Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Las Hilanderas

El famoso cuadro de Velázquez ha dado lugar a múltiples interpretaciones. Muchos críticos consideran que constituye una interpretación mitológica de la leyenda de Aracnea y de su dramática relación con la diosa Atenea. Como tal aparece, si es que se trata del mismo cuadro, en un inventario del montero real don Pedro de Arce. Para Ortega pudiera tratarse de las bodas de Tetis, quien era capaz de metamorfosearse a voluntad y Peleo, uno de los argonautas. Para otros más, la alusión mitológica tiene que ver con las Parcas. Sin embargo, en su conocido libro sobre el pintor sevillano, Camón Aznar rechaza la interpretación mitológica y entiende que es un cuadro fundamentalmente costumbrista o naturalista, una de las primeras representaciones de la actividad fabril en el Arte. Con ciertas similitudes técnicas y de composición con Las Meninas, Velázquez nos muestra en Las Hilanderas la vida de trabajo en un taller madrileño, la fábrica de tapices de Santa Isabel.

Aracnea era hija de Idmon, famoso por su habilidad para teñir la lana con la púrpura de Focea. En los tiempos de Homero las mujeres griegas tenían a gala saber tejer e hilar y a la diosa Atenea como su sublime maestra. La finura de su hilado era comparada a veces con las de las telarañas. Pero Aracnea no se consideraba discípula de Atenea e incluso en un momento de ensoberbecimiento llegó a desafiar a la propia diosa.

Atenea se transforma en anciana y dirigiéndose a Aracnea le intenta hacer ver que no todo es malo en la vejez, que la experiencia es fruto de los años. Y le aconseja: “bien que aspiréis a la gloria de ser la mejor entre los mortales, pero no pretendáis igualaros a una diosa. Pedid perdón y Atenea os lo dará”. Pero Aracnea no se arredra y le recrimina porqué en vez de ella, una simple anciana, no se presenta la propia diosa. Entonces ésta se descubre ante el estupor de todos menos de la joven hilandera. Y se retan a ver quién teje la mejor pieza.

Atenea elige un tema central con Júpiter en majestad rodeado de los dioses y en sus cuatro esquinas varios temas relacionados con el atrevimiento, el desafío, la altivez, la usurpación y su posterior castigo divino.

Aracnea representa el rapto de Europa así como otras conocidas aventuras amorosas de Júpiter, recordatorio, acaso imprudente para la ocasión, de las flaquezas de los inmortales. Consigue una obra maestra insuperable y Atenea se indigna y en un arrebato la rasga.

La ofuscada y desesperada Aracnea se intenta colgar pero Atenea suaviza la trágica situación y transforma a la hábil hilandera en araña.

Este relato de Ovidio parece ser el antecedente mitológico de otra famosa metamorfosis, la de Kafka. Mas dejemos al checo germano parlante moderno héroe del absurdo meditando sobre las causas, los vicios, por los que los hombres pueden transformarse en irreconocibles bichos inmundos ¿la soberbia es uno de esos vicios? mientras pasea hacía El Castillo entre la niebla que diluye las figuras fantasmagóricas del puente Karluv sobre el Moldava. Y volvamos a nuestros antepasados griegos.

Salvo por la alusión a la metamorfosis que se da también en la leyenda de Aracnea no se entiende muy bien la citada asociación del cuadro con las bodas de Peleo y Tetis. Pero sabemos que para asustar a sus pretendientes la bella Tetis podía metamorfosearse a voluntad en diferentes animales más o menos peligrosos o escurridizos: ¿Las circunstancias de la vida que se escapan a nuestro control o voluntad o al menos nos aturden o dificultan nuestros logros? ¿Acaso distintas formas de su cuerpo astral? Sin embargo, Peleo logra sorprenderla dormida y someterla para lograr que Tetis se case con él.

Las Parcas, auxiliares de Júpiter y tejedoras de la vida humana, vienen a significar la personificación del destino. Pero, ¿Velan por el orden natural de las cosas en su sentido espiritual y físico o ceden a su capricho?  Ellas otorgan o niegan bienes e infortunios. Prescribían la duración de la vida humana, a veces descubrían, otras ocultaban nuestras suertes. Las Parcas suelen representarse como tres hermanas, Cloto, Láchesis y Atropos. Cloto es la hilandera que mueve una gran rueca y expresa el inevitable encadenamiento de los sucesos en la trama de la vida. Láchesis se asocia el azar, la suerte que sostiene el copo o los husos y en algunas representaciones mitológicas aparece auxiliada en su labor por otras figuras femeninas. Atropos tiene unas tijeras ¿para cortar el hilo vital.

Las peripecias humanas tienen un componente de incertidumbre, acaso de fatalidad, que desafía a nuestra comprensión. Para los griegos había un componente de azar, cierta veleidad de las Parcas, auxiliares instrumentales de los dioses.

Sin embargo, la tradición hindú lo interpreta como el karma. De algún modo, son nuestras acciones presentes o pasadas las que tejen nuestro destino. Nosotros somos artífices de nuestras vidas aunque no seamos conscientes en todo o en nada de las consecuencias de nuestros actos del pasado y de nuestras actitudes del presente. En el Bahgavad Gita el propio avatar Khrisna lo explica al dubitativo héroe Arjuna, el mejor y más valiente de los Pandevas que se encuentra en el campo de batalla. Se transforma ante él y se muestra como un océano de causas y concausas, de acciones y efectos, de fastos y nefastos, de logros y fracasos. Y le anima a hacer lo que debe ser hecho. Aunque parezca tremendo. No importa qué guerreros pueda matar en legítimo combate, si mueren durante la batalla es que ya habrían de estar muertos en el otro plano.  Cada hombre debe cumplir con su deber.

¿Podemos nosotros los hombres desafiar al mundo espiritual?  ¿Hasta dónde llega nuestra libertad? ¿Cuál es el coste del ejercicio de esa libertad?

Las Hilanderas es un lienzo extraordinario.  No deja de ser curioso que Antonio Palomino no lo comente en su Museo Pictórico cuando habla de Velázquez pese a relacionar Historias de la Metamorfosis de Ovidio con un cuadro de Rubens reproducido en Las Meninas. No obstante, Las Hilanderas casi siempre ha sido considera una de las joyas del Prado madrileño y reconocida como una obra maestra, propia de un gran maestro de la Pintura en la plenitud de su destreza, en la última etapa de su vida en la que desarrolla sus logros técnicos adquiridos durante su segundo viaje a Italia. Velázquez ha vuelto a una corte en decadencia, y en este cuadro podamos intuir una especie de concesión a la nostalgia de su actividad italiana, dedicada a la investigación y libre de etiquetas o huera prosapia. El recuerdo de un mundo de luminosa Belleza comparado con otro más prosaico, el del viejo Alcázar de los Austrias no exento de cierta penumbra de toque monacal.  El propio Felipe IV prefería el Palacio del Buen Retiro.

Contemplamos un primer plano iluminado con luz cernida, discreta, un ámbito intermedio más bien sombrío y al fondo una estancia colmada de luz, todo pintado en un plano sin que las luces de matiz diferente se superpongan, se estorben ni confundan, para llegar a la habitación del fondo luminoso la mirada tiene que transitar por el ámbito en sombra ayudándose de las formas sumidas en la penumbra. Con algunas similitudes técnicas y de composición con Las Meninas, al igual que en el Entierro del Señor de Orgaz en Las Hilanderas existe un plano arquetípico, espiritual, el de las Ideas platónicas, en el que se manifiesta la sentencia de Atenea que aparece con el brazo levantado en presencia de tres figuras femeninas, ¿Las tres Parcas o solo simples damas que pretenden hacer encargos en el Taller de Santa Isabel? Y al lado del tapiz con el rapto de Europa tejido por Aracnea, justo cuando va actuar contra la hábil hilandera. Y otro plano terrestre,  fabril, material, en el que parece mostrarse la sentencia hermética “cómo es arriba es abajo” divulgada por la Academia de los Médicis y su maestro neoplatónico Marsilio Ficino. Aquí se muestran varias figuras femeninas atareadas en sus quehaceres que no parecen prestar atención a dicho plano arquetípico, ¿Son las tres Parcas ayudadas por otras dos mujeres? ¿Son simples hilanderas que se afanan en las tareas ajenas a todo lo que no sea terminarla?

Ambos planos están magistralmente unidos y separados a la vez por una jerarquía del espacio debida a la luz.  Una luz que en el fondo iluminado no diferencia entre la diosa y las figuras femeninas que la acompañan.

¿Podemos ver ese universo espiritual desde nuestro destierro? ¿Qué nos enseña el Arte?

A través del polvillo en suspensión que se encuentra en la escena fabril debemos seguir la luz que nos guía hacia la fuente. Hay una escalera, recuerdo de la escala de Jacob y en la grada lo que parece una viola de gamba. La Música es el Arte más próximo a la naturaleza del Noúmeno, a la Cosa en Sí, ¿A la Voluntad? En español, lengua sabia y profunda, querer significa Voluntad y también Amar ¿A la Luz? ¿Somos Luz oscurecida en nuestro plano por la Materia? ¿Los vicios como la soberbia de la fábula de Aracnea nos apresan como en una telaraña?

Algunos autores critican la bóveda y el ojo tragaluz como innecesarios en la arquitectura del cuadro. E incluso en ciertas reproducciones se recorta esta parte superior. ¿Es el “ojo que todo lo ve” aunque para nosotros desde nuestra comprensión limitada aparezca como cegado?

¿Cuál es nuestra realidad más auténtica? ¿La del trabajo y los afanes materiales y cotidianos como la del prosaico taller o la del universo de arquetípico de nuestros anhelos espirituales y nuestros sueños?

Creo que ambas. La Estética, el Arte, nos muestra la posibilidad de que el tapiz que tejemos con nuestra vida se inspire en la Belleza, en los mitos de la Tradición que son instrumentos de transmisión del Conocimiento del mundo espiritual. Que nuestra técnica y saber hacer no constituya motivo de engreimiento como el de Aracnea, sino posibilidad de deleite y evolución para nosotros y para los demás.

 

 

 

 

 

El Halloween como decadencia de la civilización

Dentro de la suicida colonización que sufre la Cultura española por la anglosajona americana, acaso la fiesta del Halloween (All Hallows´ Eve) se lleva los honores de la frivolidad, estulticia e impostura, no exenta de cierto componente tenebroso, maléfico o incluso criminal.  Todo un síntoma del proceso de devastación de la civilización al que estamos siendo sometidos.

Pero aún quedan, quedamos, algunos autores, como el estudioso de las tradiciones esotéricas e iniciáticas Carmelo Ríos, que abominan de la fatídica moda anglosajona.  El Halloween procede de una antigua fiesta de origen celta relacionada con la luz, el samhain, cuyo significado se ha pervertido:

“En la actualidad, debido sin duda a la perniciosa y aplastadora influencia anglosajona y norteamericana, esta sagrada festividad no sólo se ha profanado de su propósito protector y divino, sino que se ha convertido en su opuesto, una invocación a la oscuridad por medio de una ordalía de niños y a veces de adultos vestidos de zombis, de vampiros o de monstruos.

Añádase la ingesta de alcohol, de drogas o de mejunjes selváticos tan a la moda en la sociedad, y luego veremos aparecer los síntomas de no ser uno mismo, de de estar desdoblado e incluso de algo mucho peor, de lo que es mejor no hablar.

En esta mágica noche se abría una puerta, decían los antiguos entre el más allá y el mundo de los vivos que podían comunicarse.  En las noches de Halloween se produce una verdadera entrada de fuerzas negativas que han de ser rechazadas y combatidas con las armas de la luz, con la alegría, el bien, la bondad, la compasión y la oración.

En esas noches verdaderas puertas dimensionales hacia el plano inferior astral son abiertas y cualquier forma de obsesión y posesión puede acaecer. Igualmente se producen crímenes, secuestros, raptos y otras maldades abominables, y es sabido que los brujos  magos negros usan esas fechas para incrementar su poder.

En las noches de Halloween las personas sensibles o sensitivas pueden percibir putrefactos hedores, escuchar sonidos horrísonos, música de baja frecuencia y palabras negativas en el espacio o en el interior”.

Carmelo Ríos también ofrece estas medidas para preservarse de o combatir sus efectos más perniciosos:

“En la noche debe dejarse una luz encendida, cantar, orar, leer textos de los grandes maestros, meditar, ejercerse en la plegaria santa del corazón, decorar la casa con flores, encender incienso de sándalo o rosas, lavarse con agua de rosas las manos y el rostro y sobre todo no disfrazar a los niños de espectros, pues esos rostros y cuerpos deformados, esas máscaras ensangrentadas no son en absoluto una forma de conjurar el mal, sino de llamarlo e invocarlo abiertamente”.        

La introducción de estas tradiciones ajenas, adulteradas con la peor intención, aún resulta más lamentable cuando se pretende sustituir con ellas las de propias de nuestra Cultura de gran profundidad metafísica. En la gran Tradición cultural mediterránea se asocia Eros a Tanatos. La civilización clásica nos ha enseñado mitos tan hermosos como, por ejemplo, el de Orfeo y Eurídice, tan sugestivos para la Historia del Arte y de la Música en particular, inspiradores de Monteverdi, Gluck o Haydn, entre otros.

Una tradición española es la del famoso Don Juan, mito iniciado por Tirso de Molina que con Mozart ha dado lugar a una de las obras maestras más extraordinarias de la Historia de la ópera. Sin olvidar otra antigua tradición teatral española propia del uno de noviembre: la representación del famoso Tenorio de Zorrilla. Una obra algo ripiosa pero muy sugestiva por su teatralidad y musicalidad en la lengua.  Entre las muchas versiones puede verse esta de Estudio Uno. Para los más jóvenes o desmemoriados acaso conviene aclarar que el añorado Estudio Uno era un “siniestro” programa de la televisión de Franco que es de justicia reconocer que tenía la perniciosa manía, ya felizmente erradicada con la pertinaz Monarquía, de promover la elevación intelectual, cultural y moral del televidente. El Tenorio de Zorrilla que ahora parece tan naif fue otrora motivo de escándalo para bien pensantes.  Clarín se hace eco en La Regenta de las escaramuzas seguidas de dimes y diretes entre Ana Ozores, el Magistral y demás personajes con motivo de la asistencia de Ana a una representación en Vetusta cierto uno de noviembre. Curiosamente otro escándalo fue el protagonizado durante la lejana posguerra por la actríz Ana Mariscal cuando interpretara el papel de Don Juan en sesiones de tarde mientras hacía el de Doña Inés en las de noche.

Sin embargo, en el actual proceso de estupidización y embrutecimiento programado de masas al que se dedican la actuales televisiones y la mayoría de los media la fiesta anglosajona resulta mucho más rentable que las disquisiciones metafísicas propias de nuestra Tradición, según se celebraban el uno de noviembre.

A diferencia de las antiguas tradiciones cíclicas relacionadas con el año solar, desde la Ilustración nos hemos acostumbrado a un sentido lineal del tiempo. Al goethiano conflicto fáustico, o el mito del progreso indefinido de la Humanidad. Pero las fiestas del uno de noviembre tuvieron su interpretación griega y luego romana. Participaban de cierto carácter sagrado común. En Grecia al comienzo del Pyanepsion se celebraban las Noemenias o fiestas de la Luna nueva consagradas a Hécate, mientras se preparaban las Thesmoforias de los Misterios eleusinos. Una de las más importantes instituciones sagradas de la antigüedad que representaban un profundo conocimiento del alma y su descenso a los infiernos, tema recurrente en la Cultura y el Arte occidentales. Primero por un rapto, luego por ingesta de una pepita de granada, se simbolizaba la caída del alma en la materia. Pero parcialmente salvada luego por amor. Materno filial en el caso de Eleusis; erótico, en el de los Misterios órficos. El bellísimo e inspirador mito de Orfeo, tan ligado a la Música. Que ha dado varias obras cumbres como las ya citadas: El sublime Orfeo y Euridice de Gluck, el Orfeo de Monteverdi, considerada la primera ópera representada en Europa, o el Orfeo de Haydn.  Y entre los romanos, bajo la protección de Diana, el uno de noviembre se celebraba el festín de Júpiter.

El Cristianismo recalificó muchas de las fiestas y celebraciones del paganismo, cristianizando su elevada concepción metafísica acerca del alma. En el caso de Todos los santos, una doble concepción: la implicación dialéctica entre Eros y Tanatos.

La Muerte redimida o superada por el Amor. Por el Amor sagrado del Salvador o por su remedo el amor humano. Y ligada a la cultura española se halla la figura del Don Juan. Un mito con raíces históricas reelaborado por varios autores españoles pero que alcanza su mayor logro estético en el Don Juan del gran Mozart. Aquí también puede encontrarse la sublime idea mistérica griega del rescate del alma por Amor. Junto con unos conocimientos sobre el mundo astral, envoltura del alma del que es fenómeno el Comendador. Pero en un orden popular resulta más enriquecedor el Tenorio de Zorrilla con todos sus ripios que estas introducidas costumbres de piratas y mercaderes ingleses tan bárbaras y desatinadas.

Quizás no esté de más aclarar por si acaso que esta crítica a la dichosa fiesta gringa de marras no lo es desde el punto de vista del Catolicismo, sino de la Metafísica. ¿Puede sobrevivir una Civilización sin Metafísica? ¿Occidente ha perdido el sentido de la Metafísica y por eso recurre a banalidades comerciales como el dichoso Halloween?

Pensadores actuales como el intelectual ruso Alexander Dugin creen que resulta preciso revivir el Dasein (Ser ahí) heideggeriano para que nuestras sociedades y culturas nacionales no perezcan por las agresiones de la globalización tal como se viene entendiendo y ejecutando. Heidegger pensaba que el olvido del Ser llevaba al predominio absoluto de la Técnica y al cabo, del nihilismo.

Otros como el francés Alain Benoist propugnan cierta neo-paganización de las bases metafísicas de nuestra civilización como remedio para tratar de paliar la al parecer imparable decadencia europea. Pero lo del Halloween no deja de ser una importación frívola y al servicio del negocio y del NOM, otra muestra de la subordinación cultural y estética que posterga antes de olvidar los propios valores. Una forma de arrasar la Cultura y tradiciones estéticas de los diferentes países colonizados y envilecidos con vistas a edificar una cultura todo a cien sobre sus escombros. Es cierto que no sería la primera vez en la Historia que una Cultura sustituye a otra, a veces originando procesos de porfidización, en los que algunos materiales primitivos quedan incluidos en otros si es que no se trasforman. Así, el Cristianismo se habría apropiado por estos lares de las antiguas reflexiones clásicas sobre el Amor y la Muerte.

Así, un mediterráneo y español por la lengua, el mejicano Amado Nervo, lamentaba en un poema titulado La flauta de Pan,

En las dóricas noches diamantinas

Cuando boga Selene por el cielo

Como un sol moribundo, y en el suelo

Duerme todo: memorias y ruinas

Puebla sotos, oteros y colinas

Un rumor de infinito desconsuelo,

Una música lánguida en que el duelo

Treme y llora con gamas cristalinas.

Es la flauta de Pan, hecha de caña,

Inmortal, porque al dios le plugo en ella

Convertir a Siringa en la campaña

Y parece decir su arrullo triste:

“viandante, une tu voz a mi querella:

si buscas la beldad… ¡Helos no existe!”

Pero esta melancolía es también la tristeza de la decadencia de El viejo sátiro. Y la causada por la introducción de un nuevo rito, sustituto del poético paganismo, el cristiano que también reproduce la idea de la Muerte superada por el Amor, pero que tampoco se libra hoy de su propia decadencia:

Yo tuve un culto en Delfos, de luz eran mis manes

Hoy negros; era fácil el hoy tedioso rito

Por ti me son hostiles mis padres los titanes

Y no hay un sitio para mi dicha en lo infinito.

Ayer me tuteaban los dioses soberanos

Y yo tiraba besos a Zeus a dos manos

Bebiendo el vino dórico de mi lagar…Mas luego

Surgió cual monje estéril el dogma que me aflige

Y el diáfano pontífice Máximo, que rige

La Iglesia, uncióme al culto del místico borrego.

—-

¿Por qué siguió al Olimpo del Gólgota infecundo

La soledad y, en rapto de amores imprevisto,

Las razas empuñaron el lábaro de Cristo,

Que trajo las tristezas al júbilo del mundo?

¿Qué mal había hecho la vida a ese iracundo

demoledor? Dionisio amable, ¡hubieras visto

la sangre de tus uvas en brebaje mixto

del cáliz, y sus hojas servir de pudibundo

fajero a las estatuas olímpicas! En vano

radió en defensa tuya la espada de Juliano;

la Humanidad trocaba su primogenitura

por las lentejas… o por la gloria que se abría;

y yo, ateniense, el sello mostraba en mi tonsura

del Nazareno, esposo de la Melancolía.

Y el poeta pide reparación:

¡En esta vida no la supe amar!

Dame otra vida para reparar,

¡oh Dios!, mis omisiones

para amarla con tantos corazones

como tuve en mis cuerpos anteriores

¡Quizá ya nos amamos

Con este mismo amor en otro mundo!

Dentro de la Cultura peninsular española cabe recordar también el precioso testimonio de un gran cordobés que vivió trágicos momentos para la civilización hispanomusulmana. Se disolvía el Califato y venía la rápida y suicida descomposición en taifas. Un fenómeno que de algún modo vuelve a repetirse en nuestro presente de devastación nacional en degradadas taifas.

Ali ibn Hazm nació a finales del siglo X y además de filósofo y político es autor de una gran obra poética puesta en español por don Emilio García Gómez.

Pero, de su preciosa obra  El collar de la paloma vamos a recordar ahora algunas notas sobre la unión amorosa.

Uno de los aspectos del amor es la unión amorosa, que constituye una sublime fortuna, un grado excelso, un alto escalón, un feliz augurio, más aún la vida renovada,

La existencia perfecta, la alegría perpetua, una gran misericordia de Dios. Si no fuese porque este mundo es una mansión pasajera, llena de congojas y sinsabores, y el paraíso, en cambio, la sede de la recompensa y el seguro de toda malaventura, todavía diríamos que la unión con el amado es la serenidad imperturbable, el gozo sin tacha que lo empañe ni tristeza que lo enturbie, la perfección de los deseos y el colmo de las esperanzas.

Yo que he gustado los más diversos placeres y he alcanzado las más variadas fortunas, digo que ni el favor del sultán, ni las ventajas del dinero, ni el ser algo tras no ser nada, ni el retorno después de una larga expatriación, ni la seguridad después del temor y de la falta de todo refugio tienen sobre el alma la misma influencia que la unión amorosa, sobre todo si la han precedido largos desabrimientos y ásperos desdenes, que han encendido la pasión, alimentado la llama del deseo y atizado la hoguera de la esperanza.

Ni el esponjarse de las plantas después del riego de la lluvia; ni el brillo de las flores luego del paso de las nubes de agua en los días de primavera; ni el murmullo de los arroyos que serpentean entre los arriates de flores, ni la belleza de los blancos alcázares orillados por los jardines verdes, causan placer mayor que el que siente el amante en la unión amorosa, cuando te agradan sus cualidades, y te gustan sus prendas, y tus partes han sido correspondidas en hermosura. Las lenguas más elocuentes son incapaces de pintarlo; la destreza de los retóricos se queda en ponderarlo; ante él se enajenan las inteligencias y se engolfa el entendimiento…

Lejos del patético ¿truco o trato? ajeno al Amor, el arte nos permite conocernos mejor, superarnos, abrirnos a la espiritualidad. Amor y Muerte. Muerte y Amor están conectados por sutiles hilos metafísicos.

Al cabo, como decía Cernuda en el exilio, no es el Amor quien muere, somos nosotros mismos.  

 

NOTAS:

Ediciones empleadas para las citas literarias

Amado Nervo   Poesías completas   Editorial Biblioteca Nueva, 1947

Ibn Hazm  El Collar de la Paloma, versión de Emilio García Gómez, Alianza Editorial, 1971

Luis Cernuda Obras Completas Tomo I Editorial RBA, 2006

 

Las palabras resaltadas en color granate abren enlaces a las obras mencionadas

 

 

El capitán Trueno en el Barrio de las Letras

Aunque no suelo hacerlo esta vez voy a dedicar unas líneas a la nostalgia así como al recuerdo de un ser querido. Me refiero a mi entrañable tío Antonio, fallecido hace ya varias décadas.

De niño y en mi adolescencia, hasta la muerte de mi abuela Adora, vivía en lo que hoy es conocido como el barrio madrileño de Las Letras. En él vivieron o con él estuvieron vinculados muchos de los más grandes autores de nuestro Siglo de Oro, que han dejado sus gloriosos nombres en el callejero. Entonces no era tan famoso, era más tranquilo y recoleto, dentro de lo que cabe en una gran ciudad como la capital de España. Espejo singular de un Madrid más amable, más noble y humano, hoy lamentablemente desaparecido.  Mi casa estaba en la calle del Amor de Dios, un nombre demasiado grande para una calle tan pequeña, cerca de la sede de la Real Academia de la Historia, del cine Monumental, hoy dedicado a conciertos o del cine Doré o “Palacio de las pipas” luego reconvertido en filmoteca.

Algo más lejos el Paseo del Prado, entre Cibeles y Neptuno donde iba con mi madre y mi hermana a pasear o jugar bajo la arboleda. El edificio de Las Cortes, entonces ocupado por procuradores de los tres tercios y ahora por gentes variopintas incluidas alguno que otro Rufián o ejemplar de primitivo y feroz catalanopithecus. El Ateneo, un lugar enigmático y entonces para mi con un cierto de halo misterio o de especulaciones prohibidas. La pescadería La Astorgana en la calle León cuyos nutridos mostradores eran una especie de fascinante zoo dedicado a la ictiología. Siempre me maravilló la especialización de la antigua ciudad leonesa en la comercialización de pescados y mariscos procedentes de nuestras costas gallegas. Sobre todo entonces cuando el viaje por carretera desde Madrid a La Coruña y regreso era una aventura digna del Paris Dakar.

Y la cercana plaza de Santa Ana, donde de niño a veces iba a jugar a la pelota bajo la protección de mi abuela y de un gran árbol, quizás una pseudoacacia, antes de que se hiciese el arboricida aparcamiento subterráneo desde entonces existente, y hoy con acceso trampa de multas gracias a la bruja.

La plaza era un lugar de sosiego rodeado por el bonito edificio del Hotel Vitoria, donde paraban toreros y cuadrillas con toda su impedimenta y parafernalia y se comían unos magníficos huevos nido, especialidad de la casa. O el del teatro Español, de gran tradición o el cercano de La Comedia, famoso también por otros actos no estrictamente teatrales aunque sí relacionados con la Vida y la Cultura. También estaba la pastelería Suiza. Y, no lejos, el callejón del Pozo, donde se podían comprar algunos de los mejores hojaldres de España. Los vistosos azulejos andaluces de Villa Rosa, la de famosos saraos cuando la dictablanda. O el callejón de Álvarez Gato con sus espejos inspiradores del esperpento valleinclaniano. Hoy el esperpento no los necesita curvos: se refleja perfectamente en espejos planos. Y tascas típicas como Las Bravas, que aún perdura, o La Casa de las Gambas…

Sin olvidar en la misma plaza un conjunto de librerías y editoriales de especialidades científicas, técnicas o de ensayo, hoy desaparecidas, no sé si por algún sectario premonitorio designio de la inicua ley de memoria histórica o como adaptación a los signos de los nuevos tiempos. Es decir, como logro indudable del progreso democrático y amor a la Cultura del pueblo, felizmente reconvertidas en jolgoriosas cervecerías.

Mi tío Antonio fue un personaje de gran valía, frustrada parcialmente como tantas otras por el desastre de la guerra civil. Tras la prematura muerte de mi abuelo, no pudo seguir una carrera universitaria pero su perspicacia, sensibilidad e inquietudes por los temas literarios, culturales y artísticos, seguro que superaba a la de tantos enmucetados más o menos mohatreros actuales, que han tenido otras oportunidades más que la simple aunque meritoria de ser autodidacta.

Era buen aficionado a los toros y entendía de la Fiesta. Un rito antiquísimo y lenguaje de gran belleza, colorido y precisión, al cabo. Debatía con amigos como Tip y Coll  sobre el sentido de ella y, sobre todo, cuando ocurría algún trágico percance conmovedor, hasta qué punto era legítimo poner en peligro la vida humana. Sabía mucha Gramática. Su poeta favorito era Antonio Machado. Conocía muy bien los poemas de Campos de Castilla, y he deducido luego que probablemente se identificaba además de con los valores del paisaje soriano de donde era su padre, con el propio heterónimo machadiano Juan de Mairena. En todo caso, mi tío Antonio era un hombre en el buen sentido de la palabra bueno. Mi principal recuerdo de él es el de su bondad y generosidad conmigo.

Cuando yo era niño esperaba con cierto anhelo o impaciencia la llegada de los miércoles.

Era el día en el que salía a los quioscos un nuevo cuadernillo apaisado con las aventuras del Capitán Trueno.  Todo un gran héroe que sin embargo hay que reconocer que hoy lo tendría muy difícil. Reunía todas las papeletas de lo políticamente incorrecto. Blanco, heterosexual, sin veleidades pederastas pese a la tentadora proximidad del joven Crispín. Valiente, animoso, hombre de honor, generoso, gran militar por valor e inteligencia estratégica y táctica, paladín de la Justicia, cristiano y defensor de la Cristiandad, abnegado solidario con sus compañeros y amigos, fiel enamorado de un bella princesa nórdica que se había creído hija de un pirata y que casta pero decididamente acaba correspondiéndole. Un personaje modelo que parecía sacado de la Orden de Caballería de Raimundo Lulio. Muchas de sus aventuras se desarrollaban en un mundo tópico de términos y personajes históricos muy conocidos incluso por niños pero de vaporosa definición geográfica y escasos detalles técnicos o de erudición. Su espada no era flamígera pero sí era utilizada como símbolo de Sabiduría.

Entonces no se había impuesto el tenebroso trágala del liberticida multiculturalismo y los caballeros eran caballeros pero no energúmenos del heteropatriarcado. Y las damas se identificaban con el alma y sus virtudes a cuya defensa servía el ideal caballeresco. Los salvajes eran salvajes; los tiranos, tiranos, tiranos; la morisma, la morisma; los caníbales, caníbales… A todos ellos combatía nuestro héroe sin temor a que le llamasen fascista o españolista. Y es que los tebeos entonces eran tebeos y no comics. No había ONGs creadas o financiadas por Soros o cualquier otro filantropófago conocido u oculto, que figurarían de pleno derecho entre los villanos, bellacos, tiranos y malvados a combatir por nuestro héroe. El capitán, Goliath y Crispín lo hacían a cuerpo, dando la cara. Y como buenos españoles orgullosos de serlo, de pura raza. Con perdón. Desde luego, si el Capitán Trueno hubiera tenido una calle con su nombre, la siniestra loba comunista disfrazada de dulce abuelita demócrata se la habría quitado.

Ignoro si para protegerle del revanchismo golpista progre que nos trajo la pertinaz Transición o como otra memez nacionalista más, alguno que otro sesudo investigador paniaguado sostiene que al igual que Cervantes, santa Teresa de Ávila o Colón, nuestro capitán Trueno era… ¡catalán de Gerona!

Todos los miércoles mi tío me daba puntualmente una paga para comprar cada nuevo cuadernillo apaisado que compraba y leía con avidez, con premura, apenas sin detenerme bien en los dibujos.  Y cuando estaba la cosa más interesante ¡zas! la maldita palabra: “Continuará”.

Mi abultada colección de tebeos se perdió o desapareció en una mudanza. Ahora estoy revisando algunos episodios del Capitán Trueno en versión facsímil. No es lo mismo, desde luego, pero tampoco lo es ya mi visión de muchas cosas medio siglo después.

La colección del Capitán Trueno es un conjunto de trepidantes aventuras de acción. Pero también forma parte de la literatura de los mitos. De la lucha eterna entre el Bien y el Mal. Una pugna cuya batalla principal se encuentra en nuestra propia conciencia.

Los tebeos como los de esta saga servían para ofrecer modelos de conducta, para dar pautas de actuación cuando la vida empieza a abrirse al niño y al adolescente y con ella también se empiezan a ver los conflictos que plantea y se ha de hacer frente a las primeras batallas . Más tarde he podido comprobar como la buena Literatura con sus arquetipos y sus relatos nos enseñan muchas cosas. Que detrás de las peripecias visibles de la trama existen interpretaciones más profundas. Caballeros míticos como nuestro Don Quijote o el arquero Arjuna nos dan lecciones y muestran verdades muy profundas para ilustrar nuestra conciencia.

Ellos, o en su momento y a su modo el capitán Trueno, nos hacen ver qué queremos que reine en nuestra conciencia y conducta. Si el mundo de la Dama y sus valores: la Belleza, la Justicia, el Bien o la Libertad, o el de las pasiones y deseos causantes de sufrimiento, el egoísmo o la ignorancia. Los hábitos que producen descontrol, fracaso o profunda infelicidad, o los que promueven la salud, la sabiduría, la bondad o los del alma que ha sido desahuciada de su reino por los otros y que las actuaciones del capitán Trueno le pretende devolver.

Gracias, querido tío Antonio.

 

 

Spanish Deep State

Se conoce como Deep State al establecimiento profundo político económico financiero mediático permanente más allá de cambios de caras o representantes electos. Constituye la politeia o estructura de poder real, de carácter oligárquico y en muchos casos delictivo. Es la estructura de poder que subyace tras las instituciones visibles de carácter democrático y sometidas al menos formalmente al imperio de la Ley. Denunciada ya por el general Eisenhower entre otros presidentes o dirigentes su poder y gravedad de acciones criminales y liberticidas está aflorando de modo más claro a la superficie a raíz de la campaña electoral del outsider Donald Trump quien con él en contra sin embargo logró ganar las elecciones norteamericanas a su representante la siniestra Hilaria Clinton.

El Deep State americano se encuentra estrechamente vinculado en cuanto a representación político mediática al Partido Demócrata, un partido profundamente degradado tras la etapa del gobernador de Arkansas y luego presidente Clinton, al que acaso ningún tipo de escándalo resulta ajeno. Creación de grupos terroristas. Tráfico de armas, drogas y órganos, prostitución de menores, pederastia, satanismo. Agresiones contra terceros países, primaveras genocidas, crímenes contra la Humanidad…

El propio presidente actual está sufriendo sus embates sus intentos de desestabilizarlo, de impedirle que desarrolle su programa electoral, de destituirle o incluso asesinarle como a los Kennedy. Una de las luchas más encarnizadas se encuentra en la posibilidad de sacar a luz las pruebas de la vinculación de los demócratas del Deep State con las terroríficas redes satanistas y pederastas y sus complicidades con altas autoridades de servicios secretos y otras instituciones poco transparentes americanas.

Una lucha en la que por parte del Deep State se ha demostrado que vale todo.  Y ojalá que el actual presidente Trump logre acabar su mandato con vida.

El tinglado del Deep State se hace posible en regímenes de supuesta opinión pública con la criminal complicidad de los media de desinformación de masas comúnmente propiedad del sionismo o del peor globalismo internacional. Un tinglado mediático creador de realidades virtuales, que hace y deshace conciencias, dignidades y honras. Esto sucede también aquí.

 

El falsario presidente Sánchez es el peón en España del Partido Demócrata al que se encuentra íntimamente vinculado. Es sabido que el PSOE, pese a lo que parecen sugerir sus siglas, tiene un carácter mohatrero, fraudulento, impostor, al servicio de los más encanallados intereses de la oligarquía. Un Partido creado ex nihilo por servicios secretos para dar estabilidad al tinglado de la antigua farsa oligárquica. Es el Partido de los mayores desfalcos y escándalos y de las peores traiciones y felonías contra la sociedad y la Nación españolas.  Pero, de modo paradójico, con el infame doctor Sánchez a la cabeza está mostrando, incluso a la opinión pública más embrutecida o estupidizada su verdadera naturaleza.  En cierto modo pudiera estar haciendo un gran servicio a la causa de la Libertad y de la Nación española al sacar a la luz sin disimulos y en toda su tremenda crudeza su verdadero jaez mafioso, tramposo, mohatrero, corrupto, degenerado, pro golpista, antinacional y anti social.

La horda gubernamental sale a más de un escándalo diario. Es casi imposible llevar la cuenta. Uno de los últimos y más graves atañe a la que se ha revelado representante en el gobierno de la mafia judicial policial, un tinglado de extorsión y crímenes al servicio de nuestro particular Deep State. Poderosos jueces, fiscales, policías, periódicos y empresarios corruptos forman parte de él. Como ya veníamos diciendo en otras ocasiones el chantaje a los personajes que se deja acceder a las altas instituciones es su principal cemento de unión. Su garantía de complicidad, permanencia en el tiempo e impunidad de los crímenes.

De modo dramático, con un golpe de estado que no se quiere o no se acierta a combatir, nuevamente se está planteando no sólo la poca credibilidad y legitimidad que les queda a las instituciones de la Monarquía, sino la eterna lucha entre el Bien y el Mal.

Al cabo, tal combate, en cierto modo eterno, no sólo se produce a nivel político social o institucional sino sobre todo en lo más profundo de nuestras conciencias. Es la famosa pregunta del grial: “Y tú, ¿A quién sirves?”.

En los escalones inferiores de su pirámide de apoyo las pasiones dominantes, promovidas y jaleadas por el Deep State son la ignorancia, el resentimiento, la envidia igualitaria, la codicia, el ocaso espiritual y el embrutecimiento intelectual y moral.

En los sucesivos escalones o estadios de tal siniestra pirámide, la codicia, la ambición, la vanidad, la hipocresía, la sexualidad desviada y desenfrenada, el egoísmo que no se para ni ante el crimen, parecen las principales pasiones utilizadas por el sistema.

 

Hubo cierto juez que de niño recibía prestados los zapatos y el traje de su primo cuando desde su pueblo iba a Jaén a la consulta del dentista. Lo que no ha impedido que luego haya llegado a tener mucho poder, mucha capacidad para hacer el Bien, para luchar por la Justicia y el Estado de Derecho contra el Crimen. Y acaso se pregunte cuando un ramalazo de súbita lucidez, como un intranquilizador fogonazo de luz, se muestre en el fondo de su conciencia: ¿Por qué estoy así? ¿Cuándo me equivoqué? ¿Cómo es que he llegado tan bajo?

Una pregunta que deberíamos hacernos todos los miembros de una civilización cada vez más deshabitada, más sometida al Deep State, antes de que resulte demasiado tarde.

 

 

 

El prisionero de la Zarzuela

La situación española se está descomponiendo de modo muy acelerado. Tras la reciente humillación de Gerona, el nuevo hostigamiento sufrido en Barcelona por el teórico rey de España, un rey que en la práctica apenas puede poner los píes en ciertas partes de su reino sin ser humillado y abucheado por las corruptas mafias tribales que excitan impunemente los más bajos instintos del populacho, muestran el nivel de abyecta degeneración espiritual, intelectual, política, social, nacional, en el que nos encontramos.

No ha faltado de nada: los desplantes de los racistas golpistas, las impertinencias y educación barriobajera del racista Torra, o la zafiedad de la turbia degenerada que ejerce de alcaldesa. La mora, nueva catalana multicultural, con su velo feminista y todo. La pancarta insultante contra el rey o el lema que presidía el acto escrita de modo sectario exclusivamente en lengua indígena como en discursos y declaraciones. Al cabo, una nueva agresión a las víctimas del atentado.

Pero ¡qué lejos queda la actual ciudad prostituida por los golpistas de lo que fue!  La recordada por Cervantes que en 1613 glosaba Barcelona:  “Admiróles el hermoso sitio de la ciudad, y la estimaron por flor de las bellas ciudades del mundo, honra de España, temor y espanto de los circunvecinos y apartados enemigos, regalo y delicia de sus moradores, amparo de los extranjeros, escuela de caballería, ejemplo de lealtad y satisfacción de todo aquello que de una grande, famosa, rica y bien fundada ciudad, puede pedir un discreto y curioso deseo”.  Aunque luego, en 1615, su opinión ya no era tan elogiosa.  Dice Don Quijote a un asustado Sancho: “no tienes de qué tener miedo, porque estos píes y piernas que tientas y no ves, sin duda son de algunos forajidos y bandoleros que en estos árboles están ahorcados, que por aquí los suele ahorcar la justicia cuando los coge, de veinte en veinte y de treinta en treinta, por donde me doy a entender que debo estar cerca de Barcelona”.

Y la culpa de ello no sólo la tienen las hordas agresoras, las chusmas ignorantes, zafias, excitadas y fanatizadas, porque lamentablemente hay que reconocer que hasta el actual nivel de degeneración se ha llegado a través de un dilatado proceso con muchas traiciones y complicidades de quienes tenían la obligación institucional de evitarlo.

En primer lugar por los propios Borbones. Así, la complicidad del emérito con la mafia golpista catalana de la que incluso ha sido socio o colaborador necesario en el expolio del erario y patrimonio nacional español y los más turbios negocios perpetrados desde el poder. El abandono de sus súbditos a su suerte en varios territorios del reino, sin defender sus derechos civiles ni la dignidad de la nación española ha propiciado que hayamos llegado a este peligroso punto de aparente no retorno y sin posible solución dentro de la constitución actual causante del desafuero ni menos con una clase política tan inepta, apátrida, degradada y prostituida como la que disfrutamos.

Pero no es solo la inmoralidad individual. El mismo sistema institucional surgido de la Transición se ha revelado sin lugar a dudas como una chapuza destructora. El Estado monárquico del 78 contra la Nación española. El demencial y suicida sistema autonómico, causa y potenciación de casi todos los desastres y traiciones. La cobardía y egoísmo de los corruptos partidos políticos de la Monarquía capaces de pactar con criminales para alcanzar y mantenerse en la lucrativa poltrona. Sin verdadera separación de Poderes. Con una ley electoral viciada e injusta que fomenta la desigualdad entre los españoles, unos partidos sin patriotismo y altamente podridos, y dado que “La más alta forma de Corrupción es pudrir el Entendimiento” con gran parte del pueblo embrutecido por los media hasta degenerar en chusma, y con una Cultura saboteada,… el tinglado borbónico español es una mohatra que malamente cabe calificar de democracia. Ni siquiera de mala calidad.  Pero, entonces, ¿Qué es? ¿Quién manda en España?

Para tratar de averiguarlo, y pese al tiempo trascurrido desde que fue establecida, sigue aún siendo muy útil por su sencillez y claridad la tipología aristotélica.

En su Política Aristóteles nos explica que los sistemas políticos que existen o puedan existir pueden clasificarse conforme a dos criterios al menos. En atención a quienes sean los depositarios de la soberanía y quienes sean beneficiarios de su ejercicio. El primer criterio nos permite observar que puede ser uno, unos pocos o los muchos los que gobiernen. Cuestión que posee consecuencias más profundas pues al cabo tiene que ver con la riqueza en la sociedad: Pueden ser pocos (suelen ser los ricos) o muchos (suelen ser los pobres).

El segundo criterio tiene que ver con la finalidad del gobierno. Si se gobierna en beneficio propio del gobernante o de la comunidad. Los regímenes o sistemas políticos que obedecen a este última finalidad: gobernar para beneficiar a la comunidad son todos ellos justos. Y los anteriores, injustos.

Si se combinan ambos criterios se puede hacer un cuadro con seis alternativas básicas.

Tiranía, oligarquía y democracia. Monarquía, aristocracia y república o politeía.

Se deduce que la república o politeía aristotélica es lo opuesto a la tiranía. Un gobierno de los más dirigido al bien común. Se trataría de una democracia en la que los pobres gobiernan en beneficio no solo de ellos mismos sino de todos, absteniéndose por ejemplo de confiscar el patrimonio de los ricos. Pero, los gobiernos de los muchos, si se ha instigado la envidia igualitaria como acicate, tal es el caso de las repugnantes y antipatrióticas zurdas españolas, tienden a ser sectarios, demagógicos, corruptos, contrarios al bien común y antesala de la tiranía.

En el caso español es muy dudoso que nos quede ya auténtica soberanía. Las grandes decisiones se toman fuera de nuestras fronteras y en contra de nuestros legítimos intereses. Las toman la plutocracia financiera internacional a través de diversas instituciones pro globalización y de las propias subordinadas nacionales que nos las imponen. No es ningún consuelo. Aristóteles consideraba que “muy razonablemente es aborrecida la usura, porque en ella la ganancia procede del mismo dinero, y no de aquello para lo que éste se inventó”. Con el ejemplo del sabio Tales de Mileto expone “un principio general de crematística: asegurarse, siempre que uno pueda, el monopolio”. Esa es la realidad, el monopolio so capa de libre comercio y neoliberalismo globalista. La economía financiera sobre la economía real o productora de bienes y servicios dirigidos a satisfacer las necesidades reales de las sociedades.

En su Ética a Nicómaco critica a “los que se dedican a ocupaciones degradantes, como por ejemplo, la prostitución y otras semejantes, y los usureros que prestan cantidades pequeñas a un interés muy elevado. Todos estos toman de donde no deben y cantidades que no deben. Parece que es común a todos la codicia, pues soportan el descrédito por afán de ganancias, por pequeñas que sean. Pues a los que toman grandes riquezas de donde no deben, como los tiranos que saquean ciudades y despojan templos, no los llamamos avariciosos, sino más bien malvados, impíos e injustos. En cambio el jugador, el ladrón y el bandido están entre los avariciosos pues tienen un sórdido deseo de ganancias.  En efecto, unos y otros se dedican a esos menesteres por afán de lucro y por él soportan el descrédito, unos exponiéndose a los mayores peligros a causa del botín, y otros sacando ganancia de los amigos a quienes deberían dar. Ambos obtienen ganancias por medios viles. Al sacarlas de donde no deben, y todas estas adquisiciones son modos ávidos de adquirir”.

Hemos visto, pues, que el sabio de la Academia equipara el negocio financiero o al menos sus abusos con la prostitución. Según Aristóteles, Soros, el “amo” de Sánchez, sería un malvado agente de la prostitución y el actual presidente un mercenario a su servicio. Uno de esos hipócritas y demagogos colaboracionistas que habitan la tierra como servidores de la casta dominante.

 

Pero, de acuerdo a la tipología aristotélica, ¿cuál sería el régimen político actual en España y con más o menos intensidad en el resto de Europa?

Con la supremacía de lo que debería ser solo un medio de intercambio, la moneda, sobre las otras instituciones, economía real, sociedad, cultura, espiritualidad se está arbitrando un mundo subvertido de instituciones prostituidas. Probablemente estamos asistiendo con mayor o menor intensidad al vaciado de las formas democráticas imperfectas de los sistemas constitucionales existentes por nuevos regímenes oligárquicos de carácter plutocrático, dirigidos a su propio beneficio pero no al de la comunidad.  En la misma UE en ciertas ocasiones incluso se obvian las más elementales formas democráticas y se eligen gobernantes tecnocráticos procedentes de la gran Banca internacional sin pasar siquiera por las urnas. En España acabamos de asistir además al escándalo de que el nuevo presidente del gobierno reciba en su despacho oficial a un especulador sionista como Soros que tantas desgracias viene ocasionando. Alguien al que Aristóteles compararía con un usurero agente de prostitución. O que hace poco dos dirigentes se reúnen una noche para cambiar entre los dos la constitución en asunto gravísimo, pagar al prestamista “Soros de turno” antes que las necesidades de los ciudadanos y todo ello muy democráticamente, sin molestarse en consultar al pueblo.

Es de temer que sea esa misma plutocracia globalista financiera quien esté apoyando el impune golpe catalán, la total e irreversible fragmentación de España y la caída o al menos subordinación de la Monarquía hasta recibir el golpe definitivo.

¿Qué puede hacer el prisionero de la Zarzuela ante estas amenazas?

Puede plegarse a las exigencias del globalismo internacional, compadrear con sus cómplices los socialistas, golpistas, comunistas y demás enemigos de España y durar hasta que decida echarle ¿o incluso atentar contra él? O bien intentar resistir y oponerse al golpe. El emérito pasó a su actual condición tras la contundente indicación de Bilderberg. Claro que era un personaje turbio, encanallado y fácilmente chantajeable ¿Tiene alguna posibilidad de sobrevivir Felipe como rey? Si el golpe catalán, al que seguirían el vasco, el navarro entre otros…, se consumase definitivamente no parece que tampoco pudiera seguir siendo rey de una España destruida, humillada, amputada. La apuesta del globalismo parece ya demasiado fuerte como para intentar disimular siquiera como en anteriores ocasiones.

La situación no es fácil desde luego, pero paradójicamente, las mayores posibilidades estarían en que fuese capaz de liderar un difícil proceso de recuperación de la soberanía nacional. En promover un proceso de instauración de una genuina república aristotélica o politeia.

La decisión es muy arriesgada y desde luego exige voluntad, coraje e inteligencia. Amén de buenos, inteligentes y honrados asesores. En un gran artículo publicado hace cierto tiempo, el fallecido ex presidente checo, Vaclal Havel, había realizado valientes y lúcidas afirmaciones criticando la política de contemporización con el Mal representado entonces por Zapatero y hoy por el felón mercenario Sánchez y sus sostenedores:

Es suicida que la UE se deje atraer por las tradiciones políticas de Europa, cuyo denominador común es la idea de que es necesario apaciguar el mal y que la mejor manera de conseguir la paz es mediante la indiferencia hacia la libertad de los demás. Es justamente lo contrario…la miopía del presidente socialista español, José Luis Rodríguez Zapatero se ha impuesto…difícilmente se puede pensar en una forma mejor para que la UE deshonre los nobles ideales de libertad, igualdad y derechos humanos que profesa….

Es notable tal lucidez basada en el propio sufrimiento personal del dirigente checo y de su pueblo durante la tiranía comunista. También la valentía para expresar la verdad frente a los intereses bastardos del NOM y su instrumento ideológico: los think tank para establecer estrategias de dominación disimuladas mediante lo políticamente correcto. O la generosidad filantrópica para buscar el bien común sin revanchismo tras haber sufrido la injusticia de la que había sido objeto.

Toda una lección, la de la mejor Tradición liberal europea y española, que es preciso restablecer para salvar la dignidad de España, la de los españoles y recuperar la de la propia Corona y con ella la posibilidad de su permanencia.

 

 

 

 

Chusmas y sostenibilidad

“Cuando echamos una primera mirada a las grandes autoridades que se supone dirigen el mundo, lo primero que nos llama poderosamente la atención es la canalla gobernante ¡Qué gentuza! Ladrones, mafiosos, buscones, chulos, rijosos, criminales, mentirosos, psicópatas, prevaricadores, visionarios, traidores con sus propios ciudadanos y fantoches de toda ralea son los que en estos momentos ­–y creo que así ha sido siempre- tienen las riendas de este enorme rebaño humano extendido por toda la superficie del planeta. Muchas veces, cuando he visto la “foto de familia” publicada con gran despliegue en todos los periódicos tras algunas de las cumbres en las que cada cierto tiempo se divierten, me he parado detenidamente a identificar cada una de las caras y en voz alta he ido diciendo: este tendría que estar en la cárcel por prevaricador, este por estafador, este por haber ganado las elecciones haciendo trampa, este por borrachín, este por tener a su país en la miseria cuando dedica la mitad del presupuesto al ejército, este por haberse llevado a Suiza el dinero que robó, este por no haber cumplido nada de lo que prometió antes de las elecciones, este por haber comprado la presidencia con dinero del erario público, este por haber ayudado a sus amigos banqueros a blanquear ingentes cantidades de dinero, este por haber asesinado a sus enemigos políticos, este por indecente pues usaba a sus secretarias por debajo de la mesa presidencial, este por tener tratos con la mafia y a este habría que bajarlo de la presidencia sencillamente por incompetente o por haberse sentado a pactar con una banda de asesinos, contra el parecer de la mayoría de los ciudadanos de su país…”

Así se desahogaba el veterano investigador y antiguo jesuita Salvador Freixedo en su interesantísimo libro Teovnilogía, (Editorial Ushuaia, 2012). Y luego añadía:

Pero una vez más alta nos asalta una pregunta: ¿cómo es posible que individuos de esta calaña lleguen a estos puestos? Porque la realidad es que muchos de ellos son presidentes de países que aparentemente tienen regímenes democráticos y donde las elecciones se celebran limpiamente. Efectivamene, se celebran elecciones, y en la mayor parte de los casos aparentemente limpias, pero la manipulación de las masas por parte de los medios de comunicación, la escasez de políticos honestos y evolucionados y el atontamiento y borreguismo de nuestra sociedad son tales que es como un cáncer sistémico que ha invadido ya la esencia de muchas de las instituciones que constituyen el meollo de una verdadera democracia y en las que se basa nuestra convivencia. La independencia de los tres poderes es una pura utopía. La democracia de muchos países, y desde luego la de España es una farsa y una total mentira.

El Cuarto Poder (la prensa y los masivos medios de comunicación), que debiera ser un gran instrumento para que los ciudadanos estuviesen bien informados, ha sido siempre un medio de manipulación de las masas en manos de los políticos y de los poderosos”.

Sobre el crucial y lamentable papel de los media, Freixedo recoge una contundente cita del prestigioso periodista neoyorkino John Swinton, cuando, en ocasión de un homenaje, se dirigía así a sus colegas:

“No hay tal cosa como una prensa libre. Ustedes lo saben tan bien como yo. Ninguno de ustedes se atreve a escribir su honesta opinión, y si lo hiciese, saben perfectamente que no saldría impresa. A mi me pagan para que no escriba en el periódico en el que trabajo mi sincera opinión. A ustedes les pagan por lo mismo que a mí, y si alguno estuviese tan loco como para decir sinceramente lo que piensa, pronto estaría buscando trabajo. Si yo me permitiese escribir lo que pienso de muchas cosas en veinticuatro horas estaría despedido.

El trabajo de los periodistas es destruir la verdad, es mentir descaradamente, es pervertir, es vilipendiar, es adular a los que tienen el dinero y es vender a su patria y a su raza para ganarse el pan. Ustedes lo saben igual que yo. Por lo tanto, ¿a qué viene ese brindis por la prensa libre?

Nosotros somos las herramientas y los siervos de los ricos que están detrás de los bastidores. Nosotros somos solo muñecos: ellos tiran de los hilos y nosotros danzamos. Nuestros talentos, nuestras capacidades y nuestras vidas les pertenecen, somos prostitutas intelectuales”.

Aunque parezca en extremo exagerado quien como este autor ha tenido oportunidad de escribir en la prensa española ha de reconocer que desgraciadamente Swinton no andaba tan descaminado, al menos en muchos casos.

En nuestro Siglo de Oro dirían que el Cuarto Poder forma parte sustancial de la mohatra institucional. Pero, en la línea de la reflexión de Freixedo, ¿Cómo un tipo de la calaña de un Pedro Sánchez ha podido escalar en la cucaña presidencial de una de las naciones más antiguas del mundo? ¿Cómo es posible que no haya merecido la condena unánime de los ciudadanos y los media? ¿A qué se debe que incluso el Jefe del Estado le reciba con tan estentóreas muestras de empatía, satisfacción y complacencia más allá de las exigencias protocolarias? ¿Cobardía? ¿Miedo? ¿Incompetencia intelectual y moral?

Cuestión decisiva para la degradación y sostenibilidad del sistema en estas condiciones es el fomento de la chusma. El sistema fomenta el enchusmecimiento generalizado. El fracaso en la educación, el sabotaje de la Cultura, generan y engordan la chusma. Hay que sustituir al pueblo por chusma para que el invento se mantenga o prospere.

El enchusmecimiento, causa y efecto del  pensamiento único dirigido a enchusmecerse hasta estar dentro del redil como chusma bien enchusmecida, chapoteando en la chusmicultura que sostiene el régimen. La insolencia chusmosa descalifica lo que no entiende. Pero no es sino una etapa del proceso dirigida a convertir en chusma, es decir en gentes incapaces, infantilizadas, dependientes del Estado a las que se les ha impuesto consignas del pensamiento único para ocupar su vacío. Una especie de septicemia de carácter fatal que habrá de diezmarlas en el momento oportuno.

El auge de la chusma y de la chusmicultura explican la existencia y permanencia de los políticos infames de los que se hacía mérito al comienzo.

Y en esas estamos.

 

San Alfonso María de Ligorio y la Metapsíquica

Hoy, uno de agosto, muchos españoles comienzan sus vacaciones de verano. Algunos de ellos, si los diversos huelguistas no lo impiden, vuelan en dirección a sus destinos. También hoy la Iglesia Católica conmemora la festividad de San Alfonso María de Ligorio, protagonista de un famoso vuelo que oficialmente se convirtió en milagro. Pero un vuelo especial. Un caso más de lo que se ha venido en llamar vuelos astrales, cosa no solo de santos sino de muchos protagonistas de fenómenos metapsíquicos. Y un fenómeno difícil de explicar salvo mediante la investigación de paradigmas científicos no groseramente materialistas. En un mundo que en las cuestiones metafísicas cada vez se muestra más ignorante y embrutecido resulta no solo conveniente sino indispensable informarse y formarse opinión. La peripecia del santo parece lejana, incluso increíble, pero los fenómenos que hay detrás resultan apasionantes para la investigación e indispensables para nuestra propia evolución intelectual y espiritual.

La vida del santo de mi nombre, el fundador de los Redentoristas San Alfonso María de Ligorio, cuya festividad se celebra hoy el día uno de agosto, nos muestra aspectos de gran interés a los estudiosos de los fenómenos metapsíquicos.

Como es conocido, e influyó en su posterior canonización, el “milagro” más famoso de San Alfonso María de Ligorio fue un desdoblamiento astral de que le permitió asistir a la muerte del Papa Clemente XIV en Roma mientras permanecía en Nápoles.

¿Qué fenómeno es el que se trasmite con el “milagro” de San Alfonso María de Ligorio? Lo que se expresa es un fenómeno metapsíquico: la experiencia de la percepción del plano astral por personas en estado de hipersensibilidad que puede hacerse más general mediante una persona dotada de facultades mediúmnicas o especiales. Esta percepción astral se asocia a la muerte. Cosa que enunciada así, tan de sopetón, puede mover a incredulidad sino sonrisa suficiente del lector más racionalista, que no investigador ecuánime racional. Pero este tipo de fenómenos han sido estudiados por muchos científicos de talla internacional, que en un principio trataban de demostrar que se trataba de fraudes o supercherías, hasta darse cuenta que dicha hipótesis del fraude bien pudiera explicar algunos, o muchos, casos pero no todos. Así, por ejemplo, entre otros, Sir William Crookes, descubridor del elemento químico talio, el naturalista Russell Wallace, Geley, el reverendo Stainton Moses, el astrónomo Flammarion, el alienista Lombroso, Oliver Lodge o el Profesor Richet, catedrático y Premio Nobel de Medicina de 1913. Este notable y valiente profesor de Fisiología en la Sorbona dedicó gran parte de su vida a la investigación de estos fenómenos extraños que el bautizó con el nombre de metapsíquicos. Sin embargo, el término Metapsíquica que voy a seguir utilizando comenzó a ser sustituido desde el congreso de Utrech en 1953 por el más conocido hoy de Parapsicología, empleado en Alemania.  Se pretendía desligarlo etimológica y simbólicamente de la metafísica para mejor resaltar lo empírico o fenomenal.

El doctor Richet define la Metapsíquica como la ciencia que tiene por objeto los fenómenos mecánicos y psíquicos debidos a fuerzas que parecen inteligentes o a potencias desconocidas latentes en la inteligencia humana. También asegura que está establecido, es decir no es una simple hipótesis sino un hecho, que: “existen vibraciones o fuerzas en el Universo que conmueven nuestra sensibilidad y determinan ciertos conocimientos de la realidad que nuestros sentidos normales no han podido dar”. Carlos Richet descubrió, gracias a sus propias experiencias durante décadas como profesor e investigador, al menos cuatro importantes fenómenos: Criptestesia. Telequinesia. Ectoplasmia. Premonición.

Estas definiciones están recogidas de su Tratado de Metapsíquica de 1922, versión española de Editorial Araluce, prologada por el Doctor Ferrán, que constituye uno de los más importantes tratados científicos sobre este tema.

La Antigüedad ya tenía noticias de la existencia en el hombre de muchos principios y cuerpos diferentes. Tal era la creencia de los zoroastrinos, la de los egipcios y la de los griegos. También parece encontrarse en la iconología sumeria con sus conocidas e inquietantes figuras aladas. Y desde luego en la Iglesia Católica primitiva, sin olvidar el priscilianismo, aquí en Galicia.

Un moderno gran investigador de estos fenómenos, Sir Arthur Conan Doyle,  autor de la famosa saga del investigador Sherlock Holmes, médico, estudioso del mundo del esoterismo, achaca a la ignorante beatería hipócrita dominante ciertos ataques de un clero cristiano que sacrifica el Conocimiento al Poder ya que “es sorprendente que al leer los primitivos escritos de los Padres de la Iglesia, hallemos que éstos poseían ya completamente el conocimiento psíquico y de las ciencias psíquicas. Los cristianos primitivos vivían en íntimo y familiar contacto con los seres invisibles, y su fe absoluta y constante se fundaba en el conocimiento positivo y personal que adquirían con dicho contacto”.

Sin embargo, la Iglesia Católica cuenta infinidad de casos parecidos, además del de San Alfonso María de Ligorio. Así, por ejemplo, entre ellos:

San Agustín en La ciudad de Dios habla de un caso de desdoblamiento en forma animal el del padre de Prestantius. Este había comido un alimento envenenado y quedó como dormido varios días sin que fuera posible despertarle. Cuando despertó al cabo de varios días relató lo que creía haber soñado. Se había transformado en caballo y había estado llevando provisiones a unos soldados a Rhetia, dando detalles que se pudieron comprobar.  San Agustín trata de explicar el hecho: no creo que sean demonios. “Más bien creería que en este hombre el elemento de la imaginación que se transforma en fantasmas, tomaba el aspecto de las cosas exteriores, bajo la acción del pensamiento o de los sueños, y aunque incorpóreo revistiendo con prontitud maravillosa la imagen de los cuerpos, creería digo que este elemento, cuando los sentidos permanecen amodorrados o cerrados puede de manera que no se explica, presentarse a los sentidos de otro con forma corporal. Así mientras su cuerpo yace en cualquier parte, viviendo aún, pero con los sentidos encadenados más fuertemente que durante el sueño, el fantasma de su imaginación, incorporado, por decirlo así a los rasgos de cualquier animal, aparece ante los sentidos de otras personas, y el mismo se ve, como se ve en los sueños, llevando fardos bajo aquella forma…” (Lib, 18, c23)

El papa San Clemente celebraba misa en Roma cuando de pronto pareció que se durmió con profundo sueño, que duró tres horas. Cuando despertó dijo al pueblo que por orden de San Pedro había ido a Pisa a consagrar un templo. Todos los fieles le habían visto en Pisa durante el oficio que se había celebrado el mismo día y a la misma hora en que dormía en Roma.

En 1571, San Francisco Javier se hallaba en un navío que iba del Japón a China y que fue sorprendido por una tempestad terrible. Quince hombres que habían bajado a una chalupa fueron arrebatados y desaparecieron. Cuando el temporal amainó, la tripulación se preocupó por el bote, pero San Francisco Javier que estaba en oración les dijo que no se preocuparan, puesto que aparecerían pasados tres días. Efectivamente, así fue. Rescatados los desaparecidos, indicaron que no habían tenido miedo porque el santo había estado todo el tiempo con ellos, guiando la pequeña embarcación. La tripulación del navío también aseguraba que éste no había abandonado la nave en ningún momento.

Para explicar estos extraños fenómenos más allá del recurso al milagro se barajan por la Iglesia Católica dos hipótesis:

Los partidarios de la bicorporeidad real o desdoblamiento, que admiten que el alma se puede separar del cuerpo, alejarse de él y aparecer lejos, tomando la materia del medio ambiente para constituirse un cuerpo que es exactamente el doble del que permanece inanimado.

Los partidarios de la representación, la mayoría, que creen que el alma no abandona jamás el cuerpo sino en la muerte, y que es un ángel el que toma las apariencias del cuerpo para ejecutar por sí mismo los actos que se atribuyen a la fantasma. También puede darse el caso que el individuo se traslade en cuerpo y alma, y entonces es el ángel quien toma su lugar como durmiente.

El primer caso coincidiría con las ancestrales técnicas y prácticas chamánicas de desdoblamiento inducido, en este caso de los chamanes, de carácter voluntario. De modo semejante el místico extático sumido en el sueño del éxtasis permanece inerte con apariencia de muerte, mientras que en otra parte aparece vivo y ocupándose del cumplimiento de su misión. El alma tendría la facultad de separarse del cuerpo mientras el éxtasis durase. Tal vez los místicos alcanzan la visión de este otro plano dimensional cuando hablan de ser trasportados al tercer cielo (San Pablo) o a la séptima morada (Santa Teresa) por citar algunos famosos dentro del ámbito del Cristianismo auque el fenómeno de la Mística sea universal. La antes citada Santa Teresa de Ávila estuvo a punto de ser enterrada viva en cierta ocasión durante un éxtasis experimentado durante su juventud en el que parecía muerta. ¿Por qué no muere, si no está el alma? Porque no se habría separado totalmente del cuerpo permaneciendo unido a él de forma sutil. Para algunos autores cristianos hay que distinguir entre alma y espíritu. Se llama espíritu cuando tiene conciencia de su elevación y de las maravillas que Dios ha obrado en ella, cuando se purifica, se separa de la tierra para vivir hacia Dios. Se llama alma cuando se une a su cuerpo para animarle para conservar en él su vida vegetativa y animal.

La Tradición enseña características de la constitución del hombre que explicarían los fenómenos de bilocación o desdoblamiento astral. ¿Cómo está constituido el hombre? Evidentemente del cuerpo material o bioquímico. Pero ¿existen más cuerpos? Las religiones establecen que existe también un alma o espíritu.

Las escuelas y concepciones esotéricas sostienen la existencia de una especie de intermediario entre uno y otro que está en comunicación con ambos. Tal sería el Ferner de Zoroastro, el Zelén de Ruach de los cabalistas, el nefest de la Biblia, el arqueo de Paracelso, el periespíritu de los espiritistas, el cuerpo astral de teósofos y alquimistas…

Ahora bien, este elemento intermediario también puede dividirse a su vez según las diferentes escuelas esotéricas. Suelen dividir esta tipología ternaria a su vez en otras tres de las que sus límites contiguos se solaparían dando lugar a una constitución septenaria del hombre. La doctrina de la multiplicidad de cuerpos, vehículo cada uno de un alma ya era defendida por Prisciliano y en general por la Gnosis. Dentro de esta visión antropológica las almas irían descendiendo cada una en su plano hasta cada vez mayor grado de materialización.  Tras la muerte, el proceso sería contrario, si bien afectado por la metempsicosis. Por ello los priscilianistas negaban la resurrección de los cuerpos como defiende el Cristianismo oficial. Según Murguía el priscilianismo arraigó en Galicia gracias a la tradición panteísta celta, cosa que objeta Menéndez Pelayo en el sentido de que el segundo era materialista y el primero de orden idealista pues la materia era obra defectuosa de un demiurgo malo.

Ahorro al amigo lector la  farragosa enumeración de los distintos términos con los que cada escuela los designa porque nos importan más los fenómenos que sus teologías. Pero, a efectos descriptivos para la mejor comprensión del fenómeno, adoptó aquí la siguiente clasificación según el nivel de materialización y supervivencia de cada cuerpo que resulta vehículo de manifestación en su plano correspondiente del superior: Cuerpo físico. Doble etéreo. Cuerpo astral. Cuerpo mental. Cuerpo causal.  Cuerpos espirituales superiores o de alta vibración, inaccesibles a la investigación empírica. Según la terminología de los teósofos el espíritu sería el cuerpo mental y el alma el cuerpo astral. El cuerpo glorioso llamado así por San Pablo sería la combinación de cuerpo astral y cuerpo mental.

El doble etérico se disuelve pocos días después de la muerte del cuerpo físico. Por eso no se deberían incinerar los cadáveres hasta al menos pasados tres días desde el fallecimiento. El cuerpo astral, que posee forma humana, se mantiene en su plano durante mucho más tiempo. El cuerpo mental es una especie de aura especialmente brillante en la cabeza.  El Dr. Baraduc afirma haberlo fotografiado en forma de bola luminosa. El cuerpo causal no parece poseer forma definida ni se ha podido fotografiar. Sería la frontera de las manifestaciones perceptibles por el presente conocimiento humano.

Fuere como fuere, desde luego en la biografía de San Alfonso María de Ligorio hay cuestiones de gran interés para el que quiera estudiarlas libre de prejuicios. Para ellos tengo el honor de ofrecer una breve selección de libros clásicos sobre este asunto, publicados en español.

 

Selección de libros de Metapsíquica

Entre los clásicos cabe citar,

Tratado de Metapsíquica. Charles Richet. Premio Nobel de Medicina 1913.  Casa editorial Araluce. 1923.

La Vida póstuma. Charles Lancelín. Biblioteca Laboremus. 1930.

En lo invisible. Espiritismo y Mediumnidad. Tratado de espiritismo experimental. Los hechos y las leyes. León Denís. Casa editorial Carbonell y Esteva.

El Espiritismo. Su Historia. Sus Doctrinas. Sus Hechos. Sir Arthur Conan Doyle. Biblioteca del mas allá Aguilar. 1927.

L` Inconnu et les problemas psychiques. Camille Flammarion. Paris. Ernest Flammarion Editeur.

El Universo invisible. Edmundo González Blanco. Editorial Mundo Latino. 1929.

La Filosofía esotérica de la India. J Chatterji. Biblioteca Orientalista Maynadé.

El Budismo esotérico. A. P. Sinnett. B Rodríguez Sierra Editor.

Las vidas sucesivas. Documentos para el estudio de esta cuestión. Alberto de Rochas. M Aguilar.

Exteriorización de la motilidad. Observaciones y experiencias.  Alberto de Rochas. Imprenta de Pujol y Cía. 1897..

El Conocimiento supranormal. Estudio experimental. Dr. Eugene Osty.  M Aguilar. 1922.

Magia Teúrgica. Quintín López Gómez. Establecimiento tipográfico de Juan Torrens y Coral. 1899.

Ciencia magnética. Quintín López Gómez. Librería de Juan Torrens y Coral. 1905.

El Fantasma de los vivos. H. Durville. Biblioteca de la Irradiación.

La Muerte y su misterio. Antes de la muerte. Tomo I. Camilo Flammarion. M Aguilar.

La Muerte y su misterio. Alrededor de la muerte. Tomo II. Camilo Flammarion. M Aguilar.

La Muerte y su misterio. Después de la muerte. Tomo III. Camilo Flammarion. M Aguilar.

Las Casas de Duendes. Al margen de la Muerte y su misterio. Camilo Flammarion. M Aguilar.

La ectoplasmia y la Clarividencia. Observaciones y experiencias personales. Dr. Gustavo Geley. M Aguilar.

Las fuerzas sutiles de la Naturaleza. Rama Prasad. Imprenta de Juan Sallent. Barcelona. 1923.

Historia del Espiritualismo experimental. C de Vesme. M Aguilar.

 

Y entre los más modernos,

Tratado de Parapsicología. René Sudre. Ediciones Siglo Veinte. 1973

La Hipnosis. Problemas teóricos y prácticos. Técnica. Dr. L. Chertok. Atika. 1964.

Hipnoterapia. ¿Acceso a vidas pasadas? Vicente Ortiz. Editorial Manuscritos. 2009.

Lo paranormal ¿existe? Casos y experiencias reales. José María Pilón. Temas de hoy. 1996

Más allá de los fenómenos paranormales. Germán de Argumosa. Ediciones Oberón. 2014

Encuesta detrás de lo visible. Ventila Horia. Plaza y Janés. 1980.

Cartas del Más Allá. Mis experiencias con los espíritus. Ángela Ghislery. Edaf. 1997

Memorias de una Médium. Ángela Ghislery. Los Libros del Olivo. 2014

Los Ángeles te hablan. Mensajes de Amor, Sabiduría y consuelo. Ángela Ghislery. Edaf. 2013

 

 

 

 

Trump ha venido, ¿nadie sabe cómo ha sido…?

La reciente gira europea del presidente Trump y la misma cumbre de Helsinki con el presidente ruso Putin no han despertado gran expectación en nuestro Reino feliz, distraído con cosas de mayor enjundia teórica y práctica tales como las últimas fechorías y desmanes del filantrópico contubernio gubernamental golpistas & Sánchez o los no menos interesantes dimes y diretes cuando no desatada guerra sucia entre candidatos a heredar la marca (devaluada), el santo (poco) y la limosna (venida a menos) del viejo partido de Fraga.

Pero no se debería olvidar que los hilos de los títeres del guiñol español los mueven fuera de nuestras fronteras, (algunos de los protagonistas autóctonos vicarios aparentemente opuestos pertenecen a la misma ganadería sorosiana) y que es muy importante tratar de adivinar, aunque sea misión difícil para el ciudadano de a pie, qué pasa en realidad por ahí, en las áreas más sustanciosas y estratégicas del territorio imperial. Así, cabe aventurar alguna hipótesis.

A los estudiosos de los símbolos les ha llamado la atención el muestrario de gestos de desapego cuando no menosprecio con los que Trump ha obsequiado a los principales representantes del decadente y siniestro Imperio Británico. El prohombre americano se sienta sin remilgos en el sillón oficial de Churchill en su antiguo despacho oficial. La misma altiva señora May parecía la chica de los recados del presidente, quien tampoco ha olvidado ningunear a la propia reina de Inglaterra. Primero, con un plantón de varios minutos, luego al no inclinarse para saludarla y al colocarse por delante de ella en la obligada revista a las tropas en Palacio. Todo muy lejos de la prepotencia del ex ministro de Exteriores Lord Palmertson cuando pontificase: “Puedo decir sin vana jactancia que los británicos estamos en la cima de la civilización, moral, social y políticamente. Nuestra tarea es mostrar el camino y guiar la marcha de otras civilizaciones”. Una “pena” que nuestro heroico marino Blas de Lezo no se hubiera dejado convencer y pusiera en fuga a los civilizados piratas ingleses bajo el almirantazgo de lord Vernon durante el sitio a Cartagena de Indias. Pichilinguis es como se llama a los piratas en el Caribe. Pero, también es de suponer que otros “amigos” de la corrupta Corona pirata como La Rouche se habrán relamido de gusto con la actitud de Trump.

La cuestión de OTAN, sí o bien de entrada, no; pero de salida tampoco, (que quien manda, manda y a ver qué dice la embajada), parece que está tomando tintes nuevos. Como puede apreciarse en la foto, el presidente Trump mira a otro lado, de frente, que el resto de mandatarios con querencia visual izquierdosa mohatrera. Quizás un verdadero cambio geoestratégico, el mayor desde su fundación y la caída de la antigua URSS. Contra las mentiras convenientemente enmucetadas y entronizadas por los media de neocoons y mercaderes del Deep State, la Rusia de Putin demonizada de modo permanente por los imperialistas del NOM a fin de promover su agenda ya no debiera ser considerada como enemiga de Europa. Con quien, al contrario, debiera aliarse para desarrollar su cultura, economía y explotación de recursos energéticos en beneficio de ambas. ¿Pero entonces qué hacemos con el actual tenderete estandarte del conglomerado financiero, económico militar?

La consecuencia: un primer paso para la progresiva desaparición de la organización militar globalista, instrumento hoy más de dominación y agresión imperialista que de defensa de países pacíficos. Una oportunidad para la paz y la distensión, y por eso mismo una grave amenaza para los hasta ahora impunes y florecientes mercaderes la muerte. Globalistas financieros del NOM, vendedores de armas, promotores de talibanes, Al Qaeda, Isis y Estados islámicos, dirigentes de Fundaciones u ONGs mohatreras, traficantes de drogas, órganos y personas, tratantes de blancas, pederastas, satanistas… gentes que emplean su poderío y sus media para intentar desacreditar al malvado Trump, el tipo que parece un patán pero también estar poniendo en grave peligro sus siniestros negocios de muerte y desolación.  Toda una provocación para los que, sin embargo, con la mayor desvergüenza han logrado la concesión del Nobel de la Paz, paradojas de la vida, para el hipócrita genocida Obama “Ben Laden”, agresor de varios países y uno de los bienhechores del terrorismo islámico.

Se abre una oportunidad para la distensión y la coexistencia pacífica. Un momento para la esperanza, pero, por desgracia, también especialmente indicado para un oportuno atentado ad hoc de falsa bandera que trate de impedirlo.

 

 

De la banqueta de Soraya a…

Siendo ecuánimes es preciso reconocer que Soraya es tó un peazo de estadista. Una estadista de altura. Sobre todo subida a una banqueta. Pero la banqueta de la Niña Chole Soraya ha devenido en inestable. Sin alto cargo para tapar las propias vergüenzas y sobornar a agradaores ditirambo alabanciosos es preciso reconocer que la cosa ya no es lo misma. PRISA no paga a traidoras. Aunque le haya salvado de la quiebra a cambio de interesadas adulaciones como la de la zorra, el queso y el cuervo de primoroso cantar. Ya no se disimulan los graznidos. No se agradecen los servicios prestados al golpe catalán y a la agenda globalista. ¿O sí? Es de suponer que el Club Bilderberg aún no la abandone pues formaba parte de sus manejos presentes y futuros.

La Niña Chole Soraya ha cambiado los sabios sonetos de Aretino y las noches de ludibrio con el marqués de Bradomín bajo el mohatrero abrigo de un oportuno convento Obra de Dios, por el lucrativo himeneo con azufrado íncubo sorosiano. Traidora, ambiciosa y falaz, le puso los cuernos a don Friolera, el del trote cochinero solo o en compañía de otros, que no de otras, que tuvo que ahogar en alcohol la pena por el desengaño. Más peligro tiene su marido, el bizarro general Diego Bermúdez, habilidoso con la pistola y más aún con el sable. Aunque, contra todos y todas, mantiene su arma atómica: la maleta con los papeles comprometedores.

…a las Fundaciones de Casado

El otro procés, el de las votaciones en el viejo y podrido partido de Fraga, también progresa adecuadamente gracias a las buenas artes del señorito Arenas, de la exquisita madame Villalobos y de su oracular marido. Un proceso pintoresco de pretendida regeneración donde los números, el bulto, sustituyen a las ideas. Todo un ejemplo de juego limpio y transparente para propios y extraños.

¿Miss Bilderberg o Míster Casado con el sionismo? Otro ambicioso joven que apunta maneras y voluntad de servicio. Casado fue uno de los presentadores en 2010 ante el Ministerio de Cultura de la solicitud de inscripción del lobby sionista, promovido por la oficina de propaganda del gobierno israelí, Fundación Friends for Israel Iniciative.

Casado también ha pasado por el filtro del AIPAC, el American Israel Public Affairs Commitee, un lobby sionista que actúa en el Congreso y la Casa Blanca.

 

¡Ser o no Ser: he aquí el problema! ¿Qué es más elevado para el espíritu, sufrir los golpes y dardos de la insultante Fortuna o tomar las armas contra un piélago de de calamidades, y haciéndoles frente acabar con ellas? Pobre Hamlet. ¿Qué es mejor, apoyar a miss Bilderberg o al sionista mister Casado, o al contrario, liquidar el viejo, desacreditado y prostituido tenderete?

¿Resignarse a que las hordas rojas de Sánchez, el agente español del Partido Demócrata americano y del NOM, colaborador del NDI o Instituto Nacional Demócrata para los Asuntos Internacionales y /o los golpistas catalanes sorosianos se repartan los despojos de España?

El globalismo sionista y trilero siempre gana.

 

Sánchez incumple su deber

Dentro del proceso de establecimiento de las directrices geopolíticas (el “qué”), en primer lugar se determinan las necesidades e intereses del Estado (los “para qué”). De ahí surgirán las estrategias pertinentes, convertidas en geoestrategias, es decir, en los procedimientos, las acciones y los medios requeridos para satisfacer los fines geopolíticos (el “cómo” y el “con qué”). Dicho de otro modo, la geoestrategia es la concepción y puesta en práctica de líneas de acción, para alcanzar los objetivos marcados por la geopolítica..,.”

(Coronel Baños, Así se domina el mundo)

 

El golpe de Estado progresa adecuadamente. Para acelerarlo ha habido que sustituir al anterior colaboracionista gobierno central porque, aunque cómplice también, su indolencia no estaba siendo del gusto de sus instigadores internacionales y de los propios agentes autóctonos y estaba retrasando la consecución de los objetivos geoestratégicos de los enemigos de España.

Desde el golpe de mano que supuso la subida del nuevo agente español del Partido Demócrata americano y del NOM a la poltrona moncloaca aupado por golpistas, comunistas, integristas vascos protectores de ETA y agentes enemigos de toda ralea, no ha habido noticia más importante, con haber sucedido desde entonces cosas terribles, que la de su encuentro en su despacho oficial por más de hora y media con el siniestro sionista conspirador George Soros.

Un escándalo de enorme magnitud, que debiera suponer el cese fulminante del gobernante traidor en cualquier país que se respete a sí mismo. Pero aquí no.

La inopia e irresponsabilidad del votante español medio es tan grave ¡y así nos va! que pese a la gravedad de lo que ocurre no se preocupa por informarse ni formar opinión, desconoce qué cosa sea esa de la geoestrategia, y menos aún qué es eso del NOM, el CFR, el NDI y menos lo que representa la tenebrosa figura de Soros, jefe de la Open Society y de otras muchas ONGs mohatreras, incluidas las colaboracionistas de tapadillo con las mafias criminales dedicadas a la trata de humanos y actividades de ese tenor en todo el mundo. Conocido con el apodo irónico de “el filantropófago”, para muchos investigadores se encuentra detrás del golpismo catalán al que financiaría y protegería, “blanqueándolo”, a nivel internacional,

En otros textos anteriores ya habíamos reseñado las actividades de Sánchez como agente americano y del NOM o peón del Club Bilderberg y nos temíamos que su paso por la Moncloa, que deseamos fugaz, iba a resultar funesto para España.

Pero, la entrevista en su despacho oficial con el especulador sionista, propietario de una fortuna que se valora en decenas de miles de millones de dólares, y enemigo declarado de los Estados nacionales y, en consecuencia, de los derechos civiles de sus ciudadanos, y por supuesto de los laborales de los trabajadores, supone un paso más allá del límite que pensábamos posible, en especial para un dirigente de un supuesto partido socialista, supuesto obrero y supuesto español.  Que Sánchez actúe así, con este desparpajo, con esta desvergüenza, con esta desfachatez, supone todo un hito en la historia de la infamia aunque admite varias explicaciones, ninguna buena ni para su dignidad ni para la España. La primera es averiguar dónde reside ahora la soberanía española.

Sánchez, que pese a haber prometido la constitución supuestamente en vigor, busca “un diálogo sin cortapisas” con los golpistas y criminales anti españoles, es un agente del siniestro Deep State americano. Quien le introdujera en la órbita del Partido Demócrata americano parece que fue el ex ministro Carlos Westendorp, amigo del padre del hoy presidente, quien le reclutó para su equipo y le introdujo en la órbita del Partido Demócrata a través del NDI o Instituto Nacional Demócrata para los Asuntos Internacionales presidido por Madeleine Albright. Se trata de una tapadera para poderosos lobbies en los que estarían detrás organizaciones de Soros o David Rockefeller, de las que Madeleine es co- inversora. Albright está considerada como una belicista psicópata promotora de los bombardeos de la OTAN contra Belgrado y del envío de tropas a Bosnia que provocaron el desmembramiento final de la antigua Yugoslavia. También ha sido acusada de participar en el genocidio Ruandés. Las fechorías criminales de la Hilaria Clinton, ídolo de Sánchez a quien apoyara en su campaña electoral, son innumerables.

No se ha conocido el contenido exacto de lo tratado en la entrevista entre Soros y Sánchez. Los “para qué” geopolíticos a los que aludía el coronel Baños están claros: la ruina, devastación y destrucción de España como nación. Eslabón débil pero simbólicamente significativo como víctima sacrificada en aras del NOM. De ahí surgen directrices y estrategias que el amo plutócrata trasmite a su esclavo.

Es de suponer que el plutócrata especulador haya ordenado al socialista Sánchez que active el golpe, que para eso lo ha puesto ¡Viva la soberanía nacional! Y a ello se dedica el inmoral jefe del flamante gobierno pro golpista. Sin disimulos, con repugnante masoquismo ante las provocaciones: el propio jefe del Estado ha sido amenazado por los golpistas cómplices de Sánchez en Cataluña sin que éste diga ni mú.  Como tampoco se ha dignado apoyar al embajador Morenés que defendiera el honor de España de los ataques del racista felón Torrá en uno de sus actos de sedición criminal en territorio extranjero.

Otro despropósito canallesco, la oferta del felón complaciente de recoger en España los inmigrantes que no quiera la fhüresa Merkel o demás agentes del NOM. Sin contar con que en África hay millones de personas dispuestas a asaltar Europa en una nueva marcha verde que pueden acampar en la indefensa España sin fronteras de Míster Soros Sánchez.

El final de año se acerca amenazante con el fin de la barra libre para la compra de deuda española y a partir de ese momento todo puede pasar, incluso la quiebra de las cuentas públicas.

Sin embargo, lo de la profanación de las tumbas del general Franco y de José Antonio, por cierto un caballero y hombre de honor al que el tal Sánchez no le llega ni intelectual ni moralmente a la altura de los zapatos, probablemente será idea propia o de los asesores del intrépido okupa de la Moncloa, para distraer y entretener a la opinión publica mientras avanza el golpe. Y además una muestra de desagradecimiento. El general Franco hizo mucho por el PSOE de Felipe, creado ex nihilo por la embajada americana y el capital alemán, y protegido como delicada y preciosa flor de invernadero de la oligarquía propia y globalista en los últimos años del Régimen, frente a la verdadera renovación pretendida por la Junta Democrática de García Trevijano. Franco le facilitó dinero y pasaportes para que pudiese dar el golpe de Suresnes contra el Partido Socialista histórico liderado por Llopis y poder quedarse así con el santo y la limosna. Pero la cabra tira al monte: lo de profanar tumbas es una vieja acción histórica de las repugnantes zurdas españolas, como las calificaba el poeta Antonio Machado, en tiempos del Frente Popular hoy infelizmente resucitado.

De este acto de memoria selectiva basada en la venganza y en la cobardía de “alancear al moro muerto” quedan muy lejos las solemnes palabras del discurso pronunciado el 18 de julio de 1938 en el ayuntamiento de Barcelona por Manuel Azaña, Presidente de la República:

Pero es obligación moral, sobre todo de los que padecen la guerra, cuando se acabe como nosotros queremos que se acabe, sacar de la lección y de la musa del escarmiento el mayor bien posible, y cuando la antorcha pase a otras manos, a otros hombres, a otras generaciones, que se acordaran, si alguna vez les hierve la sangre iracunda y otra vez el genio español vuelve a enfurecerse con la intolerancia, y con el odio y con el apetito de destrucción, que piensen en los muertos y que escuchen su lección: a de esos hombres, que han caído embravecidos en la batalla luchando magnánimamente por un ideal grandioso y que ahora, abrigados en la tierra materna, ya no tienen odio, ya no tienen rencor y nos envían, con los destellos de su luz, tranquila y remota como la de una estrella, el mensaje de la patria eterna que dice a todos sus hijos: Paz, Piedad y Perdón”. 

Un testamento político y filosófico, patriótico y republicano, ignorado consciente o inconscientemente por los actuales mercenarios de memoria histórica selectiva, nuevos agentes sembradores de odio y destrucción.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.