Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El Estado contra la Nación. La Nación contra sí misma

 

                                                                Pasos de un peregrino son, errante,

                                                                Cuantos me dictó, versos, dulce musa.

                                                                En soledad confusa

                                                                Perdidos unos, otros inspirados

                                                                   (Luis de Góngora, Soledad Primera)

 

La bochornosa sentencia perpetrada en el Caso Infanta Cristina Federica Victoría Antonia de la Santísima Trinidad de Borbón Scheleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg, hija de El Campechano y hermana de El Preparao en cuyo nombre se administra Justicia en el Reino, nos devuelve a la triste realidad española y nos muestra donde en verdad estamos. La Infanta, principal protagonista de la trama junto con la Casa Real, queda impune. El astuto y feminista Tribunal considera que la Infanta, pese a tan sonoros e ilustres apellidos y a ser directiva de una importante institución bancaria catalana, es solo una pobre ignorante, medio retrasada mental, una simple ama de casa algo boba que no sabía lo que firmaba. Que no sabía nada de contratos ni menos de números. Que creía en su borbónica simpleza que los euros de los que disfrutaba a paladas llovían del cielo.

Pero tampoco se ha condenado siquiera el clamoroso tráfico de influencias de políticos dadivosos con dinero ajeno que el Régimen evidencia considerar conducta no punible y consustancial consigo mismo. En efecto, los honrados y patrióticos próceres compañeros del partido de Mariano y Bárcenas  son absueltos. El ayudante y subalterno Torres recibe más castigo que su ducal jefe Empalmao. Las singulares represalias contra Manos Limpias, que había ejercido la acusación particular, constituyen un aviso para disuadir a futuros navegantes en favor de la dignidad de la Justicia. Parecen indicar que, “como Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como”, no se va a tolerar que nadie intente hacer peligrar los amaños acordados. Un aviso de que el Régimen borbónico se ha enrocado y que nada bueno cabe esperar de él.

Es cierto que la cosa cada vez está más chunga, que cada vez parece más difícil mantener la actual mohatra institucional, que las gentes más lúcidas ya se han desengañado, pero también lo es que no parece que haya Nación, ni sociedad, ni Inteligencia, capaces de reaccionar pese a todo lo que está ocurriendo.  Apenas ha protestado nadie por el insulto a la dignidad ciudadana, a la Lógica, la Justicia, que representa la sentencia citada. ¿Otra oportunidad para una nueva vuelta de tuerca de la Monarquía contra la Nación?

Ayuno de toda visión geoestratégica en momentos tan delicados para la civilización como los que estamos viviendo y los que parece veremos en los próximos tiempos, el Régimen y su suicida clase dirigente, cómplice de intereses espúreos internacionales se dedica a ir tirando o mejor, a parasitar y taparse las vergüenzas de las diferentes mafias dominantes, a ir engañando e ir pillando lo que quede para saquear, que cada vez es menos.

Encaramos un año pleno de incertidumbres internacionales en el que cualquier cosa, incluso las más impensadas hace solo un poco, pueden ocurrir. La España eterna de los reyes apátridas con su insaciable abusona y codiciosa real parentela, los Bárcenas, los Gurtelidos, los Púnicos, los ambiciosos abogados del Estado aupados a la Feliz Gobernanza y los monopolios voraces pretende volver a la mansa tranquilidad una vez superado cierto susto por si era verdad que, como creían o anhelaban los más ingenuos, algo pudiera cambiar en este desastroso reino donde todo está atado y bien atado. Al menos eso se creía si la situación internacional no empeoraba y, una vez pactado con ETA y el PNV, se podía seguir sobornando a los siempre insaciables sediciosos catalanistas. Sin embargo, aunque en la superestructura mohatrera constitucional parezca que no ocurre nada nuevo, la realidad es que esto está carcomido por dentro y acaso puede desmoronarse como le ocurrió al árbol de la Mentira del apólogo del conde Lucanor cuando la Verdad sepultada bajo sus raíces salió a la luz.

Pero ni Régimen ni España están solos en el mundo. Muchos nos tememos que lo que ahora ocurre, este proceso de devastación de la Nación y de la soberanía, no es casualidad sino programado desde el exterior con complicidades españolas a varios niveles, por acción u omisión. España parece haberse convertido en un experimento de laboratorio en el que los supuestos ciudadanos y sus instituciones resultarían ser sus cobayas. Vamos a ver qué pasa con las nuevas amenazas tales como los cambios geoestratégicos de alianzas mundiales que pueden rematar a la actual UE ¿Proseguirá la globalización tal como ahora se entiende después de Trump?  Sin olvidar instrumentos de dominación tales como la deuda, los Tratados internacionales, la hegemonía de las transnacionales, la posible caída del euro, el dinero electrónico y las limitaciones de pago en moneda. Pero mientras tanto ya tenemos mucho y bueno con que entretenernos intramuros.

Así, una de las instituciones básicas de la Monarquía, la llamada Generalidad de Cataluña, está en pública y notoria rebeldía no ya sólo contra la constitución y las leyes españolas sino también contra la propia Nación española y promueve su destrucción desde el propio ámbito de poder. Pero las otras instituciones de la Monarquía, empezando por la Jefatura del Estado y siguiendo por el presidente de Su Gobierno, no hacen nada eficaz para impedirlo atendiendo a sus obligaciones constitucionales y a su propia dignidad personal e institucional como gobernantes. Nos encontramos en una situación en la que unas instituciones de la Monarquía agraden de modo gravísimo a los españoles que las pagan mientras el resto no nos defienden eficazmente de la agresión.

Como en anteriores momentos de nuestra Historia, nuevamente la Dinastía está resultando ser enemiga de la Nación. Pero, insisto, ¿Dónde está la Nación española? ¿Qué queda de ella despanzurrada por el Régimen en mal adobada pepitoria de tribus insolidarias o renovados siervos en feudos autonómicos corruptos y despóticos?

Con el paso del tiempo van desapareciendo las últimas generaciones de españoles educados y que se han considerado a sí mismos como tales. Las nuevas generaciones de jóvenes han sido “adiestradas” para ser simplemente catalanes, vascos, gallegos, navarros, extremeños, andaluces, asturianos, canarios o…lo que sea, debilitando o incluso saboteando en ciertos casos el sentido de pertenencia a la misma Nación.  Se ha generado una especie de caos provocado, de entropía, de falta de criterios, de pérdida de facto de Cultura, amén de la propia condición de verdadera ciudadanía para contribuir a ser mejor explotables y avasallados por la globalización, el caciquismo y los monopolios. Pero no se entiende como estas generaciones que son las que más lo van a sufrir no reaccionan ante la amenaza de un futuro de creciente servidumbre sino esclavitud que les acecha. La Cultura o sirve para abrir los ojos, para despertar las conciencias, para hacernos más libres o no es Cultura.

Quizás sea por eso que aunque el Estado no reaccione ante los sediciosos tampoco lo haga la Nación. Un estruendoso silencio ciudadano. Lo único que se oye hasta aquí son algunos llantos de las plañideras monopolistas bien cebadas a nuestra costa por si acaso la pelea abierta entre mafias políticas borbónicas se descontrola y les estorba o perjudica el trinque impune o el mantenimiento de sus tarifas abusivas y privilegios. Y entre nuestros próceres leguleyos el “Estese a la parte” o el no menos socorrido “Otro sí digo”. Cuando no una sugerencia a que la maltrecha UE, que ya no se sabe lo que pueda durar con lo que está ocurriendo, nos solucione los problemas de sedición que la cobardía, complicidad o corrupción de nuestros dirigentes no se atreven a abordar. Una cosa es que el Tribunal de Justicia de la UE pueda revocar legislación o prácticas abusivas de instituciones españolas y otra distinta es asegurar la integridad territorial y los legítimos intereses españoles. Sobre todo cuando ciertas potencias extranjeras parecen decididas a fomentar la sedición.

Los argumentos que se emplean por nuestros próceres son propios de mercaderes a la rebatiña por el Monipodio, la clientela y la pasta. Una pelea por apuntalar al Régimen como coartada para mantener y explotar mercados cautivos o trincar presupuestos oficiales. Nada de patriotismo, filantropía, cultura, solidaridad, o sentido espiritual de la existencia o de pertenencia a una civilización o a una comunidad. Nada de las simples enseñanzas de la Historia. Es decir, nada de auténtica Nación, algo distinto, y desde luego superior, a fulanismos, intereses dinásticos o corporativos, pesebres o mercados.

 “El sol pace estrellas en campos de zafiro”

Decía don Luis pero es de temer que ahora ya no amanece. Las estrellas ya no son borradas por una Luz mayor sino por la niebla de la Nada.

Pues, insisto, ¿qué fue de nuestra Gran Cultura? ¿Dónde están los intelectuales españoles defensores de la Cultura, la Nación y los legítimos intereses de las gentes? ¿Qué fue de nuestro Siglo de oro? ¿Alguién sabe o recuerda ya, sobre todo entre los españolitos más jóvenes, quién era Góngora?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La tía fingida, febrero 2017

En el Reino de España muchas de sus instituciones más relevantes resultan ser fingidas

La Tía fingida es una novela no muy ejemplar ¿o sí? Atribuida a nuestro gran Cervantes. Habla de mohatras, término tomado de la literatura picaresca española, verdaderamente esclarecedor  e imprescindible para comprender lo que nos pasa, aún hoy, en este malbaratado Reino de España. Hilo conductor de nuestro devenir histórico y de nuestro vivir presente. Hoy nuevamente de actualidad, por cierto. Mohatra es aval en falso. Falso valor, oro de alquimia. Son “caballeros de mohatra” los que participan en este fraude descomunal de hacer pasar un régimen oligárquico y corrupto por monarquía parlamentaria: políticos ladrones, tartufos o cobardicas, beatas remienda virgos, banqueros aduladores, corchetes corruptos, jueces complacientes, constitucionalistas filoetarras, golillas soplones, hampa enmucetada, golpistas impunes, empresarios pilla subvenciones, ordeñadores de presupuestos, santiguadores de bolsillos ajenos, garduños, indignados de encargo, esquiladores de oveja ajena, extorsionistas de dossieres, periodistas alabanciosos o bufonescos, electores fanáticos o mercenarios …Y sin olvidar ahora también las llamadas agencias de rating, ¿ganchos del timo financiero internacional?

Ni Antoñito el Camborio, como diría Lorca, es legítimo Camborio ni hace fuentes de sangre con cinco chorros, ni es el dinero es ya dinero, ni la auditoria, auditoria. Ni la bolsa mercados de valores para asignar recursos de inversión, sino timbas de tahúres en los que apenas solo los trileros experimentados que están en el ajo, y en el agio, saben dónde está la bolita mágica y salvadora del Banco central europeo, la Reserva federal o el siniestro FMI de la Señora Lagarto. La deuda como instrumento de dominación suministrada a dirigentes badulaques o corruptos de modo análogo a la droga por sus traficantes. Los políticos drogadictos de deuda se ponen tan contentos porque ahora la pueden pillar más barata y el que venga detrás que arree si es que queda semoviente que arrear.

Dicen que la cantidad de moneda virtual existente y remansada en paraísos fiscales serviría para comprar varias veces el PIB mundial. Por lo que el falso dinero de encaje, el que no puede ser contrapartida o contravalor de los flujos reales de recursos, bienes y servicios, va de burbuja en burbuja, de timba en timba, o peor: de guerra en guerra, recrecido por el interés compuesto y avalado por la mohatra de turno hasta el siguiente pufo.

A grandes males grandes remedios. Occidente acaso nunca podrá recuperarse del todo si no vuelve a poner sus grandes planteamientos axiológicos en orden. Pero el inquietante Nuevo Orden Mundial que algunos propugnan viene a conculcarlos o hacerlos imposibles por la vía de los hechos consumados. Aunque unos pocos lo denuncian. Y otros, recién llegados a la poltrona imperial, aún no se sabe muy bien a qué juegan, aunque quepa temerse lo peor. Mientras estamos atentos a las nuevas amenazas, no nos vendría mal recuperar lecturas de nuestros tratadistas de Salamanca y evitar el divorcio entre las finanzas y la ética. La mohatra científica de un sistema económico entendido como algo abstracto, ahistórico y asocial, inspirado en la matemática de la Física newtoniana, ajeno a su cometido de satisfacción de necesidades reales. Ahora las finanzas dominan a la economía, la economía a la política, la política a la sociedad, ésta ha abandonado a la Cultura y también al Espíritu, luz de la Ilustración que nos debería guiar por este valle cada vez más tenebroso. Pues ahora todo es al revés de como debiera ser tras tantos siglos de civilización.

Sin recuperar, el espíritu, la Cultura, el alma de las instituciones, éstas no serán sino cascarones vacíos campo de juego mohatrero. Detrás del Espíritu está la Cultura, la Sociedad, la economía real, la verdadera, la que permite satisfacer verdaderas necesidades humanas y sociales. A cuyo servicio debiera estar el dinero, las finanzas, un medio y no un fin en si mismo. Pero la cosa se aclara cuando se observa cómo hoy se ha sustituido la empresa económica de clásico medio para satisfacer necesidades reales de la gente en mohatrero artilugio para “crear valor para el accionista”.

Justicia no son leyes aunque muchos políticos parecen tener una visión mágica de las leyes. Creen que ley aprobada, cuestión ya resuelta. Es como el ¡ábrete sésamo! de Alí Babá y los cuarenta ladrones, con perdón. Nuestros numerosos parlamentos hacen leyes como churros en las ferias. Cosa nada buena si hacemos caso a Tácito, quien consideraba la multiplicidad de leyes como señal cierta e infalible de un mal gobierno y de un pueblo corrompido. Y el propio Cervantes, entre otros, adopta su visión y así lo manifiesta en sus sabios consejos al Sancho flamante gobernador. Consejos que debieran servir de guía de pensamiento y acción a cualquier político o poderoso decente. Y luego, otro “pequeño” problema: el de la voluntad de aplicar las leyes sea quien sea el justiciable y, sobre todo, de hacer Justicia. La Justicia no es igual para todos como afirma la propaganda borbónica repetida por la cínica mohatra periodística, en burla de la inteligencia y de la dignidad de los ciudadanos indefensos y degradados a súbditos. Se acaba de demostrar otra vez hoy cuando se ha conocido cierta esperada sentencia.

El BOE a veces se asemeja a cierta literatura piadosa, e inane científica e intelectualmente, propia de nuestro Barroco tardío. Y una ley no es una acción ni tiene eficacia en sí misma, pues si no se crean o se dotan de suficientes recursos las instituciones que deben luego aplicarlas, empezando por la formación e información del personal, el resultado es la desmoralización del administrado de buena fe y el aumento del “a río revuelto, ganancia de pescadores”. Eso aún cuando las leyes no sean claramente desatinadas, producto de modas estultas, el desconocimiento de la realidad social, pesebre de amiguetes o de la simple desvergüenza. O como sabotajes de las clases medias, la soberanías nacionales o el orden social con miras de facilitar el proceso del NOM globalista y profundamente antidemocrático.

Si es cierto el dicho popular español: cuantos más abogados, más arbitrariedad e injusticia. Y cuantos más economistas, más pobreza y desigualdad social. Y cuanto más pío clericalismo tartufo, también más inmoralidad y ateísmo práctico. No hay más que admirar los grandes méritos y santas virtudes de las piadosas familias obreras de los Ruíz Mateos o los Pujol Ferrusola. Sin olvidar, cada uno en lo suyo, a otros no menos santos obreros: los Sepúlveda, Matos, Gurtelidos, De Guindos, Montoros, Margallos, Fernández, Bárcenas, Tejerinas….

Es obvio que en cualquier sociedad existen personas de diferente nivel intelectual y moral. El pacto social se basa en que las leyes protejan a la sociedad de aquellos, menos adelantados en su evolución espiritual o moral, que buscan la satisfacción de sus pasiones a cualquier costa. Por ello una de las funciones de las penas es proteger el bien común de la sociedad y de ahí el castigo al reo declarado culpable, disuasorio de otros, aunque se prevea la generosidad en los casos que quepa redención social, para lo que se requiere su arrepentimiento y la voluntad demostrada de no volver a delinquir. Generosidad, que no memez, arbitrariedad ni hipocresía. Pero, lo común hoy es que los grandes delincuentes al abrigo del Poder se burlen impunemente de la Justicia.

Pero esto es el Reino de España, reconvertido en la penosa Marca España de tantos mercachifles, es decir, el mundo al revés. Falla la responsabilidad individual asociada al ejercicio de la libertad. Falla la jerarquización de las prioridades, contraria de lo que la razón, el bien y el sentido común aconsejan.

Por unas razones u otras, fallan las personas que las aplican: la impunidad crece y si esto sigue así más pronto o más tarde se terminará volviendo al ¡Fuenteovejuna señor!

Pero comprender no basta, es preciso actuar antes de que la cosa ya no tenga solución pacífica.

En La tía fingida es el mozo enamorado el que con voluntad y valor logra rescatar a la falsa sobrina de virgo constitucional tantas veces remendado por las poco respetables tías institucionales que la vende una y otra vez a la oligarquía rijosa, mohatrera y perenne.

España, nuestra pobre España huérfana y desamparada, con amor y valor heroicos también necesita ser rescatada del imperio de la oligarquía, incluso aliada al hampa avalada por la hipertrofiada mohatra de turno. Como hoy hemos vuelto a constatar.

 

 

Un apunte sobre federalismo y la España invertebrada

Es bien sabido que para Ortega no era correcto hablar de la decadencia de España porque nunca habría tenido verdadero esplendor en realidad.

Durante mucho tiempo la legitimidad de la unión entre los distintos reinos y regiones españolas se basaba en la existente entre el Trono y el Altar más que en una escasa, cuando no inexistente, voluntad de la nación. Personajes lúcidos de la etapa de la dinastía austríaca como el conde-duque de Olivares trataron en vano de que todos los españoles, independientemente del antiguo reino del que procediesen, se consideraran con los mismos derechos y deberes.  La conspiración de parte de la aristocracia con el de Medinasidonia a la cabeza y la rebelión de los catalanes con su fuga de ida y vuelta a la vecina, pero no dulce, Francia puso fin a tal aventura.

El tratado de Verona de 1822 que propició la restauración absolutista fernandina en el trono y la liquidación del trienio liberal de Riego se firmó para satisfacer los derechos del soberano pero no los de la Nación. Con gran coherencia interna se acordaba la persecución de la libertad de imprenta, instrumento de la voluntad popular en contra de la de los príncipes así como el concurso de Su Santidad el Papá “a fin de avasallar a las naciones”.

Recordando de nuevo a Ortega, el mal de España se llama particularismo. Particularismo también patente en dos elementos vertebradores clásicos: el Trono y la Iglesia, idea que defienden también ahora los modernos integristas periféricos, especialmente los nacionalistas vascos del PNV. Estos roles políticos de la declinante Iglesia han sido adoptados por la secta pesoista, renovando la antigua Alianza con una especie de UTE con la Corona para tratar de taparse mutuamente las vergüenzas. También algunos cortesanos actuales que piensan que la separación de Cataluña sería paliada si los Borbones pudieran presidir una especie de Comonwealth a la española.

A falta de un verdadero patriotismo nacional, el constitucional tiene un hermoso antecedente en el Cádiz de 1812. Probablemente y esto no suele ser tan políticamente correcto recordarlo, también lo eran aquellos afrancesados que pensaban que el rey José, no podía, aunque quisiera, alcanzar la abyección e ignominia de los últimos borbones. Que por ello lo mejor para España era tratar de mantener la paz y el orden público, base de toda prosperidad moral y material, en vez de recuperar una dinastía que había dado tantas repetidas muestras de inmoralidad e ineptitud.

Cuando, tras el magnicidio de Prim y la partida del noble rey Amadeo, se proclama la I República, España parece estallar en pedazos, dando lugar a una abigarrada pepitoria de cantones, y localismos que impiden el gobierno.

Pero no todos los republicanos están afectados por las ideas federalistas del barcelonés Pí y Margall. Los sectores más conscientes de la situación ven venir el desastre en la impotencia. El proyecto de nueva constitución republicana federal es arrumbado tras las intervenciones entre otros de diputados como León y Castillo, cuyo lúcido discurso en las Cortes durante una memorable sesión de debate acerca del proyecto constituyente debiera ser recordado. Al final, el último presidente de la I República, don Emilio Castelar, se vio obligado a gobernar mediante real decretos suspendiendo la actividad parlamentaria. A principios de enero de 1874 contra el consejo de su amigo el general Pavía se somete a una moción de confianza que pierde como era previsible, y el primer experimento republicano resulta definitivamente arrumbado.  La República de modo harto paradójico muere a manos de la doble reacción: la de los nostálgicos de los borbones en sus ramas carlistas e isabelinas y la de la fauna variopinta de federalistas o cantonalistas.

Contra la opinión de Ortega, los defensores del estado integral republicano como Azaña pensaban que los estatutos de autonomía servirían para reforzar a España y la república, pronto se vio que los sectores más extremistas los consideraban como una plataforma para la escisión. Ortega demostró conocer mucho mejor lo que son capaces de dar de sí nuestros separatistas que el polémico político alcalaíno.

En ninguna de las experiencias republicanas anteriores cabe hablar de una constitución federal. La idea “federal” en la tradición española, salvo los pimargalianos y los anarquistas bakuninistas, como mal menor,  probablemente era más frecuente entre los monárquicos partidarios del Antiguo Régimen. En efecto éstos contaban con el régimen de fueros, jurisdicciones locales y privilegios como una barrera para la libre circulación de las ideas, las mercancías y los hombres propias del sistema liberal, si se evitaba la unidad de acción en todo el territorio, sería más fácil mantener los privilegios y en general el status quo pre-existente.

En estos momentos en que el presente Régimen monárquico, apuntalado in extremis por la abigarrada patulea sorosiana, se desacredita y deslegitima a la vista del más topo, uno de los factores fundamentales a tener en cuenta es el del mal llamado federalismo. Un vicio propio pero azuzado por conocidas potencias extranjeras.

Bajo el chantaje, cabe la posibilidad de que ya esté apalabrada una modificación de la lamentable constitución del 78, pero en un sentido contrario al deseable para el bienestar de la nación y de los españoles. Por lo que se ve el conocimiento de la Historia sirve de poco salvo para particulares vendettas sectarias.

 

 

Reunión de cofrades

Pese a las propagandas y auto-ditirambos oficiales lo cierto es que agoreros y gentes de bien pensar y mal vivir auguran que pintan bastos. La cosa, el tinglado, se descompone a la vista del más topo. Es verdad que se ha salvado con éxito un año difícil en el que acaso vivieron peligrosamente, eso sí con el oportuno y mohatrero concurso de nuevas bandas disfrazadas. Pero el tenderete se mantiene de milagro. El impropiamente considerado jayán de popa de la cofradía pese a mostrar intrépidos corchetes, escribanos y ropones dispuestos a hacer Justicia, declara desconocer tales peripecias de su antigua tropa e incluso ha pedido tregua para unos ciertos jaques no tan adelantados en el escalafón, retirados del noble oficio o con menos suerte. Pero no un bajamanero cualquiera, que ya decía el Guzmán de Alfarache: “quien se precie de ladrón procure serlo con honra, no bajamanero, hurtando de la tienda una cebolla y trompos a los muchachos”. Ni fragute ni menos santiguador de bolsillos, cachuchero, gomarra, alcatifero, desmotador, murcigallero, mulciglero o murcio.

¿Piedad por el descarriado?, ¿solidaridad entre compadres?

Hay que descartar que todo un excelentísimo señor devenga en aguilucho, pero el desocupado lector tendrá su propia opinión y no es cosa de cambiarla a estas alturas. Sin embargo, sabido el ventor, quedan cosas aún por averiguar: ¿quién fuera el aliviador, azorero, caleta, palanquín?

Pero se abre un abismo para el virtuoso joven de talante virginal, espíritu puro y pensamientos elevados. Ante él, como visión de diabólico tentador, se despliega la carrera completa dentro de la cofradía: de jorgolino a trainel, luego a mandil o mandilandín si porta espada. Aquí, el ameno y florido jardín se bifurca: la honesta aspiración a rufezno por un lado. La carrera de ciertas armas de otro. De ahí a espadachín. Luego, previa oportuna iniciación, a jaque. La naturaleza de esa iniciación varía. Se debe probar coraje y desenvoltura para la causa: ¿pelearse con otros matones?, ¿liquidar a un corchete o justicia? Y ya demostrada la valía el jaque puede devenir en jaquetón. O jayán: el que, según Quevedo, es respetado por todos los demás. Tal como cierto descuidero, comendador de bola según otros, que le escolta.

¿Congresos amañados? ¿Puertas giratorias? ¿Valido o ministro de Su Católica Majestad? ¿Salteadores de caminos, cajas o presupuestos? ¿Condotiero de presa y empresa?

Es caso razonable que en las bandas las diferencias se resuelvan a navajazos. No se puede vulnerar la ley del silencio. Mas no hay nada que no se pueda resolver con pachorra o con talante.

 

 

 

Trump ha venido, nadie sabe cómo ha sido

Los días se van haciendo más largos, vuelven las cigüeñas que se habían marchado de invernada. La Candelaria, fiesta sincrética de la Luz, apunta cercana ya, tras la bendición de criaturas irracionales por parte de San Antón.

También en Washington se ha celebrado el traspaso de poderes políticos entre emperadores. De modo algo más civilizado que en la antigua Roma porque el anterior no ha sido ni degollado ni envenenado pese a sus indudables méritos y el controvertido nuevo Cincinato parece ser que ha llegado sano y salvo, contra lo que se barruntaban algunos agoreros.

La ceremonia de traspaso de la gran poltrona imperial no deja de ser curiosa, en especial para tantos descreídos sino embrutecidos súbditos españoles. Asiste mucha gente. Los artistas principales y el numeroso público hacen como si se lo creyesen. Algunos incluso lloran de emoción. Ciertas  frases del discurso de toma de posesión resultan asaz chocantes por estos hoy gélidos lares. Una auténtica provocación, pues ¿cómo se le ocurre al denostado prócer decir que va a tratar de poner al Poder oficialmente democrático al servicio de la gente? Intolerable. Y lo de “América, primero”, otro escándalo. ¿Se imaginan aquí en el Reino borbónico de España, conocido como Spain Trade Mark, y de rebajas por estas fechas tan señaladas, a un Felipe BI, a un Mariano o a la ceceante niña de Botín sostener que “España es lo primero”?

Gentes que perpetraron con nocturnidad y alevosía, de tapadillo, como puñalada de pícaro, una alucinante reforma urgente de la constitución en beneficio del gran capital alemán y en contra de los legítimos intereses de nuestro pueblo. Gentes que son irrecuperables adictos a la Deuda, nuestra ruina que es negocio para especuladores. Aunque no por tales motivos, (quien paga, manda), la progresía reaccionaria, los saltimbanquis y titiriteros, los prostituidos “media” están que echan las muelas. La plebe no les ha hecho caso y en vez de votar a una filantrópica satanista, corrupta y terrorista  ha optado por el intruso. El Intruso, por cierto, una gran novela de Vicente Blasco Ibáñez que denuncia el establecimiento, la perenne dominante carcundia clerical vasca.

Pero, ¿hay para tanto?

Los que no estamos en la mente del pintoresco prócer entronizado emperador, ni menos en la de sus posibles amos ocultos, no tenemos aún muy claro qué puede pasar. Debemos intentar aclararnos por los signos visibles, aunque sabemos que las cosas casi nunca son como parecen o como nos hacen que parezcan.

Al excéntrico prócer imperial se le quiere mostrar como un peligroso “antisistema”. Lo cual no deja de ser curioso en un gran millonario y hombre de presa y empresa.  Pero sin duda debe tratarse de un “antisistema a la americana” porque este señor está lejos de parecerse a nuestros “antisistemas” domesticados, astutamente desarrapados y subvencionados de Okupas, Podemitas, Rebuznemos y demás patulea sorosiana disfrazada.

Parece ser que con esto de “antisistema” lo que se quiere significar no es que pertenezca al exclusivo mundo de los multimillonarios capitalistas sino que no está en el podrido ajo del tinglado de agiotistas, globalistas provocadores de guerras y catástrofes o fundadores de grupos terroristas al servicio del NOM que han venido detentando el poder en EEUU y otros países occidentales en los últimos tiempos.

Desde tal punto de vista el rubio prócer si que pueda ser considerado “antisistema”. Aunque eso tampoco está del todo claro. Se aclararía si, por ejemplo, denunciase la farsa mohatrera del 11 S o auditase la mal llamada Reserva federal o acabase con DAESH, ISIS y demás grupos terroristas mercenarios propios del “outsourcing” imperial militar actual. O acotase los excesos del sionismo. O tratara de evitar una guerra en Europa dejando de hostigar a Rusia. Sin embargo, ha empleado la ilustre cantera de Goldman Sachs para repartir cargos importantes de su gobierno.

Como suelo decir habitualmente, no quiero pecar de pesado, las cosas que pasan suelen adquirir su verdadero significado cuando se relacionan con el proceso de construcción del NOM. La interpretación de los fenómenos históricos no debe hacerse solo en clave nacional o local, sino de geoestrategia.

Es decir, ¿Cuál es el papel de Trump en el proceso del NOM?

Una primera interpretación es que esto parece pudiera ser un reseteo del sistema. Así, de un NOM 1.1 o NOM 1.2 o NOM 1.3 podríamos pasar a otra fase NOM 2.0. Esta fase del NOM 2.0 se relaciona tanto con el emperador Trump como con el Brexit. ¿De verdad, estos son fenómenos que han sorprendido al auténtico tinglado globalista internacional o son cambios o estaciones de descanso de falsa bandera organizadas  para iniciar otra fase más peligrosa de la escalada?

¿Habría constatado la plutocracia globalista que con siniestros Tratados internacionales contra las soberanías nacionales, devastaciones provocadas por agresiones y estafas financieras o programas de ingeniería social como el multiculturalismo, el feminismo radical, el poder gay o las inmigraciones masivas inducidas para la desestabilización de las clases medias, pudiera ponerse en riesgo el pretendido resultado final? ¿Que es preciso utilizar argumentos más contundentes y que Trump pudiera ser el detonante o catalizador consciente o inconsciente?

Esta nueva etapa podría continuar con el ascenso controlado al poder de antiglobalistas, despectivamente llamados de “extrema derecha”, en Francia, Italia, Alemania, Holanda, Polonia u otros países de la UE. De facto, la UE ha servido para desestabilizar las sociedades, culturas y economías de muchos países europeos a los que se les ha arrebatado su soberanía en cuestiones fundamentales como las finanzas. El malestar creado puede llevarse por delante a la actual UE. Pero, ¿luego qué?

¿Se intentará promover una guerra de pretexto nacionalista para terminar de sembrar el caos y facilitar un NOM 3.0? ¿Es este el contexto por el que Trump se opone a la OTAN?

Es decir, ¿Seguir sembrando el caos?

Fuera de Europa el asunto de los BRICS es de gran interés. ¿Nos encontramos ante un cambio de estrategia globalista para asegurar un futuro NOM 3.0 o NOM 4.0 basado en la multipolaridad de los BRICS en vez de en la unipolaridad americana como hasta ahora?

¿Qué es más gobernable o preferible  para los poderes financieros y económicos dominantes? Un solo Estado imperial, que acaso pudiera caer bajo el dominio del pueblo con un Trump libertador verdadero? o ¿Un conjunto de países más o menos enfrentados ocasionalmente entre sí, cuyo poder político fuese incapaz de hacer frente al poder globalista financiero oculto o al omnímodo poder de las empresas transnacionales?

Pero otra interpretación, por extraña que nos parezca, es que Trump fuera un verdadero filántropo. Una especie de raro fallo del Segundo Principio de la Termodinámica. Alguien que esta harto de terroríficas guerras imperialistas genocidas para imponer una dominación unipolar mundial y que pretende inaugurar una nueva etapa de paz y prosperidad, empezando por servir los verdaderos intereses del ahora defraudado pueblo americano. E intentar volver a los arrumbados principios fundacionales de EEUU. Un personaje valiente y dispuesto. Otro honrado Cincinato que deja el arado para salvar a Roma y vuelve a él una vez satisfecha su misión. Y que milagrosamente ha sobrevivido hasta ahora a las añagazas, insultos e incluso atentados que le prepara el enemigo. Demasiado bonito para ser cierto.

Se derrumbe o no el presente tinglado internacional para promover otro aún más siniestro, sea como fuere, cabe barruntar que la Humanidad se encuentra gravemente amenazada por una futura glaciación de esclavitud, de la que parece difícil que pueda escapar a menos que reaccione de modo rápido y contundente. Lo que no es presumible que ocurra.

¿Pero, repito, qué pinta Trump en todo esto?

 

Comentarios post scriptum

1 Desde el propio EEUU un amable lector me ha enviado el siguiente comentario:

“Hay una clara dualidad entre lo que la gente ha votado y la sensación artificial de histeria que retransmiten los medios, sobre todo la CNN. Aqui la gente esta muy tranquila y los que me rodean, incluido yo, son casi todos pro Trump.

Yo estoy tranquilo. En mi opinión, el NOM ya se estableció después de la barbaridad que fue la 2 G Mundial. Desde entonces todo esta muy calculado para protegernos. Incluso de nosotros mismos, siguiendo la máxima Tao de mantener a la población con el estómago lleno y la cabeza vacía.

La población esta tranquila si “percibe” que puede elegir.

 Trump no es un Black Swan. Negoció y se ganó su sitio hace muchos años, a cambio de parar la campaña que inicio contra Obama, tenía pruebas de que Obama no era Americano y no podía ser presidente.

 Eso y que el relevo se ha hecho a los 8 años, como de costumbre, me hacen pensar que todo va según lo planeado.

 El péndulo cambia de dirección, como ha de ser por Ley, pero se mantiene cerca del punto medio. Controlado.

 ¿Como hacemos esto más seguro? ¿Quién desestabiliza el planeta? China. ¿Está China preparada para dominar y mantener el planeta seguro? todavía no. Pero es un problema, porque tiene el Oro y quien tiene el oro hace las reglas (The golden rule, who has the gold makes the rules)

Trump es un experto en quiebras… posibilidad remota, pero si planease un default de los bonos de USA, China… de ahí la buena jugada de aliarse con Rusia. (No puede verse solo contra rusia, china, arabes, ante una medida de tal calibre) Y los medios estarían ya preparado un “esta loco, él no es America”. Conocéis la figura del “killer” que contratan las empresas?

No espero nada inminente, pero no recomendaría tener efectivo, ni Bolsa.

 Habrá una nueva transferencia de capital, sin duda. Es duro para clase trabajadora, pero así es. Para cuando llegue, habrá que controlar el miedo (apagar la tv), y subirse el lado correcto.

 Así lo veo yo…”

 

2 También el representante de una importante institución de carácter internacional me ha hecho llegar el comentario que reproducimos a continuación:

Los C.V. del equipo de Gobierno de Trump son espectaculares…No son unos cualquieras y están con fortunas personales suficientes como para resistir pequeñas tentaciones que los intelectuales progres, mucho criticar pero se tienen que preparar el riñón para el día después…

Si los analizamos están varios expertos en Inteligencia, bien Generales o miembros de la Comisión de Inteligencia del Senado…Trump sabe y guarda información…negoció con el Lobby Judío, respetó a las iglesias Cristianas y se ganó a los emigrantes que tienen papeles desde hace años evitando el modelo BREXIT británico…Es tremendamente listo y está muy bien asesorado.

El problema del futuro estará en ASIA y de lo que se resuelva allí dependerá el NOM…China, India, Paquistán, Japón, Indonesia…países que superan los 150 millones de población y que Europa ha ignorado históricamente salvo el Reino Unido, que será pieza clave junto a Trump para encauzar sus estrategias.

Que U.K. abandone el barco, al que nunca se subió del todo es muestra inequívoca que la vieja Europa tendrá poco o nada que decir en el futuro.

Atención que en el Despacho Oval ha ordenado poner un Busto de Winston Churchill…Serán importantes los nombramientos de Embajadores en Asia…no como en España que sólo costó 950.000$…

Los líderes del Partido Republicano deberán jugar una gran partida de ajedrez…”

 

3 En relación con este artículo he sido entrevistado en la radio ayer lunes 23 de enero. Cuando esté disponible colocaré el enlace.

 

 

 

Posdata

Se han difundido en internet unas inquietantes imágenes del avión que llevaba a Trump desde Nueva York a Wahsington para acudir a su toma de posesión. Parece que su avión es atacado por un extraño y veloz objeto sin identificar. ¿Un fake? ¿Un fallo en la grabación? ¿Un misil? ¿Un pájaro gigantesco? ¿ Acaso un OVNI?

Puede verse aquí

 

 

 

 

 

 

 

 

La Opinión del Lector: EL BOTELLÓN

El Doctor Cossío Coll nos ha remitido este texto sobre un tema de perenne lamentable actualidad, que reproducimos a continuación:

“La ministra Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad está demostrando una especial habilidad para meterse en todos los charcos… ¡de los que encima ella, por edad, no tiene la culpa! ¡Estoy harto de que “los políticos” descarguen sus culpas y responsabilidades en todo lo que se mueve! Lo que me extraña es que las asociaciones de padres no tengan nada que decir. Yo quiero hacerlo, por lo injusto que es. 

Recordemos los antecedentes del botellón. Todos ustedes han oído hablar festivamente de “La movida”, estimulada por políticos conocidos, como exponente de una vida joven, alegre y feliz. También la nueva educación en las escuelas y demás colegios fue imponiendo que profesores y alumnos eran todos “coleguis”, y <aquí todos de tu>. Salir a la una de la madrugada se hizo costumbre, e “ir de botellón” se fue imponiendo porque <<la bebida es cara y los jóvenes no tienen dinero para pagarla en los locales de ocio>>, como me decía un alcalde. Así que fuimos pasando de beber alcohol en grupos dispersos en la via publica a que alcaldes “sensibles” a esa incomodidad organizaran zonas de Botellódromo. Todo bien organizado, pero no conozco de ninguna autoridad que haya intentado prohibir que se instalen zonas de recreo en las afueras de las ciudades, a las que se accede en coche. Creo que Cáceres fue una excepción al oponerse en algún momento a “la movida” alcohólica universitaria, medida protestada por los ya educados en la nueva alegría.

Bien. A pesar de todo los padres que han tenido el valor de tener hijos (hoy la natalidad es quizá nuestro mayor problema como sociedad), intentan educar a sus hijos. Y se topan con los jueces, de los que voy a mencionar solo alguna sentencia que me llamó la atención. Recuerdo la condena a una madre a varios meses de <alejamiento> de un niña muy menor de edad porque le había dado una cañuela para corregir algo (supongo que el juez haría de canguro); la que condena a un padre por cerrarle la puerta de casa a un mozo que llegaba a casa cuando le petaba; la que condena a unos padres de La Rioja a mantener y alimentar en su casa a dos mocetones cercanos a la cuarentena que seguían sin trabajar en nada; y la última, que conozco: Una joven madre le da un cachete en la calle a su niño, un viandante la denuncia y el juez admite la denuncia, teniendo la madre que demostrar con testigos que no es ninguna torturadora. No hubo sentencia. Se puede adoctrinar a los niños en las escuelas de España, es evidente, pero es muy difícil enseñarles buena educación (antes se llamaba urbanidad) y buenas costumbres.

Ahora la ministra quiere acabar con el botellón haciendo responsables a los padres. Ahí acaban las responsabilidades. ¡No sería más razonable que todo tipo de autoridades impidieran y reprimieran beber alcohol en la calle! Quizá así dejáramos de ver borracheras feroces y comas etílicos (y cirrosis en niños) en las urgencias de los hospitales, así como el aumento de enfermedades mentales. Y se de lo que hablo”.

Dr Benigno Cossío Coll

Nota: la foto recoge como queda un jardín emblemático de la otrora culta y civilizada ciudad de La Coruña, conocida hoy como A Coruña, después de una placentera noite de botellón de los lugareños.

 

 

 

Leyes de la Naturaleza según el Dr. Alfonso

El Doctor Eduardo Alfonso fue un gran médico naturista, miembro de varias instituciones metafísicas e iniciáticas de carácter internacional. Ya octogenario, tuve el honor de poderle saludar y charlar con él en su casa con motivo de una de sus últimas estancias en España y luego más tarde en el Ateneo madrileño donde ofreció a la nutrida audiencia que llenaba su salón de actos una interesantísima conferencia sobre el Egipto hermético.

El doctor Alfonso, médico personal de Roso de Luna, fue una brillante personalidad intelectual, que junto a otras figuras de su generación su aportación a la Ciencia y la Cultura españolas fue arrojada al ocaso como decía Maria Zambrano de su generación. Como homenaje a su memoria, hoy vamos a recordar su formulación de algunos Principios de la Naturaleza, tomada de la primera edición en Kier, al principio de los cuarenta, de uno de sus libros más famosos de Medicina natural, todo un clásico, quizás no tan bien conocido como merece entre los españoles más jóvenes. 

Probablemente, quiero creer que don Eduardo estaría de acuerdo conmigo en tal apreciación,  todo este sugestivo texto pueda considerarse como un desglose o explicación declarativa de un antiguo aforismo oriental: “TAT TVAM ASI”, que viene a significar, Tú eres Ello.

 

La norma del naturista debe ser cumplir la ley natural

Y para cumplirla es necesario conocerla. De aquí el interés extraordinario que

tiene el estudio y meditación de las leyes anteriormente citadas.

El naturista sabe que la máxima utilidad y rendimiento de su vida, le ha

de venir del exacto cumplimiento de la ley, y que ésta no se puede esquivar

más que en apariencia. El que cumple la ley, va en aras de ella, se

perfecciona y progresa. Este es el criterio naturista.

En contra de él está el criterio artificialista, que en realidad no es ningún

criterio, sino una cómoda postura mental de ignorancia y desidia. El

artificialismo pretende eludir la ley natural y satisfacer el deseo inmediato del

hombre aunque a la larga le perjudique. Es la ausencia de toda disciplina

biológica. Es una marcha, a contracorriente de la ley natural. Pueril resulta

querer marchar en contra de las poderosas leyes de la Naturaleza. A ésta se

la domina cumpliendo sus leyes, pero no desoyéndolas.

Base de la filosofía naturista

La filosofía, que etimológicamente es amor a la sabiduría, prácticamente es

inteligencia en acción y trascendentemente es un instrumento para educir las

potencias de nuestro espíritu, es indispensable para levantar el edificio de

toda ciencia.

La filosofía naturista lleva implícita una idea de evolución o progreso,

tanto en el orden físico como en el intelectual, como en el espiritual. Toda

idea o acto en sentido de retroceso no es naturista. El salvajismo, el

primitivismo, que indudablemente suponen ventajas de orden higiénico

natural, podrán ser naturalismo pero no naturismo.

El naturista reconoce que la primera de las leyes naturales es la de

evolución, por la que todo lo existente tiende a adquirir grados superiores de

perfección.

La Naturaleza está regida por leyes

El estudio de la Naturaleza nos demuestra que existe un orden natural regido

por leyes, que el hombre va descubriendo por el examen y comparación de

los hechos. Este orden natural se realiza por la armonía, que es la adecuada

relación entre las partes y el todo. Por esto a la Naturaleza en su conjunto se

la llama uni-verso, o sea la realización de lo uno en lo vario.

 

Echemos un vistazo sobre las Principales leyes de la Naturaleza:

Ley del Movimiento.

El movimiento es el modo de manifestación universal. La vida es movimiento, la inercia es muerte. Todo en último

término son vibraciones, porque este movimiento alterna con

momentos de reposo. El movimiento continuo no existe. Así el día y la

noche, el sueño y la vigilia, la vida y la muerte, la inspiración y la ex

piración, el sístole y el diástole, etc., son grandes vibraciones de la

Naturaleza, análogas en un todo a las del sonido, la luz, la electricidad, etc.,

en el mundo de lo pequeño.

Ley del Amor.

El Amor -que es atracción de dos o más seres para

unificarse- es la ley de armonía y por tanto de creación y conservación de la

Vida. El Amor, pues, supone la renuncia de sí mismo en bien de todo lo que

no es uno mismo, y para manifestarse requiere la conciencia de que todos los

seres son hermanos, como salidos del mismo Origen.

Amor es tanto como decir reconocimiento de la Unidad de todo. En los

astros se manifiesta en forma de fuerza centrípeta: Todos los planetas se

subordinan a la unidad de su sistema planetario. En los minerales y cuerpos

químicos se manifiesta como afinidad; en los animales como instintos,

atracción sexual; en el hombre como cariño, simpatía y en grados más

elevados como verdadero amor espiritual, ya en forma de idealismo o de

sacrificio.

La existencia de la repulsión, la destrucción y el odio, no implica la no

existencia del Amor, como veremos al hablar de la ley de los contrarios, sino

que la confirma y justifica. Téngase en cuenta que el Universo se manifiesta

por medio de fuerzas creadoras, conservadoras y destructoras, en lo que se

refiere al orden físico. El mismo sol que crea una planta, la conserva erguida

un tiempo sobre la tierra, y acaba por secarla con los propios rayos que la

dieron vida. Es decir, que estas tres categorías de fuerzas son una en

esencia.

Ley de Evolución.

Todo lo existente lleva inmanente la tendencia y

fuerza para convertirse en algo superior.

Filosóficamente, esta ley es una consecuencia de la ley del Amor que

atrae a todos los seres hacia la unidad de su Origen. La evolución emplea

como medio el mecanismo misterioso de la Vida y de la Muerte. La

inteligencia y la voluntad evolucionan en formas materiales (cuerpos), que

también evolucionan por su parte; mas cuando la forma ha dado su máximo

rendimiento en favor de la evolución espiritual, se destruye (muerte), pasando

el espíritu (que es mentalidad y finalidad), a formas de más elevada

categoría.

Ley de los Ciclos.

Todo lo existente evoluciona por ciclos.

Llamándose ciclo a una trayectoria (movimiento), en el tiempo y en el

espacio, al final de la cual, los seres, aunque en forma semejante a la del

comienzo, han avanzado un grado en su evolución.

Las enfermedades tienen su ciclo que termina en salud o muerte.

Las semillas germinan, nacen, dan una planta que a su vez da finalmente

semillas que contienen en potencia las nuevas experiencias vitales de la

planta; el día y la noche forman un ciclo terrestre que renace en otro día;

el año es otro ciclo que, comenzando en la primavera y tras las madureces

del verano, las tristezas del otoño y el sueño del invierno, renace en

una nueva primavera; el ciclo de la vida humana, comenzando en esa

dulce primavera de la niñez y siguiéndola el épico período de la madurez y

el lírico de la vejez, termina en la muerte (comienzo del ciclo puramente

espiritual), para cerrarse en nuevas manifestaciones.

Ley de Finalidad.

La evolución tiene un sentido finalista, es decir, la

consecución de un objetivo de índole trascendental y metafísica.

Efectivamente, la evolución tiende a conseguir estados de conciencia más

elevados, afinando y perfeccionando la materia y la inteligencia. La negación

de la finalidad en todo lo creado, equivale a tanto como afirmar que, en la

Naturaleza, con todos sus dolores y alegrías, todo se mueve, gira y vive por

capricho, y sin otro motivo que pasar el rato que a cada cual le toca en el

mundo. Afirmación ésta absurda hasta para el menos exigente filósofo.

Ley de Jerarquía.

Todo ser o cosa está subordinado a todo aquello

que es superior en grado evolutivo y tiene poder o mando sobre todo aquello

que le es inferior en la escala de la evolución.

En efecto, el espíritu rige a la materia, la inteligencia al cuerpo, el cerebro

a los miembros; los animales más inteligentes vencen a los menos inteligentes,

el hombre vence a todos los animales y se sobrepone a sus semejantes

menos dotados de facultades, etc. Existe pues una jerarquía evolutiva de

orden natural que garantiza el triunfo de lo mejor y más perfecto, y por tanto

del progreso biológico.

En el plano puramente humano de la biología social, se falta

frecuentemente a esta ley, dándose el caso de que en las sociedades

humanas, no rige el superior en la escala evolutiva (el más virtuoso, más sabio

y más sano), sino el que tiene más medios materiales, más astucia, más

influencia o más fuerza. Esto desarmoniza la colectividad y degrada a los

hombres verdaderamente dignos.

Los hombres son iguales en esencia, no tanto en potencia, y desiguales

en presencia.

Ley de Armonía.

La existencia de todos los seres, exige una

adecuada relación entre las partes y el todo, que se manifiesta por el

máximum de libertad y rendimiento en la función de cada parte, juntamente

con el máximum de ayuda mutua en favor del todo.

Vemos pues que nada ni nadie aislado tiene valor por sí mismo, sino por

sus relaciones con las demás partes. Todo, según esta ley, coopera ordenadamente

al plan natural, cumpliendo el papel correspondiente a su grado

evolutivo. El egoísmo desmedido, como el sacrificio extremado, no pueden

conducir a buenos resultados: el segundo porque destruye al individuo; el

primero porque destruye la colectividad.

Aplíquese esta ley al cuerpo humano, y se verá que el secreto de su

salud o armonía estriba en la justa cooperación de cada órgano en el conjunto

y en la justeza de su propia función. Aplíquese a la vida social, y se verá como

es imposible la vida normal y aun la existencia de una nación, cuando los

individuos laboran por el bien propio exclusivamente, y no por el del conjunto.

Las personas que sepan las leyes de armonía en música,

comprenderán fácilmente que no son otras sino las que rigen la

armonía universal. La armonía en una partitura estriba en el orden, propor-

ción, combinación y medida, según tiempo y ritmo de las partes (notas) en el

todo. Si una orquesta es capaz de efectuar un concierto, es por el orden,

proporción, combinación y medida, según la ley de tiempo y compás, de la

actuación de cada instrumento en el conjunto, rígidamente subordinados a la

batuta del director; y esta batuta directora, nos da el ejemplo de la necesidad

de un principio de orden superior que sea capaz de abarcar las leyes del

conjunto.

Ley de Adaptación.

Todos los seres adaptan su vida al medio que

los rodea para defenderse contra él y para aprovecharlo en su beneficio. El

sujeto desnudo al sol se pigmenta, no sólo para defenderse contra las

radiaciones luminosas, sino para aprovecharlas en beneficio de su salud y

vigor. Las plantas muy soleadas se ponen más verdes con el mismo objeto.

El hierro expuesto a la intemperie se cubre de una capa de óxido (orín) que le

protege más contra la acción de la atmósfera. El individuo que vive en

sociedad se adapta a los convenios colectivos para no ser eliminado y para

realizar sus fines particulares. El microbio dentro del organismo, cambia de

forma, se cubre de una cápsula, segrega antifermentos…, para defenderse de

la falta de sustancias nutricias y contra las defensas orgánicas del cuerpo que

le sustenta, etcétera.

La ley de adaptación es recíproca (subley de reciprocidad causal) por

cuanto el medio ambiente es modificado por los seres vivos, que es a

quienes corresponde la iniciativa del cambio. Es, pues, el ser, quien modifica

el medio en un principio, por su actividad voluntaria intrínseca, aunque sin

dejar de adaptarse al medio para no perecer. Concepto éste que no deben

dejar de meditar los perezosos y escépticos, que siempre están esperando

circunstancias propicias para actuar, sin pensar que las circunstancias deben

crearlas ellos mismos.

La ley de adaptación se halla condicionada por la de los contrarios y la

de los ciclos, porque todos los seres vivos evolucionan por la acción alterna

de agentes contrarios (trabajo-reposo, frío-calor, sueño-vigilia, vida-muerte…)

cíclicamente, como hemos visto.

Ley de Selección.

En la lucha que para adaptarse al medio

mantienen los seres, prevalecen los más sanos, más fuertes, más

inteligentes y más buenos, garantizando de este modo el progreso evolutivo

de la Naturaleza toda. Los estudios de Darwin y Lamarck son el mejor

testimonio de esta ley.

Las epidemias mismas, barriendo toda la escoria humana en

determinados momentos, y dejando persistir a los organismos más defendidos

y más puros, cumple -a veces tristemente- la ley de selección. Y

personas al parecer vigorosas, y positivamente cultas y virtuosas, son

arrastradas en aras de esta ley, porque a la Naturaleza no le importan las

ideas y los espíritus (que éstos no mueren), sino los cuerpos, pues en

cuerpos sanos y vigorosos siempre puede operarse la evolución y selección

de la mente y el espíritu, pero en cuerpos degenerados no pueden

encontrarse más que dificultades para la plena manifestación de elevados

estados de conciencia. La selección física es pues, a la postre, la garantía de

la selección ética e intelectual.

Esto no quiere decir que no pueda darse un alma grande en un cuerpo

miserable o degenerado, pues no hay que olvidar que en los designios de la

naturaleza entra el dolor como importante factor de sensibilización de espíritu

y de evolución de conciencia. Y a veces como revelador del genio. Mas,

estos recovecos por los que a veces actúa la selección, no quitan verdad a la

ley.

Ley de Herencia.

Todos los seres adquieren o heredan los

caracteres físicos y psíquicos de sus progenitores. Esta ley se cumple

mediante determinadas subleyes, las que referentes a los animales y plantas

fueron genialmente descubiertas por Juan Gregorio Mendel. (Véase “La

Herencia Mendeliana”, de J. F. Nonidez). Gracias a la ley de Herencia, lo

adquirido por ley de adaptación y depurado por la selección, se mantiene y

eleva a través de la vida.

Los caracteres psíquicos (pasiones, instintos, pensamientos,

capacidades emotivas) se heredan también según leyes concretas menos

conocidas. Todos tenemos el ejemplo de la continuación en nuestros hijos,

de ciertas tendencias psicológicas nuestras.

Lo bueno se hereda para el progreso de las especies, pero no menos

cierto es que también se hereda lo malo, conduciendo a la degeneración de

los seres. Piensen pues bien en esta ley los que han de dar descendencia al

mundo.

Ley de Analogía.

Lo que es en el mundo físico y tangible, es como lo

que existe en el mundo metafísico e invisible; y lo que se realiza en lo

grande, se realiza también en lo pequeño, para efectuarse el hecho de lo uno

en lo vario. Es decir, que en todos los aspectos de la vida, rigen las mismas

leyes naturales. Así, los sistemas planetarios son de análoga constitución a

los átomos químicos. La misma ley de ramificación rige el curso de los ríos en

la tierra, de la corriente sanguínea y nerviosa en el cuerpo, de las ramas de

los árboles, de los sistemas de numeración en matemáticas, etc.

Análogamente existen siete sonidos, siete colores… y todas las vibraciones

de las energías cósmicas, se resuelven en grupos septesimales, etcétera.

La trascendencia del estudio y aplicación de esta ley, es de un orden

muy elevado. Por ella descubrió la ciencia matemática de Adams y Leverrier

la existencia del planeta Neptuno, antes de haber sido visto por el telescopio.

Por ella ha descubierto la ciencia química multitud de alcoholes,

hidrocarburos y otros cuerpos orgánicos seriados, antes de haber parado

mientes en su existencia tangible. Por ella reveló Mendelejeff, con su famosa

tabla de las analogías químicas, fundamentales hechos de la evolución

material. Por ella también han sido solucionados muchos problemas

biológicos, a la vista de los procesos maravillosamente semejantes del

desarrollo embriogénico de los individuos (ontogenia) y de las especies

(filogenia), en la escala magna de la evolución.

Aun en las creaciones industriales del hombre, se ve la fatalidad

con que actúa esta ley. No tenemos más que pensar que, v. g., la

cámara fotográfica es una reproducción del ojo de los vertebrados; el

piano y el arpa son el fiel retrato del órgano de Corti en el oído interno;

cualquier máquina de vapor o gasolina, no puede por menos que responder al

mismo plan constructivo de los organismos naturales. Nada ha inventado el

hombre cuyo mecanismo no preexista en algún ser de la Naturaleza.

Ley de los Contrarios.

Para que todo ser o cosa sea perceptible se

necesita un contraste, una diferencia o una variación. Si no hubiese luz no

habría sombras, si no hubiese verdad no existiría la mentira, si no hubiese vicio

no existiría la virtud. La electricidad se nos manifiesta como positiva o como

negativa, dejando de existir actualizada cuando ambas se neutralizan, y

quedando entonces potencialmente. Toda vibración (y el movimiento vibratorio

ya hemos visto que es el único medio de manifestación) es fruto de las fuerzas

centrífuga y centrípeta. En cuanto una cesa el movimiento se anula. El trabajo y

el reposo, la noche y el día, el sueño y la vigilia, la vida y la muerte, son

factores contrarios que no pueden existir separados. Forman pares de

opuestos, como los sexos, que se neutralizan en el común origen de ambos. Y

así, por ejemplo, suprimamos hipotéticamente el sol del sistema planetario, y

habrá desaparecido la luz, pero con ella la sombra; y el día, pero con él la

noche; y la vida, pero con ella la muerte… Al desaparecer la vida, habrá

desaparecido la salud, pero también su contraria, la enfermedad. Al neutralizar

el sexo masculino con el femenino vuelven los dos a resolver sus energías en

la forma original de ambos: la niñez inocente y neutra del hijo.

Podrían ponerse infinitos ejemplos, pero concluyamos, que la percepción

de cualquier cosa exige la existencia de su contrario, que la complementa y

constituye con ella una unidad. Es la Ley de los Opuestos Complementarios,

que nos da el clarooscuro de la vida, digna de ser meditada por los que creen

que de la vida puede ser suprimido el mal sin que en el instante dejemos de

saber lo que es el bien.

Ley de Causa y Efecto.

Todo acto o fenómeno tiene una causa

productora, como a su vez produce también un efecto (el cual no es sino la

causa reproducida en otra forma). ¿Cómo podemos imaginarnos que algo

exista sin que haya una causa de su existencia? La enfermedad existe, porque

hay causas morbosas; los objetos artificiales porque hay causas constructoras;

el Universo, porque hay una Causa creadora… La casualidad no existe, ni el

destino ciego tampoco. Es la causalidad. En el determinismo que encierra esta

ley hallamos la base más firme de una fe razonada.

Esta ley es la misma de Acción y Reacción. Todo ser, al actuar

como agente causal produce una modificación en el medio universal que le

rodea, que es un efecto representado por una reacción del medio, proporcionada

y condicionada a la acción primitiva, y cuya finalidad es

restablecer el equilibrio o armonía, alterado por la acción. La física, en el

mundo de la mecánica, estudia esta ley en el llamado postulado de

Newton, que dice: la reacción es igual y contraria a la acción. Vemos

asimismo en biología que, v. g., la aplicación de agua fría en el

organismo produce una reacción contraria (de calor) destinada a restablecer

el equilibrio, que es siempre la finalidad de esta ley. La acción del sol

produce una reacción de sudor y pigmentación regulada por la ley de

adaptación.

En el plano intelectual y en el moral se cumple con la misma maravillosa

exactitud. Lo que se llama suerte o desgracia, no es más que la reacción del

mundo a la acción de uno según la ley (por lo que a nadie debemos culpar de

nuestras desdichas). Esta equitativa ley de Acción y Reacción o de Causa y

Efecto, es la justicia de la Naturaleza. Basta con que esta ley se cumpla con

el sabio automatismo con que se cumplen todas las leyes de la Naturaleza,

para que cada cual no reciba sino aquello que sus actos han provocado, en

proporción a su cantidad y adaptado a su calidad. El que mete la mano en

ácido sulfúrico se quema los tejidos orgánicos en proporción al tiempo que la

tenga dentro, y sufre un mal de una calidad que corresponde, ni más ni

menos, a su ignorancia. De este efecto no puede echar la culpa al ácido, sino

a sí mismo, y debe sacar una lección y una experiencia para el porvenir.

Todo esto en su diáfana simplicidad, es de una justeza admirable. El que

dobla violentamente una rama de un árbol, y por la reacción de ésta

(elasticidad) se rompe el brazo, no puede culpar al árbol de su desgracia,

puesto que él era libre de haber cometido o no el acto ocasional. Los objetos

de las acciones vuelven siempre sobre el sujeto que las realiza, como las

ondas provocadas en el estanque por la caída de un objeto, vuelven, al

chocar con las orillas, al centro de donde partieron, hasta restablecer el

equilibrio perturbado de las aguas.

Las causas originan efectos, y estos efectos son causa de otros,

forjándose así el hilo del Destino. La ley de Causa y Efecto es fatal,

matemática, pero no quita a los seres el libre albedrío, por cuanto queda

reservado a su voluntad el hacer o no hacer una cosa u otra. Lo que no se

puede esquivar es el efecto una vez cometido el acto.

Ley de Necesidad.

Todo ser o acto responde a una

necesidad o utilidad dentro del plan universal de la Evolución. La Naturaleza

no crea nada inútil. Es económica y justa en sus manifestaciones, aunque

pródiga en sus potencialidades, y hace desaparecer lo ya inservible o inútil.

Recuérdese el principio biológico de que “todo órgano que no funciona se

atrofia”. Vemos, en efecto, que todo aquello que ya para nada sirve, es

destruido e incorporado a la circulación de la materia elemental (los

cadáveres se descomponen, el cordón umbilical se atrofia, seca y cae una

vez cumplida su misión, etc.) y en cambio, vemos que la Naturaleza es

espléndida en grado sumo en todo aquello que suponga fuerzas en potencia

(como lo demuestra el número inmenso de semillas que da a cada planta, de

espermatozoides en cada gota de licor masculino, de óvulos en el ovario… la

mayoría de los cuales se pierden).

La Necesidad es el supremo estímulo de todo acto vital.

Ley de Desigualdad.

El movimiento tiene por único origen

una desigualdad (o excitación). La igualdad es estable. Si no hubiese

una desigualdad de tensión eléctrica entre dos fuentes unidas por un

conductor, no se establecería la corriente; si no hubiese una diferencia

química entre los alimentos y el cuerpo, no habría digestión, ni nutri-

ción, ni fenómenos derivados; es decir, no habría vida por no haber

excitación; si no hubiera diferencia de ideas, no habría movimiento intelectual

ni progreso, etc. Es pues la desigualdad el origen del movimiento y, por tanto,

de la vida. El movimiento tiende a anular la desigualdad, conduciendo al

sistema de que se trate al punto de reposo o momento estable, del cual saldrá

en cuanto una nueva variación lo solicite. Basta una variación de temperatura

en un lugar determinado, para que sea seguida de una variación de presión y

de corriente de aire. Es suficiente que varíe débilmente la concentración

salina del suero de la sangre, para que se establezcan corrientes acuosas

endosmóticas o exosmóticas -según la variación- a través de los vasos, para

restablecer el equilibrio químico de su disolución. Podrían multiplicarse los

ejemplos hasta el infinito.

Y como la desigualdad o excitación inicial, está en la actividad de los

seres animales y vegetales, y en los cambios químicos de los minerales,

como también en las combinaciones de fuerzas magnéticas y eléctricas,

vitales, radiantes… de unos y de otros, fácilmente se nos da a la razón, que,

cuanto mayor sea la iniciativa y voluntad original de cada ser, mas está en su

mano ser dueño y señor de los cambios que originan las desigualdades

excitatorias de la vida, y que, por consiguiente, como ya dijimos, el medio

ambiente será, en su mayor parte, el creado por la actividad de los seres de

más iniciativa y voluntad intrínseca.

 Fuente:

Doctor Eduardo Alfonso, Cuarenta lecciones de Medicina natural

 

 

Tus ojos me recuerdan

Tus ojos me recuerdan

Las noches de verano

Negra noche sin luna

Orilla del mar salado

Y un chispear de estrellas

De un cielo negro y bajo.

Tus ojos me recuerdan

Las noches de verano.

 

Y tu morena cara

Los trigos requemados,

De un suspirar de fuego

De los maduros campos.

Tus ojos me recuerdan

Las noches de verano.

 

De tu morena cara

De tu soñar gitano

De tu mirar de sombra

Quiero llenar mi vaso.

Me embriagaré una noche

De un cielo negro y bajo

Para cantar contigo

Orilla al mar salado

Una canción que deje

Cenizas en los labios.

De tu mirar de sombra

De los maduros campos

Tus ojos me recuerdan

Las noches de verano

 

 

CONVOCATORIAS: A cada cual lo suyo

Iker Jiménez, conductor del programa de televisión Cuarto Milenio e hijo del conocido psiquiatra y estudioso de fenómenos metapsíquicos o misterios OVNI Jiménez del Oso, viene anunciando una exposición a partir del día catorce de enero sobre los templarios en Toledo, un tema muy sugestivo, de cuyo estudio a finales del pasado siglo fuera pionero Alejandro Vega, el famoso investigador toledano y memoria viva de la ciudad.

Recuerdo con especial agrado y gratitud sus visitas guiadas nocturnas allá por los ochenta por un Toledo diferente al que enseñaban los rutinarios guías oficiales a guiris más o menos adocenados. Con la llegada de la noche, una vez que las remesas de turistas habían sido embarcadas de regreso, la ciudad deja su mercantilizada impostura como parque temático y es capaz de abrirse para dejar traslucir su magia secular. Siguiendo la siempre bien orientada brújula de Alejandro, sus acompañantes íbamos descubriendo muchas de las facetas desconocidas, misteriosas o insólitas de la mágica ciudad milenaria. Gracias a sus explicaciones, además del templario, los Toledo alquímico o de la Judería revelaban muchos de sus misterios.

Singular interés despertaba la visita, en su compañía y gracias a la hospitalidad de Salvador, su dueño, al interior de la casa del candil o del duende con sus misteriosos subterráneos, que cabría conectar con la imaginación a los famosos pasadizos de la Cueva de Hércules y todo un universo de leyendas asociadas.

Acaso guiado por un ángel como decía Rainer María Rilke cuando visitó la ciudad hace un siglo, o acaso por su intuición, Alejandro Vega, sabio modesto, autodidacta de mérito, había estudiado a fondo cada piedra y rincón de Toledo para poder documentar sus diferentes recorridos, entre los que destacaba precisamente el del Toledo templario.

Como suele pasar tantas veces en España, incluso entre supuestos buscadores espirituales, el mérito, más que reconocido o apoyado, es ninguneado por ignorantes o por los que no muestran agradecimiento por todo lo que han aprendido gracias al esfuerzo y dedicación de otros.  Y a los que incluso se atreven a ningunear después de entrar a saco sino directamente plagiar sus obras. Entre las que cabe destacar en el caso de Alejandro Vega, no solo los citados sugestivos paseos nocturnos, sino también sus varios libros, cuadernos heterodoxos o programas de televisión, entre ellos también sobre la vida y la obra de El Greco. Su blog toledoescondido.wordpress.com es referencia obligada para todos los amantes del Toledo mágico.

No sé si Iker Jiménez ha estudiado la obra de Alejandro para documentar mejor su exposición, pero si no lo ha hecho así me permito aconsejarle que hable con él o lo haga. No encontrará mejor conocedor personal del Temple toledano. Podrá aprender mucho y comprender de qué manantial mana mucha de la información ahora existente sobre los misterios, mitos y topografía del Toledo templario.

En todo caso, Toledo siempre se revela al buscador atento que se acerca a él con el alma abierta. Recuerdo la noche que a la salida de la casa del duende, junto a la torre de San Miguel que sirve de aguja de acupuntura a la ciudad, Alejandro nos mostró la calle de la Candelaria. Esa Luz que se abre paso entre las tinieblas del invierno, como nos gustaría ocurriese con el reconocimiento al mérito ajeno en el cultivo de las virtudes metafísicas.

 

Más información, (las palabras resaltadas en granate abren sendos enlaces).

Un documentado comentario de D. Alejandro Vega sobre este asunto

Sobre el Toledo templario, en La Voz de Galicia

La Candelaria en Toledo

Navidad en Toledo

 

 

 

 

 

La Opinión del Lector. El caso Lyssenko

El doctor Cossío nos ha remitido este texto que trascribimos a continuación:

“Ante la aparición de Podemos aprovechando el descontento generalizado de la ciudadanía, me parece muy oportuno recordar lo que envié como advertencia en agosto de 2007 a Zapatero. Es necesario tener muy en cuenta que El Populismo necesita de un iluminado, de un Jefe absoluto que señale a los “enemigos” causantes de todos los males y del miedo que invade una sociedad, para que sean “responsables” de todo lo que ocurre “al pueblo” y a la Nación. De eso ya hemos tenido suficiente en España y Europa. Antes de que alguien se declare comunista o fascista debería conocer hechos como el que exponía hace casi 9 años, que es sólo la mínima expresión de las atrocidades cometidas por todas las dictaduras soviéticas. Hoy la información está disponible y no hay excusa para manipular, ni para dejarse manipular. Menos excusable es pactar con ellos”. (2016, B.B.C.)

 

 “Hace poco he visto mencionado “el asunto Lyssenko” e, intrigado, procuré informarme.

Este mediocre agrónomo ucraniano, militante del PCUS, dió en notar que las leyes de la genética estaban en contra de la teoría del materialismo dialéctico marxista, por la cual el individuo es maleable a voluntad según la influencia del medio. Así que Trofim Lyssenko “fundó” una “genética “no burguesa”, comunista, basada en la herencia de los caracteres adquiridos. O sea que si cortábamos los rabos a los perros durante varias generaciones, estos nacerían sin rabo. Por semejante engendro científico puesto en práctica, a Lyssenko en 1938 le nombran presidente de la Academia Federal Lenin de Ciencias Agrónomas, en el 39 ingresa en la Academia de Ciencias de la URSS, en el 40 es director del Instituto de Genética de Moscú, y recibe en tres ocasiones  consecutivas el premio Lenin de ciencias.

Lo malo es que los perros son tercos, las semillas no cambian de costumbres fácilmente y los terrenos agrícolas tambien se resisten a hacerlo, por lo que sus experimentos llegan a provocar hambrunas en Rusia, mientras el NKVD (Stalin) ordena cerrar los laboratorios de “genética burguesa”.¡Le venía bien a Stalin!. Así justificaba el comienzo del terror científico y deportan y mueren cientos de genetistas y científicos por causa directa de Lyssenko (entre ellos Vavilov, genetista y botánico mundialmente renombrado y pionero de los bancos genéticos de semillas, que es declarado “enemigo del pueblo”, juzgado y condenado a muerte, falleciendo en prisión por causas desconocidas en el 43).  Y ocurre lo de siempre. Empieza a funcionar la bula a favor del comunismo. Louis Aragon en Francia escribe: <<Entre un monje (nada menos que Mendel) y un comunista (Lyssenko), no tengo dudas de elección>>. ¡Como comía bien!. ¡Aragon podría haber hecho buenos textos para la Educación Ciudadana! Y Mounier (cristiano católico él) también hubiera sido excelente, pues no en vano escribía: <<Podría darse el caso….que la genética clásica desempeñara ahora un papel dogmático y dilatorio..>>, se entiende que dilatorio del más que dudoso progreso de Lyssenko. Ocurre que el PC Francés crea la Sociedad de Amigos de Michurin y de Lyssenko, y L Humanité ataca a los científicos “burgueses” que les da por llevar la contraria (Haldane, Jacques Monod, Prenant, Hermann J. Muller, J.Huxley, Jean Rostand…). Lo de siempre.

Avergonzado de mi ignorancia de asuntos como el de Lyssenko, reflexiono sobre con cuanta ligereza descartamos o nos hacemos partidarios de lo que desconocemos por desidia, para conformarnos con el magro alimento de las consignas, el proporcionado por las empresas de la información (que se concentran en muy pocas manos y que nos dan mercancía averiada) y también por el encanallamiento de los “políticos” mentirosos.

Asi, por desinformación y manipulación hemos permitido en España que primen los intereses electorales sobre los del País,  dando alas a los Carod, Arzallus, Madrazo, Maragall, Montilla.. y ahora nos crecen los enanos (Miguel Sanz, Gallardón…). 

¿No te parece que es hora de abandonar la manipulación de las reglas de lo que debe de ser  juego democrático limpio?. Aunque nos cueste algo. Tú puedes hacerlo, yo no (por suerte)”.

 

Benigno Cossío Coll

(2007)

 

 

 

 

                                                                        

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.