Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Sobre la religión covidiana en un extraño Pentecostés

Para los estudiosos de la Historia de las religiones, o de las creencias y supersticiones, la nueva religión emergente a la que podríamos llamar covidiana a falta de otro nombre más adecuado, resulta especialmente sugestiva e interesante. A falta de mayor concreción o perspectiva cabe aventurar algunas notas descriptivas.

Aunque se haya preparado convenientemente en laboratorios de psicópatas, gabinetes de manipulación de masas, entidades financieras y grandes corporaciones globalistas cuyo negocio es la enfermedad y el sufrimiento ajeno, el caso es que la nueva religión se ha propagado urbi et orbi con mayor rapidez y virulento fanatismo que el originario Islam del siglo VII.

Parte de su éxito se encuentra en su oportunista disfraz cientificista tan del gusto del público ignaro o poco formado en filosofía, lógica y metafísica. El principio de autoridad desnaturalizado o no resultante de verdadera autorictas sino de granjería mohatrera juega un importante papel en esa difusión, así como el miedo irracional inducido. La complicidad de las autoridades títeres mercenarias y de los medios de intoxicación de masas, todos siervos de los mismos amos, también resulta decisiva.

La teología de la religión covidiana, descontada su componente cientificista improvisada según convenga por supuestos científicos y expertos todo a cien, no deja de ser un farragoso batiburrillo sincrético o ecléctico de lo peor de otras confesiones religiosas precedentes. Incluso, como casi todas ellas, no deja de poseer sus matices particulares de acuerdo a la idiosincrasia de los pueblos donde se extiende y asienta. No es lo mismo, por ejemplo, el budismo mahayana que el hinayana. O el catolicismo que el calvinismo. O el sunnismo que el chiísmo. Todo ello, junto con cierto componente de mutabilidad, dificulta incluir a la nueva religión en una tipología clara y bien definida.

En su rápida difusión cabe reseñar que se han producido insólitas colaboraciones de lo que pudiéramos llamar la competencia. Así, por ejemplo, el Papa de la pachamama ha ordenado cerrar los templos católicos e impedir el sacramento público de la Eucaristía. Institución que según los teólogos protege como escudo mágico el egregor de los fieles de los ataques del Maligno. Todo ello parece indicar colusión o complicidad en esas altas esferas que quizás pudieran explicarse si no por sana doctrina o teología por la nefasta influencia de la mafia pederasta o de blanqueo de dinero procedente de la delincuencia global. Al cabo, el cumplimiento de la visión profética cervantina en El coloquio de los perros con los falsos pastores, ellos mismos lobos para el rebaño a su cuidado.

El papel mohatrero de organizaciones globalistas supuestamente bienhechoras ha resultado muy eficaz. No importa que hoy se fije un dogma de fe, y mañana el contrario, la credibilidad entre el gentío de los nuevos fieles, protegida por los media cómplices, parece salir indemne. Los nuevos Galileos que demuestran los fraudes y pufos justificadores del desfalco son silenciados sin recato, e incluso asesinados.

Aquí, en el infausto Reino de España, la difusión de la buena nueva y la eficaz distribución de virus entre panes y peces tuviron su oportuno sermón de la montaña un ocho de marzo. Sodomitas, gomorritas, milicianas, hembristas, socialistas, comunistas, lumpen varipinto y demás ralea devoradora de presupuestos difundieron la nueva religión con virulencia de conversos.

A falta de una teología completamente acabada cabe señalar algunos de los rasgos que pueden manifestar los nuevos conversos a la religión covidiana: el miedo, el fanatismo, la delación de disidentes, la calumnia, la superstición, la hipocresía, la codicia, la ambición, la quiebra de las relaciones sociales… y la resignada asunción como fatal de una etapa de hambrunas, penurias y calamidades.

La nueva religión covidiana impone una peculiar vestimenta a sus adeptos. Así, una especie de ridículo burka tapabocas. El simbolismo de este miniburka es mostrar credulidad, docilidad, esclavitud. Pero no todo es simbólico en la imposición del miniburka. Impide la correcta respiración, provocando la autointoxicación con el anhídrido de carbono, en un funesto auto efecto invernadero. El envenenamiento de la sangre dificulta el pensamiento y el buen funcionamiento del cerebro. Como mordaza tapabocas impide o dificulta la comunicación verbal. En el principio fue el Verbo, y en el final… el tapabocas. También propugna el uso de guantes como garantía de pureza en las antes pecadoras manos.

Para denuncia de fieles dudosos a falta de un bautismo calificador se ha establecido una prueba que falla más que una escopeta de feria a la que llaman test. Pretenden determinar con ella lo que constituye una contradicción en términos. Los enfermos que no muestran síntomas de enfermedad, asintomáticos en el peculiar argot. Si la autoridad religiosa lo decidiese tales falsos enfermos (o no), desenmascarados por test de falsos veredictos (o no), pudieran ser recluidos (o no) en rediles ad hoc, separados del fiel rebaño para no ser contaminado de racionalidad y espíritu crítico.

Creo que era Marx el que decía que la televisión es el opio del pueblo. La nueva religión covidiana pretende amparar una nueva etapa de servidumbre y esclavitud para la Humanidad. Por su bien claro está y por la salvación de su vida, amenazada por quien pretende salvarla. La peor esclavitud es la del esclavo voluntario o la del esclavo que ni siquiera sospecha su verdadera condición.

De todo ello, y en especial del previsible resultado de inhumana degradación voluntaria de quienes a ella se someten, se induciría que estamos ante una religión diabólica, producto de la insidias contra la Humanidad del Maligno. Dejo a los teólogos competentes la investigación de sus relaciones con las famosas profecías de Daniel o las revelaciones del Apocalipsis.

Pero, ¿Tiene algo que ver con la próxima aparición del Anticristo?

La vacuna propugnada por uno de los más importantes agentes satánicos parece una posible  contra eucaristía. Acaso la mismísima marca de la Bestia. Una señal para pasaportar al otro barrio a cientos de miles o millones de personas. Una especie de satánica comunión mortal como la proporcionada por el doctor Jones a sus adeptos en la Guayana.

Algunos también esperan grandes signos en el cielo como los indicados en el proyecto Rayo azul con vistosos hologramas para anunciar los nuevos tiempos del reinado del Anticristo.

Contra lo que suele decir, dudo que el Anticristo ya se haya manifestado. No creo que sea el bizco millonario que pretende diezmar a la población mundial, ni tampoco el famoso filantropófago colaborador de los nazis. Pero, fuere como fuere, la nueva religión covídiana parece ser una de los signos de su inminente aparición.

Hoy, festividad de Pentecostés, oremos para que el Espíritu Santo nos ilumine, la Providencia divina nos proteja. Y para que, pese a todo, el Mal no prevalezca.

 

Post scriptum

Un querido amigo, que prefiere que no cite su nombre, me reprocha que no hable de los insuperables milagros de la nueva religión covidiana. Ha sido un lapsus imperdonable. Juro que pensaba hacerlo pero me distraje un momento y se me fue el santo al cielo. En efecto, sí, confieso que san Simón resucitó a dos mil muertos en un solo día, hazaña mucho mayor, verdadero Guinness, que la de Lázaro.  Y con un ministro, aunque sea de cuota catalana, como testigo.

 

 

 

 

 

La real solidaridad que resultó irreal

No será por falta de ganas. Cualquier patriota español sea cual sea su ideología u opinión sobre la mejor forma de gobierno intenta hacerse la vana ilusión que el Rey y Jefe del Estado se va a decidir a salir en defensa de la libertad, de la Patria y de las instituciones constitucionales. Y, en última instancia, de la propia Patria amenazada por el actual ejercicio de buena parte del Estado monárquico del que supuestamente es el responsable último. O que, en su calidad de jefe de las Fuerzas Armadas, va a atreverse a defender a sus miembros de las tropelías perpetradas por Su Gobierno. O a defender a los jueces que administran Justicia en Su nombre cuya independencia también es atacada por Su Gobierno. Es decir, que está con la Nación española.

Pero, hay que desengañarse, con los Borbones hemos dado Sancho. Todo es pasión inútil. Perder el tiempo. Su enmascarada Majestad ni está ni ya se le espera.

Lo de hoy sábado, deslucida sino boicoteada festividad de las Fuerzas Armadas, saliendo en traje de faena como hombre enmascarado refugiado en la sala de banderas de un cuartel o como si hubiese sido arrestado por sus superiores o convenientemente amordazado participase en un atraco o en una telefónica guerra de Gila, ha resultado especialmente patético, incluso ridículo.

Pero lo del pin del supuesto tricornio que no fue, engañando a los nuevamente decepcionados fieles militares de la Benemérita, de que su Jefe había tenido la heroica osadía de solidarizarse con ellos contra el despotismo luciendo un diminuto pin de solapa, ha resultado una falsa alarma patriótica. Un fiasco que termina uniendo la cobardía, la decepción y el ridículo. Heroísmo de quita y pon, con más quita que pon.

Otra espantá. Suma y sigue.

 

Contra Lógicas, (o los huevos de doña Cayetana)

Una de las cosas que más llaman la atención durante el infame encierro de esta rara primavera es lo del extraño virus que ataca mortalmente a la Lógica. Ni Aristóteles ni Boole de resucitar, como los muertos de quita y pon del dúo «científico» siniestro, entenderían qué es lo que está pasando. En este desventurado reino hemos entrado en un sindios o contra lógica permanente gracias a la estulticia liberticida de las repugnantes zurdas españolas y a la complaciente oposición que no se opone al desastre institucional y a la ruina socioeconómica.

Ejemplos no faltan, seguro que al lector se le ocurrirán unos cuantos. Veamos algunos a vuelapluma.

No se entiende que la prensa supuestamente patriótica glose ditirambo alabanciosa como algo inaudito y de mérito sin igual el minuto de silencio de Sus Majestades acompañadas de sus retoños, cuando es así que no han dicho esta boca es mía durante todo el secuestro de las libertades y derechos constitucionales perpetrados por Su Gobierno ni por la masacre de ancianos abandonados a la muerte. ¡Varios meses de estruendoso y desesperanzador majestuoso silencio sin glosar pero el de un minuto para alabar!

Tampoco se entiende la postura contra la lógica más elemental, aristotélica o no, del llamado marqués de Galapagar. Doña Cayetana Álvarez de Toledo, que es marquesa de verdad y no de pega, aristócrata de mérito y no solo por linaje, había calificado al susodicho prohombre comunista de “hijo de terrorista”.  Contra lo que cabría esperar de un comunista chavista confeso, el prócer galapagareño en vez de agradecer el elogio se nos ha cabreado. En coherencia, por pura lógica, debiera ser motivo de orgullo y satisfacción para un comunista pertenecer a un acreditado linaje terrorista. Comunismo significa muerte, tiranía impuesta por el terror, hambre y desolación. Al contrario que la mayoría de sus colegas podemitarras, ajenos al redentor proletariado sino niños y niñas de papá o progenitor A, revolucionarios virtuales de tuiter, él posee linaje con auténtico pedigrí.

Por otra parte, la imputación de la valiente diputada no es caprichosa ni menos calumniosa. Está demostrado, y en consecuencia no hay calificación sino simple descripción, que el señor padre de tan ilustre hijo perteneció a la organización terrorista FRAP autora de varios cobardes asesinatos documentados entre sus heroicas actividades delictivas. Y fue amnistiado en acto de generosidad que pretendía favorecer la posterior convivencia en paz. De modo que con tales premisas sin duda cabe la aplicación del silogismo aristotélico para con todo rigor lógico así calificarlo.

También carece de lógica a mi modesto entender que la diputada doña Cayetana demuestre tener más huevos ella sola que todos los acobardados compañeros varones del PP juntos. Los criptosocialistas tragasables acomplejados como Casado, Feijóo, Egea, Maroto et al. Bien dispuestos a la componenda, pelillos a la mar y a volver a las lucrativas andadas bipartidistas. Ni tampoco se entiende que a estas alturas doña Cayetana permanezca solitaria como una especie de heroica Agustina de Aragón rodeada de afrancesados colaboracionistas.  Y es que carece de aparente lógica que no haya recalado en otras organizaciones políticas donde su comportamiento lúcido y sin pudibundeces sea comprendido y admirado.

Cosa contra lógica también es el de los resucitados por la extraña pareja científica de Illa y Simón. Cuestión diabólica de la que acaso debiera hacerse cargo el Santo Oficio si es que Francisco I de la Pampa no lo impide. Ignoro si quizás inspirados en la extraña romería de féretros con ofrecidos vivos que se celebra todos los años en Santa Marta de Ribarteme, Pontevedra. Una rareza antropológica digna de estudio.

No se entiende tampoco, y menos en la presente lógica de supuesta protección de la mujer, que el acoso y derribo de la valiente juez que lleva el caso de la manifestación hembrista homicida del 8 M, aún no haya merecido protesta del llamado Consejo del Poder Judicial.  Mucho hembrismo y mucho rollo feminista todo a cien pero a la hora de la verdad a la magistrada juez que intenta cumplir con sus obligaciones la dejan a merced del maltratador. Según convenga, «lo lógico es absurdo y lo absurdo es lógico» que decía Lao Tsé.

Por no olvidar el rarísimo predicamento contra natura del que goza la señora ministra de Defensa del gobierno comunista liberticida entre la gente civilizada. Una contra lógica incomprensible.

Baudelaire, en un famoso y conmovedor poema autobiográfico, homenajeaba al albatros, tan ágil volando en el cielo sobre el mar como torpe e indefenso en tierra:

…. El Poeta es como ese príncipe del nublado

Que puede huir las flechas y el rayo frecuentar;

En el suelo, entre ataques y mofas desterrado,

Sus alas de gigante le impiden caminar.

Mucho me temo, que contra la mercenaria lógica publicada de la prensa complaciente no podamos observar en el torpe caminar de la aspirante a salvífico albatros ninguna capacidad de volar con o sin operación ad hoc.

 

ENAGAS, ¡mi tesoro! ¡mi tesoro!

Puede que sea un caso de caridad, de verdadera necesidad porque a ambos ilustres socialistas sus compañeros no les pagan el ERTE, ni tienen oficio ni beneficio que pillar del erario para mantener sus propiedades y completar ahorrillos, que la vida del esforzado trabajo honrado está muy achuchá o les es desconocida. Pero lo triste es que la plaga de la langosta socialista se ceba otra vez en la pobre Enagás, la vieja empresa pública del gas natural semi destruida por la PSOE a mayor gloria de la oligarquía golpista catalana. Lo que fuera un escándalo, un saqueo del patrimonio español, una vergüenza, un chanchullo de Felipe en connivencia del honrado y muy honorable Pujol, el capo de la muy pía famiglia de igual nombre. Gentes que, como don Vito Corleone, controlan a jueces, policías y periodistas.

Ahora la plaga de la langosta socialista vuelve a pillar. Dos heroicos prohombres socialistas, dos ineptos ministros del tenebroso ZP, uno galleguista si así lo exigía el guión, y otro charnego andaluz, han resultado agraciados con una sustanciosa canonjía en el consejo de administración. Un tal Pepiño el de las maletas en las gasolineras, ahora con su sucesor Ábalos la cosa maletera es en los aeropuertos. Y Montilla, qué maravilla, el del tripartito golpista catalán y lamentable ministro de Industria cuyo chapucero reglamento habría podido provocar alguna tragedia si la Providencia divina no se hubiera apiadado de los usuarios.

Se completa la nueva terna consejera del Capital con un comunista nuevo en esta plaza del que desconozco sus posibles fechorías aparte de serlo.

Enagás paga protección mafiosa al heroico socialismo indígena y los agraciados se llenan los bolsillos mientras dure el momio. Me permito un consejo, gratis, de un antiguo jubilado ingeniero de la casa. A quien corresponda: Mejor enviarles la pasta gansa a casa, que atended sus consejos.

Cuanto menos bulto, más claridad.

Otra cosa de actualidad industrial, o de desindustrialización para la «reconstrucción nacional»

NISSAN huye de Barcelona. No sé si tenían consejeros socialistas o golpistas de cuota. Pero indica el camino al resto de empresas que quieran escapar del desastre comunista que se avecina. También ALCOA anuncia ahora el despido de más de medio millar de trabajadores de su planta en el Norte de la costa lucense.

Muy lamentable, pero creo que es momento de disfrutar de lo votado.

 

 

La purga

Es ya público y notorio que el gobierno comunista de Su Majestad ha iniciado una purga de mandos incómodos y constitucionalistas de la Guardia Civil. Tras la experiencia de la guerra civil que puso fin a sus crímenes, lo que más temen los rojos, además de a jueces honrados, es al Ejército y demás Instituciones Armadas que constituyen un obstáculo a su despotismo y querencias golpistas liberticidas. De ahí su interés en desactivar a las Fuerzas Armadas con la represión de profesionales y el oportuno cucañeo de mandos dóciles y colaboracionistas. En grupos tan grandes siempre cabe encontrar gentes dispuestas a lo que sea. En todo caso, como bien enseñara Mao o Stalín, con las purgas se demuestra en verdad quién manda, que no hay leyes que valgan, que todo se encuentra al albur del capricho del déspota.

Lo singular no es tanto eso, que ya es sabido, sino el desparpajo y desvergüenza con el que lo están perpetrando. Desde luego, ayuda la complicidad por acción u omisión del Jefe del Estado y de las Fuerzas Armadas, incapaz de defender la constitución, derechos y libertades. Quién calla, otorga.

Los golpistas confían en que cuando se consolide definitivamente su golpe puedan terminar impunes sin miedo a los jueces ni a la nueva normalidad subnormal perpetrada a su imagen y semejanza. Así se explicaría, por ejemplo, como un antiguo magistrado juez insólitamente aupado al cargo de ministro de la gobernación no ya sólo utilice la represión y la mentira como arma de construcción del socialismo contra el orden constitucional, sino que se atreva a obstaculizar la labor de la policía judicial, provocando un grave incidente con la judicatura interfiriendo en su misión jurisdiccional.

Bien es verdad que el señor ministro tiene interés personal o particular en la causa. Encabezaba (segundo por la izquierda) junto con otras señoras y señoritas ministras la manifestación hembrista homicida del 8 M, ofreciendo un soberbio espectáculo de decoro, dignidad y saber estar que mucho ayudó al reconocido prestigio internacional del Reino de España y de sus instituciones. Si, pese a todos los obstáculos gubernamentales, al final se hiciese Justicia sería uno de los imputados y probablemente condenados.

Algún observador quizás podrá argüir que la cosa también se puede explicar a nivel psicológico personal por el clásico desorden hormonal de gentes de la peculiar condición del ministro. Pero al ser consentido hay más que eso: obedecería a una política no solo personal desquiciada sino de carácter gubernamental en su conjunto.

Otros explican la purga por imposición o chantaje de los cómplices gubernamentales del golpismo catalán como aviso a navegantes honrados y constitucionalistas que no se doblegan.

Hay que reconocer que la línea de mando implicada en el escándalo se ha cubierto de gloria si es que no estuviese implicada en la comisión de un delito o a su inducción.  La directora general de la Guardia Civil ha quedado desenmascarada como una vulgar mercenaria sin honor, escrúpulos ni respeto a legalidad. Pero lo más sustancial sería que el gobierno comunista de Su Majestad parece dispuesto a purgar a las Fuerzas Armadas en esta nueva etapa. Siendo previsor acaso su heroico jefe haría bien en poner sus majestuosas barbas a remojar.

 

 

 

 

 

 

Traidor, inconfeso y …Rey

Le pido parcialmente prestado el título del texto de hoy a Zorrilla, no entero porque de mártir, lo que se dice de mártir nuestro heroico monarca tiene poco. Es una marca de la Dinastía y quién a lo suyo parece, honra merece.

Su falta de liderazgo, su complicidad por acción u omisión con las tropelías, arbitrariedades y actitudes despóticas y liberticidas de Su Gobierno que atentan contra el sistema constitucional, va a pasar a la Historia en puesto de honor, quizás junto con las notorias habilidades de otro Borbón insigne: Fernando VII, El Deseado.

Su ilustre progenitor A tampoco le va a la zaga, hay que reconocer su mérito, como diría el sepulturero de Max Estrella. Tampoco Carlos IV era ejemplar, desde luego. Tiempo habrá, mientras nos quede algo de libertad de expresión, para volver al tema, pero con la celebración del dos de mayo tan reciente cobra especial actualidad. Más de dos siglos después la historia de algún modo se parece. La misma traición al pueblo español de sus élites empezando por los coronados, también padre e hijo a cada cual peor, como entonces.

Una clase política del Antiguo Régimen, hoy de la última Restauración, corrupta, traidora y vasalla de intereses extranjeros. Ahora las guerras y las invasiones se hacen de otra manera. No tenemos un violento Napoleón desplegando sus ejércitos pero si gentes no menos agresivas y peligrosas como un Soros y demás invasores globalistas promotores del imperio despótico y liberticida conocido como NOM, tan del gusto de la cómplice casta política borbónica. Los podemitas, socialistas, peperos y ciudadanos como nuevos mamelucos al servicio del extranjero. Y casi todo el empresariado monopolista, paradójico servidor del neomarxismo cultural socialcomunista que si bien hoy les sirve para engordar y apuntalar negocios pudiera darles algún disgusto si aquellos olvidasen su papel de simples mamporreros mercenarios.

En los albores ya de este fin de Régimen el astuto progenitor A ve acercarse el hundimiento definitivo del tinglado de la antigua farsa y parece ser que, una vez salvados sus modestos ahorrillos, ya ha decidido poner un océano por medio, disputando a Puchimon el título de prófugo más famoso del Reino.

Durante esta crisis el Régimen ha ofrecido la visión de su verdadera catadura. Un tinglado arrebatacapas de hojalata sobredorada dotado de pomposas instituciones mohatreras o inservibles que a la hora de la verdad dejan indefenso al pueblo. No hay verdaderas instituciones dignas de tal nombre. Solo héroes aislados. Como en el dos de mayo.

Ante Napoleón en Bayona los Borbones padre e hijo ofrecieron al mundo uno de los más ignominiosos espectáculos de la Historia universal que se recuerdan. Algo terriblemente humillante y escandaloso incluso para los propios Borbones que mostrarían su real condición de gentes sin honor ni escrúpulos. Entonces no había una Leticia para sembrar discordia en la familia, de modo que la Reina María Luisa de Parma y su marido hacían frente común contra su cobarde hijo Fernando. Al final, el heroico cornudo coronado vendió su reino al emperador por la modesta suma de treinta millones de reales, abdicando a continuación. Su hijo, el felón propiamente dicho también le siguió.

Hoy la marca España está muy devaluada. Todo en almoneda. Se vende o se alquila. No tanto a Francia como entonces sino al imperio anglosajón. Ni siquiera se guardan ciertas formas de elemental decoro o prudencia. Ejemplos simbólicos pero que mostrarían realidades ocultas hay muchos: el Real Instituto Elcano de tan ilustre y glorioso nombre cuya presidencia de honor la ostenta Su Majestad se encuentra bajo el increíble dominio británico. Por no recordar la condecoración de la Jarretera otorgada por el enemigo.

El dos de mayo el pueblo madrileño se alzó, como parece que está empezando a hacer ahora. Pero, ojo, tanto sacrificio popular se fue otra vez al traste cuando volvieron los Borbones. El Deseado resultó un felón que volvería a traicionar al pueblo. Otra vez la burra al trigo. Me temo que siempre volvemos a tropezar con la misma piedra.

Nota

Acabado este texto, se ha conocido que el general director de la Guardia civil, Laurentino Ceña, ha dimitido en solidaridad con el despóticamente purgado por cumplir con su deber coronel Pérez de los Cobos. Importantes mandos de la Benemérita han enviado una carta al falsario acusándole de querer destruir la Institución. Tenemos dos muestras de heroísmo a lo Ruíz o Castillo, ojalá señal de que aún no todo está perdido ni en la Guardia Civil ni en España.

 

Sociedad contra despotismo

Contra toda la potencia de fuego, intimidación y propaganda gubernamental y la  inanidad de la oposición complaciente, el gran éxito de VOX con la boicoteada manifestación de protesta contra la mortandad, el despotismo y la ruina del gobierno comunista de Su Majestad parece que ha sorprendido a propios, pero sobre todo a extraños. No sólo ha puesto en evidencia al gobierno y resto de instituciones borbónicas, Corona incluida, sino también a los partidos colaboracionistas como Ciudadanos y PP de la supuesta oposición. En verdad es todo el núcleo del Régimen el que está siendo deslegitimado por sus actos liberticidas y por sus escandalosas omisiones y ausencias en defensa de la libertad y la ley. Y si la manifestación de ayer no resulta simple una nube de verano pudiéramos intuir que estaríamos cerca de un punto de inflexión sobre la capacidad del Régimen para sojuzgar a sus súbditos.

En efecto, los restos de Ciudadanos están para recoger las migajas del botín precio de su traición. Quizás una de las últimas piruetas antes de su merecida desaparición. Y el colaboracionista apoltronado, símbolo de una oposición que no se opone pero que ocupa sitio, acaso también debiera estar poniendo sus propias barbas a remojar, porque puede ser el siguiente en ir desapareciendo por el sumidero salvo en las taifas caciquiles, en beneficio de España y de la decencia y coherencia políticas.

Es posible que lo más lúcido de la burocracia populista reaccione en colaboración con el falsario para tratar de desactivar el peligro que para ella representa que se vaya formando una alternativa real al actual tinglado arrebatacapas que han disfrutado por turnos. Pero, haría bien en valorar con precisión los daños porque la nueva subnormalidad con la que nos amenaza el tirano de la Moncloa supone también una histéresis, una fatiga de materiales que ya no se pueda volver a posiciones de partida, al más de lo mismo, al bipartidismo corrupto del quítate tú que me pongo yo.

Y aquí en Galicia al tartufo cacique criptonacionalista que sostiene que Galicia es una Nación sin Estado puede que no le llegue la camisa al cuerpo. Acaba de convocar unas elecciones regionales en olor de santidad populista y pudiera ser que tal como viene la mano le saliera la galga capada. Hasta ahora, con la complicidad de los cebados media locales, le iban saliendo las mañas. Aprovechando el socorrido cuento que los otros aún son peores y sin ninguna formación alternativa que defendiese la españolidad de modo claro, iba sacando mayoría absoluta. Pero, las cosas pueden cambiar en momentos tan singulares en que resulta tan difícil  mantener las vistosas máscaras para repartirse el botín.

En cuanto a VOX, pese a su éxito o gracias a él, si se me permite pensar en voz alta creo que no estaría de más que comprobase sus estrategias en el sentido evangélico de que no se puede echar vino nuevo en odres viejos. El Régimen ha demostrado a lo largo de estas décadas, y de modo asaz escandaloso durante las últimas semanas su incompatibilidad en la práctica, salvo determinadas personas, con los valores de patriotismo, decencia, libertad, igualdad ante la ley, respeto a la propiedad y búsqueda de bien común que infirmarían el ideario de la nueva formación. Si vale la paradoja, sus instituciones se muestran incapaces de defender al pueblo de sí mismas.  Ni tampoco de las agresiones de unas a otras del propio Régimen.

Si no se busca un renovado pero audaz desde la Ley a la Ley como sostenía don Torcuato al principio de la Transición es de temer que el patriotismo sea acogotado y de nuevo burlado intramuros del Régimen.

La situación es muy difícil de revertir. Ojalá acierte la mano con la herida.

 

 

 

Pactos diabólicos

                                                                                                                    “Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir. El homicida ha sido desde el principio, y no permaneció en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso y padre de la mentira.”  (San Juan, cap. VIII, versículo 44).

Algún amable lector me anima a explicar algo de un tema tan desagradable, abstruso y conflictivo como es la naturaleza jurídica del pacto diabólico celebrado entre el doctor falsario, remedo burlesco, ignorante, chulesco y patibulario del famosísimo doctor Fausto y la propia jerarquía demoníaca.

Sin embargo, creo que antes convendría comentar una importante cuestión básica previa. Es la de si el padre de nuestra civilización es el diablo. Es decir, en la medida que encarna el espíritu de negación, de ser el adversario. Algo que llevado al paroxismo se complace en negar la propia existencia del diablo, de sí mismo. Y, desde luego, en la negación de la existencia de algún principio moral de orden superior a lo meramente humano. Los principios de sometimiento a la ley natural, “al temor de Dios”, que el buen don Quijote explica al Sancho gobernador y los que, junto con otros como el conocimiento de sí mismo, o la no proliferación de leyes y normas, constituyen criterios del buen gobierno.

Al cabo, es la negación de la magnitud vertical del hombre, centrándose en lo solo horizontal, considerando su voluntad como único elemento o criterio de civilización.

En palabras de Cicerón: ¿los hombres pueden hacer bueno lo que es malo, y malo lo que es bueno?

Pero una vez hecha esta precisión sigamos con lo del pacto. Sobre qué elemento concreto de la jerarquía demoníaca es el firmante del oneroso contrato para los españoles volveremos más tarde. Ahora vamos a intentar dilucidar dicha naturaleza contractual de algo prohibido como es ese tipo de acuerdos. Un pacto que sin duda existe o puede existir se perfeccione o no, como indica el texto veterotestamentario siguiente: “Porque habéis  dicho: concierto tenemos hecho con la muerte” (Isaias, cap. XXVIII, versículo 15). O bien en forma de tentativa fracasada, “todo esto te daré si postrado me adoraras” (San Mateo, cap. IV, versículo 9).

Sostienen ilustres tratadistas juristas y teólogos, confieso que yo no soy ni una ni otra cosa, que se trataría de un pacto de fórmula “do ut facias” en la que la obligación nacería de las palabras prescritas, “prescritis verbis”.

Sin embargo, la obligación contractual sólo recaería en el hombre pero no en el demonio que llegado el caso de requerimiento en instancia judicial, (Tribunal Supremo, si aforados) pudiera negar ser sujeto de derecho en virtud de su condición no humana. De tal parecer es Santo Tomás de Aquino.

No obstante, el hombre también pudiera argüir la ineficacia jurídica de la obligación contraída contra el diablo, en virtud de su reconocida condición de enemigo del género humano tanto macho como hembra, incluso neutro o epiceno como marlasca.

En efecto, el diablo es una criatura que escapa a la jurisdicción ordinaria y que sólo puede ser obligada mediante potentes exorcismos como los incluidos en el conocido manual del Padre Benito Remigio.

Es decir, que aunque pretenda obtener los mayores beneficios con nuestra perdición sólo puede actuar con eficacia cuando Dios se lo permite. Algo debemos estar haciendo muy mal cuando esto ocurre.

Dicen Santo Tomás y Alberto Magno que el pacto diabólico puede ser de dos clases: expreso y tácito. A su vez el primero puede formalizarse de modo privado o solemne.

El pacto privado se produce cuando el mismo demonio o uno de sus secuaces más destacados como Soros u otros menos conocidos elementos de la jerarquía infernal de inferior categoría se aparecen al candidato para confeccionarlo y perfeccionarlo.

El novicio renuncia a la Religión y el Bien, promete permanecer siempre adicto y obediente al diablo, acrecentando su servidumbre incluso con sacrificios y rituales oportunos. Y recibe la marca de la bestia, ahora con el carnet de vacunado. Difundirá consignas y seducirá a otros mediante su perfidia, expresada en propaganda, mentira y demagogia, hoy con el auxilio de las nuevas tecnologías.

El pacto solemne se realiza, por ejemplo, en reuniones del Club Bilderberg, el CFR, la Fundación Gates, el Grupo de los trescientos o de las varias organizaciones tapadera del satánico partido Demócrata. Así, es reconocido el novicio o candidato firmante como digno de apoyo en sus futuras fechorías por otros diablos y diablas miembros de tan ensoberbecidos, poderosos y encumbrados organismos. Habitualmente se le asigna un diablo de la guardia para indicarle lo que tiene que decir y hacer, cosa que les viene Redondo. Todo ello en cumplimiento de lo indicado por San Lucas (cap. VIII, versículo 12): “vino el diablo y arrebató la fe de sus corazones para que no sean salvos”.

Como aviso y para mayor edificación de futuros aspirantes se sabe que a veces el pacto no se cumple. Así nos enseñan los casos de la ambiciosa niña Soraya o del inconstante Riverita, que quedaron marcados por el diablo y sin premio.

No así el del doctor falsario y sus voraces hordas de jaques, invertidos, buscones, manolas, celestinas y violenta gente del bronce.

Nos queda comentar algo sobre el pacto tácito. Se produce cuando aún sin haber perfeccionado pacto diabólico expreso de algún modo, el novicio se une con el agente maléfico o participa como cómplice activo en sus pecados o fechorías. Por ejemplo. Accede a ser miembro o miembra de la horda ministerial, cohecha impune, o cumple y hace cumplir a sus subordinados o víctimas del pueblo en general órdenes injustas, nocivas o delictivas.

Cuestión interesante es la llamada invocación demoníaca.  Sabios tratadistas sostienen que el diablo no acude si no le invocan. No lo veo tan claro, Soros se materializa en Palacio exigiendo lo suyo a los portadores de su marca cuando le viene en gana. Incluso existen pruebas fotográficas de estas materializaciones. Otras veces quedan grabadas en psicofonías.

Sabemos que la actividad demoníaca se disfraza. So pretexto de amor a los pobres, los socialistas, comunistas y zurdos en general cada vez generan más. Engordan la famélica legión que no a los miembros de la legión famélica. De modo, pues, que conviene tratar de comprender cuando sobre apariencia de bien o laudable filantropía se esconde pacto con el Maligno.

Hay varios signos que nos hacen sospechar pacto.

Así cuando el efecto supera la naturaleza del ingenio conocido: cuando se contempla la obscena zafiedad huera de todo un doctor falsario cabe temer lo que se esconde detrás de tanta impostura enmucetada y empujada a lo más alto de la cucaña. No es el único entre las legiones infinitas de nuestra casta política y élites usurpadoras. O cuando se improvisan y venden remedios más falsos que sus almas.  O cuando se adornan con palabras falaces y mentirosas, negadas por sus propios actos. O cuando se lucran trapicheando con el mal ajeno, causado o no por sus propias acciones.

Todas estas cuestiones y otras más indicarían probable pacto diabólico.

Un Mal diabólico que, encarnado por sus agentes, gobierna la gran mayoría de las instituciones internacionales cuyos peones bajo pacto ha ido colocando a la espera de que se manifieste el Anticristo anunciando e instaurando el NOM.

No olvidemos la advertencia de San Pablo en la epístola a los Efesios (cap. VI, 12) ni el capítulo XII del Apocalipsis en el que se anuncia que: «Y fue hecha una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles lidiaban contra el dragón; y lidiaba el dragón y sus ángeles.  Y no prevalecieron, ni su lugar fue más hallado en el cielo. Y fue lanzado fuera aquel dragón, la serpiente antigua, que se llama Diablo y Satanás, el cual engaña a todo el mundo; fue arrojado en tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.»

El Mal debe ser enfrentado aunque el pesimismo de la razón nos muestre pocas posibilidades de victoria.

 

 

 

¿Cabreo o nueva farsa?

El tradicional o reconocido órgano de propaganda escrita del gobierno comunista del Rey y del IBEX aparentó rebelarse ayer contra la penúltima fechoría del mismo gobierno liberticida y antiespañol que defiende. No soy psiquiatra pero esto parece un notable caso de esquizofrenia.  La oligarquía coronada española, sucursal de la más poderosa plutocracia internacional, hace como que está disgustada con su gobierno. Hasta ahora mismo Borbones y monopolistas pilla pilla estaban encantados con los socialistas. Y estos de servir a sus amos, siempre que también les dejasen compartir botín. No lo digo con segundas. Mutuamente se otorgaban legitimidad mohatrera con el objetivo común de desplumar y avasallar a la gente, y con la resignación sino entusiasmo del propio populacho izquierdista encantado de que les roben y les abusen los suyos, esa falsa izquierda cómplice, corrupta y encanallada que constituye la base política principal del arrebatacapas y anti español Régimen borbonero.

Entonces, ¿Si no estamos ante una nueva farsa cara a la galería, qué es lo que ha pasado? Es que así, de repente, como el que no quiere la cosa ¿acaso nuestra sin par astuta oligarquía acaba de descubrir la naturaleza criminal de la ETA o de su aliado gobierno comunista?

¿Acaso ha decidido oponerse a proseguir con el experimento sorosiano de transformar el arruinado reino borbonero en el primer régimen totalitario coronado europeo modelo del NOM?

¿Acaso los intereses de la monstruosa deuda que su gobierno va a perpetrar engordando la gusanera ya no compensan las múltiples desfeitas económico sociales que les han de producir?

No sé el porqué de tanto escándalo, cuando la cosa la veía venir hasta el más topo. ¿Qué pasará? Para disimular, puede que rueden las prescindibles hueras cabezas parlantes de la lenguaraz gañana asturiana o la del felón víctima del tamayazo. O ni siquiera. Que el falsario enmascarado es muy chulo. Y su lugarteniente aún más.

Sin embargo, la cosa pudiera tener otras interpretaciones relacionadas con el golpe de Estado en curso.  Si el virus chino made in USA no lo impide dentro de unas semanas habrá elecciones regionales en las Vascongadas.  Y la jugada oculta pudiera ser establecer otro futuro tripartito allí como el precedente catalán de tan triste recuerdo. Sería muy oportuno como lección para los abusones, traidores, meapilas sabinianos, pero otra maniobra más de desestabilización del tenderete de la antigua farsa.

Sea como sea, el espectáculo continúa y por los Borbones que no falte. En Palacio, Su Emérita Majestad hace las maletas huyendo de la quema camino de un merecido exilio, mientras su heroico hijo, muy atento a las jugadas, acaba con todas las bolsas de palomitas.

 

De zahurdas y súcubos

Hay ingenuos o lerdos que aún se admiran de las triquiñuelas y traiciones de doña Inés.  No debieran a estas alturas cuando hace ya tiempo se sabe que es un súcubo que ha tenido trato carnal con miembro del partido golpista tresporcentista catalán y ahora visita con nocturnidad y alevosía al falsario moncloaca, dicen que para renovar su pacto siniestro diabólico que arruina nuestras vidas, libertades y haciendas.

De preciosa virgencita de Murillo a meritoria en las zahurdas de Plutón la sin par trayectoria de la dulce doncellita es digna de estudio. Y lástima que un Quevedo o un Valle no puedan glosarla. “Di un paso atrás y salime del camino del bien, que jamás quise retirarme de la virtud que tuviese mucho que desandar y que descansar. Volví a la mano izquierda y vi un acompañamiento tan reverendo, tanto coche, tanta carroza cargada de competencias al sol en humanas hermosuras, y gran cantidad de galas y libreas, lindos caballos, mucha gente de capa negra y muchos caballeros. Yo que siempre oí decir Dime con quién andas y diréte quién eres…” o bien, el oportuno: “La seráfica madre sonreía con almíbar de santa que coquetea.” O ya que estamos de entierros, cuando le dice un sepulturero a otro en el de Max Estrella: “En España el mérito no se premia.  Se premia el robar y el ser un sinvergüenza.  En España se premia todo lo malo”.

No debiera extrañarnos la condición de diabla de la interfecta viniendo de un territorio tan infectado por el maligno como Pujolandia, que le disputa al Vaticano el primer puesto europeo en la soberanía diabólica. Lo raro sería lo contrario. Una valiente demonóloga como doña Pilar Baselga viene asegurando que la ribera mediterránea del antiguo Reino de Aragón está tan podrida como la conciencia moral de muchos de sus habitantes. El padre Fortea, uno de nuestros más conocidos exorcistas, ya tristemente desaparecido el cura párroco del santuario del Corpiño, sin embargo no es tan claro en sus apreciaciones públicas.

Hay que recordar que “el humo de Satanás ya ha entrado en el templo” como decía el Papa Pablo VI y la cosa no ha hecho más que empeorar desde entonces para preparar el dominio al servicio del NOM del actual antipapa comunista. Con piadosa congoja el declarado enemigo de España y de la obra de la Hispanidad, evangelización incluida, cruzadas las manos sobre el pecho, se compungía con aviesa mansedumbre. En verdad se había compadecido de nuestros muchos pecados. Para remediarlo, había cohechado hasta nombrar a un charnego golpista vestido de colorado manda más en jefe de la cosa episcopal antes española. Prohibir el culto y la eucaristía o favorecer el golpe de Estado se encontrarían entre sus misiones más importantes.

Pero mientras Monseñor, muy vanipavo, alarga los rincones de la boca, sinuosa de disimulos y devota cadencia, estudiando las exóticas formas del rojo solideo, antes de hacer nuevas declaraciones a mayor gloria de Satán, San Procés y doña Francisquita, volvamos a lo nuestro.

¿A qué hueste infernal pertenecería tan dulce súcubo?

Cuestión de suyo difícil. Habría que consultar la Biblia. O algunos textos heterodoxos como los dos libros de Enoch. En el Génesis, capítulo 6, se habla de los ángeles caídos apareándose con mujeres terrícolas, pero no al revés. Puede que en el complejo universo veterotestamentario pudiéramos encontrar alguna otra pista.

En el Diccionario infernal de Collin de Plancy, tan socorrido para documentarse en estas cuestiones, no he encontrado nada de cierto para trasladar al lector.  Tampoco en las famosas obras de los padres Martín del Río o Torreblanca Villalpando, jesuitas como Bergoglio. Ni en la de su antecesor, el médico Ioannes Wierus, Praestigis daemonum, et incatitonibus acuenificiis libri sex, aucti e& recogniti.

Su lista de 72 diablos y entidades de la Pseudomonarchia daemonum puede encontrarse de modo más accesible en el Ars Goetia del Lemegeton Clavicula Salomonis. De estos 72 diablos acaso Bael, primer rey del infierno, probable reminiscencia del antiguo Baal al que se sacrificaban niños, al decir o suponer de algunos expertos en conspiranoia pudiera tener que ver con las huestes infernales que infectan nuestra Política de alto copete y los más encumbrados Palacios. Sugiero investigar esa negra pista.

Pero sabemos que los súcubos son diablos que toman formas femeninas para seducir a santos varones. En este caso, no sabemos quién seduce más a quién, tal para cual, pero no podemos dejar de recordar aquí a un súcubo muy famoso, llamado Lilith en Mesopotamia y jefa de los Lilim del judaísmo, cuyo apellido no es Vestringe.

Es pronto para saber a ciencia cierta los auténticos resultados fatales de tales comercios satánicos libidinosos pero no cabe esperar cosa buena de ellos.

Algún optimista argüirá que no hay que preocuparse, que fray Casado los va a exorcizar mediante uno de sus estupefacientes sermones quincenales tan del gusto de sus beatas adictas. Vade retro. Yo sugeriría a tan casto, prudentísimo y seráfico varón que mejor  y más práctico a la fuerza ahorcan. Es decir, que rocíe a Satanás con el hisopo lleno de agua bendita. Y si acaso la cosa falla que le dé fuerte con el hisopo en la mollera. El santo templo de la deshabitada soberanía nacional se convertirá en un ajetreo desquiciado de demonios y diablas en busca de mejor huésped.

“Doncellas son que se vinieron al infierno con las doncelleces fiambres, y por casa rara se guardan… No acabara yo de contar lo que viera en el camerín si lo hubiera de decir todo. Salíme fuera y quedé como espantado, repitiendo conmigo estas cosas. Sólo pido a quienes las leyere las lea de suerte que el crédito que les diere le sea provechoso para no experimentar ni ver estos lugares.  Certificando al lector que no pretendo en ello ningún escándalo ni reprehensión sino de los vicios; pues decir de los que están en los infiernos no puede tocar a los buenos. “

Amén.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.