Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Bergoglio y el moderno jesuitismo. Datos e hipótesis

Son muchos los católicos sinceramente preocupados por la deriva materialista y anti metafísica de la Iglesia Católica bajo el pintoresco trono ecologista, izquierdista, indigenista y globalista del jesuita Bergoglio.  Para algunos, se trata de un falso Papa, de carácter blasfemo y herético, introducido por fuerzas enemigas, incluso de carácter satánico, encargado de promover un gran Cisma, y al cabo la devastación de la Iglesia Católica, institución freno histórico tradicional a la barbarie globalista esclavista atea. La inquietud aumenta a la luz de las antiguas profecías sobre el fin de los tiempos.

Para otros observadores interesados en geoestrategia se trataría de un político izquierdista, globalista, demagogo, en la órbita del criminal Deep State y de su actual instrumento el satánico Partido Demócrata americano, paradójico cómplice del Partido comunista chino, a los que les debería el haber sido encaramado a lo más alto de la cucaña vaticana. Colocar en el trono de Pedro, y no solo entre el colegio cardenalicio, a uno de los suyos era un objetivo largamente ambicionado desde que el Vaticano comenzará a ser infiltrado tras la Segunda Guerra mundial. Un gran éxito.

Sin duda se trata de un hispanófobo recalcitrante que no se recata en disimular su odio a lo que España y la Hispanidad significan. Una aparente paradoja histórica porque la Iglesia Católica hoy probablemente sería solo un grupo religioso más, con sospechas de vinculación a la mafia y al lavado del dinero negro, de no haber sido por la ingente y descomunal labor evangelizadora de España en América, ahora sectariamente puesta en cuestión… ¡por el propio Bergoglio!

En todo caso, esta deriva del papado bergogliano parece traicionar no sólo a la ortodoxia católica sino también a la propia genuina tradición ignaciana, base de la espiritualidad tradicional de los jesuitas. Pero en Bergoglio probablemente se reúnen varios de los principales vicios subversivos jesuíticos del último siglo y medio. Los mismos que han trastocado la concepción ignaciana y la propia historia anterior de la Compañía:

La llamada Teología de la Liberación (con más propiedad, de la Revolución) en el aspecto más puramente político del movimiento, la influencia de Teilhard de Chardin con el ultrahumanismo omega y la Nueva Era, o el más remoto modernismo según era entendido por Tyrrell. Desviaciones graves contra la visión ignaciana básica o resumida de: 1 El Reino de Cristo, el caudillo, en guerra contra el enemigo del hombre y de su salvación, o 2 la Obediencia jesuítica al Vicario de Cristo en la Tierra, el Papa.

Tyrrell

El jesuita modernista Tyrrell negaba entre otras cuestiones fundamentales para el Catolicismo tales como la infalibilidad del Papa, la autoridad magistral de la Jerarquía, la inspiración divina de la Biblia o la existencia del diablo, entre otras.

El modernismo reconoce entre las religiones del mundo una cierta unidad dentro de la variedad…“En la Iglesia Católica puede encontrarse el germen de esa religión futura que buscamos”.

Un corolario es que todas las religiones debieran ir desapareciendo con la propia evolución espiritual de la humanidad a través de de diversas etapas.

Otro es que la teología no debe venir desde arriba, desde la jerarquía, sino del pueblo de Dios, ¿acaso de los propios jesuitas de base? La legitimidad estaría en la base.

Otro corolario es que el ideal de espiritualidad ignaciana es sustituido por otro de carácter sociológico, político, marxista.

La figura del sacerdote católico, y sus principales funciones, también se ven afectadas por estas concepciones: así, el propio Sacrificio de la Misa; la facultad de perdonar los pecados; predicar evangelio, dar consejo espiritual; dominar demonios y malos espíritus.

Como se puede apreciar, las políticas materialistas de Bergoglio, ahora con el oportunísimo pretexto de la pandemia, están socavando estas misiones sacerdotales tradicionales. La suspensión u obstaculización del sacrificio perpetuo, y de la administración de los sacramentos. La tradición y civilización católicas están siendo sustituidas por la propia reaccionaria ideología pachamamanesca, o la ecologista, en su peor versión, la  avalista de la mohatra plutocrática del cambio climático de origen antropogénico. Sin olvidar otro ominoso aval, el del multiculturalismo liberticida y las invasiones desestabilizadoras subversivas. En todas ellas, el ámbito puramente espiritual, propio de una Institución de tal carácter, se ve relegado por otro de carácter sociológico, político, materialista de inspiración marxista.

Teilhard de Chardin

Teilhard de Chardin, aunque notable por otras cuestiones, fue otro de los precursores de la llamada Teología de la Liberación.

Con cierta influencia china en su biografía, es el clérigo ideólogo de la Evolución, de la promoción de una nueva humanidad, liberada de los lazos opresivos (dependencia, pobreza, ignorancia) del capitalismo, en los que tantas personas están todavía presas…

También contribuyó a la promoción de los curas obreros, una operación que puede considerarse fallida desde el punto de vista evangélico por su falta de resultados. Incluso, casi al revés, muchos de esos curas obreros se pasaron al “enemigo”. Se hicieron comunistas. O bien colgaron los hábitos para casarse los que no quisieron adoptar la llamada “tercera vía”.

Para Teilhard, la Iglesia “rehúsa dar al mundo el Dios que éste espera.” Un Dios de la Evolución, que cambia. Su concepción de la Misión de la Iglesia es enseñar una nueva fe. Fe en la promesa de la tecnología, ¡Tan útil para el Gran Hermano! Fe en el destino final autosuperador de la humanidad… cuando el grupo biológico humano se alce hacia su meta definitiva. ¿Gracias a los profetas Bergoglio, Gates o Soros? La Iglesia no retomará su marcha conquistadora hasta que se decida a reexaminar la relación entre Cristo y un Universo que se ha hecho fantásticamente inmenso y orgánico.

Nos dirigimos hacia el final, punto omega de la evolución hasta la ultrahominización. La Nueva Era a la vuelta de la esquina. ¿El ultrahumano como nuevo Mesias?

El P. Teilhard cree que tenemos derecho a probar todas las cosas, incluso en biología humana. Pero, ¿acaso esto no termina siendo una justificación de los actuales abusos?

Teología de la Liberación

Pero la conocida como Teología de la Liberación, una forma de neomarxismo cultural, junto con su vinculación al neomarxismo del Partido Demócrata americano probablemente sea el movimiento que más haya influido en la errática trayectoria eclesiástica de Bergoglio. Y es que la adscripción de Bergoglio al izquierdismo y a la Teología de la Liberación es reciente. Más que una caída del caballo lo que se trasluce en esta conversión zurda del antiguo colaborador del almirante Massera y miembro de la Guardia de Hierro es oportunismo, ambición, hipocresía y demagogia.

Aunque esto no sea tan conocido en España, el Partido Demócrata americano tiene teóricos marxistas como Saul Alinsky, cuyo principal libro Tratado para radicales está dedicado a Lucifer. Pero es la rama izquierdista de la Conferencia de Obispos Latinoamericanos de Medellín, muy motivada después del Concilio Vaticano II, la inspiradora de la mal llamada Teología de la Liberación, pues de teología en el sentido propio o convencional del término apenas tenía nada. Liberación, no en el sentido salvífico operado por el Redentor, ni tampoco en el espiritual, sino en el político. Y además marxista. Pero marxismo y liberación más bien resultan términos históricos antitéticos como hemos podido comprobar más de una vez.

Sin embargo, muchos de estos planteamientos conceptuales y filosóficos ya se podían encontrar en el Modernismo sociológico y evolucionista de Tyrrell o Teilhard anteriores al concilio Vaticano II o a la Conferencia de Medellín. La divinidad como fuente de legitimidad o inspiración para la acción era sustituida (en el mejor de los casos) por el Pueblo (de Dios).  También la antigua teología podía ser arrumbada para mejor construir la deseada Nueva Humanidad, (hoy nueva sub-normalidad o nuevo socialismo posmoderno o Nuevo Orden Mundial).  El método, de carácter político que no metafísico ni espiritual, ya lo explicaba Marx: la lucha de clases.

Se trata de una subversión en toda regla, completada con la infiltración en el mismo Vaticano. El concepto de pecado pasaría de personal a social. Ahora también contra la Naturaleza, la Pacha Mama y el propio cambio del clima climático como dirían al alimón Bergoglio y la niña psicópata farsante.

Con la irresistible ascensión del oportunista Bergoglio a lo más alto de la cucaña vaticana la Compañía cierra así el círculo vicioso y pasaría de su misión tradicional ignaciana como antigua defensora del Papa y propagadora de la doctrina oficial de la Iglesia Católica Romana, a la de una organización subversiva, colaboradora en la construcción del siniestro NOM. Una forma de neocomunismo sin libertades, tampoco la religiosa, al servicio de la plutocracia satánica más despiadada.

Bergoglio y la dictadura militar argentina

Pero repasemos algunos apuntes de la biografía de Bergoglio hasta su fichaje por el Deep State zurdo americano.

El luego Papa Francisco era un peronista reaccionario enemigo de la Teología de la Liberación, colaborador de la dictadura militar y de su guerra sucia. Un personaje taimado que traicionó a dos compañeros curas obreros jesuitas bajo su tutela jerárquica, Yorio y Jalics, antiguos profesores de Bergoglio y luego curas obreros aunque no implicados en violencias subversivas, calumniándolos y entregándoselos luego a su siniestro amigo el terrible almirante Massera, miembro argentino de la P2. Según fuentes cercanas a las víctimas o investigaciones que aportan documentación escrita por el propio Bergoglio, su jefe sin méritos suficientes para serlo, esa persecución fue real de carácter personal ¿Acaso porque les tendría envidia?

Actuaba con un hipócrita doble juego, favorable en público, calumniador perseguidor de modo oculto. Pese a que se inhibió de denunciar las arbitrarias detenciones, Bergoglio habría impedido que fuesen asesinados por este alto dirigente de la dictadura militar. Un personaje tenebroso acusado de los mayores crímenes y abusos. Pero el luego Papa, antiguo miembro de la organización de extrema derecha peronista argentina Guardia de Hierro, habría solicitado y conseguido para Massera el doctorado honoris causa de la Universidad jesuita del Salvador, cuya dirección había entregado a sus antiguos compañeros de la organización homónima de la tristemente célebre rumana.

Perón, López Rega, y Massera formarían parte de la Logia P2 según investigaciones de Nicolás Moras. Bergoglio conocía a Lucio Gelli, antiguo jefe fascista, exilado en Argentina tras la Segunda Guerra mundial, y luego Venerable de la P2. Relacionado con el peronismo de derecha, la mafia y el banco vaticano. Massera terminaría traicionando a López Rega, de acuerdo con la CIA y la P2.

Tras las investigaciones acerca de los crímenes de la Logia P2 y sus influencias argentinas en 1979, el propio jefe Lucio Gelli había recibido la máxima condecoración argentina, Bergoglio fue relegado de la jefatura de los jesuitas. Se dijo entonces que su liderazgo era personalista y asfixiante. En 1986 lo alejan a Alemania por su colaboracionismo con la dictadura militar y la Guardia de Hierro. En 1990 regresa a Argentina pero no es bien recibido y lo mandan al colegio Máximo. Después es expulsado de allí y se tiene que refugiar en una residencia para jesuitas mayores en Córdoba. Y para salvar su carrera eclesiástica, allí se termina pasando al enemigo, los partidarios zurdos de la Teología de la Liberación, si es que alguna vez tuvo principios más allá de buscar procurarse lo mejor para sí mismo o ser un liberticida.

Bergoglio y el Partido Demócrata americano

De modo que Bergoglio cambia de bando aunque no de padrinos últimos, los políticos norteamericanos, para su último asalto al Poder y se arrima y se arrima luego al Partido Demócrata americano y a la mal llamada Teología de la Liberación.

Parecen cosas contradictorias, opuestas, pero con el cambio de la Política americana ahí están los nuevos terroristas antifas destruyendo el patrimonio moral, cultural y material. Así como imágenes de bienhechores y protegiendo consciente o inconscientemente los intereses de la plutocracia satanista que los organiza y financia. Y al mismo tiempo, Bergoglio y sus obispos apoyándolos escandalosamente en contra del candidato presidencial de Orden y criterios religiosos cristianos.  Pero son producto e instrumentos de la política norteamericana. Ahora el Partido Demócrata utiliza a estos ideólogos y mamporreros zurdos ligados al neomarxismo como instrumento de dominación oculta de la plutocracia financiera globalista.

En coherencia, si la legitimidad viene del pueblo, ni Roma ni la jerarquía debieran pintar ya nada, pero el caso es que con Bergoglio y su Corte apoyan la subversión violenta lo que da idea de a qué sucios intereses sirven. Esta es la principal novedad, no la condición marxista de la Teología de la Liberación aplicada por los jesuitas. En realidad la solución al clásico problema acción, reacción, solución ha sido que el marxismo está en el Vaticano, con el falsario usurpador Bergoglio como supremo Jefe.

Incluso los jesuitas de la Liberación ya pueden obedecer al Papa, ahora es uno de los suyos.

En cierto modo Bergoglio siempre apoyó la causa norteamericana en Hispanoamérica. En tiempos de la dictadura argentina contra la Teología de la Liberación. Ahora con el Partido Demócrata a favor de la Teología de la Liberación, el indigenismo anti español y anti occidental, el catastrofismo climático o de modo muy reciente la colaboración con la siniestra OMS para incluso dificultar el culto católico en los templos. Si en los setenta con el siniestro Kissinger, la Operación Cóndor y el establecimiento de feroces dictaduras militares en el Cono Sur, ahora la acción pro tiranía mundial del Deep State y el Partido Demócrata americano.  Es muy importante este aspecto pues resulta altamente revelador de los objetivos y actuaciones del Poder oculto que emplea una u otra ideología para mantener su control, según conveniencias y situaciones geoestratégicas e históricas.

Si ya apoyó la injerencia de EEUU en Hispanoamérica, ahora la captación de Bergoglio para la Causa progre del NOM y el Deep State, una reconversión ideológica paradójica aunque siempre al servicio del Poder, se debería a figuras tan ejemplares como Podesta, segundo de Hilaria Clinton y su jefe de campaña, hoy acusado de pederastia. La propia genocida satanista Hilaria y Madeleine Albrigth, una halcón secretario de Estado con Clinton.

Otras instituciones o personalidades relacionadas con el Deep State son la Fundación Clinton, la Fundación Gates. El especulador agiotista judío Soros. El no menos tenebroso Kissinger, presunto magnicida del presidente Carrero, amigo de los Clinton, vinculado al Club Bilderberg y al CFR, desde los setenta financia a las iglesias evangélicas para socavar el catolicismo de la hispanidad, cuestión que están consiguiendo con gran éxito de acuerdo a los últimos datos.

Y especialmente, el Instituto Nacional Demócrata de Asuntos Internacionales, NDI, que “empleaba” a nuestro presidente falsario socialista, y a quien ayudaron a derrocar a su patético imbel predecesor. El falsario, otro personaje hipócrita, tenebroso y sin escrúpulos, aupado por estas buenas gentes a las más altas instituciones para devastarlas.

Sin olvidar dentro del alto clero colaboracionista al tenebroso ex cardenal McCarrick y al acusado de pederastia y condenado por proteger a violadores de niños, cardenal belga Danneels, considerado jefe de la mafia homosexual de San Galo, a cuyos chantajes e intrigas se achaca la forzada abdicación de Benedicto XVI y luego en gran medida la posterior elección del antiguo peronista argentino.

No es de extrañar, pues, que Bergoglio, agradecido peón aupado en la cucaña vaticana por estas buenas gentes, apoye el voto católico a los demócratas, abortistas, iconoclastas, incendiarios, satanistas y saboteadores callejeros mercenarios que aterrorizan EEUU y tratan de impedir la reelección del presidente Trump.

Con la irresistible ascensión del oportunista demagogo Bergoglio a la silla de Pedro la Compañía cierra así el círculo vicioso y pasaría de su misión tradicional ignaciana como antigua defensora del Papa y propagadora de la doctrina oficial de la Iglesia Católica Romana, a la de una organización en la práctica subversiva, colaboradora en la construcción del siniestro NOM. Una forma de neocomunismo sin libertades, tampoco la religiosa, al servicio de la plutocracia satánica más despiadada.

En cierto modo cabe considerar sin gran exageración que el presente declive de la Iglesia es también el de la antigua y aristocrática, en el sentido griego, Orden ignaciana. No sé muy bien dónde poner la causa y el efecto, o si ambos son fenómenos históricos paralelos pero disjuntos. Muy lejos queda, por desgracia, la labor de los más grandes tratadistas de la Compañía de Jesús como el P. Suárez o el P. Mariana en su defensa del pueblo de Dios contra la Tiranía.

El polígrafo extremeño Marío Roso de Luna humorísticamente solía decir que “en la Compañía de Jesús estaba Judas”. Pero también había otros apóstoles leales acompañándole, ¿es que ahora ya sólo quedan Judas? Para otros, lo de Bergoglio y la CIA es un caso de notable doble militancia.

Para finalizar, amigo lector, en beneficio de la integridad de las instituciones y del bien de la humanidad, sólo nos queda pedir el milagro de la conversión de la Compañía de Jesús, o, al menos, de Bergoglio, esa especie de Caifás ¡suelta a Barrabás! disfrazado de Primera Comunión. La reelección del Presidente Trump acaso pudiera contribuir a la realización de tan beneficioso milagro.

 

 

 

 

Demonios contra la cruz

La endemoniada vicepresidente social comunista acaba de declarar que el Gobierno de Su Católica Majestad va a expulsar a la comunidad benedictina que cuida la Basílica y que además está valorando demoler la cruz del Valle de los Caídos. Derribo que para más INRI y escarnio vendría después de un periodo de “reflexión”. Sí como lo oyen. Con la osadía que da la impunidad.

Debido a su imprudencia temeraria con lo de la dichosa manifestación esta indigente espiritual, moral e intelectual ha estado al borde de la muerte y más que probablemente la ha causado a otras mujeres o sus familias que no han podido disfrutar de sus propios privilegios sanitarios en la más cara y selecta medicina privada.  Pero ni tan siquiera esta experiencia conmovedora para cualquier persona sensible o con un mínimo de empatía ante el sufrimiento ajeno, parece que la estaría haciendo reflexionar y tratar el universo espiritual con un mínimo si no de consideración al menos de respeto.

Y es que la susodicha forma parte de la izquierda satánica española. Odia la cruz como un demonio enfurecido, aunque se vista con costosos modelitos de gran costura propios de señorita socialista tan principal. Una preciosa ridícula, inculta latiniparla y… diabla.

Para intentar entender mejor este odio monstruoso a la civilización europea en general y cristiana en particular por parte de gentes del mismo establecimiento, acaso convenga releer algunas de las obras más clarificadoras de autores como el gran Dostoyesvki. Por ejemplo, Demonios o Endemoniados, que de ambas formas ha sido traducida al español. Ya lo hemos comentado en otras ocasiones pero creo que conviene hacerlo por su extraordinaria y clarificadora lucidez. Refleja muy bien la influencia del satanismo en las ideas y organizaciones políticas y terroristas.

Lo que nos planteaba en esa obra el gran escritor humanista ruso hace ya un siglo y medio se está cumpliendo con gran precisión en estos tiempos de zozobra y gran tribulación, en los que sobre los temores al parecer magnificados por la propia pandemia, la amenaza de la dictadura comunista se cierne cada vez de modo más probable en el reino borbónico de España. Se manifiesta ahora en toda su crudeza por la causa desencadenante o catalizadora de la pandemia roja, pero es debido a muchos años de incuria y a la estulticia culpable de muchos de nuestros próceres empezando por nuestros propios frívolos zares y su degradada Corte, sin olvidar a una oposición que no se opone o a grandes empresarios y otros dirigentes. Gentes que callan y otorgan cuando no son frívolos, codiciosos e insensatos cómplices.

Demonios no fue bien recibido, en general, acaso porque explicaba demasiado bien lo que la clase dirigente se negaba a aceptar. Para otros se trataba de simples calumnias. Muchos años después, ya a principios del siglo XX, el comunista Gorki pretendía que: “Los demonios es el más perverso, y el más talentoso, de todos los intentos por difamar el movimiento revolucionario de la década de los setenta”. Pero, ¿tiene razón Máximo Gorki con lo de la supuesta difamación?

Dostoyesvki supo ver las terribles consecuencias devastadoras del nihilismo hoy disimulado, aunque yacente, por el neomarxismo cultural. El que sustituye a la lucha de clases del marxismo convencional y es promovido por la plutocracia globalista.

Medio siglo después de su aparición, los descendientes de esa burguesía entonces tan crítica con el libro que pudieron huir, se escaparon de la Rusia bolchevique. Es posible, aún se está a tiempo de evitarlo, que tal pase aquí también, con nuestro heroico rey huyendo el primero después de sancionar leyes inicuas para salvar su vida y hacienda. Y es que una de las primeras cuestiones a lograr por el proceso revolucionario es tener un rey títere y unas instituciones ineptas, y en el fondo cómplices, que narcoticen a su nación impidiéndola reaccionar ante la agresión antes de que ya sea demasiado tarde. Esto es lo que habría pasado en la Rusia zarista y desde luego es lo que volvería a repetirse en la España borbónica con don Felipe VI.

Pero, en resumen, ¿cuáles serían las principales notas características del movimiento denunciado por Dostoyesvki, tan semejante por desgracia al que crece hoy aquí?

Dualidad social: Aristocracia sin muchos horizontes intelectuales, población con pocos económicos. Complejo de inferioridad hacia la inteligencia y hacia la cultura extranjera.

Creciente frivolidad en la costumbres. Cierto matriarcado real. Influencia de los revolucionarios sobre la mujer. Ahora con el ultra feminismo fanático y violento.

Halago de la vanidad. Utilización de la ambición ajena.  Una constante entre la gran mayoría de nuestros dirigentes actuales.

Ateísmo. Nihilismo. Pérdida de referencias morales y tradicionales. Feminismo, multiculturalismo, LGTBI, pederastia, aborto, transgénero y degeneración de costumbres.

Considerar el bien o el mal como prejuicios a eliminar en el nuevo orden a imponer.

Ostentación de mala educación y burla de convenciones sociales y de la urbanidad o “buena” educación.

Apocamiento de la derecha: “para el hombre ruso el honor es tan solo una carga superflua.”

“Yo aún soy partidario del honor pero sólo por la fuerza de la costumbre…”

Nada de esto estaría pasando aquí desde luego sin la complicidad por acción u omisión de la Corona y de las no menos fláccidas fuerzas de la mal llamada oposición de “derecha”. Una falsa oposición que no se opone y que es de esperar que tampoco lo hará ni a la expulsión de los benedictinos ni a la voladura de la cruz.

En lo que se refiere a la institución eclesial oficial, con el Vaticano de Francisco a la cabeza, su traición, cobardía, silencio y complicidad resultan verdaderamente escandalosos.

Se explican también las razones del éxito revolucionario nihilista en una sociedad decadente:

1 tener un “uniforme” (sentido de la pertenencia, cargos, misiones) y engaño sobre la verdadera realidad de la organización.

2 Sentimentalismo como elemento de difusión del socialismo

3 Los pícaros mondos y lirondos

4 El cemento principal: la vergüenza de la propia opinión.

Entendemos que esta última: el no saber o no querer dar la batalla cultural es decisiva.

La organización social futura es descrita por Schigálev:

Habría una Fase previa: el Quinquevirato que disimula su condición entre los otros, convertidos en tontos útiles, desavisados, o cooperadores necesarios de un proceso que no todos comprenderían en su verdadera naturaleza y alcance.

El NOM se caracterizará por la división de la Humanidad en dos partes muy desiguales. Una décima parte de la misma recibirá la libertad personal y un derecho ilimitado sobre las otras nueve partes restantes. Estas vendrán obligadas a perder la personalidad y en convertirse en algo así como un rebaño, y, mediante una obediencia sin límites, alcanzar la primitiva inocencia, por el estilo del primitivo paraíso, aunque de otra parte, tendrán que trabajar. Estas son las últimas intenciones del neomarxismo cultural y su alianza oculta con la plutocracia satanista y pederasta internacional.

Hay medidas para extirpar la voluntad a las otras nueve partes de la Humanidad y reducirlas a la condición de rebaño, merced a la educación de generaciones enteras… puede que una de ellas sea la vacuna mortal. Junto a la manipulación de masas y la llamada Inteligencia artificial.

Estrategias instrumentales de los sediciosos:

1 Usar lo que pasa (por ejemplo una revuelta o protesta laboral por la corrupción del administrador de su fábrica) para los propios fines, apropiándose de sucesos como algo premeditado e inducido por ellos. Sin embargo, no se aplica la misma vara de medir en el caso de la corrupción y los delitos propios.

2 Provocar tumultos.

3 Agentes demoledores profesionales y sociales que sin saberlo conscientemente trabajan para el desarrollo de la causa minando la moral y cohesión social. Resulta habitualmente bochornoso el papel de la Prensa, Judicatura, Universidades y Colegios profesionales.

4 El crimen ya no es una locura sino un deber. El dios ruso ha huido ante el alcohol.

5 Una o dos generaciones depravadas son ahora indispensables. De una depravación inaudita, ruin, en la que el hombre se convierta en un ser asqueroso, cobarde, cruel, egoísta…

6 Recurriremos al incendio, echaremos a volar leyendas…

7 Comprometer a los socios y simpatizantes con algún crimen para chantaje y cierre de solidaridad, aunque sea a la fuerza.

8 Fomentar la desconfianza e incluso el odio entre los diferentes miembros y humillarlos en público para distinguirse el mando de la masa. Terror ajeno y propio para mantener la disciplina. Incluso asesinato de disidentes y arrepentidos.

9 Buscar un rey títere. Aquí no hace falta buscarlo, desgraciadamente ya lo tienen.

La cuestión de la Organización:

Con una supuesta autoridad central desconocida para los miembros comunes, formada por una Red de secciones relacionadas (más o menos de verdad) que hacen prosélitos y se extienden. Club, de opinión, Agrupaciones esotéricas, Instituciones de supuesto marchamo oficial pero de carácter mohatrero…

Toda Organización tiene Misiones (declaradas u ocultas) que realizar. Las Misiones, mediante una propaganda sistemática delatora, serían:

1 Minar continuamente la autoridad de los poderes e instituciones locales. Aún respetando ciertas peculiaridades de los aliados regionales enemigos de España, se está empleando esta segunda fase de la pandemia para desacreditar a las autonomías y municipios. Acaba de fracasar, de momento, un intento de robarles los recursos.

2 Engendrar la duda en los vecinos. Con consignas irracionales, cambiantes y contradictorias.

3 Fomentar el cinismo y el escándalo, la incredulidad absoluta en todas las cosas, el ansia de mejora. A esto ayuda un repertorio decisiones judiciales incomprensibles, la carencia de tutela judicial efectiva, que parecen indicar que la ciudadanía se encuentra indefensa por la inanidad e insolvencia técnica y moral de las instituciones monárquicas.

4 Provocando incendios como medio popular por excelencia, lanzar a una región, en el momento indicado, si es preciso, incluso a la desesperación. Ahora lo están perpetrando los antifas patrocinados por Soros y el mal llamado Partido Demócrata en USA.

Excelente análisis y profético, literatura inspirada de un humanista en cierto modo superviviente. Acaso hoy habría que resaltar más el punto 7, el importante papel del chantaje ejercido contra los dirigentes aupados en la cucaña globalista para asegurar su colaboración por tremendas que sean las exigencias. Quizás sea ese ahora el actual “cemento principal”.

En una sociedad como la presente que está perdiendo, sino ha perdido ya, el sentido metafísico de la existencia y de la Civilización parecería que la cuestión espiritual o religiosa es cosa caduca y carecería de importancia. Nada más terriblemente errado.

Toda esta parafernalia satánica acaso pueda resumirse en el odio a la Tradición Cristiana y liberal. A la dignidad humana y a la Libertad. Por eso, estos demonios braman enfurecidos a la vista del símbolo de la Cruz. La eterna lucha entre el Bien y el Mal que se desarrolla en diferentes escenarios, el más importante de ellos el alma humana.

A falta de otros medios, que ni están ni se les esperan, ¡Ojalá la Providencia divina actúe pronto y nos ayude!

 

Apuntes de Goebbels perdidos

En sus famosos Apuntes sobre comunicación a las masas el ministro de propaganda nazi, el licenciado Joseph Goebbels,  explicaba para uso interno del Partido algunas de las claves más eficaces para la manipulación ciudadana:

– El individuo integrado en una multitud difiere en gran medida del individuo aislado.

– La multitud es impulsiva, versátil, e irritable y se deja guiar casi exclusivamente por el inconsciente.

 

– La multitud es extraordinariamente influenciable y crédula, sin sentido crítico, de modo que lo inverosímil carece de existencia para ella. Inclinada por naturaleza a toda clase de excesos, reacciona mejor a estímulos intensos.

– Para influir en ella es inútil argumentar de modo lógico o racional. Por el contrario resulta más eficaz presentar imágenes y repetir varias veces las mismas consignas.

– El rumor y su transmisión son directamente proporcionales a su importancia y ambigüedad, e inversamente proporcionales al sentido crítico de los que intervienen.

– La mejor propaganda es la que no se detecta. Buenas técnicas son las siguientes:

   .Usar nombres apropiados de resonancias injuriosas o favorables según convenga.

    . Buscar testimonios de gente simpática o prestigiada aunque lo sea por mohatra.

.Resaltar actitudes y hechos aunque sea fuera de contexto o negando otros desfavorables para la causa.

    .Transferir la credibilidad de los símbolos más nobles o prestigiosos a nuestra mercancía política.

    .Efecto vagón: Únete a nosotros que somos muchos.

    .Implicación del yo: Alemania eres tú. Hitler es tu líder porque representa el bienestar de tu patria, tu bienestar.

    .Contagio de status. Hazte una foto con tu líder para que puedan identificarte con él y sus virtudes.

   .Humanízate en tus manifestaciones, que toda afectación es mala.

Aquel que haya perdido estos apuntes puede pasar a recogerlos al complejo de la Moncloa. Preguntad por un tal Iván Cuadrado.

 

 

¿Acaso ya vale todo?

No es que nos encontremos solo en una escandalosa etapa de vacatio legis sin que al parecer los jueces defiendan a los ciudadanos según el precepto constitucional de tutela judicial efectiva, sino es que tampoco parece haber ya moral, decencia ni sentido común.

Veamos cinco ejemplos:

Estoy recibiendo cierta información aunque contradictoria acerca de la venta a través de la gran empresa logística con nombre de río muy caudaloso de odioso material erótico para pederastas. Cuerpos con excelentes reproducciones de partes íntimas de niños realizados en látex. No sé seguro si es cierto, ni pienso entrar en esas páginas para ver las terribles ofertas. Pero de serlo, me parece una auténtica vergüenza. Más allá de lo que puedan decir los diferentes códigos penales, parece mentira que esa gran empresa se preste a eso, que es de suponer no alegará sea por estricta necesidad de sobrevivir a las incurias de estos tiempos.

Que el contubernio social comunista se niegue a investigar que unas desgraciadas niñas bajo el supuesto amparo y tutela del Estado español hayan sido obligadas a prostituirse es una ignominia descalificante no sólo para los que perpetran esta canallesca decisión sino también para el resto de instituciones que debieran actuar de oficio para defender a la infancia ultrajada y maltratada y no lo hacen.  Sin olvidar a la ministra consorte de Igualdad, dado que en este caso son niñas.

Que el falsario se permita lamentarse en sede parlamentaria por el suicidio de un criminal terrorista vasco, miembro del comando etarra que asesinara a Miguel Ángel Blanco, dice mucho de la catadura moral del jefe del Gobierno de Su (escondida y amordazada) Majestad y de la banda que le apoya. Secta encanallada que ha olvidado que muchas de las víctimas de ETA pertenecían a su propia banda socialista. Y que para rematar la filantrópica jugada la cínica vice primera de Cabra, presunta catedrática de Derecho constitucional, se permita decir que lo importante son sus presupuestos los apoye quien los apoye, da una idea del grado de deterioro intelectual y moral no ya solo del Gobierno sino también de la Universidad española.

Otro escándalo mayúsculo: Todo un general español ex jefe de los servicios secretos y con información privilegiada obtenida durante su etapa oficial en ejercicio de su misión institucional se presta a “asesorar” mediante pago de suculentísima factura a un alto directivo con fama de intrigante de una gran empresa energética de la oligarquía vinculada al País Vasco. Qué vergüenza no solo para él sino para la Institución. Y que además se lo consientan. Inadmisible.

Y para acabar otro escándalo, esta vez del tenebroso Vil Gates. En unas recientes declaraciones ha presionado a las instituciones gubernamentales para que no acepten ningún tipo de reclamación por los daños que van a infligir sus vacunas asesinas obligatorias. Gates estima que en el mejor de los casos, de ahí para arriba, la vacunación supondrá la muerte de al menos uno de cada diez mil vacunados a la fuerza.  Es decir, en torno a unos setecientos setenta mil muertos por las vacunas obligatorias en todo el mundo y casi cinco mil solo en España. ¿Se trataría de cifras superiores a las efectivamente causadas por el propio virus?

 

 

De correctione rusticorum en la religión covidiana

En un ya algo lejano enero de 2006 escribía para La Voz de Galicia este texto:

Para los comunistas de los sesenta que están en la Xunta actual con otras siglas, pues el comunismo vende poco sobre todo donde lo han padecido, ha llegado el ansiado I +D: que no se diga que en esto de inventar seguimos a la cola de Europa. Si antes fue la superstición marxista la que servía para desarrollar organizaciones y políticas totalitarias que justificaran el despotismo, ahora el pretexto es otro: la superstición nacionalista que ha causado en la Historia casi tantos muertos como la otra. Claro que en esto de la pura raza gallega ya Vicente Risco hacía sus pinitos a rebufo de Arana y Prat de la Riba. Si en su Teoría del nacionalismo gallego el buen Risco nos explicaba entonces muy serio que era la pura raza celta rubia gallega el gran hecho diferencial sobre las razas morenas ibérico africanas del resto de España, ahora la cosa cambia: la Xunta ha descubierto que nuestros verdaderos ilustres antepasados son una rama de los bárbaros, los suevos. Gran descubrimiento que tiene graves implicaciones prácticas. Por ejemplo: necesitamos otro estatuto que reconozca nuestro hecho diferencial suevo, habrá que reconducir la mal llamada normalización lingüística, pues el gallego no es una lengua bárbara sino romance, es decir claramente impropia, un invento diabólico del imperialismo para contaminar la pura raza sueva, de modo que habrá que buscar un diccionario de suevo, crear una academia que lo normalice y un ejército de enseñantes y policías para exigirlo. Ya San Martín Dumiense tuvo que escribir en el siglo VI su De correctione rusticorum para tratar de civilizarlos. Pero amigo lector, esto no ha hecho más que empezar, si somos suevos habrá que preparar subvenciones para hacernos bárbaros a la fuerza. La subida del diez por ciento del sueldo de nuestros representantes tribales no es digna de tales antepasados. Prepárese a ser asaltado a punta de estatuto. Mas no hay que preocuparse pues será nuevamente la morisma quien nos imponga la sharia”.

 

Casi tres lustros después se ha visto que lo de los suevos resultó una escaramuza pasajera que apenas ha hecho más estragos. A través de las telarañas galleguistas cambian aquí de siglo en siglo las ideas y a veces algunos de los hombres llevados a ejecutarlas, pero siguen los pretextos para el Poder. Así la llamada normalización lingüística que es una anormalidad democrática como con tanto acierto sostenía el malogrado Manuel Jardón. Pero en cambio no ha terminado de cuajar electoralmente el narcomunismo bolivariano por muy mareado que se encuentre, y el votante indígena recalcitrante recurre a la vieja marca conocida del Pelouro. Tampoco la defensa de la Hispanidad, en este recuncho ya casi perdido para la Cultura española ha logrado hacerse hueco en el único parlamento español de los infinitos que hay por esas regiones de Dios en el que está prohibido hablar en la lengua oficial de España.

Pero para distraer la penosa siesta ombliguista retrógrada en las veladas del pazo del Hórreo ahora estamos muy atareados para galleguizar en la medida de lo posible la foránea religión covidiana. Otra gran oportunidad de poder y negocio que la casta pueda aprovechar a poco que consiga infundir un miedo irracional en la población humillada y sometida.

La endémica falta de investigación propia y el abusivo recurso a los protocolos médicos defensivos por parte del establecimiento oficial galleguista ha evitado saber hasta ahora si la secuencia del código del virus es china como nos quieren hacer creer los enemigos de la imaginaria nación gallega o se basa en elementos suevos autóctonos. Asunto que sin duda tiene su importancia a la hora de patentarlo a poco que se modifique y cobrar lo que se pueda y a quien se pueda.

Y hablando de cobros, de la prodigiosa minerva del Gran Timonel del Sar ha salido un nutrido repertorio de sanciones en la que destaca una harto sustanciosa de 120.000 euros, que como bien es sabido todo gallego o suevo medio guarda en un cajón de la cómoda para propinas, chuches e imprevistos.

Pero las medidas contra la tierna infancia escolarizada son ya una terrorífica mezcla de estulticia enmucetada y fanatismo terrorista. Si no estuviera tan mal visto por nuestros cucañistas próceres políticos y arrebaña subvenciones citar a glorias españolas como Cervantes, cabría recordar lo que Don Quijote le aconsejaba al Sancho gobernador contra las muchas normas más o menos superfluas o caprichosas:

“si las hicieres procura que sean buenas, y sobre todo que se guarden y cumplan, que las pragmáticas que no se guardan lo mismo es que si no lo fuesen, antes dan a entender que el príncipe que tuvo discreción y autoridad para hacerlas no tuvo valor para hacer que se guardasen…”

En esto Cervantes coincide con Tácito, que consideraba “la multiplicidad de las leyes como señal cierta e infalible de un mal gobierno y de un pueblo corrompido”. Mal endémico, por cierto, de la política gallega y española, puesto que gran número de nuestros políticos piensan que basta la mera promulgación de las leyes sin proveer recursos para hacerlas posibles en la práctica.

Pero por mucho que Feijóo, el político demagogo no el sabio autor del Teatro Crítico Universal, ni menos un nuevo Martín Dumiense revivido, intente corregir a “sus rústicos”, confío en que al final, pese a la propaganda y la manipulación, el buen sentido se imponga. Ojalá se “desenmascare” a la nueva religión covidiana como una perniciosa  superstición antes que políticos e instituciones ineptas o corrompidas consigan arruinar del todo nuestro honor, dignidad, vidas y haciendas.

 

 

 

 

Once de setiembre. «Comentarios de la guerra de España»

Con el victimismo, morbo no exento de cierto masoquismo y humor negro que caracteriza a la facción pendenciera levantisca de los catalanes, se celebra el once de setiembre, una derrota transformada en grande gloria catalana. La cosa, perifollos retóricos engañabobos aparte, es que mal aconsejados por el clero trabucaire indígena y por nobles o caciques despóticos muy pagados de sus privilegios, los catalanes eligieron el bando equivocado o perdedor en la sangrienta guerra entre dos dinastías extranjeras que se disputaban el goloso botín español.

Pero lo que fuera una absurda guerra de Sucesión entre extranjeros con España en disputa, y en la que los españoles como en tantas otras ocasiones pusimos los desastres y los muertos, fue oportunamente reconvertida en una anacrónica falsaria gesta nacionalista catalana contra el resto de España.

Para celebrar un encuentro con la realidad histórica, que no con los imaginarios camelos de golpistas arrebatacapas, como curiosidad historiográfica voy a reproducir unos pequeños fragmentos de la obra de un autor contemporáneo de los hechos, que intervino personalmente en algunas de las batallas por formar parte del ejército del candidato borbónico Felipe V. Me refiero a don Vicente Bacallar y Senna, marqués de San Felipe (n 1669, +1726) y a su no muy conocida crónica Comentarios de la guerra de España. Y en concreto, a unos párrafos del segundo tomo de la obra, editada en 1725, en la ciudad de Génova por el Impresor Matheo Garvizza.

A principios del año 1713, la caída de Gerona..»consternó mucho a los Cathalanes, a favor de los quales se publicó un nuevo Indulto. Estaban sordos a las voces de la clemencia, porque los tenía Dios prevenido el castigo de la Rebelión. No era natural tanta pertinacia, conjurados al propio daño...

Haviendo de sacar las tropas de Barcelona mandó antes el Emperador que saliese de ella la Emperatriz su muger como lo executó el 19 de marzo en la Armada Inglesa llevandose la consigo la mayor parte de las Tropas en las mismas Naves. No es ponderable la rabia que de esto concibieron los Cathalanes. Estaban ya desengañados que no les socorrerian los Principes de la Liga: que era un delirio pensar quedarse Republica, que precisamente los havía de desamparar el Emperador y se obstinaron tanto, queriendo huir del dominio del Rey Phelipe, que por medio del Ministro, que el Emperador tenía en Constantinopla pidieron auxilio al Otomano. Las condiciones con que le imploraban no hemos podido saber a punto fixo. El Conde de Saballa, y Pinos, que estaban en Viena, Procuradores de Cathaluña, manejaron infelizmente este negocio, porque no quiso entrar en el Sultan, ya pareciendole ardua empresa, ya por no romper con la Francia. Creyeron muchos que le ofrecian los Cathalanes al Turco el Dominio del Principado de Cathaluña, conservandose solo su Religión y sus Fueros: otros mejor informados, aseguraban que solo pedian su auxilio y su amistad, para quedarse Republica, baxo el patrocinio de la Casa Otomana: como quiera es bien negro renglón para los Cathalanes en la historia tan ciega pertinacia, quando todavía ofrecia general Indulto el Rey Cathólico.

Con la emperatriz se salieron de Cathaluña todos los Rebeldes de distinción, que havia en ella, porque en aquel poco angulo de tierra se havían juntado todos quantos havia havido en España. Ordenó el Emperador que no passasen a Viena, con que se derramaron infelizmente por la Italia: la mayor parte se quedo en Milan y Genova, no todos bien asistidos, pues aunque no el Emperador, estaban los Alemanes cansados de los Españoles.         

Entretanto holgabanse el estrago los Cathalanes: buscaban la muerte antes de restituirle el debido Vasallaje (ellos lo llamaban esclavitud). No se pueden referir en corto volumen los lastimosos efectos de su obstinación. El Estado Eclesiástico era el mayor fomento de ella, a muchos se les espiraba el tiempo de una usurpada libertad, que no distaba mucho de apostasía, y así hacían los mayores esfuerzos por conservarla engañando los ignorantes pueblos. … juntaron hasta tres mil Cathalanes, que mantenían sublevada la Provincia, donde no havian tropas del rey ejecutaban mil crueldades, que fuera prolixo escrivirlas…»  

 Sobre la rendición de Barcelona, tras una primera intentada rendición fallida, don Vicente Bacallar narra lo siguiente:

“la noche fue de las más horribles, que se puedan ponderar, ni es fácil descrivir tan diferentes modos con que se exercitaba el furor y la rabia. … amaneció y aunque la perfidia de los Rebeldes irritaba la compassion, nunca la tuvo hombre alguno, ni más paciencia  que Bervich. Dio seis horas más de tiempo, fenecidas mandó quemar, prohibiendo el saque y la llama avisó de su ultimo peligro a los Rebeldes. Pusieron otra vez bandera blanca, mandose suspender el incendio, vinieron los diputados de la ciudad a entregarla al Rey, sin pacto alguno…

… se le quitaron los privilegios y se les pusieron regidores como en Castilla, arreglando a estas leyes todo el Gobierno. En esto paro la sobervia pertinaz de los Cathalanes, su infidelidad y traycion.

Quatro  mil hombres costo este asalto, con dos mil heridos. Tantos murieron de los Rebeldes. No faltó quien aconsejase al Rey Phelipe, asolar la ciudad y plantar en medio una Columna.  No havia rigor que no mereciese, Ciudad, que havía sido origen de tantos males y que havía quitado a la Monarquía tantos Reynos. El Rey se excedió en clemencia y la conservó aunque abatida. El gobierno de Barcelona se dio al marqués de Lede; y Capitán General del Principado se quedo el Príncipe de Sterclaes. Bervich paso a la Corte…“    

 

Como puede apreciarse algunos de los problemas históricos permanecen:

El aprovechamiento de las discordias entre españoles más o menos instigadas o inducidas desde fuera por nuestros enemigos para empobrecer y destruir nuestra nación.

La violencia del populacho cuando caen o se debilitan las leyes.

Un clero indígena ultra que fomenta la discordia y el fanatismo.

La intención de la oligarquía levantisca de aliarse entonces con los enemigos turcos, ahora con la morisma invasora.

La sangrienta entronización de los Borbones tras la Guerra de Sucesión supuso graves pérdidas para España, de vidas, haciendas y territorios, entre ellos Gibraltar. Así como una imparable decadencia que empezó a plasmarse en el Tratado de Utrech.

Hoy, por desgracia la nueva restauración borbónica en esta etapa final continúa los desaguisados con manifestaciones similares a las ce entonces. Tras la pérdida del Sahara, las ciudades españolas en África están amenazadas, también Canarias. Y la propia Cataluña puede ser la siguiente parte de la España en proceso de desmembramiento y devastación nacional.

Parece ser que nunca escarmentamos. Una y otra vez los mismos errores.

 

 

 

 

 

Cohechos y prevaricaciones

Yo divido a los hombres en rebeldes y aprovechados; los primeros hallan el ser bueno en la Ética, los segundos en la ocasión de colaborar con la Feliz Gobernación.” (Miguel Espinosa, Escuela de Mandarines)

Un gran misterio dentro de un enigma es el del estrepitoso aumento de supuestos enfermos del sobornavirus, la mayoría “asintomáticos” en el argot mohatrero oficial, es decir no enfermos en la práctica pero que engordan la gusanera estadística y el pilla pilla oficial. Una cantidad aún mayor que durante la primavera y sin embargo, afortunadamente con casi nula influencia en la mortalidad.

Es verdad que ahora se hacen muchos test y que la mayoría fallan de modo que en realidad, más allá de crear falsas alarmas que “justifiquen” el actual despotismo de nuestra casta cleptocrática parasitaria no hay demasiado problema sanitario relevante ni en necesidad de hospitalizaciones ni en fallecidos POR sobornavirus.

Ahora bien la explicación del enigma es que el BOE del 17 de junio establece toda una pedrea de pasta fresca a repartir entre las burocracias autonómicas por supuesto afectado. Y, a pillar que son dos días y la ocasión pintan calvo que el dinero público no es de nadie, la catedrática dixit.

Este asunto mohatrero típico del monipodio español me recuerda a un ilustre escritor ruso, Gogol, que fue un alma atormentada que sufrió mucho. Aunque hay muchas diferencias sustanciales, hoy Rusia dispone de un gran estadista y nosotros una cosecha, crianza y reserva de inútiles, y / o vendidos al oro de Soros, también existen ciertos parecidos profundos entre España y Rusia. La Pardo Bazán, estudiosa de la novela rusa y hoy tan de actualidad por lo de su antiguo pazo en Meirás, comparaba a España con Rusia: “dos pueblos antiguos y a la vez jóvenes que aún ignoran adónde les empujará el porvenir, y no aciertan a poner de acuerdo la tradición con las aspiraciones”.

Se considera a Gogol como el padre de la novela realista rusa. Su primera obra, “El Inspector”, es la historia de una corrupción equivocada. No en el sentido moral, que todas lo son, sino en el de sobornar a destinatario equivocado. Los corruptores, los caciques locales, confunden a un pobre diablo recién llegado con el temido inspector que viene a revisar la situación desde la capital. Primero censurada, luego autorizada expresamente por el propio zar Nicolás I, su estreno en San Petesburgo constituyó un gran escándalo. No obstante, gustó mucho en Moscú, con un público diferente y más sensible al asunto criticado. Dejo al amable lector su aplicación al caso español.

Después de este gran éxito, Gogol escribió la que se considera su obra maestra “Las almas muertas” que refleja con singular humor y maestría la peculiar situación de la sociedad rusa en relación con la servidumbre. El protagonista, Chichikov, consejero de Estado, propietario viaja por motivos particulares.  Muy “particulares” aprovechando la existencia de instituciones tradicionales como los siervos y la relativa inoperancia de la administración rusa, salvo en la cuestión represiva policial. En el caso de España, la eficaz sería Hacienda.

A Chichikov se le ocurre que puede aprovecharse del retraso con el que la administración zarista actualizaba el censo de siervos varones, “almas”, en su terminología, comprándoselas a sus antiguos propietarios. Estos se benefician al librarse de pagar la contribución que les correspondería hasta que fueran dados oficialmente de baja y el pícaro puede utilizarlos como ejército fantasma, como prenda ficticia para conseguir sus propias concesiones o proyectos ante la burocracia zarista.

Chichikov tiene ahora muchos nombres. Se encuentra desdoblado en múltiples personalidades y partidos políticos. Poco antes de morir, Gogol quemó una segunda parte de sus aventuras de modo que no sabemos cuál sería el final previsto por el Autor. Pero acaso el final no está escrito por el Autor sino por los personajes. Suponiendo que, como mucho nos tememos, ya no estemos todos muertos.

Muertos, eso sí, pero cotizantes para nuestros corruptos próceres borbónicos que aunque de incompetencia demostrada en resolver algo útil para sus expoliados súbditos, sin embargo son capaces de afeitar un huevo a la hora de arrebañar dineros ajenos y pillar poder y negocio. No sé. Lo mismo ordenan censurar a Gogol en las redes por “fake”, fraudulento y subversivo.

Nota: la imagen del virus con corona procede de la toma de posesión en Galicia

 

 

Sobre la Derecha y el ideal aristocrático

Si la democracia y el despotismo se excluyen mutuamente, no lo hacen la democracia y la aristocracia verdaderas. La aristocracia se suele confundir ahora con privilegio de casta cerrada, linaje, herencia o patrimonio material. En realidad en su genuino origen significa el gobierno de los mejores. Por tanto, no es algo opuesto al mérito. El falso aristócrata consume los valores y el verdadero los crea.

Por eso y porque es contrario al orden natural que un gran número gobierne y que los menos sean los gobernados, toda verdadera democracia y por tanto toda organización que en verdad pretenda servirla debe poseer y desarrollar los ideales aristocráticos.

La reforma política y social debería tener la finalidad, ahora cada vez más utópica y aparentemente más lejana, de posibilitar el gobierno y la organización de la sociedad para comprender y promover los intereses generales por medio de la intervención jerárquica de un número creciente de ciudadanos capacitados, pues como decía Tácito: “los mejores instrumentos para gobernar bien son los hombres de bien”. Así no es de extrañar que la educación en valores sea saboteada por el neomarxismo actual.

Nos encontramos en un momento delicado por no decir pavoroso para la humanidad en la que una reducida oligarquía, una plutocracia distinta de una auténtica aristocracia en el sentido apuntado, pretende imponer un orden esclavo sin lugar para el mérito ni la consecución de un ideal mejor por parte de los mejores. Pero aquí en España sin aparente visión geoestratégica de casi nadie los problemas se centran en batallas entre grupos sectarios por lograr un poder vicario en este Reino degradado. Escaramuzas  por un botín menguante entre ciegos y tuertos con mañas de tahúres.

Una vez más en la historia contemporánea de España, tras la progresiva desaparición de un orden basado en la alternancia que no en la alternativa de un mendaz bipartidismo mohatrero, se abre una nueva dinámica que no creo se cierre en falso con más de lo mismo, poniendo por delante los intereses electorales a corto plazo, a los generales y del bienestar de la población amenazada por el peor enemigo de la democracia que es la demagogia, antesala de una cada vez más inminente tiranía. Y no por falta de ganas sino, porque sea una u otra la resolución de la crisis globalista, el tiempo del bipartidismo clásico ya ha pasado. Bien por la disolución de lo nacional español en el globalismo, o bien por la toma de conciencia del carácter mohatrero de su sistema político y su incapacidad para promover el bien común o la acción bienhechora de verdaderas élites aristocráticas.

Y volviendo a lo más inmediato, sería cerrar en falso bendecir una especie de coalición encubierta en que lo único que esté claro es la defensa de los privilegios personales cara a mantener cuotas de poder, arrebañar para casa las ayudas europeas y ordeñar presupuestos sin definir qué es lo se puede y se quiere hacer.

Pero la pregunta que se han hecho los aristócratas desde Pitágoras hasta nuestros días sigue siendo: ¿cómo organizar tal ascenso y predominio de los mejores? Asunto muy difícil pero que está asociado al predominio real de un conjunto de valores de valores o ideas fuerza ya conocidas aunque o tanto practicadas: educación de la Inteligencia y de la Voluntad; respeto a la Ley natural, es decir, respeto a la Ley pero mayor aún a la Justicia; mérito personal y conocimiento de sí; control de las propias pasiones; dignidad y honor; transparencia; libertad de conciencia…

 

 

¡Exprópiese! (y 2)

El rojerío hipócrita y arrebatacapas con Sánchez y Feijóo a la cabeza se encuentra muy alegre y campanudo porque han encontrado una jueza que les dé provisionalmente coartada para expropiar sin indemnización a los Franco de su propiedad en el pazo de Meirás.

Según Barbeito en su obra ya citada, Torres, pazos y linajes de la provincia de La Coruña, la casa das Enchousas estaba en la parroquia de Santiago Seré das Somozas. El General Franco era descendiente de don Antonio Pardo de Lama y su mujer Antonia das Enchousas, padres de don Pedro Pardo de Lama que al casar con la dueña del pazo de Meirás doña Ángela Patiño, fue por derecho de consorte, señor de esa casa. Del antiguo solar de las Enchousas era descendiente también doña Concepción Arenal con quien doña Emilia compitiera en algún premio.

No deja de ser curioso que de algún modo los antecesores del Caudillo también estuvieran vinculados al pazo de Meirás. Después de su muerte, a la viuda de Franco, doña Carmen Polo Martínez-Valdés, el rey emérito la hizo Señora de Meirás con Grandeza de España.

Un pazo que perteneciera a la familia Pardo Bazán hasta el asesinato en 1936 de sus propietarios anteriores a los Franco, últimos descendientes varones de la ilustre escritora coruñesa.

Don Jaime Quiroga y Pardo Bazán, el hijo varón de doña Emilia, era oficial de Caballería y estaba casado con doña Manuela Esteban Collantes, según aparecen en la imagen de su boda. Tuvieron un hijo varón, don Jaime Quiroga Esteban- Collantes.

Ambos, hijo y nieto de doña Emilia, fueron asesinados por los rojos el 11 de agosto de 1936 tras ser conducidos a la tristemente célebre checa de Bellas Artes en Madrid donde tantas personas de bien fueron vilmente asesinadas sin siquiera simulacro de juicio previo. Otra más de las hazañas criminales del socialismo, que ahora intentan tapar con una versión fraudulenta de la historia de España dándoselas cínicamente de demócratas e incluso de bondadosos filántropos en vez de lo que en realidad fueron.

De modo que con tales hazañas criminales en su sanguinario haber más valiera por prudencia mantener un discreto silencio que permitiese un piadoso olvido.

Parece ser que ahora la nueva matraca distrayente para el pasto de progres irredentos será la integridad de la biblioteca de doña Emilia, situada en la torre de la Quimera, quizás en recuerdo de uno de sus célebres relatos. También maravilla, y no poco, tanta sobrevenida preocupación socialista por los libros ajenos y la Cultura. Y no ya sólo por haber deteriorado la educación en la España actual, sino por otros hechos históricos de esa época. Cuando los socialistas dieron el sangriento golpe de Estado en Asturias en octubre de 1934 entre otras salvajadas, devastaciones y asesinatos, quemaron la  biblioteca de la Universidad de Oviedo, incluidos valiosísimos códices y manuscritos iluminados. Y en Madrid y otras ciudades bajo el terror rojo también saquearon y destruyeron bibliotecas.

Mucho criticar la adquisición de Meirás pero poco reconocer que si tal cosa fue posible se debió en primer lugar al vil asesinato de sus anteriores propietarios en el Madrid rojo donde los socialistas y otras fuerzas de izquierda sembraron el terror, asesinando a mansalva a gente inocente, incluso antiguos diputados y ex ministros republicanos. Una España ficticiamente con instituciones supuestamente republicanas, en realidad bajo las hordas socialistas, anarquistas y comunistas.

Y peor aún, si cabe, no es la actuación de los socialistas en esta vendetta del pazo sino el papelón del colaboracionista Feijóo de ignorante complaciente o de encanallado compinche: ¿La verdadera línea del PP actual?

 

 

Ilustraciones, ocultamientos y sinrazones

uando se va a editar un nuevo texto suelen surgir dudas sobre qué título poner y cómo ilustrarlo. Lo de poner título es una habilidad especial que no todos los autores tenemos aunque pueda mejorarse con la costumbre. Como decía creo que Descartes “el método es más cosa de práctica que de estudio teórico”. Un buen título debe ser llamativo, claro, breve, original o al menos no muy gastado, y con alguna relación con el texto que encabeza.

Y lo de la ilustración sin duda ha mejorado mucho con san google o similares. Ahora no hace falta recurrir a fotografías propias o ajenas. O reproducir ilustraciones de libros propios o de otras bibliotecas más o menos accesibles. En la red se pueden encontrar buenas imágenes para ilustrar de forma fácil casi cualquier escrito por raro que fuere.

Pero es muy curioso comprender cómo se las apañaban los monjes miniaturistas del medioevo en la relativa serenidad de sus scriptoria y bibliotecas. Claro que era un trabajo de suma dedicación y paciencia.

No todo el monacato primitivo era partidario del trabajo. Los viejos monjes africanos entendían que el hombre que se ocupaba en la oración y en buscar la unión progresiva y más íntima con Dios no debiera ocuparse ni distraerse con los oficios propios de la tierra porque le distraerían de su alta ocupación espiritual.

Sin embargo, San Isidoro, San Agustín y otras personalidades notables proponían a los monjes actividades tanto manuales como intelectuales. Así el desarrollo de diversos oficios y manualidades o la lectura en comunidad o individual de códices procedentes de la propia biblioteca monacal. Entre sus fondos destacaban los de carácter eclesiástico, en especial, por supuesto, la Biblia. Sin olvidar textos de San Agustín, San Gregorio, San Jerónimo o San Isidoro, entre otros autores.

ero a veces la ficción sustituye o al menos complementa a la Historia. Cuando rememoro estos temas de las bibliotecas medievales me vienen a la memoria dos autores, Jorge Luis Borges y Umberto Eco.

Nos explicaba Borges que el Universo, que otros llaman Biblioteca, se compone de un número indefinido tal vez infinito de galerías hexagonales, con vastos pozos de ventilación en el medio, cercados por barandas bajísimas…También que a cada uno de los muros de cada hexágono le corresponden cinco anaqueles y que cada uno encierra  treinta y dos libros. Según el segundo axioma borgiano el número de signos ortográficos es veinticinco. Sea como sea, incluso el caos más monstruoso está ordenado al menos en hexágonos, anaqueles y libros. La Biblioteca incluye también todas las estructuras verbales, todas las variaciones que permiten los veinticinco símbolos ortográficos. No todos tienen sentido al menos conocido ni simbolizan una realidad descifrable.

La Gramática, la Sintaxis, la Semántica pueden ser meras cábalas, ilusiones para hacer comprensible el caos y crear civilización o trabajo útil. Pero sin estos límites culturales a la entropía no hay conocimiento ni tampoco forma de transmisión del mismo. Sin códigos el Universo deviene en idiolecto indescifrable.

El Universo es una realidad vibratoria. Los sentidos nos permiten una especie de ventana de oportunidad para acceder a partes o fracciones limitadas de esa realidad vibratoria. Nuestro cerebro, que es Naturaleza y Cultura, traduce la impresión de esas vibraciones en ideas, sentimientos y promueve conductas.

El orden es una simple necesidad cultural ¿o también lo es de la Naturaleza? El sentido, el cosmos, que es lo que significa universo ordenado ¿es una superstición propia de la finitud humana o una necesidad de la manifestación?

La naturaleza tiene límites. Las galaxias, los sistemas solares, los planetas, los ecosistemas con sus biotopos y biocenosis se pueden definir porque tienen límites. Incluso cada criatura por pequeña o sencilla que sea los tiene como condición sine qua non para ser. Seres diferenciados en tejidos. Hasta la célula posee membranas. Y los átomos, órbitas electrónicas con límites de probabilidad.

La membrana es una pared o barrera que delimita un medio exterior de otro interior. Por tanto es una estructura necesaria para todo ser vivo, como único procedimiento para crear un medio interno. Con su propio metabolismo que permite una fisiología y el mantenimiento de una anatomía.  Los únicos seres vivos sin membrana plasmática son precisamente los virus que necesitan de otros seres vivos para su propia supervivencia. En cierto modo lo que en el orden social ocurre con la plutocracia parasitaria que necesita someter y explotar a otros.

reemos que recordar todas estas cosas tan archisabidas viene a cuento cuando asistimos con renovada perplejidad como hoy es preciso demostrar lo evidente. Que ningún sistema sea natural, social, político o económico, puede vivir ni menos sobrevivir sin límites o fronteras, que precisamente le distingan o diferencien del medio exterior. Sin fronteras no hay vida, tampoco nación, civilización ni Cultura. otra cosa es debatir la naturaleza más conveniente de tales fronteras.

El lenguaje nos permite ordenar la monstruosa Biblioteca borgiana. Dar sentido a la realidad, crear orden y civilización. No todos los libros de sus anaqueles tienen sentido o mantienen un relato coherente. No todos, aunque sean coherentes, resultan igualmente recomendables. Umberto Eco nos dice que la Biblioteca monacal puede desaparecer como resultado de ciertos intentos de proteger el contenido del Finis Africae del conocimiento público. Si un ciego y fanático Jorge (no Borges) sino de Burgos la prende fuego. De ella sólo quedarían unos muros humeantes. El límite, ahora sí superfluo, entre dos nadas.

El primer libro que leí de Umberto Eco fue El nombre de la rosa que nos narra algo más que una peripecia de novela negra ambientada en un momento histórico de gran importancia para la Iglesia católica y en consecuencia dada la época, para todo Occidente.

Cabe pensar que en las famosas polémicas entre Bernardo, el dominico inquisidor jefe de la legación pontificia y el protagonista Guillermo, Eco se habría inspirado en otras muy famosas de esa época. Me refiero a las conocidas como polémicas gerundenses que tuvieron lugar en la bella población del reino aragonés a principios del siglo XIII entre el alquimista y heterodoxo valenciano Arnaldo de Vilanova y el dominico inquisidor Bernardo de Puigcercos. Personaje histórico que coincide en el nombre, profesión y rol con el siniestro ficticio de Eco en El nombre de la rosa.

uy interesante el problema que se planteaba, y aún hoy se sigue planteando, entre otros. Es decir, si la Iglesia como supuesta heredera de las enseñanzas de Jesús debe ser o no pobre, como lo fuera el Maestro Fundador. Es decir, las relaciones entre Espíritu y Poder material. El Fundador explicaba que había que actuar sin temor para el desenvolvimiento presente y futuro como tampoco lo hacen las florecillas del campo. Sin embargo, sus herederos demostrando así poca esperanza en lo espiritual hacían acopio de riquezas y Poder político para imponer sus doctrinas.  Incluso asesinando a los considerados herejes.

Pero en el libro también se desarrolla una importante reflexión epistemológica, para mí lo mejor y más revelador del texto. Es sobre la relación fundamental entre intuición y método deductivo. Entre el lenguaje simbólico y el racionalmente codificado. Al cabo, si Guillermo consigue acceder al Finis Africae, o sancta sanctorum secreto de la Biblioteca, es por una intuición o revelación onírica que es capaz de traducir a los términos del mundo tridimensional en el que nos movemos. El Inconsciente ofrece la pista clave para comprender lo que pasa. El Consciente permite su comprobación, desarrollo y aplicación en nuestro universo material.

Sin el primero, éste se queda atascado. Sin el segundo, la visión puede resultar estéril en cierto plano vital, en el que nos movemos como materia.

La biblioteca y el monasterio donde se guarda se convierten en una alegoría de la Cultura, y en consecuencia, de la propia vida individual y social que conforma. Un grupo clerical, cerrado, se convierte en su celoso y excluyente guardián, y ejerce sobre los demás el poder de fijar lo que puede o no ser conocido.  Se erige en celoso proscriptor incluso de la risa, que para Aristóteles constituye atributo decisivo de la naturaleza humana. La risa relativiza, nos hace dudar, poner cosas en cuestión, como también nuestra relación con ellas. Nos ayuda a comprender, a aprehender lo que somos.

Por eso el tenebroso y rígido monje Jorge de Burgos la oculta, así como la obra de la autoridad de Aristóteles, cuya divulgación puede resultar altamente subversiva y peligrosa para el mantenimiento de un sistema cerrado y excluyente de poder, basado en la imposición y la ignorancia. Para Eco el poder exotérico, encarnado en la complaciente y ambigua figura del abad es diferente del poder diríamos esotérico desnaturalizado en cuanto a sus fines y potencialidades que encarna Jorge de Burgos. Su ceguera física debe ser compartida como ceguera espiritual por lo demás. Hoy, con la crisis covidiana también observamos como el Poder exotérico o fáctico se encuentra al servicio del oscurantismo y de la sinrazón.

mberto Eco nos hace una serie irónica de guiños intelectuales o culturales. Es fácil pensar que, además de los Arnaldo de Vilanova o Bernardo de Puigcercós de los que ya hemos hablado, la figura de Jorge del Burgos, el monje ciego se inspira en la del antes citado genial escritor argentino Jorge Luis Borges. O que Guillermo de Baskerville es un homenaje a Sir Arthur Conan Doyle el ilustre médico espiritista creador de Sherlock Holmes. Que lo de Baskerville tiene que ver con lo del famoso perro de uno de sus títulos. O que Adso el joven ayudante de Guillermo es una trasunto fonético del famoso Watson que acompañaba al famoso detective de la Baker street.

La situación actual de Occidente con esto de la religión y represión covidianas no se encuentra tan lejos de lo que Eco narra de la vieja abadía medieval. Un grupo sectario en el Poder, dispuesto a todo, incluso a destruir la abadía, manipula el Conocimiento y fija lo que puede o no puede ser investigado y conocido. Y niega el acceso al Finis Africae. Un centro que la multitud ni tan siquiera sospecha que exista pero cuyo descubrimiento y comprensión para la creación de orden es la misión de la verdadera Cultura.

La capacidad de elegir es el ejercicio de la Libertad. Hoy amenazada cuando se difuminan o quitan los límites. Cuando de un modo torticero y con cómplices encanallados o ineptos se pretende acabar con la Civilización, la Tradición y la Historia.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.