Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Carnaval 2016

Dentro del ciclo del eterno retorno vuelve otra vez el Carnaval. Fiesta de origen muy remoto cuyos antecedentes carnaval 3_optcabría encontrar en las antiguas lupercales, saturnales, matronalias o las mascaradas de invierno griegas. Fiesta con un cierto componente común también de trasgresión del Orden establecido y quizás hoy, por eso mismo, un tanto superflua en la medida en que más que la trasgresión o la entropía lo que hubiera que celebrar por raro y desusado de las actuales costumbres e instituciones es que verdadera o efectivamente representasen manifestaciones de Orden. Al menos uno tal dirigido al Bien Común o la promoción de la Cultura y la Belleza.

Máscaras y mascaradas permanentes dominan hoy nuestro horizonte institucional, político, económico, cultural y social. Nada es lo que parece. Vivimos una mohatra omnímoda y omnipresente donde todo encubre la verdad. Y donde la decadencia cultural, social o económica que nos devora se intenta tapar a base de circo y festejos subvencionados, al gusto mostrenco y embrutecedor cuando no soez y barriobajero de sus embrutecidos promotores, mientras vocacionales próceres y autoridades dinásticas mohatreras le hacen una chirla para aligerar su menguante faldriquera al desavisado público. Sobre todo en esa especie en grave peligro de extinción que es la amenazada clase media.

carnaval 4_opt (1)

Feministas sectarias o fanáticas y desorejadas ocupan o detentan la lucrativa poltrona del Ayuntamiento de Madrid. Barrabasada tras barrabasada una vieja depravada e indigna contrata una apología del terrorismo y la violencia para un público infantil.

La tenebrosa demagoga Colau con su concejala meona y la viejecita siniestra cuyas impactantes fechorías disfrutan los madrileños han tomado el bastón de mando municipal como pertinaces santa Aguedas de Zamarramala. La procesión tradicional en uno de los parajes históricos más bellos de España, junto al Eresma y la vieja capilla dodecagonal e iniciática de los templarios, se ha sustituido en el imaginario por charlotada embrutecedora. Algunos pensábamos que ambas indigentes durarían lo que el baile de máscaras y disfraces post electoral, pero la pesadilla no remite.

La resistible ascensión de Podemos Iglesias tiene también un cierto componente de antiguas lupercales. Pero ahora, más que defendernos de las amenazas del lobo, lo que hace el Poder es crear falsos lobos, espantapájaros para que el miedo inducido guarde la viña y se pueda mantener mejor el saqueo permanente. ¡Qué viene el lobo!, gritaba el falaz y taimado Mariano coreado por su inmoral monaguilla multiuso. El gran Cervantes el Cuarto Centenario de cuyo óbito se conmemora en abril de este año, ya nos ponía sobre aviso con su genial agudeza e inteligencia dirigida a la promoción de la Libertad y la dignidad humana, acerca de quiénes eran los verdaderos lobos. En El Coloquio de los perros el guardián explica a su compañero la triste realidad de su descubrimiento. Los lobos que diezman y explotan al redil son falsos, un invento de los desalmados pastores, verdaderos autores de los destrozos, para perpetrar sus fechorías y mantenerlas impunes.

Parece que estamos ante otro lobo de cartón, un mohatrero de tramoya, un falso revolucionario amiguete y compadre de un presunto agente sionista y de la Troika como el griego Tsiapras, cuyas hazañas acabamos de comprobar. Un lobo que también comprende la violenta y cruel agresión subversiva contra Siria u otros países, según interese al gran Poder imperial.

Un Poder al que le ha convenido mantener la Venezuela bolivariana, que si ha devenido en territorio hostil para su desamparado pueblo, en especial la clase media, también en chollo o coto de caza para las trasnacionales petroleras que disfrutan de una posición y privilegios con el régimen actual como nunca han tenido.

Y es que si al comienzo dudaba de que hubiera un Orden a transgredir con permiso de la Autoridad durante el Carnaval, debo reconocer que no es del todo cierto y la confusión proviene porque también me hallo medio perdido entre tanta máscara y tanto disfraz. Pensando que existe soberanía y voluntad nacionales donde no las hay.

Las cosas no ocurren sin ton ni son. Sí que hay un Orden. El verdadero, el importante, el definitivo, el que nos tapan. Y es de carácter internacional, en el que los pueblos pueden ser esquilados y sacrificados según convenga a la plutocracia mundial.

Máscaras y disfraces aparte, no nos perdamos en el mundo aparente de las sombras: es con esos criterios de geoestrategia internacional como debemos intentar comprender la realidad lo que verdaderamente pasa y nos ocultan.  Y a qué matadero nos llevan.

 

 

 

 

A Mariano se le ha corrido el rimmel

La sufrida menguante clase media española, con muchos problemas idénticos a la europea pero también otros específicos del inimitable borbónico reino, observa atónita y con creciente preocupación el espectáculo circense que están ofreciendo los políticos dinásticos ante el voluntarioso aunque algo obtuso sino bisoño quehacer del Preparao.

avalokiteshvara-thangka-02Más difícil todavía. Pero ahora, más que peligrar la vida del artista, es la de los asombrados espectadores la que se encuentra al albur de los intereses bastardos personales de sus actores, que tratan de mantener su trajinado culo a buen recaudo y en poltrona lo más mullida posible.  Ropillas envalentonados que barruntan la inminente caída de la compañía dominante comienzan a cerrar el cerco de la corrupción de sus principales próceres, destrucción de pruebas informáticas y de las otras, incluida.

De modo que resulta preciso resistir, no tanto por el bien de la patria, que para los políticos dinásticos sólo existen codicia de dinero y ambición de poder, sino porque lo mismo si la cosa se tuerce se puede terminar enchironao. Motivos nunca no faltan. Que se lo digan a muchos de los próceres que se creían impunes o a otros que se encuentran en capilla. Al cabo, dice la constitución escrita y dicen que vigente que la Justicia se administra en nombre del rey pero la real que Poder significa impunidad. Así, por ejemplo, en el momento de escribir estas líneas se está produciendo una nueva actuación judicial, esta vez para desarticular la peligrosa banda delictiva del PP en Valencia.

Sí durante la campaña electoral todos los mañosos cabecillas de banda se presentaban como deseosos de sacrificarse de modo altruista por sus súbditos y se mostraban obsequiosos con los votantes futuras víctimas a desplumar, ahora resulta que ni la trajinada barbuda reinona cuyo partido recuerda la Casa de Bernarda Alba, ni tampoco el ambicioso y presumido joven mandamás socialista quieren presentarse al parlamento para ser investidos. O jaleados por sus clá de alabanciosos en busca de futuro botín o insultados por la del enemigo. Como si de un Francisco de Paula o un Curro Romero se tratara, el gran prócer pepero se ha escondido cobarde o previsoramente tras el burladero y se niega a torear pese al permiso presidencial y tampoco el sobresaliente parece estar por la labor. La matriarca castrante y alienígena se ha retirado a su camerino para retocarse rimmel y colorete o teñir canas mientras el otro ensaya poses de apuesto aunque huero galán. Le dijo la zorra al busto: eres bello pero sin seso.

Sí. Es muy cierto que el otrora severo y alto palacio de la soberanía nacional se ha convertido o está en trance de convertirse en piojoso zoco de la morisma, refugio de golpistas o zarrapastrosos, francachela de dímes y diretes, o lugar de singular algarabía como la generada por la diputada galleguista de la cuota láctea y vocación maternal tardía.

Pero también que tanto unos como otras ya ni se molestan en disimular no ya su desprecio por el rebaño a esquilmar sino ni siquiera su carencia de respeto por las instituciones a las que oficialmente dicen servir.

Nada nuevo en la Historia de España que no hayamos visto ya. Con los Borbones vuelve una y otra vez a hacerse presente la pertinaz Corte de los milagros. Varían algunos actores y actrices, ahora no hay monja de las llagas pero sí de los desahucios. Pero el repertorio, decorados y trama aparentemente actualizados, en el fondo sigue siendo el mismo. Hay quien se consuela con la constatación que sin gobierno van mucho mejor las cosas para la gente del común, demostrando así la nocividad de nuestras instituciones. Al menos no aceleran el despeñadero de la Deuda con sus siniestras ocurrencias generadoras de más despilfarro.

Aunque sí que hay algunas novedades. En anteriores ocasiones de agotamiento del régimen borbónico y consecuente devastación nacional siempre había un general de guardia para pronunciarse. Dependiendo de su humor, incluso ponía al Borbón o Borbona de turno de patitas en la frontera a disfrutar tranquilamente de lo “ahorrado”. Sin embargo, a nuestros bizarros generales la casta los ha mandado lo más lejos posible, ahora están arreglando la cosa esa de Afganistán. De modo que serán el BCE, la cruel manijera Merkel o las tropas mercenarias de los mercados los que acaso se pronuncien si viesen amenazados sus intereses.

Y nosotros, la creciente gente desamparada, ya nos podemos ir preparando para la degollina que viene.

 

Post scriptum

Camus nos explicaba en La Peste que vivir con una memoria que no sirve para nada es el sufrimiento de todos los prisioneros y de todos los desterrados.  Un pasado que sólo puede ser visto con añoranza por lo que acaso pudo haber sido pero no lo fue, ni lo es ahora, ¿ni será?. Impacientes para su presente, enemigos de su verdadero pasado y privados de su porvenir, nos asemejaríamos a aquellos que la justicia o el odio humanos hacen vivir entre rejas.

Prisioneros de una casta corrupta e inepta y de unas instituciones mohatreras o degradadas vivimos asombrados por nuestro presente, añorando un pasado en que podríamos haber evitado los desastres actuales e inquietos por un futuro que pasa de castaño oscuro.

Ojalá la Providencia quiera que nosotros los españolitos también podamos confirmar las palabras finales del Doctor Rieux, sobre “lo que se aprende en las calamidades, a saber: que hay en los hombres cosas dignas de admiración que de desprecio”.

 

 

Una lección democrática

Las peripecias del separatismo catalán parecen no tener fin. O al menos un fin como el deseado por el bizarro consiglieri de los Pujolone, que ha quedado con el culo en pompa ¡qué dirá la honesta opusdeísta doña Martita! y en el más absoluto ridículo.

separatista republica islamica catalana_optIgual que a cualquier español decente, la verdad es que no me da ninguna pena que el consiglieri se quede en posición tan comprometida esperando la “embestidura”. Ni tampoco los apuros que puedan estar pasando la corrupta y ventajista oligarquía catalana, tan acostumbrados como buenos catalanistas al saqueo impune de de España y de los españoles, incluidos los propios catalanes de a pie.

Pese a los evidentes estragos de la desmemoria histórica, los más viejos recordarán las expresiones de excepcional y devoto afecto de los antes catalanistas de pro a la entrada de las tropas de Yagüe en Barcelona. Besos, abrazos, lágrimas de emoción ¡al fin estos heroicos militares españoles han acabado con nuestros rojos, vamos a poder comer caliente y nos van a devolver lo nuestro!

¡Mira que si otra vez hubiera que recurrir al malvado Madrit para que nos devuelvan lo pillado o por pillar por los comunistas catalanes!

Pero son apuros no exentos de asombro. Mira por donde resulta que hay algún político que no está en venta. Claro que no son políticos dinásticos como los demás. El consiglieri y la famiglia han debido estar tasando a cuánto salía el voto de los zarraspastrosos de usar y tirar que habrían de encumbrarles por otro periodo de saqueo, degradación institucional, felonía y embustes. No sabemos aún qué habrán prometido bajo cuerda a los responsables si permitían la brechtniana irresistible ascensión de Arturo Más. En todo caso su cabeza visible ha dimitido demostrando una vergüenza torera (con perdón) de la que carecen el resto de grandes próceres dinásticos españoles, empezando por el propio consiglieri Mas, que sigue presto el ademán e inasequible al desaliento.

Pues, contra todo pronóstico, en estos católicos reinos resulta que aún hay gente que se mueve por ideas y no traga con la escandalosa compraventa de cargos y privilegios de la degradada Política monárquica. Tras muchos vaivenes y regateos más propios de la venta de alfombras en zoco moro que de dotar las instituciones patrióticas de la Generalidad, los próceres de CUP no se han salido con la suya y las bases han dicho NO. Un no rotundo que es todo un ejemplo democrático. Toda una paradoja viniendo de comunistas o asimilados. ¿Se imaginan que en los grandes partidos dinásticos pilares del Régimen que disfrutan de España como botín sus bases votasen en contra de lo que ordenan sus orondos y podridos próceres? ¿Cuándo se ha visto en el Reino de España que la gente normal obligue democráticamente a sus jefes a rechazar prebendas, pilla-pillas y me lo llevo de la rebatiña institucional?

No. Nunca. “Hay van leyes do quieren reyes” decían los sabios ya en la Edad media.

La CUP acaba de demostrar con hechos y no con dímes y diretes que no funciona como las bandas de Mariano y demás sufridos sacrificados por la Patria.  También que para una genuina organización de izquierdas la cuestión social ha de ser más importante que apuntalar la carcundia separatista.

Mi enhorabuena por ello.

Y también por la ironía de dejar a la corrupta y abusona oligarquía catalana con el miedo en el cuerpo. Y quién sabe si a la pía y patriótica sagrada Famiglia con menos control que hasta ahora sobre la impunidad de sus mañas de corrupción.

Pero, ¿veremos alguna otra pirueta más antes que don Arturo quede arrumbado en el albañal de la Historia?

(Continuará)

 

 

Cuarenta años después

De forma casi clandestina, la cosa es así y no merece más, se han celebrado los cuarenta años de la nueva Restauración borbónica. Otra más. Lo de España con los Borbones, excipientes habituales de tantas desgracias y sinsabores para nuestro pueblo, recuerda el síndrome de la mujer maltratada o quizás el de Estocolmo. Porque cabe hablar de maltrato consentido y también de secuestro. Un secuestro de la preterida soberanía nacional y de los legítimos intereses de nuestra Patria por parte de una voraz y estulta oligarquía impune, coronada por el Rey, incapaces del más mínimo sentido ético, de decoro democrático, o de sincero patriotismo.

j c i 22 nov 75Pertenezco a una generación que bien puede considerarse estafada por el Régimen. No ya solo por la corrupción que reina y gobierna en todas las instituciones dinásticas hasta constituir la verdadera constitución no escrita, sino por haber jugado con nuestras sinceras ilusiones de lograr una Patria mejor, más libre y más justa. Por habernos dado gato por liebre, por embrutecernos y empobrecernos con un sistema hostil a las formas superiores el Espíritu o de la Cultura que ningunea sino castiga el mérito.

Un Estado, la actual Monarquía que opera contra la Nación. Contra España y los españoles, degradados ahora a la condición particularista de catalanes, vascos, gallegos, extremeños, murcianos… Un sistema del que ni siquiera cabe esperar que desaparezca con su persona entronizante como lo fuera el anterior. De no mediar una revolución, hoy por hoy muy improbable, habremos de resignarnos a un triste pasar fantasmagórico, entre escándalo y escándalo, estafa y estafa, desaguisado y desaguisado, humillación y humillación. Quizás hasta que el tinglado se derrumbe del todo o adquiera otra fachada de tramoya por falta de acuerdo entre las diferentes mafias que controlan territorios cautivos en su intento de aumentar y quedarse a disfrutar el botín solo para ellas y en total impunidad. Mafias que ahora se niegan a besar el anillo del Padrino y pretenden crear su propia famiglia.

Tampoco los números salen tras esta restauración prodigiosa. Paradójicamente con mejores cuentas relativas culturales, educativas, económicas y de distribución de la renta entre Trabajo y Capital al final de la Dictadura que las que podemos disfrutar ahora, con la pretendida democracia, desgraciadamente el Reino de España bate todos los récords en estadísticas de calamidades sociales. Todo se sacrifica al poder e intereses financieros de la reducida oligarquía que se beneficia y sostiene al Régimen.

Lamentablemente, nuestra generación va a dejar a las sucesivas una situación mucho peor que la recibida. Entonces pensábamos en nuestra ingenuidad y falta de experiencia que bastaría con poder votar para que las cosas se arreglaran, aunque fuera poco a poco. No recordábamos lo de echar vino nuevo en odres viejos. Ahora ya sabemos que no se puede arreglar nada importante en verdad dentro del actual tinglado. Es preciso desengañarse, sólo nos dejan elegir entre capataces o manijeros de segundo orden, pero los verdaderos amos siguen intocables. Hay que reconocer que si de verdad votar valiera para algo, estaría prohibido.

Y no es consuelo pensar que hoy, en este lamentable Occidente desahuciado del siglo XXI, en todas partes cuecen habas. Se me argüirá que pudiera ser peor y sin duda es cierto. Acaso por primera vez en mucho tiempo estamos convencidos que, efectivamente, el futuro va a ser peor.

 

 

Aminadab tampoco parecía

Palas Atenea vaga errante desalojada de la Acrópolis. La Razón, la Idea de la Divino, la Armonía, representadas por la bella diosa de los ojos glaucos, buscan hasta ahora en vano dónde volver a residir de nuevo.

Hace ya muchos siglos sonaban los cánticos de la procesión desde Atenas camino de Eleusis. El santuario santo, lugar sagrado, hierofanía de luz donde se apareciera la diosa en busca de su amada hija raptada por el tenebroso Plutón.

127. Separación de la luz y la oscuridadLo cuenta el engañoso Homero en sus himnos a  Deméter y Triptolemo. Todos querían ser iniciados, conocer sin intermediarios la experiencia de lo numinoso. La familia de los Eumólpides que durante un milenio fuera depositaria de los arcanos sagrados enmudece para siempre.  Ya no hablan por su boca ni Deméter ni Hadés. Ni conocemos con certeza la composición del sagrado kykeon, bebida o pócima de los comulgantes con la divinidad. El Telesterion está lleno y en la cámara iniciática las sacerdotisas portaban el misterioso grial mientras mezclaban y repartían la sagrada pócima entre los futuros iniciados. Blechon, cebada, pero “somos más que las espigas”.  Acaso el cornezuelo del centeno o el de otra gramínea, el Paspalum. Las propiedades visionarias del cornezuelo son semejantes a las del moderno LSD. Platón nos dice que Pudimos ver la Belleza en todo su esplendor cuando contemplamos la visión beatífica y divina iniciándonos en la iniciación que es justo considerar como la más bienaventurada…

Pero el secreto que conmoviera e iluminara a tantos ilustres pensadores y artistas de la Antigüedad ya no yace entre las ruinas del santuario. Espantado como la lechuza de Atenea busca otros hombros comprensivos y esperanzados donde posarse.

Gabriel Miró nos cuenta otro caso de comuniones a la luz clara de Levante. De amor a la naturaleza. Félix mantenía con ella un íntimo y claro coloquio, semejante al del alma mística con el Señor.  No son los cerezos talados de Chejov sino que aquí entre los cerezos está el fosal, tierra sagrada que recoge a sus hijos. Las mejores cerezas del terreno y las más gustosas, ¡ya ve si pueden chupar de toda abundancia! en el cementerio,  aquí nadie las cata, las llevan a Árgel y a las fábricas de jarabes y si sobran se las dan a cerdos agridulces. Solo una mujer enamorada se atreverá a comerlas en acto sagrado.

Religión e industria, teología y procesos ritualísticos cuecen y enlatan al Amor en goces pasteurizados.

El místico debe ser encerrado. Aminadab tampoco parecía

El verdadero hermano San Francisco se aparta para no ser atropellado por el veloz cortejo. Las cordadas de prelados traman escaramuzas y asechanzas mientras el jefe del Estado más rico del mundo desciende de la vitrina rodante donde estaba expuesto. Aunque como sucede en algunos escaparates de tiendas exclusivas, la etiqueta volteada no nos deja ver el precio. Besar sus sandalias de pescador es como besar a Dios. Igual que una madre culeca, acoge a sus tiernos e inocentes pollitos bajo sus alas. Huevo amarillo y blanco, monopolio de la espiritualidad de consumo que llena las plazas pero vacía los templos.

Una prueba de fuerza y poderío cara al nuevo ciclo político y económico que se barrunta emergerá de entre las ruinas de una sociedad huérfana y devastada a propósito. Aminadab tampoco parecía

 

 

Otro cuento del Conde Lucanor

En el Reino arrebatacapas de España cualquier cosa puede pasar. Acaso se podría comprender la laxitud de la Monarquía con el corrupto golpismo catalán por el hecho de compartir testaferros en paraísos fiscales con la misma Famiglia Pujolone. Todos saben mucho de todos y pueden usarlo para volcar el lucrativo tenderete de trileros si la cosa se pone fea y alguno de los cómplices mafiosos le da por avisar a la pasma o corchetes. Es sabido y comprobado que aquí los ropones y corchetes van lentos, muy lentos, montados en briosos caballos de madera para mejor poder ser burlados por los poderosos.

conde lucanorAnte tanta institución mohatrera de este monarco-Estado que disfrutamos cualquier cosa es lícito pensar, como, por ejemplo, que estamos asistiendo a una representación picaresca para, sirla más o menos, seguir desplumando a sus incautos súbditos que observan admirados la función.

El cómico primer galán de pelo teñido y bizarra gallardía impostada, actual valido galleguista de Su Católica Majestad, tras muchos años de consentimiento y disimulo de cuernos ha tenido a bien dignarse mandar a cierto mal llamado tribunal, la cosa esa del golpismo catalán.  Se ha chivado a tan Alto pero no menos Severo Organismo que un tal Massolini, que ya se permitió amenazarle con total impunidad en su propio despacho oficial en Palacio, viene perpetrando varias y constantes fechorías, amparado en la corrupta, codiciosa, piadosa e impune oligarquía de pura raza catalana. Y que, para colmo, ahora ni siquiera consiente para mejor disimular en seguir besando el anillo del Padrino y se declara en público desacato.

El presente valido real ha demostrado una y otra vez que no es muy creíble, ni su palabra o promesas valen más que un maravedí de madera, de modo que puede que todo sea un paripé electoral para seguir ordeñando presupuestos una vez el blandito pueblo español haya depuesto su disputado pero inútil voto en la urna. Pero aunque la política de la Monarquía sea la que es, independientemente del valido de turno, el de ahora tiene fama de cobardica, de heroico imitador de los sacrificados sacerdotes de Cibeles.

Sus amenazas carecen de credibilidad. El asunto tiene su lado tragicómico y a mi me recuerda la preciosa colección de apólogos divertidos y sabios del Conde Lucanor.

Uno de sus más famosos cuentos explica cómo el frondoso árbol de la Mentira en que se acomodaban en sus ramas y bajo su sombra tantos próceres dinásticos se viene abajo con todos sus numerosos habitantes cuando la Verdad enterrada decide ver la luz.

Otro cuenta las peripecias de un padre, su hijo y un burro, que siguen los criterios de unos y otros a falta del propio. El valido pasa el camino preguntando a unos y otros si se baja o se sube al burro con variadas opiniones contrapuestas. Es bueno preguntar para seguir ganando tiempo y no hacer nada hasta que termina el camino, digo la legislatura.

Pero quiero hacer aquí especial mérito de otro cuento más: De lo que aconteció a un mozo que casó con una mujer muy fuerte y muy brava, retomado luego por Shakespeare en su famosa comedia La Fierecilla domada. En este sabio apólogo el galán protagonista, avisado de cómo se las gasta su doña, se estrena como marido mandando diversas cosas a sus animales domésticos, como estos naturalmente no le entienden y obedecen, los liquida sin contemplaciones. Luego repite la jugada con su antes bizarra mujer que, con el susto de lo presenciado en el cuerpo, le intenta complacer sin reservas.

Pero con tal precedente el padre del interfecto, hasta entonces un algo calzonazos, intenta repetir la maniobra con su mujer y liquida primero un gallo y luego un perro y su caballo. A lo que ella responde muy chula y bizarra que ya puede liquidar todo el corral si quiere, que ya conoce su escasa voluntad y va a seguir haciendo su catalana gana.

Mariano, ¡Qué ya te conocemos!

La solución de esta farsa seguro se encuentre en otro apólogo. Voy a ver si la encuentro.

 

 

La calle es mía, dijo la Señora alcaldesa

La célebre alcaldesa podemita que desgraciadamente ocupa el Palacio municipal de Madrid, además de soltar sandeces y rebuznar en balde como uno y otro cervantino alcalde, perpetra ocurrencias en bandos como otros y otras emocionados versos. Igual que su correligionario Fraga, acaba de proclamar que la calle es suya. Cierra el espacio de Madrid a viajeros y transeúntes motorizados a su santa voluntad y sin previo aviso. Aunque paradójicamente no devuelve el importe del impuesto de circulación que saquea al perseguido y humillado contribuyente. Una violencia de género… municipal y feminista.

carmenaSin embargo, la aún actual señora alcaldesa arbitrista de Madrid pretende pasar a la historia además de cómo despótica promotora de desahucios taurinos, censora y prohibidora, por fundar una nueva religión para progres y progras. Ha pensado que no va a ser menos que otros grandes fundadores religiosos como Zoroastro, Mitra, Confucio, Buda, Lao Tsé, Jesús, Pujol el de las sacas, Campechano el de Korina, o Mahoma.  Si ellos han podido porqué ella no. Una primera novedad dirigida a feministas es que no sería fundador como los anteriores sino fundadora. ¿”Por qué si tengo yo más alma tengo menos libertad”?

Y dicho y hecho. Entre bando y banda en vez de poesía ha anunciado va a crear un Instituto de la Paz y el Amor. Quizás en “top less” y con el cíngulo como taparrabos oficiará como suma sacerdotisa Rita, la saboteadora. O cualquier sobrino oportunamente situado que sepa leer y escribir o conozca las cuatro reglas de la Aritmética. O algún antisemita de todo a cien hará apropiada y lindamente de malvado judío. No sabemos porque aún no nos los han declarado si para participar en sus guateques místicos habrá que sacar recibo en algún parquímetro teológico de nuevo diseño inmune a la contaminación. Pero lo de la paz y el amor lo va a necesitar la ignara alcaldesa y su nuevo pío clero cuando al sufrido ciudadano madrileño se harte de que la pintoresca señora feminista progre le siga haciendo fechorías con o sin nueva religión pacífica y amorosa.

Ya tengo apostado que la señora fundadora no pasa de las Navidades, pero en este Reino arrebatacapas se ha demostrado una y otra vez que todo es posible ¿Qué opinan Ustedes?

 

El espía que surgió del Opus

Con piadosa congoja hemos de indicar al amado rebaño que ha sido desenmascarado y detenido un miembro prócer de la pía Obra escribana infiltrado en el núcleo duro del Vaticano y que trataba de comprobar qué se había descubierto de los secretos, pufos y misterios financieros del opulento Estado teocrático. Entre tanto, la seráfica Madre sonreía con almíbar de santa que coquetea, el Carísimo monseñor, Egregio amigo, se desayunaba con puches de polenta, encorvado con eclesiástica reverencia, alargaba los rincones de la boca, sinuosa de disimulos, alambicada sonrisa y resabios de protocolo contra escuela chabacana del regio confesor.

los curiales

El topo clérigo, que había cruzado las manos sobre el pecho, se compungía con aviesa mansedumbre. Una señora o señorita, ya se sabe que el Maligno es mujer, también fue detenida como supuesta cómplice y más tarde puesta en libertad. El acusador vestido con rojo solideo hacía como que se compadecía con una carcajada omnisciente, orquestada de gallos pedantes y alambicada sonrisa. Moviendo sus manos pulidas del familiar insinuó con flema burlona y devota cadencia graves acusaciones contra el taimado tartufo, agente infiltrado del Opus Dei en el Estado Vaticano para robar pruebas de los secretos inconfesables o de lo que pudieran haber averiguado sus enemigos mortales, los jesuitas, ahora al frente del negocio. Para entender esta batalla despiadada entre facciones eclesiásticas rivales cabe recordar que fue el propio Papa jesuita argentino quien a su llegada al trono había encargado a diversas auditorias que investigaran las finanzas del Vaticano así como el desbarajuste del patrimonio vaticano, uno de los mayores de Italia, sino del mundo. Agravados durante el pontificado del carca papa polaco, cuando el Opus Dei mangoneaba a placer y hacía de su capa un sayo.

Según lo filtrado y recogido por varios medios italianos, la Curia se repartía de tapadillo fondos donados por los fieles para el óbolo de San Pedro destinado a obras de caridad. También dineros de la Fundación destinada a la gestión del hospital pediátrico del Vaticano fueron usados en reformar el lujoso ático del ex secretario de Estado jubilado Tarsicio Bertone. Una buena parte del dinero recolectado para las Misiones se repartía o quedaba para misiones no tan lejanas y acaso no tan santas.

Donde las dan las toman. Tras el pertinaz monopolio durante el reaccionario pontificado del papa polaco que surgió del frío, parece que ahora mandan más en el Vaticano los de la Compañía de Jesús que los de la Obra de Dios.

Pero acostumbrado al ejercicio de la santa desvergüenza amén de la total impunidad abusona sino delictiva de sus miembros como los Pujol, Ruiz Mateos y otras piadosísimas familias opusdeístas ilustres, el espía acusado pasó detenido sin apenas inmutarse ante los espejos, recogiéndose con estilo estatutario o concordatario los pliegues del ropón. Muy vanipavo, como su Fundador, el de los calcetines de seda. Estudiando los pliegues del capisayo…. Está convencido que ojo por ojo, dossier por dossier, secreto por secreto, rehenes por rehenes, no le pasará nada.

(Continuará).

Fuente:

Crónica de Ramón de Valle Inclán, nuestro enviado especial en Roma, y resumen de la prensa italiana.

 

 

 

El Toisón de hojalata sobredorada

A muchos jóvenes lo del Toisón de oro les suena a aventura de Tintín, el de Hergé. Sin embargo, la Jasonhistoria viene de lejos: el Toisón o vellocino de oro está ligado en su origen mitológico y simbólico a la aventura de Jasón y los argonautas en la antigua Cólquida. Además del propio simbolismo del viaje o aventura iniciática, la figura de Jasón se suele asociar a las diversas divinidades solares de la Mitología universal.

El vellocino o toisón de oro que buscaban Jasón y sus argonautas es el cordero celestial: el sol espiritual e intelectual.  El dragón que lo custodiaba significaba la ignorancia, o la oscuridad que luchan contra el sol en el paso equinoccial. El entrante signo astrológico de Aries o el Cordero. Un símbolo de pureza. En muchos Misterios del paganismo representaba al Salvador universal, también luego en el Cristianismo. En especial con la Semana Santa, una fiesta astronómica lunisolar, fijada en función del equinoccio y la luna llena. Como tal puede observarse, asociado a la Cruz, en el tímpano de muchas iglesias románicas. Es el Fuego, criatura o hijo Solar, a través de la cruz astronómica formada por el ecuador celeste y la eclíptica. Y cuya sangre es la luz y vida solar que se vierte sobre la tierra desde ese signo de Aries.

Para algunos autores el vellocino de oro en realidad es un libro sagrado, depositario de la doctrina secreta. En otras tradiciones el vellocino de oro debe ser ganado tras el logro espiritual para poder reinar.

orden toison oro 2_optLa actual Orden del Toisón de Oro fue establecida el año 1430 en la iglesia de San Bertín por Felipe Primero, llamado El Bueno, Duque de Borgoña, famoso según los viejos cronicones por su “gran liberalidad con los pobres, afabilidad con los vasallos y todos los príncipes extranjeros. Gastó infinitas riquezas en socorrer y amparar a los necesitados vasallos, viudas, huérfanos y pupilos, en enriquecer a sus amigos y favorecer a muchos señores…”

Una Orden de Caballería con unos objetivos muy claros. “El instituto fue para mantener la Iglesia de Dios y la noble Cavallería del Toisón, a ejemplo del valeroso Gedeon, capitán de los israelitas, y su vellón o de Jasón, u otro cualquier ejemplo, pero el fin fue la defensa de la Ley Christiana”.

Durante la solemne ceremonia tradicional de entrega del Collar del Toisón de oro el Maestre exhortará al nuevo caballero que cumpla diferentes juramentos y preceptos.  Y a que el collar que ha de llevar “lo sea en gloria de Dios, de toda la Christiandad y ensalzamiento de la Santa Iglesia, y en honra y aumento así de esta orden universal como privadamente a fama, reputación y alabanza vuestra en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén”.

Con Carlos I, la Maestría de la Orden del Toisón de oro pasa a depender de la Corona española en virtud de que el emperador era nieto de María de Borgoña y heredero de sus instituciones.

campechania realHace pocos años Su Católica y no menos campechana aunque hoy emérita Majestad tuvo a bien conceder esta altísima distinción de tan hondo significado religioso y filantrópico a un famoso gran defensor de la Cristiandad, nada menos que a su colega y cofrade el Rey de Arabia Saudita, quien al parecer según crónicas cortesanas le habría correspondido con el veloz y rodante galardón del Cavallino rampante, sabedor de la gran devoción que le profesa nuestro augusto y austero monarca.

Pero ahora hay nuevas actuaciones reales en ayuda y socorro de todos los súbditos que estaban en un ¡ay!, en un sin dormir ni pegar ojo, por si quizás podría también cumplirse con los Felipes de la actual dinastía, la precedente tradición de los Austrias. Que empezó con un Carlos y terminó, desastrosamente, con otro. Así, y en inapelable mentís a las gentes descontentadizas y criticonas de siempre que aseguraban que Su Católica Majestad Preparada no se preocupaba demasiado por los maltrechos derechos civiles de sus súbditos, o desatendía los enormes problemas del Reino, el Rey ha tenido bien desde sus más altas miras conceder el codiciado Collar de la Orden del Toisón de Oro a su hija, el nuevo caballero niña Leonor, en la que concurren tantos méritos intelectuales, morales, patrióticos e iniciáticos.

¡Estamos salvados!

 

 

Truco o trato en el sofá de la Moncloa

En el ciclo anual del eterno retorno esta es la hora tradicional de los muertos y de las comunicaciones fronterizas entre ambos mundos. Del mundo astral, de las necromancias como las de la Eneida o la Odisea, santas compañas o huestias, o la del comendador, padre de doña Inés. Pero las culturas y las formas cambian con los tiempos. Una forma de acabar con una antigua tradición es intentar desfigurarla con otra que la sustituye en el espacio o en el tiempo. Así, poco va quedando ya de las tradiciones españolas sobre notables o fascinantes aspectos metafísicos sobre eros y tanatos en este malhadado y arruinado reino. Algunas tradiciones estéticas tan importantes como para proporcionar temas de extraordinario interés para la Cultura universal como es el Don Juan mozartiano, basado en un mito español.

Eros venus Pompeya_opt (1)Decía René Guenon que lo que mejor caracterizaba a la sociedad occidental era su pérdida del sentido de la metafísica. De modo que ya tampoco tenemos Nación, una antigualla propia de fachas, ese concepto tan discutido y discutible para el sandío mequetrefe antecesor en el cargo de valido real a la casta doncella barbuda. Aquí en España en la culturilla progre oficial prevalece en sustitución de las viejas europeas si no la pérdida al menos la copia de novedosas tradiciones ajenas sobre todo si proceden de los, para otras cosas, malvados EEUU.

A diferencia de las antiguas tradiciones cíclicas relacionadas con el año solar, desde la Ilustración nos hemos acostumbrado a un sentido lineal del tiempo. Al goethiano conflicto fáustico, o el mito del progreso indefinido de la Humanidad. Pero las fiestas del uno de noviembre tuvieron su interpretación griega y luego romana. Participaban de cierto carácter sagrado común. En Grecia al comienzo del Pyanepsion se celebraban las Noemenias o fiestas de la Luna nueva consagradas a Hécate, mientras se preparaban las Thesmoforias de los Misterios eleusinos. Una de las más importantes instituciones sagradas de la antigüedad que representaban un profundo conocimiento del alma y su descenso a los infiernos, tema recurrente en la Cultura y el Arte occidentales. Primero por un rapto, luego por ingesta de una pepita de granada, se simbolizaba la caída del alma en la materia. Pero parcialmente salvada luego por amor. Materno filial en el caso de Eleusis; erótico, en el de los Misterios órficos. El bellísimo e inspirador mito de Orfeo, tan ligado a la Música. Que ha dado varias obras cumbres: El sublime Orfeo y Euridice de Gluck, el Orfeo de Monteverdi, considerada la primera ópera representada en Europa, o el Orfeo de Haydn.  Y entre los romanos, bajo la protección de Diana, el uno de noviembre se celebraba el festín de Júpiter.

El Cristianismo recalificó muchas de las fiestas y celebraciones del paganismo, cristianizando su elevada concepción metafísica acerca del alma. En el caso de Todos los santos, una doble concepción: la implicación dialéctica entre Eros y Tanatos.

eros acosada_optLa Muerte redimida o superada por el Amor. Por el Amor sagrado del Salvador o por su remedo el amor humano. Y ligada a la cultura española se halla la figura del Don Juan. Un mito con raíces históricas reelaborado por varios autores españoles pero que alcanza su mayor logro estético en el Don Juan del gran Mozart. Aquí también puede encontrarse la sublime idea mistérica griega del rescate del alma por Amor. Junto con unos conocimientos sobre el mundo astral, envoltura del alma del que es fenómeno el Comendador. Pero en un orden popular resulta más enriquecedor el Tenorio de Zorrilla con todos sus ripios que estas introducidas costumbres de mercaderes tan bárbaras y desatinadas.

Para los viejos liberales españoles amantes de la antigua civilización clásica grecolatina estos eran los tiempos de Eros y Tanatos, de los antiguos mitos sobre la naturaleza del alma, del amor que rescata de la muerte. El tiempo a-histórico en que Orfeo el civilizador y dador de Cultura atravesaba el Hades en busca de Eurídice en una de las aventuras cenitales de la Cultura occidental que más nobles logros estéticos ha logrado inspirar.

Pero si decíamos que lo progre a falta de conocimiento de sus raíces metafísicas y culturales copia multiculturalmente lo primero que implique negocio, no seríamos del todo justos sino tuviéramos en cuenta cierta relación del Halloween americano con viejas tradiciones celtas. Y es que aunque lo de los celtas es recurso mitificador muy socorrido para los patrocinadores del hecho diferencial galleguista, la verdad es que cabe rastrear en el Halloween norteamericano una tradición céltica gala deformada, el samaín.

Los antiguos druidas montaban dos manifestaciones anuales. La del muérdago del año nuevo, donde el gran sacerdote druida después de recortarlo del tronco de un quercus ofrecía un sacrificio de pan y vino que más tarde distribuía entre los asistentes. Y con gran solemnidad se ocupaban de los negocios de la república. La otra gran celebración se hacía en otoño. Era la de la renovación del fuego. Para asegurar el pago del tributo anual a los druidas los sacerdotes exigían que cada familia de su distrito apagara el fuego de sus casas la última tarde de octubre. Y a presentarse en el templo con el tributo anual y recibir el primer día de noviembre una parte del fuego sagrado que ardía sobre el altar con el cual volvían a encenderle en sus casas. Si alguno faltaba a tomar el fuego, o más bien a pagar la contribución, aquel de sus amigos o vecino quien daba o permitía tomar fuego quedaba también excomulgado lo mismo que el delincuente.

En toda España se ha adoptado la moda anglosajona del llamado Halloveen. No se trata de la negación materialista de la espiritualidad o de la supervivencia del alma, sino simplemente de su frivolización, de su adaptación a la mentalidad infantiloide del nuevo ciudadano disfrazado que vive sin vivir en él, feliz votante de esta civilización deshabitada.

De modo que este año con ocasión de la fiesta del Halloween se vienen exacerbando dialécticamente sendos componentes del tinglado: el llamado “procés” golpista contra la hasta ahora débil acción de la Justicia, excitada, pero poco, por apasionado Mariano. Y esa fláccida Justicia amaga “alguna cosa” contra gangsters subalternos del golpismo catalán, sin tocar ni al padrino ni a su piadosísima famiglia.  También toda una frivolización propia de ópera bufa o de comedia de enredo de un tremendo problema de extraordinaria importancia para España, la vida, derechos y hacienda de todos los españoles, incluidos los catalanes.

d juan sofaEn este mundo al revés, Mariano, disfrazado de casta doncella pudibunda, recibe en su sofá de la Moncloa, (“no es verdad ángel de amor que en esta apartada orilla…”) a varios apuestos galanes, alguno con muy cuidada indumentaria desastrada, que se disputan sus favores a los que intenta burlar pujando por su consentimiento lubricio. Un paripé para liarse con todos o mejor con ninguno, que las inclinaciones son las inclinaciones y cada uno tiene las suyas. Todos los pintureros visitantes coinciden a la salida en el resumen de su audiencia: les han explicado que “o trato o truco”.

Pero, al final parece que tenga razón Rene Guenon cuando sostiene que la nuestra es una civilización sin metafísica  y por eso yace en crisis permanente. La espiritual que es la madre de todas las demás, incluida la estética. Mas tales cosas parecen relegadas en este siglo tan frívolo, tan supersticioso tan cobarde e incapaz de mirar a la muerte cara a cara en el que tomar en serio la metapsíquica, las otras dimensiones de la existencia, la metafísica, se considera anticuado. Acaso por eso tampoco Mariano y demás políticos dinásticos del pesebre o del pilla pilla se atreven a cumplir sus obligaciones en defensa y rescate de la Nación, esa antigualla, y se limitan a asustarse mutuamente mientras se dan o amagan calabazas, sablazos o ropones.

Orfeo se ha disfrazado pidiendo truco o trato y ya ni las Bacantes se molestan en despedazarle. Lo ha hecho la entropía del olvido.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.