Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Trump ha venido, nadie sabe cómo ha sido

Los días se van haciendo más largos, vuelven las cigüeñas que se habían marchado de invernada. La Candelaria, fiesta sincrética de la Luz, apunta cercana ya, tras la bendición de criaturas irracionales por parte de San Antón.

También en Washington se ha celebrado el traspaso de poderes políticos entre emperadores. De modo algo más civilizado que en la antigua Roma porque el anterior no ha sido ni degollado ni envenenado pese a sus indudables méritos y el controvertido nuevo Cincinato parece ser que ha llegado sano y salvo, contra lo que se barruntaban algunos agoreros.

La ceremonia de traspaso de la gran poltrona imperial no deja de ser curiosa, en especial para tantos descreídos sino embrutecidos súbditos españoles. Asiste mucha gente. Los artistas principales y el numeroso público hacen como si se lo creyesen. Algunos incluso lloran de emoción. Ciertas  frases del discurso de toma de posesión resultan asaz chocantes por estos hoy gélidos lares. Una auténtica provocación, pues ¿cómo se le ocurre al denostado prócer decir que va a tratar de poner al Poder oficialmente democrático al servicio de la gente? Intolerable. Y lo de “América, primero”, otro escándalo. ¿Se imaginan aquí en el Reino borbónico de España, conocido como Spain Trade Mark, y de rebajas por estas fechas tan señaladas, a un Felipe BI, a un Mariano o a la ceceante niña de Botín sostener que “España es lo primero”?

Gentes que perpetraron con nocturnidad y alevosía, de tapadillo, como puñalada de pícaro, una alucinante reforma urgente de la constitución en beneficio del gran capital alemán y en contra de los legítimos intereses de nuestro pueblo. Gentes que son irrecuperables adictos a la Deuda, nuestra ruina que es negocio para especuladores. Aunque no por tales motivos, (quien paga, manda), la progresía reaccionaria, los saltimbanquis y titiriteros, los prostituidos “media” están que echan las muelas. La plebe no les ha hecho caso y en vez de votar a una filantrópica satanista, corrupta y terrorista  ha optado por el intruso. El Intruso, por cierto, una gran novela de Vicente Blasco Ibáñez que denuncia el establecimiento, la perenne dominante carcundia clerical vasca.

Pero, ¿hay para tanto?

Los que no estamos en la mente del pintoresco prócer entronizado emperador, ni menos en la de sus posibles amos ocultos, no tenemos aún muy claro qué puede pasar. Debemos intentar aclararnos por los signos visibles, aunque sabemos que las cosas casi nunca son como parecen o como nos hacen que parezcan.

Al excéntrico prócer imperial se le quiere mostrar como un peligroso “antisistema”. Lo cual no deja de ser curioso en un gran millonario y hombre de presa y empresa.  Pero sin duda debe tratarse de un “antisistema a la americana” porque este señor está lejos de parecerse a nuestros “antisistemas” domesticados, astutamente desarrapados y subvencionados de Okupas, Podemitas, Rebuznemos y demás patulea sorosiana disfrazada.

Parece ser que con esto de “antisistema” lo que se quiere significar no es que pertenezca al exclusivo mundo de los multimillonarios capitalistas sino que no está en el podrido ajo del tinglado de agiotistas, globalistas provocadores de guerras y catástrofes o fundadores de grupos terroristas al servicio del NOM que han venido detentando el poder en EEUU y otros países occidentales en los últimos tiempos.

Desde tal punto de vista el rubio prócer si que pueda ser considerado “antisistema”. Aunque eso tampoco está del todo claro. Se aclararía si, por ejemplo, denunciase la farsa mohatrera del 11 S o auditase la mal llamada Reserva federal o acabase con DAESH, ISIS y demás grupos terroristas mercenarios propios del “outsourcing” imperial militar actual. O acotase los excesos del sionismo. O tratara de evitar una guerra en Europa dejando de hostigar a Rusia. Sin embargo, ha empleado la ilustre cantera de Goldman Sachs para repartir cargos importantes de su gobierno.

Como suelo decir habitualmente, no quiero pecar de pesado, las cosas que pasan suelen adquirir su verdadero significado cuando se relacionan con el proceso de construcción del NOM. La interpretación de los fenómenos históricos no debe hacerse solo en clave nacional o local, sino de geoestrategia.

Es decir, ¿Cuál es el papel de Trump en el proceso del NOM?

Una primera interpretación es que esto parece pudiera ser un reseteo del sistema. Así, de un NOM 1.1 o NOM 1.2 o NOM 1.3 podríamos pasar a otra fase NOM 2.0. Esta fase del NOM 2.0 se relaciona tanto con el emperador Trump como con el Brexit. ¿De verdad, estos son fenómenos que han sorprendido al auténtico tinglado globalista internacional o son cambios o estaciones de descanso de falsa bandera organizadas  para iniciar otra fase más peligrosa de la escalada?

¿Habría constatado la plutocracia globalista que con siniestros Tratados internacionales contra las soberanías nacionales, devastaciones provocadas por agresiones y estafas financieras o programas de ingeniería social como el multiculturalismo, el feminismo radical, el poder gay o las inmigraciones masivas inducidas para la desestabilización de las clases medias, pudiera ponerse en riesgo el pretendido resultado final? ¿Que es preciso utilizar argumentos más contundentes y que Trump pudiera ser el detonante o catalizador consciente o inconsciente?

Esta nueva etapa podría continuar con el ascenso controlado al poder de antiglobalistas, despectivamente llamados de “extrema derecha”, en Francia, Italia, Alemania, Holanda, Polonia u otros países de la UE. De facto, la UE ha servido para desestabilizar las sociedades, culturas y economías de muchos países europeos a los que se les ha arrebatado su soberanía en cuestiones fundamentales como las finanzas. El malestar creado puede llevarse por delante a la actual UE. Pero, ¿luego qué?

¿Se intentará promover una guerra de pretexto nacionalista para terminar de sembrar el caos y facilitar un NOM 3.0? ¿Es este el contexto por el que Trump se opone a la OTAN?

Es decir, ¿Seguir sembrando el caos?

Fuera de Europa el asunto de los BRICS es de gran interés. ¿Nos encontramos ante un cambio de estrategia globalista para asegurar un futuro NOM 3.0 o NOM 4.0 basado en la multipolaridad de los BRICS en vez de en la unipolaridad americana como hasta ahora?

¿Qué es más gobernable o preferible  para los poderes financieros y económicos dominantes? Un solo Estado imperial, que acaso pudiera caer bajo el dominio del pueblo con un Trump libertador verdadero? o ¿Un conjunto de países más o menos enfrentados ocasionalmente entre sí, cuyo poder político fuese incapaz de hacer frente al poder globalista financiero oculto o al omnímodo poder de las empresas transnacionales?

Pero otra interpretación, por extraña que nos parezca, es que Trump fuera un verdadero filántropo. Una especie de raro fallo del Segundo Principio de la Termodinámica. Alguien que esta harto de terroríficas guerras imperialistas genocidas para imponer una dominación unipolar mundial y que pretende inaugurar una nueva etapa de paz y prosperidad, empezando por servir los verdaderos intereses del ahora defraudado pueblo americano. E intentar volver a los arrumbados principios fundacionales de EEUU. Un personaje valiente y dispuesto. Otro honrado Cincinato que deja el arado para salvar a Roma y vuelve a él una vez satisfecha su misión. Y que milagrosamente ha sobrevivido hasta ahora a las añagazas, insultos e incluso atentados que le prepara el enemigo. Demasiado bonito para ser cierto.

Se derrumbe o no el presente tinglado internacional para promover otro aún más siniestro, sea como fuere, cabe barruntar que la Humanidad se encuentra gravemente amenazada por una futura glaciación de esclavitud, de la que parece difícil que pueda escapar a menos que reaccione de modo rápido y contundente. Lo que no es presumible que ocurra.

¿Pero, repito, qué pinta Trump en todo esto?

 

Serrano Suñer, el embajador Hayes y la libertad de expresión y creación

No podemos dejar de ver con preocupación como, ante cierta indiferencia suicida, se está instaurando una nueva policía de pensamiento sobre lo políticamente correcto, la llamada violencia de género, el sionismo, la homosexualidad o… la agresión a Rusia, que trata de imponer sus propios puntos de vista sobre las cosas. Un ejemplo reciente es el Proyecto Centinela creado para organizar y subvencionar una red de soplones y delación de supuestos antisemitas, entendiendo por tales cualquiera que se oponga a los excesos del actual Estado israrelí. Un Comité secreto ad hoc valorará las acusaciones de los soplones para tomar las medidas que considere pertinentes contra los denunciados. Procesos que recuerdan las mañas y maneras de la Santa Inquisición, las redes de delación nazis o el tristemente célebre Comité de actividades antiamericanas, por citar algunos ejemplos famosos.

En relación con estos asuntos hoy vamos a comentar muy brevemente, da para mucho más, un caso de actualidad que tiene que ver con la ignorancia o tergiversación de nuestra Historia a gusto y satisfacción de buscones, revanchistas, lanceadores de moro muerto y sectarios en general. Un proceso que tiene efectos lamentables para el conocimiento de la realidad y la comprensión de nuestra Historia contemporánea y, desde luego, para nuestra propia convivencia como españoles. Se trata de otro caso de la mal llamada Memoria Histórica, pretexto para una nueva inquisición y despotismo renovados. En verdad más bien resulta desmemoria histórica, tergiversación e ignorancia programadas.

Me refiero a la campaña propagandística perpetrada por cierto grupo de progres para intentar censurar una serie de televisión ambientada en la España de la inmediata posguerra civil. El colmo de la indignidad y de la vergüenza es que la supuesta izquierda combata la libertad de expresión, creación o de cátedra. Y también para denostar sin tener en cuenta los condicionantes históricos de la figura, entonces muy importante, del cuñado de Franco y entonces ministro de Asuntos Exteriores, Ramón Serrano Suñer. Personaje notable que además de ser germanófilo, falangista amigo del régimen alemán, tuviera unos amoríos con cierta aristócrata de los que nacería la que luego se convertiría en una preciosa e inteligente dama con influencia durante la Transición. La serie de televisión que tal progresía intenta prohibir trata estos aspectos relativos a su vida privada.

La campaña citada es del parecer que no se denigra o insulta bastante en esa serie al citado personaje. Porque es dogma de la mal llamada Memoria Histórica que Serrano Suñer y Franco eran malísimos, sin mezcla de bien alguno, fanáticos genocidas antiespañoles que estaban empeñados en entrar en la segunda guerra mundial junto con Hítler y el resto del Eje.

Sin embargo, las cosas sucedieron con muchos más matices, y Franco demostró una gran astucia para hacer concesiones retóricas y diplomáticas a los nazis pero proteger de forma encubierta intereses de los aliados, y en especial, de EEUU.

Así lo reconoce y lo cuenta en sus memorias un personaje tan poco sospechoso de veleidades franquistas como fuera Carlton Hayes, el embajador norteamericano en España desde 1942 a 1945, años cruciales de la Segunda Guerra Mundial y en los que la Península Ibérica y España en particular, se convirtieron en áreas de gran importancia geoestratégica para ambos bandos en conflicto. No en balde las titula Misión de Guerra en España (EPESA, 1946).

El Doctor Hayes estaba muy lejos de ser la figura del político ignorante, prepotente, arrogante y pendenciero, por desgracia tan habitual entre los dirigentes norteamericanos actuales.  Se trataba de un catedrático de reconocido prestigio académico y personal experto en Historia, conocedor de la de España, y profesor de varias universidades americanas. Demócrata, de firmes ideas republicanas y partidario de los derechos civiles, muy poco simpatizante del Régimen de Franco, se mostró muy reticente a aceptar la embajada en España que le propusiera el Presidente Roosevelt.  Por la insistencia del Presidente, interesado en mantener la neutralidad o al menos la no beligerancia de nuestro país en una etapa tan crítica, así como por la suerte del tesoro artístico español, al cabo acepta el puesto de embajador norteamericano en España donde se traslada con su familia en la primavera de 1942.

El embajador Hayes narra la ceremonia de entrega de credenciales en el Palacio Real y su conversación posterior con Franco. ”Pronto me di cuenta que ningún parecido guardaba el General con las caricaturas que de él corrían en la prensa”izquierdista” de los estados Unidos. Físicamente no era tan gordo ni tan bajo como querían presentarlo y tampoco hacía nada por “pavonearse”. Desde el punto de vista espiritual  me pareció no tener nada de torpe ni ser un “poseído” de su persona, antes se me reveló como dotado de una inteligencia clara y despierta, y de un notable poder de decisión y cautela, así como de un vivo y espontáneo sentido del humor. Rió fácil y naturalmente, como yo no puedo imaginarme que lo hiciesen Hitler o Mussolini más que en la intimidad”.

Tras narrar el resto de la conversación y en especial el intercambio de opiniones sobre los papeles de Alemania y Rusia en el que quedó patente la oposición de Franco al comunismo, el embajador prosigue:

“Dio realmente pruebas de gran cortesía, tanto de palabra como de actitud. Su silencioso Ministro de Asuntos exteriores, Sr. Serrano Suñer, en cambio, me pareció dudoso, irónico, más bien sentí que estaba cordialmente inclinado al Eje”.

A lo largo de sus memorias, el embajador establece una especie de catálogo de personajes de la época, tanto españoles como del cuerpo diplomático acreditado. Y va desgranando sus opiniones y conclusiones sobre España a lo largo de casi cuatrocientas páginas. Entre ellas, por ejemplo, cabe espigar las siguientes:

“(Franco) Vivía en un palacio relativamente modesto”.

Los grandes inconvenientes del momento son los pésimos transportes y la escasa y excesivamente cara alimentación. Los ferrocarriles están verdaderamente destrozados y las carreteras piden a gritos una nueva pavimentación. Casi no se ven coches particulares y los pocos automóviles y camiones, al igual que los taxis, avanzan a saltos, con unos contrapesos que llaman gasógenos. La falta de transportes, unida a la carencia durante seis años de abonos, explican la terrible escasez de alimentos…”

 “No intento entablar, como no lo hice entonces, una discusión sobre el pro y contra de la guerra civil española o lo que a ella condujo. Debo señalar, sin embargo, basado en una cuidadosa y creo que objetiva investigación y profundo estudio de España, que no fue tan sencilla como muchos publicistas extranjeros quieren presentarla. No fue una lucha bien delimitada entre democracia y fascismo, ni el primer “round” de la Segunda Guerra Mundial. Es totalmente cierto que no fue un conflicto entre un “negro puro” y un “blanco puro”, sino que en cada parte había tonalidades grises. Ninguno de los bandos era totalmente homogéneo, y amargas atrocidades fueron cometidas por ambas partes.

 Por otra parte, por lo que sé de la Historia de España y de los acontecimientos del país entre los años 1931 y 1939, estoy convencido de que cualquiera que hubiese sido el bando vencedor de la guerra civil hubiera quedado rápidamente bajo el influjo de sus grupos más extremos y habría impuesto al vencido idéntica clase de prescripción y castigo…. Nadie puede estar seguro de lo que habría ocurrido si la coalición contraria hubiere triunfado, pues la condición no se dio, pero sospecho firmemente de que en tal caso otros grupos extremistas, tales como los comunistas y anarquistas, hubieran ascendido al Poder y hubieran demostrado no menos intolerancia y deseos de venganza”  

 “Recuerdo una conversación con un izquierdista que había sido alcalde de Toledo durante la República,…no sentía aprecio por sus carceleros ni menos hacia el régimen del General Franco. Sin embargo, atribuía que este obtuviera el Poder no a una determinada superioridad militar o estratégica de los nacionales en la guerra civil, ni a la ayuda que recibieran de Alemania e Italia, sino a la escisión y querellas entre los republicanos, que los comunistas agravaron y explotaron en beneficio propio, cargando de ese modo de deshonor y llevando al desastre la causa republicana en España…”

Como puede apreciarse, el embajador da todo un mentís a cierta visión premeditadamente idealizada del bando republicano que pretende imponer la izquierda de pensamiento único, asume la derechona acomplejada y cínica, pero que fuera denunciada ya en su día por investigadores hispanistas como Bolloten.

En realidad, los fascistas italianos y alemanes, desde que empezaron a intervenir en la guerra de España y dar su ayuda militar, “vendieron” su ideología, organización y métodos a un grupo de españoles, Serrano Suñer entre ellos, quienes adoptaron y adaptaron a la hasta entonces insignificante Falange, logrando que el General Franco la injertase en su dictadura militar. En otras palabras: el fascismo en España fue un artificio postizo de gobierno, mientras que los Gobiernos de Alemania e Italia brotaron del fascismo y estaban completamente dominados por él”.

Por eso “El Gobierno español estaba constituido generalmente por cinco falangistas y otras seis personas: dos tradicionalistas, dos monárquicos liberales y dos independientes. Tal era el equilibrio que el General Franco parecía querer conservar.” Semejantes equilibrios de poder entre corrientes se reproducían a nivel provincial.

Así, la caída de Serrano Suñer se compensó con la del General Varela.  Se descubrió que un atentado contra este último en Bilbao en el que murieron varias personas, aunque él saldría indemne, había sido perpetrado por jóvenes falangistas. Con tal motivo Franco aprovechó para hacer una crisis y sustituir a Serrano Suñer por el Conde de Jordana y al General Varela por el General Asensio. En Exteriores se cambiaba un falangista por un tradicionalista. Y un falangista sustituía a un tradicionalista en la dirección del Ejército. De modo que aunque la correlación de fuerzas teóricamente continuaba, en Asuntos Exteriores, cartera de tanta importancia estratégica en esta etapa de la Guerra mundial, se sustituía un germanófilo por un adialófilo.

Hasta entonces el papel de Serrano Suñer había sido muy popular e importante.

En 1940 era general la creencia de que España, bajo el mando del General Franco se uniría rápidamente al Eje, y que, siguiendo a Italia, entraría en la guerra…. Por qué no siguió entonces el General Franco el ejemplo de Mussolini y utilizó la dorada oportunidad para atacar al aislado y acosado Gibraltar británico y a la vencida y desvalida Francia en África del Norte? …

El embajador Hayes recoge el testimonio que le diera, ya en 1943, el embajador italiano, llamado Paulucci: “Franco estaba en extremo mal dispuesto a seguir a Italia en la declaración de guerra, por dos razones principales. Primero, ansiaba que España se recobrase de las devastaciones de su guerra civil mejor que embarcarse en otra guerra. Segundo, tenía miedo de que, si España entraba en la guerra en tales condiciones de debilidad, el país se viera sujeto a una ocupación e intervención de alemanes e italianos, y con ello perdería la independencia nacional y posiblemente parte de su patrimonio”.

En relación con la famosa entrevista de Hendaya, Hayes cuenta lo descrito en un informe recibido en 1944 sobre ciertas declaraciones confidenciales de Serrano Suñer en las que decía que Franco no quería entrar en la guerra y puso como excusa la lamentable situación del país y la falta de motivación para “vender” tal entrada si no hubiera alguna ventaja territorial como pretexto. Pidió el Marruecos francés como compensación. Pero Hitler se opuso mientras no se entrevistase con Petain para examinar con él la situación. Franco “aliviado en gran manera” habría aprovechado el argumento para resaltar que “Petain era un gran amigo de España y que jamás haría nada para injuriarle o dificultarle su tarea en el gobierno de Francia.

Según Serrano Suñer, Hitler comunicó a su séquito después de la entrevista de Hendaya que “no debía esperarse de España un ofrecimiento de ayuda militar en la contienda.

Otro asunto de gran interés relacionado con Serrano Suñer fue su posterior visita a Berlín. Sobre la trastienda de esta visita Hayes recoge sendas explicaciones contrapuestas.  La del citado embajador  Paulucci es que “el Ministro español de Asuntos Exteriores trataba de hacer algunas gestiones con los alemanes para la entrada de España en guerra, pero que Franco envió a otro ministro para contrarrestar y evitar que hiciese tales proposiciones”. Por el contrario, “según el General alemán Jold, Serrano Suñer de acuerdo con Franco, hacía de tope contra la presión de Ribbentrop y de Hitler para España participara en la lucha.”

De ser cierta esta última versión, Serrano Suñer habría antepuesto su patriotismo a su ideología germanófila.

El embajador americano opina que “Por todos los informes que me ha sido posible recoger, y por las conversaciones que sostuve con el Conde de Jordana y con el mismo Caudillo, tengo la absoluta seguridad de que Franco, al contrario que Mussolini, ya en 1940 estaba decidido a no entrar en la contienda.”

Más allá de las consignas es preciso intentar ser ecuánimes en los juicios a las personas e instituciones teniendo en cuenta sus condicionantes, comprender motivaciones, buscar las causas de los fenómenos históricos y sus interacciones dialécticas, más que las anécdotas, si queremos que la Historia nos sirva para evitar o paliar futuros desastres.

En lo fundamental a esto se dedicó el embajador Hayes, al que debemos un importante y bien documentado testimonio acerca de una etapa especialmente azarosa de nuestra Historia y al que cabe considerar un caballero amigo de España.

Dicho quede en beneficio del siempre complejo y difícil de interpretar conocimiento histórico.

 

Información complementaria, la labor de Ángel Sanz Bríz, diplomático español en Budapest

 

 

 

 

 

 

Feliz Navidad solar 2016

Como ya he tratado de explicar en anteriores ocasiones, en nuestra Tradición navideña suelen combinarse dos formas de entender la celebración.

Para los cristianos el nacimiento de Jesús sucede el 25 de diciembre, en la que se celebra la fiesta de la Navidad. En realidad, poco sabemos desde el punto de vista histórico acerca de la biografía de Jesús. Tampoco los evangelios aclaran mucho este asunto. A falta de datos históricos, la biografía del salvador coincide con la mítica de los Héroes solares paganos. Nace en una gruta y se asimila a la del sol, entendido en el hemisferio boreal como solsticio de invierno, es decir, cuando el sol comienza a elevarse sobre el horizonte.

Tampoco se sabe mucho históricámente sobre su muerte. Desde el punto de vista astronómico, el Domingo de Resurrección cristiano es una fiesta lunisolar. Es decir, para su determinación intervienen tanto el sol como la luna. De modo que se fija en el primer domingo después del primer plenilunio tras el equinoccio de primavera. Por eso es variable atendiendo al ciclo lunar. Para la Astronomía, la eclíptica y el ecuador celeste forman una especie de gigantesca cruz de San Andrés, que el Cristianismo asimila a la de la crucifixión.

Son muchísimas las representaciones de la Navidad. También las de las tradiciones solares o solsticiales con el culto asociado del fuego: el Sol Invictus, Apolo… Pero es raro que ambas aparezcan juntas en el mismo grabado.  El que ilustra este texto procede del Siglo XVIII. En él se puede observar la concentración solar que produce el fuego, su hijo, como manifestación terrestre, a través de un espejo y la concepción de María para dar lugar al nacimiento de su Hijo, asimilado en el grabado a un héroe solar.

La Navidad posee un cierto carácter ambivalente. Ocasión de esperanza renovada, también de sombras provocadas por los recuerdos de los seres ausentes, las nostalgias del pasado que no volverá, con sus ilusiones perdidas y la pena por los anhelos de lo que pudo ser y no fue. Sentimientos que no siempre se ven compensados por la alegría de las realizaciones o posibilidades presentes.

También se ve hoy desnaturalizada, sino amenazada, por diferentes motivos. La explotación comercial desmesurada, la frigidez espiritual, la frivolidad, la rutina, la agitación o las prisas. Cuando no el violento fanatismo de algunos fieles de cierta importante religión lunar, que parece preferir el pálido reflejo de la luz en la superficie de la luna a la directa solar que celebramos.  Y que no respetan las costumbres de las gentes de los países que les acogen.

Sea como sea el escenario, el nacimiento del sol en la bóveda celeste, o de la manifestación de la divinidad encarnada, es motivo o debiera serlo para la renovación de nuestra propia conciencia. Del sol interior capaz de guiar e iluminar nuestra conducta si acompaña la subida del sol sobre el horizonte y su luz creciente. Del mundo emocional que nos hace movernos. De las energías positivas.

Feliz solsticio, Feliz Fiesta Saturnal o Feliz Navidad, deseo a todas las personas queridas o de buena voluntad.

Pinchando aquí se puede escuchar el tradicional Aleluya del Oratorio El Mesias de Haendel

 

 

Palimpsestos sagrados

“¿Qué es el cerebro humano, sino un palimpsesto inmenso y natural? Capas innumerables de ideas, de imágenes, de sentimientos han caído sucesivamente en tu cerebro tan dulcemente como la luz. Ya al parecer cada una enterraba a la precedente. Pero en realidad ninguna ha perecido….Por incoherente que sea una existencia subsiste en ella, imperturbable la unidad humana. Si se pudiera presentar despertar simultáneamente todos los ecos de la memoria, formarían un concierto, agradable o doloroso, pero lógico y sin disonancias.

Algo paralelo a lo que en lo microcósmico se preguntaba el poeta Baudelaire ocurre a nivel macrocósmico con las civilizaciones y las ideas. A lo largo del tiempo es frecuente que los diversos autores y civilizaciones hayan escrito o utilizado los mismos soportes físicos o parajes para expresar su obra. A veces el motivo era la precariedad de recursos, otras, la intención de hacer notar su propia supremacía sobre anteriores civilizaciones o formas de entender la vida ahora periclitadas o vencidas. Al famoso faraón Ramsés II se achaca una práctica que parecer ser fuera costumbre muy extendida en su época: la de borrar los signos de identidad en los cartuchos o inscripciones de anteriores faraones para hacer suyos los monumentos conmemorativos de su memoria.

En ocasiones se limitan los daños estéticos. Carlos V implantó dentro del recinto mágico de la Alhambra un palacio renacentista de planta cuadrada y patio circular que pega allí como a un Cristo tres pistolas. Si bien en este caso el emperador tuvo el acierto de no derribar las edificaciones palaciegas nazaríes. En otros el estropicio demuestra la estulticia, insensibilidad o intolerancia de los autores de la fechoría. Así por ejemplo el bárbaro destrozo provocado en la mezquita de Córdoba por la construcción de la catedral gótica en medio de la prodigiosa mezquita califal. También se cuenta que el propio obispo tuvo que esconderse de las justificadas iras del emperador. Claro que se dirá que gran parte de las columnas del sin par bosque de piedra procedían de primitivas construcciones romanas recicladas.

También en Constantinopla los musulmanes reciclaron el interior de la antigua catedral de Santa Sofía, aunque no demolieron el extraordinario edificio que sirvió de emulación para conseguir logros semejantes. En la más cercana Compostela, el gran Almanzor ensayó sus dotes de urbanista precursor audaz arrasando parte de la ciudad.  Salvo la genial modificación del maestro Mateo las reformas sucesivas, especialmente las barrocas, desfiguraron y afearon el conjunto de la preciosa catedral románica. Una demostración que poderío económico y sensibilidad estética suelen ser opuestos.

En algunas ciudades históricas como Roma muchos de los templos originales son reconvertidos a los nuevos cultos bajo la advocación de santos más o menos reales o inventados.

Dentro del Cristianismo, algunas primitivas catedrales románicas son modificadas o sustituidas por otras góticas mediante diversos procedimientos más o menos agresivos. Así, las de Salamanca, Gerona o Plasencia, cada una de ellas modelo de diferentes soluciones arquitectónicas.

Es muy frecuente que antiguos centros de culto a la diosa madre de gran potencia telúrica se transformen en cultos marianos. Así, Éfeso, en el que el gran templo de Diana, una de las siete maravillas de la Antigüedad, no fue reconstruido pero su advocación a la potencia de la naturaleza fue asimilada por el Cristianismo con una adscripción mariana más o menos apócrifa u oportunista.

En la Antigüedad, la derrota de una ciudad podía y solía tener el tremendo coste de su arrasamiento. Así la siciliana Selinunte, arrasada por su vecina y rival Segesta.  O nuestra Numancia destruida por las legiones romanas de Escipión Emiliano tras terrible asedio.

A veces la arquitectura sucesiva sobe el mismo espacio perpetra notorios sacrilegios de lesa estética como es el caso de reutilización del Partenón como iglesia cristiana en el siglo V, dedicada a santa Sofía como sustituta de la diosa griega de la Sabiduría y las Artes. Se cambió la orientación del templo para acomodarlo a la opuesta jerarquización del espacio arquitectónico propia del nuevo culto. El verdadero Partenón que es el aposento posterior a la cella donde moraba Atenea fue convertido en nártex y el muro de separación entre él y la cella se demolió.

O la de la catedral barroca de Siracusa que presenta hoy una disposición basilical  perpetrada a partir de una pepitoria del gran templo antiguo dedicado a Atenea, la diosa de la Sabiduría.

En este caso se aprovechó la cella primitiva donde otrora moraba la diosa de los ojos glaucos, rellenando los espacios intercolumnares para conseguir su cerramiento.

Una pena que no se haya conservado el templo original, que quizás no desmerecería del de Atenas en la Acrópolis, ciudad rival de Siracusa entonces.

Siracusa fue una gran ciudad de las ciencias y de las artes. La ciudad de Arquímedes o Teócrito. Un lugar donde Platón, que pretendía asesorar a su gobernante en la misma línea que luego hiciera célebre el maestro Cervantes de Don Quijote a Sancho gobernador, fue hecho esclavo. En una de sus cartas que ciertos críticos consideran apócrifas el gran filósofo de la Academia explicaba con su gran lucidez no exenta de audacia y valentía: “Los problemas del mundo nunca tendrán solución mientras los poderosos no se rodeen de sabios, siendo así que siendo poderosos es difícil que sean sabios”.

O en su Timeo o Diálogo sobre la Naturaleza, inspirado en las enseñanzas de la escuela pitagórica o los apuntes de Filolao en sus Bacantes, explicaba el fundamento matemático y filosófico último de la divina proporción, el número de oro rescatado en el renacimiento por Fra Luca Pacioli e ilustrado por el gran Leonardo.

Pero ya no nos es posible contemplar como entonces la divina Armonía, la Idea, la Abstracción, bajo la advocación de la noble diosa nacida tal cual con armadura y casco de la propia mente de Dios. Su templo ha sido hollado y desfigurado por los monoteístas orientales, por una concepción diferente de lo numinoso, donde lo sentimental domina a lo racional.

Los templos destruidos, las ruinas venerables, guardan una lección para la humanidad. El tiempo muda todo. El orden escapa durante unos momentos fugaces a la acción devastadora del caos o de la entropía.  Las civilizaciones como los hombres nacen, crecen, decaen y luego mueren. Sus restos a veces son reciclados en imitación de la naturaleza. Filosofías, conocimientos, religiones, cultos, instituciones y conciencias, surgen y desaparecen sustituidos por otros, de modo más o menos tumultuoso, como la visión que el dios Krhisna proporciona al guerrero Arjuna en La Canción del Señor. Forman parte de la dualidad que va implícita en nuestro modo de conocer.

Pero hay algo más allá o acá de las formas. Plutarco explicaba quelo que hace a los filósofos no es la costumbre de criar luenga barba, ni la de cubrirse con un manto raído. Tampoco los vestidos de lino ni la costumbre de afeitarse hace a los sacerdotes de Isis: el verdadero Isíaco es aquel que habiendo recibido, por la vía legal de la tradición, todo cuanto se enseña y practica relativo a estas divinidades, lo somete al examen de la razón, y se esfuerza, por medio de la filosofía, en profundizar toda la verdad”.    

El anhelo final de la antigua Tradición era lograr establecer una relación íntima, mística, con la divinidad. Con un lenguaje secreto en tanto que inefable, equívoco, simbólico, no solo racional. Un Misterio que participa a la vez de lo místico y de lo iniciático.

El mito del nacimiento de Atenea nos enseña que la sabiduría no procede de los hombres sino del cielo, de la cabeza mente de Zeus, su padre.

Testigos no exentos de imprudencia o audacia nos intentan transferir tales realidades inefables mediante palimpsestos perecederos.  Atenea ya no mora en su cella del Partenón de Atenas o de su templo faro de navegantes en la acrópolis siracusiana. Acaso porque ya no es un arquetipo iluminador y no valdría la pena resucitarlo.

Si el símbolo del búho ha sido desnaturalizado hoy por próceres depravados “Bohemios”, el búho de Atenea, ya acostumbrado a ver entre las tinieblas y las vagas sombras crepusculares, vuela de un lugar a otro en busca de hombro amigo y merecedor donde posarse.

 

 

 

 

Distinguido público: “Pasen y vean. He aquí el teatro”

“Calisto; En esto veo, Melibea, la grandeza de Dios.

Melibea; ¿En qué, Calisto?

Calisto: En dar poder a natura que de tan perfecta hermosura te dotase, y facer a mí inmérito tanta merced que verte alcanzase, y en tan conveniente lugar, que mi secreto dolor manifestarte pudiese.”

Con este precioso diálogo entre los dos infortunados amantes comienza una de las obras más geniales pero también trágicas y desoladoras de nuestra Literatura.

La Celestina nos conmueve con el trágico drama humano del fracaso del Amor y sus anhelos ante ciertas convenciones sociales y determinadas instituciones hipócritas y corrompidas. Un fracaso que se repite muchas veces en lo individual a lo largo de la vida y en lo colectivo a lo largo de la historia. Una esperanza renovada pero arrojada una y otra vez al ocaso.

Para Federico García Lorca: El teatro es uno de los más expresivos y útiles instrumentos para la edificación de un país y el barómetro que marca su grandeza o descenso.  Un teatro sensible y bien orientado en todas sus ramas, desde la tragedia al vodevil, puede cambiar en pocos años la sensibilidad del pueblo, y un teatro destrozado, donde las pezuñas sustituyen a las alas, puede achabacanar y adormecer a una nación entera.

El teatro es una escuela de llanto y de risa y una tribuna libre, donde los hombres pueden poner en evidencia morales viejas o equívocas y explicar con ejemplos vivos normas eternas del corazón y del sentimiento del hombre.

García Lorca no sólo escribía sino que desarrolló varias iniciativas como La Barraca para llevar a la gente los logros y beneficios culturales y estéticos del teatro.

Se podrá argüir que hoy el cine y la televisión han tomado el relevo del papel civilizador que Federico atribuía al teatro.  Que incluso hubo un momento de transición durante la malvada dictadura en la que existían grandes programas de televisión como el añorado Estudio Uno donde se adaptaban obras maestras del teatro de autores tanto españoles como del resto del mundo a ese nuevo medio. Son ya míticos actores y actrices como José María Rodero o Nuria Torray. Y realizadores como Gustavo Pérez Puig o Juan Guerrero Zamora, entre otros.

Pero, ¿qué queda hoy de ello?

Con honrosas excepciones, la TV actual se concibe como un negocio y un modo de manipulación política y mental para despistar al personal y excitar los más bajos instintos del populacho. Programas deleznables en horas de máxima audiencia sustituyen a los culturalmente ambiciosos y bienintencionados de otrora.

El teatro ya no se hace en las salas sino en supuestos más altos y severos organismos. En toda la onerosa parafernalia institucional dinástica que encubre la verdadera realidad. La  de una oligarquía nacional vicaria y en cierto modo decadente, porque cada vez hay más variables que ya no controla y que consciente o inconscientemente trabaja para fuerzas del extranjero más o menos claras o declaradas.

La Cultura clásica española está en almoneda. En parte víctima del siniestro colonialismo anglosajón y porque en cierto modo se está siguiendo el modelo de Gramsci. Según el autor italiano quien controla la Cultura controla las ideas políticas. Para entenderlo mejor conviene aplicar la gramsciana Teoría del Poder cultural. El sistema se beneficia de un poder cultural, de la adhesión de los espíritus a una determinada forma de concebir el mundo que le consolida y justifica. La propaganda y la deformación sectaria de la escuela constituyen modos de manipulación de esos espíritus, de su persuasión permanente.

Sin embargo, la antigua estructura oriental jerarquizada y dividida en clases de sacerdotes / reyes, guerreros y comerciantes ha cambiado hoy también su significado en lo que no deja de ser una notable subversión. Hoy podemos observar tres aspectos de la realidad social y política. El aspecto de lo económico se encuentra dominado por lo financiero. La economía real, la que sirve para satisfacer necesidades reales de las gentes, se subordina a los intereses financieros globalizados. La economía financiera con tipos de interés compuesto crece de modo desordenado y mucho más rápido que es capaz de hacerlo la economía real de bienes y servicios con base material, es decir que emplea cosas tangibles o recursos naturales. Las grandes guerras, las estafas, el agio, las recurrentes burbujas pinchadas, hacen que los capitales especulativos vuelvan a los sectores productivos. Es decir, son instrumentos para ajustar las economías financieras y productivas. Y por eso vuelven una y otra vez, como en la terrible y parecida crisis de los treinta. Sin olvidar, claro está, que el negocio de las armas y la industria bélica es uno de los más importantes del mundo. Y que, como decía Lord Keynes, si quieres vender algo antes tienes que crear tu propia demanda.

El capital especulativo es el que se produce por la disminución de la plusvalía productiva cuyo incremento no compensa la masa de capital empleado para producirlo, se expulsa a dicho capital de la producción para entrar en todo tipo de especulación, tradicionalmente financiera y bursátil, con excepción de la droga que es blanqueada por algún banco. Lo que está en juego en los mercados especulativos no es ya la plusvalía producida por los diferentes capitales sino el capital mismo, porque lo que unos ganan, otros pierden en juego de suma cero. De ahí la importancia de la colusión entre banqueros y políticos para obtener información, cohechos o ventajas. Es decir, de la corrupción estructural institucionalizada. Y de tal juego de suma nula también se concluye que no pueda haber verdadera democracia dirigida al progreso social cuando lo financiero es hegemónico.

Ante la falta de desarrollo verdadero, cuando no son las carreras armamentísticas, las políticas reaccionarias supremacistas financieras neoliberales, a las que sirven los políticos títeres de los diferentes países, se camuflan mediante acciones de carácter social. Que engordan el déficit y aumentan la deuda y la dependencia, es decir, el negocio de los especuladores globalizados. O que se hacen a base de aumentar la carga fiscal de los que aún trabajan en la economía productiva, empeorando su situación para mantener contentos a los grupos ordeña presupuestos bien organizados. Esto es así, gobierne quien gobierne, porque al final siempre gobiernan los mismos.

Valle Inclán ya se barruntaba, y lamentaba, que “El Arte se hace un oficio de celestinas”.

En efecto, para justificar este expolio y durante la presente fase transitoria, la Cultura se deja en manos de la actual Pseudo-izquierda domesticada, justificadora del imperialismo humanitario y generadora de más y más deuda. Es decir, cómplice activo de la reacción y de la implantación del hiper globalizado Nuevo Orden Mundial (NOM) que nos amenaza.

Paradójicamente el resultado de esta Revolución reaccionaria y plutocrática es similar al que explicaba Dostoyesvki en su novela Endemoniados cuando ponía en boca de uno de sus personajes, un revolucionario nihilista ruso, las estrategias a seguir. Así, para Schigálev la organización social futura irá dirigida a una dominación por parte de una minoría hacia casi la totalidad de la Humanidad. Habrá una Fase previa: lo que llama el Quinquevirato que disimula su condición entre los otros. Y más tarde como corolario la división de la Humanidad en dos partes desiguales. Una décima parte de la misma recibirá la libertad personal y un derecho ilimitado sobre las otras nueve partes restantes. Estas vendrán obligadas a perder la personalidad y en convertirse en algo así como un rebaño, y, mediante una obediencia sin límites, alcanzar la primitiva inocencia, por el estilo del primitivo paraíso, aunque de otra parte, tendrán que trabajar. Hay diferentes medidas para extirpar la voluntad a las otras nueve partes de la Humanidad y reducirlas a la condición de rebaño, merced a la educación de generaciones enteras…

En estas condiciones, pues, en absoluto conviene al Poder fomentar la Cultura. No es raro entonces que, por ejemplo, el Informe PISA ofrezca malos resultados cuando lo que al Poder le conviene es gente embrutecida, a ser posible sin dignidad ni honor, con mentalidad y vocación de mendigo pedigüeño, neo galloferos del a ver qué pillo con el menor esfuerzo posible. Y es que en el actual estadio de civilización al Poder no le conviene estimular el esfuerzo por ser mejores, la educación del carácter o de la voluntad, de la inteligencia y en los valores metafísicos.

Para la plutocracia internacional, que ahora algunos califican de “cleptocorporatocracia” el creciente desorden de los Estados, siempre que se encuentre bajo su control en lo que a ella interesa, hace prosperar sus negocios e intereses, engorda la gusanera de la corrupción y de la Deuda. Y facilita la descomposición y desmantelamiento previos a una nueva ordenación del Poder, ahora globalizado en lo que se denomina NOM. Por eso le conviene promover el pensamiento único, cómplice de esa construcción, especialmente en los pueblos primarios, embrutecidos, sin  formación moral ni instituciones dignas.  Pueblos prescindibles con nuevas tecnologías de producción y dominación. O fácilmente esclavizables.

Las instituciones pretendidamente democráticas devienen en farsa, cuando no vodevil o comedia de enredo. O teatro del absurdo con lenguaje camelo incluido. Me refiero al gran Enrique Jardiel Poncela y su teoría y práctica del camelo como lenguaje idiolecto amén de recurso estilístico. El camelo se basa en el empleo creativo de unos cuantos artificios: La invención de palabras. Las referencias apócrifas de citas, títulos, autores. Textos en otros idiomas, en especial falsos latinajos. Referencias engañosas, normativas o leyes fingidas o imaginarias o con carácter retroactivo, morcillas teatrales, discursos con apariencia de sentido pero que en verdad carecen de él. Todas estas mañas debidas al ingenio de Jardiel son falsa moneda común en el lenguaje de los políticos de la Monarquía, camelísticamente llamada “democracia” con singular exageración y abuso de propiedad, sino directamente “mohatra”. Nombre con el que era conocido por los grandes de nuestro Siglo de oro el fraude, la falsa apariencia, el desleal engaño provocado por la venalidad de las instituciones o personas garantes de la legalidad que debieran defender como autoridades. En todo caso, una democracia deshabitada de demócratas. Ojalá que tal teatro del absurdo no acabe en tragedia.

Sin soberanía real ni separación de Poderes y con Parlamentos mohatreros las sesiones resultan representaciones de corral de comedias dejadas a la improvisación, morcilla más o menos, de los diferentes actores de la compañía. Son personajes que adoban abstrusos discursos, se disputan quién va a ser primer actor del elenco y su botín asociado, pero que ni siquiera buscan autor como diría Pirandello porque, al cabo, son simple representación ya que el Poder real no se encuentra allí. Y ellos lo saben. La farsa sirve para distraer al público cuando no simple y llanamente santiguar sus bolsillos mientras están distraídos viendo la función. De vez en cuando, para que el interés no decaiga y baje la taquilla, aparecen en escena nuevos elementos para enredar, confundir y hacer bulto, aunque los anteriores se resisten como gato panza arriba a hacer merecido mutis y dejar el disfrutado momio a otros.

 

Distinguido público, esto es el sistema, cumbre de la civilización y avalado por el pensamiento único y políticamente correcto.  Sin embargo,  pese a todo, algunos despectivamente llaman “populismo” a ciertos crecientes mecanismos de defensa sobre todo de parte de la parte más lúcida de la clase media, garantía e instrumento del funcionamiento ordenado y progresivo de las sociedades, así como de unos pocos intelectuales heterodoxos. Acciones tendentes a intentar poner freno a este estado de cosas antes de que resulte irreversible. Los insultos para los populistas se completan con otros de puro jaez orwelliano tales como racistas, xenófobos, antisistema, fascistas, ultranacionalistas…

Pero no hay peor ciego que el que no quiere ver.

Ceguera a la que intentan condenar las diversas instituciones de unas naciones subvertidas, en profunda crisis de civilización, donde “las pezuñas sustituyen a las alas” y que consciente o inconscientemente están siendo llevadas a la disolución y al matadero.

Ceguera, por cierto, que a lo largo de la Historia han venido combatiendo, con desigual fortuna y méritos, la Cultura, el Arte y el Teatro.

 

El desgraciado final de Calisto y Melibea, ¿forzosamente ha de tener carácter fatal?

¿Podemos hacer algo para evitarlo quienes no estamos de acuerdo con él?

En vez de seguir viendo la función como meros espectadores, ¿acaso debiéramos subir al escenario para posibilitar un final distinto?

En todo caso, el amable lector juzgará a qué especialidad pertenece este texto que acaba de leer: drama, tragedia, comedia, teatro del absurdo, vodevil, enredo, teatro ficción, farsa, romance de ciegos, pliego de cordel o simple camelo.

 

 

 

 

 

Educación antes y después de PISA

Acabamos de conocer en España el último Informe PISA, que suele ser temido por las instituciones oficiales como un nublado o como la época de los exámenes y sus calificaciones por los malos estudiantes. Parece que, en general nuestra situación relativa no ha empeorado lo que se parece deberse más bien al progresivo deterioro de la educación en otros países estudiados. La cosa si no fracasa del todo, tampoco prospera como cabría esperar con las nuevas posibilidades que ofrecen los actuales adelantos.

Pero que en todas partes cuezan habas no es ningún consuelo dada la importancia que la educación tiene para la realización personal, social e histórica del mundo de los valores metafísicos.

Muchos nos tememos que las cosas no suceden por casualidad. Que gran parte de las deficiencias o no conformidades como diría un tecnócrata que se observan en la educación y, en consecuencia, en la conducta actual de los jóvenes sólo se deban a la incompetencia oficial.

Sospechamos que en las novedosas condiciones de post modernidad en absoluto le conviene al Poder fomentar la Cultura. No es raro entonces que, por ejemplo, el Informe PISA ofrezca malos resultados cuando lo que, en el fondo, favorece al Poder en esta etapa histórica de disolución de la Cultura nacional sea que abunde la gente embrutecida, a ser posible sin dignidad ni honor, con mentalidad y vocación de mendigo pedigüeño o pícaro con nuevas tecnologías. Y es que en el actual estadio de civilización por lo que se ve al Poder no le conviene estimular el esfuerzo por ser mejores, la educación de la voluntad, de la inteligencia y en los valores metafísicos.

Para la plutocracia internacional, que ahora algunos incluso califican de “cleptocorporatocracia” el creciente desorden de los Estados, siempre que se encuentre bajo su control en lo que a ella interesa, hace prosperar sus negocios e intereses y facilita la descomposición y desmantelamiento previos a una nueva ordenación del Poder, ahora globalizado en lo que se denomina NOM. Por eso le conviene  menos promover la Inteligencia y la  Voluntad que el pensamiento único, cómplice de esa construcción, especialmente en los pueblos primarios, embrutecidos, sin  formación moral ni instituciones dignas.  Pueblos decadentes o prescindibles con las nuevas tecnologías de producción y dominación globalizadas.

Pero, como en tantas otras instituciones sociales es el compromiso personal de algunos agentes lo que nos salva del naufragio. Sigue habiendo muchas personas de mérito que tratan de cumplir con su deber vocacional más allá del simple pane lucrando.

El pasado  día diecisiete de Noviembre se presentó en el Ateneo de Cáceres el libro Cómo llegar a ser profesor y no morir en el intento. Un sugestivo trabajo a dos de los veteranos profesores Antonio Sánchez Buenadicha y  Juan Verde Soray.

El acto resultó especialmente brillante, como una especie de diálogo socrático desarrollado al alimón. Una forma muy original, y coherente con el fondo y forma, de presentar su obra.

Luego hubo tiempo para el coloquio y debatir o al menos apuntar algunos de los principales temas propios de la educación y sus tareas en una sociedad como la actual en estos entrópicos y cambiantes tiempos.

Los dos autores firmaron a continuación ejemplares de su obra para los muchos asistentes. Un libro de gran interés, escrito con notable sentido del humor y en el que se desborda la experiencia y buen hacer de Antonio y Juan.

Mi enhorabuena a ambos y al Ateneo de Cáceres por programar esta presentación que ayuda a difundir este libro como se merece.

 

Psicópatas organizacionales

Entre otros varios autores, los estudia Iñaki Piñuel en “Mi jefe es un psicópata”. Vamos a repasar a continuación algunas de sus ideas y argumentos.

Se trata de un libro de gran interés práctico sobre el mal y el sufrimiento en especial dentro de las organizaciones complejas. Explica la naturaleza y mañas de cierto tipo de psicópatas los llamados psicópatas organizativos u organizacionales. Gente encantadora y ulises-y-sirenas_optseductora con imagen inmejorable ante los demás con una capacidad notable de llevar a las personas como a las organizaciones al sufrimiento y al desastre. Un problema de difícil solución salvo con la detección precoz.  Utilizan las organizaciones más importantes para su satisfacción de sus propias ansias de poder, y constituyen auténticos depredadores sociales.  Se camuflan de buenos directivos y poseen insaciable ambición. Fríos y manipuladores, los psicópatas confunden y seducen a quienes tienen responsabilidad y capacidad de promocionarlos.  El psicópata nace y se hace. Es decir, se convierte al mal. Para combatir no basta la ética personal es preciso un rediseño organizativo inteligente que dificulte estos mecanismos.

1-  suelen producir una gran primera impresión, hasta que su lado oscuro empieza a emerger. Tienen una gran capacidad de manipular a los demás lo que suele confundirse con tener capacidad directiva.  Disimulan, parecen modélicos pero carecen de empatía con sus víctimas. Dicen a cada uno lo que quiere escuchar y trepan pronto a puestos de poder. Las terapias no los curan sino que funcionan en ellos al revés que en los individuos normales. No tienen curación según Hare.

montoroCaracterísticas del psicópata organizacional: encanto personal, notable inteligencia, egocentrismo patológico, mentiras e insinceridad, falta de sentimientos de culpa,  irresponsabilidad en las relaciones personales, … incapacidad de amar a otros y de experimentar sentimientos de culpa.

No es un loco.  Carece de crisis de ansiedad ni conflictos internos de los neuróticos. Se aprovecha de la visión común de que la gente es buena.

No sienten miedo ni a su conducta ni al castigo que pueda originar. Con déficit del funcionamiento del sistema de inhibición de la conducta (Gray).

El prohibido prohibir propio de padres e instituciones educativas dimisionarios genera personalidades psicopáticas. Problemas de convivencia.

2 cómo reconocer al psicópata organizacional.

Tienen capacidad de seducción, manipulación y coacción. Se perfeccionan con el tiempo y la práctica o experiencia. Amenazan o compran. Apariencia de éxito y eficacia. Manipulación y propaganda. Falta de conocimiento de esta patología entre los demás. Padrinos que otorgan patente de corso. Síndrome de negación o de reconocer que han sido manipulados. Promoción de cordadas de escalada. Indiferencia de los testigos. Camuflaje de lo patológico bajo supuestas habilidades directivas.

nina-chole-sorayaPor eso hay que analizar bien de modo detallado y concienzudo sus actuaciones reales y concretas.  Buscar la falta de lógica profunda de sus narraciones autobiográficas. Detectar la impostura. Estilo de vida parasitario, de explotación de sus esclavos y servidores. Capacidad de autobombo y autopromoción. Capacidad de conectar con el poder. Excelencia en el mentir, implacabilidad sin remordimientos. Manipulación. Frialdad de ánimo y de empatía.

El psicópata organizacional, según Beck:

Se autojustifica

Se identifica con la verdad absoluta.

Se considera infalible

Lo que siente es lo real.

Provoca la impotencia de los demás

Consecuencias de bajo impacto de su conducta para sí mismo.

Se defiende con:

La agresión instrumental,

La culpabilización,

El control y dominación,

La cobardía,

La megalomanía,

La incapacidad de fiarse de los demás,

La traición,

Las mentiras.

Los psicópatas organizacionales reconocen y actúan sobre la debilidad de los demás. Contra los buenistas o (poliánicos) no confrontativos: Acoso para que sientan vergüenza.

Tal como están los tiempos resulta cada vez más conveniente identificar los tiros, especialmente los procedentes del fuego amigo. El libro de Iñaki Pinuel es muy recomendable para tratar de reconocer a nuestros psicópatas más próximos.

 

 

 

Tantra. Una visión de la sexualidad sagrada

Para documentar mi último libro sobre Parsifal, el grial y el budismo tántrico hube de consultar varios textos clásicos orientales y algunos occidentales modernos. La cuestión de la sexualidad sagrada o práctica tántrica no es antiquísima tradición propia solo de Oriente, (taoísmo, budismo vajrayana o hinduísmo). En efecto, también Occidente presenta tradiciones tántricas vinculadas a la Gnosis, (priscilaismo, catarismo)… Incluso grandes obras del Arte sagrado occidental como el Pórtico de la Gloria pueden interpretarse como un mensaje sagrado tántrico, asunto del que ya nos hemos ocupado en otras ocasiones. A continuación exponemos una visión actual del Tantra, la de Barry Long.

 

Tantra, Amor sexual en modo divino (apuntes ideas de Barry Long)

maithuna-tantra-10_opt¿Cómo hacer el amor de modo perfecto, no solo físico sino espiritual?

El hombre fracasa en recoger las energías femeninas, lo que a la mujer produce trastornos emocionales, sexuales y psicológicos.

El hombre se ha convertido en un obseso sexual al olvidar cómo hacer bien el amor a una mujer. A su vez ella queda insatisfecha si no puede ofrecer a su amante sus energías femeninas. Mutua entrega, amor más que técnica, para que el hombre permita a la mujer realizarse, ahí está su verdadera autoridad que ahora ha perdido sobre la mujer, y ella le proporcione a él su realización.

 

El problema de la eyaculación precoz en el hombre, tiene que ver con la emoción previa, debida a su obsesión sexual, la temperatura sexual en el hombre es mucho mayor que en la mujer, que es amor, más que emoción. Entonces el hombre no se da por completo y ella tampoco puede darle todo el amor que pudiera. El hombre es un poco menos hombre y la mujer es menos ella misma, lo que a larga provoca frustración y distanciamiento.

La única “autoridad” del hombre sobre la mujer es la del amor. Ella sólo puede dar lo que él puede tomar. El amor no tiene que ver, e incluso es obstaculizado, por la eyaculación.

Hubo un tiempo en el que había un halo de energía dorada que poseían ambos amantes. Ambos se regeneraban mutuamente. No eran palabras. Estaban en el amor, no decían “te amo”. Pero luego se olvidó. Aunque hacían el mismo acto físico ya no podían liberar o generar la energía divina y personificar en ellos mismos el espíritu viviente o la presencia de amor, el no tiempo.

Los cuerpos de los amantes ya no estaban en el no tiempo, sino en el tiempo y la emoción.

 

nimbo-mistico_optLa alternativa mística se hizo egoísta e innatural al negarse a unirse con el otro, por su idealismo y altiva devoción. El resultado se refleja en los halos y orbes de estos seres místicos, de modo que sus halos se habían reducido a un pequeño círculo alrededor de su cabeza. Se reduce a la cabeza, a la abstracción mental, y no a todo el cuerpo. No amaron a su prójimo con suficiente intensidad dorada como para sumergirse en la mente divina con sus propios cuerpos a través de la cópula y recordar así cómo hacer el amor sobre la tierra para dar una guía o algún tipo de ejemplo inspirado.

Caritativos ignoraban, sin embargo, el problema del amor físico, la mayor causa de infelicidad de la Humanidad sobre la tierra, incluidos los propios místicos.

 

Se empieza a amar, no como acto de voluntad sino haciendo el amor— querer, doble acepción de amar y voluntad—

Pocas mujeres han integrado la parte arriba de la cintura (polo de amor superior), pechos, plexo solar, con la inferior, genitales, muslos, parte baja maithunade la espalda que también posee energía. Pura vitalidad o energía de la tierra antes de ser “sexualizada” o sujeta a emociones.

El hombre debe unificar esas dos polaridades del amor en la mujer para que todo su sistema fluya libre y satisfactoriamente con el amor divino. Por esta unión entre lo divino y terreno, lo alcanzable y lo inalcanzable, se produce la corriente de amor divino, o la energía dorada radiante. Cuando esto se consigue plenamente, la mujer se reúne con su verdadero ser, física, psicológica y espiritualmente. Su descontento se desvanece y ya no es dependiente de sus tareas vividas como una necesidad para mostrarse realizada o con propósito. La motivación sexual de la mujer es hacer la conexión divina a través del hombre.

El amor no viene de la experiencia, que puede estorbar el darse. Sin reservas ni miedo.

El amor no es el orgasmo, que incluso puede llega ser un sustituto del verdadero amor que el hombre ya no es capaz de ofrecerle a la mujer. Es preciso recoger antes de él las energías divinas que la mujer ofrece en el acto amoroso verdadero.

Solo el pene, (y no, por ejemplo, los dedos en el clítoris), puede amar a la mujer. Un pene desinteresado, apasionado, paciente y amoroso puede devolver al orgasmo donde debe estar.

El orgasmo es un final emocional pero el acto de amor no tiene fin. Los verdaderos amantes continúan hasta que pasado el tiempo se apartan, para continuar más tarde.

Los amantes, dejando de lado fantasías o emociones del pasado, deben ser conscientes durante todo el proceso. Permanecer psicológica y espiritualmente presentes durante los preliminares y el acto amoroso. No irse ausentes mientras se realiza. Unir los dos polos de la divinidad.

erotismo-chino-1_optLa interacción del pene y la vagina genera amor que es la sensación más intensamente gozosa en el ser humano. Pero la intensidad del amor se reduce si existe demasiada emoción o de pasado en los genitales. La emoción es la sustancia de todo deseo sexual que se haya tenido y acumulado en los genitales en el pasado. El pene emocional genera vagina emocional, tensa, dura,,,

Un pene y una vagina que se liberan de la emoción o del pasado comienzan a hacer juntos un amor extático. La sensación y la percepción son tan elevadas que puede elevar el placer hasta incluso perder la conciencia. Pero al continuar se hace presente la percepción del amor divino. El pene y la vagina son órganos espirituales.

El pene sabe, el hombre debe identificarse con su pene durante el acto.

La cavidad vaginal debe ser llenada con el pene, el amor. El pene es el único amor que puede llenarla. Y hasta que el pene no esté en la vagina ni el hombre ni la mujer pueden estar contentos. En cambio, el útero no puede ser llenado en paz como la vagina porque demanda nacimiento y existencia, no descanso.

tantra-de-fuego-y-agua_optEl pene sólo es feliz cuando está erecto dentro de la vagina. Cuando está fuera se muestra expectante, agresivo, obsceno…el pene se erecta por emoción o por amor.

Un pene que se erecta por amor lo hace inmediatamente antes de entrar o ya dentro, no fuera en alguna mujer imaginada o excitación o condición inducida mentalmente. Una vagina amorosa no tiene dificultad en admitir un pene flojo, completo, amoroso, que se volverá erecto para el propósito de amar. El hombre amoroso encuentra estímulo suficiente en la mujer que está amando. La pureza del amor está más allá de la necesidad de imágenes imaginadas y artificios que requieren el sexo emocional.

El pene se erecta por amor o por emoción. La impotencia está causada por falta de amor o consciencia por parte tanto de ella como de él. Esto sucede cuando las parejas se aburren el uno del otro. O cuando el hombre no puede amar o emocionarse. Si bien el pene no erecto es su estado natural fuera de la vagina.

 

Pero, ¿qué ha pasado con la mujer? Pues que adopta ciertos roles masculinos, olvidando los suyos propios. Y ahora la mujer suele elegir a su hombre con vibraciones emocionales masculinas por lo que tal elección suele resultar errónea.

 

Para comenzar a hacer el amor divino, a elevar la conciencia a través del amor, primero se debe deshacerse uno del propio pasado. Y nino-callatambién de lo acumulado emocionalmente. Hay que tratar de acercarse al acto amoroso sin ninguna excitación, sin ninguna expectativa, sin ninguna imaginación. Estando presentes ambos amantes y entendiendo lo que se está haciendo juntos. Con menos frecuencia. Con el Yo aparte para no estorbar el lenguaje de nuestros cuerpos. De ambos. Ser antes que pensar. Al principio puede parecer frío, porque se tarda en desandar lo acumulado durante el pasado. Hay que poner los cuerpos juntos y mirar.

Comunicar lo que está pasando, también con palabras. A ser posible con la misma pareja si se ha encontrado la conveniente. Sólo hacer el amor donde haya suficiente amor para ser sincero. Lo que hace daño es la emoción y la carencia de amor.

No hay que enamorarse porque eso implica estar en la imaginación, perder la consciencia. Estar en el amor es contrario a enamorarse.

Ambos deben decidir cuando hacer el amor. Evitar la incertidumbre que provoca desasosiego, excitación o frustración.

La excitación viene por adelantar un final, el orgasmo. Pero hacer el amor no es un final, es estar. La mujer debe decirle al hombre que siempre está disponible para amar. El deseo se gasta, el amor, no. Evitar la imaginación con otras mujeres.

Rejuvenecer la relación si ésta se ha convertido en gastada o aburrida. Evitando la hegemonía de los egos.

Desnudarse en la misma habitación, con la luz encendida, si hay dudas sobre la “emocionalidad” del otro, preguntar, actuar con sinceridad. Sin esconderse ni concentrarse.

Contemplar el cuerpo desnudo del otro. Mirarse mutuamente, también a los ojos. Sin juzgar ni pensar. En el presente. Desnudarse psicológicamente. No cohibirse, ayudar a que el amante no se cohíba.

maithuna-tantra-2-mi-estatua_optSin usar la imaginación, no es una realidad virtual sino que está ahí presente para satisfacerte en la carne y no en la mente. La masturbación requiere imaginación que es la que crea hábito. Si no quedara más remedio que ceder a ello, no usar rostros, no poner caras sólo la imagen de la parte femenina.

El poder de hacer el amor (no “to fuck”, “follar“) es la autoconciencia que no poseen otras especies animales, pero si se hace mal uso de la imaginación mediante imágenes sexuales, se potencia el pasado animal y el coito sin amor. Entonces no es feliz.

Sonreíos mutuamente y abrazaos, todavía de pie, sin cerrar los ojos,

Sentir la carne del amante, la espalda, los brazos. Sin pensar, solo sentir.

El hombre puede acariciar a la mujer y ella al hombre pero no los genitales.

El hombre ha de complacer a la mujer lo que le dará a él placer sin emoción, sin excitarse él mismo.

evola-metafisica-sexo_optBesarse en los labios pero no en la lengua, que puede hacer las veces de un pene emocional.

El amor se hace conscientemente en la vagina. Una vez se está dentro, se pueden hacer otras cosas.

Prestar atención al plexo solar que es donde empieza la pasión antes de desbordarse a los genitales.

No es preciso tener la erección completa (pene emocional), apartando las imágenes en esta fase mientras no se haya penetrado.  De lo contrario, la excitación puede convertirse en incontrolable cuando luego se encuentre dentro de la vagina. Sin erección total se pueden besar los pechos o acariciar los genitales sin penetrar los dedos. Es decir, demostrar el amor con las manos mediante caricias.

Hablar sobre lo que se siente con las caricias, poniendo su conciencia en la parte del cuerpo acariciada, donde está el placer.

Después de un mínimo o nulo juego amoroso acostarse juntos y penetrar a la mujer suave y amorosamente. Es el pene y la vagina juntos los que hacen el amor. Lo demás es imaginación. El juego amoroso se relaciona más con la imaginación que con el amor.

tantra-17Haz el amor y no juegues juegos.

La erección puede ser ayudada en la vagina, pero a ser posible la mujer debe evitar estimularlo con caricias. Si hay amor entre los amantes, la erección suficiente vendrá.

Si el amor fluye el pene cobra vida dentro de la vagina y con la práctica la experiencia puede alargarse con periodos más largos. Pero la tensión emocional de la mujer puede afectar a la vagina, cuanto más se reduzca esta más preparada estará para el amor y más le gustará.

Si el hombre tiene una erección completa antes de entrar ya es emocional, tiene una voluntad emocional por si mismo. Debe entrar lentamente, siendo uno con la sensación de su pene, debe sentir a su pene, no a su propio deseo. La consciencia debe estar en el pene que carece de imaginación y no en la cabeza o la mente. El pene tiene sensación de que es dentro de la vagina, acorde con las necesidades energéticas de la consciencia vaginal.  Cuando ve que va a eyacular debe evitarlo, parando el movimiento o incluso retirándose.

Ella no debe moverse de modo consciente sino dejándose mover por la consciencia vaginal. Luego se moverá apasionadamente por el propio impulso del cuerpo motivado por la vagina.

Conviene hablar para expresar lo que sienten ambos amantes.

El pene es mejor que esté en la parte alta de la vagina más que moviéndose de modo compulsivo. Primero recoge las tensiones vaginales, luego sus divinas energías. Cuando las energías divinas han sido recogidas, se ha cumplido el propósito de hacer el amor y el hombre puede perder su erección dentro de la vagina sin tener un orgasmo.

 

Los dos polos del amor se unen en la magia de la consciencia, la divina presencia de su mutua divinidad.

Hacer el amor es ser el amor que nunca hiciste.

 

Texto: Trascripción libre de ideas de Barry Long

 

 

Se acabó la tregua

“Yo no valgo para Palacio, no sé lisonjear y tengo vergüenza

 

Fue bueno mientras duró, es mejor sobrevivir sin gobierno que padecer el despotismo e ineptitud de uno pésimo, soportado por intereses antinacionales, tartufescos o corruptos. Durante la tregua que ahora acaba no se han perpetrado nuevas leyes, reglamentos y mariano el pintureronormas para confundir, santiguar bolsillos, promover la descomposición nacional o esclavizar con renovados caprichos despóticos o de bandas organizadas con poder de influencia. Se ha comedido el abuso y el trinque, incluso se han producido ceses ejemplarizadores por miedo a un hipotético castigo electoral debido a tantas demasías perpetradas, bien es cierto que de piezas secundarias. Dentro del desastre, este año no ha sido tan malo para los españoles. Otra comprobación de que nuestro tinglado político actual es una superestructura onerosa y normalmente perjudicial que tiene su propia dinámica ritual autónoma. Pero todo en la vida tiene su fin y Mariano, el heroico jefe de los Bárcenas, púnicos y gurtelidos, ha conseguido, siquiera por aburrimiento o por falta de dignidad nacional o de sentido democrático en los ciudadanos, mantenerse en la poltrona y renovar su banda gubernamental. Eso sí, como en el Monipodio sevillano cervantino, bajo la advocación de María Santísima.

Bien mirado, se consuma así toda una derrota de la gente, de los españoles, incapaces, pese a todo lo que está pasando y con la ruina de carácter fatal en el horizonte cercano, de dar a luz un sistema político un poco más decente, con más libertad, menos oligarcas contra la gentepodrido y viciado que en el que se ha comprobado que traicionar y robar no supone gran coste político, ni penal, para sus dirigentes. Un instrumento capaz de encarar con alguna posibilidad de éxito los graves retos internacionales y nacionales a los que estamos sometidos y hemos de hacer frente. Lejos de la pertinaz “política de amigachos, de codicia y botín, sin ninguna idea alta”. El electorado cohonesta el aquí vale todo, por lo que debemos abandonar toda esperanza de cambio ordenado, al menos por ahora.

Sí. Tristemente debemos reconocer el fracaso de toda una generación, la nuestra, que recibió un país con muchos problemas desde luego, pero rehabilitado con mucho esfuerzo durante años duros por personas con cultura, aunque no fuese reglada, y una moral de valores humanos ejercitados en la adversidad. Un país con soberanía, en progreso económico, con cierta salud moral social, con potencia industrial y un sector público activo en user_50_17andrea_casali___lucrecia_suicid_ndose__c__1750__museo_de_bellas_artes_de_budapest__hungr_asectores estratégicos hoy casi desmantelados, con esperanzas de futuro. Y por lo que se ve vamos a dejar a las generaciones siguientes, mejoras tecnológicas aparte, un país entrampado, corrupto, inepto, embrutecido, al borde de la desaparición nacional, a merced de las acometidas internacionales al carecer de una idea geoestratégica propia ni de instrumentos para defenderla. El fracaso de una generación que se creía que estaba descubriendo la pólvora democrática y que era más lista que nadie pero que ha sido víctima del timo del toco mocho dinástico de la desmembración nacional y los abusos impunes de la oligarquía. Que ha condenado a España a la irrelevancia internacional y a una cultura y economía subalternas, en la que muchos de los ciudadanos más preparados y formados se ven obligados a emigrar porque aquí apenas tienen futuro. Que mantiene un sistema político inútil, oneroso, antinacional, depredador, corrupto, mohatrero, que se enroca ante el peligro y muestra señuelos falsos de supuestas fuerzas de renovación como maniobra de distracción para incautos.

El Partido Procesado no ha recibido castigo en las urnas, salvo cosas raras como encuestas desmentidas, aparte. Ni siquiera ha habido disimulo con la sustitución de caras. El jayán de popa del Partido Procesado, autor de esperpentos cínicos como el famoso “Luis, sé fuerte” ha salido de rositas y se prepara para seguir eternamente en el machito, disfrutando de poltrona como presidente vitalicio, jugando a estadista de grelos con cachelos, hasta que llegue una inoportuna “tromboflebitis” como la de su colega, maestro y paisano que lo impida, o entre bajo la jurisdicción forzosa del famoso “equipo médico habitual”.

mariano-susano-reiverajpgpertinaz_optEl mantenimiento del tinglado es un fracaso nacional. Ni siquiera se ha conseguido la sustitución de las más importantes piezas quemadas o desenmascaradas. El sistema sólo ha sacrificado algunas piezas menores. Del antiguo bipartidismo parece que va emerger un partido único pero recauchutado con nuevas aportaciones cuando sean menester en cada oportunidad y consolidado gracias a agitar el espantajo de una neo-izquierda de falsa bandera, una izquierda “sorosiana” al servicio del NOM.

La constatación de la falta de una opinión pública digna de tal nombre, embrutecida por la mohatra periodística generalizada, nos mostraría que dentro del sistema hay que abandonar toda esperanza de genuina renovación. La comprobación de la impotencia para cambiar nada en profundidad de modo ordenado, racional, civilizado y pacífico.

No es bueno vivir del mal menor. porque el sustantivo es un mal pero también porque podría ser mucho menor si las cosas se hubieran venido haciendo bien, si no se estuvieran replanteando todos los días cosas básicas que ya debieran estar resueltas desde el principio, o al menos intentadas durante el anterior gobierno de Mariano en mayoría absoluta. Y qué decir del menudeo de cargos, más bien cargas, del nuevo gobierno de Su Majestad.

Mariano ha disfrutado de estos cuatro días de gloria en los que se sentía la reina de la fiesta. Acaso los últimos en los que podido seguir haciendo lo que le ha dado la gana. Al cabo, sustituye a sus amigos más achicharrados. Margallo queda desplumado quizás por intentar ser gallo alfa del corral antes de tiempo. El pío ex ministro de la Gobernación se retira a un convento para penitenciar sus muchos pecados en beneficio de la salud de su alma y sobre todo de las libertades de la ciudadanía. Pero sigue de lugarteniente Soraya con los espías, de la que se afirma resulta toda una estadista de talla, cuando se sube a una banqueta proporcionada por HL 6Bilderberg y sus agentes mediáticos en el Reino. Y la cosa económica sigue más o menos como estaba. La de Defensa parece ser que esta vez ha sido nombrada en diferido por el presidente y no como era costumbre por SM, al alimón con cierta embajada fácilmente reconocible.

No parece un gobierno que encaje muy bien en los sueños de un ciudadano ejemplar. Pudiera ser que se tratara de un gobierno provisional de “tente mientras cobro” hasta llegar a los próximas elecciones anticipadas. El tiempo lo dirá.

 

Pero, repartidas las poltronas ministeriales, felices unos, decepcionados los más ¿qué nos pasará a los que pagamos la función?

Existe una larga serie de graves problemas a los que eventualmente tener que hacer frente, entre otros:

Grave crisis internacional en varios escenarios: consecuencias de la genocida agresión contra Siria, estampidas migratorias rockefeller daviddesestabilizadoras inducidas, posibilidad de una guerra abierta entre grandes potencias, resultados de las elecciones EEUU y su posible desestabilización, supeditación servil a las aventuras bélicas de la OTAN, declive de la UE, posible cambio del rol geoestratégico de Alemania en dirección a Eurasia, amenazas sobre la estabilidad del euro, crisis financiera generalizada, tratados internacionales de consecuencias catastróficas, injerencias extranjeras en la desestabilización de España, en especial con el apoyo al golpismo catalán.

Y, cabe señalar, todo está interrelacionado, las propiamente indígenas: recuperación de la soberanía nacional, crisis institucional sistémica, ausencia de separación real de poderes, corrupción generalizada y casi impune, pertenencia a la OTAN, dificultades para el pago de Deuda (principal e intereses), aumento de impuestos, reducción de las pensiones subordinadas al pago de una deuda en gran parte odiosa, más agresiones contra la clase media, (deterioro de la educación, aumento de la precariedad laboral, sorospromoción de la homosexualidad, el aborto o de leyes paranoicas o inicuas como la de violencia de género), otro posible rescate de banqueros y corralito o limitaciones a la circulación de dinero en efectivo, defensa de la unidad nacional y del orden público democrático ante posibles revueltas sociales bien genuinas espontáneas o bien inducidas o “sorosianas”, con agentes tales como servicios secretos extranjeros, podemitas y mareantes de varia ralea, golpistas catalanes, terroristas islámicos de falsa bandera…

mapa_etnico_espanyaNo sabemos si aún se está tiempo de revertir el presente proceso de desmembración de España y de pérdida de lo que queda de soberanía instigado desde el extranjero y con la complicidad de instituciones monárquicas, activas como la Generalidad o pasivas como el complaciente gobierno central o el parlamento que no se oponen a la burla sistemática de la legalidad.

Ante este preocupante panorama un voluntarista diría: “Mariano, sé fuerte”

Quién sabe. Lo mismo Mariano se regenera y contra su rutina demostrada hace algo bueno para el pueblo. Pero contra este optimismo del corazón es más probable que suceda lo que nos dice el avisado pesimismo de la razón.

Y es que, como en el viejo chiste del mal estudiante, Mariano está preparado. Prepárate tú.

 

Mariano y yo (poema de Luis el fuerte)

Hace un siglo Juan Ramón Jiménez escribía Platero y yo. Una preciosa y exquisita obra para adultos que según nos explicaba el poeta de la luz, “el niño puede leer los libros que lee el hombre”, salvo algunas cosas, apostillaría hoy el cínico prócer engañoso y engañado.

Pero si los niños pueden leer las cosas de los hombres, los súbditos del reino de España demuestran que ni como niños pueden entender los extraños arcanos y tradiciones de nuestra democracia y sus instituciones. Ni las diferencias entre responsabilidad judicial exigible ante el juez, o las responsabilidades políticas que ha de exigir el supuesto pueblo supuestamente soberano a sus supuestos representantes, sobre todo si son supuestos delincuentes o supuestos encubridores de supuestos delincuentes.

Con todo mi respeto y admiración por los burros reales o de cuento y claro es por la egregia figura del gran artista de Moguer, a los lectores que nunca serán ciudadanos capaces de renegar de su condición de hombres libres va dedicada esta versión actualizada del poema del ilustre y sabio poeta onubense.

Mariano es — peludo, suave, tan blando por fuera que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Solo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro.

Lo dejo suelto y se va al prado, y acaricia tibiamente con su hocico, rozándolas apenas las florecillas rosas, celestes y gualdas. Le llamo dulcemente, Mariano, y viene hacia mí con un trotecillo alegre que parece que se ríe en no sé qué cascabeleo ideal…

Come cuanto le doy. Le gustan las naranjas mandarinas, las uvas moscateles, todas de ámbar, los higos morados con su cristalina gotita de miel, los sobres azulados rebosantes de jugosas suculentas dulzuras que otros no gustarán…

Es tierno y mimoso igual que un niño, que una niña, pero fuerte y seco por dentro como una piedra.

Cuando paso sobre él, los domingos, por las últimas callejas del pueblo, los hombres del campo, vestidos de limpio y despaciosos, se quedan mirándolo. Tien’ asero.

Acero y cara dura al mismo tiempo.    

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.