Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El prisionero de la Zarzuela

La situación española se está descomponiendo de modo muy acelerado. Tras la reciente humillación de Gerona, el nuevo hostigamiento sufrido en Barcelona por el teórico rey de España, un rey que en la práctica apenas puede poner los píes en ciertas partes de su reino sin ser humillado y abucheado por las corruptas mafias tribales que excitan impunemente los más bajos instintos del populacho, muestran el nivel de abyecta degeneración espiritual, intelectual, política, social, nacional, en el que nos encontramos.

No ha faltado de nada: los desplantes de los racistas golpistas, las impertinencias y educación barriobajera del racista Torra, o la zafiedad de la turbia degenerada que ejerce de alcaldesa. La mora, nueva catalana multicultural, con su velo feminista y todo. La pancarta insultante contra el rey o el lema que presidía el acto escrita de modo sectario exclusivamente en lengua indígena como en discursos y declaraciones. Al cabo, una nueva agresión a las víctimas del atentado.

Pero ¡qué lejos queda la actual ciudad prostituida por los golpistas de lo que fue!  La recordada por Cervantes que en 1613 glosaba Barcelona:  “Admiróles el hermoso sitio de la ciudad, y la estimaron por flor de las bellas ciudades del mundo, honra de España, temor y espanto de los circunvecinos y apartados enemigos, regalo y delicia de sus moradores, amparo de los extranjeros, escuela de caballería, ejemplo de lealtad y satisfacción de todo aquello que de una grande, famosa, rica y bien fundada ciudad, puede pedir un discreto y curioso deseo”.  Aunque luego, en 1615, su opinión ya no era tan elogiosa.  Dice Don Quijote a un asustado Sancho: “no tienes de qué tener miedo, porque estos píes y piernas que tientas y no ves, sin duda son de algunos forajidos y bandoleros que en estos árboles están ahorcados, que por aquí los suele ahorcar la justicia cuando los coge, de veinte en veinte y de treinta en treinta, por donde me doy a entender que debo estar cerca de Barcelona”.

Y la culpa de ello no sólo la tienen las hordas agresoras, las chusmas ignorantes, zafias, excitadas y fanatizadas, porque lamentablemente hay que reconocer que hasta el actual nivel de degeneración se ha llegado a través de un dilatado proceso con muchas traiciones y complicidades de quienes tenían la obligación institucional de evitarlo.

En primer lugar por los propios Borbones. Así, la complicidad del emérito con la mafia golpista catalana de la que incluso ha sido socio o colaborador necesario en el expolio del erario y patrimonio nacional español y los más turbios negocios perpetrados desde el poder. El abandono de sus súbditos a su suerte en varios territorios del reino, sin defender sus derechos civiles ni la dignidad de la nación española ha propiciado que hayamos llegado a este peligroso punto de aparente no retorno y sin posible solución dentro de la constitución actual causante del desafuero ni menos con una clase política tan inepta, apátrida, degradada y prostituida como la que disfrutamos.

Pero no es solo la inmoralidad individual. El mismo sistema institucional surgido de la Transición se ha revelado sin lugar a dudas como una chapuza destructora. El Estado monárquico del 78 contra la Nación española. El demencial y suicida sistema autonómico, causa y potenciación de casi todos los desastres y traiciones. La cobardía y egoísmo de los corruptos partidos políticos de la Monarquía capaces de pactar con criminales para alcanzar y mantenerse en la lucrativa poltrona. Sin verdadera separación de Poderes. Con una ley electoral viciada e injusta que fomenta la desigualdad entre los españoles, unos partidos sin patriotismo y altamente podridos, y dado que “La más alta forma de Corrupción es pudrir el Entendimiento” con gran parte del pueblo embrutecido por los media hasta degenerar en chusma, y con una Cultura saboteada,… el tinglado borbónico español es una mohatra que malamente cabe calificar de democracia. Ni siquiera de mala calidad.  Pero, entonces, ¿Qué es? ¿Quién manda en España?

Para tratar de averiguarlo, y pese al tiempo trascurrido desde que fue establecida, sigue aún siendo muy útil por su sencillez y claridad la tipología aristotélica.

En su Política Aristóteles nos explica que los sistemas políticos que existen o puedan existir pueden clasificarse conforme a dos criterios al menos. En atención a quienes sean los depositarios de la soberanía y quienes sean beneficiarios de su ejercicio. El primer criterio nos permite observar que puede ser uno, unos pocos o los muchos los que gobiernen. Cuestión que posee consecuencias más profundas pues al cabo tiene que ver con la riqueza en la sociedad: Pueden ser pocos (suelen ser los ricos) o muchos (suelen ser los pobres).

El segundo criterio tiene que ver con la finalidad del gobierno. Si se gobierna en beneficio propio del gobernante o de la comunidad. Los regímenes o sistemas políticos que obedecen a este última finalidad: gobernar para beneficiar a la comunidad son todos ellos justos. Y los anteriores, injustos.

Si se combinan ambos criterios se puede hacer un cuadro con seis alternativas básicas.

Tiranía, oligarquía y democracia. Monarquía, aristocracia y república o politeía.

Se deduce que la república o politeía aristotélica es lo opuesto a la tiranía. Un gobierno de los más dirigido al bien común. Se trataría de una democracia en la que los pobres gobiernan en beneficio no solo de ellos mismos sino de todos, absteniéndose por ejemplo de confiscar el patrimonio de los ricos. Pero, los gobiernos de los muchos, si se ha instigado la envidia igualitaria como acicate, tal es el caso de las repugnantes y antipatrióticas zurdas españolas, tienden a ser sectarios, demagógicos, corruptos, contrarios al bien común y antesala de la tiranía.

En el caso español es muy dudoso que nos quede ya auténtica soberanía. Las grandes decisiones se toman fuera de nuestras fronteras y en contra de nuestros legítimos intereses. Las toman la plutocracia financiera internacional a través de diversas instituciones pro globalización y de las propias subordinadas nacionales que nos las imponen. No es ningún consuelo. Aristóteles consideraba que “muy razonablemente es aborrecida la usura, porque en ella la ganancia procede del mismo dinero, y no de aquello para lo que éste se inventó”. Con el ejemplo del sabio Tales de Mileto expone “un principio general de crematística: asegurarse, siempre que uno pueda, el monopolio”. Esa es la realidad, el monopolio so capa de libre comercio y neoliberalismo globalista. La economía financiera sobre la economía real o productora de bienes y servicios dirigidos a satisfacer las necesidades reales de las sociedades.

En su Ética a Nicómaco critica a “los que se dedican a ocupaciones degradantes, como por ejemplo, la prostitución y otras semejantes, y los usureros que prestan cantidades pequeñas a un interés muy elevado. Todos estos toman de donde no deben y cantidades que no deben. Parece que es común a todos la codicia, pues soportan el descrédito por afán de ganancias, por pequeñas que sean. Pues a los que toman grandes riquezas de donde no deben, como los tiranos que saquean ciudades y despojan templos, no los llamamos avariciosos, sino más bien malvados, impíos e injustos. En cambio el jugador, el ladrón y el bandido están entre los avariciosos pues tienen un sórdido deseo de ganancias.  En efecto, unos y otros se dedican a esos menesteres por afán de lucro y por él soportan el descrédito, unos exponiéndose a los mayores peligros a causa del botín, y otros sacando ganancia de los amigos a quienes deberían dar. Ambos obtienen ganancias por medios viles. Al sacarlas de donde no deben, y todas estas adquisiciones son modos ávidos de adquirir”.

Hemos visto, pues, que el sabio de la Academia equipara el negocio financiero o al menos sus abusos con la prostitución. Según Aristóteles, Soros, el “amo” de Sánchez, sería un malvado agente de la prostitución y el actual presidente un mercenario a su servicio. Uno de esos hipócritas y demagogos colaboracionistas que habitan la tierra como servidores de la casta dominante.

 

Pero, de acuerdo a la tipología aristotélica, ¿cuál sería el régimen político actual en España y con más o menos intensidad en el resto de Europa?

Con la supremacía de lo que debería ser solo un medio de intercambio, la moneda, sobre las otras instituciones, economía real, sociedad, cultura, espiritualidad se está arbitrando un mundo subvertido de instituciones prostituidas. Probablemente estamos asistiendo con mayor o menor intensidad al vaciado de las formas democráticas imperfectas de los sistemas constitucionales existentes por nuevos regímenes oligárquicos de carácter plutocrático, dirigidos a su propio beneficio pero no al de la comunidad.  En la misma UE en ciertas ocasiones incluso se obvian las más elementales formas democráticas y se eligen gobernantes tecnocráticos procedentes de la gran Banca internacional sin pasar siquiera por las urnas. En España acabamos de asistir además al escándalo de que el nuevo presidente del gobierno reciba en su despacho oficial a un especulador sionista como Soros que tantas desgracias viene ocasionando. Alguien al que Aristóteles compararía con un usurero agente de prostitución. O que hace poco dos dirigentes se reúnen una noche para cambiar entre los dos la constitución en asunto gravísimo, pagar al prestamista “Soros de turno” antes que las necesidades de los ciudadanos y todo ello muy democráticamente, sin molestarse en consultar al pueblo.

Es de temer que sea esa misma plutocracia globalista financiera quien esté apoyando el impune golpe catalán, la total e irreversible fragmentación de España y la caída o al menos subordinación de la Monarquía hasta recibir el golpe definitivo.

¿Qué puede hacer el prisionero de la Zarzuela ante estas amenazas?

Puede plegarse a las exigencias del globalismo internacional, compadrear con sus cómplices los socialistas, golpistas, comunistas y demás enemigos de España y durar hasta que decida echarle ¿o incluso atentar contra él? O bien intentar resistir y oponerse al golpe. El emérito pasó a su actual condición tras la contundente indicación de Bilderberg. Claro que era un personaje turbio, encanallado y fácilmente chantajeable ¿Tiene alguna posibilidad de sobrevivir Felipe como rey? Si el golpe catalán, al que seguirían el vasco, el navarro entre otros…, se consumase definitivamente no parece que tampoco pudiera seguir siendo rey de una España destruida, humillada, amputada. La apuesta del globalismo parece ya demasiado fuerte como para intentar disimular siquiera como en anteriores ocasiones.

La situación no es fácil desde luego, pero paradójicamente, las mayores posibilidades estarían en que fuese capaz de liderar un difícil proceso de recuperación de la soberanía nacional. En promover un proceso de instauración de una genuina república aristotélica o politeia.

La decisión es muy arriesgada y desde luego exige voluntad, coraje e inteligencia. Amén de buenos, inteligentes y honrados asesores. En un gran artículo publicado hace cierto tiempo, el fallecido ex presidente checo, Vaclal Havel, había realizado valientes y lúcidas afirmaciones criticando la política de contemporización con el Mal representado entonces por Zapatero y hoy por el felón mercenario Sánchez y sus sostenedores:

Es suicida que la UE se deje atraer por las tradiciones políticas de Europa, cuyo denominador común es la idea de que es necesario apaciguar el mal y que la mejor manera de conseguir la paz es mediante la indiferencia hacia la libertad de los demás. Es justamente lo contrario…la miopía del presidente socialista español, José Luis Rodríguez Zapatero se ha impuesto…difícilmente se puede pensar en una forma mejor para que la UE deshonre los nobles ideales de libertad, igualdad y derechos humanos que profesa….

Es notable tal lucidez basada en el propio sufrimiento personal del dirigente checo y de su pueblo durante la tiranía comunista. También la valentía para expresar la verdad frente a los intereses bastardos del NOM y su instrumento ideológico: los think tank para establecer estrategias de dominación disimuladas mediante lo políticamente correcto. O la generosidad filantrópica para buscar el bien común sin revanchismo tras haber sufrido la injusticia de la que había sido objeto.

Toda una lección, la de la mejor Tradición liberal europea y española, que es preciso restablecer para salvar la dignidad de España, la de los españoles y recuperar la de la propia Corona y con ella la posibilidad de su permanencia.

 

 

 

 

Chusmas y sostenibilidad

“Cuando echamos una primera mirada a las grandes autoridades que se supone dirigen el mundo, lo primero que nos llama poderosamente la atención es la canalla gobernante ¡Qué gentuza! Ladrones, mafiosos, buscones, chulos, rijosos, criminales, mentirosos, psicópatas, prevaricadores, visionarios, traidores con sus propios ciudadanos y fantoches de toda ralea son los que en estos momentos ­–y creo que así ha sido siempre- tienen las riendas de este enorme rebaño humano extendido por toda la superficie del planeta. Muchas veces, cuando he visto la “foto de familia” publicada con gran despliegue en todos los periódicos tras algunas de las cumbres en las que cada cierto tiempo se divierten, me he parado detenidamente a identificar cada una de las caras y en voz alta he ido diciendo: este tendría que estar en la cárcel por prevaricador, este por estafador, este por haber ganado las elecciones haciendo trampa, este por borrachín, este por tener a su país en la miseria cuando dedica la mitad del presupuesto al ejército, este por haberse llevado a Suiza el dinero que robó, este por no haber cumplido nada de lo que prometió antes de las elecciones, este por haber comprado la presidencia con dinero del erario público, este por haber ayudado a sus amigos banqueros a blanquear ingentes cantidades de dinero, este por haber asesinado a sus enemigos políticos, este por indecente pues usaba a sus secretarias por debajo de la mesa presidencial, este por tener tratos con la mafia y a este habría que bajarlo de la presidencia sencillamente por incompetente o por haberse sentado a pactar con una banda de asesinos, contra el parecer de la mayoría de los ciudadanos de su país…”

Así se desahogaba el veterano investigador y antiguo jesuita Salvador Freixedo en su interesantísimo libro Teovnilogía, (Editorial Ushuaia, 2012). Y luego añadía:

Pero una vez más alta nos asalta una pregunta: ¿cómo es posible que individuos de esta calaña lleguen a estos puestos? Porque la realidad es que muchos de ellos son presidentes de países que aparentemente tienen regímenes democráticos y donde las elecciones se celebran limpiamente. Efectivamene, se celebran elecciones, y en la mayor parte de los casos aparentemente limpias, pero la manipulación de las masas por parte de los medios de comunicación, la escasez de políticos honestos y evolucionados y el atontamiento y borreguismo de nuestra sociedad son tales que es como un cáncer sistémico que ha invadido ya la esencia de muchas de las instituciones que constituyen el meollo de una verdadera democracia y en las que se basa nuestra convivencia. La independencia de los tres poderes es una pura utopía. La democracia de muchos países, y desde luego la de España es una farsa y una total mentira.

El Cuarto Poder (la prensa y los masivos medios de comunicación), que debiera ser un gran instrumento para que los ciudadanos estuviesen bien informados, ha sido siempre un medio de manipulación de las masas en manos de los políticos y de los poderosos”.

Sobre el crucial y lamentable papel de los media, Freixedo recoge una contundente cita del prestigioso periodista neoyorkino John Swinton, cuando, en ocasión de un homenaje, se dirigía así a sus colegas:

“No hay tal cosa como una prensa libre. Ustedes lo saben tan bien como yo. Ninguno de ustedes se atreve a escribir su honesta opinión, y si lo hiciese, saben perfectamente que no saldría impresa. A mi me pagan para que no escriba en el periódico en el que trabajo mi sincera opinión. A ustedes les pagan por lo mismo que a mí, y si alguno estuviese tan loco como para decir sinceramente lo que piensa, pronto estaría buscando trabajo. Si yo me permitiese escribir lo que pienso de muchas cosas en veinticuatro horas estaría despedido.

El trabajo de los periodistas es destruir la verdad, es mentir descaradamente, es pervertir, es vilipendiar, es adular a los que tienen el dinero y es vender a su patria y a su raza para ganarse el pan. Ustedes lo saben igual que yo. Por lo tanto, ¿a qué viene ese brindis por la prensa libre?

Nosotros somos las herramientas y los siervos de los ricos que están detrás de los bastidores. Nosotros somos solo muñecos: ellos tiran de los hilos y nosotros danzamos. Nuestros talentos, nuestras capacidades y nuestras vidas les pertenecen, somos prostitutas intelectuales”.

Aunque parezca en extremo exagerado quien como este autor ha tenido oportunidad de escribir en la prensa española ha de reconocer que desgraciadamente Swinton no andaba tan descaminado, al menos en muchos casos.

En nuestro Siglo de Oro dirían que el Cuarto Poder forma parte sustancial de la mohatra institucional. Pero, en la línea de la reflexión de Freixedo, ¿Cómo un tipo de la calaña de un Pedro Sánchez ha podido escalar en la cucaña presidencial de una de las naciones más antiguas del mundo? ¿Cómo es posible que no haya merecido la condena unánime de los ciudadanos y los media? ¿A qué se debe que incluso el Jefe del Estado le reciba con tan estentóreas muestras de empatía, satisfacción y complacencia más allá de las exigencias protocolarias? ¿Cobardía? ¿Miedo? ¿Incompetencia intelectual y moral?

Cuestión decisiva para la degradación y sostenibilidad del sistema en estas condiciones es el fomento de la chusma. El sistema fomenta el enchusmecimiento generalizado. El fracaso en la educación, el sabotaje de la Cultura, generan y engordan la chusma. Hay que sustituir al pueblo por chusma para que el invento se mantenga o prospere.

El enchusmecimiento, causa y efecto del  pensamiento único dirigido a enchusmecerse hasta estar dentro del redil como chusma bien enchusmecida, chapoteando en la chusmicultura que sostiene el régimen. La insolencia chusmosa descalifica lo que no entiende. Pero no es sino una etapa del proceso dirigida a convertir en chusma, es decir en gentes incapaces, infantilizadas, dependientes del Estado a las que se les ha impuesto consignas del pensamiento único para ocupar su vacío. Una especie de septicemia de carácter fatal que habrá de diezmarlas en el momento oportuno.

El auge de la chusma y de la chusmicultura explican la existencia y permanencia de los políticos infames de los que se hacía mérito al comienzo.

Y en esas estamos.

 

Pesadilla en la cocina

Al audaz pinche Tezanos formado durante decenios entre los pucheros de la PSOE y ahora ascendido a chef le ha salido algo indigesto su último vistoso potage pucherazo de diseño. Según sus guisos todo el mundo rendiría ditirambo alabanciosa pleitesía al sin par ZPedro, el risueño marido de la buscona pilla chollos, gran timonel del golpismo, adalid del Plan Kalergi y amiguete lacayuno para lo que gusten mandar de lo peorcito de la humanidad.

Pues, parece ser que no, que los sofisticados inventos tezaneros de la nueva cocina del nada liofilizado con sifón, mantienen escasa aceptación para el sentir general, que prefiere tradiciones gastronómicas de mayor sustancia y enjundia. Se acaba de comprobar cerca de Doñana, donde el prohombre socialista y gran prócer providencial que no nos merecemos se ha reunido con la fhüresa asquenazi para ver cuántos indeseables nos colocan, tarugo mediante. Sin olvidar visitar la jaula de cría de esclavos españoles en cautividad para echar cacahuetes a sus votantes.

En efecto, la gente presente en Sanlúcar ha recibido a la tenebrosa pareja globalista a gritos de ¡fuera!, ¡fuera! y otros acaso no tan reproducibles, como puede verse pinchando aquí.

A ver, Tezanos, ¿cómo arreglas este desa-guisado?

 

 

 

 

De másteres y otras mohatras

La elevación al Tribunal Supremo de la Exposición razonada con los supuestos delitos perpetrados por el flamante nuevo presidente del PP hace nada menos que diez años, por parte de una jueza jaleada por la incoherente y sectaria chusma progre, mueve a una serie de reflexiones que podemos comentar brevemente, aunque con obvio carácter provisional.

Una de ellas es el propio proceso de degradación experimentado por la Universidad española durante la Monarquía. El modelo nacional de pocos centros universitarios en toda España y de exigencia pasó a mejor vida con las cátedras patrióticas para chicos de la PSOE en la era de González. El anterior era un modelo que cabría calificar como de ideal aristocrático en el sentido griego, es decir de formación y promoción de los mejores. Un modelo que debía ser completado con una política de becas para quienes en verdad la merecían de modo que nadie fuese discriminado por razones económicas o de extracción social en su proceso personal dirigido al logro de la excelencia profesional y al ascenso social por méritos propios.

Pero, más tarde a medida que avanzaba el proceso de descentralización y se transfería poder a los caciques y las tribus territoriales, cada cacique regional o municipal quería funcionar en círculo cerrado y tener su propio chiringuito universitario a manipular en el territorio de su cacicato. En consecuencia, los títulos experimentaron un proceso de creciente pérdida de credibilidad hasta convertirse casi en meras estampitas mohatreras en algunos casos. La calidad cayó en picado, tanto por la propia del profesorado cuanto por un efecto de competencia con rebajas. Hay que sostener el decorado y esto no deja de ser caro. No se podía espantar a la disputada clientela con exigencias para el aprobado. El resultado final de este proceso de deterioro y autonomía fue una estrepitosa caída de las universidades españolas dentro de las clasificaciones de calidad a nivel mundial.  Sumidas en un creciente descrédito lo que no se daba con la enseñanza reglada se ofrecía en forma de milagrosos aunque onerosos másteres generalistas capaces de desasnar al más recalcitrante analfabeto (o analfabeta, porque cada vez hay más mujeres en el invento).

Surge así el abigarrado mercado de másteres más o menos útiles e interesantes o por contra, mohatreros.  Maleza y hojarasca que en muchos casos tapa los defectos de la falta de formación estructural, de la correcta arquitectura de tronco y ramas principales. El majestuoso árbol luliano de la Ciencia convertido en intrincado y oscuro matorral más o menos rastrero. Al cabo, también una pena para los másteres de auténtico prestigio organizados por buenos profesionales y dirigidos a personas que se esfuerzan con sacrificio de su tiempo para tratar de ser mejores en lo suyo.

Y luego también la carrera en pelo de curricula tuneados por parte de casi todos nuestros próceres y próceras. El presidente actual oculta su tesis doctoral de la que se sospecha ha sido un fraude confeccionado por funcionarios afines de un ministerio amigo. Adorna su inflado currículo con algún máster inexistente con tal título. Así sería su fantasmagórico Máster en Liderazgo Público por el IESE.

Cuando aconteció el acoso y caza de la Cifuentes asistimos entre incrédulos y divertidos no ya a la natural caída otoñal de la hoja sino a una severa poda en los barrocos curricula tuneados de casi todos nuestros políticos.  A falta de verdadero mérito y capacitación se trataba de cubrir las vergüenzas con títulos que aunque hueros suenen bien sobre todo si se meten palabrotas en pichilinguis. Y desde luego también a falta de otras cuestiones sin importancia propias de nuestras repugnantes zurdas españolas tales como traición, felonía, complicidad con la plutocracia y el golpismo, saqueo del erario, robo a los parados,… lo de los másteres mohatreros puede dar mucho juego para hostigar a la derecha o, sin exagerar con los nombres, a la no izquierda.

Pero, si en la Monarquía española casi todo resulta mohatra institucional, una tramoya, un vistoso decorado para ocultar el verdadero entramado oligárquico de poder, ¿qué importa una mohatra más o menos?  Pues sí. Importa la posibilidad de mantener bajo sospecha, bajo oportuno chantaje, a quienes disfrutan o aspiran al Poder vicario de representación visible de las oligarquías.

Más datos. Al parecer, la jueza de marras sería descendiente de don José Rodríguez- Medel quien fuera comandante de la Guardia civil en Pamplona en julio de 1936, resultando muerto en una escaramuza por alguno de sus subordinados seguidores del general republicano alzado Emilio Mola Vidal. Una cuestión relevante de memoria histórica con inopinadas consecuencias actuales que debiera ser aclarada. Sobre todo para despejar cualquier asomo de duda sobre hipotéticas diacrónicas venganzas. Más claro aún, es importante investigar si acaso estuviésemos ante un nuevo caso de presunta prevaricación judicial.

La acusación contra Casado fundamentalmente se basa en el testimonio de un conocido periodista empleado del sionista George Soros, tenebroso plutócrata globalista fianciero favorecedor del golpe catalán recibido con todos los honores por nuestro eminente doctor Sánchez en su despacho oficial en la Moncloa.

No deja de sorprender dedicar tantos días de trabajo judicial ¡para que luego digan que la Justicia está desbordada! para alumbrar una Exposición razonada de cincuenta y cuatro páginas. Ni tampoco que esto ocurra a primeros de agosto con lo que se ayuda a mantener el acoso y el suspense. Pero mientras nos distraen al menos hasta setiembre, en que podría pronunciarse el Supremo ahora de vacaciones, con este asunto decisivo para la suerte del planeta, no importa que el golpista racista Torra a quien recibe amigablemente el eminente doctor Sánchez amenace impunemente al Jefe de Estado desde su cargo institucional. O que los enemigos de España usen al ignaro Puchimon como ariete para el acoso y derribo de los intereses de nuestra patria. O que el sanguinario etarra Potros con tantos y odiosos crímenes en su hoja de servicios para la causa nacionalista vasca haya salido de la cárcel con las rebajas de verano y reciba el homenaje de sus cómplices. O que se quiera engordar la gusanera de la deuda hasta una posible suspensión de pagos.  O que los socialistas puedan salir de rositas de sus múltiples desfalcos, algunos de ellos robando a los propios parados…. o que…

Son cosas raras que el tiempo irá aclarando. Pero que parecerían mostrar que los globalistas de todos los partidos temen a Casado, pero sobre todo a lo que pudiera significar de recuperación para la noble causa de España del viejo y desacreditado partido de la derecha acomplejada o colaboracionista de Mariano y su ambiciosa lugartenienta, la bilderbergiana Soraya.

 

 

Del nuevo Instituto Avellaneda, antes Cervantes

Dentro de la ignorancia y estulticia de gran parte de nuestra clase política dirigente parasitaria destaca por méritos propio la lugartenienta del gobierno sanchopedrero. Cabe considerar como disculpa que es socialista, miembra primate de las “repugnantes zurdas españolas” como las calificaba el poeta Antonio Machado, lo que al parecer da patente de corso para ignorar los rudimentos básicos de la Cultura y la Tradición españolas, incluido nuestro gran siglo de oro. Y para añadir a la ignorancia: la osadía, el desparpajo de nuestras próceras hembristas militantes y militantas. No es una preciosa ridícula, o IN-culta latiniparla, sino la maruja mandamás del gineceo zamarramalero de una permanente festividad de Santa Agueda.

Pero, aún así, con todo y eso, la señora “e moito” como dicen aquí en Galicia. En efecto, durante la más alta ocasión que vieron los siglos, la toma de posesión del nuevo director del Instituto Avellaneda, antes Cervantes, la enmucetada madame se ha puesto a pontificar a su basto modo sobre la obra capital de la Literatura española y puede que de la universal.

En un singular discurso dirigido a gilipollas, gilipollos y gilipolles de su cuerda la escoliasta feliz y jefa de maritorneras considera que en la nueva memoria histórica que patrocina, menos don Quijote y más Sancho o Aldonza o Dulcinea. Esta cretina partidaria de la igualad del cero es cero zapatero ignora por completo los fundamentos metafísicos y tradicionales de la obra maestra cervantina. Una obra inspirada en la cábala sefardita, la Gnosis, el neoplatonismo, el ideal caballeresco. Un universo de jerarquía, aristocrático en el sentido exacto de la palabra: de acción de los mejores, el propio de la Caballería y de los ideales metafísicos que la inspira, muy distinto al de la pretendida igualdad basura que la interfecta en su lamentable ignorancia culposa proclama.

Durante la Edad Media las antiguas Órdenes de Caballería trataban de contribuir a ese orden intentando que la Fuerza estuviera bajo el imperio de una concepción metafísica. Así, bajo la forma de la dualidad entre el caballero y su dama. El primer deber del caballero era ser fuerte, pero existía un código moral de uso de esa fuerza. Lo explicaba, antes que nuestro gran Cervantes, Raimundo Lulio en su famoso Libro del Orden de Caballería. Lulio que dividía la materia en siete partes. La primera del Principio de la Caballería, la segunda del Oficio del Caballero. La tercera del Examen que se debe hacer al escudero que quiere entrar en la Orden de Caballería. La cuarta del Modo de ser armado caballero. La quinta sobre el significado de las Armas del caballero. La sexta de sus Costumbres. La séptima es del Honor que se debe hacer al caballero.

Luego que comenzó en el mundo el desprecio de la justicia por haberse apocado la caridad, convino que por medio del temor volviese a ser honrada la justicia.” Para ello según un ideal aristocrático de selección de los mejores, se fueron eligiendo los más sabios, amables, leales, fuertes, ánimo más noble, de mejor trato y crianza. “Lo primero que debe preguntarse al escudero, para ser caballero, es si ama o teme a Dios. Así como caballero sin caballo no se aviene al oficio de caballero, escudero sin nobleza de corazón no se aviene con la Orden de Caballería. La nobleza de corazón no la pidas a la boca, porque no siempre dice la verdad, ni la pidas al vestido honrado, porque debajo de un honroso manto puede haber un corazón vil y flaco, en que haya maldad y engaño. Paraje o hidalguía y Caballería se convienen y concuerdan porque el paraje no es más que antiguo honor continuado, y la Caballería es una Orden y regla que se mantiene desde el tiempo en que fue instituida hasta el presente”.

El Libro de Caballería establece también que una de las primeras obligaciones del escudero que quiere ser ordenado caballero es la de la Fortaleza, pues sólo el que es fuerte puede luchar por la Justicia. Todo lo contrario del gobierno débil y entreguista al servicio del Mal que la madame representa.

Y hablemos de la Dama. La Dama en el ideal caballeresco es el símbolo de los valores metafísicos que deben inspirar al Caballero en el ejercicio de su labor. Nunca puede ser igual al caballero como pretende la cretina miembra sanchopedresca gubernamental.

El pensamiento político de Cervantes, como puede comprobarse por ejemplo pinchando aquí, resulta ser todo lo contrario de los de este gobierno socialista infame. Un gobierno de felones, cobardes, apoyado por especuladores con las manos manchadas de sangre, amos de Andresillos, curas trabucaires y traidores y corruptos de la peor ralea. Al contrario, el planteamiento cervantino es liberal, de respeto a principios éticos de orden superior, de pocas leyes pero nobles, dirigidas al bien común y con voluntad de cumplirlas. Las antípodas del sanchopedresco, si es que tiene alguno además crear caos y devastación en la práctica para favorecer a sus amos que le han aupado a la cucaña.

Cuando Don Quijote y Sancho buscan a Dulcinea, es decir: el Alma, encuentran que la Iglesia, (con mayúscula en la edición princeps, es decir, como Institución), representa un tremendo obstáculo para encontrarla.

La lugartenienta debiera pararse a pensar sobre si el mayor obstáculo para el desenvolvimiento espiritual, intelectual, y de bienestar del sufrido pueblo español es su propio partido y lo que representa. Bajo el disfraz de la pretendida igualdad, están el fanatismo, la ambición, la codicia, la ignorancia, el resentimiento, la hipocresía. La igualdad de la bazofia, de la villanía, de la mediocridad y la demagogia de las chusmas que ella promueve y con las que se identifica. El “ideal” contra aristocrático refrito por la memoria histórica: basado en el vicio, la ignorancia, en el jalear las bajas pasiones del populacho.

Como es sabido Avellaneda, otro okupa impostor e hipócrita ventajista como el propio Sánchez, transforma a Don Quijote de un noble caballero luchador por un ideal sublime a un loco para encerrar en el Nuncio toledano. Y a Dulcinea, el símbolo del más alto Ideal en una prostituta. Don Quijote es la Cultura, el patriotismo inspirado en los ideales de Dulcinea. Vendría a ser la malvada “Derecha” y el mundo metafísico, en consecuencia hay que encerrarlo en una jaula, hay que prostituirlo.

De valores metafísicos, del Ideal caballeresco, no. Pero de desfalcos, de mediocridad y de putas entiende mucho esta gente, que por pura coherencia debiera rebautizar al antiguo Instituto Cervantes en Instituto Avellaneda. Algo necesario antes de mancillar el nombre del insigne autor, honra de la Libertad, de las Letras y de la Cultura españolas.

Conferencia: El pensamiento Político de Cervantes. Salón de Actos sede central de la Caixa en La Coruña

Más sobre cervantismo

 

 

San Alfonso María de Ligorio y la Metapsíquica

Hoy, uno de agosto, muchos españoles comienzan sus vacaciones de verano. Algunos de ellos, si los diversos huelguistas no lo impiden, vuelan en dirección a sus destinos. También hoy la Iglesia Católica conmemora la festividad de San Alfonso María de Ligorio, protagonista de un famoso vuelo que oficialmente se convirtió en milagro. Pero un vuelo especial. Un caso más de lo que se ha venido en llamar vuelos astrales, cosa no solo de santos sino de muchos protagonistas de fenómenos metapsíquicos. Y un fenómeno difícil de explicar salvo mediante la investigación de paradigmas científicos no groseramente materialistas. En un mundo que en las cuestiones metafísicas cada vez se muestra más ignorante y embrutecido resulta no solo conveniente sino indispensable informarse y formarse opinión. La peripecia del santo parece lejana, incluso increíble, pero los fenómenos que hay detrás resultan apasionantes para la investigación e indispensables para nuestra propia evolución intelectual y espiritual.

La vida del santo de mi nombre, el fundador de los Redentoristas San Alfonso María de Ligorio, cuya festividad se celebra hoy el día uno de agosto, nos muestra aspectos de gran interés a los estudiosos de los fenómenos metapsíquicos.

Como es conocido, e influyó en su posterior canonización, el “milagro” más famoso de San Alfonso María de Ligorio fue un desdoblamiento astral de que le permitió asistir a la muerte del Papa Clemente XIV en Roma mientras permanecía en Nápoles.

¿Qué fenómeno es el que se trasmite con el “milagro” de San Alfonso María de Ligorio? Lo que se expresa es un fenómeno metapsíquico: la experiencia de la percepción del plano astral por personas en estado de hipersensibilidad que puede hacerse más general mediante una persona dotada de facultades mediúmnicas o especiales. Esta percepción astral se asocia a la muerte. Cosa que enunciada así, tan de sopetón, puede mover a incredulidad sino sonrisa suficiente del lector más racionalista, que no investigador ecuánime racional. Pero este tipo de fenómenos han sido estudiados por muchos científicos de talla internacional, que en un principio trataban de demostrar que se trataba de fraudes o supercherías, hasta darse cuenta que dicha hipótesis del fraude bien pudiera explicar algunos, o muchos, casos pero no todos. Así, por ejemplo, entre otros, Sir William Crookes, descubridor del elemento químico talio, el naturalista Russell Wallace, Geley, el reverendo Stainton Moses, el astrónomo Flammarion, el alienista Lombroso, Oliver Lodge o el Profesor Richet, catedrático y Premio Nobel de Medicina de 1913. Este notable y valiente profesor de Fisiología en la Sorbona dedicó gran parte de su vida a la investigación de estos fenómenos extraños que el bautizó con el nombre de metapsíquicos. Sin embargo, el término Metapsíquica que voy a seguir utilizando comenzó a ser sustituido desde el congreso de Utrech en 1953 por el más conocido hoy de Parapsicología, empleado en Alemania.  Se pretendía desligarlo etimológica y simbólicamente de la metafísica para mejor resaltar lo empírico o fenomenal.

El doctor Richet define la Metapsíquica como la ciencia que tiene por objeto los fenómenos mecánicos y psíquicos debidos a fuerzas que parecen inteligentes o a potencias desconocidas latentes en la inteligencia humana. También asegura que está establecido, es decir no es una simple hipótesis sino un hecho, que: “existen vibraciones o fuerzas en el Universo que conmueven nuestra sensibilidad y determinan ciertos conocimientos de la realidad que nuestros sentidos normales no han podido dar”. Carlos Richet descubrió, gracias a sus propias experiencias durante décadas como profesor e investigador, al menos cuatro importantes fenómenos: Criptestesia. Telequinesia. Ectoplasmia. Premonición.

Estas definiciones están recogidas de su Tratado de Metapsíquica de 1922, versión española de Editorial Araluce, prologada por el Doctor Ferrán, que constituye uno de los más importantes tratados científicos sobre este tema.

La Antigüedad ya tenía noticias de la existencia en el hombre de muchos principios y cuerpos diferentes. Tal era la creencia de los zoroastrinos, la de los egipcios y la de los griegos. También parece encontrarse en la iconología sumeria con sus conocidas e inquietantes figuras aladas. Y desde luego en la Iglesia Católica primitiva, sin olvidar el priscilianismo, aquí en Galicia.

Un moderno gran investigador de estos fenómenos, Sir Arthur Conan Doyle,  autor de la famosa saga del investigador Sherlock Holmes, médico, estudioso del mundo del esoterismo, achaca a la ignorante beatería hipócrita dominante ciertos ataques de un clero cristiano que sacrifica el Conocimiento al Poder ya que “es sorprendente que al leer los primitivos escritos de los Padres de la Iglesia, hallemos que éstos poseían ya completamente el conocimiento psíquico y de las ciencias psíquicas. Los cristianos primitivos vivían en íntimo y familiar contacto con los seres invisibles, y su fe absoluta y constante se fundaba en el conocimiento positivo y personal que adquirían con dicho contacto”.

Sin embargo, la Iglesia Católica cuenta infinidad de casos parecidos, además del de San Alfonso María de Ligorio. Así, por ejemplo, entre ellos:

San Agustín en La ciudad de Dios habla de un caso de desdoblamiento en forma animal el del padre de Prestantius. Este había comido un alimento envenenado y quedó como dormido varios días sin que fuera posible despertarle. Cuando despertó al cabo de varios días relató lo que creía haber soñado. Se había transformado en caballo y había estado llevando provisiones a unos soldados a Rhetia, dando detalles que se pudieron comprobar.  San Agustín trata de explicar el hecho: no creo que sean demonios. “Más bien creería que en este hombre el elemento de la imaginación que se transforma en fantasmas, tomaba el aspecto de las cosas exteriores, bajo la acción del pensamiento o de los sueños, y aunque incorpóreo revistiendo con prontitud maravillosa la imagen de los cuerpos, creería digo que este elemento, cuando los sentidos permanecen amodorrados o cerrados puede de manera que no se explica, presentarse a los sentidos de otro con forma corporal. Así mientras su cuerpo yace en cualquier parte, viviendo aún, pero con los sentidos encadenados más fuertemente que durante el sueño, el fantasma de su imaginación, incorporado, por decirlo así a los rasgos de cualquier animal, aparece ante los sentidos de otras personas, y el mismo se ve, como se ve en los sueños, llevando fardos bajo aquella forma…” (Lib, 18, c23)

El papa San Clemente celebraba misa en Roma cuando de pronto pareció que se durmió con profundo sueño, que duró tres horas. Cuando despertó dijo al pueblo que por orden de San Pedro había ido a Pisa a consagrar un templo. Todos los fieles le habían visto en Pisa durante el oficio que se había celebrado el mismo día y a la misma hora en que dormía en Roma.

En 1571, San Francisco Javier se hallaba en un navío que iba del Japón a China y que fue sorprendido por una tempestad terrible. Quince hombres que habían bajado a una chalupa fueron arrebatados y desaparecieron. Cuando el temporal amainó, la tripulación se preocupó por el bote, pero San Francisco Javier que estaba en oración les dijo que no se preocuparan, puesto que aparecerían pasados tres días. Efectivamente, así fue. Rescatados los desaparecidos, indicaron que no habían tenido miedo porque el santo había estado todo el tiempo con ellos, guiando la pequeña embarcación. La tripulación del navío también aseguraba que éste no había abandonado la nave en ningún momento.

Para explicar estos extraños fenómenos más allá del recurso al milagro se barajan por la Iglesia Católica dos hipótesis:

Los partidarios de la bicorporeidad real o desdoblamiento, que admiten que el alma se puede separar del cuerpo, alejarse de él y aparecer lejos, tomando la materia del medio ambiente para constituirse un cuerpo que es exactamente el doble del que permanece inanimado.

Los partidarios de la representación, la mayoría, que creen que el alma no abandona jamás el cuerpo sino en la muerte, y que es un ángel el que toma las apariencias del cuerpo para ejecutar por sí mismo los actos que se atribuyen a la fantasma. También puede darse el caso que el individuo se traslade en cuerpo y alma, y entonces es el ángel quien toma su lugar como durmiente.

El primer caso coincidiría con las ancestrales técnicas y prácticas chamánicas de desdoblamiento inducido, en este caso de los chamanes, de carácter voluntario. De modo semejante el místico extático sumido en el sueño del éxtasis permanece inerte con apariencia de muerte, mientras que en otra parte aparece vivo y ocupándose del cumplimiento de su misión. El alma tendría la facultad de separarse del cuerpo mientras el éxtasis durase. Tal vez los místicos alcanzan la visión de este otro plano dimensional cuando hablan de ser trasportados al tercer cielo (San Pablo) o a la séptima morada (Santa Teresa) por citar algunos famosos dentro del ámbito del Cristianismo auque el fenómeno de la Mística sea universal. La antes citada Santa Teresa de Ávila estuvo a punto de ser enterrada viva en cierta ocasión durante un éxtasis experimentado durante su juventud en el que parecía muerta. ¿Por qué no muere, si no está el alma? Porque no se habría separado totalmente del cuerpo permaneciendo unido a él de forma sutil. Para algunos autores cristianos hay que distinguir entre alma y espíritu. Se llama espíritu cuando tiene conciencia de su elevación y de las maravillas que Dios ha obrado en ella, cuando se purifica, se separa de la tierra para vivir hacia Dios. Se llama alma cuando se une a su cuerpo para animarle para conservar en él su vida vegetativa y animal.

La Tradición enseña características de la constitución del hombre que explicarían los fenómenos de bilocación o desdoblamiento astral. ¿Cómo está constituido el hombre? Evidentemente del cuerpo material o bioquímico. Pero ¿existen más cuerpos? Las religiones establecen que existe también un alma o espíritu.

Las escuelas y concepciones esotéricas sostienen la existencia de una especie de intermediario entre uno y otro que está en comunicación con ambos. Tal sería el Ferner de Zoroastro, el Zelén de Ruach de los cabalistas, el nefest de la Biblia, el arqueo de Paracelso, el periespíritu de los espiritistas, el cuerpo astral de teósofos y alquimistas…

Ahora bien, este elemento intermediario también puede dividirse a su vez según las diferentes escuelas esotéricas. Suelen dividir esta tipología ternaria a su vez en otras tres de las que sus límites contiguos se solaparían dando lugar a una constitución septenaria del hombre. La doctrina de la multiplicidad de cuerpos, vehículo cada uno de un alma ya era defendida por Prisciliano y en general por la Gnosis. Dentro de esta visión antropológica las almas irían descendiendo cada una en su plano hasta cada vez mayor grado de materialización.  Tras la muerte, el proceso sería contrario, si bien afectado por la metempsicosis. Por ello los priscilianistas negaban la resurrección de los cuerpos como defiende el Cristianismo oficial. Según Murguía el priscilianismo arraigó en Galicia gracias a la tradición panteísta celta, cosa que objeta Menéndez Pelayo en el sentido de que el segundo era materialista y el primero de orden idealista pues la materia era obra defectuosa de un demiurgo malo.

Ahorro al amigo lector la  farragosa enumeración de los distintos términos con los que cada escuela los designa porque nos importan más los fenómenos que sus teologías. Pero, a efectos descriptivos para la mejor comprensión del fenómeno, adoptó aquí la siguiente clasificación según el nivel de materialización y supervivencia de cada cuerpo que resulta vehículo de manifestación en su plano correspondiente del superior: Cuerpo físico. Doble etéreo. Cuerpo astral. Cuerpo mental. Cuerpo causal.  Cuerpos espirituales superiores o de alta vibración, inaccesibles a la investigación empírica. Según la terminología de los teósofos el espíritu sería el cuerpo mental y el alma el cuerpo astral. El cuerpo glorioso llamado así por San Pablo sería la combinación de cuerpo astral y cuerpo mental.

El doble etérico se disuelve pocos días después de la muerte del cuerpo físico. Por eso no se deberían incinerar los cadáveres hasta al menos pasados tres días desde el fallecimiento. El cuerpo astral, que posee forma humana, se mantiene en su plano durante mucho más tiempo. El cuerpo mental es una especie de aura especialmente brillante en la cabeza.  El Dr. Baraduc afirma haberlo fotografiado en forma de bola luminosa. El cuerpo causal no parece poseer forma definida ni se ha podido fotografiar. Sería la frontera de las manifestaciones perceptibles por el presente conocimiento humano.

Fuere como fuere, desde luego en la biografía de San Alfonso María de Ligorio hay cuestiones de gran interés para el que quiera estudiarlas libre de prejuicios. Para ellos tengo el honor de ofrecer una breve selección de libros clásicos sobre este asunto, publicados en español.

 

Selección de libros de Metapsíquica

Entre los clásicos cabe citar,

Tratado de Metapsíquica. Charles Richet. Premio Nobel de Medicina 1913.  Casa editorial Araluce. 1923.

La Vida póstuma. Charles Lancelín. Biblioteca Laboremus. 1930.

En lo invisible. Espiritismo y Mediumnidad. Tratado de espiritismo experimental. Los hechos y las leyes. León Denís. Casa editorial Carbonell y Esteva.

El Espiritismo. Su Historia. Sus Doctrinas. Sus Hechos. Sir Arthur Conan Doyle. Biblioteca del mas allá Aguilar. 1927.

L` Inconnu et les problemas psychiques. Camille Flammarion. Paris. Ernest Flammarion Editeur.

El Universo invisible. Edmundo González Blanco. Editorial Mundo Latino. 1929.

La Filosofía esotérica de la India. J Chatterji. Biblioteca Orientalista Maynadé.

El Budismo esotérico. A. P. Sinnett. B Rodríguez Sierra Editor.

Las vidas sucesivas. Documentos para el estudio de esta cuestión. Alberto de Rochas. M Aguilar.

Exteriorización de la motilidad. Observaciones y experiencias.  Alberto de Rochas. Imprenta de Pujol y Cía. 1897..

El Conocimiento supranormal. Estudio experimental. Dr. Eugene Osty.  M Aguilar. 1922.

Magia Teúrgica. Quintín López Gómez. Establecimiento tipográfico de Juan Torrens y Coral. 1899.

Ciencia magnética. Quintín López Gómez. Librería de Juan Torrens y Coral. 1905.

El Fantasma de los vivos. H. Durville. Biblioteca de la Irradiación.

La Muerte y su misterio. Antes de la muerte. Tomo I. Camilo Flammarion. M Aguilar.

La Muerte y su misterio. Alrededor de la muerte. Tomo II. Camilo Flammarion. M Aguilar.

La Muerte y su misterio. Después de la muerte. Tomo III. Camilo Flammarion. M Aguilar.

Las Casas de Duendes. Al margen de la Muerte y su misterio. Camilo Flammarion. M Aguilar.

La ectoplasmia y la Clarividencia. Observaciones y experiencias personales. Dr. Gustavo Geley. M Aguilar.

Las fuerzas sutiles de la Naturaleza. Rama Prasad. Imprenta de Juan Sallent. Barcelona. 1923.

Historia del Espiritualismo experimental. C de Vesme. M Aguilar.

 

Y entre los más modernos,

Tratado de Parapsicología. René Sudre. Ediciones Siglo Veinte. 1973

La Hipnosis. Problemas teóricos y prácticos. Técnica. Dr. L. Chertok. Atika. 1964.

Hipnoterapia. ¿Acceso a vidas pasadas? Vicente Ortiz. Editorial Manuscritos. 2009.

Lo paranormal ¿existe? Casos y experiencias reales. José María Pilón. Temas de hoy. 1996

Más allá de los fenómenos paranormales. Germán de Argumosa. Ediciones Oberón. 2014

Encuesta detrás de lo visible. Ventila Horia. Plaza y Janés. 1980.

Cartas del Más Allá. Mis experiencias con los espíritus. Ángela Ghislery. Edaf. 1997

Memorias de una Médium. Ángela Ghislery. Los Libros del Olivo. 2014

Los Ángeles te hablan. Mensajes de Amor, Sabiduría y consuelo. Ángela Ghislery. Edaf. 2013

 

 

 

 

Conspiraciones: El golpe continúa, la violencia avanza, pero cerrado hasta setiembre

Es evidencia de razón que la situación internacional está muy deteriorada. Y que la de España también cada vez resulta más preocupante. Los golpes de Estado vigentes están triunfando y nuestras perspectivas de convivencia y bienestar basadas en el imperio de la legalidad, se están  deteriorando hasta un punto especialmente peligroso.

Mientras Su Majestad y la Sodoma gubernamental (por aquello de que ni Lot podría encontrar a nadie justo) se van de vacaciones, el problema español cada vez resulta más preocupante. Entre otras gravísimas cuestiones: Un gobernante que actúa como un mercenario amoral que sin empacho ni pudor recibe en su despacho oficial a especuladores financieros, golpistas y chantajistas. Un magistrado juez del Supremo que ha de huir para no ser linchado por las turbas nazis catalanas pagadas con el dinero que nos roban a los españoles, vía impuestos y vía monopolios; una revuelta violenta de taxistas contra la legalidad vigente que supone un lock out  anticonstitucional que amenaza la libre circulación de personas por las principales ciudades españolas, la permanente violación impune de nuestras fronteras incluso agrediendo mediante bandas criminales organizadas y armadas a nuestros agentes de Orden Público a quienes sus mandos al parecer les impiden defenderse y cumplir sus cometidos constitucionales… pero…¡ aquí no pasa nada!

O sí: los socialistas, como entonces, los golpistas catalanes, como entonces, pero hoy ayudados por una poblada quinta columna de salvajes y gentuza importados y organizados por la plutocracia financiera globalista internacional nos están volviendo a llevar al umbral de otro peligroso 36.

Para algunos las cosas van mal porque sí. Si pueden ir mal, pues van mal y basta, sin que haya que buscar tres píes al gato. Para otros considerados como “conspiranoicos” por lo anteriores, muchos de los grandes problemas de la Humanidad se deben a las acciones de grupos extremadamente minoritarios y poderosos que son capaces de generar los acontecimientos de una agenda mundial acorde a sus intereses, aunque al coste de provocar conflictos, desastres o incluso guerras abiertas.  Es decir, una Teoría de la Conspiración más o menos certera o más o menos fantástica.

Pero los hechos son que el mercenario de la Moncloa ha sido puesto como ocupa ilegítimo por lo peor de España. Que además recibe a un sionista peligrosísimo para  que le dé instrucciones:  Todas las desgracias que nos están ocurriendo, ¿son por impericia o son premeditadas?

Vamos a recoger a continuación un curioso testimonio de uno de los grandes intelectuales españoles al que cabría incluir en este segundo grupo de “conspiranoicos”.

Su testimonio es del siglo de Oro. Los enemigos denunciados por él entonces, probablemente los mismos que ahora. Cierta plutocracia globalista financiera fácilmente identificable.

Se trata del recuerdo de un personaje de gran interés y actualidad, porque la verdadera Cultura no es pasajera ni perecedera sino que permanece ya que conecta con las invariantes de la naturaleza humana.

Me refiero a Don Francisco de Quevedo y Villegas. Hidalgo de escasa fortuna, además de ingenioso autor prolífico que tocó todos los géneros literarios, fue un importante intelectual político que padeció más de un encontronazo con el Poder. Un patriota comprometido y preocupado por la deriva que iba tomando la Cosa pública en tiempos de Felipe IV.  Un rey que inspiró al principio de su reinado la ilusión de que las cosas podrían ir mejor. Pero Quevedo, como los demás, pronto se vio otra vez defraudado por la Monarquía.

Y es que, según uno de sus compiladores, “conociendo alternativamente el favor y la desgracia, en medio de una vida de contrastes hay algo que tiene unidad a lo largo de su existencia, y esto es el amor por el bienestar público, al que sacrificó su libertad, salud y reposo”.

Ahora cabe recordar aquí su lúcida visión sobre un tema de moda, el de las conspiraciones reales o supuestas. Me refiero a una breve obra maestra, un no muy conocido tratado político suyo, muy incorrecto, póstumo por haber sido secuestrado junto a otros documentos del autor cuando fuera preso en San Marcos, y al que los guardianes alabanciosos del Poder no dudarían en calificar de antisemita, término muy socorrido y facilón cuando se pretenden tapar incómodas fechorías del Poder. Se trata de La Fortuna con seso y la hora de todos.

Durante una hora, Júpiter obliga a la veleidosa Fortuna a sujetarse a la Razón, dando lugar a singulares alternativas que ponen de relieve la doblez, injusticia y sinrazón de nuestras relaciones sociales e institucionales. Todo un entramado de complicidades y despropósitos que recuerda las ideas e influencias de Erasmo.

De este modo desenmascara la hipocresía del tinglado institucional, en el que nada es lo que parece o debiera ser de acuerdo a sus fines confesados.

La obra demuestra la lucidez y erudición de su autor, su gran conocimiento de la política nacional e internacional de su época, en la que no falta una visión geopolítica o estratégica, que tanto se echa en falta entre nuestros mediocres próceres actuales. Así, por ejemplo, los equilibrios de los pequeños reinos italianos para mantenerse empleando a Su Católica Majestad contra el Rey Cristianísimo y viceversa.

No falta la visión moral: “La malicia introduce la discordia en el mundo y la astucia conserva al mundo en discordia y la disimulación hace bienquisto al que siembra la cizaña del propio que la padece”.

O la lucidez con la que constata la permanente inanidad de la Justicia en el Reino de España. El tinglado judicial como negocio de pícaros y sacamantecas: “la nota de la petición pedía dineros; el pasante pedía la pitanza de escribirla; el procurador, la de presentarla; el escribano de la cámara la de su oficio; el relator, la de su relación…” La Hora de la sinceridad explica que… “en los pleitos lo más barato es la parte contraria….más queremos una parte contraria que cinco (las propias)…cuando nosotros ganemos el pleito, el pleito nos ha perdido a nosotros… el mejor juriconsulto es la concordia…”

No parece que sea el perfil psicológico o profesional de un juez el más adecuado para acciones ejecutivas como las de los ministerios de Interior o Defensa, y aún menos en situaciones que requieren iniciativa, dinamismo y enérgica contundencia. Pero, quiero extenderme en otra visión que parece extraída no de un texto de nuestro Siglo de Oro sino de la más pura literatura mal llamada conspiranoica actual. Es la parte dedicada a la Isla de los Monopantos.

Reunión en la sinagoga de Salónica con rabíes representantes de las principales juderías. Entre ellos los Monopantos…”son hombres de cuadriplicada malicia, de perfecta hipocresía, de extremada disimulación, de tan equívoca apariencia, que todas las leyes y naciones les tienen por suyos…

Así habló Rabí Saadías:

Nosotros, primer linaje del mundo, que somos desperdicio de las edades y multitud derramada  que yace en esclavitud y vituperio congojoso, viendo arder en discordias al mundo, nos hemos juntado a prevenir advertencia desvelada en los presentes tumultos, para mejorar en la ruina de todos nuestro partido….y todo este enredo ciego y belicoso (se refiere a la promoción o financiación de guerras y rebeliones) causamos con haber tejido el socorro de cada uno en el arbitrio de su mayor contrario; porque nosotros socorremos como el que da con interés dineros al que juega y pierde, para que pierda más. No niego que los Monopantos son gariteros de la tabaola de Europa, que dan cartas y tantos, y entre lo que sacan de las barajas que meten y de luces, se quedan con todo el oro y la plata, no dejando a los jugadores sino voces y ruido, y perdición, y ansia de desquitarse a que los inducen porque su garito, que es fin de todos no tenga fin.

Ha considerado esta sinagoga que el oro y la plata son los verdaderos hijos de la tierra que hacen guerra al Cielo… el dinero es una deidad de rebozo que en ninguna parte tiene altar público y en todas tiene adoración secreta; no tiene templo particular porque se introduce en los templos. Es la riqueza una seta universal en que convienen los más espíritus del mundo, y la codicia, un heresiarca bienquisto de los discursos políticos y el conciliador de todas las diferencias de opiniones y humores…

No tenemos ni admitimos nombre de reino ni de república, ni otro que el de Monopantos: dejamos los apellidos a las repúblicas y a los reyes, y tomámosles el poder limpio de la vanidad de aquellas palabras magníficas; encaminamos nuestra pretensión a que ellos sean señores del mundo y nosotros de ellos. para fin tan de lleno de majestad no hemos hallado con quien hacer confederación igual, a pérdida y a ganancia, sino con vosotros que sois los tramposos de toda Europa. Y solamente os falta nuestra calificación para terminar de corromperlo todo, la cual os ofrecemos plenaria, en contagio y peste, por medio de una máquina infernal que contra los cristianos hemos fabricado los que estamos presentes…hemos inventado una contratriaca para encaminar al corazón los venenos, cargando sobre las virtudes y sacrificios, que se van derechos al corazón y al alma, los vicios y las abominaciones y errores, que, como vehículos, se introducen en ella. Si os determináis a esta alianza, os daremos la receta…

Dejaos gobernar por nuestro Pragas, que no dejareis de ser judíos y sabréis juntamente ser Monopantos”.    

Pero vino entonces la Hora de la Verdad, y tras las palabras de los Monopantos, uno de los dos rabíes procedentes de la sinagoga de Venecia le dijo al oído a Rabí Saadías: “la palabrita dejaos gobernar a roña sabe”.

Un Monopantos, componiendo su rapiña en palomita, dijo que convenía que el secreto fuese ciego y mudo. Y a continuación le dio a Saadías un libro: “esta prenda os damos como rehenes. ¿Cuyas son estas obras? De nuestras palabras. El autor es Nicolás Maquiavelo, que escribió el canto llano de nuestro contrapunto.

Se apartaron, tratando unos y otros entre sí de juntarse, como pedernal y eslabón, a combatirse y aporrearse hasta hacerse pedazos hasta echar chispas contra todo el mundo, para fundar la nueva seta del dinerismo, mudando el nombre de ateístas en dineranos…”

Pasada la Hora, Júpiter explica que: “He advertido que en esta Hora, que ha dado a cada uno lo que se merece, los que, por verse despreciados y pobres, eran humildes, se han desvanecido y demoniado, y los que eran reverenciados y ricos, que, por serlo, eran viciosos, tiranos, arrogantes y delincuentes, viéndose pobres y abatidos, están con arrepentimiento y retiro y piedad; de lo que se ha seguido que los que eran hombres de bien se hayan hecho pícaros y los que eran pícaros, hombres de bien. Para la satisfacción de las quejas de los mortales, que pocas veces saben lo que nos piden, basta este poco de tiempo, pues su flaqueza es tal, que el que hace mal cuando puede, le deja de hacer cuando no puede, y esto no es arrepentimiento sino dejar de ser malos a más no poder”.

Y continúa: “Todos reciban lo que repartiere la Fortuna, que sus favores o desdenes, por sí no son malos, pues, sufriendo éstos y no despreciando aquellos, son tan útiles los unos como los otros. Y aquel que recibe  y hace culpa para sí lo que para sí toma, se queje de sí propio, y no de la fortuna, que lo da con indiferencia y sin malicia. Y a ella la permitimos que se queje de los hombres que, usando mal de sus prosperidades o trabajos, la difaman y la maldicen”. 

Con su teoría sobre los judíos y los Monopantos, Quevedo parece estar hablando de cosas tan actuales como el club Bilderberg. O del CFR, Skull and Bones, Bohemian Club, los Illuminati… O de los Soros, Rockefeller, Retinger, Rothschild, Kissinger, Warburg…

Pero, ¿Por qué esa pulsión tan desordenada por tener y parecer? ¿Por qué las conspiraciones que aparentemente se perpetran contra los hombres tienen éxito? La Fortuna que ha aupado al cucañista Sánchez, ¿tiene o no tiene seso? ¿También le habrán dicho muy claro en la Moncloa: “la palabrita dejaos gobernar a roña sabe”?

La visión de Quevedo nos mueve hoy a reflexionar no solo acerca de las cuestiones políticas y sociales por lo que se ve siempre iguales en lo sustancial, sino, al cabo, sobre nosotros mismos. Desde luego existen cosas que nos rebasan, que escapan a la acción personal de los que no tenemos Poder. Pero también creo que la principal corrupción, madre de las conspiraciones, consiste en pudrir el Entendimiento. El no comprender que formamos parte de un universo de fuerzas espirituales con las que debiéramos intentar sintonizar y armonizarnos para que nos ayuden a entender, a vivir en plenitud, a ser felices.

Y Júpiter deja hacer a la aparente caprichosa Fortuna porque somos nosotros quienes debemos resolverlo, empezando cada uno por sí mismo. Como le habrán dicho: “la palabrita dejaos gobernar a roña sabe”.

Pero en la España actual los ciudadanos estamos indefensos. Pese a jueces y fuerzas de orden público que intentan cumplir con su deber constitucional, pese a todo, las instituciones nos han traicionado. ¿O, no? Aquí, nunca pasa nada y si pasa, con conspiraciones o sin ellas…¡estoy de vacaciones!

Nota: Los textos de Quevedo están tomados de la edición de las Obras Completas, tomo de Prosa, por Editorial Aguilar, con notas de doña Felicidad Buendía

Otra Nota: Pinchando Aquí pueden verse los vínculos de Pedro Sánchez con la Open Society de Soros

 

 

 

Sobre la actualidad del Mito de Santiago

La festividad de Santiago Apóstol tuvo gran importancia en su momento. Era festivo en toda España como el mismo 18 de julio, justo una semana antes. Ambas conmemoraciones presentan algunas similitudes aunque también muchas diferencias.

En los 25 de julio de ahora se confunden una amalgama de diferentes mitos, arquetipos y planteamientos históricos, pero empequeñecidos gracias a los heroicos galleguistas de todos los partidos, promotores y beneficiados del telón del grelo, como una caricatura de lo que fueron. Luego lo veremos.

Un importante mito es el de Santiago matamoros y su relación con Compostela. El que fuera jefe de la iglesia primitiva de Jerusalén, enfrentado a San Pablo por su visión de extender el Cristianismo a los gentiles en vez de reservarlo como secta del judaísmo, fue decapitado y dos ángeles pusieron su cuerpo en una singular patera y cruzando el mediterráneo, el estrecho y luego costeando terminaron embarrancando en Padrón. Se produce la invención del sepulcro de Santiago, el famoso camino de estrellas y bellezas arquitectónicas que alcanzó extraordinario interés internacional y su consagración como centro de peregrinación de la Cristiandad, en cierto modo sustitutivo de los inaccesibles Santos Lugares.

Pero la invención del sepulcro de Santiago no es del todo original.

El antiguo tema tradicional de la muerte aparente del Sol en Poniente, en el finisterrae geográfico, ya existía en la religión egipcia faraónica.

Bien es verdad que la causa de la España cristiana necesitaba un buen motivo de carácter mítico o religioso para defenderse del Islam invasor y guerrero. Una de las misiones del mito es precisamente la de inspirar conductas. En el caso de la España y Europa amenazadas por el Islam era la defensa de las propias tradiciones frente al violento invasor. Un asunto no lejano sino otra vez de plena actualidad por las nuevas invasiones promovidas por el sionismo y la plutocracia internacional. Su corolario militar entonces fue el Santiago matamoros del famoso lema ¡Santiago y cierra España!

El mítico Santiago, patrón de España y auxiliar de sus ejércitos en defensa del territorio contra el Islam tenía una pareja dual, San Millán. Porque la pareja cristiana Santiago y San Millán es el trasunto actualizado del mito pagano de Cástor y Pólux, los Dioscuros. Que también, montados en sendos caballos blancos, combatieron con resultado decisivo a los enemigos de sus fieles invocadores de socorro durante la batalla entre Locrios y Crotoniatas cerca del lago Rhegilla. Mito que, al parecer, luego sería usado mediante granjería por ciertos Panormo y Gonipo, vecinos de Andania, en una escaramuza contra los Lacedemonios. Ambos tienen su recuerdo en el Palacio de la Granja de San Ildefonso.

Pero cabe rastrear este mito aún más lejos: la antigua India de los Vedas. Acaso el que posee más componente metafísico.

Entre los dioses solares de la tradición védica se cuentan los Azvines, gemelos que abrían camino a la Aurora. Los Azvines védicos son piadosos, pero si a veces rompen las huestes enemigas y desbaratan a los rakshas o demonios, igual que Cástor y Pólux con los enemigos de sus fieles o Santiago y San Millán a la morisma, es con intento de amparar a los que imploraron su favor en momentos de zozobra o tribulación. También gozaban de poder terapéutico por tener atributos divinos y humanos, celestes y terrestres a la vez. A veces también los Azvines sacan del hoyo a los Rishis sacerdotes o poetas. En el mito compostelano también es preciso recuperar una tumba sagrada de un sacerdote legendario.

Probablemente, como en tantos otros casos, el mito cristiano medieval de Santiago puede tratarse de una “porfidización” mitológica o de una simple adaptación de mitos anteriores, en este caso de la mitología griega o la tradición védica, a las necesidades del Cristianismo de la época.

O de un arquetipo colectivo al modo jungiano que adopta diversos nombres o figuras según las épocas. La aspiración humana a ser ayudado por enviados del Espíritu en graves momentos de zozobra, peligro o aflicción.

Una deriva, no exenta de ciertos tintes simoniacos, de la batalla de Clavijo sería el llamado Voto de Santiago, una renta abusiva cobrada por la iglesia compostelana que sería la base económica de su escandalosa riqueza y poderío. Allá por el año 834 Ramiro I concedió un privilegio de acción de gracias por la decisiva intervención del apóstol en la legendaria batalla. El famoso Voto de Santiago tenía cierto disfraz eucarístico pues consistía en el pago anual de una medida de pan y otra de vino por parte de los campesinos para el sostenimiento del culto de Santiago y del voraz clero de la catedral. Tras varios dimes y diretes, como los llamaría cierto bizarro prócer galleguista, este abusivo privilegio fue abolido por las Cortes de Cádiz, restaurado por el rey felón por antonomasia y definitivamente anulado en 1834.

El mito de Santiago celebrado cada 25 de julio como vemos puede entenderse como una porfidización de antiguos mitos diferentes.

Una variante, modernización de Clavijo, es el llamado acto de ofrenda al apóstol, por la que un prócer político va a la catedral y pide al apóstol ayuda para sus fines. Otrora, el reverenciado invicto caudillo gallego entraba bajo palio ante los perplejos ojos de piedra de los veinticuatro ancianos del Apocalipsis, para hacer su particular ofrenda y recibir el incienso turiferario. Ahora, los políticos requieren el favor de Santiago para luchar no ya contra la fanática y violenta morisma invaora, asunto hoy incorrecto por la cosa esa de la alianza de civilizaciones y que tendría la decisiva oposición de Soros, sus ONGs y gobiernos mercenarios y el sionismo plutocrático acreedor, sino contra el paro, la inflación, la prima de riesgo, el bandidaje económico, los baches en la red de autovías o el techo de gasto para engordar la gusanera de la deuda.

Extraña representación, pues, ajena al universo de la Ilustración y el pensamiento occidental moderno que separa Iglesia y Estado, lo que constituye un anacrónico remedo de viejos ritos teocráticos, como cuando el emperador de la China renunciaba por unos días a fiestas y favores de concubinas para solicitar en el Templo pequinés del Cielo la lluvia fertilizadora de los campos y la paz y felicidad de sus sufridos súbditos.

Otra variante actual es la celebración de la Fiesta “nacional” gallega por los inventores y explotadores de la fingida nación gallega. La del antiguo patrono de España se reconvierte en fiesta solo de la inventada nación. Lo que constituye una adaptación de los viejos mitos y supersticiones a las necesidades de los caciques del nacionalismo galleguista común aunque con diferente grado de virulencia a todos los partidos. En sus versiones más degradadas el orden litúrgico se sustituye por algaradas propias de la “Gale-borroka”. Entre estas supersticiones en las que se recrea el morboso victimismo galleguista está la supuesta falta de autoestima o el auto-odio por hablar en español y no en la lengua local, que es considerada sacramento y lengua para oficiar actos galleguistas como lo fuera el latín en la Iglesia medieval. Otra superstición galleguista es la que considera lo suyo siempre mejor porque es propio, cosa desmentida sola cuando se apropian de un mito ajeno para hacerlo pasar por propio.

Pero, ¿tiene hoy algún valor recordar lo del mito de Santiago?

El mito no es enemigo de la ciencia como sostenía Ortega y lo hacen, en general, casi todos los progres modernos. Por el contrario, defiendo la concepción clásica tradicional del mito como vehículo de transmisión e iniciación de verdades espirituales de singular importancia para la conformación de la conducta humana.

En cierto modo el mito de Santiago, tanto en sus luces como en sus sombras antes comentadas, sigue siendo de actualidad. España se encuentra nuevamente amenazada. Incluso parecen abundar más los traidores don opas y mercenarios varios dedicados a favorecer la causa del enemigo que los que aún desean defender a la Nación y a la tradición española, grecorromana, cristiana, ilustrada y libre.

El Cristianismo o la genuina Tradición iniciática, e incluso la Ilustración son fuerzas declinantes en el Occidente avasallado por la construcción del NOM, como también está gravemente amenazado todo lo que tiene que ver con lo Sagrado, las Humanidades o la Cultura. O cuando las realidades históricas pretenden ser sustituidas por fanáticas y sectarias memorias sesgadas e impuestas por la violencia de leyes inicuas.

Pero es permanente, forma parte de nuestras naturalezas psicológica y afectiva más profundas, la aspiración humana a ser ayudado por enviados del Espíritu en graves momentos de zozobra, peligro o aflicción.  El Espíritu debe seguir vivo si queremos sobrevivir.  Tal es la mayor fuerza en el combate. El escenario de la batalla es nuestra consciencia que los mitos ayudan a esclarecer, así como a conmover la voluntad.

 

 

 

De la Feliz Gobernación o los votos muertos

                               “Dos fuentes de Sabiduría hay, el instinto natural y el juicio sobre lo conveniente, a este último se le llama Premeditación.”

                               “La Premeditación usa cuatro diccionarios. El primero para hablar con la Divinidad, diccionario falso; el segundo para hablar con el Pueblo, diccionario falso; el tercero para hablar con la Historia, diccionario falso; y el cuarto para hablar consigo misma; diccionario cerrado. Es costumbre esperar un Quinto Diccionario, verdadero y abierto, también llamado Diccionario de Aquel Día tan Debido o del Gran Juicio y su Justicia. Mas conviene saber que nunca habrá Quinto Diccionario.”

                               “De la vagina instintiva surge el Pueblo y de la Premeditada, los mandarines”.

                               “Quien se encumbra, me conoce

(Apuntes del Discurso de Cara Pocha reseñado por el noble escoliasta don Miguel Espinosa, cuya musa murió en enero pasado)

 

Aclaración previa: una variante anterior de este texto que sigue fue publicada el día 15 de mayo   de  2013. Sin embargo, se trata de un tema de perenne interés. Un reciclable. De modo que ahí va para diversión del amigo lector en una nueva versión actualizada. Todo parecido con la ficción es mera coincidencia:

 

Joaquín Belda ironizó en uno de sus famosos relatos breves sobre las mañas electorales de la época. Silvino Cordero, vota cuenta las aventuras de un personaje que votaba en todos los colegios electorales de Madrid, o al menos lo intentaba. No es que le inscribieran donde no vivía como a la excelentísima vicepresidenta del anterior gobierno socialista, hoy flamante jefa del Consejo de Estado. Silvino tenía un amigo empleado en eso de los muertos del Ayuntamiento que cuando se acercaba la fecha de las elecciones le facilitaba una lista en la que constaba el nombre y domicilio de de uno de los fallecidos más recientes en cada colegio electoral. A veces le ocurría que cuando se acercaba a la urna ya se le había adelantado otro suplente que había ocupado el lugar del muerto. Otras tenía que disimular puesto que era conocido de los interventores.

¿Y por qué hace usted eso? Le preguntaba algún conocido.

¡Toma! Por lo que se hacen casi todas las cosas en este mundo: por dos pesetas y un cigarro puro.

En la corrupta y medio desahuciada España actual es justo al revés: los electores vivos o muertos son los que convidan a los partidos políticos que cobran por cada voto recibido.

Pese al creciente déficit democrático en Europa, que no será por falta de políticos, más bien son tantos, tan voraces y tan inútiles para el logro de nada bueno para los supuestos representados a los que parasitan sin piedad ni tapujos, que cabe considerarlos como una terrible plaga, estamos otra vez de elecciones aunque el sufrido elector no puede elegir a nadie en las verdaderas fuentes de poder: las del financiero, al que hoy tras los grandes progresos del siglo XXI se encentran subordinados todos los demás.

Se ha celebrado no hace tanto el segundo centenario del nacimiento de Gogol, uno gran estudioso del alma rusa. Gogol fue un alma atormentada que sufrió mucho. Aunque también diferencias sustanciales, hoy Rusia dispone de un gran estadista y nosotros una cosecha, crianza y reserva de inútiles, y / o vendidos al oro de Soros, existen ciertos parecidos profundos entre España y Rusia. Uno de ellos es la corrupción derivada en ambos países del saqueo de las antiguas empresas públicas tras la perestroika y la “desamortización” socialista biutifullera del legado empresarial estatal del anterior Régimen español. La Pardo Bazán comparaba a España con Rusia: “dos pueblos antiguos y a la vez jóvenes que aún ignoran adónde les empujará el porvenir, y no aciertan a poner de acuerdo la tradición con las aspiraciones”.

Se considera a Gogol como el padre de la novela realista rusa. Su primera obra, “El inspector”, es la historia de una corrupción equivocada. No en el sentido moral, que todas lo son, sino en el de sobornar a destinatario equivocado. Los corruptores, los caciques locales, confunden a un pobre diablo recién llegado con el temido inspector que viene a revisar la situación desde la capital. Primero censurada, luego autorizada expresamente por el propio zar Nicolás I, su estreno en San Petesburgo constituyó un gran escándalo. No obstante, gustó mucho en Moscú, con un público diferente y más sensible al asunto criticado. Dejo al amable lector su aplicación al caso español.

Después de este gran éxito, Gogol escribió la que se considera su obra maestra “Las almas muertas” que refleja con singular humor y maestría la peculiar situación de la sociedad rusa en relación con la servidumbre. El protagonista, Chichikov, consejero de Estado, propietario viaja por motivos particulares.  Muy “particulares” aprovechando la existencia de instituciones tradicionales como los siervos y la relativa inoperancia de la administración rusa, salvo en la cuestión policial.

A Chichikov se le ocurre que puede aprovecharse del retraso con el que la administración zarista actualizaba el censo de siervos varones, “almas”, en su terminología, comprándoselas a sus antiguos propietarios. Estos se benefician al librarse de pagar la contribución que les correspondería hasta que fueran dados oficialmente de baja y el pícaro puede utilizarlos como ejército fantasma, como prenda ficticia para conseguir sus propias concesiones o proyectos ante la burocracia zarista.

 

El origen de la última gran crisis financiera internacional no andaba muy lejos de estas granjerías que nos narra magistralmente Gogol. El dinero cada vez más alejado de su papel original como medio de pago de bienes y servicios reales se convierte en un universo con vida propia, especulativo y casi ficticio. Apenas posee ya entidad física, no ya en oro o metales preciosos pero ni siquiera en papel moneda. Una mohatra. Un modo de aparentar fingida solvencia que no se posee, en la que siempre se encuentran presentes la capacidad para la picaresca más o menos delictiva de los promotores con la incompetencia de la burocracia para regular las cosas o mejor para velar por el cumplimiento de lo regulado. Concediendo que los promotores no sean los mismos gobiernos que perviertan su abundante burocracia en red delictiva.  En el llamado sistema económico, divorciado de la Moral o la Ética, ciencia madre de los primeros estudios económicos, cualquier cosa es ya mercancía, incluida la vergüenza dentro de ese sistema pretendidamente autónomo, calificado de científico porque se asimilaba al establecido por Newton en sus Principia y se basaba en postulados walrasianos. Y que ahora ha tratado de sustituir como motor a la producción por la autonomía del dinero. De un dinero ficticio, excremento del diablo como quería Papini, una nota o guarismo en una cuenta electrónica, pero una nota que, repetimos, apenas posee ya convertibilidad con algo tangible. E incluso su uso en estas formas físicas suele ir asociado a actividades non sanctas.  Doblemente emancipado de la Moral y de la realidad: paradójicamente, lo que nació con ínfulas científicas y contra escolásticas ha devenido en una especie de superstición pseudo-religiosa: la de que el carrusel de lo económico es un ente autónomo capaz de satisfacer necesidades reales e inducidas y puede crecer, una y otra vez, de modo mecánico sin tener en cuenta el segundo principio de la termodinámica, demografías, niveles de educación u organización o de recursos naturales. Pero ahora la mal llamada riqueza financiera, una forma de mohatra y picaresca, afecta a e incluso impide el desarrollo de la economía real, la que mueve la creación de bienes y servicios para la satisfacción de las verdaderas necesidades de la gente. De ese pueblo veterano y supuestamente soberano al que le dejan votar de vez en cuando siempre que no estorbe mucho las decisiones que la plutocracia internacional ha tomado ya por él.

Pese a lo ya comentado sobre las hazañas del inefable Silvino Cordero, quizás algún amable lector me critiqué que para hablar de las viejas mañas de la picaresca recurra a lejanos grandes autores rusos cuando nuestra literatura es una de las pioneras mundiales y la exportación de pícaros y sinvergüenzas podría equilibrar con ventaja nuestra lamentable balanza de pagos. En verdad, no hace falta que la odiosa y cursi niña angloparlante del ya afortunadamente fenecido Rajoy estudie inglés y repita extrañas palabrotas anglosajonas cuando todo ello está ya inventado en nuestro siglo de oro. Sub prime, hedge funds, ninjas, no son sino variantes de nuestra castiza mohatra. Y es que en el arte de la tercería, la corrupción política o el agio somos auténtica potencia mundial. Incluso el gobierno del “doctor” ZPedro va a satisfacer una vieja reivindicación de nuestra casta, la creación de las Facultades de Ciencias de la Corrupción donde elevar a científicas y dar rango académico con o sin masteres a nuestras viejas mañas y maneras, amén de enmucetar a expertos de todos los partidos dinásticos, incluyendo los más notoriamente golpistas.

Pero, ya nuestros Cervantes, Quevedo, Rojas, Mateo Alemán o Espinel eran notarios de la existencia de un ambiente social, unas criaturas y un lenguaje que tienen poco que aprender de los modernos estafadores, banqueros, auditores y caballeros de mohatra autonómicos, españoles y extranjeros. Pocas descripciones más notables y fidedignas de la España irredenta e inmutable que la que nos ofrece el maestro Cervantes en el “Rinconete y Cortadillo”. Esa sociedad hampona, con abundancia de desheredados, de segundones, de expósitos y logreros, genera trampas, ardides y engaños para vivir por medios distintos que los del trabajo.

Y qué decir de la singular taxonomía de todas estas pintorescas especies y de su jerarquía delictiva desde el novel chulo, marrajo o jorgolino hasta el jayán de popa pasando por los jaques y espadachines, antes del merecido retiro en el trono subido.

Por cierto, para preservar la famiglia algunos tronos subidos han tenido que volver a aparecer desde su retiro dorado donde disfrutan de sus logros de logreros.

En la aún más amarga de otra de las novelas ejemplares, la historia de un perro fiel e inteligente, tan inteligente que tiene el don de la Palabra, que comprende al fin que los supuestos lobos con cuya acción nos amenazan y nos agraden son los propios pastores al cuidado del rebaño. Son ellos los que nos matan y devoran ¿Con carácter fatal en este paraíso de Monipodio?

Chichikov tiene ahora muchos nombres. Se encuentra desdoblado en múltiples personalidades. Poco antes de morir, Gogol quemó una segunda parte de sus aventuras de modo que no sabemos cuál sería el final previsto por el Autor. Pero acaso el final no está escrito por el Autor sino por los personajes. Suponiendo que, como mucho nos tememos, ya no estemos todos muertos. Muertos, eso sí, votantes.

Y aún vienen más notas, se cree que algunas apócrifas, del gran Espinosa:

“Yo divido a los hombres en rebeldes y guiñosos; los primeros confían en sus obras, los segundos en sus muecas, salutaciones y respetuosidades. Yo divido a los hombres en rebeldes y provincianos, los primeros tienen un sentido universal y los segundos localista de la existencia. Yo divido a los hombres en rebeldes y aprovechados; los primeros hallan el ser bueno en la Ética, los segundos en la ocasión de colaborar con la Feliz Gobernación.  Palabras y más palabras configuran discursos como éste, parabienes y parabienes, como los que tan alabanciosamente me ofrecéis, relaciones. Ambos con intereses y negocios pergeñan una casta gobernante. Sabéis que la doctrina posee tres momentos, el fundador, el corruptor y el jurista. Mi gran premeditación consiste en no tener doctrina de modo que así puedo ser todo a la vez según convenga. Sin doctrina no hay programa y sin programa, ni incumplimientos ni reclamaciones”.

“Nuestro objetivo es la permanencia, porque genera secuaces y mana entusiastas, rellenando con el bodrio el hueco entre palabras. Y es que ningún argumento engendraría Gobernación si los prosélitos no trasformaran los conceptos en bienes”.

“La gobernación no puede perdurar sin intereses de ahí la necesidad de las teorías políticas. Pero la gobernación no necesita intelectos sino sumisiones, puesto que sólo el Sumo Mandarín interpreta los hechos de donde le viene el antiguo título de Comparecencia Dialéctica y Contradicción Resuelta. Quien se encumbra me conoce. He dicho. (Aplausos, gritos de entusiasmo y mil doscientos soponcios)”.

 

Trump ha venido, ¿nadie sabe cómo ha sido…?

La reciente gira europea del presidente Trump y la misma cumbre de Helsinki con el presidente ruso Putin no han despertado gran expectación en nuestro Reino feliz, distraído con cosas de mayor enjundia teórica y práctica tales como las últimas fechorías y desmanes del filantrópico contubernio gubernamental golpistas & Sánchez o los no menos interesantes dimes y diretes cuando no desatada guerra sucia entre candidatos a heredar la marca (devaluada), el santo (poco) y la limosna (venida a menos) del viejo partido de Fraga.

Pero no se debería olvidar que los hilos de los títeres del guiñol español los mueven fuera de nuestras fronteras, (algunos de los protagonistas autóctonos vicarios aparentemente opuestos pertenecen a la misma ganadería sorosiana) y que es muy importante tratar de adivinar, aunque sea misión difícil para el ciudadano de a pie, qué pasa en realidad por ahí, en las áreas más sustanciosas y estratégicas del territorio imperial. Así, cabe aventurar alguna hipótesis.

A los estudiosos de los símbolos les ha llamado la atención el muestrario de gestos de desapego cuando no menosprecio con los que Trump ha obsequiado a los principales representantes del decadente y siniestro Imperio Británico. El prohombre americano se sienta sin remilgos en el sillón oficial de Churchill en su antiguo despacho oficial. La misma altiva señora May parecía la chica de los recados del presidente, quien tampoco ha olvidado ningunear a la propia reina de Inglaterra. Primero, con un plantón de varios minutos, luego al no inclinarse para saludarla y al colocarse por delante de ella en la obligada revista a las tropas en Palacio. Todo muy lejos de la prepotencia del ex ministro de Exteriores Lord Palmertson cuando pontificase: “Puedo decir sin vana jactancia que los británicos estamos en la cima de la civilización, moral, social y políticamente. Nuestra tarea es mostrar el camino y guiar la marcha de otras civilizaciones”. Una “pena” que nuestro heroico marino Blas de Lezo no se hubiera dejado convencer y pusiera en fuga a los civilizados piratas ingleses bajo el almirantazgo de lord Vernon durante el sitio a Cartagena de Indias. Pichilinguis es como se llama a los piratas en el Caribe. Pero, también es de suponer que otros “amigos” de la corrupta Corona pirata como La Rouche se habrán relamido de gusto con la actitud de Trump.

La cuestión de OTAN, sí o bien de entrada, no; pero de salida tampoco, (que quien manda, manda y a ver qué dice la embajada), parece que está tomando tintes nuevos. Como puede apreciarse en la foto, el presidente Trump mira a otro lado, de frente, que el resto de mandatarios con querencia visual izquierdosa mohatrera. Quizás un verdadero cambio geoestratégico, el mayor desde su fundación y la caída de la antigua URSS. Contra las mentiras convenientemente enmucetadas y entronizadas por los media de neocoons y mercaderes del Deep State, la Rusia de Putin demonizada de modo permanente por los imperialistas del NOM a fin de promover su agenda ya no debiera ser considerada como enemiga de Europa. Con quien, al contrario, debiera aliarse para desarrollar su cultura, economía y explotación de recursos energéticos en beneficio de ambas. ¿Pero entonces qué hacemos con el actual tenderete estandarte del conglomerado financiero, económico militar?

La consecuencia: un primer paso para la progresiva desaparición de la organización militar globalista, instrumento hoy más de dominación y agresión imperialista que de defensa de países pacíficos. Una oportunidad para la paz y la distensión, y por eso mismo una grave amenaza para los hasta ahora impunes y florecientes mercaderes la muerte. Globalistas financieros del NOM, vendedores de armas, promotores de talibanes, Al Qaeda, Isis y Estados islámicos, dirigentes de Fundaciones u ONGs mohatreras, traficantes de drogas, órganos y personas, tratantes de blancas, pederastas, satanistas… gentes que emplean su poderío y sus media para intentar desacreditar al malvado Trump, el tipo que parece un patán pero también estar poniendo en grave peligro sus siniestros negocios de muerte y desolación.  Toda una provocación para los que, sin embargo, con la mayor desvergüenza han logrado la concesión del Nobel de la Paz, paradojas de la vida, para el hipócrita genocida Obama “Ben Laden”, agresor de varios países y uno de los bienhechores del terrorismo islámico.

Se abre una oportunidad para la distensión y la coexistencia pacífica. Un momento para la esperanza, pero, por desgracia, también especialmente indicado para un oportuno atentado ad hoc de falsa bandera que trate de impedirlo.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.