Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Elegía por Palmira

Quizás sin advertirlo en todas sus consecuencias estamos asistiendo al desmoronamiento de toda un época caracterizada por una cierta fe en el progreso más o menos pacífico de las naciones, la esperanza en que los valores que supuestamente habrían hecho a Occidente pudieran irse extendiendo por todo el mundo y generar así una era de convivencia y prosperidad. Tenga o no sentido la Historia, pensábamos que el Hombre podía dárselo. Sin embargo, ahora parece, visto lo visto, que los grandes grupos de poder occidentales apuestan por el caos planificado, por extender voluntaria y premeditadamente la entropía como nuevo medio de dominación.  Y están arrumbando despiadadamente el orden de muchas sociedades y naciones, no solo de la periferia.

ultimo rayo detalle_optEste caos inducido en Irak, Libia, Siria, Yemen, parte de África central o incluso Túnez o Egipto, tiene un gran efecto devastador y está provocando además de la ruina de los países afectados multitudes de gentes que huyen despavoridas de la violencia generada desde fuera. Cientos de miles de refugiados huyen desesperados e intentar acceder a la Europa rica e insensible de los bárbaros con altivos euros y mantecosa raza aria. Muchos pasan penalidades sin cuento o mueren por el camino. La noticia de las setenta y dos víctimas mortales, encerradas en el camión austriaco, en condiciones peores que si fueran ganado, resulta especialmente horripilante. Junto a las continuas y no menos tremendas de los ahogados en el otrora Mare Nostrum, hoy dominado por los bárbaros del Norte o de allende del Atlántico, como el propio destino de nuestra civilización.

Con esta terrible catástrofe humanitaria inducida por los poderosos instalada en nuestras conciencias, quizá quepa preguntarse qué importancia tiene en las presentes circunstancias el destino de las ciudades de las antiguas civilizaciones de la Humanidad.   ¿Qué más da lo que pase con las antiguas ciudades sirias o mesopotámicas cuna de nuestra Historia conocida?

Como los restos de las ingeniosas fogaras enterradas en la arena instrumentos de la antigua política hidráulica y creación de riqueza de nuestros antepasados, las civilizaciones surgen, viven y al cabo, son arrumbadas una y otra vez. Los cambios geoestratégicos, las invasiones, los desastres naturales, hacen que antiguos emporios y focos de arte, cultura y civilización yazcan entre la arena del desierto. Petra, Baalbeck o Gerasa, la ciudad de la Decápolis, por citar ruinas venerables cercanas a Palmira, nos conmueven sobre lo pasajero de las civilizaciones, de la dependencia de factores externos a sí mismas.

Pero creo que la destrucción de Palmira recién perpetrada por la equívoca subcontrata ahora conocida con el nombre de Estado Islámico tiene mucha importancia de carácter arqueológico, científico, cultural o estético. Y simbólico.

palmyra27_optVarias veces quise ir a conocer las ruinas de la antigua famosa ciudad de la reina Zenobia. Un nombre poético y misterioso que a nosotros nos trae el recuerdo de cierta dama, esposa de Premio Nobel y traductora al español de otro.  Y de su luego traicionado ministro Casio Longinos al que se le atribuye el famoso tratado sobre Lo Sublime, obra de interés siempre vigente, incluso mayor aún en estos tiempos de lesa estética. Pero no pudo ser. Parece que ya nunca podrá haber esa visita, si es verdad lo que hemos conocido: la nefasta noticia de su intencionada destrucción por la terrorífica subcontrata militar que viene sembrando el caos, la muerte y la devastación en toda el área. Una crueldad y violencia que acaso tienen su lejano precedente histórico en las truculentas imágenes asirias de su propaganda militar dirigida a aterrorizar al enemigo. O las de Ramsés II tras su incierta victoria militar en el cercano río Orontes.

Podemos consolarnos con la recreación de sugestivos testimonios de viajeros que sí pudieron admirar la bella ciudad en su momento. Tras su viaje a mediados del siglo XVIII Robert Wood en su The Ruins of Palmyra explicaba su asombro al descubrir por primera vez los restos de la ciudad: “Descubrimos la mayor cantidad de ruinas que jamás hubiéramos visto. … apenas es posible imaginar cosa más impresionante que ese panorama: tan gran número de columnas corintias junto a tan escasos restos de muros o edificaciones más sólidas, que ocasionaba tan romántica variedad de perspectivas…

En 1733 se había fundado en Londres la llamada Sociedad de Aficionados que reunió a los principales coleccionistas ingleses de antigüedades y que promovió la exploración de Grecia y Asia Menor, dando lugar a que precursores de la arqueología moderna, como Woods o grabadores como Major con su obra citada, contribuyesen a redescubrir para Europa el arte y la cultura antiguas.  Era un tiempo de Ilustración que se interesaba por la búsqueda de nuestras propias raíces antiguas.

Palmira arco_optPalmira o antes Tadmor, la ciudad de los dátiles, fue fundada junto a un oasis hace unos cuatro milenios. Transformada en importante centro de comunicación en las rutas de las caravanas alcanzó su mayor esplendor a partir de nuestra Era. Hacia el año 267 el rey Odeinat II y su heredero murieron asesinados y la reina Zenobia inició una campaña de conquista, desafiando al poder imperial romano. Es el momento del cenit de Palmira. Aureliano declara la guerra a su antigua colonia, y Zenobia se ve obligada a capitular tras rechazar, no sin cierta insolencia, la inicial propuesta de rendición más ventajosa realizada por el ejército imperial. Para intentar salvar su vida la reina alega en su descargo la iniciativa de sus ministros, entre ellos el propio Casio Longinos, que fue ejecutado por los vencedores.

Traducidas al español por el abate Marchena, uno de los heterodoxos coleccionados por Menéndez y Pelayo, se deben al volteriano Conde de Volney unas famosas meditaciones sobre las ruinas de Palmira y la fugacidad de las creaciones humanas. Sabemos que las sociedades cambian y a veces con el paso del tiempo se ven deshabitadas de creencias, mitos o ritos. Amortiguados los sonidos de debates y teologías hasta hacerse inaudibles, como libros escritos en lenguas desconocidas quedan restos que, igual que le sucedía al reino de Fantasía de La Historia interminable, ya no tienen nadie que les piense y van desapareciendo tragados por la arena del desierto, en las junglas inextricables, entre silvas o en el mayor de los olvidos. Pero ahora no es solo la devastación por el paso del tiempo sino la debida a la acción premeditada de salvajes hordas que sirven los intereses más oscuros y liberticidas, incluso ajenos a los que ellas mismas creen interpretar.

La destrucción intencionada de Palmira simboliza también la propia de lo sublime según teorizaba Casio Longinos. “En vano aspiran a ser libres los pueblos que no empiezan por vencer el tumulto de pasiones que perturban nuestra vida: la codicia, el amor a los placeres, el lujo, el fausto, la molicie, porque absorto el ánimo en lo vil, lo terreno y lo deleznable, nunca levanta los ojos a la altura, y se secan en él las raíces de lo sublime. Su piedra de toque es el efecto que produce en el alma, a saber, cierta majestuosa elevación y un noble aprecio de nosotros mismos, que nos alegra y levanta sobre nuestra habitual condición, y nos hace partícipes de las maravillas que entendemos como si nosotros las hubiéramos producido. Cuando nada de lo que se oye llega al espíritu, y queda sólo el vano estrépito en los oídos, la grandeza es falsa y no va más allá del ruido de las palabras”.

Khaled-al-Asaad-martir de palmiraHoy volvemos a las andadas. Hay personas que como Khaled Asaad han muerto heroicamente al tratar de defender sus tesoros del saqueo o la barbarie. La elegía por Palmira también es por Lo Sublime. Y por nosotros mismos, por lo que hemos podido ser y hacer. Por nuestras bellas palabras desprovistas de contenido en esta civilización deshabitada o en patente retrogradación por lo que se refiere al universo del Espíritu. Por nuestro devastado presente e incierto futuro con menos luces que sombras.

La ambición, la codicia, el fanatismo y la hipocresía, destruyen lo sublime y la Libertad. Con ellas las posibilidades de acceder a la maestría en el hombre y la civilización.

 

 

De liberales, n(e)o liberales y libertarios

Una de las imposturas más frecuentes de la situación actual es confundir el llamado neo liberalismo o mejor no (sin la e) liberalismo con el liberalismo clásico o tradicional, al menos como se había venido entendiendo en España. El primero, el falso o impostor, es partidario del pensamiento único y de una total desregularización basada en la interesada creencia en el mito de la capacidad de autorregulación de los mercados y en el reducionismo al que lleva la idea hegemónica de que el mercado autorregulado es un frontis phisica curiosa fragsupuesto producto de la naturaleza humana. Esta nueva visión promueve un nuevo fanatismo misionero dedicado a predicar la buena nueva de la globalización sin leyes ni cortapisas. Lo que suele tener mucho predicamento entre estudiantes inexpertos, falsarios, mercenarios y voraces tiburones incapaces de saciarse. En consecuencia, acaba degenerando en dictadura al modo de un mundo feliz o del 1984 orwelliano.

tribunal inquisicSin embargo, al contrario, el liberalismo auténtico o histórico, condenado en su momento por los papas, promueve la libertad de opinión, cátedra o expresión, valores irrenunciables de la dignidad humana y de todo sistema político dirigido a su promoción mediante sistemas legales y en defensa de la Cultura y la sociedad civil.  Sin embargo, la libertad del fuerte sin cortapisas legales o sin controles democráticos que propugna el falso liberalismo constituye una ideología reaccionaria que en la práctica sirve para legitimar que el uno por ciento de la población disfrute de la misma riqueza que noventa y nueve por ciento restante. Es la libertad del fuerte para avasallar y explotar al débil. O que la precaria democracia se vacíe de contenido porque oculta la realidad del poder actual, una plutocracia mundial que actúa de modo autónomo en la mayor impunidad, sin que la gente común pueda hacer nada para influir verdaderamente en las políticas, las decisiones o los fenómenos que le atañen directamente. Una confiscación de soberanía. De hecho, en la práctica lo más que concede generosamente el sistema es elegir al manijero visible, nunca al amo, de la finca entre una lista de a cada cual más lamentable, y donde el público soberano, los braceros y currantes, eligen lo que les parece menos malo o cae más simpático gracias a la propaganda.  Y si por rara ocasión el manijero se sale del guión del amo, estacazo en sus lomos o en el de pueblo, ya digo, tan soberano. Por eso, estamos como estamos.

bandera neoEl sistema político real del no liberalismo es un régimen de poder oculto y único que se manifiesta en la práctica por medio de los bancos internacionales y grandes empresas transnacionales, más que en los diferentes gobiernos convertidos en títeres a su servicio y merced. Sus programas son ocultos o como mucho reservados a otros miembros más o menos secretos del grupo de dominación. Nada tiene que ver con los planteamientos del liberalismo clásico sobre efectiva separación de Poderes y representatividad del diputado o cargo electo. Los intentos de defensa del débil o de una mayor justicia distributiva. La defensa de los derechos civiles y la promoción de los ciudadanos en función de su mérito. Todas ellas funciones irrenunciables en un ejercicio legítimo del poder político liberal y que en el caso español no son ajenas a lo mejor de nuestra cultura como la vocación filantrópica propia de un Don Quijote que trata de proteger al débil y desfacer entuertos.

El liberalismo supone una apuesta por los métodos no burocráticos y por la limitación del poder político dentro de ciertos límites constitucionalmente establecidos. Debe combatir un Estado hipertrofiado y ordenancista que trastoca y obstaculiza la actividad económica, porque debe estar al servicio de la iniciativa privada no monopolista. Un Estado pequeño en su dimensión, con una legislación mínima, concisa, clara y cumplible, lo suficientemente fuerte como para poder arbitrar el juego limpio, corregir la incapacidad autorreguladora de los mercados en algunos de sus aspectos,  y obstaculizar y penalizar los abusos en los que la propiedad privada pequeña o mediana y la clase media que la representan pueda ruinas griegasfuncionar sin ser avasallada por la grande. Ya Tácito y luego nuestro Cervantes sostenían que una consecuencia de un Estado hipertrofiado y con multiplicidad de leyes, como el que disfrutamos en el Reino de España, es la corrupción de las instituciones y las costumbres. Y otra fuente de modernas cadenas de esclavitud la constituye la deuda, especialmente grave ahora cuando suele ocurrir sea ilegítima y deviene en impagable.

En cambio, el neoliberalismo más que en la promoción del mérito se asocia al poder del linaje de unas pocas familias fabulosamente ricas y a una creencia ciega, fanática y por supuesto interesada porque favorece al poderoso, en la capacidad de autorregulación de los mercados. No importa el sufrimiento que se pueda causar, lo cual no deja de ser paradójico entre gentes que suelen hacer gala de ser piadosas. Sólo existe el poder del dinero. “El excremento del diablo” como lo calificaba tan acertadamente Papini. Un dinero “falso” en el sentido que ya no podría servir de contravalor del flujo de bienes y servicios de la economía real, la que sirve para satisfacer las necesidades de la humanidad.  Porque debido al encaje bancario que crea dinero ex nihilo, a la ausencia de leyes reguladoras de las instituciones financieras del tipo de la Glass Steagall oportunamente derogada antes de la gran crisis o a otras invenciones financieras tóxicas, no deja ahora de tener un cierto componente mohatrero y en consecuencia la corrupción y la estafa constituyen no ya vicios del sistema sino parte de su propia naturaleza y una necesidad para su supervivencia. Como en una timba gigantesca el dinero va de burbuja en burbuja y si no se prepara una oportuna guerra ad hoc para “quemarlo”. “Enemigos” nunca faltarán y si no, se inventan o se subcontratan. Siempre habrá algún oportuno terrorista para un apaño o exacerbar el control policial sobre las poblaciones. Pero la vuelta al patrón oro produciría un colapso económico y social, como en cierto modo parecido, el euro al servicio del pangermanismo causa estragos en los países del Sur de Europa.

Pinochet junta milicosPara ser duraderos estos procesos de dominación económico-financiera han necesitado dictaduras cuando se realizan en un solo país. Así el ejemplo del Chile de Pinochet para realizar los experimentos “neoliberales” de Friedman con una población indefensa como cobayas. Pero ahora con la llamada globalización la dictadura es mucho más sutil. Ni siquiera es fácil identificar o poner cara al dictador ni menos a qué intereses internacionales de familias oligárquicas sirve. Nazismo y fascismo resultan efectos históricos previsibles del mercado autorregulado y sus crisis. Pero ya no hacen falta bizarros uniformes con correajes ni botas altas o vistosos yelmos con plumero como la parafernalia propia de los mamporreros de la oligarquía durante los años treinta en estos tiempos de libertad sexual, arrumbamiento de sociedades patriarcales tradicionales o estrechos sistemas religiosos codificados.  A la antigua ciudadanía crecientemente amaestrada o reconvertida en populacho soberano ligado a la rueda del consumo embrutecedor como antes una mula a la de una noria, se le puede dejar votar candidaturas más o menos tramposas y mientras tanto promover su entretenimiento con circo, mucho circo. La represión caso de ser necesaria es habitualmente mucho más sutil. Mejor que la porra, la escucha o el espionaje por internet o la telefonía móvil. O los medios de intoxicación de masas.

jefferson bancosEl resultado político social de esa tal pretendida globalización puede ser la amenaza del llamado Nuevo Orden Mundial, paraíso de monopolios, financieros sin escrúpulos y, al cabo, de la tiranía de un poder omnímodo sin cortapisas ni capacidad de ser contrarrestado por ninguno de los recursos o contrapoderes liberales clásicos.

Pero hay otros aspectos diríamos que “teológicos” dado que estamos hablando de ciencia económica además de los prácticos.  Una de las virtudes de la economía considerada como ciencia es haberse conseguido desligar de la Ética. Hubo un tiempo en el pensamiento económico era una rama de la Moral y explicaba lo que era o no era lícito hacer. Aristóteles equiparaba la usura a la prostitución. Usura que también era condenada por nuestros teóricos moralistas de la Escuela de Salamanca. La picaresca de El El buscónLazarillo, Rinconete y Cortadillo, El Buscón o El Guzmán de Alfarache o La desordenada codicia de bienes ajenos también conocida como El Estatuto de los ladrones escrita por Carlos García, constituía uno de los mejores tratados de Economía política y de explicación del funcionamiento de las clases sociales y del real de la asignación de bienes y servicios en las sociedades de la época.

Pero la llamada ciencia económica se divorció de los iniciales planteamientos éticos y construyó una serie de abstractos como los conceptos de producción o de mercado desligados de las ciencias, técnicas o sociedades en las que tienen lugar. La producción supone una interacción entre el hombre y la naturaleza. Lo “científico” es que tanto uno (Trabajo) como otro (Tierra) se conviertan en mercancías objeto de compraventa.

Un paso más en este proceso de abstracción es el realizado por León Walras en su famoso Tratado de la Riqueza social al establecer un desarrollo teórico y matemático similar o isomorfo con el de la Mecánica newtoniana. Un aparato conceptual y metodológico tomado de las ciencias físicas que obvia el carácter contingente e histórico de las actividades humanas y en especial de la economía.

walras1_optSin embargo, en este mismo tratado citado, Walras explica las condiciones o postulados básicos que ha de cumplir la Economía neoclásica en busca del equilibrio. La riqueza objeto de lo económico está constituida por los siguientes atributos o condiciones y solo por esos:

Debe ser apropiable. La propiedad no recae más que sobre la riqueza social y recae sobre toda la riqueza social.

Valorables e intercambiables

Reproducible o multiplicable industrialmente.

Susceptibles de valor de cambio.

Pero la riqueza social no es solo eso a lo que hace referencia Walras. Sino que es un problema de cultura. La vida en un vacío cultural no es vida ni las necesidades de tipo económico pueden rellenar tal vacío. El teórico homo economicus de la llamada ciencia económica no existe como tal.  Pero tampoco en una economía basada en el empleo de recursos no renovables cabe hablar con rigor de lo reproducible o multiplicable industrialmente. Ni menos aún, todos los recursos imprescindibles para la vida son apropiables o tienen valor de cambio.

Dentro de los parámetros walrasianos y de la economía neoclásica acaso se puedan alcanzar la eficiencia y el equilibrio teóricos dentro de su universo tautológico teórico pero causando una auténtica catástrofe ecológica, social y humanitaria.

El liberalismo histórico o clásico pretendía la defensa de las libertades.  Por eso, algunos han reacuñado el término liberal para convertirlo en libertario y que siguiese significando lo mismo.

 

 

 

 

La Opinión del lector: Lo que no debe ser la Política

El Doctor Cossío Coll nos ha remitido el siguiente interesante texto de actualidad política que publicamos a continuación:

Cuando escucho a los “chicos de Blanco” siento desazón. Cuando veo a Hernando Vera, nada menos que portavoz del PSOE en el Congreso, sujetando con las dos manos, solemne, un folio que presenta a los medios fotográficos con la denuncia contra el ministro de Interior por recibir a Rodrigo Rato en su despacho, me parece deprimente. ¡No tenemos otra cosa mas importante de que preocuparnos los ciudadanos de esta gran Nación que es España! 
goya subversionPara los “chicos de Blanco”-y muchos más por desgracia- La Política sólo consiste en atribuir todo tipo de malignas intenciones al “enemigo” por medio de una propaganda creativa  muy eficaz, pues se centra casi exclusivamente en conceptos generales e imprecisos, que se refieren más a sentimientos vacíos que a ideas y argumentos razonados. Banalizados y usados como calificativos son simples insultos sin contenido alguno.

Pero es muy peligroso enturbiar el ambiente hasta el punto de hacer imposible el diálogo político racional, pudiéndose volver con facilidad contra quienes manejan irresponsablemente conceptos e insultos con la pretensión de demonizar al otro. ¡¡Habrá algo más imbécil que motejar a alguien como “anarcofascista” para justificar la actitud propia!!. Así se hacía en la situación prerrevolucionaria del 34. ¿Y quién era un fascista? ¿Un integrante de las juventudes de acción popular de la CEDA (JAP), las milicias de jóvenes socialistas del 34, un falangista uniformado ó  los escamots  de las Juventudes de Izquierda Republicana – Estat Catalá (JEREC) de José Dencás desfilando uniformados con símbolos paramilitares por las calles de Barcelona o en el estadio de Montjuit el 22-10-1932 bajo la presidencia de Maciá? Pues es muy posible que por esas fechas no existiese en España un fascismo real, pero el insulto malintencionado, para alentar los malos sentimientos apoyados en lo pasional, irracional y falso, nos condujo a la barbarie nada heroica y al desastre en todos los sentidos.

Política es otra cosa. Consiste en administrar bien, cumplir la ley procurar el bienestar y la concordia de la sociedad a la que sirve. Esta es la misión de un político. Insultar y agitar las aguas del descontento y el odio no es “la política”, ni son políticos quienes así se comportan. Por ejemplo no son políticos los que no apean de la boca “el derecho a decidir” por todos nosotros. Tampoco son demócratas, pues previamente intimidan física y espiritualmente a todos los “diferentes” por medio la amenaza de su exclusión civil y de la educación impuesta para la manipular a sus hijos, sin que nadie con la ley en la mano limite los abusos de ese Gobierno autonómico sobre ciudadanos españoles. Y también engañan a “los suyos”.

Engañan porque en su ficticio paraíso nunca hay inconvenientes. Por ejemplo, nunca mencionan lo que señala el Acta final de Helsinki sobre la Seguridad y Cooperación en Europa (1-8-1975) sobre la integridad de las fronteras europeas: <<…Los Estados participantes (España entre otros 35) considerarán inviolables todas las fronteras de unos con otros, así como las fronteras de todos los Estados de Europa, y por lo tanto se abstendrán, ahora y en el futuro, de violar estas fronteras. De conformidad con lo anterior, también se abstendrán de cualquier demanda o acto tendentes a apoderarse y usurpar, en todo o en parte, el territorio de cualquier Estado participante…>>. Acuerdo que no mucho después sirvió para fijar las fronteras y preservar la paz cuando se derrumbó el muro de Berlín con el imperio soviético. Va siendo hora de que las instituciones europeas hagan notar que en la Europa de los Estados Soberanos no tienen cabida los procesos secesionistas en ningún aspecto, porque ese es el cuento de nunca acabar y hace peligrar la paz. ¡¡A ver si acabamos de una vez con los flirteos con separatistas, que siempre necesitan anexionarse algo más por eso del “espacio vital” de Hitler, y los europeos nos enteramos de una vez de lo que supone formar parte de una Europa federal de Estados soberanos. La alternativa es volver a hacernos el haraquiri.
Benigno Cossío Coll

 

 

Nuevas máscaras de la tragedia griega

Antígona se rebeló contra la tiranía de unas leyes inicuas que le impedían realizar lo que entendía era justo.  Terminó mal. La Grecia actual ha ofrecido otra lección dramática sobre la dificultad sino clara y simple imposibilidad de luchar contra el despotismo, en este caso de la plutocracia financiera, y salir indemne del intento.

Máscaras tragedia ov jpgPero, como en el teatro de Sófocles, toda esta aventura nos permite reflexionar dónde estamos en verdad. Nos ilustra sobre nuestra realidad, que está muy lejos de ser la que nos venden con mayor o menor fortuna los medios de intoxicación de masas. No solo hubo autores teatrales que explicaban las cosas desde la emoción estética sino también filósofos griegos que se ocupaban desde la razón en los aspectos teóricos o abstractos de discernir los atributos y condiciones de funcionamiento de los sistemas políticos.

Aristóteles nos explica en su Política que los sistemas políticos que existen o puedan existir pueden clasificarse conforme al menos a dos criterios: En atención a quienes sean los depositarios de la soberanía y quienes sean beneficiarios de su ejercicio. El primer criterio nos permite observar que puede ser uno, unos pocos o los muchos los que gobiernen. Cuestión que posee consecuencias más profundas pues al cabo tiene que ver con la riqueza en la sociedad: Pueden ser pocos (suelen ser los ricos) o muchos (suelen ser los pobres). El segundo criterio tiene que ver con la finalidad del gobierno. Si se gobierna en beneficio propio del gobernante o de la comunidad. Los regímenes o sistemas políticos que obedecen a este última finalidad: gobernar para beneficiar a la comunidad son todos ellos justos. Y los anteriores, injustos.

Cuando se combinan ambos criterios se puede hacer un cuadro con seis alternativas básicas. Tiranía, oligarquía y democracia. Monarquía, aristocracia y república o politeía. La república o politeía aristotélica es lo opuesto a la tiranía. Un gobierno de los más dirigido al bien común. Se trataría de una democracia en la que los pobres gobiernan en beneficio no solo de ellos mismos sino de todos, absteniéndose por ejemplo de confiscar el patrimonio de los ricos.

Aristóteles considera que “muy razonablemente es aborrecida la usura, porque en ella la ganancia procede del mismo dinero, y no de aquello para lo que éste se inventó”. En su Ética a Nicómaco critica a “los que se dedican a ocupaciones degradantes, como por ejemplo, la prostitución y otras semejantes, y los usureros que prestan cantidades pequeñas a un interés muy elevado. Todos estos toman de donde no deben y cantidades que no deben. Parece que es común a todos la codicia, pues soportan el descrédito por afán de ganancias, por pequeñas que sean. Pues a los que toman grandes riquezas de donde no deben, como los tiranos que saquean ciudades y despojan templos, no los llamamos avariciosos, sino más bien malvados, impíos e injustos. En cambio el jugador, el ladrón y el bandido están entre los avariciosos pues tienen un sórdido deseo de ganancias.  En efecto, unos y otros se dedican a esos menesteres por afán de lucro y por él soportan el descrédito, unos exponiéndose a los mayores peligros a causa del botín, y otros sacando ganancia de los amigos a quienes deberían dar. Ambos obtienen ganancias por medios viles. Al sacarlas de donde no deben, y todas estas adquisiciones son modos ávidos de adquirir”. Hemos visto, pues, que el sabio de la Academia equipara el negocio financiero o al menos sus abusos con la prostitución. La trata o explotación del dinero falsario, sucio, se ha convertido en un negocio no menos lucrativo e inmoral que la trata de blancas con sus secuelas de degradación y esclavitud. Sus “proxenetas” son lo más granado y encumbrado de nuestros próceres, de esa clase dirigente de la civilización occidental, hoy esclavizada con las nuevas cadenas de la deuda creciente e impagable.

Una civilización en almoneda. Y cuya principal tragedia es haber caído bajo las garras de los usureros, prestamistas de un dinero que es una especie de teofanía de dioses falsarios surgida de la nada mediante la ley del encaje o instrumentos financieros mohatreros. Pero, de acuerdo a la tipología aristotélica, ¿cuál sería el verdadero régimen político actual en Grecia y en el resto de Europa? Con la supremacía de lo que debería ser solo un medio de intercambio, la moneda, sobre las otras instituciones, economía real, sociedad, cultura, espiritualidad se está arbitrando un mundo subvertido de instituciones prostituidas.  Probablemente, estamos asistiendo al vaciado de las formas democráticas imperfectas de los sistemas constitucionales existentes por nuevos regímenes oligárquicos de carácter plutocrático, manejados desde las instituciones de una desvirtuada UE y dirigidos a su propio beneficio pero no al de la comunidad. En los casos más graves ni siquiera se respetan las formalidades democráticas y se eligen gobernantes procedentes de la gran Banca internacional más prostituida sin pasar siquiera por las urnas. La política en toda Europa se está vaciando de legitimidad democrática y de ejercicio. Se impone un pensamiento único para cohonestar una política falsaria que intenta ocultar con la complicidad de los media la verdadera naturaleza de los intereses que la mueven.

Hemos asistido a una renovada representación del teatro griego porque la realidad imita al arte. Cuando caen las máscaras que cubren los rostros de los actores comprobamos que Tsiapras dista mucho de ser Antígona. Su comportamiento a lo largo de estos nueve meses de embarazo con infeliz resultado de monstruoso aborto resulta muy extraño salvo que desde el principio fuese un agente oculto del enemigo y su actuación una mera farsa. O quizás su traición a lo prometido antes de las urnas fuese sobrevenida mediante chantaje o soborno y hubo que cambiar la representación sobre la marcha. Acaso tuvo miedo porque no cualquiera puede ser un héroe o heroína. O por la amenaza de un hipotético nuevo golpe de Estado o quizás de un magnicidio.

La evolución histórica del teatro griego hacía prevalecer al protagonismo del héroe frente al del coro. Sin embargo, durante la actual regresión ha fallado el héroe porque, al contrario, el pueblo griego ha intentado rebelarse contra un poder tan despótico que ni tan siquiera tiene cara visible. Un Coro que votó una formación política que había hecho bandera de la rebelión contra el tirano que imponía una deuda injusta. Un Coro que refrendó mediante referendo tal política de resistencia. Un Coro que, al cabo, ha sido traicionado, escarmentado, humillado, amenazado.

Ironía o sarcasmo, ¿Será llamado nuevamente a las urnas? ¿Para qué en estas circunstancias? Muchos siglos después con los actuales avances de la civilización occidental, tras la máscara, tras la regresión estética, solo una oligarquía financiera internacional de poder omnímodo es lo que parece quedar del sueño político de Aristóteles, de esa Politeía ideal o república dirigida al bien común, hoy arrumbada, ¿hasta cuándo?

 

 

El OVNI de San Juan de la Cruz

 

Todo es posible, aun lo inaudito. Éste, fundamentalmente, es el único coraje que se nos exige: tener valor ante lo más extraño, prodigioso e inexplicable que pueda ocurrir. Infinito daño ha hecho a la vida el que los hombres hayan sido tan cobardes en ese sentido… Pero el temor a lo inexplicable no sólo ha pauperizado la existencia del individuo; también las relaciones entre un ser humano y otro han sido limitadas por él, y, por así decirlo, desviadas del cauce de las infinitas posibilidades hacia un lugar yermo de la orilla, donde nada sucede”.

Rainer María Rilke

“Hubo un momento extraño y superior en la especie humana, entre 1500 y 1700, en España. Fue acaso el país más interesante de la tierra gracias a sus místicos”.

H. Taine

 

Me gustaría dedicar las próximas líneas al estudio de un intrigante y curioso suceso no muy bien conocido en sus detalles. Que por sus posibles importantes implicaciones también se presta al estudio de otras cuestiones epistemológicas y éticas que superan con mucho la mera anécdota. Me refiero a la misteriosa fuga del recinto toledano de los Carmelitas calzados donde estaba preso del eminente poeta y místico español Juan de Yepes, tercer hijo de Gonzalo Yepes y de Catalina Álvarez, más conocido con el nombre de San Juan de la Cruz. Uno de los más grandes poetas españoles que, como su contemporáneo Cervantes, concibiera su gran obra maestra, Cántico espiritual, en la cárcel. Y no solo la cárcel simbólica de la Materia y del cuerpo humano donde se encuentra encerrada el alma según la antigua tradición órfica, sino la más literal del presidio.

0_optEn efecto, junto a otro compañero llamado Fray Germán, nuestro Juan de Yepes había sido preso por orden del comisario general Fray Jerónimo Tostado en el monasterio abulense de la Encarnación, después que Teresa de Ávila hubiera marchado al de San José. Su biógrafo Fray Gerónimo de san Joseph nos cuenta que el poeta era maltratado “muy ordinario a las noches con espantos, visiones, aullidos, y golpes que le davan”.

Más tarde, Juan es conducido preso a la sede toledana de los calzados situada no lejos del puente de Alcántara. Allí es sometido a toda clase de sevicias y humillaciones, como las que sabemos suele gastar el Poder contra el Espíritu y sus mejores representantes.  Encerrado en una pequeña celda casi en tinieblas es maltratado de obra y palabra, apenas le dan de comer ni se le deja abrigo.  Pero, en los momentos más delicados para su entereza, se le aparece una Luz muy clara que le dice: “Aquí estoy Juan, no temas que te liberaré”.

Durante algún tiempo se especuló con que el poeta amigo fraternal y compañero de anhelos y vicisitudes de Teresa de Ávila hubiese recibido ayuda exterior en su extraña y difícil fuga. Incluso que en esa ayuda pudiera haber intervenido cierto grupo místico toledano acaso ligado a la Familia Charitatis, sociedad secreta de carácter místico a la que pertenecía el gran polígrafo, comendador de la Orden de Santiago y embajador imperial Don Benito Arias Montano. Doble vida acaso no muy diferente de la que llevara el propio pintor cretense El Greco en Toledo y su relación con los familistas.

Los familistas asumían ciertos métodos de búsqueda espiritual e ideas místicas, heterodoxas y muy peligrosas para la época, pero en la línea de una concepción más pura y perfecta de la espiritualidad. Sencilla tolerante, fraternal. Ya que cada miembro puede establecer contacto directo y sin intermediarios con la Divinidad escuchando cierta voz interior: con los ojos internos espirituales que son iluminados por la luz misma y el inhabitante espíritu divino. Desde este punto de vista místico y no teológico los principios familistas no eran tan diferentes de los que inspiraban la Reforma del Carmelo.

Arias-Montano-por-Pieter-Pourbus-publicado-por-Philipe-Galle_optEn una de sus obras ascéticas dedicada a la constancia y paciencia del santo Job, Quevedo califica a Arias Montano de “eruditísimo” al hablar de la citada Biblia Regia. En esta misma obra también hace pertinentes disquisiciones sobre las nubes y las voces en el Antiguo y Nuevo Testamento. Compara las nubes del Antiguo que cubrían las teofanías con las del Nuevo, en el que se oye la voz divina en ocasión del bautismo de Cristo con el cielo despejado sin nubes.

Don Benito Arias Montano fue un extraordinario personaje renacentista, auténtica gloria de nuestra Cultura, gracias al cual El Greco vino a Toledo, acompañado de su común amigo ¿y acaso cofrade? Luis de Castilla. Es muy posible que, influido y acaso protegido por él y bajo la apariencia pública de una congregación religiosa ortodoxa o contrarreformista más entre las existentes en la ciudad, se creara un pequeño grupo de influencia familista en Toledo. Se trataría del grupo de caballeros cuyos retratos aparecen en la parte terrestre de su famoso pero equívoco cuadro El Entierro del Señor de Orgaz, obra maestra de la pintura universal.

Pero, fuere como fuere, estamos en Toledo el mes de agosto de 1578. El hecho es que Juan de Yepes escapa de la siniestra prisión de los Calzados y se refugia en el convento también toledano de las carmelitas descalzas donde es escondido de las pesquisas y persecución de que es objeto por parte de los calzados y de los agentes de la Santa Inquisición. Las valientes monjas consiguen esconderle y burlar a sus perseguidores. Y cuando es posible, Juan es trasladado y escondido en casa de don Pedro González de Mendoza para luego ser evacuado hasta Almodóvar.

P fuga 2_optHasta aquí la noticia histórica acreditada. Pero hay un aspecto menos conocido de esta fuga según puede leerse en la biografía clásica del místico redactada por Fray Gerónimo de san Joseph. Escrita y completada en diferentes versiones ya en la primera mitad del siglo XVII, la consultada para este estudio es la edición sevillana de Francisco de Leefdael, año 1703, bellamente ilustrada con grabados por Arteaga, de la que reproducimos aquí el muy ilustrativo de la página 57. El grabado muestra la misteriosa luz que guió al poeta en su fuga, anunciada ¿ya por ella misma? llegando a abducirle para que pudiera saltar la valla del segundo recinto de seguridad de la prisión monasterio. Veamos lo que nos cuenta su biógrafo, en su propia ortografía de época que respetamos en su literalidad:

Embiole una luz muy hermosa, rodeada de una resplandeciente nube, que arrojava rayos de suavísima claridad, o ya fuese columna de fuego o ya nube de luz con que Nuestro Señor quiso guiar y amapara a su amado Israel. Puesta delante de él oyó una voz que salía de ella y le dixo: Sígueme. Confortado con este amparo y aliento divino se fue tras la luz y la siguió hasta la pared que diximos estar sobre el vallado en la parte alta del corral.  Llegado cerca de ella sin ver quien, ni como, le tomaron y le subieron sobre la pared que salía a la portería de las monjas, y a la calle que da a la plaça de Zocodover y allí desapareció la luz dexandole tan deslumbrado que decía el después que por dos o tres dias le avían quedado los ojos como quien ha mirado el sol en una rueda”. 

Pero ya antes el poeta había sido avisado mediante misteriosas apariciones que iba a ser liberado:

Sucedió assí: porque un día de aquella octava se le apareció Christo con su Santísima madre y respondiendo a sus dudas, y dificultades, le dixeron: se animasse que quien q havia hecho q el profeta Eliseo passasse con la capa de Elias el Jordan, le sacaria a él de su prisión sin dificultad alguna.  Conortado por esta vision procurava los medios: y para mas faciltarselos, la Santisima Virgen se le bolvio a aparecer, y mandando que la ejecutase, en espíritu le mostró una ventana alta que de una galeria o corredor salia al Taxo, y le dixo que por alli se desprendiesse sin temor, que ella pondría su mano: y para la dificultad para romper las cerraduras, la misma Sagrada Virgen dio la traça, que el executó como nos dirá el sucesso.”

De forma incomprensible sin algún tipo de ayuda exterior, el poeta consigue salir de su mazmorra y llegar a la ventana indicada para la fuga.

P aparicion luz_optEn otros momentos de la biografía, Fray Gerónimo también nos describe y considera como milagrosos más extraños fenómenos de carácter metapsíquico relacionados con diferentes peripecias de la vida del ilustre místico y poeta. Luces, raps, polstergeit, salvaciones milagrosas de graves peligros, recepción de mensajes espirituales, trances inducidos mediante cilicios, trasposiciones de las que era testigo Santa Teresa. Apariciones de imágenes cristianas. Exorcismos. Ataques de súcubos o de energúmenos, etc.

Pero en el episodio de la fuga describe luces, nubes, voces… es decir, casi toda la parafernalia conocida tan íntimamente ligada al moderno fenómeno OVNI, en el que parece se podría encuadrar esta decisiva peripecia toledana de San Juan. Si el relato es cierto y no mera fantasía del autor, aunque bien avalada por los nihil obstat y aprobaciones de las autoridades eclesiásticas, la luz misteriosa protegió y ayudó a Juan en su huida e incluso le elevó para saltar el muro. ¿Qué era esa luz? ¿Por qué lo hizo? ¿Cómo puede explicarse este caso?

Se deduce que alguna fuerza o ente espiritual trataba de proteger al humilde frailecillo. Bien por su gran bondad, bien por sus futuras grandes aportaciones a la Poesía y la Cultura españolas o quizás por estar interesada en que prosperase la Reforma del Carmelo protagonizada por el propio Juan y Teresa de Ávila.

En el fenómeno OVNI se entiende por contactado a una persona que no sólo ha visto un OVNI o ha estado cerca de él, sino que además ha tenido algún tipo de contacto mental o de comunicación de algún modo. Los contactados pueden ser aparentemente por azar o bien disponer de algunos atributos particulares que les hacen interesantes. En el caso que nos ocupa, Juan de Yepes pudo un ser contactado protegido por algún ente espiritual en virtud de su biografía o de lo que se esperaba de su obra futura.

Este comportamiento de la luz que favoreció a Juan de Yepes tanto en su prisión como en su fuga estaría de acuerdo con la interpretación del fenómeno OVNI como intervención en las cuestiones de la humanidad desde tiempos muy antiguos. La manifestación como fenómeno luminoso indicaría su inclusión en las conocidas como Observaciones OVNI Tipo V (clasificación de Vallée recogida por Kaydeda) que reúnen fenómenos luminosos insólitos. Y su descripción parece que podría encajar entre las del llamado subtipo VC, es decir, objetos luminosos definidos que se desplazan con movimientos lentos.

El gran experto en Ovniología, Salvador Freixedo es autor de un conocido y sugestivo libro Israel, pueblo contacto en el que se tratan estos fenómenos bíblicos de extrañas nubes y luces a los que el biógrafo de Juan de Yepes se refiere en comparación con el que describe en la peripecia del poeta. En este mismo libro citado, Freixedo se plantea la inquietante pregunta de qué pueda ser un OVNI. Y resume algunas de las hipótesis más importantes existentes hasta el momento:

Una proyección del inconsciente colectivo de la Humanidad

Un núcleo de energía psíquica cuasi inteligente residual (NESCR) actuando automáticamente.

Una manifestación de entidades o energías inteligentes de otras dimensiones (jinas, hadas, ángeles, demonios, duendes, espíritus, elementales…) pero pertenecientes a este mundo.

Una manifestación de otros habitantes físicos de este mundo (subterráneos, acuáticos, aéreos, selváticos…) muy superiores a nosotros en cultura, restos de otras civilizaciones anteriores desaparecidas que evitan deliberadamente el contacto con el hombre común y tratan de disimular su presencia en nuestro mundo.

Una visita de seres auténticamente extraterrestres (es decir, procedentes de otros mundos)

Un viajero del tiempo (es decir, algo que está fuera de nuestra dimensión temporal y que por lo tanto se hace muy difícil de comprender por nuestra mente en la actualidad).

Jung fue uno de los pioneros de la interpretación subjetiva del fenómeno OVNI en su conocido libro “Cosas que se ven en el cielo  como relativa a cierta dimensión psicológica de la existencia y al inconsciente colectivo de la Humanidad.

ElGreco Toledo m m nueva yorkPero hay más visiones de la ciudad mágica donde cualquier cosa parece posible. Desde que conociera el cuadro Toledo y la tormenta el poeta Rainer María Rilke desea fervientemente visitar la ciudad que asociaba a una especie de teofanía. La leyenda rilkeana en relación con su viaje a España sugiere que su anhelado viaje a Toledo se decidió dos meses antes, tras cuatro sesiones de espiritismo celebradas en Duino, en el palacio de la princesa María de Thurn y Thasis-Hohenlohe.

Nada más llegar a la ciudad en noviembre de 1912 escribe a su amiga y benefactora que “en Toledo nada le pareció ya casual”, acaso porque en Toledo, la ciudad “portentosa”, no cabe el azar, todo depende de una ley. O porque “aquí está expresado el lenguaje de los ángeles, tal como ellos se las ingenian para convivir entre los hombres”  Considera a El Greco, cuyos cuadros toledanos admira, “como una hermosa hebilla que mantiene unida la gran visión en torno a las cosas”. En efecto, en muchos de los cuadros del cretense los mundos de Cielo y Tierra se comunican o interrelacionan. Una muestra de lo que afirmaba el evangelio de San Juan (1, 51): “Yo os aseguro que algún día veréis abierto el cielo y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del Hombre”.

La cuestión de la  importancia de las nubes toledanas y en especial en la pintura de El Greco ya había llamado la atención a diversos autores, entre ellos a Don Gregorio Marañón. En El Greco y Toledo explica que las nubes toledanas del pintor cretense “no son las que ven nuestros ojos, ingrávidos cendales llevados por el viento, sino las nubes del Antiguo Testamento que servían de asiento a toda la corte celestial y de sólido vehículo al Padre Eterno y sus profetas. Ya es el Señor que montado en una nube llaga a Egipto”. Y prosigue: “Dominico tenía tan arraigado este sentido de la nube, que cuando, el greco VistayplanoToledoarbitrariamente, quiere situar en el Plano de Toledo el Hospital de afuera en el centro del cuadro porque no le cabía en la composición utiliza una nube para transportarlo…. A muchos viajeros, a todos los que tienen una resonancia oriental en su conciencia, les conmueve y subyuga el espectáculo de las nubes toledanas lo mismo que al Greco; por ejemplo, a Rilke, que vió desde su primera impresión de Toledo, la trascendencia de las nubes, como ángeles en ascensión; y no hay que decir que la nube aparece también en los sueños de los místicos, por ejemplo, en Santa Teresa.” Sin embargo, Marañón asevera de modo quizás gratuito que El Greco no conoció a Juan de Yepes pese a vivir ya en Toledo.

sanjuancruz_grabadoSe preguntará el lector, ¿No se trata de un anacronismo hablar de OVNIs en la España del siglo de Oro? No, si tenemos en cuenta que entonces España era la nación más influyente política y culturalmente del mundo. O tenemos en consideración ciertos precedentes históricos muy anteriores a esa época además de las interpretaciones de los ya indicados relatos bíblicos sobre nubes, luces, voces en relación con teofanías.

Cabe recordar que el primero que llamó “platillo” a un OVNI fue un japonés del s XII, que lo describió como un recipiente de arcilla de forma circular.

La primera investigación oficial histórica documentada sobre OVNIs fue también japonesa. La encargó el general Yoritsume a sus sabios oficiales para que investigaran qué podría explicar el extraño comportamiento de unas raras luces en el cielo que daban lugar a movimientos casi imposibles. El resultado de la investigación oficial de los sabios fue contundente y no dejaba lugar a dudas. El fenómeno tenía una clara y sencilla explicación natural: el viento nocturno había hecho balancear las estrellas en el cielo.

También fueron notables los fenómenos descritos en el Liber Prodigiorum, de Julius Obsequens citado por el jesuita Gaspar Schotto, discípulo de Athanasius Kircher

En su autobiografía Goethe también cuenta una experiencia con extrañas luces que le ocurrió en su juventud cuando iba a la Universidad.

Sin olvidar que podrían encajarse en este misterioso fenómeno ciertas narraciones de grandes textos sagrados de la humanidad en diferentes lugares, épocas y culturas (Biblia, Mahabarata, Ramayana, cosmologías sumerias, Popol Vuh…).

La peripecia de la misteriosa fuga de Juan de Yepes de la cárcel toledana de los carmelitas calzados parece podría formar parte del fenómeno OVNI. Y tendría a uno de los más grandes de nuestro Siglo de Oro como contactado, protagonista y beneficiado.

Notas:

Las palabras resaltadas en granate abren enlaces.

La descripción del cuadro de El Greco Toledo y la tormenta se debe al gran estudioso de Toledo, Alejandro Vega cuya web recomiendo.

 

 

 

Orfandad

He de confesar que mis convicciones filantrópicas se ven asaz debilitadas durante el estío. El tremendo espectáculo estético de la visión del pueblo soberano en calzones cortos, camiseta, gorrilla beisbolera retrógrada, riñonera y chanclas nos hace desconfiar que podamos salir de nuestra casi perenne crisis con esta gente. Y es que al menos podríamos aprovechar la parada estival para intentar sacudirnos el aturdimiento o la modorra para reflexionar acerca de las razones de nuestro presente fracaso histórico y de las de los anteriores.

marca españa_optDe vez en cuando, pero siempre en situaciones malas o de catástrofe, a la España apesebrada, amorfa, descerebrada y triste no le queda más remedio que tomar conciencia de su verdadera realidad. Cada cierto tiempo el tenderete, el tinglado, el sistema se viene abajo, el tapiz se ve por el revés y enseña la trama, la tramoya chirría y muestra su verdadera faz. Su condición mohatrera o falsa. Sin libertad política, verdadera democracia, búsqueda del bien común, separación de poderes ni seguridad jurídica. Cuando no son los carlistas son los absolutistas, cuando no es la carcundia clerical nacionalista periférica son los federales, los falangistas o el pertinaz socialismo cejijunto, arrebatacapas y cainita. Alí Botín y los cuarenta socialistas, recauchutados ahora con los de Podemos pero no queremos. Y Mariano vendrá que bueno te hará. El agio y el caciquismo coronado siempre están presentes como causa de nuestros males. El sistema desincentiva o destruye la aristocracia verdadera que hace progresar a las naciones que es la del mérito.  Se dedica a todas las corrupciones, comenzando por la primera que es la de pudrir el Pensamiento y la Inteligencia.

Los Borbones casi siempre están como catalizador o elemento necesario en el caos o sucesivos fracasos históricos de España, directamente por sí o por sus regentes, validos o primeros ministros del momento: Carlos IV, Fernando VII, Carlos María Isidro, Isabel, Alfonso XIII, el actual y suma ¿Y sigue?

fernando 7En el Antiguo Régimen la alianza clásica fundamental era entre el Trono y el Altar a fin de: ”Avasallar a la nación” como se expresaba cínicamente en el Tratado secreto de Verona. Ahora, modernamente se ha establecido una nueva alianza o pacto, periclitada la influencia social de la Iglesia Católica por la extendida apostasía práctica de las masas, en la que se ha sustituido a ésta por el pertinaz socialismo y su agente, la PSOE, entre la Corona y la oligarquía plutocrática que identifica y sostiene al régimen. Las telebasuras y demás medios de comunicación y sometimiento sustituyen con singular provecho y eficacia a los viejos púlpitos en su misión de legitimar su dominación sobre las gentes alienadas. Socialismo y monarquía se tapan mutuamente sus vergüenzas mientras se saquea a la clase media y se arruinan las fuentes de futuro desarrollo moral, intelectual, social y económico.  Cuando al partido dinástico de la no derecha no izquierda no centro le permiten acceder al gobierno también calla y otorga en su pretensión de hacer méritos como gozque fiel del amo. El partido de Bárcenas, la Gürtel, la Púnica…. y del intrépido don Mariano el de las calzas lilas.

No deja de ser curiosa la evolución del socialismo a la española con su rama sindical y EREs incluidos, porque el fundador Pablo Iglesias hacía sus pinitos sociológicos ya en 1910 cuando explicaba que “si España fuera estudiada con mayor atención por los europeos, se verá que la característica de este pueblo, en materia religiosa, es el escepticismo, y en muchas ocasiones y circunstancias, el anticlericalismo”…. “El clericalismo en España como en Austria es dinástico. Es la Casa real y la aristocracia palaciega el verdadero núcleo del clericalismo español.  Rodean a este núcleo varias filas de capitalistas, que se sirven de su clericalismo para apoderarse de los monopolios y de los altos cargos que disfrutan de retribución generosa”.

cia felipe psoePero, paradojas de la vida y de la historia, es ahora el llamado PSOE el partido dinástico por antonomasia y protector en el ese denostado contubernio entre Trono y clericalismo. Ejerce un clericalismo de nuevo cuño y es el que ha entregado los oligopolios de carácter público formados con el ahorro de generaciones de españoles a oligarcas y compadres. Resulta curioso escuchar declaraciones de alcaldes, sindicalistas valerosos o incluso del pueblo soberano en chanclas que lo bueno sino conveniente es lo que diga el Partido. Convertido en una secta, una religión, en el peor sentido del término. Al cabo, no es el socialismo clásico sino el socialismo made in USA o Berlín, aliado de la oligarquía y pilar maestro del régimen coronado. Aunque tararee la Internacional o el pintoresco himno de Andalucía.

Cualquier persona lúcida que piense sobre nuestra realidad y no se deje llevar  por lo anecdótico: si ZP era malo, diabólico, cretino, cínico, mentiroso o todo junto, o si el PP del pusilánime complaciente mohatrero Mariano, miente, roba, abusa, zp sahara 2despilfarra o embrutece aún casi más que la PSOE, ha de preguntarse, como se lo preguntaron nuestros noventayochistas durante la importante crisis nacional de finales del XIX, ¿qué es lo que nos pasa?

¿Por qué, cuando parece que estamos a punto de alcanzar posiciones próximas a la de las otras grandes naciones europeas, lo echamos todo a rodar, y volvemos a las andadas?

O es que acaso siempre ha sido igual, y nuestro relativo aunque menguante bienestar material no es nuestro mérito sino el del entorno o el coyuntural y pasajero efecto de una moneda fuerte.

Que nuestra realidad nacional, nuestro “hecho diferencial”, como dicen los nacionalistas periféricos, tan genuinamente españoles en sus muchos vicios por otra parte, no es otro que la ignorancia, el atraso moral y cívico, la picaresca, la mohatra, como gran negocio patrio.

Que los Cervantes y sus criaturas espirituales, los quijotes que tratan de luchar por un ideal no ramplón y material son escarnecidos, humillados o burlados por duques, sacristanes, bachilleres, dueñas o sobrinas. Aunque ahora a cargo del aparato del Estado.

deshaucio a la españolaQue nuestro sistema político económico, pese a sus supuestos ideales proclamados pero de inmediato traicionados, sólo puede ofrecer saqueo, disimulo, embrutecimiento, inseguridad, desvergüenza.

Que mientras las cosas no cambien ya no hay futuro en España para la gente trabajadora, honrada y decente.

Que aquí sólo suelen medrar los que sirven a los monopolistas, ZP, Marianos, Montoros, Sorayas, Ratos, Fabras, Granados, Susanas, Rubalcabas, Urdangas, Pujoles, Bárcenas, Cándidos, Tojos, severos ropones de moral distraída o cucañistas del estrado, periodistas mohatrero alabanciosos y demás elementos de la picaresca patria, sin olvidar la madre y protectora de todos ellos: la banca.

Pero es posible que en una perspectiva más amplia, menos local, las cosas se puedan contemplar con mayor comprensión por la que el esperpento nacional adquiriría paradójicas coherencias globales. Visto lo que ocurre en toda Europa estaríamos en la crisis de la propia civilización occidental que parece haber renunciado a mantener sus valores históricos y que cada adquiere mayor carácter mohatrero. Como decía Demócrito: “muchos de los que hacen las más vergonzosas obras se ejercitan en óptimas palabras”.

Mal de muchos, consuelo de españoles. Es decir: No tenemos remedio pero los demás tampoco. Así lo enseña para escarmiento de bienintencionados, el desastre griego con el que se han ensañado los poderes que gobiernan el mundo representados aquí por el BCE, el FMI o el tenebroso y liberticida Reich financiero de la Fhüresa Merkel, una vieja comunista recauchutada en oronda neocon sin empatía ni escrúpulos.

Trascendiendo la cuestión contingente de si el tal Tsiapras se ha rendido cobardemente traicionando la confianza depositada en él por la mayoría del pueblo griego o si siempre fuera un agente encubierto de la Merkel y el gran capital para destruir la capacidad de resistencia griega y dar un escarmiento general a españoles, portugueses o italianos más o menos díscolos, lo de Grecia también tiene algo de simbólico desde el punto de vista de la historia del pensamiento. En efecto, hubo filósofos griegos que se ocupaban tales de mileto_optde discernir los atributos y condiciones de funcionamiento de los sistemas políticos.  Así Pitágoras, con su escuela de Crotona, su heredero Platón, o su discípulo Aristóteles, entre otros.

En su Política, Aristóteles nos explica que los sistemas políticos que existen o puedan existir pueden clasificarse conforme al menos dos criterios: En atención a quienes sean los depositarios de la soberanía y quienes sean beneficiarios de su ejercicio. El primer criterio nos permite observar que puede ser uno, unos pocos o los muchos los que gobiernen. Cuestión que posee consecuencias más profundas pues al cabo tiene que ver con la riqueza en la sociedad: Pueden ser pocos (suelen ser los ricos) o muchos (suelen ser los pobres).

El segundo criterio tiene que ver con la finalidad del gobierno. Si se gobierna en beneficio propio del gobernante o de la comunidad. Los regímenes o sistemas políticos que obedecen a este última finalidad: gobernar para beneficiar a la comunidad son todos ellos justos. Y los anteriores, injustos.

Si se combinan ambos criterios se puede hacer un cuadro con seis alternativas básicas.

Tiranía, oligarquía y democracia. Monarquía, aristocracia y república o politeía.

Se deduce que la república o politeía aristotélica es lo opuesto a la tiranía. Un gobierno de los más dirigido al bien común. Se trataría de una democracia en la que los pobres gobiernan en beneficio no solo de ellos mismos sino de todos, absteniéndose por ejemplo de confiscar el patrimonio de los ricos.

Aristóteles considera que “muy razonablemente es aborrecida la usura, porque en ella la ganancia procede del mismo dinero, y no de aquello para lo que éste se inventó”. Con el ejemplo del sabio Tales de Mileto expone “un principio general de crematística: asegurarse, siempre que uno pueda, el monopolio”.

usureros_optEn su Ética a Nicómaco critica a “los que se dedican a ocupaciones degradantes, como por ejemplo, la prostitución y otras semejantes, y los usureros que prestan cantidades pequeñas a un interés muy elevado. Todos estos toman de donde no deben y cantidades que no deben. Parece que es común a todos la codicia, pues soportan el descrédito por afán de ganancias, por pequeñas que sean. Pues a los que toman grandes riquezas de donde no deben, como los tiranos que saquean ciudades y despojan templos, no los llamamos avariciosos, sino más bien malvados, impíos e injustos. En cambio el jugador, el ladrón y el bandido están entre los avariciosos pues tienen un sórdido deseo de ganancias.  En efecto, unos y otros se dedican a esos menesteres por afán de lucro y por él soportan el descrédito, unos exponiéndose a los mayores peligros a causa del botín, y otros sacando ganancia de los amigos a quienes deberían dar. Ambos obtienen ganancias por medios viles. Al sacarlas de donde no deben, y todas estas adquisiciones son modos ávidos de adquirir”.

Hemos visto, pues, que el sabio de la Academia equipara el negocio financiero o al menos sus abusos con la prostitución.

Pero, de acuerdo a la tipología aristotélica, ¿cuál sería el régimen político actual en España y en el resto de Europa?

Con la supremacía de lo que debería ser solo un medio de intercambio, la moneda, sobre las otras instituciones, economía real, sociedad, cultura, espiritualidad se está arbitrando un mundo subvertido de instituciones prostituidas.  Probablemente estamos asistiendo al vaciado de las formas democráticas imperfectas de los sistemas constitucionales existentes por nuevos regímenes oligárquicos de carácter plutocrático, dirigidos a su propio beneficio pero no al de la comunidad. En los casos más graves como los de Grecia o Italia hemos visto que ni siquiera se han respetado las formalidades democráticas y se eligen gobernantes tecnocráticos procedentes de la gran Banca internacional sin pasar siquiera por las urnas. En España hemos asistido al escándalo de que dos dirigentes se reúnen con nocturnidad y alevosía para cambiar entre los dos la constitución en asunto gravísimo y sin consultar al pueblo. No importa lo que diga mariano gran timonelMariano para engañar a sus votantes. Al cabo, él sabe que el poder real se encuentra lejos de las urnas, sobre todo cuando como en el caso del desgraciado Reino de España no existe una verdadera opinión pública.

Pero no solo aquí. La política en toda Europa se está vaciando de legitimidad democrática y de ejercicio. Puesta al servicio de los intereses financieros monopolísticos no parece buscar el bien de las comunidades sino crear valor para los accionistas aunque sea en dinero virtual. Mal asunto cuando el objetivo de la actividad económica es enriquecer, más o menos porque también hay muchas trampas, a los accionistas en vez de satisfacer necesidades reales de la gente. La sociedad, la Política, la Economía puestas bajo la servidumbre de las altas finanzas. Los financieros o mejor usureros como los llamaba el sabio griego.

Aunque cocido a fuego lento no reaccione, pese a la visión de plácida complacencia semoviente del turista uniformado de hortera o macarra nos encontramos en una situación pre-revolucionaria latente. Aunque el futuro aún parece más sombrío: Es de temer que una supuesta “refundación europea” al servicio de la plutocracia agrave la situación de la gente común.

Desde luego resulta preciso recuperar la Politeía del sabio Aristóteles, la república dirigida al bien común.

Vengan días y vengan ollas” que diría Sancho Panza. “Fuese y no hubo nada”. ¿O sí?

 

CONVOCATORIAS. Presentación de libro

El próximo viernes 7 de julio a partir de las 21 horas y dentro de los actos programados para la Feria del Libro en La Coruña, la periodista y escritora Magdalena Del Amo presentará el libro de Verónica Celdrán, Estar delgada y en armonía con el Universo.  También estarán en la presentación el periodista Roberto Moskowich y el director y guionista de cine Ángel de la Cruz.

 

Portada Vero face_optEl libro recoge la experiencia de su autora, que no se limita a los aspectos meramente dietéticos o bromatológicos sino que los enmarca en una dimensión integral u holística del ser humano.

Esta es la información que ofrece la editorial La Regla de Oro acerca del texto y de su autora:                  “Verónica Celdrán es una mujer que se ha hecho a sí misma. Su fuerza mental y espiritual, unidas a su afán de superación, la han convertido en lo que es hoy: un ser especial que contagia alegría y optimismo allá por donde va. Sin embargo, su vida pasó por momentos muy delicados en los que llegó a estar completamente hundida. Fueron necesarias grandes ansias de superación para salir de una situación que afectaba a varios aspectos de su vida. Verónica consiguió abandonar un mundo lúgubre de sufrimiento, e irrumpir en un jardín luminoso y alegre que ofrece un sinnúmero de posibilidades para ser feliz. En definitiva, pasar de una vida sin esperanza a una existencia plena. Su metamorfosis es todo un milagro, a la vez que un ejemplo, pues en un espacio de tiempo relativamente corto, pasó de ser una persona gorda, fea, triste y desarmonizada –son sus propias palabras—, a lucir delgada, guapa, alegre y en armonía con todo lo que la rodea. Por eso quiere contarlo, gritarlo a los cuatro vientos. En este libro, Estar delgada y en armonía con el universo, comparte con nosotros el gran secreto de su transformación, que tiene su origen en un cambio de paradigma; un cambio al alcance de cualquier persona capaz de de pensar: “Si Verónica pudo, yo también”.

El sobrepeso, la falta de energía o el cansancio crónico son algunas de las lacras que afectan a nuestras modernas sociedades del bienestar. Lo tenemos todo o casi todo, pero no estamos haciendo las cosas bien. En el mundo de la abundancia, donde todo sobra, y a menudo lo fácil se hace difícil, faltan métodos asequibles al gran público para solucionar problemas que se han convertido en endémicos, como el de los kilos de más, una auténtica preocupación de los sistemas sanitarios. El “Método Verónica” viene a aportar una solución fácil, divertida y asequible, que está causando toda una revolución en Internet. La autora, en principio, no pensaba crear ningún compendio de menús, pero padecía un gran sobrepeso que le acarreaba graves problemas de salud. Investigando sobre dietas que había probado llegó a establecer su sistema de comidas por créditos y ella misma fue el mejor ejemplo. Así, casi sin darse cuenta, se vio aconsejando a sus familiares y amigos sus propios menús. En la actualidad, atiende su consulta online y viaja allá donde le solicitan su ayuda. El “Método Verónica” no es una dieta, sino un sistema de vida al alcance de todos. ¡Y funciona!”

 

 

Estío y hastío

Para muchas personas que trabajan duro todo el año el estío suele ser una época de mayor sosiego, donde el reloj parece ir más lento, lejos del atolondramiento de la actividad vertiginosa, un momento para la reflexión para el que no quiere ser presa del embrutecimiento programado.

pitada realSe puede pasar revista con algún mayor distanciamiento y objetividad a lo que estamos haciendo con nuestra vida, nuestros anhelos, logros y frustraciones. Se nos hacen conscientes encrucijadas personales, dilemas a resolver en diferentes ámbitos de nuestra existencia.

mariano el pintureroTodas estas cuestiones también tienen su plano social, económico y político en decisiones que se nos escapan porque las toman otros, pero a cuyo resultado, para bien o más probablemente para mal, no somos indiferentes.

Vendrá el otoño, quizá plagado de amenazas. Algunas fundamentales para nuestra vida personal y como pueblo como es la posible crisis económico-financiera internacional que parece se está fraguando. O la segura crisis institucional con el golpe de Estado programado desde algunas de las instituciones de ese Estado y financiado con el dinero de sus víctimas. Pero debe ser que todo está controlado gracias a la feliz gobernación que disfrutamos con esta pertinaz Monarquía que, como afirma sin sonrojo la propaganda oficial, “no nos merecemos”.

De modo que nuestros próceres y dirigentes de los más altos instituciones y organismos del Estado se van tranquilamente de vacaciones. El uno a regatear que es lo suyo, el otro a espantar linces en su cobarde huida.

 

 

La santa Compaña

 

                                                                                 Entre las nueve y las diez

                                                                                 Deja la noche para quien es

 

De lo que no se puede hablar mejor es callarse” nos advierte Wittgenstein en la contundente proposición que cierra su famoso Tractatus. Pero esta vez no vamos a hacer demasiado caso a don tractatus rev occidenteLuwding porque si no apenas podríamos hablar de nada.  Bien por las dificultades epistemológicas de acceso al conocimiento. Bien, (o mal), por razones más pedestres como son la casi censura objetiva y subjetiva con que se suelen tratar ciertos temas en España. Baroja decía que el éxito rápido no se puede conseguir más que adulando al público. Es decir, mintiendo.  Sin embargo, como acostumbro y los lectores de Vosotros merecen, voy a exponer aquí lo que pienso.

Así, en las líneas siguientes propongo al amable lector una breve revisión de uno de los mitos gallegos más famosos, considerado como mera superstición por los racionalistas a ultranza, el de la Santa Compaña. Cuya interpretación constituye todo un desafío epistemológico.  Quizás lo primero que cabría decir es que aunque se trata de una de las joyas de la Antropología gallega no es un hecho diferencial. Con variados aspectos formales o de detalle, de un modo u otro, se encuentra presente como una invariante de la Cultura universal en relación con la muerte.  Un mito, decían los griegos, es la expresión de una realidad espiritual que lo trasciende.  Sin embargo, modernamente no es esa la acepción dominante. Nuestro Ortega sostenía, a mi juicio de modo errado, que el mito era enemigo de la ciencia. Digo de modo errado porque para entenderlo es preciso separar la realidad del fenómeno de la forma o expresión contingente que pueda adoptar en las diferentes sociedades y culturas y de la interpretación que se hace del mismo según las creencias religiosas o intelectuales dominantes.

Modalidad de un mito universal

Relacionado de modo muy estrecho con el mito gallego de la Santa Compaña se encuentra el asturiano de la Buena Gente o Huestia, término que viene de hueste, ejército, compaña, en este caso de fantasmas. Pero ya el considerado padre de la lengua española como idioma culto, el riojano Gonzalo de Berceo, se hace eco de una variante de esta tradición en uno de los milagros de Nuestra Señora, el relacionado con Teófilo. Y también es frecuente con alguna variante en otros lugares de España. Y de un modo más genérico se asemeja a otros muchos de gran valor estético con notable influencia en la Historia del Arte: así por ejemplo, el comendador que en cuerpo astral invita a Don Juan a acompañarle, las huríes coránicas que reciben a los caídos de la guerra santa. Las valquirias de mitos nórdicos que recogen a los guerreros muertos en combate como ilustraba musicalmente Wagner en su famosa cabalgata de la segunda entrega de la Tetralogía de los Nibelungos. O la variante de Eros y Tanatos, el Alma rescatada de la Muerte por el Amor del bellísimo e inspirador mito de Orfeo.

quixote 11_optTambién los cortejos astrales retratados por nuestro gran Cervantes en sendos pasajes de El Quijote: En la cueva de Montesinos con el cortejo de Belerma y el corazón de Durandarte. Mito que, por cierto, tiene una imitación gallega en la vida real: al igual que Belerma, Juana de Vega, la viuda de Espoz y Mina, también guardaba el corazón de su esposo metido en un cofre. Otro más, cuando don Quijote ve la procesión del mago Merlín y le explican qué debe hacer para desencantar a Dulcinea. O cuando acomete a los disciplinantes que escoltan un cuerpo muerto desde Baeza hasta Segovia. Trasunto evidente de un conocido hecho histórico, el traslado del cadáver de San Juan de la Cruz.

Para terminar esta breve relación, otra variante literaria: Después de una noche tenebrosa, Espronceda también hace vivir su propio entierro a El estudiante de Salamanca: “Era más de media noche…los vivos muertos parecen, los muertos la tumba dejan…”

Dentro de la Arqueología española cabe entender también que quizás muchas de las figuras de la Fraternidad de Elo, anterior al Cristianismo, como las descubiertas en el zigurat natural de Montealegre (Albacete) pudieran representar alguna forma de cortejo o procesión astral relacionados con antiquísimos ritos mesopotámicos, introducidos en España por el pitagorismo.

Versiones gallegas del mito

 Entre las descripciones o interpretaciones personales relativas a la Santa Compaña, que pueden presentar diferentes variantes más o menos de detalle, podemos traer aquí la de Claudio Cuviero escrita a finales del XIX y basada en sus recuerdos de la niñez:

“Hay una hora en la noche, la más triste y fatídica; en ella los espíritus, fantasmas y visiones dejan sus ocultas moradas y vienen a este mundo a expiar sus culpas, bañando de terror las mentes de los sencillos labradores. Esta hora está entre las nueve y las diez. De aquí el adagio gallego que tan bien observan los hijos del país.

                                              Entre las nueve y las diez

                                             Deja la noche para quien es

Y, en efecto, poco después de las nueve, empiezan a distinguirse en lontananza multitud de luces que, pausada y majestuosamente, caminan sin rumbo ni dirección fija.  Apenas estas luces se divisan en la aldea, cuando un pánico terror se apodera de todos los vecinos; ciérranse las ventanas, atráncase las puertas, cada uno se encomienda al santo de su mayor devoción y entre  la consternación y espanto general escúchanse las voces de: ¡A Compaña! ¡A Compaña!

Motivo hay, efectivamente para una tan grande confusión, porque las que llevan aquellas luces son almas en pena, que después de haber entrado en la iglesia de donde toman la cruz y el escano (peto de las ánimas) empiezan a vagar por los contornos, penetran en las habitaciones, se apoderan de las personas dormidas, las sacan por el ojo de la cerradura, y entregándoles un hacha de cera, las hacen acompañar a la lúgubre procesión. Si, por acaso, en su tránsito, encuentran alguna persona que no haya tenido la precaución de echarse en tierra fingiéndose muerta, se apoderan de ella y entregándole un hacha la obligan a formar parte del acompañamiento”.

Otras versiones recogen que la doble hilera procesional acompaña a cuatro porteadores de un féretro vacío aún pero en el que se puede identificar la figura del próximo fallecido en cuerpo astral.

Dentro de los ritos antropológicos tradicionales gallegos relacionados de modo muy estrecho con la muerte, además del de la Santa Compaña, destacan también otros no menos populares, así las procesiones de ataúdes como las de Santa Marta de Ribarteme o las mortajas del Nazareno en la Puebla del Caramiñal. En la primera, dedicada a la hermana de Lázaro el resucitado, los “ofrecidos” incluso son transportados dentro de los féretros ellos abiertos, por sus deudos. En la del Nazareno, los ataúdes son llevados por los devotos y el “ofrecido” va detrás del féretro. De color blanco en el caso de los niños, sobre la cabeza de su madre o padre.

sudario_optCreo que estas tradiciones rituales más o menos deformadas se pueden encuadrar dentro de la llamada magia simpática. Se pretende evitar con ellas que el cortejo de la Santa Compaña, considerado maléfico sino terrorífico, se lleve al posible difunto en el féretro pues ya lo hacen por ella otros agentes bienhechores o más afines por amistad o parentela al que pudiera fallecer. Sin embargo, estas manifestaciones populares tradicionales acaso puedan ser reminiscencias o deformaciones, de las antiguas ceremonias litúrgicas iniciáticas propias de las antiguas escuelas de los Misterios o ciertas órdenes monásticas en la que los recipendiarios han de morir y renacer simbólicamente a una nueva vida, en pseudo tumbas que tanto abundan en antiguos templos o monasterios prerrománicos y románicos.

También cabe relacionar estas procesiones o las de la Santa Compaña con las de Semana Santa donde los nazarenos o cofrades con sus capirotes y uniformes asemejan manifestaciones en el plano material de cortejos de otros diferentes planos. Pero en su origen simbólico el Camino de Santiago es una procesión de estrellas, La Vía Láctea. Y para la tradición griega las almas heroicas se convierten en estrellas. Otra s and 3_optversión mitológica sostiene que primero junto al cabo Ortegal, en san Andrés de Teixido, y luego, una vez reelaborada por el Cristianismo, en Compostela estaba una entrada al “inferos”. Sea como fuere, ciertos clarividentes, explican que en san Andrés habría una especie de hospital de almas en espera o transición, de donde vendría las creencias en que allí va de muerto quien no fuera de vivo o en que durante la peregrinación al santuario hay que tener cuidado de no pisar lagartijas, culebras u otros reptiles no fueran a ser manifestaciones del alma de algún desorientado galleguista en busca de redención.

Como puede verse existe una gran semejanza con el hilozoísmo como concepción del mundo: la generalización de la idea de la vida a todos los seres. El intento de referir a un origen psíquico el conjunto de las cosas y de los fenómenos naturales. El mito de la concientización progresiva del Todo a través de la evolución creciente de sus criaturas desde el mineral hasta el ángel. En las bellas palabras de un soneto del poeta trágico portugués Antero de Quintal: ¡Almas en el albor de la existencia; despertaréis un día en la Consciencia; y flotando, ya puro pensamiento; veréis caer deshechas, lentamente; las vanas formas que creó la mente; y acabará, por fin, vuestro tormento!

Un fenómeno con explicación metapsíquica

¿Qué fenómeno es el que se trasmite con el mito de la santa Compaña? Lo que se expresa es un fenómeno metapsíquico: la experiencia de la percepción del plano astral por personas en estado de hipersensibilidad que puede hacerse más general mediante una persona dotada de facultades mediúmnicas o especiales. Esta percepción astral se asocia a la muerte. Cosa que enunciada así, tan de sopetón, puede mover a incredulidad sino sonrisa suficiente del lector más racionalista, que no investigador ecuánime racional. Pero este tipo de fenómenos han sido estudiados por muchos científicos de talla internacional, que en un principio trataban de demostrar que se trataba de fraudes o supercherías, hasta darse cuenta que dicha hipótesis del fraude bien pudiera explicar algunos, o muchos, casos pero no todos. Así, por ejemplo, entre otros, Sir William Crookes, descubridor del elemento químico talio, el naturalista Russell Wallace, Geley, el reverendo Stainton Moses, el astrónomo Flammarion, el alienista Lombroso, Oliver Lodge o el Profesor Richet, catedrático y Premio Nobel de Medicina de 1913. Este notable y valiente profesor de Fisiología en la Sorbona dedicó gran parte de su vida a la investigación de estos fenómenos extraños que el bautizó con el nombre de metapsíquicos. Sin embargo, el término Metapsíquica que voy a seguir utilizando comenzó a ser sustituido desde el congreso de Utrech en 1953 por el más conocido hoy de Parapsicología, empleado en Alemania.  Se pretendía desligarlo etimológica y simbólicamente de la metafísica para mejor resaltar lo empírico o fenomenal.

richet metapsiq_optEl doctor Richet define la Metapsíquica como la ciencia que tiene por objeto los fenómenos mecánicos y psíquicos debidos a fuerzas que parecen inteligentes o a potencias desconocidas latentes en la inteligencia humana. La Metapsíquica puede ser objetiva y subjetiva: La primera menciona, clasifica, analiza ciertos fenómenos externos, perceptibles por nuestros sentidos, de naturaleza mecánica, física o química, que no dependen de fuerzas conocidas en la actualidad y que parecen tener carácter inteligente. La Metapsíquica subjetiva estudia los fenómenos que son exclusivamente intelectuales. Estos se caracterizan por la noción de ciertas realidades que nuestras sensaciones o han podido revelarnos. Ocurre cual si poseyéramos una facultad misteriosa de conocimiento, una lucidez que nuestra clásica psicología de las sensaciones no puede todavía explicar. Richet propone el nombre de criptestesia para esta facultad de naturaleza desconocida. La metapsíquica subjetiva es interna, psíquica y no material. La objetiva es material y externa. A veces el límite entre unos y otros fenómenos resulta incierto. Los fenómenos subjetivos suelen ser mejor admitidos que los de la Metapsíquica objetiva que resultan más incoherentes con los paradigmas científicos dominantes.

Richet asegura que está establecido, es decir no es una simple hipótesis sino un hecho, que: “existen vibraciones o fuerzas en el Universo que conmueven nuestra sensibilidad y determinan ciertos conocimientos de la realidad que nuestros sentidos normales no han podido dar”. Richet descubrió, gracias a sus propias experiencias durante décadas como profesor e investigador, al menos cuatro importantes fenómenos: Criptestesia. Telequinesia. Ectoplasmia. Premonición.

La Criptestesia o lucidez de los antiguos es la facultad de percepción diferente de las facultades de conocimiento sensoriales normales.

La Telequinesia es una acción mecánica diferente de las conocidas que se ejerce sin contacto, a distancia, sobre objetos y personas, en ciertas condiciones.

La Ectoplasmia o materialización de los antiguos autores es la formación de objetos diversos que generalmente parecen salir del cuerpo humano y toman la apariencia de una realidad material, como ropajes, velos, cuerpos vivos…

La Premonición es una variante de la criptestesia, la capacidad de conocer fenómenos o hechos futuros, en consecuencia la facultad de adivinación, y una de las más difíciles de explicar.

Estas definiciones están recogidas de su Tratado de Metapsíquica de 1922, versión española de Editorial Araluce, prologada por el Doctor Ferrán, que constituye uno de los más importantes tratados científicos sobre este tema.

El mito gallego de la Santa Compaña tendría aspectos metapsíquicos tanto subjetivos como objetivos.

Interpretaciones eclesiásticas

La Antigüedad tenía noticias de la existencia en el hombre de muchos principios y cuerpos diferentes. Tal era la creencia de los zorastrinos, la de los egipcios y la de los griegos. También parece encontrarse en la iconología sumeria con sus conocidas e inquietantes figuras aladas. Y desde luego en la Iglesia Católica primitiva, sin olvidar el priscilianismo, aquí en Galicia.

Un moderno gran investigador de estos fenómenos, Sir Arthur Conan Doyle,  autor de la famosa saga del investigador Sherlock Holmes, médico, estudioso del mundo del esoterismo, achaca a la ignorante beatería hipócrita dominante los ataques del clero cristiano que sacrifica el Conocimiento al Poder ya que “es sorprendente que al leer los primitivos escritos de los Padres de la Iglesia, hallemos que éstos poseían ya completamente el conocimiento psíquico y de las ciencias psíquicas. Los cristianos primitivos vivían en íntimo y familiar contacto con los seres invisibles, y su fe absoluta y constante se fundaba en el conocimiento positivo y personal que adquirían con dicho contacto”.

Sin embargo, la Iglesia Católica cuenta infinidad de casos, entre ellos:

San Agustín en La ciudad de Dios habla de un caso de desdoblamiento en forma animal el del padre de Prestantius. Este había comido un alimento envenenado y quedó como dormido varios días sin que fuera posible despertarle. Cuando despertó al cabo de varios días relató lo que creía haber soñado. Se había transformado en caballo y había estado llevando provisiones a unos soldados a Rhetia, dando detalles que se pudieron comprobar.  San Agustín trata de explicar el hecho: no creo que sean demonios. “Más bien creería que en este hombre el elemento de la imaginación que se transforma en fantasmas, tomaba el aspecto de las cosas exteriores, bajo la acción del pensamiento o de los sueños, y aunque incorpóreo revistiendo con prontitud maravillosa la imagen de los cuerpos, creería digo que este elemento, cuando apariciones_optlos sentidos permanecen amodorrados o cerrados puede de manera que no se explica, presentarse a los sentidos de otro con forma corporal. Así mientras su cuerpo yace en cualquier parte, viviendo aún, pero con los sentidos encadenados más fuertemente que durante el sueño, el fantasma de su imaginación, incorporado, por decirlo así a los rasgos de cualquier animal, aparece ante los sentidos de otras personas, y el mismo se ve, como se ve en los sueños, llevando fardos bajo aquella forma…” (Lib, 18, c23)

El papa san Clemente celebraba misa en Roma cuando de pronto pareció que se durmió con profundo sueño, que duró tres horas. Cuando despertó dijo al pueblo que por orden de san Pedro había ido a Pisa a consagrar un templo. Todos los fieles le habían visto en Pisa durante el oficio que se había celebrado el mismo día y a la misma hora en que dormía en Roma.

En 1571, san Francisco Javier se hallaba en un navío que iba del Japón a China y que fue sorprendido por una tempestad terrible. Quince hombres que habían bajado a una chalupa fueron arrebatados y desaparecieron. Cuando el temporal amainó, la tripulación se preocupó por el bote, pero san Francisco Javier que estaba en oración les dijo que no se preocuparan, puesto que aparecerían pasados tres días. Efectivamente, así fue. Rescatados los desaparecidos, indicaron que no habían tenido miedo porque el santo había estado todo el tiempo con ellos, guiando la pequeña embarcación. La tripulación del navío también aseguraba que éste no había abandonado la nave en ningún momento.

También es conocido, e influyó en su posterior canonización, el desdoblamiento astral de San Alfonso María de Ligorio que le permitió asistir a la muerte del Papa Clemente XIV en Roma mientras permanecía en Nápoles.

Para explicar estos extraños fenómenos más allá del recurso al milagro se barajan por la Iglesia dos hipótesis:

Los partidarios de la bicorporeidad real o desdoblamiento, que admiten que el alma se puede separar del cuerpo, alejarse de él y aparecer lejos, tomando la materia del medio ambiente para constituirse un cuerpo que es exactamente el doble del que permanece inanimado.

Los partidarios de la representación, la mayoría, que creen que el alma no abandona jamás el cuerpo sino en la muerte, y que es un ángel el que toma las apariencias del cuerpo para ejecutar por sí mismo los actos que se atribuyen a la fantasma. También puede darse el caso que el individuo se traslade en cuerpo y alma, y entonces es el ángel quien toma su lugar como durmiente.

El primer caso coincidiría con las ascentrales técnicas y prácticas chamánicas de desdoblamiento inducido, en este caso de los chamanes, de carácter voluntario. De modo semejante el místico extático sumido en el sueño del éxtasis permanece inerte con apariencia de muerte, mientras que en otra parte aparece vivo y ocupándose del cumplimiento de su misión. El alma tendría la facultad de separarse del cuerpo mientras el éxtasis durase. Tal vez los místicos alcanzan la visión de este otro plano dimensional cuando hablan de ser trasportados al tercer cielo (San Pablo) o a la séptima morada (Santa Teresa) por citar algunos famosos dentro del ámbito del Cristianismo auque el fenómeno de la Mística sea universal. La antes citada Santa Teresa de Ávila estuvo a punto de ser enterrada viva en cierta ocasión durante un éxtasis experimentado durante su juventud en el que parecía muerta. ¿Por qué no muere, si no está el alma? Porque no se habría separado totalmente del cuerpo permaneciendo unido a él de forma sutil. Para algunos autores cristianos hay que distinguir entre alma y espíritu. Se llama espíritu cuando tiene conciencia de su elevación y de las maravillas que Dios ha obrado en ella, cuando se purifica, se separa de la tierra para vivir hacia Dios. Se llama alma cuando se une a su cuerpo para animarle para conservar en él su vida vegetativa y animal.

Constitución del hombre

doble etereo_opt¿Cómo está constituido el hombre? Evidentemente del cuerpo material o bioquímico. Pero ¿existen más cuerpos? Las religiones establecen que existe también un alma o espíritu, que según algunos autores incluso sería pesable en determinadas condiciones. Una curiosidad: según experiencias del Doctor Duncan la diferencia de peso observada en el momento de la muerte del hombre sería de unos 60 o 70 gramos.

Las escuelas y concepciones esotéricas sostienen la existencia de una especie de intermediario entre uno y otro que está en comunicación con ambos.  Tal sería el Ferner de Zoroastro, el Zelén de Ruach de los cabalistas, el nefest de la Biblia, el arqueo de Paracelso, el periespíritu de los espiritistas, el cuerpo astral de teósofos y alquimistas…

Ahora bien, este elemento intermediario también puede dividirse a su vez según las diferentes escuelas esotéricas. Suelen dividir esta tipología ternaria a su vez en otras tres de las que sus límites contiguos se solaparían dando lugar a una constitución septenaria del hombre. La doctrina de la multiplicidad de cuerpos, vehículo cada uno de un alma ya era defendida por Prisciliano y en general por la Gnosis. Dentro de esta visión antropológica las almas irían descendiendo cada una en su plano hasta cada vez mayor grado de materialización.  Tras la muerte, el proceso sería contrario, si bien afectado por la metempsicosis. Por ello los priscilianistas negaban la resurrección de los cuerpos como defiende el Cristianismo oficial. Según Murguía el priscilianismo arraigó en Galicia gracias a la tradición panteísta celta, cosa que objeta Menéndez Pelayo, creo que con razón, en el sentido de que el segundo era materialista y el primero de orden idealista pues la materia era obra defectuosa de un demiurgo malo.

cuerpo mental_optAhorro al amigo lector la  farragosa enumeración de los distintos términos con los que cada escuela los designa porque nos importan más los fenómenos que sus teologías. Pero, a efectos descriptivos para la mejor comprensión del fenómeno, adoptó aquí la siguiente clasificación según el nivel de materialización y supervivencia de cada cuerpo que resulta vehículo de manifestación en su plano correspondiente del superior: Cuerpo físico. Doble etéreo. Cuerpo astral. Cuerpo mental. Cuerpo causal.  Cuerpos espirituales superiores o de alta vibración, inaccesibles a la investigación empírica. Según la terminología de los teósofos el espíritu sería el cuerpo mental y el alma el cuerpo astral. El cuerpo glorioso llamado así por San Pablo sería la combinación de cuerpo astral y cuerpo mental.

El doble etérico se disuelve pocos días después de la muerte del cuerpo físico. Por eso no se deberían incinerar los cadáveres hasta al menos pasados tres días desde el fallecimiento. El cuerpo astral, que posee forma humana, se mantiene en su plano durante mucho más tiempo. El cuerpo mental es una especie de aura especialmente brillante en la cabeza.  Al parecer, el Dr. Baraduc lo habría fotografiado en forma de bola luminosa. El cuerpo causal no parece poseer forma definida ni se ha podido fotografiar. Sería la frontera de las manifestaciones perceptibles por el presente conocimiento humano.

¿Qué es lo que se “vería” en la Santa Compaña?

Es difícil contestar a esta pregunta y siempre nos podrá quedar una duda razonable. Los científicos metapsíquicos, una vez descartado el fraude o superchería como el de los monjes rijosos del monasterio de Cornellana, aludirían a los ectoplasmas como realidad experimental.  Son muchos los casos conocidos. flam 1_optA lo largo de decenios, Camilo Flammarion recogió varias decenas de miles de los que publicó una vasta selección en su famosa trilogía La Muerte y el Misterio, editada en España por Aguilar. Esto parece claro.

Pero a su vez estos ectoplasmas pueden ser cuerpos de otros cada  vez más sutiles como en una especie de muñeca rusa, envoltorio de otros más internos. Para los cabalistas cada mundo superior está contenido en el inferior como dechado e imitación, y es influido y regido por el superior. En el conjunto impera la ley divina o la inmediata presencia de Dios, la Schechinah.  El hombre terrenal es el microcosmos. El cuerpo es la envoltura del alma. El investigador Durville, entre otros, mediante hipnosis profunda ha realizado experimentos de progresivo desdoblamiento sucesivo. Una conclusión es la sorprendente exteriorización de la sensibilidad.

Aquí lo que nos interesa es el vehículo etéreo que serviría de primer plano a la conciencia post mortem y la cuarta dimensión del espacio. Este mundo o plano astral es el en el que los teósofos colocan la primera actividad de la conciencia tras la muerte. Es muy probable que en el cortejo astral que da lugar al mito de la Santa flam 2_optCompaña lo que se perciba sea una manifestación de cuerpos astrales y mentales.

Pero la Santa Compaña tiene un cierto componente de terror maléfico.  No exento de paradoja. En efecto. Algunos clarividentes consideran el proceso de la muerte como un nacimiento a otro plano diferente de existencia. Así los cuerpos sutiles del moribundo después de abandonar el cadáver serían recibidos para ayudarle y confortarle en ese trance por los cuerpos astrales de familiares o amigos de modo semejante al modo en que el bebé es recibido por los asistentes al parto.  A este fenómeno se achacaría el frecuente aparente delirio de muchos moribundos que, ante la incredulidad de sus acompañantes, pretenden ver junto a sí a personas allegadas ya fallecidas que vienen a acompañarle y asistirle en el trance de la muerte.

¿A qué se debería este aspecto maléfico de la Santa Compaña? Aquí si creo que cabría hablar de superstición debido al miedo inculcado por la religión tradicional que subordina el Conocimiento al Poder.  La ignorancia es madre de temores. En la Tradición tibetana se leen directrices de su famoso Libro de los Muertos flam 3_optpara evitar que los cuerpos sutiles del recién fallecido no se extravíen en el plano astral y en la medida de lo posible se libren de otra etapa en la rueda de las reencarnaciones. Otras tradiciones hablan de un llamado círculo del espanto dentro del plano astral. Una especie de pandemonium monstruoso que rodea el globo y que debemos franquear. Formado por el entramado de pasiones incontroladas de la humanidad, el cuerpo astral de los suicidas y por entes astrales retenidas en su evolución espiritual. En el Libro de los Muertos del antiguo Egipto se encuentra la confesión a Maat, diosa de la Verdad, en la que el difunto hace una declaración de no haber vulnerado la Ley Moral. Con su cabeza de perro o chacal, Anubis hace las veces de dios psicopompo, del mismo modo que Fausto recoge un perro negro que luego resulta ser Mefistófeles. También cabe recordar las diferencias de percepción o interpretación de las Noches de Walpurgis en ambas partes de la obra de Goethe. Mientras la Walpurgis medieval, de influencia eclesiástica, aparece como grotesca y maléfica, la de evocación clásica despliega los valores estéticos de la mitología griega, donde Eros se muestra como dador de Vida.

En todo caso, la Metapsíquica nos puede ayudar a conocernos mejor como microcosmos dentro de un macrocosmos más amplio del que formamos parte. Y además que la Metapsíquica también el Arte y  la Cultura.

Interpretación desde la Cultura

He aquí otra vez la gran cuestión. La Cultura no como erudición sino como forma de liberación humana. mercurio y las tres diosas_optLos admiradores de la antigua civilización clásica deberíamos recuperar los tiempos de Eros y Tanatos, de los antiguos mitos sobre la naturaleza del alma, del Amor que nos rescata de la muerte. Así, el simbólico desencantamiento de Dulcinea o superación del mundo de la materia, la Dama que el enamorado caballero Don Quijote debe rescatar para recuperar su verdadera forma y naturaleza. El tiempo a-histórico en que Orfeo el civilizador y dador de Cultura atravesaba el Hades en busca de Eurídice en una de las aventuras cenitales de la Cultura occidental que más notables logros estéticos ha logrado inspirar. Acaso no sea casualidad que la ópera moderna como renovación de los antiguos dramas sacros nace en el palacio del duque de Mantua con una representación ideada por Claudio Monteverdi sobre el mito de Orfeo. Luego la joya conmovedora de Gluck, pionera del leit motiv wagneriano, o la de Haydn  entre otras, ligadas a la renovación musical y estética. O la reelaboración mozartiana del mito órfico combinado con el eleusino en La Flauta mágica. El mito del rescate por amor: Proserpina, Eurídice o Pamina y Dulcinea, simbolizan al alma, la Dama del caballero.

Y es que necesitamos revivir los planteamientos éticos adornados de los mayores logros estéticos de la Cultura occidental. De los mensajes de muchos de sus más grandes autores. Pero las culturas y las formas cambian con los tiempos. Para muchos gallegos de hoy el mito de la Santa Compaña es cosa de un pasado remoto y supersticioso que conviene arrumbar. El pertinaz “aparecido” que le estropeaba el negocio al simpático bandido Fendetestas en su corredoira atajo y a quien éste quería llevar con la “Buena gente” sería cosa de otra época superada hoy por la modernidad de los peajes de AUDASA. Aquí en Galicia, al igual que en el resto de España, lo que hoy mola es la moda anglosajona del llamado Halloveen, que mueve dinero, comercio de máscaras y cachivaches o festejos lucrativos. No se trata de la negación materialista de la espiritualidad o de la supervivencia del alma, sino simplemente de su frivolización, de su adaptación a la mentalidad infantiloide del nuevo ciudadano disfrazado que vive sin vivir en él, feliz votante a lo que le digan en la inopia de esta civilización deshabitada. Acaso tenga razón Rene Guenon cuando sostiene que la nuestra es una civilización sin metafísica  y por eso yace en crisis permanente. La crisis espiritual que es la madre de todas las demás, incluida la estética, la política o la económica.

Mas tales cosas parecen relegadas en este siglo tan frívolo, tan renovadamente supersticioso, tan cobarde e incapaz de mirar a la muerte cara a cara, en el que tomar en serio la metapsíquica, las otras dimensiones de la existencia, la metafísica, se considera algo anticuado, o propio de gente desatinada con ganas de fastidiar, enturbiar la ejemplar Feliz Gobernación del Régimen o simplemente dar la nota porque no pillan subvenciones.

 

Artículo publicado en el número 5 de la revista Vosotros

 

 

La Opinión del Lector: Ser estadistas

 

Remitido por el Dr. Cossío Coll

pintadaEn nuestra vida política nacional apenas se deposita la esperanza en algún dirigente que surge, sobreviene el desencanto. Es por esa incoherencia básica de quienes MENOSPRECIAN LOS PRINCIPIOS, substituidos por la táctica. Se dedican a respaldar políticas diferentes según el grupo al que de dirigen en cada momento. Tan pronto están dispuestos a seguir una demencial política extremista de “izquierdas”, que llena de ansiedad millones de votantes de la imagen moderada del PSOE, como están dispuestos a adoptar una posición de abandono de lo que esperan los votantes del PP, que es la clara defensa de la entidad nacional, pues ocuparse sólo de la economía no es suficiente. Ahora mismo aun es peor, pues entienden hasta a los nazis de “izquierda” y de “derecha”. Ni se  escucha al pueblo, ni se le ofrecen soluciones a sus problemas. 

Después de la abstención del PSOE en Navarra me pregunto ¿PARA QUÉ SE QUIERE SER PRESIDENTE DEL GOBIERNO DE ESPAÑA? ¿Cómo es posible que se deje la Consejería de Educación de Valencia en manos de separatistas? ¿Cómo es posible que se pacte con cualquier cosa que, conculcando la ley todos los días y haciendo escarnio de sus símbolos, intenta destruir el Estado y la Nación? ¿El Estado puede permanecer indiferente respecto a lo que estudian los niños, cuando se trata de los futuros ciudadanos y se tiene un deber para con ellos? El Estado debe asegurar la buena educación de los niños, protegiéndoles además de la propaganda que proviene de las autoridades locales, los profesores que utilizan la política como medio de vida y de los grupos de presión antinacionales. ¿Para ésta dejación de responsabilidades tres generaciones han tenido que sufrir el miedo, la guerra, la cárcel y la exclusión civil y laboral desde el último cuarto del siglo XIX?. ¿Se hace en nombre de la paz? No parece el camino acertado para preservarla. ¿No sabemos todos que la inmensa mayoría de los españoles fueron, en cierta medida, culpables del horror de la guerra civil? ¿Que era inexcusable superar la barbarie y el horror buscando una fórmula parlamentaria que evitase el germen de descomposición que implicaría volver al punto de partida que puso en marcha la crisis revolucionaria de 1934 y  la matanza de 1936? ¿Que el Rey Juan Carlos I aceptó la Ley Sucesoria para salvar la restauración democrática integradora DE TODOS los españoles?

Ahora casi todos quieren “reformar” LA CONSTITUCIÓN por la presión populista, o armada, de grupos anti sistema democrático. EN ESPAÑA NOS HEMOS DADO UNA CONSTITUCIÓN QUE HACE TIEMPO NI SE RESPETA NI NADIE HACE RESPETAR. La CONSTITUCIÓN surgió con fuerza después de la terrible historia de la II República. La inmensa mayoría de los españoles la aprobamos para dejar atrás la locura fratricida y encontrar la paz en el mutuo perdón y la democracia. Aun había, y hay, mucha gente que queríamos olvidar y a la vez reconocer virtudes en antiguos enemigos. Así que buscamos respeto y una vida en paz para todos al amparo de la Constitución. Pero es evidente que en España hay que corregir un déficit de ejercicio de autoridad legítima frente a la algarada y la ilegalidad.

Deberíamos ADEMÁS ser conscientes de que a los renacidos problemas políticos de siempre se suma ahora la GRAN CRISIS DE UNA JUVENTUD CONSUMISTA, en la que EL IDEAL se ha convertido en la pura satisfacción material y encima ha perdido la fe en la moral de las minorías dirigentes. ESTAMOS EN UNA NUEVA SOCIEDAD EN CRISIS DE VALORES. ¿CREEN NUESTROS POLÍTICOS QUE ASÍ SE PUEDE PACTAR, SIN GRAVES CONSECUENCIAS, CON CUALQUIERA PARA CONSEGUIR UNA AUTONOMÍA O UN AYUNTAMIENTO o para que no lo consiga la leal oposición?. Las INSTITUCIONES que no cumplen su razón de ser se convierten en instrumentos “mafiosos”, a los que se sacrifica la seguridad y el bienestar de la gente.

Es tiempo y hora de ser estadistas, que obliga a algo más que ser un simple candidato. La democracia por sí sola no lo arregla todo. ¡Hay que ayudar!. LA DEMOCRACIA SIN AUTORIDAD NO IMPIDE LA GUERRA: AL CONTRARIO. Donde los insultos personales y la descalificación global substituyen a la política, los únicos moderados que quedan son los que realmente saben del peligro y temen la guerra, a la que nadie parece temer: los militares

Benigno Cossío Coll

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.