Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Vidas Paralelas: Bergoglio Vs Sánchez

No voy a copiar a Plutarco que desde luego ni es lo mío ni sería capaz de imitar su prosa.

Hoy, aniversario de la escandalosa profanación de la tumba del general Franco, galardonado por la Iglesia Católica con sus máximas condecoraciones y distinciones de reconocimiento por haber evitado su destrucción física en España por los socialistas, a petición del socialista español se reúnen en lo que antes fuera la sede del Vicario de Cristo dos ególatras, sendos sacos sin fondo de ambición de poder: Bergoglio y Sánchez.

Dos ambiciosos, utilizados por los amos del mundo que les habrían colocado en sus respectivas poltronas como instrumentos mohatreros de sabotaje de sus respectivas instituciones. La Iglesia Católica y la España nacional y liberal semi democrática.

De Bergoglio antes de convertirse en mascarón de proa del rojerio mundial se conocen, entre otras hazañas dignas de recuerdo, su intimidad con el tenebroso almirante Emilio Massera al que hizo doctor honoris causa, el torturador y asesino con centro de operaciones en la Escuela de Mecánica de la Armada argentina. O la entrega al sanguinario dictador de algunos de sus compañeros jesuitas subordinados. O su protección a la Guardia de Hierro peronista, relacionada con la P2 de Gelli.

Lo de Sánchez no es tan heroico. Su famosa tesis bate récords de vergüenza no solo para él sino para la Universidad española que se prestó a tan bochornosa mohatra. Son conocidas sus trampas electorales metiendo papeletas a capón en las urnas o su absoluta falta de principios. Captado, al igual que Bergoglio tras su aventura colaboracionista con la dictadura militar argentina, por el sectario neomarxista Partido Demócrata de Carlos Westendorp y Madeleine Albright, Sánchez pronto hizo méritos para convertirse en agente franquiciado para España de la oligarquía financiera internacional instrumentada por el degradado Partido americano. Conocidas son sus entrevistas con importantes dirigentes del NOM para recibir instrucciones  y apoyo cara al logro de su agenda sobre España.

Ambos han sido aupados al Poder con malas mañas de tahúr. Uno tras conseguir la abdicación forzosa del Papa Benedicto gracias a los servicios secretos y los chantajes de la mafia cardenalicia homosexual de San Gallo. El otro mediante una moción de censura basada en argumentos espurios prestados por un juez sectario y aceptados o jaleados por todos los enemigos de España. Ambos son dos ególatras falsarios y parecen estar decididos a provocar sendos cismas o lo que haga falta para satisfacer su narcisismo psicópata.

Y es que el panorama internacional ha cambiado mucho desde los setenta, tras el extraño y oportunísimo “fallecimiento” del noble y santo Papa Luciani. No en cuanto a la sintonía entre EEUU y la CIA con el Vaticano que siempre ha sido muy estrecha, sino en cuanto los objetivos, hoy opuestos a los de entonces.

¿Por qué en 1978 se impidió el gobierno del demócrata cristiano Aldo Moro, asesinándole por los servicios secretos bajo la máscara de las Brigadas Rojas pero ahora sí se deja “gobernar” a Sánchez e Iglesias? O ¿Por qué se ayudó a entronizar a Wojtyla? Pues para fines opuestos entonces a los de ahora de Obama Clinton y Bergoglio.

La diferencia está en la presente hegemonía del neomarxismo en Occidente tras la caída del muro de Berlín y su estratégica intervención en la justificación y desarrollo del NOM.

Pero, ¿Cómo pasar de lo antes considerado imposible a lo aceptado y establecido incluso mediante leyes?

A través de sucesivas fases transitorias: Impensable, radical, aceptable, sensato, popular, político,… Overton lo explicaba con la imagen de su famosa ventana.  Ahora bien, llegados a la última etapa la sociedad ya ha sufrido una ruptura, la tradición, las normas de buen sentido han sido alteradas, desacreditadas y destruidas para establecer otras nuevas de carácter opuesto.  Así, por ejemplo aunque aún en diversos grados de aceptación e imposición de las nuevas posmodernidades marxistas: el aborto, el movimiento LGTBI, el chamanismo indigenista, el ultrafeminismo, el transgénero, el narcotráfico, la pederastia, la magia negra, el falso ecologismo plutocrático, el canibalismo, la quema de iglesias, la destrucción de imágenes de de grandes personajes de la civilización, las invasiones, el multiculturalismo, los sacrificios en rituales satánicos, la nación y el sistema constitucional, …

Así no es tanto de extrañar que gran parte del público carente de criterio, reflexión o mínimo conocimiento de la Historia trague con todo lo que le echen.

La audiencia solicitada por Sánchez ha sido mejor acogida por Bergoglio que las recientes fallidas del Secretario de Estado Pompeo o la del anciano octogenario cardenal Zen al que no tuvo la consideración de recibirle en los días que estuvo esperando para departir sobre la situación china antes de regresar obligado a Hong Kong. El formato ha sido especial. Bergoglio ha dedicado un discurso a la delegación española. En su disertación pública instó a Sánchez a que considerara el peligro de las ideologías: «Es muy triste cuando las ideologías se apoderan de la interpretación de una nación, de un país y desfiguran la patria».  Hay que «consolidar la Nación«. Es muy cierto, pero también no deja de ser sorprendente viniendo de quien viene, un globalista furibundo. ¿Se ha equivocado de papel leído Bergoglio o le estaba mandando un aviso al destinatario?

Por su parte, Sánchez le dio testimonio de su inquebrantable adhesión y consideración más distinguida a la reciente encíclica política Fratelli Tutti, muy aplaudida por marxistas y demás enemigos de la Iglesia.

Al parecer hubo otra breve entrevista privada sobre relaciones bilaterales. En lo que se refiere al contenido real de lo tratado en privado cabría especular mucho. Sánchez no se ha reunido con el número dos vaticano, cardenal Parolín, el Secretario de Estado negociador con China, sino con el Secretario de Relaciones con los Estados, el Arzobispo Paul Gallagher.  De acuerdo a los antecedentes, ¿pudiera ser que le hayan trasmitido nuevas instrucciones de los amos en relación con cambio de socios de gobierno? No se sabe. En la agenda privada pudieran haber estado temas tales como el apoyo al golpismo catalán, a las invasiones de musulmanes desde África. O el asunto de las leyes de eutanasia y ampliación del aborto, ¿o de la expulsión de los benedictinos y posterior demolición de la gran cruz del Valle? O lo de las dudosas inmatriculaciones de patrimonio inmobiliario.

Se ha producido el habitual intercambio de obsequios cuyo significado simbólico quizás fuese interesante analizar. Sánchez: un facsimil del Libro de las horas del obispo Rodríguez Fonseca, quien interviniera en asuntos americanos relativos al Tratado de Tordesillas. Bergoglio: una estatuilla relacionada con las pertinaces invasiones en pateras. Y también le colocó una colección completa de sus publicaciones.

Habrá que estar muy atentos a los futuras noticias pero mientras tanto cabe recordar una vez más la sabia visión profética de nuestro gran Cervantes en El Coloquio de los perros. Los lobos que asesinaban y devoraban a las ovejas en realidad eran los propios pastores que debieran cuidarlas y protegerlas.

 

 

 

 

Entre los escombros

La moción de censura fracasada contra el gobierno del falsario y sus cómplices parece abrir nuevas dinámicas políticas en este desventurado reino borbónico.

Aunque el panorama para España cada vez es más oscuro y se barrunta que vamos a ir de mal en peor, tras lo de ayer en el Parlamento al menos sabemos quienes están y quienes no con los planteamientos patrióticos. El resultado de la votación de ayer muestra bien a las claras que la oposición sólo cuenta con los 52 diputados de VOX. El resto es Gobierno falsario y sus abigarrados cómplices: Golpistas, filoetarras, chorizos, hampa, peperos y súbditos arrimados al ascua que más calienta. El partido de la gaviota carroñera transformado en gallináceo gracias a su mequetrefe Gran Timonel busca cobijo bajo las alas protectoras del filantrópico camarada Sánchez.

Ahora se empiezan a explicar algunas cosas de estos días. Así las repetidas críticas al falsario de buena parte de la prensa globalista internacional. El aviso de la UE sobre la inconveniencia del ataque a los jueces. Las amenazas del ámbito judicial nacional e internacional para Iglesias y parte de su banda.

Cabe la hipótesis de que pudiera estar preparándose una gran coalición socialdemócrata entre el falsario y Casado a petición o mayor gloria del NOM. Ello permitiría que Casado, el ridículo Gran Timonel de la No derecha, sirviese de oportuno nazareno al falsario para mantener a pachas el tenderete. La casta corrupta arrebatacapas olfatea el peligro y tienen que ayudarse para trincar el botín ¿Estaría en riesgo el dinero de Bruselas necesario para engordar la gusanera y posibilitar nuevos desfalcos? No lo permita Casado.

No se puede dejar escapar una oportunidad única para perpetrar nuevos EREs y nuevos Bárcenas casadianos. Es inconcebible que tan sustanciosa oportunidad pudiera irse al garete.

Y, además, los amos están mandando avisos con cabezas de caballo cortadas. En la visita de mañana del falsario al palacio romano acaso pueda recibir nuevas instrucciones.

Hay que hacer los deberes. Ahora queda aprobar los presupuestos confiscatorios y firmar el acuerdo para repartirse los jueces como los proxenetas se reparten putas. Y tutti contenti.

Lo dicho. Casado acaba de hacer grandes méritos para entrar en el gobierno aunque sea de ministro corre ve y dile.

 

La censura que no prevaleció

Como era de esperar la moción de censura contra el siniestro gobierno del falsario no prosperó. Una pena.

Sin embargo, creo que ha sido muy reveladora. Especialmente porque el degenerado y falsario Partido Popular se ha quitado la careta. He escuchado entre asombrado y horrorizado las hediondas deposiciones en tribuna parlamentaria de un pobre hombre llamado Casado que cabalga el tigre de la corrupción y la complicidad con las zurdas españolas. Un títere bilderbergiano que acaba de demostrar su verdadera calaña de dócil mercenario al servicio del amo globalista. No sé si mal nacido como dice el refrán pero desde luego sí desagradecido. E incoherente amén de imprudente porque debe el gobierno en algunas áreas de poder territorial a quien precisamente calumnia e insulta. Y esa es otra cuestión: Casado se ha quitado su disfraz de supuesta moderación para mostrar su agresividad, su odio, no hacia los responsables del desastre español actual sino ¡contra el que trata de combatirlo!

Casado miente. Casado es un imbel. Casado es un mequetrefe. Casado es un cobarde por haberse rendido al mariano sorayismo.  Casado ha traicionado a sus votantes que creían en una renovación a fondo de su partido. Casado se ha retratado. Casado ha sido muy aplaudido y alabado por Iglesias además de por su propia clá de voraces vientres agradecidos. Mezclado con sanchistas, comunistas, golpistas y filoetarras, Casado ha mostrado a quien trate de comprender lo que pasa en actitud lo más libre posible de prejuicios, que él y su partido hoy son el obstáculo principal para que España reaccione ante las fechorías de la izquierda marxista y pueda recuperar la libertad, dignidad y prosperidad perdidas. Son parte principal del problema más que de su solución.

Sólo cabe desear, en bien de España y de la Libertad, que Casado se haya suicidado políticamente con su vil agresión de hoy.

Para algo ha servido la moción de censura: mostrar la extrema gravedad de la situación histórica española actual, de la que el Partido Popular es colaborador necesario. Un antagonista eventual de los marxistas pero no real alternativa.

El Régimen se enroca contra la Nación y contra VOX. Lo que debiera tener sus consecuencias.

 

 

 

 

 

 

 

Unas declaraciones estupefacientes

Tras el desastre del panfleto marxista tuti contenti tan alabado por el rojerío, el personal que aún se preocupa por estas cosas se encuentra perplejo por las últimas declaraciones estupefacientes de Su Pontificia Majestad Francisco I a favor del matrimonio homosexual. No dan crédito. Y para intentar entenderlas se están aportando las más raras especulaciones:

Que si es una imposición de la mafia cardenalicia homosexual de San Gallo que le aupó a la poltrona pontificia tras derrocar al Papa Benedicto.

Que si ha sido el demócrata Obama, el de su Michel cachas, el instigador del escándalo.

Que si era por contentar o torear a los obispos homosexuales alemanes.

Que si es un paso previo para anunciar urbi et orbi la próxima petición de mano de un apuesto novicio que le hace tilín.

Que si es un narcisista siempre dispuesto a llamar la atención con lo que se le antoje.

Que si ha sido para evitar le retiren del banco vaticano el dinero robado por los próceres comunistas sudamericanos y puesto allí en el lugar seguro de su paraíso a salvo de inspecciones.

Que si aburrido en lo alto de la cucaña vaticana se dedica a escandalizar a los fieles para entretener su ocio y rellenar la vaciedad de su conciencia con el bodrio de sus ocurrencias.

Que si ha cambiado de proveedor de sustancias.

Que si a partir de cierta hora del día ya no sabe lo que dice….

Que si dice lo que conviene a su ambición de poder porque creer, lo que se dice creer, no cree en nada.

Que si es un psicópata en fase terminal destructiva.

En fin, no lo sé. La especulación es libre.

Las escandalosas declaraciones bergoglianas se han producido como aperitivo a una película hagiográfica sobre su admirable personalidad. Un evento publicitario que encaja mal con su alabada habitual sencillez, discreción y modestia. No la he visto de modo que ignoro si también glosa su entrañable amistad con el almirante Massera o sus relaciones con la Guardia de Hierro peronista.

En un contexto tan alabancioso las declaraciones pueden deberse a un impulso pasional, algo parecido en profundidad teológica o sana doctrina a las manifestaciones de una folclórica despelotada de la Isla de las tentaciones, Sálvame, o similar.

Como remate de la ofensiva tengo entendido que para fastidiar a los católicos españoles que aún quedan va  recibir en santa audiencia privada a otro psicópata de su jaez, el falsario presidente del Gobierno de Su Majestad. No sabemos qué nuevas fechorías perpetrarán. ¿Acordarán acaso la expulsión de los benedictinos y la demolición de la gran cruz del Valle de los Caídos para convertirlo en un centro comercial?

Dios nos coja confesados.

 

Justicia en nombre del Valido

La Administración de Justicia realizada en nombre del Rey es hoy una de las instituciones más desacreditadas en el tambaleante tenderete del Régimen, ahora quizás solo superada por el Gobierno comunista de Su Majestad. Para el ciudadano honrado común tener que ver con algún tribunal suele ser motivo de seria preocupación por mucha razón u honradez que se tenga. No solo por el artificioso lento mecanismo tan bueno para el delincuente del éstese a la parte, la incomprensible arbitrariedad de muchas sentencias, o el lucrativo vengan días y vengan ollas para golillas, escribanos y corchetes a costa del sufrido justiciable, asuntos ya denunciados en el siglo de oro por Cervantes o Mateo Alemán. Sabios conocedores de las gentes del mundo de la picaresca cumplidoras de la maldición gitana: ¡Qué tengas pleitos y qué los ganes! O del no menos gráfico: del togado y del mulo, cuanto más lejos, más seguro.

El gobernador Sancho Panza demostraría sus grandes dotes de gobernante y Señor de la Justicia precisamente por no ser enmucetado jurista. Su famosa sentencia en el caso de la puta que se hacía pasar por pudibunda feminista debiera permanecer en los anales del Derecho patrio, conformando inmortal jurisprudencia. No solo para los casos de vergüenza de género en los que tanto abunda tal circunstancia de la denuncia falsa de consecuencias funestas para el denunciado inocente, sino como ejemplo de astuta y ágil habilidad judicial.

Claro que el marketing de este negocio, quién quiera vender algo debe crear antes su propia demanda, lo perpetran legisladores de la misma profesión. Ya se sabe que ¡a más abogados, menos Justicia! Aunque no todos, la mayor parte de la corrupta e inepta casta política son abogados. Su obra es toda una diarrea legislativa de regulaciones, contra-regulaciones, normas complejas, oscuras o absurdas que genera negocio y engordan la gusanera judicial. Tácito ya nos advertía que tal proliferación de leyes era síntoma y causa segura de corrupción. Leyes enrevesadas o incumplibles requieren funcionarios venales y escoliastas sobornables. Pobres los países en manos de abogados, nunca tendrán Justicia ni prosperarán, salvo en lo que casi está fuera de su influencia, lo científico y tecnológico.

En el Reino de España casi todo ha retrocedido multiplicado por diecisiete desde 1975 salvo lo relacionado con la mera evolución científica y tecnológica que importamos de fuera.

Pero además del negocio está el Poder.

Dentro del golpe de Estado en curso patrocinado por el Gobierno de Su Majestad, el falsario y su banda ministerial liberticida muestran su voluntad de someter sin ningún tipo de fisuras a la Justicia que a partir de ahora se administraría en nombre del Gobierno. Sería terminar de rematar a una institución desgraciadamente ya bastante desprestigiada entre justiciables y administrados en general, como hemos señalado. De modo que suele ser considerada por el ciudadano como ajena calamidad necesaria. Un tinglado cerrado, ajeno a su mundo, incluso a veces al del sentido común, que por ello cree no es de su incumbencia defender.

Los ataques de los comunistas a la Justicia para tapar sus delitos se basan en aspectos tácticos de método. Cambiar la forma de nombrar al Consejo del Poder Judicial para colocar jueces afines o mercenarios. Y poner bajo su total control la instrucción de los procedimientos judiciales. Ya no les bastaría el intentar condicionar las decisiones judiciales mediante toda clase de maniobras sino que pretenden que las instrucción las haga, o más bien perpetre si fuere menester, un obediente subalterno a sus órdenes.

Como cualquiera puede comprender esto constituye el final de cualquier atisbo de independencia judicial, o de tutela judicial de los administrados según garantizaba la constitución.

Es decir, en la práctica, recaerá en los más dignos y mejores interpretes de… ¡la voluntad del tirano!

Así, hoy la encumbrada novia del juez prevaricador, presumiblemente al alimón con él, sería la que decidiera quién puede ser procesado y quién no, y con qué causas. Y así lo ordenaría a sus subordinados, consultada si acaso la sublime decisión soberana del falsario Gran Visir. Querido Emilio, Información vaginal, éxito asegurado

Alguien dirá. Total, ¿Qué más nos dará? Ser juez tampoco es garantía de dependencia. Lo que es cierto, pero un juez puede obrar de acuerdo con su dignidad, saber, honradez y conciencia. El fiscal ha de actuar a las órdenes de su jefe, aunque sea lo que hoy es.

 

 

 

 

 

El extraño caso de la vacuna premiada

Pese a los intentos borbónicos de hacer la pelota al tenebroso plutócrata antivirus, el prócer exterminador no se ha dignado aparecerse en cuerpo mortal por el ayer sustituto del Teatro Campoamor de Oviedo, el Salón Covadonga del Hotel Reconquista, con perdón de la morisma invasora. Otros muchos premiados extranjeros también han excusado su presencia. Su hueco se ha llenado con numerosos representantes del mundo de la Sanidad española, Premio de la Concordia. Tampoco se sabe nada, por cierto, de Su Emérita Majestad desaparecida.

Una pena. La rubia futura heredera si es que, gracias a la infatigable labor de Su papá y Su Gobierno, en el devastado Reino de España queda algo que heredar diferente de hambre, miseria y tiranía, se ha quedado compuesta y sin oligarca vacunador con el que chupar cámara globalista unos momentos de gloria.

Un autollamado filántropo que ha confesado sus intenciones criminales de pretender disminuir la población mundial a base de vacunar a quien se deje y no pueda huir a tiempo y mientras engorda su cartera.

Grandes motivos sin duda para un merecido premio borbónico. Pero, lástima, no le ha salido la jugada a los organizadores. Otra vez será.

Algún lector me recordará, oportuno, que en todas partes cuecen habas, y que si en el Reino de Noruega han perpetrado la ignominia de conceder el Nobel de la Paz a demostrados genocidas como Kissinger u Obama, aquí no tendríamos porqué ser menos. Lo que es muy cierto y en eso debo darle la razón.

De un tiempo a esta parte se observa cierta intención de los Borbones de mimetizarse con el terreno para mantenerse en la real poltrona de un Estado fallido, aunque sea en modo vicario, subalterno, en el globalista NOM. De ahí su cada vez más clara disposición a disimular las humillaciones y vejaciones, a no dar mucho la lata con todas esas zarandajas obsoletas de derechos civiles, soberanía nacional, cultura española, y todas esas bellas palabras engañosas y desleales para los súbditos a traicionar y desplumar.

El premiar a un personaje tan controvertido y siniestro como Gates por medio de uno de sus tinglados farmacéuticos puede entenderse como una forma de hacer méritos ante la criminal plutocracia globalista mundial. Pero me parece que resulta más bien inoportuno e imprudente, cuando quien acaso pueda hacer algo bueno por España, es un simple suponer, un mero deseo de agarrarse a un clavo ardiendo, sea el adversario a muerte de esta gente satánica: el “malvado” Presidente Trump.

Por lo demás, la ceremonia con estética antivirus y ambiente patético, triste, tuvo importantes variantes sobre la de años anteriores. Mostró un ritual castrado, como de funeral de corpore insepulto, aunque horizontal sin referencias verticales espirituales. No fue en el teatro Campoamor.  No había mesa presidencial en sentido convencional sino asientos desplegados a ambos lados de una alfombra de pasillo que atravesaba el recinto. Todos con su mascarilla y saludo masónico cuando tocaba.

Eso parecía la organización del acto y del espacio, una tenida blanca masónica. Que resultó deslucida por la ausencia de los premiados extranjeros más famosos lo que debiera hacer reflexionar a quien corresponda sobre la conveniencia de la oportunista concesión a según que personajes famosos. En la columna del Mediodía, los galardonados asistentes. En la columna del Norte, entre otras autoridades del Reino, acompañó a Sus Majestades un nutrido elenco socialista capitaneado por Carmen la de Cabra, la novia del ministro de Justicia y Presidente de las Cortes o el de la taifa asturiana, autóctono promotor de la oficialidad del bable como insustituible vehículo de cultura planetaria.

La heredera se mostró con cierto desparpajo. El Rey en tono sombrío, monocorde, apesadumbrado, patético, amargado, glosó algunos de los eventos y personas protagonistas de este siniestro año 2020.

Quiero resaltar los dos casos que más tienen que ver con el globalismo rampante.  El galardón a Dani Rodrick, autor del famoso Trilema, cuestión algo capciosa según y cómo se mire, a mi parecer. Rodrick defiende la imposibilidad de conseguir a la vez globalización económica, soberanía nacional y democracia. A mi me recuerda los planteamientos algébricos de compatibilidad o no entre número de ecuaciones y variables independientes. O la otra, más conocida, de la imposibilidad de ser a la vez inteligente, honrado y socialista. Ahora bien, el trilema indicaría qué es lo primero que se estaría sacrificando en cada caso particuar. En España, democracia y soberanía a la vez. En cierto modo, cabe intuir que la propia ceremonia ovetense no dejaría de ser su ilustración.

Y, por supuesto, la referencia a Gavi, Premio Cooperación internacional calificada de “encomiable trabajo” resultó un blanqueo, a mi juicio más que inconveniente e inoportuno, de la controvertida actividad de este tinglado de los Gates. La vacuna que quiren imponer de modo obligarorio contra las diferentes Convenciones y tratados internacionales de derechos humanos en vigor pudiera tener consecuencias terribles para la integridad físca, intelectual e incluso espiritual de sus víctimas de hacer caso a ciertos expertos. Se trataría de una vacuna basada en la manipulación del código genético de la víctima, una especie de marca de la Bestia profetizada en el Apocalipsis.

Para terminar su lúgubre discurso ovetense, Su Majestad pidió esfuerzo colectivo nacional de entendimiento y concordia, así como de superación. Recordó que las instituciones deben estar al servicio de los ciudadanos y del interés general, lo que de modo paradójico no dejaría de ser una confesión de su propia impotencia como Jefe del Estado para revertir la imparable degradación actual. Alguien del que se espera más que bonitos deseos y hermosas palabras. Pero, ¡ojalá Su Gobierno y cómplices en este proceso le hagan caso!

El Rey finalizó con una cita de Galdós que, aunque tomada por los pelos, siempre queda como algo culto y resultón.

 

 

 

 

 

 

El manijero desenmascarado

De unos días a esta parte se suceden los reportajes muy críticos en medios internacionales contra el gobierno del falsario llegando a plantearse incluso si el Reino de España es ya un Estado fallido o se encuentra en trance próximo de serlo.

No es que sea algo nuevo de los que los sufridos españoles no nos hayamos dado cuenta y tengan que venir de fuera a avisarnos. Pero la noticia a mi modo de ver no es el hecho en sí mismo del fracaso pluri institucional español en manos de los comunistas y sus compinches, incluso filo terroristas vascos y golpistas catalanes encaramados al Poder, sino que ello así como de repente sea noticia internacional, poco menos que algo raro o sorprendente en vez de entender su naturaleza fatal.

Las razones de estas críticas pueden ser muchas. Una sincera preocupación por la suerte de un país amigo, o al menos vecino con ciertos intereses comunes, dirigido a toda velocidad hacia el abismo sin nadie que lo frene. Con el temor que el desastre se propague antes de tiempo al núcleo europeo que hasta ahora creía ver los toros desde la barrera.

La terrible deriva socialdemócrata de la UE con sus asfixiantes regulaciones y poder invasor omnímodo del sector público ahogando la economía real de la pequeña y mediana empresa tendría como resultado final un modelo parecido al chino. Un grupo reducido de oligarcas monopolistas que controla todo, incluidas las instituciones que les favorecen eliminando la competencia y un pueblo o grupos de pueblos desarbolados, indefensos, despojados incluso de su Cultura y tradiciones históricas. El caso es que el viejo plan Kalergi de sustitución de la población europea autóctona por invasores desestabilizadores se viene cumpliendo a rajatabla. Pero la cosa iba despacio, poco a poco, para que pasara desapercibida y la gente no se rebelara contra la oligarquía y las instituciones secuestradas. ¿Cuántos dirigentes y diputados están captados por las agentes del NOM, más allá de sus siglas de camuflaje.

Pero tantas críticas seguidas al falsario y sus fechorías, además en importantísimo periodo preelectoral USA, parecen una campaña orquestada.

¿Por quién? ¿Por qué?

No lo sé, no me hablo con Soros, ni con el franquiciador Partido Demócrata. Ni con los magnates de la comunicación. Si se tratase de un aviso mafioso cabe la posibilidad que existan desencuentros o incumplimientos en la agenda marcada al falsario. Que a un jaque de querencia tiránica como él se le haya subido el poder vicario a la cabeza y no obedezca los compromisos por los que fuera aupado a la cucaña moncloaca.

Pero el golpe progresa adecuadamente. Entonces, es posible que la disidencia con la oligarquía globalista sea por el manejo de los tiempos, la secuencia. Quizás el miedo a terminar procesado y condenado por gravísimos delitos le empuje a acelerar la destrucción del sistema constitucional y su conversión en tiranía personal. En esto también se encontraría el actual indisimulado ataque a los jueces. Pero esa agenda personal no convendría a sus amos.

O, al revés, porque aún no ha puesto en almoneda para los fondos de buitre al acecho los prometidos despojos de España.

Es posible que sus amos se planteen cambiar de manijero antes de que sus fechorías resulten contraproducentes. También que la UE no se encuentre aún preparada para asumir el nuevo comunismo del NOM y que la visión de una España destrozada, quebrada, esclavizada y hambrienta sea demasiado prematura para que pueda ser asimilada.

Sea como sea, la suerte del manijero parece que tendrá que ver con el resultado de las elecciones USA y con la supervivencia física y política del presidente Trump.

 

 

Teresa y hoy

Hoy se celebra el día de Santa Teresa, Patrona de España, con perdón.

Teresa Cepeda, mística reformadora del Carmelo, gran escritora, personaje muy controvertido y estrechamente vigilado en su época, protegida y defendida por san Pedro de Alcántara, aunque luego fuera proclamada santa y nada menos que Doctora de la Iglesia. Y Patrona de España con el aplauso de Cervantes y la oposición de Quevedo. Una suerte tal reconocimiento póstumo, porque lo mismo podría haber muerto en la cárcel como Miguel de Molinos, cuya Guía espiritual fue prohibida por la Inquisición, o su amigo y compañero de fatigas reformadoras el eximio poeta Juan de Yepes, si no hubiera sido ayudado a escapar de la prisión toledana a la que le habían condenado sus crueles compañeros del Carmelo calzado.

En realidad, Teresa debiera haberse apellidado Sánchez como su abuelo paterno Juan, un comerciante judeo converso toledano que tuviera problemas con la Inquisición.  Pero su hijo don Alonso, el padre de Teresa, lo cambió para disimular su origen una vez adquirido estatuto de limpieza de sangre.

Desde la perspectiva actual los anhelos de Teresa o de su paisano Juan de Yepes apenas resultan comprensibles. Pero hay un componente simbólico que da a su gesto un valor permanente por mucho que hayan podido cambiar las cosas durante estos cinco siglos. Sus figuras modestas por fuera pero tan inmensas por dentro atravesando los desolados campos castellanos, reverso de los fastos imperiales que junto a la Mesta y al cambio climático en la Península Ibérica habían casi arruinado al sufrido pueblo común, tienen algo de aventura quijotesca, de intento de realizar en un mundo hostil todo un universo de valores metafísicos según era por ellos entendido. En el caso de Teresa, tuvo que enfrentarse además a las trabas que la sociedad clerical y autoritaria de la época reservaba a la condición femenina. Su sometimiento intelectual y jerarquizado al varón, por muy inferior en intelecto o sensibilidad espiritual que fuera.

La experiencia mística y el poder establecido se llevan siempre mal, sea cual sea la ortodoxia o teología de la confesión dominante en la sociedad donde el místico florece. Por si no fuera bastante con las peripecias de nuestros místicos cristianos podemos encontrar una interpretación muy lúcida y certera del asunto en El filósofo autodidacto, de Ibn Abentofail. Tampoco solían ser muy bien vistos los cabalistas en el judaísmo ortodoxo.  El lenguaje místico tiende a ser subversivo porque por su propia naturaleza inefable, simbólica, se encuentra en la frontera epistemológica de lo numinoso y no encaja en ninguna teología.

La Mística se vincula al mundo de la experiencia más que al de la mera creencia teológica. Por ello siempre ha sido considerada peligrosa para el Poder político o sacerdotal que considera inconveniente la idea y misma la práctica de buscar el Reino del Espíritu sin intermediarios. Aquellos que no comprenden que la ortodoxia es más una necesidad de las organizaciones que una virtud espiritual. Y que, muchas veces, la ortodoxia se convierte en escudo de la ignorancia, la ambición, la cobardía, el fanatismo o la hipocresía. Contra estos vicios está la búsqueda del origen, de la razón de ser, de la fuente: “Que bien sé yo la fuente que mana y corre, aunque es de noche”.

La extraordinaria aventura espiritual, intelectual, literaria y organizativa de Teresa y de Juan, los reformadores del Carmelo, no pueden dejar de sorprendernos. Pasando frío y penalidades de todas clases, cuando no bajo la persecución del Carmelo calzado, atravesaban la inhóspita Castilla de mediados del XVI entusiasmados con su voluntad fundacional.  Recuperaron el valor de la Mística como yoga de unidad espiritual. Sus biografías están repletas de sucesos metapsíquicos, algunos tan singulares que hoy llamaríamos propios del fenómeno OVNI.

Fray Pedro de Alcántara, el reformador de la Orden Franciscana, encajaría también entre esos heterodoxos. Nos dice de él la santa reformadora del Carmelo: “vestía hábito de sayal sin ninguna otra cosa sobre las carnes…”comer a tercer día era muy ordinario… un su compañero me dijo que le acaecía estar ocho días sin comer…”.

La santa de Ávila cuenta varias veces en su famosa autobiografía, texto que tantos problemas atraería sobre sí, como su santo protector extremeño se le aparecía en cuerpo astral, fantasmático o glorioso como lo llamaba san Pablo: “Hele visto muchas veces con grandísima gloria. Díjome la primera que me apareció, que bienaventurada penitencia que tanto premio había merecido, y otras muchas cosas. Un año antes que muriese, me pareció estando ausente, y supe que había de morir, y se lo avisé, estando algunas leguas de aquí. Cuando expiró, me apareció y dijo que se iba a descansar. Yo no le creí, y díjelo a algunas personas, y desde a ocho días vino la nueva como era muerto, o comenzando a vivir para siempre, por mejor decir…”   

Ya yo le había visto otras dos veces después que murió y la gran gloria que tenía, y así no me hizo temor, antes me holgué mucho: porque siempre aparecía como cuerpo glorificado, dábamela muy grande verle…” 

Asombran, nos conmueven, las peripecias, verdaderas gestas heroicas, de los quijotescos andariegos reformadores de los franciscanos o del Carmelo para promover nuevas fundaciones de conventos y monasterios. Una aventura espiritual, pero que hoy también llamaríamos empresarial en el mejor sentido del término, que supone un riguroso mentís a la supuesta inhibición de los místicos y los metafísicos ante los problemas temporales.

Por el contrario, es en el ejercicio de la Mística y por su inspiración donde nuestros héroes encuentran la energía que, incansables, les lleva a remover obstáculos que parecerían insalvables. Un modelo que, con los matices que se quieran, debiera ser motivo de inspiración medio milenio después, a los españoles empantanados en una etapa histórica de nueva zozobra y tribulación.

 

 

Desfile de calamidades, ¿Símbolo del desastre?

En este doce de octubre se ha representado un simulacro de desfile de la Hispanidad.

Un acto con un simbolismo muy poco brillante, en mi opinión incluso desafortunado, aunque representativo del precario estado actual del Régimen. Así la ausencia del pueblo, al que en previsión de sus merecidas protestas han alejado de los actores de la función. El mismo lugar donde se ha representado ésta: no en las calles de  Madrid, donde en un momento memorable de la Historia de España la Nación se revindicó a sí misma, tomó conciencia de lo que le estaban haciendo sus propios dirigentes y el pueblo ofreciera testimonio de extraordinario heroísmo en rebeldía abierta contra el enemigo interior y exterior. Hoy, por el contrario, el ritual se ha enajenado a la ciudad y lo que representa como sociedad civil y se ha recluido dentro del propio recinto palaciego. Un símbolo del Régimen enrocado para protegerse aunque no tanto en defensa del rey. Con una pequeña representación de las Fuerzas Armadas, una cosa simbólica, porque para cierta parte del Régimen con el Gobierno de Su Majestad a la cabeza, el Ejército no es de fiar y no conviene que esté ni junto ni cerca.

En esta ocasión me ha quedado como un regusto a frustrado juego infantil. Como un desfile de soldaditos de plomo sacados de su caja de cartón NATO y vueltos a meter tras tan patriótica alta ocasión y hasta la siguiente vez, si toca. Un quiero y no puedo. O un quiero pero no me dejan. Una pena, por lo que se ve, al pobre soberano ya no le dejan ni presidir verdaderos desfiles. De modo que hoy, en ceremonia abreviada, adocenada y deslucida, no lucía el habitual uniforme de almirante curtido lobo de mar sino el mucho menos vistoso terno de general del Aire eso sí, condecoradísimo y con eficaz mordaza blanco azulada.

Es tremendo que Su propio Gobierno lo vaya arrinconando en el polvoriento doblao palaciego de los trastos viejos e inservibles. Y controlado por su santa y otros miembros de la Real Casa o del sorosiano Banco Santander.

Por desgracia, para colmo de males, la demediada ceremonia resultó afeada por un preocupante fallo que es de desear no resulte premonitorio. Otro símbolo de rendición y ¡con bandera blanca! Uno de los aviones dejó en el cielo velazqueño de la agredida capital de la no menos humillada nación una estela blanca de rendición en vez del esperado rojo junto al gualda. Sin embargo, para compensar Su santa esposa lucía abrigo de entretiempo color rojo pasión.

Como ya hemos indicado en claro simbolismo de lo que hoy representa el Régimen borbónico, el pueblo, dicen que soberano, había sido alejado de la función no fuera a deslucir ni la tramoya ni la guardarropía. Pero no se pudo evitar que el comprensible entusiasmo del público estratégicamente desterrado se desbordara cuando apareció el falsario testaferro de Soros y su banda ministerial. Enardecido, fueron aclamados al grito popular de “Asesinos” y “Dimisión” y otros que el lector puede imaginar…

Sin embargo, el desfile popular por las calles de Madrid fue propuesto por VOX y gozó de importante éxito.

Despechugao, descamisao, descorbatao, horroroso y tan espantable como es él, con guisa más propia de jaque tabernario o chulo de putas, lucía el Excelentísimo Señor Vicepresidente comunista posmoderno. Ninguneó su saludo de sucio gañán de majada universitaria al educado monarca. Sin embargo estuvo solicito y graciable con el Presidente del Supremo que ha de juzgarle y con el que departió a solas. Lástima que un tipo de tal jaez se haya escapado de la mili, donde cualquier eficiente cabo cuartel le hubiera enseñado a guardar el debido respeto al protocolo o la liturgia. Lo que le hubiera venido bien conocer en su actual poltrona.

Aclarado el argumento principal de la farsa, más simple que el mecanismo de un chupete, entre algunos enterados había cierto morbo por comprobar si el Emérito escapado también ofrecía espectáculo y se tiraba en paracaídas en plena ceremonia para denunciar a los diabólicos usurpadores ministeriales. Sus hinchas más alabanciosos y entregados sostenían que seguro se iba a aparecer en ocasión tan patriótica y solemne con papeles comprometedores para el enemigo. No ha sido así.

Vengan días y vengan ollas. Desde los tiempos de las capitulaciones de Bayona, las felonías de Fernando VI, o los más recientes crímenes de los rojos del anterior Frente Popular, o la profanación de la tumba del estadista que con su testamento originase el presente Régimen borbónico, parece constatarse una vez más que nunca más bajo habría caído España.

 

 

 

El evangelio según Miró, o en busca de la Metafísica perdida

                                                                             Hoy, festividad de la Hispanidad, celebrada en momentos muy graves tanto para España como para Hispanoamerica,conviene especialmente intentar comprender lo que nos pasa. Como contribución a este fin he escrito el siguiente texto cuya lectura invito al amable lector. 

Dedicado a su madre que “me ha contado muchas veces la Pasión del Señor” en 1916 terminaba y daba a la imprenta Gabriel Miró su personal relato evangélico. Realizado a base de impresiones, de retazos, de fogonazos impresos para la eternidad en el esquivo archivo akhásico donde a veces sintonizamos en la contemplación, el insigne escritor levantino armaba un mosaico de hermosas teselas, figuras las llamaba él, compuestas de luz y emoción.

Una emoción, la de lo numinoso, que contrastaría con otra versión de la espiritualidad en general y cristiana en particular: la que defiende la racionalidad que pueda desarrollarse en conceptos más que en emociones. Como explica Rodolfo Otto en su ensayo Lo santo, lo racional y lo irracional en la idea de Dios (Lo numinoso), publicado en español por La Revista de Occidente en 1925, se trataría de predicados tales como espíritu, razón, voluntad, voluntad inteligente, buena voluntad, omnipotencia, unidad de sustancia, sabiduría y otros semejantes.

Un problema que se han planteado muchos grandes autores a lo largo de la historia. En Oriente, los taoístas lo tratan de resolver mediante al recurso al haiku zen que trata de fijar un contacto fugaz con lo numinoso inexpresable.

En España, Valle Inclán nos explica en La Lámpara maravillosa que “Hay dos maneras de conocer, que los místicos llaman Meditación y Contemplación. La Meditación es aquel enlace de razonamientos por donde se llega a una verdad, y la Contemplación es la misma verdad deducida cuando se hace sustancia nuestra, olvidando el camino que enlaza razones a razones y pensamientos con pensamientos. La Contemplación es una manera absoluta de conocer, una intuición amable, deleitosa y quieta, por donde el alma goza de la belleza del mundo, privada del discurso y en divina tiniebla. Es así como una exégesis mística de todo conocimiento y la suprema manera de llegar a la comunión con el Todo. Pero cuando nuestra voluntad se reparte para amar a cada criatura separadamente y en sí, jamás asciende de las veredas meditativas a la cima donde la visión es una suma.”

Pero “el Tao que pueda ser expresado con palabras no es el verdadero Tao.” No ha sido solo Lao Tsé el que ha entendido la imposibilidad final de hacerse comprender por términos del lenguaje codificado que expresan, sin embargo, emociones o sentimientos de carácter inefable, y en todo caso incomunicable, ni siquiera en virtud de la expresión poética.

Cuando todo un excelso poeta gran orfebre de la lengua española como Juan de Yepes tras una serie de bellísimas imágenes a cada cual más poderosa e inspiradora termina su prodigioso Cántico con una lira incomprensible cabe comprender la dificultad de la aventura del lenguaje místico.

Que nadie lo miraba

Aminadab tampoco parecía

Y el cerco sosegaba

Y la Caballería

A la vista de las aguas descendía

Dificultad incluso para la paradoja, de los arcanos del lenguaje poético junto a cuyo palpitar se produce la hierofanía como una intuición de lo incomunicable.

“Sería ignorancia pensar que los dichos del amor en inteligencia mística (cuales son las presentes canciones) con alguna manera de palabras se puedan bien explicar porque el espíritu del señor que ayuda nuestra flaqueza, (como dice San Pablo) morando en nosotros pide por nosotros con gemidos inefables, lo que nosotros no podemos bien entender ni comprender para lo manifestar: porqué quién podrá escribir lo que a las almas amorosas, donde el mora, haze entender? Y quien lo que las hace desear? Y quien finalmente lo que las hace sentir? Cierto nadie lo puede…

… y los dichos de amor es mejor declararlos en su anchura, para que cada uno de ellos se aproveche según su modo, y caudal de espíritu que abreviarlos a un sentido a que no se acomode todo paladar, y así aunque en alguna manera se declara no hay para que atarse a la declaración, porque la sabiduría mística, la cual es por amor, de que las presentes canciones tratan, no a menester distintamente entenderse para hacer efecto de amor… 

Este es un aspecto común a todo lenguaje místico. Y al ligarlo a la dificultad de fijar una ortodoxia representa un riesgo para cualquier sistema de poder o dominación. No recuerdo quién decía que la ortodoxia es más una necesidad del poder que una virtud espiritual. Por eso los místicos no suelen ser bienquistos por el Poder religioso, aunque en ocasiones éste trata de asimilarlos.

Pero, ¿de dónde viene el agua del manantial que fluye y corre? Para algunos del subconsciente de Aminadab, sentina oscura e insondable donde anidan las serpientes que deben ser traspasadas como dragón enemigo por la poderosa lanza de la Razón sostenida por héroes como San Miguel o San Jorge. Una Razón desbaratadora de vicios y supersticiones. La reivindicación de la Teología, como codificación de lo sagrado, a la que se le otorga naturaleza casi científica.

Para otros, el agua es metáfora de realidades espirituales inexpresables. Acaso la sustancia primordial que encuentra su forma concreta diferenciada en las acequias por donde ella fluye como criaturas. Vibración y materia prima que conforman la dualidad.

Un agua multisémica pero consustancial con la eternidad.

Cuando se enteró de la suerte del Maestro la samaritana de Miró que recordaba su feliz encuentro con el Rabbi como la experiencia más extraordinaria de su vida “sintió frío y miedo de niña desamparada, y buscó el refugio del pozo de Jacob”.

El que ahora un artista de la categoría de Gabriel Miró escribiese una obra como Figuras de la Pasión del Señor sería hoy algo insólito. Una extravagancia risible para parte del presente escenario político cultural español que se regodea en presumir de ser más ciego que un topo. No siempre fue así en España. Hubo un tiempo en que, por ejemplo, los cigarrales toledanos o los jardines renacentistas de la Abadía cacereña reunian a filósofos, intelectuales, poetas y artistas de todas clases bajo el amparo de la nobleza. Sin olvidar el lema del precioso Palacio de los Condestables de Castilla en Berlanga de Duero: Sapientia aedificavitur domus et prudentia rorurabitur. De estos dos últimos lugares ni de los hallazgos de sus jornadas apenas queda sino el recuerdo de un pasado memorable. Y del lema latino, por desgracia ni sabiduría para edificar, ni  prudencia para reforzar.

Pero volvamos a Rudolf Otto que tuvo tan gran importancia en la elaboración del concepto de lo numinoso, que tanta influencia tendría en la obra jungiana. Junto con la teósofa Olga Fröbe y el ya citado Jung organizó el Círculo Eranos cuyo objetivo era original era explorar los vínculos existentes entre el pensamiento de Oriente y Occidente. El Círculo Eranos puede entenderse como la asamblea multidisciplinar de un grupo de sabios, científicos, artistas y estudiosos que se reunía en agosto en la casa de la señora Fröbe situada en la localidad suiza de Ascona. Eranos significa en griego comida en común, comida frugal donde cada uno aporta su parte, es celebración compartida. Un lugar de encuentro de alta Cultura que nos ayude a explicarnos qué nos pasa y porqué nos pasa. Capaz de viajar al fondo de nuestra conciencia. También al ámbito de lo numinoso.

Una y otra vez observamos en los acontecimientos históricos propios de nuestra querida España que debe haber algo enfermizo o inadecuado en el fondo de nuestro inconsciente colectivo que es preciso conocer, comprender, corregir. Uno de ellos es la cuestión de la Hispanidad. Sostenía Jung, miembro señero de Eranos, que el arquetipo de Dios estaba en nosotros y que constituía labor capital de la Educación y de la Cultura aflorarlo a la conciencia. Esa alta misión fue una de las más importantes de nuestra labor civilizadora en América. Pero ahora es la propia antigua metrópoli la que se halla desbaratada en la presente batalla espiritual de la humanidad con grandes problemas de identidad entre otras razones, me parece, por la metafísica de haber relegado la Tradición sin acertar a dar cauce presente a la manifestación del arquetipo de Dios.

Sea con alguna suerte de Círculo Eranos o sea con otras instituciones educativas o culturales debiéramos tratar de recomponer nuestra convivencia o al menos recuperar una cierta coexistencia pacífica. Despreciado por nuestros políticos y por muchos demás elementos de nuestras desquiciadas élites, me parece que este asunto público depende de reencontrar la espiritualidad, la moral y la razón de ser. Para ello, el Arte y el lenguaje simbólico sigue siendo fundamental. Se trata de una cuestión capital en la que estamos fracasando con las consecuencias funestas que hoy podemos constatar.

Existe una componente metafísica que se está perdiendo y con ella la relación entre lo numinoso entendido como universo espiritual individual y en la idea general de Patria y de lo patriótico. Sabemos por las múltiples agresiones que sufre que nuestra Patria se encuentra gravemente amenazada por intereses geoestratégicos demoníacos que desean su destrucción. Pero de nosotros depende que estos malvados designios no se lleven a cabo con el recurso de las instituciones que debieran permanecer al servicio de la Patria.

El agua viva de la samaritana del final del evangelio de Miró, amén de conmover, mover hacia, la invita a la acción. ¡Iré con vosotros!

Pero del viejo pozo de Jacob podemos sacar agua viva como ella o chapotear en la fétida y empozoñada de las cloacas.

Depende de nuestra voluntad de Ser. En esta batalla espiritual, metafísica, cultural, que se está librando tan dramáticamente a nivel mundial, ni en el de la Patria, ni en el de la conciencia individual, podemos dejarnos abatir.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.