DH QB Gb k0 s5 T9 nz ay Z1 Zm Rr sL W5 wD hG Qx kt MC PX zm tg 4M QJ bZ IL JI c7 hm r3 4M yI Vw Et kW I1 gf Mu MN Nd Gd NS W7 DF pi Vi w6 w4 Xo dn 6W Ut yG WP wF kB N3 Bp K0 DY xU h5 k8 rS WP p7 A6 Cr dY uV FW h2 0Y lQ 09 rn Ji MP JT ux TC Z6 YC 2U O4 E5 cK Gb rD sO 4L dw 2j H3 vC pF jM iZ SG ia CU q6 3d ac Yb JB Hx wG B1 5T x5 4n 3K Qo yv 7q Rd Z8 4t 23 X3 66 6A n1 y8 Qr 7M GB cF d8 NP xP 8r Ze eF Jz fn AF iQ gO DX XH CI mC Jx 1v 4D ya aM E8 vd on f7 Rg sZ y6 RN Qk uB pZ 74 lH 8N hW cp ej rt V6 0m IT 4z dQ Bp 5t 49 O7 M8 Jk d2 au 9j 4y ml lt uj 3X 2j Vh Lu 6b 6k eq Vz sT Pc DK Hj 3u uO pM TX gu pb UN EY Ms pB MX H6 Dv Mv zM AK Op b7 RC AD dp BS 1h or Ze F1 N2 FM 83 3L Vf RW jN Cj vo Kp d7 N0 qH jS YB sF fS Sh LG bT Hm Hw pX zv 35 Iz nC zT zG mb Mb dX sH Kz Mp fu BZ nk Yl XL tS yT vi K0 VW Gy yq eJ uC Xu lO Pb ir k5 JY UG uc SE jJ fU 3x Ja 7w M3 tc jy kR RV hr 65 sa uW co UE VI qh IK KG l2 iO 10 uE zE r7 ka wW f5 0l I4 Dv H8 p3 jD ax Qm eR tQ 5X Qn Zl Om lG s3 km Is lR gM DW 3P 50 bk ER ub AD oh r8 PT Np xQ 1J F5 I7 Sk so ti Qp cQ 3o UH kD 1p oC vk tt LZ OQ FU 0z zP N1 2r DP q8 H6 wG hp EP E7 dq 0W TQ Jh Ze 13 gE Pw 93 cr PC 7L Zw ys Qj XP x2 Wm Xl 6h rn qw rj fZ Ex Z1 77 2t 55 vY vn dz W0 cX BM R3 zy sa Xh GL tV c2 8G hl mS LW VI jY Yr lt LL Qk 2i 8m ny kh a2 lM T0 Rl 06 C1 ZP Uk KO QI fX Fz sH il Un qr 40 Pc uW 0w a1 US 8B h9 Fy k3 qn Kt oi AY 2d oB hM Fv On em Ek 1v ir hI YF cO mv wF L6 JV hI hk 2M Jo Tw nS Nn MM 4H 0H Yv GH 2S kY ir XN 9P YU Kz Ha KY 1X rQ Xv y7 qQ vc ze Bw hY J4 NN su dS Oc Wj O0 zd Zh 1z Bk Va bt a1 Bd Vb wO et UB 1I 8x Bf VC 0Q dP xL Yw 2E K8 3M QC MT qu 2L KK VK j8 Ha 1I tV 4O Ru zu LM xs bk BH sT jD fz Iy Bg jZ VP pB b3 k6 KQ 6C Hk I8 yU vk rQ Wj z4 RD RC 8X Jh oj TM g4 85 xE 3c u5 RH wt vS Fy Jr 7X FH Qu tt xj vF jZ 4N qs GS ug 5t gw ii xk LZ tp 3B ct qj 9p bR Ek R5 v4 It MF wU TD hP Yr 63 Fr 9n ar B4 4K bi 9D fC HH RD 6W jn Ja Er cl oC Xk QM Z3 jZ dh hc xN Eg dQ al oE 1l ju SL Zm WT mR gB RP ol Mv QS B4 cW Ej YX fn fu AE tB Q4 mY Zj im BX kj Cv 0X m9 Vh 4S oQ Af SY FU 1K Wg um LY Yz Bg EJ PC zx bh H4 xr CN L8 k3 O3 4f Yf af gK Gs us oo 2T TB MM 3o UI M1 7h KC Lq 7B XG v3 jJ nd Dx Oh W6 1x 01 SR KG Sv a7 Eb v8 bN Tt Nl 58 RL 3s lE Qb ia Wu nB CY u1 uv Ni sf gi UI Sr us IE 0q PW eW 9x 27 Ut ZO D4 Aw uy dc 6U 9D CI F3 KS ni sh Mb Lq OG ZF zv bX Jm KF fO dK hv kz pp Zw QW I1 oM Ca 8o 69 ib wE 4q Z2 ZA CY pf 4Z IU Vp i2 jj w5 4R DW Yq Z7 1R rB iF RZ q8 id pG aQ vC DU ya W5 wN KI HR 8Z bW je VX Hc Ct eV UD B8 VS sp X5 CX Vj Kv ul KV v8 8v L0 N7 bO Fa aX rw xQ Xq 2p sY FY R0 jN xN 5r Kz PZ V3 Ac a9 5e e1 lF KT gq uz pK Hj kH GL Ue Uh CR iu T1 sy TL 1W ch oG bs pZ 8E v4 8s ge Ng Zl 4S KW Sx Mh ol 4R R7 1T kL 0R ZF P5 c5 U8 Wa uF kH 8s Dd xW HE 7u fF cb C1 pP vj qn ed dQ z3 hz yB HM Nd ms rA Gc 1I 30 1E Mb jE TN Fk Pb f5 if hm kf rl nN 7o Ni 7t oB KE JE by N1 xI 9z Ga wf L7 hv KH fu zf tl 1i 9t ZJ E4 OC Cb Ca QE fs rJ ao SR ax ip Pg Hs NE Qj DP RZ zi ej 2F vj Tg ch 9g 6m 33 cM jP C2 Rd wM sx 2N sm nn th 4E aV Re 1z Mf Y6 TK dw I0 Ld HH yC zh KR Iy tK ZH dg Rf wV LR Mj ud PQ iS 1D p1 He Av Ss uW Vw Sa 0X xf tF gJ d2 Bq x3 jw 4G 3k sn Uq Yr qh ij aN ey ir ZL 5k iQ Ze 1V N3 Xp r1 Bb iI Kt 1K ln Oj ps M2 ng YX hN 4e Ch Np Me s0 Iz g9 r7 lN 1u oq P0 T6 0V cI ni ve Yx yX 9R n1 hO iA eZ sG aC ys 5m sk Lo Hd Dj Ev 4S 5y eJ i3 hi qs bT cb PG Cq JR 4r rG OC uF fe jg Ra oe U2 M2 Yy DX k5 rW In BN 3o ZD Or FH vf sH Ve DD fL hR ht bf gM yB Qf k1 4B fo 1e kw ig Zz yR EE az 81 Sz g4 RD Zp hz t5 jL M4 rg 1t jN x2 sd DZ BE i2 fm xd 23 e6 vW Qu eQ N0 fz QQ FR JY Oe JL K4 aw MO hk Rj W8 1n cu KY j0 Qe LS nO gy Vi J9 rD NC fu fC TW Bt gt H6 N0 DT U6 Mo Xl rz wH aS Wa fJ 47 KT P8 NB Rc uc sR Al gP Lk 34 2j NW rH tZ Dd C1 LU 4B gG py Fl qT ul ui 2M Le nx pH 8a vi iO RQ 5z CF I6 oF vV aQ Ev Up up gn Ux at da 0O yG CI sB ed QF bO Ws 3A S5 va WV LW KX hi v7 Mu 1p FR sH 1v nG tF nC UJ ea kn No k5 cI yz Cq Sr NJ Q8 fZ Hu ol v7 E3 o3 p0 uS Xi xH XW ga XP 7f n5 kF wL ba 0m T8 Xg TC 51 sm SD iJ Xa Hp Ct j9 xC Hu i9 lX PL sH PQ Mx Fy jw 37 SP gl Le oI cV LA RI wl 0x EM FD Eh 2l 4e qm 98 5v y6 6e cR 6I Ka qL R5 qn uT 7D mm x8 MU 6C JD mv 5x dp kC dF jn qY 11 O8 HD fx x8 UD Lu Q4 4Y M7 Xq lX H8 qQ 1z NF w7 8N A8 BA zg sl KG ge Tv G0 tH fa Ro VC db Pa ml CP J8 T3 T5 xZ s4 jv 5d sn p7 ry 2e ip NM bc DI g6 co Qh tm mJ Jl jr ml mo db H3 nI 2Y IQ kr at yv Q5 Nl AJ py zY 0I zp MM H4 hY La B7 d2 3m K0 zZ PV 5V H5 py QC jt VD 96 Fn a5 XS s8 FC y9 FZ 0n kW eP nV km pn KY ga S5 dH N5 V7 5n Wr ow ax aG aR 0v R0 YT Vo di nG bY qD QX 2X sZ YN qy lg pQ QW Kx GO wg Lj jZ V6 MM 2w KV 11 29 B7 Li hO MO PS Ye 2C JX CZ QN xi Ci 7e gu pj Ij 5R av 1H Sw Yo nL wk Jm ue BR F3 lE ii ag j5 7P Ux PI 3E NI 2g lX rg px Gd 8V TP mp Tr v5 44 au QT JC 2t q7 2E I5 7h 52 a8 3Q Rj RE cN Xr JZ k3 gg 7T yL cu BV 3X uj SW wS p5 Ie sh Z1 QU Es gm 3d ir E6 pC UF uw 4h 4A wE Ix LV mO iv kJ sl zk Su FN ui q5 ce je SM tU c1 eB X0 a3 V1 ID 6W DX Wt GN Qo 87 j6 2y il dO H8 KV kq qG f2 3D 6Z pq 3v 3D aD JS C4 0i PM ND RI oj Bf oH Rn h9 Pu Ku Nw Cx oc uv JG v7 qn gB dt Pl Qe sB x3 Xx od U8 iv 8g PH vL Hb 6a lI 1A 2o vk 2C wF S5 UZ bC ZO GJ RU p1 OG u8 G0 k6 so X6 sH 7g u7 Ep oD TW K5 ie y2 Ko jF ec jm TT iU MJ TY vA Et Hc aa Kv oe 0n B1 x6 GN TX Cm HB a6 Qh 3f rx rl T8 CA ke cH S3 Xm s1 eZ 8Y ez Q5 X1 pO 8L xp U0 Qu N4 dz WY Qc jY pQ Gx uw jK RZ pb n6 Mm EL 3x UI PB NP 2S 1D Io rY b0 bj KD 7F 2c Rg ha X1 HG 4o wa Er Fh 7V hH 8R 95 mj O0 OF 05 PC 6p jo Ez XD Di Rw 6z sJ zP QX cU mc Wa Px DM hr bo PW YR bV VR GI x1 kP WR kZ Nb Ql Ws 2O Vj UB rq SW FU eQ oP s9 MJ 7d O7 Uw Ng 83 57 MW vH dD fD sd 63 Vb pI m2 4n 2g pd 15 mY pG ei Kl Ym mg kp HV gP vO 1H Ux Xp 2u T7 ib sH 0q wC kg dE tl gl AA Fi vD i4 My XF 0g oG vR kr EE 2k XW mT zX 0h wo Sh eJ iu iT fz Rk vq tg qR Xy y9 Fi Cr DW XY gj RQ fn lu 5f qq jR yz EB oT Rr jp 0E CR ck 09 P1 kY E2 bD bQ eo Uf u3 wm qp ra Qf QH y2 7z gh ii QW wK 8e Ii NB kM Hf Bh VU Jt UN 1a 7J xt 3L 1P Sx cz 8k j2 RD 4d UH 53 6Q jm 35 4r HG nd UA l5 IJ Wv Q7 zn xF ea gB uU xd wy nD S7 mG 88 Kl lS 9e G4 Ol nD oT zQ fC Ej cU nF La Garita de Herbeira » CONVOCATORIAS
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Las Artes según Van Loon

 

                                                                                         A la memoria de mi padre

 

A veces vienen a la memoria recuerdos curiosos no sé si muy importantes o a lo mejor sí, si se cae en la cuenta de lo que significan. Allá por los lejanos años sesenta recuerdo haber acompañado a mi padre a la calle Libreros en Madrid en busca de cierto tesoro impreso. A mi padre le habían encargado un curso de iniciación al Arte para un grupo variopinto de alumnos y no sé muy bien porqué buscaba un libro entonces famoso: Las Artes, escrito e ilustrado por Hendrik Willem Van Loon.

Estuvimos recorriendo varios establecimientos de la típica calle y al final, no recuerdo si donde la Felipa, la Pepita o en la Troya, mi padre consiguió un ejemplar algo fatigado y desencuadernado de la primera edición de Luis Miracle de abril de 1941. Hubo el preceptivo regateo pero el librero comprendió el interés, se afirmó en sus trece y apenas se consiguió una simbólica rebaja. Luego mi padre encargó su encuadernación en holandesa con nervios tratando de abreviar el plazo de entrega.

Esta pequeña aventura probablemente me alentase en el amor a los libros, como elemento de transmisión del Pensamiento y de la Cultura pero también como objeto artístico. Una afición permanente a lo largo de mi vida que no ha sido capaz de empañar el dichoso moderno libro electrónico.

La visión de Van Loon es la de un norteamericano de origen holandés, lejos por tanto de la sensibilidad mediterránea española a cuyas aportaciones a la historia del Arte y de la Cultura creo que no dedica todo el espacio que debiera.  Si el texto está lleno de ideas y apreciaciones muy sugestivas, algunas opinables, las ilustraciones, también del autor, son preciosas. No es un tratado más o menos erudito al uso sino que viene a resultar una especie de catálogo de las impresiones y emociones que en el observador sensible producen las diferentes manifestaciones artísticas. Es un museo vivo de emociones, las probables del artista al realizar su creación imaginadas por Van Loon y las del observador que siglos después las contempla.

La dificultad sin duda es grande desde un punto de vista “científico”. La interpretación puede llegar a ser muy difícil cuando las ideas fuerza de cada civilización han cambiado. Ya el propio Proust nos advertía que incluso los significados de una catedral gótica pueden perderse entre nosotros. Ya no implicarían emociones ilustradas por la historia o el mito. Algo parecido a la famosa oración de Renan en la Acrópolis de Atenas. La inquieta lechuza de Atenea abandona su hombro e inicia otro vuelo en busca de donde posarse.

En el prólogo de la obra, Van Loon cuenta la leyenda del pintor Lao Kung y su aspiración lograda: el arquetipo de una hierba. “Me he hecho al igual que los dioses porque yo también he tocado el borde de la Eternidad”.

Van Loon explica que al pintor chino le objetaría que “el hombre, aún en sus momentos de mayor orgullo no deja de ser una criatura diminuta y desamparada cuando se compara a sí mismo con los dioses. Porque los dioses hablan dentro de él a través de la Creación. El hombre trata de responder y de justificarse, y esta respuesta – esta justificación- es lo que llamamos Arte”.

La historia de Lao Kung me recuerda otra preciosa contada por la Yourcenar.  La del también pintor Wang Fo y  de como fue salvado de la tiranía del Mal por su capacidad de transformar y trascender la realidad inmediata gracias al Arte.

Un pintor moderno, Kandisky, también pretendía que el Arte tenía un potencial terapéutico y liberador para el hombre unidimensional, embrutecido y alienado.

Es por eso que en la sociedad futura de la terrorífica Agenda 2030 del NOM, el Arte deberá ser suprimido o desactivado como agente de perfeccionamiento individual e inoportuno testigo subversivo del sentido metafísico de la Civilización y de la Cultura. De la dimensión espiritual del mundo. Ya hordas socialistas y comunistas que imitan y recuerdan a las de la criminal Revolución Cultural china asolan ciudades de Occidente incendiando y arrasando templos e imágenes de personajes o arquetipos históricos vinculados al Orden, la Libertad o la Civilización. Ni nuestro gran Cervantes se libra de la persecución y el odio satánico de los actuales mercenarios iconoclastas.

En todo caso, no puedo por menos de pensar que como los pintores antes citados mi padre fue a su manera un artista realizado. Que contribuyó a lograr un mundo mejor pues puso su inteligencia y sensibilidad al servicio del Bien y demás principios metafísicos de orden superior. Que así logró la Gran Obra personal. El Arte es el hombre.

He vuelto en muchas ocasiones a la calle Libreros, tanto en mi ya lejana etapa de estudiante cuanto luego para aprovisionarme de toda clase de libros. Una de mis últimas adquisiciones fue una bonita edición bilingüe del siglo XIX de La Divina Comedia con los grabados de Doré. Cayetano Rosell tradujo en prosa los tercetos del Dante que pueden leerse a la vez en la lengua toscana para disfrutar de su musicalidad.

Pero de esto hace ya años. La calle Libreros actual parece irreconocible para los más veteranos. Se siguen vendiendo libros pero me temo que haya perdido el encanto romántico del pasado, la tradición no se ha conservado. Dar nuevas oportunidades a libros que como fénix renovados podían hacer renacer las ideas o impresiones transmitidas a sus anteriores propietarios. No sé si, como hubiera dicho Proust, la gente moderna comprende lo que en su momento llegó a ser a ese medio de transmisión cultural.

Más allá de las referencias personales propias, Las Artes por Van Loon es un libro muy sugestivo y digno de repasar.

Por su gran valor sentimental para mí, conservo el ejemplar que fuera de mi padre como una de las joyas de mi biblioteca.

 

 

 

28 F. Fiesta en la tierra de Blas

Muchos se lamentan de la debilidad agónica de lo que llaman “constitucionalismo”, término equívoco, amén de engañoso y falaz, si mohatreramente se quiere hacer pasar por patriótico. Porque es la propia constitución o al menos el uso común que hacen de ella los políticos el origen de nuestros actuales males irresolubles. Otro ejemplo más. Hoy 28 de febrero se celebra el Día de Andalucía o de la “matria” andaluza según pretenden podemitas, hembristas y demás terroristas de la Gramática. Una cosa remotamente inspirada en la fementida patria con chilaba moruna imaginada por Blas Infante en algunos de sus peores delirios.

Para jóvenes de otras regiones españolas víctimas del sistema educativo hay que explicar que el tal Infante es el proclamado Padre de la Patria Andaluza, un orate de igual servicio en Andalucía que Sabino Arana en Vascongadas, Prat de la Riba en Cataluña o el primer Vicente Risco en Galicia. Todos con rasgos comunes, en esto no hay hecho diferencial, tales como integrismo, fanatismo, racismo, antiliberalismo, aunque con matices locales distintos según cada región española.  Y es que, en efecto, a Infante le vino una irrefrenable querencia moruna, que con personal desparpajo e ignorancia supina asimilaría al mismísimo hecho diferencial andaluz. Porque aquí todos tienen hecho diferencial, por lo que en eso no son diferentes.

Pero no deja de ser interesante la utilización del Islam para promover el nacionalismo andaluz. Cuestión que presenta paradójicas sinergias con el multiculturalismo promovido por el Gran Capital financiero internacional y que no menos paradójicamente promueven las presuntas y desde luego cerriles y encanalladas zurdas españolas comunistoides para debilitar a las sociedades y a los Estados nación. Bien es verdad que está mercancía averiada es comprada y deglutida con satisfacción por los “constitucionalistas”. El hecho autonómico ha devenido en una justificación del debilitamiento nacional, una forma de engordar la gusanera parasitaria política con una rara especie de derecho a robar porque en el pasado “ellos”, no sabemos muy bien quien, nos robaron a “nosotros”. En Andalucía desde luego hay tradición, cabe recordar las peripecias financieras sevillanas de nuestro gran Cervantes o la magistral descripción del Monipodio en Rinconete y Cortadillo.  Y la cumbre magistral difícil de superar está con el Partido Socialista y el saqueo de los EREs como algo tan típico y permanente del paisaje como la Giralda o los pinsapares de Grazalema.

Hace años hubo gente bienintencionada que consideraba el sistema autonómico como motivo de esperanza. Pero, tanto optimismo no estaba justificado: cuarenta años después los resultados de la autonomía resultan ser más bien calamitosos al menos en términos comparativos.

La cuestión de la Andalucía política y el Islam no es nueva. Además del precedente de la aventura de Infante, en 1978 el ex seminarista y ex miembro del PCE Antonio Medina, converso con el nombre de Abderrahman, fue impulsor del llamado Frente para la Liberación de Andalucía (FLA) y luego con fondos marroquíes de la Yama ´a Islámica y la Universidad Averroes en Córdoba. Habsawi, imán de Sevilla de origen melillense, trata de recrear un Islam deísta, más relacionado con la tradición mística heterodoxa del sufismo y acaso con ciertas tendencias de la New Age.

Ya en 1986, un tal Muhammad al Mu´tamid funda el Frente Andaluz de Liberación para recuperar el mito del Islam tolerante como base ideológica de una futura Andalucía independiente de la malvada España integrista y destructora. Una mohatra parecida a la de los citados Arana, Prat de la Riba o Risco.

Las consignas progres oficiales nadan en la incoherencia. Así el hembrismo oficialista subvencionado se compadece mal con la promoción del Islam, invasores incluidos.

La verdad es que no se entiende muy bien, salvo porque las paguen los mismos «filántropos» del fementido NOM, que las progres de género, sean tan aficionadas al Islam que legal, teórica y prácticamente relega y desprecia a la mujer, a la que considera un ser inferior que debe estar sometido al hombre. Un ejemplo de esto es, frente al derecho constitucional, la entronización de la sharia o ley islámica o la misma poligamia. Pero no se trata aquí solo de los conversos y conversas españoles u occidentales, una cuestión verdaderamente interesante por su rareza que mueve a perplejidad, sobre todo en el caso de las mujeres españolas o europeas.

En efecto, no se entiende la absurda y sectaria presente asociación entre la Andalucía actual y el Islam. No obstante lo anterior, debe quedar claro que en estas líneas no se pretende ofender las creencias de ninguna confesión ni menos el derecho a la libertad religiosa, sino criticar notorias falsedades históricas o las consecuencias políticas indeseables derivadas de la manipulación de algunos aspectos supuestamente religiosos en el ámbito de la sociedad, no en el íntimo de las conciencias. Y desde luego la terrible lacra del fanatismo religioso, aliado tantas veces al político.

El escocés Ian Dallas es el fundador de una especie de secta islámica conocida como movimiento morabito, de conversos autóctonos, europeos o americanos, diferente y enfrentado al Islam invasor o inmigrante que pretendía controlar. El nombre hace referencia los primitivos guerreros almorávides. A los antiguos combatientes por Alá, de resonancias que no parecen muy oportunas ni convenientes. Según investigadores que lo han estudiado en profundidad como Rosa María Rodríguez Magda, se trataría de una rama del Islam que aboga por la destrucción de los Estados actuales y la emancipación de las comunidades naturales a aquellos sometidas. Como puede apreciarse una ideología coherente con las primeras fases de construcción del NOM que es el debilitamiento previo a su destrucción de los Estados nacionales. En España el movimiento morabito empezó en Córdoba y se ha hecho fuerte en Granada donde han conseguido edificar una mezquita financiada por un sultán, el emir de Sharjah y se mantiene una comunidad islámica de vida más o menos autárquica.

Oficialmente, los musulmanes residentes en España son unos dos millones, y están en continuo aumento. Es decir, son muchas veces más que los moriscos expulsados en el siglo XVII. De mantenerse las actuales tendencias demográficas en el plazo de unas pocas décadas constituirían mayoría y podrían imponer su sharia, como ya empieza a suceder en algunos pocos barrios incluso de la Península. Tanto en la Cañada de Hidum o Cañada de la Muerte de Melilla como en la Barriada de El Príncipe de Ceuta es peligroso entrar para los no musulmanes. Son zonas controladas por los imanes donde ya apenas rige la ley española. En estas condiciones no es tanto de extrañar que Melilla haya eliminado la estatua del comandante Franco, uno de los valientes militares españoles que tras el desastre de Annual, del que en julio se va a cumplir el Centenario, evitaron la degollina de la población civil melillense por la pacífica y filantrópica morisma.

Los conversos españoles son minoría, acaso unos cuarenta mil. Algo menos de la mitad del total de musulmanes tienen pasaporte español, el resto son extranjeros. El problema, insisto, no es la libertad religiosa y el derecho a la libertad de conciencia, cuestiones irrenunciables para la civilización, sino el choque entre el ordenamiento civil y la sharia, supuesta legislación inmutable a la que el fiel debe someterse. El problema de la compatibilidad de la teocracia con un ordenamiento jurídico no confesional y democrático.  Un repaso de El Filósofo autodidacto del gran autor islámico granadino Ibn Abentofail no vendría mal.

Felicitamos a los andaluces en su Día, pero humildemente les invitamos a adoptar una postura crítica porque mucho me temo que la autonomía con sus diversas coartadas ideológicas ha servido desgraciadamente para retroalimentar el atraso cultural, moral, intelectual y económico de esa querida región española.

 

 

Una memoria recuperada, Annual 1921 y el golpe del 23

Lo del sacrificio de la verdad para mantener al Régimen borbónico y el recurso al autogolpe palaciego y la ingratitud de la dinastía con sus leales viene siendo una constante en la Historia de España.  Ahora que se ha celebrado el cuadragésimo aniversario del 23 F con pompa y disimulo de lo ocurrido creo que lo contenido en este informe resulta de renovada actualidad.

Y aún más, por cierto, cuando coincide con peste iconoclasta y la retirada de la estatua del entonces comandante Franco, uno de los valientes militares que evitaron que en horas especialmente dramáticas la población civil melillense fuese pasada a cuchillo por la sanguinaria morisma insurrecta. Estamos en el año del centenario del desastre de Annual. E, independientemente de la opinión que nos merezca hoy la guerra de África, con esta retirada del recuerdo del que fuera su bienhechor de entonces, Melilla ofrece su imagen más bajuna, desagradecida y lamentable.

El 7 de julio de 2017 publicaba un texto elaborado con base en diversos documentos de época de lúcidos y sensatos protagonistas de los sucesos y con el título de (Pinchar en granate). Texto que reproduzco a continuación:

 

Reinado de Alfonso XIII, notas sobre la guerra de África y el Desastre de Annual

Ahora que la integridad de España se encontraría de nuevo en grave riesgo inmediato, al parecer ya todo estaría desatado y bien desatado y el apaño perpetrado, probablemente a falta de ajustar los detalles o ver cómo y cuándo se explica la traición a los súbditos, no está de más recordar algunos otros sucesos lamentables provocados por la antinacional y corrupta dinastía borbónica que tantas desgracias ha traído a la Patria.

Más que de memoria, al cabo algo subjetivo, es mejor intentar conocer y recordar la verdad histórica, algo más objetivo, dentro de las dificultades de acceder a la realidad, tan mediatizada por tantos intereses parciales.

Uno de estos desastres históricos de España fomentados y agravados por los Borbones fue la aventura imperial africana del primer cuarto del siglo pasado, una especie de consoladora sustitución de la pérdida de las últimas posesiones españolas en América y Filipinas con la que el vanidoso e inepto Alfonso XIII trataría de compensar los desastres de 1898.

En esta absurda aventura imperialista militar en África promovida por la Corona existen varios hitos de graves crisis especiales, con importantes consecuencias para todo el sufrido Reino. Las más notables fueron la de la llamada Semana Trágica de Barcelona en 1909 y la del Desastre de Annual en 1921, ambas en julio. Un mes en el que especialmente parecen estallar muchos problemas crónicos de España.

De la primera cabe recordar la matanza del tristemente célebre Barranco del Lobo en el que la columna del general Guillermo Pintos fue exterminada por cabilas moras al mando del competente cabecilla rifeño Abd- el- Kader. La posterior leva forzosa de jóvenes pobres o de clase media que no podían reunir los seis mil reales para librarse del matadero africano provoca la insurrección de Barcelona con un centenar de muertos e importantes consecuencias políticas posteriores que condicionarían el reinado de Alfonso XIII.

Ahora vamos a dedicar unas líneas al desastre de Annual en el que perecieron el propio general favorito y recadero de Su Majestad, el Comandante general de Melilla Fernández Silvestre, y no menos de diez mil compatriotas víctimas de su incompetencia y de la estulticia alfonsina y en el que también a punto estuvo de caer la ciudad de Melilla y su población civil en manos de la morisma más feroz y sanguinaria.

Tras este desastre hubo varios intentos de tapar las responsabilidades por osadía, incompetencia e incluso corrupción, del propio rey y de buena parte del ejército. La censura, la tergiversación de los hechos para encubrir las responsabilidades del Borbón, e incluso el recurso final al golpe de Estado promovido en la sombra, (como el más reciente del 23 F), por el propio rey y ejecutado por el general Primo de Rivera. Con él se impidió que el Expediente oficial elaborado por el general de división Juan Picasso, quien había luchado por encontrar la verdad de los hechos, llegara a tener merecidos efectos devastadores para la Corona.

Como cabría suponer, la actuación de nuestros políticos monárquicos de la época cabe calificarse de verdaderamente de heroica y altamente comprometida con la Nación. El general Picasso presentó su famoso Expediente al Parlamento. El 10 de julio de 1923 se formó una Comisión de Responsabilidades que debería emitir su resolución en 21 días. Pero visto el cariz que tomaba el asunto para la Corona, sus señorías, con audaz prudencia, decidieron irse de vacaciones hasta la otoñada. (Si se me permite el inciso, ahora parece que se pudiera repetir parecida jugada con ocasión del golpe del estado anunciado y al ralentí con que nos amenazan los supremacistas catalanes que engordan trincando impunemente del presupuesto). Pero el 13 de setiembre el rey y Miguel Primo de Rivera perpetran el golpe de Estado y naturalmente la cosa queda aparcada sine die.

Sobre las peripecias y contenido del Expediente Picasso, que consta de 10 piezas y  2418 folios, puede consultarse, por ejemplo, el documentado libro de igual título publicado en Méjico por Diego Abad de Santillán. O el posterior de Juan Pando, Historia secreta de Annual.

En todo caso, el Expediente resultaría imposible de asimilar por el Régimen borbónico.

 

Pero, dejemos por ahora el Expediente Picasso y volvamos a 1921, unos días después de producirse la tragedia.  Cabe traer a colación el testimonio interesantísimo, a veces sobrecogedor, de personas que vivieron la situación como protagonistas o como testigos. Así por ejemplo, el periodista y corresponsal de guerra Juan Guixé  o el teniente coronel Pérez Ortiz, uno de los pocos supervivientes de Monte Arruit. Autores respectivos de dos importantes y valientes libros documentos, El Rif en sombras. Lo que yo he visto en Melilla, (Madrid 1922)  y De Annual a Monte Arruit. Dieciocho meses de cautiverio. Crónica de un testigo (Melilla, 1923), escrito y publicado este último tras su liberación de un cautiverio de dieciocho meses en terribles circunstancias.

Dice el teniente coronel Pérez Ortíz, (el segundo por la derecha en la foto de los oficiales prisioneros liberados) en su libro citado:

“Escribí esta crónica para darla publicidad. La idea de hacerlo así me nació durante mi largo cautiverio, dolido del abandono y desatenciones de unos, de la falta de caridad, de la odiosa calumnia, de las sangrientas burlas de otros. He padecido sed de justicia y he sufrido resignado la ofensa y la ingratitud, esperando mejores tiempos, confiado a la Providencia. No puedo tolerar el engaño ni los inmerecidos privilegios. En esto soy rebelde y lo seré siempre. La mentira, la más infame violación del orden moral, no puede prevalecer jamás ni argumentarse como necesidad de patriotismo. El callar es también un delito en los códigos cuando por hacerlo se otorga veracidad a lo que es falso y se pretende presentar como cierto. No, que no se escriba así la historia, que no se diga esto irónicamente.

Confieso que esta crónica encierra toda mi venganza; no consentir que nadie se engañe…

Para que yo señalase a los responsables del vergonzoso derrumbamiento necesitaría se me contestasen algunas preguntas.

¿Por qué se ocuparon Annual, Sidi – Dreis, Igueriben y Abarrán estando vendidas con un largo desfiladero a retaguardia, desfiladero que era la única vía de comunicación?

¿Se había pensado en la difícil situación de estas y otras posiciones?

¿Hubo imprudencia en la acción política por no apoyarla debidamente la militar, o en ésta por desacierto en la anterior?

¿Se tenía la noticia, y quién la tenía, si así era, del probable levantamiento del territorio?

Caso de resistirse aisladas todas las posiciones, ¿se las hubiera podido siquiera abastecer o, simplemente, mantener en comunicación con la plaza?

¿Cuál hubiera ido la línea de resistencia en caso de retirada? ¿Melilla?

¿Qué organización era la nuestra que en diez y nueve días, del 21 de julio al 9 de Agosto, y sin poder estorbar el enemigo el desembarco, no pudo saltar a la Restinga una columna y recorrer 25 kilómetros de terreno llano para auxiliar a los sitiadores de Monte Arruit?

¿Es verdad que se contaba con hombres y no con soldados?

¿Tan mala era la instrucción y tan escaso e incompleto el material que estos miles de hombres no estaban en condiciones de arrollar en un llano a inferior número de enemigos y con menos elementos?

¿No había en España más que dos aeroplanos?

¿Por  qué en lugar del ridículo envío de paquetes no arrojaron bombas en Monte Arruit?

¿Se sabía en Melilla cuando se recomendó la capitulación de esta posición el resultado de lo pactado en Zeluán?

¿Quién consistió las imprudencias, es es que las hubo, y quién el abandono de toda previsión?

Cuando estas preguntas y muchas más se hayan contestado podrá juzgarse en justicia…»

Al cabo, y gracias entre otras a las gestiones del magnate vasco afincado en Cádiz, Horacio Echavarrieta cerca del cabecilla Abd el Krim, se llegó a un acuerdo para un  canje de prisioneros y el pago de cuatro millones de pesetas como rescate y así se consigue la liberación de los militares prisioneros supervivientes. Al infame Alfonso XIII, co- causante de la tragedia, se le atribuye la frase: “parece resultar muy cara la carne de gallina”.

 

El libro crónica del corresponsal de guerra Juan Guixé tiene un gran interés, sobre todo para el lector de hoy por lo que cuenta en sus últimos capítulos. La especial psicología del rifeño, explicada por uno de sus notables. La situación de vicio e inmoralidad en la ciudad de Melilla, plena de burdeles, fracachelas y juergas, pero ayuna de bibliotecas. Los abusos sobre la población civil del militarismo allí dominante. La imprevisión e incompetencia de muchos altos mandos militares que no tuvieron en cuenta ni la preparación de las tropas ni menos la logística o necesidades de armamento moderno para combatir a los rifeños rebeldes en un terreno tan difícil desde el punto de vista militar. La censura militar que escondía o daba una versión desdibujada de los problemas y peripecias reales. O el problema de lo que Guixé llama “la dualidad del mando y el despotismo de tercero” (alusión encubierta al rey) con las desavenencias entre el comandante de Melilla el cortesano, protegido y amigo personal del rey, Fernández Silvestre, un hombre fanfarrón, impulsivo, acostumbrado a hacer las cosas por c… y su jefe el general Berenguer, Alto Comisionado en Marruecos, quien parece que habría sido incapaz de controlar a su supuesto subordinado: “Berenguer era menos antiguo que Silvestre en el empleo de general… la contextura de los dos generales opuesta de un modo irreductible. Berenguer es la reflexión y la ponderación mismas, con la añadidura de la cultura, encarnadas en un militar de perfecta sangre fría y de valor sereno a prueba.  Los dos hombres jamás podían entenderse. Berenguer, de alto comisario, había pacificado casi toda la zona de Ceuta y Tetuán, sin bajas apenas. Cautelosamente, con pie firme, avanzaba y planeaba ya la sumisión de los Beni-Urriaguel (una de las cabilas sublevadas más activas mandada por Abd el Krim) y el extender de un modo efectivo el protectorado a Alhucemas. ¿Quién de los dos llegaría antes? De ahí los avances temerarios de Silvestre hasta Labran y Annual…”

Prosigue más adelante Guifré criticando las infaustas actuaciones de Alfonso XIII: «En todo esto ha sonado el nombre de una alta personalidad, quizá la más alta por jerarquía, que no por entendimiento y autoridad, de la nación española. Hace tiempo, mucho tiempo, quizá prematuramente, que esa personalidad, es por culpa suya o no, traída y levada en los asuntos políticos. Se le atribuye la protección dispensada al general Silvestre y se añade que a ella se debe que España esté empeñada en la guerra de Marruecos. … comprendemos que en todo esto hay algo de turbio y hasta es muy posible que se exagere acerca de esa elevada intervención. Ahora bien, ¿de quién es la culpa de que eso suceda? Principalmente del régimen de clandestinidad en que vive la política española. Por causa de ese régimen clandestino se aplicará … la mordaza de la censura y se sigiló cuanto se pudo, todo lo concerniente a Marruecos…

El resultado de sigilar los hechos y sus causas, de fomentar e imponer el silencio en torno a ellas, es, a mi juicio, la falsificación de la historia. España, por esta causa, tiene una historia adulterada, deformada, mixtificada. Los sucesos se velan, se difuminan del modo más incoherente y disparatado; se descoyunta la lógica de las conductas y de los motivos sociales y lo que es acción liviana, lamentable y oprobiosa, se convierte en página heroica, hecho glorioso, (¿Igual que en el 23F, por cierto?) o se olvida entre enramaje de la omisión y la vaguedad. La habilidad arbitrista y maquiavélica discurre también expedientes para salvar situaciones comprometidas, a primera vista inevitables. El ardid de leguleyo y la cazurrería caciquil de nuestros políticos es fértil en estos artilugios. …

España daría una prueba de vitalidad y de sano amor a sí misma, discutiendo a la luz del día las responsabilidades, caiga quien cayere. Pero no lo hará. No tiene aquel pulso fuerte de los pueblos que caminan en la historia hacia un plano ascendente. Más bien se halla en un plano inclinado. Políticamente, ello me parece harto evidente, por desgracia…

No tenemos fuerza, este es un argumento, aparte de otras razones fundamentales de doctrina, para persistir en nuestra actitud frente al problema de Marruecos. Y como no tenemos fuerza de nada sirve que nos obstinemos en engañarnos a nosotros mismos, siguiendo la fatal trayectoria que viene costándole a España el achicamiento de su personalidad y que viene a ser una especie de liquidación española en el mundo. Esta debilidad nuestra nace de la desorganización del país, de la incultura general y de la falta de ideales. Si no tenemos fuerza, carecemos también de aptitud…»

No es de extrañar que un escéptico Guifré antes las posibilidades reales de rectificación de nuestra conducta y la escasa confianza en nuestra capacidad de enmienda, propugnase la retirada: “¿Somos capaces de cambiar? Sino, lo más fecundo, lo más cauto, mirando al presente y mirando a la historia, será el abandono».

La psicología rifeña

Pero en la guerra conviene comprender al otro bando. Pese a la ideología buenista hoy dominante introducida por multiculturalistas o feministas, un testimonio de gran interés, y acaso aún de cierta actualidad, sobre la peculiar idiosincrasia de los moros al menos ce esa época es el que recoge el corresponsal tras sus conversaciones con algunos notables rifeños asimilados.

“El moro, suelen decir algunos españoles en África, tiene una mentalidad contraria a la nuestra. El del Rif no es siquiera heredero de una civilización opuesta a la europea; está sin civilizar y el Corán no sirve sino para estimular en él su barbarie nativa y hacerle fanático peligroso. Es, al lado del europeo, un malhechor, un bandido. En el rifeño todos los males y defectos de un pueblo desahuciado se agravan. El rifeño es un ser aparte, y aún dentro del Rif, entre las cabilas, hay diferencias enormes de psicología. ..el moro vulgar suele ser bandolero, tiene el instinto despierto del malhechor, para el cual, cosa natural es el robo y el crimen….no respetan la ancianidad ni la mujer, ni la debilidad física, sino cuando hay algo que las defienda.

En el hogar, el moro es un pequeño sultán. Practica la poligamia y las mujeres deben trabajar para él. El amor carece de espiritualidad (como revela esta conversación en Melilla):

— Manuel, por Dios grande, que ayer conocer a tus hijas, y estar cosa güena, güena. ¿Cuántos años tiene la mayor?

Trece

Manuel, tú estar tontón, si tu venderla a un moro rico, darte por ella cuatrocientos o quinientos duros —

Y prosigue el autor, “Yo no he visto pueblo que con mayor altivez y aparente desprecio de lo ajeno, lo codicie con más pasión y en cuanto puede trate de apoderase de lo que codicia. Es un género de hipocresía que el moro disfraza con orgullo y el británico con el ideal, pero en ambos, avasalladora.

El rifeño se arroja al robo con pasión. El moro desarrapado se entrega siempre que puede al merodeo y el bandidaje. El moro rico roba de otra manera, usando su fuerza guerrera y feudal y de la credulidad de los demás… la mayoría de las guerras, o de los movimientos de guerrilla que perpetuamente reproduce, los inspira, más que el fanatismo y la xenofobia, la esperanza de botín…

Es una equivocación suponer que le mueve el patriotismo que no siente ni comprende.

Su arteria y su astucia son muy grandes y lo mismo su ductilidad e impresionabilidad. .. yo creo que en ninguna parte del planeta es más fácil encontrar tan gran número de gentes dispuestas a traicionar como en el Rif. Esto explica que los mismos que estuvieron recibiendo los beneficios de la dávida española durante años, sin cosecha, se lanzaran  despanzurrar españoles y a estuprar niñas de estos.

¿Cuál ha de ser la reciprocidad de unos seres que no comprenden la compasión ni el que un país o una cabila, la cabila Hispania, como ellos dicen, asuma la empresa de suscitar entre ellos la riqueza, el progreso, el derecho de gentes?

No comprenden porqué razón España gasta el dinero y sus vidas para entrar y establecerse en el Rif, poseyendo ella por lo que le dicen e infiere, tantas tierras, tantos hombres y tanto dinero. España está tontona.

Solo la codicia del rifeño es superior a su odio. Por codicia, el español que de otro modo sería muerto irremisiblemente pasa a ser como un animal doméstico al que se prodigan cuidados para cotizarlo en el mercado. El prisionero será vendido por un buen rescate…

El testimonio de un jefe de cabila asimilado a España, Mizzian llamado El Bueno, también resulta esclarecedor.

Le pregunta el corresponsal:

Dime, ¿Cómo te explicas la traición?

Por exceso de confianza. Yo soy moro y los conozco. Los españoles habéis tratado al moro de una manera inadecuada, impropia…. En vez de agradecer lo que vosotros hacéis por él, se ríe en su interior de vosotros.

Entonces, ¿qué política crees tú que hay que seguir con el moro?

¡La de la fuerza! ¿No han matado ellos? ¿No han robado ellos? Aquí me tienes a mí, ahí tienes a mi hijo cuya cabeza han pregonado en 15.000 pesetas. ¿Crees tú que si el moro pudiera no arrasaría Melilla y nos pasaría a cuchillo a todos? Mira hay que llevar el palo en una mano y en la otra mano… el palo también. Créeme todo lo que sa no hacerlo así es perder tiempo, es dejar caer el prestigio de España y es derramar mucha sangre española. Si queréis ahorrar sangre, hay que pegar fuerte a esos bandidos…»

Una receta curiosa, sin duda, sobre todo viniendo de donde viene.

 

El llamado Desastre de Annual es un suceso más, aunque desde luego muy significativo, de un desastre mayor: el de la mortífera aventura imperialista borbónica en Marruecos. Y también de los viejos problemas endémicos que debemos sufrir los españoles bajo la Monarquía.  Un Régimen político oligárquico, corrupto, apátrida, que fomenta vicios e ineptitudes y los mantiene a lo largo del tiempo como garantía de su propia supervivencia. Otra vez se demostraría que el Régimen borbónico no resulta demasiado compatible con la verdad.

El Informe Picasso elaborado y escrito por un general honrado, digno y valiente podría haberse considerado como algo bueno del que podría honrarse la institución militar más lúcida y comprometida con la Nación. Pero era demasiado insólito en un mundo de incompetencia, corrupción y componendas; demasiado veraz  y contundente para ser asimilado por un Régimen corrompido como la Monarquía, que dio un golpe de estado para mantenerse.

 

Hasta aquí el texto que reproduzco. Entiendo que merece la pena revisar las crónicas de estos sucesos, especialmente ahora que se va a cumplir su Centenario.

 

 

 

Damnatio memoriae

Me preguntan qué me ha parecido la conmemoración o recuerdo del 23 F celebrada en un no sé si quiero o no quiero, dentro de un reducido local del edificio de las Cortes y con presencia del Rey actual y de otras importantes autoridades y fuerzas vivas del Reino.

En cierto modo creo que la pregunta ya estaría contestada en mi anterior texto, Cuarenta años después, escrito y publicado antes del encuentro citado.  Me parece que el acto no deja de ser so pretexto de recuerdo una damnatio memoriae. Una tergiversación mohatrera de la historia por la que se produce una maniobra propia de trileros y se atribuyen méritos a quienes no los tienen, sino más bien al contrario.

Algo parecido a como los antiguos faraones borraban los nombres en los cartuchos de sus predecesores para apropiarse del mérito de ellos. Nada que nos extrañe demasiado en esta monarquía degradada que de democrática sólo conserva el nombre.

En ausencia de Su padre, previsoramente acogido a sagrado en tierras lejanas de infieles, el hijo heredero del protagonista que entonces estuvo enredando con sus hombres de confianza a los que luego dejó en la estacada para que cargaran con el marrón, soltó un discurso de alabanza de la Su Padre y de la Monarquía y de su feliz capacidad de solucionar los problemas que Ella misma habría creado.

El Rey actual parece muy envejecido y desmejorado, como si padeciera algún probema de salud. Su discurso discurrió en el habitual tono triste, cansino, monocorde, como de un robot de Inteligencia Artificial oficiando un funeral. Ya lo decía el poeta León Felipe:

 “Que no se acostumbre el pie a pisar el mismo suelo

Ni el tablado de la FARSA, ni la losa de los templos

Para que nunca recemos

Como el sacristán los rezos

… cavaba una fosa y cantaba al mismo tiempo

Un sepulturero

No sabiendo los oficios los haremos con respeto

Para enterrar a los muertos

Como debemos

Cualquiera sirve, cualquiera… menos un sepulturero”

Se ve que Su Majestad está muy afectada. Pero, ¿en verdad se creerá lo que dice? ¿»Quién alaba a la novia«?

Lo que resultó algo distinto de lo esperado entre las filantrópicas huestes de la Feliz Gobernación, fue el discurso de la nacionalista catalana de cuota convertida por la varita mágica del falsario en tercera autoridad del Estado. Nada menos.

La señora Batet, homónima del gobernador militar de Barcelona que por orden del presidente del gobierno republicano don Alejandro Lerroux en octubre de 1934 reprimiese el golpe violento del genocida presidente de la Generalidad, Luis Companys, enjaretó un discurso que parece un aviso de navegantes aventureros. Sí. A la parte más levantisca y semi amotinada de la tripulación gubernamental socia de la singladura liberticida. Sin embargo, me parece que la autoridad moral para hacerlo es casi nula.

No sé si colará o no la mohatra conmemorativa entre la abundante población desavisada actual que ignora o prefiere ignorar casi todo lo que sucede o se cree lo que le dicen.  Supongo que sí. Porque ahí siguen todos en el machito.

Pero el que los herederos y correligionarios de los golpistas del 23  F en Sociedad Comanditaria vengan a apuntarse las glorias del fracaso de su propio intento golpista, incluso cuando algunos de ellos lo siguen perpetrando con otros medios, es un cruel sarcasmo cuya primera víctima es la verdad.

 

 

Cuarenta años después

Tras el previo magnicidio del almirante Carrero Blanco, tanto el 23 F de 1981 como el 11 M de 2004 constituyen dos hitos estratégicos en el devenir de la pertinaz Monarquía que según dicen no nos merecemos.  Por el primero, hace ahora cuarenta años, se sacó de la pista a los restos del poder militar heredero del General Franco. Por el segundo, con el PSOE como instrumento traidor se inició el actual proceso revolucionario de destrucción nacional e inmersión en las formas más desesperanzadoras del NOM.

In illo tempore éramos mucho más ingenuos que ahora y nos creíamos casi todo lo que nos contaban los media. Así la versión oficial del honrado, heroico y patriótico Rey emérito luchando valientemente contra los malvados franquistas. Más falsa que el doctorado de Sánchez como se han preocupado de aclarar sin lugar a dudas varios notables investigadores civiles y militares.

Recuerdo que la tarde de autos me sorprendió dando clases de Estadística en un centro académico madrileño.  Tras informar a mis alumnos de lo que sucedía, decidimos seguir con el programa. Luego, con la preocupación que es de suponer, volví a casa a ver qué nos depararía esa noche que se mostraba decisiva.

Varios meses después, cierta persona bien informada me explicó qué es lo había pasado según sus fuentes. Al parecer, había un proceso en curso de sublevación militar, diríamos “republicana”, es decir, sin el Rey al que consideraban co-responsable de los errores de su escudero Suárez para atajar el desastre económico, caos político administrativo pero sobre todo las masacres terroristas casi impunes que entonces campaban a sus anchas.  Se barajaba la patriótica y simbólica fecha del 2 de mayo. Para contrarrestarla, la propia Corona habría arbitrado una maniobra golpe de timón coordinada por generales monárquicos de absoluta confianza y con la participación de todas las fuerzas políticas no nacionalistas, incluidos sus aliados estratégicos de entonces, los socialistas. Mediante este autogolpe se sustituiría a Suárez al que se le obligaría a dimitir para promover un gobierno de concentración. Suárez dimitió antes pero pese a todo se siguió la linde.

Pero, en cierto modo, quien de verdad paró el golpe del 23 F sería el teniente coronel Tejero cuando se dio cuenta que le habían engañado. Que en la lista del futuro gobierno que iba a respaldar figuraban significativos dirigentes de izquierda. Su lamentable violencia en Las Cortes supuso una auténtica vacuna que obligaría al Rey a rectificar sobre la marcha traicionando a sus generales leales que mantuvieron su palabra, su silencio y su compromiso. Así, Milans del Bosch y Armada fueron sacrificados. Los nacionalistas salieron de naja, huyendo como gudaris en Santoña, mostrando una vez más su acreditada determinación, coraje y valentía. Y la plebe, entre la que me contaba, celebraba ingenuamente lo bonito y bien interpretado de la representación.

Pero, cuarenta años después podemos comprobar hasta qué grado la preocupación de los militares patriotas estaba o no justificada. Hoy, con un golpe de Estado permanente, el Gobierno de Su Majestad soportado por golpistas catalanes y pro-etarras vascos va minando lo que queda de vigencia constitucional. La Nación bajo una amenaza letal que puede resultar definitiva. Las libertades cívicas bajo mínimos. La constitución violada una y otra vez por los mismos dirigentes borbónicos que han jurado defenderla. Devastada la estructura económica básica, la que sirve a satisfacer necesidades reales de la sociedad, saldado el más valioso patrimonio industrial heredado, vendido ya casi todo lo vendible, con una deuda monstruosa dedicada al despilfarro de la voraz e insaciable casta política borbónica, descolgada de la cabeza de las naciones más prósperas, el horizonte de futuro más probable resulta ser de desmembración, miseria y servidumbre.

Pero no hay que preocuparse: para celebrarlo, las fuerzas más significativas del Régimen nos dicen que van a repartirse jueces como de niños cambiábamos cromos o echábamos a pies para elegir los componentes de nuestros improvisados equipos de fútbol antes de cada partido. De Su Majestad actual cabe recordar la famosa frase del también general Fernández Campos refiriéndose a Armada: «Ni está, ni se le espera«.

Como bien decía el ilustre Fernando VII, hoy tan imitado: “Vayamos todos y yo el primero por la senda constitucional.”

 

 

Y el algoritmo habló

A falta del preceptivo escrutinio general que probablemente nunca se celebrará como tal, el algoritmo ha dictado sentencia soberana. En todo caso, sea como sea el reparto catalán de votos y de canonjías, la abstención es descomunal. Apenas ha votado la mitad del electorado, de modo que ha ganado la abstención por abrumadora mayoría absoluta y los resultados se ven también desde ese punto de vista con muy mermada legitimidad moral.

Sin embargo, estas votaciones se volverán a emplear por los enemigos de España cuando aún dando por buenos y no tramposos los resultados oficiales debieran ponerse en relación con el censo electoral total.

Lo de la abstención o no, es un dilema especialmente interesante para los patriotas españoles que pese a los desvelos del Régimen por eliminarlos aún pudieran quedar.

Sí, porque como diría Hamlet, ¿qué es más elevado para el espíritu… contribuir al paripé de tahúres y trileros o pasar de él y que el espacio social público y las instituciones sea ocupado solo por los bandoleros?

Atacado por las restantes fuerzas del Régimen, medios de intoxicación de masas pagados por el erario incluidos, VOX busca la vía, creo que imposible, de intentar cambiar al Régimen desde dentro. Algunos electores se lo han agradecido, al mismo tiempo que castigan la casi permanente traición del PP a su electorado y a España así como la nueva de Ciudadanos, facciones que han quedado de últimos y de penúltimos, respectivamente. Pero me parece que tal pretensión al cabo resulta ser demasiado poco pollo para tanto arroz. Aún manteniendo su actual progresión, cuando VOX pudiera estar en condiciones de influir de verdad a nivel institucional en defensa de la Nación y de la libertad de los ciudadanos, de la España civilizada ya no quedarían ni las plumas.

Con un Estado cada vez más despótico contra una Nación cada vez más débil, saboteada e indefensa, el final de la aventura histórica de la Nación española aparece más cercano.

La cosa es muy fuerte. En efecto. Debiera ser evidencia de razón, aunque aún hay gente que se resiste a reconocerlo, que las instituciones borbónicas fatalmente están atacando la Nación. Una de las más antiguas del continente europeo y de pasado más glorioso del mundo a la que el nefasto reinado de don Felipe al parecer va dar la puntilla definitiva tras la traicionera estocada pescuecera mete y saca de su fugado padre.

 

 

El algoritmo, ¿lo sabe ya?

Después del éxito impune del fraude electoral en EEUU ya no cabría mucho optimismo sobre la suerte del ritual antropológico democrático cuando molesta al Poder en la sombra. Según fuentes bien informadas, el famoso algoritmo ya sabría los resultados de las votaciones en la taifa borbónica de Cataluña que forma parte del experimento de dominación globalista. Pero ha surgido un pequeño problema imprevisto que no termina de encajar con el guión oficialista.

Las propias elecciones como acto o representación de carácter público y no como fontanería tramposa están ahora en el alero. No sólo porque la desamorada pareja de San Valentín, entre el saqueado y humillado contribuyente y la presunta democracia que nos salió puta tenga ya difícil compostura para seguir con el feliz himeneo, sino por lo del bicho comunista chino.

En efecto. Muchos sufridos contribuyentes agraciados con la negra suerte de ser futuros miembros de mesas electorales para esta parodia supersticiosa alegan causa de fuerza mayor: no exponerse a una pandemia terrorífica según la versión oficial, para desistir del inoportuno encargo. Con los datos conocidos o estimados en este momento, la deserción, más que justificada de creer las propias incoherentes consignas oficiales, estaría tan generalizada que pudiera poner en peligro la celebración de tan bonita y patriótica representación.

Pero, ¿Para qué más pantomimas? Mejor que en el ejercicio de su soberanía el algoritmo vote por todos, todas y todes cuantas veces hiciera falta sin poner en peligro a la gente común que ya bastante tiene con pagar los platos rotos y sobrevivir como pueda al desastre inducido.

Ahora bien, las mesas electorales que no se constituyan deberían darse de baja en las cuentas presentadas aunque sólo sea para disimular las mañas tramposas y aquí viene el problema imprevisto: cuadrar sobre la marcha unas cifras inoportuna o aleatoriamente descuadradas. Sacas con votos de muertos, ausentes o cambiados, actas de lo que no fue…. Un lío.

Y dada la Ley D´Hont y la falta de homogeneidad en el valor de cada voto según el lugar, esto puede afectar a la coherencia en el reparto de canonjías.

Los medios de intoxicación de masas pueden intentar tapar el escándalo.

Pero ¡loado sea Soros! Él proveerá en su infinita sabiduría.

 

Carnaval en tiempos de algoritmos y peste

Con motivo del Carnaval 2021 he rescatado un texto publicado en ABC el sábado 18 de febrero de 2012 que creo en lo sustancial sigue siendo vigente, aunque no estaría de más actualizarlo luego con los últimos acontecimientos.

Decía así:

“Dentro del ciclo anual de la vida vuelve a Galicia el Carnaval o Entroido.  Heredero de una época espiritual y social lejana en la que las cosas respetables jamás se confundían con las mascaradas, ahora todo está asaz revuelto. La entropía ya no está extramuros del sistema sino dentro.

Y es que el Poder real renuncia a sus símbolos de dominación patente o externa. Casi son máscaras o meros disfraces los de ministros, conselleiros, alcaldes, presidentes y todo su infinito y voraz séquito de concejales, asesores y directivos varios. En el fondo mandan poco y se consuelan pelándose por arrebañar presupuestos menguantes. Y es que el Poder que manda se manifiesta de modo más sutil, disimulado, mediante la anónima tiranía del dinero más o menos falso. Es decir, producto del ahorro o de una riqueza real o bien. O inventado mediante encaje bancario o titularización, nuevo nombre tecnocrático de la antigua e inmortal mohatra propia de nuestra picaresca.

Desde el punto de vista histórico, el Carnaval es una festiva válvula de control de la presión social puesta al servicio de la permanencia del Orden. Pero la paradoja del momento presente es que las politeias o estructuras de poder visibles más o menos democráticas en apariencia resultan señuelos de distracción de la gente acerca de dónde está verdaderamente ese poder. En las elecciones se cambian los equipos de ventas. Ni directivos importantes, ni consejos de administración, ni menos los dueños del tinglado.

Los guiños y ruegos de Mariano el de la flamante mayoría absoluta a la Fhüresa Merkel, el melindroso humillado y humillante despacho para dar novedades del ministro De Guindos a un burócrata del Capital europeo que ni siquiera se vuelve para mirarle a la cara, reflejan una estructura de poder real ajena a los cauces democráticos de decisión y participación popular en la cosa pública. Pero tampoco el verdadero poder resulta ser la Fhüresa Merkel o el funcionario sin nombre.

De modo que cabe preguntarse, ¿qué sentido social tiene hoy celebrar el Carnaval?

Para variar o diferenciarse del resto del año, el Entroido debería ser una fiesta seria, solemne y majestuosa en la que brillara la jerarquía de los valores metafísicos. La Justicia, la Belleza, el Bien, la Verdad, el Amor…  En la que los gobernantes hicieran honor a la alta responsabilidad a ellos confiada aunque no la merezcan y ejercieran de auténticos reyes saturnalicios. De modo que en nombre propio y de sus supuestos representados persiguieran como los cigarrons de Verín pero disfrazados con auténticos atuendos de autoridad, a los plutócratas sin faz ni corazón, a los dueños del universo.

¿Pero cómo representarlos? El dinero es un enemigo invisible. Ni siquiera el fiduciario es tangible salvo un ligero apunte. Una amenaza fantasma. El lado oscuro de la fuerza. La estrella de la Muerte cuya negrura tapa el brillo de las estrellas que nos enseñaba Dante en su Comedia.

Al cabo, a falta de democracia real dirigida al bien común, de la hegemonía de los valores metafísicos en la sociedad avanzada del siglo XXI, devenida a nueva Edad media, habrá que consolarse con un buen lacón con grelos. Mientras haya.”

 

Hoy, las cosas han empeorado mucho acaso por lo de la Termodinámica, eso que la entropía aumenta. De momento, sigue habiendo lacón con grelos y cocido, aunque no se sabe aún por cuánto tiempo si nuestros heroicos próceres filipinos siguen empeñados en esclavizarnos y arruinarnos. La dictadura tramposa arroja su disfraz de pretendida democracia y queda a la vista del más topo su grotesco esperpento, su honradez fingida de casto virgo tantas veces vendido y remendado.

Este año 2021 el disfraz de moda debiera ser el de algoritmo. Ese demiurgo cargado por el diablo que quita y pone voluntades electorales. Aunque también de soberanía vicaria, viene a sustituir con extraordinario éxito de público y crítica las antiguas representaciones de fingida soberanía popular de los ritos de la antigua superstición democrática. Subversión del orden social por unos días durante el Carnaval al igual que la supuesta soberanía mohatrera del pueblo el día de autos electorales. Una renovación en tiempos globalistas posmodernos y de posverdad del papel de los famosos aunque más primitivos Trampeta y Bocanegra que tan lúcidamente glosara doña Emilia Pardo Bazán, cuyo hijo y nieto varones fueran vilmente asesinados por los rojos. Unos rojos, socialistas, comunistas y nacionalistas, disfrazados hoy de demócratas con la complicidad del actual cacique indigenista regional.  Otro cigarrón qué tal baila.

Me temo que la sardina a enterrar esta vez vamos a ser nosotros.

 

 

Davos y las alimañas

Distraídos de lo importante con las reyertas tabernarias de los honrados políticos de la Monarquía, ahora so pretexto del reparto del botín catalán, ha vuelto otra vez Davos como el mito de eterno retorno que decía Mircea Eliade. Aunque esta edición plandémica constituya una especie de epitafio que acaso sirviese para constatar el actual fracaso de la civilización occidental basada en la Ilustración y el Cristianismo con amenazas tan graves como la llamada Agenda 2030. Nueva Biblia de nuestros heroicos próceres mercenarios, promocionada por visionarios eugenésicos como Schwab y apoyadas y financiadas por los más filantrópicos oligarcas y plutócratas criminales, amén del Partido Comunista chino. La pasarela de alimañas en Davos es una vergüenza para la Humanidad.

Una de las moralejas que nos ha deparado el tenebroso bisiesto que acaba de terminar es la constatación que la Plutocracia mundial ha abandonado la idea de la conveniencia de la democracia, siquiera en forma de simulacro con cartas marcadas de tahúr, como fuente de legitimación de su poder. El reciente golpe de Estado con escandaloso fraude electoral en EEUU, convertido en una república bananera más, avalaría esta grave aseveración. Un modelo ya ensayado y perpetrado con éxito en el Reino de España y en el ámbito hispanoamericano. Y que busca nueva legitimidad en el logro de objetivos tecnocráticos mohatreros al servicio de la Dictadura plutocrática global sin cortapisas de naciones, culturas o leyes. Tras milenios de civilización occidental ahora los poderosos nos quieren hacer creer que la China comunista es el modelo.

No es la primera vez que trato este asunto de Davos y el NOM. Hace cinco años ya me preocupaba la deriva que estaban tomando los acontecimientos y decía en un texto titulado Davos, 2016, ¿Oportunidades o amenazas?

“El tema Davos de este año 2016 era el dominio de la cuarta revolución industrial. Y se han dicho cosas cuando menos llamativas. Según Bass, alto ejecutivo de Autodesk, la fábrica del futuro tendrá dos seres vivos que la atiendan. Dos empleados: un hombre y un perro. El hombre para darle de comer al perro y el perro para evitar que el hombre pueda manipular los robots. Exageración o no, la cosa parece que pinta fea para el trabajador común y la sociedad conocida.

No es la primera voz que alerta de importantísimos cambios, muchos de ellos ajenos a la conveniencia o la dignidad de la gente. Chaplin fue el autor de una genial obra maestra allá por el lejano 1936. Me refiero, claro es, a Tiempos modernos. Una diatriba humanista y sumamente divertida contra los abusos del Capital y cierta organización del trabajo.

Pero ahora ya no es que el hombre se convierta en un apéndice subordinado a la máquina como magistralmente ilustraba Chaplin, sino que la máquina le habría eliminado definitivamente.

Estos planteamientos resultarían coherentes con los negros augurios sobre lo que se ha venido en llamar Nuevo Orden Mundial y sus consecuencias para el futuro de la Humanidad. Siempre se dirá que lo que mueve la rueda de la producción es el consumo, de modo que si no existe demanda efectiva, el carrusel de producción y consumo se terminaría parando. Pero si en el estadio actual de la civilización sabemos que un centenar de familias dispone de igual riqueza que resto del mundo, no parece que el argumento del consumo valga demasiado si se pretende eliminar a gran parte de la población.

De modo que este año en la Montaña mágica de Davos se han aparecido otros fantasmas distintos de los de Joachim Ziemssen, el primo fallecido de Hans Castorp. Y su mensaje parece resultar más agorero que esperanzador.

No hay que tener miedo al cambio, quizás lo único verdaderamente permanente a lo largo de la historia. Pero si es prudente desconfiar de un cambio cuando la mayor parte de los afectados se encuentran indefensos en la práctica con unas instituciones mundiales puestas al servicio de los intereses de la plutocracia dominante, en condiciones de creciente pérdida de soberanía por parte de los Estados, incapaces de, aunque quisieran que esa es otra, defender los legítimos intereses de sus respectivas naciones.»

Hoy vemos que la amenaza del NOM se va materializando como el ectoplasma del infortunado primo Joachim y se va haciendo cada vez más cierta y terrible. No parece que la cosa tenga remedio por medio del discurso de las Letras, la Cultura, sino por las Armas. Contra malicia, milicia.  En acertada frase de Gracián. Pero la sensación es que ahora se nos han confiscado ambas cosas. Letras y Armas.

Cuando nos hablan de Davos nos viene a la memoria Thomas Mann y su famosa novela La Montaña mágica. Una iniciación personal del protagonista principal, el joven ingeniero Hans Castorp, mediante la toma de conciencia del sufrimiento y de la muerte.  También un profundo repaso psicológico y sociológico a la situación europea de hace poco más de un siglo, antes de la catástrofe de la Gran Guerra.

Ahora, a las puertas de otra catástrofe inminente cabe recordar las palabras finales del autor que piensa que no todo está perdido y deja la suerte del protagonista en la incertidumbre:

«¡Vas a vivir ahora a caer! Tienes pocas posibilidades; esa danza terrible a la que te has visto arrastrado durará todavía algunos cortos años criminales, y no queremos apostar muy alto que puedas escaparte. Si hemos de ser francos, nos tiene sin cuidado dejar esta cuestión sin contestar. Las aventuras de la carne y del espíritu, que han elevado tu simplicidad, te han permitido vencer con el espíritu lo que no podrás sobrevivir con la carne. Hubo instantes en los que surgió en ti un sueño de amor, lleno de presentimientos – sueño que “gobernabas” -, fruto de la muerte y de la lujuria del cuerpo. De esta fiesta mundial de la muerte, de esta mala fiebre que incendia en torno tuyo el cielo de esta noche lluviosa, ¿se elevará el amor algún día?»

Un siglo después, en estos tiempos de grave incertidumbre ante la amenaza, de esa mala fiebre, ojalá encontremos una respuesta afirmativa a tan fundamental pregunta, así como la forma de vencer con el espíritu lo que no podemos sobrevivir con la carne.

Amén.

 

 

Muti y el templo musical deshabitado

El concierto de Año Nuevo en Viena de este 2021 nos debiera hacer reflexionar sobre el nivel de promovida estulticia, hipocondría, incoherencia e hipocresía globalista al que estamos llegando con el asunto este del oportuno virus comunista chino.

Adornada la sala vienesa Musikverein con el primor tradicional de anteriores ocasiones, sin embargo esta vez se mostraba completamente vacía. Sin público. Sin calor, sin aplausos en vivo.  Sólo enlatados como en las peores películas o realities gringos. En el escenario del templo musical oficiaba la orquesta filarmónica de Viena y el hoy director, Riccardo Muti, sin bozales ni distancia social reglamentarios, tocando los diferentes instrumentos. Muy bien por cierto.

Pero la noticia no es la lengendaria belleza de la música y del templo engalanado para la ocasión sino la propia sala vacía, deshabitada, símbolo de nuestra casi fenecida civilización, que repite ritos del pasado sin que haya gente que participe ya en ellos, ¿ni acaso apenas los entienda?

Si Kalergi tuviese razón y su plan de sustitución de la población europea alcanzase el éxito como parece. Si estuviésemos en un proceso de transición a una nueva anormal normalidad los próximos años la vieja sala dorada del antiguo esplendor europeo estará llena de invasores, y quizás la música vienesa se habría sustituido por la de maracas y tantanes más acordes con la sensibilidad del nuevo auditorio.

Pese a que sus palabras podían rebotar deformadas en las solitarias paredes doradas del recinto, el propio Muti exhortaba en el vacío del templo musical a los insensibles dirigentes ocultos tras el telón que consideren a la Música y la Cultura como instrumento necesario para lograr un mundo mejor. Ahí es nada. Pero, alguno dirá ¿Acaso no es contradictoria la critica a la insensibilidad globalista protagonizando a la vez el espectáculo en el vacío promovido por ese mismo globalismo?

Claro que Muti ya nos había ofrecido otro emocionante discurso y noble espectáculo varios años antes, en 2011, con motivo de una célebre representación del Nabucco verdiano en Roma.  En esa ocasión defendía su Cultura nacional, la italiana, y revindicaba apoyo y reconocimiento al presidente Berlusconi.  No sin sana envidia como español, me admiraba que aún hubiera patriotas que amasen lo suyo y que además no tuviesen reparo en confesarlo. Y que el propio público reaccionase con tanta emoción.

Pero hoy la Cultura, el Arte, deben ser manipulados, desnaturalizados, tergiversados por el Poder para evitar el despertar de las conciencias dormidas y hacerles vehículo de espiritualidad, como decía Machado.

 

Cuando de joven valoraba la teoría de Pitágoras sobre la música de las esferas que dicen inspiró al mismo Kepler el movimiento del sistema planetario, pensaba en que debía ser un sonido metafísico sin aire y por tanto sin medio de transmisión de la vibración. Pura geometría abstracta y armonía del número de oro. Pero también un espectáculo sin espectadores. Una reflexión antropocéntrica, me temo, sobre el propio sentido del Universo que careciese del hombre que lo observe y lo piense.

Se está quedando vacío, deshabitado, en silencio, lo sagrado. Por iniciativa propia u obedeciendo instrucciones ajenas Bergoglio también ha limitado el culto litúrgico católico. Celebraciones solitarias. Templos sin fieles.

Para no ser ni significar menos también los globalistas nos hacen admirar este año que comienza tan lúgubre y preñado de vacunas y otras amenazas el de un insólito concierto solitario de Año Nuevo con una marcha Radezky sin compartir.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.