Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Ovidio, dos mil años después

Se cumplen dos milenios de la muerte en el destierro de Publio Ovidio Nason. Un gran poeta, un escritor merecedor del más alto concepto. Y una figura simbólica o emblemática, muy a su pesar, de las relaciones conflictivas entre la Cultura o el Arte y el Poder.

En compañía de Pomponio Macro, Ovidio viajó mucho por el azaroso y deslumbrante mundo mediterráneo. Atenas, las hermosas ciudades helénicas de Asia Menor, Sicilia. La gran isla, un continente en pequeño por el que han pasado tantas y tan diferentes civilizaciones y culturas, patria de Arquímedes o Empédocles, donde Platón fuese para ayudar a Dion de Siracusa en su experiencia de gobierno. ¿Una antigua tentativa de gobierno de los sabios? En su carta séptima, Platón lo explica así:

Los problemas del mundo nunca tendrán solución mientras los poderosos no se rodeen de filósofos, siendo así que en cuanto poderosos es casi imposible que ellos mismos sean filósofos”. La bella Siracusa cuyo templo dedicado a Atenea en su acrópolis competía entonces con el mismísimo Partenón. Agrigento, la ciudad de los templos a la que Píndaro elogiaba como “la ciudad más hermosa de los mortales”.

Sin olvidar donde fuera raptada Proserpina mientras jugaba con unas ninfas entre papiros: el lago Pergusa no muy lejos del Etna. Una pena que los antiguos y poéticos bosques de laureles hayan sido sustituidos por un circuito para carreras de motos. Y el canto de los pájaros, testigos de la caída del alma, por el estridente ruido de sus motores. Los extraordinarios misterios de Eleusis, una de las instituciones espirituales y filosóficas de la Antigüedad, en homenaje a Proserpina y su rescate por su madre Ceres o Demeter se han desvanecido en el tiempo y apenas ya los himnos homéricos nos los recuerdan. Pero nuestro poeta no parecía muy de acuerdo con algunos de los condicionantes de la celebración profana:

Llegó el aniversario de las fiestas de Ceres la doncella descansa sola en su lecho vacío. Rubicunda Ceres, que coronas de espigas tus finos cabellos, por qué en el día de tu festividad nos prohíbes los placeres?… ¿Quién creerá que se alegra con las lágrimas de los amantes y quiere ser festejada con los tormentos de la continencia?

Ovidio era un caballero y, acaso en consecuencia, pudiera ser considerado un gran feminista, conocía el alma femenina en profundidad. Y un experto conocedor de los entresijos tantas veces insondables del Amor:

“Yo compuse esta obra, yo, aquel, poeta Nason, nacido en la lluviosa comarca  de los pelignos, que se divierte en cantar sus propios extravíos. Así me lo ordenó el Amor. ¡Lejos de aquí, muy lejos, bellezas intratables, no sois público adecuado a mis tiernos versos! Léame la virgen inflamada en presencia de su prometido y el sencillo adolescente que sufre por primera vez las angustias amorosas. Quiero que algún joven, herido por la misma flecha que yo llevo clavada, reconozca, leyéndome, las señales del fuego que le consume, y tras larga admiración exclame: “¿Por dónde este poeta ha penetrado y descubierto  mis ocultos dolores?”

En El arte de Amar Ovidio glosa el anhelo amoroso:

Si te cautiva la frescura de las muchachas adolescentes, presto se ofrecerá a tu vista alguna virgen candorosa; si la prefieres en la flor de la juventud, hallarás mil que te seduzcan con sus gracias, viéndote embarazado en la elección, y si acaso te agrada la edad juiciosa y madura. Créeme, encontrarás en éstas un verdadero enjambre…

Hasta el foro, ¿Quién lo creerá? Es un cómplice del amor, cuya llama brota infinitas veces entre las lides clamorosas. En las cercanías del marmóreo templo consagrado a Venus surge el raudal de la fuente Appia con dulcísimo murmullo, y allí mil veces se dejó prender el jurisconsulto en las amorosas redes, y no pudo evitar los peligros de que defendía a los demás; allí con frecuencia, el orador elocuente pierde el don de la palabra…”   

En efecto, es posible que la causa de su destierro, con el pretexto de la publicación del Ars amandi, fuese una venganza de Livia quien dominaba la voluntad del viejo emperador. En un momento dado el poeta y su obra parecieron peligrosos para el Poder. Fuere como fuere, Ovidio nunca regresaría a Roma.

Ovidio como nuestro Cervantes u otros de los más grandes resultan ser como un faro para la humanidad, una especie de cuásares de la cultura que muestran su luz durante algún tiempo en medio de la oscuridad reinante. Gentes que nos muestran la posibilidad de ser mejores, pero también por eso mismo, con vidas difíciles, el Espíritu enfrentado al Poder.

Un Poder que ahora puede seguir encarnado como antes en un déspota y sus caprichos pero que está consiguiendo nuevas y más peligrosas estrategias y técnicas de dominación. Un Platón y sus filósofos asesores reinterpretado a su maniera por la cuerda de, entre otros, Leo Strauss y sus secuaces neocons desplegados en variados e influyentes Think Tanks. La mentira como arma de los “sabios” que ya no filósofos que controlan la caverna platónica y nos confunden con su juego manipulado de sombras. una sociedad dominada por una élite que mediante técnicas depuradas y sutiles influyan en el comportamiento de la gente y ejerzan el control de los “ciudadanos” convertidos en obedientes esclavos sin que tengan conciencia de serlo.  En estas condiciones el Arte, la Cultura se convierten en peligrosos enemigos del Poder.  De ahí,  un nuevo destierro perpetrado por el Poder contra la Verdad, el Arte, el Conocimiento y la Libertad.

Se achaca a Confucio, la que parece una sentencia orwelliana: “cuando las palabras pierden su significado los hombres pierden su libertad”.

El liberalismo, al menos en su noble significado español de nuestro siglo de oro, ha sido prostituido por la Cultura anglosajona. La defensa de la Libertad, del débil, la lucha por la Justicia y la realización de los valores metafísicos, los derechos civiles, la libertad de pensamiento, expresión, cátedra o imprenta, vienen siendo sustituidas por la libertad del comercio y el dinero y las ventajas del pensamiento único.

En 1964, un humanista nacido en el país del exilio de Ovidio, investigador de la Metapsíquica y relacionado con Eliade, Cioran o Ionesco, consiguió el premio Goncourt por su inspirada novela Dios ha nacido en el exilio. Perseguido por el régimen comunista rumano, Vintila Horia no llegaría a recogerlo. En su obra el escritor rumano habla de Ovidio, de sus temores y anhelos y de una esperanza espiritual: una hierofanía cuya manifestación ha de esperarse. Pero, en realidad, de sus propias peripecias vitales en el exilio por diferentes países: Italia, Argentina, Francia o España, donde murió.

Aquí, en España, la repugnante y mercenaria zurda sorosiana  con la complicidad de una derecha cobarde, corrupta y felona, ante la debilidad y desguarnecimiento de nuestra Cultura actual pretende introducir una nueva ley de desmemoria, manipulación o confusión histórica. Por ella, el linchamiento intelectual y social o la cárcel sustituirán al debate de ideas o la investigación. La mentira al gusto del Poder será oportunamente enmucetada.

Y nuevos Ovidios volverán al exilio a la espera de una nueva consoladora hierofanía.

 

 

 

 

 

La Candelaria asoma

Dedicado a mis queridos amigos Milagros y Alejandro.  En homenaje a su gran y antigua amistad.

Hace cinco años escribía este texto:

“Ascendía desde el Tajo en la penumbra de sombríos pensamientos hacia la catedral junto a mi buen amigo el alquimista toledano Alejandro Vega, humilde sabio que se ha hecho uno con la conciencia numinosa de Toledo, la antigua ciudad sagrada, ombligo de Castilla y de España.

Mira. Es raro, todo un privilegio: hoy podemos entrar por la Puerta de los Leones o de la Alegría. Cruzamos el umbral. La figura de Cristóbal, el portador de la Luz, esa pesada inocencia que supera las fuerzas del coloso, nos muestra la enormidad de la carga que espera a quien trata de mantener la dignidad aún en tiempos tumultuosos. Seguimos por el deambulatorio. Al fondo en Poniente, la capilla mozárabe, donde aún se celebra el viejo rito hispánico, respetado durante la dominación musulmana de la ciudad, mas arrumbado luego por la influencia francesa. En la capilla de san Martín el caritativo santo nos señala la dualidad así como diferentes modos de iniciación. En la de los dos Juanes solsticiales se conserva uno de los pilares de la mezquita sobre cuyo solar se edificó la catedral. Y en la de san Eugenio, yeserías mudéjares en el arco sepulcral de Gudiel. En el noroeste, junto a otro pilar donde la leyenda sitúa el descenso de la Virgen para imponer la casulla a san Ildefonso se venera la piedra sagrada donde posaron sus píes. En el trascoro la Virgen de la Estrella expande su potente energía curativa.  Y en el exterior del coro, Alejandro me muestra figuras de templarios con su tau, así como una representación de la leyenda de Hiram Abí, el maestro de los masones.

De oca a oca, vamos hacia el mayor monumento en homenaje al grial que existe en España. Mira desde aquí el Trasparente del maestro Narciso Tomé. El Cabildo a principios del siglo XVIII quiso iluminar la zona posterior del sagrario para lo que encargó perforar parte de los muros del trasaltar de la capilla principal. Parece un sacrilegio perpetrado contra la obra gótica, pero no lo es. En realidad, es una culminación de la Gran Obra, la Solar. Cuando se eleve sobre el horizonte, un rayo de sol atravesará el círculo abierto en la bóveda original y penetrará con su luz primordial, fecundándolo, el centro entre los arcángeles. Observa el altar sobre el campo de estrellas de seis puntas, rodeado por el damero masónico de la dualidad sobre la que se apoya el conocimiento.

Sí que recuerda al famoso verso gongorino: “(el sol) en campos de zafiro pace estrellas”.

Pero como casi siempre lo más interesante está oculto a la mirada profana. Así la cámara sagrada situada detrás, entre él y el altar mayor, donde se custodia el sagrario, al que acceden las monjas cuidadoras. Allí está guardado el pelícano. Sí, el pelicano, el ave sagrada, símbolo de Cristo, emblema de la Rosa Cruz y de profundo significado místico. El del propio sacrificio. El principio creador y vivificante que se entrega para alimentar a sus criaturas. El sol, el fuego que permite la vida.

Antes de irnos, toca aquí, este pilar de la capilla de san Ildefonso, junto a la tumba del maestro Martín y los tres peldaños iniciáticos. Es tremendo el caudal vibratorio. Más aún quizás que en el parteluz del Pórtico de la Gloria compostelano. Donde más energía hay en Santiago es en la parte del altar, donde se abraza al Apóstol y en la cripta que guarda el sepulcro, pero las últimas obras además de eliminar el damero masónico del piso, han debilitado el efecto energético original.

Cae la tarde, mientras nos alejamos en dirección al pequeño cigarral de mi amigo, vuelvo la cabeza hacia la vieja ciudad gris y me fijo en las tres coronas que coronan la torre de la catedral. Son las tres coronas de poder sobre sus respectivos mundos que figuran coronar la cabeza del sabio constructor.

Toledo a veces enseña alguno de sus misterios, sus secretos, a los buscadores sinceros. Es un Libro escrito en una lengua ya olvidada. En un principio fue el Verbo pero en esta era de sombras y penumbras quedan sólo sílabas casi indescifrables de la antigua palabra perdida. Mi amigo lleva toda una vida buscando y reuniendo en la catedral primada los restos de ese lenguaje. Su semántica, su pragmática, su gramática. Me consuelo, confortado por la visita  al ombligo de España, con la idea de que el pelícano es fuerte, pese a ofrecer su propia sangre a sus hijos, y que, aunque falle la voluntad de ser o el conocimiento del arquitecto de las tres coronas, en todo caso, el Gran Arquitecto del Universo no va dejar de proteger a España y guiar con su Luz a los españoles.

Atrás queda el antiguo minarete de san Miguel, la casa del duende con sus misteriosos subterráneos, pero la Candelaria asoma y es la propia ciudad de Toledo quien la porta como un san Cristóbal”.

 

Con motivo de la presentación de una nueva edición de su famoso libro Introducción al Toledo filosofal, el pasado otoño tuve la oportunidad de visitar con Alejandro de cicerone otra vez el barrio templario de San Miguel, así como los subterráneos de la casa del duende, que otrora fuera taller del maestro Quismondo. Una casa tradicional toledana y un lugar de extraordinario interés, insólito, muy diferente de lo que el público puede visitar habitualmente.  En la penumbra de los recovecos de sus múltiples galerías y pasadizos se sienten las diferentes energías de la milenaria ciudad. De su memoria histórica.

Una especie de escondido eterno inconsciente colectivo, de viejas emociones y sentimientos, confundidas en el Espacio y el Tiempo. Del Ser que hace esfuerzos por Ser, tomar consciencia y mostrar así las glorias del micro y macrocosmos, las que corresponden a una vida en plenitud.

Ya en el exterior, junto a la aguja de acupuntura del campanario de san Miguel, en una de las colinas de Toledo, la Luz asoma en la calle de la Candelaria.

Entre un halcón de cetrería con el capirote puesto y un león dormido, ya lo decía nuestro gran Cervantes en el frontis de la Primera parte de El Quijote: “Spero lucem post tenebras“.  Ojalá su triunfo sea también el nuestro como criaturas en pos de realizar los más íntimos y queridos anhelos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CONVOCATORIAS: Esteban Cortijo habla de Roso de Luna en el Ateneo de Madrid

El próximo lunes cinco de febrero el catedrático de Filosofía y máximo experto en su biografía, Esteban Cortijo, disertará sobre el polígrafo extremeño y ateneísta Mario Roso de Luna en el Ateneo de Madrid, del que fuera figura señera. Su retrato, retirado un tiempo como castigo a su heterodoxia, luce en la famosa Cacharrería de la antigua institución cultural madrileña.

Hoy acaso no tan recordado como se merece, Mario Roso de Luna ocupa un lugar de extraordinaria importancia en la Cultura y la Ciencia del primer tercio del siglo XX.  Astrónomo, licenciado en Filosofía y Letras, Doctor en Derecho, poseyó una cultura vastísima, puesta al servicio del Ideal. Pero Roso por encima de todo fue un hombre bueno. Un investigador y buscador espiritual que realizó una labor ingente al servicio de los valores humanísticos y metafísicos.

Un homenaje más que merecido a una figura singular que seguro habrá de gustar al público asistente. Mi enhorabuena a Esteban Cortijo y demás organizadores de este acto.

 

 

Boadella contra la mohatra picassiana

Que el Arte ya no es lo que era resulta evidencia de razón y de sentimientos. Una obviedad para cualquier persona verdaderamente culta, sensible que no haya dimitido de las inquietudes y anhelos estéticos del alma o quiera permanecer o incluso regodearse en la desesperación espiritual propia de estos tiempos.

En el proceso de degradación hasta la actual situación del Arte convertido en un asunto de finanzas y engaños han intervenido con diferentes modos y protagonismos un conjunto de gentes e instituciones que han conspirado o al menos colaborado para despojarlo de su naturaleza espiritual, materializarlo y convertirlo en dinero más o menos mohatrero.

Si los sionistas de la Reserva Federal americana disfrutan del poder alquímico de transformar tinta y papel en impecables y bizarros dólares, soportados por el poderío militar USA; cabe comprender que con la complicidad del sistema, galerías y críticos mohatreros, “artistas” encumbrados a la cima de la cucaña también sean capaces de convertir en oro de alquimia sus deposiciones entre el aplauso de sus cómplices o los tontos y el pasmo de los entendidos.

¿Cuándo empezó este proceso de degradación? Existen varías teorías. Pero Boadella, Presidente de Tabarnia en el exilio, nos da alguna pista en su último trabajo sobre la figura de Picasso.  Se trata de una ópera que se va a estrenar en Madrid a primeros del mes que viene sobre las hazañas o fechorías del afamado pintor malagueño.

Un tipo sobrevalorado que es la contradicción e incoherencia con patas salvo en una constante vital, hacerse rico y ser famoso. Comunista millonario de los que “entre el patrimonio que tengo y el que me toque en el reparto…”. Sin olvidar su significativa imagen de maltratador o “violento de género” como se dice ahora, pero admirado y deseado por cierto mujerío y rojerío complacientes. Un personaje que según Boadella “asestó un golpe mortal a la Pintura”.

El Pintor de Boadella cuenta la venta del alma picassiana al diablo. El malagueño deseaba alejar la amenaza de la pobreza propia de la bohemia y para ello no duda en aceptar las propuestas del Enemigo. Un genio malbaratado. En cierto modo algo emblemático de lo que ocurre con la propia civilización occidental que ha convertido todo, incluso lo más sagrado y elevado, en valor de cambio más o menos mohatrero.

Y también oportuno ahora que el rojerío desmadrado insiste en re-escribir la Historia a su gusto con el cuento de la llamada memoria histórica conviene dar a conocer o que verdaderamente significan algunos de su tótem y personajes emblemáticos desnudados a su genuina condición de oro de alquimia cuando no de simples fantoches enaltecidos por la mohatra o la propaganda.

 

 

Otro San Ildefonso

Tal día como hoy, festividad de San Ildefonso, pero del año 1995 era vilmente asesinado en San Sebastián, de donde era teniente de alcalde, don Gregorio Ordoñez, figura entonces importante, emblemática del Partido Popular. Un hombre valiente, de comportamiento heroico de otro Partido Popular, desde luego en las antípodas ideológicas y morales del que hoy regenta como una especie de casa de trata el cobarde taimado, felón, embustero y sobrecogedor Mariano el galleguista y su cuadrilla de apátridas, trepas, ineptos y o corruptos.

Algún día se hará la crónica de esta felonía, de las fechorías de Mariano. Y de un partido, antaño de héroes, hoy de abundantes bueyes pancistas y lametraseros, que no se atreve a rechistar aunque su cabecilla le lleve a una hecatombe, un suicidio colectivo como el de la secta de la de Guayana. Conviene comprender el cómo de don Gregorio Ordoñez, doña María San Gil o don José Ortega Lara hemos pasado a los Mariano, las Sorayas, las Alicias, los Fabra, los Bárcenas, los Gurtelidos, los Púnicos, los Camps, los Gallardones, los Botellones y demás nutrida famiglia. ¿Despotismo? ¿Indigencia intelectual y moral?

La leyenda de San Ildefonso, anterior a la invasión musulmana de España, y ligada a la sede catedralicia toledana, cuenta que cierta noche se le apareció la Virgen en medio de un gran resplandor y le ofreció una casulla celestial.

No sabemos qué, ni quién, se le habrá aparecido al lamentable mandamás compostelano criado en Pontevedra para hacer lo que hace y sobre todo para no hacer lo que no hace siendo su obligación moral y constitucional hacerlo. Pero la casulla que lleva impuesta es la de la inepcia, la traición y la ignominia.

¡Pobre Gregorio Ordoñez, pobres María San Gil y otros compañeros! Su sacrificio ha sido traicionado.

Pero, sobre todo, ¡pobre España, en manos de quienes se encuentra ahora su destino!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De Chamberlain a Boadella

Lo que se ha venido en llamar “el problema catalán” continuación de la teocrática y sanguinaria carlistada es ya antiguo, una plaga pertinaz y asoladora como los Borbones. Así, por ejemplo:

Eso de despedazar la nación única en naciones varias, de prohibir que puedan desempeñar cargos públicos en Cataluña los que no sean catalanes y proscribir el uso de la lengua española, que es una de las primeras del mundo, es un crimen contra la patria, contra la humanidad y contra el progreso

(John Chamberlain, EL ATRASO DE ESPAÑA, traducido por Cazalla, F. Sempere y Compañía Editores, 1910).

La canallada de racistas supremacistas, felones y obispos o abades trabucaires vemos que viene de lejos pero Suma y Sigue:

A continuación, pinchando en el texto resaltado en granate, las sentidas palabras del Muy Honorable Presidente de Tabarnia en el exilio,

 

 

El Albatros (Homenaje a Baudelaire)

Carlos Baudelaire, el “Dante del bulevar” como lo llamaba Anthero de Quintal, el maltratado poeta sufriente del que Víctor Hugo decía que “había creado un estremecimiento nuevo” es autor de un bello poema confesión de resonancias metafísicas, incluido con el número dos en sus famosísimas “Las Flores del Mal”.

Un estremecimiento acaso no tan nuevo pues no es sino el que resulta de la meditación sobre la condición humana, sobre el misterio del hombre que no es ni bestia ni ángel sino una combinación insatisfactoria y frustrante de ambos para muchos hombres que sufren. Y que padece una incomprensión metafísica, como ser de luz arrojado entre tinieblas.

 

Muchos años después de que se hubiera cumplido su famoso verso, ¡Oh Muerte, capitán, es tiempo ya levemos! Su traductora al español, Nydia Lamarque, cuenta su experiencia durante la visita a la tumba de Baudelaire en Montparnasse. Una tumba entonces anónima, sin inscripciones salvo una medio borrada de su padrastro, el general Aupick, mostrada a la traductora y admiradora por un guardián del cementerio.  Ante las protestas de ésta por el estado de la tumba, lo que entendía grave desconsideración a la memoria del poeta, su improvisado cicerone le replicó: “No importa, todo el mundo lo ama”.

A continuación la versión española del precioso poema citado de Baudelaire “realizada con reverente amor”, por Nydia Lamarque.

(Obras completas, Editorial Aguilar, página 110).

 

EL ALBATROS

Por divertirse, a veces, suelen los marineros

Cazar albatros, grandes pájaros de los mares

Que siguen, de su viaje lánguidos compañeros,

Al barco en los acerbos abismos de los mares

 

Pero sobre las tablas apenas los arrojan,

Esos reyes del cielo, torpes y avergonzados,

Sus grandes alas blancas míseramente aflojan,

Y las dejan cual remos caer sus costados.

 

¡Qué zurdo es y que débil ese viajero alado!

¡Él, antes tan hermoso, qué cómico en el suelo!

¡Con una pipa uno el pico le ha quemado,

Remeda el otro, renqueando, del inválido el vuelo!

 

El Poeta es como ese príncipe del nublado

Que puede huir las flechas y el rayo frecuentar;

En el suelo, entre ataques y mofas desterrado,

Sus alas de gigante le impiden caminar.

 

 

LA OPINIÓN DEL LECTOR: Cabalgatas

Reproducimos a continuación este breve texto de indignación recibido del Doctor Cossío:

 

Las Cabalgatas de los reyes Magos, un síntoma de la degradación nacional

¡¡Por fin lo he comprendido!!. Me resistía ciegamente a admitir que hemos pasado de ser ciudadanos de un Estado a súbditos de Ayuntamientos y Autonomías  politizadas e insolidarias entre sí, traidoras a un Estado incapaz encabezado por Gobiernos conformistas claudicantes, que se dedican preferentemente a tratar de engañar a sus “ciudadanos” y a la Nación con paripés de escasa calidad intelectual y moral. Son impresentables. Este “amable” pensamiento sobre el triste destino de mi Patria me lo deben haber traído “sus majestades de oriente” con el grotesco manoseo de algunas cabalgatas de los reyes magos, organizadas en teoría para los inocentes niños por groseros sectarios maliciosos, sin apenas crítica por parte de la gran mayoría de los medios de información, a los que solo les falta balar como corderitos.
¡¡El niño que aún sobrevive en mi se rebela!!

Benigno Cossío Coll

 

 

Operación blanqueo

La del blanqueo es una práctica muy habitual en estos tiempos de posverdad aunque el susodicho término no resulte muy políticamente correcto. Seguro que la sorosiana tropa de mariquitas, tortilleras, feministas de rompe y rasga y trinca onerosas subvenciones varias con cualquier pretexto o condición algo tendrá que objetar. En vez de blanqueo, ¿Por qué no, negreo o amarilleo?

Pero, queramos o no, nos vemos incursos en una serie de blanqueos en los que se pretende camuflar la realidad en forma mohatrera. Caballero de mohatra, con perdón por lo de caballero pero así es como se decía durante nuestro siglo de oro, es el bizarro presidente del Consejo de Su Majestad que ya que ha regañadientes se ha visto obligado a aplicar el malvado artículo 155 se ha apresurado a aguarlo astutamente con una nueva demostración de su dominio magistral de los tiempos y consecuente felona convocatoria de elecciones. Muy oportuna y eficaz para salvar la cara de sus compañeros del pilla pilla del Régimen y blanquear la cosa golpista. Al fin y al cabo, unos y otros, la piadosa opusiana famiglia Pujol, Mariano y su gobierno, el pío Junqueras un raro carlista republicano, el abad de Monserrat, o la monja alférez son católicos del Opus o sionistas pro NOM, valga la doble militancia.

Sin olvidar el tenebroso origen y pasado histórico de los llamados mozos de escuadra. Un cuerpo militar realista catalán de acreditadas históricas puertas giratorias con contrabandistas, bandoleros y chantajistas. Y convertido hoy más en fuerza armada al servicio del golpismo institucional catalán que en mera policía al de la aplicación del Código Penal.

La ministra del ramo también ha intentado blanquear con tartufescos y falsarios otro sí digo la extraña e inconveniente situación de nuestras FFAA. Acampadas en lejanas misiones al servicio de intereses oscuros del NOM, pero muy lejos del escenario más peligroso para nuestra integridad nacional y territorial.

Pero, no para ahí la cosa. Poco dura la alegría en casa del pobre. Si otrora alabábamos a don Felipe en estruendosa manifiesta soledad institucional por su defensa de España y del orden constitucional ahora parece que le han leído la cartilla para que olvide eso de ir por libre. El Régimen no paga gente honrada, que… son un peligro para su supervivencia.

Sí. Ahora la consigna, en verdad metafísicamente imposible, es blanquear la conducta del campechano, Juan Carlos I, El Fraticida, y su siniestra Corte.

Contra toda razón o mínimo decoro, cortesanos saltimbanquis y felatrices de nombre muy conocido se aprestan a la lisonja, tan insultante para la Verdad, el Bien, la Justicia, nuestra dignidad como pueblo y la mera decencia humana.

Pero se trata de un tipo demostradamente depravado al que no hay por donde cogerlo y al que como buen Borbón, Puig Moltó o lo que sea dinastía tan ajetreada y recauchutada de tapadillo, no parece que haya vicio al que pueda ser ajeno. Tampoco es muy digno, es oportuno recordarlo, el papelón de su santa esposa, que luce impasible una cornamenta con miles de puntas. Record mundial absoluto. O protegiendo a la infanta de la Caixa y señora del Empalmao en sus aventuras inconfesables. Otra conducta ejemplar.

Gran invento borbónico, sin duda, es el de tener cuatro reyes como en el mus. Se puede envidar a la grande. Pero mejor dejarlos bien escondidos en el mazo de la baraja.

Desde el punto de vista de la dignidad nacional, que es lo que más nos preocupa, sería una pena que el glosado gesto patriótico de Don Felipe resultara una pasajera nube de otoño.

 

Buda, Parsifal y el Grial

Con el título de Buda, Parsifal y el Grial acaba de salir de imprenta editado por la Editorial Lautana mi último libro dedicado a la música, la saga del grial, el Parsifal wagneriano, la filosofía de Schopenhauer y su relación con el budismo, en especial con el tántrico y la sexualidad sagrada.  Se trata de una visión original, dentro de lo que cabe, de aspectos muy interesantes de la Cultura, tanto en Oriente como en Occidente.

Hermann Hesse, en su famoso discurso de recepción del Premio Nobel explicaba que “En lo espiritual no me siento inválido, sino unido a todos ustedes por una idea fundamental, la misma idea en la que se apoya la Institución Nobel: la del carácter supranacional, la del internacionalismo del espíritu, y el consiguiente deber de que no sirva a la guerra y a la destrucción, sino a la paz y al entendimiento entre los pueblos.

Sin embargo, no es de ninguna manera el que se anule lo nacional para dar así paso a una Humanidad espiritualmente uniforme; no, no; de ningún modo. ¡Viva la diversidad, vivan las diferencias y los matices en nuestra tierra bienanamada! ¿No es maravilloso que haya tantas razas y tantos pueblos, tantas lenguas, tantas formas de pensar y de concebir el mundo? Si yo odio y soy enemigo irreconciliable de la guerra, de las conquistas y de las depredaciones, se debe, entre otras razones, a que estas fuerzas tenebrosas exigen tan crueles holocaustos de lo que en la cultura humana hay de incorporaciones históricas, de individualización elevada, de fecunda diferenciación. Rotundamente me opongo a los grands simplificateurs, y me proclamo partidario ferviente de la calidad, de lo refinado”.

Claro que el mismo autor sostenía que “En un principio fue el  mito. Así como el gran Dios inspiraba las almas de los indios, griegos y germanos, anhelantes de expresión, vuelve también a inspirar el alma del niño”.

El mito es una manifestación espiritual que debe ir dirigida a impresionar al alma e inspirar la conducta. Uno de los mitos más fecundos de la Tradición de Occidente es el mito del Grial. Ha inspirado a buscadores espirituales, a caballeros y a sus damas, a artistas de distintas épocas.  Un mito que, como intuía Hesse, presentaba grandes similitudes metafísicas, simbólicas con otros muy sugestivos de la Tradición oriental que también pretenden la investigación y comprensión de lo sagrado.

A medida que el buscador espiritual se acerca al Uno, más próximos encontrará las ideas, los símbolos, el arte, la música, la metafísica de Wolfram von Eschenbach, Chretien de Troyes, Schopenhauer, Wagner o los budistas sinceros.

Especialmente curiosa y sugestiva y oportuna en los presentes tiempos de desconcierto inducido y destructivo sobre las relaciones amorosas entre hombre y mujer, ambos constituyen la Unidad tanto en Oriente como en Occidente, es la revisión de la concepción del Amor y de la sexualidad sagrada en la saga del grial, el Parsifal wagneriano y las concepciones tántricas orientales.

El breve libro recién nacido reflexiona sobre el papel de la Música como Arte sublime que abre las puertas de la percepción espiritual y pretende hallar puentes de comprensión entre tradiciones aparentemente diferentes en la idea de que las peripecias de la búsqueda del grial, son las mismas que la de nuestra identificación con el Ser.

Y en que es vital que nos respondamos con sinceridad a la vieja pregunta: ¿A quién sirves?

El libro será presentado próximamente en La Coruña, Cáceres, Madrid y Toledo.

 

Los interesados pueden dirigirse a Editorial Lautana, al siguiente correo: lautanaeditorial@gmail.com

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.