Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Jácaras

El gran Quevedo es autor de una colección de poesías agrupadas bajo el nombre de Jácaras.  En ellas se exponen aventuras del hampa del momento explicadas por sus autores con su propia jerga de germanías. Todo un maravilloso espectáculo de riqueza lingüística, de gracia y hallazgos del español como lengua vehículo de donaire e ingenio, hoy lamentablemente olvidado por nuestros próceres borboneros de igual oficio. Entre ellas:

Quevedo - Jácara de Escarramán a la Méndez_01Escarramán escribe a la Méndez. La Méndez responde a Escarramán. La Perala manda carta a Lampuga, su bravo que éste responde muy luego. Sin olvidar la oda a una dama señora, hermosa por lo rubio.  La Vida y milagros de Montilla. La Relación que hace un jaque de sí y de otros. El Sentimiento de un jaque por ver cerrada la mancebía. El desafío de dos jaques. O en la que Refiere Mari Pizarra honores suyos y alabanzas. O en la que Mojagón, preso, celebra la hermosura de su iza. O se refiere la Pendencia mosquito. Las Postrimerías de un rufián o la Jácara de la venta.

Una pena que el gran Quevedo no nos narre las fechorías de hoy perpetradas por el hampa de siempre. Las grandes hazañas delictivas de pujoles, gobiernos abarcenados, pokemoneros o gurtelidos, presuntos “indultables” y formadores de mohatra a la sevillana. El eterno monipodio patrio de la no menos católica monarquía eterna.

Aunque por otro lado apenas se diferencian las fechorías actuales con los Borbones de las glosadas por el audaz satírico durante el dominio de los Austrias. Una pena que se haya perdido quizás para siempre ese precioso tesoro de bellas y resonantes palabras. Hoy los boletines oficiales, los autos y oficios están redactados en un español vulgar, perpetrado por gente atroz, bárbara, codiciosa de lo ajeno pero asaz desconsiderada también con ese patrimonio nacional, el único que ya nos va quedando a los españoles que es su lengua: Esquinencia del esparto, encorozar, jinete de gaznates, picador, ene de palo, gurulladas, mandil, jaque, traidor de zaragüelles, honrador del estaño, mancebitos de la carda, jayanes de arredro vayas, obispada de coroza,…marca…

quevedoSí. En ocasiones hay graciosas curiosidades sobre la evolución del significado de las palabras: la gloriosa Marca España promovida por nuestros actuales próceres del Monipodio eterno, parece olvidar que en el lenguaje de germanías rescatado por Quevedo la palabra marca significa puta, ramera, iza, manceba, moza de partido.

“Solo Iglesia me llamo” o bien, “más quiero alcoba e Iglesia” es acogerse a sagrado por parte de un bandido para burlar a la Justicia. Hoy diríamos que está aforado. Con no menor tino a la Corte se la llamaba Babilonia.

Los capeadores o arrebatacapas al descuido han sido sustituidos con ventaja por monopolistas abusones, vendedores de preferentes o banqueros quebrados o sin quebrar.

Y es que estos católicos reinos constituyen singular paraíso de la doblez, la hipocresía y la doble moral. De la abismal diferencia entre los principios proclamados del orden político e institucional y lo que realmente pasa.

Abundaba una sexualidad degradada a un libertinaje inhumano y desenfrenado fruto de la represión y la hipocresía de la moral dominante del catolicismo. Y es que entonces también se trataban los mismos problemas españoles de siempre. José Deleito ha demostrado en sus obras (La mala vida en la España de Felipe IV) la corrupción generalizada de Política y costumbres en estos católicos reinos, si bien la Justicia, ciega pero no tonta, apenas actuaba contra los criados pero no contra sus amos.  Facinerosos, ladrones y asesinos se libraban de los rigores de la ley cuando eran nobles o caballeros.

Pero permanecen muchas constantes, ya digo. Así el tradicional bandolerismo catalán, tan ligado al pertinaz y corrupto clericalismo de la región, del que ya hemos hecho mérito en varios capítulos de una serie: “Después que el Padre Perea acarició Satanás, con el alma del corchete vaciado a lo catalán”.

La explotación rufianesca, hoy con nuevas tecnologías, de la gente común y sufrida por parte de la codiciosa e hipócrita oligarquía de nuestros más píos y beatos próceres: “De limosnas se ha venido tras mí la tuerta de Horgaz; sus pecados son mi hacienda: ella mi vino y mi pan. Es ejemplo de pobretas y no la conocerás; peca con mucha cordura todo el día sin chistar”.

Todo un programa de vida actual y futura el que nos tiene reservado nuestra piadosa cleptocracia borbonera. Pero nada nuevo bajo el sol que, inmisericorde, agosta las esperanzas trasformándolas en quimeras e ilusiones.

Se despide la cuadrilla

La corrida tenía un interés enorme. De grandiosa la calificaban los carteles de colores. Mariano y su cuadrilla se despiden de la afición barcelonesa, otrora bizarra y hoy espantadiza por la coacción totalitaria. Desde luego Mariano, el niño de la Bola (y gorda) tampoco es Chamaco, torero tan querido en esa tierra por valiente y “echao pa’lante” y que tantos éxitos lograra en la Monumental de Barcelona, futura mezquita de la flamante República islámica catalana. Pero el timorato ambidiestro compostelano visita de vez en cuando ese ruedo para hacer caja, aunque sea magra, acumular trienios y disimular que torea con miedo y sin arte.

tarde torosjpgNo vale el disimulo esta vez. Refugiado tras el burladero por si acaso se escapa alguna corná, manda a su cuadrilla de peones y peonas para ver si le ponen el toro en suerte y se lo acercan al olivo para descabellarle como buenamente le de a entender la santa patrona de los galleguistas huidizos.  Su peona de brega, muy oportunista y algo abarcenada de Purísima y plata, de nombre Dolores como la de la copla, ruega el concurso o ayuda de otras cuadrillas, aún las de menos postín taquillero, para intentar perpetrar la lidia sea como sea y con algo menos de ridículo. Fiasco. Solo la atiende al quite una espontánea algo despistada, de visita en la ciudad acaso con ganas de salir también en la pantalla de plasma. Entre tanto, un fiel pokemonero de azabache y nazareno hace el quite y pone el capote a la verónica para intentar taparle la vista al morlaco, no sea que se oriente y haga hilo. Pero cuando no hay director de lidia el toro vence y la cosa queda muy deslucida sino imposible.

Los piqueros no se atreven por si se les estropean sus castoreños o sufren una pública costalá. La Camacho intenta lucirse ante sus paisanos con los rehiletes pero en el momento de la verdad se asusta al asomarse al balcón, se trastabilla y casi tenemos un disgusto. Sus peones de brega no dan una, y cada uno va por libre, improvisando y manteniendo la ocurrencia, pero disimulan para el público poco entendido ni avisado. Y hacen figuritas o cucamonas siempre que sea lejos del astado hasta terminar de estropear a la fiera que ya campa victoriosa por el ruedo soltando tarascadas y dando bufidos. Es dueña ya de todos los terrenos. Mariano, niño de la Bola (y gorda) se ve que no tiene su año. Se le notan las morbideces de la poltrona, las costuras mohatreras de su currículo como pretendida o impostada figura de postín y, una tras otras, se le van acabando todas sus quimeras, alabanciosamente jaleadas por la prensa adicta y sobrecogedora. Ya no sirve ni para hacer como que torea con el pico de la muleta. Ni demuestra la más mínima vergüenza torera. Ni de la otra.

La autoridad taurina no saca el pañuelo verde ni devuelve el peligroso bicho al corral. Un falso Miura todo hay que decirlo. Mucho más gordo, mejor cebado en las dehesas presupuestarias catalanas del diez por ciento que fiero. Así, agotados todos sus trucos, presa de pánico invencible, sólo queda hacer pasar el tiempo de la faena desde la barrera a ver si con un poco de suerte suenan los tres avisos de rigor y puede largarse escondido de la plaza aunque sea entre las risas, la rechifla y el abucheo del respetable público que no da crédito a tanta cobardía ni miseria y exige que al menos le devuelvan su dinero.

Total, como primera figura del toreo amañado puede prometer lo que sea porque sabe que no cumple. Maguer se entrena en dar anacrónicas y ostentosas cabezadas al Borbón de turno.

Sin facultades, quizás nunca las tuvo aunque lo disimulaba mejor, Mariano, el niño de la Bola (y gorda) ha renunciado a lidiar ya nada ni en Barcelona ni en el resto de España. Nunca tuvo un toreo dominador sino mañoso, ventajista y marrullero. Ahora se aburre. No le gustan los bravos. Tampoco los mansos. No le gustan los toros, ni menos las corridas. Al parecer sólo le gusta la pasta abarcenada, el misterio de los Gurtel, la muelle poltrona oficial y comprobar como sus peones atienden solícitos sus cacicadas y melonadas alabadas como grandes logros patrióticos. Cohecha con emprendedores autóctonos del rico monopolio comisionista para lograr ganao domesticao sino afeitado. También para que le hagan vistosas crónicas falsarias por favorables. Pero la hora de la verdad se acerca.

El morlaco independentista crece y se crece y se hace el amo indiscutido del ruedo. Con un público acomplejado, con cobardicas ensoberbecidos como Mariano, el niño de la Bola (y gorda) la fiesta nacional se muere. Y con ella todo un periodo de la Historia de España.

Sonata de entretiempo electoral

Con languidez de delicada pitiminí, en su jardín florido regado por la nostalgia, las hortensias pálidas, la camelia pontevedresa, el magnolio grandiflora, el venenoso tejo anticancerígeno, el aloe vera para el cutis, el olivar en cruz, los tuliperos de Virginia traídos como trofeo de indiano, o el ciprés que nos recuerda nuestro fatal destino, una de las amantes del marqués de Bradomín espera su turno, reclinada en el templete cubierto de rosas, desvanecida en el corazón del ausente de biografía tuneada.

hortensia_optA resguardo aún del vocerío de las turbas revolucionarias sedientas de Justicia o al menos de revancha, medita sobre las ingratitudes de la vida, sobre la ansiada última visita del ilustre caballero carlista reconvertido antes de que la abandonase por un carcamal de ideología aún más vieja, gastada.

Viejo caballero de promesas rotas cuya palabra no vale nada. Ejemplo de reaccionario disfrazado de modernista. Servidor de los intereses de su clase por muy ilegítimos que puedan resultar a costa de los del pueblo.

Confiesa el compostelano: Le juro que no es por estulticia ni vagancia, Señor abad, yo soy carlista por estética. El carlismo tiene para mí la belleza de las grandes catedrales. Me contentaría con que lo declarasen monumento nacional… mientras llega Podemos.

Confieso que no conocía esa clase de carlistas. Me quedaba en los abarcenados o pokemoneros. Los carlistas se dividen en dos bandos: uno, yo y el otro, los demás.

O Podemos o Robemos. He aquí la cuestión, el dilema, ¡qué es más avanzado para el espíritu…! ¡Sobrecogedor!

Pero nuestro decadente marqués conoce bien a sus paisanos: ¡Bah! Desengáñese El Motín, Las cosas suceden cuando Dios quiere, y peor que la desunión republicana es hablar de ella como lo hacen algunos periódicos de la cáscara amarga, pinto el caso que diría el novelista montañés.

Muchas de las socaliñas con que hace ocho siglos se robaba en los caminos compostelanos son actuales, como aquella – antecedente del timo de las preferentes- de la luciente dobla de oro que el peregrino descubre entre el polvo de su ruta, con todo el enredo de de la súbita aparición de dos sutiles tramposos que reclaman su quiñón en el hallazgo, mueven pleito de voces y retos acaban aviniéndose por gracia de alguna blanca de ley que ofrece el peregrino a cambio de guardarse la dobla, que luego le saldrá fullera.

Como entre la alta servidumbre palaciega contaba el moderantismo muchos parciales, a tapacandiles movieron una intriga de alcoba para recobrar la perdida influencia sobre el ánimo veleidoso de la señora y crear valor para el accionista del Club de la Competitividad.

Su Majestad Católica puso píes en polvorosa, tirando los trastos de reinar, porque el cristo revolucionario la sorprendió en lugar vecino a la frontera, donde tomaba los baños de mar tan saludables para el humor herpético.

Aquel Marte pontificio, capitán de zuavos convergentes, la miraba con petulante sonrisa…  regresaba de la Corte española adonde había ido, correo en la gran intriga que con monjas y frailes, camarilleros isabelinos y emigrados circundas, conducía el monseñor cardenal secretario de Estado. Sor Patrocinio la seráfica monja de las llagas, habíale alcanzado las charreteras… La conjura apostólica zozobraba y con ella otros piadosos ardides de la monja…por mediación de la seráfica madrina hubo secretas entrevistas- lágrimas y besuqueo, promesas y mieles, fallidos propósitos de remediarle con dineros…volvía desilusionado, temeroso….le esperaban los usureros…

No es legal la consulta. Bien puede suponerse que aquellos sesudos políticos moderados, carcamales de la más docta veteranía en conjuras, trapisondas y cabildeos, no aventurabanun dictamen tan espinoso de responsabilidades y tan contrario a la adulación cortesana sin haberse previamente entendido con el duque de…

Las pasiones humanas, sobre todo en la política, llevan a las más extremas resoluciones.

España es una deformación grotesca de la civilización europea.

Es la retórica lo que más separa a los pueblos.

Lo decía Don Ramón, el maestro, un ilustre español que no se resignó a ser solo gallego; ni menos aún, galleguista.

Caza y energía

La caza, el verdadero ejercicio de la caza que no es pegar tiros sin ton ni son a todo lo que salga y que para los buenos aficionados tiene más que ver con la calidad que con la simple cantidad, se está deteriorando en España como ya lo ha hecho en otros países occidentales. Las causas son variadas y admiten análisis diferenciados por especies y ecosistemas concretos. Los que no conocen bastante la actividad suelen considerarla un ejercicio cruel que zorro 2_optdesacredita moralmente a sus practicantes. Esto puede ser relativamente cierto en el caso de la caza de piezas criadas en granjas que tienen disminuidos su resistencia física o su instinto de defensa o que apenas conocen el escenario a donde han sido trasplantadas. O en el de ciertos métodos de caza furtiva.

Pero existen otras cuestiones comunes. Una es el problema de las enfermedades que puedan afectar a determinadas especies cinegéticas, como es el caso emblemático de la mixomatosis del conejo. Un problema que no sólo afecta a esta especie sino a sus grandes depredadores especializados, joyas de nuestra fauna, como el lince o el águila imperial. Otra cuestión es el cambio en las cadenas tróficas y los recursos ambientales de supervivencia producidos por el deterioro de los sistemas agrarios modernos. Con los avances de la agricultura química y el despotismo burocrático de la PAC, cada vez el medio es más hostil para la mayoría de nuestras especies emblemáticas de caza menor. Los sistemas agrarios se simplifican, apenas hay ya agricultura y la que hay se encuentra crecientemente saturada de productos tóxicos. Los campos se abandonan, con ellos los setos, y las especies invasoras van ocupando el terreno donde antes la perdiz o la liebre encontraban su protección y alimento. Algunas especies alteran su vocación nómada por razón de su dieta alimentaria. Así por ejemplo grupos de codornices habitantes de áreas templadas de regadío que probablemente se hacen sedentarias y pasan el invierno en España porque no tienen suficientes reservas grasas para arrostrar grandes migraciones.

zorro 1_optSin embargo, el monte abandonado constituye un hábitat que permite una mayor proliferación de jabalíes y de zorros, vehículos éstos de transmisión de la rabia. En algunas zonas se crían venados en las fincas casi como una explotación ganadera más.

Pero hay otro aspecto energético muy importante a considerar. En los ecosistemas naturales existen equilibrios en la cadena trófica o alimentaria entre las diferentes especies en juego. Sobre la productividad primaria vegetal actúan los herbívoros, los depredadores controlan el número de individuos de una especie en el ecosistema. Abundan si hay muchas presas depredables, escasean si éstas faltan. Su población no aumenta cuando la energía que emplean para capturar una presa es mayor que la que la presa le proporciona como dieta. Las armas de fuego supusieron ya una alteración en estas reglas de juego de la naturaleza. Pero ahora a demás hay que contabilizar el coste energético de los desplazamientos hasta los cazaderos más alejados en potentes y lujosos vehículos todoterrenos. Así, el valor energético de una perdiz o de una liebre no compensa de ningún modo el coste energético empleado en su captura. Roto el equilibrio de regulación natural antes citado cuando las piezas resultan más raras aún aumenta más el presupuesto energético de captura ¿Hasta que no quede nada?

Y algo similar ocurre también con la pesca industrial en cuyo estudio de dinámica de poblaciones habría que añadir la influencia del tamaño de los peces, tanto en la conservación del ecosistema marino cuanto en el montante de biomasa extraída. Y el esfuerzo pesquero. En general, los sistemas más artesanales de pesca tradicional permiten mantener la biomasa de los ecosistemas pesqueros.

NOTA: Fotos tomadas al natural por el autor

Copla y romance del rey falsario

La picaresca española, hoy con nuevas tecnologías, produce verdadera fascinación entre los estudiosos de la Corte, el hampa y la delincuencia en general.

Son muchos los libros, algunos en verdad extraordinarios, obra de lo más noble y granado de nuestras Letras, que nos explican sus mañas y personajes, hacen inventario de modalidades y fechorías, nos hacen entender mejor que cualquier tratado doctrinal la auténtica y permanente realidad de la política y la sociedad de estos Católicos Reinos bajo la impune dominación de las Dinastías extranjeras. Antes con los píos Austrias, ahora con la más aventajada de los Borbones, a la que ningún desafuero resulta ajeno.

El lenguaje de germanía, la antigua jerga propia de pícaros, jayanes, santigua bolsillos y jaques era usado como instrumento de seguridad propia, como forma de entenderse entre sí de modo que los ajenos no penetrasen su significado. Hoy ya no se reduce a los tradicionales núcleos de actuación del lumpen y la delincuencia marginal, sino que adopta nuevas maneras en el BOE, gacetillas autonómicas  y discursos oficiales de nuestros más encumbrados próceres. PIB quiere decir botín a pillar y repartir. Déficit, aumentar el abuso parasitario o engordar la gusanera; todo ello bien justificado, adobado o guisado por la remiendavirgos correspondiente. Deuda, la trampa legalizada, enmucetada y enquistada en el tiempo, chantaje e instrumento para no levantar jamás cabeza. Democracia, pugna por el mamoneo entre diferentes bandas de bandoleros y saqueadores. Elector, cornudo consentidor. Transición, los mismos viejos chistes con caras nuevas.

Los clásicos gariteros o coimeros son ahora respetables jerarcas del Reino, próceres intocables para corchetes, escribanos y golillas.

Don Francisco de Quevedo distinguía entre ciertos o fulleros, rufianes y enganchadores. Ciertos, los banqueros de rancia o advenediza raigambre. Rufianes los que disimulaban el gatuperio en los órganos de fingido control institucional para impedir que la víctima pueda comprobar la trampa de la que había sido objeto. Enganchadores, ciertos directivos y agentes de sucursales encargados de colocar las preferentes en sus garitos como nueva modalidad de juego tramposo o del timo de la  estampita.

Con la modernidad y sus nuevas conquistas sociales e históricas, la germanía o hermandad para hacer fechorías, no se limita a casas de lenocinio o patios de Monipodio, sino que campa con pujos de disimulo y respetabilidad en los infinitos gobiernos, parlamentos, diputaciones, ayuntamientos, sindicatos, fundaciones y empresas públicas integrantes de la mohatra patria. Y manda sobre corchetes, escribanos y golillas en vez de ser perseguida de oficio por ellos.

Sin embargo, cuando pensábamos que ya todo estaba visto, aún  descubrimos nuevas variantes en este viejo arte tan nuestro.

Así tal el romance con las grandes e increíbles hazañas del taimado rey pro golpista. Otra impostura. Divinas palabras contadas no ya en pliegos de cordel por ciegos, Mari Gailas y feriantes; o bien por gentes de poco fiar como los demócratas y liberales descontentadizos de siempre, sino por el propio monjerío antes tenido por aliado o compañero de aventuras. Monjas de las llagas milagreras, no ya las fingidas propias sino las ocultas o mal tapadas verdaderas ajenas. De modo que ante tal nueva coyuntura los cortesanos más embusteros, prostituidos o inasequibles al desaliento, aventajados Familiares de la Santa Inquisición, trataron de confundir al personal acusando de invención diabólica, granjería o superchería del maligno al audaz monjerío perteneciente a La Obra de Dios.  La misma que las de las familias Pujol Ferrasola o Ruíz Mateos. “Vade retro”.

De casta le viene al galgo: en otro anterior escándalo Su Católica Majestad Don Alfonso XIII recurrió a Primo de Rivera para que parara los peligrosos avances de la investigación del general Picasso acerca de las responsabilidades reales en el desastre de Annual. Hoy, sin llegar a tanto, se insta la actuación del Santo Oficio para evitar que se contagie la herejía contaminando el sencillo pero ignorante caletre de súbditos y feligreses mantenidos en la santísima inopia. Mientras la Autoridad competente amenazaba con colocar el romance de marras en el Índice de Libros prohibidos o con someter a la monja guerrera al potro del descrédito antes de conducirla al quemadero, se debía conservar un ejemplar aunque sólo fuese en solidaridad con la proscrita o como protesta por su posible entrega al brazo secular.  Como en los viejos tiempos cuando había que comprar de tapadillo en la trastienda de las librerías las últimas novedades publicadas por Ruedo Ibérico o la Editorial Oasis. Y además, quién sabe si tal vez pueda entenderse como un hito casi histórico cuya publicación ha supuesto un antes y un después.

No hay que exagerar, opondrá el avisado lector: por mucho escándalo que se denuncie hasta ahora la casta dirigente ha resultado insensible a la crítica escrita porque la opinión pública apenas sobrevive en el Reino y carece de fuerza verdadera para cambiar nada. Muy cierto. Sin embargo un grano no hace granero pero ayuda al compañero.

Otras gentes desafectas al Régimen, que tanto nos envidian y no nos merecemos, esperan las revelaciones de la araña presa o miran a ver si acaso Podemos. Emergen fuerzas que recuerdan las de abril del 31, cuando produjeron la anterior real espantá. Fuere como fuere, si no se puede habilitar otro Primo de Rivera que lo “arregle” habrá que buscar alternativas. Pero, al cabo, el Poder internacional se harta de tanta mohatra y monsergas y dice que hasta aquí hemos llegado, que si no se cambia a tiempo la pieza achicharrada se nos puede fastidiar el negocio. De modo que insta a una astuta pero fulminante y pronta retirada.

No sabemos, tampoco Quevedo ni otros de nuestros grandes autores del siglo de Oro, qué efectos extraños pueden llegar a tener los libros en la lucha contra la corrupción y el despotismo. La Cultura dicen que ha de servir para abrir los ojos. El perro enflaquece; la garrapata, engorda.

El nuevo voto de Santiago y el Reich

Disimulan los más antiguos y barrocos Cronicones que el histórico Camino de Santiago fue una exitosa granjería medieval esclesiástica para atraer primitivos turistas al Occidente de Europa, en la senda del Sol poniente y crear valor para el accionista, en este caso el Cristianismo, variante de la antigua religión solar frente al avance del Islam lunar.

Patriótico sacro invento al principio mas luego degenerado, ocasión de asaltos, robos y violaciones de modo que para tratar de controlar los abusos y delitos perpetrados en el mismo, mediante Real Pragmática el pío rey Felipe II tuviera que prohibir el uso del hábito típico de peregrino compostelano. Lo que no dejaría de tener su importancia en la iconología compostelana desde el siglo XVI, como por ejemplo en la artesanía del azabache.

proceres UE draghiSin olvidar que, cuando la Pepa, las Cortes de Cádiz abolieron el tributo conocido con el nombre de voto de Santiago, por el que hiciera el pueblo español voto perpetuo de pagar anualmente a la iglesia de Santiago cierta porción de los primeros y mejores frutos de la tierra, como también de aplicar al apóstol batallador una parte del botín que se cogiese en todas las expediciones contra los moros.

Un voto de Santiago ahora renovado y adaptado a los modernos tiempos con nuevos pretextos que impone la obligación de pagar a los bienhechores acreedores del IV Reich, incluso de la deuda odiosa, antes de satisfacer las antes prioritarias necesidades nacionales. Fechoría perpetrada con nocturnidad y alevosía en cama redonda por dos santos varones, Mariano y ZP, cuando cambiaron el artículo 135 de la actual constitución en defensa de los intereses extranjeros.

Pero pese a lo que diga el bizarro premier Cameron sobre sus malvados mercenarios del califato que ahora toca bombardear humanitariamente, nuestro flácido presidente Mariano y la feroz Fhüresa Merkel disfrutan de su erótico paseo por el Camino. Continuación del iniciado ya hace un tiempo a bordo de una patera de lujo, navegando sobre las gélidas aguas del lago Míchigan. Un idilio interruptus, todo hay que decirlo, obstaculizado no solo por la especial idiosincrasia de la pareja que hacen imposible su gozoso himeneo, sino también por la prima de riesgo, la madrastra del Banco Central Europeo y otros enojosos parientes y / o contratiempos.

la fhuresa merkelEsta vez Mariano se digna aparecer ante las muchedumbres en cuerpo mortal, lejos de las anteriores manifestaciones ectoplásmicas, holográficas o detrás de la pantalla de plasma. Mientras intenta cogerla de la mano que la modosita pero rotunda matrona rechaza, requiebra a la esquiva Fhüresa con miras a que haga la vista gorda con sus pufos, le permita seguir entrampándonos y le coloque a varios de sus más entrañables o molestos compinches en puestos burocráticos europeos bien pagados. Cohecha, sí, pero no con seductores versos machadianos “Tus ojos me recuerdan las noches de verano… a orillas del mar salado y el crepitar de fuego de los maduros campos…” sino haciendo uso de viejas mañas juveniles, recitando cual árido tema de oposiciones las fingidas mejoras de las cuentas patrias que avalarían las más gloriosas conquistas del Régimen borbónico bajo su Feliz Gobernación y obviando el comprobado liderazgo del Reino en corrupción institucional, paro, pobreza infantil, fracaso escolar, tráfico de drogas o trata de blancas.

La Fhüresa a todo dice que bueno y que ya se verá, pero en el emblemático caso del orondo señorito jerezano se ernst16afirma en los nones. Solidaridad de sexo. O de género.  O simple oportunismo de concesiones feministas.  Y como no es tonta, sabe que las cuentas del interesado amoroso pretendiente son más falsas que su discurso, es decir, que “todo es mentira salvo algunas cosas”. Pero, al cabo, ¿qué es la Política sino disimulo, engaño o mohatra?  Y en este aspecto, no cabe menos que reconocer los indudables méritos del sin par presidente Mariano aumentados gracias a un constante y meritorio entrenamiento.

Acompañados de su nutrido séquito y con la vieja ciudad tomada por la Policía por si acaso regresa el gran Almanzor, sin duda el mejor urbanista que haya tenido Santiago concejales pokemoneros incluidos, la amorosa pareja se dirige a la catedral. Acaso ya convertida en incomprendida o arcana colección de símbolos iniciáticos indescifrables, para cumplir con uno de sus más pintorescos ritos tribales propios de la pertinaz y simoniaca alianza entre el Trono y el Altar.  El abrazo a la efigie, aunque bobalicona no exenta de ironía, del santo que nunca existió, igual que la propia democracia española: el aromático vuelo del botafumeiro que hace retroceder instintivamente a las gentes que, imprudentes, se acercan demasiado a su vera; el intento de cohechar favores terrenales con el fingido santo con o sin voto…

Me llena de orgullo y satisfacción confesar que la crónica manuscrita en este Códice se acaba sin Aymeric Picaud que lo remedie.

Sic transit gloria mundi.

Y a pagar y callar.

Marketing viral

Todo el preocupante asunto de la aparición de un agresivo brote de virus Ébola tan lejos de su centro originario endémico resulta bastante turbio y se presta a interpretaciones acaso no muy políticamente correctas. En efecto, se sabe que existen varios tratamientos aún en fase experimental desarrollados por la industria farmacéutica norteamericana y canadiense que esperaban posibles pacientes con solvencia económica dado con los subsaharianos habitualmente infectados no la tienen suficiente para generar valor para el accionista.

hipocratesDe modo que se ha terminado infectando un grupo de europeos entre ellos un misionero español al servicio de una importante organización del Vaticano y una monja guineana con nuestro pasaporte que han sido trasladados a España mediante una arriesgada, acaso imprudente o irresponsable amén de costosa operación. Y, según los expertos, con la atolondrada y chapucera improvisación con las que enreda las cosas este intrépido gobierno. Sin embargo, al mismo tiempo que se traía a España a estas dos personas, se ha abandonado a su suerte al resto de compañeros, por lo que se ve, recordando la antigua famosa crónica del ABC, hay pacientes y muertos de segunda e incluso de tercera. Así, una de estas personas abandonadas, una monja, acaba de morir en África.

Para atender con un mínimo de seguridad a los pacientes ahora ingresados se ha enviado un avión medicalizado para recogerlos y desalojado un hospital madrileño, dentro de un contexto en el que no se puede decir que la sanidad pública esté siendo debidamente atendida ni en Madrid ni en el resto del saqueado reino víctima de los recortes.

Cabe confesar que el observador español entiende cada vez menos lo que pasa tanto en el borbónico reino como en el inquietante panorama internacional. Es comprensible: la propaganda de casi todos los media en acreditado ejercicio orwelliano transforma a los malos en  buenos, a los buenos en malos, cohonesta disparates, cohecha ocultamientos, pudre el entendimiento que es el paso previo o madre de todas las corrupciones.  Aunque luego los hechos desmientan las interesadas interpretaciones bien pensantes occidentales. De modo que, por ejemplo, la llamada primavera árabe sea de hecho un invierno fundamentalista y terrorista islámico. O el reciente escándalo, aún más cerca, del uso del buque escuela de la Armada para pasar alijos de más de un centenar de quilos de cocaína.  Unos marineros emprendedores y avispados, ya se sabe, que han conseguido burlar a lo más preclaro y granado de nuestra sufrida oficialidad.

Pero parece deducirse de los acontecimientos que determinados poderes plutocráticos mundiales estarían afanando en crear las condiciones de un escenario pre bélico para tratar de paliar la caída del dólar, el desastre financiero internacional y los intentos de sacudirse la dominación por parte de los países emergentes.

En este desorden de cosas, la pía repatriación de Mariano, un “mandao” sin iniciativa ni decisión que nos tiene acostumbrados a hacer lo que le ordenan, también podría entenderse como una maniobra destinada en última instancia a intentar extender de modo controlado el virus en Europa y crear más confusión e incertidumbre, más problemas para la población civil y también, todo hay que decirlo, mayor valor para el accionista. Ya explicaba Lord Keynes que para vender algo es mejor crear primero la propia demanda.

Así que, de momento, mientras los ministros de la Gobernación, Exteriores y del Paro son partidarios de acogerse bajo el manto milagroso de la Virgen del Rocío, el misionero contagiado va a ser tratado como un conejillo de indias para probar el llamado ZMapp, un medicamento experimental desarrollado en EEUU.

¿Qué pasará?

Esperemos que al menos los pacientes se recuperen.

Remienda virgos

Don Felipe de Borbón, El Preparao, parece ser que trata de remendar el ajetreado virgo de la Borbonería. Contra la experiencia de que Monarquía y transparencia son incompatibles de facto, se ha sacado de la real manga un oportuno comodín para prohibir las actividades lucrativas, o comisionistas, de la Real Casa.  Pero ¿será eficaz? O mejor, ¿Acaso puede serlo?

felipe con apostolLa monarquía, al menos en este infausto y devastado Reino, se caracteriza por la dicotomía real entre la situación de iure y la de facto.  Una cosa es el vistoso edificio constitucional y legislativo adaptado a las conveniencias más o menos democráticas que exigen los tiempos modernos y otra, no solo diferente sino opuesta, la práctica de un tinglado o régimen personal de relaciones caciquiles y mafiosas dedicado a la burla de las instituciones y al saqueo de la ciudadanía.

Sin embargo, por prudencia y un optimismo voluntarista y benevolente, desmentido una y otra vez por los hechos de esta lamentable dinastía, convendrá esperar un cierto tiempo para comprobar de qué pata cojea el nuevo invento.

Y para ello habrá que comprobar los nuevos signos de los tiempos. Tras la espantada de El Campechano, el régimen ha procedido a la renovación de su jayán de popa visible casi como “de tapadillo”. Como si no quisiera llamar demasiado la atención sobre el final de toda una era. Cuando la dictadura anterior se acababa se decía: “Y después de Franco, las instituciones”. Ahora los corifeos del tinglado repiten cosa parecida. Por si acaso, el demócrata Mariano no dimite ni siquiera de mentirijillas como hiciera el tan criticado presidente Arias Navarro a la muerte del anterior Jefe del Estado.

Pero en España no hay instituciones salvo como ropaje para encubrir la voluntad personal del dictador de turno. La huida de El Campechano supone, en consecuencia, que el sistema debe ser “reseteado” para lo que hay que ir sacrificando hardware y algún software. Sin olvidar oportunos ajustes de cuentas entre bandas mafiosas, van desapareciendo algunas piezas de la parte visible del tablero de juego. Pero el software parece poco remendado ante las tradicionales querencias. Así, la primera visita exterior de Don Felipe, El Preparao y su laica esposa ha sido para rendir reverencial pleitesía al poderoso Jefe del Estado Vaticano. Un poder fáctico y económico financiero mundial de carácter reaccionario y generalmente liberticida.

ofrenda franco apostol otraHay más. El otro día se mantuvo la teocrática y lamentable costumbre de la llamada ofrenda al Apóstol en Santiago de Compostela. Un acto con reminiscencias de la tenebrosa secular Alianza entre el Trono y el Altar, de tan funestos resultados para España.  Pero siempre útil como representación, como ritual absurdo y supersticioso para pedir al supuesto santo que nunca existió que se digne arreglar nuestras cosas: corrupción, paro, fracaso institucional y social… sin tener en cuenta que lo que de verdad nos hace falta es decencia, dignidad, moral pública, Justicia y sentido de la ciudadanía, virtudes que debiera informar tanto nuestro sistema político institucional como nuestra propia conducta personal, pero que la mencionada Alianza históricamente se ha encargado de erradicar de estos católicos reinos.

La fenología nos muestra la llegada o no de la primavera real más allá de lo que marca el calendario de papel. Hay signos fenológicos que nos van a mostrar la sinceridad de las nuevas intenciones declaradas. Así, entre otros: la renuncia a ampararse en la impunidad borbónica, la resolución del caso de la infanta Federica Cristina y su espabilado marido. Lo de Bárcenas y el PP. Lo de los EREs y el timo sindical y socialista a los parados. La banda Pujol, esa heroica familia ejemplar opusina padre y madre de la patria catalana. Los múltiples escándalos financieros y las infinitas mohatras de los más preclaros próceres del Reino… ¡Demasiado virgo a remendar para tan poca aguja e hilo!

Agudeza visual: ¿Dónde está Leticia?

Bandoleros españoles: “Pujol nos roba”

Proseguimos aquí con otro capítulo más de nuestra serie acerca del bandolerismo catalán. Igual que los narcos blanquean el dinero producto de sus fechorías la mayoría de los dirigentes catalanistas suelen blanquear sus turbios negocios con la señera. También sus verdaderas ideas, y suelen sostener con el desparpajo que le da la impunidad, lo contrario de lo que piensan. Narcotizan a la gente para poder engañarla y saquearla mejor. La más alta forma de corrupción es pudrir el Entendimiento. Así tampoco es de extrañar que hagan curiosas embajadas para prometer el oro y el moro, con perdón por lo del moro tan abundante en esas tierras, si consiguen salirse con la suya y logran meternos mano en la cartera.

mercurio y las tres diosas_optEl bizarro señor Rajoy les va a recibir con gran amabilidad que algunos maliciosos pudieran confundir con miedo, subordinación o servilismo. “La más alta ocasión que vieron los siglos”. Más bien parece una posible timba para lucir entre sí sus últimas mañas de tahúres.

Aún no se sabe la cuantía de lo que hayan podido robar los golpistas catalanes entre cohecho y cohecho, chantaje y chantaje, insulto e insulto, humillación y humillación al resto de España. El nacionalismo catalán, de progre nada.  Tiene sus precedentes en dos tradiciones acendradas muy catalanas: el bandolerismo y el carlismo. Su origen es tan cavernícola como el del colega y cómplice vasco. Y el profeta Prat de la Riba no tiene nada que envidiar al beato racista Sabino Arana. Así cuando el abogado catalán atufa en su conocido catecismo catalanista con perlas como la que hace de la patria catalana no obra de los hombres sino fruto de las leyes a que Dios ha sujeto la vida de las generaciones humanas.  Y cuyo enemigo es el Estado español. Pues degenera el carácter catalán con sus vicios: el espíritu de la rutina, el utilitarismo más desenfrenado, el individualismo y el flamenquismo. El ideólogo del catalanismo político hace ostentación de racismo y clericalismo facha.

Las llamadas Bases de Manresa de 1892 ya ofrecían esta singular mezcolanza catalatarrasentre catalanismo, clericalismo y saqueo. La diferencia es que entonces a Prat de la Riba y sus monaguillos nadie les hacia caso. Y ahora es un nutrido clan de píos bandoleros del Opus Dei, “la familia que roba unida, permanece unida”, la más firme acreedora al título de padres de la Patria catalana (con la pasta en Andorra o la Suiza neutral), quienes abanderan el rancio integrismo catalanista. Nada nuevo, al menos desde el siglo XVII. Ya nos advertía con toda sabiduría D. Quijote: forajidos y  bandoleros… por donde me doy a entender que debo estar cerca de Barcelona. Acaso con una diferencia, ahora los bandoleros no rodean la ciudad, están dentro, en sus instituciones.

Si antes hacíamos mérito del catecismo catalanista de Prat de la Riba, ahora rescatamos con igual provecho una reflexión del poeta Maragall: Para constituir una democracia viable lo primero que se necesita es un pueblo democrático… Casi todos los espíritus escogidos y delicados de los tiempos modernos han notado que en el triunfo político y social ya innegable de las multitudes, en el triunfo de la democracia, había peligros y había males ya presentes para intereses muy caros de la Humanidad…En España menos que en ninguna parte tiene el pueblo aquel indispensable discernimiento (de entregar el poder a los mejores): con igual entusiasmo vota a Salmerón que votaría al Bobo de Coria si se presentara como candidato republicano. En España menos que en ninguna parte hay aquellas indispensables clases directoras en el buen sentido de la palabra; aquí no hay más clase directora que la respetable clase de los caciques; los demás todos somos dirigibles: falta vigor y falta cultura. Falta, ante todo, que los que sienten de veras el ideal democrático y tienen suficiente autoridad para hablar de él digan al pueblo de arriba y al de abajo no “¡a votar!” sino “¡a trabajar!”, y ellos los primeros. Entre tanto, ¡fuera los mecanismos democráticos, que ya tenemos mecanismos vacíos, muertos, que hoy no sirven más que de estorbo y confusión, traídos por políticos escépticos e inconsecuentes! Ya estamos hasta la coronilla de parlamentarismo, y de sufragio universal, y de jurado y de palabrería. Hay que arrinconar todo esto hasta que podamos llenarlo decentemente. Sólo cuando llegue este caso (y francamente, para una gran parte del pueblo español no creo que llegue nunca) podremos hablar con algún sentido de democracia.

Y ahí está el corrupto nacionalismo dirigiendo la educación y formación ciudadana del pueblo catalán a su imagen y semejanza mientras fomenta y encubre el saqueo de sus próceres. El poeta Juan Maragall tenía dotes proféticas. La democracia real está cada vez más lejos en España y especialmente en Cataluña. Y la golpista y clerical reaccionaria Catalonia is not Spain no es, en resumen, sino un refugio de píos bandoleros en busca de absoluta impunidad.

Nota:

Para los que puedan creer que exagero con la vinculación entre Pujol y el integrismo católico, cabe recordar que era promotor de un grupo Cristo y Cataluña. Francisco Caja lo trata en su último libro La raza catalana (2ª parte).

Anteriores capítulos de la serie

Bandoleros catalanes (I)

Bandoleros catalanes (II)

Bandoleros catalanes. Introducción cervantina

Corpus filipinos

Teoría de la patata de siembra aplicada a la política española

El mundo de la patata es complejo.  Pertenece a una de las familias más útiles para la Humanidad, el género Solanum que cuenta con miles de especies, algunas de ellas relacionadas con sustancias psicoactivas. Uno de los grandes tesoros traídos por los españoles desde América, conocida aquí en España antes de 1573, que ha permitido la supervivencia en periodos especialmente difíciles a parte de la población europea, como antes lo hacía con las americanas. Cieza de León explicaba en su Crónica del Perú que “el principal mantenimiento de ellos (los indios collas) es papas que son como turmas de tierra”. También se ocupa de ellas Garcilaso de la Vega, el Inca en sus Comentarios reales.

Patata _optLlamada Solanum Tuberosum por Linneo, hay patatas con 24, 36, 48, 60 y 72 cromosomas.

Hay patatas machos, término que en España significa patatas filosas e improductivas y que los ingleses emplean en cambio para distinguir los ejemplares estériles y de mayor tamaño.

Hay matas silvestres que manifiestan caracteres más rústicos y primitivos. Son defectuosas tanto por su menor rendimiento como porque tiende a brotar prematuramente.

Hay patatas tempranas, semi tempranas y tardías.

La patata de cultivo no se siembra directamente con semillas sino con otras patatas producidas en condiciones favorables. La buena patata de semilla debe obtenerse eliminando las plantas enfermas, o de otras variedades, en mezclas conocidas como ventureiras en Galicia.

La patata se acomoda bien al clima pero para que sea más útil para la siembra ha de hacerse en zonas productoras que presentan características climáticas especiales. Clima suave, lluvias repartidas pero no excesivas ni muy frecuentes, con vientos de velocidad media, días largos, ausencia de heladas durante el periodo vegetativo, temperaturas de verano no muy altas, para que no haya periodos de reposo ni de brusca reactividad de la planta. Los días largos favorecen la formación de la mata y los cortos, la de los tubérculos.

De modo que las condiciones ecológicas para obtener buena patata de siembra están limitadas en España.

Las mejores zonas patateras españolas deben estar por encima de la isoyeta de los 600 mm de precipitación. Las temperaturas del verano no deben ser excesivas. La altitud superior a 700 metros.  Suelen estar alineadas en la orografía cantabro pirenaica, carpetana e ibérica.

La Naturaleza es fuente de Sabiduría por lo que debiera llenarnos de orgullo y satisfacción imitarla en lo posible. Si de las patatas pasamos a los políticos cabe decir que existen también muchas variedades con diferentes cualidades productivas, de rendimiento y organolépticas. También, que degeneran si no se renuevan como las patatas de siembra, criadas en áreas especializadas y especialmente controladas.  La resiembra patatera produce degeneración y enfermedades por lo que no se debe dejar que formen casta cerrada y degenerada, autentica fuente de plagas y problemas para el suelo y el resto de cultivos.

De modo que es tarea inaplazable de genuina regeneración nacional determinar las zonas de cría político patatera más aptas para nuestras especiales condiciones ecológicas tan diferentes por cierto de las de allende los Pirineos, en la Europa laica, democrática y civilizada donde las estafas, atentados y fechorías no quedan impunes.

Así, una vez producido y certificado como libre de corrupción y plagas el político de siembra podría implantarse con éxito en la zona de cultivo, siempre con la condición de no ser reutilizado para una próxima cosecha para que la cosa no degenere.

El ente encargado de garantizar la calidad del producto político patatero, ¿debe ser nacional o autonómico?  La experiencia indica que un ente nacional tendría muchas más ventajas desde el punto de vista de la calidad, la logística, los legítimos intereses de productores y consumidores así como para la conservación de la naturaleza.

Se ha comprobado una y otra vez que los servicios autonómicos fatalmente caen en manos de caciques y gentes desaprensivas por lo que no tardan en convertirse en onerosas mohatras.

Las políticos patateros procedentes de zonas de alto riesgo degenerativo infeccioso como los valles de Arán y Aneo o las sierras del Cadí o Beaumort en Lérida; la Cerdaña y Ribera del Rigart en Gerona; Berga en Barcelona y Pradés en Tarragona, deben ser objeto de vigilancia especial dado su hábito de saltarse la legalidad vigente según convenga.

Fuente:

Servicio de Ocurrencias varias de la Presidencia del Gobierno, Marca España (Spain).

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.