Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El libro. Un artefacto subversivo

Leer, por lo pronto, es una actividad posterior a la de escribir: más resignada, más civil, más intelectual” (J. L. Borges, 1935)

 

Hoy se celebra en España el día del libro. En Cáceres coincide con la festividad de San Jorge, su patrono. Pero la elección precisamente del 23 de abril en homenaje al libro se debe a la conmemoración del fallecimiento de Cervantes. En esa misma fecha de 1616 aunque con diez días de diferencia, correspondientes a la existente entre los calendarios gregoriano y juliano, fallecieron dos grandes maestros de la literatura universal, Miguel de Cervantes y William Shakespeare.

Resulta curioso o paradójico pero, pese a lo que pudiera parecer, la figura de Cervantes no deja de ser equívoca y el conocimiento de su genial obra por desgracia demasiado superficial entre el gran público, cuando su poder educativo es extraordinario y especialmente necesario en los actuales momentos de crisis. Situaciones en las que es preciso preguntarse de modo acuciante cuál es el sentido de la vida y qué valores tanto a escala individual como social y política debemos adoptar para poder salir con bien e incluso crecidos de ellas.  Y los grandes maestros tienen respuestas y nos las muestran. Actúan como lo cuásares iluminándonos desde la remota oscuridad del tiempo y por muy nublado que esté nuestro firmamento gallego nunca deberíamos desdeñar su mensaje humanístico.

Los paralelismos entre ambos genios español e inglés no finalizan con la simple anécdota de la fecha de su muerte.  Cervantes entrega su cuerpo a la Orden Tercera tras días antes de su muerte imitando a la figura arquetípica de Don Quijote. Ambos la criatura y su autor mueren de acuerdo a la ortodoxia. No sin antes proclamar la fe en Dulcinea, su Dama, y el universo de valores metafísicos que ella representa para el caballero. En La Tempestad se hallan influencias españolas: la Historia de Nicephoro y Dardano, incluida en Las Noches de invierno, (Madrid 1609) por Antonio de Eslava. También la de una relación española en América, surgida hacia 1526, la de Sebastián Hurtado un capitán español de cuya mujer, Lucía Miranda se enamoró un cacique de la región del Paraná, del primer establecimiento español del Río de la Plata.

En el final de La Tempestad, Próspero, ¿trasunto de Shakespeare?, se despide de la magia y de la vida de un modo que recuerda el propio final de Don Quijote y de Cervantes.

No sería la primera vez que el autor inglés se “inspirase” en un texto español. La Fierecilla domada se asemeja mucho a un famoso apólogo de la colección el Libro del Conde Lucanor: El titulado De lo que aconteció a un mancebo que casó con una mujer muy fuerte y muy brava.

Si para cierta tradición erudita anglosajona Sir Francis Bacón sería el verdadero autor de  obras shakesperianas como la citada, no faltan profesores como el doctor Alfred Von Weber Ebenhoff, de Viena, que alientan otras audaces polémicas relacionadas con el genio español. Basándose en los diferentes sistemas ya aplicados a las obras de Shakespeare, Von Weber empezó a analizar las obras de Cervantes. En el curso de sus investigaciones descubrió una prueba material desconcertante: la primera traducción inglesa de Shelton, presenta correcciones a mano del propio Bacon. ¿Acaso esa versión inglesa era el original  de la novela y Cervantes habría publicado una versión en español?

¿Invención, casualidad? Sea como fuere ahí está El Quijote como obra universal, genial, un faro para la Humanidad lúcida sensible y doliente.

Y para los que, más víctimas que usuarios conscientes de los actuales adelantos tecnológicos electrónicos, ignoran qué cosa sea esa del libro pinchando aquí podrá encontrar un didáctico vídeo su explicación.

Otros comentarios

Conferencia: El pensamiento político de Cervantes

Entrevista en la radio sobre Misterios ocultos de El Quijote

Entrevista en PD sobre Misterios ocultos de El Quijote

Conferencia en la Real Academia de Medicina

 

 

Del camelo como sublime arte

 

“Corrido y confuso me hallo

Por vos en esta ocasión

Que os quedéis con un capón

Por descartaros de un gallo.

No hayáis miedo que se alabe

Que la argolla juega a solas

Mas, faltándole las bolas

¿qué importa que diga cabe?

Reloj en torre empinado

Es vuestro capón, princesa

Pero sin ninguna pesa

¿de que sirve el mazo alzado?

¿De qué sirven tantos bríos

Si en vuestro jardín de gloria

Han de subir de su noria

Los arcaduces vacíos?

Si es todo vuestro regalo

El capón que cacarea

Hisopo largo de aldea

Sin barbas y todo palo.

Cuando en vuestro capón pienso

Pienso y no pienso mal

Que tenéis cirio pascual

Sin las bolillas de incienso

Vos mejoráis de ventura

Que su merced pueda y manda

Y teniendo capa blanda

Tendréis también capadura”.

(Francisco de Quevedo)

 

Como se comprueba una y otra vez en el día a día estamos disfrutando todos de lo que otros votan y sostienen.

En una de sus Novelas Ejemplares, quizás la más perfecta de toda la colección, nuestro gran Cervantes narra el caso de la Camacha de Montilla, famosa hechicera maestra de artes nigromantes de la Montiela y la Cañizares. Y la Cañizares, discípula de la Camacha, explica a Berganza, el perro sabio, su origen: su trasformación al nacer de figura humana en can, que sólo podrá volver a su prístina forma cuando acaso se cumpla una condición asaz rara:

volverán en su forma verdadera

cuando vieren con presta diligencia

derribar los soberbios levantados

y alzar los humildes abatidos

por mano poderosa para hacello”.

A la espera de volver a su forma verdadera y de derribar a tantos soberbios levantados, también tenemos a toda una nación encantada y en el supuesto mando pero real mangoneo a todo un registrador encantado. Víctima de tal encantorio o encantamiento mantiene una conducta asaz impropia por no calificarla de estulta, cobarde y felona. Para colmo, por si había dudas, realiza extrañas declaraciones impropias de todo un severo registrador de la propiedad, profesión de rancia prosapia, privilegios de pernada y antiguo prestigio, hoy puesto en entredicho por estos tales especímenes.

Algún iluso se preguntará: ¿Qué pasa con la soberanía española? Malo que la política económica la dicte la Merkel y Mariano escuche firmes en primer tiempo de saludo. Y que luego todo se ratifique sin rechistar en el llamado Parlamento español.  Malos los recortes y las escandalosas subidas de impuestos contra la población civil mientras la inepta y corrupta casta política no renuncia a ninguno de sus privilegios monstruosamente acumuladores de deuda odiosa. Pero ¿es que tampoco somos soberanos en el asunto del golpe de Estado? ¿Es que las instituciones del reino de España se muestran incapaces de cumplir la legalidad ni evitar la destrucción de la Nación? ¿Qué pasa aquí?

Muchas de nuestras instituciones muestran una vez más su gran capacidad de devastación. Ahora que viene la campaña de la renta, el súbdito humillado, asqueado y saqueado que pretenda mantener la lucidez y la decencia debería plantearse para qué sirven los descomunales impuestos que le saquea el Estado. Este tinglado arrebatacapas que, salvo algunos que aún heroicamente intentan cumplir con su deber como el rey Felipe o ciertos jueces, mi reconocimiento y gratitud al juez Llarena o la juezas Alaya o Lamela, ni siquiera pretende mantener ya un mínimo de dignidad y coherencia. Que no respeta sus propias leyes. Que ha abandonado cualquier vestigio de intentar preservar la dignidad e integridad de la nación española. Un Estado arrebatacapas, incapaz de defender los derechos civiles de los ciudadanos españoles en todo su territorio y cada vez más deslegitimado nacional e internacionalmente como muestra la ¿última? cobardía de Mariano.

Los discursos de Mariano, ceceos y espantadas aparte, quizás serán estudiados en un futuro próximo como una nota a pie de página de las técnicas de manipulación gobbelsiana. Sin olvidar la llamada neolingua orwelliana nutrida por el abuso de poder: aquel que es capaz de vulnerar tanto la gramática cuanto la semántica. Las palabras significan lo que el déspota compostelano engordado en Pontevedra quiere que signifiquen.

Las cosas como son y a cada cual lo suyo: el camelo del que es justo reconocerle autoridad indiscutible en ejercicio, no lo ha inventado él, sino el genial Jardiel Poncela. Sirva este pequeño apunte para revindicar su memoria más o menos histórica.

En efecto, el precedente del lenguaje marianesco se halla en los logros de un gran artista español, maestro del humor y del teatro del absurdo. Un autor de vanguardia, denostado por uno y otros con dímes y diretes de singular algarabía. Me refiero al gran Enrique Jardiel Poncela y su teoría y práctica del camelo como lenguaje idiolecto amén de recurso estilístico.

El camelo propiamente dicho no es solo el típico embuste marianesco: se basa en el empleo creativo de unos cuantos artificios: La invención de palabras. Las referencias apócrifas de citas, títulos, autores. Textos en otros idiomas, en especial falsos latinajos. Referencias engañosas, normativas o leyes fingidas o imaginarias o con carácter retroactivo, morcillas teatrales, discursos con apariencia de sentido pero que en verdad carecen de él. Ahora Jardiel introduciría los mohatreros másteres de todo a cien y quita y pon.

Todas estas mañas debidas al ingenio de Jardiel son falsa moneda común en el lenguaje de los políticos del singular Reino autonómico, eufemística o camelísticamente llamado “democracia” con singular exageración y abuso de propiedad, sino directamente “mohatra”. Nombre con el que era conocido por los grandes de nuestro Siglo de oro el fraude, la falsa apariencia, el desleal engaño provocado por la venalidad de las instituciones o personas garantes de la legalidad que debieran defender como autoridades. En todo caso, una democracia deshabitada de demócratas en la gran mayoría de su casta dirigente.

Mañoso de pro en el sublime arte del camelo es sin duda el pintoresco prócer con altaneros andares y ridículo trote gorrinero, encumbrado a la gloria de real valido para el cuidado y medro del monipodio. Las bochornosas declaraciones pro golpistas en Argentina contra la nación española y sus instituciones del mohatrero presidente del gobierno han animado a alguno de sus lugartenientes a provocar y desafiar al juez del Supremo que está luchando heroicamente contra el golpe de Estado que, por el contrario, Mariano y su nefasto gobierno han demostrado apoyar por acción u omisión.

Veremos a ver qué pasa con el desafío contra la Justicia del temerario ministro Montoro, bronco jaque del bronce como diría Valle, guardián de los tesoros saqueados a la clase media y graciablemente puestos a disposición de los golpistas. El pueblo espera que no se vaya de rositas y pague sus culpas.

Ahora bien, ¿por qué Mariano se apunta al camelo y hace lo que hace?

Una primera hipótesis es que simplemente es tonto de remate: hace el juego a los enemigos de España amparando el golpe de Estado y engordando la gusanera de la deuda, además de destruir su propio partido, por estulticia e incapacidad intelectual además de moral. Al cabo, múltiples especimenes ditirambo alabanciosos del Poder halagan sus más bajos instintos. No lo creo. Ha demostrado sus habilidades, por ejemplo, en el “pilla pilla” de sobres barcenianos o en el no menos astuto ordeño de su registro alicantino.

Otra, extensible a gran número de nuestros próceres y próceras, es que hace lo que no debiera hacer en función de su cargo y juramentos porque está chantajeado. Pero, ¿porqué causas? Aquí la imaginación vuela en busca de posibles interpretaciones racionales o plausibles. Por ejemplo: Conducta sexual indeseable, pruebas de desfalcos, trinques varios o de cuentas clandestinas en paraísos fiscales…

Para otros investigadores de lo paranormal, se trata de un problema de emasculación precoz. Su comportamiento cobarde, rastrero, intrigante, vengativo es el característico de los eunucos o capones. Sin olvidar una gran tradición gallega que estaría extendiendo en todas las instituciones, partido incluido. Entre los abigarrados enseres del pazo moncloaca estaría el capoeiro que es un banco típico situado junto a la lareira con la particularidad de que, debajo del asiento, enjaulados, engordaban en la inmovilidad, la penumbra, el calor y la ceba, los capones que habían de sacrificarse en vísperas de fechas solemnes y desde luego de las votaciones. El que San Alberto de la Caixa no amparase los presupuestos bajo su pío manto originaría un hipotético adelanto en la llamada a votar que no permitiría el cebo y engorde de los capones como estaba previsto. Los más avisados  barruntan el cercano degolladero. Se muestran inquietos y espantadizos. Mientras tanto la alquitara oficial destila promesas estupefacientes cuyos vapores aturden al sufrido, escamado, humillado y saqueado militante o votante peperos.

Dicen los más ditirambo alabanciosos que a Mariano lo que le pasa es que le ha dado un pasmo. Vamos que se ha quedado pasmado con el golpe catalán que la niña doña Soraya de Bilderberg, jefa de los mortadelos, le había calificado de imposible en vicio, que no virtud, de su flirteo con el bizco sobón. Y que por eso tiene tan extraña conducta. Cosas que pasan pero sin premeditación ni alevosía. No lo creo. Es casi imposible creer que Mariano si de veras aspiraba a gobernar, tras treinta años en diferentes poltronas y varios otros más recostado en la moncloaca, no supiera lo que estaba pasando. Pero sólo se desencantan los previamente encantados. Los que se han querido dejar convencer. Un viejo taurino me decía: “Tras la faena, el matador no sale a saludar al tercio ni siquiera a la barrera y se refugia en la cuadrilla“. También el conde Lucanor explicaba lo de los falsos compungidos en uno de sus apólogos, el del toledano cazador de perdices que lloraba al sacarlas de la red.  No por pena por el sacrificio de los sabrosos animalitos sino porque, gajes del oficio, se le acababa de meter un poco de tierra en el ojo.

Otra interpretación adicional o complementaria sería su odio africano a Su Majestad Don Felipe VI, y en general, hacia aquellas personas e instituciones que pese a todo aún intentan cumplir con su deber en  este infortunado Reino, y cuyo ejemplo por comparación muestra su propia villanía. Así, intrigaría contra ellos con mañas de eunuco.

Pero, ¿quién ha encantado a este Reino y muchos de sus próceres e instituciones? Me malicio que el encantador es ajeno, provienen del exterior de nuestras fronteras. Pero, los ansiados desencantadores de tanto maligno sino satánico encantamiento han de ser propios.

Gentes libres, honradas y de buenas costumbres.

¿Con Vox y voto?

 

Mentiras de destrucción masiva

La Historia ha demostrado hasta la saciedad la escasa fiabilidad de las justificaciones del agresivo imperio americano para provocar guerras sanguinarias cuando le interesa a sus ambiciones de dominio mundial, producción de armamentos o tráfico de drogas.

Los españoles recordamos el caso del auto hundimiento del Maine que inició la agresión bélica del 98 contra España en Cuba. O la introducción de armas en un barco de pasajeros, el Lusitania, para intentar provocar fuera hundido por un submarino y satisfacer así los deseos imperialistas de entrada en guerra contra Alemania. El contraalmirante norteamericano Robert Theobald en apoyo de sus compañeros de armas acusados de negligencia explica y demuestra en su documentado y valiente libro El secreto final de Pearl Harbour como el Presidente Roosevelt conocía la posibilidad de un ataque aéreo japonés a la base americana, ya que la inteligencia americana había conseguido descifrar los códigos secretos del espionaje japonés varios meses antes. Lo único que se hizo fue retirar a alta mar los portaaviones y barcos modernos dejando en puerto las naves obsoletas como el viejo acorazado Arizona en calidad de cebo.

Tampoco se puede olvidar el invento del falso incidente del Golfo de Tonkin para provocar la devastadora, sanguinaria y ecocida guerra imperialista de Vietnam. Ni el no menos embuste de la luego oficialmente desmentida existencia de armas de destrucción masiva en Irak, pretexto empleado por Bush hijo, tras el auto atentado de las Torres gemelas, para destrozar e invadir Irak. O la creación “occidental” de Isis para propagar la siniestra primavera árabe y provocar el caos en Oriente Medio amén de inundar y desestabilizar a la UE con millones de refugiados inasimilables. O la criminal agresión bélica contra Siria mediante los sanguinarios terroristas de Isis y la horda de inventados “pacíficos demócratas” sirios, armados hasta los dientes por Occidente, Israel y Arabia Saudita.

O el reciente incidente del envenenamiento de un ex coronel ruso en Londres por supuestos espías de Putin a los que se les acusó sin pruebas concluyentes, que al parecer han resultado completamente falsas, provocando otra subida de la tensión internacional y la expulsión de diversos embajadores. Montaje que costó el cese fulminante del Secretario de Estado americano, que al parecer estaba dentro de la conspiración.

Los más oscuros poderes occidentales, que actúan en la sombra tras gobiernos títeres, están volviendo a llevar a la Humanidad al borde de la guerra generalizada con lo parece otro nuevo ataque de falsa bandera, por la que según la propaganda de los media occidentales, el que el ejército regular sirio habría hecho uso de armas químicas contra su población civil hipócritamente defendida por el mismo Occidente causante de una guerra de agresión imperialista extranjera que los asesina.

A los ciudadanos pacíficos de verdad no nos gusta que nuestros hipócritas dirigentes asolen otros países que consideran más débiles amparados en pretextos calumniosos. Ni tampoco nos gusta volver a una situación de alta tensión mundial como la vivida con la famosa crisis de los misiles rusos en Cuba. Entre otras razones, además del riesgo inminente de descontrol con consecuencias funestas, porque en Occidente ya no parece quedar como entonces ningún dirigente sensato de la altura de un Kennedy. Un dirigente de verdad, capaz de enfrentarse a sus propios halcones y representantes del feroz e inhumano conglomerado militar industrial, para imponer la visión civil y filantrópica de promover la coexistencia pacífica entre naciones en lugar de guerras cruentas, injustas y devastadoras preparadoras de un futuro siniestro NOM.

Posdatas del día 16 de abril

Autoridades religiosas cristianas sirias rechazan la agresión militar imperialista contra su país, ved aquí, (Fuente: Infocatólica.com)

La visión completa e interesante de Enrique Romero, ved aquí

De la conjura de los necios al conjuro de las necias

Lamento ser pesado e insistir sobre esta cuestión pero si existe una institución que explica y resume la realidad española es la mohatra. Ese fraude, esa validación o acreditación falsa, esa vulneración del derecho y del orden por todos y especialmente por quienes tienen la obligación de defenderlo. Mohatra, una palabra clave, esclarecedora, reveladora, de uso habitual entre los más grandes de nuestro Siglo de Oro.

La mohatra describe tanto la realidad de nuestras instituciones cuanto, en general, la vida misma de esta sociedad degradada.

En otras ocasiones me he referido a la mohatra universitaria. Dentro del proceso de sabotaje de la educación la degradación universitaria es la guinda de la tarta. Uno de los muchos desastres de la diarrea autonómica es la proliferación de chiringuitos universitarios autonómicos, el ideal de una facultad caciquil en cada pueblo, con pocos alumnos y escasa calidad. Sus consecuencias son la degradación de la calidad de la enseñanza y la escasa fiabilidad de sus títulos académicos. Si a esto se añaden los efectos del desastroso Plan Bolonia, made in UE, la degradación está asegurada. Un desastre social sobre todo para la gente de mérito que procede da familias humildes.

Un invento moderno, por lo que se ve muy lucrativo, para supuestamente paliar lo que ya Salamanca non presta es la introducción de master de toda clase, precio o pelaje, como bálsamo de Fierabrás redentor de la inducida incompetencia formativa de la enseñanza reglada.

Algunos masters sin duda son eficaces, y efectivamente proporcionan información y experiencias de calidad a los discentes. Pero otros no resultan ser sino coartadas para chiringuitos endogámicos mohatreros y sacacuartos. Y hablando de sacacuartos, no hay más que ver las lucrativas prácticas de ciertas escuelas de negocios que ha perpetrado con éxito singular el duque Empalmao, bien asesorado por su maestro académico. Aunque ciertas habilidades se pueden ejercer solo o en compañía de otros en la sombra palaciega sin ampararse en master alguno.

Pero como acabamos de comprobar con el enredo del famoso master de la rubia, de este mohatrero mal ya no se libra nadie, ni siquiera la otrora prestigiosa universidad de Madrid. Bien es verdad que en esta caso se trata de un centro universitario sin antigua tradición, que tiene por título identificador la turbia figura del campechano, modelo de mohatreros, cabría temer cualquier cosa.

Una conclusión es que el negocio de los master pudiera “democratizarse” como dicen nuestras zurdas mohatreras y comercializarse en cualquier tenderete o mercadillo de todo a un euro. Así, por lo menos se abarataría la mercancía y dejaría de ser tan onerosa para las familias.

Otra que el esperpéntico master de la rubia muestra la impunidad y falta de dignidad en la que se mueven nuestras instituciones más mohatreras. Se falsifican actas, firmas, documentos. Que supuestamente existen pero que luego desaparecen como por arte de magia. Sólo desde la conciencia de impunidad, ambición y frivolidad de nuestra casta dirigente se puede entender todo este asunto.

La rubia, que se ha olido de dónde vienen los tiros contra ella, Matajari en el horizonte, ha dicho que dimita su tía, que maricón el último, es decir a seguir la senda de Mariano,  el del famoso Luis sé fuerte.

No es el único master comprado al peso por nuestra casta política oligárquica. Y algunos de estos master se han revelado muy eficaces y útiles. No podemos olvidar las prácticas del duque Empalmao en las que a propios y extraños el piadoso talonmanista vasco mostraba sus nuevas habilidades adquiridas en una magistral catalana Escuela de Negocios.

 

Otra mohatra típicamente española es la de las supuestas virtudes de la realeza. El bochornoso blanqueo ditirambo alabancioso de las actividades no santas de sus miembros. O lo de la mona vestida de seda a propósito de la señora de Felipe VI a quien si la poltrona se le tuerce siempre podrá desarrollar sus dotes de actriz en Hollywood. Para colmo, la pretendidamente angelical Princesa de Asturias acaba de demostrar su mala educación, deseamos que no catadura, imitando a su madre, quien parece que la estaría adoctrinando en el odio como si fuera una podemita, golpista o sociata cualquiera. Aunque también pudiera ser que no fuera un caso de odio inducido a su abuela paterna sino de simple miedo cerval a su madre. Si esto sigue de esta guisa, ojalá que el Rey Felipe pueda rectificar a tiempo, entre ella y su primo Froilanito, van a dar grandes jornadas de gloria a la Monarquía, para mejor distracción y regocijo de sus humillados y saqueados súbditos.

 

Para terminar esta breve reseña de mohatras actuales podemos glosar el pintoresco sarao hagiográfico de Mariano en tierras de Susana, Rinconete y Cortadillo, en el que se ha reunido la flor y nata del mandarinato popular para hacerse aplaudir por su ninguneado populacho militante. Pero, lo que se maquinó como tónico reconstituyente ha devenido en una especie de funeral.

El planteamiento, acaso por la educación juesuítica del Cara Pocha y Gran Timonel Mariano, recordaba el de los viejos ejercicios espirituales ignacianos. Su objetivo: salir con el alma reconfortada, en comunión con el Salvador  y con propósito de enmienda contra las tentaciones patrióticas y democráticas del maligno materializado como VOX o Ciudadanos. No defraudó el esperado sermón estelar marianesco sobre el infierno.  El maligno se disfraza con la cara virginal del ex abogado de la Caixa para seducir a unos y otras. Vade retro Satanás.

La señora del también ilustre prócer López del Hierro comenzó endiñando un bochornoso discurso mohatrero presumiendo de víctimas del terrorismo, pero traicionadas por la actual gerencia popular. Una imagen vale más que mil palabras y la exhibición de trote gorrinero del jefe en funciones de la Generalidad golpista y Gran Mandarín corriendo para no ir a ninguna parte revela la actual circunstancia orteguiana no solo del felón gallego temeroso de un más que merecido banquillo sino del no menos corrupto, cobarde y consentidor Partido que resignadamente lo soporta y mantiene.

Su infame sermón final con la cara abotargada, más propio de fray Gerundio de Campazas alias Zotes, dirigido a insultar, despreciar y fustigar a quienes le sostienen parlamentariamente su simulacro de gobierno, ha superado todo límite de patriotismo, objetividad, decencia o el ridículo.  ¿Estaba bajo la influencia de la drogas o sólo es miedo?

Un espectáculo pornográfico en el que sólo se echó en falta un rijoso strep tease de la Matajari o de Maroto. Pero, más allá de la retórica, parabienes y tartufescos apoyos para la rubia difunta mientras la cínica Matajari y el prócer tartufo galleguista le preparan su definitivo embalsamiento y entierro.

 

El gran Valle, lúcido cronista fidedigno del pertinaz esperpento español, lo explicaba con ocasión de otro famoso entierro, el de Max Estrella.

Pobre entierro ha sido

Los papeles le ponen por hombre de mérito

En España el mérito no se premia. Se premia el robar y ser un sinvergüenza. En España se premia todo lo malo.

 

 

NOM y Fin de la Historia

¿Estamos en el Fin de la Historia? Fukuyama no tenía razón. Más bien la idea vigente es la del fin del Fin de la Historia. Pero, ¿y ahora qué?

Según el marxismo original, la burguesía sería un Movimiento revolucionario que terminaría desarrollando las fuerzas productivas que al final pondría las bases de la destrucción de esa misma burguesía. Para algunos el actual proceso de globalización vendría a cumplir el viejo vaticinio marxista.

No participo en absoluto de la visión materialista determinista de la Historia, en el sentido de que existe, debilitada o no por el estado general de la civilización y de la propia conciencia, una cierta autonomía de la voluntad para hacer lo que el recto pensamiento indica. Es decir, que las cosas se pueden hacer de otro modo y viene a ser tarea del verdadero liberalismo, el de origen español frente al mohatrero neoliberalismo anglosajón, el hacerlas. Tampoco participo de la opinión de que el supuesto final del orden burgués conocido vendrá de los proletarios. Pero, en cierto modo, la globalización, tal como se está llevando a cabo por el neoliberalismo anglosajón, viene a confirmar esa hipótesis marxista con el advenimiento del NOM, y su proceso de debilitamiento, desarticulación, pérdida de soberanía, devastación en un intento de liquidación definitiva de los estados nación con sus poderes ejecutivo, legislativo o judicial inermes, así como de sus burguesías, sociedades, culturas y mercados nacionales. Claro que, desde luego, no se trata como sostiene el marxismo de que las nuevas fuerzas revolucionarias estén formadas por proletarios, hoy las zurdas, consciente las mercenarias, o inconscientemente los tontos útiles, hacen el juego a la tenebrosa oligarquía globlalista mundial.

Existen hipótesis fundadas sobre quiénes estaban detrás de la promoción hace un siglo de la revolución rusa, financiación incluida. Que serían los mismos que hoy, después de la caída de la URSS, promueven la confrontación mundial amenazando a Rusia y otros países renuentes con la unipolaridad para así garantizar su oligárquico sistema de dominación mundial y sus sangrientos negocios de armamento y tráfico de drogas y personas.

El comunismo como primer intento de globalización ha fracasado y esto se ve en los nuevos disfraces que hoy adopta la izquierda. Unas zurdas que muestran su complicidad real en la supremacía de lo financiero frente a lo económico, el vaciado de la soberanía nacional, la devastación ética y de la clase media que es la que soporta el orden de las naciones y al cabo posibilita la civilización, la participación en los programas de lo que se ha venido en llamar, creo que no muy acertadamente, ingeniería social. Su apoyo a las agresiones imperialistas, la promoción de la inmigración descontrolada, embrutecedora y liberticida, el desastre educativo, la ignorancia embrutecedora, el fomento de la homosexualidad, el feminazismo, el aborto, el terrorismo y fanatismo islámico made in USA o el indigenismo.

Sin olvidar su complicidad en la instauración criminal de colectivos fuera de la ley o que logran que la ley y los recursos públicos se tuerzan a su favor contra los principios básicos de igualdad de todos ante la ley, presunción de inocencia o libertad de conciencia, religiosa, cátedra o expresión.

Pero que, en todo caso, utilizan su posición de dominio en el ámbito de la Cultura, es decir, en lo supraestructural, incluso colaborando con la hegemonía oligárquica financiera incluida, no tanto en las fuerzas productivas como pretendían Marx y Engels, para destruir la civilización.

En resumen, unas zurdas colaboracionistas en la promoción de una sociedad global de esclavos. Los peores esclavos, los que abandonada su dignidad de hombres libres ni siquiera saben que lo son.

 

La globalización es un proceso histórico concreto que no debe confundirse con la visión o concepción holística ni menos con la globalidad.  Tampoco es solo la internacionalización relacionada con los flujos de importación y de exportación. Ni tampoco la fase de transnacionalización y sus procesos de deslocalización de inversiones y flexibilización laboral, es decir, de supresión de derechos laborales y civiles. Un proceso, el de la globalización, agravado desde el atentado de falsa bandera de las Torres gemelas y la devastadora crisis financiera inducida por la mohatra sitémica, que concentra la riqueza y la capacidad de decisión sobre los problemas planetarios en una fracción cada vez más pequeña pero más poderosa de la oligarquía mundial. Y que se sustenta en la institucionalización de redes mundiales de producción, consumo y especialmente de información y control de la opinión pública. Tanto por los prostituidos media convencionales como por los nuevos: redes sociales, tecnología de la información.

Un sistema que en realidad ataca el medio ambiente pese a la propaganda, las leyes de supuesta protección y el mecenazgo de fundaciones títeres y ONG mohatreras.  Que utiliza señuelos como lo del cambio climático de origen antropogénico para tapar la devastación de recursos, el empleo de geoingeniería, chemtrails, o biotecnología, transgénicos, agricultura y ganadería tóxicas. Conviene recordar que en el actual proceso de destrucción medioambiental tiene un papel importante la concepción errónea del sistema económico como algo cerrado, autónomo, sometido a leyes ajenas a las de la termodinámica o la Naturaleza en general. Así como de instrumentos como la llamada teoría económica o la contabilidad por partida doble que externalizan el coste medioambiental de la actividad de las empresas transnacionales y llegan a constituir coartadas ideológicas o técnicas más que científicas.

Un proceso que, en consecuencia, no es democrático sino que precisamente se nutre del vaciamiento de los sistemas institucionales de decisión que pudieran tener o conservar alguna forma de control democrático. Pero, si no es democrático tampoco se dirige al Bien común. De modo que atendiendo a la famosa y clásica tipología aristotélica de los sistemas políticos basada en dos variables fundamentales: quiénes ostentan la soberanía y en qué sentido o con fines se ejerce el poder, no es un sistema aristocrático, o gobierno de los mejores, ni tampoco verdaderamente democrático porque la gente sólo tiene alguna capacidad de sustituir equipos políticos por otros similares que van a hacer más o menos lo mismo a las órdenes de quienes verdaderamente mandan. Pero no de alterar las grandes decisiones previamente adoptadas por la plutocracia mundial y sus diferentes instituciones instrumentales no democráticas.

Es decir, es triste reconocer que nuestra civilización se agota en la supremacía de una plutocracia de conducta criminal. Que estamos ante un sistema oligárquico fundamentado en la supremacía financiera del dinero falso o mohatrero al que todo se subordina y que promueve intereses oligárquicos, mafiosos, parciales y egoístas. Se estima que la suma de dinero falso o mohatrero, sin correlación con el mundo real de recursos, factores, bienes y servicios es muchas veces superior al valor de estos. Una capacidad de compra con moneda “falsa” que permite a la plutocracia apoderarse de los recursos a veces incluso sin tener que utilizar la violencia militar imperial. Y que resulta posible con la nueva tecnología informática o cibernética.

En resumen, nos encontramos ante una verdadera tiranía encubierta de acuerdo a la citada tipología aristotélica. Encubierta  mientras se mantenga una especie de velo democrático desarrollado por la mohatra mediática que disimula cómplice su auténtica condición. Una tiranía que de encubierta eventualmente pasaría a manifiesta cuando la plutocracia mundial entienda que ha llegado el momento, una vez desarbolados los Estados nación y adoptadas las grandes decisiones por instituciones globalistas títeres de la plutocracia tales como por ejemplo Reserva Federal, FMI, UE, BCE, BM, CFA, OTAN, Bilderberg…

Pero si los agentes globalizadores son instrumentos de la plutocracia mundial su acción no resulta igual de perniciosa en todos los países. Pues en esto también existen clases. Así, pues, existen países globalizadores y globalizados. España pertenece al grupo más numeroso de los segundos. Una de las causas es la estulticia criminal de su casta dirigente que carece del más mínimo sentido del patriotismo o de la decencia. De un sistema político nefasto pseudo democrático como es la Monarquía autonómica de partidos. Un tinglado mafioso coronado diseñado para el saqueo y devastación de la Nación mientras se engorda la gusanera de la corrupción y de la Deuda “soberana”. Pero desgraciadamente parece que una parte mayoritaria del pueblo español se compone más de súbditos que de ciudadanos. Consiente indiferente que se destruya su nación o se regodea en la servidumbre. Vota una y otra vez a los mismos traidores, embusteros y ladrones. Y, como diría Antonio Machado, se muestra incapaz de acertar la mano con la herida.

Esta condición de país globalizado que ni siquiera intenta una posición geoestratégica propia más favorable, la falta de soberanía real quizás es la explicación más plausible de la evidente complicidad del gobierno, títere de intereses extranjeros, con la sedición catalana. Es de temer, ojalá no fuese así, que el poder global haya elegido a España para desarrollar un nuevo experimento de desestabilización cara al NOM, como el terrible anterior de balcanización de Yugoslavia, en la que España se vería incapacitada para defender su Nación y territorio como entonces ocurriera con Serbia. Si no es un simple error judicial, ayudado por la incompetencia gubernamental, sentencias como la alemana de ayer o el ridículo hazmerreir al que se está sometiendo a España en la supuestamente aliada Europa serían indiciarias de nuestra posición de debilidad que nos hace estar a merced del enemigo.

Pero todo este proceso de devastación quizás fuera mucho más difícil o acaso imposible si se restaurara la conciencia de la dignidad de España y sin el concurso cómplice de las falsas izquierdas o zurdas mohatreras que ahora actúan no tanto en el mundo de la producción, cuanto en el de la superestructura.  Y que más que expropiar propiedades ahora se dedican a expropiar conciencias.

(Continuará)

Posdata del 7 de abril

Se han conocido unas declaraciones del gobierno alemán muy injuriosas para España. Un gobierno presidido por la Merkel, la misma que viene patrocinando la política sorosiana de implantación del siniestro Plan Kalergi, instrumento del NOM.

En efecto, el gobierno alemán por medio de una “miembra socialista aplaude la decisión muy probablemente prevaricadora del juez local que, incoherentemente con su rol de tramitación técnica de la euroorden, ha entrado a juzgar el fondo del caso. Una inadmisible intromisión en los asuntos internos de un país soberano y supuestamente amigo y aliado que favorece la causa golpista catalana, ridiculiza a España y al cabo, abre una vía de agua en la propia estabilidad de la UE.

Otro bofetón a España. ¿El felón pillasobres que ocupa la presidencia del gobierno de Su Majestad se va dignar hacer algo?

En el texto anterior ya se trataba de explicar porqué no.

 

Redención, fenología e hilozoísmo

El llamado Domingo de Resurrección por la Tradición cristiana, tan pleno de amor, compasión, ilusiones y esperanzas, forma parte de las antiguas festividades relacionadas con la primavera y el proceso de renovación de la vegetación, con el calendario fenológico. Así, entre otras muchas, los cultos a Apolo, Baco, Adonis, o la tradición frigia de Cibeles y Atis, a su vez con diferentes variantes legendarias.

Fiestas de carácter astronómico y de conmemoración de diversas fases del ciclo solar.

En el Cristianismo, el Domingo de Resurrección se establece el primer domingo después del primer plenilunio tras el equinoccio de primavera. Es decir, una vez atravesado el punto vernal o de intersección formando una cruz apaisada o de san Andrés el ecuador celeste con la eclíptica.

Desde la Antigüedad, esta renovación cósmica se asocia a la que ha de tener en consonancia tanto las personas a nivel individual como las sociedades o culturas en las que viven. En efecto, el hilozoísmo asocia las obras del espíritu a la naturaleza. Religión, arte, cosmología, metafísica son formas de entender y desarrollar una misma concepción universal. El hilozoísmo puede entenderse como un sistema de la metafísica experimental, valga la paradoja, que intenta referir a un origen psíquico el conjunto de las cosas y los fenómenos de la naturaleza. Todas las cosas tendrían alguna forma de conciencia. Alguna forma de alma. La evolución de la naturaleza sería la del desenvolvimiento de la conciencia.

El asunto no es tan abstracto o extraño como pueda parecer. Ha tenido mucha influencia en diferentes ámbitos. En el País vasco, los nacionalistas adeptos de Sabino Arana celebran hoy lo que llaman el Aberri Eguna: El Día de la “patria” vasca. ¿Por qué? Al parecer se trata de una ocurrencia teocrática del orate Arana que tal día como hoy víctima de la fiebre por un fuerte proceso gripal y entre sus vapores delirantes asoció “su” “Euskadi” nada menos que a la figura del Redentor cristiano. Toda una blasfemia sacrílega, al fin y al cabo.

 

Pero el hilozoísmo ha tenido mucha influencia en el Arte y las diferentes manifestaciones estéticas.

Pintores como, entre otros muchos, el ruso peregrino en el Tibet Nicolás Roerich del que seleccionamos aquí alguna de sus cuadros. Poetas como Antonio Machado o Antero de Quental lo expresan en alguno de sus más hermosos poemas.

Don Antonio finalizaba así A un olmo seco:

Olmo, quiero anotar en mi cartera

la gracia de tu rama verdecida.

Mi corazón espera

también, hacia la luz y hacia la vida

otro milagro de la primavera

 

O el poema Redención, los dos preciosos sonetos del poeta romántico portugués en versión de Emilio Bernal citada por Miguel de Unamuno:

¡Voces del mar, los árboles y el viento!

Cuando a veces, en sueño doloroso

Me mece vuestro canto poderoso

Igual al vuestro juzgo mi tormento.

Verbo crepuscular, íntimo aliento

De las cosas sin voz, son misterioso,

¿No será tu quejido vaporoso

El suspiro del mundo y su lamento?

Flota un espíritu en la inmensidad

Una agonía cruel de libertad

Estremece las formas fugitivas

Y yo comprendo vuestra lengua extraña

Voces del mar, la selva y la montaña.

¡Almas, hermanas de la mía, cautivas!

 

¡No lloréis vientos, árboles, y mares!

Coro antiguo de voces rumorosas

De voces primitivas, dolorosas,

Como un llanto de larvas tumulares

Un día, entre visiones vesperales

Rompiendo sombras surgiréis radiosas

De esos sueños y ansias afrentosas

Que expresan vuestras quejas singulares

¡Almas en el albor de la existencia

Despertaréis un día en la Consciencia

Y flotando, ya puro pensamiento

Veréis caer deshechas, lentamente,

Las vanas formas que creo la mente

Y acabará por fin vuestro tormento!

 

Todas las civilizaciones han mantenido e interpretado el lenguaje de las plantas y de las flores, asociado a diferentes mitos. Egipto, India, China, Japón, Judea, Grecia, Roma, Arabia, África, América precolombina…

En Occidente la rosa relacionada con la caída en la materia (la cruz) del ama (la rosa que se abre).

En Oriente el loto, que nace en el fango, atraviesa la penumbra y la oscuridad de las aguas cenagosas y se abre en la luz. En su iconología tradicional las imágenes de sus entidades espirituales surgen de una flor de loto abierta.

Algunas de las plantas como las hoy denominadas enteogénicas habituales de prácticas chamanísticas son instrumentos auxiliares de ciertas formas de apertura de la percepción y la conciencia.

En Japón el florecimiento de la primavera aún constituye hoy toda una fiesta popular tradicional.

En España viene siendo tradicional la visita al valle del Jerte en Cáceres para admirar el precioso espectáculo de los cerezos en flor.

Este año es aún pronto por lo que el calendario fenológico de las flores del cerezo es posterior a esta semana Santa y el Domingo de Resurrección.

Sin embargo, sea como sea, las manifestaciones de la Naturaleza con sus calendarios fenológicos, los mitos, los símbolos, las grandes concepciones como el hilozoísmo nos inspiran para que el crecimiento externo de la luz se extienda al interior de nuestra propia consciencia.

 

 

El disputado voto del masoquista suicida

Mientras el parlamentillo regional catalán y demás fuerzas cleptocráticas siguen jodiendo la marrana con el dinero que roba a los insultados súbditos españoles sin que el llamado gobierno de España haga nada para evitarlo, puede ser curioso u oportuno recordar algunos textos de años anteriores.  El que copio a continuación fue escrito en setiembre de 2015, pero, por desgracia, vemos que lo otrora criticado no sólo no ha mejorado desde entonces sino que se ha agravado.

En efecto, el único logro real, meter a unos pocos golpistas en la cárcel, no se debe a la acción política propiamente dicha del Ejecutivo, ni a los votos depositados en urnas basura, sino a la voluntad de que se cumpla la ley instando la acción judicial demostrada por VOX, organización sin la cual los golpistas estarían robando y fastidiando tan ricamente con el consentimiento o complicidad de Mariano, y a la actuación de algunos jueces valerosos sobre cuyos hombros se hace recaer todo el peso del Estado, mientras las oligarquías beneficiarias del pilla pilla miran a ver qué pasa, cuando no disimulan sonrisa mueca de hienas carroñeras. 

Hemos llegado a una situación en la que ya parece evidente que los males españoles no pueden arreglarse dentro del Régimen actual.

Ahí va el texto rescatado:

 

Emulando a su famoso colega italiano, Mas-solini ya ha marchado sobre Barcelona, la ciudad de los milagros donde las sedes de su patriótica banda se encuentran judicialmente precintadas por sus méritos apandadores. Todo un éxito indudable del fascio catalán. La borregada golpista del Monipodio con los calzones a rayas en la mano va derecha al despeñadero, cantando bonitas y no menos bizarras canciones propias de segadores terroristas y vírgenes suicidas a las que generosamente el nuevo monjerío revolucionario saca de excursión.

Pinocho y el títere_opt (1)En la otra cara del invento se practica la nueva consigna del “Id y anunciad a esas estafadas gentes la buena nueva de la conversión de Mariano, el de Bárcenas”. Futuribles diputados en lista cerrada del PP han dado en platicar sobre todo lo divino y lo humano e impartir muy sana y santa doctrina democrática en cuantos medios les ofrecen cátedra. Y con ayuda de otros ilustres colegas extranjeros a los que han dado vela en este entierro, porque fiarse, lo que se dice fiarse, tienen muy poca confianza en si mismos. No en vano conocen bien sus mañas y verdadera condición.

Unos y otros disimulan la defensa de sus privilegios otorgados con rancios pero ilusionantes motivos patrióticos del jaez de “votadme a mí que los otros son aún peores”. Y han demostrado su insensibilidad con tantos compatriotas que las están pasando canutas y que el único privilegio que ya pueden defender es el de intentar comer caliente todos los días. El público debería tomar nota, cosa útil siempre y en especial ahora que vienen elecciones al pesebre y la propaganda exige “votad y pelillos a la mar”.

Por estas y otras cuestiones no es de extrañar que muchos piensen dejar su herencia a los chinitos o a las misiones antes que ofrecérselas a las huestes de Mariano, el de Bárcenas o a las no menos peligrosas y depredadoras escuadras de camisas negras de Mas-solini, el audaz y deslenguado mamporrero de la voraz opusina famiglia Pujolone.

En realidad hace falta que los turiferarios de turno animen las pocas ganas del elector espantadizo que si no es un sectario, un hincha o un fanático del “y tú más”, observa atónito las hazañas de unos y otros al no recatarse en hacer obscena ostentación de su prepotencia en cosas baladíes tales como la inclusión de implicados en la corrupción dentro de sus listas cerradas y blindadas.  O bien inventarse una nueva y fementida nación para intentar escapar de la acción de la Justicia. Algo tonta y lenta amén de ciega, cabe reconocerlo, pues no en vano aquí se administra en nombre del Rey.

Y luego, finalizada la representación, los gritos y susurros de la campaña electoral, unos y otros se prestarán al apaño mohatrero para mejor repartirse el botín.

 

En buen ejercicio de la memoria histórica vamos a tener que recordar e incluso añorar lo bien que se lo montaban nuestros antepasados.

Companys preso_optArrumbada la anterior Restauración, con el prudente rey de turno poniendo píes en polvorosa para disfrutar del tesoro conseguido, si un golpista sedicioso como Companys se rebelaba el presidente Lerroux mandaba al ejército constitucional republicano a detenerlo y le enchironaban hasta nueva orden. Hoy, mucho más civilizados ¡dónde va a parar! se perpetra la fabricación de otra nueva ley diciendo que está muy feo eso de no cumplir la anterior ley, de modo que avisan, quien avisa no es traidor y tampoco me gusta que me llamen acusica, que si siguen así no les va a quedar más remedio a los bizarros ropillas de cuota partidaria que amenazar con que acaso van a tener que aplicar otra futura ley e incluso lo mismo dejar sin recreo ni bocadillo de chocolate a los niños malos.

En el siglo XVII durante la rebelión catalana contra los Austrias los niños malos catalanes de entonces se pasaron al Cristianísimo rey francés creyendo que la fechoría iba a ser una bicoca. Una pena. Pobres, ¡qué desengaño! El Cristianísimo rey les dijo que había que apoquinar impuestos que desde luego no estaba por la labor de que vivieron del cuento como si siguieran con Su Católica Majestad. Los catalanes hicieron cuentas y volvieron a la patria más barata. Todo un negocio propio de buenos catalanes, siempre tartufos, ventajistas e impunes.

Durante los no menos heroicos tiempos de la anterior Restauración borbónica el caso es que votar lo que se dice votar también se votaba como hoy y con resultados más o menos semejantes para los sufridos súbditos, pero entonces al menos los Trampetas o Bocanegras pagaban al votante por su voto y no al revés como ahora. Del muy católico y no menos monárquico prócer conde de Romanones se cuenta que con ocasión de ciertas elecciones preguntó: “¿Cuánto te ha dado el otro para que le votes, Menganito?” Menganito se quitaba respetuosamente la gorrilla y le contestaba: “Tres pesetas, señor conde”. “Pues toma un duro, dame sus tres pesetas y me votas a mí”.

¡Qué tiempos aquellos!

Pero ahora ya no. Con esto del progreso mal entendido, somos los pobres menganitos los que tenemos que pagar por el hecho de votarles, sinecuras y mordidas aparte, a los próceres y próceras que tanto se sacrificarán para representarnos. Se debería rescatar esta sana costumbre de la compra del voto del suicida o desesperado. El candidato al momio o poltrona se acercaría por las colas del INEM o a los comedores benéficos y subastaría el voto entre los infinitos damnificados por la clase política española. Así, sus víctimas les votarían por alguna razón importante en vez de abstenerse o tener que votar nulo con la actual división de opiniones no reproducibles en hora de audiencia infantil.

 

pinocho collodo titeres 1Estos presentes son los venturosos tiempos de los sembradores del caos que han de traernos un gozoso Nuevo Orden Mundial. Miramos a los títeres que nos enseñan como hipnotizadora distracción mientras nos roban libertad, salud y cartera, pero desconocemos la entidad real de los titiriteros que mueven los hilos.

Pues existe un hecho de claridad meridiana e irrefutable: si hoy en España votar sirviera para algo, ¡lo habrían prohibido!

 

 

 

Semana santa

En muchas ciudades españolas no arrasadas aún por los nacionalistas o las hordas podemitas que pretenden prohibirlas, se viven con gran devoción o interés las procesiones de semana santa. Incluso jóvenes y niños participan con gran dedicación.

Fiestas cuyo remoto origen mítico e histórico se encuentra en las paganas del inicio de la primavera, tras el cruce o intersección del ecuador celeste con la eclíptica.  Y cuya estética, en ocasiones verdaderamente conmovedora o emocionante, recuerda la de los cortejos astrales según lo describen algunos clarividentes.

El universo de valores de lo femenino, realidad y símbolo cosmológico de la creación. El mito de la Virgen madre ya encontrable en los Vedas o los antiguos misterios de Isis.

Toda una verdadera experiencia de lo numinoso para gentes sensibles no importa su pertenencia o no a la confesión religiosa cristina.

En algunos momentos se cantan saetas, composiciones musicales de lamento y expresión de dolor que por su estructura potencian lo emocional sobre lo intelectual.

Fotos de don Agustín Luceño y del autor

 

 

 

 

 

 

Praga, cincuenta años después

Se cumple medio siglo de la famosa Primavera de Praga con todo lo que entonces supuso de reivindicación de deseo de libertad y de respeto a la realidad nacional y cultural checas contra los abusos de la globalización soviética de esa época. La otra cara de la moneda, por cierto, de la globalización americana impulsada por los monopolios trasnacionales, la CIA y sus instituciones oligárquicas. Ambas caras de un sistema de dominación globalista mundial que se ha venido trasformando con el tiempo hasta la situación actual en que algunos métodos y protagonistas han cambiado, pero otros siguen. Y donde en muchos lugares se han sustituido los siniestros tanques por media prostituidos que contribuyen a la alienación popular difunden ideología averiada o noticias falsas. Otra forma de tiranía, más sutil pero no menos eficaz, sin duda.

Los nombres de muchos de los protagonistas, en algunos casos verdaderamente heroicos, acaso dirán poco a la mayoría de jóvenes actuales. Los Alexander Dubcek, Václac Havel, parecen personajes intérpretes de uno de los textos atormentados de Kafka. La Primavera checa duró poco, como la soriana que glosaba nuestro poeta Antonio Machado: “Humilde como el sueño de un bendito, de un pobre caminante que durmiera de cansancio en un páramo infinito”.

Pero dejemos las orillas del Duero y volvamos al Moldava. Visité Praga a finales del verano del año ochenta del pasado siglo. Junto con Alemania del Este, Checoslovaquia formaba el núcleo duro del Pacto de Varsovia. Praga era entonces una preciosa ciudad encantada, como perdida en una especie de limbo del olvido, sin apenas tráfico rodado, habitada por gentes de mirada perdida y desmoralizada, mal vestida, endurecida, pero de gran cultura y pasión por la música.

No había apenas viajeros. Yo había llegado desde la vecina Viena, atravesando la frontera austro checa por carretera. Toda una experiencia difícil de olvidar. Checoslovaquia parecía entonces un gigantesco campo de concentración. Alambradas fronterizas, torretas de control, siniestros vopos con perros de presa y ametralladoras. Barreras con gruesos troncos de eucalipto. Toda una parafernalia del horror y la tiranía.

Sin embargo, pocas experiencias estéticas más notables que pasear por Praga a la luz de la luna. Las estatuas del puente de Carlos IV se asemejaban a fantasmas que esperaban impertérritos tiempos mejores.

En el Castillo, grupos de adolescentes niños soldados vestidos con uniforme de limpio parecían bandadas de gorriones desacostumbrados a las posibilidades y sugerencias de la geografía urbana.

Pero recuerdo con singular emoción, pese al paso de más de un tercio de siglo desde entonces, una experiencia casi mística que me sucedió en la catedral de San Vito. Al momento de entrar, como si no fuese casualidad y me estuvieran esperando,  inopinadamente, el órgano se puso a tocar una música sublime, majestuosa. Tuve una experiencia casi de desdoblamiento por la que percibí la extraña revelación que el despotismo de entonces iba a caer. Algo que parecía imposible. Desde entonces la rememoro cuando escucho el segundo movimiento del concierto para violonchelo de Dvorak.

La calle París, la plaza de San Wenceslao, la torre de la pólvora, el reloj que funciona pese a todo, el monumento a otro disidente, Jan Hus, el viejo cementerio judío, lugar de tantas especulaciones conspiratorias, la calle de los alquimistas por donde paseara el espía, criptógrafo y ocultista inglés John Dee.

La Praga de entonces apenas tiene que ver con la globalizada, llena de turistas de hoy. Era otra Europa. Otro mundo. Por fortuna la tiranía patente ha caído. Pero se están formando otras más sutiles, menos patentes pero que parecen anunciar un nuevo horizonte de esclavitud si al final se consolidan las peores formas de dominación globalistas.

Sin embargo, no identificamos ahora entre los próceres y dirigentes actuales en su insoportable levedad del ser y muchos procedentes de despiadados grupos financieros o empresas transnacionales causantes de los desastres presentes, a personalidades como los Dubcek o los Havel. Personajes con gran cultura humanista, que parecían actuar por ideales, por un sentido de profundo respeto a la dignidad humana, amenazada tanto entonces como ahora. Gentes con la voluntad de no renunciar a una visión patriótica, a un conjunto de valores ideológicos y morales. Gentes que se atrevían a enfrentar la conciencia con los tanques. Gentes sin complejos que intuían que en sus propias naciones, culturas y sociedades podrían encontrar las bases de la resistencia a los despotismos de la globalización.

 

CONVOCATORIAS: Presentación libro en Madrid

El jueves 22 de marzo en la sede de la Casa de Galicia en Madrid tendrá lugar la presentación del libro La empresa explicada a jóvenes de todas las edades.

El acto comenzará a partir de las siete y media de la tarde y participarán Silvia Jato; el autor, Jorge Borrajo y el editor, Juan Mariñas.

El libro pretende difundir cultura relacionada con el mundo de la empresa, la economía y el emprendimiento.

La coruñesa editorial Lautana de reciente aparición es una valiente iniciativa del escritor Juan Mariñas que pretende difundir textos inéditos de novela, teatro, poesía o ensayos, así como contribuir a mantener la Cultura en español en la región gallega.

La entrada es libre.

Sede de la Casa de Galicia

Casado del Alisal, 8,

Madrid

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.