Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Las nuevas Ménades

El pasado martes por la tarde hubo una gruesa aproximada de manifestantas, con algún manifestante o varón domado para hacer bulto, que formaban un pintoresco corrillo vociferante con  lemas contra el hombre en la plaza mayor de Cáceres. No llegaban a Ménades tracias por quedarse en no precisamente preciosas ridículas ni menos cultas latiniparlas sino en necias repetidoras de consignas sandías. Algo de vergüenza ajena o acaso propia, si la tuvieran.  Pero con la caída del vecino, corrupto, despótico y liberticida socialismo andaluz las ménades cacereñas han puesto sus barbas a remojar porque se encuentra en grave peligro la sopa boba de las subvenciones sin ton ni son donde abreva tanta inútil falaz trinca subvenciones o furia encanallada.

Un lucrativo Monipodio, denunciado y puesto en entredicho gracias a VOX y a ciertos valientes y lúcidos intelectuales y juristas, que resulta feraz vivero de maleantes, ganapanes, desvirga melones, arrebatacapas y santigua bolsillos  El lobo Soros ha llamado a arrebato y ahí que van las estúpidas ovejitas a balar, todas a una, criaturitas a las que han de degollar los malos pastores de El Coloquio de los perros cervantino.

Este siniestro asunto del negocio criminal montado en torno a la mal llamada violencia de género nos trae la memoria histórica de un antiguo mito griego, el de Orfeo. Un mito ligado a la música y a alguna de las óperas más emblemáticas y hermosas de Monteverdi, Gluck o Mozart.

Curioso que se considere precisamente el Orfeo de Monteverdi, estrenado en el palacio del duque de Mantua, la primera ópera de la historia de la Música.

En La Flauta mágica el gran Mozart ya nos previene de cierta hipocresía femenina maléfica cuyas consecuencias pueden ser terribles. La mala es la hipócrita y delincuente Reina de la Noche, quien instiga el asesinato de su propio padre a Pamina. Pero no es malo sino bondadoso el pobre Sarastro, falsamente acusado mediante denuncia falsa. A diferencia de lo que suele acontecer en nuestros juzgados con tantos funcionarios literalmente acojonados por la mafia feminista, en la ópera mozartiana la verdad resplandece y la noble pareja Tamino Pamina protegida por Sarastro, el noble calumniado, puede realizar su amor. También la pareja cómica Papageno, Papagena.  Pero las feministas con La Reina de la Noche a la cabeza, sus tres Damas y Monostatos, el traidor que no cumple su deber, son arrojadas al infierno. Aquí no hay lira órfica sino flauta, pero tiene la misma capacidad de hacer bailar a su son a ciertas criaturas.

Sin embargo, Gluck en su preciosa y conmovedora ópera Orfeo y Euridice nos expone un final más trágico y adecuado al antiguo mito.

Orfeo es un personaje mítico agente civilizador de la región de Tracia. Esta región al norte de Grecia es sede también de los cultos a las musas, a Apolo y a Dionisos. Orfeo fuera hijos del dios Apolo según unos o de rey Eagro según otros y de la musa Caliope. Tocaba la lira con tal arte que le escuchaban las bestias feroces, y demás seres vivos a los que moderaba y hacía bailar a su son. Fue leal aunque desventurado amante de la ninfa Euridice, quien muere picada por una serpiente, dejándolo en la mayor desolación.

Pero el amoroso y valeroso Orfeo logra rescatar a Euridice de la muerte. Otra vez el precioso mito del Amor como superador de la Muerte, Eros y Tanatos. Sin embargo, Orfeo involuntariamente incumple una condición del rescate, no mirar hacia atrás y se frustra la liberación iniciada.

Más tarde las agentes de Muerte y destrucción, las furiosas Ménades, despedazaron a Orfeo en el monte Emo, donde las musas recogieron sus miembros dispersos y los sepultaron en Pieria. La cabeza y la lira fueron arrojadas al río Hebro, llegaron al mar aunque son recogidos en una isla para mejor inspiración de poetas de todos los tiempos.

Aunque cada vez más aislados y calumniados, necesitamos recuperar la lira de Orfeo o la flauta mágica de Sarastro para amansar a las fieras antes que las actuales feministas convertidas en nuevas Ménades destrocen la armonía, el arte, la convivencia y el amor. La familia es una base imprescindible e insustituible de la sociedad y la civilización. Dinamitar al amor, sabotear la formación de la unidad de Ser platónica formada por el hombre y la mujer constituye un crimen de lesa humanidad. Tratar de sustituir a lo Alinski el amor de la pareja por una variante actualizada de la marxista lucha de clases, es decir, por la lucha de sexos es una canallada.

El arte es una forma de purificación del alma. Por eso es coherente que las fuerzas maléficas traten de despedazar a Orfeo, símbolo de la civilización y de la armonía. Pero nosotros debemos evitarlo. Y lo haremos.

¡Menos demagogia y más Cultura!

Easy Rider

El Ateneo de Cáceres programó el sábado en cine club dirigido por Daniel Lopo la visión del famoso clásico de culto Easy Rider. Toda una oportunidad para rememorar un tiempo pasado y de gran importancia para la cultura no solo norteamericana. La verdad es que ya no me acordaba de muchos detalles importantes de la película, quizás porque la interpretación de determinadas obras tiene mucho de subjetivo, de algún modo el propio observador no solo interpreta sino que modifica el mensaje del autor según su propio nivel o estado de conciencia. Un mensaje, McLuhan aparte, que en este caso trasciende las contingencias históricas concretas en el espacio y el tiempo para hablar e interrogar al hombre universal, a la propia condición humana.

En la obra se pueden ver las contradicciones de la sociedad norteamericana de finales de los sesenta del pasado siglo. Una singular forma del famoso “dasein” o ser ahí heideggeriano. Los anhelos de libertad, los intentos de innovar, buscar y establecer una contracultura, alternativa a la dominante hegemonía del dólar o a las sucesivas aventuras imperialistas en el Vietnam de turno. El napalm no sólo causaba desolación y muerte en los frondosos bosques de Indochina sino que también arrasaba la conciencia moral a muchos miles kilómetros de distancia, a la otra orilla del Pacífico. Pero, ¿Acaso era eso lo que pretendían los antiguos fundadores de EEUU?  

Sin embargo, deriva en escapismos de diferentes modos la búsqueda de vías para comprender el sentido de la existencia y recuperar el sentido metafísico de la vida que la civilización occidental lamentablemente habría perdido según René Guenon. Psiconautas sin tradiciones ligadas, vida en comunas, pasotismo, rehuir complicaciones en busca de lo fácil como sugiere el mismo título…

Cuando Gordon Wasson se inició en el mundo de los hongos psicogénicos con la chamana mejicana Maria Sabina y en 1957 los diera conocer al gran público norteamericano mediante su celebre artículo en la revista LIFE no era consciente de que abría y de algún modo lo desnaturalizaba al sacarlo de su contexto tradicional y ritualístico, un tabú antropológico. Tampoco Albert Hofmann cuando sintetizó el LSD como enteogénico de composición bioquímica similar a la del cornezuelo del centeno empleado en las ceremonias rituales de los Misterios de Eleusis podía pensar que su empleo se iba a desnaturalizar e incluso ser usado por la CIA o el Ejército americano con fines opuestos. Pero el viaje de experimentación psicogénica o enteogénica, el sueño de introspección psicológica sin compromiso moral se convertiría en pesadilla y el pretendido instrumento de liberación en otro de esclavitud de consecuencias trágicas y fatales. Algo de lo que la misma película es alegoría. ¿Puede haber una verdadera Mística sin la Ascética correspondiente?

Easy Rider describe un viaje iniciático sui generis. Una viaje hacia el Oriente desde California hasta Nueva Orleáns, pasando por un inicial trapicheo con droga para financiarlo. Caballeros esta vez sobre motos aunque recordando un poco la épica y estética del género del Oeste, grandes extensiones y paisajes, aventuras que al cabo resultarían quimeras incomprendidas por los otros, en películas tales como la fordiana Centauros del desierto. Aunque ahora, como correspondería al signo de los tiempos, ya no se trata de héroes quijotescos rescatadores de doncellas sino de personajes turbios, desnortados, que huyen de sí mismos. Y en los que podríamos reconocer rasgos de los diagnósticos de Erich Fromm en su El Miedo a la Libertad o la coraza caracteriológica en anorgásmicos de Wilhem Reich. El lúcido personaje, un abogado alcohólico de buena familia sureña, interpretado por un jovencísimo Jack Nicholson lo dice, poco antes de ser asesinado: el miedo convierte a la gente en peligrosa.  En este caso ligado a la represión o frustración sexuales y al racismo.

Las secuencias en el cementerio, las relaciones entre Eros y Tanatos se resuelven en un paisaje onírico en el que un personaje busca a la madre. El arquetipo del bien y de la protección.

La nueva música está representada en la película por una especie de antología del rock con temas de Steppewolf, the Byrds, Jimy Hendrix, Roger Mc Guinn…Algunos como Hendrix víctimas de otro fulminante disparo, en su caso el de la droga de gran calibre.

Medio siglo después Easy Rider sigue siendo una película de gran interés y, en cierto modo, de actualidad.

Ahora nos encontramos en una encrucijada como hace medio siglo. Pese a los evidentes peligros a los que se enfrenta la Humanidad amenazada por la construcción del NOM, existe una sensación de que existe una oportunidad para el cambio, la posibilidad de que puedan arrumbarse ciertas prácticas de dominación. Pero ojalá no nos perdamos en falsas alternativas que no llevan a ninguna parte.

Y que al menos no seamos sacrificados como los protagonistas de Easy Rider por el miedo y el fanatismo, la ambición y la hipocresía puestos al servicio de los dominadores.

Gozos y sombras

De rebote o carambola a tres bandas y gracias a VOX, pero en lo que en todo caso constituye un gran éxito, parece ser que el casi recién estrenado PP de Casado va a lograr la presidencia de la Junta y expulsar así de Andalucía a la bien cebada garrapata socialista, territorio ocupado desde siempre, según la particular memoria histórica de la llamada democracia española. Todo ello tras muchos dímes y diretes, varias añagazas, maniobras negociadoras dignas de su estudio en Teoría de Juegos y un suspense propio de Hitchcock, aunque en esta película de intriga negociadora ya sabíamos desde el principio que el asesino era el servicial mayordomo de la baronesa Susana, un tal Marín que lo mismo vale para un roto que para un descosido.

El tiempo dirá si cada uno de los jugadores ha jugado bien sus bazas y dará o quitará razones. 

Tras su gran éxito en las elecciones andaluzas paradójicamente VOX tenía una disyuntiva difícil: tratar de de defender su programa en puntos básicos tales como por ejemplo la devolución de competencias autonómicas, la derogación de la ley hembrista andaluza o la devolución de ilegales, o bien renunciar a ellos para a corto plazo arrumbar al régimen cleptocrático y echar a los socialistas de una de sus poltronas más rentables y perniciosas.  Según parece se ha decidido por la postura posibilista que le exigía el establecimiento y que esperemos no devenga en simple oportunismo, y en más de lo mismo.

La decisión trascendía el ámbito andaluz y al final llevaba varios mensajes implícitos: la preferencia por el largo o el corto plazo, la flexibilidad o no respecto a la adaptación de sus principios a las contingencias políticas. La propia naturaleza de VOX y el sentido de pertenencia como uno más al tinglado del régimen actual o la condición de partido escoba extramuros del sistema del 78, último baluarte numantino de defensa de la nación frente a las agresiones de un régimen prostituido y al parecer entregado sin remedio bajo una u otra marca a los intereses globalistas exteriores y sus enemigos internos. Resistir en los principios hubiera sido bueno desde el punto de vista del futuro de un partido que pretende estar en contra del actual tinglado partidista. Ceder puede entenderse como una doma y su entrada en el disfrute de la gusanera. Hacerse hueco en la cama redonda y acaso la posibilidad de disfrutar de un botín compartido hasta que sus votantes se desengañen. Y el riesgo cierto de ser cambiado por el tinglado en vez de intentar cambiarle a él. En todos los órdenes de la vida, ¿hasta dónde se puede ceder o no sin traicionarse? ¿Más vale pájaro en mano que ciento volando? Seguramente el destino de los puros sea el desengaño y la vuelta a empezar.

Pero no hay que olvidar que, al cabo, la democracia se basa en el número, en la cantidad más que en la calidad. Y que en la España actual el genuino ideal aristocrático clásico, el del mérito y los mejores, no el del linaje, se encuentra muy alejado de las instituciones del Reino. Que lo que por desgracia aquí domina es la demagogia tan íntimamente asociada a la tiranía.

Las escaramuzas andaluzas han servido para quitar la vistosa careta a Ciudadanos y mostrar la impostura del partido franco catalán en toda su crudeza. La actitud despreciativa, calumniosa, borde, de Marín o de Rivera hacia un partido del que depende para acceder al gobierno regional y acaso luego nacional, es lamentable desde el punto de vista democrático y muestra su verdadera condición de oportunistas, demagogos y farsantes. Y cuando confunde adversarios con enemigos y pretende aliarse con los segundos o aspira a sucederlos demuestra su poca fiabilidad como baluarte para la defensa de la amenazada nación española. Ciudadanos está demostrando ser otra marca más del globalismo mundialista, cuyas decisiones estratégicas fundamentales se toman por gentes más o menos ocultas fuera del ámbito nacional y para satisfacer intereses ajenos a los nuestros. Cierto y meritorio que en Cataluña Inés Arrimadas hace frente a los golpistas y se opone valientemente a su propósito de destruir España a las bravas. Pero también que la jugada última de Ciudadanos tras sus intentos de aliarse con el PSOE cada vez parece más claro que consiste en un doble vaciado progresivo de nuestra soberanía nacional. Hacia un magma de taifas confederadas por un lado y la cesión a instituciones oligárquicas o plutocráticas internacionales del otro. Y en el plano nacional, al igual que el doctor Sánchez, Rivera lo mismo sostiene una cosa que su contraria. Y de Valls resulta más piadoso no hablar.

El éxito del renovado equipo de Casado ha puesto de los nervios a sus enemigos dentro del PP que esperaban agazapados a que el joven presidente se diera la costalada. Pero que ha logrado lo que nunca consiguiera el cobarde felón y sus siniestras arpías: la posibilidad de terminar con la ocupación socialista de las instituciones andaluzas. Una hazaña digna de los trabajos de Hércules y además con un candidato manifiestamente mejorable.

Por lo que se ve, a Feijóo le ha entrado una importante desazón. Este nacionalista jefe del Partido Popular DE Galicia (que no, EN Galicia), seguidor del decimonónico cacique Brañas y su famosa “Galicia para los gallegos” nos viene obsequiando con declaraciones crecientemente desafortunadas, pero que permiten como en el caso de Ciudadanos mostrar a qué intereses sirve. Pese a que se ha hecho una imagen impostada en el resto de España, Feijóo suele dar la espantá, amagar y no dar, salvo subvenciones y apoyos institucionales a los nacionalistas gallegos y demás patulea despótica y liberticida, así como continuos disgustos a los ciudadanos españoles que vivimos en Galicia, supuestos votantes cautivos sin nadie que nos ampare.

Un rincón de España al que le cabe el dudoso honor de disfrutar del único, sí el único, parlamento regional en el que está prohibido hablar español y donde sin mayor empacho se considera “anormales” a los españoles que no hablamos en dialecto como lo calificaba Rosalía. De manera que hay que imponer el dialecto en la administración, la  enseñanza o la cultura y subvencionar a los “normalizadores” que velan por que seamos buenos gallegos made in Castelao, aunque diseñados para los intereses del no menos galleguista Soros. El telón del grelo cría, engorda y garantiza atraso, servidumbre y mediocridad, un desastre para la gente común pero muy lucrativo para sus promotores y mantenedores.

Volvamos al asunto. Feijóo barrunta el peligro de que se le acabe el lucrativo momio de conseguir votos de ciudadanos españoles para desde luego traicionarlos. Al cabo, según él, los otros, socialistas renegados, bloqueros, podemitas, hordas más o menos mareadas y vomitonas varias aún son peores.  Cosa que probablemente sea cierta, pero no deja de ser resultado de la lamentable política galleguista ninguneadora de la Cultura española del Partido Popular aquí.

Feijóo no se atrevió a presentarse a sucesor de su colega galleguista Mariano, en este caso al parecer por temor a los peligrosos archivos incriminatorios de la siniestra niña Soraya, la redicha y prepotente ninfa de Bilderberg.  Sin olvidar esa forma tan típica y tópica de muchos personajes de la tierra de no dar la cara, de disimular, de intrigar en la penumbra con mañas más de Trampetas o Bocanegras que de héroe bizarro dispuesto a luchar en defensa de los derechos civiles y los intereses de España y sus ciudadanos. Sin un sistema propio de valores no hay charco nacionalista o izquierdista en el que no se meta: imposición del gallego transgénico, hembrismo fanático, abandono del mundo rural, corrupción, ninguneo cuando no persecución del español, engorde de la gusanera de la deuda regional, multiculturalismo siempre que no sea español….

Sin embargo, lamentablemente para él y demás fuerzas sorayescas emboscadas, Casado, aún a trompicones, no cae en todas las trampas que le colocan sus enemigos de dentro y fuera del partido, e incluso pudiera salir exitoso en el trabajo hercúleo de limpiar los infectos establos de Mariano Augias, y con ello consolidarse como alternativa verdaderamente nacional española a la marianesca.

Es obvio que propuestas como la de recuperar para la Nación española la Educación hoy encanallada en las autonomías no pueden ser bien vistas por los nacionalistas del PP gallego porque pondría en riesgo su tenderete galleguista sectario. De modo, que mejor no se confunda Casado por la cuenta que le tiene.

En la situación en la que estamos con un golpe de Estado permanente, aún no sofocado e incluso financiado por las instituciones, acaso no está de más recordar algunas de las ideas básicas militares que recuerdo de la mili, tales como el aprovechamiento del éxito o la de la contundencia en la respuesta antes de que el enemigo se recupere y reaccione. Una vez derrotado ya llegará el momento de ser graciable si fuese menester.

Goebbels en la Moncloa

                 ”Uno habla y habla y habla y pierde la cuenta de dónde, cuándo y cómo

El año recién estrenado se presenta preñado de amenazas en España y en el resto del mundo que acaso pudieran convertirse en oportunidades si hubiera inteligencia para entender lo que pasa y voluntad real de combatir el Mal. A un buen amigo de mi padre, un ganadero cacereño que había sobrevivido a muchas zozobras, dificultades e incertidumbres históricas, le tengo oído decir hace ya muchos años: “Mire Usted, don Alfonso, las cosas se tienen que poner muy mal para que se arreglen”. Ojalá sea así y no nos quedemos solo en la primera parte del proceso, el del avance del mal y de la destrucción.

Se supone que algo debiéramos aprender del pasado, de las recurrentes crisis históricas, pero desaparecen las generaciones que las han sufrido y las cosas se olvidan o se tergiversan. Y otras muchas situaciones se repiten aunque con sus naturales variantes.

Seguro que más de un progre a la violeta se escandalizará del atrevimiento de comparar al apuesto pinturero prócer felón LGTBI recriado en el Partido Demócrata globalista de los Clinton, (Presidente Trump: “son criminales y no debe olvidarse”), los Obama, la Isis o de las redes pedófilas o satanistas, con el tenebroso aunque genial ministro de propaganda del partido socialista Nazi alemán. Un hombre lisiado, estrecho de hombros, un poco enclenque, lo contrario de un Adonis de pura raza aria.

El doctor Goebbels era un brillante genio del Mal. En abril de 1921 se doctoró en Filosofía por la Universidad de Hilderberg, la misma del propagandista podemita Monedero, con una tesis de título: “Wilhelm von Schütz como dramaturgo. Una contribución a la historia del drama de la escuela romántica.” También escribió Michael, una novela de juventud e intento de crear un héroe modelo.

Sánchez es un falsario, simple despanzurrador semi analfabeto de quita y pon al servicio subalterno del gran capital globalista financiero cuya misión última es procurar arrasar la economía productiva, descomponer la sociedad y desmembrar la nación. Un tipo de ego alimentado por aduladores y pescadores de río revuelto, un mercenario prescindible que arrojar al basurero de la historia cuando la traición sea pasada. Un mindundi que ni siquiera fue capaz de encargar el plagio de una tesis doctoral a corruptos competentes que no le dejaran en ridículo. Y ese no es el peor de sus escándalos.

Desde luego en lo de la genialidad, planteamientos y voluntad revolucionarios o “patriotismo” a su modo no resiste comparación a favor del alemán, pero en cinismo, encanallamiento y desvergüenza, tal para cual.

Aunque Goebbles también promovió el teatro al servicio del Reich, su tesis doctoral tenía ese tema, el cine es el arte que mejor ha servido como vehículo de propaganda de los nazis y del disolvente rojerío hispánico. Y como medio de difusión o promoción de modelos de conducta. A falta de talentos como Leni Riefenstahl aquí disfrutamos de las atrevidas hazañas de la fauna humana y subhumana, variopinta y entrópica del director LGTBI manchego Pedro Almodóvar y demás compañeros mártires subvencionados y felizmente engordados en la gusanera de los Goya. Para quienes no comulgaban con las tesis del nacional socialismo o aquí con las del rojerío progre pilla pilla, el ninguneo oficial es un hecho.

Más que por un programa en sí mismo, Goebbels hizo grande a Hitler, en gran parte es autor de su mito. El de una especie de nuevo caballero Lohengrin que tirado por radiantes cisnes se apareció en el río Escalda para salvar el honor y la vida de Alemania (Elsa). Sánchez es un pobre diablo sin mayores cisnes encantados, que utiliza el falcón con cargo al contribuyente hasta para ir al baño, y traído desde el estercolero por los plutócratas globalistas y los resentidos de la envidia igualitaria, los torras, los etarras, los podemitas y demás hordas golpistas, corruptas, felonas y canallas enemigas de España. Un tipo nocivo encaramado en la cucaña por los peores agentes históricos, con un ego monstruoso, un botarate intelectual sin escrúpulos morales ni dignidad personal que por no llegar no llega siquiera a energúmeno en el sentido literal del término.  

Pero, pese a las evidentes diferencias entre una y otra situación geográfica e histórica, existe una similar intención despótica y liberticida de modificar en profundidad a la sociedad y sus instituciones para conformarlas de acuerdo con una cierta ideología totalitaria. Mediante procesos que luego se han venido en llamar de “ingeniería social” para disgusto por cierto de nosotros, los ingenieros.

Uno creando orden, por siniestro o maléfico que sea. El del Reich. Otro generando caos y devastación, en su intento de destruir la civilización española y sus instituciones, algunas tan básicas como la familia, para integrar sus restos a la oligarquía globalista.

Hitler fue producto de un ambiente fatalista: la aparente muerte del Espíritu. Dios estaba muerto o a punto de morir y Occidente se encontraba ante su ocaso. Las viejas estructuras autoritarias del imperio alemán se habían desmoronado y las nuevas no habían aparecido aún. La propia comunidad alemana como tal se encontraba gravemente amenazada tras el Tratado de Versalles y sus terribles secuelas. Se deterioraron las responsabilidades de cada persona con la sociedad y con un sistema parlamentario que había fracasado sometido a condiciones tan extremas. Pero una sociedad ligada pese a todo a su antigua cultura que para intentar superar su crisis se decidió por el nacionalsocialismo y no por el comunismo.

Goebbels odiaba al mundo burgués aunque le gustaba disfrutar de él. Sánchez no se sabe que lo odie, al cabo es el yerno de un adinerado empresario relacionado con la prostitución masculina, y como a otros adinerados socialistas y comunistas españoles su impostado socialismo, no le empece para el abuso y disfrute de sus beneficios, falcon, escamoteos fiscales y dolce vita incluidos.

Goebbels estableció la igualdad NSDAP = Hitler. Sin embargo, ¿PSOE = Sánchez? El socialismo podemizado y Alinskizado de Sánchez es el resultado de una degeneración la de la socialdemocracia europea.

El Fhürer se convirtió en un mito, en un nuevo dios de masas ante la muerte de Dios culto a la personalidad. Sin embargo, Sánchez es el antihéroe, el piernas felón, ebrio de ego, dispuesto a destruir lo que pille. Ambos contra la Iglesia Católica, institución a la que tratan de neutralizar.

El proyecto de Hitler es un proyecto de orden en torno a su persona elevada a la condición de Fhürer. Como todo proceso de construcción tiene preocupación por la economía real o productiva, la que sirve para satisfacer necesidades. Se potencia el Mito del junker o del señor con su propio código de conducta, diferente del habitual en el hombre medio.

El de Sánchez aunque también está por encima de la moral es de destrucción de lo existente, la nación, su cultura, ni siquiera su tesis doctoral es suya y por tanto lleva en si mismo su inestabilidad y no permanencia. Trasformada la vieja socialdemocracia europea en excipiente de principios activos disolventes, sectarios, tribales, poco implicados o ajenos a la economía, empoderados (y algunos, emporrados) a lo Alinski, lo que se promueven son los intereses bastardos de la economía financiera globalista plutocrática, ajena e incluso enemiga de la economía productiva. No es la moral del señor, del caballero, sino la moral del lumpen, de la gentuza, de golpistas, etarras, fulanas, harpías, hembristas fanáticas, LGTBI, morisma, vagos, maleantes, chusma desarrapada enemiga de la higiene, la cortesía o la educación … unas tribus y unas mañas para la destrucción pero no de orden. 

Y hablando de orden, si el 20 de abril de 1939 en Berlín las tropas alemanas desfilaron en perfecto orden militar ante Hitler durante tres y horas y media para celebrar su cincuenta cumpleaños, el pasado 21 de diciembre en Barcelona el “desfile homenaje” fue de las salvajes hordas nazis enviadas por el corrupto gobierno rebelde regional catalán para acojonar a la atemorizada tropilla gubernamental LGTBI de Sánchez.

Son contradicciones que se explican porque su labor solo es un paso previo: el de liquidación de lo existente para crear el NOM, en el que, fracasada la opción Soraya, la marca Ciudadanos de la parejita Valls Rivera tomaría el relevo para promover el nuevo imperio NOM a costa de lo que quedara de la soberanía nacional. Por eso no resulta extraño que el principal enemigo de Ciudadanos, una de las diferentes marcas y acaso la más peligrosa a largo plazo para España del globalismo, sean aquellos que defienden las instituciones nacionales, producto y objeto del ejercicio de su soberanía. Y que Ciudadanos, que se autopostula como sucesor de Sánchez, haga suyos cualquiera de los planteamientos sorosianos para agrandar las vías de agua en el casco nacional.

De Chamberlain a Boadella

Lo que se ha venido en llamar “el problema catalán” continuación de la teocrática y sanguinaria carlistada es ya antiguo, una plaga pertinaz y asoladora como los Borbones. Así, por ejemplo:

Eso de despedazar la nación única en naciones varias, de prohibir que puedan desempeñar cargos públicos en Cataluña los que no sean catalanes y proscribir el uso de la lengua española, que es una de las primeras del mundo, es un crimen contra la patria, contra la humanidad y contra el progreso

(John Chamberlain, EL ATRASO DE ESPAÑA, traducido por Cazalla, F. Sempere y Compañía Editores, 1910).

La canallada de racistas supremacistas, felones y obispos o abades trabucaires vemos que viene de lejos pero Suma y Sigue:

A continuación, pinchando en el texto resaltado en granate, las sentidas palabras del Muy Honorable Presidente de Tabarnia en el exilio,

 

 

Autobiografía de un yogui

 

“Cuando la justicia se debilita y decae, cuando la injusticia medra altanera, entonces mi espíritu surge en la tierra.

Para la salvación de los que son buenos, para la destrucción de la maldad en el hombre, para la realización del reino de la justicia, vengo al mundo edad tras edad.

Aquel que conoce mi nacimiento como Dios y conoce mi sacrificio, cuando abandona su cuerpo mortal deja de ir de muerte en muerte, pues he aquí que viene a mí.

¿Cuántos son los que hasta mi han llegado, confiados en mi, llenos de mi espíritu, en paz frente a las pasiones, los temores y la ira; purificados por el fuego de la sabiduría!”

(Diálogo entre Krisna y Arjuna, Bhagavad Gita, versión del sánscrito de Juan Mascaró)

 

He tenido la suerte de participar como espectador activo en la función “Autobiografía de un yogui” ofrecida por Rafael Álvarez, “El Brujo” en el Gran Teatro de Cáceres.

Se trata de una arriesgada genialidad, de un espectáculo verdaderamente extraordinario. Por su rareza, por su desarrollo, por su ironía y humor cervantinos, por su valentía, por su profundo alcance espiritual, inaudito en los páramos culturales propios del paisaje dominante en nuestro sombrío presente dominado por el Kali yuga.

“El Brujo” nos cuenta a su modo, cervantino, socrático, lúcido, valiente, ameno, abierto, libre, con la difícil sencillez de la maestría, las peripecias vitales de cierto yogui y maestro espiritual indio, Paramahansa Yogananda, al que Rafael considera su maestro, cuya autobiografía glosa, y en la que se basa la función.

Son muchas y grandes las cosas que nos sugiere la obra. La permanente validez de la Tradición. Esa Tradición con mayúsculas que inspira lo mejor de Oriente y Occidente. Que es la verdadera base de la Civilización. El Espíritu sobre la Materia. La realidad mental del Todo. Nuestra identidad como criaturas con ese Todo.  En la línea de los Upanishads, el famoso Bhagavad Gita es citado en la representación, una forma del combate entre el Bien y el Mal que se desarrolla en la conciencia humana.

Al cabo, El Brujo nos ofrece su testimonio espiritual. Entre bromas y veras, nos invita a conseguir nuestra realización del Ser, la liberación gracias a la experiencia del tat tvam asi, el Tú eres eso, la identidad entre el Atman y Brahman. Una ecuación que, como la de la conversión de materia en energía, nos muestran los grandes místicos de todas las culturas y tradiciones. También los Juan de Yepes o Teresa de Jesús que Rafael ya ha tratado en otras de sus funciones. Búsqueda de la Luz primordial. Conocimiento de lo sagrado que se logra con la ayuda de la meditación, el ascetismo y la Raja Yoga, del que el maestro Yogananda fue introductor en Occidente.

Como puede apreciarse por estas breves líneas, El Brujo arriesga mucho en esta obra que dura cerca de dos intensas horas, en la que llena el escenario con su gran carisma y personalidad, en armonía entre corazón y cabeza, idea y emoción, acompañado solo por la música en directo de Javier Alejano al sitar. Como perdices en campo raso, se presta al tiroteo inmisericorde de los prejuicios, la incomprensión, el miedo a las verdades incómodas, la amenaza al tenebroso tinglado establecido que se retroalimenta tanto con la vacía ortodoxia religiosa fósil como con el materialismo ateo ramplón que, como una pinza o trampa siniestras, atenazan nuestra evolución espiritual, lastran nuestra civilización e incluso ponen en riesgo la convivencia.

El público que llenaba la sala estuvo a la altura. “Tiemblen después de haber reído” proponían en la famosa revista satírica La Codorniz. Es posible que tras esta función,  antes de volver al feroz atolondramiento de lo cotidiano, en muchas conciencias se hayan hecho vibrar notas dormidas. Y el oído atento, leal y sincero consigo mismo, pueda sentir el temblor de la experiencia de lo sagrado.

En mi opinión, tal es la razón última de ser del Arte verdadero. Su servicio leal y sincero con la propia obra, constituye la más alta satisfacción y realización personal del artista. Con la plenitud en este caso de ser reconocida por el público.

Mi sincera enhorabuena al maestro.

 

 

 

Susana, la de la casta

Aunque una y otra vez me prometo a mí mismo hacer propósito de enmienda para no volver a dedicar mi escaso tiempo a glosar las fechorías de los infinitos políticos borbónicos, esa plaga terrible que saquea y asola lo que queda de España, no puedo resistirme a hablar de la mediática amén de jaleada fanía de la lideresa Susana que ya ha velado armas y probado nobleza en el ejemplar monipodio sevillano.

Susana se ha dado un impúdico baño en puritos cueros y presencia de los rijosos y degenerados próceres del viejo partido mohatrero refundado por la CIA, primero como taca taca y luego muleta, de la pertinaz Monarquía. Un tinglado mohatrero que era preciso consolidar para el mejor engaño y saqueo de los españoles amén del oportuno despanzurramiento de la nación.

Susana, la chica del Santander, se ha parecido desnuda a sus fieles arrobados y acarreados en autocares fletados para tan alta ocasión, a los que ha prometido volver a un nuevo milenio de gloria mandarinesca y saqueo impune de los presupuestos de las infinitas instituciones monárquicas depredadoras. Trienios de trinque para todos y todas, compañeros y compañeras. Todo bajo la bandera de color rojo del Santander sin olvidar  a otros filantrópicos mandamases monopolistas del IBEX y sus media ditirambo alabanciosos.

Sevilla 15/1/14. Emilio Botin, presidente del banco Santander, besa la mano de la presidenta de la Junta de Andalucia, Susana Diaz, tras la firma de acuerdos. Foto: Laura Leon

La hermosa desnudez ideológica de la casta Susana, la de la casta, la del Santander, queda patente en su esperado discurso de toma de posesión de la oronda poltrona alternativa de igual servicio borbónico. Toda una lúcida exposición de los graves problemas nacionales e internacionales que amenazan el futuro de nuestra civilización. Y otro no menos lúcido y detallado programa para hacerles frente: “vamos a volver a ganar (y a trincar), os lo prometo”. Nunca más volveréis a estar fuera del presupuesto, palabra de Susana.

Y palabra del Santander y el resto del IBEX, palabra de Soros, palabra del Preparao y señora. Superadas las turbulencias provocadas por la otra marca de la casa, la rama derechista de la devastadora patulea sorosiana cambia de caras para aguantar.

El régimen se enroca y se prepara para resistir. Todos preparados, prepárate tú.

 

 

 

 

Ejércitos de terracota

Hace algún tiempo en unas famosas excavaciones chinas se descubrió todo un ejército magistralmente realizado en terracota que guardaba al primer emperador en su tumba. Acompañándole en su terracota xian 2desaparición política terrena yacían enterrados hermosos carros de guerra con primorosos adornos reflejo de la abundancia de las arcas imperiales, cuyos caudales fueron retraídos de la satisfacción de más apremiantes necesidades populares, majestuosos generales de gesto altivo, coroneles, capitanes y otros oficiales, junto a miles de soldados e incluso mandarines del millonario funcionariado civil, que impasibles guardaban al emperador en su última aventura. Todos muy serios, muy puestos en razón, conscientes de su misión póstuma pues sus trabajos y sacrificio por la patria carecen ya de sentido tras el ocaso de su jefe al que deben acompañar en su vida de ultratumba. Algunos sin cabeza, otros sin manos, todos sin aliento, lamentándose, eso sí, de la mala cabeza, cobardía y peores consejos que el viejo pitoniso imperial susurraba en los castos oídos del barbudo e irresoluto Cara Pocha hasta su ruina y desastre total.

terracota catalana_optSe escapa a sus entendederas de barro más o menos entrenadas en el suculento ejercicio del laudatio turiferario cómo no se puso remedio a tiempo. Ninguno comprende la traición del hijo de un tendero medio extranjero, siniestro usurero tahúr al que otrora se le perdonara presidio y vida, al que pese a su ambición y demostrada corrupción no se le presumía tal capacidad de atravesar la Gran Muralla, desafiando y luego desahuciando nada menos que al Hijo del Sol y a su infinita Corte y burocracia, amén de poner en peligro todo el conjunto del imperial tinglado con su propio abigarrado ejército de terracota.

Letrados imperiales y mandarines sin otro oficio ni beneficio cuentan hasta varios millares de altos cargos otrora dispuestos a llevar las más nimias voluntades del Señor Emperador Cara Pocha hasta los más recónditos lugares del imperio, ahora cesantes o con la inminente amenaza de serlo, que no llevan sino la zozobra a sus familias de derecho, de hecho, amantes y criados. Huyendo de ser también convertidos en elementos de terracota para acompañar a su amo en su sueño eterno, medio millar de directores generales y cientos de miles de jefes de negociado bien entrenados en engordar la gusanera durante su mandarinato a lo largo y ancho del arumbado reinado del Sublime Impasible buscan hacerse sitio en la terracota-xiannueva. Pero serán fatalmente desplazados por otro abundoso ejército, algo más desarrapado o zarrapastroso y no menos insolente, ávido de recuperar el tiempo perdido y con voluntad altamente patriótica de arrebañar nuevas competencias palaciegas, autonómicas, legales o no. Otros millones más, responsables de empresas y negocios imperiales aguardan dispuestos a convencer a los ávidos recién llegados que su puesto en realidad es altamente técnico y que se sacrificaban para ocuparlo gracias a sus altos méritos profesionales. Todo por la patria del Celeste Reino.

Y en el extremo noroccidental del Celeste Imperio, inquietos mandarines indígenas empiezan a mirar de reojo a su desatinada máxima magistratura local. E intentan por si acaso confundirse con el paisaje y protegerse de la merecida horca o la cuerda de presos envueltos en el estandarte reversible de la sedición. Un intento de consolidar su pertinaz mandarinato que ampara tan sublimes, impunes y suculentos negocios, mientras se aclara quién va a lograr encaramarse a la imperial poltrona.

 

La Opinión del lector: Lo que no debe ser la Política

El Doctor Cossío Coll nos ha remitido el siguiente interesante texto de actualidad política que publicamos a continuación:

Cuando escucho a los “chicos de Blanco” siento desazón. Cuando veo a Hernando Vera, nada menos que portavoz del PSOE en el Congreso, sujetando con las dos manos, solemne, un folio que presenta a los medios fotográficos con la denuncia contra el ministro de Interior por recibir a Rodrigo Rato en su despacho, me parece deprimente. ¡No tenemos otra cosa mas importante de que preocuparnos los ciudadanos de esta gran Nación que es España! 
goya subversionPara los “chicos de Blanco”-y muchos más por desgracia- La Política sólo consiste en atribuir todo tipo de malignas intenciones al “enemigo” por medio de una propaganda creativa  muy eficaz, pues se centra casi exclusivamente en conceptos generales e imprecisos, que se refieren más a sentimientos vacíos que a ideas y argumentos razonados. Banalizados y usados como calificativos son simples insultos sin contenido alguno.

Pero es muy peligroso enturbiar el ambiente hasta el punto de hacer imposible el diálogo político racional, pudiéndose volver con facilidad contra quienes manejan irresponsablemente conceptos e insultos con la pretensión de demonizar al otro. ¡¡Habrá algo más imbécil que motejar a alguien como “anarcofascista” para justificar la actitud propia!!. Así se hacía en la situación prerrevolucionaria del 34. ¿Y quién era un fascista? ¿Un integrante de las juventudes de acción popular de la CEDA (JAP), las milicias de jóvenes socialistas del 34, un falangista uniformado ó  los escamots  de las Juventudes de Izquierda Republicana – Estat Catalá (JEREC) de José Dencás desfilando uniformados con símbolos paramilitares por las calles de Barcelona o en el estadio de Montjuit el 22-10-1932 bajo la presidencia de Maciá? Pues es muy posible que por esas fechas no existiese en España un fascismo real, pero el insulto malintencionado, para alentar los malos sentimientos apoyados en lo pasional, irracional y falso, nos condujo a la barbarie nada heroica y al desastre en todos los sentidos.

Política es otra cosa. Consiste en administrar bien, cumplir la ley procurar el bienestar y la concordia de la sociedad a la que sirve. Esta es la misión de un político. Insultar y agitar las aguas del descontento y el odio no es “la política”, ni son políticos quienes así se comportan. Por ejemplo no son políticos los que no apean de la boca “el derecho a decidir” por todos nosotros. Tampoco son demócratas, pues previamente intimidan física y espiritualmente a todos los “diferentes” por medio la amenaza de su exclusión civil y de la educación impuesta para la manipular a sus hijos, sin que nadie con la ley en la mano limite los abusos de ese Gobierno autonómico sobre ciudadanos españoles. Y también engañan a “los suyos”.

Engañan porque en su ficticio paraíso nunca hay inconvenientes. Por ejemplo, nunca mencionan lo que señala el Acta final de Helsinki sobre la Seguridad y Cooperación en Europa (1-8-1975) sobre la integridad de las fronteras europeas: <<…Los Estados participantes (España entre otros 35) considerarán inviolables todas las fronteras de unos con otros, así como las fronteras de todos los Estados de Europa, y por lo tanto se abstendrán, ahora y en el futuro, de violar estas fronteras. De conformidad con lo anterior, también se abstendrán de cualquier demanda o acto tendentes a apoderarse y usurpar, en todo o en parte, el territorio de cualquier Estado participante…>>. Acuerdo que no mucho después sirvió para fijar las fronteras y preservar la paz cuando se derrumbó el muro de Berlín con el imperio soviético. Va siendo hora de que las instituciones europeas hagan notar que en la Europa de los Estados Soberanos no tienen cabida los procesos secesionistas en ningún aspecto, porque ese es el cuento de nunca acabar y hace peligrar la paz. ¡¡A ver si acabamos de una vez con los flirteos con separatistas, que siempre necesitan anexionarse algo más por eso del “espacio vital” de Hitler, y los europeos nos enteramos de una vez de lo que supone formar parte de una Europa federal de Estados soberanos. La alternativa es volver a hacernos el haraquiri.
Benigno Cossío Coll

 

 

Mariñas presenta la segunda edición de El olor de su silencio

mariñas 2 edicion olor silencio_optEl escritor coruñés Juan Mariñas presenta esta tarde la segunda edición de su novela El olor del silencio, tercera de la trilogía Destino, tiempo y sentimientos.

El acto tendrá lugar esta tarde en El hacedor de charlas, calle Gómez Zamalloa 5 en la ciudad de La Coruña.

También intervendrá, como en la presentación original del libro, Alfonso de la Vega.

 

A continuación, para el lector interesado que no pudiese asistir, un resumen de las notas de la anterior presentación de El Olor de su silencio, el 29 de diciembre pasado:

TRILOGÍA

 novela filosófica

schopenhauer—tiempo.. lo que pudo ser y lo que fue

tres plantas y un silencio  oloroso  ruda– menta –manzanilla 

historía de un encantamiento y de un rescate

 qué

misterios—- dama caballero — voluntad    mente

(historia de un encantamiento y de un desencantamiento)

totem—  azor— gaviota carlota—loro

 antecedentes  literatura

—-la esfinge maragata……… florinda y rogelio

—-la aldea perdida

cuándo

el tiempo como elemento narrativo. elementos o pistas de comprensión del tiempo real.

cómo

técnica o recurso literario ligado a los cuándos, los cómos y los qués 

quiénes y personajes

varios contadores— heroínas mozartianas—

abuela marcelo

madre de malaika

malaika—complejo.. heroína

ana— kundry— sexualidad femenina insatisfecha

iria

concha, la maga blanca o hada desencantadora

dos curas opuestos…bien y mal   vocación anécdota de una navaja

marcelo— figura compleja atormentada–schopenhaueriana

¿arquetipo ciertos demonios galleguistas?

mario, “el escritor que no escribe” ¿juan? vocación vs pane lucrando

juego                 voluntad     mente                querer y saber

drama de la existencia humana.

novela coral pero menos que anteriores

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.