Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Sobre el cambio de Régimen

Ninguna sorpresa, Sánchez ha anunciado su intención de apoltronarse en Palacio mientras no le echen o hasta que convoque elecciones. Necesita tiempo para provocar una grave vía de agua, a ser posible definitiva, en un barco ya renqueante y de periplo incierto como es la actual desvencijada España constitucional.

Pero lo de Sánchez no tiene nada que ver con un supuesto socialismo que ha perdido sus señas de identidad si es que alguna vez las tuviera, para convertirse en báculo de monopolios y defensor de pernadas de oligarcas. Lo que se lleva ahora y el neosocialismo de diseño sorosioano promueve en su tarea de destrucción la Nación, insólito compinchamiento con golpistas, meapilas y caciques ventajistas y cerriles son cosas tales como: El empobrecimiento y desmantelamiento de la clase media incluida la trabajadora organizada. La devastación familiar, de la Cultura y de las Tradiciones nacionales, sacrificadas en holocausto globalista al NOM. Sin olvidar el fomento del aborto, la homosexualidad, el nazifeminismo, el analfabetismo funcional o la ignara zafiedad barriobajera. La barra libre de la devastadora inmigración ilegal contra España y Europa. Acercar la quiebra de las cuentas públicas, pensiones, Deuda impagable…

Otra seña de identidad perdida del viejo socialismo, entonces aún español, era la de su radical oposición, su incompatibilidad ideológica con el rancio nacionalismo caciquil, la carcundia clerical refugiada en las podridas, supremacistas o simplemente racistas organizaciones nazionalistas periféricas de los Arana o Prat de la Riba, hoy felizmente renovadas con el capitalismo de rapiña y el Ibex 35. Las mismas que han encumbrado al agente globalista a la Moncloa ¡Si Unamuno levantara la cabeza!

Pedro Sánchez se ha rodeado de arpías entre las que destaca la Purita Batet, nacionalista catalana que bien podría ser ministrilla con Puigdemont. No parece error ni casualidad.  Sánchez tiene importantes vínculos globalistas.  En 2015 el Club Bilderberg ya habría decidido encaramarlo a la presidencia del Consejo de Su Majestad, con ayuda de otro agente encubierto y disidente controlado, Pablo Iglesias. No importaba que el suyo no fuese el partido más votado, regla que hasta ahora había sido seguida por el que venía formando gobierno. Antes la cosa falló pero ahora ya no, pirueta de abigarrada moción de censura mediante. Se va a acelerar el actual golpe de Estado en Cataluña o Vascongadas, pero, no obstante, la aventura gubernamental de Sánchez parece que será de transición. Para preparar el golpe definitivo que lo habrán de perpetrar los futuros supuestos salvadores a cuyos traidores brazos se acogerá una nación arruinada, humillada y desesperada. En todo caso, parece que los Bilderberg no quieren elecciones este año, necesitan también tiempo para rematarnos. Para el descabello definitivo.

Sánchez es un agente del siniestro Deep State americano. Quien le introdujera en la órbita del Partido Demócrata americano parece que fue el ex ministro Carlos Westendorp, amigo del padre del hoy presidente censorio, quien le reclutó para su equipo y le introdujo en la órbita del Partido Demócrata a través del NDI o Instituto Nacional Demócrata para los Asuntos Internacionales presidido por Madeleine Albright. Se trata de una tapadera para poderosos lobbies en los que estarían detrás organizaciones de Soros o David Rockefeller, de las que Madeleine es co- inversora. Albright está considerada como una belicista arpía psicópata promotora de los bombardeos de la OTAN contra Belgrado y del envío de tropas a Bosnia que provocaron el desmembramiento final de la antigua Yugoslavia. También ha sido acusada de participar en el genocidio Ruandés, donde fueron sacrificados miles de niños. Desastres bélicos con los que se lucró personalmente.

Pero ni los genocidios ni los desastres bélicos importan si se trata de aprovechar una excelente ventana de oportunidad para el intrépido y ambicioso socialista, auténtico lobo envuelto en piel de oveja, y de lucir méritos para los ojeadores del Club Bilderberg. En el 2011, Pedro Sánchez colaboraba con el Instituto Nacional Demócrata e iba con él como observador a Marruecos. En 2016, se fue a Washington a apoyar la campaña electoral de otra arpía psicópata, la denunciada en EEUU como satánica, pedófila y genocida Hilaria Clinton. En 2017, el filósofo Sánchez disertaba en Bruselas bajo el patrocinio de la NDI acerca de Política y Partidos políticos.

El papel globalista de Sánchez parece que será actuar de catalizador de la descomposición del Régimen del 78. Afortunadamente España no es la Yugoslavia de Albright pero también puede ser objeto de eficaz ataque globalista. El papel aquí sería agravar todo lo posible sus males e incoherencias.  Dejar una España desmoralizada y arruinada que habrá de ser rematada, mediante irónico consenso, por los definitivos enterradores, que al parecer serán los invitados a la reunión Bilderberg de este año, doña Soraya del CNI y don Alberto Rivera de la Caixa. Toreando al alimón o en colleras no parece que puedan ni quieran oponerse y elevarán el desastre a definitivo mediante el cambio constitucional promovido desde el exterior que fije la destrucción definitiva de la nación española, paradójico sujeto constituyente, al que se le convencerá o se le ninguneará para que no se oponga a su propio descabello.

Pero, ¿cómo podría ser el cambio constitucional? De eso nos vamos a ocupar en otra entrada, considerando dos antecedentes históricos: el movimiento fundacional americano y el precedente español, el proyecto de constitución de república federal de 1873.

 

 

 

Feijóo rehúsa y se refugia en el capoeiro

Se veía venir. Hay mucho dossier comprometedor por ahí suelto o peor aún, en las pecadoras manos de la niña Chole Soraya, una señora pagada de sí, ambiciosa sin escrúpulos ni ideología, quizás por ello candidata electa del Club Bilderberg.  El caso es que Nuñez Feijóo se ha acobardado y ha renunciado a heredar a su paisano y colega en tantos sentidos, el lamentable Mariano Rajoy que ha dejado a España y a su propio Partido al borde del abismo.

Dossieres al margen, y fuera del famoso y siniestro lema de Alfredo Brañas, “Galicia para los gallegos” que inspira la acción de la política regional, no se trataba de un buen candidato para España salvo para tapar las muchas vergüenzas de su cobarde acomplejado antecesor y de su nutrido equipo de ambiciosos inútiles. Nacionalista gallego vergonzante, sus planteamientos en la mal llamada normalización lingüística, un oneroso tinglado liberticida para imponer el gallego transgénico o de laboratorio en la Administración, la educación, la cultura o la vida, no se diferenciaba mucho de la inmersión diseñada por los golpistas catalanes. De hecho, desde Fraga estaba inspirada en su política de discriminación hacia los hispanohablantes, esos “anormales” que deben ser oportunamente “normalizados”. Su ninguneo cuando no disimulado boicot a la organización pro derechos civiles Galicia Bilingüe presidida por Gloria Lago y hoy en la campaña de ámbito nacional Hablamos español es otro motivo de escándalo.

Hoy en Galicia, aunque cueste creerlo para los que no viven aquí, es difícil poder estrenar una obra de teatro en español, aunque haya sido escrita por un autor gallego. Ha de ser traducida al gallego oficialista para no sufrir el ninguneo o el boicot de la mafia galleguista patrocinada y subvencionada por Feijóo. Su Junta, que se nutre con los impuestos de todos los españoles y no solo de los gallego- hablantes, tampoco se digna apoyar a importantes autores gallegos que tienen la inaudita osadía de escribir en español y pretender mostrar sus obras, por ejemplo, en lugares emblemáticos como Buenos Aires.

La Sanidad también sufre las consecuencias de la gestión albertina. Importantes listas de espera, precariedad en el personal sanitario, mal ambiente inducido, desvío a la medicina privada … aunque las estadísticas y los informes oficiales quedan muy lucidos y aparentes.

En resumen, pase lo que pase con los restos del PP, mejor para España y al propio partido si por ventura quiere regenerarse de verdad, tarea harto difícil dada su inanidad ideológica e inoperancia política, que a Mariano no le suceda otro gallego imaginaria de igual servicio como decían en la mili y al que con tanto cálculo acobardado y tontiastuto se le ha ido pasando la edad de merecer.

 

 

.

El Duque en Brieva

Prisión a la carta, el reo ducal ha elegido la cárcel de Brieva, cerca de Ávila, un penal de mujeres, donde podría disfrutar de todo un módulo para él solo. Aquí estuvo también otro modélico pro hombre de la Monarquía. El director general de la Guardia Civil con el PSOE de currículo tuneado, Luis Roldán.

Es curioso averiguar el porqué un joven de buena familia, de pura raza vasca, escapulario sabiniano, de espíritu puro y pensamientos elevados, (y no solo pensamientos)… un chico con todo a su favor para vivir de maravilla sin dar un palo al agua, disfrutando de toda clase de privilegios y sinecuras, creado nada menos que duque por la vía del braguetazo ha podido terminar de tan mala manera.

Es obvio que las malas compañías han influido. Y mucho. La mujer es una Borbón, dinastía a la que, según la Historia de España nos muestra, ningún delito, felonía o vicio fuese ajeno. Y además ha vivido en Cataluña donde sin duda ha podido tener buenos y experimentados maestros entre la familia Pujol, el propio Opus madre de todos ellos, el Barsa, la oligarquía ventajista arrebatacapas y la cuadrilla golpista catalanas.

La impunidad de la que vienen disfrutando los Borbones, con algún puntual y transitorio reseteo del sistema por parte de militares patriotas, a lo largo de nuestra sufrida historia también es otra presumible concausa.

A trancas y barrancas, gracias a la incorruptibilidad y firme voluntad del heroico juez Castro y pese a todas las trampas del fiscal renegado constituido en paradójico defensor de la Infanta, al final el caso ha prosperado y la condena, aunque leve de acuerdo con los méritos aportados y comparando con los casos de otros próceres, es verdad que se ha producido, lo que constituye un éxito, aunque parcial o incompleto, de la Justicia del que no podemos menos que alegrarnos los españoles.

Pero, de este apólogo digno del Conde Lucanor quedan algunas moralejas amargas:

Los intentos de burlar la acción de la Justicia que se administra curiosamente en nombre del primero el padre y luego el hermano de la acusada, que han estado a punto de dar al traste definitivamente con la escasa credibilidad que le quedaba al Régimen.

Las reuniones conspirativas de las más altas autoridades de la Monarquía para ver como torcer la mano del juez Castro. Con logros parciales y resoluciones judiciales parcialmente incomprensibles para la lógica.

La impunidad de los principales causantes de su caída en prisión. El Emérito y su aventajada hija en nombre de cuyos sagrados y patrióticos nombres actuaba. Lo del Emérito es consecuencia de la tergiversación de un privilegio medieval constitucional, aunque no se comprende lo siga disfrutando una vez que ya no es Jefe del Estado tras su obligada abdicación. Pero lo de la Infanta es gratia et amore, por su cara bonita.

La inmoral complicidad de lo más granado de nuestra clase política que soltaba la pasta acarreada y trincada a los contribuyentes españoles sin rechistar, a la más mínima indicación del capo.

Y otra cuestión preocupante, y nada pequeña, es la extraña condena en costas para la acusación particular. Parece un intento de aviso a futuros navegantes, o al menos cabría tal interpretación. Si fuese así la acusación vendría sólo de quien el Poder decidiese, es decir por la vía del fiscal, disuadiendo a futuros acusadores que puedan “estorbar” la actuación judicial deseada.

Un asunto de gran actualidad ahora que está pendiente el juicio de los principales golpistas catalanes.

Por último , quizás sea mera casualidad, pero el cuñado del reo y Rey de España ha puesto nada menos que un océano por medio.

 

NOTA: La imagen que ilustra el texto es de 20 minutos

 

Las bondades de Viridiana

Si en nuestra anterior texto sobre este tremendo tema del demagógico populismo del Partido de los EREs roba parados y las ONGs sorosioanas recordábamos Plácido, una de las grandes películas españolas, ahora no nos vamos a ocupar de Berlanga sino de Buñuel, y de una gran aunque más controvertida de sus películas: Viridiana.

Dentro del proceso de memoria histórica sesgada en la que la primera víctima es la Verdad cabe reconocer que la vieja política clerical de la sopa boba, ha sido recuperada con éxito de público y presupuesto por las modernas ONGs, (sorosianas o no), como el remedo de paradójica ONG que forma el flamante Gobierno sanchopedresco. Una política propia de los conventos del Antiguo Régimen, la del ¡vivan nuestros pobres! Tan necesarios para justificar nuestro buen corazón con el que tanto nos conmovemos y nos conmovemos por conmovernos por lo buenos que somos con tanto conmovernos por habernos conmovido…, así como coartada, a falta de intentar un poco de Justicia social o de acotar los abusos de los monopolios y oligarcas, de nuestra propia razón para asaltar y mantener el poder. Necesitamos más pobres, y si no hay bastantes para controlar la cosa, los fabricamos o los importamos en barra libre, y todo sea para el logro de esta nuevo tinglado paraclerical en que ha derivado la PSOE, organización mohatrera creada durante el franquismo postrero por los servicios secretos americanos y financiada por el gran capital alemán.

Pero esa conmoción del corazón conmovido por nuestra conmovida conmoción de conmonvernos debe orquestarse adecuadamente mediante la propaganda. A falta de catecismos creíbles el Poder se mantiene mediante el disimulo.  Montemos un ágape de pobres como la monja una especie de sagrada cena aunque con resultado al final opuesto a lo pretendido.  Los mendigos, marginales y lumpen, borrachos y envalentonados por la falta de autoridad y la incompetente blandura de los biempensantes se rebelan, destruyen lo que pueden e intentar violar a la caritativa monja que los acoge. Tampoco el resultado fue el esperado por sus más ingenuos promotores. Viridiana ganó la Palma de oro del Festival de Cannes de 1961. El galardón no lo recogió Buñuel sino el director general de Cinematografía, José Manuel Muñoz Fontán. Pero de regreso a Madrid fue citado por el ministro de Información y Turismo, a la sazón el pío Arias Salgado. En vez de las esperadas enhorabuenas se encontró con un cese fulminante:  El Vaticano había calificado la película de blasfema.  Hoy, con un Papa ¡Vergogna! que cojea y bizquea a favor del contubernio no hubiera habido tal caso.

¿Pero cuántos pobres, terroristas o fanáticos incluidos, podemos meter en España? Al parecer, la idea del filantropófago Soros, inspirada en el Plan Kalergi de inmigración incontrolada, sustitución de las sociedades europeas mediante mestizaje y degradación programada de la raza blanca sería de unos seis millones. A su consecución se dedican múltiples de sus organizaciones supuestamente filantrópicas que, en la práctica, consciente o inconscientemente, colaboran con este plan así como con las criminales mafias de trata de personas. Desde luego varios millones de invasores esperan en la ribera africana la gran oportunidad de una nueva Marcha Verde promovida por EEUU e instrumentada y jaleada por demagogos populistas ignorantes y o sin escrúpulos.

En la España presente parece ser que ya no nos quedan genios como Berlanga o Buñuel. Caro si que nos sale, y los actores son pésimos, el guión es tenebroso y siniestro aunque su final quizás no esté aún escrito, pero el caso es que el asombrado espectador no se atreve a protestar por no ser calificado de facha racista asqueroso machista español, ni desde luego menos a patear la función por falta de espectáculo.

 

 

Plácido y la nueva subasta de pobres

Vaya por delante el sentimiento de compasión ante el sufrimiento. Pero también es preciso hacer un esfuerzo para comprender lo que sucede, y, en consecuencia, tratar de poner coto a que siga sucediendo. Las repugnantes zurdas españolas, como con gran acierto las calificaba don Antonio Machado, acaban de ofrecer a su frívolo electorado un nuevo bochornoso concurso de plañideras solidarias sin fronteras con ocasión del incierto periplo del Aquarius. Un barco cargado con más de seiscientos inmigrantes ilegales. Un barco rechazado por las más próximas Italia o Malta hartas de ser un permanente coladero para la introducción de sin papeles por las mafias sorosianas. Pero pretexto para la foto “filantrópica” de nuestros buenistas próceres y próceras. No habrá dinero para pensiones, solucionar las listas de espera o la dependencia, ni menos para el tren de Extremadura, pero sí para barra libre de ilegales islámicos dedicados a engordar la gusanera de de la deuda, contribuir a bajar los salarios, colapsar la seguridad social o saturar aún más el sistema que dicen de bienestar.

La cosa está muy disputada. ¿Quién se va a llevar más pobres a sus mansiones? ¿Sánchez y señora con su onerosa reforma del palacio de la Moncloa? ¿Carmena y su señor marido? ¿Los felices nuevos ricos de villa tinaja? ¿Van a subastar pobres ante los medios de comunicación? ¿Quién da más a costa del contribuyente? ¿El alcalde travesti Colau?, ¿el de Valencia?, ¿el fugado Cara Pocha?, ¿los racistas supremacistas xenófobos del lacito amarillo vaticanista?

No podemos menos que recordar la gran película Plácido, la feroz e hilarante sátira de Berlanga contra la hipocresía de la sociedad franquista, hoy milagrosamente rediviva con el comportamiento de nuestras repugnantes zurdas en inopinado homenaje a la memoria histórica. Y es que es preciso reconocer que los actuales dirigentes progres han renovado con singular éxito el peor rol hipócrita y encubridor de las auténticas relaciones de poder de las viejas fuerzas vivas franquistas. Plácido es una obra maestra de Berlanga, acaso la mejor. Icono inolvidable del glorioso cine español de la época es el motocarro comprado a plazos disfrazado con imágenes filantrópicas navideñas de quita y pon. Las peripecias de unos pobres currantes pringaos para cumplir sus obligaciones financieras, las letras de su deuda, mientras una hipócrita sociedad establecida se dedicaba por Navidad en colocar pobres en casas de fuerzas vivas y gentes de posibles o que quieren presumir de serlo. Al cabo, entonces como desde luego ahora con la pertinaz monarquía, unas instituciones hipócritas y corrompidas dedicadas a sacar hasta los higadillos al pobre autónomo que trabaja como puede y sostiene como rústico Atlas todo el oneroso tinglado de tartufos, santigua bolsillos y farsantes.

El bienintencionado y afanoso Plácido al final no puede pagar su Deuda: Las instituciones más o menos abstrusas, parasitarias o abusivas le fallan en vez de ayudarle. Para colmo, uno de los pobres se les muere en acto de servicio y además tienen que devolver la cesta de Navidad. Pero es Plácido y su gente compasiva y solidaria que se compadece de otros lo poco que se salva de un sistema degradado. El discurso biempensante habitual del sistema, entonces y ahora, enmascara una realidad cruel e hipócrita, ajena a la Sabiduría y la Compasión, que no se da en la farsa de representación de la Política sino entre la buena gente.

Pero dejando de lado los buenos sentimientos, conviene comprender qué hay detrás de estas cuestiones que tienen un gran componente geoestratégico. Aspecto, éste, el de la geoestrategia, que es preciso contemplar para intentar comprender qué hay detrás de muchos de los problemas.

Mediante siniestras operaciones tales como la mal llamada Primavera árabe las fuerzas imperiales anglosajonas agraden a naciones periféricas destruyendo su orden y asesinando a sus poblaciones so pretexto de llevarles la “democracia”. Se provocan migraciones en masa para invadir y desordenar los estados nación europeos y generar gravísimos problemas de convivencia, demografía e integración, insolubles en la práctica. En el caso de Libia, de donde proceden muchos de las víctimas de las mafias de trata, el tenebroso Estado profundo no tuvo empacho incluso en asesinar al propio embajador americano para mejor conseguir sus intereses.

Existe una aparente colusión de intereses, cuando no sospechoso reparto de papeles, entre las mafias criminales de trata de personas y las supuestamente filantrópicas ONGs sorosianas: las mafias los sacan de África y luego trasiegan a los huidos en alta mar y los barcos filantrópicos financiados por los agentes del NOM que los recogen los llevan a puerto europeo. Suma y sigue. Algunos gobiernos europeos como el húngaro se oponen a que sus naciones ser invadidas, lo que hace que les llueva improperios de la prensa sionista y maniobras de desestabilización del filantropófago Soros, entre otros.

Pero, filantropías aparte, nos encontramos ante todo un siniestro caballo de Troya para provocar problemas sociales, económicos y financieros, tensiones de convivencia, creación de guetos, fanatismo religioso…

Son hechos evidentes para quien tiene ojos en la cara y no aún ha perdido su capacidad de análisis ante el bombardeo de la propaganda mediática. Pero acaso algunos no sepan que las líneas maestras de este siniestro plan de devastación del orden europeo tradicional ya se encontraban planteadas ¿casualmente? en el Plan Kalergi. Un Plan racista, supremacista para provocar inmigraciones, mestizar la raza blanca europea, llevarla a la decadencia e incluso a la esclavitud, publicado… ¡hace ya casi un siglo!

 

 

Purita Batet y los bandoleros catalanes

La criminal evolución del golpismo catalán progresa adecuadamente, jaleada y acelerada ahora por la flamante Gobierna de la PSOE y la humillante embajada de doña Purita Batet.

En los últimos días hemos asistido al violento sabotaje de una conferencia homenaje a nuestro gran Cervantes en la Universidad de Barcelona ¡Y luego algunos aún se extrañan de la imparable decadencia, con másteres o sin másteres mohatreros, de nuestra Universidad en el régimen liquidador de la Monarquía!

También en la muy clerical Vich, centro emblemático histórico de la carcundia antiliberal y del bandolerismo catalán, al no menos violento acoso por el populacho golpista a Inés Arrimadas, representante del partido más votado en Cataluña, quien aguantó, valiente y decidida, el linchamiento civil de las berrendas camisas pardas nazis gritando el himno corta cuellos catalán.

Cataluña ha sido y aún es, lo que contribuye a explicar su pertinaz querencia nacionalista y antiliberal, territorio de caza clerical que también solía educar a su clase dirigente, de ahí también quizás lo extendido de su fanatismo, doble moral, intolerancia y amor por la rapiña, sobre todo impune. Y donde se han distinguido una gran panoplia de curas trabucaires miembros de partidas de bandoleros o individualistas de explotar el negocí por libre, especialmente durante su brillante periodo barroco. Sin olvidar a fieros y sanguinarios carlistas, no hay más que recordar el emblemático caso del conde de España tan bien narrado por Baroja, que provocaban el terror sobre todo en las zonas rurales durante el agitado XIX. Pero si curas bandoleros o trabucaires hay tantos que sería imposible siquiera citarlos, vamos a recordar aquí ya que hablamos de Vich a todo un obispo. Su Ilustrísima don Francesc de Robuster i Sala, obispo de Vich. Este pío pastor de la Iglesia catalana había nacido en la vecina población de Igualada y desde su incorporación a la cátedra de Vich se había enfrentado a sus propios canónigos, quienes temiendo por su vida puesta en riesgo por los mercenarios de Su Ilustrísima catalanidad incluso retrasaban la hora de los maitines para evitar las peligrosas salidas nocturnas.

El obispo Robuster capitaneaba una bizarra tropa de doscientos bandoleros divididos en sendas escuadras mandadas por los hermanos Coxart, dos señeros artistas del bandolerismo barroco catalán. Para reforzar su influencia el pío obispo de Vich se afilió a la banda de Cadell enfrentada a muerte a la rival conocida como la de los nyerros, a la que pertenecían la mayoría de sus canónigos e incluso el mismo Rocaguinarda del que luego hablaremos. Los grandes méritos episcopales provocaron que sus secuaces fueran conocidos como los “robusters” en reconocimiento de su alto mérito y jerarquía en el escalafón. La piadosa vida del santo obispo bandolero se veía sin embargo oscurecida por sus desatadas aficiones eróticas de modo que incluso llamaban la atención entre sus colegas y subordinados de no menos inapropiadas costumbres y ante la magnitud de sus escándalos eróticos tuvo que intervenir Roma, ciega para la moral natural pero siempre tan preocupada por las buenas costumbres sexuales de los pastores y ovejas de su rebaño.

Pero volviendo al gran maestro vetado por los fanáticos golpistas catalanes, hay que recordar que Cervantes tuvo una relación ambivalente con Barcelona. La cita en El Viaje al Parnaso, El Trato de Argel, La Galatea, La Fuerza de la sangre, Las Dos doncellas, el Persiles y en El Quijote.

En la novela ejemplar Las Dos doncellas (1613), aunque ya habla de los muchos bandoleros que la rodean dedicados a asaltar españoles, glosa la ciudad: “Admiróles el hermoso sitio de la ciudad, y la estimaron por flor de las bellas ciudades del mundo, honra de España, temor y espanto de los circunvecinos y apartados enemigos, regalo y delicia de sus moradores, amparo de los extranjeros, escuela de caballería, ejemplo de lealtad y satisfacción de todo aquello que de una grande, famosa, rica y bien fundada ciudad, puede pedir un discreto y curioso deseo”. 

Pero en 1615 la opinión expresada ya no parece tan elogiosa. Su playa es el escenario de una aventura clave en el simbolismo esotérico de El Quijote. En efecto es allí, en el Oriente geográfico y simbólico de su viaje, donde se produce la derrota del caballero que sin embargo, de modo heroico, no renuncia a su ideal. También el morisco Ricote, tras haber confesado su amor a España mientras siente nostalgia de la libertad de conciencia en Alemania, muestra aquí su generosidad. Otra importante cuestión: la cabeza parlante encantada en casa de Moreno es un fraude como lo son los diferentes medios de manipulación de masas, TV3, La Vanguardia, etc. mantenidos por el corrupto régimen catalán. Voces hueras de su oculto siniestro oligárquico y liberticida amo. Cada vez están más acosados los que, como Inés Arrimadas o el menospreciado Ricote, no renuncian a su ideal, ni a su pertenencia a España.

Cervantes demuestra otra vez su gran ironía en el capítulo LX de la segunda parte de El Quijote durante su aventura con el noble bandido Roque Guinart, que no es sólo un personaje nacido de la minerva cervantina sino también trasunto de un bandolero célebre don Perot Rocaguinarda, que veló sus primeras armas entre la cuadrilla de los canónigos de la catedral de Vich, enemiga de la del muy piadoso obispo Robuster, de los que ya hemos hablado. Dice Don Quijote a un asustado Sancho: “no tienes de qué tener miedo, porque estos píes y piernas que tientas y no ves, sin duda son de algunos forajidos y bandoleros que en estos árboles están ahorcados, que por aquí los suele ahorcar la justicia cuando los coge, de veinte en veinte y de treinta en treinta, por donde me doy a entender que debo estar cerca de Barcelona”.

En la época de Cervantes la abundancia de bandoleros era señal cierta de la cercanía a la ciudad de Barcelona. Ahora, la mayor diferencia con la época cervantina es que los bandoleros y forajidos no están en las afueras para perpetrar sus crímenes o fechorías escondidos de la justicia sino que, por el contrario, están dentro y disfrutando de sus privilegios en palacio, protegidos de facto o incluso de iure por el Poder y las instituciones borbónicas.

Pero la Política española se repite como fandango de Boccherini o bolero de Ravel. A principios de siglo XVII la situación de complicidad de la sociedad catalana con el bandolerismo era tal que el propio virrey, don Francisco Hurtado de Mendoza, marqués de Almazán, se vería obligado a confesar al Rey nuestro señor, Su Católica Majestad don Felipe III, que “en Cataluña la tierra producía bandoleros como hongos” y “Que gozaban de la protección de los naturales del país y de las autoridades francesas cuando se refugiaban al otro lado de la frontera”.

Así, los próceres regionales catalanes pidieron al Rey más autonomía como remedio para combatir el bandolerismo que ellos mismos promovían o amparaban, pero a cambio don Felipe III les mandó a un nuevo virrey, el bizarro duque de Alburquerque, quien tuvo que recurrir a tropas leales no catalanas para poner un poco de orden. Sin embargo, su mayor éxito estratégico fue ganarse a la nobleza catalana ofreciéndoles botín y ganancias sin tantos peligros y zozobras como los obtenidos del bandolerismo. Alburquerque provocó así una escisión entre el bandolerismo popular y el aristocrático u oligárquico caciquil, persiguiendo al primero y haciendo la vista gorda con el segundo.

Por cierto que en esto seguimos cuatro siglos después. Más o menos la idea mohatrera sigue siendo mantener impune el acrisolado bandolerismo de la plutocracia catalana siempre que se guarde un cierto paripé de reconocimiento formal de la legalidad del Reino y mientras tanto jalear a covachuelistas, corchetes o escribanos contra el súbdito común: el honrado industrial, modesto artesano, voluntarioso comerciante o pacífico menestral.  Status quo secular que se ha puesto en peligro cuando Cara Pocha y demás supremacistas racistas narcisistas y desmelenados desafían la autoridad formal de Su Majestad, ¡qué tiempos los de la lucrativa collera Pujol Emérito! con resultado incierto para el futuro botín común.

Y he aquí que Purita, la sin par ministra de otro rey Felipe, pierde el culo para recuperar y pregonar urbi et orbi la vieja política del virrey de Felipe III. No para solidarizarse con los compatriotas perseguidos, insultados y humillados por sus correligionarios, ni menos disolver a los sediciosos mozos ni reponer el orden constitucional con tropas leales, sino ¡para ofrecer más comprensión, botín e impunidad a los bandoleros del lacito con los colores vaticanistas!

 

 

 

 

La Poesía es un arma cargada de futuro… O la Gobierna de Pedro

 

Si de mi baja lira…

Tanto pudiese el son que en un momento

aplacase la ira

del animoso viento

y la furia del mar y el movimiento

…..

no pienses que…

 

En la Canción V de su Ode ad florem gnidi, Garcilaso De la Vega introducía la palabra lira, nombre que identificaría a la famosa estrofa empleada por primera vez en español.

La lira era el instrumento musical que la Tradición órfica identificaba con la anatomía oculta del hombre, que luego Mozart asociaría a una flauta en su famosa ópera.

Tras el propio Garcilaso, la lira fue estrofa muy de moda en el Renacimiento, elegida por otros grandes poetas españoles como Juan de Yepes en sus maravillosas Canciones entre el Alma y su Esposo, una de las más altas cumbres de la Poesía española. La lira está formada por heptasílabos y endecasílabos en rima consonante aBabB, como sabemos. Suena muy bien, acaso por su armoniosa musicalidad, pues la ratio 7 /11 se asemeja al famoso número de oro que glosara Platón en el Timeo o Fra Luca Pacioli en su famoso tratado De Divina proportione, ilustrado nada menos que por el gran Leonardo.

La lira de ministros y ministras también ha sido adoptada por este improvisado y ágrafo vate surgido del tenebroso magma censorio, cual nueva Afrodita de las agitadas aguas del Mar Océano soplado por los vientos de los golpistas, los monopolios, Soros y el NOM.

Siete hombres, incluidos al menos dos homosexuales, y once mujeres, de las que se ignora cuáles constituyen tribada, forman la flamante lira gubernamental. Pedro, neo caprichoso Zeus, desde el Olimpo moncloaca y ayudado por sus solícitos Ganímedes, pastoreando y fecundando tan singular amén de abigarrado gineceo.

Pero, esta lira gubernamental, ¿a qué anatomía oculta obedece?

Es pronto para saberlo con certeza. Y mi bolita sabelotodo se muestra empañada por frío propio de este junio víctima del presunto calentamiento global (y del más cierto de las neuronas políticamente correctas). No parecería que esta nueva Gobierna imitadora de un Santa Agueda en Zamarramala fuese muy del gusto del pretendido Fundador, el ferrolano Pablo Iglesias Posse, pero es conocido que el socialismo actual, al menos en este desventurado Reino, ha renunciado a poner orden en los abusos del Capital. “Quien manda, manda...”

En efecto, el pertinaz socialismo borbónico, creo que para eso surgió ex nihilo, ha renunciado a la lucha contra la oligarquía y los monopolios propios y ajenos, autóctonos y alógenos, que le aúpan y financian, de modo que se conforma con establecer una nueva y feroz policía de costumbres como las que planteaban con rigor e intolerancia catalana los huele braguetas decimonónicos mozos de escuadra. Ni siquiera sigue a Gramsci, que tengo el honor de aclarar al nuevo ministro de Cultura, no era un contumaz tuitero o cantante rapero. Lo que se lleva ahora, por el contrario, y el neosocialismo de diseño sorosioano promueve en su tarea de destrucción la Nación, es la destrucción de la clase media incluida la trabajadora organizada. La devastación familiar, de la Cultura y de las Tradiciones nacionales, sacrificadas en holocausto globalista al NOM. Sin olvidar el fomento del aborto, la homosexualidad, el nazifeminismo, el analfabetismo funcional o la ignara zafiedad barriobajera.

Otra seña de identidad perdida del viejo socialismo entonces aún español era la de su radical oposición, su incompatibilidad ideológica con el rancio nacionalismo caciquil, la carcundia clerical refugiada en las podridas, supremacistas o simplemente racistas organizaciones nazionalistas periféricas de los Arana o Prat de la Riba hoy felizmente renovadas con el capitalismo de rapiña y el Ibex 35.

.. Y en ásperas montañas

con el suave canto enterneciese

las fieras alimañas…

No sabemos lo que hará con su suave voz doña Purita Batet, apellido de paradójicos recuerdos, porque tal era el de don Domingo, el general gobernador militar de Barcelona al que el valiente presidente republicano Lerroux ordenara en octubre de 1934 acabar manu militari con el criminal golpismo anti republicano del genocida Companys. Sin olvidar el futuro papel de la nueva ministra, íntima de Garzón querido Emilio, que sustituye en Justicia al ministro de las tragaperras y ha de tratar con el asunto de los (presuntos) golpistas y defraudadores enjaulados, entre otros desfalcos.

Sea como sea, se abre una nueva y entretenida etapa en la farsa borbónica. Pasen y vean.

¡Y cuidado con la cartera!

 

Posdata

Algún amable lector me pone de chupa de dómine alegando que no está el horno para bollos ni menos el patio para poesías ni juegos florales y que esperaba un texto más enjundioso, dentro de lo que cabe.

No sé si cabe poco o mucho porque cada uno tiene la minerva que tiene y lo que natura non da Salamanca non presta, y todo eso.

Ahora bien, está en mi libertad personal creer y practicar que es mejor tomarse las cosas de la vida con sentido del humor como Cervantes y con paciencia como Job.

En el texto ya se indicaban algunas pistas para el buen lector y entendedor acerca de las vinculaciones globalistas del nuevo Gobierno.

Los invitados a la reunión Bilderberg de este año en Turín, la ciudad del diablo, son Alberto Rivera y la ya casi asidua Soraya Sáenz de Santamaría. Que junto a la tradicional collera mohatrera de Botín y Cebrián forman el ilustre elenco de españoles electos.

Si se confirman las bendiciones de tan severo y encumbrado Club es muy probable que la Sorayita y el Albertito gobiernen (o hagan como que gobiernan) al alimón dentro de poco tiempo para lo que habrían de recibir las pertinentes instrucciones.

Pero Pedro Sánchez también tiene importantes vínculos globalistas.  En 2015 el Club ya habría decidido encaramarlo a la presidencia del Consejo de Su Majestad, subido a las espaldas del agente encubierto y disidente controlado made in USA Pablo Iglesias. No importaba que el suyo no fuese el partido más votado, regla que hasta ahora había sido seguida por el que venía formando gobierno. Antes la cosa falló pero ahora ya no, abigarrada censura mediante. Probablemente, salvo que los otros candidatos no pasen el examen veterinario y sean devueltos al corral o la nutricia rústica dehesa, o bien se decida acelerar el actual golpe de Estado en Cataluña o Vascongadas, la aventura gubernamental de Sánchez será de transición. En todo caso, parece que los Bilderberg no quieren elecciones este año.

Quien introdujera a Pedro Sánchez  en la órbita del Partido Demócrata americano parece que fue el ex ministro Carlos Westendorp, amigo del padre del hoy presidente censorio, quien le reclutó para su equipo y le introdujo en la órbita del Partido Demócrata a través del NDI o Instituto Nacional Demócrata para los Asuntos Internacionales presidido por Madeleine Albright. Se trata de una tapadera para poderosos lobbies en los que estarían detrás organizaciones de Soros o David Rockefeller.

Una excelente ventana de oportunidad para el intrépido socialista y de lucir méritos para los ojeadores del Club Bilderbrg. En el 2011, Pedro Sánchez colaboraba con este Instituto e iba con él como observador a Marruecos. En 2016, se fue a Washington a apoyar la campaña electoral de la satánica Hilaria Clinton. En 2017, Sánchez disertaba en Bruselas bajo el patrocinio de la NDI acerca de Política y Partidos políticos.

Si queremos intentar entender algo de lo que pasa debemos procurar elevar el horizonte. La verdad es que carecemos de auténtica soberanía. Debemos pensar que nuestro papel es de mera comparsa, el de una colonia imperial de segunda a la que las potencias mundiales colocan virreyes más o menos corruptos y con más o menos farsas, para satisfacer sus intereses.  Si bien, como eslabón débil, podemos ser usados como indefenso conejillo de Indias para provocar la destrucción nacional y la fragmentación territorial, si eso conviene a los intereses del NOM.

Así se explica que los cambios que suelen ser valorados con preocupación cuando no con indisimulado horror por parte de la gente común sean bendecidos con importantes subidas del IBEX y aplausos de las sociedades de valoración mohatrera compinches de las instituciones o agentes financieros internacionales globalistas.

O que personajes estultos o mercenarios, cuya mayor virtud o mérito conocidos sea la ambición, la hipocresía, la codicia o la ausencia de patriotismo o de cualquier ideología o valor moral o principio superior, sean milagrosamente aupados de la noche a la mañana gracias los media controlados por el sionismo u otras fuerzas imperialistas.

O que chusma como los corruptos golpistas catalanes se paseen impunemente por España y Europa, con el aplauso de los media y de mercenarios políticos basura de todo el continente.

Visto lo visto, seguramente es preferible la Poesía a la Prosa.

 

 

 

 

 

 

 

Se va el caimán…

Durante el fin de semana los gallinazos se metieron por los balcones de la casa presidencial, destrozaron a picotazos las mallas de alambre de las ventanas y removieron con sus alas el tiempo estancado de su interior, y en la madrugada del lunes la ciudad despertó de su letargo de siglos con una tibia y tierna brisa de muerto grande y de podrida grandeza….fue como penetrar en el ámbito de otra época  porque el aire era más tenue en el pozo de escombros de la vasta guarida del poder, y el silencio era más antiguo, y las cosas eran arduamente visibles en la luz decrépita…

 El general escudriña la penumbra de los ojos para adivinar lo no le dice.

 Al general le hacen reverencia por delante y le hacen pistola por detrás

 Les reconoció uno a uno con la memoria inapelable del rencor

 En sus palabras siempre había otra verdad detrás de la verdad

 Nadie se mueva, nadie respire, nadie viva sin mi permiso

 Y había tratado de compensar aquel destino infame con el culto abrasador del vicio solitario del poder… se había sobrepuesto a su avaricia febril y al miedo congénito sólo para conservar hasta el fin de los tiempos su bolita de vidrio en el puño sin saber que era un vicio sin término cuya saciedad generaba su propio apetito hasta el fin de los tiempos… había llegado sin asombro a la ficción de ignominia de mandar sin poder, de ser exaltado sin gloria, y de ser obedecido sin autoridad…   

 

 

Su cabeza befada por la sentencia estuvo tres días puesta sobre un cadalso con hopas amarillas, en la Plaza de Armas: el mismo auto mandaba hacer cuartos el tronco y repartirlos de frontera a frontera, de mar a mar. Zamalpoa y Nueva Cartagena, Puerto Colorado y Sanjenjo del Titipay, fueron las ciudades agraciadas. 

 

 

 

 

Se va el caimán con lágrimas de cocodrilo pero quedan los caimancitos

 

 

 

 

 

 

 

 

Pedro, sé fuerte

Hace pocos días hablaba de los Presupuestos Base Cero (PBC), de su sentido y como metodología para reasignar recursos desde el principio en casos de cambios radicales, en el sentido de raíz, de su estrategia.

Los últimos acontecimientos de la farsa parlamentaria con un aparente radical cambio de guión y desde luego de actores protagonistas presentes en el escenario, parecerían indicar que nos encontramos en una suerte de PBC del corrompido tinglado de la vieja farsa borbónica.

¿Qué está pasando?  Aún es pronto para saberlo porque siguen siendo muchas, demasiadas, las incógnitas. Serán los próximos acontecimientos los que podrán irnos revelando lo que en verdad ocurre y las razones últimas de tan audaz cambio.

Sin embargo, con toda precaución y provisionalidad, a la luz de lo que se está viendo,  cabría ir comentando algunas cuestiones.

¿Tenemos verdadera soberanía, o aquí se hace en lo fundamental lo que disponen agentes plutocráticos internacionales ligados al poder financiero y al emergente NOM?

Es decir, ¿cuáles son los márgenes de autonomía de nuestras bandas políticas?

El sistema político español, según proclaman los papeles oficiales, es una Monarquía parlamentaria. Pero en la práctica sabemos que no es así. Y el espectáculo de esta semana lo vuelve a corroborar. En realidad, en el Parlamento no se parlamenta nada. Los diputados de cuota dan al botón que les manda el capo o consiglieri de su banda respectiva. No hay lugar para los argumentos, la oratoria, para la capacidad de convencer, para el auténtico debate político. Son números no ideas. Las cosas se dirimen fuera del hemiciclo como corresponde a la verdadera naturaleza del régimen: una oligarquía corrupta, apátrida, mafiosa, prostituida o mercenaria, sensible al chantaje por sus delitos y desfalcos y volcada a la consecución de intereses ajenos al bien común de los ciudadanos españoles.

Las mohatreras agencias de riesgo y los especuladores internacionales ponen el pulgar hacia arriba o hacia abajo como cínico emperador romano en el circo para distracción del populacho votante para promover o corroborar los cambios de actores políticos, bizarros o cobardicas gladiadores, según convenga a sus intereses.  Desde este punto de vista el candidato Pablo Savona fue vetado por el agente globalista presidencial Sergio Mattarella y boicoteado en las bolsas mientras, al contrario, el demoledor candidato Sánchez, aparente rehén de las fuerzas destructoras de la nación es aplaudido con fuerza por estos mismos agentes.

Pero el cambio de actores, ¿es resultado de una simple inopinada conjura de los necios u obedece a un cambio premeditado?

Mariano venía a representar una especie de cervantina barbuda dueña doña Dolorida. Una madame de caderas altas que jugaba el papel de ofrecer cierta apariencia de respetabilidad al burdel mientras las putas hacían lo que les venía en gana. Pese a su impostada pose de dama respetable nunca se opuso a nada importante dirigido a la devastación. Su relación de traiciones y felonías es casi interminable. Dejó intacto el siniestro legado zapateríl de ingeniería social en promoción del aborto, la homosexualidad, el nazifeminismo, la devastación de la familia, colaboró con el enemigo para salvar la cara a ETA, se compinchó con sus benefactores de la carcundia clerical racista vascongada para sacar hasta los higadillos a los españoles. Protegió el golpe catalán, financiándolo y no oponiéndose a sus fechorías. Mariano practicaba una especie de lenta eutanasia de la nación española. El famoso calentamiento paulatino hasta cocer la rana sin que reaccione.

Pero el traidor ha sido a su vez traicionado. Por la carca clerigalla pro etarra vascongada y por su creación de laboratorio, la falsa izquierda podemita. Los cambios de actores en el escenario parecen indicar un cambio de ritmo. El apuntador de la farsa habría decidido que es el momento de agilizar el golpe catalán.  Y el de Vascongadas, Navarra, Valencia o Baleares. Sin olvidar la Galicia afín del telón del grelo y la “normalización” lingüística. Viene un futuro repunte de los tipos de interés y conviene un mayor aumento de la deuda soberana gracias a la barra libre del despropósito mediante normas onerosas demenciales como las que podría intentar la sublime pareja Pedro Pablo. Todo ello hasta que pueda producirse el temido petardazo al modo griego.

El momento de la barbuda dueña doña Dolorida, tan cínico, tan complaciente, tan eficaz en su labor de demolición pero sin embargo también demasiado lento, ya habría pasado. Pero el del posible recambio globalista, Alberto, nuestro Macron, aún no habría llegado.

Para el actual proceso en curso de destrucción de la Nación española ¿qué resulta más eficaz, mantener la mohatra borbónica y su bipartidismo imperfecto apoyado en el enemigo nacionalista o proceder ya a la liquidación definitiva?

Lo iremos viendo en los peligrosos aunque interesantes tiempos que se avecinan, o que se nos vienen encima.

 

 

 

La crisis italiana como apólogo para ingenuos

Enfrascados en la perpleja admiración de nuestro maravilloso ombligo no solemos prestar la atención que merece a los grandes problemas geoestratégicos ni siquiera a las significativas peripecias de nuestros países más próximos.

La noticia resultaría impensable aquí en el Reino de España: El Jefe de Estado italiano ha vetado a Pablo Savona candidato a ministro de Economía que había propuesto Giuseppe Conte el primer ministro encargado de formar gobierno. La razón de este veto presidencial italiano no es que tal personaje sea un racista, golpista, xenófobo que anuncia desde el pío púlpito parlamentario regional la destrucción de España con los medios que la propia Monarquía pone a su alcance. Alguien semejante a nuestro ilustre y honorable mafioso Joaquín Torra ratificado aquí en el cargo por nuestro Felipe VI con su bonita y audaz caligrafía borbónica.

No. El ministro vetado no quiere romper Italia ni menos llama subnormales para esclavizar a sus compatriotas. La razón del veto del presidente Sergio Mattarella es “proteger los ahorros de los italianos“ ya que el candidato propuesto para ministro de Economía se opone a la hegemonía del BCE y la Merkel sobre Italia y demás países mediterráneos de la UE. Tampoco es partidario del euro mientras no haya integración política europea real. Para este joven octogenario euroescéptico tal como funciona el tinglado actual sería parecido a los antiguos planes nazis de dominación, un arma de guerra para el sometimiento de los pueblos bajo la hegemonía alemana. Volver a la lira supondría intentar recuperar para los intereses de Italia la política monetaria.

El presidente italiano ha propuesto a Carlo Cottarelli ¡un tecnócrata ex directivo del Fondo Monetario Internacional! Conocido como Mister Recortes como nuevo candidato a primer ministro en lugar de Conte, dimitido a la sazón.  Una forma moderna de entender la democracia, que nos lleva a repasar la tipología del viejo Aristóteles.

Peculiaridades del sistema político italiano aparte, nos encontramos ante un importante e interesante debate con varias lecciones para España, donde nadie se cuestiona por cierto la hegemonía de la fhüresa Merkel, protectora del golpista Puigdemont.

Así pues, aumenta la incertidumbre en Italia al prolongarse la crisis de gobierno con la incógnita de hasta qué punto conserva su soberanía política.  Un asunto común a otros países de la UE, incluido el nuestro.

Aquí, en vez de proponer elecciones, el gran mirlo blanco de la política española acaso ganaría más ofreciéndose a la fhüresa o al filantropófago Soros para lo que gusten ordenar.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.