Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El horror de Alcasser. In memoriam

 

Quien controla la información y la ley adapta el criterio colectivo a su necesidad”  (duquesa de Medina Sidonia, La Ilustre degeneración)

 

Un famoso programa milenario de TV acaba de recordar el horror del crimen de las desgraciadas niñas de Alcasser. Un asunto tremendo que conmovió y horrorizó la opinión pública hace un cuarto de siglo. Una época en que la que yo era, quizá todos éramos, más ingenuo en la que aún no había internet, y por tanto menos posibilidades para el ciudadano común de investigar y contrastar diversas informaciones para formar la propia opinión.

La versión oficial, que apenas ya cree nadie salvo los que la montaron, consideraba el terrible crimen como un caso aislado, obra de un par de delincuentes solitarios, degenerado lumpen  de baja estofa. Uno de ellos desapareció u oportunamente se le hizo desaparecer. Otro fue juzgado y cumpliría algunos años de condena. Pero en la opinión pública queda la convicción de que se despreciaron y manipularon pruebas, otras desaparecieron. Se estorbó o impidió la posibilidad de realizar una investigación forense independiente y solvente.

Algunos de los que intentaron buscar la verdad, como el recientemente fallecido periodista Juan Ignacio Blanco que llegó a escribir un libro con sus investigaciones e hipótesis que fue secuestrado, o Fernando, el padre de una de las infortunadas víctimas, fueron desacreditados e incluso sometidos a juicio.

Hoy sabemos que desaparecen decenas de miles de niños cada año. Una terrible plaga mundial. Algo verdaderamente tremendo. Unos son utilizados para el tráfico de órganos. Otros para solaz criminal de homosexuales pederastas. O para rituales satánicos, incluido en ocasiones el canibalismo de las víctimas sacrificadas. O para explotación de mendicidad. Los más afortunados para adopción ilegal o alegal.

El caso Esptein, un famoso sionista presunto agente del Mossad y responsable de una red globalista de pederastas muy poderosos, dueño de una isla privada donde se perpetraban los crímenes, ha puesto de relieve la gravedad y extensión de estas prácticas diabólicas. Es una de las formas más terribles del Mal, y normalmente impunes porque tiene que ver con grupos plutocráticos muy poderosos e influyentes. Tanto el caso de Espstein, como en otros tales como los de NXIVM o la presunta red de pederastia conocida como Pizzagate del jefe de la campaña de la Hilaria Clinton, John Podesta, están muy relacionados con los líderes actuales del tenebroso y degenerado Partido Demócrata americano, del que es amigo y colaborador nuestro amoral doctor falsario.

Según los estudiosos y especialistas en estos temas las “razones” últimas de estas aberraciones aparentemente tan absurdas e increíbles son varias:

El poder chantajear a los próceres de todas las actividades políticas, económicas, financieras o sociales a los que se quiere encumbrar y que así quedan atrapados por la conservación de un secreto criminal en poder de los chantajistas.

Investigadores con conocimientos de medicina interna aseguran que las personas sacrificadas o en trance inmediato de morir segregan una hormona que prepara para la muerte que una vez recogida de los cadáveres se prepara como siniestro elixir cuya ingesta tiene un carácter embriagante y espectacularmente alucinógeno para los degenerados que la toman como diversión o como manifestación de exclusividad y pertenencia a la elite globalista criminal impune.

Otras hipótesis, de carácter más metafísico en la línea de lo indicado por San Pablo en su Epístola a los Efesios 6, 12: “Vestíos de toda la armadura de Dios para que podáis resistir las insidias del diablo, que no es nuestra lucha contra la carne y la sangre, sino contra los principados, contra las potestades, contra los dominadores de este mundo tenebroso, contra los espíritus malos de los aires…”, ligarían estos odiosos sacrificios a una suerte de alimentación vibratoria de entidades espirituales malignas. El sufrimiento, el dolor físico, el miedo, el odio, la angustia producirían vibraciones muy “nutritivas” para tales entidades astrales degradadas.

¿El Mal está en la conciencia del hombre o es servido por criaturas maléficas que no tienen porqué ser necesariamente todas humanas? Por ejemplo ¿Qué, o quiénes estaban detrás de Hitler o del siniestro fundador de las SS? ¿Detrás de los torturadores y asesinos de las pobres niñas hay algo más?

El investigador inquieto se vuelve a plantear ahora la pregunta que se han hecho muchos autores y estudiosos a lo largo del tiempo. El universo del Mal, ¿acaso tiene existencia propia? ¿Existen criaturas no humanas que lo forman y sirven? ¿Se alimentan con el sufrimiento, el miedo, la angustia que nos provocan? ¿Existe, en consecuencia, también un lenguaje de los ángeles?

Ciertos importantes textos más o menos históricos o legendarios así lo sostienen. Entre ellos, por ejemplo: La Biblia, el Libro de Toth, el Libro de Enoch, las Estancias de Dzyan, el manuscrito de Mathers base de la Golden Dawn, la Esteganografía del abad Tritemo, los escritos de John Dee, las obras de Pico de la Mirándola basadas en antiguos textos de Orígenes, la Cábala, o las de Nicolás de Cusa, Santo Tomás de Aquino…

Modernamente, cabe resaltar entre los investigadores españoles las obras del antiguo jesuita Salvador Freixedo, y en especial su importante libro Teovniología, que debiera servir de reflexión y debate por la gravedad de las cosas que dice.

También aquí en España la fallecida duquesa de Medina Sidonia dedicó un tremendo texto mitad ficción, mitad crónica reportaje, a estas cuestiones. Se trata de su obra La Ilustre degeneración. Una obra cuya lectura pone los pelos de punta. Lo peor ya no son los odiosos crímenes, que también, sino la capacidad de tergiversación, ocultamiento y manipulación del Poder. La sensación de impunidad con la que se perpetran. La sensación de que tienen tanto poder como para conseguir permanecer impunes doblando el brazo de la Justicia.

El caso de las desgraciadas niñas de Alcasser parece indicar que los errores y anomalías denunciados en la investigación no se deben únicamente actuaciones más o menos chapuceras propias del impredecible factor humano, sino muy probablemente también a la actuación de grandes poderes fácticos que han tratado y hasta ahora han conseguido, que los verdaderos autores de este odioso crimen permanezcan ignorados e impunes.

Debemos exigir se haga verdadera Justicia con las víctimas. Mientras tanto pido al amable lector una oración al Dios de su corazón por el alma de estas pobres niñas y por la paz y el consuelo de sus allegados…

 

 

 

Impresiones sobre la nueva CEDA

Rectifico. Lo de CEDA (Confederación Española de Derechas Autónomas) no sé si está muy bien puesto, por lo de la E de Española pero sobre todo por lo de la D de Derechas. En realidad, no sin exageración, complicidad o desconocimiento de la cosa puede calificarse a la PP “de derechas”. Dado que el ente y el no ente se engendran mutuamente como diría Lao Tsé, como mucho si acaso sería más apropiado calificarlo de No Izquierda. Aunque no del todo. Un prócer caciquil como Feijóo en realidad no es sino un galleguista o nacionalista más, indistinguible en lo fundamental y más allá del disimulo al otro lado del telón del grelo, de los nacionalistas catalanes o vascos. Un tipo que traicionando a su menguante electorado sostiene las mismas políticas devastadoras progres a lo Alinsky o lo Gramsci. La cosa esa del género, la complicidad con la liberticida invasión de africanos y mahometanos, la promoción de la homosexualidad, el indigenismo o el ecologismo mohatrero del timo del cambio climático. Sin olvidar la imposición del gallego transgénico, la vulneración de los derechos civiles de los hispanohablantes y los intentos de expulsar a la cultura española de su señorío feudal. Por eso no es de extrañar que tras puñalada trapera y puñalada trapera contra su teórico jefe promueva formar coalición con la PSOE del doctor falsario y, va en el mismo lote sorosiano, ¿sus compinches etarras, golpistas y gentes de similar jaez?

Más de un año después de su ascenso a la cima de la desprestigiada y degradada PP sorayesca y marianíl la sensación creciente es que Casado no controla el Partido. Que los señores feudales de los principales territorios indigenistas hacen de su capa un sayo, o bien mangas y capirotes. O le toman por el pito del sereno. Sus correligionarios vascones piden más fuero, igualico que sus colegas del racista PNV. Más privilegios medievales injustos. Más hecho diferencial impostado. Más centrismo caga poquito. Una pasada de modernidad. Los felones ponen a caer de un burro a Cayetana Álvarez de Toledo por decir en voz alta lo que todo el mundo con dos dedos de frente piensa. La ideología de un partido serio no puede variar dependiendo del lugar donde se esté. Y revindican su derecho al merecido fracaso por la traición a sus heroicos antiguos compañeros y los valores que ellos servían y representaban. El bizarro adalid Casado, muy heroicamente, defiende la foralidad vasca para favorecer a los vascones de pura raza vasca en territorio feudal vasco.

Mientras tanto, con la proverbial lentitud de la Justicia siguen apareciendo corrupciones de la época de Mariano ¡ese hombre! que dificultan la credibilidad del mensaje de renovación que Casado intenta difundir y que los media izquierdistas, casi todos gracias al susodicho, jalean para desprestigiarle. Sin embargo, otras corrupciones como la del escándalo de los EREs socialistas, la tesis plagiada, o el apoyo del doctor falsario al desfalco americano de la antigua Bankia son puestas en sordina.

El problema de fondo creo que es el carácter confederal del Partido asociado al desastre autonómico constitucional. Se vacía la idea de España. De la Patria común. La carencia de una visión de la nación española válida para todo su territorio. Cuando no hay idea de patria común se promueve la división mafiosa en la que cada padrino hace de su capa un sayo en su territorio. Se defiende una cosa y su contraria según convenga o donde se esté. Es decir, se desprecia y ataca al nicho de opinión de españoles honrados amenazados cuyo despertar hoy se asocia al auge de VOX.

Probablemente, una de las causas de la guerra civil fue el fracaso de la CEDA para instrumentar una alternativa fiable al sectarismo criminal de la PSOE y demás bandas políticas de entonces. Sin olvidar el siniestro papelón desestabilizador de conspiradores galleguistas como Portela Valladares o Casares Quiroga.

Para diferenciarse de Rivera se ha dejado barba. Parece que ha llegado el momento de decidir qué es lo que Casado quiere ser de mayor.

 

 

Retorno a Praga (II). Praga y España

Praga y España

Se cuenta que durante una sesión de espiritismo con escritura automática en el palacio de su protectora la princesa Marie von Thurn und Taxis el poeta praguense Rainer María Rilke recibe la indicación de viajar a Toledo, situarse en un puente y ponerse a cantar. Cumplida la sugerencia así lo explica: “Jamás sabría decir cómo es esto, mi querida amiga, un lugar que está expresado en el lenguaje de los ángeles, tal como ellos se ingenian para convivir entre los hombres, pero vais a tener que fiaros de mi palabra…me he grabado en la memoria los puentes, ambos puentes…”

La hermosa España me parece ciertamente el país donde al arte le fue dado mantener su hegemonía, incluso cuando en la tormenta de los Treinta Años huía por todas partes al borde de la destrucción”

Praga y Toledo se encuentran íntimamente asociadas al mundo de la Tradición. Y no sólo por la obra poética de Rilke. Ambas fueron santuario y crisol de la cábala, la alquimia, el hermetismo, el neoplatonismo, el rosacrucismo. También en las historias legendarias del hombre de palo o del golem, formas pioneras de robot, una palabra checa, o de la moderna inteligencia artificial. En un caso obra del ingeniero e inventor Jacobo Turriani, en el otro del rabino Löw cuya tumba se encuentra en el cementerio judío.

Decía Rilke sobre la ciudad del Tajo “en la medida que la cosas tienen allí la intensidad de una aparición que comúnmente no se hace visible a diario, no hay nada como Toledo que pueda dar una representación de lo suprasensible en grado más alto.  Y posiblemente es éste el próximo peldaño que he de aprender: la realidad de los ángeles y a continuación la realidad del fantasma. …en los ángeles de los cuadros de El Greco el ángel ya no es antropomorfo como el animal en la fábula, ni tampoco el secreto signo ornamental del Estado teocrático bizantino. Su esencia es fluyente como el río que corre a través de los dos reinos, sí, lo que el agua es sobre la tierra y en la atmósfera eso es el ángel el círculo más ancho del espíritu, arroyo, rocío, abrevadero, surtidor de la anímica existencia, precipitación y ascenso. En sus cuadros el ángel sobrepasa al pájaro: para él lo decisivo no es que vuele, pues el volar está delimitado por ambas partes, es un intervalo de reposar, este ángel se alarga como algo sensible en lo suprasensible, sólo que ese alargarse es constante, paralelo, tiene su comienzo y se escapa a lo infinito…”

El vuelo hacía el infinito misterioso y desconocido de toda una época. El Uno, el Ain Soph de la Cábala, el Número pitagórico, el Monas platónico, el Mundo de la cosa en sí de Schopenhauer,… El anhelo de la antigua Praga que se atrevió a soñar a la orilla de otro río eterno…

Alquimista del emperador Carlos V sería  Cornelio Agrippa autor de La Filosofía oculta, famoso tratado renacentista de magia y ocultismo. No se sabe que tuviese éxito para engordar la debilitada hacienda imperial con oro de atanor.

Sin embargo, las preocupaciones esotéricas del rey Felipe II no distaban mucho de las de su famoso sobrino Rodolfo II de Habsburgo. El tío encargó a su embajador y hombre de confianza Benito Arias Montano, sabio polígrafo pacense, autor de la Biblia Políglota de Amberes, que le recogiera cuantos libros de arcanos y ciencias ocultas pudiese encontrar en la Europa imperial para su magna Biblioteca de El Escorial. Libros que tendrían la signatura selecta común infinito igual a cinco. El sobrino, que se hacía llamar Hermes Trismegistus Germanicus, reunió en su abigarrada Corte de Praga toda clase de heterodoxos así como astrónomos, médicos, herbolarios, espagiristas, alquimistas y científicos varios. Entre ellos grandes astrónomos como Tycho Brahe y Johannes Kepler. O su médico personal, el rosacruz Michael Maier, autor del tratado alquímico Atalanta fugiens. El propio músico Claudio Monteverdi debatiría allí con Maier para inspirarse en la creación de su ópera hoy perdida Mercurio et Marte. Karl von Liechtenstein, Thomas Hajek, Nicolás Barnaud, sir John Dee, autor de la Monas Hieroglyphica, investigador de la misteriosa lengua enoquiana, la perdida por los ángeles al que vinculan junto con su médium y colega Edwuard Kelley con el enigmático Manuscrito Voynich, personaje difícil que tuvo ciertos desencuentros con el emperador, fueron también otros de los más famosos alquimistas relacionado con la Corte de Rodolfo II en Praga.

Se cree que el benedictino alsaciano Basilius Valentinus, casi dos siglos anterior a esa época, influiría en la forma de elaborar la rica cerveza checa con las ideas expuestas en su tratado alquímico El carro triunfal del antimonio.

Es curioso que Kafka también tuviese una cierta relación aunque indirecta con España. Uno de sus tíos maternos, Alfred Löwy, el tío de Madrid como lo llamaba, fue director de la Sociedad de Ferrocarriles de Madrid a Cáceres y Portugal.

Notas

Los textos del poeta Rainer María Rilke están tomados de su Epistolario español, versión de Jaime Ferreiro en Espasa Calpe, (1976) y de las Obras escogidas, versión de José María Valverde en Plaza y Janés, (1967).

La fotografía de la catedral de san Vito, en el recinto del Castillo de Praga y la del detalle de la Torre de la Pólvora son del autor

 

 

Retorno a Praga (I)

Puentes, poetas, ángeles

El Moldava sigue abrazando a la antigua ciudad medieval, el mismo fluir del agua pero no el mismo río, ni menos la misma ciudad que tantas cosas ha vivido y sufrido a lo largo de su historia. Bien es verdad que tampoco yo soy el mismo.

Mi primera visita a la ciudad natal de Kafka o Rilke fue hace ya cuarenta años. La situación entonces era muy distinta. La víspera de mi partida, en el entreacto de una función del Otelo verdiano en el Teatro de la Ópera, comentaba con otro espectador del palco mi intención de atravesar la frontera austro checa por carretera. No sin cierto asombro, o acaso preocupación porque dejase la tranquila y señorial Viena para adentrarme en territorio comunista hostil, me preguntó, “¿cree de verdad que Praga es un lugar para turistas?”

No, desde luego no lo era entonces. Nada que ver con su actual transformación en una suerte de parque temático globalizado con turistas atraídos de todo el mundo y que también forman parte ellos mismos del espectáculo. Hoy, en algunos lugares emblemáticos como el famoso puente de Carlos sobre el Moldova, a causa de la aglomeración casi es necesario caminar en fila india. Entonces, hace tantos años, el precioso puente estaba casi desierto, apenas con la simple compañía de las estatuas que se asemejaban a una variante de la Santa Compaña petrificada asomada entre la neblina crepuscular del atardecer. Un puente que unía dos orillas y también dos mundos. Toda una experiencia estética, sublime e inolvidable, hoy dificultada sino imposibilitada por la excesiva masificación.

Creo que la palabra Praga significa umbral, puerta, y a fe que nunca hubiera nombre más oportuno o mejor puesto para la hermosa capital checa. Rainer María Rilke, el incomprendido poeta praguense que parece que se movía entre las dos orillas, la de aquí y la de allá, asomado en el pretil contemplaba los árboles de la ribera, como en una linterna mágica o acaso inspirado en un antigua imagen mística del Zohar, libro de la Cábala sefardita: “Vistas por los ángeles, las copas de los árboles parecen quizás raíces que sorben los cielos; y las hondas raíces que surcan la tierra bajo un cielo compacto como un cuerpo. Esta tierra ardiente, donde se lamenta, junto a las fuentes, el olvido de los muertos.”

El paso por el puente, el acceso a la otra orilla, es un como un acto de creación artística vinculado con la maternidad. “Es natural que yo comprenda a las muchachas y a las mujeres; el acontecimiento más importante para el que crea, cual es dar el ser, pertenece al mundo femenino.”       

El poeta aconseja: “Tiene que dejar que cada impresión, cada germen de sentimiento madure en su interior, en esas regiones cerradas al entendimiento. Espere con humildad y paciencia la hora del nacimiento de la nueva luz.”

He de decir que creo que Rilke tenía razón: Mi experiencia de entonces ha permanecido en mi conciencia cuando la de otros muchos viajes ya apenas si las recuerdo. En Praga tuve una extraña revelación de la que hablaré luego.

Entre tanto, ajenos a las ideas o los sentimientos del viajero, a la conciencia del tiempo o al deambular de la multitud, los cisnes nadan junto a la orilla de Mala Strana. No parecen nobles caballeros encantados ni traen consigo a ningún Lohengrín redentor enviado del Grial, el mundo metafísico de la Cosa en Sí: “No creas que te invoco, ángel  y aunque te invocara, tú no acudirías…”

Claro que: “No he soltado a mi ángel mucho tiempo, y se me ha vuelto pobre entre los brazos, se hizo pequeño, y yo me hacía grande: de repente yo fui la compasión, y él, solamente un ruego tembloroso”…

“Hasta ti no llega mi estrépito si tú no me conoces porque soy ¡Alumbra, ay, alumbra! Haz que se me vea junto a las estrellas. Pues me desvanezco.”

Acaso espantado por la vulgaridad de la masificación de hoy, Rilke se ha desvanecido en el umbral pero nos quedan las antiguas formas envueltas en el misterio.

Praga en el Tiempo…

Siniestra y terrible en lo demás, desde el punto de vista de la conservación del patrimonio arquitectónico la forzada hibernación checa padecida durante la tremenda y dilatada etapa de dominio comunista soviético ha tenido la virtud de permitir conservar la belleza histórica de la ciudad casi íntegra, sin las devastaciones y fechorías padecidas por otras muchas a causa de la especulación, el mal gusto o la voraz osadía de emprendedores y arquitectos endiosados a los que Dios confunda y el demonio lleve.

Sí. Praga es un umbral, un lugar de paso al mundo de la belleza, de los arquetipos platónicos. Un ejemplo de buen gusto y de preocupación social por los valores estéticos que milagrosamente ha perdurado a través de los siglos. Acaso, el secreto último y más poderoso de la capacidad de resistencia del sufrido pueblo checo. Lo que les ha permitido sobrevivir a tanta opresión, invasiones y calamidades históricas. Conmueve evocar que ante la estatua solemne e impávida del rey san Wenceslao que tantas vicisitudes ha contemplado sin olvidar su alegórico propio asesinato fraticida, donde ahora hay parterres con hibiscos y flores y se puede pasear tranquilamente de la mano de la persona amada, otrora en tiempos de desdicha marchaban los invasores nazis. Y luego los asesinos carros comunistas aplastando las esperanzas de la primavera de Dubcek. Una plaza, la emblemática de san Wenceslao, que constituye centro de resonancia de las emociones del pueblo checo. Un pueblo superviviente de un proceso absurdo que por fin un día podría celebrar el logro de una espantadiza libertad y soberanía tras la caída del muro de Berlín y la implosión de la decrépita, inepta y opresora URSS. De las cenizas del inmolado Jan Palach surge el ave fénix del futuro. El final de una metamorfosis, hoy afortunadamente inversa a la de Kafka. De lo monstruoso a lo humano.

…. y la Belleza

Praga mueve a la reflexión sobre la idea de que no suele prosperar la Ética donde, como en España, se relegan o abandonan la Estética y la educación artística. Cuando a finales del XIX se puso a funcionar la piqueta y se eliminaron las sucias y estrechas callejuelas de parte del barrio judío, situado al norte de la ciudad burguesa, se empleó el espacio liberado en crear preciosidades como la calle Parizska, que no tienen nada que envidiar a ninguna otra de las grandes ciudades europeas como París o Londres.

Hace cuarenta años los bellísimos edificios de la calle Parizska y sus alrededores poseían cierta pátina gris, lustre propio característico del bizarro comunismo de austeridad impuesta, pero carecían de las tentaciones del actual consumismo globalizado marquista. Los exquisitos y elitistas establecimientos glamorosos de Prada, Rolex, Hermés, Hublot, Louis Vuitton, Versace, Salvatore Ferragamo et al..

El muy escaso glamour de los pocos y viejos medio tambaleantes Skodas, Ladas o Trabant usados por los dirigentes del Partido ha sido sustituido por el de los modernísimos Maserati, Audi, Mercedes, Volvo, Bentley, Range Rover, Lexus, Jaguar… de la nueva clase dirigente emergente checa o vinculada a la globalización. Quizás de las mismas familias lampedusianas que han sabido evolucionar y salvar su poder real sustituyendo radicalmente su máscara de legitimación con el cambio de los tiempos.

Praga está muy ligada al mundo de la heterodoxia, de la disidencia. Tras la represión de los colaboracionistas soviéticos afloran los viejos héroes. Dubcek, Palach, Kundera, Havel represaliados en su momento. Vaclal Havel un presidente amigo de España que se atrevió a criticar al frívolo Zapatero por su estulticia cómplice con los totalitarismos. Tampoco se libraban de la censura estalinista grandes autores como Kafka o Rilke. Acaso el primer disidente checo importante fuera Jan Huss, el sabio rector y reformista religioso sacrificado por las intrigas de la Iglesia Católica y el tenebroso Wenceslao IV. Traicionado por este vil rey, sus diatribas contra la corrupción y codicia eclesiásticas le llevaron a la hoguera. Su figura trasformada en arquetipo de libertad de conciencia, de disidencia y de amor a la libertad se muestra en un gran monumento en la antigua plaza mayor, uno de los lugares más visitados de la ciudad.

En el palacio Golz Kinsky que se ve tras el monumento al reformador religioso residió un tiempo el Kafka estudiante. Las relaciones del autor del absurdo con su ciudad natal serían una paradójica mezcla de amor y odio: quería escapar de su influjo pero siempre volvía, incluso después de muerto.  A la familia de su madre, que también vivió en una casa de esa misma plaza, pertenecieron rabinos, eruditos, bibliófilos, médicos naturistas, algunos con fama de excéntricos.

 

El proceso y la metamorfosis

El regreso a Praga invita a reflexionar sobre los nuevos problemas básicos que si antes era la tiranía comunista ahora es la globalización tal como se viene entendiendo y realizando. Hablar de globalización es hablar de orden y de límites, de fronteras. De soberanía.

Hace cuarenta años el paso de la frontera austro checa quedaba grabado indeleblemente en la sensibilidad y la memoria. La antigua Checoslovaquia se mostraba al viajero como un gigantesco campo de concentración. Líneas fronterizas minadas, torres de control con ametralladoras, vigilancia exhaustiva, meticulosa revisión de pasaportes, perros policía… hasta entonces nunca había visto cosa igual salvo en algunas películas sobre la Segunda guerra mundial. Eran los excesos de la globalización del Telón de acero.

Con grandes espacios vacíos, como si mucha gente prefiriera permanecer en sus casas, Praga ofrecía una imagen de cierta serena tristeza, incluso de desolación. Para el viajero de paso que no tenía que sufrir la feroz opresión cotidiana del régimen comunista ofrecía la ventaja de poder pasear por sus hermosas calles o lugares más emblemáticos casi en solitario, disfrutando de una ciudad que parecía hibernada en un cuento de hadas y que milagrosamente conservaba su misterio a través de tantas vicisitudes históricas.

Pese a haber sufrido un proceso histórico kafkiano, condenada sin saber bien de qué se le acusaba y una metamorfosis de lo humano a lo monstruoso, Praga se había salvado de la devastación de las guerras, de la codiciosa piqueta, de la estulticia de muchos osados arquitectos progres o de la siniestra ferocidad de la arquitectura realista estalinista. Incluso de los posibles excesos de su propia libertad. Un verdadero milagro.

Nada que ver con la situación actual, como ya hemos indicado. No obstante, se observa un gran esfuerzo por renovar y modernizar las infraestructuras de comunicaciones de la República, tantos años relegadas para acomodarlas a las nuevas necesidades y demandas. En Praga casi todos los viejos tranvías han sido sustituidos por otros modernos, pero se mantiene la tradición de este medio de trasporte urbano de superficie además del metro.

Pero, ¿Qué pasará?

La leyenda de la princesa Libussa, instauradora hacia el año 800 de la primera dinastía de reyes checos, los Premyslitas, cuenta que tuvo un sueño visionario en el que su daimon le explicó cómo sería la hermosa futura Praga en toda su grandeza y esplendor. Así aparece ilustrado en el atrio de la torre del reloj astronómico, sede del antiguo ayuntamiento de la ciudad.

Sobre este tema de las premoniciones o de las intuiciones visionarias he de hacer una confidencia al amigo lector, porque así sucedió hace cuarenta años y lo recuerdo como si fuese hoy. Durante la visita al famoso Castillo me encontré con un grupo de niños soldados. Todos uniformados, muy formales, muy disciplinados, con una severidad impropia de la edad. Probablemente futuros oficiales para asegurar el futuro del régimen. Sin embargo, esa imagen pronto se desvanecería: cuando entré en la desierta catedral de San Vito de repente empezó a sonar una insólita música maravillosa, celestial. Se manifestaba un mundo impensable, sancta santorum espiritual, escondido en la aparente hegemonía absoluta de la materia que lo rodeaba. Y tuve la impresión, en aquel entonces una quimera, algo imposible, de que el comunismo caería pronto. Que Praga volvería a disfrutar de Libertad.  Como así fue tras la caída del muro de Berlín y la posterior revolución de terciopelo.

La ciudad está históricamente relacionada con la Música, acaso el arte más universal. Incluso los representantes del nacionalismo checo como Smetena o Dvorack adquieren una dimensión cosmopolita.  En Praga estuvieron o vivieron muchos grandes músicos como Monteverdi o Mozart. La ciudad bohemia trató mejor que Viena al gran genio salzburgués. Alí estrenó el Don Juan cuya obertura concluyó pocas horas antes del estreno. También La clemencia de Tito, unos meses antes de su muerte, compuesta para celebrar la coronación de Leopoldo II como rey de Bohemia. Un rey liberal y benefactor. La sinfonía 38 fue bautizada con el nombre de Praga que se corresponde con el número 504 del catálogo de Köchel. Hoy la oferta musical en Praga es muy amplia y permite conocer el interior de los más bellos teatros.

 

En la Praga actual, al menos en su aeropuerto internacional, apenas son patentes las fronteras y aduanas. Por el contrario, abundan las aglomeraciones de turistas que parecen consustanciales con la ciudad. Es una forma de vivir la globalización. La juventud se muestra similar a la de otros países europeos, salvo en que suele ir mejor vestida sin los andrajos de diseño o pircing y tatuajes con que espantan la belleza o elegancia en otros lugares. Tampoco se ve botellón u otros excesos. Lumpen importado por creciente invasión extracomunitaria, ni  manteros africanos, ni demasiada morisma, excepto en las tiendas lujosas en las que las moras parecen intentar compensar con carísimas compras marquistas las humillaciones del harén. Sin embargo, en la ciudad balneario de Karlovi Vari puede observar a una mora luciendo favorecedor burka que sólo dejaba ver los ojos, caminando a tres pasos de su amo y señor como manda Alá y nuestras subvencionadas retrofeministas socialistas bendicen.

Praga está en el corazón de Europa, su destino se encuentra intímamente ligado al de ella. Hoy, que como decía Rilke, ya ha logrado con paciencia la hora del nacimiento de la nueva luz,  ¿Caerá en una nueva servidumbre futura relacionada no con los nazis o a los comunistas sino con la morisma islámica? ¿Podrán con Praga o se desvanecerá otra vez como el poeta?

Esperemos que la capacidad de resistencia, el demostrado amor por la belleza y la libertad de los checos sirvan de freno allí a la invasión programada que padece Europa, y que el culto a la estética sirva como vacuna ética contra la infección del demoledor multiculturalismo que las degradadas élites europeas y sus insaciables burocracias globalistas intentan imponer a la ciudadanía.

Amén.

Notas

Los textos del poeta Rainer María Rilke están tomados de su Epistolario español, versión de Jaime Ferreiro en Espasa Calpe, (1976) y de las Obras escogidas, versión de José María Valverde en Plaza y Janés, (1967).

Las fotografías de Praga son del autor excepto la de Ctibor Rybar, (1978), del puente Carlos IV en blanco y negro tomada desde la torre en la orilla derecha, en Staré Mesto.

 

 

Pobres almas veganas y… cautivas

Creíamos que la irresponsable memez de la ignorante animalista, valga la redundancia, que confundía un fiero toro de lidia con un manso buey resultaría insuperable. Pero no. En este más difícil todavía de la idiotez en el que por desgracia nos encontramos crecientemente incursos en este malogrado Reino de España, cabe destacar la cosa esa, creo que catalana por su osadía en la memez, de las Almas veganas. Desde luego, estamos llegando a unos niveles de imbecilidad en los que cada vez resulta más difícil discernir qué es realidad y qué una matrix para consumo de progres sorosianos o sorosianados, sobre todo en la Catalunya is not Spain. Pero mejor escuchar lo que dicen tales bienhechoras incomprendidas profetisas de la Humanidad.

Dicen que sus bases son la autogestión, el antiespecismo, el transfeminismo, el asamblearismo y el veganismo interseccional.

Confiesan en su jerga sexista, ayuna de gramática, que da pedradas a la sintaxis o la concordancia, querer ser un santuario para acoger a aquellas animales que son, o son susceptibles de ser, destinatarias de violencia, abuso, maltrato psicológico y, en definitiva, que se encuentran expuestos a condiciones de vida de esclavitud.

Su misión es salvar vidas, las del máximo número de animales no humanas posible,  especialmente aquellas consideradas “de granja”, ofreciéndoles una vida digna y liberándolas de su esclavitud.

Educamos en el vaganismo abolicionista para crear una sociedad más respetuosa con el planeta y con las animales de todas las especies. Interseccionamos las luchas para vivir en un mundo sin discriminaciones de ningún tipo.

Se me ocurre que a zorros, linces, garduñas, tejones, hurones u otros depredadores del escalón trófico superior de las biocenosis españolas no les va hacer mucha gracia lo de ser educados en el vaganismo abolicionista y que prefieren ser antes carnívoros heterótrofos que herbívoros o autótrofos propios de un mundo discriminatorio. Algo contra natura como lo del LGTBI, por mucho transfeminismo interseccional que se recete. Aunque quieran en su proclamado asamblearismo que todas tengan voz, i que las decisiones que tomemos sean de consenso…

Estas animalas no obstante sus deseos de proveer a sus colegas de sexo de un espacio de acogida y tranquilidad donde se puedan desarrollar sin peligro para sus vidas parecen más bien reproducir una nueva muestra de la siniestra Casa de Bernarda Alba lorquiana, donde la represión sexual crea y alimenta monstruos y monstruas. De momento, dado que todos los machos son violadores, prohíben por su bien a las gallinas acogidas follar con su gallo. Los huevos son de las gallinas.

No veo cómo encaja tal brutal represión con su supuesta vocación por el comunismo libertario según confiesan en otro apartado de su lunático manifiesto ultrafeminista.

¿Habrá Rebelión en la granja como diría Orwell?

Cualquiera sabe. Pero aunque sea en Pujolandia donde todo crimen o sandez tienen su asiento, creo que debiera intervenir el fiscal o fiscala en este caso. Parece un ejemplo de libro de genuino maltrato animal. Pobres bichas.

Pero, ¿qué hacer con la siniestra tribada represiva cuando se ha perdido el sentido común y de la realidad y tratan de imponer a la fuerza una dictadura embrutecedora y criminal?

NOTAS

Pinchando aquí, el Manifiesto comentado

Y aquí, puede verse un vídeo en que dos preclaras miembras explican la cosa para otros de su preclara sabiduría

 

 

Brazos cerrados y motocarro abierto

La cosa ya aburre además de enfadar al más templado. El blanqueo de las mafias negreras por parte de los embrutecedores media del progretariado, que son casi todos. El intento de linchamiento de quienes aún mantienen algo de cordura o vivo el instinto de conservación, el impune despilfarro de recursos públicos, la demagogia hasta sus niveles más obscenos y descarados del doctor falsario y su coro de plañideras y ministras objeto, la desvergüenza de los mafiosos golpistas catalanes… suma y sigue.

Pero, mucho de lo que estamos viendo, de toda esa hipocresía progre, de esa memez buenista, ya fue denunciada por grandes artistas de cuando la oprobiosa del malvadísimo general Franco, el tenebroso creador de la clase media española, la Seguridad social, y maligno constructor de pantanos para que los insaciables chicos de Iberdrola presuman ahora de energías renovables.

Me refiero, ya lo he recordado en anteriores ocasiones, a dos obras maestras de nuestro cine: Plácido y Viridiana.

Tiemble después de haber reído. La subasta de pobres de Plácido, un sacrificado autónomo con motocarro que se las ve y se las desea para pagar deudas y llegar a fin de mes es copiada ahora por nuestros más encumbrados próceres europeos. A ti te tocan quince, los más salvajes (que para eso sois los más gilipollas o los más envilecidos), yo me llevo veinte. Yo dos, que para eso soy la locomotora europea.  Claro que ahora en vez de motocarro el doctor falsario humilla a la Armada mandando a uno de nuestros más modernos buques de guerra a recoger a tan preciosa carga. Los italianos lo dejan en alta mar hasta que el falsario ordena a la bizarra sor almiranta Margarita de pitiminí que les haga regresar a la base de Cartagena, cientos de miles de euros despilfarrados y con nuestra Armada reciclada como eficaces buques taxi condenada al ridículo.

Y ahora viene lo siguiente. Viridiana. La monja bienintencionada, trasunto de nuestra progrez enmucetada que acoge a los invasores, mendigos y maleantes que sin respeto ni compasión para quienes generosamente les acoge, se emborrachan, destrozan la casa de acogida y la violan.

Decididamente, la Realidad imita al Arte.

(Continuará)

Murió Peter Fonda

Se ha anunciado la muerte de Peter Fonda, famoso entre otras cosas razones en España por su película Easy Rider. Como homenaje póstumo rescatamos una entrada de enero de este año sobre el emblemático film, característico de una época. Decía así:

El Ateneo de Cáceres programó el sábado en cine club dirigido por Daniel Lopo la visión del famoso clásico de culto Easy Rider. Toda una oportunidad para rememorar un tiempo pasado y de gran importancia para la cultura no solo norteamericana. La verdad es que ya no me acordaba de muchos detalles importantes de la película, quizás porque la interpretación de determinadas obras tiene mucho de subjetivo, de algún modo el propio observador no solo interpreta sino que modifica el mensaje del autor según su propio nivel o estado de conciencia. Un mensaje, McLuhan aparte, que en este caso trasciende las contingencias históricas concretas en el espacio y el tiempo para hablar e interrogar al hombre universal, a la propia condición humana.

En la obra se pueden ver las contradicciones de la sociedad norteamericana de finales de los sesenta del pasado siglo. Una singular forma del famoso “dasein” o ser ahí heideggeriano. Los anhelos de libertad, los intentos de innovar, buscar y establecer una contracultura, alternativa a la dominante hegemonía del dólar o a las sucesivas aventuras imperialistas en el Vietnam de turno. El napalm no sólo causaba desolación y muerte en los frondosos bosques de Indochina sino que también arrasaba la conciencia moral a muchos miles kilómetros de distancia, a la otra orilla del Pacífico. Pero, ¿Acaso era eso lo que pretendían los antiguos fundadores de EEUU?   Sin embargo, deriva en escapismos de diferentes modos la búsqueda de vías para comprender el sentido de la existencia y recuperar el sentido metafísico de la vida que la civilización occidental lamentablemente habría perdido según René Guenon. Psiconautas sin tradiciones ligadas, vida en comunas, pasotismo, rehuir complicaciones en busca de lo fácil como sugiere el mismo título… Cuando Gordon Wasson se inició en el mundo de los hongos psicogénicos con la chamana mejicana Maria Sabina y en 1957 los diera conocer al gran público norteamericano mediante su celebre artículo en la revista LIFE no era consciente de que abría y de algún modo lo desnaturalizaba al sacarlo de su contexto tradicional y ritualístico, un tabú antropológico. Tampoco Albert Hofmann cuando sintetizó el LSD como enteogénico de composición bioquímica similar a la del cornezuelo del centeno empleado en las ceremonias rituales de los Misterios de Eleusis podía pensar que su empleo se iba a desnaturalizar e incluso ser usado por la CIA o el Ejército americano con fines opuestos. Pero el viaje de experimentación psicogénica o enteogénica, el sueño de introspección psicológica sin compromiso moral se convertiría en pesadilla y el pretendido instrumento de liberación en otro de esclavitud de consecuencias trágicas y fatales. Algo de lo que la misma película es alegoría. ¿Puede haber una verdadera Mística sin la Ascética correspondiente?

Easy Rider describe un viaje iniciático sui generis. Una viaje hacia el Oriente desde California hasta Nueva Orleáns, pasando por un inicial trapicheo con droga para financiarlo. Caballeros esta vez sobre motos aunque recordando un poco la épica y estética del género del Oeste, grandes extensiones y paisajes, aventuras que al cabo resultarían quimeras incomprendidas por los otros, en películas tales como la fordiana Centauros del desierto. Aunque ahora, como correspondería al signo de los tiempos, ya no se trata de héroes quijotescos rescatadores de doncellas sino de personajes turbios, desnortados, que huyen de sí mismos. Y en los que podríamos reconocer rasgos de los diagnósticos de Erich Fromm en su El Miedo a la Libertad o la coraza caracteriológica en anorgásmicos de Wilhem Reich. El lúcido personaje, un abogado alcohólico de buena familia sureña, interpretado por un jovencísimo Jack Nicholson lo dice, poco antes de ser asesinado: el miedo convierte a la gente en peligrosa.  En este caso ligado a la represión o frustración sexuales y al racismo. Las secuencias en el cementerio, las relaciones entre Eros y Tanatos se resuelven en un paisaje onírico en el que un personaje busca a la madre. El arquetipo del bien y de la protección. La nueva música está representada en la película por una especie de antología del rock con temas de Steppewolf, the Byrds, Jimy Hendrix, Roger Mc Guinn…Algunos como Hendrix víctimas de otro fulminante disparo, en su caso el de la droga de gran calibre. Medio siglo después Easy Rider sigue siendo una película de gran interés y, en cierto modo, de actualidad. Ahora nos encontramos en una encrucijada como hace medio siglo. Pese a los evidentes peligros a los que se enfrenta la Humanidad amenazada por la construcción del NOM, existe una sensación de que existe una oportunidad para el cambio, la posibilidad de que puedan arrumbarse ciertas prácticas de dominación. Pero ojalá no nos perdamos en falsas alternativas que no llevan a ninguna parte. Y que al menos no seamos sacrificados como los protagonistas de Easy Rider por el miedo y el fanatismo, la ambición y la hipocresía puestos al servicio de los dominadores.    

 

 

Rebelión feudal por los diezmos

Los señores feudales de los feudos monipódicos en manos de las facciones socialistas se han “cabreado” y protestan airadamente, no por el escándalo de la criminal entrega de Navarra a los filoetarras  perpetrada por su falsario jefe, sino por la audaz e insólita promesa de la flamante nueva presidente de la Comunidad de Madrid de hacer bajar impuestos. Impuestos que ahora no son precisamente los modositos diezmos de la Edad Media. Es de suponer, tal para cual, que los señores feudales de los feudos monipódicos en manos populares lo estarán igualmente pero lo callan para no dar pistas a sus enemigos compañeros mientras afilan la navaja cachicuerna a la espera de su propia ocasión. Ambos son vendedores de telas invisibles para el sufrido pueblo engañado y traicionado que las paga a precio de hilo de oro.

Más allá o acá de distingos de matiz entre unos y otros, el trinque es para quien se lo trabaja viene a ser el lema oculto común del tinglado o tenderete autonómico desplegado por los Borbones. Autonomías en su forma infecciosa más benigna significa despilfarros, tenderetes superfluos, incompetencia, obstáculos a las libertades y en las más nocivas y terminales, crimen, traición, felonía, saqueo y destrucción del patrimonio nacional común a todos los españoles empezando por el tesoro de su lengua milenaria hablada o conocida hoy en todo el mundo. Pero siempre engorde de la gusanera financiera plutocrática internacional que se nutre de deuda descontrolada creada por políticos irresponsables o corruptos a su servicio.

Es competencia desleal brama el jayán de popa de cierta cofradía y lo denuncia a los corchetes de su cuerda y los de las bandas colegas. La promesa de santiguar menos los bolsillos de los madrileños que los de los sufridos aragoneses constituiría competencia desleal entre bandas y monipodios rivales. Una ruptura del santo consenso de la no menos santa Transición.

No creemos que llegue la sangre al río. Mariano el sobrecogedor  prometió bajar los impuestos y una vez  apoltronado los subió sin misericordia dejando a sus súbditos sobrecogidos. Las promesas de Ayuso aún pueden durar menos.

Pero, la cuestión ya no es que facciones políticas abusan o roban menos que otras en el oneroso tenderete feudal autonómico, sino en eliminar este lamentable bastión de la servidumbre voluntaria. Y base de la corrupción estructural o endémica que padecemos.

NOTA:

En la imagen una morena y una rubia acompañan a don Hilarión en la verbena de la Paloma.

Blas Infante y el multiculturalismo a la andaluza

Las chicas de Unidas Podemos siguen en franca rebelión contra el sentido común, la dignidad y la propia lengua española. A la pobre María Moliner le daría un patatús de vivir ahora y observar tanta estulticia entre tanta miembra y tanta membrilla. La última memez conocida procedente de la inquieta banda ha sido la de llamar “matria” andaluza a la fementida patria con chilaba moruna imaginada por el orate Blas Infante en algunos de sus peores delirios. La cosa en principio no tendría mayor importancia pero la cuestión del Islam y su utilización torticera para promover el nacionalismo regional en Andalucía sí que la tiene.

La verdad es que no se entiende muy bien, salvo porque las paguen los mismos «filántropos», que ellas, tan progres de género, sean tan aficionadas al Islam que legal, teórica y prácticamente relega y desprecia a la mujer, a la que considera un ser inferior que debe estar sometido al hombre. Un ejemplo de esto es, frente al derecho constitucional, la entronización de la sharia o ley islámica o la misma poligamia. Pero no se trata aquí de los conversos y conversas españoles u occidentales, una cuestión verdaderamente interesante por su rareza que mueve a perplejidad, sobre todo en el caso de las mujeres españolas o europeas, sino de la absurda y sectaria presente asociación entre Andalucía e Islam. No obstante lo anterior, debe quedar claro que en estas líneas no se pretende ofender las creencias de ninguna confesión ni menos el derecho a la libertad religiosa, sino criticar notorias falsedades históricas o las consecuencias políticas indeseables derivadas de la manipulación de algunos aspectos supuestamente religiosos en el ámbito de la sociedad, no en el íntimo de las conciencias. Y desde luego la terrible lacra del fanatismo religioso, aliado tantas veces al político.

El escocés Ian Dallas, quien al parecer fue durante un tiempo manager de Los Beatles, es el fundador de una especie de secta islámica conocida como movimiento morabito, de conversos autóctonos, europeos o americanos, diferente y enfrentado al Islam invasor o inmigrante que pretendía controlar. El nombre hace referencia los primitivos guerreros almorávides. A los antiguos combatientes por Alá, de resonancias que no parecen muy oportunas ni convenientes. Según investigadores que lo han estudiado en profundidad como Rosa María Rodríguez Magda, se trataría de una rama del Islam que aboga por la destrucción de los Estados actuales y la emancipación de las comunidades naturales a aquellos sometidas. En España el movimiento morabito empezó en Córdoba y se ha hecho fuerte en Granada donde han conseguido edificar una mezquita financiada por un sultán, el emir de Sharjah y se mantiene una comunidad islámica de vida más o menos autárquica.

Oficialmente, los musulmanes residentes en España son unos dos millones, y están en continuo aumento. Es decir, son muchas veces más que los moriscos expulsados en el siglo XVII. De mantenerse las actuales tendencias demográficas en el plazo de unas pocas décadas constituirían mayoría y podrían imponer su sharia, como ya empieza a suceder en algunos pocos barrios incluso de la Península. Tanto en la Cañada de Hidum o Cañada de la Muerte de Melilla como en la Barriada de El Príncipe de Ceuta es peligroso entrar para los no musulmanes. Son zonas controladas por los imanes donde ya apenas rige la ley española.

Los conversos españoles son minoría, acaso unos cuarenta mil. Algo menos de la mitad del total de musulmanes tienen pasaporte español, el resto son extranjeros. Donde más españoles musulmanes hay es en Ceuta y Melilla seguidos de Canarias, Extremadura, Madrid y Andalucía, donde superan o están muy próximos a la mitad del total de musulmanes.

En la Cataluña golpista, motivada por el proceso promovido oficialmente de desestabilización de España, existe una importante doble militancia islámica fomentada por las instituciones autonómicas borbónicas regionales, aunque vinculada mayoritariamente a la incentivada invasión procedente del norte de África más que a personal indígena catalán.

En cuanto a los yihadistas detenidos o muertos en España la mayoría, en torno a la mitad del total, son marroquíes de nacimiento y nacionalidad, seguidos de españoles especialmente nacionalizados.

Actualmente, el crecimiento publicado de las agresiones sexuales contra la mujer y en general contra la propiedad por parte de bandas criminales de musulmanes menores de edad está causando especial preocupación entre los ciudadanos conscientes, tanto por la violencia cobarde con la que perpetran sus crímenes cuanto por la impunidad con la que actúan, debido a la inoperancia de las leyes e instituciones españolas. Nuestras hembristas todo a cien tampoco parece que se dignen molestarse en defender a sus compatriotas cuando las agresiones son realizadas por la morisma.

La cuestión de la Andalucía política y el Islam no es nueva. En 1978 el ex seminarista y ex miembro del PCE Antonio Medina, converso con el nombre de Abderrahman, fue impulsor del llamado Frente para la Liberación de Andalucía (FLA) y luego con fondos marroquíes de la Yama ´a Islámica y la Universidad Averroes en Córdoba. Habsawi, imán de Sevilla de origen melillense, trata de recrear un Islam deísta, más relacionado con la tradición mística heterodoxa del sufismo y acaso con ciertas tendencias de la New Age.

Ya en 1986, un tal Muhammad al Mu´tamid funda el Frente Andaluz de Liberación para recuperar el mito del Islam tolerante como base ideológica de una futura Andalucía independiente de la malvada España integrista y destructora.

País Andaluz es un curioso documento no muy profético ni científico, paradójicamente publicado en Cádiz por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas también en ese mismo año 1978, durante el periodo preautonómico, cuyo autor es Manuel Ruiz Lagos. El documento citado, muy interesante para comprender ciertos anhelos y esperanzas depositadas en el entonces futuro y hoy fracasado régimen autonómico andaluz, presenta una serie de “ideas” fuerza relacionadas con la configuración de la “nacionalidad” andaluza. Así, contra la sabiduría popular basada en la experiencia y expresada en el clásico “del jefe, del político y del mulo, cuanto más lejos más seguro”, se denuncia lo intrínsicamente perverso que es el centralismo y lo bueno que sería una Andalucía autonómica para curar sus males endémicos. O la validez del fisiocratismo para Andalucía. O la “devolución” de poderes al país andaluz. O la glosa del pionero Blas Infante, nacionalista andaluz fusilado durante la guerra civil, incluso con fotos en las que aparece disfrazado de pintoresco moro fantasmón, y de sus planteamientos políticos: el “liberalantismo”.

En el fondo adaptaciones o recreaciones lugareñas del mito rousseauniano: el hombre salvaje, en este caso el andaluz, es bueno y el Estado, España (o Madrid), le hace malo. En realidad es un hecho falsamente diferencial. En otras regiones españolas también se adorna la cosa nacionalista regional con clericalismo antiliberal. Tal así en Vascongadas con el pío orate Arana, o Cataluña con el meapilas Prat de la Riba. O de racismo, al que hay que añadir, además de los dos autores anteriores citados, al audaz teórico del nacionalismo galleguista, Vicente Risco.

El texto va desgranando los tópicos más singulares o románticos: la Andalucía idílica de Fernán Caballero, el programa de vertebración de Borrego, la creación del andalucismo, la ofensiva contra el general Prim de su ex colaborador contra isabelino Paul y Angulo, la autonomía municipal de Ángel Ganivet, el folclore como cultura popular de Alejandro Guichot, los aguafuertes andaluces de Eugenio Noel, las críticas a Ortega, el patriotismo de lo vulgar azoriniano, la rebelión machadiana…

Y los anhelos irredentos; la educación para la Libertad de Blanco White para superar las dos Españas, las actuaciones de la Sociedad Económica de Amigos del País andaluz…

Pero volviendo a Blas Infante, el ensayo de Ruiz Lagos glosa de modo detallado su figura y su obra a favor del nacionalismo andaluz. Su defensa de la “dictadura pedagógica” que ha de promover el comunitarismo social y conducir a la felicidad de los hombres, aumentar las riquezas del espíritu y el poder para liberarlas ¿Un probable antecedente de la zapateresca educación para la ciudadanía? Su intento de promocionar un alma colectiva de la liberación, su apoyo al programa colectivista de Joaquín Costa si bien matizado con una visión fisiocrática a la andaluza. Una contradicción porque el cacique medra especialmente entre los lugareños. Y Ruiz Lagos nos habla de la nostalgia de Infante por la Andalucía islámica expresada en su obra teatral Motamid: “Andalucía se presenta en la historia como un dorado exilio pacífico ante las fuerzas de la barbarie norteafricana, demoledora y dictatorial y el empuje fanático intransigente de los reyes cristianos de León y Castilla”.  El tal Motamid es un islámico trasunto del propio Infante, convertido al Islam en 1924 con el nombre de Ahmad.

En efecto, para Infante, Andalucía sería el ejemplo de la liberalidad y de la tolerancia, el punto más distante de los extremismos y del fanatismo. Cosa que de ser cierta también podría achacarse, y con mayor propiedad, a la Castilla originaria de Fernán González y los jueces Nuño Rasura o Calvo Laín, o de las behetrías y fueros de libre albedrío. La calificada por el  historiador republicano don Claudio Sánchez Albornoz como “un islote de hombres libres en la Europa feudal”.

Curioso modo de comprender nuestra historia común, agravado hoy con las rebatiñas pseudo ideológicas por el poder y el dinero público entre CCAA, el de achacar de modo mágico a las diferentes regiones españoles valores que en todo caso serían de la gente, de la clase dirigente o del pueblo, que hace (y deshace) instituciones a lo largo de los diferentes avatares históricos.

Desde la publicación del esperanzado y tan poco profético texto comentado han pasado ya cuarenta años y de algún modo los viejos problemas persisten aunque transformados. La Andalucía autonómica, hasta hace pocas semanas siempre en manos socialistas, lejos de haber mejorado en términos relativos, y por mucha nacionalidad que sea, sigue a la cola de España y como gran campeona de magnitudes negativas, incluidas las lacras de la incultura, del paro endémico y de la falta de movilidad social. Así, pues, el problema se ha revelado que no era la autonomía del pueblo andaluz más o menos desligado de la suerte del resto del pueblo español. Ni el que los andaluces fuesen mejores que el resto del pueblo español y bastaría librarse de la servidumbre de Madrid para alcanzar una anhelada edad de oro a la andaluza. La corrupción andaluza, tan bien retratada ya por Cervantes durante el Siglo de Oro en su magistral Rinconete y Cortadillo, se ha reforzado porque la oligarquía necesita ahora atraer y sobornar a los nuevos y abundantes agentes políticos del régimen, que ya no son exactamente los manijeros del voto del caciquismo tradicional. El Monipodio sevillano clásico se ha adaptado a los modernos tiempos autonómicos. Las organizaciones supuestamente populares y de izquierda están profundamente corrompidas por la impunidad propia del barroco sistema autonómico que dificulta e incluso casi impide en la práctica el juego de alternancia política, promocionando a los más ineptos y corruptos en detrimento de los mejores, de la verdadera aristocracia popular del mérito.

Acaso porque en España persiste el doble sistema político denunciado hace ya más de un siglo por el citado y mal comprendido Joaquín Costa, entre otros: El ropaje legal de Monarquía parlamentaria que encubre un sistema real de oligarquía reforzada ahora por el nuevo caciquismo, la usurpación de la representación popular por un degradado casi duopolio partitocrático, ahora ampliado, junto a la acción desestabilizadora de la economía real, la que satisface necesidades reales de la gente, por parte del globalizado gran capital financiero internacional.

Es preciso estar atentos a las justificaciones para el medro caciquil en las autonomías. El Euzkadi o la Catalunya hacia Dios de los píos beatos Arana o Prat de la Riba, encubridores de los intereses de la oligarquía regional más ventajista y retrógrada. El nacionalismo gallego comparte el racismo de los anteriores. Los Pujol han declarado que prefieren a los moros antes que a los andaluces. Paradójicamente sus aliados progres del PSC les proporcionan coartada.

Pero es curioso como la degradación intelectual, política y moral del corrupto y sectario socialismo andaluz le hace tener cada vez más puntos en común o de sinergia con los morabitos y, en general, con el Islam. Desde luego tiene que ver con cómo el impostado multiculturalismo propio del neomarxismo cultural al hilo de Gramsci o Alinsky busca la creación y “empoderamientro”, según su tenebrosa jerga, de grupos o sectas de diferencias reales o impostadas que tratan de burlar la igualdad jurídica, la libertad de investigación, conciencia, opinión, prensa o imprenta, amén de otros derechos civiles, característicos de la civilización europea y generalmente vulnerados por el Islam actual e histórico. Un potente instrumento de combate y desestabilización de las sociedades y Estados nacionales europeos. Esta cuestión de ataque cultural tiene importantes consecuencias.  Como una copia de la famosa Liga Antidifamación sionista y su persecución a lo que llama de modo genérico e impropio «antisemitismo», también su colega islámica exige un trato de favor para el Islam y coartar la libertad de investigación, opinión, imprenta y cátedra para evitar críticas.

En esta misma línea totalitaria represiva los socialistas han presentado y conseguido aprobar la admisión a trámite en el Congreso de la pintorescamente llamada Proposición de Ley de memoria histórica y democrática con sus neurosis y chiringuitos pilla pilla correspondientes para facilitar nuevos despilfarros y desfalcos presupuestarios. Pero lo que es peor, que supone otra vuelta de tuerca en la vulneración de los derechos civiles y constitucionales y permite cerrar las asociaciones que el socialismo considere adversarias o que se opongan a sus propósitos. Dada la literalidad del texto propuesto, incluso la propia Monarquía entronizada por el general Franco. Y aquí también cabría recordar que paradójicamente la actual PSOE, consolidada tras el golpe de mano de Suresnes, fue fundada y protegida por los servicios secretos de Franco y de los EEUU. Constituye por tanto una herencia, probablemente la peor, del franquismo.

Pero cuando falla la represión ideológica quedan otras posibilidades. Es conocido que movimientos como los famosos Hermanos Musulmanes han sido creados o manipulados por servicios secretos occidentales, así como de modo más reciente el terrorismo de Isis o del llamado califato o Estado Islámico.  Organizaciones que son empleadas para destruir derechos civiles, desestabilizar países europeos mediante actos terroristas o creando guettos ajenos a la legalidad constitucional, o bien para tratar de aniquilar los Estados laicos supervivientes en el mundo musulmán mediante terribles y sanguinarias agresiones bélicas.

Las intrépidas chicas de la inventada «matria» andaluza acaso no sepan lo que dicen. Pero, cuidado, ¿y si otros sí?

 

 

 

 

ONU, vacas y economías

Como en años anteriores, dentro del ciclo del eterno retorno, esta noche San Lorenzo derramará sus lágrimas Perseidas que podrán verse algo mejor cuando la Luna se ponga. Inasequibles al desaliento, bien cebados por la plutocracia internacional, mientras daban cuenta de sendos suculentos entrecot y solomillos, las Fuerzas del Progreso la Ciencia y de la Cultura de la ONU y del NOM al parecer se han pronunciado por imponer una dieta vegetariana al sufrido populacho que les paga el sueldo. La excusa o pretexto es la tan socorrida y manida mohatra del cambio climático dicen que antropogénico.  Una cosa que lo mismo vale para un roto que para un descosido.

Mientras preparo un texto para explicar mi visión como ingeniero agrónomo sobre estas intrincadas cuestiones, invito a llevar la carga neomarxista cultural con serenidad y paciencia, no exenta de humor en lo posible. De modo que mejor vamos a tomarnos un aperitivo. 

Se trata de un ejercicio pedagógico escolar muy curioso

 

 

 

 

 

Socialismo:
Tú tienes 2 vacas
El Estado te obliga a darle 1 a tu vecino.

Comunismo:
Tú tienes 2 vacas.
El estado te las quita y te da algo de leche.

Fascismo:
Tú tienes 2 vacas.
El Estado te las quita y te vende algo de leche.

Nazismo:
Tú tienes 2 vacas.
El Estado te las quita y te dispara en la cabeza.

Burocratismo:
Tú tienes 2 vacas.
El Estado te pierde una, ordeña la otra y luego tira la leche al suelo.

Capitalismo tradicional:
Tú tienes 2 vacas.
Vendes una y te compras un toro.
Haces más vacas.
Vendes las vacas y ganas dinero.
Luego te jubilas rico.

Capitalismo moderno:
Tú tienes 2 vacas.
Vendes 3 de tus vacas a tu empresa que cotiza en bolsa mediante letras
de crédito abiertas por tu cuñado en el banco.
Luego ejecutas un intercambio de participación de deuda con una
oferta general asociada con lo que ya tienes las 4 vacas de vuelta,
con exención de impuestos por 5 vacas.
La leche que hacen tus 6 vacas es transferida mediante intermediario
a una empresa con sede en las Islas Cayman que vuelve a vender
los derechos de las 7 vacas a tu compañía.
El informe anual afirma que tú tienes 8 vacas con opción a una más.
Coges tus 9 vacas y las cortas en trocitos.
Luego vendes a la gente tus 10 vacas troceadas.
Curiosamente durante todo el proceso nadie parece darse cuenta que, en
realidad, tú sólo tienes 2 vacas.

Economía japonesa:
Tú tienes 2 vacas.
Las rediseñas a escala 1:10 y que te produzcan el doble de leche.
Pero no te haces rico.
Luego ruedas todo el proceso en dibujos animados.
Los llamas ‘Vakimon’ e incomprensiblemente, te haces millonario.

Economía alemana:
Tú tienes 2 vacas.
Mediante un proceso de reingeniería consigues que vivan 100 años,
coman una vez al mes y se ordeñen solas.
Nadie cree que tenga ningún mérito.

Economía rusa:
Tú tienes 2 vacas.
Cuentas y tienes 5 vacas.
Vuelves a contar y te salen 257 vacas.
Vuelves a contar y te salen 3 vacas.
Dejas de contar vacas y abres otra botella de vodka.

Economía china:
Tú tienes 2 vacas.
Tienes a 300 tíos ordeñándolas.
Explicas al mundo tu increíble ratio de productividad lechera.
Disparas a un periodista que se dispone a contar la verdad.

Capitalismo americano:
Tienes 2 vacas.
Vendes una y fuerzas a la otra a producir la leche de cuatro vacas.
Te quedas sorprendido cuando ella muere.

Economía iraquí:
Tú no tienes vacas.
Nadie cree que no tengas vacas, te bombardean y te invaden el país.
Tú sigues sin tener vacas.

Economía india:
Tú tienes 2 vacas.
Las pones en un altar para adorarlas.
Después sigues comiendo arroz al curry.

Economía suiza:
Hay 5.000.000.000 vacas.
Es obvio que tienen dueño pero nadie parece saber quién es.

Economía francesa:
Tú tienes 2 vacas.
Entonces te declaras en huelga, organizas una revuelta
violenta y cortas todas las carreteras del país, porque tú lo que quieres son 3 vacas.

Capitalismo italiano:
Tienes 2 vacas.
Una de ellas es tu madre, la otra tu suegra,
¡¡maledetto!!!

Capitalismo británico:
Tienes 2 vacas.
Las dos están locas.

Economía española:
Tú tienes 2 vacas, pero no tienes ni idea de donde están.
Pero como ya es viernes, te bajas a desayunar al bar que tienen el Marca.
Si acaso, ya te pondrás a buscarlas el miércoles después del puente de la Purísima…

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.