Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Estío y hastío

Para muchas personas que trabajan duro todo el año el estío suele ser una época de mayor sosiego, donde el reloj parece ir más lento, lejos del atolondramiento de la actividad vertiginosa, un momento para la reflexión para el que no quiere ser presa del embrutecimiento programado.

pitada realSe puede pasar revista con algún mayor distanciamiento y objetividad a lo que estamos haciendo con nuestra vida, nuestros anhelos, logros y frustraciones. Se nos hacen conscientes encrucijadas personales, dilemas a resolver en diferentes ámbitos de nuestra existencia.

mariano el pintureroTodas estas cuestiones también tienen su plano social, económico y político en decisiones que se nos escapan porque las toman otros, pero a cuyo resultado, para bien o más probablemente para mal, no somos indiferentes.

Vendrá el otoño, quizá plagado de amenazas. Algunas fundamentales para nuestra vida personal y como pueblo como es la posible crisis económico-financiera internacional que parece se está fraguando. O la segura crisis institucional con el golpe de Estado programado desde algunas de las instituciones de ese Estado y financiado con el dinero de sus víctimas. Pero debe ser que todo está controlado gracias a la feliz gobernación que disfrutamos con esta pertinaz Monarquía que, como afirma sin sonrojo la propaganda oficial, “no nos merecemos”.

De modo que nuestros próceres y dirigentes de los más altos instituciones y organismos del Estado se van tranquilamente de vacaciones. El uno a regatear que es lo suyo, el otro a espantar linces en su cobarde huida.

 

 

La santa Compaña

 

                                                                                 Entre las nueve y las diez

                                                                                 Deja la noche para quien es

 

De lo que no se puede hablar mejor es callarse” nos advierte Wittgenstein en la contundente proposición que cierra su famoso Tractatus. Pero esta vez no vamos a hacer demasiado caso a don tractatus rev occidenteLuwding porque si no apenas podríamos hablar de nada.  Bien por las dificultades epistemológicas de acceso al conocimiento. Bien, (o mal), por razones más pedestres como son la casi censura objetiva y subjetiva con que se suelen tratar ciertos temas en España. Baroja decía que el éxito rápido no se puede conseguir más que adulando al público. Es decir, mintiendo.  Sin embargo, como acostumbro y los lectores de Vosotros merecen, voy a exponer aquí lo que pienso.

Así, en las líneas siguientes propongo al amable lector una breve revisión de uno de los mitos gallegos más famosos, considerado como mera superstición por los racionalistas a ultranza, el de la Santa Compaña. Cuya interpretación constituye todo un desafío epistemológico.  Quizás lo primero que cabría decir es que aunque se trata de una de las joyas de la Antropología gallega no es un hecho diferencial. Con variados aspectos formales o de detalle, de un modo u otro, se encuentra presente como una invariante de la Cultura universal en relación con la muerte.  Un mito, decían los griegos, es la expresión de una realidad espiritual que lo trasciende.  Sin embargo, modernamente no es esa la acepción dominante. Nuestro Ortega sostenía, a mi juicio de modo errado, que el mito era enemigo de la ciencia. Digo de modo errado porque para entenderlo es preciso separar la realidad del fenómeno de la forma o expresión contingente que pueda adoptar en las diferentes sociedades y culturas y de la interpretación que se hace del mismo según las creencias religiosas o intelectuales dominantes.

Modalidad de un mito universal

Relacionado de modo muy estrecho con el mito gallego de la Santa Compaña se encuentra el asturiano de la Buena Gente o Huestia, término que viene de hueste, ejército, compaña, en este caso de fantasmas. Pero ya el considerado padre de la lengua española como idioma culto, el riojano Gonzalo de Berceo, se hace eco de una variante de esta tradición en uno de los milagros de Nuestra Señora, el relacionado con Teófilo. Y también es frecuente con alguna variante en otros lugares de España. Y de un modo más genérico se asemeja a otros muchos de gran valor estético con notable influencia en la Historia del Arte: así por ejemplo, el comendador que en cuerpo astral invita a Don Juan a acompañarle, las huríes coránicas que reciben a los caídos de la guerra santa. Las valquirias de mitos nórdicos que recogen a los guerreros muertos en combate como ilustraba musicalmente Wagner en su famosa cabalgata de la segunda entrega de la Tetralogía de los Nibelungos. O la variante de Eros y Tanatos, el Alma rescatada de la Muerte por el Amor del bellísimo e inspirador mito de Orfeo.

quixote 11_optTambién los cortejos astrales retratados por nuestro gran Cervantes en sendos pasajes de El Quijote: En la cueva de Montesinos con el cortejo de Belerma y el corazón de Durandarte. Mito que, por cierto, tiene una imitación gallega en la vida real: al igual que Belerma, Juana de Vega, la viuda de Espoz y Mina, también guardaba el corazón de su esposo metido en un cofre. Otro más, cuando don Quijote ve la procesión del mago Merlín y le explican qué debe hacer para desencantar a Dulcinea. O cuando acomete a los disciplinantes que escoltan un cuerpo muerto desde Baeza hasta Segovia. Trasunto evidente de un conocido hecho histórico, el traslado del cadáver de San Juan de la Cruz.

Para terminar esta breve relación, otra variante literaria: Después de una noche tenebrosa, Espronceda también hace vivir su propio entierro a El estudiante de Salamanca: “Era más de media noche…los vivos muertos parecen, los muertos la tumba dejan…”

Dentro de la Arqueología española cabe entender también que quizás muchas de las figuras de la Fraternidad de Elo, anterior al Cristianismo, como las descubiertas en el zigurat natural de Montealegre (Albacete) pudieran representar alguna forma de cortejo o procesión astral relacionados con antiquísimos ritos mesopotámicos, introducidos en España por el pitagorismo.

Versiones gallegas del mito

 Entre las descripciones o interpretaciones personales relativas a la Santa Compaña, que pueden presentar diferentes variantes más o menos de detalle, podemos traer aquí la de Claudio Cuviero escrita a finales del XIX y basada en sus recuerdos de la niñez:

“Hay una hora en la noche, la más triste y fatídica; en ella los espíritus, fantasmas y visiones dejan sus ocultas moradas y vienen a este mundo a expiar sus culpas, bañando de terror las mentes de los sencillos labradores. Esta hora está entre las nueve y las diez. De aquí el adagio gallego que tan bien observan los hijos del país.

                                              Entre las nueve y las diez

                                             Deja la noche para quien es

Y, en efecto, poco después de las nueve, empiezan a distinguirse en lontananza multitud de luces que, pausada y majestuosamente, caminan sin rumbo ni dirección fija.  Apenas estas luces se divisan en la aldea, cuando un pánico terror se apodera de todos los vecinos; ciérranse las ventanas, atráncase las puertas, cada uno se encomienda al santo de su mayor devoción y entre  la consternación y espanto general escúchanse las voces de: ¡A Compaña! ¡A Compaña!

Motivo hay, efectivamente para una tan grande confusión, porque las que llevan aquellas luces son almas en pena, que después de haber entrado en la iglesia de donde toman la cruz y el escano (peto de las ánimas) empiezan a vagar por los contornos, penetran en las habitaciones, se apoderan de las personas dormidas, las sacan por el ojo de la cerradura, y entregándoles un hacha de cera, las hacen acompañar a la lúgubre procesión. Si, por acaso, en su tránsito, encuentran alguna persona que no haya tenido la precaución de echarse en tierra fingiéndose muerta, se apoderan de ella y entregándole un hacha la obligan a formar parte del acompañamiento”.

Otras versiones recogen que la doble hilera procesional acompaña a cuatro porteadores de un féretro vacío aún pero en el que se puede identificar la figura del próximo fallecido en cuerpo astral.

Dentro de los ritos antropológicos tradicionales gallegos relacionados de modo muy estrecho con la muerte, además del de la Santa Compaña, destacan también otros no menos populares, así las procesiones de ataúdes como las de Santa Marta de Ribarteme o las mortajas del Nazareno en la Puebla del Caramiñal. En la primera, dedicada a la hermana de Lázaro el resucitado, los “ofrecidos” incluso son transportados dentro de los féretros ellos abiertos, por sus deudos. En la del Nazareno, los ataúdes son llevados por los devotos y el “ofrecido” va detrás del féretro. De color blanco en el caso de los niños, sobre la cabeza de su madre o padre.

sudario_optCreo que estas tradiciones rituales más o menos deformadas se pueden encuadrar dentro de la llamada magia simpática. Se pretende evitar con ellas que el cortejo de la Santa Compaña, considerado maléfico sino terrorífico, se lleve al posible difunto en el féretro pues ya lo hacen por ella otros agentes bienhechores o más afines por amistad o parentela al que pudiera fallecer. Sin embargo, estas manifestaciones populares tradicionales acaso puedan ser reminiscencias o deformaciones, de las antiguas ceremonias litúrgicas iniciáticas propias de las antiguas escuelas de los Misterios o ciertas órdenes monásticas en la que los recipendiarios han de morir y renacer simbólicamente a una nueva vida, en pseudo tumbas que tanto abundan en antiguos templos o monasterios prerrománicos y románicos.

También cabe relacionar estas procesiones o las de la Santa Compaña con las de Semana Santa donde los nazarenos o cofrades con sus capirotes y uniformes asemejan manifestaciones en el plano material de cortejos de otros diferentes planos. Pero en su origen simbólico el Camino de Santiago es una procesión de estrellas, La Vía Láctea. Y para la tradición griega las almas heroicas se convierten en estrellas. Otra s and 3_optversión mitológica sostiene que primero junto al cabo Ortegal, en san Andrés de Teixido, y luego, una vez reelaborada por el Cristianismo, en Compostela estaba una entrada al “inferos”. Sea como fuere, ciertos clarividentes, explican que en san Andrés habría una especie de hospital de almas en espera o transición, de donde vendría las creencias en que allí va de muerto quien no fuera de vivo o en que durante la peregrinación al santuario hay que tener cuidado de no pisar lagartijas, culebras u otros reptiles no fueran a ser manifestaciones del alma de algún desorientado galleguista en busca de redención.

Como puede verse existe una gran semejanza con el hilozoísmo como concepción del mundo: la generalización de la idea de la vida a todos los seres. El intento de referir a un origen psíquico el conjunto de las cosas y de los fenómenos naturales. El mito de la concientización progresiva del Todo a través de la evolución creciente de sus criaturas desde el mineral hasta el ángel. En las bellas palabras de un soneto del poeta trágico portugués Antero de Quintal: ¡Almas en el albor de la existencia; despertaréis un día en la Consciencia; y flotando, ya puro pensamiento; veréis caer deshechas, lentamente; las vanas formas que creó la mente; y acabará, por fin, vuestro tormento!

Un fenómeno con explicación metapsíquica

¿Qué fenómeno es el que se trasmite con el mito de la santa Compaña? Lo que se expresa es un fenómeno metapsíquico: la experiencia de la percepción del plano astral por personas en estado de hipersensibilidad que puede hacerse más general mediante una persona dotada de facultades mediúmnicas o especiales. Esta percepción astral se asocia a la muerte. Cosa que enunciada así, tan de sopetón, puede mover a incredulidad sino sonrisa suficiente del lector más racionalista, que no investigador ecuánime racional. Pero este tipo de fenómenos han sido estudiados por muchos científicos de talla internacional, que en un principio trataban de demostrar que se trataba de fraudes o supercherías, hasta darse cuenta que dicha hipótesis del fraude bien pudiera explicar algunos, o muchos, casos pero no todos. Así, por ejemplo, entre otros, Sir William Crookes, descubridor del elemento químico talio, el naturalista Russell Wallace, Geley, el reverendo Stainton Moses, el astrónomo Flammarion, el alienista Lombroso, Oliver Lodge o el Profesor Richet, catedrático y Premio Nobel de Medicina de 1913. Este notable y valiente profesor de Fisiología en la Sorbona dedicó gran parte de su vida a la investigación de estos fenómenos extraños que el bautizó con el nombre de metapsíquicos. Sin embargo, el término Metapsíquica que voy a seguir utilizando comenzó a ser sustituido desde el congreso de Utrech en 1953 por el más conocido hoy de Parapsicología, empleado en Alemania.  Se pretendía desligarlo etimológica y simbólicamente de la metafísica para mejor resaltar lo empírico o fenomenal.

richet metapsiq_optEl doctor Richet define la Metapsíquica como la ciencia que tiene por objeto los fenómenos mecánicos y psíquicos debidos a fuerzas que parecen inteligentes o a potencias desconocidas latentes en la inteligencia humana. La Metapsíquica puede ser objetiva y subjetiva: La primera menciona, clasifica, analiza ciertos fenómenos externos, perceptibles por nuestros sentidos, de naturaleza mecánica, física o química, que no dependen de fuerzas conocidas en la actualidad y que parecen tener carácter inteligente. La Metapsíquica subjetiva estudia los fenómenos que son exclusivamente intelectuales. Estos se caracterizan por la noción de ciertas realidades que nuestras sensaciones o han podido revelarnos. Ocurre cual si poseyéramos una facultad misteriosa de conocimiento, una lucidez que nuestra clásica psicología de las sensaciones no puede todavía explicar. Richet propone el nombre de criptestesia para esta facultad de naturaleza desconocida. La metapsíquica subjetiva es interna, psíquica y no material. La objetiva es material y externa. A veces el límite entre unos y otros fenómenos resulta incierto. Los fenómenos subjetivos suelen ser mejor admitidos que los de la Metapsíquica objetiva que resultan más incoherentes con los paradigmas científicos dominantes.

Richet asegura que está establecido, es decir no es una simple hipótesis sino un hecho, que: “existen vibraciones o fuerzas en el Universo que conmueven nuestra sensibilidad y determinan ciertos conocimientos de la realidad que nuestros sentidos normales no han podido dar”. Richet descubrió, gracias a sus propias experiencias durante décadas como profesor e investigador, al menos cuatro importantes fenómenos: Criptestesia. Telequinesia. Ectoplasmia. Premonición.

La Criptestesia o lucidez de los antiguos es la facultad de percepción diferente de las facultades de conocimiento sensoriales normales.

La Telequinesia es una acción mecánica diferente de las conocidas que se ejerce sin contacto, a distancia, sobre objetos y personas, en ciertas condiciones.

La Ectoplasmia o materialización de los antiguos autores es la formación de objetos diversos que generalmente parecen salir del cuerpo humano y toman la apariencia de una realidad material, como ropajes, velos, cuerpos vivos…

La Premonición es una variante de la criptestesia, la capacidad de conocer fenómenos o hechos futuros, en consecuencia la facultad de adivinación, y una de las más difíciles de explicar.

Estas definiciones están recogidas de su Tratado de Metapsíquica de 1922, versión española de Editorial Araluce, prologada por el Doctor Ferrán, que constituye uno de los más importantes tratados científicos sobre este tema.

El mito gallego de la Santa Compaña tendría aspectos metapsíquicos tanto subjetivos como objetivos.

Interpretaciones eclesiásticas

La Antigüedad tenía noticias de la existencia en el hombre de muchos principios y cuerpos diferentes. Tal era la creencia de los zorastrinos, la de los egipcios y la de los griegos. También parece encontrarse en la iconología sumeria con sus conocidas e inquietantes figuras aladas. Y desde luego en la Iglesia Católica primitiva, sin olvidar el priscilianismo, aquí en Galicia.

Un moderno gran investigador de estos fenómenos, Sir Arthur Conan Doyle,  autor de la famosa saga del investigador Sherlock Holmes, médico, estudioso del mundo del esoterismo, achaca a la ignorante beatería hipócrita dominante los ataques del clero cristiano que sacrifica el Conocimiento al Poder ya que “es sorprendente que al leer los primitivos escritos de los Padres de la Iglesia, hallemos que éstos poseían ya completamente el conocimiento psíquico y de las ciencias psíquicas. Los cristianos primitivos vivían en íntimo y familiar contacto con los seres invisibles, y su fe absoluta y constante se fundaba en el conocimiento positivo y personal que adquirían con dicho contacto”.

Sin embargo, la Iglesia Católica cuenta infinidad de casos, entre ellos:

San Agustín en La ciudad de Dios habla de un caso de desdoblamiento en forma animal el del padre de Prestantius. Este había comido un alimento envenenado y quedó como dormido varios días sin que fuera posible despertarle. Cuando despertó al cabo de varios días relató lo que creía haber soñado. Se había transformado en caballo y había estado llevando provisiones a unos soldados a Rhetia, dando detalles que se pudieron comprobar.  San Agustín trata de explicar el hecho: no creo que sean demonios. “Más bien creería que en este hombre el elemento de la imaginación que se transforma en fantasmas, tomaba el aspecto de las cosas exteriores, bajo la acción del pensamiento o de los sueños, y aunque incorpóreo revistiendo con prontitud maravillosa la imagen de los cuerpos, creería digo que este elemento, cuando apariciones_optlos sentidos permanecen amodorrados o cerrados puede de manera que no se explica, presentarse a los sentidos de otro con forma corporal. Así mientras su cuerpo yace en cualquier parte, viviendo aún, pero con los sentidos encadenados más fuertemente que durante el sueño, el fantasma de su imaginación, incorporado, por decirlo así a los rasgos de cualquier animal, aparece ante los sentidos de otras personas, y el mismo se ve, como se ve en los sueños, llevando fardos bajo aquella forma…” (Lib, 18, c23)

El papa san Clemente celebraba misa en Roma cuando de pronto pareció que se durmió con profundo sueño, que duró tres horas. Cuando despertó dijo al pueblo que por orden de san Pedro había ido a Pisa a consagrar un templo. Todos los fieles le habían visto en Pisa durante el oficio que se había celebrado el mismo día y a la misma hora en que dormía en Roma.

En 1571, san Francisco Javier se hallaba en un navío que iba del Japón a China y que fue sorprendido por una tempestad terrible. Quince hombres que habían bajado a una chalupa fueron arrebatados y desaparecieron. Cuando el temporal amainó, la tripulación se preocupó por el bote, pero san Francisco Javier que estaba en oración les dijo que no se preocuparan, puesto que aparecerían pasados tres días. Efectivamente, así fue. Rescatados los desaparecidos, indicaron que no habían tenido miedo porque el santo había estado todo el tiempo con ellos, guiando la pequeña embarcación. La tripulación del navío también aseguraba que éste no había abandonado la nave en ningún momento.

También es conocido, e influyó en su posterior canonización, el desdoblamiento astral de San Alfonso María de Ligorio que le permitió asistir a la muerte del Papa Clemente XIV en Roma mientras permanecía en Nápoles.

Para explicar estos extraños fenómenos más allá del recurso al milagro se barajan por la Iglesia dos hipótesis:

Los partidarios de la bicorporeidad real o desdoblamiento, que admiten que el alma se puede separar del cuerpo, alejarse de él y aparecer lejos, tomando la materia del medio ambiente para constituirse un cuerpo que es exactamente el doble del que permanece inanimado.

Los partidarios de la representación, la mayoría, que creen que el alma no abandona jamás el cuerpo sino en la muerte, y que es un ángel el que toma las apariencias del cuerpo para ejecutar por sí mismo los actos que se atribuyen a la fantasma. También puede darse el caso que el individuo se traslade en cuerpo y alma, y entonces es el ángel quien toma su lugar como durmiente.

El primer caso coincidiría con las ascentrales técnicas y prácticas chamánicas de desdoblamiento inducido, en este caso de los chamanes, de carácter voluntario. De modo semejante el místico extático sumido en el sueño del éxtasis permanece inerte con apariencia de muerte, mientras que en otra parte aparece vivo y ocupándose del cumplimiento de su misión. El alma tendría la facultad de separarse del cuerpo mientras el éxtasis durase. Tal vez los místicos alcanzan la visión de este otro plano dimensional cuando hablan de ser trasportados al tercer cielo (San Pablo) o a la séptima morada (Santa Teresa) por citar algunos famosos dentro del ámbito del Cristianismo auque el fenómeno de la Mística sea universal. La antes citada Santa Teresa de Ávila estuvo a punto de ser enterrada viva en cierta ocasión durante un éxtasis experimentado durante su juventud en el que parecía muerta. ¿Por qué no muere, si no está el alma? Porque no se habría separado totalmente del cuerpo permaneciendo unido a él de forma sutil. Para algunos autores cristianos hay que distinguir entre alma y espíritu. Se llama espíritu cuando tiene conciencia de su elevación y de las maravillas que Dios ha obrado en ella, cuando se purifica, se separa de la tierra para vivir hacia Dios. Se llama alma cuando se une a su cuerpo para animarle para conservar en él su vida vegetativa y animal.

Constitución del hombre

doble etereo_opt¿Cómo está constituido el hombre? Evidentemente del cuerpo material o bioquímico. Pero ¿existen más cuerpos? Las religiones establecen que existe también un alma o espíritu, que según algunos autores incluso sería pesable en determinadas condiciones. Una curiosidad: según experiencias del Doctor Duncan la diferencia de peso observada en el momento de la muerte del hombre sería de unos 60 o 70 gramos.

Las escuelas y concepciones esotéricas sostienen la existencia de una especie de intermediario entre uno y otro que está en comunicación con ambos.  Tal sería el Ferner de Zoroastro, el Zelén de Ruach de los cabalistas, el nefest de la Biblia, el arqueo de Paracelso, el periespíritu de los espiritistas, el cuerpo astral de teósofos y alquimistas…

Ahora bien, este elemento intermediario también puede dividirse a su vez según las diferentes escuelas esotéricas. Suelen dividir esta tipología ternaria a su vez en otras tres de las que sus límites contiguos se solaparían dando lugar a una constitución septenaria del hombre. La doctrina de la multiplicidad de cuerpos, vehículo cada uno de un alma ya era defendida por Prisciliano y en general por la Gnosis. Dentro de esta visión antropológica las almas irían descendiendo cada una en su plano hasta cada vez mayor grado de materialización.  Tras la muerte, el proceso sería contrario, si bien afectado por la metempsicosis. Por ello los priscilianistas negaban la resurrección de los cuerpos como defiende el Cristianismo oficial. Según Murguía el priscilianismo arraigó en Galicia gracias a la tradición panteísta celta, cosa que objeta Menéndez Pelayo, creo que con razón, en el sentido de que el segundo era materialista y el primero de orden idealista pues la materia era obra defectuosa de un demiurgo malo.

cuerpo mental_optAhorro al amigo lector la  farragosa enumeración de los distintos términos con los que cada escuela los designa porque nos importan más los fenómenos que sus teologías. Pero, a efectos descriptivos para la mejor comprensión del fenómeno, adoptó aquí la siguiente clasificación según el nivel de materialización y supervivencia de cada cuerpo que resulta vehículo de manifestación en su plano correspondiente del superior: Cuerpo físico. Doble etéreo. Cuerpo astral. Cuerpo mental. Cuerpo causal.  Cuerpos espirituales superiores o de alta vibración, inaccesibles a la investigación empírica. Según la terminología de los teósofos el espíritu sería el cuerpo mental y el alma el cuerpo astral. El cuerpo glorioso llamado así por San Pablo sería la combinación de cuerpo astral y cuerpo mental.

El doble etérico se disuelve pocos días después de la muerte del cuerpo físico. Por eso no se deberían incinerar los cadáveres hasta al menos pasados tres días desde el fallecimiento. El cuerpo astral, que posee forma humana, se mantiene en su plano durante mucho más tiempo. El cuerpo mental es una especie de aura especialmente brillante en la cabeza.  Al parecer, el Dr. Baraduc lo habría fotografiado en forma de bola luminosa. El cuerpo causal no parece poseer forma definida ni se ha podido fotografiar. Sería la frontera de las manifestaciones perceptibles por el presente conocimiento humano.

¿Qué es lo que se “vería” en la Santa Compaña?

Es difícil contestar a esta pregunta y siempre nos podrá quedar una duda razonable. Los científicos metapsíquicos, una vez descartado el fraude o superchería como el de los monjes rijosos del monasterio de Cornellana, aludirían a los ectoplasmas como realidad experimental.  Son muchos los casos conocidos. flam 1_optA lo largo de decenios, Camilo Flammarion recogió varias decenas de miles de los que publicó una vasta selección en su famosa trilogía La Muerte y el Misterio, editada en España por Aguilar. Esto parece claro.

Pero a su vez estos ectoplasmas pueden ser cuerpos de otros cada  vez más sutiles como en una especie de muñeca rusa, envoltorio de otros más internos. Para los cabalistas cada mundo superior está contenido en el inferior como dechado e imitación, y es influido y regido por el superior. En el conjunto impera la ley divina o la inmediata presencia de Dios, la Schechinah.  El hombre terrenal es el microcosmos. El cuerpo es la envoltura del alma. El investigador Durville, entre otros, mediante hipnosis profunda ha realizado experimentos de progresivo desdoblamiento sucesivo. Una conclusión es la sorprendente exteriorización de la sensibilidad.

Aquí lo que nos interesa es el vehículo etéreo que serviría de primer plano a la conciencia post mortem y la cuarta dimensión del espacio. Este mundo o plano astral es el en el que los teósofos colocan la primera actividad de la conciencia tras la muerte. Es muy probable que en el cortejo astral que da lugar al mito de la Santa flam 2_optCompaña lo que se perciba sea una manifestación de cuerpos astrales y mentales.

Pero la Santa Compaña tiene un cierto componente de terror maléfico.  No exento de paradoja. En efecto. Algunos clarividentes consideran el proceso de la muerte como un nacimiento a otro plano diferente de existencia. Así los cuerpos sutiles del moribundo después de abandonar el cadáver serían recibidos para ayudarle y confortarle en ese trance por los cuerpos astrales de familiares o amigos de modo semejante al modo en que el bebé es recibido por los asistentes al parto.  A este fenómeno se achacaría el frecuente aparente delirio de muchos moribundos que, ante la incredulidad de sus acompañantes, pretenden ver junto a sí a personas allegadas ya fallecidas que vienen a acompañarle y asistirle en el trance de la muerte.

¿A qué se debería este aspecto maléfico de la Santa Compaña? Aquí si creo que cabría hablar de superstición debido al miedo inculcado por la religión tradicional que subordina el Conocimiento al Poder.  La ignorancia es madre de temores. En la Tradición tibetana se leen directrices de su famoso Libro de los Muertos flam 3_optpara evitar que los cuerpos sutiles del recién fallecido no se extravíen en el plano astral y en la medida de lo posible se libren de otra etapa en la rueda de las reencarnaciones. Otras tradiciones hablan de un llamado círculo del espanto dentro del plano astral. Una especie de pandemonium monstruoso que rodea el globo y que debemos franquear. Formado por el entramado de pasiones incontroladas de la humanidad, el cuerpo astral de los suicidas y por entes astrales retenidas en su evolución espiritual. En el Libro de los Muertos del antiguo Egipto se encuentra la confesión a Maat, diosa de la Verdad, en la que el difunto hace una declaración de no haber vulnerado la Ley Moral. Con su cabeza de perro o chacal, Anubis hace las veces de dios psicopompo, del mismo modo que Fausto recoge un perro negro que luego resulta ser Mefistófeles. También cabe recordar las diferencias de percepción o interpretación de las Noches de Walpurgis en ambas partes de la obra de Goethe. Mientras la Walpurgis medieval, de influencia eclesiástica, aparece como grotesca y maléfica, la de evocación clásica despliega los valores estéticos de la mitología griega, donde Eros se muestra como dador de Vida.

En todo caso, la Metapsíquica nos puede ayudar a conocernos mejor como microcosmos dentro de un macrocosmos más amplio del que formamos parte. Y además que la Metapsíquica también el Arte y  la Cultura.

Interpretación desde la Cultura

He aquí otra vez la gran cuestión. La Cultura no como erudición sino como forma de liberación humana. mercurio y las tres diosas_optLos admiradores de la antigua civilización clásica deberíamos recuperar los tiempos de Eros y Tanatos, de los antiguos mitos sobre la naturaleza del alma, del Amor que nos rescata de la muerte. Así, el simbólico desencantamiento de Dulcinea o superación del mundo de la materia, la Dama que el enamorado caballero Don Quijote debe rescatar para recuperar su verdadera forma y naturaleza. El tiempo a-histórico en que Orfeo el civilizador y dador de Cultura atravesaba el Hades en busca de Eurídice en una de las aventuras cenitales de la Cultura occidental que más notables logros estéticos ha logrado inspirar. Acaso no sea casualidad que la ópera moderna como renovación de los antiguos dramas sacros nace en el palacio del duque de Mantua con una representación ideada por Claudio Monteverdi sobre el mito de Orfeo. Luego la joya conmovedora de Gluck, pionera del leit motiv wagneriano, o la de Haydn  entre otras, ligadas a la renovación musical y estética. O la reelaboración mozartiana del mito órfico combinado con el eleusino en La Flauta mágica. El mito del rescate por amor: Proserpina, Eurídice o Pamina y Dulcinea, simbolizan al alma, la Dama del caballero.

Y es que necesitamos revivir los planteamientos éticos adornados de los mayores logros estéticos de la Cultura occidental. De los mensajes de muchos de sus más grandes autores. Pero las culturas y las formas cambian con los tiempos. Para muchos gallegos de hoy el mito de la Santa Compaña es cosa de un pasado remoto y supersticioso que conviene arrumbar. El pertinaz “aparecido” que le estropeaba el negocio al simpático bandido Fendetestas en su corredoira atajo y a quien éste quería llevar con la “Buena gente” sería cosa de otra época superada hoy por la modernidad de los peajes de AUDASA. Aquí en Galicia, al igual que en el resto de España, lo que hoy mola es la moda anglosajona del llamado Halloveen, que mueve dinero, comercio de máscaras y cachivaches o festejos lucrativos. No se trata de la negación materialista de la espiritualidad o de la supervivencia del alma, sino simplemente de su frivolización, de su adaptación a la mentalidad infantiloide del nuevo ciudadano disfrazado que vive sin vivir en él, feliz votante a lo que le digan en la inopia de esta civilización deshabitada. Acaso tenga razón Rene Guenon cuando sostiene que la nuestra es una civilización sin metafísica  y por eso yace en crisis permanente. La crisis espiritual que es la madre de todas las demás, incluida la estética, la política o la económica.

Mas tales cosas parecen relegadas en este siglo tan frívolo, tan renovadamente supersticioso, tan cobarde e incapaz de mirar a la muerte cara a cara, en el que tomar en serio la metapsíquica, las otras dimensiones de la existencia, la metafísica, se considera algo anticuado, o propio de gente desatinada con ganas de fastidiar, enturbiar la ejemplar Feliz Gobernación del Régimen o simplemente dar la nota porque no pillan subvenciones.

 

Artículo publicado en el número 5 de la revista Vosotros

 

 

Sarao de mandarines

                                                                           A la memoria de Miguel Ángel Blanco

La visión de la actividad del principal partido de la derecha produce perplejidad incluso entre los ciudadanos que debieran estar ya curados de espanto por su mayor conocimiento de la Historia de España y su mejor comprender lo que en verdad acostumbran a dar de sí las sucesivas Restauraciones borbónicas. No solo por el hasta ahora fracaso gubernamental para hacer frente a los graves problemas de la sociedad española, que demuestra su improvisación y falta de planes reales, sino por la humillante falta de protesta interna por traicionar las promesas electorales y el programa del partido. Aunque sólo fuese por evitar el suicidio colectivo. Pero también, y esto resulta más difícilmente explicable, la traición a la propia nación española incluso en cuestiones políticas o simbólicas que apenas tienen que ver con el presupuesto, el déficit o la deuda, pero cuya defensa debiera producirse en todo caso.

pp-nuevo-logoDe modo que había cierta curiosidad por ver qué daría de sí el nuevo oportunista sarao inventado para suplir al temido preceptivo congreso.

Pese a todo, hay que reconocer que se han hecho grandes esfuerzos para desarrollar reformas de profundo calado. Así tal, cabe citar la de tunear el conocido logo. Una de las cualidades del “nuevo” emblema del partido es el círculo, que recuerda aquel en el que se encierran los nigromantes o magos negros para autoprotegerse cuando se disponen a convocar fuerzas infernales, como las de los pertinaces votantes, que por mucho regate o maña de trileros que se arbitre, el caso es que al final las urnas las carga el diablo. El populacho vota y luego lo mismo va y desoye a la propaganda oficial, pasa lo que pasa y se rebela contra los poderes fácticos o las fuerzas vivas visibles como en la malvada Grecia. Otra característica novedosa es la silueta asaz desdibujada de la vieja gaviota emblema de la bandería. Aunque la verdad es que hay que reconocer que ya todo está desdibujado ahora con el actual mandarinato menos la figura señera, ejemplar, imponente, audaz, del Gran Mandarín. Del inmutable prócer que vela por nuestra felicidad sin descanso ni pensar en su propio beneficio y sin abundoso ni merecido sobre que llevarse al bolsillo. Cierto que lo de la gaviota tiene sus inconvenientes. El tótem representante del ánima gaviota-argentea-pp-OVAL-grupal del PP es la gaviota que creo procedía del antiguo partido liberal de Enrique Larroque. Otrora pensábamos que sería un homenaje al famoso Juan Salvador del cuento, un pájaro que cada vez quería volar más alto. Pero, no. La gaviota es un bicho acomplejado por su propia incoherencia. Cobarde, sucio, abundante como las plagas, una especie de rata alada según sus detractores. Un antipático bicho al que le gustaría ser una valiente rapaz del mar. Pero, ironías de la naturaleza, la gaviota carece de garras, es palmípeda. Sólo puede comer carroña o lo que pueda pillar al descuido. A veces ataca a víctimas indefensas. Cuentan los marinos, no sin horror, que le gusta picar los ojos de los náufragos exhaustos o de los ya ahogados.

Pero la singular función va a comenzar.  Y para contarla hoy tenemos un cronista de auténtico lujo. Nada más y nada menos que el eximio maestro Espinosa, gran experto en mandarines dinásticos, así como en sus escuelas. A continuación les ofrecemos en exclusiva una trascripción a vuela pluma de las principales notas manuscritas de su apresurada crónica:

Palacio de los compromisos, cuarto milenio triunfal.

Palacio sarao_optAbrieron la puerta y entramos en rebaño. Me pasmó la extensión del recinto capaz de albergar a todos los bribones del reino. Tantos que apenas pude disponer mis posaderas en un altillo a donde llegaban algunas frases del Jefe de mandarines que reproduzco a continuación tal como las entendí o creí entenderlas. Había cierta expectación por ver qué decía el Cara Pocha en cuyo alto honor y provecho se había organizado el sarao. Mientras, con gran algarabía y dimes y diretes, el rebaño enardecido ya había celebrado la buena nueva de la modernización del logo o emblema y trataba de hacerse sitio para escuchar las últimas ocurrencias del Jefe de… ¿dijo Bárcenas?

Pero antes, nobleza obliga, lo primero es reconocer en Justicia que la entrada triunfal del Gran Timonel resultó majestuosa.

Una procesión de becarios meritorios turiferarios precedía a los mandarines arreados conduciendo en andas a Su Impasible Tolerancia, Gran Padre, Intérprete de los Hechos, Comparecencia Dialéctica y Contradicción Resuelta. Subido en andas a la poltrona tribunicia el sabio prócer, que no nos merecemos, consiente en dignarse a hablar a la multitud:

mand Imperio Chino“Quien se encumbra me conoce.

Dos fuentes de sabiduría hay. El instinto natural y el juicio sobre lo conveniente. Este último se llama premeditación.  La premeditación no inventó los dioses ni tampoco la democracia pero sí el empeño de hablar en su nombre. El mandarín dinástico Gran Timonel da y quita dioses, condena o perdona, reparte saberes y sobres.

Interpretar es acomodar el hecho a la doctrina. La premeditación usa cuatro diccionarios. El primero para hablar con la divinidad. Es un diccionario falso. El segundo para hablar con el pueblo, diccionario falso. El tercero para hablar con la historia, también es falso como los otros. El cuarto diccionario de la premeditación es para hablar consigo misma. Es un diccionario cerrado. Es costumbre esperar un quinto diccionario verdadero y abierto pero nunca vendrá mientras dure nuestra feliz gobernación.

La premeditación construye la verdad gubernamental o conveniencia de cada momento mediante la conjunción de nimias e inadvertidas falsedades. Así dice el Mandarín mañoso: descompuse nuestra verdad en sus elementos y la vi formada por infinitas mentiras.

La premeditación ha de contar con la presencia de los mediocres, sustancias irremediables. El Estado también es irremediable: sabed convertirlo en cosa vuestra.

Marginado de la actualidad, el rebelde representa lo irreal. La gobernación crea el suceso y lo ofrece a la aquiescencia del pueblo. Esto se denomina Historia política.

Se llama corrupción al proceso que transforma lo modélico en terreno. El embozo de la corrupción se llama retórica. La corrupción es irremediable. La corrupción doma. Rehusad el extremismo de los puros y aplaudid la moderación de los corruptos.

La doctrina posee tres momentos: el fundador, el corruptor y el jurista.

La gobernación es corrupción. Se gobierna porque una casta improvisa y mantiene la decisión. La gobernación no puede perdurar sin intereses. Confesarlo sería reconocer el dominio de los bandidos. De ahí la necesidad de las teorías políticas.

La corrupción desdobla, multiplica, genera secuaces y mana entusiastas, rellenando con el bodrio el hueco de las palabras. Quienes acusan al mando de corrupción arguyen contra su definición, pues el mando se practica corrompiendo ideas y hombres. La corrupción agrupa, el corruptor puede imperar indefinidamente sobre el rebaño corrompido. El necio murmura: esto se halla corrupto, pronto caerá. El sabio le replica: esto va corrompiéndose durará milenios. Aprended a corromper y poseeréis estos católicos reinos. Cuando se restablece la corrupción se restaura el orden divino permanente.

La corrupción es monopolio de mandarines y de sus lacayos, los enmucetados, los filósofos alabanciosos, los becarios, los alcaldes, los legos y los negociosos, símbolo de la trasgresión, la prevaricación y la avaricia.

La más alta corrupción consiste en pudrir el entendimiento. La memez aislada y abandonada, no genera sino sandeces, pero enmucetada y condecorada produce colaboracionistas.

La descarada corrupción se llama Feliz Gobernación. He dicho”.     

El gentío puesto en pie o de rodillas aplaude enardecido. El mandarín de la Gobernación, encargado del Mandarinorden, se afloja el cilicio de oro y brillantes, dádiva de la Obra, para poder jalear mejor la intervención del Prócer imperturbable. Con santa devoción besa el escapulario con la efigie del Gran Líder insustituible.

Sin embargo, pese al triunfalismo oficial proclamado por el Gran Timonel y sus bufones, bufonas y saltimbanquis, otros no terminan de ver claro qué hay de lo suyo. Y es que la preocupación por el propio medro aumenta en épocas de vacas flacas y presupuestos menguantes. De modo que algunos becarios, atascados en el escalafón, o mandarines marginados o en desgracia, murmuraban hasta que fueron acallados por los hombres de estaca enviados por los soplones.

Cumplido el rito, el rebaño se dispersa entusiasmado hasta la siguiente convocatoria que se celebrará cuando al Supremo Mandarín convenga. Y a otra cosa, mariposa.

(M. E.)

Notas

Por la transcripción del texto: Redacción.

Miguel Espinosa es uno de los más grandes escritores españoles del siglo XX, lamentablemente no tan bien conocido como merece. El discurso del Mandarín Cara Pocha aquí reproducido está formado con fragmentos de su obra maestra Escuela de Mandarines.

 

 

Exclusiva. Texto de reconocimiento de deuda

Nuestros astutos espías en Bruselas dentro de sus más altos y severos organismos, nos han podido filtrar a riesgo de sus vidas (o al menos una gorda multa de la nueva marianesca Ley Mordaza) los siguientes textos griegos que juzgamos de interés publicar para mejor conocimiento del lector y contribuir a crear una opinión pública algo más ilustrada.

juan v ov partium corporis_optDigo yo, Tsipras, primer ministro griego según la soberana decisión de mi pueblo, que recibí en el Acrópolis de vos, Deutsche Bank dos fanegas de trigo, en nombre de la muy ilustre señora doña Ángela Merkel y por ser verdad os di este firmado de mi nombre, fecha a ocho de julio del año de (poca) gracia de dos mil y quince.

Otro sí digo y afirmo que me comprometo a devolveros hasta doce fanegas, si el hambre no lo impide.

 

Digo yo, Tsipras, primer ministro griego según la soberana decisión de mi pueblo que recibí de vos, Madame Lagarde, vecina ocasional de la ciudad de Paris, doce gallinas, en nombre de la muy ilustre señora banca globalizada y del llamado Fondo Monetario Internacional y de modo tal que devolveré otras dos docenas, y por verdad, os di esta, firmada de mi nombre, a fecha de uno de julio del año de dos mil y quince.

 

 

 

 

Repóker de jockers o escalera real

Los continuos sustos por la desestabilización de Europa provocada por el hostigamiento americano a Rusia y las consecuencias de la chapuza del euro pro acción imperial pangermanista actualizada, casi nos hacen pasar de otras sugestivas cuestiones indígenas aparentemente menores.

repoker jockers ovAsí tal la reunión de cinco grandes próceres principales responsables del tinglado político y de la actual debacle de la sociedad española.  Ahí es nada.

Su Católica Majestad Abdicada Juan Carlos I, El Campechano. Y el póker de sus validos vivos y coleando: Mariano el de los sobres, Zapatero el majadero de la alianza de civilizaciones, Aznar el visionario de las armas químicas de Irak o Felipe, el del GAL. Pero, sin embargo, no estaba en la cumbre de la Tabla Redonda el Rey Felipe VI, el Preparao. Ni tampoco la fhüresa Merkel o un oportuno agente de Obama ¿Por qué esta reunión tan insólita?  No iban las parejas oficiales u oficiosas de los susodichos. No era una reunión gastronómica de amigos, ni menos de patriotas o ilustrados jovellanescos Amigos del País, sino de intereses creados entre gentes desahuciadas por la Historia que se odian con toda naturalidad. Parece ser que Mariano y Aznar se pasaron el rato tirándose coces por debajo de la mesa hasta que una mal apuntada o peor dirigida le llegó al regio comensal y les mandó parar.

¿Una puesta en escena del Rinconete y Cortadillo o el Coloquio de los perros cervantinos? ¿Una especie de nostálgico mini club Bilderberg, casero y de marca España (Spain) pero sin los habituales oligarcas de la llamada Competitividad? ¿Se pretendía cambiar impresiones para tratar de mantener el devastador, corrupto y despilfarrador tenderete borbónico?

No conocemos si acaso se ha levantado acta de la reunión, ni que se haya roto nada además de los famosos huevos de Lucio, viejo y leal proveedor de la Casa Real, como los generosos con dinero ajeno caciques autonómicos suministradores de Nóos.

Y, ¿qué dice nuestro pío ministro de la Gobernación? ¿Se aplicará la nueva Ley Mordaza?

Demasiadas incógnitas. El tiempo lo dirá. Pero mientras tanto habrá que llevarse la mano al bolsillo y tener cuidado con la cartera.

Por cierto, para variar, al sarao hemos invitado nosotros. Los súbditos.

 

Ex empalmao y señora

bonni-clyde-ov3Su Católica Majestad Felipe VI ha decidido revocar el título de duquesa de Palma a la imputada presunta princesa Doña Cristina de Borbón Scheleswig Holstein Sonderburg Glüksburg, señora del barcelonista empalmao. Se pone punto y seguido así a un desbordante y desatinado cúmulo de dímes y diretes judiciales y periodísticos que habían originado una singular sino escandalosa algarabía.

paseillo-de-la-princesa-detalle-No ha faltado de ná para mayor descrédito y humillación de las instituciones y de los sufridos españoles que las sostienen: un fiscal defensor del presunto, una selectivamente feroz Hacienda que ha presumido de establecer un ya no somos todos, incluido un indisimulado y pertinaz acoso oficialista al juez decente que instruyó el caso y se ha ganado la simpatía y admiración de los ciudadanos.

Esta sabia medida real, a diferencia de la complicidad mafiosa de la campechanía, es digna y virtuosa por lo que debe ser alabada por todo español de bien y no solo por los mallorquines. Sin embargo no deja de tener daños colaterales.

Es sabido que comercios de ultramarinos, textiles, señoritas de buen ver o armas caza elefantes, tenían a gala colocarse el honorífico cartel de Proveedores de la Real Casa. Práctica luego extendida a nuestros políticos dinásticos, cortesanos y demás próceres meritorios de la Monarquía que ofrecían servilmente el dinero que nos saqueaban para agradar a la entonces duquesa y su maromo.

Lamentablemente, todos estos próceres servilones alabanciosos han descubierto que ya no son acreditados y meritorios proveedores sino meros bochornosos cómplices.

Sic Transit Gloria Mundi.

 

 

 

 

Autopista de entretiempo

Tristemente acostumbrados al desastre de corrupción reinante en el Reino de la marca España y a la falta de petición y asunción de responsabilidades por las abundantes fechorías y saqueos perpetrados con dinero público, podemos estar tentados a considerar escándalos como el de la nueva autopista y faraónica A8 que ¿une? Asturias con Galicia en la zona de Mondoñedo (Lugo) como una simple anécdota más. Sin duda ninguna, otra gran conquista del Régimen que disfrutamos y no nos merecemos.

a8 inauguracionPara el que aún no se haya aventurado a realizar ninguna arriesgada expedición por esas desoladas cumbres se trata de una flamante autopista, ¡qué no falte de ! con gigantescos viaductos astutamente posicionada en la cresta de una cordillera entre cadenas de molinillos de viento como las que afean muchos de nuestros paisajes y constituyen un peligro para las aves. Desde el cruce de Foz se sube en poco tramo desde casi el nivel del mar hasta los 700 metros de altitud de modo continuado y a la más siniestra intemperie. Lo curioso es que esta monumental obra, orgullo de nuestros próceres del pertinaz contubernio entre constructoras y partidos dinásticos, sólo puede utilizarse en algunas ocasiones, es decir, si las condiciones metereológicas lo permiten.

Por ejemplo, ahora en Junio las nieblas impiden su uso. De modo que el tráfico prudentemente es obligado a desviarse por la vieja carretera, la N 634, que circunvala Mondoñedo, para mejorar la seguridad del viajero y evitar desgracias o accidentes múltiples como el que tras su inauguración costase la vida de una persona ahora hace un año en el que se vieron implicados casi un centenar de vehículos. Otras veces es el hielo. O el viento, de modo que, si en los casos de climatología más favorable, está abierta al tráfico la velocidad se ve limitada a la vertiginosa cifra de ¡ochenta kilómetros por hora!

Es sabido que algunos de nuestros antiguos ingenieros de Caminos tradicionalmente recurrían al concurso de un burro o pollino para que guiara sus pasos en la adopción del mejor trazado. Soltaban al burro o pollino en el descampado o en la cuesta a salvar y allí iba la carretera ¡por donde iba el burro! Un animal muy inteligente como descubriera hace un siglo nuestro Premio Nobel Juan Ramón Jiménez. El método muy perfeccionado por la experiencia adolece con esto de la modernidad democrática ahora de dos defectos. Una autopista es más ancha que un camino de caballerías. Pero sobre todo un problema aún peor, abundan las legiones de licenciados y técnicos pero escasean los burros.

No sabemos si, a despecho de los preceptivos Evaluaciones de Impacto Ambiental u otros informes o estudios técnicos previos, a falta de burros en la autopista de marras, y marrada para la utilidad pública, se ha empleado algún bípedo con alas para fijar el nuevo trazado.  ¿O quizás algún lobo nómada entre esas desamparadas soledades?

¿Cuándo se perpetró este engendro? ¿Por qué? ¿Cómo es posible que se cometan tantos y tan graves errores técnicos y políticos, no se corrijan a tiempo y se consienta impunemente este despilfarro, auténtica malversación de caudales públicos, si es que no lleva asociados el cohecho y la prevaricación?

Habrá que preguntar a los responsables, mejor aún si se lo preguntasen los jueces para que diriman responsabilidades. Pero al ciudadano común, en su inocencia, se le ocurre aventurar algunas explicaciones: La corrupción siempre está en el fondo porque lo que es coste para el erario y el ciudadano saqueado que paga y calla, constituye ingresos para constructoras y financieras. A mayor coste, mayor botín, y mayor tesoro que repartir. ¡Será por Deuda!

Junto al Jacobeo o los percebes, aquí tiene Galicia otro motivo de legítimo orgullo: ¡Vivan nuestras autopistas de entretiempo!

 

 

Tratado sobre vampiros (II)

calmet vampirosEl abad benedictino Augustin Calmet (1672, 1757), personalidad discreta de gran erudición bíblica que rechazaría un obispado, es el autor de un interesante tratado sobre los vampiros. No es de extrañar tal dedicación científica o antropológica porque muchos de los máximos estudiosos de la Metapsíquica (Magia) han pertenecido al ámbito del clero católico, en especial a los jesuitas. O al menos ellos son los que mejor han sido tratados por la censura eclesiástica o la Santa Inquisición al no hacer desaparecer sus escritos, ni menos quemar piadosamente a sus autores. Así, los famosos Martín del Río, Torreblanca Villalpando, Fuentelapeña, Ciruelo, Castañega, entre otros, forman parte de la literatura clásica de carácter esotérico, y so pretexto de un tratamiento crítico o de reprobación de heterodoxias, sus obras constituyen una importante fuente de datos sobre el tratamiento de la Magia o Metapsíquica a lo largo de los siglos XVI y XVII, e incluso en la remota Antigüedad.

Tratado de los Vampiros portadaSin embargo, es una pena que el sabio Padre Calmet no pudiera estudiar nuevos capítulos en su citado tratado para hacernos comprender mejor la abundante fauna de los nuevos o actuales vampiros, que son conocidos como políticos dinásticos o simplemente la casta.  Sin olvidar a los siniestros entes ahora llamados reptilianos, que según Freixedo u otros importantes autores pudieran estar detrás del mal en el mundo y generar guerras para hacer derramar sangre o alimentarse de emociones negativas.

Los políticos dinásticos son unos perniciosos e insaciables entes que pueden actuar a nivel solitario pero suelen constituir peligrosas bandas organizadas o voraces manadas que llaman partidos para mejor conseguir sus tenebrosos objetivos. Los más entendidos distinguen de ellos la terrible y sanguinaria casta banquera y oligárquica agrupada en la semisecreta, liberticida y tenebrosa secta Ibex 35 a la que los otros servirían de modo mercenario o subordinado.

Parece ser, que igual como sucede en el viejo mito de Proteo, las entidades de la casta de tiempo en tiempo son capaces de adaptar nuevas formas, más juveniles y atractivas, para mejor despistar a sus víctimas o eludir a sus escasos perseguidores. Visitan en sueños o plasma electrónica para seducir a sus víctimas como íncubos o súcubos. Fingen ser diferentes para ganarse la amistad de sus ingenuos seguidores o, en sus casos más severos, incluso votantes los más crédulos o más sensibles a la manipulación por los media mohatreros, que por cierto aquí en la práctica vienen a ser casi todos.  Más tarde, consumada la cosa esa de las votaciones, se reúnen en conciliábulos subterráneos o en reservados de hoteles para ponerse de acuerdo en los papeles a adoptar por cada uno para el mejor reparto del botín común.

Lejos de la pública algarabía, entre secreteados dímes y diretes, intercambian procuradores, concejales o maletas rebosantes. Y con grititos de fingido pudor venden virgos remendados como si estuvieran intactos. Porque si sale, sale. El jayán de popa de la cofradía es barbudo como la cervantina dueña doña Dolorida, otrora llamada la trotona o vieja trotaconventos, figura que parece ser según los expertos encubriría a un antes severo prócer provinciano hoy encantado.

No obstante, hay un último obstáculo: como explican en El Padrino, flor y espejo de próceres dinásticos españoles, deben compartir periodistas, jueces y policías. Aunque sea cobrando porque al fin y al cabo afortunadamente ninguno es comunista.

 

 

Silbando se entiende la gente

Que los Borbones constituyen un desastre para España resulta un hecho histórico incontrovertible, una evidencia de razón para cualquier persona lúcida que se acerque a comprender lo que nos pasa.

pitada realEl último espectáculo de humillación para España perpetrado ante nuestras más altas, cobardes e indigentes autoridades, con la impunidad de siempre y donde siempre, se ha producido el sábado en el campo del llamado Barcelona CF, nutrido refugio habitual de ventajistas, presuntos y traidores.

Ante la sonrisa lobuna del actual capo golpista de la Particularidad catalana y la jesuítica del pío y no menos tartufo descendiente de don Sabino, Su Católica Majestad ponía cara de tonto, sin duda está bien entrenado, mientras recibía el entusiasmado fervor popular de un populacho indecente de maleducados y felones, trufado de filoetarras y sediciosos. Su Católica Majestad recoge lo sembrado durante varias décadas de pertinaz campechanismo y de absoluta impunidad de nuestros más lucrados y ejemplares delincuentes, sobre todo si pertenecen a la irredenta carcundia separatista. Dice la sabiduría popular española que quien echa pan a perro ajeno, (sobre todo si es de raza o padre desconocido), pierde pan y pierde perro.

Mientras tanto y como era de esperar, el bizarro Presidente del Gobierno de su Católica Majestad permanecía astutamente escondido arropado bajo las faldas de su mesa camilla en la Moncloa. Como su ilustre paisano, correligionario y maestro, Su Excelencia el General Franco, Mariano tampoco quiere meterse en Política.

Pero no todo está perdido. Incluso pese a todo, paso a paso, vamos mejorando. Esta vez, Su Católica Majestad no hizo de aplicado y modosito chofer del golpista. Además nos queda el consuelo de cierto precedente histórico: El primero y último de los Austrias se llamaban Carlos. Lo mismo la cosa se repite con Felipe y los Borbones.

Y si sale, sale…

 

Palabras viejas para tiempos nuevos

pavoCalzonazos, carca, blandito, sobrao, botarate, berrendo en lila, pregonao, pillasobres, embustero, estirado, ceporro, sopla gaitas, majadero, badulaque, fullero, descojonao, lánguido, soberbio, sádico, mercenario, monipodio, mangante, caótico, jayán de popa, flagelador, cobardica, trotaconventos, meapilas, señorito, sablista, traidor, botinero, marmolillo, felón, pasmarote, protector del hampa, sandío, plañidera, remienda virgos, abusón, amorcillado, mohatrero, damisela, golillero, cómplice, bajamanero, perista, dinástico, cacique, trampeta, bocanegra, borbonero, déspota, marrajo, negrero, abraza banqueros, amigo de lo ajeno, confiscador, eunuco, pasmao, petrimetre, abarcenado, retorcido, emasculado, manso, burriciego, cruel, pilla pilla, timonel suicida, criptógamo…

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.