Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

La Rebelión de Barcelona

El tema del golpismo y del bandolerismo catalán es de acreditada tradición regional.  Además de las famosas proclamaciones golpistas de Maciá y de Companys en 1931 y 1934, respectivamente, conviene revisar algunos de sus más importantes hitos anteriores.

Siguiendo así con el breve repaso al tema del bandolerismo catalán ya considerado por Cervantes y otros grandes autores de nuestro Siglo de Oro, vamos a dedicar unas líneas a su sincero y valiente tratamiento por Quevedo.

Els_segadors (1)_optEstamos en 1640. Y en guerra con la vecina Francia que azuza la rebelión de Portugal y Cataluña para debilitar a España. El Rey Cristianísimo francés contra Su Católica Majestad de España. Después de su rebelión y traición para favorecer a Francia, los catalanes habían compuesto un infame panfleto clerical intitulado Aristarco, o Proclamación católica que pretendía justificar sus traiciones y demasías recurriendo en lo que es otra tradición sediciosa española, al clero trabucaire.

Declaración de golpismo clerical que mereció la indignada respuesta del gran satírico. Quevedo compuso la breve respuesta conocida por el nombre de La Rebelión de Barcelona, ni es por el güevo ni es por el fuero.

En esta lúcida y “políticamente poco correcta” respuesta a la Proclamación católica de los catalanes de 1640, asaz apasionada como fruto de la indignación que le produce la traición y cobardía catalana no exenta de estupidez y estulticia, Quevedo desgrana algunos hechos y actitudes catalanes que critica con gran sinceridad.

Entre ellas, por ejemplo, la frase “Justicia de catalanes” entendida como arbitrariedad o maña de bandoleros.

Aquí sigue una breve antología quevediana:

El rey nuestro señor nunca quiso quitarles la libertad de sus privilegios, moderar sí la indolencia de que por tenerlos usaban…

Con sumo desvelo miré si había fuero que dijese podían los catalanes despojar del sagrado templo de Montserrat y quitar de la cabeza la corona a la virgen  para coronar a Luis XIII y no lo hallé.

No han tenido poca gracia en achacar su motín (se refiere al asesinato del virrey Santa Coloma perpetrado por las hordas catalanistas azuzadas por el clero y los caciques locales) a devoción por el Santísimo Sacramento. …empero lo catalanes (que acusan esto que nosotros lloramos) juntos en consejo y votándolo con estudio y acuerdo premeditado poco después, mandaron saquear a la casa y templo de Montserrat, desterrar los monjes, dar muerte al Prior y robar la imagen milagrosísima.

No lloraron ni sudaron las imágenes hasta que ellos homicidas y traidores profanaron lo humano y lo divino.

Y todas las veces que nos llaman impíos y sacrílegos me acuerdo de los ladrones, que siguiéndolos para prenderlos, cuando oyen que la justicia grita “Tengan al ladrón”, ellos por disimularse dicen: “Tengan al ladrón” con mayores voces. Son los catalanes el ladrón de tres manos, que para robar en las iglesias, hincado de rodillas, juntaba con la izquierda otra de palo, y en tanto que viéndole puestas las dos manos, le juzgaban devoto, robaba con la derecha. No se puede negar que estas comparaciones de robadores no las he cogido de manos a boca.  

Son los catalanes aborto monstruoso de la política. Libres con señor por esto el conde Barcelona no es dignidad sino vocablo y voz desnuda.

Sus embajadas a su gobernador cada hora no tratan de otra cosa sino de advertirle que no puede ordena ni mandar ni hacer nada, anegándole en privilegios. Esta gente de natural tan contagiosa, esta provincia apestada con esta gente, este laberinto de privilegios, este caos de fueros, que llaman condado, se atreve a proponer a su majestad que su gobierno mude de aires, quiere decir, de ministros. Ya les apliqué el nombre de sátrapas….estos ordenadores y sátrapas a imitación  … inventando y estableciendo una ley que no hubo…

Pasan los siglos. Hay sequías y riadas. La vida sigue igual. Pero ahora los Pujol son del Opus.

Jácaras

El gran Quevedo es autor de una colección de poesías agrupadas bajo el nombre de Jácaras.  En ellas se exponen aventuras del hampa del momento explicadas por sus autores con su propia jerga de germanías. Todo un maravilloso espectáculo de riqueza lingüística, de gracia y hallazgos del español como lengua vehículo de donaire e ingenio, hoy lamentablemente olvidado por nuestros próceres borboneros de igual oficio. Entre ellas:

Quevedo - Jácara de Escarramán a la Méndez_01Escarramán escribe a la Méndez. La Méndez responde a Escarramán. La Perala manda carta a Lampuga, su bravo que éste responde muy luego. Sin olvidar la oda a una dama señora, hermosa por lo rubio.  La Vida y milagros de Montilla. La Relación que hace un jaque de sí y de otros. El Sentimiento de un jaque por ver cerrada la mancebía. El desafío de dos jaques. O en la que Refiere Mari Pizarra honores suyos y alabanzas. O en la que Mojagón, preso, celebra la hermosura de su iza. O se refiere la Pendencia mosquito. Las Postrimerías de un rufián o la Jácara de la venta.

Una pena que el gran Quevedo no nos narre las fechorías de hoy perpetradas por el hampa de siempre. Las grandes hazañas delictivas de pujoles, gobiernos abarcenados, pokemoneros o gurtelidos, presuntos “indultables” y formadores de mohatra a la sevillana. El eterno monipodio patrio de la no menos católica monarquía eterna.

Aunque por otro lado apenas se diferencian las fechorías actuales con los Borbones de las glosadas por el audaz satírico durante el dominio de los Austrias. Una pena que se haya perdido quizás para siempre ese precioso tesoro de bellas y resonantes palabras. Hoy los boletines oficiales, los autos y oficios están redactados en un español vulgar, perpetrado por gente atroz, bárbara, codiciosa de lo ajeno pero asaz desconsiderada también con ese patrimonio nacional, el único que ya nos va quedando a los españoles que es su lengua: Esquinencia del esparto, encorozar, jinete de gaznates, picador, ene de palo, gurulladas, mandil, jaque, traidor de zaragüelles, honrador del estaño, mancebitos de la carda, jayanes de arredro vayas, obispada de coroza,…marca…

quevedoSí. En ocasiones hay graciosas curiosidades sobre la evolución del significado de las palabras: la gloriosa Marca España promovida por nuestros actuales próceres del Monipodio eterno, parece olvidar que en el lenguaje de germanías rescatado por Quevedo la palabra marca significa puta, ramera, iza, manceba, moza de partido.

“Solo Iglesia me llamo” o bien, “más quiero alcoba e Iglesia” es acogerse a sagrado por parte de un bandido para burlar a la Justicia. Hoy diríamos que está aforado. Con no menor tino a la Corte se la llamaba Babilonia.

Los capeadores o arrebatacapas al descuido han sido sustituidos con ventaja por monopolistas abusones, vendedores de preferentes o banqueros quebrados o sin quebrar.

Y es que estos católicos reinos constituyen singular paraíso de la doblez, la hipocresía y la doble moral. De la abismal diferencia entre los principios proclamados del orden político e institucional y lo que realmente pasa.

Abundaba una sexualidad degradada a un libertinaje inhumano y desenfrenado fruto de la represión y la hipocresía de la moral dominante del catolicismo. Y es que entonces también se trataban los mismos problemas españoles de siempre. José Deleito ha demostrado en sus obras (La mala vida en la España de Felipe IV) la corrupción generalizada de Política y costumbres en estos católicos reinos, si bien la Justicia, ciega pero no tonta, apenas actuaba contra los criados pero no contra sus amos.  Facinerosos, ladrones y asesinos se libraban de los rigores de la ley cuando eran nobles o caballeros.

Pero permanecen muchas constantes, ya digo. Así el tradicional bandolerismo catalán, tan ligado al pertinaz y corrupto clericalismo de la región, del que ya hemos hecho mérito en varios capítulos de una serie: “Después que el Padre Perea acarició Satanás, con el alma del corchete vaciado a lo catalán”.

La explotación rufianesca, hoy con nuevas tecnologías, de la gente común y sufrida por parte de la codiciosa e hipócrita oligarquía de nuestros más píos y beatos próceres: “De limosnas se ha venido tras mí la tuerta de Horgaz; sus pecados son mi hacienda: ella mi vino y mi pan. Es ejemplo de pobretas y no la conocerás; peca con mucha cordura todo el día sin chistar”.

Todo un programa de vida actual y futura el que nos tiene reservado nuestra piadosa cleptocracia borbonera. Pero nada nuevo bajo el sol que, inmisericorde, agosta las esperanzas trasformándolas en quimeras e ilusiones.

Obituario de El Padrino

El Padrino es una obra maestra de la cultura que explica mejor que cualquier Tratado de Ciencia política la verdadera naturaleza del régimen capitalista financiero internacional degradado donde EEUU intenta mantener su hegemonía basada en el dólar como medio de pago internacional y su poder militar más allá de las actuales y futuras necesidades de la civilización.

soborne-justitiaMemorables, entre otras, la secuencia de la reunión en la cumbre de los gansters de Nueva York para repartirse los mercados y crear así mayor valor para el accionista. Uno de los mafiosos presentes reprocha a Don Vito que no comparte a los políticos, jueces y periodistas que tiene sobornados. Otra, también muy clarificadora, la escena del funeral con toda la ralea oligárquica de asesinos y chorizos compungidos rindiendo homenaje a su capo desaparecido.  El régimen de Monipodio rindiendo homenaje a su jayán de popa máximo.

Hay muchos aventajados imitadores del arquetipo Don Corleone. Uno de ellos, el más importante de este desgraciado, humillado y saqueado Reino borbónico, acaba de morir en circunstancias no aclaradas, lejos de su domicilio. Desnudo no como los hijos de la mar que decía el poeta sino en su mera condición de hombre, un pobre hombre rico, más allá de la adulación, las fechorías o el poder omnímodo del oligarca impune. Y no en la bañera de su casa como se ha intentado colocar pudibundamente a la opinión pública. Existen varias especulaciones no demostradas sobre su repentina muerte: cocaína, viagrazo, gran preocupación por la investigación del estado real de las cuentas de su imperio por agentes europeos a los que no habría podido engañar. O simplemente porque sí. Porque se murió, como nos morimos todos, pobres y ricos. Canallas y decentes.

El espectáculo patrio tras la muerte de este tenebroso personaje, tradicional mecenas de los Borbones y de la PSOE y ahora también de la católica PP de Mariano, tanto que va a reconocer en nuestro PIB los grandes negocios mafiosos de las las putas y las drogas, ha ilustrado de forma clara el divorcio entre la corrupta España oficial y la realidad interpretada por la gente común ajena a la cleptocracia borbónica, salvo por sufrir sus consecuencias. Y, al cabo, la imposibilidad de ningún regeneracionismo dentro de la Monarquía.

Frente al ditirambo alabancioso coro de plañideras oficial, solo algunos media en internet han tratado de reconocer las cosas como son. He aquí una pequeña selección de medios que han tratado de mantener la dignidad personal y profesional contracorriente:

Ataque al poder, blog de José Manuel Novoa

Vozpópuli, en su editorial y luego en el texto de su director de hoy domingo.

En la radio, programa Polinomia

Pero, más allá de la cuestión personal, el problema es que desgraciadamente la humanidad no pueda hacer el obituario de todo un sistema de dominación social, el actual sistema financiero internacional oligárquico, liberticida y mohatrero tramposo que puede dar al traste con la civilización occidental tal como la conocíamos.  Una civilización que si quiere sobrevivir digna de tal nombre ineludiblemente debe reconstruir la relación entre las finanzas y la economía real o productiva, la que sirve para satisfacer las necesidades reales de la gente. Arrumbando un sistema criminal de dominación al que servía y del que se servía el difunto del que hoy hacemos mérito.

11 S de la Mentira

La fecha del once de setiembre suele recordarse por varios sucesos nefastos, extraños o controvertidos ocurridos en distintas naciones. De verdades y mentiras. De manipulación de la historia por parte del poder. De generación de realidades virtuales u orwellianas.

El de 1973 es un once de setiembre clásico, todo un mito de la izquierda internacional y en general de todas las gentes que creen que los problemas pueden intentar arreglarse de modo racional y pacífico. Aniversario del golpe de Salvador_Allende_Gossens-Estado en Chile del general Pinochet del que ya se han cumplido más de cuatro décadas.  A diferencia de la actual revolución chavista venezolana donde el gobierno bolivariano ha modificado la legalidad a su conveniencia  en un sentido despótico pero ha entregado la mayor riqueza de la nación a las multinacionales del petróleo y el NOM, lo del Chile de Salvador Allende fue distinto y dio lugar a un sangriento golpe de Estado organizado por la CIA y ejecutado por militares adictos.

El gobierno democrático de Unidad Popular de  Salvador Allende nacionalizó la minería de cobre, estatalizó áreas importantes de la economía chilena en un intento de zafarse del despotismo transnacional,  recuperar verdadera soberanía pero manteniendo la legalidad, la tradición democrática chilena, una de las más antiguas del continente. Razones por las que, a diferencia del régimen chavista venezolano, fue arrasado. Es curioso que tanto el presidente Allende como su hasta entonces amigo y protegido, el general Pinochet pertenecían a la Masonería chilena  y quizás cabe decir que en este caso la realidad imita a su liturgia.

Pero el más famoso y reciente de todos los once de setiembre es el llamado 11 S en el que dentro de territorio EEUU se produjeron unos fascinantes y terribles atentados televisados en directo para el público espectador estupefacto.  me10Años después de tan lamentable suceso se han ido desvelando algunas de las incógnitas y contradicciones de las versiones oficiales. Estas versiones se han ido demostrando falaces, de modo que la credibilidad institucional norteamericana queda en entredicho para la gente mejor informada o con mayor capacidad de análisis. En todo caso, los atentados fueron pretexto ante una opinión pública indignada y engañada para varias acciones bélicas norteamericanas en Irak  y Afganistán. Y ahora con pretextos parecidos se prepara otra hazaña bélica de los “cruzados” imperiales, esta vez del fracasado Obama contra el llamado Califato islámico, otra invención como la de Al Qaeda de lo servicios secretos USA, financiada por las petro-monarquías del Golfo.  Se sabe que el ex candidato Mac Cain se ha reunido con los cabecillas de esta criminal facción de mercenarios utilizados primero para acabar con Gadafi en Libia, desestabilizar el régimen laico de Siria y ahora promover un Kurdistán unificado o Estado satélite tampón, nueva base de operaciones en Oriente medio.

Al cabo, parafraseando a Celaya, más que la poesía, es la mentira el arma cargada de presente y de futuro. Instrumento fundamental para la edificación del NOM y también de la corrupta y reaccionaria Catalonia is not Spain.

En  efecto, aquí, en España, también tenemos nuestro once de setiembre y de plena actualidad pese a haber transcurrido ya tres siglos desde entonces. Se conmemora una versión pasada por el Ministerio de la Verdad orwelliano de la toma de la “austriaca” Barcelona en 1714 por las tropas borbónicas dentro de la infausta guerra de Sucesión mediante la cual dos dinastías extranjeras se disputaban el botín español como si fuera una finca con semovientes, nosotros los españoles, incluidos. Una guerra civil provocada por la codicia y ambición de la Monarquía, nada que ver con una supuesta agresión española a Cataluña. En efecto, los victimistas catalanistas del romanticismo aprovecharon el suceso para revindicar la figura patriótica de un personaje de biografía remendada al que se rinde plañidero homenaje. Un tal Casanova, desconocido o no citado para el tratadista y protagonista pues participó en ella, de la mencionada guerra de Sucesión, Vicente Bacallar y Sanna, marqués de san Felipe, en su bacallar-guerra-de-españa_optfamoso libro Comentarios de la Guerra de España, (Sevilla, 1725). Autor que, sin embargo, sí cita a Dalmao o a Villarroel y explica: “En esto paró la soberbia pertinaz de los catalanes, su infidelidad y traición. El Rey…envió veinte de los principales cabos a varias prisiones de España; entre ellos Villarroel, el general Armengol,  el marqués del Peral y el hermano del coronel Nabot“.

Pero este Casanova parece ser que se convirtió en héroe nacional de Cataluña por dos razones de gloria catalana: primero hacerse el muerto como los raposos para escapar del combate y luego, una vez pasado el peligro, medrar en la cucaña como leal magistrado del malvado rey Borbón opresor de la reaccionaria Cataluña estamental y luego fundador, hay que recordarlo, de los Mozos de Escuadra.

Pero, ¿Por qué Orwell?  Hemos considerado estos sucesos como de tratamiento orwelliano, cosa que quizás merezca una aclaración a quienes no estén familiarizados con la vida y la obra del hispanista inglés. No suele ser conveniente para el poder, sobre todo cuando es despótico, que los actores u observadores directos de los hechos históricos los cuenten como los vivieron. Y no solo el citado Bacallar, cronista protagonista y observador de la toma de Barcelona por el Ejército borbónico en 1714. Es sabido que Eric Blair, más conocido por su pseudónimo literario de George Orwell, vino a España en diciembre de 1936 a luchar en el bando no muy apropiadamente llamado republicano.

En su famosa obra Homenaje a Cataluña narra sus aventuras, o más bien desventuras durante el agitado periodo de su residencia aquí, que estuvieron a punto de costarle la vida. Primero el disparo de un francotirador que le hirió en el cuello y luego el intento de asesinato por parte de sus correligionarios comunistas, pues Blair había sido asignado no a las Brigadas internacionales comunistas sino a un batallón del revolucionario POUM, partido obrero de unificación marxista, que fue literalmente exterminado por los comunistas de obediencia a Stalin con la complicidad del tenebroso Companys.

Pero, desde su propia óptica y sensibilidad no exenta de lucidez, Orwell también escribió otros textos en relación a su estancia española que se suelen agrupar bajo el nombre de Mi guerra civil española. Entre ellos un conjunto de cartas, críticas de libros sobre la guerra de autores extranjeros. o Los últimos días de Madrid de nuestro coronel Casado. También varias notas sobre las milicias españolas así como un breve análisis posterior a la contienda que tituló Mirando hacia atrás a la guerra civil española. Pero de más enjundia teórica que psicológica personal es la parte en la que ofrece su interpretación sobre la lucha por el poder entre los propios partidos republicanos o las causas socioeconómicas y políticas de la guerra, considerada como una guerra de clases.

El concepto de verdad objetiva va desapareciendo del mundo…la teoría nazi niega que exista la verdad. No hay “ciencia” sino “ciencia alemana”.  El objetivo implícito de esta manera de pensar es un mundo de pesadilla en que el Caudillo o una junta gobernante controla no solo el futuro sino el pasado. Como puede verse en estas palabras escritas en el año 1942 ya se encuentra configurada la acción del “Ministerio de la Verdad” de su famosa novela profética 1984. Ahora bien, en rigor la frase puede aplicase a cualquier sistema totalitario. Tanto al NOM como a los sistemas despóticos nacionalistas apesebrados en ciertas autonomías españolas como la catalana.

diada borreguilPero si Orwell glosaba a la Cataluña de la  guerra civil del POUM y la CNT en Homenaje a Cataluña, la Cataluña de hoy homenajea al Orwell de 1984. Con su oneroso Ministerio de la Verdad para modificar la historia y la percepción de los hechos históricos políticos y sociales, su censura, su neolingua catalana para tratar de evitar la disidencia. El Gran Hermano. Sus intentos de linchamiento al crítico o disidente. Así, hoy es costumbre que gracias a la versión catalanista del Ministerio de la Verdad orwelliano que se homenajee a un falsario prócer como Casanova, que tanto medró con los Borbones, con flores, himnos cainitas antiespañoles y cadenas del corro de la patata o mejor, decir aquí del tres por ciento.

Decía Orwell que “El odio que excitó la República española en los millonarios, duques, cardenales, play-boys y gente por el estilo sería lo suficiente para orientarle a uno”. No tan diferente del que excita hoy, por cierto, lo que queda de decente en la ya fracasada España constitucional entre la oligarquía catalana y sus instrumentos nacionalistas. El escritor inglés como testigo y actor de los hechos en Barcelona y en el frente de Aragón estaba en desacuerdo con la visión parcial, edulcorada o censurada de la realidad de la izquierda española que se ofrecía entonces a la opinión pública británica.

Pero a la desorientada opinión pública catalana actual, víctima de las técnicas de desinformación de masas del nacionalismo catalanista orwelliano al servicio de la oligarquía, le conviene recordar el siniestro trabajo de los catalanistas de entonces con el golpista Companys a la cabeza junto con los comunistas reprimiendo a los revolucionarios en mayo de 1937 y a la vez en trapicheos encaminados a zafarse de la contienda mediante la separación de Cataluña del resto de España y la puesta de aquella bajo protectorado de alguna potencia extranjera. Ciertos encopetados catalanistas evadidos intrigaban desde Francia en este sentido. Otros como el siniestro y cobarde Dencás lo hacían desde Roma camelando la codicia del duce. Buenos representantes del ala extremista de Estat catalá, donde mostraban su mentalidad fascista y despótica que, ya desde las propias instituciones republicanas en Cataluña, se había sublevado violentamente contra la República en 1934.

Pero hoy, once de setiembre deseo brindar un modesto homenaje y recuerdo de las víctimas inocentes de la codicia, la ambición o el fanatismo de los poderosos. Como bien pudieron comprobar Allende, las víctimas del atentado de Nueva York o el citado Orwell, entre esas víctimas está siempre la Verdad.

Se despide la cuadrilla

La corrida tenía un interés enorme. De grandiosa la calificaban los carteles de colores. Mariano y su cuadrilla se despiden de la afición barcelonesa, otrora bizarra y hoy espantadiza por la coacción totalitaria. Desde luego Mariano, el niño de la Bola (y gorda) tampoco es Chamaco, torero tan querido en esa tierra por valiente y “echao pa’lante” y que tantos éxitos lograra en la Monumental de Barcelona, futura mezquita de la flamante República islámica catalana. Pero el timorato ambidiestro compostelano visita de vez en cuando ese ruedo para hacer caja, aunque sea magra, acumular trienios y disimular que torea con miedo y sin arte.

tarde torosjpgNo vale el disimulo esta vez. Refugiado tras el burladero por si acaso se escapa alguna corná, manda a su cuadrilla de peones y peonas para ver si le ponen el toro en suerte y se lo acercan al olivo para descabellarle como buenamente le de a entender la santa patrona de los galleguistas huidizos.  Su peona de brega, muy oportunista y algo abarcenada de Purísima y plata, de nombre Dolores como la de la copla, ruega el concurso o ayuda de otras cuadrillas, aún las de menos postín taquillero, para intentar perpetrar la lidia sea como sea y con algo menos de ridículo. Fiasco. Solo la atiende al quite una espontánea algo despistada, de visita en la ciudad acaso con ganas de salir también en la pantalla de plasma. Entre tanto, un fiel pokemonero de azabache y nazareno hace el quite y pone el capote a la verónica para intentar taparle la vista al morlaco, no sea que se oriente y haga hilo. Pero cuando no hay director de lidia el toro vence y la cosa queda muy deslucida sino imposible.

Los piqueros no se atreven por si se les estropean sus castoreños o sufren una pública costalá. La Camacho intenta lucirse ante sus paisanos con los rehiletes pero en el momento de la verdad se asusta al asomarse al balcón, se trastabilla y casi tenemos un disgusto. Sus peones de brega no dan una, y cada uno va por libre, improvisando y manteniendo la ocurrencia, pero disimulan para el público poco entendido ni avisado. Y hacen figuritas o cucamonas siempre que sea lejos del astado hasta terminar de estropear a la fiera que ya campa victoriosa por el ruedo soltando tarascadas y dando bufidos. Es dueña ya de todos los terrenos. Mariano, niño de la Bola (y gorda) se ve que no tiene su año. Se le notan las morbideces de la poltrona, las costuras mohatreras de su currículo como pretendida o impostada figura de postín y, una tras otras, se le van acabando todas sus quimeras, alabanciosamente jaleadas por la prensa adicta y sobrecogedora. Ya no sirve ni para hacer como que torea con el pico de la muleta. Ni demuestra la más mínima vergüenza torera. Ni de la otra.

La autoridad taurina no saca el pañuelo verde ni devuelve el peligroso bicho al corral. Un falso Miura todo hay que decirlo. Mucho más gordo, mejor cebado en las dehesas presupuestarias catalanas del diez por ciento que fiero. Así, agotados todos sus trucos, presa de pánico invencible, sólo queda hacer pasar el tiempo de la faena desde la barrera a ver si con un poco de suerte suenan los tres avisos de rigor y puede largarse escondido de la plaza aunque sea entre las risas, la rechifla y el abucheo del respetable público que no da crédito a tanta cobardía ni miseria y exige que al menos le devuelvan su dinero.

Total, como primera figura del toreo amañado puede prometer lo que sea porque sabe que no cumple. Maguer se entrena en dar anacrónicas y ostentosas cabezadas al Borbón de turno.

Sin facultades, quizás nunca las tuvo aunque lo disimulaba mejor, Mariano, el niño de la Bola (y gorda) ha renunciado a lidiar ya nada ni en Barcelona ni en el resto de España. Nunca tuvo un toreo dominador sino mañoso, ventajista y marrullero. Ahora se aburre. No le gustan los bravos. Tampoco los mansos. No le gustan los toros, ni menos las corridas. Al parecer sólo le gusta la pasta abarcenada, el misterio de los Gurtel, la muelle poltrona oficial y comprobar como sus peones atienden solícitos sus cacicadas y melonadas alabadas como grandes logros patrióticos. Cohecha con emprendedores autóctonos del rico monopolio comisionista para lograr ganao domesticao sino afeitado. También para que le hagan vistosas crónicas falsarias por favorables. Pero la hora de la verdad se acerca.

El morlaco independentista crece y se crece y se hace el amo indiscutido del ruedo. Con un público acomplejado, con cobardicas ensoberbecidos como Mariano, el niño de la Bola (y gorda) la fiesta nacional se muere. Y con ella todo un periodo de la Historia de España.

LA OPINIÓN DEL LECTOR: ¿Qué les pasa en España a la derecha liberal y al socialismo?

 Que se han vuelto nacionalistas. Han abandonado el deber ético económico, o <<ética social>>, al que por fuerza hoy deben adaptarse los empresarios y trabajadores que se entregan a su profesión, no a un capitalismo “tradicionalista” retrógrado ni a una “dictadura del proletariado”. Cualquier otra alternativa conduce al fracaso. Hoy todos trabajamos para todos. La clase trabajadora en un amplio sentido ya es la predominante de nuestro mundo “occidental”, y hay que dejar de ser sectario para ocuparse del bien común. Basta con vigilar y corregir los abusos, que de por sí ya justifica la alternancia en el gobierno.

Las resultas o montoroPero los dos sufren el complejo de que se les tache de no ser lo bastante demócratas si no toleran los “nacionalismos periféricos” nacientes en cada una de las 17 Autonomías por simple cuestión de ambición de poder. Y los dos están arruinando al Estado Español que parasitan, pues al fin y a la postre estrujan tambien a las Autonomías. Ninguno sabe qué hacer siendo tan pequeñitos en un mundo tan grande que se agrupa por bloques y continentes, ¡¡pero a ellos no les va mal, la vida es corta y el que venga detras que arree!!

Consecuentemente se niegan a defender la Constitución, que han jurado, con la contundencia y decisión que la Nación y la situación precisan, disponiendose a pactar con quien sea cualquier cosa, con tal de seguir chupándonos la sangre.

Y así vemos al “socialismo” y al “liberalismo” abandonar las características de identidad que les identificaban:

1. La reivindicación de la españolidad como base de la solidaridad e igualdad de todos los ciudadanos españoles ante la ley

2. Su oposición al caciquismo político.

3. Su oposición a aquella oligarquía finaciera que sólo se ocupe del dividendo.

4. Y un cierto sentido internacionalista, filantrópico y cosmopolita del ideal político.

Ahora ambos mantienen relaciones de comensalismo parasitario con la plutocracia tradicional y van a rebufo de los nacionalismos periféricos y la carcundia más caciquil (a veces clerical) e insolidaria. A falta de identidad propia, viven de la imitación de posturas o señas de identidad diferentes e incluso totalmente opuestas a las suyas, tanto como lo son los intereses  a los que sirven para mantener sus intereses personales. Y para distraer la atención echan toda la carne en el asador en la venta de sucedáneos alternativos de ciertos aspectos sociales marginales por su propia razón de ser, como el fomento del movimiento gay o un feminismo mal entendido de caracter sectario. Es una desviación del concepto de progreso.

Así, inevitablemente la soberanía nacional está amenazada por la carcundia separatista en casa, y desde fuera nos imponen un colonialismo financiero que no piensa demasiado en las necesidades reales de las familias y la gente.

En fin, se prepara un tinglado liberticida, de corrupción impune y de disolución de la Nación que está arruinando a la sociedad española. La fuerza debe estar sometida sin duda al derecho, pero el derecho deviene en burla inutil para los inocentes cuando no está avalado por la fuerza. España espera que cada uno cumpla con su deber, o al final los espartanos se enfadarán. Y con razón.

Remitido por Don Benigno Cossío

Sonata de entretiempo electoral

Con languidez de delicada pitiminí, en su jardín florido regado por la nostalgia, las hortensias pálidas, la camelia pontevedresa, el magnolio grandiflora, el venenoso tejo anticancerígeno, el aloe vera para el cutis, el olivar en cruz, los tuliperos de Virginia traídos como trofeo de indiano, o el ciprés que nos recuerda nuestro fatal destino, una de las amantes del marqués de Bradomín espera su turno, reclinada en el templete cubierto de rosas, desvanecida en el corazón del ausente de biografía tuneada.

hortensia_optA resguardo aún del vocerío de las turbas revolucionarias sedientas de Justicia o al menos de revancha, medita sobre las ingratitudes de la vida, sobre la ansiada última visita del ilustre caballero carlista reconvertido antes de que la abandonase por un carcamal de ideología aún más vieja, gastada.

Viejo caballero de promesas rotas cuya palabra no vale nada. Ejemplo de reaccionario disfrazado de modernista. Servidor de los intereses de su clase por muy ilegítimos que puedan resultar a costa de los del pueblo.

Confiesa el compostelano: Le juro que no es por estulticia ni vagancia, Señor abad, yo soy carlista por estética. El carlismo tiene para mí la belleza de las grandes catedrales. Me contentaría con que lo declarasen monumento nacional… mientras llega Podemos.

Confieso que no conocía esa clase de carlistas. Me quedaba en los abarcenados o pokemoneros. Los carlistas se dividen en dos bandos: uno, yo y el otro, los demás.

O Podemos o Robemos. He aquí la cuestión, el dilema, ¡qué es más avanzado para el espíritu…! ¡Sobrecogedor!

Pero nuestro decadente marqués conoce bien a sus paisanos: ¡Bah! Desengáñese El Motín, Las cosas suceden cuando Dios quiere, y peor que la desunión republicana es hablar de ella como lo hacen algunos periódicos de la cáscara amarga, pinto el caso que diría el novelista montañés.

Muchas de las socaliñas con que hace ocho siglos se robaba en los caminos compostelanos son actuales, como aquella – antecedente del timo de las preferentes- de la luciente dobla de oro que el peregrino descubre entre el polvo de su ruta, con todo el enredo de de la súbita aparición de dos sutiles tramposos que reclaman su quiñón en el hallazgo, mueven pleito de voces y retos acaban aviniéndose por gracia de alguna blanca de ley que ofrece el peregrino a cambio de guardarse la dobla, que luego le saldrá fullera.

Como entre la alta servidumbre palaciega contaba el moderantismo muchos parciales, a tapacandiles movieron una intriga de alcoba para recobrar la perdida influencia sobre el ánimo veleidoso de la señora y crear valor para el accionista del Club de la Competitividad.

Su Majestad Católica puso píes en polvorosa, tirando los trastos de reinar, porque el cristo revolucionario la sorprendió en lugar vecino a la frontera, donde tomaba los baños de mar tan saludables para el humor herpético.

Aquel Marte pontificio, capitán de zuavos convergentes, la miraba con petulante sonrisa…  regresaba de la Corte española adonde había ido, correo en la gran intriga que con monjas y frailes, camarilleros isabelinos y emigrados circundas, conducía el monseñor cardenal secretario de Estado. Sor Patrocinio la seráfica monja de las llagas, habíale alcanzado las charreteras… La conjura apostólica zozobraba y con ella otros piadosos ardides de la monja…por mediación de la seráfica madrina hubo secretas entrevistas- lágrimas y besuqueo, promesas y mieles, fallidos propósitos de remediarle con dineros…volvía desilusionado, temeroso….le esperaban los usureros…

No es legal la consulta. Bien puede suponerse que aquellos sesudos políticos moderados, carcamales de la más docta veteranía en conjuras, trapisondas y cabildeos, no aventurabanun dictamen tan espinoso de responsabilidades y tan contrario a la adulación cortesana sin haberse previamente entendido con el duque de…

Las pasiones humanas, sobre todo en la política, llevan a las más extremas resoluciones.

España es una deformación grotesca de la civilización europea.

Es la retórica lo que más separa a los pueblos.

Lo decía Don Ramón, el maestro, un ilustre español que no se resignó a ser solo gallego; ni menos aún, galleguista.

Caza y energía

La caza, el verdadero ejercicio de la caza que no es pegar tiros sin ton ni son a todo lo que salga y que para los buenos aficionados tiene más que ver con la calidad que con la simple cantidad, se está deteriorando en España como ya lo ha hecho en otros países occidentales. Las causas son variadas y admiten análisis diferenciados por especies y ecosistemas concretos. Los que no conocen bastante la actividad suelen considerarla un ejercicio cruel que zorro 2_optdesacredita moralmente a sus practicantes. Esto puede ser relativamente cierto en el caso de la caza de piezas criadas en granjas que tienen disminuidos su resistencia física o su instinto de defensa o que apenas conocen el escenario a donde han sido trasplantadas. O en el de ciertos métodos de caza furtiva.

Pero existen otras cuestiones comunes. Una es el problema de las enfermedades que puedan afectar a determinadas especies cinegéticas, como es el caso emblemático de la mixomatosis del conejo. Un problema que no sólo afecta a esta especie sino a sus grandes depredadores especializados, joyas de nuestra fauna, como el lince o el águila imperial. Otra cuestión es el cambio en las cadenas tróficas y los recursos ambientales de supervivencia producidos por el deterioro de los sistemas agrarios modernos. Con los avances de la agricultura química y el despotismo burocrático de la PAC, cada vez el medio es más hostil para la mayoría de nuestras especies emblemáticas de caza menor. Los sistemas agrarios se simplifican, apenas hay ya agricultura y la que hay se encuentra crecientemente saturada de productos tóxicos. Los campos se abandonan, con ellos los setos, y las especies invasoras van ocupando el terreno donde antes la perdiz o la liebre encontraban su protección y alimento. Algunas especies alteran su vocación nómada por razón de su dieta alimentaria. Así por ejemplo grupos de codornices habitantes de áreas templadas de regadío que probablemente se hacen sedentarias y pasan el invierno en España porque no tienen suficientes reservas grasas para arrostrar grandes migraciones.

zorro 1_optSin embargo, el monte abandonado constituye un hábitat que permite una mayor proliferación de jabalíes y de zorros, vehículos éstos de transmisión de la rabia. En algunas zonas se crían venados en las fincas casi como una explotación ganadera más.

Pero hay otro aspecto energético muy importante a considerar. En los ecosistemas naturales existen equilibrios en la cadena trófica o alimentaria entre las diferentes especies en juego. Sobre la productividad primaria vegetal actúan los herbívoros, los depredadores controlan el número de individuos de una especie en el ecosistema. Abundan si hay muchas presas depredables, escasean si éstas faltan. Su población no aumenta cuando la energía que emplean para capturar una presa es mayor que la que la presa le proporciona como dieta. Las armas de fuego supusieron ya una alteración en estas reglas de juego de la naturaleza. Pero ahora a demás hay que contabilizar el coste energético de los desplazamientos hasta los cazaderos más alejados en potentes y lujosos vehículos todoterrenos. Así, el valor energético de una perdiz o de una liebre no compensa de ningún modo el coste energético empleado en su captura. Roto el equilibrio de regulación natural antes citado cuando las piezas resultan más raras aún aumenta más el presupuesto energético de captura ¿Hasta que no quede nada?

Y algo similar ocurre también con la pesca industrial en cuyo estudio de dinámica de poblaciones habría que añadir la influencia del tamaño de los peces, tanto en la conservación del ecosistema marino cuanto en el montante de biomasa extraída. Y el esfuerzo pesquero. En general, los sistemas más artesanales de pesca tradicional permiten mantener la biomasa de los ecosistemas pesqueros.

NOTA: Fotos tomadas al natural por el autor

Copla y romance del rey falsario

La picaresca española, hoy con nuevas tecnologías, produce verdadera fascinación entre los estudiosos de la Corte, el hampa y la delincuencia en general.

Son muchos los libros, algunos en verdad extraordinarios, obra de lo más noble y granado de nuestras Letras, que nos explican sus mañas y personajes, hacen inventario de modalidades y fechorías, nos hacen entender mejor que cualquier tratado doctrinal la auténtica y permanente realidad de la política y la sociedad de estos Católicos Reinos bajo la impune dominación de las Dinastías extranjeras. Antes con los píos Austrias, ahora con la más aventajada de los Borbones, a la que ningún desafuero resulta ajeno.

El lenguaje de germanía, la antigua jerga propia de pícaros, jayanes, santigua bolsillos y jaques era usado como instrumento de seguridad propia, como forma de entenderse entre sí de modo que los ajenos no penetrasen su significado. Hoy ya no se reduce a los tradicionales núcleos de actuación del lumpen y la delincuencia marginal, sino que adopta nuevas maneras en el BOE, gacetillas autonómicas  y discursos oficiales de nuestros más encumbrados próceres. PIB quiere decir botín a pillar y repartir. Déficit, aumentar el abuso parasitario o engordar la gusanera; todo ello bien justificado, adobado o guisado por la remiendavirgos correspondiente. Deuda, la trampa legalizada, enmucetada y enquistada en el tiempo, chantaje e instrumento para no levantar jamás cabeza. Democracia, pugna por el mamoneo entre diferentes bandas de bandoleros y saqueadores. Elector, cornudo consentidor. Transición, los mismos viejos chistes con caras nuevas.

Los clásicos gariteros o coimeros son ahora respetables jerarcas del Reino, próceres intocables para corchetes, escribanos y golillas.

Don Francisco de Quevedo distinguía entre ciertos o fulleros, rufianes y enganchadores. Ciertos, los banqueros de rancia o advenediza raigambre. Rufianes los que disimulaban el gatuperio en los órganos de fingido control institucional para impedir que la víctima pueda comprobar la trampa de la que había sido objeto. Enganchadores, ciertos directivos y agentes de sucursales encargados de colocar las preferentes en sus garitos como nueva modalidad de juego tramposo o del timo de la  estampita.

Con la modernidad y sus nuevas conquistas sociales e históricas, la germanía o hermandad para hacer fechorías, no se limita a casas de lenocinio o patios de Monipodio, sino que campa con pujos de disimulo y respetabilidad en los infinitos gobiernos, parlamentos, diputaciones, ayuntamientos, sindicatos, fundaciones y empresas públicas integrantes de la mohatra patria. Y manda sobre corchetes, escribanos y golillas en vez de ser perseguida de oficio por ellos.

Sin embargo, cuando pensábamos que ya todo estaba visto, aún  descubrimos nuevas variantes en este viejo arte tan nuestro.

Así tal el romance con las grandes e increíbles hazañas del taimado rey pro golpista. Otra impostura. Divinas palabras contadas no ya en pliegos de cordel por ciegos, Mari Gailas y feriantes; o bien por gentes de poco fiar como los demócratas y liberales descontentadizos de siempre, sino por el propio monjerío antes tenido por aliado o compañero de aventuras. Monjas de las llagas milagreras, no ya las fingidas propias sino las ocultas o mal tapadas verdaderas ajenas. De modo que ante tal nueva coyuntura los cortesanos más embusteros, prostituidos o inasequibles al desaliento, aventajados Familiares de la Santa Inquisición, trataron de confundir al personal acusando de invención diabólica, granjería o superchería del maligno al audaz monjerío perteneciente a La Obra de Dios.  La misma que las de las familias Pujol Ferrasola o Ruíz Mateos. “Vade retro”.

De casta le viene al galgo: en otro anterior escándalo Su Católica Majestad Don Alfonso XIII recurrió a Primo de Rivera para que parara los peligrosos avances de la investigación del general Picasso acerca de las responsabilidades reales en el desastre de Annual. Hoy, sin llegar a tanto, se insta la actuación del Santo Oficio para evitar que se contagie la herejía contaminando el sencillo pero ignorante caletre de súbditos y feligreses mantenidos en la santísima inopia. Mientras la Autoridad competente amenazaba con colocar el romance de marras en el Índice de Libros prohibidos o con someter a la monja guerrera al potro del descrédito antes de conducirla al quemadero, se debía conservar un ejemplar aunque sólo fuese en solidaridad con la proscrita o como protesta por su posible entrega al brazo secular.  Como en los viejos tiempos cuando había que comprar de tapadillo en la trastienda de las librerías las últimas novedades publicadas por Ruedo Ibérico o la Editorial Oasis. Y además, quién sabe si tal vez pueda entenderse como un hito casi histórico cuya publicación ha supuesto un antes y un después.

No hay que exagerar, opondrá el avisado lector: por mucho escándalo que se denuncie hasta ahora la casta dirigente ha resultado insensible a la crítica escrita porque la opinión pública apenas sobrevive en el Reino y carece de fuerza verdadera para cambiar nada. Muy cierto. Sin embargo un grano no hace granero pero ayuda al compañero.

Otras gentes desafectas al Régimen, que tanto nos envidian y no nos merecemos, esperan las revelaciones de la araña presa o miran a ver si acaso Podemos. Emergen fuerzas que recuerdan las de abril del 31, cuando produjeron la anterior real espantá. Fuere como fuere, si no se puede habilitar otro Primo de Rivera que lo “arregle” habrá que buscar alternativas. Pero, al cabo, el Poder internacional se harta de tanta mohatra y monsergas y dice que hasta aquí hemos llegado, que si no se cambia a tiempo la pieza achicharrada se nos puede fastidiar el negocio. De modo que insta a una astuta pero fulminante y pronta retirada.

No sabemos, tampoco Quevedo ni otros de nuestros grandes autores del siglo de Oro, qué efectos extraños pueden llegar a tener los libros en la lucha contra la corrupción y el despotismo. La Cultura dicen que ha de servir para abrir los ojos. El perro enflaquece; la garrapata, engorda.

El nuevo voto de Santiago y el Reich

Disimulan los más antiguos y barrocos Cronicones que el histórico Camino de Santiago fue una exitosa granjería medieval esclesiástica para atraer primitivos turistas al Occidente de Europa, en la senda del Sol poniente y crear valor para el accionista, en este caso el Cristianismo, variante de la antigua religión solar frente al avance del Islam lunar.

Patriótico sacro invento al principio mas luego degenerado, ocasión de asaltos, robos y violaciones de modo que para tratar de controlar los abusos y delitos perpetrados en el mismo, mediante Real Pragmática el pío rey Felipe II tuviera que prohibir el uso del hábito típico de peregrino compostelano. Lo que no dejaría de tener su importancia en la iconología compostelana desde el siglo XVI, como por ejemplo en la artesanía del azabache.

proceres UE draghiSin olvidar que, cuando la Pepa, las Cortes de Cádiz abolieron el tributo conocido con el nombre de voto de Santiago, por el que hiciera el pueblo español voto perpetuo de pagar anualmente a la iglesia de Santiago cierta porción de los primeros y mejores frutos de la tierra, como también de aplicar al apóstol batallador una parte del botín que se cogiese en todas las expediciones contra los moros.

Un voto de Santiago ahora renovado y adaptado a los modernos tiempos con nuevos pretextos que impone la obligación de pagar a los bienhechores acreedores del IV Reich, incluso de la deuda odiosa, antes de satisfacer las antes prioritarias necesidades nacionales. Fechoría perpetrada con nocturnidad y alevosía en cama redonda por dos santos varones, Mariano y ZP, cuando cambiaron el artículo 135 de la actual constitución en defensa de los intereses extranjeros.

Pero pese a lo que diga el bizarro premier Cameron sobre sus malvados mercenarios del califato que ahora toca bombardear humanitariamente, nuestro flácido presidente Mariano y la feroz Fhüresa Merkel disfrutan de su erótico paseo por el Camino. Continuación del iniciado ya hace un tiempo a bordo de una patera de lujo, navegando sobre las gélidas aguas del lago Míchigan. Un idilio interruptus, todo hay que decirlo, obstaculizado no solo por la especial idiosincrasia de la pareja que hacen imposible su gozoso himeneo, sino también por la prima de riesgo, la madrastra del Banco Central Europeo y otros enojosos parientes y / o contratiempos.

la fhuresa merkelEsta vez Mariano se digna aparecer ante las muchedumbres en cuerpo mortal, lejos de las anteriores manifestaciones ectoplásmicas, holográficas o detrás de la pantalla de plasma. Mientras intenta cogerla de la mano que la modosita pero rotunda matrona rechaza, requiebra a la esquiva Fhüresa con miras a que haga la vista gorda con sus pufos, le permita seguir entrampándonos y le coloque a varios de sus más entrañables o molestos compinches en puestos burocráticos europeos bien pagados. Cohecha, sí, pero no con seductores versos machadianos “Tus ojos me recuerdan las noches de verano… a orillas del mar salado y el crepitar de fuego de los maduros campos…” sino haciendo uso de viejas mañas juveniles, recitando cual árido tema de oposiciones las fingidas mejoras de las cuentas patrias que avalarían las más gloriosas conquistas del Régimen borbónico bajo su Feliz Gobernación y obviando el comprobado liderazgo del Reino en corrupción institucional, paro, pobreza infantil, fracaso escolar, tráfico de drogas o trata de blancas.

La Fhüresa a todo dice que bueno y que ya se verá, pero en el emblemático caso del orondo señorito jerezano se ernst16afirma en los nones. Solidaridad de sexo. O de género.  O simple oportunismo de concesiones feministas.  Y como no es tonta, sabe que las cuentas del interesado amoroso pretendiente son más falsas que su discurso, es decir, que “todo es mentira salvo algunas cosas”. Pero, al cabo, ¿qué es la Política sino disimulo, engaño o mohatra?  Y en este aspecto, no cabe menos que reconocer los indudables méritos del sin par presidente Mariano aumentados gracias a un constante y meritorio entrenamiento.

Acompañados de su nutrido séquito y con la vieja ciudad tomada por la Policía por si acaso regresa el gran Almanzor, sin duda el mejor urbanista que haya tenido Santiago concejales pokemoneros incluidos, la amorosa pareja se dirige a la catedral. Acaso ya convertida en incomprendida o arcana colección de símbolos iniciáticos indescifrables, para cumplir con uno de sus más pintorescos ritos tribales propios de la pertinaz y simoniaca alianza entre el Trono y el Altar.  El abrazo a la efigie, aunque bobalicona no exenta de ironía, del santo que nunca existió, igual que la propia democracia española: el aromático vuelo del botafumeiro que hace retroceder instintivamente a las gentes que, imprudentes, se acercan demasiado a su vera; el intento de cohechar favores terrenales con el fingido santo con o sin voto…

Me llena de orgullo y satisfacción confesar que la crónica manuscrita en este Códice se acaba sin Aymeric Picaud que lo remedie.

Sic transit gloria mundi.

Y a pagar y callar.

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.