Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

La niña Greta expuesta en la lonja de La Coruña

No sabemos cómo le va a la horripilante niña Greta por las procelosas aguas invernales del mar de la OTAN. ¿Encogerá con las mojaduras?  ¿Tanta ducha fría acabará con sus chifladuras? ¿La tendrán que pescar como a una merluza con anisakis o a un imprudente bacalao? ¿Cumplirá las medidas establecidas de longitud por especies o habrá que devolverla al mar por razones ecológicas de compatibilidad con la dinámica de poblaciones de peces o la misma estabilidad de los cardúmenes? Peligroso asunto el que la irracionalidad y la superstición enmucetadas sustituyan al conocimiento libre de intereses económicos o de dominación.

Entonces nadie está ya a salvo y tampoco libre de que la mojadura de las debilitadas neuronas de la criatura, berrinche va, berrinche viene, pueda parir nuevos ruinosos disparates. El mangoneo del esfuerzo de pesca, de la captura por unidad de esfuerzo, o incluso la prohibición total de la actividad pesquera para mejor y duradero orgasmo de animalistas, pueden estar en el futuro candelabro del descalabro.

No sé, ya digo, cómo le irá la heroica singladura patrocinada por el Gobierno en funciones de Su Majestad en apuros (Spain). Silencio mediático. Puede que todo esto sea solo una farsa de las protagonizadas por el monstruito. Otra más. Y que viaje mucho más cómoda pero de tapadillo en medio oportunamente aportado por alguno de los plutócratas amorales o inmorales que la patrocinan y jalean.  Algunos especulan que la tal Greta no es una niña de carne y hueso aunque con problemas psiquiátricos, sino el ente fantasmagórico de una persona que vivió hace más de un siglo y cuya fotografía se ha encontrado. ¿También la hará santa Bergoglio como a otro famoso bilocado: San Alfonso María de Ligorio?

Transformada la antigua noble Ciencia de la Ecología en burdo espectáculo mohatrero sentimental para marujas, lloricas e ignorantes, los progres se disponen a tirar nuestra casa por la ventana en rendir homenaje a la zumbada heroína heredera de Jeremías. Un recibimiento multitudinario como no se habrá visto otra cosa semejante desde la ya lejana entusiasta bienvenida al deseado general Yagüe con el Tercio de Montserrat durante la liberación de Barcelona. O desde la berlanguiana llegada de los americanos a Villar del Río. ¡Será por presupuesto con dinero que no es de nadie!

Pero, aún no se sabe dónde apuntará el brioso catamarán si no enciende sus potentes motores de combustión para sostener el rumbo. ¿Tropezará con el bulto de la Península Ibérica? ¿Terminará en el Golfo de Guinea? ¿Irán directamente a Madrid a toda vela? Sabia es la Naturaleza con sus diferentes corrientes oceánicas.  ¿Greta será un raro monstruo mitológico a exponer y subastar en la Lonja de La Coruña? ¿Un nuevo Oannes, el dios pez sumerio que surgió del mar para llevar la Civilización a nuestros antepasados mesopotámicos? ¿Sustituirá esta niña globalista prodigio al también sumerio dios Enlil, dios del clima y las tormentas? ¿Un nuevo Jonás bíblico redivivo pero sin ballena por lo de la moratoria?

Por si acaso hubiera suerte y emparejara con la bocana del puerto, aquí en La Coruña, donde escribo, la socialista niña alcaldesa está pergeñando un bonito programa de festejos, muy ecológicos ellos. Todo sea por la causa. La niña alcaldesa lo es, aclaro para no damnificados coruñeses, no porque haya ganado las votaciones sino gracias a su oportuno conchabamiento con los bolcheviques locales, tras subirse democráticamente el sueldo más de un treinta por ciento como primera medida de su futura feliz gobernación.

Parece ser que actuará de clá una nutrida banda de socialistas condenados por los ERES, muy preocupados todos ellos por el cambio del clima climático climatizable, sus pobres y desconsoladas putas compuestas y sin clientes, o los camellos en busca de nuevos mercados. La corrupción ni se crea ni se destruye, sólo se transforma. ERE muerto, bono verde puesto. A mayor gloria del capitalismo internacional y de la banca sionista en quiebra de los que la banda socialista obrera son sus principales portabocazas y mamporreros.

¡Santa Greta, sálvanos!

 

 

 

Recomponer los platos rotos (8)

Entre tanta zozobra, humillación, robo e incertidumbre, como consolador jolgorio recordemos una letrilla de impacto notorio

“Oyente, si tú me ayudas

Con tu malicia y tu risa,

Verdades diré en camisa.

Poco menos que desnudas.

Grande cosecha de Judás

Dicen que ha de haber ogaño,

y hasta el muchacho de un año

Judás infuso tendrá.

Ello dirá

Y si no,

Lo diré yo

— 

Sólo hallo una invención

Para tener los dineros

Que es no tener extranjeros

 —

Más vale para la rueda

Que mueve los intereses

El bajar los ginoveses

Que no subir la moneda

— 

Entrese por los resquicios

la justicia a castigar

que es pereza registrar

y no decir los oficios.

Bastan y sobran indicios

Para quien nada bastó

Y de quien tanto tomó,

Venganza se tomará.

 

Ministros y ministriles

Que tienen uñas buidas

Edifiquen con las vidas

Y no con los albañiles.

El que nació ente candiles,

Se pasea ente blandones.

Los nombres tienen sin dones,

No las recámaras ya.

Ello dirá

Y si no,

Lo diré yo”

 

Copiemos también otra sátira quevediana sobre el Estado de la Monarquía

«Toda España está en un tris

Y a pique de dar un tras,

 —

Cataluña, lastimada

Con marciales desafueros,

Suplicando por sus fueros,

Está ya desaforada

Que suele tal vez, negada

A los vasallos la audiencia

Apurarles la paciencia

E irritada la lealtad

Perder a la majestad

El respeto y la obediencia»

 

Y, por último, el conocido calambur

«Entre este clavel y esta rosa, Su Majestad escoja»

 

Este calambur quevediano como muchos de sus otros decires, investigaciones y sugestiones sigue siendo de asombrosa lucidez y actualidad, amén de los satíricos antes reproducidos: Execración contra los judíos, La rebelión de Barcelona, La fortuna con seso y la hora de todos, en especial, de los Monopantones

Clavel blanco, rosa roja,… la verdad es que entre los cortesanos de Palacio y sus tentáculos mediáticos, incluso los más adictos y entregados a la glosa ditirambo alabanciosa no existe unanimidad sobre de qué pata cojea como doña Isabel ni menos sobre qué prefiere Su Majestad Felipe BI. ¿Claveles o rosas? Será una rosa, será un clavel…en el mes de “mayo” te lo diré. No parece que haya que esperar hasta mayo cuando la cosa está tan chunga, y puede que para entonces ya sea demasiado tarde…

Ser o no Ser, ¿qué es más elevado para el Espíritu?” Se lamentaba otro príncipe en grave crisis. Pero más allá de sus preferencias más íntimas o personales, ¿está en condiciones de elegir? Lo que suceda en el Reino de España, huero de soberanía real por abandono o incomparecencia de sus supuestos campeones y adalides, incluso su permanencia o no en el tambaleante Trono, probablemente dependa más que de la propia voluntad del resultado de la actual descomunal batalla entre Trump y el Deep State globalista sionista sorosiano. Entre patriotismo y globalismo. Entre libertad y esclavitud. Entre tradición y nuevo despotismo. Entre don Quijote y los bellacos encantados de progres filántropos por el gigante Malambruno.

España está en un tris, y a pique de dar un tras. Pero si inconveniente fue aceptar ser condecorado por el enemigo, e inoportuno su viaje a Cuba, aún más rara resulta la vendida como privada, ¿”privada” en momentos tan graves para la Patria?, visita a EEUU para celebrar cierto aniversario en el gran centro jesuita de EEUU.

No ha trascendido con quién y dónde se ha entrevistado el Jefe del Estado en apuros tras las felonías y humillaciones a su persona y a la propia institución que representa, de su jefe de Gobierno en funciones.

Ante tal falta de transparencia y negra incertidumbre las especulaciones se desatan. ¿Ha ido a pedir instrucciones? ¿A comprobar in situ cómo va la guerra entre los patriotas de Trump y los globalistas del podrido Partido Demócrata del que la banda PSOE es franquicia en España? ¿Se habrá entrevistado en secreto con el filantropófago o algunas de sus siniestras terminales?

Otros, más maliciosos, intuyen que haya podido tratar de que el jesuita Bergoglio le guarde algunos ahorrillos en su paraíso fiscal vaticano lejos de miradas indiscretas como está haciendo con grandes personalidades políticas hispanoamericanas como Maduro, Correa, Santos, Lula da Silva, Kirchner o Morales.

Tampoco hasta el momento ha dicho esta boca es mía por la descomunal magnitud del escándalo protagonizado en el feudo andaluz por el partido de la rosa, pilar de su régimen. Nada sobre el saqueo, la humillación y descrédito de las instituciones cuyo buen funcionamiento se supone debe arbitrar. Nada tampoco de exigir devolver lo robado a sus indefensos súbditos. Nada sobre el golpe permanente en Cataluña. Nada sobre el escandaloso ninguneo perpetrado por la pareja bolchevique y sus cómplices etarras, golpistas de toda calaña y tartufos arrebaña cupos.

Unos súbditos abandonados a su suerte que, pese a la propaganda estupefaciente, van comprobando con cada vez mayor lucidez y claridad el grado de vileza y deterioro alcanzado por las instituciones borbónicas, constituidas en grave amenaza para su bienestar.

Pero, habrá que decidir y más pronto que tarde, aunque sólo sea por el interés práctico de intentar salvar la Corona que no se concibe sin la supervivencia de España como nación.

Recordemos los planteamientos de sustitución o adaptación de oligarquías de Popper en su famoso texto La sociedad abierta y sus enemigos, que dicen es el libro de cabecera que inspira al filantropófago Soros: “Según Tucídides no se detuvieron ni aún ante la más abierta traición. Como suele suceder con los oligarcas, los intereses de clase fueron más fuertes que su patriotismo”.

¿Oligarquía o Monarquía? ¿Ser un oligarca mercenario más que busca su futuro hueco en el NOM, o ser un verdadero Rey? La clave, una vez más, la tendría la clásica tipología aristotélica. Que es la consecución o no del Bien Común como objetivo o razón de ser de la actividad política. El Bien Común no se encuentra en plegarse a los bastardos intereses globalistas del gran capital internacional sino en el Patriotismo, en el respeto a la Nación que se supone representa.

Como decía el maestro Quevedo: “Entre este clavel y esta rosa Su Majestad, escoja”.

 

 

El monipodio institucional andaluz

Unos días después de las últimas votaciones, probablemente, si tienen razón los escarmentados, para no estropear las expectativas electorales de la prestigiosa banda, se acaba de conocer la sentencia sobre una de las fechorías, acaso la más importante en orden de lo robado, en cantidad por lo pasmoso de la suma, y en calidad, por ser no a “los ricos” como Luis Candelas, sino precisamente a los parados que dice representar y defender nuestro heroico socialismo.

Sin embargo, la responsabilidad de un crimen continuado durante tantos años y perpetrados por tantos a la luz del día no es solo de los hoy condenados, ni siquiera de su banda. Es de todo un régimen degradado, corrupto.  Del siniestro y oneroso Estado de las Autonomías cuyos caciques se gastan en vicios buena parte de lo que saquean a sus súbditos.  Y, por supuesto, responsabilidad de tan honrados votantes que cogían de dos en dos mientras los otros trincaban de tres en tres.

Hay que reconocer que hasta ahora la carrera estaba muy disputada. Todos los pilares del Régimen competían en buena lid por la negra honrillla de ser el mayor ladrón y estafador del reino. Y además impunes. Las majestuosas hazañas. Los desfalcos mafiosos del poco Honorable y su ejemplar famiglia catalano abacial opusina. Los gurtelidos y los sobre cogedores abarcenados. Las cuentas compartidas. Los saqueos empresariales por los intrépidos muchachos butifulleros, los del no menos ilustre aventajado Roldán, el director socialista de la Guardia Civil que robaba a sus huérfanos, los tinglados socialistas con sus ya pioneras ejemplares FILESA y TIME EXPORT, las tiernas contratas de basuras, o la saqueadora desamortización del sector público español…  O todos juntos al alimón en la quiebra fraudulenta de las Cajas. El caso era competir por demostrar quién era el más rápido y más eficaz del Reino en el noble arte de la picaresca del pilla pilla. Del ser el primero inter pares en la jerarquía de la enmucetada y condecorada hampa borbonera. El lucrativo puesto de jayán de popa, del rey abajo ninguno, estaba muy competido. Pero, después de esta tardía sentencia, muy atrás, relegados, quedaron muchos simples aunque voluntariosos aprendices aficionados como el pobre Urdanga, o tantos pringaos del menudeo.

Una pregunta para el análisis de futuros sesudos másteres ¿Cuál es el esplendoroso secreto del éxito empresarial de la banda socialista?  Seguramente hay muchos. Veamos. Uno de los principales el apoyo pleno, decidido, sin fisuras, de la jerarquía. De la directiva. Nunca se habrían podido alcanzar tan altos objetivos sin su talento, estrategia, disposición y asignación de los recursos humanos, técnicos, y de cobertura que requería la comisión de tantos y primorosos delitos. Hasta lograr el máximo virtuosismo. El trinque socialista como una de las bellas artes.

Tanto el entrenamiento que da la práctica como la propia experiencia acumulada han resultado decisivos para que vender la burra y colar mejor la mohatra, así como la habilidad e incluso relativa generosidad en el reparto del botín entre mandos intermedios, tropa más o menos facinerosa o desarrapada de la banda y colaboradores externos. La tradición del reparto tan extendida en el agro andaluz ha sido respetada con gran inteligencia y dedicación, como no podía ser menos entre probos valedores del proletariado.

Tampoco sería justo olvidar los incansables desvelos de tantos Sindicalistas valerosos que miraban por el bien del trabajador.

Hay que reconocer que algunos corchetes abducidos para la Causa han realizado una importante labor, así como la de ciertos ropillas por la memocracia para tapar escándalos y neutralizar con trampas, recusaciones y otros sí digo, a sus heroicos compañeros honrados que intentaban hacer honor a sus juramentos.

No cabe desdeñar las habilidades mohatreras de la prensa, radio y TV del Movimiento, remendado virgos, tapando corrupciones, protegiendo cómplices, calumniando y hostigando jueces honrados, ocultando desfalcos y fechorías.

Ni tampoco la, tantas veces olvidada y poco reconocida labor, pese a estos tiempos de feminismo rampante, de la infinidad de putas que mantenían en alto el bien cebado socialista pabellón. Un elemento de status y distinción socialista.

Renovadores de la nada como Mister Marín de Ciudadanos apuntalaron el tenderete en el momento preciso mientras hacían melindrosos asquitos al pepito grillo de VOX.

A la Susanita la van a inflar, me temo, y no parece que su otrora amiga, la Botín, la salve.

Hay personajes, lo confieso, por los que siento una especial devoción, son como mis santos socialistas personales, los san dimas sin arrepentir. A los que cabe dedicar, sino una oración, al menos un recuerdo. Así mi Maleni. “Me se oye, me se oye, Iñaki”. Ministra de cuota nada menos que en Fomento con el asesor bolivariano, prócera feminista que tantos días de gloria, jolgorio y satisfacción nos ha dado. Mú echá p`alante, jaque y jacarandosa representaba estupendamente el típico pijerío socialista millonario, desde luego con mucho más talento y singular desparpajo que la actual avinagrada y creída pija de Neguri, tan vasca ella de pura raza vasca.

Y qué decir de los sucesivos jayanes de popa de la banda. Aunque Manolón Chaves, el papá de la niña abrelatas Paulita se ha ido de rositas, mucho nos tememos que el de presidente de la PSOE va a ser un puesto tan peligroso como el equivalente de la Tabla Redonda. De ahí, con suerte, a la simple inhabilitación por descuidero cómplice de santigua bolsillos, y con mala, a la trena. Claro que no hay Mal que dos legislaturas dure y el sustancioso botín espera para consuelo de extraviados afligidos. Porque, astutamente, la sentencia no obligaría a devolver lo robado ni a los condenados ni a la banda a la que pertenecen. Santa Rita, Rita, lo que se roba, no se quita. En cambio, los sufridos estafados empezaríamos a creer en la Justicia cuando se obligará a los golfos apandadores a devolver la totalidad de lo robado incluso con el interés legal del dinero, como condición previa a salir de la cárcel.

Pero, y ahora, ¿qué pasará?

Si se aplicase a sí mismo su infecta demagogia robaperas, el doctor falsario debiera dimitir por ser el presente galán ejecutivo de este feroz monipodio posverdadero. Aplicando los mismos argumentos con los que mandó a encogorzarse a su poco ilustre predecesor debiera largarse, muy jaque campanudo tras acomodarse el solideo, a su también merecida cogorza desatinada.

¿Se puede pedir al PP, supuestamente en teórica renovación, que apoye a esta otra honradísima y patriótica banda?

Acaso, en justicia poética, la misma banda socialista debiera ilegalizarse para que no perpetrase más delitos atrincherada en el Gobierno de concentración carcelaria de Su Majestad.

Pero, entonces, ¿qué hacemos con sus honrados votantes, tan dignos ejemplares del pueblo español? Uno de los pilares sustantivos del Régimen ¿Cómo privarles de los logros de tan Feliz Gobernación?

 

 

 

Recomponer los platos rotos (7)

La histéresis es un término que da nombre a un fenómeno del electromagnetismo y que ha sido luego adoptado por la economía en relación con los costes. Pero su aplicación puede tener alcance general. En las relaciones humanas, en los sistemas políticos… Puede entenderse como la imposibilidad de un sistema para volver a la situación de partida cuando ha experimentado determinada excitación, fatiga o stress por encima de su capacidad, aún cuando estas hayan cesado. Un ejemplo muy sencillo: cuando se arruga un papel no se puede devolver a su situación inicial por mucho que se estire o planche.

Algunos comentaristas están haciendo ver a su auditorio que el monstruoso contubernio bolchevique con el que amenaza a España el gobierno en funciones de Su Majestad en realidad no es para tanto. Se trataría de una pesadilla pasajera que nuestras maravillosas y honradas instituciones tanto nacionales como internacionales podrían neutralizar, llegado el caso, volviendo a la situación de legalidad.

Tal optimismo triunfalista no está soportado por las experiencias históricas de acceso del comunismo al Poder, porque una ideología criminal y despótica como ella trata de mantenerse en el Poder a cualquier coste sin importarle “prejuicios burgueses” tales como legalidad o legitimidad, patriotismo o Bien común. Acabamos de celebrar el treinta aniversario de la caída del sangriento Muro de Berlín o Telón de acero. El régimen cubano sigue ahí infectando toda Hispanoamérica, al que ahora Felipe VI y señora han ido a rendir extraña pleitesía en un viaje además de inoportuno muy criticado por verdaderamente escandaloso en las actuales circunstancias de crisis de extrema gravedad que asola nuestra Patria.

Tenemos trágicos ejemplos recientes en países como Venezuela en el que el ascenso del comunismo no está siendo poder revertido con incontables sufrimientos para su pueblo, que en su momento no hizo nada para que los comunistas establecieran su dictadura. Si además se suma la impune rebelión catalana promovida por agentes criminales del exterior y del interior se puede intuir que al sistema constitucional español le queda poco recorrido, y pudiera estar ya condenado a ser irrecuperable por la histéresis.

Es verdad que estamos geográficamente en el continente europeo y que teóricamente a la UE no le interesaría una subversión comunista abierta en el gobierno de un importante Estado miembro. Pero la realidad también es que la UE hoy está sometida al globalismo, y que es el globalismo, con la especial intervención de insurgencia de alguno de sus agentes más criminales hasta ahora triunfante e impune, quien ya parece haber decidido la fragmentación de España.

Porque en realidad, en la medida que Sánchez y su contubernio bolchevique, en lo que parece una contradicción,, esté apoyado por Soros y demás siniestras  organizaciones ultra capitalistas globalistas sionistas o anglosajonas, el problema va a estar para conservar la unidad e integridad nacional, la moral y los derechos civiles, así como para la economía real, la que satisface las  necesidades de bienes y servicios, y, por supuesto, la clase media española que va a sufrir mucho sino resulta completamente destruida en el intento.

Es muy dudoso, por no decir imposible, que tal entramado económico y social pueda recuperarse en la condiciones de dictadura globalista actual contra los legítimos intereses de las naciones y de sus ciudadanos. En este caso, los de España y los españoles.

 

 

Recomponer los platos rotos (6)

                “Contra los progresistas y su ingenua fe en un mundo mejor descubrió Carnot la segunda ley de la termodinámica. O acaso fueron los progresistas quienes para consolarnos de ella decidieron creer que todo será para bien, como si el universo entero caminase hacía una inevitable edad de oro.”

               “Nuestros políticos llamados de izquierda, un tanto frívolos – digámoslo de pasada -, rara vez calculan cuando disparan sus fusiles de retórica futurista, el retroceso de las culatas, que suele ser, aunque parezca extraño, más violento que el tiro.”

               “La libertad, señores (habla Mairena a sus alumnos), es un problema metafísico. Hay, además, el liberalismo, una invención de los ingleses, gran pueblo de marinos, boxeadores e ironistas.”

(Antonio Machado, poeta republicano, en boca de su heterónimo Juan de Mairena, pedagogo o sofista)

 

Ojalá el culatazo machadiano se llevase por delante al falsario y a sus compinches. Pero, parece mentira, incluso en estos entrópicos tiempos de degeneración, neolingua y posverdad que el tartufo falsario califique sus fechorías, desatinos y desvaríos de “progresistas”.  Cantinela para necios, ignorantes o chusma miserable encanallada, repetida también por su compinche el compadre bolchevique del narco Evo Morales y demás patulea ágrafa de tales bandas.

¿Progreso?

A mi modo de ver el progreso sería la realización histórica, social y desde luego, en la propia conciencia y en la voluntad de nuestros actos del mundo de los grandes valores metafísicos: La Libertad, la Justicia, el Bien, la Belleza, la Verdad, el Conocimiento, la Espiritualidad e integridad moral… es decir, justo lo contrario que el contubernio mafioso del psicópata falsario y el bolchevique liberticida amigo de los narcos representan. El progreso verdadero tiene más que ver con el universo espiritual que con el contingente, de carácter material. Las ideas deben materializarse pero, como decía Unamuno, las ideas no sólo se desarrollan en leyes sino en hombres. Por eso se relaciona tan estrechamente con la educación y con la posibilidad de realización espiritual, intelectual y social de las personas.

Pero llegados aquí, conviene recordar el concepto del principio de contradicción, que, por ejemplo, en su formulación de Santo Tomás de Aquino en la Suma Teológica vendría a definirse así: “Lo que primeramente cae bajo nuestra consideración es el ente, cuya percepción va incluida en lo que el hombre aprehende. Por eso el primer principio indemostrable es: No se puede afirmar y negar a la vez la misma cosa; principio que está basado en las nociones de ser y no ser, y en que se fundan todos los demás principios… “

Sin él, sería imposible distinguir entre el bien y el mal, la verdad y el error, lo bello de lo feo. En cierto modo la base epistemológica del neomarxismo cultural y su degenerada posverdad sería debilitar el principio de contradicción, promover la confusión entrópica, el desorden incapaz de distinguir estados de conciencia. Es decir, promover una sociedad degradada, sin orden ni en consecuencia legítima autoridad, en la que sus habitantes desahuciados del principio de contradicción negarían las consecuencias que plantea en el orden espiritual, intelectual, moral, cultural o institucional. Una sociedad relativista, absurda, posmoderna, sin criterios de ningún tipo, salvo lo que diga la propaganda del Partido, al servicio oculto del poder globalista financiero. En la que daría igual esforzarse que no, ser sabio o ignorante, leal que traidor, heterosexual u homosexual, virtuoso o vicioso, abortista o no, honrado o corrupto…

Es decir, se trataría de conseguir una nueva era histórica en la que los hombres se “liberarían” de lo que sus promotores consideraran exigencias artificiales del principio de contradicción. Del orden moral, estético, intelectual, humanista. Y en eso están los globalistas que promueven el conocido como Nuevo Orden Mundial, que necesitan una primera etapa de absoluta degradación, confusión y anomia para sus fines.

La acicalada propietaria de Neguri con cara de hormigón armado y viciosa depravación, insólita socialista de la margen derecha del Nervión, acaba de amenazar la libertad de enseñanza desde el infame gobierno provisional del que es cómplice. En concreto, su ataque iba dirigido a la escuela concertada, refugio, ante la programada destrucción socialista de la educación pública, de la parte remanente de la acosada clase media que pretende que sus hijos no pierdan el mundo de los valores morales en los que han sido educadas las anteriores generaciones, ni tampoco una cierta calidad técnica en la enseñanza.

Detrás de esta nueva agresión socialista a la clase media se encuentra, no lo olvidemos, el tenebroso marxismo cultural promovido por la izquierda globalista. Un proceso revolucionario. El proceso de animalización del hombre, de embrutecimiento programado, la agenda de promoción de la barbarie y la contracultura. Es un atentado al universo de valores metafísicos que han hecho posible la civilización occidental.

¿Machado y su heterónimo Mairena habrían sucumbido al pasmo progresista posmoderno? La entropía aumenta. Insistimos: el progreso se desvanece con el neomarxismo cultural y la subasta a la baja de la Cultura.

La deriva guerracivilista embrutecedora del falsario y sus compinches al final llevaría a otro soneto a Líster, un texto insólito, que nos deja perplejos, en un autor de la exquisita sensibilidad de Machado, que terminaba así:

Si mi pluma valiera tu pistola

de capitán, contento moriría.”

Producto del extravío moral y de la falta de información sobre la realidad. Líster no fue solo una bestia negra para el bando nacional. De los crímenes del comunista Líster hablan y no paran los libertarios de las comunas del Consejo de Aragón exterminados en la retaguardia por el estalinista correligionario de Iglesias, quien no dudaría en retirar los carros de combate del frente del Ebro para aplastar la retaguardia libertaria.

Al cabo, el paraíso del que se habría erradicado el principio de contradicción supondría cambiar la pluma por la pistola. En eso están.

 

 

 

 

Recomponer los platos rotos (5)

El señor me lo dio, el señor me lo quitó (o el Caso Albert Rivera y sus Ciudadanos)

Más allá de la sola peripecia grupal o personal de un líder o de un partido político creo que es interesante como apólogo, con sabia moraleja como los Cuentos del Conde Lucanor, revisar lo acontecido con el pecio Ciudadanos, probablemente hundido electoralmente del todo sin que una nueva tripulación pueda ya reflotarlo, aunque desde luego no deja de ser cierto que en el extraño reino de España nunca se sabe.

Y esto es así, también como aviso de navegantes dirigido especialmente a Casado y su incierto periplo con un barco más bien anticuado que desplaza muchas toneladas pero también demasiadas ratas bien cebadas en las sentinas que no se resignan a abandonarlo. Y, para colmo, con unos armadores que sólo proporcionan a su nuevo piloto pocos puertos de abrigo mediático y aún menos cartas de navegación entre las posibles.

¿Hasta que punto es autónomo el poder político en el sistema español?  Buena pregunta. Que no sólo afecta a España sino a todo Occidente. No hay más que ver la guerra a muerte que ya bordea la guerra civil entre el Presidente electo Trump y lo que se ha venido en llamar el Deep State o tinglado mafioso criminal que hasta ahora viene disponiendo del poder real, también del político mediante dirigentes prostituidos o corruptos aupados a lo más alto de la cucaña institucional.

Una pregunta que nos lleva a otra aún más grave, ¿en verdad tenemos alguna soberanía real? Creo que no. O muy poca. El Deep State global ha promovido la generación de deuda irónicamente llamada soberana oportunamente engordada por el marxismo cultural y los mencheviques de todos los partidos. En España debemos hasta la camisa a la usura internacional para mantener un Estado autonómico demencial, corrupto, parasitario, inepto y descomunal que conspira y ataca a la nación. Por si eso no fuese bastante, la globalización tal como se está realizando también ataca al entramado de la economía real, la que satisface bienes y servicios, y a la supervivencia de la clase media que mantiene el orden social.

Recuperar soberanía significaría recuperar el amor y respeto a la Patria, a la Cultura, a la propia dignidad como persona y como pueblo.Y si no por devoción al menos por instinto de supervivencia. Y promover y mantener la existencia de un pueblo consciente y educado, con una opinión pública digna de tal nombre, lo contrario al rebaño de semovientes embrutecidos, enajenados y corrompidos que promueve el sistema. Gentes sin integridad moral para resistir y someter sus pasiones. Es decir, promover ciudadanos libres en vez de esclavos y súbditos gracias a la educación, y el reconocimiento y promoción del mérito.

Ahora bien, el desastre electoral de Albert Rivera, descontados los evidentes errores de un personaje encumbrado artificialmente en la cucaña, parece que tiene que ver de modo inmediato con dos cuestiones, que en realidad son dos caras de la misma, la falta de soberanía ya apuntada para la propia sociedad civil. Una, la de las relaciones de inferioridad de un partido frente a su líder que aquí goza de un poder casi omnímodo.  Otra, la falta de soberanía del partido frente a los poderes fácticos nacionales o internacionales. Que de modo mohatrero dan o quitan razones ante el votante más manipulable o con poco criterio.

He venido siguiendo la peripecia de Rivera desde sus orígenes y, de hecho he asistido aquí en La Coruña a sus primeros actos, conferencias y mítines para tratar de formarme mi propia opinión sobre lo que parecía una propuesta sugestiva. Y por lo que se refiere en particular a la Galicia donde vivo, por lo que pudiera haber supuesto de defensa de los derechos civiles frente a los abusos nacionalistas y persecución de la Cultura española en español del Partido Popular DE Galicia. Al cabo, aunque aún afortunadamente no tan virulenta, una problemática muy semejante a la catalana, cuyos procesos de normalización lingüística se han copiado.

Bienintencionado, no me pareció mala persona en absoluto, sino quizás demasiado crédulo en las bondades reales de de un  tinglado corrompido y arrebatacapas, nunca me pareció que tuviese suficiente nivel para abordar la gravedad del problema español. Y creo que su análisis mantenía un pecado de origen, la defensa de la constitución por encima de la nación. La tontería esa del patriotismo constitucional, en la práctica una subordinación al globalismo. Y además con una constitución como la del 78 que la amenaza y lleva en sí misma de modo fatal el desastre actual.

Otro error de valoración es el de su propio grado de autonomía respecto a los poderes fácticos, más curioso en él que además procede del sector financiero catalán. Su deseo expresado en su deriva de los últimos meses de saltarse el guión tácito o explícito de apoyar al mencheviquismo de la PSOE, evitando grandes fechorías para promoverse como alternativa organizativa al mencheviquismo sancho pancesco del Partido Popular amarianado, cobarde y sobrecogedor.

En realidad, Ciudadanos nunca fue verdadera derecha, como tampoco lo es la actual balbuceante banda de Casado, sino que forma parte del consenso neomarxista cultural con sus horrores de promoción de la homosexualidad, la invasión islámica, las femi-comunistas con leyes inicuas, el aborto, la manipulación histórica o el timo del cambio del clima climático. Y con el añadido particular español de traición a la Nación, al no oponerse al proceso de desintegración, colaborando incluso con los golpistas. Por eso, su declarada aversión, sincera o sobreactuada, a quienes dicen defender a la Nación de este consenso, es decir a VOX.

Su espantada de Cataluña, en esto no muy diferente por cierto de las demás instituciones de la Monarquía que ha dejado a sus súbditos abandonados a su suerte, ha terminado de rematar la cosa y acabar con el crédito que le restaba.

La oligarquía requiere estómagos obedientes. El imaginaria de igual servicio riveruno es el camarada Casado, personaje que vine demostrando escasa entidad, maleable, que tal parece «todo de algodón, que no lleva huesos…»

La contrajugada salvadora al oportunista jaque del contubernio bolchevique entre los dos golfos en apuros sería que los mencheviques del Partido Popular, quitándose la careta de impostada oposición, apoyasen a los de la PSOE.

Todas las presiones de la prensa del Régimen apuntan en esa dirección. Casado, como antes Rivera, no deja de ser una pieza menor cuyo sacrificio permitiría mantener el control de la partida.

 

 

 

Recomponer los platos rotos (4)

El falsario ha movido pieza y se enroca junto a sus compinches comunistas, terroristas, golpistas catalanes, meapilas vascos, caciques corruptos et alia.

Las fuerzas democráticas debieran contraatacar contundentemente para evitar el eminente jaque mate.

Es posible e incluso probable que ciertos poderes fácticos, incluido el paraíso fiscal Vaticano de Bergoglio, hayan incluido al reino de España dentro del plan de desestabilización del mundo hispano que se viene produciendo como una especie de primavera árabe a la hispanoamericana.

Pero también pudiera ser que, al cabo, la República de Bolivia nos mostrase el camino inmediato a seguir. Hemos sabido que los próceres y gentilhombres del régimen indigenista boliviano amigo y compinche de los comunistas españoles huyen como ratas tras haber sido descubierto su último pucherazo y tratar de poner lo más sustancioso de su botín a salvo.

Las instituciones bolivianas, una vez denunciado y comprobado el fraude electoral, han reaccionado contra la dictadura comunista y nos dan ejemplo.

Tanto el Jefe del Estado en sus funciones constitucionales de arbitraje y garantía del cumplimiento de la legalidad, como las fuerzas patrióticas y democráticas españolas deben exigir la máxima transparencia en el recuento definitivo de votos, no dando por buenos sin mayor y exhaustiva comprobación acta a acta, los resultados provisionales declarados.

Si se comprobase el fraude electoral, el falsario y sus cómplices deben ser detenidos y juzgados. El escándalo no estaría ya tanto en el pucherazo en sí mismo, con ser eso gravísimo, sino en que quedase impune y sirviese para derrocar el régimen constitucional, destruir la unidad nacional y posibilitar una futura dictadura comunista en Europa treinta años después de la caída del telón de acero.

 

 

Recomponer los platos rotos (3)

En un anterior texto, titulado El escándalo Zemmour y publicado el 20 de octubre pasado, me hacía eco de una Resolución del Parlamento Europeo contra el comunismo entre otras ideologías totalitarias que debieran ser ajenas a la realidad europea:

“Hace unos días el Parlamento Europeo (PE) aprobaba la Resolución sobre la importancia de la memoria histórica europea para el futuro de Europa.

Como breve resumen, en lo más sustancial, cabe resaltar que esta Resolución el PE condenaba tanto al nazismo como al comunismo y su propaganda o manifestación totalitaria, así como el revisionismo histórico… y criticaba que en espacios públicos sigan existiendo monumentos y lugares conmemorativos que ensalzan los regímenes totalitarios…”

Si nadie lo impide la sede de la Presidencia del Gobierno de Su Majestad va a resultar otro de esos espacios públicos dedicado a ensalzar un régimen totalitario comunista, bolchevique, bajo la presidencia de un peligroso psicópata renegado, fuera de control. Y para colmo este acto criminal se reviste de «progresismo».

En una audaz jugada de tramposos, el tahúr falsario que preside el Gobierno de Su Católica Majestad en (de)funciones se ha compinchado con los comunistas para repartirse el tesoro ¡Un gobierno bolchevique en la UE! Un acuerdo mafioso sin mayor contenido programático salvo su confesada voluntad anti española, liberticida y arrebatacapas. Probablemente, un farol, un órdago a la desesperada cuando no se tienen buenas cartas, por si cuela, cuela. O si sale, sale.

Y a la gran esperanza de la derecha emasculada, al pobre Casado, abducido y drogado por el felón borracho bujarrón y su corte de mujeres sabías, la cosa le ha pillado en bragas. Aunque acaso pueda resultar una maniobra, una falsa bandera, para hacerle entrar sin apenas condiciones en un gobierno de “salvación nacional”, cosa que no lograron con Rivera. En realidad, salvación del propio Sánchez aunque más bien de salvación nacionalista, separatista, para dar al golpe actual un marchamo de legalidad similar al de la anterior Transición, como decía don Torcuato, de la Ley a la Ley.

Sin embargo, contra los agoreros y descontentadizos de siempre, no hay que desesperarse, todo está controlado, las instituciones borbónicas funcionan de maravilla para defender la supervivencia de la Nación. Lo estamos comprobando una y otra vez. Gobierno, Tribunal Supremo, Generalidad, Prensa y Televisiones del Régimen, todos están en su sitio, como debe ser. Y sobre todo el Jefe. Su Católica Majestad ¡en Cuba! Observando de primera mano la floreciente industria de mulatos y jineteras. El burdel isleño modelo de la liberticida España bolchevique bolivariana que se está consolidando en su lamentable reinado. Su foto con un fondo de comunistas criminales ha resultado preciosa y sobre todo muy sugerente.

Pero a Su Majestad se le está acabando el tiempo. Ya no vale hacer el Don Tancredo mientras, muy solemne, pomposo y campanudo, suelta a un auditorio de complacientes alabanciosos bonitos discursos estupefacientes, que tratan de mostrar una realidad virtual e intentan ocultar su falta de respuesta a la revolución en curso. Valentía y coraje dice para disimular, virtudes vendo que para mi no tengo.

¿Ha empezado la cuenta atrás de su huida caminito de Cartagena como su poco ilustre bisabuelo? Cada vez resulta más probable que su Leonorcita se quede sin heredar. Compuesta y sin Corona.

En estos momentos de grave zozobra y de libertad y bienestar amenazados es la hora del Jefe del Estado. Ojalá, en bien de España, no desperdicie la que puede ser su última oportunidad.

 

 

Recomponer los platos rotos (2)

A las pocas horas de escribir y editar la primera parte o entrega de esta serie, hemos conocido la curiosa noticia del preacuerdo para hacer un contubernio o cama redonda menchevique bolchevique entre dos golfos en apuros. Una especie de fugaz puñalada de pícaro perpetrada por una pareja de cínicos encanallados que parece intentar una osada última cabriola amenizada con fuegos artificiales para parar las críticas y el descrédito entre cómplices y ajenos así como recuperar la iniciativa tras el varapalo recibido por ambos, pese a sus trapacerías, el pasado domingo electoral. Un acuerdo de feliz himeneo entre ambos para repartirse poltronas sin ningún otro plan.

No sabemos si para esta, la más alta ocasión que vieron los siglos, el falsario habrá pedido permiso a su padrino “Soros” y el resto del Partido Demócrata del que es franquicia en España. Veremos a ver cuánto tarda en poner los cuernos al marqués. La virtuosa doncella Casado, en edad de merecer y ya puesta de largo por su padrino Mariano y bien aconsejada por su esforzada doña Brígida y madrina, miss Alvia, se había ofrecido a entregarle su virtud a algún pretendiente menchevique, siempre, claro está, en aras de la gobernabilidad. Y la verdad es que tan casta y recatada doncella parece haber quedado asaz desairada. Y con ella los potentados dispuestos a financiar el feliz himeneo y a pagar el banquete y onerosas tornabodas.

En una primera interpretación este suceso parece un mentís a mi reciente último texto.

Pero, puede que por el contrario, paradójicamente constituya una confirmación de lo que decía. Que el falsario habría caído en desgracia. Y que habría una maniobra para sustituirle mediante la aplicación del Plan B, que es precisamente lo que el falsario intentaría abortar a la desesperada.

Ya lo veremos. Y hablando de verlas venir o estar a por uvas, Su Católica Majestad… ¡¡¡en Cuba!!! Este estúpido e inoportuno viaje a la boca del lobo totalitario y tan lejos de España en un momento crítico, ¿estaba concertado con premeditación y alevosía?

O por el contrario, ¿la farsa de hoy constituye un espectáculo improvisado y de fugaz alcance?

¿Prosperará este embrión de gobierno de las hordas?

No sé. El tiempo nos lo aclarará.

(Continuará)

 

 

 

 

Recomponer los platos rotos (1)

No sabemos con absoluta certeza si ha habido otro posible pucherazo como la Plataforma elecciones transparentes parece haber averiguado, esta vez con un algoritmo basado en el cuatro. Sí sabemos que en la anterior han sido encontrados grandes indicios de fraude ya comentados por expertos, e incluso ha habido una denuncia admitida a trámite.

Conocemos también el gigantesco enfado del falsario la noche del domingo, que se explicaría en toda su dimensión interna si el siniestro profanador de tumbas hubiera comprobado en sus carnes que el prometido fraude para ganar escaños que le habría animado a una nueva cita electoral se había resuelto esta vez con fraude sí, pero perpetrado en su contra. Es decir, que le habrían engañado y habría tragado el anzuelo hasta las tripas como un congrio imprudente y voraz. Pasaría a ocupar la tumba vacía como otro de los «Caídos».

Si esto fuese así, la oligarquía internacional que está detrás de la actual revolución española habría decidido amortizar al alguacil alguacilado, poniéndole en ridículo límite al obligarle a intentar un gobierno, hasta ahora sin precedentes en el ámbito europeo de la UE, con terroristas, comunistas y golpistas. Y desde luego en muchas peores condiciones que antes.  También habría castigado a Rivera por desobediente.

El ascenso reconocido de VOX, no sabemos si es el real si hacemos caso a la Plataforma citada, indicaría que la Patria está drogada, adormecida, pero aún no muerta.

El fondo de la cuestión es que ahora tras estas elecciones se pasaría a lo que en otros artículos he venido llamando la Hipótesis B. La Hipótesis A es el golpe de Estado puro y duro, perpetrado por la Generalidad y sus salvajes camisas pardas, terroristas en nómina incluidos, con la complicidad en cuanto a financiación e impunidad o pasiva de no reprimir ni asegurar el orden público, de otras importantes instituciones del Régimen. Este sería la primera fase de la conocida triada de falsa bandera, acción/ reacción/ solución.

Creado el problema y la reacción de horror y hartazgo por la menguante parte de la población española que mantiene cierto sentido común e instinto de supervivencia, la “solución” vendría mediante un gobierno de concentración menchevique en el que participarían la PSOE sin el falsario, la aguerrida tropa sin renovar de Casado / Feijóo / Mariano y los restos del naufragio del tinglado “centrista” del dimitido Rivera.

Este gobierno pararía el golpe a las bravas, (Hipótesis A), y se sacaría de la chistera el santo remedio a nuestros males. La personalidad de su presidente está por aparecer como en la institución del “tapado” del PRI mejicano. No creo que sea el falsario Sánchez porque el traidor no es menester siendo la traición pasada, y además es un tipo demasiado caprichoso, psicópata y ególatra para ser fiable para los intereses ocultos que mueven los hilos. Hace tiempo pensaba que sería el paracaidista globalista Valls, pero ahora no lo creo por estar demasiado desacreditado. Pudiera ser Borrel u otro personaje acomodaticio bilderbergiano del tipo de Macron promocionado por la plutocracia.

Este gobierno de “salvación” tendría por principal misión un oportuno cambio constitucional hacia una “monarquía confederal”, valga la contradicción en términos. Disolver, por sabotaje de la propia tripulación, el zozobrante barco de la soberanía nacional española en varias frágiles y manipulables pateras regionales. Cataluña y las demás regiones nazionalistas tendrían su independencia de facto, con total impunidad para el mangoneo, pagada eso sí por los sufridos súbditos panolis que queden en la España remanente.

Es de suponer que, al menos durante un tiempo, se mantendría la monarquía como vaselina para no aterrorizar del todo a la gente que aún mantiene cierto nivel de conciencia. Una monarquía con un rey en plan decorativa reina madre, una carabina o doña Brígida para impostar cierta respetabilidad al saqueo y la orgía, seducir a doña Inés, dedicada a soltar bonitos discursos estupefacientes, entregar premios y a largarse a la Cuba de turno cuando la cosa está más fea.

¿Especulaciones absurdas? Ya se verá. La función acaba de empezar, ni siquiera sabemos que el apuntador disponga ya del guión definitivo. De momento, empiezan las presiones para que la tropa de Casado participe o al menos apoye un gobierno menchevique. Cuando la barbas de Rivera veas cortar, pon las tuyas a remojar…

(Continuará)

 

 

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.