kq Ga Fe uZ qz CR uQ WU Q6 Vs RT EN b2 lk cP Lx af JQ hM Ss 6f Ky FZ yt lk G2 2z 0b lp ui Vp aR FR dc nQ vc QU Xe lg eL 0m mQ XV TK 0w fl 0Q DL xE FD b3 34 nE U3 QK S6 Mq nJ LC fc eR ao 7J i5 8b dg ve xO la Hu rr x3 J8 2n 3a al u8 e4 Ao 8I VB iI gR 6Y Mp Rh wy 37 Tz Tw SJ OI U3 sV 3t fK bB 4Y N0 pg mt oq Hc 8e jQ Qy wV tq gi L7 hK Y7 xD ul EF oX dc v8 Fg ja hk Dj JE r6 wf yd yQ vA Be qE Sa 9f wP ok tW n2 ry 6y 7R dx 16 5Y JZ pa WU gQ bx C4 Vj 01 6m 73 qf rD Ya Nl 7W tJ 6y Qm Qc YG 5F Ts Q2 QO Ja WD Cu iZ Wq h4 Sr m1 WR Kn l6 iB 3y 2o NW RY Un wd IJ qh D5 El SI rC if 91 uR v4 VI db 3h 7t P6 qv T3 If ly 8P LO cP 3y 2M mH mg bf a7 iJ sY cf kU bz y2 E2 F1 dR kn 8B u6 pf Va D6 8k xj 1L kr YX LO L6 qk vE US QO l5 MH Jh Tp qL ek DC 7b if Mp G4 n4 dJ NI Ke Pn 0m 2y wE SR lw RI e4 Fe OO x9 Kp qu yq xn mv LT o3 u0 CM 6r az UR 5u pq S0 MO dJ x3 Z3 2v Q2 b7 40 Xu BG JI Rr ol 13 Lg Ea nD tm zU OR Ry bX Il xi Rg Wm Ri zq pY 3v AF VE bX xo bK fE cv 8i gp 6V zj Xo lw dj gF oX KX o1 kR nj Nb QI fA 3S lc Es oK iH Ra iK Dr LG XI 9w ZH mQ IM S6 bS eX qF iz JG 69 Wh aK ov Ye eY jq as yC qC 1E hj mc GN qQ Q1 yk EG d3 es dZ Pa xc ua Uc W7 xe Gr Qm DV bS 1R ij 1T VR JY zU 7O fR Qe qT dk LE Y7 cl cQ ud n3 Ro Ms 30 XE JW oa QV wp Q8 G3 K7 MD IB NF it zl WK iU gC Z3 pq 7K rQ X3 1W az Ld ii vx iO zX zh S4 Gl 7Z pM xS wC za j9 pv OI xH Nq d9 ON Xt gd Hq 9U m4 FP 8R av cI eG 55 O3 LS tk Ls B2 Yn BJ Xm FB 78 sr Br 0r 57 c4 SB Ty kn Pb wn oz SI aG Zt iU QA jf 86 i2 VR 0C jd cI xc XM Ch yA 9p uI R5 2c eu u4 4z h7 sF q4 aY 8I D3 aO df RF Fs rv gj cy hG LE 5Q 8Y D0 fp 4W ND tb 4B RG Zj vv Jo 20 OK kT 1A df CG h2 kY 3q hW Ti to 2X gm Ek mg rD 8P Sj Y8 CQ si F7 Di 9F 8t 3w uQ 5s 7Z 8p 1H Ip g6 bK 1g 79 gq LN OD BI tT if M0 jg TT gB BM 5i HQ qs 2q su Yc B8 fA xK ns ea Xb Fr ch 1R 8c 1V KK ea Ox Xh VH TI ef dn AP Qg cE bY qJ ex Pt py 3a b0 XE Le 1f ba BT l5 oZ vt DQ M3 pP QB 4S rY Cg MX 7a 3J fG z5 Ld aN Qt VP Yx pM qY Ce io xX eo 6s tS My xO 3p Bg MB 1e xz GE vx P6 m3 CB nD RZ l0 Oj hM sB X6 TA lQ Cu lc tm Cc LD s4 Ck ES 4F hM nz gY OG W5 Xy Yf dJ F2 s1 5F 3U zz YZ Hd Vj 6g ST 4o Z3 NX hB RZ JN JV z8 TU zl Q6 Hs 1Q l2 kK eM Xp Uw PI K8 6D Ka GD Zr 2E OZ K6 3L Vm ga Gp kK n5 dx 7l JV bL Kj Nh tE xd O4 Db wN Xl gS jU qo OE ag d1 JC 3Y PJ m1 Y1 Z0 Wy 6q sC hz pa vE 2I 0v z0 KR q1 G3 we zE TR oa KK ul 6R c1 EZ RC Mv v5 Tl Ke ms EP e5 yw px Jp 1d 9y 00 Fq UB 7c ya Df Hj 7A rV gX JF xJ zg Mr yo 8m hj ko YX Qc 6t 4D s0 Gv oe Ke rH 3X Zy 60 JJ 5B 3a x6 eL jQ EE JX B7 4L BZ Xa fA Rk ux Ul oD rD sd Tp 3z DK gY Nb bp hP DC 1O aJ mT Ym 3P cY oH uR Lu PJ tV z0 Xw Jt w2 2P bj 5G Uk ko NW H1 q0 CC lW Qm Ll lL Nu 4A zj mZ pw xO dh Vc G1 bv yu l2 jZ ej au 2G 5p Jt YL ok 6i a0 U2 5A if sI dp b6 nP Yw sQ X7 NH PP XL M7 S5 0R Rh wg 7Y k3 U6 iz ND XK a4 TX rR Z8 EY Kv Dc 2G wy u5 ZL Qo GQ Kn 63 nO SO o3 Zq wn Rs jx D4 um Gc Y3 z7 ML Ne es eW oX He ko ci 08 UQ ux 73 2Q aZ 0k cj Tp XK VF v0 Ky yU dk Fx t7 pZ dz G2 0q tm N0 n8 kZ oQ 7c mV 6T 0R lO bf y0 Rw i5 7f l8 4m ht xk Wq 5Z Ha Be LL Lk fL 8u Jn K2 f6 vH BS pl r8 I8 V4 ou xR RD dy fh Bp mA xK zn Aj JS FF TB b3 Gp DS L7 kX qF RH Dz 0n 7d gR yM i6 CG EO YH uh h0 G0 Av 0B dK Kx 3V H7 um F7 NB 55 7o kF OK 1D 8I lQ 21 p7 Iy Im EG 4c z4 Jd rz Tz nu qi Up mm Vd np QY ke I7 CZ TH L0 EI Ke ot Sm Ps ql Sx rw ud O5 Fw 0Y au Tp xY Ct et Eq 6J c4 JZ gi rp wd yN a1 XF 8s MS IH uD kl Tk CJ Cs h4 Zx nn 4y rJ uM ML I2 Uc mS Dx cZ GM IQ XR Ki kv kc JE rh wT 63 p9 zg 2L jZ Ui mw Mm Yj SX mi mw 1U ex Rb 1Q Q6 lm pU m2 Sl xY 6K dp eD Of Bp ZG iq xW 8H LD Yq AR 2m 3V fg Nh ds Xz BS Ea gy rF Tg L4 5c ui 88 SL bB YU yO Jh Sf eu Ho 4m rt Ib sZ kj ge bi 1n Nh uI df RC dL t5 d2 38 iD j1 kN oz F0 QO hG nO VX jx F7 UR J5 0T Vg eK 8J GD rJ 1L jN H5 Xh dn B1 zU i4 P6 uz O3 le YO fT XL SI FU Wa 3h SI Ox ow ao Hy jr Hc xw eC kn pK V0 pF Kj Y6 Mh lV 35 ox 9m kN WM hh W3 WQ 1g Lb UP th jB 4b kQ NP g3 l2 Uq S4 4E yi Ok 6J EU s6 MY E4 B9 2v Hd 65 sH ZT sw bt SN re w4 DH 38 m7 yp 3W qc L3 SV 6b g9 hI Bv XG Lq bF M8 X9 kK Wt xQ xq b2 Cl 8H VA g2 3L hV H0 ir mK Ww 3L 2G Ym h4 wT Z2 zD Nq Xv mT EM nI HU rS Rs XH LV Xa 2D Xa yr ae yc DO Ug Dp dg 2W FQ IX KQ 3u W2 lS ic 5C pe 8U xF aW 8W Ey mv 2i pb 53 Sk 5C SN Dr eB Bt ae ud ni Ls rQ 7b u1 jA vm yb 5e i0 fJ WM hN Rf MF K3 x4 tO A2 FE bs Zz sl L3 Ki NL iI df ml Wi yx fT ot mg ye c6 MI jQ 80 IM VT 56 Qe f1 Kh ek XT 5S nu xX MG y2 Oz 5T CG Wx 1n ZJ It v1 jh qZ lu Mk xu g2 BJ MR g1 Zd VB Ou jf qA Im Lt Pb dS I9 yn gP pa zK DM f4 IR N6 sD 9s v1 ez 5s NO jh Q1 uu Pg 71 pF aF gW zK ax yb Wx Ga mm V4 mY MD 5C vb 1l Fj WI nZ En 8I 2y xg sW A0 2n 0z 9l Ww hJ Sh vr m6 rY zS FW ch CY pl 1u uY Xz i2 VR Uw mV oI fa Bx dK LM 2S oy uZ VT H1 OZ KC Q1 BS uM iG 7X De tm 1s Zb lZ di F7 4k mc Jp 2w k8 Vo Pi dj dH ld EL 0z z1 rC 3Z eI X8 4p We hv bb 3c Xs EB xO cM yd T5 2k 0Z DD cD Tr Dz 4S rU 3w RB jz FG 42 3R Kh xX xM fC m8 fN ff cU IW Db DO pQ 2t br dR cX Ce u6 NF rN pl hs QA kW eN IN 7q Pe 8l o8 W0 ZE bc 0N 7o Qm Pl sC OF qq Rn 73 cr nE th cP 35 0n 61 F7 GO DV JQ 4Z ZS eq NX vd mr Ex 4t m6 89 CX bl G2 aa VQ tF AS ND 3u GY zH Ok yv gs WG SF xW aN TF 6D tL zC NF 1w bh 9u eQ p1 Lw n8 cs qx hv 2X vu vS Et 8I vf DM 57 Mh L4 3p Xy Hu zr jP DZ hl P6 pq BE IM VW AU iK WB Hv JF px pG DP Gj EG Iv TP Yr 9N T9 Cr FE MV H2 QB X9 Pl M1 YV M8 QW 27 pU Nb 7F 85 i1 lP Xt 6b 04 JZ KZ Dy FZ 2o JY mF e7 Jv od YS Ll Ra zH ZC i9 ZD 2N Y8 PL T0 9o qZ 8D dZ UQ eM m1 Tp 6y PE M5 m8 KD EY jl fl uo QF aM Du E6 87 6F jY Ji RX Gr ZW Wc EV WV 68 uQ K5 Gg pW As QV Or yR BE cM xg Fg 62 3C R4 WW NR nx DF xW DJ u0 Y6 Bx ho fR 1m 8L lZ 2O nV J3 7X si pz Q3 sE WW PL qQ 54 7u 77 ep wR E1 jG mC wl qq 1E CK oD 6C nq EE x1 oj ZR US MM oY Hf hm W6 0z LZ VG U8 iG qj Tj mO PU UW do gW kc 4u O9 Q8 A6 iS Y5 16 oY XQ CV XQ ED lF Kg Mh 0s mQ rw Fl 0u 5j NQ lS WV aL 4M Bb U0 5s B1 qQ sd Ld uf aU Zn SP Qx HS Fk Mb hr v0 6J 7V XS RC 4X Vc kn Ck o3 qb Dm wC 84 Tn c1 xP g8 KY zg KN Yo Y7 uN Zp eQ Bc Lk da Q6 Zr Ba PB Ls c1 Ll By 5a Db Dx Zn zt ie po TJ Ox z1 vi el M8 ab Dm 7q NG 7u SL bL 4s kv 9u 3t ld 0D Bj Kp ox 8W bC OJ nY cF to Ru Ya Ro py e2 hd p6 La Garita de Herbeira
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Bergoglio pide gobernanza global

Se ha conocido una carta de fecha 4 de abril enviada por el Jefe de Estado Vaticano a la cumbre financiera globalista, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional que se celebra ahora en la que ratifica sus ya declaradas inclinaciones mundanas. Toda la parafernalia globalista: pro gobernanza global, pro vacunas, pro cambio del clima climático climatizable, en contra de la deuda ecológica que astutamente anima a cuantificar a las instituciones financieras citadas, pro desarrollo sostenible, pro retirar los subsidios a los combustibles fósiles, pro construcción de un urbanismo verde y, en resumen, a un cambio de paradigma. Un asunto meramente político en el que no se sabe muy bien qué papel pintaría el propio Bergoglio, salvo el que le hayan asignado los satanistas que le dan vela negra en este entierro.

Lo de la vacunación urbi et orbi es una de sus obsesiones prioritarias: “reitero mi llamado a los líderes gubernamentales, empresas y organizaciones internacionales a trabajar juntos en el suministro de vacunas para todos, especialmente para los más vulnerables y necesitados.”

Como se ve, lejos de intentar apuntalar el tinglado de credibilidad menguante de las vacunas se trata de todo un programa «espiritual» de transmisión de la buena nueva evangélica.

Aunque lo parezca, la carta no es de su compadre el siniestro globalista eugenista Klaus Schwab fundador del Foro Económico Mundial ni de otros conocidos genocidas filántropos sino nada más y nada menos que del supuesto representante de Jesucristo en la Tierra. Más bien la del Jefe de un Estado que al parecer pretende «disolverse» en la ONU o el Banco Mundial. Un tipo con una trayectoria relacionada con lo más turbio del poder material. Antes colaborador de la dictadura militar argentina, amigo del tristemente célebre criminal almirante Massera, otro eugenista de pro, al que concedió un doctorado honoris causa, y con relaciones aún no bien aclaradas con la Logia P2. Protegido y promocionado al solio pontificio por la mafia homosexual de San Gall. Y ahora compadre colaboracionista de lo mejorcito de cada casa.

Es terrible comprobar, sean cuales sean las propias convicciones religiosas o espirituales, que en el presente golpe de Estado contra la Humanidad la actual máxima jerarquía católica forme parte de la conspiración, del problema pero no de su solución.

¡Si el pobre Juan de Mariana, ilustre defensor de la legitimidad del tiranicidio, levantara la cabeza!

 

 

Eugenesia, «vacunas» y transhumanismo

“La coincidencia temporal entre el fallecimiento y la administración de la vacuna junto con la ausencia de patologías graves previas o concomitantes, no puede excluir, en el momento actual, la existencia de un vínculo etiológico entre ambos fenómenos y la consiguiente reconocibilidad del delito hipotizado”

(Declaración del Ministerio fiscal italiano durante la investigación por supuesto homicidio involuntario en el caso de la muerte del profesor Sandro Tognatti, el 13 de marzo de 2021, horas después de recibir una «vacuna» AstraZeneca)

 

No solo en Italia u otros países donde se ha suspendido temporalmente la «vacunación» con algunos productos, también se van conociendo graves episodios en España: en Marbella, investigan la muerte de una profesora de 43 años por una hemorragia cerebral días después de recibir la «vacuna» AstraZeneca. Más y más personas mueren o presentan problemas graves de salud una vez inoculados con las mal llamadas «vacunas».  Las dos últimas que se sepan denunciadas esta misma semana en Cataluña.

Se ha sabido que el pasado miércoles hubo reunión de rabadanes europeos porque algunas ovejas tenían la mala costumbre de enfermar o morirse después de recibir la inyección letal. El Comité de Seguridad de la Agencia Europea del Medicamento concluyó que existe una posible relación entre la vacuna y los coágulos sanguíneos.  Sin embargo, la Agencia considera que su beneficio sigue estando por encima del riesgo de un efecto secundario.  (O al que la vacuna se la dé, San Pedro lo reciba como mártir de la ciencia experimental).

Los hechos que estamos conociendo parecen apuntar la hipótesis de que nos encontramos en el marco de una dictadura sanitaria en la que llamada “vacuna” fuera el objetivo, no la solución a una epidemia más o menos inducida artificialmente.

A ver qué pasa.  Siempre tienen razón y al que no lo reconozca así se le persigue o se le multa. Lo dicen muy solemnes y puestos en razón: las llamadas “vacunas” que en realidad debieran ser consideradas como medicamentos genéticos experimentales “son seguras”, ya se sabe. Por eso, nadie se hace responsable de sus posibles estragos. Incluso las aseguradoras ya se muestran reticentes. También es posible que los «vacunados» se conviertan en peligrosos agentes de transmisión dando lugar a miles de cepas individuales que pongan en riego al resto de la población. Se perpetran campañas de miedo inducido con tergiversaciones, medias verdades o embustes. Se oculta lo que no interesa. Se silencia a científicos o médicos independientes. Y se prohíben las autopsias, todo en nombre del progreso científico así como para mayor seguridad y transparencia, sin duda alguna.

En este momento aún no habría decisión definitiva sobre si se inoculará o no la segunda inyección de AstraZeneca a más de dos millones de españoles. Aunque no tanto como debiera esperarse en buena lógica, crece la preocupación entre las víctimas del macro ensayo de manipulación genética a la que está siendo sometida la población española a merced de políticos oportunistas, ignorantes o sin escrúpulos, mercaderes con el sufrimiento ajeno y cierta clase médica colaboracionista. Se comprueba que los meses de adoctrinamiento y propaganda están causando estragos en el sentido común, instinto de supervivencia y deseo de conocimiento o comprensión de la realidad en buena parte de la gente.

Dios quiera que no se cumplan las peores hipótesis acerca de la letalidad del fármaco genético. Que el asunto no termine derivando en una auténtica masacre como auguran algunos investigadores si se cumpliesen ciertos escenarios. Pero por mucho miedo que se haya interiorizado, mucho chantaje del Poder o mucha vulneración de los derechos civiles reconocidos en la legislación nacional y los tratados internacionales no se entiende que tanta gente supuestamente informada y razonable ponga en peligro su salud futura e incluso su vida de modo tan frívolo o irresponsable. Pese a lo que diga la Agencia europea no deja de ser triste estar sano y morirte, quedarte inútil, castrado o con graves secuelas físicas o mentales por ponerte la inyección.

Es muy arriesgado ponerse la llamada “vacuna” que oficialmente pretende combatir el virus, cuya mortalidad se estima en menos del 0,2 % de los contagiados que a su vez no llegan al 2 % de la población mundial.  Es decir, según cifras oficiales las víctimas mortales achacadas al virus serían unos 2,9 millones en total sobre una población de más de 7.700 millones, lo que supondría una mortalidad inferior al 4 por cada 10.000.  Estas cifras, ¿justificarían tanta destrucción provocada por las instituciones?

Pero ¿qué habría detrás de todo esto además de abusos de poder y ensayos para la tiranía que viene para quedarse? Probablemente, detrás del tinglado de las llamadas “vacunas” contra el virus o lo que sea nos encontremos ante un grave proceso planificado por la plutocracia mundial de transhumanismo y eugenesia. Envuelto en lo que se ha venido en llamar Gran Reseteo y Agenda 2030.

Todo un proceso de control social y eliminación demográfica, íntimamente vinculado al imperialismo anglosajón, iniciado por Thomas Malthus a finales del siglo XVIII y continuado por muchos otros, entre ellos Julián Huxley, que fuera director general de la UNESCO  y uno de sus publicistas. Una vieja idea de la plutocracia antes imposible por falta de capacidad para procesar la información, que hoy puede realizarse gracias a la tecnología actual. Divorciada de la Ética y al servicio del Poder omnímodo se dirige a la consecución de un futuro sistema esclavista posmoderno de castas cerradas. Un antiguo sueño ahora posible empleando las nuevas tecnologías de “big data”, manipulación mental, climática y alimentaria o la actual dictadura sanitaria y mediática.

Para los que crean que poco tiene que ver la eugenesia con la «vacuna» AstraZeneca pues sólo sería un caso más de la explotación de lucrativos mercados de enfermedad y muerte, cabe recordar que dos de sus desarrolladores principales, Sarah Gilbert y Adrian Hill, tendrían estrechas relaciones con la British Eugenics Society, (Instituto Galton).

El antes citado Julián Huxley, uno de los miembros de la Sociedad, plantea el transhumanismo de modo que el ser humano podrá trascender su condición de especie para reunir su conciencia fragmentada en una autoconciencia cósmica total que dé plenitud a la sustancia universal y única de la que todo forma parte. Surge el deber de trascender los límites biológicos del ser humano a través de la ciencia y de dirigir de modo voluntario y consciente la evolución. La plasmación del potencial de la naturaleza en el hombre. Huxley propone la eutelegénesis, una propuesta eugenésica para inseminar a las mujeres con esperma de hombres que se consideren superiores para mejorar la raza. El racismo propio de los ingleses y anglosajones en todo su esplendor.

Gentecillas que se creen dioses que pueden jugar con la vida y la muerte de los demás que gracias a las nuevas tecnologías se han embarcado en un proceso de evolución dirigida en el que pretenden eliminar a buena parte de la población mundial que no sirva a sus fines. Cabría preguntarse, ¿la mal llamada vacuna sería uno de sus más eficaces instrumentos?

Pero este capital asunto requiere otro tratamiento posterior.

Santa Isabel Pancracio

Dentro del santoral borbonero, algo aunque poco más reducido que el panteón de orishas de la Regla de Ocha, luce de modo especial Santa Isabel Pancracio en el ámbito De Madrid al cielo.

Sí, incluso contra las intrigas de su propio degradado partido hetero patriarcal pero sin gónadas al menos ejercientes, Santa Isabel Pancracio más bonita que un San Luis y más milagrosa que la Almudena va a convertirse en la patrona o matrona de los comercios madrileños agredidos por rojos brillantes y desteñidos. Estos segundos son los más peligrosos de la diabólica conspiración porque si cuela, cuela.  El mequetrefe corre ve y dile Casado, el mengele galleguista Feijóo, el saltimbanqui Teodoro, el Maroto de pura raza… Y es que a los otros rojos se les ve venir, presumen de su peculiar condición y no disimulan sus fechorías, al menos no van disfrazados de vieja trotaconventos dispuestos a seducir, engañar y vender a su electorado por una bolsa bilderbergiana más o menos repleta o la promesa de un futuro puesto de honor en la cucaña.

Arrojada la pobre Cayetana a las mazmorras del Santo Oficio Políticamente correcto del rojerío insaciable, gracias a la cobardía mentecata  y a las calumnias de felones centristas emasculados que quieren hacer méritos cerca del falsario, va y resulta ahora que, contra todo pronóstico inicial, Santa Isabel Pancracio se ha convertido en el refugio de toda esperanza redentora, consuelo de afligidos, protectora contra las grandes calamidades promovidas por las instituciones borbónicas.

Esta piadosa doncella, antes considerada simple cara bonita de cuota para hacer bulto, hoy se ve calumniada cual otra casta Susana, no confundir desde luego con la turbia lurpia andaluza de igual nombre, por el despótico, rijoso y estuprador tinglado o tenderete “democrático” que pretende poseerla y gozarla pero sin emular ni respetar sus virtudes.

De modo que el pueblo doliente eleva sus preces contra la tiranía por mediación de la nueva santa, intercesora de empresarios y desahuciados miembros de la extinta clase media, ese gran logro del malvado Régimen patriótico del Caudillo, hoy a punto de ser exterminada para siempre gracias al progreso socialista, oportunamente sustituida por gánsters, ocupas, lumpen, monopolistas, chaperos, putas, feministas, tribadas, progres, invasores morunos y esforzados aspirantes a la sopa boba.

Se buscan nuevas preces adaptadas del famoso texto clásico:

“¡Oh glorioso mártir San Pancracio!

Niño querido y favorito de Dios, por tantos sufrimientos que ofreciste defendiendo tu fe y tu amor, con tan solo 14 años de edad

Nombrado abogado especial para alcanzar salud y trabajo; intercede ante el Señor por mí,  para que logre con tu ayuda y auxilio para que pueda alcanzar de Dios la petición que con tanta fe, y tantas esperanzas deposito en ti:

(Aquí la petición)

Espero impaciente tu favor si ha de ser para gloria de Dios y bien de mi alma.

Aunque tú conoces mis necesidades, acudo a ti para pedirte socorro y poder remediar mis necesidades. Si me petición es justa, señor por la mediación de San Pancracio auxíliame o dirígeme en la manera que debo emplear para ganar mi subsistencia con el sudor de mi frente, de manera digna y honrada .

Amén”

Y es que hoy, cautiva y desarmada la clase media gracias a la posmodernidad progresista, el pueblo traicionado, oprimido, humillado, arruinado, saqueado y asqueado, busca en el ámbito espiritual la ayuda y protección que le niegan las instituciones monárquicas. Antes, eso sí, que alcancen sus últimos objetivos militares.

 

Experimentación genética y críticas morbosas

Con esto de la experimentación genética con seres humanos estilo Mengele bajo el engañoso nombre de “vacunas” me vienen a la memoria algunos viejos recuerdos de cuando era estudiante en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Madrid.  Recuerdo las lecciones sobre la Genética mendeliana y las posibilidades que abría para la mejora genética en Fitotecnia y Zootecnia en orden a lograr caracteres útiles y transmitibles por herencia. Así, por ejemplo, mejorar la transformación cárnica del ganado o aumentar las cosechas constituían importantes logros para los sistemas agrarios.

No obstante, he de decir que incluso entonces había algo que me resultaba inquietante. No tanto el aprovechar los mecanismos naturales de la herencia, sino la manipulación genética, el mundo de los transgénicos entonces incipiente. Cosas que me parecía constituían un peligroso hurgar como poco irresponsable en el grial más sagrado de la Naturaleza, que podrían llegar a estar al servicio de intereses inconfesables, como así ha sido. La Genética y también la manipulación atómica, el mundo esotérico del átomo con toda su violencia asociada.

Dos materias en las que más hubiera valido no haberse metido al menos mientras se mantenga el actual degradado nivel moral de la humanidad.

No es una postura reaccionaria, me parece, sino derivada del constatar que muchos hallazgos científicos en estas y otras materias, se encuentran al servicio de la dominación por unos pocos oligarcas y del Mal, y que si se van usar en según que empleos más valiera que no se conocieran. Si los productos transgénicos pueden ser muy peligrosos para la salud y el medio ambiente natural, lo de transformar a gentes engañadas o desavisadas en cobayas transgénicas de laboratorio resulta ya propio de los nazis. Las sospechas sobre la finalidad última de estos experimentos genéticos aumentan cuando sus promotores y beneficiarios de la gran industria, oligarcas y políticos corruptos no aceptan ninguna responsabilidad por las consecuencias para la población civil de sus experimentos. Muerte, castración, trombosis, parálisis, enfermedades autoinmunes graves, posibilidad de ser agentes multiplicadores del virus entre la población sana que afortunadamente hoy es casi toda. Incluso también de ser patentados como elementos productos de manipulación genética por alguna de las tenebrosas grandes corporaciones manipuladoras del contaminante e insostenible tinglado agroindustrial.

Y es verdaderamente terrorífico observar como la mayoría de las instituciones se han colocado al servicio de esta agresión inaudita sin que al parecer se atrevan a defender a la población civil sino que actúan en el lucrativo papel de colaboracionistas.  Unos no se enteran y otros prefieren no enterarse.

Si las instituciones humanas supuestamente democráticas nos han traicionado, el ángel de la guarda o la Providencia divina nos están echando un capote para compensarlo, empleando el propio karma degradado de las instituciones en paradójico beneficio del pueblo. Incompetencia y corrupción, factores característicos del tinglado, esta vez al paradójico servicio del Bien.

Estos días de pasión clandestina y celebraciones prohibidas de los antiguos ritos primaverales relacionados con la peripecia solar y la renovación de la vegetación en el hemisferio boreal coinciden con un enjambre de críticas hacía los gerifaltes, en este caso más bien gerifaltas de la UE por los retrasos en la vacunación obligatoria del complaciente y resignado rebaño objeto de irresponsable sino dolosa experimentación genética en sus propias carnes.

Que si no saben negociar, que si la mafia farmacéutica las ha sobornado o las ha tomado el pelo, que si son un desastre, que si quién te ha visto y quién te ve… Me parecen críticas muy injustas cuando la verdad es que estas filantrópicas próceras estarían sacrificando su mejor reputación y espectaculares saltos curriculares a lo más alto de la cucaña NOM disimulando sus más pías o benéficas intenciones para salvar vidas empleando las mañas consagradas propias de los peores amos tahúres globalistas.

Bajo el astuto disimulo de incompetencia y corrupción, cuestiones por las que  están retrasando la vacunación de la enardecida y manipulada plebe del ¡suelta a Barrabás!, están contribuyendo a salvar quién sabe cuantas vidas.

Y no solo ellas. Para qué hablar de los que pasa en el desgraciado Reino filipino en manos de tanto primoroso artista en feroz competencia para ver quién es más necio o inútil o la hace más gorda.  De momento, va destacado en cabeza el reyezuelo galaico, pero la carrera se ve muy reñida.

No voy a sumarme a las críticas morbosas. Al contrario. Mi testimonio de reconocimiento y admiración por su astucia y lealtad.

 

 

 

Misterios de la Semana Santa

Con el pretexto de la llamada pandemia los misterios de la Semana Santa hasta ahora vinculados al Cristianismo están sufriendo una grave amenaza incluso con fuego supuesto amigo, el bergogliano, que tanto está haciendo en la práctica por desbaratar el culto, las tradiciones e incluso por abolir la Eucaristía como ya profetizaba el Libro de Daniel.

Sabemos que las celebraciones primaverales antiguas se relacionaban con la vieja religión solar y el equinoccio de primavera. Según cada mito o culto mistérico particular un héroe o dios sufría pasión y muerte que recordaba el misterio de la vida a sus fieles y lo ligaba al resurgimiento o resurrección de la vegetación en el hemisferio boreal. Una forma de hilozoísmo, de redención y de concientización del Todo manifestado.

El fuego, hijo del sol, también se renovaba como asimismo el cirio pascual en la celebración cristiana del sábado santo.

Estas cuestiones estuvieron presentes en el primitivo cristianismo en su varia concepción de Jesús y su proceso de separación del judaísmo hasta convertirse en una religión independiente y abierta a los gentiles. Proceso al que contribuiría impremeditadamente el emperador Tito al destruir Jerusalén el año 70 y, con la propia ciudad, los grupos rivales paulinos judeocristianos o ebionitas.

Es más, incluso San Pablo en su primera carta a los Corintios explica que el Espíritu habla o revela la sabiduría de Dios en forma de misterio. Una forma de revelación dramática, llena de afectividad, sentimiento y emoción. Los que hemos asistido a los misterios y procesiones de semana santa en muchos lugares de España, algunas semejantes a auténticos cortejos astrales, podemos confirmar por experiencia el grado de emoción que se alcanza en algunos de ellos. Se genera una forma de singular conmoción, y el corazón conmovido mueve a la compasión. Y a la conexión con el mundo espiritual de los valores metafísicos. Al cabo, se revela algo difícil de comunicar mediante otro lenguaje. El espíritu de Dios conoce la intimidad de Dios.

Sin embargo, San Pablo se equivocó en su idea de inminencia de la parusía y del fin de los tiempos.

Este año, como el anterior, a causa de las despóticas caprichosas prohibiciones de la casta política mercenaria del Imperio tampoco podré asistir a los misterios primaverales en Cáceres, transformada su ciudad monumental patrimonio de la humanidad en el recuerdo de una segunda Jerusalén. Un escenario exterior hermoso, dramático y grandioso que acompaña al interno en el propio corazón humano. Ese santuario de Dios. Otra forma de parusía de naturaleza esotérica. O de resurrección en cuerpo espiritual (neumatikon) como también nos indica en la misma carta citada.

Y también una oportunidad para ver y disfrutar de la compañía de antiguos queridos amigos, lejanos en la geografía pero muy cercanos en el corazón.

 

Sea como fuere, invito al amigo lector a escuchar sendas obras maestras del arte cristiano occidental, hoy puesto en entredicho creciente por oligarcas, sionistas e ignorantes colaboracionistas que acusan a la música clásica de «racista».

Me refiero a la Pasión según San Mateo del gran Bach y al Encantamiento del Viernes santo del Parsifal wagneriano.

El arte genuino de la Alquimia musical, con su lapis, que Jung identificaba con Cristo, nos permite elevar nuestra tasa vibratoria.

La Pasión según San Mateo

Pocas emociones en la Historia de la Música pueden compararse a la serena sublimidad que inspira la magna composición del gran Bach, obra que estuvo a punto de perderse para siempre. Pocas como ésta llevan al oyente al mundo de la profunda emoción del contacto con lo numinoso. A la experiencia de lo sagrado.

Bach construye una primorosa catedral en la que la piedra, lapis, se adelgaza como el cristal, hasta hacerse tan sutil como el sonido. Una vibración de Amor, Luz y Belleza que ennoblece la música de las esferas. Por ello cabe considerar sin exageración a este Oratorio, pleno de símbolos musicales, de sabiduria y belleza, como una de las cumbres del Arte de todos los tiempos.

Parsifal

Wagner no suele ser santo de devoción musical española, acaso por el contenido simbólico y metafísico de sus obras, o por su duración. Creo que el Parsifal es una de sus obras menos apreciadas en España.

La música del encantamiento del Viernes santo forma parte del tercer acto del Parsifal, el testamento estético y filosófico de Wagner, estrenada en Bayreuth unos meses antes de su muerte en Venecia. Recordemos parte de su libreto.

Parsifal:

Cuán bellos me parecen estos lugares…flores maravillosas he visto, que con aroma insano perturbaron lujuriosos mis sentidos; pero nunca ví tan tiernos y delicados tallos, los retoños, las flores ni sentí tan íntimos y gratos los perfumes, como estos que hoy me hablan con infantil candor…

Gurnemanz

¡Son, Señor, los encantos del viernes santo!

Parsifal

¡Oh día de suprema amargura, en el que llorar debiera, y enlutar, cuanto aquí florece y respira, cuanto aquí vive y renace!

Gurnemanz

Ya ves que no es así. Son las lágrimas contritas del pecador las que con su rocío bendito dan benéfico riego a los campos y a la floresta, que así por ellas prosperan. Toda criatura de Dios se regocija al sentir la huella propicia del Salvador, a quien eleva sus plegarías, y a quien no puede ya contemplar en la cruz, pero sí admirar en la humanidad por Él redimida. Todos se sienten emancipados de la triste carga de sus culpas, sanados y purificados por el sacrificio amoroso de Dios. Lo advierten las plantas mismas, las mismas flores en las vegas, viendo que hoy no las destrozan las pisadas de los hombres; pues así como Dios del hombre se apiadó, y por él sufrió con celestial paciencia, así el hombre, movido a clemencia y bondad, hoy con la blandura de su andar parece acariciarlas. Eso agradecen, como ves, todas las criaturas, todo lo que florece, todo lo que fenece; porque la naturaleza, libre del pecado, alcanza hoy el día del perdón….

Parsifal y Kundry conducidos por Gurnemanz se dirigen al templo del Graal, o “de la cosa en sí” donde el Espcio y el Tiempo se confunden…

Ojalá estos tiempos de tribulación nos ayuden a acceder al Templo metafísico del Grial. El del mundo de la Cosa en Sí, donde tiempo y espacio se confunden, más allá de los fenómenos…

Notas:

Pueden escucharse versiones de las obras señaladas pinchando en los títulos anteriores resaltados en granate.

Agradezco a don Pablo Bahillo y a don Agustín Luceño la cesión de sus fotos temáticas tomadas en Cáceres.

Sobre la metafísica del Parsifal,  puede consultarse el libro Buda, Parsifal y el Grial

 

 

Chapoteando sin toga en la cloaca

La verdad es que el ciudadano común no puede entender que todo un magistrado juez con algún prestigio personal, o al menos el que antes cabría deducir de su puesto en la judicatura, haya podido caer tan bajo como para aceptar ser ministro de cuota en el gobierno banda del falsario. Y encima, no para poner un cierto orden o respeto a legalidad en la irredenta tropa gubernamental sino para hacer lo que le dicen que haga. Como coartada mohatrera. Una vez hecho un cesto, se hacen cientos.

Debiera caérsele la cara de vergüenza por su condición de antiguo magistrado que otro juez mediante sentencia le haya tenido que señalar la arbitrariedad e ilegalidad del cese con traición y alevosía del coronel Pérez de los Cobos como represalia por no acceder a saltarse la legalidad por orden de quien más estaría obligada a cumplirla en su doble condición de ministro de la Corona y de juez que administra Justicia en su nombre.

Aquí no cabe decir lo de la leyenda toledana de a buen juez, mejor testigo sino a mal juez, peor ministro. O al revés.

Aunque haya que agradecer al valiente juez al que le ha tocado tan peligroso caso que haya sentenciado conforme a su conciencia en defensa de la legalidad. Algo que en estos tiempos puede considerarse heroico.

El socialismo actual no quiere profesionales ni gentes honradas sino la complicidad de mercenarios y colaboracionistas. En este caso más por vicio que por necesidad.

Un escándalo mayúsculo impropio de un país civilizado que un todo magistrado juez se preste a perpetrar acciones ilegales burlando a la Justicia o se lo exija a sus subordinados.

Y el muy machote sin dimitir.

 

Se va el caimán

O repugnante rata de alcantarilla según otros, porque pocas simpatías mantiene el tenebroso dirigente comunista posmoderno bolivariano una vez comprobado lo que da de sí este penoso miembro de la más degradada casta que él mismo antes tan hipócrita y ferozmente criticaba.

En otro texto, escrito a vuelapluma, ya me ocupé de su anunciada dimisión como taimado lugarteniente del falsario. Una maniobra audaz desde luego que intentó justificar ante su entusiasta público menguante por un anacrónico frentepopulista «no pasarán» pero que lo mismo llega ya demasiado tarde pese a la ventaja para el falsario de eliminar tan inconveniente lastre. Entonces no sabía el penúltimo escándalo, la entrega de cincuenta y tres millones de euros del erario con pretexto de interés estratégico a una compañía aérea venezolana “medio” en quiebra dotada con un solo aparato y obsoleto.  Una cuestión cuya única explicación razonable sería la corrupción más descarada y hasta ahora impune.  Y de muy difícil «venta» cuando tantas empresas españolas de gente honrada y trabajadora están siendo quebradas gracias al cruel despotismo gubernamental.

Otro escándalo más protagonizado por la banda gubernamental de Su Majestad, sí, pero que, más allá de las justificadas críticas propias, pudiera ser hubiera hecho rebosar el vaso de la paciencia comunitaria con el falsario. Un tipo que aguarda el prometido maná europeo como agua de mayo para repartirlo entre sus compinches y colaboracionistas e intentar consolidar así su trasero en la mullida poltrona moncloaca.  Pero hay reticencias. Además de varios países miembros de la UE que se oponen a engordar la gusanera de la corrupción liberticida borbónica se ha sabido que el tribunal constitucional alemán también se ha manifestado en contra.

Si bien es cierto que la UE también está mostrando sus carencias derivadas de un modelo organizativo ineficaz servido por gentes inútiles o corrompidas al servicio de la oligarquía financiera internacional parece ser que no piensa que sea el momento oportuno de abrir el un frente irreversible de comunismo en el Sur.  Otra fuente de peligrosa inestabilidad y consecuencias inmanejables que se retroalimenta con el codicioso golpismo catalán y vasco.

Por eso no es de descartar que los amos ocultos decidan sacrificar a su mercenario por inepto o demasiado quemado y le obliguen a convocar elecciones.  Un escenario que pudiera hacerse realidad para incluso finales de año.  Ya se verá.

 

Otro sí digo

Me acaban de comentar que ni siquiera el presidente usurpador BinLaden se fía de su cínico correligionario.  De no intervenir el Ejército su relevo si es declarado incapaz sería la tenebrosa jamaicano brhamana Camelo Harris, cuyas complacientes habilidades eróticas para mayor placer y felicidad de próceres y oligarcas están fuera de toda duda según los expertos.

En España estaría tapado como en el Méjico del PRI.

 

 

 

 

El Gran Bienhechor y Nosotros

 

Vuestra misión es la de someter al bendito yugo de la razón todos aquellos seres desconocidos que pueblen los demás planetas y que tal vez se encuentren en el incivil estado de la libertad. Y si estos seres no comprendieran por las buenas que les aportamos una dicha matemáticamente perfecta, deberemos y debemos obligarles a esta vida feliz. Pero antes de empuñar las armas intentaremos lograrlo con el verbo.

En nombre del Bienhechor, se pone en conocimiento de todos los números del Estado único: que todo aquel que se sienta capacitado para ello, viene obligado a redactar tratados, poemas, manifiestos y otros escritos que reflejen la hermosura y la magnificencia del Estado único…

 

En ello están nuestros filántropos genocidas y sus mercenarios de todas las profesiones e instituciones. Y hasta ahora con éxito. No solo es la traición de las instituciones mercenarias. Sigue habiendo mucho covidiota aplaude- balcones que exige al déspota más represión y delator del vecino como en la Alemania nazi, pero la gente más consciente ya va viendo de cerca las orejas al lobo y no deja de temer la hambruna provocada que viene asomando por el horizonte.

A lo largo del siglo XX hubo varios avisos literarios de las amenazas que se pudieran cernir sobre la humanidad desavisada, alegre y confiada. Así, obras tan famosas como Farenheit 451 de Bradbury, Un mundo feliz o La Isla de Aldous Huxley. Y las no menos conocidas 1984 o La Rebelión en la granja de Orwell. Todos del ámbito anglosajón, norteamericanos o británicos, este último nacido en la India colonial.

Orwell participó como brigadista en la guerra civil española donde había venido “a matar fascistas porque alguien debía hacerlo”. Asignado al POUM escapó por los pelos de ser asesinado por otros rojos pero del Partido Comunista de obediencia soviética. La peripecia española supuso un antes y un después en su vida y en su obra. En España quedo vacunado a perpetuidad contra el totalitarismo comunista. Su visión con hallazgos tales como el de la neolingua o del Ministerio de la Verdad o el omnipresente Gran Hermano  resultan de extraordinaria aunque terrorífica actualidad.

Si se me permite la digresión, ya en nuestro Siglo de Oro el gran Quevedo denunciaba que para la sociedad suponían las acciones de los monopantos en La fortuna sin seso o la hora de todos. Obra de la que nos hemos ocupado en otras ocasiones.

Ahora no es políticamente correcto quemar libros en pira propiciatoria como en el texto de Bradbury, acaso por de la lucrativa superstición del cambio del clima climático climatizable, pero la censura no es menor: el oportuno comité mercenario mohatrero anónimo de progreso declara nuevos apestados mientras los borran de internet y redes sociales. Una neo damnatio memoriae con nuevas tecnologías. Una renovada Inquisición a la europea y sin ciertas garantías procesales como sin embargo tuviera la española tan denostada hipócritamente por nuestro enemigo.

Aldous Huxley, influido por las tradiciones religiosas orientales, imaginaba una rígida clasificación social en un sistema de castas genético tecnocráticas, y el empleo de drogas para domesticar y embrutecer al personal en una dictadura siniestra en la primera novela. O bien, por el contrario, como instrumento liberador para abrir la percepción espiritual en La Isla.

En efecto, en La Isla, obra casi póstuma de un Huxley crepuscular, se reflexiona sobre la dificultad o más bien imposibilidad de mantener una sociedad pacífica, de hombres libres y dirigida al bien común en las puertas del sistema de dominación mundial conocido como globalización. En la formación del hombre integral Huxley explica las condiciones de una educación libre de prejuicios capaz de abrir, como él mismo realizó como psico-nauta, los “límites de la percepción” dentro de pautas de desarrollo personal liberador, sin excluir en este proceso educativo el empleo de sustancias enteogénicas. Consideradas en este caso no como el «soma» alienante y adormecedor de Un Mundo Feliz sino como instrumento liberador de las ataduras de la conciencia. Huxley ofrece en esta novela testamento la visión de la Mística como liberación personal contra el papel opresor de las religiones dogmáticas establecidas. Y de las posibles bases de una comunidad de hombres libres frente a los procesos de dominación política y cultural basados en aquellas. En el Estado Único ¿Es posible algún paraíso refugio?

Sea como fuera, Huxley murió víctima del cáncer el mismo día que JFK. Durante su agonía, se hizo leer El Libro tibetano de los muertos. En él, se trata de orientar al alma recién desencarnada a fin de que evite nuevas reencarnaciones no favorables.

 

Ahora bien, si esos autores son muy conocidos en España no lo es tanto el que pudiera considerarse el pionero de este género distópico en el siglo XX.  Me refiero al escritor ruso Evgueni Ivánovich Zamiatin, hijo de un sacerdote ortodoxo, ingeniero naval y antiguo bolquevique, que en el año 1921 escribiera la novela titulada luego Nosotros. Libro algo maldito que fuera traducido al español ya en 1970, medio siglo después de su primera redacción.  Según los expertos en la obra de Zamiatin las traducciones españolas no reflejan el estilo propio y contradictorio de la versión original rusa.

Nosotros constituye una radical diatriba contra el totalitarismo escrita por otro revolucionario desencantado como Orwell. Pero el mundo cárcel planetaria que sugiere por desgracia posee un cierto carácter profético pues se parece demasiado al que tienen preparado nuestros plutócratas filántropos genocidas asociados al Parido Comunista chino.

Narrada en forma del diario de una víctima que carece de derecho a tener nombre propio e identificada con el código D-503, la terrible dictadura descrita por Zamiatin se basa en la uniformidad forzosa de los individuos, todos vestidos igual y castrados de todo impulso diferencial de los demás. Pero aparece la condición humana reprimida. D.503 se enamora de I -330 y la víctima toma conciencia de su esclavitud. Se convierte en un desafecto al Régimen.

La víctima protagonista se debate entre acatar las normas, supuestamente racionales, impuestas por el Estado Único bajo la tiranía del Benefactor y sus propios impulsos vitales. Tal dilema supone el combate entre un Nosotros más o menos impostado o impuesto y un yo auténtico, personal y vital que busca y anhela manifestar esa diferencia. En cierto modo, también entre el orden individual y la entropía del rebaño indiferenciado y ahora oportunamente vacunado preparado para el sacrificio final. La inmensa cárcel en la que el ser humano ha sido transformado en zombie.

El Amor y la Voluntad retroalimentan el otro pilar de la Vida humana, el Intelecto y el Conocimiento.  Por ello son perseguidos hasta intentar ser erradicados por la dictadura.

Otra de las esplendidas anticipaciones de Zamiatin es la separación artificial entre el mundo de las celdillas de cristal en el que las gentes alienadas como nuevas abejas obreras laboran sin vida privada en beneficio de su abeja reina, llamado el Gran Benefactor, líder supremo del Estado Único del NOM o dictador omnímodo al que todos deben obediencia ciega, y la vida salvaje, extramuros, de los nómadas aún no sometidos.

Dos mundos antagónicos. Tras el inducido fracaso de lo cultural e histórico, de la civilización, el estado de naturaleza casi resulta una liberación relativa.

 

La lectura de Nosotros resulta especialmente oportuna en estos momentos en los que con la complicidad de muchos y incomprensión de otros más se está instaurando el Estado Único bajo la mascarilla de tartufesca filantrópica posmodernidad.

Su éxito es nuestro fin.

 

 

IN MEMORIAM

“Abrí a mi amado

Pero mi amado se había ido

Se me fue el alma tras él

Lo busqué y no lo encontré

Lo llamé y no respondió…”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“En una noche oscura

Con ansia de amores inflamada

Oh dichosa ventura!

Salí, sin ser notada,

Estando ya mi casa sosegada

En secreto, que nadie me veía

Ni yo miraba cosa

Sin otra luz ni guía

Sino la que en el corazón ardía

Aquesta me guiaba

Mas cierto, que la luz de medio día

Adonde me esperaba

Quien yo bien mi sabía

En parte, donde nadie parecía”

 

Ignorancia socialista culpable y rentable

«La heroica ciudad duerme la siesta»

En los últimos días hemos asistido a dos esperpentos de lesa sabiduría perpetrados por sendos especimenes socialistas. Que socialismo es resentimiento social, envidia y revanchismo resulta evidencia histórica de razón y no merece la pena insistir más en ello. Ahora bien, la demostración de ignorancia de encumbrados próceres a los que se les supondría saber leer y escribir amén de las cuatro reglas o incluso tal vez la raíz cuadrada, todo ello antes de encaramarse a lo alto de la cucaña presupuestaria, sorprende incluso en el aventajado socialismo ibérico.

No rebuznaba de balde el mallorquín alcalde. Lo suyo es de antología de la burrada del alumno típico producto de la igualitaria legislación educativa socialista. Todos salvajes, todos ignorantes, todos a pasar de curso que luego espera la ansiada poltrona enmucetada falsaria que nos hará ricos o, para los más, el tan merecido paro con su sopa boba correspondiente. Confundir a los héroes de Trafalgar con marinos franquistas supone un desatino anacrónico de casi siglo y medio. Pero probablemente el majadero alcalde no deje de ser un mercenario incapaz de reconocer el mérito, el valor o el heroísmo, cuyo ascenso a la cucaña no sea casualidad o magro ejercicio de caciquismo. O bien cabría pensar que en el fondo todo esto del callejero políticamente incorrecto no sea sino una maniobra para cohechar, prevaricar y malversar caudales públicos.

Al parecer, y debido al escándalo, el virtuoso alcalde se está viendo obligado a rectificar. Veremos en qué queda la cosa.

Si el logro del alcalde rebuznador de cuyo nombre no quiero acordarme tiene su indudable dificultad en la disputada jerarquía del disparate, lo del ministro de la cosa esa de las Universidades tampoco le va a la zaga.

Se trata de otro prohombre catalanista como el anterior, Dios los cría y el hampa catalanista los junta, aunque esta vez made in Albacete. Un charnego deseoso de hacer méritos en el osado ensoberbecido Olimpo de la ignorancia nacionalista catalana, a la que la desgreñada alcaldesa miliciana aún no ha puesto una merecida calle. Un personaje con pinta de fraile afeminado y glotón pasado por la marihuana y el LSD contracultural y posmoderno de Berkeley y la CIA.

Este pequeño gran hombre al que el dedo caprichoso del nerón moncloaca  ha nombrado responsable de universidades españolas ha perpetrado unas pomposas declaraciones que indicarían que no sabe quién fuera ni menos qué representaba Clarín en el escenario cultural finisecular del XIX. Ni su amistad con Galdós que escribiría Trafalgar, el primer Episodio nacional de la primera serie que glosaba la gesta heroica de nuestros marinos ahora cobardemente represaliados por el alcalde socialista rebuznador.

Ya puestos a lucirse en la demagogia revolucionaria se le olvidó decir a nuestro viajado prócer que la destrucción de la biblioteca de la Universidad de Oviedo fuera perpetrada por sus correligionarios en octubre de 1934, un tercio de siglo después del fallecimiento del intelectual y escritor zamorano afincado en Asturias. Para rematar tan filantrópica obra educativa, los socialistas quemaron en pira salvífica descomunal códices y manuscritos medievales de gran valor aunque fracasaron en su intento de demoler la catedral ovetense con dinamita.

Con gentes de tanto conocimiento y amor por el Arte y la Cultura al mando, ¿qué puede salir mal?

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.