Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Sueño de Bradomín en Armenteira, pesadilla de votaciones, 2

El aspirar del aire

El canto de la dulce filomena…”

(Cántico espiritual, canción 39ª del manuscrito de Jaén, Juan de Yepes)

 

“El Misal donde rezaba aquel santo

Que oía en su rezo el canto de encanto

Del Ave celeste, del celeste Abril

Del Ave que sabe la áurea letanía

De Nuestra Señora la Virgen María

¡Azucena Mística! ¡Torre de Marfil!

Del Ave que sabe la ardiente plegaria

Que el santo eremita de alma visionaria

Abre la sellada puerta celestial…”

(Aromas de Leyenda, Valle Inclán)

 

Hay dos maneras de conocer, que los místicos llaman Meditación y Contemplación. La Meditación es aquel enlace de razonamientos por donde se llega a una verdad, y la Contemplación es la misma verdad deducida cuando se hace sustancia nuestra, olvidando el camino que enlaza razones a razones y pensamientos con pensamientos. La Contemplación es una manera absoluta de conocer, una intuición amable, deleitosa y quieta, por donde el alma goza de la belleza del mundo, privada del discurso y en divina tiniebla. Es así como una exégesis mística de todo conocimiento y la suprema manera de llegar a la comunión con el Todo. Pero cuando nuestra voluntad se reparte para amar a cada criatura separadamente y en sí, jamás asciende de las veredas meditativas a la cima donde la visión es una suma.,

(La Lámpara maravillosa, Valle Inclán)

 

¿Meditación o Contemplación? ¿Existe una Galicia eterna que se pueda contemplar como un Todo? ¿Cómo puede ser asimilada?

Hallé y gocé como un pecado místico la mudanza de las formas y el fluir del Tiempo. El Tiempo era un vasto mar que me tragaba,  de su seno angustioso y tenebroso mi alma salía cubierta de recuerdos, como si hubiese vivido mil años.

Ya es el momento despertar de un sueño tan profundo. Bradomín no se acuerda de ni cuándo ni cómo es que ha llegado allí, al legendario monasterio de Armenteira donde  durmiera el buen abad un sueño de siglos.

Señor abad, yo soy carlista por estética. El carlismo tiene para mí la belleza de las grandes catedrales. Me contentaría con que lo declarasen monumento nacional.

Confieso que no conocía esa clase de carlistas. Son los antiguos, no los recauchutados en progres por mor de la falaz desmemoria histórica. Los mismos enterradores de doblones y libertades de la ciudad de la cultura en vez de fomentar una cultura de ciudad.

Los carlistas progres actuales se dividen en dos bandos: uno, yo y el otro, los demás. Es decir, Feijóo primeiro.

Con la mala fe litigante del gallego la tenebrosa Junta burla la Justicia y menoscaba los derechos civiles de un maestro heroico y de sus sacrificados alumnos. La Junta hace befa cuando no ningunea la lengua común. Nos lo cuenta, compungida pero no resignada, Gloria Lago.

La Política gallega es oficio de celestinas. Acampados en una u otra orilla de la propaganda unos y otros felones roban las últimas gallinas antes de las votaciones. Galicia, Galicia, Galicia.

Aunque hoy cómoda e impúnemente apalancados en las aforadas poltronas autonómicas muchas de las socaliñas con que hace ocho siglos se robaba en los caminos compostelanos son actuales, como aquella de la luciente dobla de oro que el peregrino descubre entre el polvo de su ruta, con todo el enredo de de la súbita aparición de dos sutiles tramposos que reclaman su quiñón en el hallazgo, mueven pleito de voces y retos acaban aviniéndose por gracia de alguna blanca de ley que ofrece el peregrino a cambio de guardarse la dobla, que luego le saldrá fullera.

Y es que ahora, gracias a Dios y a los desvelos de la Junta, ya cabe decir con orgullo de toda una nueva gran capital de Galicia que:

 ¡Santiago ya no es Santiago

que es segundo guasinton!

¡Tié recreo y toa la hostia

de una culta población!

Tras visitar a su primo el feroz Montenegro, al rústico arrullo del aullido lejano de un lobo había cruzado la comarca del Salnés, hidalgo manco y arruinado caballero sobre un viejo jaco tan venido a menos como su amo. Anochecía y la luz del crepúsculo daba al yermo y riscoso paraje. Camino del Palacio de Brandueso a pocas leguas de jornada de Viana del Prior. Hubo un tiempo cuando había capellán en palacio que aparece perdido entre los vapores de la alquitara de mi memoria.

Allí estaba, sentada al abrigo de unas piedras célticas, doradas por líquenes milenarios. Pero Ádega ya no pastorea ovejas por esos montes echados a tojales en los que la entropía del olvido de los nuevos burócratas prebendados logra que ya no haya nada que cuidar

¿Qué tiene esa res?

No sabré decirle qué mal tiene

¿Éntrole de pronto?

De pronto, sí señor

No tan de pronto, que llevamos años de abusos y concesiones como en el largo sueño de Armenteira, de mal menor en mal menor hasta llegar al actual desastre.

España está en una encrucijada histórica en la que ya no cabe seguir engordando la gusanera de la deuda y el cáncer cainita de la desunión entre españoles mientras se termina de arruinar a los paisanos indefensos, víctimas de prebendados, oligarcas y monopolios.

Vieja baza de espadas, ahora al el despertar caído en otra pesadilla, baza de votos podridos en burgos empobrecidos y parroquias casi deshabitadas, ambos embrutecidos por aparatos diabólicos al servicio de los nuevos despiadados amos.

Seguirá el primer sueño porque no se puede comprender la insólita adoración de supuestos liberales del moderantismo centrista todo a cien, muy juntitos con caritas de místico arrobo, al viejo tótem arbóreo de los nazis cuponistas vascos. Triste y no menos pasmoso es comprobar como bajo el tilo del Arenal bilbaíno ya no quedan liberales, e incluso el antiguo frondoso tilo bajo cuya copa se reunían ha sido talado por si acaso pudiera haber habido alguna mala tentación.

Bien puede suponerse que aquellos sesudos políticos moderados, carcamales de la más docta veteranía en conjuras, trapisondas y cabildeos, no aventuraban un dictamen tan espinoso de responsabilidades y tan contrario a la adulación cortesana sin haberse previamente entendido con el falsario y sus cómplices indigenistas.  Es la retórica lo que más separa a los pueblos. Debe ser por eso, sin descartar la cobardía o la estulticia, por lo que han adoptado la del enemigo.

Como buena nueva posmoderna es preciso y a tan sublime tarea se dedica la Junta una evangelización patriótica galleguista con cargo al presupuesto financiado, eso sí, por los españoles de toda España. Como decía con su extraordinaria lucidez Manuel Jardón: “La galleguidad es la forma que ha de actuar sobre la materia prima para galleguizar a los gallegos, hacer de los gallegos poco fervorosos, gallegos muy gallegos, hacer de los gallegos galleguistas”.

Tal constituye el actual pensamiento único posmoderno y poscivilizado de los burgueses y pijerío revolucionario sorosianos, desvirga melones y tribunos, plutócratas de la trata de blancas y de la Banca, juristas de romanes virtudes y áticos maestros del periodismo…

Y malvados son los que osan perturbar el lucrativo melonar guardado por feroces talibanciños subvencionados, muy ladradores y algo mordedores si falta hiciera. De modo que el pobre Bradomín se lamenta compungido por la imparable victoria del Maligno. Ha sido cosa de Satanás. Como era de prever vistos sus antecedentes y fama de anciano feo, católico y sentimental no aparece en el censo electoral por lo que no puede votar a VOX y se retira otra vez al monasterio a continuar su sueño eterno.

En las cartelas publicitarias la seráfica madre sonreía con almíbar de santa que coquetea. Las manos sobre el pecho, se compungía con aviesa mansedumbre. Alargaba los rincones de la boca, sinuosa de disimulos. Insinuó con flema burlona y devota cadencia. Y pasó ante los espejos, recogiéndose con estilo estatutario los pliegues del ropón. Muy vanipavo.

También quiere su propia guardia mora, no va ser menos que los guindillas vasconavarros o los mozos de cuadra.

Abren los colegios electorales prestos para la renovación del sacratísimo supremo sacrificio. “Humeaban las últimas candilejas por baratillos y tenderetes. Tocaba el acordeón un soldado manco. Acudían a verle mozas de la greña caída y clavel en el rodete, patriotas alumbrados, juerguistas insomnes. El soldado, con el gorro sobre la oreja y el canuto de la licencia al pecho, se fumaba un brigadier:  

¡Manco por la patria, señores! ¿Qué he sacado? Este cigarro puro que me dio sobre el campo de batalla electoral el heroico general Núñez. “

Notas

Las frases en cursiva de este texto collage si no se expresa otra procedencia son invención de una auténtica bestia negra de galleguistas resentidos y envidiosos. Nada menos que del gran Valle Inclán, genio de la Literatura española.

Filomena, hija del rey de Atenas, dícese del ruiseñor según la antigua mitología

Otra sobre este tema: Votaciones periféricas veraniegas

 

Votaciones periféricas veraniegas 1

Para los que aborrecemos al oneroso, corrupto, liberticida en algunas taifas, tinglado autonómico la cita del 12 de julio nos plantea varias dudas. ¿Participar en algo que se considera perjudicial? ¿Tratar de evitar males aún mayores?

Lo verdaderamente diabólico es que aunque el ciudadano consciente intente pasar de la actual política corrompida y devastadora, ella no pasa del saqueado y humillado ciudadano. La monarquía ha dejado a sus súbditos indefensos ante los abusos de los señores de las taifas.

En el País Vasco, con la pasiva complicidad de su vistosa guardia mora bereber, los indígenas hostiles reciben a pedrada limpia a los forasteros que consideran peligrosos para la continuidad de sus abusos, cupos y mamandurrias.

Aquí, en Galicia donde escribo aún no se ha llegado a ese grado de violencia primaria tan brutal pero se emplean otras mañas no menos nocivas.

Y es que el problema viene a ser el mismo salvo en que afortunadamente los talibanciños galleguistas no han desarrollado aún el grado de criminalidad de sus correligionarios bilduetarras. En efecto, casi toda la oferta electoral consiste en nacionalismo con diversos grados de malignidad y virulencia. Excepto VOX, el verdadero enemigo a batir por el tinglado, todas las demás propuestas con posibilidades de sacar escaños significan nacionalismo, particularismo subvencionado, ingeniería social progre y represión de la lengua y Cultura españolas.

Desde luego es preciso reconocer que las propuestas electorales que hacen al sufrido y domesticado votante son irresistiblemente tentadoras.

Feijóo, un nacionalista lobuno recubierto cuando le conviene con piel de cordero español aparece en los carteles de propaganda con un impactante lema: «Galicia, Galicia, Galicia«.  La anterior creo recordar era «Galicia e moito«. O «Galicia primeiro».  Discursos sencillos sabiamente dirigidos a no complicar ni dificultar la comprensión de votantes entusiastas.

No muy diferente, por cierto, del de “vivamos como galegos” de una conocida cadena de supermercados de la tierra.

Por su parte, las repugnantes zurdas propiamente dichas presentan a un sobrino de un veterano cacique vigués y a diversos especimenes de la tropa galleguista paradójicamente imitadora de abusadores catalanes y vascos de pura raza vasca en busca de privilegios.

Vox, el único que parece diferente, es atacado o bien ninguneado con auténtico entusiasmo. Sobre todo por el PP de Galicia. No es extraño. Es el único que habla español y que defiende la idea de España y su Cultura. Uno de sus próceres más conocidos que osó criticar la figura de un santón indigenista local llamado Castelao ha sufrido ataques virulentos, los más suaves pedían que el maldito virus rojo chino se lo llevara por delante sin más dilación.

Como vamos a ver a continuación, el tal Castelao viene a ser aquí en Galicia el equivalente de los Sabino Arana o Prat de la Riba, si bien en versión comunista que no beata clerical meapilas como los anteriores. Un golpista xenófobo, irredento y sectario al que tras el golpe izquierdista y nacionalista del 34 la República desterró unos meses a Badajoz, donde escribiria su libro más conocido, Sempre en Galiza. Sin embargo, la represión no fue tan terrible: además de disfrutar de permisos, licencias o vacaciones, durante su estancia incluso fue ascendido a jefe de negociado de primera clase. Su opinión sobre Extremadura es otra muestra de su peculiar sectarismo racista zurdo: «¡Qué asco una tierra de hambrientos lujuriosos dominada por ricos indecentes! Dicen que quieren ser andaluces… La gente parece de una Andalucía montañesa. Sombrero ancho, zamarra, cchiporra. Caras chatas y amarillas: mezcla de tres razas mal llevadas«. Lo dice él, que se considera de pura raza celta.  Tal es el personaje alabado por Feijóo.

La para muchos injusta fama de Castelao como prohombre intelectual, un personaje que se llamaba Alfonso Rodríguez y no tanto Daniel Castelao, se debe paradójicamente a los complejos de la carcundia gallega abanderada por el PP de, que no en, Galicia. Luego, donde hay mito que se quiten Razón ni argumentos. El glosar a Castelao por parte del actual caciquismo autonómico enmucetado parece una forma de intentar tapar las propias vergüenzas y su mala conciencia. O su oportunismo, falta de ideas propias o de escrúpulos. Con denunciarlo así Vox ha puesto el dedo en la llaga aunque muchos no quieran acertar la mano con la herida.

Esta afinidad ideológica entre los tres nacionalismos periféricos españoles es conocida, aunque no siempre reconocida. Algunos de sus elementos más significativos e inquietantes pueden verse por ejemplo AQUÍ.

Hagamos un poco de verdadera memoria histórica para mejor comprender lo que pasa.

El 11 de setiembre de 1923, dos días antes del nombramiento de Primo de Rivera por Alfonso XIII, con ocasión de la Diada de ese año, se intenta una Triple Alianza entre las fuerzas nacionalistas de Galicia, Vascongadas y Cataluña. En el plano de las lenguas regionales todas se muestran de acuerdo, aunque Castelao explica que hay diferencias sustanciales entre ambas pretendidas “naciones”. Habría tres hechos diferenciales: Cataluña era un feito basado na vontade. Euskadi a memoria, o meior reaitivo das aicións reivindicadoas, y Galicia en la intelixencia  e imaxinación.

Castelao también puntualiza: “Cataluña representa, pola sua industria progresiva, a sua potencialidade económica e seu nivel de vida social tanto como o resto da Hespaña e, ademais, ten una cibdade populosa, meirande que Madrid, portador abrouxador das aspiracions catalanas”. Por el contrario, Galicia, “ e un pais precapitalista, povoado por traballadores que viven d-un misero xornal, que elos mesmos sacan da terra ou do mar; sen industrias d-abondo para absorber o escedente de povoacion labrega e mariñeira; c-un  paro forzoso e c-un déficit pecuniario constante, que se resolve pacíficamente por meido da emigración”.

En julio de 1932, por iniciativa de Unió Democrática de Catalunya, fuerzas nacionalistas catalanas homenajean a los diputados galleguistas Castelao y Otero Pedrayo en Barcelona.

Como continuación de la fallida Triple Alianza de 1923, el 25 de julio de 1933 Castelao inspira en Santiago de Compostela la formación de Galeusca.  Cuando muere el golpista Maciá, Castelao y el Partido Galeguista promueven un homenaje al traidor contra la República al que califican de «apostolo de Catalunya». El día de los santos inocentes de ese mismo año de 1933, Castelao escribe un luctuoso panfleto en A Nosa Terra, órgano del Partido Galeguista, bajo el título de Catalunya na morte do libertador en el que glosa al fallecido felón golpista y afirma, entre otras cosas, que “Catalunya e unha verdadeira potencia material e espiritual. Por eso, pese a quen pese, Caltalunya sera sempre ela, non sera parte de nieguen, senon que sera, por saber ser diferente,  unida e persoalidade existente. Catalunya merece ter homes da estirpe de Maciá. Cada pobo ten o que merece ter” .

Con ocasión del famoso filo republicano Pacto de San Sebastián, Castelao pondría a caer de un burro a su paisano y colega Casares Quiroga tanto por su escasa contundencia galleguista cuanto por no apoyar a los catalanistas: ”Casares non planteou  o problema galego nin se sumou aos catalans. Contase eso si, que pideu para Galiza os mesmos directos que lle fousen outorgados  a Catalunya; pero frenteros catalans, para dificultarlles, tal vez, a sua mision, e conformandose co sentir centralista da maoria.

Punto común de los nacionalistas es el racismo. Sin embargo, como dice Núñez Feijóo, nosotros los gallegos somos un ejemplo de nacionalismo fino, educado amén de filantrópico. Alfredo Brañas ya explicaba la razón última del nacionalismo galleguista, regionalismo en su jerga: Galicia para los gallegos. Un coto de caza caciquil lejos de los malvados españoles que nos puedan disputar el dulce mangoneo y la lucrativa comodidad de la poltrona.

Acabamos de citar unas frases injuriosas racistas de Castelao pero quizás sea en la obra de Vicente Risco donde más claro podamos encontrar las peculiaridades del racismo galleguista. Aquí, la pura raza aria de colegas vascones y catalanes se convierte en impostado celtismo. Risco nos lo explica muy puesto en razón con gran clarividencia y singular desparpajo: “Ora, na nacionalidade galega sinifica a superioridade indiscutibel da nosa Raza sobre das razas morenas euroafricanas de Iberia, e pol-o tanto, a inxusticia de que sexamos domeñados e gobernados por iles… que somos eiqui un pobo aparte, que as tradicios hespañolas das grorias de Castela, do Arabismo, do Século d ‘ Ouro, da Misteca, non son nosas, ni estan no noso ser, ni-nos podemos encariñar co’elas… sinifica o noso dereito a autonomia politica y a asoluta independencia no que toca a cultura.

Apenas existen importantes hechos diferenciales en lo ideológico entre los respectivos nacionalismos periféricos, si bien el paso del tiempo y en especial la decadencia de uno de sus instigadores, la Iglesia Católica, han producido los lógicos matices:

Conquista de su Lebensraum o espacio vital basado en el pilla pilla de grandes y crecientes presupuestos, porque bien saben que sin constante riego de dinero público su tinglado no se sostendría por falta de suficiente apoyo social.

Sectarismo, supremacismo, racismo, xenofobia más o menos virulenta, integrismo teocrático, imposición de la lengua regional, caciquismo, corrupción, busca de privilegios políticos y económicos,  antiliberalismo… son lacras comunes con mayor o menor grado de virulencia a todos ellos.

Se comprende que sean las oligarquías locales, los conservadores de mayor carcundia y la hoy declinante Iglesia periférica, quienes más pugnen por el plurilingüísmo con supremacía obligatoria de la lengua autóctona y teman las sociedades abiertas.  Pero lo que resulta incomprensible es el apoyo a las oligarquías regionales ventajistas y su lacra de nacionalismo, «normalización» lingüística incluida, de la supuesta izquierda española, ahora también de los sindicatos oficialistas. Unas zurdas renegadas, sectarias, corrompidas, incoherentes, que más que españolas cabría calificar de globalistas sorosianas al servicio del gran capital.  El colmo de los colmos es el ridículo de las zurdas asturianas con la imposición del bable.

Aquí, también, aunque los próceres galleguistas actuales ya no suelen acudir a soflamas racistas explícitas, sigue patente y cada vez más agudizado el problema de establecer con cargo a los impuestos de todos los españoles los supuestos derechos de las lenguas por encima de los de sus hablantes. La «normalización lingüística» que, en consecuencia, considera a los hispanohablantes gallegos o ciudadanos españoles que viven en Galicia como «anormales«. La imposición del gallego sacramental en la administración pública y la cultura subvencionada como viático para acceder a la galleguidad. Una agresión anticonstitucional impuesta desde las instituciones gallegas controladas por el PP y demás partidos que sólo viene siendo combatida de forma extraparlamentaria gracias a sufridas asociaciones pro derechos civiles como Galicia Bilingüe o la más reciente Hablamos español.

En resumen: el problema más que quienes las ocupan son las propias instituciones autonómicas que potencian el desastre, la filomanía.  Ojalá la votación en vez de para elegir políticos destinados a rellenar el bodrio institucional fuera sobre preguntas tales como, ¿Desea usted cerrar el actual chiringuito y asignar los ahorros de impuestos y los pingües beneficios derivados de ese clausura a obras en beneficio de la sociedad?

Pero sabemos que tal deseo es una quimera: los malos son herejes de VOX que pretenden estorbar la tranquilidad del paraíso denunciando el actual desastre ¡A la hoguera con ellos!

(Continuará)

 

Medio milenio desde la Noche Triste

Los penosos sucesos que vive España con un ignorante gobierno siniestro y devastador para su pueblo y su Cultura hacen que pasen desapercibidos muchos de los grandes acontecimientos de nuestra Historia, motivo de honor y de orgullo para los españoles. La magnífica aventura de circunvalación del mundo lograda por el marino Juan Sebastián Elcano ha pasado con más pena que gloria. Incluso el llamado Instituto de su nombre se muestra más bien al servicio del enemigo inglés.

Otra cosa similar está ocurriendo con la conmemoración de la llamada Noche Triste sucedida hace ahora medio milenio en las afueras de la ciudad de Tenochtitlan. En la que las tropas de Hernán Cortés se retiraron en maniobra a la desesperada de la capital azteca.

Tras la muerte de Moctezuma a consecuencia de las heridas producidas por haber sido apedreado por sus propios súbditos aztecas, la situación de los españoles se estaba tornando desesperada. Hasta el último momento el genial militar había tratado de impedir el conflicto abierto. Marina traduce sus palabras:

¿No os apena el morir tanta gente; creéis que vale la pena sacrificar a la locura de expulsarnos a nosotros la flor de la juventud azteca? Sabed que soy muy fuerte aunque no lo creáis, y que el Dios que da la fuerza es el que está conmigo, no esos vanos simulacros de dioses, que ayer he arrojado por los peldaños del templo.

Cortés se refiere a lo sucedido durante la anterior escaramuza en la que estuvo a punto de perecer sacrificado a los dioses, aunque consiguió librarse y arrojar sus estatuas escalinata abajo, destrozándolas.

Bien veis que cada uno de nosotros vale por un millar de los vuestros. ¿Tenéis tantos millares de guerreros como yo hombres? Os ofrezco la paz. Con esta paz os libraréis del rigor de mi justicia. Yo he venido a esta tierra con una Alta misión, sabedlo…

Fracasada la cumbre con los caciques no quedó más remedio que preparase para una lucha desesperada debido a la enorme superioridad numérica de los feroces guerreros del imperio caníbal.

Cortés llama a su presencia a Blas Botello, considerado hechicero y astrólogo, lo que le permitía conocer el porvenir. Blas le explica al gran militar: todas las potestades del cielo están contra nosotros excepto una. Hay que aprovechar la noche en que reine Júpiter, el único que nos es propicio. Esa noche hay que escapar con sigilo, no hay otra posibilidad. Y ha de ser el uno de julio.

Así se acuerda y se hace. Estando a punto de abandonar la laguna una vieja espía da la señal de alarma, se desarma el efecto sorpresa y los fugitivos se ven acorralados. Mueren cientos de españoles, varios capitanes e incluso el mismo desafortunado astrólogo. Y miles de sus aliados americanos.  Pero contra todo pronóstico sobrevive parte de su ejército. Los aztecas no les persiguen entonces y logran sobreponerse a duras penas.

Tras cinco días de agotadora marcha los supervivientes llegan a Otumba. Cerca del camino de los muertos, junto a las pirámides del Sol y de la Luna, gloria majestuosa de la antigua civilización tolteca sometida por los invasores aztecas. El 7 de julio aparece un enorme ejército enemigo en el horizonte. Decenas de miles de aztecas contra cuatrocientos españoles. Se combate a la desesperada durante cuatro horas. La batalla parece definitivamente perdida ante la superioridad numérica del enemigo y entonces Cortés divisa el estandarte plateado con un sol en aurora y el águila sobre el nopal del cacique enemigo, el cihuacohuatl.  Junto con tres capitanes y un soldado cargan en modo suicida contra la masa india, y con gran esfuerzo logran acceder al lugar. El cacique es muerto por el soldado. Cortés toma el estandarte y lo blande cabalgando sobre el horizonte. La masa azteca al verlo en sus manos huye aterrorizada.

Cortés ha demostrado ser invencible. El prodigio militar se ha consumado y el poderoso sanguinario imperio caníbal azteca, vencido. Y su Alta misión civilizadora, de la que hablara el gran genio militar a los caciques intentando evitar la lucha antes de la Noche Triste, puede ya iniciarse en la Nueva España.

 

 

 

 

Noche de San Juan

En cierto modo, la de San Juan Bautista, asimilación cristiana del solsticio de verano en el hemisferio norte, es una fiesta paradójica. Al ser un máximo, su entorno es menor y la trayectoria solar a partir de ella es declinante. En palabras de San Juan como anunciante de Cristo: “Él (Cristo) conviene que crezca y yo que disminuya”.

Jung también hace referencias a este asunto: si uno honra a Dios, al Sol o al fuego, honra también su propia fuerza vital, la libido”.  Que es símbolo de sus criaturas, plantas, animales y también de muchos héroes sagrados.

Así, por ejemplo, don Quijote, héroe solar cuya ejemplar actividad desfacedora de entuertos declina después de la noche de San Juan, al ser vencido en una playa de Barcelona. Aunque hace heroica proclamación de fe un su Dama, el Alma, justo en el momento en que el sol está en lo más alto, y en el lugar más oriental de sus aventuras. Una declaración de la preponderancia del Espíritu frente a las contingencias de la Materia expresada en un Tiempo y en un Espacio sagrados.

También de Hércules, patrono mitológico de la ciudad de La Coruña, que lucha contra Gerión, el símbolo del espíritu maligno que se opone a la Luz. Y por eso el héroe que se representa asociado o entre dos columnas, en el umbral de la iniciación. Dos columnas que figuraban en algunas antiguas monedas españolas con la inscripción “non plus ultra” en una banderola, iconología que aparece luego en el dólar americano, con la banderola simplificada en una S y las dos columnas solares como trazos o palos.

Pero hay otras preciosas costumbres populares relacionadas con la noche de San Juan como recoger plantas para hacer un ramito de amor y salud, remedo del lapis herbal de los alquimistas.

Una de las plantas emblemáticas de la botánica paracélsica es la artemisa (artemisa vulgaris) o hierba de San Juan, que cogida ese día vuelve fértiles a los campos. Planta defensiva contra las malas influencias forma parte de muchos ritos mágicos solsticiales en toda Europa. También se hacen perfumes.

De la Énula campana (Ínula helenium) dice el grimorio «Los secretos del pequeño Alberto«: «en la noche de San Juan, al dar las doce, cógese la hierba llamada énula campana, hágase secar y reducir a polvo, añadíendose una pequeña cantidad de ámbar gris. Métase todo en una bolsita verde y llévese encima del corazón durante nueve días. Pónganse luego estos polvos en contacto con la piel de la persona que se ama (sin que ella lo advierta), y se despertará en ella un amor irresistible hacia quien la ha preparado«.

Dentro de la gran tradición española cada pueblo tiene su hierba de San Juan preferida: corazoncillo, artemisa, helecho macho, genciana, grosella, algarrobo, no me olvides, menta sarracena, abrótano, yedra terrestre, milenrama….

En la comedia cervantina Pedro de Urdemalas, este año disfrutamos de la tragedia Pedro de Urdepeores, se hace referencia otra tradición popular: las mozas casaderas se ponían a la ventana en la noche de San Juan con el cabello suelto y un pie descalzo dentro de un barreño lleno de agua, y están atentas a escuchar el primer nombre que dijesen en la calle, suponiendo que así debería llamarse el que fuera su marido.  En palabras del personaje Benitae: «eres noche tan sagrada/ que hasta la voz que en tí suena/dicen que viene preñada/ de alguna ventura buena/ a quien la escucha guardada»

En la tradición cristiana, San Juan anuncia a Cristo, las hierbas de San Juan descubren todos los misterios y echan todos los demonios, la mayor luz que se manifiesta por San Juan es la medicina más poderosa, la riqueza y la ciencia por excelencia.

Don Antonio Machado nos explicaba que:

Tus ojos me recuerdan

Las noches de verano

Negras noches sin luna

Orilla al mar salado

Y el chispear de estrellas

Del cielo negro y bajo

– – – –

Para tu linda hermana

Arrancaré los ramos

De florecillas nuevas

Los regaré con agua de los arroyos claros

Los ataré con verdes junquillos del remanso

Para tu linda hermana

Yo haré un ramito blanco

La noche de San Juan es un punto de transición y una promesa de amor en un mundo hilozoístico. Puede que veamos grandes signos en el futuro inmediato, mas el sol nos advierte que a partir de ahora ya empieza a declinar, y Shakespeare, cuyo nombre oculta un sabio, nos enseña que el sueño de una noche de verano posibilita que Titania, la preciosa reina de las hadas, pueda enamorarse de un burro. No sé yo, pero parece que con esto de la posmodernidad que rompe con la Tradición y los ciclos naturales nuestras más bellas titanias se enamoran de burros como si fuesen hermosos donceles.

Pese a los que digan algunos forofos del racionalismo donde no existe eterno retorno sólo nos queda la incertidumbre del acaso.

 

 

Simbología obscena y penosa

Haz lo que tu amo te manda y siéntate con él a la mesa, nos advertía Cervantes de ciertos abusos con su buen criterio de crítica social. El que precisamente falta a estas estúpidas y prostituidas multitudes del progretariado que dan saltitos, queman bienes, chillan como ratas de alcantarilla o se arrodillan a la voz de su amo. De obsceno, repugnante, penoso cabe calificar el espectáculo de unos “artistas” arrodillados en busca de autor que los empuje a la impostada cucaña de la fama entre otros necios.  O el de otros personajillos haciendo ostentación de su estulticia ridícula no ya en la tele idiota sino en plazas y lugares públicos.

La última consigna aquí para progres y cretinos en general es arrodillarse, no en memoria por los miles de fallecidos que el gobierno de progreso español tiene sobre negra conciencia, sino porque en una remota ciudad norteamericana de cuyo nombre la mayoría nunca habría oído hablar, supuestamente un hombre con antecedentes penales habría fallecido, pero no por disparos o porrazos sino por una patología coronaria a causa de una detención policial municipal.

Una ciudad regida por el Partido Demócrata con una policía local a las órdenes de su administración. Es decir, no vinculada políticamente directamente al Partido Republicano. Pero, no importa, ninguna evidencia es suficientemente fuerte como para desalentar a un buen progre fabricado con troquel. La culpa de tan lamentable suceso, uno de entre las decenas que acaso puedan acontecer en EEUU a lo largo del año, evidentemente la tiene el malvado presidente Trump que ¡es republicano! Y, en consecuencia, pertenece al mismo partido del no menos malvado racista presidente Lincoln, otro funesto criminal opuesto a los píos demócratas fundadores del Ku Klux Klan que tantos desvelos demuestran por socorrer a la negritud.

No hace falta ser estudioso de simbología para detestar el uso fraudulento, blasfemo de ciertos símbolos que la ignorante canalla progre adopta sin mayor empacho ni conocimiento de sus significados. Así se pueden mover energías sutiles dirigidas a lo contrario de lo que se pretende combatir.  Como, por ejemplo, la supuesta lucha contra el racismo pero promovida para proteger la dominación mundial de satanistas esclavistas de quienes la combaten. Como denuncia la joven negra en ete vídeo «Black lives matter is a joke».  Tampoco nuestros filantrópicos progres montan numeritos televisados por pequeñeces tales como los millones de abortos, ni por las decenas de miles de niños desaparecidos cada año en todo el mundo para satisfacer la demanda de pederastas, rituales satánicos, tráfico de óganos, o, con suerte, adopciones ilegales.

Una canallería progre que hoy puede encontrar algún hueco subalterno en la mesa del amo pero que no tardará en comprobar sobre sus humillados lomos la realidad de esclavitud que se esconde detrás de ciertas manipulaciones que sigue ovejunamente.

Me comentaba ayer un querido profesor amigo mío que en estos tiempos oscuros, confusos, donde reina la más atroz impostura enmucetada, se precisa un buen andamiaje intelectual, una cabeza bien amueblada, y herramientas de análisis para comprender la realidad actual. También de una intuición inteligente, una inteligencia discriminatoria para identificar conexiones por debajo de la multiplicidad.

Y añadía, hay quien por motivos ideológicos no puede aceptar la realidad actual de una izquierda satánica. Es decir, existe un pueblo desarmado y vulnerable y también otro grupo de hombres menos desarmados que se niegan a aceptar que “los suyos” puedan ser parte del mayor plan de exterminio de nuestra especie. Les supera.

Creo que tiene toda la razón mi amigo el profesor. Solo me permito comentar que esto no sería posible si se fomentase una educación crítica en la inteligencia y el entrenamiento de la voluntad. Ni tampoco si los prostituidos media con su enorme capacidad para la manipulación de masas no estuviesen casi en todos en manos del enemigo y cumpliesen con su obligación de informar con veracidad y de fomentar y proteger una opinión pública objetiva y racional.

El diablo no duerme y es sutil y mañoso. No obstante, falsas banderas manipuladas como pretexto aparte, nos encontramos en un tiempo histórico crucial en el que el futuro de la Humanidad se puede decidir durante las próximas semanas en EEUU.  Resultado de la pugna entre el Presidente Trump y las instituciones republicanas contra las asechanzas criminales del Deep State. Por la cuenta que nos tiene a todos, incluidos los horrorizados e indefensos españoles víctimas del nuevo despotismo liberticida y empobrecedor, ojalá Trump y los patriotas que le apoyan salgan victoriosos y reforzados de los ataques satánicos del enemigo. Amén.

Post scriptum

Sea o no apócrifa, es muy interesante lo contenido en esta carta al presidente Trump atribuida al arzobispo Vigano, que puede leerse aquí.

 

 

 

 

Sociedad contra despotismo

Contra toda la potencia de fuego, intimidación y propaganda gubernamental y la  inanidad de la oposición complaciente, el gran éxito de VOX con la boicoteada manifestación de protesta contra la mortandad, el despotismo y la ruina del gobierno comunista de Su Majestad parece que ha sorprendido a propios, pero sobre todo a extraños. No sólo ha puesto en evidencia al gobierno y resto de instituciones borbónicas, Corona incluida, sino también a los partidos colaboracionistas como Ciudadanos y PP de la supuesta oposición. En verdad es todo el núcleo del Régimen el que está siendo deslegitimado por sus actos liberticidas y por sus escandalosas omisiones y ausencias en defensa de la libertad y la ley. Y si la manifestación de ayer no resulta simple una nube de verano pudiéramos intuir que estaríamos cerca de un punto de inflexión sobre la capacidad del Régimen para sojuzgar a sus súbditos.

En efecto, los restos de Ciudadanos están para recoger las migajas del botín precio de su traición. Quizás una de las últimas piruetas antes de su merecida desaparición. Y el colaboracionista apoltronado, símbolo de una oposición que no se opone pero que ocupa sitio, acaso también debiera estar poniendo sus propias barbas a remojar, porque puede ser el siguiente en ir desapareciendo por el sumidero salvo en las taifas caciquiles, en beneficio de España y de la decencia y coherencia políticas.

Es posible que lo más lúcido de la burocracia populista reaccione en colaboración con el falsario para tratar de desactivar el peligro que para ella representa que se vaya formando una alternativa real al actual tinglado arrebatacapas que han disfrutado por turnos. Pero, haría bien en valorar con precisión los daños porque la nueva subnormalidad con la que nos amenaza el tirano de la Moncloa supone también una histéresis, una fatiga de materiales que ya no se pueda volver a posiciones de partida, al más de lo mismo, al bipartidismo corrupto del quítate tú que me pongo yo.

Y aquí en Galicia al tartufo cacique criptonacionalista que sostiene que Galicia es una Nación sin Estado puede que no le llegue la camisa al cuerpo. Acaba de convocar unas elecciones regionales en olor de santidad populista y pudiera ser que tal como viene la mano le saliera la galga capada. Hasta ahora, con la complicidad de los cebados media locales, le iban saliendo las mañas. Aprovechando el socorrido cuento que los otros aún son peores y sin ninguna formación alternativa que defendiese la españolidad de modo claro, iba sacando mayoría absoluta. Pero, las cosas pueden cambiar en momentos tan singulares en que resulta tan difícil  mantener las vistosas máscaras para repartirse el botín.

En cuanto a VOX, pese a su éxito o gracias a él, si se me permite pensar en voz alta creo que no estaría de más que comprobase sus estrategias en el sentido evangélico de que no se puede echar vino nuevo en odres viejos. El Régimen ha demostrado a lo largo de estas décadas, y de modo asaz escandaloso durante las últimas semanas su incompatibilidad en la práctica, salvo determinadas personas, con los valores de patriotismo, decencia, libertad, igualdad ante la ley, respeto a la propiedad y búsqueda de bien común que infirmarían el ideario de la nueva formación. Si vale la paradoja, sus instituciones se muestran incapaces de defender al pueblo de sí mismas.  Ni tampoco de las agresiones de unas a otras del propio Régimen.

Si no se busca un renovado pero audaz desde la Ley a la Ley como sostenía don Torcuato al principio de la Transición es de temer que el patriotismo sea acogotado y de nuevo burlado intramuros del Régimen.

La situación es muy difícil de revertir. Ojalá acierte la mano con la herida.

 

 

 

Confinamiento y servidumbre

Mañana se desvelará el misterio de esta comedia de enredo protagonizada por el cabeza visible del Partido Popular.  Parece ser que ahora hace remilgos a conceder al apuesto galán una nueva prórroga en su idilio.  Los que saben o dicen saber de qué va la cosa nos chivatean que son meros susurros a través de la reja, simples mañas de casta doncella para subir el precio del himeneo o por lo menos hacerse de rogar. Otros, los más ingenuos o menos escarmentados, confían en su santo y sabio proceder en bien general del Reino y del partido en particular.

Crece la barba de la dueña Doña Dolorida mientras todos y todas esperan la salvífica llamada del padrino Soros para dar sus instrucciones. Una oferta que nadie, ni menos tan casta doncella, pueda rechazar. Nos han contado lo que aconteció el pasado 7 de abril en nuestra querida Argentina, cuando, minutos antes de conferenciar con los gobernadores y anunciar a la nación el fin del confinamiento, el heroico presidente Alberto Fernández recibió la llamada sorosiana y donde dije digo, digo diego. Fuese y no hubo nada.

El lector mosqueado argüirá que el bizarro Reino de España con su valiente y talentoso rey a la cabeza no es igual que la República Argentina, antes rica exportadora de trigo y carne y ahora de papas pachamamaneros globalistas a mayor gloria del gran arquitecto del NOM e hipócrita denostación de la labor civilizadora y evangelizadora de España en América. Que gran parte de las condiciones impuestas por Soros a la Argentina ya se cumplen aquí: Aborto, hembrismo, educación para la servidumbre, atacar a Trump y a Bolsonaro, promoción de la coalición energética innovadora… Que nuestros políticos, periodistas, jueces y policías son insensibles al chantaje y al soborno. Y seguro que tiene razón, no lo voy a discutir, pero mañana lo veremos.

Centristas amancebados susurran con lengua sibilina que lo más agudo y astuto no es votar en contra de la prórroga sino abstenerse. Seguir votando a favor cuando está en peligro la libertad y la hacienda es una incoherencia fatídica que ya canta demasiado y espanta a cualquier votante por acrítico y alabancioso que fuere. Pero con el no se atrae el cabreo y posibles represalias de las fuerzas globalistas que mueven los hilos del guiñol y, al cabo, mandan en este devastado Reino quebrado por sus élites ¿Favorecer a los monopolios y tiranía globalistas o proteger lo que queda del entramado empresarial español? Con la abstención se queda bien con algunos de los propios. Los más blandengues y acomplejados, mientras de facto se favorece al enemigo.

Pero, me permito sugerir a quien corresponda que la abstención es la peor opción posible. Propia de gente sin lucidez ni criterio, que no sabe qué es mejor. Propia de gente irresoluta o incapaz de liderazgo. O bien de gente cobarde que no se atreve ni a lo uno ni a lo otro y trata de esconderse.

Bueno, como ya dije antes, mañana acabará el suspense. ¿O no?

 

 

 

 

Dos de mayo

En este nuevo Dos de Mayo creo que debiéramos reflexionar sobre el significado actual de ese episodio de nuestra historia que no deja de tener un sabor agridulce para los patriotas españoles. Sabemos que el pueblo español, casi en solitario con la ayuda de algunos pocos militares patriotas de media graduación, se alzó contra el temible invasor compinchado con las elites españolas. En especial con su misma cabeza, los encanallados y traidores Borbones. El miserable inepto de Carlos IV y su depravada libertina mujer, María Luisa de Parma y el hijo de la segunda, el felón degenerado de Fernando VII, mal llamado El Deseado, que acababa de sublevarse contra ellos. Los Borbones cedieron al emperador cobardemente sus derechos al trono dejando tirados al pueblo.

La escandalosa actuación borbónica es tan conocida y produce tanto asco que mejor no insistir en ello.  Aunque la lección debiera seguir siendo la de entonces y la de siempre. No se puede confiar en los Borbones, una dinastía lamentable que se entronizó con una guerra civil y provocó varias más.

Pero los Borbones son la cabeza coronada de toda una élite explotadora, inepta, insolidaria que carece del menor patriotismo ni sentido del honor ni amor a la libertad. Y entre cuyos desvelos, desde luego, no se encuentran ni el bienestar del pueblo ni el honor y engrandecimiento de la Patria. Al contrario, van a lo suyo que resulta ser lo contrario de lo nuestro.

Los fusilamientos del tres de mayo en la Moncloa fueron ordenados por el gobernador militar de Madrid. Un colaboracionista. La Iglesia de la época exigía el sometimiento de los fieles a las nuevas autoridades.

Hoy, la ruina de España, también consentida o amparada como entonces por los Borbones, está siendo ordenada por otro elemento en la Moncloa. Nada menos que el tenebroso Sánchez, agente del enemigo globalista, miembro señero de las corrompidas y cómplices élites políticas españolas y Presidente del Gobierno del Rey. Otra vez la misma cobardía y felonía borbónica traicionando a los españoles y dejando hacer a sus enemigos.

Y la Iglesia tanto hoy como entonces también es cómplice de las autoridades al consentir la vulneración de la libertad religiosa y al no protestar por la ominosa matanza de ancianos que se está perpetrando sin asistencia sanitaria ni consuelo espiritual.

Triste es reconocerlo, pero los monárquicos españoles, entre lo que hay algún patriota despistado que otro, históricamente se comportan como cornudos consentidores.  O como maltratadas que disculpan a su maltratador fiadas en las promesas de una futura corrección de suyo imposible, visto lo visto. Una y otra vez les traicionan y una y otra vez tragan. Cosa que es especialmente dramática en los momentos de grandes convulsiones como los del dos de mayo o los actuales. Nadie protesta, pero “vivan as caenas”.

La Alianza entre el Trono y el Altar de entonces se había cambiado durante la Transición por otra del Trono con el socialismo a la española, con sopa boba incluida y nueva legitimación mohatrera. Esa Alianza o Unión Temporal de Empresas entre Borbones y socialistas cimentada en la legitimidad impostada, la corrupción y en la necesidad de taparse mutuamente las vergüenzas ya ha sido traicionada por el nuevo socialismo comunismo sorosiano bolivariano que hoy se ve con fuerza suficiente para prescindir de su anterior cómplice.

Pero, ¿Reaccionará alguien del Régimen?

Seguro que algún amigo lector me reprochará mi incurable ingenuidad a estas alturas:  «¿reaccionar dice? desengáñese usted, que está más anticuado que un filósofo pitagórico.  En realidad, el católico Reino de España con su atildado y complaciente figurín en el trono cumple tan ricamente con el desairado papel al que le ha condenado el consenso socialista de la UE y el NOM. Definitivamente arruinados sus sectores productivos en Agricultura e Industria, su rol es proveer de putas, maricones, sol, playas, alcohol barato, drogas y demás mercancía para solaz y diversión de las clases medias de los países protestantes europeos. Sin olvidar la gran capacidad de la casta política monárquica para cohonestar chanchullos, comisiones compartidas y demás corrupciones.»

Tras dos meses de encierro liberticida sin juicio previo probablemente la economía real, la que sirve para satisfacer necesidades reales de los españoles, ya haya sido destruida sin remedio. Pero dicen que el complaciente líder de la supuesta oposición que no se opone colocado muy oportunamente en la poltrona por  el Maligno, ahora está esperando nuevas instrucciones para ver qué hace y si aún sigue apoyando al gobierno comunista: gobierno de rojos, hambre, miseria y piojos. O si, por el contrario, ya es momento de disimular. ¿Por qué hace lo que hace, y no hace lo que no hace?

Dos de mayo, dos de mayo. Una y otra vez las élites y las instituciones de la Monarquía contra el pueblo español. Se les ve mucho el plumero, ya ni disimulan. Pero mal se queja quien se deja.

Irónica, paradójicamente, ya sólo nos quedan Trump y la DEA.

¡Ah! Y los Reyes magos.

 

 

Dame pan y llámame tonto o Novísimo discurso de las Armas y de las Letras

Hoy, 23 de abril, es un día glorioso para la Cultura española. Homenaje al Libro y a nuestro gran Cervantes. Ayer se produjo otra sesión de espiritismo en el viejo caserón de las Cortes. Un momento solemne. Se apareció en modo fantasmal, ululando, la finada soberanía nacional. Antes se habían materializado algunos de nuestros más enmucetados próceres hasta completar el aguerrido círculo espirita. “Ya lo siento, ya lo siento”, tras un minuto de silencio la Purita Batet, Dulcinea pecaminosa del excelentísimo señor Ministro de Justicia y Notario Mayor del Reino, inicia la sesión. “¡Qué viene, qué viene!” El velador se mueve.

Encaramado a la tribuna, el depravado fantasmón diabólico disfrazado de tartufesca humildad se burla otra vez de los presentes. Con flema burlona y devota cadencia, finge piadosa congoja mientras alarga los pliegues de su boca sinuosa de disimulos. Cínico psicópata, hace como que se compunge con aviesa mansedumbre.

Pura representación de entrenado farsante. Al igual que el canallesco y cruel amo del pobre Andresillo apaleado, disimula contrición para volver a darle de latigazos una vez que el burlado caballero vuelva grupas a su Rocinante. Al cabo, encantado de que le den una vez el pan de la tregua aunque de boquilla le llamen tonto.

Pero el caso es que con mejor o peor acierto, no cabe la ingenuidad, ya culposa por la reiteración, de tratar como caballeros o personajes de honor a probados patanes, gente del bronce o hampones sin conciencia, al menos Don Quijote lo intentaba. Otros se limitan a floridos discursos opuestos a la real naturaleza de sus acciones. Bien acomodados en la nutrida cucaña de la mohatrera oposición que no se opone. Un tipo estrecho de pecho como se decía cuando yo hice la mili y por tanto inútil para el servicio, repite un bonito discurso sobre las Letras sin Armas que ya traía memorizado de casa para tan alta ocasión que vieran los siglos de la infinita Transición.

A esto responden las armas que las leyes no se podrán sustentar sin ellas, porque con las armas se defienden las repúblicas, se conservan los reinos, se guardan las ciudades, se aseguran los caminos, se despejan los mares de corsarios”.

Pero, no solo de discursos vive el hombre aunque su autor sea nada menos que nuestro señor Don Quijote. ¿Dónde está el ejercicio coherente con tales discursos? Ni está ni se le espera. Mientras, el enemigo encantado con tan insólita complicidad. Insisto, Dame pan y llámame tonto. 

Otro sí digo, el papelón de determinados plumillas que ningunean a los únicos que actúan con alguna mayor coherencia con sus bonitos discursos. Para ellos, que practican otra forma de mohatra como es la de loar no al gobierno como otros sino a la falsa oposición, ni Abascal ni VOX existen. Vade retro. Una y otra vez intentan vendernos la burra ciega del partido palanganero. Glosan alabanciosos sus inexistentes heroicos logros. Confunden, porque como decía Unamuno, quien no confunde, se confunde.

Y en esta ceremonia de la confusión el contacto se debilita: ¡Se va, se va! En efecto, fuese y no hubo nada.

Desvanecida la sombra de la soberanía nacional queda el viejo caserón vacío y abandonado a la espera de otra nueva sesión fantasmal. Pero la próxima será ¡en el Palacio de Linares!

 

 

 

¿Elegir a Barrabás?

El “pueblo” español también elige a Barrabás. Aunque la verdad es que en puridad no sabemos cual habrá sido el resultado verdadero de las pasadas elecciones dado que no se ha realizado un escrutinio real como indica la ley. Pero incomprensiblemente se ha dado por bueno el recuento electrónico provisional sin que apenas nadie proteste. Y así, hoy está mandando, otra cosa es gobernar, un grupo depravado, encanallado, que trata de imponer su ideología despótica y liberticida. Un gobierno ilegítimo por su ejercicio, e incluso probablemente ilegal de origen, que atenta contra los derechos civiles de los ciudadanos. Y que con su fanatismo, su incompetencia, su demagogia, su corrupción, sus mentiras, su impostura, está causando una gran mortandad.

No solo en la población civil común, sino también entre los sanitarios y otros profesionales enviados a luchar contra la muerte sin protección. Veinticuatro mil infectados entre los sanitarios, con varios fallecidos y aumentando. Una canallada. Si la matanza es horrible, los peores datos de todo el mundo son los españoles si hacemos casos a las cifras oficiales, existen otros aspectos que tampoco se pueden olvidar.

El gobierno ha hundido la economía y por lo que parece no piensa soltar su presa, confinamiento tras confinamiento, hasta conseguir una devastación que permita arruinarla del todo con el fin oculto de lograr las condiciones que permitan implantar un régimen comunista criminal.

Parte de ese programa liberticida ya se está cumpliendo. Así lo que se refiere a la vulneración de derechos civiles contra lo previsto en la constitución. Son muchos los constitucionalistas que denuncian que un estado de alarma no avala tal radical conculcación de derechos como la que nos están imponiendo.

No podemos sino denunciar la censura que se está implantando so pretexto de combatir supuestos bulos, entendiendo por bulo cualquier información que contradiga los embustes y demagogia gubernamentales.

Otra de estas conculcaciones, y no menor pese a lo que pudiera parecer, son los ataques a la libertad religiosa y de culto consagrados en la constitución. Un hecho gravísimo, que, como otras de las cosas que suceden, parecen ser un experimento social de comprobar hasta qué punto el populacho traga con sus barrabasadas.

Hace unos días, unos “heroicos” policías locales interrumpían una misa de padres paules, en total ocho, en la azotea de un edificio privado en Sevilla.

Ayer, festividad de Viernes Santo, una de las efemérides más importantes del Cristianismo, el arzobispo de Granada oficiaba una celebración litúrgica en la catedral cuando fue interrumpida por otros bizarros y valientes policías marlaskianos servidores de Barrabás. Un Barrabás «desconocido» que obligó al desalojo. En total había treinta personas presentes en uno de los templos más grandes de España. Lo que no fue óbice para ser obligados a desalojar la catedral en otra clara muestra de despotismo y de vulneración de los derechos constitucionales al ejercicio de la libertad religiosa y de culto. Un grave atentado. Otra escandalosa vergüenza.

 

En estos momentos de grave crisis se ve claramente hasta qué punto el rey está desnudo. La  verdadera naturaleza de un Estado monárquico desastroso que parasita a la Nación y que amenaza los derechos más elementales de los ciudadanos. Las instituciones borbónicas con su Gobierno y su Generalidad o el sistema autonómico a la cabeza, se han revelado como un mortífero desastre. Sin olvidar al propio acobardado Jefe del Estado escondido en Palacio y entretenido en intentar sofocar la guerra civil interna provocada por su mujer en la familia.

Tal debiera ser una de las lecciones que nos enseña esta terrible calamidad.

 

Durante esta Semana Santa tan singular estamos asistiendo a una terrible batalla espiritual entre el Bien y el Mal no solo en España sino en todo el planeta.

El Viernes Santo supone una especie de punto de inflexión en el calendario litúrgico.

Tras él se ha de producir la renovación del fuego, como hoy se sucede con la del cirio pascual cristiano durante el sábado santo. En el que también se celebra la muerte y descenso a los infiernos.

Estamos en esa fase, la de la muerte y el descenso a los infiernos. Ojalá tras ella venga la de Resurrección y el imperio de Barrabás sea derrocado.

La suerte de la Libertad, nuestro propio destino como Nación depende de ello.

Amén.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.