diablo es un ángel que desobedeció a Dios por no querer obedecer a Adán y que luego fue perdonado y al que Dios puso al frente del gobierno del mundo, por lo que debe ser objeto de culto por los fieles. Su imagen es la del ángel transformado en pavo real llamado Melek Taus, figura que viene a asimilarse con mayor o menor propiedad al diablo cristiano o musulmán.

En realidad el gobierno del mundo está en manos de siete ángeles santos, del que Melek Taus es el de mayor jerarquía.

No parece que los Soros, Kissinger, Rockefeller, Rotschild, Gates, Clinton o Morgan sean los actuales siete ángeles, porque el caso es que los yazidíes han sido víctimas propiciatorias del siniestro brazo terrrorista Isis.

Pero, ¿cómo funcionan estos  demonios o ángeles exterminadores?

Muchos textos sagrados de la Humanidad lo explican desde varias perpectivas. Es fundamental no perder de vista la naturaleza espiritual de las cosas y de los entes últimos. San Pablo nos advierte en Efesios 6, 12: «Porque no tenemos lucha contra sangre y carne; sino contra principados, contra potestades, contra señores del mundo, gobernadores de estas tinieblas, contra milicias espirituales en los aires«. Sin embargo, también existen autores modernos que han querido teorizar sobre tan peligrosa materia desarrollando lo que pudiera entenderse como una Moral basada en el Mal.

Un ilustrado alemán, discípulo de Kant, llamado J B Erhard lo desarrolla en su ensayo: Apología del Diablo. Si su principio inspirador es la consecución del Mal, estas podrían ser sus principales normas morales:

Nunca ames a nadie

No digas la verdad, aunque parezca que la dices.

No reconozcas ninguna propiedad pero aprópiate de todo lo que puedas.

Utiliza la moralidad de los demás como debilidad para lograr tus propios fines

Instiga a los demás al mal mientras aparentas reconocer la necesidad de la virtud

Convierte en desgraciado al que no quiera depender de ti.

Actúa con coherencia propia y no te arrepientas.

Creo que no es aventurado señalar que este tipo de normas morales constituyen el proceder habitual de los filantrópicos próceres promotores del NOM y de sus ineptos y o corruptos títeres.

Ya entre nosotros, cabe reseñar para terminar esta breve nota que la fallecida duquesa de Medina Sidonia explicaba en su censurado libro La Ilustre degeneración el horror del funcionamiento de los rituales satánicos y su múltiple papel en la dominación del Mal por parte de ciertas élites.

Con estos datos acaso podamos vislumbrar mejor las motivaciones y consecuencias finales de la suelta de este filantrópico quimeravirus.

(Continuará si nos dejan)

R I P

 

 

Un Informe revelador sobre el virus y la histeria programada

 

“Hemos caído tan bajo que la reformulación de lo obvio es la primera obligación de los hombres inteligentes”  (George Orwell)

«Toda verdad atraviesa tres fases: primero es ridiculizada; segundo recibe violenta oposición; tercero, es aceptada como algo evidente» (Arturo Schopenhauer)

 

No suelo recomendar vídeos sobre los diferentes temas de actualidad, aunque en mi blog tengo una nutrida columna de enlaces con visiones y documentación de lo más diversa para que el amigo lector pueda formarse su propia opinión a través de muy diferentes fuentes.

Pero el que recomiendo y enlazo en esta garita (aquí) supone una excepción. Se trata de un excelente Informe estadístico sobre lo relativo al virus.

De extraordinario interés para cualquier persona que quiera enterarse de la realidad objetiva de la enfermedad así como de las consecuencias de las erróneas políticas arbitradas por gobiernos obedientes o cómplices de las organizaciones globalistas interesadas en generar el caos político social en el planeta. Y de especial actualidad ahora que nos venden una siniestra, ruinosa y liberticida anormal normalidad.

El vídeo recoge la opinión de auténticos expertos científicos, virólogos o epidemiólogos,  no de los mohatreros o mercenarios del falsario. Verdaderos expertos cuya opinión científica documentada, opuesta a la oficialmente enmucetada, está siendo silenciada y reprimida. Se está vulnerando el derecho a la libertad de expresión de los médicos. En especial, los que intentan investigar y comprender la naturaleza y comportamiento de la enfermedad sin limitarse a aplicar protocolos impuestos no comprobados.

Datos tras datos a lo largo de un poco más de una hora con los que se van explicando muchas de las facetas de este desastre político y social que carece de apoyatura en la verdera naturaleza y gravedad del problema estrictamente sanitario.

 

Entre algunos de los aspectos más notables que cabe resaltar estarían los siguientes:

La irresponsabilidad de los medios que han colaborado en la destrucción y suicidio de la sociedad por un fantasma político

La vacuna es innecesaria y peligrosa

No es virus asesino ni mucho más peligroso ni letal que otras gripes

Se estima que unas 650.000 personas pueden morir por gripe al año. Las muertes por cáncer o enfermedades cardiovasculares son de varios millones

Todos los años se colapsan algunos centros hospitalarios por gripe en España

La cuarentena es innecesaria y no tiene apoyatura científica

Las diferencias de resultados entre poblaciones con y sin cuarentena resultan irrelevantes estadísticamente entre sociedades con sí o con no cuarentena. O es inútil o es contraproducente por sus efectos colaterales

La mayoría de las muertes producidas son CON coronavirus no POR coronavirus

El grupo más vulnerable es el que se debía haber protegido y podría haber sido protegido con medidas preexistentes. Esa es la medida más importante, proteger a los ancianos

No hay necesidad de uso de mascarillas: es pseudo ciencia para destruir el tejido social

Su uso general es ineficaz o contraproducente por el tamaño de sus poros o agujeros. O por problemas respiratorios inducidos por falta de oxigenación suficiente

El miedo es más letal que el virus

No hay que ir a una nueva normalidad sino a la normalidad normal o anterior

¿Por qué se ha producido artificialmente la epidemia político mediática, más peligrosa que la propiamente sanitaria?

Las vacunas pueden ser muy peligrosas aparte de innecesarias

 

Entre las muchas chocantes e importantes conclusiones del propio vídeo podemos reseñar algunas de las denuncias de los hechos sucedidos durante uno de los Periodos o etapas más irracionales de la historia de la humanidad:

Fabricación de miedo a un falso riesgo extraordinario, información no fidedigna o manipulada. Ya hubo precedentes de abuso en anteriores pandemias

Falsedades que tratan de aumentar el pánico

El virus no es más que otra epidemia de gripe

Niños tienen un rol nulo

Todo está exagerado

Lo que nos hace preguntarnos:

¿Por qué se ha destruido todo el mundo?

¿Quién se beneficia?

 

Esto que voy a comentar a continuación no lo dice el vídeo que se basa en datos contrastados, pero probablemente cabría pensar que la progresiva desaparición del virus “obligó” a los plandemistas a provocar una revolución de color en EEUU para mantener la anormal situación provocada. Y es posible que puedan sucederse otras nuevas amenazas.

Pero la enseñanza más aterradora de este desastre, su tremenda moraleja, no es la de la impostada alta peligrosidad del virus sino la de la letalidad de la mayoría de las instituciones internacionales y nacionales tenidas por respetables.

En el caso de España se trata del peor escenario económico político social de todos los contemplados que va a costar mucho superar si es que se supera.

Por todo lo expuesto creo que es muy importante su difusión.

 

NOTA

El vídeo puede verse pinchando, además de en la palabra vídeo resaltada en granate, en este enlace.

 

 

 

 

Tiempos modernos

En 1936, Charles Chaplin entregaba una obra maestra crítica con los tiempos entonces modernos. Una denuncia social humanista muy crítica con la hipocresía de una sociedad que negaba en la práctica los altos principios que supone informaban su sistema jurídico, político y económico. A un sistema destajista, taylorista fordiano deshumanizado, que ponía la cantidad muy por encima de la calidad y sobre todo de la dignidad humana. “No es práctico” es lo único que sentencia un directivo tras una desternillante secuencia en la que un humillante invento para dar de comer sin perder tiempo de trabajo falla y hace que el propio Charlot casi termine descalabrado.

Ahora, aquellos tiempos modernos han quedado tan anticuados, como una reliquia de un pasado en el que había un proletariado, víctima de la codicia y de las especulaciones financieras, que se esforzaba en mejorar sus condiciones de trabajo. Nada que ver con el actual neomarxismo posmoderno en el que el ideal superior de la Humanidad irredenta es pillar paguitas para vagos o disfrutar indecentes sopabobas con carácter permanente e indiscriminado, urbi et orbi. Ni tampoco con la antigua clase ex trabajadora revolucionaria y concienciada que pretendía prosperar mediante el trabajo y el mérito en un entorno de justicia social. Y ahora simplemente revoltosa y ociosa formada por una masa abigarrada de lumpen, hembristas, chulos, putas, invertidos, vagos, morisma, golpistas, invasores, mercenarios, globalistas, socialistas y comunistas, la mayoría de ellos nunca han dado un palo al agua en sus lamentables y desastrosas vidas… La nueva Internacional del lumpen de izquierda neomarxista al servicio del Gran Capital apátrida.

El NOM propugna un mundo sin familias ni Estados nacionales, dos instituciones básicas de la civilización. Es decir, hablando coloquialmente, una masa de apátridas e hijos de puta.

Sin más proletariado clásico ahora se trata de otro público, de otras gentes, que sin embargo refleja los profundos cambios históricos producidos desde entonces. Marx explicaba que La violencia es la partera de toda sociedad vieja preñada de una nueva. Ella misma es una potencia económica. Pero ahora que ya apenas quedan clases tradicionales en Occidente y por tanto grandes luchas entre ellas, las violentas revueltas subversivas han de hacerse con otros pretextos. El clima, el feminismo, el multiculturalismo, los invasores, el aborto, la sodomía, la memoria histórica, la pachamama vaticana, el racismo blanco o lo que sea.

Ahora ya nadie parece preocuparse por la industria ni por los problemas y métodos de la producción. Tampoco por la Agricultura o la Ganadería como no sea para denigrarlas o acusarlas de agresión antropocéntrica contra el medio ambiente. Es la entropía contra la organización y el orden. Incluso ministras o alcaldesas meonas de cuota anhelan la destrucción del mundo laboral o el cierre de industrias, so pretexto del impostado problema del cambio del clima climático climatizable, aunque más bien como instrumento inconfesado de destrucción de la clase media y de la sociedad. Todo ello en el ámbito de la economía real, la que satisface necesidades sociales en forma de bienes y servicios, en paradójico beneficio del poder plutocrático financiero global, cara a la quiebra de los Estados nacionales y de su organización, así como de una drástica reducción de la población mundial, por vía de pandemias, vacunas, abortos, revoluciones de colores, guerras, hambrunas, desastres climáticos inducidos…

Claro es que la entropía programada por el Poder financiero globalizador aumenta el desorden, oculta desfalcos, pero no genera trabajo útil. Es decir, tiene un componente de transitoriedad obligada que nos ha de llevar a otro estadio histórico siguiente. Una etapa en la que ya no será necesaria ni útil la colaboración de la izquierda lumpen programada por el neomarxismo cultural, a la que también le llegará el turno de ser sacrificada una vez lograda la esclavitud espiritual, intelectual, económica y social de los supervivientes ajenos a la clase alfa de colaboradores cercanos de las familias oligárquicas. A los que se añadirán los mínimos imprescindibles betas, gammas, para atender los robots de inteligencia artificial, y los infrahumanos epsilones basura.

Recuerdo las penosas condiciones de trabajo de los obreros en China que pude observar en alguna visita. Peores desde luego que en Tiempos modernos. Uno de los plutócratas más cínicos y famosos que promueve y financia el NOM mediante su extensa red de fundaciones, ONG y sociedades mercenarias ha confesado repetidamente que pretende destruir la familia y que el modelo es el comunismo chino. Una dictadura feroz de una pequeña oligarquía despótica de linajes clásicos sobre gentes sin derechos. Gentes despojadas de la propia individualidad y espiritualidad humanas y en consecuencia, meros juguetes del interés en cada momento del nuevo Estado totalitario global. El sueño de la dictadura más criminal.

Un mundo feliz con soma, neolingua orwelliana. ¡Y sin Chaplin!

 

 

.

La bien pagá, o sobre las nuevas Leyes de los pobres

«Bien pagá, si tú eres la bien pagá,

Porque tus besos compré

Y a mi te supiste dar por un puñao de parné

Bien pagá, bien pagá, fuiste mujer…»

(Miguel de Molina)

Veremos los codazos entre los próceres políticos de la casta borbónica a fin de presumir de la paternidad de la paga introducida para compensar la ruina provocada en gran parte por sus propias fechorías, ya que cuando aparece un factor desencadenante o catalizador observamos que el desastre resulta total. Hernando sostiene que el ingreso mínimo vital es una idea del PP. Todos se apuntan o se quieren apuntar la medalla filantrópico-electorera, sin al parecer prevenir ni menos asumir los desastres que pudiera provocar su aplicación indiscriminada o permanente en el tiempo.

Sin embargo, las leyes de pobres no son un invento comunista como sugeriría la impostada sensiblería del gobierno rojo de Su Majestad, ni tampoco del presidente Roosevelt durante la crisis del 29, sino que están documentadas al menos desde mediados del siglo XVI en Inglaterra. Y desde entonces han venido existiendo con variantes en ocasiones o situaciones diferentes.

Con cierta nostalgia, no exenta de preocupación por la degradación en la calidad universitaria producida desde entonces, me vienen a la memoria los interesantes debates sobre estas cuestiones con los que fueron mis antiguos profesores en la Escuela Técnica Superior Ingenieros Agrónomos de Madrid.  Los catedráticos liberales, don Arturo Camillieri Lepeyre, Presidente del Banco de Crédito Agrícola; don José Vergara Doncel, consultor internacional y directivo de Alianza editorial, o los profesores marxistas don Enrique Ballesteros, don Carlos Tió o don José María Sumpsi, luego director del Instituto de Reforma Agraria Andaluz, entre otros.

Debates que poseen aspectos morales y políticos evidentes a los que no resultan ajenos las diferentes ideologías, pero también otros de carácter técnico. Sobre estos aspectos técnicos conviene repasar algunas cuestiones de actualidad permanente.

El Inglaterra, ya en 1534, no solo por compasión o filantropía sino por razones de orden público, se habilitaba una paga o limosna administrada desde las parroquias para tratar de evitar los desordenes y violencias provocadas por los que padecían privaciones o hambrunas. A esta primera regulación conocida fueron sucediendo otras similares a lo largo del tiempo.

No todas las consecuencias de estas medidas eran positivas: se creaban unas bolsas permanentes de pobres oficiales que carecían de interés en dejar de serlo. Así, por ejemplo:  “las personas que una vez recibieron ayuda se niegan a trabajar, y rara beben más que la cerveza más fuerte de la taberna, o comen pan exceto del que está hecho de la harina de trigo más fina” (Dunning, 1698). Sin irnos tan lejos, y como aquí sabemos por el PER, se crea así una retroalimentación viciosa con los partidos que aman tanto a los pobres que cada vez quieren que haya más.

El proceso inducido de desmoralización del trabajo por estetipo de normativas daría lugar a disturbios, incendios y revueltas en los años 1830 y 1831. Unos años antes se había producido otro paso que se demostraría un error. Se había acordado que los salarios por debajo de un cierto nivel deberían ser complementados por la parroquia de acuerdo con el precio del pan y el número de dependientes que tenía el cabeza de familia. Es decir, el mismo modelo que ahora se llama ingreso mínimo garantizado.

El gasto en pobres fue aumentando de modo geométrico en poco tiempo. En algunos pueblos se multiplicó por ocho en treinta años, hasta hacerse insostenible.  Entre los que trabajaban algo el desacople entre salarios y productividad también pasaría factura. Si de modo independiente a su productividad o dedicación un casado recibía más dinero que un soltero e incluso más en atención al número de hijos, al final el contribuyente terminaba pagando la diferencia entre salarios de mercado y definidos por la escala. Para colmo, esta brecha podía crecer porque el empleador advirtió que podía bajar el sueldo a su trabajador que el contribuyente lo compensaría hasta el nivel fijado. La productividad del trabajo también se resentía porque con tales condiciones nadie tenía incentivo para mejorar las cosas.

En 1834 hubo una Comisión real formada por nueve miembros para investigar la cuestión y proponer soluciones que fueron recogidas por el Parlamento. Algunos párrafos resultan contundentes:

El obrero bajo el sistema existente no necesita esforzarse para buscar trabajo. No necesita estudiar. No necesita controlar su mal carácter. No necesita pedir alivio como un favor. Tiene toda la seguridad de un esclavo para su subsistencia sin su responsabilidad de castigo…. Todas las demás clases de la sociedad están expuestas a las vicisitudes de la esperanza y el miedo, sólo él no tiene nada que perder o ganar…” “El supervisor dice que gran parte del alivio es totalmente innecesario pero está convencido de que si intentara una reducción su vida no sería segura…”

“El conocimiento que tuve del funcionamiento práctico las Leyes de los pobres me llevó a suponer que la presión de la suma anual que se elevaba sobre los contribuyentes, y su aumento progresivo, constituían el principal inconveniente del sistema de Ley de los pobres. La experiencia de unas pocas semanas me sirvió para convencerme de que este mal, por grande que sea, se hunde en la insignificancia en comparación con los terribles efectos que el sistema produce en la moral y la felicidad de los órdenes inferiores…”,

Basten estos ejemplos de la experiencia histórica para ilustrar la problemática de las leyes de pobres. Pero se repiten los errores más allá de las diferencias sociológicas particulares e históricas. Una situación excepcional debe tratarse de modo excepcional, mientras dura esa excepcionalidad, y siempre de modo diferenciado, tasado y acotado en el espacio y en el tiempo. Una excepcionalidad inducida y agravada aquí por unas nefastas decisiones gubernamentales que sabotean la economía real y que incluso se diría provocada para establecer una bolsa de indigencia moral, intelectual y material que constituye la cantera natural de los partidos de izquierda.

Desconocemos sus efectos sobre la inflación, que también dependerá de si el tinglado se financia con cargo al expolio fiscal de la clase media que aún trabaje o con cargo a deuda.  O sobre la propia composición modal de la cesta de la compra, y su relación con diferentes mercados de bienes y servicios. Tampoco hay que olvidar otro asunto muy importante: su influencia en el llamado círculo vicioso de pobreza, al penalizar el ahorro creador de capital propio de quienes disponían de mayor renta relativa, si esta resulta apropiada fiscalmente por el Estado para repartirla en el consumo de subsistencia.  Cuestión especialmente importante para autónomos y pequeña y mediana empresa, cuyas posibilidades de recurrir a la importación de capital extranjero son nulas o casi  nulas.

Para terminar estos breves apuntes cabe preguntarse ¿hasta cuándo podrá aguantar el ya depauperado sistema español sin llegar a la suspensión de pagos? ¿Tres, cuatro meses, hasta final de año? No hay dinero para los compromisos ya establecidos para pensiones, ERTEs, subsidios de desempleo, ¿pero sí para estos nuevos pagos extensibles también a ilegales? A medida que el efecto desmoralización del trabajo ya apuntado antes se agravase, pudiera haber menos cotizantes en activo de modo que el sistema de pensiones resultara aún más insostenible.

Cara el verano, con un paso del Estrecho más fácil, el «efecto llamada» de la sopa boba a cargo del estúpido infiel se va a agudizar.

Con una natalidad española bajo mínimos, una de las consecuencias de la ley de pobres será contribuir a instrumentar el racista Plan Kalergi de sustitución de la población autóctona europea por otra mucho más manejable del Tercer mundo y usarla como fuerza de choque contra las sociedades occidentales tradicionales.

Nadie duda que sea preciso ayudar y proteger a nuestros compatriotas españoles que lo pasan mal o que lo pueden pasar mal en los próximos meses. Pero ello debe hacerse sin terminar de destruir lo que queda del sistema socioeconómico, para que la debacle no sea general y catastrófica. Y para no contribuir a consolidar la incipiente tiranía es preciso promover la actividad económica, no obstaculizarla.

Para nuestra desgracia, el Reino de España, sin rumbo ni timón presentables y con una tripulación dedicada al saqueo y sabotaje, está a merced del temporal. Nuestra posición geoestratégica se comprueba que es no tener ninguna y estar a lo que nos ordenen de fuera si se deciden a salvarnos del seguro naufragio.

Parece ser que el globalismo está en ello pero carecemos de soberanía ni control.

 

 

ENAGAS, ¡mi tesoro! ¡mi tesoro!

Puede que sea un caso de caridad, de verdadera necesidad porque a ambos ilustres socialistas sus compañeros no les pagan el ERTE, ni tienen oficio ni beneficio que pillar del erario para mantener sus propiedades y completar ahorrillos, que la vida del esforzado trabajo honrado está muy achuchá o les es desconocida. Pero lo triste es que la plaga de la langosta socialista se ceba otra vez en la pobre Enagás, la vieja empresa pública del gas natural semi destruida por la PSOE a mayor gloria de la oligarquía golpista catalana. Lo que fuera un escándalo, un saqueo del patrimonio español, una vergüenza, un chanchullo de Felipe en connivencia del honrado y muy honorable Pujol, el capo de la muy pía famiglia de igual nombre. Gentes que, como don Vito Corleone, controlan a jueces, policías y periodistas.

Ahora la plaga de la langosta socialista vuelve a pillar. Dos heroicos prohombres socialistas, dos ineptos ministros del tenebroso ZP, uno galleguista si así lo exigía el guión, y otro charnego andaluz, han resultado agraciados con una sustanciosa canonjía en el consejo de administración. Un tal Pepiño el de las maletas en las gasolineras, ahora con su sucesor Ábalos la cosa maletera es en los aeropuertos. Y Montilla, qué maravilla, el del tripartito golpista catalán y lamentable ministro de Industria cuyo chapucero reglamento habría podido provocar alguna tragedia si la Providencia divina no se hubiera apiadado de los usuarios.

Se completa la nueva terna consejera del Capital con un comunista nuevo en esta plaza del que desconozco sus posibles fechorías aparte de serlo.

Enagás paga protección mafiosa al heroico socialismo indígena y los agraciados se llenan los bolsillos mientras dure el momio. Me permito un consejo, gratis, de un antiguo jubilado ingeniero de la casa. A quien corresponda: Mejor enviarles la pasta gansa a casa, que atended sus consejos.

Cuanto menos bulto, más claridad.

Otra cosa de actualidad industrial, o de desindustrialización para la «reconstrucción nacional»

NISSAN huye de Barcelona. No sé si tenían consejeros socialistas o golpistas de cuota. Pero indica el camino al resto de empresas que quieran escapar del desastre comunista que se avecina. También ALCOA anuncia ahora el despido de más de medio millar de trabajadores de su planta en el Norte de la costa lucense.

Muy lamentable, pero creo que es momento de disfrutar de lo votado.

 

 

Bendita autarquía

Una de lecciones que la actual tragedia provocada por la peste roja debiera enseñarnos es la barbarie suicida del globalismo vendepatrias en ámbitos esenciales como Ciencia, Cultura, Alimentación, Sanidad, Industria, Defensa, finanzas, etc. Barbarie que significa pérdida de autonomía vital, de soberanía a todos los niveles. Y en ocasiones como las actuales, la pérdida de muchas vidas humanas que se podría haber evitado. No producimos material sanitario básico, los globalistas no nos lo proporcionan, nos timan o nos roban mientras la gente muere a puñados.

Cuando era estudiante en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Madrid, al final del régimen de Franco, recuerdo las excelentes publicaciones técnicas sobre agricultura, ganadería y recursos naturales que había editado y aún publicaba entonces el Servicio de Publicaciones del Ministerio de Agricultura. Textos claros y sencillos que servían para obtener datos habitualmente reales de lo que se podría obtener de los sistemas agrarios. O de la documentación con ratios técnicos de los proyectos de desarrollo. Reflejaban conocimientos particulares y precisos de muchas materias específicas, tesoro valioso inmaterial de una época en que había menos posibilidades de emplear energía fósil o mercancías del comercio exterior y había que realizar esfuerzos por conocer, inventariar y aprovechar al máximo nuestros recursos propios tanto humanos como naturales.

El proceso descontrolado de transformación energética de la agricultura, la sustitución de convertidores energéticos acomodados a nuestros ecosistemas como muchas de nuestras razas de la cabaña ganadera tradicional fue haciendo tabla rasa con casi todo. La importación de cereales pienso y soja para la alimentación de razas alógenas de ganado se convirtió en la segunda importación energética española. La ganadería extensiva fue siendo relegada.

La entrada en el mercado común en condiciones precarias debidas a la nefasta negociación perpetrada por los socialistas que sacrificaron todo a sus propios intereses sectarios, contribuyó de modo decisivo al sucesivo arrumbamiento no solo de nuestro sector agroforestal, o primario en general, sino también industrial, relegando a España a una situación subordinada de dependencia. A la especialización casi en nuevo dependiente monocultivo de cierto sector servicios, para disfrute y solaz barato de la clase media de los países europeos.

El tenebroso Claudio Boada y sus hordas de insaciables biuitifulleros socialistas asolaron todo lo que pudiera ser vendido, pelotazo al canto, con las bendiciones cómplices campechanas. Arrasaron con la industria nacional y perpetraron una nueva desamortización salvaje del sector público español, en especial de sectores estratégicos como el energético. La oligarquía utilizó a los socialistas mohatreros para liquidar sin problemas ni protestas lo público. O para hacerse indemnizar con cargo al erario, el dinero público no es de nadie, deudas, errores o desfalcos so pretexto de consideraciones medioambientales como fuera el famoso caso del parón nuclear. Los antiguos sindicalistas y profesionales decentes que entonces se opusieron al atropello fueron laminados sin piedad. Los siguientes gobiernos de Su Majestad terminaron de saldar lo que quedaba.

 

Perdón por tan largo exordio pero lo creo oportuno para contextualizar el hecho de que la fuera octava potencia mundial a la muerte de Franco no tenga hoy mascarilla que llevarse a la boca ni menos respiradores, test de diagnóstico, o equipos de protección para salvar vidas, tras cuarenta años de pertinaz monarquía disolvente.

Más allá de la presente incompetencia o incluso mala fe del actual gobierno rojo, debemos comprender que por incompetencia, soborno o corrupción, el haber renunciado a cierta autonomía nacional al consentir la deslocalización en el extranjero de actividades y sectores estratégicos imprescindibles para la satisfacción de nuestras necesidades de bienes y servicios se está revelando criminal en estos tiempos de tribulación.

Recuperar una cierta autonomía nacional para satisfacer nuestras necesidades y legítimos intereses debiera ser tarea ineludible cuando pase esta tragedia, si pasa.

En el futuro no sólo no se trata de ver cómo podemos salir buenamente de la crisis sin escarmentar y hasta la inmediata siguiente. Al contrario, de comprender que debemos realizar una especie de Presupuesto Base Cero radical y patriótico en lo espiritual, cultural, político, económico, financiero, administrativo y social, que nos permita en lo posible transformar Amenazas en Oportunidades.  Ojalá Diógenes con su linterna mágica nos ayude a buscar quién pueda acometer tal ingente tarea de reconstrucción nacional. Pero es de temer que tal tarea hercúlea la lleven a cabo hombres de negro de acuerdo con los intereses de Alemania y de la UE central, no con los legítimos nuestros.

 

La hora de la verdad

El retraso en  instrumentar medidas urgentes de protección de la actividad económica, de empresas y trabajadores, tiene una explicación simple en la notoria incapacidad demostrada por el doctor falsario y sus bandas ministeriales. Pero puede que haya más, si, como se malician algunos, tamaña incompetencia que resulta extraña incluso entre estos artistas fuese un sabotaje que sirviese a intereses ocultos de carácter revolucionario añadido a los ya conocidos de los golpistas catalanes y vascos.

Para el falsario ha llegado la hora de la verdad. Mañana martes en el Consejo de ministros tendrá que decidir si se baja del golpe de Estado en marcha del Frente Popular junto a nazis catalanes y vascos o continúa con él. Un golpe de Estado que amenaza con destruir el entramado de la economía real de bienes y servicios que sostiene la sociedad y satisface las necesidades reales de la gente. El caldo de cultivo para la revolución comunista y la fragmentación territorial definitiva.

Un desastre que no va estar en condiciones de liderar porque sus amos oportunamente también prescindirán de él cuando inicien la siguiente etapa revolucionaria.

Escribo desde el arresto domiciliario decretado por esta caterva de sectarios e inútiles, aplaudido por lo que llaman “oposición”, que, salvo contadas excepciones, parece seguir pasmada o en cuarentena y lo que se dice oponerse, la verdad es que no se opone a nada.

Para colmo, el Jefe del Estado si dice algo en estos tiempos de incertidumbre y tribulación es para limitarse a aclarar a sus sufridos súbditos que él no es un ladrón ni piensa hacer de perista receptor de lo distraído y puesto a buen recaudo por su emérito papá. Ya nos quedamos mucho más tranquilos.

Aunque lo importante es la economía real, la financiera nos ofrece indicios medibles de lo que pasa. En este momento, la bolsa está cayendo en torno a un 10 % y la indignación popular por las funestas consecuencias de la incompetencia gubernamental va subiendo en términos que aún no podemos valorar. Con los ahorros de mucha gente volatilizados, con cientos de miles de empresas y autónomos en riesgo de desaparecer, millones de empleos en el alero, con gran parte de la población española arrestada en sus casas, las condiciones para la desestabilización social y futura revolución aumentan.

Al ministro de Sanidad, esa lumbrera catalana, íntimo de Iceta, ambos miembros de un partido golpista anti español como es el PSC, le han puesto de payaso de las bofetadas para decir cosas y demostrar su ignorancia culposa. Ayer hubo una comparecencia conjunta en la cumbre de nuestros ministros creados ex nihilo “autoridades competentes” en la que hicieron gala de su ignorancia o cobardía. Margarita, Salvador, Fernando, José Luis: un tremendo póker de ases colocados en el altar de los próximos a sacrificar en aras del avance del proceso revolucionario.

Un simple ejemplo: No sé a qué majadero ¿o criminal? se le habrá ocurrido lo de disminuir a la mitad el transporte público para así lograr aglomerar más a los usuarios a la fuerza y favorecer los contagios.

Otro: El heroico ministro complaciente con la narco terrorista bolivariana y sus maletas de contrabando confiesa que no tienen ni p. idea de hasta cuándo durará el arresto y que mejor nos vayamos preparando para sucesivas prórrogas.

Es posible que el engreído falsario, el inepto marido de la frívola irresponsable contagiada durante la manifestación hembrista, aún no se haya dado cuenta de que él también es otra pieza sacrificable del siniestro juego. Otro colaboracionista más, un ensoberbecido menchevique desorientado colocado allí por su osadía, inmoralidad radical y manifiesta incompetencia aún mayor que su petulancia de petimetre posmoderno. Un Kerensky de medio pelo. Útil para despanzurrar cosas pero incapaz de construir nada ni menos liderar el nuevo Régimen con que nos amenazan.

Pero mañana martes, si acaso le viniese un rapto de repentina lucidez, tiene la oportunidad de rectificar a fondo e intentar abortar el golpe de Estado, que ahora progresa adecuadamente.

Otro sí digo (14 horas).

El diputado  Hermann  Terstch anuncia que la Robles ha firmado un convenio por el que parte del ejército queda bajo el mando del comunista Iglesias.

Aparte de las cuantiosas multas amenazan con retirar la licencia de armas a los que se salten el confinamiento a juicio discrecional de las autoridades.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.