Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Ritos primaverales

Pese a que para el neo-marxista Mariano la economía es lo único importante, a cuyo arreglo dedica sus desvelos ente siesta y siesta, o mientras saca en procesión a la prima de riesgo, el caso es que permanece cierto fervor popular en ciudades andaluzas o castellanas para celebrar la Semana santa. Que es una fiesta astronómica en su origen que combina el Sol con la Luna.

Es sabido que el solsticio de invierno en el hemisferio boreal ha dado lugar a la Navidad cristiana, que fue fijada el 25 de diciembre por el Papa Julio I el año 337 como una adaptación del culto solar, del nacimiento del Sol en el solsticio de invierno, como encarnación o materialización del Verbo, Natalis solis invicti, celebrado popularmente con grandes juegos en el Circo. Cabe recordar el profundo sentido espiritual propio de los Misterios paganos tomado luego por el Cristianismo, que el nacimiento de la Luz posee para el alma humana. Sean figuras como Mitra, Horus o Jesús las representaciones simbólicas o históricas del Sol, lo importante es la propia renovación interior favorecida por la de la energía comunicada al planeta, el “tal como es arriba es abajo” de la tradición hermética.

Pero si la fiesta de la Navidad se asocia al Sol, la Semana santa tiene que ver también con la Luna. El punto vernal o equinoccio de primavera supone el punto de corte entre la eclíptica y el ecuador celeste. Trayectorias que forman en su intersección una especie de cruz en aspa o cruz de San Andrés.  Pero también se asocia a la Luna porque el domingo de Resurrección se fija por el primer domingo después del primer plenilunio tras el equinoccio de primavera.

Este año la Luna poco madrugadora hace que la Semana santa se celebre a mediados de abril.

En el lejano mundo mesopotámico de Sumer y Acad, origen remoto de muchas de nuestras tradiciones religiosas, la fiesta del Año Nuevo era precedida de una especie de Saturnales o Carnaval en los que dominaba el desorden y los demonios antes de que el Orden fuese luego así restaurado. La celebración del Año Nuevo tenía que ver con la renovación del fuego, como ahora también se produce con la del cirio pascual cristiano durante el sábado santo. Y también se celebraba la muerte y resurrección de un dios, Marduk, que descendía a los infiernos. Su estatua y la de la diosa eran colocadas juntas y salían en procesión. El rey presidía esta procesión hasta el llamado Bit Akitu, edificio que era un gran templo construido como imago mundi.

Pero esto de la Astronomía aunque esté en los orígenes de la fiesta, y como tal convenga recordarlo como curiosidad de vez en cuando, suele quedar un poco lejos para el respetable consumidor miembro de la generación más preparada de la historia española.

Así, este año durante la semana de preparación, en una especie de Cuaresma socialista, hemos disfrutado del misterio de las peripecias de Nuestra Señora de los desahucios con su posterior domingo de resurrección o de esperanza de los sucesivos realojos.

A la hora de elegir entre el Barrabás de hago lo que me da la gana que para eso mando yo o el sufrido Mesías del Estado de Derecho, la nueva Pilatas cohecha con Izquierda Unida, viola sus propias leyes y se lava las manos.

Andalucía ¡y Sevilla! …un gigantesco Monipodio irredento.

Pero, llegada la hora de la de verdad en la tierra de María Santísima, la emoción y el ambiente curiosamente erotizado de las procesiones en Sevilla es difícil de trasmitir al lector si no se ha vivido. Erotismo que acaso tiene que ver con el de los ritos de la hierogamia mesopotámica, sumeria o acádica, ya citados.

Aunque decía Álvaro Mutis que nos encontramos en el tiempo de la muerte del Espíritu, fuere como fuere la emoción vive en las abarrotadas calles que rodean la enorme catedral sevillana, no menos que entonces los de Bit Akitu.

Pero no escucharán por mucho que se explique que se trata de un ejemplo claro y probado de esa porfidización de las creencias que nos cuenta Spengler. Que estos rituales de la Semana santa de algún modo son anteriores al propio Cristianismo, que su origen remoto se encuentra hace muchos milenios y luego en la celebración de la Diosa Madre y del Dios Héroe sacrificado, propios de los diferentes Misterios del Paganismo iniciático.

En este tipo de rituales es la emoción lo que se mueve, se conmueve el corazón, aunque la razón y la cultura lo expliquen de una u otra manera.

Antiguamente los toreros de postín regalaban esmeraldas a la Virgen de la Esperanza Macarena en gratitud y homenaje por Su protección de las tarascadas del morlaco y como manifestación de prestigio social por sus éxitos y trofeos profesionales. Ahora con la modernidad de la más moderna modernez se busca la protección de escribanos, Alayas y corchetes por los cofrades de Susana Díaz, para librarse de las heridas causadas por EREs falsos o chanchullos diversos como el recientemente perpetrado por su ilustre y piadosa colega, la consejera de la Vivienda.

Mirad a las tres Marías / con sus cálices de plata / van recogiendo la sangre / que Jesucristo derrama”.

¿Quién cantará saetas desoladas por las esperanzas perdidas? ¿Dónde están las Marías con los cálices para recoger el futuro derramado?

Me temo que ¡soltad a Barrabás! solo la heroica jueza Alaya tendrá que desfilar de penitente dolorosa entre las iras del respetable y embrutecido público y las resabiadas urgencias de sus jefes.

Y parió la burra

Si la gran Minerva, diosa de la Sabiduría y protectora de las Artes, nació de la cabeza de Zeus con casco, armadura y lanza,  el PP de Mariano no va a ser menos exquisito ni milagroso. En efecto, la burra ha salido de cuentas y ha parido un simpático bebé muy rollizo y robusto. Ya criadito, con dientes, colmillos salomónicos y con barba amén de su considerable PIB petrolero algecireño y todo.

Confieso que esta vez no he acertado. Siempre pensé que el mejor candidato pepero con experiencia afín, amén de gran identificación con los valores y mañas de sus líderes, era su experimentado gerente y tesorero, don Luis Bárcenas. Uno de los mayores expertos peperos en finanzas internacionales, según se ha podido averiguar gracias a los desvelos de jueces y periodistas revoltosos.

Y lo de las finanzas es muy importante, cosa que conviene tener presente ahora que vienen nuevas elecciones que demostrarán una vez más que la gente carece de verdadera soberanía por mucho que cívica e inocentemente meta un papelito en una cajita llamada urna. Ya no se sabe bien dónde está la soberanía, desde luego no en los pueblos ni las naciones, en esta tenebrosa plutocracia internacional sin rostros. Pues la realidad, que apenas se quiere reconocer, es que con esta feroz y liberticida dictadura del dinero electrónico o virtual, que algunos con gran exageración y no menor imprecisión llaman eufemísticamente “los mercados”, la sociedad tal como la conocemos se encuentra gravemente amenazada. Y la clase media, su base y la de los sistemas políticos democráticos, en grave riesgo de extinción.

El dinero se manifiesta, aparece como una nueva hierofanía sagrada para reforzar o arruinar, según convenga a la plutocracia, al pseudo líder democrático local de turno. Anuncia la buena nueva de otros patrióticos recortes, nos roban por nuestro bien, hasta el total saqueo y ruina de las poblaciones. A veces, si la amenaza para los grandes intereses financieros es grave, apoyado por un oportuno golpe de Estado promovido desde el exterior con mercenarios no menos oportunamente aparecidos con arsenales de material militar calificados por los media de ciudadanos resistentes  o bizarros luchadores por la libertad.

Si existe la dictadura internacional real del dinero virtual, la UE carece de un verdadero sistema político democrático. Retóricas aparte, sólo se puede elegir a personajes de reparto, para hacer bulto, aunque oneroso, con sueldos de primeros actores. La democracia actual se ha reducido a un filfa, una representación teatral en forma de farsa aunque el final pueda llegar a ser una tragedia. Pero aquí nos entretenemos con poco. Somos como niños. Nos contentamos con ver si elegimos a la simpática criatura recién parida o a la señora con pinta de arrabalera y discurso necio.  O, ¡total, para lo que vale esto de las votaciones! aprovechamos para fastidiar a la querenciosa indolente burra recién parida o al Rasputín de andar conspirando por la Corte, mediante el muñeco de las bofetadas de sus títeres interpuestos.

Sin olvidar a los otros, los nuevos actores o minoritarios: el sufrido veterano prócer que, tras una dilatada trayectoria pública, no se digna sacrificarse por la patria europea si no se le paga el billete de clase business, no es cosa de viajar en clase turista rodeado de la plebe o populacho que le vota. Está también el abigarrado tenderete de gran espectro, como los antibióticos, recién estrenado por el joven ex abogado en excedencia de la Caixa. O, desde luego mucho mejor sin embargo, a Maite Pagaza que es toda una referencia de resistencia democrática antinacionalista histórica, una especie de Antígona vasca. Hoy en las listas de UPyD.

En España no disponemos de lúcidos grupos euroescépticos que denuncien la verdadera naturaleza de la farsa. Pero, el desdén con el desdén, siempre nos quedará la abstención.

Oficio de difuntos

Copio el título de esta breve nota al gran Arturo Uslar Pietri en su excelente aportación a la novela de dictadores o déspotas hispanoamericanos iniciada por nuestro genial Valle Inclán con su Tirano Banderas.  La dictadura con hisopos, singular aportación de la Cultura hispana a la Política universal.

Pero aquí, a diferencia del padre Alberto Solana de la obra del Premio Príncipe de Asturias de las Letras, el oficiante no parece tener miedo por verse obligado a hacer la glosa y loa del difunto.

Ahora no se trataba del dictador general Peláez sino del primer presidente del gobierno electo de la considerada, no sin exageración, Monarquía parlamentaria. Las represalias por lo que pueda decir nuestro cardenal en el adefesio de la Almudena, un templo sin Tradición orientado no hacía simbólico el sol naciente sino al no menos simbólico Palacio real, no tienen forma de balazos a quemarropa u obligados exilios preventivos, sino de cabreo e insultos por parte de la muy poco respetable casta política heredera del finado y traidora a su obra.

Prescindiendo del anacrónico sentido teocrático que pueda tener en un Estado no confesional una celebración religiosa en homenaje a un dirigente civil y democrático, acaso ya criticable en sí mismo, el acto de funeral resultó en cierto modo un  desenmascaramiento de la impostura de los compungidos acompañantes y plañideras reunidos para la ocasión.  Algo imperdonable. Y una imprudencia para el Régimen porque no conviene dar margen a quien puede explicar su visión de las cosas con sinceridad, para estar en paz con su conciencia o porque a cierta edad ya no hay más cucaña que subir. El cardenal hizo una alusión certera y oportuna por la fecha a la Historia de España y a la falta de verdadera y serena madurez para abordar su memoria. Y a que no conviene repetir los mismos errores si no se quieren repetir las mismas consecuencias. Cosa muy criticada por los impostores asistentes, entre los que se encontraban el golpista Mas y el sandio risueño guerra civilista ZP, ambos autores de actuaciones políticas devastadoras para nuestra convivencia y progreso en paz.

Coincide el acto fúnebre con la publicación de un importante y oportuno libro al parecer basado en el testimonio del propio fallecido, víctima de la infame oligarquía coronada que tan compungida lloraba con lágrimas de cocodrilo su muerte. Un libro demoledor, escrito no por el Maligno sino por una monja de La Obra de Dios. Un libro que debiera causar muchas dimisiones y retiradas políticas si hubiera un mínimo de decencia y dignidad ciudadanas, cosa incompatible en verdad como se ha comprobado, con los usos y costumbres de estos católicos reinos y de sus más encumbrados próceres.

Pero con el libro y su monjil autora se sigue la misma maña que con el difunto ayer homenajeado. El ninguneo y descalificación del autor que denuncia no ya la estulticia frontera de lo criminal de nuestra casta política sino también la falta del más mínimo propósito de enmienda. ¡Vade retro verdad! ¡Muera la inteligencia!

En busca de Estacio

Hoy que la libertad de pensamiento y de expresión se refugia en internet huyendo de la censura de los “media” controlados por la oligarquía borbonera resulta muy conveniente rescatar textos de nuestra picaresca.  Literatura costumbrista que constituye una de nuestras grandes aportaciones a la Cultura universal.

Y es que si hay algo permanente en estos católicos reinos a lo largo de los siglos y diversas circunstancias históricas es la corrupción, el puterío, la hipocresía, la idiocia e irresponsabilidad de los reyes. La venalidad y estulticia de nuestros más encumbrados próceres, la ignorancia de nuestros enmucetados. La doble moral. La religión como tapadera ideológica del crimen, la dominación y el saqueo de los súbditos.  La escandalosa corrupción de costumbres, en las que el pueblo llano, si podía, imitaba las fechorías y desenfreno de sus píos próceres.

Durante el reinado de Sus Católicas Majestades Felipe III y Felipe IV era común buscar cornudos consentidores que avalasen con su presencia las actividades non sanctas de sus esposas nominales.

Según Pyñeiro, citado por Deleito y Piñuela que es la fuente principal de esta entrada, se hacían escrituras públicas ante notario de venta de la honra de las doncellas. Quizás remedo de las cartas de mancebía tan comunes en la Edad Media, en Valladolid se celebraban escrituras públicas ante notario o escribano de mujeres que vendían su honor, real o hipotético, por sí o por medio de su madre, a un caballero acaudalado. “Una desposada por poder, tenía prometida a tres la segunda visita, que a todos traía engañados. En la ausencia del novio, fingió irle a ver, y escribió una de estas escrituras para ayuda de la dote, y como a la vuelta había de ver al contratante, hizo tres tratos, y, por ser amigos, los cumplió en la misma tarde y noche con los tres, para no descubrir el engaño antes de cobrar el salario”.

Pero se guardaban ciertas formas como corresponde a gente católica y piadosa. Así, fue muy comentado el caso un tal Joseph del Castillo que vivía a expensas de su devota consorte a la que dio de puñaladas por negarse a prostituirse durante el tiempo de Cuaresma.

Quevedo propugna que igual que hay judería haya también cornudería, aunque intuye que no va a poder habilitarse sitio para todos. Y razona en su Carta de un cornudo a otro: dicho usted que es cornudo sólo en ese lugar, donde es fuerza que todos acudan, y no aquí que nos quitamos la ganancia los unos a los otros. ¿Cómo piensa que está recibido esto de cornudar? Pues ya se hace inquisición para casarse uno, que después de darle el dote se obliga a hacelle cornudo dentro de tanto tiempo, y el marido escoge el género de gente con quien mejor le está, extranjeros, seglares o eclesiásticos…antes cuando en una provincia había dos cornudos se hundía el mundo. Y ahora, señor, no hay hombre bajo que no se meta a cornudo.

Pero es Salas y Barbadillo quien explica mejor el asunto en su novela dialogada o comedia en prosa titulada El sagaz Estacio, marido examinado.

Para poder ejercer su oficio sin zozobra las damas cortesanas buscaban un marido que no lo fuera sino de apariencia. Pero el matrimonio, si necesario, no dejaba de ser un remedio peligroso si al marido le daba el capricho de ejercer verdaderamente como tal.

De ahí que se hiciera un examen de aptitud y actitud al aspirante a marido cornudo antes de desposarse. No parece que el proceso fuera tan erudito como el indicado por don Juan Huarte de San Juan en su famoso Examen de ingenios, primer tratado de selección de personal conocido en Occidente, pero se miraba bien por el futuro formalmente en común.

En la obra de Salas, su protagonista una tal Marcella consulta con su amante el noble don Pedro y con sus criados de mayor confianza qué candidato debe ser elegido entre los muchos presentados para obtener el ambicionado puesto de marido cornudo consentidor. Un tal Estacio resulta seleccionado una vez que consigue demostrar sus conocimientos y experiencia afín para el mejor desempeño del cargo.

Luego, el tal Estacio le saldría un poco rana a Marcella y su amante don Pedro al ir por libre.

También fue célebre por entonces una celestina de nombre Margaritona, vieja trotaconventos que fuera detenida, ya octogenaria, por la Santa Inquisición con dos mil ducados escondidos y una pequeña joya de la contabilidad cuya exactitud y meticulosidad quisieran los esbirros de Montoro, los fabuladores de cifras del INE o la cotilla tropa perdicera: Un libro de pliego entero, hecho de retratos de su abecedario, número, calle y plaza de las mujeres que querían ser gozadas, donde iban los señores, y los que no lo eran también, a escoger, ojeando, la que más gusto les daba, donde se dice había gente de muy buen porte de todos los estados, y zurcidoras de honras tan bien como de paños desgarrados.

De vez en cuando Su Majestad Católica don Felipe IV, que llegaría a engendrar varias docenas de bastardos, todos sanos salvo su heredero legítimo, el tarado de Carlos II, se preocupaba administrativamente a veces y un poco tartufamente por la salud espiritual de sus súbditos: las mancebías sólo sirven de profanación, de abominaciones, escándalos e inquietudes y de traer divertida mucha gente infamemente: y porque no es justo dar lugar a esto en una república tan cristiana…Su Divina Majestad se irrita y ofende con ellos. Sin embargo, los clérigos más sensatos, sinceros y bien informados se oponían al cierre de las mancebías por considerarlas con prácticas y atinadas razones un mal menor.

Todas estas nobles aventuras de nuestra sin par picaresca no se limitan al ejercicio de tan pías y católicas costumbres eróticas sino que también tienen su trasfondo, su ser político. Desde este punto de vista, la beatificada Transición, tan de actualidad durante estos últimos días tras la muerte de uno de sus principales actores, al cabo vendría a representar la búsqueda del Estacio correspondiente que haga de buen tono y consienta la prostitución libre de riesgos y sobresaltos de nuestras piadosas oligarquías coronadas.

Un Estacio que ponga la respetabilidad, la legitimidad democrática, la cara y los cuernos para que la oligarquía nos siga explotando mientras se divierte.

De modo que con menor o mayor fortuna y capacidad de disimulo han ido desempeñando este bizarro cargo, nuestros validos sucesivos. Pero la astuta Marcella no le consintió a ninguno que fuera honrado y no se prestara al conchabamiento eliminando rápidamente a quien tal decencia pretendiera.

Otro sí digo.

Se ha sabido hoy domingo que Pilar Urbano revela graves acusaciones en su último libro sobre el protagonismo de Su Majestad en el golpe de Estado del 23 F y en la defenestración de un presidente que se negaba a hacer el papelón de Estacio de un modo voluntario y consciente.

“Barato, barato”

Decía Lao Tsé, hace ya nada menos que veintiséis siglos, que “cuando se vacía el corazón quedan los ritos”.

Un rito que aún se celebra sin desfallecimientos aunque haya perdido su razón de ser histórica es el Carnaval. Otro aún más anacrónico, desorbitado o descomunal, sino esperpéntico, es el llamado debate del estado de la nación, que este año forma parte de las ceremonias y procesiones del mismo.

Un pintoresco espectáculo mohatrero de nuestra más rancia picaresca representado por trileros, caballeros de mohatra y echacuervos. Falsas dueñas doña Doloridas barbudas especialistas en remendar virgos para venderlos una y otra vez a electores reincidentes. O viejas trotafaisanes que aguardan su turno. Tahúres que se saben sus propias trampas y mañas, amén de las del sus compañeros de timba. Que amagan fingidas riñas o desavenencias para desplumar al incauto que se acerca a mirar mientras le santiguan el bolsillo o le hacen una sirga, según especialidades hamponas y habilidades delictivas.

Y ¿luego qué? se preguntará el desocupado lector. Pues: luego . Salvo comprobar si sigue intacta en el bolsillo nuestra cartera. Seguro que no.

Mientras tanto, entre la Cariharta y la Gananciosa, el gran Monipodio se relame de gusto en Palacio.

De Bárcenas a Barcina, de Barcina a Bárcenas

No todo está perdido, por ahora. Aún existen escribanos y jueces que intentan cumplir con su deber: así, se pretende emplumar a directivos de la patriótica banca galleguista amiga y protegida de Feijóo. Veremos a ver qué pasa, porque lo cierto es que hasta ahora los principales reprimidos por las investigaciones relativas al saqueo de las Cajas han sido curiosamente los propios investigadores. Otra jueza heroica está tratando de identificar a los principales caciques beneficiarios de la corrupción asociada a las instituciones gallegas, donde la corrupción, como el gordo de navidad, está muy repartida. También hay que aplaudir que en un valiente auto judicial se responsabilice a los directivos de Adif del desastre ferroviario compostelano. El juez no cae en la trampa interesada de políticos, monopolios y prensa del Régimen, de hacer recaer solo en el piloto la responsabilidad del accidente cuando un buen número de malas decisiones políticas, empresariales o técnicas han contribuido sin duda a las importantes carencias de seguridad que están en el origen mediato del terrible siniestro.

Pero no deja de ser notable que la corrupción del partido gobernante se trate de acotar en el malvado Bárcenas. De momento, y de modo harto sospechoso, es el único alto cargo o directivo del PP en prisión. Inasequible al desaliento, ahí está el jefe de Bárcenas: “Sé fuerte” (no te vayas a ir de la lengua antes de que lo “arreglemos”), disfrutando de su Segundo Año Triunfal de Feliz Gobernación dando lecciones de moral, humillando a España y arruinando a la clase media, mientras que el mártir por la Causa que les proporcionaba los sobres está en la trena. En lo de Bárcenas, como en el caso del ilustre duque de Palma, es presumible que si nuestros heroicos próceres de la política o de la empresa de libre mercado les entregaban a discreción el dinero de los demás, no era por su cara bonita sino por lo que representaban. Pero con el precedente de lo ocurrido al juez Silva, que había osado meter al amigo de Aznar un rato en chirona, los jueces que investigan ambos casos hermanos deben estar sintiendo el pútrido aliento del Régimen en el cogote.

Se observa cada día, perdida ya nuestra capacidad de asombrarnos tras cada nueva fechoría político monopolística sindical que vamos conociendo, como la indigencia intelectual y moral es la verdadera base de nuestro sistema político. La corrupción no es una excepción más o menos extendida, sino el mismo núcleo duro del sistema. Es consustancial a él y aumenta con la descomunal masa corruptible del nefasto y despilfarrador tinglado autonómico. Y lo primero que se corrompe es el entendimiento.  Claro que la nula educación cívica y moral ciudadana del pueblo español domesticado durante siglos con el viva as caenas es parte imprescindible en el mantenimiento de este saqueo permanente y de esta humillación a nuestra abandonada condición ciudadana de hombres libres.

Surgen nuevos y nuevos escándalos de modo que uno tapa al anterior. Que a su vez será tapado por el siguiente. Una pesadilla que parece un adenda narrativa al Rinconete y Cortadillo cervantino, en la que acaso la única duda es identificar al verdadero Monipodio auténtico jefe o jayán de popa de la banda. Un llamado Tribunal constitucional que sin empacho es capaz de proclamar la inconstitucionalidad de la propia constitución. Ahí van leyes do quieren reyes. Un candidato digital para la taifa andaluza, hombre de confianza de la miope ministra del Jaguar, con gran capacidad de fabulación curricular y democráticamente elegido por el excelentísimo señor jefe de Bárcenas. Una general secretaria, la soberbia señora de López del Hierro, que pese a ser humillada en público no se digna dimitir ni menos decir esta boca es mía. La hipócrita demagogia de pretender que se respeten las fronteras y luego poner en la picota a los que las defienden con los medios que disponen, sin denunciar a los que las violan o a sus cómplices o promotores del sultanato hermano.

El ¿último? episodio importante es el del caso Barcina. De repente, ¡quién lo hubiera imaginado! los chicos de Rubalcaba, el del Faisán, se acuerdan que está feo que existan gobiernos corruptos y se disponen a intentar derribarlos. No, no me refiero a la ejemplar Andalucía, la patria de María Santísima y del socialismo indígena made in USA, felizmente gobernada por esa modélica Junta de tan buena gestión y bien hacer, maravilla de propios y extraños, sino a…¡los navarros!

Navarra constituye una especie de paraíso fiscal consentido legalmente dentro de esta cueva arrebatacapas. Mantiene un privilegio medieval que nos recuerda que no todos los españoles somos iguales ante la ley.  Y, al parecer, superado en falso el anterior con un no sé qué de dietas para los heroicos consejeros de la Caja, incluidos los más altos próceres y próceras políticos, el escándalo que ahora preocupa y escandaliza a los socialistas navarros tendría que ver no tanto con la propia existencia de tal antigualla fiscal insultante para el resto de los españoles, sino con el funcionamiento de la Hacienda Foral. A la que se acusa de haber dado trato de favor al Opus Dei y otras sacrosantas instituciones indígenas.

Es tanta su preocupación por el bien común y la felicidad y prosperidad de los ciudadanos que estos bienhechores socialistas no dudan en unirse a los representantes de ETA para defender los fueros y demás pías tradiciones locales.

Por su parte, al gobierno de los supuestos “buenos” parece que se les olvida que en ciertos sitios especialmente atacados por el enemigo aún es más necesario aumentar la ejemplaridad de las propias actuaciones. Porque mucha gente está harta y ya no cuela el socorrido si no me votas a mí viene el lobo, pretexto espantaviejas electoral habitual de ineptos, trileros, golfos y maleantes.

Al jefe de Bárcenas se le abre otro nuevo frente en la privilegiada Navarra foral.

(Continuará)

La encrucijada de Cadalso

Todo Occidente y desde luego nuestra querida y pobre España, parecen hallarse en una importante encrucijada como tantas otras veces a lo largo de la historia.

Son caminos que se bifurcan: una de las rutas a seguir es la del esfuerzo individual y de la sociedad en su conjunto para sacar adelante las cosas. Es, pues, la de la libertad, la inteligencia, la responsabilidad, la investigación y el desarrollo de las potencialidades. Difícil, lenta pero segura y acaso la única verdadera. Pero esta ruta ha sido muchas veces preterida en España, donde frecuentemente se ha favorecido el modelo opuesto.

La de ahora no es la primera vez. En las lúcidas pero amargas palabras de Cadalso:

Pide a Dios te dé un hijo tonto; verás qué vejez tan descansada y honorífica nos da. Heredará a todos sus tíos y abuelos, y tendrá una robusta salud. Hará una boda ventajosa y una fortuna brillante. Será reverenciado en el pueblo y favorecido por los poderosos; y moriremos llenos de conveniencias.

 Pero si el hijo saliese con talento ¡cuánta pesadumbre ha de prepararnos!….. cuando veo que Miguel de Cervantes ha sido tan desconocido después de muerto como fue infeliz mientras vivía… que este ingenio, autor de una de las pocas obras originales que hay en el mundo, pasó su vida parte en el hospital, parte en la cárcel, y parte en las filas de una compañía como soldado raso, digo que Nuño tiene razón en no querer que sus hijos aprendan a leer.”

Esta segunda ruta, la de mantener y fomentar el embrutecimiento general, es una tentación fácil y hasta ahora exitosa para ciertos poderes políticos, empresariales, religiosos o mediáticos actuales pero condena el futuro. La deuda crece y con ella las esperanzas menguan. Buena parte del tinglado presente parece basarse en el predominio de esta segunda alternativa cadalsiana, la de ser tonto y no aprender a leer. En educación, prensa, cultura, economía o finanzas. Y en política.

Las campañas electorales parece que se hacen buscando el voto del tonto de Cadalso. Se ofrecen al consumidor productos light, sin colorantes ni aditivos confesados. Además la etiqueta con la composición del producto suele ser falsa. Unos compran la misma marca de sus abuelos sea cual sea el contenido de la mercancía o el tiempo que haya pasado desde que caducó su fecha. El ZP o Mariano de turno nos mienten y arruinan con desparpajo como si estuvieran abducidos por la oligarquía coronada o porque en su vida hubieran hecho otra cosa. Otros prefieren marcas blancas aunque producidas en la misma factoría.

La Monarquía tiene la generosa liberalidad de permitirnos escoger sus validos de turno, entre los candidatos mohatreros que coloca en el escaparate del zoco. Al valido y éste a su cuadrilla, ayer lo del candidato andaluz fue primoroso, que van a poner cara al fatal saqueo y humillación ciudadana de los siguientes años.

Votar o no votar, he aquí el dilema? Pero, ¿No se puede elegir entre decencia y corrupción? ¿Entre Libertad o esclavitud?

Sin embargo, la situación en España está cada vez más volátil. Y más peligrosa para el bienestar y la libertad. Cualquier Gamonal puede llevar a una revuelta más o menos ciega.

Cabe pensar que en la presente crisis de civilización, el Arte, la Cultura y la Política están malheridas quizás ya hayan muerto, al menos como las veníamos entendiendo en Occidente, pero también hay mucho tonto que cree que los otros lo somos más.

La princesa presunta declara

Esta misma mañana, con gran aparato policial de cientos de policías y agentes secretos movilizados para defender a la presunta de las justas iras del saqueado y humillado pueblo soberano reunido para la ocasión al olor del abucheo, la risueña Princesa presunta ha acudido a declarar voluntariamente, como un ciudadano más, al juzgado de Mallorca que investiga sus actividades.

A las puertas, la Princesa presunta fue recibida por el cortejo infinito de picapleitos y consigleri separatistas catalanes contratados con cargo al erario, junto con el fiscal defensor, abogados del Estado soy yo e inspectores de Hacienda quienes jalearon y dieron vítores de júbilo por la gran llaneza, desparpajo y campechanía demostrados por tan digna hija de su augusto padre.

Ya dentro del juzgado, y con las cámaras prohibidas para no molestarla, la Princesa presunta declara ante el juez que ella no sabía nada. Era su Amor ducal querido quien compraba las armas y municiones y quien luego disparaba en los asaltos. En realidad, que ella era una joven de espíritu puro y pensamientos elevados (mide más de 1,80), que estaba muy enamorada de su malvado maromo padre de sus rubias criaturitas y que es un poco lerda, semianalfabeta funcional y pertenece a una familia de inmigrantes tarados, muy desestructurada, con fracaso escolar, en grave riesgo de exclusión social e incapaz de distinguir el bien y el mal.  Y que no se acuerda de nada. Y también que no tenía móvil para los crímenes que la imputan y que para qué iba ella a asaltar más bancos o presupuestos si ya era una de las directivas mejor pagadas de la Caixa catalana. Y que engañar a Hacienda es cosa muy ejemplar vistos los abusos confiscatorios de Montoro & Asociados y que como dicen en la tele que Hacienda somos todos que en patriótica consecuencia ella ya se quedaba su parte y lo que podía de la de los demás.

No sabemos si tan contundentes argumentos esgrimidos por la Princesa presunta habrán conmovido a Su Señoría.

(Seguiremos informando).

Lo del PP en Valladolid explicado con viñetas

(“Yo no valgo para Palacio porque no sé lisonjear y tengo vergüenza”)

 

 

 

El exordio del pregón con el programa de festejos fue muy contestado por el nutrido respetable público ansioso de solaz y sana diversión

 

 

 

La cosa se inició con un slogan de la Gran Secretaria General: Nosotros o el caos, que fue muy celebrado por el numeroso y enfervorizado público aunque la mayoría de los presentes y todos los ausentes no observaban ninguna diferencia entre una cosa y la otra

 

 

 

El Gran Timonel estaba deseoso de revelar sus más íntimos pensamientos o al menos ocurrencias por lo que se dignó exponer la naturaleza última del nuevo centrismo pepero en Cataluña y Vascongadas, sin olvidar las subidas de diezmos, tasas y exacciones fiscales que están haciendo posible tanta maravilla que asombra a propios y extraños.

 

 

 

Ya puestos, aguantando la risa con meritorio esfuerzo, el Gran Timonel explicó muy serio puesto en razón que la crisis había tocado fondo y que la prueba estaba en que el compañero Bárcenas ya no repartía sobres

 

 

Otro gran logro de gobierno y órganos reguladores satélites, merecedor de especial reseña y alabanza, es que la llamada prima de riesgo está contenida y la bolsa se ha convertido ya en algo parecido a una timba de tahúres por lo que se puede desplumar impunemente a ingenuos o desavisados con el consiguiente incremento del Producto Nacional Bruto, aunque menos que parejo que el de la deuda.

 

 

A dúo con la ministra Báñez, el Gran Timonel explica a continuación que lo del paro puede arreglarse con nuevas y enérgicas medidas administrativas. Y que no hay que dramatizar puesto que está todo previsto: si acaso fallan, no se debe olvidar la ley de los rendimientos decrecientes y que cuando todo el mundo esté desempleado o exilado o muerto por hambre resultará imposible que aumente el paro.

 

 

El Gran Timonel que se sacrifica por nuestro bien explicó que lo del futuro no era para tanto, que la verdad sin propaganda ninguna es que a ellos les iba de maravilla. No hay más que ver al marido de mi dilecta y eficaz colaboradora Mari Cospe, aquí sentado a mi vera.

 

 

 

El gran Timonel inició la campaña electoral con más promesas y vaticinios y parpadeando con fruición.

 

 

 

 

 

A continuación el Gran Timonel expuso su programa electoral que viene a ser el mismo anteriormente incumplido.  La principal novedad resultó ser que se ofreció, junto con el obsequioso ministro Gallardón, para llevar a declarar a la princesa a la sillita a la reina.

 

 

 

El Líder Máximo justifica su ninguneo o represión de jueces, prensa y periodistas desafectos o revoltosos por la necesidad de consecución del bien común y la mejor estabilidad del régimen de su digna administración

 

 

 

Luego el Altísimo justificaba el sabotaje de la sanidad pública para favorecer a amigos, sponsores y monopolios afines. Es la última desamortización que podemos pillar del arrumbado patrimonio nacional y en ello estamos, inasequibles al desaliento ni a las protestas.

 

 

La nueva ley de inseguridad ciudadana debe resaltarse como un gran logro del segundo año triunfal de la Feliz Gobernación del Sabio Cara Pocha.  Si el gobierno del mandarín Felipe dio una patada en la puerta nosotros le superaremos, como no podía ser menos, dando una patada en la boca

 

 

Para finalizar su extraordinaria intervención jaleada por el alabancioso, turiferario, culto y docto auditorio, el Gran Jefe anunció su estrategia secreta de que, si pese a sus sabias y astutas previsiones la cosa no se arregla, promoverá un gobierno de sálvese quien pueda

 

 

 

 

 

NOTA:

Puede que hayan acontecido otros sucesos dignos de mención en la representación vallisoletana pero lo cierto es que ya no me quedan más viñetas, obtenidas de varias portadas de Hermano Lobo, extraordinaria revista de humor de tiempos del difunto caudillo.

Costuras en el tiempo: Turismo literario y esotérico

Los viajes suelen tener un componente de simbolismo iniciático asociados al devenir de nuestra vida y de la conciencia. Obras literarias tan antiguas como La Odisea, La Eneida o Los Argonautas se refieren a peripecias de viajes que si bien suceden en un determinado paisaje o entorno geográficos, acontecen espiritualmente en realidad en los territorios explorados o ignotos del alma humana. Dante en la Comedía, Goethe con su doctor Fausto o nuestro gran Cervantes con El Quijote se refieren en verdad a ese mundo interno so pretexto de pasear a sus héroes por el Hades o los Campos Elíseos, gabinetes de estudio y laboratorios de alquimistas o llanuras y cuevas manchegas y ríos o playas aragonesas.

En ocasiones, el viaje es una condena, una especie de maldición. Así, El Holandés errante se ve obligado a realizar nuevas singladuras mientras no logre ser rescatado por el amor de una mujer.

A veces el paisaje es una ciudad como el Dublín del Ulises joyceano. El Oviedo vetusto de La Regenta clariniana. O el Toledo del Ángel Guerra galdosiano o de La Catedral blasquiana y la Venecia del Otelo o el Mercader shakesperianos.

Una ciudad que despierta emociones y sentimientos dormidos como Jerusalén en el alma atormentada de Pierre Loti, quien nos advierte: “realmente mi libro no podrá ser leído ni tolerado más que por aquellos que perecen por haber logrado y perdido la última esperanza, por quienes siempre incrédulos, como yo, vengan aún al Santo Sepulcro, llenos de lágrimas los ojos y el corazón de plegarias…”.

El simbolismo iniciático mueve el mundo de la emoción. Y anima al lector a realizar su propio viaje. Que puede quedarse en lo meramente externo, lo exotérico si sólo se fija en lo formal, en estar donde tal personaje de ficción ha estado. Se pueden coleccionar así experiencias como si fueran fotografías.

“Yo también he estado viendo La Gioconda en El Louvre, cerca de donde asesinaron al personaje del código Da Vincí”.

“Yo visité La Cueva de Montesinos, que por cierto estaba toda llena de basura con el descuido con el que los españoles tratamos nuestros tesoros”

“Pues yo he estado dentro del sarcófago de la cámara del rey de la gran pirámide, cuando salí canté mantras rosacruces y fui muy aplaudido por unos turistas japoneses que creían que el espectáculo estaba incluido en el precio del billete de entrada”.

“Yo me encontré al fantasma de Kafka vagando junto al Moldava cuando regresaba de la calle de los alquimistas.  Y entonces Praga no era la ciudad turística de ahora sino que estaba medio perdida en la niebla del comunismo.  Me resultó insólito cuando al entrar en San Vito el órgano se puso a tocar y la música se transformó en luz. Entonces tuve la certeza de que la dominación comunista iba a caer y que a mi me iba a dar tiempo a verlo”.

“Pues a mí me resultó muy impactante la bajada a la tumba del misterioso Pakal dentro de la Pirámide en el Palenque maya, hoy en el estado mejicano de Chiapas. Se tiene la sensación de que las cosas no cuadran. Que algo no encaja en la Historia oficial que nos han contado”.

Pero las criaturas que iniciaron a don Quijote en el mundo mágico no estaban en realidad en la cueva albaceteña cercana a Osa de Montiel sino en el mundo astral, por eso el viajero puede quedarse decepcionado sino se le muestran también a él Belerma, ni el viejo Montesinos, ni el cortejo astral tan parecido al de la Santa Compaña. Y es que no todos pueden o merecen ver con los ojos del alma el corazón amojamado del caballero Durandarte, ni son admitidos a observar esa especie de tenida masónica en que se muestra humorísticamente la Tradición a un asombrado don Quijote.

Como no todos pueden ver como Bécquer la descomunal batalla en el Monte de las Ánimas de Soria en un paisaje próximo a San Juan de Duero, donde se iniciaron tantos caballeros sanjuanistas y junto al camino de álamos cantores donde Antonio Machado recién iniciado al mundo del Amor  paseaba de la mano de su amada. Y es que es el Poeta quien puede vivir la Poesía.

Pero a veces también hay chascos más que notables. En el centro de Sicilia se encuentra el lago Pergusa donde la leyenda de Eleusis, que dio pie a una de las instituciones más importantes de la cultura occidental, cuenta que fuera raptada Perséfone o Proserpina, la hija de Demeter. Pero hoy queda poco poético de esa bella peripecia de la caída del alma en la materia. Donde la doncella cogía flores acompañada de varias ninfas mientras escuchaba el canto de los pájaros y disfrutaba de los aromas primaverales, hoy existe un ruidoso circuito de carreras de motos.

Volviendo a España, cabe recordar el luminoso y milenario Cádiz donde Inesilla esperaba el retorno de Gabriel Araceli o en cuyo puerto Prim y Topete iban a proclamar la Gloriosa. O la Sevilla de Monipodios y garduñas. O la Salamanca dorada escenario de tantas peripecias de nuestra picaresca.

Sin embargo, entre los pioneros en este tipo de turismo podemos recordar al cura heterodoxo catalán Jacinto Verdaguer y al sabio polígrafo masón y teósofo extremeño Marío Roso de Luna, autor de libros como El tesoro de los lagos de Somiedo, o De Sevilla al Yucatán. O la hermosa historia del templario Ginés de Lara por la sierra burgalesa de la Demanda (del santo Grial). Ambos autores grandes admiradores de la obra de Ricardo Wagner el gran mitólogo y renovador de la tradición estética mistérica moderna.

Para mosén Verdaguer, el Canigó forma parte de la columna vertebral de Cataluña, aunque ahora pertenezca al territorio francés del Rosellón, y representa un espacio sagrado, mítico, como la montaña del grial del Parsifal wagneriano, donde mora el mundo de “la cosa en sí”. El mundo de la Voluntad schopenhaueriana donde espacio y tiempo se confunden.

Y si la obra de Verdaguer no puede ocultar su inspiración en la última ópera wagneriana, su primera versión en lengua española realizada por el Conde de Cedillo en 1898  incluye un interesante apéndice en que el sensible traductor se sincera: “desde que conocí el Canigó de Verdaguer, ardía en deseos de conocer el otro, el auténtico, el monte de las hadas y de las leyendas”. Y allí que fue el bueno del conde dejándonos un hermoso testimonio de su peripecia viajera en el que no faltan descripciones de los valores ecológicos del lugar.

Parece ser que el último grito en estas actividades turístico literarias es la visita al Marruecos recreado en la exitosa serie El Tiempo entre Costuras. No hay mal que por bien no venga cuando interesantes personajes como Beigbeder pueden llegar a formar parte de la cultura popular rematando costuras en el tiempo.

Pero en esta sociedad de consumo existe, como no podía ser menos por otra parte, un esoterismo de mercancía. Un esoterismo para guiris. Pues muchos de los residentes en los lugares famosos no aciertan a comprender los tesoros de su propia tierra salvo en que ahora son fuente de ingresos. Y no sólo en países pobres, en España aunque las cosas han cambiado a mejor, muchos rincones evocadores se han salvado gracias a ciertos extranjeros sensibles que han posibilitado que aún puedan hacer revivir ante nuestros ojos escenas maravillosas. Por los años veinte del pasado siglo aprovechando el tirón de certámenes internacionales se intentó hacer cierta propaganda interna de la ruta estimada del Quijote, pero la acidia reinante hizo que todo quedara en fárfara. Ni siquiera llegó a publicarse una prometida Guía de La Mancha. Las fotografías de entonces, como esta del supuesto palacio de Dulcinea,  indican el grado de postración de la mayor parte del mundo rural de la época y probablemente explican mejor que el discurso más elocuente las razones profundas por las que fracasaría la segunda experiencia republicana española.

Si antaño eran la pobreza y el abandono los principales enemigos, luego serían la especulación, la ignorancia y el mal gusto de propietarios y arquitectos los que pondrían en grave riesgo nuestro patrimonio.

Hogaño, con motivo del Cuarto Centenario de la gran obra cervantina, la moda toma el relevo del jacobeo y el camino de Santiago. Este año toca El Quijote por lo que es de buen tono visitar el escenario de sus peripecias geográficas. Aunque las ventas y posadas han mejorado notablemente desde los tiempos en que el genial hidalgo manco y pobre recorría las tierras manchegas o las de Aragón, y ya no hay tantos bandoleros a la espera de quienes abandonaban el camino real, hay que tener cuidado con otra clase de atracos. Ojalá se pudiera seguir también el escenario de la peripecia de su conciencia.

Y es que aunque fuera en la ergástula o sótano de la casa del cacique Medrano en Argamasilla de Alba donde la tradición cuenta que Cervantes había sido encerrado como castigo por piropear a una hermosa dama que resultó pariente del alcalde y donde empezó a escribir El Quijote, la verdad es que toda gran obra espiritual nace aprovechando la luz que penetra entre las rendijas de la cárcel de la Materia. Y, que como ya sabía Platón y nuestro héroe puede corroborar con esta anécdota, la emoción que la Belleza produce es el mejor acicate para emprender el camino hacia lo más elevado de la Vida.

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.