Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

La crisis italiana como apólogo para ingenuos

Enfrascados en la perpleja admiración de nuestro maravilloso ombligo no solemos prestar la atención que merece a los grandes problemas geoestratégicos ni siquiera a las significativas peripecias de nuestros países más próximos.

La noticia resultaría impensable aquí en el Reino de España: El Jefe de Estado italiano ha vetado a Pablo Savona candidato a ministro de Economía que había propuesto Giuseppe Conte el primer ministro encargado de formar gobierno. La razón de este veto presidencial italiano no es que tal personaje sea un racista, golpista, xenófobo que anuncia desde el pío púlpito parlamentario regional la destrucción de España con los medios que la propia Monarquía pone a su alcance. Alguien semejante a nuestro ilustre y honorable mafioso Joaquín Torra ratificado aquí en el cargo por nuestro Felipe VI con su bonita y audaz caligrafía borbónica.

No. El ministro vetado no quiere romper Italia ni menos llama subnormales para esclavizar a sus compatriotas. La razón del veto del presidente Sergio Mattarella es “proteger los ahorros de los italianos“ ya que el candidato propuesto para ministro de Economía se opone a la hegemonía del BCE y la Merkel sobre Italia y demás países mediterráneos de la UE. Tampoco es partidario del euro mientras no haya integración política europea real. Para este joven octogenario euroescéptico tal como funciona el tinglado actual sería parecido a los antiguos planes nazis de dominación, un arma de guerra para el sometimiento de los pueblos bajo la hegemonía alemana. Volver a la lira supondría intentar recuperar para los intereses de Italia la política monetaria.

El presidente italiano ha propuesto a Carlo Cottarelli ¡un tecnócrata ex directivo del Fondo Monetario Internacional! Conocido como Mister Recortes como nuevo candidato a primer ministro en lugar de Conte, dimitido a la sazón.  Una forma moderna de entender la democracia, que nos lleva a repasar la tipología del viejo Aristóteles.

Peculiaridades del sistema político italiano aparte, nos encontramos ante un importante e interesante debate con varias lecciones para España, donde nadie se cuestiona por cierto la hegemonía de la fhüresa Merkel, protectora del golpista Puigdemont.

Así pues, aumenta la incertidumbre en Italia al prolongarse la crisis de gobierno con la incógnita de hasta qué punto conserva su soberanía política.  Un asunto común a otros países de la UE, incluido el nuestro.

Aquí, en vez de proponer elecciones, el gran mirlo blanco de la política española acaso ganaría más ofreciéndose a la fhüresa o al filantropófago Soros para lo que gusten ordenar.

 

 

 

Presupuestos Base Cero y realidad nacional española

Uno de los problemas conocidos de la actividad presupuestaria convencional es el aumento rutinario o más o menos automático de nuevos fondos en la asignación de partidas ya existentes sin tener en cuenta los cambios en las realidades externas. Tal forma de actuar prima el continuismo pero, sobre todo, dificulta sino impide abordar cambios. Algunos de ellos imprescindibles para la buena gestión de las instituciones.

Los presupuestos en el Sistema Base Cero por el contrario parten, como su propio nombre indica, de una situación inicial libre de ataduras lo que permite diseñar las actividades precisas en las nuevas circunstancias y asignar partidas presupuestarias en consecuencia. No se trata únicamente de un ejercicio teórico sino que puede abordarse en la práctica con cierta precauciones mientras se respeten las obligaciones legales ya contraídas.

Ahora bien, un Presupuesto Base Cero debe partir de una definición de lo que se desea hacer con lo que ya hay o bien en su caso, con lo que se quiere crear atendiendo a las definiciones de un Plan Estratégico con su correspondiente identificación de Puntos fuertes y débiles actuales así como de Oportunidades y Amenazas.

Pero pasando de las musas al Teatro la cuestión es múltiple además de compleja.

Primero: ¿quién o quiénes han de hacer planes estratégicos y presupuestos?

En la política actual española lo hacen monopolios y partidos políticos dinásticos sin olvidar agentes extranjeros de acuerdo a sus respectivos intereses. La mayoría de las decisiones se toman sin ningún patriotismo o altura de miras. Ejemplos: Mariano no combate sino que financia al golpismo catalán, se alía con los golpistas vascos para sacar ventajas personales, encubre la corrupción propia y de su partido. Se niega dimitir, acaso por temor a ser condenado por los jueces como sus subordinados. Miente e intenta ganar tiempo a toda costa aunque termine de destrozar España.  Pedro presenta una moción de censura oportunista por corrupción ¡el jefe del partido de los EREs o FILESA o los Roldán o los Felipe o los Bono o los Guerra! en la que busca el necesario apoyo de golpistas a los que acaba de calificar, con razón, de racistas y xenófobos.

Pero, ¿qué hace la Nación?  En principio nada o casi nada. Apechugar con las canalladas a que le someten unos y otros y procurar defenderse como buena o malamente puede. Con el régimen político actual la Nación carece de instrumentos para hacer nada de acuerdo a sus legítimos intereses y permanencia en la Historia. Por no tener hasta carece de soberanía hoy usurpada por agentes financieros, económicos y políticos autóctonos y alógenos.

Ve como es endeudada a la fuerza para mantener una voraz casta parasitaria, algunas de cuyas facciones no sólo la parasitan sino que además quieren destruirla. Ve como tiene que alimentar con su esfuerzo las felonías de golpistas y traidores, sin que nadie la defienda. En varias partes del territorio nacional los ciudadanos españoles leales son abandonados a su suerte por las onerosas instituciones monárquicas cuando no algunas de esas instituciones borbónicas tales como la Generalidad son las que amenazan y violan activa e impunemente sus derechos civiles.

A la luz de sentencias judiciales recientes amén de las anteriores o las que vendrán, los partidos políticos dinásticos clásicos lamentablemente han devenido en insaciables partidas mafiosas dedicadas a blindarse y saquear lo que se pueda del erario. Con la protección sino complicidad activa de la máxima Institución el desfalco y la mohatra se han convertido en el modo habitual de acción política. Los supuestos renovadores tampoco inspiran demasiada confianza. Dentro de un régimen tan prostituido y corrompido que utiliza el chantaje como peaje de iniciación o permanencia no parece posible que pueda haber, ni menos prosperar, alternativas lúcidas y honradas capaces de revertir la situación.

¿Qué hacer?

Lo deseable es que las bases políticas e institucionales se redefinieran atendiendo no a los deseos de mantenimiento del status quo de sus parásitos sino para atender los verdaderos problemas de la gente.

Un nuevo modelo constitucional que permita atenuar el poder de los enemigos de España. Sin autonomías focos imparable e insostenibles de destrucción, incompetencia y corrupción. Con una administración reducida pero capaz. Sin tantas regulaciones arbitrarias inspiradas por el NOM dirigidas a estorbar la actividad emprendedora económica real productora de bienes y servicios y promover la corrupción mediante la arbitrariedad en su interpretación. Ya lo decían Tácito o nuestro buen Cervantes: la proliferación de normas y leyes es señal inequívoca de la corrupción de la sociedad y las instituciones.

Es sabido que el tamaño de las estructuras organizativas depende del número, complejidad y arbitrariedad de las normativas que tiene que gestionar.

Pero no podemos olvidar las amenazas a las que tenemos que hacer frente. Así, por ejemplo, además de la venalidad de nuestra pseudo democracia y sus ineptas, sobredimensionadas y onerosas instituciones, los intentos de naciones o agentes enemigos muy poderosos por azuzar y apoyar al golpismo criminal en Cataluña y otras regiones. Una clase dirigente degenerada y apátrida. Los problemas financieros inducidos. La deuda odiosa. El deterioro de nuestro sector FAO e Industrial. La cuestión demográfica que revela una insostenibilidad de la actual sociedad en el tiempo. Los procesos inducidos de “ingeniería” social dirigidos a arruinar y devastar a la clase media y a la institución familiar. Precariedad laboral. Promoción del nazi-feminismo, el aborto, la homosexualidad…

Estos problemas no se arreglan con presupuestos dirigidos a mantener más de lo mismo mientras se engorda la gusanera de la deuda o se ponen más en riesgo aún las pensiones. Ni con variaciones dirigidas al mero reparto del botín entre bandas políticas, económicas y mafiosas que dominan sus respectivos “territorios”.

En tal situación de emergencia nacional no queda más remedio que realizar un ambicioso Presupuesto Base Cero que incluya una redefinición en profundidad de nuestro  desastroso y liberticida entramado institucional, naturalmente constitución incluida.

Se podrá argüir, como ya lo hicieran muchos notables políticos y estudiosos en el pasado, que en España existe un aparato institucional más o menos homologable dirigido a encubrir y blanquear la auténtica realidad: Un sistema oligárquico, corrupto, saqueador, apátrida, que se retroalimenta y mueve por intereses inconfesables. Y que, en consecuencia, la causa de nuestros problemas se encuentra en tal entramado. Que no se podrá combatir sin una renovación en profundidad de nosotros mismos, la gente, los españoles que no se avergüenzan de serlo y quieren lo mejor para su Patria, de modo que empecemos a dar prioridad a la realización de los valores metafísicos: Justicia, Bien común, Libertad, Honor, Dignidad, Belleza…

Pero, es verdad, tiene razón el lector. ¿Quién, cómo y cuándo lo va a hacer?

 

 

 

Nosotras. La Tribada falsaria

Allá por enero del año 1981 el entonces alcalde de Madrid, Enrique Tierno Galván,  presentaba en la librería Antonio Machado la segunda novela del gran Miguel de Espinosa. Con anterioridad el autor murciano había dado a la prensa una de las obras literarias más importantes del siglo XX en España: su famosa Escuela de Mandarines, un libro pleno de sabia ironía, un canto humanista en la línea cervantina ante los abusos y estupideces del Poder, que todo español culto debiera conocer, aunque sólo fuese por que siempre está de actualidad, por desgracia, sea cual sea el ropaje mandarinesco con el que se disfracen nuestros perennes mandatarios.

La tribada falsaria, que tal era el título de la nueva obra entonces presentada, es una novela singular a la que el viejo profesor especialista en latinajos y conspiraciones no dudaría en calificar de “infrecuente y barroca”. Un texto en el que habría más “lenguaje” que “argumento”.

Me he acordado de esta obra de Espinosa gracias al bochornoso espectáculo que están ofreciendo los mandamases podemitas con ocasión del enojoso para ellos aunque hilarante para los más, escándalo de la monumental mansión galapaguera.

El dúo, la parejita Pablo e Irene, Ireno y Pabla, resulta que ahora son “nosotras”.  Lo ha dicho Irene y punto o coño redondo.

Estábamos acostumbrados a que la pizpireta portabocazas de las hordas podemitas se líase a patadas con la Gramática y el Diccionario. Otro caso de más lenguaje que argumento.  Al principio parecía que es que no daba más de sí la nueva favorita del nutrido harén del turbio emir vallecano. Y además ya se sabe: el proceso de degradación de nuestras universidades con o sin másteres.

Pero acaso estábamos equivocados. A lo mejor sí que hay argumento aunque más vale que se disimule para una mayor eficacia.  Se trataría de una táctica altamente subversiva y coherente con la naturaleza y finalidades últimas podemitas. Porque de esa manera primero sus secuaces y más tarde el público políticamente correcto en general han de tener mayores dificultades para pensar: Y la entropía es desorden, devastación, escombrera, ruina, descomposición, justo lo que requieren de la extraña pareja como sembradores del caos sus controladores y amos de la plutocracia globalista.

Sin embargo, las dudas como la misma entropía aumentan.

Cuando la portabocazas repite una y otra vez la palabra “nosotras” para referirse a ella y a “su” Pablo o Pabla, ¿qué es lo que nos quiere transmitir?

¿Pablo ha sido convenientemente castrado por las feminazis y ahora es Pabla? Un caso de Justicia distributiva. Tanto apoyar a las feministas nazis y ahora van y como premio te emasculan en cuanto de descuidas.

Todo un ejemplo del programa y mañas feminazis.  Y aviso de lo que les espera a los tontos útiles que las apoyen y jaleen.

Pablo, pese a su fama de macho alfa de la manada (con perdón) podemita, en realidad, ¿quizás siempre fue hembra lesbiana y disimulaba su “género” por causas que se nos escapan?

Tremendo. Demasiado para ser cierto.

Pero, ¡Qué desilusión! No, no puede ser. ¿Los amores disputados por Tania, Mariano, Irene y tantas otras y otros por este aparente macho de pelo en pecho y mirada canalla estarían dirigidos contra todo parecer a una hombría de tan falsa bandera como el tinglado que representa?

Si así fuese, la credibilidad del montaje va a verse reducida a los más fanatizados. ¿La pareja okupa de la mansión galapaguera sería una entonces una tribada? ¿Una pareja de fricadoras? “Nosotras”.

La Tribada falsaria.

 

Enseñanzas de Villa cagona

No voy a recordar la famosa mansión de los Boyer Preysler bautizada con el nombre de necesidades o aguas menores como se decía antes, pero mientras nos tomamos la traición a España de las instituciones del régimen con humor aunque aún no con resignación, podemos entretenernos con algunas derivadas no tan anecdóticas de este pertinaz tinglado mohatrero arrebatacapas y vendepatrias. Muy significativas y esclarecedoras de la farsa canallesca que padecemos los españoles.

La ilustre parejita del gran timo-nel Pablo y la portabocazas Irene parece que la ha cagado con lo de la mansión por emplear la elegante y sensible jerga populachera propia de sus admiradores y admiradoras, votantes y votantas.

Hay que decir que la cosa no me sorprende del todo, salvo en la aparente estulticia demostrada, incompatible con la que cabría esperar de un rendido admirador y discípulo de filantrópicos y democráticos próceres como Stalin, Lenín, Castro, Mao o Chavez.

Siempre pensé que lo de Podemos no era sino un tinglado de falsa bandera perpetrado por servicios secretos propios y extraños para apuntalar el caduco régimen cleptocrático del 78. Así como para desactivar la creciente  indignación que producía, especialmente entre los más jóvenes, el impune saqueo de la sociedad, la destrucción de la clase media, la falta de perspectivas personales, familiares, laborales y económicas para una creciente mayoría de gente, sobre todo de jóvenes. En fin todo el conjunto de causas que cristalizó en el fallecido y enterrado 15 M. Pablo, como jefe de los demás compañeros de la farsa, actuaría como una especie de flautista de Hamelín para volver a llevar a los descontentos a los brazos del sistema, desactivando cualquier movimiento social que pudiera ponerlo en verdadero peligro. No obstante, para otros observadores la manipulación del 15 M sería ya desde su propio origen, un montaje similar a los tristemente célebres de la primavera árabe.

Hubo una importante reunión de Bilderberg en Sitges (2010) para reforzar la intervención en España. Allí se fraguaría la toma de control de PRISA y la llegada de los hombres de negro, entre ellos especuladores como Nicolás Berggruen.

De algún modo quizás se estaría repitiendo cuarenta años después, adaptada a los nuevos tiempos y necesidades, ahora la anulación de la soberanía española cara un futuro desmembramiento, la misma mohatra que supuso la creación ex nihilo gracias a la CIA y al capital alemán del llamado PSOE para desactivar la Junta Democrática y apuntalar el actual tinglado partitocrático oligárquico cleptocrático autonómico.

Desde luego, al felón ¿chantajeable y chantajeado? de Mariano en su deseos de mantenerse a salvo en la poltrona mientras engorda la gusanera de la Deuda pública y facilita la labor del golpismo catalán y vasco, le viene muy bien mantener la mohatra pseudo revolucionaria del que en la práctica no deja de ser su compinche comensalista: ¡Ojo qué vienen las hordas podemitas, votadme a mí, que soy un señorito menos malo! ¿Menos malo o quizás más de lo mismo? ¿Desglose de funciones, diferenciación mercadotécnica de mercancías de un único poder lamentablemente apátrida y devastador?

Algún día se desvelará la historia oculta de Podemos. Su probable nacimiento en la ciudad alemana de Heildelberg. El tutor de Monedero (con beca del “agente Isidoro”) en Alemania fue Klaus Von Beyme, un reputado catedrático  alemán que vivió y estudió cierto tiempo en Moscú durante la guerra fría. La Universidad de Heildelberg, según papeles desclasificados, había sido considerada como cuartel de operaciones ¿núcleo intelectual? de la OTAN y la CIA.

Así como también las relaciones de esta mohatrera tropa de niños y niñas pijos y pijas de vaqueros rotos con agentes del NOM como Nicolás Berggruen quien apoyaba también a la Sexta, cadena protegida de Rajoy y Soraya, que promociona a Podemos.

Sin olvidar cierta la entidad fundada por los servicios secretos en tiempos de Aznar para vender servicios de asesoría o consultoría y espiar simultáneamente al prócer rojo venezolano.  Informaciones que habrían sido pasadas a los americanos.

Tampoco sabemos cómo Podemos pudo nacer como partido político y gastar 600.000 euros en las elecciones europeas que le hicieron alcanzar cuotas de poder desde la supuesta nada.

En cierto modo, esta falsa bandera supondría toda una burla y la destrucción de la memoria del esfuerzo y sacrificio personal de los antiguos comunistas que se jugaban la cárcel por los ideales, compartibles o no, en los que creían.

Pero volviendo a las enseñanzas de Villa cagona, dice el refrán que una cosa es predicar y otra dar trigo. Que soluciones vendo que para mi no tengo.

Todo en esta aventura resulta bochornoso aunque, cual apólogo del conde Lucanor, muy aprovechable para mejor edificación de costumbres de observadores atentos y público en general. Así, la burla de la burguesa parejita a sus admiradores y votantes. El menosprecio sino mero insulto a los padres currantes que forzosamente tienen que llevar a sus hijos a colegios degradados, con abigarradas aulas pateras, gracias a las leyes de educación socialistas, al escarnio de la autoridad y la voluntad, la política del vale todo o de barra libre de inmigrantes sin fronteras. A todos los que de hecho se les niega las posibilidades de mejora y ascenso social gracias al propio mérito, el esfuerzo, la voluntad o la inteligencia esclarecida.

Pero, es que los números confesados de Villa cagona tampoco salen.

Para el que conozca el mercado inmobiliario madrileño el precio declarado por Villa cagona resulta irrisorio.  No sabemos que dirá el pendenciero ministro Montoro y asociados sobre el asunto. Es es de suponer que tan jaque con los honrados contribuyentes, aquí en cambio, como el matón cobarde de nuestro Siglo de oro fuese y no hubo nada.

Y tampoco cuadra con los datos ofrecidos de lo de la hipoteca ejemplarmente facilitada por una caja de nacionalistas e incluso golpistas catalanes. Una modélica y oportunísima elección.

Plazos, grados de coberturas del préstamo, tipos de interés, nada cuadra con los usos y costumbres actuales de las instituciones financieras comunes.

Existe la sospecha de que aquí hay gato (o tigre) encerrado.

¿Se trataría acaso de un hipotético “soborno” del golpismo catalán a la ilustre parejita de falsos izquierdistas?

¿Acaso tendría que ver con las informaciones que vinculan la concesión del préstamo en condiciones tan raramente filantrópicas al oportuno y previsor depósito de dineros de la caja podemita oficial en las arcas de tan complaciente institución financiera?

El montante del préstamo, ¿en realidad sería una parte mucho más pequeña del valor real de la mansión?

¿Piensan pagar las diferencias con una futura exclusiva en HOLA?

Algún lector argüirá: con todo lo que pasa en España ¿qué más da una incoherencia o un desfalco más o menos en este tipo de relativamente cosas menores? Sí. Y no. Menor es lo de los dos botes de pomada que se ha llevado por delante gracias a las cloacas del fuego amigo la carrera política de una encumbrada competidora que apuntaba maneras.

Es importante saber en estos tiempos tan revueltos y de reorganizaciones políticas si en los próximos días se verá si el sistema ha decidido sacrificar ya a la falsa bandera podemita o le va a “perdonar” esta cagada de bulto. Es posible que este escándalo quizás sea una forma de quitarse de en medio solo al gran Timonel y su nutrido harén para proporcionar a Podemos otro liderazgo más conveniente.

Podemos deducir que a la farsa española se le ve cada vez más la tramoya. Que en esta farsa y especie de “gobierno del sálvese quién pueda” cada uno suelta la morcilla que se le ocurre o le conviene sin escuchar lo que dice el apuntador ni menos tener en cuenta el argumento general. Estamos en el presente más ramplón, no hay previsiones más que robar gallinas o perpetrar grandes desfalcos si se puede y el que venga detrás que arree.

No hay patriotismo en la gran casta política ni empresarial. Podemos constatar por sus hechos que, posturitas aparte, ninguna fuerza parlamentaria actual tiene un verdadero compromiso con la nación española ni con los derechos civiles o los legítimos intereses de sus ciudadanos. Obras son amores y no buenas declaraciones. Estamos indefensos.

El panorama español resulta desolador. Hace muchos años, un viejo amigo de mi padre, anciano ganadero extremeño, hombre de extracción humilde, austero y gran trabajador, hecho a sí mismo, que había vivido graves desórdenes a lo largo del siglo XX en su entonces agitado medio rural le decía: “Mire usted, don Alfonso, en España las cosas han de ponerse muy mal para que se arreglen”.

Vamos de mal en peor, desde luego. Pero, ojalá tenga razón nuestro veterano amigo cacereño, y al cabo, “se arreglen”, aunque ahora no veamos cómo.

 

 

 

Kubrick II: Teléfono rojo…

Volamos hacia Moscú.

Poco después de la peligrosísima crisis de los misiles cubanos de octubre de 1962 y del posterior magnicidio de Dallas, castigo del héroe que se enfrentó no solo a Rusia sino al establecimiento económico político militar americano, aunque mucho antes de películas como Trece días (2000), allá por junio de 1964 el gran Stanley Kubrick estrenaba su escalofriante película: Doctor Strangelove (Insólito) o: Cómo aprendí a dejar de preocuparme y a amar la bomba. Conocida en España con el nombre menos preciso aunque más comercial de Teléfono rojo, volamos hacia Moscú.

Otro caso, como decían en La Codorniz, de los de “Tiemble después de haber reído”. Considerada entonces como una comedia de humor negro, una exagerada sátira de política ficción, tras lo ocurrido durante más de medio siglo después y observando la penosa realidad internacional que nos ofrece el siglo XXI, debemos reconocer que de ficción, nada de nada. Más bien profecía y desde luego preocupación humanista y filantrópica por lo que le pueda pasar a la Humanidad en manos de quienes está.

¿Nos gobiernan psicópatas y o corruptos que tratan de convertirnos en idiotas, es decir, que procuran que nos despreocupemos de la cosa pública, geopolítica, bombas y arsenales militares incluidos? Parece cada día más claro que sí. ¿Qué es lo que en verdad se cuece entre bastidores, detrás del tan vistoso, manipulado, embrutecedor y narcotizante escenario que nos muestran habitualmente los media globalistas?

El caos actual, ¿es resultado del  desorden derivado de la suma aleatoria de vicios humanos: ambición, codicia, lujuria, maldad, egoísmo, fanatismo, hipocresía…o, al contrario, estaría planificado por una reducida plutocracia escondida tras diferentes sociedades secretas interrelacionadas que administran las instituciones globalistas y vacían de contenido la soberanía de los antiguos Estados nación?

Es difícil saberlo. Hay que buscar en la red, con mucho tino, prudencia y criterio selectivo y aún así se obtienen pocas certezas.  Y atentos a lo que se pueda vislumbrar fuera de ella. Pero los hechos son los hechos y algunos pese a todo salen a la luz.

Si hacemos caso a algunos de los informadores ¿supuestamente? fuera del sistema, lo que se ha venido en llamar “Deep State” o estado profundo global controlado por una oligarquía omnímoda que actúa en la sombra estaría conspirando mediante diferentes instituciones sinérgicas controladas para provocar una gran conflagración mundial que hiciera eliminar a buena parte de la población mundial, desaparecer el dinero falso o de encaje bancario y generar nueva riqueza para la oligarquía gracias a la reconstrucción de lo que quedara del planeta.  Y le corre prisa porque el actual tenderete mundial está de ¨mírame y no me toques”. La gigantesca mohatra global por mucho que los media la disimulen, tergiversen o encubran cada vez resulta más insostenible y existirían muchos terribles escándalos relativos a la plutocracia mundial a punto de emerger que sería preciso tapar: Satanismo, sacrificios humanos, pederastia, tráfico de personas, órganos, armas y drogas, abusos transnacionales, devastaciones medioambientales, manipulaciones genéticas, pandemias provocadas, dinero de encaje, macro corrupción…

Las versiones oficiales difieren por completo de este panorama y de modo menos burdo pero no menos incoherente mantienen la contaminación propagandística que muestra la película de Kubrick. Nosotros somos los buenos. Los buenos son los nuestros, hagan lo que hagan. O perpetren lo que perpetren. Nuestros piadosos democráticos dirigentes que invaden con pretextos inventados antes Vietnam, Granada o Panamá y ahora practican el genocidio de poblaciones indefensas por razones filantrópicas en Irak, Libia o Siria… Los malos siguen siendo los rusos, aunque ahora ya no so sean comunistas pero… claro es que siguen siendo… rusos. Hay más malos, malísimos, los chinos, los coreanos, los sirios, las artificiales de quita y pon de Al Qaeda o Isis.  Sin olvidar la quinta columna de gentes preocupadas por la suerte de la civilización que en Occidente están empezando a comprender lo que pasa y reniegan de que el terrible aparato militar se use en contra de poblaciones indefensas para crear el caos y la destrucción, asesinar a miles de civiles inocentes, generar migraciones masivas para desestabilizar sociedades, en fin, para cuestiones como las que anticipaba el Plan Kalergi hace ya casi un siglo.

Al inicio de la película un texto ad hoc intenta tranquilizar al espectador. Las cosas del film no pueden pasar. Y por supuesto que ninguno de los altos oficiales americanos son psicópatas, faltaría más.

Pero, la amenaza existe. El 26 de setiembre de 1986 gracias a la sangre fría, inteligencia, lucidez y al cabo, bonhomía del teniente coronel ruso Stalinav Petrov se evitó una conflagración nuclear por un error de interpretación de la defensa aérea rusa que interpretó erróneamente que se había lanzado contra ella un misil balístico intercontinental. Una falsa alarma que pudiera haber resultado fatal.

Y no sólo por falsas alarmas accidentales derivadas de fallos mecánicos o humanos. Los atentados y ataques de falsa bandera se han venido utilizando históricamente para provocar el inicio de guerras. Los americanos son auténticos especialistas en estas cuestiones como bien sabemos los españoles.

Otro aspecto inquietante, muy bien expuesto en otro famoso film bélico El Puente sobre el río Kwai  es el del análisis de las diferencias y a veces incoherencias entre táctica y estrategia. El entrenamiento militar cuando se pierde el sentido común y se convierte en obediencia ciega puede resultar suicida y demoledor en su devenida ciega eficacia de destrucción. Los logros tácticos pueden resultar contraproducentes cuando no desastrosos para lo objetivos últimos. Resulta hilarante la imagen del piloto cabalgando la bomba, trasunto acaso de la de Abaris, el sacerdote de Apolo, montando a horcajadas una flecha de oro a fin de lograr así la perfección de los ritos para lograr la benevolencia de los dioses. Y recuerda a nuestro Berlanga de Bienvenido Mister Marshall. Pero, también es escalofriante.

Peter Sellers interpreta a tres personajes diferentes e incluso estaba previsto que lo hiciese con un cuarto lo que no pudo hacer por lesión. Un mismo rostro de los que vemos cada día, en realidad, ¿cuántos roles distintos tiene? ¿Cuál es el más importante sino el verdadero? Tampoco tranquiliza demasiado el final de la sátira de Kubrick. Cuando los dirigentes contemplan embelesados las perspectivas explicadas por el siniestro científico nazi de formar un grupo de supervivientes dentro de su casta que esperaría durante décadas a que pasase la gravedad de la radiación utilizando minas como madrigueras.

En efecto, si tuviesen razón los más alarmistas cierta reducida plutocracia mundial más o menos satanizada valoraría la posibilidad de sobrevivir en residencias subterráneas provocando una gran conflagración para instaurar un tenebroso y esclavizado NOM.

¿Cosa de locos?

Firmas en Vigo pro derechos civiles y contra el despotismo lingüístico

Del mismo modo que sucedió con gran éxito el pasado sábado en la ciudad de La Coruña,  la próxima cita para la recogida de firmas será en Vigo, el sábado 12 de mayo.

El lugar: la Farola, a la entrada de la calle del Príncipe.  El Horario desde las cinco a las ocho y medía de la tarde.

Se trata de un asunto de gran interés cívico.

 

Firmas en La Coruña pro derechos civiles y contra el despotismo lingüístico, (realizada el 5 de mayo de 2018)

El ninguneo, postración, cuando no simple persecución, del español como lengua franca natural de relación habitual entre los españoles forma parte sustancial de la estrategia de devastación de España en la que colaboran por acción u omisión la mayoría de los poderes públicos e instituciones del Reino.

No solo en Cataluña o Vascongadas. También en Valencia, Baleares, Navarra incluso ahora Asturias, como puede verse en estas dependencias oficiales de las imágenes, con la intención de entronizar el bable como oficial y “normalizar” a los asturianos que por lo que se ve antes eran anormales por hablar español, se suman a esta deriva verdaderamente criminal si tenemos en cuenta sus fines últimos, la vulneración de los derechos civiles y la fragmentación y destrucción de la nación española. 

Y aquí en Galicia es el hipócrita Feijóo al frente de la administración regional controlada por el partido nacionalista gallego más conocido como PP, quien derrocha el dinero público sustraído a los españoles para estos siniestros fines de vulneración de sus propios derechos civiles.

Una de las instituciones que se han venido oponiendo con mayor éxito y reconocimiento a esta despótica política de imposición del gallego en la administración, las empresas y la sociedad en Galicia es la asociación pro derechos civiles Galicia Bilingüe, presidida por Gloria Lago. Persona de gran coraje, inteligencia y voluntad que hoy estará en la plaza de Lugo en la ciudad de La Coruña para recoger firmas de los ciudadanos cara a una iniciativa legislativa popular dirigida a oponerse al actual despotismo e intentar asegurar la libertad de elección de lengua en a enseñanza, la administración o la cultura. Acciones renovadas a través de la nueva plataforma Hablamos Español.

Deseamos suerte a Gloria Lago y demás activistas pro derechos civiles, pero, me temo, que el problema no es tanto de legislación, ni siquiera la constitución se cumple, sino de voluntad de aplicar las leyes vigentes por parte de una casta dirigente felona, oportunista,corrupta y prostituida.

Eyes wide shut

¿Debemos cerrar los ojos ante lo que pasa? Pero, ¿en verdad nos pasa lo que pasa? o ¿sólo parece que pasa lo que pasa y todo son osadas conjeturas de conspiranoicos?

¿Existe o no una élite satánica criminal que gobierna de modo oculto el mundo? Es decir, una realidad espantosa, terrible, a la que no sería ajena no ya la dominación globalista mundial, guerras de rapiña incluidas, sino ni siquiera la perpetración de rituales con sacrificios humanos. Una realidad entre bambalinas, con políticos y dirigentes mediante, oculta a las miradas indiscretas de los no miembros o cómplices ni de las gentes a las que cabe llamar normales.

Desde luego, parece demasiado truculento o abominable para ser cierto. Pero, ¿lo es?

Existen diversos testimonios que así lo aseveran. Así, por ejemplo, las actuales e inciertas batallas del sistema contra Trump y de éste contra el sistema o Estado Profundo (Deep State) serían las últimas escaramuzas entre poderes hegemónicos, en especial dentro del sionismo y del imperio americano. Una guerra de vídeos snuff en los que aparecerían importantes personajes de poder vicario u oculto, plutocracia selecta, políticos de ambos partidos en especial del Demócrata, miembros de la Casa Real británica o personalidades de la industria de Holliwood o de los media. De redes de pederastia. De ceremonias satánicas explícitas. De sanguinaria barbarie mesopotámica que se creía afortunadamente perdida hace muchos siglos.

 

La película póstuma de Stanley Kubrick Eyes wide shut se basa de modo bastante fidedigno en un texto publicado en 1926 del escritor austriaco Arthur Schnitzler con el título de Relato soñado o Nada más que un sueño cuyos derechos había comprado treinta años antes el cineasta neoyorquino. Dejando aquí de lado los aspectos freudianos de la historia, cabe preguntarse sobre la verdadera naturaleza de la orgía ritualística satánica a la que asiste el protagonista y en la que habrían participado como protagonistas importantes personalidades ocultas bajo las máscaras. ¿Sueño? ¿Divertimiento inocuo de clases dirigentes aburridas tanto en Europa como en Norteamérica? ¿Realidad criminal?

Pero, la sospecha de la existencia de una siniestra, tremenda, terrorífica realidad oculta, aunque sede del verdadero poder mundialista global, no se suscribiría únicamente al mundo anglosajón. También en Europa existirían este tipo de redes de casi omnímodo poder criminal.  Redes a cuyo servicio y con programas ocultos a los ciudadanos votantes o consumidores estarían buena parte de los actuales dirigentes políticos así como dirigentes de instituciones, conglomerados empresariales y mediáticos.

Un proceso de creciente vaciado de la soberanía de los diversos estados nacionales clásicos para establecer un NOM para avasallar a una infrahumanidad que se estaría promoviendo mediante la mal llamada ingeniería social dirigida a destruir a la clase media, protagonista del orden cultural, económico y social de las naciones. Crisis financieras inducidas, precariedad laboral y familiar, promoción de la homosexualidad, el feminismo totalitario y fanático, el aborto, devastación cultural, embrutecimiento programado, precarización del lenguaje….

Algo que no es nuevo. Dentro del aspecto político de la cuestión, Dostoievski lo explicaba para el caso ruso en una de sus más lúcidas y premonitorias novelas traducida con el título de Endemoniados o también como Demonios pone en boca del terrorista revolucionario Schigálev, uno de sus protagonistas, cómo pretendían fuera la organización social futura:

Fase previa: “Con un Quinquevirato que disimula su verdadera condición. Y luego, la división de la Humanidad en dos partes desiguales. Una décima parte de la misma recibirá la libertad personal y un derecho ilimitado sobre las otras nueve partes restantes. Estas vendrán obligadas a perder la personalidad y en convertirse en algo así como un rebaño, y, mediante una obediencia sin límites, alcanzar la primitiva inocencia, por el estilo del primitivo paraíso, aunque de otra parte, tendrán que trabajar. Hay medidas para extirpar la voluntad a las otras nueve partes de la Humanidad y reducirlas a la condición de rebaño, merced a la educación de generaciones enteras…”

Un proceso revolucionario global que ahora contaría con el protagonismo activo o con la complicidad pasiva por estulticia o egoísmo de la clase dirigente, acaso chantajeada por sus actividades inconfesables…

Aquí, en España algunos pocos pero valientes autores vienen denunciando estas cuestiones. Así, por ejemplo, Pilar Baselga, Rafael Palacios más conocido como “Rafapal”, Melchor Miralles, Juan Ignacio Blanco…

El antiguo jesuita y gran estudioso de fenómenos metapsíquicos, Salvador Freixedo, teoriza sobre estos temas en toda su vasta obra y especialmente en su importante y lúcido libro Teovniología al que ya he dedicado alguna glosa y en la misma línea de los anteriores La Granja humana o Defendámonos de los Dioses. E insiste en su inquietante convicción “que en este planeta hay otros seres, normalmente invisibles, más inteligentes que nosotros, que son los que desde las sombras nos dominan sin que nos demos cuenta”. Así, el origen del mal en el mundo se encontraría de modo inmediato en el dominio de una clase dirigente absolutamente corrompida,  hipócrita y siniestra a la que ningún vicio sería ajena. Pero detrás de tal clase dirigente mundial visible, según su hipótesis, de modo mediato estarían otras inteligencias humanas y extrahumanas que serían las verdaderas autoridades dueñas, aunque desconocidas para la mayoría, del planeta. Estas entidades exigirían, como en los aparentemente lejanos tiempos babilónicos, efusión de sangre, conflictos bélicos, sacrificios humanos. Sea cual fuere su destino final, tráfico de órganos, experimentos farmacéuticos, adopciones ilegales, sacrificios ritualísticos, el caso es que todos los años desaparecen decenas de miles de personas, la mayoría niños indefensos…

Freixedo acaba su libro con estas palabras que priman la responsabilidad de la lucha contra el Mal más que a las Instituciones a la propia conciencia del hombre noble y esclarecido: “La profunda antipatía (de los malos espíritus), junto a su gran superioridad con respecto a nosotros, es la causa de todos los males que siempre han aquejado a la humanidad. Y también que el ser humano que use su inteligencia y que obedezca a lo que le dice su conciencia estará más libre de los ataques de estas malignas entidades y mucho mejor preparado para pasar a otras dimensiones cuando le llegue su hora”.

De modo acaso más descriptivo y en relación con la realidad española, una controvertida aristócrata presumiblemente bien informada, la fallecida duquesa de Medina Sidonia, escribió en forma novelada un duro e inquietante texto denuncia de las prácticas de cierta clase dirigente. La ilustre degeneración narra sucesos verdaderamente espeluznantes que, de ser ciertos y no pura ficción, explicarían porqué las cosas van tan mal en España. El porqué buena parte de nuestra clase dirigente no cumple con sus obligaciones o, al menos, no se opone al actual proceso de devastación que padecemos.

Sea como sea, ¿debemos cerrar los ojos o por el contrario tenerlos bien abiertos?

He aquí uno de los más graves dilemas morales que se nos pueden plantear a quienes no queremos renunciar a nuestra condición de hombres libres que quieren vivir con principios éticos de orden superior en un momento tan crítico para la suerte de la Humanidad en general y del pueblo español en particular.

 

 

 

Grándola vila morena

….Terra de fraternidades. O povo é quem máis ordena. Dentro de ti ó cidade…

A las 0,20 horas de la madrugada del 25 de abril de 1974 suena la famosa canción en la radio que sirve de aviso para el levantamiento militar contra la dictadura portuguesa que mantenía postrada económica, social, política y culturalmente a la nación. Las fuerzas armadas toman diferentes centros neurálgicos y al amanecer el golpe se ha consumado de modo irreversible.

EFE lo anunciaba así:

Flash. Sublevación militar. Lisboa, 25. Esta madrugada se ha registrado en Lisboa una sublevación militar de de extensión y características hasta ahora desconocidas, según informa la agencia ANI. A Partir de las cuatro de la madrugada, la Emisora Radio Club Portugués comenzó a transmitir de quince en quince minutos un comunicado de una organización denominada “Movimiento de las Fuerzas Armadas” que recomienda no se ponga resistencia para evitar así un derramamiento de sangre.

En España el golpe portugués produjo reacciones encontradas. Gran inquietud en el Régimen y cierta esperanzada alegría en la oposición y la parte de la población que deseaba cambios políticos. Militares famosos de la época como Diez Alegría se convirtieron para algunos en potenciales émulos españoles del general Spínola. Un general aristocrático y elitista pero crítico con la dictadura que luego daría un contragolpe fracasado a finales de ese mismo año 1974.

Hoy, cuarenta y cuatro años después, este episodio no se suele recordar demasiado aquí, aunque muchos españoles nos alegremos sinceramente de los logros del pueblo hermano portugués.

Resulta interesante comprender el verdadero papel de EEUU y de la OTAN en el golpe portugués. Su antiguo imperio fue demolido. La decrépita dictadura fue sustituida por un régimen con votaciones llevadero para el globalismo. La odiada policía política, la PIDE, fue perseguida y algunos de sus miembros que no pudieron huir o esconderse, medio linchados. Los militares más izquierdistas como el almirante Rosa Coutinho o el famoso capitán Otelo Saraiva de Carvalho, autor de la crónica Alvorada em Abril, terminarían destituidos o incluso procesados. También civiles críticos con la deriva pro imperialista norteamericana y reformadores serían eliminados del proceso. Así, el brillante primer ministro Sa Carneiro sufriría un extraño accidente de aviación que le causaría la muerte. El testigo José Moreira sería asesinado.

Se abría una etapa de incertidumbre, de libertad vigilada por las potencias esteriores.

Quizás el golpe del 25 de abril, conocido como la Revolución de los claveles haya sido el último golpe de estado clásico en Europa. Un golpe convencional motivado por el sincero patriotismo de la mayoría de sus agentes. Inspirado en el romántico deseo de devolver la Libertad al pueblo. Luego reacondicionado, revisado y adaptado a los deseos de la OTAN y a las necesidades del NOM.

Poco que ver en objetivos, fondo y forma con los actuales como el catalán perpetrado por delincuentes con nuevas tecnologías.

 

De chantajeables, chantajeados y chantajistas

Parace cada vez más clara evidencia de razón que muchos de los despropósitos, acciones contra natura o sindioses que acontecen tanto en España como en el resto del mundo sólo pueden explicarse porque sus perpetradores actúan contra el bien o el sentido común por satisfacer intereses ajenos, no ya por estulticia inhabilitante o inaudito e incomprensible despiste, sino bajo simple chantaje.

Incluso cabría pensar, visto lo que se ve, que el tinglado actual está montado para que, salvo error en la cooptación, sólo alcancen puestos de gran poder o relevancia agentes vicarios, maleables y chantajeables por poderes ocultos de objetivos e intereses inconfesables que serían los verdaderos amos del mundo en la sombra, democracias y otros adornos, arbotantes populistas, falsas banderas o señuelos aparte.

Ejemplos hay a montones todos los días, por desgracia. Al parecer, y según algunas fuentes, el reciente registro del despacho del abogado de Trump se habría realizado para encontrar pruebas de hechos que fuesen susceptibles de chantaje con el objetivo de obligarle a promover una gran conflagración mundial tras haber declarado su deseo de abandonar Siria. Un Trump más que preocupado que parece temer por su vida gracias al fuego “amigo” e intentaría camuflarse con maniobras de distracción.

Gran parte del tinglado sionista de falsas banderas o descalificaciones contra Trump de los grandes media y el propio autónomo y siniestro Estado profundo acaso pueda explicarse por la voluntad no ya de mantener sus negocios de tráfico de armas, drogas, órganos o prostitución sino de tapar terribles escándalos de pedofilia y asesinatos ritualísticos que afectarían a grandes personalidades norteamericanas e inglesas, así como al propio Partido Demócrata y el tinglado de Holywood. Un asunto tremendo que merece análisis aparte.

Aquí, en España, también tenemos nuestros chantajeables.  Con el agravante, o hecho diferencial quizás, que ya casi nadie parece defender los legítimos intereses de España y los españoles.

El poder ser chantajeable sin duda resulta una gran baza del Poder oculto y una garantía para su conservación. Así, se fuerza al político o gran empresario objeto de chantaje a servir intereses ajenos y opuestos a los de sus electores o representados.

Nadie con un mínimo sentido común ni de su propia dignidad o la de su nación, puede entender, por ejemplo, el comportamiento de Mariano, Soraya o Montoro mintiendo contra evidencias y colaborando o al menos no oponiéndose al golpe catalán. ¿Sólo cobardía o felonía congénitas? Tampoco el ostracismo  y ninguneo al que el tinglado condena a formaciones como VOX, que son las que de modo eficaz y heroico dadas las circunstancias, se oponen al golpe vigente, instando la acción de la Justicia mientras promociona a otras de dudoso efecto placebo.  Ni tampoco que se permita el acoso impune a jueces y magistrados que cumplen patrióticamente con su deber. Ni que la mejor defensa de ladrones, forajidos golpistas catalanes vengan de de declaraciones mendaces e infames de…  ¡ministros de la Corona!

Tampoco se entiende el empecinamiento de gentes como, por ejemplo, la Cifuentes en mantenerse en la poltrona y para colmo además azuzar el avispero de los presuntos desfalcos oficiales en la ciudad de la Justicia, cuando debiera ser consciente que su imagen pública no puede resistir un par de diplomas mohatreros o videos anti hurto. Y que ha de durar en el cargo lo que quiera su chantajista. Y eso que, comparado con lo apandado por los socialistas en Andalucía con el pretexto de la ayuda a los parados o por los golpistas catalanes y vascos con sus permanentes onerosas felonías, la cosa del par de tarros de pomada afanados no deja de ser cómica.

¿Hay otros motivos para el chantaje además de los desfalcos y corruptelas? Es posible, si fueran verdad algunas de las hipótesis más tremendas y descorazonadoras sobre la verdadera naturaleza y funcionamiento de las élites globalistas.

 

Nota a las 21h 50m

Recomiendo la lectura del excelente artículo de Javier Benegas que acabo de ver en Disidentia, (Pinchando aquí)

 

 

 

Del camelo como sublime arte

 

“Corrido y confuso me hallo

Por vos en esta ocasión

Que os quedéis con un capón

Por descartaros de un gallo.

No hayáis miedo que se alabe

Que la argolla juega a solas

Mas, faltándole las bolas

¿qué importa que diga cabe?

Reloj en torre empinado

Es vuestro capón, princesa

Pero sin ninguna pesa

¿de que sirve el mazo alzado?

¿De qué sirven tantos bríos

Si en vuestro jardín de gloria

Han de subir de su noria

Los arcaduces vacíos?

Si es todo vuestro regalo

El capón que cacarea

Hisopo largo de aldea

Sin barbas y todo palo.

Cuando en vuestro capón pienso

Pienso y no pienso mal

Que tenéis cirio pascual

Sin las bolillas de incienso

Vos mejoráis de ventura

Que su merced pueda y manda

Y teniendo capa blanda

Tendréis también capadura”.

(Francisco de Quevedo)

 

Como se comprueba una y otra vez en el día a día estamos disfrutando todos de lo que otros votan y sostienen.

En una de sus Novelas Ejemplares, quizás la más perfecta de toda la colección, nuestro gran Cervantes narra el caso de la Camacha de Montilla, famosa hechicera maestra de artes nigromantes de la Montiela y la Cañizares. Y la Cañizares, discípula de la Camacha, explica a Berganza, el perro sabio, su origen: su trasformación al nacer de figura humana en can, que sólo podrá volver a su prístina forma cuando acaso se cumpla una condición asaz rara:

volverán en su forma verdadera

cuando vieren con presta diligencia

derribar los soberbios levantados

y alzar los humildes abatidos

por mano poderosa para hacello”.

A la espera de volver a su forma verdadera y de derribar a tantos soberbios levantados, también tenemos a toda una nación encantada y en el supuesto mando pero real mangoneo a todo un registrador encantado. Víctima de tal encantorio o encantamiento mantiene una conducta asaz impropia por no calificarla de estulta, cobarde y felona. Para colmo, por si había dudas, realiza extrañas declaraciones impropias de todo un severo registrador de la propiedad, profesión de rancia prosapia, privilegios de pernada y antiguo prestigio, hoy puesto en entredicho por estos tales especímenes.

Algún iluso se preguntará: ¿Qué pasa con la soberanía española? Malo que la política económica la dicte la Merkel y Mariano escuche firmes en primer tiempo de saludo. Y que luego todo se ratifique sin rechistar en el llamado Parlamento español.  Malos los recortes y las escandalosas subidas de impuestos contra la población civil mientras la inepta y corrupta casta política no renuncia a ninguno de sus privilegios monstruosamente acumuladores de deuda odiosa. Pero ¿es que tampoco somos soberanos en el asunto del golpe de Estado? ¿Es que las instituciones del reino de España se muestran incapaces de cumplir la legalidad ni evitar la destrucción de la Nación? ¿Qué pasa aquí?

Muchas de nuestras instituciones muestran una vez más su gran capacidad de devastación. Ahora que viene la campaña de la renta, el súbdito humillado, asqueado y saqueado que pretenda mantener la lucidez y la decencia debería plantearse para qué sirven los descomunales impuestos que le saquea el Estado. Este tinglado arrebatacapas que, salvo algunos que aún heroicamente intentan cumplir con su deber como el rey Felipe o ciertos jueces, mi reconocimiento y gratitud al juez Llarena o la juezas Alaya o Lamela, ni siquiera pretende mantener ya un mínimo de dignidad y coherencia. Que no respeta sus propias leyes. Que ha abandonado cualquier vestigio de intentar preservar la dignidad e integridad de la nación española. Un Estado arrebatacapas, incapaz de defender los derechos civiles de los ciudadanos españoles en todo su territorio y cada vez más deslegitimado nacional e internacionalmente como muestra la ¿última? cobardía de Mariano.

Los discursos de Mariano, ceceos y espantadas aparte, quizás serán estudiados en un futuro próximo como una nota a pie de página de las técnicas de manipulación gobbelsiana. Sin olvidar la llamada neolingua orwelliana nutrida por el abuso de poder: aquel que es capaz de vulnerar tanto la gramática cuanto la semántica. Las palabras significan lo que el déspota compostelano engordado en Pontevedra quiere que signifiquen.

Las cosas como son y a cada cual lo suyo: el camelo del que es justo reconocerle autoridad indiscutible en ejercicio, no lo ha inventado él, sino el genial Jardiel Poncela. Sirva este pequeño apunte para revindicar su memoria más o menos histórica.

En efecto, el precedente del lenguaje marianesco se halla en los logros de un gran artista español, maestro del humor y del teatro del absurdo. Un autor de vanguardia, denostado por uno y otros con dímes y diretes de singular algarabía. Me refiero al gran Enrique Jardiel Poncela y su teoría y práctica del camelo como lenguaje idiolecto amén de recurso estilístico.

El camelo propiamente dicho no es solo el típico embuste marianesco: se basa en el empleo creativo de unos cuantos artificios: La invención de palabras. Las referencias apócrifas de citas, títulos, autores. Textos en otros idiomas, en especial falsos latinajos. Referencias engañosas, normativas o leyes fingidas o imaginarias o con carácter retroactivo, morcillas teatrales, discursos con apariencia de sentido pero que en verdad carecen de él. Ahora Jardiel introduciría los mohatreros másteres de todo a cien y quita y pon.

Todas estas mañas debidas al ingenio de Jardiel son falsa moneda común en el lenguaje de los políticos del singular Reino autonómico, eufemística o camelísticamente llamado “democracia” con singular exageración y abuso de propiedad, sino directamente “mohatra”. Nombre con el que era conocido por los grandes de nuestro Siglo de oro el fraude, la falsa apariencia, el desleal engaño provocado por la venalidad de las instituciones o personas garantes de la legalidad que debieran defender como autoridades. En todo caso, una democracia deshabitada de demócratas en la gran mayoría de su casta dirigente.

Mañoso de pro en el sublime arte del camelo es sin duda el pintoresco prócer con altaneros andares y ridículo trote gorrinero, encumbrado a la gloria de real valido para el cuidado y medro del monipodio. Las bochornosas declaraciones pro golpistas en Argentina contra la nación española y sus instituciones del mohatrero presidente del gobierno han animado a alguno de sus lugartenientes a provocar y desafiar al juez del Supremo que está luchando heroicamente contra el golpe de Estado que, por el contrario, Mariano y su nefasto gobierno han demostrado apoyar por acción u omisión.

Veremos a ver qué pasa con el desafío contra la Justicia del temerario ministro Montoro, bronco jaque del bronce como diría Valle, guardián de los tesoros saqueados a la clase media y graciablemente puestos a disposición de los golpistas. El pueblo espera que no se vaya de rositas y pague sus culpas.

Ahora bien, ¿por qué Mariano se apunta al camelo y hace lo que hace?

Una primera hipótesis es que simplemente es tonto de remate: hace el juego a los enemigos de España amparando el golpe de Estado y engordando la gusanera de la deuda, además de destruir su propio partido, por estulticia e incapacidad intelectual además de moral. Al cabo, múltiples especimenes ditirambo alabanciosos del Poder halagan sus más bajos instintos. No lo creo. Ha demostrado sus habilidades, por ejemplo, en el “pilla pilla” de sobres barcenianos o en el no menos astuto ordeño de su registro alicantino.

Otra, extensible a gran número de nuestros próceres y próceras, es que hace lo que no debiera hacer en función de su cargo y juramentos porque está chantajeado. Pero, ¿porqué causas? Aquí la imaginación vuela en busca de posibles interpretaciones racionales o plausibles. Por ejemplo: Conducta sexual indeseable, pruebas de desfalcos, trinques varios o de cuentas clandestinas en paraísos fiscales…

Para otros investigadores de lo paranormal, se trata de un problema de emasculación precoz. Su comportamiento cobarde, rastrero, intrigante, vengativo es el característico de los eunucos o capones. Sin olvidar una gran tradición gallega que estaría extendiendo en todas las instituciones, partido incluido. Entre los abigarrados enseres del pazo moncloaca estaría el capoeiro que es un banco típico situado junto a la lareira con la particularidad de que, debajo del asiento, enjaulados, engordaban en la inmovilidad, la penumbra, el calor y la ceba, los capones que habían de sacrificarse en vísperas de fechas solemnes y desde luego de las votaciones. El que San Alberto de la Caixa no amparase los presupuestos bajo su pío manto originaría un hipotético adelanto en la llamada a votar que no permitiría el cebo y engorde de los capones como estaba previsto. Los más avisados  barruntan el cercano degolladero. Se muestran inquietos y espantadizos. Mientras tanto la alquitara oficial destila promesas estupefacientes cuyos vapores aturden al sufrido, escamado, humillado y saqueado militante o votante peperos.

Dicen los más ditirambo alabanciosos que a Mariano lo que le pasa es que le ha dado un pasmo. Vamos que se ha quedado pasmado con el golpe catalán que la niña doña Soraya de Bilderberg, jefa de los mortadelos, le había calificado de imposible en vicio, que no virtud, de su flirteo con el bizco sobón. Y que por eso tiene tan extraña conducta. Cosas que pasan pero sin premeditación ni alevosía. No lo creo. Es casi imposible creer que Mariano si de veras aspiraba a gobernar, tras treinta años en diferentes poltronas y varios otros más recostado en la moncloaca, no supiera lo que estaba pasando. Pero sólo se desencantan los previamente encantados. Los que se han querido dejar convencer. Un viejo taurino me decía: “Tras la faena, el matador no sale a saludar al tercio ni siquiera a la barrera y se refugia en la cuadrilla“. También el conde Lucanor explicaba lo de los falsos compungidos en uno de sus apólogos, el del toledano cazador de perdices que lloraba al sacarlas de la red.  No por pena por el sacrificio de los sabrosos animalitos sino porque, gajes del oficio, se le acababa de meter un poco de tierra en el ojo.

Otra interpretación adicional o complementaria sería su odio africano a Su Majestad Don Felipe VI, y en general, hacia aquellas personas e instituciones que pese a todo aún intentan cumplir con su deber en  este infortunado Reino, y cuyo ejemplo por comparación muestra su propia villanía. Así, intrigaría contra ellos con mañas de eunuco.

Pero, ¿quién ha encantado a este Reino y muchos de sus próceres e instituciones? Me malicio que el encantador es ajeno, provienen del exterior de nuestras fronteras. Pero, los ansiados desencantadores de tanto maligno sino satánico encantamiento han de ser propios.

Gentes libres, honradas y de buenas costumbres.

¿Con Vox y voto?

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.