Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Felipe VI y los valores imperiales

Que la Monarquía es una superstición, representa la mejor apología del nepotismo es evidencia de razón para cualquier persona lúcida y honrada. Si te “toca” un rey inepto, traidor, corrupto, felón o putero, pues te fastidias y tan ricamente basta esperar al siguiente a ver si hubiera más suerte. Una suerte esquiva en el caso de Los Borbones pues en más de tres siglos no hay manera que nos salga ni uno medio «apañao».

Acabamos de asistir no sin perplejidad al bochornoso espectáculo de los tradicionales piratas ingleses llevando la real carroña de su jefa y papisa de la ceca a la meca y ya al final en armón tirado por marineros como si fuesen dóciles acémilas. Sabemos la querencia del heredero de la difunta Papisa, don Carlos, “El Orejas”, a la selecta ganadería con hierro de Davos reunida por el ingeniero nazi e hijo de nazi, Klaus Schwab Rothschild.

Todo un chute imperialista en vena. Para continuar el espectáculo, nuestro don Felipe Juan Pablo Alfonso de Todos los Santos de Borbón Schleswid-Holstein-Sonderburg-Glüksburg, alias “El Preparao”, se ha arrancado por unas espectaculares declaraciones de muy poca soberanía y mucha sumisión imperial, olvidando la estrategia de neutralidad española de cuando teníamos verdaderos estadistas y tratábamos de defender nuestros propios intereses.

En ellas no se sabe muy bien qué es peor, si el abandono de los legítimos intereses españoles y europeos que representa su sometimiento a la barbarie imperial o la ignorancia pavorosa de la Historia de España, Rusia, Ucrania y Europa.

En efecto, don Felipe Juan Pablo Alfonso de Todos los Santos de Borbón Schleswid-Holstein-Sonderburg-Glüksburg se ha felicitado por el «refuerzo» del vínculo atlántico y de la OTAN, como también de la respuesta «unitaria, firme y contundente» de la Unión Europea, en respuesta a la «agresión rusa». Y ha recordado el «éxito» de la pasada cumbre de la Alianza en Madrid, que reside en «la reafirmación del vínculo atlántico y en la compatibilidad y complementariedad del Concepto Estratégico de la Alianza con la Brújula Estratégica Europea y la autonomía estratégica abierta de la Unión».

Lo de la «brújula» no se sé bien si se refiere a la Abramovich, maga negra recién premiada por los Borbones. Lo de la autonomía estratégica de la actual UE con otras «brújulas» como la audaz comisionista ursulina von Trinken parece otro desbarre estupefaciente de los que nos tiene acostumbrados. Lo de «abierta» ignoro si acaso se refiere a las piernas para facilitar la filantrópica labor.  Y lo de la cumbre imperial madrileña en realidad fue asquerosamente vomitivo con el corrupto usurpador pederasta metiendo mano e intentando ejercer su derecho de pernada a primeras damas y segundos «damos» que tuviese a mano. Nunca mejor dicho, porque según malas lenguas y alguna foto indiscreta el rijoso carcamal habría intentado incluso tantear el paquete de Begoña en presencia de su complaciente marido.

Y es que, aclaro, Su Majestad ha intervenido en la inauguración de un sarao en La Toja, que ha empezado con la cosa kitsch de los buenos que somos al conmovernos como entusiastas plañideras becarias con las peripecias de la corrupta tiranía del corrupto Zelensky, el bioterrorista judío de los laboratorios fronterizos para la guerra biológica  y audaz genocida para la limpieza étnica de los rusos residentes en Ucrania, que ahora por fin parece ser que van a poder volver a ser rusos a todos los efectos.

En representación del corrupto dictador ucraniano, títere protegido del Imperio, su embajador en España ha recogido de manos de Don Felipe Juan Pablo Alfonso de Todos los Santos de Borbón Schleswid-Holstein-Sonderburg-Glüksburg un premio de no sé qué ¡será por premios! y ha agradecido a España su apoyo.

Visto lo visto, con un respetable público adicto y entregado, don Felipe Juan Pablo Alfonso de Todos los Santos de Borbón Schleswid-Holstein-Sonderburg-Glüksburg se ha adornado con chicuelinas: «Ya sabe, embajador, que España está con Ucrania», antes de empezar la faena tirando de pico de la muleta: sí, recordado lo bueno de defender «la libertad y los valores que nos ha permitido la democracia». O un no menos contundente: «Lo conquistado en derechos y libertades en seguridad, en convivencia y en oportunidades para todos, debe prevalecer frente a cualquier amenaza que pueda poner en riesgo lo que tanto costó alcanzar»…

Sin embargo, en este desorden de cosas y con tantas emociones, a don Felipe Juan Pablo Alfonso de Todos los Santos de Borbón Schleswid-Holstein-Sonderburg-Glüksburgno se le ha olvidado criticar por pura coherencia y decoro torero el reciente tremendo acto terrorista imperial del sabotaje del gasoducto ruso que además pone en peligro el clima climático y todo eso.  De la proclamada querencia filo pederasta de Su propio gobierno o del ucraniano, tampoco nada de nada, que queda la cosa esa de los valores algo deslucida, ni menos conviene en tan alta oportunidad delante de los verdugos la ocurrencia de pasar de las musas al teatro y velar por los derechos de los niños amenazados por las instituciones y demás personas indefensas agredidas impunemente por el ejemplar Imperio de los valores, su brazo armado y tartufos gobiernos títeres.

 

 

 

Forza Italia

Ignoro qué deparará a Italia la victoria electoral que los ignorantes culposos o los mercenarios denominan de“extrema derecha”y que nosotros entendemos simplemente como una defensa antiglobalista y, en consecuencia, anti “neo marxismo” o “marxismo cultural”.  Una respuesta patriótica popular a los actuales crímenes de los hoy satanizados EEUU e Inglaterra y demás países satélites sometidos de la OTAN y crecientemente esclavizados por la deriva totalitaria de la UE y la genocida Agenda 2030. Crímenes de lesa patria y de lesa humanidad entre los que se encuentran la manipulación orwelliana del lenguaje y de las conciencias o la infame devastación programada de naciones, culturas y sociedades. Una muestra de fortaleza, de capacidad de resistir, de superar obstáculos, de vencer el miedo y enfrentarse al Mal.

Y en este caso concreto de Italia se une, al lógico hartazgo por la imposición de dirigentes usurpadores globalistas nunca elegidos, además la necesaria digna respuesta a las indisimuladas amenazas de la comisionista jefa de la no menos corrupta Comisión europea.

Decía el maestro Unamuno que “el que no confunde se confunde”. Sea como sea, no cabe confundir el antagonismo entre el marxismo clásico, materializado en los regímenes comunistas como la antigua y desaparecida URSS o China y sus satélites y el marxismo cultural o neo marxismo de los Gramsci, Alinsky, o la Escuela de Francfort.

El marxismo cultural no procede ni se ha desarrollado de un régimen comunista. Es un producto puramente capitalista occidental, en el que la violencia no solo es política sino sobre todo espiritual, sexual e intelectual. Un auténtico ataque del Mal contra la naturaleza sagrada del hombre.

Ironías de la Historia, precisamente las naciones que han sobrevivido al comunismo clásico o tradicional resultan ahora el más firme bastión contra el neo marxismo. Pero éste, pese a su nombre mohatrero o embaucador, no deja de ser un instrumento del gran capital financiero internacional para tras destruir las culturas, las tradiciones y los ordenamientos jurídicos de protección de los pueblos instalar un despotismo distópico inhumano como nunca habría conocido a humanidad. Las últimas declaraciones impunes de una ministra de la Corona española a favor de la pederastia así lo muestran.

En este momento no sabemos qué pasará con la esperanza italiana. Si la cosa ahora va en serio o resulta otra maniobra de distracción. Si habrá nuevas traiciones por falsas banderas o sabotajes, si los poderes fácticos y las instituciones prostituidas tratarán de “reconducir la situación” con corrupción o a bombazos recurriendo a una nueva guerra del opio como las decimonónicas inglesas contra China por no dejarse envilecer ni drogar con el narcótico esclavizante que le querían imponer los imperialistas.

Pero, cabe afirmar en su honor que al menos Italia lo habrá intentado. La gente ha tratado de salir de la trampa. Lástima que esto no ocurra en el desastroso Reino de España, donde el globo de VOX se desinfla, y el supuesto recambio que nos quiere colocar el régimen cual timo de la estampita es el degradado PP de Feijoo, más de lo mismo, la otra cara de la misma moneda globalista suicida.

 

 

Había una vez un circo

Con un Londres cerrado al populacho, ha llegado el carricoche con el féretro de los despojos de la papisa Isabel.  Tras toda una marcha plañidero triunfal de la real carroña papal a lo largo y ancho del reino desunido por fin se celebra el funeral por la difunta jefa del clan de los Windsor y pintoresca folclórica papisa de la secta herética de Inglaterra. No sé si ya por fin el penúltimo paso antes de ser felizmente enterrada.

Los ingleses con más sentido del negocio que del ridículo han aprovechado el evento para dar singular y pomposo espectáculo con el ajado oropel que tapa sus salvajadas y miserias y atraer a la prensa vaginal y del higadillo, hay que reconocer que casi toda en este caso. Y es que tras siglos de civilización el morbo vende mucho entre el populacho cliente y votante.

La ceremonia ha resultado vistosa pese a que todos, todas y todes vestían de luto.  Una competencia entre modistos para ver quién se llevaba el gato o la gata o el gate al agua de los comentarios más elogiosos.

Como será la cosa que incluso, el defenestrado Boris Johnson se había peinado para tan sublime ocasión, sin duda la más alta que han visto los siglos después de Lepanto.

Su sucesora colocada a dedo por los cuatro delegados del Deep State ya muestra su psicopatía y se inspira en “¿Teléfono rojo? volamos hacia Moscú” para anunciar que está lista para bombardear Europa con la bomba atómica.

Un desorientado emperador carcamal no terminaba de entender que ni estaban en Arligton ni se trataba de su propio funeral.  Se había negado a subir al autobús a favor del cambio climático climatizable en el que trasportaban al resto de reyes o jefes de Estado.  Al parecer alegando que para eso era el emperador y que tenía derecho a disfrutar de coche fúnebre para él solo.  El no menos emperador, pero de Japón, se habría cabreado con esta nueva muestra de racismo sionista anglosajón.

No es el único cabreado. No les han dejado disfrazarse de militares para el evento ni al hijo pederasta ni al nieto pelirrojo casado con una negra. Al supuesto hijo bastardo del flamante nuevo rey y la Camila tampoco le han dejado asistir: Simon Dorante-Day ha demandado al Tribunal Supremo australiano para pedir se reconociera su derecho a la línea de sucesión al trono británico.  Tiene 56 años y pasaría por delante de Guillermo y Enrique.

Siempre astuto, para evitar la confusión, el ministro de Exteriores del gobierno de Su Majestad ha explicado muy doctoral y puesto en razón que «los papeles (de representación de España) están claramente definidos» en el funeral de Isabel II, ante la expectación generada por la presencia en Londres del rey emérito, Juan Carlos I, y que «el jefe del Estado está claro que es Felipe VI«. El ministro nos ha recordado que «el rey emérito se encuentra en Londres respondiendo a una invitación a título personal y, por lo tanto, yo creo que los papeles están claramente definidos y el motivo de por qué se encuentran aquí, también«.
Por si acaso no había quedado del todo claro ha terminado remachando que «la representación de España hoy, aquí, en Londres, la ostenta evidentemente el jefe del Estado, que es el rey Felipe VI junto con la reina».

Es de suponer que la reina a la que se refiere el prócer gubernamental es la Leti, que no la griega.

Por otra parte, no sin cierta imprudencia por lo que pudiera pasar, el protocolo ha colocado juntos a los cuatro reyes españoles como en el mus jugando a la grande que no a la chica. Me llena de orgullo y satisfacción poder constatar que afortunadamente esta vez no ha habido manotazos ni gestos agrios ni malas caras en público ni otras faltas al más mínimo decoro, pero se ha podido comprobar el evidente deterioro físico del emérito.

Su acomplejado heredero haría bien en traerlo pronto de vuelta a casa no vaya a ser que se nos muera en el destierro con el correspondiente escándalo que le dejaría aún más desacreditado entre sus súbditos conscientes.

Por si acaso, ha declinado asistir a más saraos fúnebres mientras la Leti pone rumbo a USA.

Acabado el funeral, los despojos han sido conducidos a Windsor con gran pompa y boato.  Sobre un armón de artillería tirado con cuerdas por más de un centenar de marineros de la Royal Navy en sustitución de las acémilas, como ocurriera hace dos siglos con la famosa carroza triunfal de nuestro rey felón Fernando VII en Zaragoza, el ataúd de la papisa ha recorrido en procesión las calles del centro de Londres, seguido a pie por el rey Carlos III, el príncipe Guillermo de Gales y otros miembros de la Dinastía real.

Clasismo y humillación del humilde hasta el final.

 

 

. –

Once de setiembre 2022

Hoy, once de setiembre se suelen conmemorar varios hechos históricos.

El más reciente es el atentado de falsa bandera en EEUU del 2001, que ha supuesto el comienzo de este lamentable siglo de embustes, desastres, despotismo e ignominia en el que la propia civilización occidental se encuentra en grave riesgo de desaparecer tal como era conocida.

Hace ya casi medio siglo, el golpe de Estado chileno contra el gobierno comunista de Allende. Es curioso cómo han cambiado las cosas en Hispanoamérica de acuerdo con los planteamientos imperiales. De entonces combatir el comunismo en Chile, Bolivia, Colombia o Nicaragua a hoy promoverlo, incluso con pucherazos.

La Hispanidad es un enemigo a batir para el sionismo anglófilo y la plutocracia globalista. Incluso un cínico dirigente clerical argentino, aupado a la poltrona vaticana por la mafia homosexual de San Gallo, el satánico Partido Demócrata y el sionismo globalista, colabora en tal destrucción.

Pero lo que nos pilla más de cerca, dentro de ese mismo proyecto de destrucción de España y de la Hispanidad es el golpìsmo indigenista catalán, favorecido y financiado por la casta política borbónica.

De modo similar al indigenismo en general, o como el impostado de los «mapuches» en Chile, el asunto del 11S y la estrafalaria celebración de la Diada es un caso más de impostura histórica.

Un poco de memoria histórica:

En otra muestra de estupidez, así como de los grandes logros patrióticos de la Monarquía, los españoles de principios del siglo XVIII  se mataban entre sí y perdían parte de la integridad territorial nacional (Menorca, Gibraltar…) por algo tan ajeno a sus verdaderos intereses como dilucidar qué dinastía extranjera iba a obtener o conservar el imperio español en calidad de botín.

El clero catalán, siempre ávido por el dinero y el poder de mangoneo, pensaba que la Casa de Austria favorecía  mejor sus intereses ideológicos, políticos y económicos, e intentó dar a la defensa de Cataluña un cierto aire de cruzada contra el infiel extranjero. Pero ganaron los Borbones, otros extranjeros como el mismo archiduque de Austria, quienes sin embargo trataron de mostrarse graciables tras la victoria.  Como narra en su obra sobre el conflicto Vicente Bacallar, marqués de San Felipe, uno de los combatientes en la guerra: «los catalanes creen que todo va bien gobernando, gozando ellos de muchos fueros.»

Y es que pese a la demagogia e impostura actuales la lucha de la guerra de Sucesión en esa parte de España que es la región catalana no tiene nada que ver con el separatismo salvo en la posición integrista eclesiástica trabucaire en defensa de sus privilegios.  El vencedor de la guerra y fundador de la Dinastía terminaría loco de atar. La dinastía borbónica tendría «nuevos aportes genéticos ajenos» con la reina María Luisa de Parma que no concibió ningún hijo de su marido, Carlos IV. Todos eran bastardos.

Pero, en cambio, sí tiene que ver con el separatismo todo por la pasta la rebelión catalana del XVII, cuando el valido conde duque de Olivares, porque los burgueses catalanes no querían contribuir a sufragar los gastos del ejército durante su asentamiento en campaña. Se pasaron a Francia como buenos felones pero luego, cuando vieron que les era peor el remedio que la enfermedad, ya que el muy Católico rey francés también les exigía pagar impuestos, pidieron volver y volvieron cual hijo pródigo, sobre todo porque les salía más barato ser españoles que franceses. Gran altura de miras, desde luego, la de esta heroica tropilla patriótica catalana.

Para España la entronización de la dinastía extranjera de los Borbones, implicó los desastres de la propia guerra de entronización de la dinastía o luego de las sucesivas entre pretendientes para heredar la Corona.

La incompetencia y corrupción de los reyes , supuso una pérdida de la integridad territorial en la península y en ultramar. La última importante pérdida territorial se produjo el 98, previa eliminación de Cánovas y sustitución por Sagasta. Y es muy posible que su definitiva y deseable expulsión, si al final se produjera, haya tenido el coste de la previa secesión de Cataluña y Vascongadas.

Pese a la cobardía de la Corona actual y del resto de las instituciones borbónicas, disfrazada de hipócrita prudencia de estadista, las diadas suponen un hito de exaltación del golpismo, el cainismo y la violencia. Como también lo fue el precedente en octubre de 1934 de la sublevación golpista del (muy poco) honorable Companys sofocada por el gobernador militar de Cataluña, Domingo Batet, a las órdenes del entonces presidente del gobierno de la República, Alejandro Lerroux. Los golpistas de la Generalidad de entonces huyeron por las cloacas de Barcelona. Un golpe de estado fallido como el aún más criminal socialista de Asturias que supuso el fin de la esperanza de convivencia pacífica republicana.

Otra vez el progreso en paz y la convivencia amenazados por los mismos enemigos históricos de España y de los españoles.

Tras el nuevo golpe de Estado catalán fallido del año 2018 se podía haber intentado reconducir la situación aplicando con contundencia la legalidad vigente. Pero no se quiso hacer así. Al parecer, el Régimen borbónico necesita mantener y subvencionar a los enemigos de España.

La situación actual es el resultado de todo un proceso entreguista de la Monarquía, de falta de voluntad de proteger las instituciones y los derechos civiles de todos los españoles en todas las regiones. También de entregar la cultura y la educación a los enemigos de España durante varias décadas.  Contra la propia constitución dicen que vigente, la Monarquía ni siquiera defiende que la lengua oficial pueda estudiarse y emplearse en algunas regiones de España.

Ya no hay más generaciones de españoles con sus rasgos propios regionales. Hoy lo que existe son generaciones de catalanes, murcianos, gallegos, manchegos, andaluces, vascos de pura raza vasca,….. víctimas de una falsificación de la Historia y de la Geografía, de un envenenamiento mental, de la confusión emocional, adiestrados en muchos casos en el odio a España, la patria común.

Pero ahora ya no cabe disimular. La organización de los actos de traición promovidos por la Generalidad, una institución constitucional española contra la Nación española es un desafío que debiera tener respuesta por parte del resto de las instituciones constitucionales. En primer lugar del Jefe del Estado que calla y otorga e incluso consiente que su propia figura institucional sea impunemente humillada y vejada por estos robaperas vendepatrias. No es sólo cuestión de dignidad o decencia personal, que también, sino de cumplir sus obligaciones constitucionales.

Es preciso reconocer que la actual forma de gobierno constituye un obstáculo. Si hubiere una república presidencialista con un Jefe del Estado elegido directamente por el pueblo, tendría poder ejecutivo legal y estaría capacitado para exigir el cumplimiento del ordenamiento constitucional. Asunto especialmente importante en un régimen más que federal como el que desgraciadamente sufrimos hoy en España. Por el contrario, el falsario y felón Gobierno de Su Majestad se apoya hoy en los enemigos de España.

Cada día que pasa en estas circunstancias aumenta las posibilidades de un nuevo desastre fatal. O de una revuelta como las que periódicamente suceden en España cuando la incompetencia y corrupción de las clases dirigentes alcanzan un grado que subleva al normalmente apolítico, adormecido y narcotizado pueblo.  Ojalá aún pueda reconducirse la situación de modo pacífico. Por si aún se estuviese a tiempo, habría que aprovechar los escasos resquicios que deja el sistema para intentar reconducirlo en sentido patriótico y democrático apoyando las opciones ajenas a la actual casta.  No parece que vaya a poder pasar.

De modo que, en efecto, en el 11 S no hay mucho que celebrar.

 

 

 

Ritos estivales compostelanos

Al regreso su esforzada amén de heroica aventura ferroviaria extremeña, don Felipe acompañado de la Leti y sus dos retoñas en edad de merecer ha inaugurado una versión políticamente correcta al gusto globalista bergogliano de la batalla de Clavijo.

En efecto, ahora en cumplimiento de las directrices de la Comisión europea perpetradas por mercenarios y de la nueva ley de memoria filoetarra perpetrada por el gobierno de Su Majestad, Santiago Matamoros renegaba de su glorioso pasado y se reciclaba para agradar a los amos, de modo que hacia como de amoroso responsable de ONG filantrópica de mimosa atención filantrópica del feroz enemigo moruno invasor.

Así que, ya puestos a inventar, don Felipe aprovechó tan alta ocasión para endiñar al sufrido respetable uno de sus sermones estupefacientes ante el pasmo o hastío de su víctimario.

Para nota del cotilleo y prensa del higadillo es preciso resaltar que a juego con el desastre de estos días el personal femenino borbónico, salvo una de azul grisáceo, iba de varios colores fuego a juego con la actual moda española en homenaje al cambio del clima climático climatizable. O algo así, dicen los más eruditos, como disfrazadas de flamígero túmulo de la doncella Altisidora.

Con la mosca de detrás de la borbónica oreja, hoy tocaba lisonjear al respetable público que tanto quiere y sobre todo al que tanto debe, que no está el horno para bollos y los Borbones serán malos y felones pero no tontos para lo que les conviene.

Tampoco podía faltar su tópica habitual parrafada demagógica en pseudo indígena transgénico de laboratorio autonómico.

Don Felipe afirmó muy convencido y puesto en razón, como si acabase de descubrir la pólvora o la penicilina, que el proyecto europeo conserva intacto su significado. Una trola y gorda.  Por favor, no nos engañemos ni mintamos más a la gente.

En realidad el “proyecto” europeo actual es de permanecer como colonia degenerada del imperialismo anglosajón. Nada que ver ya con su glorioso pasado tradicional.

Desde la perspectiva del mundo unipolar a la que don Felipe se arrima sin mayor disgusto, o incluso vendiéndonos una burra ciega, Europa es considerada como un satélite de América del Norte, la cabeza de puente del mundo anglosajón en el espacio euroasiático. A Europa no le está sin embargo permitido asumir ningún tipo de liderazgo. Es concebida como una herramienta al servicio de América, una entidad geopolítica privada de identidad específica y de una auténtica soberanía. Gran parte de las peculiaridades culturales, religiosas, etno-históricas de Europa, incluso su patrimonio greco-latino y sus raíces cristianas, se consideran hoy obsoletos. Tan obsoletos como el rito compostelano de hoy.

Se considera que la parte de la herencia del pasado utilizable por el proyecto globalista de dominación atea eugenésica anglosajona ya ha sido integrada en ello; todo lo demás se deja de lado sin demasiados escrúpulos. Y así, diga lo que diga don Felipe, Europa está condenada a la insignificancia geopolítica, vaciada de su propia esencia y privada de verdadera independencia.

Ahora bien, tras este desvarío, sin embargo muy revelador para comprender la estrategia o falta de ella de su calamitoso reinado, hubo un rasgo de humildad o raro rapto de lucidez: don Felipe pidió ayuda a Santiago Matamoros para que protegiese y ayudase a España ya que ellos por lo que se ve resultan incapaces, y con tantas calamidades producidas por la Infeliz Gobernación globalista pro NOM y agenda 2030 ya sólo queda pedir la intervención de la providencia divina.

Pasado el día, se acabó la romería. Así, uno se pregunta si este antiguo contubernio entre el Trono y el Altar, con tan pintorescas ceremonias como las del emperador de la China en el templo pequinés del Cielo para impetrar dones celestiales a su pobre reino, es como lo de esos edificios medio en ruinas que se sujetan unos a otros á punto de venirse abajo.

Lao Tsé ya nos advertía que cuando se vacía el corazón quedan los ritos.

Por si acaso habría que andarse con más cuidado no sea que con tanta sesión de espiritismo institucional el fantasma de Santiago Matamoros, asqueado por tanta hipócrita pantomima y harto de escuchar sandeces, en verdadera defensa de España y de Europa aparezca en su caballo blanco y los saque a todos a lanzadas del profanado recinto sagrado.

 

Exhibición imperial

En un Madrid asolado con las orgullosas hordas y sus banderitas okupas se ceba otra plaga, la de los uniformados armados al servicio no ya de las naciones y los pueblos sino consciente o inconsciente del gran capital genocida anglosajón. De la plutocracia desalmada liberticida y ávida de poder y rapiña. So pretexto de la fingida cosa democrática, el amparo armado de la trata de blancas y niños, tráfico de órganos, drogas y vacunas, de armas y sobornos.  O del timo de la estampita impresa como bonitos dólares mohatreros. O del pillaje de las reservas de oro de los países atacados. O de los negocios sucios sino genocidas, manchados por sangre inocente, del tenebroso agio internacional. El poder de los usureros.

Según el diario oficial se dedicarán 35 millones de euros al humilde sarao. Comilonas y celebraciones incluidas. No importa: paga el pomposamente llamado Reino de España, es decir la saqueada finca de recreo borbónica, vamos usted y yo, amigo lector, que nos los cargarán pronto sobre nuestras espaldas junto con todos los demás dispendios, despilfarros y abusos. Lo que en el español clásico de la paremiología se llama: “Además de puta, poner la cama.”

Como en la inolvidable Bienvenido Mister Marshall ante el burlado populacho boquiabierto con sus banderitas de servidumbre, humillación e ignorancia, desfilan hordas de líderes títeres mohatreros que hacen ostentación de su poderío usurpado o vicario y de falta de empatía con el populacho que los vota y engorda. Pero ojalá nuestras prostituidas autoridades tuviesen la buena voluntad del alcalde de Villar del río. No es el caso, el fingidor Almeida, ha invitado a los madrileños a que se queden en sus casas y no molesten a los ilustres visitantes.

La galería fotográfica de los asistentes pone los pelos de punta ¡Tantos siglos de civilización para esto! Es como un retrato de Dorian Grey en el que el «mérito» va dejando su huella.

No sabemos el coste exacto de la foto de don Felipe VI de España y I de la OTAN con el tenebroso usurpador. Sí que la foto del falsario con el carcamal nos cuesta dos destructores más para Rota, aumento nada oportuno en plena crisis bélica con Rusia.

Nos hallamos ante la cruel representación del obsceno espectáculo de la renuncia a la soberanía nacional y personal. El régimen enterito se apretuja unido para salir en la foto. Por unos días, curiosamente ya no hay virus bioterrorista, ni chemtrails en los otrora cielos velazqueños ni menos cambio de clima climático climatizable. Que lo disfruta el carcamal señorito enmucetado y su infame horda de psicópatas, bufones, ministros y guardaespaldas.

Sí: El carcamal usurpador gringo, corrupto y sospechoso de pederasta y traficante, se trae en avión para la ocasión medio centenar de coches acorazados.  Pero eso, sí sin huella de carbono, motores eléctricos ni leches. Y, “maricón el último, que yo no voy a ser menos…”

Todos, todas y todes, o casi, quieren hacer méritos. Salir en la pasarela donde las doncellas de virgo remendado quieren ser vistas puestas de largo, en edad y ganas de merecer sustancioso cargo títere davosiano o para lo que exija el guión.

Una vez humillada, saqueada y devastada ya apenas hay Patria. Pero lo peor no es la galería de fotos para el museo de los horrores y aún estaría por saber: ¿Qué nueva sangrienta felonía tramarán? Los genocidas anglosajones y sus comparsas ente los que nos encontramos nosotros sin por supuesto habernos consultado, están hostigando temerariamente a Rusia, ávidos por saquear sus importantes recursos naturales.  Soros ha ordenado que esta guerra no se puede perder.  Pero aunque la guerra no se generalice en Europa el viejo continente ya está sufriendo las consecuencias de estar en manos de corruptos y desalmados apátridas. Y es que los reunidos ahora en Madrid, más que tranquilidad lo que dan es miedo.

Recemos para que la Providencia divina se apiade de nosotros y nos proteja, porque con tan heroicos filántropos institucionales no necesitamos más enemigos.

Amén.

 

 

Votaciones para manijero

TESIS

Con esto de la modernidad ahora hay votaciones para manijero en vez de ser nombrado por el administrador de la propiedad o por la propiedad si se dignase dedicar un poco de su valioso tiempo al estado de sus posesiones.

Lo de las votaciones sin duda posee un carácter engañoso, estupefaciente, pues viene a sugerir contra toda realidad que los legítimos intereses de la gente pueden tenerse en cuenta y ser respetados.  Contra la sabia idea de que “del jefe y del mulo cuanto más lejos, más seguro”, mucho descarriado irreflexivo se alegra de tener caciques autonómicos cuya capacidad de devastación debido a la mayor cercanía suele resultar muy superior a la de los dictadores más lejanos.

Sin embargo, la línea de mando no es visible, al menos en sus últimos y más poderosos escalones.  Sólo así se explicaría que en todos los lugares se apliquen las mismas políticas absurdas, suicidas, inmorales, ruinosas, impuestas por no se sabe quien.

O sí, se sabe, pues existen instrumentos de coordinación al servicio de la plutocracia globalista como los que se reúnen periódicamente sin que nadie les aplique leyes antiterroristas o les forme consejo de guerra por alta traición.

Pero lo de las autonómicas andaluzas es una burla sino una frivolidad. Cuando genocidas confesos como Schawb, o Gates o Soros o… carecen de empacho en anticipar su voluntad de exterminio de gran parte de la población mundial, lo de estorbarse las mañas de tahúres o de jugar a esclarecidos estadistas de la madrassa Infante mientras se carece de la más elemental soberanía resulta estulto cuando no signo de complicidad con el crimen.

¿Tienen algún plan para defendernos de los crímenes globalistas?

Claro es que la política borbónica es una negocio de saqueo, un patio de Monipodio, donde se dirime la dirección más o menos impune de corchetes, escribanos y golillas.

En Occidente, y en España bajo el reinado de don Felipe, hoy no solo está en peligro la hacienda, también la vida. E incluso el alma.

Estamos inmersos en una cruel paradoja: cada vez hay más votaciones, cada vez  sirven para menos, salvo para el reparto del botín entre los infinitos políticos.  Los títeres colocados en la poltrona hacen lo que es ordenan sin tener en cuenta la opinión de los administrados. La tarea fundamental, no solo en España, es intentar recuperar soberanía para salvar alma, vida y hacienda. Si sobrevivimos, luego vendrán las votaciones sobre aspectos secundarios.

ANTÍTESIS

Mis amigos posibilistas, aunque piensen que no me falta razón, consideran que no hay que tomarse las cosas tan a la tremenda.

Valga o no para algo útil votar, si puede emplearse esta posibilidad que nos ofrece el Régimen de jugar con cartas marcadas por ellos para hacer una apuesta contra la banca.  Si votamos al supuesto disidente podemos comprobar  hasta qué punto lo es de verdad, o se trata de una simple disidencia de falsa bandera para devolver a los patriotas al corralito. Bien contribuyendo a desenmascararle si entra a la lucrativa poltrona sin más, o bien provocando una situación de cierto pánico entre las mafias arrebatacapas del Monipodio borbónico convencional.

La rama centrista del socialismo globalista se verá en la tesitura de quitarse la careta de impostada falsa derecha si para intentar bloquearla se alía con sus cómplices del turnismo borbónico. Una supuesta ilegalización del disidente cuando corruptos golpistas catalanes, racistas filoetarras y comunistas vendepatrias constituyen evidentes pilares del gobierno de Su Majestad, sería el remate a la arrumbada credibilidad democrática de la Monarquía.

SÍNTESIS

Cada uno tendrá la suya, si no ha perdido el hábito de razonar y quiere conservar su condición de ciudadano.

 

 

 

 

In memoriam

No es el Amor quien muere, que somos nosotros mismos. 

 

Siempre en el recuerdo

 

Con Música del Maestro Victoria,

Y aquí también

Y aquí

 

 

 

 

Recuerdo de otro 25 de abril

Hoy, 25 de abril, cabe recordar los dos procesos históricos vividos en la Península Ibérica de sustitución de sus respectivos regímenes militares. La Transición española se vio violentamente alterada en sus planes iniciales por el estratégico magnicidio del presidente Carrero Blanco. Sin embargo, es muy interesante ocuparse de la evolución de Portugal.

«Grándola vila morenaTerra de fraternidades. O povo é quem máis ordena. Dentro de ti ó cidade…»

Ya hace casi medio siglo, a las 0,20 horas de la madrugada del 25 de abril de 1974, suena la famosa canción en la radio que sirve de aviso para el levantamiento militar contra la dictadura portuguesa que entonces mantenía postrada económica, social, política y culturalmente a la nación hermana. Las Fuerzas Armadas toman diferentes centros neurálgicos y al amanecer el golpe se ha consumado de modo irreversible.

La Agencia EFE lo anunciaba así: Flash. Sublevación militar. Lisboa, 25. Esta madrugada se ha registrado en Lisboa una sublevación militar de de extensión y características hasta ahora desconocidas, según informa la agencia ANI. A Partir de las cuatro de la madrugada, la Emisora Radio Club Portugués comenzó a transmitir de quince en quince minutos un comunicado de una organización denominada “Movimiento de las Fuerzas Armadas” que recomienda no se ponga resistencia para evitar así un derramamiento de sangre.

En España el golpe portugués produjo reacciones encontradas. Gran inquietud en el Régimen de Franco y cierta esperanzada alegría en la oposición y la parte de la población que deseaba cambios políticos. Militares famosos de la época como Diez Alegría se convirtieron para algunos en potenciales émulos españoles del general Antonio de Spínola. Un general aristocrático y elitista, con monóculo como los prusianos, pero crítico con la dictadura que luego daría un contragolpe fracasado a finales de ese mismo año 1974.

El 20 de diciembre anterior el presidente Carrero había sido asesinado, en un estratégico magnicidio perpetrado a las puertas de la embajada americana y nunca bien aclarado más allá de la ETA como mano de obra. Justo después de entrevistarse con el siniestro globalista genocida Kissinger y oficiales de la CIA, en una importante reunión sin acuerdos que resultaría fatalmente trágica para nuestro presidente del Gobierno. Como también resultaría fatal para el Fiscal general del Estado, fallecido en un extraño accidente de automóvil. La situación política española era muy delicada, con EEUU y Marruecos hostigando con el Sáhara y se pensaba que podía pasar cualquier cosa. La situación española era de gran incertidumbre o al menos así lo considerábamos entonces muchos jóvenes de la época, universitarios y en edad militar. Sin embargo, el Régimen resistió hasta la muerte del general Franco.

Resulta fundamental comprender el verdadero papel de EEUU y de la OTAN en el golpe portugués. A diferencia de los que ahora perpetra el globalismo con nuevas tecnologías en todo el mundo occidental, se trataba de un golpe a la forma clásica, ya digo, no como el neomarxista globalista posmoderno que se viene perpetrando ahora en el Reino de España mediante manipulación de la gente no exenta incluso de fraude electoral. El antiguo imperio portugués fue demolido. Los recursos de las colonias pasaron de un modo u otro a reforzar la riqueza de las grandes corporaciones globalistas. La decrépita dictadura fue sustituida por un régimen con votaciones llevadero para el globalismo. La odiada policía política, la PIDE, fue perseguida y algunos de sus miembros que no pudieron huir o esconderse, medio linchados. Los militares más izquierdistas como el almirante Rosa Coutinho o el famoso capitán Otelo Saraiva de Carvalho, autor de la crónica Alvorada em Abril, terminarían destituidos o incluso procesados. También civiles críticos con la deriva pro imperialista norteamericana y reformadores serían eliminados del proceso. Así, el brillante primer ministro Francisco Sa Carneiro, que da nombre al aeropuerto de Oporto, sufriría un extraño pero también muy “oportuno” accidente de aviación que le causaría la muerte, meses después de lograr la mayoría absoluta. Me recuerda el magnicidio del también primer ministro sueco Olof Palme, o el de Carrero ya citado. El testigo José Moreira sería asesinado.  Una poderosa mano exterior controla la evolución política de ambos países recurriendo incluso al atentado para que no se desviase mucho de sus intereses.

Ahora mismo existen rumores de pucherazo en Francia en las elecciones presidenciales de ayer para mantener el tenebroso liberticida títere del gran capital globalista. O hace un año y medio con la obscena complicidad de los poderosos se perpetró la escandalosa usurpación del tenebroso Biden. Sin embargo, hace casi medio siglo, el 25 de abril, conocido como la Revolución de los claveles, ha sido el último golpe de estado clásico en Europa. Un golpe convencional motivado por el sincero patriotismo de la mayoría de sus agentes. Inspirado en el romántico deseo por parte de algunos de sus promotores de “devolver la Libertad al pueblo”. Recuerdo que dos siniestros caraduras, Sartre y «señora», fueron allí de “señoritos” auditores y certificadores comunistas de la Revolución. Luego reacondicionada, revisada y adaptada a los deseos de la OTAN y a ciertas necesidades del NOM.

Pese al internacionalismo mejor o peor entendido de algunas de las fuerzas políticas portuguesas, su propio Partido Comunista ortodoxo, siempre pareció existir un hondo y admirable patriotismo. Un sentido de la soberanía nacional y de la dignidad de Portugal que nos parece tan admirable y que tanto echamos de menos aquí en España. En ¿casi? todas las fuerzas políticas de la Monarquía pero especialmente en las corruptas e ineptas zurdas españolas, entregadas sin vergüenza ni escrúpulos a los bastardos intereses oligárquicos de la plutocracia globalista internacional.

Hoy, cuarenta y ocho años después, muchos españoles nos alegremos sinceramente de los indudables logros del pueblo hermano portugués. Pero no deja de ser curioso que si durante algún tiempo ciertos españoles acostumbraban a mirar por encima del hombro a sus vecinos, hoy, en cierto modo las tornas han cambiado.  Y la sensación incluso es la inversa. El Reino de España atraviesa una grave crisis que mucho nos tememos pueda resultar terminal para la antigua nación española mientras la República portuguesa progresa, aun con sus muchos problemas, y puede mirar con una relativa mayor esperanza su futuro.

Las causas de esta diferente evolución histórica entiendo que son variadas. Una de las más importantes consiste en sus respectivos sistemas políticos así como los partidos e instituciones que los soportan, incluidos el sentido de pertenencia nacional y de patriotismo. La Monarquía es un Régimen caro y pernicioso. Sin elegibilidad directa, auténtica representatividad, ni separación de Poderes, encubre una oligarquía corrupta, sin patriotismo e impune. Si el titular sale especialmente lamentable como es el actual caso, apenas hay posibilidad de sustituirlo institucionalmente y no queda más remedio que apechugar hasta que la Providencia divina se apiade de nosotros. Hoy nos encontramos con el anterior titular sujeto a un exilio vergonzoso y vergonzante y con el actual que se muestra incapaz de cumplir sus más elementales deberes constitucionales nio menos mostrar el más leve patriotismo.

Y para colmo el Régimen borbónico del 78 lleva el desastre en su seno con el disparatado, oneroso, ineficaz, liberticida y destructor tinglado autonómico. Toda una insufrible fronda de cargos y cargas políticos que refuerzan la corrupción y dificultan sino imposibilitan una razonable asignación de recursos en aras del Bien común, Ocho veces más por habitante que en Alemania, que implican un obstáculo para el desarrollo cultural, económico y moral de la nación española.

En España disfrutamos de una Monarquía calamitosa, que demuestra una y otra vez que forma parte del problema y no de su solución. Sin patriotismo reconocible a la hora de la conducta, resulta cooperadora necesaria por acción u omisión con las fuerzas subversivas contra la Nación. Las instituciones no funcionan y la propia Corona, tampoco. Con el anterior titular fugado, por ineptitud o por complicidad, su verdadero principal papel actual en la práctica parece ser el de narcotizar a los españoles patriotas que aún creen ingenuamente que va a oponerse a la disolución de la Nación y los derechos civiles. Mientras tanto, el autogolpe desde las propias instituciones del Régimen va progresando sin aparente oposición alguna.

Otra diferencia fundamental es que el pueblo portugués tuvo la inteligencia de rechazar el sistema autonómico que le ofrecían para su desgracia. Esto permite una cierta unidad de criterio, la contención del gasto, así como evitar que el propio Estado financie la subversión contra la Nación como ocurre en el Reino de España.

Otra diferencia muy notable, desde luego, entre España y Portugal se encuentra en las izquierdas respectivas. La portuguesa incluso durante un tiempo ha conseguido superávit sin recurrir a políticas de recorte social. La clave se encontraría sobre todo en el aumento de la recaudación por la mejora de la economía, no asfixiada como aquí por la falta de libertad provocada por el exceso de reglamentación y caos normativo autonómico. Sin embargo, las repugnantes zurdas españolas como las calificaba Antonio Machado carecen de patriotismo y sentido nacional. A su permanente corrupción agravada por el abrumador «reglamentarismo» y la falta de libertad económica le unen el ser vehículo de los abusos e injusticias de las reaccionarias extremas derechas golpistas catalanas y vascas con las que se solidarizan y colaboran por ser enemigas de España. Algo increíble pero cierto. Y por mantener y agravar déficit crecientes, engordando la gusanera de la Deuda. Y con ella, el tener que dedicar parte sustancial del presupuesto al pago de intereses. Recursos que son sustraídos a la satisfacción de necesidades sociales. Sin olvidar las temibles consecuencias de servidumbre y pérdida de soberanía. Unas zurdas prostituidas y enfangadas en la demagogia que en realidad trabajan a favor de los grandes monopolios y corporaciones así como para los prestamistas y usureros internacionales.

Desde lo que va de este penoso siglo, llevamos atascados o en retroceso. La incógnita consiste en saber hasta cuándo va a poder mantenerse esta situación insostenible. La Lagarde ha anunciado que va dejar de comprar deuda española antes de este verano. Si eso fuese así, acogotada mediante impuestos insufribles la menguante clase media trabajadora, cualquier cosa puede pasar.

Mis mejores deseos de simpatía y buena vecindad en este 25 de abril para Portugal, que paradójicamente pudiera pasar a ser nuestro modelo de futuro. Portugal e o futuro, era el famoso libro entonces prohíbido del general Spinola. Parafraseándole, hoy podríamos decir nosotros, ¿nuestro futuro es Portugal? Quién sabe si pronto va a empezar hacia allí la desbandada, el que pueda evitar el pertinaz confinamiento y encontrar refugio allí.

Otra vez los senderos que se bifurcan. El Reino de España va derechito al despeñadero. En cambio, la República Portuguesa pese a todo parece ir avanzando en mayor relativo progreso y libertad.

 

 

 

Salió la galga capada

El PP fabuló el cuento de la lechera o el de criador de galgos pero le ha salido mal la maniobra. Nada del pretendido objetivo de mayoría absoluta. Nada tampoco de dar una lección a Ayuso para hacerla saber quien manda. Mejora en dos escaños gracias a la caída de la PSOE al que supera, pero pierde votos. Que el PSOE siga a su rebufo inmediato pese a tanta fechoría como ha perpetrado y sigue perpetrando no es para echar cohetes e indicaría que la gente no termina de ver en las huestes de Casado ninguna tabla salvadora.

No sé si habrá escrutinio general o la cosa quedará así. Pero tendremos nueva ocasión de comprobar cómo la partitocracia borbónica se reparte el botín.

Y un aspecto muy importante es constatar qué va a hacer el único emergente, VOX. Más pronto que tarde, puede que no ya no pueda demorarlo mucho tiempo más, habrá de decidir si prefiere estar replicando o en la procesión. Si está con el régimen y fatalmente ha de convertirse también en casta o si tiene alguna viabilidad intentar la reforma solo desde dentro si no se hace nada desde fuera. Ha pedido una vicepresidencia, pero ¿para hacer qué? De momento, Casado le ha respondido que nones.  Los fracasos anteriores de Ciudadanos y podemitas en intentar reformar el sistema, o eso decían, creo que ilustran lo que digo.

El vencedor sin padre de las votaciones ha sido como casi siempre la abstención, que ha subido un poco pero aún muy lejos de lo que sería necesario para deslegitimar por completo los resultados y a las instituciones. Un voto “no voto” que ha vuelto a ganar pero aún no es útil aunque indica una tendencia. Sin embargo, demasiado lenta porque incluso es posible que la insostenibilidad del régimen le haga quebrar antes.

Es curioso que con la actual descomposición, Castilla esté siguiendo el proceso inverso del federativo que otrora la hizo grande, una comunidad de hombres libres. La actual descomposición en una especie de “sálvese quien pueda” más propia de un naufragio, lleva a generar más taifas dentro de las taifas. Ahora provinciales, luego acaso por municipios, distritos postales hasta la república independiente de mi casa. Y comprobar cuál es el último átomo de soberanía.

Todo un fracaso de convivencia que aún puede empeorar en un naufragio total. Hundido el barco nacional, ¿quedarán las barquillas de salvamento a merced de la tempestad?

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.