Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

A la que eligió un capón

ESPECIAL ELECCIONES

Corrido y confuso me hallo

Por vos en esta ocasión

Que os quedéis con un capón

Por descartaros de un gallo.

galloNo hayáis miedo que se alabe

Que la argolla juega a solas

Mas, faltándole las bolas

¿qué importa que diga cabe?

Reloj en torre empinado

Es vuestro capón, princesa

Pero sin ninguna pesa

¿de que sirve el mazo alzado?

 

 

¿De qué sirven tantos bríos

Si en vuestro jardín de gloria

Han de subir de su noria

Los arcaduces vacíos?

Adán y Eva. Baccio Bandinelli

Si es todo vuestro regalo

El capón que cacarea

Hisopo largo de aldea

Sin barbas y todo palo.

Cuando en vuestro capón pienso

Pienso y no pienso mal

Que tenéis cirio pascual

Sin las bolillas de incienso

 

Vos mejoráis de ventura

Que su merced pueda y manda

Y teniendo capa blanda

Tendréis también capadura.

 

 

Gramsci y el voto de la lamprea

Suenan las campanas a arrebato llamando a acudir a la cosa de las votaciones. Una nueva plaga, más temible que un nublado o que la invasión de la langosta, porque gane quien gane tales votaciones, con o sin cireneos electrónicos, los ciudadanos españoles siempre pierden, ya que el sustancioso botín en disputa en esa merienda de galleguistas se hace a su cargo.

procesion electoralLa CCAA gallega, no solo es un aparato político sino que también organiza el consentimiento hacia su dominación. La ideología dominante aquí se basa en dos aspectos complementarios: el poder del dinero y su aliado local, el galleguismo más o menos miope o tribal, desde luego despótico y sectario como instrumento, sustitutivo de la ciudadanía española en Galicia, y decidido arrebañador sino saqueador de los presupuestos oficiales de la Junta.

Para entenderlo mejor conviene aplicar la gramsciana Teoría del Poder cultural. La Junta se beneficia de un poder cultural, de la adhesión de los espíritus a una determinada forma de concebir el mundo que le consolida y justifica. La propaganda y la deformación sectaria de la escuela constituyen modos de manipulación de esos espíritus, de su persuasión permanente.

La mayoría ideológica o psicológica asimilada es más importante que la parlamentaria, porque esta sin mantener también la primera no suele durar mucho. Por eso esa ideología galleguista o indigenista es defendida en la práctica por todas las formaciones políticas más allá de su hipotética coherencia. El rentable y socorrido Castelao los cría y la querencia del negocio del ordeño de los presupuestos los junta. La alternativa de los derechos civiles de la ciudadanía, en realidad ligada a la Cultura de España y lo español, está preterida, ninguneada, ridiculizada, sino directamente perseguida o proscrita de modo más o menos despótico. Si votar valiera para algo verdaderamente importante o decisivo creo que no nos dejarían. Pero ser callado o callarse de forma voluntaria sirve para aumentar el poder de los que hablan y tienen los medios para hablar. Todo depende de todo, de modo que cada nueva votación resulta fatalmente funesta pues sirve para apretar más, para dar otra vuelta de tuerca al grillete que margina y oprime a los ciudadanos españoles que viven en Galicia. En efecto, terrible dilema para el ciudadano es el tener que elegir entre caciques u hordas, ambos dispuestos a confiscar su nacionalidad española. El votar una y otra vez al considerado mal menor, no hace sino que se vayan acumulando sucesivos males hasta el desastre que ahora disfrutamos.

El acomplejado galleguismo oficial se gasta los presupuestos que le trasfieren desde el resto de España en blindarse a sí mismo. El BNGgalleguismo no es solo una lacra del Bloque o pelouro nacionalista de la estrella invertida, ni de las nuevas hordas mareadas o por marear. Ni de sus incoherentes cómplices del clásico socialismo internacionalista que consideraba el lío autonomista como maña o granjería de caciques, sino que por desgracia para España y los españoles también es bandera de corso, coartada del llamado PP de Galicia y no, en Galicia. Un pretexto para mantener los privilegios y actividades de oligarcas sin patriotismo que, para nuestra desgracia, resultan ser las contrarias a los derechos civiles, el sentido común y el bienestar social.

El tinglado autonómico gallego tiene su cosa mohatrera para el blanqueo de sus vicios gracias a una prensa del movimiento galleguista del te aplaudo y “tente mientras cobro” o bien, te pongo a parir hasta que me pagues. Junto con una telegaita desafinada y ruinosa, para que todo esté atado y bien atado. Pero también hay importantes “mejoras” históricas al modelo como el plagio de la liberticida normalización lingüística catalana cuyos excesos el PP no sólo se niega a corregir sino que fomenta de tapadillo. Y una lengua oficial o eclesiástica para oficiar como el viejo latín de las ciudades levíticas.

La neolingua gallega, criatura no natural, invento trasgénico orwelliano perpetrado por académicos, domadores de palabras y salteadores de presupuestos, tan lejos del gallego popular de parroquias y marineros. Y con un fin no confesado, conseguir el anhelo del decimonónico nacionalista Brañas: que todos los empleos oficiales sean para gallegos. Autarquía cultural pura y dura. Voluntaria, e inepta para resolver verdaderos problemas porque sabemos que entre adiabáticas ningún sistema puede generar trabajo útil indefinidamente. Pero con una diferencia notable: en los tiempos de don Alfredo, tan bien narrados por la eximia doña Emilia, los Trampetas de turno se pagaban mayormente sus propias redes clientelares caciquiles y ahora, con la cosa esta del progreso, las pagamos a escote entre todos los españoles desde el erario.

Pero desde la perspectiva gramsciana del Poder cultural el asunto es aún más repugnante cuando Galicia puede enorgullecerse de isla mar rojo wenceslaohaber dado grandes figuras a la Cultura y la Literatura española, hoy bochornosamente preteridos sino ninguneados por la funesta banda sectaria, cínica y semianalfabeta que controla la Política regional. Ni la Literatura ni la Cultura española podrían entenderse sin grandes genialidades consagradas como Valle, Torrente Ballester, Fernández Flórez, la Pardo Bazán, Valente, sin olvidar, entre otros muchos que el lector tendrá en mente, a Camba o a don Camilo, el del Premio.

Parafraseando a un noble e impenitente luchador contra los abusos de la oligarquía y del caciquismo, don Joaquín Costa, habría que echar siete llaves al sepulcro de Castelao. ¿Y echarlos al mar?

Lo mejor desde el punto de vista de la promoción de los derechos civiles y del aseguramiento de las prestaciones sociales, pensiones, educación, sanidad sería acabar con todos los ruinosos, sino incluso liberticidas, parlamentos regionales. Hoy, al final de la escapada de la chapucera Transición no va quedando más remedio que elegir entre lo uno o lo otro.

¡Veciños, veciños, roubaron o Corpo santo!

El verano coruñés es espantadizo y rara vez se muestra tan claro y rotundo como en este año. Es tal cual que Rajoy, envarado, tieso, con la herba namoradeira en una mano y un xunco de ben parir en la otra, marcha en santa y decidida peregrinación hacia ninguna parte, en un remedo de la que un burlón Miguel Buñuel mostraba en El discreto encanto de la Burguesía.

Como supremo argumento electoral también en el nivel regional, su alter ego orensano e imaginaria de igual servicio, insiste en el tan manido “O yo o el caos”. Toda una identidad si bien se mira.

Olvidando los graves y decisivos problemas internacionales que estamos viviendo, los españolitos se entretienen con la farragosa farsa que les muestran mientras se acerca imparable el otoño. De calendario tan horro de ilusiones como cargado de lúgubres presagios. Esta vez con la amenaza cierta de votaciones gallegas y la posible también de las dinásticas en general ¿Qué más nos harán ahora?

Para colmo, ¡Veciños, veciños, roubaron o Corpo santo!, ya no quedan lampreas en los ríos. No quedan lampreas hogaño porque robaron el cuerpo, o es al revés, robaron el cuerpo santo porque no quedan lampreas. El Florindo y Juan evangelista tampoco se ponen de acuerdo sobre el caso mientras recogen sus bártulos de pescar.

lamprea1Sin embargo, este voraz y primitivo pez ciclóstomo es considerado emblemático del galleguismo por su capacidad para dejar en los huesos a sus presas y eso que, sin mandíbulas, no muerde sino que chupa la nutritiva sangre orzamentaria.  Y hubo años como el 1908 en que, según el oficial de marina Sr. Cervera Valderrama citado por el eminente ictiólogo y catedrático Luis Lozano Rey, se pescaron unas 17.000 lampreas solo en el río Miño. Hoy la lamprea tradicional está siendo sustituida por su impostor sucedáneo criado en las piscifactorias de la Junta.

Las estaciones se suceden en la Galicia autonómica. Pero, hoy la tía Benita dos Carallos da la señal de alarma: ¡Veciños, veciños, roubaron o Corpo santo!

¿Conspiración de malvados castellanos españolistas? ¿Prenda de la insaciable plutocracia del maligno otro lado de Piedrafita? ¡Vade retro! ¿Milagro? ¿Lo robaron sus discípulos? ¿Lo han tirado al mar para criar lampreas? ¿Ha resucitado el santo varón para inaugurar un nuevo milenio de despilfarro autonómico, un típico Reich del grelo impasible a las amenazas de la crisis permanente?

El tiempo lo dirá. Aquí la comunión no es de cerezas con el lejano pero querido regusto del amado ausente, como nos contaba Gabriel Miró en su preciosa novela. El Régimen compostelano nos tienta a comulgar con la exquisita carne de la lamprea, pero no la mística de la verdadera Cultura que nace en libertad, sino la domesticada criada y cebada con picadillo de DOGA en piscifactorias compostelanas. La lamprea galleguista, extraña y antiquísima criatura endémica de organización sencilla, pero que según afirma el profesor Lozano es objeto de controversia pues mientras unos opinan que son representantes actuales, más o menos modificados de los antecesores de los peces, otros los creen simplemente formas degradadas por la vida parasitaria.   

 

 

 

 

Una opinión polémica de Julio Camba sobre el gallego y los galleguistas

Hace ya casi un siglo Julio Camba publicaba en El Sol un artículo lúcido, audaz y polémico por su falta de “corrección política”, nombre actual de la combinación de estulticia, hipocresía y cobardía. Debido a su interés, en cierto modo Camba era un profeta de la lucrativa fabricación del gallego transgénico y de la imposición o despotismo lingüístico, creo que merece ser recuperado en la sección de Hojas Caídas.

También en homenaje a la Libertad de expresión porque creo que un texto semejante sería imposible de publicar hoy en la prensa mohatrera y apesebrada, que es casi toda la oficialista, del Reino de España.

Gracias a la gentileza de un querido amigo, que me ha hecho partícipe de él, paso a reproducirlo a continuación:

 

La Importancia de los idiomas (en El Sol, 8 de julio de 1918)

julio cambaUn amigo quería meterme en la hermandad del habla, que es una Liga constituida para propagar el uso del gallego. Yo me negué. Creo que todo el mundo habla gallego en Galicia, y creo que, más que nadie, lo hablan aquellos que hablan castellano. El castellano es, en efecto, la verdadera forma actual del gallego. Los labradores que se expresan en gallego no usan aquí un idioma distinto del de los industriales que se valen del castellano; usan el mismo idioma, pero con un léxico limitado y primitivo. En realidad no hablan gallego, sino que malhablan castellano. Y, de formar una Liga para reconstituir el castellano en sus formas más remotas, yo no veo por qué esa Liga ha de formarse precisamente en Galicia. Lo mismo se podría formar en Valladolid. No creo que haya un idioma gallego distinto del castellano. Lo que sí creo es que se podría inventar. Conozco lenguas medioevales que se han fabricado en estas últimos treinta años, de acuerdo con todos los adelantos filológicos. Con una pequeña base se hace una lengua en menos tiempo del que se necesita para hacer un partido político. Podríamos, pues, hacer un idioma gallego, pero ¿cuánto nos duraría?

A la vuelta de cincuenta, de sesenta o de cien años, este idioma gallego llegaría, lógica y fatalmente, a confundirse con el castellano. El gallego evolucionaría siguiendo su curso natural.

— ¿ Y el castellano}—preguntará alguien.

El castellano no evolucionaría nada, porque ahí están los académicos para impedir que evolucione.

Por lo demás, acaso todo esto de los idiomas sea mucho menos importante de lo que nos parece. Yo creo que la importancia de los idiomas es muy pequeña, hasta en la misma literatura. Si lo más importante en literatura fuese el idioma, los iberoamericanos leerían libros españoles con preferencia a los libros de otros países. El idioma une los iberoamericanos a nosotros, pero otras cosas, positivamente más fuertes, los atraen hacia países de hablas muy distintas.

Julio Camba

Un cuento del Conde Lucanor

No me voy a referir al tan conocido del vendedor de telas invisibles, timador que encaja junto con sus múltiples cómplices mediáticos,en la figura del egregio registrador en funciones, sino a otro cuento de esa joya de la literatura española, con perdón, que constituye la famosa Colección medieval de apólogos del Conde Lucanor, debida a la pluma del Infante Don Juan Manuel, familiar de Don Alfonso X el Sabio, que tanto ha inspirado a Andersen o Shakespeare.

dos en burroSe trata del cuento del padre y del hijo que iban con un borriquillo al mercado de una población cercana. El padre le dijo al hijo, “Súbete al burro que es una tontería que los dos vayamos andando y el burro de vacío”. Así lo hizo el muchacho pero tal decisión fue muy criticada por dos viandantes que pasaban por allí: “Parece mentira, el joven va en burro y el padre, un hombre mayor andando, una vergüenza”. Oído lo anterior se produce un cambio de planes de modo que se baja el joven del burro y se sube el padre. Mala idea puesto que otros viajeros criticaron que el padre, un adulto curtido por la vida fuese en burro y por el contrario el tierno doncel a pie. Se baja el padre y el burro continúa de vacío. Un absurdo, según otros, ya que las dos personas van andando y sufriendo las fatigas del camino mientras el burro va descansado, cómodamente sin carga.

De modo que ambos se suben en el burro, no sin la crítica de otros: “parece mentira, pobre burro, lo van a reventar con el peso de dos hombres sobre sus espaldas”.

Llegadas las cosas a este término el padre le vino a decir a su hijo: “Pues tú me dirás quién está en lo cierto y con qué consejo te quedas… ¿Qué podremos hacer a gusto de todos? Por tanto, hijo mío, hagamos el bien según nuestra conciencia y despreciemos las hablillas de la gente. Así, por parecerme lo justo, iré yo montado y tú me arrearás la cabalgadura ¿Conque vámonos ya! ¡Arre, burro!”

Dudo mucho que las decisiones de los actuales políticos dinásticos, tanto los ya en nómina vitalicia como los meritorios o imaginarias de igual servicio, se basen en la misma buena voluntad y buen sentido de nuestros protagonistas del apólogo medieval. Sin embargo, el que no tenga servidumbres inconfesables que satisfacer debe actuar según su conciencia y en busca de lo que considere el Bien común.

La Monarquía supuestamente parlamentaria nos humilla y arruina pero hay que reconocer que al menos nos da espectáculo y suspense como en una comedia de enredo, un vodevil no sin golpes de efecto a lo largo del guión, que puede acabar en onerosa tragedia o relato de novela negra. Seguramente todo es cuento, una representación para salvar las apariencias y no terminar de espantar a los crédulos que les van quedando a unos y a otros. El gran Prócer que no nos merecemos, ¿Se dignará dar órdenes a la flamante tercera autoridad del Reino, doña miss Alvia, para que le busque cómodo aposento libre de molestias, mosquitos y diputados de la competencia en el lujoso balneario de la carrera de san Jerónimo? ¿Les pondrá piso a los bellos aunque recelosos efebos para que se dejen querer o al menos no estorben su feliz gobernación?

Qué un personaje tan funesto, turbio y tramposo como el actual privado en funciones se salga con la suya después de burlarse de todos, probablemente es lo peor que le puede pasar a España a medio y largo plazo desde el punto de vista de la dignidad nacional.

Las seis condiciones de regeneración se resumen en una sola sine qua non: ¡Mariano, vete ya! Con o sin burro.

 

Mariano y sus cuarenta años de paz

Lamentablemente, no hay derecho, Mariano ha tenido que interrumpir su siesta de orinal y pijama a rayas para ir a Palacio a torear a Su Majestad.

tristeza ovY la verdad es que parece que se ha salido con la suya. Los españoles, incluida Su Majestad, parece que seguimos todos con la picha hecha un lío, menos él.

La pobre miss Alvia, aunque carece de picha que liar, tampoco sabía qué decir ni menos hacer hasta recibir órdenes, instrucciones o siquiera un triste guía burros, de su jefe y amigo prócer.

Mariano que sin duda es un galleguista de pro, y además bien entrenado, parece ser que ha dicho que sí pero que depende y puede ser que sea que no. Bueno que sí pero no, pero que depende del no que puede ser sí. Todo claro. Tan claro como estela del Prestige o los papeles de Bárcenas. Ya veremos qué pasa en setiembre que él se va a descansar al pazo de Meirás digo de Sanjenjo.

No hay que preocuparse: el gran timonel, el gran caudillo, ese hombre providencial que no nos merecemos, se retira a sus aposentos estivales para mojar la barriga por dentro y por fuera, velar por todos nosotros y preparar como su admirado paisano y correligionario otros cuarenta años de paz. Hay tiempo para el sí pero no pero depende del depende del sí pero no. Mientras tanto, cuando baje la calor, convocará el tradicional veraniego Consejo de ministros en funciones para despachar los asuntos más urgentes como la sedición catalana, la crisis presupuestaria o escapar de las nuevas redadas anti corrupción.

NOTAS

En ciertos medios periodísticos se insiste en que todo es una farsa. Ya está todo y bien atado. Salvo tromboflebitis, Mariano será presidente del Consejo de su Majestad. Albert, vicepresidente.  El Opus vuelve a ganar a la Falange. Cualquier tarde nos llevamos un susto y tenemos gobierno. ¡Qué Dios nos coja confesados!

Otros recuerdan la célebre actuación del real Emérito cuando en circunstancias parecidas se dignó pegar una sonora patada en el trasero al Excelentísimo Señor Don Carlos Arias, quien mostraba similar gusto por la poltrona y atascaba cualquier posible salida de futuro.

CONVOCATORIAS: El conjunto vacío de las masas llenas

El asunto seguro que da para mucho más, y debería ser tratado con mayor rigor, profundidad y elaboración pero no me resisto a realizar ahora unos breves comentarios a vuelapluma. Me refiero a estas modalidades de multitudes enfervorizadas o incluso enajenadas convocadas por asuntos más o menos curiosos sino decididamente extraños.

Hoy jueves han coincidido en Europa dos actos multitudinarios que han reunido a masas enfervorizadas cuyo comportamiento desde luego parece inexplicable a ojos de la Razón, la Inteligencia, la Templanza, la Serenidad, propias del Estoicismo ilustrado. Pero también el apacible jardín de Epicuro ha sido pisoteado.

papa en poloniaUno de tales actos ha sucedido en Polonia donde el controvertido Papa peronista ha ido a darse un baño de multitudes, esta vez de gente joven e inexperta, fácilmente manipulable e impresionable, reunida quizás  más bien para hacer bulto y captar energía de masas. Más para agrandar la propaganda superficial que para un sentido genuino de la Espiritualidad. Es sabido que la psicología de las masas resulta diferente de la propia de cada una de las individualidades que las forman. Y que en general, la racionalidad, el sentido común y a veces incluso el decoro o el sentido del ridículo se resienten entre las grandes multitudes.

Ver a jóvenes, y a monjas ya no tan jóvenes, dando saltitos sino llorando a moco y baba, no resulta un espectáculo muy aleccionador ni invita demasiado a la esperanza por el futuro. Cuando, además, todo un Papa los arenga criticando la tentación de buscar el Poder y la Ambición la cosa ya resulta surrealista. Demagogia. Un populismo dirigido a manipular emociones en contra de la Razón.

poquemones en solEl otro evento del que quiero hacer mérito aconteció en los Madriles de la vieja Carmena, monja atea no menos milagrera. Parece ser que con el pintoresco nombre de La Gran Quedada una multitud de gentes desaforadas corría en el Retiro y en puerta del Sol, otrora escenarios de gestas más heroicas, para cazar “poquemones”. Estos raros bichos son una variedad de los gamusinos, tan virtuales como ellos, pero que parece ser triscan en el móvil en vez de por esos amenos campos donde los otros muestran sus abigarradas plumas como cebo de ignorantes e incautos. Quiero decir que esos bichos electrónicos son virtuales, tanto como la extraviada conciencia de sus cazadores, reducidos a meros periféricos aprieta botones de estos artefactos suministrados por la gran Industria.

No cabe duda que el sistema educativo está cumpliendo sus fines. Embrutecer a las gentes, evitar que el populacho pueda prosperar, pensar y comportarse como auténticos pueblos y personas dueños de su destino y relativamente inmunes a los devastadores efectos de la propaganda.

Y la CIA, inventora del tinglado, sin duda que estará tan contenta. Estas memeces enmucetadas deben resultar mucho más baratas, aunque puede que no menos nocivas, que otros instrumentos clásicos de control social y manipulación mental.

Algún lector algo amoscado por tanta inusitada crítica me argüirá. Mire Usted, “sarna con gusto no pica” y desde luego es mucho peor el espectáculo de la convención del Partido Demócrata americano con ocasión de presentar a su candidata para la cosa esa de las votaciones.

Y no le falta razón. Contemplar el bochorno de gentes llorosas o / y quizás sinceramente emocionadas por ver de cerca a gentes tan degradadas y moralmente indeseables como la siniestra Hilaria o el tenebroso emperador saliente resulta demoledor para seguir manteniendo alguna credibilidad o esperanza en el sistema político creado por los valientes y meritorios fundadores de los EEUU. Una Democracia degradada a vil espectáculo televisado con el que la actual plutocracia endogámica americana, desplegada en dinastías familiares, enmascara su tenebrosa realidad.

La Civilización prospera, ¿O la entropía aumenta?

 

¿Parirá la burra?

El Régimen dinástico afronta hoy el comienzo de una semana muy importante para sus intereses que no coinciden necesariamente con los de España.  Todos los cañones mediáticos y oligárquicos apuntan a quien osa resistirse a su voluntad. Menganito o Fulanito debe inmolarse ¿Parirá la burra? ¿Qué saldrá? ¿Otro burro? ¿Un futuro valido de Su Católica Majestad? ¿Para hacer qué?

votante inteligente_optSi Minerva, diosa de la Sabiduría y protectora de las Artes, nació de la cabeza de Zeus con casco, armadura y lanza,  el sin par PP de Mariano no va a ser menos milagroso. En efecto, la burra ha salido de cuentas y tenemos una buena y experta comadrona en don Felipe BI, el marido de Doña Leticia, ayudado para tan alta ocasión por la fiel miss Alvia, la vieja trotapalacios. Pero el barbudo registrador del tente mientras cobro, acostumbrado a la lucrativa molicie del cargo no termina de decidirse a salir de su escondite en la barrera. Ensaya sin rubor pero con santa desvergüenza la complicidad de los golpistas y enemigos de España. Todo sea por renovar la poltrona y evitar, o al menos retardar, su futura cita con la Justicia, que ya padece su colega, correligionario y compadre Rato.  Al cabo, hemos pasado del famoso y retórico, España, lo único importante del Fraga fundador del invento, al más prosaico pero realista, El culo de Mariano, lo único importante. El eximio prócer gallego amaga otra espantá. Su nula formación democrática, al cabo viene de donde viene y ha nacido donde ha nacido, le invita a considerar al parlamento, supuesto teatro de la soberanía nacional, como un lugar que desde luego no sirve para parlamentar, ni menos convencer con ideas o argumentos, sino para recibir aplausos del bodrio agradecido, de la clá mercenaria y bien pagá.  La cosa esa de la investidura mejor negociarla de modo clandestino, sin testigos, buscando cómplices, mercenarios o  arrebaña presupuestos.  Sin embargo, hay que reconocerle el mérito de hacer otra vez patente la verdadera realidad oligárquica del Régimen encubierta bajo la forma falaz o mohatrera de una Monarquía Parlamentaria.

banca_optPero, además de Mariano hay otros posibles candidatos de probada valía y singular mérito. Algunos de ellos verdaderos genios de las finanzas. No me refiero al ya citado Rato, el heroico prócer ex ministro de la Monarquía y campeón del pilla pilla. Siempre pensé que el mejor candidato pepero con experiencia afín, amén de gran identificación con los valores y mañas de sus líderes, era su experimentado gerente y probo tesorero, don Luis Bárcenas, hoy disfrutando de merecidas vacaciones en su mansión de Baqueira. Se trata, sin duda, de uno de los mayores expertos peperos en finanzas nacionales e internacionales, según se ha podido averiguar gracias a los desvelos de ciertos jueces desobedientes y periodistas revoltosos.

Y lo de las finanzas es muy importante, cosa que conviene tener presente cuando las sucesivas elecciones acaban de demostrar una vez más que la gente carece de verdadera soberanía por mucho que cívica e inocentemente meta un papelito en una cajita llamada urna. Ya no se sabe bien dónde está la soberanía, desde luego no en los pueblos ni las naciones, en esta tenebrosa plutocracia internacional sin rostros. Pues la realidad, que apenas se quiere reconocer, es que con esta feroz y liberticida dictadura del dinero electrónico o virtual, que algunos con gran exageración y no menor imprecisión llaman eufemísticamente “los mercados”, la sociedad tal como la conocemos se encuentra gravemente amenazada. Y la clase media, su base y la de los sistemas políticos formalmente democráticos, en grave riesgo de extinción. Para colmo, se provocan criminales agresiones gratuitas como el que tira piedras al avispero, sabiendo que picarán a otros.

marketing_optDiásporas provocadas de efectos demoledores, golpes de Estado, asesinatos de bandera falsa, maceran el producto hasta la solución final. Mientras tanto, el dinero se manifiesta, aparece como una nueva hierofanía sagrada para reforzar o arruinar, según convenga a la plutocracia, al pseudo líder democrático local de turno. Anuncia la buena nueva de otros patrióticos recortes, nos roban por nuestro bien, hasta el total saqueo, ruina y desmoralización de las poblaciones. A veces, si la amenaza para los grandes intereses geoestratégicos y financieros es grave, apoyado por un oportuno golpe de Estado promovido desde el exterior con mercenarios no menos oportunamente aparecidos con arsenales de material militar calificados por los media de ciudadanos resistentes  o bizarros luchadores por la libertad, perfectamente capaces de decapitar a un niño palestino con una simple navaja, y sin despeinarse. Son los nuestros. Por sus obras les conoceréis. Los que defienden en Siria y otras zonas agredidas y martirizadas nuestros grandes valores de la Civilización occidental.

Pero si existe la dictadura internacional real del dinero virtual, la UE carece de un verdadero sistema político democrático capaz de hacerle frente en el raro caso de que quisiera. Retóricas aparte, sólo se puede elegir a personajes de reparto, para hacer bulto, aunque oneroso, con sueldos de primeros actores. La democracia actual se ha reducido a un filfa, una mohatra para crédulos incautos, una representación teatral en forma de farsa aunque el final pueda llegar a ser una tragedia. Pero aquí nos entretenemos con poco. Somos como niños. Nos contentamos con ver en la tele qué matanza se ha producido hoy, acaso bajo el mecenazgo llevar cola_optinconsciente de la Fhüresa Merkel, o como sostenían en cierta famosa sentencia, “solo o con ayuda de otros”. A veces hay sorpresas o saltos imprevistos en el guión para mantener la atención de la audiencia. Que si el brexit, que si las nuevas modalidades de asesinatos colectivos, que si Putin, que si Trump o  tal…

A diferencia de los países civilizados, en España, absortos en la contemplación de nuestro ombligo, no disponemos aún de lúcidos grupos euroescépticos que denuncien la verdadera naturaleza de la farsa europea y actúen en consecuencia tanto allí como aquí. Todo llegará. Pero, el desdén con el desdén, siempre nos quedará la abstención.

Aunque el “nuevo” lema  electoral de la Monarquía para evitar la temida desmandada de fieles creyentes, la apostasía de los votantes, puede que sea el ya avanzado por el gran Mingote: “Vote a Gundisalvo, ¡a usted qué más le da, hombre!”

Yo sigo creyendo que sin gobierno se vive mejor.

 

NOTA:

Las ilustraciones son del genial humorista Abelenda y están tomadas de la revista La Codorníz de fecha 14 de junio de 1970. Nada hay muy nuevo bajo el sol.

 

 

La verdadera faz de Teodora

El visitante de la ciudad italiana de Rávena puede admirar un conjunto de bellos edificios bizantinos. Rávena fue capital del Imperio P1020656_optromano de Occidente con el emperador Honorio, quien se trasladó allí desde Roma porque creía que la situación de la ciudad del Adriático rodeada de marismas era más defendible del ataque de los bárbaros. También, ya en tiempos de Justiniano, fue sede del Exarcado (Territorio de fuera) bizantino en Italia. La hermana del emperador Honorio, Gala Placidia, reinaría después de él. Pero la ciudad al cabo, fue conquistada.

Los mosaicos de Rávena son extraordinarios. Se encuentran en varios edificios y templos. El mausoleo de Gala Placidia, El Baptisterio de los Arrianos, San Apolinar El Nuevo, San Apolinar en Classe o San Vital.

En el deambulatorio de este último y precioso templo destaca un mosaico en el que figura la emperatriz Teodora, en actitud ejemplar, muy piadosa y modesta. Acompañada de su séquito, apenas cabe vislumbrar la verdadera catadura del personaje. La pía emperatriz se inició en la prostitución a la precoz edad de doce años.

La verdadera historia o leyenda negra del matrimonio imperial, Justiniano y Teodora, no resulta tan hagiográfica como pretenden los mosaicos. Justiniano habría cometido toda clase de delitos, saqueos, empobrecimiento de sus súbditos, traiciones, y en número que superaría al de otros emperadores anteriores. La emperatriz Teodora que aparece tan pía en los mosaicos de San Vital, no le iba a la zaga. Promiscua. Abortista reincidente. Prostituta desde niña, luego también actriz en representaciones porno, recibía a varios amantes a la vez. En una de estas orgías la conoció el emperador. Al parecer, una de sus P1020658_optprácticas sexuales favoritas era hacerse introducir granos de cereal en la vagina, para que gansos amaestrados los fueran extrayendo de uno en uno.

Ambos eran sádicos notorios. Asesinaban a sus antiguos amigos, colaboradores y o amantes. Ser amante de Teodora producía un enriquecimiento y notoriedad súbitos, pero que pronto tenía consecuencias fatales. Cuando caía en desgracia y era sustituido por otro, usualmente solía ser castrado o asesinado.

Sin embargo, la pía y devota Teodora de los ejemplarizadores mosaicos puede considerarse pionera en varios aspectos de la modernidad. Así, por ejemplo, la rehabilitación de prostitutas. Periódicamente ordenaba redadas en las calles y las mujeres arrestadas eran recluidas a la fuerza en un estricto monasterio para que se arrepintiesen. Muchas de ellas no podían P1020660_optresistir y se suicidaban.

También de precedentes de aberraciones jurídicas tales como la actual ley española de violencia de género. Teodora protegía del castigo a las damas favoritas de la corte por sus desmanes. Perdonaba sus adulterios y si un marido se quejaba era procesado por ofensas. Usualmente azotado y vejado en público.

Pero, cuál es la realidad, ¿lo que nos cuenta Procopio en su famosa Historia secreta o la piadosa imagen de los mosaicos de San Vital?

Estamos en un mundo virtual en el que cada vez resulta más difícil distinguir la auténtica Realidad de aquello que nos muestran. El Arte y los P1020661_optmuchos “media” contribuyen a mantenernos en el despiste o la ignorancia de lo fundamental o relevante.

Los fenómenos que vemos, o en ocasiones sufrimos directamente, ¿obedecen a algo más profundo?

Mi opinión es que suele ser así. Cuando se investigan ciertas pistas o hipótesis sobre lo que en verdad está ocurriendo en profundidad y sus porqués, las piezas que parecen inconexas, se ajustan como en un mosaico sus teselas.

El actual proceso de devastación de la organización de la sociedad, ataques a la educación, la familia o al bienestar de la clase media, y de desmantelamiento de los Estados nacionales puede verse y vivirse como un conjunto de eventos desfavorables que suceden por pura casualidad. Algo que puede superarse con un buen best seller manual de autoayuda recomendado en el suplemento cultural de algún influyente peródico. Pero también que son causales, que obedecen a una lógica interna, de carácter tenebroso y oculto. Y tremendo, en su sentido literal, de hacer temblar.

Puede resultar tan hermosa como el mosaico de Teodora y su séquito pero la propaganda que muestra a nuestros próceres y poderosos como gentes bienintencionadas, de conducta ejemplar y de influencia bienhechora resulta un instrumento del Poder para intentar distraer a la gente de los procesos de pérdida de derechos y creciente despotismo que sufre. Cabe sospechar que si el poderoso fuese decente no sería invitado a formar parte P1020662detalle_optdel círculo íntimo del Poder.

Aunque contra esto se argüirá que el Procopio de turno miente, exagera o no se entera de nada, obsesionado con sus teorías de la conspiración. Que la emperatriz y sus damas que la acompañan en su piadoso séquito son buena gente, fervorosas, incapaces de romper un plato. Nada más lejos de su naturaleza que ser sádicas, promiscuas y sanguinarias sin piedad, capaces de los mayores crímenes.

El Procopio de turno se juega la cabeza. Antes, cuando el Poder era absoluto y se disfrazaba de Teocracia para justificar sus crímenes, la ejecución se hacía en a las bravas. Ahora, la represión suele ser más sutil y no conlleva necesariamente la eliminación física.

Desde luego, en eso hemos ganado.

 

 

 

Elecciones españolas y NOM

Algunos amigos lectores me preguntan por las razones de mi relativo absentismo para comentar la realidad cotidiana especialmente HL 1en estos tiempos, potencialmente meta-revolucionarios, en los que aquí en España el viejo orden instaurado tras la muerte del general Franco ya se ha revelado inservible por corrupto, mohatrero, ineficaz, contrario a la defensa de los intereses de la nación y la sociedad. Un orden, sin embargo, que se resiste a desaparecer obstaculizando sino directamente impidiendo que la Nación y la sociedad puedan prosperar e incluso quizás sobrevivir como tal.

No conviene olvidar que probablemente la primera de las corrupciones sea pudrir el entendimiento, tarea a la que, por cierto, se dedican con especial vocación y singular denuedo las mohatreras instituciones de la Monarquía.

Así, se intenta cegar a la gente, antes pueblo soberano o al menos veterano, para que se vuelva incapaz de ver y analizar lo que pasa. Lo que les pasa. Lo que nos pasa.

Así, muchos artículos y textos de actualidad tratan de la última sesuda sandez depuesta por el corrupto o inepto político dinástico de turno, obviando la comprensión de lo sustancial o importante.

Así la gente se entretiene, el tiempo va pasando, “vengan días, vengan ollas”, y mientras tanto continúa el engorde de la gusanera o el gobierno en funciones.

Así, también, se producen sucesivas batidas judiciales para HL 3obtener trofeos de más o menos puntas, ahora que los amos del cortijo están muy atareados en Panamá, Luxemburgo, Suiza o Delaware, y sus manijeros o guardería afanados en disimular, destruir y ocultar pruebas comprometedoras parecen menos poderosos y temibles. Hoy cae Menganito, antiguo prócer célebre del Partido de los sobres. Pero pronto los de los cien años y un día de honradez empatan con inusitada brillantez la singular contienda. Sin olvidar a los aprendices, becarios y meritorios, imaginarias de igual servicio, al asalto de las futuras prebendas.

¿Hay alguna posibilidad de eludir tal condena? Sin duda debe haberla, pero no parece estar a nuestro alcance. Para que fuese eficaz, verdadera y sostenible como ahora se dice, requeriría un profundo cambio de conciencia que los poderosos tratan de evitarnos por la cuenta que les tiene.

Una primera cuestión a considerar es entender el verdadero ámbito de nuestros problemas. Es decir, cuáles de ellos son de ámbito local, regional o nacional y qué otros forman parte de los cambios que está sufriendo nuestra civilización en su transición a lo que se ha venido en llamar NOM o nuevo orden mundial.  En realidad un nuevo imperio en el que las gentes o lo quedara de ellas, convertidas en deudoras voluntarias o a la fuerza, serían sus nuevas colonias.

 

HL 5Para favorecer esta comprensión o concienciación aún resulta muy útil, por su lúcida y esquemática abstracción, la clásica Tipología política aristotélica. En ella se clasifican los diversos sistemas políticos atendiendo a dos criterios fundamentales: quienes mandan (o son verdaderos depositarios de la soberanía) y los fines reales de su gobernación. Pueden ser uno, (rey o tirano), pocos (suelen ser los ricos) o muchos (suelen ser los pobres). El segundo criterio tiene que ver con la finalidad del gobierno. Si se gobierna en beneficio propio del gobernante o de su reducido círculo de poder, o de la comunidad gobernada.

Para Aristóteles son sistemas políticos justos todos lo que obedecen a esta finalidad, es decir gobiernan en beneficio del común. E injustos todos los contrarios.

La combinación de ambos criterios da lugar a seis alternativas básicas: Tiranía, Oligarquía y Democracia. Monarquía, Aristocracia y República o Politeia. Las tres primeras injustas, las tres siguientes justas.

¿Cómo podríamos clasificar ahora la situación común a los sistemas occidentales?

Formalmente son democracias, más o menos burladas o virtuales, en el sentido de que las decisiones más importantes escapan a la gente que generalmente se limitan a elegir entre principales actores, ni siquiera los secundarios del elenco, pero sin apenas HL 7 HL 11intervenir en el guión de lo representado. Paga y calla, pita o aplaude. En la tipología aristotélica podrían ser consideradas como Democracias si predomina la demagogia y el populismo, que es a lo que se tiende, o rara vez Repúblicas (Politeias) si acaso predominase la búsqueda del interés legítimo de la Nación y la Sociedad.

Democracia y República, en el sentido aristotélico de Politeia, no son en teoría incompatibles. Sin embargo, algunos autores consideran el término democracia como especialmente equívoco sino falaz. Para García Calvo resultaba una contradicción en términos pues democracia significaría poder del pueblo, pero ese poder de dominación resulta ejercido ¿sobre sí mismo? En todo caso, la existencia de votaciones no asegura que exista Politeia, ni incluso, a veces verdadera Democracia.

Estamos asistiendo a un proceso al parecer imparable de vaciado de la soberanía remanente, por el que el poder real sobre las variables fundamentales se trasfiere más o menos de tapadillo a instituciones internacionales cuyos elementos, por supuesto no ya sus políticas, ni siquiera son elegidos por la gente. Desde ese punto de vista nos encontraríamos en una oligarquía política que pone cara visible a una reducidísima pero omnipotente y oculta oligarquía real.

Para García Trevijano, y creo que tiene razón, lo que realmente existe en España es una oligarquía de partidos.

En su famosa Ética a Nicómaco Aristóteles nos ofrece otra importante pista para comprender la realidad actual. Considera que “muy razonablemente es aborrecida la usura, porque en ella la ganancia procede del mismo dinero, y no de aquello para lo que éste se inventó”. Critica a los que se dedican a profesiones degradantes como la prostitución o los usureros, a los que equipara. La trata de blancas es comparada con ciertas prácticas bancarias por sus consecuencias de esclavitud y degradación.

 

Nuestra presente realidad muestra al observador la hegemonía absoluta de lo financiero, del dinero fiduciario. En cierto modo virtual, al no proceder de una contraprestación de la economía real, de bienes y servicios, sino de mecanismos artificiales de creación contable. Y esta hegemonía del dinero es un instrumento de la oligarquía más poderosa, encubierta y reducida que quizás haya conocido la Historia.

Confío en que este marco esbozado con carácter general nos permita encajar mejor las diferentes piezas que conforman nuestra realidad, cuya comprensión por separado o de modo aislado dificulta la buena inteligencia de lo que existe tras los sucesos.

Las recientes peripecias griegas explican lo que queremos decir. HL 8 HL 16La pérdida de soberanía provocada por el no control de la política monetaria asociado a la corrupción de la clase política tradicional y la ineficacia de sus instituciones generadoras de déficit y deuda, (buena parte de ella debida a la compra de armas a los países acreedores), impide afrontar la crisis financiera exógena. Se instrumenta, luego intentaremos averiguar qué significa ese se, un recambio político que aparece como revolucionario. Gana las elecciones con horror, puede que fingido, de muchos bien pensantes y algunos de los nuevos dirigentes parece que intentan cumplir lo básico de su programa electoral. Ante las dificultades piden corroboración de su actitud a los griegos mediante referendo que resulta apoyado con extraordinaria contundencia. Sin embargo, el nuevo líder emergente hace lo contrario de lo prometido o pactado y purga su partido para eliminar los ahora convertidos en disidentes por seguir manteniendo coherentemente las posturas iniciales. Paradójicamente vuelve ganar las elecciones, acaso porque el votante griego piense que es mejor que les mientan, les humillen y le estafen “los suyos” que la malvada derecha o corrupta socialdemocracia clásicas.  Desde el punto de vista internacional, resulta preferible que sea este líder títere mil caras o de falsa bandera quien meta en cintura a su pueblo, que no arbitrar un nuevo régimen de los coroneles como en la época del rey Constantino. O en los no tan lejanos años treinta. Más estético y aseado. Y más controlable. Desde luego, más políticamente correcto. Pero al cabo, un régimen sin soberanía real que enmascara mediante votaciones sin apenas consecuencias de fondo para ella el dominio de la oligarquía, especialmente financiera internacional. El líder títere mil caras viaja a Tel Aviv, no sabemos si a pedir instrucciones.  Se produce otra vuelta de tuerca contra la población. Media Grecia se convierte en almoneda.

Probablemente la cuestión del papel del dinero, de la soberanía financiera frente a la dependencia de creadores de dinero internacionales controlados por la oligarquía, la necesidad de puesta a cero del fiduciario, crecientemente mayor que su contraparte en recursos, bienes y servicios, o del control del déficit para que no genere deuda odiosa, sean los principales factores a tener en cuenta.

Cabe pensar que la cuestión no deja de tener cierta semejanza con el famoso timo de la estampita, aunque la estampita sea ahora la imagen de Benjamín Franklin sobre billete verde o un puente romano sobre color carne.

Pero la semejanza de ciertos problemas actuales con los de los años treinta no deja de poner los pelos de punta, sobre todo si al final la oligarquía financiera decide como entonces “quemar” dinero fiduciario a través de una gran guerra mundial. Entonces financió tanto a Hitler como a los aliados y, antes, ¡a la propia revolución rusa!

Bien es verdad que ahora, en sociedades con gran libertad sexual HL 4pero sin familias tradicionales, no parece el momento de los fascismos, nazismos o totalitarismos convencionales de bizarros uniformes y vistosos correajes. Su rol para el mantenimiento del sistema ha de ser instrumentado hoy con nuevas tecnologías. La técnica actual más que potenciar un orden alternativo y enfrentarlo violentamente al existente parece ser la de, al contrario, generar desórdenes, entropía y al cabo destruir a la clase media último garante de la cultura, la estructura social y económica de la Nación. Son los populismos de falsa bandera como hemos visto en Grecia y Venezuela, con gran capacidad de devastación pero que al destruir las tradiciones y los estados nacionales preparan la consolidación de un nuevo orden mundial que ha de surgir de entre sus escombros. O los que seguiremos viendo en Europa y puede que en el propio EEUU.

Es en este marco de apogeo de lo financiero y consecuente dificultad sino imposibilidad de las políticas de la socialdemocracia clásica donde creo que se debe incluir el nuevo recambio o plan B del sistema. Es decir, los Podemos y similares de turno. Vehículos para desviar el descontento e indignación de los cada vez más damnificados por la grave crisis inducida, grupúsculos de carácter entrópico básico, pero oportunamente corregido por los medios de organización que tan sospechosamente les pone el sistema, desmintiendo así que se puedan considerar como fuerzas verdaderamente revolucionarias. Se frustra de este modo la posibilidad de un HL 13cambio real del sistema, cuyo bipartidismo se apuntala o recauchuta mientras la Reacción imitando a un Hermano Lobo de 1975, amenaza con que hay que elegir entre dos mercancías podridas. O ella o el caos. En el chiste de la citada revista de humor el público grita, el caos, el caos. A lo que el marianesco prócer responde: “no importa, también somos nosotros”.

 

Mi visión, triste pero creo que más realista que equivocada, es que estamos ante un tenderete político electoral de falsa bandera. Me recuerda a, por ejemplo, la factoría de INDITEX. Empresa única aunque fragmente el mercado con varias marcas diferentes para mejor dominarlo. Zara, Stradivarius, Uterque, Máximo Tutti,… son los diferentes empresas partidos que venden mercancías elaboradas en la misma factoría o que sirven a los mismos intereses últimos.

Así, cabe fijarse en una serie de condicionantes internacionales fundamentales así como de cuestiones, legítimas en su origen pero manipuladas y convertidas luego en ismos parciales, es decir, en nuevas formas de distracción de las causas del verdadero problema, que en mi opinión es el señalado al principio.

Entre estas cuestiones, (o “ismos” pseudo alterativos) se pueden enumerar, entre otras muchas, las siguientes:

HL 15El Globalismo (convertido en una forma de neo-imperialismo)

La Pinza contra la Nación histórica entre instituciones internacionales y regionales

La Exigencia de Transparencia, pero referida solo a los Estados-nación, no a las instituciones internacionales que son los verdaderos nidos de corrupción fundamental

Lo que podríamos denominar Participacionismo (como distracción o amortiguamiento de tensiones sociales)

La bandera de la Sostenibilidad, como mohatra pues no se refiere a lo local y concreto sino a cosas abstractas que obvian la realidad de los procesos en los que se desenvuelven los sistemas sociales y los ecosistemas naturales.

La manipulación del Humanitarismo y antirracismo sentimental como caballos de Troya contra las tradiciones de cada pueblo o nación. Por ejemplo en la actual crisis de los refugiados provocada por guerras de agresión imperialistas contra Libia o Siria.

Los abusos del Trans-generismo, o proceso de destrucción de la estructura social tradicional, familia. Aquí cabe reseñar la exacerbación de Feminismo y la mal llamada violencia de género, similar al anterior.

HL 14La degradación en la concepción de la Cultura ¿? Entendida como espectáculo superficial difundida por los media, no como despertar de las almas dormidas.

La impostura de un estilo desaliñado, de estudiado diseño, de falsedad en la representación de roles o imagen e indumentaria. Distinta y opuesta a la de los movimientos totalitarios en los años treinta, pero, ¿acaso con los mismos fines de protección de un sistema desestabilizado por otra crisis financiera como la de entonces?

El creciente Terrorismo de falsa bandera, y su capacidad de influir en la opinión pública menos crítica e informada.

Las Crisis provocadas con neo tecnologías de falso progreso, pandemias, migraciones masivas, HAARP, nuevas formas de guerra y creación de desastres fingidamente naturales o sociales.

La introducción irresponsable de Transgénicos contra la agricultura y la ganadería tradicionales, y sus formas de vida asociadas.

Los proyectos de Ingeniería social contra la sociedad tradicional.

La amenaza de futuros Tratados comerciales internacionales negociados de forma secreta, que pudieran ser el remate para la decadente situación europea.

La existencia de un Gobierno real en la sombra, algo que no denuncian las neo-zurdas, al servicio del NOM.

Los abusos en la utilización de los términos Nazismo o antisemitismo para descalificar a los críticos. Conviene recordar que Hitler fue financiado por la gran banca internacional, como parte de su estrategia para el dominio mundial.

La promoción de una especie de Neo religiosidad de diseño. Nuevas pautas culturales como pseudo neo rituales religiosos.

 

HL 17Creo que las posturas o mejor decir falta de postura sobre estas cuestiones por parte de las diferentes fuerzas políticas que se presentan a las elecciones constituyen un buen test para saber lo que cabe esperar de ellas. Es decir, si actúan a favor o en contra del NOM.

El lector pensará, bueno, bueno, todo eso está muy bien, pero con esto de abstenernos tampoco adelantamos nada. Posiblemente tenga algo de razón, pero seguir votando al considerado mal menor, tampoco lleva a nada bueno. El mal menor tiene al mal como sustantivo, y varios males menores sucesivos no se transforman en un bien, pero si consolidan un sistema cada vez más degradado.

Por eso creo que la mejor opción para el ciudadano consciente sea la abstención.  Es una forma de no colaborar con aquello que no se cree justo o conveniente para los legítimos intereses de los ciudadanos y de la Nación. Si la abstención fuese mayoritaria, constituiría una forma de des legitimización del sistema.

Pero, ¿qué salidas puede haber? La socialdemocracia europea clásica se encuentra muy afectada por el euro y la falta de control sobre la política monetaria. Es preciso relativizar lo políticamente correcto. Hay que empezar por llamar a las cosas por su nombre. Recuperar la soberanía perdida y el Estado nacional frente a la doble amenaza de integración en oscurantistas instituciones internacionales sujetas a intereses ajenos y de la descomposición de España en pequeños Estados regionales, cotos de caza de las oligarquías locales e incapaces de defender a sus poblaciones de las nuevas amenazas.

Recuperar el liberalismo español clásico, preocupación por proteger al débil y predominio de la libertad como el más alto HL 6don que al hombre han dado los cielos.

Dejar que la libertad actúe sin trabas administrativas o autonómicas. Cuantas más leyes y normativas, más atraso, despotismo y corrupción.

La recuperación del sentido espiritual del Arte y de la Cultura  puede contribuir a la toma de conciencia, posible motor de la voluntad de cambio real.

Al cabo, como decía Aristóteles, tender hacía una república o politeia del pueblo en beneficio del bien común.

Pero el lector y posible votante seguro que no oye a casi nadie hablar de estas cosas en la presente campaña electoral.

 

 

 

Lud Kong Kyi gyalpo

Este extraño nombre es el tibetano que se emplea para designar a un hombre voluntario sobre el que se carga, gracias a ciertos rituales mágicos lamaístas, todas las manchas espirituales, trasgresiones morales o religiosas del pueblo tibetano y de sus dirigentes.

tibet DSC_0133_optSe trata de calmar así la cólera de las divinidades manifestadas en posibles revueltas, epidemias y calamidades diversas.

El método no es nuevo, ya nos cuentan en la Biblia que los hebreos empleaban un chivo expiatorio con idénticos fines. En el caso del Tibet, el hombre voluntario es cargado mediante un rito especial con las iniquidades y lacras del soberano, aquí el Dalai Lama, y de sus súbditos. Cargar con las faltas de toda la nación, sin olvidar las amenazas de los mismos demonios, se ve compensado por las abundantes dádivas que recibe el Lud Kong Kyi gyalpo.  Con parte de estas mismas dádivas oportunamente repartidas entre otros sabios lamas el expiatorio cree que puede conseguir compensar la animosidad de los demonios mediante otros rituales mágicos alternativos. Gracias a esta sabia institución el tinglado lamaísta puede proseguir un año más a salvo de peligros.

Después de tres años de ejercicio los Lud Kong Kyi gyalpo pueden conseguir incluso una pensión gubernamental. Con demonios o sin demonios, se trata de un oficio de alto riesgo que casi asegura una muerte prematura. Pero el voluntario puede conseguir un botín sustancioso que le asegure una sosegada vejez, si sobrevive.

DSC_0134_optLa audaz exploradora Alexandra David Neel cuenta una ceremonia de entronización y expulsión de un Lud Kong Kyi gyalpo vivida por ella hace ya casi un siglo en Lhassa a donde había viajado de incógnito. Hay que recordar que entonces estaba rigurosamente prohibida la entrada de extranjeros en el Tibet.  Su azaroso viaje, cientos de kilómetros andando con su ahijado, un joven lama, a través de collados, valles, ríos, expuesta a los abusos de bandidos y agentes gubernamentales, constituyó toda una prodigiosa ventura de la que aquí hacemos el merecido homenaje.

Bárbaras, supersticiosas y absurdas costumbres, pensará el amable lector. Sin considerar que en todas partes cuecen habas y aquí, en el no menos prodigioso Reino de España, a galeradas.

No vivimos en una teocracia mágica como la tibetana antes de la invasión comunista, pero celebramos con singular devoción, no exenta de superstición, lo que comúnmente se ha venido en llamar penas de telediario. Aquí no hay voluntarios para el problemático rol de Lud Kong Kyi gyalpo. Tal oficio ha de asumirse a la fuerza, según toque o no toque a conveniencia del poderoso de turno, aunque con el consuelo, eso sí, de poder disfrutar con toda impunidad luego de lo saqueado. El Poder, no olvidemos que la Justicia se administra en nombre del Rey, coloca a escarnio público pasajero a sus peones o antiguos usufructuarios caídos en desgracia o adversarios de los que mangonean en ese momento. Un pequeño y generalmente breve mal trago, que tampoco es tan importante cuando se carece de vergüenza y luego a disfrutar del cohecho, a veces compartiéndolo con otros encumbrados lamas benefactores.

El prestigio de nuestro sabio y honrado Dalai Lama y de su modélico tinglado permanece intacto mientras sus supersticiosos súbditos se consuelan insultando al prócer dinástico caído en pasajera desgracia y creen que así de tal guisa se conjuran los demonios de la Injusticia, el despotismo y la miseria.

 

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.